...

¿Ser uno mismo o alguien distinto? Defender la

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿Ser uno mismo o alguien distinto? Defender la
¿Ser uno mismo o alguien distinto?
Defender la rehabilitación de las pedagogías del trabajo
Luc Ferry
Francia
Este documento no ha sido sometido a revisión editorial
©
Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe .
Se prohíbe su reproducción total o parcial, sin previa autorización por escrito de la entidad. Contacto [email protected]
Si bien el optimismo es una actitud simpática, a veces resulta difícil negar de lleno la
realidad. Como lo destacó Marcel Gauchet en una entrevista concedida a La Croix el 12 de
noviembre de 2003: «Todos los especialistas concuerdan en señalar que hoy en día se ha
apagado algo del interés por aprender. Dicho cuestionamiento es profundo, ya que hasta ahora,
en la escuela, nunca se había puesto en duda que los alumnos tuvieran ese deseo. Lo que se
cuestiona es la movilización del interés del alumno y el carácter progresivo, construido y
apartado de los conocimientos escolares. Muchos alumnos rápidamente echan pie atrás al
enfrentar tareas continuas, o bien ante la necesaria repetición. Es cierto que este aspecto ya
por definición es tedioso. Pero el tedio ha existido siempre. La novedad es la reacción ante el
tedio que se percibe como algo injustificado. Por otra parte, la pregunta de “¿para qué sirve
aprender?” es formulada con tanta fuerza que nos encontramos dentro de un torbellino ante la
justificación de los conocimientos que la escuela debe transmitir”. Gauchet tiene razón cuando
enfatiza el tema del tedio y su carácter sin duda ineludible en todo proceso de aprendizaje que
sea un tanto difícil.
Desde hace años por lo demás, los pedagogos, y en especial los partidarios de la
“renovación pedagógica”, se han interesado en la cuestión, como es de imaginar, teniendo
como principal preocupación reavivar el fuego y resucitar las motivaciones que se han apagado.
Es dentro de esta misma óptica, por ejemplo, que en el mismo archivo de La Croix, Philippe
Meirieu responde a esta pregunta de un periodista: « ¿Debe la escuela volver a entregar el
sentido del esfuerzo?” de la forma siguiente, la cual me parece extremadamente simbólica de la
corriente del pensamiento “modernista” y optimista que él representa: “Creo que sobre todo se
han subestimado los impulsores de motivación propios de las disciplinas escolares. Creímos con
demasiada insistencia que había que partir del interés inmediato que los alumnos tienen por las
formas de cultura contemporánea para conducirlos hacia conocimientos escolares. Más bien nos
deberíamos haber preguntado: ¿en qué medida los conocimientos escolares, si se presentan de
manera más enigmática o intrigante, son vehículos de motivación? El docente debe saber
transformar en enigma lo que él sabe. Le cuesta hacer esto porque él se ha transformado en un
especialista de este conocimiento”. A primera vista, ¿qué podría tener más sentido que esto?
Meirieu se permite el lujo de practicar, con lucidez, la autocrítica: Reconoce, con honestidad de
su parte, que la pedagogía de la década de 1970, de la cual él fue uno de los cerebros, se
equivocaba al creer que resolvía los problemas de falta de motivación mediante un llamado más
o menos demagógico a la cultura de todos los días.
Pero en la nueva respuesta que intenta entregar, comete sin embargo un doble error.
Primero, responde a una pregunta que es en gran medida algo nuevo (la inédita envergadura
de la falta de motivación entre los alumnos), dando la misma respuesta de siempre. De hecho,
cuesta ver por qué razones la transformación de los conocimientos escolares en un enigma
sería una innovación que se deba introducir. Todos los buenos profesores piensan en esta
opción desde el origen de los tiempos y este “asunto” pedagógico es tan antiguo como su oficio
mismo. Ni tampoco cuál sería el repentino aumento de las dificultades respecto del pasado al
cumplir con este ejercicio. Por definición, siempre han sido especialistas de los conocimientos
que tenían que enseñar y no se han “convertido” hoy en mejores especialistas que ayer en ese
respecto – (las malas lenguas incluso pretenden lo contrario). El segundo error, que por otra
parte es esencialmente el mismo que se cometió en la década de 1970, es que la reflexión
sobre la docencia sólo se da en términos de motivaciones y, por así decirlo, “de enganche”.
Como las motivaciones que funcionaban hace no mucho tiempo están agotadas, el
pedagogo se imagina que hay que buscar a todo precio otras que sean nuevas y más atractivas.
Siguiendo el modelo de las adicciones, se quiere aumentar las dosis y hacer surgir sensaciones
más fuertes. Desde esta perspectiva, lo que él nos propone es pasar del papel de “persona
cercana” que ya no surte efecto, al papel del “enigmático”, ya que esta nueva etapa es de
cierto modo “más sexy” que la primera.
Al hacer lo anterior, se prolongan los mismos esquemas, los cuales implícitamente
hemos reconocido como sistemas destinados al desgaste y finalmente al fracaso. Efectivamente,
continuamos pensando en términos de anzuelo y cebo, siendo que el problema no está
evidentemente allí. Como lo señala Gauchet, rechaza sin duda y cada vez con más fuerza el
concepto del tedio, aun cuando sea incomprensible, e incluso necesario para todo aprendizaje
por muy difícil que éste sea... o mejor dicho, cree en el hecho que el trabajo debe preceder a la
motivación y no al revés. En mi opinión, allí está la raíz misma de los problemas pedagógicos a
los que se enfrentan hoy todas las ideologías modernistas. La paradoja merece sin duda una
breve explicación.
Desde hace décadas, nuestras ciencias de la educación (sin duda que no todas, pero sí
sus modelos dominantes) funcionan sobre un esquema que a primera vista parece lógico y que
en realidad no lo es. “De forma aparentemente indiscutible, partimos siempre de la idea que
para lograr hacer que los alumnos trabajen, primero hay que hacer que “enganchen” y que se
interesen. Comenzamos así por el agrado, el juego, y esperamos tener resultados porque
hemos intervenido y que vamos a poder continuar con el impulso adquirido para llegar más
lejos y atacar los temas serios. Es así, por ejemplo, que se pretende cada vez más enseñar las
ciencias a los alumnos. Se les invita a que ellos mismos hagan pequeños experimentos que
parten de observaciones y ponen en juego embriones de construcciones manuales e
intelectuales.
Por supuesto, esto funciona al comienzo y todos quedan satisfechos. Todos anuncian
con admiración que es algo “de interés distinto comparado a su propia época”. Pero muy
rápidamente se llega a un alto en el camino y la paralización, la cual era sin embargo previsible,
se instala para sorpresa de todos. Lo que sucede es que pasando un cierto umbral hay que
arremangarse y ponerse realmente manos a la obra. No se aprende física, química o biología
exclusivamente mediante juegos, por mucho que éstos sean necesarios. Muy pronto nos
encontramos con una parte incompresible de aprendizaje libresco, la cual, se debe reconocer,
se transmite infinitamente mejor a través de los cursos magistrales que mediante la
“experiencia vivencial”. Sé que al decir esto no voy en la dirección de la corriente y que
probablemente impacto a buenos espíritus. Sin embargo, estoy convencido de que es la verdad:
contrariamente a lo que se dice sin realmente reflexionar, no es la motivación la base del
trabajo, sino que a la inversa. Solamente cuando se ha trabajado de forma prologada y ardua
una disciplina es cuando ésta pasa a ser interesante. Para esto sirve la entrada al mundo de los
adultos.
¿Desea un ejemplo? Tome el ejemplo del aprendizaje de un deporte o de un arte.
Observe a un niño que aprende a tocar piano. Al comienzo, es poco si se dice que no le gustan
las clases de solfeo que son repetitivas, abstractas y aburridas. Tampoco le gustan más los
ejercicios, los cuales lo obligan también a repetir mil veces los mismos movimientos. Es por eso
que se han elaborado nuevos métodos. Más lúdicos, que pretenden ahorrarnos todo este
fárrago de trabajo “inútil”. En lo sucesivo se aprenderá el solfeo al mismo tiempo que el
instrumento y se ejecutarán inmediatamente piezas de música con carácter lúdico más bien que
ejercicios. El hecho es que estos métodos innovadores no logran resolver el problema que todos
conocemos: el del abandono. Luego de transcurrido un cierto tiempo, los alumnos no pueden ni
quieren más de lo mismo. Los padres los obligan a continuar mediante el apremio o el chantaje,
pero nada resulta, un día u otro se acaba el aprendizaje. Y solamente después, mucho después,
una vez que se es adulto, uno se lamenta de no haber continuado. De nada sirve taparse los
ojos: sin una inversión sustancial al comienzo, constituida de trabajo intenso y a menudo
penoso, la práctica de un arte o de un deporte es en la mayoría de los casos nada más que un
tedio. Demasiado rápidamente los avances cesan, nos damos vuelta en lo mismo y el desinterés
ocupa el lugar del entusiasmo que había al comienzo.
Lo mismo sucede con las disciplinas escolares: son aquéllas en que hemos trabajado
más (por cualquier razón que esto sea) las que nos interesarán más en lo sucesivo. El trabajo
es el precio que hay que pagar por entrar en un universo que es más rico, más profundo y más
intenso que el de las primeras certidumbres e incluso de los primeros descubrimientos.
Entonces es totalmente ilusorio imaginarse que se pueda conseguir que un alumno se entregue
sin la mínima resistencia, únicamente debido al solo juego de las motivaciones “positivas”. Es
este vínculo profundo, no siempre visible, entre trabajo, apremio e interés que hemos perdido
en gran medida debido a la falta de pedagogías modernas que lo único que han hecho es
sumarse al curso individualista del mundo en vez de ofrecerle resistencia. Todos lo sabemos y
es algo que también es válido en el caso del adulto: independientemente de cuál sea la pasión
que experimentemos por nuestros trabajos (y ésta puede ser inmensa), a veces, si no siempre,
hay que contenerse para “dedicarse a él”, ya que la libertad dentro de nosotros no tiene como
único destino oponerse a lo real como lo exige en su principio mismo la idea de trabajo. La
pasión puede ir en otras direcciones e incluso de forma más fluida y es allí que el apremio, ya
sea que venga del exterior (la situación más frecuente para los alumnos), o bien de nosotros
mismos, es un momento necesario.
No nos sirvamos de esto para concluir en una justificación a todas las formas de tedio.
Sería algo demasiado fácil. Una vez más: podemos rechazar el modernismo « pedagogo » sin
deducir de éste inmediatamente la idea que podríamos volver, sin más ni menos y sin
discernimiento alguno, a los “buenos métodos del pasado”. Hay que decirlo una y otra vez: si
estos últimos hubieran funcionado tan bien, todavía seguirían instalados y nosotros no
estaríamos discutiendo mejores medios para hacer que vuelvan a utilizarse. El escollo que
tienen las vueltas hacia atrás es que éstas no explican nunca porqué el ideal que las anima se
desmoronó. Falta de sentido trágico, de sentido de la historia, finalmente. Es por eso que no
logro identificarme con el discurso dominante de aquellos “republicanos” partidarios de una
restauración de las tradiciones perdidas. Por el contrario, nos hace falta distinguir, si queremos
ir al meollo de los problemas planteados por la baja actual de la motivación de los alumnos por
la cultura escolar, dos formas de tedio. Un tedio indispensable, ligado al trabajo mismo, sin el
cual no se puede adquirir ninguna motivación seria y estable (donde se ve de pasada que esta
última, dentro de la perspectiva que aquí se presenta, no es un punto de partida, sino que un
resultado) y un tedio superfluo, ilegítimo, por así decir un “súper tedio” que por el contrario se
debe ser perseguido.
Si queremos ir más lejos y dejar en claro los conceptos subyacentes a una auténtica
pedagogía republicana basada en el trabajo, hay que demostrar cómo éstos se inscriben en una
visión moral del mundo que posee, aún hoy en día y no sólo de modo nostálgico, su coherencia
y grandeza.
Tres concepciones de la educación, tres visiones morales del mundo: aristocracia,
méritocracia e individualismo democrático.
Para comprender los vínculos que unen las concepciones morales con la de la
educación, retomaré el ejemplo ya mencionado: el del aprendizaje de una actividad física con
dimensión cultural, por ejemplo, de un deporte o de un instrumento musical. Sabemos cuánto
se preocupan hoy los padres por que sus hijos adquieran este tipo de competencias. Saben por
experiencia propia, remontándose a sus propios recuerdos y a veces a sus arrepentimientos,
que en estos campos, por lo general es demasiado tarde lograr la excelencia una vez que ha
pasado la adolescencia. Sin embargo, esta simple consideración no basta para justificar en
absoluto el interés que se le confiere a estas disciplinas. También hay que tener motivaciones
positivas, sociales o personales y, en un momento u otro, hay que preguntarse cuál será la
finalidad de la enseñanza de un deporte o de un arte para los hijos: ¿qué es lo que se espera
exactamente? Son posibles varias respuestas que toman en consideración campos muy
diferentes de la vida humana, que van desde lo simplemente mundano hasta el plano de la
cultura, pasando rara vez por consideraciones profesionales. Pero tres de ellas se sitúan en el
plano ético. Son éstas las que quisiera mencionar.
Cada una en su propia forma corresponde a las tres grandes visiones morales del
mundo que han marcado la historia de la filosofía occidental. Su consideración, incluso en el
momento de un primer enfoque, permitirá situar la pedagogía del trabajo en el centro de la
ética republicana que la subentiende de parte en parte. También permitirá comprender de
mejor forma las resistencias que hoy se encuentran en el camino de una rehabilitación del valor
trabajo dentro de las sociedades individualistas.
La primera visión moral de la educación es por esencia aristocrática: consiste en tomar
en cuenta prioritariamente a los talentos naturales de ciertos alumnos. En esta perspectiva, la
enseñanza tendrá por finalidad principal identificar estos talentos con el fin de ayudar a los que
cuentan con ellos para permitir que se realicen o, mejor dicho, “actualizarlos” tanto como sea
posible. Por lo tanto aquí enfrentamos una pedagogía al mismo tiempo elitista y naturalista que
descansa sobre la idea que existen “buenos” y “malos” por naturaleza, de forma innata.
Aristóteles es sin duda el primer filósofo que dio a esta concepción aristocrática de la educación
sus letras de nobleza. Recuerdo que cuando yo era estudiante me costaba muchísimo
comprender en qué sentido él podía hablar seriamente de un caballo o de un ojo “virtuoso”.
Este texto, entre otros, me sumergía en un abismo de perplejidad: «Se ha de notar, pues, que
toda virtud lleva a término la buena disposición de aquello de lo cual es virtud y hace que
realice bien su función: por ejemplo, la virtud del ojo hace bueno el ojo y su función (pues
vemos bien por la virtud del ojo).. Igualmente la virtud del caballo hace bueno el caballo y útil
para correr, para llevar el jinete y para hacer frente a los enemigos. Demasiado impregnado de
manera espontánea por la perspectiva moderna, meritocrática, yo no veía lo que la idea misma
de “virtud” tenía que ver con el ojo o el caballo.
Sin embargo, desde una óptica aristocrática dichos propósitos no tienen nada de
misterioso: el ser virtuoso no es el que alcanza un cierto nivel gracias a esfuerzos libremente
consentidos, sino el que “funciona bien”, e incluso excelentemente bien, según la naturaleza y
la finalidad que le correspondan. Y esto es tan válido para las cosas o los animales como para
los seres humanos, cuya felicidad está ligada a esta realización de sí mismo. Así es como el “ojo
virtuoso” por ejemplo, es simplemente el que ve tan bien de lejos como de cerca, que por ende
no es miope ni présbita, sino que “perfecto” en el sentido que se encuentra a la misma
distancia de estas dos imperfecciones extremas.
Según esta concepción del mundo, la educación entonces no apunta en absoluto a que
los alumnos, como se dice a veces hoy, se “superen” ellos mismos, a que vayan “más lejos” en
una vía que sería a priori indefinida. Más bien intenta hacer que las virtualidades iniciales de los
mejores pasen al acto. Es por esto también que la práctica de un deporte o de un instrumento
no aparece nunca aquí como un trabajo, como una labor penosa. Sabemos por otra parte que
el mundo aristocrático se define bastante bien por su rechazo del trabajo en general, el cual se
considera una tarea servil. La « práctica » aparece más bien como un ejercicio que no tiene
nada de doloroso ni de agotador, al menos para el que tiene un talento natural. Al contrario
incluso. Al impedir que un niño talentoso practique su arte se le haría desdichado, ya que la
verdadera felicidad reside en la realización más cabal posible de las virtualidades naturales.
Queda claro que tal concepción de la práctica deportiva o artística no ha desaparecido
totalmente de nuestro universo moderno: ¿cómo pensar, por ejemplo, los talentos
extraordinariamente precoces de ciertos artistas o de ciertos deportistas sin recurrir en menor o
mayor grado a un modelo aristocrático al mismo tiempo que a la idea, en la ocurrencia poco
discutible, de una inequidad natural de la distribución de los dones?
Sin embargo, con el surgimiento de las filosofías de los derechos humanos, y
especialmente con la Revolución Francesa, se ha visto reemplazada gradualmente por otra
concepción moral. Relacionada con los filósofos de la libertad, la idea republicana nacida en el
siglo XVIII sostiene, al contrario de lo que argumentan las concepciones que dominan aún el
antiguo régimen, que los talentos naturales e innatos no son en absoluto esenciales en materia
de arte o de deporte. Por último, poco importa que se cuente con los dones o no: no es esta
consideración la que deba impedir que un alumno se inicie en disciplinas que el mundo
democrático considera como disciplinas destinadas a todos. lo mismo rige en su opinión para la
moral más elemental. Esto porque la perspectiva aristocrática y naturalista se ha desmoronado
en el tiempo. Aun cuando ésta conserve un pequeño recoveco en nuestro pensamiento, las
prioridades han cambiado. Lo esencial ya no reside en los dotes naturales, innatos del talento,
sino que en lo que de ellos se hace. en el esfuerzo que cada alumno va a permitirse para llegar
a un resultado que, al final, importa menos que la trayectoria misma.
Se podría así caracterizar la oposición diametral que separa la ética aristocrática de los
antiguos, de la ética meritocrática de los republicanos modernos: en el caso de los Antiguos, la
virtud no es lo opuesto a la naturaleza, sino que, por el contrario, no es más que una
realización exitosa de las disposiciones naturales de un ser, una transición, como dice
Aristóteles, de la “potencia al acto”. Para las filosofías de la libertad, por el contrario y
especialmente para todos los Republicanos, la virtud surge como exactamente lo inverso, como
una lucha de la libertad contra la naturalidad existente en nosotros. Esta última, de hecho, nos
lleva al egoísmo y es éste el que la libertad debe permitirnos combatir con el fin de tomar
también en consideración a los demás. Es así, en el orden del pensamiento, que asistimos a
una verdadera revolución en relación con las visiones éticas de la Antigüedad. Según esta
nueva óptica, la naturaleza, al menos en el plano moral (sin duda que en estética las cosas
serán distintas) es más bien maléfica que benéfica ya que nuestras inclinaciones naturales,
nuestras predilecciones espontáneas apuntan todas, o casi todas, en la dirección de la sola
preocupación de sí mismo. Así pues, hay que esforzarse por liberarse de lo anterior, si
queremos tomar en cuenta el interés general o el bien común. Entonces, voluntarismo moral y
político que casi siempre tiene como adversario uno u otro de los rostros posibles de la
naturaleza rebelde, indisciplinada, poco proclive al altruismo o simplemente perezosa.
La práctica, por lo tanto, ya no es un simple ejercicio, sino que una disciplina, un
trabajo del cual se espera sobretodo, independientemente del resultado final, que sea formador
para la personalidad del alumno. La justa guerrera ha dejado espacio a una competencia
organizada por reglamentos equitativos y, al menos a nivel de la enseñanza y del desarrollo
individual que se espera, el mérito cuenta más que el talento: todos saben que, desde un punto
de vista moral, el buen instructor prefiere un alumno poco dotado, pero voluntarioso y
trabajador, en lugar del que posee “facilidades” pero, según la expresión canónica, ¡“puede
rendir más”! Todos comprenden también que, entre los millones de alumnos que cada año
asisten a la práctica de las artes y los deportes, un número infinitesimal llegará a hacer de
éstos una verdadera profesión o siquiera una ocupación para toda la vida. Paralelamente a la
eliminación de la prioridad concedida en el mundo aristocrático a lo innato por sobre lo
adquirido, se pasa de una lógica de la realización de sí mismo a una lógica de la superación de
sí mismo: lo importante es participar, ir lo más lejos posible por una senda cuyos límites ya
nada permite determinar a priori. En este sentido, se puede decir que las relaciones entre
naturaleza e historia se han invertido con el surgimiento del universo democrático fundado
sobre la idea de libertad: de aquí en adelante, la segunda cuenta más que la primera.
Una tercera concepción de la ética, cuyos primeros lineamientos aparecen igualmente
en el siglo XVIII, pero cuyo auge verdadero se sitúa en la segunda mitad del siglo XX, tiende
empero a suplantar las representaciones meritocráticas del trabajo, de la disciplina y del
esfuerzo. En esta tercera visión moral del mundo y de la educación, ya no se trata de realizar
virtualidades innatas, ni tampoco “superarse a sí mismo”, sino que, más modestamente, darse
un gusto: ya no es el talento que prima ante todo, ni siquiera los efectos formadores de una
práctica que supone a veces que se le dedique varias horas de trabajo al día, sino que el
beneficio que se obtiene en términos de bienestar mental o corporal. Por lo tanto, lo que se
espera de la enseñanza es que conduzca a los que se benefician de ésta a sentirse más
cómodos, más en sus cuerpos y en sus mentes. El desarrollo de la personalidad ya no se mide
con la vara de la actualización de los dotes naturales, ni con la vara de una actividad que
apuntaría a disciplinar la voluntad: solamente se apunta en forma real al bienestar, como si la
preocupación de los resultados, pero también de la trayectoria, dejara lugar para sólo
considerar el instante presente. Se practica tenis o piano para “mantenerse en forma “o para
“pasarlo bien”, no para ser el mejor ni siquiera para estructurar su personalidad y sus
referencias culturales... Al elitismo de la naturaleza o de la república sucede el ideal
individualista de la democracia de masa. Ya no se trata de una justa guerrera, en el caso del
deporte, ni, para la inmensa mayoría, de competencia igualitaria, sino que más bien de juego o
de mantenerse en buen estado físico o psíquico.
¿Ser alguien distinto o uno mismo? El árbol del Señor Taine y la pedagogía
contrarrevolucionaria.
Desde su creación hasta la ruptura introducida por las polémicas de la década de 1960,
la escuela republicana ha funcionado sobre una visión moral del mundo republicano, la segunda
tratada en esta breve crónica de las filosofías de la educación. Se basaba en la convicción que
existían valores comunes, normas colectivas, encarnados especialmente en programas que iban
más allá de los individuos y que cada uno debía encargarse con esfuerzo de realizar en la vida
como en la escuela. Es la razón por la cual al alumno se le llamaba "élève" (“elevado”,
literalmente traducido del francés), es decir, que era invitado a elevarse hasta alcanzar la
realización de ideales superiores. En otras palabras, la finalidad de la educación era claramente
proceder de manera tal que al final del proceso, cada uno de nosotros se convirtiera en "otro",
en comparación a lo que se era en un inicio. Es aún en esta perspectiva que diversas
distinciones, desde las “buenas notas” hasta el premio de excelencia, supuestamente
recompensaban el trabajo y el esfuerzo. Es por esta razón que el famoso dicho “puede rendir
más” de los húsares de la república no pretendía sancionar los talentos naturales, sino que
solamente, en una perspectiva meritocrática, el buen o mal uso que el alumno había hecho de
ellos.
Como ya lo he sugerido, no se trata en absoluto de idealizar el pasado ni instalarse en
la perspectiva de una “restauración” cualquiera. No obstante lo anterior, se debe constatar que
la década de 1960 vio surgir y desarrollarse otro concepto de la educación que plantea
numerosos problemas, aún no resueltos hoy. Dicha educación ya no tiende a hacer que el
alumno se convierta en algo que no es. Por el contrario, ésta apunta a asegurar, según la
fórmula canónica, que él se convierte en lo que es desarrollando plenamente su personalidad.
De allí una marcada preferencia por los dispositivos pedagógicos que cultivan otras cualidades
diferentes a los tradicionales valores del mérito, del esfuerzo y del trabajo: la expresión de sí
mismo en vez de la preocupación por los legados transmitidos, el espíritu crítico más que el
respeto de las autoridades, la espontaneidad en lugar de la receptividad, la innovación más bien
que la tradición, etc. Estos valores no son negativos en sí. Están lejos de serlo. Pero finalmente
es la idea misma de norma superior al individuo que se denuncia como alienante, de manera
que, tras la crítica de la escuela republicana, se ha instalado un nuevo impulso del
individualismo.
Éste se expresará principalmente en la famosa fórmula que inspira en Francia, al menos
parcialmente, la ley de orientación de 1989 y según la cual conviene “colocar al estudiante en el
centro del sistema educacional”. Evidentemente esta sentencia tiene algo de justo: es bueno
para los estudiantes que la escuela exista y no a la inversa. Sin embargo, presenta el
inconveniente de prestarse demasiado fácilmente para interpretaciones demagógicas que, so
pretexto de privilegiar la atención otorgada al “desarrollo del niño” (del cual nos olvidamos
entonces que él es primero, para la educación nacional, un estudiante), ocultan el hecho que el
sistema educacional también está allí para permitirle, mediante la adquisición de conocimientos
y de pericia, a través de la formación crítica, que pueda convertirse en alguien distinto a lo que
era al comienzo.
Radicalizada en extremo, la ideología del “derecho a la diferencia” corre el riesgo de
conducir, en el plano cultural, a la abolición de toda jerarquía de los valores y, en el plan
político, a la desaparición de proyectos colectivos, de los cuales se sospecha a priori de ser
contrarios al desarrollo del individuo. En el plano escolar, los peligros de esta posición son hoy
evidentes: más allá de la buena voluntad mostrada, corre el riesgo de perpetuar inequidades
sociales entre los alumnos, descalificar las nociones de esfuerzo y aprendizaje, encerrar a los
alumnos dentro de lo que son, en vez de abrirlos a que se apropien de lo distinto.
Es allí que se abre el debate a comienzos de siglo pasado con el libro de Barrès, Los
Desarraigados. Tal vez sea de utilidad recordar brevemente el principal motivo: Sin duda que de
mejor forma que ningún otro, pone de relieve las consecuencias filosóficas, políticas y
pedagógicas de optar por una educación destinada a educar a los niños por encima de sus
pertenencias comunitarias de origen. Relata el itinerario de siete jóvenes de Lorraine que
nacieron hacia 1860. Educados juntos en el Liceo de Nancy, ven cómo cambia su destino al
conocer a M. Bouteiller, su profesor de filosofía. Este último encarna en el estado químicamente
puro los valores que Barrès detesta y combate: republicano convencido, heredero de Kant y de
los Jacobinos, profesa un universalismo en el nombre del cual invita a sus alumnos a dejar no
sólo su tierra natal, sino que también su medio familiar, social y cultural para “subir” a París,
símbolo de las ciencias, las artes y las letras con vocación cosmopolita. Animado por este
espíritu crítico proveniente de la Revolución Francesa, de Decartes y de Las Luces, Bouteiller
sostiene que una educación digna de este nombre debe arrancar los hijos a su terruño original
para elevarlos en educación por encima de sus condiciones de inicio. Como lo dice Barrès en
relación con su personaje: “Desarraigar a estos niños, desprenderlos del suelo al cual todo los
conecta, para ubicarlos fuera de sus prejuicios en la razón abstracta, ¿cómo le incomodaría esto
a él que no tiene un suelo, ni sociedad, ni, según lo que él cree, prejuicios? Son así los avatares
de este “desarraigo” que relata la obra con el fin de destacar, con fuerza, las virtudes de los
arraigos tradicionales.
Es acá cuando interviene por primera vez una metáfora prometida a un buen futuro
político y pedagógico: la del árbol cuyas raíces se sumergen en el suelo mientras que sus ramas
se elevan hacia el cielo. Roemerspacher, uno de los jóvenes, recibe un día la visita del ilustre
Taine, uno de los maestros de Barrès, al cual acaba de dedicar un largo y elogioso artículo. El
viejo filósofo lo invita a un paseo, en el sector de los Invalides, y al percibir que las ideas
republicanas que Bouteiller le había aportado comienzan a vacilar, él lo invita a meditar “el
ejemplo” de un plátano oriental al que confiesa visitar todos los días:
“Cómo me gusta este árbol...No me canso de admirarlo y de comprenderlo. Él será el
amigo y el consejero de mis últimos años. Este árbol es la imagen expresiva de una bella
existencia. Él ignora la inmovilidad. Su joven fuerza creadora le fijaba su destino desde el
comienzo y se mueve sin cesar dentro de él. Mire como es de una salud pura. Nula
predominancia de su tronco, de sus ramas, de sus hojas; él es una federación de
murmullo...¡Qué buena lección de retórica, y no solamente del arte del letrado, sino que
también qué guía para pensar! Él, el bello objeto, no nos hace ver una simetría a la francesa,
sino que la lógica de un alma viva y sus engendros. Especialmente en ética, lo tengo de
maestro. Esta masa poderosa obedece a una razón secreta, a la más sublime filosofía que es la
aceptación de las necesidades de la vida”.
Y, siguiendo con la metáfora, Taine, transformado en portavoz de Barrès, se entrega a
una verdadera “deconstrucción” del universalismo republicano: contra el jacobinismo y el
parisianismo desencarnados, el elogio de las raíces provinciales, contra el individualismo, la
rehabilitación de las solidaridades y de las “federaciones” naturales, contra los artificios de la ley
universal, la revalorización de la energía vital... En breve, anunciando en relación con más de
un punto la ecología contemporánea, es un curso de instrucción cívica que Barrès desvela o
cree desvelar en “el árbol del Señor Taine”.
La lección en lo sucesivo no pasará inadvertida y, desde su aparición, Los desarraigados
conoce el éxito y suscita la polémica. A pesar de su admiración entusiasta por el escritor del
cual todavía desconoce el sitial que ocupará en el partido anti-dreyfusiano, Blum queda un poco
mitigado. Teme que un arraigo demasiado profundo en las comunidades de origen sea al final
peligroso, ya que en su opinión “en una nación centralizada, unificada, nivelada es donde los
individuos son realmente libres”. Lucien Herr, por su parte, es francamente hostil frente a lo
que él denuncia, en términos que podrían ser los de nuestros contemporáneos, como una
“metafísica étnica”, es decir, un “patriotismo provincial” que conduce irreductiblemente “hacia el
odio nativo de lo que es distinto” Pero es el crítico de la Revista de los dos Mundos, René
Dournic, quien va a lanzar el verdadero debate: “¿Cómo nos abocaremos a la tarea de modelar
una enseñanza sobre las particularidades cuya esencia consiste en ser incomprensibles?” O tal
vez, ¿es necesario que los jóvenes de Lorraine sólo tengan maestros locales? Son barreras que
se levantan y el horizonte que se encoge...¡Debemos entonces esforzarnos por mantener lo que
ellas tienen para beneficio de las influencias de familia y las tradiciones locales, lo que quiere
decir que la función del educador consiste en liberarnos de las amarras que nos inmovilizan a
un punto del suelo y su deber es hacer de nosotros unos desarraigados”!
Como no se resiste más, Maurras toma la pluma para defender a Barrès: “Consulte a M.
Doumic en la Revista de los dos mundos. Admite la tesis de los Desarraigados, pero con la
siguiente reserva: lo propio de la educación es arrancar al hombre a su medio formador. La
educación debe desarraigarlo. Es el sentido etimológico de la palabra “educar”...De lo cual se
burla este profesor. M. Barrès no tendrá más que preguntarle en qué momento un álamo, por
muy alto que se eleve, puede ser forzado a desarraigarse”.
De hecho, la objeción no es absurda: Incluso, circunscribe bastante bien los límites del
voluntarismo republicano y, a través de él, métodos activos que pueden a veces, como lo he
sugerido anteriormente, conducir hasta la erradicación de los legados patrimoniales en nombre
de la espontaneidad y de la sacrosanta expresión de sí mismo. De igual modo, no invalida en
absoluto la idea republicana. Al agregar el álamo al plátano oriental, Maurras comienza a formar
un bosque en el cual Gide va a atreverse a indagar... para a la vez rendir un elogio, contra los
partidarios de las raíces, de las virtudes formadoras del viaje: “Nacido en París, de padre
proveniente de Uzès y de madre originaria de Normandía, ¿adónde quiere, señor Barrès, que yo
me arraigue? Entonces yo tomé la decisión de viajar... y mientras estaba de viaje leí su libro.
Nada de sorprendente, entonces, si a mi gran admiración no puedo impedirme agregarle una
crítica.” Una crítica, en realidad, que Gide prosigue de igual modo contra Maurras mismo y su
álamo: ciertamente, él no necesita desarraigarse para educarse, pero “el raleo de la siembra”,
“los injertos”, “el replante y los transplantes”, todas metáforas del viaje y de la ampliación de
los horizontes, se le recomiendan con mucha insistencia.
Se habrá comprendido, a través de este debate, que se plantea también toda la
cuestión del trabajo, es decir, la actividad mediante la cual el ser humano no sólo transforma el
mundo, sino que se transforma a sí mismo, hasta el punto de elevarse por encima de su
condición particular de origen.
Del trabajo y sus vínculos con la ciudadanía republicana.
Los fundamentos filosóficos de la pedagogía del trabajo fueron manifestados por
primera vez en la obra maestra de Rousseau, Emilio 1. Aun cuando algunos de sus preceptos
más concretos han sido célebres, es absurdo leer Emilio como una simple recopilación de
consejos dirigidos a los padres. Sus alegatos contra la práctica de fajar al recién nacido, sus
exhortaciones lanzadas a las madres para que den de mamar ellas mismas a sus hijos en vez
de confiar esta labor a nodrizas, su preocupación por evitar una educación demasiado abstracta
que lo llevan a recomendar para todos el aprendizaje de un oficio manual y algunas otras
recomendaciones concretas del mismo orden eran sin duda, especialmente en esa época, algo
con mucho sentido. No obstante lo anterior, dichas recomendaciones sólo adquieren su
significado real dentro de una problemática general, revolucionaria, aquélla de los “métodos
activos” que cabe plenamente en esta fórmula de Rousseau según la cual hay que preferir la
educación “por las cosas” en lugar de la educación “de los hombres”.
¿Qué quiere decir? Kant, fiel discípulo de Rousseau sobre este punto, le dio a esta
intuición la siguiente forma: tres concepciones de la pedagogía son posibles. La primera deja
una libertad absoluta al alumno: la educación a través del juego corresponde, según una
analogía con la política
2
, a la anarquía. La segunda es exactamente lo contrario: el
amaestramiento, equivalente del absolutismo que sin duda resulta conveniente para animales,
pero no para seres libres. ¿Cómo conciliar lo que estas dos visiones extremas, ambas
igualmente equívocas, pueden tener sin embargo de exactitud, al menos en un principio, o
mejor dicho, cómo respetar la libertad del alumno junto con enseñarle disciplina? Respuesta:
mediante el trabajo. Es este último el que proporciona en cierta forma el “concepto sintético”,
la solución de esta antinomia. Pues, al trabajar (si al menos no se trata simplemente de una
obligación impuesta desde afuera) el alumno ejerce su libertad, pero sin embargo enfrenta
obstáculos objetivos que, cuando son bien escogidos por el maestro, pueden resultarle
formadores en cuanto logra superarlos activamente. Así, a la anarquía del juego y al
absolutismo del amaestramiento sucede la ciudadanía del trabajo. El ciudadano es aquél que
es libre cuando vota la ley y no obstante forzado por esta misma ley desde el momento que la
ha aprobado. Aquí convergen los dos momentos, libertad y disciplina, actividad y pasividad, los
cuales reconcilia en sí el trabajo.
1
Como lo ha demostrado claramente Alexis Philonenko en su introducción a las Reflexiones sobre la educación de Kant. Sigo aquí sus
análisis.
2
Nota: sobre este punto, en la Pléyade, mi traducción con comentarios del opúsculo de Kant titulado en forma abreviada “Teoría y
práctica”.
Esta concepción de los métodos activos era aún de una audacia inaudita en el siglo
XVIII. Al aliar el respeto del alumno con las necesidades de una cierta autoridad, ésta seguirá
animando hasta nuestros días lo mejor que nuestros sistemas educativos claramente tienen.
También ésta es la razón por la cual debía impactar en proporciones que a nosotros nos
resultan difíciles de comprender hoy. Emilio le valdrá a Rousseau largos años de tormentos. La
obra fue objeto del repudio unánime de las instituciones oficiales contra él: condenado por el
Parlamento de París, que mandó a que se confiscaran y quemaran sus bienes, también fue
condenado por la Iglesia Católica y por el Consistorio de Ginebra. Se decretó que se le
encarcelara y Rousseau debió dejar precipitadamente su residencia de Montlouis para
refugiarse en Suiza, primero en Yverdon y luego en Motiers. A pesar de la tranquilidad de los
parajes, sus problemas no habían terminado. Una noche de septiembre de 1765, su modesta
residencia fue lapidada por los habitantes de la aldea y debió nuevamente empacar con gran
urgencia para esconderse en la isla de Saint-Pierre, en medio del lago Bienne, desde donde un
tiempo más tarde el Senado de Berna decidirá expulsarlo. Deberá aceptar una hospitalidad más
lejana, la que le ofrece entonces en Inglaterra David Hume, y no podrá volver a París más que
en 1770, después de largos años de incertidumbre y de errar.
Es demasiado decir la envergadura del trastorno que se provocó. ¿Cómo interpretarlo?
De varias formas, obviamente, pero una de ellas, por cierto, se refiere al nuevo
cuestionamiento radical del mundo aristocrático introducido por esta nueva valorización del
trabajo dentro de los métodos activos. Como lo he mencionado, el mundo aristocrático es un
mundo en el cual el trabajo está reservado a las clases inferiores. El aristócrata no trabaja.
Según Nietzsche, el aristócrata ordena, organiza la guerra, se ejerce en las artes y los deportes.
En la Antigüedad, él contempla, en el sentido de la theoría griega: Comprende el orden natural,
cósmico, dentro del cual su lugar por naturaleza es el de los mejores. En donde reina esta
representación del mundo, el trabajo no vale nada. Pero cuando la virtud cambia de definición,
cuando ésta ya no es actualización de una naturaleza innata, sino que lucha de la libertad
contra la naturaleza presente en nosotros, el trabajo por su parte cambia de sentido y estatus:
adquiere un valor hasta entonces desconocido. En la Modernidad, el que no trabaja no sólo
corre el gran riesgo de ser un hombre pobre, sino que también un pobre hombre. Porque de
aquí en adelante el trabajo se identifica con una de las manifestaciones esenciales del ser
humano como tal: la libertad entendida como facultad de transformar el mundo y, al
transformarlo, transformarse y educarse a sí mismo. La prioridad de la theoria dio paso a la de
la praxis.
Independientemente de cuáles sean los dones naturales de unos u otros, es a partir de
este giro decisivo que surge como claramente imposible la idea de llegar a conocer el mundo,
practicar un arte o un deporte, pero también apropiarse de los elementos fundamentales de la
historia, de las ciencias o de la literatura, sin pasar por una cierta disciplina del cuerpo o del
espíritu, un rigor intelectual, un esfuerzo de reflexión y de pensamiento
No es mi propósito defender (en contra de la tercera visión moral del mundo) un retorno al
siglo de las luces. Ni tampoco se trata de negar la parte de verdad que reside en las doctrinas
aristocráticas, de las cuales, como dije anteriormente, no podríamos hacer una completa
síntesis. Se trata solamente de destacar dos aspectos: por una parte, que es imposible separar
la concepción republicana de la escuela de una pedagogía del trabajo; por otra parte, que en el
contexto escolar, esta última es simplemente irreemplazable, independientemente de cuál sea
en otros sectores o en otras circunstancias la pertinencia o el interés de las otras visiones
morales del mundo. Solamente sobre la base de ésta se podrá apuntar a un reajuste de nuestra
escuela respecto de sus misiones esenciales y, especialmente, sobre la transmisión de los
conocimientos fundamentales.
Fly UP