...

Bioética al otro lado del espejo: la visión de las

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Bioética al otro lado del espejo: la visión de las
Bioética al otro lado del espejo: la visión de
las personas con diversidad funcional y el
respeto a los derechos humanos
“ya sabes que sólo se ve la parte trasera del reloj en el espejo”
Lewis Carroll – Alicia a través del espejo - 1872
Javier Romañach Cabrero
Oíd las voces tormentosas de quienes ya viajaron en el tiempo,
De quienes ya vistieron los hábitos de la indignidad.
Escuchad al que no existió porque un día vosotros tampoco existiréis,
Abrid vuestras mentes a quienes vieron otras cosas y vivieron otras vidas,
No esperéis a que el viento del presente derrumbe vuestra futura dignidad,
Es tiempo de respeto y de comprensión,
Es tiempo de un nuevo rumbo,
Virad el timón y orientad la proa a un mundo nuevo,
Desplegad las velas de vuestra humanidad en un mundo nuevo,
Un mundo pleno de diversidad y de libertad,
Un mundo impregnado de dignidad,
Un mundo en divertad.
Javier Romañach
Bioética al otro lado del espejo -
2
Tabla de contenidos
1.
INTRODUCCIÓN ..................................................................................................................................8
2.
LA EVOLUCIÓN DEL PENSAMIENTO QUE SURGE AL OTRO LADO DEL ESPEJO..................................12
2.1 Prescindencia y castigo divino ............................................................................. 13
2.2 Modelo médico-rehabilitador ............................................................................... 14
2.3 Modelo social o de vida independiente ................................................................ 15
2.4 Modelo o enfoque de las capacidades .................................................................. 17
2.5 Modelo de la diversidad ....................................................................................... 23
2.5.1. Confusiones y soluciones ............................................................................. 26
2.5.2. Diversidad y Dignidad. Cambios importantes.............................................. 27
2.5.3. Dos tipos de dignidad, dos tipos de defensa de la dignidad ......................... 28
2.6 Análisis de los modelos desde el modelo de la diversidad................................... 30
3.
¿QUIÉN TIENE VOZ EN EL ÁMBITO DE LA BIOÉTICA?.......................................................................34
3.1 Ámbitos bioéticos ................................................................................................. 34
3.2 La voz nacional en España ................................................................................... 35
4.
BIOÉTICA, DIVERSIDAD FUNCIONAL Y DERECHOS HUMANOS ........................................................38
4.1 Bioética y derechos humanos ............................................................................... 38
4.2 Diversidad funcional y derechos humanos........................................................... 40
4.3 ¿En qué afecta a la bioética la Convención internacional sobre los derechos de las
personas con discapacidad de la ONU?...................................................................... 43
4.3.1. Un cambio importante sobre la visión de las personas que no pueden decidir.
El concepto de capacidad jurídica .......................................................................... 47
4.3.2. Resumen de cambios bioéticos que implica la aprobación de la Convención
de la ONU............................................................................................................... 53
4.4 Más allá de los límites del sistema de derechos humanos.................................... 54
4.4.1. El modelo de la diversidad y su propuesta de dignidad ............................... 59
4.4.2. El camino actual ........................................................................................... 61
Bioética al otro lado del espejo -
3
4.4.3. El camino de la dignidad en la diversidad.................................................... 61
4.4.4. La elección del camino ................................................................................. 62
5.
AL OTRO LADO DEL ESPEJO: LAS CONFUSIONES DE PARTIDA .........................................................65
5.1 Una vida que no merece la pena ser vivida .......................................................... 67
5.2 Enfermedad y diversidad funcional...................................................................... 71
5.3 La calidad de vida como objetivo ¿acierto o error?.............................................. 77
5.3.1. El concepto de calidad de vida ..................................................................... 78
5.3.2. Calidad de vida y dignidad ........................................................................... 82
6.
LA VOZ BIOÉTICA DE LAS PERSONAS CON DIVERSIDAD FUNCIONAL..............................................85
6.1 Investigación biomédica ....................................................................................... 89
6.1.1. Investigación científica en la época de la Alemania nazi............................. 91
6.1.2. El Convenio de Asturias. Convenio de derechos humanos y Biomedicina.. 95
6.1.3. La ley española de investigación biomédica .............................................. 103
6.1.4. La investigación biomédica desde el otro lado del espejo ......................... 112
6.2 Investigación en células madre o células troncales ............................................ 112
6.2.1. El estatuto moral del embrión..................................................................... 113
6.2.2. La clonación terapéutica o no reproductiva................................................ 116
6.2.3. Al otro lado del espejo. La postura ante la investigación en células madre121
6.3 Nueva genética, la amenaza................................................................................ 123
6.3.1. La amenaza a la diversidad......................................................................... 128
6.3.2. Las pruebas y exploración prenatales......................................................... 130
6.3.3. El diagnóstico genético preimplantatorio y la selección genética.............. 131
6.3.4. Al otro lado del espejo. Otros asuntos relacionados................................... 138
6.4 La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica . 150
6.4.1. La terminología, una cuestión previa ......................................................... 150
6.4.2. El concepto de esterilización ...................................................................... 152
Bioética al otro lado del espejo -
4
6.4.3. La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica
en el mundo occidental ......................................................................................... 152
6.4.4. La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica
en España. El artículo 156 del Código Penal ....................................................... 153
6.4.5. Dudas suscitadas por el artículo 156.II....................................................... 159
6.4.6. La constitucionalidad de la esterilización de personas con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica............................................................................... 160
6.4.7. Al otro lado del espejo. La esterilización “voluntaria” .............................. 168
6.5 Eugenesia............................................................................................................ 177
6.5.1. El concepto de eugenesia............................................................................ 177
6.5.2. Historia de la eugenesia.............................................................................. 178
6.5.3. La eugenesia en España.............................................................................. 181
6.5.4. Al otro lado del espejo. Postura ante la nueva eugenesia........................... 186
6.5.5. La falsa libertad .......................................................................................... 188
6.6 Eutanasia............................................................................................................. 189
6.6.1. La confusión entre eutanasia y el suicidio asistido..................................... 189
6.6.2. El suicidio asistido...................................................................................... 192
6.6.3. Eutanasia..................................................................................................... 193
6.6.4. Cuando la eutanasia empuja a la eugenesia................................................ 195
6.6.5. Tipos de eutanasia ...................................................................................... 196
6.6.6. Distanasia, cacotanasia y ortotanasia.......................................................... 197
6.6.7. Pensamiento a favor de la eutanasia ........................................................... 198
6.6.8. Valoraciones éticas ..................................................................................... 200
6.6.9. Derecho y eutanasia.................................................................................... 207
6.6.10. Al otro lado del espejo. El punto de vista sobre la eutanasia ................... 208
6.7 Comités de Bioética............................................................................................ 210
6.7.1. La participación en los comités de bioética................................................ 211
Bioética al otro lado del espejo -
5
6.7.2. Al otro lado del espejo. La participación en los Comités de Bioética........ 215
6.8 Situaciones de “inDependencia” ........................................................................ 216
6.8.1. Bases conceptuales para la “inDependencia”............................................. 218
6.8.2. Diversidad funcional................................................................................... 218
6.8.3. Diversidad funcional y derechos humanos................................................. 219
6.8.4. Los principios de la Convención en el sistema legislativo español............ 220
6.8.5. Autonomía .................................................................................................. 225
6.8.6. Vinculación entre autonomía moral y autonomía física............................. 227
6.8.7. Dependencia e “inDependencia” ................................................................ 228
6.8.8. Apoyos para promocionar la autonomía..................................................... 229
6.8.9. Dependencia y Diversidad funcional.......................................................... 230
6.8.10. Dependencia y bioética............................................................................. 231
6.8.11. Al otro lado del espejo. Las situaciones de dependencia ......................... 232
7.
CONCLUSIONES...............................................................................................................................233
8.
BIBLIOGRAFÍA ................................................................................................................................237
8.1 Convenios Internacionales.................................................................................. 247
8.2 Manifiestos y declaraciones................................................................................ 248
8.3 Informes.............................................................................................................. 249
8.4 Leyes................................................................................................................... 250
8.5 Webs ................................................................................................................... 251
Bioética al otro lado del espejo -
6
Agradecimientos
Este texto no habría visto la luz sin las aportaciones, correcciones y colaboraciones de
muchas personas de España, Europa y América que han aportado su grano de arena a lo
largo de los años de nacimiento de la voz bioética de la diversidad funcional. A riesgo
de olvidarme a alguien quiero expresar mi gratitud a Bill Albert (Gran Bretaña),
Soledad Arnau, Rafael de Asís, Rita Barbudo (Italia), Ana Bustinduy, Esperanza
Cabrero, Helen Caplan (Gran Bretaña), Juan Carlos Casal, Antonio Centeno, Catalina
Devandas (Costa Rica), Leticia Escardó, Francisco Guzmán, Caroline Guibet-Lafaye
(Francia), Giampiero Grifo (Italia), Katrin Grüber (Alemania), Marita Iglesias, Nicolas
Journet (Francia), Manuel Lobato, Juan José Maraña, Iñaki Martínez, Vanesa Moriente,
Claudia Neubauer (Alemania), Reyes Noya, Agustina Palacios (Argentina), Jean-Luc
Simon (Francia), Mariola Rueda, Miguel Rueda y Mario Toboso.
Bioética al otro lado del espejo -
7
1. Introducción
Sabemos tan poco acerca de la vida. ¿Cómo podremos saber algo acerca de la muerte?
Confucio
En el conocido cuento “Alicia a través del espejo”1, de Lewis Carroll (Charles Lutwidge
Dodgson), matemático, fotógrafo y escritor británico del siglo XIX, Alicia atraviesa el
espejo que hay encima de la chimenea del salón para pasar al otro lado donde encuentra
piezas de ajedrez que hablan y se mueven y un jardín con flores parlantes; al otro lado
del espejo, la reina cambia de tamaño, hay que correr deprisa si se quiere permanecer en
el mismo sitio, el campo se hace tablero de ajedrez y el tablero de ajedrez campo, los
insectos son elefantes, etc. Sin embargo, al final del cuento, Alicia cree que se pelea con
el Rey del tablero de ajedrez para despertarse peleando con su gato: todo ha sido una
ilusión. En realidad, en el espejo sólo se ve la parte de atrás del reloj que hay encima de
la chimenea delante y que se refleja en él. Los otros reflejos son ilusiones, espejismos,
imágenes ficticias de una realidad que no se puede aprehender sin cruzar
definitivamente el espejo y viviendo allí.
A algunas personas la vida les ha hecho cruzar al otro lado del espejo, el lado en el que
la sociedad les discrimina por ser diferentes, por no entrar en los cánones de
funcionamiento de la mayoría social, en la norma estadística. En algunos casos se cruza
al nacer, en otros a lo largo de la vida, en la mayoría de ellos por el paso del tiempo y al
llegar a avanzada edad.
En una sociedad o cultura se puede estar discriminado por varios motivos: por ser
mujer, por ser de diferente raza, por ser homosexual, por tener una diversidad funcional2
(discapacidad), por practicar otra religión, por ser de otro país, etc.; pero la última
realidad humana en reivindicar su discriminación por su diferencia es la diversidad
funcional, mucho más conocida como “discapacidad”.
1
CAROLL, L. «Through the looking glass». 1872.
2
Para una justificación del cambio de terminología de “discapacidad” a “diversidad funcional” véase
ROMAÑACH CABRERO, J. y PALACIOS RIZZO, A. (2006): «El modelo de la diversidad: La Bioética
y los derechos humanos como herramientas para alcanzar la plena dignidad en la diversidad funcional».
Diversitas. pp. 102-117.
Bioética al otro lado del espejo -
8
En la lucha contra la discriminación que sufre el colectivo de personas con diversidad
funcional, existen varios niveles a abordar: la realidad cotidiana, la legislación y el
pensamiento social3, que nace del campo de la filosofía moral y política y de la bioética.
En este texto se recopila, por primera vez y en castellano, el pensamiento bioético de
aquellos que se encuentran al otro lado del espejo por su diversidad funcional, aquellos
que hoy en día siguen siendo considerados por la sociedad como enfermos, como seres
humanos defectuosos que necesitan ser curados o reparados; mientras que desde su
punto de vista, desde el otro lado del espejo, se ven a sí mismos de manera muy
diferente: seres humanos discriminados por no cumplir los patrones funcionales
estadísticos de una cultura mayoritaria.
Este grupo de personas llevan sólo unas pocas décadas reclamando que se escuche su
voz en todos los ámbitos: político, social, económico, laboral, etc. y sólo unos pocos
años en el ámbito de la filosofía moral y la bioética.
La voz bioética que nace al otro lado del espejo, expresada en un conjunto de opiniones
y escritos que han sido elaborados por personas que viven discriminadas por su
diversidad funcional, aportan un nuevo enfoque a muchos asuntos que durante años han
sido analizados desde el desconocimiento de lo que realmente se ve y se vive al tener
una diversidad funcional.
En este texto se puede encontrar además, en las secciones pertinentes, una explicación
introductoria de las cuestiones bioéticas abordadas (eutanasia, eugenesia, etc.), en la
que, en algunos casos, se incluyen aspectos poco conocidos o desarrollados de estas
cuestiones.
En el capítulo 2 se analizan las diferentes visiones o modelos más relevantes que la
sociedad ha tenido a lo largo de su historia de esta realidad humana, describiendo
brevemente los modelos de prescindencia y castigo divino y profundizando algo más en
el tradicional y omnipresente modelo médico-rehabilitador y en los más modernos
modelos social o de vida independiente, el modelo de las capacidades, propuesto por
Martha Nussbaum en el ámbito de la filosofía moral y política y, finalmente, el modelo
de la diversidad, en el que se basa principalmente el pensamiento bioético moderno de
3
Para profundizar en los diferentes aspectos de la discriminación, veáse Ibídem. pp.65-98
Bioética al otro lado del espejo -
9
lo diversidad funcional. En la parte final del capítulo se analizan todos ellos desde el
modelo de la diversidad, del que es coautor el autor de este texto.
En el capítulo 3 se analiza quién tiene voz en el ámbito bioético nacional, con el fin de
averiguar la relevancia que tiene la voz ciudadana de los que viven diariamente la
realidad de la discriminación por diversidad funcional.
En el capítulo 4 se describe la estrecha relación existente entre la bioética y los derechos
humanos y, a su vez la relación entre éstos y la diversidad funcional, para entrar de lleno
en la recientemente aprobada Convención de los derechos de las personas con
discapacidad (diversidad funcional) de las Naciones Unidas, que está ya vigente en
España4 y analizar su impacto en la bioética y en algunas de sus leyes y convenios
relacionados. Además, se desarrolla el sustento ideológico necesario, basado en la
dignidad de los seres humanos, con el fin de poder afrontar con solidez los paradigmas
bioéticos para los que el sistema de derechos humanos no proporciona respuestas
adecuadas.
En el capítulo 5 se explica la incompatibilidad de las visiones a ambos lados del espejo
y se analizan las confusiones más habituales que existen sobre la realidad de la
diversidad funcional, como su mezcla con el concepto de enfermedad, la creencia de
que se trata de vidas que no merece la pena vivir y la relación y confusión que existe
entre la dignidad y la calidad de vida.
El capítulo 6 recopila la voz bioética de las personas con diversidad funcional respecto a
muchos de los aspectos de la bioética que les afectan: la investigación biomédica, la
investigación en células troncales, la nueva genética, la esterilización, la eugenesia, la
eutanasia, la participación en Comités de Bioética y las situaciones de “inDependencia”.
En cada sección se analizan con detalle estos asuntos bioéticos para acabar haciendo un
análisis de cada uno de ellos desde la visión del modelo de la diversidad, del
pensamiento bioético que nace al otro lado del espejo.
Finalmente se realizan las conclusiones generales de este documento, un texto que
podría ser una de las primeras piedras de la construcción de un pensamiento bioético
4
BOE n. 96 de 21/4/2008. INSTRUMENTO de ratificación de la Convención sobre los derechos de las
personas con discapacidad, hecho en Nueva York el 13 de diciembre de 2006.
Bioética al otro lado del espejo - 10
distinto del que hay hoy en día en la España de 2008, un pensamiento respetuoso con la
dignidad y los derechos humanos de las personas con diversidad funcional
Bioética al otro lado del espejo - 11
2. La evolución del pensamiento que surge al otro lado del
espejo
El progreso consiste en el cambio.
Miguel de Unamuno
Las reflexiones y debates sobre la diversidad funcional, más allá de su realidad médica,
su erradicación o su relación divina, son muy recientes en la historia del pensamiento y
abarcan ámbitos como la filosofía moral y política, la sociología y la bioética.
Este conjunto de ideas nace como reacción de algunas personas a los planteamientos
eugenésicos occidentales de la primera mitad del siglo XX, a la fuerte medicalización de
esta realidad humana y a la búsqueda de reflexiones más allá que otros planteamientos
generalistas, como la biopolítica de Foucault5 o la teoría de la justicia de Rawls6.
También son detonantes de estas reflexiones las visiones utilitaristas y eugenésicas
modernas cuyo máximo representante es Peter Singer.
Los autores más conocidos en este ámbito de reflexión alternativa son Amartia Sen y
Martha Nussbaum, desde el ámbito de la Filosofía Moral, Tom Shakespeare o Colin
Burns desde el ámbito de la sociología7 y Gregor Worlbring desde el ámbito de la
bioética, autores que han sido impulsores del cambio de perspectiva sobre la realidad
funcional.
Este impulso de cambio de perspectiva ha sido recogido por el propio colectivo de las
personas con diversidad funcional que, partiendo del activismo político en lucha contra
la discriminación han entendido la relevancia del desarrollo de un pensamiento que
nazca al otro lado del espejo. Este grupo de autores es mucho menos conocido, ya que
su voz es incipiente e incluye a autores como Bill Albert, Soledad Arnau o el autor de
este texto.
5
FOUCAULT, M. (1979) «Naisssance de la biopolitique». Curso en el Collége de France. (1978-79).
Hautes Études. Seuil/Gallimard. 2004.
6
RAWLS, J. «Teoría de la Justicia». Editorial Fondo de Cultura Económica. Año 1995.
7
También la sociología española se ha introducido recientemente en este ámbito. Para profundizar en este
aspecto véase FERREIRA, M.A. (2008) “Una aproximación sociológica a la discapacidad desde el
modelo social: apuntes caracteriológicos”. REIS. Revista Española de Investigaciones Sociológicas.
Bioética al otro lado del espejo - 12
Sin embargo, anteriormente, ha habido otras aproximaciones a la diversidad funcional,
que también han sido estudiadas. ´ñA lo largo del tiempo pueden distinguirse cuatro
maneras o modelos de trato social a personas con diversidad funcional8. A estos
modelos se les ha denominado: modelo de prescindencia, modelo médico-rehabilitador,
modelo social o vida independiente y modelo de la diversidad.
Cada uno es el reflejo en el espejo del pensamiento social de un momento y algunos han
tenido más implantación que otros en diferentes culturas, países y momentos de la
historia. En España, todos los modelos coexisten en mayor o menor medida en el
presente, con una menor presencia de los dos últimos, aquellos que han nacido de las
propias voces del colectivo, al otro lado del espejo.
Todo este trabajo se basa en las ideas desarrolladas en el último modelo, el modelo de la
diversidad, el primero que incorpora los asuntos bioéticos como parte importante de su
desarrollo teórico. Cabe reconocer que este modelo es el menos implantado, tanto
dentro, como fuera del colectivo, ya que su desarrollo teórico existe tan sólo desde el
año 2006.
2.1 Prescindencia y castigo divino
Un primer modelo, que se podría denominar de prescindencia, es el que se supone que
las causas que dan origen a la diversidad funcional tienen un motivo religioso, y en el
que las personas con este tipo de diferencias se consideran innecesarias por diferentes
razones: porque se estima que no contribuyen a las necesidades de la comunidad,
porque albergan mensajes diabólicos, porque son la consecuencia del enojo de los
dioses, o que -por lo desgraciadas-, sus vidas no merecen la pena ser vividas. Como
consecuencia de estas premisas, la sociedad decide prescindir de las mujeres y hombres
con diversidad funcional, ya sea a través de la aplicación de políticas eugenésicas, o ya
sea situándolas en el espacio destinado para los “anormales” y las clases pobres, con un
denominador común marcado por la dependencia y el sometimiento, en el que asimismo
son tratadas como objeto de caridad y sujetos de asistencia.
8
Para profundizar en este tema véase PALACIOS, A., “La discapacidad frente al poder de la
normalidad. Una aproximación desde tres modelos teóricos,” Tesina doctoral elaborada bajo la dirección
de Rafael de Asís Roig, Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las Casas”, Universidad Carlos III
de Madrid, 2004.
Bioética al otro lado del espejo - 13
Dentro del modelo de prescindencia, se puede distinguir la existencia de dos
submodelos: el eugenésico y el de marginación. Esta distinción se basa en las diversas
consecuencias que pueden derivarse de aquella condición de innecesariedad que
caracteriza a las personas con diversidad funcional.
2.2 Modelo médico-rehabilitador
El segundo modelo es el denominado médico-rehabilitador. Desde su filosofía se
considera que las causas que originan la diversidad funcional no son religiosas, sino
científicas. Desde este modelo las personas con diversidad funcional ya no son
considerados inútiles o innecesarias, siempre que sean rehabilitadas. Es por ello que el
fin primordial que se persigue desde este modelo es normalizar a las mujeres y hombres
que son diferentes, aunque ello implique forzar a la desaparición o el ocultamiento de la
diferencia que representa la diversidad funcional. Es imprescindible rehabilitar a la
personas y el éxito se valora según la cantidad de destrezas y habilidades que logre
adquirir el individuo.
Siendo las causas que se alegan para explicar el nacimiento de una persona con
diferencias o “deficiencias” científicas, ciertas situaciones pasan a ser consideradas
modificables. En este modelo se asume que la diferencia o “deficiencia” como una
enfermedad, fruto de causas naturales y biológicas, se traduce en la posibilidad de
mejoramiento de la calidad de vida de las personas supuestamente afectadas, como
también en el desarrollo de los medios de prevención, tratamientos de rehabilitación y
de cierta manera de comprensión del significado de la integración social.
En este modelo, la cura es el objetivo y las personas deben esperar pacientemente a que
ésta llegue de mano del avance científico. Mientras llega, la sociedad las aparca en
instituciones o en sus familias negándoles la posibilidad de una vida equiparable al resto
de la ciudadanía.
Dos defensores significativos de este modelo, famosos a través del cine, fueron
Christopher Reeve y Ramón Sampedro. El primero, soñando con una cura que nunca
llegó, defendió a ultranza la investigación en células madre como única solución a su
realidad. Para ello creó la fundación “Christopher and Dana Reeve Foundation”
dedicada a:
Bioética al otro lado del espejo - 14
“curar la lesión medular financiando nuevas iniciativas innovadoras de
investigación y a mejorar la calidad de vida con parálisis a través de becas,
información y apoyo legal”9
El segundo, consciente de que la cura no llegaría, defendió su derecho a morir
dignamente, escribió un libro10 cuyo contenido estaba impregnado de ideas derivadas
del modelo médico-rehabilitador y el modelo eugenésico, arrastrando a la sociedad a un
falso debate de eutanasia, haciendo creer a toda la sociedad que tenía una enfermedad y
reforzando la confusión ya existente y médica entre enfermedad y diversidad funcional.
El caso de Ramón Sampedro es tratado con mayor profundidad en la sección dedicada a
la eutanasia y el suicidio asistido.
2.3 Modelo social o de vida independiente
El tercer modelo, denominado social, es aquel que considera que las causas que originan
la diversidad funcional no son ni religiosas, ni científicas, sino que son sociales; y que
las personas con diversidad funcional pueden contribuir a la comunidad en igual medida
que el resto de mujeres y hombres sin diversidad funcional, pero siempre desde la
valoración y el respeto de su condición de personas diferentes.
Este modelo se encuentra íntimamente relacionado con la incorporación de ciertos
valores intrínsecos a los derechos humanos, y aspira a potenciar el respeto por la
dignidad humana, la igualdad y la libertad personal, propiciando la inclusión social, y se
basa en los principios de vida independiente, no discriminación, accesibilidad universal,
normalización del entorno y diálogo civil, entre otros. El modelo parte de la premisa de
que la diversidad funcional es una construcción y un modo de opresión social, y el
resultado de una sociedad que no considera ni tiene presente a las mujeres y hombres
con diversidad funcional. Asimismo, reivindica la autonomía de la persona con
diversidad funcional para decidir respecto de su propia vida, y para ello se centra en la
eliminación de cualquier tipo de barrera, a los fines de brindar una adecuada
equiparación de oportunidades.
9
Extracto y traducción e la información de la página web de dicha fundación:
http://www.christopherreeve.org/site/c.geIMLPOpGjF/b.1231837/k.3499/Christopher_and_Dana_Reeve_
Foundation_Press_Information.htm
10
SAMPEDRO, R. (2004) «Cartas desde el infierno» Editorial Planeta. Segunda Edición. Octubre de
2004.
Bioética al otro lado del espejo - 15
En este modelo, la vida de una persona con diversidad funcional tiene el mismo sentido
que la vida de una persona sin diversidad funcional. En esta línea, las personas con
diversidad funcional remarcan que ellas tienen mucho que aportar a la sociedad, pero
para ello deben ser aceptadas tal
cual son, ya que su contribución se encuentra
supeditada y asimismo muy relacionada con la inclusión y la aceptación de la
diferencia. El objetivo que se encuentra reflejado en este paradigma es rescatar las
capacidades en vez de acentuar las discapacidades, es decir seguir con el binomio
capacidad-discapacidad, invirtiendo su peso. Conforme a esta idea, los niños con
diversidad funcional deben tener las mismas oportunidades de desarrollo que los niños
sin diversidad funcional, y la educación debe tender a ser adaptada a las necesidades de
todos como regla, reservándose la educación especial como última medida y para casos
muy extremos. En cuanto a los métodos de subsistencia de las personas con diversidad
funcional.
El modelo social plantea como herramientas idóneas para la diversidad funcional la
seguridad social y el trabajo ordinario, y sólo excepcionalmente se acepta el protegido.
De todos modos, cabe resaltar que la connotación que tenía el trabajo como medio
exclusivo de integración social en el modelo médico-rehabilitador, es cuestionada por el
modelo social, desde el cual se sostiene que el empleo no es la única manera de
inclusión dentro de la sociedad.
En este modelo se resalta la importancia de que el fenómeno de la diversidad funcional
sea abordado desde un enfoque holístico. Así, el ocio, la cultura, los deportes, entre
otras, son actividades que permiten que las personas con diversidad funcional puedan
participar en la vida social, a la vez que desarrollar sus inquietudes. Por ello se otorga
tanto importancia a la accesibilidad como requisito previo para el disfrute de dichas
actividades, en igualdad de condiciones que los demás.
En lo que respecta al tratamiento social del que son objeto las personas con diversidad
funcional,
se basa en la búsqueda de la inclusión a través de la igualdad de
oportunidades. Para ello se presentan una serie de medidas, entre las que se destacan la
accesibilidad universal, el diseño para todos y la transversalidad de las políticas en
materia de diversidad funcional, entre otras.
En lo referente a la terminología, en este modelo se preconiza y defiende el término
“personas con discapacidad” para definir al colectivo.
Bioética al otro lado del espejo - 16
2.4 Modelo o enfoque de las capacidades
El modelo de las capacidades de Nussbaum viene a consolidar la construcción
ideológica alrededor de la diversidad funcional arrancando desde el campo de la
filosofía moral y política. Mientras que el modelo médico-rehabilitador nace del entorno
de la medicina y el modelo social, al igual que el modelo de la diversidad que se
analizará más adelante, nace de las inquietudes de las propias personas con diversidad
funcional, el modelo de las capacidades nace de una filósofa estadounidense
contemporánea de mucho renombre que se cuestiona los límites de la construcción
moral y política occidental contemporánea en su libro "Las fronteras de la justicia.
Consideraciones sobre la exclusión"11. En este libro plantea que: "no podemos justificar
una teoría política a menos que podamos mostrar que es capaz de perdurar en el tiempo
y ganarse el apoyo de los ciudadanos por razones que no sean exclusivamente
instrumentales o autoprotectoras"12 y continúa indicando que13:
"La mayoría de las teorías de la justicia de la tradición occidental, por ejemplo,
han ignorado culpablemente las demandas de igualdad de las mujeres, así
como los muchos obstáculos que se han interpuesto, y siguen interponiéndose
en el camino de esta igualdad".
Partiendo de su estudio filosófico de la discriminación por cuestión de género, Marta
Nussbaum llega a la conclusión de que14:
"En la actualidad existen tres problemas no resueltos de justicia social cuya
escasa presencia en las teorías existentes resulta especialmente problemática.
(Sin duda habrá también otros problemas del mismo tipo que todavía no
hemos detectado.) En primer lugar, encontramos el problema de la justicia
hacia las personas con discapacidades físicas y mentales. Se trata de personas
como todas las demás, pero hasta ahora las sociedades existentes no las han
tratado en un plano de igualdad con los demás ciudadanos. El problema de
extender a estas personas la educación, la asistencia médica, los derechos y las
libertades políticas, y en general la igualdad como ciudadanos, parece un
11
NUSSBAUM, M. C (2006): «La fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la exclusión».
Ediciones Paidós Ibérica. 2007.
12
Íbidem. p.21.
13
Ibídem. pp. 21-22.
14
Íbidem. p.22.
Bioética al otro lado del espejo - 17
problema de justicia y un problema urgente. Para resolver este problema hace
falta una nueva forma de pensar la ciudadanía, y un nuevo análisis de la
finalidad de la cooperación social (ya no basada en el beneficio mutuo), así
como también con mayor énfasis en la asistencia como bien social primario,
por lo que cabe esperar que su solución no va a consistir en una nueva
aplicación de las viejas teorías, sino en una reformulación de las propias
estructuras teóricas.
En segundo lugar, encontramos el problema urgente de extender la justicia a
todos los ciudadanos del mundo, de desarrollar un modelo teórico de un
mundo justo en su totalidad, donde los accidentes de nacimiento y de origen
nacional no viciaran desde el principio en todos los sentidos las opciones
vitales de las personas. En la medida en que todas las grandes teorías
occidentales de la justicia social parten del Estado-nación como unidad básica,
es probable que necesitemos también nuevas estructuras teóricas para pensar
de forma adecuada este problema.
Por último, debemos afrontar las cuestiones de justicia relacionadas con el
trato que dispensamos a los animales no humanos. A menudo se ha
reconocido que el dolor o la indignidad que sufren los animales a manos de los
seres humanos es una cuestión ética; es más raro que se reconozca como una
cuestión de justicia social.”
De esta manera, la cuestión de la diversidad funcional entra la agenda de la filosofía
moral y política y pone de relieve que las teorías de la justicia elaboradas hasta ahora en
occidente, que partían principalmente del contrato social de Rousseau y cuyo máximo
exponente en los últimos tiempos es John Rawls, se demuestran insuficientes para dar
soluciones de justicia a la realidad de la diversidad funcional.
Tal como plantea Nussbaum en ese mismo libro, y basándose en lo ya apuntado por
Scanlon15:
“Tras examinar el problema que plantean las personas con deficiencias y los
animales no humanos, Scanlon concluye que una teoría de este tipo tiene dos
vías para reconocer las situaciones de dependencia extrema. O bien podemos
mantenerlos dentro de una doctrina contractualista, y decir que las partes
contratantes son también curadoras de aquellos que no pueden participar en el
proceso; o bien podemos decir que la doctrina del contrato social sólo aporta
15
Íbidem. p.146.
Bioética al otro lado del espejo - 18
una teoría parcial sobre la moral, en cuyo caso necesitaremos una teoría
diferente hacer frente a las situaciones de dependencia extrema."
Por lo tanto, Nussbaum propone ir más allá de la teoría de la justicia de Rawls
apoyándose en algunas reformulaciones a dicha teoría de Rawls aportadas por Eva
Kittay y Amartya Sen que intentan dar respuestas a las cuestiones relacionadas con la
diversidad funcional. La teoría de Kittay aporta la necesidad de añadir asistencia
durante los periodos de dependencia extrema y dice que una teoría viable de la justicia
política debería proveer la distribución de asistencia entre sus principales objetivos.
Según Nussbaum, Sen tiene una propuesta más radical que implica remodelar la teoría
de la justicia de Rawls cambiando su lista de bienes primarios por una lista de
capacidades en lugar de cosas, incorporando necesidades como el amor y la asistencia
como bienes primarios.
En su propuesta, Nussbaum habla de un enfoque que denomina “enfoque de las
capacidades” que define como una doctrina política acerca de los derechos básicos en la
que se especifican algunas condiciones para que una sociedad sea mínimamente justa.
El enfoque de las capacidades parte de una concepción de la cooperación para la cual la
justicia y la reciprocidad constituyen fines con un valor intrínseco y en la que los seres
humanos están unidos por lazos altruistas además de los lazos de beneficio mutuo y
utiliza una concepción política de la persona entendiéndola como un animal social y
político.
El enfoque de las capacidades mantiene una concepción unificada de la racionalidad y
la animalidad, separándose así de Kant y de Rawls y utilizando la idea aristotélica del
ser humano como una criatura “necesitada de una pluralidad de actividades vitales”. De
esta manera, se parte de la racionalidad como un aspecto animal que no es el único que
define un funcionamiento auténticamente humano.
Así, el respeto de un ser humano no se gana por su productividad sino que apela a su
dignidad misma considerando que la sociedad está unida por un abanico de afectos y
compromisos de los que sólo algunos están relacionados con la productividad. La
dignidad no
es
considerada como
algo
que pueda definirse a priori e
independientemente de las capacidades, sino que se considera imbricada en ellas y en su
definición. La idea principal no es la dignidad misma, como si fuera separable de las
Bioética al otro lado del espejo - 19
capacidades para vivir la vida, sino la de una vida acorde a la dignidad humana en la
medida que ésta está constituida en parte por las capacidades que se definen en la lista16:
“LAS CAPACIDADES HUMANAS BÁSICAS
1. Vida. Poder vivir hasta el término de una vida humana de una duración
normal; no morir de forma prematura o antes de que la propia vida se vea
tan reducida que no merezca la pena vivirla.
2. Salud física. Poder mantener una buena salud, incluida la salud
reproductiva; recibir una alimentación adecuada; disponer de un lugar
adecuado para vivir.
3. Integridad física. Poder moverse libremente de un lugar a otro; estar
protegido de los asaltos violentos, incluidos los asaltos sexuales y la
violencia doméstica; disponer de oportunidades para la satisfacción sexual
y para la elección en cuestiones reproductivas.
4. Sentidos,
imaginación
y
pensamiento.
Poder
usar
los
sentidos,
la
imaginación, el pensamiento y el razonamiento y hacerlo de un modo
"auténticamente humano", un modo que se cultiva y se configura a través
de una educación adecuada, lo cual incluye la alfabetización y la formación
matemática científica básica, aunque en modo alguno se agota en ello.
Poder usar la imaginación y el pensamiento para experimentación y la
producción de obras y eventos religiosos, literarios, musicales etc., según
la propia elección. Poder usar la propiamente en condiciones protegidas
por las garantías de la libertad de expresión tanto en el terreno político
como en el artístico, así como la libertad de prácticas religiosas. Poder
disfrutar de experiencias placenteras y evitar los dolores no beneficiosos.
5. Emociones. Poder mantener relaciones afectivas con personas y objetos
distintos de nosotros mismos; poder amar a aquellos que nos aman y se
preocupan por nosotros, y dolernos por su ausencia; en general, poder
amar, penar, experimentar ansia, gratitud y enfado justificado. Que
nuestro desarrollo emocional no quede bloqueado por el miedo y la
ansiedad. (Defender esta capacidad supone defender formas de asociación
humana de importancia crucial y demostrable para este desarrollo.)
16
Íbidem. p.88.
Bioética al otro lado del espejo - 20
6. Razón práctica. Poder formarse una concepción del bien y reflexionar
críticamente sobre los propios planes de la vida. (Esto implica una
protección de la libertad de conciencia y de la observancia religiosa.)
7. Afiliación.
A. Poder vivir con y para los otros, reconocer y mostrar preocupación por
otros seres humanos, participar en diversas formas de interacción social;
ser capaz de imaginar la situación de otro. (Proteger esta capacidad implica
proteger las instituciones que constituyen y promueven estas formas de
afiliación, así como proteger la libertad de expresión y de asociación
política.)
B. Que se den las bases sociales del auto respeto y la no humillación; ser
tratado como un ser dotado de dignidad e igual valor que los demás. Eso
implica introducir disposiciones contrarias a la discriminación por razón
de raza, sexo, orientación sexual, etnia, casta, religión y origen nacional.
8. Otras especies. Poder vivir una relación próxima y respetuosa con los
animales, las plantas y el mundo natural.
9. Juego. Poder reír, jugar y disfrutar de actividades recreativas.
10. Control sobre el propio entorno.
A. Político. Poder participar de forma efectiva en las elecciones políticas que
gobiernan la vida; tener derecho a la participación política y a la protección
de la libertad de expresión y de asociación.
B. Material. Poder disponer de propiedades (ya sean bienes mobiliarios o
inmobiliarios), y ostentar los derechos de propiedad en un plano de
igualdad con los demás; no sufrir persecuciones y detenciones sin
garantías. En el trabajo, poder trabajar como un ser humano, ejercer la
razón práctica y entrar en relaciones valiosas de reconocimiento mutuo con
los demás trabajadores.”
El enfoque de las capacidades de Nussbaum se basa en la idea de que cada una de estas
capacidades es el sustento de la dignidad humana y que una vida que carezca de toda
posibilidad de ejercitar alguna de ellas, no es una vida plenamente humana, una vida
acorde con la dignidad humana, por más que otras capacidades estén presentes. En otras
palabras, un estado vegetativo permanente no sería una vida humana dado que toda
posibilidad de pensamiento, percepción y relación queda irrevocablemente anulada. Sin
embargo, Nussbaum considera que otros casos que menciona en su libro –como el de la
Bioética al otro lado del espejo - 21
hija de Eva Kittay17, que tiene una diversidad intelectual- sí existe una vida humana
porque manifiestan “las capacidades humanas más importantes y por estas capacidades
les vinculan a la comunidad humana: la capacidad de amar y relacionarse con los
demás, la percepción, el gusto por el juego y el movimiento”18. Opina que el hecho de
que algunas capacidades de la lista no estén al alcance de ese tipo de personas es una
desgracia terrible, no un signo de que estén disfrutando de una forma de vida distinta, es
decir: entiende que su vida también es humana y que la sociedad debería trabajar para
que este tipo de personas desarrollen cuantas capacidades sea posible y cuando no sea
posible, la sociedad debería poner estas capacidades a su alcance a través de una tutela
adecuada. Además entiende que si se pudiera curar a este tipo de personas para que
alcanzaran nuevas capacidades, se debería hacer, porque es bueno e importante que un
ser humano pueda funcionar de manera acorde a la lista. Continúa diciendo que si se
pudieran rediseñar los aspectos genéticos de su condición durante la gestación de
manera que “no naciera con unas deficiencias tan graves, eso es también lo que debería
hacer una sociedad decente.”
Las capacidades de esta lista constituirían los derechos humanos básicos en función de
los cuales se definiría la justicia social básica. De esta manera, se puede situar la
asistencia o el apoyo a las personas con diversidad funcional o a personas que vivan
coyunturalmente una situación de dependencia como un rasgo definitorio de una
sociedad justa. Las personas tendrán necesidades dentro de las áreas de todas las
capacidades, siendo estas necesidades diferentes en función de su situación; en ellas
serían provistos de asistencia, una asistencia que reforzara la capacidad de elección y
razonamiento práctico, buscara el equilibrio emocional y la salud, alimentara el
estímulo cognitivo, etc. El ordenamiento público o político deberá proveer las
herramientas para que todas las personas puedan alcanzar las capacidades de la lista, sin
17
Nussbaum describe a Sesha a principio del capítulo dos de su libro, utilizando la descripción de la
propia Kittay del año 1999, diciendo: “…es una mujer de veintitantos años. Es atractiva y cariñosa, le
encantan la música y los vestidos bonitos. Reacciona con entusiasmo al afecto y admiración de otros.
Sesha se mueve al ritmo de la música y le gusta abrazar a sus padres. Pero nunca podrá andar, hablar o
leer. Por causa de una parálisis cerebral congénita y de un severo retraso mental, siempre será
profundamente dependiente de los demás.
18
Íbidem. p.192.
Bioética al otro lado del espejo - 22
ignorar el hecho de que algunas de ellas puedan no llegar a alcanzarlas debido a su
diferencia intrínseca.
Nussbaum insiste además el mantener esa lista como única porque no lo considera
importante sólo desde el punto de vista estratégico sino desde el punto de vista
normativo para recordar el respeto que se debe a todas personas con diversidad
funcional, como ciudadanos y miembros plenamente iguales en la comunidad humana
capaces de llevar una buena vida; y también para recordar la continuidad que existe
entre las personas denominadas “normales” y las personas con diversidad funcional.
2.5 Modelo de la diversidad
El modelo de la diversidad nace en España en el año 2006, un momento en el que la
dimensión normativa y ética, los paradigmas conceptuales para entender el fenómeno de
la diversidad funcional se encontraban dentro de una dialéctica integrada por los
modelos médico-rehabilitador y social, junto con una sutil, pero imparable invasión
moderna del modelo de prescindencia a raíz de los avances genéticos.
Simultáneamente, veían la luz nuevos enfoques en el campo de la filosofía moral y
política, como el enfoque de las capacidades de Martha Nussbaum, comentado en la
sección anterior, síntoma de la inquietud que la diversidad funcional suscitaba y suscita
en el debate público.
El resultado parecía tranquilizador y las sociedades occidentales descansaban y
descansan tranquilas elaborando políticas basadas en ambos modelos que se percibían
como beneficiosas por el conjunto de la sociedad. Sin embargo, analizando la realidad
social de nuestro entorno19, se detectaban y detectan
incoherencias prácticamente
invisibles, que indican el fuerte arraigo del modelo médico-rehabilitador y la presencia
de una importante discriminación que apenas es percibida.
Estas incoherencias afectan tanto a la realidad cotidiana como a los contextos jurídicos
y bioéticos contemporáneos, además mostrar el incumplimiento sistemático de las leyes
que garantizan los derechos a las personas que son discriminadas por su diversidad
funcional.
19
Referido principalmente a España a principios del siglo XXI.
Bioética al otro lado del espejo - 23
En el ámbito cotidiano llaman la atención muchos hechos discriminatorios, pero como
botón de muestra tomaremos el ejemplo del transporte ferroviario.
La accesibilidad al transporte ferroviario es obligatoria desde la aprobación de la Ley
13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI)20. Es decir,
que hace más de 25 años se estableció que en 10 años (1992) se deberían haber
adoptado todas las medidas para hacer el transporte ferroviario accesible.
Sin embargo, según el último estudio21 del año 2006, una persona usuaria de sillas de
ruedas sólo podía acceder al tren en el 37% de los viajes de RENFE que salían de
Madrid. RENFE adoptó medidas para mejorar la situación a finales del año 2007, un
año después de la aparición del modelo de la diversidad y tras varias preguntas
parlamentarias en el Congreso de los Diputados22, basadas en los datos de ese estudio,
nacido del modelo de la diversidad y único publicado hasta la fecha.
El incumplimiento de la LISMI fue sistemático, hasta tal punto que 21 años más tarde
se asumió que lo ilegal era norma y en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad
de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con
discapacidad
se amplió el plazo para erradicar la discriminación en el transporte
ferroviario otros 15 años.23
Los hechos descritos indican que la discriminación de las personas con diversidad
funcional existía y existe y además se incumplen sistemáticamente las leyes pensadas
para evitarla.
Esta discriminación de la diversidad se daba y da, además de en el ámbito de lo
cotidiano, también en el ámbito legislativo. Así la Ley Orgánica 9/1985 introdujo el
artículo 417bis al código penal mediante el cual se despenaliza el aborto en ciertos
supuestos, que se mantienen en el Código Penal actual. Dentro de estos supuestos están:
el grave peligro de la vida de la madre, que el embarazo sea consecuencia de un delito
20
Según lo estipulado en su artículo 59 y la Disposición Final Séptima de esa Ley.
21
ROMAÑACH CABRERO, J. (2006) “Análisis de evolución de la Accesibilidad para Personas con
Movilidad Reducida en viajes de RENFE 2004 - 2006.” Foro de Vida Independiente (2006).
22
Aún así, se está muy lejos todavía de erradicar la discriminación en el transporte ferroviario
23
Disposición final octava. Condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y
utilización de los medios de transporte.
Bioética al otro lado del espejo - 24
de violación y que el feto vaya a nacer con una diversidad funcional. En el caso de
violación, el plazo para abortar es de 12 semanas. Sin embargo, en el supuesto de
nacimiento con gran diversidad funcional, el plazo para la realización del aborto en este
caso se prolonga de 12 a 22 semanas. No se trata aquí de entrar en la polémica sobre el
aborto, sino resaltar que, en países como España, en los que el aborto no está permitido
como norma general, existe claramente una valoración distinta entre las vidas de las
personas con o sin diversidad funcional, que se refleja como diferente plazo para
abortar.24
También en el ámbito de la bioética, como resultado de la ausencia de reflexión
profunda en los modelos anteriores, se detectaba y detecta la discriminación de las
personas con diversidad funcional. Como ejemplo, la nueva genética ha hecho aparecer
muchos interrogantes para las personas con diversidad funcional que ven planear de
nuevo la sombra de la eugenesia en nuestra sociedad.
Un estudio detallado de estas interrogantes fue desarrollado por los representantes
oficiales del colectivo25. En este estudio se pone de relieve una realidad que se puede
resumir en un párrafo de ese documento:
“Nos sentimos amenazados cuando Peter Singer, profesor de bioética, escribe:
«No parece muy sensato aumentar el consumo futuro de recursos limitados
permitiendo que aumente el número de niños con deficiencias.»”.
Este tipo de afirmaciones eran y son frecuentes en el campo de la bioética y discriminan
claramente el valor de la vida de una persona en función de si tiene diversidad funcional
o no.
El resultado de la implantación de los tres modelos anteriores daba lugar a situaciones
de discriminación en todos los ámbitos (cotidiano, legal y bioético), que no eran ni son
claramente percibidas por la sociedad. Por ello resultaba imprescindible averiguar
dónde están las carencias de esos modelos y proponer soluciones que permitieran
erradicar la discriminación en el futuro. Así nació el modelo de la diversidad.
24
Para evitar esa discriminación bastaría con igualar los dos plazos a 12 o 22 semanas.
25
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan de la
Nueva Genética.” La postura de DPI Europa ante la bioética y los derechos humanos.
Bioética al otro lado del espejo - 25
2.5.1. Confusiones y soluciones
A pesar del desarrollo parcial del modelo social, anterior al de la diversidad y precursor
del mismo, y de los intentos de clarificación por parte del modelo de la diversidad
persisten en la sociedad un conjunto de confusiones conceptuales, algunas de las cuales
se introducen brevemente aquí y serán desarrolladas en mayor profundidad más
adelante.
Una de estas confusiones es la mezcla de los conceptos enfermedad y diversidad
funcional, característica del modelo médico-rehabilitador. La sociedad contemporánea
sigue viendo la diversidad funcional como una enfermedad, como un hecho a arreglar o
reparar por la vía del avance de la medicina. Como consecuencia de esta confusión, se
sigue realizando la clasificación de la diversidad funcional por diferencias orgánicas, y
se siguen otorgando certificados de “minusvalía” vinculados a la realidad médica y
funcional de la persona, en lugar de vincularlos a sus necesidades personales y sociales
para poder llevar una vida digna.
Sin embargo, en las leyes y en los documentos internacionales se ha avanzado mucho en
ese aspecto y se considera que una persona con diversidad funcional sufre
discriminación por ser diferente y que las soluciones hay que buscarlas en la
erradicación de dicha discriminación, intentando colaborar en un proceso conocido
como desmedicalización de la diversidad funcional.
Esta desmedicalización debería llevar al desarrollo de políticas y medidas que dieran
soluciones a personas con todo tipo de diversidad funcional, consiguiendo así la
verdadera y necesaria transversalidad, de manera que las soluciones propuestas no
fueran parciales o específicas de una diversidad funcional26.
Otros dos conceptos que se seguían y siguen confundiendo son la autonomía moral y
autonomía física o funcional, confusión que también proviene del modelo médicorehabilitador. La capacidad de realizar funciones tareas físicas de manera autónoma
(comer, vestirse, correr, etc.) no está relacionada con la capacidad de tomar decisiones
sobre la propia vida. Una persona que tiene una tetraplejia, como es el caso del autor de
26
Bajo esta premisa, en el caso de los trenes, no bastaría con hacerlos accesibles para personas que usan
sillas de ruedas, sino que deberían ser trenes que tampoco discriminaran a las personas con diversidad
auditiva, visual, intelectual o mental
Bioética al otro lado del espejo - 26
este texto, puede no ser autónomo a la hora de realizar muchas tareas y, sin embargo, es
plenamente capaz de tomar decisiones. La confusión de estos dos conceptos ha tenido
como consecuencia la institucionalización de personas con poca autonomía física y
plena autonomía moral, que se han visto así privadas de su capacidad de llevar una vida
en igualdad de oportunidades, para la que estaban plenamente preparados.
2.5.2. Diversidad y Dignidad. Cambios importantes
Si bien las confusiones anteriores venían derivadas de la escasa implantación de facto
del modelo social en España, el modelo de la diversidad aporta otros cambios relevantes
y novedosos.
El eje teórico del modelo social, acepta la capacidad como elemento teórico que define
a la persona y reivindica que la persona con “dis-capacidad” tiene capacidades que, con
los apoyos necesarios, pueden hacerle plenamente partícipe en la sociedad.
El modelo de la diversidad, sin embargo, va más allá del eje teórico de la capacidad,
superando el binomio capacidad-discapacidad, ya que éste no da respuesta a los nuevos
retos bioéticos y además viene derivado de la aceptación inconsciente de los modelos
anteriores. Persiste en el modelo social un vano intento de “ser como el otro”, de ser
como la mayoría de la ciudadanía, de aspirar a una “normalidad” estadísticamente
incompatible con la diversidad que caracteriza a las personas con diversidad funcional.
En el modelo de la diversidad, la diversidad funcional se ve como una realidad
incontestable que, por otro lado, aporta riqueza a una sociedad formada por personas
que, sin reflexionar en profundidad, no se dan cuenta de que ellas también son
funcionalmente diversas a lo largo de la vida. Una sociedad que ve como cada día
aumenta el número de personas discriminadas por su diversidad funcional, como
consecuencia del aumento de la esperanza de vida.
En el nuevo modelo, el eje teórico es la dignidad de las personas que pertenecen a la
diversidad, en este caso a la diversidad funcional. Una dignidad que es inherente a todos
los seres humanos y que no está vinculada a su capacidad.
Para promover este cambio de eje teórico, resultó imprescindible la eliminación de los
conceptos capacidad o valía del lenguaje buscando un nuevo término en el que una
persona con diversidad funcional pudiera encontrar una identidad que no sea fuera como
negativa. El término propuesto y defendido en el modelo de la diversidad es el de
Bioética al otro lado del espejo - 27
“mujeres y hombres discriminados por su diversidad funcional” o, más breve, “personas
con diversidad funcional”27.
Desde su inicio, el término se ha difundido con rapidez28 y ha generado una nueva
identidad en la que la clave es la diversidad y la riqueza que aporta. Desde esa
identidad, se han desarrollado acciones diferentes, entre las que cabe destacar la I
Marcha por la visibilidad de la diversidad funcional, que tuvo lugar el 9 de septiembre
de 200729 que tuvo un carácter lúdico-festivo propio de la diversidad y se alejó de los
cánones sociales de la “dis-capacidad”.
Esta nueva identidad requirió el análisis en profundidad del concepto de dignidad, un
concepto complejo, multiforme y de mezcla de dimensiones, de punto de partida y de
llegada. La dignidad se presentaba a priori, como muchas cosas, muchas percepciones,
y sobre todo un concepto poco simplificable.
2.5.3. Dos tipos de dignidad, dos tipos de defensa de la dignidad
A efectos del modelo de la diversidad y tras un análisis de la idea en documentos
internacionales de bioética y derechos humanos, se estableció la separación de la
dignidad en dos ramas, la dignidad intrínseca o moral y la dignidad extrínseca o
jurídica y se proponía para cada una de ellas un campo de defensa y de batalla dialéctica
y textual, en el que establecer las estrategias instrumentales que permitieran su defensa
global.
Esta división no fue casual, sino que venía a resolver y unificar los dos tipos de defensa
(bioética y de derechos) que se habían llevado hasta el momento de la dignidad de las
mujeres y hombres con diversidad funcional.
Para definir la dignidad intrínseca se siguió a María Teresa López de la Vieja:
27
El término “diversidad funcional” fue propuesto por primera vez por Manuel Lobato y Javier
Romañach el 12 de Mayo de 2005, en el mensaje nº 13.457 del Foro de Vida Independiente.
http://es.groups.yahoo.com/group/vidaindependiente/message/13457
28
En el mes de marzo de 2008, la búsqueda del término “diversidad funcional” en Google daba 39.200
referencias, mientras la misma búsqueda realizada en febrero de 2007 daba 26.000 referencias y en
diciembre de 2005 daba 705 referencias.
29
Se puede ver un vídeo extracto de la marcha en web:
http://www.youtube.com/watch?v=1OfyRvzXD9w
Bioética al otro lado del espejo - 28
“«Dignidad» es sinónimo de libertad, de autonomía, de integridad que merece
atención y respeto. Se atribuye a seres con valor intrínseco. El ser humano
debería ser tratado como un fin en sí mismo, según la fórmula kantiana. Indica
que los humanos tienen un valor superior, que es independiente de las
circunstancias. Por eso se suele hablar de su «inviolabilidad» o de valor
«inalienable». Tales características están reforzadas en la «santidad de la vida»,
concepto que ha sido usado algunas veces como sinónimo de «dignidad de la
vida». A pesar de que el primero, la santidad, se encuentra más ligado a la
tradición religiosa de la dignidad.”30
A efectos de defensa de la dignidad intrínseca o moral de todas las personas, incluidas
aquellas discriminadas por su diversidad funcional y dados los elementos de sustento
identificados anteriormente, surgió la necesidad imperiosa de participar en el campo
dialéctico y conceptual más importante en el que hoy se debate entorno a este valor: la
bioética. Para el colectivo de personas con diversidad funcional, la lucha por la dignidad
en este campo apenas acababa de empezar, quedaba todo por hacer.
La dignidad extrínseca o jurídica de las personas, más instrumental que teórica,
dependía y depende de la relación con los demás individuos de la sociedad y por lo
tanto de los derechos que cada individuo disfruta, partiendo de los más fundamentales:
los derechos humanos. Su campo de batalla dialéctico se encuentra en el derecho, en el
disfrute, goce y ejercicio en igualdad de oportunidades y ausencia de discriminación, de
los derechos fundamentales que garanticen las condiciones para una vida digna de las
personas.
Para las personas discriminadas por su diversidad funcional, la lucha por la dignidad
extrínseca o jurídica tenía ya una historia, no excesivamente larga y carente de
resultados satisfactorios en la vida social cotidiana.
Uno de los principales instrumentos para esta lucha en el ámbito del Derecho es la
nueva Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones
Unidas. Ese texto, como otros muchos tiene la aceptación del sistema legislativo
español; sine embargo todavía es papel mojado en muchos de sus aspectos.
30
LÓPEZ de la VIEJA, María Teresa. (2003) “Dignidad, igualdad. La buena política europea”. En
«Ciudadanos de Europa. derechos fundamentales en la Unión Europea». Biblioteca Nueva. S.L. Madrid
y 2005. p.83.
Bioética al otro lado del espejo - 29
Por eso la lucha efectiva para hacer realidad lo expuesto en los textos jurídicos estaba y
está aún por desarrollar en España. El modelo de la diversidad plantea la posibilidad de
que la recuperación de la dignidad intrínseca a través de la bioética, dote de nuevos
bríos al colectivo de las personas con diversidad funcional, para afrontar esta tarea.
Las mujeres y hombres con diversidad funcional, una vez recuperada su dignidad
intrínseca, podrán incorporarse a la lucha por todos los valores que sustentan ambos
tipos de dignidad.
Para ello, el modelo plantea la necesidad de utilizar dos campos de debate dialéctico y
conceptual: la bioética y el derecho, con el fin de conseguir la plena dignidad de todo el
colectivo y, por extensión, de toda la sociedad.
La incorporación de la bioética, por parte del modelo de la diversidad, como campo de
participación directa de la voz de las personas con diversidad funcional fue una de los
cambios significativos en la estrategia global del colectivo y sirvió de acicate para la
ampliación de la participación en ese ámbito, y es el motivo de la realización de este
trabajo recopilatorio de posiciones bioéticas, que pretende ser el principio de un largo
camino hacia la “divertad”31: la dignidad y la libertad en la diversidad.
2.6 Análisis de los modelos desde el modelo de la diversidad
El hecho de que el autor de este texto sea coautor del modelo de la diversidad, conlleva
una responsabilidad de análisis de otros modelos y una defensa del propio. Es digno de
reseñar que a la hora de escribir el modelo de la diversidad no se había publicado
todavía el enfoque de las capacidades de Nussbaum, cuyo análisis comparativo en
profundidad trasciende el objetivo de este documento; aún así se propondrán los
grandes trazos de concordancia y discrepancia con el modelo de la diversidad, así como
del resto de modelos.
El modelo de la diversidad parte de la necesidad de dar respuestas a las cuestiones que
surgen en el ámbito bioético además de ha discriminación permanente a la que están
sometidas las personas con diversidad funcional. En ese sentido sus pilares
fundamentales son la dignidad y la diversidad.
31
Palabra inventada por el autor de este texto, que agrupa en un solo término las siguientes ideas:
dignidad y libertad en la diversidad
Bioética al otro lado del espejo - 30
Para ello se parte de un enfoque no vinculado a las ideas religiosas32, por lo que el
concepto de castigo divino es rechazado de plano. La diversidad humana existe y va a
existir siempre independientemente de la existencia de Dios. No obstante, la idea de
castigo divino ha desaparecido prácticamente de la visión de diversidad funcional en el
mundo occidental.
El modelo de prescindencia, que tiene como referentes más conocidos a Esparta y a la
Alemania nazi, valora de manera distinta la vida de las personas que son diferentes y
resulta en una merma de la dignidad intrínseca o moral de las personas y abre el camino
hacia la eugenesia y hacia la búsqueda de una raza humana homogénea y perfecta.
Históricamente, la merma de la dignidad intrínseca ha llevado asociada la
discriminación en derecho, resultando en la merma de la dignidad extrínseca o jurídica
de las personas con diversidad funcional. Desde el modelo de la diversidad, esta merma
de la dignidad intrínseca de las personas no es admisible, ya que se lucha por conseguir
la dignidad plena y se pone de relieve que la consecuencia directa de la merma de la
dignidad intrínseca es la pérdida de la dignidad extrínseca. Por ello también se rechaza
este modelo que, además está presente en nuestros días a través sutiles y más que
discutibles paradigmas de selección genética, pruebas prenatales, etc. que están dando
lugar a un nuevo tipo de eugenesia que pasa desapercibida en la sociedad.
El modelo médico rehabilitador se basa en la preponderancia que la ciencia tiene la
sociedad actual como herramienta para resolver problemas. La mitificación del alcance
de la ciencia ha tenido como consecuencia que las personas con diversidad funcional
aspiraran a ser “normales”, entendiendo que una vida en la diversidad funcional era la
vida transitoria en la diferencia, a la espera de una cura que habitualmente no llega. De
esta manera, bajo este modelo el valor de la vida de las personas que tienen una
diversidad funcional es inferior en tanto no son “reparados” sus “defectos”, es decir no
tienen la misma dignidad intrínseca o moral. A consecuencia de este modelo las
personas con diversidad funcional han sido discriminadas de facto y de iure en la
sociedad y han visto reducida su vida a su dimensión médica. Por ello este modelo es
rechazado también desde el prisma del modelo de la diversidad, al otro lado del espejo,
ya que no respeta la plena dignidad de la vida de las personas que son diferentes. No
32
Nótese que se considera que el concepto de Dios no es necesario, pero en aras de dar voz a un colectivo
de personas con todo tipo de creencias religiosas o sin ellas, no se afirma ni se niega su existencia.
Bioética al otro lado del espejo - 31
obstante, conviene aclarar que este rechazo al modelo no significa un rechazo al
tratamiento médico, a la medicina, o a la rehabilitación, que son considerados un
derecho más de los que se necesitan para tener una plena dignidad extrínseca o jurídica,
imprescindible para la vida de muchas personas con diversidad funcional. Significa el
rechazo a que lo sanitario trascienda a los social invadiendo espacios que no le son
propios, con ideas ajenas a lo social.
El modelo de vida independiente o social supone la primera revolución en el ámbito del
pensamiento desde la diversidad funcional, ya que, por primera vez se formalizó una
estructura de pensamiento propia, que nace del colectivo de personas con diversidad
funcional y supuso una ruptura con un pasado lleno de discriminación y
minusvaloración. El texto de la Convención de de los derechos de las personas con
discapacidad (diversidad funcional) de la ONU se apoya en este modelo y ha generado
una evolución en el sistema de derechos humanos que tendrá importantes consecuencias
en el futuro. No obstante, este modelo no disponía de una base conceptual que pudiera
dar lugar a respuestas sólidas en el ámbito de los retos bioéticos modernos.
Simplificando se podría decir que el modelos social provee instrumentos para la lucha
por la dignidad extrínseca, pero no tiene tanta solidez en la lucha por la dignidad
intrínseca y ha sido incapaz de eludir el binomio capacidad-discapacidad. El modelo de
la diversidad es heredero directo de este modelo, al que pretende hacer evolucionar sin
renunciar a todo lo que aporta.
El enfoque o modelo de las capacidades nace de una persona que trabaja con brillantez
en el ámbito de la filosofía moral, Martha C. Nussbaum, que a su vez tiene un sobrino
con diversidad funcional. La aparición de este modelo viene a reforzar la importancia
que está cobrando el colectivo de personas con diversidad funcional en el ámbito de esta
rama de la filosofía y propone una lista de “capacidades”33 para definir los derechos que
deberían tener las personas con diversidad funcional, aportando así nuevos elementos
para el apoyo a la lucha por la dignidad extrínseca o jurídica de las personas con
diversidad funcional. No obstante, su aproximación al apoyo de la dignidad intrínseca o
moral es muy poco sólido y coherente y lleva entremezclados conceptos del modelo
médico rehabilitador, ya que entiende la cura de la diversidad funcional como una
obligación moral de una sociedad justa, poniendo de relieve que los aspectos médicos
33
que quizá podrían ser consideradas más bien habilidades o posibilidades.
Bioética al otro lado del espejo - 32
de la persona deben ser reparados, de manera que pueda acceder a la lista de
“capacidades” y definiendo una vida plenamente humana como la que se describe desde
el lado tradicional del espejo.
Siendo el autor de este texto coautor del modelo de la diversidad, no ha lugar al análisis
crítico del modelo, ya que sería dudosamente objetivo. Basta poner de relieve que el
modelo de la diversidad aporta dos cambios fundamentales: la incorporación de la
dignidad intrínseca como parte inherente e inseparable de la plena dignidad y la
sustitución del binomio discapacidad-capacidad por el análisis de dicha dignidad y su
relación con la diversidad. Ambos resultan cruciales a la hora de afrontar los nuevos
retos conceptuales de la bioética.
Bioética al otro lado del espejo - 33
3. ¿Quién tiene voz en el ámbito de la bioética?
No me gaste las palabras, ni cambie el significado, porque lo que yo quiero, lo tengo bastante
claro.
Mario Benedetti
La voz bioética que propone el modelo de la diversidad, recopilada en este texto, viene
apoyada por iniciativas anteriores, labradas desde el modelo social y en reiteradas
ocasiones ha solicitado ser escuchada en los ámbitos de reflexión bioética.
3.1 Ámbitos bioéticos
Dicha voz al espejo no pretende abarcar todos los ámbitos de la bioética que quedan
estratificados, según la clasificación elaborada por la UNESCO y siguiendo las
estructuras de sus comités en las siguientes categorías34: bioética de carácter normativo
o consultivo, bioética de asociaciones médicas profesionales, ética médica u hospitalaria
y ética en investigación.
Al estar en sus inicios, esta nueva voz pretende ser escuchada en los ámbitos más
relacionadas con la bioética que pretende influir en “los tomadores de decisiones en
materia de salud, los legisladores a nivel gubernamental y los políticos, a nivel no sólo
nacional sino también regional y local.”35
Por ello no se ha profundizado en exceso hasta ahora en determinados aspectos de la
bioética clínica y hospitalaria, aspectos en los que, con el tiempo, se podrán desarrollar
posturas específicas basadas de una visión diferente de la realidad de las personas con
diversidad funcional. Esta visión se aleja de lo hospitalario, para rechazar la visión
simplificada de “paciente” y buscar una dimensión más plenamente humana de la
persona.
En el desarrollo de una voz bioética propia, se han ido encontrando y se encontrarán
nuevos aspectos clave de la identidad, como la dignidad de las personas que son
discriminadas por su diversidad funcional, de manera que no vean reducida su identidad
a los aspectos meramente médicos de su diferencia.
34
UNESCO (2005). Guía Nº 1. “Creación de comités de bioética”. p. 21.
35
Ibídem. p. 11
Bioética al otro lado del espejo - 34
3.2 La voz nacional en España
Para analizar quién tiene voz en el panorama bioético, este texto se ciñe al panorama
español y para ello se analiza la composición del Comité Nacional de Bioética,
nombrado en diciembre de 2007 por el que era ministro de sanidad en ese mmento: el
científico Bernat Soria, en cumplimiento de lo establecido en la el artículo 79.2 de la
Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica:
“2. Los miembros del Comité serán nombrados por el Ministro de Sanidad y
Consumo, de la forma siguiente:
a) Seis miembros, a propuesta de las comunidades autónomas, según lo
acordado a tal efecto en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema
Nacional de Salud.
b) Seis miembros propuestos por la Administración General del Estado en la
proporción siguiente:
1.º Uno por el Ministerio de Justicia.
2.º Uno por el Ministerio de Educación y Ciencia.
3.º Uno por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.
4.º Tres por el Ministerio de Sanidad y Consumo.”
Obsérvese que son las Comunidades Autónomas y el Estado quienes designan a los
miembros del Comité, por lo tanto sólo la clase política, dejando de lado a otros agentes
de la sociedad, como los representantes de las propias personas con diversidad
funcional, que sí forman parte de los Comités de Bioética de países de nuestro
entorno36:
“En los países de nuestro entorno que tienen este tipo de comité los
mecanismos de presentación de los candidatos son bastante distintos. Francia,
Italia, Dinamarca, Suecia, y Bélgica, han optado por buscar soluciones en las
que esté más presente la voz de la sociedad. Así, por ejemplo en Suecia, el
Comité Nacional de Ética Médica cuenta con siete miembros designados por los
partidos políticos con representación parlamentaria y once expertos designados
cada uno de ellos por los organismos representativos de los médicos, la iglesia
luterana y la católica, los filósofos, los artistas, los abogados, los minusválidos,
36
RAMIRO GARCÍA, F. J. (2007) “España: Comité Nacional de Bioética”, miércoles, 31 de octubre de
2007 en bioéticaweb: http://www.bioeticaweb.com/content/view/4500/765/lang,es/
Bioética al otro lado del espejo - 35
los Ministerios de Salud y de Asuntos Sociales, el Consejo Nacional de Salud y
Bienestar, y la Federación de Municipios.”
Los miembros designados para el Comité Nacional de España fueron:
“A propuesta del Ministerio de Sanidad se ha nombrado a Carlos Alonso
Bedate, doctor en Ciencias y profesor de Investigación ad honorem del Centro
de Biología Molecular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas;
Carmen Ayuso, doctora en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid,
y Yolanda Gómez, Miembro del Comité Internacional de Bioética de la Unesco.
Por su parte, el Ministerio de Justicia, el de Industria y el de Educación
proponen a Jordi Camí, catedrático de Farmacología de la Universidad
Pompeu Fabra; Victoria Camps, catedrática de Ética de la Universidad de
Barcelona, y José Antonio Martín Pallín, magistrado del Tribunal Supremo.
Estos seis miembros se suman a los nombrados por las comunidades
autónomas en el Consejo Interterritorial: César Nombela, catedrático de
Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid; Carlos Romeo
Casabona, director de la Cátedra de Derecho y Genoma en Deusto; Marcelo
Palacios, presidente de la Sociedad Internacional de Bioética; César Loris, jefe
del Servicio de Nefrología del Hospital Miguel Servet de Zaragoza; Pablo Simón
Lorda, de la Escuela Andaluza de Salud Pública, y María Casado, profesora de
Filosofía del Derecho de la Universidad de Barcelona.”37
Como se puede observar se trata de seis personas del ámbito científico-médico (Carlos
Alonso Bedate, Carmen Ayuso, Jordi Camí, César Nombela, César Loris, Pablo Simón
Lorda) , cuatro del ámbito del derecho (Yolanda Gómez, José Antonio Martín Pallín,
Carlos Romeo Casabona, María Casado), una del ámbito de la filosofía (Victoria
Camps), y otra del ámbito de la política (Marcelo Palacios)38.
No se trata aquí de poner en duda los incuestionables méritos de estas personas, sino de
analizar a qué corrientes de pensamiento bioético dan voz. De entrada, ninguna de ellas
es discriminada por su diversidad funcional y ninguna representa la voz de este
37
DIARIO MÉDICO. Completada la lista de los miembros que componen el Comité Nacional de
Bioética. 26 de diciembre de 2007:
http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/actualidad/es/desarrollo/1071
426_04.html
38
Se puede consultar un breve currículo de todos los miembros en :
http://www.observatoriobioetica.com/index.php?option=com_content&task=view&id=136&Itemid=39
Bioética al otro lado del espejo - 36
colectivo. Es más, algunas opiniones o documentos de alguno de estos miembros es
cuestionada desde la voz de las personas del otro lado del espejo.
El Comité Nacional dispone por lo tanto de una variada voz laica (científica, legal,
filosófica y política) y una ausencia total de otros puntos de vista, entre los que se
incluye el de las personas discriminadas por su diversidad funcional, que saben que el
valor de sus vidas no es percibido como igual en estos ámbitos.
La voz bioética de las personas con diversidad funcional no es completamente
desconocida e incluso, como se ha mencionado con anterioridad, tiene representación en
el Comité de Bioética sueco. Sin embargo esta voz ha sido poco valorada hasta ahora
por el resto del panorama bioético y ha llegado a ser rechazada por algunos “expertos”.
Así, Daniel W. Brock, experto en bioética del National Institutes of Health hizo una
presentación titulada “Selección y pruebas genéticas: Una respuesta a la crítica del
movimiento asociativo” en la que dijo39:
“Nuestra noción de cuan buena es la vida de una persona no está determinada
plenamente por su visión [la del colectivo de personas con diversidad funcional]
y autoafirmaciones subjetivas”.
La ausencia actual da la voz bioética de las personas con diversidad funcional en la gran
mayoría de los ámbitos en que se desarrolla, incluido el Comité Nacional de Bioética,
da la razón a este experto y está dando lugar a políticas discriminatorias y sutilmente
eugenésicas, no respetuosas con la plena dignidad y los derechos humanos de las
personas con diversidad funcional. De hecho, hace bueno el principio del despotismo
ilustrado: “Todo sobre el pueblo sin el pueblo”.
La participación de la voz bioética de este grupo de personas en la toma de decisiones
de los comités deberá extenderse en los próximos años para promover el pleno respeto a
la dignidad y los derechos humanos. De esta manera se enriquecerán las políticas
sociales, médicas y científicas de cada país y se respetarán los derechos de un colectivo
de personas que sufre una permanente discriminación y minusvaloración de su vida, por
el hecho de ser diferentes. Una justificación más profunda de la necesidad de la voz
bioética al otro lado del espejo, se puede encontrar en la sección 6.7.
39
BROCK, D.W. “Genetic Testing and Selection: A Response to the Disability Movement’s Critique” at
the 10th Genetic Technology & Public Policy in the New Millennium symposium. Rivera y Carlo, 2002.
Bioética al otro lado del espejo - 37
4. Bioética, diversidad funcional y derechos humanos
Siempre es más valioso tener el respeto, que la admiración de las personas.
Jean-Jacques Rousseau
La necesidad del respeto a los derechos humanos y el hecho de que la democracia y los
derechos humanos sean la base de la construcción social Occidental, ya ha sido
planteado y en parte explicado por Habermas40:
“(...) por qué la democracia y los derechos del hombre son las dimensiones
normativas básicas que nos aparecen siempre cooriginalmente entrelazadas en
lo que son nuestras constituciones, es decir, en lo que en Occidente ha venido
siendo el establecimiento mismo de una constitución; y la respuesta es que la
institucionalización jurídica del procedimiento de creación democrática del
derecho exige que se garanticen a la vez tanto los derechos fundamentales de
tipo liberal como los derechos fundamentales de tipo político-ciudadano”
4.1 Bioética y derechos humanos
Existe además una relación entre la bioética y los derechos humanos que ha sido
establecida en diferentes documentos internacionales, entre los que cabe destacar la
“Declaración Universal sobre Bioética y derechos humanos”, aprobada por la UNESCO
(Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura)41,
aprobada en la 33ª Conferencia General de 19 Octubre de 2005. En esta declaración, en
su prefacio se indica que:
“Por primera vez en la historia de la bioética, los Estados Miembros se
comprometían, y comprometían con ello a la comunidad internacional, a
respetar y aplicar los principios fundamentales de la bioética reunidos en un
único texto”.
En este documento, los Estados miembros de la UNESCO han establecido el
compromiso de aplicar los principios de esta Declaración, entre los que encontramos, en
el apartado de Principios Artículo 3.1:
40
HABERMAS, J (2004) “Posicionamiento en la discusión sobre las bases morales del estado liberal”
(Enero 2004) - Ponencia leída por Jürgen Habermas el 19 de Enero de 2004 en la “Tarde de discusión”
con Jürgen Habermas y Joseph Ratzinger, organizada por la Academia Católica de Baviera en Munich.
41
Disponible en Web: http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001461/146180S.pdf
Bioética al otro lado del espejo - 38
“Se habrán de respetar plenamente la dignidad humana, los derechos
humanos y las libertades fundamentales.”
Se colige entonces que la bioética deberá ser respetuosa con los derechos humanos y por
lo tanto se desarrollará de manera que se respete todo el sistema de derechos humanos.
Este hecho es conocido y aceptado por todos los especialistas en bioética, y es apoyado
por filósofos como Javier Sádaba42:
“En este sentido, lo que entendemos por derechos humanos tendría que
presidir la bioética. A nadie se le puede tratar como un medio o instrumento. Y
todos somos sujetos dignos de derechos, lo cual supone que, como en su
momento indicamos, una ética con principios, que no se deje llevar por la
utilidad inmediata, es la mejor compañera en el camino bioético.”
Sin embargo, hay un detalle que es todavía muy desconocido tanto en el ámbito de la
bioética como en el de la filosofía moral y política: el 13 de diciembre del año 2006 fue
incorporada la “Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad” de las
Naciones Unidas43, que forma parte del sistema de derechos humanos y que también es
ley en España, ya que fue publicada en el Boletín Oficial del Estado, junto a su
protocolo adicional, los días 21 y 22 de abril de 2008. El Convenio entró en vigor
cuando se cumplió el número de ratificaciones de países necesarias: el día 3 de mayo de
2008.
Por lo tanto, a partir de ahora, los paradigmas bioéticos deben ser analizados bajo el
prisma de de la nueva Convención44, para conseguir que cumplan el principio de respeto
a los derechos humanos establecido por la UNESCO, aceptado por los especialistas en
bioética.
Un punto de vista basado en dicho respeto a los derechos humanos ya ha sido utilizado
por el autor de este texto en el libro del que es coautor: “El modelo de la diversidad. La
Bioética y los derechos humanos como herramientas para alcanzar la plena dignidad en
42
SÁDABA, J. (2004a) «Ética contada con sencillez». Maeva Ediciones. Madrid 2004. p. 159.
43
NACIONES UNIDAS. (2006) “Convención Internacional sobre los derechos de las Personas con
Discapacidad”.
44
Para profundizar en la Convención véase: PALACIOS, A., BARIFFI, F. (2007) «La discapacidad como
una cuestión de derechos humanos. Una aproximación a la convención internacional sobre derechos de
las personas con discapacidad». Ediciones Cinca. 2007.
Bioética al otro lado del espejo - 39
la diversidad funcional”45 y en otros artículos escritos sobre temas bioéticos al otro lado
del espejo.
Esta perspectiva del autor, plenamente conocedora de las novedades que incorpora el
sistema de derechos humanos, sigue ausente del ámbito bioético y es la que se va a
desarrollar en los próximos capítulos.
4.2 Diversidad funcional y derechos humanos
En los dos últimos decenios, el cambio hacia una perspectiva sobre la diversidad
funcional basada en los derechos humanos ha contado con gran respaldo en el ámbito de
Naciones Unidas46. Un ejemplo de ello fueron las “Normas Uniformes sobre la igualdad
de oportunidades para las personas con discapacidad”47. De este modo, se comenzó a
identificar a las personas con diversidad funcional como un colectivo necesitado de
protección, y se hizo hincapié, por un lado en la singularidad de sus derechos ante
determinadas situaciones, y por otro, en la necesidad de que el Estado adopte medidas
de protección especiales con el fin de garantizar el ejercicio de derechos universales por
parte de dichas personas.
Es importante destacar que esta tendencia tiene repercusiones a escala global, ya que
más allá de la evolución en el marco del derecho internacional, también los Estados
miembro están avanzando en sus legislaciones internas hacia una perspectiva de la
diversidad funcional basada en los derechos humanos. Ya en el año 2000 más de 42
Estados habían aprobado ya una legislación basada en la no discriminación y la
igualdad de oportunidades en el contexto de la diversidad funcional.48 Merece ser
destacado que, gracias a la sanción de la nueva Ley 51/2003 de 3 de diciembre de
45
PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…» op.cit.
46
Durante mucho tiempo, la diversidad funcional fue abordada en el seno de Naciones Unidas como una
problemática de “desarrollo social”, es decir, fuera del ámbito específico de los órganos de derechos
humanos del sistema. Esta tendencia se ha invertido en las últimas décadas.
47
Resolución Aprobada por la Asamblea General, Cuadragésimo octavo periodo de sesiones, de 20 de
diciembre de 1993. Standard Rules on the Equalization of Opportunities for Persons with Disabilities
(A/RES/48/96 85th Plenary Meeting 20 December 1993).
48
DEGENER T. y QUINN, G. (2000) “A survey of international, comparative and regional Disability
Law Reform”, presentado en «From Principles to Practice, an International Disability law and Policy
Symposium», 22 al 25 de octubre de 2000, organizado por DREDF.
Bioética al otro lado del espejo - 40
Igualdad de Oportunidades, no discriminación y Accesibilidad Universal de las
personas con discapacidad, España se sumó a esta nueva tendencia.
Esta Ley fue el resultado de un largo proceso emprendido en gran medida por las
mismas personas con diversidad funcional y sus organizaciones representativas. Supuso
un gran cambio en la manera de abordar el fenómeno de la diversidad funcional, ya que
la plantea desde su consideración como una cuestión de derechos humanos. Desde la
exposición de motivos se reconoce que las desventajas que muchas veces sufre una
persona con diversidad funcional tienen su origen en sus dificultades personales, pero
también, y sobre todo, en los obstáculos y condiciones limitativas que en la propia
sociedad, concebida con arreglo al patrón de la persona media, se oponen a la plena
participación de estos ciudadanos. En el mismo sentido, explica el texto legal que los
cambios operados en la manera de entender el fenómeno de la “diversidad funcional” y,
consecuentemente, la aparición de nuevos enfoques en el tratamiento de la misma,
generan la necesidad de elaborar nuevas estrategias tendientes a operar de manera
simultánea sobre las condiciones personales y las condiciones ambientales que rodean a
estas personas. Desde esta perspectiva se plantean dos estrategias de intervención
relativamente novedosas que convergen en forma progresiva: la lucha contra la
discriminación y la accesibilidad universal. Como puede advertirse, desde la misma
exposición de motivos se reconoce la influencia del modelo social, ello en cuanto la
norma hace referencia a las limitaciones sociales, la nueva manera de afrontar el
fenómeno de la diversidad funcional, y la consecuente necesidad de que se elaboren
nuevas estrategias. Asimismo, el artículo 2 de la ley reconoce su inspiración en una
serie de principios, que reflejan de manera evidente las ideas esbozadas desde el modelo
social: vida independiente, normalización, accesibilidad universal, diseño para todos,
diálogo civil y transversalidad de las políticas en materia de diversidad funcional.
Cabe resaltar que, hasta la década de los años noventa, las leyes europeas sobre
diversidad funcional se basaban en un modelo médico-rehabilitador. Este hecho tenía y
tiene como consecuencia que, en ciertas ocasiones, a las personas con diversidad
funcional se les niegue, aunque no explícitamente, el estatus de ciudadanos titulares de
derechos, convirtiéndolas más bien en objeto de leyes caritativas.
Por otro lado, el camino hacia la perspectiva basada en los derechos humanos se pone
de manifiesto también en el hecho de que las instituciones nacionales encargadas de la
promoción y protección de los derechos humanos han comenzado a interesarse por las
Bioética al otro lado del espejo - 41
cuestiones relativas a la diversidad funcional. La importancia de este hecho radica en
que estas instituciones ayudan a tender un puente entre el derecho internacional relativo
a los derechos humanos y los debates internos sobre la legislación a favor de las
personas con diversidad funcional y la reforma de la política necesaria.49
Del mismo modo, las organizaciones no gubernamentales que se ocupan de las
cuestiones relacionadas con la diversidad funcional están comenzando a ser
consideradas organizaciones no gubernamentales de derechos humamos, y están
promoviendo la búsqueda y procesamiento de información concreta sobre presuntas
violaciones de derechos humanos de las personas con diversidad funcional. Y
recíprocamente, entre las ONG de derechos humanos tradicionales, se encuentra en
marcha un proceso similar de transformación, a partir del cual la diversidad funcional se
encuentra en un lugar prioritario dentro de su agenda.
La última parte de este sistema de desarrollo sobre la diversidad funcional de Naciones
Unidas es la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad
(diversidad funcional), aprobada el 6 de diciembre de 2006 y suscrita por el gobierno de
España, junto con otros 80 países el día 30 de marzo de 2007, que entró en vigor en este
país el día 3 de mayo de 2008, tras ser publicada en el BOE a finales de abril de ese
mismo año.
La Convención recoge en sus 50 artículos los principios que rigen su aplicación, los
derechos dirigidos a proteger y promover la libertad, la igualdad y dignidad de las
personas con discapacidad como sujetos de derechos, así como las obligaciones para los
países que la adopten.
Conjuntamente con la Convención, la Asamblea General aprobó un Protocolo
Facultativo, que también ha firmado España, que permite que las personas y los grupos
presenten sus reclamaciones ante el Comité de los derechos de las Personas con
Discapacidad (diversidad funcional), convirtiéndose así en un instrumento jurídico
exigible a la hora de hacer valer de manera efectiva los derechos del 10% de la
población mundial.
49
QUINN, G. Y DEGENER, (2002) T. “Derechos Humanos y Discapacidad. Uso actual y posibilidades
futuras de los instrumentos de derechos humanos de las Naciones Unidas en el contexto de la
discapacidad”. Documento Naciones Unidas HR/PUB/02/1, Nueva York y Ginebra, 2002. p.12.
Bioética al otro lado del espejo - 42
Este hecho ha supuesto un importante cambio legislativo y conceptual. A partir de
ahora, la diversidad funcional debe ser considerada como una cuestión de derechos
humanos y debe quedar obsoleta la visión meramente médica de esta realidad humana.
No obstante, si bien el cambio es legal y conceptual, la sociedad española, incluido el
mundo de la filosofía y la bioética todavía no han dado los pasos necesarios para asumir
ese cambio.
4.3 ¿En qué afecta a la bioética la Convención internacional sobre los
derechos de las personas con discapacidad de la ONU?
Si bien la Convención va a tener un impacto amplio en el mundo legislativo de los
países que la suscriban, como es el caso de España, no todos los artículos de la
convención tienen impacto en el ámbito bioético. A continuación se repasarán ahora
aquellos que se consideran más relevantes y que deberían ser conocidos por todos las
personas expertas en bioética, para tenerlos en consideración a la hora de garantizar el
respeto a los derechos humanos en el desarrollo bioético.
La Convención fue aprobada con el propósito que se estipula en el primer párrafo del
artículo 1:
“Artículo 1. Propósito
El propósito de la presente Convención es promover, proteger y asegurar el goce
pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades
fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de
su dignidad inherente.
Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias
físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con
diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la
sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”
Como se puede observar, se habla proteger y asegurar la dignidad extrínseca o jurídica
(derechos humanos y libertades fundamentales) y de promover el respeto a la dignidad
intrínseca o moral (dignidad inherente). Por lo que sus objetivos coinciden con los del
modelo de la diversidad.
Bioética al otro lado del espejo - 43
En el segundo párrafo de ese mismo artículo se encuentra la definición que la
Convención estipula de la diversidad funcional (discapacidad)50. De este párrafo se
desprende, por un lado, la gran influencia en el texto del modelo social de la diversidad
funcional, ya que asume que la diversidad funcional resulta de la interacción con
barreras debidas a la actitud y al entorno. Y por otro, que la definición no es cerrada,
sino que incluye a las personas mencionadas, lo que no significa que excluya a otras
situaciones o personas que puedan estar protegidas por las legislaciones internas de los
Estados.
Cabe resaltar la ausencia total de la palabra enfermedad en esta definición, aspecto que
debería incorporar urgentemente toda reflexión bioética, de manera que se separaran los
debates sobre la enfermedad de aquellos relacionados con la diversidad funcional.
Para el ámbito bioético también son reseñables los principios en los que se basa la
Convención, ya que deberán ser tenidos en cuenta y respetados.
Los principios de la Convención se especifican en su artículo 3:
“Artículo 3. Principios generales
Los principios de la presente Convención serán:
a) El respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la
libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas;
b) La no discriminación;
c) La participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad;
d) El respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad
como parte de la diversidad y la condición humanas;
e) La igualdad de oportunidades;
f) La accesibilidad;
g) La igualdad entre el hombre y la mujer;
50
Nótese que la Convención lleva muchos años gestándose y por lo tanto está muy influenciada por el
modelo social y no tanto por el de la diversidad. De ahí que mantenga terminología asociada al binomio
capacidad-discapacidad y el concepto de deficiencia en lugar del de diferencia.
Bioética al otro lado del espejo - 44
h) El respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con
discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.”
Lo más relevante de este artículo está estipulado en el epígrafe a), que hace hincapié en
lo ya estipulado por el modelo de la diversidad: el respeto a la dignidad intrínseca o
moral, es decir, dar el mismo valor a todas las vidas humanas, principio que puede ser
relevante en temas como la eugenesia, la eutanasia, el infanticidio, el aborto, etc. A
efectos bioéticos, en el mismo epígrafe se estipula como principio la libertad para tomar
decisiones, hecho relevante a la hora de analizar asuntos bioéticos como la
esterilización.
El epígrafe d) se alinea con el modelo de la diversidad al estipular como principio que la
diversidad funcional es parte de la diversidad y de la condición humana, un cambio de
perspectiva que todavía no ha sido adoptado desde el punto de vista bioético.
En el artículo 8 de la Convención, se encuentra uno de los motivos por los que se ha
escrito este texto; la toma de conciencia por parte de toda la población de la nueva
visión social de las personas con diversidad funcional. Éste artículo estipula:
“Artículo 8. Toma de conciencia
1. Los Estados Partes se comprometen a adoptar medidas inmediatas, efectivas
y pertinentes para:
1. Sensibilizar a la sociedad, incluso a nivel familiar, para que tome mayor
conciencia respecto de las personas con discapacidad y fomentar el respeto de
los derechos y la dignidad de estas personas;
2. Luchar contra los estereotipos, los prejuicios y las prácticas nocivas
respecto de las personas con discapacidad, incluidos los que se basan en el
género o la edad, en todos los ámbitos de la vida;
3. Promover la toma de conciencia respecto de las capacidades y
aportaciones de las personas con discapacidad.
2. Las medidas a este fin incluyen:
1. Poner en marcha y mantener campañas efectivas de sensibilización
pública destinadas a:
Bioética al otro lado del espejo - 45
1. Fomentar actitudes receptivas respecto de los derechos de las
personas con discapacidad;
2. Promover percepciones positivas y una mayor conciencia social
respecto de las personas con discapacidad;
3. Promover el reconocimiento de las capacidades, los méritos y las
habilidades de las personas con discapacidad y de sus aportaciones en relación
con el lugar de trabajo y el mercado laboral;
2. Fomentar en todos los niveles del sistema educativo, incluso entre todos
los niños y las niñas desde una edad temprana, una actitud de respeto de los
derechos de las personas con discapacidad;
3. Alentar a todos los órganos de los medios de comunicación a que
difundan una imagen de las personas con discapacidad que sea compatible con el
propósito de la presente Convención;
4. Promover programas de formación sobre sensibilización que tengan en
cuenta a las personas con discapacidad y los derechos de estas personas.”
En el punto 1.2 de este artículo cobra fuerza la presencia de la voz bioética que habla al
otro lado del espejo que lucha contra los estereotipos y las prácticas nocivas respecto a
la diversidad funcional que se ven reflejadas en asuntos bioéticos como la eugenesia, la
eutanasia, la esterilización, los tratamientos forzosos, etc. De igual manera, este
documento puede considerarse parte del intento de llevar a cabo las campañas de
sensibilización pública que el Estado debería realizar (y de momento parece no hacer
con mucha contundencia) de acuerdo con lo estipulado en el apartado 2.1
El derecho a la vida estipulado en el artículo 10 confirma que los estados están
obligados a garantizar el derecho a la vida de las personas con diversidad funcional.
Cabe resaltar que, a efectos de suicidio asistido y eutanasia, no existe la obligación de
garantizar lo contrario.
“Artículo 10. Derecho a la vida
Los Estados Partes reafirman el derecho inherente a la vida de todos los seres
humanos y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar el goce
efectivo de ese derecho por las personas con discapacidad en igualdad de
condiciones con las demás.”
Bioética al otro lado del espejo - 46
4.3.1. Un cambio importante sobre la visión de las personas que no pueden
decidir. El concepto de capacidad jurídica
En esta sección se agruparán los artículos relacionados con el mayor reto y cambio
conceptual que aporta el sistema de derechos humanos a partir de la aprobación de la
Convención: la capacidad jurídica, que afecta especialmente a aquellas cuya autonomía
moral o capacidad de decisión se cuestiona y necesita de apoyo.
Según se estipula en el artículo 6 de la Declaración Universal de los derechos
humanos51:
“Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su
personalidad jurídica”.
Este derecho se ve frecuentemente cuestionado en las personas con diversidad
funcional, con la aceptación generalizada del resto de la sociedad y también en el
ámbito bioético. Con el objetivo de “protegerlas” se transfiere su tutela a otras personas.
Sin embargo, el artículo 12 establece las bases para una nueva concepción del ejercicio
de la capacidad legal de las personas con diversidad funcional; se abandona el modelo
de sustitución de la voluntad y se cambia por un modelo de apoyos para la toma de
decisiones.
Según Catalina Devandas, es éste un cambio radical de perspectiva, una visión desde el
otro lado del espejo52:
“El apoyo en la toma de decisiones es un ejemplo del cambio paradigmático
impulsado por el modelo social, por medio de este se reconoce legalmente un
proceso de auto-determinación, que es comunal e interdependiente. De
acuerdo con Tina Minkowitz, algunas personas tienen dificultades para
expresar y comunicar sus deseos, la solución no es ponerles un tutor, sino
desarrollar una relación y mecanismos, que hagan posible que esta persona se
exprese y comunique lo que quiere. Ese modelo de apoyo se caracteriza por: a)
ser una alternativa a los mecanismos de sustitución de la voluntad, (tutela y
51
Declaración Universal de los derechos humanos. Adoptada y proclamada por la Resolución de la
Asamblea General 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948.
52
DEVANDAS. C. (2008). “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección para las
personas con discapacidad intelectual y psico-social?” Trabajo de investigación desarrollado en el
Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las Casas” de la Universidad Carlos III de Madrid.
Bioética al otro lado del espejo - 47
curatela), b) no configurarse en un modelo único, sino en un acercamiento a la
capacidad legal basada en la inclusión en lugar de la exclusión de las personas
con discapacidad, c) toda persona tiene su propia voluntad y es capaz de tomar
decisiones, d) la autonomía puede coexistir con la interdependencia.”
Para entender mejor este cambio de paradigma, el Manual para Parlamentarios sobre la
Convención de los derechos de las personas con discapacidad, elaborado por la Oficina
del Alto Comisionado en derechos humanos indica que53:
““El Artículo 12 de la Convención reconoce que las personas con discapacidad
tienen capacidad legal en igualdad de condiciones que las demás. En otras
palabras, un individuo no puede perder su capacidad de actuar simplemente a
causa de su discapacidad. (Sin embargo la capacidad legal puede perderse en
situaciones que aplican a todo el mundo, como cuando alguien es condenado
por un crimen)”
La CDPD54 reconoce que algunas personas con discapacidad necesitan
asistencia para ejercitar está capacidad, entonces los Estados tienen que hacer
lo que esté a su alcance para apoyar a estas personas e introducir
salvaguardias para evitar el abuso en el apoyo. El apoyo ser brindado por una
persona de confianza o por una red de personas; puede ser necesario
ocasionalmente o permanentemente.
Con este mecanismo de apoyo para la toma de decisiones, la presunción es
siempre a favor de la persona con discapacidad que se verá afectada por la
decisión. La persona es la que toma la decisión, la(s) persona(s) de apoyo le
explica(n) los asuntos, cuando es necesario, e interpreta(n) las señales y las
preferencias de la persona. Aún cuando una persona con discapacidad
requiere apoyo total, la(s) persona(s) de apoyo debe(n) habilitar a la persona
para ejercitar su capacidad al máximo extremo posible, siempre de acuerdo con
los deseos de la persona. Esto distingue el modelo de apoyo en la toma de
decisiones del modelo de la sustitución en la toma de decisiones,…, donde el
tutor o el curador tiene un poder autorizado por la Corte para tomar decisiones
a nombre de la persona sin necesariamente tener que demostrar que esas
decisiones son en el mejor interés de la persona ó acordes con sus deseos.”
53
ONU “From Exclusión to Equality. Realizing the Rights of Persons with Disabilities.” Handbook for
Parliamentarians on the Convention on the Rights of Persons with Disabilities and its Optional Protocol.
UN DESA, UN OHCHR, IPU. Pp. 89-90. Traducido por DAVANDAS, C. Ibídem.
54
Acrónimo utilizado por la autora. (Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad de la
ONU).
Bioética al otro lado del espejo - 48
Este cambio, que es relevante en el ámbito bioético a efectos de esterilización y de
tratamientos médicos involuntarios viene redactado de la siguiente forma:
“Artículo 12. Igual reconocimiento como persona ante la ley
1. Los Estados Partes reafirman que las personas con discapacidad tienen
derecho en todas partes al reconocimiento de su personalidad jurídica.
2. Los Estados Partes reconocerán que las personas con discapacidad tienen
capacidad jurídica en igualdad de condiciones con las demás en todos los
aspectos de la vida.
3. Los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes para proporcionar
acceso a las personas con discapacidad al apoyo que puedan necesitar en el
ejercicio de su capacidad jurídica.
4. Los Estados Partes asegurarán que en todas las medidas relativas al ejercicio
de la capacidad jurídica se proporcionen salvaguardias adecuadas y efectivas
para impedir los abusos de conformidad con el derecho internacional en materia
de derechos humanos. Esas salvaguardias asegurarán que las medidas relativas al
ejercicio de la capacidad jurídica respeten los derechos, la voluntad y las
preferencias de la persona, que no haya conflicto de intereses ni influencia
indebida, que sean proporcionales y adaptadas a las circunstancias de la persona,
que se apliquen en el plazo más corto posible y que estén sujetas a exámenes
periódicos, por parte de una autoridad o un órgano judicial competente,
independiente e imparcial. Las salvaguardias serán proporcionales al grado en
que dichas medidas afecten a los derechos e intereses de las personas.
5. Sin perjuicio de lo dispuesto en el presente artículo, los Estados Partes
tomarán todas las medidas que sean pertinentes y efectivas para garantizar el
derecho de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las
demás, a ser propietarias y heredar bienes, controlar sus propios asuntos
económicos y tener acceso en igualdad de condiciones a préstamos bancarios,
hipotecas y otras modalidades de crédito financiero, y velarán por que las
personas con discapacidad no sean privadas de sus bienes de manera arbitraria.”
Este artículo muestra con detalle que los estados deben asegurar que las medidas
relativas al ejercicio de la capacidad jurídica respeten los derechos, la voluntad y las
Bioética al otro lado del espejo - 49
preferencias de la persona y que no haya conflicto de intereses ni influencia indebida,
erradicando el modelo de sustitución de la capacidad jurídica y abriendo las puertas a
una visión de apoyo en la toma de decisiones.
También deberán tomar medidas para garantizar a todas las personas con diversidad
funcional su derecho a ser propietarias, heredar, controlar sus propios asuntos
económicos, pedir préstamos, etc. lo que abre un camino complejo e interesante al ahora
de abrir los derechos de las personas legalmente “incapacitadas” o que tienen necesidad
de apoyo a su capacidad jurídica a causa de su diversidad funcional55.
Las posibles interpretaciones de este texto y el hecho de que estipule que se deben
respetar los derechos, la voluntad y las preferencias de la persona, renunciando al
tradicional concepto del “mayor interés”, suponen un reto muy importante que habrá
que afrontar, escuchando la voz que nace del otro lado del espejo e incorporando
aportaciones interesantes de otros modelos en este ámbito, como es el caso del “modelo
o enfoque de las capacidades” de Martha Nussbaum.
En su libro “Las fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la exclusión” 56, Martha
Nussbaum hace una recopilación de legislaciones de diferentes países en relación con la
cuestión de la tutela, incluyendo leyes de Israel, Suecia y Alemania llegando la
conclusión de que57:
“Si combinamos la visión subyacente de la dignidad y la igualdad humanas de
la ley israelí, los principios de la ley alemana, y la flexible estructura legal y las
categorías sociales de la ley sueca, tenemos un buen ejemplo de modelo de
reforma que propondría el enfoque de las capacidades en este terreno.”
El artículo 12, unido a los artículos 15, 17, 22 y 25 establecen una protección de la
persona con diversidad funcional con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, que
55
Obsérvese que la palabra “incapacitada” es de nuevo peyorativa, en línea con todos los modelos
anteriores. Desde el modelo de la diversidad se ha propuesto el término alternativo, propuesto más
adelante en este texto: “personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica por su diversidad
funcional”.
56
NUSSBAUM, M. C (2006): «La fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la exclusión».
Ediciones Paidós Ibérica. 2007. pp. 198-202
57
Ibídem. p. 201.
Bioética al otro lado del espejo - 50
tiene un gran impacto en asuntos bioéticos como el consentimiento informado, la
esterilización y la experimentación biomédica, como se muestra a continuación.
En el artículo 15 se encuentra un asunto que puede parecer lejano a la bioética, pero que
es relevante a efectos de la esterilización, ya que puede llegar a considerarse un trato
inhumano o degradante y así ha sido contemplado por algunos expertos, y también en la
experimentación con personas sin su consentimiento, como se verá en las secciones
pertinentes de este texto.
“Artículo 15. Protección contra la tortura y otros tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes
1. Ninguna persona será sometida a tortura u otros tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido a experimentos
médicos o científicos sin su consentimiento libre e informado.
2. Los Estados Partes tomarán todas las medidas de carácter legislativo,
administrativo, judicial o de otra índole que sean efectivas para evitar que las
personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, sean
sometidas a torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.
Es éste un punto importante, ya que este artículo entra en conflicto con el artículo 17 del
Convenio de Asturias58, aprobado por muchos países miembros del Consejo de Europa
y que ha sido cuestionado públicamente por las voces públicas al otro lado del espejo.
En el mismo caso de conflicto se encuentra el artículo 17 de la Convención:
“Artículo 17. Protección de la integridad personal
Toda persona con discapacidad tiene derecho a que se respete su integridad
física y mental en igualdad de condiciones con las demás.”
Del mismo modo se pueden dar conflictos en la experimentación en humanos sin su
consentimiento con relación a la privacidad de la información relativa a su salud. Este
tipo de privacidad tiene implicación también respecto a la información que se pueda
utilizar por empresas empleadoras o compañías de seguros, información que también
58
SIBI. (1997) “Convenio de Asturias de Bioética. Convenio para la protección de los derechos humanos
y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina. Convenio sobre
los derechos humanos y la Biomedicina”. (Oviedo, 4 de abril de 1997).
Bioética al otro lado del espejo - 51
puede llegar a ser utilizada en un futuro con personas que no cumplan los patrones
genéticos establecidos, o sean susceptibles de tener algún tipo de diversidad genética en
el futuro.
“Artículo 22. Respeto de la privacidad
1. Ninguna persona con discapacidad, independientemente de cuál sea su lugar
de residencia o su modalidad de convivencia, será objeto de injerencias
arbitrarias o ilegales en su vida privada, familia, hogar, correspondencia o
cualquier otro tipo de comunicación, o de agresiones ilícitas contra su honor y su
reputación. Las personas con discapacidad tendrán derecho a ser protegidas por
la ley frente a dichas injerencias o agresiones.
2. Los Estados Partes protegerán la privacidad de la información personal y
relativa a la salud y a la rehabilitación de las personas con discapacidad en
igualdad de condiciones con las demás.”
Otro artículo que se considera que puede tener implicaciones en el ámbito bioético es el
artículo 25:
“Artículo 25. Salud
Los Estados Partes reconocen que las personas con discapacidad tienen derecho
a gozar del más alto nivel posible de salud sin discriminación por motivos de
discapacidad. Los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes para
asegurar el acceso de las personas con discapacidad a servicios de salud que
tengan en cuenta las cuestiones de género, incluida la rehabilitación relacionada
con la salud. En particular, los Estados Partes:
1. Proporcionarán a las personas con discapacidad programas y atención de la
salud gratuitos o a precios asequibles de la misma variedad y calidad que a las
demás personas, incluso en el ámbito de la salud sexual y reproductiva, y
programas de salud pública dirigidos a la población;
2. Proporcionarán los servicios de salud que necesiten las personas con
discapacidad específicamente como consecuencia de su discapacidad, incluidas
la pronta detección e intervención, cuando proceda, y servicios destinados a
prevenir y reducir al máximo la aparición de nuevas discapacidades, incluidos
los niños y las niñas y las personas mayores;
Bioética al otro lado del espejo - 52
3. Proporcionarán esos servicios lo más cerca posible de las comunidades de
las personas con discapacidad, incluso en las zonas rurales;
4. Exigirán a los profesionales de la salud que presten a las personas con
discapacidad atención de la misma calidad que a las demás personas sobre la
base de un consentimiento libre e informado, entre otras formas mediante la
sensibilización respecto de los derechos humanos, la dignidad, la autonomía y
las necesidades de las personas con discapacidad a través de la capacitación y la
promulgación de normas éticas para la atención de la salud en los ámbitos
público y privado;
5. Prohibirán la discriminación contra las personas con discapacidad en la
prestación de seguros de salud y de vida cuando éstos estén permitidos en la
legislación nacional, y velarán por que esos seguros se presten de manera justa y
razonable;
6. Impedirán que se nieguen, de manera discriminatoria, servicios de salud o
de atención de la salud o alimentos sólidos o líquidos por motivos de
discapacidad.”
Como se puede observar, este artículo tiene implicaciones en los mismos asuntos
bioéticos que el apartado anterior, pero además tiene un impacto muy fuerte en el
consentimiento informado y en las pruebas diagnósticas prenatales, ya que obliga a los
estados a que sus sistemas de salud difundan información sobre esta propia Convención
y sobre los aspectos no médicos de la diversidad funcional. Éste es un cambio
fundamental que deberán tener en cuenta todos los expertos en bioética clínica.
4.3.2. Resumen de cambios bioéticos que implica la aprobación de la
Convención de la ONU
Como se puede observar, el impacto de esta Convención en el mundo de la bioética,
tanto general como clínica, es muy fuerte y está alineado con el mensaje que surge al
otro lado del espejo.
Loas artículos que más impacto producen son los artículos 1, 3, 8, 10, 12, 15, 17, 22 y
25.
Los artículos 1 y 3 estipulan una nueva visión de la diversidad funcional basada en el
modelo social y alineada con el modelo de la diversidad.
Bioética al otro lado del espejo - 53
El artículo 8 urge a que se difunda esta nueva visión social e igual en valor de la
diversidad funcional, abriendo las puertas a las voces que nacen al otro lado del espejo.
Y la nueva visión sobre la personalidad jurídica establecida en el artículo 12 junto con
lo estipulado en los artículos 15, 17, 22 y 35 urgen a realizar cambios de punto vista
bioéticos en asuntos como la esterilización, el consentimiento informado, en la
experimentación con personas sin su consentimiento, la investigación biomédica y las
pruebas diagnósticas prenatales.
Por ello es imperativa la difusión a todos los especialistas de este tipo de textos y del
propio texto de la Convención para conseguir erradicar el modelo médico-rehabilitador
de la bioética y conseguir que sea respetuosa con los derechos humanos.
4.4 Más allá de los límites del sistema de derechos humanos
El sistema de derechos humanos es una articulación política general que se consolida
tras el consenso ético y político que surge entre los estados tras las grandes atrocidades
cometidas y desastres ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial, como continuación
al fallido intento de la Sociedad de Naciones de principios del siglo XX.
Como consecuencia de ser resultado de un consenso, el sistema de derechos humanos
tiene sus propios límites al ser usado como marco de referencia en determinados asuntos
éticos sobre los que no parece haber acuerdo entre los estados.
Uno de esos puntos sobre los que no parece haber acuerdo es el tratamiento que se debe
dar a algún ser antes de nacer. La Declaración Universal de los derechos del Hombre de
1948 estipula que:
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y,
dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente
los unos con los otros.”
Obsérvese que, a efectos del debate bioético, los derechos humanos cobran fuerza en
todo aquel paradigma o asunto que esté relacionado con seres humanos que ya hayan
nacido, como por ejemplo, la esterilización, la investigación en seres humanos, la
eutanasia, los tratamientos involuntarios, etc. Sin embargo, el uso del sistema de
derechos humanos, no tiene la misma fuerza para defender políticas o actitudes
bioéticas en asuntos que están relacionados con el tiempo previo al nacimiento de la
Bioética al otro lado del espejo - 54
persona, como pueden ser la selección embrionaria, las pruebas prenatales, la eugenesia,
etc.
Como consecuencia, la voz bioética que nace al otro lado del espejo, utiliza tanto el
sistema de derechos humanos como argumentos éticos y bioéticos que nacen del pleno
conocimiento de la realidad de la diversidad funcional, a la hora de defender sus
posturas. Aquellas que sean defendidas desde el respeto de los derechos humanos y el
cumplimiento de lo establecido en la Convención, deberán ser aceptadas por todos
aquellos que sigan una bioética conforme a las convenciones internacionales. Pero
cuando se alcanza el límite de aplicación de los derechos humanos, cabe plantearse de
dónde nacen estos derechos, es decir, de qué ideas filosóficas han partido los conceptos
que se han trasladado al ámbito político y legislativo y a los sistemas de derechos
humanos.
Al respecto del origen de los derechos, todos los derechos, se les atribuye un doble
origen. Así, el profesor Rafael de Asís escribe59:
“En líneas generales, el modelo dualista defiende una concepción de los
derechos que puede ser descrita, siguiendo a Luis Prieto desde dos
perspectivas. La primera, posee un carácter finalista, y desde ella, los derechos
son "la traducción normativa de los valores dignidad, libertad e igualdad,
constituyéndose en el vehículo que en los últimos siglos ha intentado conducir
determinadas aspiraciones importantes de la persona desde la moralidad a la
legalidad". La segunda, posee un carácter funcional, y desde ella, los derechos
"asumen
una cualidad legitimadora del
Poder, erigiéndose entren las
fundamentales para medir la justificación de la forma de organización política
y, por tanto, para que éstos se hagan acreedores de la obediencia voluntaria de
los ciudadanos".”
En esta reflexión, interesa el primer camino, el origen ético de los derechos, ya que el
segundo es difícilmente válido para los derechos humanos. Desde este origen ético se
llega con rapidez al ámbito de la filosofía moral y al concepto de dignidad que en ella se
analiza, partiendo de su máximo referente: Kant.
59
de ASÍS, R. (2001) «Sobre el concepto y el fundamento de los derechos: Una aproximación dualista».
Cuadernos “Bartolomé de las Casas”. N. 17. Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las Casas”.
Universidad Carlos III de Madrid. Dykinson. 2001. p. 13.
Bioética al otro lado del espejo - 55
El uso de la concepción kantiana de la dignidad como referente para afrontar la realidad
de la diversidad funcional ya ha sido cuestionado por Marta Nussbaum60. La autora
plantea que la división que hace Kant entre la animalidad y la moralidad humanas niega
algo que parece evidente: que la dignidad humana no es más que la dignidad de un tipo
de animal; y que negar esa animalidad es desdeñar aspectos valiosos de nuestras propias
vidas. Nussbaum sostiene además que el hecho de pensar que nuestra personalidad es
autosuficiente y carente de necesidades, nos lleva a ignorar otra incontestable realidad:
que la enfermedad, la vejez y los accidentes, de la misma manera que pueden evitar las
funciones animales, pueden evitar las funciones morales y racionales.
La división kantiana niega además la temporalidad de la existencia humana y el ciclo
vital de las personas, que incluye periodos de “extrema dependencia”61 en los que
cualquier ser humano funciona de una manera muy parecida a las personas con
diversidad funcional (infancia, accidentes, estados durmientes, estados de coma, etc.).
Tal como sostiene Bouriau62, el uso de ese concepto de dignidad, asociado al concepto
de persona lleva a autores de corrientes utilitaristas como Peter Singer o Hugo Tristam
Englehardt a afirmar que los bebés con diversidad funcional o algunos seres humanos
con diversidad funcional mental no son personas.
Otros tipos de aproximación a la dignidad que también analiza Bouriau en su libro
“Qu’est-ce que L’humanisme?”63, como el de los Pico de la Mirandola (Giovanni
Francesco y Giovanni, tío y sobrino) o el de Montaigne, están basados en la
metamorfosis potencial del ser humano o en su capacidad de imaginar. Se da así a la
dignidad una dimensión endógena basada en las facultades supuestas del ser humano
que no resulta útil para la aproximación desde el modelo de la diversidad. De hecho, tal
como sostiene Bouriau64 aproximaciones como las Montaigne fueron reinterpretadas de
manera inversa por Nietzsche, dando lugar a su establecimiento de jerarquías humanas
basadas en esa metamorfosis, que fueron precursoras filosóficas de la eugenesia.
60
NUSSBAUM, M. C (2006): «La fronteras de la justicia….».op.cit. pp.140-143
61
Ibídem. p.143
62
BOURIAU, C. «Qu’est-ce que L’humanisme?». Collection chemins philsophiques. Librarie
Philosophique J. Vrin. Paris. 2007. p. 20. Traducción propia.
63
Ibídem.
64
Ibídem. pp. 63-70.
Bioética al otro lado del espejo - 56
Una aproximación exógena de la dignidad, que Bouriau descarta en su análisis y resulta
muy interesante para el modelo de la diversidad, es la de Lucien Sève65, quien apunta
que la noción de persona como individuo consciente, racional y capaz de hacer
elecciones, es insuficiente para hacer frente a los problemas suscitados por el progreso
de las ciencias biomédicas y por el desarrollo inquietante de la mercantilización del
material biológico humano.
Sève propone ampliar el concepto de persona de manera que incluya al embrión, al
neonato, a las personas con diversidad funcional, a las personas en estado vegetativo
prolongado y a otros casos y propone la siguiente definición de persona, que Bouriau en
su libro, considera conflictiva66:
"diremos que la persona es la forma-valor inherente a todo humano, sea cual
sea su estado, por el simple hecho de que es humano en la medida que se le
considera parte del orden civilizado de la persona"
Nótese que Sève, como toda la tradición occidental considera el concepto de “persona”
como ser humano portador de dignidad y ampliando el rango de esa definición de
persona pretende ampliar el abanico de seres humanos a los que la dignidad les es
inherente.
La aproximación de Sève es un primer paso para empezar a apuntalar una visión de la
persona, como sujeto de dignidad, en la que la dignidad está contemplada como algo
exógeno, como algo social, algo que nace el mero hecho de pertenecer a la sociedad.
En esa línea de dignidad exógena, aunque excesivamente vinculada a la autonomía
moral, encontramos también la posición de Javier Sádaba67:
“la moral que detenemos, sin negar todo lo aceptable que existe en el uso de la
pura racionalidad, insistirá una y otra vez en que el ser humano autónomo es,
en sí mismo, un ser respetable y con derechos que nadie, con ningún golpe de
magia, puede eliminar. Es ésta la ética que, en nuestros días, está capacitada
para, sin negar nada de lo que contribuya al progreso, poner límites a aquellos
excesos que vayan contra la dignidad humana; dignidad entendida como lo
65
SÈVE, L. «Qu’est-ce que la personne? Bioétique et démocratie ». Paris. La Dispute, 2006. Citado por
BOURIAU «Qu’est-ce que?...» op.cit. p.21.
66
Ibídem. p. 22. Traducción propia.
67
SÁDABA, J. (2004) «Principios de bioética laica». p. 52. Editorial Gedisa. Barcelona. 2004.
Bioética al otro lado del espejo - 57
hemos visto y no como residuo religioso o simple comodín metafórico. La
dignidad no es un trasunto metafísico, sino la realidad de un ser que debe ser
respetado sus derechos”
Definición que se sustenta la dignidad únicamente en la dignidad extrínseca del modelo
de la diversidad, pero que aporta una visión en la que parte de esa dignidad que debe
provenir de fuera, de la sociedad.
Por su lado, el modelo de la diversidad, en su análisis pragmático del concepto de
dignidad, que se necesita como instrumento de cambio social, llega a la conclusión de
que hay dos vertientes de la dignidad: la dignidad intrínseca o moral, es decir, dar el
mismo valor a todas las vidas de los seres humanos; y la dignidad extrínseca o jurídica,
es decir, dar los mismos derechos a todas las personas.
En el debate bioético es la dignidad intrínseca la que toma valor y a este respecto se ha
asociado tradicionalmente ese tipo de dignidad a la existencia de un ser humano
concreto, llevando la discusión a decidir cuándo una persona es un ser humano y por lo
tanto es merecedora de esta dignidad y cuándo no lo es.
La imposibilidad de llegar a acuerdos sobre este debate ha sido planteada por
Habermas68:
“A pesar de estas diferencias hay una enseñanza que sí podemos extraer del
debate sobre el aborto, un debate que se ha sostenido durante décadas con la
seriedad;
el
fracaso
de
todo
intento
de
llegar
a
una
descripción
cosmovisivamente neutral (o sea, que no prejuzgue) del estatuto moral de la
vida humana incipiente, una descripción que sea aceptable para todos los
ciudadanos de una sociedad secular. Una de las partes describe el embrión en
estadio desarrollo temprano, un "montón de células", contraponiéndolo a la
persona del recién nacido, al cual si corresponde la dignidad humana en un
sentido moral estricto. La otra parte contempla la fecundación del óvulo
humano como el comienzo relevante de un proceso de desarrollo ya
individuado y regido por sí mismo. Viendo las cosas de esta manera, todo
ejemplar biológicamente determinable como perteneciente a la especie debe ser
considerado como potencial persona y portador de derechos fundamentales.”
68
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza huma. ¿Hacia una eugenesia liberal?». p.48.
Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona.
Bioética al otro lado del espejo - 58
De esta manera se plantean dos visiones irreconciliables de “persona”, cuya utilización
como sustento de la dignidad ha sido puesta de relieve por el propio Bouriau69:
“Fundar la dignidad del hombre sobre la noción de persona me parece
doblemente problemático. En primer lugar, el concepto de “persona” enuncia
una dignidad que no es propia de los hombres. Este concepto se aplica
también a Dios y a los ángeles (suponiendo que existan), a otros seres
racionales no humanos e incluso a animales que poseen conciencia de sí
mismos. En segundo lugar, esta dignidad no abarca a todos los hombres: los
embriones, los recién nacidos, los seres humanos en coma profundo, ciertos
tipos de diversidad funcional (handicap) mental, etc. son excluidos ya que no
manifiestan las características de la “personas””.
4.4.1. El modelo de la diversidad y su propuesta de dignidad
Al otro lado del espejo se sabe muy bien que es imposible conocer lo que se considera
“persona” sin haber cruzado a ese lado70, ya que la visión tradicional sobre las vidas de
las personas con diversidad funcional está llena de prejuicios, tal como se analiza en el
capítulo 5. Por lo tanto no es posible conocer la realidad vital y subjetiva de cada
persona, de su vida, sea ésta en las circunstancias que sea. Ante esta imposibilidad sólo
cabe dejar abierta una vía: el respeto al valor de lo desconocido, de la vida humana
imposible de aprehender, de cualquier vida humana presente y futura. Es necesario
saber y comprender que no se puede llegar a saber.
Por ello, desde el modelo de la diversidad, se elude el debate persona-dignidad y se hace
una reflexión más profunda sobre la propia dignidad, partiendo de que, tal como dice
Habermas71:
“la moral racional abstracta de los sujetos a derechos se apoya a su vez en una
autocomprensión ética de la especie preexistente, compartida por todas las
personas morales.”
Desde esa premisa, la dignidad debe ser una herramienta heredada de nuestra propia
autocomprensión que sirva como instrumento de cambio hacia una futura sociedad en la
69
Ibídem.. pp. 11-12. Traducción propia.
70
El autor de este texto ha declarado públicamente que antes del accidente de moto que le hizo cruzar el
espejo, había expresado su preferencia de estar muerto antes que quedarse en silla de ruedas. Sólo el cruce
del espejo le hizo cambiar de opinión.
71
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza humana…». op. cit. p.59.
Bioética al otro lado del espejo - 59
que desaparezca la discriminación y se de la plena igualdad de oportunidades y ese
cambio sólo se puede proyectar hacia el futuro de la humanidad, hacia todo el futuro y
para toda la humanidad, sabiendo, como indica el propio Habermas, que72 :
“Desde un punto de vista filosófico, no es obligado en absoluto hacer extensivo
el argumento de dignidad humana a la vida humana “desde el comienzo”.”
El trabajo a favor de la dignidad humana no acaba con las personas que existen hoy,
sino que es un trabajo que se proyecta hacia la lucha por dar el mismo valor a las vidas
de todos los seres humanos que vayan a existir en él en el futuro. Por ello, se atribuye la
dignidad a toda la humanidad presente y futura, incluyendo a todos los seres humanos,
también a aquellos cuya concepción ni siquiera existe hoy en mente alguna.
En esta continuidad de la flecha del tiempo hacia el futuro, el concepto de dignidad
puede ser utilizado de dos maneras:
•
Bien se piensa desde ahora que algunos potenciales seres humanos no son
susceptibles de tener esta dignidad, por los motivos culturales que pueda haber
en relación al valor de una vida,
•
O se piensa que no se debe discriminar el valor de una vida en el futuro con
respecto a los paradigmas culturales imperantes y se trata a todas las vidas
futuras con igual valor.
La historia, con los ejemplos de Esparta y la Alemania nazi, demuestra que ambos
caminos son incompatibles, ya que llevan a un desarrollo diferente de la sociedad, y
conviene saber que, siguiendo de nuevo a Habermas73:
“Una vez las imágenes religiosas y metafísicas del mundo perdieron su fuerza
de vinculación general, sino no nos convertimos (o la mayoría de nosotros) en
fríos cínicos cooperativistas indiferentes después del tránsito a un pluralismo
cosmovisivo tolerado, fue porque nos atuvimos –y quisimos atenernosfirmemente al código binario de los juicios morales correctos y los juicios
morales equivocados. Hemos trasladado las prácticas del mundo de la vida y de
la comunidad política a premisas de la moral racional y de los derechos
humanos porque ofrecen una base común para la existencia humanamente
digna más allá de las diferencias cosmovisivas. Quizá la resistencia afectiva a
72
Ibídem. p. 90.
73
Ibídem. p. 99.
Bioética al otro lado del espejo - 60
una temida modificación de la identidad de la especie se deba a motivos
parecidos (y justificados).”
4.4.2. El camino actual
El primer camino, lleva a la construcción de una sociedad basada en la imposición de
los conceptos de una mayoría cultural, que variará en diferentes partes del planeta, en la
que aquellos seres humanos cuyas vidas percibidas como menos valiosas no tendrán
sitio y a medida que se vayan descubriendo maneras de evitar que nazcan, se irá
evitando con mayor facilidad y comodidad su presencia. Así, en occidente, los
potenciales seres humanos cuya diversidad funcional sea detectada en cualquier
momento antes de que entren en vigor sus derechos, serán eliminados. En otras partes
del planeta, en las que imperan otros paradigmas culturales, se hará lo mismo por
ejemplo con las niñas, los homosexuales, etc. Es decir, se dará luz verde a la
homogeneización de los seres humanos que nazcan en el futuro basándose en los
criterios culturales actuales y como consecuencia, se acabará instaurando la idea de que
lo natural, es lo que impone la homogeneidad cultural, y que la diferencia es lo
antinatural74. De esta manera se acabará instaurando una eugenesia más o menos sutil,
en función de los medios técnicos de los que disponga la sociedad en cada momento de
la historia futura.
Éste es el camino actual, no reconocido, de la sociedad occidental contemporánea, que
con su visión cultural mayoritaria que reduce de la diversidad funcional a aspectos
médicos, ha dado lugar a una construcción social en la que se da menos valor a las vidas
de los seres humanos que no cumplen un patrón preestablecido (menor dignidad
intrínseca o moral), a los seres humanos con diversidad funcional. Esta merma de la
dignidad intrínseca o moral tiene consecuencias sociales, entre las que tenemos la
discriminación de facto y de iure de este colectivo (menor dignidad jurídica o
extrínseca) y una eugenesia moderna y liberal de la que la sociedad apenas es
consciente.
4.4.3. El camino de la dignidad en la diversidad
El segundo camino lleva a la construcción de una sociedad abierta a todo tipo de
diversidad en la que habrá que ir adaptando todo desarrollo social a esa diversidad y
74
Idea bastante extendida a la hora de rechazar la homosexualidad
Bioética al otro lado del espejo - 61
habrá que establecer políticas de apoyo a la diversidad para el desarrollo de una
sociedad justa. Una sociedad en la que nadie sea discriminado por su diferencia y en la
que la sociedad en su conjunto dote de las herramientas necesarias a aquellos seres
humanos que lo necesiten, para estar en igualdad de oportunidades.
Desde el modelo de la diversidad se considera la dignidad como una herramienta de
construcción de una sociedad justa, sin discriminación por la diferencia con respecto a
una mayoría homogénea, víctima de sus patrones culturales, y con igualdad de
oportunidades para todos aquellos que forman parte de ella. La construcción social es un
camino hacia el futuro en el que se contemplan las generaciones venideras, aquellas que
hoy ni siquiera existen en las mentes de quienes las engendrarán.
Para garantizar esa dignidad es necesario limar las asperezas derivadas del patrón
cultural discriminante de referencia y dar el mismo valor a todas las vidas presentes y
futuras y dar los mismos derechos a todos aquellos seres humanos que se incorporen a
la sociedad.
Si en el futuro se quiere alcanzar una sociedad justa, se debe empezar por modificar el
patrón cultural mayoritario y valorar a todos los seres humanos, sea cual sea su
diversidad, por igual (dignidad intrínseca) y, de manera natural, todos los seres humanos
obtendrán los mismos derechos (dignidad extrínseca), a pesar de las diferencias.
4.4.4. La elección del camino
Afirmar que se está desarrollando el segundo camino y a la vez apoyar el primero es lo
que ocurre en la sociedad occidental contemporánea y es un error histórico ya cometido
que ha tenido consecuencias desastrosas, como se percibe muy bien desde la diversidad
funcional.
A modo de ejemplo, la vida de un ser humano con síndrome de Down puede ser
percibida con valor distinto (habitualmente inferior), o con el mismo valor que la del
resto de los seres humanos.
En el primer caso: menos valor, menos dignidad intrínseca; si la vida de una un ser
humano con síndrome de Down se percibe con tan poco valor como para no dejarla
nacer, una vez nacida, el valor de esa vida también será considerado menor y se harán
políticas sociales que pueden variar desde la discriminación más o menos evidente,
Bioética al otro lado del espejo - 62
como es el caso de España en el año 2008, hasta las políticas de eliminación masiva
como fue el caso de Alemania en los años 30 y 40 del siglo pasado.
En ese tipo de sociedad, se dará más dignidad a la vida de las personas que cumplan los
patrones de homogeneidad cultural y se aceptará como natural que todo aquel que se
salga de la norma del valor de la vida, una norma coyuntural en cada tiempo y en cada
cultura, pueda ser tratado como desigual. De esa manera, un ser humano que por edad
alcance un punto en que pueda tener cierta similitud intelectual con un ser humano con
síndrome de Down, perderá también su dignidad y, por ejemplo será encerrado en
centros donde la sociedad considera que no molesta o se le podrán abrir las puertas al
fin de su vida con mayor facilidad.
La discriminación de determinadas personas será la consecuencia directa de esa merma
de dignidad y la eugenesia y la eutanasia (voluntaria o involuntaria) serán consideradas
herramientas útiles de construcción social.
En el segundo caso: igual valor, igual dignidad intrínseca; su nacimiento será valorado y
recibido con igual de efusión que el de cualquier otro tipo de ser humano. Esta igualdad
de valor de la vida llevará a la regulación de sus derechos y a apoyarla con las
herramientas sociales disponibles para garantizar su dignidad extrínseca o jurídica,
alcanzando así la plena dignidad, ya que la dignidad extrínseca lleva de manera natural
a la dignidad intrínseca o moral y cuando se dispone de ambas, se alcanza la plena
dignidad.
Desaparecerá la discriminación y se prohibirán las herramientas de homogeneización
cono la eugenesia y la eutanasia involuntaria.
El modelo de diversidad apuesta por la construcción de una sociedad justa, por el
sustento presente y futuro de la dignidad de todos los seres humanos, sean como sean,
nazcan cuando nazcan, nazcan donde nazcan. Desde el otro lado del espejo se apuesta
por una sociedad abierta a toda la diversidad que vaya evolucionando de manera que
todo tipo de ser humano, con cualquier diversidad funcional o sin ella, tenga un espacio
en el que desarrollar su vida. Una vida cuyo valor sea percibido como igual, tanto por la
sociedad en la que se instaura, como por la propia persona en la medida de sus
posibilidades.
Una construcción social de este tipo, basada en este concepto exógeno de dignidad, no
admite ningún tipo de discriminación del valor de la vida de los seres humanos basada
Bioética al otro lado del espejo - 63
en premisas culturales preestablecidas utilitaristas de productividad u homogeneidad.
En esta construcción social todos los seres humanos son sustentos de dignidad, dignidad
intrínseca para los que existen y para los que existirán y dignidad extrínseca para los
que están ya en la sociedad.
Desde esta concepción de la dignidad, resultará más sencillo ir más allá de los derechos
humanos a la hora de evitar la discriminación por diversidad funcional del valor de las
vidas de los seres humanos cuya dignidad extrínseca deberá ser garantizada en el futuro
y cuya dignidad intrínseca debe ser garantizada hoy.
No es ésta una concepción novedosa de la dignidad, sino una profundización filosófica
de lo ya apuntado en el libro “El modelo de la diversidad: La Bioética y los derechos
humanos como herramientas para alcanzar la plena dignidad en la diversidad funcional”
obra de Agustina Palacios y del autor de este texto, publicada en el año 2006.
Bioética al otro lado del espejo - 64
5. Al otro lado del espejo: las confusiones de partida
…ya sabes que sólo se ve la parte trasera del reloj en el espejo.
Lewis Carroll
Tal como se expresaba al principio de este texto, Alicia le dice a su gato decepcionada
““ya sabes que sólo se ve la parte trasera del reloj en el espejo”; el resto ha sido una
ilusión. Al igual que Alicia ha creído saber lo que había al otro lado del espejo, desde
fuera de la diversidad funcional técnicos, expertos, filósofos, bioéticos, etc., en lugar de
ver el reflejo puro del espejo, su propia realidad, ilusoriamente parecen conocer
perfectamente todo lo que hay al otro lado y expresan sus expertas opiniones basándose
en hipótesis y conocimiento que, frecuentemente, poco tienen que ver con lo que se ve y
vive allí, al otro lado del espejo: una vida en permanente discriminación por la
diferencia respecto a una mayoría estadística, por su diversidad funcional. De ésta
manera, las voces “expertas” propagan un sólido argumentario que la sociedad llega a
creer a pies juntillas, mientras que la voz que nace de la experiencia diaria conviviendo
con la diversidad funcional sigue siendo considerada como una voz muy débil y
subjetiva.
A la hora de definir la “voz al otro lado del espejo”, conviene tener en cuenta que no
basta con estar al otro lado del espejo. Para afrontar con rigor la estructuración de esta
voz, varios autores, que conviven diariamente con la diversidad funcional, han
elaborado trabajos rigurosos, argumentados y documentados, a los que han aportado el
valor añadido de su experiencia vital, con demandas y pensamientos que se alejan de lo
subjetivo para poder entrar de lleno en los debates públicos sobre la diversidad
funcional.
A su vez, las personas que viven en el lado tradicional del espejo tienen dificultades
para comprender de manera vital y subjetiva unas ideas que pueden resultar chocantes
dada la visión tradicional que existe sobre la diversidad funcional, nacida de “expertos”
que no han comprendido lo que significa vivir permanentemente de otra manera.
Esta imposibilidad de aprehender lo que ocurre al otro lado del espejo, se da también
dentro del propio colectivo de las personas con diversidad funcional. Así, el hecho de
tener una diversidad funcional física no es suficiente para comprender lo que se piensa
desde la diversidad visual, auditiva, mental, intelectual, etc.
Bioética al otro lado del espejo - 65
Por ello, el discurso que conforma la “voz del otro lado del espejo” se basa en
aportaciones argumentadas y maduradas desde diferentes campos y colectivos de la
diversidad funcional. Porque aquellos que han cruzado al otro lado el espejo tan sólo
han aprendido que no se puede conocer plenamente la realidad de otro colectivo sin
vivirla todos los días y elaborar desde allí un pensamiento estructurado, aunque no
necesariamente “experto”.
El autor de este texto cruzó, o mejor dicho, fue catapultado al otro lado del espejo a la
edad de 28 años, a raíz de un accidente de motocicleta que tuvo como consecuencia una
tetraplejia con la que convive diariamente. Durante unos años creyó lo que decían las
voces “expertas” desde el otro lado: que tenía una lesión que en el futuro sería reparada;
mientras tanto debería adaptarse a su nueva situación. Pero en la vida diaria los indicios
de que esas voces erraban se fueron haciendo cada vez más patentes, por ser diferente
no podía entrar en la mayoría de los locales, acceder a un baño era una quimera, viajar
en tren una pesadilla discriminatoria, tomar un taxi, una odisea, levantarse y acostarse
un esfuerzo de su familia, etc. Llegado un punto decidió dedicarse a colaborar en la
creación de una ideología propia de su colectivo y luchar desde esa ideología.
En ese proceso de reflexión que arrancó en el año 2000, tras su participación en la
elaboración del documento de postura del movimiento europeo de la diversidad
funcional “Las personas con discapacidad hablan de la Nueva Genética”75, ha ido
colaborando activamente y aprendiendo de otras personas del movimiento de la
diversidad funcional en el desbroce de las confusiones más generalizadas sobre esta
realidad y en la elaboración de documentos que contribuyan a la construcción de una
sociedad más justa, más respetuosa con los derechos humanos. También se convirtió en
un activista social en lucha por esos objetivos, llevando a diferentes ámbitos estas
nuevas ideas e intentando aclarar mitos y confusiones muy arraigadas en la sociedad. A
continuación se intenta aclara estas confusiones, los errores que refleja ilusoriamente el
espejo.
El hecho de haber estado a los dos lados del espejo permite al autor de ese texto tener
una doble visión y la convicción de que los dos lados forman parte de la vida de la
mayor parte de las personas; es tan sólo la negación de la evidencia del envejecimiento
de las personas o de su fragilidad lo que hace adoptar la perspectiva del otro lado del
75
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe (2000). “Las personas con discapacidad…” op.cit
Bioética al otro lado del espejo - 66
espejo y evadir la confrontación con el hecho de que la fragilidad del ser humano es una
constante de su existencia. Haber estado en los dos lados del espejo permite coincidir
con la opinión de Marta Nussbaum cuando escribe76:
“Un análisis teórico podría intentar distinguir las fases de una vida "normal" de
una deficiencia permanente, pero la distinción resulta más difícil establecer en
la vida real, y cada vez lo será más.
Pero si reconocemos la continuidad entre la situación de las personas con
deficiencias permanentes y algunas fases de la vida de las personas "normales"
también hablaremos de reconocer que tanto el problema de respetar e integrar
a las personas con deficiencias y discapacidades como el problema correlativo
de proporcionar asistencia a estas personas son problemas importantes, que
afectan prácticamente a todas las familias en todas las sociedades. La salud, la
participación y el autorrespeto de muchas personas dependen de muchas de
las decisiones que tomemos en este terreno. Responder a estas necesidades de
un modo que proteja la dignidad de los beneficiarios parece una de las tareas
más importantes de una sociedad justa.”
5.1 Una vida que no merece la pena ser vivida
Existe la percepción generalizada de que la vida de una persona con diversidad
funcional genera sufrimiento. Ésta visión ha sido reforzada por casos mediáticamente
conocidos en España como el de Ramón Sampedro, Jorge León o Inmaculada
Echevarría, personas que han acudido al suicidio asistido o a la eutanasia voluntaria
activa directa en los últimos años y han tenido repercusión en todos los medios.
También en nuestro país vecino Francia ha habido casos mediáticos como el de Chantal
Sébire, mujer de 52 años que por un extraño tumor nasal, intentó ganar la causa para
sentar un precedente legal para los pacientes que, como ella, desearan poner fin a su
propio sufrimiento, solicitando al Estado francés la eutanasia. Chantal Sébire fue
hallada muerta el 20 de marzo de 2008 sin que se conozcan hasta ahora las causas de su
muerte77.
76
NUSSBAUM, M. C (2006): «La fronteras de la justicia…»op.cit. p. 113.
77
Noticia aparecida en el periódico El País en su edición digital el 20 de marzo de 2008. Disponible en
web:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Chantal/Sebire/gana/casa/batalla/muerte/elpepisoc/20080320elp
episoc_6/Tes
Bioética al otro lado del espejo - 67
En ese país también es conocido el denominado “caso Perruche”, en que “una madre
ganó un juicio contra la Seguridad Social porque, pese a haber avisado al médico de que
abortaría si aparecía algún contratiempo, no fue correctamente diagnosticada de rubeola
durante el embarazo, por lo que el niño nació con diversas diferencias graves”78.
No se puede negar que la visión subjetiva de todas estas personas sobre la realidad de su
propia vida, indica que hay personas para las que la vida con la diversidad funcional
representa principalmente sufrimiento y por ello decidieron adoptar las medidas que
consideran necesarias para paliar o poner fin a ese sufrimiento79.
Esta visión impregna determinadas corrientes bioéticas que, sin pararse a reflexionar
más allá, han aceptado con naturalidad una visión cuyo peso histórico es como una losa
inamovible.
Por ello encontramos en textos bioéticos contemporáneos afirmaciones como:
“Está bien – decimos – que haya una selección embrionaria con el fin de evitar
el sufrimiento que produce tener un hijo con síndrome de Down.”80
Obsérvese en esta afirmación se habla del sufrimiento de los padres, no tanto de la
propia realidad de la persona, pero dota de sufrimiento a la realidad que rodea a la
diversidad funcional, basándose en su mera existencia.
El autor de este texto recuerda con claridad una intervención pública en el II Congreso
Mundial de Bioética celebrado en Cuenca en el año 2004, en el que un profesor de
universidad de un país sudamericano afirmó: “es mejor que en Sudamérica no nazcan
niños con discapacidad, ya que van tener sufrimiento en su vida”, afirmación que habría
quedado sin respuesta, de no ser por la presencia del autor que, también públicamente,
78
ALCOBERRO, R. “El Debate sobre la eugensia”. En su web filosfia i pensament.
79
Sin embargo el sufrimiento forma parte de la realidad todas las personas en algún momento de su vida,
o de manera continuada, sin necesidad de que sean discriminadas por su diversidad funcional.
80
CAMPS, V. (2002): “¿Qué hay de malo en la eugenesia?”, en AAVV (2002): Los problemas morales
de la biogenética, Revista ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral y Política. Nº 27, diciembre. Madrid:
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto de Filosofía.
Bioética al otro lado del espejo - 68
contestó a dicha afirmación diciendo: “es mejor que en Sudamérica no nazcan niños, ya
que van tener sufrimiento en su vida”81.
La visión subjetiva del autor de este texto sobre su propia vida, en contra de lo que se
piensa desde el otro lado del espejo, no tiene ninguna relación con el sufrimiento por su
diversidad82. De hecho ha expresado públicamente no sufrir por su tetraplejia, sino
sufrir discriminación constante en la mayoría de los aspectos de la sociedad83; y ese
sufrimiento es distinto y requiere medidas distintas para paliarlo o evitarlo. Esta visión
subjetiva y positiva de la realidad de la diversidad funcional es compartida por cientos
de miles de activistas de todo mundo que representan la inmensa mayoría del colectivo
de personas con diversidad funcional y es la visión que tiene problemas para hacer
llegar su voz a todos los niveles.
De igual manera, otros autores han plasmado opiniones en esta línea. Así el periodista
francés Nicolas Journet, que tiene el síndrome de Marphan escribe84:
¡Qué amables son al pensar en nosotros! Pero, como ya he dicho, el único
sufrimiento físico que tengo causado por el síndrome de Marphan es un leve
dolor en los puños que se pasa con una aspirina. Y quizá también las migrañas
ya que Marphan parece provocarlas, pero ahí también la aspirina resulta muy
útil. En lo que respecta al sufrimiento, psicológico, ¡en ese caso hará falta que
aborten todas las mujeres embarazadas de todas las partes del mundo en las
que hay conflictos!”
Por lo tanto se puede afirmar con contundencia, que el sufrimiento por tener una
diversidad es subjetivo y está ligado a la persona y no necesariamente a su realidad
diversa. Curiosamente, opiniones como las de Journet o la del autor de este texto apenas
tienen repercusión, no son conocidas, ni son valoradas, o son percibidas como una
excepción personal digna de admiración.
81
Cabe constatar de nuevo que vivir implica inequívocamente algún tipo de sufrimiento, puntual o
continuo (pérdidas de seres queridos, dolores físicos, etc.)
82
83
Aunque, como todo ser humano ha pasado por etapas puntuales de sufrimiento.
Aparición pública en un programa de gran audiencia en TV1. Disponible en web:
http://es.youtube.com/watch?v=yTGQq5GlFgw
-
http://es.youtube.com/watch?v=Ak1DUe1zg1s
-
http://es.youtube.com/watch?v=MclFBJfvqAA
84
JOURNET, N. (2007) «Génétiquement incorrect». (2007) «Génétiquement incorrect». Danger Public.
Paris. p. 121. Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo - 69
Cabe resaltar que el autor de este texto, en su faceta de activista social, está en contacto
con cientos de personas discriminadas por su diversidad funcional de muchos países que
comparten esta visión diferente del sufrimiento, mientras que el resto de autores
bioéticos que vinculan el sufrimiento a la diversidad funcional apenas tienen
conocimiento de esta realidad. Como siempre, al otro lado del espejo, las cosas se ven
de otra manera.
De igual manera, hay muchos actores y cantantes famosos que se han suicidado
(Marilyn Monroe, Antonio Flores, Court Kobain, Elvis Presley, etc.) y nadie piensa que
sea por ser famoso, sino por su vivencia personal y subjetiva.
Lo mismo ocurre con la diversidad funcional: existen maneras distintas de vivir una
misma realidad y a pesar de que algunos tienen una visión subjetiva de sufrimiento, la
inmensa mayoría vive inmersa en problema de lucha por supervivencia social y no dan
relevancia al sufrimiento, sino que viven sus vidas de manera diferente y creen que
merece la pena vivirla.
Lo que diferencia el caso de suicidios o deseos de morir de actores o cantantes famosos
del de las personas con diversidad funcional es la visión imperante en la sociedad sobre
ambas realidades.
En el caso de catantes o actores famosos, existe una visión de distancia, veneración o
admiración. La sensación pública de que lo tenían todo, pero no todo el que tiene todo
elige el mismo camino.
En el caso de las personas con diversidad funcional, la visión implantada tiene su origen
el modelo médico-rehabilitador, contra la cual han luchado y luchan grandes colectivos
de personas con diversidad funcional y que ha sido relegado al pasado por la nueva
Convención de la ONU.
A pesar de todo, en el ámbito bioético sigue sin haber una reflexión profunda que vaya
más allá de ése modelo imperante y plantee cuestiones más allá de lo obvio. Esta falta
de reflexión en el mundo de la bioética ya ha sido planteada anteriormente85 y las
propuestas de nueva reflexión, incorporando la voz al otro lado del espejo también han
85
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. (2004): “Omisiones bioéticas sobre
discapacidad”. Cuenta y Razón del Pensamiento Actual. nº 134 Pags. 65-72. Otoño 2004.
Bioética al otro lado del espejo - 70
sido planteadas públicamente en el ámbito bioético y en el propio colectivo de personas
con diversidad funcional86.
Ha llegado la hora de que la visión que relaciona sin más el sufrimiento de las vidas de
las personas con su diversidad funcional, sea sustituida en toda la sociedad y en el
ámbito de la bioética por una visión más realista basada en derechos humanos; una
visión que ponga de relieve que una vida merece más la pena vivirla cuando se vive sin
discriminación, en libertad, en igualdad de oportunidades y con una visión en la que
prime el mismo valor para todas las vidas de los seres humanos.
5.2 Enfermedad y diversidad funcional
La vida es una enfermedad mortal de transmisión sexual.
Anónimo
En esta sección se va a analizar el concepto de enfermedad y su confusión con la
diversidad funcional; una confusión que viene de la aceptación social mayoritaria del
modelo médico-rehabilitador.
La enfermedad es una realidad temida por el ser humano; tal como decía Hume87:
“Pregunta a un hombre por qué hace ejercicio; te contestará que porque quiere
mantener su salud; si le preguntas por qué desea su salud; rápidamente
contestará que porque la enfermedad es dolorosa; si sigues preguntando y
deseas saber la razón por la que odia el dolor, es imposible que de alguna. Es
un fin último y no se refiere a ningún otro objeto.”
El ser humano huye del dolor que la enfermedad representa, sin que al final haya una
razón última para ese odio al dolor, sino una realidad incontestable. Sin embargo, como
es habitual en el lenguaje, las palabras aparentemente sencillas de entender suelen
esconder una realidad muy difícil de definir y acotar. Por ello, a continuación se va a
profundizar en el concepto de enfermedad.
86
PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…» op.cit.
87
HUME, D. (1751) «An Enquiry Concerning the Principles of Morals». Appendix I. Concerning moral
sentiment. P.210. “Ask a Man why he uses Exercise; he will answer because he desires to keep his
Health. If you then enquire why he desires Health; he will readily reply because Sickness is painful; If
you push your Enquiries farther, and desire a Reason why he hates Pain ‘tis impossible he can ever give
any. This is an ultimate End and is never refer’d to any other Object.” Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo - 71
Consultando el significado de la palabra “enfermedad” en el Diccionario de la Real
Academia (DRAE)88, se obtiene la primera aproximación:
enfermedad.
(Del lat. infirmĭtas, -ātis).
1. f. Alteración más o menos grave de la salud.
Como se puede apreciar, esta definición establece un binomio enfermedad-salud y pone
la una como la alteración de la otra, lo que obliga a incluir en la reflexión el concepto de
salud. Consultando de nuevo en el Diccionario de la Real Academia, la voz “salud”
indica:
salud.
(Del lat. salus, -ūtis).
1. f. Estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones.
Como se puede ver, esta definción se refiere al ejercicio “normal” de las funciones de
un ser orgánico. El término “normalmente” (de manera normal89), que se refiere al
concepto de “normal” que en el diccionario consta como:
normal.
(Del lat. normālis).
1. adj. Dicho de una cosa: Que se halla en su estado natural.
2. adj. Que sirve de norma o regla.
3. adj. Dicho de una cosa: Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta
a ciertas normas fijadas de antemano.
La unión de estas definiciones lleva a una definición con poco sentido de salud: “Estado
en que el ser orgánico ejerce de manera que se hallan en su estado natural todas sus
funciones”, definida la palabra “natural” como “Perteneciente o relativo a la naturaleza
o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas”90.
88
Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición.
89
Tal como consta en el DRAE
90
Ibídem.
Bioética al otro lado del espejo - 72
Esta dificultad en la definición de lo que es la salud es conocida en su entorno; tal como
dice Antonio Pardo: “Aunque se ha discutido mucho en las publicaciones médicas sobre
qué sea la salud, no se ha llegado a un acuerdo sobre el asunto.”91
Por otro lado, la definición más extendida es la de la Organización Mundial de la Salud
(OMS) que estableció en 1948 que la salud “es un estado de completo bienestar físico,
mental y social, no meramente la ausencia de malestar o enfermedad”92, de lo que se
puede deducir que la enfermedad es algo más complejo que unan alteración de la salud,
tal como dice el Diccionario.
De hecho, nos encontramos de nuevo que según Peña93:
“Si bien es cierto que el médico puede caracterizar con precisión y diagnosticar
con certidumbre razonable algunos o muchos problemas médicos, creo que,
también es cierto que la medicina aún no posee un concepto general, claro y
adecuado de enfermedad. No me refiero a un mero concepto literal o descriptivo
-como el escaso concepto de enfermedad propuesto por la OMS- sino a un
concepto que se engarce dentro de una teoría general de salud-enfermedad,
que haga uso de condicionantes lógicos y axiomáticos. Somos testigos que tal
"constructo" no existe, existen criterios y herramientas diagnósticas, además
de principios fisiopatológicos que ayudan a identificar un proceso patológico
que consideramos anormal; pero no poseemos un modelo teórico; a lo sumo
existen discusiones literarias sobre la calidad valorativa, "difusa" o naturalista
del concepto enfermedad.”
Es decir que el binomio salud-enfermedad es mucho menos claro en su definición de lo
que podría parecer leyendo las definiciones del diccionario.
Con el fin de ejemplificar esta falta de claridad, cabe plantearse si la miopía, la falta de
una falange o brazo o la alopecia son, o no, enfermedades.
91
PARDO A. “¿Qué es la salud?”. Artículo publicado en Revista de Medicina de la Universidad de
Navarra, 1997;41(2):4-9. Departamento de Humanidades Biomédicas, Universidad de Navarra.
92
Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la
Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946,
firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health
Organization, Nº 2, p. 100). Entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada
desde 1948.
93
PEÑA, A (2004): “Medicina y Filosofía: abordaje filosófico de algunos problemas de la Medicina
actual”, en An.Fac.Med. 2004:65(1):65-72, UNMSM Fac.Med., Lima, Perú. ISSN 1609-9419.
Bioética al otro lado del espejo - 73
Aún en ese entorno difuso del binomio salud-enfermedad, sabemos bien que cuando
estamos enfermos descansamos, tomamos medicamentos o vamos al médico; pero,
también en este caso hay excepciones, ya que acudimos a los médicos durante el
embarazo y en el parto, que no es una enfermedad y tomamos vitaminas para la miopía,
que tampoco lo es.
Inconscientes de esta falta de precisión en la salud-enfermedad, existe además la
convicción generalizada en la sociedad y en el ámbito bioético de que, por ejemplo, una
tetraplejia es una enfermedad. El autor de este texto tiene una tetraplejia y le puede
asegurar que se encuentra perfectamente a la hora de escribir estas líneas, que no está
enfermo. No obstante, hace un mes, cuando pasó la gripe, se encontró enfermo y mal,
descansó y tomó medicamentos.
La confusión entre diversidad funcional y enfermedad viene derivada de la fuerte
implantación del modelo médico-rehabilitador en nuestra sociedad, un modelo que
reduce la diversidad funcional a sus aspectos médicos y que ha dado resultados
discutibles desde el punto de vista social.
Desde el colectivo internacional de personas con diversidad funcional se han alzado
voces nacidas desde el otro lado del espejo que intentan establecer con contundencia,
que la diversidad funcional es una cuestión de derechos humanos; no de salud. Así Bill
Albert y Mark Harrison en el documento “In or Out of The Mainstream? Lessons from
Research on Disability and Development Cooperation” establecen que94:
“la diversidad funcional no está relacionada con el estado de salud; está
relacionada con la discriminación y exclusión sistemática. Debe contemplarse y
ser gestionada como una cuestión de derechos humanos fundamentales”
Pero no es solo el colectivo de personas con diversidad funcional el que tiene esta
visión; la definición de la Convención de la ONU de diversidad funcional
(discapacidad) dice en el segundo párrafo de su artículo 1:
“Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias
físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar
94
ALBERT, B; HARRISON, M. (2006) “In or Out of The Mainstream? Lessons from Research on
Disability and Development Cooperation”. Centre for Disability Studies. School of Sociology and Social
Policy. University of Leeds.p. 11. Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo - 74
con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la
sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”
Definición que parte del modelo social, y no del modelo de la diversidad, y habla por
tanto de deficiencia (en lugar de diferencia como haría el modelo de la diversidad) y de
discapacidad (en lugar de diversidad funcional).
No obstante, el binomio salud-enfermedad, queda completamente fuera de la definición,
por lo que considerar o confundir la enfermedad con la discapacidad contraviene lo
estipulado en dicha Convención y por lo tanto el respeto a los derechos humanos.
Por otro lado, y en una fase anterior del desarrollo del modelo social, en el año 2001 la
OMS en su “Clasificación internacional sobre Funcionalidad, Discapacidad y Salud”
conocida como CIF95, tampoco consideraba que diversidad funcional fuera cuestión de
enfermedad o salud, sino una consecuencia de ella, por lo que no consiguió separarse
completamente del modelo médico-rehabilitador.
Siguiendo a Javier Romañach y Agustina Palacios96:
“En su último intento, la OMS promocionó la denominada Clasificación
Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF),
adoptada durante la 54ª Asamblea Mundial de la Salud, que tuvo lugar en
Ginebra (Suiza) entre el 14 y el 22 de mayo de 2001 (OMS, 2001), que propone
el siguiente esquema conceptual para interpretar las consecuencias de las
alteraciones de la salud:
Déficit en el funcionamiento: es la pérdida o anormalidad en términos
estadísticos) de una parte del cuerpo o de una función fisiológica o mental.
Limitación en la actividad: son las dificultades que una persona puede tener en
la ejecución de las actividades.
Restricción en la participación: son problemas que una persona puede
experimentar en su implicación n situaciones vitales.
Barrera: son todos aquellos factores ambientales en el entorno de una persona
que condicionan el funcionamiento y crean discapacidad.
95
OMS (2001) “Clasificación Internacional del funcionamiento, de la discapacidad y de la salud”: CIF /
Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud Madrid. Ministerio de
Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría General de Asuntos Sociales, Instituto de Migraciones y Servicios
Sociales, IMSERSO. 2001
96
PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…» op.cit. pp. 105-106.
Bioética al otro lado del espejo - 75
Discapacidad: en la CIF, es un término «paraguas» que se utiliza para referirse
a los déficits, las limitaciones en la actividad y las restricciones en la
participación.
Esta búsqueda de nuevos conceptos es un loable intento por desplazar el
«problema» de la diversidad funcional de la persona al entorno. No obstante, si
se analizan los términos utilizados, se observa que contienen las palabras
déficit, limitación, restricción, barrera y discapacidad.
Ninguno de estos términos es positivo, ni neutro, por lo que resultan un vano
intento de cambiar una realidad lingüística y conceptual en la que los propios
autores del documento de la OMS no exponen una visión neutra o positiva de
la diversidad funcional.”
A modo de conclusión de esta sección que pretende aclarar la distinción entre la
enfermedad y diversidad funcional, se puede indicar que en el ámbito bioético se debe
escuchar la voz que nace del otro lado del espejo teniendo en cuenta que, como dicen
los mismos autores97:
“En esta clasificación, la OMS empieza a separar la enfermedad de la
diversidad funcional, y considera a ésta última un asunto principalmente
social.
Partiendo de ese pensamiento y utilizando el conocimiento de la OMS, se
pueden afirmar lo siguiente sobre la relación entre la enfermedad y la
diversidad funcional:
• No toda enfermedad genera una diversidad funcional (gripe, faringitis, etc.)
• Una enfermedad puede tener como efecto la diversidad funcional (esclerosis
múltiple, Alzheimer, etc.)
• Una diversidad funcional no implica necesariamente una enfermedad
(tetraplejia, ceguera, sordera, etc.)
• Hay enfermedades que afectan a la estructura del cuerpo y no parecen
afectar a su funcionalidad (VIH/SIDA, hemofilia, etc.). En el momento en que
se
sufre
discriminación
por
esta
diferente
estructura,
se
consideran
diversidades funcionales.
• Una persona con diversidad funcional sufre discriminación social (al acceder
a estudios, trabajo, ocio, transporte, etc.)
97
Ibídem. pp. 120-121.
Bioética al otro lado del espejo - 76
• La enfermedad y la diversidad funcional son realidades diferentes y por lo
tanto requieren aproximaciones distintas.
• Las políticas sanitarias deben utilizar sus principios e instrumentos. Las
políticas sociales deben utilizar los suyos y deben partir de orígenes diferentes.”
Y también debe quedar claro que, para que la bioética sea plenamente respetuosa con
los derechos humanos, como pretende y se estipula en sus documentos internacionales,
debe separar la enfermedad de la diversidad funcional, considerar la diversidad
funcional como una cuestión social de derechos humanos y adoptar actitudes que
sostengan la vida de las personas con diversidad funcional deben ser consideradas como
vidas que tiene el mismo valor que las del resto de los seres humanos.
5.3 La calidad de vida como objetivo ¿acierto o error?
El colectivo de personas con diversidad funcional ha enfocado su lucha durante muchos
años en la consecución de su calidad de vida. Así, algunas asociaciones del colectivo,
como es el caso de FEAPS (Confederación Española de Organizaciones en favor de las
Personas con Discapacidad Intelectual), indican que tienen como misión: "Mejorar la
calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y de sus familias".
Desde el ámbito de la investigación sobre la diversidad funcional, también se han
desarrollado trabajos con títulos relativos a ese concepto: “Cómo mejorar la calidad de
vida de las personas con discapacidad: instrumentos y estrategias de evaluación”98, un
trabajo desarrollado desde la experiencia del INICO (Instituto Universitario de
Integración de la Comunidad) de la Universidad de Salamanca.
También desde el ámbito político se han hecho declaraciones de intenciones
relacionadas con el concepto de calidad de vida, como la declaración política de Málaga
el año 200399: “Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad: conseguir
una política coherente para y por la plena participación”, que fue el resultado de la
98
VERDUGO ALONSO, M. A. (2006) «Cómo mejorar la calidad de vida de las personas con
discapacidad : instrumentos y estrategias de evaluación». Amarú. Salamanca. 2006.
99
UE (Unión Europea) (2003) “Mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad: conseguir
una política coherente para y por la plena participación”. Segunda Conferencia Europea de ministros
responsables de políticas de integración de personas con discapacidad. Declaración política., Málaga el 7
y 8 de mayo de 2003.
Bioética al otro lado del espejo - 77
segunda Conferencia Europea de ministros responsables de políticas de integración de
personas con discapacidad, celebrada en Málaga el 7 y 8 de mayo de 2003.
Pero, desde la perspectiva del modelo de la diversidad se plantean dudas alrededor de
este concepto: ¿Qué es la calidad de vida? ¿Tener buena calidad de vida es condición
suficiente para tener una vida digna? ¿Garantiza la calidad de vida la igualdad de
derechos? ¿Quién ha considerado y definido la calidad de vida como el factor básico
de lucha por las personas con diversidad funcional? La calidad de vida, ¿es causa o
efecto de tener una vida digna?
Para responder a estas preguntas se hace imperativo profundizar el concepto de calidad
de vida.
5.3.1. El concepto de calidad de vida
En el ámbito político, a la hora de hablar de calidad de vida, se habla de una100:
“mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad y de sus familias
que acentúe su integración y su plena participación en la sociedad puesto que
una sociedad accesible y en la que todo el mundo participe responde al interés
del conjunto de la población”
También Tony Blair habla de calidad de vida en el prefacio del informe “La mejora de
las posibilidades de vida de las personas con diversidad funcional”101, aunque en el
propio documento no se encuentra la definición del concepto.
En un análisis más profundo, desde el mundo académico, se considera que el concepto
"calidad de vida" ha evolucionado desde una concepción netamente sociológica, en la
cual se evaluaban indicadores como la posesión de automóvil, de electrodomésticos,
etc., hacia una perspectiva psicosocial en la cual lo relevante es la satisfacción personal.
La instalación del concepto dentro del campo de la salud es relativamente reciente, con
un auge importante en la década de los 90, que se mantiene en estos primeros años del
siglo XXI.
100
UE (Unión Europea) (2003) “Mejorar la calidad de vida de las personas…”.op.cit. párrafo 17
101
UK (2005) “Improving the life chances of disabled people”. Informe de la Unidad de Estrategia del
Primer Ministro Británico. Enero 2005.
Bioética al otro lado del espejo - 78
La definición de calidad de vida que la OMS hace en 1994 dice: "es la percepción que
tiene el individuo de su situación en la vida, dentro de/ contexto cultural y de valores en
los cuales vive, y en relación con sus objetivos, expectativas e intereses"102. En esta
definición subyacen dos elementos esenciales: por un lado, su carácter subjetivo,
enunciado como un sentimiento personal, un juicio o una comparación; por otro, su
carácter multidimensional, abarcando aspectos físicos, afectivos, cognitivos, sociales,
económicos, etc.
En ambos aspectos, el estado de salud de la persona resulta muy relevante al ahora de
percibir y objetivar su calidad de vida. La OMS estableció en 1948 que la salud103:
“es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no meramente la
ausencia de malestar o enfermedad”.
Por otro lado existe el concepto de Calidad de Vida Relacionada con la Salud (CVRS).
Para profundizar un poco en él seguiremos a Laura Schwartzmann104:
“La evaluación de calidad de vida en un paciente representa el impacto que una
enfermedad y su consecuente tratamiento tienen sobre la percepción del paciente
de su bienestar. Patrick y Erickson (1993) la definen como la medida en que se
modifica el valor asignado a la duración de la vida en función de la percepción
de limitaciones físicas, psicológicas, sociales y de disminución de oportunidades
a causa de la enfermedad, sus secuelas, el tratamiento y/o las políticas de
salud.
Para Schumaker & Naughton (1996) es la percepción subjetiva, influenciada
por el estado de salud actual, de la capacidad para realizar aquellas
actividades importantes para el individuo.
La esencia de este concepto está en reconocer que la percepción de las
personas sobre su estado de bienestar físico, psíquico, social y espiritual
102
OMS (Organización Mundial de la Salud) (1994). «Quality of life assessment: International
Perspectives. Berlin. Spinger-Verlag». 1994.
103
Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la
Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946,
firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health
Organization, Nº 2, p. 100). Entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada
desde 1948.
104
SCHWARTZMANN, L. (2003) “Calidad de vida relacionada con la salud: aspectos conceptuales”.
Cienc. enferm. [online]. dic. 2003, vol.9, no.2 [citado 26 Enero 2008], pp.9-21.
Bioética al otro lado del espejo - 79
depende en gran parte de sus propios valores y creencias, su contexto cultural
e historia personal.
Si bien la incorporación de las medidas de Calidad de Vida Relacionada con la
Salud representa uno de los avances más importantes en materia de
evaluaciones en salud, no existe aún la claridad suficiente respecto a una base
conceptual compartida. El concepto de calidad de vida se ha banalizado en
grado extremo, en especial en los campos de la comunicación y del consumo.
Por otra parte, es inevitable tener que aceptar la dificultad de poder medir
integralmente un fenómeno tan multicausal como es la autoevaluación de la
percepción individual, tratando de generar una base empírica, que permita
pasar de un discurso genérico e inconmensurable a datos que provean
evidencia científica de adecuada calidad.
Implica además aceptar que, hasta el momento, las evaluaciones de CVRS
asumen que las personas son capaces de analizar aspectos de su estado de
salud en forma aislada, separándolos de otros aspectos de la vida humana
(ingresos, situación laboral, relaciones interpersonales, estrategias personales
de afrontamiento). Hay numerosas evidencias de que, a medida que la
enfermedad progresa, ocurren ajustes internos que preservan la satisfacción
que la persona siente con la vida, por lo que podemos encontrar personas con
grados importantes de limitación física que consideren que su calidad de vida
es buena (Leplège y Hunt, 1998).
La confusión entre estado de salud y calidad de vida ha dado origen a dilemas
éticos, técnicos y conceptuales. Algunos críticos del concepto han considerado
que el mismo conlleva a la medicalización de la vida cotidiana105. El concepto
de calidad de vida no puede ser de ningún modo independiente de las normas
culturales, patrones de conducta y expectativas de cada uno. Sin embargo es
frecuente que las investigaciones de CVRS dejen de lado estos aspectos
antropológicos y culturales, asumiendo un sistema único globalizado de
valores. Pacientes asmáticos estudiados en distintas etapas de su enfermedad
referían, independientemente del estadio de su enfermedad, que hechos como
pasarlo bien en la vida, experimentar el dar y recibir amor, tener una actitud
positiva ante los sucesos de la vida cotidiana eran los factores que
proporcionaban a la vida su más alto grado de calidad.
Podría acordarse, por tanto, que es también tarea de la medicina optimizar las
situaciones en las que es posible conseguir una calidad de vida razonable,
105
La cursiva es del autor y está destinada a resaltar un concepto esencial para este artículo
Bioética al otro lado del espejo - 80
incluyendo la promoción de bienestar a través de intervenciones psicosociales,
cuando sea necesario, dentro de los tratamientos habituales.”
El concepto de calidad de vida también es utilizado en el mundo de la investigación
científica y médica, tal como se puede observar en el preámbulo de la Ley 14/2007, de 3
de julio, de Investigación biomédica:
“La investigación biomédica y en ciencias de la salud es un instrumento clave
para mejorar la calidad y la expectativa de vida de los ciudadanos y para
aumentar su bienestar, que ha cambiado de manera sustancial, tanto
metodológica como conceptualmente, en los últimos años.”
Se entiende que, en la investigación biomédica, la calidad de vida está referida al
concepto anteriormente mencionado de calidad de vida respecto a salud, aunque no
queda claro en el propio texto.
Por otro lado, el concepto de calidad de vida llegó también al mundo de la diversidad
funcional a través del mundo de la diversidad funcional intelectual106:
“A partir de la década de los 80 se adoptó también el concepto en el mundo del
retraso mental y otras deficiencias relacionadas, dado que captaba una visión
nueva y cambiante sobre las personas con discapacidad. En la medida que la
satisfacción con la vida se consideró muy ligada a las posibilidades de tomar
decisiones y elegir entre opciones diversas, se abrieron oportunidades a las
personas con
discapacidad para expresar
sus gustos,
deseos,
metas,
aspiraciones, y a tener mayor participación en las decisiones que les afectan.
Por ello ha sido y es un concepto guía. La mejora de la Calidad de Vida es
actualmente
una
meta
compartida
por
muchos
programas
de
desinstitucionalización y acceso al empleo normalizado por parte de las
personas
con
discapacidad.
Estos
programas
ponen
el
acento
en
la
planificación centrada en el individuo, la autodeterminación, el modelo de
apoyos, y las técnicas de mejora de la Calidad (Schalock, 1997). Se ha
constituido, por lo tanto, en un lenguaje común de quienes pretenden evaluar
resultados.”
Como se puede ver tras leer estos textos, la calidad de vida es un concepto que varía de
significado en función del ámbito en el que se utiliza. Así en el ámbito político de la
106
GÓMEZ-VELA, M.; SABEH, E. N. “Calidad de vida. evolución del concepto y su influencia en la
investigación y la práctica”. Instituto Universitario de Integración en la Comunidad, Facultad de
Psicología, Universidad de Salamanca
Bioética al otro lado del espejo - 81
diversidad funcional se entiende que la calidad de vida es una herramienta para “la
integración y su plena participación en la sociedad”107, en el ámbito médico la calidad
de vida se considera “un estado de completo bienestar físico, mental y social, no
meramente la ausencia de malestar o enfermedad” y desde el colectivo de personas con
diversidad funcional se entiende que la calidad de vida está ligada a “posibilidades de
tomar decisiones y elegir entre opciones diversas”.
Sin embargo, todas estas definiciones comparten un denominador común, parten de una
visión ajena: son los profesionales los que han trabajado la representación conceptual de
la calidad de vida, a pesar de reconocer que es un criterio subjetivo.
Resulta muy interesante la crítica al concepto de calidad de vida relacionado con la
salud que tal como indica Laura Scwhartman puede llevar a la “medicalización de la
vida cotidiana”.
De todo lo anterior podemos deducir que la lucha por mejorar la calidad de vida de las
personas con diversidad funcional ha tenido, además de sus aspectos positivos, algún
aspecto negativo, ya que ha colaborado en la medicalización de su vida cotidiana,
reforzando el concepto de persona enferma de las personas con diversidad funcional,
herencia clara del modelo médico-rehabilitador.
Por tanto la aceptación del concepto de calidad de vida como eje fundamental de la
diversidad funcional es un concepto heredado de un modelo que ha sido ya descartado
por las personas con diversidad funcional, sin que en ningún modelo previo, incluido el
modelo social, se haya reflexionado a éste respecto. Además, la calidad de vida no
parece ser, en ninguna de sus acepciones, el eje fundamental de ningún otro colectivo
discriminado por su diferencia.
5.3.2. Calidad de vida y dignidad
Una vez respondidas las preguntas ¿qué es la calidad de vida?
y ¿quién ha
considerado y definido la calidad de vida como el factor básico de lucha por las
personas con diversidad funcional? quedan por responder las otros dos preguntas.
107
Obsérvese que esta visión de la calidad de vida sólo se aplica al colectivo de las personas con
diversidad funcional y no a otros colectivos discriminados como el de mujeres, etnias minoritarias o el de
homosexuales.
Bioética al otro lado del espejo - 82
La calidad de vida, ¿es causa o efecto de tener una vida digna? A tenor de lo observado
en la sección 5.3.1 (ningún colectivo discriminado se basa en la calidad de vida como
eje de su lucha reivindicativa) parece que debería entenderse más como una
consecuencia de tener una vida digna (esto es, ejercer todos los derechos sin
discriminación y en igualdad de oportunidades) que no como un requisito previo. Es
muy difícil que alguien con una vida digna no tenga una buena calidad de vida,
especialmente teniendo en cuenta lo apuntado por Leplège y Hunt
¿Tener buena calidad de vida es condición suficiente para tener una vida digna?
¿Garantiza la calidad de vida la igualdad de derechos? Para tener una vida digna hay
que conseguir la plena dignidad, es decir, que las vidas de todas las personas sean
valoradas como iguales y que todas las personas tengan los mismos derechos, sin
discriminación y en igualdad de oportunidades.
Desde el punto de vista de la calidad de vida relacionada con la salud se puede tener una
excelente calidad de vida viviendo una residencia donde la alimentación, los cuidados
médicos, la atención higiénica, etc. están garantizados y, al mismo tiempo, sufrir
discriminación. La institucionalización de las personas con diversidad funcional es una
clara discriminación con respecto al resto de las personas de la sociedad, ya que ellas no
son insitucionalizadas, e indica una minusvaloración de sus vidas.
Desde el punto de vista de la calidad de vida defendida por las personas con diversidad
funcional el hecho de tener “posibilidades de tomar decisiones y elegir entre opciones
diversas” no es suficiente garantía de que estas opciones sean iguales que las de las
demás personas, y por lo tanto no sustentan el concepto de una vida digna en referencia
a la dignidad extrínseca o jurídica. Además, esta posibilidad no representa ningún
avance en la lucha por la igualdad de valor de las vidas de todas las personas, dignidad
intrínseca o moral.
Por todo ello, desde el modelo de la diversidad se hace un análisis diferente y se
entiende que la dignidad es el eje teórico básico de la lucha; eso no quiere decir que se
renuncie a la calidad de vida, sino que ésta está supeditada a la consecución de la plena
dignidad y es sólo una parte de un conjunto más amplio. Por lo tanto, de ese modelo de
la diversidad se considera que la calidad de vida es un contexto necesario, pero no
suficiente, para garantizar la vida digna de las personas con diversidad funcional.
Bioética al otro lado del espejo - 83
Al igual que al resto de la ciudadanía, contar con una buena calidad de vida es una parte
importante de sus necesidades, pero otros valores como la libertad y la igualdad
requieren medidas diferentes para ser conseguidos.
Finalizado aquí el capítulo de confusiones, que se pueden aclarar al otro lado del espejo,
procede ahora el análisis de diferentes asuntos bioéticos bajo el modelo de la diversidad.
Bioética al otro lado del espejo - 84
6. La voz bioética de las personas con diversidad funcional
La historia demuestra que la erradicación de la diversidad humana es un esfuerzo vano que da
lugar a sociedades injustas, mientras que la erradicación de la discriminación que sufren los
colectivos que son diferentes, ayuda a construir una sociedad más justa.
Inexplicablemente, el ser humano se empecina indefinidamente en elegir el primer y desastroso
camino.
J. Romañach
Pablo Freire108 describe la “cultura del silencio” entre los oprimidos y los desposeídos,
que perpetúa su opresión. Ese silencia les priva de la vitalidad, del espíritu crítico y de
las palabras necesarias para salir de esa situación. Pero también existe en el opresor una
“cultura del silencio”, que se asegura de que el oprimido no pueda hablar de la
vulnerabilidad y marginación de colectivos de una comunidad, todo ello de un marco de
referencia en el que muchas veces no se consigue percibir y entender las desigualdades
de la sociedad. En esa cultura del silencio, en España, no se escuchan voces importantes
a día de hoy. Voces que hablan al otro lado del espejo, desde la vivencia cotidiana en la
diversidad funcional más allá de su dimensión médica y que, desde, allí proyectan un
pensamiento bioético distinto, desde una filosofía propia que se va abriendo paso poco a
poco, ignorada por casi todos.
En Europa y en otros países hay ya un corpus de textos publicados sobre bioética desde
la filosofía social de la diversidad funcional, principalmente en inglés. Debido a la
reciente aparición de las personas con diversidad funcional en el ámbito bioético, la
mayor parte de la documentación bioética generada desde esta visión vital e intelectual
se encuentra en Internet. Entre los múltiples recursos disponibles son de especial
relevancia la comunidad virtual de Bioética y Diversidad funcional, gestionada por
Gregor Wolbring desde Canadá: http://groups.yahoo.com/group/Bioethics/. Y el
International Center for Bioethics, Culture and Disability, cuyo sitio Web de recursos y
documentación es: www.bioethicsanddisability.org. Ambos son la mayor, pero no la
única fuente de coordinación de documentos escritos desde la perspectiva de la
diversidad funcional. En España se puede encontrar también mucha información en la
108
FREIRE, P. (1995). «Pedagogía del oprimido». Siglo XXI Editores de España. Madrid. 1995
Bioética al otro lado del espejo - 85
direccion: http://www.diversocracia.org/divertad.htm, web informal del autor de este
texto. Otras fuentes similares proceden desde el lejano Japón109.
Sobre este corpus se han elaborado unos documentos que definen la postura política
oficial de quienes representan a las personas con diversidad funcional en Europa. Así, la
organización representante a nivel europeo de las personas con diversidad funcional
física, la Disabled People’s International (DPI) Europe, ha expresado esa postura a
través de sus documentos: “Las personas con discapacidad hablan de la Nueva
Genética”110 y “The Right to Live and be Different”111. Además, la organización
europea, que representa al colectivo de personas con todo tipo de diversidad funcional
y a sus familiares, el European Disability Forum (EDF), ha expuesto su opinión oficial
en el documento “Resolution: On pre-natal diagnosis and the right to be different”112.
En estos documentos se expone una visión diferente sobre los avances de la nueva
genética y los nuevos retos biomédicos, al mismo tiempo que se establece la negativa
del colectivo a promover el aborto indiscriminado cuando se sabe que va a ser una
persona con diversidad funcional.
También en España, desde el Foro de Vida Independiente, se han elaborado documentos
sobre leyes relevantes como la Ley de Investigación Biomédica113 o artículos sobre
múltiples asuntos bioéticos. Sobre eutanasia cabe resaltar el artículo “Los errores sutiles
del caso Ramón Sampedro”114, o el “Manifiesto por una vida digna en la diversidad del
109
MORIOKA, M. “Disability Movement and Inner Eugenic Thought: A Philosophical Aspect of
Independent Living and Bioethics”. Eubios Journal of Asian and International Bioethics 12(May 2002),
94-97.
110
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan de la
Nueva Genética.” La postura de DPI Europa ante la bioética y los derechos humanos.
111
Ídem. (2000). “The Right to Live and be Different”.
112
EDF. (European Disability Forum) (2003). “Resolution: On pre-natal diagnosis and the right to be
different” (en cast.: “Resolución: ‘El diagnóstico prenatal y el derecho a ser diferente’”), adoptada por el
EDF en la Asamblea General Anual de 24 de mayo de 2003.
113
ROMAÑACH, J. y ARNAU, M. S. (2006). "Comentarios al Anteproyecto de Ley de Investigación
Biomédica desde la óptica de la diversidad funcional".
114
ROMAÑACH CABRERO, J. (2004). “Los errores sutiles del caso Ramón Sampedro”, en Revista
Cuenta y Razón del pensamiento actual. Nº 135-Invierno 2004/2005 (Págs. 73-89).
Bioética al otro lado del espejo - 86
Foro de Vida Independiente, ante la muerte de Jorge León·115. Además, se han expuesto,
a lo largo de los últimos años, puntos de vista sobre la nueva genética en el artículo
“Las personas con discapacidad ante la nueva genética”116, la investigación biomédica y
la experimentación en humanos, en el trabajo de investigación académica “El Convenio
de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección para las personas con discapacidad
intelectual y psico-social?”117, la esterilización, en el artículo “Esterilización en España
¿discriminación?”118, la eugenesia, en “La visión de la eugenesia desde la dignidad en la
diversidad funcional“119, la propia bioética120, la falta de voz en los Comités de
bioética121, la investigación en células madre122 o las situaciones de “inDependencia”123.
115
FVI (Foro de Vida Independiente) (2006). “Por una vida digna en la diversidad”. Manifiesto de
Miembros del Foro de Vida Independiente ante la muerte de Jorge León. 11 de mayo de 2006.
116
ROMAÑACH CABRERO, J. (2003) “Las Personas con Discapacidad ante la Nueva Genética”, en
García Marzá, D. y González, E. (Eds.) (2003): Entre la ética y la política: éticas de la sociedad civil.
Actas del XII Congreso de la Asociación Española de Ética y Filosofía Política. Castelló: Publicacions de
la Universitat Jaume I. Servei de Comunicació i Publicacions.
117
DEVANDAS. C. (2008). “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección…”, op.
cit.
118
ROMAÑACH CABRERO, J. (2007) “Esterilización en España ¿Discriminación?”. En XV Semana
de ética y filosofía política: Tradición e innovación en ética y filosofía política. UNED. Madrid, 27-29 de
Marzo de 2007.
119
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. (2006): “La visión de la Eugenesia desde
la dignidad en la diversidad funcional”. en CASABAN MOYA, E. (2006): XVl Congrés Valencià de
Filosofia, Valencia: Societat de Filosofia del País Valencià. ISBN: 84-370-6627-1. Págs. 327-344.
120
ROMAÑACH, J. y ARNAU, M. S. “Omisiones bioéticas sobre discapacidad”. (2004). Cuenta y
Razón del Pensamiento Actual. nº 134 Pags. 65-72. Otoño 2004.
121
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. (2007): “La voz que falta en los comités
de bioética”. Comunicación presentada en el V Congreso Mundial de Bioética. Sociedad Internacional de
Bioética (SIBI). Gijón 21-25 mayo de 2007.
122
Ídem. “Investigación con células madre: La visión de las personas con discapacidad”. (2004)
Ponencia presentada en el II Congreso Mundial de Bioética. Cuenca, 27 de septiembre- 1 de octubre de
2004.
123
ROMAÑACH CABRERO, J. y CENTENO ORTIZ, A. (2007): “Fundamentos bioéticos para la
“inDependencia”. Comunicación presentada en el VIII Congreso Nacional de Bioética. Asociación de
Bioética Fundamental y Clínica. Oviedo 18-20 de octubre de 2007.
Bioética al otro lado del espejo - 87
Cabe reseñar además, que en el año 2007, por primera vez en España, y en el marco de
la XV Semana de ética y filosofía política: «Tradición e innovación en ética y filosofía
política», organizada por el Dpto de Filosofía y Filosofía Moral y Política de la UNED,
tuvo lugar en Madrid la Mesa redonda124: “Bioética y diversidad funcional”, en la que
participaron varios expertos nacionales sobre la materia.
El punto de vista que nace al otro lado del espejo se expresa en éstos y otros eventos y
documentos, pero la principal preocupación del colectivo de las personas con diversidad
funcional radica en la falta de conocimiento de la mayoría de los expertos en bioética
sobre esta realidad vital, consecuencia de la ausencia de experiencia directa y la
incompleta o, a veces falsa, valoración de la dignidad de las personas que componen
este colectivo.
Este desconocimiento tiene como resultado la peligrosa implantación de una “nueva
eugenesia que supone una amenaza directa a nuestros derechos humanos”125 sin que sea
socialmente percibida ni suficientemente debatida.
De este desconocimiento nace también la sobrevaloración de la muerte digna, a la vez
que se infravalora la dignidad en la vida de un colectivo que está y ha estado
permanentemente discriminado y ve como persiste esta discriminación, a pesar de los
intentos legislativos más modernos126 que, disfrazados de grandes avances sociales,
prorrogan la desigualdad de oportunidades y la discriminación. Un colectivo que
también ve como se escatiman recursos que permitan a quienes son diferentes llevar una
vida digna, mientras el debate bioético ignora esta voluntad y se centra en la
confrontación de dos aproximaciones bioéticas contrapuestas, ninguna de las cuales da
soluciones suficientes para afrontar un futuro en el que la diversidad funcional pueda
ver respetados sus derechos humanos.
124
La Mesa Redonda “Bioética y diversidad funcional”, celebrada dentro de la "XV Semana de Ética y
Filosofía Política: “Tradición e Innovación en Ética y Filosofía Política" de la Asociación Española de
Ética y Filosofía Política, y organizada por el Dpto de Filosofía y Filosofía Moral y Política de la UNED
(Madrid,
27-29
de
marzo
de
2007).
Se
encuentra
disponible
en
web:
http://www.uned.es/dpto_fim/convocatorias/CongresoEtica/MESAS.doc
125
DPI Europe. “Las personas con discapacidad hablan…” op. cit. p.3.
126
Como la Ley española 39/2006, de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía y Atención a las
personas en situación de dependencia.
Bioética al otro lado del espejo - 88
Para paliar esta carencia bioética, desde España se ha propuesto una nueva visión de la
diversidad funcional que se ha denominado el modelo de la diversidad127, en el que la
participación de la voz de las personas con diversidad funcional en el mundo de la
bioética se considera una pieza clave, junto a los derechos humanos, para dar sustento
teórico a los nuevos desarrollos éticos y sociales que sirvan para erradicar la
discriminación de este colectivo, así como para potenciar la dimensión social de la
bioética.
Como se puede observar, no se trata de un corpus de reflexiones privadas y subjetivas,
sino de pensamiento elaborado, público y que representa demandas de un importante
colectivo social que se ve afectado por muchas de las decisiones que se adoptan en el
ámbito de la bioética. Además, tal como establece la nueva Convención de la ONU, esta
voz debe ser escuchada para ser respetuosos con los derechos humanos de este
colectivo.
A pesar de ello, a día de hoy este pensamiento está ausente en todos los comités de
bioética de España y de casi todo el resto del planeta. Esta ausencia de la voz de la
diversidad funcional en la bioética fue ya planteada por expertos internacionales como
el Profesor de la Universidad de Calgary, Gregor Wolbring, en el año 2003 su artículo
“Disability Rights Approach Toward Bioethics?”128, y cobra nuevo vigor tras las nuevas
aportaciones de la nueva Convención de los derechos de las personas con discapacidad
(diversidad funcional) de la ONU al sistema de derechos humanos.
En el resto de este texto, una vez aclaradas varias de las confusiones generalizadas de la
sociedad sobre aspectos clave de la diversidad funcional, se puede encontrar un
compendio de este corpus de pensamiento con respecto a los diferentes asuntos
bioéticos ya enumerados anteriormente.
6.1 Investigación biomédica
La postura general del colectivo de personas con diversidad funcional respecto a la
investigación biomédica es de apoyo firme y pero prudente con oposición a sus efectos
127
128
PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…» op.cit.
WOLBRING, G. “Disability Rights Approach Toward Bioethics”. Journal of Disability Policy
Studies. vol. 14, no.3, 2003.
Bioética al otro lado del espejo - 89
eugenésicos y discriminatorios, y así ha sido expresado públicamente en el documento
“Las personas con discapacidad hablan de la Nueva Genética”129 :
“Queremos dejar claro que las personas con discapacidad no nos oponemos a
la investigación médica que tenga por objeto un auténtico tratamiento o el
alivio del dolor. A lo que nos oponemos es a la limpieza genética impulsada por
motivos de rentabilidad y de eficiencia social, basada en prejuicios contra las
personas con discapacidad y llevada a cabo en nombre de la curación o el
tratamiento.”
De hecho, muchas de las personas discriminadas por su diversidad funcional están vivas
gracias a los avances científicos. Éste es el caso del autor de este texto que vive con una
tetraplejia desde hace más de dieciséis años una vida que en otro tiempo o en otros
lugares hoy, con menor desarrollo de la investigación biomédica, habría sido o es
imposible.
En contra de lo que se suele pensar, cuanto más avanza la ciencia y el desarrollo
económico de los países, más aumenta el número de personas discriminadas por su
diversidad funcional. Tanto es así, que Bill Albert, experto mundial sobre bioética y
diversidad funcional mantiene que: “el número de personas con discapacidad en los
países ricos es una señal de desarrollo”130
Sin embargo, los desastres derivados de un mal uso de los avances científicos y técnicos
durante el siglo XX, como la bomba atómica, la experimentación con humanos en la
Alemania nazi, el accidente de Chernóbil, el uso de armas químicas y biológicas, etc.
han influido en el cambio de visión social de la ciencia y la tecnología, que ha ido
evolucionando durante los últimos años. Este cambio ya ha sido puesto de relieve por la
Unión Europea en un informe del año 2005131:
“Después de la Ilustración, el progreso de la ciencia y de la tecnología fue
considerado como un objetivo en sí mismo. Sin embargo, hoy en día, la ciencia
129
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan de…”.
op. cit. p.5
130
ALBERT, B. (2006) Presentación en el Banco Mundial del libro “In or out of the mainstream?
Lessons from research on disability and development cooperation” Editado por el Centre for Disability
Studies, University of Leeds.
131
UE (2005) Science and Society Action Portfolio. Today’s science for Tomorrow’s Society, Brussels.
2005. Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo - 90
ya no es percibida incuestionablemente como el precursor de tiempos mejores.
La visión de la sociedad sobre la investigación científica es ahora más
sofisticada y rica en matices... La brecha entre la comunidad científica y la
sociedad se ha abierto más... Las personas ya no quieren permanecer sentadas
y permitir que la comunidad científica y los políticos marquen la agenda"
A pesar de todo, los abusos cometidos en nombre del progreso científico, a excepción
de los mencionados anteriormente, no son conocidos en detalle. A efectos de este
documento, se profundizará en lo relacionado con las atrocidades cometidas por los
científicos alemanes con las personas con diversidad funcional en aras de la
investigación científica132, un conocimiento muy poco difundido, ya que ha sido
eclipsado por otros abusos más conocidos como el cometido sobre los judíos.
6.1.1. Investigación científica en la época de la Alemania nazi
Durante la época nazi, los niños con diversidad fueron utilizados de manera
indiscriminada y cruel en investigaciones científicas133:
“El régimen nazi no limitó su programa de asesinatos a niños alemanes. Uno
de los mayores centros fuera de Alemania era el ala Steinhof de niños del
hospital Am Spiegelgrund en Austria. Durante la mayor parte de la guerra el
personal del hospital era miembro del partido Nazi. Los archivos que se
encontraron posteriormente en la cripta del hospital reflejaban la amplia
variedad de víctimas infantiles que fueron asesinadas allí. Niños con labio
leporino, con tartamudez ligera, con niños con diferencias menores eran
elegidos y asesinados de manera rutinaria por inanición, con una inyección
mortal, o abandonados en el exterior para que murieran de frío.
Los médicos también se beneficiaron de su participación en el programa de
asesinatos llevando a cabo experimentos “científicos” en los niños que les
permitieron proseguir sus planes de investigación. Los primeros elegidos para
este tipo de experimentos eran niños con parálisis cerebral, síndrome de Down
y otras condiciones neurológicas. Algunas veces, se les sacaba sangre y fluido
espinal mientras estaban vivos y se sustituían por aire para que las
radiografías de sus cerebros aparecieran con más claridad. Además, a un
132
Un compendio exhaustivo de las atrocidades cometidas por los nazis con las personas con diversidad
funcional se puede encontrar en el libro: EVANS S. E. (2004) «Forgotten crimes. The holacaust and
people with disabilities». Disability Rights. Ivan R. Dee. Chicago 2004.
133
Ibídem. p. 38. Traducción del autor.
Bioética al otro lado del espejo - 91
número incontable de miles de niños con diversidad funcional mental o física
se les inyectaron drogas, azúcar y otros productos químicos para probar el
efecto de estos agentes en lo órganos. Se dieron generosas becas a los médicos
implicados en este tipo de investigación “científica”.”
Los adultos tampoco se libraron de ser objeto de investigaciones científicas. A raíz del
establecimiento del programa de eutanasia conocido como T4 en 1939, Hitler instó a
todos los médicos a llevar a cabo una campaña de "muertes por compasión", en el que
se exterminaron más de 275.000 adultos con diversidad funcional, en una serie de
campos de extermino, entre los que se encontraba el de Brandemburgo, que se
estableció en 1940134.
Cuando el doctor Julius Hallevorden del Instituto de neurología Kaiser Wilhem tuvo
conocimiento de que se estaban quemando diariamente muchos cuerpos en
Brandemburgo, consideró que era una pena desechar tanto “material científico” y con
ellos consiguió hacerse con una colección de seiscientos cerebros de personas de
pacientes asesinados en ese centro. Cuando testificó más adelante explicó cómo
procedió135:
“Me enteré de que iban a hacer aquello [eutanasia], así que fui a verlos y les
dije, “Escuchad colegas (Menshenkinder), si vais a matar a toda esa gente, al
menos sacadles los cerebros de manera que el material pueda ser utilizado.”
Me preguntaron: “¿Cuántos puede examinar?” Y yo les contesté “Un número
ilimitado, cuantos más mejor”. Les di los fijadores, los botes y las cajas en
soluciones para quitar y fijar los cerebros y empezaron a traérmelos en la
furgoneta de reparto de una empresa de muebles.”
Como consecuencia de las atrocidades cometidas en aras del progreso científico durante
la época nazi el Código de Nüremberg fue publicado el 20 de agosto de 1947, a raíz de
lo averiguado durante el Juicio de Nüremberg (agosto 1945 a octubre 1946), en el que,
junto con la jerarquía nazi, resultaron condenados varios médicos por gravísimos
atropellos a los derechos humanos.
Ese texto, que tiene el mérito de ser el primer documento que planteó explícitamente la
obligación de solicitar el consentimiento informado, expone:
134
Ibídem. p. 51.
135
Ibídem. p. 52. Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo - 92
“Los protagonistas de la práctica de experimentos en humanos justifican sus
puntos de vista basándose en que tales experimentos dan resultados
provechosos para la sociedad, que no pueden ser procurados mediante otros
métodos de estudio. Todos están de acuerdo, sin embargo, en que deben
conservar ciertos principios básicos para poder satisfacer conceptos morales,
éticos y legales:
1. Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto
humano
2. …..”.
Como se puede observar, y conscientes de que la experimentación se había realizado
especialmente en personas con diversidad funcional, el artículo uno del Código de
Nüremberg no estipula ningún tipo de salvedad con respecto a si el ser humano tiene
capacidad de decisión o capacidad jurídica.
Al igual que las personas judías siguen atentamente los desarrollos legislativos para
evitar legislaciones antisemitas, las personas con diversidad funcional siguen de cerca
tanto los desarrollos bioéticos como los desarrollos legislativos para evitar que este
hecho se repita.
Por ello los días 12 y 13 de febrero del año 2000, 130 personas con diversidad funcional
de la organización Disabled People’s International delegadas de 27 países de Europa,
África, Australia y América del Norte se reunieron para hablar sobre bioética y derechos
humanos en Solihull, Gran Bretaña, y establecieron el contenido la declaración “El
derecho a vivir y ser diferentes” conocida como "La declaración de Solihull"136.
En esta declaración se hacen una serie de demandas relativas a diferentes aspectos
bioéticos. En lo que respecta a la investigación biomédica, la demanda pertinente se
encuentra en la sección “En concreto demandamos”, cuyo punto tercero dice:
“Que los gobiernos europeos no ratifiquen el Convenio de derechos humanos y
Biomedicina, ya que algunas de sus acciones contravienen los dos documentos
adoptados en la Conferencia de Ciencias de la UNESCO en 1999.”
Como se puede observar, el colectivo de personas con diversidad funcional no estaba ni
está de acuerdo con algunos de los puntos del Convenio de derechos humanos y
Biomedicina que están relacionados con la experimentación en humanos sin su
136
DPI (Disabled Peoples' International) (2000). “El derecho a vivir y ser diferentes.”
Bioética al otro lado del espejo - 93
consentimiento. Esta petición fue ignorada por los gobiernos europeos, y muchos ya lo
han suscrito antes del año 2008.
El “Convenio de Asturias de Bioética”, internacionalmente conocido por el “Convenio
para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a
las aplicaciones de la Biología y la Medicina. Convenio sobre los derechos humanos y
la Biomedicina”137 fue suscrito por el Estado Español y entró en vigor el 1 de enero de
2000.
Lo demandado por el colectivo de personas con diversidad funcional en la petición de la
“Declaración de Solihull” ha quedado desfasado hoy en día, ya que la propia UNESCO
adoptó el mismo camino del “Convenio de Asturias” y en la “Declaración universal
sobre Bioética y derechos humanos” del año 2005138 y en su artículo 7.b abre también la
puerta a la investigación en personas con diversidad funcional sin su consentimiento:
“Artículo 7 – Personas carentes de la capacidad de dar su consentimiento
De conformidad con la legislación nacional, se habrá de conceder protección
especial a las personas que carecen de la capacidad de dar su consentimiento:
a) la autorización para proceder a investigaciones y prácticas médicas debería
obtenerse conforme a los intereses de la persona interesada y de conformidad
con la legislación nacional. Sin embargo, la persona interesada debería estar
asociada en la mayor medida posible al proceso de adopción de la decisión de
consentimiento, así como al de su revocación;
b) se deberían llevar a cabo únicamente actividades de investigación que
redunden directamente en provecho de la salud de la persona interesada, una vez
obtenida la autorización y reunidas las condiciones de protección prescritas por
la ley, y si no existe una alternativa de investigación de eficacia comparable con
participantes en la investigación capaces de dar su consentimiento. Las
137
SIBI. (1997) “Convenio de Asturias de Bioética. Convenio para la protección de los derechos
humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina.
Convenio sobre los derechos humanos y la Biomedicina”. (Oviedo, 4 de abril de 1997).
138
UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura) (2005).
“Declaración Universal sobre Bioética y derechos humanos”, aprobada por la 33ª Conferencia General de
19 Octubre de 2005.
Bioética al otro lado del espejo - 94
actividades de investigación que no entrañen un posible beneficio directo para
la salud se deberían llevar a cabo únicamente de modo excepcional, con las
mayores restricciones, exponiendo a la persona únicamente a un riesgo y una
coerción mínimos y, si se espera que la investigación redunde en provecho de
la salud de otras personas de la misma categoría, a reserva de las condiciones
prescritas por la ley y de forma compatible con la protección de los derechos
humanos de la persona. Se debería respetar la negativa de esas personas a tomar
parte en actividades de investigación.”
Por lo tanto, ambos documentos internacionales abren la puerta a la experimentación
con humanos sin su consentimiento, aunque en teoría con grandes restricciones y
precauciones. No obstante ambas contradicen el código de Nürememberg.
Además, tal como se analiza a continuación, aunque trabajando sólo sobre el texto
“Convenio de Asturias”, este tipo de artículos en ambos convenios internacionales no
son acordes a lo estipulado en la Convención de la ONU.
6.1.2. El Convenio de Asturias. Convenio de derechos humanos y
Biomedicina
El Convenio de Asturias es un tratado que está abierto a la firma por los países
miembros del Consejo de Europa y también a aquellos que sin ser miembros hayan
participado en su elaboración e incluso a aquellos que no son miembros del Consejo de
Europa. Actualmente, en mayo de 2008, el Convenio ha entrado en vigor en 21 países
entre los que se encuentran Noruega, Alemania, España y Dinamarca139.
El Consejo de Europa se fundó en 1949 y tiene como misión el desarrollo en todos los
países europeos de principios comunes y democráticos basados en la Convención de los
derechos humanos y otros textos sobre la protección de las personas, como el Convenio
de Asturias.
Tiene una dimensión europea más amplia que la Unión Europea, ya que son miembros
del Consejo 49 países.
139
Tal como se indica en la página web del tratado:
http://conventions.coe.int/Treaty/Commun/QueVoulezVous.asp?NT=164&CL=ENG
Bioética al otro lado del espejo - 95
El Consejo de Europa tiene como objetivos140:
•
Proteger los derechos humanos, la pluralidad democrática y el estado de
derecho.
•
Promover la concienciación y animar al desarrollo de la identidad cultural y la
diversidad europeas.
•
Encontrar soluciones comunes a los retos que afronta la sociedad europea: la
discriminación de las minorías, xenofobia, intolerancia, bioética y clonación,
terrorismo, tráfico de seres humanos, crimen organizado, corrupción,
cibercrímenes y la violencia contra la infancia
•
Consolidar la estabilidad democrática de Europa respaldando reformas
constitucionales, políticas y legislativas
Como se puede observar, el impacto de la Convención va mucho más allá de un simple
documento de una sociedad bioética, como es la SIBI (Sociedad Internacional de
Bioética) y tiene implicaciones políticas y legislativas en muchos países.
Tanto es así que, en España, la Ley 14/2007, de 3 de julio de Investigación biomédica
es seguidora del Convenio de Asturias y mantiene el conflicto con las personas con
diversidad funcional, ya que su artículo 14.3 abre la puerta a la investigación en seres
humanos sin su consentimiento
Los entresijos de ese conflicto, que se refleja en el incumplimiento de varios artículos
de la Convención de la ONU ya han sido analizados por Catalina Devandas en su
trabajo “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección para las
personas con discapacidad intelectual y psico-social?”141 y también los ha puesto de
relieve el colectivo oficial de las personas con diversidad funcional en la “Declaración
de Solihull” y afectan a los artículos 6, 7, 17 y 20 del Convenio. A continuación se
explicarán dichos conflictos.
Dado la complejidad de seguir los textos del Convenio de Oviedo, debido al enlazado
del sistema de articulado (un artículo se refiere a otro que, a su vez se refiere a otro), se
140
Tal como consta en su página web: http://www.coe.int/T/e/Com/about_coe/
141
DEVANDAS. C. (2008). “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección…”, op.
cit.
Bioética al otro lado del espejo - 96
exponen a continuación los textos de todos los artículos mencionados, resaltando los
párrafos conflictivos.
“Artículo 6. Protección de las personas incapaces de consentir
1. Con las reservas de los artículos 17 y 20, las personas sin capacidad para
consentir no podrán ser sometidas a intervención alguna sino en su beneficio
directo.
2. Cuando, según la ley, un menor no es capaz de consentir a una intervención,
ésta no podrá llevarse a cabo sin la autorización de su representante, de una
autoridad, o de la persona o instancia señalada en la ley.
El consentimiento del menor será considerado como elemento tanto más
determinante cuanto mayores sean su edad y grado de discernimiento.
3. Cuando según la ley un mayor de edad no tenga capacidad de consentir a una
intervención por razón de una deficiencia mental, enfermedad o motivo similar,
aquélla no podrá llevarse a cabo sin la autorización de su representante, de una
autoridad, o de la persona o instancia señalada en la ley.
En la medida de lo posible la persona afectada tomará parte en el procedimiento
de autorización.
4. El representante, la autoridad, la persona o la instancia a que se refieren los
apartados 2 y 3, recibirán en las mismas condiciones la información a que alude
el artículo 5.
5. La autorización contemplada en los párrafos 2 y 3, podrá en todo momento ser
retirada en interés de la persona afectada.”
Tal como se ha mencionado en la sección 4.3.1, la nueva Convención de la ONU ha
introducido un importante cambio conceptual sobre el concepto de capacidad jurídica,
en la que el modelo de sustitución se ve reemplazado por el modelo de toma de
decisiones y las personas con diversidad funcional, según el artículo 12.2 de la
Convención “tienen capacidad jurídica en igualdad de condiciones con las demás en
todos los aspectos de la vida” y los Estados, según lo estipulado en el artículo 12.3
“adoptarán las medidas pertinentes para proporcionar acceso a las personas con
discapacidad al apoyo que puedan necesitar en el ejercicio de su capacidad jurídica.”
Bioética al otro lado del espejo - 97
Como se puede observar, este artículo 6, además de abrir el camino a las excepciones de
los artículos 17 y 20 en su punto 1, en el punto 3 utiliza el paradigma de sustitución de
tutela, sobreseído por la Convención de la ONU.
También se entiende como problemático el artículo dedicado a las personas con
diversidad funcional mental, el artículo 7:
Artículo 7. Protección de las personas que sufran trastorno mental
La persona que sufra un trastorno mental no podrá ser sometida a tratamiento de
dicho trastorno sin su consentimiento, a no ser que de la falta de tratamiento
pudiera acercarse grave quebranto, para su salud y con arreglo a las
condiciones establecidas por la ley en orden a su protección. Las condiciones
legales de protección comprenderán procedimientos de vigilancia y control y
vías de recurso.
Este artículo, al establecer excepciones a la regla, abre la puerta a los tratamientos
involuntarios para las personas con diversidad funcional mental, independientemente de
si tienen reconocida su capacidad jurídica, por el mero hecho de tener una diversidad
funcional. Obsérvese que se limita a los casos en que “a no ser que de la falta de
tratamiento pudiera acercarse grave quebranto, para su salud”, concepto este difícil de
definir y delimitar.
Si analizamos el artículo 7 en relación con el artículo 5 del mismo Convenio de
Asturias:
“Artículo 5 – Autonomía y responsabilidad individual
Se habrá de respetar la autonomía de la persona en lo que se refiere a la facultad
de adoptar decisiones, asumiendo la responsabilidad de éstas y respetando la
autonomía de los demás. Para las personas que carecen de la capacidad de
ejercer su autonomía, se habrán de tomar medidas especiales para proteger
sus derechos e intereses.”
Podemos observar que el artículo 5 admite excepciones para las personas que “carecen
de la capacidad de ejercer su autonomía” y en el artículo 7 se abre una excepción para
las per,sonas con diversidad funcional mental. De esta manera se asume, de manera
discriminatoria, que una diversidad funcional mental conlleva necesariamente una
Bioética al otro lado del espejo - 98
pérdida de la capacidad de ejercer la autonomía, además de no aplicar el modelo de
apoyo a la decisión establecido por la Convención de la ONU.
Ahondando en este asunto se llega al artículo 17 de la Convención de Asturias:
Artículo 17. Protección de las personas que no tengan capacidad de
consentir a una investigación
1. No podrá llevarse a cabo investigación alguna en una persona que no tenga
capacidad de consentir a ello conforme al artículo 5, a menos que se cumplan las
siguientes condiciones:
I/ que se cumplan las condiciones expresadas en los párrafos (I) a (IV) del
artículo 16;
II/ que los resultados esperados de la investigación comporten un beneficio
directo para su salud;
III/ que la investigación no se pueda efectuar con eficacia comparable en sujetos
capaces de consentir;
IV/ que la autorización prevista en el artículo 6 haya sido otorgada
específicamente y por escrito, y,
V/ que la persona no se oponga a ello.
2. Excepcionalmente, y en las condiciones de protección previstas por la ley,
puede ser autorizada una investigación en la que los resultados no comporten
beneficio directo para la salud de la persona, si se cumplen las condiciones
expresadas en los apartados (I), (III), (IV) y (V) del párrafo 1 anterior así como
las condiciones siguientes:
I/ que la investigación tenga por objeto contribuir a una mejora significativa en
el conocimiento científico del estado de la persona, de su enfermedad o
trastorno, o la obtención, a su término, de resultados que permitan un beneficio
para la persona afectada u otras en edad similar o que sufran la misma
enfermedad o trastorno o presenten las mismas características,
II/ que la investigación no suponga para la persona más que un riesgo mínimo y
una molestia mínima.
Bioética al otro lado del espejo - 99
Como se puede observar, este artículo 17, uno de los rechazados por la “Declaración de
Solihull”, abre la puerta para que en el caso de “las personas que no tengan capacidad
de consentir a una investigación” pueda “ser autorizada una investigación en la que los
resultados no comporten beneficio directo para la salud de la persona”. Es cierto que se
deben cumplir muchos requisitos, establecidos en los artículos 6, 16 y 17, que
recopilados todos juntos son los siguientes:
1. que no exista un método alternativo a la investigación con seres humanos de
eficacia comparable;
2. que los riesgos a que se pueda exponer la persona, no sean desproporcionados a
los beneficios potenciales de la investigación;
3. que el proyecto de investigación haya sido aprobado por la instancia competente
tras haber sido objeto de un examen independiente sobre su pertinencia
científica, teniendo en cuenta la importancia del objetivo de la investigación y la
dimensión ética;
4. que la persona que se preste a una investigación sea informada de sus derechos y
de las garantías previstas por la ley para su protección;
5. que la investigación no se pueda efectuar con eficacia comparable en sujetos
capaces de consentir;
6. la autorización de su representante, de una autoridad, o de la persona o instancia
señalada en la ley;
7. que la persona no se oponga a ello;
8. que la investigación tenga por objeto contribuir a una mejora significativa en el
conocimiento científico del estado de la persona, de su enfermedad o trastorno, o
la obtención, a su término, de resultados que permitan un beneficio para la
persona afectada u otras en edad similar o que sufran la misma enfermedad o
trastorno o presenten las mismas características;
9. que la investigación no suponga para la persona más que un riesgo mínimo y
una molestia mínima;
Este número importante de garantías y requisitos ha sido dado válido por personas del
ámbito bioético y del ámbito científico, que no recuerdan lo que decía el código de
Nüremeberg: “Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto
Bioética al otro lado del espejo -100
humano”; es posible que no se recuerde porque tampoco se recuerda que este código se
aprobó a raíz de las atrocidades que se cometieron con personas con diversidad
funcional en la época de la Alemania nazi, cuyo botón de muestra se ha mencionado
anteriormente en la sección 6.1.1.
Como resumen y a modo de conclusión, citando de nuevo a Catalina Devandas142:
“A la luz de lo establecido por la CDPD143, las disposiciones contenidas en el:
•
Artículo 6 del Convenio de Oviedo relativas a la excepción en el
otorgamiento del consentimiento informado por personas consideradas
incapaces, son contrarias al pleno reconocimiento de la capacidad
jurídica de las personas con discapacidad.
•
Artículo 7 del Convenio de Oviedo sobre la autorización de tratamiento
forzoso en pacientes cuya capacidad legal no ha sido cuestionada por
ley, son inaceptables por contrarias a lo dispuesto en el artículo 5, 17 y
25 de la CDPD.
•
Artículo 17 del Convenio de Oviedo van en contra de los derechos de las
personas con discapacidad, específicamente en contra de lo establecido
en el artículo 15 párrafo primero de la CDPD. La experimentación sin el
consentimiento expreso de las personas involucradas, vulnera sus
derechos y por lo tanto no puede ser aceptada.
En los casos extremos en que una persona no pueda expresar sus deseos,
medidas de apoyo alternativas especiales deberán de generarse para en la
medida de lo posible establecer cuáles serían esos deseos. La investigación no
se tiene que ver afectada, en primer lugar por que se cuenta con herramientas
como los deseos expresados anteriormente para poder participar en los
procedimientos de investigación. En segundo lugar por que en la medida que
se promueva la implementación del artículo 12 de la CDPD, las personas
podrán cada vez más 50 otorgar su consentimiento directamente y así no ser
encasilladas bajo las estipulaciones de los artículos 6 y 17 del Convenio de
Oviedo.
Finalmente se considera que el Convenio de Oviedo no se constituye está
acorde con los más altos estándares de respeto y protección de los derechos de
142
DEVANDAS. C. (2008). “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o desprotección…”, op.
cit. pp.49-50.
143
Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (diversidad funcional) de la ONU
Bioética al otro lado del espejo -101
las personas con discapacidad. En él se estipulan medidas de corte
paternalista
que contribuyen
a la
difusión
de las concepciones
más
estigmatizantes sobre la discapacidad y que perpetúan un sistema que, más
que proteger/favorecer a las personas con discapacidad, las hace cada vez más
vulnerables al irrespeto de su integridad física y moral, al irrespeto de su
dignidad humana.
Se hace fundamental buscar un balance entre el avance de las investigaciones
científicas en seres humanos y respeto por los derechos humanos de las
personas con discapacidad. Estos avances serán fundamentales para la vida de
este colectivo, siempre y cuando se desarrollen dentro de un marco ético que
valore adecuadamente sus vidas y su papel fundamental como parte de la
diversidad humana.”
Para finalizar este análisis sobre el “Convenio de Asturias” queda pendiente el análisis
del artículo 20, que aunque no está relacionado con la investigación biomédica, es
también cuestionado en la “Declaración de Solihull”
“Artículo 20.
Protección de las personas incapaces de consentir a la
extracción de un órgano
1. No podrá efectuarse extracción alguna de un órgano o tejido de una persona
que no tenga capacidad de consentir de acuerdo con el artículo 5.
2. Excepcionalmente y con las condiciones de protección previstas en la ley, la
extracción de tejidos regenerables de una persona sin capacidad para
consentir, puede ser autorizada con los siguientes requisitos;
I/ que no se disponga de donante compatible con capacidad para consentir,
II/ que el receptor sea hermano o hermana del donante,
III/ que la donación pretenda preservar la vida del receptor,
IV/ que la autorización prevista en los apartados 2 y 3 del artículo 6, haya sido
otorgada específicamente y por escrito, tal como lo prevé la ley, y con la
aprobación del órgano competente,
V/ que el donante potencial no se oponga.”
El artículo 20, también rechazado por la “Declaración de Solihull”, muestra de nuevo el
antiguo modelo de sustitución de la voluntad y, de nuevo, abre la puerta a caminos
Bioética al otro lado del espejo -102
peligrosos ya recorridos anteriormente, en contra de lo estipulado por la Convención de
la ONU.
6.1.3. La ley española de investigación biomédica
El colectivo de personas con diversidad funcional realizó un análisis del anteproyecto de
la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica.144
Si bien es cierto que no se hizo una campaña política de fuerte presión para que se
escuchara al colectivo de personas con diversidad funcional, no es menos cierto que,
como siempre, su voz fue ignorada en el ámbito de la investigación médica y por lo
tanto, la ley ha heredado los mismos problemas y conflictos con el sistema de derechos
humanos que la “Convención de Asturias”, ya que hizo copia de sus premisas éticas.
En los comentarios al anteproyecto de ley, el autor de este texto y Soledad Arnau ponían
de relieve que había tres puntos clave que podían mejorar en dicha Ley145:
“Atendiendo a los antecedentes antes mencionados, en el actual anteproyecto
de Ley de Investigación Biomédica se detectan tres asuntos que no contemplan
las peticiones de las personas con diversidad funcional:
* La investigación con personas que no pueden decidir
* La información y el consejo genético
* La participación de las personas con diversidad funcional”
Conviene recordar que en el momento de estos comentarios y cuando la Ley fue
aprobada, la Convención de la ONU no había sido aprobada ni ratificada; no obstante
sus contenidos básicos y su orientación hacia el modelo social eran ya conocidos,
además de estar vigentes, desde el año 1993, las “Normas Uniformes sobre la igualdad
de oportunidades para las personas con discapacidad”.146
144
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, M. S. (2006c). "Comentarios al
Anteproyecto…”. op. cit.
145
146
Íbidem. Epígrafe 4.
(1993) “Standard Rules on the Equalization of Opportunities for Persons with Disabilities”.
Resolución Aprobada por la Asamblea General, Cuadragésimo octavo periodo de sesiones, de 20 de
diciembre de 1993. (A/RES/48/96 85th Plenary Meeting 20 December 1993).
Bioética al otro lado del espejo -103
Tras el análisis del texto del anteproyecto, en ese mismo documento se hicieron
demandas concretas para la mejora del articulado, que se pueden resumir en las
siguientes en las ocho siguientes147:
1. Que se cambiaran todos los artículos pertinentes, para que no se pudiera
investigar en personas que no puedan dar su consentimiento.
2. Que los artículos 19 y 32 clarificaran la situación de una mujer con diversidad
funcional embarazada en general y, en particular, cuando no puede representarse
a sí misma.
3. Que en el consejo genético se incluyera información social relevante sobre la
realidad y los derechos de las personas que actualmente viven con esa diferencia
genética
4. Que se incluyera en el anteproyecto la formación del personal médico asociado
en la realidad de la diversidad funcional.
5. Que se incluyera dentro del Comité de Bioética de España a un representante del
Consejo Nacional de la Discapacidad
6. Que en el artículo 3.g, no se produjera un uso indebido de la palabra
discapacidad (diversidad funcional). La diversidad funcional se da sólo en una
realidad social, que no existe a la hora de cribar genes. Por ello, y para ser
consecuentes con las definiciones de la CIF , la palabra “discapacidades” debía
ser sustituida por la palabra “deficiencias”.
Para averiguar qué pasó con las demandas, cabe analizar ahora el texto de la Ley, ya
aprobada, contrastando las demandas con lo que aparece en su articulado.
Demanda 1 – Investigación en humanos - No atendida
En lo que respecta a la investigación en personas sin su consentimiento, los artículos
4.2, 14, 20 y 21 siguen permitiendo la investigación sin consentimiento, como se puede
ver en dichos artículos que se transcriben completos a continuación:
147
Ibídem. Epígrafe 5. Extracto numerado de demandas para el anteproyecto de Ley
Bioética al otro lado del espejo -104
“Artículo 4. Consentimiento informado y derecho a la información.
1. Se respetará la libre autonomía de las personas que puedan participar en una
investigación biomédica o que puedan aportar a ella sus muestras biológicas,
para lo que será preciso que hayan prestado previamente su consentimiento
expreso y escrito una vez recibida la información adecuada.
La información se proporcionará por escrito y comprenderá la naturaleza,
importancia, implicaciones y riesgos de la investigación, en los términos que
establece esta Ley.
La información se prestará a las personas con discapacidad en condiciones y
formatos accesibles apropiados a sus necesidades.
Si el sujeto de la investigación no pudiera escribir, el consentimiento podrá ser
prestado por cualquier medio admitido en derecho que permita dejar constancia
de su voluntad.
2. Se otorgará el consentimiento por representación cuando la persona esté
incapacitada legalmente o sea menor de edad, siempre y cuando no existan
otras alternativas para la investigación.
La prestación del consentimiento por representación será proporcionada a la
investigación a desarrollar y se efectuará con respeto a la dignidad de la persona
y en beneficio de su salud.
Las personas incapacitadas y los menores participarán en la medida de lo posible
y según su edad y capacidades en la toma de decisiones a lo largo del proceso de
investigación.
3. Las personas que participen en una investigación biomédica podrán revocar su
consentimiento en cualquier momento, sin perjuicio de las limitaciones que
establece esta Ley. Las personas o entidades que hayan recibido dicho
consentimiento dispondrán las medidas que sean necesarias para el efectivo
ejercicio de este derecho.
4. La falta de consentimiento o la revocación del consentimiento previamente
otorgado no supondrá perjuicio alguno en la asistencia sanitaria del sujeto.
5. Toda persona tiene derecho a ser informada de sus datos genéticos y otros de
carácter personal que se obtengan en el curso de una investigación biomédica,
Bioética al otro lado del espejo -105
según los términos en que manifestó su voluntad. El mismo derecho se reconoce
a la persona que haya aportado, con la finalidad indicada, muestras biológicas, o
cuando se hayan obtenido otros materiales biológicos a partir de aquéllos.
Se respetará el derecho de la persona a decidir que no se le comuniquen los datos
a los que se refiere el apartado anterior, incluidos los descubrimientos
inesperados que se pudieran producir. No obstante, cuando esta información,
según criterio del médico responsable, sea necesaria para evitar un grave
perjuicio para su salud o la de sus familiares biológicos, se informará a un
familiar próximo o a un representante, previa consulta del comité asistencial si lo
hubiera. En todo caso, la comunicación se limitará exclusivamente a los datos
necesarios para estas finalidades.”
Curiosamente, en el artículo 4.1 sí se incorpora la información en formatos accesibles, a
fin de paliar la discriminación de las personas con diversidad funcional.
“Artículo 14. Principios generales.
1. La investigación en seres humanos sólo podrá llevarse a cabo en ausencia
de una alternativa de eficacia comparable.
2. La investigación no deberá implicar para el ser humano riesgos y molestias
desproporcionados en relación con los beneficios potenciales que se puedan
obtener.
3. Sin perjuicio de lo establecido en el apartado anterior, cuando la investigación
no tenga la posibilidad de producir resultados de beneficio directo para la salud
del sujeto participante en la misma sólo podrá ser iniciada en el caso de que
represente un riesgo y una carga mínimos para dicho sujeto, a juicio del Comité
de Ética de la Investigación que deba evaluar la investigación.
“Artículo 20. Protección de las personas que no tengan capacidad para
expresar su consentimiento.
1. La investigación sobre una persona menor o incapaz de obrar, salvo que, en
atención a su grado de discernimiento, la resolución judicial de incapacitación
le autorizase para prestar su consentimiento a la investigación, únicamente
podrá ser realizada si concurren las siguientes condiciones:
Bioética al otro lado del espejo -106
a) Que los resultados de la investigación puedan producir beneficios reales o
directos para su salud.
b) Que no se pueda realizar una investigación de eficacia comparable en
individuos capaces de otorgar su consentimiento.
c) Que la persona que vaya a participar en la investigación haya sido informada
por escrito de sus derechos y de los límites prescritos en esta Ley y la normativa
que la desarrolle para su protección, a menos que esa persona no esté en
situación de recibir la información.
d) Que los representantes legales de la persona que vaya a participar en la
investigación hayan prestado su consentimiento por escrito, después de haber
recibido la información establecida en el artículo 15. Los representantes legales
tendrán en cuenta los deseos u objeciones previamente expresados por la persona
afectada. En estos casos se actuará, además, conforme a lo previsto en el
apartado 1 del artículo 4 de esta Ley.
2. Cuando sea previsible que la investigación no vaya a producir resultados en
beneficio directo para la salud de los sujetos referidos en el apartado 1 de este
artículo, la investigación podrá ser autorizada de forma excepcional si
concurren, además de los requisitos contenidos en los párrafos b), c) y d) del
apartado anterior, las siguientes condiciones:
a) Que la investigación tenga el objeto de contribuir, a través de mejoras
significativas en la comprensión de la enfermedad o condición del individuo, a
un resultado beneficioso para otras personas de la misma edad o con la misma
enfermedad o condición, en un plazo razonable.
b) Que la investigación entrañe un riesgo y una carga mínimos para el individuo
participante.
c) Que la autorización de la investigación se ponga en conocimiento del
Ministerio Fiscal.
Se puede observar que el artículo 20 es herencia clara del “Convenio de Asturias” abre
en España la puerta a la investigación en humanos, que no han dado su consentimiento,
incluso aunque no sea en su beneficio, discriminando a aquellas personas con necesidad
de apoyo a su capacidad jurídica.
Bioética al otro lado del espejo -107
“Artículo 21. Investigación en personas incapaces de consentir debido a su
situación clínica.
1. Para la realización de una investigación en situaciones clínicas de
emergencia, en las que la persona implicada no pueda prestar su
consentimiento, deberán cumplirse las siguientes condiciones específicas:
a) Que no sea posible realizar investigaciones de eficacia comparable en
personas que no se encuentren en esa situación de emergencia.
b) Que en el caso de que no sea previsible que la investigación vaya a producir
resultados beneficiosos para la salud del paciente, tenga el propósito de
contribuir a mejorar de forma significativa la comprensión de la enfermedad o
condición del paciente, con el objetivo de beneficiar a otras personas con la
misma enfermedad o condición, siempre que conlleve el mínimo riesgo e
incomodidad para aquél.
c) Que la autorización de la investigación se ponga en conocimiento del
Ministerio Fiscal.
2. Se respetará cualquier objeción expresada previamente por el paciente que sea
conocida por el médico responsable de su asistencia, por el investigador o por el
Comité de Ética de la Investigación correspondiente al centro.
3. A los efectos del apartado primero de este artículo se consideran
investigaciones en situaciones de emergencia, aquéllas en las que la persona no
se encuentre en condiciones de otorgar su consentimiento y, a causa de su estado
y de la urgencia de la situación, sea imposible obtener a tiempo la autorización
de los representantes legales del paciente o, de carecer de ellos, de las personas
que convivieran con aquél.
4. Las personas que participen en una investigación en situación de emergencia
o, en su caso, sus representantes legales, deberán ser informados a la mayor
brevedad posible en los términos establecidos en el artículo 4 de esta Ley.
Asimismo se deberá solicitar el consentimiento para continuar participando en
las investigaciones, en cuanto el paciente se halle en condiciones de prestarlo.
Bioética al otro lado del espejo -108
Demanda 2 – Clarificación para la mujer - No atendida
Los artículos 19 y 32 no clarifican la situación de una mujer con diversidad funcional
embarazada en general y, en particular, cuando no puede representarse a sí misma,
como se puede ver en el texto que se adjunta:
“Artículo 19. Investigaciones durante el embarazo y lactancia.
1. Exclusivamente podrá autorizarse una investigación en la que participe una
mujer embarazada, respecto a la cual dicha investigación no vaya a producir un
beneficio directo, o sobre el embrión, el feto, o el niño después de su nacimiento,
si se cumplen las siguientes condiciones:
a) Que la investigación tenga el objeto de contribuir a producir unos resultados
que redunden en beneficio de otras mujeres, embriones, fetos o niños.
b) Que no sea posible realizar investigaciones de eficacia comparable en mujeres
que no estén embarazadas.
c) Que la investigación entrañe un riesgo y un perjuicio mínimos para la mujer y,
en su caso, para el embrión, el feto o el niño.
d) Que la embarazada o los representantes legales del niño, en su caso, presten
su consentimiento en los términos previstos en esta Ley.
2. Cuando la investigación se lleve a cabo en una mujer durante el periodo de
lactancia, deberá tenerse especial cuidado en evitar un impacto adverso en la
salud del niño.
Artículo 32. Donación de ovocitos y preembriones.
1. La investigación con ovocitos y preembriones deberá contar con el
consentimiento de las personas de las que provengan, las cuales podrán
revocarlo en cualquier momento sin que afecte a la investigación realizada.
2. La donación de ovocitos y de preembriones se regirá por lo dispuesto en la
Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida.
En el caso de los ovocitos, el consentimiento de las donantes hará referencia
expresa a su autorización para la utilización de la técnica o técnicas concretas
Bioética al otro lado del espejo -109
que vayan a aplicarse a los ovocitos que sean objeto de la donación. A tal fin, los
profesionales sanitarios responsables de la obtención de dichos ovocitos
suministrarán a las donantes la información oportuna previamente a que
otorguen el consentimiento, debiendo dejarse constancia escrita de todo ello.
Demanda 3 – Informar sobre la realidad social de la diversidad
funcional - No atendida
El artículo 55 sigue sin incluir información social relevante sobre la realidad y los
derechos de las personas que actualmente viven con esa diferencia genética, como se
puede ver en su texto:
“Artículo 55. Consejo genético.
1. Cuando se lleve a cabo un análisis genético con fines sanitarios será preciso
garantizar al interesado un asesoramiento genético apropiado, en la forma en que
reglamentariamente se determine, respetando en todo caso el criterio de la
persona interesada.
2. El profesional que realice o coordine el consejo genético deberá ofrecer una
información y un asesoramiento adecuados, relativos tanto a la trascendencia del
diagnóstico genético resultante, como a las posibles alternativas por las que
podrá optar el sujeto a la vista de aquél.
Demanda 4 – Formación a profesionales sobre la realidad social de la
diversidad - No atendida
No se incluyó en el anteproyecto la formación del personal médico asociado en la
realidad de la diversidad funcional, que ahora deberá incluir formación en los derechos
humanos de las personas con diversidad funcional, incluyendo la nueva Convención.
Demanda 5 – Participación en Comité Nacional de Bioética– No
atendida
Como ya se ha visto en la sección 3.2 de este texto, la demanda 4 relativa a la
participación de las personas con diversidad funcional en el Comité Nacional de
Bioética, fue ignorada.
Bioética al otro lado del espejo -110
Demanda 6 – Confusión terminológica– No atendida
El artículo 3.g, se hace uso indebido de la palabra discapacidad (diversidad funcional).
La diversidad funcional se da sólo en una realidad social, que no existe a la hora de
cribar genes. Por ello, y para ser consecuentes con las definiciones de la CIF , la palabra
“discapacidades” debía ser sustituida por la palabra “deficiencias”. No ha sido así:
Artículo 3. Definiciones.
A los efectos de esta Ley se entenderá por:
a) «Análisis genético»: procedimiento destinado a detectar la presencia, ausencia
o variantes de uno o varios segmentos de material genético, lo cual incluye las
pruebas indirectas para detectar un producto génico o un metabolito específico
que sea indicativo ante todo de un cambio genético determinado.
b) «Análisis genético-poblacionales»: investigación que tiene por objeto
entender la naturaleza y magnitud de las variaciones genéticas dentro de una
población o entre individuos de un mismo grupo o de grupos distintos.
c) «Anonimización»: proceso por el cual deja de ser posible establecer por
medios razonables el nexo entre un dato y el sujeto al que se refiere. Es aplicable
también a la muestra biológica.
d) «Biobanco»: establecimiento público o privado, sin ánimo de lucro, que acoge
una colección de muestras biológicas concebida con fines diagnósticos o de
investigación biomédica y organizada como una unidad técnica con criterios de
calidad, orden y destino.
e) «Consejo genético»: procedimiento destinado a informar a una persona sobre
las posibles consecuencias para él o su descendencia de los resultados de un
análisis o cribado genéticos y sus ventajas y riesgos y, en su caso, para
asesorarla en relación con las posibles alternativas derivadas del análisis. Tiene
lugar tanto antes como después de una prueba o cribados genéticos e incluso en
ausencia de los mismos.
f) «Consentimiento»: manifestación de la voluntad libre y consciente
válidamente emitida por una persona capaz, o por su representante autorizado,
precedida de la información adecuada.
Bioética al otro lado del espejo -111
g) «Cribado genético»: programa de salud pública, dirigido a la identificación en
individuos de determinantes genéticos, para los cuales una intervención médica
precoz pudiera conducir a la eliminación o reducción de la mortalidad,
morbilidad o discapacidades asociadas a tales determinantes.
….
Como se puede observar y, como siempre, todas las demandas del colectivo de personas
con diversidad funcional, siguen desatendidas, hecho que deberá ser subsanado tras la
entrada en vigor de la Convención de la ONU, que se incorpora al sistema legislativo y
supondrá un fuerte impacto en varias leyes, entre ellas la de investigación biomédica.
6.1.4. La investigación biomédica desde el otro lado del espejo
El colectivo de personas con diversidad funcional apoya la investigación biomédica, de
la que depende su calidad de vida y, en algunos casos, su propia vida. No obstante,
como colectivo que ya ha sido víctima masiva de los excesos en este campo, al otro lado
del espejo se exige el respeto a los derechos humanos de todas las personas y por eso se
entiende que tanto la “Convención de Asturias”, como la ley española de investigación
biomédica no cumplen lo especificado en la Convención de la ONU y discriminan a las
personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, permitiendo investigar en
seres humanos que no han dado su consentimiento, contraviniendo el código de
Nüremberg y retornando a una de las épocas más negras de la humanidad, además de
minusvalorar las vidas de las personas con diversidad funcional, reduciéndola a sus
características médicas e ignorando sistemáticamente su dimensión social.
Se olvidan demasiado rápido las funestas consecuencias que tuvo para el colectivo, y
para toda la humanidad, la apertura de las puertas a la investigación biomédica con
personas con diversidad funcional sin su consentimiento.
Si no se quiere repetir el error del pasado y se quiere ser respetuoso con los derechos
humanos, urge un cambio de rumbo en alguno de sus aspectos fundamentales. Un
cambio ya solicitado reiteradamente en lo últimos años por el colectivo de personas que
viven al otro lado del espejo.
6.2 Investigación en células madre o células troncales
Uno de los campos de investigación biomédica más conocidos y esperanzadores es el de
la investigación en células madre o células troncales (stem cells). Tanto es así que el
Bioética al otro lado del espejo -112
famoso y mediático personaje con diversidad funcional Christopher Reeve puso las
esperanzas de su “cura” en ellas, e inició una campaña mediática para conseguir que se
aprobara la financiación pública para la investigación en células madre EEUU148, que
había sido prohibida por Bush en el año 2001. Christopher Reeve murió el 10 de
octubre de 2004 sin haber conseguido su objetivo.
Esta campaña, que demuestra el impacto del modelo médico-rehabilitador en las mentes
de las propias personas con diversidad funcional, sirvió además para reforzar la visión
de “enfermos curables” que impera en la sociedad y la falsa conclusión de que todas las
personas con diversidad funcional apoyan este ámbito de investigación como vía para
alcanzar una vida digna; parece claro que hay que desarrollar investigación científica
para avanzar en el ejercicio del derecho a la salud –la calidad de vida, si se prefierepero la vida digna está vinculada al ejercicio de todos los derechos, no sólo los
relacionados con la salud.
Si se hace un análisis más riguroso de los problemas éticos asociados al uso de células
madre, se descubre que estos problemas vienen esencialmente por dos vías:
•
el estatuto moral del embrión.
•
la clonación
Ambos dilemas éticos no afectan al uso de células madre de adulto (AS), ya que carecen
de potencialidad para una clonación de un ser humano y parten de un estado adulto del
individuo.
Por lo tanto los problemas éticos afectan a los casos de células madre embrionarias y
células madre germinales, y se resumen en posiciones relacionadas con el estatuto moral
del embrión.
6.2.1. El estatuto moral del embrión
El análisis del estatuto moral del embrión puede resultar mucho más complejo de lo que
todo el mundo percibe. El criterio extendido de un análisis meramente biológico o
genético se complica mucho más cuando se tiene en cuenta la concepción de persona
desde punto vista ético o antropológico.
148
Tal como se puede ver en la web de noticias de la BBC:
http://news.bbc.co.uk/1/hi/entertainment/film/3947029.stm
Bioética al otro lado del espejo -113
La discusión y acuerdo sobre qué es un ser humano, tiene fronteras variables en función
no sólo de la biología, sino también de la sociedad, la religión y la concepción ética y
moral del entorno en que se analiza.
Esta discusión puede ir más allá de si un embrión es o no es un ser humano para rozar
nuevos límites con la aparición de nuevos avances tecnológicos que permiten la
integración de chips en materia biológica, primeros pasos de la aparición de corrientes
como los transhumanistas149 y los ya bautizados como "cyborgs".
No obstante, el debate de hoy en día está muy centrado en los aspectos biológicos de la
creación del embrión y en la siguiente evolución.
Siguiendo al Dr. Francesc Abel y Fabre150, y a efectos de clarificar la exposición
podemos distinguir tres fases en la vida del embrión:
•
Pre-embrión: fase temprana del desarrollo del ser humano desde la fusión de los
gametos hasta 14 días más tarde, en que aproximadamente finaliza el proceso de
anidación y aparece la línea primitiva.
•
Embrión: fase de la formación de un ser humano que va desde la segunda
semana hasta el final de la octava semana, época en la que se presentan los
primeros esbozos de los órganos.
•
Feto: resto del proceso de formación hasta el nacimiento.
La mayor parte de los conflictos éticos se mueven alrededor del estatuto del preembrión y del embrión y existen fundamentalmente dos posiciones razonadas a este
respecto:
•
El pre-embrión humano es persona con potencialidades: esta es la posición que
mantiene la Iglesia Católica151. Sostiene que el pre-embrión es un ser humano no
149
BAILEY R. (2004) “The Transhumans Are Coming! And they're promoting mito flushes,
sousveillance, cyberglogging, and genetic virtue…” August 11, 2004.
Disponible en web:
http://www.reason.com/rb/rb081104.shtml
150
ABEL i FABRE, F. (2001) «Bioética: orígenes, presente y futuro». Fundación MAPFRE Medicina
(2001)
151
A este respecto se puede consultar también el documento: Conferencia Episcopal Española (2006)
“Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la reproducción humana artificial y sobre las prácticas
injustas autorizadas por la Ley que la regulará en España”. Madrid, 30 de marzo de 2006.
Bioética al otro lado del espejo -114
potencial, sino con potencialidades que se irán actualizando, y el beneficio de la
duda respeto al momento de la animación implica que ese ser humano ha de ser
protegido desde el primer momento, es decir desde la constitución de un nuevo
genoma. Por lo tanto se prohíbe la instrumentalización del cigoto, del blastocito,
del embrión y del feto, como la de todo ser humano que no puede ser
instrumento para un fin. Así se consideran moralmente ilícitas la destrucción de
los mismos, la experimentación sin carácter terapéutico para el mismo embrión
o feto, la producción embriones "sobrantes" en la fecundación in vitro, la
selección de los mismos con fines eugenésicos y la producción de embriones
para investigación. También puede considerarse una instrumentalización ilícita
la congelación de embriones para detener temporalmente su desarrollo.
•
El preembrión humano (primeras dos semanas) no es persona, pero sí el embrión
(de la segunda a la octava semana): esta es la posición de una gran parte del
mundo científico y es lo que se considera legal hoy en día, ya que así lo
establece el artículo 1.2 de la Ley 14/2006 de 26 de mayo de 2006 sobre técnicas
de reproducción humana asistida: “A los efectos de esta Ley se entiende por
preembrión el embrión in vitro constituido por el grupo de células resultantes de
la división progresiva del ovocito desde que es fecundado hasta 14 días más
tarde.”
Se establece que el cigoto o preembrión hace posible la existencia de un ser
humano pero no tiene, de si, ni por sí mismo, la suficiente información para
formarlo, ya que algunos de los hechos que ocurren en las siguientes fases están
fuera del control de programa genético. Se considera que el cigoto tiene
información suficiente para producir exclusivamente el tejido del hombre pero
no para desarrollarse en un ser humano. No se quiere implicar con ello que el
cigoto no tenga valor específico al igual que su relación con la persona a la que
puede dar origen, pero sí implica que la condición de cigoto no puede ser la
misma que la de la persona en que se desarrollaría. De hecho, existe la
posibilidad de que el mismo preembrión de lugar a dos personas, como es el
caso de los gemelos monozigóticos. Los beneficios esperados de investigar en
preembriones pueden justificar en ciertos casos su utilización con fines
terapéuticos.
Bioética al otro lado del espejo -115
Estas dos posturas parecen irreconciliables y llevan a desarrollos y pensamientos
bioéticos divergentes. En España está permitido este campo de investigación sobre
células madre o troncales de los preembriones sobrantes de la Fecundación In Vitro
(FIV) desde la aprobación del Real Decreto 2132/2004, de 29 de octubre, por el que se
establecen los requisitos y procedimientos para solicitar el desarrollo de proyectos de
investigación con células troncales obtenidas de preembriones sobrantes.
6.2.2. La clonación terapéutica o no reproductiva
En lo que respecta a la clonación, la clonación con fines reproductivos está prohibida
explícitamente en la legislación española, tal como indica el artículo 1.3 de la Ley
14/2006 de 26 de mayo de 2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida: “Se
prohíbe la clonación en seres humanos con fines reproductivos.”
Por otro lado, en España sí está permitida la clonación no reproductiva, siempre que esta
se realice sobre ovocitos o preembriones sobrantes de la aplicación de técnicas de
reproducción asistida tal como establece el artículo 33:
Artículo 33. Obtención de células de origen embrionario.
1. Se prohíbe la constitución de preembriones y embriones humanos
exclusivamente con fines de experimentación.
2. Se permite la utilización de cualquier técnica de obtención de células troncales
humanas con fines terapéuticos o de investigación, que no comporte la creación
de un preembrión o de un embrión exclusivamente con este fin, en los términos
definidos en esta Ley, incluida la activación de ovocitos mediante transferencia
nuclear.
Siempre bajo un control estricto establecido en el artículo 34 de la anteriormente
mencionada Ley. Tal como se puede leer en el artículo 33 este tipo de clonación es un
proceso directamente vinculado a la utilización de células madre; tal como escribe Juan
Ramón Lacadena152 :
“Entendemos por clonación no reproductiva la aplicación de técnicas de
clonación en cultivos celulares o embriones preimplantatorios sin intención de
152
LACADENA, J. R. (1998) “La clonación humana”. En: 2º Congreso de Bioética de América Latina y
del Caribe 3-6 de junio 1998; Santa Fe de Bogotá. Colombia, pp. 138-165.
Bioética al otro lado del espejo -116
producir un individuo clónico vivo sino con objeto de establecer cultivos de
tejidos - y si fuera posible órganos - a partir de células troncales del embrión o
células ES (por embronyc stem cells), que son células inmaduras con
capacidad de autorregeneración y diferenciación. Tales cultivos pueden ser
establecidos con fines de investigación básica o clínica en la reparación de
tejidos u órganos dañados, en cuyo caso algunos la denominan clonación
terapéutica.”
También se puede definir la clonación no reproductiva como el proceso de reemplazar
el material genético de un óvulo con el material genético de una célula de otro embrión,
feto o adulto, de los que procederá el material genético. El embrión creado por este
proceso permanece así fuera del cuerpo hasta que contiene unas 100 células. Entre esas
células, hay algunas especiales que son las que llamamos células madre.
En la siguiente parte del proceso, estas células se extraen y se hacen crecer en el entorno
del tejido. Las células madre pueden ser inducidas a desarrollarse en todos los diferentes
tipos de células que se encuentran el cuerpo, y se espera que las células especializadas,
como, por ejemplo, las células del hígado en un futuro, puedan ser utilizadas para
transplantarlas en pacientes. Si las células utilizadas por la creación del embrión inicial
provinieran del propio paciente, las células de hígado generadas serían genéticamente
idénticas a las del paciente, por lo que no serían rechazadas por sistema inmunológico
del mismo, soslayando por tanto uno de los mayores problemas de los trasplantes.
Una alternativa a crear un embrión clonado para cada paciente es la de utilizar los
embriones sobrantes de la fecundación in vitro para crear bancos de células madre que
tuvieran todos los combinaciones posibles de las proteínas que determinan si el tejido
trasplantado se corresponde con sistema inmunológico del paciente.
Este tipo de clonación, ya acuñada oficialmente en los medios de comunicación como
“clonación terapéutica”, ha sido aprobada para un grupo de investigadores concreto en
el Reino Unido durante el mes de agosto de 2004. En España también está permitida,
con restricciones, tal como se ha mencionado anteriormente a raíz de la aprobación de la
Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación Biomédica; en enero de 2008 fue aprobado
el primer proyecto científico en este ámbito153.
153
Así lo publicaba el 24 de enero de 2008 el periódico La Voz de Galicia:
http://www.lavozdegalicia.es/sociedad/2008/01/24/00031201188652231308955.htm
Bioética al otro lado del espejo -117
Problemas técnicos y científicos de la clonación terapéutica o no
reproductiva
Este tipo de técnicas están todavía en un estado muy temprano de desarrollo. En el año
2.000 sólo existían tres artículos en literatura científica que describía el aislamiento de
células madre humanas, a pesar de que las células madre se habían usado durante más
de 15 años154. Las células madre de humanos adultos ya están siendo utilizadas
clínicamente, pero su capacidad de convertirse en células de otros órganos es un
descubrimiento relativamente nuevo. Desafortunadamente ha habido mucho énfasis
mediático que ha rodeado la idea de la clonación terapéutica y muchos pacientes, como
las que tienen Parkinson o Alzheimer, han sido inducidos a creer que se podrán
beneficiar personalmente de los tratamientos basados en células madre. Sin embargo, es
bastante improbable que eso sea cierto, ya que hacen falta al menos diez años (5 dicen
algunos científicos a la prensa) de investigación básica y desarrollo antes de esas
técnicas se puedan aplicar clínicamente.
Muchos científicos creen que existe un gran potencial en la clonación no reproductiva
para resolver problemas médicos para los que ahora no tenemos una buena solución. No
obstante, las células madre tienen varios inconvenientes científicos (además de los
éticos planteados por la percepción del estatuto del preembrión) que no han sido
suficientemente explicados ni analizados, tal como expone Juan Carlos Rúa155 en su
trabajo de investigación.
El más importante de ellos es que no se sabe cómo controlar la manera en que las
células madre se desarrollan en diferentes tipos de células específicas. Ni siquiera se
está seguro de que se pueda llegar a realizar este proceso de manera fiable, y resulta
técnicamente muy difícil producir un 100% de poblaciones de un tipo particular de
célula.
154
Campaigning for Democratic control of genetics. Briefing on Non-reproductive Cloning. November
2000. http://www.hgalert.org/topics/cloning/cloningBrief.htm
155
RÚA, J.C. (2006) “Clonación. Algunas propuestas acerca del papel del Estado alrededor de esta
actividad”.
Bioética al otro lado del espejo -118
También se ha sugerido en ambientes científicos que será posible producir órganos
completos para ser trasplantados, pero esto representa todavía un reto mayor porque los
órganos contienen diferentes tipos de células organizadas en estructuras complejas.
Otro problema asociado la producción de células madre por clonación terapéutica es que
el proceso de clonación puede llevar a un funcionamiento anormal de la célula. Muchos
de los animales producidos por clonación han crecido de manera normal han muerto
muy poco después de su nacimiento. Esto significa que las células derivadas de la
clonación de células madre deberían ser probadas de manera intensiva antes de ser
usadas en trasplantes.
Problemas éticos de la clonación terapéutica o no reproductiva
El problema ético asociado a la clonación terapéutica, o clonación no reproductiva
según otros autores, reside en la instrumentalización del ser humano, la creación de
embriones que algunos consideran como humanos de pleno derecho y otros un ente con
el status especial, con el único fin de investigar. La justificación habitual se hace
basándose en los grandes beneficios terapéuticos esperados, y la negación tradicional se
hace pensando en un doble peligro: la pérdida del valor de la vida humana y la
instrumentalización del individuo.
En líneas generales, muchas de las comisiones y legislaciones existentes en el mundo
occidental consideran que los embriones deben ser tratados con respeto, aunque no se
les considera personas. Se puede argumentar que la creación de embriones como una
simple fuente de material biológico degrada su estado moral, ya que los convierte en un
medio para conseguir un fin. Sería ridículo hablar de respeto por algo que ha sido
creado simplemente para conseguir unas células útiles: se convierten en un objeto. La
oficina de patentes los Estados Unidos y su oficina de marcas ya han dicho que
proporcionarían patentes sobre embriones humanos, y varias empresas y grupos de
investigadores han solicitado patentes sobre embriones humanos. Por ello todos los
países de Europa con la excepción de Gran Bretaña prohíben la creación de embriones
con el único fin de la investigación.
Por otro lado hay que tener en cuenta el uso con fines científicos de los embriones
sobrantes de los procesos de fecundación in vitro, no degrada el estado moral de
embrión de la misma manera. En este caso su función esencial y su significado moral
Bioética al otro lado del espejo -119
como seres humanos potenciales, que se define por el propósito para el que fueron
creados, no se ve afectado.
También cabe destacar que el uso de células madre adultas, en vez de embrionarias,
derribaría cualquier problema ético alrededor de este asunto. Tal como dice Juan Ramón
Lacadena156:
“En cualquier caso, hay que tener presente la noticia esperanzadora de que
podría ser innecesaria la utilización de células troncales embrionarias si llegan
a
hacerse
una
realidad
clínica
los
datos
experimentales
que
vienen
produciéndose de un año a esta parte que parecen indicar la posibilidad de
establecer los cultivos de tejidos a partir de células troncales adultas (células
AS) que están presentes en los propios órganos adultos. Esto evitaría cualquier
problema ético puesto que la manipulación sólo afectaría a las células
somáticas del organismo humano sin necesidad de crear un embrión.”
La solución, parece que va a venir sin embargo de un lugar imprevisto, ya que
experimentos relativamente recientes han puesto de manifiesto que se puede conseguir
no destruir el embrión y a la vez obtener células madre embrionarias, tal como
demuestran experimentos realizados por el Dr. Lanza, que en contradictorias
explicaciones declaró157:
“Hasta ahora, la investigación con células troncales embrionarias ha sido
sinónimo
de
la
destrucción
de
embriones
humanos.
Nosotros
hemos
demostrado por primera vez que se pueden generar células troncales
embrionarias humanas sin interferir con el potencial de vida del embrión”
Mientras que la revista Nature, en la que se habían publicado su artículo, a través de su
jefe de prensa matizó158:
156
LACADENA, J. R. (2002) “Fines y medios: el dilema bioético de las células troncales embrionarias
humanas. La alternativa de las células troncales adultas”. Sección III.2 del capítulo “Células troncales:
manipulación genética y manipulación social (3-2)”. Ministerio de Educación y Ciencia. CNICE. Páginas
temáticas. Genética y Bioética.
157
LACADENA, J. R. (2006) “Una controversia a posteriori: la necesidad ética de la transparencia
informativa”. Sección IV del capítulo “¿Es ya una realidad la obtención de células troncales embrionarias
sin destrucción de embriones en humanos? Una controversia ética. (5)”. Ministerio de Educación y
Ciencia. CNICE. Páginas temáticas. Genética y Bioética.
158
Ibídem.
Bioética al otro lado del espejo -120
“creemos necesario explicar que este trabajo demuestra que se pueden cultivar
células humanas ES a partir de células individuales, pero que los embriones
usados en estos experimentos no permanecieron intactos”
Aún así, el propio Lacadena matiza y aclara que159:
“Una cosa es que la práctica del diagnóstico genético preimplantacional de los
programas de FIV haya demostrado que normalmente los embriones humanos
de varias células desprovistos de un blastómero sigan siendo viables y otra que
en los experimentos de Lanza y colaboradores no se destruyeran los embriones
utilizados. De hecho, un portavoz de la revista Nature ha anunciado ya que se
modificará el manuscrito original para que quede bien claro que los embriones
utilizados fueron destruidos por los propios investigadores.”
Como se pude apreciar, al final todo se reduce al estatuto moral de los embriones a
utilizar. Si se consiguiera experimentar sólo con células madre adultas o sin dañar a los
embriones, no se daría el debate que se abre hoy a este respecto en el que las posturas:
la cristiana y la cientifista mantienen un claro desacuerdo.
6.2.3. Al otro lado del espejo. La postura ante la investigación en células
madre
Hasta hace muy poco tiempo, las personas con diversidad funcional sólo hablaban de la
esperanza que se pone y ponía en que la ciencia acabe resolviendo el problema de la
diversidad, del mítico sueño de la cura que no llega. La simplificación del mensaje
científico y las ansias de cura de muchas personas que integran el colectivo de personas
con diversidad funcional, con Christofer Reeve160 a la cabeza, han hecho que la
investigación en este campo parezca vinculada directamente con la dignidad y con la
teórica cura de las personas con diversidad funcional.
Sin embargo, el cambio de perspectiva que nace al otro lado del espejo, que aporta un
enfoque de la diversidad funcional como un problema de dignidad humana y una
cuestión de derechos humanos, ha hecho que se analice la investigación en células
159
Ibídem. (6)
160
Christopher Reeve fue un defensor de la investigación en células troncales con la esperanza de que la
portaran una cura que no llegó. Véase la información al respecto en la web de su fundación:
http://www.christopherreeve.org/site/c.geIMLPOpGjF/b.1029337/
Bioética al otro lado del espejo -121
madre bajo una nueva perspectiva que huye de un modelo de reduccionismo médico que
se centra en el binomio capacidad/ discapacidad.
En esa perspectiva, la plena dignidad de los seres humanos se basa en el mismo valor a
las vidas de las personas que tienen diversidad funcional, manteniendo su dignidad
intrínseca o moral, uno de los pilares de dicha dignidad.
En el caso de la investigación en células madre, se utilizan preembriones sin discriminar
su valor en función de su diferencia funcional. Por ello no se merma la dignidad moral
o intrínseca de las personas con diversidad funcional.
Si una sociedad decide mayoritariamente un valor igual para todos los seres humanos en
una fase de su vida y entiende que éste, el de todas esas vidas, está supeditado a un bien
o derecho mayor, no corresponde a la voz que nace al otro lado el espejo cuestionar los
valores morales de una mayoría que lo elige libremente.
En el caso de España no hay acuerdo entre las corrientes laica y religiosa sobre el
estatuto moral del preembrión. El colectivo de personas con diversidad funcional
aglutina a personas que pertenecen a ambas corrientes y la voz que nace al otro lado al
espejo respeta los argumentos de cada una de las partes.
Por otro lado, ésta pone énfasis en las implicaciones sociales que tienen los avances en
la investigación en células madre, especialmente en lo que afecta a la percepción que la
sociedad tiene sobre este colectivo y a la visión que las propias personas con diversidad
funcional tienen sobre sí mismas.
Las personas con diversidad funcional están a favor de la investigación científica, como
herramienta fundamental de su propia existencia, y son conscientes de que muchas de
las mejoras debidas a la investigación y sus aplicaciones médicas les permiten vivir hoy
en mejores condiciones y con mejor calidad de vida, al igual que al resto de la
ciudadanía.
Pero, en lo que afecta a la imagen mediática de la investigación en células madre,
preocupa que se prorrogue y promueva el mito científico de que la ciencia va a arreglar
el “problema” de la diversidad funcional.
De esta manera se promueven dos ideas demoledoras para la dignidad intrínseca o
moral de las personas con diversidad funcional:
Bioética al otro lado del espejo -122
•
las diferencias funcionales tienen un valor intrínsecamente negativo y por tanto
las personas con diversidad funcional son un problema biológico y corresponde
a la medicina solucionar ese problema.
•
las medidas sociales para paliar el problema tienen carácter transitorio -hasta que
la medicina resuelva el problema- y no son en ningún caso elementos que
configuran un modelo de sociedad diferente y mejor para todos.
Sin embargo, y tal como se constata en la Convención de la ONU, el problema no es
científico, sino social. Indigna, por lo tanto, que se distraiga la atención de la opinión
pública con promesas de cura basadas en intuiciones, en avances lentos e ineficaces en
la actualidad, salpicados de esporádicos fraudes científicos, más que en hechos y
pruebas documentadas. De esta manera se sigue promocionando la imagen de enfermos
de las personas con diversidad funcional, en vez de promocionar la diversidad y riqueza
inherentes a la existencia de este colectivo, que queda reflejada en la Convención de la
ONU.
Con esta actitud se reafirma el viejo y equivocado rol de este colectivo: personas por las
que sentir pena, y cuyas vidas tienen tal grado de sufrimiento que la consecución del
alivio y “cura” de su diferencia justifica cualquier tipo de investigación.
Se ignora así la realidad que indica que cuánto más avanza la ciencia, aumenta el
número de personas con diversidad funcional, mientras en la polémica mediática y
científica se promociona la visión contraria, el eterno y falso mito de la cura médica
como remedio a un problema social.
6.3 Nueva genética, la amenaza
La investigación basada en los nuevos conocimientos sobre los genes y la aplicación de
dichos conocimientos, combinada con las técnicas de Fecundación in Vitro ha supuesto
una revolución sin precedentes en el ámbito de la investigación biomédica y ha abierto
las puertas tanto a nuevos ámbitos del control humano de la naturaleza, como a nuevos
dilemas éticos relacionados con el uso de ese control.
Bioética al otro lado del espejo -123
Estos dilemas, retos y peligros han sido puestos de relieve por diversos autores, así el
profesor Sánchez-Ron escribe161:
“Las incertidumbres que generan todos estos conocimientos son muy
numerosas. Prácticas eugenésicas (¡de nuevo este viejo fantasma del pasado!).
Abusos e indefensión ante, por ejemplo, compañías de seguros médicas para
las que lo importante, por encima de todo, son los beneficios, y que en busca
de ellos pueden intentar exigir información genética a quienes deseen asociarse
a ellas, para rechazar a los que son "genéticamente en riesgo". Los riesgos de
situaciones posibles pueden llegar a límites que uno casi está tentado de
denominar absurdos. Hace no mucho leía un escrito de James Watson que me
produjo una gran impresión. Analizando, en una conferencia que pronunció en
Milán en 1994, los mundos éticos que abre la investigación actual sobre el
código genético, Watson manifestaba: "incluso en el caso de que existan leyes y
normativas satisfactorias, todavía habrá muchos dilemas que no podrán
tratarse fácilmente con estos medios. Por ejemplo, ¿qué responsabilidad tiene
una persona de conocer su constitución genética antes de decidirse a procrear
un hijo? El futuro, ¿se nos considerará de manera general inmoralmente
negligentes cuando, a sabiendas, permitamos en nacimiento de niños con
defectos genéticos graves? Y las víctimas de tales enfermedades, ¿tendrían
posteriormente base legal contra sus padres, que no habrían emprendido
nunca ninguna acción para evitar que llegaran al mundo con pocas
oportunidades de vivir una vida sin dolor y sin sufrimiento emocional?"”
Otros autores cuestionan más a profundamente las consecuencias morales del control
genético de la futura especie Así Jürgen Habermas se plantea162:
“¿Podemos contemplar la autotransformación genética de la especie como un
incremento de la autonomía particular o estamos socavando con ello la
autocomprensión normativa de personas que guían su propia vida y se
muestran recíprocamente el mismo respeto?”
Para responderse inmediatamente163:
161
SÁNCHEZ RON, J. M. (2006) «El poder de la ciencia. Historia social, política y económica de la
ciencia siglos XIX y XX». Editorial Crítica. 2006. p.966.
162
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza huma. ¿Hacia una eugenesia liberal?». p.45.
Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona.
163
Ibídem.
Bioética al otro lado del espejo -124
“Si se trata de la segunda alternativa, no obtenemos inmediatamente un
argumento moral contundente, pero sí una orientación mediada por una ética
de la especie que aconseja la cautela y la abstención.”
Los profundos y prudentes planteamientos del filosofo alemán, sugieren “cautela y
abstención” a la hora de afrontar la nueva genética. Pero ésta, al igual que ocurre con la
investigación en células madre, los avances genéticos y sus temas bioéticos asociados,
tiene un fuerte impacto sobre las personas con diversidad funcional. Este impacto se da
porque todos estos asuntos tienen una fuerte influencia en la percepción social de la
diversidad funcional y del colectivo de personas que son discriminadas por esa causa.
Como colectivo que ya ha sido víctima reiterada de los abusos de la investigación
biomédica, tanto en el presente como en el pasado, tal como se ha explicado ya en la
sección 6.1, las personas con diversidad funcional perciben parte de estos avances como
una amenaza a su dignidad moral o intrínseca y a sus derechos humanos, una amenaza
eugenésica real y presente hoy en día en todo el mundo.
Así lo han expresado públicamente organizaciones que representan al colectivo como
Disabled People’s Internacional, en la postura pública recopilada en su documento “Las
personas con discapacidad hablan de la Nueva Genética.”164:
•
“Nos sentimos amenazados cuando M. Rietdijk, médico y filósofo
holandés, escribe: «Debería matarse a un bebé, tanto antes como
después del nacimiento, siempre que se descubra que presenta defectos
físicos o mentales.»
•
Nos sentimos amenazados cuando Peter Singer, profesor de bioética,
escribe: «No parece muy sensato aumentar el consumo futuro de
recursos limitados permitiendo que aumente el número de niños con
deficiencias.»
•
Nos
sentimos
amenazados
cuando
Bob
Edwards,
embriólogo
mundialmente famoso, dice: «Pronto será un pecado que los padres
tengan hijos que lleven la pesada carga de la enfermedad genética. »
•
Nos
sentimos
amenazados
cuando
Dan
W.
Brock,
bioético
estadounidense del Departmento de Bioética Clínica del National
Institute of Health, de Bethesda, Maryland,
164
dice «La sociedad podría
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. (2000) “Las personas con discapacidad hablan de la
Nueva Genética.” La postura de DPI Europa ante la bioética y los derechos humanos.
Bioética al otro lado del espejo -125
ser mejor si evita el nacimiento de las personas ciegas y las que tengan
una grave diversidad funcional».
•
Nos sentimos amenazados por la selección que resulta de la eliminación
de embriones potencialmente deficientes.
•
Nos sentimos amenazados por las leyes sobre el aborto que discriminan
el nacimiento de niños con diversidad funcional.
•
Nos
sentimos
manipulación
amenazados
genética
por
la
de eliminar
promesa
aquellas
que
nos
hace
la
diferencias que las
personas sin diversidad funcional consideran inaceptables.”
Como se puede apreciar, persiste en el ámbito bioético la visión de reduccionismo
médico-genético del ser humano, que no es compatible con la nueva Convención de la
ONU, pero que es mantenida públicamente por algunos conocidos expertos en bioética.
Esta visión es una clara amenaza para el colectivo de personas con diversidad funcional.
Por otro lado, y tal como se ha reiterado en secciones anteriores de este documento, se
puede decir que hoy en día muchas personas con diversidad funcional viven sólo gracias
al progreso científico165 y, en especial, gracias a las nuevas técnicas médicas. Por ello,
resulta obvio que se desea que estos avances se promuevan y se mantengan en aquellos
casos en los que se consiga un beneficio para todos; pero a la vez se quiere que la
investigación se destine a garantizar la dignidad de todas las personas y a mejorar su
calidad de vida, respetando sus derechos humanos. Al otro lado del espejo se cuestionan
sólo los avances orientados a negar la oportunidad de vivir a un colectivo de personas
que son diversas funcionalmente y discriminadas por este motivo.
Uno de los objetivos de la nueva genética, es prevenir la enfermedad y la “deficiencia”
o diferencia impidiendo la vida que no se considera "normal", porque, tal como se ha
argumentado anteriormente, se considera erróneamente que es una vida que no merece
la pena vivir, o como argumentan otros, porque es una vida que es menos útil a la
sociedad y consume más recursos.
Este objetivo representa una amenaza para la diversidad humana, no sólo para las
personas con diversidad funcional, sino para la de todos aquellos cuya vida pueda llegar
165
El propio autor de este artículo tiene una tetraplejia, derivada de una lesión medular alta, que sólo es
compatible con la vida en sociedades en las que los sistemas sanitarios han alcanzado un alto nivel de
desarrollo y de conocimientos científicos y técnicos.
Bioética al otro lado del espejo -126
a ser percibida como defectuosa en el futuro, debido a su edad o cualquier otro cambio
que pueda haber en la cultura mayoritaria de su entorno. La amenaza es poderosa y está
ya extendida por el mundo desarrollado.
Autores como Jürgen Habermas se han cuestionado también los problemas morales
derivados de esta amenaza que se este control sobre el futuro genético de las
personas166:
“Pues tan pronto los adultos contemplasen un día en la admirable dotación
genética de su descendencia como un producto moldeable para el que elaborar
un diseño acorde a su parecer, ejercerían sobre sus criaturas manipuladas
genéticamente una forma de disposición que afectaría a los fundamentos
somáticos de la autorrelación espontánea y de la libertad ética de otra persona,
disposición que hasta ahora sólo parecía permitido tener sobre cosas, no sobre
personas. Entonces, los descendientes podrían pedir cuentas a los productores
de su genoma y hacerles responsables de las consecuencias, indeseables desde
su punto de vista, de la disposición orgánica de partida de su biografía. Esta
nueva estructura de la imputación resultaría de difuminar las fronteras entre
personas y cosas. Ya hoy sabemos del caso de aquellos padres de un niño
impedido que por vía de una demanda civil hicieron responsables a los médicos
de las consecuencias materiales de un diagnóstico prenatal equivocado y
exigieron una "indemnización por daños y perjuicios" como si la minusvalía
aparecida contra las expectativas de los médicos correspondiera a un delito de
daños materiales.”
Habermas plantea así dilemas y retos morales que no cabe pasar por alto. Unos retos
morales que parten de una situación engañosa. La genética humana representa una
amenaza porque mientras promete la curación o la contención de posibles diferencias, lo
que en realidad ofrece actualmente son pruebas genéticas destinadas a detectar
características percibidas como indeseables, características que varían en función del
entorno cultural.
No se habla de tratar la enfermedad o dar calidad de vida a la diferencia sino de eliminar
o manipular preembriones, embriones o fetos que no son aceptables. Por lo tanto, estas
tecnologías abren la puerta a una nueva eugenesia que supone una amenaza directa a la
166
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza huma. ¿Hacia una eugenesia liberal?». p.25.
Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona.
Bioética al otro lado del espejo -127
dignidad de las personas con diversidad funcional, una dignidad que ya ha sido definida
y desarrollada en la sección 4.4.
6.3.1. La amenaza a la diversidad
Como ya se ha visto en secciones anteriores, la historia recuerda que todo esto ya ha
ocurrido en el pasado, con consecuencias desastrosas, empezando en aras de un avance
científico y una sociedad cuyos miembros fueran “arios” o “normales” e incorporando
después a todo colectivo susceptible de salirse de lo “normal”, como los gitanos o los
judíos.
Sabiendo que en el pasado, el principio del horror también empezó por el colectivo de
las personas con diversidad funcional, este colectivo es el más indicado para alzar su
voz a favor del respeto de la dignidad y los derechos humanos, por su conocimiento de
la realidad de la diversidad funcional y de un pasado perdido en el polvo del olvido.
Por eso el colectivo se coordina y aglutina una voz bioética con el objetivo de luchar y
evitar que ocurra de nuevo, haciendo llegar su voz a aquellos que la ignoran o, lo que es
peor, la presuponen.
Las personas con diversidad quieren vivir como personas con plena dignidad, activos y
productivos, en la medida que su diversidad lo permita, y disponiendo de las
herramientas para estar en igualdad de oportunidades con el resto de la sociedad.
Sin embargo, el valor y el papel que la sociedad percibe, así como sus derechos
humanos, están continuamente limitados por cuestionables ideas médicas y actitudes
discriminatorias que, parcialmente, se engendran en la nueva genética.
Tal como se plantea en el documento “Las personas con discapacidad hablan de la
Nueva Genética”167:
“¿Cómo se puede vivir como ciudadanos iguales en una sociedad que utiliza
imágenes negativas de nosotros para justificar la recaudación de fondos para
obras benéficas e investigación?168. Este hecho equivale a utilizar a las
personas con diversidad funcional como evidencia de la necesidad de nuestra
propia eliminación. Continuamente se nos discrimina y minusvalora con tales
167
op. cit.
168
Referido al famoso Telethon de Francia, programa de televisión anual, en el que se recaudan fondos
para la investigación biomédica.
Bioética al otro lado del espejo -128
imágenes. ¿Cómo se puede vivir con dignidad en sociedades que gastan
millones en investigación genética para erradicar la enfermedad y la diferencia
y se niegan a satisfacer las necesidades para que las personas con diversidad
funcional puedan vivir vidas dignas e independientes?
La amenaza genética dirigida a hacia las personas con diversidad funcional es
una amenaza dirigida a todos. El valor de la vida no debe reducirse a una
cuestión de herencia genética. Si se permite que ésto ocurra, ningún niño en
potencia estará a salvo de una selección arbitraria, ningún padre escapará a la
carga moral de hacer elecciones imposibles y nadie estará a salvo de la
discriminación genética.
La experiencia de las personas con diversidad funcional las coloca en una
posición única para contribuir a un sólido discurso ético que lleve a un
desarrollo científico que respete y afirme la imprescindible diversidad del
género humano.
Mantener la diversidad es tan imprescindible para la humanidad como lo es
para la vida en su totalidad. Las vidas de las personas con diversidad funcional
proclaman el poder positivo de la diversidad. Su experiencia enriquece a la
sociedad. Estos son sus regalos al mundo.
Las personas con diversidad funcional son conscientes de la amenaza que
representan para sus derechos humanos los desarrollos de la investigación y la
práctica en genética humana y por el hecho de que su voz tenga dificultades
para ser oída en los debates científicos y éticos. En general, han sido
considerados poco más que sujetos pasivos, tanto en ambos debates como de
la investigación genética. Esto ha sido una experiencia profundamente
discapacitante.
También preocupa que la nueva genética está fomentando una visión de
reducción biológica del mundo en la que no sólo se socava lo que es humano
sino que devalúa la importancia de los factores sociales, las relaciones, el
respeto mutuo y el entorno en la determinación de la calidad de vida de todos.”
Como se puede observar, esa amenaza se percibe cono real, frustrante y peligrosa y se
sabe además que la voz que avisa del peligro, la voz del modelo de la diversidad,
permanece ignorada, como ya se ha visto en apartados anteriores.
Los temas genéticos relacionados con la amenaza de la nueva genética incluyen las
pruebas y exploración prenatales, el diagnóstico genético preimplantatorio, el
infanticidio, el determinismo genético, las patentes genéticas y la terapia génica. Sobre
Bioética al otro lado del espejo -129
todos ellos, la voz que nace al otro lado del espejo quiere ser escuchada y ha elaborado
su discurso.
6.3.2. Las pruebas y exploración prenatales
La exploración prenatal se realiza a gran número de madres embarazadas para
comprobar la existencia de “anormalidades” o diferencias en el feto. Actualmente se
hace por procedimientos rutinarios incluidos en el protocolo de seguimiento del
embarazo tales como exploración por ultrasonidos o un simple análisis de sangre.
Las pruebas prenatales utilizan las mismas técnicas, se hacen cuando la familia tiene un
antecedente genético o predisposición para ciertos problemas y la mujer embarazada
desea que la sometan a la prueba.
Como resultado de la exploración, cuando el feto se ve como "de riesgo", el análisis
continúa mediante el uso de la amniocentesis, que consiste en introducir una aguja en la
cavidad uterina para extraer líquido amniótico y poder estudiar si se pueden dar
“problemas”, los más comúnmente detectados son el Síndrome de Down y las
afectaciones en la médula.
Al otro lado del espejo
Desde el otro lado del espejo surgen, sin embargo una serie de cuestiones que
habitualmente son ignoradas por la sociedad169:
•
“La amniocentesis comporta un riego de aborto del 1 al 2%.
•
Las pruebas no son siempre precisas ya sea en lo que se refiere a si
existe un determinado problema o al grado de severidad del mismo.
•
La razón que subyace en la exploración y el análisis prenatal es la
eliminación de un feto deficiente. Esto envía un mensaje discriminatorio
que dice que la vida de las personas con discapacidad no merece la
pena vivirlas o ser dignas de apoyo.
•
El asesoramiento anterior y posterior al análisis con frecuencia es
superficial y espera que la mujer abortará si la prueba es positiva. El
asesoramiento debería ser gratuito, exhaustivo y no discriminatorio y
169
DPI (Disabled Peoples' International) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan…” op.
cit.
Bioética al otro lado del espejo -130
debería involucrar a personas con discapacidad con condiciones
similares, así como a los padres.
•
La elección sobre que problema y que nivel de gravedad debería de
conducir al aborto se hacen en base a mitos, miedos, estereotipos, no
sobre la realidad de la experiencias de las personas con discapacidad.”
La realidad es que las pruebas no son una mera observación para informar a los padres
de una realidad, sino que tienen una clara intención de eliminar a aquellos potenciales
seres humanos que no cumplan el patrón de normalidad fisiológica preestablecido
Es un hecho que el resultado de las pruebas lleva en un amplísimo porcentaje de
ocasiones al aborto de fetos con diversidad funcional, contribuyendo a que su diversidad
desaparezca y suponiendo que así se evita una hipotética “infelicidad”, que dista mucho
de la experiencia vital de estas personas.
6.3.3. El diagnóstico genético preimplantatorio y la selección genética
Este tipo de diagnóstico es una técnica que permite a las parejas comprobar que sus
óvulos fecundados no tienen ciertas “deficiencias” o diferencias antes de ser
implantados en el útero.
Algunos autores como Habermas describen este diagnóstico como una herramienta que
ahorra interrupciones del embarazo170:
“El diagnóstico de preimplantación posibilita someter los embriones en un
estadio ortocelular a una prueba genética preventiva. El método se ofrece en
primer lugar a los padres que desean evitar el riesgo de transmisión de
enfermedades hereditarias. Dado el caso, el embrión examinado en el tubo de
ensayo no es implantado, con lo que se ahorra a la madre en la interrupción
del embarazo que, de otro modo, habría que practicar tras el diagnóstico
prenatal.”
De esta manera se permite eliminar el preembrión “deficiente” o diferente y asegurar la
implantación de un feto “sano”, concepto que como ya se ha planteado en la sección 5.2
no está plenamente definido. Por ejemplo: ¿es un niño con hipermetropía sano? ¿Y una
niña con los pies planos?
170
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza…». op. cit. p.30.
Bioética al otro lado del espejo -131
Actualmente el diagnóstico preimplantatorio se utiliza en aquellos casos en los que
existe un riesgo particular de transmisión hereditaria de enfermedades tales como Tay
Sachs, Distrofia Muscular del tipo Duchenne, Fibrosis Quística, etc. Actualmente, este
tipo de selección sólo se utiliza en caso de realizarse una FIV (fertilización in vitro).
Tras la fecundación, se analizan las características genéticas de los diferentes óvulos
fecundados y se seleccionan los “sanos” para ser implantados en el útero.
La fiabilidad de las pruebas genéticas se da por sentada, pero según un informe de la
Comisión Europea, la calidad de los servicios de pruebas genéticas europeos no alcanza
un nivel suficiente de calidad171:
“Aunque se basan en conocimientos científicos de calidad, los servicios
europeos de tests genéticos se ven afectados por un nivel intolerable de error
técnico y notificaciones inadecuadas, lo que obedece a una falta de
estructuración y de complementariedad a escala europea y a la ausencia de un
objetivo europeo común de prestación de servicios de calidad a todos los
ciudadanos, tanto ahora como en el futuro. A la total fragmentación de los
servicios se suman la diversidad y la heterogeneidad de los regímenes de
calidad, la falta de sistemas de referencia y las diferencias existentes entre las
normativas de los distintos Estados miembros.”
Al otro lado del espejo
De nuevo, desde el otro lado del espejo, surgen una serie de cuestiones alrededor de este
tipo de selección y de la propia técnica de fecundación in vitro172:
•
“Las parejas, que de otra forma no hubiesen tenido un niño, pueden
elegir uno con la "garantía" de no tener una deficiencia particular.
•
La FIV tiene sus riesgos y no siempre se consigue la fertilización.
•
Según se vayan descubriendo marcadores genéticos, las parejas
tendrán que hacer selecciones más complejas que podrían incluir
características físicas y de personalidad, además de las relacionadas
con las deficiencias.
171
Comisión Europea. “25 Recomendaciones sobre las repercusiones éticas, jurídicas y sociales de los
tests genéticos”. p. 12. Dirección General de Investigación, Bruselas, 2004.
172
DPI (Disabled Peoples' International) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan…” op.
cit.
Bioética al otro lado del espejo -132
•
Al igual que en la exploración, el diagnóstico de preimplantación asume
que las personas con discapacidad somos menos valiosas y que la
deficiencia
debería
ser
eliminada,
promoviéndose
una
imagen
estereotipada del bebé perfecto. Estos supuestos discriminan a las
personas con discapacidad y promueven actitudes negativas sobre
nuestra calidad de vida.
•
De nuevo, otras personas son las que hacen supuestos sobre nuestra
calidad de vida.”
Lo que ocurre de facto en este tipo de selección es que, en la mayoría de los casos, se
elige un estereotipo mayoritario “sano” y se descarta la diferencia, basándose en el
omnipresente prejuicio de que esas vidas no merecen ser vividas.
Sin embargo, el 11 de marzo de 2008 un titular del periódico El País, sobre el caso de
Tomato y Paula Lichy, sorprendió a muchas personas; el titular rezaba así173:
“"Queremos que nuestro hijo sea sordo". Una pareja británica exige una selección
genética para alumbrar un hijo con su misma discapacidad”.
Otros periódicos digitales eran menos prudentes y hacían valoraciones en sus titulares,
como: “El orgullo cegador del sector radical sordo”174.
Este caso, que no es el primero que salta a luz pública sobre padres con diversidad
funcional auditiva que quieren que sus hijos también la tengan, resulta interesante, ya
que los padres plantean un dilema ético entre mayorías y minorías, alejado de la
realidad funcional potencial del preembrión. En Gran Bretaña, legalmente podrían
seleccionar a su hijo para que no fuera sordo, porque la mayoría, incluso de padres de
personas sordas, opina que es mejor que sus hijos no tengan sordera, por lo que le están
asignando menos valor a una vida con diversidad funcional auditiva.
Sin embargo, esta pareja considera que esa sordera no solo tiene el mismo valor, sino
que es lo que prefieren (al revés que la mayoría) y plantean por qué es ilegal hacer lo
que hace la mayoría: elegir lo que prefieren.
De nuevo la voz del otro lado del espejo sorprende a aquella mayoría que, como
Victoria Camps escribía en su artículo “¿Qué hay de malo en la eugenesia?”175, parece
173
Disponible en web:
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Queremos/hijo/sea/sordo/elpepusoc/20080311elpepisoc_5/Tes
174
Soitu. Sección salud. http://www.soitu.es/soitu/2008/03/12/salud/1205347299_641286.html
Bioética al otro lado del espejo -133
tener claro que la eugenesia negativa, derivada de la selección de embriones, no es
discriminación, mientras que la eugenesia positiva sí lo podría ser:
“En
líneas
generales,
la
eugenesia
negativa
está
constituida
por
los
procedimientos dirigidos a corregir defectos genéticos, mientras que la
eugenesia positiva consistiría en procedimientos destinados a evitar o
disminuir el riesgo de transmisión de patologías hereditarias, en el sentido más
amplio posible de la palabra “patología”.
Está bien – decimos – que haya una selección embrionaria con el fin de evitar
el sufrimiento que produce tener un hijo con síndrome de Down.
Podemos no estar de acuerdo con la elección del sexo por lo que supone de
discriminación de género....”
Vemos como el pensamiento socialmente mayoritario, que mezcla enfermedad y
diversidad funcional se ve paulatinamente cuestionado por minorías que no aceptan
imposiciones culturales y que obligan a una reflexión más profunda sobre este tipo de
pruebas y sobre las afirmaciones de la Dra. Camps que, por otro lado, expresan una voz
mayoritaria del mundo de la bioética. Así Javier Sádaba escribe176:
“Pensemos
en
un
ejemplo
que
todavía
es
ficción.
Supongamos
que
encontramos la solución al citado síndrome de Down en el que aparece una
alteración, la trisomía, en el cromosoma 21; es decir, en vez de haber un par de
cromosomas, como es lo habitual, hay tres. Pocos o nadie se opondrían a tal
mejora. Y la razón es si varía en que se trata de una eugenesia que podríamos
llamar negativa. O, lo que es lo mismo, una eugenesia que repara algún mal de
la naturaleza.”
Bajo el patrón cultural occidental actual, la selección de género se puede considerar
discriminación y por lo tanto es perfectamente discutible y además no aceptable e ilegal
en España, ya que la ley sólo permite seleccionar los embriones “sanos” y descartar los
que no lo son.
175
CAMPS, V. (2002): “¿Qué hay de malo en la eugenesia?”, en AAVV (2002): Los problemas morales
de la biogenética, Revista ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral y Política. Nº 27, diciembre. Madrid:
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto de Filosofía.
176
SÁDABA, J. (2004) «Principios de bioética laica». p. 20. Editorial Gedisa. Barcelona. 2004.
Bioética al otro lado del espejo -134
No obstante, también existen voces de prestigio en el mundo de la filosofía que hacen
reflexiones más profundas alrededor de esta idea, así Habermas escribe177:
“Esta limitación estricta del método al objetivo de impedir enfermedades
hereditarias graves, se impone primeramente el paralelismo con la eugenesia
negativa (que hemos aceptado sin reparos). Los padres pueden reivindicar
decidir previsoramente en interés del niño para ahorrarle una existencia
insoportablemente lastrada y penosa. En estos términos, el anticipado de la
misma persona nonata limita, por así decir, la protección de la vida del
embrión. La base de esta autocomprensión es una actitud cínica, o al menos
una actitud que no persigue la optimización. Pero ésta pretensión cínica, ¿es
compatible con la distinción unilateral e irrevocable (a diferencia de lo que
ocurre en el caso de los genes sea negativa) entre “lo que merece vivirse” y “lo
que no merece vivirse”? ¿No aparecerá siempre esta interpretación la tapadera
ambiguamente altruista de un deseo condicionado de antemano por el
egocentrismo? Debe ser un hijo propio y venir al mundo sólo sI satisface unos
determinados criterios de calidad, aunque haya otras alternativas.”
Como se ve, ese teórico altruismo de selección de lo “sano”, en interés del futuro ser
humano es cuestionado por Habermas, que plantea la posibilidad de la existencia de
otros motivos.
Continuando con el razonamiento basado en la discriminación, hay que tener en cuenta
que la Convención de la ONU elimina la visión médica de la diversidad funcional y la
considera una cuestión de discriminación. Así, en su artículo 4.1.b establece que la
erradicación de la discriminación por diversidad funcional de ser tarea de los Estados:
“Artículo 4. Obligaciones generales
1. Los Estados Partes se comprometen a asegurar y promover el pleno ejercicio
de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas
con discapacidad sin discriminación alguna por motivos de discapacidad. A tal
fin, los Estados Partes se comprometen a:
…
177
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza…». op. cit. p.126.
Bioética al otro lado del espejo -135
b) Tomar todas las medidas pertinentes, incluidas medidas legislativas, para
modificar o derogar leyes, reglamentos, costumbres y prácticas existentes que
constituyan discriminación contra las personas con discapacidad;”
Por lo tanto, la diversidad funcional es también un paradigma de discriminación y
utilizando el argumento de la Dra. Camps, podemos llegar a la conclusión de que la
discriminación por diversidad funcional tampoco debería ser aceptable y además, el
Estado español debería adoptar medidas, en este caso cambiar la ley pertinente para
evitar este tipo de discriminación.
Si no fuera éste el camino elegido, habría que reconsiderar los conceptos de eugenesia
positiva y negativa ya que, como demuestra el caso de la pareja británica, lo que es
positivo o negativo varía en función del conocimiento vital que se tiene de la realidad.
La sociedad ve como negativa la existencia de una persona con diversidad funcional
auditiva, mientras que algunas personas de este colectivo que han vivido toda su vida
con esa realidad, la consideran un hecho positivo. Desde el modelo de la diversidad se
considera que la opinión de quienes ya viven una realidad humana, aquellos que viven
al otro lado del espejo, debería primar sobre la opinión de aquellos que tan sólo tienen
una imagen ficticia de esa realidad.
Al desaparecer esta frontera entre la eugenesia positiva y negativa, las pruebas genéticas
preimplantatorias cobrarían un nuevo sentido. La elección sería mucho más sencilla: se
podrá elegir las características del embrión, sean éstas cuales fueran (género, “sanidad”,
color de los ojos, etc.), o no se podrá elegir ninguna. El dilema queda abierto.
Por otro lado, se podría argumentar que, dado que la selección de embriones se hace en
una fase anterior al nacimiento, no constituye una discriminación, ya que no se habla de
una persona portadora de derechos y por lo tanto no se trata de una cuestión de derechos
humanos.
El concepto de dignidad desarrollado en elmodelo de la diversidad proporciona en este
caso las bases teóricas de argumentación. Si bien es cierto que en este caso no hablamos
de dignidad extrínseca o jurídica, porque no es aplicable, no se puede obviar el hecho de
que sí se está tomando una decisión respecto al tipo de sociedad que queremos en el
futuro.
Bioética al otro lado del espejo -136
Como dice Habermas178:
“El primer ser humano que fije a su gusto en ser así de otro ser humano, ¿no
tendrá también que destruir aquellas libertades que, siendo las mismas para
todos los iguales, aseguran la diversidad de éstos?”
Si se decide seleccionar genéticamente embriones para que estén “sanos”, se está dando
un valor diferente a las potenciales vidas de seres humanos “sanos” que el que se otorga
a las vidas de los seres humanos que no lo son. Por lo tanto se da una minusvaloración
de la dignidad intrínseca o moral de los seres humanos que se percibe que
potencialmente tendrán una diversidad funcional. Esa merma de dignidad intrínseca
tiene como consecuencia una merma de la plena dignidad de un grupo de seres humanos
y un tipo de construcción de sociedad futura.
En este caso, cada cultura podrá definir cuales son los caracteres deseables de los
nuevos seres humanos y construir así una sociedad de diseño homogéneo en la que
todas las personas cumplan el patrón normal preestablecido.
Tal como se vio en la sección 4.4, las consecuencias de elegir este tipo de construcción
social en occidente incluyen políticas sociales orientadas a la discriminación de las
personas con diversidad funcional, su encierro en lugares apartados y cómodos para el
resto de la sociedad y la apertura de las puertas para su muerte. En otras culturas el
resultado sería parecido pero para otro tipo de grupos de personas discriminados:
mujeres, homosexuales, etc.
La argumentación tradicional que sustenta este tipo de elección se basa en ahorrar
sufrimiento tanto a la persona con diversidad funcional (o discriminada por otro tipo de
diferencia), como a la familia que verá su vida condenada dedicar a una atención
extraordinaria para este tipo de niños o niñas, que además tendrán un futuro incierto
cuando sus progenitores ya no vivan.
El error que se comete en referencia a un hipotético sufrimiento de una vida que se
desconoce y que se cree que no merece la pena ser vivida, ya ha sido analizado en la
sección 5.1; por otro lado, es cierto que la familia ve su vida condenada a dedicar una
atención sacrificada ante el nacimiento de una persona con diversidad funcional, pero
eso es debido a una construcción social errónea que no contempla caminos para la
178
HABERMAS, J. (2002) «El futuro sobre la naturaleza…». op. cit. p.146.
Bioética al otro lado del espejo -137
diversidad en su diseño. Si las medidas de apoyo a las personas con diversidad
existieran desde el nacimiento hasta la muerte, habría caminos abiertos para todas las
personas sin que las familias fueran sobrecargadas por esa diferencia. En ese hipotético
caso, la plena dignidad de las personas con diversidad funcional estaría garantizada y las
elecciones de los padres serían más libres.
6.3.4. Al otro lado del espejo. Otros asuntos relacionados
Tal como se ha mencionado anteriormente, el colectivo de personas con diversidad
funcional elaboró en el año 2000 un documento en el que se recopilaba brevemente
información sobre asuntos relacionados directa o indirectamente con la nueva genética y
el colectivo expresaba sus demandas, temores, reticencias y cuestionamientos ante
dichos asuntos179. En esta sección se agrupan los asuntos que no son tratados en el resto
del documento y las demandas del colectivo, en aras de su difusión, y a pesar de no
estar desarrollados en profundidad.
El determinismo genético
El determinismo genético es una visión que reduce al ser humano a la suma de sus
genes, y que en ellos se encuentra información que permite predecir la diversidad
funcional a lo largo de la vida de una persona, sin tener en cuenta el entorno.
De nuevo, desde el otro lado del espejo, surgen una serie de cuestiones180:
•
“Un marcador genético de un problema concreto no es la historia
completa sobre ese gen. Un gen es un almacén de información que
determina la secuencia de una proteína. Una característica específica
surge de la interacción de proteínas, células y tejidos y no es sólo el gen
en sí mismo. La ciencia aún desconoce como funciona el proceso global.
•
Saber que se tiene un marcador para un cierto problema puede
asegurar que se adopte un estilo de vida que evitará el desarrollo de ese
problema.
179
DPI (Disabled Peoples' International) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan…” op.
cit.
180
Íbidem
Bioética al otro lado del espejo -138
•
El ambiente tiene un papel que jugar en lo que nos ocurre y es la causa
de la mayoría de las deficiencias discapacitantes - pobreza, accidentes,
guerra, peligros ambientales, etc.
•
El determinismo genético ha hecho surgir la teoría opuesta, según la
cual son tantos los genes que participan en el desarrollo de
características que actualmente sería imposible predeterminar las
deficiencias de alguien. Esto también es un concepto erróneo, sobre eso
la investigación ha mostrado claramente que aunque hay interacción
entre genes y como trabajan, el número de genes que habitualmente
participan es pequeño y no rebasa los límites de las capacidades de los
modernos ordenadores.
•
La creencia de que los genes son todo lo que somos da énfasis a la idea
de que la deficiencia y las personas con discapacidad deberían ser
eliminadas y apartadas de la reserva genética, ignorando el hecho de
que puede ser que casi todos tendremos un error genético de un tipo u
otro. Esto origina todavía una mayor delineación entre características
aceptables e inaceptables.
•
El uso de información genética ya ha llevado a la discriminación
genética en el empleo y en los seguros y este problema posiblemente se
incremente sustancialmente.”
Las patentes genéticas
Este tipo de patentes, permiten a las empresas obtener patentes sobre material genético
que ha sido descubierto y extraído del cuerpo o sobre manipulaciones de material
genético. En ese momento, las empresas pueden cobrar por el uso de ese descubrimiento
en el proceso de investigación médica o desarrollo de fármacos. Las empresas suelen
argumentar que ese tipo de patentes es esencial para cubrir los costos de la
investigación.
La UE elaboró en 1998 la Directiva 98/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de
6 de julio de 1998 relativa a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas.
Esta directiva, a pesar de tener la intención de proteger la investigación e invención
científica, permite las patentes de descubrimientos de genes humanos y secuencias de
genes y en su artículo 3.1 estipula:
“3. 1. A efectos de la presente Directiva, serán patentables las invenciones
nuevas que impliquen actividad inventiva y sean susceptibles de aplicación
Bioética al otro lado del espejo -139
industrial, aun cuando tengan por objeto un producto que esté compuesto o
que contenga materia biológica o un procedimiento mediante el cual se
produzca, transforme o utilice la materia biológica.”
Este hecho ya ha tenido serias implicaciones de coste en algunos servicios nacionales de
salud, por ejemplo, en el Reino Unido.
Para el colectivo de personas con diversidad funcional tienen interés las siguientes
cuestiones al respecto181:
•
“Las patentes, más que hacer disponibles los tratamientos aumentan
los beneficios
•
Los médicos tienen la obligación ética de no permitir que el ánimo de
lucro influya en su libre e independiente juicio médico. Los médicos que
buscan obtener o reforzar las patentes del proceso médicos podría estar
violando esta obligación
•
Los tratamientos serán mucho más caros
•
Las empresas competirán por obtener el mayor número de patentes a
pesar del potencial de investigación
•
Las personas con discapacidad en búsqueda de cura han sido
utilizadas por la industria farmacéutica para apoyar las patentes en
Europa.”
La terapia génica
La terapia genética consiste en la realización de cambios a nivel genético con el fin de
tratar un “problema” o diferencia funcional. Se puede hacer añadiendo a los genes
defectuosos una copia que funcione perfectamente mediante el desarrollo de una terapia
farmacológica basada en la genética o, como ya se ha intentado sin éxito, transmitiendo
un virus al gen defectuoso.
Existen dos clases de terapia genética:
•
Terapia genética somática - altera el nivel genético individual
•
Terapia de línea germinal (o ingeniería genética humana) - altera todas las
células del cuerpo, incluyendo las células reproductoras, de manera que ese
181
Íbidem
Bioética al otro lado del espejo -140
cambio genético puede ser transmitido a la siguiente generación. Actualmente,
este tipo de terapia está prohibida en la mayoría de los países.
Desde el otro espejo se piensa que182:
•
“Aunque la terapia genética somática y los medicamentos basados en la
genética pueden ser vistos sólo como otra forma de medicina, hay
preocupaciones éticas importantes alrededor de la investigación,
tratamientos consentidos y experimentales, que surgen de la conducta
de los científicos y de las empresas farmacéuticas en su intento de
ganar la carrera y obtener grandes beneficios.
•
La ingeniería genética humana suscita cuestiones importantes sobre la
naturaleza de la vida en sí misma y sobre el peligro de transmitir
combinaciones genéticas desconocidas a las generaciones futuras.
•
Se presentan las terapias genéticas como la solución para las
deficiencias y los fondos necesarios para soportar la investigación se
consiguen presentando a las personas con discapacidad como víctimas
indefensas de la enfermedad. Este énfasis sobre el modelo médico de la
discapacidad está debilitando más los argumentos para la financiación
de apoyo social adecuado para que las personas con discapacidad vivan
plenamente y en igualdad de condiciones en sus comunidades.”
Mujer y nueva genética
El colectivo de mujeres con diversidad funcional está afectado más directamente por
algunos de los temas bioéticos tratados y por ello son parte de atención específica del
documento citado “Las personas con discapacidad hablan de la Nueva Genética.”, que
sobre este particular explica:
“Con respecto al impacto de la genética en la reproducción humana apoyamos
los derechos de la mujer para elegir en lo que se refiere a sus embarazos. No
obstante, deploramos el contexto en el que se hacen estas elecciones.
•
Puede
que
se
elija
sin
la
suficiente
información
mientras
el
asesoramiento genético sea dirigido e informe mal a los padres sobre la
experiencia de la diversidad funcional.
182
Íbidem
Bioética al otro lado del espejo -141
•
Puede que no se elija libremente mientras continúen los mitos, los
miedos, los estereotipos de la discriminación de las personas con
diversidad funcional.
•
Puede que no se elija libremente si las mujeres se encuentran bajo la
presión social de aceptar las pruebas rutinarias.
•
Puede que no se elija realmente hasta que las mujeres no se sientan
capaces de continuar con un embarazo sabiendo que traerán a su hijo a
una sociedad que les da la bienvenida y que les proporciona los
sistemas de apoyo necesarios.
Somos conscientes de que la ley, en la mayoría de los países, discrimina a las
personas con diversidad funcional permitiendo la interrupción del embarazo
después de un tiempo establecido, en el caso de que el futuro niño pudiese
padecer una diversidad funcional, sin embargo, tal discriminación sería
claramente declarada ilegal por motivos de raza o sexo. Esta medicalización de
la calidad de vida reduce el valor de las vidas de las personas con diversidad
funcional y de todos los demás.
Estamos profundamente alarmados por el hecho de que sin el adecuado apoyo
sanitario y social, a las personas con diversidad funcional con frecuencia se les
hace sentir como una carga social y se encuentran presionados a la hora de
decidir sobre la opción de la eutanasia legalizada.”
Desde el otro lado del espejo se rechaza la ideología utilitarista que anima a muchos de
los nuevos genetistas humanos, particularmente porque asumen que la sociedad estaría
mejor económicamente sin la inconveniencia y el gasto de las personas con diversidad
funcional. Por el contrario, se desea que toda práctica clínica se base en sólidos
principios de justicia, ética y de no discriminación con respecto a la diversidad, la
autonomía y la elección plenamente informada.
El infanticidio
El infanticidio por causa de diversidad funcional es la muerte de un bebé de quien se
piensa que va a tener una gran diferencia funcional y al que no se le permite sobrevivir.
La muerte se le puede causar utilizando sedantes o por el cese de alimentación o
dejando de limpiar las vías respiratorias cuando lo necesita. A veces se justifica
diciendo que el bebé aún no es una persona con todos sus derechos que esto conlleva y
porque de cualquier manera, su vida no merece la pena ser vivida.
Bioética al otro lado del espejo -142
En algunos países (en particular el Reino Unido), una madre culpable de infanticidio
cuando está amamantando o poco después del nacimiento, será acusada de homicidio
involuntario, mientras que para cualquier otra persona la muerte sería considerada como
asesinato.
Sobre el infanticidio, al otro lado del espejo se piensa que183:
•
“A veces se sabe que, como las pruebas no determinan necesariamente
la incidencia de una deficiencia, es mejor esperar a que el niño nazca
antes de decidir si debe vivir.
•
Esto (el infanticidio) es, por supuesto, contrario a la ley y a los
derechos, los cuales reconocen que la vida comienza con la primera
respiración.
•
(en casos de infanticidio) La calidad de vida de las personas con
discapacidad se mide según predicciones médicas (no por hechos
probados), normas económicas y actitudes culturales. Se presta poco
reconocimiento al deber social de apoyar a los padres y al niño con
discapacidad para que los costes y consecuencias de la deficiencia se
minimicen y asegurar que ese niño con discapacidad sea bienvenido a
la familia humana con el mismo grado de placer que un niño sin
discapacidad.”
Demandas al otro lado del espejo
Por último de presentan a continuación las demandas estipuladas en el mismo
documento en el año 2000:
“Demandas de las personas con discapacidad
Partiendo de la base de que los avances en genética humana y de que las
decisiones sobre la calidad de vida basadas en criterios médicos plantean
graves cuestiones éticas para las personas con o sin discapacidad, y de que
estas cuestiones deben considerarse en el marco de una diversidad duradera
indispensable para el género humano, quiero exponer una serie de demandas
ya establecidas por los grupos de personas con discapacidad.
183
DPI (Disabled Peoples' International) Europe. (2000). “Las personas con discapacidad hablan…” op.
cit.
Bioética al otro lado del espejo -143
1.
El uso de los nuevos descubrimientos, técnicas y prácticas genéticas
sean rigurosamente regulados para evitar la discriminación y para que protejan
plenamente, y en todas las circunstancias, los derechos humanos de las
personas con discapacidad,
2.
El asesoramiento genético se haga con toda la información y sin
presiones, que se base en derechos, sea universal y gratuito y que refleje la
experiencia real de la discapacidad,
3.
Los padres no se vean sometidos a presiones de manera oficial ni
informal
para
hacerse
tests
prenatales
o
someterse
a
interrupciones
"terapéuticas" del embarazo,
4.
Todos los niños que nazcan deberán ser bienvenidos al mundo y se les
proporcionará los niveles apropiados de apoyo social, y financiero,
5.
La diversidad humana sea reconocida y no se elimine por valoraciones
discriminatorias de calidad de vida, que podrían conducir a la eutanasia, el
infanticidio y la muerte como resultado de la no intervención.
6.
Las organizaciones de personas con discapacidad estén representadas
en todos los organismos consultivos y legislativos relacionados con la genética
humana,
7.
Una vez acabado el plazo legal que motive un aborto, no deberá existir
ningún tipo de discriminación en relación con la discapacidad como
fundamento legal excepcional para abortar,
8.
Haya un amplio programa de formación para todos los profesionales de
la salud y de los servicios sociales desde una perspectiva igualitaria de la
discapacidad,
9.
Ya que el genoma humano es propiedad común de la humanidad, no se
permita que se patente el material genético,
10.
Que no se violen los derechos humanos de las personas con
discapacidad que no pueden dar su consentimiento para intervenciones
médicas.”
Obsérvese que el documento es del año 2000, con lo que algunas palabras y
reivindicaciones han evolucionado, pero estas demandas siguen plenamente vigentes, y
desatendidas.
Bioética al otro lado del espejo -144
Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida
Algunos de los temas tratados en esta sección están regulados en la legislación española
por la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. En
ella se encuentran varios artículos que no concuerdan con lo establecido en la
Convención de la ONU. Así, analizando el artículo 5:
Artículo 5. Donantes y contratos de donación.
…
6. Los donantes deberán tener más de 18 años, buen estado de salud psicofísica y
plena capacidad de obrar. Su estado psicofísico deberá cumplir las exigencias de
un protocolo obligatorio de estudio de los donantes que incluirá sus
características fenotípicas y psicológicas, así como las condiciones clínicas y
determinaciones analíticas necesarias para demostrar, según el estado de los
conocimientos de la ciencia y de la técnica existentes en el momento de su
realización, que los donantes no padecen enfermedades genéticas, hereditarias o
infecciosas transmisibles a la descendencia.
Estas mismas condiciones serán aplicables a las muestras de donantes
procedentes de otros países; en este caso, los responsables del centro remisor
correspondiente deberán acreditar el cumplimiento de todas aquellas condiciones
y pruebas cuya determinación no se pueda practicar en las muestras enviadas a
su recepción. En todo caso, los centros autorizados podrán rechazar la donación
cuando las condiciones psicofísicas del donante no sean las adecuadas.
En esta Ley, cualquier persona que tenga una diversidad genética se ve discriminada a
la hora de ser donante, si se diera el caso de que una persona con diversidad genética no
pudiera tener hijos de manera natural. Así, una persona “genéticamente incorrecta”184
que participa plenamente en la sociedad y que ha heredado su diversidad genética vería
como se le discriminaba a la hora de poder acceder a la paternidad, sin importar si a él
le parece importante que un posible hijo o hija la herede.
184
Alusión al título del libro escrito por JOURNET, N. (2007) «Génétiquement incorrect». op. cit.
Bioética al otro lado del espejo -145
Los casos de discriminación por diversidad funcional de origen genético deberán
desaparecer ante la incorporación de la Convención de la ONU al sistema legal español,
por lo que este artículo deberá ser reformulado.
En el artículo 6, encontramos de nuevo esa discriminación:
Artículo 6. Usuarios de las técnicas.
1. Toda mujer mayor de 18 años y con plena capacidad de obrar podrá ser
receptora o usuaria de las técnicas reguladas en esta Ley, siempre que haya
prestado su consentimiento escrito a su utilización de manera libre, consciente y
expresa.
La mujer podrá ser usuaria o receptora de las técnicas reguladas en esta Ley con
independencia de su estado civil y orientación sexual.
2. Entre la información proporcionada a la mujer, de manera previa a la firma de
su consentimiento, para la aplicación de estas técnicas se incluirá, en todo caso,
la de los posibles riesgos, para ella misma durante el tratamiento y el embarazo y
para la descendencia, que se puedan derivar de la maternidad a una edad
clínicamente inadecuada.
3. Si la mujer estuviera casada, se precisará, además, el consentimiento de su
marido, a menos que estuvieran separados legalmente o de hecho y así conste de
manera fehaciente. El consentimiento del cónyuge, prestado antes de la
utilización de las técnicas, deberá reunir idénticos requisitos de expresión libre,
consciente y formal.
4. En la aplicación de las técnicas de reproducción asistida, la elección del
donante de semen sólo podrá realizarse por el equipo médico que aplica la
técnica, que deberá preservar las condiciones de anonimato de la donación. En
ningún caso podrá seleccionarse personalmente el donante a petición de la
receptora. En todo caso, el equipo médico correspondiente deberá procurar
garantizar la mayor similitud fenotípica e inmunológica posible de las muestras
disponibles con la mujer receptora.
La inclusión del concepto de “plena capacidad de obrar” de una mujer usuaria del
sistema, impide de iure que las mujeres que puedan tener algún tipo de diversidad
funcional intelectual o mental accedan a esas técnicas.
Bioética al otro lado del espejo -146
Un poco más adelante en el texto legal, se llega al diagnóstico preimplantacional:
Artículo 12. Diagnóstico preimplantacional.
1. Los centros debidamente autorizados podrán practicar técnicas de diagnóstico
preimplantacional para:
a) La detección de enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y no
susceptibles de tratamiento curativo posnatal con arreglo a los conocimientos
científicos actuales, con objeto de llevar a cabo la selección embrionaria de los
preembriones no afectos para su transferencia.
b) La detección de otras alteraciones que puedan comprometer la viabilidad del
preembrión. La aplicación de las técnicas de diagnóstico preimplantacional en
estos casos deberá comunicarse a la autoridad sanitaria correspondiente, que
informará de ella a la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.
2. La aplicación de técnicas de diagnóstico preimplantacional para cualquiera
otra finalidad no comprendida en el apartado anterior, o cuando se pretendan
practicar en combinación con la determinación de los antígenos de
histocompatibilidad de los preembriones in vitro con fines terapéuticos para
terceros, requerirá de la autorización expresa, caso a caso, de la autoridad
sanitaria correspondiente, previo informe favorable de la Comisión Nacional de
Reproducción Humana Asistida, que deberá evaluar las características clínicas,
terapéuticas y sociales de cada caso.
Este artículo, en su epígrafe 1.a deja plena constancia de lo ya mencionado
anteriormente, las pruebas de diagnóstico no son neutras en su intención, sino que
tienen como fin la selección de aquellos embriones que cumplan los patrones culturales
mayoritarios. Obsérvese de nuevo la preponderancia de la visión médica de la
diversidad funcional; como se seleccionan aquellos no afectos de “enfermedades” que
no es posible tratar. De nuevo, se trabaja bajo una visión erradicada por la Convención
de la ONU.
Este artículo impediría a una pareja con diversidad auditiva elegir que su hijo tuviera
sordera, algo que algunas parejas consideran para su hijo beneficioso bajo su patrón
cultural minoritario.
Bioética al otro lado del espejo -147
Sin embargo no impediría lo contrario, es decir que una pareja eligiera a un hijo sin
sordera, algo beneficioso para su patrón cultural mayoritario.
Es obvio que el resultado es una merma de la dignidad intrínseca o moral de aquellas
personas que puedan tener un tipo diversidad genética y por lo tanto la elección de una
construcción social basada en ese tipo de discriminación.
Artículo 13. Técnicas terapéuticas en el preembrión.
1. Cualquier intervención con fines terapéuticos sobre el preembrión vivo in
vitro sólo podrá tener la finalidad de tratar una enfermedad o impedir su
transmisión, con garantías razonables y contrastadas.
2. La terapia que se realice en preembriones in vitro sólo se autorizará si se
cumplen los siguientes requisitos:
a) Que la pareja o, en su caso, la mujer sola haya sido debidamente informada
sobre los procedimientos, pruebas diagnósticas, posibilidades y riesgos de la
terapia propuesta y las hayan aceptado previamente.
b) Que se trate de patologías con un diagnóstico preciso, de pronóstico grave o
muy grave, y que ofrezcan posibilidades razonables de mejoría o curación.
c) Que no se modifiquen los caracteres hereditarios no patológicos ni se busque
la selección de los individuos o de la raza.
d) Que se realice en centros sanitarios autorizados y por equipos cualificados y
dotados de los medios necesarios, conforme se determine mediante real decreto.
3. La realización de estas prácticas en cada caso requerirá de la autorización de
la autoridad sanitaria correspondiente, previo informe favorable de la Comisión
Nacional de Reproducción Humana Asistida.
Este artículo trata de la terapia génica, es decir de la “cura” antes del nacimiento, como
única solución a la diversidad funcional. A estas alturas del texto resulta redundante
abundar en la visión médica reduccionista de este tipo de terapias, muy poco probadas
hasta ahora. Resulta interesante, sin embargo el apartado c) por su intento de que no “se
busque la selección de los individuos” que, bajo el modelo de la diversidad, es
exactamente lo que se está haciendo: seleccionar aquellos que tienen “patologías con un
diagnóstico preciso, de pronóstico grave o muy grave” para convertirlos en
pertenecientes a esa mayoría difusa de “sanos”.
Bioética al otro lado del espejo -148
En esa línea llama la atención la Disposición adicional quinta:
Disposición adicional quinta. Garantía de no discriminación de las personas
con discapacidad.
Con arreglo a lo dispuesto en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de
oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con
discapacidad, las personas con discapacidad gozarán de los derechos y
facultades reconocidos en esta Ley, no pudiendo ser discriminadas por razón de
discapacidad en el acceso y utilización de las técnicas de reproducción humana
asistida.
Asimismo, la información y el asesoramiento a que se refiere esta ley se
prestarán a las personas con discapacidad en condiciones y formatos accesibles
apropiados a sus necesidades.
Esta disposición adicional es un loable intento de garantizar la no discriminación de las
personas con diversidad funcional en el acceso a las técnicas de reproducción asistida y
está en contraposición con algunos artículos de la propia Ley:
•
El artículo 5 discrimina como donantes a las personas con algún tipo de
diversidad funcional de origen genético
•
El artículo 6 discrimina como usuarias a las mujeres con diversidad que puedan
tener algún tipo de diversidad intelectual o mental.
Además de dar menos valor a la dignidad moral o intrínseca de algunos seres humanos
en los artículos 12 y 13.
Esta contradicción es un fiel reflejo de una sociedad que cree y se vanagloria de no
discriminar a las personas con diversidad funcional, mientras que lo que en realidad
hace es discriminar y mermar la dignidad de este colectivo.
Bioética al otro lado del espejo -149
6.4 La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica
6.4.1. La terminología, una cuestión previa
Como parte del nuevo desarrollo teórico del modelo de la diversidad185, se trabaja en la
erradicación de la terminología negativa que describe histórica y habitualmente al
colectivo de personas con diversidad funcional. Una vez erradicado del lenguaje el
término "discapacidad" y sustituido por el de "diversidad funcional", en esta sección se
afronta la negatividad de las palabras "incapaz", "incapacitado", o "persona
incapacitada".
Consultando el significado del término en el Diccionario de la Real Academia186,
encontramos dos acepciones de la palabra:
incapacitado, da.
1. adj. Falto de capacidad o aptitud para hacer algo.
2. adj. Dicho de una persona: Sujeta a interdicción civil187. U. t. c. s188.
En este caso se trata de la segunda acepción del término, que viene regulada en la Ley
13/1983, de 24 de octubre, de reforma del Código Civil en materia de tutela189.
En la Ley se establecen las posibles causas por las que una persona puede ser
“incapacitada”, en su artículo 200:
“Art. 200. Son causas de incapacitación las enfermedades o deficiencias
persistentes de carácter físico o psíquico que impidan a la persona gobernarse
por sí misma.”
185
Modelo teórico desarrollado en PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…»
op.cit.
186
Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición. Disponible en web: www.rae.es
187
Según el mismo diccionario: Privación de derechos civiles definida por la ley
188
Usado también como sustantivo
189
Disponible en web:
http://www.derecho.com/xml/disposiciones/trini/disposicion.xml?id_disposicion=31931
Bioética al otro lado del espejo -150
Además, entre otras cosas, se indica que una persona sólo puede ser el “incapacitada”
como resultado de una sentencia judicial, se regula quién puede arrancar un proceso de
“incapacitación” (cónyuge, descendientes, ascendientes, hermanos y Ministerio Fiscal),
se indica que los menores de edad también pueden ser “incapacitados” (art. 201) y se
establecen tres tipos de protección a esa persona y sus bienes (tutela, curatela y defensor
judicial).
Siguiendo con artículos del Código Civil, a en el artículo 222 se indica:
“Art. 222. Estarán sujetos a tutela:
1. Los menores no emancipados que no estén bajo patria potestad.
2. Los incapacitados, cuando la sentencia lo haya establecido.
3. Los sujetos a la patria potestad prorrogada, al cesar esta, salvo que proceda la
curatela.”
Así podemos decir que quienes han sido “incapacitados” están “sujetos a tutela” y lo
están, como indica el artículo 200, por causa de su diversidad funcional, ya sea ésta
física o psíquica.
Sin embargo, ante la entrada en vigor de la Convención de la ONU, conviene analizar lo
que al respecto se dice en ese nuevo texto legal, que ya ha sido referenciado y analizado
en la sección 4.3.1:
“Artículo 12. Igual reconocimiento como persona ante la ley
…
3. Los Estados Partes adoptarán las medidas pertinentes para proporcionar
acceso a las personas con discapacidad al apoyo que puedan necesitar en el
ejercicio de su capacidad jurídica.
…
”
De este texto, se deduce que en el futuro, este grupo de personas dejará de estar “sujeta
a tutela”, para pasar a disponer de “apoyo” en la toma de decisiones relacionadas con su
capacidad jurídica, concepto más acorde al ya existente de “curatela”, tal como se
define en los artículos 286-298 del Código Civil.
Bioética al otro lado del espejo -151
Por este motivo, los artículos del Código Civil relacionados con estos aspectos deberán
ser revisados para adaptarse a la nueva situación.
Con todas las precauciones necesarias por, tratarse de un término legal, se propone la
utilización del término "persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica ", que
el autor entiende como no negativa y acorde a la Convención de la ONU. Tómese esta
propuesta como una evolución de otra propuesta anterior del propio autor190, más acorde
a la aprobación de la Convención de la ONU.
6.4.2. El concepto de esterilización
Siguiendo al profesor Seoane Rodríguez191:
“…por esterilización ha de entenderse cualquier intervención o procedimiento
que ocasione la pérdida de la capacidad génesica (capacitas generandi) en la
persona que lo sufre sin extirpación o ablación de sus órganos sexuales –es
decir, manteniendo incólume su capacidad para copular (capacitas coeundi).”
La esterilización puede llevarse a cabo mediante procedimientos quirúrgicos, sustancias
bioquímicas u hormonales, o radiaciones. Los métodos quirúrgicos, como la ligadura de
trompas en la mujer y la vasectomía en el hombre, son los empleados con mayor
frecuencia.
La esterilización es un método anticonceptivo, pero sólo uno de los muchos que pueden
ser utilizados. Conviene resaltar que la esterilización mantiene la libido y la capacidad
de relación o unión sexual completa. En algunos casos, la esterilización puede ser
reversible.
6.4.3. La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica en el mundo occidental
Siguiendo de nuevo al mismo autor, podemos realizar una breve descripción de la
situación de la esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica en varios países192:
190
ROMAÑACH CABRERO, J. (2007) “Esterilización en España ¿Discriminación?”. En XV Semana
de ética y filosofía política: Tradición e innovación en ética y filosofía política. UNED. Madrid, 27-29 de
Marzo de 2007
191
SEOANE RODRÍGUEZ, J.A. (1996) «La esterilización de incapaces en el derecho español».
Colección F. Paideia. Documentos 8. Fundación Paideia. La Coruña. 1996. p. 61
Bioética al otro lado del espejo -152
"Del examen conjunto de los ordenamientos jurídicos extranjeros se pueden
extraer algunas conclusiones y aportaciones. En lo que al Derecho continental
se refiere, es pauta común en la mayoría de los ordenamientos estudiados
(Alemania, Austria, Italia y Portugal. La única excepción la constituye Francia)
la consideración de la esterilización voluntaria, impone en las respectivas
normas penales a través de la regulación de la institución del consentimiento
en materia de lesiones. Al margen de esto, y ya refiriéndose en particular a la
esterilización
de
disminuidos
psíquicos,
resultan
de
interés
las
Recomendaciones y los Presupuestos alemanes del año 1987, así como las
propuestas legislativas italianas de los años 1978- 1979 y 1986, por cuanto
presentan un conjunto de condiciones o requisitos que deben ser observados al
realizar las intervenciones esterilizadoras en orden a garantizar los derechos de
aquéllas personas, sin olvidar el parágrafo 1905 del Código civil alemán.
Por su parte, en el Derecho anglosajón (Australia, Canadá, Estados Unidos y
Reino Unido) se aprecia un tratamiento más pormenorizado de la esterilización
de personas incapaces, en especial por vía casuística-refugios judiciales-. La
característica principal de estos ordenamientos es la utilización del criterio del
bienestar y mayor beneficio o mejor interés del incapaz (welfare and best
interest) como criterio decisorio, criterio presente tanto en el ámbito
jurisprudencial cómo el normativo. Junto a ésta destaca la atribución a los
Tribunales de la competencia para autorizar o denegar la práctica de la
esterilización de los disminuidos psíquicos o incapaces -al considerar
insuficiente el consentimiento de los padres o representantes legales a tal
efecto-."
6.4.4. La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica en España. El artículo 156 del Código Penal
La esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica está
legalizada en España a partir de 1989, cuando se aprobó la Ley Orgánica 3/1989, de 21
de junio, de actualización del Código Penal, en la que se añadió en el articulo 428 un
inciso al Código Penal que establecía la facultad de esterilizar a una persona con
necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, de modo no punible.
Esta medida fue corroborada como constitucional por la Sentencia 215/1994, de 14 de
julio del Tribunal Constitucional.
192
Ibídem. p. 37
Bioética al otro lado del espejo -153
La regulación de esta medida se hizo en 1995 en el nuevo Código Penal, cuyo artículo
156 contiene la normativa relativa a la esterilización de personas con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica, que introdujo el concepto de “mayor interés”, ausente en
el artículo 428 del Código Penal anterior. Su entrada en vigor fue efectiva el 24 de mayo
de 1996.
En el Código Penal de 1995 podemos encontrar varios artículos relacionados con la
esterilización, que se transcriben a continuación por resultar interesantes y pertinentes
para este análisis.193
“Artículo 149.
1. El que causara a otro, por cualquier medio o procedimiento, la pérdida o la
inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la
esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o
psíquica, será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.
2. El que causara a otro una mutilación genital en cualquiera de sus
manifestaciones será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.
Si la víctima fuera menor o incapaz, será aplicable la pena de inhabilitación
especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o
acogimiento por tiempo de cuatro a 10 años, si el juez lo estima adecuado al
interés del menor o incapaz.”
Obsérvese que en este artículo se protege específicamente de una esterilización
involuntaria a menores o personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica.
“Artículo 155.
En los delitos de lesiones, si ha mediado el consentimiento válida, libre,
espontánea y expresamente emitido del ofendido, se impondrá la pena inferior
en uno o dos grados.
193
Ley Orgánica 10/1995, de 23 de Noviembre, del Código Penal. (BOE nº 281, 24 de noviembre de
1995) Modificada por las Leyes Orgánicas: 2/1998 (BOE nº 143, de 16-06-1998), 7/1998 (BOE nº 239,
de 6-10-1998) , 11/1999 (BOE nº 1048, de 1-05-1999), 14/1999 (BOE nº 138, de 10-06-1999) , 2/2000
(BOE nº 8, de 10-01-2000), 3/2000 (BOE nº 10, de 12-01-2000), 4/2000 (BOE nº 10, de 12-01-2000),
5/2000 (BOE nº 11, de 13-01-2000), 7/2000 (BOE nº 307, de 23-12-2000), 8/2000 (BOE nº 307, 23-122000), 3/2002(BOE nº 123, de 23-05-2002) ,9/2002 (BOE nº 296, 11-12-2002), 1/2003 (BOE nº 60, de
11-03-2003), 7/2003 (BOE nº 156, de 1-07-2003), 11/2003 (BOE nº 234, de 30-09-2003) ,15/2003 (BOE
nº 283, de 26-11-2003), 20/2003 (BOE nº 309, de 26-12-2003), 1/2004 (BOE nº 313, de 29-12-2004),
2/2005 (BOE nº 149, 22-06-2005),4/2005 (BOE nº 243, 11-10-2005)
Bioética al otro lado del espejo -154
No será válido el consentimiento otorgado por un menor de edad o un incapaz.”
En este artículo, se rebajan las penas si hubiera consentimiento, pero de nuevo se
protege a menores o personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, por
entender que su consentimiento ante lesiones no es válido.
“Artículo 156.
No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el consentimiento válida, libre,
consciente y expresamente emitido exime de responsabilidad penal en los
supuestos de trasplante de órganos efectuado con arreglo a lo dispuesto en la
Ley, esterilizaciones y cirugía transexual realizadas por facultativo, salvo que el
consentimiento
se
haya
obtenido
viciadamente,
o
mediante
precio
o
recompensa, o el otorgante sea menor de edad o incapaz; en cuyo caso no será
válido el prestado por éstos ni por sus representantes legales.
Sin embargo, no será punible la esterilización de persona incapacitada que
adolezca de grave deficiencia psíquica cuando aquélla, tomándose como criterio
rector el del mayor interés del incapaz, haya sido autorizada por el Juez, bien
en el mismo procedimiento de incapacitación, bien en un expediente de
jurisdicción voluntaria, tramitado con posterioridad al mismo, a petición del
representante legal del incapaz, oído el dictamen de dos especialistas, el
Ministerio Fiscal y previa exploración del incapaz.”
En este artículo se pueden distinguir dos partes, separadas en párrafos independientes:
en el primero (156.I) se define un conjunto de lesiones que se pueden hacer con
consentimiento de la persona, entre las que se incluye la esterilización; en el segundo
(156.II) se establece la no penalización de la esterilización de personas con gran
diversidad funcional psíquica. Para ello se exige que: sean personas con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica (estén legalmente “incapacitadas”), se haga bajo criterio
de “mayor interés del incapaz”, lo solicite su tutor legal y el proceso se haga bajo la
tutela de un juez, dos especialistas y con el dictamen del Ministerio Fiscal.
Pasamos a continuación a hacer un análisis más profundo de los diferentes aspectos de
esta segunda parte del artículo 156.
Persona incapacitada o persona con necesidad de apoyo a su
capacidad jurídica
El artículo 156.II es sólo de aplicación a personas que hayan sido declaradas
“incapaces” (adultas con tutela legal), para lo cual hace falta una sentencia judicial
Bioética al otro lado del espejo -155
firme declaratoria de incapacidad en virtud de lo establecido en los artículos 199 y 200
del Código Civil.
Al ser una persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, su capacidad de
decisión para este tipo de asuntos queda transferida al representante legal, que es quien
debe hacer la solicitud de la esterilización, tal como se indica en el artículo: “a petición
del representante legal del incapaz”
Grave deficiencia psíquica o gran diversidad funcional
psíquica
En el artículo 156.II se estipula otro requisito: “que adolezca de grave deficiencia
psíquica“. No obstante no resulta tan sencillo decidir quién tiene o no una “grave
deficiencia psíquica”. Para ello se recurre a la presencia de dos especialistas que, en
teoría, aunque no quede así explicitado, se puede suponer que deberían ser personas
capacitadas para definir la existencia y la gravedad de la “deficiencia psíquica”.
Por otra parte, no se especifica si esa “deficiencia” debe ser permanente o puede ser
transitoria.
Criterio de mayor interés de la persona incapacitada o con
necesidad de apoyo a su capacidad jurídica
La estipulación de este criterio se explicita en la frase “tomándose como criterio rector
el del mayor interés del incapaz”, concepto adoptado del derecho anglosajón y que se
incorporó en la revisión del Código Penal de 1995.
En teoría, con la incorporación del criterio, que se centra en lo que el tutor legal y el
juez consideren que es mejor para la persona con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica, se eliminan otro tipo de criterios como podrían ser criterios eugenésicos,
políticas sociales específicas u otro tipo de intereses.
Autorización del juez
Para que la esterilización no sea punible, se establece como requisito que: “haya sido
autorizada por el Juez, bien en el mismo procedimiento de incapacitación, bien en un
expediente de jurisdicción voluntaria, tramitado con posterioridad al mismo”.
La autorización judicial actúa en este supuesto como condición de no punibilidad del
hecho. Si no existiera esta autorización judicial, se daría lugar a la apreciación de un
Bioética al otro lado del espejo -156
delito de lesiones con resultados de esterilidad, estipulado en el artículo 149 del Código
Penal, que contempla una mayor pena por ser realizada a una persona con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica.
Además, la actuación judicial actúa como garante del criterio de mayor interés y del
cumplimiento del resto de requisitos.
Para mayor garantía se estipula además que debe escuchar la opinión del Ministerio
Fiscal: “oído el dictamen de…, el Ministerio Fiscal…”
Procedimiento para solicitar la esterilización
Obsérvese que se admiten dos tipos de procedimiento para solicitar la esterilización:
“bien en el mismo procedimiento de incapacitación, bien en un expediente de
jurisdicción voluntaria, tramitado con posterioridad al mismo”.
La existencia de estos dos tipos de procedimiento está valorada en Seoane Rodríguez
como194:
“…la modificación más inconveniente y criticable del art. 156.II CP, en
particular por la designación del procedimiento de incapacitación, primer
cauce procesal apto para la tramitación de la solicitud de la esterilización”.
Efectivamente, al parecer se exige que la solicitud de esterilización sea hecha por el
tutor legal, pero si se arranca la solicitud “en el mismo proceso de incapacitación”, es
porque no existe un tutor legal designado previamente. Lo que de facto hace que se
permita que la esterilización sea solicitada por una persona o personas que pretenden ser
los tutores legales y todavía no lo son y que se arranque el proceso sobre una persona
que todavía no cumple el requisito de ser una persona con necesidad de apoyo a su
capacidad jurídica.
En opinión de Seoane Rodríguez, tampoco parece ser perfecta la opción de “en un
expediente de jurisdicción voluntaria, tramitado con posterioridad al mismo”, ya que
según lo estipulado en el art. 1811 LEC: “Se considerarán actos de jurisdicción
voluntaria todos aquellos en que sea necesaria, o se solicite la intervención del Juez sin
estar empeñada, ni promover ser cuestión alguna entre partes conocidas y
determinadas”.
194
SEOANE RODRÍGUEZ, J.A. «La esterilización…» op.cit. p. 125
Bioética al otro lado del espejo -157
Para el profesor Seoane Rodríguez, esta solución es incompleta ya que la petición de
esterilización puede ser considerada perjudicial o inconveniente para la persona incapaz,
siendo posible impugnarla. Según el mismo profesor, en ese caso: “el curso del
expediente de jurisdicción voluntaria debería suspenderse y su prosecución debería
llevarse a cabo a través de un procedimiento de menor cuantía”195
Dictamen de los especialistas
En lo que respecta al dictamen de los especialistas, poco deja entrever la ley, que se
limita a decir: “oído el dictamen de dos especialistas”. Según algunos autores estos
especialistas pueden ser médicos, psicólogos o pedagogos. Se podría intuir que al
tratarse de la determinación de “grave deficiencia psíquica”, al menos uno de los
especialistas debería ser un psiquiatra. Por otro lado, al tratarse de una esterilización
parece lógico que el otro especialista lo fuese en obstetricia y ginecología. No obstante,
el criterio de selección de especialistas se deja a criterio del juez.
Dictamen del Ministerio Fiscal
Las actuaciones del Ministerio Fiscal se rigen por lo establecido en el artículo 124 de la
Constitución Española:
“Artículo
124.1.
El
Ministerio
Fiscal,
sin
perjuicio
de
las
funciones
encomendadas a otros órganos, tienen como misión promover la acción de la
justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del
interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así
como velar por la independencia de los Tribunales y procurar ante éstos la
satisfacción del interés social.”
Por lo tanto la obligación del Ministerio Fiscal es la de velar por los derechos de la
persona que se pretende esterilizar y por su “mayor interés”.
Exploración del incapaz
De nuevo, en el requisito: “y previa exploración del incapaz.”, nos encontramos, en
palabras del profesor Seoane Rodríguez, con “el laconismo del legislador -que deviene
195
Ibídem. p. 129
Bioética al otro lado del espejo -158
en insuficiencia e imprecisión- puede resultar desconcertante pues no incluye
orientación alguna en relación a este requisito”196.
Para encontrar alguna pista referente a esta exploración, debemos remitirnos al artículo
208 del Código Civil que dice:
“el Juez oirá a los parientes más próximos del incapaz, examinará a éste por sí
mismo, oirá el dictamen de un facultativo y, sin perjuicio de las pruebas
practicadas a instancia de parte, podrá decretar de oficio, cuántas estime
pertinentes”.
Por lo tanto podemos suponer que el juez deberá hacer una apreciación personal de la
persona “incapacitada” y podrá pedir cuantas pruebas estime oportunas.
6.4.5. Dudas suscitadas por el artículo 156.II
Cualquier persona que lea este artículo del Código Penal con un poco de profundidad,
no puede menos que terminar su lectura planteándose algunas dudas:
•
¿Quién y cómo determina la gravedad de la “deficiencia psíquica”?
•
¿Puede ser transitoria?
•
¿Qué titulación deben tener los especialistas?
•
¿Puede una persona, que pretende ser el tutor (y por lo tanto no lo es todavía) de
la persona adulta con gran diversidad funcional psíquica, arrancar el proceso de
esterilización?
•
Si la persona con “grave deficiencia psíquica” no puede determinar su mayor
interés, ¿cómo se garantiza que ese mayor interés sea el suyo y no el del tutor?
•
¿En qué consiste exactamente la “exploración del incapaz”
Parecen demasiadas dudas, teniendo en cuenta que se trata de una decisión que afecta al
artículo 15 de la Constitución Española197, derecho especialmente protegido ya que está
incluido en el Título I de la Constitución, “De los derechos y deberes fundamentales”.
196
Ibidem. p. 133
197
“Artículo 15. Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso,
puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes. Queda abolida la pena de
muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para tiempos de guerra.”
Bioética al otro lado del espejo -159
6.4.6. La constitucionalidad de la esterilización de personas con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica
Cuestiones parecidas a las anteriores dieron lugar al recurso de inconstitucionalidad
número 1495/92, promovida por el Juzgado de Primera Instancia número 5 de
Barcelona.198 A efectos de este texto, resulta interesante profundizar en los argumentos
defendidos para justificar dicha constitucionalidad y en los utilizados por algunos
magistrados para disentir del fallo.
El fallo o decisión de la Sentencia del Tribunal Constitucional 215/1994, de 14 de julio
declaró que “el párrafo segundo, último inciso, del artículo 428 del Código Penal… no
es contrario a la Constitución”.199 La resolución no fue unánimemente adoptada, sino
que de la misma disintieron cinco Magistrados que expresaron su discrepancia en cuatro
votos particulares, tres de ellos expresando su disconformidad tanto con el fallo como
con los fundamentos jurídicos de la sentencia, y uno conforme con el fallo pero
disconforme con la fundamentación jurídica.
La importancia del artículo 156 del Código Penal, su contenido y controversia dentro
del sistema legal español tuvo eco internacional, que quedó reflejado en los párrafos 38
a 41 del “Tercer informe periódico de España en el Comité contra la tortura de las
Naciones Unidas”, dentro del examen de los informes presentados por los estados
partes con arreglo al artículo 19 de la Convención contra la tortura200:
198
Conviene resaltar que este recurso de inconstitucionalidad se interpuso respecto del artículo 6 de la
Ley Orgánica 3/1989, de 21 de junio, de actualización del Código Penal en la parte del mismo que dio
nueva redacción al artículo 428 de dicho Código. Ese párrafo tenía la siguiente redacción: “Sin embargo,
no será punible la esterilización de personas incapaces que aparezca de grave deficiencia psíquica cuando
aquélla haya sido autorizada por el Juez a petición del representante legal del incapaz, oído el dictamen de
los especialistas, el Ministerio Fiscal y previa exploración del incapaz”. Redacción muy similar a la del
artículo 156 del Código Penal actual, que no incorporaba el concepto de “mayor interés para la persona
incapacitada”.
199
Una versión completa del texto de la sentencia 215/1994 del Tribunal Constitucional se puede
encontrar en SEOANE RODRÍGUEZ, J.A. «La esterilización de…» op. cit. pp. 140-166
200
NACIONES UNIDAS. (1997) Comité contra la tortura. Examen de los informes presentados por los
estados partes con arreglo al artículo 19 de la convención. Terceros informes periódicos que los Estados
Partes. Adición ESPAÑA. 23 de junio de 1997. Párrafo 41. Disponible en Web:
http://www.unhchr.ch/tbs/doc.nsf/(Symbol)/CAT.C.34.Add.7.Sp?Opendocument
Bioética al otro lado del espejo -160
“38. Siguiendo con el examen de este artículo, debe exponerse al Comité la
sentencia del Tribunal Constitucional del 14 de julio de 1994. Se trata de la
resolución de una cuestión de inconstitucionalidad planteada por un juez, en
orden a la conformidad o no con el artículo 15 de la Constitución del artículo
428 del Código Penal. Este artículo, introducido por la Ley Orgánica Nº
3/1989, de 21 de junio, despenaliza la esterilización de personas incapaces con
graves deficiencias psíquicas, siempre que se acuerde por la autoridad judicial,
previos los dictámenes médicos oportunos, a instancias del representante legal,
y con audiencia del fiscal y exploración judicial del incapaz.
39. El Tribunal Constitucional, en Pleno, resolvió que este artículo, dadas las
características de los hechos planteados, y atendidas todas las cautelas
establecidas en el precepto, no violaba el artículo 15 de la Constitución. La
sentencia fue objeto de cinco votos particulares, bien opuestos frontalmente a
tal despenalización, bien exigiendo mayores cautelas en la regulación legal.
40. El actual artículo 156 del vigente Código Penal sustituye al 428 antes
expuesto. Y la nueva redacción mejora sensiblemente la anterior, recogiendo
las prevenciones del Tribunal Constitucional. Antes, el artículo 428 no
mencionaba la finalidad de la esterilización, que se criticó podía ser solicitada
por los guardadores del incapacitado por puro egoísmo y comodidad, etc. En la
nueva redacción se exige que la esterilización tenga como "criterio rector el del
mayor interés del incapaz".
41. Indudablemente, el precepto no es pacífico, y la mejor demostración son los
votos particulares de la sentencia. En todo caso, y al margen de la posición
previa que sobre el tema cada persona puede sostener, y a los efectos de este
informe, se resaltan las cautelas legales, la sensibilidad garantista del Tribunal
Constitucional, y la pronta acogida de la misma por el legislador, que conducen
a rodear la despenalización de la esterilización de deficientes de las mayores
exigencias posibles.”
Debate y argumentos de constitucionalidad
A continuación se profundizará en el debate y argumentos de constitucionalidad que
dieron lugar a una sentencia positiva de constitucionalidad y a cinco votos particulares.
Tal como indica el profesor Seoane Rodríguez, los problemas fundamentales en los que
no hay acuerdo en la sentencia del Constitucional pueden sintetizarse en tres
interrogantes:
Bioética al otro lado del espejo -161
1. ¿Son suficientes las garantías previstas en el artículo 428 del Código Penal para
la realización lícita de la esterilización incapaces?
2. ¿Existe atentado contra el derecho a la vida o trato inhumano o degradante, lo
que significaría una vulneración del artículo 15 de la Constitución Española?
3. ¿Es posible la sustitución del consentimiento de la persona incapaz en esta
situación?
Con respecto a la primera cuestión, el Tribunal Constitucional estima suficientes las
garantías201:
“pues bien, prevista en el concepto de la inexcusable intervención de la familia
a través del representante legal del incapaz; del Juez mediante su autorización
que puede o no otorgar y que esta precedida de la exploración del evitar como y
de una previa declaración de incapacidad también parcialmente acordada; de
los especialistas que habrían de informar sobre la gravedad de la enfermedad
psíquica del incapaz y sobre las consecuencias que para su salud física y
mental podrá producir la esterilización y, finalmente, la intervención del
Ministerio Fiscal sobre el cumplimiento de todas y cada una de las garantías
previstas en la norma, permite afirmar que tales garantías son suficientes para
conducir a una resolución judicial que, sin otra mira que el interés del incapaz,
favorezca sus condiciones de vida”
En lo referente a la segunda cuestión, el Tribunal Constitucional entiende que la
esterilización de un “incapaz” por causa psíquica no significa un atentado contra el
derecho a la vida de éste ni supone trato inhumano o degradante, ya que202:
“Basta para ello con contrarrestar la índole de la medida cuya práctica puede
autorizar el Juez, llevada a cabo por facultativo especialista de manera
conforme a la lex artis, con los contornos de la acción constitucionalmente
vedada, según las identificada por nuestra jurisprudencia tomando como base
la doctrina del Tribunal Europeo de derechos humanos. En efecto, de una
parte, “tortura” y “tratos inhumanos o degradantes” son, en significado
jurídico…nociones graduadas de una misma escala que, en todos sus tramos,
denotan la causación, sean cuales fueren los fines, de padecimientos físicos o
psíquicos ilícitos e infligidos de modo vejatorio para quien los sufre y con esa
propia intención de vejar y doblegar la voluntad del sujeto paciente… Pues
201
STC 215/1994, de 14 de julio, Fundamento Jurídico 3
202
Ibidem. Fundamento jurídico 5
Bioética al otro lado del espejo -162
bien: nada de esto ocurre en el supuesto de la esterilización de deficientes
prevista en el art. 428 del C.P., como tampoco en el de la esterilización
voluntaria de personas capaces mayores de edad contemplada en el mismo
artículo.”
Por el contrario, admite la existencia de vulneración del derecho a la integridad física,
pero matiza esta cuestión enlazándola con la de la suplencia del consentimiento de la
persona incapaz203:
“Habrá de concluirse que el inciso cuestionado en el artículo 428 del C.P. no
plantea realmente un problema de posible vulneración del artículo 15 C.E. en
lo concerniente al derecho “a la integridad física y moral” –aunque ciertamente
afecta a ese derecho-, sino que tiene una dimensión diferente: precisar si el
derecho a la autodeterminación que a las personas capaces reconoce el párrafo
segundo del artículo 428 del C.P. es susceptible de ser otorgado también a
solicitud de su representantes legales y en los términos que establece el inciso
cuestionado a las personas incapaces que, a causa de una grave deficiencia
psíquica, no puedan prestar un consentimiento válido”
Lo que nos lleva a la tercera cuestión apuntada: la sustitución del consentimiento de la
persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica, problema que inmediatamente
se convierte para el Tribunal Constitucional en el de la justificación y la
proporcionalidad de la medida esterilizadora que interviene sobre la integridad corporal
del “deficiente psíquico”. El tribunal, con respecto a la objeción a sustituir la
autorización de la persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica por la de su
tutor en este caso, entiende que204:
“Más tal objeción, que excluiría a los incapaces de una posibilidad que se
otorga a las personas capaces, resulta porque llevada a sus últimas
consecuencias lógicas, conduciría a rechazar cualquier tratamiento médico –y
sobre todo una interacción quirúrgica ablatoria- indispensable para la vida o
simplemente beneficiosa para la salud de los deficientes psíquicos graves. La
propia esterilización puede estar médicamente indicada a los señalados fines.
El problema de la sustitución de consentimiento los casos de idoneidad del
sujeto para emitirlo, atendida su situación de grave deficiencia psíquica, se
convierte, por tanto, en el de la justificación y proporcionalidad de la acción
interventora sobre su integridad corporal; una justificación que únicamente ha
203
Ibídem. Fundamento jurídico 2
204
Ibídem. Fundamento jurídico 4
Bioética al otro lado del espejo -163
de residir, siempre en interés del incapaz, en la concurrencia de derechos y
valores constitucionalmente reconocidos cuya protección legitime la limitación
del derecho fundamental a la integridad física que la intervención entraña”.
Por lo tanto, el tribunal entiende que esa transferencia del poder de decisión al tutor, se
convierte, en este caso, en un dilema de proporcionalidad de la acción esterilizadora.
Así, lo que hace esa analizar si hay otros derechos constitucionales que pueda justificar
la proporcionalidad de la esterilización. Para ello indica que la esterilización permite a
la persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica205:
“…no estar sometido a una vigilancia constante que podría resultar contraria a
su dignidad (art. 10.1 C.E) y su integridad moral (art. 15 C.E.), haciendo
posible el ejercicio de su sexualidad…sin el riesgo de una posible procreación
cuyas consecuencias no puede prever ni asumir conscientemente… no podría
disfrutar de las satisfacciones y derechos que la paternidad y maternidad
comportan, ni cumplir por sí mismo los deberes (art. 39.3 C.E.) inherentes a
tales situaciones.”
En el mismo fundamento jurídico, el tribunal encuentra esa proporcionalidad206:
“…pues bien, analizada desde este prisma la norma cuestionada, es claro entre
la finalidad perseguida por legislador y el medio previsto para conseguirla, hay
esa necesaria proporcionalidad porque el resultado, ciertamente gravoso para
incapaz, no resulta desmedido para alcanzar en condiciones de seguridad y
certeza la finalidad que se persigue.”
Además, la sentencia entiende que la esterilización es compatible con el refuerzo de
protección para personas con diversidad funcional, establecido en el artículo 49 de la
CE207:
“…contribuye, en interés exclusivamente de los disminuidos psíquicos, a que
puedan desarrollar su vida en condiciones similares a la de las personas
capaces, evitando defectos que por su deficiencia psíquica no son capaces de
desear o asumir de una manera consciente. En definitiva, lo dispuesto en el
último inciso del art. 49 C.E. –que los incapaces disfruten de los derechos que
el Título I de la Constitución otorga a todos los ciudadanos-, no sólo es
205
Ibídem. Fundamento jurídico 4
206
Ibídem. Fundamento jurídico 4.b
207
Ibídem. Fundamento jurídico 6
Bioética al otro lado del espejo -164
compatible con la norma cuestionada, sino que, como ya hemos dicho,
contribuye a justificar la finalidad a que responde el precepto.”
Se puede concluir que la constitucionalidad de la medida se apoya fundamentalmente en
que, admitiendo que existe una vulneración de la integridad física y una apropiación del
consentimiento, ambas se consideran proporcionadas por perseguir un refuerzo de otros
derechos fundamentales de la persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica.
Los votos particulares que disienten de la constitucionalidad
Tal como se ha indicado anteriormente, la sentencia del tribunal constitucional no se
falló con unanimidad sino que dio lugar a cinco votos particulares, dos de ellos
justificando la inconstitucionalidad de la medida.
Podemos resumir las posturas de los votos que disienten indicando que entienden que
no existe proporcionalidad, que las garantías del proceso no son suficientes y que
algunos entienden que este artículo del Código Penal tiene un claro fin eugenésico.
A continuación se hace un extracto de las tesis expuestas por los magistrados, para el
lector interesado en profundizar en sus argumentos.
Magistrado don Vicente Gimeno Sendra
Este magistrado está de acuerdo con el fallo pero discrepa en dos asuntos: a) en las
alusiones a la mayor necesidad de esterilización de la mujer “deficiente” psíquica208 y b)
en las referencias al principio de proporcionalidad.
Las primeras las considera discriminatorias y sobre las segundas209:
“En este sentido, no deja de sorprender que, ante una “intervención corporal”
como lo son los análisis sanguíneos para investigación de la paternidad (que en
la doctrina alemana merecerían la calificación de leve o “banal”), nuestra STC
7/1994 haya efectuado un examen pormenorizado de las exigencias de
proporcionalidad y, ante una intervención corporal “grave”, como es el caso de
la esterilización, que entraña una mutilación de los órganos sexuales del ser
humano, dicho análisis brilla por su ausencia.”
208
Los párrafos a los que se refiere vienen en el fundamento jurídico 5.a, aunque no han sido analizados
en este texto
209
STC 215/1994, de 14 de julio, Voto concurrente que formula el Magistrado don Vicente Gimeno
Sendra a la Sentencia dictada en la C.I. 1.495/92
Bioética al otro lado del espejo -165
Por ello entiende que debe asegurarse que la intervención no suponga riesgos para la
vida y la salud de la persona, la justificación objetiva del logro de los fines y
comprobación de que no existen alternativas menos gravosas.
Magistrados don Julio Diego González Campos y Pedro don Cruz Villalón
Estos magistrados consideran que las garantías son insuficientes. Entienden que debería
haberse desarrollado una ordenación legal que regulase mejor todos los aspectos del
proceso y detectan las siguientes omisiones: que no se piden informes que determinen si
la deficiencia psíquica es permanente o no; que no se contemple la posibilidad de que la
persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica pueda comprender su
sexualidad y sus consecuencias; y que no se pondere si hay medidas menos gravosas
que puedan alcanzar el mismo objetivo, ni la necesidad de que la esterilización sea
necesaria para evitar perturbaciones graves de salud psíquica o física.
Magistrado don José Gabaldón López
Este magistrado disiente de la fundamentación y del fallo y entiende que ese segundo
párrafo es inconstitucional, puesto que210:
“Debe, sin embargo, partirse de una esencial afirmación: el incapaz es un ser
humano, que, como tal tiene derecho a su integridad física. La conducta que
deja de ser punible y por tanto se legitima no puede ni siquiera ser consentida
por el sujeto pasivo, por ser éste incapaz. Lo que se legitima pues, es esa lesión
física, autorizada por terceros: el representante legal que la solicita y el Juez
que la autoriza, supliéndose así la incapacidad para permitir la lesión de un
derecho esencial de la personalidad como es el de la integridad corporal,
considerado como irrenunciable y no susceptible de disposición, dada su
naturaleza.
Por otra parte, es en beneficio del propio sujeto como el Derecho arbitran las
medidas que suplen su incapacidad y no cuando se trata de permitir el
perjuicio patente que significa la lesión de su integridad corporal.”
Entiende que hay una finalidad eugenésica al indicar211:
210
STC 215/1994, de 14 de julio, Voto particular que formula el Magistrado don José Gabaldón López
respecto de la recaída en la cuestión de inconstitucionalidad núm. 1.495/92. Fundamento 2.
211
Ibídem. fundamento 3.
Bioética al otro lado del espejo -166
"El fin sociofamiliar, aleatoria y más bien teórico, carece asimismo de la fuerza
suficiente para parangonarse a aquél [el bienestar del disminuido psíquico] y
justificar su lesión. De hecho se basa en una serie de hipótesis como la de
evitar la prole del incapaz porque éste no está en condiciones de afrontar la
paternidad.... Más bien se trata de una finalidad eugenésica, en la que se
advierte el designio de lograr la tranquilidad de los guardadores del incapaz, al
fin y al cabo promotores de la autorización.”
Además pone de relieve el conocido principio filosófico del peligro de la pendiente
resbaladiza indicando que212:
"…ulteriores leyes podrán, una vez degradado el principio constitucional,
extender la aplicación de la medida mediante la modificación de las
condiciones exigibles: en cuanto los fines, en cuanto la persona del solicitante,
en cuanto a los requisitos de la intervención judicial... y finalmente, incluyendo
en la categoría "autorizable" a otros sujetos pasivos que se consideren
parangonables a los deficientes psíquicos. Cuando se altera un derecho de esta
naturaleza las consecuencias antijurídicas pueden llegar a ser desmesuradas"
Magistrado don Rafael de Mendizábal Allende
Este magistrado sostiene la inconstitucionalidad del artículo tratado. Hace referencia a
la historia de la eugenesia citando a Jiménez de Asúa y su defensa de la castración de213:
““los imbéciles, los idiotas, los epilépticos esenciales Y todos aquéllos enfermos
sin remedio que han de engendrar a estos tristes despojos humanos,
candidatos a la desgracia y al manicomio... cuando su enfermedad incurable,
sea, a juicio de los médicos especialistas, transmisible a sus descendientes. Es
preciso evitar ese legado maldito. En cambio, los delincuentes, por muy
peligrosos e incorregibles que parezcan, no debe ser realizados, pues no se ha
podido probar la herencia del delito””.
Pone de relieve que214:
212
213
Ibídem. fundamento 4.
Voto particular que formulan don Rafael de Mendizábal Allende, Magistrado de este Tribunal,
respecto a la mayúscula es el sentencia del Pleno que contesta a la cuestión de inconstitucionalidad num.
1. 415/92 promovida por el Juez de Primera Instancia num. 5 de Barcelona, sobre la redacción del art. 428
del Código penal por obra de la Ley Orgánica 3/1989, de 21 de junio.
214
Ibídem. Fundamento 1
Bioética al otro lado del espejo -167
“…se habla del bienestar del incapaz, pero se olvida que la comodidad de los
padres, tutores y guardadores, su egoísmo en suma, pudiera resultar
determinante en la decisión de esterilizarle, ocultando por otra parte que el
objetivo real es evitar la transmisión hereditaria de la incapacidad, finalidad
explícita en otros tiempos, y vergonzante en éstos, de cualquier manifestación
de una política eugenésica.”
Sostiene además que los mismos argumentos serían válidos para la castración de los
psicópatas, asesinos múltiples, etc. y que los medios no resultan proporcionados, por
irreversibles, pudiendo ser sustituidos por otras medidas. Mantiene además, que las
garantías para la protección de la persona con necesidad de apoyo a su capacidad
jurídica, son inexistentes.
Concluye aquí la parte de este texto dedicada al análisis en profundidad de la
esterilización de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica. En este
análisis se ha intentado profundizar en el concepto aportando diferentes puntos de vista,
muy bien representados en la sentencia del Tribunal Constitucional, dos de cuyos
magistrados apuntaron en sus votos particulares la vinculación entre este tipo de
esterilización y la eugenesia.
6.4.7. Al otro lado del espejo. La esterilización “voluntaria”
A continuación, se hace un análisis de este tipo de esterilización desde el prisma del
modelo de la diversidad y los nuevos preceptos legales establecidos por la Convención
de la ONU.
La Convención establece en su artículo 12 una nueva concepción de la capacidad
jurídica de las personas con diversidad funcional basada en el apoyo, en lugar de la
sustitución.
A tenor de lo expuesto en análisis anterior, se percibe claramente que la persona con
necesidad de apoyo a su capacidad jurídica no participa en absoluto en el proceso y su
voluntad es sustituida, por lo que la entrada en vigor de la Convención debería redundar
en una reformulación de todo el proceso, si es que éste debe seguir vigente.
Al otro lado del espejo, se percibe el valor de la vida de las personas con diversidad
funcional como igual al de las demás personas, es decir, la misma dignidad moral o
intrínseca. De esta igualdad de dignidad intrínseca, se deriva directamente la igualdad
Bioética al otro lado del espejo -168
de derechos humanos, económicos, políticos y sociales de todas las personas, es decir,
la misma dignidad extrínseca o jurídica.
Esta igualdad en derecho se cimienta en los principios de igualdad de oportunidades y
no discriminación ya recogidos en la legislación española de manera específica para las
personas con diversidad funcional en la Ley 51/2003 de 3 de diciembre de Igualdad de
Oportunidades, no discriminación y Accesibilidad Universal de las personas con
discapacidad.
Dado que se trata de la esterilización de personas que en teoría no pueden decidir por sí
mismas, en este análisis se debe hacer un esfuerzo para aproximarse lo más posible a la
realidad de estas personas poniéndose, en la medida de lo posible, en su lugar, siendo
conscientes de que pasar al otro lado del espejo es algo imposible y nos podemos guiar
sólo por una aproximación limitada por la imposibilidad de ver la realidad desde allí, de
pasar al otro lado del espejo.
El mayor interés ¿de quién?
Desde el modelo de la diversidad, lo que resulta evidente es que ese artículo del Código
Penal está impregnado de la visión de la diversidad funcional desde la perspectiva del
modelo médico-rehabilitador, que queda desterrado por la aprobación de la Convención
de la ONU. Este modelo, imperante todavía en España, parte de la premisa de que una
persona con diversidad funcional es un enfermo un ser defectuoso, una persona a
rehabilitar y a curar. Por lo tanto, se considera que son los médicos y el resto de agentes
sociales los que están capacitados para decidir lo mejor para la persona con diversidad
funcional. Son siempre los otros los que deciden, tal como ocurre en el caso de la
esterilización, en contra de lo establecido en el artículo 12 de la Convención.
Como resultado de esta perspectiva médico-rehabilitadora, se han elaborado políticas
sociales discriminatorias, que han forzado a muchas personas con diversidad funcional a
tener que vivir en residencias o en el hogar de sus padres de por vida, apoyadas por
servicios de Ayuda a Domicilio. Han sido relegados de las escuelas, de los centros de
trabajo, del ocio, del transporte, del acceso a la comunicación e información, etc.,
porque otros pensaron y decidieron lo que era mejor para ellos.
Bajo la perspectiva de el modelo de la diversidad, y así lo establece la Convención de la
ONU, la persona con diversidad funcional es una persona de plena ciudadanía, de pleno
Bioética al otro lado del espejo -169
derecho, que permanece todavía discriminada por su diferencia en todos los ámbitos de
su vida, (como lo han sido las personas diferentes en religión, género, raza u orientación
sexual) y a la que no se le ofrecen soluciones diseñadas teniendo en cuenta sus
verdaderas necesidades.
Las personas con diversidad funcional han sufrido directamente políticas pensadas por
otros que, en apariencia ofrecían protección que tenían como objetivo directo "velar por
los intereses" del colectivo y, directamente, de sus vidas, pero que, en la práctica, no
han dado el resultado esperado. Contrariamente, como consecuencia de todo ello, se han
visto abocadas a vivir encerradas en su entorno familiar o en residencias, ante la
ausencia de una alternativa que les permitiera vivir como el resto de la ciudadanía.
Los servicios residenciales y los servicios de Ayuda a Domicilio no fueron diseñados
para la comodidad de las personas con diversidad funcional, ni para su beneficio.
Fueron diseñadas para la comodidad de los gestores y trabajadores que participaban en
ellas, en definitiva para toda la sociedad menos para el colectivo que vive al otro lado
del espejo. Sin embargo, la justificación social ha sido siempre que era “en su mayor
interés”. Éste es el principal error que se deriva de la confusión entre lo que hay en cada
lado del espejo y lo que se refleja en él.
Por ello, las personas con diversidad funcional saben por experiencia que todo lo que
propongan los padres, los médicos, las personas involucradas en los servicios sociales,
etc. será insuficiente o desproporcionado, en tanto en cuanto no tengan en cuenta
directamente las propias voces de las personas con diversidad funcional.
Se desprende de todo ello que si la mayoría de medidas sociales destinadas a la
población con diversidad funcional con la intención de atender el "mayor interés" distan
tanto de sus verdaderos intereses, necesariamente habrá que repensar si los supuestos
"mayores intereses", que justifican en estos momentos la autorización para esterilizar
involuntariamente a personas con gran diversidad psíquica, atienden los intereses de las
personas protagonistas o, por el contrario, tan sólo satisface intereses de tutores, jueces,
especialistas, fiscales y, de la sociedad en general.
Por lo tanto, desde el prisma de el modelo de la diversidad es fácil sospechar que detrás
de lo "políticamente correcto", que es el “mayor interés” de la persona con diversidad
funcional psíquica, se esconden otros motivos, entre los cuales no se puede obviar la
Bioética al otro lado del espejo -170
existencia de la mentalidad discriminatoria de la sociedad, ya demostrada y
documentada en otras leyes vigentes en España.
La pregunta que cualquier persona debería hacerse ante un asunto tan delicado es la
siguiente: ¿Si mañana perdiera mi capacidad de decisión, me gustaría que me
esterilizasen? Quizá mirando por el interés propio, el reflejo real del espejo, sea más
fácil definir el “mayor interés” de otros, aunque sean diferentes.
La experimentación médica en humanos
Si bien el análisis de la postura de la diversidad funcional ante la investigación y
experimentación científica y médica se desarrolla en otra sección de este documento, en
este momento se saca a la luz por su relación con la esterilización.
En la voz del colectivo de personas con diversidad funcional mental se puede encontrar
una manera de aproximarse a la realidad de las personas que creemos que no pueden
tomar una decisión, ya que también ellos, durante algunas épocas de su vida, no están
en condiciones de tomar decisiones.
Pues bien, ese colectivo ha establecido en la declaración de Solihull215 que en esas fases
en las que no pueden tomar decisiones, no quieren que se realice con ellos ningún tipo
de prueba médica o científica, aunque sea en su beneficio.
"La declaración de Solihull", fue aprobada en febrero de 2000 por 130 personas con
diversidad funcional y padres de personas con diversidad funcional, delegados de las
organizaciones de Disabled Peoples International en 27 países en Europa, África,
Australia y Norteamérica. Expresa por lo tanto la postura oficial de un importante
colectivo de personas con diversidad funcional.
Este documento resulta especialmente importante, ya que en su tercera demanda pide
que en ningún caso se apoyen documentos o declaraciones que permitan experimentos
sobre personas que no pueden decidir, ya que se considera que la realización de
experimentos médicos sobre personas que son incapaces de dar su consentimiento es
una clara violación del código de Nuremberg y ahora de la Convención de la ONU.
215
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. “The Right to Live…” op. cit.
Bioética al otro lado del espejo -171
De igual manera, dicha Convención, en su artículo 15 prohíbe los experimentos
médicos y científicos sobre personas con diversidad funcional sin su consentimiento
informado:
“Artículo 15. Protección contra la tortura y otros tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes
1. Ninguna persona será sometida a tortura u otros tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido a experimentos
médicos o científicos sin su consentimiento libre e informado,
2. Los Estados Partes tomarán todas las medidas de carácter legislativo,
administrativo, judicial o de otra índole que sean efectivas para evitar que las
personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, sean
sometidas a torturas u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.
De la experimentación médica a la esterilización
Por si este razonamiento no fuera suficiente, parece lógico pensar que esa
argumentación, relacionada con experimentos sin consentimiento, se puede hacer
extensible a pruebas legales como la esterilización, a la que no estarían dispuestos con
toda seguridad las personas con diversidad funcional mental en una época en la que no
pueden decidir, como no lo estaría el autor de este artículo. ¿Lo estaría usted?
Además en el punto 6.9 del Manifiesto de las Mujeres con Discapacidad en Europa, del
Foro Europeo de la Discapacidad, se indica216:
“…Nunca se debe esterilizar a una mujer en contra de su voluntad, y si la
persona en cuestión no estuviera capacitada para dar su consentimiento, dicha
esterilización tan sólo debe aplicarse en caso de clara necesidad por causas
médicas, y previa aprobación judicial. Además, se deben establecer servicios
especializados de planificación familiar para mujeres con dificultades de
aprendizaje…”
216
European Disability Forum (EDF) (1997). “Manifiesto de las mujeres con discapacidad de Europa”.
adoptado en Bruselas el 22 de febrero de 1997 por el Grupo de Trabajo sobre la Mujer frente a la
Discapacidad del Foro Europeo de la Discapacidad.
Bioética al otro lado del espejo -172
En este caso, es el propio colectivo de mujeres con diversidad funcional el que se opone
a la esterilización involuntaria, dejando la puerta abierta a un imperativo de salud, pero
cerrada a “mayores intereses” de la mujer con diversidad funcional. Entiende mucho
más razonable el desarrollo de servicios específicos de protección familiar, en línea con
el apoyo a la capacidad jurídica que establece la Convención.
Igualmente, la Asociación australiana de Mujeres con diversidad funcional, Women
With Disabilities Australia (WWDA), elaboró en 2001 un Informe217 muy interesante
sobre la esterilización y salud reproductiva de las jóvenes y mujeres con diversidad
funcional, desde donde se denuncia explícitamente la esterilización involuntaria que
sufre este grupo de mujeres, así como en la negativa de preservar su derecho a la
integridad corporal, a la toma de decisiones en el campo de la reproducción y de la
maternidad.
Podemos concluir entonces que, quienes se aproximan a la realidad de no tener
capacidad de decisión y el colectivo de personas con diversidad funcional, de manera
oficial, no están de acuerdo con lo establecido en el segundo párrafo del artículo 156 del
Código Penal español.
Los derechos de la persona con diversidad funcional
Desde el punto de vista del derecho, los derechos fundamentales contemplados en el
Título I de la Constitución Española gozan de especial protección por parte del Tribunal
Constitucional. Además, el artículo 49 de la Constitución218 ampara especialmente los
derechos constitucionales de las personas con diversidad funcional.
Dado que el derecho a la integridad física219 es un derecho fundamental y se trata de
derechos de personas con diversidad funcional, parece lógica una mayor precaución y
217
WWDA (Women With Disabilities Australia) (2001). “Moving Forward”. Sterilisation and
Reproductive Health of Women and Girls with Disabilities. Sydney, 2001.
218
“Artículo 49. Los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e
integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a los que prestarán la atención
especializada que requieran y los ampararán especialmente para el disfrute de los derechos que este Título
otorga a todos los ciudadanos.”
219
Cuya violación, por parte del artículo 156.II del Código Penal, admite el Tribunal Constitucional en su
sentencia 215/1994, de 14 de julio
Bioética al otro lado del espejo -173
protección,220 y sabiendo -como se ha argumentado con anterioridad- que el “mayor
interés” de la persona que se quiere esterilizar, contraviene el “mayor interés” expresado
por el colectivo de personas con diversidad funcional, esta diferencia de trato en
derecho se considera negativa.
La discriminación de las personas con diversidad funcional
En la historia, no se encuentra documentado ningún caso de un colectivo que quiera
voluntariamente ser esterilizado, es por lo tanto dudoso que el colectivo de personas con
gran diversidad funcional psíquica, pueda ser el único caso colectivo de personas que
desean la esterilización.
Tampoco se adoptan medidas parecidas, en su mayor interés, para las personas que no
pueden ejercer la patria potestad por imperativo legal (padres y madres que han perdido
la tutela de sus hijos por diversos motivos), ni se conoce que voluntariamente hayan
acudido como colectivo porque pensaban que su mayor interés era no tener hijos.
Por lo tanto, al otro lado del espejo se percibe un claro caso de discriminación de
personas con diversidad funcional. La “voluntad” de estas personas es percibida como
una voluntad que no existe en ningún otro tipo de colectivo que pueda estar en
condiciones similares a ellos y ellas y contraviene la voluntad expresada por el propio
colectivo de personas con diversidad funcional.
Cuando se aplican criterios legales diferentes a personas diferentes en perjuicio de sus
derechos fundamentales recogidos en la Constitución, se entra de lleno en la
discriminación, vulnerando la igualdad de oportunidades, tal como reza el artículo 4 de
la Ley de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y Accesibilidad Universal de
las personas con discapacidad221 .
220
Tal como ocurre en los artículos 149 y 155 del mismo Código Penal
221
“Artículo 4. Vulneración del derecho a la igualdad de oportunidades.
Se entenderá que se vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad
cuando se produzcan discriminaciones directas o indirectas, acosos, incumplimientos de las exigencias de
accesibilidad y de realizar ajustes razonables, así como el incumplimiento de las medidas de acción
positiva legalmente establecidas.”
Bioética al otro lado del espejo -174
Al otro lado del espejo. Postura ante la esterilización.
Desde el prisma del modelo de la diversidad, podemos extraer las siguientes
percepciones sobre el ya mentado segundo párrafo del artículo 156 CP que permite la
esterilización:
•
Muchas de las políticas y decisiones tomadas en “mayor interés” del colectivo
de personas con diversidad funcional han demostrado ser en “mayor interés” de
quienes diseñaban y ejecutaban las medidas.
•
Quienes en algunos períodos de su vida adulta no pueden tomar decisiones, se
oponen a ser objetos de investigación sin su consentimiento.
•
El colectivo de mujeres con diversidad funcional se opone oficialmente a la
esterilización de mujeres si no es por causa médica.
•
No se conocen ni se aplican criterios legales similares a otros colectivos.
•
El trato diferenciado negativo en derecho a una persona con diversidad funcional
es legalmente discriminatorio.
•
El párrafo suscita un número importante de cuestiones no resueltas.
•
A pesar de ello y de la doble protección de un derecho constitucional de una
persona que es diferente parece no ser suficiente en un balance de
proporcionalidad.
De todo lo anterior se puede concluir que, desde el otro lado del espejo, se duda que la
esterilización de ninguna persona pueda ser en su “mayor interés”, si no es por causa
médica. Por ello el artículo del Código Penal resulta en una clara discriminación para
las personas con gran diversidad funcional psíquica. Por lo tanto no cumple la
legislación actual (Ley de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y
Accesibilidad Universal de las personas con discapacidad) y de lo establecido en el
artículo 4.1 de la Convención:
Artículo 4. Obligaciones generales
1. Los Estados Partes se comprometen a asegurar y promover el pleno ejercicio
de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas
con discapacidad sin discriminación alguna por motivos de discapacidad. A tal
fin, los Estados Partes se comprometen a:
Bioética al otro lado del espejo -175
a) Adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole que
sean pertinentes para hacer efectivos los derechos reconocidos en la presente
Convención;
b) Tomar todas las medidas pertinentes, incluidas medidas legislativas, para
modificar o derogar leyes, reglamentos, costumbres y prácticas existentes que
constituyan discriminación contra las personas con discapacidad;
…
Si bien estos textos legales no formaban parte del sistema legislativo español cuando se
reformó este artículo del Código Penal, lo establecido en el artículo 4.1.b de la
Convención obliga al Estado a acabar con esta situación.
En lo que respecta al ámbito bioético, la reflexión que corresponde realizar es si la
esterilización tiene intenciones o connotaciones eugenésicas. El análisis de este aspecto
ya ha sido realizado por el autor, llegando a la conclusión de que222:
“Tras el análisis de ambas realidades, no se ha podido establecer claramente el
carácter eugenésico de la esterilización de personas sujetas a tutela por su
diversidad funcional. Pero sí se puede afirmar que dicha medida no se puede
desvincular completamente de la mentalidad eugenésica de la sociedad actual,
presente en otras leyes españolas actuales. Tratándose en este caso de
eugenesia negativa.”
Como vemos, son muchos los indicios y realidades que confirman la existencia de
políticas eugenésicas en España, por lo que se pasa a continuación a analizar con mayor
profundidad este asunto.
6.5 Eugenesia
6.5.1. El concepto de eugenesia
Si bien la eugenesia admite varias definiciones, optando por la definición que aporta el
Diccionario de Filosofía223, la voz "eugenesia" dice:
222
ROMAÑACH CABRERO, J. (2006b) “Esterilización de personas con necesidad de apoyo a su
capacidad jurídica (incapacitadas) en España ¿eugenesia?”.
223
MARTINEZ RIU, A., CORTÉS MORATO, J. Diccionario de Filosofía en CD-ROM. Editorial
Herder, S.A. Barcelona. 1996.
Bioética al otro lado del espejo -176
“Eugenesia / eugenismo
Por eugenesia se entiende cualquier procedimiento destinado al control
genético-hereditario de una especie. El eugenismo es la corriente ideológica que
propugna la eugenesia para mejorar la especie humana.
En el caso de la especie humana la eugenesia trata de controlar tanto las
características humanas físicas como las mentales, en la medida en que al ser
hereditarias puede tenerse un control sobre ellas.”
Avanzando en la explicación que ofrecen dichos autores sobre este concepto, y tal como
ya se ha puesto de relieve en la sección 6.3.3 se observa que, tanto en el pasado como en
el presente, la eugenesia se puede concebir como "negativa" o "positiva".
“En la eugenesia tradicional se distinguía entre «eugenesia negativa»,
consistente en impedir la reproducción de individuos con características
indeseables, y la «positiva», consistente en estimular la reproducción entre
aquellos que tienen características consideradas positivas. [...].
Ya desde antiguo se hallan ideas y medidas de tipo eugenésico, tanto de signo
negativo (como la eliminación de los niños débiles en Esparta), como positivo
(el emparejamiento de individuos bien dotados que se recomienda en la
República de Platón). [...].
Con los desarrollos de la moderna genética molecular y con el desciframiento
de partes importantes del genoma humano, aparece la posibilidad de un
control eugenésico nuevo basado en la manipulación genética directa. También
en este caso puede hablarse de una eugenesia negativa (eliminación de genes
dañinos o no deseables), y de una eugenesia positiva (fomento del desarrollo de
determinados genes que pueden ser seleccionados o implantados), sin
necesidad de establecer legislaciones relativas al apareamiento humano.”
Como se puede apreciar, la eugenesia es un concepto antiguo de plena actualidad que,
como se ha apuntado ya, está plenamente aceptado, aunque no de manera muy explícita
y reconocida, en la sociedad española del siglo XXI.
6.5.2. Historia de la eugenesia
No es objeto de este texto hacer un análisis detallado de la historia de la eugenesia, sino
que se hace un brevísimo recorrido por los retazos de esta realidad a lo largo de la
historia de la humanidad, con especial énfasis en lo ocurrido en España.
Bioética al otro lado del espejo -177
A lo largo de la historia, se diferencian tres períodos fundamentales y paradigmáticos
durante los cuales la eugenesia prevaleció como concepto social: la eugenesia clásica, la
eugenesia de la primera mitad del siglo XX y la eugenesia contemporánea.
El caso de Esparta es muy conocido como paradigma de la eugenesia clásica. Allí, la
decisión de permitir vivir al recién nacido se encontraba reservada a los miembros más
ancianos de la tribu a la que pertenecía el padre. El niño que pareciera débil o deforme
podía ser abandonado en las cercanías del Monte Taigeto.224 También en Atenas, Platón
consideraba necesario eliminar a los débiles y a los diferentes.225
En la segunda mitad del siglo XIX, Francis Galton fundó una nueva ciencia con el fin
de favorecer el desarrollo de las razas "mejor dotadas". Charles Darwin, primo de
Galton, desarrolló en la misma época su célebre teoría de la evolución de las especies
según la cual existe una "selección natural" que no sólo permite sobrevivir a los
individuos mejor dotados, sino que también conduce a transmitir a la descendencia los
caracteres genéticos que posibilitaron tal supervivencia. Galton retomó las ideas de su
primo para aplicarlas a la especie humana, proponiendo reemplazar la "selección
natural" por una "selección artificial" que favorecería la reproducción de los individuos
pertenecientes a las "elites" y obstaculizaría la de los "inaptos". A este fin creó una
ciencia que se ocuparía de estudiar los factores sobre los que habría que actuar: la
eugenesia.226
Esta idea se extendió en todo el mundo occidental junto con la convicción de que se
debía hacer un esfuerzo por mejorar la especie humana. Las políticas eugenésicas
registraron una espectacular eclosión en los países anglosajones, el área germánica y la
Europa nórdica, donde el puritanismo protestante se congració rápidamente con ellas.
224
SCHEERENBERGER, R. C. (1984) «Historia del retraso mental». Traducción de Isabel Villena
Pérez. Real Patronato de Educación y Atención a Deficientes. Servicio Internacional de Información
sobre Subnormales. San Sebastián, 1984. p. 18. El autor pone de relieve que Esparta, más que cualquier
otra ciudad-estado, elevó el culto de la fuerza física y la agresividad a cuotas inigualadas, por lo que
encuentra lógico que una sociedad con tales concepciones hiciese profundo hincapié en la eugenesia y el
infanticidio.
225
PLATÓN. «Protágoras, Gorgias, Carta Séptima». Introducción, traducción y notas de Javier Martínez
García. Alianza. Madrid, 1998. p. 28.
226
ADORNO, R. “El Derecho frente a la nueva eugenesia: la selección de embriones in vitro”.
Bioética al otro lado del espejo -178
En la década 1928-1938 los más eminentes científicos colaboraron con sus respectivos
gobiernos para formular legislación avanzada en materia de eugenesia. Así ocurrió en
un cantón de Suiza durante 1928, en Dinamarca (1929, 1935, 1939 y 1956), Suecia
(1922 -año en el que se fundó el Instituto de Estado para la Biología Racial-, 1931 y
1935), Alemania (1933) y, tras ella, siguiendo su ejemplo, Noruega (1915 y
modificatoria de 1934, en donde el Parlamento desestimó el uso de la coacción),
Finlandia e Islandia (1938), una provincia del Canadá en 1921, USA (en cerca de treinta
Estados durante el período comprendido entre 1907 y 1936 para perseguir a los débiles
mentales congénitos, a los trastornados mentales y epilépticos, a enfermos de carácter
genético y criminales reincidentes)...227
En Estados Unidos, se hicieron leyes de esterilización forzosa, que empezaron en 1897
en el estado de Michigan y no acabaron hasta 1981228. De hecho, algunos de los
promotores de los programas eugenésicos de esterilización de Estados Unidos,
contemporáneos de la época nazi en Alemania, admiraban los programas similares que
los nazis llevaron a cabo. Los editores de la revista de medicina New England Journal of
Medicine se expresaron de la siguiente manera en 1934: "Alemania es quizás la nación
más progresista a la hora de limitar la fecundidad de los incapacitados".229
En Alemania, la esterilización forzosa de las personas con diversidad funcional mental o
intelectual empezó en Alemania a raíz de la aprobación de la "Ley para la prevención de
descendencia hereditariamente enferma" del 14 de julio de 1933, y sus subsiguientes
decretos reglamentarios.230 Como continuación de esta ley, en octubre de 1939, Hitler
decidió arrancar el programa T4, ya mencionado en la sección 6.1.1, en el que instaba a
todos los médicos a llevar a cabo una campaña de "muertes por compasión". Ante la
227
GUGLIOTTA, A. (1998) "Dr. Sharp with his Little Knife": Therapeutic and Punitive Origins of
Eugenic Vasectomy- Indiana 1892-1921. Journal of History Med Allied Sci 53 (4) 1998: 371-406;
SARVIS B, RODMAN H, BECKWITH J. (1976) “Social and Political Uses of Genetics in the United
States: Past and Present”, en: LAPPE M, MORRISON R (eds). Ethical and Scientific Issues Posed by
the Human Uses of Molecular Genetics. New York, New York Academy of Sciences, 1976.
228
Información extraída de www.answers.com. Compulsory sterilization. Disponible en web:
http://www.answers.com/topic/compulsory-sterilization
229
MORGAN, D. (2000) "Study Says U.S. Eugenics Paralleled Nazi Germany," Reuters, 14 de febrero
del 2000.
230
PAGURA. G.A. “Eugenesia: Una mirada retrospectiva para comprender el presente”.
Bioética al otro lado del espejo -179
renuencia de muchos de los médicos implicados, Hitler tuvo que firmar una carta
personalmente y enviarla como apoyo a este programa. 231
Durante los años 30, se estima que los nazis esterilizaron entre 360.000 y 375.000
personas consideradas "inferiores". Este programa de "muertes por compasión", no
tardó en ampliarse a personas de raza gitana, personas de raza judía, etc. entrando de
lleno en lo que se conoce en filosofía como la pendiente resbaladiza.
A raíz de la debacle generada por el uso extremo de la eugenesia y la eutanasia por la
Alemania nazi, la eugenesia y la eutanasia cayeron en desuso en el mundo occidental,
aunque hasta finales de los años 80 no se han terminado las esterilizaciones forzosas en
todo mundo.
Sin embargo, con la apertura de los nuevos descubrimientos genéticos y sus técnicas
asociadas, como la selección genética preimplantatoria, analizados en la sección 6.3, el
debate vuelve a estar encima de la mesa, esta vez de una manera mucho más sutil. Un
planteamiento muy conocido a favor de la eugenesia contemporánea nace del filósofo
Tristram Engelhardt, que en 1991 escribió acerca de la ingeniería genética de mejora de
seres humanos o eugenesia positiva232:
“Puede que la organización biológica contemporánea de los seres humanos no
provea el mejor medio de alcanzar las metas que podamos desear realizar
mediante nuestros cuerpos a nivel individual y colectivo [...].
La ingeniería genética en la línea germinal llegará a ser deseable y moralmente
aceptable. [...] La naturaleza humana, tal y como hoy la conocemos, será
inevitablemente por buenas razones morales de carácter laico remodelada
tecnológicamente [...]”
Esta corriente ha alcanzado de nuevo a todo el mundo occidental, pero hay un cambio
de paradigma: en vez de tener que esterilizar o matar a las personas con diversidad
funcional que habitan en el planeta, para que sus genes no se puedan propagar, lo que se
231
Puede consultarse una copia de la carta de Hitler en la ENCICLOPEDIA DEL HOLOCAUSTO. El
Programa de la Eutanasia.
232
ENGELHARDT, H. T. Jr. (1991), “Luna naturaleza humana tecnológicamente reconsiderada”, Arbor
544, Tomo CXXXVIII, abril 1991, pp. 75-95.
Bioética al otro lado del espejo -180
hace es, previa elección “libre”233 de los progenitores, dejar nacer o seleccionar
genéticamente sólo a aquellos fetos, embriones o gametos “sanos”, que no son
portadores de ninguna diferencia genética o física apreciable.
La opción de no dejar nacer a las personas con gran diversidad funcional está
contemplada en muchos países occidentales a través de la Ley del aborto, que suele
estar permitido en estos casos.
Además, con las herramientas proporcionadas por las técnicas de Fecundación In Vitro,
combinadas con el análisis y conocimiento de los genes y su teórica influencia en el
desarrollo de enfermedades, sólo se desarrollan fecundaciones o embriones viables, que
se consideran genéticamente “sanos”.
Actualmente se manipulan elementos preembrionarios, no seres ya nacidos. Cambian
los medios, pero el fin es el mismo, no dejar nacer a personas que son consideradas
culturalmente “defectuosas”.
6.5.3. La eugenesia en España
España, como país integrado en las corrientes de pensamiento occidental, se vio
arrastrada también por las corrientes eugenésicas explícitas de principios del siglo XX,
y por la moderna corriente eugenésica, más sutil y “voluntaria”, de finales de ese mismo
siglo y principios del siglo XXI.
La introducción de la eugenesia en el siglo XX
Las "Primeras Jornadas Eugénicas Españolas", prohibidas en 1928 por Primo de Rivera,
tuvieron lugar en 1933, ya en plena República, como “I Simposio de Eugenesia
Española” siendo clausuradas por el mismo Azaña, y habiendo contado con personajes
como Fernández de los Ríos, Novoa Santos, Marañón, Ramón J. Sender, Lafora,
Jiménez de Asúa, Hilldegart, García Lorca o Rafael Alberti.234
233
La libertad de esta elección y otros aspectos de la eugenesia desde el punto de vista de la dignidad en
la diversidad son analizados en: ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. (2006) “La
visión de la Eugenesia desde la dignidad en la diversidad funcional”. Ponencia presentada en el XVI
Congrés Valenciá de Filosofía. Valencia 6-8 de abril de 2006. Societat de Filosofia del País Valencià.
234
SIMÓN LORDA, P. (1997) “A propósito de la eugenesia”. Viernes 03 Octubre 1997. Jano. Volumen
53. Número 1226. p. 9.
Bioética al otro lado del espejo -181
La eugenesia para controlar la calidad futura de la raza, inspiró la Ley del Aborto de
Cataluña, plasmada en el Decreto del 25 de diciembre de 1936 de la Generalitat. La ley
llevaba la firma de Josep Tarradellas, Conseller en Cap del Govern de la Generalitat,
Pedro Herrera, conseller de Sanitat i Assistència Social y Rafael Vidiella, conseller de
Justicia. La ley establecía cuatro supuestos para autorizar el aborto hasta los tres meses:
"Las causas terapéuticas (enfermedad física o mental de la madre que
contraindica el parto), el motivo eugénico (incesto paterno o taras que podrían
propagarse en el futuro ser), los factores neomalthusianos (deseo consciente de
la limitación voluntaria de la natalidad) y sentimental o ético (maternidad
indeseada para la madre por causas de orden amoroso o emotivo)".
Los legisladores de la Generalitat creían en las virtudes de esa rama de la medicina
encaminada a controlar la calidad racial de las generaciones futuras.
La ley fue seguida por una Orden de la Presidencia de la Generalitat, y el proceso fue
promovido por el movimiento anarquista, representado en el gobierno por Félix Martí
Ibáñez, que desempeñó el cargo de Subdirector General de Sanidad de la Generalitat.
La eugenesia retrocede en el Franquismo
Con la guerra civil y la posterior dictadura franquista, la política española dio un fuerte
giro hacia posturas de defensa a ultranza de la vida, en línea con los impulsos de la
natalidad promovidos por el régimen.
Así, el Boletín Oficial del Estado de 24 de enero de 1941235, el nuevo Código Penal
español en sus artículos 411 a 415 estableció los castigos para la práctica del aborto. El
artículo 416 estableció la prohibición penal de expedición de abortivos (apartados 1º, 2º
y 3º) y difusión de prácticas anticonceptivas (apartados 4º y 5º). El artículo 417, además
de lo contemplado en los artículos anteriores, inhabilitaba del ejercicio de la medicina a
los facultativos que incurrieran en ese delito. El artículo 418 preveía las penas para
quienes causaran castración o esterilización a otros.236
235
publicado el 2 de febrero de 1941.
236
RUIZ SALGUERO, M. T. (2002) “La regulación de la fecundidad: un estudio demográfico de la
anticoncepción, la esterilización, el aborto y el tratamiento de la esterilidad en España”. Tesis doctoral
de la Universidad Autónoma de Barcelona. p. 69.
Bioética al otro lado del espejo -182
Quedaron así prohibidas, durante todo el régimen franquista, todas las prácticas de
control de natalidad y por extensión las prácticas eugenésicas asociadas.
La eugenesia en la España democrática
Con la llegada de la democracia, se empezó progresivamente a permitir el control de
natalidad, dejando paulatinamente abiertas las puertas a la nueva eugenesia, de manera
no explícita. Tres son los principales métodos de esta nueva eugenesia sutil presentes en
nuestro país, habiendo sido ya analizados los dos primeros anteriormente en este texto:
•
selección embrionaria
•
esterilización
•
aborto eugenésico
La distribución, venta y propaganda de anticonceptivos fue despenalizada el 7 de
octubre de 1978, con la modificación del artículo 416, del que se eliminaron los
apartados 4º y 5º.
La esterilización voluntaria fue despenalizada el 25 de junio de 1983 con la Ley 8/83
que hacía una reforma urgente y parcial del artículo 428 del Código Penal que añadió el
párrafo:
“No obstante lo dispuesto en el párrafo anterior, el consentimiento libre y
expresamente emitido exime de responsabilidad penal en los supuestos de
transplantes de órganos, efectuados con arreglo a lo dispuesto en la Ley,
esterilizaciones y cirugía transexual…”
El aborto fue despenalizado por la Ley Orgánica 9/85, de 5 de julio de 1985, del Aborto
o Interrupción Voluntaria del Embarazo (ley de despenalización parcial que modifica el
artículo 417 bis del Código Penal), que reconoce la existencia de tres posibilidades para
abortar, sin ser punibles. Estas modalidades son:
1- Aborto “terapéutico”: cuando la vida de la madre corre algún peligro o su
salud física y/o psíquica puede empeorar de manera radical (sin límite de
tiempo).
2- Aborto “ético”: cuando el embarazo proviene de una violación. El período de
tiempo permitido para abortar es dentro de las 12 primeras semanas de
gestación.
Bioética al otro lado del espejo -183
3- Aborto “eugenésico”: cuando se observa malformación en el embrión. El
período de tiempo máximo permitido es dentro de las 22 primeras semanas
de gestación.
La aprobación de este la ley, con un supuesto discriminatorio en plazo para el caso de
embriones con gran diversidad funcional o “malformación del feto”, supuso la
reapertura de la discriminación del valor de la vida de las personas con diversidad
funcional y de lo que hemos denominado aquí como eugenesia sutil.237
La despenalización de la esterilización de personas con necesidad de apoyo a su
capacidad jurídica o “incapacitadas” es legal en España a partir de 1989. En ese año se
aprobó la Ley Orgánica 3/1989, de 21 de junio, de actualización del Código Penal, en la
que se añadió un inciso a su artículo 428, que estableció la facultad de esterilizar a una
persona con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica de modo no punible. Esta
medida fue corroborada como constitucional por la Sentencia 215/1994, de 14 de julio
del Tribunal Constitucional.
La implantación de esta medida se hizo en 1995 en el nuevo Código Penal, cuyo
artículo 156 contiene la normativa relativa a la esterilización de personas con necesidad
de apoyo a su capacidad jurídica. Su entrada en vigor fue efectiva el 24 de mayo de
1996.
En lo que respecta a la selección embrionaria, este tipo de eugenesia ha tomado forma
en España con la ley publicada en el Boletín del Estado como Ley 14/2006 de 26 de
mayo de 2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida que, en caso de selección
de embriones, obliga a elegir a los “sanos”, descartando a los demás, e impide ser
donante a una persona con diversidad genética.
Resumen de la situación española actual
De todo lo descrito en sección, podemos resumir que la eugenesia hizo un intento de
entrar explícitamente en nuestro panorama social en los años treinta del siglo XX y que
237
Para profundizar en este tema desde el punto de vista de las personas con diversidad funcional veáse:
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. “La visión de la Eugenesia desde…”. op.
cit.
Bioética al otro lado del espejo -184
este intento fue abortado de manera radical con las políticas pronatalistas del régimen
franquista y la limitación de las libertades en el ámbito del control de la natalidad.
Con la llegada de la transición democrática y con el apoyo de los nuevos avances
científicos, la eugenesia entró de nuevo en nuestra sociedad, esta vez de manera más
taimada y sutil, de manera que la mayor parte de la sociedad no es consciente de su
presencia.
En la actualidad, podemos observar tres realidades legales eugenésicas “voluntarias” en
nuestro país:
•
La Ley del Aborto – que permite abortar embriones o fetos con diversidad
funcional
•
La Ley de Técnicas de Reproducción humana asistida – Que permite la
eliminación de embriones que no sean sanos antes de ser implantados
•
El Código Penal – que en su artículo 156 despenaliza la esterilización
“voluntaria” de personas con necesidad de apoyo a su capacidad jurídica y
“grave deficiencia psíquica”
Así como los dos primeros buscan de manera más o menos clara permitir que no nazcan
seres “defectuosos”, y por lo tanto eugenesia; el caso de la esterilización es menos claro,
pero al demostrar las otras dos realidades la mentalidad eugenésica de la España de
2008, queda claro que hay ciertos tintes sociales que hacen sospechar que alguna
intención eugenésica puede haber en dicha esterilización.
6.5.4. Al otro lado del espejo. Postura ante la nueva eugenesia
Tal y como nos recuerda Martha C. Nussbaum, en su artículo “Genética y justicia:
tratar la enfermedad, respetar la diferencia”238, la clave ético-política en los avances
biotecnológicos reside justamente en el encuentro de un equilibrio entre las dos
238
NUSSBAUM, M. C. (2002): “Genética y Justicia. Tratar la enfermedad, respetar a la diferencia”, en
AAVV (2002): Los problemas morales de la biogenética, Revista ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral
y Política. Nº 27, diciembre. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto
de Filosofía.
Bioética al otro lado del espejo -185
realidades: el progreso de la ciencia y la preservación inalienable de la dignidad humana
(tanto si tiene diversidad funcional, como si no la tiene). Dice al respecto:
“... la sociedad debería evolucionar hacia un aumento del respeto y la
inclusión de los discapacitados, pero esta consideración no debería retraernos
a la hora de tratar serios defectos genéticos en la medida en que podamos”.
Y, continúa:
“Nuestro temor a la intervención genética no es un simple temor irracional.
Tiene raíces históricas: recordamos los excesos y las vejaciones del movimiento
en pro de la eugenesia de principios del siglo XX, las esterilizaciones forzadas
de los "no aptos", la cosificación y el vilipendio de las personas discapacitadas y
las desdeñosas actitudes clasistas y racistas enmascaradas como ciencia. La
culminación natural de este movimiento, como todo el mundo sabe, fue el
horror de la eugenesia nazi.”.
El discurso oficial bioético en torno al tema de la eugenesia debe ser analizado y
evaluado detenidamente, escuchando las voces que hablan al otro lado del espejo
porque las personas con diversidad funcional sí tenemos un "temor racional" y fundado
de que las prácticas eugenésicas que se llevan a cabo son el resultado de
argumentaciones y justificaciones desproporcionadas sobre la realidad de la diversidad
funcional.
No sólo eso, sino que además, algunas voces al otro lado del espejo, como la del
periodista francés Nicolas Journet, que tiene el síndrome de Marphan, una diversidad
genética hereditaria, trasmiten opiniones más radicales sobre la eugenesia239:
“Más que un odio a sí mismo, la eugenesia se apoya en un temor visceral a lo
que conforma al ser humano. Un miedo a ver en el Otro enfermo el reflejo de la
propia decadencia actual o futura. Resulta curioso constatar que los dos
teóricos de la selección Francis Galton o Alexis Carrel, no podían tener hijos.
¡Con un buen psicoanálisis habrían entrado en razón¡”
A pesar de estas voces minoritarias, aquellas que conviven con la discriminación por
diversidad funcional, con el auge de la eugenesia, resurge el modelo médicorehabilitador de la diversidad funcional, donde el ámbito médico traspasa nuevamente
sus planteamientos a la sociedad, colisionando con el modelo de la diversidad y lo
establecido en la Convención de la ONU: la visión médica hace que se devalúe la vida,
239
JOURNET, N. (2007) «Génétiquement incorrect». op. cit. p. 243. Traducción propia.
Bioética al otro lado del espejo -186
y la propia dignidad, de este grupo de personas, en tanto en cuanto se conciben como
"defectuosas y, a corregir" para que se acerquen a la mayor “normalidad” estadística
posible. En el ámbito de la eugenesia, negativa o "terapéutica", así como a través de
distintas prácticas eugenésicas (aborto, infanticidio...), peligra directamente la propia
existencia de las mujeres y hombres con diversidad funcional.
El eje fundamental del que se parte es el pensamiento del modelo de la diversidad, que
está basado en el concepto de dignidad: en dar el mismo valor a todas las vidas y en el
respeto de los derechos humanos, erradicando definitivamente la dicotomía
"capacidad/discapacidad" de las personas para no dejar a ninguna en los márgenes de la
exclusión discriminatoria y en la desigualdad de oportunidades.
Con la aprobación de la Convención de la ONU, esta exclusión discriminatoria basada
en el modelo de reduccionismo médico, está ya fuera de la Ley. Queda así descartada la
esterilización sin consentimiento libre e informado para las personas con necesidad de
apoyo a su capacidad jurídica y la investigación médica o científica sin consentimiento,
los internamientos y tratamientos involuntarios a este colectivo, etc.
No obstante, la Convención no pone fin a la eugenesia por aborto o selección genética
preimplantatoria, ya que estas elecciones se dan antes del nacimiento de la persona,
momento en el que adquiere sus derechos humanos, tal como se estipula en la
Declaración Universal de los derechos humanos en su artículo 1:
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y,
dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los
unos con los otros.”
La perspectiva médica actual y la legislación que mantiene abierto el camino hacia la
eugenesia incumplen abiertamente el principio de igualdad de la dignidad como
elemento básico de construcción social; mientras que la perspectiva del modelo de la
diversidad entiende que la sociedad que se quiere construir para el futuro es aquella en
la que se mantenga la igualdad de la dignidad de todas las personas, independientemente
de su diversidad funcional, adoptando en ella las medidas necesarias para satisfacer los
derechos económicos, sociales y culturales de todas las ciudadanas y ciudadanos. Esta
dignidad llevará implícita la capacidad de autodeterminación y la libertad de elección.
Bioética al otro lado del espejo -187
6.5.5. La falsa libertad
Se puede argumentar que, a diferencia de otras épocas anteriores, los tipos de eugenesia
no descartados por la Convención (aborto y selección genética) son elecciones libres de
la ciudadanía, en especial de los potenciales progenitores, lo que lleva a plantear si es
real esa libertad de elección.
Se entiende que para poder hacer una elección libre, las diferentes opciones a elegir
deben tener aproximadamente el mismo valor en términos de coste (sea éste económico
o moral) y beneficio (en los mismos términos).
En una sociedad que cumpla estos requisitos, la diversidad funcional no deberá suponer
una desventaja social. Hoy en día, es innegable que nacer con diversidad funcional
supone una desventaja social, derivada de la discriminación permanente a la que se ve
sometida cualquier persona con diversidad funcional y de la falta de los apoyos sociales
y económicos necesarios para llevar una vida en igualdad de oportunidades con el resto
de la ciudadanía. Tanto la discriminación como la falta de apoyo son consecuencia de
un diseño social que no contempla la diversidad humana como parte fundamental de su
realidad.
En el momento en que la diversidad funcional deje de ser una desventaja social, es
probable que esta realidad deje de ser percibida como un sufrimiento y pase a ser
considerada un elemento más de la diversidad humana, y por lo tanto, enriquecedor para
la sociedad. En ese instante la eugenesia actual deberá replantearse seriamente sus
fundamentos y postulados que la sustentan.
En ese momento, la autodeterminación y libertad de elección de las personas podrá, por
fin, hacerse en igualdad de oportunidades, ya que elegir la presencia, ya sea futura o
presente de una persona con diversidad funcional, no implicará tener que elegir entre
una vida sin desventaja social o una vida con desventaja social.
Obsérvese que mientras tanto, o si elegimos el camino contrario, se está disfrazando de
autodeterminación, libertad y derecho de elección a la obligación de tener que elegir
entre dos opciones que tienen una valoración completamente distinta.
Bioética al otro lado del espejo -188
6.6 Eutanasia
La eutanasia es una palabra semánticamente muy compleja y la variedad de tipos de
eutanasia hacen muy difícil de limitar de qué se está hablando cuando se utiliza este
término.
6.6.1. La confusión entre eutanasia y el suicidio asistido
La opinión pública, a raíz de la difusión de la película “Mar Adentro”, de Alejandro
Amenabar en el año 2004, se vio arrastrada a opinar con alegría y sin demasiado
conocimiento sobre un tema tan complicado, difícil y espinoso como es la eutanasia, y
muchos han visto con “simpatía” su potencial aprobación legal, basándose en la
“libertad” del individuo.
Partiendo de un caso claro de suicido asistido, Ramón Sampedro, protagonista de la
película, luchó por la eutanasia y arrastró a todos en la lucha sin que casi nadie se haya
parado a reflexionar en profundidad sobre qué es la eutanasia, y si el suicidio asistido es
o no eutanasia, añadiendo a esta confusión otras sobre la realidad de la tetraplejia,
asuntos que fueron tratados en el artículo “Los errores sutiles del caso Ramón
Sampedro”240 escrito por el autor de este texto, en el que quedó claro que las cosas se
ven de otra manera al otro lado del espejo.
Profundizando en el concepto de eutanasia, un somero análisis de la semántica de la
propia palabra “eutanasia” produce un alto grado de sorpresa: En lo único que parece
haber acuerdo consensuado, al menos en España, es en que etimológicamente, la
palabra eutanasia procede del griego: eu (bien) y tanatos (muerte). Es decir, hay acuerdo
en que hablamos de la “buena muerte”; de la manera de “morir bien”.
En el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (DRAE), encontramos
las primeras sorpresas. La palabra “eutanasia” cambia de definición en cada una de las
tres últimas ediciones del DRAE.
En la edición de 1989 del DRAE
240
ROMAÑACH CABRERO, J. (2004). “Los errores sutiles del caso Ramón Sampedro”, en Revista
Cuenta y Razón del pensamiento actual. Nº 135-Invierno 2004/2005 (Págs. 73-89).
Bioética al otro lado del espejo -189
eutanasia. f. Med. Muerte sin sufrimiento físico y, en sentido estricto, la que
así se provoca voluntariamente. | Doctrina que justifica la acción de facilitar la
muerte sin sufrimiento a los enfermos sin posibilidad de curación y que sufren.
En la edición de 1992 del DRAE
eutanasia. (Del gr. εὖ, bien, y θάνατος, muerte). 1. f. Med. Muerte sin
sufrimiento físico.2. f. Acortamiento voluntario de la vida de quien sufre una
enfermedad incurable, para poner fin a sus sufrimientos.
En la edición de 2001 del DRAE
eutanasia. (Del gr. εὖ, bien, y θάνατος, muerte). 1. f. Acción u omisión que,
para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con
su consentimiento o sin él. 2. f. Med. Muerte sin sufrimiento físico.
Obsérvese que hasta la edición de 2001, la eutanasia era voluntaria, y sólo en la edición
de ese año se empieza a contemplar la falta de consentimiento.
Además, los sujetos receptores de la eutanasia pasan progresivamente de “enfermos sin
posibilidad de curación y que sufren”, a “quien sufre una enfermedad incurable, para
poner fin a sus sufrimientos”, para finalmente acabar en “pacientes desahuciados”241.
Si buscamos otras definiciones en otras fuentes, nos encontramos con que la Sociedad
Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) propone la siguiente242.
“Entendemos que el significado actual del término eutanasia se refiere a la
conducta (acción u omisión) intencionalmente dirigida a terminar con la vida
de una persona que tiene una enfermedad grave e irreversible, por razones
compasivas y en un contexto médico”
Según estas definiciones del DRAE y la SECPAL, para que haya eutanasia, tiene que
haber enfermedad terminal. Sin embargo, la diversidad o diferencia funcional
241
Donde desahuciar se define en la misma edición del DRAE como: “Dicho de un médico: Admitir que
un enfermo no tiene posibilidad de curación”
242
SECPAL (Sociedad Española de Cuidados Paliativos), Comité Ético. (2002) “Declaración sobre la
eutanasia de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos”. 24 de abril de 2002
Bioética al otro lado del espejo -190
(deficiencia243), tal como lo define la Organización Mundial de la Salud, no es una
enfermedad.
También y tal como se ha visto en la sección 5.2 al respecto de la confusión entre
enfermedad y diversidad funcional, la Convención de la ONU, a la hora de definir la
diversidad funcional (discapacidad) en su artículo 1 indica que:
“Las personas con discapacidad incluyen a aquellas que tengan deficiencias
físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con
diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la
sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”
Definición que deja de lado cualquier relación entre enfermedad y diversidad funcional.
La confusión entre diversidad funcional y enfermedad, viene derivada de una visión
médica de la diversidad funcional, que ha quedado obsoleta tras la aprobación de la
Convención de la ONU y no es aceptable bajo el modelo de la diversidad, tal como se
ha explicado anteriormente en este documento. Por lo tanto, el caso de Ramón
Sampedro, que era discriminado por su diversidad funcional física (tetraplejia), era pues
de suicidio asistido244, no de eutanasia.
No obstante, la Conferencia Episcopal, también propone una definición de eutanasia245:
“Llamaremos eutanasia a la actuación cuyo objeto es causar muerte a un ser
humano para evitarle sufrimientos, bien a petición de éste, bien por considerar
que su vida carece de la calidad mínima para que merezca el calificativo de
digna.
Así considerada, la eutanasia es siempre una forma de homicidio, pues implica
que un hombre da muerte a otro, ya mediante un acto positivo, ya mediante la
omisión de la atención y cuidado.”
243
Según la OMS, en su versión de la CIF de 2001, deficiencia es un problema (como una pérdida o
desviación importante) con el funcionamiento del cuerpo o su estructura. La deficiencia suele ser
irreparable (en este momento de la evolución de la ciencia médica), pero no es una enfermedad.
244
245
Según el DRAE: suicidarse. 1. prnl. Quitarse voluntariamente la vida.
Conferencia Episcopal Española. (1993). Comité para la defensa de la vida. “La Eutanasia 100
cuestiones y respuestas sobre la defensa de la vida humana y la actitud de los católicos”. Febrero de
1993.
Bioética al otro lado del espejo -191
Como observamos, esta definición de la Conferencia Episcopal sí incluye el suicidio
asistido dentro del concepto de eutanasia, ya que elimina el concepto de enfermedad y
pone en juego los sufrimientos, calidad de vida y la dignidad, argumentos ampliamente
utilizados en la película.
Por lo tanto, la Iglesia Católica es la única que entiende que el caso del marinero gallego
era de eutanasia, mientras que el resto de la sociedad parece entender que es suicidio
asistido.
6.6.2. El suicidio asistido
En la legislación española, el suicidio asistido está tipificado como delito en la Ley
Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, Libro II. Delitos y sus Penas.
Título I. Del Homicidio y sus Formas.
El Artículo 143 del Código Penal (1995) dice textualmente:
“1. El que induzca al suicidio de otro será castigado con la pena de prisión de
cuatro a ocho años.
2. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años al que coopere con actos
necesarios al suicidio de una persona.
3. Será castigado con la pena de prisión de seis a diez años si la cooperación
llegara hasta el punto de ejecutar la muerte.
4. El que causare o cooperare activamente con actos necesarios y directos a la
muerte de otro, por la petición expresa, seria e inequívoca de éste, en el caso de
que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a
su muerte, o que produjera graves padecimientos permanentes y difíciles de
soportar, será castigado con la pena inferior en uno o dos grados a las
señaladas en los números 2 y 3 de este artículo.”
En el punto 4 se puede ver que la participación en un suicidio asistido en el caso de ser
por “padecimientos permanentes y difíciles de soportar” es punible, pero en un grado
menor que otros tipos de suicidio asistido o inducido. Hay por lo tanto una diferente
valoración, derivada de una cierta comprensión social, que permite a un juez dictar
penas que no impliquen prisión, por entender que no se tratará de delincuentes
habituales, sino de personas que se han visto involucradas coyunturalmente en un
proceso de difícil elección ante el delito.
Bioética al otro lado del espejo -192
6.6.3. Eutanasia
Una vez establecida la diferencia entre suicidio asistido y eutanasia, corresponde entrar
de lleno en lo que esconde esta compleja palabra.
El contenido de lo que hoy entendemos por eutanasia estaba ya planteado en Grecia y
Roma. Platón, en el libro III de la "República", al describir su Estado ideal, afirmaba246:
“dejen morir a aquellos cuya deficiencia radique en sus cuerpos o condenen a
muerte ellos mismos a los que tengan un alma naturalmente mala e
incorregible”
Por el contrario, el Juramento de Hipócrates contiene una afirmación que ha sido
interpretada como una condena de la eutanasia247:
“A nadie daré una droga mortal aún cuando me sea solicitada, ni daré consejo
con este fin”.
Los estoicos dieron un relieve singular a la eutanasia. Suetonio presenta la vida de
Augusto como un ideal para el sabio estoico248:
“Su muerte fue tranquila y como siempre la había deseado; porque cuando oía
decir que alguno había muerto prontamente y sin dolor, rogaba a los dioses
sirviéndose de la palabra griega, morir él y los suyos de esta manera”.
Por su parte, el cristianismo rechazará de plano tanto el suicidio como la eutanasia, y
esto por un triple motivo: atenta contra el amor debido a sí mismo, atenta contra la
sociedad y atenta contra el derecho exclusivo de Dios sobre la vida del hombre.
Esta argumentación de Santo Tomás pasó, posteriormente, a la teología moral católica.
La eutanasia se retomó de nuevo en el Renacimiento. “El filósofo inglés Francis Bacon,
en 1623, es el primero en retomar, el antiguo nombre de eutanasia, y diferencia dos
tipos: la “eutanasia exterior” como terminación directa de la vida y la “eutanasia
interior” como preparación espiritual para la muerte”249.
Sto. Tomás Moro, en su “Utopía”, se mostró partidario de la eutanasia en casos en que
el enfermo sufriera dolores intolerables. ¿Cómo habría de realizarse esta privación de la
246
PLATÓN. «La República». Libro III.
247
HIPÓCRATES. “Juramento”
248
SUETONIO. «Vidas de veinte Césares, L. II» Augusto. Segunda Parte.
249
Wikipedia. Voz “eutanasia”
Bioética al otro lado del espejo -193
vida? A través de un veneno o de la no ingestión de alimentos. Se puso el énfasis en la
libre elección de la muerte por parte del enfermo, aunque se requería la sanción de las
autoridades y sacerdotes para evitar los abusos que podrían seguirse. Resulta
interesante, por su actualidad, la visión ideal que Tomás Moro tenía de la muerte
hospitalaria250:
"No escatiman nada que pueda contribuir a su curación, trátese de medicinas
o de alimentos. Consuelan a los enfermos incurables, visitándolos con
frecuencia, charlando con ellos, prestándoles, en fin, toda clase de cuidados.
Pero cuando a estos males incurables se añaden sufrimientos atroces,
entonces los magistrados y los sacerdotes se presentan para exhortarle. Tratan
de hacerle ver que está ya privado de los bienes y funciones vitales; que está
sobreviviendo a su propia muerte; que es una carga para sí mismo y para los
demás. Es inútil, por tanto, obstinarse en dejarse devorar por más tiempo por
el mal y la infección que lo corroen. Y puesto que la vida es un puro tormento,
no debe dudar en aceptar la muerte. Armado de esperanza, debe abandonar
esta vida cruel como se huye de una prisión o del suplicio. Que no dude, en fin,
liberarse a sí mismo o permitir que le liberen otros (...). Los que se dejan
convencer ponen fin a sus días dejando de comer. O se les da un soporífero,
muriendo sin darse cuenta de ello. Pero no eliminan a nadie contra su
voluntad, ni por ello le privan de los cuidados que le venían dispensando. Este
tipo de eutanasia se considera como una muerte honorable"
Moro, basándose en la doctrina estoica, defiende la eutanasia contra el sentir común del
pensamiento cristiano; aboga por una humanización del hecho de la muerte. Las ideas
de Bacon y Moro apenas tuvieron influjo en su tiempo ni en los siglos siguientes.
6.6.4. Cuando la eutanasia empuja a la eugenesia
En el siglo XIX, se reanuda la polémica contra la eutanasia. Nietzsche consideraba
que251:
“El enfermo es un parásito de la sociedad. Hallándose en cierto estado es
indecoroso seguir viviendo [...] (Hay) que crear una responsabilidad nueva, la
del médico, para todos aquellos casos en que el interés supremo de la vida, de
la vida ascendente, exige el aplastamiento y la eliminación sin consideraciones
250
MORE, T. «Utopia or The Happy Republic». M.S. Rickerby, Sherbourne Lane. London. 1852. p.141-
142 Traducción propia.
251
NIETZSCHE, F. (1889) «El crepúsculo de los ídolos».
Bioética al otro lado del espejo -194
de la vida degenerante-por ejemplo en lo que se refiere al derecho a la
procreación, al derecho a nacer, al derecho a vivir."
En este texto se ve como Nietzsche propugnaba tanto la eutanasia, como la eugenesia.
Su influjo fue muy relevante en el nazismo. También influirá la obra de K. Binding y A.
Hoche252, en la que se defiende la aplicación de la eutanasia a los enfermos incurables, a
los irrecuperables y a los retrasados mentales incurables. Ellos serán los que difundan el
concepto de “vida sin valor”.
En 1939 se promulgó la ley de la Alemania nazi que hizo obligatoria la notificación de
los niños nacidos con “subnormalidad mental o minusvalías”. Se calcula que una ley
que pretendía la “higiene racial” sirvió para quitar la vida a 5.000 niños con diversidad
funcional mediante inyecciones o privación de la alimentación253. Más tarde se aplicó a
los adultos con diversidad mental para acabar siendo una forma de eliminar a personas
diferentes y/o calificadas como enemigos políticos, como los gitanos, los judíos, etc.
Tras el fin de la II Guerra Mundial, la palabra eutanasia se convirtió en un término tabú.
Sin embargo, en las últimas décadas ha vuelto a plantearse el problema en relación a
casos famosos, como el ya mencionado de Sampedro, muchos de ellos erróneos.
En el debate actual sobre la cuestión, podemos señalar diversos motivos que llevan a
considerar legítima e incluso necesaria la práctica de la eutanasia:
•
La despenalización o legalización del aborto. Una vez suprimida la vida antes
del nacimiento, la sociedad se sitúa en un plano en el que el valor de la vida
humana comienza a ser cuestionado y valorado en función de su cumplimiento
de las normas culturales que imperan en una sociedad concreta. Un plano de
dignidad incompleta
•
La exaltación de los derechos individuales. Desde una exaltación de la
autonomía y libertad del sujeto, cabe preguntarse qué derecho se tiene a
prolongar la vida de un paciente que no desea seguir viviendo y que incluso
solicita que se ponga positivamente término a su existencia. Es coherente
252
BINDING K, HOCHE A. (1920) «Permitting the Destruction of Unworthy Life: Its Extent and
Form.» Leipzip: Verlag von Felix Meiner 1920, pp.231-265.
253
Para profundizar en las atrocidades cometidas contra las personas con diversidad funcional veáse
EVANS S.E. (2004) «Forgotten crimes…. ». op. cit.
Bioética al otro lado del espejo -195
reconocer al individuo el derecho a la muerte cuanto todo parece indicar que es
la mejor opción.
•
El progreso médico, que puede prolongar hasta la desesperación el mismo
proceso de la muerte, con el consiguiente dolor y angustia tanto para el enfermo
como para la familia.
6.6.5. Tipos de eutanasia
Resulta extremadamente compleja la clasificación de los tipos de eutanasia, ya que
difiere mucho de un autor a otro y no existe consenso generalizado sobre ninguna de las
clasificaciones.
Desde el punto de vista del que muere la eutanasia puede ser voluntaria o involuntaria,
según sea solicitada por quien quiere que le den muerte o no; perinatal, agónica,
psíquica o social, según se aplique a recién nacidos con gran diversidad funcional, a
enfermos terminales, a afectados de lesiones cerebrales irreversibles o a ancianos u otras
personas tenidas por socialmente improductivas o gravosas, etc.
Desde el punto de vista de quien la practica, se distingue entre eutanasia activa y pasiva,
según provoque la muerte a otro por acción o por omisión, y entre eutanasia directa e
indirecta: la primera sería la que busca que sobrevenga la muerte, y la segunda la que
busca mitigar el dolor físico, aun a sabiendas de que ese tratamiento puede acortar
efectivamente la vida del paciente; no obstante, muchos autores sostienen que ésta
última no puede llamarse propiamente eutanasia.
La distinción entre eutanasia activa y pasiva comienza en los siglos XVI y XVII. Recibe
el nombre de eutanasia activa la puesta en práctica de una acción médica positiva con la
que se acelera la muerte de un enfermo o se pone término a su vida.
Como ejemplo podemos citar el proceso de Lieja contra los Vandeput, pareja belga que
fue llevada a los tribunales por aplicar la eutanasia a su hija Corinne, nacida con graves
malformaciones en sus extremidades como consecuencia de la talidomida254.
254
MARTÍNEZ RÍOS, Y. M “Análisis jurídico del delito de lesiones al concebido en el código penal
peruano”.
Bioética al otro lado del espejo -196
La eutanasia pasiva o negativa se caracteriza por la omisión, es decir, no se realiza una
terapia o una acción que podría prolongar la vida del enfermo. Aquí habría que situar la
decisión de o aplicar o retirar la alimentación a Terri Schiavo255.
Existe también otro aspecto importante a la hora de clasificar la eutanasia: el uso de los
medios ordinarios (proporcionados) y de medios extraordinarios (desproporcionados) en
el proceso.
¿Cuáles son los criterios para discernir si un medio es o no ordinario? Una terapia
“abundante”, de costes económicos reducidos, aceptada clínicamente, habitual, no
permanente y obligatoria éticamente será considerada ordinaria. De lo contrario, será
extraordinaria.
La valoración no se apoya sólo en las características de la terapia, sino también del
enfermo considerado como persona autónoma, y de su situación familiar, social.
Actualmente esta distinción ha sido muy cuestionada por la falta de claridad. Se ha visto
también en ella el peligro de servir a discriminaciones y desigualdades, por atribuir
excesivo peso al aspecto económico de los medios a la hora de calificarlos de ordinarios
o extraordinarios. Por ello muchos prefieren hablar de otros binomios distintos:
Proporcionado-desproporcionado, razonable- irrazonable...
6.6.6. Distanasia, cacotanasia y ortotanasia
Hay casos, como el de la muerte del ex-presidente Truman, el de Franco o el de Tito,
que no pueden calificarse de eutanasia. Se han inventado neologismos como el de la
“distanasia”. El prefijo griego “dis” tendría el sentido de “deformación del proceso de la
muerte”. G. Higuera la define como256:
"La práctica que tiende a alejar lo más posible la muerte, prolongando la vida
de un enfermo, de un anciano o de un moribundo, ya inútiles, desahuciados,
sin esperanza humana de recuperación; y utilizando para ello no sólo los
255
Conocido caso mediático que tuvo su apoge en los EEUU en el año 2005. Terri Schiavo fue
desconectada de la máquina que la mantuvo viva durante años, a propuesta de su marido, que expreso que
esa era la voluntad que le había transmitido su mujer cuando se encontraba bien. Para saber más sobre
este caso véase la wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Terry_Schiavo
256
Citado por VALLS MOLINS, R. Tesis doctoral. “Diseño de programas para la formación ética de los
profesionales de enfermería”. Capítulo IX. Parte IV. p. 63.
Bioética al otro lado del espejo -197
medios ordinarios sino extraordinarios, muy costosos en sí mismos o en
relación con la situación económica del enfermo y de su familia".
Otro término, utilizado por la Iglesia católica es el de “ortotanasia”, muerte a su tiempo,
sin abreviaciones tajantes y sin prolongaciones desproporcionadas del proceso de morir.
Se trata de humanizar la muerte, no de suprimir la vida del enfermo. Es relevante, desde
el punto de vista humano y ético, la distinción basada en la intención del médico.
Para casos como el de Terri Schiavo, el término que algunos autores proponen es el de
cacotanasia, “mala muerte” o muerte sin contar con la voluntad del enfermo, aunque en
realidad podría caber dentro de la clasificación como eutanasia involuntaria, activa,
directa y social
6.6.7. Pensamiento a favor de la eutanasia
En 1935 se creó, en Gran Bretaña, la primera asociación que defiende el derecho a
morir con dignidad (The Voluntary Euthanasia Society). Durante años utilizó el título
"Exit" ("Salida").
En los años 30 estas asociaciones surgen también en los EEUU. Fue el abogado de
Chicago Lewis Kutner el que acuñó la expresión inglesa “Living Will” en 1967,
expresión equivalente a nuestro “testamento vital”, documento en el que el firmante
puede expresar su rechazo a que se le prolongue la vida artificialmente por medios
desproporcionados.
El primer modelo redactado de testamento vital es el de 1967 y fue ofrecido por el
Euthanasia Educational Council. Hoy se calcula que, en EE.UU., más de diez millones
de personas han firmado declaraciones de este género. En España muchas Comunidades
autónomas han desarrollado los instrumentos legislativos necesarios para recoger
testamentos vitales.
¿Cuál es el sentido y la utilidad del testamento vital? No es sino la traducción moderna
de la doctrina moral tradicional sobre los medios ordinarios/extraordinarios, que
pretende dotar de sensatez y racionalidad a las decisiones sobre la vida en su etapa final.
Bioética al otro lado del espejo -198
En general, los planteamientos de las asociaciones de las que se ha hablado y entre las
que se puede contar la española Derecho a Morir Dignamente, quedan resumidas en el
Manifiesto en favor de la Eutanasia bienhechora257, aparecido en The Humanist, 1974.
Se resumen a continuación los principios fundamentales de ese documento. Los que
suscriben el documento declaran:
•
Nos declaramos, por razones éticas, en favor de la eutanasia bienhechora
•
Rechazamos las teorías que implican que el sufrimiento humano es inevitable y
no se puede hacer nada para mejorar la condición humana.
•
Creemos en el valor y la dignidad de la persona individual. Esto requiere un
tratamiento respetuoso, que conlleva el derecho a la autodeterminación. Ninguna
moralidad racional puede prohibir categóricamente la terminación de la vida si
ha sido azotada por alguna enfermedad horrible para la que todas las terapias
conocidas son inútiles.
•
La eutanasia será bienhechora si y solo si da como resultado una muerte rápida e
indolora, y si el acto, en su totalidad, resulta beneficioso para el paciente.
•
Mantener a una persona viva en contra de su voluntad y negarle sus peticiones
de una salida piadosa cuando la dignidad, la belleza, la promesa y el sentido de
la vida han desaparecido, cuando sólo podemos permanecer en estados de
agonía, o decadencia, es cruel y bárbaro. La imposición del sufrimiento
innecesario es el mal y debería ser evitado por una sociedad civilizada.
•
Desde el punto de vista ético, la muerte se debe ver como una continuidad de la
vida. Dado que el individuo tiene derecho a vivir con dignidad – aunque esta
premisa se viole de hecho – cada individuo tiene derecho a morir con dignidad.
•
...La pena y el sufrimiento se deben soportar con tanta dignidad como los
pacientes puedan reunir, mientras haya una posibilidad presente de alivio o cura.
No se tiene por qué soportar cuando ya no tiene sentido, como es el caso de las
fases finales de una enfermedad incurable.
257
A Plea for Beneficent Euthanasia – The Humanist Julio/Agosto de 1974
Bioética al otro lado del espejo -199
•
Para algunos médicos el problema de la eutanasia viene derivado de una cierta
ambivalencia del juramento hipocrático. Cabe resaltar que, por este juramento,
un médico se compromete tanto a la cura de la enfermedad como al alivio del
sufrimiento.
•
Afirman que el individuo “tiene la libertad para decidir razonablemente su
propia muerte”; “es cruel y bárbaro exigir que una persona sea mantenida viva
contra su voluntad, rehusándole la liberación que desea”. Finalmente, afirma con
solemnidad que “puesto que todo individuo tiene derecho a vivir con dignidad...
también tiene el derecho a morir con dignidad”.
En esa línea de defensa de la eutanasia encontramos también filósofos contemporáneos
como Javier Sádaba que escribe258:
“Por eso, cuando defendemos el uso libre de la eutanasia, no estamos
animando a nadie a que la aplique, ni ridiculizamos a los que, creyentes en
otros mundos, saquen provecho, a su manera, del dolor, ni afirmamos que,
una vez instalado el dolor en nuestras vidas, no haya que aprender de él. Lo
único que sostenemos es que no muestra gran sensibilidad moral quien
prohíbe evitar que alguien sufra. Y eso es lo que hacen quienes se oponen a la
eutanasia voluntaria. Otra cosa es que sea necesario regularla para evitar
abusos. Sin duda. Pero eso ocurre con todo.”
6.6.8. Valoraciones éticas
La ortotanasia, la muerte a su tiempo, o eutanasia pasiva y voluntaria
Hay unanimidad en todos los ámbitos y corrientes bioéticas a la hora de afirmar el valor
positivo de la ortotanasia, el debido reconocimiento del derecho del enfermo a que se le
permita morir en paz, sin graves dolores ni angustias, y sin empeñarse desproporcionada
e irrazonablemente en la prolongación de la vida. En este sentido, la ortotanasia es la
realización del doble valor del respeto a la vida humana y del derecho a morir
dignamente.
En este punto se plantea la cuestión de la información al paciente. Por otra parte, en
ocasiones el enfermo queda privado de autonomía moral al encontrarse en un estado de
258
SÁDABA, J. (2004) «Principios de bioética laica». op. cit. p. 101.
Bioética al otro lado del espejo -200
inconsciencia. Salvo en estos casos, no puede cuestionarse el protagonismo del
paciente.
La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y
de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica estipula
en su artículo 4:
Artículo 4. Derecho a la información asistencial.
1. Los pacientes tienen derecho a conocer, con motivo de cualquier actuación en
el ámbito de su salud, toda la información disponible sobre la misma, salvando
los supuestos exceptuados por la Ley. Además, toda persona tiene derecho a que
se respete su voluntad de no ser informada. La información, que como regla
general se proporcionará verbalmente dejando constancia en la historia clínica,
comprende, como mínimo, la finalidad y la naturaleza de cada intervención, sus
riesgos y sus consecuencias.
2. La información clínica forma parte de todas las actuaciones asistenciales, será
verdadera, se comunicará al paciente de forma comprensible y adecuada a sus
necesidades y le ayudará a tomar decisiones de acuerdo con su propia y libre
voluntad.
3. El médico responsable del paciente le garantiza el cumplimiento de su
derecho a la información. Los profesionales que le atiendan durante el proceso
asistencial o le apliquen una técnica o un procedimiento concreto también serán
responsables de informarle.
Pero en estos casos, no basta con la mera información sino que hace falta también
regular el derecho a poder dar un consentimiento informado (un consentimiento dado
después de la información sobre la terapia concreta que se le va a aplicar). Es cierto que
la libertad del paciente no es absoluta, sino que está recortada por exigencias éticas,
jurídicas y sociales, pero nunca puede serle negada totalmente. Es ético, por ejemplo,
que un paciente se niegue a una intervención quirúrgica u otro tipo de terapia que
únicamente van a conseguir la prolongación durante corto tiempo de una vida que
médicamente está llamada a extinguirse.
El consentimiento informado se regula en los artículos 8, 9 y 10 de la misma ley:
Artículo 8. Consentimiento informado.
Bioética al otro lado del espejo -201
1. Toda actuación en el ámbito de la salud de un paciente necesita el
consentimiento libre y voluntario del afectado, una vez que, recibida la
información prevista en el artículo 4, haya valorado las opciones propias del
caso.
2. El consentimiento será verbal por regla general.
Sin embargo, se prestará por escrito en los casos siguientes: intervención
quirúrgica, procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasores y, en general,
aplicación de procedimientos que suponen riesgos o inconvenientes de notoria y
previsible repercusión negativa sobre la salud del paciente.
3. El consentimiento escrito del paciente será necesario para cada una de las
actuaciones especificadas en el punto anterior de este artículo, dejando a salvo la
posibilidad de incorporar anejos y otros datos de carácter general, y tendrá
información suficiente sobre el procedimiento de aplicación y sobre sus riesgos.
4. Todo paciente o usuario tiene derecho a ser advertido sobre la posibilidad de
utilizar los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapéuticos que se le
apliquen en un proyecto docente o de investigación, que en ningún caso podrá
comportar riesgo adicional para su salud.
5. El paciente puede revocar libremente por escrito su consentimiento en
cualquier momento.
Artículo 9. Límites del consentimiento informado y consentimiento por
representación.
1. La renuncia del paciente a recibir información está limitada por el interés de la
salud del propio paciente, de terceros, de la colectividad y por las exigencias
terapéuticas del caso. Cuando el paciente manifieste expresamente su deseo de
no ser informado, se respetará su voluntad haciendo constar su renuncia
documentalmente, sin perjuicio de la obtención de su consentimiento previo para
la intervención.
2. Los facultativos podrán llevar a cabo las intervenciones clínicas
indispensables en favor de la salud del paciente, sin necesidad de contar con su
consentimiento, en los siguientes casos:
Bioética al otro lado del espejo -202
a) Cuando existe riesgo para la salud pública a causa de razones sanitarias
establecidas por la Ley. En todo caso, una vez adoptadas las medidas
pertinentes, de conformidad con lo establecido en la Ley Orgánica 3/1986, se
comunicarán a la autoridad judicial en el plazo máximo de 24 horas siempre que
dispongan el internamiento obligatorio de personas.
b) Cuando existe riesgo inmediato grave para la integridad física o psíquica del
enfermo y no es posible conseguir su autorización, consultando, cuando las
circunstancias lo permitan, a sus familiares o a las personas vinculadas de hecho
a él.
3. Se otorgará el consentimiento por representación en los siguientes supuestos:
a) Cuando el paciente no sea capaz de tomar decisiones, a criterio del médico
responsable de la asistencia, o su estado físico o psíquico no le permita hacerse
cargo de su situación. Si el paciente carece de representante legal, el
consentimiento lo prestarán las personas vinculadas a él por razones familiares o
de hecho.
b) Cuando el paciente esté incapacitado legalmente.
c) Cuando el paciente menor de edad no sea capaz intelectual ni emocionalmente
de comprender el alcance de la intervención. En este caso, el consentimiento lo
dará el representante legal del menor después de haber escuchado su opinión si
tiene doce años cumplidos.
Cuando se trate de menores no incapaces ni incapacitados, pero emancipados o
con dieciséis años cumplidos, no cabe prestar el consentimiento por
representación. Sin embargo, en caso de actuación de grave riesgo, según el
criterio del facultativo, los padres serán informados y su opinión será tenida en
cuenta para la toma de la decisión correspondiente.
4. La interrupción voluntaria del embarazo, la práctica de ensayos clínicos y la
práctica de técnicas de reproducción humana asistida se rigen por lo establecido
con carácter general sobre la mayoría de edad y por las disposiciones especiales
de aplicación.
5. La prestación del consentimiento por representación será adecuada a las
circunstancias y proporcionada a las necesidades que haya que atender, siempre
Bioética al otro lado del espejo -203
en favor del paciente y con respeto a su dignidad personal. El paciente
participará en la medida de lo posible en la toma de decisiones a lo largo del
proceso sanitario.
Artículo 10. Condiciones de la información y consentimiento por escrito.
1. El facultativo proporcionará al paciente, antes de recabar su consentimiento
escrito, la información básica siguiente:
a) Las consecuencias relevantes o de importancia que la intervención origina con
seguridad.
b) Los riesgos relacionados con las circunstancias personales o profesionales del
paciente.
c) Los riesgos probables en condiciones normales, conforme a la experiencia y al
estado de la ciencia o directamente relacionados con el tipo de intervención.
d) Las contraindicaciones.
2. El médico responsable deberá ponderar en cada caso que cuanto más dudoso
sea el resultado de una intervención más necesario resulta el previo
consentimiento por escrito del paciente.”
Habiendo sido informado el paciente y dando éste su consentimiento, la ortotanasia es
el camino hacia la buena muerte, la verdadera eutanasia en sentido etimológico.
El consentimiento informado debería ser objeto de un nuevo análisis tras la aprobación
de la Convención de la ONU y desde el modelo de la diversidad, tarea que queda
pendiente de realizar.
Cacotanasia, mala muerte, eutanasia impuesta al enfermo, o activa
involuntaria y directa
Existe un rechazo ético unánime en la sociedad a que se adopten acciones que lleven a
la muerte de un paciente sin su conocimiento y voluntad. La libertad del enfermo a
decidir por sí mismo sobre el final de su existencia se considera un valor absoluto. Sin
embargo, hoy se están dando casos de eutanasia impuesta al enfermo inconsciente
basándose en la petición de familiares o de representantes legales.
Bioética al otro lado del espejo -204
La eutanasia libremente elegida o activa, voluntaria y directa
Cuando un paciente solicita de forma libre, continuada y responsable que se ponga fin a
su vida desde una verdadera opción personal ¿se puede descalificar éticamente el
hecho?
Un caso, famoso en EE.UU., es el de Jack Kevorkian y sus prácticas eutanásicas. Aparte
de la ola de sensacionalismo que ha despertado el hacer de este médico de Michigan,
especialista en patología, hay que subrayar que su veintena de casos, calificados de
“suicidio asistido”, reabrieron el debate en torno a importantes interrogantes morales:
¿quién debe morir?, ¿quién puede decidir?, ¿cuál es el papel de la medicina al final de
la vida?
De los casos de Kevorkian, dos merecen interés especial porque en ellos se ve
claramente la problemática que puede derivarse de situaciones de eutanasia voluntaria.
•
El primero es el de Janet Adkins, enferma de Alzheimer a la que su médico,
Murray Raskind, especialista en la enfermedad, aún que auguraba bastantes años
con una calidad de vida aceptable. A pesar de ello, Janet pidió ayuda al Dr.
Kevorkian y puso fin a su vida. El problema reside en que Janet no se
encontraba en fase terminal, por lo que no se considera eutanasia sino suicidio
asistido. Otro caso más para la confusión.
•
El segundo caso es el de Marjorie Wantz, de 58 años. A pesar de que sufría
grandes dolores, sus médicos consideraban que eran psicosomáticos, fruto de
una grave depresión. A pesar de ello, el Dr. Kevorkian puso fin a su vida “por
compasión”.
El caso de M. Wantz nos lleva a cuestionar hasta qué punto la petición del enfermo es
firme y representa una verdadera opción personal, o si más bien responde a un estado de
ánimo depresivo, reflexión quizá aplicable también al caso de Ramón Sampedro. La
petición de eutanasia puede darse, a veces, en las fases de ira o depresión, sin que esto
constituya la verdadera voluntad del enfermo.
Respecto a los dolores insoportables que los enfermos pueden sufrir, hay autores que
insisten en que los cuidados paliativos, unidos al acompañamiento humano, pueden
hacer que adquieran niveles soportables. Con todo, no es posible generalizar y hay casos
Bioética al otro lado del espejo -205
que son muy difíciles de afrontar debido precisamente a situaciones de sufrimiento
extremo no superable.
Desde una comprensión no religiosa de la existencia y de la afirmación de la libertad
como valor supremo del hombre no es fácil negar al ser humano la capacidad de decidir
sobre su vida, si no se matizan los valores asociados a esa libertad, como se hace desde
el modelo de la diversidad, tal como se verá más adelante.
La eutanasia a niños con diversidad funcional
Un problema que se está haciendo más frecuente en los últimos años es el de la
eutanasia a niños nacidos con diversidad funcional congénita. Podemos citar como
ejemplo el caso de los EE.UU. donde se admite el aborto hasta la viabilidad del feto. En
general se considera que el feto comienza a ser viable a partir de la vigésimo octava
semana del embarazo. Si se puede interrumpir el embarazo a los seis o siete meses de
gestación, debemos preguntarnos por la legitimidad, ética o legal, de no dejar seguir
viviendo a un niño con diversidad funcional.
En diversas ocasiones se ha planteado el problema del nacimiento de niños con
síndrome de Down y, al mismo tiempo, con obstrucción intestinal. En tales casos los
padres se han negado a que les hiciese una intervención quirúrgica para resolver la
obstrucción y han pedido que se les dejase morir. Cabe preguntarse si su decisión habría
sido la misma de tratarse de niños sin diversidad funcional.
Los infanticidios en casos similares se están produciendo ya en Holanda, en el Hospital
Infantil de Groningen. Aprovechando leyes de eutanasia, en ese hospital se están dando
casos de “buena muerte” para niños con una gran diversidad funcional.259
6.6.9. Derecho y eutanasia
Se puede hablar con propiedad de despenalización de la eutanasia cuando se reconoce la
facultad de acabar con la vida de una persona en situaciones de sufrimiento extremo.
259
Para profundizar en la eutanasia infantil en Holanda véase: MORENO VILLARES, J.M., GALIANO
SEGOVIA M.J. (2005) “La eutanasia de niños en Holanda: ¿el final de un plano inclinado?”. Cuadernos
de Bioética. Edición electrónica. XVI, 2005/3ª. Asociación Española de Bioética y Etica Médica (AEBI)
Bioética al otro lado del espejo -206
Ya dentro del primer cuarto del siglo XX se dieron algunos intentos muy efímeros de
legalización. La aplicación de la eutanasia con fines eugenésicos por el régimen nazi
contribuyó a que, después de la segunda guerra mundial decreciera la acción de los
movimientos a favor de la legalización de la eutanasia voluntaria. Pero, pasados unos
años, de nuevo y en varios países, se han lanzado propuestas para su legalización.
Entre los verdaderos intentos de legalizar la eutanasia se encuentran dos proyectos
presentados al Parlamento británico en 1936 y l939, y un texto votado favorablemente
en referéndum en el cantón suizo de Zurich, en l977.
En 1993, Holanda consiguió la despenalización parcial de la eutanasia, regulada por un
proyecto de ley aprobado el 9 de febrero por el parlamento de la Haya. Para la puesta en
práctica de la acción médica el profesional debe contar con el consentimiento del
paciente, consultar con la familia y tener el asesoramiento de otros colegas. Además,
deberá comunicar al fiscal su decisión de contribuir a acelerar la muerte de un paciente
mediante un cuestionario que demuestre que aplicó la eutanasia como última opción. En
caso contrario, la ley prevé penas de doce años de cárcel.
Otro país donde la polémica sobre la eutanasia es intensa es Alemania. Este país ha
despenalizado el suicidio y la ayuda al mismo, y da, en la práctica, un estatus legal
similar a la petición de eutanasia.
En España, nuestro Código Penal no contempla explícitamente el tema de la eutanasia.
Éste debe ser abordado desde lo que se afirma en relación con el homicidio y el
suicidio. El suicidio no constituye un delito. Sí, sin embargo, el auxilio y la inducción a
él.
Las razones de los grupos y movimientos partidarios de la despenalización son muy
variadas. El motivo principal es el respeto a la autonomía moral de la persona. Por otra
parte, se acusa a las leyes de su falta de lógica: si el suicidio no está penalizado y si se
reconoce al paciente el derecho a rechazar un tratamiento ¿hay tanta diferencia entre
una inyección mortal y la negativa a ciertos tratamientos?
6.6.10. Al otro lado del espejo. El punto de vista sobre la eutanasia
El eje fundamental del que parte el pensamiento desde el modelo de la diversidad, está
basado en el concepto de dignidad elaborado con más detalle en la sección 4.4 y en la
Bioética al otro lado del espejo -207
Declaración Universal de los derechos humanos260. A la hora de definir y sustentar la
dignidad esta declaración dice en sus artículos 1 y 22:
Artículo 1
“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y,
dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los
unos con los otros.”
Artículo 22
“Toda persona, como miembro de la sociedad, tiene derecho a la seguridad
social, y a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional,
habida cuenta de la organización y los recursos de cada Estado, la satisfacción
de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables a su y al libre
desarrollo de su personalidad.”
Se entiende por lo tanto que la sociedad que se quiere construir es aquella en la que se
mantenga la igualdad de la dignidad de todas las personas, independientemente de su
diversidad funcional, adoptando en ella las medidas necesarias para satisfacer los
derechos económicos, sociales y culturales de todas las personas. A estos derechos,
derivados de la dignidad habría que añadir los derechos fundamentales y políticos.
A esta concepción de la dignidad hay que sumar, al igual que en el caso de la eugenesia,
la clarificación y separación de las ideas de enfermedad y diversidad funcional. Al otro
lado del espejo, no se ve problemático avanzar hacia la idea de una muerte digna, si ésta
es voluntaria, consciente, contrastada o documentada en textos personales como el
Testamento Vital.
Desde el modelo de la diversidad, la muerte digna sería la pieza final, el tejado de un
edificio que constituye el edificio de una vida digna. No obstante, se teme lo que la
realidad confirma: es más sencillo y barato, en términos económicos, construir la casa
empezando por el tejado.
260
Declaración Universal de los derechos humanos. Adoptada y proclamada por la Resolución de la
Asamblea General 217 A (III) del 10 de diciembre de 1948.
Bioética al otro lado del espejo -208
Desde el modelo de la diversidad se opina que el edificio de la vida digna se debe
empezar por los cimientos y construyendo pisos que garanticen el mismo valor para
todas las vidas humanas y los mismos derechos para todas las personas, de manera que
éstas puedan vivir sin discriminación y en igualdad de oportunidades, con plena libertad
para tomar decisiones. Cuando los cimientos y los pisos estén terminados con solidez,
llegará el momento de construir el tejado: la muerte digna, para completar el edificio de
la vida digna.
Desde la contrastada realidad de que hasta las más modernas medidas legales como la
Ley 39/2006, de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía y Atención a las
personas en situación de dependencia, no sólo no garantizan la plena dignidad de las
personas con diversidad funcional sino que prorrogan las situaciones de desigualdad de
oportunidades de las personas con diversidad funcional, se puede observar que los
esfuerzos sociales para la consecución de plena dignidad de este colectivo cada vez más
amplio de personas, no sólo resultan insuficientes, sino que además están mal
orientados.
Por ello, y por las experiencias del pasado, al otro lado del espejo se ve con reticencia
que se abra una puerta que lleva a un camino lleno de incertidumbre, en el que la muerte
digna se anteponga a la vida digna.
Al otro lado del espejo se prefiere andar un camino en el que el ser humano aprenda a
verse diferente en lugar de “enfermo”, o inferior si tiene una diversidad funcional, y
afronte la realidad de que todos los seres humanos adquirimos una diversidad funcional,
especialmente con la edad. Siguiendo ese camino la eutanasia quedaría reservada para
aquellos que libremente, y pudiendo elegir entre opciones verdaderamente equiparables
en valor, decidan voluntariamente dejar de vivir.
6.7 Comités de Bioética
Tal como se ha indicado anteriormente en este trabajo, Los comités de bioética van
creándose en todo el mundo y van incorporando puntos de vista pluridisciplinares que
afectan a las decisiones, documentos y estrategias bioéticas. Muchas de estas decisiones,
documentos y estrategias afectan a la vida de personas con diversidad funcional, sobre
cuya manera de vivir existen muchos prejuicios sociales.
Si bien las y los filósofos se han ido haciendo un hueco en un ámbito tradicionalmente
restringido a los médicos, a día de hoy, la visión de las personas con diversidad
Bioética al otro lado del espejo -209
funcional sigue estando ausente en los currículos de formación sobre bioética y en sus
comités.
Con la reciente aprobación de la Convención sobre los derechos de las personas con
discapacidad de la ONU, la diversidad funcional pasa a ser considerada una cuestión de
derechos humanos, en lugar de una realidad médica, hecho que tiene una incidencia
directa en la visión bioética de esta realidad con la que convive un colectivo creciente
de población.
En esta sección se pretende llamar la atención sobre la importancia de la presencia de
las voces de este colectivo en estos comités. Un colectivo que, en los últimos tiempos,
ha ido elaborando un discurso propio en la mayoría de los temas bioéticos, reflejado en
las páginas precedentes y cuya visión nace de la convivencia diaria con algo tan mal
entendido como la discriminación por diversidad funcional.
Si se quiere crear una cultura bioética respetuosa con los derechos humanos, que tenga
en cuenta la visión de quienes viven en primera persona su diversidad, esta
incorporación a los comités de bioética, así como al currículo formativo y al resto de los
ámbitos de esta disciplina, no debe esperar más.
Pero, tal como se ha visto en la sección 3.2 ese no ha sido el caso en la reciente creación
del Comité Nacional de Bioética, nombrado en diciembre de 2007 en cumplimiento de
lo establecido en la el artículo 79.2 de la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación
biomédica.
6.7.1. La participación en los comités de bioética
A la hora de definir en qué consiste un comité de bioética, la UNESCO ha especificado
lo siguiente261:
“El término “comité de bioética” denota un grupo de personas (un presidente y
miembros) que se reúnen para abordar cuestiones no sólo factuales, sino
también de carácter profundamente normativo. Es decir, que no se reúnen
para determinar sin más el estado de la cuestión en una determinada esfera de
interés. Un comité no se preocupa sólo de la dimensión factual de los datos
empíricos; se crea para responder por igual a la pregunta “¿Qué decisión debo
adoptar y cómo debo actuar?” y a la pregunta más general “¿Qué decisión
261
UNESCO 2005. Guía Nº 1. “Creación de comités de bioética”. pp. 12-13.
Bioética al otro lado del espejo -210
debemos adoptar y cómo debemos actuar?”. De ese modo, pasamos de la ética,
que tradicionalmente es una rama de la filosofía, a la política: “¿Cómo ha de
actuar un gobierno?”
De aquí se deduce que los comités de bioética trascienden el ámbito meramente médico
y hospitalario y entroncan directamente con actitudes y regulaciones políticas y sociales
que afectan directamente o indirectamente a los derechos humanos y a la vida cotidiana
de todas las personas con diversidad funcional.
La pregunta “¿Cómo debe actuar un gobierno?” tiene hoy una respuesta clara, firmada y
vinculante: debe actuar de acuerdo con lo establecido en la Convención sobre los
derechos de las personas con discapacidad de la ONU, y eso implica llevar la voz
bioética de la diversidad funcional a todos los ámbitos, incluidos los comités de
bioética. Implica desterrar la visión médica de la diversidad funcional para entroncar
con la nueva visión basada en derechos humanos.
Tal como se indica en el artículo 79.1 bajo el Título IV “Comité de Bioética de España”
de la Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica:
“Artículo 79. Composición y designación de sus miembros.
1. El Comité estará constituido por un número máximo de doce miembros,
elegidos entre personas acreditadamente cualificadas del mundo científico,
jurídico y bioético. En su composición deberá procurarse la presencia
equilibrada de las distintas disciplinas implicadas en las reflexiones
bioéticas.”
La referencia en el punto 1 a “las distintas disciplinas implicadas en las reflexiones
bioéticas”, deja abierta una puerta para la incorporación de esta voz bioética. Se seguirá
a la espera de que se utilice, cumpliendo así lo establecido por la Convención de la
ONU.
A fin de ejemplificar el efecto de la ausencia de esta voz en los comités de bioética, se
puede poner de relieve que uno de los errores cometidos en el ámbito bioético está
relacionado con el Convenio de Asturias de Bioética, internacionalmente conocido por
el “Convenio para la protección de los derechos humanos y la dignidad del ser humano
con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina. Convenio sobre los
Bioética al otro lado del espejo -211
derechos humanos y la Biomedicina”262 suscrito por el Estado Español, estado en el que
entró en vigor el 1 de enero de 2000. Tal como se ha indicado en la sección 6.1.2 la voz
bioética de las personas con diversidad funcional, entiende que los artículos 17 y 20 de
este Convenio, que contemplan excepciones a la hora de experimentar o extraer órganos
de personas que no tengan capacidad para expresar su consentimiento, contravienen lo
establecido en la Convención de la ONU. Se cuestionan también los artículos 6 y 7 de
dicho Convenio. Sin embargo, ninguna objeción de este tipo parece haber sido tenida en
cuenta en los comités de bioética.
Por ello, la participación en los comités de bioética de la voz de las personas con
diversidad funcional se hace imprescindible, no sólo para incorporarla a los comités,
sino para colaborar con ellos en la difusión de este nuevo punto de vista tal como se
indica en la propia Convención de la ONU, en su artículo 8:
Artículo 8. Toma de conciencia.
1. Los Estados Partes se comprometen a adoptar medidas inmediatas, efectivas y
pertinentes para:
a) Sensibilizar a la sociedad, incluso a nivel familiar, para que tome mayor
conciencia respecto de las personas con discapacidad y fomentar el respeto de
los derechos y la dignidad de estas personas;
b) Luchar contra los estereotipos, los prejuicios y las prácticas nocivas respecto
de las personas con discapacidad, incluidos los que se basan en el género o la
edad, en todos los ámbitos de la vida;
c) Promover la toma de conciencia respecto de las capacidades y aportaciones de
las personas con discapacidad.
2. Las medidas a este fin incluyen:
a) Poner en marcha y mantener campañas efectivas de sensibilización pública
destinadas a:
262
SIBI. (1997) “Convenio de Asturias de Bioética. Convenio para la protección de los derechos
humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la Biología y la Medicina.
Convenio sobre los derechos humanos y la Biomedicina”. (Oviedo, 4 de abril de 1997).
Bioética al otro lado del espejo -212
i) Fomentar actitudes receptivas respecto de los derechos de las personas con
discapacidad;
ii) Promover percepciones positivas y una mayor conciencia social respecto de
las personas con discapacidad;
iii) Promover el reconocimiento de las capacidades, los méritos y las habilidades
de las personas con discapacidad y de sus aportaciones en relación con el lugar
de trabajo y el mercado laboral;
b) Fomentar en todos los niveles del sistema educativo, incluso entre todos los
niños y las niñas desde una edad temprana, una actitud de respeto de los
derechos de las personas con discapacidad;
c) Alentar a todos los órganos de los medios de comunicación a que difundan
una imagen de las personas con discapacidad que sea compatible con el
propósito de la presente Convención;
d) Promover programas de formación sobre sensibilización que tengan en cuenta
a las personas con discapacidad y los derechos de estas personas.
Además, como indica José Luis Luján263:
“los comités de ética (en sus múltiples versiones) pueden cumplir la función de
dinamizar y estructurar el debate público, pero no reemplazarlo”.
Los representantes oficiales de las personas con diversidad funcional han solicitado
incorporar su voz en ese debate bioético público, a todos los niveles, en al menos dos
263
LUJÁN, J. L. (1995) “Conflicto social, controversias científicas y debate ético. Sobre el contexto de la
bioética en la filosofía de la ciencia como filosofía práctica”. Revista ISEGORÍA. Revista de Filosofía
Moral y Política. Nº 22, octubre 1995. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC),
Instituto de Filosofía. p. 178.
Bioética al otro lado del espejo -213
ocasiones: En la demanda 6 del documento “Las personas con discapacidad hablan de la
Nueva Genética” de Disabled People’s Internacional en el año 2000264:
“Demanda 6. Las organizaciones de personas con discapacidad estén
representadas en todos los organismos consultivos y legislativos relacionados
con la genética humana.”
Y en el final del Manifiesto de Tenerife de la European Network on Independent
Living, en el año 2003265:
“Demandamos finalmente que la UE adopte las medidas necesarias para
prevenir la discriminación de las personas con discapacidad en futuros
avances de la genética, la ciencia y la tecnología.”
También, la solicitud de participar en los comités de bioética forma parte de una de las
propuestas del modelo de la diversidad266:
“La participación efectiva de las mujeres y hombres con diversidad funcional en
los comités de bioética a todos los niveles”.
De este modelo se desprende la necesidad de la presencia de la voz de las personas con
diversidad funcional en todos los debates bioéticos y sus comités, principalmente para
defender la dignidad intrínseca o moral de las personas que son discriminadas por su
diferencia y como apoyo al pleno cumplimiento de lo establecido en la Declaración
Universal de los derechos del Hombre, ya que tal como indican Agustina Palacios y el
autor de este texto267:
“Esta visión se basa fundamentalmente en los derechos humanos y en lo
establecido en su declaración universal, introduciendo en el debate bioético un
punto de vista difícil de encuadrar en los tradicionales esquemas de análisis en
264
DPI (Disabled Peoples' Internacional) Europe. (2000) “Las personas con discapacidad hablan….” op.
cit.
265
ENIL (European Network on Independent Living). (2003) “Manifiesto de Tenerife. Promovamos la
Vida Independiente.- Acabemos con la discriminación hacia las personas con discapacidad”. Arona.
Tenerife. Abril 2003.
266
PALACIOS, A. y ROMAÑACH, J. «El modelo de... ». op. cit. p.210.
267
PALACIOS, A. y ROMAÑACH, J. (2007a) “El modelo de la diversidad: una nueva visión de la
bioética desde la perspectiva de las personas con diversidad funcional (discapacidad)”. II Encuentro
Moral, Ciencia y Sociedad en la Europa del Siglo XXI. INterDependencia: El bienestar como requisito de
la dignidad. Donostia / San Sebastián 15 y 16 de marzo de 2007.
Bioética al otro lado del espejo -214
el mundo de la bioética y aporta una luz diferente al debate, la luz de la voz de
aquellas personas cuyas vidas han estado, y siguen estando, en juego.”
Por lo tanto, la participación en los comités de bioética de esta nueva voz, es una
medida que se debe adoptar para ser respetuoso con los derechos humanos y una
demanda de imprescindible cumplimiento, que se reitera y refuerza con este texto.
Para ello, habrá que analizar en qué tipos de comité resulta imprescindible la presencia
de esta voz, para empezar por ellos y extender luego esta voz por todo el ámbito
bioético. En un primer análisis, parece prioritaria la entrada de esta voz en dos de los
tipos de comités establecidos por la UNESCO268: los Comités de bioética de carácter
normativo o consultivo (CNC)269 y los Comités de ética en investigación (CEI)270, ya
que son los que debaten temas sobre los que la voz bioética de las personas con
diversidad funcional, tal como se puede apreciar tras la lectura de este documento, ya ha
establecido discrepancias importantes271.
6.7.2. Al otro lado del espejo. La participación en los Comités de Bioética
En esta sección se ha puesto de relieve que, a pesar de que los comités de bioética deben
recoger todas las voces bioéticas de la sociedad, existe una voz bioética que no se
encuentra incorporada en la inmensa mayoría de los comités de bioética de todos los
países: la voz de las personas con diversidad funcional.
Una voz tiene un corpus ideológico propio, elaborado, documentado, publicado y
argumentado que consta tanto de posiciones políticas como de artículos y publicaciones
técnicas y que se basa en la visión de la diversidad funcional como una cuestión de
dignidad y derechos humanos y que ya es aceptada en algunos países como Suecia en su
Comité Nacional de Bioética.
268
UNESCO 2005. Guía Nº 1. “Creación de…” op.cit. p. 21.
269
Como el Comité de Bioética de España, que se estipula en el título VII de la Ley 14/2007, de 3 de
julio, de Investigación biomédica.
270
Muchos de estos CEIs deberán formarse en los próximos años, tal como lo estipula el artículo 12 de la
Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica.
271
Para profundizar en estas discrepancias véase: PALACIOS, A. y ROMAÑACH, J. «El modelo de...».
op. cit. pp. 196-207.
Bioética al otro lado del espejo -215
La aprobación de por parte del Estado español de la Convención sobre los derechos de
las personas con discapacidad de la ONU implica una nueva visión de la diversidad
funcional que huye de la visión tradicional de la diversidad bajo la perspectiva médica,
para convertirla en una cuestión de derechos humanos. Esta visión está ausente de los
comités de bioética, en los que persiste la confusión entre enfermedad y diversidad
funcional y, por lo tanto, se tienen que adoptar medidas para incorporar ese cambio.
La voz de las personas con diversidad funcional es la que tiene la claridad de ideas
necesaria para llevar a cabo ese cambio. Además, el colectivo de personas con
diversidad funcional ha solicitado públicamente que su voz sea escuchada en los
comités de bioética.
Por lo tanto, ha llegado la hora de incorporar esa voz, que enriquecerá el debate,
ayudará a respetar lo establecido por los derechos humanos y aportará un nuevo punto
de vista sobre una realidad muy mal conocida y valorada.
6.8 Situaciones de “inDependencia”
En los últimos años, con el envejecimiento de la población, Europa ha empezado a
afrontar la realidad de que existe un colectivo creciente de personas que viven en
situación de “inDependencia”: personas con diversidad intelectual, mental, física, visual
o auditiva), que siempre han dependido de otras –habitualmente la familia- para poder
participar en la sociedad. De esta manera, un colectivo habitualmente olvidado y
discriminado ha visto incrementada su relevancia al aumentar el número de personas
que viven en esa situación.
Al igual que en otros temas, la relación entre la bioética y la vida de las personas que
viven en situación de “inDependencia”272 apenas ha sido analizada ahora desde el punto
de vista de aquellas personas que viven diariamente esa realidad273.
Tal como escribe Martha Nussbaum274:
272
Nótese que muchas de las personas que viven en situación de dependencia aspiran a una vida en
“inDependencia”.
273
El único precedente es ROMAÑACH CABRERO, J. y CENTENO ORTIZ, A. (2007): “Fundamentos
bioéticos para la “inDependencia”. Comunicación presentada en el VIII Congreso Nacional de Bioética.
Asociación de Bioética Fundamental y Clínica. Oviedo 18-20 de octubre de 2007
274
NUSSBAUM, M. C (2006): «La fronteras de la justicia…».op.cit. pp 112-113.
Bioética al otro lado del espejo -216
“No podemos ignorar ni posponer estos problemas con el argumento de que
sólo afectan a un número reducido de personas. Ésta sería ya en sí misma una
mala razón para posponer lo que supone un grave problema de desigualdad,
del mismo modo que estaría mal posponer las cuestiones de subordinación
racial o religiosa sobre la base de que afectan únicamente una minoría. Pero
también deberíamos reconocer que la discapacidad y la dependencia adoptan
muchas formas distintas. No sólo los niños y los adultos con deficiencias
permanentes necesitan una asistencia completa e incluso constante. Las
deficiencias mentales, físicas y sociales que he descrito se parecen a grandes
rasgos a la situación de las personas mayores, las cuales resultan en general
más difíciles de cuidar que los niños o los jóvenes con discapacidades, pues
son personas más resentidas, defensivas y amargadas, y físicamente menos
agradables de tratar.... Así pues, la perspectiva que tengamos sobre las
necesidades de los niños y de los adultos con deficiencias y discapacidades no
queda encerrada en un apartado especial de la vida fácil de separar de la
"media" porque también tiene implicaciones para la perspectiva que tienen los
"normales" (personas con defectos y limitaciones entran dentro de la media)
sobre sus padres cuando se hace mayores, y sobre las necesidades que pronto
tendrán ellos mismos y nivel suficiente. A medida que aumenta la expectativa
de vida, la relativa independencia que disfrutan muchas personas parece cada
vez una situación temporal, una fase de la vida en la que entramos lentamente
y de la que muy pronto empezamos a salir. Incluso en nuestros mejores años,
muchos vivimos periodos más o menos largos de dependencia extrema de los
demás (después de una operación quirúrgica o de una grave herida o durante
un periodo de depresión o estrés agudo). Un análisis teórico podría intentar
distinguir las fases de una vida "normal" de una persona deficiente
permanentemente, pero distinción resulta difícil establecer en la vida real y
cada vez lo será más."
El objetivo de esta sección es, en primer lugar, analizar esta realidad humana con la que
convive un número cada vez mayor de personas y, en segundo lugar, estudiar su
relación con la bioética y poner de relieve la influencia que los diferentes temas
bioéticos tienen dicha realidad diaria de estas personas, basándose en el análisis que
hacen las personas que viven al otro lado del espejo y conviven a diario con esta tan
“temida” e inexorable realidad.
De este análisis se pretende deducir nuevos fundamentos bioéticos, basados en los
derechos humanos de las personas que viven en situación de “inDependencia”, de
manera que se piense en ellas como sujetos de derechos cuyas vidas tienen el mismo
Bioética al otro lado del espejo -217
valor, en lugar de la tradicional visión que las trata como enfermos, de manera que su
dignidad se ve excesivamente vinculada con el ámbito sanitario e insuficientemente
garantizada en el ámbito social.
Para desarrollar este análisis, primero se analizarán los errores conceptuales que se
siguen produciendo alrededor del concepto de inDependencia y después se utilizan as
fuentes bioéticas del colectivo de las personas con diversidad funcional, ya recopiladas
anteriormente en este texto y se entresacarán aquellos temas bioéticos que les afectan.
6.8.1. Bases conceptuales para la “inDependencia”
Conceptos como la diversidad funcional, la autonomía y la dependencia resultan más
complejos definir de lo que podría parecer en un principio, al igual que las relaciones
que existen entre ellos.
6.8.2. Diversidad funcional
La última de estas definiciones oficiales de discapacidad, que dio lugar a un largo
debate dentro del propio colectivo, se puede encontrar en el artículo 1 de la Convención
sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas y ya ha
sido analizada en este documento, resaltando su nula relación con la tradicional
definición basada exclusivamente en la realidad médica de un grupo de personas.
Desde posiciones teóricas más avanzadas, plasmadas en el libro “El modelo de la
diversidad: La Bioética y los derechos humanos como herramientas para alcanzar la
plena dignidad en la diversidad funcional”275 y basadas en ideas desarrolladas desde el
Foro de Vida Independiente, se propugna una nueva visión de esta realidad, que elimina
la negatividad del lenguaje reflejada en la anterior definición en palabras como
deficiencia o discapacidad. Así, se define el concepto de colectivo de personas con
diversidad funcional caracterizándolo por tres rasgos276:
•
“Cuerpos que tienen órganos, partes del cuerpo o la mente o su
totalidad que funcionan de otra manera porque son diferentes.
•
Mujeres y hombres que por motivos de la diferencia de funcionamiento
de su cuerpo o su mente realizan las tareas habituales, (desplazarse,
275
PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. (2006) «El modelo de la diversidad…. ». op. cit. p.115.
276
Ibídem. p.115.
Bioética al otro lado del espejo -218
leer, agarrar, vestirse, ir al baño, comunicarse, etc.) de manera
diferente. (Podríamos decir, mujeres y hombres que funcionan de otra
manera).
•
Colectivo discriminado por cualquiera de las dos razones arriba
expuestas.”
Como se puede observar, esta definición, al igual que la Convención de la ONU, se basa
en el concepto de discriminación por diferencia, una discriminación que impide la plena
y efectiva participación en la sociedad de todas las personas y es responsable de la falta
de igualdad de oportunidades.
Esta discriminación se produce ante una realidad humana que, siendo diferente a la
mayoría estadística de la población, da lugar a una manera de funcionar distinta, lo que
da lugar a una posición de desventaja al interactuar con barreras construidas por la
sociedad.
6.8.3. Diversidad funcional y derechos humanos
Como ya se ha indicado anteriormente y aún a riesgo de resultar reiterativo, el modelo
de la diversidad, tiene como eje teórico fundamental la dignidad, concepto cuya defensa
se estipula en la Declaración Universal de los derechos humanos. Las vidas de todas las
personas, incluidas las personas con diversidad funcional, deben tener el mismo valor y
todas ellas deben tener garantizados sus mismos derechos.
El sustento de esta concepción encuentra un desarrollo específico en la Convención
sobre los derechos de las personas con discapacidad de las Naciones Unidas,
incorporada al sistema legal español el 21 de abril de 2008.
Los principios de la Convención se especifican en su artículo 3:
“Artículo 3. Principios generales
Los principios de la presente Convención serán:
a) El respeto de la dignidad inherente, la autonomía individual, incluida la
libertad de tomar las propias decisiones, y la independencia de las personas;
b) La no discriminación;
c) La participación e inclusión plenas y efectivas en la sociedad;
Bioética al otro lado del espejo -219
d) El respeto por la diferencia y la aceptación de las personas con discapacidad
como parte de la diversidad y la condición humanas;
e) La igualdad de oportunidades;
f) La accesibilidad;
g) La igualdad entre el hombre y la mujer;
h) El respeto a la evolución de las facultades de los niños y las niñas con
discapacidad y de su derecho a preservar su identidad.”
6.8.4. Los principios de la Convención en el sistema legislativo español
Centrándose en el núcleo gordiano de lo establecido por la ONU se puede ver que, todo
lo que se refiere a derechos o dignidad extrínseca, estaba ya establecido formalmente en
el sistema legislativo español, en lo establecido en la Ley 51/2003, de 2 de diciembre,
de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las
personas con discapacidad (LIONDAU).
Esta ley se centra conseguir erradicar la discriminación permanente que sufre este
colectivo de personas y adoptar las medidas oportunas para garantizar su igualdad de
oportunidades dando relevancia preponderante a la accesibilidad.
Ambos principios se confunden a menudo como iguales, pero son en realidad
complementarios y se necesita el cumplimiento de ambos para conseguir alcanzar una
vida digna e independiente.
Discriminación
Una persona con diversidad funcional está permanentemente discriminada, sea cual sea
su diversidad. La ausencia de subtitulado en televisión y todo tipo de eventos sociales
discrimina a la persona con diversidad auditiva, los sistemas educativos discriminan a
las personas con diversidad intelectual, la ausencia de sistemas de información y
orientación acústica discrimina a las personas con diversidad visual, los sistemas
laborales a las personas con diversidad mental, los escalones a las personas con
diversidad física, etc.
Erradicar la discriminación no es tarea sencilla y requiere acciones por parte de la
sociedad, que tardan mucho en ser establecidas, como pueden atestiguar otros colectivos
Bioética al otro lado del espejo -220
discriminados como las mujeres o los homosexuales, ya que la mayor parte de los
elementos discriminatorios forman parte de la mentalidad de las personas que forman
una sociedad.
En la LIONDAU, estas medidas se establecen en los artículos 6 y 7.
“Artículo 6. Medidas contra la discriminación.
1. Se consideran medidas contra la discriminación aquellas que tengan como
finalidad prevenir o corregir que una persona con discapacidad sea tratada de
una manera directa o indirecta menos favorablemente que otra que no lo sea, en
una situación análoga o comparable.
2. Se entenderá que existe discriminación indirecta cuando una disposición legal
o reglamentaria, una cláusula convencional o contractual, un pacto individual,
una decisión unilateral o un criterio o práctica, o bien un entorno, producto o
servicio, aparentemente neutros, puedan ocasionar una desventaja particular a
una persona respecto de otras por razón de discapacidad, siempre que
objetivamente no respondan a una finalidad legítima y que los medios para la
consecución de esta finalidad no sean adecuados y necesarios.
Artículo 7. Contenido de las medidas contra la discriminación.
Las medidas contra la discriminación podrán consistir en prohibición de
conductas discriminatorias y de acoso, exigencias de accesibilidad y exigencias
de eliminación de obstáculos y de realizar ajustes razonables.
A estos efectos, se entiende por:
a) Conducta de acoso: toda conducta relacionada con la discapacidad de una
persona, que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra su dignidad o
crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo.
b) Exigencias de accesibilidad: los requisitos que deben cumplir los entornos,
productos y servicios, así como las condiciones de no discriminación en normas,
Bioética al otro lado del espejo -221
criterios y prácticas, con arreglo a los principios de accesibilidad universal de
diseño para todos.
c) Ajuste razonable: las medidas de adecuación del ambiente físico, social y
actitudinal a las necesidades específicas de las personas con discapacidad que,
de forma eficaz y práctica y sin que suponga una carga desproporcionada,
faciliten la accesibilidad o participación de una persona con discapacidad en
igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos.
Para determinar si una carga es o no proporcionada se tendrán en cuenta los
costes de la medida, los efectos discriminatorios que suponga para las personas
con discapacidad su no adopción, la estructura y características de la persona,
entidad u organización que ha de ponerla en práctica y la posibilidad que tenga
de obtener financiación oficial o cualquier otra ayuda.
A este fin, las Administraciones públicas competentes podrán establecer un
régimen de ayudas públicas para contribuir a sufragar los costes derivados de la
obligación de realizar ajustes razonables.
Las discrepancias entre el solicitante del ajuste razonable y el sujeto obligado
podrán ser resueltas a través del sistema de arbitraje previsto en el artículo 17, de
esta ley, sin perjuicio de la protección administrativa o judicial que en cada caso
proceda.”
Como se puede ver, erradicar la discriminación (que puede ser directa o indirecta)
requiere un conjunto grande y complejo de medidas, no todas sencillas.
Lo que sí resulta algo más sencillo es determinar si un hecho, política, acción u omisión
resulta discriminatoria de manera directa o indirecta. Ejemplificando, si una persona con
diversidad física no puede realizar un viaje en tren, en cualquier tren, a cualquier hora
por no ser el tren accesible, está siendo discriminada respecto al resto de la ciudadanía.
¿Se imagina que no se permitiera viajar en algún tren a alguna persona de otro colectivo
tradicionalmente discriminado como una mujer o una persona homosexual, por el
simple hecho de ser diferente?
Dado que existen colectivos discriminados que llevan muchos más años de lucha por
sus derechos, como el de las mujeres, se puede utilizar ese avance para ayudar a detectar
la discriminación. Así, la pregunta clave para averiguar si hay o no discriminación
Bioética al otro lado del espejo -222
podría ser: ¿Qué pasaría si ese hecho, acción u omisión le ocurriera a una mujer por el
simple hecho de ser mujer?
Siguiendo con el ejemplo del tren, aunque todos los trenes fueran accesibles y cualquier
persona pudiera viajar a cualquier hora, existen personas que por su diversidad
funcional y situación de “inDependencia” pueden necesitar viajar acompañadas; por
ejemplo las personas con gran diversidad física o las personas con diversidad visual.
Para poder hacerlo, deberán pagar dos billetes en vez de uno, estando en desigualdad de
oportunidades con el resto de la ciudadanía a la hora de viajar.
Por lo tanto, no bastará con disponer de un tren no discriminatorio para garantizar la
igualdad de oportunidades de una persona con diversidad funcional.
Lo mismo ocurriría con un entorno plenamente accesible con un baño adaptado, que no
resultaría suficiente para garantizar la igualdad de oportunidades de las personas que,
por su diversidad, necesiten ayuda de otra persona para ir al baño.
Por lo tanto, en el caso de las personas con diversidad funcional, hay que ir más allá de
la ausencia de discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades.
Igualdad de oportunidades
En el sistema legislativo español, la vulneración de la igualdad de oportunidades para
las personas con diversidad funcional queda recogida en la LIONDAU:
“Artículo 4. Vulneración del derecho a la igualdad de oportunidades.
Se entenderá que se vulnera el derecho a la igualdad de oportunidades de las
personas con discapacidad cuando se produzcan discriminaciones directas o
indirectas, acosos, incumplimientos de las exigencias de accesibilidad y de
realizar ajustes razonables, así como el incumplimiento de las medidas de acción
positiva legalmente establecidas.”
Como se puede observar, la igualdad de oportunidades depende de cuatro conceptos
fundamentales:
•
Ausencia de discriminación, directa o indirecta
Bioética al otro lado del espejo -223
•
Acosos
•
Accesibilidad
•
Medidas de acción positiva
Es decir, no basta con que no exista la discriminación, sino que además se requiere un
entorno accesible y la existencia de medidas de acción positiva277.
La pregunta que surge ahora es: ¿Quién debe garantizar esa igualdad de oportunidades?
La respuesta aparece en el artículo 5 de la propia LIONDAU:
“Artículo 5. Garantías del derecho a la igualdad de oportunidades.
Con el fin de garantizar el derecho a la igualdad de oportunidades a las personas
con discapacidad, los poderes públicos establecerán medidas contra la
discriminación y medidas de acción positiva.”
Son los poderes públicos los que deberán establecer dichas medidas (de acción positiva
y contra la discriminación) y los que, por lo tanto, deberán evitar nuevas medidas
discriminatorias para las personas con diversidad funcional. Sin embargo, cuatro años
después de aprobarse esta ley se siguen generando lagunas en su cumplimiento.278
Las medidas establecidas en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre de Promoción de la
Autonomía y Atención a las personas en situación de dependencia (LEPA), deberían
haber sido parte de las medidas de acción positiva de las administraciones públicas para
garantizar la igualdad de oportunidades de las personas con diversidad funcional que
viven en situación de “inDependencia”, pero no fue éste el enfoque elegido por el
gobierno español, de manera que ahora está en manos de las Comunidades Autónomas
adoptar medidas de ese tipo, a través de programas de Vida Independiente orientados a
erradicar la discriminación y garantizar la igualdad de oportunidades de las personas
con diversidad funcional de manera efectiva.
277
278
El acoso resulta menos relevante para el objetivo de este documento.
Como es el caso del copago en función de ingresos en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre de
Promoción de la Autonomía y Atención a las personas en situación de dependencia (LEPA) aprobada en
el año 2006. En este caso, las personas con diversidad funcional que viven en situación de
“inDependencia” se ven obligados a contribuir en el pago de los servicios o prestaciones por ser
diferentes al resto, ya que el pago en función de ingresos ya se hace vía impuestos directos. Esta medida
discriminatoria ha sido adoptada por el gobierno español el año 2006.
Bioética al otro lado del espejo -224
Son estos dos principios: igualdad de oportunidades y no discriminación los que
sustentan básicamente la filosofía y los desarrollos de Vida Independiente, basados en el
modelo de la diversidad pero hay algunos más que son específicos de esta filosofía.
6.8.5. Autonomía
El ser humano se caracteriza por disponer de dos tipos de autonomía: la autonomía
moral y la autonomía física.
La autonomía moral está relacionada con la capacidad individual de tomar decisiones,
mientras que la autonomía física está relacionada con la posibilidad individual de
realizar tareas características de la mayoría estadística de los seres humanos (caminar,
hablar, oír, ver, comer, etc.).
La confusión de estos dos tipos de autonomía ha dado lugar a políticas sociales erróneas
que han conducido, entre otros errores, a la institucionalización injustificada de muchas
personas279.
Dicha confusión persiste a día de hoy, así, si atendemos al último texto legal
desarrollado en España referente a las personas que viven en situación de
independencia, la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía
Personal y Atención a las personas en situación de dependencia (LEPA) se estipula:
“Artículo 2. Definiciones
Autonomía: la capacidad de controlar, afrontar y tomar, por propia iniciativa,
decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y
preferencias propias así como de desarrollar las actividades básicas de la vida
diaria.”
Como se puede apreciar, se habla sólo de autonomía moral sin diferenciarla de la
autonomía física. Se podría pensar entonces, que la Ley estaría dedicada plenamente a
la concesión de la autonomía moral, idea que se ve frustrada al leer el contenido de la
279
Con esta afirmación no se pretende decir que la institucionalización no pueda resultar beneficiosa para
ninguna persona o tipo de diversidad funcional, sino que muchas personas han sido institucionalizadas en
el pasado pensando que no eran capaces de tomar decisiones. Para profundizar en los errores derivados de
esta confusión véase: PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad….» op.cit. pp.124129.
Bioética al otro lado del espejo -225
ley, empezando por el propio artículo 2.3, en la definición de actividades básicas de la
vida diaria:
“Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD): las tareas más elementales de
la persona, que le permiten desenvolverse con un mínimo de autonomía e
independencia, tales como: el cuidado personal, las actividades domésticas
básicas, la movilidad esencial, reconocer personas y objetos, orientarse, entender
y ejecutar órdenes o tareas sencillas.”
En esta definición se mezclan, a la hora de definir el “mínimo de autonomía”, aspectos
relacionados con la autonomía moral: “reconocer personas y objetos, orientarse,
entender y ejecutar órdenes o tareas sencillas” y aspectos relacionados con la autonomía
física: “el cuidado personal, las actividades domésticas básicas, la movilidad esencial”.
Como es habitual, se mezclan la posibilidad de tomar decisiones y la posibilidad de
llevar a cabo estas decisiones280.
A modo de ejemplo, la posibilidad de tomar la decisión de levantarse a una hora
determinada (autonomía moral) por una persona que tenga una tetraplejia, no está
relacionada con la movilidad esencial necesaria para llevar a cabo la tarea de levantarse
(autonomía física).
De manera inversa, puede darse el caso de una persona con diversidad intelectual, como
por ejemplo el autismo, que desconozca el concepto de la gestión del tiempo y no pueda
tener la posibilidad de tomar la decisión de levantarse a una hora determinada
(autonomía moral), a pesar de poder llevarla a cabo (autonomía física).
Obviamente, las medidas necesarias para llevar a cabo decisiones (como la de un
asistente personal para levantarse a la hora decidida por la persona), no requieren la
misma aproximación que las medidas que se necesitan para tener la posibilidad de
tomar decisiones, (como la de mediadores o asistentes personales que refuercen hábitos
y que colaboran en la toma de decisiones).
280
Muchas de las decisiones que se toman a lo largo de la vida (qué estudiar, dónde vivir, amistades,
alimentación, manera de vestir, etc.) no requieren de autonomía física
Bioética al otro lado del espejo -226
6.8.6. Vinculación entre autonomía moral y autonomía física
En un mundo utópico, en el que no hubiera discriminación para las personas con
diversidad funcional y éstas dispusieran de plena igualdad de oportunidades, la
autonomía moral y la autonomía física no estarían vinculadas más allá de lo que lo están
para la mayoría de las personas. Hablamos de un mundo en el que el urbanismo, la
edificación, el transporte, la comunicación, la información, los sistemas educativos, los
sistemas laborales, los productos, los servicios, etc. estarían diseñados para incorporar a
personas con cualquier tipo de diversidad funcional (o diversidad de género, raza,
religión, orientación sexual, etc.).
No obstante, la discriminación y la falta de igualdad de oportunidades de este
colectivo281 que, a día de hoy, se da en todos los ámbitos, es la responsable de que esa
vinculación exista. Así, a la hora de tomar decisiones, las personas contemplan el
abanico de posibilidades reales a las que podrán acceder. Es decir, se descartan de
manera automática aquellas posibilidades que, por causa discriminación o falta de
igualdad de oportunidades, no se pueden llevar acabo en ese momento. Por ejemplo,
una persona con diversidad física que utiliza una silla de ruedas y tiene plena autonomía
moral no puede decidir tomar cualquier tren, sino que se tiene que ceñir al pequeño
porcentaje de trenes en los que se permite el acceso a una persona en silla de ruedas. De
igual manera, si necesita asistencia personal para poder viajar en tren y no dispone de
ella, sus opciones de viajar y su autonomía moral desaparecen.
Obviamente, esta restricción del abanico de posibilidades viene derivado de un entorno
discriminatorio y sin igualdad de oportunidades que impide el uso de servicios que están
plenamente disponibles para personas que no tengan diversidad funcional. No obstante,
la consecuencia de esta discriminación es que la diferencia de autonomía física incide
en el abanico de decisiones que se barajan a la hora de tomar una decisión y por lo tanto
restringe la autonomía moral de la persona.
Resumiendo, se puede decir que la erradicación de la discriminación y la consecución
de la plena igualdad de oportunidades de las personas con diversidad funcional es la
única manera de conseguir desvincular las restricciones, que la realidad cotidiana de las
281
Para profundizar en la discriminación de facto, legal y bioética de las personas con diversidad
funcional véase: PALACIOS, A., ROMAÑACH, J. «El modelo de la diversidad…» op.cit. pp. 65-99.
Bioética al otro lado del espejo -227
personas con diferente autonomía física, impone a su autonomía moral o su libertad
plena de tomar decisiones.
Al igual que en el apartado de análisis de la diversidad funcional, nos encontramos con
que la discriminación y la desigualdad de oportunidades son las claves de esta
indeseable vinculación.
Obsérvese, no obstante, que la inversa no es cierta. Erradicar la discriminación que
sufren las personas con diferente autonomía moral y dotarles de las herramientas para
que puedan vivir en igualdad de oportunidades no parece tener ninguna incidencia en su
autonomía física.
6.8.7. Dependencia e “inDependencia”
Al otro lado del espejo se define la dependencia como282:
“La falta de respeto a la dignidad y a los derechos humanos de las personas,
debida a la discriminación y/o falta de igualdad de oportunidades para ejercer
toda su autonomía moral y física”.
Por lo tanto la “inDependencia”, término usado en este texto, se refiere al “respeto a la
dignidad y a los derechos humanos de las personas, que garantizan la no discriminación
e igualdad de oportunidades para ejercer toda su autonomía moral y física”
Las otras definiciones, se ha basado principalmente en el modelo médico-rehabilitador
de la diversidad funcional que considera a la persona responsable de su diferencia y
establece medidas para erradicarla, en lugar de centrarse en la eliminación de la
discriminación y la falta de igualdad de oportunidades que sufre este colectivo. Así, la
LEPA, en su artículo 2.2 Definiciones, se define:
“1. Dependencia: el estado de carácter permanente en que se encuentran las
personas que, por razones derivadas de la edad, la enfermedad o la discapacidad,
y ligadas a la falta o a la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o
sensorial, precisan de la atención de otra u otras personas o ayudas importantes
para realizar actividades básicas de la vida diaria o, en el caso de las personas
282
Propuesta de los autores ROMAÑACH CABRERO, J. y CENTENO ORTIZ, A. (2007):
“Fundamentos…”. op.cit.
Bioética al otro lado del espejo -228
con discapacidad intelectual o enfermedad mental, de otros apoyos para su
autonomía personal.”
Al realizar este tipo de definiciones, se obvia una realidad inevitable: todos los seres
humanos nacen en situación de dependencia, según esos términos, (no según la
definición propuesta en este texto), y necesitan de apoyos para alcanzar su plena
autonomía física y moral. Por lo tanto, según esta definición, la dependencia no es
específica de un grupo de personas, sino que es una realidad inherente a todo ser
humano. Por tradición, los apoyos que se brindan al desarrollo de esta autonomía van
variando en función de la edad, en lugar de variar en función de la necesidad.
Es por ello que, el incremento de la diferencia de autonomía física y moral que se da
como consecuencia del envejecimiento de la población, ha pillado por sorpresa a una
sociedad que no estaba acostumbrada a proporcionar medidas de apoyo a la
dependencia en etapas que no fuesen las primeras de la vida, y cuya responsabilidad
caía siempre sobre las familias.
Como efecto natural de este origen de la diferencia de autonomía física y moral, han
sido históricamente las familias las responsables de proveer el apoyo necesario, que
ahora se empieza a exigir a las administraciones públicas.
Además, es muy probable también que el hecho de que al nacer no dispongamos de
autonomía moral ni física, esté relacionado con la confusión que existe entre estos dos
conceptos y del trato protector que ha caracterizado las políticas públicas durante los
últimos años.
6.8.8. Apoyos para promocionar la autonomía
Como se puede ver, la necesidad de apoyos, la discriminación y la desigualdad de
oportunidades, se dan en todas las edades y viene dada por las necesidades individuales
de cada persona. Lo que varía con la edad es el porcentaje de personas que requieren de
este apoyo extraordinario y el tipo de apoyo que se precisa.
Así, un recién nacido puede necesitar apoyo extra durante los primeros años de su vida
como consecuencia de su diversidad funcional, apoyo que debería ser provisto por las
administraciones públicas.
Los niños de más edad y los jóvenes requerirán medidas de apoyo distintas, con el fin
de que se incorporen a los sistemas educativos, a la vez que se modifican éstos para
Bioética al otro lado del espejo -229
adaptarse a sus diferencias, además de necesitar medidas para su participación en
actividades comunitarias y, en su momento, para la sexualidad.
Los adultos requerirán apoyos diferentes para poder participar en plena igualdad de
oportunidades en el mercado laboral, a la vez que cambiarán también los apoyos
necesarios para participar en actividades comunitarias y otras más específicas de la edad
como la vivienda y la formación de una familia. Las personas mayores por su lado
requerirán medidas de nuevo adaptadas a sus necesidades y a su entorno.
En todas estas medidas se deberá tener en cuenta la diferencia entre autonomía física y
autonomía moral proponiendo los apoyos necesarios para las diferencias de cada una de
éstas.
A partir de aquí se utilizará la nueva semántica de la palabra “dependencia” propuesta
desde el otro lado del espejo: “la discriminación y/o falta de igualdad de oportunidades
para ejercer toda la autonomía moral y autonomía física de las personas, que impiden
tener garantizados sus derechos humanos” y se omitirá el uso de la palabra
“inDependencia”.
6.8.9. Dependencia y Diversidad funcional
Actualmente, y bajo el modelo médico rehabilitador se considera que la dependencia
puede tener diferentes orígenes: la edad, la enfermedad, por la diversidad funcional. Por
lo menos así se establece en el artículo 2.2 de la LEPA.
No obstante, si consideramos las situaciones de dependencia como una cuestión de
derechos humanos, lo que resulta realmente relevante es la realidad humana, una
situación en la que se precisan apoyos para ejercer la plena autonomía moral y física de
las personas y garantizar su plena dignidad. Por lo tanto, el origen de esta realidad
humana no es relevante, sino la situación actual de cada persona y las herramientas que
se necesitan para que pueda llevar una vida digna.
En el caso de la edad, lo que ocurre es un cambio paulatino de autonomía física y/o
moral, que en un momento dado hace preciso el apoyo de otras personas, servicios o
herramientas que hagan efectiva toda la autonomía moral y física de que disponga la
persona.
Ante el cambio de autonomía moral, son otras personas las que van tomando
paulatinamente el control de las decisiones: familiares en el caso de que la persona
Bioética al otro lado del espejo -230
permanezca su entorno y médicos y cuidadores en el caso de que la persona sea
internada en una residencia.
Ante el cambio de autonomía física, las ayudas técnicas como las sillas de ruedas, las
grúas, etc. son utilizadas y la figura del asistente personal proporciona el apoyo
complementario.
Este mismo tipo de medidas son aplicables a las personas que están en situación de
dependencia por su diversidad funcional o por algunos tipos de enfermedad, sin
embargo en el caso de origen por enfermedad, si además se está en la fase terminal de la
vida, los apoyos se necesitan para garantizar la dignidad intrínseca de la persona, su
vida digna, que incluye una muerte digna.
Por lo tanto, la aproximación, los principios y las medidas de apoyo a la
“inDependencia” de las personas con diversidad funcional son prácticamente válida
para todas las situaciones de dependencia.
6.8.10. Dependencia y bioética
De todo lo estipulado anteriormente, se puede constatar que existe una gran confusión y
una clara discriminación de las personas que viven en situación de dependencia, que
aspiran a vivir en “inDependencia” y no reciben los apoyos necesarios para garantizar
sus derechos humanos, su plena dignidad.
Esta discriminación no afecta sólo al ámbito del derecho y la realidad cotidiana de este
colectivo, sino que también impregna al ámbito bioético, en el que, como se ha podido
observar, el modelo médico-rehabilitador de la diversidad funcional se encuentra
fuertemente arraigado y en el que algunos perciben la vida de las personas que viven en
situación de dependencia como una vida que no merece la pena ser vivida y, por lo
tanto, de menor valor.
Ya se han analizado en este texto algunos de los temas bioéticos que afectan no sólo a
las personas con diversidad funcional sino específicamente a las personas que viven en
situación de dependencia y por lo tanto tienen diferente autonomía física, moral, o
ambas, como son la eugenesia, esterilización, participación en los Comités de Bioética
o investigación en células madre.
En todos ellos queda claro que las personas con diversidad funcional y aquellas que
viven en situación de dependencia viven vidas que son percibidas, también el ámbito
Bioética al otro lado del espejo -231
bioético, como vidas que se sufren y que tienen menor valor, que no son bienvenidas
para nacer y cuya dignidad se ve mermada permanentemente.
Mientras no se haga caso a las voces que salen al otro lado del espejo, la situación de
discriminación proseguirá en todos los ámbitos, incluida la bioética.
6.8.11. Al otro lado del espejo. Las situaciones de dependencia
Se ha presentado una visión diferente y clarificadora de la situación de dependencia,
nacida de la realidad de aquellos que viven en esa situación, como es el caso del autor
de este texto, y su relación con algunos de los paradigmas bioéticos relacionados. Una
visión que facilita el uso de nuevos fundamentos bioéticos para el análisis de esta
realidad de manera que se garantice la plena dignidad de todos los seres humanos.
Bajo esta visión, se deben reconsiderar muchos paradigmas bioéticos y crear nuevas
reflexiones con el fin de cumplir lo establecido por la Declaración Universal sobre
Bioética y derechos humanos, de la UNESCO: el respeto a la dignidad humana, los
derechos humanos y la libertad de todas las personas.
Bioética al otro lado del espejo -232
7. Conclusiones
No hay espejo que mejor refleje la imagen del hombre que sus palabras.
Juan Luis Vives
Este texto nace al otro lado del espejo, de la voz del colectivo de personas que viven
diariamente discriminadas por su diversidad funcional. Por primera vez, y en castellano,
se recopilan en él las posturas del colectivo de personas con diversidad funcional
respecto a diferentes asuntos bioéticos, basadas en el concepto de dignidad desarrollado
en el modelo de la diversidad y a la luz de la entrada en vigor en el sistema legislativo
español de la Convención de los derechos de las personas con discapacidad, el 3 de
mayo de 2008.
Para ello se ha partido de un breve resumen de la visión de la diversidad funcional a lo
largo de la historia, analizando en profundidad los modelos más modernos, aportando
como novedad el análisis del modelo de las capacidades de Martha Nussbaum, una
importante aportación en el ámbito de la filosofía moral y política, que sin embargo
persiste en una visión del lado equivocado del espejo y no aporta soluciones a muchos
paradigmas bioéticos. De los descritos: el modelo de prescindencia y de castigo divino,
el modelo médico-rehabilitador, el modelo social o de Vida Independiente y el modelo
de la diversidad, sólo éste último, que nace al otro lado del espejo, al igual que el
modelo social o de Vida Independiente, del que es heredero directo, proporciona una
base teórica sólida para afrontar con solvencia las posturas del colectivo ante los retos
bioéticos. Esta base teórica erradica el tradicional análisis basado en el binomio
capacidad/discapacidad y se basa en el concepto de dignidad humana, entendida como
herramienta para la construcción de una sociedad más justa, con igualdad de
oportunidades y sin discriminación para todas las personas.
Esta dignidad consta de dos vertientes: la dignidad intrínseca o moral, inherente a todo
ser humano por el hecho de serlo y la dignidad extrínseca o jurídica, relacionada con la
igualdad de derechos. El respeto de ambas vertientes de la dignidad del colectivo de
personas con diversidad funcional no se da ahora mismo en ninguna parte del mundo,
incluida España, país en que el colectivo de personas con diversidad funcional carece de
los mismos derechos de facto y en el que, tal como se ha puesto reiteradamente de
relieve a lo largo de este documento, las vidas de este grupo de personas son percibidas
Bioética al otro lado del espejo -233
con un valor inferior y discriminadas por esa diferencia de valor en muchos textos
relacionados con los asuntos bioéticos.
En este documento se ha mostrado cómo, además de esta discriminación en todos los
ámbitos, el mundo bioético tradicional ignora sistemáticamente la voz que nace al otro
lado del espejo que, a pesar de verse afectado por muchos de los asuntos que en él se
tratan; carece de voz en el Comité Nacional de Bioética español, al contrario de lo que
ocurre en países como Suecia.
En el texto también se han analizado las relaciones que existen entre los derechos
humanos, la Bioética y la diversidad funcional, llegando a la conclusión que la Bioética
está comprometida públicamente a respetar los derechos humanos, a través de la
Declaración Universal sobre Bioética y derechos humanos de la UNESCO y que, por lo
tanto, debe respetar lo establecido en la nueva Convención de los derechos de las
personas con discapacidad de la ONU. Para ello debe arrancar un nuevo camino de
pensamiento que erradique la visión que reduce a diversidad funcional únicamente a sus
aspectos médicos. Desde la aprobación de la Convención de la ONU, la diversidad
funcional debe ser considerada una cuestión de derechos humanos tal y como
reivindican tanto el modelo social como el modelo de la diversidad.
Para ello, los especialistas en bioética, deberán conocer el texto de la Convención y sus
implicaciones, elementos que deberían formar parte del currículo educativo de todos los
cursos y masters de bioética, algo que no ocurre en estos momentos, Además deberán
entender que sus esfuerzos por ponerse en el lugar del otro son vanos, que no se puede
cruzar al otro lado del espejo sin pasar a estar permanentemente discriminado por
diversidad funcional. Y que, ante esta imposibilidad de conocer, lo prudente es respetar,
respetar la plena dignidad de personas que aprenden, se comportan, se comunican, se
orientan, se informan, se desplazan y desenvuelven de manera diferente a la mayoría
estadística, considerada “normal” bajo un patrón cultural.
A lo largo del documento y partiendo de la experiencia, se ha puesto de relieve que al
otro lado del espejo se viven vidas que merecen la pena ser vividas, se lucha contra la
discriminación por la diferencia, se distingue más fácilmente la enfermedad de la
diversidad funcional y se entiende que la calidad de vida es una herramienta para
conseguir una vida digna, pero no un objetivo en sí mismo y que además es condición
necesaria, pero no suficiente para garantizar la dignidad humana y se hacen análisis que
Bioética al otro lado del espejo -234
en algún momento deberán ser escuchados y respetados y, como no, también
cuestionados de manera respetuosa con la dignidad humana.
En ese momento, la voz bioética ciudadana que se viene desarrollando en los últimos
años en todo el mundo al otro lado del espejo, desde la convivencia diaria con esta
realidad humana, mal llamada discapacidad, deberá ser escuchada e incorporada al
currículo bioético, algo que no se ha conseguido hasta ahora, salvo honrosas y puntuales
excepciones que se han dado en Europa.
Esta voz, entiende que no se debe permitir investigar en seres humanos que no den su
consentimiento y que va contra los derechos humanos; que la investigación en células
madre no representa una merma de la dignidad de las personas con diversidad
funcional; que la nueva genética supone una amenaza a la diversidad y a la visión social
de la diversidad funcional, en contra de lo establecido por la Convención de la ONU;
que las pruebas prenatales y preimplantatorias no se hacen informando sobre la realidad
vital de la diversidad funcional; que la selección embrionaria significa una selección
genética bajo patrones culturales mayoritarios y es por lo tanto eugenesia, al igual que el
infanticidio motivado por la diversidad funcional, una eugenesia basada en dar un valor
distinto a las vidas de las personas con diversidad funcional y por lo tanto en una merma
de su plena dignidad; que la esterilización de personas que no han dado su
consentimiento constituye un claro caso de discriminación por diversidad funcional y se
hace en interés de otras personas, no en el interés de las personas con diversidad
funcional; que hoy en día se dan prácticas eugenésicas a través del aborto, la selección
genética y la esterilización; que las puertas a una muerte digna se deben abrir cuando se
den las condiciones que garanticen una vida digna en la diversidad funcional; que la voz
del colectivo de personas con diversidad funcional debe ser escuchada en los Comités
de Bioética y que las situaciones de “inDependencia” deben ser analizadas bajo la
perspectiva de los derechos humanos, la igualdad de oportunidades y la no
discriminación para apoyar la autonomía moral de las personas.
Además, al otro lado de se ha analizado y razonado que algunos artículos de leyes
nacionales como la Ley 14/2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida, la Ley
14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica o el Código Penal, deben ser
modificadas para adaptarse a lo estipulado por la nueva Convención de la ONU, al igual
que deben hacerlo algunos artículos de la Declaración Universal sobre Bioética y
derechos humanos y del Convenio de Asturias de Bioética. Convenio para la protección
Bioética al otro lado del espejo -235
de los derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones
de la Biología y la Medicina.
Y a estas conclusiones se llega tras un trabajo objetivo y argumentado basado en el
pleno respeto a los derechos humanos y a la dignidad de las personas.
Quedan muchos asuntos por analizar todavía en profundidad desde la diversidad
funcional, como son el consentimiento informado, los tratamientos e internamientos
involuntarios, el mito científico y su relación con intereses económicos, etc.
Corresponderá al cada vez más amplio grupo de expertos discriminados por su
diversidad funcional, en compañía de quienes compartan el modelo de la diversidad, el
respeto a la plena dignidad del ser humano y los derechos humanos de todas las
personas, profundizar en éstos y otros asuntos que puedan surgir relacionados con la
bioética y la diversidad funcional y aportar así una luz que nazca al otro lado del espejo;
donde las cosas no son lo que parecen desde el otro lado y donde se lucha por la plena
dignidad de los seres humanos en aras de la construcción de una sociedad más justa,
menos discriminatoria en la que haya igualdad de oportunidades para todas las personas
y todas las vidas humanas sean valoradas como iguales.
También aquellos que, como Alicia, creyeron erróneamente ver lo que había al otro lado
del espejo, podrán colaborar en el nuevo discurso de una bioética respetuosa con los
derechos humanos. Para ello bastará con que comprendan que “sólo se ve la parte
trasera del reloj en el espejo” y respeten y tengan en cuenta la voz de los que viven al
otro lado, discriminados por su diversidad funcional.
Bioética al otro lado del espejo -236
8. Bibliografía
ABEL i FABRE, F. (2001) «Bioética: orígenes, presente y futuro». Fundación
MAPFRE Medicina (2001)
ADORNO, R. “El Derecho frente a la nueva eugenesia: la selección de embriones in
vitro”. Disponible en web:
http://www.bioetica.org/bioetica/doctrina1.htm
ALBERT, B. (2006) Presentación en el Banco Mundial del libro “In or out of the
mainstream? Lessons from research on disability and development cooperation”
Editado por el Centre for Disability Studies, University of Leeds.
ALBERT, B; HARRISON, M. (2006) “In or Out of The Mainstream? Lessons from
Research on Disability and Development Cooperation”. Centre for Disability Studies.
School of Sociology and Social Policy. University of Leeds. Disponible en web:
http://www1.uea.ac.uk/polopoly_fs/1.3897!offprint_ch1.pdf
ALCOBERRO, R. “El Debate sobre la eugensia”. En su web filosfia i pensament.
Disponible en web: http://www.alcoberro.info/planes/bioetica2.htm
BAILEY R. (2004) “The Transhumans Are Coming! And they're promoting mito
flushes, sousveillance, cyberglogging, and genetic virtue…” August 11, 2004.
Dispoible en web: http://www.reason.com/rb/rb081104.shtml
BINDING K, HOCHE A. (1920) «Permitting the Destruction of Unworthy Life: Its
Extent and Form.» Leipzip: Verlag von Felix Meiner 1920.
BOURIAU, C. «Qu’est-ce que? L’humanisme». Collection chemins philsophiques.
Librarie Philosophique J. Vrin. Paris. 2007.
BROCK, D.W. “Genetic Testing and Selection: A Response to the Disability
Movement’s Critique” at the 10th Genetic Technology & Public Policy in the New
Millennium symposium. Rivera y Carlo, 2002.
CAMPS, V. (2002): “¿Qué hay de malo en la eugenesia?”, en AAVV (2002): Los
problemas morales de la biogenética, Revista ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral y
Política. Nº 27, diciembre. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas
(CSIC), Instituto de Filosofía.
CARROLL, L. «Through the looking glass, and what Alice found there». 1872.
Disponible en web:
Bioética al otro lado del espejo -237
http://books.google.es/books?id=ZyOUoHvxmjcC&pg=PA11&dq=alice+through+the+l
ooking+glass+clock&as_brr=1&sig=4-HNLsrVv6RHQxQWsx-3PK4zFz0
de ASÍS, R. (2001) «Sobre el concepto y el fundamento de los derechos: Una
aproximación dualista». Cuadernos “Bartolomé de las Casas”. N. 17. Instituto de
derechos humanos “Bartolomé de las Casas”. Universidad Carlos III de Madrid.
Dykinson. 2001.
DEVANDAS. C. (2008). “El Convenio de Asturias de Bioética: ¿Protección o
desprotección para las personas con discapacidad intelectual y psico-social?” Trabajo
de investigación desarrollado en el Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las
Casas”
de
la
Universidad
Carlos
III
de
Madrid.
Disponible
en
web:
http://www.diversocracia.org/ideateca.htm#convenio_asturias
Diccionario de la Lengua Española. Vigésima segunda edición. Disponible en web:
www.rae.es
DEGENER T. y QUINN, G. (2000) “A survey of international, comparative and
regional Disability Law Reform”, presentado en «From Principles to Practice, an
International Disability law and Policy Symposium», 22 al 25 de octubre de 2000,
organizado por DREDF. Disponible en Web:
http://www.dredf.org/symposium/degener1.html
ENCICLOPEDIA DEL HOLOCAUSTO. El Programa de la Eutanasia. Disponible en
web:
http://www.ushmm.org/wlc/article.php?lang=sp&ModuleId=10007017
EVANS S.E. (2004) «Forgotten crimes. The holacust an people with disabilities».
Disability Rights. Ivan R. Dee. Chicago 2004.
ENGELHARDT, H. T. Jr. (1991), “Luna naturaleza humana tecnológicamente
reconsiderada”, Arbor 544, Tomo CXXXVIII, abril 1991
FERREIRA, M.A. (2008) “Una aproximación sociológica a la discapacidad desde el
modelo social: apuntes caracteriológicos”. Reis. Revista Española de Investigaciones
Sociológicas. Disponible en web:
http://www.mferreira.es/Documentos_nuevo/REIS_discapacidad.pdf
FOUCAULT, M. (1979) «Naisssance de la biopolitique». Curso en el Collége de
France. (1978-79). Hautes Études. Seuil/Gallimard. 2004
Bioética al otro lado del espejo -238
FREIRE, P. (1995). «Pedagogía del oprimido». Siglo XXI Editores de España. Madrid.
1995
GUGLIOTTA, A. (1998) "Dr. Sharp with his Little Knife": Therapeutic and Punitive
Origins of Eugenic Vasectomy- Indiana 1892-1921. Journal of History Med Allied Sci
53 (4) 1998: 371-406
GÓMEZ-VELA, M.; SABEH, E. N. “Calidad de vida. evolución del concepto y su
influencia en la investigación y la práctica”. Instituto Universitario de Integración en la
Comunidad, Facultad de Psicología, Universidad de Salamanca. Disponible en web:
http://www.usal.es/~inico/investigacion/invesinico/calidad.htm
HABERMAS, J (2002) «El futuro sobre la naturaleza huma. ¿Hacia una eugenesia
liberal?». p.25. Ediciones Paidós Ibérica. Barcelona.
--
(2004) “Posicionamiento en la discusión sobre las bases morales
del estado liberal” (Enero 2004) - Ponencia leída por Jürgen Habermas el 19 de Enero
de 2004 en la “Tarde de discusión” con Jürgen Habermas y Joseph Ratzinger,
organizada por la Academia Católica de Baviera en Munich. Disponible en web:
http://www.avizora.com/publicaciones/filosofia/textos/0071_discusion_bases_morales_
estado_liberal.htm#JUERGEN%20HABERMAS:%20POSICIONAMIENTO%20EN%
20LA%20DISCUSIÓN%20SOBRE%20LAS%20BASES%20MORALES%20DEL%2
0ESTADO%20LIBERAL%20(Enero%202004)
HERRANZ, G. (2004) “La Bioética, asunto público: presente y futuro de los Comités
Internacionales y Nacionales de Bioética”. miércoles, 12 de mayo de 2004 en
bioéticaweb: http://www.bioeticaweb.com/content/view/985/1/lang,es/
HUME, D. (1751) «An Enquiry Concerning the Principles of Morals». Disponible en
web:
http://books.google.es/books?id=fV0AAAAAMAAJ&printsec=frontcover&dq=hume&
lr=&as_brr=1#PPA210,M1
HIPÓCRATES. “Juramento”. Disponible en web:
http://es.wikipedia.org/wiki/Juramento_hipocr%C3%A1tico
JOURNET, N. (2007) “Génétiquement incorrect”. Danger Public. Paris.
Bioética al otro lado del espejo -239
LACADENA, J. R. (1998) “La clonación humana”. En: 2º Congreso de Bioética de
América Latina y del Caribe 3-6 de junio 1998; Santa Fe de Bogotá. Colombia, pp. 138165.
--
(2002) “Fines y medios: el dilema bioético de las células
troncales embrionarias humanas. La alternativa de las células troncales adultas”.
Sección III.2 del capítulo “Células troncales: manipulación genética y manipulación
social”. Ministerio de Educación y Ciencia. CNICE. Páginas temáticas. Genética y
Bioética. Disponible en web:
http://w3.cnice.mec.es/tematicas/genetica/2002_10/2002_10_03_2.html
--
(2006) “Una controversia a posteriori: la necesidad ética de la
transparencia informativa”. Sección IV del capítulo “¿Es ya una realidad la obtención
de células troncales embrionarias sin destrucción de embriones en humanos? Una
controversia ética.”. Ministerio de Educación y Ciencia. CNICE. Páginas temáticas.
Genética y Bioética. Disponible en web:
http://w3.cnice.mec.es/tematicas/genetica/2006_09/2006_09_05.html
LÓPEZ de la VIEJA, María Teresa. (2003) “Dignidad, igualdad. La buena política
europea”. En «Ciudadanos de Europa. Derechos fundamentales en la Unión Europea».
Biblioteca Nueva. S.L. Madrid y 2005. p.83.
LUJÁN, J. L. (1995) “Conflicto social, controversias científicas y debate ético. Sobre el
contexto de la bioética en la filosofía de la ciencia como filosofía práctica”. Revista
ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral y Política. Nº 22, octubre 1995. Madrid:
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto de Filosofía.
MARTÍNEZ RÍOS, Y. M “Análisis jurídico del delito de lesiones al concebido en el
código penal peruano”. Disponible en web:
http://dikeactual.com/images/Lesiones_Concebido_Yolanda_Martinez.pdf
MARTINEZ RIU, A., CORTÉS MORATO, J. Diccionario de Filosofía en CD-ROM.
Editorial Herder, S.A. Barcelona. 1996.
MORE, T. «Utopia or The Happy Reublica». M.S. Rickerby, Sherbourne Lane. London.
1852 p.141-142. Disponible en web:
http://books.google.com/books?id=sCkAAAAAYAAJ&printsec=frontcover&dq=thoma
s+more+utopia&as_brr=1#PPA141,M1
Bioética al otro lado del espejo -240
MORENO VILLARES, J. M., GALIANO SEGOVIA M. J. (2005) “La eutanasia de
niños en Holanda: ¿el final de un plano inclinado?”. Cuadernos de Bioética. Edición
electrónica. XVI, 2005/3ª. Asociación Española de Bioética y Ética Médica (AEBI)
Disponible en web: http://www.aebioetica.org/rtf/05-BIOETICA-58.pdf
MORGAN, D. (2000) "Study Says U.S. Eugenics Paralleled Nazi Germany," Reuters,
14 de febrero del 2000. Disponible en web:
http://news. excite.com/news/r/000214/18/science-science-eugenics
MORIOKA, M. “Disability Movement and Inner Eugenic Thought: A Philosophical
Aspect of Independent Living and Bioethics”. Eubios Journal of Asian and International
Bioethics
12(May
2002),
94-97.
Disponible
en
web:
http://www.lifestudies.org/disability01.html
NIETZSCHE, F. (1889) «El crepúsculo de los ídolos». Fragmento 36. Disponible en
web:
http://users.compaqnet.be/cn127103/Nietzsche_twilight_of_the_idols/the_twilight_of_t
he_Idols.htm
NUSSBAUM, M. C. (2002): “Genética y Justicia. Tratar la enfermedad, respetar a la
diferencia”, en AAVV (2002): Los problemas morales de la biogenética. Revista
ISEGORÍA. Revista de Filosofía Moral y Política. Nº 27, diciembre. Madrid: Consejo
Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Instituto de Filosofía.
--
(2006): «La fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la
exclusión». Ediciones Paidós Ibérica. 2007.
OMS (Organización Mundial de la Salud) (1994). «Quality of life assessment:
International Perspectives. Berlin. Spinger-Verlag». 1994.
PEÑA, A (2004): “Medicina y Filosofía: abordaje filosófico de algunos problemas de
la Medicina actual”, en An.Fac.Med. 2004:65(1):65-72, UNMSM Fac.Med., Lima,
Perú. ISSN 1609-9419. Disponible en web:
http://sisbib.unmsm.edu.pe/BVrevistas/anales/v65_n1/medicina.htm
PAGURA. G.A. “Eugenesia: Una mirada retrospectiva para comprender el presente”.
Disponible en web:
http://www.monografias.com/trabajos33/eugenesia/eugenesia.shtml
Bioética al otro lado del espejo -241
PALACIOS, A., “La discapacidad frente al poder de la normalidad. Una aproximación
desde tres modelos teóricos,” Tesina doctoral elaborada bajo la dirección de Rafael de
Asís Roig, Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las Casas”, Universidad Carlos
III de Madrid, 2004.
PALACIOS, A., BARIFFI, F. (2007) «La discapacidad como una cuestión de derechos
humanos. Una aproximación a la convención internacional sobre derechos de las
personas con discapacidad». Ediciones Cinca. 2007. Disponible en web:
http://turan.uc3m.es/uc3m/inst/BC/docs/discapacidadderechosHumanos.pdf
PARDO A. “¿Qué es la salud?”. Artículo publicado en Revista de Medicina de la
Universidad de Navarra, 1997;41(2):4-9. Departamento de Humanidades Biomédicas,
Universidad de Navarra. Disponible en web: http://www.unav.es/cdb/dhbapsalud.html
PLATÓN. «Protágoras, Gorgias, Carta Séptima». Introducción, traducción y notas de
Javier Martínez García. Alianza. Madrid, 1998.
PLATÓN. «La República». Libro III. Disponible en web:
http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/otrosautoresdelaliteraturauniversal/Plato
n/larepublica/III.asp
QUINN, G. Y DEGENER, (2002) T. “derechos humanos y Discapacidad. Uso actual y
posibilidades futuras de los instrumentos de derechos humanos de las Naciones Unidas
en el contexto de la discapacidad”. Documento Naciones Unidas HR/PUB/02/1, Nueva
York y Ginebra, 2002.
RAMIRO GARCÍA, F. J. (2007) “España: Comité Nacional de Bioética”, miércoles,
31 de octubre de 2007 en bioéticaweb:
http://www.bioeticaweb.com/content/view/4500/765/lang,es/
RAWLS, J. «Teoría de la Justicia». Editorial Fondo de Cultura Económica. Año 1995.
ROMAÑACH CABRERO, J. (2002): «Héroes y Parias, la Dignidad en la
Discapacidad». Artículo presentado en el I Congreso Virtual Derecho y Discapacidad
en el Nuevo Milenio. (Badajoz, 15-16 de noviembre de 2002), Badajoz: Fundación
Academia Europea de Yuste. Disponible en web:
http://www.minusval2000.com/relaciones/vidaIndependiente/heroes_y_parias.html
--
(2003) “Las Personas con Discapacidad ante la Nueva
Genética”, en GARCÍA MARZÁ, D. y GONZÁLEZ, E. (Eds.) (2003): Entre la ética y
Bioética al otro lado del espejo -242
la política: éticas de la sociedad civil. Actas del XII Congreso de la Asociación
Española de Ética y Filosofía Política, Castelló: Publicacions de la Universitat Jaume I.
Servei de Comunicació i Publicacions. Págs. 522-530. Disponible en web:
http://www.diversocracia.org/divertad.htm
--
(2004): “Investigación con células madre: La visión de las
personas con discapacidad”. (2004) Ponencia presentada en el II Congreso Mundial de
Bioética. Cuenca, 27 de septiembre- 1 de octubre de 2004. Disponible en web:
http://www.diversocracia.org/ideateca.htm#celulas_madre
--
(2004a): “Las demandas de las personas con discapacidad”, en
CAMPOY CERVERA, I. (coord.) (2004): Los derechos de las personas con
discapacidad: perspectivas sociales, políticas, jurídicas y filosóficas. Colección
Debates del Instituto de derechos humanos “Bartolomé de las Casas” Nº 2. Dykynson.
--
(2004b). “Los errores sutiles del caso Ramón Sampedro”, en
Revista Cuenta y Razón del pensamiento actual. Nº 135-Invierno 2004/2005 (Págs. 7389). Disponible en Web:
http://www.cuentayrazon.org/revista/doc/135/Num135_009.doc
--
(2005): «Bioetica e persone diversamente abile in Spagna», en
Convegno del 21 de mayo de 2005 sobre "Bioetica e persone diversamente abili"
Marina di Massa. Italia
--
(2006) “La sterilizzazione in Spagna”. En el master de Bioética
de la Universidad de Ancona el 6 de noviembre de 2006. Ancona Italia.
--
(2006b) “Esterilización de personas con necesidad de apoyo a su
capacidad jurídica (incapacitadas) en España ¿eugenesia?”. Disponible en web:
http://www.diversocracia.org/docs/La_esterilizacion_en_Espana_eugenesia.pdf
--
(2006c) «Bioética y diversidad funcional». En I Jornada de Vida
Independiente. Ponencias (Donostia, 24 de junio de 2005). Donostia-San Sebastián:
Diputación de Guipúzcoa, Departamento para la política social, D.L. Disponible en
Web:
http://sid.usal.es/idocs/F8/FDO16834/vida_independiente_sansebastian.doc
--
(2007) “Esterilización en España ¿Discriminación?”. En XV
Semana de ética y filosofía política: Tradición e innovación en ética y filosofía política.
Bioética al otro lado del espejo -243
UNED.
Madrid,
27-29
de
Marzo
de
2007.
Disponible
en
web:
http://www.diversocracia.org/ideateca.htm#esterilizacion
ROMAÑACH CABRERO, J. y ARNAU RIPOLLÉS, Mª. S. (2004): “Omisiones
bioéticas sobre discapacidad”. Cuenta y Razón del Pensamiento Actual. nº 134 Pags.
65-72.
Otoño
2004.
Disponible
en
Web:
http://www.cuentayrazon.org/revista/doc/134/Num134_010.doc.
--
(2005): «Omisiones bioéticas sobre la discapacidad», en
CASABAN MOYA, E. (2005): XV Congrés Valencià de Filosofia “Joseph L. Blasco in
memoriam”, Valencia: Societat de Filosofia del País Valencià. ISBN: 84-7274-270-9.
Págs. 509-515. Disponible en:
http://www.uv.es/sfpv/congressos_textos/congres15.pdf
--
(2006a): «Bioética y diversidad funcional». Disponible en:
http://weblogs.madrimasd.org/bioetica/
--
(2006b): “La visión de la Eugenesia desde la dignidad en la
diversidad funcional”. en CASABAN MOYA, E. (2006): XVl Congrés Valencià de
Filosofia, Valencia: Societat de Filosofia del País Valencià. ISBN: 84-370-6627-1.
Págs. 327-344. Disponible en web:
http://www.uv.es/sfpv/congressos_textos/congres16.pdf
--
(2006c): "Comentarios al Anteproyecto de Ley de Investigación
Biomédica desde la óptica de la diversidad funcional". Disponible en web:
http://www.minusval2000.com/literatura/articulos/comentarios_ante_ley_inv_bioetica.h
tml
--
(2006d) “Análisis de evolución de la Accesibilidad para Personas
con Movilidad Reducida en viajes de RENFE 2004 - 2006.” Foro de Vida Independiente
(2006). Disponible en Web:
http://www.minusval2000.com/relaciones/vidaIndependiente/analisis_accesibilidad_PM
R_RENFE_2004_2006.doc
--
(2007): “La voz que falta en los comités de bioética”.
Comunicación presentada en el V Congreso Mundial de Bioética. Sociedad
Internacional de Bioética (SIBI). Gijón 21-25 mayo de 2007. Disponible en web:
Bioética al otro lado del espejo -244
http://www.diversocracia.org/ideateca.htm#la_voz
ROMAÑACH CABRERO, J. y CENTENO ORTIZ, A. (2007): “Fundamentos
bioéticos para la “inDependencia”. Comunicación presentada en el VIII Congreso
Nacional de Bioética. Asociación de Bioética Fundamental y Clínica. Oviedo 18-20 de
octubre de 2007. Disponible en web: http://www.diversocracia.org/ideateca.htm
ROMAÑACH CABRERO, J. y PALACIOS RIZZO, A. (2006): «El modelo de la
diversidad: La Bioética y los derechos humanos como herramientas para alcanzar la
plena dignidad en la diversidad funcional». Diversitas. Disponible en web:
http://turan.uc3m.es/uc3m/inst/BC/documents/Modelodiversidad.pdf
--
(2007a) “El modelo de la diversidad: una nueva visión de la
bioética desde la perspectiva de las personas con diversidad funcional (discapacidad)”.
II Encuentro Moral, Ciencia y Sociedad en la Europa del Siglo XXI. INterDependencia:
El bienestar como requisito de la dignidad. Donostia / San Sebastián 15 y 16 de marzo
de 2007 Disponible en Web :
http://www.ifs.csic.es/ConSem/sansebastian2007/comunica/com1-6.pdf
RÚA, J.C. (2006) “Clonación. Algunas propuestas acerca del papel del Estado
alrededor de esta actividad”. Disponible en Cátedra de Biotecnología, Biodiversidad &
Derecho, sección Tesinas y ensayos. Disponible en web:
http://www.bioetica.org/bioetica/mono11.htm
RUIZ SALGUERO, M. T. (2002) “La regulación de la fecundidad: un estudio
demográfico de la anticoncepción, la esterilización, el aborto y el tratamiento de la
esterilidad en España”. Tesis doctoral de la Universidad Autónoma de Barcelona. p. 69.
Disponible en web:
http://www.tdx.cesca.es/TDX-1128102-175505/
SÁDABA, J. (2004) «Principios de bioética laica». Editorial Gedisa. Barcelona. 2004.
--
(2004a) «Ética contada con sencillez». Maeva Ediciones. Madrid
2004.
SÁNCHEZ RON, J. M. (2006) «El poder de la ciencia. Historia social, política y
económica de la ciencia siglos XIX y XX». Editorial Crítica. 2006.
SAMPEDRO, R. (2004) «Cartas desde el infierno» Editorial Planeta. Segunda Edición.
Octubre de 2004.
Bioética al otro lado del espejo -245
SARVIS B, RODMAN H, BECKWITH J. (1976) “Social and Political Uses of
Genetics in the United States: Past and Present”, en: LAPPE M, MORRISON R (eds).
Ethical and Scientific Issues Posed by the Human Uses of Molecular Genetics. New
York, New York Academy of Sciences, 1976.
SCHEERENBERGER, R. C. (1984) «Historia del retraso mental». Traducción de
Isabel Villena Pérez. Real Patronato de Educación y Atención a Deficientes. Servicio
Internacional de Información sobre Subnormales. San Sebastián, 1984.
SCHWARTZMANN, L. (2003) “Calidad de vida relacionada con la salud: aspectos
conceptuales”. Cienc. enferm. [online]. dic. 2003, vol.9, no.2 pp.9-21. Disponible en la
World Wide Web:
<http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-
95532003000200002&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0717-9553.
SEOANE RODRÍGUEZ, J.A. (1996) «La esterilización de incapaces en el derecho
español». Colección F. Paideia. Documentos 8. Fundación Paideia. La Coruña. 1996.
SIMÓN LORDA, P. (1997)“A propósito de la eugenesia”. Viernes 03 Octubre 1997.
Jano. Volumen 53. Número 1226. p. 9. Disponible en web:
http://db.doyma.es/cgibin/wdbcgi.exe/doyma/mrevista.go_fulltext_o_resumen?esadmin=si&pident=4426
SUETONIO. «Vidas de veinte Césares, L. II» Augusto. Segunda Parte. Disponible en
web:
http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/historia/suetonio/2a.html
UNESCO (2005). Guía Nº 1. “Creación de comités de bioética”. p. 21. Disponible en
web:
http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001393/139309s.pdf
VALLS MOLINS, R. Tesis doctoral. “Diseño de programas para la formación ética de
los profesionales de enfermería”. Capítulo IX. Parte IV. p. 63. Disponible en web:
http://www.tesisenxarxa.net/TESIS_UB/AVAILABLE/TDX-0222106133145//05.RVM_PARTE_IV.pdf
Wikipedia. Voz “eutanasia”. Disponible en web: http://es.wikipedia.org/wiki/Eutanasia
WOLBRING, G. “Disability Rights Approach Toward Bioethics”. Journal of Disability
Policy Studies. vol. 14, no.3, 2003. Disponible en Web:
www.bioethicsanddisability.org
Bioética al otro lado del espejo -246
8.1 Convenios Internacionales
NACIONES UNIDAS. (2006). “Convención Internacional sobre los derechos de las
Personas con Discapacidad”. Disponible en Web:
http://www.un.org/esa/socdev/enable/rights/convtexts.htm#convtext
-- (1948) Declaración Universal de los derechos humanos. Adoptada y
proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (III) del 10 de diciembre
de 1948.
-- (1993) “Standard Rules on the Equalization of Opportunities for Persons with
Disabilities”. Resolución Aprobada por la Asamblea General, Cuadragésimo octavo
periodo de sesiones, de 20 de diciembre de 1993. (A/RES/48/96 85th Plenary Meeting
20 December 1993).
-- (1997) Comité contra la tortura. Examen de los informes presentados por los
estados partes con arreglo al artículo 19 de la convención. Terceros informes
periódicos que los Estados Partes. Adición ESPAÑA. 23 de junio de 1997. Disponible
en Web:
http://www.unhchr.ch/tbs/doc.nsf/(Symbol)/CAT.C.34.Add.7.Sp?Opendocument
SIBI. (1997) “Convenio de Asturias de Bioética. Convenio para la protección de los
derechos humanos y la dignidad del ser humano con respecto a las aplicaciones de la
Biología y la Medicina. Convenio sobre los derechos humanos y la Biomedicina”.
(Oviedo,
4
de
abril
de
1997).
Disponible
en
Web:
http://www.unav.es/cdb/coeconvencion.html
UE (Unión Europea) (2003) “Mejorar la calidad de vida de las personas con
discapacidad: conseguir una política coherente para y por la plena participación”.
Segunda Conferencia Europea de ministros responsables de políticas de integración de
personas con discapacidad. Declaración política., Málaga el 7 y 8 de mayo de 2003.
Disponible en web:
http://www.tt.mtas.es/periodico/asuntossociales/200305/Declaracion_pol_malaga.pdf
UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la
Cultura) (2005). “Declaración Universal sobre Bioética y derechos humanos”,
aprobada por la 33ª Conferencia General de 19 Octubre de 2005. Disponible en Web:
http://unesdoc.unesco.org/images/0014/001461/146180S.pdf
Bioética al otro lado del espejo -247
-web:
(2005a). Guía Nº 1. “Creación de comités de bioética”. Disponible en
http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001393/139309s.pdf
VERDUGO ALONSO, M. A. (2006) «Cómo mejorar la calidad de vida de las personas
con discapacidad : instrumentos y estrategias de evaluación». Amarú. Salamanca. 2006
8.2 Manifiestos y declaraciones
A Plea for Beneficent Euthanasia – The Humanist Julio/Agosto de 1974
Conferencia Episcopal Española. (1993). Comité para la defensa de la vida. “La
Eutanasia 100 cuestiones y respuestas sobre la defensa de la vida humana y la actitud
de los católicos”. Febrero de 1993. Disponible en web:
http://www.unav.es/cdb/ceeseutanasia100.html
--
(2006) “Algunas orientaciones sobre la ilicitud de la
reproducción humana artificial y sobre las prácticas injustas autorizadas por la Ley
que la regulará en España”. Madrid, 30 de marzo de 2006. Disponible en web:
http://www.conferenciaepiscopal.es/DOCUMENTOS/Conferencia/reproduccion.htm
DPI (Disabled Peoples' International). (2000). “El derecho a vivir y ser diferentes”.
Disponible en Web:
http://diversocracia.org/ideateca.htm#solihull
DPI (Disabled Peoples' International) Europe. (2000) “Las personas con discapacidad
hablan de la Nueva Genética.” La postura de DPI Europa ante la bioética y los derechos
humanos. Disponible en Web:
http://freespace.virgin.net/dpi.europe/downloads/bioethics-spanish.pdf
EDF. (European Disability Forum) (1997). “Manifiesto de las mujeres con discapacidad
de Europa”. adoptado en Bruselas el 22 de febrero de 1997 por el Grupo de Trabajo
sobre la Mujer frente a la Discapacidad del Foro Europeo de la Discapacidad.
Disponible en web:
http://www.asoc-
ies.org/docs/Manifiesto%20Mujeres%20Discapacidad%20Europa.pdf
--
(2003): “Resolution: On pre-natal diagnosis and the right to be
different” (en cast.: “Resolución: ‘El diagnóstico prenatal y el derecho a ser
diferente’”), adoptada por el EDF en la Asamblea General Anual de 24 de mayo de
2003. Disponible en web: http://www.edf-feph.org/en/publications/publi/publi.htm
Bioética al otro lado del espejo -248
ENIL (European Network on Independent Living). (2003) “Manifiesto De Tenerife.
Promovamos la Vida Independiente.- Acabemos con la discriminación hacia las
personas con discapacidad”. Arona. Tenerife. Abril 2003. Disponible en web:
http://www.independentliving.org/docs6/tenrife20020426sp.html
FVI. (Foro de Vida Independiente) (2006). “Por una vida digna en la diversidad”.
Manifiesto de Miembros del Foro de Vida Independiente ante la muerte de Jorge León.
11 de mayo de 2006. Disponible en web:
http://www.minusval2000.com/relaciones/vidaIndependiente/manifiesto_miembros_for
o_ante_muerte_jorge_leon.html
SECPAL (Sociedad Española de Cuidados Paliativos), Comité Ético. (2002)
“Declaración sobre la eutanasia de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos”. 24 de
abril de 2002. Disponible en web:
http://www.unav.es/cdb/secpal2.html
WWDA (Women With Disabilities Australia) (2001). "Moving Forward" - Sterilisation
and Reproductive Health Of Women and Girls with Disabilities Published by WWDA,
July 2001. ISBN No: 0 9585269 5 8. Sydney, 2001.
8.3 Informes
Comisión Europea. “25 Recomendaciones sobre las repercusiones éticas, jurídicas y
sociales de los tests genéticos”. Dirección General de Investigación, Bruselas, 2004.
Disponible en web: http://www.bioeticanet.info/prenatal/25recomCE.pdf
OMS (2001) “Clasificación Internacional del funcionamiento, de la discapacidad y de
la salud”: CIF / Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la
Salud Madrid. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría General de Asuntos
Sociales, Instituto de Migraciones y Servicios Sociales, IMSERSO. 2001
ONU “From Exclusión to Equality. Realizing the Rights of Persons with Disabilities.”
Handbook for Parliamentarians on the Convention on the Rights of Persons with
Disabilities and its Optional Protocol. UN DESA, UN OHCHR, IPU. Pp. 89-90.
Traducido por DAVANDAS, C. Ibídem. Disponible en web:
http://www.un.org/disabilities/default.asp?id=212
UE (2005) Science and Society Action Portfolio. Today’s science for Tomorrow’s
Society, Brussels (2005).
Bioética al otro lado del espejo -249
UK (2005) “Improving the life chances of disabled people”. Informe de la Unidad de
Estrategia del Primer Ministro Británico. Enero 2005. Disponible en web:
http://www.cabinetoffice.gov.uk/upload/assets/www.cabinetoffice.gov.uk/strategy/disab
ility.pdf
8.4 Leyes
Constitución española de 1977. Disponible en web:
http://www.constitucion.es/constitucion/lenguas/txt/castellano.txt
Directiva 98/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 6 de julio de 1998 relativa
a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas. Disponible en web:
http://eurlex.europa.eu/smartapi/cgi/sga_doc?smartapi!celexplus!prod!DocNumber&lg=es&type
_doc=Directive&an_doc=1998&nu_doc=44
INSTRUMENTO de ratificación de la Convención sobre los derechos de las personas
con discapacidad, hecho en Nueva York el 13 de diciembre de 2006. BOE n. 96 de
21/4/2008. Disponible en web:
http://www.boe.es/g/es/bases_datos/doc.php?coleccion=iberlex&id=2008/06963
Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI)
Ley 13/1983, de 24 de octubre, de reforma del Código Civil en materia de tutela.
Disponible en web:
http://www.derecho.com/xml/disposiciones/trini/disposicion.xml?id_disposicion=31931
Ley Orgánica 10/1995, de 23 de Noviembre, del Código Penal. (BOE nº 281, 24 de
noviembre de 1995) Modificada por las Leyes Orgánicas: 2/1998 (BOE nº 143, de 1606-1998), 7/1998 (BOE nº 239, de 6-10-1998) , 11/1999 (BOE nº 1048, de 1-05-1999),
14/1999 (BOE nº 138, de 10-06-1999) , 2/2000 (BOE nº 8, de 10-01-2000), 3/2000
(BOE nº 10, de 12-01-2000), 4/2000 (BOE nº 10, de 12-01-2000), 5/2000 (BOE nº 11,
de 13-01-2000), 7/2000 (BOE nº 307, de 23-12-2000), 8/2000 (BOE nº 307, 23-122000), 3/2002(BOE nº 123, de 23-05-2002) ,9/2002 (BOE nº 296, 11-12-2002), 1/2003
(BOE nº 60, de 11-03-2003), 7/2003 (BOE nº 156, de 1-07-2003), 11/2003 (BOE nº
234, de 30-09-2003) ,15/2003 (BOE nº 283, de 26-11-2003), 20/2003 (BOE nº 309, de
26-12-2003), 1/2004 (BOE nº 313, de 29-12-2004), 2/2005 (BOE nº 149, 22-062005),4/2005 (BOE nº 243, 11-10-2005)
Bioética al otro lado del espejo -250
La Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y
de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica.
Disponible en web:
http://www.boe.es/g/es/bases_datos/doc.php?coleccion=iberlex&id=2002/22188
Ley 51/2003 de 3 de diciembre de Igualdad de Oportunidades, no discriminación y
Accesibilidad Universal de las personas con discapacidad. Disponible en web:
http://www.boe.es/boe/dias/2003/12/03/pdfs/A43187-43195.pdf
Ley 14/2006 de 26 de mayo de 2006 sobre técnicas de reproducción humana asistida.
Disponible en web:
http://www.boe.es/boe/dias/2006/05/27/pdfs/A19947-
19956.pdf#search=%22Ley%2014%2F2006%20de%2026%20de%20mayo%20de%202006%20sobre%2
0t%C3%A9cnicas%20de%20reproducci%C3%B3n%20humana%20asistida%22
Ley 39/2006, de 14 de diciembre de Promoción de la Autonomía y Atención a las
personas en situación de dependencia. Disponible en Web:
http://www.todalaley.com/mostrarLey1982p1tn.htm
Ley 14/2007, de 3 de julio, de Investigación biomédica. Disponible en web:
http://www.boe.es/g/es/bases_datos/doc.php?coleccion=iberlex&id=2007/12945
8.5 Webs
Consejo de Europa: http://www.coe.int/T/e/Com/about_coe/
Answers: www.answers.com
Wikipedia: http://es.wikipedia.org/
Fundación Cristopher Reeve: http://www.christopherreeve.org/
Bioéticaweb: http://www.bioeticaweb.com/
BBC Noticias: http://news.bbc.co.uk/
Soitu: http://www.soitu.es
Youtube: http://es.youtube.com
El País: http://www.elpais.com
La Voz de Galicia: http://www.lavozdegalicia.es/
Bioética al otro lado del espejo -251
Fly UP