...

Sin duda, mi mejor campaña soy yo mismo

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Sin duda, mi mejor campaña soy yo mismo
Entrevista
“Si cuando hablas nadie se molesta es que no has dicho absolutamente nada”.
Risto Mejide confiesa que esta frase del fallecido escritor y guionista americano
Michael Crichton le supuso un cambio tanto a nivel personal como en su forma
de trabajar para las marcas. La molestia es la protagonista de su último libro, y
la conclusión del mismo es que esa molestia, bien ejecutada, vende. Reconoce
que su mejor trabajo lo ha realizado para él mismo y cree que actualmente la
creatividad española ha salido fuera de las agencias y está en manos de gente
dispuesta a producir contenido de manera altruista e ingeniosa.
“Sin duda, mi mejor
campaña soy yo mismo”
RISTO MEJIDE, SOCIO FUNDADOR Y DIRECTOR CREATIVO DE
AFTERSHARE.TV, ACABA DE PUBLICAR SU CUARTO LIBRO,
‘#ANNOYOMICS. EL ARTE DE MOLESTAR PARA GANAR DINERO’
molestia que es tremendamente
ANUNCIOS. — ¿Cuál es el
rentable y no solo me ha ocurrido
motivo de la publicación de este,
a mí, le ha ocurrido a más de cien
su cuarto libro? ¿Qué le inspiró?
marcas, casos y filosofías o teorías
Risto Mejide. — Este es el
libro que tenía que escribir. Me lo que expongo en el libro. La
debía y se lo debía a mucha gente. intención es demostrar que la
molestia bien llevada genera
Creo que es el libro más honesto
ganancias.
que he podido hacer jamás. Cada
A. — ¿Por qué debe leerlo un
una de las páginas que hay ahí son
publicitario?
100% verdad, o al menos mi
R. M. — Un publicitario no
verdad. Además creo que es un
se si debe leerlo o no, lo puede
libro que llega en un momento
leer cualquier persona y debe
muy adecuado, en un momento
de zozobra absoluta y
que espero que pueda
“Para emitir un mensaje que
ayudar a mucha gente
a encontrar posibles
llegue a todo el mundo, sin que
vías de salida.
moleste a nadie, tienes que
A. — ¿Qué
invertir mucho dinero en medios,
significa el ‘método
en publicidad”.
annoyomics’ que da
título al libro? ¿Puede
explicar en qué consiste?
leerlo el que le de miedo molestar,
R. M. — Como su propio
el que piense que tener enemigos
es malo o el que piense que
nombre indica es la suma de
cuando está incordiando con algo
annoy que es molestar en inglés y
que está haciendo tiene que dejar
economist, es decir, la economía
de hacerlo forzosamente.
de la molestia, pero supongo que
A. — Usted dice que este
el mejor resumen es el subtítulo
del libro que es El arte de molestar libro es una “oda al incordio
para ganar dinero. Hay un tipo de premeditado”. ¿No cree que están
los tiempos para poca
provocación?
R. M. — Al
revés. Estamos
viviendo cada día
cómo la gente se
echa a la calle
para incordiar y decir que no está
de acuerdo con ciertas cosas. Es el
momento de la molestia. La
gente, más que nunca, se ha dado
cuenta de que le han tomado el
pelo en muchos ámbitos y
necesita salir a la calle para
protestar. Salir a la calle es una
manera de molestar al poder, pero
hay otras, esta es una.
Las marcas y sus molestias
A. — ¿Qué marcas cree que
con mayor descaro practican sus
doctrinas?
R. M. — Hablo de varias de
ellas. Por ejemplo, Ryanair ha
utilizado en distintas ocasiones la
molestia para hacerse publicidad y
para que se hable de ella en los
medios de comunicación.
Recuerdo que ha llegado a decir
que pondría a los pasajeros de pie
en sus aviones, que cobraría por
entrar al baño, en fin, son
conscientes de que cada vez que
emiten una nota de prensa de ese
calibre van a tener una
repercusión gratuita, y por lo
tanto se van a hacer publicidad.
Benetton es otro gran ejemplo.
Desde las campañas de Oliviero
Toscani hasta nuestros días han
intentado molestar con sus
visuales y recalcar cosas que la
gente no vería de manera normal
y eso es una manera de molestar y
de que la gente hable de ti. Hay
una frase en el libro que creo que
tiene mucho que ver y que dice
que el Vaticano debería empezar a
cobrar por escandalizar. La gran
excelencia de la molestia es
cuando logras que el Papa se
moleste, porque entonces sabes
que vas a salir en todos los medios
del mundo, incluida la CNN.
A. — “Molestar vende”
afirma usted como conclusión de
su libro y, matiza, “molestar
bien”. ¿Es difícil encontrar el
equilibrio en la molestia?
R. M. — En cualquier cosa es
difícil encontrar el equilibrio. Yo
digo en el libro que esta es una
receta que me ha funcionado a mí
y a las marcas de las que hablo,
pero como toda receta, jamás es
infalible. Cada uno que la cocine
tendrá sus propios ingredientes.
Yo no pretendo cambiarle la vida
a nadie, más que nada porque no
sabría qué ponerle en su lugar, o
sea, que cada uno se cocine la
molestia como pueda.
A. — ¿Tienen miedo las
marcas a molestar?
R. M. — Las marcas tienen
mucho miedo a molestar. Yo
hablo de los dos caminos de la
molestia en el libro. Hay un
camino que es el de tratar de no
molestar a nadie, pero ese camino
cada vez es más caro. Para emitir
un mensaje que llegue a todo el
mundo, sin que moleste a nadie,
Recomendación literaria
A. — ¿Nos puede hacer su propia recomendación literaria que además le haya
resultado inspiradora en su trabajo como publicitario?
R. M. — Te diría tres libros que han sido fundamentales en mi carrera, dos de ellos
muy recientes, pero porque han confirmado muchas de las cosas que se vienen
produciendo en los últimos quince años, y otro muy antiguo. Los dos recientes serían
Desde el otro lado del escaparate
escaparate, de Toni Segarra. Segarra me parece el genio en
vida que tenemos en este país en términos de comunicación. Y Postpublicidad, de
Daniel Solana. Me parecen dos grandes libros que, si no se estudian ya, deberían
estudiarse en primero de carrera. El tercero sería un libro bastante antiguo pero que
recientemente volví a coger y me sorprendió su vigencia en muchos aspectos, que es
Casi todo lo que sé de publicidad, del gran Joaquín Lorente. Creo que la buena
comunicación afortunadamente no va con las modas ni con los cambios de
tecnología. La buena comunicación sigue apelando a lo mismo que hace treinta
años, que es a las emociones.
Anuncios 1442 / 3 al 9 Diciembre 2012
22
tienes que invertir mucho dinero
en medios, en publicidad. Esa es
la publicidad de las grandes
corporaciones de este país que no
quieren molestar pero que por el
contrario se tienen que gastar
ingentes cantidades de dinero en
la colocación de sus anuncios en
prensa y en medios en general.
Hay otro camino que es el del
85% de las empresas de este país,
o personas, que es el camino de la
molestia. Es algo así como “yo no
tengo presupuesto para colarme
en los grandes medios pero sí que
puedo generar algo que moleste a
alguien y, por lo tanto, que todo
el mundo hable de mi”. Ese es el
camino que yo recomiendo. Es el
más barato, el más creíble (es
mucho más creíble ir en contra
que a favor de algo) y es mucho
más eficaz.
De incomodidades y
escándalos
A. — En su libro dice que
escandalizar es el tipo de molestia
más rentable que hay. ¿Qué caso
y qué marca se le viene a la
cabeza como el escándalo más
rentable en nuestro país?
R. M. — Hemos tenido este
verano la maravillosa historia del
Ecce Homo, de la restauración del
Cristo de Borja. Es un perfecto
ejemplo de cómo una persona
consciente, o inconscientemente,
como es Cecilia Giménez, se
convierte en una maestra, una
genio de la molestia, perpetrando
esa restauración que de repente
consigue estar en boca de toda
España y no solo eso, además
consigue hasta que se fleten
aviones para ir a ver el Ecce
Homo y que el pueblo ponga un
impuesto para ver la obra. O sea,
se ha generado a partir de una
molestia todo un movimiento.
A. — Habla de que la
molestia, buena, provoca algún
tipo de incomodidad. ¿Está
seguro de que en el mercado
publicitario la incomodidad
vende?
R. M. — Absolutamente.
Además pongo muchísimos
[ Ana Venegas ]
relevante en algo. Yo tengo un
modelo muy rupestre (y no está ni
siquiera a la altura de una teoría)
pero que me funciona muy bien
para evaluar las campañas. Se trata
del modelo de las tres R: la
primera es la Reputación: hay que
construir en reputación de la
marca, tiene que decir algo bueno
y eso tiene que ver con la causa.
La segunda r es la Relevancia: que
diga algo que interese (tiene que
interesar al consumidor y esa es la
gran prueba del algodón de
muchas campañas) y el tercero es
la Resonancia, es
decir, la capacidad de
que el consumidor
“Lo que ocurre es que en este
propague ese mensaje.
momento hay más ingenio fuera
que dentro de las agencias. Se ha
democratizado el ingenio”.
ejemplos en el libro de campañas
publicitarias que gracias a su
molestia han conseguido vender.
Tenemos un ejemplo reciente que
es la campaña famosa de Loewe.
Es una campaña viral que molestó
a muchísima gente, se la tildó de
cutre, pero poco tiempo después
los responsables de marketing
decían que estaban aumentado de
una manera increíble sus ventas.
A. — Cada vez más la
publicidad tropieza con
demandas de colectivos u
organizaciones afectadas. Usted
en el libro menciona distintos
casos y afirma que “detrás de
cada campaña de éxito hay una
reclamación”. A propósito de
esto, ¿cuestiona el papel de
Autocontrol a la hora de
“desaconsejar” según qué
campañas?
R. M. — Yo lo que cuestiono
en el papel de Autocontrol es su
posición de juez y parte. Creo que
el ejemplo más claro que
menciono en el libro es el
documental de Morgan Spurlock
Supersize me. Cuando intentó
anunciarse en España no hubo
manera de colocarlo en los
medios. ¡Qué curioso! Justamente
se metía con una cadena de
comida rápida que invierte mucho
en medios, los mismos medios
que estaban desaconsejando poner
ese anuncio en televisión. Con lo
cual, me parece que son juez y
parte y en ocasiones eso no es
bueno para el consumidor. Lo
mismo ocurre con las oficinas de
consumidores. La asociación de
consumidores FACUA, por
ejemplo, es una editorial y lo que
hace es vender sus informes.
Cuando saca un informe
prestigiando o desprestigiando a
una marca lo que pretende es
vender, es decir, no es una
organización sin ánimo de lucro,
y eso también revierte
negativamente en el consumidor.
A. — Para que sean un éxito,
dice, las acciones de marketing se
deben hacer a la contra. En vez
de pensar en a quién gustar,
habrá que saber contra quién
actuar, el antitarget. ¿Propone un
cambio en las reglas del juego?
R. M. — No, son las reglas de
siempre puestas de otra manera.
Nosotros en Aftershare.tv tenemos
una regla de oro que jamás
subvertimos que es que cada vez
que nos viene un anunciante con
un problema, lo primero que le
preguntamos es contra quién va,
quién es su enemigo. Es una
pregunta que, a veces, sorprende
mucho a los anunciantes, que
dicen no ir contra nadie y que lo
que quieren es vender su
producto. Joaquín Lorente, el
maestro publicista, defiende que
todo anunciante es una causa. Si
no hay causa, no hay anunciante.
Y creo que eso, cada vez, se da
más. Los consumidores, a medida
que han ido ganando poder,
reclamarán más a las marcas lo
que los gobiernos ya no son
capaces de dar: que es credibilidad
y una causa común por la que
luchar y el voto será, obviamente,
la compra de ese producto, o no.
La publicidad sale de la agencia
A. — También habla de
marcas competidoras y de sus
campañas. Detalla el caso
concreto en Estados Unidos de
Coca-Cola y Pepsi. ¿Existe algún
caso similar en España?
R. M. — En nuestro país, y
en los últimos años, no ha habido
tanta publicidad comparativa ni
tan notoria o tan llena de buenos
ejemplos a nivel creativo. Aquí ha
estado el caso de Don Simón y
Minute Maid, que tuvieron una
guerra durante unos años. Pero en
cuanto a batalla de marcas en este
país tuvimos una época, en los
años Noventa, en la
que resaltaría la
“Ahora la gente no comenta
batalla Audi y BMW.
anuncios en las cenas, ahora
Sin hablar el uno del
otro y disputándose el
comenta tuits”.
mismo mercado
prácticamente, dieron grandes
momentos en la creatividad
publicitaria. Echo de menos la
publicidad entonces de Tandem
DDB y SCPF y cómo iban
luchando cada uno en su terreno
por ver quién podía más, quién
era el más comentado en las cenas.
Era el momento en el que todavía
en una cena se comentaban los
anuncios, cosa que ha dejado de
pasar y que es muy sintomático.
Ahora la gente no comenta
anuncios en las cenas, ahora
comenta tuits.
A. — Y en general, ¿cómo ve
la creatividad española en el
actual panorama económico? ¿Se
ha resentido su calidad?
R. M. — No lo creo. Lo que
ocurre es que la creatividad
española ahora está fuera de las
agencias y está en gente que, por
ejemplo, tuitea. Te metes en
Twitter y lees cada cosa sobre
cualquier ámbito y siempre hay
algún comentario muy ingenioso
que supera en mucho lo que
cualquier copy podía haber hecho
en una agencia. Y eso es lo que
está ocurriendo. Yo discrepo del
hecho de que no haya ingenio en
España. Lo que ocurre es que
ahora seguramente hay más
ingenio fuera que dentro de las
agencias. Se ha democratizado el
ingenio. Y eso es muy grande, es
enorme.
Risto como marca
A. — Usted reconoce en el
libro que su participación en
programas de televisión le ha
permitido construir una marca
personal. ¿Ha sido su mejor
trabajo?
R. M. — Sin duda, mi mejor
campaña soy yo mismo. No tengo
ninguna duda. De momento me
ha salido conmigo mismo y
espero algún día replicarlo con
alguna marca. Yo, muy al
principio del libro, hablo de que
en este país lo que ha ocurrido
conmigo y con el país en general
es que hasta hace treinta años
fama y prestigio iban de la mano.
Es decir, eras famoso porque eras
23
muy prestigioso en tu ámbito (los
famosos entonces eran Bassat,
Lorente, Moliner…) pero, en
algún momento, empiezan a estar
en los medios gente que no se
sabe qué han hecho para estar ahí.
Desde ese momento, fama y
prestigio se empiezan a separar y
hoy lo que tenemos es gente muy
famosa y nada prestigiosa y gente
muy prestigiosa nada famosa. El
binomio fama y prestigio merece
una reflexión.
A. — Las técnicas de molestia
que usted ofrece van, en muchos
casos, dirigidas a alcanzar el éxito
sin inversión publicitaria.
¿Muerde la mano que le da de
comer?
R. M. — No, no, nada más
lejos de mi intención. Lo que
ocurre es que las agencias nos
hemos juniorizado de una manera
preocupante. Hemos quitado a la
gente con experiencia porque
obviamente no se les podía pagar
y cada vez vamos a un commodity
que se llama creatividad que cada
vez vale menos y cada vez está
menos valorado por el anunciante.
Contra eso, ahí fuera hay muchos
prosumer o gente dispuesta a
producir contenido de manera
altruista y muy ingeniosa. No es
que muerda la mano que me da
de comer, es que esa mano está
cada vez más mordida. Cada vez
va a ser más difícil pagar por
ponerte delante de la gente y la
gente simplemente va a poder
elegir qué es lo que quiere que le
pongan delante. Y el único
criterio para eso es entretener. El
gran reto de las marcas es seguir
entreteniendo mientras hacen
llegar un mensaje relevante.
A. — ¿Considera que la
profesión está devaluada?
R. M. — Absolutamente. Los
spots han dejado de ser relevantes
para la gente. Y en algún
momento lo fueron y creo que
son una subversión del sistema.
No creo que fuera bueno el hecho
de que la gente pague por decir lo
guapa que es. Creo que lo bueno
es lo que ocurre ahora, que
cuando hablan de ti es porque eres
Twitter
A. — Las redes
sociales han
disparado el consumo
activo de televisión. Usted en el
libro hace referencia a casos
donde lo más comentado en
Twitter se convierte en líder de
audiencia. ¿Qué papel debe
ejercer la publicidad en esta
nueva realidad?
R. M. — Más que la
publicidad yo preguntaría qué
papel deben adoptar las marcas
porque la publicidad, como te
digo, cada vez es menos relevante.
El gran reto ahora mismo es
colarse en las conversaciones de
los consumidores, que cada vez
son más públicas. Antes veías un
programa y lo comentabas con el
de al lado, pero es que ahora abres
Twitter y tienes un programa de
televisión paralelo, totalmente
distinto y a veces hasta más
interesante. Este fenómeno no le
pertenece a ninguna marca y
jamás debe pertenecerle. Lo que sí
puede hacer una marca es colarse
en esas conversaciones de manera
astuta, ingeniosa y de manera no
intrusiva. Es el gran reto ahora
mismo al que nos enfrentamos
todos: colar nuestras marcas o
para las que trabajamos en las
conversaciones de los
consumidores. Mi definición de
marca es que es una proveedora de
conversaciones. Si no provees una
conversación, lo que tienes es un
logotipo muy bonito, pero no una
marca.
A. — Usted facilita su cuenta
de Twitter e incluso un hashtag
(#annoyonics) para que sus
lectores expresen sus opiniones
tras la lectura de su libro. ¿Qué
espera?
R. M. — Sobre todo lo que
espero es no dejar indiferente.
Sería contraproducente que la
gente después de leerlo dijera que
se ha quedado igual. Espero que
haya gente que lo lea porque salgo
en televisión, espero que haya
gente que no lo lea precisamente
porque salgo en televisión, espero
que haya gente que lo lea a pesar
de que salgo por la tele y espero
que haya gente que no lo lea a
pesar de que está muy bien
escrito.
Anuncios 1442 / 3 al 9 Diciembre 2012
Fly UP