...

Medios, regímenes de creencia y formas de vida

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Medios, regímenes de creencia y formas de vida
Medios, regímenes de creencia
y formas de vida
Jacques Fontanille
(Université de Limoges - Institut Universitaire de France)
Recibido: 24/4/2013
Aprobado: 30/5/2013
Resumen: Este texto, escrito en homenaje a Eric Landowski, no trata sobre la
sociosemiótica de Landowski ni es un texto a propósito de Eric. Quiere ser
solamente un texto «para» Eric Landowski. Se habla aquí de los medios, que a
veces le han interesado en una perspectiva sociosemiótica; y nos esforzamos
por hacerlo sin mucha jerga y sin tecnicismos, que con frecuencia lo han irritado con nosotros, semiotistas. Hablamos aquí de nuestra condición de hombres
y de interpretantes sometidos a todas las manipulaciones, que es su preocupación principal, e intentamos hacerlo sobre el horizonte de una exigencia ética,
que es su marca de fábrica.
Palabras clave: Semiosfera / integración / prácticas / creencia / formas de vida
Media, modes of belief and forms of life
Abstract: This text, wriĴen in tribute to Eric Landowski is not about
Landowski’s socio-semiotic, neither is a text about Eric. This text aims to be
a text «for» Eric Landowski. We discuss about media here, which sometimes
have been of his interest from the perspective of socio-semiotics; we strive to
discuss without using too much jargon and technicisms, which have oĞen
annoyed him among us, semioticians. We discuss here about our condition of
men and interpreters subject to all kind of manipulations, manipulations that
have been Landowski’s main concern; and we try to discuss upon the horizon
of an ethical demand, ethics that are Landowski’s trademark.
Keywords: Semiosphere / integration / practices / beliefs / forms of life
Contratexto n.o 21, 2013, ISSN 1025-9945, pp. 65-82
Jacques Fontanille
Para Eric Landowski
Para comenzar: la semiosfera y los
medios
P
lantear la cuestión de la influencia de los medios en la cultura
contemporánea implica algunas
consideraciones previas que se imponen a toda indagación de envergadura,
sean de la naturaleza que fuesen, y sobre las cuales la aproximación semiótica está en capacidad de trazar algunas
pistas de reflexión. La mayor parte de
ellas tocan el lugar de los medios en la
arquitectura semiótica de las culturas.
Los trabajos de la semiótica de las
culturas, particularmente los de la
Escuela de Tartu-Moscú, parten de
una hipótesis general y original, condensada en el concepto de semiosfera
(Lotman 1999), según la cual una cultura se define por sus interacciones
con otras culturas en el curso de un
«diálogo» y de intercambios de formas
culturales de una y otra parte de una
frontera simbólica: de este lado de la
frontera se despliega una cultura del
«nosotros», y del otro lado, la cultura
de «ellos», la alteridad cultural. De
cierta manera, la semiosfera reproduce a escala colectiva lo que la fenomenología y la semiótica han descrito, a
escala individual, como la estructura
fundamental de toda experiencia sensible; a saber, la experiencia de intercambios entre el Mí (el universo de
las emociones e impresiones internas),
el Sí (la frontera simbólica del cuerpo
66
Contratexto n.o 21, 2013
propio) y el Otro (el mundo sensible,
incluidos los otros cuerpos).
La semiosfera está organizada en
torno a un centro (la zona de mayor
coherencia y de la identidad cultural
más fuertemente asumida, rodeada
de zonas periféricas en las que esa coherencia y esa identidad se atenúan
poco a poco, alejándose del centro. La
periferia es la zona de intercambios
con la cultura del otro, la zona de la
heterogeneidad y de las formas culturales transitorias, eventualmente en
curso de integración y de adaptación a
la cultura de «nosotros». La diferencia
entre las formas semióticas centrales y
las periféricas tiene que ver principalmente con la manera como son asumidas por el «nosotros» y con la intensidad con la cual ese «nosotros» adhiere
a las formas culturales. Esta intensidad se aprecia en términos de fuerza
de compromiso, de estabilidad en el
tiempo, de creencias compartidas, y es
sostenida por numerosos dispositivos
culturales destinados a legitimar esa
fuerza, esa estabilidad y esas creencias: por ejemplo, en la zona central se
despliegan y se imponen tradiciones,
normas, géneros y cánones estéticos;
en la zona periférica, en cambio, dominan los procesos de innovación, de
traducción, de préstamo y de hibridación, que confieren un brillo y un valor
muy particular a los aportes extraños,
justamente en razón de su extrañeza y
de su novedad. Por consiguiente, las
«creencias» periféricas son de una naturaleza totalmente diferente que las
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
del centro de la semiosfera, puesto que
no están sostenidas ni por la tradición
ni por el consenso, y por ningún dispositivo cultural institucionalizado;
y, justamente, valen por el contraste
con la novedad, con la rareza o con la
alteridad.
A este respecto, la posición de los
medios es claramente periférica; y, de
algún modo, «por definición». Un medio, cualquiera sea la acepción particular de ese término, es siempre una
instancia de puesta en relación entre
al menos dos dominios disjuntos (etimológicamente «un ámbito intermediario»), y los medios contemporáneos
lo son, también, en el sentido del «pasaje» entre dominios socioculturales.
Ese rol mediador es frecuentemente
comprendido por reducción como una
función de comunicación (los medios
son «soportes de comunicación»), pero
bien se ve que en la perspectiva de la
semiótica de las culturas, juegan necesariamente, en cuanto operadores de
mediación, un rol decisivo en las zonas periféricas de la cultura, un rol de
pasaje, de transferencia, de traslado,
de traducción y de transformaciones
de formas semióticas.
Desde ese punto de vista, la particular mundialización de las producciones mediáticas, en razón de la organización económica de ese sector
de actividad, refuerza ese rol, y ancla
aun más fuertemente los medios en las
zonas periféricas de las culturas. De
hecho, va más allá del mero «diálogo»
bilateral considerado por Iuri Lotman,
líder de la Escuela de Tartú (Lotman
1999: 21 y ss.) entre la cultura del «nosotros» y cada una de las culturas de
«ellos», las culturas copartícipes. Los
medios mundializados, en efecto,
implican de inmediato la cultura del
«nosotros» en una interacción multilateral, plural, incluso universal, con
todas las otras culturas a la vez, incluidas aquellas que por razones geográficas e históricas, parecerían no poder
mantener ninguna relación bilateral
con la cultura del «nosotros».
Los medios someten, pues, el
«centro» identitario de la cultura del
«nosotros» a un verdadero asalto de
informaciones y de significaciones venidas del mundo entero, diseminando
en él, por olas sucesivas y periódicas, nuevos aportes y nuevas formas
semióticas. Ese «asalto» apunta a la
zona central, la que soporta la identidad propia de cada cultura particular.
Como la zona central es también la de
las creencias asumidas colectivamente
de modo más fuerte, la cuestión de los
regímenes mediáticos de creencia resulta
primordial: su difusión en cada cultura los confronta a los que ya ocupan
un lugar ahí y que, fundados en tradiciones o en instituciones específicas, son susceptibles de resistirlos, de
repelerlos, pero también de acogerlos,
de transformarlos y de asimilarlos, a
riesgo de desestabilizar la identidad
cultural del «nosotros».
Examinaremos, pues, con la mayor
atención, la posición particular de los
medios en la jerarquía y en el sistema de
Contratexto n.o 21, 2013
67
Jacques Fontanille
formas semióticas que constituyen las
culturas, para tratar de comprender
en qué y hasta qué punto su influencia puede transformar estas últimas.
Luego, habiendo tomado en cuenta el
carácter determinante de los regímenes
de creencia, pondremos en evidencia la
naturaleza de las confrontaciones previsibles entre los que se encuentran en
los medios en general, y particularmente en los medios mundializados,
de una parte, y los que ya están comprendidos en las instituciones simbólicas de cada cultura, de otra parte.
Hecho esto, y paralelamente, desarrollaremos la noción de «forma de vida»,
y nos esforzaremos por captar cuales
son los tipos de formas de vida que los
medios contemporáneos instalan en
nuestras culturas.
Los medios, las culturas y las formas
semióticas
Seis niveles de análisis de las culturas
Cada cultura puede ser descrita y
comprendida, en lo que concierne a las
formas semióticas que la constituyen,
desde muchos puntos de vista que caracterizan cada uno un nivel de objetos de análisis. En el estado actual de
las investigaciones sobre esas cuestiones, se distinguen corrientemente seis
niveles diferentes (Fontanille, 2008,
cap. 1: 17-78): los signos, los textos, los
objetos, las prácticas, las estrategias y
las formas de vida; esta serie está regulada por un principio jerárquico y
por procedimientos de integración.
68
Contratexto n.o 21, 2013
Los signos son unidades elementales de significación (una palabra, un
rostro, un logo) que forman cada uno
un bloque que asocia a minima una expresión y un contenido. Ese mínimo es
definido al menos por el hecho de que
se puede aislar y hacer funcionar cada
signo en numerosos contextos diferentes. En breve: un mínimo de significación dotado de una cierta autonomía
que permite combinarlo con otros signos. Un punto de acción sobre un sitio
de internet (un botón, un segmento de
frase coloreada o señalada, etcétera) es
típicamente un signo, compuesto por
una expresión mínima que está asociada por convención a una función y
a una acción también mínimas (hacer
clic para abrir).
Los textos son conjuntos significantes compuestos, de naturaleza verbal,
icónica (imágenes), gestual (lenguaje
de sordomudos), etcétera. Se caracterizan por su clausura (planteada por
principio de análisis) que permite localizar en ellos regularidades, recurrencias, contrastes; en suma, tipos de
composiciones que llevan la significación de conjunto del texto. Por lo que
concierne a las imágenes, por ejemplo,
desde que se las considera como textos, y no solamente como asociaciones
de signos icónicos, se les puede reconocer una «dimensión plástica» global, una composición visual estructurada que es en sí misma globalmente
significante. En un titular de prensa,
la maqueta de portada es típicamente de naturaleza textual, es decir, a
la vez plástica, tabular y topológica:
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
grafismos, tipografías, colores, formas
de encartes, emplazamientos de fotos
concurren todos, en efecto, a la identidad del titular de prensa, así como a
una precodificación del contenido de
los artículos, con vistas a guiar o a modular el recorrido visual y la lectura.
La clausura textual permite, además,
conferir un sentido particular al inicio y al fin del despliegue textual: la
significación de un relato, por ejemplo,
puede entonces ser deducida de la diferencia observable entre la situación
final y la situación inicial.
Los objetos son entidades semióticas de tres dimensiones, caracterizadas por su estructura material, por
su morfología exterior, y por algunas
propiedades dinámicas que les confieren una «energía»: como mínimo, su
peso, y más allá, todas las posibilidades de movimiento, tal como han sido
previstas o no en el momento de su
formación o de su concepción.
Para que un objeto pueda ser considerado como un «objeto significante»,
y no solamente como una «cosa», su
estructura material, su morfología y su
dinámica deben poder ser interpretadas en términos funcionales: son entonces determinantes de su «función»
y de sus usos prácticos. El objeto es, en
efecto, por definición, una «cosa» formada y destinada a usos identificables
gracias a sus propiedades observables;
un simple canto rodado puesto sobre
un número de cartas responde a esta
definición: una materia mineral, una
forma suave y redondeada, un peso
que asegura estabilidad; de todo lo
cual se infiere una función y un uso
de fijación.
Los medios son también, necesariamente, «objetos», con frecuencia
muy sofisticados (el libro, el sitio de
internet, etcétera), materiales o virtuales, pero dotados todos de propiedades técnicas capaces de asegurar la
conservación, la legibilidad, la movilidad y la fiabilidad de los textos y de
los signos que soportan.
Tal como los signos son directamente integrables en los textos, los
objetos también son integrables en las
prácticas, gracias a su función. Pero
igualmente es necesario que los textos
puedan ser integrados en los objetos, y
que estos puedan ser configurados por
la acogida de aquellos: en esta perspectiva, los objetos se convierten en
soportes de los textos, soportes de su
inscripción, de su conservación material y de su transmisión; es entonces la
morfología de su envoltura superficial
la que es adaptada a la función soporte, y esta adaptación de la envoltura
de los objetos a la acogida de textos
es, en particular, el fundamento de la
escritura, que, en sentido estricto, pertenece también al universo mediático.
El ejemplo de la portada de prensa, ya
evocado, se orienta igualmente en ese
sentido, puesto que la organización
tabular, plástica y topológica de la página constituye una suerte de rejilla
formal que, proyectada sobre la plana
soporte (el objeto material), le proporciona una capacidad de acogida para
Contratexto n.o 21, 2013
69
Jacques Fontanille
la inscripción de los textos y de las
imágenes, pero también un poder de
guía y de manipulación de las prácticas de lectura.
Las prácticas son cursos de acción,
que son principalmente definidas por
el tema de la acción en curso, y por
los diferentes roles que ese tema exige para que la acción tenga lugar: una
conversación es una práctica que tiene por tema el intercambio de enunciados verbales y mimogestuales, que
demanda al menos dos interlocutores
y se despliega suscitando significaciones sociopragmáticas, incluso psicosociales y etnológicas. La propiedad
principal de una práctica consiste en
no estar cerrada: abierto en los dos términos de la cadena, el curso de acción
debe encontrar su significación en el
detalle de sus peripecias, en los acondicionamientos y las adaptaciones que
la práctica debe operar para franquear
los obstáculos, para negociar las dificultades y los azares, y para poder, en
suma, continuar su curso. Una práctica puede tener un inicio y un fin,
pero ese inicio y ese fin no participan
de la significación de conjunto. Y si se
les considera como significantes, eso
implica que se trata la práctica como
un texto; una sesión de navegación
en internet tiene, necesariamente, un
inicio y un fin, pero raras son las sesiones en las que los límites iniciales y
finales son significativos. Cuando ese
es el caso, la sesión se cuenta entonces
como una búsqueda narrativa, con un
potencial de dramatización muy parti-
70
Contratexto n.o 21, 2013
cular; pero la mayor parte del tiempo
las prácticas mediáticas son difícilmente dramatizables, y se puede decir
de su fin lo que Montaigne decía de la
muerte: no es la «meta» de la vida, es
solamente su extremidad.
A un nivel superior, las prácticas se
combinan y se superponen para constituir estrategias. Las estrategias aportan específicamente un «horizonte» de
valores dominantes (en nombre de los
cuales las prácticas son ordenadas y
dispuestas entre sí), así como un «estilo» estratégico, es decir, una cierta
manera observable y caracterizable de
tratar las relaciones entre las prácticas
y de ajustarlas unas a otras. Si se supone, por ejemplo, que el desarrollo
de una velada familiar obedece a una
estrategia implícita, entonces se debe
observar cómo y en nombre de qué las
diferentes prácticas en las cuales los
miembros de la familia están comprometidos son jerarquizadas, ordenadas
y ajustadas las unas a las otras; por
ejemplo, la identificación de la práctica dominante (la comida, la conversación, la televisión, etcétera), es decir,
la que da ritmo y ordena a todas las
demás, es con frecuencia la clave que
permite comprender el estilo estratégico de la familia.
Hay una dimensión estratégica evidente en los medios desde el momento en que quienes los conciben tienen
en cuenta situaciones concretas en las
cuales las prácticas de uso se desenvuelven. Si se supone que el «espectador» promedio mira la televisión co-
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
miendo, o teniendo una conversación
con quienes están próximos, incluso
yendo y viniendo entre los cuartos de
la vivienda, y todo eso cambiando de
canal de manera imprevisible, quien
concibe la emisión del programa y la
rejilla de programas deberá prever la
gestión de esas competiciones entre
prácticas superpuestas para asegurar un mínimo de continuidad en la
audiencia.
Finalmente, se puede hablar de forma de vida cuando se identifican estilos
estratégicos coherentes, recurrentes,
relativamente independientes de las
situaciones temáticas y suficientemente poderosos para influenciar todas
las prácticas y todas las manifestaciones semióticas de un grupo o de un
tipo social y cultural. La coherencia es
la propiedad central de las formas de
vida, pero una coherencia bien particular; en efecto, un texto es coherente
desde que los mismos contenidos de
significación son repetidos en muchos
lugares del despliegue textual; asimismo, una práctica es coherente si conserva a lo largo de su curso el mismo
objetivo; pero se trata ahí de la coherencia «horizontal», entre contenidos
de la misma naturaleza y sobre un
mismo nivel de análisis.
Una forma de vida obedece en
cambio a un principio de coherencia
«vertical», en un doble sentido: por
el lado de los niveles de expresión, se
observa una coherencia entre el tratamiento de los signos, de los textos, de
las prácticas y de las estrategias inte-
gradas a la forma de vida; por el lado
de los niveles de contenido, se observa igualmente una coherencia entre
los valores, los estilos, los roles, las
cualidades sensibles, los ritmos, los
regímenes temporales y las pasiones.
Esta coherencia vertical de las formas
de vida es, de hecho, una fuerte congruencia entre todas las opciones operadas sobre los diferentes niveles y sobre los diferentes tipos de contenidos
que participan en una misma forma
de vida. Veremos por qué los medios
son particularmente apropiados para
proponer nuevas formas de vida, pero
también para degradarlas…
Los niveles de análisis cultural
de los medios
Los niveles de análisis están ordenados jerárquicamente, según la serie
precedente, de suerte que, como ya lo
hemos sugerido, cada nivel superior
acoge y reconfigura los elementos de
los niveles inferiores, pero añadiéndole elementos que le son propios: por
ejemplo, una práctica semiótica puede
acoger y reconfigurar en conjunto signos, textos, objetos, para hacer de ellos
elementos e instrumentos de un curso
de acción. Si se considera esta disposición jerárquica en el otro sentido, comenzando por los niveles superiores,
entonces se constata que estos últimos
pueden igualmente ser integrados en
los niveles inferiores, donde son manifestados según las reglas de ese nivel
de acogida: por ejemplo, una práctica
puede ser convertida en texto, o ser
Contratexto n.o 21, 2013
71
Jacques Fontanille
integrada en un texto, bajo la forma
de un discurso de instrucción, o de
modo de empleo; una forma de vida
puede ser convertida en práctica, o ser
integrada en una práctica: así, la fe religiosa, y toda la forma de vida que le
está asociada, pueden ser reducidas y
condensadas en la sola práctica de la
oración.
Esas capacidades de integración (en
el sentido ascendente o en el sentido
descendente) son susceptibles de producir formas semióticas mixtas, que
no son, sin embargo, ni incoherentes
ni heterogéneas. Existen, por consiguiente, objetos de análisis que no están estrictamente situados en un nivel
de análisis único, y que no son puramente textos, objetos o prácticas. Los
medios, como ya se habrá comprendido, participan de esas formas mixtas,
puesto que los hemos encontrado en
todos los escalones de la cultura.
Si tomamos, por ejemplo, el caso
de la televisión, en cuanto medio que
asocia principalmente textos vídeos,
configurados en programas y series
de emisiones, con un soporte técnico
(el canal de difusión), y prácticas de
uso (diferentes formas del espectáculo
y del consumo televisivos). El conocimiento de las prácticas y de los usos es
necesario para comprender cómo está
configurado el soporte: en efecto, a
partir de esas prácticas y de esos usos
será definida la rejilla de una cadena
de televisión, el lugar y el tipo de cada
programa y de cada emisión, pero
también la publicidad y los enlaces;
72
Contratexto n.o 21, 2013
en breve, eso que se llama «rejilla» es
la manera mediante la cual el soporte material es adaptado, por un lado,
para recibir los textos y, por el otro,
para controlar los usos. Equivale, en
ese sentido, a la portada de la prensa
escrita (cf. supra).
El «medio» es, en sentido restringido, un medio de mediación y de difusión; pero esta restricción no resiste
por mucho tiempo el análisis, puesto
que si se define ese «medio» como un
soporte configurado a la vez con vistas
a la acogida de textos y con vistas a la
realización de las prácticas, ese soporte se convierte, por ese mismo hecho,
en un «objeto» semiótico complejo e
inextricablemente ligado a la mayor
parte de los otros niveles de análisis:
determina, en efecto, a la vez géneros
y tipos de textos que puede acoger y
los géneros y tipos de prácticas con las
cuales es compatible. El medio es el mensaje, pero no exactamente en el sentido
en el que lo entendía McLuhan: el medio es un objeto-soporte fuertemente
estructurado y constreñido, que selecciona otras formas semióticas, hacia
abajo (textos vídeos) y hacia arriba
(prácticas y estrategias).
Pero ese poder estructurante, en el
caso de los medios, se entiende mejor aun por razones institucionales y
económicas. En efecto, la televisión
en cuanto medio está organizado en
«cadenas», tal como la prensa escrita
está organizada en «títulos de prensa», periódicos y magacines, incluso
en «grupos de prensa». Una cadena es
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
una marca, una identidad comercial y
estratégica, que, por un lado, tiene un
estatuto jurídico y comercial, y que, por
el otro, ha sido construido para definir
modos y estilos de enunciación aplicables al conjunto de programas, emisiones y textos vídeos. Con ese título,
remite a signos típicos (monogramas y
logos), a mapas gráficos (que rigen la
dimensión plástica de la textualidad visual), a una concepción dominante de
los programas más importantes (prime
time), así como «emisiones de flujo»,
y, en consecuencia, prácticas de uso esperadas por los espectadores; adopta,
como se ha visto, estrategias en relación
con las prácticas de sus usuarios y de
sus concurrentes.
Lo que está en juego en esas modulaciones y en esas elecciones, que
alcanzan al conjunto de la arquitectura semiótica de la cultura (y de la
jerarquía de niveles de análisis), es la
posibilidad de proporcionar a la cadena una identidad y un estilo semiótico
reconocibles, y por eso, todas esas modulaciones y todas esas elecciones deben dar una impresión de continuidad
y coherencia. Es el momento de recordar que ese tipo de coherencia «vertical» es característica de esos conjuntos
significantes a los que llamamos «formas de vida». Así, pues, una cadena de
televisión propone globalmente una o
muchas formas de vida. De ahí que se
define por la fuerza aparente del lazo
que une todas las decisiones que toma,
por la congruencia que asegura entre
todos los niveles de análisis, entre to-
dos los tipos de contenidos, y cuanto
mayor es la fuerza de esa congruencia,
más fácil resulta de identificar y más
se impone su identidad como legítima
a los ojos del espectador.
El medio es, pues, un tipo semiótico fuertemente integrador en el
seno de las culturas, en dos tiempos;
primer tiempo: el de la constitución
del soporte en cuanto configuración
de acogida de textos mediáticos, por
un lado, y, por otro, de las prácticas
de sus usuarios; segundo tiempo: el
de la institucionalización del soporte en cuanto «marca», cuya influencia semiótica se extiende luego desde los signos hasta las formas de vida.
Ciertamente, no es el único que puede
integrar así todas las dimensiones semióticas de la cultura; por lo demás,
desempeña ese rol de poco tiempo a
esta parte. En ciertos aspectos, desde
un punto de vista semiótico, tiene el
mismo poder estructurante e integrador para las culturas que la política, la
arquitectura o el urbanismo.
Iuri Lotman ha mostrado notablemente cómo y por qué la ciudad de
San Petersburgo, por su arquitectura y
por su concepción urbanística, era la
manifestación de una forma de vida,
que implicaba el sentido de la historia
y del tiempo, el de la política y los espacios sociales, el de la soberanía y su
rol en la cultura en la época de Pedro
el Grande (Lotman 1999: 124-146). De
cierta manera, el dispositivo semiótico
de la arquitectura es el mismo que el
de los medios: textos y objetos (la me-
Contratexto n.o 21, 2013
73
Jacques Fontanille
moria histórica, los edificios), que hay
que disponer sobre un objeto-soporte
(la organización urbana), cuyo poder
estructurante se extiende, por un lado,
hasta los signos, y, por el otro, hasta
las estrategias políticas y las formas de
vida. Los medios no son, pues, los únicos que disponen de ese poder de integración semiótica, pero los términos
de la comparación (la organización de
una ciudad, el discurso político soberano, etcétera) dan la justa medida del
alcance de su poder. Queda por comprender más específicamente cómo
los medios contemporáneos juegan
ese rol.
Regímenes de creencia, pasiones y
formas de vida
A cada tipo semiótico, su régimen de
creencia
Cada uno de los niveles de análisis
distinguidos hasta aquí implica modalidades particulares de expresión,
pero también de interpretación, y corresponden igualmente a un dominio
de experiencia (corporal, sensible y
cognitiva) bien específico. Las modalidades de interpretación dependen
principalmente de la manera como
cada uno de esos tipos semióticos
pone en relación el universo de sentido y el tipo de expresión que propone
con la experiencia sensible y cognitiva
sobre la que se funda.
Por lo que concierne a los objetossoportes, la experiencia a la que remi-
74
Contratexto n.o 21, 2013
te su tipo de expresión tridimensional,
así como sus tres propiedades (cf. supra: materia, morfología, dinámica) es la
de los cuerpos, cuerpos físicos cualesquiera, pero también cuerpos vivientes. Más precisamente, esa experiencia
sensible y cognitiva está aquí constituida por todas las interacciones de
nuestro cuerpo propio con los otros
cuerpos, un conjunto de interacciones entre morfologías de envoltura,
estructuras materiales y tipos dinámicos. Esta experiencia deja huellas y
recuerdos, proporciona aprendizajes,
y puede así ser reactualizada con ocasión de la interpretación de un nuevo
objeto.
Interrogarse sobre la ergonomía de
un nuevo objeto es tratar de interpretar
su forma con referencia a la memoria
de las interacciones pasadas con objetos comparables, pero también, por
anticipación, con el tipo de interacción
que se podrá tener con él; interrogarse
sobre el diseño de un objeto es tratar de
encontrar en la morfología de superficie de ese objeto formas de experiencia
vinculadas con el uso y con las funciones de otros objetos comparables. En
suma, cierto régimen de creencia se
instala en la confrontación entre lo que
propone el nuevo objeto para interpretar y las experiencias acumuladas
en memoria; ese régimen de creencia
tiene el estatuto de una promesa (proporcionada por la forma semiótica)
y de una aceptación de la promesa (que
resulta de la confrontación con las huellas de la experiencia); en el corazón de
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
esa promesa más o menos aceptada se
desarrolla un diálogo entre dos cuerpos, el cuerpo propio del intérprete y
el cuerpo-objeto propuesto.
De la misma manera, pero con mayor alcance, el dispositivo de persuasión y de interpretación propio de los
medios implicará también una confrontación entre promesas y experiencias.
Con la diferencia de que, como hemos
visto, el alcance de la influencia de los
medios se extiende a la totalidad de
niveles de la cultura. Y entonces surge el problema cultural central, el de
la congruencia (o no congruencia) de
las promesas.
Cruces, hibridación y conflictos de los
regímenes de creencia
En efecto, cada nivel de análisis propone sus propias promesas; y el conjunto de niveles de análisis controlados por un medio propone también
una promesa global. La característica
más sorprendente, en los medios contemporáneos, radica en la dificultad
de asegurar la congruencia entre esos
diferentes tipos de promesas semióticas, y más particularmente en los medios más difundidos y globalizados, la
televisión e internet.
Si uno se detiene, por ejemplo, en
el nivel de análisis de los textos, verbales, icónicos o vídeos, se puede observar que en sí mismos comportan
1
promesas semióticas, a veces erigidas
en contratos de lectura, que predeterminan la manera como se supone que
el receptor las va a interpretar; en las
culturas institucionalizadas, esas promesas son convertidas en normas, en
estéticas y en géneros: la novela policial, la comedia ligera, la emisión
cultural, el documental de viaje, las
emisiones de juegos, etcétera, son géneros que contienen instrucciones de
lectura, inscritas en la forma misma
de los textos y explotables según los
códigos de cada universo cultural. A
cada género corresponde, por el lado
del texto, cierto número de reglas e
indicaciones que permiten reconocer
cuál es el régimen de creencia propuesto, y, por el lado de la práctica de
interpretación, un tipo de imaginario
y de disposición interior que posibilita
aceptar la promesa y adoptar el régimen de creencia. Así, para entrar en
una obra de ficción hay que suspender
la incredulidad que podría inspirar
la confrontación entre el mundo de la
obra y el de la experiencia cotidiana,
y aceptar provisionalmente un nuevo
tipo de creencia (ficcional).
En los géneros explotados por los
medios, particularmente la televisión
e internet, las promesas semióticas pueden ser reagrupadas en tres grandes
categorías (si seguimos los trabajos
de Francois Jost),1 y, por lo tanto, en
tres regímenes de creencia fuertemen-
Particularmente en François Jost (2005, coll. 128).
Contratexto n.o 21, 2013
75
Jacques Fontanille
te contrastados. Tres solamente: (I) el
documento y la información, (II) el
juego y la competición, (III) la ficción
y la narración. Cada uno de esos tres
regímenes de creencia se define por
la relación de verdad que tiene con el
mundo de la experiencia cotidiana, y
esa relación de verdad puede incluso
ser objeto de validaciones o de falsificaciones: por ejemplo, el documento y
el juego deben poder influir sobre la
experiencia cotidiana, cada uno a su
manera, mientras que ese no es el caso
para la ficción.
Cada uno de esos tres regímenes de
creencia mantiene, además, relaciones
espacio-temporales específicas con la
experiencia cotidiana (pueden estar
completamente separados de ella, o
estar fuertemente anclados en ella):
se sabe que la ficción se coloca como
separada del momento y del lugar de
la lectura y que eso se traduce, en los
escritos de ficción, por una utilización
específica de los tiempos verbales. Por
lo demás, cada uno de esos regímenes
de creencia corresponde a un tipo de
valores, a juegos de roles y a reglas de
validación propias; para el documento:
la nueva información es testimoniada,
el aporte de conocimiento validado;
para el juego: la ganancia justificada y
conforme a las reglas anunciadas; para
la ficción: el interés y la verosimilitud
continuados y sostenidos hasta el fin,
etcétera.
El usuario de los medios entra,
pues, en los textos mediáticos premunido de sus instrucciones y de sus pro-
76
Contratexto n.o 21, 2013
mesas definidas por su género. ¿Y qué
descubre hoy día? Emisiones de juegos que son transformadas en documentos de viaje; relatos de aventuras
exóticas que son de hecho narraciones
de juegos y de competiciones; porciones de vida cotidiana que son también
aparentemente construidas como juegos, pero donde se aprende pronto que
funcionan de hecho como ficciones;
documentos que toman prestados sus
códigos de géneros típicamente ficcionales, etcétera. El momento más conocido de esta evolución cultural corresponde al nacimiento de la «real TV»,
a la difusión de la telerrealidad bajo
todas sus formas, que impone su propio régimen de creencia (la ficción y la
narración escenarizada) bajo la cubierta de otro régimen (el juego y la competición), en situaciones que querrían
sin embargo presentarse como documentales y trivialmente cotidianas.
Pero la tendencia es mucho más general, de suerte que, pasando de una
cadena a otra, y descubriendo una escena de persecución automovilística,
es más y más difícil decidir de golpe
si se trata de una secuencia de filme
policial (ficción y narración), de un documental sobre el trabajo de la policía
(documento e información), o de una
carrera de autos (juego y competición);
asimismo, un grupo de actores atravesando una río tumultuoso puede
pertenecer igualmente a un filme de
aventuras (ficción) que a una emisión
de deportes extremos y de supervivencia (juego) o a una publicidad para
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
un destino o a un promotor de viajes
(documento e información). Esta tendencia es más acentuada mientras
más se presta el soporte mediático a
una práctica fragmentaria, que se llama zapping para la televisión, o navegación para internet.
publicitario están fuertemente degradadas, y esta degradación solo puede
estar a favor de la manipulación de las
creencias, es decir, de una estrategia
de persuasión que juega con la desestabilización semiótica del intérprete.
Entonces hay que comprender que
el medio en cuanto tal es portador de
un régimen de creencia global y de formas de vida dominantes que vienen a
interferir con aquellos y aquellas que
están asociados a los géneros textuales
propiamente dichos, y fijados en cada
cultura particular. El juego, el documento y la ficción se convierten, entonces,
en «meta-regímenes de creencia» que
son transversales en relación con los
de los géneros textuales y que engendran, a la vez, formas mixtas y gran
número de combinaciones, y una creciente incertidumbre para el espectador al momento de la interpretación.
Por una ética de los regímenes de
creencia
El problema ya no es, en efecto,
saber si las emisiones de información
dicen la verdad sobre el mundo, si los
juegos son trucados o fiables, si las publicidades son conformes con la deontología comercial o si los filmes de
ficción respetan los códigos estéticos
de su género; el problema se plantea
más bien ascendentemente, porque
lo perturbado y desestabilizado es la
elección del régimen de creencia más
apropiado. Es fácil comprender que si,
frente a un filme publicitario, conviene preguntarse de antemano si se está
ante un juego, un documento o una
ficción, las condiciones del mensaje
El juicio de buen sentido, en materia de medios, no es, pues, suficiente.
Inquietarse por la influencia de los
medios sobre las costumbres, denunciar su poder de difusión, querer controlar la diseminación de las representaciones estereotipadas que vehiculan, todo eso es ciertamente loable,
sin duda inevitable, como toda puesta
en guardia frente a una capacidad de
manipulación de gran alcance. Frente
al poder de difusión, los pedagogos y
los sociólogos proponen en general soluciones educativas: hay que aprender
desde la escuela a reconocer los códigos, a identificar los géneros, a adoptar
el régimen de lectura mejor adaptado
a cada medio y a cada género.
Pero claramente se advierte que, en
el corazón del problema, la hibridación
de regímenes de creencia mediáticos
contemporáneos obliga a inventar
otras contra-estrategias y una ética
de los medios que se adapte a nuestro
tiempo. Ciertamente, el problema no es
nuevo, pero ha cambiado de naturaleza. De ese problema, en efecto, Gustave
Flaubert hizo en 1857 una novela,
Madame Bovary, en la que el personaje
Contratexto n.o 21, 2013
77
Jacques Fontanille
epónimo era conducido a la decadencia y al suicidio por haber creído que
podía vivir, en la experiencia cotidiana, como se vivía en las ficciones novelescas de las que se nutría abundantemente; la confusión de regímenes de
creencia no es, entonces, privilegio de
los medios contemporáneos.
Prosiguiendo nuestro análisis, la
diferencia salta a los ojos: en el caso de
Madame Bovary y de sus semejantes,
anteriores o posteriores, la institución
novelesca no está en cuestión, solo la
fragilidad del intérprete y su probable
competencia semiótica defectuosa explican la confusión: madame Bovary
no fue engañada por una confusión de
regímenes de creencia en las novelas,
pero se extravió en la elección del régimen de creencia; en particular, ella
recibió el contenido de la promesa ficcional (novelesca) como pudiendo ser
transferida y puesta en marcha en su
propia experiencia cognitiva y sensible. Más generalmente, y aún hoy en
día, los grupos de presión que protestan contra la imagen de la mujer
difundida por los medios, contra las
costumbres puestas en escena en esos
mismos medios, o contra toda suerte
de bajezas ideológicas o morales atribuidas a sus autores, practican la misma amalgama y se pierden de la misma manera: todas ignoran (conscientemente o no) la diferencia efectiva y
significativa entre los regímenes de
creencia, razonan como si los espectadores intérpretes fuesen incapaces de
identificar los géneros y los regímenes
78
Contratexto n.o 21, 2013
de creencia, o definitivamente incapaces de ser educados a ese respecto.
Pertenecen igualmente al mismo
paradigma de la confusión «patológica» o «transgresiva» los métodos
de la publicidad llamada clandestina:
un reportaje sesgado para promover
una empresa o un servicio se basa, en
efecto, en una confusión de creencias
y particularmente de modos de persuasión, pero en el interior del mismo
régimen, el del «documento-información», y en la lectura crítica del texto
mismo podrá ser reconocido el sesgo
publicitario. Más insidiosa es la puesta en escena, en la ficción novelesca
o cinematográfica, de productos o de
marcas; uno se podría escandalizar
del procedimiento (por lo demás, reglamentado), pero la presencia de un
producto o de una marca procedente
de la experiencia cotidiana no es, sin
embargo, semióticamente elocuente,
tampoco más anormal que toda otra
forma de «apoyos» realistas: es, en
efecto, un procedimiento tan antiguo
como la ficción, que consiste en incluir
en ella hechos u objetos de los que se
puede tener experiencia directa o de
los que se puede atestiguar la existencia por testimonio; no hay ahí cambio
de régimen de creencia sino una forma de «mención» interna, un procedimiento retórico codificado y del cual,
en principio, nadie debería ser víctima, destinado a otorgar un valor de
autenticidad al universo de la ficción.
La autenticidad no es la realidad sino
cierto efecto de referencia inmediata y
simulada a la realidad.
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
En el caso de los medios contemporáneos, las cosas ocurren de otra
manera, porque la institución practica
sistemáticamente la hibridación e induce a la confusión de regímenes de
creencia; y no es el intérprete el que sería frágil, incompetente o aturdido. En
el caso de la telerrealidad, por ejemplo,
los comportamientos que son presentados como cotidianos y documentados son, de hecho, construidos de manera ficcional, están elaborados con un
guion a base de tramas argumentales,
y son asumidos por personajes que
han sido seleccionados como lo son
los actores de la ficción. Más aun, las
reglas de exclusión progresiva de los
participantes, que se supone remiten
al universo de los juegos y de la competición, forman igualmente parte de
la trama argumental, tal como lo son,
por ejemplo, las alternativas argumentales y textuales que son propuestas
en los relatos interactivos, los cuales
explotan bases de datos numéricas. En
suma, esas emisiones de la telerrealidad toman todo su dispositivo del régimen de la ficción, apropiándose de
todas las apariencias de géneros propios del documental y del juego.
¿Ética o estrategia?
El rol del semiotista no es definir una
norma de conducta, o preconizar tal o
cual prescripción moral. Es observar,
comprender e identificar las «zonas
críticas», los lugares problemáticos y
los puntos de intervención que son
susceptibles de conducir a la solución
de los problemas. En la ocurrencia, la
zona crítica es la hibridación de los regímenes de creencia; el lugar problemático
es la existencia de regímenes de creencia
propios de los medios globalizados, e independientes de los que los géneros textuales tradicionales proponen en cada
cultura; el punto de intervención es
probablemente la congruencia de las formas de vida: en esos procesos, en efecto, la congruencia entre los niveles de
análisis y los diferentes tipos semióticos de cada cultura, congruencia que
hemos definido como propia de las
formas de vida, es puesta ahí en crisis.
La existencia de una forma de vida reconocible es, en efecto, una condición
para que el usuario de los medios pueda asumir o tener a distancia, aceptar
o rechazar con conocimiento de causa
los valores, las situaciones y los roles
que le son propuestos, y la hibridación
sistemática que constatamos no puede
sino descalificarlo como sujeto responsable de sus elecciones.
Y si se recuerda que la congruencia
de una forma de vida es la clave de una
identidad fuerte para una marca, para
una cadena de televisión o para un sitio de internet, entonces ese punto de
intervención se convierte en estratégico para el medio mismo. La confusión
sistemática entre los regímenes de
creencia hace, en efecto, ilegible la organización de la rejilla de una cadena
de televisión, puesto que hace vacilar
la distinción entre géneros textuales
y tipos de programas que son además
distribuidos cuidadosamente durante
el día y a lo largo de la semana.
Contratexto n.o 21, 2013
79
Jacques Fontanille
Y esa confusa hibridación no es,
sin duda, extraña al hecho de que, hoy
en día, al menos en lo que concierne
a los medios generalistas, la identidad
misma de las marcas, de las cadenas y
de los títulos es más y más indistinta.
Sin identidad reconocible, una marca
no puede enunciar legítimamente; o,
más simplemente, no puede adoptar
una clara posición de enunciación.
Retornando al punto precedente: sin
enunciador identificable, el enunciatario no sabe cómo tomar posición; el yo
construye al tú, y recíprocamente, y si
uno de ellos falta, el sistema de la instancia de enunciación vacila.
No es fácil decidir, en ausencia de
investigaciones sistemáticas, en profundidad y sobre un largo periodo, si
el fenómeno observado es una tendencia durable o una simple transición
pasajera. Se puede, en efecto, imaginar
que, en esa zona periférica de las culturas, donde operan las transiciones
y las traducciones, los regímenes de
creencia mediáticos estén en trance de
«dejar» el nivel de análisis de los géneros textuales; y de que vayan a anclarse en el de las formas de vida. Esta hipótesis no es absurda, ya que de cierta
manera, los soportes, las prácticas y
los usos sociales están siempre en el
origen de los géneros textuales, y solo
después de su fijación institucional
aparecen como propiedades textuales,
propiedades llamadas «genéricas». Si
tal fuese el caso, observaríamos actualmente una fase confusa en la que
80
Contratexto n.o 21, 2013
se superpondrían reglas pertenecientes al antiguo sistema y las propias del
nuevo sistema.
Para terminar: esas creencias que nos
instalan en el mundo
Sin embargo, tendencia durable o
transición pasajera, esta confusión por
hibridación conlleva el mismo riesgo
para nuestros contemporáneos: el de
ver que se les impone, o el de imponérselo ellos mismos, en un deseo de clarificación, de simplificación o de reaseguramiento, un régimen de creencia
único. Orwell había encontrado un
nombre propio para esa reducción
totalitaria: Big Brother; Big Brother, en
efecto, es un medio, y satisface las condiciones de definición de un medio, es
comprendido por su capacidad para
abarcar y reorientar todos los tipos
semióticos de una cultura. Pero nuestra época produce otros, de la misma
naturaleza, y aunque no sean definidos o aprehendidos como medios, son
igualmente portadores de un régimen
de creencia único y de una forma de
vida totalitaria: la economía financiera, por tomar un ejemplo de actualidad, es uno de esos «integrismos» semióticos que nos son impuestos (o que
nosotros nos imponemos) como la explicación última de todas las cosas, al
mismo tiempo que el filtro verdadero
de nuestra relación con el mundo.
El semiotista no puede sino defender la diversidad de regímenes de creencia,
Medios, regímenes de creencia y formas de vida
pero una diversidad suficientemente
contrastada. Tres regímenes solamente en los medios contemporáneos, es
ya demasiado poco; pero es peor aun
si contribuyen a la confusión por hibridación. Hay que militar a la vez
por la diversidad de los regímenes de
creencia y por la clara distinción entre cada uno de ellos, como se puede
militar por la diversidad biológica y la
clara identificación de cada una de las
especies.
La diversidad de regímenes de creencia es la garantía de la plenitud semiótica de nuestra relación con el mundo. Solo
estamos en el mundo, justamente, en
la medida en que creemos en eso que
nos propone, en que creemos que él
soporta la significación de nuestro
estar en el mundo. Y siendo a la vez
el mundo extremadamente diverso y,
sin embargo, sentido como único, tenemos necesidad de la diversidad de
regímenes de creencia y de su clara
adaptación a cada situación portadora de sentido, para sentir la unidad de
nuestra relación con el mundo: desde
la «fe perceptiva» que nos hace tomar
por verdaderas nuestras percepciones
cotidianas, hasta la fe religiosa, que
nos abre, en el sentido mismo de la experiencia cotidiana, la posibilidad de
otros mundos, pasando por la creencia
ficcional y la confianza en las reglas de
la competición, solo somos, semióticamente hablando, creencias diversas y
totalmente específicas.
Si hiciera falta enunciar una recomendación propiamente semiótica,
sería, por tanto, esta: preservar, desarrollar y dinamizar la diversidad de nuestros
regímenes de creencia culturales. Y esa es,
precisamente, la condición para que
las formas de vida que ellos soportan puedan ser percibidas y asumidas
como formas de vida. Desde un punto
de vista semiótico, en efecto, una forma de vida no tiene existencia sino por
contraste, al menos por el contraste de
una figura diferente y resaltante sobre
un fondo de consenso; las formas de
vida solo estructuran nuestra relación
con el mundo por su capacidad de
oponerse y de transformarse; y, gracias a sus contrastes distintivos, por
solicitar nuestra elección.
Solo podemos asumir nuestras formas de vida en la diversidad y de ese
modo podemos asignarles una significación por contraste. Nuestra vida solo
tiene sentido en la contradicción y en
la posibilidad de elección, y los medios contribuirán a crear ese sentido si
plantean y despliegan ese potencial de
contradicción y de contraste.
Contratexto n.o 21, 2013
81
Jacques Fontanille
Bibliografía
Lotman, I. (1999). La sémiosfère.
Limoges: Pulim. Traducción de A.
Ledenko, establecida a partir de las
páginas 163-295 de la obra original
de Lotman El universo del espíritu.
Moscú: Ediciones Universitarias de
Tartu, coll. «Los lenguajes de la cultura rusa», 1966.
Fontanille, J. (2008). Pratiques sémiotiques. París: PUF.
Jost, F. (2005). Comprendre la télévision.
Coll. 128. París: Armand Colin.
Traducción: Óscar Quezada Macchiavello.
Título original: «Médias, régimes de croyance et formes de vie», 2013.
82
Contratexto n.o 21, 2013
Fly UP