...

Rumex lunaria en Murcia

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Rumex lunaria en Murcia
Rumex lunaria L. (Polygonaceae), un arbusto de jardín muy poco conocido en Murcia © 2014 José Manuel Sánchez de Lorenzo‐Cáceres Ingeniero Técnico Agrícola senta, en cambio, gran rusticidad, siendo por
ello utilizado en taludes y en zonas marginales del jardín con un menor mantenimiento e,
incluso, formando setos, puesto que admite
bastante bien el recorte.
Se trata de un arbusto siempreverde de 1-2
m de altura, muy ramificado, con los tallos
flexuosos, estriados, rojizos o castaños, articulados y engrosados en los nudos, con entrenudos de 2-4 cm de largo; las ócreas, que
se encuentran en los nudos y tienen naturaleza estipular, son papiráceas, hialinas, de hasta 8 mm de largo, y persisten por mucho
tiempo. Las hojas son alternas, simples, largamente pecioladas, con el pecíolo de estriado a acanalado; la lámina es de ovadoespatulada a cordiforme, de 2,5-5 x 2,5-6
cm, decreciendo en tamaño hacia la parte
superior de los tallos, con la base de truncada
a ligeramente cordada, el margen entero y a
menudo ondulado, y el ápice redondeado.
Tienen una consistencia herbáceo-carnosa, y
son de color verde oscuro brillante, a veces
algo glauco, con la nerviación palmeada y
poco destacada.
Rumex lunaria. Dibujo de Mary Anne Kunkel La “vinagrera”, denominación popular que
recibe Rumex lunaria L., es un arbusto nativo
de las Islas Canarias, frecuente en las zonas
bajas de casi todas las islas, estimándose que
en las islas orientales de Fuerteventura y
Lanzarote ha sido introducida como una planta forrajera. Es una planta característica de
los matorrales de suelos pedregosos de la
zona inferior, desde los 0 a los 400 metros,
aunque a menudo se le puede ver de forma
más dispersa en cotas por encima de los
1.000 metros.
Es un arbusto sin demasiados encantos, que
muestra su máximo valor ornamental cuando
los densos penachos de pequeños frutos papiráceos de color rojo herrumbroso contrastan
con el verdor del follaje, lo que ocurre normalmente pasado el mes de Mayo, pero pre-
Las Inflorescencias son panículas terminales
opuestas a las hojas, densas, erectas, de hasta 25 cm de longitud, carentes de brácteas,
con verticilos de 4-6 flores, cada una sobre
un pedicelo delgado de 5-6 mm de largo, articulado cerca de su base. Las flores son unisexuales, y las de cada sexo aparecen en
plantas separadas (dioecia); son homoclamídeas, es decir, que en ellas no se diferencia
claramente un cáliz con sépalos y una corola
con pétalos. Los tépalos exteriores son triangular-lanceolados y reflexos y los interiores
redondeados y erectos. Las flores masculinas
poseen 6 estambres opuestos a los tépalos,
con los filamentos cortos y de color blanco y
las anteras rojizas; las flores femeninas poseen un ovario redondeado-trígono.
El fruto es un aquenio de 3 x 1,3 mm, rojizo
en la madurez, con 3 alas membranáceas,
reniformes u orbiculares, con el margen entero o subcrenado.
1 A la izquierda dibujo‐boceto del autor. (A) ejemplar frente a los Maristas; (B) ejemplar del campus universitario de Espinardo; (C) Detalle de las flores en el mes de marzo. La “vinagrera” es una planta con varios usos
medicinales populares en las Islas Canarias,
con propiedades laxantes y purgantes debido
a la presencia de antraquinonas; la aplicación
del extracto de sus hojas en cataplasmas se
utiliza en algunos desórdenes de la piel, como
la psoriasis, o en la cicatrización de otros tipos de úlceras cutáneas.
Es igualmente una planta con interesantes
aplicaciones forrajeras para el ganado caprino, constituyendo un suplemento de fibra en
su alimentación. Con esta finalidad es utilizada de forma especial en las islas canarias
orientales, donde abundan las zonas áridas y
semiáridas en las que esta especie prospera
muy bien debido a su rusticidad.
realizar un ensayo de su multiplicación por
esquejes, que constituyó todo un éxito por su
facilidad de enraizamiento. Todas las nuevas
plantas obtenidas se utilizaron, poco tiempo
después, junto con otras especies, en la plantación del talud existente en el acceso a la
Autovía A-30 dirección Alicante. Prueba de la
gran rusticidad de esta especie es que transcurridos alrededor de 23 años desde su plantación, a día de hoy perduran las plantas originales, que junto con las otras especies arbustivas acompañantes (Justicia adhatoda,
Melaleuca armillaris, Cassia sturtii, Nerium
oleander, Pyracantha coccinea y Euonymus
japonicus) proporcionan verdor y cierto color
al mencionado talud.
Al margen de la existencia de posibles experiencias anteriores en su uso como planta
forrajera, en Murcia se introdujo con fines
ornamentales en jardinería hace unos 25
años, cultivándose en el Jardín del Malecón,
en la zona frente al antiguo Minizoo, correspondiéndole el número 80 en la “Guía del
Jardín Botánico del Malecón”, de 1989.
Debido a inexistencia de riego, los arbustos
presentan altibajos importantes con los cambios en las condiciones atmosféricas, decayendo bastante cuando comienzan los calores
estivales, época en que muchas de las hojas
se secan y otras reducen notablemente su
tamaño.
De ese primer ejemplar, que se obtuvo de
semilla procedente de Canarias, se tomó tanto el fragmento que sirvió para realizar el
dibujo-boceto mostrado en este artículo, como todo el material vegetal necesario para
Actualmente, la especie también puede verse
plantada en los jardines de la Universidad de
Murcia en Espinardo, concretamente en la
zona dedicada a la vegetación canaria, frente
a la Facultad de Educación.
2 Talud de acceso a la Autovía A‐30 mostrando la plantación de arbustos realizada hace más de 20 años. La flecha blanca indica la situación de los arbustos de Rumex lunaria
Referencias:
F. Campderá (1819) Monographie des Rumex. Montpellier
K.H. Rechinger (1954) Monograph of the genus Rumex
in Africa. Botaniska Notiser supl. 3(3): 1-114
D. & Z. Bramwell (1990) Flores silvestres de las Islas
Canarias. Edit. Rueda. Madrid.
G. & M.A. Kunkel (1974) Flora de Gran Canaria. tomo 1.
Árboles y arbustos arbóreos. Naturaleza Canaria. Excmo.
Cabildo Insular de Gran Canaria.
L. Ceballos & F. Ortuño (1976) Vegetación y Flora
Forestal de las Canarias Occidentales. Excmo. Cabildo
Insular de Santa Cruz de Tenerife
S. Alvarez, P. Mendez, C. Diaz, H. Briggs & M. Fresno (2008) Forage from the Canary Isles (Spain) adapted
to arid lands. Journal of Animal and Veterinary Advances.
7(3): 359-363
B. Rodríguez, E. Navarro, J.F. Jiménez & R. Navarro
(2007) Efectos farmacológicos y cicatrizantes de extracto
de Rumex Lunaria L. Canarias Médica y Quirúrgica 5
(13): 33-35
J.M. Sánchez de Lorenzo-Cáceres (1989) Guía del
Jardín Botánico del Malecón. Ayuntamiento de Murcia.
Medio Ambiente/ Parques y Jardines.
3 
Fly UP