...

Agua urbana en el Valle de México: ¿un camino verde para mañana?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Agua urbana en el Valle de México: ¿un camino verde para mañana?
Agua urbana en el Valle de México : ¿un camino verde para mañana?
Copyright © 2013 por Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento / Banco Mundial
1818 H Street, N.W.
Washington, D.C. 20433, U.S.A.
www.bancomundial.org.mx
Todos los derechos reservados
Primera edición en español: Marzo 2013
El Banco Mundial, el Ministerio de Economía y Hacienda del Gobierno de España, la Comisión Nacional del Agua y la Asociación
Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento, A.C. no aceptan responsabilidad alguna por cualquier consecuencia derivada de
su uso o interpretación. El Banco Mundial, el Ministerio de Economía y Hacienda del Gobierno de España, la Comisión Nacional
del Agua y la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento, A.C. no garantizan la exactitud de la información incluida
en esta publicación y no acepta responsabilidad alguna por cualquier consecuencia derivada de su uso o interpretación.
Los límites, los colores, las denominaciones y demás información contenida en los mapas de este libro no presuponen, por parte
del Grupo del Banco Mundial, juicio alguno sobre la situación legal de cualquier territorio, ni el reconocimiento o aceptación de
dichos límites.
Los resultados, interpretaciones y conclusiones expresadas en este libro son en su totalidad del autor y no deben ser atribuidas
en forma alguna al Banco Mundial, a sus organizaciones afiliadas o a los miembros de su Directorio Ejecutivo ni a los países que
representan.
Derechos y Permisos
El material de esta publicación está protegido por el derecho de propiedad intelectual. Las solicitudes de autorización para reproducir partes de esta publicación deberán enviarse al Oficial de Comunicaciones Senior Fernanda Zavaleta de la Oficina del Banco
Mundial para Colombia y México al Fax (55) 5480-4222. Cualquier otra pregunta sobre los derechos y licencias debe ser dirigida al
Banco Mundial en México en el número de fax referido.
Banco Mundial
Impreso y hecho en México / 2013
Diseño de Interiores y Portada: Alejandro Espinosa/sonideas
Fotografías: Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Fotografía de la portada: Archivo fotográfico del Banco Mundial
Agua urbana en el Valle de México: ¿un camino verde para mañana?. -- México : Banco Mundial, 2013.
92 p.: il.
1. Agua (zona urbana) – Valle de México – Abastecimiento y saneamiento. – 2. Agua (zona urbana) – Valle de México – Balance
físico y económico. – 3. Agua (zona urbana) – Valle de México – Perspectivas 2030. -- 4. Valle de México – Agua (zona urbana)
– Abastecimiento y saneamiento. – 5. . Valle de México – Agua (zona urbana) – balance físico y económico. – 6. . Valle de México –
Agua (zona urbana) – Perspectivas 2030.
352.94232509725/A34
BANCO MUNDIAL
Agua urbana en el Valle de México:
¿Un camino verde
para mañana?
Esta publicación ha sido posible gracias al apoyo del Gobierno de España a través del
Fondo Español para América Latina y el Caribe
MARZO DE 2013
iv
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Índice
Prólogo·········································································································································································································································································································· viii
Resumen ejecutivo··········································································································································································································································································xi
I. Antecedentes del estudio···········································································································································································································································1
A
B
C
D
E
Introducción···················································································································································································································································································································1
Objetivos del estudio···························································································································································································································································································2
Alcance geográfico································································································································································································································································································2
Metodología, fuentes de información y advertencia···································································································································································································2
Estructura del documento············································································································································································································································································4
II. El Valle de México ····································································································································································································································································7
A Contexto general······································································································································································································································································································7
B Los servicios de agua y saneamiento··············································································································································································································································9
C Balance hídrico········································································································································································································································································································ 11
III. El agua urbana: balance físico························································································································································································································ 17
A
B
C
D
E
Perspectiva general···························································································································································································································································································· 17
Las fuentes de abastecimiento urbano····································································································································································································································· 18
Los usos del agua urbana··········································································································································································································································································· 19
Balance general······································································································································································································································································································ 22
Conclusiones·············································································································································································································································································································· 23
IV. El agua urbana: balance financiero y económico···························································································································································· 25
A
B
C
D
E
Perspectiva general···························································································································································································································································································· 25
Las fuentes de financiamiento····························································································································································································································································· 26
Los usos de fondos····························································································································································································································································································· 29
Balance financiero y económico······················································································································································································································································· 33
Conclusiones·············································································································································································································································································································· 36
V. Perspectivas a 2030························································································································································································································································· 39
A
B
C
D
E
Proyecciones a 2030························································································································································································································································································· 39
Escenario tendencial························································································································································································································································································ 40
Escenario verde······································································································································································································································································································· 45
Comparación············································································································································································································································································································· 49
¿Cómo cubrir el déficit?················································································································································································································································································ 52
VI.Recomendaciones y conclusiones············································································································································································································ 55
A Conclusiones·············································································································································································································································································································· 55
B Recomendaciones······························································································································································································································································································ 56
VII.Referencias················································································································································································································································································· 65
VIII.Anexos······························································································································································································································································································· 69
A
B
C
D
Comparativo con otras grandes aglomeraciones de América Latina················································································································································· 69
Municipios del Valle de México (clasificado por población) ·········································································································································································· 70
Índice Apgar modificado············································································································································································································································································ 72
Mapa····································································································································································································································································································································· 73
v
Índice de cuadros
Cuadro 1. Distribución de las fuentes de abastecimiento al Valle de México.···················································································································································· 11
Cuadro 2. Balance hídrico de los acuíferos locales que abastecen al Valle de México (m³/s).········································································································· 12
Cuadro 3. Condición geohidrológica de los acuíferos del Estado de México (subregión Alto Lerma).·············································································· 13
Cuadro 4. Principales fuentes de abastecimiento de agua potable del Valle de México (m3/s).································································································· 18
Cuadro 5. Principales usos del agua urbana en el Valle.················································································································································································································· 20
Cuadro 6. Eficiencia de los consumos autorizados en el Valle de México.······························································································································································ 21
Cuadro 7. Eficiencia de las pérdidas comerciales en el Valle de México.··································································································································································· 22
Cuadro 8. Fuentes de financiación de agua urbana en el Valle de México. ························································································································································· 26
Cuadro 9. Usos de los fondos para agua urbana en el Valle de México.···································································································································································· 29
Cuadro 10. Proyección de población para las localidades de estudio del Valle de México.·············································································································· 40
Cuadro 11. Proyecciones de demanda de agua (m3/s) en un escenario tendencial a 2030.··········································································································· 42
Cuadro 12. Fuentes financieras en un escenario tendencial a 2030.············································································································································································· 43
Cuadro 13. Costos financieros en un escenario tendencial a 2030.················································································································································································ 43
Cuadro 14. Costos económicos en un escenario tendencial a 2030.············································································································································································ 44
Cuadro 15. Proyecciones de demanda de agua (m3/s) en un escenario verde a 2030. ························································································································ 46
Cuadro 16. Fuentes financieras en un escenario verde a 2030.···························································································································································································· 47
Cuadro 17. Costos financieros en un escenario verde a 2030.······························································································································································································· 48
Cuadro 18. Comparación de los escenarios estudiados.··············································································································································································································· 51
Cuadro 19. Capacidad incremental de las nuevas fuentes de producción y costo unitario asociado.················································································ 52
Índice de gráficas
Gráfico 1. Tendencias de crecimiento demográfico
por tamaño de localidad en el Valle de México (1990-2030).··········································································································································································8
Gráfico 2. Evolución de cobertura de agua y drenaje en el Valle de México.··························································································································································9
Gráfico 3. Desempeño de organismos operadores en el Valle de México.···························································································································································· 10
Gráfico 4. Balance de fuentes y usos para la subregión del Valle de México.······················································································································································ 15
Gráfico 5. Desagregación de los usos del agua en el Valle de México.········································································································································································ 23
Gráfico 6. Comparación del balance financiero actual con una situación eficiente.································································································································· 34
Gráfico 7. Balance económico del servicio de agua y saneamiento del Valle de México. ·················································································································· 34
Gráfico 8. Balance físico en un escenario tendencial a 2030.··································································································································································································· 42
Gráfico 9. Balance económico de la prestación del servicio en un escenario tendencial a 2030.····························································································· 44
Gráfico 10. Balance físico en un escenario verde a 2030.············································································································································································································· 47
Gráfico 11. Balance económico-financiero en un escenario verde a 2030.··························································································································································· 48
Gráfico 12. Comparación física, escenarios tendencial y verde a 2030.······································································································································································ 49
Gráfico 13. Comparación de los costos financieros del servicio de agua
y saneamiento en el Valle de México en los escenarios tendencial y verde a 2030.······································································································· 50
Gráfico 14. Comparación de los costos financieros del servicio de agua y
saneamiento en el Valle de México en los escenarios tendencial y verde a 2030.·········································································································· 51
Gráfico 15. Flujo incremental de cada fuente y costo unitario asociado.································································································································································· 53
vi
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Siglas, acrónimos y abreviaturas
CAEM
Comisión del Agua del Estado de México
CONAGUA
Comisión Nacional del Agua
CONAPO
Consejo Nacional de Población
hm3
Hectómetro cúbico
INEGI
Instituto Nacional de Estadística y Geografía
IWA
Asociación Internacional del Agua
l Litro
m3
Metro cúbico
PIB
Producto interno bruto
PRODDER
Programa de Devolución de Derechos
s Segundo
SACM
Sistema de Aguas de la Ciudad de México
$
Peso mexicano
vii
La elaboración del presente documento ha sido encabezada por David Michaud, especialista de
Agua y Saneamiento del Banco Mundial, con la participación de los siguientes expertos nacionales e internacionales: Luz María González (aspectos financieros y económicos); Fabio Garzón
(balances de agua urbana); Daniel Nolasco (desempeño de los organismos operadores) y Ricardo
Sandoval (contexto del Valle, proyecciones de población, balances hídricos). Victoria Flamant,
Paola Gordon y Blanca López han ayudado significativamente en la elaboración del documento.
El equipo de trabajo desea agradecer en particular la colaboración, los comentarios y los insumos
del Sistema de Agua de la Ciudad de México y su director general Ramón Aguirre Díaz; de
la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento y su director Roberto Olivares;
del anterior subsecretario de Aguas del Estado de México Oscar Hernández; del equipo de la
Comisión de Agua del Estado de México y en particular de Edgardo Castañeda, director del
Programa Hídrico Estatal; de la Comisión Nacional del Agua; de los directores de los organismos
operadores de Tlalnepantla, Ecatepec, Huixquilucan, Tecámac y Nezahualcóyotl, y sus equipos
respectivos; así como, por parte del Banco Mundial, los aportes de Carter Brandon, Charles
Delfieux, Alexandra Ortiz y Ernesto Sánchez.
Este estudio forma parte de la iniciativa “Blue Water Green Cities” del Banco Mundial para
promover la gestión integral del agua urbana en América Latina. Para mayor información
visita:
www.worldbank.org/laciuwm
viii
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Prólogo
L
a responsabilidad de todo nivel y orden de gobierno, es procurar el bienestar de la sociedad a la que
sirve, buscando siempre el desarrollo armónico de las futuras generaciones, y el agua es un elemento
clave en esta tarea.
Durante el ejercicio de mi encargo como Secretario del Agua y Obra Pública del Gobierno del Estado
de México, uno de los temas prioritarios que concentraban la atención de la administración, del entonces
Gobernador del Estado, el licenciado Enrique Peña Nieto, era la situación de los recursos hídricos de la
entidad.
Las acciones que llevamos a cabo para enfrentar estos retos, fueron encaminadas a fomentar una cultura
del agua y hacer un uso más eficiente del vital líquido, que además de un bien económico, es un elemento
de desarrollo, paz y cohesión social.
Indudablemente, la prosperidad de una región está ligada a su disponibilidad de agua y su capacidad de
usarla con eficiencia, y en este binomio, el Estado de México, especialmente los municipios que conforman
la Zona Conurbada del Valle de México enfrentan grandes retos pues tienen la gran tarea de prestar servicios de agua potable, drenaje y saneamiento a 20 millones de habitantes en una de las zonas metropolitanas
más grandes del mundo.
En esta labor, los organismos operadores de los servicios de agua potable, drenaje y saneamiento, enfrentan
además de debilidades financieras, administrativas, técnicas y comerciales los efectos del cambio climático,
problemáticas sociales y el crecimiento desorganizado de las ciudades.
Ante tales situaciones y como parte de la estrategia de solución a estos retos, se solicitó la cooperación
institucional del Banco Mundial para llevar a cabo el presente estudio, y formular las bases de una nueva
política pública para la gestión del agua en el Valle de México.
Juntos, la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México, el Sistema de Aguas de la
Ciudad de México y la Secretaria de Agua y Obra Pública del Gobierno del Estado de México realizamos
un análisis profundo y detallado del contexto y la prospectiva de todos los elementos y componentes del
sector. De manera que en el presente documento el lector podrá encontrar datos estadísticos, aspectos
financieros, análisis de gestión y perspectivas para las próximas dos décadas.
Continuemos entregando todo nuestro esfuerzo y entusiasmo para cumplir con éxito la gran tarea que
tenemos de llevar agua a millones de mexicanos, motivados por la manera en la que cambiamos la calidad
de vida de la gente, cuando puede disfrutar del agua en cantidad y calidad suficientes.
Dr. David Korenfeld Federman
Director General
Comisión Nacional del Agua
ix
E
ste estudio sobre la gestión del agua urbana en el Valle de México, fue realizado en estrecha coordinación con autoridades de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), la Asociación Nacional de
Empresas de Agua y Saneamiento (ANEAS) del Estado de México y del Distrito Federal, a quienes
agradecemos el apoyo brindado durante su elaboración.
Para el Banco Mundial es importante participar en este estudio ya que la historia de colaboración en temas
de Agua con el Gobierno de México data desde 1973, año en el que el Banco Mundial y el Programa de
Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) apoyaron al Gobierno de México en la creación del Primer
Plan Nacional Hidráulico. Además, históricamente, casi el 10 por ciento del monto total de los recursos
aprobados para el país, han sido destinados a este sector.
Desde entonces, hemos apoyado continuamente de manera estratégica a la CONAGUA y a otras instituciones que trabajan en el sector hídrico en México. Nuestro apoyo se fundamenta en un amplio paquete
de servicios financieros, de conocimiento, de coordinación y convocatoria. El estudio forma parte de las
actividades con las cuales apoyamos al gobierno en el área de Crecimiento Verde e Incluyente.
El estudio ofrece una visión de los principales desafíos que enfrenta el Valle de México en el sector hídrico.
Como habitante de la Ciudad de México, conozco los retos que la ciudad aún enfrenta. Difícilmente
podemos obviar que muchos ciudadanos reciben agua sólo pocas horas al día y que algunos, terminan
comprándola a precios caros por no tener acceso desde casa; o que los acuíferos que nos abastecen se están
agotando; y que a pesar de ser conscientes de ello, terminamos desperdiciando el preciado recurso. Este
estudio muestra el costo significativo que representa esta situación para la sociedad.
La mejor forma de garantizar el suministro de agua en forma sustentable es mediante programas de uso
eficiente del agua, tanto en las ciudades como en la industria y la agricultura. Consideramos que en un
contexto de escasez creciente del recurso hídrico, exacerbado por el cambio climático, la eficiencia es la
única opción viable. Necesitamos, juntos, buscar un camino más verde, más sustentable y más inclusivo.
Este estudio no pretende dar soluciones definitivas, pero sí contribuir al debate y ver como podemos
contribuir en la formulación de soluciones, particularmente aquellas destinadas a la población más pobre,
que son quienes se encuentran en una posición de mayor desventaja en cuanto al acceso, uso, manejo y
control de los recursos hídricos.
Dra. Gloria M. Grandolini
Directora
Oficina del Banco Mundial para Colombia y México
Marzo de 2013.
xi
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Resumen ejecutivo
M
éxico se ha posicionado como un referente del desarrollo verde; sin embargo en el Valle de
México queda mucho por hacer para alcanzar un manejo del agua eficiente, sostenible y
equitativo. Desde hace varios años México ha demostrado un liderazgo internacional reconocido en cuanto al desarrollo verde y sostenible; su compromiso se ha demostrado en muchos
sectores, incluso en el del manejo del agua. Este estudio muestra sin embargo una vez más que el manejo
actual del agua en el Valle de México no está a la par de otras grandes aglomeraciones de la región latinoamericana, no es ni eficiente, ni sostenible, ni equitativo, y amenaza así la capacidad de generaciones futuras
de aprovechar también un recurso tan vital como el agua, como lo resaltan los párrafos a continuación.
Balance físico de fuentes y usos actuales del agua urbana en el Valle de México.
80.0
70.0
32%
33%
© Archivo fotográfico del Banco Mundial
Gasto, m3/s
60.0
50.0
28%
67%
40.0
30.0
40%
20.0
10.0
Sostenible (local)
Sostenible
(externo)
Fuentes del agua
No sostenible
Eficientes
Usos del agua
Ineficientes
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
La situación de los recursos hídricos en el Valle de México es muy crítica. El Valle hospeda la mayor
aglomeración de América Latina en una cuenca endorreica relativamente pequeña y bajo un clima con
precipitaciones relativamente modestas. El crecimiento urbano ha significado que la disponibilidad actual
de agua en el Valle esté en el orden de 74 m3/habitante, lo que podría considerarse como una situación de
estrés hídrico extremo (CONAGUA, 2009). Es probable que el cambio climático genere sequías aún más
fuertes que las que se han observado hasta ahora.
La situación actual de sobreexplotacion de los acuíferos se debe principalmente a las prácticas ineficientes e insostenibles de aprovechamiento del agua urbana. Tal como lo ilustra el gráfico a continuación, actualmente 32% del agua de abastecimiento urbano en el Valle proviene de extracciones
insostenibles de las fuentes, principalmente por sobrexplotación de los acuíferos del Valle. A pesar de
esta situación muy critica, cerca de 33% del agua no se usa eficientemente en comparación con buenas
prácticas internacionales, como lo muestra en mayores detalles el anexo VIII A. Además, los costos de la
provisión del servicio son apenas cubiertos en un 51% por la tarifa, amenazando así la sostenibilidad de
los mismos. Finalmente, solo el 16% de los organismos operadores analizados puede ser considerado de
desempeño bueno o normal.
Estas prácticas generan un impacto negativo importante en la población y en la economía del Valle. Con base en escenarios conservadores, se estima que la población asume un costo económico del
orden de $28 168 millones (pesos mexicanos) anualmente para compensar las deficiencias del servicio,
y en particular la ausencia de continuidad, la limitada cobertura de drenaje y la falta de tratamiento de
las aguas servidas. Este monto es casi el triple del monto pagado por concepto de tarifa, lo que muestra
que hay amplio espacio para una discusión racional sobre el financiamiento del servicio. El costo
económico de estas deficiencias e ineficiencias representa el 1% del producto interno bruto (PIB) del
Valle, porcentaje que la economía deja de crecer por carecer de un buen servicio, y que en su mayor
parte es asumido por la población más pobre y sin servicio.
Balance económico de las fuentes y los usos actuales de fondos
en los servicios de agua y saneamiento del Valle de México.
60,000
Millones de pesos Mexicanos
xii
50,000
57%
57%
40,000
30,000
10%
21%
20,000
33%
22%
10,000
Compensación
(población)
Gobierno
(subsidios)
Fuentes
Tarifa
(población)
Operación y
Mantenimiento
Inversión
Costos de
Compensación
Usos
Las proyecciones a 2030 muestran que si no se toman medidas significativas, se estarían transfiriendo retos cada vez mayores a la próxima generación. Bajo el supuesto de que se mantengan
las prácticas actuales de manejo del agua en el Valle, las fuentes sostenibles actuales (45,6 m3/s)
representarían solo un 50% de la demanda futura total (91,8 m3/s); el 23% seguiría proviniendo de la
xiii
sobrexplotación de los acuíferos (21,1 m3/s), asumiendo que los mismos no se agoten antes, y para el
27% restante (25,1 m3/s) sería necesario buscar nuevas fuentes. En ese escenario tendencial la calidad
del servicio probablemente empeoraría por carencia de agua, y la cantidad cada vez mayor de agua a
importar en el Valle podría generar conflictos sociales significativos en las cuencas vecinas y con otros
usuarios, como los agricultores. Los costos económicos crecerían a $35 300 millones por año, el 1,02%
del PIB del Valle y casi el triple del monto de la inversión efectiva. El Gobierno estaría obligado a
aumentar cada vez más sus subsidios al sector, que llegarían a representar las dos terceras partes de los
costos financieros del servicio.
Aun buscando seguir una trayectoria de crecimiento verde, es decir con un uso más eficiente del agua
y una mayor calidad y cobertura de servicio, el Valle deberá enfrentar el problema de la sostenibilidad
de sus recursos hídricos. En este caso el déficit hídrico se podría disminuir significativamente reduciéndolo de un escenario tendencial de 25,1 m3/s a un escenario verde de 11,7 m3/s. Se mantendría sin
embargo el reto planteado por las actuales fuentes no sostenibles de agua en el Valle por un volumen de
21,1 m3/s. Sin embargo, este escenario lograría mejoras significativas en cuanto al impacto financiero: la
tarifa llegaría a cubrir el 67% de los costos del servicio, los subsidios del Gobierno se dirigirían solo a la
inversión, y el impacto económico del mal servicio en el Valle se eliminaría, como lo muestra el gráfico a
continuación.
Porcentaje del PIB del Valle de México.
0.0%
0.2%
0.4%
0.6%
0.8%
1.0%
1.2%
Tendencial
2030
Costo de
ineficiencia
Costo de
compensación
Actual
Verde
2030
Porcentaje del PIB
-
5,000
10,000
15,000
20,000
25,000
30,000
35,000
40,000
45,000
50,000
Millones de pesos mexicanos
La estrategia para enfrentar los desafíos señalados y ubicar al Valle de México en una trayectoria de crecimiento más eficiente, equitativo y sostenible —en otra palabra, más verde— tiene
que venir de un cambio de todos los actores del Valle. El presente estudio no busca proponer,
sino informar soluciones; estas tienen que ser adoptadas por los mismos actores y responsables de
políticas del Valle de México en los varios órdenes de Gobierno. Sin embargo, cualquier estrategia
deberá reconocer la necesidad de cambios por parte de todos los actores, incluidas la población,
los profesionales del sector y la clase política, y abordar tres temas de fondo: i) la creación de un
entorno propicio al cambio; ii) el abordaje integral del ciclo del agua urbana, y iii) la generación
de un respaldo amplio en la sociedad y en la clase política. A continuación se plantean algunas
recomendaciones al respecto que los responsables de políticas podrían tener en cuenta a la hora
de definir las estrategias que se consideren oportunas en el contexto socioeconómico y político del
Valle de México.
xiv
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
■
Entorno propicio. Por entorno propicio se entiende una serie de actividades que permitan
generar las condiciones necesarias al cambio en las prácticas de gestión del agua urbana en
el Valle de México, incluyendo el mejoramiento de la información disponible, la definición
de un mecanismo de coordinación y toma de decisión a nivel del Valle, medidas concretas
de modernización de las instituciones involucradas en la prestación de los servicios de agua
y saneamiento en el Valle, y cambios en los esquemas de financiación, incluida la adopción
de tarifas más acordes al costo del servicio, con mecanismos de subsidios enfocados en
quienes los necesitan. La reciente publicación, por parte de la Comisión Nacional del Agua
(CONAGUA), de la Política Pública de Mejoramiento de Eficiencias en los Sistemas Urbanos
de Agua Potable y Saneamiento en México (CONAGUA, 2012b) es también un paso importante para consolidar una visión que mejore la eficiencia del sector en el país.
■
Abordaje integral del ciclo del agua. En paralelo con la creación de un entorno propicio,
es importante que se busque reconciliar la brecha entre la disponibilidad sostenible de agua
en el Valle y su uso; para esto es importante que se aborde cada uno de los pasos del ciclo
del agua urbana; esto en paralelo con un esfuerzo concertado para mejorar la cobertura y
continuidad de los servicios. En particular se destaca la necesidad de trabajar tanto en un
uso más eficiente del recurso hídrico (disminuyendo pérdidas), como un mejor control
de la demanda de los usuarios finales, entre otros a través de un fomento sistemático de
la medición y tarifas con señales económicamente adecuadas, y una búsqueda de nuevas
fuentes sostenibles. En el contexto de cambio climático y mayor variabilidad climática, la
preparación de planes de contingencias para condiciones de sequía o inundaciones extremas es también una necesidad
■
Respaldo de la sociedad. Finalmente, es importante reconocer que las medidas
propuestas en este estudio, si bien pueden ser consideradas como ideales, no son necesariamente populares, razón por la cual no se podrán implementar sin que exista
un respaldo amplio tanto en la clase política en las varias jurisdicciones y órdenes de
gobierno como en la población. Solo cuando exista un diálogo y un consenso amplio
y diverso sobre el tema, será posible también llegar a un resultado diferente al actual.
En este sentido, el papel de la instancia de coordinación (mencionada al inicio de estas
recomendaciones), será fundamental para definir de manera participativa y abierta un
futuro más eficiente, más sostenible y más equitativo; en una palabra, más verde. Esta
tarea probablemente sea la más difícil de todas, pero también la más importante.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
I. Antecedentes
del estudio
A Introducción
El servicio de agua y saneamiento en el Valle de México se caracteriza por la alta presión que se ejerce
sobre los recursos hídricos existentes, debido a la baja disponibilidad de agua natural, las extracciones de
agua por encima de los niveles de recarga y una población en crecimiento. Además, el Valle se ve afectado
por inundaciones recurrentes debido a sus patrones de lluvia y al hecho de que es una cuenca endorreica1.
El uso ineficiente de los recursos hídricos en muchos de los servicios de agua y saneamiento agrava el
problema de escasez de agua en la región. Los altos niveles de agua no contabilizada en el agua potable y
sistemas de riego están acompañados por un control deficiente sobre la demanda de agua, lo que da como
resultado una alta ineficacia en la gestión de los recursos hídricos.
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
A pesar de que los niveles de cobertura son altos, la calidad del servicio es problemática. El abastecimiento
de agua es irregular y los niveles de tratamiento de aguas residuales son muy bajos2, lo que provoca la alta
contaminación de los ríos y acuíferos en el Valle.
En este contexto, a raíz de una discusión en agosto de 2010 entre la administración del Estado de México,
la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento y el Banco Mundial, se decidió llevar a cabo
un estudio sobre la gestión del agua urbana en el Valle de México, cuyos resultados se presentan en este
documento.
1 Una cuenca endorreica es un área en la que el agua no tiene salida fluvial hacia el mar.
2 Por lo menos, hasta la puesta en función de la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco, que permitirá tratar más de un 60% de las aguas residuales del
Valle (CONAGUA, 2012c).
1
2
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
B Objetivos del estudio
Los objetivos del estudio son:
■
Analizar el manejo del agua urbana en el Valle de México en el contexto actual, en particular desde el punto de vista de:
■ La
composición y sostenibilidad de las fuentes de abastecimiento actuales.
■ El
impacto financiero (costo directo) de las prácticas actuales de gestión.
■ La
eficiencia en el uso del agua en comparación con buenas prácticas nacionales e
internacionales.
■ El
impacto económico (costo indirecto para la sociedad) de las prácticas actuales de
gestión.
■
Proyectar la situación de manejo del agua urbana desde los mismos puntos de vista, al
horizonte 2030:
■ En
un escenario tendencial, en el cual se mantienen las practicas actuales de gestión.
■ En un escenario “verde”, en el que se llega a un manejo eficiente y equitativo del agua.
■
Ofrecer conclusiones y recomendaciones.
C Alcance geográfico
Conceptualmente este estudio está enfocado en el Valle de México, la cuenca endorreica donde se ubica
la mayor parte de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Existen varias definiciones, no siempre
consistentes, de la cuenca. Este estudio considera los municipios y las delegaciones políticas del Distrito
Federal que participan en el balance hídrico de aguas superficiales y subterráneas, conforme a la metodología de la CONAGUA. El estudio abarca 69 municipios ubicados en los estados de México, Hidalgo y
Tlaxcala, así como el Distrito Federal. El anexo VIII B incluye una lista completa de los municipios y sus
principales características, mientras que el anexo VIII D incluye un mapa del Valle tal como es definido
en este estudio.
D Metodología, fuentes de información y advertencia
El estudio utiliza dos marcos conceptuales como base para la realización del diagnóstico.
■
El balance físico está basado sobre el principio de los balances hídricos tradicionales (fuentes
y usos); pero se ajusta de manera exclusiva el ciclo del agua urbana, adoptando la terminología de la Asociación Internacional del Agua (IWA, su sigla en inglés) para clasificar los
tipos de usos, y separando los mismos entre eficientes e ineficientes. Para la definición de
los niveles eficientes se toman de referencia buenas prácticas internacionales.
■
El balance económico y financiero parte del mismo principio de fuentes y usos pero aplicado
a los flujos financieros y económicos en el Valle. Para las fuentes se adapta la terminología
de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, 2009).
Los costos financieros se estiman con base en la información públicamente disponible
3
© Archivo fotográfico del Banco Mundial
(estados financieros); mientras los costos económicos (costos a la sociedad más allá de
los costos financieros directos) se valoran según varios métodos descritos en el capítulo
correspondiente.
El presente estudio no pretende basarse sobre datos nuevos, sino recopilar y articular datos existentes a
nivel federal, estatal y municipal. En particular, se utilizaron los siguientes datos:
■
Para los datos de población se utilizó la información del Consejo Nacional de Población
(CONAPO); las proyecciones se realizaron según la metodología de la CONAGUA.
■
Los datos del balance físico están basados en las cifras de la CONAGUA.
■
Para la determinación de la situación actual en los organismos operadores, se hizo una
encuesta para la que se recibió información de 19 organismos operadores, los cuales representan el 87% de la población del Valle.
■
Además, se realizó una serie de visitas de campo a cinco organismos operadores del Estado de México (Tlalnepantla, Ecatepec, Huixquilucan, Tecámac y Nezahualcóyotl) y al
Sistema de Aguas de la Ciudad de México (entidad operadora del Distrito Federal) para
levantar información adicional detallada, logrando llevar a cabo un balance hídrico a nivel
urbano para dichos seis organismos, que cubren el 66% de la población del Valle. Estos
datos fueron extrapolados al resto del Valle para las estimaciones de uso urbano.
En el cuerpo del documento se señala de manera detallada la fuente de cada información o dato. Una
lista completa de las referencias bibliográficas se presenta al final del documento. Es importante destacar
4
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
que la calidad y confiabilidad de la información disponible, en particular a nivel municipal, es limitada
y consecuentemente los resultados del estudio solo se pueden considerar indicativos. Cabe resaltar, sin
embargo, que los resultados son robustos con respecto a los parámetros estimados, lo que da una mayor
certeza al análisis.
E Estructura del documento
El documento está estructurado de la siguiente manera:
■
El capítulo II (“El Valle de México”) presenta información contextual relevante sobre la
situación del agua en el Valle de México, incluyendo tendencias demográficas, esquemas
de prestación de los servicios de agua potable y drenaje, desempeño de los organismos
operadores y balance hidrológico de la cuenca.
■
El capítulo III (“El agua urbana: balance físico”) presenta un balance de las fuentes de agua
urbana así como sus usos, en la situación actual.
■
El capítulo IV (“El agua urbana: balance financiero y económico”) presenta un balance de
los flujos financieros y económicos actuales vinculados con los servicios de agua potable y
drenaje en el Valle de México.
■
El capítulo V (“Perspectivas a 2030”) proyecta la evolución a 2030 de la situación del punto
de vista físico, financiero y económico bajo dos escenarios, uno tendencial (status quo) y
otro que asume una trayectoria de desarrollo verde.
■
El capítulo VI (“Recomendaciones y conclusiones”) resalta los principales resultados del
estudio y señala algunas recomendaciones para la consideración de los actores nacionales y
locales.
En la parte final del documento se presenta una lista de las referencias usadas en el estudio, así como
varios anexos con información más detallada sobre algunos aspectos del estudio.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
II. El Valle de México
A Contexto general
a) Ubicación geográfica y administrativa
El Valle de México es una cuenca endorreica formada por una zona plana correspondiente a los depósitos
lacustres, una zona de lomerío y otra montañosa (Breña-Puyol y Breña-Naranjo, 2009). En la zona plana
se ubica la mayor parte de la mancha urbana de la zona metropolitana de la Ciudad de México, que se ha
multiplicado por 5,4 en los últimos 50 años; recientemente se ha venido urbanizando la zona de lomerío y
montaña, lo que reduce las áreas de recarga del acuífero del Valle de México e incrementa los riesgos por
inundación, además de los costos de abastecimiento.
El Valle de México tiene una extensión territorial de 9739 km2 que comprende 50 municipios del Estado
de México, 15 municipios del Estado de Hidalgo y 4 municipios del Estado de Tlaxcala, más las 16 delegaciones políticas del Distrito Federal. El anexo VIII B incluye un listado de los municipios considerados
en este estudio (CONAGUA, 2009).
© Archivo fotográfico del Banco Mundial
A su vez, dentro de la cuenca del Valle de México se encuentra la zona metropolitana del Valle de México,
que abarca 7854 km2, incluidos el Distrito Federal (16 delegaciones políticas) y parcialmente el Estado de
México (50 municipios) y un municipio del Estado de Hidalgo (SEDESOL-CONAPO- INEGI, 2007).
Para propósitos de planeación, la CONAGUA subdivide la Región Hidrológica XIII en dos subregiones:
Valle de México y Tula. En este estudio se aborda la subregión del Valle de México. Para mayor información véase el mapa en el anexo VIII D.
7
8
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Gráfico 1. Tendencias de crecimiento demográfico
por tamaño de localidad en el Valle de México (1990-2030).
35,000,000
30,000,000
25,000,000
20,000,000
15,000,000
10,000,000
5,000,000
0
1990
1995
2000
2005
2010
2015
2020
2025
2030
Población < 20 mil hab.
20 mil hab. > pob > 50 mil hab.
50 mil hab. > pob > 100 mil hab.
100 mil hab. > pob > 500 mil hab.
Edo. Méx. pob > 500 mil hab.
Distrito Federal
Fuente: Elaboración propia con base en información de INEGI 2011.
b) Población
El crecimiento de la población del Valle de México ha sido uno de los más acentuados a nivel mundial.
Considerando el área urbana de la zona metropolitana del Valle de México, la mancha urbana aumentó su tamaño 5,4 veces en 50 años, entre 1950 y 2000, y 5,65 veces su población entre 1950 y 2005
(Breña-Puyol y Breña-Naranjo, 2009). Este crecimiento explica en gran medida por qué las capacidades
financieras e institucionales de los municipios se han visto rebasadas, así como la propia disponibilidad
de agua en la cuenca del Valle de México.
Por otra parte, a pesar de que se identifica a nivel agregado una disminución en el ritmo de crecimiento
demográfico del Valle de México, ahora se presentan tendencias de relocalización de población, que tienen
un impacto importante en la capacidad de los municipios para prestar servicios de agua y saneamiento.
Por ejemplo, el municipio de Valle de Chalco de Solidaridad, ubicado a costados de la carretera de cuota
a la ciudad de Puebla, ha tenido un crecimiento exponencial debido a la transformación de terrenos agrícolas en zonas urbanas. De igual forma, el análisis de los datos censales de 2010 del Instituto Nacional de
Estadística y Geografía (INEGI) indica que Huehuetoca ha crecido en un 292% en los últimos 5 años.
En contraste, zonas densamente pobladas como Nezahualcóyotl parecen presentar una estabilización en
su población.
Así, se puede observar que mientras algunos municipios presentaron altas tasas de crecimiento demográfico entre 1970 y 2000, en los últimos años han empezado a mostrar una tendencia a la estabilización
e incluso a la migración de población hacia otros municipios conurbados. La introducción de vías de
comunicación ha provocado que municipios tradicionalmente agrícolas hayan visto proliferar la construcción masiva de viviendas.
El gráfico 1 presenta las tendencias diferenciadas de crecimiento según el rango de población; muestra
cómo la población en ciudades de menos de 500 000 habitantes continuará creciendo exponencialmente
en las próximas décadas, mientras que la población en ciudades de más de 500 000 habitantes continuará
creciendo a tasas muy bajas o se estabilizará.
9
c) Uso del suelo
La región de baja pendiente del Valle de México en los estados de Hidalgo y México se utiliza en mayor
medida para el desarrollo de la agricultura, tanto de temporada como de riego; sin embargo, el Distrito
Federal es donde se han dado los mayores asentamientos humanos, dejando que los cultivos se desarrollen
en zonas favorables de menor dimensión, como las chinampas de las delegaciones Xochimilco y Tláhuac,
la meseta de Topilejo y Parres, y las laderas de la Sierra Chichinautzin en Milpa Alta. No obstante,
también el agroecosistema constituido por la Chinampería ha sufrido fuertes cambios por el avance en
Xochimilco y Tláhuac de la mancha urbana (SEMARNAT, 2010).
Del total de la superficie de la zona metropolitana del Valle de México, actualmente el 65,5% de la tierra
es de uso urbano (43% del Distrito Federal y 22,5% del Estado de México) y el 34,5% restante es zona
rural con usos del suelo agrícola, pecuario, forestal y áreas de conservación (SEMARNAT, 2010).
B Los servicios de agua y saneamiento
a) Cobertura de servicios de agua y saneamiento
Según el censo 2010 de población en México, el 91,6% de la población del Valle de México tiene servicio
de agua potable y un 94,2% tiene servicio de drenaje. Aunque la región cuenta con altas tasas de cobertura
de los dos servicios, una fracción importante de la población no recibe el servicio de agua potable de
manera continua (24 horas por día los 7 días de la semana). El servicio de agua potable discontinuo,
planificado o no, es común en las municipalidades del Valle de México. En el anexo VIII B se incluye el
detalle de los porcentajes de cobertura de agua y drenaje para cada una de las localidades.
El gráfico 2 muestra la evolución de los servicios de agua potable y drenaje en el Valle de México para el
período 1995-2005.
Gráfico 2. Evolución de cobertura de agua y drenaje en el Valle de México.
100%
80%
60%
40%
20%
0%
Zona Rural
Zona Urbana
Agua Potable
1995
Zona Rural
Zona Urbana
Drenaje
2000
Fuente: Elaboración propia con base en datos de CONAGUA (2009 y 2012c).
2005
2010
10
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
b) Los organismos operadores
La prestación de los servicios de agua y saneamiento en el Valle (y generalmente en el país) es la responsabilidad de los municipios. Para tal efecto, el Valle de México cuenta con 23 organismos operadores
municipales, la mayoría de los cuales opera como organismos descentralizados de la administración municipal. En el Distrito Federal, la prestación de servicios es asumida por el Sistema de Aguas de la Ciudad
de México (SACM), que sin embargo no opera como organismo descentralizado, sino como dependencia
directa de la administración del Distrito Federal.
Los organismos operadores son un elemento fundamental para la gestión eficiente del agua urbana en
el Valle de México; sin embargo, los mismos presentan una gran variedad de desempeño en términos de
eficiencia física, comercial, cobertura de costos y calidad de servicio.
Con base en la información disponible en los organismos operadores del Valle de México y en particular
en la encuesta realizada con el apoyo de la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM) y la
Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento a una muestra representativa de organismos
operadores3, se procedió a categorizar a los organismos de acuerdo a un índice Apgar propuesto por el
programa internacional de benchmarking IB-NET4 y modificado con base en los indicadores de desempeño utilizados por distintas instituciones en México (véase anexo VIII C para mayores detalles).
Los organismos operadores fueron clasificados en cuatro niveles de eficiencia en función de los indicadores de desempeño: mínimo regular, normal y bueno (véase anexo VIII C para mayores detalles)5. En el
gráfico 3 se presentan los resultados de la clasificación; se destaca en particular que apenas un 10% de los
organismos se pueden considerar como buenos y un 15% como normales según muestra y por conexiones.
Gráfico 3. Desempeño de organismos operadores en el Valle de México.
100%
80%
60%
40%
20%
0%
Operadores
en la muestra
Conexiones
en la muestra
Bueno
Normal
Regular
Mínimo
Fuente: Elaboración propia
3
4
La muestra incluye 19 organismos operadores, elegidos porque brindan servicio al 87% de la población de la zona.
El índice Apgar evalúa el desempeño operacional, social y financiero de empresas de servicios públicos según cinco o seis indicadores que se definen basándose en el
tipo de servicio prestado (Van den Berg y Danilenko, 2010). Una variación de la metodología del índice APGAR se utilizó como sistema de clasificación de organismos
operadores en este estudio; véase anexo VIII C para mayores detalles.
5 La valoración “bueno” no es relativa solo al Valle de México, sino que se tomó como base a organismos operadores que son considerados buenos dentro del contexto
general de México (por ejemplo, el Servicio de Agua y Drenaje de Monterrey quedaría en la parte superior del rango, es decir, se presentaría como “bueno”).
11
Es importante mencionar que la disponibilidad de datos para realizar esta clasificación ha sido limitada6,
por lo que se procedió a utilizar la información más reciente de cada organismo operador y no todos los
datos presentados corresponden al mismo año calendario7. Sin embargo, se considera que los resultados
de la muestra reflejan de manera relativamente fiel la situación actual de los organismos operadores.
Por otro lado, el hecho de que tan solo el 10% de los organismos operadores puedan ser considerados
como buenos señala retos importantes en cuanto a una gestión eficiente y de calidad de los servicios de
agua y saneamiento en el Valle, lo que se aprecia de manera clara a la hora de evaluar los balances de agua
urbana (véanse los capítulos siguientes).
C Balance hídrico
a) Las fuentes de agua del Valle de México
Las principales fuentes de agua del Valle de México son los acuíferos locales, unos embalses menores y
trasvases desde otras cuencas. Estos en conjunto aportan al Valle de México 81,9 m3/s (2583 hm3) de
agua al año (CONAGUA, 2009), a los cuales se pueden agregar 6,1 m3/s de agua de reúso dentro de la
cuenca. En el cuadro 1 se muestra la distribución de estas fuentes en metros cúbicos por segundo y en
hectómetros cúbicos por año.
Cuadro 1. Distribución de las fuentes de abastecimiento al Valle de México.
Fuente
Caudal
m3/s
hm3/año
%
Acuíferos locales
59,5
1875
68%
Sostenibles
31,6
997
36%
Sobrexplotados
27,9
880
32%
Fuentes superficiales locales
2,9
91
3%
Trasvases del sistema Lerma
4,8
151
5%
Trasvases del sistema Cutzamala
14,7
464
17%
Reúso de agua
6,1
192
7%
88,0
2775
100%
Total
Fuente: Elaboración propia con base en DOF (2003), CONAGUA (2009) y CCVM (2006).
Acuíferos locales
El abastecimiento de agua subterránea dentro del Valle de México proviene de siete acuíferos que están
mayormente clasificados como acuíferos sobrexplotados por la CONAGUA. Estos acuíferos han estado
bajo veda rígida desde 2003. El cuadro 2 indica que todavía existe una alta dependencia de estos recursos
6
En primer lugar, la definición de algunos indicadores de desempeño no es estándar, razón por la cual al ser métodos de cálculo diferente estos indicadores de
desempeño podrían no ser comparables. Luego, para los organismos de la muestra no fue posible contar con todos los indicadores de desempeño del índice Apgar,
razón por la cual el mismo tuvo que modificarse.
7 Los datos obtenidos de la CAEM en los diagnósticos de organismos operadores datan de 2007, mientras que los datos obtenidos en algunas de las visitas de campo
y de algunas otras fuentes pueden ser de 2010 e inclusive de 2011, por lo que se optó por tomar los últimos valores registrados de los indicadores de desempeño de
interés para el estudio en cada uno de los organismos operadores de la muestra.
12
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
hídricos sobrexplotados para abastecer a la región. Cabe destacar en particular que el acuífero de la zona
metropolitana de la Ciudad de México se encuentra con un déficit anual de 22,6 m3/s (713 hm³ por año)
lo cual confirma la grave situación en la que se encuentra este acuífero.
Cuadro 2. Balance hídrico de los acuíferos locales que abastecen al Valle de México (m³/s).
Recarga media
anual
Descarga natural
comprometida
Volumen
concesionado
Zona metropolitana de
la Ciudad de México
16,3
0,0
Tecocomulco
0,9
Apan
Acuíferos
Disponibilidad/déficit
m3/s
hm/año
38,9
-22,6
-713
0,0
0,0
0,8
26
5,0
2,8
0,3
1,9
59
Chalco-Amecameca
2,5
0,1
2,9
-0,5
-16
Texcoco
5,1
0,3
6,3
-1,6
-49
Cuautitlán-Pachuca
6,4
0
10,5
-4,1
-129
Soltepec
2,9
1,3
0,6
1,1
33
39,1
4,6
59,5
-25,0
-788
Total
Fuente: Elaboración propia con base en datos de CONAGUA.
La presión sobre los acuíferos es constante y la tendencia al crecimiento de las ciudades se traduce en
una tendencia a aumentar la extracción. En cierta medida, se intercambian volúmenes de agua con el
sector agrícola al comprar derechos de dicho sector para el desarrollo de vivienda; pero no hay acciones
eficaces para revertir el desequilibrio, puesto que la vigilancia de los volúmenes extraídos es insuficiente
y los patrones de extracción e infiltración cambian radicalmente al cambiar el uso del agua y del suelo.
Entre otros aspectos, la sobrexplotación de agua en los acuíferos del Valle causa el hundimiento del
Distrito Federal y otros municipios, el cual varía entre 6 y 28 centímetros anuales (Escolero, Martínez y
Kralisch, 2009). Aunque no existen cifras confiables sobre los costos que dicho hundimiento origina, es
fácil deducir que son enormes si se considera que:
8
■
El hundimiento provoca que las redes de agua potable y de drenaje sufran fallas frecuentes:
las primeras se fracturan mientras que las segundas pierden su pendiente. En el primer
caso, 25% del agua potable se desperdicia en pérdidas físicas8. En tanto para evitar las
inundaciones ocasionadas por la falta de pendiente ha sido necesario construir y operar el
Drenaje Profundo así como costosos sistemas de bombeo. Puesto que el hundimiento continúa, se seguirán requiriendo enormes inversiones de este tipo ( Jiménez y Marín, 2005).
■
Los costos para corregir fallas en los edificios de la ciudad son también cuantiosos. Un
ejemplo es el de la Catedral de la Ciudad de México en la que se ha invertido, hasta el año
2000, US$32,5 millones para renivelarla ( Jiménez y Marín, 2005)
■
Las inversiones para renivelar periódicamente las vías del Metro son cada vez más importantes ( Jiménez y Marín, 2005)
Según estimaciones de este estudio. Véase III Cb) para mayores detalles. Otras fuentes estiman valores mayores.
13
Agua superficial local
Originalmente, la cuenca del Valle de México estaba compuesta por un sistema lacustre de casi 2000
kilómetros cuadrados. Al pasar los años y conforme ha avanzado la mancha urbana, los cuerpos se han
reducido de manera tal que actualmente los principales embalses en el valle abarcan una superficie de
15,6 kilómetros cuadrados (CONAGUA, 2009). Gran parte de las aguas superficiales presentan altos
grados de contaminación por las descargas de aguas residuales que reciben a lo largo de su cauce, como
es el caso del Río de la Compañía. No obstante, a pesar de la radical transformación que ha sufrido la
antigua cuenca lacustre, donde se asienta la ciudad de México, todavía prevalecen algunos ríos, como es
el caso del río Magdalena, y presas de las cuales se obtiene agua derivada de manantiales y corrientes
pluviales que abastecen la urbe.
El río Magdalena abastece al Distrito Federal y la presa Madín al Estado de México. Ambas poblaciones
se benefician también de manantiales. En conjunto, estas fuentes aportan 2,9 m3/s de agua, de los cuales
el 59% (1,7 m3/s) está destinado para el consumo urbano (CCVM, 2006) mientras que el 17% (0,5 m3/s)
y el 24% (0,7 m3/s) restantes son utilizados con fines agrícolas e industriales respectivamente. El sistema
de abastecimiento de la Ciudad de México también incluye el aprovechamiento de 18 manantiales que en
conjunto aportan 0,8 m3/s o 25 hm3/año del agua urbana (Gobierno del Distrito Federal, 2008).
Trasvases
Dos fuentes importantes para abastecer la subregión del Valle de México son los trasvases de agua traídos
por el sistema Lerma y el sistema Cutzamala. Juntos, los dos sistemas proveen un 24% del agua que entra
a dicha subregión, 14,7 m3/s (151 hm3/año) del sistema Cutzamala administrado por la CONAGUA y
4,8 m3/s (464 hm3/año) del sistema Lerma administrado por el Gobierno del Distrito Federal (CCVM,
2006). Ambas fuentes se usan exclusivamente para agua urbana.
El sistema Lerma comenzó a operar en 1951. Así, este sistema beneficia a los municipios del Distrito Federal entre otras regiones, extrayendo agua subterránea del acuífero del río Lerma. El agua es conducida
hacia la Ciudad de México por el túnel Atarasquillo-Dos Ríos. Debido a la sobrexplotación del acuífero,
el caudal entregado al Distrito Federal se redujo el 14% en el período 2003-08 (CONAGUA, 2009). En
el cuadro 3 se presenta con mayor detalle la condición geohidrológica de sobrexplotación de los acuíferos
externos que abastecen a la subregión del Valle de México a través del sistema Lerma.
Cuadro 3. Condición geohidrológica de los acuíferos del Estado de México (subregión Alto Lerma).
Volumen
concesionado
(m3/s)
Recarga (m3/s)
Descarga natural
comprometida (m3/s)
Déficit (m3/s)
Condición
geohidrológica
Valle de Toluca
10,4
10,7
1,7
-1,5
Sobrexplotado
Ixtlahuaca-Atlacomulco
3,7
3,8
0,6
-0,5
Sobrexplotado
14,1
14,4
2,3
-1,9
Acuífero
Total
Fuente: Elaboración propia con base en datos de DOF 2003.
El sistema Cutzamala fue construido en la década de 1970 para apoyar al sistema Lerma que se encontraba, ya en este tiempo, con recursos hídricos agotados. Hoy en día, el sistema Cutzamala abastece a
11 delegaciones del Distrito Federal y una docena de municipios del Estado de México; es uno de los
sistemas de abastecimiento de agua potable más grandes del mundo, no solo por la cantidad de agua que
suministra (aproximadamente 15,4 m3/s), sino por el desnivel (1100 metros) que se vence (CONAGUA,
2010). El bombeo del sistema, necesario para vencer el desnivel, ocasiona un significativo consumo de
electricidad. En 2008, la electricidad empleada fue de 1,29 teravatios por hora, lo que representó el 0,56%
14
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
de la generación total de energía eléctrica del país, y su costo fue de $1844 millones. Por comparación, el
costo representó el 6,4% del presupuesto ejercido de la CONAGUA para ese mismo año (CONAGUA,
2010). Este sistema aprovecha los volúmenes de agua superficial del río Cutzamala y está formado por
las presas Tuxpan y Bosque en Michoacán; Colorines, Ixtapan del Oro, Valle de Bravo, Villa Victoria y
Chilesdo, en el Estado de México (CONAGUA, 2010).
El volumen de entrega total de agua potable del sistema Cutzamala oscila entre 14,7 m3/s (464 hm3/
año) y 15,3 m3/s (483 hm3/año), el cual es aprovechado para el uso urbano (CONAGUA, 2010). De
todas las fuentes de agua de este sistema, la presa de Valle de Bravo es la que presenta mayor riesgo de
contaminación debido a las descargas residuales ilegales.
Reúso de agua
Con una producción del orden de 52 m3/s (1640 hm3/año) de aguas residuales en el Valle de México, el
tratamiento de estas podría representar una fuente potencial de agua. A pesar de esto, actualmente solo
un poco más de un 12% o 6,1 m3/s (192 hm3/año) de esta cantidad es tratada y reutilizada dentro del
Valle para uso público urbano (2,1 m3/s o 66 hm3/año), industrial (0,5 m3/s o 16 hm3/año) y agrícola
(3,2 m3/s o 101 hm3/año). Las aguas servidas son tratadas con ayuda de 102 plantas de tratamiento operadas por los varios Gobiernos del Valle, con una capacidad total instalada de tratamiento de 10,9 m3/s.
El resto y mayor parte del agua de reúso es transportada sin tratamiento9 desde la cuenca hasta el Valle
del Mezquital, para la irrigación de campos agrícolas (Heath y Philippe, 2012), (CONAGUA, 2012c).
b) Los usos del agua
El agua en la región se destina para múltiples usos, como el uso agrícola, público urbano e industrial.
Por la creciente población de la zona metropolitana, el uso público urbano predomina en la cuenca, a
diferencia de otras cuencas del país. En total se usan 88,0 m3/s (2774 hm3/año) de agua, de los cuales
66,8 m3/s (2105 hm3/año) corresponden al uso público urbano, y tan solo 16,1 m3/s (508 hm3/año) al uso
agrícola y 5,1 m3/s (161 hm3/año) al uso industrial (CCVM, 2006).
Uso agrícola
Dos distritos de riego de la Región XIII se ubican dentro de la subregión del Valle de México: La
Concepción y Chiconautla, que en conjunto suman menos del 5% de la superficie bajo riego de toda la
región (2340 hectáreas en 2008) y han visto reducir su área bajo riego en 63% y 40% respectivamente
entre 1998 y 2008 (CONAGUA, 2009); el 95% restante, correspondiente a los distritos de riego de
Ajacuba, Alfajayucan y Tula, se ubica en la subregión Tula y depende en gran medida de los retornos de
agua residual de la zona metropolitana del Valle de México.
Usos público urbano e industrial
Siendo la región de mayor importancia económica y social del país, la región del Valle de México usa una
gran parte de sus recursos hídricos para abastecer a los sectores públicos urbanos e industriales que se
encuentran en mayor concentración en la zona metropolitana del Valle de México, donde hay más de 19
millones de habitantes y en donde se genera el 32% del producto interno bruto manufacturero del país
9
Con la puesta en operación de la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco, con una capacidad de tratamiento de 23 m3/s en estiaje y 12 m3/s
adicionales en época de lluvia, y ahora en construcción, se llegará a tratar una parte significativa de dichas aguas residuales.
15
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
(Morelos Novelo y Rodríguez Tapia, 2007). El próximo capítulo examinará más detalladamente el uso
del agua urbana en la subregión del Valle de México.
c) Balance hídrico
El gráfico 4 presenta, de forma resumida y condensada, un balance de fuentes y usos en el Valle de
México, y muestra en particular la situación preocupante de las fuentes, un tercio de las cuales no son
sostenibles; así como el hecho de que aún se usa casi una quinta parte del agua en el Valle para riego con
fines agrícolas, cuando el costo marginal del agua es sumamente alto.
Gráfico 4. Balance de fuentes y usos para la subregión del Valle de México.
100
90
Trasvases
80
Acuíferos
locales
70
Caudal (m3/s)
Agrícola
60
Industrial
Trasvases
50
40
Reúso
30
20
Público
Urbano
Aguas superficiales
locales
Acuíferos
locales
10
0
Sostenibles
Trasvases
Fuentes de Agua
Fuente: Elaboración propia con base en DOF (2003), CONAGUA (2009) y CCVM (2006).
No sostenibles
Usos de agua
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
III.El agua urbana:
balance físico
A Perspectiva general
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Cualquier lineamiento asociado con el uso eficiente del agua requiere, en primer lugar, de una adecuada
contabilidad del agua, entendida esta como la cuantificación en términos volumétricos de los diversos usos
que se dan al recurso hídrico dentro de una zona geográfica definida; pero en este caso, no con la visión
tradicional del balance hidrológico, sino con una visión que busca identificar las posibles ineficiencias en el
uso del agua en los centros urbanos localizados en el Valle de México, ya que representan una gran parte
del uso de agua en la región. Para esto se adoptó la metodología del balance hídrico estándar de la IWA.
Para el desarrollo de este tipo de balance hídrico se parte del volumen de agua que ingresa al sistema
de distribución de diferentes fuentes, para luego establecer los consumos facturados por los organismos
operadores, que pueden ser medidos o no. Posteriormente se establecen los consumos no facturados por los
organismos operadores, que al igual que en el caso anterior, pueden estar medidos o no. A continuación,
se estiman los consumos ilegales y los errores de medición y lectura, lo que se conoce como pérdidas
comerciales en la terminología de la IWA. Finalmente, se obtiene de este ejercicio el volumen de las
pérdidas físicas como la diferencia entre el volumen que ingresa al sistema y la suma de todos los consumos
y las pérdidas comerciales.
Los resultados que aquí se presentan corresponden a la extrapolación de la situación encontrada en una
muestra de seis operadores —SACM, Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Huixquilucan y
Tecámac— que representan el 66% de las concesiones de agua y de la población total del Valle de México.
Se consideró lo siguiente: i) dada la alta cobertura de micromedición del SACM, el balance hídrico no
requirió ningún tipo de ajuste, lo cual lo hace incomparable con los otros sistemas dentro de la zona de
análisis; ii) para las municipalidades diferentes al Distrito Federal, la aproximación elegida consistió en
asignar un peso porcentual a cada uno de los componentes del balance hídrico, el cual se obtuvo de la
relación entre los volúmenes agregados para cada uno de ellos en los sistemas de la muestra sin el SACM
y el volumen total inyectado en los sistemas de la muestra sin el SACM, y iii) los pesos porcentuales se
aplicaron al volumen estimado total que ingresa en la zona descontado el del SACM, obteniendo así el
balance para los municipios del Valle de México diferentes al Distrito Federal.
17
18
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
B Las fuentes de abastecimiento urbano
Los sistemas de suministro de agua potable de los centros urbanos del Valle de México emplean para
su abastecimiento tanto las aguas subterráneas como las superficiales10. Sin embargo, al momento de
definir los volúmenes de agua que ingresan a estos sistemas es notable encontrar que los dispositivos de
macromedición solo existen en los sistemas regionales operados por la CAEM y la CONAGUA, con una
muy baja cobertura de macromedición en los pozos profundos operados directamente por los organismos
operadores.
En la mayoría de los casos, los organismos operadores no tienen un registro confiable del agua que
inyectan al sistema y desconocen el rendimiento real de sus pozos, algo preocupante teniendo en cuenta
los altos niveles de sobrexplotación de los acuíferos en el Valle de México. Pero aun en los sistemas que
cuentan con algún tipo de macromedición, la gestión de los datos de los caudales inyectados es casi
inexistente, por lo que la confiabilidad de estos es relativamente baja. En el cuadro 4 se muestran las
principales fuentes de abastecimiento de agua potable en el Valle de México.
Cuadro 4. Principales fuentes de abastecimiento de agua potable del Valle de México (m3/s).
Fuente
Caudal (m3/s)
Sostenible
No sostenible
Total
Acuíferos locales
22,9
20,5
43,4
65%
Aguas superficiales
1,7
-
1,7
3%
Trasvases Lerma
4,2
0,7
4,8
7%
Trasvases Cutzamala
14,7
-
14,7
22%
Reúso del agua
2,1
-
2,1
3%
45,6
21,1
66,8
68%
32%
Total
Fuente: Elaboración propia con base en CONAGUA (2009) y CCVM (2006).
a) Agua subterránea
El 72% del agua urbana de la subregión del Valle de México proviene de siete acuíferos; de este porcentaje, el 42% proviene de la extracción insostenible de gran parte de estos acuíferos. Los cuatro acuíferos
del Valle de México que presentan sobrexplotación son: zona metropolitana de la Ciudad de México,
Chalco-Amecameca, Texcoco y Cuautitlán-Pachuca. En el cuadro 2 se presenta un resumen de la situación hidrológica de los acuíferos locales que se usan para abastecer agua al Valle de México.
b) Fuentes superficiales
Fuentes de abastecimiento de agua relativamente menores, pero importantes a nivel local, se derivan de
las aguas superficiales de la cuenca, en gran medida represas de pequeños ríos y manantiales superficiales.
El agua superficial de la cuenca del Valle de México contribuye solo con alrededor del 3% (1,7 m3/s) al
abastecimiento de agua urbana de la zona metropolitana del Valle de México.
10 Véase el capítulo anterior para información detallada sobre cada fuente de abastecimiento.
19
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
c) Trasvases desde otras cuencas
La subregión del Valle de México recibe principalmente trasvases de dos sistemas: el sistema Cutzamala
(agua superficial) y el sistema Lerma (agua superficial y subterránea). Para mayores detalles, refiérase al
párrafo “Trasvases” del capítulo II C. El agua de estos trasvases se usa exclusivamente para agua urbana.
d) Agua de reúso
De los 6,1 m3/s de agua tratada al año (192 hm3/año), 2,1 m3/s (66 hm3/año) son aprovechados para uso
urbano (principalmente para llenar lagos recreativos y canales).
C Los usos del agua urbana
En la gran mayoría de los organismos operadores asentados en el Valle de México es habitual encontrar
un registro desactualizado de sus usuarios y un bajo nivel de cobertura de la micromedición, lo que crea
un gran reto a la hora de cuantificar los consumos de estos sistemas.
La categorización empleada en este estudio, que sigue la clasificación de la IWA, se ha orientado hacia
la eficiencia en el uso del agua, entendida esta como el uso en cantidades adecuadas del recurso hídrico
que permita satisfacer completamente las necesidades de la población abastecida y de sus necesidades
productivas.
20
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
En este estudio se consideran las categorías de consumos que se describen a continuación, que a su vez se
pueden clasificar en eficientes e ineficientes, definiendo la porción eficiente como los niveles de uso correspondientes a situaciones de buenas prácticas, y la porción ineficiente como los niveles correspondientes al sobreuso11. Los párrafos siguientes describen con mayores detalles los supuestos correspondientes.
Cuadro 5. Principales usos del agua urbana en el Valle.
Caudal (m3/s)
Eficiente
Ineficiente
Total
Consumo autorizado
30,2
10,4
40,6
61%
Pérdidas físicas
10,4
6,6
17,0
25%
Pérdidas comerciales
4,0
5,2
9,2
14%
44,6
22,2
66,8
67%
33%
Total
Fuente: Elaboración propia.
a) Consumos autorizados
De acuerdo con la definición de Alegre y otros (2006), los consumos autorizados corresponden al volumen de agua medido o no medido, consumido por los usuarios registrados como activos en la base
de datos comercial de la empresa, por la misma empresa y por otros usuarios quienes están implícita o
explícitamente autorizados por el operador del sistema para uso doméstico, comercial e industrial; incluye
también el agua exportada.
El consumo autorizado incluye ítems como el control de incendios y prácticas de entrenamiento para este fin,
lavado de tuberías de agua y drenaje, limpieza de calles, riego de jardines y parques municipales, plazas y fuentes
públicas y agua para construcción. Esta puede ser facturada o no, medida o no, de acuerdo con prácticas locales.
También incluye las fugas y desperdicios de los usuarios activos sin medición. En el cuadro 6 se describen los
usos consuntivos del agua urbana en la subregión del Valle de México, incluidos los valores de eficiencia.
En el caso de los usos medidos se considera en este estudio que, en sistemas donde la señal tarifaria es
clara, y se reconoce que el agua es un recurso escaso con un precio de venta que así lo indica, el consumo
per cápita se acerca a los 125 litros diarios por persona (según las empresas prestadoras SABESP [brasileña], EPM y EAAB [colombianas]), que para un índice de hacinamiento de 4, lleva a un consumo
próximo a los 15 m3/mes. Esta hipótesis se puede validar al contrastarla con el consumo promedio del
sistema de aguas de Monterrey, de 130 litros diarios por persona (SADM, 2011)12. Así pues, cualquier
consumo medido por encima de este umbral se considera en este estudio como ineficiente, teniendo en
cuenta la escasez de agua del Valle de México.
Para los usuarios domésticos no medidos o de cuota fija, se asume en este estudio un umbral eficiente de
20 m3/mes que resulta del incremento del consumo eficiente medido en un 30%. Este valor se toma de
estudios similares en la región.
En el caso de los consumos no facturados no medidos se consideraron como eficientes los usos operacionales, y como ineficientes los consumos de los usuarios públicos (Gobierno); pues se esperaría que estos
se midan y se controle su consumo hasta alcanzar niveles eficientes.
11 Este punto es importante: este estudio no pretende que toda pérdida de agua, ya sea física o comercial, sea ineficiente, sino que reconoce que existen niveles de
pérdidas por debajo de los cuales no es técnicamente factible o económicamente viable estar, y los mismos no se cuantifican como ineficientes.
12 Véase anexo VIII A para mayores detalles.
21
Cuadro 6. Eficiencia de los consumos autorizados en el Valle de México.
Consumos autorizados
Descripción
Gasto (m3/s)
Ineficiente
Eficiente
Total
Consumos domésticos, comerciales, industriales y del
Gobierno de los usuarios con contrato activo en la base
Consumos facturados
de datos del organismo operador en los que se cuenta
medidos
con micromedidor de agua, y en los que el volumen
facturado se obtiene por diferencia de lectura.
4,3
10,7
15,0
Consumos domésticos, comerciales, industriales y del Gobierno
Consumos facturados de los usuarios con contrato activo en la base de datos del
no medidos
organismo operador en los que no se cuenta con micromedidor
de agua, y que se facturan por estimación o cuota fija.
6,0
17,0
23,0
0,2
0,4
0,6
0
2,1
2,1
10,4
30,2
40,6
Consumos no
facturados no
medidos
Donaciones, consumos operacionales (lavado de
tuberías de acueducto y drenaje, apagado de incendios,
suministro de agua por camiones cisterna durante
las fallas del sistema) y los usuarios del Gobierno.
Agua de reúso
Usos recreativos y ornamentales (riego de parques y llenado
de lagos en la ciudad); cabe notar que esta categoría no pasa
por los sistemas de distribución tradicionales del agua urbana
Total
Fuente: Elaboración propia.
b) Pérdidas físicas
Las pérdidas físicas están asociadas con las fugas y reboses en los tanques de almacenamiento, las fugas
visibles y no visibles en redes de conducción y las fugas visibles y no visibles en redes y tomas de servicio.
De los resultados del balance hídrico para el Valle de México se estima que las pérdidas físicas alcanzan
los 17,0 m3/s (537 hm3/año).
En el caso de este estudio, se tomó como umbral eficiente los 400 litros diarios por toma, a los que se
debería llegar si se implementara un manejo (operación y mantenimiento) más eficiente de la infraestructura actual13, lo que permitiría llegar a un volumen eficiente de pérdidas de 10,4 m3/s (328 hm3/año).
c) Pérdidas comerciales
Las pérdidas comerciales se presentan cuando el agua que está siendo utilizada o consumida no es satisfactoriamente medida o facturada e incluyen todos los tipos de inexactitudes asociadas con la información
de los clientes, los medidores y los procesos de lectura y facturación; además, incluye los consumos no
autorizados (fraudes y clandestinos) (Alegre y otros, 2006). En el cuadro 7 se incluye un detalle de cada
una de las pérdidas comerciales.
Cabe notar que el nivel de cobertura de micromedición en los organismos operadores del Valle de México, con excepción del SACM, es muy bajo, por lo que se tiene un nivel muy alto de servicios directos (sin
medidor) que se facturan a una tarifa fija. El problema es que en el cálculo de la cuota fija no se considera
el volumen, por lo que en algunos sistemas analizados el monto de facturación es el mismo, aunque el
volumen utilizado por cuota fija pueda ser 4 veces mayor al volumen utilizado por servicio medido para
un cliente doméstico.
13 Sistemas eficientes en el primer mundo pueden llegar a tener niveles de pérdidas físicas de hasta 100 litros diarios por toma, pero considerando el estado actual de la
infraestructura de abastecimiento de agua en el Valle de México, llegar a valores tan bajos requeriría de grandes inversiones, difíciles de justificar teniendo en cuenta
la calidad del servicio actual.
22
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Lo paradójico de la situación anterior es que, desde el punto de vista económico, es muy beneficioso para los
usuarios pasar de una tarifa fija a un servicio medido, pero no así para los organismos operadores, pues con esto perderían una parte importante de sus ingresos. Esto podría explicar la falta de interés de los organismos en aumentar
la medición. No obstante, es importante destacar que, al momento de tomar la decisión de ampliar la cobertura
de la medición, los organismos operadores deben contar con los recursos para la lectura y el mantenimiento de los
medidores, pues de lo contrario estos se convierten en una carga que pronto se deja olvidada por falta de recursos.
Además, para los consumos en zonas de invasión o que se encuentran fuera del área de servicio del
organismo operador, se asume un desperdicio del 60% del volumen total sobre la base de mediciones en
situaciones similares.
En cuanto a los errores de medición, la estimación que se realizó para este estudio es del 15% de subcontaje,
que se puede explicar por la clase metrológica de los medidores en uso (clase B según la ISO 4064:1993) y
la presencia de cisternas y tinacos para el almacenamiento del agua. Dado que los principios de la gestión
integral de la medición en México son poco conocidos, se asumió que este es el nivel eficiente, pues para
su disminución se debe incurrir en inversiones importantes, que seguramente estarán orientadas en los
próximos años a la ampliación de la cobertura y al aumento de la exactitud de la medición.
Los altos niveles de error en el manejo de la información de los usuarios y los datos de la lectura son
elementos presentes en todos los sistemas analizados de la muestra. En este caso el umbral eficiente se
fijó en el 1% del volumen total medido.
Cuadro 7. Eficiencia de las pérdidas comerciales en el Valle de México.
Pérdidas comerciales
Descripción
Eficiente
Gasto (m3/s)
Ineficiente
Total
Consumo no
autorizado (ilegal)
Manipulación de medidores y de las tomas de
servicio de los usuarios activos en la base de datos
comercial del organismo operador. Conexiones
ilegales en usuarios no registrados en la base de datos
comercial dispersos o en asentamientos precarios.
2,3
3,5
5,8
Errores de lectura
e inexactitudes
en la información
de los clientes
En este componente se consideran los errores relacionados
con la captura, procesamiento y aplicación de la
información del cliente en el proceso de facturación.
0,2
1,7
1,9
Errores de medición
El comportamiento metrológico de los medidores
de agua se ve afectado por el deterioro de sus
partes, que lleva al subregistro o sobreregistro de
los consumos; así como por la selección inadecuada
del diámetro y problemas con su instalación.
1,5
0,0
1,5
4,0
5,2
9,2
Total
Fuente: Elaboración propia.
D Balance general
El volumen inyectado de agua urbana a la subregión del Valle de México asciende a los 64,7 m3/s (2040
hm3/año) proveniente en su mayoría de acuíferos, más 2,1 m3/s (66 hm3/año) de agua de reúso dentro de
la cuenca. No obstante, es preocupante la condición de sobrexplotación de 4 de los 7 acuíferos locales y
externos, que globalmente alcanzan un déficit de 25 m3/s; sobre todo cuando existen usos ineficientes de
aproximadamente 19,9 m3/s.
Por otro lado, las pérdidas físicas para el Valle de México representan aproximadamente 17,0 m3/s (537
hm3/año) o 26% del volumen total que se inyecta, pero este valor podría ser mucho mayor si se considera
23
Gráfico 5. Desagregación de los usos del agua en el Valle de México.
80
Trasvase Lerma
(no sustentable)
70
Gasto, m3/s
60
Acuíferos locales
sobreexplotados
50
Trasvase Lerma
(sustentable)
40
30
Pérdidas físicas
Pérdidas comerciales
Consumo autorizado
Pérdidas físicas
Pérdidas comerciales
Trasvase
Cutzamala
Reúso
de agua
20
Acuíferos locales
10
0
Consumo autorizado
Fuentes superficiales
locales
Sostenible (local)
Sostenible
(externo)
Fuentes del agua
No sostenible
Eficientes
Ineficientes
Usos del agua
Fuente: Elaboración propia.
que casi todos los sistemas en esta región tienen problemas de continuidad del servicio y mal estado de su
infraestructura. El deterioro de esta infraestructura se demuestra en los niveles de pérdidas físicas cuyos valores alcanzan los 570 a 650 litros diarios por toma, cuando según la IWA los sistemas con infraestructura en
buenas condiciones de operación y mantenimiento alcanzan valores inferiores a 25 litros diarios por toma.
En el gráfico 5 se presenta la desagregación de los diferentes usos del agua y su comparación con el
volumen de agua que se inyecta a los sistemas, pero clasificados en eficiente e ineficiente.
E Conclusiones
Los organismos operadores no cuantifican adecuadamente su operación. La orientación de los organismos
operadores del área de estudio al seguimiento de lo facturado y no a los volúmenes de agua producidos y
realmente consumidos propicia el uso ineficiente del agua en un contexto de escasez.
El nivel de cobertura de micromedición en los organismos operadores del Valle de México, con excepción
del SACM, es muy bajo. Se tiene un nivel muy alto, 23,0 m3/s (725 hm3/año), de servicios directos (sin
medidor) que se facturan a una tarifa fija. Esto genera diversos problemas, como una baja confiabilidad
en los valores del volumen de agua que realmente se distribuyen e incentivos perversos al consumidor.
Las pérdidas físicas alcanzan valores de 17,0 m3/s (538 hm3/año). Estas pérdidas están asociadas con la
baja calidad de la infraestructura, por lo que se deben implementar estrategias a corto, mediano y largo
plazo para reducirlas.
El 33% del consumo actual se puede considerar como ineficiente. Esta situación se ve reflejada en pérdidas físicas y comerciales ineficientes del orden de 6,6 m3/s, y 5,2 m3/s respectivamente, pero en gran
medida por el desperdicio autorizado de 10,4 m3/s. El volumen de agua que se pierde (22,2 m3/s) es
debido a ineficiencias en la gestión de la oferta y de la demanda en comparación con buenas prácticas. Lo
anterior es muy preocupante cuando se tiene un uso de fuentes insostenible del orden de 21,1 m3/s, por
lo que se plantea un reto importante para el sector del agua en el Valle de México; especialmente cuando
lo que está en juego es el desarrollo sostenible de esta región.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
IV.El agua urbana:
balance financiero
y económico
A Perspectiva general
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Para complementar el balance físico del capítulo anterior, se elabora un balance financiero y económico.
La cuantificación de este balance se hace no solo desde el punto de vista de los operadores y del Gobierno
(balance financiero), sino desde el punto de vista de la sociedad como un todo (balance económico). En
términos financieros, se cuantifican los recursos y los costos tal como son recibidos y pagados por los
operadores, mientras que en términos económicos, el balance incluye todos los costos que genera la actual
prestación del servicio; no solo los del operador, sino también los costos adicionales asumidos por la
población para hacer frente a los problemas de falta de conexión, de interrupciones del servicio o de falta
de saneamiento; así se incluyen todos los costos del servicio que están siendo asumidos por el Gobierno
vía impuestos.
Como el capítulo anterior, este balance se basa en el estudio de una muestra de seis operadores: SACM,
Ecatepec de Morelos, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Huixquilucan, y Tecámac, que representan el 66% de
las concesiones de agua y de la población total. Los resultados se ponderan para encontrar la situación
agregada en el Valle de México. La extrapolación se hace de la siguiente manera: i) la producción y el
volumen consumido se toma de los resultados del balance hídrico para el Valle de México; ii) los ingresos
se estiman con la tarifa media ponderada de los operadores de la muestra por el volumen consumido; iii)
los costos operativos se estiman como el costo de producción promedio ponderado de los operadores de
la muestra, y iv) los costos de inversión corresponden al nivel de inversión anual en el sector en el Valle de
México de acuerdo con información de la CONAGUA.
25
26
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
B Las fuentes de financiamiento
La financiación del servicio de agua y saneamiento por lo general proviene de tres fuentes: tarifas, impuestos, y transferencias14. Las tarifas corresponden al pago que los consumidores hacen por el servicio;
los impuestos los recauda el Gobierno y los utiliza para financiar parcialmente el servicio, y las transferencias provienen de fuentes externas al país15. En el caso del Valle de México, las fuentes de financiación
del sector de agua y saneamiento se componen exclusivamente de tarifas e impuestos. Los operadores no
reciben transferencias provenientes de ayudas externas. Las tarifas se componen de: i) tarifas pagadas por
los usuarios por la utilización del servicio; ii) tarifas pagadas por los operadores por el agua en bloque; iii)
los derechos, otro tipo de tarifa, pagada por los operadores por dos conceptos: uso del agua y descarga de
las aguas residuales. Ambos tipos de derechos son recaudados por la CONAGUA y luego trasladados a
los operadores para la financiación de infraestructura hidráulica. Los impuestos provienen del Gobierno
(federal, estatal y municipal) y son también utilizados para el financiamiento del sector. El cuadro 8
presenta estas fuentes de ingresos, la entidad que las recauda y la que las paga.
Cuadro 8. Fuentes de financiación de agua urbana en el Valle de México.
Fuentes de financiamiento (millones de pesos mexicanos por año)
Recursos invertidos por la población
38 949
79%
19 693
40%
10 781
22%
8912
18%
12 230
25%
9184
19%
Pérdidas por no tener drenaje
3046
6%
Pérdidas población sin tratamiento
7026
14%
10 353
21%
Con servicio
Tarifas
Para enfrentar problemas suministro
Sin servicio
Para enfrentar la falta de servicio
Recursos del Gobierno
Subsidios derechos uso agua
194
0%
Subsidios agua en bloque
3042
6%
Subsidios derechos descarga
979
2%
Inversión
5025
10%
Para cubrir el déficit operativo
1112
2%
Total recursos
49 302
Fuente: Elaboración propia con base en estados financieros de los organismos operadores e información de la CONAGUA sobre inversiones y pago de derechos, 2010.
El balance financiero y económico tiene en cuenta a cada una de las entidades que participan en el sector
y los recursos financieros a su disposición.
A continuación se describe cada una de estas fuentes de financiación de acuerdo con la entidad que recibe
las fuentes de financiación.
14 Se utiliza la terminología propuesta en OCDE (2009).
15 En el contexto de México el término de transferencias se aplica también para la transferencia de recursos fiscales de un nivel de gobierno a otro. En este estudio, este
tipo de financiación se califica como impuestos por su fuente financiera original.
27
a) Recursos provenientes de tarifas
Los recursos provenientes de tarifas incluyen a las tarifas cobradas a los usuarios por la utilización del
servicio16. Las tarifas se establecen anualmente en el Código Financiero del Estado de México y en el
Código Fiscal para el Distrito Federal. Para algunos municipios las tarifas se definen al interior de la
CAEM. Su aprobación se hace en la Asamblea Legislativa del Estado y del Distrito Federal, y para su
aplicación se requiere la aprobación del ayuntamiento.
Las tarifas se diferencian para los usuarios con medidor y sin medidor; para los primeros se establecen
bloques de consumo, que en algunos casos alcanzan nueve rangos, que no están en función del patrón de
consumo de los usuarios. Para los segundos se establecen cargos fijos. Los valores tarifarios en algunas
localidades se establecen en función del salario mínimo, lo que dificulta el entendimiento por parte del
usuario de cuánto es realmente el valor del servicio recibido.
b) Recursos provenientes de impuestos
Los recursos provenientes de impuestos son una fuente importante del financiamiento del sector. La
mayor parte se utiliza para financiar programas de inversión y en menor medida para cubrir el déficit de
operación.
A continuación se presenta cómo participa cada nivel de gobierno con la financiación del sector a través
de lo que recauda en impuestos.
Impuestos del Gobierno federal
■
Financiamiento de la inversión. A través de la CONAGUA se financian programas de
inversión seleccionados como prioritarios por el Gobierno federal. Esta es la fuente de
financiación más importante de la inversión del sector. Los recursos correspondientes
provienen en parte de recursos fiscales generales (Tesorería de la Federación) y en parte de
fuentes específicas detalladas a continuación.
■ Del pago de los derechos por extracción, uso o aprovechamiento de aguas nacionales. Cuando
los operadores no pagan lo que corresponde, la diferencia es registrada por la CONAGUA como un adeudo (o crédito fiscal) y enterada al Servicio de Administración
Tributaria, que en su caso ejerce la facultad económico-coactiva para su cobro. Si
bien la recuperación de los derechos de uso de agua ha mejorado significativamente
en los últimos años, todavía existe un remanente que no se logra recaudar. La mejora
en la recuperación de los derechos de uso de agua se ha dado gracias al Programa de
Devolución de Derechos (PRODDER), que es federal, y al arreglo entre municipios
y la CONAGUA de transferencia inmediata de las participaciones de la Federación
cuando el operador no ha cumplido con el pago de los derechos de uso de agua.
■ Del pago de los derechos de descarga. La
recuperación de derechos de descarga de aguas
residuales, por el contrario, no se da en forma oportuna y la CONAGUA recauda
muy poco por este concepto; el recurso recaudado se integra a la Tesorería de la
Federación y no se vincula directamente con programas de inversión; cuando no se
pagan, se convierten también en créditos fiscales.
16 Las tarifas por uso de agua en bloque y los derechos por explotación de agua y por derechos de descarga de aguas residuales son considerados como costos y se
describen más adelante.
28
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
■ Del
pago de agua en bloque. La CONAGUA vende agua en bloque a los operadores
en el Valle de México (principalmente a través del sistema Cutzamala), a los cuales
puede estar financiando con recursos de impuestos a través de dos formas: i) cuando
el operador no paga la totalidad de la cuenta de agua en bloque, la diferencia es
asumida por CAEM, afectando participaciones o aportaciones federales al municipio, por lo que el costo es asumido finalmente con fondos federales; ii) cuando la
tarifa cobrada por agua en bloque es inferior al costo real de suministro de agua en
bloque, la diferencia es asumida con recursos de la CONAGUA provenientes de los
impuestos recaudados por el Gobierno. Los recursos recaudados por este concepto
son integrados al Fideicomiso 1928, originalmente constituido para operar un crédito externo destinado a la construcción de plantas de tratamiento; actualmente sus
recursos son aplicados a la construcción de infraestructura metropolitana de agua,
drenaje y saneamiento.
■
Financiamiento de la operación
■ La
operación de los sistemas de abastecimiento de agua en bloque y del drenaje
metropolitano (operado por la CONAGUA) es financiada con recursos provenientes
del Presupuesto de Egresos de la Federación asignados a la CONAGUA (provenientes de la recaudación de impuestos del Gobierno federal).
Impuestos del Gobierno estatal
■
Financiamiento de inversión. A través de la CAEM, se subsidian inversiones en infraestructura hidráulica, principalmente en redes de conducción de agua en bloque, y obras de
infraestructura en los municipios.
■
Financiamiento de la operación. A través de la venta de agua en bloque y el transporte de
agua hasta el punto de entrega a los operadores, se subsidia la operación de los servicios. La
Comisión Estatal de Agua cumple dos funciones con respecto a la distribución de agua:
i) por un lado, vende agua en bloque de sus propios pozos; ii) por otro, transporta agua
en bloque que recibe de la CONAGUA a los operadores. Por ambos servicios tiene una
tarifa definida que cobra a los operadores. La financiación a la operación se da en uno de
los siguientes casos: i) cuando los operadores no pagan la totalidad de la cuenta por agua
en bloque y transporte, y ii) cuando la tarifa es inferior al costo de entrega del agua en
bloque. En el primer caso el Estado afecta las participaciones o aportaciones federales al
municipio; en el segundo, asume el costo.
Impuestos del Gobierno municipal
■
Financiamiento de la inversión. Se presenta mínimamente cuando la situación fiscal de
los ayuntamientos les permite disponer de fondos suficientes para financiar inversiones,
por ejemplo, en concepto de contrapartida para los programas de inversión federales.
■
Financiamiento de la operación
■ En
el pago de derechos. Cuando el operador no paga la totalidad de los derechos, el
ayuntamiento paga a CONAGUA el valor adeudado con fondos provenientes de la
participación de los recursos de la Federación que van al municipio. Existe un límite
máximo de utilización de las participaciones para el pago de este concepto. También
son afectadas aportaciones federales al fondo para el fortalecimiento municipal
(FORTAMUN).
29
■ Para
cubrir el déficit de operación. Esta financiación se da esporádicamente y solo para
algunos operadores.
c) Recursos provenientes de la sociedad
Los recursos provenientes de la sociedad corresponden a los gastos de los contribuyentes y usuarios
además del costo del servicio para compensar su baja calidad. Es decir, estos recursos hacen referencia al
valor que la población asume para hacerle frente a las deficiencias del servicio. Este valor pagado por la
población no es recolectado por los operadores del servicio, ni por el Gobierno, sino por proveedores que
venden soluciones a problemas específicos tales como tinacos y bombas de agua (para hacer frente a los
racionamientos de agua), y proveedores de tanques sépticos para la descarga de agua residual, etc. El valor
resultante corresponde a un costo económico, que no entra en los registros financieros de los operadores
ni del Gobierno para la financiación del servicio. Este costo se denomina a lo largo de este estudio como
costo de ineficiencia asumido por la población. El párrafo c) de esta sección, “Costos adicionales para el
cálculo del costo económico”, tiene más detalles sobre el cálculo de estos costos.
C Los usos de fondos
Los recursos financieros se destinan al pago de los costos de operación e inversión de cada uno de los
servicios: agua, drenaje y tratamiento de aguas residuales. La estimación de los costos se hace en términos
financieros y económicos. En términos financieros se incluyen solo los costos en que incurren los operadores por la prestación del servicio. En términos económicos se incluyen además los costos en que incurre
el Gobierno y la población cuando no se tiene acceso al servicio en forma confiable.
Cuadro 9. Usos de los fondos para agua urbana en el Valle de México.
Usos de fondos (millones de pesos mexicanos por año)
Costos operativos
%
16 109
33%
Derechos agua
486
1%
Agua en bloque
5782
12%
Energía
1342
3%
Personal
3604
7%
Otros operación y mantenimiento
3917
8%
Derechos de descarga
979
2%
5025
10%
28 168
57%
Inversión y rehabilitación
Otros costos de ineficiencia
Costo falta de redes drenaje
3046
6%
Costo falta tratamiento agua residual
7026
14%
Costo racionamiento agua
18 096
37%
49 302
100%
Costos totales
Fuente: Elaboración propia con base en estados financieros de los organismos operadores, información de la CONAGUA sobre inversión y encuestas en el terreno a la población con servicio y sin servicio, 2010.
30
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
a) Costos de operación
El costo total de operación y mantenimiento pagado por los operadores por los servicios en el Valle de
México asciende a $11 894 millones anuales17. Los costos de operación se estiman para cada operador y
se extrapolan a todo el Valle de México de la siguiente manera:
Compra de agua en bloque
La compra de agua en bloque corresponde al valor cobrado por la CONAGUA y la CAEM por concepto
de venta de agua en bloque a los operadores (principalmente por agua del sistema Cutzamala y otros
sistemas masivos).
Se calcula multiplicando el volumen de agua en bloque comprado por cada operador por la tarifa de agua
en bloque. El agua en bloque se diferencia según si es comprada a CONAGUA o a la CAEM.
Pago de derechos por explotación de agua y por descarga de aguas residuales
Son pagados por los operadores y recaudados por la CONAGUA. Los derechos son definidos en la Ley
Federal de Derechos, en la que se establece que los ingresos de la CONAGUA por su recaudación deberá
destinarlos al financiamiento de obras de infraestructura hidráulica. Cabe señalar que este pago sale de
los operadores y vuelve como financiamiento de la inversión a través del PRODDER, para aquellos
organismos operadores que estén al día con sus pagos.
Se calculan multiplicando el volumen de agua concesionado para extracción de cada operador por el valor
por metro cúbico establecido por la CONAGUA como el derecho del uso de agua.
Servicio de agua
■
Costos de explotación de pozos propios. Corresponde principalmente al costo de energía utilizada para la extracción de agua de los pozos del operador. Se calcula como el volumen de
agua extraída, por el factor de energía y por la tarifa de energía eléctrica.
■
Costos de personal. Se basa en los costos de personal contabilizado por cada operador. Para la
extrapolación a todo el Valle de México se utiliza un costo unitario por conexión de agua.
■
Otros costos operativos. Corresponden a los costos contabilizados por los operadores. Para la
extrapolación a todo el Valle de México se utiliza un costo unitario por conexión de agua
Servicio de drenaje
■
Costos de drenaje. No fue posible separarlos dado que la contabilidad de los operadores no
tenía ese detalle de desagregación, por lo que estos costos están incluidos en los costos del
servicio de agua.
17 Este costo sin subsidios corresponde a $16 109 millones (Cuadro 9).
31
Servicio de tratamiento de aguas residuales
■
Derechos de descarga de aguas residuales. Se toma el volumen de agua residual descargada por
cada operador y se estima la carga contaminante para cada operador. Se aplican luego los
valores definidos por derecho de agua residual.
■
Costo de tratamiento de agua residual en las plantas que disponga el operador. En caso de que
las plantas estén en funcionamiento se considera el costo en que incurren los operadores.
b) Costos de inversión
Se toma el promedio de la inversión anual que para el Valle de México fue aproximadamente $5000
millones (en el Estado de México $2100 millones y en el Distrito Federal $2900 millones18). Estas
inversiones no son suficientes ni siquiera para mantener el servicio en las condiciones actuales, por tanto
en el costo económico se debe adicionar el monto requerido para mantener la infraestructura actual, sin
considerar nuevos proyectos. Sin embargo, dada la falta de información al respecto se consideró la misma
inversión en términos financieros y económicos.
c) Costos adicionales para el cálculo del costo económico
Costos de intermitencia o racionamiento
■
Población sin servicio de agua. La cobertura del servicio de agua en el Valle de México
es del 91,6%, lo que significa que el 8,4% de la población no tiene acceso al servicio y
adquieren el agua a través de vendedores privados que la distribuyen en carros tanques.
Esta población es la más carente de recursos y paga por agua un valor promedio de $20 por
tambo (con capacidad de 200 litros), lo que corresponde a $100 por cada metro cúbico de
agua (US$ 8/m3). Este precio corresponde a 14 veces lo que pagan por metro cúbico los
usuarios conectados al servicio que tienen una tarifa de $7,1219. Esto significa que el valor
pagado mensualmente por una familia con conexión que consume 24 metros cúbicos al
mes equivale a lo que una familia sin servicio paga por dos metros cúbicos al mes. Se estima
que el costo económico total asumido por la población sin servicio es anualmente $9200
millones (28% del costo de ineficiencia asumido por la población).
■
Población con servicio de agua. La población con servicio se enfrenta a permanentes interrupciones del servicio que varían dependiendo del municipio y de la zona. Para enfrentar
esta situación se instala una cisterna y un tinaco en las casas, y se opera con una bomba
eléctrica. El costo equivalente es de aproximadamente $12 por metro cúbico20. No todas las
viviendas con problemas en el suministro del servicio tienen los recursos suficientes para
instalar la cisterna y el tinaco, algunos solo instalan este último a pesar de no garantizar su
agua permanentemente. En este estudio se supone que el 50% de la población solo instala
su tinaco, y el resto instala ambos.
18 CONAGUA, Gerencia de Estudios y Proyectos de Agua Potable y Redes de Alcantarillado.
19 La tarifa media varía entre los operadores. Mientras que SACM tiene una tarifa media por metro cúbico de $12, operadores como Huixquilucan y Naucalpan tienen
una tarifa de aproximadamente $7,5, y Nezahualcóyotl y Ecatepec cerca de $4,6.
20 El costo equivalente se calcula asumiendo el costo de la cisterna en $8000 pesos, el de la bomba en $800 y el del tinaco en $3500. El período de vida útil de la cisterna
y el tinaco se estima en 20 años y el de la bomba en cinco años. El costo de operación y mantenimiento se estima en $100 mensuales.
32
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Costos de subsidio
■
Subsidio en el precio del agua en bloque. Corresponde a la diferencia entre el costo real de suministro del agua en bloque y la tarifa cobrada. La tarifa media de agua en bloque cobrada
a los municipios es de $5,8/m3, mientras que el costo de operación en el sistema Cutzamala
más la inversión que se requiere para rehabilitar la infraestructura equivale a $8,7/m3 21 lo
que implica un subsidio de aproximadamente $3/m3.
■
Subsidio de energía eléctrica. En México algunas tarifas de energía tienen un subsidio
importante con respecto al costo, especialmente en el sector residencial. Se revisaron las
tarifas eléctricas definidas para los operadores y se encontró que su valor es muy similar al
costo y por tanto no se consideró subsidio.
Costos ambientales22
Parte de la población carece de red de drenaje, con un deterioro asociado en la calidad de vida, el cual se
estima en 3000 millones (9%) del costo total asumido por toda la población. Este costo se deriva de los
puntos siguientes:
■
Costos ambientales por la falta de redes de drenaje en las viviendas. Para calcular los costos
económicos de la falta de acceso a la red de drenaje, se revisaron varios métodos y la información disponible en el Valle de México y se optó por el método de precios hedónicos, que
mide el impacto en el valor de la propiedad al tener acceso o no a la red. Para su estimación
se utilizaron resultados obtenidos de otros estudios desarrollados en América Latina (Ministerio de Planeacion Federal). El método de precios hedónicos parte del hecho de que el
valor del suelo y de los inmuebles es un reflejo de sus atributos, tales como: tamaño, tipo
de construcción, área construida, acceso a servicios públicos, acceso a vías públicas, calidad
ambiental de la zona, etc. Para establecer en cuanto incide cada atributo en el valor de la
propiedad se utilizan modelos econométricos, con los cuales se construye una ecuación
hedónica, en la cual la variable precio del inmueble aparece explicada por el vector de los
atributos considerados. Uno de estos atributos es la conexión a la red de drenaje. En los
estudios tomados como referencia se encuentra que el porcentaje de valorización de los
inmuebles por influencia del acceso a la red de drenaje es similar y varía entre el 21% y el
30% ( Juan, 2008). Para el presente estudio se trabajó con un 30% de incremento en las
propiedades en caso de disponer de conexión a la red pública de drenaje. El valor promedio
de una vivienda sin red de drenaje se estimó en $250 000 (US$20 000) lo que resulta en un
incremento en el precio por vivienda de US$6000 una vez que disponga de la conexión a
la red.
■
Costos ambientales de la falta de tratamiento de aguas residuales. El costo ambiental causado
por la falta de tratamiento de aguas residuales se estima como el valor de tratar las aguas
residuales en el Valle de México, para lo cual se toman los costos del túnel emisor Oriente
($14 538 millones) y de la planta de Atotonilco ($10 022 millones) (CONAGUA, 2009),
que se encuentran actualmente en construcción, más los costos operativos (2% del valor de
la inversión más US$80 millones por año que se estima el costo operativo en la planta). El
costo equivalente total equivale a $5,7/m3 (US$ 0,49/m3).
21 El costo en el sistema Cutzamala corresponde al costo de operación (energía más otros) de $6,33/m3, más el costo equivalente de rehabilitación ($6705 millones). La
información para este cálculo se toma actualizando la información de CONAGUA en las Estadísticas de Agua en la Región Hidrológica-Administrativa XIII 2009 y de la
presentación de José Luis Luege Tamargo “Visión metropolitana del Valle de México”, Ciudad de México, mayo de 2011.
22 Dentro de los costos económicos causados por la ineficiencia en el manejo del recurso está el relacionado con el hundimiento de la Ciudad de México, mencionado
anteriormente. Sin embargo no se logró, dentro del marco del presente estudio, cuantificar este costo de manera confiable, por lo que no se lo contempló explícitamente. Sin embargo, dicho costo económico justificaría aún más cualquier acción tendiente a la mejora de eficiencias.
33
D Balance financiero y económico
El balance en términos financieros incluye las fuentes financieras de las que dispone el operador y los usos
que se le dan a estos recursos. El balance económico incluye no solo los recursos financieros que llegan al
operador sino todos los recursos que se están utilizando en el sector y que provienen de todas los actores
que interactúan en el mismo.
a) Balance financiero
La situación financiera de los servicios de agua y saneamiento refleja los problemas que enfrenta el
sector. La operación no es viable financieramente, las tarifas son insuficientes para cubrir los costos
operativos y existe una total dependencia en los recursos del Gobierno para financiar las inversiones. De
la misma manera, la infraestructura hidráulica es insuficiente para atender los requerimientos del servicio,
la cobertura del servicio es inferior al 100%, el suministro de agua presenta interrupciones permanentes
y el tratamiento de aguas residuales es bajo.
El balance físico señala que las pérdidas de agua son altas mientras que el balance financiero señala que
la capacidad administrativa y operativa de los operadores es baja. Por consiguiente, las deficiencias en el
servicio generan costos adicionales a los asumidos por los operadores, que entonces son asumidos por el
Gobierno y la sociedad en general.
El balance financiero muestra que las tarifas cubren el 64% de los costos actuales de los operadores en
la prestación del servicio. El 36% restante proviene de recursos del Gobierno vía impuestos y derechos.
Los costos financieros en que incurren los operadores podrían reducirse si el servicio que se presta tuviera
mejoras de eficiencia tales como: i) reducción de las pérdidas, mencionadas en el capítulo anterior del balance físico; ii) mejora en la utilización de la energía eléctrica, y iii) mejora en la productividad laboral. El
impacto financiero de las probables mejoras en la reducción del costo se midió con base en los resultados
del balance físico, estudios de eficiencia energética en el Valle de México y prácticas internacionales para
la productividad laboral. Por otro lado, si se mejora el recaudo y se reducen las pérdidas comerciales se incrementa el ingreso operativo; con esto se obtendrían mayores recursos para cubrir los costos operativos23.
Por otro lado, los operadores del Valle de México no pagan, en gran medida, la totalidad de su agua en
bloque, ni tampoco los derechos de agua o de descarga. Sin embargo, en el escenario verde se asume que
esos costos sí se estarían pagando en su totalidad, lo que significa un aumento significativo de los rubros
correspondientes.
En resumen, los costos eficientes de personal y energía disminuirían un 25%, pero los demás costos
operativos (principalmente costos de compra de agua en bloque y pagos de derechos) aumentarían un
50%, lo que resultaría en un aumento del 18% de los costos operativos totales. A este aumento se tendría
que comparar el aumento esperado de ingresos por concepto de tarifa del 27%, lo que permitiría llegar a
una cobertura casi total de los costos operativos y de mantenimiento a través de la tarifa.
23 Con respecto a los costos operativos, las mejoras supuestas son las mismas que las detalladas en el capítulo anterior; además se asume una reducción del 20% del
costo energético y una mejora del 10% en la productividad laboral. Con respecto a la mejora de los ingresos, se asumió un incremento en el recaudo del 77% actual
al 90%, además de los mismos supuestos de mejora de pérdidas comerciales presentados en el capítulo anterior. Cabe notar que en la ausencia de mejor información
se asume que los niveles de inversión se mantendrían similares; sin embargo está claro que debería aumentar la inversión para garantizar el mantenimiento de la
infraestructura actual, y su remplazo y expansión a futuro.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Gráfico 6. Comparación del balance financiero actual con una situación eficiente.
25,000
Millones de pesos mexicanos
20,000
Subsidios a
inversión
15,000
Costos
Inversión
Subsidios a
operación
Derechos
Agua en
Bloque
Otros operación
y mantenimiento
10,000
Tarifas
5,000
Energía
Personal
-
Eficientes
Actuales
Actuales
Eficientes
Fuentes
Usos
Fuente: Elaboración propia con base en estados financieros de los organismos operadores
e información de la CONAGUA sobre inversiones y pago de derechos, 2010.
Gráfico 7. Balance económico del servicio de agua y saneamiento del Valle de México.
60,000
50,000
Tratamiento aguas residuales
40,000
Racionamiento agua
Servicio de drenaje
Servicio de agua
30,000
Falta Tratamiento agua residual
Continuidad
20,000
Falta de redes drenaje
Inversión
Rehabilitación
Inversión
Derechos descarga
Otros operación y mantenimiento
Agua en bloque
10,000
Operación
Energía
Tarifas
Personal
Agua en Bloque
Compensación
(población)
Gobierno
(subsidios)
Tarifa
(población)
Operación y
Mantenimiento
Fuentes
Fuente: Elaboración propia con base en estados financieros de los organismos operadores, información de
CONAGUA sobre inversión y encuestas en el terreno a la población con servicio y sin servicio 2010.
Inversión
Usos
Costos de
Compensación
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Millones de pesos mexicanos
34
36
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
b) Balance económico
El balance económico incluye no solo lo que invierte el operador, sino también lo que están invirtiendo
todos los actores en el sector. El 79% de los costos reales del sector están siendo asumidos directamente
por la población y el 21% restante por el Gobierno (recursos provenientes de impuestos, los cuales también provienen de la población). Lo que invierte la población no corresponde solo a tarifas (22% del costo
económico total), sino también a todos los costos en los que debe incurrir la población para hacer frente
a los problemas, dada la deficiente prestación del servicio (57% del costo económico total). Los recursos
del Gobierno provienen de impuestos; estos son utilizados para inversión y para cubrir déficit operativo
de los operadores. Dado que los recursos de los impuestos provienen de los contribuyentes, la población
está pagando totalmente los costos del servicio. El gráfico 7 muestra esta situación.
El 66% del costo total del servicio corresponde a costos adicionales a los registrados por los operadores,
es decir los costos asumidos por entidades o personas diferentes a los operadores. Estos costos resultan
de las ineficiencias en la prestación del servicio actual. Sumando el monto de los costos de compensación
de la población ($28 200 millones) y los costos de la prestación ineficiente del servicio actual ($1200
millones) se llega a una suma total de $29 400 millones. Este valor corresponde a aproximadamente seis
veces el monto de la inversión anual del sector, representa el 60% del costo total del servicio y corresponde
al 0,95% del PIB del Valle de México.
Es importante resaltar que una gran parte del costo de la ineficiente prestación del servicio lo asume la
población de más bajos ingresos a través de la falta de acceso al servicio y el mayor costo pagado. De los
costos de ineficiencia totales asumidos por la población ($28 200 millones), aproximadamente el 37% lo
asume la población de menores ingresos (29% por falta del servicio de agua y 8% por falta del servicio
de drenaje). En particular, el 8% de población sin acceso a servicios de agua paga anualmente un monto
casi igual ($9200 millones) al que paga por tarifas el 92% de la población con acceso al servicio ($10 800
millones). Es más, los subsidios al servicio más significativos (operación e inversión) no están dirigidos
específicamente a los usuarios más pobres, por lo tanto no pueden beneficiar a los usuarios sin servicio,
reflejando así la inequidad de la situación actual.
E Conclusiones
El actual esquema de financiación del sector genera incentivos perversos sobre la utilización del recurso
y la prestación del servicio. El usuario no recibe las señales indicadas para racionalizar el uso del servicio
y el operador no tiene los incentivos apropiados para mejorar su prestación.
a) Incentivos perversos que recibe el usuario
La cuenta que paga el usuario es el mecanismo con el cual se relaciona financieramente con el prestador
del servicio y con el consumo que hace del agua. La cuenta depende de las tarifas y de la eficiencia del
operador para cobrar por el servicio. En ambos aspectos, se carece de políticas claras que brinden señales
apropiadas del valor real del servicio y de la necesidad de un uso racional del mismo. Dos factores que
definen los incentivos perversos que recibe el usuario se presentan a continuación.
■
La definición de las tarifas no se basa en el costo del servicio. Los rangos de consumo
en la estructura tarifaria no tienen relación con el patrón de consumo. Las tarifas definidas
para usuarios sin medición generalmente son mayores a las definidas para los usuarios con
medición, lo que desincentiva el uso del medidor para los organismos operadores y desvincula la cuenta del consumo. Se pierde así una gran oportunidad de limitar la demanda por
agua a un nivel económicamente eficiente.
37
■
Las prácticas de los operadores en materia comercial y de cobro son deficientes. En la
mayoría de los sistemas del Estado de México, los usuarios no reciben sus facturas porque
el operador no tiene la práctica de repartirlas. El usuario debe presentarse en las oficinas
y pagar por el servicio. No existen penalidades por falta de pago en cuanto al corte del
servicio; las facilidades para el pago en diversidad de puntos y formas de pago son muy
limitadas. Las facturas se elaboran en muchos casos en forma anual, por lo que el usuario
no percibe la relación entre su cuenta y el consumo. Se ofrecen descuentos por pago cuando
se tienen cuentas atrasadas, lo que incentiva el pago fuera de término. Por lo tanto, no
existen incentivos para que el usuario controle su consumo ni pague su cuenta.
b) Incentivos perversos que recibe el operador
La estructura financiera actual brinda pocas señales a los operadores para ser más eficientes. Los operadores no tienen que cumplir niveles de desempeño en la prestación del servicio, ya que la baja calidad
en la prestación del servicio no los exime de recibir transferencias del Gobierno. En algunos casos los
mecanismos de financiación mediante impuestos no son transparentes, como en los siguientes casos:
■
Derechos de uso del agua. Se paga en algunos casos con recursos del ayuntamiento provenientes de las participaciones de recursos de la Federación. El mecanismo de pago es un
cruce de cuentas entre el ayuntamiento y la CONAGUA sin que pase por el operador.
■
Transferencias de recursos de impuestos. En la mayoría de los casos las transferencias
no son contabilizadas en los registros de los operadores. Por ejemplo, las inversiones no se
contabilizan en los activos y por ende no hay registro del valor de la infraestructura y por
tanto no se registra la depreciación pertinente.
■
PRODDER. En la mayoría de los casos los recursos del PRODDER, que corresponden a
la devolución de derechos que retornan al operador para inversión, no se contabilizan como
gastos de derechos ni posteriormente como transferencia de inversión.
En términos generales la contabilidad que llevan los operadores no mantiene un registro de todas las
transacciones que ocurren en la prestación del servicio. Hay una mezcla de contabilidad de causación y de
caja en los registros de los operadores, y no se tiene información de las cuentas pendientes de los usuarios,
de los activos, de las cuentas pendientes a pagar, de las transferencias de impuestos, etc.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
V. Perspectivas a 2030
A Proyecciones a 2030
a) Generalidades
Para proyectar la evolución de la situación presentada en los capítulos anteriores, hacia el horizonte 2030
se realizó una proyección de la situación hídrica del Valle de México bajo dos escenarios diferentes:
■
Escenario tendencial: en el que se mantiene la situación actual en términos de ineficiencias
en el uso del agua.
■
Escenario verde: en el que se asume una gestión eficiente de los servicios de agua y saneamiento y se llega a una cobertura equitativa y completa de servicios en el valle.
Los escenarios se construyen con base en proyecciones de población y de demanda, así como una serie de
supuestos que se detallan en los párrafos a continuación.
© Archivo fotográfico del Banco Mundial
b) Población
Para ambos escenarios, la proyección de población se realizó con base en la última tasa de crecimiento,
empleando la metodología propuesta en la NT-011-CNA-2001 “Métodos de proyección de población”
(CONAGUA, 2007). En el cuadro 10 se muestran los valores de proyección de la población total y por
rango de tamaño de la población.
39
40
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Cuadro 10. Proyección de población para las localidades de estudio del Valle de México.
Población de localidades
Año
Mayor a 500 000
habitantes
incluido el DF
Entre 100 001 y
500 000 habitantes
Entre 50 001
y 100 000
habitantes
Entre 20 001 y
50 000 habitantes
Hasta 20 000
habitantes
Total del Valle
de México
2010
14 765 958
4 076 821
402 975
651 605
122 022
20 019 381
2015
14 983 856
5 299 454
428 705
729 314
140 666
21 581 995
2020
15 204 969
6 888 752
456 078
816 290
162 159
23 528 248
2025
15 429 345
8 954 678
485 199
913 639
186 936
25 969 798
2030
15 657 032
11 640 173
516 180
1 022 598
215 498
29 051 481
Fuente: Elaboración propia.
B Escenario tendencial
a) Generalidades
Este escenario asume que no se han reunido las condiciones políticas, económicas y sociales que generen
los incentivos adecuados (tanto a nivel de organismos operadores como de los usuarios finales) para
concientizar al público de que el agua es un recurso finito, con un precio suficiente para recuperar los
costos de la prestación del servicio.
Este escenario considera que la cobertura de micromedición se mantiene baja, al igual que las tarifas, por
lo que no hay incentivo para el usuario final a reducir el consumo. Se sigue presentando la intermitencia
del servicio, la gestión de la infraestructura es deficiente y la sostenibilidad financiera de los organismos
operadores es precaria, y depende en gran parte de los subsidios.
Los principales supuestos de proyección en el escenario tendencial son:
■
El nivel de consumo de la población que cuenta con servicio se mantiene igual a la situación
actual; el nivel de consumo de la población adicional que se instale en el Valle de México
se proyecta asumiendo los valores definidos por CONAPO (2010) según metodología de
la CONAGUA (2007).
■
Las fuentes de agua actuales se mantienen en sus mismos niveles (tanto las fuentes sostenibles como las no sostenibles).
■
La continuidad de servicio se mantiene similar a la continuidad actual de servicio.
■
Los niveles de pérdidas físicas y comerciales también se mantienen iguales a los niveles
actuales.
■
Costos de operación
■ Costo
de agua en bloque. Se asume que el volumen de agua adicional que se necesita
es suministrado por agua en bloque. El costo que se asume es $10,8/m3 (incluye
operación y mantenimiento e inversión).
41
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
■ Costo
de tratamiento de aguas residuales. Se asume el costo de operación y mantenimiento de la planta de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco, aproximadamente $1,98/m3.
■
Los costos de inversión se componen de los costos de inversión por año considerados en la
situación actual, más los costos de saneamiento. Los costos de saneamiento se componen
a su vez de los costos de expansión de redes más los costos de tratamiento de aguas residuales. Cabe notar que en este escenario los costos son estrictamente los necesarios para
mantener, pero no aumentar, la cobertura de servicio. La expansión de las redes se asumió
igual a $5880 por conexión para un período de 15 años y una tasa de descuento del 10%.
Los costos de tratamiento de aguas residuales se asumieron iguales a los costos de la planta
de tratamiento de aguas residuales de Atotonilco más el túnel emisor ($24 740 millones)
para un caudal promedio a ser tratado de 23 m3/s. El costo de inversión resultante en un
período de 25 años y una tasa de descuento del 10% es de $3,76/m3.
■
En la parte financiera, la tarifa se mantiene constante en términos reales.
■
La tarifa de agua en bloque permanece constante y la diferencia con los costos de producción de las nuevas fuentes es asumida por la CONAGUA con recursos del Gobierno.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
b) Balance físico
En el escenario tendencial se proyecta que la demanda total pasaría de 66,8 m3/s (hoy) a 91,8 m3/s (en
2030), tal como lo muestra el cuadro 11.
Cuadro 11. Proyecciones de demanda de agua (m3/s) en un escenario tendencial a 2030.
Concepto
2030 (tendencial)
Actual
Consumo autorizado
56,8
62%
40,6
61%
Pérdidas físicas
28,1
31%
17,0
25%
Pérdidas comerciales
6,8
7%
9,2
14%
91,8
100%
66,8
100%
Demanda total
Fuente: Elaboración propia.
Si continúan las condiciones actuales de prestación del servicio, para 2030 se tendrá un déficit significativo del orden de 25,1 m3/s, adicional al déficit existente por sobrexplotación de las fuentes actuales
(21,1 m3/s), por lo que se proyecta un déficit total de 46,2 m3/s. Lo anterior significa que la demanda
aumentaría al doble de los recursos categorizados actualmente como sostenibles, como se muestra en el
gráfico 8.
Gráfico 8. Balance físico en un escenario tendencial a 2030.
100
90
80
25.1
60
50
Pérdidas
físicas
Trasvase río Lerma
70
Gasto, m3/s
42
Pérdidas
Acuíferos locales
sobreexplotados
comerciales
Trasvase río Lerma
40
Trasvase Cutzamala
30
Consumo autorizado
20
Fuentes locales
10
0
Sostenible
No sostenible
Volumen inyectado
Fuente: Elaboración propia.
Demanda
Déficit
Usos del agua
43
c) Balance financiero
El costo financiero para este escenario es de $45 120, de los cuales apenas el 32% es cubierto por las
tarifas.
Fuentes de financiamiento
Cuadro 12. Fuentes financieras en un escenario tendencial a 2030.
Fuentes de los fondos (millones de pesos mexicanos)
%
Actual
Tarifas
14 311
32%
10 781
51%
Recursos del Gobierno (vía impuestos y derechos)
30 809
68%
10 353
49%
Para pagar por inversión
12 549
28%
5025
24%
Para subsidiar la operación
18 260
40%
5328
25%
45 120
100%
21 134
100%
Total
Fuente: Elaboración propia.
Costos de la prestación del servicio
Cuadro 13. Costos financieros en un escenario tendencial a 2030.
Usos de los fondos (millones de pesos mexicanos)
Costos de operación
%
Actual
32 571
72%
16 110
76%
Derechos agua
486
1%
486
2%
Agua en bloque
16 912
37%
5782
27%
Energía
2145
5%
1342
6%
Personal
4784
11%
3604
17%
Otros agua más tratamiento aguas residuales
8245
18%
4896
23%
Costos inversión
12 549
28%
5025
24%
Total costos
45 120
100%
21 134
100%
Fuente: Elaboración propia.
d) Costo económico
El costo total resultante alcanza los $80 400 millones de los cuales $45 100 millones corresponden a
los costos financieros (asumidos tanto por la población vía tarifa, como por el Gobierno vía subsidio),
siendo los $35 300 millones restantes los costos indirectos no contabilizados en el sector y asumidos por
la población (véase cuadro 14)24.
24 Como se indicó en el capítulo anterior, los costos del hundimiento no se pudieron cuantificar, pero sin duda fortalecerían aún más el mensaje.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Cuadro 14. Costos económicos en un escenario tendencial a 2030.
Costos económicos
%
Actuales
Con servicio, para enfrentar problemas de suministro
14 617
41%
8912
32%
Sin servicio
19 794
56%
12 230
43%
Para enfrentar la falta de servicio de agua
15 373
44%
9184
33%
Pérdidas por no tener drenaje
4422
13%
3046
11%
867
2%
7026
25%
35 279
100%
28 168
100%
Población afectada por falta de tratamiento de aguas residuales
Total
Fuente: Elaboración propia.
Gráfico 9. Balance económico de la prestación del servicio en un escenario tendencial a 2030.
90,000
Servicio de drenaje
80,000
Millones de pesos mexicanos
44
70,000
Racionamiento Agua
Servicio de agua
60,000
Falta Tratamiento
agua residual
Continuidad
50,000
Falta de redes drenaje
Inversión
40,000
30,000
20,000
Inversión
Rehabilitación
Derechos descarga
Otros O&M
Agua en bloque
Personal
Energía
Operación
10,000
Tarifas
Agua en Bloque
Compensación
(población)
Gobierno
(subsidios)
Fuentes
Tarifa
(población)
Operación y
Mantenimiento
Inversión
Costos de
Compensación
Usos
Fuente: Elaboración propia.
Dado que los recursos provenientes de los impuestos provienen de los contribuyentes, la totalidad de los
costos del sector es pagada por la población, 62% en forma directa (tarifa y costos económicos) y el 38%
restante en forma indirecta (mediante subsidios del Gobierno).
La diferencia entre el costo económico y el costo financiero corresponde a los costos adicionales a los
registrados por los operadores, costos en que incurre entonces la población para cubrir las deficiencias
45
del servicio ($35 300 millones); además, la ineficiencia en la operación de los servicios genera un costo
adicional del orden de $9300 millones25, que significa un costo de la ineficiencia total de $44 600 millones
en este escenario, a 2030. Asumiendo que el PIB crece a la misma tasa que la población, este monto
representaría el 1,02% del PIB del Valle.
C Escenario verde
a) Generalidades
El escenario verde considera que el agua en el valle se llega a manejar de manera eficiente, equitativa y
sostenible. Los organismos operadores con poblaciones mayores a 100 000 habitantes implementan una
estrategia agresiva e integral de gestión de la demanda orientada, en primer lugar, a reducir los consumos
reales de los usuarios del servicio por medio de la vinculación formal de todos los posibles clientes con
esquemas sostenibles y universales de medición de consumos (basados en una adecuada selección y mantenimiento de los instrumentos de medida, eliminando los errores de lectura y manipulación de los datos
de los clientes, promoviendo la utilización de dispositivos que ahorran agua e implantando un sistema
tarifario con incentivos adecuados para el cliente y el organismo operador), lo que promueve entonces la
conservación del recurso hídrico y la sostenibilidad del servicio.
Este escenario considera también la reducción de las pérdidas físicas hasta niveles en los que la reducción
de un metro cúbico de agua perdida cueste lo mismo que su recuperación; sin embargo, cabe destacar que
en la medida que el consumo disminuya, se podrá contar con más agua en la red, que implementar las
medidas de optimización operacional que mejoren los niveles de servicio (continuidad, presión y calidad
del agua) en una infraestructura en condiciones pobres de operación y mantenimiento llevará al aumento
significativo de las pérdidas físicas, lo que requerirá entonces de ingentes esfuerzos para mantener estas
pérdidas bajo control.
Finalmente, los organismos operadores, con el apoyo de las autoridades del Gobierno, implementan
programas de inversión que permitan superar los actuales déficits de cobertura en agua, en drenaje y en
tratamiento de aguas servidas, beneficiando así a las poblaciones de menor ingreso.
Los principales supuestos de proyección del escenario verde son:
■
Los niveles de consumos de la población actual y nueva se alinean a los niveles eficientes
señalados en los capítulos III y IV.
■
Las fuentes de agua actuales se mantienen en sus mismos niveles (tanto en cuanto a las
fuentes sostenibles como en las insostenibles).
■
El servicio se vuelve continuo. No habría racionamiento ni habría tandeo.
■
Se da servicio universal de drenaje y de tratamiento de aguas residuales.
■
Las pérdidas físicas llegan a un volumen de 300 litros diarios por conexión, un nivel
considerado como ambicioso pero realista en sistemas con abastecimiento continuo. Las
pérdidas comerciales llegan a representar el 7% del volumen que ingresa al sistema.
■
El déficit resultante con la capacidad de producción actual se cubriría con fuentes de agua
25 Diferencia entre los costos de explotación en un escenario tendencial y verde.
46
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
adicionales, como la sustitución de agua potable por agua de reúso y las nuevas fuentes a
considerar (cuadro 19).
■
En la parte financiera, la tarifa se incrementa en un 50% (en términos reales) para controlar
el consumo de agua y pagar parcialmente el servicio de saneamiento. El Gobierno cubre
la diferencia para garantizar los niveles de inversión necesarios para alcanzar la situación
planteada.
■
En la inversión se incluye lo requerido para tener cobertura universal de saneamiento; con
los mismos costos unitarios señalados para el escenario tendencial.
■
La tarifa de agua en bloque permanece constante, así como la diferencia con los costos de
producción.
■
Se mejora el recaudo pasando de 77% actual al 90%.
b) Balance físico
En el escenario verde se proyecta que la demanda total pasaría de 66,8 m3/s (hoy) a 78,4 m3/s en 2030,
tal como lo muestra el cuadro 15.
Cuadro 15. Proyecciones de demanda de agua (m3/s) en un escenario verde a 2030.
Concepto
2030 (verde)
Actual
Consumo autorizado
48,5
62%
40,6
61%
Pérdidas físicas
24,1
31%
17,0
25%
Pérdidas comerciales
5,8
7%
9,2
14%
78,4
100%
66,8
100%
Demanda total
Fuente: Elaboración propia.
Es interesante destacar que a pesar de estas mejoras significativas, se mantiene un déficit importante de
11,7 m3/s (adicional a los 21,1 m3/s de usos insostenibles), aunque la demanda total se reduzca de 13,4
m3/s en comparación con el escenario anterior (que se acerca a la producción del sistema Cutzamala). Si
bien las medidas aquí propuestas no logran tampoco reducir la presión sobre los acuíferos, en este estudio
no se considera la posible recarga con aguas tratadas de la planta de tratamiento Atotonilco, que sin lugar
a dudas puede tener un efecto positivo a largo plazo.
47
Gráfico 10. Balance físico en un escenario verde a 2030.
100
90
80
11.7
70
Trasvase río Lerma
Gasto, m3/S
60
Pérdidas físicas
Acuíferos locales
sobreexplotados
Pérdidas comerciales
50
Trasvase río Lerma
40
Trasvase Cutzamala
30
Consumo autorizado
20
Fuentes locales
10
0
Sostenible
No sostenible
Volumen inyectado
Demanda
Déficit
Usos del agua
Fuente: Elaboración propia.
c) Balance financiero
El costo financiero en estas condiciones alcanzaría $35 796 millones, asumiendo que la inversión en
saneamiento se completa, incluidas redes de drenaje y tratamiento de aguas residuales. Las tarifas contribuyen con la financiación de la totalidad de los costos de operación; sin embargo, bajo los supuestos
tarifarios del escenario, se mantendría la necesidad del Gobierno de subsidiar la inversión en agua y
saneamiento.
Fuentes de financiamiento
Cuadro 16. Fuentes financieras en un escenario verde a 2030.
Fuentes de los fondos (millones de pesos mexicanos)
%
Actual
Tarifas
24 030
67%
10 781
51%
Recursos del Gobierno (vía impuestos y derechos)
11 767
33%
10 353
49%
Para pagar por inversión
11 767
33%
5025
24%
Para pagar por operación
0
0%
5328
25%
35 796
100%
21 134
100%
Total
Fuente: Elaboración propia.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Costos
Cuadro 17. Costos financieros en un escenario verde a 2030.
Usos de los fondos (millones de pesos mexicanos)
Costos de operación
%
Actual
23 894
67%
16 110
76%
Derechos agua
486
1%
486
2%
Agua en bloque
11 426
32%
5782
27%
Energía
2145
6%
1342
6%
Personal
3949
11%
3604
17%
5888
16%
4896
23%
Costos de inversión
11 902
33%
5025
24%
Total costos
35 796
100%
21 134
100%
Otros agua más tratamiento aguas residuales
Fuente: Elaboración propia.
d) Costo económico
En estas condiciones de eficiencia, el costo económico alcanza el mismo monto de $35 800 millones, el
cual se asemeja al costo financiero, ya que la población no asumiría costos adicionales por la deficiencia de
los servicios. La financiación en este escenario provendría en un 67% de tarifas y un 33% de impuestos.
Al desaparecer el costo económico, se eliminaría el impacto del servicio deficiente e ineficiente en la
economía del Valle.
Gráfico 11. Balance económico-financiero en un escenario verde a 2030.
40,000
35,000
Subsidio a Inversión
Inversión
30,000
Millones de pesos mexicanos
48
25,000
Tratamiento aguas residuales
20,000
Otros operación y mantenimiento
Personal
15,000
Tarifas
Energía
10,000
Agua en Bloque
5,000
-
Compensación
(población)
Gobierno
(subsidios)
Fuentes
Fuente: Elaboración propia.
Tarifa
(población)
Operación y
Mantenimiento
Inversión
Usos
Costos de
Compensación
49
D Comparación
a) Balance físico
Tal como lo muestra el gráfico 12, al escoger una trayectoria de desarrollo más verde, es decir más
eficiente, sostenible y equitativa en el sector de agua, el Valle de México podría llegar a disminuir el déficit
proyectado a más de la mitad. Sin embargo, aun así seguiría existiendo una brecha entre la demanda y la
oferta, y en ambos escenarios se mantiene en su totalidad la sobrexplotación insostenible de los acuíferos
locales. En este sentido, aunque se hagan mayores esfuerzos para aprovechar el recurso de agua más
eficientemente en el Valle, a mediano plazo será necesario identificar nuevas fuentes de agua o reasignar
fuentes existentes a nuevos usos. Los volúmenes a movilizar en los próximos 20 años serán del orden
de más de 30 m3/s si se mejora la eficiencia del uso en el Valle, o cerca de 50 m3/s si se mantienen las
condiciones actuales de ineficiencia.
Gráfico 12. Comparación física, escenarios tendencial y verde a 2030.
100
90
tendencial
25.1
80
Pérdidas
físicas
verde
70
Gasto, m3/s
60
50
Trasvase río Lerma
11.7
Pérdidas comerciales
Acuíferos locales
sobreexplotados
Trasvase río Lerma
40
Trasvase Cutzamala
30
Consumo autorizado
20
Fuentes locales
10
0
Sostenible
No sostenible
Volumen inyectado
Fuente: Elaboración propia.
de demanda
Déficit
Control
de perdidas
Usos del agua
Tendenciales
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
b) Balance financiero
En términos financieros, si la situación actual continúa el costo financiero aumentaría a $45 120 millones,
de los cuales la población asumiría $14 311 millones a través de la tarifa (32%), y el Gobierno $30 809
millones a través de subsidios (68%); en cambio si se aplican condiciones de eficiencia, el costo financiero
se reduciría dramáticamente a $35 796 millones, de los cuales la población asumiría $24 030 millones a
través de la tarifa (67%), y el Gobierno $11 767 millones a través de subsidios (33%).
En resumen, los dos escenarios plantean visiones diferentes de la financiación del servicio de agua y
saneamiento: en una, la tendencial, se degrada la posición financiera de los organismos operadores hasta
necesitar subsidios para las dos terceras partes de su operación, mantenimiento e inversión; en otra, la
verde, se toman las medidas de mejora tanto de eficiencia como de adecuación de la tarifa para lograr
cubrir la totalidad de los costos de operación y mantenimiento vía tarifa, dejando solo parte del programa
de inversión bajo financiamiento, a través de subsidios, del Gobierno.
Gráfico 13. Comparación de los costos financieros del servicio de agua y saneamiento
en el Valle de México en los escenarios tendencial y verde a 2030.
50,000
45,000
Ahorro
en costos
40,000
Millones de pesos mexicanos
50
Costos
Inversión
35,000
verde
11,767
30,000
25,000
tendencial
30,809
Mayores ingresos
tarifas
20,000
Costos Operación
15,000
10,000
Tarifas
5,000
0
Tendencial
Verde
Fuentes Financieras
(Déficit)
Subsidios
Verde
Tendencial
Usos
Fuente: Elaboración propia.
c) Balance económico
En términos económicos, el contraste entre ambos escenarios es claro. Por un lado, si se mantiene la
situación actual, la población continuará pagando un costo de compensación cada vez mayor debido
a la deficiencia de los servicios; pero además, y en ausencia de señales económicas claras a través de la
tarifa, se continuará con el uso ineficiente del recurso tanto por parte de la misma población, como de
los organismos operadores, lo que resultaría en un costo económico cada vez mayor para la sociedad y la
economía, costo que podría llegar a superar el 1% del PIB del Valle de México.
51
Por otro lado, si se lograra alcanzar un escenario de búsqueda de la eficiencia del uso y aprovechamiento
del recurso hídrico en el Valle, se eliminarían los costos a su economía, beneficiando así en particular a las
poblaciones más pobres, que hoy carecen de un servicio de calidad.
Gráfico 14. Comparación de los costos financieros del servicio de agua y saneamiento
en el Valle de México en los escenarios tendencial y verde a 2030.
Porcentaje del PIB del Valle de México
0.0%
0.2%
0.4%
0.6%
0.8%
1.0%
1.2%
tendencial
Costo de
compensación
Costo de
ineficiencia
actual
verde
Porcentaje del PIB
-
5,000
10,000
15,000
20,000
25,000
30,000
35,000
40,000
45,000
50,000
Millones de pesos mexicanos
Fuente: Elaboración propia
El cuadro 18 compara y resume nuevamente los escenarios planteados en el informe en cuanto a sus
balances físicos, financieros y económicos.
Cuadro 18. Comparación de los escenarios estudiados.
Concepto
Unidad
Actual
2030
Tendencial
Verde
Datos generales
Población
Mil hab.
20 019
29 051
m3/s
66,8
91,8
78,4
Déficit
m3/s
NA
25,1
11,7
m3/s
21,1
46,2
32,8
Balance físico
Demanda total
Déficit con fuentes sostenibles
Balance financiero
Costos totales
$ mil
21 134
45 120
35 279
Ingresos por tarifa
$ mil
10 781
14 311
24 030
Cobertura de costo
%
51%
32%
67%
Balance económico
Costos económicos
$ mil
28 168
35 279
0
Costos de ineficiencia
$ mil
29 425
44 600
0
Porcentaje del PIB
%
0,95%
1,02%
0,00%
Fuente: Elaboración propia.
52
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
E ¿Cómo cubrir el déficit?
La CONAGUA actualmente está desarrollando obras que incrementarán las fuentes de producción, tales
como la ampliación y rehabilitación del sistema Cutzamala (que aumentará su capacidad en 5 m3/s); la
ampliación de la capacidad de tratamiento de aguas residuales (para remplazar el agua de primer uso por
aguas residuales para su utilización en los sectores agrícolas e industriales en el Valle de México)26; otros
proyectos como la presa de Guadalupe (2 m3/s), la presa de Madín (0,5 m3/s), el proyecto Zumpango (2,5
m3/ s), y otras fuentes (5 m3/s) (CONAGUA, 2012a).
El resumen de la capacidad incremental de las nuevas fuentes para el Valle de México27 y su costo
unitario se presenta en el cuadro 19. Se incluyen como fuentes adicionales las mejoras de eficiencia que
se presentan en el balance hídrico, que por sí solas cubrirían el déficit que se presenta en el escenario
tendencial; sin embargo, no resuelve el uso insostenible de las fuentes subterráneas.
El total de la capacidad incremental es del 25,4 m3/s; por lo tanto, el costo de inversión en nuevas fuentes
puede desplazarse al implementarse las medidas de eficiencia, que son prioritarias por su menor costo y
por su importante contribución a la disminución del déficit.
Cabe notar que ni en un escenario tendencial, ni en un escenario verde, se podría llegar con esas fuentes
a cerrar completamente la brecha con el nivel sostenible de producción de las fuentes existentes. Se
mantendría una brecha amplia del orden de 21 m3/s para la cual sería necesario identificar aún más
fuentes fuera del Valle de México.
Cuadro 19. Capacidad incremental de las nuevas fuentes de producción y costo unitario asociado.
Producción
m3/s
Costo unitario
$/m3
Sustitución agua reúso
2,1
2,36
Racionalización consumo
8,3
2,48
Pérdidas comerciales
1,0
2,48
Pérdidas físicas
4,0
4,25
Madín
0,5
4,60
Zumpango
2,5
4,72
Guadalupe
2,0
4,84
Cutzamala
5,0
10,86
Posible fuente
Total
25,4
Fuente: Elaboración propia con base en datos de la CONAGUA 2012a.
El gráfico 15 presenta las fuentes que eliminarían el déficit y el costo unitario correspondiente. El proyecto Cutzamala está siendo construido y por tanto se incluye, a pesar de tener un costo superior a los
otros proyectos.
26 Se asume que se aumentará el tratamiento de aguas residuales en el Valle de México en el mismo caudal que hoy se realiza, es decir 2,1 m3/s aproximadamente.
27 La información de los costos de inversión en Madín, Zumpango, Guadalupe y Cutzamala se tomó de publicaciones de CONAGUA. Los costos operativos de estas
fuentes se asumen iguales a los costos operativos actuales. Para la sustitución con agua de reúso se asumió que se duplicará lo que se utiliza de agua de reúso
actualmente en el Valle de México. Las eficiencias en reducción de consumo y de pérdidas físicas corresponden a los resultados de este estudio.
53
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Gráfico 15. Flujo incremental de cada fuente y costo unitario asociado.
Costo producción por m3 ($m3)
12.00
10.00
Cutzamala
8.00
Zumpango
Madín
6.00
Eficiencia
comercial
4.00
2.00
Guadalupe
Agua
Reuso
Eficiencia
fisica
Racionalizacion
Consumo
0.0
5.0
10.0
15.0
Flujo Incremental m3/seg
Fuente: Elaboración propia con base en datos de la CONAGUA 2012a.
20.0
25.0
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
VI.Recomendaciones
y conclusiones
A Conclusiones
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
México se ha posicionado como un referente del desarrollo verde, pero en el Valle de México queda
mucho por hacer para alcanzar un manejo del agua eficiente, sostenible y equitativo. Desde hace varios
años México ha demostrado un liderazgo internacional reconocido en cuanto al desarrollo verde y sostenible; su compromiso se ha demostrado en muchos sectores, incluso en el del manejo del agua. Este estudio
muestra sin embargo una vez más que el manejo actual del agua en el Valle de México no está a la par de
otras grandes aglomeraciones de la región latinoamericana28, no es ni eficiente, ni sostenible, ni equitativo,
y amenaza así la capacidad de generaciones futuras de aprovechar también un recurso tan vital como el
agua, como lo resaltan los párrafos a continuación.
La situación de los recursos hídricos en el Valle de México es muy crítica. El Valle hospeda la mayor
aglomeración de América Latina en una cuenca endorreica relativamente pequeña y bajo un clima con
precipitaciones relativamente modestas29. El crecimiento urbano ha significado que la disponibilidad actual de agua en el Valle esté en el orden de 74 m3/habitante, lo que podría considerarse como una situación
de estrés hídrico extremo (CONAGUA, 2009). Es probable que el cambio climático genere sequías aún
más fuertes que las que se han observado hasta ahora. A pesar de esta situación, en el Valle se mantienen
varios usos no urbanos como el uso agrícola (16,1 m3/s). Hoy en día en el Valle existe una sobrexplotación
dramática de los acuíferos locales (25,0 m3/s) complementada por trasvases de agua de cuencas vecinas
(19,5 m3/s) costosos social y financieramente.
Las prácticas actuales de gestión del agua urbana en el Valle de México son ineficientes e insostenibles.
Actualmente, 32% del agua de abastecimiento urbano en el Valle proviene de extracciones insostenibles
de las fuentes, principalmente por sobrexplotación de los acuíferos del Valle. Además, cerca de 33% del
agua no se usa eficientemente en comparación con buenas prácticas internacionales, ya sea porque los
niveles de pérdidas físicas y comerciales en los sistemas de agua (570 a 650 litros diarios por toma), son
28 Véase anexo VIII A para una comparación resumida de la situación del Valle con otras grandes aglomeraciones de la región.
29 La precipitación media anual de la región es de 612 milímetros, mientras que la precipitación media anual nacional es de 760 milímetros (CONAGUA, 2011) .
55
56
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
superiores a las buenas prácticas internacionales (<125 litros diarios por toma), o porque los usuarios
finales consumen volúmenes mayores (300 litros diarios por persona) a los que se consumen en otras
ciudades comparables30. Además, los costos de la provisión del servicio son apenas cubiertos en un 51%
por la tarifa, amenazando así la sostenibilidad de los mismos. Finalmente, solo el 16% de los organismos
operadores puede ser considerado de desempeño bueno o normal.
Estas prácticas generan un impacto negativo importante en la población y en la economía del Valle.
Con base en escenarios conservadores, se estima que la población asume un costo económico del orden
de $28 168 millones anualmente para compensar las deficiencias del servicio, y en particular la ausencia
de continuidad, la limitada cobertura de drenaje y la falta de tratamiento de las aguas servidas. Este
monto es casi el triple del monto pagado por concepto de tarifa, lo que muestra que hay espacio para una
discusión racional sobre el financiamiento del servicio, dado que la población siempre termina pagando
la cuenta, ya sea a través de la tarifa, a través de los impuestos que financian subsidios o a través de los
costos de compensación por el servicio deficiente. El costo económico del servicio deficiente representa
el 1% del PIB del Valle, porcentaje que la economía deja de crecer por carecer de un buen servicio, y que
en su mayor parte es asumido por la población más pobre y sin servicio.
Las proyecciones a 2030 muestran que si no se toman medidas significativas, se estarían transfiriendo
retos cada vez mayores a la próxima generación. Bajo el supuesto de que se mantengan las prácticas
actuales de manejo del agua en el Valle, las fuentes sostenibles actuales (45,6 m3/s) representarían solo
un 50% de la demanda futura total (91,8 m3/s); el 23% seguiría proviniendo de la sobrexplotación de
los acuíferos (21,1 m3/s) a costos cada vez mayores y asumiendo que no se agoten antes, y para el 27%
restante (25,1 m3/s) sería necesario buscar nuevas fuentes. En ese escenario tendencial la calidad de
servicio probablemente empeoraría por carencia de agua, y la cantidad cada vez mayor de agua a importar
en el Valle podría generar conflictos sociales significativos en las cuencas vecinas y con otros usuarios,
como los agricultores. Los costos económicos crecerían a $35 300 millones, el 1,02% del PIB del Valle y
casi el triple del monto de la inversión efectiva. El Gobierno estaría obligado a aumentar cada vez más sus
subsidios al sector, que llegarían a representar las dos terceras partes de los costos financieros del servicio.
Aun buscando seguir una trayectoria de crecimiento verde, con un uso más eficiente del agua y una
mayor calidad y cobertura de servicio, el Valle deberá enfrentar el problema de la sostenibilidad de
sus recursos hídricos. Se realizaron proyecciones asumiendo que el Valle logrará buenas prácticas en
términos de gestión del agua urbana, tanto en la disminución de las pérdidas físicas y comerciales, como
en el control de la demanda; se asumió también que el servicio se vuelva universal y continuo, lo que
significa retos significativos en términos de disponibilidad de los recursos hídricos. En este caso el déficit
se podría disminuir dramáticamente reduciéndolo de un escenario tendencial de 25,1 m3/s a un escenario
verde de 11,7 m3/s31. Además del menor déficit, se mantendría el reto planteado por las actuales fuentes
insostenibles de agua en el Valle. Sin embargo, este escenario lograría mejoras significativas en cuanto al
impacto financiero: la tarifa lograría cubrir el 67% de los costos del servicio, los subsidios del Gobierno se
dirigirían solo a la inversión, y el impacto económico del mal servicio en el Valle se eliminaría.
B Recomendaciones
La estrategia para enfrentar los desafíos señalados y ubicar al Valle de México en una trayectoria de
crecimiento más eficiente, equitativa y sostenible —en otra palabra, más verde— tiene que venir de un
cambio de todos los actores del Valle. El presente estudio no busca proponer, sino informar soluciones;
estas tienen que ser adoptadas por los mismos actores y responsables de políticas del Valle de México
en los varios órdenes de Gobierno. Sin embargo, a continuación se plantean algunas recomendaciones
30 En la ciudad de Monterrey por ejemplo el consumo promedio por persona es de 130 litros diarios (SADM, 2011); véase anexo VIII A para mayores detalles.
31 Sin incluir los 21,1 m3/s de usos de fuentes no sostenibles actuales que también se tendrían que remplazar.
57
que estos responsables de políticas podrían tener en cuenta a la hora de desarrollar las estrategias que se
consideren oportunas en el contexto socioeconómico y político del Valle de México.
Cualquier estrategia deberá abordar tres temas de fondo: i) la creación de un entorno propicio al cambio;
ii) el abordaje integral del ciclo del agua urbana, y iii) la generación de un respaldo amplio en la sociedad
y en la clase política.
a) Crear un entorno propicio
Por entorno propicio se entiende una serie de actividades, descritas en los párrafos a continuación, que
permitan generar las condiciones necesarias al cambio en las prácticas de gestión del agua urbana en el
Valle de México. La reciente publicación, por parte de la CONAGUA, de la Política Pública de Mejoramiento de Eficiencias en los Sistemas Urbanos de Agua Potable y Saneamiento en México (CONAGUA,
2012b) es también un paso importante para consolidar una visión que mejore la eficiencia del sector en
el país.
Mejorar la calidad de información
Si bien es cierto que existe, principalmente por parte de la CONAGUA, amplia información sobre el
recurso hídrico en el Valle de México, es necesario mejorar tres aspectos muy importantes: i) la calidad/
confiabilidad; ii) la cobertura, y iii) el acceso a la información disponible. Así se promovería que las decisiones estén fundamentadas en el análisis correcto de la información. En particular no solo es importante
que exista la información, sino que también esta información se consolide a nivel de una visión para toda
la cuenca.
■
Seguimiento de los acuíferos. Hoy en día no existe un seguimiento cercano de los acuíferos del Valle y sus extracciones, y en particular aquellos que sirven para abastecimiento
urbano; la mayor parte de las extracciones son realizadas directamente por los organismos
operadores; sin embargo, no se pudo evidenciar que estuvieran, ya sea directamente o en
coordinación con la CONAGUA, midiendo de manera sistemática ni los volúmenes realmente extraídos ni la evolución de los niveles freáticos. Tampoco se evidenció la existencia
de mecanismos de consolidación de la información por parte de la CONAGUA a nivel de
un esfuerzo consolidado de seguimiento de los acuíferos, a pesar de su situación crítica de
sobrexplotación.
■
Desempeño de los organismos operadores. Como lo mostró el estudio, la mayor parte de
los organismos operadores del Valle tienen un desempeño muy por debajo de las buenas
prácticas nacionales e internacionales. Tanto sus indicadores físico-financieros y comerciales como el análisis de sus procesos mostraron deficiencias importantes; sin embargo, llama
la atención que no exista información confiable al respecto, a pesar de que sea la base para
definir medidas y políticas de mejoramiento, por ejemplo con base en una clasificación de
los organismos operadores como la propuesta en este estudio.
■
Medición de balances hídricos. Los organismos operadores generalmente desconocen la
cantidad de agua que están distribuyendo, bien sea porque sus fuentes, especialmente pozos,
no cuentan con instrumentos funcionales para ello, bien porque la instrumentación existente
es operada por la CAEM o la CONAGUA y esta información no se comparte con el operador sino solo al momento de recibir la factura por los derechos de agua (que usualmente no
es atendida por el personal de operaciones). De la misma manera, la mayoría de los usuarios
no están medidos (con excepción del Distrito Federal, donde los niveles de micromedición
son mayores). En este sentido no es posible un seguimiento continuo de los balances de
entradas y salidas en el sistema, orientado a mejorar la eficiencia de la distribución.
58
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
Definir un mecanismo de coordinación y de decisión a nivel del Valle
No existe un mecanismo operativo de consolidación, coordinación y decisión a nivel del Valle.
Hoy en día no existe una instancia operativa a nivel de cuenca que pueda no solo consolidar de
manera continua la información sobre el uso de agua, la evolución de los acuíferos, los padrones de
consumo, etc., sino también coordinar la implementación de una verdadera estrategia de cambio entre
los varios órdenes de gobierno y actores principales. Los varios mecanismos existentes (Organismo
de Cuenca Aguas del Valle de México —Región XIII— de la CONAGUA, Consejo de Cuenca
del Valle de México, Fideicomiso 1928 de BANOBRAS32, etc.) no tienen los mandatos o poderes
suficientes para manejar efectivamente el recurso del Valle de manera coordinada. Es importante
que se cree un espacio de consolidación de información, definición de una estrategia conjunta y
seguimiento a la implementación de la misma. Cualquier propuesta tendrá que tomar en cuenta la
soberanía de los órdenes de gobierno involucrados pero también la necesidad de manejar de manera
conjunta un recurso hídrico que es compartido y cuyo deterioro acelerado está afectando a todos los
actores del Valle. En este sentido se debería considerar también el hecho de que la mayor parte de
las demás metrópolis de América Latina, como São Paulo, Bogotá, Santiago de Chile o Monterrey,
lograron dotarse de organismos operadores únicos, fuertes y autónomos a pesar de tener también
varias jurisdicciones y niveles de gobierno.
Mejorar el entorno legal e institucional de la prestación de los servicios
En el Distrito Federal se debe modernizar la situación institucional de la prestación de los servicios,
creando un organismo operador autónomo, eficiente y sostenible. La situación de los servicios en el
Distrito Federal es diferente al caso de la mayor parte del resto del Valle; no existe un organismo operador descentralizado o desconcentrado que preste el servicio. Más bien, el SACM trabaja dentro de la
administración del Distrito, y no tiene autonomía presupuestaria. De la misma manera, la operación de la
red de distribución final al usuario está a cargo de las delegaciones del Distrito Federal y no de SACM.
Finalmente, a pesar de tener niveles de micromedición elevados comparativamente con el resto del Valle,
el uso de los mismos para facturación está sujeto a disposiciones arbitrarias de la cámara de diputados
del Distrito Federal y los niveles tarifarios no permiten generar la señal económica correcta a los usuarios
sobre el valor del recurso agua, ni cubrir los costos del servicio. Esta desarticulación y ausencia de autonomía hacen difícil un uso eficiente del recurso y un servicio de calidad.
El Estado de México ha adoptado una nueva Ley del Agua en 2011, pionera en el país por definir
un marco institucional de buenas prácticas, que se debe implementar ahora. La Ley del Agua
define, por primera vez en México, una función de regulación económica y de calidad de servicio;
así como una serie de principios para la prestación de servicios eficientes y de calidad. Es de mucha
importancia que esta ley se instrumente y se ponga en práctica. En la implementación de la ley,
tanto la comisión reguladora como la CAEM deberán prestar particular atención a los mecanismos
de transición, y tomar en cuenta la diversidad, en términos de tamaño y de desempeño, de organismos operadores en el Valle y en el Estado, y apoyarlos para llegar a la situación de prestación de
servicio planteada por la ley. Para tal efecto, será importante además de una regulación inteligente,
mecanismos de incentivos y apoyos financieros y técnicos a la medida de las necesidades de los
organismos operadores. En particular, considerando que el mayor crecimiento habitacional en los
próximos años se dará en aquellas ciudades con poblaciones entre 100 000 y 500 000 habitantes, es
de vital importancia que se intensifiquen los esfuerzos de fortalecimiento de estos organismos operadores, de manera que sean realmente capaces de afrontar el reto de atender una infraestructura en
32 El Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (Región XIII) de la CONAGUA, da seguimiento parcial a esta información, pero está limitado por la información
que le llega y no es una instancia de toma de decisión o de coordinación. El Consejo de Cuenca del Valle de México existe desde hace más de 15 años pero no parece
ser tomado en cuenta en las decisiones operativas y estratégicas de gestión del agua urbana en el Valle. Ambas instituciones abarcan el Valle de México y el Valle de
Tula. Existe también un mecanismo de cofinanciación de grandes inversiones (con prioridad en el saneamiento) a través del Fideicomiso 1928 de BANOBRAS, que está
alimentado de manera conjunta por el Estado de México y el Distrito Federal; sin embargo su actuación está limitada al financiamiento de infraestructura.
59
constante crecimiento, con visión de sostenibilidad a largo plazo, sin olvidar las enormes necesidades
de inversión en infraestructura pendientes por ejecutar.
En ambos casos, la búsqueda de mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y participación
ciudadana es importante. A pesar de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública,
hoy en día no existe una cultura amplia de informar y rendir cuentas hacia el público por parte de los
organismos operadores. Pocos de ellos hacen de fácil acceso sus estados financieros, mucho menos sus
indicadores de desempeño. Tampoco son frecuentes los mecanismos efectivos de rendición de cuentas o
de participación ciudadana. Sin embargo difícilmente se podrá generar el respaldo amplio mencionado
más abajo si no existe, en el público y la clase pública, mecanismos establecidos y efectivos para acceder a,
entender y aprovechar información sobre el estado del sector en el Valle, y así tomar decisiones y acciones
informadas.
Buscar esquemas de financiamiento sostenibles
La situación financiera de los servicios hoy en día no es propicia para una gestión eficiente y
sostenible del agua en el Valle. Actualmente, el servicio está financiado —cerca del 50%— a través
de subsidios de los varios órdenes de gobierno. Esta situación genera por un lado una pérdida de
autonomía de los organismos operadores y abre espacio para que su gestión no esté regida por principios empresariales y de servicio público, y por otro lado manda una señal económica equivocada al
usuario final, ya que no se valora el costo total del servicio en la factura, y puede generar situaciones
en las que los fondos de subsidio del Gobierno no se dirigen a quienes realmente los necesitan, en
la medida que grandes consumidores se benefician de manera desproporcional de subsidios a la
inversión.
En este sentido es importante que se promueva una visión de responsabilidad de los organismos operadores por el costo total del servicio, principalmente a través de una tarifa más acorde a los costos
reales del servicio, con subsidios claramente enfocados socialmente. En la medida en que los niveles
tarifarios se ajusten al costo total de los servicios y los organismos operadores se hagan responsables de
los mismos, se podrán liberar recursos importantes del Gobierno que deberían dirigirse tanto a las clases
de menor ingreso como a las inversiones para extender el servicio de agua y drenaje a la población que no
lo tiene, y se mandará al usuario final una señal económica más acorde a la situación crítica del recurso
agua. Además, cualquier subsidio transitorio a la inversión o a la operación debería de rediseñarse de
manera que brinde incentivos a los organismos operadores para lograr que los organismos beneficiados
se orienten hacia una trayectoria más eficiente y sostenible.
b) Trabajar sobre todo el ciclo del agua urbana
En paralelo con la creación de un entorno propicio, es importante que se busque reconciliar la brecha
entre la disponibilidad sostenible de agua en el Valle y su uso; para esto es importante que se aborde cada
uno de los pasos del ciclo del agua urbana; esto en paralelo con un esfuerzo concertado para mejorar la
cobertura y continuidad de los servicios.
Mejorar la calidad y cobertura del servicio
Es importante tomar en cuenta que cualquier mejora de eficiencia o control de demanda no debería
hacerse a costa de la cobertura o calidad del servicio. Este punto es particularmente significativo en
el contexto del Valle de México, donde muchos de los sistemas ofrecen un servicio discontinuo, por
lo que sus pérdidas físicas son relativamente bajas; sin embargo, estas aumentarían forzosamente, en
primera instancia, cuando mejore la continuidad del servicio. De igual manera, las pérdidas comerciales
en apariencia son bajas por los bajos niveles de cobertura de la medición que se justifica en la pobre
60
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
calidad del servicio y en la poca aceptación de los clientes a ser medidos, que se compensan por los altos
volúmenes implícitos en las tarifas de cuota fija.
Minimizar las ineficiencias
La primera prioridad deberá ser la de minimizar las ineficiencias en el uso actual del agua, en
particular con respecto a las pérdidas comerciales y físicas en los sistemas de agua. La intermitencia del servicio, si bien es usual en casi todos los sistemas analizados, no se tiene cuantificada,
pudiendo llevar esta situación al desperdicio del agua en aquellos clientes sin o con baja capacidad
de almacenamiento o en aquellos con almacenamiento pero sin control de rebose. Esta situación
además crea condiciones muy agresivas para la operación de la infraestructura por el continuo vaciado y llenado de las redes, que aumenta de manera significativa los daños, tanto en redes como
en tomas de servicio, lo que a su vez aumenta las pérdidas físicas. En términos prácticos, la gestión
de las pérdidas físicas es de tipo reactivo, y se limita a la atención de los daños, no siempre con las
mejores prácticas y materiales. La búsqueda sistemática de fugas no visibles no está dentro de las
actividades habituales de los organismos operadores y la gestión de presiones se limita a zonas con
presiones altas, en respuesta a las quejas de los clientes que participan de un programa de reducción
de pérdidas. Para lograr niveles menores de pérdidas será necesario un conjunto de acciones de
inversión, de capacitación y de control y seguimiento por parte de una instancia externa, por ejemplo
a nivel del Estado o del Valle.
Controlar la demanda
Otra prioridad para mejorar la eficiencia del uso del agua urbana es el control de la demanda. Hoy
en día el consumo por habitante en el Valle llega al orden de 300 litros diarios por persona, cuando el
promedio en otras metrópolis de la región (São Paulo, Medellín, Bogotá, Monterrey) está en el orden de
120 y 130 litros diarios por persona (véase anexo VIII A para mayores detalles). Para lograr reducir la
demanda a nivel de usuario final se tendrán que tomar varias medidas:
■
Fomentar la micromedición. Con excepción del SACM, la cobertura de medición en los
otros sistemas urbanos es baja, por lo que el consumo de los clientes en su gran mayoría
es estimado o está asociado a una tarifa fija que no genera incentivos en el organismo
operador para ampliar la medición, puesto que en la mayoría de los casos se reducirían sus
ingresos. Hoy en día todas las ciudades con servicio de agua de alta calidad y sostenibilidad
en América Latina tienen un nivel de micromedición cercano al 100%, y el Valle de México
no debería ser la excepción (véase anexo VIII A).
■
Tener tarifas con una señal económica clara. Por las razones señaladas anteriormente. Como
lo muestra el anexo VIII A, el nivel tarifario del Valle de México está muy por debajo de
buenas prácticas regionales.
■
Asegurar una estrategia de cobranza efectiva. Si el consumo se mide y se factura, pero no
se cobra de manera efectiva, la medición no tiene el efecto pretendido. En el Valle hoy
en día los niveles de recaudación son relativamente bajos (77%) comparados con buenas
prácticas internacionales (95% o superior), que se explican en parte en los descuentos de
ley a los que están obligados los organismos operadores, sin que se creen fuentes alternas
de financiación para la operación del sistema.
■
Acompañar con campañas de cultura del agua. Las reducciones de demanda de agua, logradas desde hace más de 10 años en la mayor parte de los países de la OCDE, están
vinculadas con una toma de consciencia por parte del usuario en cuanto al papel que él
juega en esta problemática, así como el desarrollo de tecnologías y equipos más eficientes
tanto a nivel residencial como a nivel industrial. En México se ha hecho mucho en este
61
tema pero se puede seguir haciendo más, en particular vinculando estas campañas más
directamente con los demás esfuerzos de control de demanda.
Cerrar la brecha entre demanda eficiente y producción sostenible
Las medidas de mejora de eficiencia y control de demanda no lograrán por sí solas cerrar la brecha
entre el nivel de demanda eficiente a 2030 (78,4 m3/s) y el nivel actual de producción sostenible (45,6
m3/s). En este sentido, se deberá tomar un conjunto de acciones para identificar nuevas fuentes, más allá
de las ya identificadas o en construcción; se destaca en particular:
■
La posibilidad de ampliar el reúso de aguas residuales tratadas en sustitución de agua
potable. Aunque el reúso de aguas residuales tratadas para consumo humano es técnicamente posible y se hace en varias ciudades del mundo (Singapur, Windhoek) de manera
más inmediata existirá la posibilidad de ampliar su uso en el contexto agrícola e industrial
(parcialmente), así como también en el recreativo y municipal. Este primer uso combinado
(agrícola e industrial) representa cerca de 21,2 m3/s de agua urbana en el Valle, cuando el
reúso actual solo llega a 6,1 m3/s.
■
La posibilidad de sustituir usos. A pesar de la situación extremadamente crítica de los
acuíferos del Valle, se sigue usando 12,6 m3/s para efectos de irrigación, en su mayoría
agua subterránea. El costo de oportunidad del agua en el Valle es demasiado alto para
que se pueda dedicar a usos de menor valor agregado. Podría resultar más oportuno al
Gobierno y a la sociedad indemnizar a los agricultores del Valle, comprando sus derechos
de extracción, que seguir extrayendo a niveles insostenibles o trayendo el agua de otras
cuencas. Posiblemente el reúso de aguas servidas tratadas permita también sustituir en
parte las aguas subterráneas.
Reconocer el impacto del desarrollo urbano en la gestión del agua
Sin entrar en mayor detalle, el concepto de la gestión integral de aguas urbanas (Integrated Urban
Water Management33) reconoce el potencial de beneficio mutuo de abordar la gestión del agua y del
desarrollo urbano coordinadamente. En el caso concreto del Valle de México se podría señalar, entre
otras, las grandes oportunidades ofrecidas por: i) la definición de exigencias de aprovechamiento de
aguas pluviales en nuevas urbanizaciones y de limitación del consumo de agua; ii) la integración de la
protección de las cuencas y áreas de recargas en la planificación urbana y en los programas de mejoramiento de barrio; iii) la planificación conjunta de espacios verdes recreativos y plantas de tratamiento
de aguas residuales para facilitar el reúso; iv) la revalorización de los cuerpos de agua existentes tanto
como elementos estructurales de la fábrica urbana, como medidas de control de inundación o recarga
de acuíferos, y v) la inclusión en los planes de desarrollo urbano de una visión integral del ciclo urbano
del agua, incluyendo la prestación de los varios servicios públicos relacionados con el agua, así como de
los cuerpos de agua existentes o futuros y sus varias funciones (ecológicas, económicas, de regulación, de
recreación etc.).
Prepararse para situaciones extremas
Gran parte del presente documento se enfoca en promedios y situaciones normales. Sin embargo, es
notorio que el clima tiene impactos fuertes en la disponibilidad de recursos e importantes también en la
demanda hídrica, a menudo desafortunadamente en sentido opuesto. Los efectos del impacto climático
33 Véase www.worldbank.org/laciuwm para mayores detalles.
62
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
tienden a aumentar la variabilidad climática en el Valle. En este contexto, y en paralelo con las medidas
más relevantes presentadas en estas recomendaciones, se debería desarrollar un plan de gestión de la
sequía tal como lo tienen otras grandes ciudades del mundo que se encuentran en un contexto similar.
Este plan deberá permitir llevar a cabo con tiempo y de manera organizada la reflexión y planificación
sobre las medidas que se tengan que tomar cuando exista una situación de crisis, y de la misma manera,
y sin que haya sido un enfoque particular del presente documento, una capacidad de gestión dinámica de
inundaciones.
c) Generar un amplio respaldo en la sociedad y en la clase política
Finalmente, es importante reconocer que las medidas propuestas en los párrafos y las páginas anteriores, si bien pueden ser consideradas como ideales, no son necesariamente populares, razón por
la cual no se podrán implementar sin que exista un respaldo amplio tanto en la clase política en las
varias jurisdicciones y órdenes de gobierno como en la población. Solo cuando exista un diálogo y un
consenso amplio y diverso sobre el tema, será posible también llegar a un resultado diferente al actual. En
este sentido, el papel de la instancia de coordinación (mencionada al inicio de estas recomendaciones),
será fundamental para definir de manera participativa y abierta un futuro más eficiente, más sostenible
y más equitativo; en una palabra, más verde. Esta tarea probablemente sea la más difícil de todas, pero
también la más importante.
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
VII. Referencias
Alegre, H. y otros. 2006. Performance Indicators for Water Supply Services. IWA Manual of Best Practices.
Breña-Puyol, A. y Breña-Naranjo, J. 2009. “Problemática del recurso agua en grandes ciudades: zona metropolitana del valle de México”. Contacto S, 74, 10-18.
CCVM (Consejo de Cuenca del Valle de México). 2006. “Consejo de Cuenca del Valle de México”. Recuperado el 16 de marzo de 2012, de Consejo de Cuenca del Valle de México: http://cuencavalledemexico.com/
planeacion/cuenca-del-valle-de-mexico/principales-caracteristicas-y-problematica-de-la-region/.
Comité de Academias para el Suministro de Agua de la Ciudad de México. 1995. El suministro de agua de
la Ciudad de México: mejorando la sustentabilidad. Water Science and Technology Board, Comission on
Geosciences, Environment and Resources National Research Council, Academia de la Investigación
Científica, Academia Nacional de Ingeniería. Washington D.C.: National Academy Press.
CONAGUA. 2012a. Proyectos estratégicos de agua potable, drenaje y saneamiento. Comisión Nacional de
Agua. Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAGUA. 2012b. Política Pública de Mejoramiento de Eficiencias en los Sistemas Urbanos de Agua Potable y
Saneamiento en México. Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
CONAGUA. 2012c. Programa Hídrico Regional Visión 2030 / Región Hidrológico-Administrativa XIII Aguas
del Valle de México. Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAGUA. 2011. Estadísticas del agua en México. Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAGUA. 2010. Estadísticas del agua en México. Comisión Nacional del Agua. Ciudad de México: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAGUA. 2009. Estadísticas del agua de la Región Hidrológica-Administrativa XIII, Aguas del Valle de
México. Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAGUA. 2007. Manual de agua potable, alcantarillado y saneamiento. Comisión Nacional del Agua.
Distrito Federal: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
CONAPO. 2010. Proyecciones. Distrito Federal, México.
DOF (Diario Oficial de la Federación). 31 de enero de 2003. “Acuerdo por el que se dan a conocer los
límites de 188 acuíferos de los Estados Unidos Mexicanos, los resultados de los estudios realizados para
determinar su disponibilidad media anual de agua y sus planos de localización”. México, Distrito Fe-
65
66
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
deral, México. Obtenido de http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=706659&fecha=31/01/2003.
Escolero, O., Martínez, S. y Kralisch, S. y Perevochtchikova, M. 2009. Vulnerabilidad de las fuentes de
abastecimiento de agua potable de la Ciudad de México en el contexto de cambio climático. Universidad Autónoma de México, Centro de Ciencias de la Atmósfera. Distrito Federal: Centro Virtual de Cambio
Climático.
Gobierno del Distrito Federal. 2008. Plan maestro de manejo integral y aprovechamiento sustentable de la
cuenca del río Magdalena del Distrito Federal. Distrito Federal: Gobierno del Distrito Federal.
Heath, S. y Philippe, E. 2012. Sur la reserve exploration d’ une approche urbaine por la résolution d’ un problème
technique: l’ épuisement des ressources hydriques à Mexico. Thesis, Maitre EPFL: Gotz Menzel.
INE (Instituto Nacional de Ecología). 2009. Priorización y recomendaciones de acciones de conservación en las
subcuencas del sistema Cutzamala. Instituto Nacional de Ecología, Dirección de manejo integral de cuencas y
Dirección general de investigación de ordenamiento ecológico y conservación de ecosistemas. Distrito Federal:
Gobierno del Distrito Federal.
INEGI. 2011. Resultados definitivos del Censo de Población y Vivienda 2010. Ciudad de México, Distrito
Federal, México. Recuperado el 16 de noviembre de 2011, de http://www.censo2010.org.mx/
Jiménez, B. y Marín, L. 2005. El agua en México vista desde la Academia. México: Academia Mexicana de
Ciencias.
Juan, A. 2008. Estimación de función de precios hedónicos para la mejora ambiental del río Matanza-Riachuelo
y la extensión de redes cloacales. Buenos Aires: informe preliminar.
Lambert, A. 2003. “Assesing non-revenue water and its components: a practical approach”. Water 21(5.4),
50-51.
Ministerio de Planeacion Federal. s.f. Valoracion hedónica del servicio cloacal en Buenos Aires. Mendoza:
Secretaría de Obras Públicas. Subsecretaría de Recursos Hídricos. Instituto Nacional del Agua.
Morelos Novelo, J. y Rodríguez Tapia, L. 2007. Economía del agua: Escasez del agua y su demanda doméstica
e industrial en áreas urbanas. Distrito Federal: LX Legislatura Cámara de Diputados-UAM.
OCDE. 2009. Strategic Financial Planning for Water Supply and Sanitation. París: OECD Publishing.
Organismos operadores. 2008-10. Estados financieros. Distrito Federal y Estado de México.
SADM. 2011. Nuevo León, Monterrey, México. Recuperado el 20 de julio de 2012, de http://www.sadm.
gob.mx/PortalSadm/jsp/prensa.jsp?id=256.
SEDESOL (Secretaría de Desarrollo Social)-CONAPO-INEGI. 2007. Delimitación de las zonas metropolitanas de México 2005. Distrito Federal: SEDESOL.
SEMARNAT (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales). 2010. Estudio para la caracterización
y diagnóstico del programa de ordenamiento ecológico del territorio de la Cuenca de México. Secretaría de
Medio Ambiente y Recursos Naturales, Distrito Federal.
Van den Berg, C. y Danilenko, A. 2010. The IBNET Water Supply and Sanitation Performance Blue Book.
Washington D.C.: Banco Mundial.
Vargas-Velásquez, S. 2007. Agua y sociedad en el Alto Lerma: El módulo Tepetitlán. Instituto Mexicano de
Tecnología del Agua.
69
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
VIII.Anexos
A Comparativo con otras grandes aglomeraciones de América Latina
Valle de
México
Monterrey
Bogotá
Santiago
de Chile
Sao Paulo
20.0
4.0
7.9
5.4
19.8
17,390
13,750
9,424
12.805
19,049
Numero de municipios
70
12
18
37
39
Numero de OOs
24
1
1
1
1
Varios
Empresa estatal
Empresa
pública
Empresa
privada
Empresa
estatal mixta
Cobertura de agua
95%
100%
98%
100%
100%
Cobertura de drenaje
92%
100%
97.4%
99.3%
100%
Consumo per cápita (l/cap/día)
300
130
99
150
125
Disponibilidad de agua
renovable (m3/hab/año)
74
484
270
260
200
Conexiones con medidor
52%
98%
98%
95%
100%
Tandeado
Continuo
Continuo
Continuo
Continuo
Agua no facturada (%)
39%
24%
40%
31.6%
28%
Índice de recaudación
77%
95%
51%
95%
111%
190%
122%
0.55
0.85
1.23
2.83
1.51
Indicador
Población (M habitantes)
GDP/habitante (US$/habitante)
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Tipo de OOs
Calidad de Servicio
Cobertura de costos
Tarifa promedio (US$/m )
3
99%
Fuente: Superintendencia de Estudios Sanitarios, Gobierno de Chile; informe anual 2012 de benchmarking de la Asociación de Entes Reguladores de Agua Potable y Saneamiento de las Américas; Superintendencia de Servicios Publicos Domiciliarios, Republica de Colombia.
70
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
B Municipios del Valle de México (clasificado por población)
Entidad federativa
Clave
INEGI
Delegación/municipio
Población
total
PEA
% agua
% drenaje
1
Distrito Federal
09000
Total del Distrito Federal
8 851 639
45,6%
96,8%
98,9%
2
México
15033
Ecatepec de Morelos
1 656 107
42,2%
90,4%
97,7%
3
México
15058
Nezahualcóyotl
1 110 565
43,3%
94,5%
97,1%
4
México
15057
Naucalpan de Juárez
833 779
42,9%
88,6%
70,5%
5
México
15104
Tlalnepantla de Baz
664 225
42,7%
96,7%
96,7%
6
México
15031
Chimalhuacán
614 453
40,1%
89,6%
96,8%
7
México
15109
Tultitlán
524 074
42,0%
85,1%
70,9%
8
México
15121
Cuautitlán Izcalli
511 675
43,3%
97,2%
99,5%
9
México
15013
Atizapán de Zaragoza
489 937
44,2%
89,6%
97,7%
10
México
15039
Ixtapaluca
467 361
40,7%
97,0%
91,7%
11
México
15060
Nicolás Romero
366 602
40,7%
85,6%
94,3%
12
México
15081
Tecámac
364 579
40,6%
32,3%
34,6%
13
México
15122
Valle de Chalco Solidaridad
357 645
41,0%
93,2%
93,7%
14
México
15025
Chalco
310 130
38,7%
92,3%
96,5%
15
México
15020
Coacalco de Berriozábal
278 064
43,1%
99,0%
99,2%
16
Hidalgo
13048
Pachuca de Soto
267 862
44,8%
95,5%
98,8%
17
México
15070
La Paz
253 845
41,5%
96,0%
92,5%
18
México
15037
Huixquilucan
242 167
42,5%
96,5%
98,6%
19
México
15099
Texcoco
235 151
40,0%
96,8%
93,3%
20
México
15029
Chicoloapan
175 053
41,0%
98,0%
99,0%
21
México
15120
Zumpango
159 647
38,2%
91,3%
96,8%
22
México
15024
Cuautitlán
140 059
42,0%
87,2%
96,6%
23
México
15002
Acolman
136 558
37,8%
95,8%
99,1%
24
Hidalgo
13051
Mineral de la Reforma
127 404
44,3%
97,3%
99,0%
25
México
15035
Huehuetoca
100 023
37,3%
77,3%
97,9%
26
Hidalgo
13069
Tizayuca
97 461
38,6%
98,1%
98,7%
27
México
15108
Tultepec
91 808
40,5%
91,3%
96,8%
28
México
15095
Tepotzotlán
88 559
40,7%
95,9%
97,9%
29
México
15091
Teoloyucan
63 115
39,9%
91,9%
96,7%
30
México
15011
Atenco
56 243
38,6%
97,0%
99,1%
31
México
15092
Teotihuacán
53 010
37,8%
88,7%
88,9%
32
Hidalgo
13061
Tepeapulco
51 664
39,2%
97,7%
96,2%
33
México
15053
Melchor Ocampo
50 240
39,5%
94,5%
97,8%
34
México
15009
Amecameca
48 421
38,0%
98,7%
99,2%
35
México
15103
Tlalmanalco
46 130
39,1%
91,1%
97,6%
36
Tlaxcala
29006
Calpulalpan
44 807
40,5%
96,8%
97,3%
37
Hidalgo
13008
Apan
42 563
37,7%
97,1%
95,0%
71
Entidad federativa
Clave
INEGI
Delegación/municipio
Población
total
PEA
% agua
% drenaje
38
Hidalgo
13083
Zempoala
39 143
39,1%
93,9%
94,0%
39
México
15023
Coyotepec
39 030
36,2%
94,0%
97,9%
40
México
15084
Temascalapa
35 987
37,2%
82,6%
90,2%
41
México
15100
Tezoyuca
35 199
37,9%
93,5%
97,1%
42
México
15059
Nextlalpan
34 374
40,3%
94,5%
87,2%
43
México
15065
Otumba
34 232
37,8%
89,2%
95,8%
44
México
15093
Tepetlaoxtoc
27 944
39,1%
92,5%
95,7%
45
México
15044
Jaltenco
26 328
40,8%
89,3%
98,0%
46
México
15028
Chiautla
26 191
40,3%
91,7%
97,1%
47
México
15016
Axapusco
25 559
36,4%
97,2%
99,1%
48
México
15075
San Martín de las Pirámides
24 851
39,4%
85,3%
92,3%
49
México
15030
Chiconcuac
22 819
41,1%
97,8%
99,2%
50
Hidalgo
13082
Zapotlán de Juárez
18 036
42,2%
92,4%
96,5%
51
México
15046
Jilotzingo
17 970
39,8%
85,5%
97,2%
52
Tlaxcala
29021
Nanacamilpa de Mariano Arista
16 640
40,3%
97,9%
97,7%
53
Hidalgo
13057
Singuilucan
14 851
36,0%
87,1%
78,0%
54
Hidalgo
13039
Mineral del Monte
13 864
41,9%
87,1%
93,1%
55
Hidalgo
13022
Epazoyucan
13 830
42,2%
92,1%
88,6%
56
Hidalgo
13021
Emiliano Zapata
13 357
37,0%
98,9%
98,5%
57
Hidalgo
13075
Tolcayuca
13 228
41,4%
98,1%
97,9%
58
México
15022
Cocotitlán
12 142
38,7%
86,2%
97,7%
59
Hidalgo
13066
Villa de Tezontepec
11 654
39,6%
94,9%
94,2%
60
Hidalgo
13007
Almoloya
11 294
36,5%
95,9%
88,6%
61
México
15083
Temamatla
11 206
38,3%
80,3%
96,3%
62
México
15089
Tenango del Aire
10 578
38,0%
94,5%
99,4%
63
México
15038
Isidro Fabela
10 308
37,0%
85,6%
94,8%
64
Hidalgo
13072
Tlanalapa
10 248
38,8%
97,6%
95,6%
65
México
15125
Tonanitla
10 216
40,5%
93,6%
80,9%
66
México
15061
Nopaltepec
8895
38,2%
62,8%
97,5%
67
México
15017
Ayapango
8864
37,3%
98,7%
99,5%
68
Tlaxcala
29020
Sanctórum de Lázaro Cárdenas
8474
35,0%
95,1%
95,8%
69
Tlaxcala
29045
Benito Juárez
5687
36,5%
99,7%
98,5%
70
México
15069
Papalotla
4147
41,9%
85,0%
95,1%
Fuente: Censo INEGI 2010.
PEA: población económicamente activa: personas de 12 años y más que trabajaron, tenían trabajo pero no trabajaron o buscaron trabajo en la semana de referencia.
% agua: porcentaje de la población con servicio de agua potable.
% drenaje: porcentaje de la población con servicio de drenaje.
72
A G UA U R B A N A E N E L VA L L E D E M É X I C O : ¿ U N C A M I N O V E R D E PA R A M A Ñ A N A ?
C Índice Apgar modificado
Indicador de desempeño
Puntuación Apgar
Comentarios
0 si < 75%
Cobertura agua,%
1 si >= 75% y < 90%
Alguna diferenciación se observa entre organismos operadores,
pero no es sustancial. Todos reportan tener arriba del 75%.
2 si >= 90%
0 si < 50%
Cobertura alcantarillado, %
1 si >= 50% y < 80%
2 si >= 80%
2 si >= 30%
Eficiencia global, %
1 si > 0 y < 30
0 si no está disponible
0 si >= 12 meses o si
no está disponible
Período de cobranza, meses
1 si >= 6 y <12meses
Para la muestra evaluada este parámetro no constituye un
factor de diferenciación. Todos los organismos operadores
reportan tener valores de cobertura arriba del 80%.
El Apgar tradicional utiliza pérdidas por kilómetro de red de
agua potable, pero dichos datos no estaban disponibles para
los organismos operadores del Valle de México, por lo que
se cambió a eficiencia global, que casi todos reportan.
El Apgar tradicional utiliza días en lugar de meses. Pero por
lo observado en los organismos operadores del Valle de
México, era conveniente utilizar rangos medidos en meses.
2 si < 6 meses
2 si >= 40%
Cobertura de micromedición
1 si < 40%
El Apgar tradicional utiliza “Asequibilidad, factura de agua
y saneamiento como % del PIB por capita”, lo cual no está
disponible para organismos operadores, por lo que se remplazó
por este indicador relevante (cobertura de micromedición).
0 si no está disponible
1 si < 1,0
Coeficiente de operación
2 si >= 1,0
Se modificaron los rangos de valores del Apgar original para
poder distinguir más a las organismos operadores entre sí.
0 si no está disponible
Mínimo <5
RESULTADO TOTAL del
Apgar modificado
Regular 5-7
Normal 7-9
Bueno >= 9
Debió modificarse las escalas de rangos para la
clasificación de organismos operadores, en función de
los cambios realizados para todos los parámetros.
73
D Mapa
ESTADO DE HIDALGO
Pachuca
P.T.A.R. Altotonilco
Emisor Central
Em
iso Tún
r O el
rie
nt
str
e
uc
ció
n
en
VALLE DE TIZAYUCA
co
n
RÍO DE LAS
AVENIDAS DE PACHUCA
Del sistema Lerma y Cutzamala
V
CIUDAD DE
MÉXICO
Texcoco
ESTADO DE
TLAXCALA
VALLE DE MÉXICO
DISTRITO
FEDERAL
Túnel
Atarasquillo
Dos Ríos
(G.D.F.)
S. Lerma
TOCHAC Y
TECOCOMULCO
TEXCOCO
n
cció
tru
CIUDAD
DE MÉXICO
Túnel
Analco-San José
Lerma
ons
nc
Tlazala
Apan
te e
rien
or O
RÍO CUAUTITLÁN
Atarasquillo
VALLE DE
CUAUTITLÁN
mis
ESTADO DE
MÉXICO
VALLE DE APAN
el E
Tún
Túnel Emisor Poniente
Huehuetoca
XOCHIMILCO
REGION
ALTO
LERMA
ESTADO DE
MÉXICO
ESTADO DE
PUEBLA
RÍO DE LA
COMPAÑIA
Amecameca
MÉXICO
ESTADO DE MORELOS
MÉXICO
DELIMITACIÓN HIDROLÓGICA Y
ADMINISTRATIVA DE LA CUENCA
DEL VALLE DE MÉXICO
0
115°W
110°W
105°W
10
100°W
20
30 km.
95°W
90°W
85°W
ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA
Cuenca de México
30°N
Gol
30°N
fo
Límite de subcuencas hidrográficas
de
Ca
lifo
Zona urbana
rni
G olfo de
M éxico
a
Población principal
25°N
25°N
División estatal
0
20°N
Este mapa fue preparado por la Unidad de Diseño de mapas Del Banco Mundial. Las
fronteras, los colores, los nombres y toda otra información contenida en este mapa no
denotan, por parte del Grupo del Banco Mundial, juicio alguno sobre la condición
jurídica de ninguno de los territorios, ni aprobación o aceptación de ninguna de tales
fronteras.
Fuente: (OCAVM, 2010, pág. 67)
0
300 Km.
200 Mi.
20°N
CIUDAD DE MÉXICO
Golfo de
OCÉANO
15°N
PACÍFICO
Zona representada
en el mapa
Honduras
BELIZE
Golfo de
Tehuantepec
95°W
IBRD 39184R
GUATEMALA
15°N
HONDURAS
EL
SALVADOR
MARZO 2013
© Archivo fotográfico de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA)
Fly UP