...

Pasión por la misión

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Pasión por la misión
PASIÓN POR LA MISIÓN
JAVIER AGUIRREGABIRIA
PASIÓN POR LA MISIÓN
Ediciones Calasancias - Madrid 2014
MATERIALES
40
Pasión por la misión
Autor: Javier Aguirregabiria
Publicaciones ICCE
(Instituto Calasanz de Ciencias de la Educación)
José Picón, 7 - 28028 Madrid
www.icceciberaula.es
ISBN: 978-84-7278-???-?
Depósito legal: M-?????-2014
Imprime: ??????????????
Reservados todos los derechos.
Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación
de esta obra sólo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción
prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, www.
cedro.org), si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.
ÍNDICE
Presentación .......................................................................................................................................................
7
1. Obra de Dios y de Calasanz ......................................................................................................
15
2. Novedad en la Historia
39
..................................................................................................................
3. Una nueva forma de vivir
4. Llamados a la santidad
...........................................................................................................
59
..................................................................................................................
85
5. Transformar la sociedad
..............................................................................................................
6. Nos llama como braceros
..........................................................................................................
7. Al servicio de los más pobres
................................................................................................
8. Urgencia de la evangelización
9. Buenos educadores
151
169
.............................................................................................
185
............................................................................................................................
217
10. Formación de los educadores
11. Ministerio eclesial
127
...........................................................................................
245
............................................................................................................................
267
12. Al servicio de la educación integral .......................................................................... 291
13. Construir cada día las Escuelas Pías
¿Final o continuación?
.......................................................................
309
.........................................................................................................................
353
PRESENTACIÓN
1. UNA PROPUESTA AL COMENZAR
Estimado lector, quizá personalmente conocido, querido hermano en Jesús y en Calasanz; me gustaría iniciar haciéndote una propuesta: recorrer conmigo estas páginas como una nueva oportunidad
de profundizar en la invitación recibida para mantener el carisma escolapio y para vivir nuestra vida como una gran misión.
“Pasión por la misión” es el título de este libro. Ésa es la llamada
que recibimos tú y yo, todos nosotros. Y también Calasanz. La educación cristiana de los niños y jóvenes en las Escuelas Pías ha sido,
es y será nuestra gran misión, nuestra gran pasión y el legado que
hemos recibido de Calasanz y que hemos de dejar a quienes vienen
por detrás.
Es una misión, o mejor una “co-misión”, que nos viene encomendada por el mismo Dios, por Jesús (Mateo 28, 19-20: “Id y haced
discípulos y enseñadles a guardar todo lo que os he mandado; mirad
que Yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo”), por Calasanz, por
todas las personas que hoy conforman las Escuelas Pías y, sobre todo,
por el grito silencioso de tantos menores y jóvenes que buscan maestros que les enseñen cuanto hace falta para vivir como Dios manda.
Es una pasión porque sabemos que esta misión nos supera y no
somos los protagonistas, sino enviados, cooperadores y acompañantes. Nos apasiona porque nos gana el corazón y descubrimos que se
convierte en la razón de nuestra existencia. Nos cambia la vida porque
en ella descubrimos la misma presencia de Jesús. Se convierte en una
pasión porque sabemos que conlleva desilusiones, cansancios, sufrimientos. Es la pasión en la que nos vamos desviviendo con la seguri-
Pasión por la misión
8
dad de que, al igual que Jesús en su propia vida y pasión, es lo que da
vida a otros y lo que nos sumerge finalmente en la Vida definitiva.
Es posible que te encuentres en una época juvenil de tu vida en
la que los sueños y novedades te animan cada día; quizá te encuentras
en esa etapa de madurez donde la rutina permite seguir avanzando
aunque sin el ímpetu inicial; tal vez te hallas en una época vital en la
que fallan las fuerzas y la sabiduría te lleva a buscar y valorar lo realmente importante; quizá te encuentras en un momento difícil donde
nada se ve claro.
Sea cual sea tu situación, religioso o laico, en plena actividad o
en un momento necesariamente más pausado, estas páginas son una
oportunidad para compartir juntos –tú y yo– una serie de reflexiones
en voz alta. Ojalá podamos irlas leyendo acompañados por Aquel a
quien seguimos, por Jesús, nuestro Señor y Maestro, así como por
nuestro Santo Padre, José de la Madre de Dios, y por tantas otras personas que han ido haciendo, hacen y harán de su vida en las Escuelas
Pías una apasionante aventura.
Siempre me ha sorprendido en Calasanz esa apertura permanente
a la novedad para seguir siempre fiel y apasionado a la misión recibida
sin pararse nunca en ningún momento de su vida:
–
muy joven sale de su casa para hacer sus estudios en diversos
lugares,
–
ordenado sacerdote a los 26 años,
–
nueve años al servicio incansable de varios obispos para empujar con mucha fuerza la reforma eclesial de ese momento
tan importante en la historia,
–
marcha a Roma a los 35 años viviendo ese proceso personal
que cambiará su vida,
–
a los 40 años inicia en Santa Dorotea la que será la primera
escuela popular y gratuita de Europa,
–
irá buscando estabilidad y crecimiento para esa misión hasta
que a los 60 y 65 años consigue que sea una Congregación
primero y una Orden religiosa después,
Presentación
9
–
seguirá infatigable extendiendo las escuelas hasta que a los
89 años suprimen la Orden y se verá abocado a otra fidelidad
mucho más purificada,
–
morirá con 91 años, en esa pasión (ahora en su sentido de
sufrimiento) de ver su obra destruida y de seguir confiando
en Quien le encomendó la misión a la que entregó su vida
entera.
Pasión por la misión en todas las edades y en todos los momentos
y situaciones. He aquí el reto de mantener vivo ese amor primero que
nos permita decir con Calasanz: “He encontrado la manera definitiva
de servir a Dios haciendo el bien a los pequeños: no la dejaré por cosa
alguna en el mundo”.
Estoy convencido de que tú y yo hemos hecho también el descubrimiento del tesoro de nuestra vida en el amplio y rico campo de las
Escuelas Pías.
De todas formas, siempre está bien escuchar las palabras a la iglesia de Éfeso: “Conozco tus obras, tu esfuerzo y tu entereza. Tienes
aguante, has sufrido por mí y no te has rendido a la fatiga; pero tengo
algo contra ti: que has dejado el amor primero” (Apocalipsis 2, 3).
Y, si es nuestro caso, necesitamos dejarnos de nuevo seducir por
el Señor, que sea de nuevo Jesús quien nos lleve al desierto y nos hable al corazón (Oseas 2, 16-25). Me viene a la memoria una preciosa
canción de Ricardo, un hermano de nuestra Fraternidad de Emaús, en
el disco “Es la hora” y titulada “Desde el silencio”:
DESDE EL SILENCIO
Llevo tiempo sin hacer una canción, ha callado ya la música en mi vida, desespero al no encontrar inspiración y
me cuesta hasta cantar lo que ya antaño hice dirigido a
Ti, pensando en Ti, mi guía. Y es que casi no me atrevo a
preguntarme por el miedo a descubrir lo que deseo, pero
al fin he decidido plantearme terminar con este prolongado encierro.
Pasión por la misión
10
Condúceme al desierto, como hiciste en los años en que todo
comenzaba y remueve mis entrañas, hazlo pronto, da frescura a lo que entonces deseaba. Muéstrame de nuevo que te
encuentras en lo frágil y pequeño de la vida y susúrrame la
música y las letras que traduzcan con sentido lo que siento y
por ellas cante al mundo la grandeza de tu amor apasionado
y siempre nuevo.
Vamos a recomenzar la historia, volvamos a decirnos con
sonrojo que el amor no se ha extinguido en el silencio, que
estamos hechos uno para el otro; pero, Amor, empieza Tú,
que yo no encuentro en este corazón mudo y maltrecho el
rincón donde residen esos versos capaces de expresar lo que
aún yo siento por Ti, mi Dios.
Condúceme al desierto…
Presentación
11
2. PARA EXPLICAR LA LÓGICA DE LOS CAPÍTULOS
Este libro comenta el Capítulo I de nuestras Constituciones, dedicando un apartado a cada uno de sus párrafos, añadiendo una presentación al inicio y una despedida al final. Cada uno de estos bloques,
tiene varios pequeños capítulos.
Uno de mis hermanos religiosos de comunidad, Jaime, dice que
los libros con mucha letra y sin ninguna pausa ni dibujo, se le atragantan. Que no hace falta mucha “charladera” para ir al grano y decir
lo importante.
Por eso son capítulos breves, de fácil y rápida lectura. “Lo bueno
si breve, dos veces bueno (y breve)”.
Al final de cada capítulo hay siempre un recuadro con una oración, una parábola, una reflexión, que nos ayude a hacer una pausa
para interiorizar, ojalá también para compartir con el Señor que siempre está a nuestro lado. Porque lo importante es suscitar y revivir la
pasión por la misión que tanto necesitamos.
Hay variedad en el estilo de los capítulos para facilitar la atención
y la lectura. Hay capítulos más informativos de las realidades de la misión escolapia. Otros son más espirituales, buscando interpelar desde
la experiencia. Otros apuntan intuiciones de futuro. Todos intentan
contagiar la pasión por nuestra misión.
Hay también repeticiones, a veces porque conviene recordar y
otras para dar sentido completo a cada capítulo, intentando que el
enfoque sea diferente y enriquecedor en su complementariedad. Cada
punto se puede leer casi independientemente de los demás, aunque
siguen un hilo lógico. De esta manera, el libro puede servir de lectura
personal y también se puede utilizar para profundizar en un tema o
compartir una reflexión en comunidad.
Dirigido a los escolapios y a quienes se sienten escolapios
Va dirigido, sobre todo, a los religiosos escolapios. Desde mi propia vivencia de religioso y sacerdote escolapio, quisiera compartir estas reflexiones, mi propia experiencia, como una contribución a la
formación permanente y a la fidelidad a la vocación recibida. Vivo con
12
Pasión por la misión
profunda alegría mi vocación y quisiera seguir compartiendo ahora
en estas páginas mi convicción de que ser sacerdote y religioso escolapio llena plenamente el corazón.
Pero también puede ser un libro interesante para los hermanos
y hermanas de las Fraternidades escolapias, así como para quien se
sienta escolapio y quien intuya que la misión escolapia le va ganando
el corazón. Han sido ya muchos años los que he ido compartiendo la
propia fe y el seguimiento de Jesús en la Fraternidad escolapia y con
grupos de jóvenes, de profesores, de familias. Y, sobre todo, de esa
comunidad de vida conjunta de religiosos y laicos en las que he tenido
la suerte de estar viviendo desde hace tiempo. Tengo que agradecer lo
recibido de todos ellos y reconocer que nos hemos ayudado a vivir más
intensamente la propia vocación.
Cada vez es más importante que los religiosos y laicos escolapios
compartamos también reflexiones que se dirigen más a unos u otros.
Es mucho más lo que nos une que lo que nos diferencia y, precisamente al conocer más la otra vocación, crecemos en la nuestra y esto
va enriqueciendo a las Escuelas Pías y su misión.
Estamos ya desde hace mucho tiempo compartiendo la misión.
Ahora tenemos que ir compartiendo también el corazón y la cabeza.
Hemos de ir dando pasos para reflexionar juntos, para descubrir caminos que nos ayuden a unos y otros también en la vivencia de nuestra
vocación, para querernos todavía más.
Misión como tarea en la que es central quien envía y aquellos que
caminan con el mismo envío
Entenderemos la misión en sentido amplio mirando, no sólo la
tarea encomendada, sino también a Aquel que nos envía y a quienes
nos acompañan en el camino. Comprendiendo así la misión, descubrimos que es para todos y para siempre. No se refiere a los años de
vida activa profesionalmente, ni al servicio concreto en alguna obra
escolapia. Es mucho más. Es el Señor que se acerca a ti y te dice: “te
necesito”. En cada momento puede ser distinto: para dar clase, atender a un joven o a una familia, animar a un hermano de comunidad,
orar por todo, crear buen ambiente… construir las Escuelas Pías que
tienen esta apasionante misión y que te necesitan.
Presentación
13
“Mira, amigo, cuando libres al mundo tu pensamiento, cuida que sea ante todo denso, denso…
Mira que es largo el camino y corto, muy corto, el tiempo,
parar en cada posada no podemos.
Dinos en pocas palabras y sin dejar el sendero, lo más que
decir se pueda, denso, denso”1.
1
Miguel de Unamuno. Denso, denso en Obras Completas, t. 6. Madrid. Escélicer.
1966, pp. 169-170.
1.
OBRA DE DIOS
Y DE CALASANZ
“La familia religiosa escolapia, con actitud humildemente
agradecida, se reconoce como obra de Dios y del afortunado
atrevimiento y tesonera paciencia de San José de Calasanz.
Porque él, bajo el soplo del Espíritu, se entregó en cuerpo y alma
a la educación cristiana de los niños, especialmente de los pobres,
en espíritu de inteligencia y piedad”
(Constituciones 1)
1. ACEPTAMOS AGRADECIDA Y RESPONSABLEMENTE
ESTE REGALO
Nuestras Constituciones escolapias comienzan hablando, como
no podía ser de otra manera, de la misión calasancia, que es el inicio
y la razón de ser de las Escuelas Pías: esa entrega en cuerpo y alma a
la educación cristiana de los niños, especialmente pobres, en espíritu
de inteligencia y piedad.
A veces nos despistamos y pensamos que es más importante mi
propia realización personal, la propia salud, el sentirnos a gusto, la
comunidad… pero conviene recordarnos con frecuencia que lo único
importante es “buscar el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás
se nos dará por añadidura” (Mateo 6, 33). Si nos centramos en Jesús y
en la misión que nos encomienda obtendremos, sin haberlo buscado,
la realización personal, la satisfacción de una vida plena, la comunidad centrada en quien debe estarlo.. ¡todo lo demás!
Para nosotros, los escolapios, buscar la justicia del Reino es escuchar que “los niños piden pan y no hay quien se lo dé” (Lamentaciones 4, 4) con que comienzan nuestras Constituciones.
16
Pasión por la misión
Esa llamada a responder, ese envío que nos confiere nuestra vocación, ese recorrido de tantos escolapios en todo el mundo, es el gran regalo que nos ha llegado de Dios y de Calasanz y es la gran responsabilidad que asumimos en su día y en cada uno de los días de nuestra vida.
Regalo envenenado
Un religioso escolapio catalán, Andreu, le llamaba el “regalo
envenenado”.
Regalo, porque el mismo Dios se ha fijado en ti y en mí, nos ha
mirado con cariño a los ojos, nos ha llamado por el nombre y nos ha
retado: “Si quieres… ¿te atreves?”. Regalo, porque en ese reto hemos descubierto el sentido de nuestra vida. Regalo, porque nunca nos
hemos sentido solos en esa misión: Jesús y la comunidad escolapia
siempre han estado presentes. Regalo, porque hemos sido testigos de
los milagros que Dios va haciendo en las Escuelas Pías, a pesar de
nuestras muchas limitaciones. Regalo, porque una tarea así colma
plenamente nuestro corazón.
Envenenado, porque esta maravilla conlleva una gran responsabilidad, una fuerte tarea, algunas desilusiones, muchos y continuados esfuerzos. Envenenado, porque ese regalo se ve de distinta
manera en los diversos momentos de la vida y con frecuencia supone
un peso. Envenenado porque conlleva muchas tentaciones de creernos algo, de buscar compensaciones, de topar con desesperanza en
algunas situaciones de dificultad. Envenenado, porque ningún mensaje se lleva impunemente, sino que es preciso dar el testimonio que
ha de acompañarlo.
Es un maravilloso regalo, simultáneamente Buena Noticia y Cruz,
que como las dos caras de una misma moneda nos lleva a responder al
único y doble mandamiento de amar a Dios con todas las fuerzas y al
prójimo como a ti mismo.
El don recibido es impresionante: una familia escolapia que, a lo
largo de 400 años, ha mantenido fielmente el carisma de Calasanz.
Merece la pena que nos paremos un momento a recordar, a volver a
traer al corazón, a tantos escolapios que siguen, que seguimos haciendo posible el sueño de Dios en Calasanz. Hoy necesitamos darte gra-
Obra de Dios y de Calasanz
17
cias, Señor, por esos escolapios que nos han acompañado, por quienes
son nuestros hermanos en comunidad, por aquellos que han hecho
posible las Escuelas Pías que hemos heredado y que hemos de dejar a
quienes vienen por detrás. Tras esos rostros hay mucha generosidad,
mucha acción tuya, Jesús. Todos ellos son, somos, signo de que sigues
acordándote de la humanidad entera y, especialmente, de esos pequeños que más lo necesitan. Gracias, Señor, por el regalo de la familia
escolapia de la que Calasanz, tú y yo formamos parte.
En esa familia escolapia no podemos olvidar la vida de tantos niños y jóvenes, hoy muchos de ellos adultos o incluso ya fallecidos, que
han sido el centro de las Escuelas Pías. A muchos de ellos podemos
ponerles nombre, historia, dedicación, esfuerzos, a veces pequeños
o grandes éxitos y quizá decepciones. Detrás de todos ellos estás tú,
Jesús: “quien acoge a un chiquillo como éste por causa mía, me acoge a mí” (Mateo 17, 5). ¡Qué suerte saber que estás tan presente en
nuestras escuelas y obras a través de tantos niños y jóvenes!
A Dios rogando…
Las Escuelas Pías son un regalo gratis de Dios. Nada hemos hecho para merecerlas, pero sí tenemos por delante la tarea de cuidarlas,
mantenerlas y hacer que sigan respondiendo en los lugares y épocas
donde nos toca estar.
“Las Escuelas Pías son obra de Dios y del afortunado atrevimiento y tesonera paciencia de San José de Calasanz”2. Preciosa expresión
para lo que tan bien sabemos: “cuando el hombre trabaja, el hombre
suda”, “a Dios rogando y con el mazo dando”, “trabajar como si todo
dependiera de nosotros, orar como si todo dependiera de Dios”. Calasanz conjugó perfectamente la plena confianza en Dios con una gran
osadía y con la tesonera paciencia digna de un buen aragonés y de un
gran creyente.
Hoy nos toca a nosotros, a ti y a mí, aceptar agradecidamente
este regalo con atrevimiento y paciencia, con espíritu de inteligencia
2
Constituciones de las Escuelas Pías n. 1, citado en la Salutatio del P. General
publicada en Ephemerides de diciembre de 2010.
Pasión por la misión
18
y piedad, para que dé fruto abundante respondiendo así a los talentos
que hemos recibido.
Dicen que un día iba un hombre por un camino con un carro lleno de comida y de repente, el carro se rompió, sin posibilidad de
llegar al destino. El carretero se quedó mirando su carro allí parado en el camino y de repente tuvo la suerte de encontrarse con
San Bernardo que iba paseando por allí. Entonces, el carretero le
rogó al santo que le pidiese a Dios que reparase su carro para que
pudiese continuar su camino a lo que San Bernardo respondió:
“Yo rogaré a Dios por ti, amigo mío, pero mientras tanto, coge
un mazo y empieza a reparar la rueda rota del carro”.
2. ES A TI A QUIEN ESTOY LLAMANDO
“Son muchos quienes se quejan de la roca que está en medio del
camino, pero uno es quien se agacha para quitarla”.
Es curiosa la psicología humana
Cuando hay alguna realidad que deseamos, el corazón y las tripas
nos llevan a olvidarnos de los demás y a ponernos cada cual en primer
lugar. Todos tenemos en mente la imagen del niño, pegado al cristal
del escaparate de la tienda de juguetes, diciendo: “mío, mío, mío”. O
la del adolescente abalanzándose a la comida sin pensar en nadie más.
O la del “don Juan” arruinando a cualquier mujer que se cruce en su
camino. O la del adulto yendo a sus ambiciones, caiga quien caiga a
su alrededor. La lógica del deseo está en lo más profundo de cada uno
de nosotros y tiene una fuerza impresionante. Es algo que hemos de
conocer también en nuestro propio interior.
Y, sin embargo, es bien distinta la fuerza de la responsabilidad. Cuando descubrimos algo que necesita ser cambiado, lo queremos pero no con
la misma intensidad. Cuando vemos una injusticia, algo se nos rebela por
dentro, pero aquí ya no nos ponemos en primer lugar sino que miramos
a nuestro alrededor a ver si alguien hace algo. Aquí buscamos otros res-
Obra de Dios y de Calasanz
19
ponsables, otros que debieran actuar, e intentamos quedarnos detrás de
la barrera. Incluso nos atrevemos a juzgar a los demás, a buscar culpables, a denunciar a otras personas… pero no nos lleva a la acción con la
inmediatez del deseo descrito anteriormente. Es curioso el ser humano
que se hace más humano en la medida en que controla el fuerte impulso
del deseo para asumir la responsabilidad hacia toda la humanidad.
¿No te pasa eso a ti?
Podríamos poner muchos ejemplos de personas en los que podemos ver la diferente fuerza de impulso que tienen el deseo y la responsabilidad. Incluso el deseo de cosas buenas por encima de la responsabilidad del entorno que llama, del mismo Dios que llama por el entorno.
Podríamos hablar de profetas que claman a Dios pidiendo ayuda,
hasta que se dan cuenta de que es Dios quien les llama a ellos mismos
para implicarles en ser la respuesta divina a esa oración humana.
Tan sólo citaremos ahora el ejemplo de Calasanz. Él deseaba ocupar
un papel importante en la Iglesia para ser más útil en su acción sacerdotal y renovadora siguiendo el Concilio que había marcado las grandes
directrices de reforma. Y ese deseo le lleva a dejar su tierra, su familia,
su herencia. Le lleva a partir a un país lejano, a Roma. Es la fuerza del
deseo, de un deseo bueno, como la mayor parte de los deseos.
Pero el mundo y Dios le están pidiendo otra respuesta. Los niños
pobres de la calle, sin futuro, piden una respuesta. Y Calasanz se da
cuenta de ello y mira para otra parte buscando quién puede atender
esa urgente llamada. Dedicará tiempo y esfuerzo a hablar con distintos grupos, asociaciones, congregaciones religiosas… para que sean
otros quienes den respuesta a ese clamor de los niños y de Dios.
Tendrá que pasar tiempo hasta que caiga en la cuenta de que no
hay nadie más que él. Que él es el llamado. Que no vale mirar a otros,
quedarse a la expectativa de lo que hagan los demás, quejarse, denunciar situaciones de injusticia, protestar. La llamada es para él.
En el momento en que descubre esto (y le llevará su tiempo y sus
esfuerzos) podrá decir con plena satisfacción: “He encontrado en Roma
la manera definitiva de servir a Dios haciendo el bien a estos pequeños.
Y no lo dejaré por nada en el mundo”. Acaba de unir la responsabilidad
con el deseo. Se ha enamorado de la propuesta que le ha hecho Dios.
20
Pasión por la misión
¿No tiene esto nada que ver contigo? ¿Todavía sigues mirando a
tu alrededor buscando culpables de lo que no te gusta? ¿Aún no te das
cuenta de que Jesús te pide una respuesta?
Un reto
Atrévete a analizar tus deseos más profundos. No debe darte miedo
mirar tus deseos de felicidad, de seguridad, de sentirte querido por los
demás (por los chavales a quienes dedicas tu vida, por tus hermanos de
comunidad, por los colaboradores tan entregados que te ayudan), de ser
libre, de conocer, de disfrutar de la vida, de gozar. La inmensa mayoría
de los deseos son buenos, siempre que no se conviertan en ídolos.
Disfruta pasando por tu mente y tu corazón tantos deseos, y descubre cómo van marcando tu vida, cómo la van guiando, a veces incluso por encima de tu voluntad y tu libertad. ¿O no?
Ahora, dejando por un momento esos deseos, trae a tu cabeza
las llamadas del mundo, de los pobres, de Dios. Enumera aquellas
llamadas que te despiertan la compasión, la piedad, la misericordia, a
veces la rabia y la impotencia. Son las llamadas que te hace Dios a la
responsabilidad, a la respuesta.
¿Qué va dirigiendo tu vida: el deseo o la responsabilidad?, ¿qué
evolución se va produciendo en tu vida en el control de los deseos y
en la asunción de responsabilidad?
Más difícil todavía: ¿dónde está la felicidad: en la satisfacción del
deseo o en llevar adelante mi papel en el mundo?
Ya sabemos que nunca hay que contraponer frontalmente lo que
nos resulta tan nuestro como son los deseos y las voluntades, lo que
quiero y lo que es bueno, lo mío y lo nuestro, el niño y el adulto que
hay en cada persona.
Quizá ambos elementos son compatibles. Y la única cuestión es
cómo enfocamos la vida, desde qué ojos, con qué criterios. Es posible
que entonces podamos decir con Jesús: “Te alabo, Padre, porque has
ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se las has manifestado a los sencillos (Lucas 10, 21)”. Acaso entonces podremos decir con
Calasanz que hemos encontrado nuestra vocación definitiva, que no
Obra de Dios y de Calasanz
21
dejaremos por nada en el mundo. Quizá entonces se cumpla la promesa evangélica: “Os aseguro: nadie que haya dejado casa, hermanos,
hermanas, madre, padre, hijos o hacienda por mí y por el Evangelio,
quedará sin recibir el ciento por uno: ahora al presente, casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y hacienda, con persecuciones; y en
el mundo venidero, vida eterna” (Marcos 10, 29-30).
Y si Dios te llama a…
¿Qué es lo más echas en falta en el mundo, en tu entorno, en las
personas que te rodean?, ¿qué es lo que te gustaría haber dejado en
el mundo cuando te llegue la hora de dejarlo?, ¿qué es lo que más
necesita nuestra Iglesia en la actualidad?, ¿qué es lo que Dios te puede
estar pidiendo ahora?
Quizá no sea necesario que pienses en países lejanos, en situaciones extremas. Quizá la llamada es a ser más servicial en tu comunidad, a crear siempre buen ambiente en tu entorno, a aportar alegría y
esperanza, a decir la palabra de ánimo a quien está cansado a tu lado.
No busques en tus deseos, sino en lo que te piden los cercanos,
tus próximos. No mires a los lados. Dios te dice hoy, incluso por medio de estas líneas: “Sí, eres tú a quien estoy llamando. ¿No caes en la
cuenta de que te necesito?, ¿no descubres que es precisamente porque
te amo por lo que te pido esta respuesta?, ¿no vislumbras que la felicidad de tu vida entera te la juegas en la respuesta que me des? Sí, es a
ti a quien estoy llamando”.
Mientras subía a la montaña, Jesús fue llamando a los que quiso y se reunieron con Él. Tú estabas entre ellos. Tú dijiste que
sí y le acompañaste en aquel camino. Tú sigues siendo alguien
querido y llamado por Jesús. Y tú sigues reuniéndote con Él.
Te nombró, junto con otros, en comunidad, para que fueras
su compañero, para que le acompañaras en su misión, en su
entrega, para que le hicieras compañía, para que compartieras su pan, para que fueras de su grupo, para que asumieras
luego su legado.
22
Pasión por la misión
Te eligió, junto con otros, en comunidad, para enviarte a predicar. Sí, para que dieras su Buena Noticia, para que le prepararas
el camino a Jesús en su encuentro con tantos niños y jóvenes,
para que recordaras siempre que eres un enviado y no el Señor.
Te dio poder de expulsar demonios, para echar desesperanzas
y tristezas, para superar la ignorancia y la pobreza, para mostrar el camino hacia el Reino de Dios.
Así te hizo de su grupo y quizá te cambió también el nombre,
tu identidad, tus criterios y tus seguridades, para hacerte una
persona nueva.
Sí, es a ti a quien está llamando ahora mismo el Señor3.
3. PASE LO QUE PASE, QUE ME PASE CONTIGO, SEÑOR4
Esta breve oración me ha ayudado mucho en la vida y creo que te
puede valer también a ti.
Jesús nos eligió para ser sus compañeros, para estar con Él a lo
largo de su vida, en los momentos buenos y en los malos. Él necesitaba a aquel primer grupo como apoyo, como continuación de su obra,
como signo del Reino que se estaba ya haciendo presente, como espacio
privilegiado de presencia del Padre y del Espíritu, como estrategia multiplicadora de la necesaria eficacia de la acción salvadora de Jesús…
Sí, Jesús necesitaba de aquel grupo inicial y necesita de nuestra
comunidad que también es hoy el grupo de Jesús. Por eso eligió a
aquellos primeros discípulos y por eso también nos elige a ti y a mí.
Hoy nosotros también te elegimos a ti, Jesús, como compañero
en todo momento, en las luces y en las sombras, en las ilusiones y en
3
4
Paráfrasis libre de Marcos 3, 13-19.
La idea está tomada de un artículo de Mikel Hernansanz, con ese mismo título,
publicado en Frontera-Hegian del ITVR de Vitoria (Situación actual y desafíos
de la vida religiosa, de Felicísimo Martínez).
Obra de Dios y de Calasanz
23
los miedos, en los éxitos y en los fracasos: pase lo que pase, que me
pase contigo, Señor.
Ya sé, Jesús, que tu compañía no me va a librar de momentos duros, de fracasos, de decepciones, de crisis, de oscuridades. Pero pasar
por esos trances contigo los hace más llevaderos.
Y lo mismo en las ocasiones de éxito, de alegrías, de felicidad, que
también me pasen contigo, Señor. Que no me despiste y te olvide en
esas circunstancias: contigo siempre, Señor.
Eres, Señor, lo mejor que me ha pasado
Miro mi pequeña historia, analizo las etapas vividas, y tengo que
decirte con alegría que Tú, Jesús, eres lo mejor que me ha pasado en
la vida. He recibido grandes dones que agradezco con toda el alma, la
vida, la familia, tantas amistades, unas oportunidades que pocas personas han podido gozar en toda la historia de la humanidad, muchos
momentos felices, una satisfacción bastante grande por lo que he ido
haciendo en mi recorrido y, sin embargo, tengo que decirte una y mil
veces que Tú, Jesús, eres lo mejor que me ha pasado.
Tú has estado siempre a mi lado, me has llevado en tus brazos
en ocasiones, me has empujado en otros momentos, has callado expectante cuando no quería dejarte sitio, me has hablado al corazón
cuanto te he abierto la puerta. Tú eres lo mejor que me ha pasado.
“¿Quién podrá privarnos de ese amor del Mesías? ¿Dificultades,
angustias, persecuciones, hambre, desnudez, peligros, espada? Todo
lo superamos de sobra gracias al que nos amó. Porque estoy convencido de que ni muerte ni vida, ni ángeles ni soberanías, ni lo presente
ni lo futuro… podrá privarnos de ese amor de Dios, presente en el
Mesías Jesús, Señor nuestro” (Romanos 8, 35-39)
Haber descubierto tu amor, que alguien tan grande como Tú te
fijes en mí y me llames y me elijas y me necesites… es lo mejor que
me ha pasado y lo mejor que puede pasarle a nadie. Quiero que siga
siendo así para siempre; que pase lo que pase, que me pase contigo.
Quiero estar contigo, que Tú estés conmigo, no para satisfacer mi
corazón, ni para intentar el éxito en mis esfuerzos por la misión en fa-
Pasión por la misión
24
vor de los demás, ni para paliar las limitaciones del cariño que recibo
en la comunidad. Quiero que estés ahí, por supuesto, pero también
–
cuando observo mi propia imagen, que te descubra ahí como
mi roca y mi horizonte,
–
cuando busco legítimamente mi autorrealización, que me
recuerdes las necesidades de los demás y mi responsabilidad
respecto a ellas,
–
cuando pretendo ser coherente y me descubro pecador, que me
recuerdes el amor incondicional de nuestro Padre del cielo,
–
cuando necesito prestigio y reconocimiento, que me sienta,
por encima de todo, querido por Ti,
–
incluso cuando me falla la salud, que note tu mano en mi
mano,
–
en todo momento y circunstancia, que me pase contigo, Señor.
“Tú vales mucho más que todo el oro, Tú eres el aire que respiro,
mi razón, lo primero, lo mejor que ha pasado: mi Señor”, así canta
el grupo Ixcis.
Pase lo que pase, que nos pase contigo, Señor
Ya sé, ya, que esta oración es preciso hacerla también en plural:
pase lo que pase, que nos pase contigo, Señor.
Te invito a rezarla en tu pequeña comunidad: pase lo que pase, que
nos pase contigo, Señor. Todos y cada uno somos muy distintos. Ya sé
que Tú nos haces hermanos, pero a veces parecemos incompatibles. En
todos los momentos sé Tú el centro, haz que se note tu presencia, ayúdanos a que se aprecie que Tú estás en la comunidad, en cada momento
de oración, en la convivencia fraterna y en las heridas que nos provocamos, en la preocupación por mis hermanos y en los descuidos mutuos;
en nuestra misión y en nuestras perezas, en el discernimiento y en las
confrontaciones. Pase lo que pase, que nos pase contigo, Señor. Que
nuestra comunidad y todo lo que en ella acontece, nos pase contigo.
Lo mismo en mi Provincia, en la Orden y en la Iglesia; a veces
miramos el futuro con cierto pesimismo, nos encontramos con mo-
Obra de Dios y de Calasanz
25
mentos de alegría y celebración, con circunstancias difíciles, con fallos importantes, con reconocimientos y con silencios… También ahí,
que todo nos pase contigo.
Hemos de decir esa oración muchas veces, también con la humanidad entera y, sobre todo, con los más necesitados y en plural. Que
el progreso y las crisis, que las solidaridades y las injusticias, que las
violencias y los trabajos por la paz, que pase lo que pase, que nos pase
contigo, Señor.
Hemos de decir esta oración también con Calasanz. Él descubrió
lo mejor de su vida en una iglesia llamada Santa Dorotea; no es casualidad que etimológicamente signifique “regalo de Dios”. Ya sabemos que
las coincidencias son pequeños milagros, donde Dios quiere quedar en
el anonimato. Ahí, en Santa Dorotea, encontró Calasanz el tesoro por
el que vendió todo lo que tenía: fue lo mejor que le había pasado.
Calasanz, como Santa Teresa, sabrá que la oración “es estar con
quien sabemos que nos ama”, que “quien a Dios tiene nada le falta”;
ahí radica esa confianza incondicional que lleva a Calasanz a la humildad en los momentos de éxito y a la esperanza en el aparente fracaso.
Quienes nos identificamos con los discípulos de Emaús, sentimos
que el corazón nos arde aunque no veamos a Jesús caminando a nuestro
lado. Él camina siempre con nosotros, escuchando, explicando las Escrituras, partiendo el pan para nosotros, compartiendo su tiempo y su vida.
Pase lo que pase que ME pase contigo, Señor.
Pase lo que pase que NOS pase contigo, Señor.
SÓLO TE PIDO QUE ESTÉS CONMIGO
No te pido, Señor, que pase la noche, sólo te pido que estés
conmigo.
No te pido volver a recuperar la alegría del corazón agradecido, sólo te pido que estés conmigo.
No te pido que sacudas de mi corazón esa tristeza que me
hiela, sólo te pido que estés conmigo.
Pasión por la misión
26
No te pido que me libres de la sensación de fracaso que me hace
pensar que nada valió la pena, sólo te pido que estés conmigo.
No te pido, Señor, ninguna ventaja ni seguridad, sólo te pido
que estés conmigo hasta el amanecer de un nuevo día.
4. ENAMORADOS DE LA MISIÓN
Hay ocasiones en que nos pesa el trabajo. Hay momentos en que la
escuela nos supone un peso duro de llevar. El cansancio se agolpa, las
múltiples tareas y preocupaciones nos pueden agobiar, los pequeños fracasos educativos de cada día son fardos en nuestra marcha cotidiana y la
autoestima que se nos debilita cuando no vemos frutos inmediatos.
Quizá por eso hemos de retomar cada día la motivación más profunda que nos mueve, la pasión que nos tocó el corazón en su día y lo
sigue haciendo también hoy. Quizá por eso hemos de asumir la pasión
que supone toda misión como la gran fortuna de saber que colaboramos en la tarea más preciosa que puede haber en el mundo.
Lo mejor que tiene un pueblo son sus hijos. Lo más valioso de
una familia son sus hijos. El futuro de la humanidad son sus hijos. Ésa
es la tarea que se encomienda: cuidar, educar, sacar adelante lo más
preciado, los niños y jóvenes.
Te invito ahora a acompañar a Calasanz en la defensa apasionada
de la misión escolapia descrita maravillosamente en el Memorial al
Cardenal Miguel Ángel Tonti (1621), por ser el ponente de la Comisión Pontificia encargada de estudiar la aprobación de las Constituciones y la conveniencia o no de conceder a las Escuelas Pías votos
solemnes con categoría de Orden Religiosa.
Las escuelas están en peligro si no consigue Calasanz este reconocimiento. Son muchas las congregaciones ya existentes y la Iglesia prefiere
no crear nuevas, sino orientar hacia las ya existentes. Calasanz sabe que la
educación es una misión nueva, que nadie va a llevar a cabo como núcleo
de su misión. Está en juego el futuro de muchos niños pobres. La defensa
de Calasanz es preciosa: sólo alguien tocado por Dios puede hablar así.
Obra de Dios y de Calasanz
27
Los historiadores de la Orden han calificado siempre a este documento como “obra maestra”, “canto original a la tarea educativa”, “tesis doctoral” de Calasanz. El entusiasmo es evidente. Nos encontramos ante un
escrito excepcional donde se muestra un hombre de gran tesón y extraordinaria personalidad, totalmente identificado con su vocación de educador. El alegato no sólo desarmó al Cardenal Tonti, sino que lo convirtió en
un entusiasta de la obra de las escuelas y en amigo personal de Calasanz.
Una apasionada defensa de nuestra misión escolapia
Imagina que estás acompañando ahora mismo a Calasanz para
hacer la defensa de nuestra misión. Escucha de sus labios estas palabras de una persona enamorada de su misión a los 64 años, tras largo
tiempo de dedicación en cuerpo y alma a los niños en la escuela. Deja
que vibre tu corazón y que tus labios repitan estas palabras de Calasanz en este mismo momento:
1.
Es indudable que, entre las mayores empresas reservadas a
los Papas, está la aprobación de las Órdenes Religiosas.
2.
Es algo que, si viene de Dios, redunda en honor para la
Iglesia y ayuda del prójimo; pues es Él quien da a los hombres capacidad de vivir como ángeles, en medio del mundo
y muertos al mundo; hechos, de libres, esclavos; de sabios,
locos; y de terrestres, espirituales y celestiales.
3.
Y así el Concilio de Letrán prohibió la creación de nuevas
Órdenes para evitar la superflua multiplicidad de Institutos
religiosos ya que los que buscan su conversión personal pueden entrar en los Institutos ya aprobados.
4.
Estas razones les han llevado a declarar que el Concilio aludía sólo a las Órdenes superfluas por el hecho de haber aprobado otras de ministerio diferente, necesario y específico en
la Iglesia.
5.
Y entre estas últimas se encuentra la Obra de los Pobres de
la Madre de Dios de las Escuelas Pías, con un ministerio
insustituible, ministerio que consiste en la buena educación
de los muchachos en cuanto que de ella depende todo el resto del buen o mal vivir del hombre futuro.
Pasión por la misión
28
6.
Por tanto no se puede dudar de que será favorecida y agraciada
con el nombre –teniendo ya la realidad– de verdadera y observante Orden religiosa, título que han recibido otras, tal vez no
tan útiles y necesarias, tal vez no tan aplaudidas, tal vez no tan
deseadas, y sí, tal vez menos solicitadas, en comparación de la
insistencia con que viene siendo pedido nuestro ministerio.
Ministerio en verdad muy digno, muy noble, muy meritorio,
muy beneficioso, muy útil, muy necesario, muy enraizado en nuestra naturaleza, muy conforme a razón, muy de
agradecer, muy agradable y muy glorioso.
7.
Muy digno, por girar en torno a la salvación, conjuntamente, del alma y del cuerpo.
8.
Muy noble, por ser menester angélico y divino, realizado por
los ángeles custodios, de los cuales los hombres se constituyen en esto cooperadores.
9.
Muy meritorio, por establecer un remedio eficaz, preventivo y curativo del mal, destinado a todos los muchachos de
cualquier condición mediante las letras y el espíritu…
10. Muy beneficioso, por ayudar a todos en todo: sin acepción de
personas, suministrando lo necesario y haciendo pedagogos
de todos los niños, incluso acompañándolos hasta sus casas.
11. Muy útil, por los numerosos cambios de vida efectuados,
como puede comprobarse con frecuencia entre los muchachos, tanto que no se reconocen según eran anteriormente.
12. Muy necesario para esa corrupción de costumbres que reina
en los de educación mala y para las necesidades de la Iglesia, a las que se atiende con oración continua de los niños
por turnos.
13. Muy enraizado en la naturaleza de todos los hombres, que
por instinto quieren buena educación de sus hijos.
14. Muy conforme a razón, para príncipes y ciudades, como se ve
claro por los efectos contrarios de los mal educados, que con
sus acciones perturban la paz e inquietan a los ciudadanos.
Obra de Dios y de Calasanz
29
15. Muy de agradecer por los hombres, que lo aplauden unánimes y lo desean en su patria. Muy de agradecer también
por Dios, más que la conversión de un pecador, porque en la
escuela no sólo se arrepienten de ofensas contra Dios, sino
que se conservan muchos en la inocencia.
16. Muy agradable para quien sea llamado a trabajar en esta
mies tan abundante.
17. Muy glorioso para los religiosos y para quienes lo favorezcan; para el Sumo Pontífice que lo apruebe como Orden;
glorioso también para el mismo Dios, al salvar y santificar
tantas almas.
18. Tampoco debe ser obstáculo el elevado número de Órdenes
existentes, porque, además de embellecerse admirablemente
la Iglesia con tal variedad, la abundancia o escasez de las cosas no se mide por su número: siendo útil y necesario, aunque abundante, no es superfluo. Por tanto, no debe referirse
a los Institutos útiles y necesarios, sino a los superfluos, a
los que no tienen ministerios específicos, sino que se quedan
en los generales y comunes a los demás.
19. Este hecho habría de bastar para comprender la correcta
interpretación del Concilio, el cual no sólo no es contrario a
dicha multiplicidad, sino que la estimula y, por el hecho de
censurar explícitamente la abundancia de las Órdenes superfluas, acaba por alabar tácitamente las que son útiles y
específicas.
20. Mucho menos obsta el peligro de una posible confusión.
Porque, si se trata de las otras Órdenes, la confusión puede
nacer o del hábito, y el nuestro es ya diferente; o del ministerio, y el nuestro es diferentísimo. De modo que este peligro
es tan remoto que dichas Órdenes ensalzan nuestra Obra,
envían a ella candidatos y le procuran fundaciones.
21. Si se trata de los obispos, mucho menos, ya que gran parte
de ellos hacen particular hincapié para introducirla en sus
diócesis; motivo éste digno de madura consideración.
30
Pasión por la misión
22. La mendicidad no perjudica a las otras Órdenes, porque, si
son de religiosos mendicantes, les da más ocasión de apoyarse en la Providencia, y si son seculares, nadie se empeña
en quitarles.
23. Y si alguien todavía insistiera alegando que ya se ha provisto
a la falta de este ministerio con los seminarios, con los Jesuitas y con los maestros seglares, no haría más que confirmar
el consentimiento universal respecto a la necesidad de la
educación.
En efecto, aun en el supuesto de que los maestros seglares
no se encontraran privados de la necesaria caridad, no rehuyeran la fatiga y al cesar la necesidad no hicieran lo que
dice el Evangelio: “el asalariado echa a correr, porque a un
asalariado no le importan las ovejas”. Aun en el supuesto de
que los seminarios no estuvieran tanto para formar buenos
pastores cuanto obedientes ovejuelas, aparte de su capacidad para un reducido número. Y aun en el supuesto de que
los padres Jesuitas poseyeran licencia para poblaciones y
personas pobres –que son las que más abundan en el mundo– pese a todo, la tierra es aún grande y “la mies abundante y los braceros pocos”.
24. Demostrada, pues, la utilidad y necesidad de esta obra, se
deduce la necesidad de constituirla establemente como Orden religiosa a fin de que en ningún momento desaparezca.
Se deduce asimismo la necesidad de ampliarla y propagarla
según las necesidades e instancias de tantos. Lo cual no puede hacerse sin muchos obreros, y no es posible conseguirlos
si no tienen gran espíritu y no son llamados con vocación
particular a alguna Orden ya aprobada, donde estén seguros
y puedan llegar al sacerdocio, que les permita una vida mortificada por el trato obligado con muchachos, trabajosa por el
continuo esfuerzo de su profesión y despreciable a los ojos de
la carne, que considera vil la educación de los niños pobres.
25. Y si la Santa Iglesia acostumbra a conceder esta gracia a
tantos otros ministerios, ¿por qué no a éste, que puede con-
Obra de Dios y de Calasanz
31
siderarse compendio de todos ellos, por ayudar al prójimo y
por disponer las almas mediante una buena educación a ser
capaces de recibir todos los demás ministerios?
Por el amanecer se conoce el día y por el buen comienzo el
buen final, y el transcurso de la vida depende de la educación recibida –jamás se pierde su buen olor, como tampoco
en el recipiente el del buen licor– ¿quién no ve el mayor provecho que experimentarán las otras Instituciones religiosas
en su ministerio cuanto mayor haya sido la preparación de
unas personas bien educadas?
26. Si la Santa Iglesia ha concedido esta gracia a tantos Institutos de ministerio general y común, ¿por qué no a uno específico y peculiar? Si la ha otorgado a muchos específicos,
tal vez no tan necesarios y al menos no tan solicitados, ¿por
qué no a éste, necesarísimo y solicitadísimo? Si han sido hallados dignos los que ayudan a curar enfermos y a rescatar
cautivos, ¿por qué no los que curan y rescatan almas? Si se
ha dado a los de ministerio general o específico de sólo vida
activa o sólo contemplativa, ¿por qué se ha de negar a quienes con uno y otro ministerio viven vida mixta, que es más
perfecta? Si no se ha denegado a quien ayuda a bien morir,
¿por qué, y con mayor razón, no se concederá a quien desde
los primeros años ayuda a bien vivir, de donde depende el
buen morir, la paz y sosiego de los pueblos, el buen gobierno
de las ciudades y de los príncipes, la propagación de la fe, la
conversión y, finalmente, la reforma de toda la cristiandad?
Renovar nuestro enamoramiento
¿No te impresiona esta apasionada defensa de Calasanz?, ¿no es
también lo que descubres en tu interior, a pesar de los momentos de
cansancio y de dificultad?
“Nada le has dado a Cristo, si no le has dado todo tu corazón”,
decía Calasanz5.
5
Miró y Miguel Ángel Asiain. Vivir hoy el carisma de Calasanz. ICCE. 2000, p. 129.
Pasión por la misión
32
Hoy, Señor, renuevo mi enamoramiento por Ti y por la misión a
la que me llamas. Te doy gracias por esa confianza que depositas en
mí y en las Escuelas Pías. Y te pido fuerzas para responderte a Ti y a
tantos niños y jóvenes.
Si la nota dijese: “Una nota no hace melodía…”, no habría
sinfonías.
Si una palabra dijese: “Una palabra no puede hacer una página…”, no habría libros.
Si la piedra dijese: “Una piedra no puede levantar una pared…”, no habría casas.
Si la gota de agua dijese: “Una gota no puede formar un
río…”, no habría océanos.
Si el grano de trigo dijese: “Un grano no llena un campo…”,
no habría cosechas.
Si el hombre dijese: “Un gesto de amor no puede ayudar a
la humanidad…”, no habría justicia, ni paz, ni dignidad, ni
felicidad sobre la tierra de los hombres.
Como la sinfonía necesita cada nota, como la casa necesita cada piedra, como el océano necesita cada gota, como la
cosecha necesita cada grano de trigo, la humanidad entera
tiene necesidad de ti, allí donde estés6.
5. EN PRIMERA FILA
Las personas somos los seres más desvalidos al nacer… ¡y durante
toda la infancia! Mucho tiempo si lo comparamos con cualquier otro
animal. Esa debilidad es precisamente la que permite que desarrollemos cualidades y posibilidades impensables en los demás seres.
6
Gabriel Leal.
Obra de Dios y de Calasanz
33
Nacemos dependiendo de los demás. Es una maravilla descubrir
que debemos la vida y todo lo que somos a los demás. Somos criaturas, simples y maravillosos seres creados, criados y cuidados por los
demás. Esta realidad nos despierta una actitud de gratitud y nos da un
claro indicio del Padre del cielo que siempre está a nuestro lado.
En la adolescencia, el propio desarrollo nos lleva a buscar la autonomía de nuestros padres, para ser nosotros mismos en la interdependencia con los amigos.
Al llegar a la etapa adulta otras personas comienzan a depender
de nosotros. Ya no somos el centro como en la fase de niños, ni los
iguales como en la juventud; ahora somos los responsables que hemos de cuidar de los demás.
Finalmente, en la ancianidad volvemos de nuevo a depender de
los demás. Y esas limitaciones, siempre duras, nos recuerdan que
siempre hemos sido criaturas en las manos de Dios… ¡y en las de
quienes nos rodean!
En todas las etapas de la vida queremos ser cuidados, que se fijen
en nosotros, que nos atiendan, que nos reconozcan. Nunca dejamos,
gracias a Dios, de ser niños necesitados de los demás.
También en todas las edades deseamos ser autónomos, caminar
por nuestra cuenta, tomar nuestras decisiones, ser nosotros mismos.
Nunca dejamos, gracias a Dios, de querer ser libres.
Hasta aquí, todo es normal.
La llamada a dar un paso adelante
El desafío personal más decisivo es el descubrir que cada uno es
distinto de los demás, que cada persona es única, que tu misión nadie
la puede llevar a cabo más que tú. Si tú no haces lo que Dios y el mundo esperan de ti, esa tarea quedará pendiente para toda la eternidad.
Aquí está el gran reto de tu misión y de tu vida.
Si Calasanz no se hubiera decidido, no sólo faltarían las Escuelas
Pías, sino que miles de niños habrían tenido una vida mucho peor y
quizá el derecho universal a la educación estaría todavía pendiente en
el mundo.
Pasión por la misión
34
Cada vez que hay una necesidad en el mundo, cada vez que un
clamor llega hasta el cielo pidiendo una respuesta, Dios se hace la
misma pregunta: “¿A quién enviaré?”
Desde pequeños nos hemos acostumbrado a que haya otra persona que dé respuesta a las necesidades. Son nuestros padres, nuestros
educadores, los mayores… ¡siempre los demás!
Las excusas son fáciles de encontrar: otros saben más, lo hacen
mejor, tienen más experiencia… A veces nos servimos de una falsa
humildad para no responder: no soy capaz, no valgo… Otras veces nos
comparamos y nos agarramos a una justicia a nuestra medida: ya he
hecho suficiente, les toca ahora a otros…
Y, sin embargo, esa pregunta de Dios siempre está revoloteando a
nuestro alrededor: “¿A quién enviaré?”
¿A quién enviaré para ayudar a ese compañero de tu comunidad que
necesita una palabra oportuna?, ¿a quién enviaré a ese joven para animarle?, ¿a quién enviaré a ese niño que tiene tan poco futuro?, ¿a quién enviaré a esa familia desorientada?, ¿a quién enviaré para hacer más alegre mi
entorno?, ¿a quién enviaré para ser testigo de mi inmensa misericordia?
Todo me importa, cuenta conmigo
Es una constante en la Biblia el poner excusas cuando uno es llamado: soy tartamudo (Moisés), soy un niño (Jeremías), no valgo, soy
mayor, estoy enfermo, hay otros mejores… Se nos olvida que “no me
elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí” (Juan 15, 16)
Aunque parezca difícil, a veces imposible (que se lo digan a María
en la Anunciación), no hay otra actitud razonable que la de dar un
paso al frente:
–
“Abraham tenía 75 años cuando salió de su tierra” (Génesis 12, 4).
–
“Habla, Señor, que tu siervo escucha”, que dirá Samuel (1
Samuel 3, 10).
–
“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra” (Lucas 1, 38).
Obra de Dios y de Calasanz
–
35
“Si es posible, aparta de mí este cáliz, pero que no se haga
mi voluntad sino la Tuya” (Lucas 22, 42).
Insisto. No cabe mirar a los lados, buscar a otro que dé la respuesta
que Dios te pide ahora a ti. Es clave la actitud del “cuenta conmigo”.
Los discípulos de Milani decían que una clave para crecer era el
descubrirse soberanos de todo, el estar convencidos de que “todo me
importa”, todo lo que pasa a mi lado; cuanto me pide una respuesta
me está interpelando y sólo cabe decir “eso también me importa”, soy
el soberano también en eso.
“La voz de Dios es voz del espíritu, que va y viene, toca el corazón y pasa, ni se sabe de dónde viene o cuándo sopla. Importa, pues,
mucho estar siempre alerta para que no llegue de improviso y se aleje
sin fruto”, decía Calasanz7.
Conviene, pues, estar atento y disponible, pasar a primera fila sin
mirar para atrás, ni siquiera a los costados: aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad. Ya sé que no valgo, pero contigo voy a donde haga falta, mis manos te las presto para lo que quieras… ¡cuenta conmigo!
SELECCIÓN DE APÓSTOLES.
Imaginemos que para formar el grupo de sus primeros
discípulos, para poner en marcha la Iglesia, Jesús hubiese consultado una agencia especializada en la selección
de personal. Este podría haber sido el informe final:
“Estimado Señor:
Gracias por habernos encomendado los currículum vitae
de las doce personas que ha elegido para confiarles puestos de responsabilidad en su nueva organización. Todos
han sido sometidos ya a una impresionante serie de tests,
los resultados han sido tratados por ordenador y hemos realizado con cada uno de ellos una entrevista personalizada
con nuestro consultor en aptitudes para el ministerio.
7
EP 131.
Pasión por la misión
36
Nuestro equipo ha llegado a la conclusión de que la mayor
parte de sus candidatos carecen de experiencia, que tienen
poca formación y escasas aptitudes para el tipo de empresa en
la que usted piensa embarcarse. No tienen espíritu de equipo.
Le aconsejamos, pues, que siga buscando otros candidatos con
mayor experiencia en la gestión y mayores capacidades.
Simón Pedro es un inestable emocional, sujeto a cambios bruscos de humor. Andrés no tiene cualidades para asumir responsabilidades. Los dos hermanos, Santiago y Juan, los hijos del
Zebedeo, anteponen su interés personal a su entrega a la empresa. Tomás tiene tendencia a discutir por cualquier cosa, lo
cual no haría más que enfriar el entusiasmo de todo el equipo.
Mateo figura en la lista negra de la comisión de la gran Jerusalén para la honradez en los negocios. Santiago, el hijo de Alfeo, y Tadeo tienen una indudable tendencia al radicalismo.
No obstante, uno de los candidatos tiene grandes posibilidades. Es capaz y creativo, tiene facilidad para tratar a la gente,
un desarrollado sentido de los negocios y no le faltan relaciones entre las personalidades bien situadas. Le aconsejamos que tome a Judas Iscariote como su administrador y su
brazo derecho. Está motivado, es ambicioso y no teme las
responsabilidades”8.
6. OBRA TAMBIÉN TUYA Y MÍA
Comenzábamos recordando con agradecimiento que las Escuelas
Pías son obra de Dios y del afortunado atrevimiento y tesonera paciencia de San José de Calasanz.
Acabamos este apartado, con actitud humildemente agradecida,
sintiéndonos felices de que las Escuelas Pías sean también obra tuya y
mía, de esa dedicación que estamos ofreciendo a tantos niños y jóvenes, de esa respuesta que intenta ser fiel a la llamada recibida.
8
Pierre Trevet. Parábolas de un cura rural. Monte Carmelo. 2007, pp. 162-163.
Obra de Dios y de Calasanz
37
Hoy nos sentimos, somos, no sólo continuadores y colaboradores de Calasanz y del mismo Dios, sino que nos sentimos y somos su
rostro allá donde nos encontramos. Nuestras comunidades, nuestras
obras, nuestros hermanos y compañeros, tantos colaboradores, incluso tú y yo, tenemos en nuestras manos esta maravilla de las Escuelas
Pías, somos las Escuelas Pías.
Ésa es nuestra misión que aceptamos con gusto y con responsabilidad, sabiendo que “llevamos ese tesoro en vasijas de barro, para
que sea vea que esa fuerza tan extraordinaria es de Dios y no viene de
nosotros” (2 Corintios 4, 7).
ENVÍANOS LOCOS
¡Oh Dios! Envíanos locos, de los que se comprometen a fondo, de los que se olvidan de sí mismos, de los que aman con
algo más que con palabras, de los que entregan su vida de
verdad y hasta el fin.
Danos locos, chiflados, apasionados, hombres capaces de dar
el salto hacia la inseguridad, hacia la incertidumbre sorprendente de la pobreza; danos locos, que acepten diluirse en la
masa sin pretensiones de erigirse un escabel, que no utilicen
su superioridad en su provecho.
Danos locos, locos del presente, enamorados de una forma de
vida sencilla, liberadores eficientes del proletariado, amantes
de la paz, puros de conciencia, resueltos a nunca traicionar,
capaces de aceptar cualquier tarea, de acudir donde sea, libres y obedientes, espontáneos y tenaces, dulces y fuertes9.
Danos locos, Señor, haznos locos así. Ayúdanos a contagiar esta
sana locura a otras personas, a otros jóvenes, para que esta obra tuya
y de Calasanz perdure y siga acercando tu Reino a este mundo que
tanto lo necesita.
9
L.J. Lebret. Gritos y plegarias, p. 310.
2.
NOVEDAD EN
LA HISTORIA
“Calasanz, inspirado intérprete de los signos de su tiempo,
fundó un Instituto clerical que la Iglesia reconoció de derecho
pontificio y recibió en su seno como Orden de Clérigos Regulares
Pobres de la Madre de Dios de las Escuelas Pías.
De este modo creó una escuela nueva, en estrecha conexión con el
carisma fundacional, primer modelo en la historia de formación
integral, popular y cristiana, como medio para liberar a niños y
jóvenes de la esclavitud de la ignorancia y del pecado”
(Constituciones 2)
1. LA GRAN NOVEDAD: UNA ESCUELA PARA TODOS
Siempre ha habido maestros y discípulos; los padres educando a sus
hijos, los maestros de oficios con los aprendices, la formación de los nobles
y también de los clérigos… Siempre ha habido escuelas de algún tipo.
Sin embargo, Calasanz introduce una gran novedad al poner en
marcha la primera escuela pública, popular y gratuita de Europa. La
educación no es para unos pocos, para los privilegiados que alcanzan
esa suerte, sino para todos.
Tendrán que pasar 350 años para que la Declaración Universal
de los Derechos Humanos proclame la universalidad del derecho a la
educación para todos. Y todavía hoy hemos de denunciar que millones
de niños y niñas siguen sin acceso a la escuela.
Calasanz, creador de una nueva escuela
Josep Domènech i Mira denominó a Calasanz “un gigante de la
pedagogía”: “En efecto, hace cuatro siglos, un gran pedagogo español,
40
Pasión por la misión
José Calasanz, inició con las Escuelas Pías la larga marcha hacia la
universalización de la enseñanza gratuita. Su pensamiento y su obra
fueron profundamente innovadores. Su figura sólo es comparable a la
de Comenio. Los dos pedagogos presentan paralelismos: Comenio fue
el educador de la Europa protestante y Calasanz de la Europa católica.
Los dos nacieron en el siglo XVI, Calasanz en 1557 y Comenio en 1592,
defendieron la universalización de la enseñanza y la utilización de la
lengua nacional en la educación: fueron grandes innovadores en la didáctica y la organización escolar. Sin embargo, si la historia ha hecho
una merecida justicia a Comenio, no ha sido tan justa con Calasanz
por tres razones: la excesiva exaltación de sus biógrafos y seguidores,
que ha producido un efecto contrario, el haber resaltado su dimensión
religiosa en detrimento de la pedagógica y el hecho de que Calasanz
dejara pocos documentos escritos sistemáticos exponiendo su pensamiento educativo. Éste hay que buscarlo en las más de diez mil cartas
y en los documentos que redactó referidos a la fundación”10.
¿No te emociona leer este párrafo? Calasanz fue un gigante, un
revolucionario, un visionario, un gran descubridor. Supo interpretar
los signos de los tiempos y escuchar lo que Dios le reclamaba: una
nueva escuela para atender a miles de niños y hacer un mundo mejor.
Calasanz descubrió, puso en marcha, un dinamismo de liberación de
la ignorancia y del pecado para los niños y jóvenes. ¡Casi nada!
No nos detendremos ahora en sus innovaciones pedagógicas, pues
son bien conocidas: una escuela popular y gratis, para todos sin ninguna discriminación, estricta aplicación de los principios cristianos con
respeto y acogida a seguidores de otras religiones, la graduación escolar
por niveles, la excelente organización de grandes centros educativos
con sus correspondientes reglamentos y registros tan útiles, la preocupación por la educación física y la higiene; la formación de los educadores, el acompañamiento de los niños desde la escuela a sus casas, la sistematización y progresividad de los contenidos, la disciplina oportuna,
el método preventivo, la expansión internacional de las escuelas, etc.
10 Perspectivas: revista trimestral de educación comparada (París, UNESCO: Oficina
Internacional de Educación), vol. XXIII, nn. 3-4, 1993, pp. 808-821. ©UNESCO:
Oficina Internacional de Educación, 1999.
Novedad en la Historia
41
La novedad hoy de las Escuelas Pías
Hoy también tenemos el reto de interpretar nuestra época y actualizar las Escuelas Pías para ser fieles al envío del Señor, para que
nuestras obras respondan a los niños y jóvenes de nuestro tiempo,
para que posibiliten un mundo mejor para toda la humanidad.
Cuando todavía más de 57 millones de niños no acceden a la escuela primaria, según datos de Unesco de 2011, o el número de analfabetos se acerca a los 900 millones de personas, la misión escolapia
sigue siendo plenamente necesaria y urgente.
Sigue siendo novedad en pleno siglo XXI, en muchos países del
mundo, especialmente de África, la escuela primaria para millones
de niños. Todavía más la escuela secundaria hasta conseguir una real
alfabetización funcional. Hay mucha misión escolapia esperándonos.
Como en tiempos de Calasanz, podemos decir que está muy solicitada
nuestra presencia escolapia y que hemos de seguir dando respuesta a
la llamada de tantos niños que nos esperan.
También en los países donde la escolarización está lograda, sigue
muy vigente una escuela todavía muy novedosa, que parte de la intuición de Calasanz:
–
Una escuela que sea centro, que sea referencia para el alumnado y también para las familias y el entorno en que se sitúa. Una escuela que aglutina, que convoca, a donde acuden
gustosos quienes la conforman. Una escuela que aspira a ser
centro a pleno tiempo, no limitada al horario académico y
al calendario escolar, sino una escuela siempre abierta, con
patios al estilo de plaza del pueblo, segura. Una escuela que
oferta actividades en todo momento, al concluir las clases, en
los fines de semana y períodos vacacionales. Una escuela que
sigue invitando a quienes han terminado su etapa formativa
en ella. Una escuela que sea centro y centro de referencia.
Para todo ello, sólo hay una respuesta: poner en el centro al
niño, a cada niño o niña o joven, por encima de todos los demás planes y proyectos. Y esto se nota y concreta de muchas
formas: quizá la fundamental, que cada uno se sienta querido,
amado profundamente, respetado en plenitud. Un joven preguntaba a su educador: “¿Me quieres ayudar o me quieres?”
Pasión por la misión
42
–
–
–
–
Una escuela que sea educativa, además de instructiva. Que
ayude a desarrollar todas las dimensiones de la persona: las
intelectuales, las afectivas, las relacionales, las sociales, las
religiosas, las físicas… ¡todas! Una escuela que contenga muchas escuelas en su interior: académica, deportiva, pastoral,
cultural, social, de servicios y actividades complementarias.
Una escuela integral que busque el desarrollo armónico de
cada alumno con un acompañamiento personal y cercano.
Una escuela evangelizadora, además de formativa en la cultura
religiosa. Porque ofrece formación religiosa, experiencias significativas que puedan posibilitar el encuentro con el Señor,
cauces de servicio y solidaridad, progreso personal en el seguimiento a Jesús, grupos de crecimiento personal y de referencia
en la vida. Una escuela que, en el horario académico y fuera de
él, crea un ambiente donde es posible la invitación a seguir a
Jesús porque hay una oferta clara, explícita y respetuosa. Una
escuela que cuenta con una Comunidad cristiana escolapia
que se convierte en el alma del colegio y en la oferta de inserción eclesial y desembocadura las propuestas pastorales.
Una escuela transformadora y colaboradora en la construcción de un mundo mejor para todos. Una escuela inclusiva,
que deja espacio a todos, que no discrimina a nadie, donde
se intenta buscar el lugar más adecuado para cada persona.
Una escuela inserta en la realidad y crítica con ella, cercana
a los más necesitados, solidaria. Una escuela que transmite
valores y, sobre todo, virtudes. Que invita a las acciones solidarias, al compromiso de vida, a la militancia por un mundo
mejor. Una escuela que se convierte en centro de transformación porque prepara personas para ello y porque ella misma
se convierte en una plataforma de transformación social.
Una escuela que convoca a cuantos la conforman: al alumnado, a las familias, al profesorado, a todos los educadores, al
personal que la hace posible, a los cercanos y colaboradores,
a quienes ya han concluido la etapa escolar, a las gentes del
entorno. Una escuela que sabe ser colegio, colectivo que aglutina y cuenta con todos. Una escuela que busca ser referencia
educativa, evangelizadora y transformadora en el lugar en que
Novedad en la Historia
43
se encuentra. Una escuela estructurada orgánicamente para
que cada persona y cada estamento pueda hacer su aportación
específica buscando siempre el logro de la misión escolapia.
Una escuela así es novedad y necesidad también en sociedades
que creen tener ya resuelta la educación de sus niños y jóvenes. ¿No
te parece?
Antes de acabar este capítulo, podemos hacernos la pregunta
siempre molesta: ¿nuestro centro escolapio es novedad?, ¿aporta algo
específico en nuestra sociedad? ¿Mi trabajo y el tuyo están teñidos de
la novedad de Calasanz o son más rutina, repetición, profesionalidad
sin más…? ¿Acaso piensas que en una escuela así alguien se pudiera
sentir excluido, que hubiera alguien que no puede aportar nada sea
cual sea su edad, o estado de salud?
Si ofreciésemos lo mismo que otros centros, si no somos necesarios porque habría suficientes escuelas para nuestros alumnos, hemos
de plantearnos que sobramos, que hemos de desinstalarnos para buscar otros lugares o para buscar otra forma de hacer las cosas.
Y lo mismo podríamos decir de mi y de tu actuación personal: si
no aportamos algo novedoso y específico como buenos educadores
escolapios, como sacerdotes, como religiosos, como acompañantes,
tendremos que resituarnos para ser fieles a la misión siempre original
y muy necesaria de Calasanz.
Hemos de ser novedosos y creativos, mantenernos siempre alerta a las necesidades de cada momento y de cada persona, actualizar
nuestra formación y nuestras obras, no conformarnos nunca con lo
ya obtenido, buscar juntos el papel y aportación de cada uno, porque
sabemos que tenemos la gran suerte y la gran responsabilidad de colaborar con el mismo Dios en el futuro de muchos niños y jóvenes, así
como del advenimiento del Reino de Dios a nuestro mundo.
PLANES
Si tus planes son para un año, siembra trigo;
si son para diez, planta un árbol;
si son para cien años, instruye al pueblo.
Pasión por la misión
44
Sembrando trigo, cosecharás una vez;
plantando un árbol, cosecharás diez veces;
instruyendo al pueblo, cosecharás cien veces11.
2. NUESTRA MISIÓN EN LA ESCUELA… Y EN OTRAS
PLATAFORMAS
La gran plataforma de nuestra misión escolapia es la escuela. Es
una insistencia de Calasanz y de la tradición escolapia a lo largo de
estos siglos, como se puede constatar con el gran número de colegios
y centros educativos en las presencias escolapias.
Según el Secretariado General del Ministerio en 2011, contamos
con 189 colegios12, que atienden, con la dedicación de quinientos religiosos escolapios y más de diez mil laicos, a 125.000 alumnos. A ese
número es preciso añadir todas las personas que, de alguna manera,
conforman la realidad colegial: familias, profesorado y otros educadores, colaboradores, cercanos, etc.
Hoy la escuela sigue siendo, sin duda, una excelente instancia en
muchos países para que los niños puedan acceder a una educación de
calidad y también son privilegiados espacios para la evangelización.
Junto a la labor en los colegios, la historia escolapia nos ha conducido a una realidad donde son otras muchas las plataformas donde
también se está llevando a cabo la misión escolapia:
–
121 parroquias13 atendiendo a 570.000 personas, la mayoría
en América (358.000), África y Asia (140.000), Italia y Europa
central (78.000) y España (14.000).
11 Kuant-Sen.
12 Colegios escolapios: 33 en Italia y Europa central, 60 en España, 60 en América,
36 en África y Asia.
13 Parroquias escolapias: 28 en Italia y Europa central, 40 en España, 37 en América, 16 en África y Asia.
Novedad en la Historia
45
–
106 templos de culto público14, normalmente en los propios
colegios.
–
230 programas de educación no formal: hogares e internados,
centros socioeducativos, albergues y casas de convivencias,
escuelas de educadores, alfabetización de jóvenes y adultos,
apoyo escolar, comedores infantiles, voluntariado, sensibilización, programas sociales…
–
27 centros de pastoral extraescolar, normalmente muy cercanos a las obras escolapias, aunque con su propia autonomía.
–
… y bastantes más iniciativas no fáciles de clasificar.
La dificultad que plantea la puesta en marcha y el sostenimiento de centros educativos formales en los países donde no hay
ayuda del Estado para ello ha llevado a impulsar otras plataformas
de misión escolapia que consiguen también eficazmente las finalidades calasancias.
Las parroquias, y quizá todavía más los templos de culto de los
colegios escolapios, han prestado y siguen prestando un valioso servicio a la Iglesia y a las localidades en que se encuentran. Siempre
tienen ante sí el desafío de mantener nítida su identidad escolapia con
la necesaria coordinación diocesana, de trabajar armónicamente con
las demás obras escolapias del lugar y de la demarcación, de atender
de modo especial a las prioridades de la misión escolapia. Cuando se
consigue un proyecto escolapio conjunto de escuela y parroquia las
posibilidades de acción y los resultados se multiplican.
Junto a los colegios y las parroquias (y centros de culto), han ido
surgiendo muchas obras, centros, proyectos y programas que hoy se
denominan “educación no formal”. Estas obras van ganando carta de
naturaleza en las Escuelas Pías porque permiten acceder a niños y
jóvenes de estratos populares, porque complementan con fuerza la
acción de nuestros centros educativos y porque responden perfectamente al logro de las metas escolapias.
14 Templos de culto público: 22 en Italia y Europa central, 24 en España, 42 en
América, 18 en África y Asia.
Pasión por la misión
46
La versatilidad de estas obras para adecuarse en cada momento a
las necesidades de los destinatarios y a las posibilidades de los recursos disponibles, la menor dificultad para conseguir financiación, la
flexibilidad con que abre las puertas al voluntariado, son algunas de
sus interesantes características.
Especialmente para los momentos iniciales de las presencias escolapias está siendo y, todavía más en el futuro, podrá ser una línea de
misión escolapia de gran valor.
El reto de estas obras de educación no formal, además de los comunes con las demás obras escolapias (coordinación en la localidad
y demarcación, mantener la identidad escolapia, etc.) es lograr su
sostenibilidad en el tiempo a la vez que continuar con la necesaria
flexibilidad.
La misión es más que las obras concretas
Ciertamente es apasionante la misión escolapia en el mundo. Y
su vitalidad para ir abriéndose camino a lo largo de los tiempos en
función de las distintas situaciones.
Lo fundamental es que no nos despistemos de lo realmente importante, que no convirtamos los medios en fines, que nos descubramos más enviados que dueños, que pensemos nuestras obras como un
medio para servir a Dios y a los demás, especialmente a quienes más
lo necesitan, siguiendo la estela de Calasanz.
Esto es algo que nos lo tenemos que recordar una y mil veces cada
uno de nosotros, tú y yo, cada una de nuestras obras, cada Provincia escolapia, las Escuelas Pías y cuantos nos descubrimos siervos y enviados.
Señor, que nunca olvidemos que Tú eres el centro y quien nos envía.
EL CLUB DEL REFUGIO
Era una costa peligrosa, golpeada por el oleaje y grandes huracanes. Había sido testigo de innumerables naufragios. Los
capitanes de los barcos procuraban no pasar cerca por su peligro. Sin embargo, cada año, varios barcos se hundían en las
rocas y arrecifes por esos lugares.
Novedad en la Historia
Los que allí vivían, misericordiosos, levantaron un pequeño
rancho, con un equipo de salvavidas. Año tras año, recogieron fondos para sostenerlo. El equipo de salvavidas se volvió
experto y el número de víctimas iba disminuyendo.
La fama del pequeño refugio creció y llegaron herencias. Los
fondos fueron aumentando y se nombró un tesorero y comité para controlar bien el dinero.
Con el tiempo, comenzaron a sentir vergüenza de las condiciones tan pobres del lugar. Y decidieron mejorarlo para
poder servir mejor a los pobres náufragos. A la vez, comenzaron a dar sueldos a los salvavidas (antes eran voluntarios)
para servir mejor a los náufragos. Se hizo un nuevo edificio
para hacer el refugio más presentable y recibir mejor a los
pobres náufragos.
La fama iba creciendo. Muchas personas pidieron ser miembros del equipo aunque fuera como miembros honorarios,
contribuyeron con fondos. Se hizo una bandera, un lema y
un reglamento: así, la institución pasó a llamarse “El Club
del Refugio”.
La fama de “El Club del Refugio” creció aún más. Se ubicó un
restaurante para atender a los socios, aparecieron canchas de
tenis, salones de fiestas, etc.
Un día, durante la reunión-almuerzo de los miembros, ocurrió un naufragio. El equipo salió para salvar a las víctimas.
Cuando llegaron, estaban mojados, sucios. Entre los náufragos había blancos, negros, amarillos –gente de toda clase–
porque la nave que se había hundido era un barco que llevaba
trabajadores pobres que buscaban trabajo en otra parte. Al
ver a las víctimas, la dirección del Club del Refugio se reunió
en asamblea de urgencia y proporcionó el garaje para alojamiento de los náufragos, por un corto período, ya que el sitio
sería pronto usado para recibir a los invitados a las fiestas
nocturnas del Club.
Esa noche, en sesión extraordinaria, se decidió que si algunos miembros querían hacer entrar tales tipos en el refugio,
47
Pasión por la misión
48
sería mejor construir un pequeño rancho sencillo más allá
de la costa, para salvar náufragos nocturnos15.
3. LA INTUICIÓN DE CALASANZ CONCRETADA EN UNA
MISIÓN
Las grandes novedades de Calasanz, más allá de aportaciones didácticas y organizativas de gran valor, son marcar las finalidades de la
misión, poner en marcha una estrategia para llegar a ellas y señalar
tres acentos fundamentales.
Podríamos parafrasear a Calasanz imaginando en sus labios: “Piedad y letras para la reforma de la sociedad cristiana, para la felicidad
del alumno y para dar gloria a Dios”.
Calasanz descubre la injusticia de la sociedad en la que se encuentra: niños en la calle, sin futuro, sin educación, sin posibilidades
de desarrollo personal. Ahí está el germen de malas costumbres, de la
esclavitud de la ignorancia, de una sociedad que ha de ser cambiada.
El camino para cambiar esta situación es la educación cristiana, Piedad y Letras, o Espíritu y Letras16.
Las finalidades de la educación escolapia
En primer lugar Calasanz sitúa las finalidades de la educación.
Esto que parece tan elemental, es imprescindible para poder educar:
determinar qué pretendemos con nuestra acción.
Con frecuencia en el día a día olvidamos estas finalidades y nos
ofuscan otras: que aprendan mucho, que aprueben la selectividad
o en los estudios posteriores, que se porten bien, que no molesten,
que se lleven buen recuerdo del colegio, que las familias estén satisfechas…
15 José DAVID. “Juegos y trabajo social”.
16 GIRÁLDEZ Miguel, ¿Piedad y letras? ¿Espíritu y letras?, Ephemerides Calasanctianae, n. 2, febrero, 2012, pp. 162-164.
Novedad en la Historia
49
Calasanz indica tres finalidades:
1. Educar para transformar la sociedad y posibilitar un mundo
como Dios manda.
“La reforma de la sociedad cristiana radica en la diligente práctica de esta misión”17.
Lo que busca Calasanz es la reforma de las personas y, con ellas,
de la sociedad. Se trata de evitar las malas costumbres y colocar en su
lugar la Piedad y las Letras.
En una época de reforma eclesial con el Concilio de Trento, también este tipo de educación supondrá una importante renovación para
la Iglesia.
Éste es el horizonte de nuestra educación escolapia que siempre
ha de estar presente: la transformación de nuestra sociedad.
2. Posibilitar la felicidad del alumno a lo largo de toda su vida.
“Si desde la infancia el niño es imbuido en la Piedad y las Letras, ha
de preverse, con fundamento, un feliz transcurso de toda su vida”18.
Un segundo objetivo es facilitar la vida de los alumnos, prepararlos para una vida más plena, con más posibilidades y más feliz.
El proceso educativo supondrá su esfuerzo, tiempos de dificultades, pero es finalidad educativa la felicidad del alumno en el transcurso de toda su vida, incluyendo el momento actual. Hemos de conseguir una escuela donde estén a gusto, felices, valorando lo que hacen
y acompañándoles en los trances de mayores problemas. La escuela
ha de ser también su casa.
3. Dar gloria a Dios y ser de utilidad para el prójimo.
“Para gloria de Dios omnipotente y utilidad del prójimo” es el
final de las Constituciones de Calasanz.
17 Proemio de las Constituciones de Calasanz, 2.
18 Proemio de las Constituciones de Calasanz, 2.
50
Pasión por la misión
“La razón de nuestro trabajar bien y con empeño debe ser agradar a Dios”19.
Toda nuestra vida y misión escolapia, nuestra escuela y obras, han
de ser para gloria de Dios y utilidad del prójimo. No sólo porque colaborar en la construcción del Reino en este mundo lo sea, ni tampoco
sólo porque es gloria de Dios la felicidad de sus hijos, sino también
porque en toda nuestra vida y misión hemos de intentar ser signos del
amor inmenso de nuestro Padre del cielo.
El camino: la educación cristiana, la Piedad y las Letras
Hay diversos caminos para llegar a un mundo mejor, unas personas
más felices y una mayor gloria de Dios: los cambios políticos, las reformas
económicas y legales, los descubrimientos científicos y tecnológicos, las
reflexiones filosóficas y morales, las exhortaciones éticas y religiosas…
Calasanz propone la educación como el camino para llegar a todo
ello. Una educación con dos grandes pilares: la formación religiosa y
la formación humana. Hoy diríamos la educación cristiana.
19 EP 405.
Novedad en la Historia
51
“Recuerdo con la presente a todos que atiendan con todo cuidado
al ejercicio de las escuelas, que es nuestra misión principal, no sólo en
cuanto a las letras, sino también en cuanto al santo temor de Dios”20.
Está bien recordar siempre que la escuela es un medio para llegar
a la finalidad fundamental. Con frecuencia aparece el riesgo de convertir los medios en fines y desvirtuar nuestra misión.
Tres prioridades
Calasanz no sólo indica las finalidades de la misión escolapia y
marca el camino de la educación, sino que también señala unas prioridades, unos “praecipue”, que definen más nuestra acción:
1. Principalmente los pobres.
“Nunca tendremos en menos a los niños pobres porque para ellos
se fundó nuestro Instituto”21. “Lo que se hace por uno de los niños
pobres se hace por Cristo. No se dice otro tanto de los ricos”22.
Calasanz abre sus escuelas a todos, también a los ricos y, por supuesto, a los pobres. Pero su predilección y la alerta máxima para
atender a los más necesitados es una constante.
Claramente se refiere Calasanz a los pobres económicamente hablando. Así que no son válidas las trampas que podemos hacernos al
ampliar hasta nuestra medida el concepto de pobres. La prioridad es
para quienes menos oportunidades tienen y esto viene marcado, sobre
todo, por el nivel de recursos con que se cuenta. Sin embargo, también
la misión escolapia encuentra su prioridad en los niños y jóvenes con
cualquier tipo de pobreza: intelectual, social, cultural, religiosa… La
educación escolapia es para todos… y principalmente para los ponbres.
“No sería poco si supiéramos rebajarnos a la capacidad de los
niños, pues la Iglesia nos ha ordenado a su instrucción”23.
20
21
22
23
Carta 1068 del 24/02/1629.
Carta 1319.
Carta 3041.
Carta 2577 del 20 de agosto de 1636.
Pasión por la misión
52
2. Principalmente los niños y jóvenes.
La misión escolapia puede alcanzar a destinatarios de todas las edades. También a los adultos, a las familias, a los cercanos y colaboradores.
Pero la prioridad para Calasanz y para los escolapios son los niños y jóvenes, desde la más tierna infancia. La labor de siembra, de
equipamiento en los primeros años es muy importante para el buen
desarrollo personal. Es momento clave para evitar carencias que pudieran marcar para toda la vida.
Ahora bien, no debemos olvidar que también es prioridad escolapia la juventud y quizá aquí nuestra realidad es más deficiente. Los
escolapios nos hemos dedicado muchísimo a los niños, bastante a los
adolescentes, poco a los adultos y todavía menos a los jóvenes. La edad
juvenil es el momento de cristalizar las opciones, de estructurar la
propia vida: la misión escolapia incluye el acompañamiento y la formación en este momento. En nuestra época, además, la etapa juvenil
se va ampliando y ocupa cada vez más años en la vida.
3. Principalmente la acción pastoral y la catequesis.
“La educación en la fe es el objetivo final de nuestro ministerio. A ejemplo del Santo Fundador, de acuerdo con nuestra tradición,
consideramos la catequesis como el medio fundamental de nuestro
apostolado”24.
Educar en la fe hoy es propiciar el primer anuncio, dar a conocer
el mensaje, facilitar el encuentro con el Señor, proponer un estilo de
vida acorde con el Evangelio, invitar al grupo y a la comunidad eclesial. Estas tareas son prioridad en la misión escolapia en las escuelas
y en todas las obras.
Nuestra misión escolapia hoy
Hoy solemos decir los escolapios que nuestra misión es “evangelizar educando”. Ciertamente es el núcleo, pero debiéramos enriquecer más esa afirmación incluyendo las finalidades y quizá también las
24 Constituciones 96.
Novedad en la Historia
53
prioridades. Así destacamos más nuestra especificidad respecto a otras
entidades religiosas.
Entonces cabría decir “evangelizar educando (con prioridad a los
más pobres, a los niños y jóvenes, a la acción pastoral) para hacer un
mundo mejor, una personas más felices y dar gloria a Dios”.
Quizá aquí y ahora es una buena ocasión para reafirmar ante Ti,
Señor, mi respuesta a esta misión. Y decirte que sigas contando conmigo. Ayúdame a serte fiel, ayuda a tus Escuelas Pías en esta gran
misión.
MAESTRO DE VERDAD
Un maestro mediocre, DICE.
Un maestro bueno, EXPLICA.
Un gran maestro, INSPIRA.
Un maestro excelente, HACE.
¡Maestro! Trabajas para la eternidad:
Nadie puede decir dónde y cuándo termina tu influencia.
4. LA IDENTIDAD ESCOLAPIA DE NUESTRO
MINISTERIO25
La Congregación General ha publicado recientemente un sencillo y denso documento, titulado “La identidad calasancia de nuestro
ministerio”26.
En unas pocas páginas recoge los diez elementos propios de nuestro ministerio, los define con un listado de indicadores, propone seis
líneas transversales que han de estar siempre presentes y, finalmente,
sugiere algunas posibles aplicaciones prácticas.
25 Interesante la Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de junio de 2010.
26 Congregación General. La identidad calasancia. ICCE, 2012.
Pasión por la misión
54
¿Conoces esta publicación? Es un valioso instrumento para hacer
un análisis en profundidad de cada una de nuestras obras y también
un espejo donde mirarnos personalmente para comprobar el grado de
identificación real con el estilo escolapio.
Te invito ahora a leerlo como si fuera un test donde descubrir
aquello en lo que puedo y debo seguir avanzando.
Los diez elementos propios
Éstos son los diez elementos de identidad propios de nuestro ministerio escolapio:
1.
La centralidad de niños y jóvenes. Su realización humana y
cristiana, así como su felicidad, constituyen el núcleo de la
misión escolapia.
2.
La opción por los pobres. Optamos por una educación popular, educamos desde la perspectiva del pobre, facilitamos
el acceso a la educación formal a quienes lo tienen difícil y
respondemos al reto de las nuevas pobrezas.
3.
La calidad educativa y pastoral. Ofrecemos una educación
integral que prepara para la vida y comprende finalidades,
objetivos, metodología, recursos y evaluación.
4.
El anuncio del Evangelio. Anunciamos explícitamente el
Evangelio en nuestras obras, se procura vivir en conformidad con él y se promueven la catequesis, acciones solidarias,
oración continua, vida espiritual, vida sacramental, discernimiento vocacional e inserción eclesial.
5.
La reforma de la sociedad. Pretendemos que los niños y jóvenes descubran que viven en sociedad y se comprometan en la
construcción de un mundo más justo y fraterno a la luz del
Evangelio.
6.
La misión compartida. Se posibilita la corresponsabilidad
de los seglares con los que se comparte carisma y misión y
se forman comunidad cristianas de referencia en nuestras
obras.
Novedad en la Historia
55
7.
La integración de la familia. Se busca la implicación de la
familia en la obra escolapia.
8.
El acompañamiento. Atendemos a cada alumno para que se
sienta amado y respetado y le ofrecemos todos los medios
para su desarrollo integral.
9.
La capacitación de educadores. Cultivamos la identidad del
educador escolapio para que pueda ser referencia en su tarea
educadora y evangelizadora y para que esté abierto a la innovación y la mejora continua.
10. El sentido de pertenencia a la Iglesia. Nuestras obras, parte
de la Iglesia, fomentan las comunidades cristianas escolapias
y participan en la misión de la Iglesia local y universal según
nuestro propio ministerio.
Las acciones transversales en el ministerio escolapio
Estas características de nuestro ministerio se desarrollan siguiendo seis líneas transversales:
1.
Análisis de la realidad. Para detectar en cada situación las
necesidades, intereses, recursos y posibilidades.
2.
Reflexión y evaluación interna. Para actualizar las decisiones
que favorezcan la calidad creciente de nuestro ministerio.
Pasión por la misión
56
3.
Organización. Disponer y coordinar los recursos humanos y
materiales.
4.
Implementación. Puesta en marcha de las distintas acciones.
5.
Comunicación y sensibilización. Para despertar conciencias
y dar a conocer nuestra misión.
6.
Trabajo en red. Para aunar esfuerzos, compartir recursos y
multiplicar las posibilidades.
Conviene no quedarse en la rápida lectura de estos dos listados,
sino que entendamos que tras esas líneas se está describiendo la columna vertebral de nuestra misión. Ahí nos estamos jugando lo que
somos en las obras y proyectos escolapios. Ahí nos estamos jugando
tú y yo, las Escuelas Pías, nuestra propia identidad.
Es posible que te surja de ahí una propuesta de avance personal,
una sugerencia para enriquecer la acción en la presencia escolapia en
que te encuentras, una renovación de la dedicación y el cariño que
pones en tu dedicación a los niños y jóvenes.
Si es así, podemos proclamar una vez más juntos, en unión con
todas las personas que conformamos las Escuelas Pías, esta declaración de nuestra misión escolapia que recogemos a continuación.
También cabe que reflexionemos tranquilamente sobre cada una de
las afirmaciones que se van haciendo: nos pueden ir cambiando la
mentalidad y la vida. Así sea. Y también, cómo no, podemos rezar con
este texto: Pedirte, Señor, por cada persona que hace posible la misión
en este momento, en la historia pasada y también en el futuro; poner
ante Ti, Señor, a cada uno de los niños y niñas, a cada joven, a tantas
personas que están en tu corazón y en el nuestro.
MISIÓN DEL XLIV CAPÍTULO GENERAL 1997
Nosotros, escolapios, religiosos y laicos, “cooperadores de la
verdad”, como San José de Calasanz hace 400 años, nos sentimos hoy enviados por Cristo y la Iglesia a evangelizar educado, desde la primera infancia, a los niños y jóvenes, especialmente pobres, mediante la integración de fe y cultura –“piedad
Novedad en la Historia
y letras”– en aquellos ambientes y lugares a donde nos guía
el carisma, para servir a la Iglesia y transformar la sociedad
según los valores evangélicos de justicia, solidaridad y paz.
Hemos recibido para ello un carisma que viene de Dios, una
lectura calasancia del Evangelio, una historia, una espiritualidad y pedagogía propias, personas en comunión, escuelas e
instituciones específicas, que nos permiten hacer presentes a
Jesús Maestro y la maternidad de su Iglesia a los pequeños.
57
3.
UNA NUEVA FORMA
DE VIVIR
“Con el fin de consolidar en la Iglesia la inspiración y misión
recibidas, Calasanz, por moción sobrenatural, propuso a sus
compañeros la práctica de los consejos evangélicos de castidad,
pobreza y obediencia, y añadió un cuarto voto, el de consagrarse
especialmente a la educación de los niños.
Y quiso que sus educadores, preferentemente sacerdotes, llevaran
a plenitud esta acción educativa, mediante el ministerio de la
Palabra y de los Sacramentos.
La clara visión que él tenía de la naturaleza y fines de su obra,
nos la dejó Nuestro Santo Padre plasmada en el Proemio de sus
Constituciones”
(Constituciones 3)
1. LA MISIÓN CONFIGURA EL CARISMA ESCOLAPIO
La misión escolapia es mucho más que una tarea, que una
dedicación.
Toda misión implica el descubrirse enviado por alguien más
importante que uno, supone adecuar la propia vida al contenido del
mensaje y, si se quiere mantener en el tiempo, precisa también de una
institución que le dé continuidad.
Todo esto configura el carisma: la misión, la espiritualidad y la
vida escolapias.
A Calasanz le va a llevar bastante tiempo tomar conciencia de
esto y ponerlo en marcha. Comienza con una acción con las primeras clases en Santa Dorotea. Poco a poco comprobará que para que
puedan perdurar es preciso envolver esa misión con soportes que la
60
Pasión por la misión
hagan viable y sostenible en el tiempo: va apareciendo una espiritualidad propia, una vocación que va cristalizando de buenas voluntades
de personas que ayudan puntualmente a un estilo de vida estable y
permanente, una organización que Calasanz buscará con las máximas
garantías de una Orden religiosa.
Los rasgos del carisma escolapio
Una misión escolapia tan específica en sus prioridades, estrategias y finalidades precisa de educadores también específicos. Y de una
organización propia y de una comunidad propia.
Es difícil ser un educador cristiano sin una espiritualidad vivida en
la propia vida. Calasanz propone una manera de leer el Evangelio al estilo del Jesús próximo a los pequeños. Propone una forma de encontrar
a Dios en la propia vida en la acción educativa y evangelizadora. Propone una espiritualidad que toma como referencia a Jesús, el Maestro:
“Aprenda de Él, como maestro”27. “Cristo, que fue nuestro Maestro”28.
27 Carta 3339.
28 Carta 1662.
Una nueva forma de vivir
61
Esta misión y la espiritualidad correspondiente configuran también una manera de vivir, a partir de la vocación recibida. Calasanz
la irá modelando a lo largo de unos cuantos años con los tres rasgos
fundamentales de religioso, sacerdote y educador. Siempre admitirá
como vocación escolapia la de algunos laicos colaboradores. Nuestra
historia escolapia y de la Iglesia universal irá descubriendo también
cómo el carisma está siendo compartido cada vez más visible y realmente por los religiosos y laicos.
La misión, espiritualidad y vida escolapia necesitan de una institución para perdurar en el tiempo. La comunidad de vida, las obras
escolapias, la Orden religiosa, las distintas demarcaciones darán respuesta a la necesaria entidad para que el sueño de Calasanz siga siendo una realidad a lo largo de los siglos.
Estos elementos (espiritualidad, vida e institución) no sólo son
necesarios e ineludibles para la misión, sino que además la colorean
con este sabor propio del carisma propio escolapio.
Aportación esencial del carisma a la misión
Quien no observa con atención puede pensar que da igual un centro educativo que otro. Puede pensar que lo importante es el trabajo
que se desarrolla, los objetivos que se consiguen. Hay quien elige un
centro por la cercanía, pensando que todos son similares.
Algunos van intuyendo que no siempre son iguales los objetivos:
que unas escuelas buscan determinadas metas y otras se dirigen hacia
horizontes distintos. No es lo mismo un centro cristiano que otro que
no lo es. No en todos se promueven los mismos valores o los entienden del mismo modo. Los proyectos educativos, los idearios de los
centros, las señas de identidad son bien diversos.
Quienes se acercan más descubren todavía mayores diferencias,
pues cada escuela tiene su propia personalidad. Los centros son muy
diferentes por sus educadores, su organización, su historia, su estilo.
Algunos colegios son fríos, asépticos, eclécticos, técnicos. Otros tienen un rostro reconocible y propio. Otros tienen carisma.
Hemos de preguntarnos cada uno, en nuestra vida y en cada obra
escolapia, ¿somos sólo trabajadores, intentamos ser buenos profe-
62
Pasión por la misión
sionales, aspiramos a ser educadores y maestros, nos consideramos
enviados, vivimos la misión compartida, nos sentimos partícipes del
carisma escolapio, nos descubrimos colaborando mano con mano con
el Maestro? No es igual una respuesta que otra.
Haz, Señor, que nuestra escuela tenga carisma, que sea tu rostro,
tu acción en el mundo con cada uno de los niños y niñas, con cada
joven, con cada persona que se acerca. Que no sean nuestras obras,
sino las tuyas, Señor. Haznos fieles obreros de tu viña.
CONSTRUYENDO UNA CATEDRAL
Un transeúnte se detuvo ante una cantera en la que trabajaban tres compañeros.
Preguntó al primero: –“¿Qué haces, amigo?” Éste respondió
sin alzar la cabeza: –“Me gano el pan”. Preguntó al segundo:
–“¿Qué haces, amigo?” Y el obrero, acariciando el objeto de
su tarea, explicó: –“Ya lo ves, estoy tallando una hermosa piedra”. Preguntó al tercero: –“¿Qué haces, amigo?” Y el hombre, alzando hacia él unos ojos llenos de alegría, exclamó:
–“Estamos edificando una catedral”. Y el caso es que los tres
estaban realizando la misma tarea.
2. LA MISIÓN IMPLICA UNA ESPIRITUALIDAD
Toda tarea, especialmente si es intensa y duradera, necesita una
fuerte motivación para que no decaiga con el paso del tiempo.
Si en lugar de tarea, hablamos de misión es ya imprescindible
una espiritualidad adecuada; es el mismo Dios quien ha pensado en ti
para que seas el portador de su mensaje. ¿No te alegra, te abruma?
Misión quiere decir envío. Alguien te manda a cumplir un encargo. Tú eres el mensajero, no el mensaje, ni el importante; eres un
mandado. Quien olvida esto pierde la misión y posiblemente pierde
también la razón de vida; ¿qué sentido tiene un mensajero que olvida
el mensaje, o lo cambia por otro distinto?
Una nueva forma de vivir
63
Ser mensajero es una gozada cuando se asume correctamente;
somos transmisores de lo que hemos recibido. Basta con ser fieles
en esa comunicación. Quien manda el mensaje sabe lo que dice. A
nosotros sólo nos corresponde estar bien atentos a lo que nos dice
el Señor y reproducirlo de la mejor manera posible. ¡Qué paz y qué
responsabilidad!
La misión escolapia arranca del primer envío a Calasanz por parte
de Dios. Esa misión ha sido confirmada por la Iglesia, y nos llega a
cada uno de nosotros, a ti y a mí, como la encomienda que nos hace el
mismo Señor para que llevemos esa Buena Noticia y su mensaje liberador por medio de la educación escolapia a cuantos niños y jóvenes
vaya poniendo en nuestro camino.
Merece la pena detenerse un momento en pensar los rasgos de
toda espiritualidad del mensajero, de todo misionero29:
1.
Proclamar desde lo recibido. “Vete a tu casa, donde los tuyos,
y cuéntales lo que el Señor ha hecho contigo” (Marcos 5,
19). Evidentemente no se trata de transmitir sólo la propia
subjetividad, pues nuestro mensaje es comunitario, escolapio. Pero sólo es creíble quien comunica lo que él mismo ha
visto, sentido y vivido. La clave no es hablar con los labios,
sino con el corazón y las manos.
2.
Proclamar desde la misión. “Lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que contemplaron y tocaron nuestras manos,
es lo que os anunciamos” (1 Juan 1, 1). Anunciamos desde
la urgencia por atender a tantas personas que necesitan este
mensaje y, sobre todo, desde la autoridad de quien nos envía.
3.
Proclamar desde la unión con Dios. “No nos anunciamos
a nosotros mismos, sino a Cristo Jesús” (2 Corintios 4, 5).
Imitando a Ezequiel (Ezequiel 2-3), antes de proclamar el
mensaje hemos de engullir el rollo donde se contienen las
palabras que Yahvéh quiere poner en nuestros labios.
29 Del libro de Gabino Uribarri, El mensajero. Perfiles del evangelizador. Comillas.
2009.
Pasión por la misión
64
4.
Proclamar desde la confianza. “Yo estoy con vosotros todos
los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 20). No se nos
pide el éxito, sino la fidelidad al encargo recibido. Nosotros
nos fiamos de la fuerza del mismo mensaje y de quien lo ha
preparado. Es posible que estemos abocados al fracaso como
el mismo Jesús, pero siempre es Dios quien tiene la última
palabra y sabe lo que hace.
5.
Proclamar con cariño por la gente. “Se compadeció, porque
eran como ovejas sin pastor” (Marcos 6, 34). Es parte del
mensaje comunicar con cariño la inmensa misericordia del
Señor, en todo momento y a pesar de respuesta negativas.
6.
Proclamar con humildad y claridad. “No tengo plata ni oro,
pero lo que tengo te doy” (Hechos 3, 6).
7.
Proclamar construyendo Iglesia. Desde la convicción que
sólo se puede seguir a Jesús en comunidad, en Iglesia, a pesar
de sus muchos defectos y pobrezas (¡gracias a Dios porque así
yo, con mis miserias, tengo cabida en ella!)
8.
Proclamar con credibilidad. Jesús no sólo encargó a sus discípulos que predicaran; también “les dio poder para expulsar
demonios” (Marcos 3, 14-15). La Iglesia apostólica realizó
signos (Hechos 2, 43; 5, 12). El signo por antonomasia que
podemos realizar es el compromiso por la justicia.
¿Soy buen mensajero, buen heraldo, buen embajador del Señor?
Es una pregunta que debemos hacernos tú y yo muchas veces. Y, sobre todo, ha de ser nuestro empeño y nuestra oración.
Porque la espiritualidad escolapia no es sólo de cada uno, conviene tener muy en cuenta los rasgos que la definen30:
–
primacía de Dios sentida y vivida con fuerza,
–
lugar central de Jesús como camino hacia el Padre y Maestro,
–
docilidad a la guía del Espíritu,
30 Espiritualidad y pedagogía de san José de Calasanz. ICCE. 2000, p. 50.
Una nueva forma de vivir
65
–
intercesión de María,
–
sentido eclesial,
–
realce a la liturgia y sacramentos,
–
sentido de trascendencia unido a la valoración del esfuerzo
de cada persona,
–
sensibilidad humana y social,
–
amor a la pobreza,
–
sentido de la gratuidad,
–
relieve de las virtudes pedagógicas (amor, paciencia, delicadeza, humildad),
–
noble orgullo de saberse cooperador de la verdad,
–
entrega generosa y perseverante a la propia vocación y misión.
También podemos escuchar a Calasanz en alguna de sus cartas:
–
“Cristo, que fue nuestro Maestro”31. “Aprenda de Él, como
maestro”32.
–
“Deben volverse como niños si quieren entrar en el verdadero camino espiritual”33.
Hay rasgos escolapios muy propios, pero quizá destaca la humildad.
No es una palabra de nuestro tiempo, porque se confunde con modestia, infravaloración o inferioridad. Pero no, el secreto de la humildad
consiste en la viva conciencia de haberlo recibido todo, sin espíritu de
apropiación y en la convicción de ser instrumentos. Entonces se puede
vivir con paz las humillaciones como hermosas ocasiones para crecer
en humildad. Entonces podemos vivir con humor. ¡Qué importante
es no tomarse en serio a uno mismo y tomarnos con humor nuestra
persona, nuestras obras, nuestros éxitos y nuestros fracasos!
31 Carta 1662.
32 Carta 3339.
33 Carta 1472.
Pasión por la misión
66
–
“Quien llegue a comportarse como un niñito de dos años,
que sin guía cae muchas veces, desconfiará siempre de sí
mismo, e invocará siempre la ayuda de Dios. Esto significa
aquella sentencia, tan poco entendida y mucho menos practicada: ‘si no os hacéis como los niños, no entraréis en el
Reino de los cielos’. Aprenda esta práctica y procure llegar a
esta gran sencillez”34.
–
“Para agradar a Dios se necesita que, a imitación suya, nos
humillemos y sepamos soportar las tribulaciones y adversidades que nos suceden, en satisfacción de nuestros pecados.
No puede hacer cosa más grata a Dios que, cuando se encuentre afligido y atribulado, humillarse y reconocer que
toda aflicción y tribulación las manda Dios, para que aprenda de Él, como maestro, la santa humildad”35.
Sigue acompañándonos, modélanos en lo que quieras como el
alfarero hace con el barro. “Yahvé, Tú eres nuestro Padre. Nosotros
la arcilla, y tú nuestro alfarero, la hechura de tus manos todos nosotros” (Isaías 64, 7). Gracias por modelarnos, por tomarnos en tus
manos y hacer lo que somos.
“¿Quién eres tú para pedir cuentas a Dios?, ¿acaso la pieza de
barro dirá a quien la modeló: ¿por qué me hiciste así”? O ¿es que el
alfarero no es dueño de hacer de una misma masa unas vasijas para
usos nobles y otras para usos despreciables? (Romanos 9, 20-21)
Perdona, Señor, cuando me quejo, cuando me comparo, cuando
olvido que Tú eres mi Creador, quien me has construido con tus manos; cuando olvido que eres Tú quien ha modelado a mis hermanos.
Haz de mí según tu voluntad.
“Yo quiero ser, Señor amado, como el barro en manos del alfarero. Toma mi vida, hazla de nuevo, yo quiero ser un vaso nuevo”.
Así queremos ahora sentirnos ante Ti, Señor, como niños.
34 Carta 912.
35 Carta 3339.
Una nueva forma de vivir
67
CONCÉDEME SER NIÑO
Señor, concédeme el don de ser como un niño para saber
mirar a los demás con transparencia.
El paso de los años ha cargado mi vida de suspicacias, temores, cobardías, tristezas, que me pesan como un fardo sobre
la espalda.
Concédeme el don de volver al principio, de saber confiar en
los demás, de tener esperanza, de saber compartir con limpieza lo que de Ti he recibido. Vuélveme niño otra vez, para
recibir de Ti la promesa de felicidad.
Quítame toda desconfianza, toda ansiedad, todo egoísmo,
todo pecado, que me impide llegar hasta Ti. Si yo no Te alcanzo, vuélvete, Señor, a mí.
Mira a tu pobre siervo y ayúdale a ponerse en pie de nuevo,
como un padre ayuda a su hijo. Concédeme el don, Señor, de
la vida primera de un niño36.
3. LA MISIÓN CONLLEVA UN ESTILO DE VIDA
Recibir una misión implica haber recibido una llamada, una vocación. Es el Señor quien se fija en ti y, porque así lo quiere, te escoge
para ser su mensajero.
Es inútil otras motivaciones para tu vocación; te ha elegido porque te quiere. No porque seas más listo, ni más valioso, ni más generoso… “Jesús llamó a los que Él quiso y se fueron con Él” (Marcos
3,13). “No me habéis elegido vosotros a mí, sino que Yo os he elegido
a vosotros” (Juan 15,16).
Eso sí, tú has tenido el valor de responder. Le has dicho que sí a
esa propuesta que está cambiando tu vida.
36 Javier Fernández Chento.
68
Pasión por la misión
Podrías haber respondido como el joven rico, o como Jonás que
parte en dirección contraria a la que Dios le mandaba. Pero le dijiste
que sí, le sigues diciendo que sí… con muchos fallos, a veces con
miedos, y en ocasiones con infidelidades. Tienes aquí una ocasión más
de renovar tu vocación, de ratificar el estilo de vida que te propone el
Señor, de seguir avanzando paso a paso en el seguimiento de Jesús por
medio de la vocación escolapia a la que has sido llamado.
La misión escolapia conlleva un estilo de vida que se caracteriza
por consagrase a la educación escolapia, asumiendo un rico ministerio en comunidad y en las Escuelas Pías, junto con otras personas.
Consagrados a la educación escolapia
El estilo de educación escolapia, la atención cuidadosa a cada niño
y joven, la amplia dedicación que supone el sentido de envío, conllevan que el escolapio deba consagrar su vida entera a esta misión.
La vida religiosa, con sus tres votos habituales más el específico
de dedicación a la educación cristiana de niños y jóvenes, es la forma
en que este estilo de vida ha cristalizado a lo largo de los siglos.
Consagrar la vida a Dios implica el intento de centrar la existencia completa en Quien nos ha convocado (vida en común), en Quien
ha ganado plenamente nuestro corazón (castidad), en Quien consideramos nuestro único Señor (obediencia) y en Quien sabemos que se
nos dará todo lo necesario (pobreza).
Consagrarnos a Dios, en la educación escolapia, es apostar la vida
entera por servirle en esta tarea de acompañar y educar a tantos niños
y jóvenes, especialmente pobres, donde le descubrimos presente.
Consagrar la vida a Dios es descubrirnos educadores junto al único
Maestro. Es descubrirnos religiosos intentando vivir a fondo algunos
rasgos fundamentales de Jesús: la pobreza de quien se sabe liberado y
en manos de la Providencia, la castidad como signo y compromiso por
la plenitud del Reino, la obediencia sin condiciones a la voluntad de
Dios, la vida en comunidad como estrategia y anticipo del Reino…
Consagrar a Dios la vida es caminar hoy con Calasanz por sus
sendas, y descubrir al Señor en cada niño, en cada niña, en cada joven,
en cada pobre.
Una nueva forma de vivir
69
El triple ministerio escolapio
La misión escolapia conlleva un ministerio que transforma la
vida. Lo solemos expresar en dos, aunque íntimamente entrelazados:
el ministerio de la educación cristiana y el ministerio de la atención
al niño pobre.
En el proceso de formación de los religiosos escolapios son dos
ministerios que se conceden simultáneamente. Están profundamente
relacionados, aunque son ciertamente distintos.
Todavía se añade, para la gran mayoría de los escolapios el tercer
ministerio: el ordenado de pastoral, el presbiterado. Es la encomienda
eclesial y escolapia de ser pastor de la comunidad, después de haber
sido ordenado servidor (diácono), en comunión con la Iglesia entera,
mediante la presidencia de la celebración y la predicación y enseñanza
de la Palabra.
Conjugar con acierto, agradecimiento y responsabilidad la triple
identidad de educador, religioso, sacerdote, es el gran reto que tenemos
los escolapios y lo que configura nuestra vida. Precisamente la dificultad
que entraña es lo que hace más grande y valiosa la labor encomendada.
El novedoso y siempre presente laicado escolapio
Calasanz estuvo atento a personas que con espíritu adecuado quisieran participar en sus obras. Así se valió de la colaboración de algunos seglares para llevar a cabo la misión que la Iglesia le había reconocido, y quiso que, si alguno de ellos deseaba integrarse plenamente en la obra de las
Escuelas Pías, “nuestros hermanos lo acogieran como a uno de ellos”.
A lo largo de la historia ha sido una constante la participación,
por parte de los seglares, del espíritu y misión de Calasanz.
También los laicos que participan de distintas formas en las Escuelas Pías ven afectadas sus vidas por este carisma escolapio.
Algunas personas lo entienden tan sólo como un servicio recibido en un momento de sus vidas, otros lo valoran positivamente,
otros se identifican con el estilo y les mueve a colaborar activamente,
otros dedican su trabajo y profesión a la tarea educativa escolapia a
veces durante muchos años, otros son voluntarios o bienhechores de
Pasión por la misión
70
las Escuelas Pías, otros van incorporando su quehacer como misión
compartida, otros viven su fe y su inserción eclesial en la comunidad
cristiana escolapia, otros comparten el carisma, otros centran su vida
en las Escuelas Pías y tienen incluso un vínculo carismático y jurídico
desde el crecer en su vocación laical y escolapia…
Son distintas posibilidades y situaciones que suceden cuando la
misión y el carisma escolapios van alcanzado a las personas y llamando en su corazón.
SERVICIO Y ALEGRÍA37
Dormía y soñaba que la vida no era más que alegría.
Desperté y vi que la vida no era más que servicio.
Serví y vi que el servicio era la alegría.
4. LA MISIÓN NECESITA DE LA COMUNIDAD
La palabra comunidad se emplea en muchos sentidos que no
coinciden en su significado: “comunidad internacional”, “comunidad de vecinos”, “comunidad europea”, “comunidad autónoma”,
“comunidad educativa”…
Aquí nos referimos a la comunidad cristiana, al estilo de aquella
primera comunidad de Jesús: un grupo pequeño, reconocible, convocado por Jesús para una misión.
Para seguir a Jesús necesitamos
tres elementos, como las tres patas
de un taburete o una mesa: la Palabra (para ser discípulos y seguidores más que militantes), la lectura
creyente de la realidad (para estar
encarnados sin caer en espiritua-
37 R. Tagore.
Una nueva forma de vivir
71
lismos) y la comunidad (que nos haga descubrirnos como hijos y
hermanos).
La misión escolapia necesita también la referencia permanente a
la Palabra (Calasanz también se convierte para nosotros en Palabra),
la referencia atenta a la realidad en la que nos encontramos y también
la comunidad.
Sin comunidad no es posible la misión escolapia
Educar a una persona, precisa del quehacer coordinado de otras
muchas personas. El proceso educativo es demasiado largo, demasiado complicado, demasiado importante, como para que pudiera ser
sólo responsabilidad de una sola persona.
Tampoco vale sólo un equipo de trabajo en la misión escolapia.
Por supuesto que es necesario, pero no suficiente. Hace falta más.
Imaginemos un edificio con un gran cartel a su entrada: “hospital”. Evidentemente pensaremos que así lo es y que ahí atenderán
adecuadamente a los enfermos. Si en su interior no hay médicos y sanitarios, ese recinto no es un hospital por mucho que así lo indique su
fachada. Si cada médico y enfermero funciona por su cuenta, sin ninguna coordinación, no será tampoco un hospital que pueda llamarse
propiamente tal. Y si cada sanitario ha olvidado lo que aprendió y tan
sólo le queda su título, si no practica la medicina con la deontología
correspondiente, si los pacientes no son atendidos, salvo en los aspectos más físicos, será un mal hospital o quizá ni llegue a serlo.
Desgraciadamente hoy puede pasar algo similar en algunos colegios que colocan en su exterior el cartel de cristiano pero en su interior
no hay tales cristianos, o no funcionan como tales porque ni se identifican así, ni forman comunidad, ni recuerdan ni viven su fe, ni atienden a
todos los elementos que conlleva ser un centro educativo cristiano.
Un colegio cristiano (y toda obra cristiana y escolapia) necesita
una comunidad cristiana que lo sostenga en su funcionamiento y, sobre todo, en su identidad. Ésta fue también una de las grandes intuiciones y aportaciones de Calasanz que ahora cobra especial relieve en
contextos de secularización.
72
Pasión por la misión
Durante mucho tiempo ha sido la comunidad religiosa, inserta en
el mismo edificio del colegio, quien se convertía en signo y en garantía
de la identidad del centro. Durante mucho tiempo han sido numerosos
los religiosos escolapios presentes en el colegio desempeñando su labor
como profesores, identificados por su hábito, haciendo que su vida personal y comunitaria fuera un rasgo constitutivo del propio colegio.
En muchos lugares esta situación hoy es diferente. La presencia de los religiosos escolapios se ha reducido numéricamente en los
colegios y, con frecuencia, no tienen dedicación exclusiva como educadores. En ocasiones no es posible la existencia de una comunidad
religiosa en el propio centro. Y, sin embargo, la comunidad cristiana
escolapia de referencia sigue siendo imprescindible.
En algunos países los colegios cristianos son la principal presencia de Iglesia, por el alcance que tienen, por la labor que desarrollan,
por la valoración social que mantienen, por la ausencia o reducción
de otras plataformas eclesiales. Es preciso hacer presente en ellos la
comunidad cristiana, principal sacramento de la presencia de Jesús
vivo y convocante.
Hogar y taller38
La misión escolapia, y la misión cristiana, necesitan de una comunidad que la lleve a cabo, que la respalde, que sea sujeto y desembocadura de la misma, que verifique en su realidad la verdad de su acción.
Nuestra comunidad escolapia ha de ser, como toda comunidad
cristiana, hogar y taller. Hogar donde nos descubramos en casa, donde
nos sintamos seguros, a gusto y en familia. Taller donde vamos diseñando y construyendo el modelo que puede servir a toda la humanidad para acercarse a la propuesta de Jesús.
Nuestras comunidades han de ser tales, porque queremos imitar
a Jesús que lo primero que hace, en su misión, es convocar la primera
comunidad, y siempre seguirá llamando a unirse a ese grupo.
38 Preciosa expresión para definir la comunidad y sugerente libro de José Antonio García. Hogar y taller: seguimiento de Jesús y comunidad religiosa. Sal Terrae. 1991.
Una nueva forma de vivir
73
El Resucitado siempre se hace presente en la comunidad o invita
a comunicarlo rápidamente a la comunidad. Quien no está en comunidad, le pasa como a Tomás (Juan 20, 24-29), tiene difícil encontrarse
con el Señor y creer a los hermanos que así se lo atestiguan.
El Espíritu baja en Pentecostés a quienes están en comunidad y
Él será quien vaya guiándoles conjuntamente.
Jesús siempre llama personalmente, busca el encuentro personal,
reta a cada cual… a seguirle en comunidad, a ponerse en camino,
junto con los hermanos.
Las pequeñas comunidades son hoy especialmente importantes
para devolver significatividad a nuestra Iglesia con su cercanía, con
su testimonio, con su compromiso y con su estilo de vida personal y
de grupo cristiano.
La comunidad es, ha de ser, oasis en medio del desierto increyente de nuestra sociedad; espacios de plausibilidad contra la erosión
ambiental y cultural de nuestra fe en muchos lugares.
La comunidad es necesaria por eficacia y, sobre todo, por su capacidad de verificar que la Buena Noticia llena plenamente la vida.
El signo de reconocimiento es la comunidad: “Os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros como yo os he amado:
amaos así unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros” (Juan 13, 34).
La comunidad es don y tarea
La comunidad, como la espiritualidad y la misión y la vida, es don
y tarea. Es un regalo maravilloso y es una responsabilidad.
La comunidad es la familia que Dios nos da, es el grupo de los
hermanos con los que siempre podemos contar, es el recordatorio
vivo del Padre que nos convoca. Pero también la familia puede ser
el infierno cuando se ha quebrado la confianza, cuando hay miedos,
cuando falta comunicación…
No es fácil construir la comunidad, edificar día a día ese hogar escolapio. Es como una planta que hay que ayudar a crecer con mucho
trabajo y con la gracia de Dios, que le da el sol y la lluvia.
Pasión por la misión
74
Hay que trabajar:
–
las raíces, la eucaristía y la oración, soportes que nos sustentan,
–
el tronco, la fraternidad construida día a día, compartiendo
lo que sentimos y hacemos,
–
las ramas, la formación que une el tronco con los frutos,
–
los frutos, las obras por las que seremos conocidos,
–
las flores, la celebración y la fiesta que alegra la comunidad y
el entorno.
Ésta es la comunidad que necesita la misión escolapia: un grupo
reunido por Jesús establemente, para orar juntos, querernos, reflexionar juntos, ayudar a los demás y festejar todo ello; y, cuando se relativiza, todo lo demás se aleja de esta realidad.
Y éste es el don y la tarea que asumimos tú y yo, nosotros, en
nuestra comunidad. Vamos a cuidarla, a rezar por ella, a seguir convocando a más miembros, a agradecer constantemente a los hermanos.
UNA COMUNIDAD QUE CONVENCE Y LLENA39
Una comunidad dice mucho cuando es de Jesús. Cuando habla de Jesús y no de sus reuniones. Cuando anuncia a Jesús y
no se anuncia a sí misma. Cuando se gloría de Jesús y no de
sus méritos. Cuando se reúne en torno a Jesús y no en torno
a sus problemas. Cuando se extiende para Jesús y no para sí
misma. Cuando se apoya en Jesús y no en su propia fuerza.
Cuando vive de Jesús y no vive de sí misma… Una comunidad dice mucho cuando es de Jesús.
Una comunidad dice poco cuando habla de sí misma. Cuando comunica sus propios méritos. Cuando anuncia sus reuniones. Cuando da testimonio de su compromiso. Cuando se
gloría de sus valores. Cuando se extiende en provecho pro-
39 Patxi Loidi. Gritos y plegarias”. Desclée. Bilbao, 1991.
Una nueva forma de vivir
75
pio. Cuando vive para sí misma. Cuando se apoya en sus fuerzas… Una comunidad dice poco cuando habla de sí misma.
Una comunidad no se tambalea por los fallos, sino por la falta de fe. No se debilita por los pecados, sino por la ausencia
de Jesús. No se rompe por las tensiones, sino por el olvido
de Jesús. No se queda pequeña por carencia de valores, sino
porque Jesús dentro de ella es pequeño. No se ahoga por falta
de aire fresco, sino por asfixia de Jesús. Una comunidad sólo
se pierde cuando ha perdido a Jesús.
Una comunidad es fuerte cuando Jesús dentro de ella es fuerte. Una comunidad pesa cuando Jesús dentro de ella tiene
peso. Una comunidad marcha unida cuando Jesús está en
medio. Una comunidad se extiende cuando extiende a Jesús.
Una comunidad vive cuando vive Jesús. Una comunidad convence cuando es la comunidad de Jesús”.
5. LA MISIÓN SE HACE INSTITUCIÓN PARA PERDURAR
Los seres humanos intentamos atrapar las intuiciones que nos
hacen felices para que permanezcan en el tiempo. Las instituciones
son complejos de relaciones humanas, acciones, normas, convenciones, por lo que se procura que una experiencia considerada afortunada y fecunda perdure en el tiempo y se extienda en el espacio.
“Cuando los hombres son felices, crean instituciones” (Chesterton)
Calasanz veía claro que aquel descubrimiento de las Escuelas Pías
había que cimentarlo para que no dependiese simplemente de la buena voluntad de algunas personas: era preciso crear una institución
que le diese continuidad en el tiempo.
El tesoro encontrado era demasiado valioso. La felicidad conseguida
era demasiado grande para guardarlo sólo para sí. El servicio prestado a
los niños y jóvenes era impensable que pudiera desaparecer por falta de
previsión. El esfuerzo y la dedicación de aquellos primeros escolapios
no podían quedar sin futuro. La Iglesia y la sociedad estaban recibiendo
un valioso servicio de aquellas Escuelas Pías nacientes. Muchas familias
76
Pasión por la misión
necesitaban el apoyo de aquella propuesta educativa. El futuro del mundo dependía en gran medida de la misión que se estaba desarrollando.
El mismo Dios había sido quien les había conducido hasta aquel lugar.
Todo esto necesitaba una estructura, una cimentación, una organización y una institución, que le diera consistencia y futuro.
Calasanz, tras años de diversos intentos, buscó la entidad que en
aquellos momentos parecía más sólida y perdurable: una Orden religiosa, de votos solemnes, aprobada de la manera más oficial…
Y su gran sufrimiento fue cuando ve que esa institución se va
derrumbando, y cuando parece que sus escuelas no tendrán futuro. Es
impresionante qué bien supo conjugar Calasanz el esfuerzo denodado
y tesonero por buscar la institución que garantizase el porvenir, con
la confianza incondicional en el Señor al estilo de Job.
De la misma manera que el Evangelio y el Espíritu necesitan de
una comunidad que preste su visibilidad, necesitan de una Iglesia institución que los haga palpables (con sus limitaciones y pecados) en
medio de la sociedad. De la misma manera, la misión escolapia, su
espiritualidad, la vocación que implica, necesitan una institución que
las acompañe. ¡Gracias a Dios!
¿Carisma frente a institución?
Es curioso que hoy tengan mala prensa las instituciones, que sean
descalificadas con tanta facilidad por sus fallos (que los tienen, sin duda).
Es llamativo que se vean con frecuencia como enemigas de la persona, de
la libertad, del progreso, de un mundo mejor. Es curioso y lamentable.
Quizá más en los jóvenes que en los adultos, se da hoy una crisis
de pertenencia a cualquier tipo de institución. Se intenta marcar distancia de todas ellas para preservar la propia individualidad, la capacidad crítica, la libertad. Posiblemente se esconde una falta de implicación y de compromiso, a la vez que un aumento del individualismo
que se impone como cultura dominante.
Lo que nos hace precisamente más humanos es la puesta en marcha, el desarrollo y la continuidad de las instituciones. Ellas son las
que hacen posible la sociedad, el progreso, el desarrollo humano, la
perdurabilidad del saber y los avances, la superación de nuestras pro-
Una nueva forma de vivir
77
pias limitaciones personales, la respuesta organizada a los grandes
retos de la humanidad.
¿Qué sería de la sociedad sin la familia, la educación, la sanidad,
el derecho, la política, la Iglesia…? Y, sin embargo, la cultura de la
sospecha y de la crítica, hacen mella precisamente en las instituciones
que soportan los grandes logros de la humanidad.
Decir esto no quiere decir que ignoremos los errores, las injusticias, los pecados, que están presenten en las instituciones… ¡y en
cada persona! Por supuesto que son mejorables todas las instituciones, precisamente porque su permanencia lo hace posible y lo hace
interesante, porque los cambios pueden durar en el tiempo.
Lo que nos conviene ahora es una llamada a unir carisma e institución, a que ambos elementos se enriquezcan mutuamente, a descubrir
que no pueden vivir por separado. Hoy hemos de hacer una llamada a
la pertenencia a las instituciones. El respeto y el valor de cada persona
no están en contradicción con su necesaria y decidida pertenencia a la
institución, sino que en ella está su garantía de futuro.
Hemos de acabar con la actitud de personas individualistas creando su obra al margen de los demás; su creación raramente durará más
de lo que duren ellos. Ya basta del “maestrillo con su librillo”, de todos
aquellos que van por libre, que se despreocupan de las directrices más
generales, que ignoran las decisiones compartidas, que se dedican
más a criticar que a colaborar.
Necesitamos personas que se sumen al proyecto escolapio, que estén dispuestas a aportar lo que pueden al bien común, que sugieran
cambios, que detecten fallos y los comuniquen con espíritu de equipo.
Así el carisma escolapio ha ido tomando forma en la comunidad escolapia, en la Orden de las Escuelas Pías, en las demarcaciones, en cada
una de las obras con su fundamento jurídico… Son obras e instituciones que habrán de irse perfeccionando con el tiempo, contrastándose
con la intuición de Calasanz y con la realidad en que se encuentran.
Y, sobre todo, han de ser esfuerzos por garantizar con fidelidad
creativa el futuro de ese carisma descubierto, que es preciso mantener
para alabanza de Dios y utilidad del prójimo.
Pasión por la misión
78
CALCULAR EL FUTURO
¿Quién de vosotros, que quiere edificar una torre, no se sienta
primero a calcular los gastos, y ver si tiene para acabarla? No
sea que, habiendo puesto los cimientos y no pudiendo terminar,
todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: “Éste
comenzó a edificar y no pudo terminar” (Lucas 14, 28-30).
6. CARISMA ESCOLAPIO COMPARTIDO EN DISTINTAS
MODALIDADES
Como ya hemos comentado, a lo largo de la historia escolapia
ha sido una constante la participación, por parte de los seglares, del
espíritu y misión de Calasanz.
Algunos hitos en este camino de concienciación
Para simplificar, partimos, tras el Concilio Vaticano II, del Capítulo
General Especial (1967-69) que aprueba un “Decreto sobre la relación
de nuestra Orden con los laicos”: es la primera vez que un Capítulo
General trata el tema laical. En él se confiesa el deseo de mantener con
los laicos “relaciones llenas de espíritu evangélico y eclesial y pide que
se les considere como hermanos y cooperadores”. El Capítulo pide
que se les equipare en el campo escolar a los religiosos escolapios.
El Capítulo General de 1979 apuesta por las Comunidades Educativas Cristianas, e insiste en la presencia activa y responsable de los
laicos en ellas.
Cuatro años después, en 1983, el P. Ángel Ruiz, Superior General
de la Orden, dirige una carta que representa un paso decisivo: “El
carisma escolapio no es de los escolapios. No es propiedad de la Orden. Es del Pueblo de Dios. Y en éste habrá y hay personas, de ambos
sexos y de todas las edades, además de los escolapios, que tengan el
carisma a la vocación evangelizadora de los jóvenes. Si esto fuera
así, esas personas participarían del carisma calasancio”. Así nacen
las Comunidades Eclesiales Calasancias (CEC) como elemento fundamental de la renovación profunda de la Orden. A la unión de todos los
Una nueva forma de vivir
79
laicos comprometidos con semejante proyecto, la denominó en ese
momento “Fraternidad Seglar Escolapia”.
Abierto el camino de la integración, el Consejo de Superiores Mayores, en Czestochowa 1987, pidió proceder sin marcha atrás por este
camino y favorecerlo trabajando en el cambio de mentalidad de los religiosos para que lo pudieran aceptar todos, sin remilgos. La Congregación General diseña la figura de la “Fraternidad de las Escuelas Pías”.
El camino estaba abierto y también la decidida voluntad de ir avanzando por él. El Capítulo General de 1991 pidió “proceder con gradualidad en la integración de los seglares y mentalizar antes, para los cambios
que deben operarse en la realidad… Obrar de tal modo que la prevención
y el miedo sean sustituidos por el deseo activo de crear ‘escolapios seglares’ al lado y en estrecha colaboración con los ‘escolapios religiosos”.
El Capítulo de 1997 estableció el proyecto institucional del laicado
indicando cuatro grandes modalidades de pertenencia al carisma: cooperación con la acción escolapia y con sus instituciones y obras, participación en la misión compartida, integración
carismática en las Escuelas Pías, e integración
carismática y jurídica en las Escuelas Pías. Concluía afirmando “el convencimiento profundo y
espiritual de que Dios continúa llamando a religiosos y laicos al seguimiento de Jesús, siguiendo las huellas de Calasanz, cada uno según el
estado de vida a que ha sido llamado… Se trata
de una opción institucional irreversible, que
exige de todos una renovada visión eclesial, un
discernimiento constante y gran respeto a la diversidad dentro de la unidad de la Orden”.
El momento actual
Una apuesta tan decidida por el laicado como la realizada por las
Escuelas Pías resulta audaz y pionera. Y no puede dejar de dar frutos
excelentes y abundantes en la vida y en la misión escolapias. Por ahora, presentamos tan sólo un listado de algunos de ellos:
–
El trabajo formativo y de acompañamiento del profesorado,
familias, colaboradores.
Pasión por la misión
80
–
–
–
–
–
–
–
–
–
El fuerte compromiso y dedicación de muchos laicos en responsabilidades concretas de la misión escolapia.
Algunos equipos de misión compartida.
La puesta en marcha de Fraternidades escolapias, asumiendo
la integración carismática, aproximadamente en un tercio de
las demarcaciones existentes, con más de 500 hermanos y
hermanas viviendo esta vocación escolapia.
El inicio de la Fraternidad General con su correspondiente
Consejo para animar las Fraternidades existentes y colaborar
en el surgimiento de otras nuevas.
Quince escolapios laicos, en la modalidad de integración carismática y jurídica, algunos desde 2002 y ya con su opción
definitiva.
Instituciones que se configuran desde la integración carismática y jurídica. Ya existe una en la Orden, Itaka-Escolapios, integrada por diversas Demarcaciones y Fraternidades Escolapias.
Comunidades conjuntas de religiosos y laicos.
Envíos de laicos a otras presencias escolapias del propio país
o incluso de otros continentes.
Ministerios escolapios conferidos a laicos escolapios.
Este rico recorrido permite un esperanzador horizonte de maneras
de participar en las Escuelas Pías, todas ellas valiosas y complementarias:
– Los destinatarios. El grupo más numeroso, formado por niños y niñas, adolescentes, jóvenes, muchos de ellos personas
pobres y necesitadas, a quienes se dirige la misión escolapia.
También las familias y personas que trabajan, profesional o
voluntariamente, en nuestras obras. Su participación es fundamental al ser su razón de ser y su finalidad.
– Los cooperadores. Las personas que colaboran en nuestras
obras. Son impensables las Escuelas Pías sin esta contribución.
Esta modalidad requiere un proceso de acercamiento, pues no
es automática por estar simplemente en el entorno escolapio.
– Equipos de Misión compartida. Formado por quienes viven su
colaboración como elemento fundamental de su vocación cris-
Una nueva forma de vivir
81
tiana. Esta modalidad requiere la decisión de la persona interesada y de los responsables escolapios, un proceso de conocimiento
mutuo, la asunción de la misión escolapia como parte de la propia vocación y el envío por parte de las Escuelas Pías.
–
Integración carismática: la Fraternidad escolapia. Personas
que desean participar, personal y comunitariamente de la
espiritualidad, la misión y la vida escolapias. Requiere un
proceso catecumenal, la decisión de la persona y también la
aceptación de la Fraternidad por medio de sus responsables.
–
Integración carismática y jurídica: los escolapios laicos. Algunos miembros de la Fraternidad quieren dar un paso de
mayor integración en las Escuelas Pías con un vínculo jurídico temporal o permanente que se concreta en el correspondiente acuerdo o estatuto.
–
Y, por supuesto, la Orden de las Escuelas Pías con los religiosos que la conforman.
En la actualidad, los documentos de referencia para situarnos en
esta realidad son los siguientes40:
–
“El laicado en las Escuelas Pías” (Capítulo General, 1997):
proyecto institucional.
–
“El carisma escolapio” (Capítulo General, 1997).
–
“Clarificación de la identidad del religioso y del laico escolapios” (Congregación General, 1999).
–
“Constituciones” y “Reglas comunes” (Capítulo General, 2003).
–
“Directorio del laicado” (Capítulo General, 2009, todavía con
carácter experimental).
–
“La Fraternidad de las Escuelas Pías” (Congregación General, 2011).
–
También conviene indicar las “Orientaciones para un plan
de formación del laicado escolapio” (Congregación General,
40 Se recogen estos documentos y una clarificación de términos en La Fraternidad
de las Escuelas Pías, Congregación General 2011.
Pasión por la misión
82
2004), diversos materiales y experiencias ya existentes en la
Orden41 y “El ministerio escolapio” (1999).
UN NUEVO CAPÍTULO EN LA HISTORIA
“Debido a las nuevas situaciones, no pocos Institutos han llegado a la convicción de que su carisma puede ser compartido
con los laicos. Estos son invitados por tanto a participar de
manera más intensa en la espiritualidad y en la misión del
mismo Instituto. En continuidad con las experiencias históricas de las diversas Órdenes seculares o Terceras Órdenes se
puede decir que se ha comenzado un nuevo capítulo, rico de
esperanzas, en la historia de las relaciones entre las personas
consagradas y el laicado” (Vita Consecrata, n. 54, 1996).
7. ¿UNA NUEVA FORMA DE VIVIR?
Iniciábamos este capítulo titulado “Una nueva forma de vivir” recordando cómo Calasanz nos invita a vivir a ti, a mí, a nosotros, de
una manera nueva, caracterizada por el servicio a los niños y jóvenes,
especialmente pobres, con una espiritualidad adecuada, con un estilo
de vida acorde a la vocación recibida por cada cual, compartiendo todo
ello en la pequeña comunidad y en las Escuelas Pías, haciendo camino
compartido los religiosos y laicos, sabiendo que juntos encarnamos hoy
a Calasanz en nuestro mundo y que hemos de seguir invitando y convocando a más personas a participar en este gran proyecto escolapio.
Ahora que lo concluimos nos podemos preguntar hasta qué punto tu vida, la mía, la nuestra, es realmente una nueva forma de vivir,
en qué medida estamos respondiendo a la invitación del Señor y al
sueño de Calasanz.
Gabriel García Márquez escribe que “la vida no es la que se vive, sino
la que se recuerda y cómo se recuerda para contarla”. Así ha de ser nues-
41 Ver en La Fraternidad de las Escuelas Pías, Congregación General 2011.
Una nueva forma de vivir
83
tra vida: plena en el momento de vivirla, recordada también desde los ojos
de Dios al notar en ella su presencia y contada con la ilusión y la confianza
de quien sabe que todo está en las manos de Dios… ¡afortunadamente!
Con plena confianza y sin culpabilidad de ningún tipo, tú y yo,
nosotros, hemos de pedirle al Señor que nos ayude a vivir conforme
a la vocación recibida: “Os exhorto a que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad,
mansedumbre y paciencia, soportándoos unos a otros por amor, poniendo empeño en conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de
la paz… A cada uno de nosotros le ha sido concedido el favor divino
a la medida de los dones de Cristo” (Efesios 4, 1-7).
Ya sabemos, Señor, que solos nada podemos. Por ello contamos
con tu ayuda y con el apoyo de los hermanos escolapios.
CONOCER AL PASTOR
Al final de una cena en un castillo inglés, un famoso actor
de teatro entretenía a los huéspedes declamando textos de
Shakespeare. Después de acabar la actuación programada, se
ofreció a que le pidieran algún “bis”.
Un tímido sacerdote preguntó al actor si conocía el salmo 23.
El actor respondió: “Sí, lo conozco, pero estoy dispuesto a recitarlo sólo con una condición: que después lo recite usted”.
El sacerdote se sintió incómodo, pero accedió.
El actor hizo una bellísima interpretación, con una dicción
perfecta: “El Señor es mi pastor, nada me falta…”. Al final,
los huéspedes aplaudieron vivamente.
Llegó el turno al sacerdote, que se levantó y recitó las mismas palabras del salmo. Esta vez, cuando terminó, no hubo
aplausos, sólo un profundo silencio y el inicio de lágrimas en
algún rostro.
El actor se mantuvo en silencio unos instantes, después se
levantó y dijo: “Señoras y señores, espero que se hayan dado
cuenta de lo que ha sucedido esta noche: yo conocía el salmo,
pero este hombre conoce al Pastor”.
4.
LLAMADOS A LA
SANTIDAD
“En la Iglesia de Dios y bajo la guía del Espíritu Santo,
las Instituciones Religiosas tienden a la perfección de la caridad, como a
su fin verdadero, mediante el ejercicio de su propio ministerio.
Esto mismo y con todo empeño se propone hacer nuestra Congregación,
cumpliendo la misión que le ha sido confiada por Su Santidad Pablo V,
de feliz memoria, Vicario de Cristo en la tierra”
(Constituciones 4)
1. LOS IMPRESCINDIBLES
Hoy (y siempre) ciertas personas son imprescindibles. Entre ellos
están los sacerdotes, los religiosos y los escolapios. Al menos, ésta es
mi convicción.
Con frecuencia se suele decir que nadie es imprescindible, que lo
importante son los proyectos conjuntos, la humanidad entera, el bien
común. Se oye decir que las personas pasan y nadie es imprescindible.
Ciertamente resulta una afirmación que nos sitúa en la humildad,
que nos invita a no creernos el centro, a relativizar nuestras posturas.
Pero ¿será cierta?
En otras ocasiones puede ser, no obstante, una buena excusa para
eludir responsabilidades, para justificar nuestras mediocridades.
¿El mundo hubiera sido igual sin Jesús de Nazaret, o él es imprescindible? ¿Daría lo mismo que no hubieran vivido Moisés, Buda,
Confucio, Aristóteles, Mahoma, Gandhi, Galileo, Newton, Tomás de
Aquino, Gutenberg, Fleming, Einstein… y tantos otros? ¿No se hubiera perdido nada si los grandes inventores, los buenos pensadores, los
avanzados humanistas, no hubieran existido?
86
Pasión por la misión
Bertolt Brecht lo decía en una frase que hemos escuchado y repetido con mucha frecuencia: “Hay hombres que luchan un día y son
buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay otros que
luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay quienes luchan
toda la vida, esos son los imprescindibles”.
Nuestra humanidad no puede prescindir hoy de ciertas personas. Necesita políticos que sepan organizar más justamente nuestra
sociedad. Necesita economistas que propongan soluciones a la crisis
actual. Necesita pensadores que lideren la cultura y los valores. Necesita investigadores que nos hagan progresar a toda la humanidad.
Necesita buenos profesionales que lleven adelante sus trabajos quizá
poco brillantes pero muy necesarios para que todo funcione. Necesita
padres y madres de familia, necesitan educadores que sepan acompañar a quienes vienen por detrás. Muchas personas, muchas vidas son
imprescindibles.
Es cierto también que muchas de estas personas supuestamente imprescindibles pueden ser tan grises y mediocres que no aportan casi nada,
que echan a perder la que podría ser la gran aportación de su vida.
Es verdad también que, yendo al extremo negativo, muchas personas aportan poco y sólo en su pequeño entorno o, incluso, que son
negativas en su vida para quienes les rodean.
Evidentemente no todas las personas tenemos las mismas posibilidades de elegir, de desarrollarnos. Ciertamente no se puede esperar
lo mismo de quienes parten de condiciones bien diferentes. No se puede juzgar el valor de las personas, pues todas cuentan con la máxima
cotización posible: ser hijos e hijas queridos por el mismo Dios.
Y, sin embargo, hoy, con Bertolt Brecht, hemos de decir que necesitamos personas buenas, también mejores, muy buenas… y, sobre
todo, necesitamos personas imprescindibles.
Entre esas personas imprescindibles hoy (y siempre) están los sacerdotes, los religiosos y los escolapios.
Necesitamos sacerdotes que hagan de puente entre Dios y las personas, que sean “pontífices” precisamente para que construyan esos
puentes. No porque sean mejores, ojalá lo sean, sino porque se juegan la
Llamados a la santidad
87
vida en intentar ser signo de la presencia de Jesús en la comunidad, en
la Mesa compartida, en el perdón, en el servicio, en la Palabra predicada.
No es prescindible el servicio de la presidencia, de la unidad, de la comunión, del aunar distintas sensibilidades y carisma. No es prescindible
el servicio de la celebración de la Eucaristía, del perdón, del bautismo…
No es prescindible quien enseñe la Palabra con el saber de quien está
preparado, y la autoridad de quien ha recibido este ministerio.
Necesitamos religiosos que intenten asumir en sí mismos las opciones fundamentales de Jesús: el corazón y los afectos puestos en Dios,
la obediencia a la voluntad del Padre hasta el final, la pobreza de medios
para servir mejor a los hermanos. Necesitamos religiosos, no porque
sean superhombres ni siquiera mejores que los demás (ojalá lo sean),
sino porque son un recordatorio permanente de que se puede vivir centrado en Dios. No son prescindibles las comunidades que se convierten
en signos permanentes de que Dios es capaz de llenar plenamente el corazón y la vida de las personas. No son prescindibles quienes consagran
su vida entera al Jesús que les ha llamado por su nombre.
Necesitamos escolapios que se jueguen la vida para sacar adelante a niños y jóvenes, especialmente pobres. Que lleven adelante
la misión de Calasanz de hacer un mundo mejor a través de la educación cristiana. No son prescindibles quienes creen en la fuerza de
la educación cristiana para hacer felices a los niños y jóvenes, para
construir un mundo mejor para todos y para hacer una Iglesia más
fiel al Evangelio.
Desde aquel imprescindible José Calasanz, seguimos necesitando
personas que asuman plenamente los rasgos del escolapio educador,
religioso y sacerdote. Ahí se concentra el núcleo que nos une a tantas
otras personas que colaboramos y compartimos la misión y el carisma
escolapios hoy.
Necesitamos hoy líderes en nuestra Iglesia y en las Escuelas Pías,
no porque sean más listos y mejores (ojalá lo sean), sino porque necesitamos personas que asuman el ministerio de la comunión, que creen
comunidad, que anuncien la Palabra, que congreguen y convoquen a
las generaciones futuras, que compartan para siempre su vida en comunidad como signo del Reino, que consagren todo su ser a la misión,
que lo dejen todo porque se han enamorado de Jesús y su proyecto,
88
Pasión por la misión
que están disponibles a las necesidades de los demás, que mantienen
fielmente su sí a Dios y a los demás a lo largo de toda su existencia…
Necesitamos también testimonios de vida en la enfermedad, en la
ancianidad, en la reducción, en las limitaciones físicas. Necesitamos
personas que nos muestren con su vida la fidelidad en las etapas últimas de la vida. Son signo de fe y esperanza en medio de nuestro mundo que intenta olvidar estos momentos decisivos que tocan a todos.
Alguno podría pensar que este rasgo de imprescindible supone unas
características muy especiales, que se refiere sólo a “superpersonas”.
Este pensamiento, más o menos consciente, puede llevar a pensar
que no se refiere a mi persona, que yo no me encuentro entre esos
imprescindibles, que se refiere exclusivamente a personas de otras
épocas de la historia o de otros lugares.
Por ello hemos de repetirnos que los imprescindibles no son los
más inteligentes, los más preparados, los más poderosos, ni siquiera
los más buenos. Hemos de repetirnos que los imprescindibles son los
que descubren que Dios les tiene preparado un lugar especial y responden con generosidad y perseverancia.
Imprescindible es Jesús que, cuando detienen a Juan el Bautista
y aquella voz es acallada, descubre que es Dios quien le pide que continúe aquella senda hasta el final.
Imprescindible es Calasanz que, cuando ve que nadie va a dar
respuesta a aquellos niños necesitados de Roma, deja de mirar la actuación de otros y asume esta misión sin descanso.
Imprescindible eres tú cuando “bien-dices”, cuando nunca “maldices” de nadie, cuando eres capaz de captar y reflejar lo positivo de los
demás, cuando lo negativo en las personas y situaciones lo traduces en
compromiso por cambiarlo en corrección fraterna, en oración confiada.
Imprescindible puedes ser tú cuando miras la realidad y ves pasar
a tu lado a Jesús que te llama y te invita a ser su presencia, sus manos,
su palabra y su entrega para siempre y sin medida.
De algo podemos estar plenamente seguros: Jesús sigue llamando
no sólo a ser buenos o muy buenos, sino a ser santos e imprescindibles.
Llamados a la santidad
89
Jesús llama a todos, a cada persona, a ti también. ¿A qué te llama
en este momento de tu vida, en tu actual situación?, ¿te atreves a
preguntárselo a Jesús?
INSTRUMENTOS DE TU PAZ42
Jesús compañero y amigo,
haz de nosotros instrumentos de tu paz;
donde hay odio, pongamos amor;
donde hay ofensa, pongamos perdón;
donde hay error, pongamos verdad;
donde hay desesperación, pongamos esperanza;
donde hay tinieblas, pongamos tu luz;
donde hay tristeza, pongamos alegría;
donde hay egoísmo, pongamos generosidad.
Que no busquemos tanto ser consolados como consolar;
ser comprendidos como comprender;
ser amados como amar;
ser ayudados como ayudar.
Porque, dando se recibe; olvidando, se encuentra;
perdonando, se es perdonado;
muriendo, se resucita
a la vida eterna.
2. ¿SANTOS, HOY?
Ser escolapio hoy y siempre, es llevar adelante una misión en esta
nuestra maravillosa y pecadora institución de las Escuelas Pías (y de
la Iglesia) desde una espiritualidad y una vida, lo más acorde posible a
tan importante cometido y responsabilidad.
¿Cuál es el horizonte? “Sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mateo 5, 48). Ésa es la meta: lo que eclesialmente
42 San Francisco de Asís.
90
Pasión por la misión
se ha denominado la vocación universal a la santidad. No en vano se
llamaban los primeros seguidores de Jesús los santos, los salvados.
Hoy se habla mucho de crear una ética ciudadana y de los Derechos Humanas, de educar en valores. Eso está muy bien. Pero hemos
de ser conscientes de que los valores no siempre llevan a actuaciones.
Basta el ejemplo de la gran valoración social de los misioneros… ¡que
muy pocos están dispuestos a imitar!
Está bien educar en valores, mejor todavía si son los del Evangelio, pero todavía mejor si proponemos avanzar en virtudes, pues es
mejor practicar que simplemente valorar. “No todo el que me diga:
¡Señor, Señor! entrará en el Reino de Dios, sino el que haga la voluntad de mi Padre del cielo” (Mateo 7, 21).
Está muy bien esforzarnos por practicar las virtudes, por avanzar
en comportamientos cristianos y solidarios, pero hemos de recordarnos
siempre que nuestra fe no se reduce a una moral (aunque también la implica). La propuesta es descubrirnos santos y comportarnos como tales.
Frente al intento de ser normales, proponer ser, y ser extraordinarios43
Hoy la normalidad es un valor en nuestra sociedad. Se busca ser
normal, como todos, no destacar, no quedarse por detrás ni tampoco
por delante, ir con todos. Ante esta cultura hoy dominante hemos de
proponer ser extraordinarios, ser santos.
Adorno denunciaba que “la normalidad es la enfermedad de nuestro siglo”. Camus decía que “el problema más grande que se plantea
a los espíritus contemporáneos es el conformismo”. Detrás de la normalidad como índice de valor suele ocultarse el espíritu del rebaño.
El consagrar la normalidad como categoría ética o como solapado
ideal de conducta es lo contrario de la moral que busca la excelencia.
La tarea ética es justamente el reto del héroe, el entender la vida como
una aventura de crecimiento personal y social.
43 Son muy sugerentes las reflexiones de Aurelio Arteta en su libro Tantos tontos
tópicos. Ed. Planeta. Colección Ariel 2012. Este apartado está entresacado casi
literalmente del libro.
Llamados a la santidad
91
Tras el buen propósito de destacar la absoluta dignidad de cada
persona por serlo, se oculta una igualación de todos con el tópico de
que todos somos iguales, nadie es más que nadie, no hay por qué imitar a nadie… Con esto se pierde la capacidad admirativa de entraña
moral y, si subsiste, permanece como arrinconada y sin atreverse a
salir a la luz. Ha triunfado el ideal del mediocre y ha salido derrotado
el ideal del héroe o del santo.
Hoy, como siempre, el héroe o simplemente el que se distingue
por salirse de la fila tendrá que hacer frente al desprecio de la mayoría, al resentimiento de los normales que le hará pagar ese gesto que
a ellos les denuncia. Así es como se alinean, de un lado, la creciente
soledad de los valientes y, del otro, la correlativa y también creciente
sociedad de los cobardes.
Insistimos: frente a la cultura de intentar ser normales, hemos de
propiciar y ser extraordinarios, ser santos.
Descubrirnos santos
Aunque no es hoy, en muchos lugares, un término muy cercano y
apreciado, es fundamental que incorporemos su contenido en nuestra
vida: estamos salvados, Jesús nos ha salvado a ti y a mí. ¡Este descubrimiento nos cambia la vida!
Charles de Foucauld lo expresa de una manera preciosa: “Tan
pronto como creí que había un Dios, comprendí que no podía hacer
nada más que vivir para Él. Mi vocación religiosa nace del mismo
momento de mi fe. ¡Dios es tan grande! ¡Hay tanta diferencia entre
Dios y lo que no es Él!”
Somos santos, no por nuestros méritos, sino porque el Padre del
cielo nos hace sus hijos y nos introduce en su familia, en su santidad.
¿No te emociona descubrir esto? No es que sólo te haga “a su imagen y semejanza”, sino que te dice, en Jesús “tú eres mi hijo amado”
(Marcos 1, 7).
La llamada que Dios nos hace es vivir no sólo apasionados, sino
entusiasmados. Sí, “entusiasmo” tiene su raíz de “estar en Theus”: es
tener a Dios dentro de uno, estar en Él. Ésta es la propuesta de Jesús:
descubrir que tenemos a Dios dentro, que está en nuestros corazones,
92
Pasión por la misión
que ahí escribe su ley definitiva basada en el amor, que estamos también en el corazón de Dios.
Lo dice también san Pablo con una preciosa expresión: “¿No sabéis
que sois templos de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? (1
Corintios 3, 16). ¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu
Santo, que recibís de Dios y habita en vosotros? De modo que no os pertenecéis” (1 Corintios 6, 19) “¿Es compatible el templo de Dios con los
ídolos? Pues nosotros somos templo del Dios vivo” (2 Corintios 6, 16).
La respuesta ante un regalo tan grande sólo puede estar basada en
el agradecimiento. Gracias, Señor, por acordarte de mí, por quererme
tanto, por hacerme tu hijo.
La respuesta no puede ser otra que recitar con el corazón “Señor,
Dios nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra. Cuando
contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has
creado ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él; el ser humano,
para darle poder? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste
de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies” (Salmo 8).
Y junto al agradecimiento desbordante surge también una respuesta: al hacerme hijo, Señor, me haces hermano. Al quererme en tu
familia, Señor, me haces parte también de una familia de hermanos.
Darte gracias, Señor, supone no sólo hacerlo con los labios, sino también con el corazón… ¡y con las manos!
Vivir así es vivir salvados, como santos. Es también lo que nos propone Calasanz para nuestra vida y misión: “Nada podemos hacer más
grato a Dios que cooperar con Él en la salvación de las almas”44. El primer paso es descubrir que Dios es gracia, que la salvación nos viene gratis, sin haberla merecido. El reto es aceptarla y vivir las consecuencias.
Intentar ser cada día más santos
“Somos embajadores de Cristo” (2 Corintios 5, 20). “Para que no
pongan tacha a nuestro servicio nunca damos a nadie motivo de es-
44 Ep 3127.
Llamados a la santidad
93
cándalo; al contrario, continuamente damos pruebas de que somos servidores de Dios con tanto como aguantamos: luchas, infortunios, angustias, golpes, cárceles, motines, fatigas, noches sin dormir y días sin
comer; procedemos con limpieza, saber, paciencia y amabilidad, con
dones del Espíritu y amor sincero, llevando el mensaje de la verdad y
la fuerza de Dios. Con la derecha y con la izquierda empuñamos las armas de la honradez, a través de honra y afrenta, de mala y buena fama.
Somos los impostores que dicen la verdad, los desconocidos conocidos
de sobra, los moribundos que están bien vivos, los penados nunca ajusticiados, los afligidos siempre alegres, los pobretones que enriquecen a
muchos, los necesitados que todo lo poseen” (2 Corintios 6, 3-10).
Ésta es la propuesta a la santidad: ser embajadores de Cristo, sus representantes, sus manos y sus labios, su presencia en medio de nuestro
mundo. “Nosotros todos, reflejando con el rostro descubierto la gloria
del Señor, nos vamos transformando en su imagen con esplendor creciente, como bajo la acción del Espíritu del Señor” (2 Corintios 3, 18)
Ésta es la propuesta a la santidad escolapia: anunciar la misericordia de Dios a los niños y jóvenes liberándoles de tantas esclavitudes
no sólo con nuestras palabras y acciones: también con nuestra vida
personal y comunitaria.
Ojalá quien se acerque a nosotros tenga que exclamar: “¡Mirad cómo
se aman!” (Tertuliano, Apologético 39). “En esto reconocerán que sois
mis discípulos, en que os amáis unos a otros” (Juan 13, 34) y “el Señor iba
agregando a la comunidad a cuantos se iban salvando” (Hechos 2, 46).
No es lo mismo predicar que practicar. Los que predican usan una
antorcha para iluminar el camino; los que practican son la antorcha.
La tarea es intentar cada día ser más fieles a ese amor y ser reflejo
del Único Santo.
DEJAR PASAR LA LUZ
También por allí había pasado la guerra. Las casas, la iglesia
parroquial, el pueblo entero mostraba el zarpazo salvaje de la
furia fratricida.
Pasión por la misión
94
Una mañana, acompañando a su madre, entró el niño en el
recinto sagrado. Aquello era una pura desolación: altares calcinados, imágenes mutiladas, sagrario desportillado, paredes
renegridas, montones de escombros por doquier.
Algo, sin embargo, se había salvado: una vidriera. Una vidriera que, herida por el sol, abría el abanico mágico de sus mil
colores.
El niño preguntó: –“Mamá, y aquel hombre que está arriba
vestido de colores, ¿quién es?”
–Un santo, respondió la madre.
Pasaron los años. En una tertulia de amigos, alguien
lanzó esta pregunta: –“¿Qué es un santo?”
El niño de otros tiempos, hombre ya maduro, revolviendo en
el arcón de sus recuerdos, definió: –“Un santo es el hombre
que está muy alto y que deja pasar la luz”.
Bellísima definición. “Brille vuestra luz ante los hombres,
de tal manera que vean vuestras buenas obras y glorifiquen
a vuestro Padre del Cielo”. El hombre de hoy cree más a los
testigos que a los maestros, a no ser que los testigos sean
maestros. Mejor, busca maestros que sean testigos… Y dejar
pasar la luz45.
3. SANTIDAD O, AL MENOS, FIDELIDAD
La meta en cristiano es la santidad, no hay duda.
Pero en el día a día muchas veces buscamos otras metas. A veces
nos contentamos con una respuesta a las necesidades más fisiológicas: el comer bien, el beber, el descansar… No hay duda de que lo necesitamos en su justa medida, pero ¿es la meta que más nos mueve?
45 López Arróniz, Prudencio. Más allá… Ed. Perpetuo Socorro. 1987.
Llamados a la santidad
95
En ocasiones lo que nos mueve en el día a día es la seguridad, el
afecto de los demás, la amistad. ¿Quién puede pensar que esto no es
importante? ¿Pero es lo fundamental? ¿Nos quedamos ahí?
Con frecuencia el mayor interés lo ponemos en el reconocimiento
por parte de los demás, del éxito de nuestras tareas, del merecido respeto a nuestra persona. Es evidente que todo esto es importante, ¿pero es
nuestra mayor motivación?, ¿cuentan también los éxitos de los demás,
de nuestros hermanos, del conjunto escolapio, o sólo los míos?
Otras veces buscamos la autorrealización, el sentirnos bien con
nosotros mismos y con lo que vamos haciendo en la vida. ¡Qué gozada
cuando logramos esto! ¿Pero es lo máximo?
La propuesta de Jesús es otra: “Buscad el Reinado de Dios y su
justicia y todo lo demás os lo darán por añadidura” (Mateo 6, 34)
En el fondo se trata de dejar que Jesús vaya siendo cada vez más
nuestro Señor, el centro y guía de nuestras vidas.
Hacer esto, día a día, peleando con nuestras limitaciones e inconsecuencias, es nuestra forma de seguir a Jesús, de descubrirnos salvados y santos. El nombre de este itinerario mantenido con intensidad
en el tiempo es la fidelidad.
La fidelidad como talante
La fidelidad tiene mucho que ver con la fe, porque fidelidad es
fiarse: sólo quien confía plenamente puede mantenerse fiel en toda
circunstancia. También está íntimamente relacionado con el amor:
sólo el amor es “paciente, amable… no se irrita ni lleva cuentas del
mal. Todo lo aguanta, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El
amor nunca acabará” (1 Corintios 13, 4-7). La fidelidad se basa en la
confianza: “Sé de Quién me he fiado” (2 Timoteo 1, 12). Y está reclamando permanencia y expresión visible del compromiso definitivo.
“La fidelidad es el amor que resiste al desgaste del tiempo”, decía Rovira Belloso. Por eso, otro de sus nombres es perseverancia, lo
que “por sí mismo muestra que es verdad”, lo que verifica la opción
realizada. La fidelidad es permanencia, constancia, lucha sostenida,
aguante… todo ello “veri-fica” (hace verdad) lo que se dice.
Pasión por la misión
96
Hay distintos niveles en cada persona: lo que siente, lo que cree,
lo que dice, lo que hace. No siempre están todos en consonancia ni en
todas las personas tienen igual fuerza (en unas personas cuenta más
lo afectivo, en otras lo ideológico, etc.). Lo que realmente determina
a todos es lo que va haciendo a lo largo del tiempo: “si uno no actúa
como piensa, acabará pensando como actúa”. La fidelidad habla mucho de la actitud, del comportamiento mantenido, aun en momentos
en que no se ve claro, ni se siente. Al final es lo que queda.
La fidelidad nos recuerda mucho a la actitud de Calasanz a lo
largo de toda su vida, especialmente en los momentos de crisis. El
talante con el que asume la destrucción de su obra, la confianza que
transmite, la esperanza contra toda esperanza… nos habla mucho de
la fidelidad de Calasanz y de su santidad.
La fidelidad hoy no es un valor en alza, parece más valioso el cambio (incluso de opciones de vida y compromisos), el relativismo de
todo. La fidelidad parece incompatible con la libertad, adversaria del
progreso, imposible de mantener, enemiga incluso de la autorrealización personal. Y, sin embargo, la fidelidad es absolutamente imprescindible para la construcción y la vida de la persona, para la familia,
para cualquier grupo humano y para la sociedad46.
Hoy parece especialmente difícil la fidelidad a la Iglesia, tan vituperada en los medios de comunicación y desprestigiada en nuestra
sociedad. La adhesión a la Iglesia se vuelve difícil en ocasiones: por
la tibieza de muchos ante Dios, la mediocridad de las comunidades
cristianas y las actitudes de algunos pastores…
A veces la fidelidad deja de serlo porque se enferma y se convierte
en
–
Fidelidad orgullosa de quien no quiere defraudarse a sí mismo aunque haya dejado ya de querer.
46 Hay unas páginas preciosas dedicadas al elogio de la fidelidad en el libro: Juan Mª
Uriarte. Servir como pastores. Sal Terrae. 2011, pp. 81-108. También escribe sobre
la fidelidad en otras publicaciones, siempre de gran interés: Juan Mª Uriarte. Una
espiritualidad sacerdotal para nuestro tiempo. Sal Terrae. 2010. Juan Mª Uriarte.
Carta cuaresmal: fidelidad de Dios y fidelidad humana. Zamora, 1996.
Llamados a la santidad
97
–
Fidelidad fanática que busca más la causa que las personas
que están detrás.
–
Fidelidad temerosa basada en el miedo al cambio y a reconocer que en el fondo se ha dejado de ser fiel.
–
Fidelidad interesada sostenida por las ventajas de permanecer sin cambio.
–
Fidelidad mediocre y mecánica que se mantiene simplemente por costumbre.
–
Fidelidad falsa de doble vida simulando ante otra vida escondida.
La fidelidad evangélica es real en muchos cristianos y en muchos
escolapios. No son impecables, tienen sus defectos y debilidades. Pero
es gente que quiere empezar cada día. Quieren aprender y actualizarse.
Quieren renovarse. Oran intensamente, buscan días de retiro. Comparten con los demás, tienen talante amable. No han perdido su “juventud
apostólica”. Su fidelidad muestra, entre otros, estos cuatro caracteres:
–
Fidelidad humilde y modesta de quien conoce su debilidad sin
instalarse en ella. Lo habitual en su vida es la fidelidad generosa y lo eventual es la infidelidad sentida dolorosamente y
combatida. Se sienten identificados con las palabras de Pablo:
“Gustosamente seguiré presumiendo de mis debilidades para
que habite en mí la fuerza de Cristo. Porque cuando me siento
débil, entonces es cuando soy fuerte” (2 Corintios 12, 9-10).
–
Fidelidad progresiva en una oración que va ganando en calidad, en la sensibilidad para con los pobres, en el amor a una
Iglesia cada vez mejor conocida, incluso en sus temores y mediocridades. Se siente reflejado en las palabras de Pablo: “No
desfallecemos; al contrario, aunque nuestra condición física
se vaya deteriorando, nuestro ser interior se renueva de día en
día” (2 Corintios 4, 16). “Nos vamos transformado en imagen
del Señor por la acción de su Espíritu” (2 Corintios 3, 18).
–
Fidelidad concreta y realista , construida en las pequeñas fidelidades de cada día con la oración pausada, la vigilancia
despierta de nuestra afectividad, la preparación cuidada de
Pasión por la misión
98
nuestras intervenciones pastorales, el vigor de la confianza
en las personas.
–
Fidelidad agradecida porque no es cuestión de temperamentos ni fruto de voluntades, sino obra de la gracia y misericordia de Dios. Repetiremos con Ignacio de Loyola: “No permitas que me separe de ti”. María, la Virgen fiel, nos acompaña
en esta plegaria.
Jesucristo es el “sí” fiel de Dios a nosotros. Jesucristo es el “sí” fiel
que nosotros damos a Dios. Porque “lo que es imposible al hombre le
es posible a Dios” (Lucas 18, 27).
La fidelidad se mantiene en la oración y en la comunidad
La fidelidad sólo se puede mantener en la relación habitual y cuidada con Jesús. “La oración mental, a mi parecer, es tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos
ama”, decía Santa Teresa47.
La fidelidad se sostiene en la sucesión de momentos, unos más intensos y otros más mortecinos, que van marcando dirección en la vida. Y
cuando uno mira para atrás pronto recuerda momentos de fuerte encuentro con el Señor y también etapas áridas y distantes, pero ojalá que vaya
descubriendo que se trata de un camino de crecimiento en la fidelidad, en
la confianza, en el amor, en el ir dejando que Jesús sea nuestro Señor.
Vamos a recordar, a volver a pasar por el corazón (que es lo que
significa “re-cordar”), algunas reflexiones y experiencias sobre la oración. Puede ser un momento para comentarlas con el Señor, para decirle una vez más que le necesitamos.
–
“¡Cómo cambian las ideas cuando las rezo!”48.
–
Lo importante en la oración no es sentir mucho ni sentirse
bien, ni siquiera encontrarle sentido… sino dejar que nos
vaya transformando poco a poco.
47 Vida, 8, 2.
48 Georges Bernanos.
Llamados a la santidad
99
–
Dios nos da cada día 1.440 minutos. ¿No le podemos dedicar
(devolver) algunos minutos en oración cada día?
–
“No es amigo de Dios quien no lo es de la oración”49.
–
Dime si oras y te diré si crees; dime cómo oras y te diré cómo
crees (lex orandi, lex credendi).
–
“Quien no sabe hacer oración mental es como un cuerpo sin
alma: poco a poco comienza a dar mal olor: hacer oración
es ventilar el alma”50.
–
“Quien ama la tierra se convierte en tierra, quien ama el oro
en oro y quien ama a Dios se hace un espíritu con Él”51.
–
Orar no es una obligación, es una necesidad. No orar no es
un pecado, es una desgracia.
Además de la oración (y evidentemente la Eucaristía y los sacramentos), la comunidad de hermanos es la gran ayuda para la fidelidad
cuando nos comunican su propia fe personal, cuando rezamos con
ellos, cuando juntos intentamos discernir lo que Dios nos sigue pidiendo, cuando nos corregimos y ayudamos con cariño, cuando me
ofrecen posibilidades de avance…
La comunidad es uno de los grandes regalos que nos da Dios: son
la familia, los hermanos, quienes nos recuerdan quién es el Padre.
Y es también la comunidad el regalo que podemos hacer tú y yo,
a los demás cuando vivimos como hermanos.
GRACIAS Y SÍ
El sueco Dag Hammarskjöld fue secretario general de la ONU
desde 1953 hasta que su avión se estrelló el 18 de septiembre
de 1961 cuando volaba para tratar la independencia de Katanga. Se le asignó a título póstumo el Nobel de la Paz.
49 Calasanz. Sententiae spirituales sexaginta… Perusia 1620, 93.
50 Calasanz, carta 664.
51 Calasanz, carta 4527.
Pasión por la misión
100
Entre los restos calcinados apareció su cartera de bolsillo.
Con un tarjetón escrito de su mano: “Por lo pasado, gracias;
para el futuro, sí”.
Esta oración manuscrita expresa la postura permanente de
los creyentes ante Dios. Agradecemos la inmensa letanía de
sus bienes y desgracias que llevamos a la espalda, nuestro
Antiguo Testamento personal; aceptamos alegremente los
acontecimientos futuros, nuestro Nuevo Testamento. Gracias, y ¡hágase!
4. FIDELIDAD EN TODAS LAS EDADES
Si la fidelidad es “el amor mantenido en el tiempo”, tendrá que
ser perseverancia a lo largo de toda la vida, en las distintas edades en
que vamos viviendo.
Juan Mª Uriarte, Obispo emérito y exalumno de nuestro colegio
de Bilbao, tiene un libro muy interesante en el que dedica un capítulo
a analizar la situación de retos de cuatro momentos vitales de los sacerdotes. Vamos a resumirlo y pensarlo aquí; pero un resumen que no
excusa la lectura directa de este libro52.
Aunque se dirige a los jóvenes sacerdotes y se apuntan directrices
con esa intención, vale para todas los estados de vida con la traducción oportuna. Las claves psicológicas y sociológicas son las mismas y
el reto de la fidelidad vale para todos.
Los jóvenes (25-40 años): asumir espiritualmente la nueva identidad
Se trata de una edad en la que se van tomando las decisiones
que marcan la vida: uno hace sus votos solemnes como religioso, es
ordenado como sacerdote, asume un trabajo y dedicación de cierta
responsabilidad.
52 Juan Mª Uriarte. Servir como pastores. Sal Terrae. 2011, pp. 11-51.
Llamados a la santidad
101
Es momento de ilusión e intensidad, todo son nuevos retos, nuevos papeles y responsabilidades que hay que asumir. Hay dificultades
y miedos ante tantas novedades. Se busca la realización personal, estabilizar la vida, el servicio generoso. Ha llegado el momento esperado
durante tantos años de preparación.
Los elementos vocacionales que ya se encarnan, hay que asumirlos personalmente: se puede ser sacramentalmente presbítero, pero
quizá todavía no haberse identificado con todas las consecuencias.
Nos encontramos en una sociedad que valora mucho la juventud, y a veces cuesta cambiar hábitos juveniles o valores de la propia
generación, no tan acordes con su nueva misión y situación: es más
fácil ser joven que cura o religioso. A veces se da una fractura entre el
“sentido común” de la generación a la que se pertenece y la propuesta
de la Iglesia tan minusvalorada socialmente.
La tarea espiritual es identificarse con la nueva identidad, llegar a
ser lo que soy: un religioso sacerdote escolapio, un educador. Ya hubo
una primera identificación al decir sí a la propia vocación, al emitir
los votos temporales y renovarlos, al ir dando pasos en la etapa formativa. Ahora es momento decisivo de cristalizar la identidad. No cabe
disociar vida y ministerio. Habrá que equilibrar la interioridad y exterioridad (oración y trabajo), controlar el posible narcisismo, aprender
el lenguaje célibe del amor y de las relaciones personales.
La oración personal y el contraste con un acompañante o con la
comunidad son imprescindibles en esta etapa, y siempre.
En la mitad de la vida (40-60 años): la segunda conversión
Tras buenos años va apareciendo la sensación de vacío interior, la
falta de ilusión, la desgana existencial, la aridez espiritual, la anemia
apostólica. El pasado produce decepción, el presente contiene insatisfacción y el futuro genera escepticismo.
La causa puede ser la precariedad de logros pastorales, las decepciones que vamos acumulando en la vida sin que destaque ninguna
en especial, el poco avance en la experiencia espiritual, la aridez espiritual, la fatiga por el excesivo peso. Quizá también la enfermedad,
algún fracaso, algún acontecimiento que nos humilla…
102
Pasión por la misión
En el fondo está la aguda experiencia de la limitación humana,
que nos despierta del sueño infantil de omnipotencia, y nos muestra
limitaciones concretas que pueden provocar crisis de esperanza, crisis
de sentido, crisis espiritual.
Se buscan a veces salidas de actividad más intensa, de redoblar
el voluntarismo, de buscar culpables en el entorno, de buscar como
solución un cambio de lugar o de trabajo, en ocasiones la misma secularización…
La tarea ahora es la conversión: aceptar a Dios como Dios, aceptar
ser salvados por su gracia, buscar el encuentro real con Él. Para ello
hemos de confiarle nuestro pasado (aceptando su misericordia), nuestro presente (descubriendo su presencia que nos ayuda a mantener
nuestra misión) y nuestro futuro (aprendiendo a confiar). Hemos de
esperar con paciencia, pues la crisis suele ser larga (puede durar unos
diez años). Hemos de aceptar a Dios, consolidar la opción por Él convirtiéndola en pasión: “Tus mandatos son la alegría de mi corazón. Tu
ley me da vida. Tu voluntad es mi delicia” (Salmo 118)
La senescencia (60-75 años): convertir la experiencia en sabiduría
Es tiempo de crecer y de asumir la finitud simultáneamente. La
sensación es despojo progresivo. Las fuerzas físicas se debilitan, las
capacidades psíquicas merman, los seres queridos se van yendo poco
a poco.
Nos vemos marginados de puestos relevantes. Hay desgaste pastoral pues cuesta más cada vez y no se ve siempre quién continuará
nuestra labor. También surge una nueva forma de soledad: se necesita
compañía que muestre aprecio y afecto cuando antes la misión parecía bastar.
La tentación es intentar retener las convicciones que teníamos,
aferrarnos al puesto que nos hemos ganado. Esta situación puede llevar a la rigidez para cambiar horarios, para comprender nuevos planteamientos. Pueden aparecer el escepticismo y el mecanicismo apostólico que lleva a la rutina y, con frecuencia, a la tristeza, el amargor
y el resentimiento.
La experiencia ha de llevar a la sabiduría que sabe curar heridas,
reblandecer durezas, ganar en serenidad que acepta la finitud, ser sen-
Llamados a la santidad
103
sible a lo fundamental y al sentido de las cosas. Conviene un sosiego
en el trabajo, no tanto en cantidad como en la actitud de asumirlo sin
dramatismo y con paz. La sabiduría ha de llevar a la indulgencia con
los demás, a la ternura purificada de posesión.
La actitud evangélica es el desprendimiento, frente a la sensación
de despojo, con responsabilidad y generosidad, pasando el relevo y
sintiéndonos parte de esa cadena histórica que nos une con el mismo
Jesús. La sabiduría acerca a la experiencia de servidor inútil con serenidad y paz, recordando que uno es servidor y no sujeto de derechos
ante Dios, sintiéndose despojado pero no expoliado.
Senectud (de 75 años en adelante): crecer en decrecer
La imagen social de esta etapa es la de decadencia y desmoronamiento. Esto afecta a la persona cuando llega a esta edad.
La crisis es de identidad, de creer que uno ya no vale para nada.
La sensación de duelo se hace constante con el propio vigor que va
mermando, con las personas cercanas que van desapareciendo, con la
responsabilidad personal y el papel social que cada vez disminuye…
La crisis es de autonomía, de depender de los demás, a veces hasta
con riesgo de caer en el infantilismo o, por compensación, en el viejo
cascarrabias que quiere hacerlo todo por sí cuando ya no puede.
La crisis es de pertenencia: se puede vivir como muerte social
la marginalidad en la propia institución al no encontrar un papel,
con el riesgo consiguiente de tedio, de vacío interior, de tristeza, de
soledad.
La tarea espiritual es la confianza, saber perder la propia vida para
ganarla en Dios. Es ocasión de reconciliarse con el pasado (superando
la posible culpabilidad), asumir el presente (asumiendo la caducidad
con conciencia de criaturas) y abrirse al futuro (con la esperanza de
la vida eterna).
Es momento de asumir, con el debido discernimiento comunitario, tareas auxiliares y marginales, poco brillantes pero necesarias. Es
momento de especial dedicación a la plegaria y a la “lectio divina”.
Pasión por la misión
104
Seguir a Jesús en todas las edades
El relato de los discípulos de Emaús (Lucas 24, 13-35), entre
otras muchas lecturas, puede ser un magnífico relato del seguimiento
a Jesús en sus diferentes etapas:
–
La primera etapa de estos discípulos, que simplemente se intuye en el relato, es la ilusión inicial que les ha hecho seguidores de Jesús. Algo les ha quedado, el que están en camino,
el que van dos (la mínima comunidad).
–
La parte más amplia de la narración puede indicar una segunda etapa, marcada por la decepción ante el aparente fracaso de Jesús y, sin embargo, se dejan acompañar, escuchan
lo que dicen las Escrituras por medio de aquel viajante que se
les ha unido en el camino, descubren signos en el testimonio
de otros (es cierto que unas mujeres aseguran que Jesús está
vivo y que el sepulcro está vacío)…
–
Con la llegada a Emaús llega también el atardecer, que podría
bien representar las etapas de madurez. Y ahí cobra especial
importancia pedirle al Señor: “¡Quédate con nosotros!”. Y
sentarse a la mesa de la Eucaristía y redescubrir cómo nos
arde el corazón con las Escrituras. Posiblemente entonces,
como aquellos discípulos, haya fuerzas de nuevo para ponerse en camino hasta Jerusalén.
Conviene detenernos un momento para ver en qué etapa del camino nos encontramos, para tomar una vez más conciencia del Señor
que nos acompaña y nos invita con su presencia y enseñanza a mantener la fidelidad en el camino, que nos escucha en nuestras decepciones y miedos, que parte con nosotros el pan de la Eucaristía…
Conviene tener muy presente en todo momento la experiencia de
Pablo, al descubrir en la enfermedad y la limitación personal, la fuerza
de Cristo. Esto vale para todas las edades: “Para que no me envanezca,
me han clavado en las carnes un aguijón… Rogué al Señor que lo
apartara de mí. Y me contestó: ¡te basta mi gracia!; la fuerza se realiza en la debilidad. Así que muy a gusto presumiré de mis debilidades,
para que se aloje en mí el poder del Mesías. Por eso estoy contento
con las debilidades, insolencias, necesidades, persecuciones y angus-
Llamados a la santidad
105
tias por el Mesías. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2
Corintios 12, 7-10)
CONDÚCEME TÚ, SIEMPRE MÁS ADELANTE53
A través de las tinieblas que me rodean condúceme
Tú, siempre más adelante.
La noche es oscura y estoy lejos del hogar:
condúceme Tú, siempre más adelante.
Guía mis pasos: no puedo ver ya lo que se dice ver allá abajo:
un solo paso cada vez es bastante para mí.
Yo no he sido siempre así, ni tampoco he rezado siempre para
que Tú me condujeras.
Deseaba escoger y ver mi camino, pero ahora condúceme Tú,
siempre más adelante.
Ansiaba los días de gloria y, a pesar de los temores, el orgullo
dirigía mi querer:
¡oh!, no te acuerdes de esos años que pasaron ya.
Tu poder me ha bendecido tan largamente, que aún sabrá conducirme siempre más adelante por el llano y por los pantanos,
sobre la roca abrupta y el bramar del torrente hasta que la noche
haya pasado y me sonrían en la mañana esas caras de ángeles
que había amado hace tiempo y que durante una época perdí.
Condúceme Tú, siempre más adelante.
5. LA LLAMADA A SER RELIGIOSOS ESCOLAPIOS
Todos y cada uno hemos de procurar ser fieles a la vocación a la que
hemos sido llamados, a dar respuesta adecuada al plan que el Señor ha
pensado para nuestra felicidad y para la construcción de su Reinado.
53 Cardenal Newman. Citado en La cálida sinfonía del amanecer, de José de Castro
Ferrer, Sal Terrae, p.103. Gritos y plegarias, p. 306.
106
Pasión por la misión
La mayor parte de los escolapios hemos recibido una triple vocación a ser educadores, religiosos y sacerdotes. Estos tres elementos,
profundamente imbricados, constituyen nuestro particular camino
de seguimiento a Jesús54.
Nos detenemos ahora en algunos aspectos que implica nuestra
vida consagrada como religiosos escolapios55.
Identificarnos plenamente con Jesucristo, como todos los cristianos
En ocasiones surge la pregunta por la peculiaridad de la vida religiosa respecto de otras vocaciones. No es una cuestión baladí, pues
tiene muchas consecuencias prácticas tanto en la vida personal de los
propios religiosos como en las propuestas vocacionales que podamos
hacer.
¿Qué es lo peculiar de la vida consagrada? Intentar identificarnos
lo más plenamente posible con Jesucristo e intentar imitarle en sus
principales opciones de vida… ¡como todos los cristianos!
Con frecuencia queremos delimitar tanto las distintas vocaciones
que olvidamos que todas ellas responden a la única vocación cristiana,
que todas son complementarias y se entremezclan, que el Espíritu es
suficientemente libre como para actuar con su criterio y no con los
nuestros.
Para definir lo propio de la vocación a la vida consagrada hemos
de partir de lo que es común a todos los cristianos. La gran mayoría
de vida religiosa, en la actualidad y siempre, es laical.
En sus inicios, la vida religiosa fue un movimiento laical muy
vinculado con el martirio. Éste, en la Iglesia antigua, era considerado
la cima de la vida cristiana: “el martirio constituye la auténtica imitación de Cristo”. “Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por
sus amigos” (Juan 15, 13).
54 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de marzo de 2012.
55 Es muy interesante el libro de Gabino Uríbarri. Reavivar el don de Dios. Sal
Terrae. 1997.
Llamados a la santidad
107
Cuando cesan la persecución y el martirio, su lugar será ocupado
por el monacato y la vida religiosa, donde “se imita más de cerca” a
Jesucristo.
El martirio, evidentemente, no era para un grupo singular de
cristianos: todos estaban llamados a confesar a Jesucristo con la propia sangre si la ocasión así lo requería. Es decir, el martirio era común
por definición y lo mismo cabe decir de la imitación.
En esta línea se sitúa el Concilio Vaticano II cuando parte de la
vocación común del Pueblo de Dios antes de pasar a los carismas particulares; ser religioso es, fundamentalmente, ser cristiano.
El término “imitación” no gusta hoy demasiado y se prefiere hablar de “seguimiento”. ¿Qué es seguir, sino imitar?
“Haceos imitadores de Dios como hijos queridísimos” (Ef 5, 1).
Imitar no es una repetición material de la vida, gestos, actos y palabras. Es asemejarse, seguir su modelo, inspirarse en su ejemplo,
parecerse, como nos indica tras el lavatorio de los pies: “Os he dado
ejemplo, para que también vosotros hagáis tal como yo he hecho con
vosotros” (Juan 13, 15).
“Tened los mismos sentimientos del Mesías Jesús” (Filipenses 5, 1).
Pablo nos exhorta a apropiarnos de esta mentalidad (1 Corintios 2, 16),
de este espíritu, de este sentir. La imitación significa, pues, identificación
con Cristo. Cristo es el modelo de identificación, el punto de referencia,
el horizonte al que dirigirse.
“Hijitos míos, a los que doy a luz de nuevo hasta que adquiráis
la figura del Mesías” (Gálatas 4, 19). La imitación consiste ahora en la
conformación con Cristo.
“A los que escogió de antemano los destinó a reproducir la imagen de su Hijo” (Romanos 8, 29). La vida cristiana radica en cumplir
el designio de Dios Padre: reproducir la imagen del Hijo.
Identificación con Cristo, conformación con Cristo y reproducción de Cristo; a todo esto apunta la imitación. El mejor resumen nos
lo ofrece el mismo Pablo: “Estoy crucificado con Cristo. Y vivo, ya no
yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gálatas 2, 19-20).
Pasión por la misión
108
Cualquier cristiano, con independencia de su condición de ministro ordenado o laico, de consagrado o seglar, de célibe o casado,
está llamado a la imitación; a la identificación, la conformación y la
reproducción de Cristo. La llamada a la santidad es común a todos, y
cada cual puede realizarla excelentemente en su vocación.
Y, sin embargo, lo descubrimos como un paso más que significamos
en los votos religiosos
La inmensa mayoría de los religiosos hemos experimentado la
vocación a la vida religiosa como un don, como un plus en el proceso
de seguimiento de Jesús. No nos sentimos superiores ni mejores que
los demás cristianos, pero sí objeto de una elección particular sin que
sepamos definirla con demasiada claridad.
La expresión de este nuevo paso la hacemos imitando con especial
fuerza tres aspectos concretos de Jesús, que consideramos centrales
en la vida cristiana: la pobreza libremente elegida (2 Corintios 8, 9), el
celibato por el Reino de los cielos (Mateo 19, 12) y la abnegación de la
propia voluntad en obediencia a Dios (Juan 4, 34).
Así, los religiosos encarnamos una forma particular de “memoria
de Jesús”56 en la comunidad cristiana, y por ello somos un signo para
toda la Iglesia57. Actualizamos, recordamos y hacemos presente en la
comunidad cristiana tres rasgos concretos, existenciales y totalizantes de la vida de Jesús:
–
Somos célibes por el Reino de los cielos como lo fue Jesús,
pues al igual que Él sentimos que la relación con Dios nos
llena de tal forma, y la entrega al servicio del Reino que Dios
quiere nos absorbe de tal manera, que todo lo demás queda
en un segundo plano.
–
Nos hacemos voluntariamente pobres como lo hizo Jesús.
No sólo como una liberación para atender en exclusiva a los
negocios del Señor, sino porque han sentido de tal modo que
56 Vita Consecrata 22.
57 Lumen Gentium 44; Perfectae Caritatis 1.
Llamados a la santidad
109
la única riqueza por la que merece la pena venderlo todo es
Dios y su Reino (Mateo 13, 44-46), que no pueden menos que
reflejarlo corporalmente, institucionalizarlo.
–
Nos hacemos obedientes como se hizo Cristo, que vivió,
hasta la muerte en cruz (Filipenses 2, 8). Toda la tradición
espiritual es muy consciente de la facilidad con que nos engañamos a nosotros mismos. De ahí que se haya objetivado
en el voto de obediencia, en el que, en consonancia con la
estructura sacramental de la gracia, obedeciendo al superior
religioso obedecemos al mismo Cristo.
La promesa de Jesús es preciosa: “Os aseguro que nadie que haya
dejado casa o mujer o hermanos o parientes o hijos por el Reino de
Dios dejará de recibir mucho más en esta vida y en la edad futura la
vida eterna” (Lucas 19, 29).
Estas actitudes espirituales –la castidad (1 Corintios 7, 29), el
desapego de las riquezas (Mateo 6, 19-21) y la abnegación de sí mismo para seguir a Jesús y cumplir la voluntad de Dios (Lucas 14, 2627)– son propias de la vida cristiana en general, pero en los religiosos
toman una mayor consistencia y conforman un carisma precioso y
particular en la Iglesia al ser asumidos estos votos de forma conjunta
e institucional.
Una vocación con claras señas de identidad58
La pasión por Cristo y la pasión por la humanidad toman en nosotros, los religiosos, sus propias características:
–
Nos hemos sentido atraídos de una manera total y radical
por Jesús: nos ha llamado a dejarlo todo y a seguirle sin condiciones, sin pertenencias ni posesiones a donde Él quiera
llevarnos.
–
En nuestra vida e identidad más profunda hay un “sí” de discípulos de primera hora, de ingenuos enamorados de Jesús y
58 Tomado en buena parte del documento de la Provincia de Emaús El papel del
religioso escolapio. 2008.
Pasión por la misión
110
su causa. Una vocación por la que optamos sin medir el límite de las posibles pérdidas, ni calcular futuras ganancias.
–
Jesucristo y su causa, el Reino, se han convertido en el amor
primero, cuya historia va dependiendo de la situación vital,
del trabajo, de la intensidad de la pasión, de la emotividad
y afectos de cada uno. Pero nuestro corazón se concentra y
regresa siempre a la intimidad del encuentro con Jesús, a la
fidelidad amorosa prometida por Pedro, a la presencia silenciosa de Juan en la cruz.
–
Amor que nos lleva a la libertad y disponibilidad total para
andar por los caminos anunciando el Reino, liberando del
mal y realizando los milagros que verifican y hacen creíble la
Buena Noticia.
–
Desde Dios y la causa de Jesús, nada de lo humano nos es ajeno. Nuestro sentimiento de urgencia por el Reino es pasión
por la humanidad desde la especial entrega a los pobres y a
la causa de la Justicia como estilo de vida que sólo se alcanza
siendo todo para Dios.
–
“Nuestra vocación parte del “no lo dejaré por nada del mundo…”, del “te seguiré donde quiera que vayas…” y del percibir
que Jesús y su mensaje nos llaman, merecen una respuesta totalizante; dar la vida entera, con todas sus implicaciones y facetas.
–
Mi vida entera, con todas sus facetas la dirijo y dedico a esta
respuesta. Como tiempo y preocupación, como dedicación
laboral y vital, pero también como expresión de toda mi afectividad, disponibilidad y pertenencia. Con todo lo que supone
en el momento actual del compromiso, y con todo lo que
suponga en el resto de momentos vitales, de profundizar en
la búsqueda y encuentro con Jesús”59.
Una vida consagrada, como signo y profecía, intentando no sólo
que Cristo sea el centro de la propia vida, sino que “se preocupa de
59 Material formación de la Fraternidad 2008-09: La vocación a ser religioso
escolapio.
Llamados a la santidad
111
reproducir en sí mismo, en cuanto es posible, aquella forma de vida
que escogió el Hijo de Dios al venir al mundo”60.
–
“En nuestra vida comunitaria, la castidad nos mueve a amar
en plenitud a los hermanos; la pobreza, a compartirlo todo;
la obediencia, a unirnos estrechamente para cumplir con
certeza mayor la voluntad de Dios. Y nos animamos unos a
otros a vivir fielmente las exigencias de nuestro bautismo y
de nuestra consagración religiosa con espíritu de conversión
interior”61.
–
Nuestra pasión por Cristo y por la humanidad nos lleva a
consagrarnos en un estilo de vida en común, queriendo ser
señal de que el Reino se puede vivir y anticipar.
–
Compartimos vida y misión, fe y esperanza, proyectos e
ilusiones.
Como sacerdotes, los escolapios religiosos estamos llamados a ser
figura del mismo Jesús y de su entrega:
–
Por ello, vivimos de la Palabra de Dios y la expresamos con
palabras y gestos, como Jesús.
–
Leemos la Palabra con Calasanz, desde la realidad del niño y
del joven, especialmente pobre.
–
La Eucaristía, centro de la propia vida y de la comunidad, es
espacio privilegiado para acercar a Jesús a los niños.
–
Como pastores promovemos especialmente la comunidad
cristiana escolapia, animando las diversas vocaciones cristianas, los procesos de iniciación cristiana, los diferentes servicios y ministerios.
–
Y, por encima de todo, vivimos nuestra entrega y dedicación
cotidiana a los niños y jóvenes en todos los espacios de misión en los que estamos.
60 Vita Consecrata, 16.
61 Constituciones, 26.
Pasión por la misión
112
Encarnamos y transmitimos el carisma de Calasanz: “Nos reconocerán como auténticos discípulos de Cristo si, decidiendo ignorarlo todo excepto a Jesucristo, y a éste crucificado, guardamos su
Mandamiento Nuevo. Él, que dio la vida por sus amigos, nos hace
partícipes de su amor con el que nos amamos mutuamente como Él
nos amó, y entregamos nuestra vida para evangelizar a los niños y
a los pobres de modo que, mientras la muerte actúa en nosotros, la
vida crece en los demás”62.
“Mediante el ejercicio de nuestro apostolado, manifestamos nuestra consagración y nuestro amor universal; somos solidarios de todos
los hombres con talante acogedor y anchura de corazón, y queremos
que nuestra vida escondida en Cristo brille ante ellos, en el mundo,
como signo que anuncie la presencia del Reino que esperamos”63.
Por ello:
–
Somos garantes de una espiritualidad vinculada a la educación, evangelización y trabajo por un mundo mejor de niños
y jóvenes. Leemos el Evangelio desde ahí, y compartimos
nuestra fe en la comunidad pequeña, la fraternidad, la eucaristía de la comunidad cristiana escolapia, etc.
–
En la comunidad de vida, y en la fraternidad, somos testigos
de vida comunitaria, y transparentamos amor, entendimiento, proyecto compartido, unión en la diferencia.
–
Entregamos la vida por la misión escolapia donde sea necesario con disponibilidad y dedicación.
Una terrible crítica y llamada
En alguna ocasión se ha definido de manera terriblemente crítica a la vida religiosa con esta frase: “Entran sin conocerse, viven sin
amarse y mueren sin llorarse”. Desgraciadamente, y a pesar del amargor y mala intención que pudiera tener, hay que reconocer que pone
el dedo en la llaga y puede tener su punto de verdad. Quienes hemos
62 Constituciones, 18.
63 Constituciones, 21.
Llamados a la santidad
113
hecho una valiente opción en la vida hemos de estar siempre atentos
para mantenerla con fidelidad y generosidad.
Es una llamada que Tú, Señor, nos haces a refrescar nuestra opción
por Ti y por la comunidad religiosa con renovados ánimos. Ayúdanos a
ser imagen de tu amor, a descubrirte en los hermanos que nos das, a
mantener vivo el signo que nos propones “En esto conocerán todos que
sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros” (Juan 13, 34).
ENVÍA TU ESPÍRITU
Envía tu Espíritu sobre el joven y el viejo, sobre el hombre y
la mujer, sobre el alto y el bajo, sobre el este y el oeste.
Derrama tu fuego en el corazón del hombre, en la boca del
hombre, en los ojos del hombre, en las manos del hombre.
Envía tu Espíritu sobre los que creen, sobre los que dudan,
sobre los que aman, sobre los que están solos.
Derrama tu fuego en las palabras de los hombres, en el silencio de los hombres, en el hablar de los hombres, en las
canciones de los hombres.
Envía tu aliento sobre los que construyen el futuro, sobre
los que conservan los valores, sobre los que protegen la vida,
sobre los que crean belleza.
Envía tu Espíritu sobre las casas de los hombres, sobre las
ciudades de los hombres, sobre el mundo de los hombres,
sobre todos los hombres de buena voluntad.
Aquí y ahora, sobre nosotros derrama tu Espíritu, y que esté
con nosotros para siempre.
6. LA LLAMADA A SER LAICOS ESCOLAPIOS
Calasanz creó una Orden clerical, una congregación religiosa
para dar mayor estabilidad a las escuelas y “para tender a la perfección de la caridad como todas las instituciones religiosas”.
Pasión por la misión
114
Sin embargo, desde el inicio hubo algunos sacerdotes diocesanos
y algunos laicos que colaboraron con las Escuelas Pías y Calasanz quiso que, si alguno de ellos deseaba integrarse plenamente en la obra
de las Escuelas Pías, “nuestros hermanos lo acogieran como a uno
de ellos”.
La reflexión, las decisiones y la vida de las Escuelas Pías nos han
llevado a una rica realidad de participación del laicado en la vida, misión y carisma escolapio en diferentes modalidades64.
No hay duda de la gran importancia de todas aquellas personas,
niños y jóvenes que son la razón de ser de las Escuelas Pías. Al acercarse a una obra escolapia están recibiendo una llamada, un regalo de
Dios en forma de educación, de propuestas de vida, de acercamiento a
un muy interesante y amplio grupo que intenta seguir a Jesús y actualizar a Calasanz. Es una llamada que invita a ser felices, a desarrollar
toda la personalidad, a trabajar por un mundo mejor, a descubrir al
Único que puede llenar la vida.
Miles de colaboradores, algunos de ellos viviendo su dedicación
en clave de misión compartida, están encontrando en su profesión, o
en su dedicación, o en su cooperación, un elemento que enriquece la
propia vida y la llena de sentido. No es ya una llamada a ser receptores,
sino a ser activos en la consolidación de las Escuelas Pías.
También son muchas las personas que encuentran en las Escuelas
Pías un lugar y una forma de insertarse en la Iglesia universal. En sus
celebraciones, en sus grupos, en su obra, descubren esa Comunidad cristiana escolapia donde pueden centrar la fe que anima su vida entera.
Y todavía más…
La Fraternidad de las Escuelas Pías
Unos cuantos cientos de laicos se han ido acercando a la realidad escolapia por distintos caminos y han descubierto que el carisma
de Calasanz es también una llamada personal para ellos. La misión
64 En un capítulo anterior, Carisma escolapio compartido en distintas modalidades, hemos recogido una panorámica de la situación actual.
Llamados a la santidad
115
escolapia, la espiritualidad, la vida,
la institución de las Escuelas Pías
son también el núcleo de su propia
vocación cristiana de seguimiento
a Jesús, quizás junto con otros elementos (la familia, la profesión…).
Son personas que sienten llamadas vocacionalmente por Dios
y por las Escuelas Pías a integrarse
en el carisma escolapio. La Fraternidad escolapia es la entidad que da
forma y cabida a esta vocación.
Desde el primer documento de
1988 ha habido mucha historia y son
muchos los pasos que se han ido dando: las primeras Fraternidades desde
1991, el impulso especialmente a
partir del 2003, los encuentros y los planes de formación compartidos,
el nuevo documento de la Congregación General de 201165, la puesta en
marcha de la Fraternidad General con su correspondiente Consejo…
Pertenecer a la Fraternidad significa haber sido llamado a encarnar hoy el carisma de Calasanz junto con los religiosos escolapios.
Ésta es una magnífica vocación para muchos laicos que intentan concretar su seguimiento a Jesús y encuentran en la Fraternidad
su vocación, el espacio eclesial donde insertarse, una misión para su
vida, una espiritualidad con rica trayectoria, un grupo de hermanos y
una institución que la posibilita. ¡Una estupenda posibilidad!
Esta vocación común se define por una serie de opciones: seguir
profundizando en su vocación, conocer más a Jesús y a Calasanz, orar,
participar en la eucaristía, colaborar con las Escuelas Pías, participar
65 Congregación General. La Fraternidad de las Escuelas Pías. ICCE, 2012. Recoge, además del documento de La Fraternidad, una interesante clarificación
de términos y los documentos de referencia actuales relativos al laicado en las
Escuelas Pías.
Pasión por la misión
116
activamente en la pequeña comunidad y en la Fraternidad, animar la
comunidad cristiana escolapia, sentirse parte de las Escuelas Pías.
Entre estos rasgos que nos definen a los hermanos y hermanas de
la Fraternidad destacan algunos que tienen mayor carácter de signo
al compartir elementos fundamentales de la vida. Se hacen, por ello,
signo de una auténtica comunidad:
–
Compartir los bienes con los más necesitados apuntando,
al menos, al diezmo de los ingresos como signo de nuestro
compromiso con el destino universal de los bienes y como
suerte de poder devolver a Dios parte de lo que Él nos da.
–
Compartir el valioso don de nuestro tiempo en forma de voluntariado y disponibilidad para impulsar la misión escolapia
o las necesidades de la propia comunidad allá donde se nos
requiera.
–
Compartir las decisiones de la propia vida, comunicar nuestros proyectos de vida, recabando el apoyo, la orientación, el
consejo de los hermanos.
–
Compartir la propia vivencia de nuestra fe en la oración compartida, en la eucaristía, en los momentos adecuados para
ello.
Habrá sido necesario previamente un proceso catecumenal de
formación y discernimiento, así como la acogida correspondiente.
Con ello se abre un horizonte de caminar conjunto de religiosos y
laicos, de reforzar la acción escolapia y de intentar cada uno y todos
ser fieles en nuestra vida.
La Fraternidad abre un nuevo horizonte escolapio
La Fraternidad, no sólo es una realidad que posibilita una nueva
vocación eclesial y escolapia, sino que se convierte en un nuevo sujeto
institucional escolapio que, junto con la Orden, se hace responsable
de mantener vivo el carisma recibido por Dios a través de Calasanz.
Merece la pena destacar, aunque sea tan sólo en forma de breves
anotaciones algunos caminos que se abren en la medida en que la
Fraternidad escolapia va tomando forma:
Llamados a la santidad
117
–
La misma Fraternidad, espacio compartido, donde religiosos
y laicos perteneciendo a ella, asumen conjuntamente lo más
valioso que tienen: la misión escolapia. Y no se quedan sólo
ahí (que no sería poco), sino que se posibilita un enriquecimiento mutuo de dos vocaciones tan distintas y tan complementarias, se comparte la espiritualidad, se abren elementos
de vida compartida, se pueden soñar nuevos pasos para las
Escuelas Pías del mañana.
–
Los escolapios laicos, personas que desde su pertenencia a la
Fraternidad, dan el paso de integrarse también jurídicamente a la Orden, compartiendo algunos desde su matrimonio y
familia, aspectos sustanciales de la propia vida: la disponibilidad, las decisiones, los bienes, una mayor participación en
la vida de la Orden.
–
Algunas comunidades conjuntas de religiosos y laicos, de la
Provincia y la Fraternidad, donde se comparte techo y vida
buscando un mayor acercamiento entre religiosos y laicos,
así como una más rica comunidad y misión.
–
Los envíos de laicos, familias en algún caso, a otra presencia escolapia o incluso a otro país para reforzar la misión
escolapia.
–
Los ministerios escolapios encomendados a laicos: el ministerio laico de pastoral, el de la educación cristiana, el de la
transformación social66.
–
Itaka-Escolapios, como realidad compartida entre Demarcaciones y Fraternidades escolapias, para impulsar la misión
escolapia.
Estos caminos son ventanas de esperanza al futuro de las Escuelas Pías y también posibilidades vocacionales para algunos hermanos
y hermanas de la Fraternidad.
66 Congregación General. Participar en las Escuelas Pías. Pendiente de publicación.
Pasión por la misión
118
¿No te parece emocionante este capítulo de la historia escolapia
que nos está tocando escribir en estos momentos?, ¿no vislumbras
la acción del Espíritu en estos novedosos y audaces pasos que vamos
dando, religiosos y laicos? Es momento de pedir al Señor que sea Él
nuestro guía, que no nos falte su luz y su fuerza, que nos ayude a todos
a ser imagen de su presencia en nuestras escuelas y obras escolapias.
Invito a los religiosos escolapios a acoger las Fraternidades
como un don que enriquece y fortalece a las Escuelas Pías,
y a todas las personas que forman parte de las Fraternidades
Escolapias o se sienten llamados a ellas a vivir según el don
carismático recibido para que, todos unidos, contribuyamos
al fortalecimiento y renovación de las Escuelas Pías, para
bien de los niños y niñas, de los jóvenes, de los pobres y de
todas las personas a las que estamos enviados por Dios, a través de la Iglesia, por el afortunado atrevimiento y tesonera
paciencia de San José de Calasanz.
Pedimos la bendición de Dios para todos los que soñamos con
unas Escuelas Pías fieles y renovadas, bajo la protección de
María, Reina de las Escuelas Pías, y de San José de Calasanz.
Roma, 15 de enero de 2011. Pedro Aguado. Padre General.
7. LOS BIENAVENTURADOS
Comenzábamos este apartado recordando que estás, que estamos,
llamados a la santidad, a formar parte de la familia del Único Santo
porque ya te ha hecho su hijo querido y tan sólo basta reconocerlo y
vivir como tal. Ahí se basa la necesaria fidelidad al gran tesoro que
hemos recibido: fiarnos del Padre, reconocer a Jesús, vivir como hermanos, guiados por el Espíritu.
Otra manera de denominar esa santidad en la que Dios quiere introducirnos puede ser la bienaventuranza; el Padre nos quiere felices,
dichosos, plenos, bienaventurados.
Llamados a la santidad
119
Dios es el Bienaventurado tal como nos dice Pablo: “Bienaventurado y único Soberano, el Rey de los reyes y el Señor de los señores, el único que posee Inmortalidad, que habita en una luz inaccesible, a quien no ha visto ningún ser humano ni le puede ver” (1
Timoteo 6, 15-16).
Un Dios tan inmenso es quien se ha fijado en ti y en mí para invitarnos a participar de su felicidad. Vamos a gozar por un momento
de esta realidad; Dios nos llama a ser felices y nos muestra el camino,
fiarnos de Él y vivir como hermanos.
Numerosas bienaventuranzas en la Biblia
Enseguida nos vienen a la memoria las bienaventuranzas de Mateo o de Lucas, pero en la Biblia aparecen con mucha frecuencia y
constituyen un género literario.
Están elaboradas con una afirmación inicial señalando las personas que son “dignas de ser felices”, normalmente con una segunda
parte indicando la razón de esa felicidad o las consecuencias de esa
actitud o cualidad.
En los Salmos se repite mucho “dichoso quien teme al Señor y
escucha sus mandatos” (Salmo 112, 1-3; Salmo 119, 1-2) mencionando recompensas propias de la época (riquezas, poder, hijos).
El sabio no limita su horizonte a la retribución en este mundo,
sino que la recompensa es Dios en persona: “Dichosos los que esperan
en Él” (Isaías 30, 8), “quien confía en Dios” (Salmo 84, 13), “quien tiene en el Dios de Jacob tiene su apoyo y su esperanza” (Salmo 146, 5).
Para descubrir que sólo Dios realiza la felicidad, se requiere a
veces una decepción: “Maldito el hombre que se fía del hombre y bendito aquél que se fía de Yahveh, porque Yahvé no defrauda su confianza” (Jeremías 17, 5.7).
Incluso en el sufrimiento puede haber felicidad: “Feliz el hombre
a quien Dios corrige” (Job 5, 17).
Va apareciendo también la justicia por delante del gozo inmediato de la prosperidad: “Dichosa la estéril sin mancilla… cuando sean
juzgadas las almas se verán sus frutos” (Sabiduría 3, 13) cuando pa-
Pasión por la misión
120
recía impensable. “Antes del fin, no llames feliz a nadie, que sólo a su
término es conocido el hombre” (Eclesiástico 11, 28).
Las grandes bienaventuranzas
Vamos a leer estas bienaventuranzas de Mateo 3, 3-12 dirigidas
personalmente a ti. Intenta imaginar a Jesús ante ti diciendo:
–
Dichoso cuando eliges ser pobre, cuando compartes con los
demás, cuando sólo valoras los bienes como medios, cuando
nunca llamas propio a nada sino que los pones al servicio de
los demás, cuando vives con austeridad y sencillez, cuando
estás cercano a los pobres y te duele su necesidad: tienes a
Dios por Rey.
–
Dichoso cuando sufres, cuando te llegan los momentos malos, cuando la cruz que parecía lejana la colocan sobre tus
espaldas, cuando te ves sin recursos y débil, cuando necesitas
pedir ayuda: vas a recibir consuelo.
–
Dichoso cuando eres pacífico, cuando intentas controlar tu
genio, cuando olvidas ofensas y perdonas siempre, cuando
intentas resolver los conflictos con diálogo y benevolencia,
cuando nunca recurres a la violencia ni física ni verbal: así
vas a heredar la tierra.
–
Dichoso cuando tienes hambre y sed de justicia, cuando te duelen las injusticias que sufren los demás, más que las propias,
cuando trabajas por un mundo más solidario, cuando renuncias
a tus derechos para que alcance a otros: entonces serás saciado.
–
Dichoso si eres misericordioso, si estás atento a las necesidades de los demás, si te duelen sus problemas, si la compasión
es tu actitud, si perdonas siempre: tú también vas a recibir
misericordia.
–
Dichoso si eres limpio de corazón, si te niegas a ver malas intenciones, si intentas mirar con los ojos de Dios, si sabes ver
su mano en cuanto acontece, si te detienes para comentar
con el Señor lo que descubres, si miras en profundidad: vas a
ver a Dios.
Llamados a la santidad
121
–
Dichoso si trabajas por la paz, si denuncias las injusticias y
violencias, si anuncias como único camino para resolver los
problemas la paz, si ves a un hermano en la víctima y también en el verdugo e incluso en el espectador, si haces tu
aportación a la paz: Dios te va a llamar hijo suyo.
–
Dichoso si eres perseguido por tu fidelidad, porque con humildad y cariño siempre dices la verdad, porque no callas
ante la injusticia que sufren los demás, porque te niegas a
colaborar en lo que está mal: tienes a Dios por Rey.
–
Dichoso cuando te insulten, te persigan y te calumnien de
cualquier modo por causa mía. Permanece alegre y contento,
que Dios te va a dar una gran recompensa; porque lo mismo
persiguieron a los profetas que te han precedido.
Son una auténtica gozada que nos esponjan el corazón y nos hacen descubrir lo bueno que es Dios para con todos nosotros.
Más miedo da leer en primera persona las malaventuranzas de
Lucas 6, 24-26. Pero no pueden dejarse de lado, y así con temor y
temblor, podemos leerlas dirigidas igualmente, a ti y a mí:
–
¡Ay de vosotros, los ricos!, porque ya habéis recibido vuestro
consuelo.
–
¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados!, porque tendréis hambre.
–
¡Ay de los que reís ahora!, porque lloraréis y haréis duelo.
–
¡Ay cuando todos hablen bien de vosotros! De ese modo trataban sus padres a los falsos profetas.
Nos pasa como cuando leemos el capítulo 23 de Mateo sobre los
malos sacerdotes y fariseos, que sentimos la decepción y el enfado
del Señor sobre aquellos en los que tanto había confiado y que tanta
responsabilidad tienen.
Tan sólo podemos ponernos en tu presencia, Señor, y pedirte que
nos ayudes, que nos cambies, que vuelvas a modelarnos una y otra vez
con tus propias manos.
Pasión por la misión
122
Otras bienaventuranzas de los evangelios
Hay otras preciosas bienaventuranzas que también conviene leerlas
seguidas, y que van dirigidas a nosotros personalmente. Por ahí está el
camino de la felicidad propia y de los demás; por ahí va la respuesta a esa
llamada a la santidad, a participar realmente de la familia del Señor.
–
¡Dichoso aquel que no halle escándalo en mí! (Mateo 11, 6;
Lucas 7, 23).
–
¡Dichosos vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque
oyen! Pues os aseguro que muchos profetas y justos desearon
ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron. (Mateo 13, 16-17; Lucas 10, 23).
–
Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha
revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en
los cielos (Mateo, 16, 17).
–
Mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los
ojos en la humildad de su esclava. Por eso desde ahora todas las
generaciones me llamarán bienaventurada (Lucas 1, 47-48).
–
Sucedió que, estando Él diciendo estas cosas, alzó la voz una
mujer de entre la gente, y dijo: “¡Dichoso el seno que te llevó
y los pechos que te criaron!” Pero él dijo: “Dichosos más bien
los que oyen la Palabra de Dios y la guardan” (Lucas 11, 27).
–
Dichosos los siervos, a quienes el señor al venir encuentre
despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la
mesa y, yendo de uno a otro, les servirá (Lucas 12, 37).
–
Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a
los cojos, a los ciegos; y serás dichoso, porque no te pueden
corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de
los justos (Lucas 14, 13-14).
–
En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo,
ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos
seréis si lo cumplís (Juan 13, 16-17).
–
Le dice Jesús a Tomás: “Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído” (Juan 20, 29).
Llamados a la santidad
123
Las bienaventuranzas del Apocalipsis
No podemos dejar de lado las siete magníficas bienaventuranzas
del libro del Apocalipsis. Con sus claves de elaboración nos muestran
poéticamente el sueño de felicidad que Dios quiere para cada uno de
nosotros, sus hijos:
–
Dichoso el que lee y los que escuchan esta profecía y hacen
caso de lo que está escrito en ella, porque el momento está
cerca (Apocalipsis 1, 3).
–
Dichosos los que mueran como cristianos (fieles durante toda
su vida): podrán descansar de sus trabajos pues sus obras los
acompañan (Apocalipsis 14, 13).
–
Dichoso el que está en vela con la ropa puesta, así no tendrá que pasear desnudo dejando ver sus vergüenzas (Apocalipsis 16, 15).
–
Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero
(Apocalipsis 19, 9).
–
Dichoso y santo aquel a quien toca en suerte la primera
resurrección, sobre ellos la segunda muerte no tiene poder
(Apocalipsis 20, 6).
–
Dichoso el que hace caso de la profecía de este libro (Apocalipsis 22, 7).
–
Dichosos los que lavan su ropa (quienes dan la vida en martirio y quienes se desviven por los demás) para tener derecho
al árbol de la vida y entrar por las puertas de la ciudad (Apocalipsis 22, 14).
Es fácil entrar en la contemplación con la lectura, oración y disfrute de las bienaventuranzas. No sólo por la tranquila y gozosa admiración que provocan, sino también porque nos mueven a actuar no
desde la obligación moral sino desde el descubrimiento de que por ahí
va la voluntad de Dios y la felicidad.
“Sólo son felices los que centran su interés en algo distinto a
su propia felicidad: la mejora de la humanidad o la felicidad de los
Pasión por la misión
124
demás”67. Y todavía, de manera más hondamente, si en ello se descubre la gozosa presencia de Dios.
Quienes participamos en las Escuelas Pías tenemos la suerte de
contar con el ejemplo y el modelo de unos cuantos santos. No sólo
San José de Calasanz o San Pompilio o los santos mártires, sino también tantos hermanos escolapios que hemos podido tener la suerte de
conocer, y que ahora desde el cielo siguen formando parte de la gran
familia escolapia de todos los tiempos. Ellos nos acompañan también
en nuestra misión y en nuestra vida.
Se aprecia enseguida dónde está la mano de Dios, tal como nos
dice Pablo: “El fruto del Espíritu es amor (dice fruto y no frutos, luego
el amor es lo importante), gozo (alegría), paz, paciencia (magnanimidad), amabilidad (esplendidez), bondad, fidelidad, modestia (mansedumbre) y dominio propio” (Gálatas 5, 22).
Aquí tenemos todo un programa de vida y de felicidad.
LAS BIENAVENTURANZAS EL DIABLO68
Si el diablo escribiera sus propias bienaventuranzas, tal vez
serían así:
1. Bienaventurados los que están demasiado cansados, ocupados o distraídos para ayudar a los demás: me ahorran el
esfuerzo de alejarles de las bendiciones de Dios.
2. Bienaventurados quienes no actúan hasta que repetidamente les piden ayuda, y esperan que siempre les den las
gracias: es fácil impedirles trabajar por Dios.
3. Bienaventurados los que critican y ya no asisten a la comunidad: ellos son mis misioneros.
4. Bienaventurados los que siempre hablan mal de los demás,
los que se quejan sin cesar: me encanta escucharlos.
67 John Stuart Mill en el libro de Francesc Torralba, Inteligencia espiritual, Plataforma editorial, 2010.
68 Tomado libremente de www.obrerofiel.com con ese mismo título.
Llamados a la santidad
5. Bienaventurados los que crean mal ambiente, los chismosos; causan discordia y divisiones: eso me complace.
6. Bienaventurado quien espera una invitación especial a hacer su trabajo y a participar positivamente en su comunidad:
él es parte del problema en vez de la solución.
7. Bienaventurados los que no comparten sus bienes y su
tiempo con la Iglesia ni con los más necesitados: ellos son
mis hijos.
8. Bienaventurados los que dicen amar a Dios, pero odian a
su hermano: estarán conmigo para siempre.
125
5.
TRANSFORMAR
LA SOCIEDAD
“Concilios Ecuménicos, Santos Padres, filósofos de recto criterio
afirman unánimes que la reforma de la Sociedad Cristiana radica
en la diligente práctica de esta misión.
Pues, si desde la infancia, el niño es imbuido diligentemente
en la piedad y en las letras, puede preverse, con fundamento,
un feliz transcurso de toda su vida”
(Constituciones 5)
1. EL OBJETIVO DE LA MISIÓN ESCOLAPIA
El objetivo de las Escuelas Pías, desde Calasanz, es la reforma de
la sociedad cristiana. Aquella Roma, y aquel mundo, que permitía que
los niños pobres vagaran por las calles sin educación y sin futuro es
un clamor de Dios que no puede dejar indiferente a nadie.
Nuestra tierra clama por una transformación radical
Si aquella Roma conmovió a Calasanz, también hoy las injusticias
de nuestro mundo nos siguen conmoviendo. La sangrante injusticia
que existe, los dramas humanos que conocemos, las posibilidades
de información que nos permiten acercarnos a cualquier rincón del
mundo, la formación que permite apuntar las causas que los provocan, son otras tantas llamadas a un compromiso ineludible y militante por una transformación radical de nuestra tierra.
Las cifras de la vergüenza son impresionantes: uno de cada cinco
personas viven por debajo del umbral de la pobreza extrema (menos
de un dólar por día) y más de dos de cada cinco en fuerte pobreza
(menos de dos dólares al día).
128
Pasión por la misión
Merece la pena intentar vivir un día con uno o dos dólares. Una ducha
caliente, un viaje, los gastos de la propia vivienda, no digamos la comida o
la ropa o atender alguna emergencia, vemos que muy pronto superan esa
cantidad de dinero. Así vive el 20% y casi el 50% de la humanidad.
La distribución de la riqueza es una injusticia increíble69.
La distribución de la riqueza mundial tiene, paradójicamente,
forma de copa de champagne: El 60% de la población mundial apenas
recibe el 5.6% del dinero, conformando un largo y flaco tallo, mientras el 20% más rico guarda el 82.7%, tomando la forma de un cáliz.
En el siguiente gráfico vemos la distribución del ingreso mundial
por países, comprobando también las diferencias existentes en cada
uno de ellos, sean más o menos ricos.
69 La mayor parte de los datos siguientes están sacados del informe: World Institute
for Development Economics of the United Nations University. La distribución
mundial de la riqueza de los hogares. Diciembre 2006.
Transformar la sociedad
129
Conocemos de sobra los datos, pero nunca está de más que vuelvan a herir nuestra conciencia:
–
54 países son más pobres ahora de lo que eran en 1990.
–
Las mujeres perciben salarios entre 30 y 60% menos que los
hombres.
–
860 millones de adultos son analfabetos.
–
114 millones de niños y niñas en edad escolar no acuden a la
escuela.
–
1.300 millones de personas no tienen acceso a agua potable.
–
2.600 millones de personas no tienen acceso a servicios sanitarios decentes.
–
Cerca de 11 millones de niños y niñas menores de 5 años
mueren anualmente.
–
500.000 mujeres mueren anualmente durante el embarazo o
el parto.
–
31 millones de personas tienen VIH/SIDA.
Pasión por la misión
130
–
–
–
983 millones de personas sufren de desnutrición (907 en países empobrecidos).
La esperanza de vida ha disminuido en 34 países desde 1990.
30 conflictos armados persisten en el mundo (23 en Asia y
África).
Mientras tanto
– El 1% de personas más ricas del mundo posee el 40% de la
riqueza mundial.
– El 2% de personas más ricas del mundo posee más del 50%
de la riqueza mundial.
– El 10% de personas más ricas del mundo posee el 85% de la
riqueza mundial.
– Las tres personas más ricas del mundo poseen activos con
un valor superior a la sumatoria del PIB de los 48 países más
empobrecidos.
– Las 225 personas más ricas poseen una fortuna que es igual
al ingreso anual del 47% de la población mundial, es decir,
más de 2.500 millones de personas.
– Sólo el 16% de la población mundial vive al margen de la
pobreza.
– El gasto mundial en armamento militar ronda los 1.500 billones de dólares.
– La venta de armas aumentó en 2010 un 150%.
La crisis que está afectando ahora a Europa y a Estados Unidos
hace visible también en los lugares más ricos que es necesario una
nueva manera de vivir en la humanidad.
Hoy la crisis mundial es multifacética pues afecta a la alimentación, la ecología, las finanzas, la política, los conflictos internacionales, los valores… Quizá la mayor crisis es la de la solidaridad.
Ya Gandhi denunciaba hace algunas décadas los siete pecados
capitales:
– la política sin principios,
– el comercio sin moral,
Transformar la sociedad
–
la riqueza sin trabajo,
–
la educación sin carácter,
–
la ciencia sin humanidad,
–
el placer sin conciencia y
–
la religión sin sacrificio.
131
La estrategia educativa de Calasanz sigue muy actual
Este mundo ha de ser cambiado. La educación cristiana, al estilo
de Calasanz, es el mejor medio para ello: atender a quienes no tienen
acceso a la escuela, educar personas solidarias y comprometidas, ofrecer el Evangelio de Jesús como el camino para una sociedad de hermanos donde todos quepamos, crear comunidades cristianas donde se
anticipe ya lo que pretendemos para toda la humanidad.
Sabemos que hay otros caminos para colaborar en una sociedad
mundial más justa y humana: una economía que ponga el bien común
como meta, una política que organice con justicia y paz, un derecho
que defienda los derechos humanos de todos, una técnica al servicio del
progreso de todos, una ciencia para el bien de la toda la humanidad…
Nosotros buscamos despertar todas las vocaciones porque confiamos en que Dios hará surgir con ellas los dinamismos necesarios para
que llegue ese Reino que nos ha prometido.
Queremos ayudar con propuestas concretas a los jóvenes, con
oferta de cauces de otro estilo de vida y de un compromiso militante,
creando espacios donde ya se vive como Dios manda.
UN OBJETIVO PARA LA VIDA70
¿Buscáis un objetivo para vuestras vidas?
En el mundo faltan tres millones de médicos: sed médicos
entre los pobres.
70 Raoul Follereau.
Pasión por la misión
132
Más de mil millones de seres humanos no saben leer ni escribir: sed maestros para ellos.
Dos hombres de cada tres no comen lo suficiente: sed sembradores y lograd que las tierras incultas den cosechas que
los sacien.
Vuestros hermanos necesitan de vosotros: sed sencillamente
nobles obreros en cualquier disciplina, porque todo trabajo
es nobleza cuando está pendiente de una estrella. Negaos a
meter vuestra vida en una vía muerta. Pero negaos también a
la aventura en que cuenta más el orgullo que el servicio.
Denunciad, pero para ayudar. Protestad, pero para construir.
Que vuestra misma rebelión sea amor. Sed cada uno de vosotros una pequeña parte, una chispa de ese amor. Organizad la
epidemia del bien, y que todo el mundo se contagie.
Fuertes son quienes creen y quieren construir: construid la
felicidad de los demás y el mañana tendrá vuestro rostro.
¿Buscáis un objetivo para vuestra vida?
El mundo está deshumanizándose: sed hombres.
2. LA ESTRATEGIA DE GEDEÓN
Cuando se nos presenta por delante una tarea tan inmensa como
transformar el mundo entero, conviene pensar la estrategia de Gedeón.
Conviene leer despacio los capítulos 6-8 del libro de los Jueces
donde nos cuentan su historia. Aquí vamos a intentar aplicarla a nuestra actualidad.
El clamor del pueblo oprimido
Los israelitas hicieron lo que el Señor reprueba y el Señor los
entregó a Madián por siete años (Jueces 6, 1). ¿No pasa algo parecido hoy? Aquel paraíso que Dios había dispuestos para la humanidad,
¿dónde está?, ¿qué hemos hecho?
Transformar la sociedad
133
El régimen de Madián fue tiránico. Para librarse, tuvieron que
valerse de las cuevas de los montes (Jueces 6, 2). ¿No es así la tiranía
que padece la mayor parte de la humanidad que tiene que refugiarse
en chabolas en condiciones inhumanas de vida?
Entonces los israelitas clamaron al Señor (Jueces 6, 7). ¡Cuántas
veces hace falta la desgracia para que nos acordemos del Señor! Cuando todo va bien nos creemos los amos y señores… hasta que la dura
realidad nos recuerda nuestra pequeñez. Hoy también la humanidad
entera está clamando al Señor para que le libre de la tiranía.
El Señor responde implicando a alguna persona
Dios envía un profeta a decirles: “Yo os saqué de la esclavitud, os
he acompañado… pero no habéis obedecido” (Jueces 6, 8-10). El Señor
vuelve a explicar lo evidente con gran paciencia: haced lo que os digo.
El saludo a Gedeón, el mismo que te hace ahora a ti, es precioso:
“El Señor está contigo, valiente” (Jueces 6, 12). Fíjate que la frase es
una maravilla: Dios está contigo. Tú eres un valiente.
Gedeón, que no se entera, responde quejándose: “Dios nos ha
desamparado. ¿Dónde están los prodigios que nos contaron nuestros
padres? ¿Por qué nos ha venido esto?” (Jueces 6, 13). Es la queja que
sale con tanta facilidad. Nos creemos con tantos derechos que lo que
surge habitualmente es la queja, en lugar de sentirnos agradecidos
por todos los dones recibidos.
Dios no se inmuta ante esa queja: “Vete, y con tus propias fuerzas
salva a Israel. Yo te envío” (Jueces 6, 14). Hoy también te dice eso a ti
el Señor; eres enviado con tus propias fuerzas a salvar a Israel.
Gedeón no puede creer lo que oye: “¿Cómo puedo yo librar a Israel?
Precisamente mi familia es la menor de Manasés, y yo soy el menor en
la casa de mi padre” (Jueces 6, 15). El miedo, el no creer lo que parece
imposible, el compararse con otros y verse pequeño, son algunas de las
dudas que nos asaltan y se convierten en excusas. ¿O no?
El Señor no hace caso y asegura: “Yo estaré contigo y lo conseguirás” (Jueces 6, 16). ¿Cuántas veces tendrá que decirnos el Señor
que no tenemos que confiar en nuestras propias fuerzas, sino en Él?
134
Pasión por la misión
Pero la duda persiste en Gedeón y comienza a pedir una prueba.
Y Dios con paciencia se la da: el fuego consume la ofrenda. No se ha
dado cuenta, pero la mayor prueba es la palabra que le da Dios en esos
diálogos que mantienen.
Comienza la misión
La llamada recibida, la confianza que va adquiriendo Gedeón, la
primera acción de derribar el altar de Baal, le llevan a ser otra persona: “Aquel día pusieron a Gedeón el apodo de Yerubaal: que Baal
se defienda de él, ya que él derribó su altar” (Jueces 6, 32). Con frecuencia Dios cambia el nombre de aquellas personas a las que llama,
porque dejan de ser lo que eran y se convierten en personas nuevas,
con otra identidad. ¿Te sientes así?
“El Espíritu del Señor se apoderó de Gedeón” (Jueces 6, 34). La misión que va a iniciar no es ya de Gedeón, sino del Espíritu que le ha llenado. ¿Descubres que el Espíritu quiere llenarte, dirigir tus tareas, tu vida?
A pesar de tener ese Espíritu, Gedeón sigue dudando y vuelve a
pedir pruebas (la zalea seca o mojada al contrario que el rocío de la
mañana). ¡Cómo somos! Y, sin embargo, esa debilidad, esa desconfianza, esa necesidad de seguridad, nos recuerda que solos no podemos
hacer nada, que precisamos de la presencia y apoyo que sólo vienen
del Señor. Con esa fuerza sí podemos seguir avanzando.
Hacia la estrategia de Gedeón
Gedeón hace su plan llamando a mucha gente para el ejército que
hará frente a Madián. Y Dios le corregirá: “Es demasiada gente para
que yo os entregue a Madián. No sea que luego Israel se me gloríe
diciendo: Mi mano me ha dado la victoria” (Jueces 7, 2). El éxito no
lo da el número, ni el ejército, ni los planes que podamos hacer… sino
sólo Dios. ¡Cómo nos cuesta creer esto! ¡Cuántos cálculos hacemos
antes de emprender un proyecto! ¡Con qué amargor analizamos cifras
de personas en nuestra Iglesia, en nuestra congregación! ¿Creemos en
nuestras fuerzas o en el Señor?
La selección que propone Dios es fácil: quien tenga miedo, que se
vaya. Se van más de la mitad (Jueces 7, 3-4). Quienes no se arrodillen
Transformar la sociedad
135
para beber serán los escogidos. ¿Puede ser quien no se rebaje para lo
que ciertamente es necesario? Posiblemente lo importante es que de
aquellos 22.000 iniciales, quedan sólo 300. Esto es lo que quiere el
Señor; no un gran número, sino gran una confianza.
Dios sigue guiando a Gedeón pidiéndole que actúe de espía, que escuche lo que dicen los enemigos, que se fije en sus miedos y en sus sueños. Con esto ya tiene los elementos para poner en marcha la estrategia
que seguirá: dividir su ejército en tres grupos, teniendo cada persona una
trompeta, un cántaro y una antorcha. La acción simultánea de tanto ruido, luz, y gritos, crea tanto desconcierto en el enemigo que es vencido.
Una buena estrategia, pensada tras estar con el Señor, bastante ruido y luz, con unas palabras adecuadas puede producir mucho fruto.
Un final con aviso
“Con esto el país estuvo en paz 40 años” (Jueces 8, 28). Parece
que todo acaba bien, pero hay un detalle que no conviene saltarse.
Con el botín de su victoria, Gedeón hizo un efod, un atuendo sacerdotal con sus joyas y adornos (quizá una especie de tabla para hacer consultas a Yahveh) con el que “se prostituyó todo Israel: fue la tentación
de Gedeón y su familia” (Jueces 8, 27).
También una misión llevada con acierto tiene su tentación permanente. No deja de ser un aviso para todos y también para ti y para mí.
Tenemos en Gedeón un ejemplo para animarnos a asumir una
tarea que parece imposible.
¿QUÉ PIDE DIOS DE MÍ?71
El viejo monasterio había sobrevivido a las diversas vicisitudes y pruebas de su ya larga historia. La fundación se remontaba a los tiempos en que la comarca estaba deshabitada, por
tratarse de un terreno abrupto de difícil acceso. El núcleo
71 Vidal Ayala. La voz del bosque. PS Ed., Madrid, 1987.
Pasión por la misión
136
de la población actual nació a la sombra del monasterio y se
mantenía vinculado a él. Existía una mutua dependencia y
complementación. En todo tiempo hubo jóvenes del pueblo
que abrazaban la vida monacal. Los monjes, a su vez, dedicaban generosos esfuerzos a cultivar el espíritu del pueblo.
Había destacado, en estas tareas, un anciano monje cuya larga vida de entrega a Dios y de atención a los demás era objeto
de admiración común. Retirado de la actividad directa por su
avanzada edad, aún era buscado por su don del consejo.
Hasta el venerado monje llegó un joven, atraído por la fama de
su ciencia y virtud. Cuando estuvo ante él, le expuso: “Deseo que
me digas, con brevedad y sin palabras rebuscadas, qué es lo que
Dios pide a cada uno; necesito saber qué quiere Dios de mí”.
Responde el monje: “Es muy sencillo. Jesús nos vino a mostrar, con su vida, y a decirnos lo que Dios quiere de nosotros:
simplemente lo quiere todo”.
3. VER MILAGROS, HACER MILAGROS, SER MILAGRO
Transformar el mundo es imposible, a no ser que se produzca
algún milagro, que venga el mismo Dios a cambiarlo, o que mande a
alguien capaz de hacer milagros.
Exactamente para eso nos ha elegido el Señor: “Llamó a los discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos
y para sanar toda clase de enfermedades” (Mateo 10, 1). “Si tenéis fe
como un grano de mostaza, diréis a este monte: Desplázate de aquí
allá, y se desplazará, y nada os será imposible” (Mateo 17, 20).
Dios nos llama a hacer lo imposible, a hacer milagros. ¿O no es
eso lo que hizo Calasanz?
El primer paso: ver milagros
Dios está muy activo en nuestro mundo. Sus manos no cesan de
trabajar. Su presencia se vislumbra con facilidad si uno busca en el
Transformar la sociedad
137
lugar adecuado: no suele andar por los palacios pero sí en las afueras
de la ciudad; no anda mucho entre los poderosos pero sí entre la gente
necesitada; no es fácil encontrarlo cuando nos vemos autosuficientes,
pero siempre está a mano cuando le necesitamos de verdad.
La primera tarea es descubrir sus milagros, su acción en nuestro
mundo. ¿Te cuesta ver sus milagros? Algunos dicen que a Dios le gusta
jugar al escondite, pero ciertamente ha dejado muchas huellas de su presencia. Basta detenerse un momento, hacer silencio para escuchar, abrir
los ojos a lo que nos rodea… ¡No puedes dejar de contemplar su obra!
El gran regalo fue darte la vida. En esos padres el Señor puso todo
su amor. ¡Cuántas ilusiones, cuántos desvelos, cuánto cariño pusieron
tus padres! ¡Dios puso todavía más! Repasa brevemente tu vida: ¿no
descubres la mano del Señor acompañándote?
¿No te maravilla el milagro de la creación? ¡Todo un mundo para
ti y tus hermanos! ¡Un paraíso para crecer en él, para dominarlo, para
ser felices! Mirar una montaña, el mar, el fuego, las estrellas, nos obliga a exclamar: “Señor, Dios nuestro, qué admirable es tu nombre en
toda la tierra. Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna
y las estrellas que has creado ¿qué es el hombre para que te acuerdes
de él; el ser humano, para darle poder?” (Salmo 8).
Cuando te sorprendes positivamente por la buena gente, cuando algo inesperado te llena de felicidad, cuando sientes una profunda
alegría por haber hecho algo bueno, cuando contemplas la belleza en
tantas personas y cosas… ¿no estás viendo las manos de Dios?
Cuando rezas y sabes que Dios te está escuchando, cuando intuyes la presencia del Resucitado a tu lado, cuando descubres en ti
fuerzas impensables, cuando sabes que Dios te está llamando por tu
nombre… ¿no estás viendo los mejores milagros?
Es cierto que necesitamos para ver milagros quitarnos las gafas
del pesimismo, del utilitarismo, del egoísmo, de la autosuficiencia…
Necesitamos únicamente poner un poco de confianza y mucho de silencio y hondura.
“Entonces se puso a maldecir a las ciudades en las que se habían
realizado la mayoría de sus milagros, porque no se habían conver-
138
Pasión por la misión
tido: «¡Ay de ti, Corazaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en
Sidón se hubieran hecho los milagros que se han hecho en vosotras,
hace tiempo que se habrían convertido” (Mateo 11, 20-21). “Y no hizo
allí muchos milagros, a causa de su falta de fe” (Mateo 13, 58).
El primer paso es descubrir los milagros a nuestra alrededor.
Todo es posible para Dios: “Lo que es imposible para los hombres, es
posible para Dios” (Lucas 18, 27). Y tenemos claro que Dios quiere lo
mejor para nosotros, está empeñado en que llegue su Reino.
La tarea: hacer milagros
Jesús nos envía hoy también, de dos en dos, en comunidad, a los
lugares donde pensaba ir para que le preparemos el terreno. Nuestra
tarea, sin alforja ni sandalias, es curar a los enfermos y anunciar que
ha llegado el Reino de Dios. Hoy también, cuando regresamos a Jesús,
le podemos decir: “Señor, en tu nombre hasta los demonios se nos
sometían”. El aviso de Jesús nos llega entonces: “Con todo, no os alegréis de que los espíritus se os sometan, sino de que vuestros nombres
están escritos en el cielo” (Lucas 10, 1-20).
Esta sensación la tenemos en nuestra trayectoria escolapia con
jóvenes que han salido delante de manera impensable, con situaciones sin solución que se han resuelto satisfactoriamente, con resultados magníficos de acciones que no parecieran capaces de provocarlas.
Para hacer milagros basta confiar y actuar. Es cuestión de acercarse
al que sufre, al que no ve, al que lo necesita, a quien te está pidiendo
ayuda. Se trata tan sólo de tocarle, de abrazarle, de quererle. Basta
con tener compasión, con rezar y ponerse manos a la obra. Es tan sólo
abrir los ojos para ver al prójimo, para interesarme por él, para descubrirle como hermano. Para hacer milagros basta usar las palabras que
curan, los gestos que transforman, el amor que todo lo puede.
Asumir la tarea de hacer milagros es actuar como el samaritano
(Lucas 10, 30-37) y cambiar la lógica de pensamiento: no pensar qué
me pasará a mí si actúo, sino pensar qué le pasará a él si no hago
nada. Para hacer milagros es suficiente quitarnos a nosotros mismos
del centro y poner ahí a Dios y a los hermanos, especialmente los más
necesitados. ¡El milagro se produce solo!
Transformar la sociedad
139
Calasanz consigue hacer milagros cuando cae en la cuenta que
ha de dejar sus planes, sus proyectos, y sus finalidades, para poner en
el centro de su vida a aquellos niños y jóvenes a los que nadie más va
a dar respuesta. En ese momento se irán encadenando los milagros.
Con muchas dificultades y problemas, pero irán apareciendo los milagros, la acción de Dios a través de la persona de Calasanz.
Ésa es la tarea: hacer milagros. Confiar en que son posibles.
El gran reto: ser milagro
Y queda el gran reto: convertirnos en milagro, en signos de la
presencia de Dios en nuestro mundo. No sólo individualmente, sino
sobre todo de forma comunitaria.
Es un milagro la persistencia de la Iglesia a lo largo de estos siglos, a pesar de sus mediocridades; nunca han dejado de presentar el
Evangelio y de celebrar la presencia de Jesús en la Eucaristía. Puedo
sumarme a ese milagro, “bien-diciendo” de la Iglesia, identificándome
con ella, ayudándola a renovarse para ser cada día más fiel.
Es un milagro la Escuela Pía, tantos proyectos y sueños que consiguen salir adelante “de milagro”. Puedo redoblar mi esfuerzo para
continuar esta obra tan milagrosa.
Es un milagro que haya jóvenes valientes dispuestos a romper
con su ambiente para dar la vida entera por los demás en el sacerdocio, en la vida religiosa. Puedo ser de los que promueven ese milagro
en mi entorno con propuestas personales y audaces, con palabras de
ánimo, con una oración confiada, con un testimonio de vida cercano.
Es un milagro que haya personas que renuncien a “sus derechos”
para compartir sus bienes con los demás, para que otros puedan contar con lo necesario para salir adelante. Puedo ser también de ellos.
Es un milagro que haya tantas personas generosas que dan mucho de su tiempo en favor de los más necesitados, de los más pequeños. Puedo ser de ellos no llevando cuentas de mi tiempo, de mis
esfuerzos. Puedo volcarme en lo que necesiten los demás, aunque sea
a costa de perder tiempo y posibilidades para mí.
Es un milagro que haya hoy profetas que nos hablan de Dios, que
se atrevan a dar la cara por los últimos, que prestan su voz por los ne-
Pasión por la misión
140
cesitados. El gran reto es sumarme a ellos con mis palabras, con mis
gestos y, sobre todo, con mis actitudes y vida.
Cuando se producen estos milagros, es el mismo Dios el que hace
que den fruto.
Nuestro reto, el gran reto que nos plantea San Pablo: “Todos nosotros, reflejando con el rostro descubierto la gloria del Señor, nos
vamos transformando en su misma imagen con esplendor creciente:
así es como actúa el Señor, que es Espíritu” (2 Corintios 3, 18).
Calasanz, las Escuelas Pías, son el gran milagro con su presencia
y su vida. El gran reto es que cada día puedan reflejar mejor la misericordia y el gran amor de Dios para toda la humanidad.
¿Te animas todavía más a ver milagros, a hacer milagros, a ser un
milagro?
MILAGRO72
- ¿Para qué orar? Dios no me ha concedido lo que le he pedido. He buscado a Dios, lo he buscado sinceramente, con todo
el ardor… pero Dios no acudió a la cita.
- Perdón… ¿De qué Dios me hablas? ¡Es tan fácil buscar un dios
a la medida de nuestros sueños y deseos! En tu país se considera
milagro el que Dios haga tu voluntad. Entre nosotros se considera un milagro el que alguien haga la voluntad de Dios.
4. LA MAYOR REVOLUCIÓN ES LA COMUNIDAD CRISTIANA
Un gran milagro, un excelente camino para ir transformando la
tierra, quizá la mayor revolución posible es esforzarse por vivir ya
la Buena Noticia en la comunidad cristiana. Se anticipa el amor y la
fraternidad característicos del Reino y se pone en marcha el motor de
mayor transformación.
72 Prudencio López Arróniz. Más allá… PS Ed., Madrid, 1987.
Transformar la sociedad
141
Está muy bien descrito este modelo de comunidad en los dos sumarios de Hechos de los Apóstoles:
–
“Eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles
y en la comunidad de vida, en el partir el pan y en las oraciones. Todo el mundo estaba impresionado por los muchos
prodigios y señales que los apóstoles realizaban. Los creyentes vivían todos unidos y lo tenían todo en común; vendían
posesiones y bienes y lo repartían entre todos según la necesidad de cada uno. A diario frecuentaban el templo en grupo;
partían el pan en las casas y comían juntos alabando a Dios
con alegría y de todo corazón, siendo bien vistos de todo el
pueblo; y día tras día el Señor iba agregando al grupo a los
que se iban salvando” (Hechos 2, 42-47).
–
“La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una
sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que lo
tenían todo en común. Daban testimonio con gran poder de
la resurrección del Señor Jesús. Y eran muy estimados. No
había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que
poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la
venta y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a
cada uno según su necesidad” (Hechos 4, 32-35).
Ahí está bien claro el camino:
–
Vivir todos unidos: un solo corazón y una sola alma.
–
Alabar a Dios con alegría y de todo corazón.
–
Constancia en la comunidad de vida, en las oraciones y en
escuchar la enseñanza de los apóstoles.
–
Partir el pan en las casas.
–
Tenerlo todo en común: sin que nadie llame suyos a sus bienes y vendiendo las posesiones para repartir según la necesidad de cada uno.
–
Frecuentar el templo en grupo.
–
Dar testimonio con gran poder de la resurrección del Señor
Jesús.
Pasión por la misión
142
La consecuencia de una vida así es evidente: no hay ningún necesitado, los prodigios y señales realizados impresionan, todo esto
posibilita que la comunidad sea estimada y bien vista… y el Señor va
agregando más personas al grupo.
Ahondando en estas claves de la comunidad
Son siete los elementos que nos ofrecen estos resúmenes de la
vida de la primera comunidad. No tienen desperdicio. Conviene que
los volvamos a leer en primera persona como pistas para nuestra propia comunidad:
1.
Vivir unidos, con un solo corazón y una sola alma. La comunión, el sentirse familia, el quererse, el querer juntos las cosas y
los proyectos, el empujar juntos en la misma dirección… es el
primer paso. Frente a tanta desunión que puede haber a nuestro lado, tanto hablar mal los unos de los otros, tanta sospecha
e individualismo, en la comunidad apostamos por la unidad,
por la comunión por encima de cualquier otro criterio.
2.
Alabar a Dios con alegría y de todo corazón. Vivir en referencia
constante a Dios, con alegría en la vida, en el convencimiento
de que todo está en manos de Dios y de que eso es motivo de
vivir contentos, de agradecer. Ante tantas situaciones donde
falta chispa en la vida, donde las alegrías sólo vienen de eventos deportivos o de pequeños éxitos personales, donde se habla de cualquier cosa menos de Dios, en nuestra comunidad
intentamos que Dios sea el centro de nuestra alegría.
3.
Ser constantes en la comunidad de vida, en la oración y en la
formación. Descubrimos en la comunidad nuestra referencia
de vida, el espacio donde recobrar fuerzas, el lugar donde orientarnos en nuestro actuar, con el compartir con los hermanos,
con la oración comunitaria, con la formación constante.
4.
Centrarnos en la Eucaristía, como la mesa de todas las mesas, como el centro que reúne a la comunidad y nos coloca a
todos alrededor de Jesús, de su Palabra, de su amor y de su
invitación a la entrega. Es nuestro alimento y el eje de nuestra comunidad.
Transformar la sociedad
5.
6.
7.
143
Compartir los bienes, con normalidad, con alegría, sabiendo
que están para atender las necesidades de todos y no los caprichos de uno. Compartir para que los bienes cumplan con
su finalidad auténtica de servir a todas las personas. Y junto
con los bienes, compartir lo que somos, nuestras alegrías y
nuestras penas, nuestras preocupaciones y seguridades.
Frecuentar el templo en grupo. Hacernos presentes como comunidad en nuestra Iglesia, en medio de la sociedad. Porque
no queremos apartarnos de nadie, porque queremos seguir
presentes con todos. Y lo hacemos en grupo.
Dar testimonio significativo de la resurrección de Jesús, con
nuestras palabras y, sobre todo, con nuestras vidas. Mostrar
que quien nos da la fuerza y la alegría es Jesús que continúa
a nuestro lado.
Todo esto son prodigios y señales, son milagros en nuestro mundo que muestran la mano y el actuar de Dios. Porque siguen haciendo
falta palabras y gestos que curen las enfermedades, actuaciones que
traigan la paz y la justicia al mundo, acciones que vayan respondiendo
a las personas cercanas con las que nos vamos encontrando.
Por aquí va el camino de la transformación del mundo.
Calasanz también lo descubre pronto. La comunidad no es sólo el
grupo que garantiza el funcionamiento y futuro de las escuelas, sino que
es también el principal signo del actuar de Dios en nuestro mundo.
Estas comunidades existen a nuestro lado
Con frecuencia se dice que estos sumarios de la vida de las primeras comunidades son una exageración, que se idealiza la comunidad
para presentarla como modelo. No lo sé, pero sí sé que comunidades
que viven eso mismo, con sus fallos, las tenemos bien cerca de nosotros y quizá hasta participemos activamente en ellas.
Es muy curiosa esta anécdota73: “Un compañero comenzó a contar en una asamblea de comunidades populares que vivía en una co-
73 Gabino Uríbarri. Reavivar el don de Dios. Sal Terrae. 1997. Sacamos de este libro
no sólo la anécdota sino también algunos puntos que desarrollamos en este tema.
144
Pasión por la misión
munidad alternativa formada por un grupo de profesionales con las
mismas inquietudes que habían optado por irse a vivir a una vivienda
sencilla en un barrio popular. Querían pasar por las condiciones de
vida de las clases populares para aprender de ellas; tomar prestados
sus ojos para ver de otro modo la sociedad. Para quienes escuchaban
se trataba de una opción cristiana ejemplar y de una radicalidad encomiable. Además, habían decidido aportar íntegramente sus sueldos a
una caja común, de la que luego cada cual tomaba lo que necesitaba
para sus gastos, que periódicamente sometían a revisión comunitaria.
Para sorpresa de los oyentes, el sistema de caja común llevaba varios
años funcionando sin ocasionar ningún conflicto, a pesar de las notables diferencias de ingresos entre unos y otros.
Aquello les sonaba a una hazaña propia de los Hechos de los
Apóstoles. Por otra parte, y frente a la exaltación ambiental del sexo
como valor supremo y la progresiva erotización de las relaciones interpersonales, todos ellos habían optado por ser célibes. Los que les
escuchaban ya tenían los ojos como platos y no salían de su asombro:
jamás habían escuchado un testimonio cristiano de tal calibre. Pero,
cuando mi compañero añadió que eran un grupo de jesuitas, toda la
admiración se vino abajo: “Eso es otra cosa: ¡Haber empezado por
ahí…!» Pero ¿acaso no eran cristianos que habían tomado una opción
radical de vida?”
Las etiquetas culturales (“eso es cosa de curas, monjas y frailes”)
consiguen que se descalifiquen las experiencias y los signos. A veces
hasta nos afectan a los propios creyentes. Pero, a pesar de ello, estas
comunidades siguen siendo experiencias que cambian la vida de quienes las forman y de los entornos en que se encuentran.
Con frecuencia quitamos importancia, y nos parece normal la
dimensión heroica de compartir la vida, los bienes y el tiempo. Vivir
hoy en comunidad, comprometidos por un mundo mejor, viviendo un
estilo de vida serio, es toda una heroicidad, una aventura impresionante, ¡un milagro!
Nos lo hemos de recordar y agradecer. Lo hemos de expresar con
humildad y con entusiasmo porque ciertamente es un prodigio muy
actual y muy presente. Vivir en comunidad con audacia es una hazaña
que ha de encontrar eco en jóvenes y en personas generosas.
Transformar la sociedad
145
Y todavía más…
Estas comunidades no sólo se dan en la vida religiosa (¡menudo regalo que tiene la Iglesia y la sociedad con ella!). También
en comunidades de diverso tipo, entre las que hemos de destacar
nuestras Fraternidades escolapias y nuestras comunidades religiosas escolapias.
En estas comunidades, muy reales y actuales en muchos lugares,
no sólo viven esos elementos indicados de toda comunidad cristiana,
sino que además introducen algunos aspectos de gran interés. Indicamos aquí tres.
El primero y más importante es la misión, ese proyecto claro para
que aúne a toda la comunidad en su consecución, evitando que cada
cual vaya por su lado con sus planes particulares. En nuestras comunidades escolapias no puede faltar esta misión como razón de ser de
la comunidad, como envío y encomienda a todos y a cada uno de los
miembros que la formamos.
El segundo es la unión entre comunidad y misión. La comunidad es para la misión y la misión busca la comunidad. Son dos
aspectos entremezclados: la comunidad es sujeto y desembocadura
de la misión, quien la lleva a cabo y quien se ofrece como horizonte. La comunidad visualiza la oferta que hacemos en nuestra labor
misionera.
El tercero es el empeño constante por construir siempre comunidad escolapia y comunidad eclesial. Para ello es fundamental:
–
La prioridad de la promoción vocacional a la vida cristiana
y, especialmente, a aquellas vocaciones que más multiplican
comunidad: el presbiterado y la vida religiosa.
–
El cuidado del “aparato conversacional” de la comunidad.
Sería un desastre si en nuestras comunidades sólo se hablase de fútbol, de política, de nuestra salud, del pasado… Los
temas habituales en nuestras comunidades han de hacer presente a Dios y a los demás con ilusión, esperanza y ánimo.
–
La atención a nuestros mayores dice mucho en nuestra sociedad actual sobre la fraternidad y, además, nos pone en
Pasión por la misión
146
contacto con la vocación vivida por otros y con la historia de
nuestra propia comunidad74.
–
La manera de afrontar los conflictos que siempre aparecen, como
surgieron ya en las primeras comunidades. La diferencia está en
la forma y espíritu en que se abordan: búsqueda de la voluntad
de Dios, humildad, clima de caridad y oración, perdón y reconciliación, esfuerzos por sanar las heridas… y siempre amor.
–
La capacidad de celebrar los acontecimientos, de disfrutar
con alegría los buenos acontecimientos, es otro aspecto que
impulsa mucho la fraternidad.
La comunidad cristiana revuelve los valores de nuestra sociedad y
nos introduce en otro espacio donde se pueden ya avanzar los valores
del Reino.
¿Vives así tu comunidad? Es nuestra gran oportunidad75.
LA COMUNIDAD76
Una comunidad es un grupo de personas que rezan juntas,
pero que también hablan juntas; que ríen en común e intercambian favores; están bromeando juntos y juntos están serios; están a veces en desacuerdo, pero sin animosidad, como
se está a veces con uno mismo, utilizando ese raro desacuerdo para reforzar siempre el acuerdo habitual.
Aprenden algo unos de otros o lo enseñan unos a otros. Echan
de menos, con pena, a los ausentes. Acogen con alegría a los
que llegan. Hacen manifestaciones de este u otro tipo, chispas del corazón de los que se aman, expresadas en el rostro,
en la lengua, en los ojos, en mil gestos de ternura.
Y cocinan juntos los alimentos del hogar, en donde las almas se
unen en conjunto y donde varios, al fin, no son más que uno.
74 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de noviembre de 2010.
75 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de febrero de 2012.
76 San Agustín. Las confesiones.
Transformar la sociedad
147
5. SIN PRISA, PERO SIN PAUSA
Para emprender esta necesaria tarea de transformar la tierra ya
sabemos que contamos con el decidido apoyo de Dios, con la posibilidad de hacer milagros y con la comunidad.
Pero conviene también que lo hagamos con esta doble y complementaria actitud que nos indica el título: sin prisa, pero sin pausa. Es
decir, con la paz que da el saber que todo lleva más tiempo del previsto
y que no depende todo de nosotros, a la vez que con la tenacidad de
quien sabe que no ha de cejar en ningún momento en el empeño.
Se trata de saber conjugar con sabiduría esta preciosa cita, atribuida en ocasiones a San Agustín de Hipona, que muchas veces debiéramos hacer nuestra: “Reza como si todo dependiera de Dios y trabaja
como si todo dependiera de ti”.
Actuamos con la paz y confianza de saber que todo depende de
Dios, a la vez que con la responsabilidad de saber que todo está en
nuestras manos, aunque sabemos que no siempre es sencillo en el día
a día compaginar estos dos polos.
Conscientes de que todo depende de Dios: sin prisa
Tiene su gracia y, desde luego, mucha razón esa frase que dice: “Si
quieres hacerle sonreír a Dios, cuéntale tus planes para el futuro”. Con esa
sonrisa bonachona del Padre que nos quiere, nos mirará y nos dirá: “Deja
en mis manos tu futuro, que te irá mejor a ti y a toda la humanidad”.
Nos viene bien, de vez en cuando, relativizar lo que somos y mirar
con perspectiva. Imagina que toda la historia del Universo se pudiera
comprimir en un solo año77. Cada mes equivaldría aproximadamente
a más de 1.000 millones de años.
–
1 de enero: a las 0 horas fue la creación, o el Big Bang, sin
“nada importante” hasta el
–
1 de mayo: nace nuestra galaxia, la Vía Láctea.
77 Carl Sagan (1934-1996) fue la primera persona en nombrar esta idea en su libro
Los Dragones del Edén.
Pasión por la misión
148
–
–
–
–
–
–
9 de septiembre: empieza a formar el sistema solar
14 de septiembre: se forma la tierra
25 de septiembre: se origina la vida en la tierra
1 de diciembre: la tierra comienza a tener oxígeno, base de la
vida orgánica
30 diciembre: aparecen los primeros homínidos
31 de diciembre: necesitamos ya especificar las horas:
- 22,30: aparecen los primeros humanos
- 23,00: empiezan a usarse herramientas
- 23,59: pinturas rupestres
- Hace 40 segundos se inventa la agricultura
- Hace 9 segundos se inventa el alfabeto
- Hace 4 segundos nace Jesucristo
¿No tendremos que mirar con perspectiva para situarnos mejor?,
¿no será bueno que nos descubramos, como somos, pequeños ante
una labor inmensa?
En una historia tan larga nuestra aportación es sencilla, humilde… pero nos entusiasma saber que estamos cooperando con todas
aquellas personas que han ido construyendo un mejor con sus también pequeñas aportaciones.
Con el salmista tendremos que decir: “Si el Señor no construye la
casa, en vano se cansan los albañiles; si el Señor no guarda la ciudad,
en vano vigilan los centinelas” (Salmo 126). Y pedirle al Señor que
bendiga nuestra acción, que construya con nuestras manos, que sea
Él quien marque el futuro.
Asumiendo que todo depende de nosotros: sin pausa
Y, a la vez que esa paz de saber que todo está en las manos de la
Providencia, surge el convencimiento de que todo está en nuestras
manos, que no podemos perder un segundo en la tarea.
Dios quiere actuar en nosotros. Él es “la fuerza de mi fuerza”,
dice Pedro Casaldáliga, apoyándose en los salmos. Él nos llama a nosotros para que seamos sus manos para intervenir en el mundo. Él
actúa desde nuestro interior.
Transformar la sociedad
149
Ahí está la tarea: transformar el mundo sin prisa pero sin pausa,
con el convencimiento del dicho popular “A Dios rogando y con el
mazo dando”. Luis González-Carvajal lo expresa muy gráficamente:
“Cuando Dios trabaja, el hombre suda”.
Esta dura dialéctica, la expresaba Bonhoeffer así: “¡Ante Dios y
con Dios, vivimos sin Dios!”. En la presencia de Dios y con Él a nuestro lado, asumimos toda la responsabilidad para hacer de nuestra tierra un mundo de hermanos. “La providencia de Dios es el hombre”,
afirmaba Tomás de Aquino.
“Señor, dame valor para cambiar aquello que puede cambiarse,
dame serenidad para aceptar aquello que no puede cambiarse y dame
entendimiento para distinguir una cosa de la otra”.
Quienes tenemos la suerte de formar parte de una institución
muy centenaria, las Escuelas Pías, descubrimos que cada uno aportamos un grano de arena y que juntos vamos haciendo el gran milagro
que nos acerca al Reino.
Ahí está el tesoro y la clave de la felicidad de nuestra propia vida
y de tantos niños y jóvenes que esperan nuestra acción sin prisa, pero
sin pausa. Otros dicen lo mismo con “paso corto y vista larga”, un
pasito cada vez pero sin perder la perspectiva.
DORMIR CON CONFIANZA.
El cardenal Fellini era arzobispo de París. Un día fue a ver
al Papa Juan XXIII y le confió sus preocupaciones: “Tengo a
mi cargo diez millones de parisinos. Muchos de ellos están
tomando distancia de la Iglesia y eso no me deja dormir”.
Juan XXIII le contestó: “También Nos (en aquella época los
papas utilizaban ese plural mayestático), cuando nos eligieron
Papa, el pensar que teníamos a nuestro cargo a toda la Iglesia
e incluso a toda la humanidad nos hacía perder el sueño. Pero
una noche se nos apareció el ángel de la guarda y nos dijo:
“Ángelo (su nombre de pila), ¿quién te crees que eres?”78
78 Pierre Trevet. Parábolas de un cura rural. Monte Carmelo. 2007, pp. 172-173.
6.
NOS LLAMA COMO
BRACEROS
“En actitud humilde debemos esperar de Dios Todopoderoso, que
nos ha llamado como braceros a esta mies fertilísima, los medios
necesarios que nos transformen en dignos cooperadores de la verdad.
Sin embargo, teniendo en cuenta la suavidad con que Él gobierna el
mundo, hemos estimado necesario, a ejemplo de los santos, cimentar
nuestro Instituto sobre estas Constituciones”.
(Constituciones 6)
1. SOMOS COOPERADORES DE LA VERDAD
Calasanz quiere que los escolapios seamos “dignos cooperadores
de la verdad”.
La verdad es una palabra que se utiliza con frecuencia como arma
contra los demás. La verdad, muchas veces es rebajada a simple creencia, a una opinión. En nuestra sociedad multicultural, donde conviven
diferentes formas de pensar, la verdad parece que es secundaria y relativa frente a la convivencia, al respeto y quizá a la indiferencia. ¿Cómo
podemos ser hoy cooperadores de la verdad?, ¿qué es la verdad?
Esta pregunta es la que se atreve a hacerle Pilato a Jesús en el juicio:
“¿Qué es la verdad?” (Juan 18, 37-38). Pocos momentos después se lavará
las manos, querrá desentenderse del asunto y mandará matar a Jesús.
La verdad, elemento vital de la sociedad
La todavía reciente encíclica “Caritas in veritate”, de 2009, nos
recuerda que el desarrollo humano de las personas y los pueblos se ha
Pasión por la misión
152
de hacer en caridad y en verdad. La caridad, la justicia, la paz, necesitan también de la verdad para poder desplegarse.
Ciertamente, siempre que avanza el egoísmo, la injusticia y la
violencia se hace eliminando la verdad. Ésta desenmascara situaciones de privilegio, de dominio, de esclavitud…
Los medios de comunicación, los sistemas de creación de opinión pública, son poderosos instrumentos que pueden servir al bien
común y al progreso de toda la humanidad o, por el contrario, a los
poderosos que los controlan.
Vivimos en una época con inmensas posibilidades de información. Jamás en toda la historia de la humanidad ha habido tantas
fuentes para acceder al conocimiento de la situación: los medios de
comunicación, los viajes, la interculturalidad, la posibilidad de encuentros, Internet… Y quizá por ello, es la época de la historia con
mayor control de la información de masas que se ha convertido en un
gran negocio, y no siempre con criterios éticos.
No hemos de olvidar que la información no es la verdad. La información sin formación, sin conciencia, sin criterios, es un bosque
donde resulta fácil perderse.
Y todavía más cuando hay tantos intereses que quieren ocultar la
verdad para sacar su propio beneficio, que centran la atención en determinados asuntos dejando otros de lado, que saben tocar la fibra afectiva
y no siempre la educativa. Ojo que también en nosotros mismos hay
miedos e intereses que nos dificultan ver la verdad que nos atañe.
Los educadores, junto con otras muchas personas (políticos, periodistas, intelectuales, sacerdotes), hemos de ser buscadores de la
verdad en nuestra labor de cada día y hemos de ser auténticos cooperadores de la verdad.
¿Y qué es la verdad?
Nos surge de nuevo la frase de Pilatos; ¿qué es la verdad?
“Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era foras-
Nos llama como braceros
153
tero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me
visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme”.
Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos
hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber?
¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos?
¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”
Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos
de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis” (Mateo
25, 34-40).
Ahí tenemos el criterio de la verdad, donde coincidimos todas
las conciencias, todas las religiones, todas las personas de buena voluntad; la verdad está en el bien común, en la defensa del débil, en la
atención al pobre y al que sufre. Ahí está la verdad.
Es cierto que la verdad, a veces, puede resultarnos dura y dolorosa. Pero sin ella, todo lo que se construye es demasiado débil.
Me viene a la cabeza la situación de las personas que descubren
que fueron adoptadas por los verdugos de sus padres reales en algunas
dictaduras. Podemos pensar también en quien gana haciendo trampa,
quien engaña a su esposo o a su esposa, quien miente a sus compañeros en la empresa, quien trata de convencerse a sí mismo repitiéndose
que determinados comportamientos no son tan malos…
Es preciso decir las cosas por su nombre, decirnos la verdad unos
a otros, con cariño, con firmeza, con el grado en que sea posible asumirla… La verdad no es algo secundario, sino fundamental para crecer
como personas, para edificar sobre bases sólidas, para construir una sociedad que merezca la pena: “La verdad os hará libres” (Juan 8, 31-32).
La respuesta, como siempre está en Jesús: “Yo soy el camino, la
verdad y la vida” (Juan 14, 6). ¿Qué es ser cooperadores de la verdad?
Ahí tenemos la respuesta.
Una de las mayores mentiras
Ante el riesgo de acostumbrarnos a la situación actual y de llegar
a pensar que es normal, nos conviene recordar que nuestro mundo se
basa en una gran mentira social. Merece la pena leer con calma esta
preciosa parábola tan actual de José Ignacio González Faus.
154
Pasión por la misión
NATÁN ANTE EL REY CRIMINAL. PARÁBOLA DEL CAPITALISMO (2 Samuel 11-12,13) 79
Cuando el rey gozó con la fortuna de un pobre soldado y decidió
además enviarlo a la muerte para quedarse con lo suyo, el Señor
envió al profeta Natán ante el rey David para reprenderle.
Natán entró ante el rey y le dijo: “Había dos hombres en un
pueblo, uno rico y otro pobre. El rico tenía muchos rebaños
de ovejas y bueyes, el pobre sólo tenía una corderilla que había comprado. La iba criando y crecía con él y con sus hijos,
comiendo de su pan, bebiendo de su vaso y durmiendo en su
regazo: era como una hija. Llegó una visita a casa del rico y
éste, no queriendo perder una oveja o un buey para invitar a
su huésped, cogió la cordera del pobre e invitó con ella a su
amigo” (2 Samuel 12, 1-4).
Natán contaba con que el rey, al oír esta historia, iba a montar en cólera y exclamar: “¡Vive Dios que el que ha hecho eso
es reo de muerte! Pagará cuatro veces lo que ha defraudado”.
En ese momento, Natán le diría: “Ese hombre eres tú” (2
Sam 12, 5-7). Y estaba seguro de que, al oírlo, el rey se daría
cuenta de su pecado y se arrepentiría. Natán tenía larga experiencia: sabía que la parábola había funcionado y esperaba
que iba a funcionar también ahora.
Pero he aquí que el rey le contestó a Natán: “Elemental, mi
querido profeta. El rico no podía gastar sus ovejas, puesto que
las necesitaba para invertir. ¿Todavía desconoces la importancia
de la acumulación del capital? Una oveja del rico podía producir mucha riqueza, dando a luz cuatro o cinco corderitos más.
Mientras que la corderilla del pobre estaba destinada a morir,
ya que el pobre no disponía de medios, ni de corderos, ni de
sementales para hacerla multiplicar. Debes comprender que,
si el rico hubiese matado una de sus ovejas para agasajar a su
huésped, habría empobrecido al país dejando de crear riqueza.
79 José Ignacio González Faus. Migajas cristianas. PPC. 2000, pp. 50-52.
Nos llama como braceros
155
Natán se marchó cabizbajo, comprendiendo que él no sabía
economía y que, por ello, quizá sería mejor abandonar su
misión de profeta. Se retiró a la montaña y estaba a punto de
quedarse allí para siempre cuando recordó que tenía que dar
cuenta de su misión al Señor Yahvé Dios.
Por eso volvió a la ciudad y llamó por teléfono al rey: “Oídme, Majestad. Es sobre aquella historia de la que hablamos
el otro día, ¿recordáis? ¿Me garantizáis al menos que el rico
invertirá en crear riqueza la oveja que se ahorró en el convite
de su huésped?”
El rey le respondió: “No puedo asegurártelo, Natán. Forzarle
a ello sería violentar su libertad y mi reino es un reino de
libertades. El rico tendrá que ver qué es lo que más le conviene, cómo está el mercado de trabajo y qué riesgos corre.
Y luego decidirá lo que crea mejor. Quizá está ya cansado de
tanto esfuerzo por crear riqueza que nadie sabe agradecer”.
Natán recogió la alusión y palideció. Pero pensando en Yahvé
Dios, a quien había de dar cuenta de su embajada, todavía se atrevió a preguntar: “Pero al menos, si lo hace, ¿dará al pobre una de
las ovejas nacidas para compensar la que le quitó? Incluso ¿no
podemos decir que esa oveja es del pobre y que debe devolvérsela,
porque fue producida con el sacrificio de algo muy suyo?”
“Otra vez no entiendes nada, querido profeta. Si hiciera eso,
¿no comprendes que sería otra gran oportunidad de inversión perdida? ¿Cómo iba a bendecir Dios a este pueblo que Él
se escogió si le cerrara las posibilidades de crear riqueza?”
Así fue como Natán abandonó la profecía y decidió hacerse
posmoderno…
2. SOMOS BRACEROS DEL SEÑOR
¡Qué gran suerte que Dios nos haya llamado a trabajar en su mies!
¡Qué fortuna que nos haya llamado a todas horas, desde el amanecer,
por la mañana, al mediodía, a la tarde… a trabajar en su viña! ¡Qué
regalo que nos envíe por delante! ¡Somos braceros del Señor!
156
Pasión por la misión
Le prestamos a Dios nuestras manos, nuestras vidas, en la seguridad que Él será quien nos guíe en todo momento. Por eso nuestra
existencia se convierte en una sencilla, humilde, agradecida, aportación al plan de Dios:
Cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado, decid: “Somos
siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer” (Lucas 17, 10)
Descubrir a Jesús como mi Señor, nuestro Señor
A veces parecemos cristianos de “segunda mano”, “de oídas”. Repetimos lo que otros dicen, copiamos la actuación de personas que
son nuestra referencia, seguimos costumbres más o menos pensadas
en su día.
¡Qué distinto cuando nos encontramos cara a cara con Jesús!
Al igual que le decían a la samaritana, podemos decir: “Ya no creemos por lo que nos has contado, pues nosotros mismos hemos escuchado y sabemos que éste es realmente el salvador del mundo”
(Juan 4, 42).
¡Qué diferente es cuando se tiene una experiencia que cambia la
vida! Hay momentos, acontecimientos, encuentros en nuestra vida
personal, que transforman por completo nuestra vida. Son experiencias que podemos situar perfectamente en el tiempo y en el espacio,
que nos marcan. Algo así como aquellos discípulos con Jesús: “Venid
y lo veréis”. Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él
aquel día. Era más o menos la hora décima (Juan 1, 39).
Te invito a que hagas memoria agradecida de esos momentos
de encuentro con el Señor. Quizá sea una Pascua, unos ejercicios,
un acercamiento a los más pobres, una charla con una persona
significativa, un momento duro en la vida… ¿No te ha sucedido
alguna vez, como a Tomás, que has dudado y al encontrarte cara a
cara has tenido que ponerte a sus pies diciendo: Señor mío y Dios
mío?
Jesús no es, no puede ser, un valor más en nuestra vida. No puede
ser otra referencia, otro criterio… ¡y nada más! ¡Jesús es el Señor!
¡Jesús es mi Señor!
Nos llama como braceros
157
Algunos teólogos suelen distinguir entre “creer en Cristo”,
“creer a Cristo” y “creer con Cristo”. Y no está mal distinguir porque una cosa es creer que Dios existe, que es bueno, que Jesús es una
referencia importante, que fue un gran hombre, que su mensaje es
bien interesante y valioso. Otra cosa bien distinta es creer a Cristo,
fiarme de Él, establecer esa relación personal que me da confianza
en Él, escuchar sus propuestas y responder… Y, finalmente, es todavía otra actitud creer con Cristo, mirar las cosas con sus ojos, analizar a las personas y al mundo desde su corazón, intentar ponerme
en su piel.
Las tres actitudes responden a la fe, pero no son iguales: el reto es
descubrir a Jesús como mi Señor, como el dueño de mi vida, como la
razón de la propia vida, como el amigo en quien confiar, como el eje
vertebrador de toda mi existencia, como el horizonte de toda actuación, como el Dios con quien vivir.
Descubrir a Jesús como Señor no me hace de menos, no me hace
esclavo. Al revés, cuando me descubro servidor de tan gran Señor, veo
que mi vida sirve, que su señorío me hace libre, posibilita que sea más
feliz y más pleno.
Las consecuencias de tener a Jesús como Señor80
Si Jesús es mi Señor, toda mi vida tiene sentido en Él. “Ninguno
vive para sí, ninguno muere para sí. Si vivimos, vivimos para el Señor; si morimos, morimos para el Señor: en la vida y en la muerte
somos del Señor” (Romanos 14, 7-8).
Si Jesús es mi Señor, hemos sido creados de nuevo, hemos
vuelto a nacer, estamos invitados “a despojaros del hombre viejo
que se corrompe siguiendo la seducción de las concupiscencias,
a renovar el espíritu de vuestra mente y a revestiros del Hombre
Nuevo, creado según Dios, en la justicia y santidad de la verdad”
(Efesios 4, 22-24).
80 Muchas afirmaciones que vienen a continuación están tomadas libremente de
unos ejercicios de Juan Mª Uriarte y de algunos escritos de Patxi Loidi.
158
Pasión por la misión
Si Jesús es mi Señor, mi meta no son mis deseos, mis criterios,
mis planes… La meta la marca Él y todas las decisiones las debo tomar con Él en oración.
Si Jesús es mi Señor, no tengo otros señores que me dominen:
ni el quedar bien, ni el que me quieran, ni mi propia autoestima, ni
la necesidad del éxito… Él únicamente es mi Señor y esto me hace
libre.
Si Jesús es mi Señor, yo no puedo ser señor de nada ni de nadie, no puedo dominar, acaparar, no puedo manejar a nadie a mi
antojo, ni hacer de nadie mi instrumento, no puedo utilizar las
cosas de forma absoluta ni esclavizarme a ellas. Para conseguir
que Jesús sea mi Señor he de liberarme de tantos falsos señores
que me esclavizan.
Si Jesús es mi Señor, escucho con atención sus palabras: “¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis Maestro
y Señor, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro,
os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a
otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis
como yo he hecho con vosotros. En verdad, en verdad os digo: no es
más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís” (Juan 13, 12-17).
Si Jesús es mi Señor, yo también he de servir como Él. Como Él
he de estar dispuesto a dar la vida, a servir hasta el final, a desvivirme
por los demás.
Si Jesús es mi Señor, he de hacer muchas veces el primo para no
dejar de ser hermano. Y he de aprender a perder, a renunciar, a poner
al otro por delante.
Si Jesús es mi Señor, he de hacer que ese señorío vaya ganando en
intensidad y en extensión, en ámbitos de mi vida y en fuerza en cada
uno de ellos, sabiendo que la progresión nunca es lineal y que habrá
fallos y altibajos. Si Jesús es mi Señor, no puedo instalarme nunca
pues siempre he de estar atento a sus requerimientos.
Si Jesús es mi Señor, la meta es poder decir con Pablo: “No vivo
yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gálatas, 2, 20).
Nos llama como braceros
VUESTRA SOY81
Vuestra soy, para Vos nací,
¿qué mandáis hacer de mí?
Soberana Majestad,
eterna sabiduría,
bondad buena al alma mía;
Dios, alteza, un ser, bondad,
la gran vileza mirad,
que hoy os canta amor así.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Vuestra soy, pues me criaste,
vuestra, pues me redimiste,
vuestra, pues que me sufriste,
vuestra, pues que me llamaste,
vuestra, porque me esperaste,
vuestra, pues no me perdí.
¿Qué mandáis hacer de mí?
¿Qué mandáis, pues, buen Señor,
que haga tan vil criado?
¿Cuál oficio le habéis dado
a este esclavo pecador?
Vedme aquí, mi dulce Amor,
Amor dulce, vedme aquí,
¿Qué mandáis hacer de mí?
Veis aquí mi corazón,
yo lo pongo en vuestra palma,
mi cuerpo, mi vida y alma,
mis entrañas y afición;
dulce Esposo y redención
pues por vuestra me ofrecí.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Dadme muerte, dadme vida:
dad salud o enfermedad,
honra o deshonra me dad,
dadme guerra o paz crecida,
flaqueza o fuerza cumplida,
81 Santa Teresa de Jesús.
159
que a todo digo que sí.
¿Qué queréis hacer de mí?
Dadme riqueza o pobreza,
dad consuelo o desconsuelo,
dadme alegría o tristeza,
dadme infierno, o dadme cielo,
vida dulce, sol sin velo,
pues del todo me rendí.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Si queréis, dadme oración,
sí no, dadme sequedad,
si abundancia y devoción,
y si no esterilidad.
Soberana Majestad,
sólo hallo paz aquí.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Dadme, pues, sabiduría,
o por amor, ignorancia,
dadme años de abundancia,
o de hambre y carestía;
dad tiniebla o claro día,
revolvedme aquí o allí.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Si queréis que esté holgando,
quiero por amor holgar.
Si me mandáis trabajar,
morir quiero trabajando.
Decid, ¿dónde, cómo y cuándo?
Decid, dulce Amor, decid.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Dadme Calvario o Tabor,
desierto o tierra abundosa,
sea Job en el dolor,
o Juan que al pecho reposa;
sea viña fructuosa
o estéril, si cumple así.
¿Qué mandáis hacer de mí?
Vuestra soy, para Vos nací.
¿Qué mandáis hacer de mí?
160
Pasión por la misión
3. TENTACIONES Y DEMONIOS EN LA MISIÓN82
Hay un precioso librito de Segundo Galilea que habla de las distintas tentaciones que podemos tener en la misión y en la oración,
las dos grandes dimensiones del único mandamiento de amor a Dios
y al prójimo. En él se recuerda cómo Jesús pasó sus tentaciones en
el desierto y nos plantea que también tú y yo, nosotros, tenemos a
nuestro lado los “demonios” que nos tientan con frecuencia y siempre
por el lado en que somos más frágiles. Aun siendo muy aconsejable la
lectura del libro, pueden servir estas líneas como estímulo para que
estemos bien atentos en nuestra misión.
No nos debe extrañar la mención a los demonios, a los diablos
que rondan a nuestro alrededor. Así como el “símbolo” intenta unir
dos significados para ganar en capacidad de comunicación, el diablo
(“dia-bolo”) pretende separar, dividir, confundir, equivocar. La tentación tiene mucho que ver con la acción de los demonios que nos
confunden, nos dividen. Por eso es muy sano tomar conciencia de
algunos de los demonios que andan sueltos a nuestro lado y algunas
de las tentaciones con las que nos quieren hacer caer.
Somos braceros, enviados por el Señor. No somos los dueños de
la mies, ni los señores que podemos disponer de todo a nuestra voluntad. Somos servidores de Jesús y no de nosotros mismos, ni de los
demonios que quieran despistarnos.
Mesianismo
Una tentación en nuestra labor puede ser considerarnos el centro: “Yo soy el piloto y el Señor es el copiloto”. Sí, es cierto que le tengo presente al Señor, pero en un segundo plano, como acompañante,
no como el único centro. El protagonista quiero ser yo, anunciando
a Jesús, pero soy yo quien decide, quien planifica, quien hace todo.
No me siento necesitado de preguntarle a Él en la oración, de rezar
por cada alumno. En el fondo incorporo a Dios en nuestra misión en
lugar de incorporarme a la misión de Jesús. Posiblemente no termino
82 Tomado el esquema de una de las dos partes del libro de Segundo Galilea. Tentación y discernimiento. Madrid, Narcea, 1991.
Nos llama como braceros
161
de fiarme de que el único Mesías es Jesús y que yo soy un siervo, un
enviado, un misionero.
Activismo (y la todavía peor, pasividad)
El demonio del utilitarismo, de la eficacia basada en los esfuerzos
y en las técnicas, de la fe puesta en mí mismo en lugar de en Dios, me
tienta con centrar mi vida en la acción en lugar de en el ser. Pongo
toda el alma en los medios y, a veces, me olvido de Dios, de que Él es
el único que hacer brotar la fe, el único que puede mostrarse y transformar a las personas. Me sobrecargo de trabajo, me lleno el día con
múltiples actividades, con un ritmo desenfrenado y descuido la oración, el estudio, la formación. Y me voy desgastando sin el descanso
necesario y sin la renovación y paz que vienen de saber que todo está
en manos del Señor.
Evidentemente es peor la tentación de la pasividad; el hacer poco
o nada, olvidando que ha sido el Señor quien me ha llamado para ser
sus manos y su presencia.
Falta de confianza en Dios
Muy relacionada con las tentaciones anteriores está la de poner la
confianza en Dios en un segundo plano, en colocar mi propia seguridad en determinados medios, en mi experiencia, en mí mismo, en mis
cualidades, en mi institución. Y en la medida en que gano confianza
en mí mismo, dejo a Dios solo “en caso de emergencia”.
En otras ocasiones puede faltar esa confianza cuando todo se
tuerce, cuando las cosas no salen como uno quiere, cuando la vida se
va reduciendo. Mil veces cada día tenemos que recordarnos, volver a
pasar por el corazón, la confianza en el Padre del cielo que cuida de las
aves, de las flores… ¡y de ti, de mí y de nosotros!
Predicar problemas y no certezas
A veces me siento tentado por las dificultades de vivir con coherencia el Evangelio, por los problemas en la transmisión de le fe, por
los pecados de mí mismo y de nuestra Iglesia. Y, con más o menos
consciencia, anuncio problemas en lugar de un mensaje de esperan-
162
Pasión por la misión
za. En ocasiones me puede el pesimismo, vacilo en mis convicciones,
dudo de las certezas que siempre me han movido. Y todo esto se traduce en que soy más profeta de calamidades que de un mundo mejor,
más pesimista que confiado en Dios.
Reducir la esperanza
La esperanza cristiana se basa en las promesas de Jesús: en su
resurrección y en la nuestra, en la vida eterna, en la certeza del amor
del Padre para con todos, en el advenimiento de su Reino. Pero a veces
siento al demonio a mi lado para que transmita tan sólo un mensaje
de esperanzas humanas, de un futuro social mejor, de un progreso, de
unas determinadas mejoras en solidaridad. Todo eso está muy bien,
si no reduzco la esperanza, y si me contento con lo que siempre será
menor que el mismo Señor de la vida, y de cada uno de nosotros.
Perder el sentido de las personas
Hay veces en que me siento un ejecutivo de la pastoral, absorbido
por lo organizativo, lo administrativo, la planificación, la supervisión.
Hay tantos trabajos que hacer… que pierdo el sentido de las personas, el centro de todo ese quehacer. Hay veces en no tengo tiempo
para “perderlo” con las personas, para la cercanía, para escuchar, para
transmitir ese amor de Dios que lo transforma todo.
Discriminar personas
La tarea escolapia me absorbe, me llena el día, me reclama todos
y cada uno de los momentos. Y para poder llegar a tantas necesidades
me rodeo de algunas personas y me olvido de otras. No me refiero, evidentemente, a los necesarios colaboradores sino a las personas a las
que va destinado mi esfuerzo. Dedico más tiempo, pongo más interés
en las personas que tienen más cualidades, que son más interesantes,
más entretenidas, que responden mejor, que son más disponibles. Y
dejo en segundo lugar a los menos dotados, a los más grises, a los
menos gratificantes. De nuevo, olvido que soy mensajero de un Dios
Padre que nos quiere a cada uno como únicos, como lo mejor. Y tengo
que recordarme que esa ha de ser también mi actitud.
Nos llama como braceros
163
Esperar una carrera gratificante
En la medida en que llevo adelante la misión recibo, con más o
menos frecuencia, algunas gratificaciones en forma de comentarios,
de alabanzas, de regalos, o de amistad. Y me voy acostumbrando a
todo ello como si fuera un derecho, como algo merecido por mis esfuerzos. Y me van creciendo las expectativas, y voy esperando de la
misión una tarea gratificante, que se traduce en poder, en remuneración, en reconocimientos, en elogios. Me he olvidado de la gratuidad,
de que soy tan sólo el enviado, de que soy el siervo inútil que ha hecho
lo que tenía que hacer.
Perder el gozo de la misión
Y con el paso del tiempo voy haciendo de la labor educativa y del
trabajo evangelizador una rutina, un deber. Y poco a poco me va pesando cada vez más. Y, en lugar de ser esta misión la principal fuente
de gozo, ¡qué maravilla que el Señor me haya confiado esta encomienda!, voy perdiendo el gozo y se me va olvidando quién y a qué
me envía.
La instalación
Y también con el transcurrir de los años voy perdiendo la capacidad de adaptación, de renovación, de cambio; y para suplir este anquilosamiento, esta artritis misionera, me instalo en un lugar, en un
ritmo, y en un modo del cual no quiero salir. Respondo más o menos
a la misión, siempre pidiendo que me dejen tranquilo. Y poco a poco
va tomando forma en mí el desaliento, voy perdiendo la suficiente
confianza en Dios para mejorar. Me he acomodado y he olvidado que
cada mañana el Señor me pide que me ponga de nuevo en camino.
Hay otras tentaciones. Muchas más. Algunas están destacadas en
el Evangelio: utilizar lo religioso para llamar la atención o para buscar escapatorias, servirse de Dios para humillar a los demás, poner a
Dios sólo en la apariencia exterior (Mateo 23). Otras las siento en mi
interior en forma de infidelidades de todo tipo, de la comodidad, del
narcisismo, del orgullo, etc. Soy consciente de los abundantes puntos
débiles de mi vida.
Pasión por la misión
164
¿No te pasa lo mismo? Pero también es cierto que, si abro los ojos
y me detengo, descubro multitud de ángeles que me transmiten mensajes del ánimo, del volver a la senda adecuada, de mantenerme fiel
a la misión recibida. Hay muchas tentaciones, pero también muchas
mediaciones para responder al Señor. Es cuestión de alimentar más
estas últimas.
LOS DOS LOBOS
Un viejo cacique de una tribu estaba teniendo una charla con
sus nietos acerca de la vida.
Él les dijo: “¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!…
¡es entre dos lobos! Uno de los lobos es maldad, temor, ira,
envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia, superioridad. El otro es bondad, alegría, paz, amor,
esperanza, serenidad, humildad, dulzura, generosidad, benevolencia, amistad, empatía, verdad, compasión y fe. Esta
misma pelea está ocurriendo dentro de ustedes y dentro de
todos los seres de la tierra.
Lo pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a
su abuelo: “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?”
El viejo cacique respondió, simplemente: “El que alimentes”.
4. MI VOCACIÓN Y LA TUYA
Te propongo ahora refrescar tu vocación y la mía, dando un rápido
repaso a alguno de los hitos más importantes que nos han llevado a ti a
y a mí a decirle al Señor que sí, que cuente con nosotros.
¿No tienes la impresión de que Dios te ha amado desde el principio
y ya tenía previsto un maravilloso plan para ti? “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía
consagrado: yo te constituí profeta de las naciones” (Jeremías 1, 5).
Nos llama como braceros
165
¿No descubres en tu propia historia cantidad de semillas y cuidados, que el Señor te ha ido haciendo por medio de tu familia, tus
educadores, tantas personas que te han ido marcando en la vida? Era la
dedicación necesaria para tu vocación: “No me elegisteis vosotros a mí,
sino que fui yo quien os elegí y os destiné a dar fruto” (Juan 15, 16).
¿No te has sentido muchas veces afortunado, privilegiado, por tantas oportunidades que se han ido presentando en tu vida?, ¿te sientes
deudor por tanta suerte que has tenido?, ¿has querido, de alguna manera, devolver tanto favor? “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones; por
cuanto nos ha elegido antes de la fundación del mundo, para ser santos
e inmaculados en su presencia, en el amor eligiéndonos de antemano
para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo (Efesios 1, 3-5).
¿No pones inmediatamente nombres a tu vocación en las personas que te propusieron, te animaron, te acompañaron en tu proceso
personal? Es de agradecer que Dios nos haya enviado a esos mensajeros para descubrirnos la propia vocación. Gracias por ellos, Señor.
¿No pones fecha y lugar a esos momentos que te han marcado la
vida? En esas ocasiones el Señor salió a tu encuentro y son experiencias que sirven de cimiento fuerte para tu vida, de agarradero cuando
los vientos son fuertes y las lluvias nos golpean.
¿No descubres coincidencias que te sirvieron como aviso del deseo de Dios? Dicen que una coincidencia es un pequeño milagro donde Dios quiere quedar en el anonimato. ¿No hay pequeños milagros
en tu historia vocacional?
¿No descubres los apoyos que te sigue mandando cada día el Señor para que te mantengas fiel en tu vocación? Muchos acontecimientos, tu comunidad, las personas que te apoyan, algunos éxitos que
vas teniendo, la satisfacción que a veces surge en tu interior… son
pequeños empujes del Señor en tu vida. Hemos de agradecerlos.
¿No te ves, de vez en cuando, lleno de dudas, de desánimo, de
desconcierto? Sólo tras la tormenta se puede apreciar la tranquilidad, sólo tras la noche se puede vislumbrar un precioso amanecer.
Sólo con las dificultades se va acrisolando nuestra vida. ¿Por qué no le
agradecemos también al Señor estos momentos de prueba?
166
Pasión por la misión
¿No te sucede que cuando miras para atrás ves el camino recorrido y te sorprendes porque no pensabas que habías avanzado tanto?
Cuando uno está ascendiendo a un monte ve la cuesta, la dureza de la
subida; pero, cuando se para y mira hacia atrás, ve un paisaje cada vez
más amplio, contempla lo ya conseguido y recobra ánimos para seguir
hacia la cumbre. Mira hacia atrás para agradecer y para tomar fuerzas
para continuar adelante.
¿No te pasa que cuando piensas en tu vocación te vienen nombres
de personas a las que has servido, quizá humilde y calladamente, quizá de manera palpable y notoria? ¿No recuerdas con cariño muchos
rostros? Dios quiso servirse de ti para ayudarles. ¡Qué suerte la tuya!
¿No has intuido muchas veces en tu vida la mano de Dios que ha
hecho en ti, o por tu medio, acciones insospechadas?, ¿que en situaciones sin aparente salida, Él ha sido capaz de llevarte adelante?
¿No le has pedido al Señor que sea tu alfarero, que te modele a su
gusto, que haga de ti la pieza que desee?, ¿le has dicho que te sientes
barro, que te ves pequeño y necesitado de su acción?, ¿le has susurrado o gritado que confías en su mano para hacer de ti lo que quiera?
Hoy es momento de decirte, Señor, gracias, y ¡amén!. Gracias por
todo lo recibido, y amén a lo que propongas para mañana.
Hoy en buena ocasión para decirte, Señor, que cuando miro hacia
atrás veo tu acción en mi historia, reconozco que sabías lo que hacías.
Gracias por ello. Cuando observo el momento presente, me veo pobre
y necesitado de Ti. Gracias por ello. Cuando dirijo la mirada al futuro
lo hago con confianza: me fío de Ti, sea lo que sea. Gracias por ello.
Con Charles de Foucauld hoy, una vez más, te digo:
“Padre, me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras. Sea
lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo. Lo acepto todo,
con tal de que tu voluntad se cumpla en mí y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre. Te confío mi alma, te la doy con todo el
amor de que soy capaz, porque te amo y necesito darme, ponerme
en tus manos sin medida, con infinita confianza, porque Tú eres mi
Padre”.
Nos llama como braceros
DIOS CONTESTÓ MI ORACIÓN83
Había pedido a Dios fuerza para alcanzar el éxito, Él me hizo
débil para que aprenda humildemente a obedecer.
Había pedido salud para hacer grandes cosas, me ha dado la
enfermedad para que haga cosas mejores.
Había pedido riqueza para poder ser feliz, me dio la pobreza
para poder ser sabio.
Había pedido el poder para ser apreciado de los hombres, me
dio la debilidad para poder sentir la necesidad de Dios.
Había pedido cosas para poder gozar de la vida, recibí la vida
para poder gozarme de todas las cosas.
No tengo nada de lo que había pedido, pero he recibido todo
lo que había esperado.
Casi a pesar de mí mismo, mis oraciones sin formular han
sido contestadas.
83 María Luisa Brey.
167
7.
AL SERVICIO DE LOS
MÁS POBRES
“Y ya que profesamos ser auténticos pobres de la Madre de Dios,
en ninguna circunstancia menospreciaremos a los niños pobres,
sino que con tenaz paciencia y caridad nos empeñaremos
en enriquecerlos de todas las cualidades,
estimulados especialmente por la Palabra del Señor:
Lo que hicisteis con un hermano mío de esos más pequeños,
conmigo lo hicisteis”
(Constituciones 7)
1. NUESTRA OPCIÓN POR LOS POBRES HOY
La insistencia de Calasanz en favor de los niños pobres es constante:
–
“Nunca tendremos en menos a los niños pobres porque para
ellos se fundó nuestro Instituto”84.
–
“Y ya que profesamos ser auténticos pobres de la Madre de
Dios, en ninguna circunstancia menospreciaremos a los niños
pobres, sino que con tenaz paciencia y caridad nos empeñaremos en enriquecerlos de todas las cualidades, estimulados especialmente por la Palabra del Señor: “Lo que hicisteis con un
hermano mío de esos más pequeños conmigo lo hicisteis”85.
–
“Y lo que se hace por uno de los niños pobres se hace por
Cristo. No se dice otro tanto de los ricos”86.
84 Carta 1319.
85 Constituciones de Calasanz 4, Constituciones 7.
86 Carta 3041.
Pasión por la misión
170
–
“Estén ahí todos con ánimo esforzado para servir al Señor
en sus miembros, que son los pobres”87.
–
“Así, nosotros al presente soportamos con paciencia alguna
vez las fatigas y aun la penuria de las cosas necesarias, para
fundar bien la obra y enderezarla para gloria del Señor y
ayuda a los pobres, como espero hacen todos ahí”88.
Hoy, en nuestro mundo, también la educación de los niños pobres es una prioridad. Entre los ocho Objetivos del Milenio, aprobados
por 189 países miembros de las Naciones Unidas en el año 2000 para
conseguirlo en el 2015, se cita en segundo lugar el logro de la enseñanza primaria universal, después de la erradicación de la pobreza
extrema y el hambre.
Sin embargo, y a pesar de algunos avances, el mundo no va por
buen camino para lograr las metas fijadas para el 2015, y tampoco en
este objetivo de conseguir la educación primaria para todos89:
–
El hambre está frenando los progresos. En los países en desarrollo, uno de cada tres niños –195 millones– padecen malnutrición, con los consiguientes daños irreparables para su desarrollo cognitivo y sus perspectivas educativas a largo plazo.
–
El ritmo de disminución de niños sin escolarizar es demasiado lento. En 2008 había 67 millones de niños sin escuela
mundo. Si persisten las tendencias actuales, en 2015 el número de niños sin escuela podría ser superior al actual.
–
Un 17% de la población adulta del mundo –796 millones de
personas– carece de competencias básicas en lectura, escritura y aritmética. Dos tercios de esas personas son mujeres.
–
La calidad de la educación se sigue situando a un nivel muy
bajo en muchos países. Millones de niños salen de la escuela
primaria con conocimientos muy deficientes.
87 Carta 4454.
88 Carta 0871.
89 Informe de seguimiento de la Unesco sobre Educación para todos, 2011.
Al servicio de los más pobres
171
–
La crisis financiera mundial está socavando los esfuerzos
para financiar planes de educación. Los donantes no han
cumplido las promesas de aumentar la ayuda formuladas en
2005. Las tendencias actuales de la ayuda son inquietantes.
–
En el decenio precedente a 2008 han sido víctimas de conflictos armados 35 países, 30 de ellos son países de ingresos
bajos o medios bajos. La duración de los conflictos es de doce
años, por término medio. En estos países pobres afectados
por conflictos, hay 28 millones de niños en edad de cursar la
enseñanza primaria sin escolarizar, lo que representa el 42%
del total de niños del mundo privados de escuela.
–
Hay más de 43 millones de personas desplazadas en el mundo,
principalmente a causa de los conflictos armados. En 2008, apenas acudían a la escuela primaria un 69% de los niños de campamentos de refugiados en edad de cursar ese nivel de enseñanza.
Está muy claro que los escolapios seguimos teniendo una importante llamada de la realidad que nos rodea; es preciso redoblar los esfuerzos
para que todos los niños y niñas del mundo tengan escuela y futuro.
Nuestra presencia directa entre los más pobres, la ampliación de
nuestras escuelas y obras en los lugares donde más sean necesarias,
la concienciación de las personas que están a nuestro lado comenzando por nosotros mismos, la solidaridad real y continuada de cuantos
conformamos el mundo escolapio, la atención esmerada a los más
necesitados de nuestro entorno, son algunas de las urgencias que han
de movernos el corazón.
La efectividad de nuestra acción educativa nos ha de llevar a tomar conciencia de algunas contradicciones en las que podemos caer.
Una escuela que lleva años funcionando bien transforma el entorno y
puede suceder que en unas décadas cambie de perfil de su alumnado.
Lo que había comenzado en las afueras, en una zona popular, con
una dedicación a gentes sencillas, con el paso del tiempo va ganando
prestigio y puede transformarse en otra cosa. Algo así ha sucedido en
unos cuantos colegios escolapios.
Toda mi vida ha girado en torno a un colegio escolapio. Ese centro
comenzó en 1893, siendo el segundo colegio religioso masculino de la
Pasión por la misión
172
ciudad. Se construyó en el ensanche, en las afueras de la ciudad, para
dar respuesta a una población que crecía rápidamente por la industrialización. Actualmente está en el mismo centro de la ciudad, atendiendo
a un alumnado de clase media y alta por su ubicación y por el prestigio
de su buena educación. ¿Dónde queda hoy la opción por los pobres?
La respuesta que hemos dado ha sido insistir especialmente en el
trabajo pastoral, en la labor de sensibilización social, en la atención
a las necesidades educativas especiales, en la acogida de inmigrantes,
en el cuidado de que ningún alumno deje el colegio; que no se vean
impedidos de acceder a él, o a alguna de sus actividades por razones
económicas; así como, el convertir el colegio en un centro de voluntariado y solidaridad desde el que emprender nuevas obras escolapias
(hogares de acogida, centro de alfabetización de inmigrantes…).
Nuestra opción por los pobres ha de mantenerse siempre. Será un
criterio para iniciar nuevas obras y presencias. Habrá que analizar en
cada caso cómo atender a nuestros preferidos, a quienes más lo necesitan. Tendrá que ir coloreando nuestro estilo de vida. Nuestra opción
por los pobres es un rasgo de identidad escolapia y no algo añadido.
¿Sacamos las consecuencias?
DECLARACIÓN DE LOS HECHOS HUMANOS, con profundo
dolor90.
Hecho 1. Todos los seres humanos no nacen libres, ni iguales
en dignidad y derechos, pues no están dotados de razón ni de
conciencia para comportarse fraternalmente unos con otros.
Hecho 3. Todo individuo que pueda defenderse tiene derecho
a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. Los
niños, fetos viables y tercermundistas que no pueden defenderse carecen de esos derechos.
90 Los números de cada párrafo remiten a la Declaración de los Derechos Humanos
de 1948. Tomado de José Ignacio González Faus. Migajas cristianas. PPC. 2000,
pp. 127-129.
Al servicio de los más pobres
Hecho 4. Nadie económicamente solvente es sometido a esclavitud ni servidumbre. Los niños, los parados y las mujeres
sin otros medios caen fuera de esta consideración.
Hecho 5. Torturas y tratos crueles o degradantes son, a veces,
muy útiles para la defensa de ciertos derechos.
Hecho 7. No todos son iguales ante la ley. Pero aún lo son
muchísimo menos cuando se trata de leyes internacionales.
Hecho 17. Toda persona solvente tiene derecho a la propiedad. Los insolventes, por definición, carecen de ese derecho
pues sólo podrían adquirirlo robando.
Hecho 22. Sólo un 20% de la humanidad tiene derecho a la
seguridad social y a la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales indispensables a su dignidad y al
libre desarrollo de su personalidad.
Hecho 24. Dos tercios de la humanidad no tienen derecho
al descanso, ni a disfrutar del tiempo libre, ni a una limitación razonable de la duración de su trabajo, ni a unas
vacaciones periódicas y pagadas. Y mucho menos lo tienen
si son niños.
Hecho 25. Sólo una minoría de la humanidad tiene un nivel
de vida adecuado que le asegure salud, bienestar, vivienda y
asistencia médica a él y a su familia. Más de cien millones de
niños carecen de cuidados y atenciones elementales.
Hecho 26. Los niños que trabajen debido a la pobreza de sus
padres no tendrán educación ni instrucción elemental. La
educación tiene por objeto la preparación de robots capaces
de manejar las máquinas del momento, sin entrar en los derechos humanos ni la libertad, ni favorecer la comprensión
entre los pueblos.
Hecho 28. Los derechos y libertades proclamados en la Declaración de 1948 no podrán ser efectivos por ningún orden
social o internacional, cuando eso no parezca bien a los grandes poderes financieros que sostienen el mundo.
173
174
Pasión por la misión
Hecho 30. Quienquiera que se oponga a estos hechos no puede tener derechos humanos puesto que su misma existencia
es una amenaza contra el más “humano” de todos los derechos: el derecho a la riqueza desmesurada de unos pocos
países y personas.
2. ALGUNAS PROPUESTAS PARA SERVIR MEJOR A LOS
POBRES
En este asunto de la opción por los pobres y de nuestro estilo de
pobreza los escolapios (quizá todos los cristianos) tenemos, afortunadamente, bastante mala conciencia.
No es que nos pasemos especialmente en nuestro estilo de vida,
en nuestros gastos, en nuestras casas, pero los ambientes en que nos
movemos, las instituciones que impulsan nuestra misión que reclaman un importante manejo económico, las familias de las que provenimos, nos afectan fuertemente y lo sabemos.
Nos tenemos que repetir una y mil veces lo que sabemos en nuestro yo más profundo: “Quien no se contenta con poco no se contenta
con nada” (Epicuro). El reto no es aumentar los bienes, sino en reducir la codicia.
La insistencia de Calasanz por la pobreza de sus religiosos, por la
suma pobreza, fue un caballo de batalla que le trajo bastantes dificultades y ciertos enfrentamientos con sus propios hermanos, hasta el punto
de que hubo que rebajar las exigencias. Esto también lo sabemos.
La vida en comunidad, el compartir todos los bienes, el trabajo
grande de los religiosos, unos cuantos siglos de historia, nos lleva a
contar con recursos para vivir sin agobios económicos. Esto que es
una maravilla (suena a la multiplicación de los panes y los peces),
también nos puede alejar de la situación de quienes carecen de lo más
básico. Y esto también lo sabemos.
Es mucho lo que hacemos por los pequeños, por los niños, por
los alumnos especialmente necesitados, por la solidaridad con los po-
Al servicio de los más pobres
175
bres… No hay duda. Las Escuelas Pías, con sus mil fallos y limitaciones, están siendo fieles al sueño de Calasanz. Y, sin embargo, algo
en nuestro interior nos dice que hemos de seguir avanzando en el
servicio a los últimos.
Sin pretender ahondar en nuestra mala conciencia, que seguro
que tú también sientes como yo, sería bueno intentar concretar algunas propuestas que nos hicieran ser más fieles al deseo de Calasanz:
“Anímele a desprenderse de todas las cosas del mundo, como vanas y
falsas, y a la imitación de Cristo, que es el tesoro escondido, encontrado por pocos” (carta 1466).
Sería suficiente si con estas líneas consiguiéramos, tú y yo, avanzar un paso más en el servicio a los pobres, en nuestro estilo de vida,
un poco más pobre y servicial.
Con esa intención van las siguientes propuestas, sin un orden
especial, como una lluvia de ideas, por si puede inspirarte algo:
–
Dar preferencia con nuestros recursos humanos y económicos
a aquellas obras que sirven más a los pobres, intentando que sea
así en todo lo que quede bajo mi responsabilidad.
–
Apoyar la banca ética y los fondos solidarios. Estar alerta respecto a las instituciones bancarias con las que trabajamos, en
las que depositamos nuestros ahorros o, incluso, las inversiones que podamos tener.
–
Ser conciencia en todo momento de la preferencia escolapia
por los más necesitados, sabiendo que con frecuencia va a
sorprender esta opción calasancia de siempre.
–
Desenmascarar en lo posible las actitudes que hacen posible
la injusticia: la privacidad y el individualismo, la sensación
de impotencia, la distancia mediática con que nos llega la
información y la rapidez con que la olvidamos, la distancia
física a los pobres, el egoísmo, el miedo y la pereza.
–
Desapegarme de las cosas que pueda tener: mis objetos, mis
espacios, mis… Aprender de esta parábola: Estaba el filósofo
Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo,
que vivía confortablemente a base de adular al rey. Y le dijo
Pasión por la misión
176
Aristipo: «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que
comer esa basura de lentejas». A lo que replicó Diógenes:
«Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que
adular al rey»91.
–
Dedicar un tiempo, unos años, toda la vida, a los más pobres
como oportunidad de acercarme al sacramento más claro de
la presencia de Dios: los pobres.
–
Insistir en mi acción educadora y en mi vida en la sensibilidad social, en la solidaridad con quienes más lo necesitan, en
el análisis de las causas y actitudes que conllevan a la pobreza
y a la injusticia.
–
Incluir en mi opción por los pobres también a los que pasan
alguna necesidad en mi entorno próximo, aunque no sea una
gran pobreza: será la forma de irme entrenando para dar pasos mayores.
–
Ser exigente conmigo mismo en la austeridad, en reducir las
necesarias compensaciones que nos buscamos, en el compartir
lo que tenemos: “la tierra produce lo suficiente para satisfacer
las necesidades de toda la humanidad, pero es absolutamente
insuficiente para satisfacer los caprichos de unos pocos”.
–
Rezar con frecuencia pidiendo el don de la pobreza y del compartir. Aprender poco a poco a ser “por-dios-ero” (quien vive
descubriendo que todo es por Dios, por su gracia). “Que no me
quede, Señor, con algo tuyo, por dar, entre las manos”92.
–
Sentirme responsable de todo, no por culpabilidad sino por
corresponsabilidad al estilo de la siguiente parábola: “Estaba
Diógenes plantado en la esquina de una calle riendo como
un loco. “¿De qué te ríes?”, preguntó un transeúnte. “De lo
necio que es el comportamiento humano”, respondió. “¿Ves
esa piedra que hay en medio de la calle? Desde que llegué
esta mañana diez personas han tropezado con ella y la han
91 Anthony de Mello. El canto del pájaro, p. 114.
92 Ignacio Iglesias, jesuita.
Al servicio de los más pobres
177
maldecido, pero ninguna de ellas se ha tomado lo molestia de
retirarla para que no tropezaran otros con ella”93.
–
Colaborar en iniciativas sociales que busquen la erradicación
de la pobreza y un mundo mejor.
–
Buscarme una buena formación social que me permita conocer mejor las causas de la pobreza y la injusticia, para poder
llegar a proponer avances en un mundo mejor.
–
Ser un experto en la Doctrina social de la Iglesia, en sus reflexiones, en su manera de analizar y proponer actuaciones.
Seguro que se te ocurren más. Quizá aquí también lo importante
sea ir dando un paso más cada día, avanzar en nuestra capacidad de descubrir al Señor en el pequeño y necesitado a quien hemos de servir.
SI CRISTO MAÑANA LLAMASE A TU PUERTA94
Si Cristo mañana llamase a tu puerta, ¿lo reconocerías?
Será, como entonces, un hombre pobre, ciertamente un
hombre solo. Será, sin duda, un obrero, quizá, un desempleado, o, incluso, si la huelga es justa, un huelguista. O tal
vez irá ofreciendo pólizas de seguros o aspiradores… Subirá
escaleras y más escaleras, se detendrá sin fin piso tras piso,
con una sonrisa maravillosa en su rostro triste… Pero tu
puerta es tan sombría…
Además, nadie descubre la sonrisa de las personas que no
quiere recibir. “No me interesas”, dirás antes de escucharle.
O bien la criada repetirá como una canción: “La señora tiene
sus pobres”, y de golpe cerrará la puerta ante el semblante
del Pobre, que es el Salvador.
Será quizás un prófugo, uno de los quince millones de prófugos con pasaporte de la ONU; uno de ésos que a nadie intere-
93 Raúl Berzosa, Parábolas para una nueva evangelización, p. 109.
94 Raoul Follereau. Si Cristo mañana… p. 11.
Pasión por la misión
178
san y que van errantes; errantes por este desierto del mundo;
uno de ésos que deben morir, “porque, a fin de cuentas, no se
sabe de dónde vienen las personas de tal calaña…”
O quizá también, en América, un negro, un triste negro, cansado de mendigar un hueco en los hoteles de Nueva York,
como entonces, en Belén, la Virgen Nuestra Señora…
Si Cristo mañana llamase a tu puerta, ¿lo reconocerías?
3. UNA EXPERIENCIA: LA OPCIÓN ZAQUEO
Hace ya unos años se puso en marcha en una de las Fraternidades
de la Orden una experiencia bien interesante para avanzar en nuestros
deseos de compartir más con los pobres y de avanzar en un estilo de
vida más sencillo y solidario.
La situación de crisis económica en el entorno cercano, la conciencia de que el estilo de vida austero es siempre una asignatura pendiente, llevó a una reflexión que desembocó en lo que hemos denominado la “Opción Zaqueo”.
En esta reflexión descubríamos que hay tres grandes temas en los
que se decide mucho del estilo de vida: cómo usamos nuestro tiempo,
cómo tomamos las decisiones y qué hacemos con nuestro dinero.
Está claro que un buen indicador para ver los valores de una persona es analizar cómo distribuye su tiempo. Cuando intentamos recoger por escrito las horas que dedicamos a lo largo de una semana
(más difícil y completo es durante todo el año), la primera sorpresa
suele ser que nos cuadran los números: que se nos pierde el tiempo, que perdemos mucho tiempo… lo cual contrasta con la habitual
afirmación que siempre decimos: que nos falta tiempo para hacer las
cosas. La siguiente sorpresa suele ser que es muy poco el porcentaje
dedicado a los demás (más allá de la propia familia) y a Dios. También
queda bastante patente el valor que damos a los distintos ámbitos, en
la misma proporción que el tiempo dedicado. Salen muchas conclusiones, por lo que resulta un ejercicio muy recomendable para hacer
tanto personal como comunitariamente.
Al servicio de los más pobres
179
Otro buen reto es compartir las decisiones. Evidentemente nos
referimos a las decisiones de cierto calado. En la vida religiosa, algunas de ellas vienen condicionadas por la obediencia. Pero siempre
queda un amplio margen y nos conviene caer en la cuenta de cómo las
tomamos, qué espacio dejamos a Dios, a la comunidad, a los demás.
Es cierto que la propia conciencia es siempre criterio último, pero el
compartir el proceso de discernimiento es fundamental para el propio
estilo de vida.
Un tercer elemento clave es el compartir el dinero. Los religiosos
renunciamos a los propios bienes que pasan por completo a la comunidad. En la Fraternidad se marca como criterio básico el compartir
los bienes y, con frecuencia, se marca el diezmo. Con él se comparte el
10% de todos los ingresos con los más necesitados, normalmente en
proyectos escolapios a través de la fundación Itaka-Escolapios, además
de otros bienes compartidos ya en la propia comunidad o Fraternidad
mediante distintas iniciativas.
Ahora se plantea un paso más con el dinero.
Opción Zaqueo: vivir la experiencia de este publicano95
Llamamos Opción Zaqueo a la apuesta por acercarnos a aquel jefe
de publicanos de Palestina que se había hecho rico a costa de la pobreza de muchos y quedó transformado tras su encuentro con Jesús,
decidiendo devolver muchas de sus riquezas a los pobres. Zaqueo encontró la salvación con ello. Ésta puede ser una experiencia también
hoy para ti, para mí, para nosotros.
La experiencia de Zaqueo reúne los elementos básicos que queremos proponer para esta opción: la alegría de ser seguidores de Jesús
que nos hace optar por un estilo de vida, la renuncia a cimentarnos
en el poseer y acumular y el impulso a compartir con los más pobres
como experiencia de salvación. Así, en genérico, podemos pensar que,
como religiosos o como hermanos de la Fraternidad o como cristianos que somos, ya lo estamos viviendo. Pero ciertamente podemos
avanzar espiritualmente y en acciones concretas.
95 Más información en el blog http://opcionzaqueo.site90.com/.
Pasión por la misión
180
Por ello, nos marcamos los siguientes elementos como rasgos
comunes para quienes dan este paso: son así ejemplos concretos de
pasos que podemos dar:
–
Vivir este compromiso en clave vocacional como respuesta
actual a la opción por los pobres, la comunión solidaria con
los más necesitados, las bienaventuranzas y la llamada a la
construcción del Reino.
–
Mantener una perspectiva lazarista de la vida (valorar y juzgar el mundo, las medidas políticas, la situación personal,
desde la óptica de los más pobres, como Lázaro).
–
Establecer pautas de consumo responsable y de austeridad,
compartidas y revisadas en la pequeña comunidad y/o con
las demás personas que han hecho la opción Zaqueo tanto a
nivel personal como familiar.
–
Plantearse una vez al año liberarse de algo que no necesitamos, compartir algo que hasta ahora no hemos podido, modificar alguna actitud concreta sobre los bienes…
–
Compartir más que el diezmo con los más pobres a través de
Itaka-Escolapios.
–
Hacer presupuesto anual de ingresos y gastos, contrastarlo
en la Fraternidad y en caso de superávit, donar una cantidad
en clave de solidaridad.
–
Entregar el diezmo también de la devolución del IRPF (impuesto sobre la renta de las personas físicas).
–
Ser socios de alguna Banca Ética.
–
Marcar en la declaración de la renta las casillas destinadas a
las obras sociales (Iglesia y otras).
–
Juntarse alguna vez al año con las personas que hagan este
compromiso para hacer seguimiento del mismo e ir desarrollando los aspectos indicados.
–
Contribuir al crecimiento de todos los miembros de la Fraternidad en estos aspectos de la vida cristiana.
Al servicio de los más pobres
181
Esta experiencia no sólo ha sido interesante para las personas que
la hayan asumido, sino que ha servido además para animar a otros
miembros de la Fraternidad a llevar a cabo alguno de los elementos
indicados en la lista anterior. Y puede ser, además de un signo, indicar
interesantes acciones de solidaridad y compartir.
Una vez más, la opción un poco más fuerte de algunos anima a
todos los demás a seguir dando pasos.
Más opciones posibles
Con la misma intuición de la Opción Zaqueo, podemos aprovechar la fe de otros personajes bíblicos (o de la historia de la Iglesia o
de nuestro propio entorno) para identificar intuiciones que pueden
ayudarnos en el crecimiento de nuestra fe.
Hay un librito precioso de Dolores Aleixandre y Juan José Bartolomé con las actitudes de los personajes abordados96:
– Abraham, el hombre del “aquí estoy”
– Moisés, quien carga con un pueblo
– David, un corazón parecido a Dios
– Amós, a quien le duele la injusticia
– Rut, la mujer que supo ser fiel
– Jonás, huye de Dios y acaba rindiéndose
– Jeremías, un profeta conflictivo
– Judit y Ester, que confiaron en Dios
– María, la mejor discípula
– Juan, quien se sabe querido
– La pecadora y María, dos transformadas
– Pedro, quien se deja educar por Jesús
– Bartimeo, quien comienza a ver
– Zaqueo, quien pierde para ganar
96 Dolores Aleixandre y Juan José Bartolomé. La fe de los grandes creyentes.
CCS. 2011.
Pasión por la misión
182
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
El samaritano, que se hace cercano
La viuda pobre, que lo entrega todo
La familia, que apoya a Pablo
Ananías, un catequista para Pablo
Bernabé, apóstol y protector de Pablo
Pedro, apóstol y antagonista
Silas y Lucas, dos compañeros en misión
La mujer en la misión de Pablo
Tito, discípulo, confidente e hijo
Timoteo, hijo y heredero de Pablo
Y más personajes que podríamos incorporar:
– Magos, dejarse guiar por una estrella
– Betania: el hogar que acogía a Jesús
– Juan Bautista, quien denuncia y anuncia
– La samaritana, que bebe del agua que sacia
– Nicodemo, que aprende a nacer de nuevo
– Tomás, invitado a ver y palpar el sufrimiento
¿Y si pensamos en alguna otra opción, tipo Zaqueo, que podamos
incorporar como propia y nos ayude en el acercamiento a los pobres y
en nuestra opción de ponernos a su servicio?
LLAMADME ZAQUEO97
Llamadme Zaqueo, y recordadme que habito la gloriosa Jericó de los afortunados.
Llamadme Zaqueo y habladme de Jesús, pero no dejéis que le
conozca sólo de oídas, pinchadme con la curiosidad de verle
de cerca.
97 Este texto, de Elena Pérez, se utiliza en el momento de hacer o renovar la Opción
Zaqueo.
Al servicio de los más pobres
Llamadme Zaqueo para que me reconozca rica, con más bienes de los que necesito y con más necesidades de las que me
convienen para ser felizmente libre.
Llamadme Zaqueo para obligarme a mirar en derredor, bien
cerquita en las calles de mi barrio, o en los informativos, al
otro lado del mundo.
Llamadme Zaqueo y hacedme ver que tengo más de lo que es
justo, y que lo justo es devolver aquello de lo que nos hemos
apropiado.
Llamadme Zaqueo y haced que me sienta corresponsable de
la sinrazón de tanta desigualdad, y busque mi pequeña aportación para darle la vuelta.
Llamadme Zaqueo y aupadme a un sicómoro porque soy baja
de estatura, y aunque el corazón me bulle de ganas de avanzar mis ojos no alcanzan a ver nada entre el gentío.
Llamadme Zaqueo y aupadme más allá de mis miedos y ataduras, porque sé que sólo así tendré la enorme suerte de recibir a Jesús en mi casa.
Os pido, pues, que me llaméis Zaqueo con todas las letras,
con todo lo que ello conlleva. Y recibidme Zaqueo a pesar de
mis dudas, turbulencias e incoherencias, con mirada amorosa y exigente, como la de Jesús.
Y que mi opción se haga vuestra, para que nuestra casa sea
una fiesta en la que Jesús se alegra al ver cómo su propuesta
salvadora contagia y desborda.
Dadme esa oportunidad.
183
8.
URGENCIA DE LA
EVANGELIZACIÓN
“Será, por tanto, cometido de nuestra Orden enseñar a los niños,
desde los primeros rudimentos, la lectura correcta, escritura,
cálculo y latín, pero, sobre todo, la piedad y la doctrina cristiana;
y todo esto, con la mayor habilidad posible”
(Constituciones 8)
1. ¿CÓMO CREERÁN SI NO SE LES EVANGELIZA?
Calasanz destaca como una de las prioridades en la educación
cristiana, la piedad y la doctrina cristiana, la catequesis: hoy quizá
debiéramos traducirlo por la acción evangelizadora y pastoral.
Al igual en otras intuiciones de Calasanz, esta prioridad pastoral contiene gran actualidad también en nuestra época y en nuestro
mundo, como posiblemente en todos los tiempos y lugares.
“Todo el que invoque el nombre del Señor se salvará. Pero, ¿cómo
lo invocarán si no han creído en Él?, ¿cómo creerán si no han oído
hablar de Él?, ¿cómo oirán si nadie les anuncia? Y, ¿cómo predicarán
si no son enviados? Como dice la Escritura: ¡Qué hermosos son los
pies del mensajero de buenas noticias!” (Romanos 10, 13-15)
La presencia de Dios en nuestro mundo
Nunca ha sido fácil descubrir a Dios en el mundo y en la propia
vida: Dios, que nos ha dejado tantas huellas de su existencia, parece que
se divierte jugando al escondite. Nos encontramos con misterios en la
vida, palpamos con frecuencia la trascendencia, descubrimos en nosotros la sed de Dios, vemos en personas y en acciones una presencia que
nos supera… y, sin embargo, no es sencillo ponerle el rostro de Dios.
186
Pasión por la misión
Víctor Hugo decía que “Dios es el invisible evidente. Los misterios que encierra nuestro mundo sólo tienen una salida: Dios”. Y a la
vez que esa evidencia de que “algo más tiene que haber”, nos debatimos en conceder como único criterio la razón, lo palpable, lo útil, lo
que es bueno para uno mismo en cada momento. Dios es el presente
y el ausente a la vez.
A esta dificultad de siempre para encontrarnos con Dios, se une
una campaña más o menos orquestada para desacreditar la fe y, especialmente, a la Iglesia católica. Creo que no debemos ser ingenuos
en este sentido: es cierto que tenemos los cristianos muchos fallos y
que damos pie a muchas críticas, pero posiblemente haya también un
intento por acallar una de las voces más fuertes en favor de la dignidad
de todas las personas y de la necesidad de un mundo más justo para
todos. Una pequeña muestra puede ser alguna campaña como la que
nos muestra esta imagen.
La opinión pública, tan fácil
de manipular como bien sabemos, puede magnificar situaciones y establecer como “lo
normal” determinados comportamientos que van creando patrones de conducta.
Es interesante esta cita sobre la religión en Francia:
“Al gritar los que negaban
el cristianismo y al callar
los que aún creían en él,
ocurrió lo que después hemos visto tantas veces, no
sólo en materia de religión,
sino en todas las demás. A los hombres que conservaban la antigua fe les asustó la idea de ser los únicos en permanecer fieles
a ella, y temiendo más la soledad que el error, se unieron a la
multitud, aun sin pensar como ella. De modo que lo que no era
más que el sentimiento de una parte de la nación, pareció ser la
opinión de todos, opinión que desde entonces pareció irresistible,
Urgencia de la evangelización
187
incluso para aquellos que le daban esta falsa apariencia”98. ¡Es de
mediados del siglo XIX y parece de hoy!
Hay de resaltar “temiendo más la soledad que el error, se unieron
a la multitud, aun sin pensar como ella”… y acabaron pensando así.
Se repite el terrible dicho: si no actúas como piensas, acabarás pensando como actúas.
Algo así está sucediendo en algunos de nuestros entornos y, especialmente, entre los jóvenes: por no ser raros, se va abandonando
la práctica religiosa y con ello la fe y los comportamientos que todas
las personas, y más los jóvenes, sentían en su interior en favor de la
compasión, la solidaridad…
En el mundo occidental rico, la fe conlleva especiales exigencias de
compartir, controlarse, anteponer a los demás por delante de uno mismo… y esto resulta chocante con una publicidad que promete la felicidad
al instante, el disfrute individual sin conciencia, la diversión despersonalizada en la masa… La fe cristiana puede suponer “mucho que perder”.
Hay que añadir, además, la cultura de la sospecha en la que vivimos, donde siempre buscamos dobles intenciones, donde cuesta confiar en los demás. Esta actitud, que ha sido muy útil para el avance de
la ciencia (es curioso que hoy la misma ciencia está sufriendo su crisis
precisamente por su confianza previa en muchos “aprioris” y porque
está siendo absorbida por muchos intereses), puede tener efectos muy
negativos si se traslada a la convivencia.
Este humus social, dominante en algunas sociedades, nos va erosionando a los creyentes poco a poco, casi sin darnos cuenta. Pueden
ir perdiendo firmeza nuestras convicciones, pueden ir cediendo nuestras fidelidades, pueden ir rebajándose los compromisos…
Y en esta situación los cristianos vemos con preocupación que parece que se rompe la cadena de transmisión de la fe. Muchos padres se
preguntan con inquietud si lograrán contagiar a sus hijos de esa fe tan
central en sus vidas. Muchas instituciones y congregaciones religiosas
se interrogan sobre su continuidad al faltar las necesarias vocaciones.
98 Alexis Tocqueville: El Antiguo Régimen y la Revolución. Madrid. Alianza. 2004,
p. 189. Este autor vivió entre 1805 y 1859.
188
Pasión por la misión
Dios sigue muy presente
Y, sin embargo, este panorama que parece tan real tiene muchísimo de apariencia.
A nuestro alrededor siguen millones de cristianos viviendo su fe,
celebrando la presencia de Jesús en sus vidas, compartiendo en comunidades, trabajando por un mundo mejor.
En el interior de cada persona se sigue produciendo la llamada personal de Dios, en los grandes sueños y en la permanente conciencia. Esto es
algo fácil de comprobar cuando se rompen la superficialidad de muchas relaciones humanas y las defensas para no mostrar lo que llevamos dentro.
Dios sigue haciéndose presente en acontecimientos que tocan las
fibras más profundas de la vida y que, de alguna manera, reclaman una
mayor hondura que los meros convencionalismos de un nacimiento,
una boda, una enfermedad, un fallecimiento, un reto en la vida.
La presencia de Dios es palpable para quien se para a ver los milagros de su entorno, los prodigios de la naturaleza, los signos del amor
desinteresando, la entrega de muchas personas y la solidaridad de las
comunidades cristianas y de la Iglesia.
La fe sigue muy presente en el testimonio de personas concretas,
en lugares donde resulta evidente la presencia de Dios. Hay ocasiones
en las que el mundo se hace transparente y permite ver la mano de
Dios, como en este precioso testimonio:
“El misionero examinaba a una anciana:
–“¿Dónde está Dios?”.
La buena mujer responde:
–“No lo sé, padre”.
–“¿Cómo no vas a saberlo? ¿No lo recuerdas?”.
–“No lo sé, padre, pero estoy segura de que Él sí sabe dónde
estoy yo”.
Quizá “la mayor prueba de la omnipotencia de Dios no es que pueda crear miles de millones de años de luz o de espacios inmensos; la
muestra de su omnipotencia es que puede crear un ser chiquitito que
sea capaz de decirle a Él que no, que le plante cara y que sea libre”99.
99 Kierkegaard.
Urgencia de la evangelización
189
Transmitir y contagiar la fe100
Nuestra Iglesia está llamando a una nueva evangelización, a un
nuevo esfuerzo por revitalizar la vivencia de la fe, de dar nuevo vigor
a las comunidades religiosas, y de reanimar las brasas que siguen encendidas aunque no siempre se note.
Desde la exhortación apostólica de Pablo VI “Evangelii nuntiandi” de 1975 hasta el Sínodo para la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana de 2012, han sido muchas las llamadas, las
reflexiones, las acciones que se están llevando a cabo.
En algunos entornos da la sensación de que se ha roto la cadena
de transmisión de la fe, que los jóvenes no van a recibir la Buena Noticia ni de la familia (indiferente y desconcertad a respecto a la educación en la fe) tampoco de la parroquia (con reducida capacidad de
convocatoria), ni mucho menos de la escuela que no siempre atiende
esta dimensión ni le concede la importancia adecuada.
Es necesario plantear una fe que no es saber, pero también lo
es; que es buscar, encontrar o mejor encontrarse; y que es confiar, e
incluso arriesgar, compartir, comprometerse, adorar, amar y servir.
Transmitir la fe es entonces ofrecer un testimonio cercano de vida
creyente, provocar preguntas, narrar la propia experiencia personal,
dar a conocer el verdadero rostro de Dios, respetar la libertad, presentarla como camino de salvación, ayudar a dialogar, proponer la fe de
la Iglesia, y acompañándola en la búsqueda.
Para ello la corresponsabilidad de toda la comunidad cristiana
se hace imprescindible: la fe entre los esposos que se implica en la
educación en la fe de los hijos incluso cuando crecen, la presencia de
la fe en diversos ambientes con el testimonio de vida personal y comunitario que da razón de nuestra esperanza, las acciones misioneras, de
acogida y acompañamiento, de evangelizar la cultura, de la iniciación
cristiana y de la catequesis, de la enseñanza escolar, de la pastoral de
juventud, de las celebraciones renovadas.
100 Carta pastoral de los Obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San Sebastián y
Vitoria: Transmitir hoy la fe. 2001.
190
Pasión por la misión
Para ello necesitamos cristianos adultos, conscientes de su misión evangelizadora, comprometidos con formación y dedicación, en
equipos y comunidades potentes, con una espiritualidad muy unida a
la vida y a la misión.
Hacen falta evangelizadores
Nuestro mundo necesita hoy, y siempre, mensajeros de la Buena
Noticia, heraldos que hagan presente al Señor, educadores que propicien el encuentro personal con el Único que puede llenar la vida
entera: necesitamos evangelizadores.
Necesitamos evangelizadores que transmitan su propia experiencia: “Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo
que hemos contemplado y han tocado nuestras manos… eso os lo
anunciamos” (1 Juan 1, 3).
Necesitamos evangelizadores que muestren a Dios no en el huracán, o el temblor de tierras, o en el fuego, sino en la suave brisa y el
susurro de cada día101.
Necesitamos evangelizadores que hagan presente a Dios en la cultura, en la sociedad, en la vida, dando profundidad a los acontecimientos sin reducirlos al aspecto meramente racional y convencional.
Necesitamos evangelizadores enamorados de Jesús, militantes en
la Iglesia, comprometidos con los pobres, testigos de la experiencia
que les llena la vida.
Necesitamos evangelizadores que compartan con los jóvenes su
vida sencilla, su esfuerzo por llevar una vida más coherente, su oración, su voluntariado…
Necesitamos evangelizadores que organicen una pastoral de procesos que ponga a los niños y jóvenes en disposición de encontrar la
vocación a la que Dios les llama, y donde encontrarán su felicidad.
Necesitamos evangelizadores que adapten su trabajo pastoral a la
situación de los niños y jóvenes de hoy, que respondan a la llamada
101 Referencia a Elías en el Horeb: 1 Reyes 19, 8-12.
Urgencia de la evangelización
191
de San Pablo: “No os amoldéis al tiempo presente” (Romanos 12, 2),
“daos cuenta del momento en que vivís: ya es hora de espabilarse”
(Romanos 13, 11).
Necesitamos personas que
sientan la evangelización en
sus venas y en su corazón:
“Anunciar la Buena Noticia
no es para mí motivo de orgullo, sino obligación que
me incumbe, ¡Ay de mí si no
evangelizo! (1 Cor 9, 16).
Necesitamos escolapios que lleven adelante la misión escolapia: “La
educación en la fe es el objetivo final de nuestro ministerio. A ejemplo
del Santo Fundador de acuerdo con nuestra tradición, consideramos la
catequesis como el medio fundamental de nuestro apostolado”102.
EVANGELIZAR103
El Señor nos ha enviado a evangelizar a los hombres. ¿Pero has
pensado en lo que significa evangelizar? Es decirle: “También a
ti te ama Dios en el Señor Jesús”. Y no sólo decirlo, sino pensarlo de verdad. Y no sólo pensarlo, sino comportarse con esa persona de tal modo que se sienta y descubra que hay algo salvado,
algo más grande y más noble de lo que él pensaba, y que de esa
manera se despierte a una nueva conciencia de sí mismo.
Eso es anunciarle la buena noticia. Y sólo puedes hacerlo ofreciéndole tu cariño. Un cariño real, desinteresado, sin contemporizaciones, hecho de confianza y de profundo aprecio.
El mundo de los hombres es un inmenso campo de batalla
por la riqueza y el poder. Y son demasiado los sufrimientos y
las atrocidades que les ocultan el rostro de Dios.
102 Constituciones 96.
103 Eloi Leclerc: Sabiduría de un pobre. Marova. 1992.
Pasión por la misión
192
Al ir a su encuentro, no tenemos sobre todo que aparecer a
sus ojos como una nueva especie de competidores. Hemos
de ser, en medio de ellos, los testigos pacificados del Todopoderoso, hombres sin codicias y sin desprecios, capaces de
hacernos realmente amigos suyos.
Lo que ellos esperan es nuestra amistad, una amistad que les
haga sentir que Dios los ama y los salva en Jesucristo.
2. PASTORAL EN CLAVE VOCACIONAL
La acción evangelizadora y pastoral no tiene como objetivo fundamental transmitir unos conocimientos, invitar a unas celebraciones, facilitar unos sacramentos, animar a tener una experiencia fuerte, ofrecer
cauces de compromiso solidario, plantear un estilo de vida acorde con las
propuestas de Jesús, convocar a una comunidad de nuestra Iglesia…
Todo eso es muy importante, pero no es el objetivo fundamental; lo central es propiciar el encuentro personal con el Señor. Todo
lo demás vendrá a continuación, o será el camino que facilite dicho
encuentro.
La meta pastoral es anunciar con humildad y con pasión: “Hemos
encontrado al Mesías” (Juan 1, 41). “Ven y verás”. Y dejar que sea
Jesús quien actúe.
Dicen que los primeros cristianos hablaban de dos caminos para
encontrarse cara a cara con el Señor: el de la iluminación, el caerse
del caballo con Pablo (Hechos 9, 1-9) y el del camino catecumenal:
atrévete a vivir como nosotros. Uno y otro tienen como meta ese encuentro con Jesús que transforma la vida de raíz y te encamina en su
seguimiento.
Cuando alguien se encuentra con Jesús necesita a Ananías para
recobrar la vista y para llenarse del Espíritu Santo (Hechos 9, 17). Esa
experiencia fundante habrá que iluminarla con la Palabra, con la pertenencia a la comunidad, con el acompañamiento formativo… Pero la
clave es siempre el encuentro personal con Jesús.
Urgencia de la evangelización
193
El encuentro con Jesús transforma a las personas: a los apóstoles a quienes pide que dejen todo y le sigan, a la samaritana que se
convierte en eficaz presentadora de Jesús en su pueblo, a los ciegos
a quienes devuelve la vista, a los enfermos a quienes sana, a la mujer
adúltera a quien perdona… a ti y a mí cuando nos ha llamado por el
nombre como sólo Él puede hacer.
Siempre que se produce un encuentro con Jesús hay una llamada, una invitación: levántate y anda, preséntate a los sacerdotes, vete y
no peques más, sígueme… A cada cual, Jesús le hace una invitación,
le marca el camino de su vocación.
Evidentemente podemos ante la llamada de Jesús responder como el
joven rico y quedar tristes nosotros y Jesús. O podemos descubrir en esa
vocación la clave de la felicidad y de la vida plena: “Vocación es Jesús que
pasa, te mira y tú le miras, y no puedes hacer otra cosa que seguirle”.
La cultura vocacional
Desde esta perspectiva toda labor pastoral se sitúa en clave vocacional, necesita una cultura vocacional donde desarrollarse. En todo
momento la referencia será invitar, proponer, sugerir, posibilitar experiencias que me acerquen a Jesús.
Es preciso buscar la voluntad de Dios, discernir su deseo en todo
momento, orar una y mil veces pidiéndole que sea Él nuestro guía,
presentarnos ante Jesús con la actitud de Samuel: “Habla, Señor, que
tu siervo escucha”. ¿Qué quieres de mí?
Para favorecer esta cultura vocacional será necesario dar a conocer frecuentemente las diversas llamadas que Dios ha ido haciendo,
los testimonios de vida de personas que puedan servir de orientación,
las grandes vocaciones de la Iglesia.
Para que sea posible esta cultura vocacional hay que hacer propuestas vocacionales, con valentía y con honestidad. Hay que hacer un
especial hincapié en aquellas vocaciones que son multiplicadoras de
las demás, en aquellas que son más necesarias en cada momento104.
104 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de agosto de 2011 y también
la de enero de 2012 al inicio del año vocacional escolapio.
194
Pasión por la misión
Hay que orar con insistencia por las vocaciones: “La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad al dueño de la mies que envíe braceros
a su mies” (Lucas 10, 2).
Proponer la vocación sacerdotal y religiosa105
Vivimos un invierno vocacional a la vida religiosa y al sacerdocio.
Esta situación, que ha ido unida al surgimiento de algunas vocaciones
laicales, no puede hacernos olvidar que seguimos necesitando religiosos y presbíteros.
No es raro encontrar reticencias a la promoción vocacional con
razonamientos del tipo “no conviene hacer muy pronto este tipo de
propuesta” (como si no hubiese un largo proceso posterior de formación y discernimiento), “los niños y jóvenes son laicos en gestación”
(en lugar de cristianos, con todas las posibilidades vocacionales),
“puede ser un momento de gracia para pasar responsabilidades a los
laicos” (olvidando que siempre harán falta sacerdotes y el profetismo
de la vida religiosa).
También pueden surgir reticencias vitales y personales: el temor
a causar extrañeza y que se alejen de nosotros, el temor a parecer
proselitistas, la poca ilusión y convencimiento en la propia vocación,
el miedo a no estar preparados para el acompañamiento.
Así la vocación religiosa y sacerdotal es una propuesta que no
se hace con fuerza y con frecuencia (cuando todo joven debiera pensárselo, al menos, una vez en la vida); tardía (por miedo a hacerla
demasiado pronto, podemos llegar demasiado tarde); insegura y poco
interpeladora: “Ha llegado el tiempo de hablar valientemente de la
vida sacerdotal como de un valor inestimable y una forma espléndida de vida cristiana. Los educadores, especialmente los sacerdotes,
no deben temer el proponer de modo explícito y firme la vocación
al presbiterado como una posibilidad real para aquellos jóvenes que
muestren tener los dones y las cualidades necesarias para ello. No
hay que tener ningún miedo de condicionarles o limitar su libertad;
105 Juan Mª Uriarte. Servir como pastores. Sal Terrae. 2011, pp. 141-160. Es un capítulo muy lúcido sobre la pastoral vocacional a la vida religiosa y sacerdotal.
Urgencia de la evangelización
195
al contrario, una propuesta concreta, hecha en el momento oportuno, puede ser decisiva para provocar en los jóvenes una respuesta
libre y auténtica”106 (PDV 39).
La pastoral vocacional a la vida sacerdotal y a la vida religiosa es
una prioridad hoy porque aseguran a la Iglesia los “servicios básicos”:
la celebración, el anuncio de la Palabra, la comunión en el nombre del
Señor, el surgimiento de los demás carismas y vocaciones.
Poner en marcha una pastoral de promoción vocacional requiere
considerarla una prioridad, acompañarla de la calidad del testimonio
de vida y de la alegría, la proximidad a los jóvenes, el talante de esperanza. Requiere también sensibilizar a la comunidad, a los padres y
educadores; crear el ambiente donde sea posible la propuesta vocacional. Requiere haber iniciado a los jóvenes en la oración, el acompañamiento espiritual, la fuerte conciencia de pertenencia al grupo, la
radicalidad de la propuesta.
Ya sabemos que las dificultades son muchas y fuera del alcance de los agentes de pastoral: la dificultad de la experiencia religiosa
profunda, el poco apoyo y comprensión de la castidad, la dificultad de
los compromisos definitivos y más en una Iglesia cada vez de menor
prestigio, el menor número de hijos por familia y su menor raigambre
religiosa, el poco valor que se da a la institución y a quienes tienen
responsabilidad en ella, la búsqueda de formas novedosas, etc
Frente a estos obstáculos reales, podemos presentar un testimonio personal, unas comunidades y obras, que transmitan inquietud al
corazón de los jóvenes, por
– nuestra relación personal, intensa y gozosa con Jesús,
– nuestra capacidad de indicar e iniciar caminos de encuentro
con el Señor,
– nuestra vida solidaria con los dolores del mundo,
– nuestro estilo de vida sencillo y fraterno,
– nuestra cercanía a los niños, a los jóvenes… a todo el mundo,
106 Exhortación apostólica de Juan Pablo II, Pastores dabo vobis, 39.
Pasión por la misión
196
–
–
–
–
nuestra disponibilidad y capacidad de servicio,
nuestro talante de alegría y buen humor,
nuestra hondura de vida desde la humildad,
nuestra vida comunitaria abierta a todos
Necesitamos, sí, una cultura vocacional como marco de toda
nuestra acción pastoral, con la presencia testimonial de las diversas
vocaciones, con propuestas valientes y honestas, y con procesos educativos que ayuden.
En esto también todos podemos y debemos colaborar con la oración, con el testimonio de vida, con la fraternidad llevada a cabo en
la comunidad, con la cercanía a las gentes, con el apoyo a quienes
más se dedican a la pastoral vocacional… ¿Tendría que plantearme
algún cambio, algún paso? Nos ponemos en oración ante el Señor y
le pedimos que nos ayude a ser su palabra, su llamada, su invitación
en medio del lugar en que estamos. Tú, Señor, acompáñanos en esta
tarea que hoy se nos hace difícil; sé nuestro guía y nuestro apoyo.
NECESITAMOS SACERDOTES.
En una visita pastoral llegó un obispo a un pueblo donde no
había párroco desde hacía varios años. El pueblo le recibió
con todos los honores y, al concluir la comida de recibimiento, el alcalde se levantó para echar un breve discurso y se
dirigió al obispo diciendo:
–Monseñor, en nombre de todo el pueblo, le ruego que nos
mande un sacerdote. Un pueblo sin cura pierde su alma, necesitamos al hombre de Dios…
Cuando acabó, el obispo se levantó a su vez y dijo:
–Señor alcalde, estoy totalmente decidido a mandarle un sacerdote, pero con una condición… El alcalde lo interrumpió
en el acto para exclamar:
–¡Aceptado desde ahora mismo, Monseñor!
–Pues bien –prosiguió el obispo– mándeme seminaristas y yo
le mandaré sacerdotes.
Urgencia de la evangelización
197
Hay un sencillo test: preguntar a los padres si estarían dispuestos a ver a uno de sus hijos hacerse sacerdote o religioso
o religiosa. Con los sacerdotes pasa con frecuencia lo mismo
que con las autopistas: están muy bien cuando pasan por la
casa del vecino107.
3. COLEGIO EN CLAVE DE EVANGELIZACIÓN
Los tres grandes agentes socializadores en la fe son la familia, la
parroquia y la escuela.
Sin duda, la familia es el más influyente, aunque la pérdida de peso
evangelizador está siendo muy considerable, especialmente en el mundo europeo, por el clima de indiferencia religiosa social preponderante.
La parroquia, siempre referente fundamental, también está teniendo
sus dificultades en las sociedades más secularizadas por el descenso de la
práctica sacramental y por la disminución de personas que se acercan a
ella de forma habitual para las catequesis, servicios caritativos, etc.
En algunos países, los colegios cristianos son la presencia eclesial
de mayor influjo. Tanto por el número de personas a las que llegan,
como por el tiempo que dedican al alumnado y sus familias, como por
la imagen positiva que tienen.
La responsabilidad de un centro cristiano en algunos lugares es
muy grande, pues puede ser el único rostro de Iglesia para algunas de las
personas que se acercan a él. Si nos contentamos con ser un buen centro
educativo y descuidamos la dimensión evangelizadora, estamos perdiendo una excelente oportunidad de presentar el Evangelio y, como escolapios, traicionamos la propuesta de Calasanz: la Piedad y las Letras.
En determinadas ocasiones se ha abierto un debate sobre lo que ha
de ser un colegio cristiano. Se ha discutido si un centro con clara identidad cristiana es inclusivo o no de todas las personas, si ha de incluir
formación en forma de cultura religiosa o catequesis explícita, si puede
107 Pierre Trevet: Parábolas de un cura rural. Monte Carmelo. 2007, p. 164.
198
Pasión por la misión
ofertar o no determinados valores muy vinculados al Evangelio, si ha de
potenciarse más una presentación genérica de la trascendencia…
En otras ocasiones no ha habido tal reflexión, sino simplemente
ha ido perdiendo peso la identidad cristiana en favor de otros rasgos educativos que pudieran parecer más atractivos a las familias y al
alumnado potencial del centro. En algún caso la dirección del colegio
ha ido delegando sus funciones en buenos profesionales de la educación que se han centrado más en otros aspectos.
En muchos colegios cristianos parece que ya es suficiente con
contar con clases de religión, con alguna personas responsable de la
pastoral, con una oferta de valores humanos. Con frecuencia el equipo
pastoral es débil y no se ve con más fuerzas que para seguir manteniendo lo que se viene haciendo desde hace tiempo.
Hay un aspecto que siempre me llama la atención. En una época en
que todo lo medimos, lo cuantificamos, lo incluimos en procesos de calidad y de mejora continua, sin embargo los procesos de formación religiosa y de socialización eclesial están prácticamente sin analizar. Apenas
hay estudios estadísticos ni de resultados. Tan sólo contamos con algunos datos muy generales y, desde luego, no promovidos por quienes debiéramos tener mayor interés: los propios responsables de los colegios
cristianos, de las parroquias y de la Iglesia. Algunos suelen decir que no
se puede objetivar, pero mi impresión es que tenemos miedo de conocer
los resultados y de que puedan ser conocidos por los demás.
Un colegio no está en clave de evangelización sólo porque así lo
indique su nombre, o los documentos que lo definen.
Rasgos de un colegio en clave de evangelización
Sin pretender recoger todos los elementos que conforman un colegio en clave de evangelización, sí conviene citar, al menos, algunos
fundamentales.
Un colegio está en clave de evangelización cuando cuenta con
una comunidad cristiana. Esa comunidad es el sujeto de la educación
cristiana, el testimonio y la oferta de inserción eclesial. Podrá ser de
diferentes tipos, pero si falla esta comunidad o si queda muy difusa,
también la educación evangelizadora fallará o quedará muy diluida. El
Urgencia de la evangelización
199
signo de una comunidad cristiana escolapia, añadiremos en nuestros
centros, es fundamental para el envío de los educadores cristianos,
para mostrar cómo se puede realmente vivir la fe, para tener un lugar
concreto y con rostro a donde invitar. Un colegio está en clave de
evangelización cuando tiene claras sus prioridades, y la titularidad y
la dirección saben que la identidad del colegio viene de este talante
evangelizador más que de ningún otro elemento.
Un colegio está en clave de evangelización cuando imparte formación religiosa cristiana de calidad. Podrá ser en el marco de una cultura
religiosa o en oferta catequética explícita; aprovechando el horario escolar o fuera de él, de una forma u otra, pero esta formación cristiana ha de
estar presente y muy cuidada. Evangelizar hoy supone dar a conocer los
contenidos de nuestra fe, acercar la Biblia como Palabra de Dios, la historia y doctrina de la Iglesia como la gran aportación de los cristianos.
Un colegio está en clave de evangelización cuando ofrece experiencias significativas también en el acercamiento a Jesús. Hoy está de
moda la inmersión lingüística para poder llegar a conocer una lengua.
En lo religioso también necesitamos inmersión; momentos y ocasiones donde el acontecimiento religioso se pueda vivir con toda intensidad: podrá ser una celebración religiosa, una Pascua, un campo de
trabajo, o unos días de convivencia o de retiro espiritual, etc.
Un colegio está en clave de evangelización cuando cuida especialmente el desarrollo de la interioridad, la iniciación a la oración, la participación en la Eucaristía y en las celebraciones litúrgicas oportunas.
Un colegio está en clave de evangelización cuando potencia los
valores humanos comunes a todas las personas de buena voluntad
(la paz, la solidaridad internacional, la justicia social, los Derechos
humanos para todos, la ecología, la igualdad de todas las personas…),
sabiendo presentar, ahí también, la propuesta de Jesús. Quedarse sólo
en esos valores humanos tan importantes es reducir la aportación que
podemos hacer como seguidores de Jesús.
Un colegio está en clave de evangelización cuando intenta adecuar su organización, su funcionamiento, su manera de relacionarse,
con las propuestas del Evangelio: la preferencia por el más débil, el
amor, la capacidad de perdón, la máxima dignidad y valor de cada
persona en todo momento…
200
Pasión por la misión
Un colegio está en clave de evangelización cuando introduce el
enfoque vocacional en su educación, cuando intenta desarrollar todas
las dimensiones de cada persona, cuando invita a plantearse el futuro
con perspectiva y con generosidad, cuando ofrece testimonios variados de vida, cuando invita a poner la vida en las manos de Dios.
Un colegio está en clave de evangelización cuando ofrece procesos de educación en la fe, itinerarios grupales que permitan un crecimiento progresivo y adecuado de las distintas dimensiones de la fe,
una desembocadura de estos procesos en la comunidad cristiana.
Un colegio está en clave de evangelización cuando invita a todos
sus miembros (alumnado, familias, profesorado, personal, colaboradores…) a formar parte de su núcleo más importante: la comunidad
cristiana, que mantiene la identidad fundamental. Y cuando deja también abierta sus puertas para otros tipos de colaboración, siempre con
esta identidad clara.
Un colegio está en clave de evangelización cuando promueve la
acción conjunta de las familias con el colegio en todos los ámbitos y
especialmente en la educación religiosa.
Un colegio está en clave de evangelización cuando participa como
tal activamente en su Iglesia local, en la Iglesia universal, de la manera que sea más oportuna en cada caso. Sólo desde la pertenencia real a
la única Iglesia puede ser un colegio verdaderamente evangelizador.
Un colegio está en clave de evangelización cuando sigue presentando su oferta cristiana sin faltar al respeto a las distintas situaciones
de las personas y sin imponer nada. Calasanz hace ya muchos años
que nos mostró cómo compaginar perfectamente una escuela cristiana con la pertenencia a la misma de alumnos de otras religiones.
LA ESCUELA CATÓLICA EN EL CORAZÓN DE LA IGLESIA108
De la identidad católica nacen los rasgos peculiares de la escuela católica, que se “estructura” como sujeto eclesial, lu-
108 Congregación para la educación católica: La escuela católica en los umbrales del
tercer milenio. Roma, 1997.
Urgencia de la evangelización
201
gar de auténtica y específica acción pastoral. Ella comparte
la misión evangelizadora de la Iglesia… En este sentido, “las
escuelas católicas son al mismo tiempo lugares de evangelización, de educación integral, de inculturación y de aprendizaje de un diálogo vital entre jóvenes de religiones y de
ambientes sociales diferentes”.
En virtud de su identidad la escuela católica es lugar de experiencia eclesial, si se sitúa dentro de una pastoral orgánica de
la comunidad cristiana… De modo muy particular la escuela
católica permite encontrar a los jóvenes en un ambiente favorable a la formación cristiana.
Nos parece oportuno recordar que la presencia de los consagrados en la comunidad educativa es indispensable porque
ellos “están en condiciones de llevar a cabo una acción educativa particularmente eficaz”, y son ejemplo de cómo “darse” sin reservas y gratuitamente al servicio de los otros, en el
espíritu de la consagración religiosa. La presencia contemporánea de religiosas y religiosos, y también de sacerdotes y
de laicos, ofrece a los alumnos “una imagen viva de la Iglesia
y hace más fácil el conocimiento de sus riquezas”.
4. LA PROPUESTA DEL MOVIMIENTO CALASANZ
Dando un rápido repaso a la acción escolapia en el mundo hemos de
constatar con satisfacción la inmensa labor educativa que se está llevando
a cabo. Basta mirar la cantidad de centros educativos, obras sociales, donde se imparte educación a decenas de miles de niños y jóvenes.
Cuando dentro de esta acción nos detenemos a ver los esfuerzos
pastorales que llevamos a cabo, descubrimos que es grandísima la labor con niños y niñas: formación religiosa, iniciación a los sacramentos, la oración continua, celebraciones litúrgicas, grupos infantiles…
Es muy amplia e importante nuestra acción pastoral con la niñez.
Cuando llegan a la etapa adolescente, la pastoral escolapia se va
reduciendo, pero todavía es fuerte: son muchos los adolescentes que
continúan en nuestras escuelas, que participan en nuestros grupos,
202
Pasión por la misión
en la preparación para la confirmación; son bastantes menos que los
niños, pero hablamos de un número considerable.
Si damos el salto al mundo de los adultos, vemos que también la
acción pastoral escolapia ha ido ganando presencia. Es menor que con
los niños y adolescentes, pero sigue siendo muy importante nuestra
acción en parroquias, en los centros de culto de nuestros colegios, en
las escuelas de padres…
El punto más deficitario en nuestra acción pastoral la tenemos,
sin duda, en la juventud. Aquí la presencia pastoral escolapia es muy
reducida. Las razones son múltiples: ya han acabado la etapa escolar
y dejan nuestros colegios; algunos abandonan incluso la población
en que estaban para ir a estudiar; no hay una oferta sacramental para
ellos, y son edades más complicadas para el trabajo pastoral.
Lo cierto es que aquí tenemos un importante déficit109. A veces nos
engañamos a nosotros mismos llamando jóvenes a quienes son adolescentes, diciendo que ya han acabado su etapa en nuestros colegios.
Después de tanto trabajo de siembra, de horas dedicadas en la
infancia, cuando las opciones han de ir consolidándose ya en la juventud, nuestra acción pastoral escolapia es muy reducida. Desperdiciamos mucho trabajo por no darle continuidad. Y recordemos que la
juventud también es una prioridad escolapia: niños y jóvenes.
La Congregación General, viendo esta necesidad, lanza a finales de mayo de 2012 este nuevo Movimiento Calasanz con un equipo
coordinador que lo vaya impulsando110.
Qué es el Movimiento Calasanz
El Movimiento Calasanz es la conjunción de
grupos de distintas Demarcaciones de toda la
geografía escolapia, que se unen en una misma propuesta educativa y evangelizadora, inspirada en el espíritu y el estilo de Calasanz.
109 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de julio de 2011.
110 Ephemerides de junio de 2012, pp. 671-672.
Urgencia de la evangelización
203
Este Movimiento quiere reforzar las realidades ya existentes, poniéndolas en conexión, para enriquecerse mutuamente, para ganar
en identidad escolapia y para ofrecer horizonte pastoral a quienes lo
necesiten en este momento.
El Movimiento Calasanz supone un itinerario continuo de diferentes experiencias y para todas las edades que pretende posibilitar un
proceso personal, vivido en grupo, de descubrimiento y maduración
de la propia vocación así como una clara inserción eclesial.
Este proceso incluye expresamente la oferta escolapia de desembocadura en las Escuelas Pías, especialmente en la vida religiosa y en
la Fraternidad escolapia.
Elementos claves del itinerario
La tarea evangelizadora no se hace por acciones aisladas, sino por
un proceso donde se va concretando el proyecto de vida vocacional
compartido en comunidad.
El carisma de San José de Calasanz y de los escolapios orienta los
pilares del proceso educativo de todo el Movimiento.
Los elementos fundamentales, siempre interrelacionados entre sí y con la perspectiva del seguimiento de Jesús al estilo de
Calasanz, son:
–
El encuentro personal con El Señor en la oración, los sacramentos, la Palabra, la lectura creyente y cristiana de la
realidad, la cercanía solidaria con los pobres, la comunidad,
la historia eclesial y escolapia y en el compromiso personal.
–
Un estilo de vida desde las claves del Evangelio, en seguimiento de Jesús, buscando siempre la vocación a la que Dios
nos llama y adecuando nuestra vida a su propuesta en actitud
de conversión permanente.
–
La formación humana, cristiana y escolapia que permita ser
capaces de dar razón de nuestra esperanza y encarnar los valores cristianos y escolapios a la vez que vamos creciendo
como personas.
Pasión por la misión
204
–
El servicio a los demás y el compromiso por la construcción
del Reino de Dios, especialmente con los más necesitados,
desde las intuiciones de Calasanz.
–
Compartir el seguimiento de Jesús y todos los aspectos de
la vida con los hermanos y hermanas en pequeños grupos y
comunidades, en clara comunión con las Escuelas Pías y con
toda la Iglesia.
Se apuntan algunas etapas en este proceso, de tal forma que pueda
llevarse a cabo en todas las edades, desde la infancia hasta las edades
adultas, con especial hincapié en la juventud. Los itinerarios siempre
concluyen en el discernimiento vocacional con su desembocadura en
una clara inserción eclesial.
Se proponen distintas posibilidades de convocatorias a lo largo de las
diferentes etapas del proceso y en función de las distintas situaciones.
El estilo del Movimiento Calasanz irá perfilándose con el tiempo,
pero conviene destacar algunos principios metodológicos necesarios:
–
Proceso siempre en pequeños grupos
–
Ritmo de reunión semanal
–
Actividades fuertes, de forma periódica: retiro, campamento,
convivencias
–
Pedagogía activa con protagonismo de los miembros
–
Itinerario de experiencias, de descubrimientos: oracional, social, relacional…
–
Educación integral y adaptada a la edad
–
Acompañamiento personal
–
Acompañamiento de toda la comunidad eclesial
–
Apoyo de los mayores del proceso a los pequeños
–
Centralidad de Jesús y la Palabra
–
Participación en la celebración de la eucaristía
–
Marco simbólico, sobre todo en las edades más tempranas
–
Signos que marquen las etapas
Urgencia de la evangelización
205
–
Proyecto de vida revisado y contrastado
–
Atención a la realidad social, solidaridad
–
Compromiso en cada etapa, servicios
–
Voluntariado y sentido misionero
–
Relación con el colegio, obra y comunidad escolapia
–
Participación en la Iglesia local y en la vida de la Demarcación y la Orden.
Este Movimiento Calasanz necesita educadores, siempre en equipo y con adecuada formación para llevar adelante esta iniciativa. Algunos rasgos necesarios en estos educadores son:
–
Participar personalmente en etapas más avanzadas del proceso
–
Contar con una formación adecuada y en permanente actualización
–
Tener una clara identificación escolapia y con el estilo del
Movimiento Calasanz
–
Llevar una vida cristiana coherente
–
Funcionar siempre en equipo de educadores.
Se cuidará especialmente la preparación de estos educadores,
complementando la formación personal, espiritual y escolapia que
van recibiendo en sus grupos de referencia de manera constante, con
la correspondiente formación inicial y permanente.
El Movimiento Calasanz cuenta con un Equipo coordinador para
ponerlo en marcha y organizar los primeros pasos. En cuanto sea posible, es conveniente contar una persona responsable en cada Demarcación participante, que asuma la dirección de la puesta en marcha
del Movimiento Calasanz en su Demarcación y mantenga una fluida
relación con el Equipo coordinador.
MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO CALASANZ
Nosotros, escolapios, religiosos y laicos, reunidos por el Padre en el nombre de Jesús, bajo la guía del Espíritu Santo
206
Pasión por la misión
y fieles a la inspiración de José de Calasanz, nos sentimos
enviados por Cristo y por la Iglesia a evangelizar educando.
Para ello manifestamos que
1. Jesús es el centro de nuestro Movimiento. Su mensaje de
amor, su estilo de vida y su entrega generosa son para nosotros la referencia en nuestra acción educativa y pastoral.
2. La Virgen María, por su sencillez y humildad, es un modelo de acogida y entrega a la Voluntad de Dios. Nos enseña a
vivir como hijos de Dios y discípulos de Jesús.
3. Dios ha entregado a Calasanz un valioso carisma que ilumina nuestra lectura del Evangelio. Desde la historia, espiritualidad, pedagogía y estilo propios de las Escuelas Pías,
realizamos nuestra misión de evangelizar educando.
4. Los jóvenes son los primeros e inmediatos apóstoles de
los propios jóvenes. Sus iniciativas nos ofrecen valiosos dinamismos para la misión escolapia.
5. La educación, la plena realización humana y cristiana, así
como la felicidad de los niños y jóvenes constituyen el núcleo
de nuestra misión.
6. En fidelidad a Jesús y a Calasanz, nos entregamos a la causa de la justicia y la paz, con preferencia por los más pobres y
pequeños de la sociedad.
7. La reforma de la sociedad radica en una buena educación.
Nos inspiramos en el pensamiento y práctica educativa que
propuso San José de Calasanz.
8. El carisma escolapio es un don de Dios para la Iglesia y
la sociedad. La Fraternidad de las Escuelas Pías es una propuesta plena para que religiosos y laicos compartamos ese
carisma y lo hagamos presente donde estemos.
9. La urgencia de anunciar el Evangelio a niños, jóvenes y
adultos nos lleva a crear itinerarios pastorales vividos en grupo, que posibiliten un proceso personal de descubrimiento y
maduración de la propia vocación así como una clara inserción eclesial.
Urgencia de la evangelización
207
10. Apasionados por nuestra vida escolapia, hacemos una
pastoral siempre vocacional. Ofrecemos nuestra vocación
como propuesta de inserción eclesial, bien como religiosos
escolapios o como miembros de la Fraternidad escolapia.
5. SEGUIR A JESÚS EN ESTA IGLESIA111
Partimos de una convicción: sólo se puede seguir a Jesús en comunidad, en Iglesia. Y la Iglesia que tenemos es ésta, la que existe hoy con
sus luces y sus sombras. Es preciso decirlo con claridad en un mundo
donde prima lo individualista: hemos de seguir a Jesús en esta Iglesia.
Afirmamos también con rotunda certeza que en la Iglesia predomina lo positivo; que se nota la mano del Señor; que está dando fruto la generosidad de muchísimas personas de hoy y de todos los tiempos. Que,
sin esconder los muchos errores cometidos en 2000 años de historia
y en millones de cristianos en todos esos siglos y en la actualidad, hay
mucho, muchísimo más de positivo que de negativo. Que por mucho
que se quiera centrar la atención en elementos negativos, podemos sentirnos orgullosos de la trayectoria y de la realidad de nuestra Iglesia.
Y, sin embargo, no siempre tenemos esa impresión. Y nos encontramos con distintos perfiles de adhesión a la Iglesia:
–
Hay personas que se sienten parte de la Iglesia y actúan habitualmente de manera renovada y militante con una formación permanente, desde algún tipo de grupo o comunidad y
prestando algún servicio concreto.
–
Otros tienen una vinculación “fiel y silenciosa”, participando
calladamente en las celebraciones dominicales, y alimentándose de las orientaciones eclesiales, sin ningún protagonismo, y con mucha fidelidad.
–
También otras gentes viven su vinculación a la Iglesia de forma “crítica y tensa”, intentando ser exigentes en su vida per-
111 Con este mismo título salía una Carta pastoral de los Obispos de Pamplona y
Tudela, Bilbao, San Sebastián y Vitoria: Seguir a Jesús en esta Iglesia. 1989.
Pasión por la misión
208
sonal y/o en algún tipo de asociación a la vez que les resulta
difícil su vivencia de Iglesia.
–
La adhesión dolorida y nostálgica se da en personas que se han
visto lesionadas en algún momento por alguna actuación, o
simplemente, que se han ido alejando de la Iglesia y la miran
muy esporádicamente con dolor y también con nostalgia.
–
Otro colectivo tiene una adhesión desvanecida y, también,
inexistente. Sin demasiados motivos o, al menos, sin demasiada claridad en ellos; simplemente se sienten lejanos o totalmente fuera.
Ciertamente varía mucho la situación según el país, con la cultura y tradición religiosa correspondiente, pero cada vez más se va
extendiendo la globalización, también en lo que respecta a esta vinculación real a la Iglesia.
Hoy la Iglesia, como todas las instituciones, está siendo fuertemente
cuestionada en muchos lugares. Esto tiene también sus aspectos positivos, al exigir a quienes quieren crecer en su fe una vinculación más lúcida
y activa, a la vez que un sentido claro de pertenencia, al conllevar esas críticas, más o menos conscientemente un deseo de una Iglesia más fiel a su
Señor. Esto puede ser ocasión de purificación y de renovación eclesial.
Pero también tiene sus aspectos preocupantes: la fragmentación
de la adhesión católica que hiere la comunión eclesial, cierto desaliento colectivo, la crítica social e intraeclesial que está teniendo importante peso en la cultura general y también en la vivencia de los propios
cristianos.
Es preciso hoy renovar nuestra fe en la Iglesia, en esta Iglesia. Creer
en ella como misterio, como espacio de comunión y medio de salvación,
como sujeto primordial de la fe. Creer en ella y aceptarla como necesaria
y relativa porque sabemos que la Iglesia es santa (el principal sacramento
de Cristo hoy) y a la vez pecadora (con muchas debilidades y pecados
personales e institucionales). Creer en ella es descubrirla como realidad
siempre necesitada de renovación, de mejora en la fidelidad a Jesús y
comprometernos a hacer nuestra aportación en este sentido.
Hemos de recordarnos sin desaliento, e incluso llegar a agradecer
que la Iglesia sea pecadora. Porque sólo así tú y yo, nosotros, tenemos
Urgencia de la evangelización
209
sitio en ella. ¿O hay alguien que desee una Iglesia de puros, donde no
quepamos quienes tenemos fallos y nos reconocemos pecadores? En
los fallos y debilidades de la Iglesia se muestra que es humana. Y a la
vez que nos esforzamos en hacerla mejor, descubrimos que es Dios
quien la hace santa. No es que nos alegremos de que sea pecadora
(como tú y yo y nosotros), pero sólo así podemos descubrir la misericordia de Dios y la llamada a hacerla cada día más fiel al Evangelio.
Hemos de renovar nuestras comunidades112.
Hemos de purificar la Iglesia, sus signos, el rostro con el que se presenta a la sociedad. Hemos de cultivar los elementos de adhesión eclesial:
–
Conocer más nuestra Iglesia porque se ama lo que se conoce
de cerca.
–
Estimarla, reconociendo en ella los esfuerzos que se hacen,
las personas que abren caminos, las instituciones que son un
gran signo para quien quiera ver.
–
Comprometernos con ella en la celebración, en la conducta, en
el compromiso y en el testimonio; porque de nada vale la crítica
superficial, inconsecuente, de quien mira la “mota en el ojo de
su hermanos y no repara en la viga del suyo” (Mateo 7, 3).
Nos encontramos en un contexto cultural y social con grandes
valores y avances y descubrimientos a la vez que de secularización
(Dios desaparece de la vida social cotidiana), de crisis de creencias (las
grandes cosmovisiones están de baja), de normas morales (el subjetivismo parece el máximo criterio), de práctica religiosa (no tienen interés ni se les ve utilidad).Todo esto nos afecta también a los creyentes
y a la misma institución eclesial. Vivimos inmersos en la sociedad y la
época en que nos toca vivir.
En este entorno y momento, los cristianos y la Iglesia tenemos
nuestras debilidades e infidelidades: el descuido de la experiencia de
Dios, la difuminación de los contenidos nucleares de la fe, el individualismo, etc. La cultura en que vivimos nos va erosionando con las
112 Otras preciosa Carta pastoral de los Obispos de Pamplona y Tudela, Bilbao, San
Sebastián y Vitoria: Renovar nuestras comunidades cristianas. 2005.
Pasión por la misión
210
prisas, la falta de tiempo, el modo de vida y las costumbres que se
van haciendo dominantes. Necesitamos estar alerta y hacer una fuerte
apuesta por no dejarnos llevar, por tomar las riendas de nuestra fe y
por seguir creciendo siempre en ella.
Esta situación social es para la Iglesia una prueba dolorosa al ver
alejarse a personas queridas, y al perder capacidad de comunicar la Buena
Noticia. Es un desafío colosal al que es preciso dar respuesta desde muchos ámbitos y con mucha comunión de esfuerzos, a la vez que seguimos
confiados en el Espíritu que actúa en el mundo y guía a la Iglesia.
Por ello, nos sentimos llamados a la conversión, a una espiritualidad de confianza, y no del optimismo; de responsabilidad, y no de culpabilidad; de esperanza y no de nostalgia; de paciencia y no de prisa;
de aprecio de lo pequeño y no de ambición de lo grande; de sintonía y
no de distancia; de sanación y no de condena.
Las claves de una verdadera renovación de nuestras comunidades
y de la Iglesia serán:
–
Una fe ungida por la experiencia, que habrá que iniciar y reiniciar siempre, en ti, en mí, en nosotros y en aquellos niños, niñas
y jóvenes que están con nosotros: con oración cuidada y sostenida, con experiencias significativas, con celebraciones llenas de
vida, con una lectura creyente de la realidad y de la propia vida.
–
Una fe trabajada por el seguimiento, no sólo como unas ideas
que quedan en el interior, sino como un seguimiento a Jesús
en la familia, el trabajo, la vida social, la solidaridad.
–
Una fe vivida en comunidad, a imagen y semejanza de las del
Nuevo Testamento. Porque no basta hoy con vinculaciones
difusas y necesitamos espacios profundos donde compartir la
fe y la vida, donde sentirnos hermanos, donde descubrirnos
hijos, donde nos enviamos a construir el Reino de Dios.
–
Una fe que nos urge a la evangelizar, a contagiar con aquello
que rebosa de nuestro corazón, a invitar a quienes queremos
a vivir lo que llena nuestra vida, a anunciar a todo el mundo la
maravillosa propuesta de Jesús de hacer una gran familia donde toda la humanidad quepa y vivamos “como Dios manda”.
Estas claves de renovación nos han de llevar a
Urgencia de la evangelización
211
–
Un estilo de pastoral renovado, más espiritual, evangelizador,
comunitario, corresponsable, personalizado, donde se cuide
también a los evangelizadores. Habrá que mantener las catequesis, los programas formativos habituales, los acompañamientos
personales y comunitarios que venimos haciendo… a la vez que
vamos buscando y poniendo en marcha nuevas acciones y, sobre
todo, un nuevo talante de toda la comunidad cristiana.
–
Renovar las grandes tareas pastorales del servicio a la Palabra
de Dios, la celebración y la acción caritativa y social. Estas
grandes dimensiones de la Iglesia son fundamentalmente
responsabilidad de los sacerdotes. En muchos lugares los sacerdotes somos abuelos, no padres, por edad y por mentalidad. Necesitamos una renovación que vendrá en buena parte
por los jóvenes, por su participación, por su aportación.
–
Remodelar algunas estructuras pastorales. La organización
eclesial ha de enriquecerse con un mejor funcionamiento de
las parroquias, con una labor más coordinada en la zona, con
una participación más real con las demás realidades eclesiales del lugar (las comunidades religiosas de diverso tipo, los
colegios, etc.). Sería un grave error entrar en competencia,
las personas y entidades que tenemos hoy una gran responsabilidad evangelizadora: lo que se necesita hoy es la suma de
esfuerzos en este gran desafío de intentar transmitir la fe.
¿Y nosotros?
Ahora que acabamos este capítulo nos podemos preguntar qué es
lo que podemos hacer nosotros.
Tan sólo una convicción: somos para muchas personas el único
rostro de Iglesia o, al menos, uno de los más amables. Es frecuente escuchar críticas a la Iglesia y a los curas… y añadir: “pero no nos referimos a vosotros. Vosotros sois diferentes y, por supuesto, mejores”.
Es cierto que las críticas que se suelen hacer son de oídas, de pura
repetición de lo que pregona cierto ambiente dominante. Es cierto que, si
preguntamos si han tenido alguna experiencia mala con los curas o con
la Iglesia, la respuesta habitual suele ser que tienen buena impresión de
los sacerdotes y religiosos que conocen, pero que hablan “en general”.
Pasión por la misión
212
En cualquier caso, tú y yo, nosotros, somos rostro de Iglesia. Conviene que siempre nos manifestemos así, como parte de la Iglesia. Que
nunca seamos quienes hablamos mal de ella, sino quienes intentamos
centrar la atención en lo positivo y en las posibilidades de avance.
Que con nuestra conducta personal y comunitaria, como escolapios,
mostremos a quien lo desee, que la Iglesia entera intenta, por encima
de todo, ser fiel a su Señor.
LA IGLESIA APUNTA A DIOS113
“Cuando el dedo del sabio señala a la luna, sólo los imbéciles
se quedan mirando el dedo”, dice un antiguo refrán chino.
La iglesia también hace de dedo. Lo que interesa es que señale bien, como los indicadores de las carreteras. Importa poco
que sea de piedra, latón, madera o plata. Lo que interesa es
que indique bien. Claro que a la iglesia, compuesta de seres
vivos, también se le pide que se ponga en camino, en la misma dirección que señala. Pero pertenecemos al grupo de imbéciles cuando sólo miramos al dedo, criticamos a la iglesia y
no seguimos la indicación si es buena.
6. OFERTA DE INSERCIÓN ECLESIAL
La acción pastoral y evangelizadora intenta procurar el encuentro personal con el Señor, el descubrimiento de la propia vocación y
también la inserción eclesial.
Este último aspecto, la inserción eclesial, es el más objetivable
pues incluye una referencia y pertenencia constatable. Por eso, se
convierte en un indicador especialmente importante de nuestra labor
pastoral.
113 José Mª Rueda: Convivencias cristianas para jóvenes, CCS, Madrid, 1999.
Urgencia de la evangelización
213
¿Dónde vive uno la fe?, ¿con quién la comparte?, ¿cómo la expresa?, ¿se siente partícipe de la Iglesia? No basta un sentimiento religioso,
una fe exclusivamente individual, un cristianismo “no practicante”.
¿Cuáles son hoy las posibilidades de inserción eclesial?, ¿qué podemos ofrecer desde las Escuelas Pías?
Las grandes ofertas de inserción
Es claro que en un proceso educativo que intenta el descubrimiento de la vocación de cada cual será necesario presentar todas las
posibilidades eclesiales:
– Las tres grandes vocaciones: sacerdotal, religiosa y laical.
– La diversidad de carismas existentes.
– Los elementos claves que constituyen la vocación laical: la
familia, la profesión, el compromiso socio-político…
– Los movimientos eclesiales existentes, entre los que destaca
la Acción Católica.
– Las diversas comunidades y asociaciones.
Con honestidad habrá que ir presentando todas las posibilidades
y ayudar a discernir a cada cual su propia vocación.
Como escolapios hay tres ofertas que podemos hacer con especial
fuerza. No son las únicas, pero sí aquellas que están más en nuestras
manos:
1. La vida religiosa escolapia
La ofrecemos porque la conocemos de primera mano. Porque sabemos de su validez y de su importancia. Porque estamos convencidos
de que en ella muchos jóvenes pueden encontrar la plena realización
de sus vidas y prestar un magnífico servicio. Porque confiamos en que
Dios sigue llamando a jóvenes para llevar adelante esta apasionante y
necesaria misión.
Ofrecemos nuestra vocación religiosa y sacerdotal escolapia con
humildad y con valentía. Con la sencillez de saber que quien llama,
el único que llama, es Dios. Pero también con la audacia de saber
que con nuestras propuestas intentamos colaborar en esa llamada que
Dios quiere hacer.
Pasión por la misión
214
Presentamos nuestra vocación como posibilidad y oportunidad,
en diversos momentos de los procesos educativos, de diferentes maneras, en el marco de distintas experiencias.
Seguimos un proceso que sabemos lento, de siembra, de espera,
de propuesta, de acompañamiento, de discernimiento… donde no somos los protagonistas sino los educadores, los acompañantes.
Hacemos cercana nuestra vocación religiosa con nuestro testimonio personal hablado y vivido, con la cercanía y apertura de nuestras
comunidades, con nuestro trabajo cotidiano, con nuestra dedicación
a los más pobres.
2. La Fraternidad escolapia
Somos conscientes de que muchas personas no son llamadas a
la vida sacerdotal o religiosa, que lo suyo es el seguimiento de Jesús
desde la vocación laical.
También aquí tenemos una propuesta escolapia contrastada, una
propuesta necesaria para la misión escolapia, una propuesta que puede servir a muchos de los que han crecido junto a nosotros, que han
participado de nuestra espiritualidad, vida y misión.
Por eso, ofrecemos la Fraternidad escolapia como un espacio escolapio de inserción eclesial donde vivir la fe en pequeña comunidad,
en el seno de las Escuelas Pías.
Presentamos esta posibilidad vocacional y de inserción eclesial
como el compromiso por encarnar y mantener vivo el carisma de Calasanz, su apoyo decidido a los niños y jóvenes, su estrategia de la educación cristiana para hacer un mundo mejor, su historia continuada
por tantas personas a lo largo de estos siglos.
3. La comunidad cristiana escolapia
Junto con esas dos grandes posibilidades, invitamos también a
vivir la fe y a seguir a Jesús de manera continuada por medio de la
Comunidad cristiana escolapia.
Se trata de ese espacio más amplio que la Orden o la Fraternidad,
donde caben también otras vocaciones, donde tienen su lugar todas
las modalidades de participación en las Escuelas Pías.
Urgencia de la evangelización
215
Invitamos a ese espacio comunitario que tiene por centro la Eucaristía semanal, que tiene como ámbito la presencia y la obra escolapia, que tiene como talante de fondo el talante de Calasanz.
Son tres ofertas bien concretas, realistas, ojalá que presentes en
cada lugar donde los escolapios nos encontramos. Estas ofertas finales
orientan toda la acción pastoral y marcan la dirección de los distintos
procesos que se llevan a cabo.
Por eso han de ser palpables con toda claridad. Son la manera en
que los escolapios queremos aportar a la Iglesia de Jesús aquello que
está en vuestras manos.
CARTA A DIOGNETO
“Los cristianos, en efecto, no se distinguen de los demás
hombres ni por su tierra, ni por su habla, ni por sus costumbres. Porque ni habitan ciudades exclusivas suyas, ni hablan
una lengua extraña, ni llevan un género de vida aparte de los
demás. (…) adaptándose en comida, vestido y demás géneros
de vida a los usos y costumbres de cada país, dan muestras
de un tenor de vida superior y admirable y por confesión de
todos, sorprendente. Habitan sus propias patrias, pero como
forasteros; toman parte en todo como ciudadanos y todo lo
soportan como extranjeros; toda tierra extraña es para ellos
patria y toda patria tierra extraña. Se casan como todos,
como todos engendran hijos, pero no exponen los que nacen.
Ponen mesa común, pero no lecho. Están en carne, pero no
viven según la carne. Obedecen las leyes, pero sobrepasan a
las leyes con sus vidas. A todos aman y de todos son perseguidos. Se les desconoce y se les condena. Se les mata y con ello
se les da la vida. Son pobres y enriquecen a todos. Carecen
de todo y abundan en todo. Son deshonrados y en las mismas
deshonras son glorificados. Se les maldice y se les declara
justos. Los vituperan y ellos bendicen. Se les injuria y ellos
dan honra. Hacen bien y se les castiga como malhechores.
Condenados a muerte, se alegran como si les dieran la vida”.
9.
BUENOS
EDUCADORES
“Como esta tarea que traemos entre manos es de tanta
trascendencia y exige personas dotadas de la mayor caridad,
paciencia y otras virtudes, habrá que considerar con gran
atención quiénes deben ser admitidos o excluidos
a la formación para nuestro ministerio”
(Constituciones 9)
1. EL MODELO DE JESÚS, EL MAESTRO (JESÚS
MAESTRO Y MODELO)¿…?
Calasanz insiste con frecuencia en la importancia de que los
maestros sean bien elegidos y formados porque la tarea educativa es
demasiado importante y delicada.
En bastantes ocasiones pone Calasanz como modelo a Jesús. Y
no hay duda de que Jesús es el Maestro para todos los cristianos y,
sin duda, quien más discípulos ha tenido y sigue teniendo en toda la
historia de la humanidad.
Vamos a acercarnos a Jesús como Maestro, como mi Maestro,
como quien me enseña a ser maestro.
No debe resultarnos nada extraño mirar a Jesús desde esta perspectiva; Jesús hizo una escuela de magisterio, formó a un grupo de
maestros para que fueran por todo el mundo transmitiendo sus enseñanzas. Fueron unos tres años de formación, con sus prácticas correspondientes, con sus momentos de examen y con el envío a una tarea
de tanta trascendencia.
218
Pasión por la misión
En ese tiempo de preparación, Jesús les dio a sus discípulos, futuros maestros, las claves fundamentales de cómo debían desempeñar
su tarea, qué finalidades debían buscar, cómo enseñar, cómo desvivirse por los propios discípulos, cómo acabar dando y ganando la vida.
Aquellos primeros discípulos no parece que fueran los más inteligentes, ni las personas con más cualidades, pero lo que está claro es
que el Maestro supo sacar lo mejor de cada uno de ellos y terminaron
siendo los mejores maestros: los que dan la vida por los demás.
Nos vamos a acercar a través del evangelio de Mateo. Es el que
más presenta a Jesús como maestro.
Los otros evangelios insisten en otras facetas de Jesús. Marcos
presenta, sobre todo, a Jesús como Mesías; su lectura es interesante
para ver cómo va respondiendo a las expectativas mesiánicas y, en el
fondo, a las de toda persona. Lucas insiste más en Jesús como cercano
a los pobres y quien cura a los enfermos: es el evangelio de quienes están más en contacto con el mundo de los pobres, ojalá que también de
los escolapios desde este punto de vista. Juan se centra en Jesús como
Hijo de Dios y se dirige a aquellas personas más reflexivas, más poetas,
más filósofas. Pero no hay duda de que el evangelio de los maestros,
de los educadores, es el de Mateo: ahí se presenta fundamentalmente
a Jesús como el Maestro.
Nosotros, que queremos ser buenos maestros, tenemos ahí una
magnífica referencia. Ahí vemos cómo pensaba Jesús, a qué daba importancia como maestro, cómo enseñaba, cómo se relacionaba con sus
alumnos. Tenemos la suerte, además, de que el Evangelio no es sólo
un manual, sino que es Palabra viva que se puede rezar, que nos pone
en contacto con el mismo Señor y Maestro. ¿Podemos pedir más?
Te invito ahora a ponerte en actitud de discípulo. No se trata sólo
de saber, sino de saborear. No es conocer los elementos de un buen
educador, como si fueran los ingredientes de una buena comida, sino
de saborear esa buena comida, esa enseñanza que ahora mismo puede
transmitirte el Maestro a través de estas pobres líneas.
Te invito a hacerlo con profundo agradecimiento: compartimos,
si es que eres educador, una de las facetas más centrales de la persona
de Jesús, nuestro Señor y nuestro Maestro.
Buenos educadores
219
Te invito a hacer una lectura sosegada y orada de este evangelio
de Mateo que es todo un curso acelerado e intenso de cómo ser hoy
también maestro.
El esquema del evangelio de Mateo
1.
Este Evangelio comienza con un prólogo de la infancia de
Jesús (capítulos 1 y 2). Posiblemente es un añadido posterior
al resto del Evangelio. Quiere decir que había algo importante que era necesario incorporar aunque fuera en fecha más
tardía. A continuación, viene una breve explicación de quiénes son los maestros del Maestro, de dónde toma Jesús sus
referencias, cuáles fueron sus modelos (capítulos 3 y 4).
2.
Los siguientes capítulos se refieren a las finalidades educativas de Jesús, son su ideario, su diseño curricular, su programa. Lo presenta con claridad desde el inicio, como ha de
hacerse en toda educación (capítulo 5 al 7).
3.
El bloque mayor del Evangelio se refiere a su acción educativa
y evangelizadora (capítulos del 8 al 20) donde va desarrollando
sus enseñanzas, sus acciones, su forma de vivir y comportarse.
En este amplio apartado conviene destacar tres momentos:
- un paréntesis, un retiro, un curso para los educadores
(Mateo 9,35-11,1)
- una formación en metodología con las parábolas (capítulo 13)
- un examen rápido para ver cómo va el aprendizaje (Mateo
16, 13-20)
4.
Concluye el Evangelio con el desenlace de un buen maestro
que da la vida y es así como sigue vivo para siempre (capítulos 21 al 28). En este apartado, también amplio, hay que
destacar tres momentos claves:
- la denuncia de los malos maestros (capítulo 23)
- las preguntas del examen final del maestro y de toda persona (capítulo 25)
- la misión con el envío correspondiente (Mateo 28, 18-20)
Pasión por la misión
220
Vamos a ir mirándolo con atención. Y nos situamos con la parábola del educador:
PARÁBOLA DEL SEMBRADOR
Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, unos granos cayeron en la vereda; vinieron los pájaros y se los comieron.
Otros cayeron en terreno rocoso, donde apenas tenían tierra; como la tierra no era profunda, brotaron en seguida,
pero en cuanto salió el sol se abrasaron y, por falta de raíz,
se secaron. Otros cayeron entre zarzas; las zarzas crecieron
y los ahogaron. Otros cayeron en tierra buena y dieron grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. ¡Quien tenga
oídos que oiga! (Mateo 13, 3-9)
No hace falta explicar lo que significa: sí que seamos generosos al echar la semilla, que tengamos paciencia sin querer separar antes de tiempo el trigo de la cizaña (Mateo 13, 24-30),
que confiemos pues, aunque parte de la semilla se perderá, la
cosecha será abundante.
2. LA PREPARACIÓN DEL MAESTRO
Comienza el Evangelio con un texto aparentemente poco didáctico:
la genealogía de Jesús (Mateo 1, 1-17). Se trata de un largo listado de nombres de los antecesores de Jesús. Alguno podría pensar que es una mala
táctica pedagógica, pero los alumnos inteligentes pronto descubren que
es un desafío y no está mal empezar con un reto así: ¿Qué quiere decir?
Hay muchas enseñanzas encerradas ahí: el plan de salvación de
Dios es largo y llega al culmen con Jesús; Dios va preparando con paciencia la llegada del Mesías, en los antepasados de Jesús, y hay personas de todo tipo… pero el reto a la inteligencia y a la curiosidad está al
final con su clave correspondiente: desde Abraham a David catorce generaciones, de David a Babilona, otras catorce, y de ahí hasta el Mesías,
catorce. Como lector avisado, habrás caído en la cuenta de que son seis
Buenos educadores
221
periodos de siete generaciones cada una; falta la séptima, la que lleva
desde Jesús el Mesías hasta ti. Es un libro pensado para ti y para mí.
Una vez que hemos resuelto este primer enigma, ya podemos
continuar con todos los sentidos atentos para no perder detalle.
Tenemos la narración de cómo fue la infancia de Jesús, cómo se
fue gestando su vida, cómo fue su nacimiento y algún acontecimiento
especialmente significativo. Como ya estamos en actitud de interpretar las claves (¡para algo queremos ser buenos discípulos!), podemos
destacar los rasgos de estos dos primeros capítulos:
–
Descubrimos el milagroso nacimiento de Jesús: ¿qué nacimiento no es también milagroso? Jesús debe su vida al Espíritu Santo. ¿Y nosotros no debemos también nuestra vida a
Dios? Pero está muy bien recordarlo.
–
Los padres de Jesús son una gozada: María que se fía del Espíritu y se deja meter en un buen lío; José que es un buen
hombre, que se fía de María y de sus sueños.
–
Vemos dos actitudes opuesta ante el nacimiento del Maestro:
unos magos que no tienen reparo en hacer un largo viaje,
siguiendo una estrella para adorar a Jesús; y Herodes, envidioso, temeroso y asesino. Los primeros logran su objetivo, y
Herodes lo único que provoca es sufrimiento y dolor.
–
La experiencia infantil de Jesús como inmigrante en Egipto,
emulando al pueblo de Israel también exiliado a ese país. La
historia de Jesús y de Israel marcan los primeros años del
futuro Maestro.
Viene a continuación una presentación del maestro del Maestro:
Juan el Bautista (capítulo 3). Jesús aprende de Juan, de su predicación, de sus signos, de su forma de vivir, y de relacionarse con quienes
acudían al Jordán.
Hay varias enseñanzas de Juan, pero quizá la más importante
es que Juan sabe que él no es el centro ni el importante: “Detrás de
mí viene uno con más autoridad que yo, y yo no tengo derecho ni
a desatarle las sandalias” (Mateo 3, 11). Juan será un maestro que
sabe leer en el rostro de su discípulo Jesús: “Soy yo quien necesito
Pasión por la misión
222
que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?” (Mateo 3, 14). Esta actitud
de servicio, de sencillez, de estar atento al alumno, marcará al Maestro cuando le llegue su hora.
Jesús tiene que hacer su aprendizaje personal, tendrá que interiorizar lo aprendido de Dios y de sus maestros (sus padres, Juan el
Bautista, cuantos sembraron en Él) y buscar su vocación. Para ello se
retira al desierto y tiene que pasar por sus tentaciones. Se plantea Jesús
su futuro y va descubriendo que no sólo de pan vive el hombre, que no
hay que tentar a Dios pidiendo pruebas extraordinarias, que no hay que
venderse ni vender la vida por nada (Mateo 4, 1-11). En esa lucha se va
forjando su vocación, el descubrimiento de lo que Dios quería para Él.
Lo decisivo va a ser enterarse del arresto de Juan y el asumir la responsabilidad de dar continuidad a esta labor profética (Mateo 4, 12).
Jesús ya está a punto de comenzar su misión: comienza a predicar la cercanía del Reino de Dios. Y descubre que necesita su grupo,
su comunidad. Será a la vez uno de sus principales apoyos junto Dios
y será el grupo de sus discípulos, los alumnos, futuros maestros, que
continuarán y multiplicarán su labor: “Veníos conmigo y os haré pescadores de hombres”.
Ya está lista la “primera promoción” de futuros maestros. Ya puede comenzar plenamente su misión.
Es momento de “matricularse” en este grupo de Jesús. Queremos
también nosotros aprender del Maestro para ser buenos maestros,
para ser como el Maestro.
DESPEDIDA DE JESÚS114
Querida mamá:
Cuando te despiertes yo ya me habré ido. He querido ahorrarte despedidas. Ya has sufrido bastante y lo que sufrirás,
María.
114 José Luis Cortés: Un Señor como Dios manda, PPC. Madrid, 1994.
Buenos educadores
Ahora es de noche, mientras te escribo. El gato me mira
como diciendo “¿es que no va a poder uno dormir en esta
casa nunca?”.
Quiero decirte por qué me voy, por qué te dejo, por qué no
me puedo quedar en el taller haciendo marcos para las puertas y enderezando sillas el resto de mi vida.
Durante treinta años he observado a la gente de nuestro pueblo y he intentado comprender para qué vivían, para qué se
levantaban cada mañana y con qué esperanza se dormían todas las noches.
Juan el de las gaseosas, y con él la mitad de Nazaret, sueñan
con hacerse ricos y creen de verdad que cuantas más cosas
tengan más completos van a ser. El alcalde y los otros ponen
el sentido de sus vidas en conseguir más poder, ser obedecidos por más gente, tener capacidad para disponer del futuro
de los demás hombres. El rabino y sus beatas se han rendido
ya de todo lo que signifique esforzarse por crecer y se disculpan haciéndolo pasar por voluntad de Dios.
El resultado es que la mayoría de los días son grises, las soledades
demasiado grandes para ser soportadas por hombros normales,
la amargura habitual de casa, las alegrías cortas y poco alegres.
A veces, madre, cuando llegaba el cartero y sonaba la trompetilla en la plaza del pueblo, cuando la gente acudía corriendo
alrededor, yo me fijaba en esas caras que esperaban ansiosamente, delirantemente, de cualquier parte y con cualquier
remite, una buena noticia: ¡hubieran dado la mitad de sus
vidas porque alguien les hubiera abierto, desde fuera, un boquete en el cascarón! Me venían ganas de ponerme en medio
y gritarles: “¡La noticia buena ya ha llegado! ¡El Reino de
Dios está dentro de vosotros! ¡Las mejores cartas os van a
llegar desde dentro! ¿Por qué os repetís que estáis cojos si
resulta que Dios os ha dado piernas de gacela?”
Yo me siento prendido por la plenitud de la vida, María. Yo
me descubro encendido en un fuego que me lleva y me hace
contarles a los hombres noticias simples y hermosas que
223
Pasión por la misión
224
ningún periódico dice nunca. Y quisiera quemar al mundo
con esta llama; que en todos los rincones hubiera vida, pero
vida en abundancia.
Ya sé que soy un carpintero sin bachillerato y que apenas he
cumplido la edad de poder abrir los labios en público. No me
importaría esperar más, pensarlo más, ser más maduro, “hacer mi síntesis teológica”… Pero esta tarde me he enterado
que han detenido a Juan, que bautizaba en el río.
¿Quién alentará ahora la chispita de esperanza que aún humea
en el corazón de los pobres? ¿Quién gritará lo que Dios quiere
en medio de tantos gritos que no quieren a Dios? ¿Quién jurará a los sencillos y a los cansados que tienen derecho a vivir
porque son queridos desde el principio del universo?
Hay demasiada infelicidad, mamá, como para que yo me contente con fabricar hamacas para unos pocos… Demasiados
ciegos, demasiados pobres, demasiada gente para quien el
mundo es la blasfemia de Dios. No se puede creer en Dios, en
un mundo donde los hombres mueren y no son felices… a menos que se esté del lado de los que dan la vida para todo eso no
siga sucediendo; para que el mundo sea como Dios lo pensó.
Si he de decirte la verdad, no tengo nada claro qué es lo que
voy a hacer. Sé por dónde empezar. No sé dónde terminaremos. Por lo pronto me voy a Cafarnaúm, a la orilla del lago,
donde hay más gente y lo que pase tendrá más resonancia.
Está amaneciendo.
Te escribiré. Te vendré a ver de vez en cuando. Las vecinas,
el gato, las estrellas del cielo, y Dios nuestro Señor, te harán
compañía en esa ola inmensa de convivencia fraterna con la
naturaleza que los hombres no son capaces de descubrir.
Y cuando hagamos ese pequeño grupo de gente que viva como
estamos hechos para hacerlo, podrás venirte con nosotros, llena de gracia, llena de flores, llena de ritmo, bendita entre todas
las niñas de Israel, que me diste en fruto a mí, tu Jesús.
Buenos educadores
225
3. LAS ENSEÑANZAS DEL MAESTRO
Lo primero que hará Jesús con ese grupo de alumnos para maestros, al ver a la multitud y las muchas necesidades que tenían, es subir
al monte con ellos y presentarles su programa.
Jesús es claro desde el principio: si me seguís, esto es lo que os
voy a enseñar. Es un magnífico proyecto, que os hará felices, que llenará vuestra vida. ¿Lo queréis?
Nos está ya proponiendo, el Maestro, que también nosotros seamos así de claros en nuestras escuelas, en nuestras obras escolapias, y
en todo nuestro quehacer. Ofrecemos un camino de plenitud y felicidad: es nuestra propuesta. No sólo una oferta de palabra, sino todo un
estilo de vida predicado… ¡y vivido!
El programa de Jesús
El Sermón del monte recoge este programa educativo del Maestro (Mateo 5-7). Te invito a situarte en aquel monte, con los demás
discípulos, escuchando hablar al Maestro con todas sus expresiones,
con sus gestos, con sus palabras, con su convicción.
–
¿Quieres ser feliz?
Te ofrezco ser bienaventurado, dichoso, feliz en plenitud.
Si quieres ser feliz, entonces sé pobre, pobre material y pobre de
espíritu. Sé manso, sé pacífico. Llora con los afligidos, padece con ellos,
únete en la compasión. Ten hambre y sed de justicia. Sé misericordioso, perdona siempre, disculpa siempre, ama siempre. Sé limpio de corazón, no busques malas intenciones, mira en profundidad la realidad
y el corazón de las personas. Trabaja por la paz, por la reconciliación,
por un mundo de hermanos. Si quieres ser feliz, alégrate incluso cuando te persigan y te injurien, porque así persiguieron a los profetas.
Si actúas así, tuyo es el Reino de los cielos, poseerás la tierra entera, serás consolado, serás saciado, alcanzarás misericordia, verás a
Dios, serás llamado hijo de Dios, tuyo será el Reino de los cielos y tu
recompensa será grande.
Te ofrezco la felicidad. Éste es el primer punto del programa de
Jesús. ¿No te apasiona?
Pasión por la misión
226
–
Para conseguir esa felicidad, ahí van los siguientes pasos:
- Has de aprender a ser sal y luz. Has de aprender a tener
sabor, a dar sabor a lo que te rodea. Has de aprender a
ser luz que ilumine a todos: que los demás vean vuestras
buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre del cielo.
- Has de buscar no la letra de la Ley, sino la voluntad de
Dios. Quien cumpla esta voluntad de Dios y lo enseñe a
los demás será grande en el Reino.
- Ama a todos, más allá de ofensas, de venganzas, de enemigos. Si amáis sólo a quienes os quieren, ¿qué mérito tenéis?
- No busques el reconocimiento de los demás, como hacen
los fariseos.
- Ora, en secreto, sin muchas palabras, con el Padrenuestro, con insistencia.
- No acumules tesoros en la tierra, sino en el cielo: donde
está tu tesoro está tu corazón.
- Confía en Dios: vuestro Padre del cielo sabe lo que necesitáis. No vivas angustiado.
- No juzgues a los demás, no te compares, no envidies.
- Trata a los demás como quieres que te traten a ti: en eso
consiste la Ley y los profetas.
- Distinguir a las gentes por sus frutos, no por las apariencias, ni por sus palabras, ni por sus oraciones: las buenas
acciones son los frutos.
–
Si quieres la felicidad, si la buscas por estos senderos que son
los únicos que conducen a ella, estás edificando tu casa y tu
vida sobre roca: es más difícil y costoso que hacerlo sobre
arena, pero es la única forma que la felicidad no se derrumbe
cuando lleguen los vientos y las lluvias.
Este es el programa de Jesús. Así de sencillo y así de maravilloso.
¿Lo queremos de verdad?, ¿nos ponemos manos a la obra para edificar
así nuestra vida, nuestra comunidad, nuestras Escuelas Pías?
¿Este es también nuestro programa educativo para nuestros discípulos?, ¿también les presentamos así de claro el camino de la felicidad?, ¿mostramos así los caminos que conducen a ella?
Buenos educadores
227
BIENAVENTURANZAS DEL EDUCADOR CRISTIANO115
1. Bienaventurado el educador que modela con ilusión el barro humano, no a su propia imagen y semejanza, sino para
posibilitar que él, en libertad, se conforme a imagen y semejanza de Dios.
2. Bienaventurado el educador que no vive preso de su propia
historia ni experiencia y, por tanto, no cierra ninguna posibilidad a nadie, sino que las abre todas, a todos.
3. Bienaventurado el educador que tras haber orientado en
un camino a sus oyentes y ver que aquellos a quienes educó
marchan en otro, les mantiene el amor y la esperanza.
4. Bienaventurado el educador que no retiene a nadie en su cercanía y no hace de la amistad o de la autoridad una alambrada,
sino que, alegre, bendice su marcha hacia nuevos horizontes.
5. Bienaventurado el educador que vive sus esfuerzos como trabajos por el Reino, cuando sus actitudes son las que animaron a
Jesús en la suprema aventura de su muerte y resurrección.
6. Bienaventurado el educador que dice la palabra a tiempo y a
tiempo guarda el silencio; que no impone su palabra y no la oculta por cobardía o temor a quebrar ante los demás su imagen.
7. Bienaventurado el educador que lee con tanta pasión los
signos de los tiempos como lee los tiempos de aquellos signos:
la acción, la palabra, la muerte y la resurrección de Jesús.
8. Bienaventurado el educador que deja tras de sí alumbrada la
memoria de Jesús pacífico, justo, pobre, limpio de corazón.
9. Bienaventurado el educador que no sucumbe al desaliento
tras el silencio mudo de los años, la traición de la amistad o
el hundimiento de mundos acariciados.
115 Se presentan resumidas estas magníficas bienaventuranzas de Olegario González de Cardedal.
228
Pasión por la misión
10. Bienaventurado el educador que al comienzo, en medio
y al final de sus días puede decir con alegría: “Señor, hemos
realizado la obra encomendada, nosotros tus siervos inútiles”.
11. Bienaventurado el educador que, desde una confianza en
Dios, tiene el valor para arriesgarse en la conquista de todos
los valores.
12. Bienaventurado el educador que hace posible acoger la
buena noticia: “Dios se ha hecho solidario de los que viven y
mueren”. Y tiene un nombre: Jesús de Nazaret.
13. Bienaventurado el educador que sabe dar ‘razón de su
esperanza’.
14. Bienaventurado el educador que cultiva con gozo día a día
su vocación, en fiel integración en la comunidad y en solidaridad con quienes se afanan por un cielo y una tierra nuevos.
4. LA ACCIÓN EDUCATIVA Y EVANGELIZADORA DEL
MAESTRO
Un buen resumen de la acción de Jesús la tenemos incluso antes
del Sermón de la Montaña: “Recorría Jesús toda Galilea, enseñando
en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y curando
toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Su fama llegó a toda
Siria; y le trajeron todos los que se encontraban mal con enfermedades y sufrimientos diversos, endemoniados, lunáticos y paralíticos, y
los curó” (Mateo 4, 23-24. 9, 35).
La acción de Jesús consistía en ir recorriendo los pueblos, anunciar la Buena Noticia y curar las enfermedades y dolencias. Algo muy
parecido será la labor de la primera comunidad en Marcos: “para que
convivieran con Él y para enviarlos a predicar con poder para expulsar
demonios” (Marcos 3, 14-15).
Podríamos resumir la tarea de todo maestro en anunciar la Buena Noticia (presentada en el apartado anterior) haciendo milagros,
signos, curaciones que la confirmen. Ésta es la labor que hemos de
aprender y llevar a cabo como educadores.
Buenos educadores
229
Jesús el Maestro hacía milagros y nos enseña y manda que los
hagamos también.
Un repaso a los milagros del Maestro en Mateo
–
Sana a un leproso (Mateo 8, 1-4). Jesús extiende la mano, lo
toca y queda curado. ¿Y no hay leprosos a nuestro alrededor
que nos piden ayuda, que necesitan que los toquemos, que
nos acerquemos a ellos… y con eso queden curados? La lepra
física es terrible, la marginación social que conlleva quizá es
peor: el milagro es extender la mano y tocar.
–
Sana al criado de un centurión (Mateo 8, 5-13). Se le acerca
un extranjero, un jefe de los romanos invasores, que le pide
por un criado. Jesús, en lugar de despreciarlo, le pone como
ejemplo: “Una fe semejante no la he encontrado en ningún
israelita”. Una actitud así logra el milagro de la curación incluso a distancia.
–
Sana a la suegra de Pedro y exorciza a endemoniados (Mateo
8, 14-17). De nuevo lo que hace Jesús es tomarla de la mano.
El contacto personal y la cercanía sana.
–
Calma una tempestad (Mateo 8, 23-27). Jesús duerme tranquilo, mientras os discípulos se asustan por las olas: con su
palabra calma a los discípulos… y a la tempestad.
–
Cura a unos endemoniados (Mateo 8, 28-33). Jesús se acerca,
cuando nadie más se atreve. ¿Y no tenemos también alumnos
que parece que tienen el mal en su interior y que nadie osa
acercarse?, ¿y si lo intentamos?
–
Sana a un paralítico (Mateo 9, 1-17). ¿Cuántas gentes no se valen por sí mismas, no pueden o se atreven a moverse? Jesús comienza perdonando sus pecados: quizá era lo que impedía sus
movimientos. Desde luego, lo que consigue es que se levante y
se ponga en marcha. ¿No es algo importante en la educación?
–
Llama a Mateo (Mateo 9, 9-13). Esto sí que es un gran milagro: conseguir que un rico y seguramente ladrón, deje sus dineros y siga a Jesús. Es todo un reto que hemos de practicar.
Pasión por la misión
230
–
Sana a una mujer con flujos, y resucita a una niña (Mateo 9,
18-24). Una hemorroísa, impura por su enfermedad, se atreve
a tocar a escondidas a Jesús: éste la pone como ejemplo y la
cura. Algo semejante hará con la niña, a pesar de las risas de los
cercanos: el tocar, la cercanía, la confianza… hacen milagros.
–
Sana a dos ciegos y a un mudo (Mateo 9, 27-34). Jesús les
toca los ojos… y se curan. ¿No es nuestra labor educadora
abrir los ojos a quienes están muy ciegos?, ¿no es función
de todo maestro dar la palabra a los mudos, a quienes no se
atreven o no pueden hablar? Es el milagro que se nos pide.
–
Sana a un hombre con el brazo atrofiado (Mateo 12, 10-13).
Sin ser paralítico, aquel hombre no conseguía moverse.
Quienes le rodean se oponen a la curación por ser sábado,
pero Jesús sitúa al enfermo por delante de todo: es el primero, más importante que el sábado… y eso cura.
–
Cura a un endemoniado, ciego y mudo (Mateo 12, 22-24).
Más difícil todavía: Jesús no da a nadie por perdido y eso origina el milagro. No dar a nadie por perdido, una actitud clave
para la educación.
–
La multiplicación de los panes (Mateo 14, 13-21). Jesús enseña a compartir y eso permite que todo el mundo coma: ¡un
gran milagro el del compartir!
–
Camina sobre el agua (Mateo 14, 22-33). Es un relato simbólico lleno de contenido pedagógico: atreverse a salir de la
barca, clamar cuando surge el miedo y se hunde, recibir la
mano de Jesús que impide que te hundas, caminar sobre las
dificultades…
–
Sanaciones en Genesaret (Mateo 14, 34-36). Al tocar a Jesús
sanaban. ¡Qué poder tiene el Maestro con su presencia!
–
Curación de la hija de la cananea (Mateo 15, 21-28). Jesús
pone a prueba a aquella extranjera que pide por su hija. La
confianza que demuestra a Jesús cura a su hija. Impresionante escena del Maestro para la cananea y, sobre todo, para
quienes están presentes.
Buenos educadores
231
–
Múltiples sanaciones (Mateo 15, 29-31). Las gentes quedaban
admiradas por estos prodigios. Conseguir signos que provoquen
admiración, que lleven a glorificar a Dios, son tareas educativas.
–
De nuevo la multiplicación de los panes (Mateo 15, 32-39).
Se repite el relato: ¿será la enseñanza del milagro de compartir tan importante como para insistir?
–
Transfiguración de Jesús (Mateo 17, 1-13). Jesús se lleva
aparte a tres de sus discípulos y ante ellos se muestra de otra
forma. No es raro que, cuando un Maestro se lleva aparte a
algunos alumnos y les habla desde el corazón al corazón, los
discípulos vean apariciones de ángeles y la misma mano de
Dios. ¡Qué preciosa labor y qué milagro!
–
Sana a otro epiléptico (Mateo 17, 14-20). No han podido expulsar al demonio los discípulos y tiene que intervenir Jesús.
Es curioso que ya estaban haciendo curaciones los alumnosmaestros de Jesús. Y en curioso que, cuando no pueden con
sus fuerzas, tengan que acudir a Jesús… ¡que siempre puede!
¿Y si usamos ese sistema cuando nos vemos incapaces de hacer las curaciones necesarias con nuestros alumnos?
–
Sana a dos ciegos (Mateo 20, 29-34). Es el último relato de
curaciones en Mateo. Quizá por ello tiene significado especial:
acaban recobrando la vista y siguiendo a Jesús. Precisamente
la finalidad de la educación: ver con claridad y seguir a Jesús,
–
En el propio Evangelio presenta la dificultad de hacer milagros cuando falta la fe: “Por su incredulidad no hizo allí
muchos milagros” (Mateo 13, 58)
–
Antes pensaba que los milagros eran un obstáculo para la
fe, que era más fácil creer en las enseñanzas de Jesús que en
milagros tan lejanos de nuestra razón. Ahora creo que sin
ver milagros no es posible la fe. Quizá por eso los evangelios
insisten tanto en los milagros.
–
Un maestro que no consiga milagros, que no cure, que no
logre sanaciones con su cercanía y su palabra, ¿será maestro
de verdad?
Pasión por la misión
232
La exigencia a los discípulos
Además de la acción milagrosa de curar, de sanar, de expulsar el
mal, Jesús Maestro mantiene siempre un actitud cercana y a la vez
exigente, muy exigente con los que quiere.
–
A quien quiere seguirle le dirá que no va a tener un sitio donde reclinar la cabeza, que no pierda tiempo en enterrar a su
padre (Mateo 8, 19-22).
–
Al joven rico, que parece generoso y cumplidor, Jesús se lo
pide todo: “Vende tus bienes, dáselo a los pobres y tendrás un
tesoro en el cielo; después sígueme” (Mateo 19, 16-22).
–
En la parábola de los jornaleros de la viña les exigirá que no
esperen ninguna recompensa especial por su mayor trabajo
(Mateo 20, 1-16).
–
Cuando la madre de los Zebedeos le hace una petición para sus
hijos, Jesús contestará con exigencia y claridad: “Quien quiera
llegar a ser grande que se haga vuestro servidor, y quien quiera
ser el primero, que se haga vuestro esclavo” (Mateo 20, 20-26).
Sí, Jesús es cercano, cariñoso, está atento a las necesidades de los
demás… ¡y es tremendamente exigente con los que quiere! Ahí tenemos otra característica fundamental de Jesús, el Maestro, y de quienes
queremos aprender de Él.
Un curso acelerado para sus alumnos-maestros
Encontramos una joya pedagógica en la vida de Jesús. Hay un
momento en el que reúne a sus discípulos aparte y les abre el corazón: es un retiro especial para futuros educadores donde el Maestro se
muestra con especial intensidad:
–
“Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, como ovejas sin pastor” (Mateo
9, 36). Éste es el punto de partida, mirar a las gentes y conmoverse por lo que necesitan.
–
“La mies es abundante y los braceros son pocos. Rogad al
dueño de la mies que envíe braceros a su mies” (Mateo 9,
Buenos educadores
233
37). Hacen falta muchos brazos, muchas personas, muchos
esfuerzos. Pongámonos en esa actitud, conmovidos y dispuestos… a la vez que en oración.
–
“Llamando a los discípulos les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y sanar toda clase de enfermedades”
(Mateo 10, 1). Los discípulos del Maestro tienen autoridad y poder. Ya están los medios, ahora hay que ponerlos en marcha.
–
“Los envió Jesús con las siguientes instrucciones…” (Mateo
10, 9). Es un envío, una misión, no una simple ocupación
que uno quiere hacer. Actuamos en el nombre del Señor con
unas instrucciones claras.
–
“Mirad que os envío como ovejas en medio de lobos; sed astutos como serpientes y sencillos como palomas” (Mateo 10,
16). Un aviso y una recomendación: no a ser tarea fácil, habrá
enemigos, dificultades. Estad atentos.
–
“No os preocupéis por lo que tenéis que decir, pues no seréis
vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre
hablando por vosotros” (Mateo 20, 19). Dejemos hablar a
Dios a través de nosotros, que no sean nuestras palabras y
nuestros planes.
–
“No tengáis miedo” (Mateo 10, 26). Sí que puede asustar la
misión, dar miedo ante los problemas que se avecinan, pero
no tengáis miedo.
–
“Al que se pronuncie por Mí ante la gente, Yo lo reconoceré ante
mi Padre del cielo”. Dar la cara con valentía, sin miedo, aun con
persecuciones, porque la propuesta de Jesús es estar por delante
de lo aparentemente más valioso, más que el padre, la madre…
–
“Quien se aferre a la vida la perderá; quien la pierda por mí
la conservará” (Mateo 10, 39). Dar la vida para vivir: propuesta de Jesús que Él mismo asumirá pronto.
–
“Quien os reciba a vosotros, a mí me recibe… quien dé de
beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por
su condición de discípulo, os aseguro que no quedará sin recompensa” (Mateo 10, 40-42). Quien colabore con vosotros,
recibirá su recompensa: invitad a colaborar.
Pasión por la misión
234
–
Y acabará un poco más adelante: “Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad
sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y
humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.
Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mateo 11, 28).
Ahí tenemos todo un curso con instrucciones sobre la educación
al estilo de Jesús. Hay trabajo para ir haciendo propias esas tareas.
La metodología de Maestro: las parábolas
Tenemos bastante agrupadas en el capítulo 13 las parábolas de
Jesús. No sólo son muy ricas por el contenido de la enseñanza que encierra, sino que además son un modelo de metodología pedagógica.
No nos detenemos, porque conviene leerlas directamente el Evangelio. Tan sólo las nombramos:
– Parábola del sembrador, con su explicación detallada (Mateo
13, 1-23)
– Parábola de la cizaña (Mateo 13, 24-30) con su explicación
posterior (Mateo 13, 36-43)
– Parábola de la semilla de mostaza (Mateo 13, 31-32)
– Parábola de la levadura (Mateo 13, 33)
– Parábola del tesoro escondido (Mateo 13, 44)
– Parábola de la perla fina (Mateo 13, 45)
– Parábola de la red (Mateo 13, 47-50)
– Parábola de lo nuevo y lo viejo (Mateo 13, 51-52)
Ya más adelante
– Parábola de la oveja perdida (Mateo 18, 10-14)
– Parábola del perdón (Mateo 18, 23-35)
– La bendición de los niños es una parábola representada (Mateo 19, 13-15)
– Parábola de los jornaleros de la viña (Mateo 20, 1-16)
– Parábola de los dos hijos (Mateo 21, 28-32)
– Parábola de los viñadores perversos (Mateo 21, 33-45)
Buenos educadores
–
Parábola del banquete de bodas (Mateo 22, 1-14)
–
Parábola de los signos de los tiempos (Mateo 24, 32-35)
–
Parábola de la vigilancia (Mateo 24, 45-50)
–
Parábola de las diez vírgenes (Mateo 25, 1-13)
–
Parábola de los talentos (Mateo 25, 14-30)
–
Parábola del juicio a las naciones (Mateo 25, 31-45)
235
Un examen intermedio fundamental
En todo este proceso educativo de Jesús y de formación de sus
alumnos-maestros, hay un momento decisivo cuando pregunta a sus
discípulos: “¿Quién dice la gente que soy yo?… Y vosotros, ¿quién
decís que soy?” (Mateo 16, 13-20).
Es un momento de evaluación clave, entonces y también ahora.
¿Qué dice la gente de Jesús?, ¿qué dicen tus alumnos de Jesús?, ¿qué
dices tú?, ¿qué digo yo? En esa respuesta nos jugamos la vida.
Pedro da la respuesta correcta: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios
vivo”. Tú, Jesús, eres mi Dios, eres mi Señor, eres el sentido de mi
vida, eres mi razón de ser: Tú, Jesús, lo eres todo.
Otro Pedro, Casaldáliga, lo dice de una forma muy bella: “Mi Fuerza y mi Fracaso eres Tú. Mi Herencia y mi Pobreza. Tú, mi Justicia,
Jesús. Mi Guerra y mi Paz. ¡Mi libre Libertad! Mi Muerte y Vida, Tú,
Palabra de mis gritos, Silencio de mi espera, Testigo de mis sueños.
¡Cruz de mi cruz! Causa de mi Amargura, Perdón de mi egoísmo,
Crimen de mi proceso, Juez de mi pobre llanto, Razón de mi esperanza, ¡Tú! Mi Tierra Prometida eres Tú… La Pascua de mi Pascua.
¡Nuestra Gloria por siempre, Señor Jesús!”
DEVOLVEDNOS A CRISTO116
Más o menos en tiempos de Tiberio, nadie nos sabría decir
exactamente ni dónde ni cuándo, un personaje del que sabe-
116 Roger Garaudy. Gritos y plegarias, p. 513.
236
Pasión por la misión
mos bien pocas cosas abrió una brecha en el corazón de los
hombres.
Seguramente no era ni un filósofo ni un tribuno, pero debió
de vivir de tal forma que toda su vida nos decía que cualquiera de nosotros puede en cualquier momento volver a empezar de nuevo.
Decenas y quizás centenares de narradores populares han
cantado esta buena nueva. Conocemos tres o cuatro. El impacto que ellos habían recibido lo han expresado con las imágenes de la gente sencilla, de los humillados, de los ofendidos, de los apaleados, cuando éstos se ponen a soñar que todo
ha sido posible: el ciego ve, el cojo anda, los hambrientos en
medio del desierto se hartan de pan, la prostituta descubre
que es toda una mujer, el hijo muerto vuelve a la vida.
Para gritar la buena nueva era preciso que él mismo, por su
resurrección, nos anunciase que todas las barreras habían
sido quitadas, incluso la barrera suprema: la muerte.
Algunos eruditos pueden poner en duda cada uno de los hechos de esta existencia, pero esto no hace cambiar en nada
esta certeza que transforma la vida.
Se acaba de encender una luz nueva, ha sido por esta chispa, es
la llama inicial que dio origen a la hoguera. Esta luz nueva fue
primeramente en favor de los más pobres. Si no hubiera sido por
esto, de Nerón a Diocleciano, el sistema no los hubiese tratado
tan duramente. En este hombre el amor debió ser incendiario,
subversivo, si no, no lo hubieran hecho morir en una cruz.
Hasta este momento, todas las sabidurías se basaban sobre el
destino, la necesidad que tenía el mundo de la razón. Él, por
el contrario, nos ha convencido de la locura, Él, que era todo
lo contrario del Destino, Él, que era la libertad, la creación,
la vida misma, Él, que ha derrumbado el fatalismo de la historia. Él daba cumplimiento a las promesas de los héroes y de
los mártires de la gran revelación de la libertad. Las cadenas
y los muros, imágenes míticas del destino, delante de Él se
esfumaban: todos los dioses han muerto, el hombre nace.
Buenos educadores
237
Vosotros, los que os habéis apropiado de la gran esperanza que nos robó Constantino, ¡devolvédnoslo! Su vida y su
muerte son nuestras, son de todos aquellos para los cuales
tiene un sentido, son de todos aquellos que hemos aprendido
de Él que el hombre ha sido hecho creador.
5. EL DESENLACE DEL MAESTRO
El desenlace de la vida del Maestro es el esperado: ya viene anunciado por tres veces en el Evangelio de Mateo (Mateo 16, 21-23; 17,
22-23; 20, 17-19).
Hay un claro progreso en la actitud de los discípulos del Maestro:
en el primer anuncio Pedro es recriminado duramente por Jesús al
intentar persuadirle, en el segundo anuncio los discípulos se quedan
tristes y callan. En el tercer anuncio le acompañan a Jerusalén hacia
el final. Han ido aprendiendo y, cuando les llegue el momento, ellos
asumirán también el destino de su Maestro.
El final es el previsto: una entrada triunfal (al principio parece
que todo el mundo aceptará esta Buena Noticia), pero las resistencias
irán apareciendo de mano de los poderosos, de quienes no quieren
que nadie cambie. Las tensiones siguen agudizándose, van apareciendo las trampas contra el Maestro y se gesta el complot para matar a
Jesús incluso valiéndose de la traición de uno de sus discípulos.
En la última cena, Jesús se despide, les dará la última clase con el
lavatorio de pies que describe Juan, les deja el regalo de la Eucaristía
(su presencia siempre que se reúnan en comunidad y lo conmemoren), les recuerda el único mandamiento del amor, les avisa de lo que
va a suceder y les invita a ponerse en oración.
Viene a continuación la oración en el huerto donde Jesús renueva la aceptación de la voluntad del Padre, vendrá el arresto donde
Jesús sigue con su actitud de Maestro pidiendo a Pedro que guarde
su espada; vendrán los rápidos juicios, el abandono de sus discípulos
más cercanos, la preferencia del pueblo por Barrabás, la burla de los
soldados y la crucifixión y muerte.
Pasión por la misión
238
Jesús ha dado su última lección: da la vida por la humanidad entera, por cada uno de sus discípulos, por ti y por mí.
Y, sin embargo, aparentemente todo ha sido un fracaso. Jesús
muere de la peor manera imaginable, maldito en la cruz, abandonado
de los suyos más cercanos. Jesús es sepultado… y todo se acaba.
¿Ese es el premio de una buena persona, de un buen Maestro?
Poco a poco. Bien pronto, van apareciendo los testimonios: el centurión y la tropa que han custodiado su crucifixión quedan extrañados
(Mateo 27, 54), se les aparece a María Magdalena y a la otra María (Mateo 28, 1-8), se aparece a las mujeres (Mateo 28, 9-10); el sepulcro está
vacío (Mateo 28, 11-15), y se aparece a los Once (Mateo 28, 16-17).
Jesús se ha desvivido para dar vida, y así vive para siempre. Se cumple
su palabra, su enseñanza: si el grano de tierra no cae en tierra y muere…
Jesús está vivo, sigue vivo y tú y yo somos también testigos de ello
si nos lo encontramos en el camino, en la vida. ¡El destino final del
Maestro es la Vida!
Denuncia de los malos maestros
El capítulo 23 es durísimo: Jesús se enfada con los malos maestros, con los falsos educadores, con los letrados y fariseos que pretenden ser sabios.
La crítica es feroz. Para leer este capítulo hay que armarse de valor, ¡y
de humildad! Y reconocer ante el Maestro que, a veces, son las actitudes
denostadas y algunos comportamientos los que nos definen a nosotros.
Con temor y temblor recogemos rápidamente las denuncias de
Jesús:
–
Haced todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta,
porque dicen y no hacen.
–
Atan cargas pesadas y las echan a las espaldas de la gente,
pero ellos ni con el dedo quieren moverlas.
–
Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres.
–
Quieren el primer puesto en los banquetes y en las sinagogas.
Buenos educadores
239
–
Quieren que se les salude en las plazas y que la gente les llame “Rabbí”.
–
Ay de vosotros, que cerráis a los hombres el Reino de los
Cielos: vosotros ciertamente no entráis; y a los que están entrando no les dejáis entrar.
–
¡Ay de vosotros, que recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y, cuando llega a serlo, le hacéis hijo de condenación
el doble que vosotros!
–
Ay de vosotros, guías ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello.
–
¡Ay de vosotros, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto
y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la
justicia, la misericordia y la fe.
–
Ay de vosotros, que purificáis por fuera, mientras por dentro
estáis llenos de rapiña.
–
Ay de vosotros, sepulcros blanqueados, que parecen bonitos,
pero están llenos de inmundicia.
–
Se os va a dejar desierta vuestra casa.
Tres preguntas finales y la misión
Acaba el evangelio de Mateo indicando las tres preguntas del
“examen final”, las cuestiones fundamentales de la vida, donde nos
jugamos el ser o no ser:
–
¿Hemos estado vigilantes? (Parábola de criados fieles e infieles y de las diez vírgenes)
–
¿Hemos sacado fruto a los talentos propios y ajenos? (Parábola de los talentos)
–
¿Hemos atendido a los “hermanos de ésos más humildes”?
(Parábola del juicio final)
Ahí está en juego el ser también maestros y el ser buenas personas, y encontrar la verdadera felicidad propia y de quienes están a
nuestro lado.
Pasión por la misión
240
Y llega el final con la misión de estos discípulos que, tras la resurrección y con el Espíritu, son ya maestros como el Maestro (Mateo
28, 18-10):
–
Id y haced discípulos de todas las naciones.
–
Enseñadles a guardar todo lo que os he mandado.
–
Mirad que Yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo.
¿Se puede pedir más a este evangelio de Mateo como manual vivo
de quienes queremos aprender del Maestro para ser maestros?
EDUCAR ES LO MISMO117
Educar es lo mismo que poner un motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar… y poner todo en marcha.
Pero para eso, uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino… un poco de pirata… un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia concentrada.
Pero es consolador soñar mientras uno trabaja
que ese barco, ese niño irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día esté durmiendo nuestra propia barca
en barcos nuevos, seguirá nuestra bandera enarbolada.
6. Y BASTANTES MÁS ENSEÑANZAS
Hay muchas más enseñanzas en el evangelio de Mateo. Intentar
recogerlas de forma exhaustiva daría para escribir un libro. Pero, sí
conviene recoger todavía algunas enseñanzas más: estamos mirando
a Jesús, el Maestro, como nuestra referencia.
117 Gabriel Celaya.
Buenos educadores
241
La forma de relacionarse de Jesús
Podríamos pararnos en la forma de relacionarse Jesús con las distintas personas, cómo las mira, las llama, les propone, se les acerca y
las toca.
Aquí tenemos unas pistas de Jesús para la relación educativa:
– No necesitan médico los sanos.
– A la mujer con flujos: tu fe te ha curado.
– Da consejos: no tengáis miedo, habrá conflictos, quien os recibe me recibe a mí…
– Pone de ejemplo a personas: Bautista, centurión…
– Da explicaciones: curación brazo atrofiado.
– Educa con lo que acontece: quién es mi madre…
– Siente compasión: multiplicación de los panes.
– Da la mano a Pedro que se hunde: qué poca fe.
– Precioso diálogo con la mujer cananea.
– Transfiguración: coge a solas a Pedro, Juan y Santiago.
– Pone al niño en el centro: el más grande… Los bendice.
– Mira con cariño y se entristece con el joven rico.
Algunas perlas educativas
– Inmediatamente dejaron las redes y le siguieron (4, 20).
– Todo el sermón de la montaña (5-7).
– Llamando a los doce discípulos, les dio autoridad sobre los
espíritus inmundos para expulsarlos y curar todo achaque y
enfermedad (10, 1).
– Lo recibisteis gratis, dadlo gratis (10, 8).
– Un discípulo no es más que su maestro. Ya le basta con ser
como el Maestro (10, 24).
– Has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las
has revelado a la gente sencilla (11, 26).
– Aprended de mí, que soy sencillo y humilde: encontraréis
vuestro descanso, pues mi yugo es llevadero y mi carga ligera
(11, 30).
Pasión por la misión
242
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
Tus discípulos están haciendo lo que no está permitido… Si comprendierais, no condenaríais a los que no tienen culpa (12, 2.8).
¡Cuánto más vale un hombre que una oveja! Siempre está
permitido hacer bien (12, 12).
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo… (12, 25).
Lo que rebosa del corazón lo habla la boca: el que es bueno
saca cosas buenas de su bondad (12, 35).
Después de despedir a la gente subió al monte para orar a
solas. Al anochecer seguía allí solo (14, 23).
Si no os hacéis como estos niños no entraréis en el Reino de
los cielos (18, 3).
El que acoge a un niño como éste por causa mía, me acoge a
mí (18, 5).
Cuidado con mostrar desprecio a un pequeño (18, 10).
Es voluntad de vuestro Padre del cielo que no se pierda ni
uno de estos pequeños (18, 14).
¿Cuántas veces tengo que perdonar? Setenta veces siete
(18, 21-22).
Dejad que los niños se acerquen a mí (19, 14).
Los últimos serán primeros y los primeros, últimos (20,16).
Quien quiera ser primero sea servidor (20, 28).
“Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal?” “Amarás al
Señor… y a tu prójimo como a ti mismo” (22, 36-40).
Algunos textos preciosos de los otros evangelios que son una lección
en cada caso
– El diálogo tras perderse en el templo (Lucas 2, 49-52).
– La conversación con el letrado en la parábola del buen samaritano (Lucas 10, 25-37).
– Las condiciones para ser discípulo (Lucas 14, 25-35).
– La incomparable parábola del hijo pródigo (Lucas 15, 11-32).
– Los siervos inútiles (Lucas 17, 7-10).
– La lección con el óbolo de la viuda (Lucas 21, 1-4).
Buenos educadores
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
–
243
El acompañamiento de los discípulos de Emaús (Lucas 24,
13-35).
El diálogo con Nicodemo (Juan 3, 1-21).
El proceso con la samaritana (Juan 4, 1-42).
La enseñanza con la adúltera (Juan 8, 2-11).
El relato del ciego de nacimiento (Juan 9, 1-41).
El buen pastor (Juan 10, 1-19).
El lavatorio de los pies (Juan 13, 1-17).
La vid y los sarmientos (Juan 15, 1-17).
La oración de Jesús en la última cena (Juan 17, 1-26).
El trato con el incrédulo Tomás (Juan 20, 24-29).
El diálogo con Pedro y la encomienda de su misión (Juan 21,
15-22).
Quedan muchas más enseñanzas en los Evangelios. Podríamos
decir emulando al evangelista Juan: “Quedan otras muchas cosas que
hizo Jesús. Si quisiéramos escribirlas una por una, pienso que todos
los libros escritos no cabrían en el mundo” (Juan 21, 25).
DOS REFERENCIAS DE CALASANZ A JESÚS COMO MAESTRO EN LA CRUZ
“La verdadera felicidad y bienaventuranza no la conoció ninguno de los antiguos filósofos y, lo que es peor, pocos, por no
decir poquísimos, la conocen entre los cristianos, por haberla colocado Cristo, que fue nuestro Maestro, en la cruz”118.
“El verdadero libro, en el que todos debemos estudiar, es la
pasión de Cristo, que da la sabiduría de acuerdo al estado de
cada uno”119.
118 Carta 1662.
119 Carta 1563.
10.
FORMACIÓN DE LOS
EDUCADORES
“Pues si no se procede con gran discernimiento
en la selección y admisión de los Novicios
y no se les da una formación muy esmerada,
nuestra Obra, como cualquier otra, por santa que sea, se
derrumbará”
(Constituciones 10)
1. FORMACIÓN EN CLAVE DE IDENTIDAD
Calasanz era muy consciente de que el futuro de las Escuelas Pías
estaba en la selección y formación de las personas. Sin esto ningún
proyecto puede sostenerse en el tiempo.
Las Escuelas Pías necesitan religiosos bien seleccionados y bien
formados. La necesidad de contar con religiosos no puede llevar a admitir candidatos sin las suficientes condiciones humanas y religiosas.
La formación de los futuros religiosos ha de ser esmerada y cuidadosa
para dotarles de la preparación adecuada para llevar adelante su importante ministerio. Esta formación se prolonga a lo largo de toda
la vida con una formación permanente continuada, contrastada, en
equipo y comunidad, que facilite la fidelidad a la vocación recibida.
De modo semejante tendremos que actuar con las personas que se
van acercando a compartir el carisma escolapio en las Fraternidades o los
equipos de misión compartida en nuestras Provincias y demarcaciones.
Nos detenemos ahora en el colectivo más numeroso de las Escuelas Pías: los profesores, los educadores de diverso tipo, personal y
colaboradores que hacen posible nuestras escuelas y nuestras obras.
Pasión por la misión
246
Nos jugamos el futuro en la selección y formación de estas personas tan importantes en las Escuelas Pías.
Una obra escolapia en clave de identidad
Lo que identifica a un colegio escolapio no es que sea un centro educativo, sino que sea cristiano y escolapio. La aportación específica, el plus
que añade a otras escuelas, viene en la identidad. Si es una obra igual que
otras, lo máximo que podrá ofertar es una labor de suplencia (lo cual es
importantísimo cuando no hay suficientes escuelas). Pero, tanto en estas
situaciones como en otras, la misión escolapia tiene una clara identidad
que es precisamente nuestra mejor y específica aportación.
¿Hay que recordar nuestra identidad escolapia? Un colegio escolapio (u otro tipo de obra escolapia, cada cual con sus propias características) ha de ser centro de referencia, educativo, evangelizador,
transformador, a pleno tiempo120.
Llevar adelante este proyecto requiere muchos esfuerzos que sólo
son posibles desde las diversas contribuciones de muchas personas,
en función de sus posibilidades, de sus intereses, de su propia vocación. Esta diversidad de situaciones la vivimos como una riqueza en
la complementariedad y en el logro del bien común.
Desde esta pluralidad, para desarrollar este proyecto, precisamos
educadoras y educadores identificados con él, que desde su labor profesional o voluntaria aporten lo mejor de sí mismos y estén dispuestos
a crecer como personas y como educadores.
Nuestros claustros y equipos son grupos de personas plurales, en
cuya diversidad reside también una de las claves de nuestro éxito educativo. En cualquier caso, en nuestros colegios nunca podrán faltar:
–
Personas que desde diversos ámbitos, tareas y servicios, docentes y no docentes, hacen posible que nuestros colegios
funcionen y educan con su ejemplo y su dedicación.
120 Está recogida con más detalle en las páginas anteriores, concretamente en La
gran novedad: una escuela para todos (9) y en La identidad escolapia de nuestro
ministerio (12).
Formación de los educadores
247
–
Educadoras y educadores de acreditada competencia académica, que
dominan su área de conocimiento
así como las claves didácticas para
su enseñanza y evaluación en las diversas etapas.
–
Educadores acostumbrados a trabajar en equipo, dispuestos a abordar
desde diversos puntos de vista los
retos de cada día.
–
Educadoras y educadores cercanos a los alumnos y sus familias, sensibles a los requerimientos de sus procesos formativos, conscientes de la responsabilidad de acompañar en la
conformación de su identidad a nuestros niños y jóvenes.
–
Educadoras y educadores dispuestos a formarse, partiendo
de la reflexión sobre la propia práctica, abiertos a la posibilidad de la innovación y la mejora profesional.
–
Educadoras y educadores identificados con el estilo escolapio, que pongan en el centro de su acción la dignidad y
los intereses de las niñas, niños y jóvenes, especialmente de
quienes más atención necesitan.
–
Seguidoras y seguidores de Jesús de Nazaret en el mundo de
la educación, convencidos de la necesidad de recrear la Iglesia y transformar la sociedad.
–
Miembros activos de la Comunidad Cristiana Escolapia que es
referencia para la labor educativa y evangelizadora del colegio.
Estos rasgos de identidad del educador escolapio son, a la vez,
propuesta que se dirige a todas las personas implicadas en la labor
educativa de nuestros centros.
Propuestas formativas
La identidad como educador escolapio es una dimensión dinámica que se puede seguir cultivando a lo largo de toda la vida profesional, utilizando medios adecuados para ello:
Pasión por la misión
248
–
la propia evaluación,
–
la formación permanente en aspectos profesionales y personales,
–
y, de un modo particularmente clave, las iniciativas formativas “en clave de identidad”:
- La cercanía a la realidad escolapia como caldo de cultivo
básico.
- Las propuestas personales de avance.
- El clima de trabajo en equipo, con proyectos claros y compartidos.
- El proceso de formación de profesores nuevos.
- La formación permanente en los claustros y equipos.
- La formación como educadores escolapios.
- Los itinerarios hacia la misión compartida con el posterior desarrollo de los equipos de Misión compartida.
- Los procesos catecumenales hacia la Fraternidad.
- La invitación permanente a implicarse en la vida escolapia en la medida en que cada cual vaya descubriendo y
deseando.
- La participación en la Comunidad Cristiana Escolapia local.
Cuidar la propia identidad escolapia, sentirnos partícipes de las
Escuelas Pías, desear seguir avanzando en un mayor conocimiento e
implicación escolapia, desarrollar la misión escolapia con cariño y dedicación, son elementos fundamentales de esa esmerada preparación,
que es necesaria para que nuestra Obra perdure.
CARTA DE UN DISCÍPULO121
Soy joven y necesito que me digas lo que nadie se atreve.
A veces, me pregunto por qué eres tan medroso y nunca ofreces ninguna meta audaz. Y el caso es que tú andas viviéndo-
121 Enrique Iniesta, escolapio.
Formación de los educadores
las, pero te las callas y te las guardas para tu uso exclusivo.
Pareces no creer en lo que crees.
Vosotros, los adultos, andáis adulterados. ¿No ves mis alas?
Señálame horizontes. Yo todavía puedo movilizarme por lo
que –no lo creo, pero me lo parece–, a ti te deja impasible.
Tuviste mis años. Recuérdate. Dímelo con audacia y con belleza. Invocas ser realista para callarte. Es al revés. Bien sabes
que es lo contrario.
No acabas de enterarte. El Evangelio me conmueve. Dímelo.
No me lo tapes. Háblame de la vida, por favor. Es lo que espero. Y, hasta ahora, te lo has callado. En el mejor de los casos,
sólo indirectas, alusiones y cobardías es lo que te atreves a
decirme. Y no me hables de lo importante sin que te importe.
Al dirigirte a mí, hazlo creyendo (como crees de hecho) en
lo que dices. Necesito verte, oírte, sentirte jugándote el tipo
al expresarte.
Séme sincero. Quiero palpar con los oídos que te la juegas,
que te vas asustando mientras me hablas, que tiemblas y que
vibras. Cálzate de razones bien pensadas. Y dímelas con temores, porque te arriesgas a comunicarlo todo. Tengo que
verte respetándome tanto que se note un pensamiento responsable y con alma. Que se te aprecie el corazón. Sé capaz
de emoción no menos que de inteligencia.
Nunca me hables como profesional sino como un hombre
que ha vivido y que lo vive. Dime cosas y no palabras. Dime
tu palabra. Lo que nadie y ningún libro puede decir sino tú
sólo. No me hables “en público”.
Cuéntame tus errores también. Pregúntame y consigue que
yo me pregunte lo que evito preguntarme. Cítame en terrenos peligrosos. Inquiétame hasta llegar a arrinconarme y
obligarme a la rebelión y descubrir mi miedo a ser libre.
No me cuentes cuentos. Eso, jamás. Dime verdades. Como te
sea posible, pero afirma algo. Lo que te duela. Para que me
duela y me pasme de lo hermoso y difícil que es vivir.
249
Pasión por la misión
250
Voy a mirarte. Mírame. Vas a decirme y debes perseguir el
idioma de mis ojos. Si los sigues, verás cómo reacciono. Te
escucho. Incluso, te escucho demasiado. A ver cómo lo haces.
Estoy enfrente tuyo como la buena tierra. Tú verás. ¿Será posible que hayas olvidado tantas cosas?
2. EL PROCESO DEL EDUCADOR ESCOLAPIO
La misión escolapia precisa de buenos educadores. Esto supone
un esmerado proceso de formación. Este proceso es complejo e implica muchas dimensiones de la persona. Formación es la acción de
tomar forma, es ponernos en forma, en la forma que necesita la misión escolapia.
Tomar esa forma escolapia y ponernos en forma conlleva una
serie de aprendizajes intelectuales y, sobre todo, vitales. Implica por
ello un itinerario de cierto tiempo y de diversos descubrimientos y
experiencias.
Comienza con el descubrimiento de una invitación
El primer paso hacia llegar a ser educador escolapio parte de una
invitación. Ésta puede llegar de muy distintas maneras: el haber estudiado en un colegio concreto, el haber participado en alguna obra
o proyecto escolapio, el conocer a alguna persona e identificarte con
ella, el gusto por la educación, una invitación directa, o la pura suerte
que te llevó a trabajar en esa obra escolapia.
Se puede estar en un sitio sin ser consciente de dónde nos
encontramos. Puede suceder con algunas personas que hayan pasado años en un colegio y éste no les deje ninguna huella. O estar
participando sin que lo escolapio toque ninguna fibra personal.
Puede suceder; y entonces no podemos hablar de proceso hacia el
educador escolapio.
El inicio es descubrir una invitación: “Ven y verás”. Y uno se decide y comienza a andar. Y entonces pueden ir apareciendo muchos
descubrimientos.
Formación de los educadores
251
Sigue por el discipulado
Acabamos de ver cómo era la escuela del Maestro, el aprendizaje
de aquellos discípulos para llegar a ser maestros. Ésta es la primera
etapa en el proceso formativo: un maravilloso encuentro con el Señor
y con el Maestro.
No repetiremos que Jesús es un Maestro de vida. Y la enseña apostando por la vida, haciendo milagros, sorprendiendo con su actitud de cercanía a los necesitados y de confianza en el Padre. Los discípulos, además de
ver aquellos prodigios de Jesús, son invitados a realizarlos ellos mismos y
descubren la felicidad que produce actuar en el nombre del Señor.
Podemos leer en primera persona esa enseñanza práctica de Jesús
cuando les envía a hacer milagros y predicar en Lucas 10, 1-12.17-24.
A través de las palabras, las actuaciones milagrosas de Jesús y,
sobre todo, su muerte y resurrección, descubren los discípulos quién
es Jesús: es el Señor, el camino, la verdad y la vida. Es Hijo de Dios y
el mismo Dios.
Fruto de todo ello son algunas actitudes que definen al discípulo:
deja todo y sigue a Jesús (Lucas 5, 11); se sienta a los pies de Jesús y
escucha su Palabra (Mateo 10, 38-42); cree en Jesús (Juan 2, 11); ama
profundamente a Jesús más que a nada en el mundo (Lucas 14, 26);
renuncia a todo lo que posee (Lucas 14, 33); carga con su cruz (Lucas
14, 27); hace la voluntad de Jesús (Juan 15, 14); alaba a Dios (Lucas
19, 37); ama a sus hermanos (Juan 13, 35); da frutos (Juan 15, 8).
Donde:
–
Dejarlo todo y seguir a Jesús significa abandonar aquello que
sé que me aparta de Dios, para seguir el camino que me indica, y seguir su ejemplo de vida.
–
Sentarse a los pies de Jesús significa darme un tiempo suficiente, con calma, con atención, con el corazón dispuesto
para escuchar su Palabra, para escuchar sus enseñanzas.
–
Creer en Jesús significa entender que todo lo que hizo y dijo
no son simplemente acontecimientos históricos y palabras
bonitas, sino enseñanzas para mi vida.
Pasión por la misión
252
–
Amar a Jesús más que a nada en el mundo significa que Jesús
tiene que ser para mí una persona viva, a quien amo, no un
“personaje de historia” a quien simplemente admiro. Y tengo
que amarlo hasta que sea el centro de mi vida.
–
Renunciar a todo lo que se posee significa, no abandonar lo
que tengo en la vida (casa, familia, trabajo), sino darles la
importancia que les corresponde sin vivir aferrado a ellas.
–
Cargar con la cruz significa aceptar las propias limitaciones,
los defectos, y todas aquellas cosas que me cuestan en la vida
o que podrían hacerme volver atrás y, a pesar de todo ello,
seguir adelante junto a Jesús.
–
Hacer la voluntad de Jesús significa ir transformando mi vida
aplicando en ella todo lo que voy aprendiendo y conociendo
acerca de Jesús y su mensaje.
–
Alabar a Dios significa que debo ser persona de oración, que
siempre encuentro un momento para comunicarme con
Dios y para alabarlo.
–
Amar a los hermanos significa que no puede vivir mi relación
con Dios dejando de lado a los demás.
–
Dar frutos significa que no puedo limitarme a aprender a conocer y amar a Jesús. Es preciso que los demás se den cuenta
que conozco y amo a Jesucristo. Para ello, debo dar frutos,
volcar en obras lo que estoy aprendiendo junto a Jesús.
Quizá podamos concentrar estas actitudes del discipulado: dedicar tiempo a escucharle (en la Palabra, en la Eucaristía, en la oración
y en los demás), descubrir y hacer milagros a nuestro alrededor, y
sacar las consecuencias de que Jesús sea mi, nuestro, Señor.
Nos sentimos llamados a ser testigos, a ser apóstoles
Quien es buen discípulo de Jesús cae en la cuenta que ha de ser
apóstol, es decir, testigo de Jesús. Quien encuentra en las palabras de
Jesús el camino de la vida, quien descubre en sus acciones la mano
de Dios, quien le siente vivo a su lado en todo momento, es imposible
Formación de los educadores
253
que se lo guarde para sí: debe proclamarlo al mundo entero: “No podemos callar lo que sabemos y hemos oído” (Hechos 4, 1-21).
- - - o O o - - -.
El discípulo se encuentra un buen día que el Maestro ya no está,
pero que sí ha mandado su Espíritu, y que es momento de comenzar
a ser maestro.
Se trata de ser un maestro no sólo de un oficio, de unas materias,
sino maestro de unas experiencias: es comunicar lo vivido que llena la
vida. Somos testigos de un acontecimiento único:
–
“Lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos,
lo que hemos contemplado y lo que hemos tocado con nuestras manos acerca de la Palabra de Vida, es lo que les anunciamos” (1Juan 1, 1).
–
“No les hicimos conocer el poder y la venida de nuestro
Señor Jesucristo basados en fábulas ingeniosamente inventadas, sino como testigos oculares de su grandeza” (2
Pedro 1, 16).
–
“Es necesario que uno de los que han estado en nuestra
compañía durante todo el tiempo que el Señor Jesús permaneció con nosotros sea constituido con nosotros testigo de
su resurrección” (Hechos 1, 21-22).
–
“Vosotros seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y
Samaria y hasta los confines de la tierra” (Hechos 1, 8).
Testigo sólo puede ser quien ha sido discípulo, quien ha visto y tocado, quien ha escuchado, quien ha estado presente y atento. Y habría
que añadir más: apóstol es quien ha sido testigo no sólo hace tiempo,
sino también ahora. Sólo puede ser apóstol quien sigue siendo discípulo directo de Jesús, porque está junto a Él en la oración, en su Palabra, en la Eucaristía, en su comunidad, en los pobres, en la Iglesia…
Entonces sí somos testigos, y también “embajadores de Cristo” (2
Corintios 5, 20) porque somos nosotros hoy la voz del Señor, su ros-
254
Pasión por la misión
tro, sus manos y su presencia en nuestro mundo. Y damos testimonio
de Jesús con nuestras palabras y con nuestros hechos.
Somos enviados, somos misioneros
Ser discípulo, ser apóstol, conlleva asumir una misión, descubrirse misionero.
“Id y haced discípulos de todas las naciones. Enseñadles a guardar todo lo que os he mandado. Mirad que Yo estoy con vosotros
hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 18-10)
Misionero es quien conoce y ama a Jesucristo y hace que otros
también lo conozcan y lo amen. No basta sólo con transmitir información. Esta noticia, es acerca de alguien a quien yo conozco y amo
profundamente, y por eso me interesa que los demás también lo conozcan y lo amen.
Con Pablo decimos: “Ay de mí si no evangelizare” (1 Corintios
9, 16).
La misión de todo cristiano es evangelizar. Nosotros, como escolapios, la llevamos a cabo al estilo de Calasanz mediante la educación,
la evangelización y la transformación social junto con todas las personas que conformamos las Escuelas Pías.
Podemos escuchar la frase de Jesús recordándonos que “la mies
es mucha y los braceros pocos: rogad al dueño de la mies que envíe
braceros a su mies” (Lucas 10, 2).
Hoy necesitamos braceros que asuman el servicio presbiteral
para animar las comunidades cristianas. Necesitamos religiosos escolapios que mantengan vivo el núcleo de las Escuelas Pías. Necesitamos personas disponibles a los múltiples servicios que reclaman
la comunidad y la misión escolapias. Necesitamos muchos brazos y
muchos corazones.
Oramos al Señor que mande misioneros así. Le pedimos que nos
dé fuerza si nos llama a estas tareas. Le pedimos claridad y humildad
si nos hace mensajeros para pedir a alguna persona de nuestra comunidad estos servicios. Le pedimos que bendiga nuestros desvelos y
trabajos. Le pedimos que nos haga disponibles para lo que desee.
Formación de los educadores
255
Somos mucho más que discípulos, apóstoles, misioneros: ¡somos
hijos y hermanos!
No es poco recorrido el irnos descubriendo llamados, discípulos,
apóstoles y misioneros. Pero hay más, mucho más: Jesús nos llama
amigos: “No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace
su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído
a mi Padre os lo he dado a conocer” (Juan 15, 15).
Amigo de Jesús. Cae en la cuenta de lo que esto significa: Jesús es
tu amigo. Nos había elegido para estar con Él, para acompañarle, para
predicar y hacer curaciones, pero ahora es más: ¡somos amigos!
Pero hay más, mucho más: Dios es nuestro Padre. Somos hijos de
Dios, soy hijo de Dios, nos ha dado cabida en su familia, somos de los
suyos… ¿Cabe mayor regalo?
Efectivamente, Dios es mi Padre: le debo la vida. Me quiere como
sólo puede querer una madre, un padre. No sólo me ha creado, sino
que me ha criado, ha acompañado mi crecimiento y sigue haciéndolo.
Puedo decir “Padre nuestro”.
Y al reconocerme hijo, me descubro también hermano. Y siento la alegría de pertenecer a la familia de la humanidad entera,
mis hermanos. Y asumo, con torpeza y no siempre como debiera,
la responsabilidad de vivir en fraternidad, de ver en cada persona
a un hermano, a un hijo de Dios. Y caigo en la cuenta de que soy
también hermano de Jesús, que llevamos la misma sangre: ¡la de
Dios!
Un proceso formativo apasionante
La propuesta es apasionante: ir asumiendo la forma de llamado, de
discípulo, de apóstol, de misionero, de amigo, de hijo, de hermano…
Realmente todo va muy entrelazado y son como enfoques de una
misma realidad hasta llegar a “llenar de todo a todos” (Efesios 1, 23).
Este itinerario progresivo, siempre novedoso y desafiante, nos
permite seguir a Jesús y tratar de mantenernos fieles en comunicarlo
a los demás porque nos llena la vida.
Pasión por la misión
256
Te invito a hacer un ejercicio personal. Nos hemos detenido en
algunos nombres que nos pueden definir y que nos marcan un recorrido (llamado, discípulo, apóstol, misionero, amigo, hijo). Cada
uno de esos términos nos puede ayudar a situarnos ante Jesús y
ante el Padre del cielo. Son quizá las expresiones más importantes
en nuestra relación con Dios, pero podríamos añadir bastantes más.
Te recuerdo que eres seguidor, siervo (el que sirve y el que tiene un
amo y señor), cristiano (quien pone a Jesús en el centro), sacerdote
(puente, pastor), religioso (signo, imagen, pobre, casto, obediente,
fraterno), samaritano y samaritana, pecador, profeta, enamorado,
fiel…
Gracias, Señor, porque ciertamente hacer el recorrido contigo y
hacia Ti es apasionante.
DIOS REZA EL PADRENUESTRO122
Hijo mío que estás en la tierra, preocupado, solitario, tentado; yo conozco perfectamente tu nombre y lo pronuncio
como santificándolo, porque te amo.
No, no estás solo, sino habitado por Mí y juntos construimos
este Reino del que tú vas a ser el heredero.
Me gusta que hagas mi voluntad porque mi voluntad es que
tú seas feliz ya que la gloria de Dios es el hombre viviente.
Cuenta siempre conmigo y tendrás el pan para hoy, no te
preocupes, sólo te pido que sepas compartirlo con tus hermanos.
Sabe que perdono todas tus ofensas antes incluso de que las
cometas, por eso te pido que hagas lo mismo con los que a ti
te ofenden.
Para que nunca caigas en la tentación, cógete fuerte de mi
mano y yo te libraré del mal, pobre y querido hijo mío.
122 José Luis Martín Descalzo.
Formación de los educadores
257
3. ALGUNAS COMPETENCIAS DEL EDUCADOR
ESCOLAPIO
Sería demasiado amplio pretender recoger todas las competencias de un educador escolapio, podría desmotivar plantear un ideal difícilmente alcanzable y, además podría ser poco práctico pues en cada
obra y lugar pueden ser diferentes las competencias que se necesitan.
En cualquier caso, sí conviene indicar algunos rasgos que parecen fundamentales en todo educador escolapio y que pueden marcar
alguna pista para su adecuada preparación y formación permanente.
Destacamos cuatro:
–
sentirse parte activa del proyecto escolapio concreto,
–
tener ciertas cualidades de liderazgo,
–
conocerse a sí mismo y a los demás y
–
estar dispuesto a aprender siempre.
Partícipe del proyecto en esa obra escolapia
Cualquier empresa necesita un equipo que la impulse. Cuando
se trata de una empresa ambiciosa de llevar adelante la educación de
bastantes niños y jóvenes, a lo largo de muchos años y con la colaboración de muchas personas que intervienen en todo ello, se hace
imprescindible la conciencia de participar en un mismo proyecto, de
estar empujando juntos en la misma dirección.
Un educador escolapio ha de conocer el proyecto concreto de la
obra en que se encuentra, el sistema de funcionamiento que lo lleva
a cabo, el marco escolapio en que se inscribe, las expectativas que
tienen las Escuelas Pías respecto a su actuación. Necesita una formación inicial que le sitúe, le acompañe en los primeros pasos, le vaya
integrando en los equipos correspondientes, le vaya haciendo sentirse
parte del proyecto global.
Si esto fallase, tendríamos el riesgo de una obra fragmentada y de
una persona mal situada que difícilmente aportará todo lo que podría.
Quienes se sienten partícipes e identificados con un proyecto que valoran de todo corazón, no les cuesta tanto mantenerse motivados.
Pasión por la misión
258
Conocerse a sí mismo y a los demás
Si el conocerse uno mismo es una de las grandes tareas de toda
persona, todavía lo es más en un educador. Ser consciente de cómo
actúa, de sus motivaciones profundas, de sus cualidades y sus defectos,
son elementos imprescindibles para un maestro. El conocerse a uno
mismo facilita el conocimiento de los demás. Aunque no es suficiente
y será también una tarea del educador el ahondar en el conocimiento
de sus alumnos, de sus particulares situaciones y necesidades.
Ser conscientes de la complejidad de cada persona, comenzando
por nosotros mismos, nos ayuda a situarnos mejor en las relaciones
personales y, por ello, en la relación educativa. Nos permite también
llevar con paz y capacidad de relativizar muchas situaciones que podrían ser conflictivas, y podrían bloquearnos a nosotros mismos, a
quienes tenemos al lado y la misma relación interpersonal tan importante en la educación. Esta tarea es una clave para todo educador.
Capacidad de liderazgo
Todo educador ha de tener cierta capacidad de liderazgo, respecto a sus alumnos y también en los equipos y acciones en que pueda
participar.
Podemos distinguir varios tipos de liderazgo. Cada colaborador
escolapio tendrá que situarse y ver cómo seguir progresando para una
mayor aportación al proyecto conjunto:
–
liderazgo educativo: para aunar al grupo de alumnos creando
un ambiente adecuado de aprendizaje en torno a unos mismos objetivos. Supondrá una cercanía en la relación, autoridad personal, claridad para hacer las propuestas adecuadas,
dedicación de tiempo y cariño y programación del trabajo
colectivo e individualizado.
–
liderazgo carismático: para aunar en torno al proyecto escolapio al alumnado, y también a los compañeros, a las familias
y a quienes estén cercanos. Porque se contagia el propio entusiasmo, porque uno se ha formado en él y lo conoce, porque tiene vinculación real con el mundo escolapio y porque
se invita a los demás.
Formación de los educadores
259
–
liderazgo organizativo: cuando le toca a una persona asumir
alguna responsabilidad concreta en la obra y se pone en juego la dedicación, la preparación, la delicadeza, la capacidad
de convocar personas y esfuerzos, el despertar las mejores
cualidades de cada componente de la organización.
–
liderazgo personal: para aportar aquellos carismas personales que cada cual puede tener en asuntos bien diversos y que
pueden enriquecer el proyecto común.
Estos diferentes liderazgos posibles son características que se han
de cuidar y potenciar para que sirvan a la obra y para que permitan el
desarrollo personal de cada miembro de la misma.
Se suele decir que todo líder ha de tener tres “h”: humildad, humanidad y sentido del humor. El no creerse por encima de los demás,
sino sentirse servidor; el ser capaz de comprender a los demás y quererles y el saber reírse de uno mismo para tomar los acontecimientos
con paz, son tres buenas indicaciones.
Dispuesto a aprender siempre
Un educador es consciente de que su formación no concluye
nunca, que siempre ha de estar en actitud de superación personal.
Superación y avance en su crecimiento personal y espiritual, en su
profesionalidad como maestro, en sus actitudes como educador y en
su disponibilidad como servidor.
Como cristianos estamos siempre aprendiendo en el seguimiento
de Jesús. Como personas nos encontramos cada día con las novedades
correspondientes ante las que hemos de ir dando respuesta adecuada.
Como maestros tenemos la responsabilidad de hacer crecer lo más
preciado de la humanidad: los niños y jóvenes.
Necesitamos estar siempre en formación, siempre dispuestos a
escuchar a los demás, a colaborar en equipos, a pedir a Dios la lucidez
necesaria para llevar a cabo esta misión.
Calasanz hace también una aportación muy interesante: “los educadores han de estar dotados de caridad, paciencia y otras virtudes”.
Pasión por la misión
260
EL DIAMANTE123
El sannyasi había llegado a las afueras de la aldea y acampó
bajo un árbol para pasar la noche. De pronto llegó corriendo
hasta él un habitante de la aldea y le dijo: «¡La piedra! ¡La
piedra! ¡Dame la piedra preciosa!».
«¿Qué piedra?», preguntó el sannyasi. «La otra noche se me
apareció en sueños el Señor Shiva», dijo el aldeano, «y me
aseguró que si venía al anochecer a las afueras de la aldea,
encontraría a un sannyasi que me daría una piedra preciosa
que me haría rico para siempre». El sannyasi rebuscó en su
bolsa y extrajo una piedra. «Probablemente se refería a ésta»;
dijo, mientras entregaba la piedra al aldeano.
«La encontré en un sendero del bosque hace unos días. Por
supuesto que puedes quedarte con ella».
El hombre se quedó mirando la piedra con asombro. ¡Era un
diamante! Tal vez el mayor diamante del mundo, pues era
tan grande como la mano de un hombre. Tomó el diamante
y se marchó.
Pasó la noche dando vueltas en la cama, totalmente incapaz
de dormir. Al día siguiente, al amanecer, fue a despertar al
sannyasi y le dijo: «Dame la riqueza que te permite desprenderte con tanta facilidad de este diamante».
4. UN EJERCICIO CONCRETO: EL ENEAGRAMA
Con frecuencia nos desespera en nuestra familia, en nuestra comunidad, en la relación con los alumnos, el encontrarnos con formas
de ser que nos desconciertan: quien miente como la cosa más natural,
alguno necesita llamar la atención en todo momento, otros se fijan
123 Anthony de Mello: El canto del pájaro.
Formación de los educadores
261
en detalles de manera exagerada, y los hay que siempre tienen ganas
de discusión. Si somos capaces de ponernos en la piel del otro, de conocer su forma de ser, de conocernos a nosotros mismos y caer en la
cuenta de los comportamientos que más nos molestan, sería mucho
más fácil la convivencia, las relaciones humanas y la tarea educativa.
Te invito a hacer un ejercicio individualmente, o mejor, toda
la comunidad, si fuera posible, con una herramienta concreta: el
eneagrama.
El ejercicio consiste en encontrar tu propio tipo, el de las personas con las que más convivas y explicarte algunos comportamientos
a la vez que te propones alguna línea de mejora. Es, ciertamente, un
buen recurso (aunque, por supuesto, que hay otros muchos).
Aquí simplemente presentamos algunos apuntes, pero es fácil
conseguir más información con alguna persona que conozcamos o
con el recurso actual de Internet. Hay tests muy sencillos para buscar
la propia clasificación.
Una breve presentación
El eneagrama es una herramienta poderosa para trabajar sobre
nosotros mismos. Nos suministra una guía para el descubrimiento
y aceptación de nuestras mayores limitaciones y nos faculta para la
respetuosa comprensión de los demás. Al mismo tiempo nos orienta
hacia nuestras más grandes potencialidades que en gran medida continúan sin desarrollarse.
Este sistema contempla nueve personalidades diferentes, definidas por números, situados en
este gráfico y conectados en cada
caso con otras dos personalidades:
serán las personas con las que mejor conecta cada uno y también
dos líneas de desarrollo personal.
Como en todas las descripciones, son pistas que no hay que
tomar como doctrina indiscuti-
Pasión por la misión
262
ble, sino como un medio que puede ayudarnos a mejorar. Es también
preciso tener en cuenta que no son juicios de valor sobre las personas
sino instrumentos para comprendernos mejor a nosotros mismos y a
quienes están a nuestro lado.
Los nueve tipos con una sencilla e incompleta descripción que
necesariamente ha de ampliarse con alguno de los distintos escritos
existentes:
1. El perfeccionista
Su rasgo dominante es la preocupación por lo que se considera responsabilidad propia. Nunca satisfecho, se exige mucho a sí y a
los demás. Puede tender a dominar a los demás porque se cree superior. Persona de acción por sentido del deber, pensamiento lógico y
pragmático; frecuente en iglesias y escuelas. Cree y necesita tener la
razón, aunque en su interior le cuesta tomar decisiones por inseguridad. Puede ahogarse en detalles concretos. Responsable y muy eficaz
en sus responsabilidades.
2. El servicial
Su característica es el servicio intenso y mantenido a los demás. Gran energía, autoimagen engrandecida, seguros de sí, brillantes en lo que hacen, generosos (a veces para sentirse más que
los demás y ganarse su amor), necesita sentirse necesitado, paternalista, captan las necesidades de los demás a la vez que niegan las
suyas, adulador, orgulloso, baja tolerancia a la rutina y a la disciplina, muy activo y servicial. Puede sufrir internamente por no saber
cómo ayudar más.
3. El eficaz
Su rasgo dominante en la eficiencia en su acción. Vanidoso, necesita admiración y reconocimiento. Se adapta a cada ambiente. Agradable en el trato social. Falso en la expresión de sentimientos y con
tendencia a mentir para embellecer su realidad. Necesita demostrar
en todo momento lo que vale. Selecto y refinado, huye de lo vulgar.
Necesita ser el mejor y esto le hace ser práctico, eficiente, organizado.
Competitivo y calculador, no quiere a su lado a quien le haga sombra.
Formación de los educadores
263
Teme el fracaso e intenta controlarlo todo. Muy activo quizá para no
ver su vacío interior. Aporta mucho a una organización.
4. El artista
Predomina el sentimiento, la sensibilidad que puede traducirse en
arte. Envidioso: se compara siempre y se ve perdiendo. Poca autoestima. Se sienten víctimas y sólo están bien cuando los demás están
mal. Se quejan habitualmente de todo. Se sienten especiales, únicos y
lo pueden expresar con frecuencia en el arte. Gran importancia a los
sentimientos: hay vida interior. Captan los sentimientos de los demás
y son obsequiosos y atentos. Pueden ser nostálgicos o melancólicos.
Se funden con la pareja siendo dependientes y creando dependencia.
Sufren mucho. Puede aportar mucho al captar las situaciones vitales
de los demás.
5. El observador
Su rasgo característico es el quedar en un segundo plano hasta
tener una visión completa de la situación. Codiciosos, sobre todo,
de conocimiento y también en lo material y en sus expresiones. Observadores minuciosos. Limitan sus necesidades para no depender
de nadie. Les cuesta las relaciones sociales. Para evitar la vulnerabilidad intentan ser fríos e insensibles. Inteligentes, ingeniosos,
irónicos, tienden a hacerse expertos en algo para sentirse seguros.
Observa mucho antes de actuar y por ello suele hacer interesantes
intervenciones.
6. El leal
Destaca por la fidelidad con aquellas personas o instituciones por
las que han apostado. Inseguro y lleno de temores al mundo exterior,
a equivocarse, a tomar decisiones. Se culpabilizan mucho y pueden
criticar a otros por conductas similares a las suyas. Ven peligros por
todas partes, intenciones ocultas. Buscan referencias que les den seguridad, grupos de confianza en los que se vuelcan. Necesitan claridad
en su tarea, con normas y tener todo organizado: entonces son muy
trabajadores y responsables. Es un miembro muy valioso en cualquier
organización.
Pasión por la misión
264
7. El vendedor
Positivo, afable, divertido, alegre, entusiasta, dispuesto a aventuras. Inteligencia ágil, aprende fácil. Tendencia a dispersarse en múltiples proyectos, viajero, muy ocupado siempre y nunca satisfecho.
Detrás de su encanto hay una mente manipuladora para conseguir
sus objetivos: es un vendedor. Complaciente, nada agresivo, persuasivo, orientado al futuro y sin aceptar límites. Puede acabar como el
“encantador encantado” que llega a creerse sus propios engaños y en
el narcisismo. Su forma de ser suaviza y aúna mucho a los equipos en
que se encuentra.
8. El luchador
Su rasgo fundamental es el inconformismo. Dominante, independiente, desafiante, seguro de sí mismo. Con carisma, líder natural. Necesitan sentir intensamente lo que hacen. Su miedo es que los hieran,
que los rechacen. Impulsivo, impaciente, tendencia al hedonismo. Le
gustan el desafío, los riesgos, trasgredir normas. Para no depender de
nadie se sienten en guerra con todo el mundo. Dicen lo que piensan
sin rodeos. Crea interesante dialéctica que enriquece a un colectivo.
9. El pacífico
Tranquilo, sociable, bondadoso, conformista, tolerante. Anhela la
paz y huye de cualquier tensión o conflicto. Se centra en satisfacer las
necesidades de los demás. Perezoso, deja lo importante para el último
momento. Indiferente, se adaptan a todo con facilidad. Vive la vida a
través de los otros.
Conocernos y conocer a los demás
Cuando uno se conoce a sí mismo y a quienes están a su lado
resulta más fácil la convivencia, el diálogo, el entendimiento mutuo
y el logro de los objetivos comunes. En la vida comunitaria y en la
educación es algo muy necesario.
Este instrumento del eneagrama, además de conocernos a nosotros mismos y a los demás, permite ver pasos de crecimiento personal,
entender mejor las relaciones, ser más tolerantes y mejores.
Formación de los educadores
265
El eneagrama permite también conocer mejor a los grupos naturales, a los ambientes, en función de los líderes y de los tipos de
personas que los conforman. Es un interesante instrumento.
¡QUÉ CASUALIDAD!124
Un joven recién llegado a un pueblo preguntó a un anciano
que estaba acompañado por su nieto: “¿Cómo es la gente que
vive aquí?” El anciano le contestó con otra pregunta: “¿Cómo
es la gente del lugar de donde vienes?” El joven dijo: “Muy
egoísta, pero sobre todo envidiosa y vengativa”. Entonces, el
viejo replicó: “¡Qué casualidad… es la misma gente que encontrarás aquí!”
Poco después llegó otro joven que le hizo la misma pregunta que el anterior. También el anciano le respondió igual:
“¿Cómo es la gente del lugar de donde vienes?” El joven reflexionó un momento y le contestó: “Se puede confiar en ella.
Es amable, justa y demuestra mucho amor hacia los demás”.
A lo que el anciano le dijo: “¡Qué casualidad! Es la misma
gente que encontrarás aquí”.
El nieto, sin entender nada y bastante sorprendido, le preguntó a su abuelo: “¿Por qué has hecho eso, abuelo? A cada uno le
has dicho una cosa distinta”. Mirándole fijamente a los ojos, le
respondió: “Decide qué rostro llevarás por dentro y ese será el
que muestres. Como tú seas, así verás a los demás”.
124 Francisco Cerro y otros: Cientos de cuentos: parábolas para todos. Ed. Monte
Carmelo, 2003.
11.
MINISTERIO
ECLESIAL
“Las Escuelas Pías, apoyadas en la protección de la Virgen María,
Madre y Educadora de Cristo, habiendo superado la prueba en el
transcurso de los siglos, atentas a las exigencias y aspiraciones de
los hombres, se sienten enviadas por la Iglesia también en nuestros
tiempos, e intentan construir un mundo más justo y más fraterno”
(Constituciones 11)
1. ENCOMIENDA CON LA PROTECCIÓN DE MARÍA
El ministerio a las Escuelas Pías proviene del envío por la Iglesia
también en nuestros tiempos a intentar construir un mundo más justo y más fraterno.
Ya hemos hablado que nuestra forma de hacerlo será a través de
la educación cristiana, con especial atención a los más pobres, a los
niños y jóvenes y a la acción pastoral.
Ahora merece la pena detenerse en el apoyo y protección de María, madre y educadora de Cristo. De todos es conocida la devoción
de Calasanz por la Virgen María y la importancia que le daba ante los
religiosos y en las escuelas: “Procure imprimir en todos la devoción
a la Santísima Virgen, adquiriéndola antes usted”125. “Será una cosa
santa introducir la devoción a la Santísima Virgen”126.
Nos vamos a acercar a María en diez frases, intentando ponernos en
su piel, sintiendo lo que podría sentir en cada una de esas situaciones,
125 Carta 1928.
126 Carta 3968.
Pasión por la misión
268
pidiéndole que nos ayude a hacer nuestras sus actitudes. Cuando lo hacemos así, ganamos en identidad escolapia y con ello también en la misión.
1.
“He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lucas 1, 26-38)
A María se le acaba de presentar un plan de vida que rompe todo
esquema humano. Cuando parecía que su vida ya tomaba una clara
dirección al ser desposada con José; todo se altera con el anuncio de
una gran alegría y una gran complicación.
La reacción de María es de confianza, disponibilidad, docilidad,
humildad: lo que haga falta. María tiene muy claro quién es su Señor,
quién es ella, cuál es la única disposición posible.
Y, a continuación, sin darse más importancia, se pondrá en camino para ayudar a su prima Isabel, porque su corazón está en quien la
necesita. Su vida es para servir.
Ayúdanos, María, a ser esclavos del Señor. Ayúdanos a sentir también ese anuncio del ángel: “Alégrate, favorecida, el Señor está contigo”.
Ayúdanos a confiar plenamente, a ser dóciles, sencillos, como tú.
2.
“Proclama mi alma la grandeza del Señor” (Lucas 1, 46-55)
A María le desborda el corazón el sentirse tan querida por Dios.
Descubre el deseo del Señor de ser fiel con la humanidad, de desbaratar a los poderosos y compadecerse de los humildes, de cumplir sus
promesas.
María es rezadora, con una oración de alabanza comprometida, de
gratitud porque Dios se ha fijado en la humildad de su esclava, de compromiso porque ha de dejar que Dios haga proezas a través de ella.
Rezamos con frecuencia tu oración, María, pero haz que la vivamos realmente, que nos sintamos agradecidos y escogidos, pequeños
y comprometidos, como tú.
3.
“Lo guardaba y meditaba todo en su corazón” (Lucas 2, 19)
María releía la historia de cada día desde el corazón y lo meditaba.
Y así iba descubriendo signos de lo que estaba aconteciendo a su alrededor, aunque le costase entenderlo.
Ministerio eclesial
269
Hoy le llamamos lectura creyente de la realidad. Ella lo hacía con
toda sencillez, con la hondura de estar tan cerca de Jesús.
Necesitamos también nosotros, María, aprender a leer los signos
de los tiempos, a descubrir a tu hijo Jesús en nuestro día a día, a entender lo que nos quiere decir, a fiarnos de la Palabra. Tú, que conociste bien a Jesús, enséñanos a conocerle nosotros también.
4.
Dichosa María (Lucas 11, 27-28)
Dichosa y bienaventurada eres, María. Ante la multitud, una mujer te dijo: “Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron”. Y tu hijo Jesús añadió: “Dichosos más bien, los que escuchan la
Palabra de Dios y la cumplen”.
Las dos frases iban para ti, María. Has de ser feliz porque eres la
Madre y porque escuchas y cumples la Palabra de Dios.
Enséñanos el camino de la felicidad, sé nuestra Madre, haz que
resuene la Palabra de Dios en nosotros como lo hacía en ti.
5.
“Haced lo que os diga” (Juan 2, 5)
No sólo eres discípula y madre, sino que también nos señalas el camino: “haced lo que él os diga”. Tú sabes confiar en Jesús, estás segura
de que hará lo imposible, cambiará el agua en vino. Él es el camino.
Y, tú, María, nos lo indicas. En Caná tú le empujaste a adelantar
su hora para responder a aquella necesidad. Con aquel gesto anticipaba el vino de la nueva y definitiva alianza.
Repítenos muchas veces esa frase: “haced lo que Él os diga”. Con
frecuencia olvidamos que en Jesús está la referencia para todo.
6.
“Junto a la cruz de Jesús estaba su madre” (Juan 19, 25)
Hasta el final estuvo María. Desde el nacimiento hasta la muerte.
Siempre a los pies de Jesús, al servicio de Jesús, en actitud de escucha.
En medio del sufrimiento de la cruz, María estaba allí para apoyarle,
para sufrir con Él, para seguirle hasta el último momento.
Es más fácil seguir a Jesús cuando vienen los magos a darle regalos, o cuando Simeón o Ana profetizan buenas palabras. Pero María
está siempre, en los buenos momentos, y en los malos. Siempre callada, siempre discreta y siempre atenta.
Pasión por la misión
270
Como tú, María, queremos ser. Recuérdanoslo cuando dejamos a
Jesús de lado, cuando nos ponemos por delante de Él.
7.
“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19, 27)
En el suplicio de la cruz, Jesús ve a María y quiere cuidarla, quiere
que su discípulo predilecto la cuide. Le encomienda a Juan el cuidado
de María, le encomienda a María el cuidado de Juan.
¡Quién pudiera ser, como Juan, el discípulo predilecto de Jesús!
Quizá lo somos tú y yo. Posiblemente cuando te mira y me mira, también nos hace el mismo encargo: ahí tienes a tu madre.
Sí, María, tú eres la madre de Jesús. Y, por ello, también la madre
de Dios. Y también nuestra madre. ¡No hay quien lo entienda! ¡Cuídame, María! Yo también intentaré cuidarte.
8.
Madre de las Escuelas Pías
Sí, también eres María, Madre de las Escuelas Pías. Desde Calasanz siempre te hemos tenido los escolapios en un lugar muy especial.
No sólo pedimos tu protección con plena confianza, sino que te descubrimos a nuestro lado como madre, acompañando a todos y, especialmente, a tantos niños que son también tus hijos. Cuida tus escuelas.
9.
José de la Madre de Dios
Es curioso cómo firma Calasanz muchas cartas y escritos: José de
la Madre de Dios. Ése quería que fuese su nombre, su distintivo, su
apoyo en todo momento.
María es madre también de Calasanz. Y de sus escuelas.
10. “Todos ellos, con algunas mujeres, la madre de Jesús… permanecían unánimes en la oración” (Hechos 1, 14)
María sigue fiel a Jesús también después de su muerte. Permanece en la comunidad, unánime en la oración, en el seguimiento del
ahora resucitado.
María es fiel hasta el final, fiel en comunidad y en la oración, fiel
desde la sencillez sin ningún protagonismo especial.
María, muéstranos el camino. Tú que supiste recorrerlo fielmente, sé nuestro ejemplo, nuestra protectora, nuestra madre.
Ministerio eclesial
271
“A tu amparo y protección, Madre de Dios, acudimos. No desoigas
nuestros ruegos y de todos los peligros, Virgen gloriosa y bendita, defiende siempre a tus hijos”.
INSTRUMENTO127
En el escritorio de un famoso poeta había un tintero que,
por la noche, cuando las cosas cobraban vida, se daba mucha
importancia.
Decía: “Es increíble la de cosas hermosas que salen de mí. Con
una sola gota de mi tinta se llena toda una página. ¡Y cuántas
cosas magníficas y conmovedoras se pueden leer en ellas!”
Pero sus jactancias provocaron el resentimiento de la pluma:
“¿No comprendes, tonto barrigudo, que tú sólo eres el que
pone la materia prima? Soy yo la que con tu tinta escribo lo
que hay en mí. ¡La que realmente escribe es la pluma!”
Volvió el poeta que fue a un concierto y que con la música se había inspirado. Y escribió en la hoja: “¡Qué necios serían el arco y
el violín si pensaran que son ellos los que tocan! Igual de necios
somos los hombres cuando presumimos de lo que hacemos, olvidando que todos somos simples instrumentos de Dios”.
2. NUESTRO MINISTERIO EN LA IGLESIA Y LOS
MINISTERIOS ESCOLAPIOS
El capítulo VIII de nuestras Constituciones escolapias128 está dedicado a nuestro ministerio en la Iglesia.
Sin entrar a analizar todos los elementos que se describen, podemos destacar tres puntos:
127 Raúl Berzosa: Parábolas para una nueva evangelización, p. 168.
128 nº 90-102.
Pasión por la misión
272
1.
La definición de nuestro ministerio en la Iglesia
“Nuestra Orden participa de manera específica en la misión
evangelizadora de toda la Iglesia por medio de la educación integral
de niños y jóvenes, sobre todo de los más necesitados, plasmada en el
cuarto voto específico”129.
Está muy claro: nuestro ministerio específico es la participación
en la misión de la Iglesia a través de la educación integral de niños y
jóvenes, especialmente de los más necesitados. La educación cristiana, al estilo escolapio, es nuestro ministerio.
2.
Las diversas concreciones de nuestro ministerio130
Este ministerio se concreta en distintas acciones y obras: en la
catequesis, en las escuelas, en las parroquias y misiones que nos han
sido confiadas y en cualquier actividad que promueva la educación de
la juventud131.
El campo de acción es tan amplio como lo vayan dictando las
necesidades y posibilidades de cada momento y situación. Caben muchas y diferentes obras, proyectos, programas.
3.
La participación de los laicos en este ministerio
“El ministerio escolapio lo realizan hoy en la Iglesia religiosos y
también muchos laicos que se vinculan a nuestra Orden en grado y
modalidades diversos. Estos laicos son miembros activos y valiosos
de nuestra obra apostólica y tienen responsabilidades en nuestras
instituciones según su disponibilidad y compromiso y su preparación
humana y espiritual, profesional y pedagógica”132.
Es importante destacar este punto: el ministerio escolapio no es
exclusivo de los religiosos. Es algo evidente, pero nunca está de más
el explicitarlo así de claro.
129
130
131
132
Constituciones, n. 90.
Constituciones, nn. 96-102.
Constituciones, n. 99.
Constituciones, n. 94.
Ministerio eclesial
273
Los tres grandes ministerios escolapios
Dentro del ministerio escolapio que la Orden recibe como misión
específica que la Iglesia le encomienda para el mundo, cabe distinguir
tres grandes ministerios que asumimos personalmente los escolapios:
el ministerio de la educación cristiana, el ministerio de la atención a
los niños pobres y el ministerio ordenado de pastoral.
En el itinerario formativo de los religiosos escolapios se suelen conferir conjuntamente los dos primeros, los ministerios de la educación
cristiana y de la atención al niño pobre133, como un paso importante en
la preparación para el ministerio escolapio. Y se deja para un momento
posterior el ministerio ordenado de pastoral (diaconado y presbiterado).
Estos ministerios, junto con la consagración religiosa con el
cuarto voto, dan una visión global de la responsabilidad ministerial
del religioso y sacerdote escolapio.
Estos ministerios, cada uno por separado, no son exclusivos, evidentemente, de los escolapios sino de la Iglesia entera. Y, por ello,
pueden contener distintas formas y matices en los distintos espacios
eclesiales donde se lleven a cabo.
Todavía más: con sus características particulares, son ministerios que también pueden encomendarse a personas laicas o hacerles
partícipes de ellos de diversas formas. Calasanz tenía gran cuidado en
intentar acercar al laicado al ministerio: “Nuestros Padres deben tener cuidado grande de los alumnos, y hacerlos devotos, no sólo enseñándoles en las clases las letras y la doctrina cristiana, sino haciendo
que frecuenten los oratorios, y en ellos los santísimos sacramentos,
de forma que, si los seglares ven este fervor en nuestros religiosos, se
aficionen mucho más a nuestro ministerio”134.
Nos encontramos hoy en un interesante momento eclesial donde
la evangelización es tema central y donde el sentido ministerial puede
alcanzar un importante empuje, también en nuestras Escuelas Pías135.
133 FEDE 89-90.
134 Carta 4039.
135 Merece la pena recordar la Salutatio del P. General sobre los ministerios en
Ephemerides, junio de 2011.
Pasión por la misión
274
Conviene en estos momentos dar un impulso a los ministerios
reconocidos que, poco a poco, van abriéndose paso entre el laicado de
las Escuelas Pías136. Se convierte en una oportunidad para renovar y
profundizar en el ministerio de los religiosos137.
Algunos criterios básicos138 que han de tener los ministerios escolapios conferidos al laicado son:
a.
Ser un servicio fundamental para las Escuelas Pías y su misión.
b.
Ser difícil la realización de dicho servicio a través de otro tipo
de encargos o encomiendas.
c.
Requerir de una formación específica.
d.
Necesitar el compromiso de la persona por un período de
tiempo relativamente largo.
e.
Ser visible su encomienda en el contexto de una celebración
comunitaria.
Desde la Orden y también desde la Fraternidad, nos proponemos
impulsar algunos ministerios escolapios en el laicado: además del ministerio laico pastoral, el ministerio de la educación cristiana y el ministerio de la atención a los pobres para la transformación social139.
Ministerio de pastoral
Al ministerio ordenado de pastoral la Iglesia le encomienda el
anuncio autorizado de la Palabra, la presidencia de la celebración, la
animación de la caridad y la comunión. Asume el servicio de la unidad
136 Directorio del laicado nn. 72-75. Orientaciones para un plan de formación del
laicado escolapio, pp. 75-76. La Fraternidad de las Escuelas Pías, nn. 25-26.
137 Buena parte del texto está tomado del documento presentado a los Superiores Mayores en Peralta en octubre de 2011: Participar en las Escuelas Pías que planteaba
fundamentalmente los equipos de misión compartida, los ministerios escolapios
que ahora recogemos y el impulso a los procesos pastorales en todas las edades.
138 Son rasgos que propone Yves Congar y que hoy son referencia cuando se habla
de los ministerios en la Iglesia.
139 Se agrupa así el ministerio de la atención especial a los niños pobres con la finalidad de la escuela de reformar la sociedad y renovar la Iglesia.
Ministerio eclesial
275
y de la presidencia en nombre de Jesucristo, velando por la fidelidad
de la comunidad y de cada uno de sus miembros a la vocación recibida
y la misión encomendada.
El ministerio laico de pastoral participa del ministerio ordenado y
con él comparte el cuidado pastoral de la comunidad y la responsabilidad
en la convocatoria, animación, conformación y gobierno de la misma.
Ministerio de la educación cristiana
Estamos en el núcleo de la misión ministerial escolapia, central
para los religiosos escolapios, incluso como cuarto voto.
También puede ser este ministerio de la educación cristiana una
encomienda a personas laicas que hacen las Escuelas Pías para impulsar un ámbito de la misión educativa escolapia o de la comunidad, en
constante comunión con los demás órganos de su vida y misión.
Algunos ámbitos pueden ser: el acompañamiento familiar, el
acompañamiento espiritual de los niños y jóvenes, el cuidado de la
coherencia y la complementariedad entre la acción educativa escolar
y extra-académica, la iniciación a la oración y el cuidado de la experiencia religiosa, determinadas responsabilidades directivas, etc.
Ministerio de la atención a los pobres para la transformación social
La atención a los niños pobres es rasgo central de la vocación y
ministerio del religioso escolapio. Y también puede ser un ministerio
encomendado desde las Escuelas Pías a determinadas personas laicas.
El ministerio de la atención a los pobres para la transformación
social abarca todos los servicios que las Escuelas Pías estimen oportunos para impulsar la dimensión de transformación social de la misión escolapia. Pueden ser ámbitos de este ministerio los siguientes:
educación para la transformación social, la atención específica a niños
con dificultades de aprendizaje, apoyo escolar, educación en valores,
sensibilización, lucha contra la exclusión, hogares de niños de la calle, voluntariado, cooperación con el trabajo en nuestras estructuras
al servicio del sostenimiento de nuestras obras sociales, animación de
redes sociales, economía solidaria, cooperación internacional, apoyo
a la inmigración, etc.
Pasión por la misión
276
Algunos elementos fundamentales para poner en marcha los ministerios escolapios encomendados a personas laicas:
–
Elegir personas que participen en los equipos de misión
compartida o en Fraternidades escolapias140.
–
Marcar la etapa de formación inicial siguiendo un itinerario
adecuado de formación y preparación para el ministerio correspondiente tanto para la persona que va a asumir el ministerio141
como para la presencia escolapia en que se va a desarrollar142.
–
Hacer la encomienda desde el Superior Mayor correspondiente en nombre de la Demarcación, de la Fraternidad, los
equipos de misión compartida y la Comunidad cristiana escolapia.
–
Un signo formal de compromiso mutuo143, normalmente en
el marco de una celebración de la eucaristía de la Comunidad
cristiana escolapia.
–
El ministerio se encomienda por un plazo amplio y renovable144.
–
El ministerio escolapio siempre se realiza en equipo145 que
acompaña a la persona a lo largo del tiempo en su labor, decisiones, formación permanente, etc.
140 El ministerio laico de pastoral conviene encomendarlos a escolapios laicos y personas de la Fraternidad, mientras que los demás pueden encargarse también a
miembros de los equipos de misión compartida.
141 Para el ministerio laico de pastoral cabe pensar en una formación que conlleve la
obtención de un título oficial de teología además de preparación para la pastoral
escolapia de la demarcación. En los demás ministerios habrá que adecuar el plan
de formación al ámbito concreto.
142 Es preciso ir preparando a la comunidad y obra que va a recibir al ministro cuando termine su etapa formativa y comience a ejercer el ministerio.
143 Podría ser el texto del Memorial al cardenal Tonti.
144 Directorio del laicado, 73. Se puede pensar en diez años para el ministerio laico
de pastoral y siete años para los demás.
145 Este equipo ha de estar formado también por los religiosos escolapios que ya
tienen encomendados, evidentemente, los ministerios escolapios.
Ministerio eclesial
277
El Secretariado General de integración carismática y misión
compartida ayuda en la puesta en marcha de estos equipos y se pone a
disposición de los interesados ofreciendo su acompañamiento con los
materiales y experiencias existentes.
En cada Demarcación y en la Orden se llevará constancia de las
personas a quienes se han encomendado ministerios escolapios.
Impulsar el ministerio y los ministerios escolapios
Tenemos una importante y apasionante misión que llevar adelante con los ministerios escolapios. Necesitamos todas las manos para
ello. Necesitamos dar un renovado impulso a nuestro ministerio escolapio cada día, en cada obra, en cada lugar donde estamos presentes.
Necesitamos dar visibilidad, carta de ciudadanía, también a aquellas personas que colaboran con nosotros y quieren hacerlo con una
mayor disponibilidad e implicación. Podemos y debemos seguir los
pasos oportunos para que puedan participar en nuestro ministerio escolapio también, si es lo conveniente en cada caso, con la encomienda
y asunción de un ministerio específico.
Necesitamos que cada uno de nosotros, que hemos recibido en su
día algún ministerio para impulsar el ministerio escolapio, lo renovemos con entusiasmo, con fidelidad al encargo recibido, en equipo
porque es un ministerio de la comunidad y no personal.
En ello nos jugamos nuestra propia vocación y también el servicio
que podemos dar a los niños y jóvenes a los que hemos sido llamados.
DOS PASTORES: EL DENUNCIADO POR EZEQUIEL Y JESÚS, EL BUEN PASTOR
“¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos!
¿Acaso los pastores no deben apacentar el rebaño? Pero ustedes se alimentan con la leche, se visten con la lana, sacrifican
a las ovejas más gordas, y no apacientan el rebaño. No han
fortalecido a la oveja débil, no han curado a la enferma, no
han vendado a la herida, no han hecho volver a la descarriada, ni han buscado a la que estaba perdida. Al contrario, las
han dominado con rigor y crueldad.
Pasión por la misión
278
Ellas se han dispersado por falta de pastor, y se han convertido en presa de todas las bestias salvajes. Mis ovejas se han
dispersado, y andan errantes por todas las montañas y por todas las colinas elevadas. ¡Mis ovejas están dispersas por toda
la tierra, y nadie se ocupa de ellas ni trata de buscarlas!
Por eso, pastores, oigan la palabra del Señor: Aquí estoy yo
contra los pastores. Yo buscaré a mis ovejas para quitárselas
de sus manos, y no les dejaré apacentar mi rebaño. Así los
pastores no se apacentarán más a sí mismos. Arrancaré a las
ovejas de su boca, y nunca más ellas serán su presa. Porque
así habla el Señor: ¡Aquí estoy yo! Yo mismo voy a buscar mi
rebaño y me ocuparé de él” (Ezequiel 34,1-11).
“Yo soy el buen pastor que da la vida por sus ovejas… Las
conozco y ellas me conocen a mí… Llamo a las ovejas por su
nombre, camino delante de ellas…” (Juan 10, 1-18)
3. SER SACERDOTE
Calasanz “quiso que sus educadores, preferentemente sacerdotes, llevaran a plenitud esta acción educativa, mediante el ministerio
de la Palabra y de los Sacramentos”146.
En un capítulo anterior hemos hablado de la vocación religiosa.
También del laico y del educador. Ahora es momento del sacerdote.
Acabamos de decir, al hablar de los ministerios, que al ministerio ordenado de pastoral la Iglesia le encomienda el anuncio autorizado de la Palabra, la presidencia de la celebración, la animación
de la caridad y la comunión. Asume el servicio de la unidad y de la
presidencia en nombre de Jesucristo, velando por la fidelidad de la
comunidad y de cada uno de sus miembros a la vocación recibida y
la misión encomendada.
146 Constituciones 3.
Ministerio eclesial
279
El sacerdote es el hombre de la Palabra
Quizá no sea el más sabio, el mayor teólogo, ningún experto en
hermenéutica, pero sí ha de ser un hombre de la Palabra. Porque la escucha, la reza, la tiene presente en su vida y en su corazón. Porque es su
referencia y en ella encuentra su guía. Porque en ella descubre también
una palabra de ánimo que comunicar a los suyos y también palabras de
esperanza, de discernimiento, de exigencia, de misericordia, de paz…
Es un hombre que tiene olfato de Evangelio147. Por su cercanía a
la Palabra, huele enseguida lo que contiene Evangelio y sabe detectarlo, reflejarlo, animarlo.
Actúa como Felipe, atento a quien necesita una explicación de la
Palabra, como el etíope que lee la Escritura y no entiende: “¿Cómo lo
puedo entender si nadie me hace de guía”. Y rogó a Felipe que subiese
y se sentase con él” (Hechos 8, 31). Y es él quien da la explicación necesaria y quien procura que haya otras personas preparadas para hacerlo.
El sacerdote es el hombre de la presidencia de la Eucaristía
Posiblemente no sea el mejor de la comunidad, ni el más digno. Pero
en ese momento, en la Eucaristía, está ocupando, representando al mismo Jesús. Y desde su pobreza personal e indignidad, se siente transformado por Quien actúa por su medio. Y se siente feliz por la posibilidad de
llevar a cabo este servicio tan fundamental para la comunidad.
Lleva la Eucaristía en el corazón y sabe que en ella está el centro
de la comunidad: la presencia de Jesús que nos convoca, nos habla,
nos transmite su Palabra en comunidad, nos da el alimento y la fuerza, nos envía a construir su Reino…
Con temor y temblor prepara cada Eucaristía con cariño, con oración, con dedicación. Sabe que va a ser instrumento del gran regalo de
Jesús. Y esto le llena de gozo y de responsabilidad.
No pretende ser el dueño de la Eucaristía. Por eso atiende a la
vez a las indicaciones eclesiales y a las necesidades de la comunidad.
147 Preciosa expresión de Gabino Uríbarri. Reavivar el don de Dios. Sal Terrae. 1997.
280
Pasión por la misión
Y con actitud de humildad y servicio se presta en este servicio tan
importante.
Y lo mismo con los demás sacramentos que conforman la comunidad, especialmente el perdón y el bautismo.
El sacerdote es el hombre de la animación de la caridad
Probablemente no será el más generoso, ni el más entregado a los
pobres, ni la mejor persona, ni el más comprometido. Pero tiene el
encargo de Jesús y de la Iglesia de ser pastor de todos, especialmente
de la oveja perdida, del que más necesidades tiene. Y por ello vibra
con los problemas de los demás, busca soluciones, promueve la solidaridad, anima a la caridad de todos, se implica personalmente en la
atención a todos.
Su labor no es ser jefe, ni dirigente. Se trata de intentar actuar
como el buen pastor (Juan 10). Sabiendo de sus limitaciones, ahonda
en la actitud que pide San Pablo: “Somos embajadores del Mesías y es
como si Dios hablase por nosotros” (2 Corintios 5, 20). “Procuramos
no dar a nadie ocasión alguna para desacreditar nuestro ministerio:
con mucha paciencia, en medio de las tribulaciones, penurias, angustias, azotes, cárceles, motines, fatigas, desvelos y ayunos; con integridad, penetración, paciencia y bondad; con Espíritu Santo, amor
no fingido, mensaje auténtico y fuerza de Dios. Usando las armas de
la justicia a diestra y siniestra. En la honra y en la deshonra, en buena y en la mala fama. Como embusteros que dicen la verdad, como a
desconocidos que son bien conocidos, como muertos y estamos vivos,
como escarmentados pero no ejecutados, como tristes y siempre alegres, como pobres que enriquecen a muchos, como necesitados que
lo poseen todo” (2 Corintios 6, 3.10)
El sacerdote es el hombre de la animación de la comunidad
Seguramente habrá en la comunidad otras personas con mayor
capacidad de liderazgo, de simpatía, de convocatoria. Pero él es a
quien se le ha hecho la encomienda de la comunión, de promocionar
todas las vocaciones y todos los carismas, de sacar de cada cual lo
mejor para el bien de la comunidad. Él ha de ser el creador de paz, de
convivencia, de perdón, de aunar voluntades para la única misión.
Ministerio eclesial
281
Él ha de velar porque la comunidad avance, sin dejar a nadie
atrás, con el paso adecuado para todos. Y porque sabe que él solo no
puede, consulta a la gente, está en comunión con el Obispo y los demás sacerdotes porque sabe que la misión no es suya ni es él quien se
la ha inventado. Y reza, reza mucho.
Es consciente de que no es él quien debe hacerlo todo, sino que
confía, delega, anima a cuantos colaboran por el crecimiento de la
comunidad y su misión.
Siente el encargo hecho a Pedro, como una llamada personal:
“Apacienta mis ovejas” (Juan 21, 15-17).
Agradecer el don del sacerdocio
Este ministerio no es una profesión, ni una carrera a la que se
puede aspirar. Es un don de Dios que nos elige, no por nuestros méritos sino por su libre voluntad.
Tan sólo cabe ante semejante regalo y responsabilidad, responder
con actitud de disponibilidad, agradecimiento, humildad, petición de
ayuda.
Tú, Señor, mejor que nadie sabrás que no soy digno de este ministerio. Tú sabrás por qué me has elegido. Tan sólo puedo decirte
gracias y ayúdame.
CASO APARTE, EL HOMBRE DEL CORAZÓN EN EL CIELO
Y LOS PIES EN LA TIERRA148.
MÍTINES. Para llenar un mitin, los políticos hacen esfuerzos millonarios de publicidad. Ofertan sus líderes, los rodean
música, los flanquean de mujeres bonitas… Allí, con pantallas gigantes, prometen su “abajo precios y arriba salarios,
arriba libertad, arriba todos”.
148 Tomado, con algunos cambios para actualizarlo y simplificarlo, de Enrique Iniesta, escolapio.
282
Pasión por la misión
ESTADIOS. Para llenar un estadio se dedica el mundo entero
de lo emocional, lo rival, lo veloz, quinielístico y forofo que
se asoma cada noche en la televisión de todas las casas.
MISAS. Cada domingo, desde hace dos mil años ya, en los
pequeños pueblos y en las grandes ciudades, unos hombres a
veces torpes, con mal genio incluso, hombrecitos grises desconocidos, montan una pequeña ceremonia siempre igual,
dicen las mismas y sabidas cosas exigiendo. No han pagado
publicidad. Abrieron la puerta y esperaron.
Los mítines reúnen a un 5% de la población, los estadios al
19%, las misas al 38%. ¿Por qué? ¿Quién es ese hombre gris
y anónimo, balbuceando siempre la misma canción a cuatro
velas, a dos, y que puede a tantos famosos?
EL ÚLTIMO. En este pueblo hubo vida. Mozos que cantaron,
niños en el corro de la plaza, mujeres parlando en la ventana.
Sólo queda un vecino fantasma con un perrillo despistado.
Los mozos se fueron antes. Luego, poco a poco, todos. Se
habían ya pirado el farmacéutico, el médico, al poco el tendero. Sin niños que nacieran, se fue la maestra. El último
en marchar fue el cura. Y viene de vez en cuando a visitar al
náufrago. Cuando la campana se calló, murió el pueblo. ¿Qué
hacía allí este hombre que era el alma de todo aquello?
LO QUE HACE. Acompañar a las gentes en los mejores momentos de la gente: nace una pareja al amor y allí está él.
Pone flores, pone música, pone ceremonia, palabras que sacan arriba la profundidad, que cavan en el significado. Nacerá un hijo y él les dice a todos lo bien que está la cosa, lo muy
bien que está. Lo dirá como nadie. Hasta que todos consigan
una alegría bien consciente. El niño reciente lucirá toda su
importancia. Porque él lo ha sabido poner claro.
Acompañar a la gente en los peores momentos. En el desconcierto de una agonía o de una muerte, va y pone esperanza y
pone horizonte. Asegura que la Vida sigue. Todos necesitaban
escucharlo. Estuvo en la enfermedad y cuando aquella soledad o desamor o traición tan inesperada. En la duda estaba él
Ministerio eclesial
fortaleciendo. En la pena o en la pregunta de una muchacha
a quien nadie quiso o supo responder.
SUS AMIGOS. A los niños, los viejos, los tontos, los pobres,
los enfermos, o porque son unos pelmas o porque no tienen
voto o porque no son bellos o útiles ya, o cómodos, nadie les
tiene en cuenta. Ellos, esos inútiles, son sus amigos, son sus
fieles. Y él, el fiel a ellos.
ES. Tiene algo de médico, otro poco de educador, su pizca
de madre o de psicólogo, ilusionista, gestor, un pellizco de
abogado de causas perdidas ya y su migajita de poeta, de
ecologista, de marginal. Es un especialista en humanidad,
consulta-de-siempre-a-siempre. El más humano.
ES GRATIS. ¿Hay alguien todavía que haga algo gratis? Ese
hombre es la continuidad del idealismo y de la fantasía. Hace
lo que nadie aunque todos los demás quisieran ser capaces.
DÓNDE. Anda por ahí metido en fracasos increíbles. Siempre
en la punta, desde luego. Y está allí, en el otro lado del mundo: animando a granadinos, educando a los japoneses de la
informática o lapones con focas; entre rifeños vistiendo chilaba o diciendo misa con tantanes. Puede estar ahí contigo,
para explicarte álgebra o sonreír.
Otros como él o él mismo andarán por Estados Unidos diciendo que no al Presidente o en Centroamérica partiéndose
la cara por indios cuando los pisan. O investigando bioquímica, o economía, o poemas, o historia, o galaxias.
DE DÓNDE. Vino de entre vosotros. No nació del matrimonio de nube con querube. Es de tu misma estrella y de tu
misma carne, el tío. Sus padres se quedaron sin él antes que
sin los otros. Cuando el muchacho se fue era algo atractivo y
prometía mucho. Sus hermanos se marcharon después cada
cual con su mujer a vivir otra aventura. Ahora, sus padres
saben que es el más suyo, el más libre y el más fiel. El que
vuelve cada verano o cada apuro o cada vez sin falta. El que
está dispuesto.
283
284
Pasión por la misión
EL PRECIO. Sus hijos no están. Fueron un proyecto. Tú, tú
y aquellos otros les quitaron el sitio. Sus hijos son el precio
que pagó.
EL SEXO. También, precio. Tanto compró que lo tuvo que
pagar todo junto. Fue una inversión a este riesgo. No hay
rebaja posible. Para tal vida revolucionaria, semejante precio
proporcional. Es verdad que durante la juventud este asunto
es complicado. Pero…
LIBRE. Por eso está libre. Lo es descaradamente. Completamente libre, últimamente libre. Alegremente. El más. Como ninguno
libre y, por eso, temido. Temible de libre. Es normal. Ni corriente
ni vulgar. Donde pone el ojo pone la bala. Y es el creador de espacios, ambientes, ocasiones de libertad para los demás.
INTERIOR. Entre tal cuento chino, tal apariencia y marketing, en medio de tanta historia montada, él se lo ha montado de otro modo. Vive el silencio, la soledad, el corazón y
la idea. Es inaudito: en estos tiempos cotiza la clausura, el
pensamiento, la pobreza y varios absurdos más.
EN MEDIO. Tiene un libro, aunque tenga otros. No es un
fascículo de timos por entregas: es el Evangelio. Tanto lo entiende cuanto lo practica. Si uno repite la vida de su protagonista, dice de pronto lo que ningún otro logra descifrar.
“Deja lo que tienes, sígueme y encontrarás tu tesoro”. Para
los demás, unas cuantas palabras. Para él, la explicación de
su propia vida. Jesucristo.
Doce, setenta, doscientos… Esa fue la progresión de los que
al verle vivir viviendo en su costado se quedaron con Él. No
todos murieron en la cruz de al lado. Pero se llamaron Pedro,
Juan, Santiago. Y sus nombres acompañan al nombre más
amado y nombrado de los nombres de hombres desde hace
más de dos mil años.
PARA CONOCERLE. No pases a su lado con la opinión vulgar
puesta en los ojos. Vete a vivir un tiempo a su casa. Obsérvale. Mira cómo vive y cómo hace sus cuentas. Vive con él sus
apuros, su soledad y su lío.
Ministerio eclesial
285
Verás cuántos le están llamando en un teléfono que no para y
una puerta que está sonando siempre demasiado. Conócele directamente. Para que puedas comparar. Podrás ver “de qué les
sirve a un hombre ganar todo el mundo y perder su vida”. Podrás
ver eso de “vender todo lo que tiene para comprar ese campo”.
4. AL SERVICIO DE UNA IGLESIA MEJOR
Cuando presentamos la misión de las Escuelas Pías decimos que
es “evangelizar educando desde la primera infancia a niños y jóvenes,
especialmente pobres, desde la integración de fe y cultura (Piedad y
Letras) para renovar la Iglesia y transformar la sociedad según los
valores del Evangelio, creando Fraternidad”149.
El ministerio escolapio tiene mucho que ver con el servicio a la
Iglesia para hacerla mejor, más fiel a su Señor. Las Escuelas Pías estamos al servicio de una Iglesia mejor.
Las aportaciones escolapias a nuestra Iglesia
Cuando hay una entidad eclesial fuerte cabe el riesgo de que desde fuera se le vea más interesada en sí misma que en la misión encomendada y en la Iglesia que le envía. Internamente también podemos
olvidar con el trajín de cada día que, no sólo pertenecemos y actuamos
en la Iglesia, la renovación de nuestra Iglesia es uno de los elementos
propios de nuestra misión escolapia.
Conviene detenernos un momento para tomar conciencia de lo
que vamos haciendo institucionalmente como Escuelas Pías y para
animarnos a seguir por ese camino.
La intención en este momento no es agotar las aportaciones, sino
destacar algunas que pueden ser más relevantes de cara a una renovación eclesial. Por ello ni citaremos ahora la principal aportación de
149 Tomado de la Web: http://www.escolapios.net/es-ES/Inicio.aspx.
Pasión por la misión
286
la propia vida entregada a Dios y a la Iglesia de tantos escolapios, ni el
servicio ministerial como sacerdotes de muchos de ellos, ni algunas
aportaciones más personales de gran importancia en la historia.
1. Educación cristiana y talante ministerial de los educadores
Es necesario citar aquí lo más propio de nuestro ministerio escolapio: la educación a los niños y jóvenes, especialmente pobres. La
educación para todos fue en su momento una auténtica revolución
que contrastaba con el pensamiento y actuación de aquella época.
Igualmente es una novedosa y crucial aportación el reconocimiento
la labor del maestro como un ministerio imprescindible y muy digno. Hoy también siguen siendo estos dos aspectos una clave de renovación eclesial: la educación cristiana y el talante ministerial de los
educadores. Aquí los escolapios hemos aportado mucho en los cuatro
siglos de historia, con la palabra y, sobre todo, con nuestro trabajo.
2. La comunidad cristiana escolapia
Los escolapios hace ya un tiempo que tenemos la intuición de
que todos nuestros colegios y obras han de contar con una comunidad
cristiana escolapia. No basta con la comunidad educativa para salvaguardar la identidad cristiana. Hoy en día no basta sólo la comunidad
religiosa, que a veces no está presente en el colegio u obra, pues no da
cabida a otras personas que pueden aportar mucho. Es necesaria una
comunidad cristiana con clara identidad escolapia que sea sujeto de la
misión, signo del mensaje que proponemos y oferta de inserción eclesial para los jóvenes, familias, educadores, colaboradores y entorno.
Conseguir que los colegios y obras escolapios sean también comunidades vivas es una aportación excelente para la Iglesia porque
consolidan un nuevo núcleo cristiano que renueva el sujeto eclesial,
porque presta un gran servicio a la misión encomendada por la misma
Iglesia y porque es la cantera de vocaciones cristianas de toda índole
que puede suponer un colegio de estas características.
3. La participación y vinculación del laicado
El protagonismo del laicado ha sido fundamental en toda la historia de la Iglesia y es una llamada urgente desde que el Concilio Vaticano II insistió en el fortalecimiento del Pueblo de Dios.
Ministerio eclesial
287
Las Escuelas Pías en toda su historia han dado y seguimos dando
la palabra y la posibilidad de vinculación de diferentes maneras. La
apuesta institucional por el laicado dio un gran paso en el Capítulo
General de 1997 y, desde entonces, está siendo referencia para otras
congregaciones religiosas y entidades de la Iglesia.
La Comunidad cristiana escolapia que acabamos de citar, las modalidades de participación en las Escuelas Pías, la formación como
educadores cristianos y escolapios, la Fraternidades escolapias, algunas experiencias comunitarias mantenidas con perseverancia, los ministerios conferidos también a personas laicas, los envíos y encomiendas para determinados servicios, la diversidad vocacional que cabe en
las Escuelas Pías (con la vida religiosa, los escolapios laicos, la Fraternidad, los ministerios), son algunas de las interesantes aportaciones
escolapias a la Iglesia y a nuestro mundo.
“La labor evangelizadora de los laicos está cambiando la vida
eclesial”150. Ciertamente el laicado está cambiando la vida de las Escuelas Pías y, con ello, también hace su contribución a la mejora de
nuestra Iglesia.
4. La acción pastoral con niños y jóvenes
La prioridad escolapia de la acción pastoral en nuestras obras es
hoy también una de las grandes aportaciones a nuestra Iglesia.
Los centros educativos son espacios privilegiados para la evangelización por su cercanía a los niños, jóvenes y familias. También por
su continuidad a lo largo de años de etapa escolar e, incluso, posterior. Por la conjunción de esfuerzos educativos que confluyen en un
colegio en el ámbito directamente escolar, en el extracadémico, en la
familia, en el entorno. Por la cierta facilidad de encontrar modelos
de referencia en la amplia diversidad que posibilita un colegio. Por la
posibilidad de ofrecer vivencias y experiencias diversas y adecuadas
a los distintos momentos de la vida. Por los recursos humanos y de
espacios con los que se puede contar.
150 Juan Pablo II: Redemptoris misio, sobre la permanente validez del mandato misionero, n. 2. 1990.
Pasión por la misión
288
Un colegio escolapio que trabaje pastoralmente, con la clave de
proceso y con la clave vocacional, está prestando un servicio inmejorable a la renovación de la Iglesia. Es nuestra contribución a la nueva
evangelización.
5. La presencia y acción con los más pobres
La preferencia escolapia por los más pequeños, por los más
necesitados, es otra gran aportación a la renovación actual de
nuestra Iglesia. Hoy y siempre son necesarios signos creíbles del
amor misericordioso de Dios por los últimos. Los escolapios hacemos de ellos nuestra marca y nuestra seña de identidad. Hemos
de seguir creciendo en obras y presencias entre los más pobres del
mundo.
Evidentemente son muchas más las acciones que llevamos a cabo
para mejorar nuestra Iglesia, para renovarla, para hacerla más cercana a los niños y jóvenes. Pero es bueno destacar y ser conscientes de
alguno de estos elementos.
¿Y mi aportación?
Este capítulo no puede quedarse sólo en una toma de conciencia.
Ha de ser también una llamada de ánimo para ampliar, para mejorar
aquello que está en mi mano.
Lo más importante es, sin duda, una vida fiel al Señor, una entrega a quienes están a mi lado y me necesitan. Intentar ser mejor
cada día, cuidar mi vocación, acercarme al Señor para que me dé las
fuerzas necesarias, exigirme todo lo que buenamente pueda dar, son
tareas fundamentales.
La aportación importante es también actuar en comunidad, apoyar el proyecto conjunto de la Iglesia y de las Escuelas Pías, el crecer
en comunión y en disponibilidad, el talante de crear buen ambiente y
fraternidad, el anteponer el bien común al propio.
Me juego la vida en aportar lo que está en mis manos, sea poco
o mucho. Eso es lo que me pides Tú, Señor. Nada más, ni nada
menos.
Ministerio eclesial
289
LOS PIES DE LA IGLESIA151
San Pablo comparaba el cuerpo humano con el Cuerpo de
Cristo: un grandioso organismo lleno de perfecciones; un
palacio de las mil maravillas, que todos admiramos. Pocos
pensamos, sin embargo, en los modestos pies, humildes, escondidos, pero tan necesarios: los pies cansados del turista,
contemplando paisajes o visitando monumentos; los pies del
peregrino, meditando sus pasos, rezando sus caminos; los del
ama de casa, cargada con la compra; los pies del juerguista
en sus noches de fiesta.
Ellos nunca ven nada, ni de nada disfrutan. Pero se cargan
día a día con el peso y el paso de la vida.
Hay mucha gente en el Cuerpo de Cristo: son los buenos
cristianos, silenciosos y anónimos; son la gente sencilla, con
una fe escondida; son los enfermos que sufren, con el Señor,
crucificados; los ancianos que viven de su larga esperanza y
de sus oraciones; son las monjas y monjes, que han quemado
sus vidas como la lámpara del tabernáculo, para dar luz al
mundo desde la sombra y el silencio.
Nadie les mira, pero llevan encima el peso de la Iglesia. Cuando lleguen a Casa, a la Casa del Padre, los desgastados pies
recibirán un baño y una suave caricia de amor y gratitud del
que lavó los pies de sus pobres discípulos.
151 Alberto Iniesta (Obispo Emérito de Madrid) en Vida Nueva n. 2028, febrero 1996.
12.
AL SERVICIO DE LA EDUCACIÓN
INTEGRAL
“Por eso nosotros, impulsados por el amor de Cristo según el
carisma fundacional, dedicamos al servicio de los hermanos toda
nuestra existencia, consagrada por la profesión religiosa y vivida
en la familia escolapia.
Y, a imitación del Santo Fundador, nos sentimos comprometidos
en la formación integral de los niños”
(Constituciones 12)
1. EDUCACIÓN INTEGRAL QUIERE DECIR, SOBRE TODO,
A PLENO TIEMPO
Los escolapios nos sentimos comprometidos en la formación integral de los niños. Esto dicen nuestras Constituciones y también los
documentos de nuestras escuelas.
¿Qué queremos decir con educación integral? Ciertamente es un
objetivo muy ambicioso que, si es ciertamente lo que nos orienta en
nuestra acción educativa, indica un tipo de educación muy exigente…
¡para los educadores y la institución educativa!
Educación integral es atender a todas las dimensiones de la persona
Lo primero que solemos pensar al hablar de educación integral es
la formación de todas y cada de las dimensiones de la persona.
¿Cuáles son todas esas dimensiones? Quizá hasta nos vemos en
un apuro si tenemos que enumerarlas. En el fondo estamos apuntando al modelo de persona que tenemos en nuestra cabeza.
En la legislación actual española se habla actualmente de ocho
competencias:
Pasión por la misión
292
–
comunicación en las lenguas oficiales y extranjera,
–
matemática,
–
conocimiento e interacción con el mundo natural,
–
tratamiento de la información y TIC,
–
social y ciudadana,
–
artística y cultural,
–
aprender a aprender
–
iniciativa y espíritu emprendedor
Ciertamente este modelo de competencias supone una interesante aportación educativa, pero ¿estamos hablando con esto de educación integral?
En algunos centros cristianos añaden la competencia espiritual y
ya se sienten conformes. ¿Y con eso bastaría?
Es cierto que otros elementos pueden irse incorporando en estas
competencias y completar así lo que podría ser la educación integral.
Tendríamos que ver cómo encajar la educación afectiva, la sociabilidad, la educación en valores, el desarrollo de la propia personalidad,
la educación física, las facultades más intelectuales, las propuestas
cristianas, la orientación personal y vocacional… y un largo etcétera.
Está bien este enfoque y nos puede ayudar en nuestra tarea educativa, pero quizá la educación integral sea bastante más que eso: habrá que partir de la situación en la que está el niño o el joven, quererle
con todas las fuerzas, intentar sacar de él todas las potencialidades
que pueda tener, ofrecer las propuestas cristianas y todo ello en medio
de una sociedad que hemos de conseguir que se vaya acercando a un
mundo de hermanos, en justicia y paz.
Educación integral es llegar al niño y joven en todos sus ambientes
Hay otra manera, complementaria de la anterior, de plantear la educación integral. Ésta es la que consigue llegar al niño y joven en los distintos ambientes en que se mueve con una propuesta educativa coherente.
Desde este punto de vista, la educación integral es la que se ofrece
conjuntamente en la escuela, la familia, el tiempo libre y los demás
Al servicio de la educación integral
293
espacios donde se mueve el niño o joven. La tarea aquí es poner de
acuerdo a los distintos agentes educativos en un proyecto educativo
conjunto y complementario. “Para educar a un niño hace falta la
tribu entera”, dice con mucha sabiduría un proverbio africano.
La educación escolapia se centra en el ámbito escolar y también
intenta con las familias lograr un trabajo conjunto, y lo mismo con
los entrenadores deportivos, los catequistas, los monitores, los responsables de actividades complementarias…
Nos encontramos aquí ante un importante y exigente reto para
la institución educativa y cada uno de los educadores para conseguir
esta acción conjunta.
El liderazgo necesario, la propuesta de objetivos comunes, los
planes formativos que incluyan elementos compartidos para los distintos educadores, son algunas de las tareas necesarias.
Educación integral quiere decir, sobre todo, a pleno tiempo
Todavía cabe plantear la educación integral desde un tercer punto
de vista, quizá el que aglutina los anteriores: se trata de ofrecer una
escuela a pleno tiempo, que supera los espacios escolares, las edades
de escolarización del centro y alcanza al alumnado y también familias,
profesorado, educadores y entorno en que se sitúa el colegio.
Se trata de conseguir un centro que atrae. Un centro que ofrece
referencias educativas, evangelizadoras y solidarias. Un centro orientado al alumnado y también a las familias, a los propios educadores y
al pueblo o ciudad en que se encuentra.
Se convierte propiamente en un colegio, en un colectivo, con la
finalidad de una educación integral cristiano, con lo que conlleva de
transformador, para la propia sociedad. Estamos hablando de un colegio que son diversos centros: el propiamente académico de las clases y
el horario escolar, en estrecha relación con la oferta pastoral que lo sitúa y amplía en una educación cristiana y en el tiempo libre. Y todo ello
unido con otras ofertas complementarias, deportivas, que enriquecen
la integridad de la formación y hacen al colegio más referencial. Y, a su
vez, implicando a los religiosos, a los profesores, a las familias, a exalumnos, al entorno… a quien desee sentirse parte y continuar su propia
Pasión por la misión
294
formación. Y todo ello relacionado con propuestas concretas de solidaridad que alcanzan las aulas y los grupos y el ambiente extraescolar.
Por aquí va también la educación integral escolapia. El colegio es
un centro a pleno tiempo, donde siempre hay vida. Siempre abierto
para quien quiere recibir o compartir, quien quiere pasar un rato, encontrarse con otros, colaborar en proyectos concretos, continuar su
formación, celebrar su fe, prestar su labor voluntaria…
Una herramienta especialmente interesante para llevar adelante
este enfoque de educación integral es la educación en el tiempo libre.
Para niños, adolescentes, jóvenes y adultos. Si esto llega a ponerse en
marcha se puede desencadenar el resto que acabamos de mencionar.
En concreto, la metodología del escultismo ofrece una herramienta extraordinaria cuando se actualiza y se sitúa en el marco educativo
más amplio de la educación integral y evangelizadora para todas las
edades. Ofrece educación en proceso y continuada, con grupos naturales, con abundancia de signos de paso y de crecimiento personal,
con el juego y el marco simbólico como marco educativo para los niños, con la promesa y las propuestas de crecimiento para adolescentes
y jóvenes, con la cercanía a la naturaleza, la educación activa con el
formando como protagonista, con la vivencia de la fe desde la vida,
con el grupo como espacio educativo de compartir y progresar, etc.
Educación integral: ese es el reto de la educación escolapia. El tuyo
y el mío. El de todos cuantos conformamos la presencia escolapia. Acabamos escuchando a Calasanz: “Y puesto que nuestro Instituto consiste
en la buena educación de los niños, esto debe apremiarle por encima
de cualquier otra cosa para que vaya bien, procurando que todos de
una forma u otra atiendan al bien de los niños” (carta 3206)
TESTAMENTO DE BADEN POWELL.
Recordad, esto es lo último que oiréis de mí, por tanto
meditadlo.
He tenido una vida muy dichosa, y quiero que cada uno de
vosotros la tenga también.
Al servicio de la educación integral
295
Creo que Dios nos puso en este mundo maravilloso para que
fuéramos felices y disfrutáramos de la vida. La felicidad no
procede de ser rico, ni siquiera del éxito en la propia carrera,
ni de concederse uno todos los gustos. Un paso hacia la felicidad es hacerse sano y fuerte cuando niño, para poder ser útil
y así gozar de la vida cuando se es un hombre.
El estudio de la naturaleza os mostrará cómo Dios ha llenado el
mundo de belleza y de cosas maravillosas para que las disfrutéis.
Contentaos con lo que os haya tocado y sacad el mejor partido
de ello. Mirad el lado alegre de las cosas en vez del lado triste.
Pero el camino verdadero para conseguir la felicidad pasa por
hacer felices a los demás. Intentad dejar este mundo un poco
mejor de como os lo encontrasteis y, cuando os llegue la hora de
morir, podréis morir felices sintiendo que de ningún modo habréis perdido vuestro tiempo sino que habréis hecho todo lo posible. Así, estad “Siempre Listos” para vivir felices y morir felices:
aferraos siempre a vuestra promesa scout, aun cuando hayáis
dejado de ser muchachos, y que Dios os ayude a hacerlo así.
2. LAS PALABRAS EDUCATIVAS
“Las palabras muestran quién quieres ser, mientras que las acciones demuestran quién eres”. No está mal pararnos a pensar en las
palabras que utilizamos habitualmente en la educación: es sabiduría
acuñada y muestra qué queremos hacer. Luego, ya sabemos, nuestra
vida y nuestras acciones mostrarán lo que realmente somos.
Un listado de palabras para pensar
1.
Presentamos un listado de palabras para pensar: tienen mucho que ver con esa educación integral que pretendemos.
2.
Enseñar. Es colocar en las señas, en las pistas del camino. Es
señalar. Necesitamos saber a dónde queremos ir para poder
tener pistas que nos guíen. Saber situar a los alumnos en
esas pistas es nuestra tarea.
Pasión por la misión
296
3.
Aprender. Es aprehender, captar esas señas que nos ayudan,
es asumirlas, hacerlas propias, apropiarnos de ellas.
4.
Educar. Es guiar, conducir desde fuera y también sacar lo
mejor que hay dentro del discípulo. Quizás ambos sentidos
son lo mismo: guiar para que salgan todas las posibilidades.
“Educar a un niño no es enseñarle algo que no sabía, sino
hacer de él alguien que no existía”.
5.
Educador. Quien educa, quien conduce descubriendo y potenciando lo que hay en el alumno.
6.
Profesor. Quien profesa, quien manifiesta sus convicciones.
La connotación nos puede llevar a unir al profesor con los
conocimientos, pero se refiere etimológicamente más a las
convicciones, a lo que marca la vida y lleva a actuaciones.
7.
Tutor. Quien te hace ser tú. Quien acompaña, quien te hace
distinto de él para que seas tú, quien te ayuda en tu personalidad, en tu vocación…
8.
Maestro. Unido a magisterio, quien te hace ser mayor. Quien
te ayuda a crecer, a ser más. El magisterio es un ministerio,
un servicio, quien se hace menos para tú seas más, quien se
desvive para dar vida.
9.
Alumno. Quien está sin luz, quien ha de ser iluminado,
alimentado.
10. Discípulo. Quien está en proceso de aprender del docente,
quien enseña.
11. Disciplina. Relacionado con discípulo, actitud para aprender.
¿Y alguien no le gusta esta palabra y lo que significa?
12. Doctrina, adoctrinar. Doctrina es el conjunto coherente de enseñanza. Y adoctrinar sería enseñar con esa coherencia. Hoy tiene
connotación negativa: ¿será porque no interesa la coherencia?
13. Infante. Viene de in-fans, quien no puede hablar. Ya nos marca la dirección educativa: enseñar a hablar, dar la palabra.
13. Adolescente. Quien adolece de algo, le falta algo todavía, necesita continuar haciéndose.
Al servicio de la educación integral
297
14. Formación. Acción de tomar forma. Proceso para ponerse en
forma, lo que incluye articular muchas actitudes: formarse,
informarse, conformarse, reformarse, transformarse… Es un
largo proceso de modelado y, desde luego, no sólo reducido a
lo intelectual.
15. Instrucción. Hacer estructura en el interior, organizar la propia
persona, la forma de razonar, de percibir, de sentir, de vivir…
16. Escuela. Lugar de escucha. Tendrá que ser porque se dicen
cosas que merece la pena.
17. Centro educativo. Lugar de referencia, que convoca, que tiene su eje en torno al cual hay más elementos.
18. Colegio. Colectivo, un grupo de personas organizado en torno a un proyecto, a un programa.
19. Clase: agrupación con criterio.
20. Materia. Viene de mater, de origen. Es conveniente que en la
escuela se estudien muchas materias, lo que está en el fondo
de las distintas realidades.
21. Asignatura. De ad-signum, lo que acerca a lo que tiene sentido, a lo que indica algo. No quedarse en lo externo, sino
aproximar al fondo.
22. Curso, currículo. Recorrido o itinerario que ha de posibilitar
un proceso en la persona de formación, de aprendizaje de las
claves.
23. Saber. Tiene el doble sentido de tener saber, sabiduría y tener
sabor, saborear. Y ciertamente los dos aspectos van unidos:
“el que sabe, sabe”.
24. Inteligencia. De entender y también de “intus (entre) legere”:
leer entre líneas, saber leer la realidad, captar lo importante
de lo que tenemos delante.
25. Pro-blema. Es una definición (una realidad) que nos lanza
a algún sitio. Así como em-blema es un lema en otro, un
jeroglífico, un signo en otro. Plantear problemas es un buen
sistema de educar.
Pasión por la misión
298
26. Lección. Acción de leer, de lectura. Atención con que se pueden
leer las palabras y los libros, así como también la realidad.
27. Corregir. Es regir juntos, contrastar lo que hacemos, ponernos de acuerdo.
28. Examinar. Es desde fuera mirar adentro, hacer minas desde
fuera para ver si es sólido lo que hay en el otro.
29. Explicar. Viene de plegar, ordenar, en este caso desde fuera.
Pero además de explicar, conviene implicar (desde dentro),
complicar, aplicar y dejar replicar e incluso suplicar.
30. Criar. Está muy relacionado con crear y quizá también con
creer, con fiarse. Eso lleva a acompañar el crecimiento.
31. Y muchos más: aprobar y suspender, dialogar (de logos, palabra, sabiduría)…
No se trata de completar todo el campo semántico, sino posibilitar
mediante algunos términos educativos, la cantidad de aspectos que habría
que considerar en una buena educación, en una educación de calidad.
Acabamos con una frase de nuestras Constituciones: “Esta misión
educadora tiende a la formación integral de la persona de modo que
nuestros alumnos amen y busquen siempre la verdad, y trabajen esforzadamente como auténticos colaboradores del Reino de Dios en la construcción de un mundo más humano y mantengan un estilo de vida que
sea coherente con su fe. Así, progresando a diario en la libertad, logren
un feliz transcurso de toda su vida y alcancen la salvación eterna”152.
ES QUE QUIERO SACAR DE TI TU MEJOR TÚ153
Quiero encender estrellas en tu cielo, quiero sembrar de canciones tu camino;
poner luz en tus noches, fuego en tu vida, ilusión en tu mirar; sembrar inquietudes…
152 Constituciones 92.
153 Inspirada en la poesía de Pedro Salinas: Perdóname por ir así buscándote…
Al servicio de la educación integral
Darte hambre y sed de las cosas de arriba, subir más alto es
siempre tu destino,
poner paz y alegría, darte la mano, y ayudarte a caminar,
sembrar inquietudes…
Perdóname, si a veces, torpemente, no busco en ti lo mejor
que en ti veo.
Estoy a tu servicio, yo sólo quiero ayudarte y no estorbar.
Quiero con toda el alma SACAR DE TI… TU MEJOR TÚ
CÓMO EDUCAR154
Hagan discípulos, no maestros; hagan personas, no esclavos;
hagan caminantes, no gente asentada; hagan servidores, no
jefes. Hagan hermanos.
Hagan creyentes, no gentes creídas; hagan buscadores de
verdad, no amos de certezas; hagan creadores, no plagiadores; hagan ciudadanos, no extranjeros. Hagan hermanos.
Hagan poetas, no pragmáticos; hagan gente de sueños y memoria, no de títulos, arcas y mapas; hagan personas arriesgadas, no espectadores. Hagan hermanos.
Hagan sembradores, no coleccionistas; hagan artistas, no
soldados; hagan testigos, no inquisidores; hagan amigos de
caminos, no enemigos. Hagan hermanos.
Hagan personas de encuentro, con entrañas de ternura, con
promesas y esperanzas, con presencia y paciencia, con misión y envío. Hagan hermanos.
Hagan discípulos míos; denles lo que Yo les he dado; descarguen sus espaldas y siéntanse hermanos.
154 Lic. Pepe Betanzos, Universidad Cristóbal Colón de Veracruz.
299
300
Pasión por la misión
3. MIS GRANDES DESCUBRIMIENTOS EN LA MISIÓN
ESCOLAPIA
Acercándonos al final de este viaje, me gustaría compartir contigo una serie de descubrimientos relativos a la misión que me ha
tocado muy de cerca en mis años de ministerio escolapio, todos ellos
en torno al colegio de Bilbao.
Soy consciente de que forman un relato de los muchos que podrían hacerse de esta misma historia. Pero prefiero hacerlo así, como
experiencia en primera persona. Así que con cierto temor y temblor,
me atrevo a narrarlo.
En la lectura creyente de mi propia vida considero estos descubrimientos como hitos por los que me ha ido conduciendo el Señor
para llevar adelante su deseo respecto a la misión encomendada. Creo
también que han sido descubrimientos comunitarios, conjuntos, que
hemos ido haciendo mientras intentábamos compaginar la fidelidad a
la herencia recibida como fruto del gran trabajo de mucho tiempo y de
muchos escolapios religiosos y laicos, a la vez que con la creatividad que
ha ido reclamando cada momento. El camino no ha sido fácil, sino fruto
de mucha reflexión, bastante oración, diversas tentativas no siempre
positivas, abundante tiempo con idas y venidas, tensiones a veces, mucho trabajo y, sobre todo, muchos rostros queridos. Estoy convencido
de que no han sido inventos nuestros, sino que han sido descubrimientos de algo que el Señor iba poniendo en nuestro caminar.
Pienso que es bueno reconocer agradecidamente la suerte que he
tenido, que hemos tenido. Y creo que es de justicia el darlos a conocer
por si pudiera valer a otras personas en otras circunstancias. Comienzo
por una narración más personal y, en un segundo momento, intento resumir todo en cinco descubrimientos que considero más importantes.
Mi historia personal de descubrimientos
Desde los cinco años fui alumno de un colegio escolapio. En él
me formé, me acompañaron y guardo excelente recuerdo de muchos
educadores y, sobre todo, de escolapios. Me da apuro citar a algunos
porque sé que olvidaré a otros, pero sí he de nombrar a Lekun, a Inocencio, a Juanjo, a Pedro, a Miguel… y un largo etcétera.
Al servicio de la educación integral
301
Desde chaval me llamaba la atención, entre muchísimas cosas positivas, los distintos ámbitos que había en el colegio, cada uno con un
religioso al frente. Estaba el mundo del deporte, el cine de los fines de
semana, el grupo scout, los grupos de revisión de vida, el club de montaña, la revista escolar, el cine fórum, la cofradía, la misa de cada mañana
y la de los sábados… Era un colegio con mucha vida, aunque cada espacio era autónomo de los demás, incluso a veces con cierta rivalidad.
Ya de joven escolapio, mientras realizaba mis estudios civiles y de
teología, fui adentrándome en la vida colegial y pastoral, como monitor
de grupos, con algunas experiencias en clase, etc. En esta nueva situación de mayor cercanía e implicación, comprobaba de nuevo que era
un colegio muy activo, con muchas ofertas educativas y también un
colegio fragmentado en parcelas no demasiado bien avenidas entre sí.
En mi aprendizaje pastoral tuve la suerte de encontrarme con
diferentes estilos, cada cual con una riqueza muy grande. El mayor
descubrimiento, a mi entender, vino de la síntesis de la educación
en el tiempo libre del escultismo por un lado, con la intencionalidad
de la catequesis y la formación religiosa por otro. La acción pastoral
se multiplica cuando se unen ambos elementos desde un proyecto y
desde equipos que lo sostengan en el tiempo.
Una vez ordenado sacerdote y terminados los estudios, me nombran coordinador de pastoral del colegio: una importante responsabilidad en un centro con tradición de buenos responsables de pastoral.
Era 1982. La pastoral escolar era buena en cuanto a la formación religiosa, celebraciones y oraciones, convivencias, acompañamiento… El
reto de ese momento era dar continuidad a los grupos tras las edades
escolares. Para ello era necesario atender simultáneamente varios aspectos: presentar una oferta interesante para jóvenes ya exalumnos y
para adultos, aumentar el número de alumnos en los grupos mejorando la convocatoria, cuidar el funcionamiento de los equipos de responsables y su formación (incluida su pertenencia a los propios grupos que promueven), trabajar con las familias para crear el ambiente
adecuado con su apoyo e implicación, conjuntar la acción escolar con
la extracadémica, introducir con mayor fuerza en el propio colegio y
en los grupos las acciones de solidaridad… La presencia de una casa
de formación de jóvenes escolapios fue una gran ayuda por el ímpetu
y la dedicación de algunos de ellos, así como de los formadores.
302
Pasión por la misión
Aquello creció rápidamente y se vio necesario dar una entidad a
todo este movimiento. En 1985 nacía la asociación Itaka para dar identidad a tantas personas que conformaban los grupos de jóvenes y adultos: pronto no eran sólo exalumnos, pues se acercaban también otras
personas convocadas a veces por los propios miembros de los grupos.
Una asociación con distinto nombre del colegio permitía iniciar acciones de solidaridad y de otro tipo (el Gesto por la paz, la colaboración con
residencias de niños institucionalizados, la escuela de educadores, etc.).
También una asociación posibilitaba el acceso a subvenciones públicas
que permitirá unos años después los primeros contratados para la pastoral y la acción social. Estaba naciendo una nueva realidad escolapia.
Esta nueva realidad en un colegio, formando parte de él pero a la
vez siendo autónoma, supone una dialéctica que habrá que ir encajando.
Es un momento también de separación del colegio de la comunidad que
reside en él, al haber varias comunidades en Bilbao, de separar las figuras
del director y del rector. Son tiempos de importantes cambios. Surgen
decisivas cuestiones: si la misión escolapia llega también a exalumnos y
familias o si ha de centrarse sólo en la edad escolar, si es preciso ofrecer
a exalumnos y familias algo más allá de una vinculación sentimental al
colegio, si hay que introducir con tanta fuerza las cuestiones sociales…
En 1988 me nombran director del colegio. Se une así la dirección
con la pastoral y, con ello, se da una un paso decisivo para aunar el
proyecto educativo escolar con el extracadémico en un único proyecto escolapio de misión. Se trata de hacer un centro educativo, evangelizador y solidario a pleno tiempo: con las puertas abiertas desde
primera hora de la mañana hasta última hora de la tarde, incluidos
los fines de semana, las épocas vacacionales; con múltiples actividades
educativas, pastorales, de tiempo libre, deportivas, complementarias;
para todas las personas, alumnado, exalumnos, familias, profesores y
personal del colegio, personas cercanas.
Con todo esto la misión escolapia se va consolidando y en 1991 nacen las comunidades de Itaka, como desembocadura ya adulta de los
procesos grupales de catecumenado llevados durante tanto tiempo y con
el deseo inequívoco de caminar conjuntamente con los escolapios. Esto
da orientación a la pastoral que encuentra así un horizonte al que encaminarse y ofrece grupos de vida a los responsables de los procesos de eta-
Al servicio de la educación integral
303
pas anteriores. Esto va multiplicando la acción escolapia: entran algunos
miembros de estas comunidades como profesores en el colegio (o siendo
profesores entran en las comunidades), se van iniciando nuevos proyectos educativos, evangelizadores y sociales (entre los que cabe destacar la
presencia en el barrio de San Francisco y el trabajo como ONGD).
En 1995 se da otro paso. Es nombrado director académico un
miembro de las comunidades mientras quedo como director titular
(todavía en una separación de figuras no demasiado definida) y como
asistente provincial de misión evangelizadora. Es una época de grandes frutos: se inicia el proceso de discernimiento para que las comunidades de Itaka se constituyan en Fraternidad escolapia (1996), se pone
en marcha una comunidad de vida conjunta de religiosos con laicos
que se sigue manteniendo hoy en día, se envía a los primeros laicos
por tres años a Venezuela para compartir allí vida y misión, tiene lugar la apertura de los primeros hogares, etc.
En otros lugares de la Provincia van surgiendo experiencias parecidas, más ricas en algunos aspectos, en Pamplona, en Vitoria, en
Tolosa, en Tafalla… y también en otras demarcaciones. Este paso de
una mayor coordinación con la Provincia supone otro salto cualitativo en la misión. La puesta en marcha del Secretariado de colegios,
muy inspirado en la rica experiencia de Cataluña, ayudará también a
un trabajo más compartido entre todos.
En 2001 hay otro paso decisivo con la constitución de la Fundación Itaka-Escolapios. La Provincia de Vasconia y la Fraternidad Itaka
crean una entidad de misión escolapia conjunta. En ella confluyen las
distintas entidades que se habían ido creando en torno a la asociación
Itaka (el grupo scout, la escuela de educadores, la que atendía a niños
en residencia, la de presencia en el barrio de San Francisco, etc.). En
el centro y como proyecto prioritario está la acción pastoral con los
grupos educativos y pastorales. Esta plataforma conjunta abre un camino de grandes posibilidades.
Muy pronto la fundación Itaka-Escolapios dará cabida a las Fraternidades y realidades pastorales de los distintos lugares de la Provincia, primero de Vasconia, y a partir de 2005 también de otros lugares:
Andalucía, Aragón, Valencia, Venezuela, Brasil, Bolivia, Camerún, India, Filipinas…
304
Pasión por la misión
Simultáneamente va tomando forma el concepto de “presencia
escolapia”, que intenta conjuntar la misión escolapia y las personas
y entidades que la impulsan para conseguir su optimización. En muchos lugares hay una comunidad religiosa, quizá alguna Fraternidad,
bastantes laicos vinculados a lo escolapio, algún colegio, quizá alguna
parroquia o centro de culto, alguna obra de educación no formal…
Hacer avanzar todos estos ámbitos de manera coordinada sería muy
bueno para la propia identidad escolapia, para la convocatoria de nuevas personas a esta vida y misión escolapias, para el mejor logro de
frutos de nuestra misión. Para ello será necesaria una persona que coordine, con un equipo y un proyecto de presencia. El sujeto y alma de
todo ello será la “Comunidad cristiana escolapia”, aquellas personas
que se reúnen habitualmente en torno a la Eucaristía y que se sienten
llamadas a asumir como propia la misión escolapia.
Esto lleva en 2005 al inicio en la Provincia de la Comisión de
misión para poder reflexionar sobre el futuro de la misma, ayudar al
crecimiento del sujeto escolapio, coordinar e impulsar las presencias
escolapias, así como los dos grandes pilares de la misión: los colegios
con su Secretariado y la fundación Itaka-Escolapios con su Comisión
ejecutiva, dirigidas ahora por personas de la Fraternidad bajo la supervisión de esta Comisión y la propia Congregación.
En 2009 el P. General me nombra su Delegado general para la
integración carismática y la misión compartida. Se trata de impulsar
estas líneas de la Orden, especialmente con la puesta en marcha de
la Fraternidad General (2011) y el desarrollo de todas sus potencialidades, el movimiento Calasanz (2012), el acompañamiento hacia la
constitución de nuevas Fraternidades y la puesta en marcha de los
equipos de misión compartida. Y, por supuesto, continuar con la fundación Itaka-Escolapios. Grandes desafíos para estos próximos años.
Cuando hoy miro hacia atrás veo la mano de Dios en el camino
recorrido y en tantas personas que lo han hecho posible. Ante ello
brota en mí la necesidad de dar gracias a Dios y a todos.
Grandes descubrimientos para destacar
De esta experiencia destaco estos grandes descubrimientos que,
como suele pasar con los regalos de Dios, quizá puedan producirse
también en otros lugares. Los presento brevemente.
Al servicio de la educación integral
305
1. Un buen trabajo pastoral es fundamental para un buen
colegio escolapio
Cuando la acción evangelizadora está presente con fuerza en un
colegio escolapio, esta escuela gana muchísimo. Gana en identidad
cristiana y escolapia, en oferta educativa, en convocatoria vocacional,
en posibilidad de contar con más manos colaboradoras, en presencia
eclesial y social.
La buena formación religiosa, las celebraciones y experiencias religiosas cuidadas, la ambientación pastoral del centro, la educación
en valores referidos al Evangelio, unos días anuales de convivencias,
la oferta de procesos grupales extracadémicos así como cauces concretos de solidaridad, son iniciativas fundamentales para un colegio
escolapio. Y todo ello llevado a cabo en equipo, con un proyecto compartido y sostenido a lo largo del tiempo.
2. No es lo mismo un colegio con pastoral que un colegio en
clave evangelizadora y pastoral
Desarrollar muchas y buenas acciones pastorales es muy importante, pero no suficiente. Un colegio escolapio ha de estar basado en la clave
evangelizadora y pastoral. Ésa es su identidad y su corazón. No son unas
iniciativas más en un amplio programa educativo, sino que son la razón
de ser del colegio. En torno a la evangelización se organiza el colegio: es
lo que da el tono a los demás elementos también fundamentales.
Para ello la dirección del colegio ha de ser pastoral. Se podrá hacer de distintas formas, pero esto es clave.
3. Un colegio en clave pastoral requiere ser un centro a pleno
tiempo
Un colegio de estas características ha de ser a pleno tiempo y
dirigido a todas las edades y públicos. Precisamente ahí es donde se
consigue la sinergia necesaria para que todo dé fruto. El reto es ser
centro de referencia, un deseado lugar de encuentro para el alumnado, las familias, el personal, gentes cercanas, colaboradores… en los
tres ámbitos tan escolapios de la evangelización, la educación y la
transformación social.
Pasión por la misión
306
4. El colegio puede ser el centro, pero hace falta otra identidad
para la continuidad de los procesos
El colegio es el centro de referencia, de encuentro, pero es precisa otra identidad para las personas que se van acercando: será la
Comunidad cristiana escolapia, la Orden religiosa, la Fraternidad, la
asociación en la que se sienten protagonistas…
Son necesarios otros espacios para dar cabida a la participación y
la implicación adecuada a todas las personas. Y es preciso también que
todo ello vaya aunado en un proyecto escolapio compartido.
5. Un colegio escolapio hace ofertas escolapias
La creatividad nos ayuda a imaginar ofertas que podemos hacer.
Pero en un colegio escolapio no pueden faltar las ofertas escolapias de
una pastoral vocacional a la vida religiosa escolapia y a la Fraternidad,
a la misión compartida y a la colaboración, a la Comunidad cristiana
escolapia, al Movimiento Calasanz, a las actividades que vaya promoviendo la propia Demarcación, la Orden y la Iglesia.
Es preciso superar los personalismos de cada cual, del propio colegio, de la propia demarcación, para recordarnos una y otra vez que
somos mensajeros de un Único Señor.
Cuando todo esto se va dando, se facilita que Dios pueda actuar
más a sus anchas. O al menos, así lo pienso y vivo.
6. La gran unión entre comunidad y misión.
La misión es convocar al seguimiento de Jesús en Iglesia, en
comunidad. La razón de ser de toda comunidad y de la Iglesia es la
misión. No cabe separar la vida y el trabajo, el ser y el hacer, el compromiso y la fe… Cuanto más se vuelca uno en la misión, más va
descubriendo la necesidad de la formación y la oración: curiosamente
no siempre pasa lo mismo al revés.
En la medida en que trabajamos la educación cristiana y solidaria
vamos convocando a colaborar y formar parte de las Escuelas Pías. Y,
cuando van respondiendo las personas y nos acercamos mutuamente
y vamos creando espacios y comunidades compartidas, vamos descu-
Al servicio de la educación integral
307
briendo que la diversidad de personas, de vocaciones, de carismas, de
estilos personales, cada cual sale enriquecido en su propia vocación y
la misión que nos ha convocado gana muchísimo.
En el compartir con muchos laicos la reflexión, la misión, la oración
y la misma comunidad he salido ganando en mi propia vocación como
cristiano, religioso, sacerdote y escolapio. Y creo que también han ganado
todas las personas, la comunidad, las Escuelas Pías y su misión.
VER Y NO VER
Un abad de un monasterio estaba muy preocupado: “Son muchos los que entran en el noviciado, pero también son muchos los que, pasado algún tiempo, lo dejan. Tras unos años,
son muy pocos los que permanecen”.
Un día, mientras meditaba, vio una escena que le iluminó por
completo: la caza del zorro. El pobre animal corría campo a
través. Le perseguía una jauría de perros y, más atrás, a caballo, los cazadores. El zorro corría y corría, y los perros, tras
él, ladraban veloces intentando darle alcance.
El abad observó que, al cabo de un rato, sólo un par de perros
continuaban la carrera; los demás abandonaban la persecución y se les veía, por aquí y por allá, descansando o entretenidos entre olisqueos.
Cuando hubo terminado la cacería, el abad preguntó a uno de
los caballeros: “¿Por qué aquellos dos perros, cuando la mayoría había abandonado, siguieron al zorro hasta el final?”
El cazador sonrió, y sin necesidad de reflexionar, le respondió: “Mire padre, al principio todos los perros corren y ladran,
pero la mayoría no ha visto al zorro, simplemente corren en
medio del barullo. Hasta el final sólo llegan los que sí han
visto al zorro”.
13.
CONSTRUIR CADA DÍA
LAS ESCUELAS PÍAS
“Como personas que vivimos en común, aceptamos la ley, camino
hacia el amor, acatamos los principios que salvaguardan los
derechos de la persona humana, así como las leyes de la Iglesia, y
nuestras Constituciones y Reglas.
Éstas, imagen de nuestra vida consagrada, nos ayudan a caminar
más seguros por la senda de la vocación, para alabanza de Dios y
utilidad del prójimo”
(Constituciones 13)
1. LAS CLAVES DEL FUTURO
Nos preguntamos ahora por las claves que nos pueden ayudar a
caminar más seguros por la senda de la vocación, para alabanza de
Dios y utilidad del prójimo.
Cada día, con nuestro esfuerzo personal, comunitario e institucional, hemos de ir construyendo las Escuelas Pías que den continuidad a nuestra historia y que nos mantengan fieles a los retos del
momento y del futuro.
Algunas son claves que se mantienen a lo largo del tiempo porque
son fundamentales. El Capítulo General de 2009 las recogió y definió
como líneas generales de acción agrupándolas en seis grandes apartados, con algunas concreciones en cada una de ellas:
–
Revitalización155, consolidación y crecimiento de la Orden.
155 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de marzo de 2011.
Pasión por la misión
310
–
Vida fraterna en comunidad.
–
Ministerio escolapio.
–
Pastoral vocacional.
–
Formación inicial156.
–
Laicado.
La Congregación General, con el apoyo de los Secretariados generales y siempre en conexión con los Superiores de las demarcaciones, elabora sus programaciones y va desarrollando acciones para
impulsar estas claves de futuro.
Entre las muchas iniciativas y trabajos desarrollados, cabe destacar como claves de futuro:
–
La progresiva concienciación de necesidad de trabajar conjuntamente en la Orden.
–
La nueva organización con creación de nuevas Provincias,
agrupamiento de otras.
–
El plan de crecimiento en nuevos países.
–
El mayor acompañamiento de los religiosos en sus primeros
años de ministerio.
–
El acompañamiento de los religiosos en sus distintos ciclos
vitales.
–
El diseño de los elementos e indicadores de identidad calasancia de las obras.
–
El inicio del Movimiento Calasanz (pastoral en proceso también con jóvenes).
–
El impulso a las obras de educación no formal.
–
Las distintas iniciativas para impulsar la pastoral vocacional.
–
El cuidado de los planes de formación inicial de los religiosos.
156 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de enero de 2011.
Construir cada día las Escuelas Pías
311
–
El impulso a las casas de acogida vocacional y a las comunidad de formación.
–
El impulso y coordinación de las Fraternidades escolapias.
Este listado no agota ni las acciones que se están llevando a cabo
en estos momentos para seguir construyendo día a días las Escuelas
Pías ni pretende recoger todas las claves de futuro. Pero sí puede ser
útil para ir señalando algunos aspectos que hemos de apoyar todos los
que nos sentimos escolapios.
De todas formas, creo que conviene destacar ahora algunas opciones fundamentales para el futuro próximo de las Escuelas Pías. Son las
que comentaremos a continuación y que ahora tan sólo apuntamos:
–
Bendecir siempre.
–
Trabajar con proyectos compartidos y bien planteados.
–
Cuidar el sujeto escolapio, el nuevo nosotros escolapio que
va tomando forma, y especialmente la Fraternidad que abre
nuevos y esperanzadores horizontes.
–
Aprovechar la intuición y la realidad de la fundación ItakaEscolapios.
–
Avanzar en nuestra comunidad escolapia de amigos de Jesús.
–
Seguir viendo apasionadamente la misión escolapia.
TENTACIONES CONTRA EL CARISMA157
+ Secularización del carisma olvidándose que a través de él
es el Espíritu quien nos guía,
+ La imitación automática de las formas en que se ha ido
viviendo el carisma olvidando la fidelidad creativa y la lectura
de los signos de los tiempos,
157 Josep Miró y Miguel Ángel Asiain. Vivir hoy el carisma de Calasanz. ICCE. 2000,
p. 172.
Pasión por la misión
312
+ Los miedos personales o grupales que quitan la necesaria
intrepidez y la capacidad de decir con valentía,
+ La acomodación y la debilidad de la vida religiosa,
+ La falta de memoria histórica y de contacto con los inicios
carismáticos que nos alejan de las opciones calasancias,
+ El olvido práctico de que el carisma se profundiza y actualiza con el tiempo…
2. BENDECID SIEMPRE
Para seguir construyendo las Escuelas Pías del futuro hemos de
seguir esforzándonos cada uno de nosotros para ser mejores personas,
mejores cristianos y mejores escolapios.
El camino para ello es ponerse una y mil veces en las manos del
Señor, pedirle su luz y su fuerza, hacer camino cada día creciendo en
alegría, en servicio, en amor.
Hay virtudes que son un bálsamo para la convivencia, que se han
recogido en la historia de la Iglesia como contrapuntos a los pecados capitales: la humildad, la generosidad; la castidad, la paciencia, la templanza, la caridad fraterna, la diligencia y fervor en el servicio de Dios. A ellas
podríamos añadir la compasión, la no violencia… y siempre el amor.
Hoy, posiblemente siempre, tiene especial importancia desterrar
la maledicencia y cultivar la “benedicencia”. Frente a la envidia, el
chisme, el hablar mal de los demás, el destacar lo negativo, hemos de
fomentar el “bien-decir” de todos y de todo.
Desterrar el hablar mal de los demás, el chisme y la envida158
Un sabio fue visitado por alguien que se puso a hablar mal de
otro amigo del sabio, y éste le dijo: “Después de tanto tiempo, me
158 Tomado libremente de http://alpasarlashoras.blogspot.com.es/2010/07/maledicencia-el-pecado-del-que-no-se.html
Construir cada día las Escuelas Pías
313
visitas para cometer ante mí tres delitos: primero, procurando que
odie a una persona a la que amaba; segundo, preocupándome con
tus avisos y haciéndome perder la serenidad; y tercero, acusándote a
ti mismo de calumniador y maledicente”.
Si todos tuviéramos la misma actitud del sabio, no habría maledicentes. Para que una persona hable mal de otra, se necesita alguien que escuche. El que oye, hace caso y da pábulo es tan culpable como el que habla.
Como dijera de manera cómica Tito Maccio Plauto (251-184 a.C.): “Los
que propagan el chisme y los que lo escuchan, todos ellos deberían ser
colgados: los propagadores por la lengua, y los oyentes por las orejas”.
El mensaje bíblico es muy insistente en este asunto, sin duda por
la importancia que tiene:
–
“El que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene
su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños”
(Salmos 34, 12-13). Texto que repite Pedro (1 Pedro 3, 10).
–
“No atestigües sin motivo contra tu prójimo ni engañes con
los labios” (Proverbios 24, 28).
–
“Hermanos, no hablen mal unos de otros” (Santiago 4, 11).
–
“¿Quién, Señor, puede hospedarse en tu tienda?, ¿quién puede vivir en tu santo monte? El que dice la verdad sinceramente y no calumnia con su lengua, el que no difama al
vecino” (Salmo 15, 1-3).
–
Uno de los mandamientos del Decálogo prohíbe expresamente el falso testimonio (Éxodo 20,16; Deuteronomio 5, 20).
–
“No des informes falsos, ni te hagas cómplice del malvado
para ser testigo en favor de una injusticia” (Éxodo 23, 1).
–
“Que vuestra palabra sea sí, sí; no, no. Lo que pase de ahí
procede del Maligno” (Mateo 5, 37)
–
Una de las características que la Biblia da de los dirigentes de la
iglesia es que no deben ser de “de dos lenguas” (1 Timoteo 3, 8),
“sin doblez”, dice otra versión, “que nunca falten a su palabra”.
Es decir, honestos, transparentes, que no tengan que andar dando explicaciones de algo que dijeron respecto a otras personas.
Pasión por la misión
314
La maledicencia como “una especie de homicidio”159, porque con
la palabra se asesina la reputación de una persona, de forma gratuita
y estando amparado en la más completa impunidad.
“En ausencia del hermano no se debe hablar mal de él para difamarlo, aunque digamos la verdad. Esto sería maledicencia”160. Es hora
de comenzar a hablar de este pecado, y detenerlo; de otra forma seguirá
destruyendo vidas y enturbiando las relaciones entre las personas.
Lamentablemente el hablar mal de las personas, el chisme, la envidia están presentes a nuestro alrededor, incluso en comunidades y
ambientes cristianos. Construir futuro es desterrar estas conductas con
una actitud activa como la que se apunta en la siguiente historia:
“Un joven discípulo de Sócrates llega a casa de éste y le dice:
–Escucha, maestro. Un amigo tuyo estuvo hablando de ti con
malevolencia…
–¡Espera! –lo interrumpe Sócrates–. ¿Ya hiciste pasar por las tres
rejas lo que vas a contarme?
–¿Las tres rejas?
–Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres
decirme es absolutamente cierto?
–No. Lo oí comentar a unos vecinos.
–Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la
bondad. Eso que deseas decirme ¿es bueno para alguien?
–No, en realidad, no. Al contrario…
–¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
–A decir verdad, no.
- Entonces –dijo el sabio sonriendo– si no es verdadero, ni bueno,
ni necesario, sepultémoslo en el olvido”.
159 San Francisco de Sales (1567-1622).
160 Antioco del Monasterio de Saba.
Construir cada día las Escuelas Pías
315
Por detrás de la maledicencia suele estar la ociosidad y la envidia.
Así que conviene atajarlas desde sus inicios.
¡Cuánto bien haríamos contestando así cuando alguien nos venga
con un chisme! ¡O cuando tengamos la tentación de hablar mal de los
demás! Si nos pusiéramos en campaña no “mal-decir” haríamos mucho
bien. Y no olvidemos que es tan culpable quien actúa con maledicencia,
como quien las escucha. Dime cómo hablas y te diré quién eres.
Conviene destacar, como ejemplo, el daño que se puede hacer en la
educación cuando una familia habla mal de un profesor (o al revés), cuando el ambiente escolar está teñido de chismes, cuando la crítica superficial y dañina llega a los oídos de los niños y jóvenes… Palabras así pueden
dañar el trabajo de muchas personas a lo largo de mucho tiempo.
Bendecir, siempre “bien-decir”
Hemos hablar siempre bien de los demás, sin ser lisonjero ni meloso, haciendo esfuerzo por detectar y destacar las bondades de las
personas y de las situaciones.
No se trata de olvidar los aspectos negativos, ni de quitar importancia a la buena crítica que actúa siempre con amor, con el compromiso de colaborar en cambiar la situación y en el momento y espacio
oportuno. Entonces la crítica se hace corrección fraterna y es también
“bien-decir” porque se dicen bien las cosas.
“Nadie habla en nuestra presencia del mismo modo que en nuestra ausencia”161. Ojalá que cuando hablemos de los demás sepamos
hacerlo positivamente. Lo contrario es una contradicción para el estilo de vida que pretendemos vivir.
Hemos de aprender a hablar bien de los demás, a eliminar los
chismes, a superar las envidias. Necesitamos entrenarnos para ello.
Nos puede valer como ejemplo esta historia:
“Cuentan que un grupo de hermanas se reunía habitualmente
para preparar y dar ropas a los necesitados. Sin embargo, tenían la
costumbre de hablar mal de otros. Siempre tenían algún motivo para
161 Blaise Pascal (1623-1662).
Pasión por la misión
316
criticar o contar algún chisme de algún miembro de la iglesia o algún conocido. Por el contrario, había una anciana que siempre daba
alguna característica positiva de todos y cada uno de los aludidos.
Las otras señoras solían molestarse mucho, porque con sus palabras
cambiaba el ambiente y ya no era cómodo seguir hablando.
Un día se pusieron de acuerdo y dijeron:
–Tenemos que hablar de alguien que no tenga nada bueno.
–Del diablo –dijo una de ellas muy entusiasmada, y todas rieron
con complicidad.
Así que en la siguiente ocasión esperaron que la anciana llegara y comenzaron a hablar de Satanás. Cada una daba su opinión y
expresaban su molestia con las características más negativas que se
les pudiera ocurrir. Todas miraban de reojo a la anciana que estaba
tejiendo, a la espera de si iba a decir algo, cuando de pronto ella levantó la cabeza y dijo:
–¿Se han dado cuenta lo perseverante que es el diablo?”
Siempre es posible hablar bien de las personas, cuando queremos
y cambiamos nuestra actitud mental.
Nuestras comunidades religiosas o de la Fraternidad, nuestros
grupos, nuestros equipos de trabajo, nuestra misma actitud y ambiente serían muy diferentes si la consigna fuera “bien-decir” siempre.
Trataríamos distinto y mejor a nuestros alumnos, a nuestros hermanos. Podrían ser los gimnasios para entrenarnos y desarrollar el músculo de la “benedicencia”. Seríamos más felices.
Me propongo, te propongo, te invito a que nos propongamos en
conjunto, a desterrar la maledicencia y fomentar el hablar bien de
los demás. Para ello tenemos también que pensar bien de los demás,
intentar comprenderlos, colocarnos en su lugar. Muchas veces pienso
que en esto precisamente radica la grandeza de Dios: siendo tan grande y tan bueno es capaz de pensar y hablar siempre de ti, de mí, de
nosotros, porque nos quiere aunque conozca perfectamente nuestros
pecados y debilidades.
Construir cada día las Escuelas Pías
TODO UN ESTILO DE VIDA
“Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable
a Dios: tal será vuestro culto espiritual. Y no os acomodéis al
mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es
la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto.
No os estiméis en más de lo que conviene; tened más bien
una sobria estima según la medida de la fe que otorgó Dios a
cada cual. Pues, así como nuestro cuerpo, en su unidad, posee muchos miembros, y no desempeñan todos los miembros
la misma función, así también nosotros, siendo muchos, no
formamos más que un solo cuerpo en Cristo, siendo cada
uno por su parte los unos miembros de los otros.
Pero teniendo dones diferentes, según la gracia que nos ha
sido dada, si es el don de profecía, ejerzámoslo en la medida
de nuestra fe; si es el ministerio, en el ministerio; la enseñanza, enseñando; la exhortación, exhortando. El que da, con
sencillez; el que preside, con solicitud; el que ejerce la misericordia, con jovialidad.
Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adhiriéndoos al bien; amándoos cordialmente los unos a los
otros; estimando en más cada uno a los otros; con un celo
sin negligencia; con espíritu fervoroso; sirviendo al Señor;
con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación;
perseverantes en la oración; compartiendo las necesidades de
los santos; practicando la hospitalidad.
Bendecid a los que os persiguen, no maldigáis.
Alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran. Tened un mismo sentir los unos para con los otros, sin complaceros en la altivez, atraídos más bien por lo humilde, “no os
complazcáis en vuestra propia sabiduría”. Sin devolver a nadie
mal por mal, procurando el bien ante todos los hombres: en
lo posible, y en cuanto de vosotros dependa, en paz con todos
317
Pasión por la misión
318
los hombres; no tomando la justicia por cuenta vuestra. Antes
al contrario: si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si
tiene sed, dale de beber. No te dejes vencer por el mal; antes
bien, vence al mal con el bien” (Romanos 12, 1-21).
3. VIVIR Y TRABAJAR CON PROYECTOS162
Una clave de futuro para cualquier organización es trabajar con
proyectos compartidos por todos los que conforman dicha entidad.
En este aspecto tenemos mucho que avanzar en nuestra realidad
escolapia. La gran capacidad de trabajo y la fuerte dedicación quedan
muy debilitadas si falta un proyecto compartido.
Un proyecto necesita un líder que lo anime, un equipo que se
responsabilice y un plan detallado que lo defina, marque objetivos,
pasos, calendario e indicadores para su evaluación. Los tres elementos
son fundamentales: si no hay plan no se sabe por dónde ir y se irán haciendo cosas en función del responsable o de las personas implicadas;
si no hay equipo el plan dependerá tan sólo de una persona y durará
mientras esa persona esté; si no hay un líder el proyecto se corre riesgo de que cada miembro del equipo entienda las cosas a su manera
y el plan se desbarate. Líder, equipo y proyecto son necesarios para
llevar adelante cualquier empresa que queramos acometer.
En un proyecto no pueden faltar un análisis de realidad, unas
metas claras, un itinerario y una evaluación periódica.
–
Es necesario comenzar con el punto de partida en que nos
encontramos: para ello necesitamos conocer dónde estamos,
qué necesitamos, de qué elementos disponemos…
–
Hace falta saber a dónde queremos llegar, con claridad, con objetivos bien definidos para que marquen realmente una dirección.
162 Con este mismo título, la Congregación General presentó un documento a los
Superiores de las demarcaciones animando a vivir y trabajar desde proyectos.
Merece la pena conocer este escrito y ponerlo en práctica.
Construir cada día las Escuelas Pías
319
–
Hemos de marcar un camino, con sus pasos, sus etapas, los
medios necesarios.
–
Y, con cierta periodicidad, nos tendremos que detener para
ver si vamos bien, si vamos avanzando o no, si hay que corregir algo… Para esto son útiles los indicadores.
Estos proyectos, desde que comienzan a elaborarse y hasta que
llegan a su finalización, han de hacerse siempre en equipo. Puede ser
que lo tenga alguien en su cabeza en un primer momento, pero quedarán debilitados y con menos futuro, si no son compartidos en todo
momento: en su elaboración, en la definición de metas, al establecer
los itinerarios y en el momento de la evaluación.
Los sistemas de gestión suelen hablar de la misión (quiénes somos, el momento en el que estamos), la visión (a dónde queremos
ir, qué queremos conseguir al cabo de los años previstos), qué objetivos concretos nos marcamos para acercarnos a esa visión (con los
distintos niveles de concreción hasta llegar a las acciones) y con una
evaluación constante que nos permita la mejora continua.
En nuestros ámbitos escolapios necesitamos funcionar con cuatro tipos de proyectos.
El proyecto personal
Necesitamos plantearnos periódicamente (podría ser cada año,
más claramente cuando haya algún cambio importante en la situación) dónde estamos en nuestra vocación, a dónde nos gustaría llegar,
cómo ir avanzando…
Seguir los pasos de analizarnos personalmente, marcar unas metas, ver puntos de mejora y de control para ver si avanzamos… y hacerlo por escrito es ya un gran avance.
Los rasgos de nuestra vocación, las responsabilidades que podamos
tener encomendadas, el contraste con el Evangelio y las Constituciones,
la revisión de vida, la lectura creyente de la realidad, la formación permanente, la vivencia y cuidado espirituales, las referencias y planes de
la comunidad son referencias que nos pueden servir para el análisis de
situación y para marcar los necesarios avances que tengo que buscar.
320
Pasión por la misión
En este proyecto, como en todo proyecto, hace falta un responsable. Y eres tú. Es cierto que puedes y debes ponerlo en manos de Dios
para que no sea tu proyecto, sino el plan de Dios para contigo. Pero te
toca a ti hacer ese camino: el Señor ya te ha llamado habitualmente y
lo sigue haciendo.
Hace falta también un equipo. Es cierto que te puedes plantear el
proyecto como cosa tuya y de nadie más. Pero, al menos, será bueno
compartirlo con el Señor. Y también será muy conveniente hacerlo,
en la medida de lo posible, en la propia comunidad o con algún acompañante o persona de confianza. Si no es un proyecto compartido,
queda “(com) partido”.
El proyecto comunitario
Es también muy conveniente que cada comunidad tenga un proyecto comunitario. Podrá y deberá ser, en gran medida, el mismo que
las demás comunidades de la Demarcación o de la Fraternidad. Pero
siempre tendrá algunos aspectos propios y el hecho de redactarlo,
compartirlo, ponerlo en marcha y revisarlo es siempre una ayuda para
la vida y misión de la comunidad.
El proyecto comunitario es más que una planificación de actividades con sus correspondientes horarios y calendario. Es, de nuevo,
el resultado de seguir los pasos de todo proyecto: analizar cómo es
nuestra comunidad y las personas que la formamos, qué queremos y
vemos posible conseguir, cómo lo vamos a hacer y cómo comprobamos que la comunidad está avanzando.
Las personas que formamos la comunidad, el cuidado de los mayores o de los jóvenes, la misión que tenemos encomendada, los planes
conjuntos de la Provincia o la Orden, los aspectos fundamentales de
toda comunidad (la oración, celebraciones, compartir, formación…),
serán elementos que entrarán en el análisis y desarrollo del proyecto
comunitario.
El proyecto de la obra escolapia
Cada colegio, cada obra escolapia, necesita también un proyecto
compartido para que pueda dar todo su fruto.
Construir cada día las Escuelas Pías
321
Sería un desastre que el director de un colegio no estuviera al
tanto de lo que hace el coordinador de pastoral y que ambos estuvieran desconectados de los responsables de otras áreas de la escuela.
Desgraciadamente son situaciones que a veces se dan.
Hace falta un proyecto que defina las metas, la organización, los
procesos que se ponen en marcha. Así se posibilita una participación
adulta de todos los colaboradores, la aportación de cada cual para un
bien común conocido, se contrasta entre todos los pasos que se van
dando, se enriquece con una proyección pensada en conjunto.
Cada vez más en los centros educativos se van aplicando los modelos de gestión de calidad que facilitan el trabajo con proyectos. De
alguna manera conviene ir haciéndolo en todas las obras escolapias.
El proyecto de presencia escolapia
Cada vez va tomando más fuerza la necesidad de un trabajo coordinado y conjunto de toda la realidad escolapia de un lugar. Casi
siempre hay varias entidades: la comunidad religiosa, la Fraternidad
escolapia, la escuela, el centro de culto o la parroquia más o menos
vinculados al colegio, alguna obra de educación no formal…
Cada una de estas entidades pueden tener su vida propia y conviene que tengan su propio proyecto compartido por quienes participan
en él. Pero sería bastante más provechoso y rico si se consiguiera un
proyecto que aúne todas las realidades escolapias de una localidad.
Se podría atender mejor a aspectos que difícilmente se puede hacer por separado: ofrecer una mayor implicación escolapia al laicado,
potenciar la comunidad cristiana escolapia, aprovechar los recursos
humanos o materiales de unos para los otros, crecer en identidad escolapia, tener una presencia más coherente en la Iglesia local y en el
pueblo o ciudad, alinearnos más con los objetivos de la Demarcación,
aumentar la eficacia de la pastoral vocacional…
Una vez más y como en todo proyecto, sería necesario un coordinador de presencia, un equipo y un proyecto. Y, por supuesto, seguir
los pasos de analizar la situación, marcar metas, pasos e indicadores
de evaluación.
Pasión por la misión
322
Los frutos de un proyecto de presencia se dejan notar muy pronto
en los resultados de la misión, en la mayor identificación e implicación de las personas que colaboran…
Vivir y trabajar con proyectos
La dinámica que establece el vivir y trabajar con proyectos va
configurando nuestra manera de ser y nos ayuda a ser más fieles y más
eficaces en nuestra misión escolapia.
Hemos de recordarnos una y mil veces que somos servidores de
un gran proyecto, el de Jesús, el del Reino de Dios. Y que en él somos
colaboradores. Por eso, con generosidad y sin pretensiones de ningún
tipo, colaboramos con todos aquellos que empujan por el advenimiento de ese Reino tan esperando.
PARÁBOLA DE LOS GANSOS
Cuando los gansos emigran vuelan formando una “V”. Se ha
comprobado que cuando cada ave bate sus alas, produce un
movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va detrás de él.
Volando en “V” la bandada completa aumenta por lo menos
un 71% más su poder que si cada pájaro volara solo.
Cada vez que un ganso se sale de la formación siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a su formación
para beneficiarse del poder del compañero que va adelante.
Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los
puestos de atrás y otro ganso toma su lugar. Los gansos que
van atrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad.
Cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo y
abandona la formación, otros dos gansos salen de la bandada
y acuden en su ayuda y protección. Se quedan acompañándolo hasta que esté nuevamente en condiciones de volar o hasta
que muera, y sólo entonces los dos acompañantes vuelven a
su bandada o se unen a otro grupo.
Construir cada día las Escuelas Pías
323
4. IMPULSAR LAS FRATERNIDADES ESCOLAPIAS
La Fraternidad escolapia es una apuesta de la Orden desde 1988.
Entonces aparecían, ya en la presentación del documento que la concretaba, diversas consideraciones del P. General, José Mª Balcels, donde afirmaba:
–
La “hora de los laicos” en las Escuelas Pías es un don ofrecido
a nuestra Orden.
–
Nos asiste el derecho de “refundar” las Escuelas Pías en nuestro presente y en nuestro futuro, que es de Dios. Decía Calasanz: “No dé el hábito más que a personas que sean muy a
propósito para fundadores”163.
–
Nos hacemos todo corazón de acogida y abrimos casa, espiritualidad, carisma a los que con ellos se identifiquen. Y
sentimos una no estrenada y estremecida fraternidad, que va
abriéndose como una primavera no soñada. Son hermanos
habidos del Espíritu.
–
¡Bienvenidos a vuestra casa los que os sentís, en las Escuelas
Pías, como en vuestra propia casa! ¡Bienvenidos a las Escuelas Pías los que de corazón os sentís ya escolapios!
–
Esta «Fraternidad de las Escuelas Pías» nace del corazón de
Calasanz. Son muchos los que a través del camino vivido por
Calasanz intentan recorrer un camino similar, que los va a
conducir al corazón mismo de Cristo, Maestro y Pastor.
–
Así pues, constituyo oficialmente la «Fraternidad de las Escuelas Pías», augurando al mismo tiempo un renacer del ministerio eclesial de la educación cristiana entre padres, profesores, ex-alumnos, alumnos y amigos en plena comunión
con el carisma calasancio.
En 1991 nacen las primeras Fraternidades y, sobre todo a partir
del 2001, van surgiendo más, se hacen más numerosas, entran en
relación entre sí, comparten elementos de formación, se acompañan
163 Carta 4.031.
Pasión por la misión
324
mutuamente y bastantes de ellas se implican en ese proyecto común
que representa la fundación Itaka-Escolapios.
En el 2011 la Congregación general constituye oficialmente la Fraternidad general y nombra un Consejo provisional para acompañar las
fraternidades existentes, intervenir en el proceso de creación de otras
nuevas y preparar la primera Asamblea general de la Fraternidad.
¡Han pasado 20 años desde el inicio de la primera Fraternidad hasta
la puesta en marcha oficial de la Fraternidad General! En este tiempo se
ha producido una interesante reflexión, mucha vida y experiencia. Todo
ello ha contribuido con fuerza a la revitalización del carisma escolapio
y también de nuestra propia vida religiosa, su papel y su misión. La Fraternidad ha conseguido, poco a poco, definir su identidad e ir ganando
su puesto en las Escuelas Pías. Hoy, es junto con la Orden, el pilar del
nuevo sujeto escolapio, del nosotros escolapio que está amaneciendo.
Uno de los grandes retos del futuro escolapio es la consolidación
de la Fraternidad escolapia y su puesta en marcha en todos los lugares
donde sea posible.
Algunos retos actuales de la Fraternidad
Desde el todavía reciente Consejo de la Fraternidad General, se
plantean a las fraternidades actuales y a las demarcaciones escolapias
algunos importantes retos que tenemos para fortalecer esta joven y
esperanzadora realidad escolapia.
A. Para la pervivencia y fortalecimiento de las fraternidades
Los cinco primeros retos se refieren a claves para la pervivencia
y fortalecimiento de las Fraternidades ya existentes o las que se vayan
poniendo en marcha:
1.
Claridad en la identidad, vocación común y funcionamiento
de la Fraternidad, las comunidades y sus miembros.
Las Fraternidades necesitan, sobre todo en estos momentos todavía bastante iniciales, cuidar con fuerza la calidad de vida cristiana y
escolapia de las personas que las conforman y de las comunidades en
su conjunto.
Construir cada día las Escuelas Pías
325
Ha de estar clara la referencia al documento de la Fraternidad
general que establece un marco común que define a todas. Algunas
actuaciones particulares de poner en marcha grupos con el nombre
de fraternidad supone engañar a esas personas al ofrecerles algo que
no responde a esa realidad y es, además, dañar el desarrollo de una
apuesta decisiva actualmente para el futuro de las Escuelas Pías.
La claridad de los elementos que componen esta vocación a la
Fraternidad, su integración en el carisma escolapio, en su espiritualidad, vida y misión, han de estar presentes formal y realmente en el día
a día de cada Fraternidad.
También en el interior de cada Fraternidad, y en cada una de las
pequeñas comunidades que la componen, ha de estar clara la pertenencia de sus miembros, quién sí y quién no está en la Fraternidad.
Los rasgos de la vocación común y el esfuerzo por ser fieles a ellos
han de estar muy claros y definidos. El Consejo de cada una de esas
Fraternidades deberá velar por ello.
2.
Lugar real en la demarcación donde compartir espiritualidad, vida y misión.
La Fraternidad necesita un espacio claro, unas instancias en las
que compartir vida, espiritualidad y misión con la Demarcación. Este
nuevo sujeto escolapio, que es la Fraternidad, al responder a la modalidad de integración carismática, necesita que su vinculación al carisma sea algo palpable para no quedar como rasgo etéreo que fácilmente se disuelve.
Esto supone que se ponen en marcha algunas iniciativas que hacen presente a la Fraternidad en la vida y misión escolapia, como por
ejemplo, incluyéndola en el organigrama de las Escuelas Pías de cada
Demarcación, poniendo en marcha los equipos de presencia donde la
Fraternidad es un pilar fundamental, encuentros de la Congregación
Provincial con el Consejo de la Fraternidad, el vínculo jurídico que
supone la integración en la fundación Itaka-Escolapios, etc.
3.
Participación adecuada de los religiosos.
Otro aspecto muy importante para el crecimiento y consolidación
de la Fraternidad es la adecuada participación de los religiosos en ella.
326
Pasión por la misión
Los religiosos participan plenamente del carisma escolapio. No
necesitan la Fraternidad ni pertenecer a ella para estar en el corazón
mismo del carisma, como ha sido durante estos siglos anteriores.
Y, sin embargo, al reconocer que la Fraternidad también comparte el carisma, los religiosos nos encontramos con unos nuevos hermanos escolapios en el camino. Parece muy conveniente caminar con
ellos, animarles en su opción por la Fraternidad, implicarnos también
en ella como demostración real de nuestra apuesta por unas nuevas
Escuelas Pías.
En algún momento y lugar se ha podido entender la pertenencia
de los religiosos a la Fraternidad como una grave dificultad al suponer una doble pertenencia respecto a la Orden. Nada más lejano de la
realidad. Todas las personas tenemos muchas pertenencias: ellas son
las que nos van dando la identidad a cada uno. Lo importante es tener
esas pertenencias en un claro orden.
Un religioso escolapio pertenece a la Orden, a su Provincia, a su
pequeña comunidad, a su colegio u obra escolapia. Pertenece a su
familia. Pertenece quizá como socio a alguna entidad piadosa, a una
ONGD, a un club deportivo, a alguna asociación. Pertenece a un pueblo, a un país. Pertenece a una Iglesia.
La dificultad puede venir si estas pertenencias no están ordenadas
o son contradictorias en sus planteamientos. No es, desde luego, el caso
de la Orden y de la Fraternidad de las Escuelas Pías que comparten el
mismo carisma en la Iglesia al servicio de la sociedad en la que están.
¿Cómo es la pertenencia de los religiosos a la Fraternidad? Por
un lado son un miembro como todos los demás: no son monitores,
responsables, consiliarios… sino un hermano más. Por otro lado, por
su condición de sacerdotes y por su vocación religiosa, son una gran
aportación para toda la Fraternidad. Entre estos dos polos se ha de
mover la participación de los religiosos en la Fraternidad.
El religioso, y también muchos laicos, participan en las dos comunidades, la suya de religiosos y la de la Fraternidad. Posiblemente
también en otros grupos de jóvenes, de familias… La prioridad a
su propia vocación es clara y, precisamente por ella, se vincula a la
Fraternidad.
Construir cada día las Escuelas Pías
327
En ocasiones, toda la comunidad religiosa participa junto con algunos laicos y laicas como pequeña comunidad de la Fraternidad. Es
una interesante posibilidad que abre algún espacio de la comunidad
religiosa (algún día o varios días y momentos) a la Fraternidad.
También contamos con la experiencia ya contrastada y perseverante, de manera ininterrumpida desde 1995, de comunidades conjuntas donde conviven religiosos con algunos laicos solteros o con familias con sus hijos. Sabiendo salvaguardar los espacios y momentos
necesarios para el desarrollo de cada vocación particular, están siendo
una gran riqueza para todos y para la misión escolapia.
Otra experiencia interesante está siendo la participación en la Fraternidad de una comunidad religiosa centrada en la formación inicial de
los jóvenes escolapios. Participación no en los momentos de la pequeña
comunidad y sí en los momentos de la Fraternidad conjunta: la eucaristía
semanal, los retiros o ejercicios conjuntos, las asambleas, los planes de
formación… Sin perder nada de la comunidad religiosa formativa participa como una comunidad más de la Fraternidad. Algo parecido podría
hacerse, aunque todavía no existe, con otras comunidades religiosas.
Sí conviene, en todo caso, que los religiosos que pertenecen a la
Fraternidad lo hagan con claridad, sin que sea una participación intermitente o difusa. Puede ayudar para ello, no tanto la promesa por
la Fraternidad puesto que ya tienen sus votos religiosos en la Orden,
sino algún signo donde quede patente su momento de entrada: podría
ser la renovación de su propia profesión religiosa en la Fraternidad o
algo semejante. Hay diversas concreciones que han sabido responder
con acierto en este punto.
4.
Flujo de nuevas incorporaciones
La Fraternidad, como la propia Orden, necesita mantener un flujo mantenido de nuevas incorporaciones para su pervivencia.
El trabajo vocacional en sentido amplio, tanto para la vida religiosa como para la vocación a la Fraternidad, es una prioridad ineludible.
Sin nuevas vocaciones no sólo se pone en peligro el futuro, sino que
estamos dejando de atender un ámbito fundamental de nuestra misión, quizá el fundamental, de invitar a participar en la construcción
del Reino, cada cual desde la vocación recibida.
Pasión por la misión
328
El esfuerzo por ir logrando una cultura vocacional en el entorno,
el fortalecimiento de los procesos educativos y pastorales que puedan desembocar en vocaciones adultas, la implicación personal de los
miembros de la Fraternidad en estos procesos, la orientación pastoral
de todas nuestras obras escolapias, son algunas de las acciones que
hemos de cuidar.
El Consejo de la Fraternidad, en conexión con la Congregación
provincial y los demás órganos de cada demarcación, ha de estar atento para que se pueda lograr un flujo mantenido de nuevas incorporaciones.
5.
Participación en la Fraternidad Local, Demarcacional, General
Es importante ir generando una identidad de los miembros de
la Fraternidad que supere su participación y pertenencia a la propia
comunidad, pasando por la pertenencia a la Fraternidad local y demarcacional y a la Fraternidad General.
El rasgo que define a la Fraternidad es la integración en el carisma
escolapio. Y esto supera con creces los pequeños límites de cada referencia particular. Somos católicos porque somos universales, porque descubrimos hermanos en toda la humanidad, porque nos sentimos parte
del mundo, de la Iglesia, de las Escuelas Pías, de la Fraternidad…
Aquí nos jugamos mucho de la identidad. Y las todavía nacientes
fraternidades pueden aportar este signo de su sentimiento general de
Escuelas Pías con las consecuencias correspondientes.
Posiblemente los religiosos escolapios hemos pecado de los particularismos de mi parcela de responsabilidad, de mi obra, de mi comunidad, de mi demarcación… La opción actual por vivir-funcionar desde
mentalidad de Orden es una importante decisión en estos momentos164.
La Fraternidad puede ser una oportunidad también en este sentido.
Para lograr esto, habrá que posibilitar experiencias y pasos para
que los miembros de la Fraternidad trasciendan su pertenencia a la
pequeña comunidad con la movilidad en su propia Fraternidad o in-
164 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de junio de 2011.
Construir cada día las Escuelas Pías
329
cluso en otras presencias escolapias, los encuentros de diverso tipo
(entre fraternidades, de religiosos y laicos, con otras entidades eclesiales), la comunicación e información cuidada…
B. Para avanzar más junto con la provincia o demarcación
Caben algunas propuestas de avance que van más allá de la pervivencia y consolidación de la Fraternidad. Son posibilidades, siempre
con la Provincia, que permiten dar saltos importantes en la vida y
marcha de las Escuelas Pías, tanto de la Demarcación como de la propia Fraternidad. Apuntamos cinco propuestas:
1.
Impulso de la diversidad vocacional
Ya hemos indicado anteriormente la importancia y necesidad de
una cultura vocacional donde situar nuestra misión escolapia y también la pastoral vocacional específica a la vida religiosa y a la Fraternidad escolapia.
Conviene ampliarlo ahora con la propuesta de que la Fraternidad,
junto con la Provincia, asuma como prioridad esta cultura vocacional
cuidando, por supuesto, la vocación común a cada una de estas dos
realidades y, además, la diversificación vocacional que permita visualizar la necesidad de los distintos órganos en el “Cuerpo de la Iglesia”.
Cada cual ha de buscar y orar para descubrir la propia vocación a
la que Dios le llama en la vida. La posibilidad de visualizar unas cuantas de ellas, las propuestas concretas desde los educadores, el testimonio de vida, son actuaciones imprescindibles para ello.
No se trata de exponer como en un mercado las distintas vocaciones para que cada cual elija, sino de hacer palpable que son diversas y todas necesarias y complementarias cuando contribuyen al bien
común. Y que cada cual ha de buscar, orar, discernir, aquella llamada
particular que Dios le hace para su vida.
A la vez, la Fraternidad gana en riqueza vocacional, carismática y
ministerial creciendo así como comunidad.
Algunas posibilidades vocacionales que no pueden faltar, atendiendo a las modalidades de participación en las Escuelas Pías: la vida
consagrada escolapia, el ministerio sacerdotal, el escolapio laico (inte-
Pasión por la misión
330
gración carismática y jurídica), la vocación a la Fraternidad, la misión
compartida, las distintas formas de colaboración…
Ayuda también la diversidad de modelos comunitarios en la Fraternidad, quizá alguna pequeña comunidad con un encargo concreto,
con algún rasgo que le define especialmente. Puede ser muy interesante el conseguir que haya alguna comunidad motor de la presencia
escolapia en cada lugar, en el sentido de que pueda ofrecer mayor referencia a los jóvenes, a la vida y a la misión del lugar. La implicación
de la Fraternidad, siempre con la Provincia, es muy importante.
Podemos incluir en esta diversificación vocacional determinadas
encomiendas personales o comunitarias. Por ejemplo, a asumir una
responsabilidad en la misión escolapia en una obra o en la Provincia.
Puede ser también un envío a otro lugar, incluso a otro país, para
animar la presencia y la misión escolapia. Son ya actuaciones que
implican vocacionalmente a las personas y que suponen un salto de
cualidad en la realidad de la Fraternidad.
Más sencillo, aunque bien importante por su contenido y por su
alcance a más personas, es la Opción definitiva por la Fraternidad después de algunos años de recorrido en ella. Se convierte en un momento privilegiado para el crecimiento personal también vocacionalmente y para el crecimiento de la Fraternidad que ve cómo una persona
apuesta para siempre por el seguimiento de Jesús al estilo de Calasanz
desde ella.
2.
Inicio de ministerios escolapios de forma compartida entre
Provincia y Fraternidad
Anteriormente hemos dedicado un espacio para hablar de la importancia de estos ministerios escolapios. No es cuestión de redundar
en la misma reflexión, pero sí de caer en la cuenta de que nos encontramos ante una gran posibilidad de avance para la Fraternidad, para
la Provincia, para la misión escolapia y también una gran aportación
a nuestra Iglesia.
Ministerios escolapios han existido desde el inicio de la Orden.
Los religiosos los hemos ido asumiendo lo largo de los siglos. Y así ha
de seguir.
Construir cada día las Escuelas Pías
331
Ahora se abre una gran oportunidad vocacional y ministerial para
las Escuelas Pías. Los laicos pueden estar llamados también a participar de estos ministerios escolapios165.
Estamos proponiendo tres grandes ministerios escolapios que
podemos encomendar a laicos bien cercanos e identificados con las
Escuelas Pías, posiblemente en la Fraternidad166. De ahí la necesaria
colaboración de la Provincia y Fraternidad en este aspecto.
Como ya hemos señalado, nos referimos al ministerio laico de
pastoral, al ministerio de la educación cristiana y al ministerio de la
atención a los pobres para la transformación social.
3.
Inicio del modelo de presencia escolapia
También está presentado en el apartado anterior. Y, por ello, no
repetimos lo ya dicho. Pero sí conviene ahora insistir en que nos encontramos ante una oportunidad de hacer crecer Provincia, Fraternidad y misión escolapia con la puesta en marcha de este modelo.
Hablar de presencia escolapia supone la apuesta por aunar todo
lo escolapio en cada lugar, siempre desde la orientación provincial y
de la Orden. Es optar por un trabajo conjunto y coordinado, movido
por un proyecto compartido, dando voz y espacio a todos los agentes
que participan en esa amplia realidad de presencia escolapia, es hacer
crecer con fuerza el sujeto y la misión escolapia.
Si ponemos en marcha el modelo de presencia escolapia comenzaremos por indicar quiénes los impulsan. Y aparecerá inmediatamente la
Provincia y ahora también la Fraternidad. Y, por supuesto, todas las demás modalidades de participación en las Escuelas Pías (misión compartida, colaboradores, destinatarios). Ya hemos dado un importante paso.
Al poner este modelo de presencia, aunamos la misión del lugar,
partimos de su situación actual, la analizamos, marcamos conjunta-
165 Merece la pena leer la Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de abril
y mayo de 2011.
166 Ver el documento Participar en las Escuelas Pías presentado en el encuentro de
Superiores Mayores de octubre de 2011 en Peralta.
Pasión por la misión
332
mente objetivos y caminos, implicamos a más personas… y, con todo
ello, avanzamos mucho en la misión.
En el momento de iniciar el modelo de presencia escolapia clarificamos la organización, el funcionamiento, las tareas. Contamos con
un coordinador, un equipo impulsor de todos los equipos que pueda
haber, un proyecto que orienta a todos y cada uno.
Poner en marcha el modelo de presencia escolapia es una excelente oportunidad que no debemos dejar pasar de largo.
4.
Inicio del Movimiento Calasanz
Al hablar de la urgencia de la evangelización, hemos reflexionado
sobre la propuesta de la Orden para iniciar el Movimiento Calasanz.
Se trata de una opción de la Orden para poner en marcha procesos de grupos con niños, jóvenes y adultos con clara oferta de desembocadura en clave vocacional escolapia a la vida religiosa escolapia y
a la Fraternidad.
Es momento de que la Provincia y la Fraternidad se marquen
conjuntamente esta tarea de impulsar el Movimiento Calasanz en su
ámbito y coordinarlo con el resto de las Escuelas Pías.
Esta responsabilidad compartida no sólo hace crecer a ambos y a
la misión, sino que también permite abrir una interesante convocatoria que puede redundar en nuevas incorporaciones a la Orden y a la
Fraternidad.
5.
Plantear la participación en Itaka-Escolapios
Son bastantes las Demarcaciones y Fraternidades que hacen posible hoy la fundación Itaka-Escolapios como espacio compartido,
como plataforma de misión escolapia, como realidad de integración
carismática y jurídica entre instituciones.
Se trata de una novedosa apuesta de la que hablaremos a continuación.
En este momento, basta con destacar la oportunidad que supone
para conectar en red Provincias y Fraternidades, para ayudar en la
misión escolapia especialmente donde más se necesita y para propor-
Construir cada día las Escuelas Pías
333
cionar un lugar institucional claro a la Fraternidad y su misión en el
conjunto de las Escuelas Pías.
Ninguna Provincia ni Fraternidad debiera de dejar de plantearse
su posible participación en Itaka-Escolapios. Sería, sin duda, un gran
paso para ellas y también para esta todavía naciente realidad que tan
buenos servicios está prestando a la Orden y a la misión escolapia.
Es momento de gracia impulsar las Fraternidades
La Orden se encuentra en un momento histórico de reorganización de sus demarcaciones, de impulso de líneas de futuro, de fuertes
esfuerzos para revitalizarse.
En esta situación las Fraternidades se presentan como un signo
de los tiempos, como un don de Dios a las Escuelas Pías y a su misión,
como un regalo para esta llamada a la revitalización.
Este momento es también momento de gracia donde las Fraternidades pueden crecer con fuerza porque se priorizan, porque se descubren como fruto de la acción del Espíritu hoy, porque se les tiene muy
en cuenta en los procesos de restructuración y de revitalización.
Es momento que los Superiores, cada uno de los religiosos, cada
miembro de la Fraternidad, nos abramos al Espíritu y le roguemos
que nos ayude en este intento de ser más fieles a su voluntad.
EN LA PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTO DE LA FRATERNIDAD DE 2011167
…En el seno de las Escuelas Pías viven hoy diversas Fraternidades Escolapias, que han ido constituyéndose con la aprobación y apoyo de los respectivos Superiores Mayores y, sobre
todo, con el esfuerzo, ilusión, autenticidad de vida y compromiso escolapio de quienes forman parte de ellas. Todas han ido
definiendo en documentos escritos su identidad, estructura y
167 Resumen de la presentación del documento La Fraternidad de las Escuelas Pías.
Ediciones Calasancias, 2011.
Pasión por la misión
334
misión. Todas ellas son un extraordinario don para las Escuelas Pías y para la misión que estamos llamados a impulsar en
el seno de la Iglesia y al servicio de la sociedad.
…Invito a los religiosos escolapios a acoger las Fraternidades
como un don que enriquece y fortalece a las Escuelas Pías,
y a todas las personas que forman parte de las Fraternidades
Escolapias o se sienten llamados a ellas a vivir según el don
carismático recibido para que, todos unidos, contribuyamos
al fortalecimiento y renovación de las Escuelas Pías, para
bien de los niños y niñas, de los jóvenes, de los pobres y de
todas las personas a las que estamos enviados por Dios, a través de la Iglesia, por el afortunado atrevimiento y tesonera
paciencia de San José de Calasanz.
Pedimos la bendición de Dios para con todos los que soñamos con unas Escuelas Pías fieles y renovadas, bajo la protección de María, Reina de las Escuelas Pías, y de San José de
Calasanz.
5. FORTALECER EL SUJETO ESCOLAPIO
“Si me encontrara ahora mismo con diez mil religiosos, los podría repartir en un mes únicamente en aquellos lugares que me lo
han solicitado con grandísima instancia”168.
Ciertamente la misión escolapia pide muchas manos y, por muchas
que hubiera, siempre seguirían haciendo falta. “La mies es mucha…”
Una de las claves de futuro para las Escuelas Pías es fortalecer el
sujeto escolapio, ser más y mejores los escolapios, ampliar la familia
escolapia.
“La familia escolapia, formada por los escolapios de todo tiempo
y lugar, se concreta y hace visible en la comunidad local, constituida
168 Carta 2027.
Construir cada día las Escuelas Pías
335
por los religiosos a ella asignados. Toda comunidad local, a su vez,
forma parte de comunidades escolapias más amplias, como son las
Provincias y la Orden entera. De la vida de la comunidad escolapia
participan también, a su modo, los formandos no profesos y los laicos
que comparten nuestra vocación en distintas modalidades”169.
Ser más y mejores religiosos
Fortalecer el sujeto escolapio quiere decir, en primer lugar, ser
más y mejores religiosos.
Para ser más religiosos habrá que seguir priorizando la pastoral
vocacional, haciendo propuestas atrevidas y oportunas a los jóvenes,
orando al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies, cuidando las
vocaciones en su proceso formativo…
Para ser mejores religiosos habrá que cuidar la formación inicial
y también la permanente, tendremos que conseguir comunidades vivas que ayudan a crecer, será necesario potenciar aquellas mediaciones que nos ayudan a mejorar (experiencias, retiros, cursos, nuevas
propuestas, acompañamiento personal y comunitario, etc.), habrá
que cuidar nuestra relación con el Señor…
Para ser mejores religiosos será conveniente llevar a cabo nuestra
vocación con fidelidad creativa, adecuando nuestra vida y consagración a las Escuelas Pías de hoy170:
–
Vivir con fuerza y transmitir con palabras, actitudes y comportamientos el surgimiento de un nuevo “nosotros” escolapio renovado en el que creemos y apostamos.
–
Desde la fidelidad a la propia vocación religiosa tratar de ser
referencia de vida para los demás: seguir transmitiendo la
riqueza del seguimiento de Jesús171, de ser “ministros de la
esperanza del Reino futuro y de la unión fraterna entre los
169 Constituciones 36.
170 Tomado en buena parte del documento de la Provincia de Emaús El papel del
religioso escolapio. 2008.
171 Constituciones capítulo II.
Pasión por la misión
336
hombres”172. En cualquier circunstancia personal dar testimonio de vida humana, cristiana y escolapia. “La buena
Nueva debe ser proclamada, en primer lugar, mediante el
testimonio”173.
172
173
174
175
–
Impulsar con fuerza la misión compartida potenciando itinerarios formativos que inviten a participar a todos.
–
En función de la mayor o menor vida activa, estar en los puntos neurálgicos de la pastoral y de la misión en general en
cuanto ministros ordenados. Y hacer esto en comunión con
los demás ministros de cada lugar (ordenados y laicos).
–
El “alto tono de vida cristiana”174 cobra especial relevancia en situaciones de debilidad, enfermedad, reducción de actividad por
edad… Se ha de notar que los religiosos mayores siga añadiendo
valor a las Escuelas Pías y a la comunidad cristiana escolapia.
–
A imitación de Jesucristo, ser referencia de servicio a los demás. Será el mejor modo de que el “protagonismo” de los
laicos o la actividad de los religiosos sea siempre en clave de
humilde contribución al bien común. Practicar a menudo el
“¿dónde hago más falta?”.
–
“Ser expertos en comunión que fomentan la espiritualidad
de la comunión”175. Fomentar la unidad, el buen ambiente,
la esperanza, el “bien-decir” en nuestras obras y presencias.
–
Hacer de la comunidad un hogar de acogida, de referencia de
vida escolapia.
–
Convocar a la vida religiosa y demás vocaciones, a la misión
escolapia, a participar en la comunidad cristiana escolapia…
–
Sentirse llamado a potenciar especialmente los “elementos
cremallera” que cosen fuertemente la Orden y la Fraterni-
Constituciones 25.
Evangelii nuntiandi, 21.
Novo millennio ineunte, 31.
Vita Consecrata 46 y 51.
Construir cada día las Escuelas Pías
337
dad: los apoyos mutuos, los religiosos que participan en la
Fraternidad, los escolapios laicos vinculados jurídicamente a
la Orden, las comunidades conjuntas, los servicios y ministerios compartidos entre ambas entidades, los envíos, la misión
compartida, la fundación Itaka-Escolapios como concreción
jurídica de la misión compartida entre ambas instituciones,
los momentos y acciones de encuentro…
–
Y en todo momento, lugar y condición, ser auténticos Pobres
de la Madre de Dios de las Escuelas Pías para mayor gloria de
Dios y utilidad del prójimo.
Ser más y mejores hermanos en la Fraternidad
Fortalecer el sujeto escolapio implica hacer presente con fuerza
la Fraternidad escolapia, conseguir que sean más y mejores los hermanos y hermanas escolapios que forman parte de ella.
Para ser más miembros de las Fraternidades habrá que apostar
por ellas en todas las presencias escolapias, hacer propuestas e iniciar
caminos hacia la Fraternidad, organizar procesos catecumenales que
acompañen en la formación y discernimiento previos a la incorporación, impulsar los procesos pastorales a los que pueda ofrecerse la
Fraternidad como desembocadura, cuidar el funcionamiento y la vida
de estas comunidades…
Para ser mejores miembros de la Fraternidad habrá que cuidar la
vocación de cada una y de cada uno de los hermanos, consolidar mediaciones que favorezcan la fidelidad al seguimiento de Jesús desde el carisma escolapio, exigirnos y acompañarnos mutuamente, leer con fidelidad
creativa el carisma calasancio y las necesidades de nuestro mundo…
Para todo ello, necesitamos consolidar las Fraternidades existentes, ayudar a que nazcan otras, ponerlas en comunión a todas ellas, a
seguir construyendo juntos las Escuelas Pías de hoy y del mañana.
Impulsar la integración carismática y jurídica: los escolapios laicos
Tenemos ya entre nosotros una preciosa vocación escolapia en
sus primeros pasos: la de aquellos que, desde la Fraternidad, descubren su vocación en una mayor integración en la Orden para vivir
338
Pasión por la misión
como “verdaderos escolapios laicos en sentido pleno”176 viviendo con
intensidad también institucional la espiritualidad, vida y misión escolapias desde su vocación laical.
Nace esta vocación en junio de 2002, después de un largo proceso
para definir el modelo y para llevar a cabo el oportuno itinerario de
discernimiento, con siete personas en la que ahora es Provincia de
Emaús. Tras más de diez años de recorrido, esas siete personas han
hecho su promesa definitiva y nueve más están viviendo esta vocación
en su etapa todavía temporal. Durante este tiempo se ha seguido profundizando en el sentido de esta vocación escolapia y son importantes
los frutos obtenidos177.
El reto hoy es, en la medida en que la Fraternidades vayan ganando en consistencia, plantear esta posibilidad vocacional para que
pueda servir a algunas personas y, desde luego, al fortalecimiento de
la propia Fraternidad, de la Provincia correspondiente, de la Orden y
de la misión escolapia.
La Comunidad cristiana escolapia, los ministerios escolapios… y
muchísimo más
Una vez en marcha y con fuerza la Fraternidad, se abre todo un
horizonte de posibilidades para la vida y misión escolapias. Y, sobre
todo, un fortalecimiento impresionante del nuevo nosotros escolapio.
En primer lugar se clarifican muchos los procesos pastorales que
se podían estar llevando a cabo: tienen continuidad desde el momento
de infancia en que se inicien hasta la edad adulta, tienen una oferta
vocacional concreta y visible en la pertenencia a la Orden como religioso y en la Fraternidad… y en todas las posibilidades eclesiales que
pueda haber en ese momento y lugar. Los responsables de esos procesos educativos tienen posibilidad de tener su grupo de referencia,
viviendo lo que ofrecen a sus propios chavales.
176 El Laicado en las Escuelas Pías, n. 23.
177 A petición del P. General, se realizó una detenida reflexión que se publicó en el
Papiro 190 de noviembre de 2011 y se envió a las demarcaciones. Está disponible
en http://escolapios21.blogspot.com.es/
Construir cada día las Escuelas Pías
339
La existencia de una Fraternidad viva posibilita la vocación del escolapio laico, de la persona que, además de su integración carismática
en la propia Fraternidad, quiere una mayor vinculación con la Orden.
Sin la Fraternidad, es difícil esta vocación y su inserción real en las
propias Escuelas Pías.
Cuando hay Fraternidad, la Comunidad cristiana escolapia queda
más visible. Es verdad que no es estrictamente necesaria la Fraternidad para que se dé esta comunidad: basta que los religiosos ofrezcan
este espacio de vivencia de la fe en torno a una obra o presencia escolapia. Pero la Fraternidad hace aquí una muy importante aportación
no sólo por las personas implicadas y comprometidas, sino también
porque con la visibilidad de la Fraternidad se enriquece el núcleo y la
oferta comunitaria de esta Comunidad cristiana escolapia y así puede
dar cabida más fácilmente a todas las demás personas.
La existencia de una Fraternidad da más fuerza al modelo de presencia escolapia porque refuerza el sujeto escolapio y se constituye en
uno de los elementos fundamentales de esta presencia, junto con la
comunidad religiosa, el colegio y obras que pueda haber, y con todas
las personas que se puedan convocar.
Una Fraternidad escolapia es una puerta abierta a los ministerios escolapios encomendados a laicos, pues se tiene ya un grupo de
personas identificadas, encarnando el carisma escolapio. Tan sólo es
necesario discernir bien los candidatos, cuidar la preparación y encomendar estos ministerios que serán desarrollados siempre en equipo.
La Fraternidad, junto con la Provincia, es garantía de que estos ministerios vayan respondiendo fielmente a su encomienda.
La vida de la Fraternidad amplía el campo de convocatoria porque
ofrece más manos, abre posibilidades vocacionales escolapias también
para laicos, ofrece un modelo eclesial más abierto, renueva las Escuelas Pías…
“Interesa sobremanera mantenerse a la escucha, no sea que (la
voz de Dios, que sopla donde quiere) se nos presente de improviso y
pase de largo sin fructificar” (Constituciones, 44)
La fidelidad creativa a estas voces del Espíritu ha terminado generando un nuevo paradigma eclesial que afecta a la propia identidad
340
Pasión por la misión
de la Iglesia y, por tanto, al modo de entender y actualizar en ella
todos sus elementos: carismas, vocaciones, estructuras, ministerios,
misión, comunidad… Es la confirmación de que “la acción evangelizadora de los laicos está cambiando la vida eclesial”178.
PAPEL DE LOS RELIGIOSOS ESCOLAPIOS179
Los religiosos escolapios somos los “líderes carismáticos
para el desarrollo de la misión y de las demás modalidades de
participación en las Escuelas Pías”. Para ello:
+ Vivimos personal y comunitariamente nuestro seguimiento a Jesús al estilo de Calasanz con lo que ello implica de
oración, comunión, votos…
+ Somos pastores de todos desde la comunidad y los equipos en los que participamos, impulsando todos los elementos
escolapios: la propia comunidad religiosa, la Fraternidad, la
Comunidad cristiana escolapia, los equipos de misión compartida, la identidad escolapia, los procesos educativos y pastorales, la sensibilización social, las celebraciones… Somos
enlace entre el ámbito escolar y extraescolar del Colegio,
aunando la acción del Colegio, fundación Itaka-Escolapios,
centro de culto del colegio… Dinamizamos los equipos de
Misión Compartida. Estamos presentes donde haga falta intentando ser alma de la presencia escolapia.
6. LA COMUNIDAD ESCOLAPIA DE LOS AMIGOS DE JESÚS
Una clave de futuro, quizás la más importante, es vivir, ser y mostrarnos como la comunidad de los amigos de Jesús.
Así de sencillo y así de complicado: hoy somos el grupo de Jesús,
quienes lo ponemos en el centro de nuestras vidas porque lo conocemos
178 Redemptoris Mater, 2.
179 Tomado libremente de Juan José Iturri en El papel del religioso escolapio. Provincia de Emaús, 2008, p. 14.
Construir cada día las Escuelas Pías
341
profundamente y lo queremos. Si conseguimos ser la comunidad de los
amigos de Jesús tenemos mucho futuro, tendremos vocaciones, seremos
muy felices, iremos dando frutos evangélicos… Nuestro amigo Jesús se
encargará de ello: “Ya no os llamo siervos, sino amigos” (Juan 15, 15).
Jesús es quien nos convoca: somos su grupo
Somos el grupo de Jesús porque nos sentimos convocados por Él.
Nos ha llamado a cada uno por el nombre, porque nos quiere, porque
desea que seamos sus compañeros. Y esto a cada uno, uno por uno, a
todos. Nos ha mirado, nos ha llamado, nos ha hecho sentirnos queridos por nuestro Padre del cielo tal como somos y por lo que somos.
Ante eso sólo puedo decirte: te quiero a Ti, Jesús, no porque seas una
ventaja, sino porque me has ganado el corazón, me has enamorado.
Y no sólo te quiero, sino que te quiero sólo a Ti, a Ti el primero. Ya sé
que el corazón se me va a ir con frecuencia a otros lugares, pero quiero que
tú seas el centro de todos los demás amores. Te reconozco como Señor de
mi vida. Ninguna otra persona ni realidad es mi Señor: sólo Tú, Jesús.
Y te quiero sólo a ti y además sin condiciones y para siempre. Aunque
sé que te voy a fallar mil veces, a pesar de los momentos de cansancio y de
duda, hoy y siempre te digo: te quiero sólo a Ti y sin condiciones.
Acéptame en tu grupo, quiero ser de los tuyos, del grupo de tus
amigos. Sé que me llamas a ello y te contesto: aquí me tienes. Te quiero a Ti, sólo a Ti, sin condiciones y para siempre.
Y descubro que esta relación entrañable, Jesús, no sólo la tienes
conmigo, sino también con otras personas. Y voy descubriendo que
esas personas son mis hermanos, tus hermanos. Que nos haces familia, nos haces de los tuyos. Estamos convocados a tu grupo, Señor.
Tenemos muy presente a nuestro amigo Jesús en la oración180
Y porque sé, porque sabemos que nos quieres, que somos amigos
y hermanos, necesitamos estar contigo, ponerte en el centro, cono-
180 Salutatio del P. General publicada en Ephemerides de junio de 2012.
Pasión por la misión
342
certe, decirte una y mil veces que te queremos, que nos acompañes
siempre. Y eso lo llamamos oración, personal y comunitaria. Somos
tu grupo y queremos estar contigo.
Queremos que pase lo que pase, que nos pase contigo, Señor. Somos conscientes de lo mucho que cambian las ideas y las situaciones
cuando las rezamos juntos o personalmente: todo toma otro color,
otra perspectiva.
Quiero, queremos ponernos a tus pies, Señor, y sentirnos a gusto,
en casa, en tu grupo. Quiero y queremos decirte que eres nuestra vida,
nuestra razón de ser, nuestra meta. Quiero y queremos agradecerte
que te fijaras en nosotros, que nos llamaras, que quisieras hacernos
de los tuyos. Somos de tu grupo, Jesús.
Y porque te queremos, porque intentamos escucharte en la Palabra y en la vida, porque estamos a gusto contigo en la oración, porque
celebramos en tu mesa el ser de los tuyos, te decimos gracias por el
pasado, amén por el presente y sí para el futuro con la única condición
de que sigas a nuestro lado, que nos tomes de la mano.
Solos y en comunidad intentamos vivir lo que con tanta insistencia nos pedía Calasanz:
–
“Ha de ponerse el más exquisito cuidado en no quebrantar
nunca la costumbre de orar internamente dos veces al día:
una hora al amanecer y media al atardecer… En profundo
silencio y sosiego del cuerpo y del espíritu, de rodillas o en
otra postura conveniente, nos esforzaremos, a ejemplo de
san Pablo, en contemplar a Cristo crucificado y sus virtudes
para conocerle, imitarle y recordarle frecuentemente durante el día”181.
–
“Aplaudo mucho que por un poco de tiempo se retirase, con
uno o dos compañeros, a hacer ejercicios espirituales en un
lugar apartado de la conversación con los hombres, a tratar
a solas. Para que estén juntas Marta y María”182.
181 CC 44.
182 Carta 2475.
Construir cada día las Escuelas Pías
343
En el grupo de Jesús somos amigos y hermanos
–
El signo de tu presencia en la comunidad, Jesús, es que nos
amamos los unos a los otros. Lo sabemos y, aun así, nos cuesta vivirlo. Necesitamos, Señor, que Tú nos des fuerzas, nos lo
recuerdes, nos hagas descubrirte a Ti en los hermanos.
–
Ya sabemos que es Dios quien, al ser nuestro Padre, nos hace
hermanos. Ya sabemos que Tú, Jesús, eres nuestro hermano,
de todos. A veces es sencillo sentir la fraternidad en los compañeros de la comunidad. Pero otras veces nos cuesta: haznos
ser tu grupo, Jesús, el grupo de los amigos y los hermanos.
–
Nos gustaría ahora recordar algunos de esos criterios que tenemos en la cabeza y que queremos que pasen al corazón y a
la vida, en el día a día, porque queremos ser tu grupo, Jesús.
–
Unidad, libertad y caridad. Un buen criterio de la comunidad,
de la boca de S. Agustín: “Unidad en lo esencial, libertad en
lo dudoso, caridad en todo”. Queremos que se note que somos una comunidad, que estamos unidos, que tenemos el
mismo corazón y la misma alma. Y por ello nos mostramos
juntos y compartimos muchos proyectos, mucha vida. Esa
comunión la hacemos en libertad, dejando que cada cual
tenga su propia autonomía. Y siempre lo hacemos desde el
amor, la marca de toda comunidad, de todo grupo que quiere
ser de los tuyos, Señor.
–
Amor siempre. Hacemos nuestra esta preciosa oración: “Señor, que ame hoy a cada hermano, como si fuera su último
día, como si fuera mi último día. Amén”. Intentamos no dejar nada para mañana: hoy tenemos que arreglar las diferencias, hoy tenemos que reconciliarnos con el hermano, hoy y
ahora es el momento de la comunidad.
–
Conscientes de nuestra fragilidad. Somos conscientes que
en nuestra comunidad, Señor, hay dificultades. El roce diario, la rutina, los diferentes caracteres, las distintas maneras
de pensar y actuar, algunos hábitos de los hermanos, hacen
nacer en nosotros frustración, resentimiento, desprecio, enfrentamiento, maledicencias… y, sin embargo, por encima
Pasión por la misión
344
de todo eso que es muy real y nos hace sufrir, intuimos que es
una manera de hacer más palpable que quien nos reúne eres
Tú, que quien nos hace amigos y hermanos eres Tú. Y eso
nos hace relativizar, dialogar, superarnos… No somos sólo
un grupo de personas bien avenidas, somos tu grupo, Señor.
–
Hermanos. No es una comunidad perfecta, sino una comunidad de hermanos. Cada vez nos damos más cuenta de que
no hay comunidad perfecta, de que nunca nadie ni nada va
a satisfacer todas nuestras expectativas y deseos… ¡gracias a
Dios! Y en ese momento empezamos a ser realistas, a dejar
de funcionar con sueños irreales para amar de verdad al otro,
para descubrir que somos tu grupo, Señor.
–
Nos modelamos juntos. Y vamos descubriendo, poco a poco,
sobre todo cuando nos miramos en un reflejo externo, que
nos vamos pareciendo los hermanos de la comunidad, que
vamos compartiendo expresiones, gestos, actitudes… Casi
imperceptiblemente vamos dejando que seas Tú, Señor,
quien nos modele a través de los hermanos.
–
Nos corregimos. Queremos que haya entre nosotros corrección fraterna, con mucha delicadeza, con mucho cariño. Y
nos cuesta. Y a veces preferimos callarnos y dejar que el resentimiento vaya tomando cuerpo en nosotros. Y otras veces
explotamos y decimos barbaridades. Y, sin embargo, necesitamos decirnos las cosas para crecer, para ser más fieles.
Intentamos aportar con esos criterios tan elementales y tan
complicados: ¿Es totalmente verdad lo que voy a decir?, ¿es
bueno que diga lo que tengo que decir?, ¿es necesario decir lo
que voy a decir?, ¿es el momento oportuno? Y nos decimos las
cosas en privado y en comunidad, acertando y errando, pero
intentando que sea para el bien del hermano. ¡Qué difícil,
Señor! Menos mal que conocemos tu sistema de hablarnos
en la conciencia, en los demás cuando escuchamos, en las
necesidades del entorno cuando tenemos los ojos abiertos.
Queremos en esto también ser tu grupo, Señor.
–
Las palabras mágicas. Tenemos las palabras mágicas que
producen auténticos milagros cuando se dicen. Son cuatro:
Construir cada día las Escuelas Pías
345
gracias, perdóname, ayúdame y te quiero. Con sólo pronunciarlas se rompen muchos muros y se construye comunidad.
Queremos utilizarlas más, Señor, aunque nos cuesta.
–
Cada día. Una y mil veces en cada jornada renuevo mi apuesta
por Ti, Señor, y por la comunidad a la que me llamas. Renuevo mi apuesta por estas personas que me has dado como hermanos. Renuevo mi opción por las Escuelas Pías, ese grupo
que quiere ser tuyo, tu grupo, Señor. Y quiero renovar esta
opción no porque sea la mejor comunidad, ni mis mejores
amigos… sino porque Tú me has dado estos hermanos y me
has encargado esta parcela de tu viña.
–
Hermanos y amigos. Los hermanos nos vienen dados por los
padres, los amigos se eligen. Nuestra comunidad, Jesús, es
primero una comunidad de hermanos, en la que nos descubrimos juntos porque Tú lo has querido. Y aprendemos
a amarnos, incondicionalmente, simplemente porque somos
familia y hermanos. La tarea es llegar a ser amigos, a elegirnos, a querernos también por coincidencias y por camino
recorrido juntos. Queremos escuchar de Ti, Jesús, una vez
más “Ya no os llamo siervos, os llamo amigos” (Juan 15, 15).
Queremos poder decirlo a nuestros hermanos de comunidad:
sois también mis amigos.
El mayor signo: el grupo de los amigos de Jesús
Podremos llamar la atención por nuestras obras, por nuestro estilo de vida. Podremos causar admiración por nuestro compromiso.
Podremos… hacer lo que sea, pero el gran signo es la comunidad de
hermanos, la comunidad de amigos, la comunidad de los amigos de
Jesús.
Es impresionante el milagro de la comunidad de hermanos: se
comparte, nadie pasa necesidad, se reconoce al Padre de todos… Todavía es mejor la comunidad de hermanos y de amigos: donde se contagia la alegría, la felicidad, el buen ambiente, el cariño… Y todavía
es más signo, quizá el mayor, la comunidad de hermanos y amigos
de Jesús que dejan transparentar con la vida de cada persona y de la
comunidad la presencia viva de Jesús.
Pasión por la misión
346
Los escolapios tenemos claro que aquí está la clave de futuro:
vivir, ser y mostrarnos como la comunidad de los amigos de Jesús.
ORACIÓN POR MI COMUNIDAD
Padre, hoy quiero pedirte por mis hermanos de comunidad.
Tú los conoces personalmente: conoces su nombre y su apellido,
sus virtudes y sus defectos, sus alegrías y sus penas,
su fortaleza y su debilidad, sabes toda su historia;
los aceptas y los amas como son y los vivificas con tu Espíritu.
Enséñame a quererlos de verdad,
no por sus palabras o por sus obras, sino por ellos mismos.
Te doy gracias por ellos, Padre.
Todos son un regalo para mí.
Dame la mirada y el corazón
de Jesús para contemplarlos y amarlos hasta el extremo
porque yo quiero ser para cada uno de ellos
sacramento vivo de la presencia de Jesús.
7. PASIÓN POR LA MISIÓN
Hablando de claves de futuro para las Escuelas Pías, no podemos
olvidar la que da título a este libro: la pasión por la misión.
Si estamos enamorados de la misión escolapia, si la vivimos con
pasión, si somos capaces de mantenernos fieles y creativos a la vez,
si conseguimos ilusionar a las personas cercanas en ella… entonces
estamos hablando de una gran labor y de mucho futuro para las Escuelas Pías.
Pasión por la misión es compasión
Estar apasionados por la misión arranca de la compasión, del sentirnos cercanos a los pequeños y a quienes sufren, de padecer con ellos.
Construir cada día las Escuelas Pías
347
Nuestra misión escolapia tiene mucho que ver con la compasión: uno
de sus sinónimos es piedad, que nos resuena mucho a los escolapios.
Hoy la compasión se encuentra socialmente desacreditada. “Un
síntoma del descrédito colectivo de la piedad es la transformación
operada en el significado de un concepto como “miserable”. Pues de
querer decir lo digno de ser compadecido (como lo memorable es lo
que merece ser recordado), miserable ha pasado a designar, sobre
todo, algo o alguien que debe ser aborrecido, rechazado, condenado
sin remisión. En menos palabras, un insulto”183.
Hoy parece más correcto socialmente hablar de empatía, de ponerse en lugar del otro. Pero salimos perdiendo con el cambio, pues la
empatía ayuda a comprender (que no es poco) pero la compasión nos
afecta, nos cambia, nos moviliza en favor del débil. No es lo mismo.
La compasión va unida a la pasión, a la indignación que busca activa
y efectivamente la justicia para el otro.
La misión escolapia arranca de la compasión al ver a niños sin
escuela, a jóvenes sin propuestas de vida plena, a una sociedad que necesita un cambio radical, a tantos necesitados en nuestro entorno y en
el mundo, a tantos alumnos sin vida mientras sobreviven, al mismo
Jesús presente en los últimos…
Cuando a uno le duelen en el alma estas situaciones, cuando le
hierve la sangre y le duele el corazón, entonces comienza a sentir la
pasión por la misión. Ya no se vive como un trabajo, como un voluntariado, como una dedicación, como una militancia… se vive así y
mucho más: como la razón de ser de la propia vida.
Sólo con la pasión y la compasión podemos hacer cambios profundos. Sólo entonces caben los milagros, quizá pequeños, pero absolutamente decisivos: “Mucha gente pequeña en lugares pequeños
harán cosas pequeñas que transformarán el mundo”, decía Eduardo
Galeano. Nosotros decimos más: gente pequeña haremos cosas grandes, no por nuestros méritos, sino porque es el Señor quien se empeña en ello.
183 Aurelio Arteta. Tantos tontos tópicos. Ed. Planeta. Colección Ariel. 2012.
348
Pasión por la misión
El primer pequeño gran logro de la compasión es la felicidad. No
volvemos a recordar las bienaventuranzas que nos lo muestran bien
claro en esa aparente contradicción que se vuelve cierta. Lo apoyamos
ahora en la constatación de la necesidad e importancia de la compasión: “Si deseas la felicidad de los demás, sé compasivo. Si deseas tu
propia felicidad, sé compasivo”184. Curiosamente, padeciendo con los
demás, haciendo de uno la injusticia del otro, en la solidaridad del
cambio de esa situación, ahí se encuentra la felicidad.
Pasión por la misión es ponernos al servicio de esa misión
Cuando uno es compasivo, cuando la necesidad del otro te agarra
por dentro, cuando estás enamorado de la misión, cambia la perspectiva: vivimos para la misión, nos ponemos a su servicio no por obligación o voluntarismo sino porque nos envuelve y nos atrae.
Se hace realidad aquella frase tan escuchada por algunos: “Quien
no vive para servir no sirve para vivir”.
No caben ya las perezas, el centrarse en uno mismo, el hacer
muchas cosas para no atender lo importante. La urgencia de la misión nos llama con tanta fuerza, que la anteponemos a cualquier
otra realidad.
Ponernos al servicio de la misión no tiene que ver con ponernos a
la cabeza de esa misión: somos siervos inútiles, somos colaboradores.
El centro no soy yo. No se trata de sentirnos tan responsables y protagonistas como para olvidar que estamos al servicio, que somos servidores y no soberanos. Por eso, como Calasanz, sentimos preferencia
por los medios sencillos, por el trabajo fuerte sabiendo siempre que es
un medio para que Dios ensalce: somos sembradores que esperamos
confiadamente que llegue la cosecha por la acción del Señor.
Estar al servicio y no al mando de la misión, quiere decir seguir
el estilo de Calasanz de tener paciencia. Desde la humildad, tener paciencia ante nuestra saludable incoherencia, ante la impotencia con el
sufrimiento de quienes amamos, ante la lentitud de los progresos y las
184 Tenzin Gyatso, el 14º Dalai Lama.
Construir cada día las Escuelas Pías
349
frecuentes regresiones, saber esperar sin desesperar, saber soportar
los propios errores…
Ponernos al servicio de la misión es tener más confianza que optimismo, apreciar lo pequeño con alma de pobre sin añorar lo grande,
aprender a actuar con diligencia a la que vez que con sosiego y sin
hiperactividad, buscar más la fidelidad que el éxito, sentirnos responsables sin culpabilizarnos, tener paciencia sin prisa, resistencia ante
lo injusto, decisión por el cambio, capacidad de sufrimiento, saber
acompasar el ritmo a la dificultad: sin prisa pero sin pausa.
Ponernos al servicio de la misión es tener claro en la cabeza, en
el corazón y en el comportamiento que lo importante es la misión y
Quien me envía a ella. Y no buscar otra recompensa que el bien del
otro, que el intentar cumplir la voluntad de Dios. Así conseguimos,
sin pretenderlo, no ser mendigos del aprecio de los demás. El secreto
es “darlo todo y no quedarme con nada”185, ser camino que la gente
recorre y olvida.
Pasión por la misión es estar dispuestos a llegar hasta el final
Pasión por la misión significa disponibilidad para llegar hasta el
final, para asumir plenamente el doble significado de la pasión: lo que
me llena el corazón y lo que hace sufrir.
Jesús y su proyecto, presentados y vividos al estilo de Calasanz,
nos seducen, nos enamoran, nos apasionan. La intimidad con Jesús,
su ternura, su adhesión como amigo, nos va llevando con altibajos a
una confianza cada vez mayor. Nos sabemos en camino con Jesús, nos
descubrimos aprendices de sus criterios y sus valores (amor al Padre,
espera del Reino, cuidado de la comunidad, pobres, misericordia, sencillez, fidelidad), siempre en su seguimiento. Poco a poco nos vamos
identificando con el proyecto salvador de Jesús, nos vamos incorporando a su destino chocando con los demás y a veces con los cercanos.
Poco a poco nos acercamos también a la cruz, a nuestra propia cruz.
En todos esos momentos, queremos vivir la pasión por la misión y
aceptar que la misión nos pueda llevar a la pasión.
185 Uno de los sabios dichos del Cura de Ars.
350
Pasión por la misión
Somos conscientes de que no hay misión indolora. El sufrimiento
se hace presente siempre en la vida y más todavía si nos empeñamos en
cambiar la realidad para hacer un mundo mejor. Sabemos que con la acción va la pasión, con la misión es preciso estar dispuestos a llegar hasta el
final. También ahí, en todo momento, te decimos: “Pase lo que pase, que
me pase contigo, Señor. Pase lo que pase, que nos pase contigo, Señor”.
Especialmente en los momentos duros y difíciles que siempre llegan, escuchamos las palabras que se dirigieron a Pedro ahora dichas
para ti y para mí: “Pedro, ¿me amas más que éstos?” (Juan 21, 15). No
caben comparaciones, mirar para los lados, sino dar la respuesta: “Tú
sabes que te quiero”.
Sólo cabe decir como Jesús en su cruz, primero con compasión:
“Padre, perdónales porque no saben lo que hacen” (Lucas 23, 34).
Luego en el sentimiento de soledad y dolor: “Dios mío, ¿por qué me
has abandonado” (Mateo 27, 46). Finalmente en la confianza del que
ha sido fiel hasta el extremo: “Todo está cumplido” (Juan 19, 30) y “En
tus manos encomiendo mi Espíritu” (Lucas 23, 46).
Aceptar la misión de Jesús, asumir la misión escolapia, es dejarnos apasionar por ella y estar dispuestos a llegar hasta el final.
Si la pasión es compasión, la misión es comisión
La pasión es de cada uno, pero para ser plena se hace compasión,
se comparte con los demás, se hace vida junto con los otros y, sobre
todo, con los que más lo necesitan.
Lo mismo podemos decir de la misión: es de cada uno, cada cual la
recibe personalmente, es experiencia individual y única. Pero no basta.
La misión es de la comunidad, es comisión. Más que misioneros somos
comisionados, enviados en comisión, en grupo, en comunidad.
Esta insistencia en la comunidad, en el equipo, no es para conseguir una mayor eficacia (la cual es evidente), sino que se convierte
en parte de la misma misión. La comunidad no es sólo un equipo de
trabajo: es el lugar que nos centra en Jesús, en la Eucaristía, en la Palabra proclamada y escuchada y compartida, en el amor. Quien evangeliza es la comunidad, la Iglesia, por medio de cada uno y de la propia
comunidad. La misión siempre es, de alguna manera, comisión.
Construir cada día las Escuelas Pías
351
Estamos apasionados personalmente y también en comunidad.
Con la comunidad real que tenemos, no con la ideal que no existe en
ninguna parte. Vivimos con pasión la misión escolapia al aportar en
comunidad lo que somos, al apoyar a los más débiles, al ceder ante el
proyecto común, al ir asumiendo la visión global y no sólo la particular, al tener sencillez para comunicar la interioridad, al programar y
desarrollar conjuntamente la misión, al rezar juntos, al vivir…
Pasión por la misión es también estar enamorado de estas Escuelas
Pías que habrá que mejorar cada día pero que siempre me apasionan y
por las que estoy dispuesto a dar la vida entera. Y tú también, seguro.
NO PESA… ES MI HERMANO
El grupo estaba de excursión cuando aparece a lo lejos un
niño de unos ocho años que trae sobre sus hombros a otro
más pequeñito, como de tres. Su rostro era ardiente, tostadito como el de todos los campesinos del lugar. Más expresivo
quizás al pasar a nuestro lado, pero incapaz de ocultar un
cierto cansancio, producido sin duda por la distancia, lo difícil del camino y el peso del niño.
Para dar calor humano y aliento al pobre niño, pregunté con
tono de cariñosa cercanía: “Amigo, ¿pesa mucho?”. Y él, con
inefable expresión de cara y encogimiento de hombros, que
encerraban una gran carga de amor, de valor y de resignación, dice con fuerza y decisión: “No pesa, es mi hermano”, y
agarrando más fuertemente al pequeño, que sonríe y saluda
con su manita derecha, echa una corta y lenta carrera haciendo saltar con gracia a su hermanito que aún mira una
vez atrás para sonreír.
¿FINAL O CONTINUACIÓN?
CON VOSOTROS, HASTA EL FIN DEL MUNDO
Llegamos al final o quizá tendríamos que decir que continuamos
con nuestra vida, con nuestra misión, con nuestra comunidad, ojalá
que más animados y reforzados. Acabamos con estos pensamientos
breves que nos puedan ayudar a ello.
El secreto: pasión por la misión
“Busqué a Dios y no lo encontré. Me busqué a mí mismo y tampoco me encontré. Busqué al prójimo y encontré a los tres”.
Intentar ser feliz por mi cuenta, con mis planes, mis ideas, mis
caprichos… es imposible. Tenemos un corazón demasiado grande
para que nosotros mismos lo podamos saciar.
Intentar buscar a Dios en el aire, en las nubes, incluso en mi propio interior, es buscar donde resulta más difícil.
Desvivirse por el otro, dar la vida por el hermano de golpe o día a
día, poner el centro en el pobre y necesitado, es el secreto para encontrarlo todo: a uno mismo, a Dios y al prójimo.
Escuchar en primera persona a un gran apasionado por la misión, a
Pablo
La ponemos en primera persona, dirigida a ti. La puedes poner
también en plural y verte con tu comunidad, en las Escuelas Pías. Es
una ocasión para rezar y asumir la misión:
354
Pasión por la misión
“Tú eres nuestra carta, escrita en nuestro corazón, reconocida y
leída por todo el mundo. Demuestras ser carta del Mesías, expedida por
nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo, no en
lozas de piedra, sino en tu corazón de carne” (2 Corintios 3, 2-3).
“Pablo, apóstol de Cristo a ti, mi hijo querido. Gracia, misericordia y paz de parte de Dios Padre y de Cristo Jesús Señor nuestro.
Continuamente, noche y día, me acuerdo de ti en mis oraciones. Tengo vivos deseos de verte pues evoco la fe sincera que tienes, fe que
arraigó primero en tu familia y sé que también ha arraigado en ti.
Por esto te recomiendo que reavives el carisma de Dios en ti. Porque
no te dio el Señor un espíritu de timidez, sino de fortaleza. No te avergüences, pues, del testimonio que has de dar de nuestro Señor; sino,
al contrario, soporta los sufrimientos por el Evangelio, ayudado por
la fuerza de Dios, que nos ha salvado y nos ha llamado con una vocación santa, no por nuestras obras, sino por su propia determinación.
Para su servicio he sido yo constituido heraldo, apóstol y maestro. Sé
bien de quién me he fiado” (2 Timoteo 1, 1-14).
Ciertamente sabemos de Quién nos hemos fiado y asumimos con
alegría y responsabilidad la misión de ser heraldo, apóstol y maestro.
Y todo ello no por nuestros méritos, sino porque Tú, Señor, has escrito tu mensaje en nuestro corazón y tenemos que comunicarlo.
Necesitamos a todos
A veces nos pasa, Señor, que juzgamos con facilidad a los demás,
que los descalificamos en sus opciones y acciones… y hasta como
personas. A veces pensamos que no tienen sitio en tu proyecto, Señor.
Nos olvidamos de tus palabras como cuando tus discípulos se te quejaban porque uno expulsaba demonios sin ser de “los nuestros”: “El
que no está contra nosotros, está por nosotros” (Marcos 9, 40).
A veces, Señor, nos sucede como en Corintio y algunos somos
más de Pablo, o de Apolo (1 Corintios 11-13), o de nosotros mismos.
Nos olvidamos que sólo Tú eres el Señor y sólo importa tu proyecto.
A veces no recordamos que somos un cuerpo, que Tú eres la cabeza, y cada uno de nosotros un órgano (1 Corintios 11, 12-31). Que
necesitamos ojos, manos, pies, corazón… ¡todos los órganos! Que la
¿Final o continuación?
355
única condición es colaborar por el bien del cuerpo, no ser un cáncer
en el organismo, sentir y ser una contribución para el conjunto.
Y, entonces, Señor, cabemos todos con la única condición de empujar en la misma dirección, de aportar al proyecto escolapio. Cabemos los jubilados y enfermos con nuestro testimonio de vida, nuestra
oración, nuestro apoyo a los demás. Son importantes los jóvenes con
su ilusión, con sus nuevas ideas, su empuje. Hay sitio para quienes
aportan unas cosas u otras, para quienes colaboran con lo que pueden. Todos somos necesarios, Señor.
Esto es una gran suerte, porque así sé que también cuentas conmigo, que siempre habrá un sitio para mí. Ayúdame siempre a ser
positivo, a que mi motor sea el amor y el cariño por los demás, que
busque siempre tu deseo.
La misión es cada persona que pones en nuestro camino
Nos apasiona, Señor, saber que te haces presente en nuestra vida,
especialmente en cada pequeño que necesita nuestra ayuda, que podemos servirte, que podemos colaborar contigo en hacer ese mundo de
hermanos donde quede patente que Dios es nuestro Padre.
Hoy te damos gracias por todas las personas que has ido poniendo
en nuestro camino: quienes nos han ayudado a ser lo que somos, quienes colaboran en esta misión que nos encomiendas juntos, quienes
pones ante nosotros para que les prestemos nuestra ayuda.
“Al final quiero presentarme al Padre con las manos vacías y el
corazón lleno de nombres”186.
Gracias a todos los nombres que estáis detrás de estas páginas y,
sobre todo, detrás de la misión escolapia. Siempre da apuro comenzar a citar algunos, porque siempre quedarán otros olvidados (¡menos
mal que hay Uno que no se olvida de nadie!). Sois cada uno de vosotros, tú y tantos, quienes hacéis posible cada día el milagro de hacer
presente a Calasanz y quienes contagiáis con vuestra vida la pasión
por la misión.
186 Pedro Casaldáliga.
Pasión por la misión
356
GRACIAS A TI DE TODO CORAZÓN
Sin ti, mi vida hubiera sido diferente, el mundo sería peor, a
las Escuelas Pías les faltaría algo. Por ello, gracias de corazón. Gracias por lo que ya has aportado y gracias por lo que
vas a aportar. Gracias.
Primeramente gracias a Ti, Jesús, que nos muestras al Padre
Dios y nos envías tu Espíritu. Gracias.
Gracias por todas las personas que han ido pasando en la historia, por nuestros familiares y por los escolapios que están
en la presencia de Dios, por todas las personas de buena voluntad, por la humanidad entera.
También y muy especialmente gracias a Abel, Adela, Adelio,
Adriana, Agendia, Agustín, Aimar, Ainara, Ainhoa, Aitana, Aitor, Aintzane, Aitzol, Alazne, Alba, Albert, Alberto, Alejandro,
Alessandra, Alex, Alexandre, Alexis, Alfonso, Alfredo, Altair,
Álvaro, Amador, Amagoia, Amarildo, Amaya, Amparo, Ana,
Ander, Andoni, Andrea, Andreas, Andrés, Andrew, Ane, Ángel,
Ángeles, Antón, Antoine, Antonio, Antxon, Aparecida, Arantxa, Arelys, Arilson, Arnel, Arrate, Arturo, Asier, Augustine,
Axun, Ballentyne, Baudilio, Beatriz, Begoña, Belén, Benito,
Benjamín, Berna, Bernardeta, Bertrand, Beth, Bibiane, Bienve, Blanca, Borja, Camilo, Carla, Carles, Carlos, Carmelo,
Carmen, Carmina, Carolina, Casilda, Caterina, Cecilia, Cecilio, Celia, César, Cesáreo, Charo, Chiquinquirá, Christian,
Cidinha, Cirilo, Cirylle, Clara, Claudia, Clement, Clemente,
Conchi, Constanza, Corina, Crispín, Cristina, Cristóbal, Curro, Dámaso, Damián, Daniel, Dante, Darío, David, Demetrio,
Diana, Diego, Dionisio, Domingo, Doris, Eba, Eddy, Eder, Edgar, Edixon, Eduard, Eduardo, Edurne, Edwin, Efren, Egidio,
Eladio, Elaine, Elena, Elene, Elisa, Elizabeth, Eloy, Emiliano,
Emilio, Eneko, Enivaldo, Enrique, Ermelio, Ernesto, Emmanuel, Esperanza, Esteban, Esther, Estibaliz, Eugenio, Eulalio,
Eunice, Eva, Evaristus, Fabiana, Fátima, Faustino, Federico,
Felicien, Felicita, Felipe, Félix, Fermín, Fernando, Fidencio,
Flaminio, Flavia, Flavio, Francesc, Francia, Francisco, Fred,
¿Final o continuación?
Garazi, Gartxot, Gemma, Genoveva, George, Georges, Georgina, Gerald, Geraldine, Gerardo, Germán, Glaucilene, Gloria, Gonzalo, Gorka, Gotzone, Gregorio, Grover, Guerrero,
Guillermo, Haroldo, Héctor, Helena, Heliodoro, Hugo, Humberto, Ibon, Ignacio, Igone, Igor, Iker, Imanol, Inés, Ingrid,
Inma, Inohelia, Iñaki, Iñigo, Ion, Iratxe, Irene, Iris, Irune,
Isabel, Isidora, Ismelda, Israel, Itxaso, Itziar, Iván, Ixone,
Izaskun, Jacinto, Irati, Jacqueline, Jakobo, Jaime, Jan, Javier,
Jazmín, Jarbas, Jean, Jennifer, Jesús, Joane, Joao, Joaquín,
Joel, Jon, Jone, Jorge, José, Jaume, Joaquín, Joseba, Josefa,
Joseila, Joseph, Josi, Josu, Józef, Juan, Juanjo, Juan Mari,
Jude, Judith, Julen, Julián, Julio, Juncal, Justine, Justino,
Kasimir, Kattalin, Kepa, Kike, Ladislao, Laida, Laura, Lara,
Leire, Lenin, Leonard, Leonardo, Leticia, Libia, Lidia, Lino,
Loles, Loli, Lorea, Lorenzo, Lourdes, Luis, Luisi, Luiz, Luz,
Mabel, Magda, Mahylda, Maia, Maider, Maipi, Maite, Malen,
Manel, Manolo, Manuel, Marcel, Marcelino, Marcelo, Marcia,
Marcio, Marcos, María, Maribel, Marina, Mario, Marcos, Marek, Marga, Maritza, Mariví, Mariano, Marisete, Markel, Marta, Martín, Mateusz, Mattin, Matxalen, Mauricio, Max, Maximiliano, Máximo, May, Melvin, Mercedes, Mertxe, Miguel,
Mikel, Miren, Miriam, Miroslaw, Modesta, Modesto, Moisés,
Mónica, Montse, Moses, Muskilda, Nacil, Nagore, Naia, Nany,
Natalia, Nati, Natxo, Nazaret, Neida, Nekane, Nelyimar, Nerea, Nidia, Nieves, Noelia, Norberto, Norma, Ofeliz, Oier,
Olegario, Olga, Orlando, Óscar, Oskia, Pablo, Paco, Paloma,
Pantaleón, Pascual, Patricia, Patxi, Paula, Paz, Pedro, Pepe,
Pierre, Pilar, Poliana, Primitivo, Puri, Rafael, Rakel, Ramón,
Raquel, Raúl, Regina, Resu, Ricardo, Roberto, Rodolfo, Rogelio, Rogerio, Romeo, Roniyer, Rosa, Rosalinda, Rosalío,
Rosario, Rubén, Salvador, Salvadora, Sandra, Santiago, Sara,
Saturio, Sebastiao, Secundino, Sergio, Sidonio, Simón, Sonia, Stanislaw, Stephen, Silvia, Suely, Susana, Tailo, Teodora, Terence, Teresa, Thadeus, Thomas, Tomás, Tulio, Txemi,
Ugo, Unai, Unax, Uxue, Valentín, Vicente, Víctor, Victorino,
Virgile, Walberleno, Wilfred, Willians, Xabier, Yelitza, Yolan-
357
358
Pasión por la misión
da, Yrene, Zacarías, Zaida, Zigor, Zoraida, Zsolt, Zuriñe187
(perdonad que no repita cuando coinciden dos nombres o
cuando son nombres compuestos. Gracias a todos).
Para mayor gloria de Dios y utilidad del prójimo
187 Para simplificar, no repito nombres y pongo por separado los nombres compuestos. Si te cuesta reconocerte en la lista, perdona, no te preocupes y gracias por tu
contribución a las Escuelas Pías y a su apasionante misión.
Fly UP