...

¿Qué pasa con los modelos económicos?

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

¿Qué pasa con los modelos económicos?
¿Qué pasa con los modelos
económicos?
Michael Woodford
E
l ensayo de John Kay que invita a la reflexión1
argumenta que los economistas se han confundido debido a la confianza excesiva en
los modelos formales derivados de supuestos que
guardan muy poca similitud con el mundo en el cual
vivimos. Y ciertamente es verdad que, al menos a
veces, se han tomado decisiones desastrosas con
base en modelos que demostraron ser incorrectos.
Algunos de los modelos estadísticos empleados
por las instituciones financieras para valorar los
derivados financieros basados en hipotecas justo
antes de la reciente crisis financiera son un buen
ejemplo de ello.
Pero no creo que la ruta para un razonamiento
económico más sensato implique abandonar la inclinación de los economistas a razonar mediante
el uso de modelos. Los modelos permiten que la
congruencia interna de un argumento propuesto
se verifique con mayor precisión; permiten una diferenciación más detallada entre hipótesis alternativas, y el desarrollo de cadenas de razonamiento
más largas y sutiles sin que el autor o el lector se
enreden con desespero en ellas. Tampoco creo
1
John Kay (2012), “El mapa no es el territorio: un ensayo sobre el estado de la economía”, Boletín del
cemla, vol. lviii, núm. 4, octubre-diciembre, pp. 259266.
que sea verdad que los economistas que son más
propensos al uso del análisis matemático formal
sean generalmente más dogmáticos en sus conclusiones que los que dependen de modelos más
informales de argumentación. A menudo, el razonamiento a partir de los modelos formales hace
que sea más fácil ver la solidez de los supuestos
requeridos para que el argumento sea válido, y lo
diferente que podrían ser las conclusiones dependiendo de cambios modestos en supuestos específicos. Y si cualquier profesional de la modelación
económica está dispuesto a evaluar honestamente
la fragilidad de sus conclusiones, el uso de un modelo para justificar estas conclusiones hace que
sea más fácil para los otros ver en qué supuestos
se ha basado y así desafiarlos. Por lo tanto, recurrir a la argumentación basada en modelos facilita el proyecto general de cuestionamiento crítico
que representa, en mi opinión, nuestra mejor esperanza de una aproximación paulatina a la verdad.
Ciertamente, Kay no niega la utilidad de los modelos como tales. Admite que hay usos adecuados de modelos y de razonamientos matemáticos;
y sin embargo argumenta que los economistas a
menudo emplean modelos del tipo equivocado, simulaciones en computadora de mundos artificiales
que se confunden con descripciones literales de
Cátedra John Bates Clark de Economía Política, Departamento de Economía, Universidad de Columbia. Traduce y
publica el cemla con su autorización el artículo “What’s Wrong with Economic Models?”, publicado en Institute for
New Economic Thinking, julio de 2012.
¿Qué pasa con los modelos económicos?
267
la realidad. Pero no me convence esta distinción
propuesta. Es verdad que algunos modelos útiles
no pretenden representar literalmente al mundo, y
su intención es simplemente aclarar las conexiones entre los conceptos generales o permitir que se
llegue a conclusiones cualitativas más que cuantitativas. Pero a menudo se necesitan modelos que
intenten ser análogos a algún tipo de economía
real, en el sentido de que las cantidades matemáticas en el modelo intentan representar cosas del
mundo tales como el pib real de Estados Unidos
en el tercer trimestre de 2011. Por ejemplo, se podría admitir que en una situación que uno espera
analizar, varios mecanismos estarán en funcionamiento al mismo tiempo, y quizás se quiera formar una opinión acerca de cuál de estos factores
es probable que pese más que los otros como un
asunto cuantitativo. Es difícil ver cómo se puede
formar una opinión sobre este tipo de preguntas,
excepto razonando con el uso de un marco matemático (al menos una humilde hoja de cálculo) en
la cual las cantidades del modelo intenten representar cantidades del mundo real, y las relaciones
entre las cantidades que se asumen en el análisis
correspondan a las relaciones que creemos deberían existir entre las cantidades correspondientes
en el mundo, al menos como una aproximación útil.
Por lo tanto, creo que es inevitable que el análisis
económico esté dirigido principalmente por el uso
de modelos matemáticos, y que a menudo estos
modelos propondrán descripciones completas de
mundos artificiales. Ciertamente, esto no significa
que las conclusiones obtenidas a partir de estos
modelos deberían considerarse como aplicables al
mundo real, tan sólo por el rigor del razonamiento
empleado al sacar conclusiones dentro del mundo
del modelo. Es esencial evaluar el realismo de los
supuestos: sin duda no evaluar si el modelo describe literalmente todos los aspectos del mundo,
cosa que nunca sucede, sino evaluar el realismo de
lo que supone el modelo sobre aquellos aspectos
del mundo que pretende representar. Es también
importante evaluar la robustez de las conclusiones del modelo con respecto a variaciones en los
268
supuestos precisos que se hacen, al menos sobre
alguna serie de supuestos posibles que puedan
considerarse como de relevancia empírica. Estos
tipos de escrutinios críticos son fundamentales
para el uso sensato de modelos con fines prácticos. Hacen que sea más difícil el sano uso de un
razonamiento basado en modelos pero escasamente representan el abandono del razonamiento deductivo basado en un modelo. Ciertamente,
mientras mayor sea el grado en el cual nuestro modelo proporcione descripciones completas de los
mundos artificiales pensados como análogos a las
economías reales, más obvias serán las posibilidades del escrutinio crítico de validez de nuestro
razonamiento.
Sin embargo, existe un aspecto importante en el
cual creo que muchos de los análisis económicos
basados en modelos imponen un requisito de coherencia interna que es excesivamente exigente,
y que puede generar una fragilidad innecesaria en
las conclusiones alcanzadas; y sospecho que esto
tiene que ver en gran medida con la inquietud de
Kay con respecto al análisis económico moderno.
Al menos en las tres últimas décadas ha sido habitual el uso de modelos en los cuales el modelo no
sólo ofrece una descripción completa de un mundo
hipotético, y no sólo es esta descripción en la cual
los resultados se deducen de un comportamiento
racional por parte de los responsables de la toma
de decisiones en el modelo, sino que supone que
los responsables de toma de decisiones en el modelo entienden al mundo de manera exactamente
igual a la representada en el modelo. Más precisamente, al hacer predicciones sobre las consecuencias de sus acciones (un componente necesario
para la justificación de su comportamiento en términos de selección racional), se supone que hacen exactamente las predicciones que el modelo
da a entender que son correctas (condicionadas
por la información que tienen disponible en su situación personal).
Este postulado de expectativas racionales,
como se las conoce generalmente a pesar de ser
un término un tanto confuso, es el supuesto teórico
Boletín del cemla | Octubre-diciembre de 2012
crucial detrás de doctrinas como la de los mercados eficientes en la teoría de fijación de precios
de los activos y de la equivalencia ricardiana en
macroeconomía. A menudo el postulado se presenta como si fuera una consecuencia simple de
la aspiración a la congruencia interna de nuestro
modelo o una explicación de las elecciones de los
individuos con base en su racionalidad particular,
pero en realidad no es una implicación necesaria
de estos compromisos metodológicos. No se deduce del hecho de que creamos en la validez de
nuestro modelo propio y que pensemos que puede suponerse que las personas hacen elecciones
racionales que deben asumirse como las opciones que serían consideradas como correctas por
alguien que (como los economistas) crea en la validez de las predicciones de ese modelo. Menos
aún se deduciría esto si el economista acepta la
necesidad de contemplar la posibilidad de una variedad de modelos posibles, que sólo los modelos
que debería considerar son aquellos en cada uno
de los cuales se supone que todos en la economía
entienden la exactitud de ese modelo particular,
más que contemplar las creencias que podrían
(por ejemplo) ser compatibles con uno de los modelos en el conjunto que él considera como posiblemente correcto.
Si bien el postulado de las expectativas racionales no se desprende inevitablemente del deseo
de construir modelos completos –en el sentido
de modelos en los cuales nuestros supuestos se
explican con suficiente detalle como para permitir que se llegue a conclusiones precisas– hay un
sentido en el cual el compromiso con los postulados de expectativas racionales requiere que nos
comprometamos con modelos más completos de
los que serían necesarios para abordar la pregunta
que queremos responder. Para los fines del análisis macroeconómico, generalmente es necesario
especificar las relaciones estructurales –digamos,
la relación de la ley de Okun entre la tasa de desempleo y el pib real, o la relación de la curva de
Phillips entre la inflación y el desempleo, o la regla
de Taylor para describir el comportamiento de la
Reserva Federal– que podemos creer tienen alguna validez actual sin necesariamente esperar
que sigan siendo igualmente válidas de manera
permanente. Si las preguntas que queremos que
responda nuestro modelo se relacionan sólo con
la evolución de series de tiempo agregadas durante los próximos años, no es necesariamente
un problema si no estuviéramos seguros de cómo
especificar estas relaciones a futuro, y por lo tanto
la condición de inconocible del futuro no es razón
para abandonar cualquier intento de análisis basado en modelos. Pero en el caso del análisis de
expectativas racionales, no es posible analizar las
preguntas sobre el corto plazo sin especificar las
relaciones estructurales hacia el futuro y técnicamente, en muchos modelos, infinitamente lejos en
el futuro. Esto es porque no se puede exigir congruencia entre las expectativas de las personas y
lo que predice el modelo a menos que el modelo
también haga predicciones sobre el futuro. Pero
si el modelo hace estas predicciones sobre el futuro con base en las expectativas que se espera
que tenga la gente en ese tiempo futuro con respecto a un futuro más distante aun, entonces es
necesario que el modelo haga predicciones sobre
ese futuro más distante aun, y así sucesivamente sin fin. Por lo tanto, la especificación completa
de nuestro modelo implica supuestos mucho más
heroicos sobre la validez eterna previsible de particulares relaciones estructurales, si se demanda
congruencia con el postulado de las expectativas
racionales.
Al mismo tiempo, la aceptación del postulado
de expectativas racionales hace posible ver a los
modelos como marcos explicativos completos y
obtener respuestas completamente determinadas
a partir de ellos, aun cuando incluyan sólo descripciones muy parciales de las situaciones reales de
las personas. En realidad, la manera en la cual actúan las personas en situaciones particulares de
elección es probable que dependa no sólo de una
especificación básica de las opciones disponibles
para ellas en esta ocasión, sino también de otros
aspectos de sus circunstancias– su historia y sus
¿Qué pasa con los modelos económicos?
269
otros compromisos– que determinan la manera en
que ellos perciben la situación particular de elección cuando se enfrentan a ella. Pero el postulado
de expectativas racionales implica que estos factores contextuales deberían ser irrelevantes, excepto
en la medida en que los distintos aspectos de la vida
de las personas sean realmente interdependientes, cuando se los entiende correctamente (algo
que el analista económico asumirá alegremente,
por conveniencia analítica, que no es el caso). Así,
el estilo de modelo preferido por el análisis de expectativas racionales abarcará tanto la abstracción
radical de muchos aspectos ya conocidos de las
circunstancias actuales de los individuos como la
especificidad heroica sobre aspectos del futuro
sobre el cual sabemos prácticamente nada. Quizás este es el aspecto de los modelos que lleva a
Kay a compararlos con videojuegos.
¿Hay alguna alternativa? No creo que sea simplemente volver atrás, como sugiere Kay, a la simple estimación de las relaciones estadísticas al
estilo de la función consumo de Keynes y tratarlas
como (funciones) estructurales, sin perturbación.
No es verosímil que debiera existir una relación
estructural confiable entre la renta agregada disponible y el gasto de consumo agregado, cuyos
coeficientes pueden descubrirse mediante una
simple regresión de series históricas de tiempo
para una variable o para la otra. Con seguridad las
decisiones sobre el ahorro (o de manera equivalente, sobre la porción del ingreso corriente que debería gastarse en el consumo corriente) se toman de
cara al futuro y con base en las expectativas sobre
nuestra posible necesidad de ahorros en una fecha futura. Así, es difícil no creer que las expectativas sobre las condiciones económicas futuras, y
no solamente los niveles de ingreso corriente de
las personas, sean parte de los factores determinantes clave del gasto de consumo. A esto le sigue
que las ingenuas estimaciones por regresión de
la propensión marginal al consumo son casi con
certeza gravemente sesgadas, debido a la correlación en el periodo histórico de la muestra entre
las variaciones medidas del ingreso disponible y
270
las variables sobre las expectativas que han sido
omitidas de la regresión. De ser así, es posible que
resulten poco confiables como base para pronosticar los efectos en los cambios de política, tales
como los efectos del mayor gasto de gobierno en
la actividad económica agregada.
Esta ha sido una importante lección de la literatura de expectativas racionales en la macroeconomía desarrollada por Lucas y otros, y no creo
que deba olvidarse. Al mismo tiempo, la alternativa convencional desarrollada en respuesta a esta
crítica –según la cual el gasto de consumo agregado se modela como la solución a la ecuación de
Euler (condición para la optimalidad intertemporal) de un hogar representativo, con la hipótesis de
expectativas racionales– tiene dificultad para hacer que las propiedades estadísticas de los datos
agregados coincidan estrechamente. Para evitar
hacer predicciones (sumamente) contrafácticas,
los modelos dsge empíricos clásicos actuales comúnmente asumen las preferencias para los hogares representativos que incorporan un alto grado
de persistencia de hábito, para que aun cuando se
resuelvan con el supuesto de optimización intertemporal con expectativas racionales, el gasto de
consumo no saltará bruscamente en respuesta a
los eventos que (al menos según el modelo) deberían cambiar predictiblemente el rumbo futuro
del ingreso de los hogares. 2 Pero el postulado de
la persistencia de fuertes hábitos no ha logrado
mucho apoyo en los estudios de comportamiento
de los hogares individuales. Una explicación alternativa para la observación de los alejamientos
persistentes de las predicciones del modelo de la
ecuación de Euler de expectativas racionales con
2
Ver, por ejemplo: Lawrence J. Christiano, Martin Eichenbaum, y Charles L. Evans (2005), “Nominal Rigidities and the Dynamic Effects of a Shock to Monetary
Policy”, Journal of Political Economy, University of
Chicago Press, vol. 113(1), febrero, pp 1-45. También: Frank Smets y Raf Wouters (2007), “Shocks and
Frictions in us Business Cycles: A Bayesian dsge Approach”, American Economic Review, vol. 97, núm. 3,
junio, pp. 586-606.
Boletín del cemla | Octubre-diciembre de 2012
preferencias más estándar sería el alejamiento permanente de las expectativas de los hogares reales
de aquellas implicadas por la solución de expectativas racionales del modelo de los economistas.3
La macroeconomía del futuro, pienso, seguirá
empleando los modelos de equilibrio general en los
cuales la conducta de los hogares y de las empresas se deriva de las consideraciones de optimalidad intertemporal, pero en el cual la optimización
es relativa a las creencias en evolución de los actores sobre el futuro, que no necesitan coincidir
perfectamente con las predicciones del modelo
del economista. Por lo tanto la macroeconomía se
desarrollará a partir de los avances de los modelos de las últimas décadas, en lugar de declararlos
como un desvío equivocado. Pero también tendrá
que ir más allá de la metodología convencional de
finales del siglo veinte, al hacer de la formación y
la revisión de las expectativas un objeto de análisis
en sí, más que abordarlas como algo que ya debería estar exclusivamente determinado una vez
que los otros elementos de un modelo económico
(las especificaciones de preferencias, tecnología,
estructura de mercado y políticas de gobierno) han
sido establecidos.
Ya se han propuesto una serie de maneras de
modelar las expectativas en los modelos económicos, que relajan los fuertes supuestos de la hipótesis de expectativas racionales. Tres ejemplos
de programas de investigación de larga data de
este tipo (cada uno de hace 15 años o más) son
el análisis de la estabilidad deductiva de Roger
3
Como ejemplos de cómo las hipótesis alternativas
acerca de las expectativas pueden explicar la correlación serial en la tasa de crecimiento del gasto sin la
hipótesis de la formación de hábitos ver, entre otros,
Christopher D. Carroll y Martin Sommer, “Epidemiological Expectations and Consumption Dynamics”, Money Macro and Finance Research Group Conference,
abril de 2003; Ricardo Reis, “Inattentive Consumers”,
Journal of Monetary Economics, vol. 53, núm. 8, niviembre de 2006, pp 1761-1800; y Fabio Milani, “Expectation Shocks and Learning as Drivers of the Business Cycle”, cerp Discussion Papers, núm. 7743,
agosto de 2010.
Guesneire;4 la teoría de los equilibrios de creencias racionales propuesta por Mordecai Kurz;5 y
el estudio de la dinámica del aprendizaje resultante de la re-estimación constante de los modelos
econométricos, desarrollado más extensamente
en el trabajo de George Evans y Seppo Honkapohja.6 Son enfoques relativamente diferentes, pero
cada uno intenta explicar el comportamiento como
congruente con la optimización intertemporal; cada
uno propone límites definidos en las expectativas
de los agentes económicos, que corresponden a
los conceptos de los requisitos de la racionalidad
individual (si bien no asumen el tipo de coordinación de expectativas asumidas por la hipótesis de
las expectativas racionales); y cada una puede ser
incorporada en los modelos macroeconómicos de
equilibrio general en los cuales los problemas de
decisión individual son tan complejos como los
postulados en las expectativas racionales convencionales de los modelos dgse.7
4
5
6
7
Ver los artículos reunidos en Roger Guesnerie, Assessing Rational Expectations 2: Eductive Stability in
Economics, mit Press, Cambridge, 2005.
Ver los artículos reunidos en Mordecai Kurz, ed.,
Endogenous Economic Fluctuations: Studies in the
Theory of Rational Beliefs, Springer Verlag, 1997.
Ver, por ejemplo, George W. Evans y Seppo Honkapohja, Learning and Expectations in Macroeconomics, Princeton University Press, Princeton, 2001. Se
exponen enfoques relacionados en Thomas J. Sargent, Bounded Rationality in Macroeconomics, Oxford
University Press, Oxford, 1993.
Ejemplos de modelos macroeconómicos monetarios
de equilibrio general intertemporal que usan los enfoques anteriormente mencionados para modelar las
expectativas incluyen a Roger Guesnerie, “Macroeconomic and Monetary Policies from the ‘Eductive’
Viewpoint”, en Klaus Schmidt-Hebbel y Carl Walsh,
eds., Monetary Policy Under Uncertainty and Learning, Banco Central de Chile, Santiago, 2007; Mordecai Kurz, A New Keynesian Model with Diverse Beliefs, Stanford University, septiembre de 2011; Sergey
Slobodyan y Raf Wouters, Learning in an Estimated
Medium-Scale dsge Model, cerge-ei Working Paper, núm. 396, Charles University, Praga, noviembre
de 2009; y el trabajo de Fabio Milani, citado anteriormente.
¿Qué pasa con los modelos económicos?
271
Actualmente estamos lejos de lograr cualquier
tipo de consenso sobre cuál, si es que hay uno,
de estos enfoques resultará más fructífero para
la creación de modelos macroeconómicos prácticos. La investigación adicional –no sólo de la estructura lógica de estas teorías sino también de su
congruencia con el comportamiento observado
y la prueba de bibliografía disponibles sobre los
cambios en las expectativas reales de las personas en el tiempo– probablemente ofrezca mayor
claridad de la que es posible hoy. Pero no es obvio
que deberíamos esperar obtener una teoría que
permita que un analista económico prediga lo que
la gente esperará necesariamente en un entorno
económico dado. En realidad, tanto el enfoque de
estabilidad deductiva como la teoría de equilibrios
de creencias racionales sólo identifican conjuntos
de creencias posibles (y por lo tanto posibles resultados) que son congruentes con las restricciones teóricas propuestas en un modelo económico
dado, en lugar de producir predicciones únicas.8
Creo que otros enfoques, tales como los modelos
de aprendizaje econométrico de Evans y Honkapohja, son mejor considerados como enfoques con
un propósito similar: esto es, que buscan identificar un rango de especificaciones de creencias
plausibles en un modelo económico particular,
más que ofrecer una predicción única que puede
esperarse a priori que sea correcta. Un modelo
de aprendizaje de mínimos cuadrados, por ejemplo, ofrece una predicción definitiva, pero sólo en
el caso de un supuesto particular sobre el modelo
de regresión que se usa para hacer un pronóstico,
y la teoría no identifica una especificación única de
8
Otros enfoques recientes que buscan sólo establecer límites al ámbito de creencias posibles incluyen
la economía del conocimiento imperfecto propuesto
en Roman Frydman y Michael Goldberg, Imperfect
Knowledge Economics: Exchange Rates and Risk,
Princeton University Press, Princeton, 2007; y el de
expectativas cuasirracionales propuesto en Michael
Woodford, “Robustly Optimal Monetary Policy with
Near-Rational Expectations,” American Economic Review, vol. 100, núm. 1, 2010, pp. 274-303.
272
modelo de pronóstico que deberíamos esperar que
se use en un entorno económico determinado. El
uso prudente de este enfoque para el análisis de
política económica ciertamente necesitaría considerar una variedad de supuestos posibles acerca
los enfoques de pronóstico usados por los agentes
económicos, alejado de la consideración que se
le daría a la incertidumbre sobre la especificación
correcta de un entorno económico.
Esta falta de una única predicción clara sobre
cómo se debería pronosticar se considera a menudo como la razón para no contemplar este tipo de
hipótesis, y en cambio preferir la hipótesis de las
expectativas racionales que se enfoca en brindar
una predicción única sobre las expectativas en un
entorno económico dado.9 Pero un enfoque más
sensato podría ser el aceptar que sólo deberíamos
esperar que nuestro modelo de economía produzca una variedad de resultados plausibles, en lugar
de una predicción única. Esto no haría que los modelos fueran poco útiles como lineamientos para
la selección de políticas públicas; los enfoques
de modelos mencionados anteriormente siguen
implicando un conjunto muy diferente de posibles
resultados en el caso de políticas alternativas, y
9
En realidad, el equilibrio de expectativas racionales
es también impreciso en muchos modelos económicos bien planteados, de manera que una gran multiplicidad de especificaciones posibles de expectativas con la hipótesis de expectativas racionales. Ver,
por ejemplo, Roger Guesnerie y Michael Woodford,
“Endogenous Fluctuations”, en J.-J. Laffont, ed.,
Advances in Economic Theory: Proceedings of the
Sixth World Congress of the Econometric Society,
Cambridge University Press, Cambridge, 1992. Algunos responden a esta dificultad buscando reforzar
la hipótesis de expectativas racionales para lograr
una predicción única. Un enfoque alternativo trata la
potencial indeterminación de las expectativas como
un problema que debería buscar minimizarse mediante una elección apropiada de políticas públicas.
Ver, por ejemplo, la exposición de las consecuencias
para la elección de una regla de política monetaria en
Michael Woodford, Interest and Prices: Foundations
of a Theory of Monetary Policy, Princeton University
Press, Princeton, 2003, capítulo 4.
Boletín del cemla | Octubre-diciembre de 2012
una comparación de estos conjuntos puede aún
brindar una base para elegir una política en lugar
de otra. Por ejemplo, podríamos buscar determinar qué política garantiza el mayor límite inferior de
nuestra medición de bienestar social, entre todo el
conjunto de posibles creencias que se consideran
como posibilidades plausibles en el ambiente que
se generaría por esta política.10
Las consideraciones de un conjunto de posibles resultados con una política dada llevaría a un
enfoque de diseño de políticas que se enfocaría
en la robustez de dichas políticas para posibles
variaciones en la manera en la cual las personas
en la economía entienden las consecuencias de
las políticas, en lugar de enfocarse exclusivamente en la optimalidad de la política si los eventos
se despliegan precisamente como se planearon.
Debería producir, por ejemplo, la inquietud de
formular políticas que dificulten la aparición de
burbujas de activos, o que reduzcan las distorsiones económicas que resulten de ellas cuando
se den, en lugar de ignorar estos temas con base
en que, en un equilibrio de expectativas racionales, no deberían ocurrir las burbujas. También
debería servir para prestar más atención a las
políticas de comunicación de los bancos centrales y de los actores gubernamentales, en lugar de
asumir que las explicaciones oficiales de la política son irrelevantes dado que puede esperarse
que los agentes económicos tengan expectativas
racionales, y que estas expectativas racionales
dependan solamente de acciones gubernamentales, no de discursos.
Resta mucho por hacer para desarrollar modelos de utilidad práctica en este espíritu. Sin embargo, los enfoques mencionados antes, y otros
relacionados, son actualmente el foco de mucha
10
Un ejemplo de análisis de política en este espíritu se
desarrolla en el trabajo de Woodford de 2010 –citado
en la nota 8–, y se desarrolla más en Klaus Adam y
Michael Woodford, “Robustly Optimal Monetary Policy in a Microfounded New Keynesian Model”, Journal
of Monetary Economics, vol. 59, núm. 5, julio de 2012,
pp. 468-487.
investigación. Es de destacar que en tiempos recientes se formó una red internacional de investigación, bajo el liderazgo de Roger Guesnerie,
con el fin de entender mejor el problema de la coordinación de expectativas.11 La red tiene intenciones de profundizar el desarrollo de enfoques
para elaborar los modelos de expectativas mencionados anteriormente, entre otras cosas; para
confrontarlos con la evidencia empírica sobre el
carácter de la formación de expectativas; y para
plantear sus implicaciones para la macroeconomía
y la economía financiera en particular. Desde mi
punto de vista, esta es una agenda a la cual le ha
llegado su momento.
Entonces si estoy en lo correcto en mi visión
sobre el futuro de la macroeconomía, no vamos a
obviar los modelos, ni siquiera la aspiración para
construir modelos con la intención de representar a las economías reales; y sospecho que hasta más del andamiaje conceptual de los modelos
dsge actuales resultará útil en la construcción de
los modelos que vendrán posteriormente. Lo que
deberíamos sobrepasar es la aspiración a crear
modelos que no sólo puedan ser considerados (al
menos provisoriamente) como correctas representaciones de la realidad para fines de análisis de
política, pero que también podría asumirse como
evidentemente válido por sí mismo para todos en
la economía. Esto hará que la mejor manera de
crear modelos sobre las creencias de las personas
con respecto al futuro de la economía un tema importante de investigación junto con otros factores
determinantes de resultados económicos. El cambio en la perspectiva tendrá consecuencias importantes en el modo en que buscamos validar y usar
como parámetros a nuestros modelos, y posiblemente logre consecuencias de mayor alcance en
cuanto a la manera en la cual se usan los modelos
para evaluar las propuestas de política.
11
Ver los anuncios en: <http://ineteconomics.org/grants/
international-network-expectational-coordination >,
y en <http://www.parisschoolofeconomics.eu/en/
news/27-28-29-june-1st-conference-inexc-internationalnetwork-on-expectational-coordination/>.
¿Qué pasa con los modelos económicos?
273
Fly UP