...

LA CONCENTRACIÓN DE LA CERVEZA.

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

LA CONCENTRACIÓN DE LA CERVEZA.
N.° 94
L. FIfiüIER.
239
LA CONCENTRACIÓN DE LA CERVEZA.
(como estaba antes) del reglamento do la Escuela
pletamente de los que se emplean para producir
especial del ramo de 24 de Octubre de 4870, el
cerveza con el extracto concentrado ó solidificado
número de años para recibir en la misma la enseñanza teórica de la carrera.
3." Reforma de la ley do montes de 24 de Marzo
de 4863 con arreglo á unas bases más científicas.
de la cebada llamada malt por los ingleses, ó de
lúpulo, que no lia sido convertido aún en cerveza
por la fermentación, puesto que la cerveza sobre
Otras reformas, si bien no tan urgentes, reclama
la gestión facultativo-administrativo-forestal; pero
como quiera nos proponemos seguir paso á paso
la marcha que se imprima á la misma en lo sucesivo, ocasión y lugar tendremos para dedicar unas
cuantas horas al estudio crítico de la cuestión y
proponer lo que en nuestro concepto sea digno de
ocupar las elevadas y claras inteligencias de las
personas encargadas de poner á salvo los altos intereses de la sociedad española.
PRIMITIVO ARTIGAS.
Rea! Sitio de San Lorenzo, Octubre de 187o.
LA CONCENTRACIÓN DE LA CERVEZA.
Acaba de ponerse en práctica un procedimiento
de concentración de la cerveza parecido al que se
usa para la concentración de la loche. A M. E. Lockwood ocurría la idea después de conocer los resultados obtenidos por las compañías suiza é inglesa
en Ja fabricación de leche concentrada.
Para obtener cerveza concentrada, se hace evaporar este líquido en el vacío hasta que pierde gran
parte de su agua y de su alcohol, y se reduce al
estado viscoso, á la densidad de la melaza ó de la
leche concentrada. El alcohol y el aguase desprenden en vapor, condensándose en un recipiente adaptado al aparato de evaporación. Obtiénese el alcohol destilando de nuevo el líquido depositado en el
condensador, y si el aparato de rectificación está
unido á los precedentes, toda la operación puede
verificarse de una sola voz.
Por esta evaporación se reduce la cerveza á un
octavo ó dozavo de su primitivo volumen, según su
fuerza original, y como se detiene la fermentación
por el calor empleado, la mezcla condensada se
conserva perfectamente durante largo tiempo y en
todos los climas.
El modo de rehacer la cerveza, es decir, de reconstituir la mezcla para la bebida, se reduce á
restituirle la cantidad de agua que se le quita y á
ponerla en fermentación por medio de una pequeña
cantidad de levadura. Pasadas cuarenta y ocho horas puede emplearse en el consumo ó embotellarse
añadiéndola ácido carbónico por medio de uno de
los aparatos que sirven para la fabricación de aguas
gaseosas.
El procedimiento de M. Loekwood difiere com-
que elabora M. Loekwood es la que ya ha fermentado y tiene todas las propiedades de la cerveza
ordinaria.
Este nuevo procedimiento tiene mueba importancia para el comercio de exportación El valor
de la cerveza exportada anualmente en Inglaterra representa una cantidad de 2.S00.000 francos,
y el coste de embotellado, de pipas y fletes es
algunas veces enorme , puesto que los barriles
cuestan 27 francos pieza y casi no tienen valor en
la India y en las comarcas á donde se lleva la cerveza. La cerveza de un barril queda reducida á la
novena parte do su volumen por la condensación, y
la caja de hoja de lata en que se encierra el producto no cuesta más de 7 francos SO céntimos, de
manera que se puede economizar Ires cuartas partes del ñete. Los gastos de condensación y de reconstrucción son insignificantes comparados con los
que acabamos de mencionar.
Este método tiene la ventaja de poder aplicarse ñ
toda especie de cervezas. Las ligeras y baratas podrán exportarse condensadas á las regiones tropicales y subtropicales, donde fácilmente podrán
reconstituirse. En la actualidad, las cervezas alcohólicas, y por lo tanto caras, son las únicas que
pueden resistir la exportación á países cálidos, y
sería ventajoso para los habitantes de estas regiones
poder consumir cervezas ligeras y más baratas, que
ellos mismos podrían hacer y sacar del barril.
Luis FIGUIER.
(La Science ilustrée.)
CRÓNICA CIENTÍFICA.
Física y meteorología: Las últimas tempestades anunciadas por las oscilaciones de la aguja magnética.
La aguja imantada experimenta oscilaciones características á la aproximación del mal tiempo, y
de esta propiedad puede obtenerse un gran partido
para predecid las tempestades. Adelántanse mucho
sus señales á las del barómetro cuando debe descargar una tempestad; el descenso del barómetro
solamente puede servir veinticuatro horas antes, y
los movimientos de la aguja magnética predicen con
treinta y seis horas de anticipación la llegada de la
borrasca.
De esta manera se ha podido predecir en el observatorio de Montsouris la llegada sucesiva de las
últimas tempestades. Desde el 28 y 29 de Octubre,
la aguja estaba loca. Las perturbaciones magnéticas
240
REVISTA EUROPEA.
12
DE
continuaron el 4.°, % 3 y 4 de Noviembre, siendo
muy fuerte la del 1 En general, los movimientos de
la aguja cesan pronto cuando llega una tempestad
sobre el continente, pero persisten si debe persista' el mal tiempo. La turbación de la aguja volvió á
empezar el 8 precediendo á la tempestad del 11, y
desde el 11 las brújulas de Montsouris hacían presentir la tempestad del 14 de Noviembre.
La existencia de relaciones más ó monos directas
entre los movimientos de la aguja imantada y las
variaciones del tiempo, la han admitido varios meteorologistas desde principios del siglo. El general
Myer, de los Estados-Unidos, estudia atentamente
estas interesantes coincidencias, y M. Marie-Davy
las observa también cuidadosamente en Montsouris, y pronto podrá saberse hasta dónde se podrá
contar con precisión con la aguja imantada para la
previsión del tiempo.
Puede observarse por un procedimiento muy sencillo la agitación de la aguja á la aproximación de
las grandes tempestades. La aguja de una brújula
ordinaria es demasiado pequeña para que puedan
apreciarse á la simple vista las pequeñas oscilaciones anormales; pero se puede evitar la dificultad
sujetando á un extremo de una pajita larga una
aguja imantada y un ligero contrapeso en el otro;
colócase la pajita en un eje debajo de una campana
do cristal; vese que la pajita se inclina por la mañana hacia Oriente y por la tarde hacia Occidente,
y agítase mucho cuando se acerca alguna tempestad. La pajilla-iman podría prestar útiles servicios
en aquellas estaciones astronómicas que no poseen
magnetómetro.
MISCELÁNEA.
NITEVA PILA AL SESQUIÓXinO DE HIERRO Y AL CLORHIDRATO
DE AMONIACO DE LOS SEÑORES CLAMOND V CAIFFE.
Después de haber pedido á las pilas eléctricas la
constancia y energía que sfi ha logrado conseguir
con diferentes pares de composición más ó menos
ingeniosa, se ha llegado hoy á buscar principalmente la economía en su construcción. No obstante
la multiplicidad de las aplicaciones actuales de la
electricidad, hasta que se reduzca considerablemente el precio de producción del fluido, no se
generalizará y extenderá por todas partes el empleo
de este agente natural, susceptible de prestar tantos importantes servicios en la vida doméstica.
La nueva pila que acaba de construir el Sr. Caiffe
realiza una economía sensible sobre los pares usados hasta hoy, y en particular sobre el de Leclanche, con el que tiene mucha analogía. Esta pila se
compone de un vaso exterior de vidrio, de un prisma de carbón aglomerado y poroso, conteniendo en
DICIEMBRE DE
1875.
N.° 9 4
sus poros sesquióxido de hierro y una barra de zinc
amalgamado. Un tapón embetunado cierra el vaso,
impidiendo la evaporación rápida del líquido, y no
deja más que la abertura necesaria para la introducción del líquido y de la barra de zinc. Dos tornillos sujetan los reáforos. El líquido es una disolución de clorhidrato de amoniaco.
El par no difiere de el de Leclanehó más que en la
sustitución del óxido de hierro al óxido de manganeso, y por la manera de la fabricación, que es
más económica. Las reacciones que produce la corriente son iguales en uno y en otro caso. Cuando el
circuito está cerrado, el clorhidrato de amoniaco ó
cloi'uro de amonium ataca al zinc y forma con él
cloruro doble de amonium y de zinc; el amonium
puesto en libertad se dirige al sesquióxido de hierro, que descompone apoderándose de una parte de
su oxigeno y forma con éste el amoniaco libre que
desaparece por la evaporación.
El nuevo par tiene, como el de Leclanché, la
ventaja de no usarse, cuando su circuito está abierto. Su constancia y energía son relativamente
grandes (su fuerza electro-motriz es igual á <2/10 del
par de sulfato de cobre), que la hace muy á propósito, cuando sus dimensiones son pequeñas para la
composición de baterías medicinales de corriente
continua; cuando sus dimensiones son medianas,
sirve para hacer funcionar las campanillas eléctricas y telégrafos domésticos; cuando son mayores
aún, sirve para telégrafos de ferro-carril y para los
aparatos de inducción electro-medicinales; en fin,
cuando es muy grande se emplea en los laboratorios y establecimientos industriales en donde se necesita tener á mano una pila enérgica dispuesta
siempre á funcionar y que pueda marchar durante
algunas horas al dia de un modo casi constante.
Parece que puede funcionar indefinidamente cuando no se la rinde con un trabajo demasiado prolongado, reemplazando de tarde en tarde el zinc y el
clorhidrato de amoniaco, atendiendo á que el cuerpo
despolarizante goza de la propiedad de recobrar al
aire, durante el reposo, el oxígeno que ha abandonado durante la acción del aparato.
En fin, posee la ventaja de poder ser cargado
completamente, sin necesidad de desmontarlo,
cuando prolongado trabajo le ha hecho perder parte
de su energía, precipitando, por medio de una reacción muy sencilla y poco costosa, nueva cantidad
de sesquióxido de hierro en los poros del carbón,
lo cual no puede hacerse cuando se emplea el óxido
de manganeso.
Tal es la nueva pila de construcción sencilla y
barata: la hemos descrito ligeramente, pero la reseña bastará para dar idea del adelanto realizado en
esta rama de la ciencia aplicada.
Fly UP