...

alimentación de ayer, hoy y mañana. Nuevos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

alimentación de ayer, hoy y mañana. Nuevos
1
LA ALIMENTACIÓN DE AYER, DE
CONCEPTOS.
HOY Y DE MAÑANA. NUEVOS
Prof. Dr. José Antonio Villegas García
Catedrático de Fisiología de la Universidad Católica de Murcia (España)
"No es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos
contar con nuestra cena, sino por su propio interés." Adam Smith
Dedicado a quien quiero (el amor no admite sino solo amor por paga).
PRÓLOGO.
1.- INTRODUCCIÓN
2.- EL HAMBRE. NUESTRO COMPAÑERO DE VIAJE
3.- LO QUE COMÍAMOS HACE MILES DE AÑOS CONDICIONA LO QUE DEBEMOS COMER
AHORA
4.- LO QUE SI ES SEGURO ES QUE COMER MÁS CARNE NOS HIZO SER MÁS INTELIGENTES
5.- CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN PRODUCIDOS A LO LARGO DEL TIEMPO:
6.- LA NUTRIGENÓMICA ES NUESTRA ESPERANZA
7.- PERO MIENTRAS TANTO. ¿PODRÍAMOS TOMAR UNA DIETA PRÓXIMA A LA DIETA
PALEOLÍTICA?
A) CARBOHIDRATOS. Concepto de Carga e Índice Glucémico. Importancia de la Fibra
B) PROTEÍNAS.
C) GRASAS. Importancia de los ácidos grasos omega 3
D) VITAMINAS Y MINERALES
E) ANTIOXIDANTES
8.- EL AGUA, LA FUENTE DE LA VIDA
9.- ALIMENTOS BAJOS EN CALORÍAS (LIGHT)
10.- ALIMENTOS FUNCIONALES
11.- ALIMENTOS TRANSGÉNICOS
12.- HABLEMOS DE TEMAS COTIDIANOS POR EJEMPLO ¿CUANTAS COMIDAS DEBEMOS
HACER AL DÍA? ¿MERECE LA PENA AYUNAR?
13.- ¿Y LOS DEPORTISTAS, QUE DEBEN COMER?
14.- ¿PUEDEN LOS ENFERMOS CONSIDERAR LA ALIMENTACIÓN COMO UNA AYUDA EN
SU RETORNO A LA SALUD?
15.- RECOMENDACIONES EN LA LUCHA CONTRA EL SOBREPESO Y LA OBESIDAD
16.- MIRANDO HACIA ATRÁS “SIN IRA”
17.- A MODO DE COROLARIO
2
PRÓLOGO
Socializar la proteína
Eudald Carbonell
Codirector del Proyecto Atapuerca
En plena refriega del trabajo de campo del año 2006, tras las campañas de Atapuerca en
Burgos, las prospecciones en el norte de Argelia buscando los pobladores más antiguos
del Norte de África, llegué a l’Abric Romaní, en Capellades (Barcelona) donde mi
colaboradora asistente me entregó un montón de correos electrónicos previamente
seleccionados para darles respuesta. Entre ellos, me llamó la atención el del Dr. José A.
Villegas, quien, de forma muy amable, me pedía la introducción para su libro “La
alimentación de ayer, hoy y mañana. Nuevos conceptos”, adjuntándome algunas
páginas que yo leí con atención. Le solicité todo el borrador y, una vez en mis manos, lo
leí ávidamente. He decidido escribir la introducción antes de las excavaciones en la
Cueva de Santa Ana, en el Calerizo de Cáceres. El tiempo pasa volando, ya estamos en
la segunda semana de septiembre y en los últimos días debo empezar otra campaña,
motivo por el cual escribo estas líneas de un tirón, como a mi me gusta, después de
reflexionar sobre lo quiero decir.
He estado excavando desde el mes de mayo y estoy cansado. Afortunadamente, la dieta
de la última excavación ha sido muy buena y el cuerpo y la mente lo agradecen porque,
por suerte, tenemos una cocinera que cocina de manera admirable. Además, también
disponemos de buenos vinos, blanco para los momentos de esfuerzo y tinto para las
comidas, ambos del Penedés, ya que trabajamos al lado dicha comarca. En nuestro
trabajo, esta sabrosa bebida no puede faltar, aunque no debemos abusar de ella y no la
consumimos en grandes cantidades.
El trabajo intelectual se ha mezclado con el físico. El equipo ha extraído cerca de
500.000 kilogramos de sedimento desde aproximadamente ocho metros de profundidad,
un trabajo imprescindible para excavar un nivel de Homo neanderthalensis de cerca de
56.000 años de antigüedad, el más antiguo hasta ahora del Abric Romaní. Rosa, la
cocinera, guisa conociendo cual es nuestra actividad y los carbohidratos y la cantidad de
ingesta aumentan o disminuyen según el trabajo del momento en una dialéctica precisa.
No he tenido tiempo de echar barriga, más propia del invierno, cuando las tareas de
laboratorio y de gabinete me obligan a permanecer hora tras hora analizando los
registros o trabajando ante el ordenador.
Nuestra dieta de trabajo es paleolítica, es decir, investigamos en niveles prehistóricos
pre-holocenos durante cuatro o cinco meses al año. Somos nómadas en la temporada de
verano, y algunos de nosotros continuamos siéndolo durante el resto del año a
consecuencia del trabajo de investigador. Sin embargo, también engordan ahora los
nómadas, o sufren sobrepeso, las cosas ya no son como eran antes. Nada de ello ocurría
a los homínidos que estamos estudiando, del Homo antecessor al Homo sapiens más
moderno del Paleolítico, ninguno de ellos engordaba como lo hacemos nosotros.
3
Nuestros antepasados, que vivían en los árboles hace más de cuatro millones de años,
comían muchas hojas, frutos y pocas proteínas de origen animal. Pero su cerebro era
pequeño, de cerca de 300 cm3, unas seis veces menor del que tenía nuestra especie, el
Homo sapiens. La actividad alimenticia representaba una continuidad estructural que
abarcaba más de siete horas diarias con el objetivo de mantener el equilibrio
termodinámico. Tenían poco tiempo para la socialización. Con la comida rica en
proteínas animales las cosas cambiarían, dedicando muy poco tiempo a la ingesta de
alimentos, se aseguraría toda la actividad energética del cuerpo.
Para nuestro género, al principio fue básico consumir carne procedente del carroñeo y
de la caza en cantidades importantes, era necesario alimentar un cerebro en rápido
crecimiento y sostener una importante actividad física motivada por el nomadismo y la
estrategia cinegética. Pero ahora nos pasa factura, con la baja actividad que tiene el
Homo sapiens en general y la excesiva ingesta de grasas. En su momento fue
fundamental la fabricación de herramientas de piedra; ello, más comer proteína animal y
disponer de tiempo libre fueron los tres factores básicos para la socialización
tecnológica.
Sin embargo, no fue hasta la socialización del fuego cuando se produjo otro salto en la
conciencia de nuestro género. El fuego, elemento socializador, también permite cambiar
los hábitos alimentarios. La transformación de los alimentos gracias al calor, y su
conservación, nos permite entrar en otros paradigmas muchos de los cuales aún no
hemos abandonado. Comer al lado del fuego, socializarnos a través de comida
transformada, la nouvelle cuisine, sin olvidar la luz artificial, transformaron la
humanidad y así entramos en la edad moderna de la alimentación
Los homínidos del Paleolítico no tenían ni la ocasión ni la posibilidad, al contrario de
nosotros, de discutir con un nutricionista; tampoco iban al médico para adelgazar ni
seguían ninguna dieta milagrosa, pero, a pesar de ello, mantenían su físico en
condiciones óptimas. La que hoy denominamos “dieta paleolítica” por analogía a lo que
comían nuestros antepasados de las diferentes especies me parece muy divertida. Los
cazadores recolectores comían lo que hallaban en el entorno dependiendo del clima y de
la vegetación y, como es lógico, de la latitud donde se encontraban. Por lo tanto, era una
dieta que se basaba en comer lo que existía en el entorno, con grandes desequilibrios
debidos a la estacionalidad. Un panorama radicalmente distinto al actual donde, si
dispones de dinero, puedes ir al supermercado y consumir lo que más te apetezca por
exótico que sea. Ya no existen la estacionalidad ni la singularidad; los humanos con
recursos depredamos cualquier tipo de alimento, todo aquel que nos parezca sabroso sin
tener en cuenta ni donde ni cuando crece; además, las técnicas de conservación permiten
una larga vida a los productos, una duración casi indefinida con o sin fecha de
caducidad.
Los generalistas del pasado lo eran a nivel de especie pero no a nivel de población.
Poseían desde dietas basadas únicamente en la proteína, tal como ocurría con el Homo
neandertalensis y el Homo sapiens, que vivían en las zonas centrales de los continentes
en un permafrost constante, hasta las dietas ampliamente variadas de los homínidos que
habitaban las zonas mediterráneas donde la mayor parte del tiempo no sufrían heladas.
Al ser nómadas y no consumir grasas saturadas en abundancia, tanto para las especies
que nos han precedido como para nuestra especie, antes del Holoceno, hace
4
aproximadamente unos 10.000 años, la obesidad, tal como expone muy bien el Dr.
Villegas, no se conocía.
Al convertirnos en sedentarios, hace unos 8.000 años, el control del alimento cambió
definitivamente nuestra dieta; aumentaron los carbohidratos de manera cada vez más
alarmante. Sin embargo, el trabajo físico en el campo nos servía para metabolizar
eficazmente los nuevos alimentos. También aumentaron en la dieta humana los
alimentos con muchas grasas ya que los animales pastadores libres desaparecieron
paulatinamente para dar paso a los prisioneros alimenticios de nuestra especie. Con la
llegada de la revolución científico-técnica, a mediados del siglo XX, las cosas volvieron
a cambiar de forma alarmante.
Hoy en día, aunque algunos de nosotros seamos relativamente nómadas y hagamos
ejercicio, la obesidad es una patología común que afecta a mayores, adultos, jóvenes y
niños. El impacto de la revolución científico-técnica rompe con los procesos de
adaptación propios de la selección natural que había operado durante toda la evolución
de nuestro género. A lo largo del proceso se seleccionó por poblaciones el tipo de
comida según la situación geográfica y climática a la que se adaptaba una comunidad
humana.
Frecuentemente evolución también significa una revolución. Seguramente el Homo
sapiens actual no podría adaptarse tan fácilmente a un cambio de dieta y, si volviera a
una dieta propia del Paleolítico, sería incapaz de resistirla. Para ilustrarlo, acudamos al
ejemplo que nos ofrecen algunos contextos de cazadores recolectores actuales; algunos
de sus especimenes pueden comer de una vez cerca de seis kilogramos de carne, cosa
que parece imposible para cualquier miembro de nuestra especie.
Lo que sí es terrible en nuestra especie es que la abundancia de proteína consumida por
un 30 % de la población del planeta sea compensada por la deficiencia alimenticia del
70 % restante. Es absurdo hablar de sobrealimentación cuando la mayoría de nuestros
congéneres sufren déficits estructurales. Una gravísima contradicción.
La alimentación equilibrada será básica tras la socialización de la revolución científicotécnica. Como muy bien dice José Antonio Villegas: “… La solución está en la
tecnología, la industria debe encaminar su desarrollo tecnológico hacia alimentos
saludables, no hacia los más rentables. Para ello solo hay un camino crear una corriente
de consumo”. O lo que es lo mismo, lo que no hace la selección natural lo debe hacer la
selección cultural, lo cual significa una revolución en nuestra especie y una
transformación de sus hábitos.
Somos unos primates de costumbres ancestrales que estamos cambiando rápidamente
nuestros hábitos por la abundancia con la que se producen alimentos en algunos medios
humanos: en otros, en cambio, son más escasos y se generan problemas serios para la
supervivencia, recordemos solamente las hambrunas del siglo XX y, en nuestros días,
las que producen los cambios clima y las guerras. Allí donde existe abundancia también
existe el negocio, una forma de acumular calorías en forma de dinero. Primates con
poca conciencia, debemos alertar del peligro que supone el no cambiar hábitos. En mi
opinión, solamente en el marco del aumento de la conciencia crítica de especie seremos
capaces de combatir la patología que provoca una mala nutrición y que puede
5
conducirnos a una situación donde la enfermedad sea algo cotidiano en nuestras
poblaciones.
Tenemos un conocimiento y una tecnología de humanos, pero nos comportamos como
primates poco evolucionados. La sustitución del orden natural por la organización
humana representa un aumento de complejidad en nuestra socialización. La nutrición es
algo fundamental. Unos comportamientos humanos socialmente avanzados deberían
conducirnos en primer lugar a ser solidarios con quien pasa hambre. Después, a mejorar
nuestra capacidad de entender que comer correctamente no es únicamente ingerir lo que
nos gusta sino lo que alimenta y es bueno para nuestro organismo; en otras palabras, nos
hace falta sentido común.
No recomiendo la apuesta romántica por la comida paleolítica. La comida basura actual,
tal y como se entiende la comida rápida y rebosante de grasas, tampoco es
recomendable, como dice muy bien el autor del libro. Sí que lo es la comida que se
adapte a la falta de ejercicio físico y que sea mejor para el ejercicio intelectual. La
comida que revolucione nuestra forma de comportarnos y que genere la nueva sociedad
de la revolución científico-técnica tendrá que ser muy manipulada -en sentido positivopara que nos siente bien. Hacer ejercicio no está mal aunque sea de forma artificial, la
comida también lo será.
La genética y la proteómica tienen mucho que decir sobre esta cuestión; la evolución es
irreversible y provocará una revolución en la alimentación y en el comportamiento si su
socialización se hace con criterios y crítica. Comer mal para estar gordo o para estar
flaco, un hecho único de la especie de la abundancia, sobretodo en las partes del mundo
donde dicha abundancia es omnipresente.
De todas maneras, lo más importante es que haya comida para todos; después, que todos
nosotros podamos comer bien. La patología más importante de nuestra especie es la
falta de solidaridad. Los obesos en mayor o menor grado de Occidente, desde nuestra
enfermedad, muchas veces no queremos ver lo flacos y mal alimentados que están los
congéneres de otros continentes, y tememos enfermedades como la abulia, cuando
culturalmente contribuimos a su éxito mientras desvirtuamos los procesos naturales sin
sustituirlos por procesos humanos lógicos.
Probablemente, el Homo antecessor de Gran Dolina no habría dado crédito a la visión
de unos homínidos obesos como lo somos nosotros en un 30 %. Ahora bien, si nos
hubiera comido quizás los caníbales habrían enfermado a causa de la gran ingesta de
grasa del Homo sapiens actual. No puede ocurrir dado que los caníbales de Atapuerca
desaparecieron hace miles y miles de años. Ellos no conocieron esta patología y
comieron los sabrosos cuerpos de sus congéneres que inadvertidamente corrían por la
sierra, víctimas de unos sagaces omnívoros que, mientras consumían los cuerpos de las
crías y de los jóvenes, se deleitaban acompañando el ágape con lladoners, la deliciosa
fruta del Celtys australis.
Aquí termino, recomiendo leer con atención este libro, no sin antes advertir que lo que
debemos cambiar es nuestra forma de conocer, de pensar y de actuar. Quizás después
seamos capaces de comer mejor y de manera más solidaria. Nuestra principal patología
es no saber qué somos y hacia dónde vamos.
6
1.- INTRODUCCIÓN (Hombre refranero, medido y certero).
Estamos llenos de tópicos en cuanto a la alimentación. En múltiples ocasiones mis
pacientes comienzan el relato de su forma de alimentarse haciendo preguntas; ¿Doctor,
es verdad que la fruta hay que tomarla antes del resto de los alimentos? ¿Es cierto que
no se debe beber agua en las comidas? ¿Es bueno tomar una vez al mes la dieta del
pomelo? ¿Y ayunar?
Hay cientos de libros sobre el tema y en las conversaciones entre amigos y conocidos
siempre hay alguien que sentencia sobre algún hábito alimenticio que, supuestamente,
es mucho mejor que los otros. Todos conocemos algún vegetariano y de vez en cuando
se pone de moda una dieta especial, la dieta Atkins (basada en alimentos ricos en
proteínas) o la dieta Macrobiótica o Zen (que en casos extremos llega a preconizar
alimentarse exclusivamente de cereales) etc etc. Hasta los enfermos de algunas
patologías graves con malos resultados con el tratamiento médico científico, consultan
con los especialistas en nutrición para que les informen de la posible curación con la
“nutrición ortomolecular”, basada en tratar enfermedades con suplementos de vitaminas
y minerales.
Pensamos que nuestra tecnología ha resuelto los grandes problemas de la alimentación,
y creemos firmemente que el futuro será a base de comidas tecnológicas, a base de lo
que ahora se llaman “alimentos funcionales”, es decir, alimentos modificados con
criterios saludables. Y no hablemos de los alimentos transgénicos y la revolución que
pueden suponer en nuestra vida.
Existen dietas basadas en la filosofía (vegetarianismo, dieta zen, dieta ayurveda…), en
supuestos seudocientíficos (dieta mediterránea, dieta zona, dieta por grupos
sanguíneos…), en criterios médicos (dietoterapia en distintas enfermedades), en
situaciones de catástrofes (dieta de supervivencia), en prácticas deportivas intensas
(dietas pre, per y postcompetitivas) etc. Sin embargo algo no funciona cuando hay más
alimentos que nunca, más información de la que ha habido en nuestra historia, y a pesar
de todo, las grandes enfermedades que padece el ser humano en la actualidad
(enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, etc) están relacionadas con la dieta.
Hay que dar un golpe de timón y enfrentarnos con nuestras teorías si estas fallan y, en el
campo de la alimentación, algo falla estrepitosamente.
Este libro está escrito desde la independencia (nadie lo subvenciona, ni me ha
presionado directa o indirectamente para decir u omitir algo), y desde el rigor
intelectual, por tanto, y fiel a ese rigor, tengo que advertir al lector que el concepto
básico en el que se fundamenta (la teoría dietética evolutiva) no deja de ser eso, una
hipótesis sin la base experimental suficiente que le de sustento de tesis. No obstante,
también es cierto que se basa en datos fuertemente asentados en el campo de la
paleoantropología y en conceptos metabólicos y de tecnología de alimentos que están,
asimismo, claramente definidos y documentados. No he querido asumir el lenguaje
científico y someter al lector no especialista, al tormento de citas y citas, algo
imprescindible, por otro lado. Todo el libro es, por tanto, fruto de la introspección de un
investigador cuyo currículum está libre de sospecha. La experiencia desde los años
universitarios cuando leí mi tesis sobre la alimentación de ciclistas de competición,
pasando por los centenares de estudios e investigaciones en este campo, unido a miles
de encuestas dietéticas realizadas a deportistas, y a una experiencia enormemente
7
satisfactoria como profesor de la asignatura de “ayudas ergogénicas” (sustancias que
mejoran el rendimiento deportivo sin ser dopantes), todo ello me ha servido para
sentarme con tranquilidad, revisar documentos y apuntes y expresarles mi opinión
personal.
El libro argumenta nuestro pasado y echa una ojeada al futuro que está ya encima con la
nutrigenómica. Cada definición, cada nutriente, cada posibilidad alimentaria tiene su
ojeada al pasado en la definición “Solución Paleolítica” y al presente como “Solución
Aprovechando la Actual Tecnología”. De esta forma, el lector puede contrastar la
capacidad (o no) de adaptar nuestra alimentación en la sociedad actual, a la que nuestros
genes nos condicionan. Ahora más que nunca hay que decir que “Eres lo que comes”.
2.- EL HAMBRE (El comer mató a muchos, el hambre a casi ninguno).
La primera consideración que hay que hacer es que cuando hablamos de alimentación,
hablamos de supervivencia, es decir, tocamos un punto clave de nuestra condición de
seres vivos. Nuestro refranero está lleno de referencias al hambre, algo que la
humanidad lleva asociado desde nuestro origen; dejar de comer por haber comido, no
es tiempo perdido
El hambre diezmó e hizo desaparecer muchos homínidos antepasados nuestros. Quizás
sea el factor que más ha influido en la evolución de nuestra especie. Lo conocemos
bien, hemos hecho mucho camino juntos, tanto es así que nuestro organismo tiene
decenas de sistemas para evitar el despilfarro de energía cuando hay abundancia.
Las grandes hambrunas que han padecido los pueblos han marcado su historia. Entre
1846 y 1851 más de un millón de irlandeses murieron de hambre. ¿La razón? La
dependencia de un alimento, la patata. Debido a las características agrícolas de su
producción (la patata es la cuarta planta de más rendimiento del mundo), los campesinos
irlandeses dependían totalmente de ella (se dice que en Irlanda, un campesino consumía
de 5 a 6 kg diarios). En 1845, tras tres semanas de lluvia las patateras se infectaron con
un hongo y la producción se destruyó. La consecuencia fue no solo la muerte de más de
un millón de personas, sino una de las emigraciones colectivas más grandes de la
historia, llevando a Norteamérica a más de 1,6 millones de irlandeses. Tras la hambruna
un movimiento revolucionario, el fenianismo, sirvió de preámbulo para la Guerra Civil
que desembocó, en 1921, en la creación del Estado libre de Irlanda en el sur de la isla.
Recordemos la India (más de 1 millón de muertos en 1943 en Bengala), China, con más
de 15 millones de personas fallecidas entre 1958 y 1961 y África, con la gran hambruna
de El Sahel entre 1968 y 1973. En el momento de escribir este libro, miles de personas
mueren de hambre en África y se produce una emigración masiva que lleva a miles de
ciudadanos de países pobres africanos a las costas españolas a riesgo de perder sus vidas
en travesías marítimas más propias de siglos pasados.
Pues bien, podemos aprender mucho de estas situaciones dramáticas. Cuando un varón
adulto africano se queda sin suficientes alimentos por un corto período de tiempo
(menos de un año) y luego vuelve a comer adecuadamente ante una nueva cosecha, no
sufre daños corporales. El organismo durante la situación de hambre se adapta,
disminuye su gasto energético, duerme más, trabaja menos y pierde el apetito. Cuando
hay alimentos, recupera las ganas de comer y comienza a tener más ganas de trabajar.
8
¡El organismo está preparado para pasar hambre!
¿Pero que pasa si el organismo no pasa hambre? ¿Y si come todos los días algo más de
lo que necesita? Miremos a nuestro alrededor, miles de obesos (un 30% de españoles
tiene sobrepeso), mala calidad de vida, millones de euros gastados en seguir dietas en
clínicas de adelgazamiento, en fin, todo son señales de que algo no va bien.
¡No estamos preparados para comer más de lo que necesitamos!
Vamos a buscar las razones para esta realidad epidemiológica, es decir, vamos a
averiguar por qué la población enferma precisamente cuando tiene más alimentos a su
disposición. Para ello tenemos que echar la vista atrás, muy muy atrás.
Los ciclos de hambre y saciedad han conformado nuestra especie (nuestros genes). No
estamos preparados genéticamente para asumir una alimentación que nos aporte más
energía de la que gastamos.
3.- LO QUE COMÍAMOS HACE MILES DE AÑOS CONDICIONA LO QUE
DEBEMOS COMER AHORA (El que no tiene experiencia, que tenga imaginación).
Nuestro organismo apenas ha cambiado desde el paleolítico medio, hace más de 40.000
años. Nuestra mente es la misma del homo sapiens sapiens que salió de un nicho
ecológico (un nicho ecológico en biología no es un espacio concreto sino una abstracción que
abarca todos los factores que hacen posible encontrar tal especie en tal hábitat concreto) en
África central hace unos 150.000 años y pobló la Tierra.
Hay una frase que se comenta mucho en la comunidad científica tras el éxito del
proyecto genoma humano: “El hombre socialmente está en el siglo XXI, pero
genéticamente sigue en el paleolítico”.
¿Cómo ha marcado nuestra alimentación ancestral a nuestro organismo?
Hace 1 millón y medio de años las precipitaciones descendieron notablemente y una
parte del continente africano fue haciéndose progresivamente más seca. Al disminuir los
bosques se produjo mayor competencia por el espacio y muchos de aquellos primeros
homínidos (primates adaptados a la posición bípeda), se vieron forzados a vagar por las
llanuras donde muchos de ellos morirían.
Algo fue providencial, los efectos de la glaciación no perduraron, con lo que tras un
ciclo se repitió otro y volvió la abundancia y la escasez. En ese mundo asequible para
los primates hace millones de años se produjo una evolución típicamente arborescente
con la aparición de distintos tipos de homínidos con una característica común, la
bipedación. Se dieron entonces una serie de circunstancias en cuyo orden en
importancia todavía no hay consenso, pero que sin duda fueron decisivos para llegar a
nuestra evolución actual. Al caminar sobre dos piernas se dejó libre la mano, que
adquirió una posición única del pulgar que nos permite la acción de pinza y con ello, la
utilización y fabricación de herramientas precisas, muy útiles para la caza. Descendió la
laringe permitiéndonos la fonación y el habla, lo que nos permitió una comunicación
precisa y posibilitó nuestro desarrollo social. Homínidos que hablaban, manejaban
herramientas y cazaban en conjunto, comían más carne y podían permitirse un lujo,
desarrollar el cerebro.
9
No sabemos con seguridad quien hizo desarrollarse a quien, si fue el hecho de comer
carne con mayor facilidad lo que transformó nuestro tubo digestivo y permitió
desarrollarse a un órgano que consume tanta energía como nuestro cerebro, o si fue un
mayor cerebro el que desarrolló tácticas de cooperación y utilización de herramientas
que a su vez facilitó la caza y, por tanto, comer más carne.
Fíjese, lector, en la trascendencia de la frase “Aunque estemos en el siglo XXI,
seguimos genéticamente en el Paleolítico”
4.- LO QUE SI ES SEGURO ES QUE COMER MÁS CARNE NOS HIZO SER
MÁS INTELIGENTES (Olla con jamón y gallina, a los muertos resucita).
La carne tiene lo que se denominan proteínas de alta calidad. ¿Y que son proteínas de
alta calidad? Pues aquéllas que están formadas por aminoácidos del tipo de los que no
podemos sintetizar y que necesariamente tenemos que ingerir de los alimentos. Los
llamados aminoácidos esenciales.
Uno de estos aminoácidos ha tenido un papel muy importante en nuestra evolución, se
trata de la tirosina. Nuestro cerebro sintetiza una sustancia que tiene una acción
primordial en la transmisión de impulsos entre neuronas en las zonas más
evolucionadas, la dopamina. Hay bastantes evidencias de que determinadas condiciones
de termorregulación en las zonas de fuerte calor africano de donde procedemos, unidas
a la necesidad de una intensa actividad física para cazar y sumadas, lógicamente, a la
proteína de alta calidad de la carne de caza, aumentaron la dopamina y dieron lugar a la
expansión de las zonas más modernas y complejas del cerebro humano.
Ahora bien, el cerebro es uno de los órganos más costosos (consume mucha energía).
Precisa un 20% de las calorías totales ingeridas (10 veces más que cualquier otro
órgano). Había que sacrificar el requerimiento de energía de algún otra parte del cuerpo
y, en este caso, el perjudicado fue el aparato digestivo que disminuyó su longitud, es
decir, la expansión cerebral que se produjo en nuestra especie sólo fue posible con un
acortamiento del tubo digestivo (y un tubo digestivo corto es típico de los carnívoros).
Los animales herbívoros tienen tubos digestivos largos, por lo que gran parte de la
energía que consumen se destina al mantenimiento de ese órgano. Para reducir el gasto
energético del tubo digestivo, nuestros antepasados necesitaron comer más carne, un
alimento mucho más fácil de digerir. Nuestra inteligencia, creciente, nos permitió
acceder a este alimento sin necesidad de modificar nuestros dientes y muelas para poder
desgarrar la carne o triturar los huesos como el resto de depredadores, sino que
aprendimos a usar herramientas como cantos y filos de piedras y después aprendimos a
tallarlas para que éstas fueran más eficaces (si tenemos que cortar, desgarrar y masticar
carne y no tenemos buenos colmillos, necesitaremos herramientas que los sustituyan).
El primer concepto claro en nutrición humana es, por tanto, que somos omnívoros, es
decir, el vegetarianismo en nuestra especie es “contra natura” y para aplicarlo
debemos recurrir a complementos proteicos y de algunas vitaminas (como la B12). Esto
no quiere decir que la decisión libre y soberana de ser vegetariano conlleve
necesariamente a graves padecimientos, ya que gracias a los conocimientos actuales
sabemos como complementar una dieta deficitaria y obtener una dieta equilibrada.
Significa, simplemente, que no se puede sostener que el vegetarianismo sea una vuelta a
nuestros orígenes.
10
El llamado Homo habilis hace dos millones de años, fue el primero que se decidió por
usar herramientas para cazar, así, pudo descuartizar rápidamente a los animales y
transportar la carne a un sitio seguro. Era imprescindible desarrollar tácticas de caza y
de supervivencia en un medio hostil para el que no éramos los animales mejor armados,
entonces surgió la cooperación, la socialización y el trabajo en grupo.
Tener que vivir en grupos y relacionarnos preparando
estrategias de caza, nos obligó a hacernos más complejos. El
Homo Heidelbergensis (del que derivó el neandertal), que
habitó en Atapuerca hace 500.000 años, realizaba utensilios de
caza complejos y tenía una actividad social. No obstante, la
búsqueda de la caza obligaba a un desplazamiento constante
siguiendo las migraciones de los herbívoros. Las poblaciones
de cazadores se mantenían en grupos reducidos (lo máximo
que permitía compartir unos cuantos animales cazados) y su
esperanza de vida rondaba los 40 años.
Fue en una zona específica del cuerno de África, donde un grupo de homínidos
desarrolló capacidades nuevas. Cazaban los machos mientras las hembras recogían
marisco y pescaban en las orillas del mar Rojo. Esas hembras que estaban preñadas y
daban ese mismo alimento a las crías cuando se destetaban, estaban forjando el
desarrollo del cerebro del Homo sapiens sapiens. El marisco y el pescado son muy ricos
en un tipo de ácido graso insaturado, el llamado n3 u omega3 (quédense con ese
nombre, ya hablaremos de él más adelante). El cerebro nuestro está, por tanto, muy
conformado por ese tipo de ácido graso. A partir de ahí, se produjo un mayor
refinamiento en las asimetrías cerebrales y un aumento del cociente de encefalización
(mayor proporción de cerebro en relación al peso del cuerpo). Seguro que en este salto
evolutivo tuvo mucho que ver la termorregulación tan fantásticamente conseguida en
nuestra especie, que le permitió al cerebro eliminar calor cuando el cuerpo aumenta la
temperatura interna (por la acción de la caza, por ejemplo).
Dejamos a la imaginación del lector la relación entre las características cazadoras y
sobre todo pescadoras del sapiens sapiens, el aumento brusco de su encefalización y
la extinción del resto de homínidos competidores.
Hace unos 10.000 años finalizó la última glaciación del Cuaternario, la temperatura de
la Tierra subió unos 5º C en unos miles de años y el consecuente deshielo elevó el nivel
del mar inundando las tierras bajas, los mejores territorios de caza del homo sapiens
sapiens. Nueva situación complicada y nueva adaptación, esta vez, con un mayor
desarrollo cerebral. El hombre afrontó el reto de criar animales y plantar especies
cultivables, nació la agricultura y la ganadería. Las poblaciones dejaron de ser nómadas,
comenzó el desarrollo de ciudades y aumentó el número de miembros en los grupos y,
por tanto, la complejidad social. El manejo del fuego le permitió tomar cereales y
legumbres y aprovechar partes de la carne de difícil digestión. Aumentó su esperanza de
vida y accedió por primera vez a alimentos “nuevos” como el aceite (procedente de
alimentos cultivados) y el azúcar (procedente de la caña y de la remolacha), así como el
vino, especies y demás alimentos modernos.
El uso del fuego merece una atención especial porque ha marcado hitos en los cambios
alimenticios de nuestra especie. El conocimiento del fuego es muy antiguo, quizás lo
emplearan esporádicamente homínidos anteriores a nuestra especie hace más de medio
11
millón de años. Sin embargo, fue el homo sapiens el que consiguió dominarlo
aprendiendo a crearlo cuando lo necesitaba. Con fuego se podía asar la carne, dándole
mejor sabor y al mismo tiempo ablandando las fibras para que se pudiese masticar más
fácilmente. Se podía tostar el grano (cereales) y las legumbres, haciéndolas comestibles,
aumentando de este modo las reservas de comida. Hay que tener en cuenta que las
legumbres son una buena fuente de proteínas complementaria de la carne y el pescado y
nos permitía no depender tanto de la caza. El fuego además mataba los gérmenes y
parásitos de la comida, reduciendo las enfermedades, pero no solo eso, también
contribuyó a socializarnos hasta entrar tanto en nuestra memoria genética que
actualmente una buena chimenea es el punto ideal de encuentro de la familia para
comunicarse los hechos cotidianos. ¡Un cuento al abrigo de una buena hoguera! ¡Que
escena tan profundamente homo sapiens!
Fueron grandes cambios que solo podía afrontar un animal generalista (como somos
nosotros). La mayoría de las especies tienen nichos ecológicos amplios que, no siendo
tan eficaces en el aprovechamiento de los recursos, tienen la ventaja de ser menos
vulnerables al adaptarse más fácilmente a nuevas situaciones, sea por cambios en el
ambiente físico, sea por entrar en competencia con nuevas especies. A estas especies
(como la nuestra), los ecólogos las llaman generalistas. Pues bien, los cambios en
nuestra alimentación han sido tan profundos y en tan corto espacio de tiempo que quizás
no hayamos tenido tiempo de adaptarnos metabólicamente a ellos, lo que justificaría la
pregunta que nos hacíamos al principio. ¿Cómo es que ahora que comemos de todo y
mucho más que nunca, tenemos tantas enfermedades relacionadas con la alimentación?
Vamos a ver en la figura 1 una ilustración sobre esos cambios tan drásticos en algunos
nutrientes específicos (pero muy importantes)
12
Es decir, tomamos mucha más grasa que nunca (más calorías inútiles por la ausencia de
otros nutrientes como vitaminas, minerales y antioxidantes), además es una grasa
alejada de la que tomábamos antes (mucha más grasa saturada y muy pocos ácidos
grasos omega-3). Han aparecido grasas nuevas que son desconocidas por nuestro
metabolismo (grasas “trans”) y tomamos menor cantidad de muchas vitaminas y
minerales (como las vitaminas C y E del gráfico).
Tenemos, por tanto, una condición genética, de especie, marcada por millones de años
de evolución, que nos señala un tipo de alimentación de referencia. La llamada dieta
paleolítica. ¿Y en qué difiere esa dieta de la que tomamos ahora?
4.- LA ALIMENTACIÓN ACTUAL. (Buen comer, trae mal comer).
Nuestra alimentación, en este momento, tiene dos caras absolutamente contrapuestas.
Por un lado, la globalización permite que podamos acceder a cualquier alimento en
cualquier época del año, es decir, ya no hace falta esperar a la cosecha en invierno para
comer naranjas, podemos tomar pescado procesado industrialmente semanas antes en
lugares remotos, o elegir el pan (por ejemplo) entre más de veinte modalidades
diferentes.
Por otro lado, el gran cambio en nuestros hábitos genera una alteración brutal en la
ingesta de determinados nutrientes. Por ejemplo, no se roen los huesos, y se elimina
cualquier espina del pescado (disminuye la entrada de calcio). Se pela la fruta y se tiran
las semillas y, a veces la piel, al comer uva (por ejemplo), con lo que disminuye la
ingesta de sustancias con gran poder antioxidante. Eliminamos la fibra y aumentamos la
ingesta de azúcar, con lo que aumentamos las calorías por encima de nuestros
requerimientos. Buscamos fundamentalmente el sabor en las comidas (comer ha llegado
a convertirse en un acto social, piensen en las comidas “de negocios”), con la entrada de
una gran cantidad de grasas (que son las que dan el sabor). Ya no tomamos sangre y
apenas consumimos vísceras (con lo que disminuye al ingesta de hierro absorbible) etc.
Con todo ello se alteran mecanismos arcaicos de regulación de la ingesta. La mayor
ingesta de grasas y carbohidratos simples hace que las comidas sean menos saciantes, lo
que hace que comamos más y, encima, hacemos menos ejercicio. Un cazador recolector
de hace un millón de años realizaba un ejercicio físico equivalente a caminar una media
de 20 a 30 km diarios. Eso hoy día solo lo hacen los deportistas de fondo. Esta gran
contradicción se salda con una generación de obesos. En Estados Unidos, si todo sigue
al ritmo actual, se calcula que en el año 2040 todos serán obesos (y nuestra situación es
cada vez más parecida a la de ellos).
El primer gran cambio en los hábitos alimenticios se debió al sedentarismo en base a la
aparición de la ganadería y la agricultura, hace unos siete u ocho mil años. La cría de
animales domésticos para su consumo de carne en espacios cerrados cambió la ingesta
de carne de caza (pobre en grasa) por carne de animales sedentarios en los que se
buscaba la obesidad (la grasa). Eran animales básicamente rumiantes, con un tejido
graso rico en grasas saturadas. La aparición de sociedades humanas en el interior de
continentes, alejados muchas veces de la pesca, eliminó una gran fuente de proteínas y
grasas omega 3 (otra vez la palabreja, tranquilos, ya la explicaremos).
13
Finalmente, la agricultura introdujo el cereal en nuestra alimentación, aumentando la
fuente de hidratos de carbono. Además, el manejo de las fuentes de alimentación dio
lugar a las primeras tecnologías de los alimentos, obteniendo aceite de girasol, soja,
aceitunas etc, lo que introdujo la grasa de forma exagerada en nuestra ingesta dieta.
Apliquemos el sentido común, pensemos en un homínido que durante decenas de miles
de años se adapta a ir introduciendo poco a poco más carne en su ración diaria (su tubo
digestivo va disminuyendo y su cerebro va aumentando). Todo su organismo se va
adaptando al metabolismo de nuevas fuentes energéticas, pero manteniendo muchos de
los alimentos habituales hasta entonces (insectos, raíces, vegetales, frutas…). Si
observamos los nutrientes que supone la ingesta de algunos insectos que actualmente
son fuente de proteínas en algunas culturas (Figura 2), nos llevaremos la sorpresa de ver
que son muy ricos en proteínas, calcio y hierro.
Cuando ya está adaptado a incluir más carne en su dieta, casi súbitamente se hace
ganadero y agricultor, y de pronto se encuentra con unas fuentes de alimentos
desconocidas para su especie, cereales, grasas saturadas… Su tecnología se hace más
precisa y ya es capaz de producir aceite (grasa desconocida para él), descubre como
almacenar carne y pescado en sal (aumenta el consumo de cloruro sódico) y también
como obtener azúcar (el gran descubrimiento de la humanidad). En pocos años su dieta
baja drásticamente en proteínas y sube en carbohidratos simples y grasas.
Lo que puede pasar si bruscamente a un animal vegetariano le damos carne, lo tenemos
en el fenómeno de las “vacas locas”. Se utiliza un pienso elaborado con carne de ovejas
con una enfermedad llamada “scrapie” (alteraciones neurológicas muy graves
provocadas por unas proteínas infectantes llamadas priones) y la enfermedad salta la
especie y afecta a las vacas (con un tubo digestivo preparado para la absorción de
nutrientes de orígen vegetal, no de proteínas animales).
14
En términos de nutrientes, esta revolución alimenticia significó:
a) La disminución del porcentaje de ingesta proteica, pasando a ser los
carbohidratos y la grasa la fuente principal de calorías.
b) El cambio de la fuente de grasas, que pasó de ser alta en ácidos grasos
poliinsaturados omega 3 a ser rica en grasas saturadas
c) La alteración en la relación de la fuente de grasas poliinsaturadas que pasó a ser
muy alta en omega 6 (aceites de soja, maíz, girasol) frente a omega 3 (pescado)
d) La fuerte disminución de la fibra, tanto soluble como insoluble.
e) El déficit de vitaminas y minerales debido a la disminución de la ingesta de
verduras, hortalizas y frutas.
El siguiente gran cambio en nuestra alimentación lo ha provocado la sociedad industrial
con la aparición de alimentos procesados.
En términos de nutrientes, esta segunda revolución
alimenticia significó:
a) La aparición de los alimentos refinados y la
gran explosión del azúcar y derivados, con lo
que se perdió la fibra que tomábamos en la
dieta (Figura 3)
b) El aumento de los alimentos con grasas
industriales y la presencia de grasas “trans” (un
tipo de grasa que apenas está presente en la
naturaleza y es muy utilizada por la industria).
c) La posibilidad de tener alimentos disponibles
en cualquier momento, lo que condujo a la ingesta hipercalórica.
Si comparamos la ingesta de vitaminas y
minerales de un cazador-recolector del
paleolítico con un habitante moderno de
un país desarrollado (USA) podremos
comprobar una pobreza importante, en
nuestra dieta actual, en la mayoría de
vitaminas y minerales.
Y si observamos el aumento del consumo
de grasa, es escalofriante (Figura 4)
15
Tomamos menos proteínas, fibra, vitaminas y minerales y más carbohidratos simples y
grasas que nuestros antepasados. Además la grasa no es la que tomaban nuestros
antepasados hace decenas de miles de años.
Hay que tener en cuenta que los cambios tan bruscos en la alimentación (decenas de
años, frente a millones de años conformando nuestros genes en torno a unas necesidades
concretas), no pueden ser asumidos por ninguna especie animal. Nosotros no somos una
excepción, aunque es cierto que nuestro carácter de generalistas nos ha permitido
sobrevivir en condiciones de ausencia casi total de alguna fuente concreta, pero siempre
que esa fuente no fueran las proteínas, ácidos grasos esenciales, vitaminas o minerales
(un ejemplo lo proporcionan los inuit (esquimales del Ártico), cuya dieta es básicamente
proteica).
Bien, ya tenemos planteado el hecho objetivo: Hemos cambiado la dieta que llevábamos
durante decenas de miles de años en dos ocasiones, la primera hace unos 8.000 años y la
segunda (y aún más drástica) hace decenas de años (escasamente 30 ó 40 años). La
pregunta que debemos hacernos es: ¿Nos hemos adaptado metabólica y genéticamente a
este cambio?
Vamos a intentar responder a esta pregunta con hechos históricos y datos
epidemiológicos.
5.- CAMBIOS EN LA ALIMENTACIÓN PRODUCIDOS A LO LARGO DEL
TIEMPO (Lo que a la vista está, no necesita anteojos)
Quienes han estudiado los efectos de la
alimentación en el ser humano, han
aprendido en multitud de ocasiones a base de
las bofetadas con las que la realidad nos ha
golpeado.
En los años 1950-1953, Estados Unidos
estuvo implicado en la llamada “guerra de
Corea”. Eran años de la postguerra mundial,
años de hambre en todo el mundo excepto en
USA, en donde se producía un crecimiento
industrial acelerado y el llamado “baby
boom”. Los norteamericanos tomaban cuatro
comidas al día y se permitían el lujo de
enviar comida a los países que pasábamos
hambre. En España, en los Colegios
tomábamos en el recreo un humeante vaso
de leche reconstituida con leche en polvo
norteamericana.
Cuando los forenses militares estudiaban a los jóvenes fallecidos en combate,
descubrieron con perplejidad, que las arterias de sus “chicos” estaban llenas de un
material amarillento. Los jóvenes saludables norteamericanos, que desayunaban huevos
con tocino tenían una enfermedad nueva, la arteriosclerosis, que pasaría a convertirse en
una de las mayores causas de fallecimiento en los años posteriores, la cardiopatía
isquémica.
16
Lo tremendo del tema vendría con las investigaciones posteriores en tribus que vivían
como nuestros antepasados más remotos. Esquimales, Kikuyu Keniatas, Isleños de
Solomon Islands, Indios Navajo, Pastores Masais, Aborígenes Australianos,
Bosquimanos del Kalahari, Nativos de New Guinea y Pigmeos del Congo. Todos ellos
tenían bajísimos índices de enfermedades cardiovasculares. Es más, cuando algunos de
estos pueblos ancestrales cambiaban al estilo de vida (y comida) occidentales como los
esquimales que eran absorbidos por el gobierno canadiense, o los aborígenes
australianos subvencionados por el gobierno en reservas, tenían incluso mayores niveles
de enfermedad que los ciudadanos de países desarrollados. Fue la primera alarma
dietética de nuestro estilo de vida occidental. “Las grasas saturadas pueden matar”.
El estudio de estilos de vida y de alimentación de países o zonas en las que los
habitantes se conservaran más sanos y vivieran más tiempo fue motivo de estudio en los
años posteriores. Una de estas zonas estudiadas fue la isla de Creta. En esta isla, sus
habitantes tenían muchas menos enfermedades cardiovasculares. ¿La causa? La dieta a
base de pescado, caracoles, animales criados al aire libre, borraja y acelgas silvestres,
aceite de oliva sin refinar, vino tinto y trabajo con requerimiento energético (pequeños
agricultores, pescadores, comerciantes, oficios…). Le llamaron la dieta mediterránea y
comenzaron a recomendarla para evitar los factores de riesgo de la cardiopatía
isquémica que mataba cientos de miles de norteamericanos.
Claro, el reclamo era demasiado interesante como para dejarlo pasar. Rápidamente
todos los países bañados por el mediterráneo se apuntaron al carro de la dieta
mediterránea. Zona con litoral al mediterráneo, en donde se bebiera vino tinto, se
utilizara aceite de oliva y se comiera algo de pescado, ya era “zona saludable por tomar
dieta mediterránea”.
Una persona que viva en Alicante, trabaje y coma a mediodía fuera de casa, o tome un
plato de comida rápida, ingiera pescado esporádicamente (de piscifactoría en muchas
ocasiones), tome aceite de oliva, beba algo de vino tinto, se haga un guiso tradicional
algún fin de semana y tome fruta bien pelada y tratada, no sigue la dieta de los cretenses
y solo tendrá ventajas si lo comparamos con un centroeuropeo que tome comida rápida,
cocine con mantequilla, se alimente a menudo de carne de rumiantes rica en grasa
saturada y coma poca fruta. Es evidente que este último ciudadano es candidato
“princeps” a una cardiopatía isquémica, pero el alicantino no la podrá descartar.
Si quiere tener hábitos auténticamente saludables deberá imitar lo más posible a los
cazadores recolectores que nos han conformado tal como somos.
Observemos en el siguiente cuadro las grandes diferencias entre distintos pueblos
comparados con la dieta ancestral
17
¿Cuál es la diferencia?
Basta seguir las cruces de la tabla anterior y ponerlas en donde deberían estar.
Bien, ya vemos que hay datos incontestables de que al menos en cuanto a la alta ingesta
de grasas saturadas no ha habido adaptación. Vamos a repasar los recientes estudios
referentes a las consecuencias de la alteración en la relación ácidos grasos omega 6 /
omega 3 (seguimos con estas denominaciones, pero quede tranquilo el lector, lo
explicaremos con claridad al hablar de las grasas en la alimentación).
Existe una preocupación actual importante en cuanto a un hecho epidemiológico
(relacionado con padecimientos de grandes grupos de población), el gran aumento de
enfermedades alérgicas, autoinmunes y de componente inflamatorio crónico en los
países desarrollados. Pues bien, aunque esta es una investigación con plena vigencia, ya
podemos decir algunos datos muy contrastados.
Por ejemplo, podemos decir que los inuit de Groenlandia que consumen alimentos ricos
en omega 3 tienen una menor incidencia de enfermedades ateroscleróticas, es decir,
enfermedades que lesionan las arterias, pero también inflamatorias, autoinmunitarias y
mentales. Sabemos que la suplementación con aceite de pescado reduce los síntomas de
la psoriasis (una enfermedad inflamatoria de la piel) y de la colitis ulcerosa (en este caso
del intestino).
Pero es que en la elaboración de la respuesta inmunitaria los lípidos de la alimentación
son clave. Manipulando su ingesta alteramos la disponibilidad del sustrato de la
ciclooxigenasa y de la lipooxigenasa, dos intermediarios lipídicos en el control del
sistema inmunitario. Además, la membrana celular está compuesta de fosfolípidos (una
molécula de glicerol (glicerina) más dos de ácido graso y una de fosfato), sustancias que
conforman el esqueleto de las membranas de nuestras células y que se alteran, por tanto,
al manipular la ingesta dietética de grasas. La membrana celular es clave para la
comunicación de la célula con su entorno, reconoce las sustancias ajenas al organismo
frente a las cuales nos defendemos con anticuerpos, o sencillamente destruimos por
contacto. Es, por tanto, responsable de defendernos adecuadamente de lo que nos puede
18
matar. Cuando se modifican las propiedades de esta barrera celular de tanta importancia,
se producen respuestas anómalas, ya sea por deficiencia (baja inmunidad, infecciones y
cáncer), por exceso (enfermedades alérgicas) o por mal reconocimiento de nuestra
propia identidad (enfermedades autoinmunes).
Tenemos argumentos, por tanto, para achacarle a la dieta actual, al menos una parte
importante en cuanto al aumento de enfermedades de componente infamatorio e
inmunitario, pero si unimos la dieta y el sedentarismo, entonces la mezcla es explosiva.
Tan solo el síndrome metabólico (que suma ambos factores), supone l de cada 5
personas con grave riesgo de desarrollar enfermedades como el infarto de miocardio, la
diabetes que aparece en los adultos etc.
La ingesta alterada de carbohidratos (alta tasa de carbohidratos simples y muy baja de
fibra) y el desequilibrio en la grasa que se consume colabora en estos padecimientos vía
eicosanoides. Esta palabra técnica comprende un grupo de sustancias derivadas de los
ácidos grasos insaturados de veinte átomos de carbono (eicosa- es un prefijo griego que
significa veinte). Son mediadores locales, es decir, sustancias que el organismo produce
en un lugar para provocar una acción específica, por ejemplo, regulando la presión de
nuestras arterias. Lo que es interesante desde el punto de vista de la alimentación es que
se puede alterar la acción de estas sustancias modificando la dieta, de modo que una
alimentación rica en carbohidratos simples (bollería, galletas, azúcar..) y ácidos grasos
insaturados del tipo omega 6 significaría perjudicar las acciones naturales de estas
sustancias, mientras que una ingesta adecuada de carbohidratos complejos (patatas,
pasta, arroz..) y ácidos grasos omega 3 iría a favor de una acción adecuada en el
organismo. Este es el argumento de la llamada “dieta ZONA” que busca disminuir la
producción de los eicosanoides que favorecen los fenómenos inflamatorios (piense el
lector que las enfermedades que tienen un componente inflamatorio no se circunscriben
a las comunes finalizadas en –itis (artritis, pericarditis…), sino a una gran mayoría de
nuestros padecimientos (hoy día se considera la enfermedad de las arterias como una
enfermedad inflamatoria, por ejemplo). De hecho, las enfermedades inflamatorias que
se cronifican, se caracterizan por una regulación incorrecta en la que el organismo no es
capaz de limitar el fenómeno inflamatorio, desencadenándose una serie de reacciones
que producen alteraciones mucho más graves que la que desencadenó la primera
reacción; es el caso de la psoriasis, de la enfermedad de Crohn, de la esclerosis múltiple
etc.
Al fin y al cabo el dilema es simple; la naturaleza nos ha preparado evolutivamente para
una serie de reacciones químicas y para realizarlas necesita que estén los sustratos con
los que debe contar. Si no están todos, o hay algunos que no deberían estar o en
cantidades que no son las que nuestro organismo ha manejado durante miles de años,
hay problemas de formulación y, al final, el producto no es el deseado.
La nueva pregunta que nos deberíamos formular es si nos podemos adaptar a los
cambios de las nuevas reacciones químicas, y en este sentido, la respuesta es
sencillamente que no hemos tenido tiempo. No hay, por tanto, adaptación de nuestra
química interna a los cambios alimenticios recientes. Ante una afirmación tan categórica
uno se pregunta ¿Por qué no existe un consenso a nivel científico y se toman medidas
drásticas aumentando impuestos a determinados productos, realizando campañas de
información, etc etc?. ¿No sería razonable que las fábricas que lanzan productos como
las bebidas azucaradas o los bollos industriales pagasen un impuesto extra?. Bueno, los
19
primeros pasos se van dando poco a poco, de modo que en Gran Bretaña, por ejemplo, a
partir de este año está prohibida la venta de estos productos en los Colegios. Por otro
lado, se piensa en subvencionar las frutas y verduras destinadas a los comedores
escolares. Algo está empezando a cambiar..
Hay dos argumentos que justifican la indecisión de las autoridades sanitarias
mundiales. Por un lado la presión de las multinacionales que comercializan los
productos, agricultores, intermediarios… Miles y miles de personas que podrían verse
afectadas gravemente si se diera una alarma sin plena justificación. En esta nueva
sociedad hay tantos factores que han modificado nuestro hábitat que es muy difícil
consensuar cada acción. Recordemos que en los años 50 las tabaqueras decían que
fumar no era más peligroso que tomar café. Han hecho falta decenas de años, miles de
muertes directas, sentencias judiciales y una gran alarma sanitaria, para que en la
Unión Europea se prohíba la publicidad del tabaco y se reforme la organización común
del mercado del tabaco.
¿Es tan grave? ¿Acaso no podríamos habituarnos poco a poco? ¿Las nuevas tecnologías
y los alimentos light, funcionales y transgénicos no pueden salvarnos de esta situación
sin tener que comer lo que ya no nos gusta?
La respuesta está en el viento (como decía Bob Dylan), y el viento del progreso nos ha
traído los conocimientos actuales en genómica. Ahora sabemos que algunos
componentes de la dieta juegan un papel clave en la regulación de la expresión genética.
El genoma humano es sensible al entorno nutricional, de forma que, algunos genes
pueden modificarse en respuesta a los componentes de la dieta. En un futuro próximo
podremos establecer nuestra dieta en función de nuestras tendencias a enfermar; será
una dieta individualizada y, muchas veces, a base de alimentos nuevos (nutracéuticos).
Expliquemos este tema que es absolutamente novedoso y fundamental. Para ello vamos
a explicar algunos conceptos como gen, genoma, expresión génica etc.
6.- LA NUTRIGENÓMICA ES NUESTRA ESPERANZA (El día que el pobre come
merluza, está malo él o la merluza).
Vamos a repasar algunos conceptos necesarios para entender la palabreja que acabamos
de decir. Un gen es una secuencia lineal de nucleótidos (un nucleótido es uno de los
constituyentes del ADN o del ARN. Consta de una base (adenina, timina, guanina,
uracilo o citosina), más una molécula de azúcar de cinco átomos de carbono (pentosa) y
una de ácido fosfórico). La unión de la molécula de ácido fosfórico al azúcar de otro
nucleótido cuya molécula de ácido fosfórico está, a su vez, unida al azúcar de un tercer
nucleótido, genera cadenas de cientos de miles y millones de nucleótidos. Así se forma
el ácido nucleico, que según la base nitrogenada (adenina, guanina, citosina y uracilo) y
el tipo de azúcar (ribosa o desoxirribosa) da lugar a ADN o ARN.
El ARN difiere, por tanto, del ADN en que la pentosa de los nucleótidos constituyentes,
en lugar de una desoxirribosa es una ribosa, y en que en lugar de las cuatro bases
nitrogenadas mayoritarias presentes aparece uracilo en lugar de timina (Figura 5). Las
cadenas de ARN son más cortas que las de ADN (el ARN está constituido por una única
cadena). Por cierto, todos los seres vivos del planeta utilizan los mismos tipos de ácidos
nucleicos, lo que es una prueba indiscutible de nuestro origen común.
20
Ya sabemos, por tanto, que un gen es
una secuencia de nucleótidos de ADN
o ARN y que es esencial para realizar
una función específica en nuestro
organismo.
El cromosoma es el material
microscópico constituido por ADN
que se encuentra en el núcleo de las
nuestras células y el genoma es todo el
material genético contenido en los
cromosomas.
El 99,9% de la secuencia del genoma
humano es la misma para todas las personas, y ahora empezamos a conocer
pequeñísimas diferencias de una base (ya saben, la adenina (A), timina (T), guanina (G),
citosina (C)) pueden justificar enfermedades graves.
Pero por otro lado, sabemos que alrededor del 2% del genoma codifica instrucciones
para la síntesis de proteínas. Se trata de la expresión génica, un proceso muy complejo
mediante el cual se logra la síntesis de una cadena polipeptídica a partir de la
información hereditaria contenida en el gen correspondiente. La información genética
en el ADN se transcribe a una molécula de ARN llamada mensajero, la cual es
procesada para dar una molécula de ARN maduro. Este ARN mensajero es transportado
desde el núcleo hasta el citoplasma donde es traducido para la síntesis de una proteína.
Potencialmente la expresión de un gen puede ser regulada en cualquiera de las etapas
que van desde su transcripción hasta la síntesis de la proteína activa. Pues bien, este
estricto y variado sistema de control está influenciado por el estado nutricional del
individuo ¡Como no!
Por otro lado, no todos los genes se expresan al mismo tiempo ni en todas las células.
Hay sólo un grupo de genes que se expresan en todas las células del organismo y
proteínas que son esenciales para el funcionamiento general de las células. El resto de
los genes se expresan o no en los diferentes tipos de células, dependiendo de la función
de la célula en un tejido particular. De esta forma, las respuestas al ambiente o los
procesos de desarrollo no suelen producirse como consecuencia de la activación de un
único gen en un momento, sitio o condición determinado, sino que suele ser necesaria la
expresión coordinada de un conjunto de ellos para que tenga lugar el efecto. Estos dos
hechos complican aún más las cosas y nos confirman la importancia de la expresión
génica.
Así, mientras la genómica sigue leyendo en el lenguaje de 4 letras (A, T, C, G), otra
disciplina, la proteómica, se encarga de traducir este código al de aminoácidos, es decir,
al de proteínas.
Ya sabemos lo que es un gen, lo que es el genoma y lo que es el proteoma. Con lo que
hemos visto, también podemos vislumbrar la importancia de la proteómica como factor
trascendental en la enfermedad, y hemos visto que su génesis es muy dependiente de
factores ambientales, entre los cuales hay dos importantísimos; la dieta y el ejercicio
físico.
21
Existe un criterio muy simplista por el que se asume que la importancia de la
alimentación se basa en darle al organismo los nutrientes que necesita para obtener
energía (carbohidratos), construir órganos y músculos (proteínas) y mantener las
reacciones metabólicas (vitaminas y minerales). Según este criterio, lo básico en
nutrición es tomar los alimentos que contienen los nutrientes que necesitamos, punto.
Ahora sabemos que no es así, en absoluto. Las variaciones genéticas individuales
pueden alterar el modo en que los nutrientes son asimilados, metabolizados,
almacenados, o excretados por parte del organismo, pero es más, los propios nutrientes
pueden modificar la expresión génica, haciendo que determinados genes (algunos
portadores de enfermedad) lleguen a expresarse o no.
En definitiva, los genes (que conforman nuestra condición humana), presentan
variaciones individuales que justifican las diferentes formas de enfrentarse con un
medio hostil que tenemos unos y otros (ante una misma trasgresión dietética unos
enferman antes). También el medio ambiente modifica la propia expresión génica, con
lo que podemos explicar por qué enferma un aborigen australiano al que se le integra
“de golpe” en el modo de vida occidental.
¿Sabían que los grupos étnicos que tienen mayor riesgo de padecer de diabetes son los
afroamericanos, los nativos de Alaska, los indios americanos, los asiáticos americanos,
los hispanoamericanos y americanos de las Islas del Pacífico que adoptan el estilo de
vida occidental?
Es decir, la dieta debe ser individualizada en función de las características genéticas
propias, debe contemplar nuestros antecedentes prehistóricos y adaptarse a las
condiciones específicas del lugar en el que se vive, y debe desarrollarse en un medio
ambiente favorable (ejercicio físico). ¡Casi nada! (lo mismo que dicen todos los gurús de
las dietas)
De esta forma, queda ya claro que la constitución genética individual no nos tiene
predestinada nuestra salud y nuestra calidad de vida. El medio ambiente actúa de forma
muy importante mediante la posibilidad de expresión génica (es decir, un gen o grupo
de genes que nos predispongan a padecer un cáncer, terminarán generándolo si el medio
ambiente lo favorece). Pues bien, los dos factores ambientales que más condicionan esta
expresión favorable o no, son la dieta y el ejercicio físico, dos factores sobre los que
podemos actuar. ¡No existe razón para que los gobernantes que tienen la
responsabilidad de la sanidad no actúen de forma decidida sobre estos dos factores! El
hombre no es libre de hacer ejercicio físico o no, ni es libre de comer inadecuadamente
o no (si quiere tener una buena calidad de vida).
Ahora, por tanto, sabemos que existen acciones de algunos componentes de la dieta
sobre el genoma humano, por ejemplo, la genisteína (una isoflavona de la soja) se une a
los receptores de estrógeno del núcleo de las células, especialmente el ERß1
produciendo acciones miméticas de los estrógenos sobre la maduración de los
osteoblastos (células formadoras de hueso), lo cual es de especial importancia en las
mujeres menopáusicas que padecen descalcificación ósea.
Sabemos, también, que en algunas personas, la dieta puede ser un factor de riesgo de
enfermedad; por ejemplo, una dieta rica en carbohidratos simples provocará picos de
insulina en plasma que junto a una ingesta alta de ácidos grasos omega 6 y baja de
22
omega 3, provocarán un aumento de eicosanoides de las series 2 y 4 que son
fuertemente proinflamatorios (ya lo hemos comentado anteriormente). Ante cualquier
gen que predisponga a esa persona a padecer patologías de componente inflamatorio, la
acción ambiental favorecerá la expresión de estos genes y aparecerá la enfermedad. En
ambos casos, la ingesta de soja en el primer caso, y la de alimentos como el pescado en
la segunda, modificarían el curso de la enfermedad si ésta ya hubiera dado síntomas
clínicos.
La influencia de la alimentación sobre la expresión de los genes o nutrigenómica es,
pues, de gran importancia como método fundamentalmente preventivo. Son inmensas
las posibilidades que nos abre la nutrigenómica, pero desde luego no pasan por comer
un determinado alimentos en una determinada ocasión (como parece que se deduce de
la publicidad de los alimentos funcionales). Hacen falta amplios conocimientos por
personal experto para hacer las dietas individuales y éstas deben seguirse durante mucho
tiempo para ser efectivas. ¡Pero es posible ayudar a curar enfermedades simplemente
cambiando hábitos dietéticos!
El ejemplo más claro de una patología fruto de la interacción entre genotipo y dieta es la
diabetes tipo II que se da en adultos obesos y sedentarios. En este caso, la
sintomatología se puede controlar si se realiza ejercicio y se modifican los hábitos
dietéticos. ¡Estamos en el umbral de un nuevo concepto “comer para curarnos”!
Mientras tanto, deberíamos aplicar lo que sabemos y comer bien para evitar enfermar.
7.- ENTRE TANTO. ¿PODRÍAMOS TOMAR UNA DIETA PRÓXIMA A LA
DIETA PALEOLÍTICA? (Cuando salta la liebre, no hay galgo cojo).
Vamos a identificar las claves para intentar acercarnos a ese tipo de dieta teniendo en
cuenta las circunstancias actuales; para ello estudiaremos cada uno de los grandes
nutrientes (macronutrientes) de la dieta omnívora humana y veremos la interpretación
paleolítica y tecnológica de manera que nuestra dieta sea lo más cercana posible a una
“dieta saludable”.
MACRONUTRIENTES
A) CARBOHIDRATOS O GLÚCIDOS Y FIBRA
Quizás sea el punto más sencillo, ya que en la dieta paleolítica apenas existían, ya que el
aparato masticatorio y el intestino humano no estaban preparados para alimentarse de
alimentos ricos en hidratos de carbono (cereales).
Los carbohidratos (glúcidos o azúcares), son una familia de moléculas compuestas de
carbono, hidrógeno y oxígeno. Aportan 4 kilocalorías por gramo de peso seco (una
kilocaloría es una unidad de energía que se define como la cantidad de calor necesario
para elevar la temperatura de 1 gramo de agua). Son, por tanto, un alimento
fundamentalmente energético, de modo que cuando no se necesita la energía que
producen, una pequeña parte se almacena en hígado y músculos como glucógeno (un
complejo de moléculas de glucosa) y el resto se acumula en el organismo como tejido
adiposo, es decir, grasa.
23
Observemos un detalle muy importante, el hombre paleolítico tomaba pocos
carbohidratos, y los que tomaba eran derivados de la ingesta de glucógeno (en los
animales de caza), algunos monosacáridos de las frutas y de polisacáridos con almidón
(verduras) y sin almidón (fibra); sin embargo realizaba una gran actividad física y tenía
unos grandes requerimientos de energía.
El hombre actual toma muchos más carbohidratos, que en su mayoría derivan de
polisacáridos con almidón (patatas, cereales..) y disacáridos (azúcar común) y sin
embargo necesita mucha menos energía. ¿Resultado? ¿En que se transforman los
carbohidratos que no se utilizan como energía? Grasas y obesidad
Quiero hacer un inciso en este punto, ya que aunque le resulte un poco pesado al lector
poco aficionado a las palabrejas técnicas, es muy demostrativo de la importancia de lo
que comentamos en términos de dieta evolutiva. Se trata de un carbohidrato
perteneciente a los llamados azúcares ácidos, que es el ácido siálico (se trata de un
carbohidrato de 9 carbonos, componente estructural y funcional de vital importancia en
los gangliósidos cerebrales y que desempeña un papel primordial en la transmisión
nerviosa, el desarrollo de la memoria y la comunicación entre células). Pues bien, existe
una familia de compuestos pertenecientes a este grupo llamada ácido Nglicolilneuramínico (Neu5Gc) que tiene una especial relevancia ya que es una de las
pocas biomoléculas que diferencia al ser humano de los primates superiores. La
cuestión es que nosotros no podemos formar esa sustancia porque no tenemos la enzima
que la forma (el gen lo tenemos, pero en algún momento hace millones de años dejó de
expresarse), eso significa que no existía en el tejido de los homínidos, y si en el de los
monos como el chimpancé (este tema tiene una gran importancia paleoantropológica
porque es de las pocas diferencias entre los primates y nosotros). Pues bien, los
homínidos no lo tenían, mientras que en nosotros se encuentra en pequeñas cantidades.
Parece que el origen de esta presencia pudiera ser la dieta, ya que es muy mal digerida y
la poca que se absorbe, se acumula en los tejidos; lo malo es que es una sustancia con
poder antigénico y puede estar relacionado con el tipo de enfermedades que ahora
suponen una auténtica plaga, las enfermedades autoinmunes e inflamatorias. ¿Saben que
alimentos contienen una cantidad significativa de esta sustancia?
Fíjense en las cantidades de Neu5Gc que depositarían distintos alimentos si se
ingiriesen a diario: 10.000 microgramos para la carne de vacuno; 5.000 para la carne de
cerdo o cordero; 5.000 para el queso de cabra; 800 para el salmón; 700 para la leche de
vaca. Mientras que tan sólo sería de
20 a 30 para la carne de pollo y pavo,
atún y bacalao, siendo 0 para frutas,
hortalizas y legumbres.
Es para tener en cuenta nuestros
bruscos cambios dietéticos ¿no?
Los carbohidratos complejos, a
menudo llamados alimentos "ricos
en almidón", incluyen:
• Los panes y cereales integrales (de aparición reciente en nuestra evolución)
• Las verduras ricas en almidón
• Las legumbres.
24
Los carbohidratos simples que contienen vitaminas y minerales se encuentran en forma
natural en:
• Las frutas
• La leche y sus derivados (de aparición reciente en nuestra evolución)
• Las verduras
Los carbohidratos simples también se encuentran en los azúcares procesados y refinados
como:
• Los dulces (de aparición muy reciente en nuestra evolución)
• El azúcar de mesa (de aparición muy reciente en nuestra evolución)
• Los jarabes (de aparición muy reciente en nuestra evolución)
• Las bebidas refrescantes y energéticas (de aparición muy reciente en nuestra
evolución)
Los carbohidratos sufren un proceso digestivo que los transforma en glucosa. Las
moléculas de glucosa encierran una gran cantidad de energía química (una cucharada de
glucosa contiene la suficiente energía como para elevar la temperatura de un litro de
agua unos 15 ºC.
También podemos obtener energía de las grasas y de las proteínas, pero una parte de
nuestro organismo depende, exclusivamente, de la glucosa como fuente energética;
nuestro sistema nervioso, nuestro cerebro.
Esta dependencia tan fuerte hace que mantener estable el nivel de glucosa en sangre sea
un objetivo tan importante para nosotros que empleamos dos hormonas para su
regulación; la insulina y el glucagón. La disminución de producción de insulina da lugar
a una de las enfermedades más graves; la diabetes.
La ingesta de carbohidratos supuso una alteración sustancial con el descubrimiento y
manejo del fuego (cocción) y de la agricultura. Al comenzar a cosechar y reunir en
rebaños especies domesticadas, hace unos 10.000 años, el antaño nómada cazador, pudo
almacenar grandes cantidades de alimentos vegetales, tales como semillas y tubérculos,
y disponer para su consumo de un suministro de carne y leche. Fabricaron molinos para
triturar, en primer lugar cereales salvajes y, posteriormente, cereales cultivados.
La disponibilidad de estos suministros confirió al ser humano una cierta seguridad de
poder alimentarse a largo plazo, mientras que con el estilo de vida de los primeros
cazadores-recolectores no era posible disponer de un remanente importante de
alimentos. Al disponer de mayores suministros de alimentos, el hombre agrícola pudo
establecerse en pueblos y tener más hijos (pero recordemos el tributo que esta
dependencia alimenticia supuso en la hambruna irlandesa).
El problema surgió al aparecer los llamados hidratos de carbono simples, es decir, el
azúcar. Este alimento es muy reciente, apareciendo hacia el año 600 probablemente a
raíz de la manipulación de la caña de azúcar en el imperio persa. En sus comienzos, era
una rareza y llegaba, incluso, a ser utilizada como una droga.
La presencia del azúcar en nuestra cultura es tal, que su consumo ha pasado de apenas 5
kg por habitante y año, a más de 60 en la actualidad.
25
¿Qué nos ofrece el azúcar y los alimentos que lo contienen de
forma predominante, como bollería, tartas, postres, bebidas
etc.?
Pues ahí lo tenemos, en el gráfico generado a partir de un
programa informático que representa los valores del azúcar
común (sacarosa) tal como publica la base de datos de
alimentos del Agricultural Research Service de los Estados
Unidos de América. Todo ceros en todos los nutrientes
excepto en los carbohidratos y en las calorías, claro. Es decir,
calorías vacías.
Ese es el alimento que comemos ahora al tomar bollería,
pasteles, bebidas azucaradas, alimentos endulzados
(chocolates, etc etc) (Figura 6)
El equilibrio en la ingesta de carbohidratos tiene, pues, dos
soluciones:
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Disminuir, hasta eliminar en la medida de lo posible, el azúcar y derivados de nuestra
alimentación. Los carbohidratos no deben superar el 40% de las calorías totales y,
deben proceder en su mayoría de los vegetales y hortalizas y de las frutas.
En definitiva, no tomar azúcares y disminuir el consumo de cereales y tubérculos.
Esta solución es poco realista, ya que en nuestra cultura actual se utiliza el azúcar para
todo, además, los cereales constituyen una fuente primordial de las calorías que
ingerimos. Tan sólo determinados colectivos pueden estar lo suficientemente
sensibilizados como para seguir una dieta de restricción total de azúcar y derivados
(enfermos, deportistas de alto nivel, modelos…)
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Acostumbrarse a tomar los alimentos menos endulzados (guerra al chupete untado
en azúcar; a los refrescos para los niños; a los dulces presentados como postre).
Aumentar la fibra mediante preparados ricos en fibra soluble e insoluble. Estudiar la
llamada “carga glucémica de los alimentos” y tomar los de menor carga.
La respuesta glucémica de los alimentos es un tema de vigente actualidad muy
estudiado a raíz de las investigaciones en pacientes con diabetes.
Los monosacáridos y disacáridos se denominan también azúcares simples, por su sabor
dulce y el tamaño de su molécula. Los polisacáridos se llaman carbohidratos complejos
al estar constituidos por cadenas de mono y disacáridos
Carbohidratos simples son la glucosa, fructosa, sacarosa (azúcar de mesa) lactosa
(azúcar de la leche)
26
Carbohidratos complejos son los almidones (patatas, arroz, pasta, cereales..) y la fibra.
Antes se pensaba que un diabético debía tomar carbohidratos complejos para evitar la
hiperglucemia que producen los simples. Hacia los años 80 se descubrió que la
respuesta glucémica dependía a su vez de una serie de factores tales como la estructura
del propio hidrato de carbono, la velocidad de vaciamiento gástrico o la accesibilidad de
los carbohidratos a las enzimas
digestivas, factores que condicionan
la rapidez de la absorción intestinal.
De este modo, la facilidad mayor o
menor al ataque enzimático del
carbohidrato está influenciado por la
técnica culinaria empleada; mientras
que el vaciado gástrico está más
relacionado con la integridad del
gránulo de almidón y el grado de
gelatinización (Tabla V).
Se vio que era un error pensar que el mayor
o menor índice glucémico simplemente
dependía de si se trataba de un carbohidrato
simple o complejo. De hecho, algunos
carbohidratos complejos como las patatas
copos de maíz y trigo producían un aumento
de la glucemia mayor que algunos
carbohidratos simples como la fructosa.
En ese momento se estudió el índice
glucémico de los alimentos (IG) (Figura 7) y
se elaboró una tabla que incluía no solo
alimento por alimento, sino platos y
comidas, ya que la interacción entre los
alimentos también modifica su índice
glucémico.
Ahora bien, el índice glucémico refleja con
eficacia la capacidad de un carbohidrato
para provocar una respuesta glucémica, pero
la magnitud de ésta depende, muy especialmente, de la cantidad de dicho carbohidrato.
Se introdujo, entonces, el concepto de “carga glucémica”.
La Carga Glucémica (CG), que se calcula multiplicando el índice glucémico de un
alimento por la cantidad de hidratos de carbono que posee y dividiéndolo por 100.
CG = IG x % carbohidratos por porción
Por ejemplo:
Una manzana tiene un IG de 38 y contiene aproximadamente 16 gramos de hidratos de
carbono por porción. Su carga glucémica es: (38 x 16) / 100 = 6,08.
27
Un plátano tiene un IG de 52 y 23,09 gramos de hidratos de carbono por porción. Por lo
tanto, su CG es: (52 x 23,09) / 100 = 12
Esto significa que la respuesta glucémica será dos veces mayor si tomamos plátano que
manzana. Además, la demanda insulínica para metabolizarlo también será dos veces
mayor (Figura 8).
Este aspecto de la demanda de insulina que
genera el aumento de la glucosa en sangre
es muy interesante. La insulina es una
hormona segregada por el páncreas cuya
función es aumentar el consumo de
glucosa por el organismo cuando se ha
producido una comida y hay disponibilidad
de ella. La glucosa es un gran combustible,
es de rápida utilización, genera pocos
residuos (agua), y tiene una gran eficiencia
energética, pero tiene dos grandes
problemas. El primero es que si baja
demasiado, el cerebro sufre su ausencia de
modo dramático. El segundo es que para
compensar esas posibles bajadas ante la
ausencia de ingesta, no podemos
almacenar cantidades tal altas como ocurre
con las grasas. En el caso de la glucosa, el
almacenamiento se realiza en forma de un conjunto de moléculas de glucosa
(glucógeno) y agua y no llega a suponer más del 6% del peso total del hígado y del 1%
del músculo, lo cual le da autonomía al organismo para escasas horas.
Nuestra especie ha evolucionado manteniendo un órgano especialmente sensible a la
glucosa, ya que es su fuente energética primordial, se trata del cerebro. Ya hemos
comentado que es un lujo evolutivo que se ha mantenido porque ha generado toda una
serie de ventajas que han superado los inconvenientes. Pues el primer inconveniente es
la dependencia de la glucosa, lo que lo convierte en muy vulnerable a las disminuciones
de glucosa que pudieran producirse cuando se realiza un esfuerzo físico intenso (por
ejemplo, cazar). Para ello nuestro organismo ejerce un control muy severo sobre la
glucosa, dedicando dos hormonas a su control (cuando sube la glucosa tras una comida,
se segrega insulina, y cuando baja, glucagón).
Para saber la importancia de los efectos de la disminución de la glucosa (hipoglucemia)
en el organismo, baste tener en cuenta que si se le presentara a un médico la situación de
un coma en un diabético (que puede ser debido a un exceso o a un déficit de glucosa); la
acción inmediata en inyectar glucosa, ya que el problema más grave es, sin duda, el
déficit prolongado de glucosa en sangre; luego, con más tiempo y tras el resultado del
análisis de sangre, si era un problema de hiperglucemia, entonces se pone insulina..
La insulina ejerce, pues, acciones de utilización energética de glucosa y
almacenamiento en hígado y músculos, aumenta la síntesis de triglicéridos (tejido
adiposo) y la síntesis de proteínas (una de las características de los niños diabéticos sin
tratar es la delgadez).
28
El problema surge cuando se produce lo que se llama “resistencia a la insulina”. Esto se
debe a que el organismo no reacciona a la insulina circulante y necesita más y más, lo
que va agotando al órgano productor (páncreas) acabando en una forma de diabetes
llamada del adulto o tipo II.
Ahora sabemos que todas estas alteraciones metabólicas tienen que ver con dos factores
de forma muy directa, la mala alimentación y la ausencia de actividad física (es decir, ir
contra nuestros genes). Esa mala alimentación sería la que nos lleva a consumir
alimentos que producen constantemente picos de insulina (elevaciones de insulina en
plasma como respuesta a la ingesta de alimentos de alto índice glucémico). Por ello, en
clínica también es importante el llamado índice insulinémico, ya que hay que intentar no
comer alimentos que tengan alto el índice insulinémico. Existen diversas enfermedades
que se relacionan con esos aumentos constantes de insulina, como el síndrome de ovario
poliquístico, miopía, acné vulgar, síndrome metabólico etc.
En general, los alimentos que tienen alto índice glucémico, también tienen alto el índice
insulinémico, aunque hay excepciones, alguna muy notable, como ocurre con la leche.
La leche entera tiene un índice glucémico de alrededor de 41 y un índice insulinémico
de alrededor de 145. La leche descremada tiene un índice glucémico de 37 y un índice
insulinémico de 140. ¿Por qué? Pues parece que debido a la sinergia que se produce
entre su azúcar natural (lactosa) y determinados aminoácidos de los que se conoce su
efecto insulinotrópico (aumentan la insulina) como son los llamados aminoácidos
ramificados (leucina, isoleucina y valina). ¿Y de que nos sirve saber eso? Pues es
importante, ya que cuando hay un aumento de insulina y se ingieren ácidos grasos de
cadena larga de la serie omega 6, se generan unos componentes proinflamatorios de
cierta importancia (prostaglandinas de las series 2 y 4). En definitiva, en contra de la
propaganda oficial, un consumo exagerado de lácteos no es siempre beneficioso (por
ejemplo en pacientes con enfermedades de componente inflamatorio).
Solo hay un caso en el que se ha demostrado que los alimentos con alta carga glucémica
e insulinémica pueden ser beneficiosos, se trata de los deportistas de fondo que acaban
de terminar un entrenamiento en el que han agotado todo el glucógeno almacenado. En
esa situación, la restauración más rápida y completa del glucógeno se consigue si se
suministran, lo antes posible, alimentos con alta carga glucémica. Aquí si se puede
utilizar esa capacidad anabolizante de la leche descremada para tomar después de un
esfuerzo físico de larga duración (en este caso la leche sería muy beneficiosa). Aun así,
este concepto está sometido a matiz, ya que si se les deja de vez en cuando pasar
“hambre de carbohidratos” tras el entrenamiento, aumenta la expresión de un
transportador de la glucosa dependiente de insulina (GLUT4) a nivel muscular, lo que
sería muy favorable en deportistas que utilizan la glucolisis de forma importante. Un
deportista puede ayudarse mucho de una alimentación científica; pero cuidado porque
hay que ser un gran especialista o se corre el riesgo de perjudicar en vez de mejorar.
La llamada “dieta Zona” está basada en el concepto de disminuir los carbohidratos de la
dieta (actualmente representan entre el 50 y 55% de las calorías totales) hasta un 40%,
disminuyendo azúcares, cereales y legumbres y bajando el consumo de lácteos. Con este
tipo de dieta se consigue disminuir determinadas patologías de componente
inflamatorio. No obstante, cuidado, porque esta dieta asume que las personas que la
siguen no hacen ejercicio físico, en caso contrario tiene grandes errores de concepto.
29
FIBRA
El término fibra alimentaria no es un concepto unitario, ya que en el mismo se incluyen
un gran número de fibras de origen vegetal. Entre ellas se encuentran la celulosa, la
hemicelulosa, las gomas, las pectinas, el ácido fítico, la cutina, lignina y almidón no
digerible (aproximadamente un 10% del almidón total). La mayoría son carbohidratos
no digeribles (la lignina, cutina y ácido fítico no son carbohidratos pero están incluidos).
En términos generales tienen las características comunes de ser inatacables por los
fermentos y enzimas digestivas aunque parcialmente si lo son por las bacterias del
colon. Son osmóticamente activas, es decir, absorben agua y forman geles que aumenta
fecal y favorecen el tránsito y la evacuación (efecto laxante).
Los cazadores recolectores tomaban más de 100 especies de frutas y vegetales, lo que
les aportaba entre 20 y 30 g de fibra al día. En este momento, un ciudadano de nuestro
país apenas llega a ingerir un 10%.
Aunque no es una división que separe a la fibra de forma absoluta, se habla de fibra
soluble e insoluble.
Fibra soluble: En contacto con el agua forman un gel, fermentan en el colon, alargan el
vaciado gástrico y enlentecen la absorción de glucosa. Se encuentra en legumbres, frutas
(kiwis especialmente), frutos secos, algas marinas. En las naranjas se encuentra en la
parte blanca que está entre la piel y la pulpa.
Fibra insoluble: No fermenta apenas. Tiene un mayor efecto laxante. Se encuentra en
cereales integrales (salvado), legumbres, verduras y hortalizas.
Las fibras ingeridas con la alimentación o en forma de suplementos atraviesan todo el
aparato digestivo sin sufrir digestión enzimática, ni por lo tanto, absorción. Sin
embargo, una vez llegadas al intestino grueso, se encuentran gérmenes capaces de pasar
los carbohidratos complejos a disacáridos y monosacáridos mediante una hidrólisis
extracelular. Posteriormente, estos azúcares, tras penetrar en el interior de las bacterias,
se desintegran completamente (más del 50% de la fibra de las frutas, vegetales y granos
enteros se degrada en el colon).
Por otro lado, la fibra estimula el desarrollo de la flora intestinal aerobia frente a la
anaerobia (lo cual resulta beneficioso ya que uno de los componentes de la anaerobia, el
clostridium, se halla implicado en la formación de sustancias cancerígenas). Su
fermentación forma ácidos grasos de cadena corta (responsables de generar gases y, por
tanto, flatulencia), uno de los cuales, el butirato es alimento de las células del colon.
A la hora de la protección contra el cáncer colo-rectal, no todas las fibras poseen los
mismos efectos, de modo que el salvado es más efectivo contra el de colon, mientras
que las fibras contenidas en los vegetales y en las frutas son más eficaces en el del recto.
El riesgo a padecer un cáncer de colon tiene cierta relación con la cantidad de fibra
contenida en la dieta (quienes consumen menos de 7,5 gr al día,el riesgo es 2,3 veces
superior que los que toman más de 15 gr).
30
El déficit de fibra altera la digestión y el metabolismo, aumentando la absorción de
nutrientes (obesidad, aumento de la resistencia a la insulina, hiperlipemias), produce un
metabolismo del colon alterado (enfermedad inflamatoria intestinal), enlentece el
tránsito fecal (aumento de la presión con diverticulosis, apendicitis, hemorroides y
cáncer de colon).
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar frutas como los cítricos quitando escasamente la capa de piel más superficial
(lignina y cutina), comer insectos con caparazón (quitina), raíces y plantas (celulosa).
Es difícil, ya que aunque se están poniendo de moda algunos restaurantes en los que
sirven insectos, no deja de ser un alimento de difícil aceptación. Por otro lado, la piel de
las frutas acumulan los herbicidas, por lo que es peor el remedio que la enfermedad
(salvo que sean frutas ecológicas).
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Existen ya en el mercado alimentos integrales, por otro lado se añade fibra a lácteos y
yogures e incluso se anuncian alimentos funcionales con el contenido de fibra de
más del 50% de la aconsejada diariamente. También hay toda una moda de alimentos
llamados “prebióticos” por ejercer de alimento a las bacterias saludables que
colonizan a través de la administración de prebióticos como el yogur. En estos casos
se dan fructooligosacáridos que es una fibra soluble a base de unidades de fructosa y
que existe en algunos alimentos vegetales como la achicoria, la alcachofa, el
espárrago, el ajo, la cebolla, el puerro, el tomate o el plátano, aunque en pequeñas
cantidades. Ahora se integran en zumos y yogures dándoles las características de
alimentos funcionales prebióticos. En este sentido, existe ahora una fibra soluble
extraída del alerce, el arabinogalactano, que tiene una acción prebiótica careciendo (a
dosis convencionales) del efecto fermentador con flatulencia que generan las otras
fibras insolubles.
B.- PROTEÍNAS
La proteína es el principal componente de los músculos, los órganos y las glándulas del
organismo. Cada célula viva y todos los fluidos corporales, excepto la bilis y la orina,
contienen proteínas. Su composición añade nitrógeno al carbono, hidrógeno y oxígeno
de los carbohidratos, ésta es la razón por lo que al degradarse producen un componente
añadido, la urea.
Las proteínas son moléculas enormes, constituidas por unas moléculas más pequeñas
llamados aminoácidos. Los aminoácidos son compuestos formados a partir de un grupo
amino (un átomo de nitrógeno unido a dos átomos de hidrógeno; NH2) y un grupo ácido
(con carbono, oxígeno e hidrógeno; COOH), que es el que caracteriza las distintas
propiedades de estas biomoléculas. La mayor parte de las proteínas están formadas por
un número de entre 100 y 300 aminoácidos (llegando incluso a 2.000), pero sin
embargo, el número de aminoácidos distintos es de tan sólo veinte, de los cuales, el
organismo no puede sintetizar ocho, esta característica les convierte en imprescindibles
en la alimentación diaria (aminoácidos esenciales).
31
De los llamados aminoácidos esenciales hay cinco que están en cantidades insuficientes
en los cereales y legumbres. Esta es la razón por lo que una dieta exclusivamente a base
de estos alimentos sería deficitaria y provocaría una malnutrición proteica (que en casos
extremos puede llevar incluso a la muerte). El aminoácido cuya concentración es la
menor en comparación con los aminoácidos de la proteína del huevo, se llama limitante.
En este tema hay que aclarar dos cosas. En primer lugar la importancia de los
aminoácidos esenciales. Vamos a aclararlo simplificando la síntesis de proteínas de
nuestro cuerpo. Imaginemos que necesitamos formar una proteína de músculo; el
ensamblaje de los aminoácidos que la constituyen se hace en base a aquéllos de los que
dispone en ese momento la célula que tiene que formar la proteína. Para ello va
cogiendo uno a uno esos aminoácidos y los va ensamblando (como si fuera una cadena).
Mientras vaya encontrando cada aminoácido que le toca en el eslabón, todo va bien; el
problema surgirá si hace falta un aminoácido (para el siguiente eslabón) que no está. En
ese caso el organismo intenta sintetizarlo (a partir de otros), pero siempre que no sea
esencial (en cuyo caso no puede). Si se trata de un aminoácido que se puede sintetizar a
partir de otros, la formación de esa proteína solo sufrirá un retraso (lo cual en sí mismo
puede ser importante en casos especiales como grandes quemados o deportistas).
Si el que faltaba era un aminoácido esencial no se continuará la secuencia y no se
formará la proteína (imaginemos la trascendencia del hecho si la proteína a formar es,
por ejemplo, una inmunoglobulina necesaria para defendernos de las infecciones). Pues
bien, la proteína más completa al tener todos los aminoácidos esenciales es la del huevo.
En el caso de las legumbres, las proteínas suelen tener algún aminoácido limitante y,
saberlo es importante para complementarlo y obtener una proteína de alta calidad que
sustituya a la de la carne, pescado y huevos que son las de mayor calidad, pero también
de mayor precio (pensemos en países subdesarrollados). Nuestras abuelas intuían ese
hecho y por eso cocinaban el arroz con las lentejas ya que la falta de lisina del arroz la
compensaban las lentejas.
Recordemos que las proteínas han sido protagonistas de nuestra evolución, de hecho, la
ingesta proteica en nuestra época de cazadores recolectores significaba de un 25 a un
35% del total de calorías ingeridas (frente al 15-20% actual).
Las recomendaciones de los expertos en nutrición en cuanto a la ingesta de proteínas
son más bajas de ese 25 a 35% de las calorías totales que idealiza la alimentación que
mimetiza la paleolítica. Esto no se debe a la propia ingesta proteica, sino al hecho de
que la fuente de proteínas en la actualidad, por excelencia, es la carne de rumiantes y
ésta es rica en grasas saturadas cuyo consumo es (como hemos explicado) una novedad
en nuestra evolución y, lógicamente, no estamos preparados para su consumo masivo,
por lo que ha sido origen de patologías muy graves como la arteriosclerosis.
¡Tenga esto en cuenta el lector! No se trata de ahora se considere que necesitamos
menos proteínas, sino que las actuales fuentes proteicas llevan asociada una gran
cantidad de grasas saturadas. Aquellos que, en este momento, puedan tomar una
cantidad de proteína más alta sin incrementar la ingesta de grasa, pueden tomar el
mismo porcentaje que nuestros ancestros; lo cual es algo que sabemos, por experiencia,
todos los que tenemos relación con deportistas y observamos su dieta.
El equilibrio en la ingesta de proteínas tiene, pues, dos soluciones:
32
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar carne de caza y pescado salvaje (pesca extractiva).
Esta solución es impensable en términos de población en general, ya que los recursos
son muy escasos y la mayor parte de la población quedaría al margen.
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Quizás la solución sea comer más pescado (magro (libre de grasa) si es de
piscifactoría). Carnes magras (ave), embutidos sin grasa (jamón, lomo). Las
legumbres pueden ser una buena fuente proteica si se complementa el aminoácido
limitante.
C.- GRASAS O LÍPIDOS
Las grasas se distinguen de los otros dos principios inmediatos, los hidratos de carbono
y las proteínas, por su mayor valor calórico. Por término medio, las grasas van a
suministrar al ser oxidadas en el organismo 9 kcal/g. Esta es su característica
fundamental desde el punto de vista de la nutrición y la que determina su papel en los
procesos nutritivos. Por otro lado, ciertos tipos de lípidos, sobre todo los lípidos
complejos, fosfolípidos fundamentalmente, forman parte de las membranas celulares y
son, por consiguiente, un elemento indispensable en la construcción de los seres vivos.
Las grasas son un conjunto de biomoléculas que coinciden en su hidrofobia (no les
gusta el agua) como elemento común. Pueden ser lípidos complejos y simples, y dentro
de estos últimos, están los ácidos grasos, que son ácidos orgánicos monocarboxílicos de
cadena lineal, y con un número de átomos de carbono entre 4 y 24, siendo los más
abundantes los comprendidos entre 14 y 22. La insaturación se refiere al doble enlace
que pueden tener (CH=CH), lo que se puede indicar mediante la letra C y los subíndices
m:n, siendo C el carbono, m el número total de átomos de carbono y n el de
insaturaciones (por ejemplo, en el ácido oleico, con 18 carbonos y un solo enlace
insaturado, la identificación sería C18:1). Otra denominación, más habitual, es la de
nombrar la posición del doble enlace dentro de los últimos 7 carbonos de la cadena a
partir del grupo metilo terminal, ocupando la posición 3 (serie n3 u Omega3) o la
posición 6 (serie n6 u Omega6) (el linolénico sería un representante de los Omega3. El
araquidónico sería un Omega6).
Los lípidos desempeñan, básicamente, cuatro tipos de funciones:
Función de reserva. Son la principal reserva energética del organismo. Un gramo de
grasa produce 9 kilocalorías en las reacciones metabólicas de oxidación, mientras que
proteínas y glúcidos sólo producen 4 kilocaloría/gr.
Función estructural. Forman las bicapas lipídicas de las membranas. Recubren órganos
y le dan consistencia, o protegen mecánicamente. Cuando se produce un
adelgazamiento máximo (como en la anorexia nerviosa) los riñones llegan incluso a
descolgarse al perderse tejido adiposo de sostén.
33
Función biocatalizadora. En este papel los lípidos favorecen o facilitan las reacciones
químicas que se producen en los seres vivos. Las vitaminas A, D y E, las hormonas
sexuales y el cortisol y unas sustancias llamadas prostaglandinas (que funcionan como
hormonas locales) formadas a partir de ácidos grasos de cadena larga (20 carbonos),
cumplen esa función biocatalizadora.
Función transportadora. El transporte de lípidos desde el intestino hasta su lugar de
destino se realiza mediante su emulsión gracias a los ácidos biliares y a los
proteolípidos (asociaciones de proteínas con triglicéridos, colesterol, fosfolípidos..)..
También sirven como vehículo para ingerir vitaminas liposolubles como la A, D y E.
El organismo humano puede sintetizar los ácidos grasos de la familia Omega-9, pero no
puede sintetizar los de la familia Omega-6 u Omega-3. Entre ellos está el linoleico, el
araquidónico y el linolénico. Los vegetales en cambio, pueden sintetizar los de la
familia Omega-6 y algunos de ellos (especialmente las algas marinas microscópicas),
pueden sintetizar la familia Omega-3. Los peces, por ejemplo, acumulan Omega-6 y
Omega-3 y lo hacen a partir del plancton marino que consumen.
El descubrimiento de la importancia de los llamados ácidos grasos esenciales (cuya
ingesta es imprescindible), vino de la mano, como no, de otra tragedia humana, esta vez
fueron pacientes sometidos a nutrición parenteral (alimentación inyectada en vena
directamente) a largo plazo (en cirugía de aparato digestivo, por ejemplo). Pues bien,
cuando se empezó a suministrar este tipo de alimentación no se consideró la
importancia de los ácidos grasos esenciales (se desconocía su “esencialidad”) y
aparecieron complicaciones neurológicas tales como entumecimiento, debilidad,
incapacidad de caminar, dolor de piernas y distorsión ocular junto con valores
sanguíneos muy bajos de ácido linolénico. Todos estos síntomas desaparecieron al
incluir el ácido linolénico entre los nutrientes imprescindibles en la alimentación enteral
y parenteral.
El problema de una ingesta inadecuada de grasas, viene por dos vías. La primera es la
alta ingesta de grasa con relación a nuestras necesidades. Si el total de calorías diarias
necesarias lo mantenemos, entonces el problema será que al estar desprovistas las grasas
de otros nutrientes muy necesarios como las vitaminas hidrosolubles y los minerales, se
producirá una carencia de ellos. Si se toman más calorías diarias de las necesarias,
entonces el problema será la obesidad.
El segundo problema es la alteración en el tipo de grasa ingerido. En este sentido, si se
toman más grasas saturadas de las que estamos preparados por nuestra evolución,
tendremos arteriosclerosis y podremos morir del corazón. Si se toman más ácidos grasos
omega 6 con respecto a los omega 3 (también en términos de nuestra adaptación
evolutiva), entonces dispararemos unas sustancias que derivan de los ácidos grasos
insaturados, que son las prostaglandinas y eicosanoides de las series 2 y 4 (frente a las 3
y 5 que son las que derivan de los omega 3) cuya acción es mucho más pro inflamatoria;
es decir, tenderemos a padecer enfermedades de componente inflamatorio crónico
(Figura 9).
34
Hay que añadir un tema de gran importancia y cuyo conocimiento es muy reciente. El
hecho es que la membrana celular (de todas las células de nuestro organismo) está
compuesta por una capa de lípidos complejos llamados fosfolípidos. Pues bien, resulta
que su composición se altera en función de la dieta, es decir, cuando tomamos ácidos
grasos insaturados, el ácido graso que conforma el fosfolípido será de este tipo
primordialmente.
La importancia del hecho radica en que la membrana celular es la responsable del
transporte de sustancias de un lado al otro y si sus propiedades favorecen este
intercambio, la célula ejercerá eficazmente sus funciones. En este sentido, la fluidez de
los ácidos grasos insaturados y, en particular, los omega 3 (nuevamente), favorece
mucho este aspecto.
Tengamos en cuenta que, en este sentido, hay muchas enfermedades que están
relacionadas con alteraciones en las propiedades de la membrana celular, por ejemplo la
propia esquizofrenia es una alteración del neurodesarrollo que provoca disfunción en los
neurotransmisores (sustancias que se secretan por la neurona para establecer
comunicación entre ellas a través del espacio que las separa (sinapsis)). El tratamiento
de esta enfermedad con ácidos grasos omega 3 mejora los síntomas.
Podríamos hablar de un enorme listado de enfermedades que se relacionan con la
escasez de este tipo de ácidos grasos en nuestra alimentación actual; en particular en un
momento trascendental, el embarazo y las primeras semanas de vida.
35
Ya hemos comentado que nuestra especie estaba muy ligada al mar en lo que se llama el
nicho ecológico que dio lugar a la aparición de los primeros sapiens sapiens. El cerebro
es el órgano más graso del cuerpo; un 60% está formado por lípidos: diversos tipos de
sustancias similares a los ácidos grasos. Su contenido en DHA (docosahexaenoico; un
omega 3) es de 20 gramos.
La dieta cretense (la auténtica dieta mediterránea) tiene una razón omega-6/omega-3 de
1,5:1 y la japonesa de 4:1. En cambio, la dieta actual de los Estados Unidos tiene una
razón de 16:1; el Reino Unido y Europa del Norte de 15:1.
Los cretenses, que son los que están más cerca de la dieta original, obtienen ácido alfalinolénico comiendo plantas silvestres, caracoles, nueces, frutas (higos) y huevos; ácido
eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), principalmente, del
pescado, y también de huevos, animales de caza y caracoles, y ácido oleico del aceite de
oliva. Este aceite, especialmente el recién prensado y no sometido a ningún proceso de
refino, es decir, del aceite virgen extra de oliva, se sabe que contiene una sustancia (el
oleocanthal) que tiene propiedades antiinflamatorias al inhibir la formación de
eicosanoides proinflamatorios de los que ya hemos hablado.
En otros alimentos esta relación varía mucho según el pasto o pienso. La carne de vacas
alimentadas con pastos tiene una razón omega-6/omega-3 de aproximadamente 2,5:1;
sin embargo, si son alimentadas con granos puede llegar a 20:1. Los huevos corrientes
que se venden en Estados Unidos tienen una razón aproximada de 20:1. La grasa del
cerdo criado en establo (razas yorkshire y landrace) tiene una relación de grasas
saturadas / monoinsaturadas / poliinsaturadas de 4/ 4/ 2; por el contrario, el cerdo
ibérico (criado en condiciones semisalvajes alimentado con bellotas tiene una relación
de grasas de 2/ 5/ 3).
El equilibrio en la ingesta de grasas tiene, pues, dos soluciones:
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar carnes de caza y sobre todo pescado salvaje. No desdeñar vísceras, roer huesos
y evitar el exceso de fuego en el cocinado
Esta solución tampoco es muy realista, ya que apenas hay carne de caza y el pescado
salvaje es prohibitivo. Por otro lado, en nuestra cultura no es apetecible comer carnes
poco hechas o tomar vísceras y roer huesos etc
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Comer a base de alimentos bajos en grasa (Tabla VIa; VIb y VIc). Tomar leche o yogur
desnatados. Buscar en las etiquetas de los alimentos aquéllos en los que aparecen
ácidos grasos hidrogenados (grasas “trans”) y eliminarlos de nuestro menú. Se
puede tomar un preparado de ácidos grasos omega 3. Para tomarlo con garantías hay
que buscar un laboratorio de confianza, ingerirlos en forma de triglicéridos (que son
más absorbibles) y tomarlos con vitamina E, ya que se oxidan con mucha facilidad
(se pueden conseguir en farmacias en cápsulas de gelatina blanda), aunque es
preferible una buena sardina asada o un boquerón frito (y si se está a la orilla del mar
en una playa, en buena compañía y encima le invitan a uno, entonces el placer es
total). Para cocinar usar el aceite virgen extra de oliva.
36
37
D.- VITAMINAS Y MINERALES
La disminución enorme de la ingesta de frutas y verduras en nuestra cultura con
respecto a la ingesta del hombre del paleolítico, así como los hábitos de pelar la fruta,
quitar semillas etc, han traído como consecuencia una disminución en la ingesta de
vitaminas y minerales, una alteración en el balance ácido-base de los alimentos que
tomamos y una caída de la fibra a niveles alarmantes.
La consecuencia de semejante cambio es muy fácil de descubrir. Estreñimientos
crónicos, aumento de hipertensos (tomamos mucho sodio y poco potasio), osteoporosis
(tomamos poco calcio y hacemos poco ejercicio), alteraciones subclínicas (con poca
manifestación clínica pero que forman un cóctel que debilita al organismo y
Vamos a fijarnos a las funciones de algo, presumiblemente simple, como son las
funciones de la vitamina D.
Inicialmente parece que se trata de una vitamina necesaria para absorber calcio y
mantener nuestro esqueleto (evitando la temida osteoporosis). Con esta explicación tan
simple, parece que con tomar leche rica en calcio y vitamina D es suficiente, sobre todo
si nos exponemos al sol, porque según dicen los médicos, la vitamina D la fabrica el
organismo utilizando la energía solar.
Sin embargo, el funcionamiento de lo que en medicina llamamos homeostasis del calcio
(algo así como “la autorregulación del calcio”) es muchísimo más complejo. Todo
comienza con la exposición a la luz ultravioleta del sol, de un derivado del colesterol (el
7-dehidrocolesterol) que hay en las células de la piel. A partir de ahí, se forma en el
hígado la 25-hidroxivitamina D3, que es la forma circulante de la vitamina D.
Hasta aquí todo parece razonablemente simple, una sustancia que tenemos en la piel, al
darle la luz del sol, se convierte en una vitamina. ¿Pero que hace esa vitamina que está
circulando en plasma? ¿Que tiene que ver con el metabolismo del calcio?
38
Pues ocurre que los riñones convierten la 25-hidroxivitamina D3 en 1,25dihidroxivitamina D3, que es lo que se considera la “forma activa” de la vitamina D, es
decir, la forma que hace “algo” ¿Qué?
Los investigadores de varias universidades norteamericanas descubrieron en el siglo
pasado que una hormona producida por la glándula paratiroides es crítica para el
mantenimiento de una cantidad determinada de la forma “activa” de vitamina D en la
sangre; de tal forma que cuando se necesita calcio, la glándula paratiroides envía la
hormona paratiroides a los riñones, para que inicien la producción de esa forma activa.
Y a su vez, la presencia en plasma de dicha forma activa de vitamina D, implica que los
intestinos transfieran el calcio de los alimentos a la sangre. Por todo ello, cuando se
toma muy poco calcio en la alimentación, o el calcio no se absorbe suficientemente,
tanto la vitamina D como la hormona paratiroidea inician un proceso por el cual el
calcio almacenado se obtiene de los huesos, lo que genera su descalcificación
(osteoporosis).
Todo este complejo proceso podría resumirse en que hay que tomar calcio, exponerse a
la luz solar y tener un hígado y unos riñones sanos. Pero, sin embargo, nuestros
ancianos pierden masa ósea, se caen, se fracturan los huesos y quedan encamados y
discapacitados en muchas ocasiones en medio de fuertes dolores. ¿Que falla?
Pues bien, hace unos años, unos investigadores norteamericanos descubrieron que si
comparábamos la relación entre la 25-hidroxivitamina D3 y la 1,25-dihidroxivitamina
D3, en ciudadanos afroamericanos actuales y la comparamos con la de nuestros
antepasados, esta relación está muy alterada. En nuestros ancestros dominaba la forma
25 hidroxi, mientras que en los afroamericanos actuales domina la 1,25 dihidroxi.
Recordemos que esta es la forma activa, que actúa como una hormona y que provoca
alteraciones en la secreción de paratohormona y en el metabolismo del calcio. Esto
explicaría una mayor propensión a la obesidad y a la hipertensión en estos ciudadanos
afroamericanos, y esto: ¿A que se debe?
Pues parece que precisamente a una alimentación que proporciona poco calcio
absorbible. Pensemos…. Cuando estábamos en los albores de nuestra evolución,
comíamos insectos (cutículas y calcio), roíamos hueso (calcio), comíamos espinas de
pescado (calcio), hortalizas y plantas ricas en calcio….. Ahora le quitamos las espinas al
pescado, nadie roe huesos, tomamos pocas verduras y sin embargo, tomamos cereales y
alimentos que secuestran calcio y nos contentamos con el hecho de que tomamos leche
¡Y ya está!.
Hacemos poco ejercicio físico, ingerimos poco calcio, tenemos mucha forma activa de
la vitamina D y…. finalmente, osteoporosis, claro.
Podríamos pensar, por otro lado, que eso es potestativo de los países fríos o con poca
insolación. España está protegida de esta hipovitaminosis ya que el predominio de la luz
solar es abrumador en casi todas nuestras regiones. Sin embargo, en un reciente estudio
(2005) de la Unidad de Metabolismo Mineral del Hospital Reina Sofía de Córdoba, un
grupo de investigadores encontró que más de un 80 por ciento de mujeres
posmenopáusicas sanas tenían insuficiencia en vitamina D (menos de 30 ng/ml),
mientras un 5 por ciento tenía deficiencia grave (menos 10 ng/ml), lo que confirmaba la
evidencia creciente de que la elevada prevalencia (el número de casos en que se produce
39
esta deficiencia) de la insuficiencia en vitamina D en todo el mundo ocurre también en
España, pese a que el estudio se hizo en una ciudad como Córdoba que por su latitud
(37.85º N) y horas de sol al año posibilita la formación de vitamina D.
No es este un caso aislado, por el contrario, podríamos enumerar una a una vitaminas y
minerales con la misma complejidad de interacciones y con similar cambio debido a la
brutal modificación de nuestros hábitos alimenticios.
El equilibrio en la ingesta de vitaminas y minerales tiene, pues, dos soluciones:
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Aquí es más fácil (en teoría), aumentar la ingesta de frutas y verduras, así de simple.
Más ensaladas (apio, zanahoria, lechuga, tomate, aceitunas…), más verduras (col,
coliflor, acelgas, espinacas, puerros, judías verdes, brécol etc.) y más frutas (con su
piel).
Sin embargo, en la práctica, tomar más verduras es muy difícil (precisan tiempo para
cocinar y preferimos comida rápida). Las ensaladas las llenamos de aceites y las frutas
las tomamos sin piel ni pepitas, todo molesta (muchas veces, incluso, las ingerimos en
conserva, es decir, con la mitad de azúcar y la mitad de fruta).
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Conocer nuestra dieta mediante una evaluación nutricional realizada por personal
experto, y complementar la ingesta de vitaminas y minerales deficitarios mediante
preparados específicos de los nutrientes de los que somos deficitarios (no valen
preparados polivitamínicos y multiminerales, de lo que se trata es de conocer qué
tipo de vitamina o mineral es poco habitual en nuestra alimentación y tomarlo
mediante un suplemento. Existe semilla de uva en cápsulas y miles de preparados
que contienen extractos de vegetales (manzanilla, té verde…), de hortalizas
(carotenoides) etc..
F. - ANTIOXIDANTES
Somos seres aerobios, es decir, usamos el oxígeno como comburente, es decir, como
sustancia que provoca la combustión de los elementos que incorporamos en la comida
para realizar los procesos de obtención de energía con los que funcionan nuestras
células.
Nuestro planeta, en un principio, era una mezcla de gases entre los que el poco oxígeno
que arrojaban los volcanes o que era producto de la disociación del vapor de agua en la
alta atmósfera, era consumido por gases como el monóxido de carbono, el hidrógeno o
el metano formando anhídrido carbónico y agua.
Hace unos tres mil millones de años, debido a la acción de los rayos ultravioletas que
provenían del sol, el agua y el anhídrido carbónico, comenzaron a reaccionar formando
aldehído fórmico. Paralelamente, unos microorganismos fotosintéticos cercanos a las
algas, llamadas cianobacterias, comenzaron a favorecer la siguiente reacción clave en la
aparición de vida en nuestro planeta:
luz
nCO2 + nH2O Æ (HCHO)n + nO2
40
Así fue llenándose nuestra atmósfera de oxigeno, apareciendo compuestos carbonados
estables cada vez más complejos; polisacáridos (constituidos por carbono, por
hidrógeno y por oxígeno); aminoácidos de cadena corta (constituidos por carbono, por
hidrógeno, por oxígeno y por nitrógeno); polipéptidos (cadenas largas de aminoácidos);
proteínas (cadenas muy largas de aminoácidos), polinucleótidos etc.
Todo esto se produjo en los océanos primitivos, en donde la presencia del agua
favoreció una simbiosis oceánica que permitió combinaciones más sutiles (proteína ~
ácido nucleico); estructuras nuevas que tenían novedosas propiedades, como transmitir
información memorizada mediante la duplicación, naciendo así las moléculas iniciales
de ARN y ADN (los dos ácidos nucleicos que almacenan la información genética de los
organismos vivos y son las responsables de su transmisión hereditaria).
La aparición de oxígeno molecular libre, en las capas altas de la atmósfera se
transformó en ozono (una molécula con tres átomos de oxígeno) debido a la radiación
ultravioleta del sol. La acumulación del ozono sería otro de los factores que marcó el
rumbo de la evolución orgánica en la Tierra, ya que esta capa actúa como un filtro muy
eficiente de la radiación ultravioleta dañina para el ADN (el ácido nucleico del que
hemos hablado), de los organismos vivos.
El hecho de la aparición del oxígeno en estado libre, es decir, sin estar combinado con
otros elementos, supone uno de los saltos más importantes para la evolución. En la
actualidad, el oxígeno supone el 21% del gas que respiramos.
Sin embargo, el oxígeno tiene su lado oscuro. Hace años, se comenzó a tratar a los
bebés prematuros con oxígeno para combatir el llamado distrés respiratorio (debido a la
inmadurez de sus pulmones). El resultado fue muy malo, ya que desarrollaban una
enfermedad ocular llamada retinopatía del prematuro. Con el tiempo se descubrió que el
uso excesivo de oxígeno para tratar a los bebés que nacían antes de tiempo, estimulaba
el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de la retina. Este fue el primer indicio
de que el oxígeno en altas concentraciones era tóxico.
En otras circunstancias se observaron efectos similares. Como ejemplo, a intoxicación
por oxígeno (llamada hiperoxia) se da en buceo cuando se usa oxígeno puro de forma
prolongada, y puede llevar incluso al fallecimiento del buceador.
¿Qué hace que el oxígeno pueda ser letal?
El oxígeno, ya hemos comentado, es un agente que se reduce fácilmente y, por lo tanto,
es un eficaz oxidante. Estos procesos van unidos a reacciones entre moléculas
pasándose electrones de su superficie en busca de la mayor estabilidad eléctrica. Pues
bien, de un 2 a un 4% del oxígeno que consumimos acaba provocando la formación de
unos compuestos
En la fotosíntesis la energía solar impulsa la reducción del anhídrido carbónico y la
oxidación del agua formando hidratos de carbono y oxígeno molecular. En el
metabolismo aeróbico (que usa oxígeno para obtener energía), tiene lugar un proceso
inverso a la fotosíntesis, que permite almacenar la energía libre producida en la
oxidación de los carbohidratos y de otros compuestos orgánicos, en forma de ATP (una
41
molécula que usa el organismo como moneda energética, al tener almacenada una gran
energía).
En estos procesos de oxidación reducción, el oxígeno puede capturar un electrón
apareciendo un compuesto llamado anión superóxido, que es muy inestable y busca con
rapidez la forma de estabilizarse (desestabilizando al vecino). Generalmente, el
producto final de una reacción en la que intervenga un radical libre, es el comienzo de
otra, por lo que el daño oxidativo se mantiene.
A estos compuestos inestables se les llama radicales libres, y al producto de su acción
sobre moléculas vecinas se le denomina daño oxidativo. Hasta 1954 no se reconoció el
poder destructivo de los radicales libres en los organismos vivos; irónicamente la culpa
recayó sobre el oxígeno, elemento esencial para la vida.
Los radicales libres son tanto más peligrosos cuanto mayor es su reactividad,
concentración, persistencia y duración de su acción
Aunque parezca un error de la naturaleza, el daño oxidativo se usa de manera muy
eficaz por nuestro organismo para defenderse de las agresiones de microorganismos, por
ejemplo. En este sentido, los macrófagos producen radicales libres en la proximidad de
la membrana de la bacteria atacante, rompiéndola y matándola, por tanto. Ahora bien,
antes hemos comentado que el daño oxidativo una vez comenzado tiende a mantenerse,
por lo que parecería un mal asunto abrir la caja de Pandora y para matar al intruso,
desencadenar un proceso que pudiera acabar con el huésped.
Para evitar este problema, el organismo se defiende muy bien de los radicales libres
(que en circunstancias él mismo crea) generando unas sustancias que actúan como
antídotos llamadas antioxidantes. La batalla entre unas y otras da como resultado el
predominio del daño oxidativo o el mantenimiento de la situación bajo control.
Los procesos que generan radicales libres son muy numerosos (infecciones,
inflamación, traumas, ejercicio físico…) y por si fueran pocos, nosotros nos empeñamos
en aumentarlos con agentes externos (tabaco, alcohol, insecticidas, exposición
inadecuada al sol…). Las enfermedades que están muy relacionadas con el daño
oxidativo son (entre otras muchas): arteriosclerosis, enfermedad de Parkinson y de
Alzheimer, cáncer, demencias, diabetes, enfermedades autoinmunes, inflamatorias
crónicas, cataratas etc. El propio envejecimiento se ve acelerado por el daño oxidativo.
Los antioxidantes que necesitamos los producimos nosotros mismos. Son de dos tipos,
los llamados sistemas enzimáticos (superóxido dismutasa, catalasas y glutation
peroxidasa) y no enzimáticos (ácido úrico, bilirrubina, vitaminas antioxidantes etc.). En
su conjunto, la suma de todos ellos se llama estado antioxidante total (TAS)
El ejercicio físico es un gran generador de radicales libres formados en la llamada
“cadena transportadora de electrones”, que es el mecanismo de la más eficiente
producción energética celular. En los sucesivos pasos de esa cadena, hay una discreta
fuga de algunos electrones, lo cual genera la formación de radicales libres. Sin embargo,
el entrenamiento promueve los mecanismos internos de defensa mediante la producción
de antioxidantes, prestos a actuar en el lugar y momento en que se necesitan. El
deportista bien entrenado no debe estar preocupado, por tanto. Ahora bien, hay dos
42
situaciones en las que el ejercicio físico puede ser fuente de oxidación y envejecimiento:
Por un lado, en el caso de una alimentación inadecuada o deficitaria, en la que no se
ingieren los nutrientes que el organismo precisa para producir esos antioxidantes
propios (glutatión peroxidasa, superóxido dismutasa y catalasa). Por otro lado, en el
llamado “deporte de fin de semana”, ya que el organismo no se adapta al esfuerzo y
cada fin de semana se genera un estrés nuevo para el organismo frente al que no tiene
preparación previa.
Aprovecho la ocasión para hacerme eco de un tópico habitual en los medios del deporte
de ocio y tiempo libre. Es común escuchar a los deportistas ocasionales decir que los
suplementos de vitaminas, minerales, antioxidantes etc, son para los atletas olímpicos.
Sin pretenderlo, relacionan las necesidades nutritivas con el éxito deportivo. Nada más
lejos de la realidad; son los deportistas mediocres (pero esforzados), los esporádicos, los
de fin de semana etc; ellos son los que sufren más estrés oxidativo. La situación se
presta a un símil; nadie diría que gastar 1.000 euros es igual para todo el mundo; a una
persona rica gastar 10.000 euros no le supone ningún problema; a una persona pobre
gastar 100 euros puede resultarle dramático. En realidad no se trata de la cantidad de
estrés oxidativo producido por un esfuerzo; lo realmente importante es la cantidad de
radicales libres formados que el deportista no puede contrarrestar; y en este sentido los
que tienen más posibilidades son los que están mejor dotados genéticamente; están
mejor entrenados y alimentados.
El equilibrio en la ingesta de antioxidantes tiene, pues, dos soluciones:
SOLUCIÓN PALELOLÍTICA
Tomar uvas con sus semillas, tomates y zanahorias, cítricos, aguacates, vegetales de
hoja verde, frutas rojas (fresas, arándanos, grosellas..)
El problema aquí es el precio, ya que todas estas frutas están en nuestros
supermercados durante todo el año.
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
La naturaleza nos ha ido programando para una eficaz lucha por la vida. De esta
forma, los seres vivos han utilizado sus propios recursos y los de los demás, para
mantener su equilibrio interno.
En cuanto a los propios recursos, lo que debemos hacer es proporcionar los
precursores de las sustancias que el organismo debe formar (los hemos comentado
antes). Por ejemplo, para que el organismo fabrique glutation, debe disponer de sus
precursores (cisteína, ácido glutámico y glicina), y estos los puede obtener de las
frutas y verduras, pescado y carne. Los espárragos, el aguacate y las nueces son
alimentos especialmente ricos en glutation.
Respecto a utilizar los recursos de otras formas de vida que también luchan contra la
oxidación, pues lo que hay que hacer es aprovecharlos. En este sentido, podríamos
tomar alimentos ricos en las vitaminas antioxidantes, como la vitamina A (zanahoria,
tomate..), C (cítricos, vegetales verdes..), E (frutos secos, yema de huevo, vegetales
verdes..). Asimismo, sería bueno ingerir sustancias ricas en otros antioxidantes como
los polifenoles (taninos y antocianos) y flavonoides de las plantas (abundan en tallo,
hojas y frutos), y ejercen una función repelente de insectos y otras plagas. Algunos
son muy conocidos y están de actualidad como los que contiene el té verde, el vino
tinto etc.
43
Lista de alimentos ricos en antioxidantes (Tabla VII).
TOP 10 de antioxidantes
1) Arándano salvaje
4) Zarzamora
7) Manzana roja
10) Manzana Royal Gala
2) Arándanos cultivados
5) Frambuesas
8) Cerezas
3) Alcachofas cocinadas
6) Fresas
9) Ciruela negra
8.- EL AGUA, LA FUENTE DE LA VIDA. (Come poco, bebe el doble, duerme el
triple, ríe cuatro veces y llegarás a viejo).
El agua constituye una parte esencial nuestra (65-70%) y eso es así porque tiene una
serie de características físico-químicas que la hacen inigualable:
Elevada temperatura de ebullición (lo que posibilita su estado líquido en las
temperaturas que permiten la existencia de vida). Elevado calor específico y elevada
conductividad calorífica (lo que la hace muy útil para estabilizar la temperatura
corporal) Capacidad de hidratación y de disolución de sustancias (es el disolvente
universal)
El agua que ingresa en el organismo procede de dos fuentes principales: La que se
ingiere como agua o líquidos en general (zumos, bebidas..), o formando parte de los
alimentos sólidos. En total unos 2 litros y medio al día, aunque es una cifra que depende
mucho del nivel de actividad de la persona y del clima o lugar en donde se desenvuelve
su actividad.
Las pérdidas de agua se deben a procesos fisiológicos como la excreción, respiración,
transpiración, orina y heces. Algunas pérdidas líquidas no pueden ser reguladas con
exactitud, como la debida a la evaporación en el aparato respiratorio y a través de la
44
piel. La cantidad de líquido que se pierde por el sudor es muy variable y depende del
ejercicio físico y la temperatura ambiente.
Por la respiración se pierden unos 500 ml, por el sudor (si no se hace una actividad
física y el ambiente es normocalórico) se eliminan unos 700 ml, por la orina alrededor
de 1.400 ml y en las heces unos 100 ml.
El contenido total de agua corporal normalmente se mantiene dejando un pequeño
margen de fluctuación diaria para la ingesta de comida y bebida y la excreción de orina.
La mayoría de nuestro consumo de agua se relaciona con el hábito más que con la sed,
pero después de periodos de déficit, el mecanismo de la sed es el más efectivo a la hora
de motivar la ingestión. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta que cuando se tiene
sed, ya se está algo deshidratado, por lo que sería aconsejable beber agua de vez en
cuando, creando un rutinario y beneficioso hábito.
El margen de volumen de agua que puede ingerirse está determinado por la capacidad
del riñón para concentrar y diluir la orina. Un adulto medio con función renal normal
necesita de 400 a 500 ml de agua para excretar la carga de solutos diaria producida por
nuestro catabolismo en una orina de concentración máxima. Si tenemos en cuenta que
producimos alrededor de 200 a 300 ml/d de agua debido a nuestro catabolismo tisular,
la ingesta de agua imprescindible al día sería de tan solo 200 a 300 ml/d. Es decir,
podemos vivir varias semanas sin probar alimento sólido, pero sin beber agua solo
podemos estar días (nadie hace huelga de ingerir líquidos, sería poco eficaz).
La hiperhidratación (beber más de lo necesario), se corrige mediante un incremento en
la producción de orina, y la hipohidratación mediante un incremento en la ingesta de
agua por medio de la comida o la bebida debido a la sensación de sed.
Beber agua es, pues, imprescindible. La cuestión es si hay cantidades fijas y si todas las
aguas son iguales.
Respecto a las cantidades, tenemos que tener en cuenta que nuestra especie
termorregula (elimina calor corporal) de forma muy eficiente mediante la evaporación
de líquido (sudor) producido por glándulas en la piel (glándulas sudoríparas). También
utilizamos el agua como medio para eliminar sustancias indeseables por la orina y sirve
para eliminar las heces en forma semilíquida.
Si bebemos agua de forma insuficiente tendremos problemas de eliminación de calor al
hacer ejercicio físico (posible patología por calor), de eliminación de sustancias por la
orina (orina concentrada y posibilidad de arenilla y cólicos nefríticos), de eliminación
de heces (estreñimiento).
Como norma general hay que plantearse beber un vaso de agua a media mañana y
media tarde aunque no se tenga sed.
45
¿Y todas las aguas son iguales?
Podemos beber agua del grifo o tomar en
consideración la elección de las llamadas
aguas minerales que se clasifican, según su
grado de contenido en sales minerales, en:
a) Aguas de mineralización fuerte (por
encima de 1501 mg de minerales por litro)
b) Aguas de mineralización débil (hasta 500
de minerales por litro)
c) Aguas de mineralización muy débil (por
debajo de 51 mg de minerales por litro)
Todas ellas deben estar dentro de los
parámetros de exigencia en cuanto al
contenido de sustancias peligrosas (Figura
10)
España tiene cerca de 2.000 manantiales y
casi un centenar de marcas con las que se
comercializa el agua y se clasifican según su
origen en:
Minerales naturales. Son de origen subterráneo, bacteriológicamente sanas, con una
composición constante en sus minerales y otros componentes. Son las más consumidas
en España y representan el 83,84% de la producción total
De manantial. Son también aguas subterráneas y bacteriológicamente sanas. Pero, en
lugar de tener minerales y otros elementos en condiciones apreciables, sólo se definen
como aguas “potables”; representan el 13,19% del total.
Potables preparadas. Al contrario de las minerales naturales y de las de manantial, son
aguas sometidas a tratamientos físico-químicos que cumplen los requisitos sanitarios
exigidos para su consumo. Apenas representan el 2,97% del total
Aguas de consumo público envasadas. Es agua del grifo envasada que pasa unos filtros
para eliminar arenilla o exceso de cal.
Con gas. Pueden ser minerales naturales o de manantial. Son aquéllas que tienen un
cierto contenido en anhídrido carbónico (CO2).
En términos generales podríamos decir que beber agua es muy importante. Hay que
beber sin esperar a tener sensación de sed, ya que la sed indica cierto grado de
deshidratación. La elección de un agua mineral se basa exclusivamente en la
disponibilidad de agua potable, ya que no ofrece ninguna ventaja sobre ésta. La
indicación de fluorar el agua potable es adecuada si se realiza en los límites correctos y
se hace para prevenir enfermedades dentales.
46
La ingesta adecuada de agua es fundamental en condiciones de calor, especialmente
cuando se hace ejercicio y hay humedad. Todos los deportistas y personas que realizan
labores pesadas (trabajo agrícola o de construcción) deberían conocer los riesgos de
padecer una patología por calor si no se beben líquidos y se evita la exposición
prolongada al sol en los meses de verano. Nuestro país sigue padeciendo la plaga de
fallecimientos por “golpes de calor” que es la forma extrema de manifestarse un
aumento de la temperatura interna que sobrepasa los 40 ºC en personas que por distintas
circunstancias no consiguen termorregular adecuadamente. En este sentido, la
deshidratación es un factor muy dañino que es muy fácilmente evitable (basta beber
agua).
La utilización de aguas minerales carbónicas nos acercan más a la dieta paleolítica ya
que alcalinizan ligeramente y compensan algo el desequilibrio actual ácido de la dieta
frente a la ancestral que era más alcalina (verduras, frutas, fibra…)
9.- ALIMENTOS BAJOS EN CALORÍAS (LIGHT) (Mal ayuna el que mal come).
La industria busca satisfacer las apetencias de los consumidores. Si se demanda algo,
inmediatamente hay alguien dispuesto a ponérselo en una estantería de un
supermercado. Este es el principio básico del libre comercio.
Hemos comentado en páginas anteriores los drásticos cambios experimentados por los
consumidores a lo largo del siglo XX. Alimentos más dulces, con más grasa, más
rápidos de consumir, en definitiva, la llamada comida rápida. También hemos visto la
rápida solución que dio la industria al crear la bollería, por ejemplo, con centenares de
productos que sustituían al tradicional bocadillo.
Un ejemplo es el Bollycao, en cuya composición destaca su alto contenido en sacarosa
(azúcar de mesa), lo que significa que la mitad del producto es azúcar, siendo la
cantidad del grasa superior a un 25% con la presencia de ácidos grasos hidrogenados
(ácidos grasos trans). Cuando el consumidor (básicamente niños) es alertado por las
autoridades sanitarias mediante información referente al exceso de carbohidratos
simples y su relación con la obesidad infantil, la empresa lanza el Bollycao balance, con
una reducción de carbohidratos de un 9% (un 30% dice la marca), y una reducción de
grasa de un 35% (un 40% dice la marca) (Tabla VIII).
47
Este es un ejemplo de cambio de estrategia de la industria cuando el consumidor
modifica sus criterios.
Este tipo de alimentos se denominó light (ligero) y comenzaron a ser importantes en la
oferta de productos alimenticios a finales del siglo pasado. La legislación española
obliga a las siguientes condiciones para denominar a un alimento como ligero:
1.- Debe presentarse a partir de un homólogo que ya exista en el mercado, es decir, no
puede aparecer un producto nuevo como light si previamente no existía.
2.- Debe presentar una reducción de al menos un 30% del valor energético (las calorías).
Sin embargo, según un estudio realizado por la Unión de Consumidores de España
(UCE), el grado de cumplimiento de este acuerdo es muy bajo, ya que el informe afirma
que sólo dos de los 14 productos que esta asociación examinó cumplían la normativa
española sobre productos denominados ligeros.
Bebidas refrescantes, salsas de mesa como tomate o mayonesa, derivados cárnicos,
platos preparados, conservas de pescado, mermeladas y productos lácteos (helados,
mantequilla y queso) son los diferentes tipos de productos que ha examinado la UCE. El
problema encontrado es que no se trata del mismo alimento que el homólogo, sino de
uno completamente distinto.
Por otro lado, el hecho de que un alimento sea light no significa que no sea muy
calórico, por ejemplo, la leche condensada light disminuye un 15% las calorías, pero
aún así sigue siendo un alimento muy energético.
¿Y cómo consiguen estos alimentos ser light?
Pues la mayoría cambiando el azúcar por edulcorantes y la grasa por sustitutivos
químicos miméticos, aunque en algunos alimentos se dan paradojas, como por ejemplo
la mayonesa, en la que la reducción en la cantidad de aceite y huevo se compensa con la
adición de agua; a pesar de lo cual las mayonesas light son un 15% más caras que las
convencionales.
En algunos casos se consigue el fin propuesto, como es el caso de los quesos fundidos
light, en los que la reducción en calorías se consigue omitiendo como ingrediente la
mantequilla o empleándola en menor cantidad e incluyendo leche en polvo o
concentrada semidesnatada o desnatada. Algunos llevan además aditivos estabilizantes
que ayudan a conseguir una consistencia similar a la del queso fundido normal. El
aporte calórico medio de estos quesos es de unas 150 calorías, y el de grasa ronda los 10
gramos por cada 100 gramos de producto (Tabla IX).
48
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
No tomar productos light, ya que es un contrasentido que a un alimento supuestamente
equilibrado le quitemos parte de su composición para hacerlo menos calórico (si es por
exceso de grasa es que no era un alimento aconsejable)
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Loa limentos light pueden ser alimentos a considerar en regímenes de
adelgazamiento, pero hay que asegurarse de que no nos toman el pelo. Hay que
analizar el etiquetado, compararlo con su equivalente no light (debería poder hacerse
en el propio etiquetado del alimento ligero, pero si no es así, pues se compara con el
homólogo no light).
En torno a su consumo se nos pueden plantear varias posibilidades:
1.- Si la reducción de grasa y azúcar es significativa, y el consumo de ese alimento
nos satisface, entonces adelante con la compra.
2.- Si la reducción de grasa y azúcar es significativa, pero podemos pasar de ese
alimento (por ejemplo, ante la alternativa leche condensada light, mejor tomar leche
desnatada sin azúcar), entonces es preferible dejarlo.
3.- Si la reducción de grasa y azúcar no es significativa, y el consumo de ese alimento
nos satisface, entonces valorar la relación precio de uno a otro
4.- Si el alimento light incluye sustancias no deseadas como aditivos, edulcorantes
etc., mejor consumirlo con mucha moderación.
10.- ALIMENTOS FUNCIONALES (Si te digo que la burra es parda, es porque
tengo los pelos en la mano).
A finales del siglo pasado y comienzos del actual, con el progreso de la tecnología de
alimentos, se estudió la posibilidad de modificar algunos nutrientes específicos que
podían ser los no deseables en dicho alimento (por ejemplo cambiar la grasa saturada de
49
la leche por otra fuente grasa deseable como el ácido oleico o los omega 3), naciendo
los alimentos llamados “funcionales”.
Los alimentos funcionales, o medicinales (nutracéuticos) se han definido como
cualquier sustancia que, como alimento o parte de un alimento, proporciona beneficios
médicos o para la salud, incluyendo la prevención y tratamiento de la enfermedad
(Figura 11). Al abrirse un nuevo gran mercado, la presión de las grandes industrias
sobre este tipo de alimentos y la
publicidad,
ha
generado
una
información manipulada y parcial que,
cuando menos, sirve para incrementar
hasta en un 200% el precio base del
alimento en cuestión.
En este sentido, la publicidad ha
llegado antes al ciudadano que el
conocimiento sobre el producto, de
modo que se venden yogures con fitoesteroles, leche con ácido linoleico conjugado,
galletas con l-carnitina etc sin que el consumidor conozca siquiera el producto del que le
están hablando.
Los primeros alimentos funcionales han venido de la mano de intentos de modificar la
composición de alimentos con algún tipo de nutriente indeseable, por ejemplo, la leche
de vaca tiene en su composición 3,7 g de grasas por 100 g de leche, y de ellas, el mayor
porcentaje corresponde a las grasas saturadas. La idea de eliminar la grasa es, pues, muy
sensata, sobre todo en personas con sobrepeso. Veamos los contenidos en nutrientes de
100 g de leche de vaca con distintos contenidos en grasa (Tabla X)
Ahora bien, la leche descremada tiene un sabor diferente al que estamos acostumbrados,
de modo que surgió la pregunta ¿Y si le añadimos una grasa más saludable que la
saturada, por ejemplo ácidos grasos omega 3? A partir de ahí tenemos un alimento
funcional, leche con ácidos grasos omega 3.
Del mismo modo, hay yogures con toda clase de alteraciones; con ácido linoleico
conjugado (una grasa a la que se le conceden propiedades como bajar el peso); con
omega 3, con aloe vera etc etc. Margarinas con esteroles y estanoles (sustancias de
origen vegetal que disminuyen la absorción de colesterol). Huevos con omega 3
(gallinas alimentadas con algas). Bebidas con oligosacáridos (fibra no digerible que
ayuda a mantener una colonización de bacterias favorables en el colon). Sal baja en
sodio (con más potasio) etc.
50
La industria ha aprendido rápidamente el concepto de alimento saludable y ha
comenzado a plantear lo que se llaman “alegaciones de salud”, por ejemplo: “margarina
que baja el colesterol”, “leche que adelgaza”, “bebidas que aumentan la inmunidad
natural”, “sal buena para el corazón” etc etc
Ante esta explosión de argumentos, en su mayoría sin contrastar con los adecuados
ensayos científicos, las legislaciones de los países intentan poner orden con normativas
que básicamente vienen a decir: “Si usted dice que su producto hace tal cosa,
demuéstrelo”. Sin embargo, en España aún no existe una normativa que recoja estos
alimentos de forma específica y espera a la legislación comunitaria que está próxima a
salir.
Podríamos establecer una categoría de estos nuevos alimentos mediante el siguiente
símil:
- Un alimento básico sería la soja (una leguminosa rica en aminoácidos
esenciales)
- Un alimento procesado sería el tofu o queso de soja (un preparado a base
de soja que no tiene nada que ver con la leche)
- Un alimento reforzado sería la leche de soja con calcio (licuado de soja
al que se le añade calcio)
- Un alimento funcional sería la leche de soja con isoflavonas, calcio y
magnesio (buscando aumentar la potencia anti-osteoporótica de la soja
sola en mujeres menopáusicas)
- Un nutracéutico seria dar isoflavonas (obtenidas de la soja) en
comprimidos
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
No tiene sentido si se siguen los criterios de una alimentación paleolítica, tomar
alimentos funcionales.
SOLUCIÓN APROVECHANDO LA ACTUAL TECNOLOGÍA
Informarse de la característica que hace “funcional” al alimento en cuestión. Si nos
hace falta en nuestra alimentación o nos aporta algo positivo, valorar la relación
precio del alimento normal + precio del compuesto aportado y ver si la suma es
mayor o menor que el precio del alimento funcional. De cualquier forma, hay que
tener en cuenta que al tomar el alimento funcional ingerimos el nutracéutico, pero
también el alimento “base”.
Vamos a analizar las alegaciones que se hacen en los alimentos funcionales:
1) Actividad hipoglucémica
Alegación de salud: Basada en la incorporación de fibra insoluble (salvado de trigo por
ejemplo) y soluble (fibras de los cereales como la avena) a los alimentos refinados (pan
y cereales integrales). Suelen incorporar vitaminas y minerales como el calcio.
51
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Mucha menor ingesta de carbohidratos y nunca refinados. Nada de azúcar ni derivados.
2) Actividad antihipertensiva
Alegación de salud: Basada en cambiar parte de las sales de sodio de los alimentos por
sales de potasio.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Reducir drásticamente la ingesta de sodio.
3) Actividad proinmunitaria
Basada en ingerir un microorganismo no patógeno resistente a la digestión normal
(probiótico), que llega al colon en forma viable, donde tiene un efecto promotor de la
salud para el huésped.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar alimentos en cierto grado de putrefacción (incompatible con las normas de
seguridad alimentaria actuales).
4) Actividad antioxidante
Basada en la incorporación de antioxidantes a la alimentación. Leche con soja, bebidas
de té verde, vinos tintos, chocolate negro…
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar frutas con piel y semilla. Cebollas, ajo, brócoli etc.
5) Actividad antitumoral
Se basa en el hecho de que una acción negativa de las llamadas especies reactivas de
oxígeno (que producen estrés oxidativo) se efectúa a nivel del ADN, provocando
mutagénesis (una de las causas de cáncer). Los polifenoles podrían ejercer un efecto
antitumoral evitando dicho daño, al tiempo que inhiben el crecimiento celular.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Tomar frutas con piel y semilla. Cebollas, ajo, brócoli etc.
6) Acción anticolesterol
Los fitoesteroles y fitoestanoles (que son la forma saturada de los fitoesteroles), son
esteroles de origen vegetal (están presentes de forma natural, en pequeñas cantidades, en
muchas frutas, verduras, nueces, semillas, cereales, legumbres, aceites vegetales y otras
fuentes similares). Tienen una formulación muy similar al colesterol y se caracterizan
por inhibir su absorción siendo a su vez escasamente absorbidos por el organismo.
52
La alegación de que disminuyen el colesterol en sangre y de que no son absorbidos, los
convierte en un gran reclamo industrial incluyéndose en margarinas y yogures con
supuestos efectos cardiosaludables.
La ingesta de estos compuestos en una dieta habitual en nuestro entorno se sitúa entre
los 160 y 500 mg/día, mientras que la acción hipocolesterolemiante precisa de entre 0,82 g/día de fitoestanoles y 1,3 g/día de fitoesteroles, con lo que se lograría una reducción
diaria de un 10% del colesterol en sangre.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Nunca ha sido un problema el colesterol entre los pueblos cazadores recolectores.
Como vemos, la solución paleolítica sigue siendo muy utópica. ¿Nos deja eso
necesariamente en manos de los alimentos funcionales?
Hablemos con un poco de “rigor científico”
Existen algunas condiciones, desde un punto de vista científico, al uso de los alimentos
funcionales. En primer lugar faltan estudios contrastados y bien realizados de la
mayoría de las alegaciones que hace la industria. En segundo lugar, el enriquecimiento
de una gran parte de los alimentos con vitaminas y minerales genera una ingesta de
estos nutrientes que puede sobrepasar el umbral de tolerancia.
En cuanto al primer punto vamos a ver algunos ejemplos:
En cuanto a los alimentos y los suplementos alimenticios enriquecidos con
microorganismos, se debe considerar: 1º Que muchos de estos microorganismos no
sobreviven al contacto con ácido, bilis y antibióticos; 2º que si fueran resistentes a los
antibióticos, su seguridad necesitaría ser evaluada seriamente por el peligro de transferir
esta resistencia intrínseca a la microflora autóctona o a los gérmenes patógenos.
Algunos estudios realizados en yogures, por ejemplo, no encuentran ninguna bacteria
viva en el intestino tras su administración. Sin embargo, en el otro extremo, existen
estudios rigurosos sobre el papel beneficioso de microorganismos probióticos
(Bifidobacterium lactis y Lactobacillus reuteri) en lactantes, aunque su seguridad no
está suficientemente contrastada.
Por otro lado, los antioxidantes usados en grandes cantidades pueden tener efecto pro
oxidante, además, en muchos casos se desconoce su biodisponibilidad, es decir, la
cantidad real de ellos que queda a disposición del organismo tras el proceso digestivo y
apenas sabemos si su ingesta modifica algunos de los procesos oxidativos que se
producen muy puntualmente y en escasos milisegundos. Por ejemplo, una de las frutas
con mayor poder antioxidante es la granada, sin embargo prácticamente en su totalidad
sus antioxidantes son destruidos en el proceso digestivo. En otros casos (betacarotenos)
incluso hay estudios que relacionan su ingesta elevada con un peor pronóstico en el
cáncer de pulmón.
No sabemos orquestar, en este momento, la enormidad de instrumentos musicales
(antioxidantes) que existen, es decir, conocemos el sonido de muchos de ellos (su
acción está probada en animales), pero no sabemos como encajarlos (biodisponibilidad)
53
para que suenen como una orquesta afinada (hagan su función real de antioxidantes en
el momento oportuno de la manera adecuada).
De la actividad antitumoral, para qué hablar. El cáncer es relativamente fácil de
prevenir, pero su diagnóstico sigue siendo dramático. El paciente necesita
quimioterapia, a veces radioterapia e incluso ambas cosas. Son tratamientos agresivos,
con tremendos efectos secundarios como para lanzar frases de esperanza basadas en la
ilusión más que en la realidad.
Pongamos un ejemplo: Un varón de 40 años que fuma, puede seguir los siguientes pasos
para evitar morir de un cáncer de pulmón. El mejor sería dejar de fumar (apenas tiene
efectos secundarios si se siguen las recomendaciones de los expertos). Probablemente
con ello habrá vencido a la enfermedad que lo puede matar. Si a pesar de ello quiere
seguir tentando a su suerte, puede tomar vitamina C, hacer ejercicio y tomar una dieta
que incluya una buena cantidad de polifenoles (antioxidantes). En este caso nadie
garantiza que no acabe mal, pero le está dando a su organismo una de cal y otra de arena
(sustancias cancerígenas por un lado y sustancias para defenderse del cáncer por otro).
Si sigue fumando, no hace ejercicio y su dieta es baja en antioxidantes (lo más habitual),
el cóctel es abrumador hacia una cardiopatía isquémica o un cáncer de pulmón. Si,
finalmente aparece el cáncer de pulmón, entonces todos los antioxidantes del mundo
tienen poco valor. Lo único que valdrá será la fase en la que se encuentre y el
tratamiento médico agresivo de la medicina científica.
En este contexto, hablar de efectos anticancerígenos no deja de ser palabrería. Lo mejor,
indiscutiblemente, es abandonar hábitos provocadores (recuerden, medio ambiente que
permite la expresión de genes defectuosos); como fumar, beber en exceso (yo en
realidad no se que es beber con moderación, porque el alcohol no es un nutriente, pero
dejémoslo así); exponerse al sol sin protección, no hacer ejercicio físico, tomar comida
basura (poca fibra, pocos antioxidantes, mucha grasa inadecuada)….
En cuanto al uso de sustancias para bajar el colesterol, pues casi nada. En primer lugar,
el colesterol es imprescindible para el ser humano, luego no se trata de bajarlo porque
sí. En segundo lugar, si aumenta el colesterol debido a una enfermedad hereditaria
ocasionada por un defecto genético, poco podemos hacer con ningún alimento
funcional. En tercer lugar, si aumenta porque no hacemos ejercicio físico y tomamos
mucha grasa saturada, pues ya sabemos, hay que hacer ejercicio y alimentarnos mejor.
En cuarto lugar, si tenemos cifras de colesterol no muy altas y comemos algo mejor y
hacemos un poco de ejercicio, una medida más podría ser tomar esos fitoestanoles, pero
hay que tener en cuenta que: 1) El consumo de fitoesteroles y fitoestanoles reduce
ligeramente la absorción de vitaminas y antioxidantes liposolubles como el
betacaroteno, licopeno y α -tocoferol (vitamina E). 2) Puede que la ingesta de
fitoesteroles no sea adecuada en mujeres embarazadas, en períodos de lactancia,
adolescencia y en niños menores de 5 años. 3) Algunos estudios muestran que después
de haber consumido en forma continua y por tiempo prolongado alimentos con
fitoesteroles y fitoestanoles, al suspender la ingesta se puede producir un aumento de los
niveles de colesterol o efecto de rebote.
Otro tema de especial dedicación por parte de la industria es la menopausia femenina y
los fitoestrógenos de la soja.
54
La menopausia se define como la ausencia permanente de menstruación tras un periodo
de amenorrea (estar sin regla) de un año. Generalmente se presenta entre los 45 y los 55
años, con una media de 50 años. Se produce debido al cese de la función de los ovarios
(al agotarse los óvulos), lo que provoca una disminución importante de los niveles de
estrógenos (hormonas producidas por los ovarios), que es la responsable de la aparición
de los síntomas que acompañan a la menopausia.
Los síntomas más conocidos son los psicológicos y emocionales (fatiga, irritabilidad,
insomnio, nerviosismo) y parecen ser causados por la disminución de los estrógenos.
Sin embargo hay otros que son más preocupantes desde el punto de vista de la salud,
como la osteoporosis (pérdida de densidad ósea) y las enfermedades cardiovasculares.
La osteoporosis avanza con rapidez durante los 5 años posteriores a la menopausia (se
pierde del 3 al 5 por ciento de masa ósea por año) y es responsable de fracturas
vertebrales, fémur y huesos de las muñecas.
Para evitar estos efectos se puso de moda hace años la llamada “terapia hormonal
sustitutiva”, en la que se daban estrógenos y progesterona a la mujer menopáusica (los
estrógenos solos se han relacionado con la aparición de cáncer de endometrio). Este
tratamiento ha sido sometido a distintas revisiones e interpretaciones por su asociación a
cáncer de endometrio y cáncer de mama. De hecho, en la actualidad, la asociación de
hormonas (estrógenos y progesterona) se considera un factor cancerígeno más por la
Agencia de Drogas Norteamericana (FDA).
Sin embargo, esta terapia es efectiva y mejoró la sintomatología de muchas mujeres que
se negaron a quedarse sin alternativa. En ese momento se miró hacia oriente, en donde
las mujeres tenían muchos menos problemas relacionados con la menopausia. ¿Qué
hacía inmunes a las mujeres orientales a los síntomas negativos de la menopausia? La
respuesta vino de unos compuestos parecidos a los estrógenos que tiene la soja, los
llamados fitoestrógenos.
La acción de los estrógenos en los tejidos se debe a que éstos reconocen a los esteroides
hormonales mediante una especie de receptor que se encuentra en el núcleo de sus
células. Este receptor estrogénico cuya estimulación al llegar la hormona provoca el
efecto celular de los estrógenos (son causa de crecimiento de la mayor parte de
caracteres sexuales secundarios en la mujer), también es estimulado por unas sustancias
que hay en determinadas plantas llamadas isoflavonas. La acción mimética que ejercen
sobre estos receptores las ha llevado a la denominación de fitoestrógenos.
Los fitoestrógenos son ligandos más débiles que los estrógenos naturales (p.ej. el
estradiol) y mucho menos que los sintéticos. También son mucho menos "tóxicos"
permitiendo su administración en dosis elevadas, lo que garantizaría su efecto. Existen
unos 230 tipos de isoflavonas, siendo 3 de ellas -daidzeína, genisteína y gliciteína- las
que tienen mayor importancia clínica. Se estima que en 100 gramos de soja se
encuentran unos 300 miligramos de estas sustancias.
En países como Japón, el consumo de isoflavonas es unas 10 veces mayor al de España,
y la incidencia de cáncer de mama es 5 veces menor. Las mujeres menopáusicas tienen
menor incidencia de osteoporosis y de enfermedades cardiovasculares y los síntomas de
la menopausia son mucho menores.
55
Todo parece del lado del consejo firme de aumentar el consumo de soja. De hecho, la
industria ya se ha decantado por este hecho y ha lanzado alimentos funcionales con soja
(leches con soja, zumos con soja, yogur con soja, pan de soja etc) e incluso isoflavonas
en forma de lo que ahora se conoce como nutracéuticos (alimentos o ingredientes de
ellos que proporcionen un beneficio probado a la salud humana). ¿Pero realmente son
efectivos? ¿Y seguros?
El problema es que la efectividad probada de estos compuestos solo se ha demostrado
en las poblaciones en las que las mujeres consumen soja y derivados de forma
significativa desde pequeñas. Es más, el consumo exagerado de isoflavonas está
desaconsejado en mujeres fértiles ya que hay estudios en ratas que demuestran ligeras
alteraciones fetales en relación con altos consumos de dichas isoflavonas. Es decir,
tomar soja como un alimento más es bueno. Si eso se realiza desde pequeñas, es más
efectivo. Por el contrario, tomar isoflavonas en altas cantidades (comprimidos) solo
estaría aconsejado en mujeres menopáusicas.
Los datos vistos en estudios experimentales en humanos muestran algún efecto
protector sobre la masa ósea por parte de las isoflavonas. No obstante, los datos son
contradictorios (dosis de 80 mg al día durante 6 meses parecen disminuir la pérdida de
masa ósea en la columna vertebral); mientras que estudios en ratas han demostrado que
el consumo de grandes cantidades de soja en la dieta no implica un incremento
significativo de la densidad ósea. En consecuencia, aunque la soja pueda tener un efecto
beneficioso; es probable que los efectos positivos de la dieta oriental sobre la
osteoporosis estén relacionados con otros productos y con hábitos culturales, de
ejercicio físico y de estilo de vida.
No obstante, tomar isoflavonas por parte de la mujer menopáusica tiene algo muy
positivo, carece de efectos secundarios, incluso los fitoestrógenos también han
registrado una cierta actividad anticarcinogénica. De hecho, las dietas ricas en soja
repercuten favorablemente en un descenso de los casos de cáncer de mama, próstata,
pulmón y páncreas, entre otros. Algunos estudios también han reflejado que la
ginesteína puede producir apoptosis tumoral (apoptosis es la muerte celular que en los
tumores está inhibida) y controlar la acción de algunas enzimas involucradas en la
activación de factores de crecimiento tumoral.
Ahora valoremos la situación con sentido común.
Mariana tiene 49 años, es una mujer blanca, casada y con dos hijos, trabajadora de una
empresa de tejidos, fumadora y sedentaria. Mide 161 cm y pesa 73 kg (sobrepeso) tiene
la tensión ligeramente alta y el colesterol en el límite de tratamiento farmacológico. Su
dieta es irregular ya que come fuera de casa y solo cocina el fin de semana. Le gusta la
carne, toma poco pescado, una copa de vez en cuando y su ración de leche al día no
supera un vaso (200 cc). Lleva sin tener la regla varios meses y empieza a tener sofocos.
Está preocupada porque se ve “menos mujer”, tiene menos apetito sexual y las
relaciones son dolorosas (sequedad vaginal). Algunas compañeras le dicen que eso no
es nada, que se compre lubrificantes vaginales, que vaya más a la peluquería y que tome
isoflavonas (las encontrará sin receta médica en una parafarmacia) y leche con calcio.
Mariana debería estar mucho más preocupada del estado de sus arterias (en particular
las coronarias) y de su esqueleto. A partir del momento en que cesan los estrógenos se
56
pierde una protección natural frente a la arteriosclerosis (que ya se vislumbra en sus
analíticas de sangre) y pequeñas placas en las coronarias pueden inestabilizarse
súbitamente y provocarle un síndrome coronario agudo (que en la mujer tiene peor
pronóstico, por cierto). También su masa ósea va a sufrir un serio revés; los factores
mujer blanca, fumadora, y sedentaria van a provocarle una pérdida de masa ósea que la
puede llevar en unos años a la rotura de la cabeza del cuello del fémur y luego a dolores
de espalda muy invalidantes. Lo aconsejable sería ir al ginecólogo y valorar la terapia
hormonal, además de cambiar hábitos de vida (dejar de fumar el primero) e iniciar
tratamiento para la hipercolesterolemia.
Mariana podría haber evitado esta situación desde joven. Si hubiera hecho ejercicio
físico y practicado algún deporte además de ingerir una dieta rica en calcio e isoflavonas
(alimentos a base de soja), habría preparado un buen “capital óseo” del que restar en el
momento de la menopausia. También le habría servido para no coger el hábito de fumar
ni entrar en sobrepeso. Con estos factores ambientales es difícil que tuviera problemas
de colesterol y su imagen de mujer sufriría menos el paso del tiempo.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Aquí la dieta paleolítica tiene poco que decir porque muy pocas tatarabuelas nuestras
de hace decenas de miles de años llegaban a la menopausia.
No obstante, si la presión de la industria se encauza dentro de los límites del
conocimiento científico y la experimentación clínica mediante la regulación
correspondiente por parte de la U.E. (en Europa), tendríamos la respuesta tecnológica a
la transformación (para mal) de la dieta del ser humano debida a los factores que ya
hemos comentado. Los alimentos funcionales no son ni buenos ni malos en si mismos,
de hecho los hay muy buenos y absolutamente inútiles. Lo importante es aprovechar la
capacidad tecnológica de la industria y crear una información adecuada en el
consumidor que sirva para generar “tendencias” de consumo que guíen a la industria
para producir los alimentos funcionales adecuados.
De momento el único criterio que sigue la industria es el de poner en los supermercados
decenas de productos y bombardearnos con alegaciones saludables en muchos casos
cuestionables o insuficientemente probadas. Solo vale el margen de beneficio que
genera en la empresa.
Pongamos un ejemplo. Una galleta funcional de la marca Cuétara tiene los siguientes
ingredientes: harina de cereales (trigo, integral de trigo, avena y centeno), grasa vegetal
parcialmente hidrogenada, azúcar, fibra alimentaria, jarabe de glucosa, gasificantes,
miel, sal, L-Carnitina, emulgente, aroma y antioxidante. El hecho de incorporar
carnitina (un transportador de la grasa al interior de la mitocondria), induce a la
publicidad a decir que “ayuda a eliminar la grasa transportándola al interior de las
células hasta las mitocondrias, llamadas "incineradores de grasa", donde se queman
transformándose en energía”. Es una alegación que incita al consumidor a tomar un
alimento que no le va a engordar, sino todo lo contrario, le va a ayudar a quemar su
grasa (la que le sobra por su exceso de peso), lo cual no es cierto en absoluto. La
carnitina extra que se tome al margen de la que el propio organismo sintetiza, no se ha
demostrado que potencie el transporte de grasa al interior de la mitocondria (que sería
extraordinario para muchos deportistas); pero aunque así fuera, de ahí no podría
desprenderse que se quemara más grasa de la que el organismo necesita utilizar como
sustrato energético; en definitiva, tomando galletas con carnitina se ingieren calorías, no
57
se queman. Sin embargo, esas mismas galletas incorporan una grasa vegetal
parcialmente hidrogenada, es decir, un ácido graso “trans” que ya hemos comentado que
no es deseable. Es por tanto un ejemplo de un alimento funcional que no funciona. Sin
embargo, si en lugar de carnitina se le eliminara la grasa “trans”, dada su composición
de fibra alimentaria, se le podría llamar un alimento funcional que si funcionaría.
¿PODEMOS HACER NUESTROS PROPIOS ALIMENTOS FUNCIONALES?
Veamos las alegaciones de salud de los alimentos funcionales y estudiemos la
posibilidad de aplicar caseramente los beneficios
1) Actividad hipoglucémica
Estudiar la llamada “carga glucémica” de los alimentos, tratando de escoger los de
menor carga glucémica (ver el apartado correspondiente a los carbohidratos).
2) Actividad antihipertensiva
Disminuir la ingesta en sales de sodio (un cazador recolector tomaba cinco veces menos
de sales de sodio que nosotros).
Aumentar la actividad física (nuestros ancestros se calcula que realizaban una actividad
física equivalente a andar cuarenta kilómetros diarios).
3) Actividad proinmunitaria
Podemos tomar yogur o kéfir y añadir a nuestra alimentación habitual compuestos con
fructooligosacáridos como la alcachofa, el espárrago, el ajo, la cebolla, el puerro, el
tomate o el plátano
4) La actividad anticancerígena se obtiene llevando un tipo de vida saludable,
realizando actividad física. No fumando y consumiendo alcohol de forma muy
moderada (no más de un vaso de vino al día). Tomando una alimentación rica en frutas
y verduras y evitando la exposición a agentes cancerígenos (por ejemplo el sol).
Respecto a los alimentos funcionales no se puede ser dogmático, hay que analizar
alimento por alimento. Vamos a poner algunos ejemplos:
58
Leche: Un alimento con poco sentido desde el punto de vista ancestral (se toma leche
siendo adulto solo a partir de la introducción de la ganadería). Sin embargo se ha convertido
en un alimento crucial en la actualidad. Se considera que apenas hay alternativas a la leche
para ingerir el calcio que necesitamos. Sin embargo, los reclamos de tomar más leche con
calcio para mejorar la salud ósea son publicitarios, no científicos. Los estudios sobre la
supuesta mejoría del capital óseo a base de leche con calcio o suplementos de éste no han
dado resultados satisfactorios. Más bien parece que lo importante es no perder hueso, y en
ese sentido el ejercicio físico es mucho más efectivo. No obstante, para las personas con
buena tolerancia a la leche y para los jóvenes, la leche es un buen alimento (sobre todo si
es descremada).
Zumos de frutas: Tomarlos tal cual, sin azúcar, ni conservantes, ni añadidos funcionales
(en la dieta paleolítica diríamos que en ningún caso sustituyen a la fruta con su piel etc,
aunque siempre mejor la fruta completa que el zumo de fruta, aunque sea casero y con
licuadora).
Margarinas: ¿Para qué? Más grasa no tiene sentido, y menos cuando son
mayoritariamente omega 6 y ácidos grasos hidrogenados (“trans”). Las mantequillas sin
comentarios.
Huevos: Alimento excepcional tal cual (vigilar la alimentación de las gallinas, mejor las que
se alimentan al aire libre “gallinas de corral” fuera de zonas contaminadas).
Cereales: Una vez sometidos a procesos que los hacen digeribles por nuestro organismo
(nosotros no somos pájaros para comer trigo crudo, necesitamos someterlo a múltiples
procesos (molienda, cocinado..) para que podamos digerirlo), enriquecerlo con vitaminas y
minerales en las cantidades en que figuran las “fortificaciones” de las marcas comerciales,
es poco relevante. El añadido de fibra es positivo, ya que una de las grandes carencias de
nuestra alimentación es la fibra. A las galletas hay que quitarles las grasas “trans” y las
saturadas. El gérmen de trigo es muy interesante (rico en vitamina E) y debería incluirse en
todos los panes, galletas etc.
Alimentos bajos en sodio. Es una medida excelente, sin lugar a duda. Existen unas sales
de bajas en sodio que llevan sales de potasio y magnesio y son muy adecuadas para
ayudar en la reducción de sales de sodio ingeridas.
Soja: Una leguminosa más que hay que incluir en la alimentación de vez en cuando. Sus
derivados como la leche de soja, el tofu etc son una fuente interesante de proteínas. El
consumo a lo largo de la vida es favorecedor especialmente para las mujeres. En la
menopausia se pueden tomar isoflavonas como nutracéutico tras consultar con el
ginecólogo, aunque la alternativa de tomar lácteos funcionales (con isoflavonas) es positiva
(en principio).
Fibra dietética: Hay que aumentar la ingesta de verdura, hortalizas y cereales integrales. El
hecho de tomar fibra en forma de salvado o preparados comerciales de fibra soluble es
reconocer nuestra incapacidad para tomar los alimentos apropiados. No obstante, cuando
es imposible seguir la dieta recomendada, añadir salvado en forma de copos de cereales o
tal cual, es mejor que nada.
Prebióticos: Las llamadas fibras solubles ejercen un efecto en el colon proinmunitario,
luego a tomar la zona blanca de la naranja (y no tirarla al pelarla), kiwis, frutos secos,
legumbres, verduras, manzanas.
Probióticos: A tomar yogur y kéfir, pero asegurémonos de que contienen lactobacilos de
probado efecto prebiótico y que llegan vivos al colon (confiar en una marca de garantía).
59
A PESAR DE TODO SOY UNA PERSONA DE LA ERA TECNOLÓGICA Y
QUIERO COMER BIEN. ¿QUÉ ALIMENTOS FUNCIONALES ME DAN LO
QUE NECESITO?
Pues si, a pesar de todo lo comentado, no queremos emplear tiempo en comprar y
prepararnos alimentos sanos; pero queremos tomar alimentos modificados para mejorar
nuestra salud, podemos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:
A) Para personas con resistencia a la insulina (diabetes tipo II, síndrome metabólico..)
Se basan en la capacidad de la fibra (básicamente la insoluble) para evitar un excesivo
aumento de la glucosa en sangre después de comer. Estos picos llamados
hiperglucémicos tienen que ver con la llamada resistencia a la insulina típica en las
enfermedades de nuestro siglo. El mecanismo es simple, la fibra retiene agua,
disminuye la difusión de glucosa en la capa que recubre la célula mucosa y el acceso de
alfa-amilasa (el enzima que descompone el alimidón para dar glucosa) a los
carbohidratos ingeridos.
Alimentos funcionales con esa alegación:
-
Leche desnatada con fibra. Lleva entre 1 y 2 g de fibra soluble
(generalmente inulina). Tiene mejor textura que la leche desnatada.
Zumos de fruta con fructo-oligosacáridos. Añaden más fibra insoluble a
la del zumo (disminuida con respecto a la fruta convencional).
Galletas y cereales. Llevan, fundamentalmente, fibra insoluble (con el
término “integral”), aunque algunas llevan fibras insolubles (con la
denominación “fibra no visible”).
En proceso industrial:
- Hamburguesas con fibra de naranja
- Patés y embutidos con fibra
Consejos: El límite individual de ingesta de fibra insoluble lo va a dar la sensación de
flatulencia. Las recomendaciones actuales de fibra en adultos oscilan entre 25 a 30 g
/día o bien de 10 a 13 g/ 1000 Kcal., debiendo ser la relación insoluble/ soluble de 3/1,
es decir, unos 20 g de fibra insoluble al día, lo que equivale a 10 litros de leche con fibra
o 1 kg de galletas con fibra “no visible”, por ejemplo (considerando que no se tomara
otra fuente de fibra con los alimentos). En este sentido, una manzana tiene 1,8 g de fibra
insoluble (como 2 litros de leche con fibra); una zanahoria 3,2 y una almendra con piel
(ración de 138 g) 15,4.
B) Para personas con hipertensión.
El exceso de sales de sodio (cloruro sódico o sal común) es un hecho en la dieta actual
y, como es lógico, se ha relacionado con alteraciones graves, en este caso el aumento de
la presión arterial.
60
La solución más sencilla sería adecuarnos desde la infancia a saborear alimentos poco
salados, pero como la sal común está en todas partes (embutidos, enlatados, comidas
preparadas, pan, etc), la industria ha encontrado dos formas de actuar. Por un lado
creando los alimentos bajos en sal, y por otro fabricando sal baja en sodio (a base de
sales de potasio y magnesio).
Existiendo esta sal disponible con el 60% menos de sodio, es inmediato que comiencen
los primeros alimentos funcionales con ese tipo de sal baja en sodio (frutos secos,
patatas fritas etc). De momento se pueden consumir alimentos bajos en sodio
(mantequilla sin sal, queso bajo en sodio, embutidos pobres en sodio etc.)
Consejos: Cocinar con sal baja en sodio. Tomar frutos secos (y en general productos
salados) con sal baja en sodio.
C) Alimentos para mejorar la inmunidad (defensa frente a las infecciones).
1) Alimentos probióticos.
Se basan en estudios realizados a nivel intestinal en los que se demuestra la importancia
de lo que se denomina “efecto barrera” sobre la inmunidad general del organismo. Hasta
hace poco, se pensaba en el tránsito intestinal como una zona de lucha entre organismos
patógenos del medio externo (que entran con los alimentos) y el sistema defensivo del
individuo. En esa lucha, cuando se perdía la batalla se producía la infección intestinal
(típica de la salmonelosis por ejemplo) con diarrea, fiebre etc. Ahora se sabe que la
microflora existente de manera habitual en nuestro intestino y que es “tolerada” por el
sistema inmunológico, sirve de defensa intestinal frente a patógenos, pero no solo eso,
sino que si esa microflora tiene una composición determinada puede, incluso, mejorar la
inmunidad general del organismo huésped.
En la década pasada se hicieron estudios en los que se demostró, en humanos, que la
ingesta de leches fermentadas (yogures) con lactobacilos y bifidobacterias y que
alteraban la microflora intestinal, provocaban un aumento de la actividad fagocítica en
la sangre, es decir, mejoraban la capacidad de las células defensivas de nuestro
organismo en zonas alejadas del propio intestino. En este sentido ya hay estudios en los
que se verifican efectos beneficiosos en las diarreas infantiles, alergias, intolerancia a la
lactosa (en niños) y enfermedades inflamatorias.
Consejos: Hay que ser cautos y exigir que la leche fermentada (yogur) que nos vendan
con la alegación de que “nos mejora por dentro”, demuestren que sus bacterias pasan la
barrera del pH del estómago vivas, que cambian la microflora intestinal y que han
probado en estudios científicos sus efectos favorables sobre la inmunidad y su
tolerancia a las dosis aplicadas. Esto es especialmente importante en un campo en el que
aún quedan muchos temas por resolver, como la naturaleza de la interacción de las
leches fermentadas a nivel de la mucosa intestinal y los mecanismos implicados; la
relación entre la respuesta inmune y los efectos beneficiosos observados en la salud, las
cepas de lactobacilos más beneficiosas para cada alegación, cantidades etc etc.
61
2) Prebióticos
Son sustancias no digeribles que estimulan el crecimiento de bacterias que actúan como
probióticos, es decir, lactobacilos o bifidobacterias ingeridas en leches fermentadas. Son
oligosacáridos (cadenas cortas de monosacáridos, como la inulina que es un polímero de
la d-fructosa; o el arabinogalactano, oligosacárido del alerce). Son, en definitiva,
carbohidratos no digeribles (calificados como fibra insoluble) con la cualidad de servir
de nutriente a las bacterias de efecto beneficioso que ingerimos con los yogures ricos en
lactobacilos o bifidobacterias. Son muy seguros y se pueden tomar cantidades de hasta
40 g al día, teniendo en cuenta que el arabinogalactano tiene un efecto prebiótico a
partir de 4,5 g.
Consejos: La ingesta de un fructooligosacárido con efecto prebiótico que además posee
los efectos de la fibra soluble ya comentados, es aconsejable. La cuestión es si se
prefiere tomar achicoria, espárragos, cebollas alcachofas etc., o directamente tomamos
un zumo con fructooligosacáridos por ejemplo. Por cierto, también existen en el
mercado productos llamados “simbióticos” ya que tienen ambos efectos, pro y
prebiótico (leche fermentada con fibra por ejemplo).
3) Actividad antioxidante.
Básicamente en base a productos ricos en vitaminas antioxidantes o polifenoles.
Alimentos como las espinacas o el huevo (muy ricos en luteína y zeaxantina que han
demostrado su importancia para una vista óptima) son considerados alimentos
funcionales y, de hecho, ya se incluyen estos carotenoides (pigmentos naturales
liposolubles que se encuentran en las frutas y los vegetales y les proporcionan
coloración amarilla, anaranjada y roja) en forma de nutracéuticos en complejos
vitamínicos etc.
Otras vitaminas antioxidantes, como la C y la E se emplean para fortificar numerosos
productos (la vitamina C se añade a zumos y la E a galletas, aceites etc.).
Los polifenoles, que son sustancias producidas por las plantas para defenderse de la
oxidación (tienen un fuerte poder antioxidante), se emplean asociados a multitud de
alimentos (baste recordar el resveratrol del vino tinto, los del té verde, del chocolate
etc.). El problema es que su llamada biodisponibilidad, es decir, la cantidad que se
absorbe y se utiliza por el organismo es incierta y discutible. Los polifenoles del vino
tinto parece que se benefician del efecto del etanol favoreciendo su absorción. En otros
casos, como en el té verde, parece que las sinergias son importantes y el efecto final está
bastante comprobado.
Consejos (recordemos que estamos en el apartado de no tomar los alimentos
naturalmente ricos en estas sustancias, sino los “funcionales”, es decir, suplementados o
enriquecidos). Pues en este caso, la idea de tomar un yogur con té verde, o una bebida
con naringina, o una mermelada con antocianos, no me parece nada mal. Hay que tener
en cuenta que, en estos casos, se toma el producto base (una leche fermentada) asociada
a un polifenol que, cuando menos, es otro alimento más.
62
4) Fortificantes.
Son asociaciones de vitaminas y/o minerales a productos pobres en ellos de por si o
debido a la manipulación industrial.
En principio se pensó para hacer llegar algún nutriente deficitario en un grupo amplio de
población, como fue el caso del ácido fólico, una vitamina cuya ingesta está
absolutamente probado que es beneficiosa, durante el embarazo, para un buen desarrollo
fetal. Del mismo modo se consideró incluir yodo en la sal común (para combatir
enfermedades carenciales de yodo que afectaban al tiroides) y flúor en el agua (para
prevenir caries).
Posteriormente se fortifican de forma habitual, cereales para niños (vitaminas y hierro),
leche desnatada con vitamina A y D, leche con calcio, zumos con vitamina C, bollería
con hierro y fósforo, etc etc.
Consejos: Aquí el problema es que si alguien adquiriera todos los productos
fortificados, se pasaría claramente del umbral de tolerancia para algunas vitaminas y
minerales lo cual, aunque raro, no es descartable. Lo ideal es tener una buena
información nutricional de modo que si toma leche desnatada, lo haga con una que lleve
añadidas las vitaminas que desaparecen en el proceso de eliminar la grasa (vitaminas
liposolubles A y D); si toma un aceite muy insaturado, compre uno que lleve vitamina
E; si toma zumo de naranja embotellado, que utilice uno con vitamina C etc.
5) Simuladores de estrógenos (fitoestrógenos).
Bueno, pues ya hemos hablado largo y tendido. Si al final nos decantamos por tomar
alimentos con soja, debemos tomar algunas precauciones. En primer lugar la soja genera
algunas reacciones alérgicas, en segundo lugar, la acción de las isoflavonas
(fitoestrógenos de la soja) puede ser perjudicial en mujeres jóvenes en altas cantidades.
No obstante, hay que reconocerle a la soja su alto contenido en proteínas de alta calidad,
por lo que alimentos como batidos de soja etc, pueden ser un buen complemento
alimenticio.
6) Alimentos para bajar el colesterol
Pues también hemos hablado de los fitoesteroles y fitoestanoles de las plantas que se
utilizan por la industria de las margarinas para elaborar grasas que “bajan el colesterol”.
Aquí me niego a dar un consejo favorable, porque si bien en todas las demás entiendo
que hay una justificación razonable (aunque sea la comodidad), en este caso basta con
no tomar grasa y punto.
7) Alimentos con supuesta acción antitumoral
En este caso también hay muchos reclamos, aunque lo cierto es que si bien la dieta es
muy importante, no se han establecido mecanismos específicos y nutrientes individuales
que ejerzan una acción antitumoral clara. Existe, sin embargo, una acción llamada proapoptótica de gran importancia en el desarrollo tumoral (la apoptosis es una especie de
muerte celular programada que frena el tejido tumoral para poder crecer sin freno). En
63
este sentido, polifenoles y ácidos grasos omega 3 tienen una acción reconocida y, en
este sentido, están siendo estudiados. Hay un ácido graso poliinsaturado, llamado
docosahexaenoico (DHA) que se encuentra en el pescado y que tiene una importante
función de este tipo. No obstante, este es un mundo de investigación y toda alegación
es, de momento, prematura.
8) Alimentos enriquecidos en ácido linoleico conjugado (CLA).
Fundamentalmente lácteos desnatados con ácido linoleico conjugado añadido. El CLA
es un ácido graso que se encuentra de forma natural en la grasa de alimentos derivados
de rumiantes y se estudia en relación con la disminución de peso total (básicamente
peso graso) en sujetos a los que se les administra durante al menos 12 semanas (a dosis
de 3,4 g diarios). No posee efectos secundarios a esas dosis y se están estudiando otros
posibles efectos beneficiosos sobre la inflamación, colesterol alto etc.
Consejos: No hay problema en tomar leche con tonalin® (CLA) si mantenemos baja la
ingesta de otros ácidos grasos “trans”.
9) Alimentos enriquecidos en ácidos grasos omega 3
Se basan en el desequilibrio de la dieta actual entre ácidos grasos omega 6 y omega 3,
intentando suplir la ingesta de pescado con alimentos enriquecidos con omega 3. Se
añaden a lácteos desnatados, leches fermentadas, huevos (gallinas alimentadas con
pienso de algas), etc.
Consejos: Se trata de una práctica aconsejable que tiene un claro fundamento empírico.
Aquí me “mojo” ya que conozco las acciones del DHA (como investigador) publicadas
y no publicadas y son espectaculares. El tiempo dirá…..
11.- ALIMENTOS TRANSGÉNICOS (Quien quiera peces, que se moje el culo).
La biotecnología incluye las técnicas de ingeniería genética que aislan porciones de
material genético de un ser vivo (segmentos de su ADN), para introducirlos en el de
otro, es decir, cogemos un gen cuya “expresión” nos interese (por ejemplo la resistencia
al frío) y lo introducimos en el ADN de la planta a la que queremos hacer resistente al
frío. Se usa la técnica del ADN recombinante (molécula de ADN formada in vitro a
partir de fragmentos de ADN procedentes de otros genomas). Por ejemplo, si
“cortamos” un gen humano que fabrica insulina y se lo pegamos al ADN de una
bacteria, conseguiríamos que la bacteria trabajara para nosotros fabricando insulina. Por
tanto, la capacidad revolucionaria de la biotecnología se demuestra en la capacidad de
generar sustancias que no existen o de los que hay cantidades muy pequeñas; o
disminuir el costo de alimentos de recursos limitados, o más seguros etc.
Aunque nos planteemos ahora el hecho de que es una gran revolución tecnológica y que
va a cambiar los hábitos alimenticios del ser humano, en realidad, significará un
impacto muchísimo menor del que supuso la introducción de la agricultura y la
ganadería. De hecho, desde los albores del abandono de nuestra actividad inicial de
cazadores recolectores, la manipulación genética se ha realizado, aunque de forma lenta
y grosera. Yo de niño no conocía la nectarina y, en mi época juvenil todas las sandías
tenían pepitas. La manipulación del melocotonero dio lugar a la nectarina y no digamos
64
lo que pasaría si intentáramos comer una sandía salvaje, su sabor es muy amargo y no la
reconoceríamos; pero es que encima, al cruzar sandías normales con otras tratadas con
una sustancia obtenida de una planta de la familia de las liliáceas, los agricultores han
obtenido una exigencia del mercado, las sandías sin pepitas. ¿Cómo podemos pensar
que la manipulación genética sea una novedad?
Hace años que se usan elementos químicos o radiactivos (rayos gamma o neutrones)
para producir mutaciones en las semillas mediante las cuales se han conseguido
variedades más resistentes o más productivas de determinadas plantas. Actualmente, las
mejores variedades de cebada que se cultivan en Europa, el trigo cultivado en Italia y el
arroz cultivado en California, provienen de mutaciones inducidas.
La tecnología actual permite que estas prácticas sean más rápidas y eficientes. Permite
seleccionar puntualmente el gen (o genes) que otorgan la cualidad que deseamos,
evitando otras no deseadas. Permite también transferir genes entre especies (lo cual no
es nada raro, ya que todos los seres vivos compartimos la mayoría del material
genético).
Existen varios métodos para crear vegetales transgénicos, el más interesante emplea una
bacteria que inserta sus genes dentro del genoma de cada planta (los científicos
aprovechan esta cualidad para insertar los genes que les interesan en las plantas que
deciden).
Existen centenares de alimentos transgénicos desarrollados en laboratorios de
compañías privadas u organismos públicos de investigación. Se han construido plantas
transgénicas que resisten el ataque de viroides, virus, bacterias, hongos o insectos. El
más conocido es el maíz transgénico que resiste el ataque del taladro al portar un gen
proveniente de la bacteria Bacillus thuringiensis y que sintetiza una proteína tóxica. Hay
desarrollos mucho más espectaculares. Por ejemplo, patatas transgénicas que inmunizan
contra el cólera o diarreas bacterianas, o una variedad de arroz transgénico capaz de
producir provitamina A.
En todo el mundo se han comercializado hasta ahora ochenta alimentos transgénicos,
aunque muchos otros están en fase de experimentación o comercialización. En la Unión
Europea sólo han obtenido el permiso de comercialización un maíz y una soja
transgénica, y también una colza transgénica de la que se podría extraer aceite para
consumo humano. España siguió siendo el único país de la Unión Europea que sembró
una superficie importante con cultivos biotecnológicos, 58.000 hectáreas de maíz Bt , lo
que supuso un aumento del 80 por ciento respecto al año pasado.
Seguridad:
Estamos en 1989, comienzan a producirse un inusual número de casos de una
enfermedad llamada síndrome de esosinofília-mialgia y algunos pacientes comienzan a
fallecer. Las autoridades establecen un cerco y descubren que la inmensa mayoría de los
1500 afectados son pacientes de psiquiatras que recetan triptófano (un aminoácido
precursor de la serotonina, un neurotransmisor implicado en los trastornos del humor).
Siguen investigando y descubren que el causante es un producto que contiene
exclusivamente triptófano y que está hecho mediante ingeniería genética por una
empresa japonesa. Fallecieron 37 personas y aún no se ha dilucidado con precisión cual
65
fue el agente causante (quizás algún tipo de contaminación durante el proceso). No era
en absoluto previsible que fuera peligroso un aminoácido que ingerimos en los
alimentos y que era producido de forma teóricamente perfecta mediante un sistema de
ingeniería genética.
En Brasil genes de nueces se incorporaron a la soja y provocaron reacciones alérgicas
severas en personas alérgicas a las nueces que tomaron soja y nunca pensaron que
estaban tomando nueces.
Podríamos continuar con noticias, anécdotas e incluso información subjetiva y
manipulada por organismos que tienen intereses comerciales o simplemente escrúpulos
de conciencia frente a la manipulación genética.
Debemos huir de las posturas extremistas y podríamos concluir que la manipulación
genética no es nueva; no es antinatura y puede ser muy segura si se ponen los medios
adecuados y se exige el control y los ensayos clínicos necesarios con cada producto que
se lance al consumidor. Los beneficios potenciales son inmensos en el campo de la
salud, no solo en el plano comercial (que es en la batalla en la que todos se mueven).
No se trata de impedir la investigación científica, pero no hay que ceder a la presión de
las multinacionales (y de los países que las representan) permitiendo la presencia
indiscriminada de esos productos en el mercado. Por el contrario, hay que establecer
estudios rigurosos y ensayos clínicos que demuestren la inocuidad de cada alimento
obtenido por manipulación genética. La energía nuclear nos da electricidad, pero
también puede servir para fabricar bombas atómicas.
LEGISLACIÓN
La posición favorable de la Comisión de la Unión Europea se apoya en la consideración
de que la nueva legislación comunitaria sobre etiquetado y seguimiento de los OGM,
que entró en vigor el pasado 18 de abril de 2005, es suficiente para garantizar que los
transgénicos que se comercialicen en el mercado de la Unión no supongan ningún
riesgo para la salud. Esa legislación establece que las empresas que comercialicen
alimentos o piensos deberán etiquetar todos los productos que contengan más de un
0,9% de organismos modificados genéticamente. La etiqueta incluirá menciones como
«este producto contiene OGM» o «está obtenido con OGM». Esta exigencia no se
aplicará a productos como carne, leche o huevos que procedan de animales que hayan
consumido alimentos o medicinas que contengan OGM. De todos los países
comunitarios, España es el único en el que se producen OGM con fines comerciales, en
concreto un maíz destinado a la fabricación de piensos para animales
Próximos a salir al mercado:
Aceites, como por ejemplo, el de soja y canola, desarrollados de manera tal que
contengan más estearatos, lo que hará que las margarinas y las grasas vegetales sean
más saludables
Melones más pequeños sin semilla
Plátanos y piñas con cualidades de maduración retrasadas
Maíz con un mejor equilibrio proteico
Plátanos resistentes a los hongos
Tomates con mayor contenido de antioxidantes (licopeno) que las variedades actuales
66
Frutas y vegetales que contengan mayores niveles de vitaminas C y E
Cabezas de ajo con más alicina, sustancia que posiblemente ayude a reducir los niveles
de colesterol
Arroz más rico en proteínas, que utiliza genes transferidos de las plantas de guisantes.
Fresas con mejores rendimientos y mayor duración, mejor sabor y textura y mayores
niveles de ácido elágico, un antioxidante
El problema de los alimentos modificados genéticamente es que hay muchos
intereses económicos alterando el lógico transcurrir de la aplicación tecnológica y los
ensayos humanos. Las multinacionales han empleado muchos recursos financieros y
quieren empezar a recuperar la inversión lo antes posible. Hay un país en particular
(USA) en el que están implantadas la mayoría de estas multinacionales y,
lógicamente, presiona para introducir esos alimentos en los mercados
internacionales. La opinión pública ha sido muy manipulada por colectivos reticentes
a determinados avances tecnológicos (a veces se habla de la manipulación de genes
como si inmediatamente se estuviera alterando la naturaleza). Todo ello crea un
ambiente alejado del desarrollo científico que debe basarse en el desarrollo
tecnológico, la aplicación en laboratorio, el ensayo en animales y finalmente la
experimentación clínica y si todo está bien, entonces al mercado con plenas
garantías.
¿Qué falló en las muertes por triptófano proveniente de modificación genética?
Respuesta: No hubo experimentación clínica.
SOLUCIÓN PALEOLÍTICA
Aquí la dieta paleolítica tiene poco que decir, lógicamente.
12.- HABLEMOS DE TEMAS COTIDIANOS POR EJEMPLO ¿CUANTAS
COMIDAS DEBEMOS HACER AL DÍA? ¿MERECE LA PENA AYUNAR?
(Comer hasta enfermar y ayunar hasta sanar).
Nuestro organismo está preparado evolutivamente para un ciclo diario basado en la
actividad de los cazadores recolectores. De este modo, tras un descanso nocturno, las
concentraciones plasmáticas de glucosa e insulina se encuentran en sus valores más
bajos de todo el ciclo de 24 horas, mientras que los ácidos grasos no esterificados se
encuentran en los valores más altos. El organismo utiliza poca cantidad de glucosa y la
reserva para los órganos que dependen de forma exclusiva de ella (cerebro y eritrocitos
o células rojas de la sangre). Se produce una degradación neta de proteínas del músculo
(por el bajo nivel de insulina), mientras que la falta de inhibición de la lipasa sensible a
insulina (por la baja presencia de esta en sangre), permite que los ácidos grasos
liberados por el tejido adiposo se conviertan en el sustrato energético de preferencia
para el músculo.
En este punto, el recolector del que estamos hablando (nuestros antepasados de hace
200.000 años), ingiere sus primeros alimentos, basados en frutas y raíces. Se absorbe
glucosa y aumenta la glucemia, lo que provoca un inmediato aumento de la insulina en
plasma. El hígado capta glucosa (amortiguando la llegada de glucosa a sangre) y el
metabolismo hepático del glucógeno cambia de signo (pasa de degradación a síntesis).
También extrae aminoácidos de la circulación portal (aminoácidos que vienen
directamente de la digestión de las proteínas), dejando los ramificados a expensas de la
metabolización en músculo en donde sus grupos amino son transferidos al piruvato
67
pasando a alanina (sustrato de la gluconeogénesis). El incremento de las
concentraciones de glucosa e insulina actúan sobre el tejido adiposo reduciendo la
liberación de ácidos grasos no esterificados, con lo que el músculo deja de utilizarlos
como fuente energética y pasa a buscar la glucosa para obtener la energía con la que
contraerse.
Nuestro recolector prepara sus útiles y se va de caza, lo cual le supone un ejercicio
físico de intensidad moderada pero que ocupará gran parte del día. A continuación
aumenta su tensión y el ejercicio físico (está andando, leyendo huellas, acechando…).
Esto provoca un aumento de la actividad del sistema nervioso simpático, lo que supone
mayor frecuencia cardiaca, mayor fuerza de bombeo del corazón, mayor frecuencia
respiratoria (estado de alerta) y aumento de contracciones musculares. En términos
metabólicos eso supone que la glucosa será sustrato energético, la insulina no aumenta
ya que la glucosa entra en el músculo al hacerse permeable a ella por el propio ejercicio
físico (la tendencia a conservar las reservas lipídicas será menor). La inhibición de
glucagón por concentraciones elevadas de glucosa es menor, con lo que el “tono
hormonal” cambia de una tendencia a almacenar sustratos a la de utilizarlos.
Ha cazado y regresa al grupo en donde se prepara la gran comida del día. No se
desdeñan las vísceras, se roen los huesos y se toman verduras para digerir mejor la caza.
No hay apenas grasa en esos animales salvajes y la que hay es más bien rica en ácidos
grasos insaturados.
Ahora vamos a estudiar a un joven ejecutivo en nuestro ambiente (siglo XXI). Suena el
despertador y toma un café solo. Sus concentraciones plasmáticas de glucosa e insulina
se encuentran en sus valores más bajos de todo el ciclo de 24 horas, mientras que los
ácidos grasos no esterificados se encuentran en los valores más altos. El café estimula la
utilización de los ácidos grasos, la glucosa sigue baja tras el ayuno nocturno y la energía
va a proceder de las proteínas musculares y de los ácidos grasos liberados del tejido
adiposo. La baja concentración de glucosa produce ligeros mareos y reduce la eficiencia
cognitiva cerebral. Hay un ligero mal aliento provocado por los cuerpos cetónicos
derivados el uso de ácidos grasos como gran fuente energética. La tensión de las
reuniones provoca un aumento de la actividad simpática, pero al no haber ejercicio
físico, el corazón aumenta su frecuencia cardiaca pero no hay mayor fuerza de bombeo.
Nuestro ejecutivo ha terminado la primera reunión y sale con el resto de compañeros a
tomar “algo”. Pide unas tostadas de mantequilla y un vaso pequeño de leche con café.
En términos nutricionales eso supone carbohidratos (pan blanco y leche), grasas
saturadas (mantequilla y leche) y algo de proteínas (leche). La alta carga glucémica de
un desayuno de ese tipo provoca una rápida respuesta insulínica, con lo que se frena la
degradación proteica y se reducen la liberación de ácidos grasos no esterificados, pero la
alta ingesta de grasas saturadas y la ausencia de actividad física produce un brusco
aumento de triglicéridos plasmáticos.
Llega el momento de almorzar y nuestro joven amigo ha quedado con unos clientes en
un restaurante cercano. Es una “comida de negocios”. El camarero llega para entregar la
carta y pregunta por la bebida para el aperitivo mientras trae pan, mantequilla, aceitunas
y otros pequeños entrantes mientras llega la comida principal (alcohol, carbohidratos
simples, grasas saturadas, sal…). La decisión ha sido un entrecot con guarnición
(proteínas, grasas saturadas, carbohidratos, algo de vitaminas y pocos minerales) y de
postre un café (no ha pedido tarta porque hay que cuidarse). Conversación animada (y a
68
veces tensa) es decir, más activación del simpático y nada de ejercicio, lo que a nivel
metabólico supone un alto pico de glucosa, una rápida respuesta insulínica, un fuerte
aumento de los lípidos en sangre (la ingesta de grasa saturada aumenta los triglicéridos
en plasma) y una importante carga digestiva que le provoca una ligera somnolencia que
combatirá con otro café.
Faltan antioxidantes, fibra, vitaminas y minerales y sobra grasa. Si además nuestro
amigo fuma, empezará a jugar a la ruleta de la cardiopatía isquémica. Pero esta no es
una situación de “todo o nada”, es decir, no se trata de que o le da un infarto o no tiene
problemas, en realidad es mucho más complicado. ¿Se acuerdan de lo que
comentábamos de la expresión génica? Pues este medio ambiente que se crea con una
alimentación tan “antinatura” es lo peor que puede haber para que los genes se expresen
adecuadamente. La ingesta hipercalórica (prácticamente segura con una alimentación
así), le llevará a la obesidad. Los picos de insulina generados por una alimentación con
una carga glucémica tan alta serán un factor añadido que, junto al sobrepeso y la falta de
ejercicio unido al bajo consumo de antioxidantes le llevará a un síndrome metabólico y
una diabetes de adulto (tipo II). Además, esos picos de lipemia postprandial (es decir,
ese aumento de grasa después de comer) genera un tremendo riesgo coronario a medio
plazo (aumento de tensión arterial y aumento de lipoproteínas de baja densidad). Por
otro lado, tampoco son buenos esos picos de insulina que, unidos al desequilibrio entre
ácidos grasos omega 6 y omega 3 (en una dieta como la comentada pierden los omega
3), se produce un aumento de derivados de los ácidos grasos insaturados
(prostaglandinas y eicosanoides) de características proinflamatorias, lo cual redunda en
un mayor riesgo de que terminen expresándose genes que tengan relación con procesos
autoinmunes o enfermedades alérgicas. La carne pone carne, el pan pone la panza, y el
vino guía la danza.
¿Qué podríamos decirle a nuestro joven ejecutivo para que tuviera una larga vida y
disfrutara de su bien ganados bienes materiales?
Pues empecemos por el desayuno. Un zumo de naranja (vitaminas y antioxidantes),
yogur desnatado (proteínas y efecto probiótico) con pasta de arándanos (polifenoles
antioxidantes) y un sándwich de jamón serrano (proteínas y algo de carbohidratos) con
aceite de oliva virgen extra (oleocanthal) y tomate (licopenos). Luego la reunión y
después la salida en grupo a la cafetería, en donde puede pedir un café solo con
sacarina. Luego, en la comida de negocios, pediría un vaso de agua con gas (mientras
los demás toman aperitivos con alcohol y trocitos de pan con mantequilla). De primer
plato una parrillada de verduras asadas y de segundo una lubina a la espalda, y de
postre, fruta del tiempo. Ni café, ni copa, ni puro, eso se lo daría a la competencia (para
que dure poco).
Luego, a media tarde aprovecharía para bajar al gimnasio de la empresa a hacer unos
cuarenta minutos de bicicleta o cinta junto a algunos ejercicios de fuerza para los
brazos, hombros y espalda. El efecto buscado sería el que comentamos antes con los
cazadores recolectores, aprovechar el efecto anabólico del aumento de insulina y de
aminoácidos (por las proteínas de la comida) para aumentar la masa muscular y
“quemar” calorías al tiempo de mantener un tono cardiovascular un mejor
funcionamiento articular etc, creando el ambiente favorable para evitar que se expresen
genes desfavorables y prevenir, por tanto, la enfermedad.
69
Patologías tan terribles y difíciles de enfrentar por la medicina, como el Alzheimer, se
cuecen desde mucho antes de manifestarse. Cuando este ejecutivo joven, fuerte,
agresivo, de mente ágil y brillante está en plenitud de forma, no es capaz de pensar que
un día pueda ser presa de una enfermedad que le haga olvidar el nombre de su propio
hijo. Sin embargo, ahora sabemos que factores como seguir una dieta sana, hacer
ejercicio aerobio (de fondo), mantener un peso estable y restringir ligeramente las
calorías ingeridas a partir de los 50 años, contrarresta la proliferación de una proteína
llamada GFAP (proteína acídica fibrilar glial), relacionada con esta enfermedad.
¡Qué fácil es prevenir!
13.- ¿Y LOS DEPORTISTAS, QUE DEBEN COMER? (Canas y dientes, son
accidentes; arrastrar los pies, eso sí es vejez).
La manipulación dietética en el deportista de alto rendimiento es tan eficaz y tan
importante en este momento que requeriría un libro con dedicación exclusiva. No
obstante, vamos a poner algunos ejemplos de practicantes de deportes a un nivel
competitivo pero más moderado para tener una guía de por donde camina la nutrición
deportiva en estos momentos.
Juan es ciclista aficionado. Se levanta y hace un poco de rodillo en ayunas con una
botella de agua y un zumo de naranja para ir dando sorbos mientras se ejercita. Al estar
en situación de ayuno, la glucemia está baja mientras que los ácidos grasos no
esterificados se encuentran elevados, lo que aprovecha para realizar un ejercicio muy
suave obligando a todo su metabolismo aerobio a funcionar expresando enzimas del
ciclo de Krebs y aumentando su eficiencia metabólica. Tras unos cuarenta minutos
rodando muy suave se prepara el desayuno. Busca alimentos con una carga glucémica
baja, ricos en carbohidratos y proteínas, antioxidantes y vitaminas, de modo que toma
frutas (antioxidantes y vitaminas), leche descremada y cereales (carbohidratos y
proteínas), jamón cocido y huevo (proteínas). Trabaja por la mañana, de modo que
apenas tiene tiempo de tomar una manzana y un yogur a media mañana. El almuerzo es
una comida muy equilibrada, consiste en ensalada (apio, zanahoria, lechuga, aceitunas,
tomate), macarrones (carbohidratos de baja carga glucémica) y sardinas asadas
(proteínas y ácidos grasos omega 3). De postre toma un kiwi. El entrenamiento es a
media tarde y se lleva un bidón de agua y un par de sobres de liofilizado de bebida
isotónica que prepara aprovechando una breve parada en algún bar de la carretera en
donde pide agua y reconstituye el liofilizado tomando el equivalente a un vaso cada
quince minutos. Tiene ya mucha experiencia y utiliza diversas mezclas según el clima y
la temperatura, de modo que baja un poco la concentración del prospecto cuando la
temperatura es alta, para que la bebida vacíe más rápidamente en el estómago. Cuando
termina el entrenamiento sabe que debe ingerir inmediatamente una mezcla de
carbohidratos de alta carga glucémica y algo de proteínas, de modo que si le coincide la
hora aprovecha y cena inmediatamente; si no, toma medio litro de una bebida
postcompetitiva diseñada justo para después del entrenamiento. Finalmente la cena la
realiza a base de sopa de verduras (vitaminas y antioxidantes), patatas cocidas (alta
carga glucémica) filete de pavo a la plancha (proteínas bajas en grasa) y fruta (vitaminas
y antioxidantes). Antes de ir a la cama toma un vaso tibio de leche descremada que le
ayuda a dormir más relajado (el triptófano de la leche aumenta la serotonina y provoca
una mayor somnolencia).
70
Miriam es una niña de 13 años que practica gimnasia rítmica. Tiene una gran
proyección y está ocupando una plaza en un Centro de Tecnificación Deportiva (CTD).
Las normativas de ayuda al deportista le permiten acudir a clases en un colegio cercano
y entrenar durante toda la tarde. La comida se la dan en el centro, por lo que apenas
debe preocuparse ya que el centro médico la revisa, estudia los cambios de composición
corporal y supervisa la alimentación (además de una analítica de sangre cada tres
meses). Su jornada comienza muy temprano, a las 7:00 ya debe levantarse. Se pesa y
anota el resultado (tiene que dárselo a la entrenadora cada mañana). Baja a desayunar al
buffet, aunque lleva anotado lo que debe coger, un zumo, una manzana, un yogur
descremado, unas galletas muesli y un poco de jamón cocido que toma con una pequeña
rebanada de pan integral. Tiene que tomar una pastilla que le han dado en el centro
médico, es un complemento de vitaminas y minerales para una dieta que debe mantener
una ajustada ingesta calórica que mantenga el peso bajo mínimos (cualquier aumento de
peso es preocupante). No hay otra cosa que agua a lo largo de la mañana. El almuerzo
vuelve a ser en el CTD y consiste en ensalada (zanahoria, lechuga, tomate, remolacha,
aceitunas) sin aceite, merluza congelada hervida con unas patatas cocidas y una pieza de
fruta. Apenas grasa, apenas sabor en las comidas, pero el sacrificio es parte del
entrenamiento. Luego toda la tarde en el gimnasio en el que solo hay una bebida
hipotónica (apenas una mínima cantidad de carbohidratos (maltodextrina) e iones
(básicamente sodio)) cuando hace calor. La cena vuelve a se muy parca; verduras sin
aceite, huevo duro, fruta y un vaso de leche descremada junto a otra pastilla del mismo
complejo vitamínico.
Jaime es jugador de balonmano, tiene 24 años y está en un equipo profesional. El club
le ha conseguido la matrícula en la universidad para seguir sus estudios aunque está un
poco retrasado ya que la exigencia del deporte profesional le hace descuidar, a veces, su
carrera. Le han fichado en un club fuera de su residencia familiar, por lo que vive en un
piso con otros dos compañeros del mismo club. Se levantan todos a la vez y desayunan
juntos. Es un poco caótico, ya que los otros compañeros apenas le dan importancia a la
alimentación y son muy descuidados. A veces falta leche o no hay pan. Sin embargo
Pedro ha aprendido a cuidarse, estudia la diplomatura de nutrición y conoce la
importancia que puede tener para su rendimiento como jugador llevar una buena dieta.
Es el motivo de las bromas de sus compañeros de piso, que consideran que se pasa de
cuidados mientras que ellos van a lo bruto. No obstante, Pedro es muy rígido en su plan,
desayuna un zumo, tostadas con jamón cocido, yogur y café y toma una cápsula de
antioxidantes (polifenoles y vitaminas C y E). Luego va a entrenar con su botella de
bebida isotónica (aprovecha el menor descanso para tomar un trago). Ha encontrado una
tienda cercana al piso en donde hacen comida casera y allí suele comprar un guiso (a
veces arroz, otras pasta, en ocasiones olla de verduras o lentejas estofadas etc), el
segundo plato suele ser un filete de pollo o de pavo asado (en el congelador guarda la
compra que hace todas las semanas en la carnicería cercana, en donde cuando hay buen
hígado de ternera le guardan unos filetes), luego toma fruta y una pastilla de un ácido
graso omega 3 que sabe que necesita porque el pescado no lo puede tomar tanto como
quisiera (necesitaría ir a la pescadería y no tiene tiempo). Luego va a la universidad en
donde apenas tiene tiempo de tomar un zumo en la cafetería a media tarde. La cena
suele ser ensalada (ha encontrado unas ensaladas preparadas en el supermercado que
están muy bien), pasta, tortilla y fruta. También se lleva su vaso de leche descremada a
la cama mientras lee un rato y se queda dormido.
71
Luisa es maratoniana. Trabaja en una oficina y tiene un horario muy rígido. Desayuna
un zumo, leche con cereales y cacao y sale rápidamente para el trabajo. A lo largo de la
mañana, en el momento en que tiene ocasión toma una manzana y un batido de soja
(ahora tiene suerte porque el mercado se ha llenado de sabores deliciosos). Llega tarde a
comer, pero tiene suerte porque su marido tiene un trabajo autónomo y suele llegar
antes y hacer la comida. Han llegado a un pacto, él hace la comida los días laborables y
Luisa cocina los fines de semana. También han llegado a un acuerdo muy importante
para ella; cuando cocine él, los platos los hará sin grasa, luego él se añadirá aparte el
aliño para hacerlos más jugosos. Sabe que la alimentación es muy importante para ella,
este año quiere bajar de las 2 h 30 minutos y necesita toda la energía de su cuerpo, no
puede dejar un ápice a la fortuna. De hecho, ha tenido que soportar alimentos de los que
no sabía ni que existieran; hígado dos veces a la semana pero ¿sangre frita? ¿Quién
había oído hablar de que se comiera la sangre frita? Sin embargo ahora sabe que el
hierro absorbible solo está en el hierro de la sangre (algo también en mejillones y
berberechos). Pero eso no es todo; ahora sabe que cuando se toma un plato de lentejas
(que contienen algo de hierro pero poco absorbible), si se asocia un par de kiwis (ricos
en vitamina C), mejora la absorción del hierro. ¡Quien le iba a decir a él que iba a saber
tanto de alimentación! ¡Él que estaba acostumbrado a comer cualquier cosa que llevara
mayonesa! Luego llega el entrenamiento, pero eso no es todo, resulta que hay una
bebida para tomar media hora antes de entrenar, otra para tomar durante el esfuerzo y
otra para ingerir inmediatamente después. Luisa es muy metódica en esas cosas desde
que corrió una prueba con calor y perdió más de 10 minutos por saltarse un
avituallamiento, acabando con calambres y vomitando. Fue una experiencia que no
quiere que vuelva a suceder. En otra ocasión, un descuido en las analíticas (no pidió la
ferritina y aparentemente las analíticas eran normales) tuvo como consecuencia una
anemia que le hizo perder varios meses. Desde entonces es feroz con el tema del hierro,
sin embargo prefiere seguir los consejos de su médico y no toma pastillas de hierro
salvo cuando la ferritina está baja, considera que con cuidar la alimentación es
suficiente y se evita tomar un elemento que es un oxidante. ¿La cena? Otro calvario para
el marido (menos mal que son jóvenes y luego se compensa todo). Verduras, pavo
asado, fruta y leche. Todo aderezado con unas pastillas que tiene que tomar para no se
qué del calcio, el ácido fólico y no se que más cosas (parece que en relación con los
anticonceptivos y el deporte).
Jesús es culturista. Vive para su deporte, de hecho fue un competidor y ahora tiene un
gimnasio que es un buen negocio. La alimentación para él es casi tan importante como
el entrenamiento. Antes le llevaba un médico que le hablaba de que no eran necesarias
tantas proteínas, que muchas de las cosas que tomaba no servían para nada etc. No fue
efectivo y perdió fuerza, de modo que ahora está en manos de un especialista en
medicina deportiva. Lleva un control muy riguroso y ha conseguido mantener la masa
muscular sin tener que tomar anabolizantes como hacía antes. Ahora sabe que lleva una
vida más sana, aunque reconoce que en la competición ya no podría estar. Parece que es
imposible competir con la nandrolona. Sin embargo ha conseguido mantenerse y ser
admirado en el gimnasio atrayendo a un buen número de jóvenes que quisieran tener su
figura. Para él no tienen misterio nombres como glutamina, aminoácidos ramificados,
acetil carnitina, quercetina etc. Sabe por experiencia que no son los compuestos, sino
cuando se toman y en que orden, lo que hace que sean efectivos. Otros compañeros
siguen las instrucciones de revistas o de casas comerciales, incluso algunos son imagen
para determinados productos y cuentan con el asesoramiento de los técnicos, pero él ha
aprendido que hay que dar con un experto. Lo importante es que su cuerpo tenga alanina
72
cuando la necesita, que no baje la glutamina por un entrenamiento intenso, que no haya
una caloría de más y que en el momento en que tenga que definir más su musculatura no
haya una pizca de grasa en el panículo adiposo subcutáneo. Sus comidas son un artificio
de mezclas de pastillas y platos insulsos, a veces incluso monótonos, pero cada bocado
es energía para sus músculos. Él sigue la dieta de los cazadores recolectores de antaño,
un 35 % de calorías derivan de las proteínas (carnes y pescados muy bajos en grasa, sin
aderezos ni aceites), un 40 % de carbohidratos y un 25 % de las grasas. Lo que ellos
tomaban y ahora es imposible, lo consume en pastillas (antioxidantes, omega 3,
vitaminas, minerales). Su gran fuente proteica son los huevos y el suero de leche. Ahora
ha conseguido clara de huevo liofilizada que mezcla con suero de leche en polvo y
añade al desayuno junto con aminoácidos ramificados. Por la noche toma un vaso de
leche descremada con una cápsula de triptófano procedente de remolacha.
14.- ¿PUEDEN LOS ENFERMOS CONSIDERAR LA ALIMENTACIÓN COMO
UNA AYUDA EN SU RETORNO A LA SALUD? (La mejor receta, la dieta)
Durante todo el libro he presentado una visión con cierto tinte radical, de hecho, alguno
de los puristas que me puedan leer quizás consideren un tanto alarmista y catastrofista
mi visión del estado actual de la alimentación en nuestra sociedad occidental. Su
sentencia podría ser algo así como que el hombre ya ha demostrado que puede adaptarse
a los alimentos que toma actualmente y que en cualquier caso lo peor de todo es no
tener qué comer.
Desde luego no pretendo dogmatizar en este libro, y mucho menos seguir una doctrina,
pensamiento o escuela. Creo que es muy conveniente mantener fría la razón y caliente
el corazón, y me parece que las teorías hay que contrastarlas con firmeza antes de que se
conviertan en modas muy sutilmente aprovechadas. De hecho, en Estados Unidos están
de moda los restaurantes de la Paleodieta (digo yo que saldrán a cazar la carne que
ofrecen, a las praderas del paleolítico).
Pienso, más bien, que el que esté sano debe preocuparse en mantener su salud, y el que
esté enfermo debería tener muy en cuenta lo que come por si los conocimientos
recientes pudieran ayudarle a recuperar su salud. En el área preventiva, a la luz de los
conocimientos de la genética y de la paleoantropología, podemos afirmar que el hombre
debe hacer ejercicio físico y comer menos dulces y grasas totales y más micronutrientes
y ácidos grasos omega 3. En cuanto al que esté enfermo, debería prestarle atención a lo
que come y consultar a su médico sobre qué alimentos le podrían mejorar. En este
último caso, quizás el recuerdo de lo que nosotros comimos en un pasado que todavía
nos condiciona, pudiera serles útil y en ese sentido está escrito este libro.
Por cierto, este planteamiento empieza a ser contrastado a nivel de estudios
experimentales, de hecho, recientemente investigadores de la Universidad Johns
Hopkins de Baltimore (Estados Unidos), han publicado en una prestigiosa revista
médica (Journal of the American Medical Association (JAMA)), que una dieta rica en
proteínas, la mitad de ellas de origen vegetal, puede mejorar los niveles de colesterol,
disminuir la presión sanguínea y reducir el riesgo cardiovascular en pacientes con
hipertensión leve. Esto supondría, a juicio de los autores, sustituir parcialmente con
proteínas y grasas monoinsaturadas los carbohidratos (justo lo que mantenemos en toda
nuestra exposición).
73
Enfermedades de marcado componente inflamatorio (artritis reumatoide,
psoriasis, asma..).
Objetivo: Disminuir la producción de prostaglandinas y eicosanoides de las series 2 y 4
Método: Evitar períodos interdigestivos largos. Evitar picos glucémicos con alimentos
bajos en carbohidratos y de baja carga glucémica. Moderar la absorción de glucosa con
fibra insoluble. Disminuir la ingesta total de grasa y en particular los ácidos grasos
omega 6 y aumentar los omega 3.
Ejemplo de dieta:
Desayuno: Naranja (eliminar solo la capa superficial de la piel). Yogur descremado con
cereales integrales. Pequeña tostada integral con jamón cocido.
Media mañana: Zanahoria cruda
Almuerzo: Ensalada (apio, lechuga, tomate, aceitunas) con aceite virgen extra de oliva.
Filete de atún a la plancha. Kiwi. Agua de mesa carbónica
Merienda: Yogur descremado
Cena: Acelgas. Tortilla. Ciruelas
Enfermedades con fuerte carácter pro-oxidante (enfermedades mitocondriales,
neurodegenerativas..)
Objetivo: Disminuir la producción de especies reactivas de oxígeno.
Método: Evitar períodos interdigestivos largos. Evitar picos glucémicos con alimentos
bajos en carbohidratos y de baja carga glucémica. Aumentar la defensa antioxidante del
organismo. Ingerir alimentos ricos en vitaminas A, C y E, selenio, cinc y polifenoles.
Ejemplo de dieta:
Desayuno: Naranja (eliminar solo la capa superficial de la piel). Yogur descremado con
pasta de arándano. Pequeña tostada integral con jamón cocido.
Media mañana: Zanahoria cruda
Almuerzo: Ensalada (apio, lechuga, tomate, aceitunas) con aceite virgen extra de oliva.
Pollo asado. Uva negra. Agua de mesa carbónica
Merienda: Yogur descremado con fresas
Cena: Brócoli. Trucha a la plancha. Ciruelas
Enfermedades cardiovasculares
Objetivo: Disminuir el colesterol LDL y los triglicéridos en plasma. Reducir la
hipertensión
Método: Ingerir lo menos posible grasas saturadas y grasas “trans”. Disminuir las
calorías totales de la ingesta diaria. Tomar sustancias ricas en fibra insoluble para
disminuir la absorción de colesterol. Bajar la ingesta de sales de sodio.
Ejemplo de dieta:
74
Desayuno: Naranja (eliminar solo la capa superficial de la piel). Yogur descremado con
cereales integrales. Pequeña tostada integral con fiambre de pavo bajo en sodio.
Media mañana: Zanahoria cruda
Almuerzo: Ensalada (apio, lechuga, tomate, aceitunas) con aceite virgen extra de oliva.
Boquerón frito (en aceite de oliva). Manzana. Agua de mesa carbónica
Cena: Acelgas. Huevo hervido. Pera
Sarcopenia y Osteoporosis (pérdida de masa muscular y de densidad ósea)
Objetivo: Disminuir el catabolismo, aumentar la síntesis proteica y la masa ósea
Método: Aumentar la síntesis de proteínas mediante una dieta hiperproteica. Aumentar
la ingesta de alimentos ricos en calcio absorbible. Mejorar la capacidad antioxidante del
organismo.
Ejemplo de dieta:
Desayuno: Naranja (eliminar solo la capa superficial de la piel). Yogur descremado con
pasta de arándano. Pequeña tostada integral con jamón cocido.
Media mañana: Batido de soja
Almuerzo: Ensalada (apio, lechuga, tomate, aceitunas) con aceite virgen extra de oliva.
Filete de atún a la plancha. Piña natural. Agua de mesa carbónica
Merienda: Yogur descremado
Cena: Espinacas. Huevo cocido. Ciruelas
Es muy importante la realización de actividad física
Otras enfermedades muy relacionadas con la alimentación como la intolerancia al
glúten, diabetes juvenil, etc son patologías que exceden el marco general en el que está
desarrollado este libro.
15.- RECOMENDACIONES EN LA LUCHA CONTRA EL SOBREPESO Y LA
OBESIDAD (Entre col y col, lechuga).
Ya hemos comentado que más del 95% de nuestra biología está concebida para la
función que desempeñábamos como cazadores recolectores. En este sentido, nuestra
genética se ha adaptado de condiciones de vida duras en las cuales la actividad física y
los ciclos de hambre y saciedad eran constantes. En estas condiciones, la vida actual,
sedentaria y con una alimentación constante y rica en grasas supone una agresión.
Irónicamente, los genes que han permitido sobrevivir a nuestra especie en condiciones
extremas de hambre y abundancia, disminuyen la esperanza de vida en las poblaciones
sedentarias con acceso continuado a la comida. Como ejemplo, la esperanza de vida de
los diabéticos es inferior en 12 años a la población general
Se calcula que el gasto energético del Homo sapiens sapiens hace 100.000 años era de
49 kcal/kg/día (comparémoslo con las 32 kcal/kg/día del hombre contemporáneo (y eso
teniendo en cuenta que el gasto energético en reposo sigue siendo el mismo). Un
antepasado nuestro dedicado a la caza, pesca y obtención de recursos naturales
diariamente, consumía el nivel de energía equivalente a caminar de 20 a 30 km diarios
(para una persona de unos 70 kg).
75
Los cambios asociados a la inactividad física suponen menos fuerza y tamaño muscular;
menor capacidad del músculo esquelético para oxidar carbohidratos y grasas; aumento
de la resistencia a la insulina; menor capacidad para mantener la homeostasis celular
para una carga de trabajo determinada; menor vasodilatación periférica y menor
rendimiento cardíaco y sarcopenia. La sarcopenia (disminución de la masa muscular)
amenaza a nuestra calidad de vida en la madurez y es una plaga a la que tendremos que
enfrentarnos también.
Pues bien, una de las consecuencias de este estado de cosas es el sobrepeso y la
obesidad, una auténtica pandemia mundial, ya que no solo afecta a las poblaciones ricas,
sino que ha contagiado a todas las sociedades modernas.
Nuestro país no se salva de esta circunstancia y registra una tasa de obesidad general y,
especialmente infantil, muy próxima al resto de los estados europeos (aunque algo
alejada de la norteamericana). La obesidad infantil es una preocupación sanitaria de
primer orden y debe ser objetivo primordial de toda política sanitaria que considere la
prevención.
La búsqueda de un “peso ideal” que es un concepto muy difundido en general, pero
poco apreciado por los médicos, ha llevado a organismos sanitarios de distintos países a
elaborar fórmulas matemáticas (a partir de datos de población) para estandarizar y
unificar el concepto de obesidad. De esta forma, la Sociedad Americana de Obesidad
tiene un estándar llamado Índice de Masa Corporal (Body Mass Index) calculado a
partir del peso y la talla según la fórmula: IMC = Peso (kg)/ Talla2 (m2)
Según el IMC se clasifica a la población en:
delgadez, normalidad, sobrepeso y obesidad.
(Tabla XI)
En España, las tablas utilizadas son las de la
Sociedad Española de Obesidad (Tabla XII),
que añade una división más (sobrepeso
grado I y grado II), con el criterio de evitar el tratamiento sistemático de los pacientes
con sobrepeso grado I y dejando la
intervención en este colectivo en función de la
acumulación de algún otro factor de riesgo.
En función del cálculo del IMC hay fórmulas
para determinar el % de grasa
Niños (<16 años):
Adultos
% Grasa = (1,51xIMC)-(0,7xEdad)-(3,6xGénero) + 1,4
% Grasa = (1,2xIMC) + (0,23xEdad) – (10,8xGénero) – 5,4
Siendo Género = 1 para varones y 0 para mujeres
Para saber su composición de grasa, músculo y hueso, no solo mediante estas fórmulas
generales, sino utilizando técnicas profesionales, puede entrar al portal
www.ayudaaldeportista.com y tendrá un programa gratuito de determinación de la
composición corporal.
76
Lo cierto, es que ahora se considera el sobrepeso y la obesidad como factores de riesgo
y estados patológicos sobre los que hay que intervenir para evitar problemas serios
como el llamado síndrome metabólico y diferentes patologías (enfermedades
cardiovasculares, diabetes tipo II, apnea del sueño, osteoartritis, etc) que van asociadas a
la obesidad. Si antes ser gordito era una señal de salud, ahora es todo lo contrario.
Vale, hay que estar más delgado ¿Cuál es la fórmula magistral?
Aquí aparece el vellocino de oro y todo el mundo tiene algo que decir, ya que quien de
con la solución tendrá la fama, honor y riquezas. Por las riquezas va todo el mundo de la
charlatanería, y en este submundo todos tienen cabida, clínicas de adelgazamiento,
garantizado, maestros de la persuasión, embaucadores….¿Por qué existen si no
consiguen su objetivo? ¿O es que si lo consiguen?
Una de las características de la obesidad es la facilidad para perder peso de forma rápida
ante determinados cambios dietéticos. La persona que acude a una consulta con
obesidad, lleva consigo su “voluntad” por hacer lo que sea para adelgazar, incluso pasar
hambre. Comienza el tratamiento y comienza a bajar peso ¡Funciona! Pasa la voz y
llena la consulta de más pacientes esperanzados. Y eso simplemente disminuyendo
calorías, modificando algún hábito desaconsejable y haciendo algo de ejercicio, no
digamos si encima recibe alguna ayudita farmacológica (incluso sin saberlo, como ha
ocurrido con las fórmulas magistrales ocultas de algunos desaprensivos).
Pero pasa el tiempo (apenas unas semanas) y empieza a desfallecer, capitula la voluntad
y comienza el cuerpo a encontrar fórmulas de justificación ¡Con esto ya me basta por
ahora! ¡No voy a estar toda la vida así! ¡Total la vida son dos días! ¡Mi metabolismo es
así! ¡No se puede renunciar a los placeres de la vida!... Y empieza a ganar peso hasta
llegar al que tenía meses antes. Decepción, ansiedad, incluso depresión. Pero nunca le
echarán la culpa al tratamiento, sino a sí mismos. No tengo voluntad, siempre seré un/a
gordo/a, la culpa es mía. Y vuelta a empezar, otra clínica, otro tratamiento, otro fracaso.
Lo primero que hay que saber es que no hay fuerza de voluntad que gane a un instinto
básico. La fuerza de voluntad se basa en un razonamiento consciente y tiene la
limitación de tiempo que supone la consciencia del hecho. El instinto está ahí,
esperando para aparecer cuando la voluntad se tome un descanso. Se reviste de muchas
formas, pero siempre gana. No, el régimen no funciona si no es para toda la vida. De
hecho, las clínicas serias en las que se consiguen éxitos más o menos duraderos, se
basan en modificar hábitos de vida, no solo dietéticos. Tienen grupos de ayuda, hacen
sesiones de ejercicio físico, enseñan a comer, gratifican cada gramo que se pierde y
crean un hábito. Solo eso puede funcionar.
La actividad física no solo es gastar energía y por tanto mejorar el balance entre
ingresos y gastos, es mucho más… ¿Sabían ustedes que al hacer ejercicio físico intenso
se disparan unos ciclos metabólicos que consumen energía hasta 12 horas después de
finalizada la actividad? Ahora sabemos que el ejercicio físico no solo utiliza energía
durante su ejecución, sino que provoca alteraciones metabólicas que consumen energía
después de finalizada la propia actividad.
¿La farmacología? Miren, nuestro organismo se ha preparado durante miles y miles de
años para almacenar cada gramo de comida no utilizado. Cada vez que un científico
77
descubre un factor relacionado con la obesidad, aparecen tres más (Figura 12). En
opinión de Jeffrey Friedman, investigador que clonó y secuenció la leptina (una
hormona que se expresa en tejido adiposo) en 1994, la pretensión de que el hombre
podrá tomar una píldora en poco tiempo que le haga ser delgado está muy lejos de ser
vislumbrada por los científicos que trabajan en el tema. En opinión suya, la obesidad
tiene mucha mejor prevención que tratamiento y, en cualquier caso, la prevención pasa
por el ejercicio físico y una dieta adecuada.
Nuestros niños y jóvenes han
dejado de jugar en las calles,
patios y casas, para estar sentados
frente al video juego, el televisor o
el ordenador. Paralelamente gozan
de un gran poder adquisitivo que
les permite comprar chucherías,
las cuales tienen al alcance de la
mano (siempre hay un puesto
cerca de la entrada de un Colegio).
Los padres, muchas veces
separados o divorciados, ejercen
poca autoridad sobre las normas de
alimentación e incluso a veces, para atraerse el cariño del niño al que no ven en toda la
semana, son excesivamente condescendientes a la hora de sustituir comidas nutritivas
convencionales por comida rápida (pizzas, hamburguesas, etc). En Estados Unidos
(siempre hay que hablar del imperio porque son ellos los que hacen estadísticas) el
consumo de refrescos ha aumentado en un 300% en los últimos 20 años, de modo que
entre los adolescentes, hasta un 20% consume 4 ó más refrescos diariamente (hay
estudios que asocian un aumento de 4,9 kg de peso si durante cuatro años se toma un
refresco al día, y lo que aún es peor, el riesgo de diabetes juvenil asciende a un 83%).
En EE.UU. (nuevamente ellos), el consumo de fructosa en los siropes de muchos de
estos refrescos ha aumentado en un 1.000% desde 1970 a 1990, y la fructosa es
especialmente preocupante porque su metabolismo es diferente al del azúcar común
(sacarosa), no pasa al cerebro y no da sensación de saciedad, no estimula la secreción de
insulina ni de leptina, con lo cual no hay inhibición del apetito, por lo que el joven
puede tomarse tres o cuatro refrescos mientras ve la televisión y acto seguido cenar con
apetito (centenares de calorías no utilizadas para realizar una actividad física ¿Dónde
creen que pueden ir a parar?
Si esto es así, ¿que nos queda por hacer? Pues todo. Antes que nada tenemos que
prevenir, luego tenemos que informar y ayudar.
1º Prevenir mediante el convencimiento previo de que la actividad física no es
negociable. El sedentarismo no es una opción y, por tanto, hay que acabar con él desde
la infancia. La alimentación debe ser materia de estudio desde preescolar. Los gustos
hay que educarlos desde los primeros meses. Menos alimentos salados, más verduras,
menos grasas, más pescado, menos dulces.
2º Informar de la trascendencia de una buena alimentación. Hay que crear un estado de
opinión en los consumidores que les permita estar bien informados y defenderse de la
78
manipulación publicitaria. Potenciar las asociaciones de consumidores y obligar,
mediante normativas, a las empresas relacionadas con la alimentación, a que
demuestren lo que dicen. Quien afirme en una campaña publicitaria que el colesterol
disminuye con su producto, debe demostrarlo científicamente. Los médicos estamos
habituados a filtrar la información que nos dan los laboratorios (para los que sus
productos son maravillosos siempre y curan sin lugar a dudas, lo que pasa es que si eso
fuera cierto no tendríamos enfermos). Los consumidores deberían tener fuentes
independientes de información, fiables y contrastables (y si las potenciamos, esas
fuentes podrían ser las asociaciones de consumidores).
3º Ayudar a los que ya son obesos. La sociedad crea sus modelos, y no ayuda en nada a
los que padecen sobrepeso y obesidad que la imagen de belleza femenina sea una
modelo anoréxica. Cuando uno tiene metas posibles se esfuerza, cuando de entrada son
imposibles, ni siquiera lo intenta. Para una mujer con sobrepeso (talla 46), el objetivo no
puede ser parecerse a una chica de talla 36. Hay que incrementar los impuestos
indirectos sobre los productos que no ofrezcan cualidades nutritivas y, en cualquier
caso, deben situarse fuera del ambiente juvenil (colegios, zonas de recreo, pabellones
deportivos etc).
Por otro lado, hay un elemento poco conocido pero enormemente preocupante que es el
llamado “síndrome del varón abandonado” muy bien descrito por Carlos Bauzá, ex
presidente de la Asociación Cordobesa de Obesidad de Argentina. Se trata de los
maridos (en general los parientes cercanos) de las mujeres que siguen dietas de
adelgazamiento con éxito. Muchas veces el propio marido se convierte en un
obstaculizador del seguimiento de la dieta exitosa por parte de su mujer. ¿Cómo es
posible? Pues el caso es que es muy común. Son maridos que se sienten amenazados
por el éxito de su mujer al sentirse más guapa, más atractiva, al volver a ser mirada por
los varones. Su estrategia (muchísimas veces no consciente) consiste en sabotear el
régimen llevándole “cosas ricas” diciéndoles que un poquito de eso no le va a hacer
daño, incluso, convirtiéndose en expertos al aclarar que tal alimento no engorda. En
casos extremos llega a ser más agresiva la acción, aprovechando cualquier excusa para
dejar caer frases como “este régimen te está cambiando el carácter” “te prefería como
eras antes” “estabas más guapa antes” etc etc.
La lucha contra la obesidad es una lucha de todos, ya que nos afecta a todos de forma
directa o indirecta (para los más reticentes les diré que si piensan que eso no va con
ellos, echen una ojeada a sus impuestos, ya que en España se estima que el coste
económico de la obesidad derivado de los costes directos e indirectos es de unos 2.000
millones de euros anuales).
La comunidad científica internacional está de acuerdo en la importancia del ejercicio
físico para prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad. Ante una realidad tan palpable la
impresión es que no se hace lo suficiente desde los poderes públicos. ¿Qué es lo que se
les debe exigir a nuestros representantes en las Instituciones?
1) Educación. Hay que explicar en las escuelas, en las asociaciones de amas de casa, en
cualquier colectivo de ciudadanos, que la actividad física es irrenunciable. No hay
alternativa, ya lo hemos comentado muchas veces, nuestra evolución solo contempla el
supuesto de una actividad física diaria.
79
2) Potenciación de instalaciones de actividad física multitudinaria. No me valen
instalaciones deportivas para el deporte competitivo, en donde se generan tasas y al final
es una recaudación más. Hablo de carriles bici en las ciudades, de senderos en los
montes, de disuadir la circulación de coches por el centro histórico y comercial de la
ciudad. Hablo de imaginación para afrontar un problema que es “nuevo” para nuestra
especie. ¿Sabían que en un experimento que hicieron en unos grandes almacenes,
cuando mejoraron la iluminación y colocaron música ambiental y una decoración
agradable en las escaleras, bajó el número de los que subían por el ascensor o utilizaban
escaleras mecánicas de planta a planta?
3) Subvencionar las iniciativas privadas encaminadas a realizar actividad física
terapéutica. Cuando a un ciudadano le cueste más caro el alcohol y el tabaco y menos
apuntarse a un gimnasio a realizar actividad física de mantenimiento, se produce un
flujo natural de los hábitos tóxicos hacia las costumbres saludables.
4) Todas las que a ustedes se les ocurran y que deben ser escuchadas.
16.- FINALICEMOS MIRANDO HACIA ATRÁS “SIN IRA” (De refranes y
cantares tiene el pueblo mil millares)
La mirada atrás en la alimentación, asume los conceptos que ha expuesto uno de los
mayores estudiosos del tema, el Profesor Stanley Boyd Eaton de la Universidad Emory,
en Atlanta (Estados Unidos). Es curioso como se llega a determinados puntos de
encuentro, ya que el Prof. Eaton proviene del campo de la radiología, pero ha sido
director del Policlínico de la Villa Olímpica en 1966 y luego se dedicó apasionadamente
a la dieta de los homínidos que nos precedieron relacionando su alimentación con la que
actualmente llevamos en nuestra opulenta sociedad actual.
Paralelamente Loren Cordain, otro profesor norteamericano (Universidad de Colorado),
proveniente del campo de las ciencias del deporte y actividad física, aporta ideas
similares, llamando la atención sobre el alto nivel de consumo de cereales propuesto en
la Pirámide de los Alimentos que edita el Departamento de Agricultura de Estados
Unidos (http://www.mypyramid.gov/). En este sentido, también es fuertemente crítico el
Dr. Willet de la Escuela de Salud Pública de Harvard, quien ha llegado a poner en duda
la actualización de los encargados de establecer los requerimientos dietéticos para la
población norteamericana. Bueno, todo ellos es, sin duda, discutible, pero algo cambia
cuando en la última edición algunas de las propuestas de los citados autores se empiezan
a tener en cuenta y ¡aparece por primera vez la actividad física en la pirámide
nutricional! (se ve una persona subiendo la pirámide a la carrera).
Las críticas que se producen hoy día a los cambios propuestos en base a los
conocimientos de la dieta de nuestros ancestros, tienen dos líneas básicas. La primera la
han expresado colegas como el Dr Walker del Instituto de Investigación Médica de
Johannesburgo y la Dra Milton de la Universidad de California en el sentido de la
dificultad de poner en práctica unos hábitos de hace cientos de miles de años en un
medio ambiente muy diferente del actual, por un lado, y de la imposibilidad de cambiar
de golpe la alimentación de millones de personas que consideran la comida no solo
como la forma de satisfacer un instinto, sino como un hecho cultural y social. La
segunda proviene del campo de clínicos y epidemiólogos que ven en la comida un factor
80
más, pero no el único, de enfermedad (junto a factores como la contaminación, ámbito
urbano, falta de ejercicio, estrés etc.)
Lo cierto es que no son críticas al fondo, sino a la forma. Es decir, no se discute que si
alguien fuera capaz, hoy día, de seguir una dieta similar a la de los cazadores
recolectores, hiciera el mismo ejercicio y encima tuviera la asistencia médica del siglo
XXI y el control de infecciones, seguridad alimentaria etc etc, tendría una salud de
hierro. El problema es como llegar a ello de forma seria (no como se hace en la llamada
moda de la comida paleolítica en Estados Unidos), y contemplando la situación “real”
de los recursos alimentarios mundiales. Es decir, nadie duda de que en este momento
unos cuantos ciudadanos de países ricos, con gran poder adquisitivo y muy bien
informados, pudiera seguir una dieta enormemente saludable (a la luz de los
conocimientos actuales), el problema es como llevamos a todos los ciudadanos a esa
situación.
En cualquier caso, yo he cumplido mi papel que es el de informar, de modo que ahora
es el lector el dueño de su actuación. ¿Quiere usted comer mejor? ¿Tiene dinero para
invertir? Pues siga estos consejos:
No desdeñe determinadas fuentes de alimentación simplemente por el rechazo cultural
(saltamontes, termitas, larvas del gusano de seda…) (fuente de proteínas escasa en
grasa). Si se le presenta la ocasión de conocer determinados platos exóticos pues
pruébelos (ya hay restaurantes en España especializados).
Consuma huevos de pájaros (palomas, codornices en estado salvaje) (los pájaros en
libertad consumen cereales con una justa proporción de ácidos grasos, toman
carotenoides etc)
Tome más nueces, castañas, anacardos, almendras, avellanas…(ricos en ácidos grasos
omega 3, fitosteroles, fibra..). Caracoles, ranas, pequeños reptiles (ricos en aminoácidos
esenciales y en otros de mucho interés para nuestro organismo, como la arginina,
ornitina, glutamina..). Liebre, conejo de monte, faisán salvaje (los cartílagos aportan
glucosalina y condroitin de gran importancia en la prevención de enfermedades
articulares). Moluscos, crustáceos, anguilas y pescados azules (ácidos grasos omega 3)
Cebolla, alcachofas, zanahoria, tomates (todos lo más alejados de cultivos intensivos)
(antioxidantes, fibra). Achicoria, espárragos salvajes, acelgas de campo, espinacas….
(antioxidantes, fibra). Frutas de bosque (arándanos, fresas, frambuesas..)(antioxidantes,
vitaminas). Champiñones y setas de bosque (carotenoides). Especies, flores, plantas
comestibles, lechuga salvaje (fibra y vitaminas)
Si no quiere (o no puede) ser tan sofisticado, siga estos consejos más apropiados a la
realidad:
Tome más ensaladas, frutas y verduras. No quite la piel a la fruta y consúmalas (en la
medida de lo posible) crudas (aproveche las ventajas de la agricultura ecológica).
Consuma más pescado (en todas sus formas, pero preferentemente de pesca extractiva).
Los platos de carne que sean magros (quítele la grasa y cocine a la parrilla pero sin
quemar los alimentos). Consuma vísceras que tengan garantía sanitaria (hígado,
riñones..). Utilice aceite virgen de oliva para cocinar. Tome agua de mesa con gas
81
Evite, disminuya o elimine (en la medida de sus posibilidades): Grasas saturadas
(quesos, mantequilla, grasa animal, patés….). Cereales (particularmente bollería).
Aceites ricos en omega 6 (maíz, margarinas, mayonesas..). Ácidos grasos “trans”.
Bebidas alcohólicas. Carnes grasas (cordero, cerdo, capón, oca..). Zumos embotellados
Como ayuda a disminuir el consumo de grasas, se pueden seguir consejos como los que
cito en la siguiente tabla, aprovechando la múltiple información que existe en Internet
sobre métodos de cocina sin grasa (Tabla XIII).
17.- A MODO DE COROLARIO (Es más fácil tapar el sol con un dedo que la verdad
con una montaña de mentiras).
A lo largo de mi formación he percibido que por un lado va el conocimiento científico
de las ciencias de la alimentación humana, y por otro va la percepción de la gente de la
calle enormemente influida por la charlatanería y la presión industrial y mediática, pero
82
esto es algo habitual en nuestra sociedad en la que la información (de todo tipo) es
enormemente abundante y, a veces, sorprendentemente manipuladora.
La información oficial, supuestamente científica, que dan los organismos públicos
encargados de velar por nuestra salud, no está libre de la manipulación, en este caso
procedente del dogmatismo de determinadas cátedras o asociaciones que funcionan más
como grupo de poder que como reducto de la ciencia y del saber. Me preocupa
enormemente el hecho de que 6 de los 11 expertos responsables de las nuevas
recomendaciones alimentarias (RDA) dictadas por el Department of Health and Human
Services (HHS) y el Department of Agriculture (USDA), estén ligados a la industria
agroalimentaria según la denuncia interpuesta contra dichas agencias por una asociación
de médicos norteamericana. También me preocupa la relación que se establece en
Europa vía dietas, congresos, conferencias y demás prevendas entre los responsables de
las normativas legales europeas y las industrias agroalimentarias. De hecho me hago dos
importantes preguntas ¿Por qué no constan en el etiquetado las grasas “trans”? ¿Por qué
no aparece el índice y la carga glucémica? La industria simplemente dirá que porque no
es obligatorio pero quien legisla; ¿por qué no lo hace?
Un ejemplo de la intervención de factores ajenos al conocimiento puramente científico
en temas de alimentación lo tenemos en la llamada guerra del chocolate que perdieron
España e Italia frente al resto de países miembros de la Unión Europea. España e Italia
fueron condenados por el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas el 16 de
enero de 2003 por el caso de la denominación «Chocolate, asuntos C-12/00 y C-14/00».
El Tribunal acogió en su resolución la propuesta de condena del Abogado General por
haber infringido ambos Estados el Tratado CE, al prohibir la comercialización, bajo la
denominación de «chocolate», de productos que, además de manteca de cacao,
contenían otras grasas vegetales.
España e Italia pretendían que los productos elaborados con cacao y grasas diferentes a
la manteca de cacao se denominaran sucedáneos de chocolate. Pero ¿Por qué defender
una grasa rica en ácidos grasos saturados frente a posibles grasas dietéticamente más
saludables? La respuesta hay que buscarla en las presiones comerciales. Todo el sector
del cacao se caracteriza por un grado elevado de concentración: siete países producen el
85% del cacao, cinco empresas controlan el 80% del comercio, otras cinco el 70% de la
transformación y seis multinacionales del chocolate acaparan el 80% de este mercado.
¿Quién puede pensar que la decisión iba a basarse exclusivamente en aspectos
científicos?
Pues cuando uno coge esas grasas que supuestamente iban a mejorar la composición de
un alimento muy utilizado en la infancia, se encuentra con grasas de illipe, aceite de
palma, kokum gurgi, hueso de mango y aceite de coco, todas ellas grasas peores que la
manteca de cacao. ¿Por qué utilizarlas? Porque son más baratas. ¡La guerra era
puramente comercial!
Todos los investigadores necesitamos patrocinadores. ¿Es independiente el hecho del
“boom” comercial de la soja (especialmente tansgénica) con la presión publicitaria
sobre las bondades de los derivados de la soja? ¿Y el descubrimiento de las capacidades
antioxidantes del vino tinto que, por cierto, rápidamente vinieron seguidas de las de la
cerveza?
83
Soy escéptico cuando tengo que valorar la buena voluntad de las empresas cuya
principal estrategia es conseguir el mayor beneficio para su accionista. Recuerdo las
enrevesadas normativas que tenían hace años en nuestro país la sencilla fecha de
caducidad de las latas (aún me acuerdo de cómo se quedaban mirándome en las tiendas
cuando les pedía la lata y me ponía a descifrar la letra para saber el año de fabricación).
Todo se solucionó poniendo el año en números que todo el mundo entendía ¿Por qué no
se hacía desde siempre? ¿Quién podría tener interés en que la gente no tuviera acceso a
la fecha de caducidad? ¿Acaso no hemos ganado todos ahora?
Es ingenuo pensar que una empresa que fabrica bollos con ácidos grasos trans y un
elevado índice glucémico ponga una advertencia que indique que no es un producto
saludable y que está formalmente desaconsejado en jóvenes con sobrepeso y personas
con enfermedades inflamatorias o que tengan un síndrome metabólico etc etc
La paleodieta ha sido la base de mi exposición, en cierto modo es mi ideal en cuanto a
la mejor forma de alimentarse, pero desgraciadamente no se ha salvado de la
manipulación y en Estados Unidos (y muy pronto aquí) existe toda una diversidad de
alimentos supuestamente paleolíticos, restaurantes, páginas web que venden algo, en
fin, lo de siempre, surge un concepto que es aprovechable y a vender. Ya he expuesto
mi opinión al respecto, y afirmo que intentar seguir una dieta como la de nuestros
antepasados dejando el resto de factores ambientales sin tocar, es algo así como
aprender a conducir un Ferrari y pretender conseguir sus prestaciones a bordo de un
utilitario. No es real (aunque sea futurible) pretender comer insectos, tomar platos sin
grasa (que es la que le da el sabor a todos los platos de restaurante), buscar huevos de
pájaros o espárragos silvestres es una aventura más que una comida diaria. Por otro
lado, una ración de tarta “selva negra” ¡está tan rica!.
La solución está en la tecnología, la industria debe encaminar su desarrollo tecnológico
hacia los alimentos saludables, no hacia los más rentables. Para ello solo hay un camino,
crear una corriente de consumo. Si hay consumidores de alimentos sanos, la industria
cubrirá esa área y las empresas competirán por ese mercado. La información
independiente, sin manipulación, es la que puede crear en los consumidores una
decisión de compra que obligue a las grandes empresas a ocupar ese espacio con los
alimentos adecuados.
Una legislación clara y contundente y unos consumidores informados junto a poderosas
e independientes asociaciones de ellos, es algo que le viene bien a todo el mundo,
porque aunque no lo creamos, las industrias agroalimentarias siguen la corriente que les
dicta el consumo. Si hay negocio en un tipo de alimentación más saludable, la industria
la hará más apetecible. Ese es el camino a seguir; más lento desde luego, pero mucho
más rentable en términos de salud, y no olvidemos que la enfermedad la pagamos entre
todos.
Finalmente, no olvidemos que una característica de nuestra especie es alterar el hecho
puramente instintivo y convertirlo en cultural y social. La comida es no solo la
satisfacción de un instinto, sino la posibilidad de pasar un buen rato con unos amigos,
de tantear al sexo contrario para un posible encuentro, de hacer negocios (fiesta sin
comida, no es fiesta cumplida). No dejemos que nos amarguen esos momentos con
reglas, normas estrictas y muchas veces manipuladoras. Ante un caldero come a gusto y
placentero, y que ayune tu heredero, dice el refrán.
84
BIBLIOGRAFIA
1. Bauzá C. Escollos para el tratamiento de la obesidad. El síndrome del varón
abandonado. Rev Esp Obes. 2004;2(5):305-307.
2. Broughton KS, Whelan J, Hardardottir I, Kinsella JE. Effect of increasing the
dietary (n-3) to (n-6) polyunsaturated fatty acid ratio on murine liver and
peritoneal cell fatty acids and eicosanoid formation. J Nutr. 1991;121(2):155-64.
3. Calder PC. Dietary modification of inflammation with lipids. Proc Nutr Soc.
2002;61(3):345-58.
4. Campillo A. Las perspectivas evolucionistas de la obesidad. Rev Esp Obes
2004;3:139-151
5. Carbonell E, Bermúdez de Castro JM. Atapuerca, perdidos en la colina. Edt.
Destino. Barcelona 2004.
6. Cordain L, Gotshall RW, Eaton SB, Eaton SB 3rd. Physical activity, energy
expenditure and fitness: an evolutionary perspective. Int J Sports Med.
1998;19(5):328-335.
7. Crawford, M. A. The early development and evolution of the human brain. Ups
J Med Sci Suppl. 1990;48:43-78.
8. Dewailly E, Blanchet C, Lemieux S, et al., n-3 Fatty acids and cardiovascular
disease risk factors among the Inuit of Nunavik. Am J Clin Nutr. 2001;74:464–
73.
9. Dietary Reference Intakes (DRI) and Recommended Dietary Allowances
(RDA). Food and Nutrition Information Center. U.S. Department of Agriculture
(USDA)
Fecha
de
acceso
07/12/2004.
URL
disponible
en:
http://www.nal.usda.gov/fnic/etext/000105.html
10. Duplus E, Glorian M, Forest C. Fatty Acid Regulation of Gene Transcription. J
Biol Chem. 2000;275(40): 30749 - 30752.
11. Eaton SB, Eaton SB 3rd. Paleolithic vs. modern diets--selected
pathophysiological implications. Eur J Nutr. 2000;39(2):67-70.
12. Hirai A, Terano T, Tamura Y, Yoshida S. Eicosapentaenoic acid and adult
diseases in Japan: epidemiological and clinical aspects. J Intern Med Suppl.
1989;225(731):69-75.
13. Hong S, Gronert K, Devchand PR, Moussignac RL, Serhan CN. Novel
docosatrienes and 17S-resolvins generated from docosahexaenoic acid in murine
brain, human blood, and glial cells. Autacoids in anti-inflammation. J Biol
Chem. 2003;278(17):14677-87.
14. Kim HK, Choi H. Dietary alpha-linolenic acid lowers postprandial lipid levels
with increase of eicosapentaenoic and docosahexaenoic acid contents in rat
hepatic membrane. Lipids. 2001;36(12):1331-6.
15. Kromhout D, Bosschieter EB, de Lezenne C. The inverse relation between fish
consumption and 20-year mortality from coronary heart disease. N Engl J Med.
1985;312(19):1205-1209.
16. Lee TH, Arm JP, Horton CE, Crea AE, Mencia-Huerta JM, Spur BW. Effects of
dietary fish oil lipids on allergic and inflammatory diseases. Allergy Proc.
1991;12(5):299-303.
17. McGrath-Hanna NK, Greene DM, Tavernier RJ, Bult-Ito A. Diet and mental
health in the Arctic: is diet an important risk factor for mental health in
circumpolar peoples?--a review. Int J Circumpolar Health. 2003;62(3):228-41.
85
18. Mickleborough TD, Murray RL, Ionescu AA, Lindley MR. Fish oil
supplementation reduces severity of exercise-induced bronchoconstriction in
elite athletes. Am J Respir Crit Care Med. 2003;168(10):1181-9.
19. Price PT, Nelson CM, Clarke SD. Omega-3 polyunsaturated fatty acid
regulation of gene expression. Curr Opin Lipidol. 2000;11:3-7.
20. SEEDO.Consenso SEEDO ’ 2000 para la evaluación del sobrepeso y la
obesidad y el establecimiento de criterios de intervención terapéutica.Nutrición y
Obesidad 2000;3:285-99.
21. Simopoulos AP. The Mediterranean Diets: What Is So Special about the Diet of
Greece? The Scientific Evidence. J Nutr. 2001;131:3065-3073.
22. Valenzuela A. Tejido adiposo, algo más que grasa corporal. Rev Esp Obes.
2004;2(6):327-350.
23. Weber C, Erl E, Pietsch A, Danesch U, Weber P. Docosahexaenoic acid
selectively attenuates induction of vascular cell adhesion molecule-1 and
subsequent monocytic cell adhesion to human endothelial cells stimulated by
tumor necrosis fact- . Arterioscler Thromb Vasc Biol. 1995;15:622-628.
24. Wu D, Meydani M, Leka LS, Nightingale Z, Handelman GJ, Blumberg JB,
Meydani SN. Effect of dietary supplementation with black currant seed oil on
the immune response of healthy elderly subjects. Am J Clin Nutr.
1999;70(4):536-43.
Libros para leer sobre distintos aspectos de la alimentación:
La alimentación y la vida de Francisco Grande Covian. Editorial: debate 2000
El mono obeso. la evolución humana y las enfermedades de la opulencia: obesidad,
diabetes, hipertensión y arterioesclerosis de José Enrique Campillo Alvarez. Editorial:
Critica 2004
El libro de la obesidad de Juan Madrid Conesa. Ediciones Arán. 1998
Nutrición y ayudas ergogénicas en el deporte. Javier González Gallego y José G Villa
Vicente. Edit Síntesis. 1998
86
El Autor:
José Antonio Villegas García es Médico Especialista en Medicina del Deporte por la
Universidad Louis Pasteur de Estrasburgo (Francia).
Catedrático de Fisiología de la Universidad Católica de Murcia (España)
Autor de 4 libros, coautor de 2 más y participante en otros 14.
Autor de decenas de Conferencias en Congresos Médicos, Comunicaciones y Artículos
publicados en Revistas Médicas.
Fue primer premio de investigación “Alimentación y Calidad de Vida” en la
convocatoria de 1987, obteniendo posteriormente diversos premios entre los que
destacan el premio a la investigación en el deporte de la Asamblea Regional de Murcia
y el premio a la Investigación en Medicina del Deporte de la Universidad de Oviedo en
1999
En la actualidad:
• Revisor de artículos de la revista “Archivos de Medicina del Deporte”.
• Miembro del Comité de Redacción de la revista Medicina Ambiental.
• Miembro del Consejo Científico de la revista “Medicina de Rehabilitación”
• Director del Grupo de Nutrición de la Federación Española de Medicina del
Deporte
• Miembro numerario de la Academia de Medicina y Cirugía de Murcia
Fly UP