...

1. Sólo, Solo Dios Sólo, sólo, sólo basta Dios Teresa repetía allá en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

1. Sólo, Solo Dios Sólo, sólo, sólo basta Dios Teresa repetía allá en
1. Sólo, Solo Dios
Sólo, sólo, sólo basta Dios
Teresa repetía allá en su corazón.
Sólo, sólo, sólo basta Dios,
Enrique de Teresa pronto lo aprendió.
Un buen día Teresa
en su casa leyó
que algunos niños santos
murieron por amor.
En tierras muy lejanas
por querer mucho a Dios
sus vidas entregaron tan sólo por amor.
Sólo, sólo, sólo basta Dios…
Enrique siendo niño,
un niño como yo,
aprendió de Teresa
que sólo basta Dios.
Todas las cosas pasan,
también la diversión,
pero no pasa nunca
lo que hacemos por Dios.
y leyendo, leyendo
muy pronto comprendió
que aunque nos falte todo
nos basta sólo Dios.
Sólo, sólo, sólo basta Dios…
Con Teresa y Enrique
también decido yo
aprender en la vida
esta bella lección:
si tengo muchas cosas
pero me falta Dios
no llegaré a ser santo
como Enrique de Ossó.
Sólo, sólo, sólo basta Dios…
2. San Enrique, llévanos a Jesús
Sólo, sólo, sólo basta Dios…
San Enrique, San Enrique
llévanos a Jesús.
Hoy la Iglesia te proclama
Amigo de Jesús.
Tu eres santo, tú eres bueno,
Te felicita el Señor.
Su tía Mariana
un regalo le dio
San Enrique, San Enrique
llévanos a Jesús.
Hoy la Iglesia te proclama
Amigo de Jesús. (bis)
San Enrique de Ossó
a la Iglesia fuiste fiel
de Teresa seguidor.
San Enrique, San Enrique
llévanos a Jesús.
Hoy la Iglesia te proclama
Amigo de Jesús.
San Enrique de Ossó
de José fuiste amador,
de María servidor.
San Enrique, San Enrique
Llévanos a Jesús.
Hoy la Iglesia te proclama
Amigo de Jesús.
3. San Enrique (rap)
Deja que te cuente, para que tú veas,
No hablo de trabajo ni tampoco de la escuela.
Aunque eso está muy bien y eso lo sé yo,
Quiero que sepas tú lo mío pa que veas que es
mejor.
Esta es la historia de un antiguo amigo,
se llama Padre Enrique y es amigo de los niños.
Sus padres se llamaban Jaime y Micaela,
tenía dos hermanos, imagínate que guerra.
Quería ser maestro y su padre dependiente
Y su madre le decía: sacerdote para siempre.
Su padre le mandó con su tío a Zaragoza,
Tenía que vender muchas telas y otras cosas.
¡Enrique!¡Padre Enrique!
Hoy ya santo te llamamos
porque en todo, el bien hiciste.
El chiquillo se enfermó y si pronto se curaba
su tío prometió que a la Virgen visitaba.
A su casa regresó pues su madre estaba mala,
cuando ésta se murió, el chiquillo se escapaba.
Caminó hacia Montserrat para allí hacerse cura,
con un pobre se encontró y cambió su vestidura.
¡Enrique!¡Padre Enrique!...
El se hizo sacerdote y también un buen maestro
muy querido por los niños fue fundando los
colegios.
Su meta consiguió, el sacerdocio profesaba,
un día se murió y por fin con Dios estaba.
¡Enrique!¡Padre Enrique!...
4. Enrique, tu gran corazón
Cristiano como yo, Iglesia como yo.
Enrique, tu gran corazón fue generoso,
muy obediente, un gran amigo de Jesús
Conociste a Jesús
y le amaste hasta el final
Conociste a María y fue tu Madre celestial
Te hablaron de Teresa y entendiste su verdad.
Fueron tus grandes amigos,
fueron tus grandes maestros
fueron para ti, modelos…
Enséñame a ser alegre,
bueno, capaz de ayudar
yo quiero ser como tú:
un buen compañero, un buen estudiante,
como Jesús.
Enrique, tu gran corazón fue generoso…
Tú amaste mucho a María
y también a San José
yo quiero ser como tú,
amar a María, también a José como Jesús.
Enrique, tu gran corazón fue generoso…
Tú perdonabas a todos,
y sabías compartir;
yo quiero ser como Tú:
querer a los niños, ofrecer mis cosas,
como Jesús.
Enrique, niño como yo…
Ayúdame a crecer,
Enséñame a amar,
Llévame hasta Jesús como te acercaste tú.
Otro, otro Jesús yo seré,
pareciéndome a El,
acordándome de ti,
de tu vida y de tu fe.
Enrique, niño como yo…
6. Enrique dijo si
Sí, Sí, Sí (2) Enrique dijo Sí…
5. Enrique, niño como yo
Enrique, niño como yo,
Cuando un pobre se le acerca,
Enrique, dice sí.
Le regala la bufanda y así su amigo
No tendrá frío.
Sí, Sí, Sí (2) Enrique dijo Sí…
Cuando vuelve de la escuela
ayuda a mamá,
y si papá le manda algo
Enrique siempre le responde:
Sí, Sí, Sí (2) Enrique dijo Sí…
Un buen día conoció
una amiga de verdad,
es Teresa y le enseñó
a amar a todos más y más.
Jesús y yo aquí.
Ven Jesús, ven Jesús
Contigo soy feliz (2)
Qué guay Padre Enrique
Qué guay Padre Enrique
Estamos contigo.
Tu estás con nosotros.
Por eso cantamos.
Por eso reímos,
y así saludamos
a Jesús nuestro Amigo.
Sí, Sí, Sí (2) Enrique dijo Sí…
Soy feliz, soy feliz.
Jesús y yo aquí.
Ven Jesús, ven Jesús
Contigo soy feliz (2)
7. ¡Qué guay!, Padre Enrique
8. Qué bueno eres Enrique
Qué tengo aquí dentro
No sé lo que tengo
Es como una fuerza
Es un gozo inmenso.
Hoy estoy contento
No sé lo que tengo
Será Padre Enrique, será nuestro encuentro.
Alabar a Jesús es bueno
Y tú le alabas…
Hablar con Jesús es bueno
Y tu le hablas.
Soy feliz, soy feliz.
Por eso San Enrique,
así te llamaremos.
Y tus grandes amigos
tu ejemplo seguiremos.
Querer a los demás es bueno,
y tú nos quieres.
Hay que ser otro Jesús en la tierra
y tú lo fuiste.
Por eso San Enrique,
así te llamaremos.
Y tus grandes amigos
tu ejemplo seguiremos.
hoy nos sigues diciendo
que juntos busquemos cómo conocer a Jesús.
Que extendamos su reino,
y todos dejemos que viva, viva Jesús.
9. Felicidades, Enrique
Te traemos un regalo, llévalo tú a Jesús:
es que todos le queremos y hoy gritamos:
Vive en ti, Jesús…
Padre Enrique,
Felicidades por ser de Dios.
Padre Enrique
hoy los amigos cantamos a una voz.
Padre Enrique,
Felicidades por ser de Dios.
Te fijaste en los niños,
nos hablaste de Jesús
y nosotros los pequeños,
hoy gritamos: Vive en ti, Jesús.
Y ahora todos alcemos las manos.
Juntos alabemos a Dios.
porque un hombre ha creído
que Dios sigue vivo.
Su nombre: San Enrique de Ossó.
Padre Enrique,
Felicidades por ser de Dios.
Padre Enrique
hoy los amigos cantamos a una voz.
Y ahora todos alcemos las manos.
Juntos alabemos a Dios.
porque un hombre ha creído
que Dios sigue vivo.
Su nombre: San Enrique de Ossó.
Hoy nos sigues diciendo
que juntos busquemos cómo conocer a Jesús.
Que extendamos su reino,
y todos dejemos que viva, viva Jesús.
10. Enrique subía
Enrique crecía, Enrique corría,
subía y subía a ver a María.
En Montserrat esperaba
la Madre que tanto amaba
y al amanecer un día
montañero parecía.
A la cumbre llegaré
-el niño Enrique decíay escalando la montaña
pobre y feliz él subía.
Con la Madre rezaré,
con ella decidiré:
Si para Jesús me quiere
a Él siempre seguiré.
solo con el corazón (2)
Y…¿Sabéis lo que vió?
Cosas maravillosas:
Cosas que solo se ven
si cierras los ojos, y sabes ver:
el color de los sueños,
la forma del amor
y la sonrisa dulce del niño Dios.
Cosas maravillosas…
Y…¿Sabéis lo que escuchó ?
Pues mi deseo es amar,
servir, orar y educar,
díme Tú, Madre querida,
si a Jesús me he de entregar.
Cosas maravillosas,
cosas que puedes oír
si dejas que tus oídos sepan escuchar:
cosas maravillosas…
San Enrique te llamamos
porque supiste subir
la montaña de la vida
con verdad, fe y alegría.
Enrique es el amigo,
que aprendió a viajar
sin maletas y sin coche
solo con el corazón (2)
11. El viaje de Enrique
Había una vez un niño
que aprendió a viajar
sin maletas y sin coche
Fly UP