...

quiero un lugar seguro - Amnesty International

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

quiero un lugar seguro - Amnesty International
"QUIERO UN LUGAR SEGURO"
MUJERES REFUGIADAS DE SIRIA DESARRAIGADAS Y DESPROTEGIDAS EN LÍBANO
Amnistía Internacional es un movimiento global de más de 7
millones de personas que trabajan por un mundo en el que
todas y todos disfrutan de los derechos humanos.
Nuestra visión es la de un mundo en el que todas las personas
disfrutan de todos los derechos proclamados en la Declaración
Universal de Derechos Humanos y en otras normas
internacionales de derechos humanos.
Somos independientes de todo gobierno, ideología política,
interés económico y credo religioso. Nuestro trabajo se financia
principalmente gracias a nuestra membresía y a donaciones
públicas.
© Amnesty International, febrero de 2016
Salvo cuando se indique lo contrario, el contenido de este documento está protegido por una
licencia Creative Commons (atribución, no comercial, sin obra derivada, internacional 4.0).
https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/legalcode
Para más información, visita la página Permisos de nuestro sitio web:
https://www.amnesty.org/es/about-us/permissions/
El material atribuido a titulares de derechos de autor distintos de Amnistía Internacional no está
sujeto a la licencia Creative Commons.
Publicado por primera vez en 2016
por Amnesty International Ltd.
Peter Benenson House, 1 Easton Street
London WC1X 0DW, Reino Unido
Índice: MDE 18/3210/2016
Idioma original: Inglés
amnesty.org
Foto de portada: Una mujer camina en un barrio pobre de Beirut donde se concentra un gran número de
personas refugiadas de Siria, julio de 2013. (Foto de Spencer Platt/Getty Images)
© Spencer Platt/Getty Images
ÍNDICE
Resumen ejecutivo .................................................................................................5
Metodología .........................................................................................................10
Personas refugiadas de Siria en Líbano ...................................................................12
La crisis de refugiados en cifras ....................................................................12
Mujeres refugiadas que ejercen de cabezas de familia .....................................14
Ausencia de plazas de reasentamiento ...........................................................16
Reasentamiento de mujeres refugiadas .....................................................18
El contexto libanés ......................................................................................19
Presiones y desavenencias políticas ..........................................................19
Aumento de la hostilidad hacia la población refugiada ...............................20
Dificultades adicionales de las personas refugiadas palestinas en Líbano .....22
Pérdidas, dificultades y determinación .....................................................23
Derecho y normas internacionales de derechos humanos pertinentes ................25
El derecho a no sufrir discriminación ........................................................25
Obstáculos para que las personas refugiadas en Líbano regularicen su condición ........28
Aumento de las restricciones ........................................................................28
Carencia de permisos de residencia válidos ....................................................28
El impacto de un permiso de residencia no válido ...........................................29
La lucha por sobrevivir ..........................................................................................32
Apoyo insuficiente a las personas refugiadas ..................................................32
Dependencia no deseada .........................................................................35
Explotación en el trabajo ..............................................................................37
Vivienda inadecuada ................................................................................... 40
Alquileres no asequibles y condiciones de vida precarias ............................ 40
Inseguridad en la tenencia y amenazas de desahucio ................................. 43
Derechos económicos, sociales y culturales ................................................... 46
La obligación de Líbano de pedir y utilizar la ayuda internacional ............... 48
La obligación de la comunidad internacional de proporcionar asistencia ...... 49
Acoso sexual y riesgo de explotación ...................................................................... 51
Acoso sexual y riesgo de violencia en espacios públicos .................................. 51
Ofrecimientos de “ayuda” con condiciones no deseadas.................................. 54
“Ayuda” a cambio de matrimonio ............................................................ 56
El impacto del acoso y del miedo al acoso en las mujeres ............................... 58
Imposibilidad de pedir resarcimiento ............................................................ 58
Derechos de las mujeres .............................................................................. 61
Conclusión y recomendaciones .............................................................................. 63
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
5
RESUMEN EJECUTIVO
En Líbano, las mujeres refugiadas sirias y palestinas procedentes de Siria corren el riesgo de
sufrir abusos y violaciones graves de derechos humanos, incluidas la violencia de género y la
explotación. Las mujeres cabezas de familia corren un riesgo especial.
Desde que comenzó la crisis en 2011, han salido de Siria más de cuatro millones de
personas, de las que más de un millón huyó a Líbano. Así, casi el 25 por ciento de la
población de este país está integrada por personas refugiadas de Siria, y Líbano tiene más
personas refugiadas per cápita que ningún otro país del mundo. De los 1,06 millones de
personas refugiadas sirias que estaban en Líbano al concluir 2015, el 53 por ciento eran
menores de edad. Las mujeres mayores de 18 años representaban casi el 26 por ciento de la
población refugiada, y el 21 por ciento eran hombres mayores de 18 años. Además, Líbano
acoge a más de 44.000 personas refugiadas palestinas de Siria.
Una quinta parte de las familias refugiadas sirias en Líbano está encabezada por una mujer.
Entre la población refugiada palestina de Siria, las mujeres encabezan casi un tercio de los
hogares. Algunas refugiadas en Líbano que ejercen de cabezas de familia son viudas, otras
están divorciadas y, en el caso de otras, su esposo se ha quedado en Siria o ha pedido asilo
en otro país. En otros casos, el esposo está en paradero desconocido, ha sido víctima de
desaparición forzada o está detenido en Siria.
Amnistía Internacional llevó a cabo su investigación en Líbano del 15 al 26 de junio y del 30
de septiembre al 16 de octubre de 2015. La organización se entrevistó con 77 mujeres
refugiadas (65 sirias y 12 palestinas procedentes de Siria). Además, se reunió con
organismos de la ONU, profesionales de la abogacía y ONG internacionales y nacionales, y
escribió al gobierno pidiendo respuesta a algunas de las conclusiones. Amnistía Internacional
ha cambiado todos los nombres de las mujeres refugiadas para proteger su identidad.
Hay que reconocer que, al inicio de la crisis de Siria, Líbano aplicó en gran medida una
política de “fronteras abiertas”, y permitió la entrada en el país de las personas refugiadas.
Pero la situación ha cambiado. En enero de 2015 el gobierno introdujo criterios nuevos y
onerosos para la renovación de los permisos de residencia de las personas refugiadas. La
ONU informó de que, en julio de 2015, el 61 por ciento de las familias refugiadas sirias
tenían permisos de residencia no válidos, y de que el 86 por ciento de las personas
refugiadas palestinas de Siria estaba en la misma situación en marzo del mismo año.
Si carecen de permiso de residencia válido, se considera que las personas refugiadas de Siria
infringen la legislación libanesa. Esto las expone a sufrir diversas violaciones de derechos
humanos, como arrestos , detenciones y expulsiones arbitrarios, la imposibilidad de pedir una
reparación a las autoridades si son víctimas de un delito (debido al temor a ser detenidas),
limitaciones a la libertad de circulación, la imposibilidad de inscribir nacimientos y
matrimonios, y dificultades para acceder a servicios como los de educación y salud por temor
a pasar por puestos de control. Este temor a los puestos de control era habitual entre las
mujeres refugiadas a las que entrevistó Amnistía Internacional. Una mujer siria, “Mouna”,
que vive en el valle de Bekaa, dijo: “Tener un permiso válido nos elevaría la moral y nos daría
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
6
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
una mayor comodidad psicológica en nuestros desplazamientos. Nos sentiríamos como
cualquier otro residente del país. Yo no tendría miedo de los puestos de control”.
Las mujeres refugiadas tienen dificultades para afrontar el alto coste de la vida en Líbano y,
en concreto, para encontrar dinero suficiente con el que comprar comida y pagar el alquiler
de su alojamiento. Los fondos con los que cuenta la respuesta humanitaria encabezada por la
ONU son muy escasos, lo que ha obligado a la ONU a reducir el número de personas
refugiadas que reciben su ayuda y el importe de la asistencia que les proporciona. En
septiembre de 2015 se calculaba que el 70 por ciento de las familias refugiadas sirias vivían
por debajo del umbral de pobreza libanés, de 3,84 dólares estadounidenses por persona y
día. Casi la cuarta parte de las mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional
había dejado de percibir el año pasado la ayuda económica mensual para comida que
facilitaba la ONU. Para quienes aún la recibían, el importe se había reducido
sustancialmente, por lo que sus dificultades económicas habían aumentado.
Las mujeres refugiadas que estaban trabajando o que habían intentado encontrar empleo
denunciaban remuneraciones insuficientes o el impago de salarios. “Hanan”, refugiada
palestina de Siria, dijo: “Hay explotación por parte de los empleadores. Saben que
aceptaremos cualquier salario que ofrezcan, por bajo que sea, porque lo necesitamos.
Ofrecen un empleo a cambio de un salario muy bajo que no aceptarías si no lo necesitaras”.
Otra mujer palestina, “Asmaa”, contó que su hija había sufrido acoso sexual por parte de su
empleador: “Mi hija trabajaba en un comercio. El gerente la acosó y la tocó. Por eso ahora no
dejo a mis hijas que trabajen”.
El gobierno no permite que se construyan nuevos campos de refugiados en su territorio, por
lo que las personas refugiadas viven repartidas por todo el país, sobre todo en alojamientos
de alquiler o en asentamientos informales. La vivienda escasea y a menudo es de baja
calidad y obliga a vivir en condiciones de hacinamiento. A las mujeres refugiadas les
preocupa no poder pagar el alquiler y el posible desahucio. “Iman”, una mujer siria, dijo:
“Tengo que ahorrar cada céntimo y privar a los niños de ropa, comida y otras cosas para
ahorrar dinero con el que pagar el alquiler de la casa. En el momento en que el no tienes el
alquiler, el propietario de la casa te desahucia”.
Amnistía Internacional ha oído numerosos relatos de refugiadas sobre el acoso sexual que
sufren en espacios públicos. La organización escuchó de boca de refugiadas que viven en
diferentes partes de Líbano casos en los que hombres libaneses les hicieron insinuaciones
sexuales inadecuadas cuando desarrollaban sus actividades cotidianas. En algunas
ocasiones, los hombres ofrecían a las refugiadas ayuda económica o de otro tipo a cambio de
sexo. En otras las amenazaban, incluso con armas. Las mujeres denunciaron acoso sexual por
parte de policías, empleados de oficinas de la administración encargados de renovar
permisos de residencia, empleadores, vecinos, conductores de autobús y de taxi, y de
desconocidos en la calle.
Las refugiadas cabezas de familia contaron a Amnistía Internacional el acoso selectivo al que
las habían sometido hombres que sabían que ni su esposo ni ningún otro familiar varón
adulto vivía con ellas en Líbano. “Fátima”, cuyo esposo está en paradero desconocido desde
2012, dijo que cuando intentó matricular a sus hijos en la escuela, un hombre se ofreció a
ayudarla con la documentación. Sin embargo, luego la telefoneó varias veces al día
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
7
pidiéndole que saliera con él. Desde entonces, se le acercan a menudo hombres de su barrio
que saben que su esposo no está. Describió una aproximación típica: “Él dice: ‘Si necesitas
ir en coche a algún sitio, yo te llevo’. Supongo que en los próximos días me pedirá más [...].
Cuando [le digo] que sigo buscando a mi esposo y que mis hijos están esperando a su padre,
me dice que deje de buscar y que probablemente mi esposo está muerto”.
Las refugiadas hicieron alusión invariablemente a la carencia de permisos de residencia
válidos como motivo fundamental por el que no pueden o no quieren denunciar el acoso y las
amenazas a las autoridades libanesas. Una mujer, “Hala”, dijo: “Por supuesto que no me
sentiría a salvo [para acudir a la policía] porque no tengo un permiso [de residencia] válido y
me pedirían un permiso válido cada vez que entrara en una comisaría de policía”.
Otra mujer, “Maryam”, contó a Amnistía Internacional que tuvo que informar a la policía de
la muerte de un familiar. Los agentes tomaron nota de sus datos personales y de los de su
hermana. Explicó: “Al cabo de un tiempo, los policías se pasaban por nuestra casa o nos
llamaban y nos pedían que saliéramos con ellos. Eran los mismos tres policías que tomaron
nota de nuestra denuncia. Como no tenemos permisos [de residencia] legales, nos
amenazaban. Decían que si no salíamos con ellos nos meterían en la cárcel”.
La mitad de la población de Siria ha tenido que huir de sus casas debido al conflicto y a la
crisis humanitaria que asolan el país. Se calcula que han muerto alrededor de 250.000
personas. Las fuerzas gubernamentales y los grupos armados no estatales han cometido con
impunidad crímenes de guerra, otras violaciones del derecho internacional humanitario y
abusos graves contra los derechos humanos. Las fuerzas del gobierno han lanzado
bombardeos (algunos indiscriminados y otros dirigidos contra zonas civiles), han sometido
zonas civiles a un sitio prolongado, que ha provocado hambruna, y han perpetrado
desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y torturas y otros malos tratos. Por su parte,
los grupos armados no estatales han lanzado ataques de artillería indiscriminados y sitiado
zonas predominantemente civiles. Además, el grupo armado autodenominado Estado
Islámico ha lanzado ataques directos contra la población civil y ha perpetrado numerosos
homicidios ilegítimos, incluso de personas cautivas.
Amnistía Internacional reconoce que la entrada en Líbano de más de un millón de personas
procedentes de Siria en busca de refugio ha impuesto una pesada carga a los recursos, la
infraestructura, los servicios —incluidos la vivienda, la educación y la atención médica— y la
seguridad del país. La comunidad internacional no ha proporcionado fondos suficientes para
ayudar a las personas refugiadas de Siria en los principales países de acogida. Según
cálculos de la ONU, el 10 por ciento de las personas refugiadas de Siria que vive en los
principales países de acogida cumple los criterios de vulnerabilidad establecidos por las
Naciones Unidas y necesita el reasentamiento en un tercer país. Pese a ello, el número de
personas refugiadas a las que se está reasentando sigue siendo bajo. Las mujeres refugiadas
podrían ser candidatas al reasentamiento en aplicación de cualquiera de los “criterios de
vulnerabilidad” que usa la ONU, incluida la categoría de “mujeres y niñas en situación de
riesgo”. No obstante, los casos presentados dentro de dicha categoría representaban sólo el 7
por ciento del total de casos de personas refugiadas en Líbano. Las cifras publicadas sobre
reasentamiento de las demás categorías de la ONU no incluyen un desglose por género, lo
que dificulta evaluar el número de mujeres refugiadas que los Estados están reasentando.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
8
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Líbano no ha ratificado la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (Convención sobre
los Refugiados) de 1951 ni su Protocolo de 1967, los principales instrumentos
internacionales para la protección de los derechos de las personas refugiadas. Sin embargo,
tiene la obligación de cumplir el derecho internacional consuetudinario y otros instrumentos
internacionales de derechos humanos aplicables por igual a las personas refugiadas y a las
no refugiadas, como la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales (PIDESC).
La prohibición de la discriminación por motivos como el sexo, el género, la raza, la religión,
la etnia y la nacionalidad es una disposición central de todos los instrumentos
internacionales de derechos humanos. Líbano, como Estado Parte en la Convención sobre la
Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, está obligado a
modificar o derogar las leyes que discriminan a las mujeres y a garantizar la igualdad en la
práctica. El derecho a la no discriminación por motivos de género se aplica a todas las
mujeres y niñas que estén bajo la jurisdicción del Estado, sean o no ciudadanas suyas.
En virtud del PIDESC, Líbano tiene la obligación de adoptar medidas para hacer realidad de
forma progresiva los derechos contenidos en el Pacto, y de garantizar que todas las personas
en el país gozan al menos de un nivel esencial mínimo de cada derecho, incluidos los
relativos a la alimentación, el alojamiento, la educación y la salud. Cuando los Estados
carezcan de los recursos para cumplir este requisito, están obligados a pedir la ayuda de la
comunidad internacional.
Un principio fundamental de la protección de las personas refugiadas es el reparto de la
responsabilidad internacional para reducir el impacto de las entradas masivas de personas
refugiadas en los países de acogida. Cada Estado debe contribuir con el máximo de su
capacidad. En virtud del PIDESC, la comunidad internacional tiene la obligación de
garantizar que proporciona su ayuda de una forma compatible con los derechos humanos, lo
que incluye dar prioridad a las personas más marginadas, garantizar unos niveles esenciales
mínimos de derechos económicos, sociales y culturales, y garantizar la igualdad y la no
discriminación.
La insuficiencia de los fondos aportados por la comunidad internacional ha obligado a la
ONU a reducir la ayuda que facilita a las personas refugiadas, por lo que éstas viven muy por
debajo del umbral de pobreza libanés. Además, los injustificables nuevos criterios y elevados
precios de la renovación de los permisos de residencia de las personas refugiadas que ha
introducido el gobierno libanés hacen que muchas menos personas tengan un permiso válido.
Esta combinación de presiones ha creado un clima en el que las mujeres refugiadas de Siria,
especialmente las que son cabezas de familia, corren riesgo de sufrir violencia, acoso y
explotación, y no pueden pedir una reparación a las autoridades.

La comunidad internacional debe aumentar sustancialmente las contribuciones
económicas al Plan de Ayuda Regional para los Refugiados y la Resiliencia de la ONU y
garantizar que la respuesta de la ONU cuenta con toda la financiación a principios de 2016
para evitar los perjudiciales recortes a la ayuda para las personas refugiadas realizados en
2015.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
9

Los Estados deben aumentar el número de plazas de reasentamiento y admisión
humanitaria para personas refugiadas de Siria acogidas actualmente Líbano y otros países
vecinos, a fin de que el 10 por ciento de las personas refugiadas de Siria a las que el ACNUR
considera “más vulnerables” (aproximadamente 450.000 personas) estén reasentadas antes
del final de 2016. Los Estados deben garantizar que los programas de reasentamiento son
conformes con los criterios del ACNUR, y deben aceptar a personas refugiadas de acuerdo
con los “criterios de vulnerabilidad” del ACNUR, incluidas mujeres refugiadas cabezas de
familia cuyos esposos hayan sido víctimas de desaparición forzada o aquellas que no pueden
acreditar su paradero.

El gobierno de Líbano debe garantizar que todas las personas refugiadas de Siria pueden
renovar su permiso de residencia en Líbano hasta que haya un cambio fundamental de
circunstancias en Siria que les permita un retorno sin riesgos. A tal fin, deberá eliminar los
obstáculos para la renovación del permiso de residencia, incluida la tasa de 200 dólares
estadounidenses.

El gobierno debe garantizar que las mujeres y niñas refugiadas gozan de protección
frente a la violencia de género y otros abusos y violaciones de derechos humanos, y que
pueden pedir una reparación sin temor a sufrir repercusiones negativas debido a la carencia
de un permiso de residencia válido.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
10
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
METODOLOGÍA
Amnistía Internacional llevó a cabo su investigación para este informe en Líbano del 15 al 26
de junio y del 30 de septiembre al 16 de octubre de 2015. La organización se reunió con 77
mujeres refugiadas (65 sirias y 12 refugiadas palestinas procedentes de Siria) e hizo
entrevistas en Beirut, el monte Líbano, el valle de Bekaa y el sur de Líbano. Las mujeres
tenían entre 18 y 56 años; 54 de las 77 tenían entre 20 y 40 años. En uno de los debates
del grupo-muestra participó una joven siria de 15 años. La mayoría de las mujeres (54 de las
77) estaban casadas, 16 eran viudas, dos estaban divorciadas y seis eran solteras. De las
viudas, una tenía 18 años y seis, entre 20 y 30 años. Las entrevistadas procedían de
diferentes partes de Siria, entre ellas Damasco, Homs, Alepo, Hama y Deraa. La mayoría
había llegado a Líbano en 2012 y 2013.
La organización se reunió también con la agencia de la ONU para los refugiados (la Oficina
del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR), el Organismo de
Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el
Cercano Oriente (OOPS),1 profesionales de la abogacía y ONG internacionales que trabajan
con personas refugiadas en Líbano, así como con ONG y organizaciones de la sociedad civil
libanesas, incluidas las que defienden los derechos de las mujeres y las que trabajan en
cuestiones relacionadas con la población refugiada. El informe se basa en el contenido de
estas entrevistas, un análisis de la legislación nacional e internacional aplicable y otras
investigaciones documentales sobre la situación de la población refugiada en Líbano.
Amnistía Internacional escribió al gobierno de Líbano el 16 de diciembre de 2015 pidiendo
más información y aclaraciones sobre algunas de las cuestiones expuestas en el informe. En
el momento de su publicación, la organización no había recibido respuesta alguna.
En el presente informe, Amnistía Internacional utiliza la expresión “mujeres que ejercen de
cabezas de familia” para referirse a las mujeres refugiadas que viven en Líbano sin esposo (el
cabeza de familia tradicional) u otro familiar varón adulto, y que asumen el papel de cabeza
de familia. La legislación libanesa no las reconoce necesariamente como cabezas de familia
o tutoras legales de sus hijos e hijas.
1
El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en
el Cercano Oriente (OOPS) fue creado en 1949 para prestar ayuda a las personas refugiadas palestinas.
Estas personas refugiadas y sus descendientes huyeron de sus hogares en lo que actualmente es Israel
entre finales de 1947 y la primera mitad de 1949 para escapar de la violencia ligada a la creación del
Estado de Israel y de la guerra árabe-israelí de 1948; otras se convirtieron en refugiadas en 1967, tras la
ocupación por Israel de territorios en Gaza y Cisjordania, entre otros lugares. En virtud del derecho
internacional, las personas palestinas que huyeron o fueron desplazadas por la fuerza de sus hogares y
tierras en el protectorado de Palestina —y sus descendientes— tienen el derecho de retorno. Sin
embargo, no han podido ejercerlo y siguen siendo refugiadas. Véase Amnistía Internacional, Israel y Los
Territorios Ocupados/ Autoridad Palestina: El derecho de retorno: El caso de los Palestinos (Índice: MDE
15/013/2001), 29 de marzo de 2001, en: https://www.amnesty.org/es/documents/MDE15/013/2001/es/
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
11
Todas las personas refugiadas de Siria —mujeres, hombres, niños y niñas— sufren
dificultades derivadas de su desplazamiento y de su condición de refugiados en Líbano.
Amnistía Internacional ha publicado anteriormente otros informes sobre los obstáculos que
dificultan el acceso a la atención para la salud de las personas refugiadas de Siria en Líbano,
sobre la negación de protección a personas refugiadas palestinas procedentes de Siria y sobre
las restricciones legales impuestas por el gobierno de Líbano a las personas refugiadas
procedentes de Siria.2
Amnistía Internacional quiere dar las gracias a todas las mujeres refugiadas sirias y
palestinas procedentes de Siria que cedieron generosamente su tiempo para hablar con la
organización y compartir sus experiencias de desplazamiento y su vida como refugiadas en
Líbano. Todos los nombres que aparecen en este informe se han cambiado para proteger la
identidad de las personas refugiadas. Amnistía Internacional desea dar las gracias también al
personal de las ONG que compartieron con la organización sus conocimientos especializados.
Mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional, octubre de 2015, valle de Bekaa, Líbano. © Amnesty International
2
Amnistía Internacional, Agonizing choices: Syrian refugees in need of health care in Lebanon (Índice:
MDE 18/001/2014), mayo de 2014, en: https://www.amnesty.org/es/documents/MDE18/001/2014/en/;
Amnistía Internacional, Denied refuge: Palestinians from Syria seeking safety in Lebanon (Índice: MDE
18/002/2014), julio de 2014, en: https://www.amnesty.org/es/documents/MDE18/002/2014/en/;
Amnistía Internacional, Pushed to the edge: Syrian refugees face increased restrictions in Lebanon
(Índice: MDE 24/1785/2015), junio de 2015, en:
https://www.amnesty.org/es/documents/mde24/1785/2015/en/
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
12
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
PERSONAS REFUGIADAS DE SIRIA EN
LÍBANO
“Antes, las personas sirias en Líbano tenían
dignidad. Ahora, después de la crisis, caminamos
con la cabeza agachada.”
“Leila”, Saadnyal, valle de Bekaa3
LA CRISIS DE REFUGIADOS EN CIFRAS
Más de 4 millones de personas refugiadas han huido de Siria desde que comenzó el conflicto
en 2011.4 Líbano acoge a más de 1,06 millones de personas sirias registradas por el
ACNUR,5 lo que significa que tiene más personas refugiadas per cápita que ningún otro país
del mundo.6
En abril de 2015, el gobierno de Líbano dio instrucciones al ACNUR para que eliminara de
sus registros a todas las personas refugiadas que hubieran entrado en Líbano después del 5
de enero de 2015, fecha en que entró en vigor una nueva normativa gubernamental que
restringía el número de personas sirias que podían entrar en el país. El 4 de mayo de 2015,
el gobierno libanés ordenó al ACNUR que cesara todo nuevo registro de personas refugiadas
sirias.7 Esto significa que 2.626 personas cuyo registro el ACNUR se vio obligado a
3
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
4
ACNUR, Syria Regional Refugee Response, Inter-agency information sharing portal, última
actualización del 19 de enero de 2016, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/regional.php
5
ACNUR, Syria Regional Refugee Response, Inter-agency information sharing portal, Líbano, última
actualización del 31 de diciembre de 2015, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/country.php?id=122
6
ACNUR, Syrian Refugees, Inter-agency regional update, septiembre de 2015, p. 2, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9617
7
ACNUR, Inter-agency coordination, Lebanon, protection sector mid-year dashboard, junio de 2015, p.
2, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9236. Consulten el capítulo “Obstáculos
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
13
suspender, y todas las que llegaron a partir de esa fecha, no están incluidas en la cifra total
de personas refugiadas en Líbano reconocidas por el ACNUR.8 Al no estar registradas por este
organismo, la mayoría de las personas refugiadas no tienen acceso a ayuda económica y de
otro tipo.
Según datos del ACNUR, el 53 por ciento de todas las personas refugiadas sirias en Líbano
son menores de edad (el 27,1 niños y el 25,9 por ciento niñas). De entre las personas
refugiadas mayores de 18 años, las mujeres representaban el 25,9 por ciento y los hombres
el 21 por ciento.9
El gobierno de Líbano tiene una política establecida de no permitir la construcción de nuevos
campos formales de refugiados en su territorio, pues sostiene que Líbano no puede ser un
país de asentamiento permanente.10 Las personas refugiadas de Siria viven repartidas en más
de 1.700 localidades de todo el país.11
Antes del comienzo de la crisis en Siria en 2011, había alrededor de 500.000 personas
palestinas refugiadas registradas por el OOPS en Siria y alrededor de 450.000 en Líbano.12
La asistencia y protección de las personas refugiadas palestinas pertenecen al mandato del
OOPS. En las zonas donde actúa éste, las personas refugiadas palestinas no pueden obtener
asistencia del ACNUR. Esto incluye Líbano.
Los datos del OOPS muestran que hay más de 44.000 personas refugiadas palestinas
procedentes de Siria en Líbano, agrupadas en 12.735 familias. Algo más de la mitad de esta
población está integrada por mujeres y niñas. La pirámide de población es la típica de la
para que las personas refugiadas en Líbano regularicen su condición” si desean más información sobre
las restricciones impuestas por el gobierno a la entrada de personas refugiadas en el país.
8
ACNUR, Syrian Refugees, Inter-agency regional update, mayo de 2015, p. 4, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=8905
9
ACNUR, Syria Regional Refugee Response, Inter-agency information sharing portal, Líbano, última
actualización del 30 de noviembre de 2015, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/country.php?id=122
10
ACNUR, Syrian Refugees in Lebanon: Government Policy and Protection Concerns, marzo de 2015,
en:
http://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2014_2019/documents/droi/dv/94_restrictedbriefingnote_/94_r
estrictedbriefingnote_en.pdf?_sm_au_=iVV1P20SrFjf6v2R
11
ACNUR, Refugees from Syria: Lebanon, marzo de 2015, p. 2, en:
https://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=8649
12
Datos del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de
Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), en: http://www.unrwa.org/where-we-work/syria y
http://www.unrwa.org/where-we-work/lebanon. Jordania, Gaza y Cisjordania acogen también a personas
refugiadas palestinas.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
14
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
región y muestra que una gran parte de la población está integrada por menores de 15
años.13
Aproximadamente la mitad de las personas refugiadas palestinas procedentes de Siria vive en
12 campos para refugiados palestinos de Líbano reconocidos oficialmente creados en 1948 y
1967. La otra mitad vive fuera de los campos, sobre todo en asentamientos informales
palestinos conocidos como “agrupaciones”.14 Algunas personas refugiadas sirias también se
han trasladado a campos para refugiados palestinos de Líbano; esta población adicional ha
aumentado el hacinamiento y ha empeorado las condiciones de vida.
MUJERES REFUGIADAS QUE EJERCEN DE CABEZAS DE FAMILIA
Según la ONU, una quinta parte de las familias refugiadas sirias está encabezada por una
mujer. Entre la población refugiada palestina de Siria, las mujeres encabezan casi un tercio
de los hogares.15 Algunas refugiadas en Líbano que ejercen de cabezas de familia son
viudas, otras están divorciadas y en el caso de otras, su esposo se ha quedado en Siria o ha
pedido asilo en otro país. En otros casos, el esposo está en paradero desconocido, ha sido
víctima de desaparición forzada o está detenido en Siria.16
Amnistía Internacional ha documentado con detalle el uso generalizado de la desaparición
forzada y la detención en Siria.17 La Red Siria de Derechos Humanos ha documentado
58.148 nombres de civiles que fueron objeto de desaparición forzada18 entre marzo de
13
OOPS, Profiling the Vulnerability of Palestine Refugees from Syria Living in Lebanon 2015, pp. 11-
12, http://www.unrwa.org/sites/default/files/final2_6_october_final_version_profiling_the_vulnerability_of_prs_in_lebanon_-_assesment.pdf
14
OOPS, Syria Regional Crisis, 2015 Syria crisis response, progress report, mayo de 2015, en:
http://www.unrwa.org/sites/default/files/2015_syria_crisis_response_progress_report.pdf y
http://www.unrwa.org/where-we-work
15
ACNUR, Vulnerability Assessment of Syrian Refugees in Lebanon 2015, diciembre de 2015, p. 12,
en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=10006. Según informa el OOPS, el 29,66 por
ciento de las 12.735 familias refugiadas palestinas procedentes de Siria están encabezadas por una
mujer. ACNUR, Profiling the Vulnerability of Palestine Refugees from Syria Living in Lebanon 2015, pp.
11-12.
16
Entrevistas de Amnistía Internacional con mujeres refugiadas de Siria y con ONG que trabajan con
personas refugiadas, junio y octubre de 2015, Líbano.
17
Amnistía Internacional, Between the prison and the grave: Enforced disappearances in Syria (Índice:
MDE 24/2579/2015), noviembre de 2015, en:
https://www.amnesty.org/es/documents/mde24/2579/2015/en/
18
La Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones
Forzadas establece tres elementos centrales para la desaparición forzada: 1. Existencia de arresto,
detención, secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad. 2. La conducta es llevada a cabo
por agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la
aquiescencia del Estado. 3. La conducta va seguida de la negativa a reconocer dicha privación de
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
15
2011 y agosto de 2015. La mayoría de las personas cuya desaparición forzada ha sido
documentada son hombres (alrededor del 90 por ciento). Sólo el 4 por ciento son mujeres.
Los menores representan un 6 por ciento. Dado el temor de las familias por las
consecuencias de denunciar, es probable que el número total de personas objeto de
desaparición forzada sea más elevado. Amnistía Internacional ha identificado tres perfiles
comunes entre las personas que han sido víctimas de desaparición forzada desde 2011:
personas que se oponen pacíficamente al gobierno, personas consideradas desleales por el
gobierno, y familiares de personas a las que busca el gobierno.19
Es probable que una proporción significativa de los hombres que han sido objeto de
desaparición forzada estén casados y que su desaparición forzada o detención haya dejado a
mujeres que viven sin su esposo. De las 54 mujeres casadas entrevistadas por Amnistía
Internacional, seis dijeron que sabían que su esposo había sido detenido por el gobierno en
Siria; sin embargo, pocas conocían el lugar donde estaba recluido, y ninguna tenía
información sobre su estado de salud o si seguía con vida. Otras nueve mujeres dijeron que
su esposo estaba en paradero desconocido. Seis mujeres informaron de que su esposo se
había trasladado a otra parte de Líbano para trabajar, seguía en Siria o había viajado a
Europa.20
EL DERECHO DE FAMILIA EN SIRIA Y LÍBANO
Tanto en Siria como en Líbano, el derecho de familia discrimina a las mujeres. Ambos países cuentan
con numerosas leyes de la condición jurídica personal basadas en la confesión religiosa. La mayoría
de las leyes de la condición jurídica personal de Siria y Líbano considera a las mujeres inferiores a
los hombres dentro de la familia. Los asuntos de familia son juzgados por tribunales religiosos.
Las costumbres sociales y las ideas atribuidas a ciertas interpretaciones de las creencias religiosas colocan a
los hombres en una posición de poder dentro de la familia. En Siria existen leyes de la condición jurídica
personal diferentes para regular los asuntos de familia de las personas de confesión musulmana suní, chií y
alauí, cristiana y drusa, que en total representan la inmensa mayoría de la población. Líbano cuenta también
con múltiples leyes de la condición jurídica personal, basadas todas ellas en las costumbres religiosas de las
diferentes confesiones reconocidas por el gobierno.21 El derecho de familia de ambos países considera al
libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, que queda así
sustraída de la protección de la ley.
19
Amnistía Internacional, Between the prison and the grave: Enforced disappearances in Syria (Índice:
MDE 24/2579/2015), noviembre de 2015, pp. 13-15 y 26.
20
Entrevistas de Amnistía Internacional con mujeres refugiadas de Siria, junio y octubre de 2015,
Líbano.
21
CEDAW, Tercer informe periódico de Líbano, doc. ONU: CEDAW/C/LBN/3, julio de 2006, pp. 14-16,
en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2FC%2FLBN
%2F3&Lang=es y Human Rights Watch, Without Protection: Women’s Rights under Lebanese Personal
Status Laws, enero de 2015, p. 1, en:
https://www.hrw.org/sites/default/files/reports/lebanon0115_ForUpload.pdf
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
16
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
hombre cabeza de familia y le da poder y derechos sobre su esposa (o esposas, en algunos casos) y sus hijos e
hijas.
En virtud de las leyes sirias de la condición jurídica personal, la mujer es “guardiana” de sus hijos e hijas, y la
responsable de satisfacer sus necesidades básicas, como la nutrición, y el padre es su “tutor”. El tutor es
responsable de mantener económicamente a sus hijos e hijas y de tomar decisiones importantes sobre su
vida, como las relativas a la educación, los tratamientos médicos, los viajes y el consentimiento para contraer
matrimonio. Las leyes sirias establecen que si el padre de una persona menor de edad ha fallecido o está
ausente (por ejemplo, debido a desaparición forzada o detención, o porque ha abandonado a su familia), la
tutela pasa, no a la madre del menor, sino al padre del padre o a los hermanos varones del padre. En el caso
de que no haya otro tutor disponible, la madre podrá solicitar a un tribunal islámico su designación como
“encargada” del menor, lo que le otorgaría la responsabilidad temporal de ciertos aspectos de la vida del
menor (como los asuntos económicos y los viajes), hasta que se disponga de un tutor varón. Sin embargo, la
madre no tiene autoridad legal para tomar otras decisiones que sí podría tomar un tutor, como las relativas al
consentimiento para contraer matrimonio.22
Existen disposiciones similares sobre la “guarda” y la “tutela” en las múltiples leyes religiosas aplicables en
Líbano, administradas por tribunales religiosos que apenas están sometidos, o no lo están en absoluto, a la
supervisión del Estado.23 Todas las leyes religiosas de la condición jurídica personal de Líbano (excepto la
ortodoxa-armenia) conceden el derecho de tutela del menor al padre. En algunas confesiones religiosas, como
la suní, a la que pertenece la mayoría de las personas refugiadas sirias en Líbano, en ausencia del padre la
tutela no pasa a la madre, sino que se concede a otro miembro varón de la familia del padre.24
AUSENCIA DE PLAZAS DE REASENTAMIENTO
“La comunidad internacional debe actuar; si no, habrá contribuido a asesinar a esta generación.”
“Rima”, Majdel Anjar, valle de Bekaa25
El ACNUR calcula que el 10 por ciento de las personas refugiadas de Siria que reside en los
cinco principales países de acogida (Líbano, Turquía, Jordania, Irak y Egipto) cumple su
definición de “vulnerable” y necesita el reasentamiento en un tercer país.26 Entre las
22
Amnistía Internacional, Submission to the 58th Pre-Sessional meeting of the United Nations
Committee on the Elimination of Discrimination against Women: Syrian Arab Republic, septiembre de
2013, pp. 3-4.
23
CEDAW, Tercer informe periódico de Líbano, doc. ONU: CEDAW/C/LBN/3, julio de 2006, pp. 85-94, y
Human Rights Watch, Without Protection: Women’s Rights under Lebanese Personal Status Laws, enero
de 2015, p. 3.
24
CEDAW, Tercer informe periódico de Líbano, doc. ONU: CEDAW/C/LBN/3, julio de 2006, pp. 92-94, y
Human Rights Watch, Without Protection: Women’s Rights under Lebanese Personal Status Laws, enero
de 2015, pp. 66 y 70.
25
Entrevista con Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de Bekaa.
26
ACNUR, Refugees from Syria: Lebanon, marzo de 2015, p. 5, en:
https://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=8649
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
17
personas refugiadas a las que el ACNUR considera “vulnerables” figuran, entre otras, las que
tienen necesidades médicas graves, las sobrevivientes de tortura y de otras formas de malos
tratos, las personas menores no acompañadas y las “mujeres y niñas en situación de riesgo”.
El ACNUR incluye en la categoría de “mujeres y niñas en situación de riesgo” a aquellas
mujeres y niñas que “tienen problemas de protección relacionados con su género”. Algunas
han sufrido diversos problemas de protección, entre ellos abusos que entran dentro de la
categoría de tortura. Sus problemas de protección y las amenazas a que están expuestas se
ven agravados debido a su género y exigen una respuesta específica.27 El reasentamiento
desempeña un papel fundamental a la hora de garantizar protección a estas refugiadas. Para
algunas personas refugiadas, el reasentamiento es necesario porque su “vida, libertad,
seguridad, salud u otros derechos fundamentales están en riesgo en el país donde han
buscado protección”.28
En 2014, el ACNUR pidió a los Estados participantes en programas de reasentamiento que
aceptaran a un mayor número de personas refugiadas de entre las que entonces vivían en
Líbano, Jordania y Turquía.29 Dada la escala de la crisis de refugiados en la región, esto
seguiría representando sólo el 1 por ciento del total de personas refugiadas que viven en esos
países.30 También en 2014, el ACNUR remitió a los Estados participantes los datos de
21.154 personas refugiadas sirias a las que consideraba en necesidad urgente de
reasentamiento.31 De ellas, 7.318 (el 35 por ciento) vivían en Líbano.32 Aunque aún no se
han hecho públicas todas las cifras de 20015, al concluir el año, el ACNUR había
presentado los casos de 13.312 personas refugiadas sirias que viven actualmente en Líbano
a los Estados participantes en programas de reasentamiento.33
27
ACNUR Manual de Reasentamiento, 2011, pp. 291-293, en: http://acnur.es/PDF/Manual-
%20Reasentamiento-ACNUR.pdf
28
ACNUR, Manual de Reasentamiento, 2011, p. 3, en: http://acnur.es/PDF/Manual-
%20Reasentamiento-ACNUR.pdf
29
En 2014, sólo 29 Estados participaban en programas de reasentamiento por los que aceptaban
admitir en su país a personas refugiadas identificadas por el ACNUR. ACNUR, Refugee Resettlement:
Trends 2015, junio de 2015, p. 53, en: http://www.unhcr.org/559e43ac9.html
30
El informe indica asimismo: “Aunque estos países acogían a otras poblaciones refugiadas, entre ellas
iraquíes, la mayoría eran sirias: el 95 por ciento de las personas refugiadas en Jordania, el 99 por ciento
de las personas refugiadas en Líbano, el 98 por ciento de las personas refugiadas en Turquía”. [La
traducción de esta cita es de Amnistía Internacional] ACNUR, Refugee Resettlement: Trends 2015,
junio de 2015, p.16.
31
ACNUR, Refugee Resettlement Trends 2015, junio de 2015, p. 12.
32
ACNUR, UNHCR Projected Global Resettlement Needs 2016, junio de 2015, p. 54, en:
http://www.unhcr.org/558019729.html
33
Correspondencia electrónica entre el ACNUR y Amnistía Internacional, 15 de enero de 2016. Además,
el ACNUR presentó los casos de 5.000 personas refugiadas sirias al Programa de Transferencia
Humanitaria de Canadá.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
18
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Las personas refugiadas palestinas, tanto las que residen desde hace tiempo en Líbano como
las que han huido de Siria a Líbano desde 2011, están excluidas del programa de
reasentamiento del ACNUR porque la responsabilidad de prestarles ayuda recae en el OOPS.
Sin embargo, el OOPS carece de mandato para reasentar a personas refugiadas en terceros
países. Las personas palestinas refugiadas procedentes de Siria son conscientes de su
exclusión del reasentamiento y de la manera en que esto limita sus opciones de viajar
legalmente. Una mujer palestina dijo a Amnistía Internacional:
“Mi hijo se ahogó en el mar cuando trataba de viajar [a Europa]. Su viuda no tiene derecho al
reasentamiento porque es palestina. Tiene cinco hijos: cuatro hijas y un hijo. La mayor tiene
10 años. ¿Quién va a cuidar de ellos? Normalmente [la ONU] asume estos casos
humanitarios pero, como ella es palestina, no puede viajar.”
“Haifa”, Mar Elias, Beirut34
REASENTAMIENTO DE MUJERES REFUGIADAS
Las mujeres refugiadas podrían ser candidatas al reasentamiento en aplicación de cualquiera
de los criterios de vulnerabilidad que usa el ACNUR, incluida la categoría de “mujeres y
niñas en situación de riesgo”.35 El ACNUR identifica a una persona como solicitante principal
e incluye a sus familiares más próximos para reasentarlos junto con ella. Las mujeres
refugiadas pueden ser identificadas como solicitantes principales si tienen necesidades
médicas específicas o son sobrevivientes de tortura, por ejemplo; o pueden ser incluidas si el
solicitante principal es su esposo o su hijo o hija.
Los programas de reasentamiento de los Estados deben aceptar a las personas refugiadas
identificadas por el ACNUR por cumplir los criterios de vulnerabilidad. Muchas mujeres
refugiadas, especialmente las que ejercen de cabezas de familia, podrían figurar entre las
personas que más necesitan el reasentamiento. Sin embargo, la ausencia de datos
desglosados por género y el carácter confidencial de los programas de reasentamiento hacen
difícil evaluar muchos aspectos del reasentamiento de mujeres refugiadas.
Las cifras sobre reasentamiento publicadas por el ACNUR no incluyen un desglose por
género que muestre el número de hombres y mujeres que constan como solicitantes
principales en cada categoría de reasentamiento. Esto dificulta evaluar en qué medida se
está reasentando a mujeres refugiadas en categorías distintas de la de “mujeres y niñas en
situación de riesgo”.
Según las cifras del ACNUR para 2014, en Líbano este organismo presentó a 441 personas
(solicitantes y personas a su cargo) en 159 casos dentro de la categoría de “mujeres y niñas
en situación de riesgo”. No se especifica si estos casos eran todos de personas refugiadas
34
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
35
El resto de las categorías son personas con "necesidades de protección legal y/o física, sobrevivientes
de violencia y/o tortura, necesidades médicas, reunificación familiar, niños y adolescentes en situación
de riesgo, y ausencia de perspectivas de soluciones duraderas alternativas”. ACNUR, Manual de
Reasentamiento, 2011, p. 271.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
19
sirias. Las presentaciones dentro de la categoría “mujeres y niñas en situación de riesgo”
representaban sólo el 7 por ciento de todos los casos de personas refugiadas presentados en
Líbano, y están dentro de la media global del 12,6 por ciento de todas la presentaciones de
“mujeres y niñas en situación de riesgo” de 2014.36
Las cifras publicadas tampoco muestran cuántas mujeres refugiadas cabezas de familia son
reasentadas dentro de la categoría de “mujeres y niñas en situación de riesgo” o en otras
categorías.
Amnistía Internacional ha sabido por varias fuentes que las mujeres refugiadas que ejercen
de cabezas de familia y que desconocen o no pueden demostrar la suerte o el paradero de su
esposo (casos considerados como “familias incompletas”) tienen dificultades para ser
aceptadas por los Estados para el reasentamiento, posiblemente porque éstos no desean una
situación en la que el esposo sea hallado posteriormente y pida la admisión en el Estado en
aplicación de la reunificación familiar. Según estas fuentes, el proceso de reasentamiento es
más sencillo para las mujeres que viven con su esposo (“familias completas”) y para las que
ejercen de cabeza de familia y tienen pruebas documentales del paradero y la suerte de su
esposo.
El proceso de presentación de casos para reasentamiento es confidencial entre el ACNUR y
los Estados de reasentamiento, por lo que Amnistía Internacional tiene dificultades para
verificar de forma independiente la situación. Sin embargo, la organización considera fiables
estas fuentes.
Los Estados tienen la potestad de controlar la admisión en su territorio de personas que no
sean nacionales del país dentro de los límites que imponen sus obligaciones contraídas en
virtud del derecho internacional. Los Estados de reasentamiento suelen afirmar que sus
programas de reasentamiento están concebidos para ayudar a las personas refugiadas “más
vulnerables”. Es probable que muchas mujeres refugiadas que ejercen de cabezas de familia,
incluidas las que no pueden demostrar el paradero su esposo, entren en la categoría de “más
vulnerables”. Si las mujeres refugiadas cabezas de familia cuyos esposos han sido víctimas
de desaparición forzada, o aquellas que no pueden documentar la suerte o el paradero de su
esposo, están en situación de desventaja en el proceso de reasentamiento, algunas de las
personas refugiadas “más vulnerables” podrían quedar excluidas de la protección que ofrece
dicho reasentamiento.
EL CONTEXTO LIBANÉS
PRESIONES Y DESAVENENCIAS POLÍTICAS
Las desavenencias entre los principales partidos políticos de Líbano vienen de antiguo y
tienen a menudo graves repercusiones en la capacidad del gobierno para funcionar con
eficacia. Por ejemplo, la presidencia del país está vacante desde mayo de 2014 porque los
desacuerdos políticos han impedido la elección de un sucesor. Estas discrepancias políticas
también han impedido que se presten servicios básicos y que se encuentre una solución a
36
ACNUR, UNHCR Projected Global Resettlement Needs 2016, junio de 2015, p. 56.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
20
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
una crisis de eliminación de residuos que ha provocado protestas callejeras por la
acumulación de basura en las calles del país desde julio de 2015.
El conflicto de Siria ha tenido un grave impacto en Líbano, que ha sufrido ataques de
artillería a través de la frontera que han afectado en especial al norte del valle de Bekaa. El
brazo militar del grupo libanés Hezbolá cuenta con combatientes que apoyan activamente a
las fuerzas del gobierno sirio dentro de Siria. El Estado Islámico reivindicó la responsabilidad
de un atentado suicida con explosivos cometido en Burj al Barajneh, barrio residencial en la
periferia de Beirut,el 12 de noviembre de 2015, en el que murieron unos 40 civiles. El
atentado fue uno de los más letales perpetrados en Beirut desde que finalizó la guerra civil
libanesa en 1990.
El gran número de personas refugiadas de Siria que acoge Líbano ha impuesto una pesada
carga a la infraestructura, la economía y la seguridad del país, y es significativa la falta de
apoyo suficiente y eficaz por parte de la comunidad internacional a los países vecinos de
Siria, que han recibido a la inmensa mayoría de las personas refugiadas.37 Las consecuencias
de esta situación se examinarán en el capítulo titulado “La lucha por sobrevivir”.
AUMENTO DE LA HOSTILIDAD HACIA LA POBLACIÓN REFUGIADA
“No tenemos futuro aquí en Líbano. Aquí todo el mundo culpa de todos los problemas a los sirios.”
“Hiba”, Saadnyal, valle de Bekaa38
Hay que reconocer que, al inicio de la crisis de Siria, Líbano aplicó en gran medida una
política de “fronteras abiertas”, y permitió la entrada en el país de las personas refugiadas.
Esta situación empezó a cambiar en agosto de 2013, cuando el gobierno impuso
restricciones a la entrada de personas refugiadas palestinas procedentes de Siria. En mayo
de 2014, el gobierno cerró en la práctica la frontera a todas las personas refugiadas
palestinas de Siria.39
Inicialmente, las restricciones no se aplicaban a las personas de nacionalidad siria, aunque
esto cambió en octubre de 2014. En esa fecha, el Consejo de Ministros de Líbano estableció
una política que manifestaba expresamente la intención del gobierno de reducir el número de
personas procedentes de Siria en Líbano, aliviar la carga impuesta a la población y la
economía de Líbano por la acogida de personas refugiadas sirias, y hacer cumplir la
legislación libanesa para proteger a las personas de nacionalidad libanesa en todo el ámbito
37
El ACNUR señala que, aunque está aumentando el número de personas procedentes de Siria que
piden asilo en países europeos, esta cifra representa sólo el 10 por ciento de las personas refugiadas de
Siria. Véase http://data.unhcr.org/syrianrefugees/regional.php
38
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
39
Amnistía Internacional, Denied refuge: Palestinians from Syria seeking safety in Lebanon (Índice: MDE
18/002/2014), julio de 2014, en: https://www.amnesty.org/es/documents/MDE18/002/2014/en/
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
21
laboral, entre otras medidas.40 Desde enero de 2015, las personas de nacionalidad siria sólo
pueden entrar en Líbano si cumplen determinados criterios.41
Algunas mujeres refugiadas contaron a Amnistía Internacional habían recibido hostilidad e
insultos por parte de funcionarios del gobierno. “Reem”, palestina de 28 años, dijo que los
funcionarios de una oficina gubernamental habían insultado a las personas refugiadas que
intentaban renovar sus documentos. Explicó: “Nos trataron de forma inhumana. Nos llamaron
burros y dijeron: 'Dios nos ha impuesto una gran carga: los sirios’. Nos agarraron del cuello
para obligarnos a ir al final de la fila”.42
Según el ACNUR, la buena relación inicial entre las personas refugiadas de Siria y sus
anfitriones libaneses ha empezado a deteriorarse.43
Algunas mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional contaron que, a su
llegada, las habían acogido familias libanesas, o que habían encontrado a personas de
Líbano que les permitían vivir sin pagar alquiler. Una mujer siria de 28 años, “Hiba”, dijo:
“Desde que llegué a Líbano con mi esposo, nos acoge una familia libanesa acaudalada que
no nos cobra el alquiler. Cuando llegaron también mis padres, pedimos permiso a la familia
para que se quedaran en la casa con nosotros, y accedieron.”44
Sin embargo, otras mujeres entrevistadas por Amnistía Internacional dijeron que oían
comentarios hostiles de sus vecinos y vecinas libaneses y que se sentían rechazadas.
“Huda”, una mujer siria de 27 años que vive cerca de Chtaura, en el valle de Bekaa, dijo:
“Oímos muchas conversaciones y malas palabras de gente libanesa que dice: 'ustedes los
40
El Consejo de Ministros está integrado por el primer ministro, el ministro de Asuntos Sociales, el
ministro del Interior y Municipios, y el ministro de Asuntos Exteriores e Inmigración. Actas de la reunión
del Consejo de Ministros consultadas por Amnistía Internacional, 28 de octubre de 2014. Los medios de
comunicación publicaron también en octubre unas declaraciones realizadas tras una decisión adoptada
por el Gabinete libanés. Por ejemplo: Daily Star, “Lebanon cabinet votes to stop accepting Syrian
refugees”, 23 de octubre de 2014, en: www.dailystar.com.lb/News/Lebanon-News/2014/Oct23/275075-refugee-crisis-tops-lebanon-cabinetagenda.ashx
41
Existe una categoría relativa al desplazamiento; sin embargo, sólo se refiere a los casos humanitarios
“excepcionales” que determine el Ministerio de Asuntos Sociales libanés. Amnistía Internacional, The
global refugee crisis: A conspiracy of neglect (Índice: POL 40/1796/2015), junio de 2015, p. 13, en:
https://www.amnesty.org/es/documents/pol40/1796/2015/en/
42
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015.
43
ACNUR, Refugees from Syria: Lebanon, marzo de 2015, p. 3, en:
https://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=8649
44
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
22
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
sirios son una gran carga para el país' y 'son más que los residentes originales del país'”.45
Otra mujer siria, “Iman”, que vive en Shatila, Beirut, contó:
“Oímos agresiones todo el tiempo. Hay personas que nos acusan y dicen: 'los sirios nos
quitan las oportunidades de trabajo', 'ustedes han corrompido el país, nuestro país', etc.
Oímos acoso verbal la mayor parte del tiempo. En Siria, si alguien me acosara verbalmente,
podría discutir y todas las personas [que oyeran lo que estaba pasando] me apoyarían, pero
aquí es lo contrario. No puedo discutir y nadie me apoyaría.”46
DIFICULTADES ADICIONALES DE LAS PERSONAS REFUGIADAS PALESTINAS EN LÍBANO
Líbano acogía a una numerosa población refugiada palestina antes de que el conflicto en
Siria obligara a personas refugiadas palestinas de Siria a buscar seguridad en Líbano.47 La
mayoría de las 300.000 personas refugiadas palestinas48 que residen en Líbano desde antes
de la crisis siria lleva viviendo allí toda la vida. Aunque representan aproximadamente el 10
por ciento de la población de Líbano, carecen de la nacionalidad libanesa.
Las personas refugiadas palestinas que viven desde hace tiempo en Líbano y están
registradas en el OOPS tienen restringidos sus derechos. Esto incluye su derecho al trabajo,
pues siguen estando sometidas a leyes que regulan el trabajo de las personas extranjeras,
incluso aunque nunca hayan vivido fuera de Líbano. Se les exige tener un permiso de trabajo
que deben renovar anualmente, y tienen prohibido trabajar en aproximadamente 20
profesiones.49 Dado que no son ciudadanas de ningún Estado, el OOPS subraya que “no
pueden reclamar los mismos derechos que otras personas extranjeras que viven y trabajan en
Líbano”.50
45
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de Bekaa.
46
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Shatila, Beirut.
47
Más información sobre la situación de las personas palestinas en Líbano: Amnistía Internacional,
Exilio y sufrimiento: Población palestina refugiada en Líbano (Índice: MDE 18/010/2007), octubre de
2007, en: https://www.amnesty.org/es/documents/MDE18/010/2007/es
48
Aunque hay 449.000 personas refugiadas palestinas registradas en el OOPS en Líbano, la cifra real de
las que viven en este país se aproxima más a las 300.000, pues se cree que muchas han salido del país.
Amnistía Internacional, Exilio y sufrimiento: Población palestina refugiada en Líbano, p. 1.
49
Esto incluye cualquier profesión que exija la pertenencia a un sindicato. Los trabajos de los que están
excluidas las personas palestinas abarcan la abogacía, la medicina, la farmacia y la ingeniería. Véase
http://www.unrwa.org/where-we-work/lebanon [la traducción de la cita es de Amnistía Internacional].
Véanse también: Asociación Najdeh, campaña sobre el derecho al trabajo, en: http://www.associationnajdeh.org/english/work1.htm y Organización Palestina de Derechos Humanos, información presentada
conjuntamente por varias ONG al examen periódico universal de la ONU, Líbano, 2015.
50
http://www.unrwa.org/where-we-work/lebanon Más información sobre la exclusión de las personas
refugiadas palestinas respecto a la posesión de bienes en: Consejo Noruego para los Refugiados, No
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
23
El OOPS proporciona algunos servicios en campos de refugiados palestinos, pero las
condiciones suelen ser precarias y los campos están deteriorados y superpoblados.51 Según
este organismo, Líbano tiene el mayor porcentaje de personas refugiadas palestinas que viven
en la pobreza. Las precarias condiciones de vida de las personas refugiadas palestinas que
viven desde hace tiempo en Líbano han empeorado con la llegada de personas refugiadas
desde Siria (tanto palestinas como algunas sirias) que se han instalado en los campos.
PÉRDIDAS, DIFICULTADES Y DETERMINACIÓN
Las personas refugiadas en Líbano, incluidas las mujeres entrevistadas por Amnistía
Internacional, han sufrido traumas y pérdidas. Muchas han visto morir a familiares. Muchas
tienen parientes o amistades que han sido víctimas de desaparición forzada y cuya suerte
desconocen por completo. Muchas han sufrido bombardeos. Han tenido que tomar la difícil
decisión de dejar atrás su hogar y cuanto conocían para buscar seguridad.
Las mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional, tanto sirias como palestinas
procedentes de Siria, comparaban una y otra vez su calidad de vida en Siria antes de que
comenzara la crisis con la que tienen como refugiadas en Líbano. Su sensación de pérdida
era evidente:
“Bebemos agua del pozo, que da problemas de riñón. No puedo permitirme comprar agua
embotellada para beber. No puedo ir al médico porque el coste de la vida aquí es muy
elevado. En mi país no estaba acostumbrada a estas cosas”.
“Leila”, Saadnyal, valle de Bekaa52
Las personas refugiadas palestinas de Siria que se instalaron en los campos para refugiados
palestinos de Líbano se encontraron con un entorno difícil. El campo de refugiados palestino
de Yarmuk, en Damasco, era un dinámico barrio periférico de la ciudad antes de la crisis. Las
personas palestinas que vivían allí estaban integradas en la ciudad y muchas eran
propietarias de negocios. Cuando llegaron a los campos palestinos de Líbano se encontraron
con unos campos ya superpoblados que carecían de servicios proporcionados por el gobierno.
Las personas refugiadas palestinas que residen desde hace tiempo en Líbano son en general
más pobres de lo que lo eran las procedentes de Siria cuando salieron de ese país.53
“Rouba”, palestina de 50 años de Yarmuk, Damasco, llegó al campo de Shatila, Beirut, en
2012. Contó: “En Siria vivíamos como el resto de la ciudadanía. Llegué a Líbano y tuve que
Place Like Home: An assessment of the housing, land and property rights of Palestinian refugee women
in camps and gatherings in Lebanon, 2013, en: http://www.nrc.no/arch/_img/9195240.pdf
51
http://www.unrwa.org/where-we-work/lebanon y Amnistía Internacional, Exilio y sufrimiento: Población
palestina refugiada en Líbano, octubre de 2007.
52
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
53
Reuniones de Amnistía Internacional con personal de organizaciones que trabajan con personas
refugiadas palestinas, junio de 2015.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
24
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
ir de lo más alto a lo más bajo [de la sociedad]. A veces sentimos que esto no es vida. Siento
que esto no es vida”.54
Otra mujer palestina, “Asmaa”, comparaba así la situación en Líbano y en Siria antes de la
crisis: “Las personas refugiadas palestinas en Líbano sufren más que nosotros. Llegué aquí [a
Líbano] y cambié de opinión sobre cómo creía que vivían. En Siria yo tenía derecho a
trabajar. Las escuelas y las medicinas eran gratuitas”.55
A pesar de todas las pérdidas que han sufrido, las mujeres refugiadas con las que habló
Amnistía Internacional tienen una gran capacidad de adaptación, y están resueltas a hacer
todo lo posible para mantenerse y mantener a sus familias en circunstancias muy difíciles.
“Iman” es una mujer siria de 41 años que llegó a Líbano en 2011. Es viuda y tiene siete
hijos e hijas de entre 11 y 21 años. Explicó: “Dos de mis hijos varones tienen 20 y 21 años.
Se casaron aquí [en Líbano]. Los dos tienen ahora bebés. Pasan muchos apuros para comprar
cosas como pañales, leche y ropa para los bebés. Así que trabajo y ayudo a mis hijos y a mis
nietos”.56 Otra mujer siria, “Amira”, de 40 años, dijo: “La mayoría de las familias depende de
las mujeres. Las mujeres trabajan fuera de casa, pero también trabajan en casa, y eso es
demasiado para ellas. Para las mujeres no es seguro caminar por la calle. Pero, a pesar de
todo, trabajan porque la familia depende de ellas”.57
“Hasna”, de 32 años, vive en el valle de Bekaa con sus hijos e hijas, sus padres y sus
hermanas. Dijo a Amnistía Internacional:
“Antes hacía pan y lo vendía. Luego fui a [un centro de una ONG] y empecé a aprender
inglés y a cortar el pelo. Más tarde empecé a trabajar haciendo bordados, pero no llega para
pagar el alquiler, aunque ayuda a pagar otras cosas. Volví a matricularme en la escuela
porque quiero terminar mis estudios. Estoy en la clase de bachillerato. Mi esposo está
detenido [en Siria] y no sé si saldrá vivo, así que tengo que mantener a mis hijos y encontrar
un trabajo digno”.58
“Rima” es siria, tiene 24 años y estudiaba en Damasco. Dijo a Amnistía Internacional:
“Quiero obtener mi licenciatura y terminar lo que empecé. A los sirios no sólo nos importa
comer y beber: también tenemos grandes ambiciones. Nuestra sociedad está hundida ahora
mismo. Nadie conoce sus necesidades mejor que nosotros”.59
54
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 25 de junio de 2015, Shatila, Beirut.
55
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 25 de junio de 2015, Shatila, Beirut.
56
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Shatila, Beirut.
57
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de
Bekaa.
58
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de Bekaa.
59
Entrevista con Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
25
DERECHO Y NORMAS INTERNACIONALES DE DERECHOS HUMANOS PERTINENTES
Líbano no ha ratificado la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (Convención sobre
los Refugiados) de 1951 ni su Protocolo de 1967, los principales instrumentos
internacionales para la protección de los derechos de las personas refugiadas. El país carece
de leyes o normas específicas para garantizar el respeto, la protección y la realización de los
derechos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo, y el gobierno mantiene desde
hace tiempo que Líbano no puede ser un país de asilo permanente.60 Sin embargo, Líbano
tiene la obligación de respetar el derecho internacional consuetudinario y otros instrumentos
internacionales de derechos humanos aplicables a las personas refugiadas y a las no
refugiadas por igual.
Líbano ha ratificado varios de los principales instrumentos de derechos humanos de la ONU,
como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), el Pacto Internacional
de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), la Convención sobre la Eliminación
de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención Internacional sobre la
Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (ICERD). En todos estos
instrumentos existen disposiciones pertinentes que protegen los derechos de las mujeres
refugiadas.
EL DERECHO A NO SUFRIR DISCRIMINACIÓN
La prohibición de la discriminación por motivos como el sexo, el género, la raza, la religión,
la etnia y la nacionalidad es una disposición central de todos los instrumentos
internacionales de derechos humanos.
Líbano, como Estado Parte en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer, está obligado a modificar o derogar las leyes que discriminan
a las mujeres y a garantizar la igualdad en la práctica. El derecho a la no discriminación por
motivos de género se aplica a todas las mujeres y niñas que estén bajo la jurisdicción del
Estado, sean o no ciudadanas suyas.61 El Comité de la ONU para la Eliminación de la
Discriminación contra la Mujer (CEDAW), que vigila el cumplimiento de la Convención por
parte de los Estados, ha subrayado:
“Los Estados partes son los principales responsables de garantizar que no se violen los
derechos que otorga la Convención a las mujeres solicitantes de asilo, refugiadas, solicitantes
de nacionalidad y apátridas en su territorio o bajo su control o jurisdicción efectivos, aunque
60
ACNUR, Factsheet, septiembre de 2011, http://www.unhcr.org/4c90812e9.pdf
61
CEDAW, Recomendación general nº. 28 relativa a las obligaciones básicas de los Estados partes de
conformidad con el artículo 2 de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer, CEDAW/C/GC/28, 2010, pár. 12, en: http://www.refworld.org/cgibin/texis/vtx/rwmain/opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=52d922ff4
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
26
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
no se encuentren dentro de su territorio, incluso cuando los autores de dichas violaciones
sean particulares y agentes no estatales.”62
En virtud de la Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación Racial, el gobierno tiene la obligación de prohibir la discriminación basada en
la “raza, color, linaje u origen nacional o étnico”, aunque se prevé la posibilidad de distinguir
entre personas ciudadanas y no ciudadanas.63 La Convención no se aplica a las disposiciones
legales sobre “nacionalidad, ciudadanía o naturalización” siempre que tales disposiciones no
establezcan discriminación contra ninguna nacionalidad en particular.64 Sin embargo, el
Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD), que vigila el cumplimiento
de la Convención, ha declarado que “la diferencia de trato basada en la ciudadanía o en la
condición de inmigrante constituirá discriminación si los criterios para establecer esa
diferencia, juzgados a la luz de los objetivos y propósitos de la Convención, no se aplican
para alcanzar un objetivo legítimo y no son proporcionales al logro de ese objetivo”.65
Las restricciones que impone el gobierno de Líbano a todas las personas refugiadas
palestinas en el país (tanto si son residentes desde hace tiempo como si son personas
refugiadas palestinas procedentes de Siria), incluidas las relativas al empleo, la vivienda y la
salud, son contrarias al derecho internacional. El CEDAW ha expresado recientemente su
preocupación por las restricciones impuestas en Líbano al derecho al trabajo de las
refugiadas palestinas y ha recomendado que el gobierno “revise y modifique su legislación
laboral para velar por que las refugiadas palestinas tengan derecho a trabajar brindándoles
acceso al mercado laboral en el Estado parte”.66
62
CEDAW, Recomendación general nº. 32 sobre las dimensiones de género del estatuto de refugiada, el
asilo, la nacionalidad y la apatridia de las mujeres, CEDAW/C/GR/32, noviembre de 2014, en:
http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/BDL/2014/9924.pdf?view=1
63
Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial (ICERD),
resolución de la AG 2106 (XX), 21 de diciembre de 1965, artículos 1.1 y 1.2, en:
http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CERD.aspx
64
ICERD, artículo 1.3.
65
CERD Recomendación general nº. 30 sobre la discriminación contra los no ciudadanos,
CERD/C/GC/30, agosto de 2004, pár. 4, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=INT%2fCERD%2fGEC%
2f7502&Lang=en
66
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 39-40, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2fC%2fLBN%
2fCO%2f4-5&Lang=en
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
27
Algunas ONG emplean a refugiadas para hacer bordados tradicionales que luego se utilizan para fabricar carteras o bolsos
destinados a la venta. © Amnesty International
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
28
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
OBSTÁCULOS PARA QUE LAS
PERSONAS REFUGIADAS EN LÍBANO
REGULARICEN SU CONDICIÓN
AUMENTO DE LAS RESTRICCIONES
El gobierno de Líbano está aumentando las restricciones impuestas a las personas refugiadas
de Siria. En enero de 2015, introdujo criterios nuevos para la renovación de los permisos de
residencia de todas las personas sirias. Los procedimientos son ahora tan onerosos y caros
que resulta sumamente difícil cumplir los requisitos.67
El gobierno de Líbano impuso restricciones a las personas refugiadas palestinas procedentes
de Siria antes que a las sirias. En agosto de 2013 se empezó a negar la entrada en Líbano a
las personas refugiadas palestinas procedentes de Siria, que empezaron a tener más
dificultades para renovar su permiso de residencia en torno a mayo de 2014.68 No se ha
publicado ninguna guía oficial sobre los trámites para renovar el permiso de residencia que
han de seguir las personas refugiadas palestinas de Siria. Dos ONG internacionales que
trabajan con personas refugiadas señalaron que hay “ciertos indicios de que [las personas
refugiadas palestinas procedentes de Siria] podrían renovar la residencia en teoría, pero en la
práctica hay muy pocos casos en los que pueden hacerlo”.69
CARENCIA DE PERMISOS DE RESIDENCIA VÁLIDOS
El ACNUR calcula que el porcentaje de familias refugiadas sirias que carece de permisos de
residencia válidos aumentó del 9 por ciento en enero de 2015 al 61 por ciento en julio del
mismo año.70 De las 66 mujeres refugiadas sirias entrevistadas por Amnistía Internacional,
67
Los obstáculos para renovar el permiso de residencia incluyen el coste, las dificultades para obtener
un “compromiso de vivienda” por parte del arrendador, las relativas a encontrar el patrocinio de una
persona libanesa, o la obligación de “comprometerse a no trabajar” y demostrar que se dispone de dinero
suficiente para mantenerse. Más detalles sobre las restricciones en: Amnistía Internacional, Pushed to
the edge: Syrian refugees face increased restrictions in Lebanon (Índice: MDE 24/1785/2015), junio de
2015, en: https://www.amnesty.org/es/documents/mde24/1785/2015/en/
68
Amnistía Internacional, Denied refuge: Palestinians from Syria seeking safety in Lebanon (Índice: MDE
18/002/2014), julio de 2014.
69
Consejo Noruego para los Refugiados y Comité Internacional de Rescate, Legal status of refugees from
Syria: Challenges and consequences of maintaining legal stay in Beirut and Mount Lebanon, junio de
2015, en: https://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9682
70
ONU, Coordinación Interagencial, Líbano, Protection Sector, Monthly Dashboard July 2015, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9508
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
29
56 dijeron que no tenían un permiso de residencia válido. Esto se debía principalmente a
que su permiso había expirado y no podían pagar la tasa o no reunían las condiciones
exigidas para renovarlo; sin embargo, algunas habían entrado en Líbano de forma irregular y
nunca habían tenido permiso de residencia. Cinco mujeres tenían permisos de residencia
válidos, y las cinco restantes no respondieron.71
Según una encuesta realizada a 828 familias palestinas de Siria en marzo de 2015 por el
Centro de Estudios Tatwir, los permisos de residencia del 85,7 por ciento de las familias
habían expirado y los de otro 12,8 por ciento iban a expirar a finales de abril de 2015; el
estudio indicaba que, en la fecha de su publicación, el 98 por ciento de las personas
refugiadas palestinas de Siria carecería de un permiso de residencia válido.72 De las 12
refugiadas palestinas procedentes de Siria entrevistadas por Amnistía Internacional, dos
tenían en aquel momento permisos de residencia válidos; de ellos, uno iba a expirar en
octubre de 2015 y el otro era válido hasta diciembre del mismo año.
EL IMPACTO DE UN PERMISO DE RESIDENCIA NO VÁLIDO
“Tener un permiso válido nos elevaría la moral y nos daría una mayor comodidad psicológica en
nuestros desplazamientos. Nos sentiríamos como cualquier otro residente del país. Yo no tendría
miedo de los puestos de control”.
“Mouna”, Chtaura, valle de Bekaa73
Si carecen de permiso de residencia válido, se considera que las personas refugiadas de Siria
infringen la legislación libanesa. Esto las expone a sufrir diversas violaciones de derechos
humanos, como arrestos, detenciones y expulsiones arbitrarios, la imposibilidad de pedir una
reparación a las autoridades si son víctimas de un delito (debido al temor a ser detenidas),
limitaciones a la libertad de circulación y dificultades para acceder a servicios como los de
educación y salud por temor a pasar por puestos de control.74 Además, sin un permiso de
residencia válido, las personas refugiadas no pueden hacer trámites administrativos para
inscribir matrimonios o nacimientos. La reticencia a pedir ayuda a las autoridades públicas,
sobre todo a la policía, se aborda en el apartado titulado “Imposibilidad de pedir
resarcimiento”.
El temor a pasar por puestos de control oficiales y ser detenidas por las autoridades por
carecer de un permiso de residencia válido era generalizado entre las personas refugiadas en
71
Entrevistas con Amnistía Internacional, Líbano, junio y octubre de 2015.
72
Centro de Estudios Tatwir, Needs Assessment of Palestinian Refugees from Syria: Survey Results,
2015, pp. 14-15 y 26. Citado también por el OOPS:
http://www.unrwa.org/sites/default/files/final2_6_october_final_version_profiling_the_vulnerability_of_prs_in_lebanon_-_assesment.pdf
73
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de Bekaa.
74
Amnistía Internacional, Pushed to the edge: Syrian refugees face increased restrictions in Lebanon
(Índice: MDE 24/1785/2015), junio de 2015.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
30
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
todo Líbano que hablaron con Amnistía Internacional.75 El gobierno libanés tiene puestos de
control en todo el país, por ejemplo, en las carreteras principales que conducen a las
diferentes provincias y en las proximidades de los campos de refugiados palestinos. Algunos
son permanentes y otros sólo funcionan por la noche o cuando se sabe que hay una amenaza
para la seguridad. El ejército gestiona algunos de ellos; otros son administrados por la
policía.
Según organizaciones que trabajan con personas refugiadas, era más probable que las
autoridades detuvieran a refugiados varones que a mujeres. Otras organizaciones que
proporcionan asistencia legal a personas refugiadas detenidas confirmaron que la inmensa
mayoría de sus clientes eran hombres.76 Las refugiadas entrevistadas por Amnistía
Internacional dijeron que en los puestos de control era más probable que pidieran la
documentación a los hombres y que los detuvieran si sus permisos de residencia carecían de
validez. Sin embargo, algunas afirmaron conocer casos de mujeres que habían sido
detenidas, y el temor a que les den el alto hace que las mujeres refugiadas limiten sus
movimientos, al igual que los refugiados varones.
“Rima”, siria de 24 años, fue víctima de desaparición forzada en Siria a manos de las
autoridades. “Estuve detenida 10 meses [en Siria]. Nadie sabía dónde estaba”, dijo. Según
contó a Amnistía Internacional, mientras estaba bajo custodia fue sometida a tortura. “Rima”
cree que la detuvieron porque estaba ayudando a repartir ayuda médica a personas
desplazadas en su zona. Tras ser puesta en libertad en marzo de 2014, huyó a Líbano. En su
relato a Amnistía Internacional, dijo que tenía miedo de desplazarse en este país y de acudir
a las autoridades para tratar de renovar su permiso de residencia caducado: “No confío en
nadie porque estuve detenida en Siria. Me lo pienso mil veces antes de salir”. Le gustaría
poder terminar sus estudios universitarios pero, según aseguró, no podía matricularse si no
tenía un permiso de residencia válido.77
“Aisha”, siria de 33 años que vive en el valle de Bekaa con su esposo y cuatro hijos de corta
edad, contó a Amnistía Internacional:
“Tengo miedo de salir. Tengo miedo de pasar por los puestos de control. Tengo que ir a
Beirut cada 15 días para las citas médicas de mi hija. Padece una enfermedad poco
frecuente y le tienen que poner inyecciones cada 15 días. Paso por los puestos de control y
[las autoridades] no me han dado el alto todavía, pero siempre tengo miedo de que alguien
me hable”.78
75
Entrevistas de Amnistía Internacional con mujeres refugiadas, junio y octubre de 2015, Beirut, monte
Líbano, valle de Bekaa y sur de Líbano.
76
Entrevistas de Amnistía Internacional con ONG internacionales y nacionales, junio y octubre de 2016,
Beirut, monte Líbano y valle de Bekaa.
77
Entrevista con Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de Bekaa.
78
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
31
Para las personas refugiadas de Siria que viven en los campos de refugiados palestinos,
carecer de un permiso de residencia válido les dificulta salir del campo. Los campos ocupan
pequeñas extensiones y ya estaban densamente poblados incluso antes de la llegada de
personas refugiadas de Siria. El gobierno libanés mantiene puestos de control en la entrada.
Amnistía Internacional escuchó de boca de personas refugiadas palestinas procedentes de
Siria y personas refugiadas sirias que viven en campos de refugiados palestinos el temor que
sienten ante la idea de salir de esos campos. “Rasha”, palestina de 28 años, dijo: “No
podemos salir del campo de Shatila debido a los puestos de control. La probabilidad de que
nos detengan es cuestión de suerte. No salgo del campo. Sólo salgo si no tengo otra opción, y
me da miedo hacerlo. Mi padre lleva viviendo aquí [en Shatila] tres años. Hace una semana
salió por primera vez del campo, pero sólo porque no le quedó más remedio”.79
“MAHA”: DEFENSORA DE LOS DERECHOS HUMANOS
Algunas mujeres refugiadas de Siria usan sus conocimientos para vigilar los abusos contra los
derechos humanos que se cometen contra otras personas refugiadas. “Maha”, defensora palestina
de los derechos humanos de 28 años, contó a Amnistía Internacional su experiencia:
Soy activista en [uno de] los campos de refugiados palestinos. Trabajo con una amiga. En el campo nos
conocen como activistas. Hace unos meses recibí una llamada de teléfono en la que nos pidieron ayuda a mí y
a mi amiga porque estaban deteniendo a gente. Nos dijeron que en tres días habían detenido en un puesto de
control del ejército a siete mujeres jóvenes, 12 hombres jóvenes y un anciano por tener permisos de residencia
no válidos. Mi amiga y yo tratamos de contactar con la comisaría de policía para averiguar si era cierta la
cifra que nos habían dicho. La policía dijo: “No, no hemos detenido a nadie, pero ante todo tenemos en cuenta
[la validez de] los permisos de residencia”.
Para confirmar el número [de personas detenidas] tuvimos que ir casa por cada casa para investigar y
encontrar familiares con los que hablar. A partir de ahí pudimos deducir el número. Cuando preguntamos a
las familias el nombre de las personas detenidas, no nos lo daban si se trataba de muchachas porque les
preocupaba su reputación. Pude reunirme con una de las jóvenes que había sido puesta en libertad y le
pregunté por las personas que seguían detenidas. Así supe que seis muchachas habían sido puestas en
libertad a los tres días y que otra estuvo detenida 10 días, y que mientras estaban bajo custodia las
repartieron por varias comisarías de policía.
Las personas que lideraban el campo iniciaron una protesta para pedir la libertad [de las personas
detenidas]. Desde entonces recibo amenazas telefónicas desde un número oculto o desconocido. En una de
esas llamadas dijeron: “tú y tu amiga, dejad de trabajar o vais a ver”.80
79
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Shatila, Beirut.
80
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
32
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
LA LUCHA POR SOBREVIVIR
“Quiero preguntar a los gobiernos si 13 dólares
estadounidenses [al mes] es suficiente para
sobrevivir.”
“Rajaa”, Barr Elias, valle de Bekaa81
Las mujeres refugiadas contaron a Amnistía Internacional su lucha para mantener a sus
familias. La escasez de fondos ha obligado a la ONU a reducir su ayuda económica para las
personas refugiadas, lo que ha dejado a la mayoría de ellas sumida en la pobreza. Las
mujeres refugiadas que trabajan o buscan trabajo corren riesgo de sufrir explotación a manos
de los empleadores, que se aprovechan de su precaria situación económica. Del mismo
modo, la necesidad de conseguir un techo para su familia en un contexto en el que los
precios del alojamiento son elevados y pocas personas refugiadas tienen contratos de alquiler
escritos expone a las mujeres refugiadas al riesgo de ser desahuciadas o explotadas por los
arrendadores.
APOYO INSUFICIENTE A LAS PERSONAS REFUGIADAS
La comunidad internacional no ha proporcionado fondos suficientes para ayudar a las
personas refugiadas en los principales países de acogida, por lo que los recursos con los que
cuenta la respuesta humanitaria encabezada por la ONU son muy escasos. Al concluir 2015,
la ONU sólo había recibido el 57 por ciento de los fondos que había pedido para ayudar a las
personas refugiadas en Líbano ese año.82 A consecuencia de ello, se ha visto obligada a
reducir el número de personas refugiadas que recibe ayuda y la cantidad de ayuda que puede
ofrecerles.
Debido a la grave escasez de fondos, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA)
redujo su ayuda mensual para adquisición de alimentos dirigida a las personas refugiadas
81
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
82
ONU, 2015 Regional Refugee and Resilience Plan (3RP), Funding Requirements (Lebanon), última
actualización de 20 de diciembre de 2015, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/country.php?id=122
Al finalizar 2015, la labor de la ONU en la región a través de su Plan de Ayuda Regional para los
Refugiados y la Resiliencia, destinado a las personas refugiadas de Siria y a las comunidades de acogida
sólo contaba con el 58 por ciento de los fondos necesarios.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
33
sirias. En enero de 2015, el importe bajó de 27,70 dólares estadounidenses por persona al
mes a 19 dólares,83 y en julio del mismo año esta cantidad sufrió otro recorte y quedó
reducida a sólo 13,50 dólares por persona al mes.84 Una inyección de fondos a finales de
2015 permitió que el PMA aumentara la ayuda mensual a 21,60 dólares por persona a partir
de octubre de 2015.85 Esto significa que las personas refugiadas reciben 0,72 dólares por
persona al día, lo que está muy por debajo del umbral de pobreza establecido por el Banco
Mundial, de 1,90 dólares al día.86
La escasez de fondos ha hecho que la ONU reduzca, y siga reduciendo, el número de
personas refugiadas sirias que reciben la ayuda mensual para comida, a pesar de reconocer
que las necesidades de la población seguían siendo las mismas o habían aumentado.87 La
ONU advirtió en abril de 2015 de que preveía un aumento del número de personas
refugiadas que recurrirían a estrategias de subsistencia negativas, como reducir el tamaño de
las raciones, aumentar la deuda, reducir el gasto en educación y salud o aumentar la
mendicidad.88 En septiembre de 2015 se calculaba que el 70 por ciento de las familias
refugiadas sirias vivía por debajo del umbral de pobreza nacional libanés, de 3,84 dólares
estadounidenses por persona al día,89 y según el PMA, sólo el 7 por ciento de las familias
refugiadas tenían seguridad alimentaria, frente al 25 por ciento de 2014.90
83
ACNUR, Syrian Refugees, Inter-agency regional update, septiembre de 2015, p. 6.
84
ONU, Coordinación Interagencial, Líbano, Protection Sector, Monthly Dashboard , julio de 2015, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9506
85
Programa Mundial de Alimentos, Syria Crisis Response, Lebanon Highlights, noviembre de 2015, en:
http://documents.wfp.org/stellent/groups/public/documents/op_reports/wfp263813.pdf
86
Véase http://www.worldbank.org/en/topic/poverty/brief/global-poverty-line-faq. El PMA calcula una
cesta de gastos mínimos en alimentos basada en 2.100 kilocalorías al día. Según la organización, en
Líbano hace falta una cantidad mínima de 37 dólares estadounidenses por persona al mes para comprar
los alimentos necesarios. La ayuda económica que puede proporcionar el PMA a las personas refugiadas
es inferior a su propio cálculo de la cantidad mínima que éstas necesitan al mes para comprar comida.
87
ACNUR, Inter-Agency Regional Update, Food Security Sector, Mid-Year Dashboard, junio de 2015, p.
2, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9237 . El PMA informó de que, entre enero
y marzo de 2015, 883.833 personas refugiadas sirias recibían una ayuda mensual para comprar comida.
En agosto de 2015, esta cifra se había reducido a 772.102,87 y en noviembre de 2015, tras una nueva
disminución, recibían la ayuda 603.423.87 En septiembre de 2015, la ONU fijó un límite para las
ayudas por el que las familias sólo podían recibirlas para un máximo de cinco personas.
88
Programa Mundial de Alimentos, Syria Crisis Response- situation update Jan-March 2015, abril de
2015, en: http://documents.wfp.org/stellent/groups/public/documents/ep/wfp273846.pdf
89
ACNUR, Syrian Refugees, Inter-Agency Regional Update, septiembre de 2015, p. 7, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9617
90
Programa Mundial de Alimentos, Lebanon: Syria Crisis Response, Situation Report, septiembre de
2015, en: http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9670
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
34
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
En mayo de 2015, el OOPS redujo la ayuda mensual para comprar comida que daba a las
personas refugiadas palestinas procedentes de Siria de 30 dólares estadounidenses por
persona al mes a 27 dólares por persona al mes. Pese a esta reducción, el OOPS informó de
que su ayuda de dinero en efectivo era la principal fuente de ingresos del 98 por ciento de
las personas refugiadas palestinas procedentes de Siria, frente al 70 por ciento en abril de
2014.91 El OOPS informó también de que el 91 por ciento de las familias refugiadas
palestinas de Siria han experimentado “falta de comida o de dinero para comprar comida” –
lo que obliga a los miembros de la familia a reducir su consumo de alimentos o a saltarse
comidas–, que el 90 por ciento se ven obligadas a vender sus bienes y que el 80 por ciento
han agotado todos sus ahorros.92
Casi la cuarta parte de las mujeres refugiadas sirias que hablaron con Amnistía Internacional
habían dejado de recibir la ayuda para alimentos a lo largo del año pasado. La suspensión de
la ayuda económica o, para quienes aún la reciben, la reducción de su importe, ha
repercutido gravemente en la capacidad de las mujeres refugiadas para mantener a sus
familias. Una mujer siria de 34 años contó a Amnistía Internacional:
“Al principio recibía 45.000 libras libanesas [30 dólares estadounidenses] del ACNUR, luego
bajó a 30.000 libras libanesas [20 dólares estadounidenses] y ahora son 13 dólares
estadounidenses. Compro pan y un poco de queso. Comemos carne quizá cada par de meses.
El importe no es suficiente, especialmente para personas con hijos. El ACNUR ha designado
lugares donde podemos usar los cupones. Las tiendas designadas están muy lejos de donde
vivo. Necesito transporte y tengo que pagar unas 10.000 libras libanesas [6,60 dólares
estadounidenses] para ir a la tienda y volver”.
“Rana”, Saadnyal, valle de Bekaa93
Otra mujer, “Hala”, de 21 años, cuyo esposo murió y que vive con sus padres y su bebé, dijo:
“Estoy registrada en el ACNUR, pero el mes pasado dejaron de darme asistencia. Los llamé y
me dijeron que no necesitamos ayuda. Les pregunté: 'si yo no la necesito, ¿quién consideran
ustedes que la necesita?' Me dijeron que no tienen suficiente dinero. Aunque los cupones
[para comida] no eran suficientes, me ayudaban un poco”.94
91
OOPS, 2015 Syria Crisis Response: Progress Report, mayo de 2015, p. 12, en:
http://www.unrwa.org/sites/default/files/2015_syria_crisis_response_progress_report.pdf?_sm_au_=iVV1P
20SrFjf6v2R
92
OOPS, Profiling the Vulnerability of Palestine Refugees from Syria Living in Lebanon 2015, p. 18.
93
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
94
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
35
En julio de 2015, la falta de fondos hizo que el OOPS suspendiera la ayuda mensual para
vivienda de 100 dólares estadounidenses por familia95 que recibían 43.000 personas
refugiadas palestinas procedentes de Siria; el OOPS calificó la suspensión de “desastrosa”.96
“Hanan”, refugiada palestina procedente de Siria de 38 años que mantiene a sus tres hijas,
contó a Amnistía Internacional el impacto de la suspensión de la ayuda para vivienda del
OOPS. Explicó: “El OOPS daba a nuestra familia 100 dólares estadounidenses para [ayudar
con] el alquiler, a pesar de que nuestro alquiler no baja de 300 dólares. También nos daban
45.000 libras libanesas por persona, pero lo han recortado a 40.000 libras y después
recortaron los 100 dólares. Trabajo y recibo algo de ayuda, pero no es suficiente”.97
DEPENDENCIA NO DESEADA
Para muchas personas refugiadas de Siria, esta es la primera vez que han tenido que recibir
asistencia y les cuesta depender de la ayuda exterior. La enorme escasez de fondos del
programa de socorro de la ONU ha obligado a ésta a tomar decisiones difíciles para
determinar las prioridades respecto a quién recibirá la limitada ayuda que puede facilitar.
Para poder determinar esas prioridades, la ONU ha hecho encuestas en las que se formulan a
las personas refugiadas preguntas detalladas sobre su situación, con el fin de decidir quién
sigue recibiendo ayuda.98 Varias mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional
en diferentes partes de Líbano percibían que las preguntas contenidas en las encuestas de la
ONU eran “humillantes”. La respuesta de “Hiba” ilustra esta opinión:
“Estoy registrada [en el ACNUR], pero cancelaron mi ayuda en julio de 2015. Antes de que
el ACNUR cancelara mi ayuda, vinieron a donde vivíamos y nos entrevistaron. Nos hicieron
preguntas realmente embarazosas y humillantes, como “¿obtienen su comida de sus
vecinos?”. Después recibimos un SMS que decía que no necesitamos ayuda económica.”99
Mientras las mujeres refugiadas que ejercen de cabezas de familia afrontan dificultades
crecientes para cubrir las necesidades básicas, las que cuentan con familiares o amistades
que las ayudan económicamente tienen a veces otras dificultades debido a su dependencia y
a su deseo de no ser “una carga” para otros.
95
Más information sobre la cuestión de la vivienda en el apartado titulado “Vivienda inadecuada” de
este mismo capítulo.
96
OOPS, Lack of funds forces UNRWA to suspend for housing, 22 de mayo de 2015, en:
http://www.unrwa.org/newsroom/press-releases/lack-funds-forces-unrwa-suspend-cash-assistancehousing-palestine-refugees
97
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
98
Por ejemplo, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) hizo una evaluación de la vulnerabilidad de las
personas refugiadas sirias (“Vulnerability Assessment of Syrian Refugees" - VASyR) a través de un
cuestionario de 45 minutos.
99
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
36
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
“SARA”
“Sara” es una siria de 45 años de Daraya. Su esposo está detenido en Siria. Llegó a Líbano a
principios de 2014 y vive con su madre, su hijo de 10 años, una tía y varios primos cerca de Chtaura,
en el valle de Bekaa. Contó a Amnistía Internacional:
Mi hermano ayuda a pagar el alquiler y a comprar artículos de primera necesidad, pero no puedo someterlo a
más presión porque tiene su propia familia que mantener y está manteniendo a la familia de otro hermano
que sigue en Siria. Dependo sobre todo de los cupones de comida del ACNUR. Las cosas empeoraron mucho
cuando el ACNUR redujo la ayuda.
Intenté comprar una máquina de coser para poder trabajar con mi madre, porque sabemos coser, pero la
máquina se estropeó y no puedo arreglarla porque no tenemos suficiente dinero.100
“Noura”, siria de 22 años cuyo esposo fue víctima de desaparición forzada y que llegó a
Líbano con la familia de éste, contó: “Mi situación es difícil. Aunque mi cuñado nos
mantiene, tiene su propia familia y no alcanza. Mi bebé tiene problemas de nariz, pero nadie
puede pagarle su medicación”.101
Otra mujer siria, “Samra”, de 29 años, viuda, vive con sus dos hijos en el valle de Bekaa y
contó:
“Vivo en Taalabaya. No tengo una residencia permanente, sino que voy de un sitio a otro. Me
quedo en casas de amistades o de gente que conozco. Las personas con las que vivo [ahora
mismo] pagan un alquiler de 300 dólares estadounidenses al mes. A veces me piden dinero,
a veces no. No puedo pagar un sitio propio, pero intento ayudar a pagar el alquiler. Nos
privamos realmente de todo para sobrevivir”.102
100
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
101
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
102
Entrevista con Amnistía Internacional, 24 de junio de 2015, Saadnyal, valle de Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
37
EXPLOTACIÓN EN EL TRABAJO
“Soy viuda y tengo cuatro hijas, pero me da miedo dejar que trabajen porque van a acosarlas.”
“Rouba”, Shatila, Beirut103
Las personas refugiadas suelen trabajar en el sector informal, sobre todo las que están en
situación irregular en Líbano.104 En diciembre de 2014, el gobierno libanés introdujo
restricciones que prohibían a las personas sirias trabajar en actividades distintas de “la
agricultura, la higiene y la construcción”.105 Según la Organización Internacional del Trabajo
(OIT), el 70 por ciento de las mujeres refugiadas sirias que tienen empleo trabaja en la
agricultura o en el sector doméstico. Esto significa que trabajan en actividades que tienen un
salario bajo y poca seguridad laboral.106
La OIT informó también de que, debido a las restricciones legales (ya expuestas en el
apartado “Dificultades adicionales de las personas refugiadas palestinas en Líbano”) que
pesan sobre el derecho al trabajo de la población refugiada palestina, el 90 por ciento de las
personas refugiadas palestinas procedentes de Siria carece de empleo y, entre quienes sí lo
tienen, sólo el 10 por ciento son mujeres.107 Su situación irregular y la imposibilidad de
trabajar de forma regular hace que las personas refugiadas corran el riesgo de ser explotadas
por los empleadores.
Según la OIT, las mujeres refugiadas sirias ganan al mes una media de 248.000 libras
libanesas (165 dólares estadounidenses): menos que el salario medio de los refugiados sirios
varones, de 432.000 libras libanesas (288 dólares), y una cantidad significativamente
inferior al salario mínimo, de 675.000 libras libanesas (450 dólares).108 La OIT informó
también de que las personas refugiadas de Siria suelen trabajar en condiciones peligrosas o
insalubres, y que el 75 por ciento de las mujeres refugiadas trabajadoras referían dolor de
espalda o de articulaciones y se veían a menudo obligadas a aceptar condiciones laborales
103
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 25 de junio de 2015, Shatila, Beirut.
104
Organización Internacional del Trabajo, Assessment of the Impact of Syrian Refugees in Lebanon and
their Employment Profile, 2014, p. 15, en: http://www.ilo.org/beirut/publications/WCMS_240134/lang-en/index.htm
105
Véase:
http://www.labor.gov.lb/_layouts/MOL_Application/LatestNewsDetails.aspx?lang=ar&newsid=115 (en
árabe).
106
Organización Internacional del Trabajo, Assessment of the Impact of Syrian Refugees in Lebanon and
their Employment Profile, 2014, p. 25.
107
Organización Internacional del Trabajo, Assessment of the Impact of Syrian Refugees in Lebanon and
their Employment Profile, 2014, p. 14.
108
Organización Internacional del Trabajo, Assessment of the Impact of Syrian Refugees in Lebanon and
their Employment Profile, 2014, pp. 27-28.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
38
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
injustas, como “salarios bajos, largas jornadas laborales, trabajar sin descansos y retraso en
el pago de salarios”.109
Casi un tercio de las mujeres refugiadas que hablaron con Amnistía Internacional estaba
trabajando. Tenían más probabilidades de trabajar las mujeres cuyos esposos habían muerto
o estaban detenidos que las que estaban en Líbano con su esposo. Otras dijeron que no
podían trabajar porque tenían hijos de corta edad a los que cuidar, o que habían tratado de
buscar empleo, pero no lo habían encontrado. Todas afirmaron tener problemas económicos.
Una queja constante entre las mujeres refugiadas que trabajaban o habían trabajado era el
pago de salarios inferiores a los acordados. Los empleadores les informaban del salario que
iban a pagarles pero, en la práctica, les pagaban menos:
“Soy licenciada universitaria, pero nadie me va a dar trabajo [en mi campo] porque soy siria.
Trabajo limpiando casas. Me siento explotada porque trabajo muchas horas a cambio de
salarios bajos. Nos sentimos humilladas, sobre todo cuando nos llaman criadas. [Los
empleadores] nos hacen falsas promesas. Me pagan la mitad del salario.”
“Rafa”, Nabatieh, sur del Líbano110
Otra mujer que vivía en la misma zona, “Amina”, contó a Amnistía Internacional lo que suele
pasar cuando se negocian las condiciones con un posible empleador: “Tenemos un
precontrato [con el empleador] por el que vamos a trabajar, digamos, de siete de la mañana a
cinco de la tarde. Pero luego empezamos a trabajar y, después del primer par de días, [el
empleador] dice: ‘trabajas de siete de la mañana a siete de la tarde y si no te gusta, puedes
irte’.”111
“Hay explotación por parte de los empleadores. Saben que aceptaremos cualquier salario que
ofrezcan, por bajo que sea, porque lo necesitamos. Ofrecen un empleo a cambio de un
salario muy bajo que no aceptarías si no lo necesitaras. Si protestas por el salario, dicen: ‘en
lugar tuyo traeré a otras dos sirias por el mismo salario’.”
“Hanan”, Shatila, Beirut112
“Hiba” contó a Amnistía Internacional la experiencia de su hermana: “Mi hermana tiene 25
años. Es licenciada por un instituto de Farmacia de Siria y quería trabajar en una farmacia
109
Organización Internacional del Trabajo, Assessment of the Impact of Syrian Refugees in Lebanon and
their Employment Profile, 2014, pp. 31-32.
110
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Nabatieh, sur de
Líbano.
111
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Nabatieh, sur de
Líbano.
112
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
39
aquí, en Líbano. El empleador quería explotarla. Le ofreció 1 dólar estadounidense la
hora”.113
Además de los bajos salarios y de la explotación económica, las mujeres refugiadas también
hablaron del acoso sexual y del miedo al acoso en el ámbito laboral.
Algunas familias prefieren renunciar a los ingresos para no arriesgarse a que alguien de la
familia sufra violencia o acoso. “Asmaa” es una refugiada palestina de Siria de 56 años. Su
esposo murió y ella vive en Shatila, Beirut, con tres de sus hijas y su hijo. Explicó: “Mi hija
trabajaba en un comercio. El gerente la acosó y la tocó. Por eso ahora no dejo a mis hijas que
trabajen”. Su hijo, que tenía 14 años cuando llegaron a Líbano y tiene ahora 17, es el único
miembro de la familia que trabaja.114
Varias mujeres contaron a Amnistía Internacional que habían dejado un empleo o no lo
habían aceptado porque la actitud o la conducta de los empleadores les habían hecho
sospechar de sus intenciones. Las mujeres refugiadas solteras o que ejercían de cabezas de
familia contaron más situaciones de este tipo a Amnistía Internacional que las mujeres
casadas cuyos esposos estaban en Líbano. En algunos de estos incidentes, los empleadores
podrían haber actuado de buena fe. Sin embargo, en un contexto de considerable
desequilibrio de poder entre los empleadores y unas mujeres refugiadas que necesitan
desesperadamente ingresos para mantener a su familia, las mujeres percibían un trasfondo
sexual en lo que tal vez fueran comentarios inocuos.
“Nada”, siria soltera de 29 años, contó: “Trabajaba en un almacén de ropa. El empleador no
nos pagó durante una semana, y por eso nos marchamos. Y antes de eso me decía: ‘si
aceptas quedarte hasta tarde, te llevaré en coche a casa’, y a mí me parecía que eso era un
tipo de acoso”.115
Otra mujer, “Mouna”, de 30 años, cuyo esposo murió y que vive con sus tres hijos y la
familia de su hermano, dijo:
“Es muy difícil vivir aquí en Líbano, debido a la sociedad y a los hombres. Si quiero buscar
empleo, un hombre siempre me pedirá algo a cambio. Fui a un sitio a pedir trabajo. Era un
comercio de ropa. El empleador me pidió tomar un café conmigo, pero yo me negué. Tuve
dudas por la forma en que me miraba y pensé que quería algo más que el café”.116
113
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de
Bekaa.
114
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 25 de junio de 2015, Shatila, Beirut.
115
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
116
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
40
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
VIVIENDA INADECUADA
“No hay ningún depósito de agua cerca de mi tienda. Tengo que llevar el agua con cubos desde el
depósito de otra familia. Tenemos que usar el mismo sitio para ir al baño y para lavar los platos.”
“Sahar”, Barr Elias, valle de Bekaa117
Para todas las mujeres refugiadas que hablaron con Amnistía Internacional, especialmente
para aquellas cuya ayuda económica de la ONU se había suspendido o reducido, encontrar
dinero para pagar el alojamiento es una preocupación grave y continua.
En Líbano ya escaseaban los alojamientos adecuados antes de la llegada de más de un
millón de personas refugiadas. Faltaban alojamientos asequibles y había grandes zonas de
asentamientos informales de mala calidad. En un informe de 2014, la ONU señaló que en
Líbano no había proyectos de vivienda pública ni medidas para garantizar una vivienda
asequible para grupos de ingresos bajos, y que los precios del alquiler los fijaba el
mercado.118
Según la ONU, las personas refugiadas sirias y las personas refugiadas palestinas
procedentes de Siria que viven fuera de los asentamientos informales de tiendas residen
sobre todo en zonas urbanas, “en barrios urbanos densamente poblados afectados por la
pobreza, en medio de una población anfitriona libanesa y palestina que ya era pobre”.119 En
2014, la ONU concluyó que para el 41 por ciento de las personas refugiadas sirias en Líbano
el alojamiento asequible es inadecuado a sus necesidades, y que los alojamientos adecuados
no son asequibles para ellas.120 Los principales problemas que se identificaron fueron el
hacinamiento, alojamientos de mala calidad –donde, por ejemplo, había que cambiar o
reparar el tejado, las ventanas o el cuarto de baño–, y el acceso inadecuado al agua y el
saneamiento (sobre todo en los asentamientos informales).121
ALQUILERES NO ASEQUIBLES Y CONDICIONES DE VIDA PRECARIAS
Según la ONU, el 58 por ciento de las personas refugiadas sirias vive en apartamentos o
casas, el 24 por ciento en edificios de mala calidad y el 18 por ciento en asentamientos
informales. La inmensa mayoría de las personas refugiadas sirias (el 82 por ciento) paga un
alquiler por su alojamiento. El resto incluye un 5 por ciento que vive en alojamientos
gratuitos, otro 5 por ciento que vive en alojamientos facilitados por el empleador, y un 6 por
117
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
118
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon: Implications of the Syrian
Refugee Crisis, agosto de 2014, p. 17-18, en:
https://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=6600
119
ONU, Coordinación Interagencial, Líbano, Shelter Sector, Mid-Year Dashboard, junio de 2015, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=9233 [La traducción de la cita es de Amnistía
Internacional]
120
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 6.
121
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, pp. 6 y 31.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
41
ciento cuyo alojamiento facilita una entidad benéfica. De las personas que viven en régimen
de alquiler, el 75 por ciento lo hace en propiedades sin amueblar.122 El informe de la ONU
indica que las personas refugiadas sirias pagan un alquiler medio de 164 dólares
estadounidenses al mes, que varía según la región. En el valle de Bekaa, donde la proporción
de personas refugiadas que vive en asentamientos informales es superior al de otras regiones,
el alquiler medio es de 113 dólares, y en Beirut y el monte Líbano, donde la inmensa
mayoría vive en casas o apartamentos, el alquiler medio es de 236 dólares.123
Según el OOPS, hasta el 60 por ciento de las familias refugiadas palestinas de Siria
comparten vivienda con una o más familias, y el 12 por ciento vive en una situación de
hacinamiento extremo, con 3,5 metros cuadrados o menos por persona.124 Más del 75 por
ciento de la población refugiada palestina procedente de Siria vive en una casa o
apartamento independiente, y el resto en tiendas, fábricas, garajes, comercios, barracones o
refugios inacabados.125 Según el OOPS, el 81,7 por ciento de las personas refugiadas
palestinas procedentes de Siria paga un alquiler, el 10,4 por ciento vive en un alojamiento
gratuito y el 6,4 por ciento vive en alojamientos asistidos. El alquiler mensual promedio que
pagan las personas refugiadas palestinas de Siria que viven en régimen de arrendamiento es
de 257 dólares estadounidenses por familia. Las familias que viven fuera de los campos de
refugiados palestinos pagan alquileres más altos que las que viven en los campos, y las que
viven en Beirut pagan más que las que viven en otras zonas.126
Muchas mujeres refugiadas contaron a Amnistía Internacional las numerosas dificultades que
afrontan para pagar el alquiler a tiempo. “Rajaa”, siria de 50 años que vive cerca de Barr
122
ACNUR, Vulnerability Assessment of Syrian Refugees in Lebanon 2015, diciembre de 2015, p. 17.
123
ACNUR, Vulnerability Assessment of Syrian Refugees in Lebanon 2015, diciembre de 2015, pp. 17-
18. El informe señala también que, según una encuesta telefónica realizada en marzo de 2015 entre
personas refugiadas, el alquiler medio era de 200 dólares, pero no explica la razón de la diferencia de
resultados.
124
OOPS, 2015 Syria Crisis Response Progress Report, mayo de 2015, p. 13, en:
http://www.unrwa.org/sites/default/files/2015_syria_crisis_response_progress_report.pdf
125
OOPS, Profiling the Vulnerability of Palestine Refugees from Syria Living in Lebanon 2015, p. 22. La
mayoría de las familias vive en una casa o apartamento independiente (el 78,67 por ciento); el 6,45 por
ciento vive en una habitación (dentro de una casa o apartamento), el 5 por ciento en una fábrica,
almacén, garaje o comercio, el 3,35 en un refugio inacabado y el 2,65 en un refugio colectivo. Sólo el
3,58 por ciento de las familias refugiadas palestinas procedentes de Siria vive en una tienda, choza o
barracón.
126
ACNUR, Profiling the Vulnerability of Palestine Refugees from Syria Living in Lebanon 2015, p. 24.
El informe del OOPS especifica que el cálculo del alquiler medio se ha hecho para las familias que
pagan alquiler, y que ese es el alquiler promedio. La evaluación de vulnerabilidad realizada por el
ACNUR no especifica ni el tipo de media calculada ni si se ha excluido del cálculo a las familias
refugiadas sirias que no pagan alquiler. Esto dificulta comparar los dos cálculos y evaluar si la diferencia
en las cifras se debe a diferencias de metodología o a otras razones.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
42
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Elias, en el valle de Bekaa, dijo: “Tengo que pagar el alquiler de mi tienda el día 15 de cada
mes. El arrendador no espera [a que paguemos], así que a veces tengo que salir a mendigar
para poder pagar el alquiler”.127
“Rajaa” también contó a la organización que ella y su familia comparten tienda con otras
familias porque no puede pagar sola el alquiler. Dijo: “Vivo en una tienda con otras 10
personas. La tienda tiene goteras. Pedimos una cubierta para tapar la parte por donde entra
el agua, pero nadie nos ayudó. Vivimos juntas tres viudas con nuestros hijos”.128 Una mujer
siria de 28 años, “Tahirah”, cuyo esposo está detenido en Siria, dijo: “Vivo con mis padres y
mis hijos. Vivimos todos en una sola habitación. Mi padre no puede trabajar, tiene 65 años;
aunque tratase de trabajar, no encontraría empleo. Yo trabajo haciendo bordados para pagar
el alquiler. El alquiler cuesta 100 dólares estadounidenses [al mes]. No podemos alquilar
otra habitación porque no podemos pagarla”.129
Las mujeres refugiadas contaron a Amnistía Internacional sus problemas con las condiciones
en las que viven, como la suciedad del entorno, la infestación de roedores y, para las que
viven en asentamientos informales, la falta de servicios básicos, como electricidad y agua.
Según la ONU, en los asentamientos informales muchas personas usan conexiones eléctricas
ilegales o suministros informales a precios elevados, y las instalaciones de saneamiento son
muy básicas. La mayoría de los asentamientos informales tiene un depósito de agua
proporcionado por ONG.130
La ONU tiene un programa para mejorar las condiciones de alojamiento, en el que se da
prioridad a proporcionar refugios impermeabilizados para el invierno y a facilitar ayuda en
efectivo y artículos tales como mantas y estufas para quienes más los necesitan.131 Sin
embargo, las mujeres refugiadas sirias que viven en asentamientos informales de tiendas
contaron a Amnistía Internacional que les preocupaban las goteras de las tiendas y el frío del
invierno. “Wafaa”, siria de 39 años que vive con sus hijos en un asentamiento informal de
tiendas cerca de Barr Elias, en el valle de Bekaa, dijo: “Me preocupa de verdad el invierno.
La última vez que llovió, entraba agua dentro de la tienda. Se supone que iban a darnos
127
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
128
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
129
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
130
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 38.
131
ACNUR, Inter-Agency Winter Support Update, diciembre de 2015, en:
http://data.unhcr.org/syrianrefugees/download.php?id=10033
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
43
cubiertas para la tienda, pero todavía no ha venido nadie. El invierno pasado, después de las
inundaciones, vinieron en noviembre y nos dieron cubiertas.”132
Otra mujer siria de 34 años, “Rana”, que vive con su familia en una tienda cerca de
Saadnyal, en el valle de Bekaa, dijo: “Las tierras donde vivimos... los propietarios [libaneses]
son buena gente, pero hay ratas, insectos, grillos, y entra la lluvia. Tenemos que ponernos
algodón en los oídos para que no se nos metan los insectos”.133
Las condiciones de vida en las casas y apartamentos son también a veces inadecuadas.
“Manara”, una siria de 43 años que vive en Barr Elias, en el valle de Bekaa, dijo: “En la
entrada de mi edificio hay montones de ratones y ratas. Una de mis hijas se asustó mucho
cuando los vio, sobre todo porque allí no entra la luz del sol”.134 Otra mujer, “Nour”, dijo del
lugar que alquila para ella y su hijo: “Apenas sirve para vivir; sólo tiene una lámpara y una
tubería de agua. Aunque sólo tenemos una lámpara, la electricidad cuesta entre 20 y 25.000
libras libanesas [13-16 dólares estadounidenses] al mes”.135
Las personas refugiadas de Siria que viven en los campos de refugiados palestinos de Líbano
también tienen que hacer frente a la inseguridad preexistente en esos campos, lo que
dificulta aún más el disfrute del derecho de las personas refugiadas a la seguridad personal.
“Reem” contó un incidente que hizo que ella y su familia se marcharan:
“Vivíamos en Shatila. En el campo hay facciones que siempre están luchando entre sí.
Nuestra casa estaba entre dos zonas de los campos [controladas por] facciones contrarias.
Vivíamos en el primer piso y veíamos constantemente a traficantes de drogas y de armas, y
también peleas. Una noche hubo una pelea tremenda. Dispararon contra nuestra casa, pero
nadie nos dijo que nos marcháramos ni que se iba a producir esa pelea, aunque había gente
que lo sabía. Pasamos una noche francamente aterradora. Al día siguiente buscamos otro
sitio y nos fuimos al campo de Mar Elias”.136
INSEGURIDAD EN LA TENENCIA Y AMENAZAS DE DESAHUCIO
La ley libanesa sobre contratos de alquiler de propiedades edificadas —como casas y
apartamentos– “proporciona seguridad en la tenencia para los primeros tres años
consecutivos del contrato”, aunque establece que “los precios del alquiler podrán variar con
132
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
133
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de
Bekaa.
134
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
135
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
136
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
“Quiero un lugar seguro”
44
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
cada renovación”.137 Según la ONU, los “contratos de alquiler [de las personas refugiadas]
suelen ser verbales, abiertos y rara vez especifican los derechos de los arrendatarios”, y
quienes conocen el mercado libanés de la vivienda pueden obtener mejores acuerdos que las
personas refugiadas recién llegadas. La ONU concluyó que los contratos de alquiler solían
tener “condiciones más abusivas y duras ” en zonas urbanas como Beirut.138
El alquiler de “propiedades no edificadas” —tierras en las que se establecen asentamientos
informales— no goza de la misma protección en la ley que el de las “propiedades
edificadas”. La duración del alquiler de una propiedad no edificada puede variar entre unos
días y varios años, y se fija mediante acuerdo verbal o escrito.139 La ONU informa de que la
inmensa mayoría de las personas refugiadas que viven en asentamientos informales tienen
acuerdos de alquiler verbales. Para las personas refugiadas que pagan un alquiler mensual,
el plazo del alquiler es de un mes, lo que ofrece poca seguridad. Quienes pagan un alquiler
anual tienen más seguridad en la tenencia y, en teoría, el alquiler no debe subir durante el
año.140
La legislación libanesa ofrece protección frente a los desahucios. Incluso cuando el dueño de
la propiedad tiene derecho legal a desahuciar al ocupante, el desahucio ha de ser autorizado
por un tribunal. Si el propietario desahucia a un ocupante sin orden judicial, puede ser
acusado formalmente en aplicación de disposiciones que impiden a las personas tomarse la
justicia por su mano.141 Según informa la ONU, más de la mitad de los desahucios se
producen porque las personas refugiadas no pueden pagar el alquiler; sin embargo, la
Organización también afirma que “aunque algunos desahucios podrían ser justificables, no
parece que se lleven a cabo respetando la legislación nacional o las normas
internacionales”.142 El informe dice asimismo que “muchos desahucios se caracterizaron por
las amenazas reiteradas y el acoso” y que las personas refugiadas no pueden denunciar ante
los tribunales los desahucios ilegales u otros problemas relacionadas con la vivienda.143
Varias mujeres refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional dijeron que cuando no
habían podido pagar el alquiler a tiempo, su arrendador las había desahuciado sin previo
aviso o había amenazado con desahuciarlas inmediatamente. Una de ellas contó que la
habían desahuciado porque el arrendador había encontrado a alguien dispuesto a pagar un
alquiler más elevado por la propiedad; otra, que las amenazas de desahucio se producían si
las personas refugiadas se quejaban de las condiciones de vida. Otras dijeron que su
137
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 23. [La
traducción de todas las citas de este documento es de Amnistía Internacional]
138
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 42.
139
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 23.
140
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, pp. 37-38.
141
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 25.
142
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, pp. 43-44 y
48.
143
ACNUR y ONU-Habitat, Housing, Land and Property Issues in Lebanon, agosto de 2014, p. 8.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
45
arrendador les había subido el alquiler o les había cobrado facturas de electricidad o agua
que les parecieron sospechosamente altas, pero que no pudieron cuestionarlas por miedo al
desahucio. Mujeres refugiadas en todo Líbano hablaron con Amnistía Internacional de la
inseguridad del alojamiento y de la preocupación constante por la posibilidad de ser
desahuciadas.
“MARYAM”
“Maryam” llegó a Líbano en 2013 con sus cuatro hijos. Vive en un alojamiento alquilado con su
esposo, sus hijos y sus suegros cerca de Chtaura, en el valle de Bekaa.
Nuestro alquiler no baja de los 300 dólares estadounidenses al mes. Pagarlo es muy difícil y me somete a una
gran presión psicológica. Cuando intentamos encontrar una casa más barata no tenía agua corriente ni
electricidad. Una vez gastamos 800.000 libras libanesas [534 dólares estadounidenses] para equipar la casa
[con esos servicios básicos] y el arrendador nos desahució. Cuando nos desahuciaron empezamos a buscar
una nueva casa, pero normalmente se tarda un mes o más en encontrarla.
En mi familia somos ocho personas y, cuando el arrendador se entera de que somos tantas, se niega a
alquilarnos, ni siquiera por un precio más alto. La mayor parte del tiempo me siento sin hogar en Líbano
porque lo máximo que he vivido en una casa es seis meses.
A veces tengo que pagar una factura de electricidad muy elevada, que me parece que es la suma de la factura
del arrendador y de la mía. Nos hagan lo que hagan, no podemos defendernos. Lo único que deseo es vivir en
una casa más barata y que no me desahucien144
“Rasha”, una mujer palestina procedente de Siria que vive en el campo de Shatila, Beirut,
con sus padres y sus hijos, dijo: “Un lugar en el que vivimos costaba 200.000 libras
libanesas al mes [134 dólares estadounidenses]. Nos retrasamos cuatro días en pagar el
alquiler y arrojaron fuera nuestra ropa. Tuvimos que vivir con unos conocidos hasta que
logramos alquilar otra habitación”.145
“Manara” dijo: “Es humillante cuando el arrendador te pide que pagues el alquiler y no
puedes pagar todavía y te dice que no va a esperar hasta que puedas. Preguntamos si podía
esperar 15 días [a que pagásemos] porque mi esposo está enfermo y tengo hijas pequeñas.
Le pregunté: ‘¿Adónde iremos si nos echa? ¿A dormir en la calle?’ Y él dijo que le era
imposible esperar. Eso es humillación”.146 “Alya”, palestina de Siria, dijo: “Debemos dinero
a la tienda de comestibles todo el mes para ahorrar para el alquiler, porque el alquiler es lo
144
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
145
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Shatila, Beirut.
146
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
46
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
más importante. El arrendador puede ponerte un arma en la cara y decirte que te vayas en
cualquier momento”.147
“Hanan” contó a Amnistía Internacional: “Los arrendadores te echan de la casa si te retrasas
uno o dos días con el alquiler. Si te quejas al arrendador de que hace tres días que no hay
agua, te dice: ‘si te gusta, te quedas; si no, te vas’”.148
Una mujer siria que vive en el campo de Shatila, Beirut, dijo:
“Tengo que ahorrar cada céntimo y privar a los niños de ropa, comida y otras cosas para
ahorrar dinero con el que pagar el alquiler de la casa. En el momento en que no tienes el
alquiler, el propietario de la casa te desahucia. A veces el propietario de la casa llama a la
puerta y pide una subida del alquiler. Pide un extra, 50 dólares o así, pese a que conoce las
condiciones económicas de los sirios que vivimos aquí. Como no tenemos un permiso válido y
mis hijos tienen permisos no válidos y no podemos desplazarnos, tenemos que pagarle las
subidas que nos pida para poder quedarnos en la casa. Al principio mi alquiler era de
500.000 libras libanesas [333 dólares estadounidenses]. Subió y ahora cuesta 600.000
libras [400 dólares]”.
“Iman”, Shatila, Beirut149
Varias ONG que trabajan con personas refugiadas dijeron a Amnistía Internacional que el
aumento de la demanda de viviendas debido al elevado número de personas refugiadas en
Líbano y a su falta de permisos de residencia válidos crea un clima en el que los
arrendadores tienen un poder considerable sobre las personas refugiadas de Siria. Esta
situación las expone a la inseguridad y la explotación, especialmente a las mujeres
refugiadas que ejercen de cabezas de familia. Las ONG informaron de que, además de subir
el alquiler, algunos propietarios presionaban a las mujeres para llegar a un acuerdo de "sexo
de supervivencia": les ofrecen un alquiler reducido o una vivienda gratuita a cambio de sexo.
Una ONG que trabaja con sobrevivientes de violencia dijo a Amnistía Internacional que había
ayudado a una mujer que ejercía de cabeza de familia cuyo arrendador le había exigido que
mantuviera relaciones sexuales con él. La mujer se había negado y acudió a la ONG para
pedir protección y reubicación.150 Las mujeres refugiadas que hablaron con Amnistía
Internacional no habían sufrido este tipo de presión de sus arrendadores.
DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES
Como Estado Parte en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
(PIDESC), Líbano tiene la obligación de garantizar que todos los individuos disfrutan de los
derechos contenidos en el Pacto, “incluidos los no nacionales, como los refugiados, los
147
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
148
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
149
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Shatila, Beirut.
150
Entrevistas de Amnistía Internacional con ONG que trabajan con personas refugiadas, junio y octubre
de 2015, Líbano.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
47
solicitantes de asilo, los apátridas, los trabajadores migratorios y las víctimas de la trata
internacional, independientemente de su condición jurídica y de la documentación que
posean”.151 Aunque el artículo 2.3 del PIDESC establece que los países en desarrollo
“podrán determinar en qué medida garantizarán los derechos económicos reconocidos [...] a
personas que no sean nacionales suyos”,152 esto no significa que tengan libertad para dejar
en la indigencia a las personas refugiadas y otras que no tengan la ciudadanía. La
Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial
exige a los Estados que eliminen la discriminación racial en el disfrute de todos los derechos:
civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.153 Por su parte, el Comité para la
Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) ha afirmado que, aunque algunos derechos,
especialmente los relativos a las elecciones, permiten la diferenciación entre personas
nacionales y no nacionales, los Estados tienen la obligación de garantizar la igualdad entre
nacionales y no nacionales en relación con otros derechos.154 Esto incluye eliminar los
obstáculos para el disfrute, por parte de las personas no nacionales, de los derechos a la
educación, la vivienda, el trabajo y la salud.155
El PIDESC establece que los Estados deben “adoptar medidas, tanto por separado como
mediante la asistencia y la cooperación internacionales, especialmente económicas y
técnicas, hasta el máximo de los recursos de que disponga, para lograr progresivamente” los
derechos contenidos en el Pacto.156 Aunque los derechos económicos, sociales y culturales
han de lograrse “progresivamente”, los Estados siguen teniendo que garantizar de inmediato
el cumplimiento de unas “obligaciones mínimas” respecto de cada derecho.157 El Comité de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CESCR), que vigila el cumplimiento del Pacto
151
Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación general núm. 20 sobre la no
discriminación, E/C.12/GC/20, julio de 2009, pár. 30, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=E%2fC.12%2fGC%2f20
&Lang=en
152
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Resolución 2200A (XXI) de la
Asamblea General de la ONU, 16 de diciembre de 1966, artículo 2.3, en:
http://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CESCR.aspx
153
Convención Internacional sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, artículo
5.
154
CERD, Recomendación general nº 30 sobre la discriminación contra los no ciudadanos,
CERD/C/GC/30, pár. 3.
155
CERD, Recomendación general nº 30 sobre la discriminación contra los no ciudadanos,
CERD/C/GC/30, pár. 29.
156
PIDESC, artículo 2.1.
157
PIDESC, artículo 2.1, y Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación general
nº 3 sobre la índole de las obligaciones de los Estados Partes, E/C.12/1991/3, enero de 1991, pár.10,
en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=INT%2fCESCR%2fGEC
%2f4758&Lang=en
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
48
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
por parte de los Estados, ha afirmado que esto significa que los Estados deben garantizar
“por lo menos niveles esenciales de cada uno de los derechos”. Asimismo, ha establecido
que “un Estado Parte en el que un número importante de individuos está privado de
alimentos esenciales, de atención primaria de salud esencial, de abrigo y vivienda básicos o
de las formas más básicas de enseñanza, prima facie no está cumpliendo sus obligaciones en
virtud del Pacto”.158
El CESCR sostiene que, para que un Estado Parte pueda atribuir a la falta de recursos su
incumplimiento de las obligaciones mínimas, debe demostrar que ha hecho todo lo posible
para utilizar todos los recursos que están a su disposición con el fin de cumplir esas
obligaciones mínimas. Aun cuando los recursos sean claramente insuficientes, el Estado
Parte sigue obligado a esforzarse “en asegurar el disfrute más amplio posible de los derechos
pertinentes dadas las circunstancias reinantes”, pues “se debe en realidad proteger a los
miembros vulnerables de la sociedad mediante la adopción de programas de relativo bajo
costo”.159
LA OBLIGACIÓN DE LÍBANO DE PEDIR Y UTILIZAR LA AYUDA INTERNACIONAL
La disposición en el PIDESC relativa a “la asistencia y la cooperación internacionales” refleja
que incluso cuando el Estado carezca de recursos suficientes para que garantizar a su
población el disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales, existen recursos
dentro de la comunidad internacional que podría utilizar. Cuando la situación en el Estado
sea tal que éste no pueda cumplir las obligaciones mínimas para todas las personas que
están en su jurisdicción, el Estado tiene la obligación de pedir la asistencia y la cooperación
internacionales y de garantizar que la asistencia se utiliza de forma que contribuya a la
realización de los derechos económicos, sociales y culturales y a dar prioridad a las
obligaciones mínimas.160
Las autoridades del gobierno libanés han subrayado en reiteradas ocasiones las dificultades
que el país afronta como consecuencia de acoger a más de un millón de personas refugiadas
de Siria, y han declarado que la comunidad internacional no ha proporcionado la asistencia
que Líbano necesita. Por ejemplo, el primer ministro ha afirmado: “La entrada de personas
refugiadas sirias tiene un efecto económico negativo. Somete al país a una carga. No
158
PIDESC, artículo 2.1, y Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación general
nº 3 sobre la índole de las obligaciones de los Estados Partes, E/C.12/1991/3, enero de 1991, pár.10.
159
CESCR, Observación general nº. 3 sobre la índole de las obligaciones de los Estados Partes,
E/C.12/1991/3, enero de 1991, pár.10-12.
160
CESCR, Observación general nº. 3 sobre la índole de las obligaciones de los Estados Partes,
E/C.12/1991/3, enero de 1991, pár. 13, y Magdalena Sepúlveda Carmona, “The obligations of
‘international assistance and cooperation’ under the International Covenant on Economic, Social and
Cultural Rights. A possible entry point to a human rights based approach to Millennium Development
Goal 8”, en The International Journal of Human Rights, 13:1, 86-109, 2009, en:
http://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/13642980802532424
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
49
estamos recibiendo ayuda económica suficiente para gestionarlas”161 En una declaración ante
la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el embajador de Líbano dijo: “Líbano no
puede hacer frente por sí solo a los derechos y necesidades humanitarios de las personas
refugiadas sirias en su suelo, ni a los diversos efectos socioeconómicos perjudiciales de la
crisis siria en Líbano”.162
LA OBLIGACIÓN DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL DE PROPORCIONAR ASISTENCIA
Los miembros de la comunidad internacional tienen la obligación de proporcionar asistencia
humanitaria y cooperación con arreglo con los artículos 55 y 56 de la Carta de la ONU y a las
resoluciones pertinentes de los órganos internacionales relativas a situaciones de
emergencia.163 Esta obligación incluye la asistencia a las personas refugiadas. Un énfasis
fundamental de la protección de las personas refugiadas es el reparto de la responsabilidad
internacional para reducir el impacto de las llegadas masivas de personas refugiadas en los
países de acogida.164 Cada Estado debe contribuir con el máximo de su capacidad.
Todos los Estados Partes en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales se comprometen en virtud de lo dispuesto en el artículo 2.1 sobre asistencia y
cooperación internacionales a garantizar que la asistencia se presta con arreglo a los
derechos humanos. Esto incluye garantizar que en ella se da prioridad a las personas más
161
https://www.washingtonpost.com/opinions/lebanons-prime-minister-we-are-heading-toward-a-
breakdown/2015/09/18/6c743c94-5c97-11e5-9757-e49273f05f65_story.html
162
Declaración ante la Asamblea General, 20 de noviembre de 2015, http://lebanonun.com/wp-
content/uploads/2015/11/Statement-by-Dr.-Nawaf-Salam-at-the-General-Assembly-on-global-awarenessNovember-20-2015-.pdf. Además, en su diálogo con el CEDAW, el representante del gobierno afirmó:
“Lamentablemente, gran parte de esos fondos no se han materializado aún, mientras que la crisis de
refugiados no hace más que empeorar, como demuestra el número de quienes ahora arriesgan la vida
para cruzar el mar Mediterráneo. Líbano no podría seguir soportando la carga de las personas refugiadas
sin la asistencia internacional, y ha instado a la comunidad internacional a que proporcione los fondos
que había prometido”, CEDAW, acta resumida 1346, pár. 31, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2FC%2FSR.1
346&Lang=en. El informe del Estado libanés para el examen periódico universal decía: “el Líbano aún
no ha recibido el auxilio internacional prometido por los Estados donantes en las numerosas conferencias
celebradas para examinar la situación de los desplazados sirios. En la práctica, tal auxilio permitiría al
país hacer frente a las graves crisis que lo lastran”, pár. 137, en: http://www.uprinfo.org/sites/default/files/document/lebanon/session_23__november_2015/a_hrc_wg.6_23_lbn_1_es.pdf
163
Véanse, por ejemplo: Comité Ejecutivo del ACNUR, Conclusión sobre la cooperación internacional y la
distribución de la carga y las responsabilidades en las situaciones de desplazamientos en gran escala, 8
de octubre de 2004, en:
http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/BDL/2005/3043
164
Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Observación general nº 14 sobre el derecho al
disfrute del más alto nivel posible de salud, E/C/12/2000/4, agosto de 2000, párr. 40, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=E%2fC.12%2f2000%2f
4&Lang=en
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
50
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
marginadas, que está enfocada a hacer efectivos los niveles mínimos esenciales de derechos
económicos, sociales y culturales, y que garantiza la igualdad y la no discriminación.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
51
ACOSO SEXUAL Y RIESGO DE
EXPLOTACIÓN
“Muchas mujeres [refugiadas] sufren agresiones,
acoso, robos e incluso violación, pero no pueden
presentar denuncia por su condición ilegal en
Líbano y porque las amenazan con la detención.”
“Hanan”, Mar Elias, Beirut165
Amnistía Internacional oyó numerosos relatos de refugiadas sobre el acoso que sufren
habitualmente. La organización escuchó de boca de refugiadas que viven en diferentes partes
de Líbano casos de hombres libaneses que les hicieron insinuaciones sexuales inadecuadas
cuando desarrollaban sus actividades cotidianas. En algunas ocasiones, los hombres ofrecían
a las refugiadas ayuda económica o de otro tipo a cambio de sexo. En otras las amenazaban,
incluso con armas. Las refugiadas hicieron alusión invariablemente a la carencia de permisos
de residencia válidos como motivo fundamental por el que no querían denunciar el acoso y
las amenazas a las autoridades libanesas.
ACOSO SEXUAL Y RIESGO DE VIOLENCIA EN ESPACIOS PÚBLICOS
La inmensa mayoría de las mujeres refugiadas sirias y todas las mujeres refugiadas palestinas
que hablaron con Amnistía Internacional dijeron que no se sentían a salvo en Líbano.
Contaron a la organización que las mujeres refugiadas en Líbano sufren acoso sexual en
espacios públicos con independencia de su estado civil; sin embargo, muchas mujeres que
ejercían de cabezas de familia dijeron que también sufrían un acoso más selectivo por parte
de hombres que sabían que ni su esposo ningún otro familiar varón adulto vivía con ellas en
Líbano.
“El acoso [a mujeres refugiadas] es un gran problema en Líbano; soltera o casada, siempre
me acosan. Por eso tenemos miedo por nuestras hijas. Tengo una hija de 16 años y me da
miedo hasta enviarla al comercio más próximo. Es el sufrimiento de todas las personas
sirias”,
165
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
52
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
“Maryam”, Chtaura, valle de Bekaa166
Otra mujer siria, “Noura”, de 22 años, dijo: “La opinión de la gente [sobre las personas
sirias] es humillante. Especialmente si vas caminando por la calle y tu esposo no está aquí,
cualquier hombre cree que eres 'fácil de conseguir' y te pide que te vayas con él.”
“HANAN”
“Hanan” es una refugiada palestina de 38 años de Yarmuk, Damasco. Llegó a Líbano a principios de
2013 y vive con sus tres hijas en el campo de Shatila, en Beirut.
Una vez tuve un incidente con un conductor de autobús cuando volvía con mis hijas de Bekaa a Beirut. Aparte
del conductor del autobús sólo había otro hombre, y yo estaba sola con mis hijas. El conductor empezó a hacer
cosas extrañas para tratar de acosarme. Lo primero que hizo fue sacar su pistola y ponerla a su lado, para que
supiera que llevaba un arma. Mi hija mayor, que tiene 16 años, estaba francamente aterrorizada. Pero tuve
que decirle que no se asustara, y le prometí que manejaría la situación.
¿Cómo creen que pude bajarme del autobús? Tuve que prometer que volvería, y le dije: “Como quiera, primero
voy a llevar a mis hijas a casa”. Tomé su número de teléfono y su nombre porque era la única forma de salir.
Le di mi número de teléfono y sonreí mucho para que creyera mi mentira, y le dije que le llamaría. Él dijo que
me llamaría “princesa” y yo dije: “De acuerdo, puede llamarme como quiera”. Incluso pensé para mí que si las
cosas llegaban al extremo y no podía librarme, le daría lo que quisiera siempre que no hiciera daño a mis
hijas.
Esperé a denunciar hasta que llegué a la comisaría de policía de Shatila, en Beirut. Estaba furiosa, pero me
dijeron: “¿Sabes que no tienes derecho a presentar una denuncia? No tienes la condición jurídica necesaria”.
Y luego dijeron con sarcasmo: “Y para empezar, ¿por qué se dirigió a ti y te acosó?”167
“Saada”, una siria de 25 años que vive con su hijo de corta edad cerca de Chtaura, en el
valle de Bekaa, contó a Amnistía Internacional su experiencia de vivir en Líbano:
“Sólo porque soy una mujer que vive sola, si entro en un taxi, el taxista trata de tocarme y me
somete a un montón de acoso verbal. La mayor parte del tiempo trato de no pedir ayuda a
nadie. Pero a veces necesito ayuda, como cuando llevo una bombona de gas. Si pido ayuda a
un hombre para llevar una bombona de gas o para cualquier otra cosa, él se siente
indirectamente con derecho a meterse en mi vida. Pero el acoso [a las mujeres] no se limita
a Líbano. No es un problema que sea sólo nuestro porque seamos refugiadas aquí en Líbano.
Puede pasar en Siria y en Líbano y en cualquier otro lugar”.168
166
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
167
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
168
Entrevista con Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
53
Otra mujer siria contó un incidente que le había ocurrido:
“Una vez iba por una carretera principal en Zahle. Iba con otras dos mujeres y estábamos
preguntando cómo llegar a la oficina [de una ONG]. Uno de los taxistas nos dijo: 'Entrad, sé
dónde está, os llevaré’. Entramos en el coche, pero él parecía borracho. Se reía de un modo
muy extraño y dijo: ‘Me encantan los sirios’, muchas veces. Nosotras decíamos: ‘está bien,
sabemos dónde estamos’ , hasta que conseguimos bajar del coche. Tuve mucho miedo de
que nos hiciera algo malo”.
“Sara”, Chtaura, valle de Bekaa169
Se dispone de pocos datos sobre violencia sexual y de género contra mujeres refugiadas en
Líbano. El estudio completo más reciente sobre las personas refugiadas, la evaluación de
vulnerabilidad de las personas refugiadas en Líbano (“Vulnerability Assessment of Syrian
Refugees in Lebanon” - VASyR) realizada por la ONU en 2015, analizaba aspectos como la
seguridad alimentaria, el alojamiento, la educación y la salud; no obstante, no abordaba
específicamente cuestiones relativas a la violencia de género.
En su estudio, la ONU preguntaba si los miembros de la familia habían “experimentado
algún tipo de problema relacionado con su seguridad durante los últimos tres meses en
Líbano”, y concluía que sólo el 6 por ciento de las familias encuestadas había sufrido este
tipo de problemas.170 En cambio, la mayoría de las mujeres entrevistadas por Amnistía
Internacional expresó preocupación por su seguridad y la de otros miembros de la familia, y
dijo que el acoso a mujeres refugiadas en la calle era algo habitual. Además, el personal de
ONG entrevistado por Amnistía Internacional describió un clima en el que las mujeres
refugiadas corrían el riesgo de sufrir violencia de género.
La experiencia de Amnistía Internacional en los debates de grupos-muestra de mujeres
refugiadas fue que algunas estaban deseando hablar de problemas de seguridad y acoso, y
los plantearon antes de que la organización preguntase al respecto; sin embargo, otras fueron
más cautas al hablar de ellos. Por ejemplo, algunas mujeres hicieron un comentario general
169
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
170
ACNUR, Vulnerability Assessment of Syrian Refugees in Lebanon 2015, diciembre de 2015, pp. 34 y
88. [La traducción de las citas de este estudio es de Amnistía Internacional] En la evaluación de
vulnerabilidad de la ONU se encuestó a 4.105 familias refugiadas sirias a través de un cuestionario
detallado; sin embargo, el informe no ofrece un desglose por género del número de hombres y mujeres
entrevistados. En el cuestionario se pide a la persona que hace la entrevista que “pregunte si es posible
entrevistar a la persona que ejerce de cabeza de familia”. Dado que el número de familias encabezadas
por un hombre es considerablemente superior al de familias encabezadas por una mujer, es posible que
la mayoría de las personas entrevistadas fueran hombres. Si hubo más hombres entrevistados, esto
podría haber influido en las respuestas a la pregunta sobre seguridad. Por ejemplo, puede que las
mujeres refugiadas no hayan contado a su esposo (u otro familiar que ejerza de cabeza de familia) los
incidentes de acoso sexual que hubieran sufrido, por miedo o para no preocuparlo.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
54
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
sobre “oír malas palabras” y, sólo tras ver la reacción de otras mujeres, continuaron y
hablaron con más detalle sobre incidentes de acoso.
OFRECIMIENTOS DE “AYUDA” CON CONDICIONES NO DESEADAS
Siete mujeres refugiadas que hablaron con Amnistía Internacional dijeron haber recibido
ofrecimientos de ayuda de hombres libaneses con la condición, expresa o implícita, de
participar en actividades de carácter sexual. Estos “ofrecimientos” condicionales fueron
hechos a cuatro mujeres solteras o que ejercían de cabeza de familia por hombres que sabían
que no tenían un esposo que viviera con ellas. Tres mujeres casadas informaron también de
haber recibido insinuaciones sexuales no deseadas.
“FÁTIMA”
“Fátima” tiene 38 años. Llegó a Líbano desde Siria a principios de 2014 y vive con sus cuatro hijos e
hijas en el sur de Líbano. En 2012, unos desconocidos llegaron a la fábrica de Siria donde trabajaba
su esposo preguntando por él y se lo llevaron. “Fátima” no ha tenido noticias suyas desde entonces.
Contó a Amnistía Internacional:
La situación en Líbano es muy difícil, y aquí no me siento protegida. Cuando llegué y necesitaba ayuda,
intenté matricular a mis hijos en la escuela. Un hombre de la escuela dijo que me ayudaría con la matrícula.
Le di mi número de teléfono para que pudiera ir informándome. Me telefoneaba dos o tres veces al día y decía
que me daría lo que yo quisiera, y me preguntaba si quería salir con él. Le dije que ya no necesitaba su ayuda.
Ahora no doy mi número de teléfono [a las personas que ofrecen ayuda] porque tengo miedo.
Me siento explotada en Líbano, sobre todo por los hombres. Si oigo hablar de buenas personas que pueden
ayudarme, acudo a ellas. Pero descubro que no son buena gente, que quieren algo a cambio. Empiezan a
hacerme cumplidos, y entonces entiendo que quieren algo más. Muchas veces, cuando voy por la carretera
donde vivo, hombres que me conocen de la zona se paran y se ofrecen a llevarme. Estos hombres saben que
mi esposo no está aquí. Si acepto, el hombre me ofrece indirectamente sus servicios. Dice: ‘Si necesitas ir en
coche a algún sitio, yo te llevo’. Supongo que en los próximos días me pedirá más.
A veces los hombres me preguntan por mi matrimonio. Cuando respondo que sigo buscando a mi esposo y que
mis hijos están esperando a su padre, me dice que deje de buscar y que probablemente mi esposo está
muerto.
Los hombres también se desafían entre ellos. Uno le dice a su amigo: “Si no te hace caso, haré que hable
conmigo”. Este acoso me pasa siempre, lo experimento cada par de días. Pero tengo que ser educada con
ellos.171
Las mujeres palestinas de Siria que no estaban casadas o cuyo esposo no vivía con ellas en
Líbano también contaron casos de hombres que ponían condiciones no deseadas a la ayuda.
El acceso a los servicios en los campos de refugiados palestinos de Líbano es limitado debido
a la ausencia de autoridades del gobierno. En la práctica, la autoridad de los campos la
171
Entrevista con Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Nabatieh, sur de Líbano.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
55
ejercen “Comités Populares”172 que controlan el reparto de parte de la ayuda entre la
población que vive en el campo (tanto personas palestinas que residen desde hace tiempo en
Líbano como otras procedentes de Siria). “Hanan”, cuyo esposo se había ido a Europa, contó
a Amnistía Internacional: “Desde que se marchó mi esposo, la gente me mira de forma
extraña, incluso la que reparte la ayuda. Ponen condiciones a la ayuda, como verme más
tarde. Dicen que me darán ayuda si los veo más tarde o, si tienen buenas conexiones
[políticas], dicen que no me darán nada de ayuda”.173
“Reem”, una palestina soltera, contó que su madre había regresado a Siria para recoger
algunos documentos de la familia. Mientras estaba fuera, el gobierno libanés introdujo
nuevas normas para las personas palestinas que entraban en Líbano, por lo que su madre no
pudo volver. “Reem” telefoneó a la Dirección General de Seguridad General, perteneciente al
Ministerio del Interior libanés; es el organismo oficial con el que tienen que tratar las
personas refugiadas para renovar su permiso de residencia. Habló con un funcionario con el
que había tratado con anterioridad para preguntar si podía ayudarla. Contó a Amnistía
Internacional: “Dijo que me ayudaría si me iba a Jounieh con él”. Jounieh es una localidad
costera situada a unos 16 kilómetros al norte de Beirut y conocida por sus complejos
turísticos. “Le dije: ‘No, prefiero que mi madre se vuelva a Siria’.” Según contó, al final su
madre pudo pagar y cruzar la frontera de regreso a Líbano.174
“Wahda”, una mujer de 29 años que vive con su esposo y cuatro hijos, contó a Amnistía
Internacional: “Un hombre me propuso darme dinero para ser su novia porque sabe que mi
esposo está enfermo”.175
“AISHA”
“Aisha” es una siria de 33 años de Damasco. Llegó a Líbano en 2012 y vive en Taalabaya, en el valle
de Bekaa, con su esposo y cuatro hijos, uno de los cuales padece una enfermedad poco frecuente.
Un libanés vino una vez y me dijo que me ayudaría con los documentos oficiales, pero quería pasar la noche
conmigo a cambio.
Aunque yo estaba con mi hija, este hombre pasó por allí y se detuvo para decirme eso. Eran las 10 de la
mañana. Iba en un automóvil, se detuvo y ofreció ayuda diciendo que el centro estaba en Zahle y que fuera
con él. Le dije que tenía que hablar con mi esposo. Aunque mencioné a mi esposo, siguió proponiendo pasar la
noche conmigo y darme dinero.
172
Reunión de Amnistía Internacional con personal del OOPS, 19 de junio de 2015.
173
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
174
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
175
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Nabatieh, sur de
Líbano.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
56
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Le conté a otra mujer lo que me había pasado y le describí el auto. Ella dijo que conocía al hombre y que ya
había hecho lo mismo antes.
No tuve miedo porque era de día y estábamos en una calle principal, pero me afectó y me enfadé mucho
porque la opinión general sobre los sirios es que somos fáciles, y la gente piensa eso de nosotros. No todo el
mundo piensa así, pero es una opinión general. Se aprovechan de la situación de las personas sirias, sobre
todo cuando saben que estamos necesitadas.176
“AYUDA” A CAMBIO DE MATRIMONIO
Varias mujeres refugiadas contaron a Amnistía Internacional las propuestas de matrimonio
que habían recibido. Algunas se las hicieron directamente a ellas y otras a sus hijas
adolescentes.
“Nasreen” es una siria de 36 años de Damasco. Llegó a Líbano en 2012 y vive con sus hijos,
su hermana y un sobrino. Su esposo fue víctima de desaparición forzada en Siria. Contó a
Amnistía Internacional que un hombre se había ofrecido a avalarla para que pudiera renovar
su permiso de residencia. A cambio, “me pidió que me casara con él... temporalmente”. El
matrimonio temporal es una forma de matrimonio religioso tradicionalmente chií que dura un
tiempo limitado, que pueden ser días, meses o años. “Nasreen” dijo que el hombre en
cuestión trabajaba para la Dirección General de Seguridad General y que, como ella había
renovado antes su permiso de residencia allí, “sabe que mi esposo ha desaparecido”.177
Las organizaciones internacionales vienen denunciando desde hace años casos de
matrimonio precoz entre personas refugiadas de Siria. Tradicionalmente, el esposo tiene la
responsabilidad de atender a las necesidades económicas de su esposa. Para las familias que
tienen problemas para pagar el alquiler y comprar comida suficiente para todos, el
matrimonio de una hija podría verse como una forma de reducir sus dificultades económicas.
También se considera a veces un medio de “proteger” a las niñas frente al acoso sexual y la
violencia.178
La dependencia económica, unida a las estructuras familiares tradicionales y las leyes
religiosas que confieren la facultad de tomar decisiones en los asuntos familiares a los
tutores varones, pueden privar a las mujeres refugiadas de la capacidad para cuestionar las
decisiones que toman los varones de la familia.
176
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Saadnyal, valle de
Bekaa.
177
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 15 de octubre de 2015, Nabatieh, sur de
Líbano.
178
Véanse por ejemplo: http://www.girlsnotbrides.org/girls-voices/protect-marry-child-marriage-syrian-
refugees/ y https://www.savethechildren.org.uk/sites/default/files/images/Too_Young_to_Wed.pdf
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
57
“NOUR”
“Nour” es una siria de 40 años procedente del sur del país. Su esposo desapareció en Siria en 2013.
Cuando llegó por primera vez a Líbano dependía de su hermano. Contó a Amnistía Internacional que
no había podido impedir el matrimonio de su hija de 16 años:
Un día, mi esposo salió a comprar y no regresó. Eso fue en mayo de 2013. No sé si se lo llevaron unos
delincuentes o si fue detenido [por el gobierno sirio]. Unas personas me llamaron desde el teléfono de mi
esposo y dijeron que estaba con ellas, y me pidieron dinero. Era muy angustioso; me llamaban de vez en
cuando, muy temprano por la mañana o tarde por la noche. Tenía que pagarles, pero me decían una fecha y
después apagaban el teléfono de mi esposo, por lo que no podía hacer nada. Después de unos meses no supe
más de ellas.
Llevo viviendo en Líbano desde 2013. No tengo ninguna cualificación, así que resultó muy difícil conseguir
trabajo. También me era muy difícil alquilar siquiera una tienda.
Al principio mi hija, mi hijo y yo vivíamos con mi hermano y su familia. Mi hija tuvo que casarse porque
estábamos sometidos a presión. Yo no lo aprobé, pero las circunstancias eran acuciantes económicamente,
financieramente y psicológicamente.
Cuando llegué a Líbano mis hijos no pudieron seguir estudiando. Mi hermano no dejó trabajar a mi hija. Como
era joven y extranjera, los jóvenes la acosaban verbalmente incluso cuando estaba conmigo o con su tío. No
podíamos protegerla de este tipo de acoso. Ella quería conseguir un trabajo, pero mi hermano se negó y la
pegó. Como reacción a estos golpes, cuando la esposa de mi hermano dijo que conocía a un hombre mayor
que quería casarse, mi hija aceptó. Mi hija tenía 16 años cuando se casó con un hombre 20 años mayor que
ella. Ahora tiene muchos problemas por eso.
Desde que dejé mi casa en Siria he perdido toda mi libertad, incluida mi libertad de opinión No pude impedir
el matrimonio porque no tenía ningún tipo de libertad económica o emocional, ya que dependía de otras
personas.
Ahora vivo de alquiler en un lugar pequeño sólo para mi hijo, que tiene 14 años, y yo. Una ONG me ayudó a
conseguir un trabajo de profesora de costura. Me pagan 100 dólares estadounidenses al mes, pero el
transporte para ir a trabajar me cuesta 40 dólares al mes y el alquiler, 150.
Mi hija vive en Beirut con su esposo. Él estuvo casado y ya tiene hijos, y también vive con ellos su anciana
madre. Mi hija tiene ahora 19 años y tiene un bebé. Es una niña criando a un bebé. No ha venido a visitarme
desde que se casó. Iba a venir una vez, pero le dieron el alto en un puesto de control y la amenazaron con
detenerla porque su permiso de residencia no es válido. Respondió por ella un libanés, y el funcionario la dejó
marcharse. Ahora le da demasiado miedo viajar. Yo no puedo ir a Beirut por la misma razón. Pero he visto
fotos de su bebé. Nos comunicamos sobre todo a través de WhatsApp.179
179
Entrevista con Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Chtaura, valle de Bekaa.
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
58
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
EL IMPACTO DEL ACOSO Y DEL MIEDO AL ACOSO EN LAS MUJERES
Las mujeres refugiadas de Siria contaron a Amnistía Internacional que alteran sus rutinas y
reducen las actividades que antes hacían para tratar de evitar el acoso.
“Mi forma de vivir ha cambiado, ha cambiado mi peinado. Tengo que vestirme de otra forma.
No puedo salir con mis amigas fuera del campo [campo de refugiados palestinos de Mar Elias
en Beirut]. Incluso si vuelvo a las 8 o las 9 de la noche, oigo un montón de malas palabras
de los hombres. Son sobre todo libaneses o libaneses palestinos.180 Se me acercan y todos
llevan armas.”
“Reem”, Mar Elias, Beirut181
“Amira”, una siria de 40 años que vive en Majdel Anjar, en el valle de Bekaa, dijo: “Como
hace mucho que soy viuda, me he acostumbrado a estar sola. En Líbano es mucho peor,
porque no me siento a salvo. En Siria salía a la calle. Siempre tengo miedo de tomar un taxi
sola. Es muy difícil”.182 Otra mujer, “Lama”, de 49 años y que vive en la misma zona, dijo:
“La mayoría de las mujeres ha sufrido acoso. Estoy junto a la carretera y me dicen: 'sube al
coche'. Si me pasa a mí, que soy una mujer mayor, ¿qué hay de las jóvenes? Por eso no
queremos que las jóvenes salgan”.183
IMPOSIBILIDAD DE PEDIR RESARCIMIENTO
Las entrevistas de Amnistía Internacional con mujeres refugiadas pusieron de manifiesto su
grave falta de confianza en la voluntad de las autoridades libanesas de investigar de forma
eficaz e imparcial las denuncias de las personas refugiadas. Las ONG internacionales y
nacionales que trabajan con personas refugiadas también dijeron a Amnistía Internacional
que, aunque algunas sobrevivientes de violencia les pedían ayuda, era muy poco frecuente
que denunciaran a la policía casos de violencia de género.184
De las mujeres refugiadas que hablaron con Amnistía Internacional, pocas dijeron estar
dispuestas a denunciar a la policía libanesa un delito del que fueran víctimas. Una de ellas,
“Nada”, dijo: “Yo iría a la policía porque no voy a quedarme callada sin defender mis
derechos”.185 Sin embargo, la mayoría de las mujeres refugiadas dijeron que no se sentirían a
salvo si denunciaran un delito a las autoridades libanesas. Otra mujer, “Yara”, dijo: “Yo no
180
Refugiados palestinos residentes en Líbano desde hace tiempo.
181
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
182
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de
Bekaa.
183
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 6 de octubre de 2015, Majdel Anjar, valle de
Bekaa.
184
Entrevistas de Amnistía Internacional con ONG internacionales y nacionales, junio y octubre de
2015, Líbano.
185
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
59
iría [a la policía] porque, cuando averiguan que eres siria, te tratan mal y dicen que no tienes
derechos”.186
La razón principal que aducían las mujeres refugiadas para explicar su temor a acudir a las
autoridades era que carecían de un permiso de residencia válido. “Hala” dijo: “Por supuesto
que no me sentiría a salvo porque no tengo un permiso [de residencia] válido y me pedirían
un permiso válido cada vez que entrara en una comisaría de policía”.187 De las pocas mujeres
entrevistadas por Amnistía Internacional que habían intentado denunciar incidentes a la
policía, ninguna había tenido una experiencia positiva. Varias contaron a la organización que
las autoridades se habían negado a ayudarlas a ellas o a sus familiares porque no tenían
permisos de residencia válidos. “Haifa”, una palestina de Siria, dijo a Amnistía Internacional
que una amiga de su hija había ido a la comisaría de policía de Shatila a denunciar que le
habían robado el bolso y que “estuvo detenida 15 días por su condición de ilegal. Llevaba
todos sus papeles dentro del bolso”.188
“MARYAM”
“Maryam” es una siria de 35 años de Homs. Contó a Amnistía Internacional que unos policías
libaneses la habían acosado después de tener que informarles de la muerte de un familiar.
Uno de mis parientes murió en agosto de 2015. La policía hizo un informe con lo que les comunicamos mi
hermana y yo. Incluía todos nuestros datos: nombres, domicilios y números de teléfono.
Al cabo de un tiempo, los policías se pasaban por nuestra casa o nos llamaban y nos pedían que saliéramos
con ellos. Eran los mismos tres policías que tomaron nota de nuestra denuncia. Como no tenemos permisos
[de residencia] legales, nos amenazaban. Decían que si no salíamos con ellos nos meterían en la cárcel.
Esto duró unos dos meses. Entonces nuestro arrendador reclamó la casa, así que nos trasladamos.
Cambiamos nuestros números de teléfono y no dimos a la policía nuestro nuevo domicilio. Ahora no me
atrevería a ir a la comisaría. Aun en el caso de que fuera, no serviría de nada. La policía no me ayudaría.189
En todo el mundo, el número de denuncias de violencia sexual es considerablemente inferior
al número de casos reales, y Líbano no es una excepción.190 Todas las mujeres y niñas de
186
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 12 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
187
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Barr Elias, valle de
Bekaa.
188
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 8 de octubre de 2015, Mar Elias, Beirut.
189
Debate del grupo-muestra de Amnistía Internacional, 13 de octubre de 2015, Chtaura, valle de
Bekaa.
190
Véase, por ejemplo, la campaña del secretario general de la ONU, Únete, para poner fin a la violencia
contra las mujeres: http://www.un.org/es/women/endviolence/situation.shtml. La relatora especial de la
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
60
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Líbano tienen obstáculos para acceder a la justicia en casos de delitos de violencia sexual o
de género;191 sin embargo, las mujeres y niñas refugiadas se enfrentan a barreras adicionales
a la hora de denunciar porque les preocupan las posibles repercusiones de carecer de un
permiso de residencia válido.
El gobierno de Líbano reconoce que tiene dificultades para recabar datos sobre el número de
casos de violencia sexual y de género en el país.192 El Comité para la Eliminación de la
Discriminación contra la Mujer (CEDAW), en su examen de noviembre de 2015 sobre el
cumplimiento por parte de Líbano de sus obligaciones legales respecto de los derechos de las
mujeres, expresó su preocupación por “la falta de datos desglosados sobre el número de
denuncias, investigaciones, enjuiciamientos y condenas en casos de violencia contra la
mujer, como los casos de acoso sexual, violencia doméstica, agresión y violación, también
por las fuerzas de seguridad”.193 El Comité recomendó que el gobierno recogiera esos datos
desglosados por “sexo, edad, nacionalidad y relación entre la víctima y el autor”.194
En relación con la violencia de género contra mujeres refugiadas, el CEDAW recomendó
específicamente que Líbano “[s]olicite apoyo técnico para establecer un sistema de
recopilación de datos sobre incidentes de violencia de género contra la mujer, en particular
violencia sexual, e incidentes de matrimonio infantil o forzado de mujeres y niñas
refugiadas”.195
Amnistía Internacional escribió al Ministerio del Interior, del que depende la policía, y a la
Dirección General de Seguridad General, pidiendo datos sobre el número de mujeres
refugiadas sirias y mujeres refugiadas palestinas procedentes de Siria que habían denunciado
ser víctimas de un delito a la policía. La organización informó también al gobierno de las
ONU sobre la violencia contra las mujeres y el CEDAW mencionan constantemente en su trabajo
específico sobre el país el bajo número de denuncias de violencia sexual.
191
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 21. Entre estos obstáculos figura la ausencia de asistencia jurídica y la falta
de conocimientos y sensibilidad por parte de los funcionarios de justicia respecto a los derechos de las
mujeres.
192
Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), Cuarto y quinto informes
periódicos de Líbano, CEDAW/C/LBN/4-5, 15 de mayo de 2014, pár. 74-75, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW%2fC%2fLBN%
2f4-5&Lang=en
193
Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW) , Observaciones finales
sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano, CEDAW/C/LBN/CO/4-5, noviembre
de 2015, pár. 27.
194
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 28.c.
195
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 12.c.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
61
denuncias recibidas de mujeres refugiadas que habían sido objeto de acoso sexual por parte
de agentes de policía y funcionarios de la Dirección General de Seguridad General, y pidió
una respuesta. En el momento de la publicación de este informe, Amnistía Internacional no
había recibido respuesta alguna del gobierno.
DERECHOS DE LAS MUJERES
La violencia de género es una forma de discriminación de la mujer y está prohibida en el
derecho internacional.196 Los Estados no sólo tienen la obligación de garantizar que los
agentes estatales no cometen violencia de género, sino que también pueden ser responsables
“de actos privados si no adoptan medidas con la diligencia debida para impedir la violación
de los derechos o para investigar y castigar los actos de violencia e indemnizar a las
víctimas”.197 Por tanto, las autoridades libanesas tienen la obligación legal de garantizar que
los agentes estatales no cometen ningún acto de violencia de género, incluido el acoso
sexual, contra ninguna mujer ni niña en Líbano, lo que incluye a las mujeres refugiadas sirias
y a las mujeres refugiadas palestinas procedentes de Siria. Además, deben adoptar todas las
medidas adecuadas para prevenir los actos de violencia de género cometidos por individuos
particulares, incluidos familiares, vecinos, empleadores, arrendadores y desconocidos en la
calle.
El CEDAW, en su examen de Líbano de noviembre de 2015, expresó preocupación por los
obstáculos que afrontan las mujeres en el país para acceder al sistema de justicia, y
recomendó que el gobierno “[v]ele por que se registren todas las denuncias de acoso sexual,
por que todos los casos de denuncia por agresión y violación sean debidamente investigados,
enjuiciados y sancionados, por que las víctimas tengan acceso a una reparación adecuada,
incluida una indemnización, y por que todas las denuncias de agresión y violación por
miembros de las fuerzas de seguridad sean investigadas por una autoridad judicial
independiente”.198
Además, el Comité ha puesto de relieve que hay algunos factores, como ser refugiada,
solicitante de asilo o apátrida, que suelen dificultar aún más el acceso de las mujeres a la
justicia. Según afirma: “Las mujeres que pertenecen a esos grupos suelen no denunciar la
violación de sus derechos a las autoridades por temor a ser humilladas, estigmatizadas,
arrestadas, deportadas, torturadas o sometidas a otras formas de violencia contra ellas,
incluso por los oficiales encargados de hacer cumplir la ley”.199
196
CEDAW, Recomendación general 19 sobre la violencia contra la mujer, CEDAW/C/GR/19, 1992, pár.
6, en:
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=INT/CEDAW/GEC/3731
&Lang=en
197
CEDAW, Recomendación general nº 19 sobre la violencia contra la mujer, pár. 9.
198
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 28.e.
199
CEDAW, Recomendación general 33 sobre el acceso de las mujeres a la justicia, CEDAW/C/GR/33,
agosto de 2015, pár. 10, en:
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
62
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
Líbano debe adoptar las medidas adecuadas para garantizar que todas las mujeres y niñas,
incluidas las refugiadas sirias y las refugiadas palestinas procedentes de Siria sin permisos
de residencia válidos, pueden denunciar la violencia de género y otros abusos y violaciones
de derechos humanos a la policía sin temor a ser detenidas o acosadas o a sufrir otras
consecuencias negativas. Los Estados tienen la obligación de investigar de forma efectiva e
imparcial todos los casos de violencia de género y otros abusos y violaciones graves de
derechos humanos denunciados ante ellos.
Los Estados Partes en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer tienen también la obligación de garantizar la igualdad de
hombres y mujeres en todos los asuntos relativos al matrimonio y las relaciones familiares,
incluidos los derechos y responsabilidades durante el matrimonio y con ocasión de su
disolución, y en materias relacionadas con sus hijos y la tutela o custodia de éstos.200
El CEDAW ha expresado su preocupación por que la multiplicidad de leyes sobre el estatuto
personal en Líbano esté provocando una discriminación de las mujeres dentro de sus propias
confesiones y desigualdad entre las mujeres pertenecientes a confesiones diferentes.
También ha subrayado su preocupación ante “un proyecto de ley que tiene por objeto regular
el matrimonio de menores de edad en lugar de prohibir el matrimonio infantil”.201 El Comité
ha recomendado que el gobierno “[a]pruebe una ley civil del estatuto personal de carácter
optativo, basada en los principios de igualdad y no discriminación y el derecho a elegir la
afiliación religiosa, con el fin de proteger a la mujer y aliviar su marginación jurídica,
económica y social”.202
http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/Download.aspx?symbolno=CEDAW/C/GC/33&Lang=
en
200
Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, artículo
16.1.c, d y f.
201
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 45.
202
CEDAW, Observaciones finales sobre los informes periódicos cuarto y quinto combinados del Líbano,
CEDAW/C/LBN/CO/4-5, pár. 46.a.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
63
Arriba: Montañas en la frontera entre Líbano y Siria. Muchas refugiadas entrevistadas por Amnistía Internacional quieren poder
regresar a Siria. © Amnesty International
Abajo: Una refugiada siria entrevistada por Amnistía Internacional, octubre de 2015, valle de Bekaa, Líbano. © Amnesty
International
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
64
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES
La situación económica y de seguridad para las mujeres procedentes de Siria en Líbano ha
empeorado durante 2015. La grave falta de fondos obligó a la ONU a reducir la ayuda que
proporciona a las personas refugiadas, que viven muy por debajo del umbral de pobreza
libanés. Además, los estrictos criterios y elevados precios de la renovación de los permisos de
residencia de las personas refugiadas que ha introducido el gobierno libanés hacen que
muchas menos personas tengan un permiso válido.
Esta combinación de presiones ha creado un clima en el que las mujeres refugiadas de Siria
corren riesgo de sufrir violencia, acoso y explotación, y no pueden pedir una reparación a las
autoridades. Las mujeres cabezas de familia corren especial peligro a manos de
arrendadores, empleadores o vecinos que saben que no viven con ningún familiar varón
adulto y que probablemente su situación en Líbano es irregular debido a las dificultades para
renovar su permiso de residencia. Las mujeres refugiadas no pueden pedir una reparación por
la violencia de género u otros abusos y violaciones de derechos humanos que sufren porque
temen que, si denuncian esos hechos a las autoridades, pueden sufrir consecuencias
negativas tales como la detención por carecer de un permiso de residencia válido.
Amnistía Internacional reconoce que la entrada en Líbano de más de un millón de personas
procedentes de Siria en busca de refugio ha impuesto una pesada carga a los recursos, la
infraestructura, los servicios —incluidos la vivienda, la educación y la atención médica— y la
seguridad del país. La reacción de la comunidad internacional, que no ha proporcionado
suficiente apoyo a Líbano ni a la respuesta regional de la ONU a la crisis de refugiados sirios,
es una vergüenza. La comunidad internacional debe compartir la responsabilidad de ayudar y
acoger a las personas refugiadas aumentando la ayuda económica para la respuesta
humanitaria, así como las plazas de reasentamiento para las personas refugiadas más
necesitadas.
Sin embargo, el hecho de que la aportación de la comunidad internacional no se haya
acercado siquiera al nivel de necesidad de Líbano no justifica las restricciones impuestas por
el gobierno a las personas refugiadas ni los consiguientes riesgos de sufrir abusos y
violaciones de derechos humanos. El gobierno debe garantizar que las mujeres y niñas
refugiadas gozan de protección frente a la violencia de género y otros abusos y violaciones de
derechos humanos, y que pueden pedir una reparación sin temor a sufrir repercusiones
negativas por carecer de un permiso de residencia válido.
Amnistía Internacional recomienda:
Al gobierno de Líbano y, en concreto, al Ministerio del Interior:

Que garantice que todas las personas refugiadas de Siria pueden renovar su permiso de
residencia en Líbano hasta que haya un cambio fundamental de circunstancias en Siria que
les permita un retorno sin riesgos. A tal fin, eliminará los obstáculos para la renovación del
permiso de residencia, incluida la tasa de 200 dólares estadounidenses. Además, deberá
garantizar que los trámites de renovación son eficaces, imparciales, rápidos y transparentes,
y que la información pertinente está a disposición pública.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
65
Que garantice que las mujeres refugiadas sirias y palestinas procedentes de Siria que
viven en Líbano sin su esposo pueden renovar sus permisos de residencia sin que se les exija
presentar la autorización de su esposo o demostrar el paradero de éste.


Que garantice que la policía ofrece un entorno seguro y confidencial a todas las mujeres
y niñas que denuncien incidentes de violencia de género, explotación laboral u otros abusos
o violaciones de derechos humanos, con independencia de su nacionalidad o de la situación
de su permiso de residencia, así como que todas estas denuncias se registran y se investigan
sin dilación, con imparcialidad y de forma eficaz.

Que adopte las medidas oportunas contra agentes de policía que no registren casos o
investiguen denuncias de abusos o violaciones de derechos humanos, incluida la violencia de
género, cometidos contra personas refugiadas sirias o personas refugiadas palestinas
procedentes de Siria.

Que ponga fin a la suspensión del registro de personas refugiadas, pues es un
mecanismo fundamental para identificar a quienes necesitan protección y ayuda
internacionales. Además, deberá permitir que el ACNUR vuelva a registrar a las personas que
fueron eliminadas del registro por haber entrado en Líbano después del 5 de enero de 2015.

Que trabaje con los organismos de la ONU para mejorar los servicios destinados a las
personas refugiadas y, en concreto, el acceso a la vivienda, la educación, la salud, los
alimentos y el agua, con arreglo a la obligación internacional de garantizar que todas las
personas del país disfrutan de un nivel esencial mínimo de cada derecho.
A la comunidad internacional, incluidos el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes
del Golfo Pérsico, la Unión Europea y sus Estados miembros, Estados Unidos, Australia,
Canadá y todos los demás países que pueden proporcionar ayuda:

Que aumenten sustancialmente las contribuciones económicas al Plan de Ayuda
Regional para los Refugiados y la Resiliencia de la ONU y garanticen que la respuesta de la
ONU cuenta con toda la financiación a principios de 2016 para evitar los perjudiciales
recortes a la ayuda para las personas refugiadas realizados en 2015.

Que apoyen al gobierno de Líbano mediante el aumento de la capacidad de los servicios
nacionales para atender las necesidades de las personas refugiadas de Siria y las
comunidades de acogida afectadas.
Que, con arreglo al principio de reparto de la responsabilidad, aumenten el número de
plazas de reasentamiento y admisión humanitaria para personas refugiadas de Siria acogidas
actualmente en Líbano y otros países vecinos, a fin de que el 10 por ciento de las personas
refugiadas de Siria a las que el ACNUR considera “más vulnerables” (aproximadamente
450.000 personas) estén reasentadas antes del final de 2016. El reasentamiento deberá
ofrecerse por igual a las personas refugiadas sirias y a las palestinas procedentes de Siria. El
número de plazas que se ofrezca deberá ser superior a los cupos existentes.


Que garanticen que las mujeres refugiadas cuyos esposos hayan sido víctimas de
desaparición forzada y aquellas que carezcan de documentación que demuestre la suerte que
Índice AI: MDE 18/3210/2016
Amnistía Internacional, febrero de 2016
66
“Quiero un lugar seguro”
Mujeres refugiadas de Siria desarraigadas y desprotegidas en Líbano
éstos hayan podido correr o su paradero no se vean perjudicadas en la toma de decisiones
sobre reasentamiento porque no pueden demostrar el paradero de sus cónyuges.
Que garanticen que los programas de reasentamiento son compatibles con los criterios
del ACNUR y aceptan a personas refugiadas de acuerdo con los “criterios de vulnerabilidad”
del ACNUR, incluidas mujeres refugiadas cuyos esposos han sido víctimas de desaparición
forzada y aquellas que no pueden acreditar el paradero de su cónyuge.

Al ACNUR:

Que aumente el número de casos de mujeres refugiadas que presenta para
reasentamiento a los Estados que tienen programas a tal fin, prestando especial atención a
los casos de mujeres y niñas en situación de riesgo, incluidas las mujeres cuyos esposos han
sido víctimas de desaparición forzada o las que carecen de documentación que demuestre la
suerte o el paradero de sus cónyuges.

Que garantice que todos los datos publicados sobre la situación de las personas
refugiadas incluyen datos desglosados por género sobre la situación de las mujeres
refugiadas. Que compile y publique datos desglosados completos sobre todos los aspectos del
reasentamiento de las personas refugiadas.
Amnistía Internacional, febrero de 2016
Índice AI: MDE 18/3210/2016
AMNISTÍA INTERNACIONAL
EN UN MOVIMIENTO
GLOBAL DE DERECHOS
HUMANOS. LAS
INJUSTICIAS QUE AFECTAN
A UNA SOLA PERSONA NOS
AFECTAN A TODAS Y A
TODOS.
CONTÁCTANOS
ÚNETE A LA CONVERSACIÓN
[email protected]
www.facebook.com/AmnestyGlobal
+44 (0)20 7413 5500
@AmnestyOnline
"QUIERO UN LUGAR SEGURO"
MUJERES REFUGIADAS DE SIRIA DESARRAIGADAS Y DESPROTEGIDAS
EN LÍBANO
Más de un millón de personas refugiadas procedentes de Siria viven en
Líbano, donde representan cerca del 25 por ciento de la población. En
este país, las mujeres refugiadas sirias y palestinas de Siria corren el
riesgo de sufrir abusos y violaciones graves de derechos humanos, como la
violencia de género y la explotación. Las mujeres cabezas de familia
corren un riesgo especial.
La comunidad internacional no ha proporcionado fondos suficientes para
la labor de la ONU de asistir a las personas refugiadas de Siria. Esta falta
de financiación ha obligado a la ONU a reducir el apoyo que les presta. La
mayoría de las personas refugiadas residentes en Líbano viven por debajo
del umbral de pobreza libanés.
El gobierno de este país, aunque inicialmente les abrió sus puertas, ha
aumentado ahora las restricciones. Para la mayoría de las personas
refugiadas, los trámites para renovar el permiso de residencia son muy
difíciles y demasiado costosos, lo que hace que sean vulnerables a
diversos abusos contra los derechos humanos y teman pedir ayuda a las
autoridades.
Esta combinación de presiones hace que las mujeres refugiadas,
especialmente las que son cabezas de familia, corran el riesgo de sufrir
acoso, violencia y explotación, incluso de parte de empleadores y
arrendatarios que tienen un considerable poder sobre ellas. Las mujeres y
niñas refugiadas corren también peligro de sufrir acoso sexual en los
espacios públicos y no pueden pedir una reparación a las autoridades.
Índice: MDE 18/3210/2016
febrero de 2016
Idioma: Español
amnesty.org
Fly UP