...

la labor del cronista… ayer, hoy y mañana

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

la labor del cronista… ayer, hoy y mañana
UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO
SECRETARIA DE RECTORÍA
DIRECCIÓN DE IDENTIDAD UNIVERSITARIA
COLEGIO DE CRONISTAS
LA LABOR DEL CRONISTA…
AYER, HOY Y MAÑANA
M. en D. Noé Jacobo Faz Govea.
Cronista del Plantel “Sor Juana Inés de la Cruz”
de la Escuela Preparatoria
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
M. en D. Noé Jacobo Faz Govea.
Cronista del Plantel “Sor Juana Inés de la Cruz”
de la Escuela Preparatoria
Anagoge
El ejercicio de rememorar todo aquello
que se ha vivido en nuestra
Universidad a través de sus cronistas,
nos envuelven en ciento ochenta y
siete años de recuerdos que son un
buen indicador de la calidad moral que
posee, quien busca en el pasado la
forma de satisfacer las necesidades
del presente.
2
En este contexto: testimoniar, documentar, difundir con libertad y de
manera oportuna, transparente, completa, los sucesos que le han dado
forma al quehacer humano de la Institución a la que pertenecemos,
ponen en juego la confrontación de ideas, propiciando por los resultados
que se obtengan, la utilidad del pensamiento en la construcción del
presente y del futuro, coadyuvando así con la cotidiana elaboración
colectiva del devenir histórico.
Hasta hoy, nadie discute la importancia de la crónica y la labor del
cronista, de aquel que sin nombramiento actuó como tal, o bien, quien
con un documento que lo habilita se enfrenta en la actualidad a narrar,
escribir y describir sobre el espacio universitario al que pertenece,
sintiéndose orgulloso por ser innovador y líder en la producción y
reproducción de la cultura; con consciencia clara del papel decisivo que
juega en la promoción del acontecer de su casa de estudios.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
El recuerdo del pasado reciente, el de los iniciadores y el de todos
aquellos que se aventuraron a crear, fundar e impulsar el desarrollo del
Instituto Literario de 1828, seguramente ha quedado guardado
celosamente y solo en las grandes ocasiones es rememorado, como si
necesitáramos retroalimentarnos de la sangre que se vierte con la tinta
azul de las plumas que escriben y mencionan hechos gloriosos. Así, la
realidad completa no existe, y si existe, solo se manifiesta en la mente de
quien lo recuerda; pero las realidades que van configurando a las
Instituciones son más amplias que el universo simbólico creado sobre
ellas, y si bien hay que considerar que éstas se refieren sólo a una parte,
y no necesariamente a lo más importante de lo que ocurre en el escenario
de la vida, son las que dan forma y sentido a su existencia, y ahí están,
aun cuando no se vean, surgiendo cuando uno de los protagonistas que
le dieron forma es exaltado.
Ayer, hoy y mañana son los tiempos en los que vive el cronista,
conjugando el verbo… interpretando el sustantivo…. creando al
complemento. De esta forma, el registro de lo acontecido queda
plasmado y disponible, dedicado a recuperar la memoria histórica como
un patrimonio colectivo que se trasmite a las nuevas generaciones. En
este entorno habrá que resaltar “…nuestra historia sólo se encuentra en
archivos académicos, que muy poco rescatan de su pasado”. El pensar
histórico, las experiencias del hombre en el pasado y en el presente para
el futuro, el producto del tiempo, el espacio, la causalidad y los
personajes que la hicieron posible no han quedado registrados, esa es
y ha sido la labor del cronista. Hacerlos valer en el presente, no solo
justifica su presencia, sino que al dar fe validan todo un proceso vivido. .
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
3
Ayer...El Instituto Literario 1828
Para 1827 en ceremonia solemne, el gobernador Don Lorenzo de Zavala,
declaró inaugurados provisionalmente en la Casa de las Piedras Miyeras
ubicada en San Agustín de las Cuevas, Tlalpan, capital del Estado, los
cursos de lo que en ese momento se llamó Colegio Seminario, este acto
fue en cumplimiento a lo dispuesto por el artículo 228 de la primera
Constitución Política del Estado de México que señalaba: “… en la
capital del Estado funcionará un instituto literario destinado a atender
todos los ramos de la instrucción pública”.
José María Luis Mora, destacado diputado liberal, fue el precursor de la
fundación de este instituto, su visión lo impulsaba a promover una
educación que separándose de las influencias religiosas, brindara a los
jóvenes una formación científica, acorde a modelos que el siglo XIX
aportaba y que habían superado la dominación eclesiástica, además,
Mora quería romper con el monopolio de los estudios superiores
eminentemente religiosos. que estaba en poder de la Universidad de
México Un año después, el 16 de febrero de 1828, fue aprobado el
decreto de la erección del Instituto Literario, mismo que el 3 de marzo se
publicó y entró en vigor con la aprobación formal de los diputados y la
firma de Lorenzo de Zavala. Esta fecha a partir de ese momento, se
constituyó como la fecha oficial de la fundación.
El Instituto nace con el apoyo del gobierno del Estado, ya que se hizo
cargo del presupuesto económico;
nombró rector y cuerpo de
catedráticos, así como el personal que debería hacerse cargo de los
servicios que se prestaban. Es de notarse que los historiadores Aurelio
J. Vengas, fray José de Jesús Villapadierna y Carlos Herrejón Peredo,
en épocas posteriores aparecen como narradores de estos hechos, pero
no se debe olvidar a don Vicente José Villada, quien escribe un reporte
en donde se anota que la población escolar del instituto estaba formada
por treinta y seis alumnos, -veinte de ellos internos-, del nivel superior y
ciento sesenta y siete niños y ciento treinta y ocho niñas en las escuelas
de primera educación. A partir de su creación, la labor del instituto fue
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
4
brindar atención a los alumnos del Estado, de esa forma eran enviados
de distintas regiones con la intención de formarlos y posteriormente al
regresar a su lugares de origen, fueran quienes ocuparan puestos que
mejoraran su situación económica.
Para el 29 de mayo de 1830 el instituto sufre su primer cierre, en esa
fecha el Congreso decretó su clausura, aduciendo la razón del traslado
de los poderes del Estado a la capital que ahora se encontraba en
Toluca. Esta clausura duró tres años. Para 1835 de nuevo fue
clausurado, los ideales de una educación liberal traducida en la libre
enseñanza son cancelados por motivo de las leyes impuestas por el
“gobierno republicano centralista de Santana”. Fue hasta 1846 su
segunda y última reapertura por decreto del gobernador Francisco
Modesto de Olaguibel.
La vida del instituto en Toluca no fue nada fácil, como si la facilidad de
las cosas hubiera provocado el desarrollo del que siempre gozó. En
forma increíble, a pesar de las vicisitudes que enfrentó, la calidad
humana de todos aquellos que abrevaron del saber, muestran un camino
andado pleno, así lo encontramos en las aportaciones de investigadores,
cronistas e historiadores, quienes después de 50 años proporcionan la
aparición de las primeras palabras escritas con intención narrativa,
referentes al origen y desarrollo de nuestra Institución. En este caso,
poco o nada se sabría en la época, que se hace referencia, si no mediara
la aparición en 1883 del Profr. Isauro Manuel Garrido. El primer relato de
la fundación del Instituto es escrito en un capítulo de “La Ciudad de
Toluca” libro de su autoría.
El viejo arcón de los recuerdos, muestra en la crónica del origen del
instituto, un abanico multicolor de lo que ahora llamamos retos y
oportunidades. Un edificio en ruinas alberga a jóvenes deseosos de ser
útiles a su Patria y junto a él, un árbol cuyo fruto no es elegante ni
deseado por gente exclusiva, pero muestra con su fortaleza el deseo de
vivir y servir a los demás, siendo el símbolo de un instituto que se
convirtiera en universidad, parte medular de la Universidad Pública
Mexicana. El edificio es conocido como el Beaterio y el árbol, así, sencillo,
como el carácter del universitario que se fortalece al evocar la imagen de
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
5
quien estando a punto de caer, se yergue orgulloso y aspira a vivir y
encontrar nuevos horizontes, tan simple, es una mora (Morus nigra L.),
si, un moral cuyo origen es Persia y que aún vive gracias a los cuidados
de los universitarios, sobre todo en los últimos veinte años.
La maestra en salud pública Estela Ortiz Romo, cronista del Centro de
Estudios de Lenguas Extranjeras, (CELe) y decana de la Universidad
Autónoma del Estado de México, sobre la Mora nos dice:
La Mora es uno de los más queridos símbolos universitarios: múltiples
recuerdos penden de sus viejas ramas. Ocupa un sitio de primera
importancia en la historia y las anécdotas del también bicentenario
Edificio de Rectoría. Durante la prolongada vida del Instituto Literario, la
Mora fue uno de los rincones predilectos de alumnos y profesores, pues
estaba sobre el terreno que en el siglo pasado se destinó a jardín
Botánico y en el pasado reciente a canchas deportivas. Entre 1944 y
1974, junto a la Mora hubo una alberca, que fue lugar de juegos y de
prácticas deportivas para muchas generaciones de estudiantes.
En 1927 es publicada con el título “El Instituto Científico y Literario del
Estado de México” una monografía escrita por el historiador Aurelio J.
Venegas Villanueva, que reseña mediante una investigación seria y
documentada, incluso muy detallada el origen del instituto. También
cuenta en su historiografía con “El Instituto Científico del Estado de
México" Estos trabajos nos llevan a los festejos de la celebración del
primer centenario.
Cien años transcurren, 1928 recibe al primer centenario del viejo instituto
que ahora luce esplendoroso. Ha de reconocerse en este sentido la
preocupación brindada por los gobernadores del Estado quienes al
menos la mayoría estuvieron pendientes de su rehabilitación, desde
colocar piso, reconstruir alas completas del edificio, o bien levantar un
techo caído que había puesto en peligro la seguridad de los alumnos.
Para esta fecha un Salón de Actos que después se convertiría en el Aula
Magna, permitía realizar ceremonias de inicio o de fin de cursos. Esta
fue una oportunidad de conocer la vida del instituto, ya que quedaron
registradas fechas y el movimiento de ingreso y egreso de la vida escolar,
además de los discursos, que narraban espacios y tiempos, vida y obra,
alfa y omega de los momentos que se vivieron ahí.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
6
Cien años que se coronaron con las fiestas del centenario y en donde se
colocara la primera piedra del monumento dedicado a los maestros del
Instituto Científico y Literario. Ahora ya se llamaba Instituto Científico y
Literario. Cien años que se engalanaron con la presencia de políticos,
pensadores, luchadores sociales, científicos, poetas y académicos. Entre
algunos encontramos a José María Luis Mora, Lorenzo de Zavala, José
María Heredia, Ignacio Ramírez Calzada, Felipe Sánchez Solís y León
Guzmán, en un encuadre de liberales deseosos de “hacer” la Patria, tan
golpeada y vituperada. El Instituto vivió todo ese tránsito de
acontecimientos. Desde su segunda apertura aparece como una
institución destinada a la lucha por la supervivencia, en un ambiente
donde Ignacio Manuel Altamirano (a quien yo he llamado pintor con las
letras) asistió a la cátedra de Ignacio Ramírez Calzada el “Nigromante”.
En donde para conmemorar el centenario se cantó por primera vez en
el Teatro Principal de Toluca, el Himno Institucional cuya letra se debe a
Horacio Zúñiga Anaya y la música a Felipe Mendoza. Este himno encierra
el lema que en1887 se le otorgara a la institución “Patria, Ciencia y
Trabajo” y que se ilumina con su estrofa “con tu enjambre de abejas de
lumbre”.
Haciendo un breve recorrido por la narrativa que a partir de 1883
documenta las vivencias académicas, políticas, culturales incluso la
participación de institutenses en defensa de la soberanía nacional,
encontramos a Agustín González Plata, que en 1898 escribiera en el
“Boletín” del Instituto Científico y Literario, una Reseña Histórica del
propio Instituto. González Plata es reconocido por su dedicación a la
docencia, pedagogo, abogado, escritor y poeta dedicó gran parte de su
tiempo como maestro y siempre declaró que la educación debe ser el
factor más importante en la transformación de la sociedad. En otro
apartado aparecen los maestros que además de su asignatura
destacaron en las letras, los poetas que a partir de José María Heredia
notable ensayista, dejan huella y sus obras se convierten en piezas
valiosas para el análisis en la crónica, Junto a él encontramos a Ignacio
Ramírez Calzada, Ignacio Manuel Altamirano, Juan A. Mateos, Juan B.
Garza, Horacio Zúñiga, Josué Mirlo, Heriberto Enríquez, a quien Enrique
Carniado su discípulo, elogia en el prólogo a Colección de versos, acerca
de un soneto titulado "Juventud, dinamismo y claridad".
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
7
Dice:
Esta bellísima producción acredita a Heriberto Enríquez al mismo
tiempo como maestro y como poeta; es ésta la excelsa dualidad de
su vida. Se han compenetrado esas dos entidades en él en tal forma,
son tan equilibradas esas dos fuerzas de su espíritu, que no podría
discernirse si es más maestro que poeta o más poeta que maestro:
en la cátedra es poeta, en la poesía es maestro; su voz en la cátedra
tiene el prestigio de la idea que se encierra en la belleza del lenguaje;
su poesía, en sus versos, no puede prescindir de la mira elevada de
la enseñanza, de la actitud del guiador, del mentor, del maestro.
Este mismo autor deja para la crónica un hermoso poema dedicado al
Instituto
Al Glorioso Instituto
TRIPTICO
Fe
8
Fe tuvieron en ti nuestros abuelos
hace un siglo, adentrándose en tu
esencia,
cuando el poder moral de tu
docencia
de un ave triste preparó los vuelos.
Entonces, satisfizo sus anhelos
la raza en soñadora; su conciencia
captar ya pudo, gracias a tu ciencia ,
seres de abajo y luces de los cielos.
Fue entonces el milagro, si, fue
entonces
cuando el símbolo vivo de dos
bronces
indígenas del suelo mexicano,
elevóse en un díptico triunfante:
un redentor mestizo:
¡ El Nigromante!
Y un indio redimido:
¡Altamirano
Al Glorioso Instituto
TRIPTICO
Fe
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
Hoy…La Universidad Autónoma del Estado de México.
El siglo XX ofrece nuevas expectativas para la narración y la crónica, a
partir de 1955, son publicados numerosos artículos, crónicas y anécdotas
escritas por catedráticos, periodistas e historiadores; Horacio Zúñiga “El
Instituto”; Gustavo G. Velázquez “Toluca de Ayer”, representan a ésta
etapa. Es el momento en que la Universidad Autónoma del Estado de
México voltea atrás y descubre lo hermoso y valioso que es su legado
histórico, ya que “una institución sin pasado no existe”, pensadores y
escritores como Carlos Herrejón Peredo, José Yurrieta Valdés, Alfonso
Sánchez Arteche y otros llegan a nuestros días. Sin embargo, al principio
todos los trabajos son independientes, se muestra el interés por escribir,
por dejar huella en la vida institucional, incluso editando por sí mismo.
Los autores buscan editoriales para publicar sus obras.
En1990 dice el maestro Peñaloza “En esa fecha yo escribí mi primera
Reseña Histórica del Instituto Literario”. Más adelante, 37 años después
de haberse fusionado el Instituto Científico, Literario y Autónomo del
Estado de México al convertirse en Universidad Autónoma del Estado de
México en 1993, el Rector M. en D. ahora Doctor Marco Antonio Morales
Gómez, crea la figura de Cronista Universitario, dando un paso
gigantesco en búsqueda de la formación de una estructura permanente,
que le diera sentido y fuerza a la actividad de tantos que sin ser cronistas,
hacían esa labor, dejando sus escritos para la posteridad o bien,
celosamente guardados en un cajón del escritorio. Cuantas y cuantas
anécdotas vividas, cuantos relatos perdidos, cuantos escritos guardados
celosamente en los archivos de espacios universitarios o en el Archivo
General de la Universidad.
Así nace la figura del Cronista, estuve ahí, en la sesión del H. Consejo
Universitario cuando el Rector hace la propuesta para crear al “Cronista
de la Universidad” y los Cronistas de Organismos Académicos y
Planteles de la Escuela Preparatoria, estableciendo a la vez el Comité de
Identidad Universitaria hoy llamado administrativamente Dirección de
Identidad. La aprobación fue unánime.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
9
Esta propuesta se consolidó mediante el Acuerdo del 20 de julio de 1993
que le da forma a la actuación de cada uno de los encargados de la
crónica, destacándose en los considerandos: los fines y objetivos de la
Universidad, la institución que genera un acontecer histórico de
desarrollo académico, anecdótico y de formas y modos de vida, en donde
el acontecer institucional y en particular aquél que genera la identidad
universitaria debe ser rescatado mediante el registro de información,
escritos, gráficos visuales o electrónicos para dar fe, publicarlos y
difundirlos, poniéndolos a la disposición de la comunidad universitaria.
En relación a la Crónica el maestro Peñaloza nos dice:
“Los cronistas tienen el compromiso de escribir lo que ven, oyen, leen y
les cuentan, por eso tienen el deber de revisar, espulgar, depurar y en
algunos casos, corregir los errores cometidos en la crónica” (Peñaloza,
2014).
Con muy buenas intenciones y amparándose en el decreto que le dio
forma, fue nombrado el primer director del Comité de Identidad
recayendo esta responsabilidad en el M. en Letras Eugenio Núñez Ang y
en cada facultad y escuela además de los Planteles de la Escuela
Preparatoria los directores designaron a los cronistas.
En junio de 1998, El Colegio de Cronistas comenzó a funcionar, sus
primeras actividades se relacionaron con una integración más estrecha
e intercomunicativa de los cronistas universitarios. Se realizaron cursos,
coloquios y reuniones mensuales de participación interactiva. Desde su
nacimiento sus integrantes promueven y rescatan los hechos históricos,
las tradiciones y el anecdotario de los Planteles de la Escuela
Preparatoria, Organismos Académicos y Unidades Académicas
Profesionales, los cuales han quedado registrados en el libro Sucesivas
Aproximaciones de Nuestra Historia, crónicas de la Universidad
Autónoma del Estado de México, Tomos I, II, III, IV y V, así como en
diversos cuadernillos, boletines y folletos.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
10
Para 2002 el Lic. Alejandro Linares Zárate se hace cargo de la Dirección
de Identidad y el Colegio de Cronistas alcanza un desarrollo tal que le
permite participar en congresos, coloquios y conferencias nacionales e
internacionales. Un nuevo concepto en la actividad del cronista se
proyecta en la Universidad Autónoma del Estado de México, ahora forma
parte de la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas
como socio y su presencia permite que se abra un espacio para la
participación de las universidades del país.
Fue un trabajo sin tregua en donde los cronistas participaron activamente
bajo la dirección atinada del Lic. Zárate. Conferencias de identidad en
cada uno de los espacios universitarios cuyos temas estaban
relacionados con: Génesis, Valores y Símbolos Universitarios,
Autonomía, Legislación Universitaria, Círculos de Lectura, Visitas
Guiadas. Sesiones de Colegio mensuales y en su caso extraordinarias
permitieron presentar la crónica o trabajos especiales de cada espacio
universitario; cursos especializados para la formación del cronista
permitieron interactuar con conceptos, técnicas y su formación integral.
Se realizaron cada año certámenes de oratoria en dos niveles: el primero
dirigido a alumnos de la Escuela Preparatoria y el segundo a alumnos del
nivel superior, en ese mismo sentido se instituyeron concursos de
conocimientos sobre Génesis, Historia, Símbolos y Valores Universitarios
que se realizaban cada año. Son incontables todas las actividades en
las que participamos los cronistas cuando fuimos convocados para hacer
la crónica en nuestro espacio académico. Hay que anotar, además de
provocar en el alumno su identidad con la Universidad y con su escuela
o facultad a la que pertenece, todos los cronistas universitarios han
estado pendientes de su labor en forma estricta de lo que ha sido
convocado, la elaboración de su crónica en donde está consciente de la
búsqueda, el arrancar los datos al pasado, obtener información fresca de
los participantes, el desprender las hojas escritas del recuerdo, le permite
narrar los hechos más sobresalientes de su entorno. Este solo hecho
justifica que es preciso dejar asentado, a través de la palabra escrita y
desde la perspectiva de la complejidad que esto representa, lo que todos
deben conocer, aquello que dio forma a lo que ahora es, y que
permanentemente se transforma y se proyecta hacia el futuro.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
11
Ciento ochenta y siete años han transcurrido, la labor del cronista así lo
muestra. A 13 años de alcanzar bicentenario, la Universidad Autónoma
del Estado de México abre de nuevo el viejo arcón para mostrar lo más
bello de su historia, aquí sería prudente citar al cronista que ha dejado
escuela en el arte de escribir, y mediante la palabra escrita legarnos sus
conocimientos, no solo del pasado glorioso de nuestra institución, sino
que nos lleva de la mano en la técnica del buen decir que se plasma en
la escritura, me refiero al Profr. Inocente Peñaloza García del que
rescato: “En la crónica no hay punto final”.
12
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
Mañana… “Humanismo que Transforma” 2015
Profr. Inocente Peñaloza García.
Instituténse
Profesor
Director de Escuela Preparatoria
Coordinador del Bachillerato Universitario
Periodista
Investigador
Primer Cronista Universitario
Autor de las crónicas que alimentaron esta ponencia.
Y más…
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
13
Referencias Bibliográficas
Peñaloza García, Inocente (1989) 13 POETAS DEL INSTITUTO,
Antología, UAEM, p.p. 7 y 8. MEXICO.
Peñaloza García, Inocente. (1991) 13 MAESTROS DEL INSTITUTO
LITERARIO DE TOLUCA. Visto por los alumnos, UAEM, p.p. 7 y 8,
México.
Peñaloza García, Inocente (2000) ¿Quiénes Fueron Los Institutenses?,
Apuntes biográficos de 60 personajes del Instituto Científico y Literario
del Estado de México. UAEM. p.p.5, 6 y 7. MEXICO.
Peñaloza García, Inocente. (2003) VERDE Y ORO, Crónica de la
Universidad Autónoma del Estado de México. UAEM, p.p. 11 y 12, 15 a
19. México.
Peñaloza García, Inocente (2003), EL ANTIGUO Beaterio de Toluca,
Sede actual de la Universidad Autónoma del Estado de México. UAEM,
p.p.7 y 8, México.
Peñaloza García, Inocente (2004) LX
ANIVERSARIO DE LA
AUTONOMÍA ICLA-UAEM. UAEM p.p. 9,10 y de la 13 a 15. MEXICO
Peñaloza García, Inocente (2005) LA UAEM Y SUS FUENTES.
Fragmentos de la historia universitaria a través de documentos 18271956. UAEM, p.p. 9, 11, 12,13) MEXICO.
Peñaloza García, Inocente. (2008) De Tlalpan a Coatepec, Reseña
histórica de la Universidad Autónoma del Estado de México, UAEM, p.p.
15 y 16, México.
Peñaloza García, Inocente. (2009) INFORME SOBRE LA CASA DE LAS
PIEDRAS MIYERAS DE SAN AGUSTÍN DE LAS CUEVAS (TLALPAN).
UAEM. p.p. 9 a 19, México.
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
14
REVISTAS:
“Perfiles Humanismo que Transforma”, Revista Universitaria, Año 1, No.
1. Agosto 2013.
Pág. 28,29 y 30.
“Perfiles Humanismo que Transforma”. Revista Año 1, No.05. Enero
2014.
Pág. 30 y 31.
“Perfiles Humanismo que Transforma”. Revista Año 1, No.07. Marzo
2014.
Pág. 29,30 y 31.
15
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
16
“2015, Año del Bicentenario Luctuoso de José María Morelos y Pavón”
“La labor del Cronista… Ayer, hoy y mañana”
Fly UP