...

Nuestro fin de semana

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Nuestro fin de semana
1
NUESTRO FIN DE SEMANA
NUESTRO FIN DE SEMANA
de Roberto COSSA
Reparto
Beatriz
Raúl
Alicia
Elvira
Daniel
Sara
Carlos
Jorge
Fernando
Beatriz Alemany
Juan Carlos Gené
Elena Cánepa
Berta Roth
Miguel Narciso Bruse
Ethel Agostino
Federico José Luppi
José Arriola
Alberto del Villar
Escenografía
Armando Sánchez
Hugo Aguirre
Tito Diz
Yirair Mossian
Luminotecnia
Dirección
"Nuestro fin de semana", fue estrenada en el
Teatro Río Bamba el 27 de marzo de 1964.
EL SABADO
ESCENA I
LAS CUATRO DE LA TARDE
(Toda la obra se desarrolla en el mismo escenario; el patio interior de la casa de
Raúl y Beatriz, situada en el sector alto de San Isidro, en la provincia de Buenos
Aires. Una medianera y la glorieta, que cubren una parte, le dan un aspecto íntimo
acogedor. A la derecha, dos escalones más arriba. la sala posterior de la casa, usada
como comedor diario o sala de estar. A foro, en el extremo del patio que limita con la
sala, una salida a la calle a través de un pasillo que corre paralelo a la casa y que no
se ve. En el centro del patio, una mesa pequeña y varias sillas. En la sala, de frente al
público, una heladera eléctrica; junto a la pared de la derecha un aparador y más al
centro una mesa. Detrás del aparador, una salida que da al comedor de la casa, a la
cocina y a la calle; delante, otra que conduce a los dormitorios. Al levantarse el telón
son las cuatro de la tarde de un sábado a fines de noviembre, prematuramente cálido.
En escena se hallan Beatriz y Elvira, su hermana, quien cose unas prendas, mientras
aquélla hojea una revista de modas femeninas. Durante un prolongado momento
permanecen en silencio, aparentemente lejanas una de otra.)
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
2
(Para sí, con un suspiro) Ya estamos a fin de noviembre Pronto
llegarán las fiestas y se acabará otro año. Dios mío, qué rápido se
pasó! (A Beatriz) ¿No te resultó corto el año?
(Distraídamente) Como todos los demás...
Este año pasó como un soplo. (Pausa) Creo que ¡lo podría recordar
nada de lo que hice estos once meses. El primero de año lo pasamos en
la casa de la familia de Raúl... y la Navidad también Fueron dos
reuniones muy agradables... El papá de Raúl es tan divertido (Pausa,
luego algo patética) Dentro de un ¡nos volverá a ser Navidad... ¡Oh,
es horrible que se vaya así ¡a vida!
Elvira! Estás hablando como si fueras una vieja,
Es que ya soy una vieja, Beatriz.
¡Tonterías! No me llevás más de dos años y yo me siento muy joven.
(Le muestra un modelo) ¿Te gusta para mí?
Sí, es lindo, un poco escotado quizá. (Beatriz prosigue hojeando la
revista Y, se hace un prolongado silencio) Beatriz... estuve
pensando... voy a tener que conseguirme un trabajo. La pensión de
papá ya no me alcanza para nada.
Me parece muy bien; además te vas a distraer un poco,
Sí, tendría que hacerlo, pero... ¿de qué puedo trabajar? No tengo
ningún oficio... y a mi edad...
Todo el mundo trabaja; si te lo proponés algo vas a encontrar.
Oh, pero yo soy una inútil! No hice nada en mi vida.
Nunca tuviste necesidad de hacer nada; ¿por qué vas a considerarte
entonces una inútil? Si realmente estás decidida a trabajar podemos
hablarle a Raúl; seguramente te podrá conseguir algo.
No sé... no sé... tal vez tengas razón vos. (Pausa prolongada. Luego
con cierta vacilación) También pensé en alquilar una pieza por aquí;
San Isidro me gusta, es un lugar muy tranquilo... (Nueva pausa)
¿Sabés Beatriz?, en la pensión me siento muy sola. Si viviera por aquí
cerca podría visitarte más seguido. Antes era distinto, estaba Clarita y
nos pasábamos las horas charlando. Pero desde que ella se fue no
tengo con quién conversar. Así que ahora me paso todo el día sola.
(Con reproche) Y teniendo dos hermanas que fueron mis mejores
amigas durante tantos años...
A casa podés venir cuando quieras...
¡Oh, ya sé que puedo venir cuando quiera! No me refería a eso, sino a
todo lo demás.
¿A todo qué?
A esta situación a que hemos llegado. Vos por un lado, yo por otro...
parecernos extrañas. Murió papá y fue como si todo se derrumbara.
Celia se casó con ese medicucho y está pasando lo mejor de su vida
enterrada en ese pueblo.
Tal vez es feliz allí...
¡Por favor, Beatriz! ¿Cómo puede ser feliz en un pueblo una
muchacha como ella?
(Con cierto cansancio) Ya hemos discutido eso varias veces, Elvira.
Celia quiere mucho a su marido y es feliz junto a él.
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
CARLOS:
BEATRIZ:
CARLOS:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
3
¡No sé si lo quiere tanto! La pobre Celia no es ni la sombra de aquella
muchacha que se fue de aquí. Ahora tiene la mirada triste, cansada...
(Se hace una pausa. Luego con una sonrisa) Los tres mosqueteros,
¿te acordás? Siempre juntas las tres. (Nueva pausa) ¡Oh, cuando
pienso en los proyectos de papá! Hay algo que no me voy a olvidar
nunca. El día que compró la casa en Belgrano me llevó con él para que
la conociera. "Aquí hay espacio para los siete -me dijo-. Yo, mis tres
hijas y mis tres yernos". ¿Nunca te lo conté? Yo tenía veinte años
entonces. Después recorrimos una a una todas las habitaciones. A cada
una de nosotras le había designado su habitación matrimonial. Ese era
el sueño de papá. Vernos a todas juntas. ¿Se parece en algo a esta
realidad?
Pasaron muchas cosas desde entonces.
Claro que pasaron cosas! Y lo peor fue la muerte de papá. Estando él
viviríamos las tres juntas, como entonces. (Elvira vuelve a su costura
y, se hace una nueva pausa prolongada) Siempre pienso que nuestra
felicidad terminó el día de aquel cumpleaños tuyo, ¿ te acordás? ¡Qué
noche maravillosa! Bailamos basta las seis de la mañana y después
terminamos tomando mate y comiendo bizcochos en la cocina. ¿Te
acordás. Beatriz?
(Con un gesto de cansancio, de quien ha escuchado la historia
varias veces ya) Sí, me acuerdo.
(¿Te acordás que vos te quedaste dormida con el mate en la mano?
Todos empezarnos a gritarte y te despertaste de golpe. Fue muy
gracioso... ¡Y papá! Es tuvo levantado hasta las cuatro de la mañana,
bromeando con todos. (De pronto melancólica) ¡Pobre papá! Pensar
que ya esa noche tenía esa horrible enfermedad, y nadie lo sabía. Ni él
mismo... Pocos días después le empezaron los dolores en la espalda
y... (Se interrumpe angustiada por el recuerdo. Luego de una pausa)
Pienso que va a estar fresco esta noche para comer aquí...
Nunca nos vamos a perdonar haber vendido la casa de Belgrano.
Ochenta mil pesos esa mansión... ¡Lindo negocio hicimos!
En aquellos días era ventajoso. ¿Quién podía fa imaginar lo que iba a
suceder después?
Debimos haberlo previsto. Era nuestra casa, lo único que teníamos.
(Por la entrada de la derecha aparece Carlos que se asoma al patio)
¿Precisa algo, Carlos?
Ando buscando una caja de clavos que tiene Raúl.
Está en la cocina, en uno de los estantes. (Carlos agradece e inicia el
mutis) ¿Le falta mucho?
No, estoy terminando el armario. Puede ir poniendo el agua para tomar
unos mates. (Sale)
¿Quién es ése?
Carlos, un amigo de Raúl. Está pasando uno.,, días con nosotros.
¿A qué se dedica?
A nada en particular, pero sabe hacer de todo. Se pasa la vida en la
casa de los amigos arreglándoles cosas. Allí donde alguien precisa
algo, lo llama a Carlos, le da de comer, una cama, y él lo hace. Es un
bohemio.
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
SARA:
ELVIRA:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
4
¿También se queda esta noche? (Beatriz asiente) No sé dónde vas a
meter tanta gente.
De alguna manera nos vamos a arreglar.
Supongo que a vos no te hará mucha gracia ...
¡A Raúl le gustan tanto estas reuniones! ... Hace una semana que no
habla de otra cosa. El dispuso lo que íbamos a comer, compró las
cosas, le pidió prestada una cama a Sara. ¡Uf! Hoy ya me llamó tres
veces para preguntarme si hacía falta esto o aquello. (Ríe) Está
contento como un chico, Y si lo dejara, no pasaríamos un fin de
semana sin un amigo en casa.
¿Y a vos no te molesta que sea así?
Raúl fue siempre así, le gustan las reuniones y la gente. (Pausa) No
sé... a veces me gustaría que respetara un poco más nuestra
intimidad... ¡Oh, pero no tengo ningún derecho a quejarme de mi
marido! Raúl es muy bueno.
Tal vez con un chico cambiaría... (Pausa) ¿No tuviste novedades?
Pronto voy a empezar un nuevo tratamiento. Yo ya estoy resignada,
aunque el médico dice que no debo perder las esperanzas.
Tal vez tenga razón, hay casos...
Todo puede llegar a superarse.
Pero vos no sos feliz así.
(Con firmeza) Soy feliz, Elvira; no me falta nada. (Pausa. Luego
dejando la revista) No encontré un solo modelo que me guste
realmente. La verdad es que las modas de esta temporada no dicen
nada. (Por la entrada de foro aparece Sara trayendo en la mano un
bolsón.)
(Llamando) Beatriz... (Entra en el patio) Hola, Elvira, ¿cómo le va?
Bien. ¿Y usted?
Muy bien, gracias. (A Beatriz) Aquí están los platos que me pidió. Le
puse unos cubiertos también; pensé que los iba a precisar.
(Mientras saca algunas cosas del bolsón) No te hubieras molestado,
Sara. (Toma un cubierto) ¡Ah, qué hermosos cubiertos!
Son los que me regalaron para mi casamiento. Todavía no los usé
nunca.
Entonces llevalos. Es una lástima. Me arreglo con los míos.
No tiene importancia, Beatriz. Si espero estrenarlos en casa me voy a
volver vieja. Algún día habrá que usarlos. Téngalos. (Pausa)
Los esperamos esta noche...
Yo voy a venir.
¿Y Jorge?
No sé. Ya sabe cómo es él. Siempre metido en su club.
Decile de mi parte que lo espero. que Raúl se va a enojar si no viene.
Está bien, Beatriz, se lo voy a decir. Yo pienso venir temprano a ver
un rato la televisión. Hasta luego. (Inicia el mutis) ¡Ah, me olvidaba!
Habló un señor Fernando para Raúl...
Fernando, sí... es el socio.
Dijo que no lo esperen esta noche; que la esposa está enferma pero que
va a venir a almorzar. Y que se va a ocupar del préstamo.
¿Del préstamo?
NUESTRO FIN DE SEMANA
SARA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
RAÚL:
ELVIRA:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
CARLOS:
BEATRIZ:
CARLOS:
BEATRIZ:
ELVIRA:
RAÚL:
CARLOS:
BEATRIZ:
5
Así dijo. No quiso que la llamara a usted. (Breve pausa) Bueno, hasta
luego. (Sale
Hasta luego.
(Luego de una pausa) ¿Siempre viven aquí al lado? ¿No se iban a
mudar?
¿Adónde van a ir? Sara es la que habla de mudarse, pero con los siete
mil pesos que gana él en la Municipalidad, apenas les alcanza para
comer. Decí que los padres de Jorge no le cobran un centavo.
¿Y ella no trabaja?
No hace nada. Se pasa las tardes aquí viendo la televisión,
El parece un buen muchacho.
No es que sea malo, pero es un abúlico. Fijate que trabaja nada más
que medio día. Viene de la Municipalidad, come, duerme la siesta y
después se va al club a jugar a las bochas. Todos los días. Raúl le
ofreció varias veces vender máquinas en la zona, pero nunca quiso.
Como dice Sara, es un jubilado. Lo único que le gusta es jugar a las
bochas. (Por la entrada del foro aparece Raúl)
¡Hola, hola! (Besa a Beatriz) ¿Qué tal querida? (Le tiende una mano
a Elvira) ¡Hola, Elvira! ¿Cómo le va?
Bien...
¡Uf, vengo muerto de calor! Parece mentira que en esta época haga
ésta temperatura. (A Beatriz) ¿Está todo listo?
(Con un gesto) Todo.
¿No hace falta comprar más nada?
Ya te dije que no hoy cuando me hablaste.
Muy bien, muy bien... ¡Ah! ¿Le pediste el catre a Sara?
Carlos lo fue a buscar; nos prestaron tinos platos y unos cubiertos
también.
¡Macanudo! Supongo que vendrán esta noche, ¿les dijiste?
Sí, les avisé.
Le hablé a Daniel. Estarán aquí alrededor de las ocho. ¿Está bien?
Está bien.
¿Vamos a comer aquí afuera?
Va a ser mucho problema traer la mesa. Adentro vamos a estar más
cómodos. (Por la puerta posterior de la sala aparece Carlos que se
acerca al grupo)
(Con un golpe afectuoso) ¡Hola, Carlitos!
¿Qué decís?
¿Conoce a mi hermana Elvira, Carlos? (Se dan la mano)
No supuse que tuviera hermana, Beatriz; siempre pensé que usted sería
un modelo original.
No diga eso. Muchas veces le hablé de mis hermanas.
(Con sequedad) Además se puede ser original lo mismo...
(Riendo) No le haga caso, Elvira. Este Carlos es siempre el mismo. (A
Carlos) ¿Cómo va el trabajo de carpintería?
Recién terminé de arreglarte el armario. Por hoy no hago más nada; ya
me gané el día.
Supongo que ese armario habrá quedado como si lo hubiera arreglado
un profesional...
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
ELVIRA:
CARLOS:
ELVIRA:
CARLOS:
BEATRIZ:
CARLOS:
RAÚL:
BEATRIZ:
CARLOS:
RAÚL:
ELVIRA:
RAÚL:
ELVIRA:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
6
Madame, usted me ofende. Yo soy un profesional, aunque no tenga
ocupación... Lo que pasa es que domino tantos oficios, que no sé por
cuál decidirme.
Alguno le gustará más.
Me gustan todos por igual, porque los tomo como pasatiempo. Si
tuviera que dedicarme a alguno de ellos para poder vivir, seguramente
terminaría por odiarlo.
¡Es curioso!
Lo mismo me pasa con las mujeres. (Ríe)
(Con reproche) Carlos.
No tiene nada de malo, Beatriz. Soy un idealista.
(Riendo) Vos no cambiás nunca, ¿eh Carlos?
(A Carlos) Va a tener que esperar un rato para los mates.
Deje, Beatriz, los preparo yo. (Sale hacia el interior)
(A Elvira) Usted se va a quedar esta noche, ¿no es cierto?
Beatriz me pidió que la ayude.
¡Magnífico! Nos vamos a divertir en grande, va a ver. Todos son
amigos, gente macanuda. Se va a sentir cómoda.
Está bien. No se preocupe por mí. (Inicia el mutis) Beatriz, ¿te puedo
ayudar en algo?
Por ahora no. (Elvira sale. Raúl se dirige a la sala donde está Beatriz
acomodando algunas cosas. Raúl tomando a su esposa por detrás)
¿Qué dice mi mujercita? Con mucho trabajo. (La besa) Soy un
explotador, ¿no es cierto? Todo para quedar bien con mis amigos.
Me parece muy bien que lo reconozcas.
¡Oh, no creo que lo digas en serio! (Vuelve a besarla.) ¿Se va a poner
linda esta noche?
(Bromeando.) Sí, muy linda. Pero ahora dejame que tengo que hacer.
¡Cómo Dejame! Estamos hablando de tu belleza. Esta noche tenés que
ser la más hermosa de la reunión.
¡Uyyy! Va a ser difícil competir con Alicia.
¡Bah, esa insulsa! Tiene lindos vestidos y mucho maquillaje, pero mi
mujercita es más linda.
¿Qué te pasa que estás tan zalamero?
¡Ah, es que hoy me siento maravillosamente bien! Todos los días
tendrían que ser sábado. (Tararea alegremente) Qué te apuesto a que
Daniel nos va a contar su última borrachera.
No habla de otra cosa...
¡Ah, este Daniel es extraordinario! Ese sí que sabe vivir.
No sé a qué le llamás saber vivir.
Tiene plata y se da sus gustos.
¡Se da sus gustos! ¿Qué clase de gustos son ésos? Andar de juerga
todas las noches. ¡Por favor, Raúl!
(Abrazándola y besándola) ¡Betty, no discutamos por una pavada!
Hoy tenemos que estar contentos todos; es un día muy especial.
(Canta imitando la voz de un barítono.) "Todos contentos y felices..."
Betty, ¿te acordás del dolorcito que tenía esta mañana en el hombro'?
Se me pasó completamente. Debo haber dormido en mala posición.
NUESTRO FIN DE SEMANA
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
7
(Se hace una pausa prolongada, durante la cual Raúl silba
despreocupadamente)
¡Ah, Raúl! Habló Fernando para avisar que esta noche no puede venir.
(Con extrañeza.) ¿Que no va a venir? ¿Cuándo habló?
No sé, habló son Sara. Parece que la esposa no anda bien. Pero le
aseguró que mañana viene a almorzar.
(Con desconsuelo) ¡Pero!... ¡Tenía tantas ganas de que viniera! ¿No
sabés si va a volver a hablar'?
No dijo más que eso. Y que se iba a ocupar del préstamo.
Bueno, está bien. (Pausa) ¡Qué macana que no pueda venir! Yo
contaba con él. Además quería que Daniel lo conociera.
Lo conocerá mañana, es lo mismo.
No, no es lo mismo. Tenía que venir esta noche. (Pequeña pausa)
¡Justo él me viene a fallar!
(Luego de una pausa) Raúl... ¿qué es ese préstamo de que habló
Fernando?
Nada, Beatriz, levantamos un pedido bastante grande y precisamos
unos pesos para comprar las máquinas. Fernando se iba a ocupar de
eso este fin de semana. Tiene un amigo que le prometió el dinero. Es
seguro.
¿Tenían necesidad de pedir plata prestada?
¡Oh, son unos pocos pesos!.
¿No será demasiado arriesgado, Raúl?
(Molesto) ¡Pero no, Betty! Se trata de una venta directa, así que no hay
ningún problema. El martes entregarnos las máquinas, nos pagan y al
día siguiente devolvernos el dinero. Es muy simple. Pero no hablemos
más de trabajo, ¿eh, Betty? Por lo menos hasta el lunes. (Raúl sale
hacia el interior de la casa. Beatriz queda con la mirada fija. Las
luces decrecen lentamente)
ESCENA II
ANTES DE LA CENA, A LAS OCHO DE LA NOCHE
(Las ocho de la noche del mismo día. En la sala Raúl prepara los ingredientes
del vermut, mientras Beatriz saca algunos platos y vasos del aparador. Raúl tararea
alegremente)
RAÚL:
Daniel y yo podemos dormir en nuestra cama y Carlos en el catre.
Ustedes pueden arreglarse en la otra pieza, que van a estar más
cómodas. ¿Qué te parece?
BEATRIZ:
Está bien, Raúl. Así lo decidimos desde la semana pasada.
RAÚL:
Sí, me parece que va a ser la mejor manera. (Breve pausa.) Bueno,
esto ya está listo. ¿Hace falta algo más?
BEATRIZ:
Por ahora no. Dame que lo llevo adentro. (Raúl la abraza)
RAÚL:
No vas a decir que no te ayudé.
(Bromeando) ¡Oh, si! ¡Una barbaridad!
BEATRIZ:
RAÚL:
(Riendo) ¡Betty, sos extraordinaria! (Ella sale hacia el interior y Raúl
guarda algunas cosas en la heladera, hasta la entrada de Daniel,
que aparece por la puerta del foro. Daniel, golpeando las manos)
NUESTRO FIN DE SEMANA
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
8
¡Eh! ¿Dónde está la gente? ¡Qué manera es ésta de recibirme!
(Saliendo al patio) ¡Daniel! ¿Cómo estás, viejo? (Lo abraza) Sos el
primero en llegar. ,
Y no te preocupés, que voy a ser el último en irme.
Como siempre, ¿eh, Daniel? ¿Y Alicia?
Viene más tarde. ¡Pero che! ¿Así me recibís? ¿Qué hay para tomar?
(Con un gesto afectuoso) ¿Qué te parece un vermut para empezar?
Está bien, no es un mal comienzo. (Raúl se dirige hacia la entrada
posterior de la sala)
¡Beatriz! Llegó Daniel. Servinos un vermut, ¿querés? (Se vuelve al
patio)
Es una noche magnífica, realmente magnífica. Y este lugarcito está
muy lindo, ¿eh?
En verano es ideal, pero todavía tengo que hacerle algunos arreglos.
(Con una inspiración profunda) ¡Ah, esto es lo que les envidio a las
casas ubicadas afuera! Tienen espacio, aire. El centro es muy cómodo,
pero terminás por ahogarte.
Sin embargo, el sueño de toda mi vida fue vivir en el centro.
Para ustedes que son solos está bien, pero para nosotros... mis pibes
toman aire por cuentagotas. (Breve pausa) Tal vez me decida algún
día y me largue para estos lados.
¿Sabés que el dueño ofreció venderme la casa? Pide trescientos
cincuenta mil pesos.
(Con decisión de experto.) Comprala, No lo pienses un minuto más.
En esta zona vale el doble y además la propiedad se valoriza
constantemente.
Yo pensé lo mismo, Daniel, pero ahora no puedo. Lo poco que tenía lo
metí en el negocio.
Me dijiste que estabas por meterte en algo... ¿camina eso?
Todavía no puedo decirte nada, recién nos iniciamos. Fernando y yo
conocemos el ramo y sabemos qué puede dar. Claro que la época es
muy difícil.
¡Uf, con eso de la época difícil! Hace años que se habla de épocas
difíciles, Raúl. Son rachas. Además no hay época difícil para la venta
de máquinas de escribir. Eso da siempre.
Es cierto, pero nosotros nos iniciamos casi sin capital. Con unos pocos
ahorros que teníamos.
Eso les exigirá mayor sacrificio por un tiempo, pero de todas maneras
puede ser un buen negocio.
Yo creo que sí. En este oficio es muy común que los vendedores se
independicen y a la mayoría le ha ido bien. Todo está en saber
largarse.
Pero no dejaste la compañía...
No, todavía no. Por el momento al negocio le dedicarnos unas pocas
horas, pero calculamos que dentro de un año podremos dejarla.
¿Y qué es un año? Pasa volando. Este país es así Raúl, da para todo.
Te lo digo yo. Es un país hecho para tipos como nosotros, que no nos
quedamos donde estamos. Buenos Aires es una ciudad llena de
posibilidades para gente emprendedora. Ese puesto de vendedor no es
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
CARLOS:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
DANIEL:
CARLOS:
DANIEL:
CARLOS:
DANIEL:
CARLOS:
DANIEL:
RAÚL:
JORGE:
RAÚL:
JORGE:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
9
para vos, dejaselo a quienes no aspiran a otra cosa. Vos tenés pasta
para cosas más importantes. (Con un gesto amistoso) Yo tengo
confianza de que te va a ir bien.
Ojalá. Todas mis esperanzas están puestas en este negocio. Es la
primera vez que decido independizarme y la verdad es que tengo un
poco de miedo. Por suerte di con un tipo como Fernando, que es
emprendedor y audaz. El fue el de la idea del negocio y me convenció
para que lo acompañara.
Está bien, muy bien... (Bromeando) ¡Así que te vas a hacer
millonario! Bueno, confío que me vas a reservar el puesto de gerente
en la futura empresa.
(Riendo) ¡Aceptado! Con cuarenta mil pesos de sueldo.
(Igual juego) ¿Cuarenta mil nada más? Voy a tener que pensarlo.
(Ríen alegremente)
La verdad es que sería extraordinario que estuviéramos juntos. (Por la
derecha aparecen Beatriz y Carlos trayendo una botella y varios
vasos, Daniel aplaudiendo)
¡Muy bien por la dueña de casa! Era hora que nos atendieran un poco.
Vamos, que para atenderlo a usted habría que pasarse el día trayendo
botellas. (Deja la botella y los vasos sobre la mesa y tiende la mano a
Daniel) ¿Cómo le va? ¿Y Alicia?
Viene más tarde. ¿Qué tal Carlos?
Bien...
Bueno, aquí tienen mientras se prepara la cena.
¡Macanudo! Unos buenos vermucitos, ¿eh, Daniel? (A Beatriz) ¿Y los
demás?
Elvira y Sara están adentro. Jorge debe estar por llegar.
(Levantando la copa) ¡Por la dueña de casa! ¿Y tus cosas cómo
andan, Carlos'?
Como siempre. Estos días de vacaciones en lo de Raúl.
El otro día me acordé de vos. Un amigo mío precisaba un buen
electricista en su empresa, pero no tenía como ubicarte.
Menos mal, no esperarás que te lo
(Molesto) Oíme, pero pagaban muy bien.
Peor, donde pagan bien hay que trabajar mucho. El día que decida
emplearme me voy a buscar un trabajo que paguen poco, así tenés
derecho a no hacer nada y sin ningún cargo de conciencia.
¡Bueno! ... Pero así no vas a ir a ningún lado.
No le hagas caso, Daniel ¿Todavía no lo conocés a Carlos? A ver los
vasos. (Sirve. Por la entrada del foro aparece Jorge) ¡Hola, Jorge!
¡Adelante! (Le da la mano) ¿Cómo le va? ¿Conoce a mis amigos?
(A Carlos.) A usted lo vi antes... (Le da la mano. A Daniel) Mucho
gusto.
(A Daniel) Es mi vecino. Uno de los mejores jugadores de bochas del
país.
No tanto... discreto nomás.
(A Daniel) Juega en primera división.
¡No me diga! Es un lindo juego.
Jugado bien es bárbaro. Tenés que verlo a Jorge.
NUESTRO FIN DE SEMANA
JORGE:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
JORGE:
DANIEL:
JORGE:
DANIEL:
JORGE:
RAÚL:
JORGE:
RAÚL:
JORGE:
SARA:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
DANIEL:
SARA:
BEATRIZ:
RAÚL:
ELVIRA:
DANIEL:
JORGE:
ELVIRA:
10
Mañana jugamos contra los campeones de Olivos. Si quieren pueden
venir.
Podríamos ir, ¿eh Daniel?
Bueno, como no.
Eso es, vamos a ir. (Pausa. A Daniel) ¿Sabés que Jorge jugó una vez
contra Di Paulo?
¿Di Paulo?
El campeón argentino... Habrá oído hablar de él. Hace un tiempo salió
en la tapa de "El Gráfico”.
Ah, sí, sí... Di Paulo... ¿Y usted jugó contra él?
Sí, en un amistoso. Perdimos dieciocho a tres, pero fue una gran
experiencia. Di Paulo me felicitó después del partido.
¿Lo felicitó?
Sí, de un golpe saqué una bocha contraria tapada y logré los tres tantos
de mi equipo. Me puso la Mano en el hombro y me dijo: “Fue un buen
golpe”. ¡Y Di Paulo no le dice eso a cualquiera! Es un bochador
maravilloso. Capaz de sacar dos bochas de un solo golpe.
¡Notable, eh? Y uno lo ve de afuera y parece un juego simple...
¡Otra que simple! Yo hace seis años que lo juego y reconozco que aún
me falta mucho.
Por eso digo; parece simple. ¿Un poco más de Vermut, Jorge?
No, gracias. No acostumbro tomar cuando estoy en vísperas de un
partido. Y el de mañana es bravo. (Desde el interior llega Sara y se
acerca al grupo)
(A Jorge) Ah, estabas acá. (A Beatriz) Al final, ese programa era una
pavada. ¡Tanta propaganda que le hacen!
Tome un vermut, Sara. (Sirve un vaso) ¿Lo conoce a Daniel? La
esposa de Jorge.
Mucho gusto señora.
¿Y Elvira?
Está atendiendo la cena.
(Que aún tiene la botella en la mano) ¿Otro poco Daniel?
Y bueno... vamos a hacer un esfuerzo. (Ríe y luego bebe un largo
sorbo) ¡Ah...! Un vaso de vermut en compañía de los amigos y la
perspectiva de una buena cena. ¿Qué más puede pedir un hombre?
Estas son las pequeñas cosas que alegran la vida. (Vuelve a beber,
luego a Raúl) ¿Te dije que el otro día lo encontré a Alberto? Nos
sentarnos a las nueve de la noche en un restorán de Rodríguez Peña, y
nos levantamos a las tres de la madrugada. Nos tomamos una botella
de vino blanco, tres de tinto y casi media de ginebra. (Con
suficiencia) Fue una noche liviana.
¡Qué bárbaro! Y ginebra, que es tan fea.
Hágase el gracioso usted con la bebida.
Bah, Daniel está acostumbrado. (Por la derecha aparece Elvira y se
acerca a los demás)
Buenas noches...
(Le tiende la mano) ¿Cómo está?
Buenas noches, señora. (Le da la mano)
La cena va a estar lista.
NUESTRO FIN DE SEMANA
BEATRIZ:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
ELVIRA:
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
RAÚL:
CARLOS:
DANIEL:
JORGE:
SARA:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
JORGE:
11
Falta Alicia. ¿A qué hora viene Alicia, Daniel?
¡Qué se yo! Calculaba estar aquí a las ocho.
Ya son casi las nueve. ¿Por qué n o le hablás por teléfono?
No está en casa. Fue a escuchar una conferencia... o no sé qué. Es en
una biblioteca cerca de casa. Son unos cuantos charlatanes que no
tienen otra cosa que hacer. Y a mi mujer se le ha dado por ahí ahora.
¡Conferencias! Después de diez años de casados... ¡y los días sábados!
No sé qué tiene de malo que vaya a escuchar conferencias.
¡Por favor, que ya discutí ese asunto con mi mujer! No sé cuál es el
beneficio de pasarse las horas escuchando a un idiota que habla de
cosas que nadie entiende.
(Divertida) Para ella es el mismo placer que para usted tomar una
botella de vino.
Tomar vino es un placer...
La cultura es un placer del espíritu y el espíritu es más importante que
el estómago.
(Confundido) Eso no lo sé. Yo tomo vino desde chico y en cambio
jamás escuché una conferencia. Además, yo no estoy contra el espíritu,
sino contra las conferencias.
Si todos pensáramos como usted, todavía andaríamos con plumas, y
borrachos.
Vea, Beatriz, tal vez tenga usted razón: pero yo me entiendo mejor con
los borrachos que con esos... intelectuales que se la pasan hablando
estupideces.
(Conciliador) Bueno, bueno, no estamos aquí para discutir ¿eh?, sino
para pasar un rato amable. Hoy es sábado...
Raúl tiene razón. Yo propongo un brindis por los intelectuales
borrachos, así quedarnos todos de acuerdo.
Borrachos, sí. (Bebe) Lo que no entiendo es qué tiene que ir a hacer mi
mujer ahí. ¡Conferencias! ¡Bah, charlatanes!
La verdad es que a mí no me molestaría que mi mujer fuera a las
conferencias.
(Con fastidio) A mí no me metás, ¿querés?
(Sirviendo) ¿Otro poco, Daniel?
Por supuesto, si recién empezamos.
¿Te acordás, Daniel, de aquel día que fuimos al Tigre?
¡Cómo no! Ese fue un día bravo. ¿Cuántas botellas de vino nos
tomamos?
(Con énfasis) ¡Once botellas entre tres personas! ¡once botellas! No
me olvido más.
¿No eran nueve? Ustedes cada vez que lo cuentan aumentan la dosis.
(Áspero.) ¿Cómo nueve? ¡Once fueron! Me acuerdo que Antonia las
contó cuando nos levantamos de la mesa. Once botellas. ¿No es así,
Daniel?
Está bien, Raúl. Habrán sido once. No es para ponerse así. (Se hace
una pausa; Raúl, evidentemente molesto, llena los vasos de Daniel,
Carlos y el suyo. Jorge, cuyo vaso está sin tocar, se niega, diciendo.)
No, gracias, Raúl, no me sirva más.
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
ALICIA:
RAÚL:
ALICIA:
ELVIRA:
ALICIA:
BEATRIZ:
RAÚL:
ALICIA:
CARLOS:
RAÚL:
CARLOS:
ALICIA:
ELVIRA:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
SARA:
ALICIA:
RAÚL:
ALICIA:
12
(Luego de beber un trago) ¡Qué día magnífico aquél, ¿eh, Daniel? (A
los demás) Nunca me reí tanto como esa vez. (A Daniel) ¿Te acordás
cuando Pedrito se cayó al agua? (Ambos ríen ruidosamente ante el
recuerdo)
(Riendo) "Me ahogo", gritaba, "me ahogo"... y resulta que después el
agua le llegaba a la cintura. (Vuelven a reír, ahora con cierto
esfuerzo)
¿Y Antonia? (Nuevas risas) Corría de aquí para allá pidiendo auxilio:
"Se me ahoga Pedrito, se me ahoga Pedrito". ¡Fue genial! ¡Cómo nos
reímos! (Las risas de Raúl y Daniel se apagan y se hace una
pequeña pausa) Algún día tendríamos que volver a la casa de Pedrito,
Daniel.
¡Cómo no!
(Con entusiasmo) Eso es, vamos a volver. Vamos a pasar un día
macanudo. Vos también vas a venir, Carlos. (Carlos asiente con un
gesto impreciso. Raúl, para sí) "Se me ahoga Pedrito"... (Ríe en
silencio. Por la entrada del foro aparece Alicia. Viste con excesivo
lujo pero con buen gusto. Alicia, desde la entrada)
¿Se puede?
¡Adelante! (Alicia a Beatriz que sale a recibirla, tras un beso)
¡Beatriz, querida! (A los demás) Caramba, disculpen, pero se me hizo
un poco tarde. No me hubieran esperado. Terminó tardísimo. (Besa a
Elvira) ¡Cómo le va, Elvira! ¡Pero qué buena moza está! Para usted
¡lo pasan los años.
Oh, no crea. Usted sí que está cada día más joven.
Exagera! (Tiende la mano a Raúl) Encantada Raúl...
(Tomando los guantes y la cartera de Alicia ) Bueno, tomá un vermut
que ya vamos a cenar. (Sale hacia el interior de la casa)
Venga, Alicia. siéntese aquí. Los conoce a todos, 1 . no es cierto"
Sí, por supuesto... (Detiene la mirada en Carlos)
(Tendiéndole, la mano) Soy Carlos, un viejo amigo de Raúl.
No se conocían? Esta es Alicia, la esposa de Daniel,
La señora de la conferencia... ¿Y qué tal estuvo?
¡Ah, magnífica! ¡Muy interesante!
¿Sobre qué tema trataba?
¿El tema? Bueno... era sobre la moral y la juventud... ¡Muy
interesante! El que habló es un profesor muy conocido. ¿Cómo se
llama? Doble apellido... ¡Ay, Daniel, hoy te lo nombré!
¡Qué se yo cómo se llama!
¡Suárez Aguirre! Doctor Suárez Aguirre. Es toda una personalidad,
profesor de no sé cuántos lados, y además tiene publicados
muchísimos libros. (Con un suspiro) Y tiene una voz y unas manos
encantadoras...
¿Es joven?
Unos cuarenta y cinco años... ¡Un churro bárbaro el profesor!
¡Ajá! Ahora comprendo ese entusiasmo por las conferencias. ¿Oíste
eso, Daniel?
No, no tiene nada que ver. ¡Otras veces me he aguantado cada
vejestorio! Además, debe ser muy aburrido estar casada con un
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
SARA:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
13
hombre que se la pasa estudiando... (Pequeña pausa) Ah, y cuando
terminó de hablar el profesor se armó una discusión bárbara con un
muchacho que le* decía que estaba equivocado. El profesor se puso
furioso.
¿Qué decía el muchacho?
¡Qué sé yo! Que el concepto de la moral había cambiado... No sé, la
verdad es que no le entendí muy bien.
¡Ahí está! No sé para qué vas si al final no entendés de qué se habla.
Es perder el tiempo.
¡No seas sonso! Al que ¡lo le entendí bien es al muchacho; pero lo que
dijo el profesor lo comprendí todo. (Transición) Lo más gracioso fue
que después me encontré en el colectivo con el mismo muchacho.
Vive por aquí cerca, así que hicimos todo el viaje charlando.
Inteligente el pibe... y bastante atrevido. (Con un gesto) A toda costa
quería sacarme una cita.
(Con evidente excitación) ¿Ah, sí? ¿Qué le decía?
Nada... que quería explicarme algunas cosas. (Ríe) Te imaginarás la
gracia que me hizo la proposición. (Pequeña pausa) Rico chico...
estudiante de abogacía, según dijo.
¿Abogado? Todos esos tienen plata. Hubieras agarrado viaje.
¡Por favor! ¿Te imaginás a una vieja como yo con un pibe de veinte?
Iba a parecer la mamá. (Ríe y luego a Daniel, con una caricia)
¿Viste? Todavía tengo arrastre entre los muchachos jóvenes. (Daniel
se encoge de hombros, al tiempo que se dirige a Beatriz, que llega
desde el interior)
¿Para cuándo la cena?
Ya está lista. Pueden pasar al comedor.
Me parece muy bien. Ya era hora. (Tomando el vaso) El último
traguito en homenaje a la cena de Beatriz.
Vayan pasando. Elvira les dirá dónde tienen que sentarse. Raúl, sacá el
vino de la heladera. (Todos inician el mutis alegremente Beatriz se
detiene en la sala para sacar algunas cosas del aparador, Raúl abre
la heladera, saca unas botellas de vino y sale con los demás. Alicia
se retrasa para ayudar a Beatriz)
Cuánto trabajo vinimos a darte...
No tiene importancia... Además, estoy acostumbrada.
Dejáme que te ayude. (Pequeña pausa) ¿Así que ése es el famoso
Carlos?
Pero vos no lo conocías?
Oí hablar muchas veces de él. Daniel siempre lo nombra.
Aquí viene siempre.
Es la primera vez que lo veo. (Casi en confidencia) Che. La verdad es
que está muy bien. Es soltero, ¿no?
Sí, y según él, sin perspectiva ninguna de matrimonio. Es un caso de
lo más pintoresco.
¿Sí? ¿Por qué? (Salen llevando las cosas que sacaron del aparador.
La escena queda vacía y mientras las luces decrecen muy
lentamente, se escuchan voces y fuertes carcajadas. Adentro, la
alegría es general)
NUESTRO FIN DE SEMANA
14
ESCENA III
DESPUÉS DE LA CENA, A LAS ONCE DE LA NOCHE
(Las once de la noche del mismo día. En escena están Alicia, Beatriz, Sara y
Jorge. A ratos, de acuerdo con las exigencias de la acción, se escucha una música
lejana. Jorge, luego de un silencio, bostezando)
JORGE:
Ahhh... así es... así es...
ALICIA:
(Repentinamente, poniéndose de pie) También la ocurrencia de
aquellos de ver la pelea por la televisión en vez de estar aquí con
nosotras. No sé qué gusto le encuentran.
A mí nunca me gustó el boxeo. Eso no es deporte. (La música se
JORGE:
escucha ahora con mayor intensidad)
ALICIA:
¿De dónde viene esa música?
JORGE:
De nuestro club, hoy hay baile. (Alicia tararea la melodía y da dos o
tres giros)
¡Ah, qué hermoso es bailar! (Se detiene) ¿A qué hora terminará la
ALICIA:
pelea? (Ahora está parada sobre los escalones, en el umbral de la
puerta que da a la sala) ¡Oh, miren! Desde aquí se ven las luces del
club. Está todo iluminado.
JORGE:
Cuando hace calor bailan en la terraza.
ALICIA:
(Con entusiasmo) Hay una especie de pérgola y las luces parecen
farolitos chinos... ¡Sí, son farolitos chinos! Se ven las parejas también,
¿te fijaste, Beatriz?
Bastante nos aturden todo el verano.
BEATRIZ:
ALICIA:
(A media voz) Como si fuera Carnaval... (Pausa) ¿Ustedes no van
nunca?
BEATRIZ:
Fuimos una sola vez, apenas nos mudamos aquí, Jorge es socio.
JORGE:
Es un club muy familiar. Es el campeón de bochas de la zona norte,
tendría que conocerlo, señora.
SARA:
¡Cómo vas a llevar a Alicia a ese club!
JORGE:
¿Qué tiene? Van muchas mujeres.
SARA:
¡Ja, las mujeres que van! ¿Qué mujeres van, vamos a ver? La familia
de los socios.
Vos fuiste una vez, también.
JORGE:
SARA:
Por eso lo digo. Y no pienso ir más.
Hace siglos que no bailo... (Alicia se queda un instante más, mirando
ALICIA:
hacia la terraza del club; luego, con evidente desconsuelo, vuelve a
sentarse junto a los demás)
SARA:
¿Su esposo no la lleva?
ALICIA:
No le gusta el baile; dice que es perder el tiempo. ¡Es más insulso, mi,
marido! (A Jorge) ¿Usted tampoco baila, Jorge?
JORGE:
La verdad es que nunca pude aprender. Dicen que es fácil, pero no
hubo caso que aprendiera.
SARA:
¡Por suerte! Bailando debés quedar muy ridículo. (Se hace un
silencio)
ALICIA:
(Con un suspiro) ¿Qué hora es?
JORGE:
Las once y cuarto.
ALICIA:
¿Las once y cuarto ya? Prácticamente se fue el sábado. (Se hace una
larga pausa. Todos permanecen en silencio y sólo se escucha la
NUESTRO FIN DE SEMANA
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
SARA:
JORGE:
SARA:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
ALICIA:
BEATRIZ:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
BEATRIZ:
RAÚL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
15
música del club, ahora de ritmo alegre. Alicia está reclinada sobre el
respaldo de la silla, con los ojos cerrados y llevando, con un rápido
movimiento del pie contra el piso, el compás de la música. Alicia, de
pronto, con decisión)
¿Qué podríamos hacer esta noche? ¿No se te ocurre nada, Beatriz?
A mí no me incluyan en ningún programa. Pienso irme a dormir
temprano; estoy muy cansada.
¡Oh, hoy es sábado! (Mirando a todos) ¿Qué les parece si salimos a
dar una vuelta con el coche?
(Con entusiasmo) ¡Es una buena idea!
Será mejor que nosotros nos vayamos a dormir. Sara.
¡A dormir! ¿Estás loco? Yo salgo con ellos.
¡Vamos, Beatriz, decidite!
Por mí no se preocupen; pueden salir lo mismo. Me hacen un favor si
me dejan en casa. Además, no puedo dejarla sola a Elvira
¡Ah, no! Tenernos que salir todos. Ustedes también, Jorge.
Lo siento, señora. Juego mañana a las diez; tengo que estar bien
descansado.
¡Uf con esas bochas! Ni que te pagaran por jugar.
Sabés bien que nunca me acuesto tarde cuando tengo que jugar. Una
vez lo hice, ¿te acordás?, y casi perdimos el partido por mi causa. Erré
cuatro golpes...
Lo bueno es que salgamos todo el grupo. (A Beatriz) Una vueltita
nada más...
Hum... ¡Ya conozco yo esas vueltitas! (Desde el interior llegan
Carlos, Daniel y Raúl)
¡Fue una pelea extraordinaria! Y el nocáut impresionante. Un
derechazo bárbaro. El Negro tiene una pegada tremenda; donde
golpea, mata.
El nocáut se vio patente. (Imitando el golpe) Lo calzó justo, ¿eh
Carlos? (Carlos hace un gesto vago)
Yo dije desde el principio que el chileno no aguantaría una derecha del
Negro.
Es cierto, Daniel, lo dijiste,
Y así fue; lo estuvo estudiando hasta que pudo meter la derecha. El
Negro tiene pasta para campeón mundial. Si va a los Estados Unidos
hace capote; acuérdense lo que les digo. Hay que tener en cuenta que
el chileno es un buen boxeador.
Sí que es bueno.
¿Y Beatriz? ¿Qué tenemos para festejar el triunfo del Negro?
(En tono resignado) Raúl... hay cerveza en la heladera.
¡Es cierto! ¡La cerveza! (Imitando la voz de un barítono, mientras se
dirige a la sala) "Vamos a tomar unas cervecitas bien fresquitas"...
(Silva y tararea mientras saca las botellas de la heladera)
¿Otra vez van a tomar?
¿Y qué otra cosa mejor podemos hacer?
¿Por qué no salimos a dar una vuelta con el coche? A pasear un rato, o
a... bailar.
¿A bailar? ¿A estas horas? ¿Vos estás loca?...
NUESTRO FIN DE SEMANA
ALICIA:
DANIEL:
RAÚL:
BEATRIZ:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
CARLOS:
JORGE:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
RAÚL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
16
Bueno... también podemos tomar algo, ¡qué sé yo! Beatriz y Sara están
de acuerdo.
¡Pero qué ocurrencia, Alicia! Si aquí estamos muy bien... ¿para qué
vamos a salir? (Raúl llega con las botellas de cerveza y varios vasos)
¡Ah, están a punto! No hay nada como la cerveza fresca. (Raúl
comienza a servir los vasos. A Beatriz)
¿Y Elvira?
Se fue a dormir hace un rato. Estaba muy cansada. (Jorge a Raúl, que
le extiende un vaso de cerveza)
A mí no, Raúl, que mañana tengo que jugar.
¡Cuándo no! Ahora también la cerveza te hace mal.
Sabés bien que yo me cuido.
No sé para qué te cuidás. Para ser campeón mundial de bochas.
La vida del deportista es muy sacrificada, señora.
Eso es lo que le digo, pero no quiere entenderlo. Ahora que estamos en
primera división tengo una gran responsabilidad.
Jorge tiene razón, Sara. Puede llegar a ser un gran Jugador de bochas.
(Llenando nuevamente el vaso de cerveza) Por eso el deporte no se
hizo para mí, aunque debo tener bastante desarrollado el brazo
derecho... de tanto levantar el vaso. (Lanza una carcajada festejando
su propia salida. Se hace una pausa)
¿Sabés de qué me acordaba, Daniel? "Se me ahoga Pedrito". (Ambos
ríen ruidosamente. Daniel señalándose la cintura)
Y el agua le llegaba aquí. (Ríen exageradamente)
(Con violencia a Daniel) ¡Terminá de una vez por todas con esa
estupidez! ¿O te creés que hacés alguna gracia?
¡Epa! ¿Qué te pasa ahora?
Es que no sabés hablar otra cosa que no sean... tonterías.
¿Tonterías? Pero si el asunto es muy gracioso. Pedrito se cayó al río...
(Exasperada) ¡Basta, Daniel! No hacés gracia a nadie, ¿no lo
entendés?
(Molesto ahora) ¡Caramba! Soy demasiado grosero, ¿verdad? (Con
sorna) Disculpame, no conozco el humor de la gente que va a las
conferencias.
No digás estupideces, ¿querés?
(Conciliador) Bueno... bueno... no discutan más. ¡Vamos, Daniel' Hoy
debe ser un día de alegría para todos. (Le alcanza el vaso para
brindar) ¡Por Daniel y Alicia' ¡Vamos, todos tienen que brindar!
(Llena un vaso y se lo extiende a. Alicia) Usted también, Alicia.
No, Raúl, le agradezco.
(Acercándole el vaso) Hagamos las paces, querés.
Dejame, por favor.
(Irónico) Te prometo no hablar más de Pedrito en toda la noche.
(Lanza una carcajada.)
(Violenta.) ¡Terminá con tus bromas, te dije! ¡Es posible que no sepas
hacer otra cosa que tomar y reírte como un idiota! (Una pequeña
pausa) Pero... Pero (Está a punto de echarse a llorar, pero antes que
las lágrimas aparezcan sale precipitadamente hacia el interior de la
casa)
NUESTRO FIN DE SEMANA
DANIEL:
BEATRIZ:
DANIEL:
BEATRIZ:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
JORGE:
SARA:
RAÚL:
JORGE:
RAÚL:
DANIEL:
JORGE:
SARA:
RAÚL:
DANIEL:
CARLOS:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
17
¡Pero qué le pasa ahora! (Mirando a los demás) ¡Se volvió loca de
repente!
Lo que pasa es que quería salir a dar una vuelta con el coche. Estaba
muy entusiasmada con la idea del paseo.
(Con un gesto) ¡Bueno! ... Ese no es motivo para ponerse así. Me
hubiera dicho ...
(Poniéndose de pie) Voy a tratar de convencerla para que vuelva.
(Beatriz sale y se hace una pausa embarazosa)
¿Otro poco de cerveza, Daniel?
No... ahora no.
Refrescó bastante, ¿te fijaste? (Pausa)
Bueno... yo tengo que irme. Necesito estar descansado mañana...
jugamos contra los vicecampeones de la zona. Es un partido bravo.
¿Venís, Sara?
No. Me voy a quedar un rato más viendo la televisión.
Lo esperamos mañana a almorzar, Jorge.
Está bien, Raúl. Gracias por todo. Hasta mañana. Si quieren pueden
venir mañana a ver el partido. Es a las diez.
Vamos a ir. ¿no Daniel?
Sí...
Hasta mañana. (Sale. Pausa)
Permiso, Raúl. Voy a encender la televisión.
Está bien, Sara. (Sara sale hacia el interior, Se hace una pausa)
Podríamos salir a tomar algo...
No es mala idea... ¿Vamos, Carlos?
Vamos. (Desde la sala llega Beatriz)
Vamos a salir un rato...
¿Adónde van?
A dar una vuelta. Volvemos en seguida. Hasta luego, (Salen, Beatriz
recoge los vasos y botellas de la mesita y, los lleva a la sala. Al llegar
se enfrenta con Elvira, que aparece por la puerta interior. Se ha
colocado un tapado sobre los hombros y lleva el cabello despeinado.
El rostro desencajado revela un estado de gran excitación)
¿Qué hacés levantada? ¿No te sentís bien?
No... no sé... no podía dormir... ¿Hay algo fresco para tomar?
¿Querés cerveza?
No, no... dame un poco de agua. (Se hace una pausa mientras Beatriz
saca la botella de agua de la heladera y sirve el vaso. Elvira bebe un
sorbo) Estaba tan cansada y sin embargo no pude dormirme. Deben
ser los nervios... ¡y además esa música! (Bebe otro sorbo) ¿Estoy
demacrada, Beatriz? (Gesto de Beatriz) ¿Qué hora es?
Las once y media, más o menos. (La observa un momento) ¿Seguro
que te sentís bien?
Sí, querida, sí, son los nervios, ¿sabés? Últimamente me está pasando
seguido. Empiezo a pensar en ciertas cosas y no puedo dormirme.
¿Querés que te prepare algo?
No, querida; no te molestes... no hace falta. (Transición) Estaba en la
cama... no podía dormirme y de pronto... empecé a pensar en aquella
fiesta... y en papá... (Llevándose las manos al rostro histéricamente)
NUESTRO FIN DE SEMANA
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
18
¡Oh, qué terrible! (Pausa) ¡Me siento tan sola, Beatriz! (Se echa a
llorar)
(Abrazándola) Vamos, Elvira, calmate... vení un rato afuera y tomá un
poco de aire.
No, no, dejame aquí... Ya... ya estoy bien. En seguida me voy a la
pieza. (Bebe un sorbo de agua y luego queda un rato pensativa.
Beatriz la observa en silencio) Beatriz...
¿Qué?
Beatriz, querida... estuve pensando que... no sé... Bueno, quisiera
venirme a vivir un tiempo con ustedes... Eso si no es molestia,
querida.
Claro que no es molestia! ¿Acaso no sos mi hermana?
Pero Raúl, tal vez...
Sabés cómo es Raúl; estará de acuerdo, estoy segura.
En la pensión me siento tan sola... Creo que necesito descansar un
tiempo... Además, a vos no te va a venir mal porque puedo ayudarte en
las cosas de la casa. ¿No es cierto?
Podés venir cuando quieras...
¡Gracias, Beatriz! (La besa) Aquí me voy a reponer en seguida, vas a
ver. Lo que necesito es un poco de descanso, nada más. Yo
acostumbro levantarme temprano, así que vos podés dormir hasta la
hora que quieras. Si algún día tenés que salir yo me ocuparé de
atenderlo a Raúl. (Transición) No seré una carga para vos, Beatriz.
No habrá necesidad de que hagas nada.
No, querida, yo te recompensaré la molestia; quiero que te sientas
cómoda de tenerme aquí. (Cariñosamente) Va a ser como antes; ¿no
es cierto? (Beatriz asiente con un gesto. Elvira recobra sus modales
habituales) Bueno, ahora me voy a acostar. Por favor decile a la gente
que me disculpe, pero estoy muy cansada. Hasta mañana. (Marca el
mutis pero antes de salir se vuelve) Ah, querida... ¿Qué tal es la
crema que tenés en el botiquín del baño?
A mí me da resultado...
Había visto la propaganda y supuse que era buena. Mañana me vas a
prestar un poco; quiero probarla. Tengo el cutis a la miseria, ¿te
fijaste? (Con una sonrisa) Oh, pero no te preocupes que cuando viva
aquí, sólo voy a usar mis cosas. Hasta mañana, querida.
Hasta mañana. (Elvira sale hacia el interior. Beatriz lanza un suspiro
y guarda la botella de agua en la heladera. Las luces se apagan
rápidamente)
ESCENA IV
LA MADRUGADA, DESPUES DE LA UNA
(La una de la madrugada. Carlos, solo en la escena, bebe un vaso de coñac y
fuma un cigarrillo. La música del club prosigue, pero ahora en el silencio de la
noche, llega con mayor intensidad. Luego de un instante, por la puerta anterior de la
sala aparece Alicia, con señales de haberse levantado de la cama. Se dirige a la
heladera, saca la botella del agua, bebe un poco y luego se asoma al patio)
ALICIA:
¿Quién está? Ah, es usted... ¿y Raúl y Daniel?
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
19
Se quedaron en el café.
Todavía... es más de la una. (Sale al patio y se acerca a Carlos) ¿Qué
hacían?
Charlaban... (Alicia hace un gesto de comprensión y se hace una
pausa)
Se está bien aquí. (Se sienta frente a Carlos) En la pieza hace mucho
calor. (Breve pausa) Es una noche hermosa, ¿no es cierto?
Ajá. (La mira) ¿No quiere un poco de coñac?
No, gracias, casi nunca tomo. (Carlos vuelve a servirse y luego bebe
un sorbo) ¿Y usted por qué se volvió?
De pronto tuve ganas de estar solo... (Alicia hace un gesto) No, por
favor, quédese aquí si quiere. Me refería a la charla y al ruido del café.
Además, creo que su esposo y Raúl tenían algunas cosas que decirse.
(Significativamente) No sé qué cosas pueden decirse, a no ser que
hayan tomado más de la cuenta. ¿Daniel estaba...? (Gesto de
borracho)
Cuando lo dejé no, pero si seguía ese tren...
Me lo imaginaba. Las charlas de mi marido en un café no pueden
terminar de otra manera. (Carlos enciende un cigarrillo. Alicia lo
observa. Alicia Indecisa) Perdón... ¿No me convidaría con un
cigarrillo?
(Extendiéndole el atado) Por supuesto... creí que no fumaba.
A veces lo hago... a escondidas de Daniel. A él no le gusta que fume.
Es raro. Parece tan liberal...
¿Quién, Daniel? Se ve que no lo conoce. Daniel es liberal consigo
mismo y con los demás. En cuanto a mí... bueno, si llegara a aparecer
ahora y me encontrara fumando y... con usted... ¡Uy la escena que
liaría!
(Divertido) ¡Caramba! Esto parece toda tina aventura... La esposa
fumando con un desconocido: un marido celoso que puede aparecer de
pronto... ¡es interesante!
(Con seriedad) Por favor, espero que no se entere...
No se preocupe, seré un cómplice leal. (Carlos la mira
significativamente y se hace un silencio. La música del club, una
melodía lenta se escucha ahora con mayor intensidad. Alicia tararea
la melodía)
¿Conoce esa música? ¿No le gusta?
Es triste.
A mí me gusta la música triste. (Durante un instante permanece en
silencio, escuchando la música) Disculpe... ahora quisiera probar un
poco de coñac. (Carlos sirve una copa) Basta, por favor, no voy a
tomar tanto... (Bebe un sorbo) Tal vez esto me alegre un poco, o me
dé sueño y pueda dormirme en seguida. (Ríe) ¡Ah, estoy desatada esta
noche! Fumando y tomando coñac; debe ser el aire de San Isidro.
(Bebe otro sorbo) ¿Usted cree que esto me alegrará? Recuerdo que
cuando era más joven tenía accesos de melancolía y me los curaba
tomando. (Lo mira) ¿No me cree? En esa época era una curda
bárbara... ¡Oh, perdón! (Carlos ríe por el gesto asustado de Alicia;
ella permanece un instante seria, luego se echa a reír también) Una
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
20
vez tomé demasiado y casi me muero; tuvieron que llevarme al
médico y darme una inyección. (Ríe) Desde ese día me aguanté la
melancolía, pero no probé una gota de alcohol por mucho tiempo.
(Vuelve a reír, se hace una pausa.) ¿Seguro que no quiere estar solo?
Seguro... ¿Por qué me lo pregunta?
No sé... está tan callado y yo no hago más que hablar y contarle
cosas...
Es que yo también estoy un poco melancólico, ,pero probablemente
precise una dosis mayor de coñac para ponerme más comunicativo.
(Toma la botella) ¿Quiere otro poco?
Muy poco, por favor... Tengo miedo de que me haga mal.
¿Cómo la vez del médico? (Ambos ríen) No se preocupe, yo cuidaré
que no pase el límite.
(Intencionalmente) O hará esfuerzos para que lo pase... (Vuelve a
reír. Beben en silencio) Usted es un tipo raro, es decir, medio
enigmático.
¿Raro yo? ¿Por qué?
No sé, es algo que se desprende de su persona ... parece que siempre
estuviera alejado de las cosas ... (Carlos hace un gesto de extrañeza y
sonríe) Además, no trabaja, se pasa la vida viviendo con uno u otro
amigo, y cuando consigue unos pesos desaparece... (Carlos la mira
interrogativamente) Me lo contó todo Beatriz... Bueno, ¡no me va a
decir que eso es muy normal!
Tal vez no sea muy normal para usted, pero es una forma de vivir
como cualquier otra. Y no crea, tiene sus ventajas,. :
¿Qué ventajas?
Es la única forma de ser libre, verdaderamente libre. ¿Me comprende?
No. (Pausa) Pero... ¿se siente feliz viviendo así?
(Se encoge de hombros) No, pero tampoco menos feliz que usted, que
vive... "normalmente"
(Rápidamente, con énfasis) ¡Por favor! Dejemos de lado mi felicidad.
Mejor explíquenle eso de... ser libre, como usted dijo.
Bueno, no creo que resulte fácil explicárselo. Es algo que uno siente...
es cuestión de temperamento, ¿comprende?
Cada vez menos.
(Sonriendo) ¿Por qué le interesa tanto todo esto?
Me interesa, simplemente. (Carlos bebe un trago, se miran en
silencio un instante. Alicia en actitud expectante)
Bueno. pongamos por caso a usted...
No, por favor; yo no sirvo como ejemplo. Hablemos de usted, mejor.
Está bien, acepto, aunque de mí hay muy poco que hablar. Mi caso es
uno de tantos... (Bebe un trago) Mi familia quería que yo fuese un
profesional... médico, dentro de lo posible. (Irónico) Mi padre era
electricista y su mayor aspiración fue siempre un hijo doctor. Así que
termine la escuela secundaria e ingresé en medicina... (Bebe otro trago
y enciende un cigarrillo) ¿Realmente le interesa que le cuente todo
esto`
Siga, por favor.
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
21
(Luego de una pausa) Nunca fui lo que se d ice un estudiante
aventajado, me gustaba mucho el café y las chicas. Pero así y todo fui
aprobando materias hasta que llegué a quinto año... y bueno,
abandoné. (Vuelve a beber)
(Con extrañeza) Pero... ¿por qué?
Simplemente porque llegué a la conclusión de que curar enfermos no
era mii vocación; que me había equivocado.
Pero le faltaba tan poco.
Bueno, entonces me dije que tenía que hacer algo y me embarqué
como electricista en un barco de carga. Conocía bastante la profesión y
comencé a navegar...
¡Oh. qué maravilloso!
(Con una sonrisa) No, no fue tan maravilloso. Conseguí una plaza en
un barco que hacía el viaje hasta Curazao y volvía a Buenos Aires.
Curazao, Buenos Aires... Buenos Aires, Curazao... Así durante cuatro
años. Después del primer viaje ya no había más nada que ver. Bueno,
finalmente abandoné también la navegación. Ni médico ni marino.
(Bebe un trago. Luego, con marcada indiferencia) ¿No toma más?
(Que permanecía pensativa) ¿Eh? No, no, gracias... (Pequeña pausa)
Lo que no entiendo es qué tiene que ver todo esto con la libertad de
vivir, como usted la llama.
(Hace una pausa. La mira) En estos momentos tengo dos caminos;
emplearme en una de mis varias profesiones, casarme, tener hijos o...
esperar.
¿Esperar?
Sí, esperar. El primer camino es más sencillo. Sé hacer muchas cosas y
no me resultaría difícil alcanzar una buen a posición. Pero eso
significaría darle un rumbo definitivo a mi vida, renunciar para
siempre a algo que verdaderamente me guste... sería perder mi libertad
a esperar. ¿Entiende? Viviendo así, en cambio, sé que en cualquier
momento puedo hacer lo que se me antoja... ¡Irme a la China si eso me
hace feliz! (Enciende un cigarrillo y se recuesta contra el respaldo
del sillón. Se hace una pausa prolongada. La música del club, una
melodía lenta, vuelve a escucharse intensamente e invade toda la
escena. Alicia permanece callada, con un visible dejo de amargura
en el rostro. De pronto mira a Carlos y, al ver que éste la observa,
retira rápidamente la vista. Carlos sirve los vasos con coñac. Alicia
mecánicamente toma el vaso y bebe)
Oh, creo que me estoy emborrachando...
Mejor, así el coñac la pondrá alegre. (Suena una sugerente melodía)
Escuche qué hermosa canción. Usted tenía ganas de bailar esta
noche... ¿Por qué no bailamos entonces? (Se pone de pie y, la toma de
un brazo) ¡Venga!
(Resistiéndose) Oh, no, que podría venir alguien... Daniel llegará de
un momento a otro.
¡Vamos! (Alicia se deja llevar al centro del patio. Bailan un rato en
silencio, sin mirarse. Alicia, separándose de pronto)
Oh, Carlos, no está bien que bailemos aquí... es decir, solos. Dejemos,
por favor. (Carlos la retiene un instante y luego la suelta)
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
DANIEL:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
CARLOS:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
22
Está bien. como usted guste. (Carlos la suelta Y Alicia, vacilante, se
dirige hacia la sala)
Es mejor que me vaya... No tendría que haber tomado tanto...
(Acercándose) Quédese...
No... Es mejor que me vaya.
(La toma por los hombros) Por favor, quédese, Alicia.
(Asustada) No, déjeme... Déjeme, por favor... (Confundida) No es
cierto lo que usted dice .. no es cierto... todo está bien... todo está
bien... Oh, mi cabeza... Daniel debe estar por llegar... (Sale
precipitadamente hacia el interior de la casa Carlos queda un
instante de pie, mirando hacia el lugar por donde salió Alicia.
Luego, se vuelve y va a sentarse. Se sirve un poco de coñac y lo bebe
íntegramente de un trago. Luego de un silencio, a lo lejos, comienza
a escucharse un rumor que va acercándose de a poco, Instantes
después, por la entrada del foro, aparecen Raúl y Daniel
completamente borrachos. Daniel canta a viva voz una canción
acompañado por Raúl, que sólo repite algunas palabras, denotando
no conocer la letra)
“En bicicleta non vado piú en bicicleta non vado piú per che se e rota.
E chi la e rota la paguerá E chi la e rota la paguerá la bicicleta...”
(Cuando terminan, ambos aplauden Y ríen a carcajadas)
(A viva voz) En bi... ci... cle... taaaa... (Ríe estruendosamente. Luego,
al notar la presencia de Carlos) ¡Carlitos viejo! (Lo abraza y lo besa)
¿Estabas aquí? Nos abandonaste, viejo... Che, Daniel, mirá quién está
aquí. Macanudo, vos también vas a venir con nosotros... ¡Eh, Daniel,
Carlos viene con nosotros!
Bajá la voz, Raúl, que las mujeres están durmiendo.
(Que descubre la botella de coñac) Ajá, atorrante, me estabas
chupando la botella de coñac.. Con razón te viniste para acá.
No grites, Raúl, podrías despertar a alguien.
(Que se ha sentado y está casi atontado por la bebida) "En bicicleta
non vado piú..."
(Sirve coñac en los vasos) Bueno, Danielito. Vamos a tomar la del
estribo y después nos vamos para el centro con el auto.
(Canturrendo) Al centro... Al centro...
Vamos con Carlitos, ¿eh? (A Carlos) Vos venís también. (Con un
grito triunfal) ¡Al cabaret!
¡Shissst! Raúl, callate. (Lo toma) Adonde vas a ir es a la cama.
Vamos.
¿A la cama? Si todavía es temprano... ¡Eh, Daniel! (Se sienta junto a
Daniel y lo abraza) Mi amigo Danielito... (Transición) Daniel,
tenemos que volver allá un día... Vamos a volver, ¿eh? (Daniel
asiente con la cabeza.) Vos también vas a venir, Carlitos...
Está bien, Raúl, yo también voy a ir.
¡Once botellas de vino! ¡Once! (A Carlos) ¿Vos sabés lo que es eso?
¡Un récord! ¡Aquí está Daniel que no me deja mentir...! ¡Daniel!
¡Danielito!... decile la verdad, ¿eh?
Está bien, Raúl, te creo, fueron once. Pero ahora vamos a dormir.
Antonia las contó.... y yo estaba lo más fresco. Uno de estos días
tenemos que volver. Vas a ver, Carlitos, es en el Tigre... Al lado de la
NUESTRO FIN DE SEMANA
CARLOS:
RAÚL:
23
casa de Pedrito viven unas chicas macanudas... ¡Decile, Daniel! Nos
hicimos muy amigos, ¿eh? (Se ríe. A Daniel) ¿Te acordás de la más
gordita? Me invitó a dormir la siesta con ella... (Vuelve a reír
intencionalmente)
Está bien, Raúl, vamos a dormir. (Los tres inician el mutis. Raúl, con
insistencia de borracho, a Daniel)
Tenemos que volver a divertirnos como ese día. Vamos a volver, ¿eh,
viejo? (Mientras los tres se dirigen a la sala, las luces descienden
lentamente)
EL DOMINGO
ESCENA V
LA MAÑANA, DESPUES DE LAS ONCE
(El mismo decorado a las once de la mañana del día siguiente, un domingo de
sol y caluroso. En la sala, frente al espejo del aparador, Elvira se pasa una capa de
crema por la cara, mientras tanta una canción Lleva los cabellos a medio peinar y
está vestida con un batón de sobrios colores)
(Cantando) "Gitana triste, no lo busqués por las tabernas, que tu
ELVIRA:
gitano, se arrojó una noche al Don ... " (Sigue tarareando hasta que
aparece Beatriz por la puerta posterior) ¡Ay, cómo tengo el cutis,
Beatriz! (La mira) Esta crema parece bastante buena... (Pausa)
¿Hasta qué hora se quedaron anoche?
BEATRIZ:
Nosotras nos acostamos temprano. Los hombres se fueron al café y
llegaron después de las dos de la mañana.
ELVIRA:
No los oí para nada. Dormí profundamente. (Pausa. Elvira termina de
pasarse la crema y comienza a peinarse) Qué simpática es Alicia,
¿no es cierto? Me recuerda mucho a aquella vecina que teníamos en
Belgrano, Paula, ¿te acordás? ¿Qué será de la vida de Paula? ¿Nunca
la volviste a ver?
BEATRIZ:
No.
ELVIRA:
Al final se casó con Alberto Escobar, ¿sabías?
BEATRIZ:
Vos me lo dijiste.
Después que yo lo rechacé se fijó en ella. Hace unos años estaban en
ELVIRA:
Brasil. El no valía mucho, pero se llenó de plata con el negocio que le
dejó el padre. ¡ Quién lo ib a a d ecir! (Se hace una pausa mien tras
Elvira sigue peinándose. De pronto, con desconsuelo) ¡Ay, no sé qué
hacer con este pelo!
BEATRIZ:
¿Qué pasa?
(Enfrentándola) ¿No ves cómo me queda?
ELVIRA:
BEATRIZ:
A mí me gusta.
ELVIRA:
No, si está horrible. ¿Por qué no me ayudás?
BEATRIZ:
Tengo que hacer la comida, Elvira
ELVIRA:
¡Oh, son cinco minutos nada más! (Le tiende el peine y se pone de
espaldas a ella)
¡Está bien así; no sé qué querés!
BEATRIZ:
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
RAÚL:
ALICIA:
RAÚL:
ALICIA:
RAÚL:
ALICIA:
RAÚL:
24
¿No ves que parezco la Greta Garbo? Quiero que quede más armado,
como se usa ahora. (Beatriz comienza a peinarla) ¿Te fijaste? Si en
nuestra época se hubieran usado los peinados de ahora, a in í me
habrían quedado muy bien. Tengo el rostro apropiado.
Los de entonces también te quedaban bien. Y en aquella época eran la
última moda.
¡Ah! ¡Pero entonces eran peinados tan lindos! (Pausa. Con cierta
melancolía.) En casa siempre me pongo a mirar fotografías nuestras...
Recorro el álbum y es como si repasara mi vida. (Pausa) ¿Te acordás
ésa que nos sacamos las tres cuando fuimos a Luján?
Tengo una copia.
Es mi preferida...
¿Está bien así?
A ver.. (Gira ante el espejo) Sí, está mejor. Gracias, querida. (La
besa) Voy a cambiarme para el almuerzo. (Sale hacia el interior
precipitadamente, Beatriz comienza a sacar algunas cosas de la
heladera hasta la entrada de Alicia)
Hola, Beatriz.
Buen día, dormilona.
Debe ser bastante tarde ya...
Las once y media. ¿Y aquéllos duermen todavía? Hace un buen rato
golpeé la puerta y me dijeron que en seguida se levantaban. (Pausa)
Anoche llegaron bastante alegres... ¿Los escuchaste?
No. Dormía ya...
Metieron bastante ruido. (Pausa) ¿Dormiste bien?
Sí.
Tenés cara de cansada.
Estoy bien. (Transición) Es una mañana hermosa. Las mañanas de
domingo son siempre alegres, ¿no es cierto? (A Beatriz, que ha
terminado de sacar cosas de la heladera) ¿Querés que te ayude?
Ahora, no. Cuando te precise te llamo. (Sale hacia el interior. Alicia
queda sola. Un instante permanece inmóvil, mirando la mañana.
Luego, va a recoger el diario que está sobre el aparador. Se mira un
instante en el espejo. Se pasa la mano por la cara ' y luego sale al
patio. Se sienta y hojea displicen temen te el diario. Luego de un
instante aparece Raúl, en cuyo rostro se refleja la borrachera de la
noche anterior. Abre la heladera. Saca una botella de agua Y se si .
rve un vaso, toma una pastilla y luego se acerca a ella
Buen día, Alicia.
Buen día.
(Sentándose pesadamente) ¡Ahhh... Dios mío! ¡Qué manera de tomar
anoche! ¡Este Daniel es increíble! ¡Nunca conocí a nadie que tomara
como él! (Pausa) Y los demás?
No sé.
(Con una carcajada) ¡No sabe lo que me hizo reír anoche su marido'
Me lo imagino...
Estuvo genial. Se puso a bromear con un tipo en el café... Créame, la
gente de las otras mesas se mataba de risa. Después, empezó a cantar
esa canción en italiano... ¡Bueno! Todo el café terminó cantándola.
NUESTRO FIN DE SEMANA
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
RAÚL:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
RAÚL:
BEATRIZ:
SARA:
RAÚL:
SARA:
RAÚL:
SARA:
RAÚL:
SARA:
25
(Desde el interior llega Daniel Su rostro también revela los efectos
de la bebida, pero contrariamente a Raúl, tiene el rostro sombrío y
un gesto duro
Buenas...
(Alegremente) ¡Hola, Daniel! Le estaba contando a Alicia lo de
anoche. ¿Te acordás? (Daniel hace apenas un gesto de asentimiento
y se sienta frente a ellos) Cuando te pusiste a cantar... y cuando
empezaste a cachar al gordo ése. (Lanza una carcajada recordando el
episodio) Estuviste genial.
(Seco, a Alicia) ¿Hablaste a casa?
No, recién me levanté.
Hay que avisarle a Flora a qué hora vamos a volver.
Estaba esperando que viniera Sara para pedirle el teléfono.
(Con cierta preocupación) ¿Pero quién piensa
en volver, Daniel?
No, viejo. La muchacha está sola coa los chicos, convendría que
supiera a qué hora vamos a volver a casa. No podemos dejar a los
chicos tanto tiempo solos. No te olvidés de hablarle, Alicia.
(Áspera) ¡Corno me voy a olvidar! Te dije que estoy esperando a que
venga Sara.
(Molesto) Bueno, está bien. Simplemente quería hacerte acordar de
que llamaras.
(Igual tono) Me lo dijiste tres veces en menos de cinco minutos.
Como si yo no me acordara que tengo hijos.
No quise decir eso.
Pero lo insinuaste bastante bien.
(Violento) No sé qué es lo que insinué.
Bueno, está bien. No discutamos más.
(Casi alarmado) ¿Pero, qué pasa, Daniel? Hoy es domingo, es
temprano todavía. (Con un gesto afectuoso) ¡Vamos, Daniel; tiene
que ser un día como el de ayer! Tenemos que planear bien la tarde de
hoy para que no falle. En cuanto venga Fernando almorzamos bien. Y
por la tarde podemos salir con el coche. Qué te parece si vamos al río,
¿eh? (Desde el interior llega Beatriz con una bandeja. Trae botellas
de vermut y, varios platitos con ingredientes) Muy bien, Beatriz.
(Beatriz coloca la bandeja sobre la mesa) ¿Un vermucito, Daniel?
(Toma la botella y comienza a servir. A Beatriz) ¿Y Carlos y Elvira?
Elvira está vistiéndose. Carlos no sé, no lo vi para nada. Cuando me
levanté ya había salido. (Sara en trando por foro)
Buenos días a todos. (Los demás responden)
Adelante, Sara. ¿Y Jorge?
Recién llegó. Amargado porque perdieron el partido. No se le puede ni
hablar.
¿Perdieron? Cuánto lo siento... nosotros le habíamos prometido ir.
Nos olvidamos, Daniel.
Raúl, habló ese señor Fernando para usted.
¿Fernando? Sí, ¿Qué dijo? ¿Viene para acá?
Me pidió que le avisara a usted que no lo esperara~ a almorzar, que va
a venir esta tarde a eso de las seis. No quiso que lo llamara ni a usted
ni a Beatriz.
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
SARA:
ELVIRA:
RAÚL:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
RAÚL:
SARA:
ELVIRA:
SARA:
ALICIA:
ELVIRA:
ALICIA:
ELVIRA:
RAÚL:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
26
(Con evidente desconsuelo) ¿No dijo más que eso? (Sara niega con
la cabeza) Es raro... Ayer dijo que venía a almorzar. ¿No dejó dicho
dónde puedo hablarle?
Me repitió varias veces que usted lo esperara. Que a eso de las seis iba
a estar aquí. (A Beatriz) Se perdió una película hermosa anoche,
Beatriz (Beatriz hace un gesto. Elvira, que aparece por la puerta de
la sala interrumpe la escena Lleva el pelo suelto y se ha cubierto la
cara con un sobrio pero evidente maquillaje. Todo eso ha producido
un cambio en ella que se acentúa por la manera de caminar, de
hablar y por ciertos gestos que, por otra parte, no resultan ridículos
en ningún momento. El espectador debe ver algo de la Elvira de
hace quince o veinte años. La aparición crea un asombro general y
se hace un silencio. Elvira lo nota y se queda parada un instante en
el dintel de la puerta que da al patio. Desde allí habla)
Buenos días... ¿No me convidan con un vermut?
Caramba, Beatriz ¡Qué buena moza! (Elvira se acerca)
¡Elvira! ¿Qué te hiciste?
¿Qué? ¿Estoy muy mal?
No... al contrario. Solo que... te arreglaste como si fueras a una fiesta.
Sólo quise estar a tono con la reunión...
Pero si está muy bien.
Es cierto; ese peinado le queda muy bien.
(A Sara) ¿Le parece?
Le queda regio. ¿No es cierto, Alicia?
¡Por supuesto! La hace mucho más joven.
(A Beatriz) ¡Viste? Hace tiempo que no me peinaba así. (Raúl le
extiende un vaso de vermut 'y ella lo toma. Bebe un sorbo) ¡Ah, cada
vez me lleva más tiempo taparme las arruguitas! ¡Pronto no va a ser
posible!
No diga eso. Es usted joven todavía.
Mi juventud está un poco lejos, Alicia. No existe la crema que pueda
disimularlo.
¡Vamos, está exagerando!
¡Oh! ¡Cuántos cumplidos! (Ríe) Son todos ustedes muy buenos.
(Tomando de la cintura a Beatriz, que ha quedado parada a su lado)
¡Ay, querida! Tenés que disculparme que hoy te haya dejado sola con
todo.
No tenés por qué preocuparte.
¡Oh, no, soy una egoísta! Pero, después de comer, vos vas a dormir la
siesta y yo me ocuparé de lavar los platos. (Estrechándola contra sí)
¡Qué buena sos! (A Raúl, que le sirve el vaso) No, no Raúl no me
sirva más. (Bebe) Esto me recuerda tanto a aquellos domingos en
Belgrano... ¿No es cierto, Beatriz? (A los demás) Todos los domingos
papá se levantaba temprano y hacía las compras. Nosotras
generalmente nos acostábamos tarde los sábados y él nos dejaba
dormir. Siempre compraba lo mismo: cien gramos de jamón y aquel
queso que le gustaba tanto. ¿Te acordás. Beatriz? ¿No es cierto? A eso
de las doce él servía el vermut y se sentaba a charlar con las tres,
Beatriz, yo y mi hermana la menor, Celia, la que está casada con el
NUESTRO FIN DE SEMANA
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
RAÚL:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
RAÚL:
SARA:
RAÚL:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
CARLOS:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
RAÚL:
SARA:
RAÚL:
SARA:
27
médico. Jamás dejó de hacerlo un domingo. Ese día nadie podía faltar
en la casa. (A Raúl) Usted no llegó a conocerlo... No, no, claro está.
(De pronto lanza una carcajada) ¿Te acordás, Beatriz, el día que
Celia se equivocó de botella y le puso vino a la ensalada en lugar de
vinagre? (Vuelve a reír. Luego, a los demás) Al principio le
sentíamos un gusto raro, pero después comenzó a agradarnos y
terminamos comiéndola con ganas. ¿Te acordás, querida? (Nueva
carcajada) ¿Y cuando papá decía (Remedando): "Hum, hum, no está
mal... " (Vuelve a reír. La risa imperceptiblemente se transforma en
una carcajada histérica que termina en un acceso de tos. El vaso de
vermut se le derrama sobre el vestido)
(Alarmada) ¡Elvira' Te dio tos...
Golpéela en la espalda, Beatriz.
¿Estás bien?
Sí... sí.. fue la tos.
Dale un poco de agua, Beatriz.
(Calmándose) Me manché el vestido...
Vení, que en seguida le pasarnos un trapo húmedo.
(Saliendo con Beatriz hasta el interior) Me atraganté... ¿Cómo pudo
pasarme esto, Beatriz? (En el patio se hace un profundo silencio)
En fin.. le dió tos. En seguida se repondrá. Se rió en el momento de
tragar.
A mí me pasa a veces... ¡y qué feo es!
¿Otro vermut, Daniel? (Le sirve el vaso en el momento en que desde
la calle llega Carlos)
¡Carlitos! ¿Qué decís, vicio! ¿Dónde estabas?
Salí a dar una vuelta . (A los demás) ¿Qué tal?
Beatriz estaba pensando que a lo mejor no volvías.
Sabés que nunca me voy sin haber comido antes.
(Riéndose) Eso está bueno. (Le sirve un vaso) Tomá un vermut, que
pronto vamos a almorzar. Y después nos vamos todos al río. ¿No es
cierto, Daniel?
No sé, Raúl. Me parece mejor que nos vaya¡nos temprano.
¡Cómo te vas a ir temprano! ¡A las seis viene Fernando, Daniel.
Tenemos que cenar juntos.
(De pronto, con inusitada vehemencia) Raúl tiene razón, Daniel.
Tenemos que quedarnos. Y vamos a ir al río también. Es un día
hermoso para ir al río. (Estrechando a su marido sugestivamente)
Quedémonos, querido.
Decía por los chicos...
Están con Flora-, además, -cuántas veces se han quedado solos con
ella? Hoy es domingo, no tenemos nada que hacer. En casa nos vamos
a aburrir.
(Asombrado, más que agresivo) -,Pero que` te pasa ahora, Alicia?
Tenemos todo el día por delante. Y que nadie hable de irse. Ustedes
comen con nosotros, -,verdad. Sara?
No, mejor nos quedamos en casa.
¿Qué va a hacer en su casa? Vaya a decirle a Jorge que venga.
Es que...
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
ALICIA:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
DANIEL:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
28
No diga nada... Ustedes comen con nosotros. Hoy es un domingo
especial y tenemos que estar todos, como anoche.
Andá a llamarlo, Sara. Yo te acompaño, de paso hablo por teléfono.
(Salen; luego de un silencio)
Así es, Danielito... (Le da un golpe afectuoso en la rodilla) Lo
estamos pasando bien ¿eh? (Daniel hace un gesto de asentimiento)
Creo que tendríamos que hacer más seguido estas reuniones. A mí me
gusta que los amigos vengan a casa, y a Beatriz también. (Breve
pausa) Lo que no entiendo es qué pudo haberle pasado a Fernando.
Ese es otro tipo ideal para las farras. Con vos se va a entender en
seguida. Lástima que no venga a almorzar.
Si viene esta tarde podremos charlar.
También podríamos arreglar para salir una noche los tres, ¿eh?
Vos sabés que yo siempre estoy dispuesto.
¡Claro! La semana que viene salimos a cenar. Podríamos ir a la Boca.
Hace siglos que no voy a comer a la Boca. (Breve pausa) Ah, pero ya
vas a conocer a Fernando. Es un tipo extraordinario, un vendedor nato.
Y sabés cómo está entusiasmado por el negocio... Según él, en cinco
años podremos tener un cuerpo de vendedores que trabaje para
nosotros. El dice así: el primer año dejamos la compañía, el segundo
nos compramos un coche, el tercero ponemos un local de ventas y el
quinto no trabajamos más. (Ríe) Y te aseguro que es un tipo que sabe
lo que dice. (Desde el interior llega Beatriz)
¿Por qué no pasan adentro? Dentro de un rato voy a servir el
almuerzo.
¿Y Elvira?
Se acostó.
¿No va a comer?
Dice que no.
¿Porqué?
Qué sé yo, Raúl. Vamos, pasen.
Tendríamos que esperar a Sara y a Jorge. Los invité a almorzar.
Acomódense ustedes por ahora.
(Levantándose) ¿ Vamos, Daniel?
Vamos. (Raúl, Daniel y Carlos salen hacía el interior de la casa,
Beatriz se retrasa en la sala y saca unos platos. Por foro llega Alicia
caminando pausadamente)
Sara y Jorge no vienen, Jorge se había acostado a dormir y Sara
decidió quedarse a comer con los sueños. (Beatriz toma las cosas de
la mesa e inicia el mutis
Buenos. vamos a comer.
(Con un suspiro A comer... (Las luces decrecen sobre la escena vacía
ESCENA VI
LA SIESTA, A LAS CUATRO DE LA TARDE
NUESTRO FIN DE SEMANA
29
(Las cuatro de la tarde del domingo. El sol, aún fuerte atraviesa la glorieta e
inunda el patio, Raúl y Daniel están sentados junto a la mesita, sobre la que se hallan
dos tacitas de café vacías, una botella de coñac y dos vasos)
RAÚL:
(Luego de un silencio) Ya no soy un chico, Daniel. Cuando se tienen
25 años tino camina todo el (lía como si nada fuera. (Pausa) Las cosas
ya no son cuino antes. Te confieso que me siento cansado. Hace 17
años que entré en la compañía y no tengo más que esto: esta vieja casa
alquilada y lo que hay dentro (le ella. (Pequeña pausa) Recuerdo que
cuando me inicié en---Fénix---. trabajaba en las oficinas. En esa época
in¡ mayor aspiración era ser vendedor. Después de cinco años me
nombraron. ¡Fueron épocas realmente felices! ¡Todo andaba tan bien,
Daniel! Las ventas ca~ minaban y yo me sentía seguro. Era el señor
Raúl Guzmán, vendedor de máquinas de escribir, de la compañía
"Fénix---. ¡Un título! Me acuerdo que salía por las mañanas temprano,
me sentaba a leer el diario en el café y después... ¡a vender! ¡Tenía
sentido! ¡Cinco veces tuve el récord mensual de ventas, trabajando en
la zona más floja de Buenos Aires! ¿Sabés lo que es eso? (Pausa) Ya
no es como antes... La compañía se ha convertido en una rutina. Todo
está cambiado. Hoy sos un vendedor; nada más que eso, un vendedor.
Hoy manda el cliente. (Pausa) ¿Sabés, Daniel, cuánto saqué el mes
pasado? (Lo mira como si esperara que Daniel arriesgara tina cifra)
Doce mil pesos incluyendo los viáticos. ¿Puedo vivir con doce mil
pesos al mes, Daniel? Y fue octubre, uno de los meses que se vende
bien. Doce mil pesos Daniel, y hace trece años que vendo para tina de
las compañías más importantes de Buenos Aires. ¿Te parece justo?
(Pausa prolongada) -Qué puedo esperar de la compañía? ¿Que me
cambien de zona para ganar unos pesos más'? El mejor vendedor de
"Fénix" no llega a los quince mil pesos mensuales. Y hace treinta años
que está en la calle. Yo no quiero terminar como él. (Nueva pausa.
Raúl bebe un trago de coñac) Tengo 42 años, Daniel, yo no puedo
esperar mucho más. Por lo menos, quiero llegar a los cincuenta con
algo en las manos. Llega un momento en que tino tiene necesidad de
crearse una posición, de ser alguien. (Pequeña pausa) Por eso el
negocio es tina salida para mí, ¿te das cuenta?
DANIEL:
Lo entiendo, Raúl.
RAÚL:
Te aseguro que desde que empezamos con Fernando, no veo la hora de
dejar la compañía. ¡Es tina rutina inaguantable!
DANIEL:
Está bien, Raúl, eso va a marchar solo. Y después podrás dejarla.
(Desde foro llega Alicia caminando lentamente, con aire aburrido.
Se acerca a ellos) ¿Qué hacés, querida?
ALICIA:
Nada...
DANIEL:
¿No ves más televisión?
ALICIA:
La televisión me aburre. Estuve media hora parada en la puerta de
calle, pero no pasó ni un alma. ¡Qué soledad!
RAÚL:
Los domingos por la tarde son siempre así por acá.
BEATRIZ:
(Entrando) Hola...
RAÚL:
¡Hola, Betty!
ALICIA:
¿Ya te levantaste?
BEATRIZ:
Sí, me recosté un rato nada más. ¿No fueron al río?
NUESTRO FIN DE SEMANA
DANIEL:
ALICIA:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
DANIEL:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
ALICIA:
CARLOS:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
30
A mi mujer se le fueron las ganas.
Podrían haber ido ustedes solos. Además, habíamos quedado en ir
todos.
¿Vamos nosotros, Daniel?
Estamos bien aquí.
¡Vamos! Volvemos en seguida. De paso charlamos un rato. (Se
levanta) Vamos.
(Se incorpora pesadamente) Y bueno... (Se despereza y bosteza) Lo
que estoy necesitando es una buena cama.
Paseando te vas a despabilar. Tenés que estar bien despierto para
hablar con Fernando.
- ¿Por qué no le avisan a Carlos?
Dejálo descansar. Si viene Fernando Decile que me espere.
Chau, (Salen Raúl y Daniel)
¿No querés tornar ¡lada?
No. (Pausa.) ¿Y Elvira?
Duerme. Le di una pastilla porque estaba muy nerviosa,, y se ve que le
hizo efecto. (Por foro entra Sara. Evidencia un estado de alteración
Buenas tardes...
Hola, Sara. (Pausa. La mira) ¿Te pasa algo?
Volví a discutir con mi suegra.
(Reconviniéndola) Sara...
¡Y bueno, Beatriz! Por qué se meten en mi vida. Otra vez empezó a
decirme que no hago otra cosa que estar aquí mirando la televisión,
que nunca estoy en casa. ¡Con lo divertidos que son ellos! No hacen
otra cosa que reprocharme lo que hago y cómo vivo. Estoy harta ya.
Tenés que ser más tolerante, Sara.
Es que ya no aguanto más... (Dolorida) Encima... hoy me echó en cara
que vivimos con ellos sin pagarles nada... ¡Oh, cuándo podremos irnos
de una buena vez!
Bueno, Sara... Pero no tenés que olvidarte que son tus suegros. (Breve
pausa) Vení, vamos a ver la película.
No, Beatriz.
¡Vamos! Está por empezar. ¿No venís, Alicia?
Vayan ustedes. Yo voy dentro de un rato. ¡Beatriz y Sara salen hacia
el interior Alicia queda un instante inmóvil. Luego toma la revista '
y va a sentarse en una de las sillas del patio, quedando de espaldas a
la puerta de la sala. Por ella aparece Carlos, vestido de calle y, con
un bolsón en la mano, Se queda un rato en la puerta de salida al
patio mirándola indeciso. Alicia, no ha advertido su presencia)
Adiós, Alicia... (Alicia se acerca y le tiende la mano, Ella se la
estrecha rápidamente y vuelve a leer la revista.) Que le vaya bien.
(Se abre una breve pausa) Carlos queda parado junto a ella
Alicia... una palabra...
(Con marcada indiferencia) ¿Sí... ?
Bueno... es referente a lo de anoche... (Alicia recibe el impacto, pero
vuelve al tono anterior)
NUESTRO FIN DE SEMANA
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
ALICIA:
CARLOS:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
31
¿Lo de anoche? (Ríe con la mayor naturalidad posible) Supongo que
no lo habrá tomado a mal. Estaba tan aburrida que de alguna manera
tenía que divertirme un rato. Discúlpeme.
No es eso. (Una pausa La mira) Me voy porque he decidido
embarcarme. (El rostro de ella se pone tenso) Quiero estar antes de la
noche en el puerto. Tengo un amigo que es jefe de máquinas en un
buque que sale dentro de unos días para Europa. Varias veces ofreció
llevarme. (Breve pausa) Tal vez esté a tiempo para que me incluya en
la tripulación en el próximo viaje. (Alicia, haciendo un esfuerzo para
seguir pareciendo natural)
¿Y qué tengo que ver yo con su viaje?
La conversación de anoche con usted, me decidió.
¿La conversación conmigo lo decidió?
No lo sé concretamente... Tal vez haberte contado mis propias cosas...
No entiendo. (Pausa
(Pausa) ¿Sabe Alicia? Cuando zarpábamos de noche me gustaba
siempre colocarme en la borda y mirar cómo nos alejábamos cada vez
más. Las luces se hacían cada vez más chicas y Buenos Aires parecía
de juguete, Siempre me decía que cuando volviese iba a hacer algo
importante. Desde el barco Buenos Aires parecía tan chica y todo tan
simple. ¡Pero esta ciudad lo ahoga a tino! (Pausa) Hace tiempo tenía
decidido volver a navegar, pero no me animaba. No podía
equivocarme otra vez ¿comprende? (Pausa) Anoche no pude dormir
pensando. Esta mañana caminé todo el tiempo. Fui hasta el río...
estaban los pescadores... me di cuenta que podía empezar otra vez,
como a los veintidós años; cuando hice mi primer viaje. (Otra pausa)
Creo que he elegido, Alicia. ¿Me entiende?
(Con un ahogo) ¿Ha... qué ha elegi do?
¿Oyó hablar de Nápoles, Alicia? ¿De] cielo de Nápoles? ¿De los
mercachifles que le hacen el cuento a los turistas? ¿De las terrazas de
los cafés de Lisboa? ¿De las callejuelas de Génova? (Alicia, que en
los últimos momentos lo ha escuchado crispada, se levanta histérica
y, grita)
¡Cállese, cállese por favor! (Se hace un silencio)
Es un día hermoso, ¿no es cierto? Pocas veces el tiempo es tan lindo
en Buenos Aires. (Nueva pausa) Adiós, Alicia. (Luego de un instante
de vacilación, Carlos sale rápidamente por la puerta de foro, Alicia
ha quedado profundamente ensimismada. Luego de un prolongado
silencio se oye la voz de Jorge llamando a Sara. Al segundo llamado
Alicia vuelve en sí y sale precipitadamente hacia el interior por la
puerta de los dormitorios. La escena queda vacía unos instantes.
Nuevamente llega la voz de Jorge llamando a Sara, luego se lo ve
aparecer por la puerta de foro. Se asoma hacia el interior y
llama---Sara---. (In momento después aparece Sara)
¿Qué hay? ¿Qué querés?
Los viejos van a salir a caminar un rato hasta la estación, ¿no querés
que vayamos con ellos?
¡Ah, no! Yo estoy viendo la televisión. Andá vos si querés.
Yo quería que estuviésemos juntos.
Quedate a ver la película. Es bastante linda,
NUESTRO FIN DE SEMANA
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
SARA:
JORGE:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
BEATRIZ:
SARA:
32
Sabés bien que a mí no me gustan las películas.
¿Por qué no vas al club?
Ya te dije por qué. Hoy perdimos y allá no hacen otra cosa que hablar
de ese maldito partido.
Y bueno, hacé como quieras. (Hace un ademán para salir)
Sara.
¿Qué?
¿Qué pasó hoy en casa? La vieja me estuvo diciendo hoy... de vos...
Ya sé. Que me paso el día viendo la televisión, y que en casa no hago
nada. Ya me lo dijo a mí también.
Bueno... vos sabés cómo es ella... todos los días la misma historia. ¿Te
creés que yo puedo estar contento viviendo así? (Pausa) Si saliéramos
ahora todos juntos le haría bien.
¡Pero, Jorge! ¡Me aburro con ellos! (Con absoluta convicción) ¿Me
querés decir qué vamos a hacer en la estación?
No se trata de una diversión, Sara. Se trata de que salgamos un rato
con mis padres. Es por ellos; no te olvidés lo que nos ayudan.
(Agresiva) Nadie les pide que nos ayuden.
¡Sara!
Y bueno... Primero te hacen un favor y después te lo echan en cara.
Nadie te echa en cara nada. Lo que mama quiere, es que estés más
tiempo en casa. Eso es todo. (Tomándola por la cintura) Vamos, Sara.
Salgamos con ellos esta noche.
(Luego de una pausa) Está bien. En seguida voy.
No tardés. Mirá que ellos están casi listos. (Jorge sale rápidamente
por foro, Sara queda inmóvil un instante hasta la entrada por
derecha de Beatriz)
¿Qué hacés, Sara? La película ya empezó.
Me voy.
¿Te vas? ¿Adónde?
(Con la voz temblorosa) A la estación...
¿A la estación? ¿A qué?
(A punto de llorar) A caminar... con mis suegros.
Va Jorge también?
Sí. (Las lágrimas le corren silenciosamente
¿Qué pasa, Sara? ¿Por qué llorás?
Nada... No es nada... Lo lamento por la película... es muy linda... Y
tenía ganas de verla. (Pausa) Bueno, me voy.
¿Volvés luego?
No sé... Creo que no. Chau, Beatriz.
Chau. (Sara inicia el mutis lentamente, con una sensación de
cansancio. Antes de que salga vuelve a escucharse la voz de Jorge
que la llama: "Sara")
(Con rabia) Voy. (Sale por el foro. Sobre la salida de Sara las luces
comienzan a decrecer
ESCENA VII
NUESTRO FIN DE SEMANA
33
EL CREPÚSCULO, DESPÚES DE LAS SEIS
(Al encenderse las luces, Beatriz está en la sala. Un instante después aparecen
por el foro Daniel y Raúl)
Llegaron...
BEATRIZ:
RAÚL:
Fuimos por la costa hasta el Tigre. ¿No vino Fernando?
BEATRIZ:
Todavía no.
RAÚL:
¿Carlos se levantó?
BEATRIZ:
Se levantó y se fue.
RAÚL:
¿Adónde se fue?
BEATRIZ:
Según él, a ver a ese amigo famoso del barco que siempre está por
salir para Europa.
RAÚL:
¿Y eso por qué?
BEATRIZ:
¡Qué sé yo, Raúl! ¿No lo conocés a Carlos todavía?
RAÚL:
Pero... y nos deja así de repente. Podría haberse quedado a cenar. ¿Por
qué no le dijiste que me esperara?
Yo no lo vi. Cuando él se fue, yo no estaba. Habló con Alicia.
BEATRIZ:
RAÚL:
Dijo que pensaba quedarse hasta el miércoles o jueves. Qué decisión
es ésa de irse así de golpe, sin siquiera despedirse.
DANIEL:
Hace bien en irse. Que se embarque. Puede ganar la plata que quiera
con el contrabando. Yo he conocido tipos que no tenían dónde caerse
muertos, y se han llenado de plata trayendo cosas, así, haciendo viajes
al exterior. No bajan de cien mil pesos por viaje. ¿Qué me decís?
RAÚL:
¿Cien mil pesos?
DANIEL:
Como lo oís. Es el negocio del día.
BEATRIZ:
¿Ustedes van a tomar té?
RAÚL:
No, cuando venga Fernando en todo caso tomamos una cerveza.
(Pausa)
DANIEL:
¿Vamos a ver qué hay en la televisión? (Inician el mutis)
RAÚL:
Vamos. (Se vuelve; a Daniel) ¿Cien mil pesos? (Ambos salen hacia el
interior. Beatriz queda un momento sola hasta la aparición de Alicia
que llega desde el interior con aire abstraído. Las sombras del
crespúsculo comienzan a asomarse)
ALICIA:
Está empezando a oscurecer. ¿Cómo se verán las luces de Buenos
Aires desde lejos?
BEATRIZ:
¿Qué luces?
(Sonriendo) Nada... me estaba acordando de Carlos, que decía que
ALICIA:
cada vez que se alejaba de Buenos Aires de noche, las luces se hacían
cada vez más chicas y la ciudad parecía de juguete. (Pausa) ¡Debe ser
hermoso irse de noche!
BEATRIZ:
Este Carlos está loco del todo. Así que te dijo que volvía a
embarcarse... y por eso, tenía que irse esta misma tarde... No podía
esperar... Ya veo que se aparece por aquí dentro de quince días.
Siempre está por irse y siempre se queda.
ALICIA:
Quizás esta vez se vaya.
BEATRIZ:
Quizás, pero dos por tres está diciendo lo mismo; que se va a embarcar
para Europa. Pero nunca se va. Cada vez que viene a casa está por irse
de un momento a otro. Hace dos meses se despidió y todo de
.nosotros; me acuerdo que trajo una botella de champagne e hicimos
un brindis. A las dos semanas Raúl se lo encontró en el centro. No sé
NUESTRO FIN DE SEMANA
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
ALICIA:
DANIEL:
FERNANDO:
BEATRIZ:
FERNANDO:
BEATRIZ:
FERNANDO:
BEATRIZ:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
BEATRIZ:
34
qué problema dijo que había tenido. (Breve pausa) Mirá, yo no creo
que embarque nunca. (Beatriz toma las tazas y los platos) ¿Vamos a
tomar el té? (Sale hacia el interior. Alicia queda sola. Por un instante
permanece inmóvil con la mirada perdida, luego se toma el rostro en
un gesto de impotente desesperación, actitud en la que queda hasta
la entrada precipitada de Daniel)
¿Qué hacés acá, Alicia? Raúl nos desafió a un partido de canasta.
Beatriz y él contra nosotros dos. (La toma del brazo) (Alicia lo mira
fijamente Y no contesta)
(Vacilante) ¿A la canasta?
¿No te dije? Raúl nos desafió... (La mira) ¿No te sentís bien... ?
Sí... sólo que... Sí. Vamos a jugar a la canasta.
¡A ver cómo te portás! Que nos jugamos una cena. (Salen hacia el
interior. Por la entrada de foro aparece Fernando, mira hacia ambos
lados y al no ver a nadie golpea las manos. Aparece Beatriz
Buenas tardes, Beatriz.
¡Hola, Fernando' ¿Cómo le va? (Le tiende la mano)
¿Está Raúl?
Sí, está con unos amigos, pase.
No, mejor lo espero aquí, Beatriz. Dígale que quiero hablar con él.
Bueno. Un momentito. (Sale hacia el interior)
(Alegremente) ¡Fernando, por fin! ¿Porqué no pasás?
En seguida, Raúl. Pero antes quisiera hablar unas palabras con vos.
Te esperaba anoche, pero me fallaste. Estoy con unos amigos. Al
menos te quedarás a cenar, ¿no es cierto?
No, Raúl; tengo que irme en seguida.
¡Cómo te vas a ir! Tenés que quedarte para hablar con ese muchacho
Daniel del que te hablé varias veces.
No puedo, Raúl, en serio. Lo dejamos para otro día.
(Desilusionado) Bueno, pero por o menos omarás un vaso de cerveza,
¿eh?- (Sin esperar la respuesta de Fernando se asoma hacia el
interior) Beatriz... servinos cerveza por favor. Sí, aquí. (Se vuelve
hacia donde está Fernando con gesto de entusiasmo) Bueno, ahora
vamos a tomar unas cervecitas, ¿eh? (Breve pausa, recién ahora Raúl
advierte la expresión seria de Fernando) ,Pasa algo? (pausa
El préstamo que teníamos pensado falló.
(Con extrañeza) ¿Cómo falló?
Esta tarde me habló mi amigo por teléfono para decirme que no vaya
mañana a verlo porque... porque, bueno...
¿Pero, no te había prometido?
Me había dado seguridad, pero parece que ayer se arrepintió ... no sé,
no me dio explicaciones,
Comprendo ... comprendo... (Pausa) Ah, pienso que fuimos
demasiado ingenuos cuando confiamos en ese dinero... Ahora
perderemos la venta y, lo que es peor, el cliente... Nuestro único
cliente. Mal comienzo... (Pausa) Eran unos pesos, ¿eh? (Aparece
Beatriz, trayendo unos vasos de cerveza. Beatriz, luego de dejar los
vasos sobre la mesa)
¿Quieren algo de comer?
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
FERNANDO:
RAÚL:
35
No, dejá Beatriz. Luego vamos adentro. (Beatriz lanza una mirada
significativa a ambos y luego sale. Raúl y Fernando beben en
silencio)
(Con el vaso en la mano) ¡Qué macana! ¿Justo ahora tenía que
pasarnos esto? (Nueva pausa) Bueno, habrá que empezar otra vez de
cero. ¿Qué le vamos a hacer? (Levantando la copa) ¡Por el próximo
cliente! (Fernando bebe en silencio) Mañana otra vez a la calle como
debutantes... ¡Ah, en estas condiciones nos va a dar mucho trabajo
salir adelante' (Transición Con un golpe a afectuoso) Pero no hay que
amargarse, Fernando. Tal vez con una buena excusa, Márquez no se
nos vaya del todo. ¡Claro! (Con un gesto) ¿Sabés qué estoy pensando'
Mañana temprano lo vemos a Márquez, -elig (Parodiando) Buenos
días, señor Márquez. las máquinas van a estar a fin de semana
porque... bueno, porque hubo una demora en la entrega... cualquier
cosa. ¿Por qué no lo hacemos? De esta manera ganamos tiempo, y.
quizás, de aquí al viernes, podemos conseguir el dinero. En caso de
que no salga, le pasamos el pedido a la compañía. No ganarnos un
peso, pero cumplimos con el cliente. (Con un gesto) ¿Qué te parece?
Es una idea. Además...
(Con firmeza) Escuchame, Raúl.
(Se detiene) Sí. (Pausa) Qué, ¿no te gusta la idea?
No. no es eso. (Lo mira. Pausa) Raúl... quería decirte que yo... no sigo
en la sociedad.
(Con énfasis) ¿Que no seguís? Pero... ¿Por qué? Perder una venta no
es tan grave, recién nos iniciarnos...
No es sólo eso. (Pausa) Ayer por la mañana me mandó llamar
Moreno... la compañía me nombró jefe de vendedores.
Jefe de vendedores. ,A vos`
Yo le dije que vos estabas antes. pero me dijeron que ahora no tenían
en cuenta la antigüedad, sino los coeficientes de ventas.
¡Jefe de vendedores...! (Pausa) Bueno, te felicito. (Pausa) El negocio
no te interesa más. Claro está.
Yo no quise aceptar antes de hablar con vos: quedé en contestarles
mañana. Vos sabés lo que eso significa. Un buen sueldo, comisiones y
dejar la calle. Sabés mejor que yo que las cosas están muy duras, que
cada vez se vende menos... La compañía es siempre una seguridad...
bueno, además hablé con mi mujer... creo que voy a aceptar, Raúl...
Vas a aceptar, comprendo... ¡Jefe de vendedores! Es lo máximo que se
puede aspirar dentro de "Fénix" (Pausa) ;Así que ahora les interesan
los coeficientes de ventas?
Así me dijo Moreno. Pero la diferencia entre los dos debe ser muy
poca. Seguro que la próxima oportunidad es tuya.
No, yo ya no vendo corno antes; bajé mucho estos últimos tiempos.
(Pausa) Bueno, te felicito.
Supongo que no te resultará difícil encontrar quien me reemplace.
Villar tenía ganas de meterse con nosotros. ¿Te acordás?
¿Villar? Vos sabés que es un incapaz. Y los demás son demasiado
nuevos en la compañía como para iniciar nada. (Breve pausa) ¡Oh!
NUESTRO FIN DE SEMANA
FERNANDO:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
ALICIA:
BEATRIZ:
ALICIA:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
RAÚL:
DANIEL:
ALICIA:
BEATRIZ:
36
Creo que tenés razón, Fernando. Ya conseguiré un buen socio y si no,
seguiré solo. (Con un gesto) ¿Seguro que no te quedás a cenar?
(Poniéndose de pie) No, Raúl. Me esperan en casa. (Inicia el mutis.
Se detiene. Trata de ser natural) En casa quedaron algunas cosas. Te
las llevaré a la compañía, así el miércoles cuando vas, podés retirarlas
y de paso arreglamos cuentas. (Con cierta vacilación) Bueno, dale
saludos a Beatriz... Chau... (Sale por la puerta de foro)
Chau. (Raúl, queda un instante de espaldas al público, prolongando
el gesto de despedida. En el transcurso del diálogo con Fernando ha
ido oscureciendo poco a poco y ahora la escena está casi en
penumbra y así se mantendrá hasta el final del acto. Raúl, se vuelve
y camina vacilante hacia la mesita del patio. Está abatido. Desde el
interior aparece Beatriz trayendo una bandeja con los vasos vacíos
que deja sobre la mesa. Ve a Raúl Y se asoma al patio)
¿Qué hacés ahí solo? Está oscureciendo... (Enciende la luz del patio)
¿Se fue Fernando?
Sí, se fue.
(Comienza a guardar los vasos en el aparador) ¿Qué dijo?
(Aspero.) ¡Nada, Beatriz! (La mira.) Está todo bien.
¿Vas a volver a jugar? Te estábamos esperando. (Raúl no contesta.
Desde el interior llega un murmullo de voces y luego aparecen en el
patio Alicia y Daniel vestidos de calle) ¿Qué pasa?
Nos vamos, Beatriz. No me siento nada bien.
¿No se van a quedar a cenar?
Disculpame, prefiero irme. (Salen al patio y Alicia se acerca a Raúl)
Adiós, Raúl.
¿Se van?
Alicia no está bien. Por mí ... ya sabés.
Pero... no se pueden ir ahora ... tienen que cenar con nosotros. (A
Daniel, con insistencia) Tenés que quedarte, Daniel... un rato más.
Por mí me quedaría, pero Alicia quiere irse.
Necesitaría hablar con vos.
Hablame por teléfono esta semana y nos reunimos, ¿eh? (A Alicia
¿Vamos?
(Tomándolo Quisiera pedirte un consejo. Es por el negocio...
(Con un golpe afectuoso) No te preocupés por eso. Va a marchar, ya
te lo dije. La semana que viene hablamos. (Acercándose a Beatriz y
Alicia) Bueno, adiós Beatriz (Inicia el mutis) Chau, Raúl, no dejés
de hablarme.
Hasta pronto, Beatriz (La besa.) Y gracias por todo. Estuvo todo muy
lindo.
(Acompañándolos hasta la salida) Espero que vuelvan pronto. (Sale
con ellos por la puerta de foro, Raúl, en el patio permanece
silencioso, indeciso. Hace un ademán de dirigirse a la sala, pero se
detiene. Luego, se vuelve abatido hacia el centro del patio, se sienta
en una de las sillas y se toma la cabeza entre las manos. Elvira sale
del interior vestida de calle y con un bolsón en la mano. Su rostro
revela un estado de tensión pero hay en ella un imperceptible dejo de
firmeza)
NUESTRO FIN DE SEMANA
ELVIRA:
RAÚL:
ELVIRA:
RAÚL:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
BEATRIZ:
ELVIRA:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
37
¡Beatriz, Beatriz! (Sale al patio
¿Ah, es usted... ?
¿Dónde está Beatriz?
Por ahí... (Elvira se vuelve y se enfrenta con Beatriz que llega desde
el interior)
Ajá... te levantaste... Creí que pensabas dormir hasta mañana.
(Algo confundida) Dormí toda la tarde.
Pensé que no te sentías bien. Por eso no te desperté. (La mira) ¿Por
qué te vestiste?
Me voy, Beatriz. Es muy tarde.
¿No te ibas a quedar unos días con nosotros?
No, querida, es mejor que me vaya.
(Cariñosamente) ¿Por qué no te quedás? De veras, quisiera que te
quedaras.
No, querida, gracias. (Breve pausa.) No puede ser.
Yo quisiera ayudarte, Elvira
Gracias, querida. Vos sos muy buena, Siempre fuiste la mejor de las
tres. (Breve pausa) Sí, es mejor que me vaya. (Sale al patio) Llamame
alguna tarde. Ahora casi nunca salgo. (Le hace una caricia) Llamame,
no te olvides. (A Raúl) Adiós, Raúl.
(Le tiende la mano) ¿Se va? Adiós... (Beatriz y Elvira salen por foro.
Raúl, queda solo en el patio en una actitud de profunda
consternación. Un momento después aparece Beatriz. Se dirige a la
mesita, recoge los vasos que dejaron Raúl y Fernando y, arregla las
sillas mientras habla)
Estuvo linda la reunión. Lástima que terminó tan de improviso. ¡Pobre
Daniel! Por él se hubiera quedado, pero Alicia estaba tan empeñada en
irse. Es rara esta Alicia... (Entra en la sala) Bueno, se acabó el fin de
semana.
(Con énfasis) ¿ Eh?
Nada... dije que se acabó el fin de semana...
Ah, sí... se acabó el fin de semana... (Pausa. De pronto con violencia)
¡Pero cada vez hay menos luz en esta casa! ¿Te fijaste' Parece un
cementerio. ¡Maldita compañía! Como si uno no les pagara el servicio.
¡Qué porquería (te país! ¿Pausa. Casi trágico) Esta penumbra da una
tristeza bárbara. (Beatriz, que ha estado observándolo, luego de una
pausa. Habla con tono compasivo)
¿Qué pasa, Raúl'? ¿A qué vino Fernando'?
¿Fernando? A charlar... sobre un asunto del negocio. Te dejó saludos.
(Acercándose) Raúl, algo no anda bien en el negocio. '-Por qué no me
contás?
(Permanece un instante en silencio) No, Betty, todo está bien.
(Lo toma No puedo saber qué pasa?
(Con aspereza, separándose) No pasa nada. (Pausa) Estoy cansado,
eso es todo. Fueron dos días agotadores... sí, es cansancio más que otra
cosa.
(Con cierto embarazo) Escuchame Raúl, a mí no me importa mucho
si el negocio no se hace. Esto quise decírtelo desde el mismo día que
me dijiste que ibas a dejar la compañía. (Pausa) Bueno... nosotros
NUESTRO FIN DE SEMANA
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
BEATRIZ:
RAÚL:
38
estamos bien así... No nos falta nada... Yo no preciso más de lo que
tengo.
(Con rabia) El negocio va a marchar, Betty. (Pausa)
¿Vas a cenar?
No, no tengo ganas. Me voy a quedar un rato aquí.
Bueno, estoy en la cocina. (Inicia el mutis
¡Beatriz! (Beatriz se vuelve y mi . ra a su marido que está de espaldas
a ella. Beatriz, luego de un silencio, dice):
¿Qué, Raúl? (Nueva pausa)
Betty... ¿qué opinás de Daniel?
Ya sabés qué opino.
¿Te dije que a él le gustó mucho la idea del negocio? Y Daniel no es
ningún tonto... (Sonriendo) Me dijo que le guardara el puesto de
gerente... (Pausa) Tendría que charlar a fondo con Daniel.
Hablá con él.
Sí... lo voy a hacer... ¡lo voy a hacer! (Raúl se vuelve y mira a su
mujer. Esta sostiene la vista un instante y luego sin decir nada sale
al interior. Raúl, la mira salir y comprende. Su rostro se
ensombrece, Las luces se apagan rápidamente)
TELÓN
Fly UP