...

“Acaso la droga es el tóxico?” “El gran Señor...”

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

“Acaso la droga es el tóxico?” “El gran Señor...”
margen65
margen N° 65 – julio 2012
“Acaso la droga es el tóxico?” “El gran Señor...”
Por Alicia Alaniz
Alicia Alaniz. Trabajadora Social.
“...la clave de nuestro éxito es
que hacemos una música accesible
para cualquier tipo de gente...”
Cucho Parisi
Los Auténticos Decadentes - 1992
¿Por qué un grupo musical llega al éxito? ¿Cuál es el mecanismo para que se constituya en el
número uno en ventas discográficas?. ¿Qué relación hay entre droga y letras de canciones más
vendidas?. Éstas y muchas preguntas más surgen cuando se trata de estudiar el fenómeno de las
toxicomanías y su correlato con el género cultural del rock, que como se ha dicho anteriormente,
trasciende lo meramente musical.
A continuación se hará un breve recorrido el cual permitirá dar respuestas a algunos de estos
interrogantes y para ello se han tomado distintos representantes del rock nacional que se infiere son
pertinentes.
Hacia 1987 aparece en el mercado de la música Los Auténticos Decadentes, en cuyo nombre
(aceptación de naturaleza perdedora y anti-héroes) representaban a una sociedad con una fresca y
sangrante herida (la dictadura militar) que no alcanzaba a sobreponerse y cruzada por un momento
de transición en la cual sobrepasaba el monstruo de la hiperinflación. Este grupo se destacaba por
la gran cantidad de sus integrantes y por las letras de sus canciones, y es aquí donde se encuentra la
respuesta a las preguntas formuladas al principio.
Los Decadentes se internaron en la búsqueda de aquellos elementos que frecuentemente se los
considera “grasa”, al respecto decía el cantante oficial del grupo: “...siempre quisimos ser
populares pero no para un sector de gente determinada sino abarcando distintas clases
sociales...”. En este sentido tuvieron un papel decisivo las hinchadas de fútbol, que se vieron
representadas en su música. Así acoplaron canzonetas italianas, candombe y murgas a su repertorio,
las cuales impregnan nuestras raíces, y al hacer eco de lo que acontecía en las masas, les devolvían
a ella una forma de sentirse presente y perteneciente. Un ejemplo de esto son las canciones: “Ya
me da igual”, “La bebida, el juego y las mujeres” y el disco hit que definitivamente los llevara a
la fama, “El Milagro Argentino”, alcanzando la cifra de 180 mil unidades vendidas y triple
platino transformando al grupo en una de los pesos pesados del mercado.
En 1991, la discográfica BMG les extendió un destacado contrato y no tardaron en pasar a
integrar el plantel de artistas de la importante multinacional. Su gran sello fue “Siga el baile” que
acercó a generaciones fuertemente distanciadas, al incorporar al cantante Alberto Castillo quien
página
1
margen65
inmortalizara en tiempos anteriores esa canción. El cantante diría en un reportaje: “...yo de rock no
entiendo nada, es más, no me gusta, pero estos chicos son distintos, son alegres y porteños como
yo...”. En 1997 volvieron a dar en el blanco con el álbum “Cualquiera puede cantar”
constituyéndose una insuperable industria cultural.
El concepto de industria cultural fue desarrollado por los teóricos de la Escuela de Frankfurt, con
la intención de describir el modo en que el capitalismo industrial crea, distribuye e impone
socialmente los objetos culturales. La expresión industria cultural es hoy aceptada como la
“invasión del campo cultural por parte del modo de producción capitalista” -1-.
Existe una complejidad en las relaciones culturales y en ellas se observan elementos de
reconocimiento e identificación, hay una similitud en gesto, palabras, actitudes de las personas
entre si, el fenómeno está dado en la misma sociedad y es el grupo musical que se apropia y la
reproduce en canciones.
La realidad es reflejada en sus letras: “mi cuarto está todo decorado / con esqueletos de botellas
vacías (...). Lagunas en la mente / el hígado en la ruina”. A pesar de ser la droga un elemento que
destruye, que anula es sin embargo cantada libremente poniendo en claro que lo que importa es la
prevalencia de los intereses corporativos de las empresas multinacionales sobre la salud de la
persona.
Las industrias culturales tienen el poder de adaptar y reconfigurar constantemente lo que
representan y en el caso de Fito Páez los números cantan. Llegó a vender 650 mil unidades del
álbum con el “Amor después del amor”.
En el “chico de la tapa” se da un enfoque de lo que es la década de los ’90: retraimiento del
Estado, monopolización de las transnacionales en el tema salud, desocupación y desempleos
masivos, entre otros.
Se refleja esta realidad, pero con criterios de selectividad y ocultamiento, y son devuelto para su
consumo masivo imponiendo así, el poder de la clase dominante. Sin embargo no se puede pensar
que el receptor sea un agente pasivo, pero si que se está frente a una contienda irregular y desigual.
Otro ejemplo es la canción “Sasha, Sissí y el Círculo de Baba” en donde va a ponerse de
manifiesto el tema candente de los ‘90, “el consumo de drogas duras”. En él recoge la mitológica
historia del sapo que mata a la serpiente, a pesar de su evidente inferioridad, cercándola con un
círculo de baba. Llevándolo al plano humano Sasha es el sapo, Sissí una chica a la que le gusta las
fiestas y las drogas duras. Él la quiere tanto y la ve sufrir por el consumo de los estupefacientes
que en un momento decide matarla. La mata y termina fumando (marihuana) en un bar hasta que
explota.
Nuevamente un autor rockero hace carne en sus letras un problema de la vida cotidiana y el
boom del rock nacional es carne de cañón de las discográficas que incrementan así sus ganancias.
Fito Páez en el disco Tercer Mundo da una respuesta clara a las declaraciones de Menem, quien
no se cansaba de proclamar que la Argentina integraría en breve el conjunto de países del primer
mundo. El autor mira a su alrededor y expresa la cruel realidad que, estaba y está muy lejos de
pertenecer a él, sin embargo engrosa las arcas del sistema y al ser uno de los hits más vendidos
entra en la rueda del mercado capitalista formando así un engranaje más del círculo perverso.
El binomio “droga-rock” está íntimamente enlazado y que, si bien constituyen un reclamo
contra-hegemónico sin lugar a dudas, es el mismo poder hegemónico quien se apodera de él para
sus propios beneficios, causa por la cual no se reprime a pesar de existir una ley que hace
página
2
margen65
referencia a esta situación de delito.
Entendiéndose por hegemonía al ámbito de lo simbólico, es decir que la dominación de clase no
se ejerce solo por la imposición de la fuerza, sino a través de la creación y el mantenimiento de ese
espacio simbólico.
La supremacía de una clase o grupo sobre los otros tiene así, la forma de dominio en la medida
en que se basa en la fuerza pero, también, la de dirección intelectual y moral en tanto que se apoya,
en el ejercicio de la hegemonía.
Por lo tanto, existe un consentimiento espontáneo dado por las grandes masas de la población a
la orientación por parte del grupo dominante y una coerción estatal, que asegura “legalmente”, la
disciplina de aquellos que no aceptan esa imposición -2-.
Se puede observar que el consumo de drogas (lícitas o ilícitas) pone al cuerpo en primer plano,
es la escenificación de las sensaciones, las cuales hoy transitan más por lo destructivo y la
celebración de la muerte que por lo orgiástico y lo festivo.
Cada vez más las edades de iniciación al consumo de droga se acortan (8 a 10 años).
Un ejemplo de esto son algunas de las letras del grupo Los Piojos.
Los Piojos - “Los mocosos”
“En la tierra del vino
y la drogadicción
y los hijos negados
policías mendigan
al peor infractor
y le besan la mano.
Los mocosos se trepan y
se van hacia el sol
en bolsitas de nylon
Los mocosos se trepan y
se van hacia el sol
en bolsitas de llanto.”
Se está frente no sólo al fenómeno de las drogas, sino a una lucha de clases donde los grupos
mas vulnerables solamente son tenidos en cuenta para disfrazar estadísticas que sirven para la
formulación de políticas de ajustes, conveniente al poder dominante. .
Para finalizar se puede afirmar que el rock es lenguaje de la calle, juega con las palabras y los
significados; se configura así como “de abajo”, popular, guerrero, clandestino y fiestero que alude a
los placeres, vicios, gula y ocio, que no hacen proyectos de futuro, por que vive el “aquí y ahora”
tan paralelo a las características de un drogadependiente donde permanentemente buscan un
bienestar idealizado y se sienten constantemente amenazados, en donde existe una carencia de
“proyectos de vida”.
Rock y droga forman un par, el uno se nutre del otro, lo revela, lo enuncia pero terminan
sirviendo al Gran Señor y son declamados por éste, como “historias de desclasados que
transforman al barrio en un gueto universal fantasías de un grupo que los represente tanto
como una camiseta futbolera”, escondiendo así su responsabilidad ante los hechos.
página
3
margen65
Pero las drogas no son estrictamente una contestación a la sociedad despersonalizada,
constituyen además, un camino, un viaje de fantasía a mundos desconocidos, un trampolín de
relación mística con el universo.
La droga es un simple medio que utilizan los “rebeldes marginados”, los imbuye de una ética
contraria a los fundamentos morales de la sociedad tradicional. De ahí que la consuman de manera
casi ritual, en forma colectiva; les une algo más que la sustancias alucinógenas: su actitud
contestataria ante el estado expulsión que los atraviesa.
En conclusión, no es en sí la droga el problema sino como la persona se relaciona con ella, no
son las letras de las cumbias ni del rock las que determinan su consumo, decir esto, es simplificar la
cuestión y no ver la realidad en sus más complejas y variadas tramas.
Es necesario asumir que, es el sistema social quien procura y promueve paradójicamente el
consumo de drogas, es a través suyo, que los sujetos incorporan todo lo que sus medios de
información les brinda pero, no en forma pasiva, sino elaborando significativamente y organizando
su actividad con arreglo a planes y estrategias que controlan y guian sus conductas.
Se está frente a un consumismo masivo y dirigido que se oculta tras la actual “cuestión social”.
Entonces, es necesario precisar al sujeto o más bien a quien nombra a ese sujeto, de qué sujeto se
trata, por que, drogas... ha habido siempre!!.
Les dejo la letra de una canción del autor Andrés Calamaro que, a mi entender, encierra el dolor
que siente la persona adicta y como se deja atrapar por la droga aún sabiendo cual será el destino
final
Me despierto pensando
si te voy a ver
pero es inútil negarlo,
tu me estás atrapando otra vez.
Eres un ángel maldito,
eres la dama mas cruel;
un arma de doble filo.
Contigo solo puedo perder
tu me estas atrapando otra vez.
Aunque alguien me advirtió nunca dije que no.
Ahora tengo que esconder las heridas.
Ese pulso que jugué porque quise lo perdí,
nunca me podré alejar de ti.
Te extraño, cuando llega la noche
pero te odio de día.
Después me subo a tu coche,
y dejo pasar la vida.
Debería dejarte,
irme lejos no volver.
página
4
margen65
Pero es inútil negarlo,
tu me estás atrapando otra vez;
contigo solo puedo perder.
Y aunque alguien...
Notas
-1- Flichy, citado en: Abril, 1997.
-2-
Según Gramsci citado en Abril, 1997.
Bibliografía
A) Libros, revistas y ponencias
ABRIL, Gonzalo. Teoría general de la información. Madrid, Ed. Cátedra, 1997.
ANDERSON, Perry “Neoliberalismo: un balance provisorio”. En: SADER, E. y GENTILE. P.
La trama del neoliberalismo, Clacso/Eudeba, Buenos Aires, 1999.
ANTUNES, Ricardo. ¿Adiós al trabajo?. Ensayo sobre la metamorfosis y la centralidad del
mundo del trabajo. Sao Paulo, Ed. Cortez, 2001.
BARRIONUEVO, José. Droga, adolescencia y familia. Buenos Aires, Ed. Tekne, 1995.
BECOÑA, Elisardo. Manual de intervención en drogadependencia. Madrid, Ed. Síntesis, 2004.
BEKERMAN, Marta. “La globalización y los países periféricos” en: revista Ciclos, Año V, Vol.
V, N° 8, 1° semestre de 1995
BEREMBLUM, Rubén. “La refundación Nacional. Hacia una nueva coalición final social” En:
Hacia el Plan Fenix. Buenos Aires, Ed. Prometeo, 2001.Según Gramsci citado en Abril, 1997.
BERSTEIN, Marcos. Psicología de la vida cotidiana en el grupo familiar. Buenos Aires, Ed.
Planeta, s.f.
BONO, Marcelo. “El abordaje del paciente drogadicto en la Republica Argentina”. En:
Seminario Lo Posible. Buenos Aires, CENARESO, 2003.
CHADI, Mónica Redes sociales en el Trabajo Social. Buenos Aires, Ed. Espacio, 2000.
DI MARCO, Augusto. “Rock: Universos simbólico y fenómeno social”, en: MARGULIS,
Mario. La cultura de la noche, Buenos Aires, Ed. Espasa Calpe Argentina, 1994.
DI PIETRO, Roque. Grandes Éxitos del Rock Nacional. Buenos Aires, Ed. Altaya, 2000.
página
5
margen65
DOSSIE. Liberalismo-neoliberalismo. Sao Paulo, Ed. EDUSP. marzo-abril 1993.
DRAIBE, S. “As políticas sociais e neoliberalismo”, en: revista USP N° 17.
ECO, Humberto. Como se hace una tesis. Barcelona, Ed.Gedisa, 1998.
EROLES, Carlos. Políticas públicas de la infancia. Buenos Aires, Ed. Espacio, 2001.
ESCOBAR, Raúl. Drogas y efectos. Buenos Aires, Ed. Policial, 1997.
ESCOHOTADO, Antonio. Aprendiendo de las drogas: usos y abusos, prejuicios y desafíos.
Barcelona, Ed.Anagrama, 1998.
ESTEPA LLAURENS, José Manuel. Catecismo de la Iglesia Católica. Buenos Aires, Ed.
Claretiana, 1993.
FERNÁNDEZ LABRIOLA, Roberto y DORADO, Guillermo. Adicciones. Aportes para la
clínica y terapéutica. Buenos Aires, Ed. Piados, 1997.
FERRARA, F. “Hacia un concepto de Salud” En: Ciencias de la Conducta y Disc. Concurrente.
Buenos Aires, CENARESO, 2004.
FOUCAULT, Michael. Microfísica del poder. Madrid, Ed. La Piqueta, 1980.
FOUCAULT, Michael. Vigilar y Castigar. México, Ed. Siglo XXI, 1988.
FREUD, Sigmund. El malestar en la cultura. Obras completas. Buenos Aires, Ed. Amorrortu,
1979.
GHIA, Roberto y BONO, Marcelo. “El Tratamiento del Cuerpo en Toxicomanias”. Ponencia 2º
Jornadas CENARESO. Buenos Aires, 2002. Inédito.
GUTIERREZ, Germán. “Fundamentalismo y sujeto” en: revista Pasos nro.13, sep/oct. 2002,
DEI, San José de Costa Rica.
HALL, Stuart. “Notas sobre la deconstrucción de ‘lo popular’”, en: SAMUEL, Raphael (editor) .
Historia popular y teoría socialista. Barcelona, Ed. Crítica, 1984.
IAMAMOTO, Marilda. El servicio social en la contemporaneidad. Trabajo y formación
profesional. Sao Paulo, Cortez, 2003.
INCHAURRAGA, Silvia. Drogas y políticas públicas. Buenos Aires, Ed. Espacio, 2001.
INCHAURRAGA, Silvia. Drogodependencia, reflexiones sobre el sujeto y la cultura. Rosario,
Ed. Homo Sapiens, 1996.
KALINA, E. “Teoría y práctica de la psicoterapia familiar del adicto”. Conferencia. 1° Congreso
A.P.P.I.A del Paraguay, Asunción, Mayo 1988.
LARRANDART, Lucila. “Prehistoria e historia del control socio-penal de la infancia”, en:
GARCÍA MENDEZ-BIANCHI (comp.). Ser niño en América Latina. Buenos Aires, Ed. Galerna,
1991.
LO VUOLO, Rubén, et. alii. La pobreza… de la política de la pobreza. Buenos Aires, Miño y
Davila, 1999.
LORENZO, et-al. Drogadependencia. Buenos Aires, Ed. Médica Panamericana, 1998.
página
6
margen65
MARGULIS, Mario. La cultura de la noche. Buenos Aires, Ed. Espasa Calpe Argentina, 1994.
MONTENEGRO, R. “Aspectos económicos, sociales, culturales y éticos de la
drogadependencia”. Trabajo expuesto en el XI Congreso Mundial de Psiquiatría social. Rio de
Janeiro, 1986.
MUSACCHIO, DE ZAN, FRAGOLA, A y otros. Drogadicción. Buenos Aires, Paidós, 2000.
RECIO José Luis: El papel de la familia, los compañeros y la escuela en el abuso adolescente de
drogas. Madrid, Ed.Cruz Roja, 1992.
RODRIGUEZ PIEDRABUENA. ¿Porqué nos drogamos?. Del poder y otras adicciones. Madrid,
Ed. Biblioteca Nueva, s.f.
ROZITCHNER, Alejandro. Escuchá que tema. Buenos Aires, Ed. Planeta, 2003.
SAMIR, Amin. El desarrollo desigual. Barcelona, Planeta, 1986.
SAMUEL, Raphael. Historia popular y teoría socialista. Barcelona, Crítica, 1984.
SAS, Thomas. Nuestro derecho a las drogas. Barcelona, Ed. Anagrama, 1997.
ULLOA, Fernando. “La Ternura como contraste y denuncia del horror represivo” Notas para la
mesa redonda con las Abuelas de Plaza de Mayo. Buenos Aires, 1988.
YARIA, Juan Alberto. Drogas, posmodernidad y redes sociales. Buenos Aires, Ed. Lumen, 1999.
ZORRILLO Carlos: “Drogas y control social”, en revista Poder y Control, n°2. Barcelona, 1997.
B) Legislación
Ley Nacional de Estupefaciente 20171/74
Ley Nacional de Estupefaciente 23737/89
Ley Nacional 23377 sobre el ejercicio de la profesión del Trabajo Social en la República
Argentina. Promulgada. 1986. Reg. por Decreto 1568- 11/1988.
Leyes 10.751, 10920, 11855 sobre el ejercicio de la profesión del Trabajo Social en la Provincia
de Buenos Aires y Código de Ética de la Provincia de Buenos Aires. 1990- 1996.
C) Sitios de Internet
http//virtualnet.zidev.com/charlygarcia/acordes/marado.htm
www.atame.org
www.atame.org/p/pastoral/en_el_ hospicio.shtml
www.atame.org/v/virus/pronta_entrega.shtml
www.bibnal.edu.ar. Biblioteca Nacional Virtual
wwww.cabiocultural.com.ar
página
7
margen65
www.ecos.com.ar
www.ekos.com.ar//ataque77/cd-4-1.htm.
www.infolibros.net. Información sobre libros, editoriales, bibliotecas, etc.
www.margen.org.
www.msal.gov.ar. Centro Nacional de Reeducación Social. Documentos. Objetivos y Servicios.
Versión abreviada. Septiembre de 2001.
www.programacambio.org/a23737.hml
www.rockargentino.com.ar.
www.rockunido.com.ar.
www.webfat.arg.ar. Fondo de Ayuda Toxicológica. Información sobre mitos. Causas.
Consecuencias. Ayuda en las toxicomanías.
página
8
Fly UP