...

El Señor me dio hermanos… - San Francisco y los Franciscanos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El Señor me dio hermanos… - San Francisco y los Franciscanos
ORDEN DE LOS HERMANOS MENORES
CONVENTUALES
El Señor
me dio
hermanos…
TERCERA ETAPA 2007-2008
VIII CENTENARIO
DE LA FUNDACIÓN DE LA ORDEN
1209-2009
ORDEN DE LOS HERMANOS MENORES CONVENTUALES
“El Señor
me dio hermanos…”
TERCERA ETAPA 2007-2008
VIII CENTENARIO DE LA FUNDACIÓN DE LA ORDEN
1209-2009
“El Señor me dio hermanos…”
“Y los que venían a tomar esta vida,
daban a los pobres todo lo que podían tener…
Y no queríamos tener más”
[Test 16-17]
1. Queridos hermanos, con el saludo de paz abro esta Carta,
que marca la tercera etapa en el camino hacia el octavo Centenario de la Fundación de la Orden (1209-2009). En las Cartas anteriores ya nos hemos referido en distintas ocasiones a la gracia de
este aniversario jubilar, que nos permite repasar los orígenes de
nuestra Orden y nos ayuda a volver a encontrar en nosotros “la
chispa inspiradora de la que parte nuestro seguimiento”, que es “sólo
una respuesta de amor al amor de Dios”1.
En el documento programático “Seguir a Cristo con Francisco,
hoy”2 se presenta esta tercera etapa como una profundización de
la reflexión sobre el tema que distingue la experiencia espiritual
de Francisco de Asís: “la fraternidad evangélica: lugar-signo de la novedad de vida en Cristo” y, más concretamente, “los comienzos de la
vida en fraternidad y de la misión apostólica basada en el Evangelio”3.
En estas expresiones podemos destacar dos puntos principales a partir de los que podemos empezar nuestra reflexión, y que
Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida
Apostólica (CIVCSVA), Instrucción Volver a empezar desde Cristo, Roma 19 de
mayo de 2002, n. 22.
2 Cf. Orden de los Hermanos Menores Conventuales, Seguir a Cristo con
Francisco, hoy – Itinerario para vivir en comunión fraterna el Centenario de
los orígenes del carisma franciscano (2005-2009), Roma 2005.
3 Ib., p. 16.
1
3
TERCERA ETAPA (2007-2008)
¡El Señor os dé la paz!
podemos tener como referente para el camino de la fraternidad de
la Orden en este año 2007-2008.
1. la fraternidad evangélica.
2. la misión apostólica.
Antes de entrar en el meollo de nuestras reflexiones quisiera
llamar la atención acerca de dos adjetivos que caracterizan la fraternidad y la misión, respectivamente: evangélica y apostólica.
Ambos resumen el sentido último del seguimiento a Cristo, que
nace de la escucha acogedora del Evangelio, engendrando una
comunión de hermanos que se hacen “apóstoles”, es decir enviados a a anunciar la Palabra misma. Una fraternidad es auténticamente evangélica, o sea convocada por Jesucristo a vivir según el
Evangelio, si es al mismo tiempo apostólica, es decir, capaz de
anunciar.
La fraternidad evangélica:
lugar-signo de la novedad de vida en Cristo
No así vosotros
2. La fraternitas se desarrolló en torno a Francisco a partir de su
misma experiencia personal de encuentro con Cristo y de conversión de vida, “desde que empezó a hablar en público con una eficaz
fuerza persuasiva, la situación empezó a cambiar, de modo que algunos
decidieron seguir su ejemplo”4.
Es ahí donde hay que volver a encontrar el sentido de la fraternidad franciscana: una relación que no reside en un ideal abstracto, sino en las relaciones mutuas de cada cual respecto a cada
uno; sólo hay que recordar el relato de las fuentes biográficas relativas a la llegada de los primeros hermanos. Con la presencia
de los hermanos se planteaba la necesidad de una forma de organización en la que inspirarse, y del Testamento podemos deR. Manselli, San Francesco d’Assisi – Editio maior, Cinisello Balsamo (Milán),
2002, p. 151.
4
4
Luca 22, 24-27
Entre ellos hubo también un altercado sobre quién de ellos parecía
ser el mayor. 25El les dijo: «Los reyes de las naciones las dominan como
señores absolutos, y los que ejercen el poder sobre ellas se hacen llamar
Bienhechores; 26pero no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros
sea como el más pequeño y el que gobierna como el que sirve. 27Porque,
¿quién es mayor, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es el que está
a la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve.
24
En la estructura de este texto podemos resaltar tres aspectos
que trazan el cuadro de la fraternidad evangélica de los apóstoles reunidos alrededor de Jesús, y que nos dan también la ocasión
para reflexionar, ya que nuestras fraternidades no están exentas
de la misma dinámica:
Cf. Orden de los Hermanos Menores Conventuales, Seguir a Cristo con
Francisco, hoy – Itinerario para vivir en comunión fraterna el Centenario de
los orígenes del carisma franciscano (2005-2009), Roma 2005, n. 11.
6 Celano, Vida primera, XXX, 84.
5
5
TERCERA ETAPA (2007-2008)
ducir que vivir según la forma del santo Evangelio viene después del
don de los hermanos, de modo que Francisco consulta el Evangelio
con sus primeros compañeros. Para la fraternidad él no se deja
guiar por la vida de los apóstoles y tampoco por la de la primera
comunidad de Jerusalén, sino directamente por Jesucristo, el Hijo
de Dios, por cómo él vivió y se comportó en la Tierra. De modo
que la primera fraternidad franciscana se inspiró en la vida de
Cristo y en el modelo evangélico. “La pobreza, la minoridad, la contemplación y la vida de oración, tanto en la liturgia como en la oración
personal sencilla y espontánea, el trabajo humilde, el testimonio y el
anuncio evangélico son las coordenadas esenciales de la comunión y la
capacidad significante de la fraternidad franciscana”5.
El texto evangélico que deseo proponer para nuestra reflexión
es uno de los preferidos de Francisco, y forma parte de aquella
Palabra que el Seráfico Padre llevaba profundamente grabada en su
memoria6, y que aparece de vez en cuando en sus Escritos, como
una verdadera experiencia de fraternidad:
a) la discusión: v. 24
b) la relación recuperada: vv. 25-26
c) el modelo de la relación: v. 27.
a) La discusión: el conflicto entre hermanos.
Estamos en el contexto de la Última Cena, cuando Jesús acaba de
partir el pan de su Cuerpo, ha ofrecido el cáliz de su Sangre (Lc 22,
14-20) y ha anunciado la traición de Judas (22, 21-23). El evangelista
describe estos gestos de Cristo creando un clima más bien dramático. Los discípulos parece que no advierten este dramatismo, y discuten acerca de quién de ellos podía ser considerado el mayor. Se repite
la escena de Lc 9, 46-48, cuando Jesús anunció su pasión; también
entonces los discípulos habían respondido a la dramática situación
con la misma discusión: quién de ellos sería el mayor (9, 46).
La palabra griega para expresar discusión (literalmente: pelea)
es la misma en ambos contextos –philoneikia–, y quiere decir
“amor por la victoria”. Con ella se define el ansia de vencer, el deseo
de prevalecer sobre el otro, origen de toda guerra o lucha. Se trata
de afirmarse a sí mismo en perjuicio del otro. Todas las divisiones
entre los hombres encuentran aquí su origen.
La pelea va unida al motivo de la discusión: quién de ellos parecía ser el mayor. El verbo “parecer” en griego tiene el sentido de ser
considerado, ser estimado; es decir, afirmarse ante los demás. Es interesante ver que aquí también, como antes, los términos de la división que embarga a la fraternidad se deben al deseo de
sobresalir sobre el otro.
b) La relación recuperada: “no así vosotros”.
A la discusión siguen las palabras de Jesús, que lee e interpreta
lo que está sucediendo entre los discípulos con una sencilla y eficaz metáfora: Los reyes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los que ejercen el poder sobre ellas se hacen llamar Bienhechores.
Reyes y bienhechores son dos categorías sociales que ejercen funciones de mando y que establecen relaciones de sometimiento, estableciendo así distancia y diferencia. La fraternidad en la Biblia
6
c) El modelo de la relación: el siervo.
Las palabras que siguen a la metáfora, en paralelo con el evangelio de Juan después del lavatorio de los pies ([Jn 13, 12-17], ex7
TERCERA ETAPA (2007-2008)
es siempre un lugar de relaciones difíciles, porque es el ámbito
donde se manifiestan alteridad y diferencias. Desde el rey hasta
el esclavo, todos son hermanos; sin embargo, ambas instituciones
desmienten la igualdad y el carácter confidencial de las relaciones
fraternas. Volviendo a nuestro texto, la discusión/pelea entre los discípulos es la prueba mejor de estos juegos de poder que se dan
también, a veces, en nuestras fraternidades: competencia, rivalidades, envidias, celos, egoísmos y protagonismos.
La aclaración de Jesús devuelve a los discípulos a la realidad de
la relación fraterna: “no así vosotros”, pues la fraternidad es un don
que proviene de la acogida del Evangelio y del seguimiento de
Cristo. Si, además, ponemos atención al sentido de la traducción
literal de este versículo, podemos captar en la afirmación de Jesús
un matiz que nos lleva a una mayor comprensión: “para vosotros
no sólo no es así, sino, más bien, quien sea el mayor entre vosotros se
haga como el más pequeño, y quien gobierna, como el que sirve”. Es
decir, se trata de una situación que, partiendo de una realidad –
no así– está en camino de ser otra cosa –sino, más bien–. Es como si
se dijera: sed lo que realmente sois: quien es mayorpequeño e
quien gobiernaservo. Detengámonos a examinar estas cuatro palabras que definen las relaciones en la fraternidad: las dos primeras se refieren a las funciones de la autoridad de gobierno de
la comunidad, y los otros dos al estar sometidos a la comunidad.
Frente a la política de dominio que ejercen reyes bienhechores,
Jesús propone la estrategia del servicio, en la que ya no cuenta ni
la función, ni el poder, ni la valía personal, sino el reconocimiento
de los demás y la renuncia a los propios derechos. No es difícil
darse cuenta del alcance “revolucionario” de semejante disponibilidad incondicional para el servicio, que, por gracia de Dios, distingue al grupo de los discípulos. La fuente de semejante actitud
hay que buscarla en la de Jesús, en el acto de entregarse a los hombres, expresado poco antes en la Eucaristía.
presan el modelo de discípulo respecto a la fraternidad: el siervo,
que en el texto griego es llamado diácono. Esta imagen nos lleva al
centro del misterio de Cristo, siervo, a la vez, del Padre y de los
hermanos. El evangelista Lucas nos conduce, pues, al gran icono
del mandamiento nuevo expresado por Cristo a los pies de los discípulos en el acto de lavárselos. Esa es la clave de la existencia
cristiana y de la fraternidad evangélica. Al contrario que el
“mundo”, que deforma las relaciones entre hermanos con la búsqueda de éxito y de dominio, el discípulo de Cristo es un hombre
que tiende plenamente al don de sí mismo en el servicio humilde
a los hermanos, y que en toda ocasión se considera y se comporta
como un servidor de los demás.
Eso es, en resumen, lo que Francisco de Asís quiso expresar,
cuando dio a la fraternidad el nombre de Hermanos Menores7.
“Yo estoy entre vosotros como el que sirve”; he ahí, por tanto, la
imagen evangélica en la que hay que leer las relaciones fraternas
en la comunidad: el Cristo siervo, el que “se humilla a sí mismo…,
haciéndose obediente”8. De ese modo se relacionan con el siervo dos
dimensiones imprescindibles desde la fraternidad: la pobreza y la
obediencia, las dos coordenadas del misterio de la Encarnación del
Verbo de Dios, que se “despojó de sí mismo, asumiendo la condición
de siervo”.
El servidor de Dios y de los hermanos: las Admoniciones
3. Con la imagen evangélica del servo quisiera proponer la lectura de un segundo texto che nos ayude a comprender mejor sus
características, un texto entresacado de las Admoniciones de San
Francisco9. Desde distintas perspectivas y con gran realismo,
Francisco presenta en ellas las características del hermano menor
y de la fraternidad franciscana. Naturalmente no podemos leer
aquí las 28 Admoniciones de las Fuentes Franciscanas, pero es
7
8
9
8
Cf. Rnb V, 9-13.
Cf. Fil 2, 6-11.
Cf. FF 141-178.
Admonición V
Hombre, considera en cuán grande excelencia te ha puesto el Señor
Dios, pues te creó y formó a imagen de su querido Hijo según el cuerpo y
a semejanza suya según el espíritu (cf. Gén 1,26). Y todas las criaturas que
están bajo el cielo sirven, conocen y obedecen, a su manera, a su Creador
mejor que tú. Y ni los mismos demonios no lo crucificaron, sino que fuiste
tú con ellos, y aún lo crucificas al deleitarte en vicios y pecados.
Cf. Grado G. Merlo, Ammonizioni, in Francesco d‘Assisi, Scritti, Padua 2002,
pp. 441-445.
11 F. P. Messa-L. Profili, Il Cantico della fraternità, Assisi, 2003, pp. 17-18.
12 C. Paolazzi, Lettura degli Scritti di Francesco d’Assisi, Milán 1987, p. 113
13 Cf. K. Esser, Gli Scritti di S. Francesco d’Assisi, Padova 1982, pp. 83-149.
10
9
TERCERA ETAPA (2007-2008)
bueno tener presente que su género literario es del tipo de reportationes de dicta o verba, y se caracterizan, por tanto, como tales.
Por eso son dichos sapienciales breves y simples, recogidos o escritos por los mismos destinatarios bajo forma de transcripciones,
pronunciados para exhortación y formación de los hermanos10.
Entre las Admoniciones se pueden distinguir algunas encabezadas
por una cita bíblica, y otras que giran en torno a algunos conceptos de la Escritura. Este modo de proceder es semejante a los Apophtegmata Patrum. Sólo que, si a éstos podemos definirlos como una
“guía práctica para la experiencia de Dios en el desierto”, las Admoniciones son, en cambio, una “guía práctica para la experiencia
de Dios en la fraternidad”11. De hecho, la fraternidad es para Francisco el lugar de encuentro con Dios, y las Admoniciones son la
carta magna de la vida fraterna, que se funda sobre la base de una
vida llevada a la máxima pobreza, con una constante referencia a
Cristo12. Dentro de esta ley fundamental’, Francisco traza con muchos rasgos individuales su imagen ideal del hombre cristiano,
del servus Dei, del frater minor13.
La trama que unifica y sirve de fondo al conjunto de las Admoniciones es la kénosis, el “vaciamiento” de Cristo, el ser Siervo,
su pobreza redentora y, por consiguiente, “ser criatura nueva” [Gal
6, 15]. Sólo desde esta dimensión se pueden echar los cimientos de
una verdadera fraternidad evangélica.
¿De qué, pues, puedes gloriarte? Pues, aunque fueses tan agudo y
sabio que tuvieses toda la ciencia (cf. lCor 13,1-4) y supieses interpretar
toda clase de lenguas (cf. lCor 12,28) y escudriñar agudamente las cosas
celestiales, no puedes gloriarte de nada de eso; pues un solo demonio
sabía de las cosas celestiales y sabe ahora de las terrenas más que todos
los hombres, aunque hubiese alguno que recibiera del Señor un conocimiento especial de la suma sabiduría.
Asimismo, aunque fueses el más hermoso y rico de todos y aunque hicieses tales maravillas que pusieses en fuga a los demonios, todo eso te
es perjudicial, y nada te pertenece y de nada de eso puedes gloriarte.
En esto nos podemos gloriar: en nuestras enfermedades (cf. 2Cor
12,5) y en cargar diariamente la santa cruz de nuestro Señor Jesucristo.
Este texto, en apariencia, no habla de fraternidad, sino que se
dirige al individuo y a su experiencia de vida y de fe; pero, a través de de una serie de reflexiones, lleva a cada hermano a mirarse
en la luz de Cristo y a vivir el mandamiento nuevo con una sabiduría que brota de la cruz de Cristo.
Como en el texto de S. Lucas, aquí también podemos distinguir tres aspectos, resultado de una lectura atenta de lo que Francisco nos propone:
a) la visión del hombre: vv. 1-4
b) la raíz del pecado: vv. 5-7
c) la gloria del hombre: v. 8
a) La visión del hombre.
Comienza el texto con una invitación a mirarse a la luz de Dios:
“considera”. Somos obra de Dios y este es el sentido de nuestra
vida: dirigiendo la mirada a nuestra humanidad, Francisco nos
lanza a repasar las primeras páginas de la Biblia: Dios nos ha creado y formado “a imagen de su querido Hijo según el cuerpo”, y
añade:” y a semejanza suya según el espíritu”. Lo que Francisco propone en estas líneas es una nueva visión del hombre, una dimensión que nos lleva a mirarnos siempre, cada día, con esta mirada
positiva. Mi cuerpo de ahora reproduce el cuerpo de Cristo, mi espíritu está hecho a semejanza suya. Dios nos ha dado esta “gran excelencia” que ilumina mi vida y cada relación con los hermanos.
10
b) La raíz del pecado.
Pero, en realidad, ¿qué es lo que nos hace entrar en la dinámica
de la búsqueda de uno mismo y, por consiguiente, del pecado?
Francisco se manifiesta aquí como un profundo conocedor del espíritu humano: sin el Amor de Dios en el hombre, “sin la caridad”
[cf. 1Cor 13, 1ss.] no hay nada en el hombre, de nada sirven ni siquiera los dones más sublimes. Luego pasa lista a las distintas
manifestaciones del saber: la inteligencia, que aquí tiene el signi11
TERCERA ETAPA (2007-2008)
Esta dignidad perdura incluso cuando yo caigo en el pecado –
sigue diciendo en la Admonición–; y para expresar la grandeza de
la humidad el Santo usa una expresiva imagen, presentándonos
la armonía de las criaturas que “sirven, conocen y obedecen, a su manera, a su Creador”. Toda la creación sabe lo que tiene que hacer y
realiza su servicio con obediencia y sumisión al Creador, “mejor
que tú”. El único ser dotado de inteligencia y sabiduría es el hombre, el único también capaz de no escuchar la voz del Señor, e incluso de crucificarlo “al deleitarte en vicios y pecados”. El texto
resalta la responsabilidad de cada uno de nosotros. Tres son las
características que definen el rechazo del hombre a verse y a vivir
a la luz de Dios: los vicios, los pecados y el deleitarse. En los Escritos de Francisco encontramos a menudo el binomio vicios-pecados, pero son dos palabras distintas, porque “vicios” se refiere a
las malas inclinaciones, las pasiones egoístas y los impulsos que
hay en nosotros y sobre los que no tenemos un completo dominio,
mientras que “pecados” quiere decir que hay acciones concretas y
deseadas que, al cometerlas, desfiguran la imagen de Dios, que
somos nosotros, al tiempo que arruinan la relación con Dios y con
los hermanos. El verbo “deleitarse” es lo que define el sentir placer en la satisfacción inmediata de las propias inclinaciones, buscando una liberación y una realización personal. Por eso, en las
palabras de Francisco, estas expresiones significan replegarse en
sí mismo con la ilusión de ser autosuficientes, de auto-realizarse
al margen de la comunión con Dios y con los hermanos. Y Francisco, llegado a este punto, nos deja con una pregunta: “¿De qué,
pues, puedes gloriarte?”
ficado de “sutileza espiritual” (texto latino: ese subtilis); la sabiduría,
como experiencia de vida; la ciencia, como variedad de conocimientos. A éstas, Francisco añade también los dones espirituales:
la interpretación de lenguas y la capacidad de escudriñar agudamente
(subtiliter) las cosas celestiales, es decir, la penetración teológica y
la comprensión de los misterios. “no puedes gloriarte –dice el textode nada de eso”, como tampoco de la hermosura, de la riqueza ni de
todas las facultades extraordinarias, como la de hacer “tales maravillas que pusieses en fuga a los demonios”, y añade, con una expresión bastante enérgica: “todo eso te es perjudicial, y nada te
pertenece”. Francisco toca aquí, con gran agudeza de penetración,
las raíces del pecado: dejar de aceptarse como obra de Dios y
apropiarse de todos los dones de él recibidos.
c) La gloria del hombre.
Así llegamos a la respuesta a la pregunta que quedó en el aire:
“podemos gloriarnos de nuestras enfermedades”. La única realidad
propia del hombre es la de ser una criatura limitada, frágil, mortal, dependiente de su Creador; gloriarse de esto es reconocer la
propia pobreza y, por tanto, ser agradecidos por lo que Dios nos
da y estar abiertos al don de los hermanos, manifestación concreta
de la presencia del Señor. Por lo demás, el motivo para gloriarse
hay que buscarlo en el seguimiento de Cristo crucificado: “cargar
diariamente la santa cruz de nuestro Señor Jesucristo”.
Fraternidad evangélica
4. Si ahora comparamos lo que ha dicho el Evangelio y lo que
destaca la quinta Admonición, tenemos una representación de la
fraternidad evangélica a partir de las dinámicas individuales,
hasta llevar a las comunes que no sólo caracterizan nuestro vivir
ad intra, sino que trazan nuestro ser anuncio del Evangelio en la
misión.
a) En el texto evangélico hemos examinado el contexto de la
discusión entre los discípulos en la mesa eucarística con Jesús; el
12
b) La Admonición sugiere un camino de discernimiento que nos
lleve a descubrir las raíces del pecado: se trata de entrar en nosotros mismos y descubrir que somos frágiles criaturas, inclinadas
al mal, si no hacemos sitio al amor de Dios, derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado” [Rm 5,
5]. Ese amor es el que nos permite reconocer nuestro límite y la
alegría del don del hermano, como un don aún mayor que mis
capacidades: “inteligente y sabio…, toda la ciencia…, interpretar todas
las lenguas y escudriñar agudamente las cosas celestiales… más her13
TERCERA ETAPA (2007-2008)
conflicto objeto de su pelea es establecer quién es el mayor; es una
auténtica discusión que no tiene en cuenta ni siquiera lo que está
ocurriendo en ese momento: la entrega eucarístico de Jesús. El
motivo de este deseo de sobresalir los unos sobre los otros podemos leerlo en la visión distorsionada que se tiene de Dios, de sí
mismos y de los otros. El texto de la Admonición de Francisco es
revelador: ¿cuál es la visión del hombre que subyace en las relaciones fraternas? ¿Cuáles son los signos concretos con que miramos
al hermano como don, por ser imagen de Cristo? No es una pregunta retórica insignificante, sino buscar el sentido de nuestro
vivir en comunidad. Nunca lograremos acoger al otro, si no lo
miramos a la luz de Dios; de lo contrario, cualquier palabra, cualquier gesto serán malinterpretados, aún antes de expresarlos. Y en
nuestras fraternidades tal vez nos cuesta dialogar y reunirnos
porque no tenemos una mirada pura sobre el otro. Francisco parece
decir que la causa de esta dificultad para comunicarse hay que
buscarla en el creerse mejores que nadie, en el arrogarse los dones
recibidos y en el utilizarlos como motivos para ser más grandes
que los demás hermanos; y, sobre todo, en el creerse víctimas de
injusticias si estos dones no se reconocen ni se aprecian. Con las
palabras de la Admonición V podemos decir que dejamos salir
nuestros vicios, guiados por ellos, no logramos dialogar con los
hermanos y, mucho menos, no conseguimos tener una visión positiva del hombre, del hermano que tenemos delante. El replegarse en sí mismo y la búsqueda de la propia independencia y
autonomía son el fruto de este afán de dominio.
moso y rico de todos y aunque hicieses tales maravillas que pusieses en
fuga a los demonios…”. Esta es una lista que recoge todas nuestras
excusas, incluso las más camufladas de espiritualidad, una lista
que expresa muy bien nuestros deseos ocultos de ser reconocidos
por la fraternidad como “reyes y bienhechores” de todos.
c) “Yo estoy entre vosotros como el que sirve”. Estas palabras de
Jesús nos ofrecen la perspectiva de un camino concreto de conversión personal y de fraternidad. Francisco sugiere la modalidad de este “servicio” de Jesús, cargando “cada día la santa cruz”.
Pero “cruz” no es la injusticia que nos hacen los demás; definiéndola con otras palabras podemos decir que “cruz” es seguimiento,
evangelio, eucaristía, entrega de sí mismo, sumisión, escuchar al
hermano, compartir, pobreza, misión. El servicio, pues, es identificarse con Cristo pobre y crucificado, siervo a los pies de cada
hombre. La fraternidad evangélica tiene ante el mundo el mandato de este testimonio: es icono de Cristo pobre y obediente.
La lectura del texto evangélico y su comparación con la Admonición V nos han permitido captar las líneas esenciales del ser fraternidades evangélicas mediante el vuelco de aquellos valores
que no podemos decir que pertenecen solamente al “mundo”,
porque tenemos que admitir, con un discernimiento personal sincero, que habitan en nosotros y que se nos presentan siempre
vivos y cautivadores en las diferentes situaciones de la vida. Pero
es bueno que recordemos que la fraternidad no es para Francisco
el fruto de un esfuerzo ascético personal de lucha contra estas
“malas intenciones” que salen de lo profundo de nosotros14. Para el
Seráfico Padre la fraternidad es posible por la Paternidad de Dios,
de la que el Hijo, Cristo, es el revelador. En el comienzo de su experiencia está la iluminación fundamental, que le permite leer
cada cosa de una manera nueva: la gratuidad del amor de Dios.
Esto le cambia todo, y todo tiene un significado diferente, una
nueva motivación; Francisco es el hombre fraterno porque intuye
que todo tiene un origen común: el amor del Padre, altísimo, om14
Cf. Mc 7, 20-23.
14
15
16
Cant.
Cf. Rb X, 8: FF 104.
15
TERCERA ETAPA (2007-2008)
nipotente y buen Señor15. La fraternidad evangélica es, pues, don
de amor al Padre en Cristo Jesús, vivida gracias a la presencia del
Espíritu Santo “y a su santa actuación”16. Eso no significa, por supuesto, que nosotros estemos exentos de cualquier compromiso;
el texto evangélico y el fragmento franciscano nos han dado
orientaciones claras que no hay que minusvalorar en a nuestro
camino personal y de fraternidad.
Por eso quiero recordar aquí algunos rasgos de la fraternidad
evangélica, para que pueda ser el lugar-signo de la novedad de vida
en Cristo:
- Ser hermanos no depende de una elección, como sucede con los
amigos; no es una elección, sino una acogida, requiere el reconocimiento y la acogida del otro como hermano. Eso significa
que la experiencia de la fraternidad no entra en el ámbito de lo
que yo pudo realizar con mi voluntad, con el esfuerzo de mis
manos o con la fantasía de mi inteligencia, sino que tiene siempre la dimensión de don que me precede y, por tanto, también
la dinámica de una vocación que me llama y me interpela personalmente. Recordemos: “El Señor me dio hermanos”; ese es el
rasgo característico de nuestra Orden, una fraternidad donada.
- En la fraternidad está también inscrito el tema de la reciprocidad, la cual, sin embargo, en la Biblia (que tiene una visión nada
ideal de la fraternidad; su visión es, por el contrario, muy desencantada) aparece siempre débil, fácilmente descuidada, por
ser el ámbito donde se manifiestan la alteridad y la diferencia.
La fraternidad se ve a menudo como el lugar más expuesto al
estallido del conflicto o, cuando menos, de las dificultades. En
cualquier modo, la acogida del hermano pasa siempre por el reconocimiento de su diversidad.
- Otra característica de la fraternidad es la esfera de pertenencia;
hay un “dentro” y un “fuera”: el dentro de la fraternidad crea
siempre intimidad, sentido de pertenencia, profundidad en las
relaciones indispensables para la maduración de la persona, y
donde la caridad no es una realidad abstracta y desencarnada,
sino que se hace concreta y personalizada, lugar donde el amor
se hace palabra, mirada, aceptación, gratuidad17.
- Una última característica típica de la experiencia de fraternidad
es que a través de ella el otro me transforma en una nueva identidad. En el momento en que llamo “hermano” al otro, incluso
me doy a mí mismo un nombre nuevo, precisamente el de hermano. Reconocer que se tiene un hermano quiere decir entrar
en un nuevo conocimiento de sí mismos.
Acogida, reciprocidad, pertenencia, identidad: son cuatro palabras
que tejen nuestra vida fraterna evangélica, que excluyen toda posible expresión de poder y de “grandeza”, y requieren, por el contrario, la actitud evangélica del más pequeño y del siervo/diácono,
de la obediencia y de la pobreza.
Es la cuestión del clima donde vivir las relaciones, donde verificar los propósitos y deseos, donde desempeñar los compromisos, donde crecer sanos. Si en la experiencia del amor de Dios y
del prójimo confluye toda obra buena, entonces la puerta que
lleva más directamente a dicha experiencia en la vida diaria concreta no es sino la obediencia mutua, como también sugieren los
Padres: “En todas las Escrituras yo no veo que Dios tenga otra voluntad acerca del hombre, sino que se humille en todo ante su prójimo, que
renuncie en todo a su voluntad, que suplique su auxilio sin cesar y
guarde sus ojos del sueño del olvido”18. No es que sea fácil, pero resulta profundamente verdadero. Cuando pedimos en el Padre
Nuestro que se haga la voluntad de Dios, pedimos ante todo experimentar el amor benevolente del Padre para con nosotros, experimentar el amor de salvación que Dios siente por los hombres,
que se expresa en la gracia de la fraternidad realizada. Sin esto
no se puede vivir con alegría, no se podrá practicar con gozo
No hay más que leer algunas páginas de las fuentes biográficas, donde se
describen las fraternidades de los orígenes; por ejemplo, 1Cel 39-40.
18 Isaias de Escete.
17
16
17
TERCERA ETAPA (2007-2008)
mandamiento alguno, ni gustar el reino de Dios. Cada hermano
comparte la responsabilidad por la vida y el clima de la fraternidad. La base es la confianza que tendremos que tener el uno con
el otro. Seamos libres y responsables.
Querer ser grandes siguiendo al Señor lleva consigo el deber de
servir. Servir quiere decir cumplir con los hombres aquella “voluntad de benevolencia” del Padre que se realiza perfectamente en
Jesús. Cumplir la voluntad de benevolencia: hacer resplandecer como
sea, en cualquier condición, aquel amor de Dios por los hombres
en el que reside la dignidad y libertad de ellos. Se trata de realizar
una grandeza que sepa liberar la dignidad de los hombres, revelándoles que no sólo son objeto de amor, sino sujetos de amor. El
servir ofrece también esta redención: libera la dignidad de los
hombres y hace brillar la presencia del Señor. Y si no conduce a
eso, quiere decir que el servicio realizado es aún demasiado humano, generosidad sentimental o deseo de autoafirmación.
Demasiado a menudo tendemos a considerar estas reflexiones
como algo abstracto, desarraigado de la trascendencia de la vida
y, debido a eso, nos sentimos autorizados a descuidar nuestro
compromiso evangélico. La celebración del Centenario se vuelve
entonces una verdadera ocasión de gracia para recuperar en la
praxis diaria un compromiso de vida auténtico, que transformará
profundamente todo aspecto de nuestra vida, por dentro y por
fuera. No nos asiste el derecho de tener una fraternidad evangélica, pero tenemos el deber de pedir la gracia de hacer todo lo que
depende de nosotros para que la fraternidad pueda llegar a ser
lugar-signo de la novedad de Cristo.
La misión apostólica basada en el Evangelio
5. En el Capítulo general que hemos celebrado este año hemos
manifestado que la expresión “Formación para la Misión” puede resumir y expresar –en este tiempo de gracia que la bondad del Señor nos
concede vivir– la posible prioridad de la Orden para este sexenio (hasta
1213)19. Por tanto, quiero llamar la atención de todos sobre esta
prioridad en esta Carta que nos acompañará en el camino de la
tercera etapa hacia la celebración del Centenario.
La reflexión sobre la fraternidad, que ocupa la primera parte de
la Carta, ha puesto la base para la formación para la misión, sin la
cual resultaría vano cualquier testimonio misionero: Sabemos que
nuestra misión tiene una raíz trinitaria, que brota de la única misión
del Hijo de Dios, Jesucristo, enviado del Padre. En la raíz de los signos
de los tiempos, el acercamiento franciscano a la misión en cualquier cultura y situación de vida consiste hoy, además que en el anuncio, en el testimonio de una genuina vida fraterna de minoridad y de servicio en la
Iglesia local y en la Orden20.
El riesgo más frecuente en el que caemos al hablar de misión es
el de tratar de definirla con relación a lo que se hace o en su actividad concreta, como si todo se agotara en una “cantidad” de
cosas hechas o de “conversiones” realizadas. Para Francisco no
es así: él no describe las actividades de los hermanos, o los servicios que prestan, sino su manera de vivir. En la Regla bulada leemos, efectivamente: “Aconsejo, amonesto y exhorto en el Señor
Jesucristo a mis hermanos que, cuando van por el mundo, no litiguen ni
contiendan de palabra ni juzguen a otros; sino sean apacibles, pacíficos
y mesurados, mansos y humildes, hablando a todos decorosamente, como
conviene.”21.
Esta exhortación se complementa con la de la Regla no bulada:
“Y los hermanos que van [entre sarracenos u otros infieles], pueden
Cf. Capítulo general 2007, “Formar para la Misión” – Elementos para un proyecto sexenal para la Orden.
20 Ib.
21 Rb III.
19
18
22
23
Rnb XVI, 5-7: FF 43.
Cf. Misal Romano, Prefacio ordinario VIII.
19
TERCERA ETAPA (2007-2008)
comportarse entre ellos espiritualmente de dos modos: uno, que no promuevan disputas y controversias, sino que se sometan a toda criatura
por Dios y confiesen que son cristianos; otro, que cuando les parezca que
agrada al Señor anuncien la palabra de Dios, para que crean en Dios
omnipotente, Padre, e Hijo, y Espíritu Santo, creador de todas las cosas,
y en el Hijo, redentor y salvador, y para que se bauticen y hagan cristianos, porque, a menos que uno renazca del agua y el Espíritu Santo, no
puede entrar en el reino de Dios.”22. Se contienen aquí las características del hermano menor en misión: un hombre fraterno y universal,
dispuesto a la benevolencia, que se impone, dispuesto para el servicio, constructor de paz. Se completa el cuadro con la indicación
del modo cómo el hermano menor va por el mundo: comportarse espiritualmente –dice– de dos modos”. El primero es el estilo de vida
según el modelo de las bienaventuranzas; el segundo modo es el
anuncio público del Evangelio, que se realiza cuando les parezca
que agrada al Señor. En las palabras de Francisco está la afirmación
de que la vida misma del misionero es la Palabra viva del Reino.
No se trata de proclamar que el Reino de Dios está cerca, sino que,
mediante la presencia de los hermanos, ya está en medio de nosotros, y es la fraternidad evangélica la que se convierte en su signo
concreto y eficaz, que confirma el testimonio. Entonces, ¿qué es la
misión para Francisco y para los hermanos menores? Es abrir el
corazón del hombre al don de Dios, al Espíritu del Señor; e rechazo de todo poder; es proclamación de Dios que se encarna
para hacerse compañero de todo hombre llagado por el sufrimiento23. La misión de los Hermanos consiste, entonces, en la proclamación del misterio de Dios, de su amor todopoderoso y de
todo lo que el descubrimiento de esta realidad realiza en la vida
de aquellos que lo acogen: escucha y conservación de la Palabra,
conformidad con el Evangelio y constante fidelidad, proclamación hecha fundamentalmente con la vida, acompañada y explicada con la palabra. El corazón de la misión es eso; todo lo demás,
las estructuras, las diferentes iniciativas, están al servicio de ese
mensaje.
La intuición misionera de Francisco, basada en el respeto y dignidad de las personas, de las culturas, de las tradiciones, nos
anima a atrevernos cada vez más con nuevas iniciativas, conforme a las necesidades de nuestro tiempo de hoy. Tenemos que
tener presente lo que los hermanos reunidos en el Congreso Internacional Misionero de la India, de enero de 2006, nos han señalado, leyendo la historia actual. “El mundo en que vivimos muchos
de nosotros está caracterizado por el fenómeno del secularismo, la indiferencia y, sobre todo, la globalización. Todo eso produce muchas veces
una profunda crisis de valores humanos, religiosos, sociales y culturales. Crea además un deterioro de la situación económica, que aumenta la
pobreza, la injusticia, la exclusión de muchos del uso de los bienes, y el
flujo migratorio a Occidente y a las grandes ciudades. Estos fenómenos
aceleran los procesos de internacionalidad y pluralidad cultural, los cuales, sin embargo, no van casi nunca acompañados de un verdadero diálogo intercultural. Son situaciones que interpelan a la Iglesia y a la vida
religiosa y, por tanto, también a nuestra Orden, y nos exigen un cambio en nuestro ‘estar en misión’”24.
De todo esto deriva, en concreto, que se hagan opciones y se establezcan algunas prioridades, para que se cuide la “formación
para la misión”, tanto en el aspecto personal de cada hermano,
como en el de la fraternidad de la Orden.
Me parece oportuno traer aquí algunos aspectos que son fundamentales para conseguir una mejor formación para la misión:
- Una mayor armonía entre vida de oración y vida apostólica;
sin olvidar que la fuente de nuestra misión es el encuentro diario y prolongado con el Señor Dios.
- Vivir la experiencia de la, misión como fraternidad y cuidar con
ánimo renovado la formación del “hermano”, con la finalidad
Carta a todos los hermanos e la Orden, “No podemos callar lo que hemos visto
y oído”, Congreso Internacional Misionero OFMConv. Kerala (India), 21 de
enero de 2006.
24
20
-
-
-
Cf. Capítulo general 2007, “Educar para la Misión” – Elementos para un proyecto sexenal de la Orden.
26 Ib., pp. 198-199.
25
21
TERCERA ETAPA (2007-2008)
-
de una mejor comprensión de su identidad y situación en la
vida fraterna.
Educarse para un uso responsable, sano y pobre de los medios
de comunicación (internet y otros medios en general).
Prepararse para una mayor sensibilidad misionera, una misión
que refleje mejor un estilo de vida franciscano, dando importancia a lugares y formas ligadas a nuestra espiritualidad, tradición y cultura25.
Liturgia. La oración litúrgica de las Horas, la celebración de la
Eucaristía, la Lectio divina, la oración personal y la contemplación forman parte de aquel aspecto fundamental de nuestra
vida evangélica: la relación con el Padre altísimo, omnipotente y
buen Señor. Vivir con pasión y autenticidad este aspecto de nuestra vida franciscana es misión. O sería bueno que cada fraternidad se preocupe de tener una liturgia participada y común y
establezca tiempos y lugares de oración, para llegar a ser anuncio profético de vida realmente evangélica, mediante el signo
de una comunidad reunida en el nombre de Cristo.
Justicia, paz, salvaguardia de la creación, ecumenismo y diálogo
interreligioso. Afirmar estos valores con nuestra vida es expresión de un discernimiento que nace, como para Francisco, de una
lectura evangélica de la creación, del mundo y de la historia. “La
justicia franciscana es experimental, vivida, antes que predicada. El Espíritu promueve en el mundo la construcción de una sociedad justa, a
la que todos tienen derecho como hijos de un mismo Padre”26.
Interculturalidad. Vivir el carisma franciscano en la economía
de la historia y de la Iglesia, quiere decir afirmar una cultura
concreta que tiene el Evangelio como opción fundamental.
Nuestra Orden presenta en la actualidad una variedad cultural
que requiere una novedad de vida en cada hermano y en las re-
laciones fraternas. Para ello es de vital importancia ahondar en
el conocimiento de la historia y de la espiritualidad franciscanaconventual, y es fundamental una fidelidad creativa de la fraternidad al único espíritu que anima a la Orden. Este camino,
sin duda, requiere tiempo, antes de que se puedan recoger los
primeros frutos, pero eso será realidad si nos dejamos implicar,
sin pedir a los demás responsabilidades que la vida diaria exige
que asumamos nosotros personalmente, en el acontecer diario.
Fraternidad y Misión
Servidores y hermanos de todos.
6. El siervo es el modelo que Jesús nos ha dejado para vivir el
mandamiento nuevo: amaos como yo os he amado [cf. Jn 13, 34]. Siguiendo ese ejemplo estamos llamados a pedir la gracia de que
nuestras fraternidades sean auténticamente evangélicas y capaces
de una misionariedad apostólica. Pero eso sólo lo podremos realizar cuando seamos cada vez más hombres de oración y “familiares de Dios” [Ef 2, 19]. La intimidad con Cristo empuja a cada
hermano y a la fraternidad a la misión, a ser servidores, es decir,
hermanos menores.
El verdadero “siervo” es precisamente Jesús, que en la mayor
intimidad con el Padre sirve a todos para conquistarlos y llevarlos a esa misma intimidad. La fuerza de su amor deriva de la
fuerza de dicha intimidad. Lo mismo vale para nosotros, discípulos y servidores suyos, “servidores sencillamente”, y nada más.
Nuestro título de gloria y de honor está precisamente en esto, en
no querer ser, ni querer tener otra cosa, sino aquello que el amor
del Señor ha querido para nosotros.
Lo que se nos pide es aprender el arte divino del servicio. Se
trata de servir nuestra vocación a la humanidad. Como dice también S. Pablo: “somos siervos vuestros por Jesús” (2Cor 4,5) y, al
mismo tiempo, “colaboradores de vuestro gozo” (2Cor 1,24).
Fraternidad y servicio son, pues, las dos coordenadas entre las
que hay que situar nuestra vida de hermanos menores, “que van
entre infieles…, sometidos a toda criatura humana por amor a Dios”.
22
Por tanto, la fraternidad es:
• Servir como solidaridad
Ser solidarios con el deseo de Dios hacia los hombres y, al
mismo tiempo, con la humanidad, de manera que su amor resplandezca como liberador.
Cuando nos ofenden, ¿cómo nos mantendremos en la caridad,
si no sentimos que el corazón del otro es precioso y no lo mantenemos junto al nuestro, en su belleza? El instinto nos lleva a apelar a nuestro derecho pisoteado, a la obligación del otro a reparar.
Ofrecer el perdón, signo de la benevolencia recuperada, quiere
decir mantener la belleza de las criaturas. Obrando de ese modo
conservo mi belleza y la belleza del mundo, y salvo la del hermano. Somos los guardianes de nuestros hermanos, los guardianes de su belleza ante Dios.
• Servir como ocasión de liberar la dignidad de los hombres
La “alegría del reino” es comprometedora y radical, llega a las
oraciones del corazón y alimenta su vida. Los hermanos tienen
derecho a nuestra alegría. Pidamos la gracia de no poseer nuestros bienes como si ellos fuesen nuestra alegría, porque, si los perdemos, desaparecería nuestro gozo. Pidamos la gracia de no
reivindicar derechos, porque quedaremos aplastados si no nos los
reconocen. Pidamos la gracia de no quejarnos de la vida y de vivir
en el amor del Señor, que dio su vida por nosotros.
• Servir como victoria sobre las ilusiones
Hay un esfuerzo que se acumula y que termina por oprimir;
hay un esfuerzo, en cambio, que multiplica el gozo y la “ligereza”
de actuar, que renueva las energías y da impulso de vida. Es el
esfuerzo de las bienaventuranzas, que mortifican nuestras ilusiones y sueños de exhibición, pero renuevan las fuerzas del corazón
y engrandecen la vida. (cf. Is. 40, 27-31).
23
TERCERA ETAPA (2007-2008)
• Servir como capacidad de contemplar la belleza de los corazones
• Servir como esperanza compartida
Si de verdad compartimos y participamos en los sufrimientos
de los corazones, los otros podrán sentir realmente que son aceptados y amados, y encontrarán la manera vivir su vida desde otra
perspectiva, con otra energía. Lo esencial es llegar a vivir de manera que los demás sientan, por gracia de Dios, la aceptación y el
amor, porque así el mundo será más vivible, la presencia de Dios
en el mundo será más visible, y el consuelo mutuo más decisivo
para la existencia de cada uno. Todo esto llega a ser verdad compartida cuando el corazón se abre a la sabiduría que viene de
arriba.
Una conclusión abierta…
7. Quisiera concluir esta Carta proponiendo tres pistas de actualización, para hacer efectivo lo que hemos meditado juntos,
para que no siga siendo algo extraño a nuestra experiencia diaria,
lugar cierto de comprobación concreta de nuestros ideales y opciones de vida.
1. Algunos interrogantes se necesitan para ayudarnos a comprender los motivos que animan nuestras relaciones fraternas,
el servicio y el espíritu misionero: ¿Cuáles son los signos para
decir que nos amamos de verdad los unos a los otros? ¿Cuáles
son los signos de que estamos dispuestos a ser servidores?
¿Cuáles son los signos de que nuestra fraternidad es auténticamente evangélica y apostólica? ¿Cuáles son los signos de
que nos anima a cada uno de nosotros y a nuestras fraternidades un deseo de misión? ¿Cuáles son los signos de que
somos significativos para las comunidades cristianas en las
que vivimos?
2. Algunas iniciativas. En el campo de la formación es fundamental que se ayude a cada fraile en particular “para una sensibilidad misionera, tanto para el ministerio local como para
compromisos ad gentes – implantatio ordinis”. Se procure, ade24
Termino con las palabras que Francisco mismo ha dejado a
toda la Orden30:
En el nombre de la suma Trinidad y santa unidad
del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
A todos los reverendos y muy amados hermanos…,
y a todos los ministros generales…, y a todos los ministros y custodios
y sacerdotes de la misma fraternidad, humildes en Cristo,
y a todos los hermanos simples y obedientes,
a los primeros y a los más recientes…
Cf. Capítulo general 2007, “Formar para la Misión” – Elementos para un proyecto sexenal de la Orden.
28 Ib.
29 Cf. Orden de los Hermanos Menores Conventuales, Seguir a Cristo con
Francisco, hoy – Itinerario para vivir en comunión fraterna el centenario de los
orígenes del carisma franciscano (2005-2009), Roma 2005.
30 CtOrd. 1-3.6-11.
27
25
TERCERA ETAPA (2007-2008)
más, que la formación esté “mejor cuidada y sea más sólida, para
un testimonio y una misión significativas y eficaces, en la diversidad
de iglesias locales”27. Conviene tener presente el compromiso
prioritario de la “vida de unión con Dios, poniendo especial atención en la Lectio Divina como valor formativo franciscano”, y “llegar a un compromiso renovado en la diaconía de la misión, a ejemplo
de S. Francisco”28. En el documento programático para el Centenario Franciscano se propone la iniciativa de celebrar un
“Capítulo de las esteras” en cada circunscripción o en cada Conferencia, “para verificar y volver a programar la fraternidad”29.
3. Un signo que manifieste en esta tercera etapa del proyecto celebrativo del Centenario el deseo de recuperar nuestros orígenes, para poner por obra en el contexto actual todo lo que el
Señor nos ha revelado en Francisco de Asís, y en todo lo que
nos pide, como Orden y personalmente, para ser testigos eficaces, servidores de todos, hermanos en Cristo Jesús. Y, a la
conclusión del “Capítulo de las Esteras” se haga entrega del
texto de las Admoniciones.
Escuchad, hijos y hermanos míos, y prestad oído a mis palabras.
Inclinad el oído de vuestro corazón y obedeced a la voz del Hijo de Dios.
Guardad en todo vuestro corazón sus mandatos
y cumplid perfectamente sus consejos.
Proclamadlo, porque es bueno, y exaltadlo con vuestras obras,
pues para eso os envió a todo el mundo,
para que, de palabra y de obra, deis testimonio de su voz
y deis a conocer a todos que no hay nadie todopoderoso, más que él.
Perseverad en la disciplina y santa obediencia
y cumplid con propósito bueno y firme lo que habéis prometido.
Roma, Ss. Apostoli, 29 de noviembre de 2007
Fiesta de Todos los Santos de la Orden Seráfica
Vuestro hermano
FR. MARCO TASCA
Ministro General
26
Fly UP