...

los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
111
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
loSnIÑoSynIÑaS:¿cIUDaDanoSDEhoyo
DE MAÑANA?
JOSEFINA FERNÀNDEZ I BARRERA
Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales. Universidad de Barcelona.
RESUMEN
E
ste artículo es fruto de la tesis doctoral titulada Els infants com a ciutadans1,
defendida en la Universidad de Barcelona el año 2005 para la obtención del
doctorado en Sociología. La tesis defendida, respondiendo a la pregunta que
encabeza este artículo, es que los niños y niñas son ciudadanos del presente
a quienes debemos tener en cuenta como un colectivo importante. Es a partir
de la aprobación de la Convención de las NU de los derechos del niño, el 20 de noviembre
de 1989, que se reconoce a los niños y niñas como sujetos de derechos y, especialmente,
el derecho de participar en todos aquellos temas que les afecten. Los objetivos del estudio
parten de la convicción de que, a pesar de que el mundo de la infancia se ha ido reconociendo socialmente a partir de inales del siglo XX, los niños y niñas aún son unos grandes
desconocidos. El objetivo principal que se perseguía era identiicar la participación de la
infancia en la vida social, analizar cómo los niños y niñas pueden inluir en la generación
de nuevas formas de participación y relacionar esta participación con la noción moderna
de ciudadanía. Los fundamentos metodológicos sobre los que se basó el estudio han sido
básicamente de tipo etnográico, centrándose en la observación participante de diversos
espacios donde se considera que los niños y niñas tienen oportunidad de participar y en
entrevistas en profundidad realizadas a personas adultas especialistas en infancia. A su
vez, se contrastó con el análisis de textos. En este artículo, se procede a tratar las nociones
de infancia, participación y ciudadanía y a destacar algunos de los espacios de participación de la infancia, tratados en el estudio, como son la familia, los ámbitos educativos y
el tiempo libre.
Palabras clave: infancia, participación, ciudadanía.
CORRESPONDENCIA:
JoseinaFernàndezibarrera
Departament de Treball Social i Serveis Socials. Universitat de Barcelona
Campus de Mundet. Ediici Llevant, 3a planta.
Passeig de la Vall d’Hebron, 171 · 08035 BARCELONA (España)
Tel: +34 934 034 927 · [email protected]
1 La tesis está disponible en catalán en http://www.tesisenxarxa.net/TDX-0113109-110853/
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
112
ABSTRACT
This article is the result of a doctoral thesis titled Els infants com a ciutadans (Children
as citizens) that was defended at the University of Barcelona in 2005 in order to obtain
a PhD in Sociology. The thesis, which responds to the question posed in the title of this
paper, is that children are citizens of the present and should be considered as an important
group of the population. It was after the approval of the UN Convention on the Rights of
the Child on 20 November 1989 that children’s rights were recognised, particularly their
right to participate in all matters affecting them. The study originated from the conviction
that children are still not properly known, even though from the late 20th century their
world has begun to receive greater social recognition. The main aim of the thesis was
to identify children’s participation in social life, analyse how they can inluence new
forms of participation, and relate this participation to the modern notion of citizenship.
Ethnographic research methods were used to observe children in various settings where
children were able to participate, as well as in-depth interviews with adults who specialise
in children. This was also contrasted with bibliographic analysis. The paper exposes the
concepts of childhood, participation and citizenship, offering a general view of some of the
places where children can participate, which include the family, school and free time.
Key words: childhood, participation, citizenship.
I.
¿QUÉ ES LA INFANCIA?
Al plantearnos la consideración de los niños y niñas como ciudadanos, nos surge de entrada la pregunta de a quién nos estamos reiriendo. El punto de partida es el que establece
la Convención Internacional de los Derechos del Niño que, en su artículo 1 reiere: “Para
esta Convención se considera niño todo ser humano menor de 18 años, a no ser que en
virtud de la ley que le sea aplicable, haya conseguido la mayoría de edad anteriormente
a esta edad”. Este planteamiento genera algunas incertidumbres, debido a que es difícil
deinir como infancia a aquellos a quienes les falta únicamente 2 ó 3 años para llegar a
la mayoría de edad, pero, en realidad, uno de los factores que se consideran importantes
cuando se piensa en los niños y niñas es precisamente el estatus jurídico de mayor de edad
que coniere la plena capacidad de obrar. La realidad es que cada sociedad crea sus propios
“estadios” de vida que pueden no existir en otras sociedades. Frecuentemente, si no se
reconoce un determinado estadio del desarrollo, puede ser porque no existe para aquella
sociedad. Por ejemplo, la adolescencia puede no existir en sociedades donde los niños y
niñas tienen un alto nivel de emancipación de la familia, una identidad bien desarrollada
y una capacidad cognitiva para operar de manera formal. En cambio, en otras culturas,
–entre ellas, la española– es frecuente que, como destaca Ana Alabart (1998:56), los chicos
y las chicas se queden en el hogar hasta mucho mayores debido a no encontrar un trabajo
relativamente estable y al encarecimiento de los precios de las viviendas, sean estas de
propiedad o en alquiler.
Si realmente la conducta de los niños está condicionada en parte por nuestras expectativas, su modiicación puede conducir a diferentes conductas. Y si nuestras expectativas
están inluenciadas por las diversas teorías que, a la vez, reciben el impacto de cada cultura, podemos apercibirnos que estamos en una perspectiva muy amplia de construir la
infancia: en nuestra relación con los niños y niñas no estamos relacionando sólo la “realidad” sino algo más complejo y dinámico. Al analizar cómo se ha construido socialmente
la noción de infancia, no hay acuerdo entre diversos autores en determinar cuándo aparece
la infancia como tal. Linda A Pollock (1993), en su estudio realizado sobre las relaciones
entre padres e hijos de los siglos XVI al XX, muestra claramente que la infancia era ya
contemplada antes del siglo XII, mientras que otros autores no la reconocieron hasta el
siglo XX. Según el historiador Phillippe Ariès (1960-1985), la infancia no aparece hasta
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
113
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
el siglo pasado. Antes, el niño era como un pequeño adulto que participaba plenamente en
la vida social, sin tener ningún estatuto especial: trabajaba, vivía y formaba parte de forma
plena en la sociedad.
Puede observarse que existen unas grandes oscilaciones en las interpretaciones históricas en relación con el reconocimiento de la infancia y las diversas posiciones de los
autores (Robertson, 1994; De Mause, 1994; Freud, 1948; Van Gils, 1996). Es evidente que,
como dice Pancera, “la búsqueda de la investigación histórica es estimulada en deinitiva
por el apremio que ciertas problemáticas nos hacen sentir. El descubrir otros modelos de
relación compatibles con nuestra forma de civilización lleva a desvelar ocultaciones de
aspectos de la realidad producidas por la ideología de las sociedades modernas y acerca
de las cuales hasta ahora no habíamos relexionado con detenimiento”. Este historiador
dirige la atención en el hecho que la investigación histórica también puede cumplir una
función de tipo ideológico, legitimando la situación del momento o contradiciéndola y
señala que “la producción del discurso histórico es, de hecho, enteramente del analista,
es decir, del investigador, que habla de la Historia en nombre de su disciplina y de la
Cultura” (Pancera, 1993:10).
En cualquier caso, es evidente que, en un determinado momento, la infancia ha ocupado un espacio claro y diferenciado y que es a partir de su descubrimiento que comenzaron
a tomarse medidas para protegerlos del mundo de los adultos, iniciándose la creación de
instituciones y leyes especíicas para los niños y niñas. Se prohibió el trabajo infantil en
muchos países y apareció la escolarización obligatoria. A partir de aquí, comenzó la creación de un mundo infantil sin riesgos ni responsabilidades donde los niños pudieran jugar
y vivir seguros. Este hecho provocó la existencia de un mundo aparte, diferenciado, que,
en cierta manera, ha alienado a los niños y niñas de la sociedad (Van Gils, 1996 (1):349).
En la construcción social actual de la infancia, podemos airmar que se tiende a verla como
un sector de la población al que hemos de proteger o bien del que nos hemos de proteger.
Micha de Winter (1997:10-15) presenta la evidencia de una tendencia a la problematización de la infancia en el siglo actual2. Toda la legislación especíica dirigida a la infancia
se ha caracterizado, hasta muy recientemente (como consecuencia de la aprobación de la
Convención), en enfatizar la protección de la infancia por el hecho de que los niños y niñas
son más débiles que los adultos y más inluenciables a las posibles “malas compañías”. No
obstante, cuando se les ve como posibles delincuentes, se produce una gran contradicción:
mientras se considera que los niños y niñas deben de protegerse constantemente y no tienen edad suiciente para participar en la vida social, cuando se trata de controlarlos porque
sus actos pueden afectar a la seguridad ciudadana, se intenta equipararles al máximo a la
edad adulta.
Esta visión proteccionista de la infancia ha podido diicultar la consideración de la participación de los niños y niñas en la vida social y llevar a considerar a la protección como
opuesta a la participación. En realidad, son términos que se complementan, ya que la Convención de los Derechos del Niño, además de tratar de manera extensiva los necesarios
aspectos de protección y provisión de servicios hacia la infancia, incorpora por primera
vez, en un texto legal de máximo rango, una nueva visión de la infancia: la infancia que
debe tener cubiertos los derechos de libertad de expresión y de participación en general,
reconocidos a todos los ciudadanos, y es en este sentido que debe considerarse a los niños
y niñas como tales.
2 El rechazo que generan los chicos/as como posibles delincuentes de los que el Estado debe proteger a los ciudadanos
conllevó la diicultad que se aprobara la mayoría de edad penal a los 18 años y a la diicultad de aprobar la Ley Responsabilidad Penal del Menor, que va sufriendo múltiples modiicaciones como respuesta a la reclamación que se penalicen
de forma más dura las infracciones cometidas por menores.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
114
II. ¿QUÉ SIGNIFICA LA PARTICIPACIóN DE LA INFANCIA?
La participación de la infancia debe enmarcarse en los movimientos de participación de
toda la ciudadanía que se han producido en toda Europa a partir de los años 60 del pasado
siglo. Este hecho está conectado al proceso de democratización a partir del cual diversos
grupos reclaman más representatividad y ser escuchados en los procesos de toma de decisión de los asuntos que les afecten. En los años 80, en el Consejo de Europa, se trabajó el
concepto de participación de los usuarios de servicios sociales3. En este sentido, un estudio
realizado por Triseliotis, Borland, Hill & Lambert (1995) en servicios de atención a la infancia, analizaba especíicamente el nivel de participación de los adolescentes en la toma
de decisiones, respecto a recibir atenciones especíicas de los servicios sociales y judiciales
y sobre su voluntad de ver o no a sus padres si se les había separado. Los resultados fueron
que, de 116, un 42% habían contribuido plenamente en la toma de decisiones, un 35% lo
habían hecho de forma más limitada y un 16% no habían sido consultados (el restante 7%
no había contestado). En relación con la estancia en centros residenciales, los jóvenes deseaban poder inluir en las normas de funcionamiento, generalmente, solicitando que fueran menos estrictas, como, por ejemplo, en la hora de ir a dormir, la posibilidad de fumar y
en la de ver a los amigos más frecuentemente4. Cuando se les preguntaba qué les gustaría
ver en los adultos, muchos de ellos argumentaron que desearían que los adultos les trataran con mayor respeto y no como si fueran niños (Triseliotis et al, 1995:9). En relación
con el sistema judicial, el estudio mostró que, en los juzgados juveniles de Inglaterra, los
jóvenes no tenían ninguna expectativa de que se les preguntara cuáles eran sus puntos de
vista y menos que se les tuviera en cuenta. En Escocia, donde el sistema judicial se supone
que opera mayormente en la base de la participación buscando decisiones consensuadas
y basadas en el bienestar de la infancia, la respuesta de los jóvenes sobre la oportunidad
que tuvieron de participar no era demasiado positiva. Sólo un tercio consideró que habían
podido dar su punto de vista y que éste se había tenido en consideración, pero los demás
sentían que habían estado demasiado nerviosos para decir nada, que lo que habían dicho
se había ignorado o que ni tan sólo habían tenido la oportunidad de hablar. Algunos decían
que sólo hablaban los adultos y otros creían que el punto de vista de los padres había sido
mucho más tenido en cuenta y que, frecuentemente, ellos eran considerados los culpables.
Un chico decía claramente que: “siempre se preocupaban de lo que hacía y nunca pensaron en por qué lo hacía” (Triseliotis et al, 1995:10).
A partir de este estudio, puede captarse qué esperan los chicos y chicas en base al concepto de participación y cómo ésta no cumple siempre las expectativas deseadas.
Diversos autores han tratado de manera extensiva el concepto de participación en la
infancia (Hart, 1992; Rossini y Vulneau, 1992; Casas, 1994; Van Gils, 1996; Trilla y García, 2002). Todos ellos insisten en la importancia de que la participación sea real y no
únicamente una simulación, que sería, como dice Hart (1992), aquellas situaciones en que
aparentemente se da la voz a los niños y niñas, pero que, en realidad, no tienen ninguna
posibilidad de ser realmente escuchados ni de dar sus propias opiniones. En este sentido,
es de destacar la propia deinición que dieron los propios niños y niñas en la II Audiencia
Pública realizada en el Ayuntamiento de Barcelona el año 1997: “Participar es un derecho
a manifestarse políticamente y socialmente sin que el hecho de ser menores de edad nos
condicione. Es una actividad voluntaria que tomamos por propia iniciativa y con el deseo
de expresar nuestras propias ideas. También sabemos que implica responsabilidad y compromiso. Participar es compartir, ayudar, ser solidario, comunicarnos, llegar a acuerdos
3 Los usuarios de los servicios sociales han sido especialmente considerados como “protegibles”, pero, a la vez, excluidos
del sistema del mismo modo que los niños y niñas.
4 Este tema sobre la mayor lexibilidad en las horas de ir a dormir fue también tratado de manera extensiva en las asambleas de los centros residenciales donde se realizó el trabajo de campo.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
115
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
comunes, trabajar conjuntamente con otros, conocer gente nueva, intercambiar opiniones
y colaborar con tu entorno. Participar es tener opiniones, decir lo que piensas y ser escuchado. Es también tomar parte en la toma de decisiones”. Los niños y niñas de Barcelona
también destacaban que si no participaban más era porque tenían vergüenza, timidez, porque les parecía que los adultos no les harían caso y tampoco les daban suiciente espacio
para hacerlo y también porque les faltaba información.
La participación tiene que ver con el ejercicio de la palabra y la posibilidad de los niños
y niñas de actuar en todas aquellas áreas de su vida cotidiana que son de su interés. Cabe
preguntarse qué es y qué no es de interés de la infancia. Toda la reciente legislación en
materia de infancia se ha desarrollado sobre la base de la noción de “interés de la infancia”
a la hora de tomar decisiones que interesen a los niños y niñas. Este concepto que justiica
múltiples intervenciones que se hacen para la infancia y, como bien dice Encarna Roca
(1994), es muy indeterminado, son generalmente los adultos los que tienden a darle contenido, cuando tendrían que ser los niños y niñas quienes pudieran manifestarse al respecto
o al menos ser considerados. La Ley de la Generalitat de Catalunya 8/1995 sobre infancia5
impulsa que se tenga en cuenta a los niños y niñas y adolescentes en su interpretación.
Los expertos entrevistados señalaron la diicultad de dar contenido a este concepto y la
mayoría insistieron en que son los niños y niñas quienes tienen que dar su opinión, porque
frecuentemente los propios adultos se sienten muy desconocedores de cuál puede ser o no
su interés. Se relaciona el interés de la infancia precisamente con la participación, considerando que éste es uno de sus intereses principales6.
III. EL CONCEPTO DE CIUDADANÍA VINCULADO A LA INFANCIA
La ciudadanía es la condición relacionada con la pertenencia y participación en la
organización política. Sus raíces se encuentran en la polis griega, donde este concepto se
relacionaba con la situación jurídica de las personas consideradas miembros de la ciudad,
condición indispensable para gozar de los derechos políticos de los que estaban privados
los hombres que no tenían el status civitatis. En la antigua Roma, la ciudadanía plena
–civis optimo iure– implicaba la posesión de unos derechos públicos que eran el ius sufragii
(derecho a voto a las asambleas), el ius honorum (derecho a acceder a cargos públicos)
y unos derechos privados, que eran el ius commercii (derechos de adquirir y transmitir
propiedades y derecho de contratación en general) y el ius conubii (derecho a contraer
matrimonio y constituir una familia con sus poderes inherentes que eran la tutela, la patria
potestad y la capacidad de hacer testamento) (Iglesias, 1972: 137-141).
En la plasmación en el derecho positivo de las democracias modernas, la ciudadanía
hace referencia a un conjunto de prácticas que otorgan la cualidad de componentes activos
a los individuos de una comunidad de pertenencia. Sus beneiciarios son iguales respecto
a los derechos y obligaciones que implica. Marshall (1950) consideraba que, aunque no
existiera un principio universal que determinara plenamente cuáles son estos derechos y
obligaciones, las sociedades donde la ciudadanía es una institución en desarrollo crean la
imagen de una ciudadanía ideal que sirve para calcular el éxito y es objeto de las aspiraciones7. En sus orígenes aristotélicos, la noción de ciudadanía estaba lejos de favorecer la
inclusión de todos los seres humanos. Como destaca Dahrendorf, los primeros capítulos de
5 Ley 8/1995, de 27 de julio, de atención y protección a los niños y adolescentes y de modiicación de la Ley 37/1991,
de 30 de diciembre, sobre medidas de protección de los menores desamparados y de la adopción. (DOGC n. 2083 de
2.8.1995).
6 Pueden consultarse los resultados de la tesis en base al concepto del interés del menor de forma más especíica en
FERNÁNDEZ, J. “Los niños: ciudadanos participantes”, Revista de Treball Social, n. 179, diciembre 2006, pp. 52-56.
7 La monografía original de 1950 sobre ciudadanía de Th. Marshall fue publicada en castellano por Alianza Editorial, en
1998, conjuntamente con un capítulo titulado: “Ciudadanía y clase social, cuarenta años después” de Tom Bottomore.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
116
la Política abundan en airmaciones que actualmente consideraríamos totalmente inaceptables. Para Aristóteles, los esclavos no eran ciudadanos porque no eran seres libres, como
tampoco lo eran las mujeres, porque se las consideraba inferiores a los hombres “por naturaleza”. Los niños, aunque fueran hijos de hombres libres, sólo serían ciudadanos cuando
se hicieran mayores al llegar a la mayoría de edad (Dahrendorf, 1990:50).
El concepto de ciudadanía actual debe verse desde una perspectiva dinámica y más allá
de las demarcaciones de un Estado. Es preciso ampliar el concepto de ciudadanía en base
a diversos factores (Borja, 1998): a) por un lado, deben regularse de manera positiva unos
verdaderos derechos “universales”; b) la redeinición “feminista” del concepto de ciudadanía en base a la cual, a pesar de los esfuerzos invertidos en la Declaración Universal de
los Derechos Humanos, aún existen importantes factores de desigualdad jurídica, social,
política y cultural entre los géneros y otros grupos sociales (en esta desigualdad también
podemos situar a la infancia); y c) la necesidad de expandir la ciudadanía en el marco de
los Estados y las organizaciones supra-estatales a aquéllos que por no ser nacionales de
aquel Estado no gozan de plena ciudadanía. Aparece la necesidad de separar el concepto
de ciudadanía del de nacionalidad. Respecto a la infancia, es preciso separar el concepto
de ciudadanía del de mayoría de edad.
Es evidente que, en las sociedades modernas actuales, que tienen un alto nivel de complejidad y más necesidades a cubrir, el lenguaje de los derechos debe complementarse
con el de responsabilidades. Experimentamos una nueva visión de la ciudadanía en la que
derechos y deberes son complementarios y donde se plantea la obligación cívica de implicarse en los asuntos de la comunidad. La ciudadanía desea hacer llegar su voz en todos
aquellos asuntos que les afectan y/o interesan (Inglehart, 1991). Esta nueva situación requiere una adaptación de las estructuras representativas para hacer posible una implicación
más directa en la discusión de los problemas y en la participación en los mecanismos de
toma de decisiones. La visión post-moderna de carácter individualista que caracteriza las
sociedades globales conlleva una nueva posición de la ciudadanía que requiere un mayor
protagonismo y mayor capacidad de intervención. Es en este sentido que la noción de
ciudadanía está plenamente inter-conectada con la de participación.
La visión de la ciudadanía es, en este sentido, una igura central de las sociedades
modernas que se completa con el valor de la pluralidad que implica respetar la diversidad
de opiniones y comportamientos, estar dispuesto a asumir responsabilidades tanto a nivel
grupal como en las estructuras organizativas y políticas y poder defender los derechos
civiles, en caso de que en algún momento se cuestionaran. Es una ciudadanía relacionada
con el concepto de democracia deliberativa que precisa ciudadanos y ciudadanas capaces
de participar en las discusiones, con las mismas oportunidades, con los conocimientos suicientes como para tomar posiciones bien informadas y con disposición a asumir la tarea
que les corresponda en cada momento8.
En relación a los niños y niñas como ciudadanos, como ya se ha visto, la Convención
de los Derechos del Niño signiica una base importante para su reconocimiento, ya que,
fundamentándose en los artículos 12 al 17, pueden reclamar estar implicados de manera
activa en los temas que les interesen a ellos directamente así como a su entorno social. La
participación de la infancia es un medio imprescindible y necesario para que puedan ejercer esta ciudadanía. Esta participación tiene una doble vertiente: de una parte, contribuye
a empoderar9 a los niños y niñas y hacerles capaces de articular y ser conscientes de cuáles
son sus necesidades, de otra parte, es una forma de contribuir en la construcción y reconstrucción de esta nueva visión de la ciudadanía en la que han de participar tanto la infancia
8 Una interesante exposición sobre la democracia deliberativa y la ciudadanía es la realizada por Adela Cortina en: “Democracia deliberativa”, EL PAIS, martes, 24 de agosto de 2004.
9 Me permito utilizar este sustantivo que traduzco del empowerment inglés.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
117
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
como los adultos. Moro deiende claramente la consideración del niño como “pienamente
citadino” porque está inmerso en una red de relaciones sociales que estructuran su personalidad individual y social, tiene derechos y deberes, no únicamente en las relaciones
con su familia sino también en las relaciones con toda la sociedad; tiene ya una identidad,
y tiene una autonomía, aunque sea limitada, que debe desarrollar progresivamente. Se le
considera un ciudadano precisamente ligado a este nuevo concepto de ciudadanía que
implica no únicamente la pertenencia a una comunidad política y el conjunto de derechos
y deberes derivados de ésta, sino también una relación particularmente intensa entre individuo y comunidad, entendida ésta desde una doble perspectiva: la participación plena
y responsable de la ciudadanía en la vida social exigiendo sus derechos, pero igualmente
cumpliendo sus deberes. El autor explica que el tema de la ciudadanía de la infancia no
puede reducirse al ejercicio de algunos derechos políticos, sino que también supone considerar a estos niños y niñas como titulares de unos derechos que deben de poder ejercerse y
que les hacen partícipes del desarrollo colectivo (Moro, 1996:239-243).
No obstante, la ciudadanía no se decreta, se conquista (Sancho-Andreo, 1997). Se pueden visualizar con claridad algunos factores que diicultan la creación de espacios de participación de la infancia:
– El hecho de que la participación en general es difícil para todo el mundo.
– El hecho de pertenecer a una minoría étnica, social o cultural.
– El hecho de ser niño en unas estructuras donde los adultos ocupan los lugares de toma
de decisiones.
– El funcionamiento excesivamente rígido de las estructuras públicas.
– La visión que tienen muchos adultos de la infancia, relacionándola con la falta de madurez y de experiencia.
– El temor a que sean manipulados a causa de la falta de formación o de información para
comprender los mecanismos “clásicos” de participación o para dominar correctamente
los mecanismos de toma de decisiones.
Existen diicultades para que la ciudadanía de la infancia pueda ser reconocida. Ennew
(2000) destaca cómo la Convención de los Derechos del Niño puede ser objeto de interpretaciones diversas. Los legisladores que redactaron el texto inalmente aprobado tendían inicialmente a incorporar su derecho a opinar en aspectos más personales, como, por
ejemplo, el matrimonio, escoger trabajo, tratamiento médico, educación y tiempo libre. La
inluencia de los países de Europa del Norte, y, curiosamente, también los Estados Unidos
(que no han ratiicado la Convención), fue la que originó que el redactado inal de los artículos fuera el que se aprobó inalmente, reconociendo un amplio abanico de posibilidades
participativas y de derechos a ejercer por la infancia. Respecto a la implementación de la
convención, la mayor responsabilidad se centra en el Comité de los Derechos del Niño,
que se creó para hacer su seguimiento. Según la opinión de este comité, el artículo 1.210
de la convención, que se centra en la visión de que los niños y niñas son sujetos activos de
derechos, está relacionado con el convencimiento de que son actores sociales competentes.
A la vez, plantean, basándose en los informes que les llegan de los diversos países miembros, cómo esta implementación es uno de los más importantes retos de la convención.
10 1. Los Estados miembros deben asegurar a los niños y niñas con capacidad de formarse su propio juicio el derecho a
manifestar su opinión en todos los asuntos que les afecten. Las opiniones del niño deben ser tenidas en cuenta en
base a su edad y madurez.
2. Con esta inalidad, el niño debe tener, especialmente, la oportunidad de ser escuchado en cualquier procedimiento
judicial o administrativo que le afecte directamente, bien directamente o mediante un representante o de una institución adecuada, de acuerdo a las normas de procedimiento de la legislación nacional.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
118
IV. LOS ESPACIOS DE PARTICIPACIóN DE LOS NIñOS Y NIñAS
Del análisis del trabajo de campo realizado, surgieron diversos espacios donde puede
ejercerse la participación de la infancia y, en consecuencia, posibilitar este ejercicio de la
ciudadanía por parte de los niños y niñas. Se destacan por su importancia, en los resultados
conseguidos: la familia, el ámbito educativo y los espacios de ocio y asociaciones.
4.1.
La familia
La familia es un sistema de relaciones y es el nivel primario en el que el niño aprende a
relacionarse. Las relaciones familiares se establecen mediante una combinación de factores que son biológicos, psicológicos, sociales y económicos. La familia, tal y como la entendemos hoy en día, es un concepto moderno que surge con el nacimiento de la subjetividad y la preponderancia conferida a la institución del matrimonio establecido en términos
de libre elección (Ubieto, 1995; Brullet, 2002). Debe tenerse en cuenta que los cambios
en la familia moderna están relacionados con una noción de ciudadanía políticamente más
activa que requiere que estos cambios se orienten en la dirección de airmar los derechos
individuales y profundizar en la democracia familiar (Brullet, 2002). Partiendo de esta
función reconocida a la familia de desarrollar la propia identidad personal e integrarse en
los roles sociales, aceptando la responsabilidad social, pero, a su vez, ofreciendo apoyo a
la creatividad e iniciativa individual, es evidente que la familia es un espacio fundamental
a tener en cuenta para la participación de la infancia. Esta participación se destacó especialmente en la Recomendación de 1998 sobre la participación de los niños en la familia
y la vida social. Dicha recomendación establece que es posible y deseable la participación
en sus diversas formas y grados y a todas las edades. Esta participación se considera como
una forma de diálogo que favorece las habilidades de negociación y la resolución pacíica
de conlictos11. No obstante, también debe tenerse en cuenta que existe una diferencia en la
posición de padres e hijos en la familia, ya que ésta se inicia por una asociación voluntaria
entre un hombre y una mujer y, en cambio, los niños y niñas aparecen en la familia sin
haber manifestado su decisión de entrar a formar parte de ésta (Purdy, 1992:134).
En las consideraciones que las NN.UU. realizaron el año 1994, como año internacional
de la familia, se señaló especialmente que debía favorecerse un equilibrio de las responsabilidades familiares, promoviendo una mayor participación de los hombres en las tareas
familiares. En ningún momento se manifestó que los niños y niñas tomaran más parte
en estas tareas, lo que podría considerarse como una tendencia excesivamente protectora
del papel de la infancia en la familia. La cooperación en las tareas domésticas podría
considerarse un tipo de participación en la familia. En este sentido, un estudio realizado
el año 1995, donde se analizaba cuál era el nivel de participación de los niños y niñas en
la redeinición del trabajo doméstico en la nueva familia urbana española y realizado con
familias con hijos menores de 13 años en el área metropolitana de Madrid, mostraba que
la participación de los niños y niñas en las tareas propias, como sería ordenar la habitación
y sus cosas, variaba según la edad y que su implicación en las tareas comunes no se había
modiicado en el nuevo modelo de familia derivado de la incorporación de la mujer a la
vida laboral. Como conclusión, se consideraba que, en el proceso de cambio que va requiriendo una organización familiar con un liderazgo compartido entre el padre y la madre y
una estructura de toma de decisiones más consensuada y mayor implicación del hombre
en las tareas domésticas, no iba acompañado en el caso de los hijos, por una aplicación
11 Recomendación R (98) 8E del Comité de Ministros de los países miembros del Consejo de Europa de 18 de septiembre
de 1998.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
119
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
más generalizada de modelos más simétricos de socialización de los roles familiares (Meil,
1997)12.
El estudio realizado en el marco de los valores y estilos de vida de los niños y niñas
españoles en 1994 de las ciudades de Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Sevilla, Valencia y Zaragoza, se centró en las relaciones inter-generacionales en el seno de la familia y
relacionaba la participación con la comunicación. Se consideraba que el hecho de que los
niños y niñas se comuniquen con los otros miembros de la familia (padres y abuelos) es
una forma de implicarse y tomar parte. Las autoras destacaban que la participación es básica en la comunicación familiar, ya que comporta la posibilidad de actuar. Los resultados
mostraban que existen diicultades de tiempo para dedicar a los niños y niñas y también de
éstos para comunicarse con sus padres y abuelos (Pérez y Cánovas, 1995).
Las personas que participaron en el estudio dieron una gran relevancia al espacio familiar como imprescindible para fomentar la participación y la ciudadanía de la infancia,
pero, a su vez, destacaban su diicultad: “La familia es el espacio fundamental. Es donde
el estilo, el proyecto y modelo de vida se aprende y empapa uno con este modelo (...) y después se traslada a todas partes (...), pero, si el niño pequeño, de muy pequeño, ya ve que
este espacio está cubierto por la madre, o la hermana mayor, ya crece con la idea de que
no hay nada hacer y que todo está decidido…” (P3). “La familia creo que es un núcleo
básico, importante, social y un espacio donde la participación debe potenciarse... Pero la
familia está ajustándose a muchos cambios (...), es difícil (...) y yo creo que es el núcleo
central” (P5). Las vivencias de participación en la familia destacarían por el hecho de ser
espacios de vida cotidiana, como se destacaba en el estudio de Pérez-Alonso y Cánovas
(1995) sobre la comunicación inter-generacional: “ Yo no soy de una familia demócrata,
porque en aquella época no lo era nadie, pero tengo unos padres (...) que realmente escuchaban y, entonces, en los espacios de comidas, siempre hablábamos. Yo recuerdo que
mi padre decía que venía a almorzar porque así se enteraba de lo que habíamos hecho en
clase… Era una costumbre que todos explicaran lo que habían hecho en el colegio o qué
había pasado aquel día si tenía ganas de explicarlo (...), del mismo modo que mi padre
explicaba algo de su trabajo y mi madre algo de la familia... Esta comunicación era muy
agradable y lo hemos ido haciendo a lo largo de la vida, que la gente explicara qué le
estaba pasando...” (P1).
Otro elemento que debe tenerse en cuenta en relación con la participación en la familia
es el derecho a la intimidad. Este derecho, especialmente reconocido en la convención, es
imprescindible que sea preservado para que se dé un verdadero respeto entre los diversos
miembros de la familia y se considere al niño y niña como sujeto. Este tema fue ampliamente debatido en los espacios observados en que participaban niños y niñas y también
defendido por las personas entrevistadas: “ Lo que falta es diálogo (...), ver que todos los
componentes de la familia somos seres humanos con el mismo derecho exactamente, y
esto es lo que falta y, en consecuencia, tratas al niño como un ser humano y no le abres
nunca un cajón (...), ni escuchas una conversación por pequeña que sea...” (P1). “En las
familias, la participación es esta: implicarles en una dinámica en que a los chicos se les
tenga en cuenta (...), respetar su forma de ser, su intimidad...” (P4).
4.2.
El ámbito educativo
El ámbito educativo, la escuela, conjuntamente con otros espacios de acción socio-educativa, como pueden ser los centros de día y espacios residenciales, es otro de los espacios
12 Esta no implicación podría ser consecuencia de que aún no se produzca una participación real de la infancia en la
familia y todavía se funcione con sistemas “proteccionistas” de evitar que los niños realicen estas tareas. Este estudio
demostraba cómo en las clases sociales más bajas se daba una mayor participación, pero que no dependía del hecho de
que la madre trabajara o no.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
120
considerados especialmente por la Recomendación (98) 8 sobre participación infantil. La
convención regula el derecho de los niños a la educación y establece la obligatoriedad
de implantar como mínimo la enseñanza primaria obligatoria y gratuita para todos13. La
Constitución española, en su artículo 27.4, regula también la enseñanza obligatoria y, a su
vez, establece que se ha de asegurar la participación efectiva de todos los sectores implicados en la enseñanza. Uno de estos sectores son los propios niños/alumnos. La escuela se
convierte, en las sociedades modernas, en uno de los espacios básicos donde los niños y
niñas tienen el derecho y obligación de asistir. Como airmaba Ferrer i Guàrdia (1977:69)
“los gobiernos se han preocupado siempre de dirigir la educación del pueblo y saben mejor que nadie que su poder está casi totalmente basado en la escuela”. Este interés en la
educación, por parte de todos los gobiernos a lo largo de los tiempos, convierte a la escuela
en uno de los espacios donde poder –o no– favorecer una auténtica participación de la infancia. En este sentido, es importante resaltar el valor de la escuela moderna y cómo ésta se
fundamenta en la consideración de que “todo el valor de la educación reside en el respeto
de la voluntad física, intelectual y moral del niño” (Ferrer i Guàrdia, 1977:74). Los principios participativos de Montessori, Dalton y Decroly iban en este mismo sentido.
Además del lugar donde se adquiere conocimiento, la escuela es donde se obtiene una
considerable experiencia en la forma en que los niños se relacionan entre ellos y los adultos. Se aprenden valores cívicos como la democracia, el respeto, la responsabilidad, la pluralidad y la solidaridad. Si se instaura un serio diálogo con los niños y niñas y la escuela,
sobre la propia escuela, por ejemplo, discutiendo sus propios programas y organización,
los niños y niñas aprenden que su opinión es apreciada y que se respeta su contribución.
Si este diálogo no existe y no se estimulan las propias iniciativas, sino que, incluso, se
diicultan, la lección implícita que aprenden es: “¡La ciudadanía es fantástica, pero no
debajo del techo de mi casa!” (De Winter, 1997: 98). La educación siempre se ha visto
como un espejo de la sociedad. Los niños y niñas antes del siglo pasado no disponían de
posibilidades educativas. La educación sólo era posible para los niños ricos. En la Edad
Media, los niños de familias sencillas sólo podían acceder a la educación bajo la fórmula
de aprendizaje de oicios (Pancera, 1993).
Van Gils propone, como elemento propiciador de la participación, que debe ser trabajado desde las escuelas, lo que él denomina PEC (participación, expresividad y creatividad). Estos tres elementos se hacen necesarios a partir de la interacción del niño/a con
su entorno, lo que implica estimular “el descubrimiento del sentido”. La realidad es que
las escuelas se dirigen con frecuencia mucho más hacia el niño/a individualmente y no se
preocupan de las interacciones que se producen entre la infancia. Se da más importancia
al trabajo individual que a las acciones de relación. Para contrarrestar esta tendencia, Van
Gils plantea que habrá muchas más interacciones si los niños y niñas tienen más oportunidades: a) de comunicarse entre ellos, b) si existe un ambiente estimulador y c) si tienen
libertad de deinir las situaciones (Van Gils, 1996).
Los espacios observados fueron los siguientes: consejos escolares, asambleas de escuela, y asambleas de centros residenciales. De la observación participativa en los consejos escolares, donde los alumnos deben participar por ley, pudo captarse una importante
diicultad para incorporar plenamente a los alumnos hacia una verdadera participación.
El nivel de intervenciones en las sesiones, por parte de los estudiantes, era bajo, pero, en
gran parte, este hecho estaba directamente relacionado con el orden del día, que raramente
incluía temas propuestos directamente por los propios alumnos. Uno de los chicos, miembro del CE de un instituto de enseñanza secundaria, comentaba que, teniendo en cuenta la
diferencia numérica entre los diversos representantes (8 profesores más dirección, cuatro
padres y cuatro alumnos más un representante del Ayuntamiento) podía deducirse clara-
13 Artículo 28 a) de la Convención Internacional de Derechos del Niño.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
121
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
mente que quien dominaría sería el profesorado. Consideraban, además, que los temas ya
se llevaban muy trabajados y decididos desde el claustro de profesores. A pesar de todo,
la asistencia del alumnado era considerable y aseguraban su presencia siempre que estuvieran convocados a tiempo14. Las manifestaciones de los adultos entrevistados también
ponían en evidencia que los CE son espacios difíciles y complejos. No obstante, una de
estas personas explicaba una experiencia de éxito en el proceso de creación del CE en una
escuela de primaria donde había trabajado y participado. La experiencia se había dado
en un periodo inicial de la puesta en marcha del CE, según la aplicación de la LODE.
Consideraba que la pérdida de participación de los alumnos más pequeños y la no-obligatoriedad de la participación de los alumnos en las escuelas de primaria, según la LOGSE,
había representado un retroceso: “Hicimos toda una planiicación de trabajo bastante
exhaustiva con los niños sobre cómo se tenía que participar, cómo se tenía que dinamizar
el grupo y fue muy interesante. El grupo, después de estar unos días trabajando sobre
cómo participar y el papel de la escuela (...) había un consejo escolar donde ellos podían
participar...” (P6). Esta experta del mundo educativo mostraba cómo, a partir de estar
informados y participar en las elecciones, se constituían grupos-clase que convocaban sus
propias asambleas para preparar los temas a aportar al CE. También se destacaba, como
dato importante, que se les avisaba con tiempo suiciente para poder preparar los temas y
pedir que se incorporaran en el orden del día.
A pesar de las diicultades, puede considerarse que los CE podrían favorecer –una vez
salvados todos los obstáculos– una inclusión de los niños y las niñas en las organizaciones
escolares, haciendo posible que lorezca una cultura que haga más visible a la infancia.
Respecto a las asambleas de escuela, éstas permitían especialmente el aprendizaje de la
participación, el diálogo y el debate. No implicaban ninguna toma de decisión, pero sí
que representaban la posibilidad de dialogar e interrelacionarse entre los compañeros y
compañeras y tomar posiciones y opiniones sobre temas de importancia social. Probablemente, el factor de ser espacios didácticos favorecía que el profesor tuviera un rol
menos directivo; en parte, porque era una persona realmente convencida de la necesidad
de fomentar que los niños y niñas pudieran intervenir y aportar sus puntos de vista en los
temas de su interés15. Estos espacios se coniguraban con unas normas dirigidas a aprender
el funcionamiento de los foros “clásicos” de debate que, incluso, se relacionaban con un
Parlamento, con sus virtudes y defectos, como cuando, en ocasiones, el profesor les recordaba que, a veces, estaban aburridos. Las apreciaciones críticas que se daban en cuanto al
sistema más rígido de funcionamiento llevan consigo un cuestionamiento de los sistemas
clásicos de participación de nuestras sociedades democráticas, decantándose hacia sistemas de democracias participativas, los nuevos movimientos sociales y un nuevo concepto
de ciudadanía. Pueden ser considerados como espacios que correspondían a unos diseños
curriculares en relación a la vida cotidiana de los niños y su comunidad (Hart, 1997) y que
favorecían la comunicación entre los alumnos (Van Gils, 1996).
Las asambleas de centro eran unas asambleas que se realizaban semanalmente para
tratar temas de la vida cotidiana, en las que participaban los niños y niñas residentes y los
educadores y educadoras. Dos de los educadores que participaban en dichas asambleas las
deinían así: “es un espacio compartido por menores y educadores”. Es un espacio de decisión, de relación, de aprendizaje y de participación. Los temas pueden ser propuestos por
14 En algunas ocasiones, sobre todo al inicio, falló la convocatoria a los estudiantes, a quienes se avisaba el mismo día en
que se realizaba la reunión.
15 El posicionamiento de los adultos frente a la participación de la infancia es especialmente trascendente para favorecerla, como se demuestra en todos los espacios estudiados. Para más detalle sobre esta posición de los adultos, ver:
FERNÁNDEZ, J. “El dret dels infants a participar. Les condicions i condicionants d’aquesta participació”. Revista
Temps d’Educació. ICE Universitat de Barcelona. De inminente publicación en el número 37 correspondiente al mes de
septiembre de 2009.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
122
todos sobre cuestiones relativas a la elaboración, la convivencia, la normativa, la gestión
o la información (por ejemplo, decidir cómo recibir a un niño nuevo y quién será el encargado/a de presentarle la institución). Las decisiones, una vez tomadas, son vinculantes. El
papel del educador es el de guía, facilitador y canalizador y tiene autoridad educativa. En
la misma asamblea, se designa quién será el moderador y quién tomará acta (Gordaliza y
Planas, 1996:80-81). Estas asambleas posibilitaban realmente la participación de los niños
y niñas, pero existía aún una preponderancia de la intervención de los adultos y, en ocasiones, era difícil que se respetaran los acuerdos tomados. Los niños y niñas esperaban cada
día con muchas ganas asistir a la asamblea. Al inal de cada una, se hacía una valoración,
mostrando todos una gran capacidad de valorar cómo había ido. Por consiguiente, a pesar
de sus diicultades, era evidente que eran de interés de los niños y niñas, que reconocían su
valor. En algunas ocasiones, se producían expulsiones si no se comportaban y, cuando esto
se producía, todos manifestaban su interés en continuar y se quejaban de ser alejados del
espacio. Los debates y opiniones les ofrecían la oportunidad de probar sus capacidades,
en ocasiones, manifestar sus preocupaciones y hacer propuestas en relación especialmente
a temas de la vida cotidiana. En lenguaje pedagógico, se diría que “aprendían de la experiencia”, pero la realidad es que tenían la oportunidad de estar en un espacio participativo
de vida cotidiana.
Estas asambleas tenían una cierta similitud a las reuniones-debate que hacia Korczak
en la casa de huérfanos en el ghetto judío de Varsovia16. Él ya destacaba la importancia de
estos debates para movilizar la conciencia colectiva y ayudar a resolver ciertos problemas
particularmente espinosos o dolorosos. Insistía también en que se tenía que ir con cuidado
en que no fueran “parodias de debate”. Defendía que debía permitirse que los niños y niñas
se expresaran con toda franqueza y que lo que dijeran en la reunión no fuera motivo de
posteriores sanciones. A la vez, insistía en la importancia de que fuera una participación
voluntaria y que nunca fuera una obligación (Korczak, 1999:320-321).
4. 3.
Los espacios de ocio y las asociaciones
La Recomendación (98) 8 del CE plantea, como uno de los espacios espacialmente
idóneos para favorecer la participación de la infancia, a las actividades extra-escolares y,
especialmente, todas las actividades de tiempo libre. También se reclama que se promuevan las asociaciones infantiles, facilitando el marco legal y los recursos necesarios para
constituirlas. Les actividades de ocio de los niños y niñas están muy relacionadas con el
juego, especialmente en las primeras edades. Tonucci airma que “el juego del niño, consiste en «perder el tiempo», en perderse en el tiempo y encontrarse con el mundo mediante
una relación excitante, llena de misterio, de riesgo y de aventura. El juego libre y espontáneo del niño tiene mucho que ver con las experiencias más sublimes y extraordinarias del
adulto, como es la investigación, la exploración, la creación artística o la contemplación
mística; equivale a las experiencias de las personas cuando se encuentran ante la complejidad, que tienen la posibilidad de dejarse transportar por el poderoso motor del placer”. Tonucci las confronta con las propuestas educativas, señalando que, estas últimas,
están a un nivel mucho más bajo, debido a que están provocadas y dirigidas por el adulto
(1997:40). Hart (1997) destaca que para diseñar programas para la infancia, es importante
saber cómo se reúnen de forma espontánea en grupos para intercambiar intereses, cómo
se forman las amistades y cómo desarrollan un sentimiento de pertenencia. El autor alerta
que se podría pensar que el mejor lugar para que se consideren dignamente los principios
16 Janusz Korczak (1879-1942), médico polaco, creó en Varsovia dos orfelinatos mixtos que funcionaban como “repúblicas infantiles”, con un tribunal y un parlamento donde se aplicaban a todos las mismas reglas, incluidos los educadores
y el director. No quiso dejar a los niños judíos que tenía a su cargo y murió con ellos en el campo de concentración de
Treblinka.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
123
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
democráticos, por parte de la infancia, podría ser las organizaciones de tiempo libre fuera
de la escuela. Considera que, desgraciadamente, la democratización de estos espacios es
más la excepción que no la regla. Se destaca que, curiosamente, las mejores experiencias
se encuentran en instituciones que se han establecido en los países industrializados para
niños que han tenido problemas con la ley y que, en los países del Sur, muchas de las
organizaciones que trabajan con los niños de la calle también tienen estructuras más democráticas (Hart 1997:63-64). Respecto al juego, Hart nos dice que, cuando los niños y niñas
juegan, si se les observa detenidamente, todo lo que hacen, en un espacio donde cuentan
con bastantes materiales, favorece una experimentación para la participación: aprenden
las propiedades de los materiales, desarrollan habilidades físicas, exploran la utilización
de las herramientas y a cooperar socialmente. A la vez, resalta que existen pocas oportunidades para el juego al aire libre a causa de una combinación de fuerzas: el miedo por la
inseguridad de los espacios abiertos, las pautas de trabajo de los padres y la presión del
aprendizaje académico. Hart considera que los niños y niñas que han tenido la oportunidad
de participar en espacios cooperativos, tendrán más capacidad de trabajar conjuntamente
en proyectos comunitarios con otros niños y adultos, que los niños y niñas que utilizan su
tiempo en clases tradicionales en la escuela con grandes limitaciones de utilizar su tiempo
libre de una forma no regulada (Hart, 1992:23-25).
La participación en movimientos infantiles y juveniles de tiempo libre es también uno
de los espacios de especial consideración. La relación entre la participación y la responsabilización de los niños y niñas en estos movimientos y organizaciones fue uno de los
argumentos importantes defendidos por Freire (1974) para favorecer un verdadero “empoderamiento” de la infancia. También llamaba la atención que, a su vez, este poder no
tuviera como efecto que los oprimidos pasaran a ser opresores17.
En Cataluña, la incidencia de estos movimientos de tiempo libre es importante. De
hecho, antes de llegar la democracia, habían sido los espacios más importantes donde los
niños y niñas tenían la oportunidad de convivir y participar. Joan Costa (1997), en su tesis
doctoral sobre estos movimientos en tiempos del Franquismo, demostró que habían sido
escuelas de democracia y cómo muchos de los políticos catalanes de la primera época habían sido participantes activos de estos movimientos ligados preferentemente al Escultismo y la Acción Católica. Mar Galceran (2000), en su tesis doctoral sobre la participación
de la infancia en espacios de ocio, demostraba que estos espacios organizados ofrecían
buenas oportunidades de participación y cómo favorecían la construcción de un sentimiento de pertenencia a una colectividad. El estudio realizado sobre la infancia y las familias en
el siglo XXI demuestra que más de 90.000 chicos y chicas catalanes se beneician de la acción de estos movimientos y las entidades que los organizan (Trilla y García, 2002: 46).
Estos espacios de tiempo libre, tanto los organizados como los que no lo son, deben
ser especialmente considerados al analizar las oportunidades que tienen los niños y niñas
de ejercer la ciudadanía. Se podría decir que es uno de los ámbitos por excelencia, puesto
que el juego es muy importante, especialmente, cuando se produce de manera libre y
espontánea. Los adultos entrevistados dieron mucha importancia a estas experiencias y
asociaron inmediatamente la relación entre participación y sus propias experiencias infantiles con los espacios que disfrutaron de tiempo libre, que era cuando tenían la posibilidad
de funcionar de manera autónoma y según quisieran18. Una de las entrevistadas relacionó
sus experiencias de participación con todas las actividades que hacía libremente en verano
y en la calle, la organización de verbenas y realización de hogueras que les permitieron
17 Esta preocupación se maniiesta con frecuencia por parte de los adultos, en relación a los niños y niñas, cuando se les
visualiza como “pequeños tiranos”.
18 Con la inalidad de captar el nivel de recuerdos que tenían los propios adultos sobre su propia infancia y, especíicamente, sobre su noción de participación infantil como una vivencia propia, se les preguntaba qué experiencias de
participación consideraban que habían tenido en su infancia.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
124
organizarse a su aire: “Nos dejaban mucho a nuestro aire (...), no había ni un adulto que
se metiera en medio, diciéndonos cómo teníamos que hacer la hoguera... ¡Había concursos entre calles, organizados por los niños!..., y por los adolescentes (...). Los padres no
se ponían a organizar los concursos de las hogueras (...), para nada... Yo recordaré toda
la vida que se hacían una reuniones en la calle... ¡Estábamos habituados a jugar en la
calle!..., los adultos sólo nos daban la posibilidad de hacerlo” (P2). Otro de los expertos
que había sido especialmente crítico con su familia, por no haberle dado posibilidad de
expresarse, rescataba especialmente los espacios de tiempo libre como espacios de autoairmación y experimentación: “ Sólo tenia el espacio del verano, en que me dejaban en
paz, porque se iban a la playa y, entonces, estábamos con los primos y teníamos árboles
que eran casas y eran nuestros. Y subíamos cosas a los árboles porque, arriba, los padres
no se atrevían a subir. Era el único espacio que realmente considerábamos nuestro... El
resto de mi infancia, estoy hablando de los años 50 y 60, era la desolación en el terreno
de la participación: ¡nada!...”.
Estos espacios más libres y este interés por la experimentación se confronta con este
exceso de proteccionismo, especialmente en la que se llama actualmente la sociedad del
riesgo (Castel, 2004) y en la que se transmite un sentimiento de gran inseguridad. Este
nuevo paradigma ha comportado que estos relatos en los que los niños y niñas de ayer
jugaban en la calle sean en la actualidad prácticamente imposible y se hace más necesario
favorecer espacios abiertos donde los niños y niñas puedan moverse con facilidad19.
V. CONCLUSIONES
La ciudadanía, vista como una igura de las sociedades modernas, relacionada con el
valor de la pluralidad que signiica respetar la diversidad de opinión y comportamiento de
todas las personas, tengan la edad que tengan, estar dispuesto a asumir responsabilidades
tanto a nivel individual como grupal, como en las estructuras organizativas y políticas, y
la capacidad de defender los derechos civiles si se cuestionan, relacionada con la necesaria
y progresiva participación de los niños y niñas en todos los ámbitos, nos sitúa, sin duda,
en la consideración de los niños y niñas como ciudadanos de pleno derecho en nuestra
sociedad del siglo XXI.
La participación de la infancia es un proceso iniciado claramente desde los diversos
ámbitos: la familia, la escuela, la ciudad y las relaciones con la Administración, en general.
No obstante, podemos señalar que los espacios organizados de participación de la infancia
aún muestran diicultades en su correcto funcionamiento, aunque dichos espacios, aunque
sea con reticencias y diicultades, van favoreciendo una mayor visibilidad de la infancia y
van permitiendo que los niños y niñas puedan ir asumiendo un papel más activo.
BIBLIOGRAFIA
ALABART I VILÀ, A., “La ciudad y los jóvenes”, Revista de Treball Social, Col·legi Oicial de Diplomats
en Treball Social i Assistents Socials de Catalunya, Barcelona: 1998, n. 149, pp. 55-61.
ARIèS, P., El niño y la vida familiar en el antiguo régimen. Ed. Taurus, Madrid: 1985 (traducido del original en francés del año 1960).
BORJA, J., Ciudad y ciudadanía. Dos notas. Institut de Ciències Polítiques i Socials, Barcelona, 2000.
19 Estos espacios abiertos en la calle son los que ya favoreció Tonucci en su experiencia llevada a cabo en la ciudad de
Fano (Italia) en la que los niños reclamaban un mayor espacio en la ciudad. Posteriormente, estas experiencias van
proliferando en diversos municipios también en España.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
125
Los niños y niñas: ¿ciudadanos de hoy o de mañana?
BRULLET, C., “Les polítiques de conciliació de la vida professional i la vida familiar: el cas dels Serveis
de Suport a les famílies”, en LLUÍS FLAQUER (coord.), Informe sobre la situació de la família a
Catalunya: un intent de diagnòstic. Secretaria de la Família, Departament de Benestar i Família, Generalitat de Catalunya, Barcelona: 2002, pp. 271-300.
CASAS AZNAR, F., “Participación de los niños en la sociedad”, Revista de Treball Social, Col·legi Oicial de Diplomats en Treball Social i Assistents Socials de Catalunya, Barcelona: 1994, n. 134, pp.
115-117.
CASTEL, R., La inseguridad social: ¿qué es estar protegido?, Ed. Manantial, Buenos Aires, 2004.
COSTA I RIERA, J., Dels moviments de l’esglèsia a la militància política. Mediterrània, Barcelona,
1997.
DAHRENDORF, R., El conlicto social moderno. Ensayo sobre la política de la libertad. Mondatori, Madrid: 1990 (original en inglés de 1988).
DE MAUSE, L., (comp.). Historia de la infancia. Alianza Editorial, Madrid: 1982, 2ª reimpresión en
1994.
DE WINTER, M., Children as fellow citizens, participation and commitment. Radclife Medical Press,
Oxon, New York, 1997.
ENNEW, J., “How can we deine citizenship in childhood?”, Harvard Center for Population and
Development Studies, Working Paper Series, Volume 10, nº 12, octubre 2000.
FERNÁNDEZ I BARRERA, J., Els infants com a ciutadans, tesis doctoral defendida en la Universidad de
Barcelona el año 2005, consultable en http://www.tesisenxarxa.net/TDX-0113109-110853/
FERNÁNDEZ I BARRERA, J., “Los niños: ciudadanos participantes” Revista de Treball Social, Col·legi
Oicial de Diplomats en Treball Social i Assistents Socials de Catalunya, Barcelona: 2006, pp. 47- 56.
FERNÁNDEZ I BARRERA, J., “El dret dels infants a participar”, Revista Temps d’Educació, Universitat
de Barcelona. ICE. Pendiente de publicación en el n. 37, Barcelona: 2009.
FERRER I GUARDIA, F., La Escuela Moderna. Editorial Zero, S.A., Bilbao, 1977.
FREIRE, P., Concientización. Ed. Búsqueda, Buenos Aires, 1974.
FREUD, S., “Recuerdos infantiles y encubridores”, en Psicopatología de la vida cotidiana, obras Completas, Tomo I, Editorial Biblioteca Nueva, Madrid: 1948, pp. 648-652.
GALCERAN, M., La participació en els centres de temps lliure. Tesis doctoral presentada en la Facultat de
Pedagogia de la Universitat de Barcelona, 2000.
GORDALIZA, B.; PLANAS. P.V., “La participación en un centro residencial de acción educativa”, Revista
de Treball Social, Col·legi Oicial de Diplomats en Treball Social i Assistents Socials de Catalunya,
Barcelona: 1996, n. 144, pp. 77 -82.
HART, R., Children’s participation. From tokenism to citizenship. Inocenti Essays, núm. 4., UNICEF, Florencia: 1992.
HART, R., Children’s participation: the theory and practice of involving young citizens in community
development and environmental care. UNICEF, Earthscan Publications Limited, New York, 1997.
IGLESIAS, J., Derecho romano. Instituciones de Derecho privado, Ed. Ariel, Esplugues de Llobregat (Barcelona), 1972.
INGLEHART, R., El cambio cultural en las sociedades industriales avanzadas. Centro de Investigaciones
Sociológicas Siglo XXI, Madrid, 1991.
KORCZAK, J., Com estimar l’infant. Ed. Eumo. Universitat de Vic. Vic, 1999.
MARSHALL, T.H.; BOTTOMORE, T., Ciudadanía y clase social. Alianza Editorial, Madrid, 1998.
MEIL LANDWERLIN, G., “El papel de los niños en la redeinición del trabajo doméstico en la nueva
familia urbana española”, Revista Internacional de Sociología (RIS), Instituto de Estudios Sociales
Avanzados, Madrid, n. 16, pp.39-56.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Joseina Fernández i Barrera
126
MORO, A.C., “Il bambino come cittadino”, en M.Á. VERDUGO; V. SOLER-SALA (eds), La convención
de los Derechos del niño hacia el siglo XXI. Ediciones Universidad de Salamanca, Salamanca:1996,
pp. 239-243.
PANCERA, C., Estudios de historia de la infancia. Promociones y Publicaciones Universitarias S.A.
(PPU), Barcelona, 1993.
PÉREZ ALONSO-GETA, P.M.; CÁNOVAS LEONHARDT, P., “Relaciones familiares y valores: análisis
intergeneracional”, Infancia y sociedad, Ministerio de Asuntos Sociales. Dirección General del Menor
y la Familia, Madrid, 1995, n. 29, pp. 117-145.
POLOCK, L., Los niños olvidados. Relaciones entre padres e hijos de 1500 a 1900. Fondo de Cultura
Econòmica, Mèxico, 1993.
PURDY, L.M., In their best interest? The case against equal rights for children. Cornell University Press,
Ithaca, New York, 1992.
ROBERTSON, P., “ El hogar como nido: La infancia de la clase media en la Europa del siglo XIX”, en DE
MAUSE, L. (comp.), Historia de la infancia. Alianza Editorial, Madrid, 1982, 2ª reimpresión 1994,
pp. 444-471.
ROCA I TRIAS, E., “Contestació al discurs d’ingrès de la Dra. Alegria Borràs a l’Acadèmia de Jurisprudència i Legislació de Catalunya”, Revista Jurídica de Catalunya, Il·lustre Col·legi d’Advocats de Barcelona. Academia de Jurisprudència i legislació de Catalunya, Barcelona, 1994, n. 4., pp. 101-122.
ROSSINI, N.; VULBEAU, A., Les conseils municipaux d’enfants et de jeunes, a la recherche d’un dispositif de participation. ANACEJ, Paris, 1992.
SANCHO ANDREO, R., “L’enfant acteur dans la cité et citoyen du monde”. Conferencia presentada en el
Primer encuentro de ayuntamientos por la Carta Municipal de los Derechos de Niños y Niñas, Málaga,
9-10 octubre, 1997.
TONUCCI, F., La ciutat dels infants. Ed. Barcanova, Barcelona: 1997. Existe traducción en castellano:
La ciudad de los niños: un modo nuevo de pensar la ciudad. Fundación Germán Sánchez Ruipérez,
Madrid: 1997.
TRILLA, J.; GARCIA, I., “Infància, temps lliure i participació social”, en Carme Gómez-Granell et al.
(coord.), La infància i les famílies a l’inici del segle XXI, Volumen 3. CIIMU, www.ciimu.org , Barcelona, 2002, pp. 14-148.
TRISELIOTIS, J.; BORLAND, M; HILL, M.; LAMBERT, L. Teenagers and the Social Work Services.
HMSO, Londres, 1995.
UBIETO PARDO, J.R., “La familia moderna: ¿crisis o diversidad?”, Rambla 12. Revista de l’Associació
promotora del Treball Social, Barcelona, nº 7, junio 1995, pp. 21-28.
VAN GILS, J., “Social participation: beyond the effect of sweetness, with illustrations from the Project Snater”, en E. VERHELLEN (ed.) Monitoring Children’s Rights, Martinus Nijhoff Publishers, La Haya,
Boston, Londres, 1996, pp. 347-356.
REVISTA ALTERNATIVAS. CUADERNOS
DE
TRABAJO SOCIAL,
Nº
16-2009, [111-126], ISSN: 1133-0473 © UNIVERSIDAD
DE
ALICANTE
Fly UP