...

Reflexiones del señor Z.

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Reflexiones del señor Z.
www.elboomeran.com
Hans Magnus Enzensberger
Reflexiones
del señor Z.
o migajas que dejaba caer recogidas
por sus oyentes
Traducción de Francesc Rovira
EDITORIAL ANAGRAMA
BARCELONA
Reflexiones señor Zeta.indd 5
26/11/14 14:03
Título de la edición original:
Herrn Zetts Betrachtungen, oder Brosamen, die er fallen liess, aufgelesen
von seinen Zuhörern
© Suhrkamp Verlag
Berlín, 2013
Publicado con la ayuda del
financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores alemán
Ilustración: © Digital Vision / Photodisc / GETTY
Primera edición: enero 2015
Diseño de la colección: Julio Vivas y Estudio A
© De la traducción, Francesc Rovira, 2015
© EDITORIAL ANAGRAMA, S. A., 2015
Pedró de la Creu, 58
08034 Barcelona
ISBN: 978-84-339-7912-4
Depósito Legal: B. 24724-2014
Printed in Spain
Liberdúplex, S. L. U., ctra. BV 2249, km 7,4 - Polígono Torrentfondo
08791 Sant Llorenç d’Hortons
Reflexiones señor Zeta.indd 6
26/11/14 14:03
A MODO DE INTRODUCCIÓN
Hay que imaginarse al señor Zeta como alguien
que se guarda para sí sus segundas intenciones, que
lleva las preocupaciones con aplomo y que raramente
renuncia a hacer el bien. De figura robusta y rolliza, lo
único en él que llama la atención del observador es su
serenidad y lo derrochador que se muestra con su tiempo. Si tiene profesión, nunca la menciona.
Sus ojos de color gris azulado son muy despiertos,
pero quien lo observe con atención descubrirá que es
corto de vista. Además de su traje sal y pimienta pasado de moda, lleva un bombín marrón que suele dejar
a su lado, sobre el banco.
Durante prácticamente un año entero, y siempre
que el tiempo lo permitiera, cualquiera habría podido
encontrar al señor Zeta cada tarde en el parque, apartado de los caminos principales, en un rincón protegido por setos de carpe en el que, excepto por algunos
estorninos hambrientos, reinaba la calma.
Ninguno de nosotros sabría explicar cómo enta7
Reflexiones señor Zeta.indd 7
26/11/14 14:03
blamos conversación con el señor Zeta por primera vez.
En este contexto, nosotros se refiere a un grupo de paseantes reunidos por el azar que de vez en cuando nos
deteníamos a escucharlo. La mayoría proseguía su camino al cabo de un rato sacudiendo la cabeza. Otros le
hacían preguntas o se enzarzaban en largas discusiones
con él.
Al final sólo quedamos tres. ¿Por qué razón decidimos dar cuenta de nuestras conversaciones con el
señor Zeta a unos contemporáneos que no habían oído
hablar nunca de él? Naturalmente, él es el auténtico
autor de nuestro compendio, aunque, hasta donde
sabemos, nunca escribió negro sobre blanco ni una sola
de sus frases. De hecho, no podemos garantizar la corrección de nuestras anotaciones. Por un lado, porque,
como él mismo nos advirtió en más de una ocasión, la
memoria engaña; por otro, porque a menudo discutimos entre nosotros.
¿Qué predominaba en las apariciones del señor
Zeta, la timidez o la soberbia? ¿Realmente dijo tal o
cual cosa? Son imaginaciones tuyas, dice uno. Pondría
la mano en el fuego, replica el otro, y un tercero propone un pacto: que cada uno de nosotros escriba lo que
le parezca. Eso le habría gustado al señor Zeta; así que
nuestra troika se puso al fin de acuerdo.
8
Reflexiones señor Zeta.indd 8
26/11/14 14:03
1 La primera o segunda vez que nos encontramos, un
día de principios de abril en que los árboles se disponían
a poner fin a su prolongada huelga, dijo Z. que se preguntaba por qué nos deteníamos a escucharlo. No se
sentía lo suficientemente viejo como para tener discípulos, y estaba muy lejos de tenerse por un maestro.
Tampoco podíamos considerarnos hermandad, ya que
no le unía ningún lazo sanguíneo ni político con los
que allí nos habíamos congregado. Ni siquiera se veía
como un profesor; eso podría haber significado que ya
no tenía nada que aprender. Quizás a alguien le diera
por calificarlo de orador, pero para ello le faltaban la
práctica y una tribuna. Él no necesitaba ningún podio
y se esforzaba por expresarse con brevedad. Quien
anduviera en busca de un guía se había equivocado de
lugar, lo mismo que quien pretendiera reunir adeptos
a su alrededor. Al fin y al cabo, concluyó, todos nosotros
no éramos sino paseantes que sólo pretendían charlar
amigablemente un rato.
9
Reflexiones señor Zeta.indd 9
26/11/14 14:03
2 «Si logran dar con algo», dijo Z., «que despierta
su admiración, no escatimen ese impulso tan agradable.»
3 Dijo Z.: «Contradíganme, pero sobre todo contradíganse ustedes mismos. Uno sólo debe mantenerse fiel
a aquello que no dice.»
4 Uno de nosotros se decidió a hacerle una objeción.
«Habla usted con enigmas, y me temo que lo hace a
propósito. Desde luego, no puedo hablar por los demás,
pero yo personalmente preferiría que se expresara con
menos ambigüedad.»
«Me ha desenmascarado usted. Pero ¿acaso le parece que la ambigüedad es una simple manía? Le ruego
que no olvide que tenemos dos manos. Izquierda y
derecha, sin duda fáciles de confundir, pero desde luego no son lo mismo. Nuestra asimetría tiene sus ventajas. Se necesitan dos manos para lavarse, para cambiar
los pañales a un bebé o para coser un botón. Nuestras
facciones no presentan simetría especular; si alguien
copiara su fotografía de carné e intercambiara una
mitad con otra, no se reconocería en el collage resultante. O bien pruebe a taparse un ojo y luego el otro.
Descubrirá que su percepción es estereoscópica y que
el mundo se ve distinto según la perspectiva. También
el cerebro, por lo que me han contado, presenta dos
mitades muy diferentes. Concluyo de todo ello que el
anhelo de univocidad puede estar muy extendido, pero
está condenado al fracaso.»
10
Reflexiones señor Zeta.indd 10
26/11/14 14:03
5 A media tarde, mientras el autor de la réplica, un
joven licenciado muy irritable, daba vueltas a cómo
rebatir los argumentos de Z., empezó de pronto a nevar.
Era abril y nadie iba preparado para esa circunstancia,
excepto una distinguida y voluminosa señora que había
aparecido envuelta en un abrigo de visón. Los congregados maldecían, muertos de frío, se sacudían los copos
de nieve de los hombros y emprendían la huida. Ni
siquiera el joven erudito tenía ya ganas de proseguir
con la discusión, de modo que sólo el señor Z. permaneció sentado. La señora decidida fue la única que no
abandonó el lugar. Un señor muy callado, que había
estado presente desde el principio, se unió a ellos dos.
Llevaba un traje a medida bien cortado y unas gafas de
sol que no se quitaba nunca. Sólo un detalle desentonaba en su perfecta presencia: el pelo entrecano se le
ondulaba sobre la nuca, como si no hubiera tenido
tiempo de pasar por el peluquero. Aunque parecía
andar perfectamente, iba provisto de un bastón con el
puño de marfil.
La señora decidida observaba a los dos hombres en
silencio. La nieve revoloteaba ante sus ojos. Los tres
esperaron pacientemente a que despejara.
6 Al cabo de unos días, Z. respondió así a la pregunta
de qué pensaba acerca de la muerte: «Dado que, por lo
que veo, ninguno de nosotros está a punto de exhalar
el último suspiro, resulta prematuro hablar de ello.»
11
Reflexiones señor Zeta.indd 11
26/11/14 14:03
7 «Suele decirse en alemán: “Quien dice A, debe decir
B”,1 y así hasta el final del alfabeto. Quisiera pedir»,
dijo Z., «que al aplicar esta regla a mí se me deje al
margen.»
8 Sobre la fama, comentó Z.: «Sólo dentro de su pro-
pio autobús es famoso el famoso. Tan pronto como se
apee, descubrirá que fuera nadie ha oído hablar de él.»
9 Sobre el arte, hizo Z. la siguiente reflexión: «Por
mucha vehemencia que se ponga en desaconsejarlo a
los jóvenes, todo será en vano.»
10 «Espero, amigos míos, que no me atribuyan nin-
guna estrategia», manifestó Z. «No pretendo lavarles el
cerebro. Hay que guardarse mucho de los consejeros.
Son caros y presuntuosos, y sólo miran por sí mismos.
Como los militares del estado mayor, creen que es
posible prepararse para cualquier eventualidad imaginable. Espero que no me atribuyan una actitud similar.
Conmigo pueden estar seguros de que me quedo mis
decisiones para mí y les dejo las suyas a ustedes.»
11 En cambio, sobre la táctica, citó Z. a un chino del
siglo iv antes de Cristo: «Si eres fuerte, finge impotencia; si dispones de plenas energías, muéstrate indolente. Despierta la ira de tu enemigo y confúndelo. Muéstrate más débil de lo que eres y alimenta su soberbia.»
1. Expresión más o menos equivalente a la española «De
perdidos al río». (N. del T.)
12
Reflexiones señor Zeta.indd 12
26/11/14 14:03
Fly UP