...

hábitat de hidrocarburos y sistemas de carga los

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

hábitat de hidrocarburos y sistemas de carga los
home principal
volver al indice
HÁBITAT DE HIDROCARBUROS Y SISTEMAS DE CARGA LOS MOLLES Y VACA
MUERTA EN EL SECTOR CENTRAL DE LA CUENCA NEUQUINA. ARGENTINA
Carlos E. Cruz1, Andrés Boll2, Ricardo Gómez Omil3, Eduardo A. Martínez4, Carlos Arregui5,
Carlos Gulisano6, Guillermo A. Laffitte7 y Héctor J. Villar8
1: Pluspetrol [email protected]; 2: Tecpetrol [email protected]; 3: Pluspetrol
[email protected]; 4: Pan American Energy [email protected]; 5: Perez
Companc [email protected]; 6: C.G. Consultora [email protected]; 7: Consultor
[email protected]; 8: FCEN-Dep. Cs. Geológicas, UBA-Conicet [email protected]
Keywords: Neuquén Basin, Los Molles, Vaca Muerta, charge systems, hydrocarbon migration.
Abstract. Hydrocarbon habitat and Los Molles & Vaca Muerta charge systems in the central domain of the
Neuquén Basin. Argentina.
A great number of oil and gas fields of economic significance in the Neuquén Basin are lodged in a broad
area located between the northern slope of the Huincul Dorsal and the Catriel Shelf. Hydrocarbons are
accumulated in multiple reservoirs of wide stratigraphic distribution from Triassic to Mid-Cretaceous age,
although main productions are concentrated in Tordillo–Sierras Blancas (Kimmeridgian) and Quintuco–
Loma Montosa (Berriasian) reservoirs. The Tithonian Vaca Muerta marly shales have been considered the
main or even unique hydrocarbon source rock of the area. However, recent deep exploration of Cuyo and
Precuyo (Late Triassic-Mid Jurassic) reservoirs have led to the discovery of commercial hydrocarbons
accumulations that highlighted the importance of this alternative Pliensbachian-Toarcian Los Molles charge
system.
Thermal maturity data and modeling analysis has defined the oil and gas generation zones. Vaca Muerta is
mostly in the oil window in the study area and has charged Quintuco – Loma Montosa and Tordillo–Sierras
Blancas with conventional black oil. On the other hand, Los Molles is in the gas/condensate zone, excluding
the north slope of the Dorsal area, where thermal maturities cover peak to late oil generation stages. In this
location, the occurrence of Los Molles sourced oils has been proved. Very light condensates and dry gas
accumulations reservoired in deep structures are assigned to Los Molles generation. The occurrence of
Tordillo–Sierras Blancas bearing gas and condensate where Vaca Muerta is in the early to mid maturity
stages is explained through extensive migrations. However, contribution from Los Molles source should also
be considered.
INTRODUCCIÓN
La zona central de la Cuenca Neuquina abarca una vasta región que se extiende entre el flanco norte de la
Dorsal de Huincul y la Plataforma de Catriel (Figura 1). Los límites oriental y occidental están
representados, el primero por una línea submeridiana que se extiende aproximadamente desde la localidad de
Allen en Río Negro hasta el yacimiento El Medanito en La Pampa y, el segundo, por una línea imaginaria de
rumbo SSO-NNE que une el sector occidental del yacimiento Aguada Baguales en la Dorsal de Huincul con
el yacimiento Señal Picada en la Plataforma de Catriel. Un gran número de yacimientos de petróleo y gas de
importancia económica se ubican en esta porción de la Cuenca, con reservas finales recuperables del orden
de 198,4 MMm3 de petróleo (1,248 MMBO) y 490.000 MMm3 de gas (17.3 TCFG), que representan el 36%
del petróleo y 74% del gas del total de la Cuenca.
Varias publicaciones se han ocupado en los últimos años sobre los elementos y procesos de los sistemas
petroleros de la Cuenca Neuquina (Villar et al., 1993; Legarreta et al., 1999; Cruz et al., 1999; Veiga et al.,
2001 y numerosos trabajos referidos allí), donde se pueden consultar detalles sobre los mismos. De los cinco
sistemas petroleros identificados en la cuenca, dos están probados en la zona de estudio. Este trabajo trata
Text siendo los objetivos del mismo:
sobre la comparación de la eficiencia entre ambos sistemas,
1. fundamentar la buena calidad de Los Molles como roca generadora de hidrocarburos;
2. comparar las principales características de los sistemas de carga de Vaca Muerta y Los Molles y,
3. destacar la importancia de la contribución del sistema petrolero de Los Molles en la acumulación de
hidrocarburos.
1
20p.
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM,
exit
home principal
CUENCA
exit
volver al indice
NEUQUINA
N
CHI
LE
AR
GE
NT
IN
A
MENDOZA
0
200
400 km
LA PAMPA
NEUQUÉN
Zona de trabajo
Evaluación geoquímica y modelado
Carta cronoestratigráfica
Cortes geológicos - Figuras 4 y 5
RÍO NEGRO
0
60Km.
Figura 1. Plano de Ubicación
IO
R
PE
RI
OR
IN
FE
R
INFERIOR
ICA
RÁF
POG
O
T
SUPERFICIE
Fm.
RAYOSO - Ry
Nqn
Ry
100
Ce
Gr. MENDOZA
SUPERIOR
Q
SUP.
MEDIO
INFERIOR
LM
VM
To
Fm. TORDILLO-To
Lo
150
PR
Ch
GRUPO
CUYO
GRUPO
PRECUYO - Pc
Ch
L
Mo
200
PC
Figura 2. Carta Cronoestratigráfica
2
PLATAFORMA DE
CATRIEL
Mg
SUP.
Clásticos y carbonatos de
plataforma somera
TRIAS.
Clásticos continentales
Clásticos, evaporitas y
carbonatos
marino someros
Ma
GRUPO
NEUQUÉN - Nqn
Fm. LOTENA - Lo
JURÁSICO
Clásticos
marinos litorales
GRUPO
MALARGÜE - Mg
ENGOLFAMIENTO
Gr. MENDOZA
INFERIOR
Tobas, vulcanitas
y clásticos continentales
Clásticos finos
costa afuera a
cuenca interior
SU
Centenario
Loma Montosa
Quintuco
Vaca Muerta
Punta Rosada
Challacó
Lajas
Los Molles
CRETÁCICO
Ce:
LM:
Q:
VM:
PR:
Ch:
L:
Mo:
TE
R
C.
DORSAL
DE HUINCUL
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
volver al indice
GEOLOGÍA Y HÁBITAT DE HIDROCARBUROS
Tres ambientes geológicos con características distintivas se pueden identificar en la zona de trabajo: el flanco
norte de la Dorsal de Huincul, la extensión oriental del Engolfamiento (Bracaccini 1970) o Bajo de Añelo y
la Plataforma de Catriel, separadas estas dos últimas por el eje estructural positivo El Caracol – Charco Bayo
(Digregorio y Uliana 1979). El relleno sedimentario tiene características variables de acuerdo con la
evolución tectosedimentaria de cada uno de los ambientes geológicos involucrados (Figura 2), pero a los
efectos de la ubicación temporal y desarrollo de las distintas secuencias se han seguido las propuestas de
Legarreta y Gulisano (1989), Gulisano y Gutiérrez Pleimling (1994) y Legarreta y Uliana (1996).
La Dorsal de Huincul es un importante elemento morfoestructural que se extiende por más de 200 km con
orientación OSO – ENE. Su análisis estructural y evolución tectónica han sido profusamente estudiados y
publicados (Orchuela y Ploszkiewicz 1984; Ploszkiewicz et al., 1984; Uliana et al., 1995). Ha sido
interpretada como una falla de desplazamiento lateral de sentido dextrógiro, donde coexisten estructuras
compresionales y extensionales en un mismo régimen rotacional, debido al cambio de rumbo de la falla
principal. Las estructuras compresionales en algunos casos son hemigrábenes que han sufrido inversión
tectónica donde el levantamiento está asociado con escaso acortamiento y el mayor relieve estructural es
aproximadamente coincidente con el eje más importante del sistema de grábenes jurásicos. Las distintas
discordancias registradas durante el Jurásico y Cretácico acentuaron la geometría de cuña del registro
sedimentario. A medida que los hemigrábenes jurásicos se ubican más alejados del eje de la Dorsal, como es
el caso de las estructuras de Lindero Atravesado y Río Neuquén, el proceso de inversión y el relieve
estructural es menor. Las estructuras extensionales pueden corresponder a fallas antiguas que por su
orientación y relación con el desplazamiento dextrógiro no han sufrido inversión o pueden ser fallas
tensionales modernas como en el caso del yacimiento Centenario, subordinadas y con un ángulo de
aproximadamente 30-40° con respecto a la falla compresiva principal. Este intenso fallamiento es
característico del flanco norte de la Dorsal. La inversión tectónica ocurrida durante el Jurásico superior y
principalmente Cretácico provoca una condensación de todas las unidades estratigráficas, ya sea por no
depositación o por erosión, existiendo lugares en el área de trabajo como Cerro Challacó donde la F.
Centenario sobreyace directamente a la sección basal de la F. Los Molles. Esta reducción de la columna
sedimentaria en el flanco norte de la Dorsal (Figura 2) juega un rol importante en cuanto a la maduración
térmica de las rocas generadoras y a la preservación de buenas condiciones petrofísicas en los reservorios.
En esta zona los principales reservorios corresponden a areniscas deltaicas y marino someras de la F. Lajas,
areniscas y areniscas conglomerádicas fluviales y litorales de la F. Lotena y clásticos fluviales de la F.
Tordillo. También hay acumulaciones menores en depósitos clásticos y volcánicos del Gr. Precuyo y
carbonáticos de la F. Quintuco.
La zona del Engolfamiento tiene geometría triangular con el vértice apuntando hacia el sudeste. Se
encuentra limitado al noreste por el tren estructural El Caracol – Charco Bayo y al sur por el flanco norte de
la Dorsal de Huincul, con la que presenta un límite transicional. La deformación en este ambiente geológico
está representada mayormente por fallamiento distensivo con un leve componente de desplazamiento de
rumbo en algunos casos. La cobertura conforma pliegues supratenues y narices estructurales de escasos
tamaño y relieve estructural sobre aquellas fallas. La edad de esa deformación es principalmente cretácica.
En la zona de transición entre el Engolfamiento y el flanco norte de la Dorsal de Huincul existen estructuras
como las de Lindero Atravesado y Río Neuquén que corresponden a hemigrábenes jurásicos que han sufrido
inversión tectónica, aunque las fallas respectivas han tenido un desplazamiento menor comparativamente con
las estructuras invertidas de la Dorsal. El registro sedimentario en este sector es completo y de espesor
importante, ya que los procesos erosivos asociados con discordancias estratigráficas o tectónicas aquí no
afectaron mayormente a la columna estratigráfica (Figura 2). Las secciones generadoras de hidrocarburos de
las formaciones Los Molles y Vaca Muerta tienen los mayores espesores (Figura 3) en este ambiente y se
caracterizan por presentar los ejes de sus depocentros no superpuestos (Figuras 2 y 3), ubicándose el mayor
espesor de la F. Los Molles desplazado hacia el sur, más cercano al flanco norte de la Dorsal y con una
geometría netamente asimétrica. La F. Vaca Muerta tiene una distribución más tabular y simétrica,
característica de una depositación producida durante la etapa de subsidencia termal y que alcanza una mayor
expansión respecto de la F. Los Molles (Figuras 4 y 5). Dos de los más importantes yacimientos de la zona
de trabajo, a los que se puede agregar Loma La Lata, se ubican muy cerca del eje del Engolfamiento,
levemente hacia el sur. Hacia el norte, entre el eje del Engolfamiento y el tren estructural El Caracol –
Charco Bayo no existen, hasta el momento, acumulaciones de importancia.
3
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
home principal
exit
volver al indice
F. LOS MOLLES
F. VACA MUERTA
NEUQUÉN
0
25 0
0
50
0
0
10
LA
PAMPA
NEUQUÉN
LA
PAMPA
20
0
CATRIEL
75
0
CATRIEL
RÍO
NEGRO
RÍO
NEGRO
100
0
Espesor en metros
NEUQUEN
16Km.
NEUQUEN
0
16Km.
Perfiles Geoquímicos
Figura 3. Mapas isopáquicos
Sobre las lutitas negras de la F. Los Molles, en un contexto de alta tasa de subsidencia e importante
suministro clástico (Legarreta y Uliana 1996) se desarrollaron sistemas deltaicos de arreglo y composición
variable que acumularon espesas secciones de areniscas asignables a la F. Lajas, sucedidas por capas rojas de
origen fluvial que varían de canales entrelazados de alta carga tractiva a divagantes de planicie de inundación
de las formaciones Punta Rosada y Challacó. Las areniscas de estos depósitos continentales y marino
someros tienen una considerable participación de material volcánico en su composición (Rosenfeld 1978) y
pierden sus condiciones de reservorio (porosidad menor a 10% y permeabilidad menor de 0.1 md) cuando
han sufrido enterramiento por debajo de los 3000 metros de profundidad (Kugler 1987). Con posterioridad a
la depositación del Grupo Cuyo y luego de un cambio paleogeográfico muy importante, el Grupo Lotena
(Gulisano y Gutiérrez Pleimling 1994) deposita en esta zona del Engolfamiento, una sucesión de 50 a 80
metros de espesor de areniscas y calcarenitas de ambiente marino litoral (Figura 2) como producto de
inundación de aguas marino-normales (Legarreta y Uliana 1996) en una expansión rápida de la plataforma.
Estos cuerpos arenosos tienen buenas condiciones de reservorio y son productivos de hidrocarburos en
Lindero Atravesado y se extienden casi hasta Río Neuquén y Centenario. Hacia posiciones más internas de
cuenca y cerca del eje del Engolfamiento en la zona de trabajo, como El Chañar y El Cruce, el Ciclo
Loteniano ya registra depósitos de pelitas margosas y carbonatos intercalados con evaporitas con las que
culmina durante el Oxfordiano este ciclo (Figuras 4 y 5).
La F. Tordillo y el Gr. Mendoza Inferior presentan dos de los reservorios más importantes de este sector de
la Cuenca. La F. Tordillo, cuya sección arenosa también se denomina Sierras Blancas, está formada por
areniscas eólicas finas y bien seleccionadas, que intercalan con bancos de origen fluvial y selección variable.
Las condiciones petrofísicas son poco uniformes, desmejorando ocasionalmente en la facies eólica por
razones diagenéticas y siendo excelentes en la facies fluvial proximal (Arregui 1993). Esta cuña arenosa, que
es portadora de más del 30% de las reservas de hidrocarburos de la cuenca (Uliana y Legarreta 1993), tiene
su mayor espesor en el eje del Engolfamiento (cercano a los 250 metros) y se adelgaza hacia los flancos,
truncándose hacia la Dorsal controlada por eventos tectónicos sinsedimentarios (Uliana y Legarreta, op. cit.).
El conjunto Quintuco – Loma Montosa (Berriasiano – Valanginiano) es el sistema deposicional carbonático
productor de hidrocarburos más importante de la Cuenca Neuquina. Numerosos ambientes sedimentarios se
yuxtaponen en el tiempo y el espacio, caracterizados por depósitos carbonáticos de cuenca y plataforma
oolítica – bioclástica hasta sabkha, con procesos de dolomitización por aguas meteóricas (Carozzi et al.,
1993), que han brindado facies con excelente capacidad de reservorio como grainstones oolíticos,
4
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
A (SO)
Las Chivas
Lindero Atravesado
Loma
Puesto
El Cruce Silva Guadalosa
80 Ma.
A’ (NE)
Charco
Bayo
Medanito
Malargüe
NM
Neuquén
94 Ma.
110 Ma.
Rayoso
Centenario
tuco
o
dill
Tor
da
sa
o
aR s
nt Laja
Pu
-
Precuyo
70°
sM
36°
1%
at
Cuen
ca N
e
es
1000 m.
or
m
a
de
Ca
A´
tr
i
el
Neuquén
40°
Choiyoi
af
B´
de
al
rs
l
Do ncu
i
Hu
1.3%
La Pampa
Pl
uqu
oll
o
uy
ec
Pr
??
a
Loten
175-180 Ma.
Ma.?
196
a.
0M
21
Mendoza
36°
ina
Lo
136 Ma.
a
141 Ma. Vaca Muert
143 Ma.
a.
0.7%
Quin
121 Ma.
152 M
Precuyo
2%
A
B
Río Negro
0
70°
50
40°
100
Kilómetros
F. Vaca Muerta
F. Los Molles
500
Hidrocarburos de F. V. Muerta
Hidrocarburos de F. Los Molles
0
Reflectancia de vitrinita equivalente
0
10
20
30 Km.
Vías de Migración
Figura 4. Corte geológico esquemático SO-NE con principales acumulaciones de hidrocarburos y zonas de madurez térmica generalizada.
5
20p.
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM,
B (SE)
Estación
Estación
Centenario
Fernández Oro
Ferri
Río Neuquén
El Cruce
B’ (NO)
Borde
Montuoso
Sierras
Blancas
Malargüe
80 Ma.
NM
Neuquén
94 Ma.
Rayoso
110 Ma.
Centenario
0.7%
121 Ma.
Quintuco
136 Ma.
141 Ma.
143 Ma.
152 Ma.
Vaca Muerta
Tordillo
1%
Lotena
Punta RosadaLajas
175-180 Ma.
1.3%
2%
Los Molles
196 Ma.?
Precuyo
1000 m.
.
0
21
500
Ma
Choiyoi
F. Vaca Muerta
F. Los Molles
Hidrocarburos de F. V. Muerta
Hidrocarburos de F. Los Molles
0
Reflectancia de vitrinita equivalente
0
10
20
30 Km.
Vías de Migración
Figura 5. Corte geológico esquemático SE-NO con principales acumulaciones de hidrocarburos y zonas de madurez térmica generalizada.
6
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
volver al indice
packstones y wackestones dolomitizados con porosidad vugular, móldica e intercristalina (Hurley et al.,
1995). Estos rápidos cambios laterales y verticales de facies, frecuentemente limitados por discordancias
estratigráficas provocadas por variaciones del nivel del mar sobre una extensa y suave plataforma
deposicional, favorecen el entrampamiento estratigráfico. En las facies carbonáticas menos permeables, la
presencia de fracturación es importante para la producción de hidrocarburos. En este sector de la zona de
estudio también es reservorio la sección basal de la F. Centenario. En Lindero Atravesado y Centenario dicha
parasecuencia basal tiene una asociación de facies diferente al resto de la unidad, presentando un arreglo
grano y estratocreciente que corresponde a un episodio transgresivo de edad valanginiana (Legarreta y
Uliana 1991).
El eje estructural El Caracol – Charco Bayo se extiende por cerca de 100 km y separa el Engolfamiento de la
Plataforma de Catriel (Figura 4). También denominado Hinge Zone (Hogg 1993) o Hinge Line (Urien y
Zambrano 1994) ha sido interpretado como un sistema de falla distensivo regional profundo que participó en
el proceso de apertura de la Cuenca (Arregui et al., 1996). Ese conjunto de fallas tiene el plano principal con
inclinación hacia el noreste y genera en la cobertura un pliegue sobre el bloque yaciente de aproximadamente
100 metros de relieve estructural. La actividad de esta estructura regional se mantuvo durante el Jurásico y
Cretácico y ejerció control en la estratigrafía y desarrollo de facies de la secuencia sedimentaria. El
hemigraben originado como consecuencia de la actividad de la falla fue rellenado por depósitos asignables al
Precuyo (Figuras 2 y 4). La F. Los Molles tiene su límite deposicional en el ascenso desde el eje del
Engolfamiento hacia este eje estructural (Figuras 2 y 3). Los yacimientos ubicados sobre este tren positivo se
pueden considerar dentro de la Plataforma de Catriel a los efectos del hábitat petrolero.
La Plataforma de Catriel es la extensión hacia el sudoeste del Bloque de San Rafael. La cubierta
sedimentaria es delgada en general, cercana a los 2000 metros, disminuyendo hacia el noreste. La
deformación tectónica se debe a movimiento diferencial de bloques del basamento por fallamiento
distensivo, que generan en la cobertura pliegues supratenues de escaso relieve estructural, suaves anticlinales
tipo rollover y estructuras con cierre contra falla. Estas estructuras se mantuvieron activas durante buena
parte de la historia de la Cuenca, por lo que ejercieron control en el registro sedimentario, tanto en cambios
de espesor como de facies (Legarreta et al., 1999). Estos marcados cambios sedimentarios junto a la
preservación de las buenas condiciones petrofísicas de los reservorios, debido al escaso soterramiento, hacen
que este sector sea favorable para el entrampamiento estratigráfico o combinado en las estructuras de escaso
tamaño. En este sector las principales rocas reservorios se presentan en las formaciones Tordillo y Quintuco
– Loma Montosa. La F. Tordillo mantiene las características descriptas en el Engolfamiento, de acuerdo con
el modelo paleoambiental propuesto por Arregui (1993). Los reservorios del sistema Quintuco – Loma
Montosa se encuentran en diferentes facies depositadas en un ambiente clástico–carbonático de alta energía
en conjuntos de parasecuencias progradantes de nivel de mar alto. Las facies con mejores características
petrofísicas corresponden a los grainstones dolomíticos y grainstones conglomerádicos esqueletales, con
valores del 18% de porosidad y 100 mD de permeabilidad (Carbone et al., 2001). Otras rocas reservorio se
encuentran en depósitos volcánicos del Gr. Choiyoi (Figura 4), clásticos tobáceos y vulcanitas del Precuyo
(Marchese y Blocki 1981), las areniscas conglomerádicas de ambiente fluvial entrelazado y abanico aluvial
distal de la F. Punta Rosada y las areniscas de canales fluviales de mediana y alta sinuosidad de la F.
Centenario (Legarreta et al., 1999).
GEOQUÍMICA
Son numerosos los puntos de control en este trabajo donde se han realizado análisis geoquímicos de
secciones generadoras e hidrocarburos y modelados geoquímicos (Figura 1). Entre los primeros se pueden
mencionar Aguada Baguales, Las Chivas, Centenario, Estación Fernández Oro, Barreales Colorados, Cerro
Moro, Lindero Atravesado, Río Neuquén, Charco Bayo, La Jarilla, Borde Montuoso, Aguada de los Indios,
Loma Jarillosa Este, Agua Salada, El Medanito, El Chañar y Puesto Silva Oeste entre otros. Los modelados
geoquímicos 1D se llevaron adelante utilizando el software Genex® utilizando información de Las Chivas,
Centenario, Estación Fernández Oro, Río Neuquén, Lindero Atravesado, El Chañar, Loma Guadalosa, Entre
Lomas, Borde Montuoso y Barreales Colorados.
Sobre las características geoquímicas de la F. Vaca Muerta, son abundantes los trabajos que las han
documentado detalladamente en los últimos años (Uliana y Legarreta 1993; Villar et al, 1993; Wavrek et al.,
1994; Villar y Talukdar 1994; Villar et al., 1998; Legarreta et al., 1999). En sentido general, son margas y
lutitas marinas, de muy alto contenido orgánico, con querógeno predominantemente algal-amorfo y
excelente capacidad de generación de hidrocarburos líquidos. Dentro de la zona de este trabajo, han sido
7
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
home principal
exit
volver al indice
Petróleo
Gas/Cond.
Inmaduro
Petróleo
ÍNDICE de
PRODUCCIÓN
Gas/Cond.
HIDROCARBUROS
LIBRES
Inmaduro
PETRÓLEO
Gas/Cond.
GAS
PETRÓLEO
Inmaduro
TIPO HC
TIPO HC
DIOXIDO de
CARBONO
ORGÁNICO
MOD.
GAS
POBRE
MIXTO
BAJO
REG.
1600
MOD.ALTO
MIXTO
POTENCIAL de
GENERACIÓN
CONTENIDO ORGÁNICO
Prof.
(m)
Petróleo
a) Las Chivas
Vaca Muerta
1700
1800
1900
Los Molles
2000
Sup. 2100
Inf. 2200
2300
2400
0
2
COT
40
(%peso)
S2
20 0
(mgHC /g roca)
1
S3
2 0
S2/S3
(mgCO2 /g roca)
60 0
IH
600 0
(mg HC/g COT)
S1/COT
100 400
(mg HC/g)
Tmax
490 0
IP
0.6 0.2
(S1/S1+S2)
(ºC)
Ro
1
21
TAI
(%)
4
Quintuco
Petróleo
Gas/Cond.
Inmaduro
Petróleo
ÍNDICE de
PRODUCCIÓN
Gas/Cond.
HIDROCARBUROS
LIBRES
Inmaduro
PETRÓLEO
Inmaduro
PETRÓLEO
GAS
GAS
MOD.
TIPO HC
TIPO HC
DIOXIDO de
CARBONO
ORGÁNICO
MIXTO
POTENCIAL de
GENERACIÓN
POBRE
Gas/Cond.
2300
MOD.ALTO
MIXTO
CONTENIDO ORGÁNICO
BAJO
REG.
Prof.
(m)
Petróleo
b) Centenario
2400
Vaca Muerta
Tordillo
2500
P. Rosada+Lajas
2600
2700
2800
2900
3000
3100
3200
3300
3400
3500
3600
Los 3700
Molles3800
3900
4000
4100
Precuyo
4200
4300
4400
4500
0
2
COT
(%peso)
40
S2
20 0
(mgHC /g roca)
1
S3
2 0
(mgCO2 /g roca)
S2/S3
60 0
IH
600 0
(mg HC/g COT)
S1/COT
(mg HC/g)
100 400
Tmax
490 0
(ºC)
IP
0.6 0.2
(S1/S1+S2)
Figura 6. Perfiles geoquímicos representativos de: a) Las Chivas y b) Centenario.
8
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
Ro
(%)
1
21
TAI
4
home principal
volver al indice
propuestas dos facies generadoras de características distintivas (Wavrek et al., 1996), una facies distal
volumétricamente importante y propensa a generar gas por su madurez térmica, pero comparativamente
menos eficiente en su sistema de carga (Wavrek et al., 1997) que la facies de plataforma abierta, generadora
principalmente de petróleo, volumétricamente de menor importancia pero con mayor eficiencia de carga.
Otra facies orgánica de Vaca Muerta depositada en ambiente de plataforma restringida (Wavrek et al., 1997;
Uliana et al., 1999), rica en azufre y característica del ambiente al sur de la Dorsal (Cruz et al., 1999) no ha
sido registrada dentro del área de estudio.
La información geoquímica colectada en el presente estudio indica que Vaca Muerta ha generado la mayor
parte de los hidrocarburos del área. Su madurez térmica varía mayormente en rangos de Ro (reflectancia de
vitrinita) entre 0.7 y 1.0%. (Figuras 4 y 5), siendo menor a 0.7%Ro en lugares como el flanco norte de la
Dorsal (Figura 6) debido al levantamiento acaecido en el Cretácico superior o a escaso soterramiento como
en el eje El Caracol – Charco Bayo. En la zona de Estación Fernández Oro la unidad se encuentra levemente
dentro de la ventana de generación de petróleo (Cruz et al., 1999), mientras que en el sector occidental de la
zona de trabajo sobre el eje del Engolfamiento (Sierras Blancas – Borde Montuoso) la base de Vaca Muerta
se ubica entrando en la etapa de generación póstuma de petróleo (Figura 5). Más al oeste y sudoeste de esta
zona (Sauzal Bonito – Fortín de Piedra), la madurez térmica de esta sección generadora es mayor (Villar et
al, 1993; Veiga et al., 2001), habiendo ingresado en la ventana de generación de gases ricos.
El estado del conocimiento de la F. Los Molles estaba hasta hace poco tiempo lejos de la cantidad, calidad y
complejidad de los estudios geoquímicos desarrollados sobre el sistema Vaca Muerta, pero en el último
lustro, y principalmente en la zona de Dorsal, se ha intensificado su investigación y análisis como
consecuencia del descubrimiento de acumulaciones comerciales de hidrocarburos que se probaron generados
en estos niveles. Las secciones fuente de esta unidad están representadas por arcilitas negras y lutitas ricas en
materia orgánica, con valores de COT que varían alrededor de 1 a 4%, querógeno mixto tipo II a II/III,
representando mezclas de componentes terrestres estructurados y material amorfo (Uliana et al., 1999; Cruz
et al., 1999) con potencial regular a bueno para la generación de gas y petróleo. Hacia zonas más profundas
de la cuenca el contenido orgánico presenta picos de hasta el 6% de COT (Fernández Seveso et al., 1996) y
menor participación terrígena. Dos secciones se han diferenciado dentro de la F. Los Molles, una Sección
Inferior de edad Pliensbaquiano – Toarciano y otra Superior de edad Toarciano – Aaleniano, que tienen
facies orgánicas distintivas (Figura 6a). Estas dos secciones pueden estar separadas (Cruz et al., 1999) por
una sección arenosa denominada Mb. Cutralcó o bien por una paraconcordancia como en el caso de los
pozos Las Chivas (LCh.xp-1001) y Aguada Baguales (AB-1030), en el flanco norte de la Dorsal, donde
microfósiles calcáreos indican las edades mencionadas para estas dos secciones. La Sección Inferior tiene
fuerte contribución de materia orgánica amorfa y, si bien el aporte terrestre es significativo, se puede
considerar como una sección generadora diferente no sólo por su edad (Cruz et al., 1999) sino también por el
aumento de su potencial oleogenético. Las diferencias entre las dos secuencias fueron interpretadas por Vela
(1997) y Vela y Wavrek (1997) como depósitos de dos ambientes sedimentarios distintos sin considerar edad
o la correspondiente posición estratigráfica.
La madurez térmica de Los Molles es variable, no sólo por el importante espesor que ubica su tope y base en
distintas zonas de generación sino también por los distintos ambientes geológicos involucrados en la extensa
área de estudio. En la parte más alta del flanco norte de la Dorsal, su espesor es reducido y se encuentra
apenas ingresando en la ventana de generación de petróleo (Figuras 4 y 6a), constituyendo la posición de
menor madurez térmica. En el flanco norte de la Dorsal, la unidad aumenta rápidamente su madurez,
llegando la base de Los Molles a superar 2%Ro (Figura 4) en la zona de transición entre el Engolfamiento y
la Dorsal (Lindero Atravesado). Hacia la Plataforma de Catriel en su extremo deposicional (Loma
Guadalosa) el tope de Los Molles se encuentra levemente por encima de 1%Ro. En el eje del depocentro en
el Engolfamiento, el tope de Los Molles tiene una madurez prácticamente superior a 2%Ro (Figura 5). En la
zona de las estructuras de Lindero Atravesado y Río Neuquén, Los Molles está en fase de generación de gas.
Hacia el sector oriental de ese eje, como Estación Fernández Oro, el tope de Los Molles se ubica próximo al
pico de generación de petróleo (Cruz et al., 1999) mientras que la base supera 1.3%Ro, lo que indica ventana
de generación de gas.
La existencia de hidrocarburos en la zona de trabajo comprende un porcentaje importante de las reservas
totales de la Cuenca y abarca reservorios desde el Gr. Choiyoi hasta los términos basales de las areniscas
cretácicas de la F. Centenario. En general existen tres grandes grupos de hidrocarburos en esta zona:
petróleos “negros” intermedios a livianos que habrían sido generados por la facies de plataforma abierta de
Vaca Muerta (Wavrek et al., 1996), petróleos livianos y condensados asociados con gas que habrían sido
9
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
home principal
exit
volver al indice
Petróleo de Vaca Muerta
Reservorio Sierras Blancas
Petróleo de Los Molles
Reservorio Lajas
GC petróleo entero
10
10
15
15
PrPh
20
20
25
30
Pr
Ph
35
25
30
35
Triterpanos m/z 191
30H
30H
31H
29H
Tm
28/3
29/3
25/3
24/4
26/3
35H
21/3
30M
28/3
29/3
25/3
24/4
26/3
21/3
20/3
19/3
23/3
24/3
Ts
34H
19/3
20/3
Tm
33H
29Ts
23/3
24/3
29Ts
32H
Ts
29H
31H
32H
33H
34H
35H
Esteranos m/z 217
C27 Diasteranos
C29Diasteranos
C27 Diasteranos
aa20S
aa20S
aa20R
C29 Esteranos
bb
aa20R
aa20R
aa20S
Esteranos de cadena corta
C29 Esteranos
C27
Esteranos
bb
bb
aa20R
Esteranos de cadena corta
C27
Esteranos
bb
aa20S
C29Diasteranos
Figura 7. Cromatogramas en fase gaseosa de petróleo entero y fragmentogramas de masa m/z 191
(triterpanos) y m/z 217 (esteranos) característicos de los petróleos genéticamente vinculados con Vaca
Muerta y Los Molles.
10
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
exit
volver al indice
Pristano/nC17
10.0
nte
ida
Ox tre
res
dio
Ter
Me
O.
r
M.
cto
du
Re tica
dio uá
Me . Ac
O
M.
z
ure
d
Ma
ica
rm
é
T
1.0
Vaca Muerta
Cromatografía en
fase gaseosa
Los Molles
0.1
Fitano/nC18
1.0
0.1
10.0
13
-23
d C aromáticos
Características
composicionales
y moleculares
discriminando petróleos de
Vaca Muerta y Los Molles
Petróleos
no marinos
Vaca Muerta
Petróleos
marinos
Los Molles
-32
-33
13
d C saturados
Figura 8. Rangos típicos de parámetros
geoquímicos en petróleos del área de
estudio originados en secciones de Vaca
Muerta y Los Molles. Las relaciones
cromatográficas de pristano/nC 17 y
fitano/nC1 8, y las distribuciones ternarias
de esteranos dominadas por componentes
C2 7en la impronta de Vaca Muerta y por
componentes C2 9 en la de Los Molles se
pueden ver en los cromatogramas de
petróleo entero y en los fragmentogramas
m/z 217 de la Figura 7.
11
Isótopos de
Carbono
C28
Biomarcadores
Esteranos
-24
50
50
Vaca Muerta
Los Molles
Marino
C27
Terrestre
50
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
C29
home principal
volver al indice
generados por la facies distal de centro de cuenca de Vaca Muerta (Wavrek et al., op. cit.) y petróleos
livianos, condensados y gas generados en Los Molles.
Los petróleos “negros” de buena correlación con las variantes típicas de lutitas negras de Vaca Muerta en
esta parte de la cuenca, corresponden a los del tipo “plataforma nororiental” (Villar et al., 1998; Legarreta et
al., 1999). En la zona del Engolfamiento y la Plataforma de Catriel se encuentran alojados principalmente en
reservorios de las formaciones Quintuco – Loma Montosa y Centenario como así también en Tordillo –
Sierras Blancas de Puesto Silva y Entre Lomas. Petróleos de estas características también se pueden
encontrar en reservorios de Cuyo, Precuyo y Choiyoi en Catriel y Medanito. En este último yacimiento en la
provincia de La Pampa, el gas producido de reservorios de Centenario ha sido originado en Vaca Muerta de
acuerdo con sus características isotópicas y los valores de reflectancia de vitrinita equivalente (0.95%Ro). En
el flanco norte de la Dorsal este petróleo característico de Vaca Muerta se encuentra alojado principalmente
en reservorios de Lajas, Lotena y Tordillo, en trampas estratigráficas que deben su origen a las discordancias
Intracaloviana e Intrakimmeridgiana (Legarreta y Gulisano 1989).
Los petróleos livianos y condensados asociados con gas son los petróleos del tipo “engolfamiento”
(Legarreta et al., 1999) que también han sido generados por Vaca Muerta en facies más lutíticas y cuencales.
Su madurez térmica es comparativamente mayor que aquella de los petróleos negros generados por la facies
de plataforma abierta. Estos hidrocarburos se ubican casi exclusivamente en reservorios de Tordillo – Sierras
Blancas y Lotena en yacimientos de la zona de transición entre el Engolfamiento y el Flanco Norte de la
Dorsal, como Lindero Atravesado, Río Neuquén, Centenario y Estación Fernández Oro. Si bien la
correlación petróleo-roca madre indica vinculación genética con Vaca Muerta, su madurez térmica excede
moderada a marcadamente la que presenta la roca madre en este sector de la Cuenca. Los gases recuperados
de reservorios de Tordillo – Sierras Blancas y Lotena en la zona del Engolfamiento están asociados con
condensados, generados en etapa tardía de la ventana de petróleo a una reflectancia de vitrinita equivalente
de 1.1 – 1.2% Ro y parecen haber recibido una contribución de metano termogénico más maduro.
Los petróleos livianos y condensados generados en Los Molles (rango API: 37°-61.5°) han sido colectados
en reservorios de Lajas y Punta Rosada en Centenario, Estación Fernández Oro, Río Neuquén y Aguada de
Indios y en una delgada sección arenosa basal de Los Molles en Las Chivas y Punta Senillosa. Son fluidos
maduros, con alto contenido parafínico, generados por una materia orgánica mixta, acumulada en ambiente
marino anóxico a subóxico, con importante influencia terrestre y madurez térmica en el rango de 0.9% a
1.2% Ro. Sus características composicionales y moleculares (Figuras 7 y 8) se diferencian en general del
patrón Vaca Muerta del área, mostrando buena correlación general con extractos de rocas generadoras de
Los Molles (Cruz et al., 1999). Los gases interpretados como originados en Los Molles están alojados
principalmente en Precuyo, Punta Rosada y Lajas en Las Chivas, Centenario, Lindero Atravesado, Puesto
Silva, Entre Lomas, Río Neuquén y Estación Fernández Oro (Figuras 4 y 5). Son gases termogénicos, secos
a moderadamente húmedos, térmicamente maduros generados a aproximadamente 1.2 a 1.5% Ro, es decir,
en fase tardía de petróleo a post-maduración incipiente.
MADURACIÓN Y MIGRACIÓN
En el análisis de soterramiento, maduración y generación se han modelado diez localidades, utilizando la
información obtenida en el mapeo de madurez de las rocas madres. Tres de ellas se exponen en mayor
detalle, describiendo una traza de sentido SO – NE que se extiende desde el flanco norte de la Dorsal en Las
Chivas, pasando por el Engolfamiento (Lindero Atravesado – El Chañar) hasta Loma Guadalosa en la
trepada estructural hacia la Plataforma de Catriel (Figura 9).
El mayor desarrollo de la columna estratigráfica en el Engolfamiento (Figura 9) provoca que Los Molles
entre en ventana de petróleo (0.7% Ro) durante el Cretácico Temprano (Hauteriviano – 130 ma). A partir de
lo 94 ma (Cenomaniano) y durante la depositación de Grupo Neuquén, Los Molles ingresa en la zona de gas
húmedo y condensado y desde el inicio del Terciario la sección basal habría iniciado el aporte de gas seco a
los reservorios (este efecto estaría potenciado debido a que los niveles con mayor riqueza orgánica se ubican
en la sección basal). Actualmente Los Molles se encuentra mayormente en zona de gas seco excepto el tercio
superior que presenta una madurez correspondiente a la zona de gas húmedo y condensado. Asimismo, la
sedimentación de Grupo Neuquén habría iniciado la generación en Vaca Muerta, la que presenta en la
actualidad una madurez cercana al pico de generación de petróleo. Hacia el límite occidental del área de
estudio (Bajo de Añelo – Loma La Lata), las edades de los diferentes eventos térmicos descriptos serían algo
más antiguas (entre 5 a 10 ma). En este último sector de la Cuenca, Legarreta et al (1999) plantean que la
generación de petróleo del Toarciano se extiende de los 168 a los 125 ma, comenzando luego la generación
12
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
home principal
Profundidad (Km)
0
LJ
MJ
volver al indice
Las Chivas
UJ
LC
UC
P
E
O
M
1
1
2
Formación Los Molles
Petróleo: 63 ma (base) - 9 ma (tope)
4
6
7
2
8
0.7%
3
1.0%
4
200
120
160
1.3%
80
40
0
Tiempo (ma)
Lindero Atravesado
0
LJ
MJ
UJ
LC
UC
P
E
O
M
1
1
2
Profundidad (Km)
2
3
0.7%
3
5
Petróleo : 130 ma (base) - 94 ma (tope)
Gas Húmedo y Condensado :
94 ma (base) - 43 ma (tope)
4
5
6
Gas Seco : 75 ma (base)
7
Petróleo : 80 ma (base) - 73 ma (tope)
4
1.0%
1.3%
Formación Los Molles
Formación Vaca Muerta
2.0%
6
200
Profundidad (Km)
0
LJ
160
120
Tiempo (ma)
80
40
0
Loma Guadalosa
MJ
UJ
LC
UC
P
E
O
M
Formación Los Molles
1
1
2
3
4
3
Formación Vaca Muerta
Petróleo: 58 ma (base) - 54 ma (tope)
6
7
0.7%
4
Petróleo: 84 ma (base) - 78 ma (tope)
1.0%
5
200
160
120
Tempo (ma)
80
40
0
Referencias: 1- Gr.Neuquén; 2- F. Centenario; 3- F. Quintuco; 4- F. Vaca Muerta; 5-F. Tordillo;
6- F. Lajas; 7- F. Los Molles; 8- Pre-Cuyo. Petróleo: 0.7 %Ro;
Gas Húmedo y Condensado: 1.3 %Ro; Gas seco: 2.0 %Ro
Figura 9. Ventanas de madurez y edad de generación de los hidrocarburos.
13
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
FORMACIÓN LOS MOLLES
LA
PAMPA
NEUQUÉN
LA
PAMPA
LA
PAMPA
NEUQUÉN
CATRIEL
NEUQUÉN
LA
PAMPA
NEUQUÉN
CATRIEL
CATRIEL
CATRIEL
0.
7
RÍO
NEGRO
0.5
1.3
1.0
0.7
RÍO
NEGRO
RÍO
NEGRO
NEUQUEN
0
16Km.
NEUQUEN
0
16Km.
NEUQUEN
0
16Km.
130 ma
94 ma
80 ma
RÍO
NEGRO
NEUQUEN
0
16Km.
0 ma
LA
PAMPA
NEUQUÉN
NEUQUÉN
LA
PAMPA
5
0.
CATRIEL
CATRIEL
CATRIEL
0
1.
7
0.
5
0.
BORDE
DEPOSICIONAL
LA
PAMPA
2.
1.3 0
1.0
7
0.
NEUQUÉN
3
1.
1 .0
2.0
1.3
1.
0.70
MADUREZ % RVE
RÍO
NEGRO
LOCALIDADES
MODELADAS
NEUQUEN
0
16Km.
RÍO
NEGRO
RÍO
NEGRO
NEUQUEN
0
16Km.
NEUQUEN
0
16Km.
FORMACIÓN VACA MUERTA
Figura 10 - Mapas de ventanas de madurez térmica para la base de las formaciones Los Molles y Vaca Muerta.
14
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
volver al indice
de gas, mientras que Vaca Muerta inicia la generación de petróleo durante el Albiano (104 ma), coincidente
con lo que se propone en este trabajo. Por su parte, Veiga et al. (2001) postulan algo similar para una zona
situada al oeste de Loma La Lata, donde la sección toarciana de Los Molles generó principalmente gas desde
los 150 a los 120 ma mientras que Vaca Muerta tuvo dos pulsos de generación de hidrocarburos líquidos
entre los 115 y 90 ma y entre los 80 y 74 ma.
En el sector de Las Chivas en el flanco norte de la Dorsal, Los Molles habría ingresado en la ventana de
petróleo durante el Terciario Temprano, alcanzando al presente una madurez correspondiente a los primeros
estadíos de generación de petróleo, mientras que Vaca Muerta se encuentra inmadura (Figura 9).
En el caso de Loma Guadalosa, Los Molles entra en la ventana de petróleo durante el Cretácico Tardío,
luego de la depositación del Grupo Neuquén. Al presente, este intervalo Pliensbachiano – Toarciano se
encuentra próximo al pico de generación de petróleo. Por su parte, Vaca Muerta entra en ventana de petróleo
a principios del Terciario y actualmente presenta una madurez correspondiente a los primeros estadíos de
generación de petróleo.
A modo de síntesis se puede considerar que la subsidencia asociada con el Grupo Neuquén y, en menor
medida, con el Grupo Malargüe, habría disparado la generación de petróleo en Los Molles en aquellas
columnas más someras, como Las Chivas y Loma Guadalosa e hidrocarburos gaseosos en el Engolfamiento
(Lindero Atravesado). Asimismo, dicho intervalo del Cretácico Tardío habría sido determinante para la
maduración de Vaca Muerta en la zona del Engolfamiento.
Los mapas de zonas de madurez de las rocas generadoras fueron elaborados a partir de los modelados de las
diez localidades mencionadas. En la Figura 10 se presentan los resultados para la base de Vaca Muerta y Los
Molles a 130 ma, 94 ma, 80 ma y actualidad.
El proceso de sedimentación del Grupo Neuquén y su subsidencia asociada jugaron un rol muy importante
en la generación de petróleo y gas. A los 94 ma Vaca Muerta permanecía todavía inmaduro, entrando en
ventana de generación de petróleo a los 80 ma en el sector occidental de la zona de estudio. Actualmente se
encuentra en ventana de petróleo en el sector del Engolfamiento y en pico de generación de petróleo en la
zona centro-oeste. En el flanco norte de la Dorsal y la Plataforma de Catriel, la unidad permanece inmadura.
Respecto de Los Molles, se destaca que su espesor importante en la zona, excediendo 750 metros en el sector
axial, implica diferencias de maduración que pueden ser muy significativas entre base y tope. Por otro lado
es interesante notar que las curvas de isomadurez son subparalelas a las curvas isopáquicas en el flanco norte
de la Dorsal, pero se intersectan de manera diagonal hacia la zona del eje El Caracol – Charco Bayo, lo que
marca la diferente geometría de la cuenca para el Jurásico inferior y medio y para las secuencias
suprayacentes. A los 130 ma la sección basal de Los Molles estaba muy cerca de ingresar en ventana de
petróleo en el sector central, mientras que ya se encontraba generando hidrocarburos líquidos en todo el
sector central de la zona estudiada a los 94 ma, con una pequeña zona al oeste entrando en generación de gas.
En la actualidad, una buena porción se encuentra en ventana de gas seco y sólo una franja contra la Dorsal y
en el noreste de la cubeta de Los Molles está en ventana de petróleo.
Los Molles, debido tanto a las características de su querógeno sesgado mayormente hacia la generación
primaria de hidrocarburos livianos, cuanto a su madurez térmica avanzada en la zona, ha desarrollado una
importante “cocina” de fluidos gaseosos, con la excepción de la Dorsal donde se encuentra en ventana de
generación de petróleo (Figura 4). Los conductos de migración asociados con Los Molles (Lajas – Punta
Rosada) presentan pobres condiciones petrofísicas, sobre todo cuando se encuentran a más de 3000 m de
profundidad (Kugler 1987) por lo que no son favorables para movilizaciones laterales, aunque fueran a
distancias medias (Figura 11). En estas condiciones, las acumulaciones de hidrocarburos gaseosos
(principalmente en la zona de influencia de la Dorsal) se deberían a la migración vertical a través de fallas
que conectan las cocinas con los reservorios, en zonas de actividad tectónica moderada a intensa (Figura 12).
En algunas situaciones no se descarta migración lateral de corta distancia. En las zonas altas de la Dorsal, las
condiciones petrofísicas de reservorios como Lajas y Lotena mejoran debido a un menor soterramiento,
habilitando la factibilidad de migración lateral (Figuras 4 y 11). Se puede suponer la existencia de un déficit
entre las reservas descubiertas y el potencial volumen de hidrocarburos generados por Los Molles. Ello se
considera vinculado por un lado, con la pérdida por dispersión previa a la formación de trampas pero, por
otro, con una exploración insuficiente.
La definición de las zonas de madurez indica que Vaca Muerta se encuentra principalmente en la ventana de
generación media de petróleo (0.7 – 1.0% RVE) en toda la zona de estudio y ha cargado los reservorios de
Quintuco – Loma Montosa y Tordillo – Sierras Blancas con petróleo negro del tipo “plataforma nororiental”
y contribuciones variables, aunque en general menores, del tipo “engolfamiento”, tanto hacia la Plataforma
15
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
Dorsal de Huincul
S
Mg
Plataforma de Catriel
Nqn
N
Ry
Ce
+
LM
Q
+ +
+
To
VM
+ +
+ +
+ + +
+ +
Mo
+ +
Tobas, vulcanitas
y clásticos continentales
Clásticos finos costa afuera
a cuenca interior
Clásticos marinos litorales
+
Pc
+ +
+
+ + +
L
+ + +
+
PR
Lo
+ + +
+ Choiyoi
+ + +
+ + +
+ +
+
+ + +
SIN ESCALA
+ + +
+
+
+
+
Mg:
Nqn:
Ry:
Ce:
LM:
Q:
VM:
To:
Lo:
PR:
Ch:
L:
Mo:
Pc:
Malargüe
Neuquén
Rayoso
Centenario
Loma Montosa
Quintuco
Vaca Muerta
Tordillo
Lotena
Punta Rosada
Challacó
Lajas
Los Molles
Precuyo
Vías de migración
Migración bloqueada
Clásticos continentales
Pobres condiciones de
reservorio
Clásticos, evaporitas y
carbonatos marino someros
Clásticos y carbonatos de
plataforma somera
Figura 11. Modelo geológico y patrones de migración entre la Dorsal de Huincul y la Plataforma de Catriel.
16
+ + +
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
exit
volver al indice
de Catriel cuanto en el flanco norte de la Dorsal en los reservorios de Lajas, Lotena y Tordillo (Figuras 4 y
5). Esto es posible porque los conductos asociados con Vaca Muerta presentan buenas condiciones
petrofísicas y permiten el transporte de los hidrocarburos líquidos hasta posiciones muy distantes de las
zonas de generación, del orden de 70 km (Figura 12), almacenándose no sólo en los reservorios mencionados
sino también en areniscas de la F. Centenario y volcánicos alterados del Gr. Choiyoi. Ello implica que el
patrón lateral de migración tiene componentes tanto secuencia arriba cuanto secuencia abajo.
Por otro lado, los petróleos francos del tipo “engolfamiento” frecuentemente asociados con gas, si bien
tienen aceptable correlación con Vaca Muerta, también denotan un stress térmico que excede la madurez de
esa unidad en la zona. Este tipo de hidrocarburos líquidos se encuentra en yacimientos como Lindero
Atravesado, Río Neuquén, Centenario y Estación Fernández Oro, para lo cual habría que aceptar la
existencia de migraciones distantes desde “cocinas” al oeste de Loma La Lata (Veiga et al., 2001) durante el
Terciario, a través de conductos de buena calidad (Tordillo – Sierras Blancas), posteriores a la formación de
trampas en la zona (Figura 5). Otro posible origen de este tipo de hidrocarburos sería un aporte significativo
de hidrocarburos gaseosos generados en Los Molles migrados vía el sistema de fallas que aumenta su
intensidad en el ámbito de influencia de la Dorsal (Figuras 4 y 11). Esta alternativa, que supone mezcla de
fluidos con distinta identidad genética, se apoya también en el gran potencial volumétrico de generación de
Los Molles, dado por su importante espesor y su probada calidad de roca madre.
HECHOS Y CONCLUSIONES
Los Molles
Vaca Muerta
Roca madre generadora de gas y petróleo de buen
potencial, con materia orgánica mixta, terrestre Roca madre generadora de petróleo de excelente
estructurada/amorfa y querógeno tipo II/III, potencial, materia orgánica amorfa, querógeno tipo
depositada en ambiente marino, reductor a I/II, depositada en ambiente marino anóxico.
subóxico con aporte terrígeno variable.
Tiene una potente sección, de distribución
asimétrica, con su mayor espesor cercano a la
Tiene un moderado espesor, con distribución
Dorsal de Huincul, donde actuó un sistema de
tabular y simétrica.
fallamiento relacionado con la etapa de rift,
invertido durante el Jurásico – Cretácico.
Los conductos de migración asociados tienen
pobres condiciones petrofísicas que desfavorecen
las migraciones laterales. Los sistemas de fallas
favorecen la migración vertical.
Los conductos de migración asociados tienen
condiciones petrofísicas excelentes que favorecen
migraciones laterales de larga distancia, hasta 70
km.
Mayormente se encuentra en la etapa de
generación de gas y condensado (1.3 – 2.0% Se encuentra mayormente en la ventana de
RVE). En el flanco norte de la Dorsal se encuentra generación de petróleo (0.7 – 1.0% RVE).
en pico de generación de petróleo.
La generación y expulsión de petróleo en
La generación y expulsión de petróleo comenzó
posiciones profundas comenzó hace 130 ma
hace 80 ma aproximadamente.
aproximadamente.
Los hidrocarburos generados están entrampados,
Los hidrocarburos generados están entrampados,
principalmente, en reservorios de Quintuco – Loma
principalmente, en reservorios del Grupo Cuyo.
Montosa y Tordillo – Sierras Blancas.
La existencia de gas y condensado en posiciones donde Vaca Muerta está moderadamente madura puede
deberse a migraciones extensas de hidrocarburos de Vaca Muerta o contribución de hidrocarburos
gaseosos generados en Los Molles.
17
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
exit
volver al indice
F. LOS MOLLES
F. VACA MUERTA
LA
PAMPA
MIGRACIÓN VERTICAL
LA
PAMPA
MIGRACIÓN LATERAL
CATRIEL
6
m.
K
0
CATRIEL
NEUQUÉN
NEUQUÉN
7
m.
K
0
RÍO
NEGRO
RÍO
NEGRO
m.
K
4
5Km.
m.
4K
m.
7K
16Km.
.
Km
0
2
NEUQUEN
NEUQUEN
0
m.
70 K
0
16Km.
Figura 12. Área de generación, principales acumulaciones y distancias de migración.
Agradecimientos. A María Silvia Castro por su paciencia y dedicación. A las autoridades de Pluspetrol
S.A., Tecpetrol S.A., Pan American Energy L.L.C. y Pecom Energía S.A. por permitir la publicación de este
trabajo. A L. Cazau y G. Chebli por las sugerencias realizadas.
LISTA DE TRABAJOS CITADOS EN EL TEXTO
Arregui, C., 1993. Análisis estratigráfico – paleoambiental de la Formación Tordillo en el subsuelo de la
Cuenca Neuquina. XII Congreso Geológico Argentino y II Congreso Exploración de Hidrocarburos, Actas I:
165-169. Mendoza.
Arregui, C., S. Benotti y O. Carbone, 1996. Sistemas petroleros asociados en los yacimientos Entre Lomas.
Provincia del Neuquén. XIII Congreso Geológico Argentino y III Congreso Exploración de Hidrocarburos.
Actas I: 287-306. Buenos Aires.
Bracaccini, C.I., 1970. Rasgos tectónicos de las acumulaciones mesozoicas en las provincias de Mendoza y
Neuquén. Asociación Geológica Argentina, Revista 25:275-284. Buenos Aires.
Carbone, O., C. Arregui, y M. Longman, 2001. Stratigraphic analysis of the Lower Member of the Quintuco
Formation in Entre Lomas Field, Neuquén Basin, Argentina. 2001 American Association of Petroleum
Geologists Annual Meeting, Abstracts p. A32. Denver.
Carozzi, A.V., I. Orchuela y M.L. Rodriguez Schelotto, 1993. Depositional models of the Lower Cretaceous
Quintuco – Loma Montosa Formation, Neuquén Basin, Argentina. Journal of Petroleum Geology, Volume
16(4):421-450.
Cruz, C.E., F. Robles, C. Sylwan y H.J. Villar, 1999. Los sistemas petroleros jurásicos de la Dorsal de
Huincul. Cuenca Neuquina, Argentina. IV° Congreso Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Actas I:
177-195. Mar del Plata.
Digregorio, J.H. y M. Uliana, 1979. Cuenca Neuquina. En: Geología Regional Argentina, Academia
Nacional de Ciencias, 2:985-1032. Córdoba.
18
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
home principal
volver al indice
Gulisano C. y A. Gutiérrez Pleimling, 1994. The Jurassic of Neuquén Basin. a) Neuquén Province. Field
Guide. Secretaría de Minería de la Nación y Asociación Geológica Argentina, Serie E No 2. Buenos Aires.
Fernández Seveso, F., G. Laffitte y D. Figueroa, 1996. Nuevos plays jurásicos en el Engolfamiento
neuquino, Argentina. XIII° Congreso Geológico Argentino y III° Congreso de Exploración y Desarrollo de
Hidrocarburos. Actas I: 281. Buenos Aires.
Hogg, S.L., 1993. Geology and hydrocarbon potential of the Neuquén Basin. Journal of Petroleum Geology.
Volume 16(4): 383-396.
Hurley, N., H. Tanner y C. Barcat, 1995. Unconformity – related porosity development in the Quintuco
Formation (Lower Cretaceous), Neuquén Basin, Argentina. En: Budd, Saller and Harris (Eds.)
Unconformities and porosity in carbonate strata. American Association of Petroleum Geologists Memoir 63:
159-175. Tulsa.
Kugler, R.L., 1987. Regional petrologic variation. Jurassic and Cretaceous sandstone and shale. Neuquén
Basin, west-central Argentina. PhD Thesis, University of Texas at Austin. 524 p.
Legarreta, L. y C. Gulisano, 1989. Análisis estratigráfico secuencial de la Cuenca Neuquina (Triásico
Superior – Terciario Inferior). En Chebli y Spalletti (Eds.) Cuencas Sedimentarias Argentinas. Simposio X°
Congreso Geológico Argentino: 221-243. Tucumán.
Legarreta, L., G. Laffitte y S. Minniti, 1999. Cuenca Neuquina: múltiples posibilidades en las series
Jurásico – cretácicas del depocentro periandino. IV° Congreso Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos,
Actas I: 145-175. Mar del Plata.
Legarreta, L. y M. Uliana, 1991. Jurassic – Cretaceous marine oscillations and geometry of back-arc basin
fill, central Argentine Andes. En: McDonald D.I.M. (Ed.) Sedimentation, Tectonics and Eustasy.
International Association of Sedimentologists Special Publication 12: 429-450.
Legarreta, L. y M. Uliana, 1996. La sucesión jurásica en el centro-oeste de Argentina. Arreglo
estratigráfico, secuencias y evolución paleogeográfica. Boletín de Informaciones Petroleras, 3ra. Epoca,
Año XII (45): 66-78. Buenos Aires.
Marchese, H. y R. Blocki, 1981. Yacimiento de hidrocarburos no convencional en rocas volcánicas del
Grupo Choiyoi y sus reservorios asociados (25 de Mayo – Medanito S.E.), La Pampa – Río Negro.
Asociación Geológica .Argentina Revista, 34: 148-159. Buenos Aires.
Orchuela, I. y J.V. Ploszkiewicz, 1984. La Cuenca Neuquina. En: V. A. Ramos (Ed.) Geología y Recursos
Naturales de la Provincia de Río Negro. IX Congreso Geológico Argentino, Relatorio: 163-188. Bariloche.
Ploszkiewicz, J.V., I. Orchuela, J.C. Vaillard y R. Viñes, 1984. Compresión y desplazamiento lateral en la
zona de Falla Huincul, estructuras asociadas, Provincia del Neuquén. IX Congreso Geológico Argentino.
Actas II: 163-169. Bariloche.
Rosenfeld, U., 1978. Litología y sedimentología de la Fm. Lajas (Jurásico Medio) en la parte austral de la
Cuenca Neuquina, Argentina. Acta Geológica Lilloana, 15:105-117. Tucumán.
Uliana, M., M. Arteaga, L. Legarreta, J. Cerdán y G. Peroni, 1995. Inversion structures and hydrocarbon
occurrence in Argentina. En: Buchanan y Buchanan (Eds.): Basin Inversion. Geologic Society Special
Publication Nº 88: 211-233. Londres.
Uliana, M. y L. Legarreta, 1993. Hydrocarbons habitat in a Triassic to Cretaceous Subandean setting:
Neuquén Basin, Argentina. Journal of Petroleum Geology, Vol. 16(4):397-420.
Uliana, M., L. Legarreta, G. Laffitte y H.J. Villar, 1999. Estratigrafía y geoquímica de las facies
generadoras de hidrocarburos en las cuencas petrolíferas de Argentina. IV° Congreso Exploración y
Desarrollo de Hidrocarburos, Actas I: 1-61. Mar del Plata.
Urien, C.M. y J.J. Zambrano, 1994. Petroleum systems in the Neuquén Basin, Argentina. En: L. Maggoon
and W. Dow (Eds.) The Petroleum System – from source to trap. American Association of Petroleum
Geologists Memoir 60: 513-534. Tulsa.
Veiga, R., H. Verzi y H. Maretto, 2001. Modelado bidimensional en el ámbito central de la Cuenca
Neuquina (Argentina). Boletín de Informaciones Petroleras, Tercera Epoca, Año XVIII, (67): 50-63. Buenos
Aires.
Vela, M., 1997. Los Molles – Lajas petroleum systems, Neuquén Basin, Argentina. Unpublished Master of
Science Thesis, University of South Carolina.
19
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
home principal
volver al indice
Vela, M. y D. Wavrek, 1997. High-resolution petroleum systems analysis: application to Los Molles – Lajas
Megasequence of Neuquén Basin, Argentina. American Association of Petroleum Geologists Annual
Conventinon Abstracts, p.120. Dallas.
Villar, H.J., C. Barcat, S. Talukdar y W. Dow, 1993. Facies generadora de hidrocarburos, correlación
petróleo – roca madre y sistema petrolero en el área sudoriental del Engolfamiento Neuquino. XII°
Congreso Geológico Argentino y II° Congreso de Exploración y Desarrollo de .Hidrocarburos, Actas I:382394. Mendoza.
Villar, H.J. y S. Talukdar, 1994. The Vaca Muerta – Sierras Blancas (!) petroleum system in the
southeastern area of the Neuquén Embayment, Neuquén Basin, Argentina. American Association of
Petroleum Geologists, Hedberg Research Conference Geologic Aspects of Petroleum Systems, 1/6-6/6.
México.
Villar, H.J., G. Laffitte y L. Legarreta, 1998. The source rocks of the Mesozoic Petroleum Systems of
Argentina: a comparative overview on their geochemistry, paleoenvironments and hydrocarbon generation
patterns. American Association of Petroleum Geologists International Conference and Exhibition, Abstracts:
186-187. Río de Janeiro.
Wavrek, D., M.E. Lara, R. Allen, R. Ressetar y G. Laffitte, 1994. Neuquén Basin, Argentina. An integrated
geochemical study. Earth Sciences Research Institute – University of South Caroline – University of Utah.
Informe inédito.
Wavrek, D.A., M.E. Lara, G. Laffitte, S. Del Vó, J.W. Collister, J.C. Quick, R. Allen, D. Jarvie y H.
Hollowell, 1996. Petroleum systems charged by the Vaca Muerta (Tithonian) Formation: Neuquén Basin,
Argentina. American Association of Petroleum Geologists International Conference and Exhibition,
Abstracts 57. Caracas.
Wavrek, D., D. Curtiss, M.E. Lara, G. Laffitte y D. Jarvie, 1997. High-resolution petroleum systems
analysis: application to Kimmeridgian-Valanginian Megasequence of Neuquén Basin, Argentina. American
Association of Petroleum Geologists Bulletin Vol. 81/8: p. 1419. Abstracts 1997 Intern. Conf. & Exhib.
Viena, Austria.
20
V Congreso de Exploración y Desarrollo de Hidrocarburos, Mar del Plata, Nov. 2002, IAPG. CD-ROM, 20p.
exit
Fly UP