...

ordenanza municipal reguladora del procedimiento administrativo

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

ordenanza municipal reguladora del procedimiento administrativo
ORDENANZA MUNICIPAL REGULADORA DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO
DE DECLARACIÓN DE SITUACIÓN DE FUERA DE ORDENACION Y ASIMILADA A
FUERA
DE
ORDENACIÓN
DE
EDIFICACIONES,
CONSTRUCCIONES
E
INSTALACIONES EN SUELO NO URBANIZABLE.
EXPOSICION DE MOTIVOS
La Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de Ordenación Urbanística de Andalucía,
regula el suelo no urbanizable que junto con el planeamiento tiene como objetivo
promover el uso racional y sostenible del mismo, acorde con su naturaleza y con respeto a
los recursos naturales, protegiendo el medio ambiente al objeto de garantizar la
protección de los valores propios de esta clase de suelo y su preservación de los procesos
de urbanización.
Sin embargo, debemos partir de una realidad que, aunque no deseada, constata la
existencia de edificaciones en el territorio del municipio de Loja que contravienen la
ordenación urbanística vigente y sobre las cuales, dado el tiempo transcurrido de su
terminación, no procedería la adopción de medidas de restitución de la legalidad
urbanística.
Con fecha 16 de marzo de 2010 se aprobó el Reglamento de Disciplina Urbanística
de la Comunidad Autónoma de Andalucía, Decreto 60/2010 con el objetivo de constituirse
en instrumento eficaz y efectivo en la lucha contra la ilegalidad urbanística y contribuir al
logro de un urbanismo sostenible, como aspiración irrenunciable de la ciudadanía
andaluza.
Una de las metas que desde hace algún tiempo, se ha marcado el Ayuntamiento de
Loja ha sido ese control de la legalidad de las edificaciones en aras a evitar un urbanismo
incontrolado y lejos de la sostenibilidad y racionalidad que debe presidir el mismo. A tal
efecto se han puesto en marcha los mecanismos necesarios para la detección de
edificaciones, construcciones o instalaciones ejecutadas sin licencia o contraviniendo las
mismas con un doble objetivo: por un lado, evitar la proliferación de nuevas
construcciones con una política de control estricto y persecución de la infracción
urbanística y, por otro, encontrar una solución a una realidad que se ha consolidado con
el paso del tiempo.
Es por tanto necesario, en el marco de la más estricta legalidad, actuar sobre la
situación legal de las edificaciones ubicadas en suelo no urbanizable.
Esta necesidad, consecuencia de la realidad existente, ha tenido en parte su reflejo
y desarrollo en el Reglamento de Disciplina Urbanística de la Comunidad Autónoma de
Andalucía, al regular la situación legal en que quedan dichas edificaciones y que recoge la
doctrina jurisprudencial respecto a las construcciones que habiendo sido construidas
ilegalmente, no se había reaccionado a tiempo ante ellas por parte de la Administración.
Así, el Tribunal Supremo viene sosteniendo que a las edificaciones procedentes de
una infracción urbanística prescrita les es de aplicación el régimen de las construcciones
"fuera de ordenación". En este sentido son de reseñar las sentencias siguientes:
-Sentencia de 5 diciembre 1987 [RAJ 9365]:
"...En una situación análoga a la descrita han de quedar aquellas construcciones
que naciendo ya en la ilegalidad no van a poder ser destruidas por haber transcurrido el
plazo durante el cual la Administración puede ordenar la demolición -arts. 184 y siguientes
del Texto Refundido-. Estos edificios (...) no son susceptibles de legalización, quedando en
una situación de persistencia tolerada, pero con los mismos limites del régimen de
fuera de ordenación, aplicable por analogía".
-Sentencia de 12 junio 1989 [RAJ 4652]:
"...la situación de lo cual será, analógicamente, parecida a la prevista en el artículo
60 de la misma Ley, es decir, la tolerancia de su persistencia con las limitaciones
señaladas en este articulo, a salvo, naturalmente, que el ordenamiento
urbanístico posibilite su legalización y el interesado la promueva.
-Sentencia de 6 octubre 1992 [RAJ 7578]:
"..que la caducidad de aquellas facultades de reacción únicamente supone la imposibilidad
de poderse ejercitar, mas no que una obra ilegal quede legalizada, su colocación en una
situación analógicamente parecida a la de fuera de ordenación prevista en el art.
60 del mismo texto refundido antes citado, es decir, la tolerancia de su
persistencia con las limitaciones establecidas al respecto, a salvo, naturalmente de
que una posterior ordenación posibilite su legalización y el interesado la promueva, tal y
como esta Sala ha declarado..."
Así, y a tenor de la jurisprudencia examinada, cabe sostener que a las edificaciones
constitutivas de infracciones urbanísticas ya prescritas les son de aplicación las
disposiciones del régimen jurídico previsto para las edificaciones fuera de ordenación.
El Reglamento de Disciplina Urbanística de la Comunidad Autónoma de Andalucía
recoge expresamente estas situaciones y confiere carácter normativo a la doctrina
consolidada que tuvo su origen en aquella STS de 5 de diciembre de 1987.
Junto con lo anterior, en BOJA de 30 enero de 2012, se ha publicado el Decreto
2/2012 de 10 de enero por el que se regula el régimen de las edificaciones y
asentamientos existentes en suelo no urbanizable de la Comunidad autónoma de
Andalucía, que viene a regular y clarificar el régimen aplicable a las distintas situaciones
en que se encuentran las edificaciones existentes en suelo no urbanizable, estableciendo
los requisitos esenciales para su reconocimiento por el Ayuntamiento y su tratamiento
por el planeamiento urbanístico. En este sentido se desarrolla y complementa el Decreto
60/2010, de 16 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento de Disciplina Urbanística
de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
En este marco y con esa finalidad se ha elaborado la presente Ordenanza,
interesando en esta exposición de motivos destacar dos cuestiones: la idoneidad del
instrumento empleado y las líneas maestras del régimen de aplicación para tales
situaciones.
Se ha optado por la herramienta de la Ordenanza Municipal como instrumento
normativo independiente del PGOU Adaptación parcial a la LOUA, no solo por razones de
eficacia, en la medida en que con este instrumento y su más rápida tramitación puede
contarse de manera anticipada con el instrumento normativa que regule esta cuestión en
Loja todo ello en el marco normativo que representa el mencionado Decreto 2/2012 y
Reglamento de Disciplina Urbanística de la Comunidad Autónoma de Andalucía, sino
antes de ello y fundamentalmente – la mera eficacia sin soporte normativo deviene en
arbitrariedad pública – porque a tal solución, la de una Ordenanza especial con ese
objeto, presta cobertura a lo regulado en dichos textos normativos
Unido a lo anterior el Real Decreto-Ley 8/2011 de 1 de julio dedica su capítulo VI
a medidas de seguridad jurídica en el sector inmobiliario una de las cuales está dedicada
a las medidas registrales con objeto de garantizar y fortalecer la seguridad jurídica en los
actos y negocios inmobiliarios por medio del Registro de la Propiedad. En este sentido se
pretende incorporar al Registro de la Propiedad la información que permita a los
adquirentes de inmuebles conocer por anticipado la posible situación litigiosa en la que
estos se encuentran, incluyendo los expedientes que puedan suponer la imposición de
multas o la futura demolición.
Junto a lo anterior, se regulan los requisitos de acceso al Registro de la Propiedad
de las obras nuevas terminadas, impidiendo que puedan ser objeto de inscripción
registral aquellas que no posean licencia de primera ocupación y se hace incidencia en los
edificios fuera de ordenación de forma tal que se proceda a la inscripción de dicha
situación y se garantice así a los propietarios y terceros adquirentes de buena fe el
conocimiento de la misma y de las limitaciones que implica.
En este sentido se modifica el artº 20 del Texto Refundido de la Ley de Suelo para
dejar constancia de la situación de fuera de ordenación, debiendo aportar el acto
administrativo mediante el cual se declare la situación de fuera de ordenación con
delimitación de su contenido.
Junto a lo anterior el artº 28 del RDUA establece:
Coordinación y colaboración con el Registro de la Propiedad.
1. Las administraciones competentes procurarán la coordinación de su acción administrativa con el
Registro de la Propiedad, mediante la utilización de los mecanismos establecidos en la legislación
hipotecaria para la constancia registral de actos de naturaleza urbanística. En particular, podrán
hacerse constar en el Registro de la Propiedad, en la forma y con los efectos dispuestos por la
legislación reguladora de este, y sin perjuicio de los actos inscribibles conforme a los preceptos de la
legislación estatal, los actos administrativos siguientes
(...)
l. La declaración de asimilación a la situación legal de fuera de ordenación a la que hace referencia el
artículo 53 del presente Reglamento, reflejando literalmente las condiciones a las que se sujetan las
mismas
Por tanto, en el presente marco normativo y en aras a la seguridad jurídica este
Ayuntamiento procede con la presente ordenanza a la regulación de las edificaciones que
quedan en situación asimiladas a fuera de ordenación.
Artículo 1º. Objeto. La presente Ordenanza Municipal tiene como objeto regular el
procedimiento administrativo de declaración en situación fuera de ordenación y situación
asimilada a fuera de ordenación de las edificaciones en suelo no urbanizable de
conformidad con lo previsto en el Decreto 2/2012 de 10 de enero por el que se regula el
régimen de las edificaciones y asentamientos existentes en suelo no urbanizable en la
CCAA de Andalucía y lo previsto en el artículo 53 del Reglamento de Disciplina
Urbanística de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
Artículo 2º. Ámbito de aplicación.
La presente ordenanza será de aplicación a las edificaciones, construcciones e
instalaciones siguientes:
1. Aquellas que no se ajustan a la ordenación territorial y urbanística vigente en el
municipio. En este grupo deben diferenciarse:
a) Edificaciones, construcciones e instalaciones en situación legal de fuera de
ordenación, construidas con licencia urbanística conforme a la ordenación territorial y
urbanística vigente en el momento de la licencia.
b) Edificaciones, construcciones e instalaciones en situación de asimilado al régimen
de fuera de ordenación, construidas sin licencia urbanística o contraviniendo sus
condiciones, respecto a las cuales se hubiere agotado el plazo para adoptar medidas de
protección de la legalidad urbanística y de restablecimiento del orden jurídico infringido.
2.
Para las edificaciones, construcciones e instalaciones no conformes con la
ordenación territorial y urbanística, ubicadas en suelo no urbanizable de especial
protección por normativa específica, territorial o urbanística, en terrenos de la Zona de
Influencia del Litoral o en suelos con riesgos ciertos de erosión, desprendimientos,
corrimientos, inundaciones u otros riesgos naturales, tecnológicos o de otra procedencia
se aplicarán los siguientes criterios:
a) Si fueron construidas con licencia urbanística conforme a la ordenación
territorial y urbanística vigente en el momento de la licencia urbanística se considerarán
en situación legal de fuera de ordenación.
b) Si fueron construidas sin licencia urbanística o contraviniendo sus condiciones, y
se hubiere agotado el plazo para adoptar medidas de protección de la legalidad
urbanística y de restablecimiento del orden jurídico infringido que establece el artículo
185 de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, con anterioridad al establecimiento del
régimen de protección especial o la imposición de cualquier otra de las limitaciones
previstas en primer párrafo de este apartado, procederá el reconocimiento de la situación
de asimilado al de fuera de ordenación.
3.
Las edificaciones, construcciones e instalaciones construidas con anterioridad a
la entrada en vigor de la Ley 19/1975, de 2 de mayo, que no sean conformes con la
ordenación territorial y urbanística vigente y no cuenten con licencia urbanística, se
encontrarán en situación legal de fuera de ordenación
4.
No será de aplicación el régimen de asimilación a la situación legal de fuera de
ordenación en aquellos supuestos recogidos en el artº 185.2 de la Ley 7/2002 de
Ordenación Urbanística de Andalucía, artº 46.2 del RDUA y artº 8.2 del Decreto 2/2012,
en concreto:
- Las parcelaciones urbanísticas en suelo no urbanizable, edificaciones aisladas
integradas en una parcelación urbanística que no constituye un asentamiento
urbanístico conforme a lo dispuesto en el Decreto 2/2012, y para la que no haya
transcurrido el plazo para el restablecimiento del orden urbanístico infringido, si
-
-
no se ha procedido a la reagrupación de las parcelas, conforme a lo dispuesto en
el artículo 183.3 de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre.
Edificaciones, construcciones o instalaciones ejecutadas en suelo no urbanizable
de especial protección por normativa específica, territorial o urbanística, en
terrenos de la Zona de Influencia del litoral, en suelos destinados a dotaciones
públicas, o en suelos con riesgos ciertos de erosión, desprendimientos,
corrimientos, inundaciones u otros riesgos naturales, tecnológicos o de otra
procedencia, excepto en el supuesto previsto en el artículo 3.2.b) del Decreto
2/2012.
Que las obras, edificaciones o instalaciones se hayan ejecutado sobre bienes o
espacios catalogados.
Que las obras, edificaciones o instalaciones invadan parques, jardines, espacios
libres o infraestructuras o demás reservas para dotaciones.
Que afecten a las determinaciones pertenecientes a la ordenación estructural del
PGOU, en los términos que se determinen reglamentariamente.
Artículo 3º. PROCEDIMIENTO.
El procedimiento para otorgar la resolución de reconocimiento deberá tramitarse y
resolverse conforme a la legislación sobre régimen local y a la del procedimiento
administrativo común, a las especialidades procedimentales establecidas en la normativa
urbanística y a las reglas particulares establecidas en el Decreto 2/2012.
Articulo 4º Inicio del procedimiento.
El procedimiento para el reconocimiento de las edificaciones se iniciará de oficio o
mediante presentación de solicitud por la persona titular de la edificación dirigida al
Ayuntamiento, acompañada de la documentación, suscrita por técnico competente, que
acredite los siguientes aspectos:
-
-
-
-
-
-
Identificación del inmueble afectado, indicando el número de finca registral si
estuviera inscrita en el Registro de la Propiedad y su localización geográfica
mediante referencia catastral o, en su defecto, mediante cartografía oficial
georeferenciada.
Fecha de terminación de la edificación, acreditada mediante cualquiera de los
documentos de prueba que se relacionan en el artículo 20.4.a) del Texto
Refundido de la Ley del Suelo aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2008, de
20 de junio.
Aptitud de la edificación terminada para el uso a que se destina, mediante
certificación que acredite que reúne las condiciones de seguridad, habitabilidad
y salubridad.
Descripción de las obras necesarias e indispensables para poder dotar a la
edificación de los servicios básicos necesarios para garantizar el mantenimiento
del uso de forma autónoma
Copia compulsada del título o documento de propiedad de la parcela en la que se
ubica la obra, instalación o edificación, y, en su caso, nota simple de su
inscripción en el Registro de la Propiedad correspondiente.
Un plano de situación sobre cartografía oficial a escala 1:5.000 o 1:2.000 en el
que se grafíe la edificación a inscribir.
Plano de la parcela, acotado y superficiado con indicación de la escala
(preferiblemente a escala 1:500), representado preferentemente sobre la
cartografía catastral obtenida de la Oficina Virtual del Catastro.
-
-
-
Plano acotado en el que se sitúen las obras con respecto a los linderos de la
parcela.
Plano acotado por cada planta del edificio y/o instalación con distribución y
sección genérica, de conformidad con la obra realmente ejecutada. En estos
planos se representará cada una de las edificaciones, obras o instalaciones con
uso diferenciado, con expresión de las superficies útiles y construidas.
Una fotografía de cada una de las fachadas de la obra, instalación o edificación
de las que pueda desprenderse el estado constructivo de la misma, realizada a
color y tamaño mínimo 10 x 15 centímetros.
La anterior documentación deberá presentarse en formato papel y digital.
Documento acreditativo de haber abonado la correspondiente tasa.
Artículo 5º. Instrucción del procedimiento.
1.
Completa la documentación, el Ayuntamiento, justificadamente y en razón a las
circunstancias que concurran, solicitará los informes que resulten procedentes a los
órganos y entidades administrativas gestores de intereses públicos afectados.
2.
A la vista de la documentación aportada y de los informes sectoriales que en su
caso se hubieran emitido, los servicios técnico y jurídico municipales se pronunciarán
sobre el cumplimiento de los presupuestos previstos en el artículo 8, apartados 1 y 2 del
Decreto 2/2012.
3.
En todo caso, los servicios técnicos municipales comprobarán la idoneidad de la
documentación aportada en relación con los siguientes aspectos:
a) La acreditación de la fecha de terminación de la edificación.
b) El cumplimiento de las normas mínimas de habitabilidad y salubridad a las que
se hace referencia en el artículo 5 del Decreto 2/2012.
c) La adecuación de los servicios básicos de la edificación a las especificaciones
señaladas en el artículo 8, apartados 4 y 5 del Decreto 2/2012.
4.
Los servicios jurídicos municipales comprobarán que no se encuentra en curso
procedimiento de protección de la legalidad urbanística y de restablecimiento del orden
jurídico infringido respecto de la edificación objeto de reconocimiento, y que no es
legalmente posible medida alguna de restablecimiento del orden jurídico perturbado y
reposición de la realidad física alterada.
5.
El Ayuntamiento, a la vista de la documentación señalada y de los informes
emitidos, requerirá la realización de las obras e instalaciones indispensables que
posibiliten, en su caso, la posterior contratación de los servicios básicos, estableciendo un
plazo máximo tanto para la presentación del proyecto técnico como para la ejecución de
las citadas obras.
6.
El Ayuntamiento podrá dictar, además, orden de ejecución para aquellas obras de
reparación que por razones de interés general resulten indispensables para garantizar la
seguridad, salubridad y ornato, incluidas las que resulten necesarias para evitar el
impacto negativo de la edificación sobre el paisaje del entorno.
7.
Las personas interesadas deberán acreditar, en el plazo previsto en el
requerimiento o en la orden de ejecución a que se hace referencia en los apartados
anteriores, la realización de las obras exigidas mediante certificado descriptivo y gráfico
suscrito por personal técnico competente. Los servicios técnicos municipales, tras la
correcta ejecución de las obras, emitirán el correspondiente informe con carácter previo a
la resolución.
Artículo 6º. Resolución del procedimiento.
1. La resolución de reconocimiento de la situación de asimilado al régimen de fuera de
ordenación deberá consignar expresamente los siguientes extremos:
a) Identificación de la edificación conforme se especifica en el artículo 10.1.a) del
Decreto 2/2012.
b) El reconocimiento de la aptitud de la edificación terminada para el uso al que se
destina por reunir las condiciones de seguridad, habitabilidad y salubridad exigidas para
dicho uso.
c) El reconocimiento de que la edificación se encuentra en situación de asimilada a
régimen de fuera de ordenación por haber transcurrido el plazo para el restablecimiento
del orden urbanístico infringido, o por imposibilidad legal o material de ejecutar la
resolución de reposición de la realidad física alterada, siempre que la indemnización por
equivalencia que se hubiere fijado haya sido íntegramente satisfecha conforme a lo
previsto por el artículo 51 del Reglamento de Disciplina Urbanística.
d) Especificación de las obras que pueden ser autorizadas conforme a lo
establecido por el artículo 5.6 así como los servicios básicos que puedan prestarse por
compañías suministradoras, y las condiciones del suministro.
Artículo 7º. Competencia
La competencia para dictar la resolución por la que se acuerde el transcurso del
plazo previsto para adoptar medidas de protección o restauración de la legalidad
urbanística y pertinente declaración del inmueble afectado en situación de asimilación a
la de fuera de ordenación, corresponde al Alcalde-Presidente, pudiendo delegar la misma
en los términos previstos en la legislación de régimen local.
Artículo 8º. Plazos para resolver.
El plazo máximo para resolver y notificar será de seis meses.
El plazo comenzará a contar desde la fecha en la que la solicitud tenga entrada en
el registro del Ayuntamiento competente para resolver, o desde el acuerdo por el que se
inicia el procedimiento de oficio.
Este plazo se suspenderá por el tiempo que medie entre la notificación del
requerimiento y la acreditación por la persona interesada de la ejecución de las obras
contempladas en el artículo 5.
Transcurrido el plazo establecido en el apartado anterior sin que se hubiese
notificado la resolución de reconocimiento, podrá entenderse que la solicitud ha sido
desestimada, conforme a lo establecido en el artículo 23 del Real Decreto-Ley 8/2011, de
1 de julio o, en los procedimientos iniciados de oficio, que se ha producido la caducidad
del expediente.
En el caso de soluciones coordinadas para la prestación de servicios básicos a que
se hace referencia en el artículo 10.3 del Decreto 2/2012, la resolución será individual
para cada una de las edificaciones.
Si la resolución fuera denegatoria se indicarán las causas que la motivan con
advertencia expresa de que la edificación no puede ser utilizada. El Ayuntamiento
adoptará las medidas de protección de la legalidad urbanística y de restablecimiento del
orden jurídico infringido que procedan.
Artículo 9º. Contenido de la Resolución.
Conforme a la legislación notarial y registral en la materia, la resolución de
reconocimiento de la situación de fuera de ordenación o asimilado al régimen de fuera de
ordenación será necesaria, en todo caso, para la inscripción de la edificación en el
Registro de la Propiedad, en la que se deberá indicar expresamente el régimen jurídico
aplicable a este tipo de edificaciones, reflejando las condiciones a las que se sujetan la
misma.
Dicha resolución deberá identificar suficientemente la instalación, construcción o
edificación afectada, indicando el número de finca registral si estuviera inscrita en el
Registro de la Propiedad, y su localización geográfica mediante referencia catastral o, en
su defecto, mediante cartografía oficial georeferenciada; igualmente habrá de acreditar la
fecha de terminación de la instalación, construcción o edificación, así como su aptitud
para el uso al que se destina.
Del mismo modo, contendrá indicación expresa de que sobre el inmueble afectado
solo podrán realizarse las obras estrictamente exigibles para asegurar las condiciones de
seguridad, habitabilidad y salubridad del inmueble que exijan su utilización conforme al
destino establecido.
Artículo 10º. De la inscripción en el Registro de la Propiedad.
La resolución administrativa por la que se declare la situación de inmueble
asimilado al régimen de fuera de ordenación se hará constar en el Registro de la
Propiedad en la forma y a los efectos previstos en la legislación hipotecaría.
La escritura publica de declaración de la obra nueva que habilite la inscripción en
el Registro de la Propiedad de obras, edificaciones e instalaciones sobre los que hubiere
recaído resolución declarativa de fuera de ordenación o asimilación al régimen de fuera
de ordenación, contendrá como parte de la misma copia de la propia resolución
administrativa, con mención expresa a las condiciones de otorgamiento de cada una de
ellas.
Cualquier tasa o impuesto que gire el Registro de la Propiedad por la Inscripción
realizada será repercutida al titular de la edificación, construcción, instalación u obra.
Artículo 11º Régimen jurídico aplicable a las obras, edificaciones e instalaciones
fuera de ordenación o asimiladas al régimen de fuera de ordenación.
1.
En las edificaciones en situación legal de fuera de ordenación se podrán
autorizar las obras y los usos establecidos por el Plan General de Ordenación Urbanística
en función del grado de compatibilidad de la edificación respecto a las distintas categorías
del suelo no urbanizable establecidas por la ordenación urbanística y, supletoriamente,
por lo dispuesto en la Disposición Adicional Primera, apartado 3, de la Ley 7/2002, de 17
de diciembre. A los efectos de lo dispuesto en el artículo 34.b) de la dicha Ley, se
considerarán totalmente incompatibles con la ordenación las edificaciones ubicadas en
suelos con la condición de dominio público, de especial protección por legislación
específica o que presenten riesgos ciertos de erosión, desprendimientos, corrimientos,
inundación u otros riegos naturales, riesgos tecnológicos o de otra procedencia en cuyo
caso sólo se permitirán las obras que sean compatibles con la protección y no agraven la
situación de riesgo.
2.
Para las edificaciones, construcciones o instalaciones declaradas en situación
asimilada a fuera de ordenación sólo podrán autorizarse obras de reparación y
conservación que exija el estricto mantenimiento de las condiciones de seguridad,
habitabilidad y salubridad del inmueble.
3.
Con la finalidad de reducir el impacto negativo sobre el paisaje y el medio
ambiente de las obras, instalaciones, construcciones y edificaciones asimiladas al régimen
de fuera de ordenación, podrán autorizarse, e incluso exigirse, la ejecución de las obras
que resulten necesarias para no perturbar la seguridad, la salubridad y el entorno de
conformidad con lo establecido en el apdo. 6 del artº 5 de la presente ordenanza.
Artículo 12º. Otorgamiento de licencias de ocupación y de utilización.
1.
Para las edificaciones en situación legal de fuera de ordenación procederá la
concesión de licencia de ocupación o utilización, si se mantiene el uso originario o, en el
supuesto de cambio de uso, si el nuevo uso resulta compatible con la ordenación
territorial y urbanística vigente. Para las edificaciones situadas en suelos de dominio
público la concesión de licencia de ocupación o utilización se ajustará al régimen
aplicable a dichos suelos.
2.
Para las edificaciones en situación de asimilado al régimen de fuera de
ordenación no procederá la concesión de licencias de ocupación o de utilización, sin
perjuicio de las condiciones que puedan establecerse por el Ayuntamiento en la resolución
de reconocimiento, de conformidad con lo establecido en el Decreto 2/2012. Esta
resolución será la exigible por las compañías suministradoras para la contratación de los
servicios a los efectos establecidos en el artículo 175.2 de la Ley 7/2002, de 17 de
diciembre.
Artículo 13. Prestación por equivalencia.
En situación idéntica a la del régimen de asimilado al de fuera de ordenación
quedarán aquellas obras, edificaciones y/o construcciones sobre las que se hubiere
establecido la fijación de indemnización por equivalencia, ante la imposibilidad material o
legal de ejecución total o parcial de las medidas tendentes al restablecimiento del orden
jurídico perturbado.
En estos supuestos la indemnización que se fije deberá contemplar la valoración
del aprovechamiento urbanístico materializado sin título, que se realizará de conformidad
con la legislación en materia de valoraciones y que en el supuesto de actividades
clasificadas incluirá, en todo caso, el equivalente al importe de la prestación
compensatoria regulada en el artículo 52.5 de la Ley 7/2002, de 17 de diciembre, de
Ordenación Urbanística de Andalucía.
Articulo 14. Formación de censo.
El Ayuntamiento de Loja procederá a la confección de un censo de obras,
edificaciones e instalaciones y construcciones declaradas en situación de fuera de
ordenación o asimilada a fuera de ordenación
Articulo 15.- Tasas.
La declaración de situación legal de fuera de ordenación y asimilada a de fuera de
ordenación y de transcurso del plazo para la adopción de medidas de restablecimiento de
la legalidad urbanística, será objeto de exacción de la correspondiente tasa, de
conformidad con lo previsto en la Ordenanza reguladora.
DISPOSICION FINAL
La presente Ordenanza entrará en vigor al día siguiente de su publicación íntegra
en el Boletín Oficial de la Provincia, y haya transcurrido el plazo previsto en el artículo
65.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local.
Fly UP