...

Entrañable Dios - editorial VERBO DIVINO

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Entrañable Dios - editorial VERBO DIVINO
Xabier Pikaza
José Antonio Pagola
Entrañable Dios
Las obras de misericordia:
hacia una cultura de la compasión
Índice
Presentación ....................................................................................
11
Prólogo: Jesús y la misericordia (José Antonio Pagola) ............
13
Introducción: Los nombres de la misericordia ...........................
27
PARTE I
ENTRAÑAS DE MISERICORDIA. ANTIGUO TESTAMENTO
1. En el principio, Dios Misericordia .........................................
35
1. Ex 34,6-7. Cuatro nombres de misericordia .......................
35
2. Jonás, misericordia contestada ............................................
39
3. Amas a todos los seres. Un mundo de misericordia
(Sab 11,22-26) ......................................................................
41
2. Profecía, un clamor de misericordia ......................................
45
1. Amós, profeta de justicia en un mundo sin misericordia ....
45
2. Oseas, misericordia quiero y no sacrificios.........................
47
3. Tradición de Isaías, los rostros de la misericordia..............
51
4. Jeremías, cuatro obras de misericordia ...............................
56
3. Ley fundamental: nueve obras de misericordia....................
59
1. Canto de Ana: paz, justicia, familia ....................................
59
2. Los que no cuentan: huérfanos, viudas y extranjeros ........
62
3. Obras de jubileo: deudas, esclavos, tierras .........................
66
ENTRAÑABLE D IOS
4. Oración de misericordia. Salmos ...........................................
71
1. Misericordia, Dios mío, por tu bondad ..............................
71
2. Contrapunto, los salmos de la ira .......................................
74
PARTE II
TIEMPO DE MISERICORDIA. NUEVO TESTAMENTO
1. Introducción. Evangelio de Marcos ........................................
81
1. En el principio Jesús, misericordia del Padre......................
81
2. Tradición de Pablo: Padre de misericordias (2 Cor 1,3) .....
83
3. Misericordia mesiánica, como ovejas sin pastor (Mc 6,34) ...
84
4. Al final del camino, Bartimeo (Mc 10,46-52).....................
86
2. Misericordia mesiánica. Lucas ................................................
89
1. Historia de la infancia, Benedictus y Magníficat
(Lc 1,46-55.68-79) ...............................................................
89
2. Declaración de Nazaret: hoy se cumple esta Escritura
(Lc 4,16-30) ..........................................................................
94
3. Parábolas de la misericordia: samaritano y pródigo
(Lc 10,25-37; 15,11-32)........................................................
100
3. Catequesis de misericordia. Mateo ......................................
103
1. Dichosos los misericordiosos (Mt 5,7) ...............................
104
2. Tres pilares: misericordia, oración, ayuno (Mt 6,1-18) .....
107
3. Misericordia quiero y no sacrificio (Mt 9,13; 12,7) ...........
110
4. Las obras del Cristo, este es mi siervo (11,2-4)...................
113
5. Revelación de la misericordia, amor del Padre y del Hijo
(Mt 11,25-30) .......................................................................
116
6. Las cosas más profundas: justicia, misericordia
y fidelidad (Mt 23,23)..........................................................
120
7. Seis obras de misericordia: justicia y servicio humano
(Mt 35,31-45) .......................................................................
122
Í NDICE
PARTE III
OBRAS DE MISERICORDIA. UN CAMINO DE IGLESIA
1. Las seis obras de Mateo 25,31-46 ...........................................
129
1. Dar de comer al hambriento ...............................................
129
2. Dar de beber al sediento ......................................................
132
3. Acoger al extranjero..............................................................
136
4. Vestir al desnudo ..................................................................
138
5. Visitar/cuidar a los enfermos ...............................................
141
6. Visitar/cuidar a los encarcelados .........................................
144
2. Séptima obra .............................................................................
147
1. Enterrar a los muertos ..........................................................
147
2. Dotar a las muchachas (proteger a las mujeres) ................
149
3. Obras de misericordia espirituales ........................................
153
1. Enseñar al que no sabe ........................................................
153
2. Dar buen consejo a quien lo necesite .................................
155
3. Corregir al que yerra.............................................................
156
4. Perdonar las injurias ............................................................
157
5. Consolar al triste ..................................................................
159
6. Soportar con paciencia los defectos de los demás .............
160
7. Rogar a Dios por vivos y difuntos .......................................
161
4. Obras que podrían haberse incluido .....................................
165
1. Acoger/educar a los niños ....................................................
165
2. Perdonar las deudas .............................................................
168
3. Liberar a los esclavos ............................................................
169
4. Repartir las tierras, compartir los bienes .............................
171
Epílogo. Cristo es misericordia, misericordia mariana .............
173
Bibliografía ......................................................................................
189
Presentación
Tres cosas convierten al hombre en humano (la justicia, la misericordia y la fidelidad: Mt 23,23), y en medio de ellas se encuentra
la misericordia, entendida como amor que brota de la entraña de
Dios y se expresa en obras de justicia y fidelidad humanas. No es
una simple virtud privada, sino la esencia del entrañable Dios, que se
expresa en los nombres de su revelación (Sinaí: Ex 34,6-7) y en las
obras de su juicio final (dar de comer y beber, acoger al extranjero y
al desnudo, cuidar al enfermo y al encarcelado), según el Evangelio
(Mt 25,31-46).
Este libro expone el sentido de ese entrañable Dios y de sus obras de
misericordia, con motivo del año jubilar 2016, proclamado por el papa
Francisco en su bula El rostro de la misericordia (MV, abril de 2015) y en
su libro El nombre de Dios es misericordia (enero de 2016), y así lo hemos escrito escuchando y recorriendo el camino entrañable de Dios
en la Biblia, para detallar al fin las siete (o catorce) obras de misericordia corporales y espirituales (cf. Catecismo de la Iglesia, núm. 2447).
De la entraña de Dios y de nuestra acogida a su amor, en justicia y
fidelidad, depende el futuro de la vida, pues de la misericordia nacemos y solo en ella vivimos, de forma que si la olvidamos, respondiendo con pura violencia a la violencia del ambiente, acabaremos
matándonos todos.
Este es un libro a dos manos. J. A. Pagola expone el tema de conjunto, como en un preludio musical, que marca y anuncia el tono y
la melodía de todo lo que sigue; X. Pikaza desarrolla el argumento
central, analizando, de un modo unitario, los diversos momentos
de la Biblia, para detenerse al fin en las seis o siete (catorce) obras de
misericordia de los hombres. Es un libro de testimonio y estudio,
de oración y compromiso, que se ratifica en las obras de misericordia, abriendo un camino de enseñanza y práctica cristiana que nos
11
ENTRAÑABLE D IOS
hace colaboradores de Dios en su tarea creadora y salvadora, como
muestran las tres partes que siguen:
1. Antiguo Testamento: Entrañas de Misericordia. Trata básicamente
de Dios, entendido como fuente personal y camino de
misericordia, partiendo de la teofanía de Ex 34,6-7, con las leyes
de protección de los débiles y de redención del jubileo, a las que
se une el mensaje de los profetas y la oración de los salmos.
2. Nuevo Testamento: Tiempo de misericordia. Presenta a Jesús
como iniciador y testigo de la misericordia «humana» de Dios,
no solo en el sermón de Nazaret (Lc 4,18-19), sino en toda su vida,
tal como se despliega y ratifica en las seis obras de misericordia
de Mt 25,31-46.
3. Iglesia: Obras de misericordia. Partiendo de esa tabla de Mt 25
(dar de comer y beber, acoger al extranjero…), la Iglesia ha fijado
el camino de las obras de misericordia corporales y espirituales,
internamente unidas, como revelación de Dios y compromiso
de vida de los hombres.
Siguiendo a Juan Pablo II, RM, 1980, nota 52, el texto incluye algunas palabras en hebreo y griego, pues ofrecen matices difíciles de
expresar en castellano, y así las presentamos, en un plano de estudio
y mayor conocimiento, pero no son necesarias para entender el argumento y están siempre traducidas, de manera que el lector menos
interesado puede pasarlas por alto.
Recogemos en el libro la tarea de otros muchos estudiosos de la
Biblia y de la vida cristiana, como puede verse en la bibliografía del
final (con autores como Calleja, Glueck, Kasper, Rocchetta y Sobrino), y lo ofrecemos como un homenaje a los millones de cristianos
y hombres justos de toda religión y pueblo, que han sido testigos del
Dios clemente y misericordioso, rico en piedad y leal (Ex 34,6-7), que
sigue actuando en la historia de los hombres.
J. A. Pagola y X. Pikaza,
8 de diciembre de 2015
12
Prólogo
Jesús y la misericordia
Jesús no es un escriba judío ni un sacerdote del templo de Jerusalén. Lo suyo no es enseñar una doctrina religiosa, ni explicar la Ley
de Dios, ni asegurar el culto de Israel. Jesús es un profeta itinerante,
oriundo de Galilea, que anuncia un acontecimiento, algo que está
ocurriendo y que pide ser escuchado y atendido pues lo puede cambiar todo. Él lo está ya experimentando e invita a todos a compartir
esta experiencia: Dios está tratando de introducirse en la historia
humana. Hay que cambiar y vivirlo todo de manera diferente. Así
lo resume Marcos: «El reino de Dios está cerca. Cambiad de manera
de pensar y creed en esta Buena Noticia». Todos los investigadores
piensan que esto que Jesús llama «reino de Dios» (malkutá d’alaha) es
el corazón de su mensaje y la pasión que animó toda su vida.
Lo sorprendente es que Jesús nunca explica lo que es el reino de
Dios. Lo que hace es sugerir cómo actúa Dios y cómo sería el mundo
si hubiera gente que actuara como él. Podemos decir que «reino de
Dios» es la vida tal como la quiere construir Dios. A nosotros nos
puede parecer importante saber qué hemos de pensar de Dios, cómo
cumplir sus mandatos, cómo ofrecerle un culto agradable. Jesús, por
su parte, solo buscaba una cosa: que hubiera en la tierra hombres y
mujeres que comenzaran a actuar como actúa Dios.
13
ENTRAÑABLE D IOS
ESTA ERA SU OBSESIÓN:
¿CÓMO SERÍA LA VIDA SI LA GENTE SE PARECIERA MÁS A DIOS?
Pero esto nos obliga a hacernos no pocas preguntas: ¿cómo actúa
Dios?, ¿cómo actuó Jesús?, ¿cómo entendió su vida?, ¿qué fue lo importante para él?, y ¿qué significa exactamente actuar como Dios
siguiendo los pasos de Jesús?
Dios es compasión
El acuerdo es hoy prácticamente unánime. Jesús de Nazaret ha
sido un hombre, tal vez el único, que ha vivido y comunicado una
experiencia sana de Dios, sin desfigurarla con los miedos, ambiciones y fantasmas que, de ordinario, proyectan las diversas religiones
sobre la divinidad.
Jesús no habla nunca de un Dios indiferente o lejano, olvidado
de sus criaturas o interesado por su honor, su gloria o sus derechos.
En el centro de su experiencia religiosa no nos encontramos con un
Dios «legislador» intentando gobernar el mundo por medio de leyes
ni con un Dios «justiciero», irritado o airado ante el pecado de sus
hijos. Para Jesús, Dios es compasión, «entrañas», diría él, «rahamim».
Esta es su imagen preferida. La compasión es el modo de ser de Dios,
su primera reacción ante sus criaturas, su manera de ver la vida y de
mirar a las personas, lo que mueve y dirige toda su actuación. Dios
siente hacia sus criaturas lo que una madre siente hacia el hijo que
lleva en su vientre. Dios nos lleva en sus entrañas.
Las parábolas más bellas que salieron de labios de Jesús y, sin
duda, las que más trabajó en su corazón fueron las que narró para
hacer intuir a todos la increíble misericordia de Dios.
La más cautivadora es, tal vez, la del padre bueno. Los que la escucharon por vez primera quedaron sin duda sorprendidos. No era
esto lo que se les oía a los escribas o a los sacerdotes. ¿Será Dios así?
Como un padre que no se guarda para sí su herencia, que no anda
obsesionado por la moralidad de sus hijos, que espera siempre a los
perdidos, que «estando todavía lejos» ve a su hijo, se le «conmueven
las entrañas», pierde el control, echa a correr, lo abraza y lo besa efusivamente como una madre, interrumpe su confesión para ahorrarle
más humillaciones y lo restaura como hijo.
14
P RÓLOGO. JESÚS Y LA MISERICORDIA
¿SERÁ ESTA LA MEJOR METÁFORA DE DIOS: UN PADRE CONMOVIDO
HASTA SUS ENTRAÑAS, ACOGIENDO A SUS HIJOS PERDIDOS Y SUPLICANDO
A LOS HERMANOS QUE LOS ACOJAN CON EL MISMO CARIÑO?
¿Será Dios un padre que busca conducir la historia de los hombres
hasta una fiesta final donde se celebre la vida y la liberación de
todo lo que esclaviza y degrada al ser humano? Jesús habla de un
banquete abundante, habla de música y de baile, de hijos perdidos
que despiertan la compasión del padre, de hermanos invitados a
acogerse mutuamente. ¿Será este el secreto último de la vida? ¿Será
esto el reino de Dios?
Jesús contó en otra ocasión una parábola sorprendente y provocativa sobre el dueño de una viña que quería trabajo y pan para todos.
Contrató a diversos grupos de trabajadores. A los primeros a las seis
de la mañana, luego hacia las nueve, más tarde a las doce del mediodía, a las tres de la tarde e incluso a las cinco, cuando solo faltaba
una hora para terminar la jornada. Sorprendentemente, a todos les
pagó un denario: lo que se necesitaba para vivir durante un día. Este
hombre no piensa en los méritos de unos y otros, sino en que todos
puedan cenar esa noche con sus familias. Cuando los primeros protestan, esta es su respuesta: «¿Es que no tengo libertad para hacer
lo que quiera con lo mío? ¿O tenéis que ver con malos ojos que sea
bueno?». El desconcierto tuvo que ser general.
¿QUÉ ESTABA SUGIRIENDO JESÚS?
¿Es que para Dios no cuentan los méritos? ¿Es que Dios no funciona
con los criterios que nosotros manejamos? Esta manera de entender
la bondad de Dios, ¿no rompe todos nuestros esquemas religiosos?
¿Qué dirían los maestros de la Ley y qué pueden decir los moralistas
de hoy? ¿Será verdad que, desde sus entrañas de misericordia, Dios,
más que fijarse en nuestros méritos, está mirando cómo responder
a nuestras necesidades? ¿Será tan bueno?
En el recuerdo de sus seguidores quedó grabada otra parábola
desconcertante sobre un fariseo y un recaudador que subieron al Templo a orar. El fariseo reza de pie y seguro. Su conciencia no le acusa
15
Fly UP