...

TOCA CIVIL: - Articulación Regional Feminista

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

TOCA CIVIL: - Articulación Regional Feminista
Toca Civil 66/2011
- - - EN HERMOSILLO, SONORA, A TREINTA Y UNO DE OCTUBRE
DE DOS MIL ONCE.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - VISTOS para resolver, los autos del Toca Civil número 66/2011,
formado con motivo del recurso de apelación interpuesto en contra de la
sentencia definitiva dictada el veinticuatro de agosto de dos mil diez por
el Juez de Primera Instancia Mixto del Distrito Judicial de Magdalena
dentro del expediente número 260/2010 relativo al JUICIO SOBRE
CUESTIONES FAMILIARES promovido en la vía ORAL por (SEÑOR
DEMANDANTE) en contra de (SEÑORA DEMANDADA); además, los
agravios hechos valer, así como los documentos y las constancias
judiciales necesarias para tal efecto; y - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ------------------ RESULTANDOS----------------- - - 1. Mediante escrito inicial de demanda presentado el veintinueve de
abril de dos mil diez, en el Juzgado de Primera Instancia Mixto del
Distrito Judicial de Magdalena, (SEÑOR DEMANDANTE) en la vía oral
ejercitando la acción de cuestiones familiares demandó a (SEÑORA
DEMANDADA) por las prestaciones señaladas en los incisos A), B), C) y
D) del escrito en cita y, al efecto, realizó una serie de manifestaciones de
orden fáctico y legal que estimó aplicables y conducentes al caso.- - - - - - - Por auto dictado el seis de abril de dos mil diez, se admitió la referida
demanda en la vía y forma propuesta por el promovente, y se ordenó
emplazar a la demandada, quien acudió al juzgado de origen a darse por
emplazada en catorce de mayo de dos mil diez, y en diecinueve del mes
y año en cita dio contestación a la demanda incoada en su contra.- - - - - - - 2. El veintinueve de junio de dos mil diez, se celebró la audiencia de
pruebas, alegatos y sentencia, donde se desahogaron los medios de
prueba ofrecidos; y el veinticuatro de agosto de dos mil diez, se emitió
sentencia al tenor de los puntos resolutivos siguientes:- - - - - - - - - - - - - - - “...PRIMERO.- Ha sido procedente el juicio oral sobre cuestiones
familiares, promovido por (SEÑOR DEMANDANTE), en virtud de que
demostró los elementos de su acción, en consecuencia: - - - SEGUNDO.- Una
vez que este fallo cause estado, se determina que el actor (SEÑOR
DEMANDANTE), conviva con su menor hija (HIJA), los días sábados en un
horario de la 10:00 horas, a las 18:00 horas, y los días domingos en un
horario de las 09:00 horas a las 15:00 horas, pudiendo el C. (SEÑOR
DEMANDANTE), irá a recoger a la menor al domicilio en que habite y viva con
su madre, y solo en el caso de no poder asistir él personalmente, lo harán sus
abuelos paternos; incluso podrá trasladar a la menor a paseos fuera de la
ciudad, siempre y cuando la madre de dicha menor otorgue su consentimiento
por escrito. - - -TERCERO.- Toda vez que las partes no obraron con temeridad o
1
Toca Civil 66/2011
mala fe, no se hace especial condenación por concepto de gastos y costas, lo
anterior con fundamento en los artículos 78, 79, 80 y 81, del Código
de Procedimientos Civiles para el Estado de Sonora...” (sic)- - - - - - - - - - - - - - - -
- - - 3. Contra la anterior resolución la parte actora interpuso recurso de
apelación, medio de impugnación que fue admitido mediante auto
dictado el diecinueve de noviembre de dos mil diez, en efecto
suspensivo; asimismo, se ordenó emplazar a las partes para que
concurrieran a este Tribunal a efecto de substanciar el referido recurso y
se ordenó remitir los autos a esta Alzada.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Recibidos los autos en este Tribunal, por acuerdo dictado el catorce
de marzo de dos mil once se declaró bien admitido el recurso y se
corrigió la admisión al efecto devolutivo y se dio intervención al Ministerio
Público. Por auto dictado el veintiocho de junio del dos mil once, se tuvo
al actor exhibiendo los agravios que le ocasiona el fallo alzado y,
finalmente, se citó a las partes para oír resolución, misma que hoy se
dicta en los siguientes términos:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - C O N S I D E R A N D O S- - - - - - - - - - - - - - I. Esta Primera Sala Mixta del Supremo Tribunal de Justicia del
Estado de Sonora, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 22
fracción II, inciso b), de la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado, se
declara competente para resolver los presentes recursos de apelación,
toda vez fueron interpuestos en contra de la sentencia dictada dentro de
un juicio donde se ventiló una controversia sobre paternidad y filiación de
un menor.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - II. El recurso de apelación, de conformidad con el artículo 371 del
Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Sonora, tiene por
objeto y alcance que confirme, revoque o modifique, la sentencia y/o
autos dictados en primera instancia, con relación a los agravios
expresados, sin perjuicio de que en el caso, al estar en litigio derechos y
cuestiones relacionadas con una menor de edad, se suple la queja
deficiente en caso de que se requiera. - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - En efecto, cuando se trata de un asunto en el que está en riesgo el
interés de un menor de edad o un incapaz, debe aplicarse la suplencia
de la deficiencia de la queja, sin que para determinar lo contrario sea
relevante el carácter de quienes promuevan el recurso de que se trata, ni
la naturaleza de los derechos que se estén cuestionando, pues ha de
2
Toca Civil 66/2011
recordarse que dicha institución fue estructurada por el legislador no sólo
para proteger los derechos familiares, sino también el bienestar de los
menores de edad y de los incapacitados.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Lo anterior, así se prevé en el párrafo final de la fracción II del
artículo 385 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de
Sonora; ya que en ese apartado se consigna, que para substanciar las
apelaciones en segunda instancia, tendrán aplicación, entre otras
prevenciones, la relativa a que, cualesquiera que sea el tipo de juicio en
que intervengan como partes menores de edad o incapaces deberá
suplirse la deficiencia del agravio, de tal modo que queden protegidos los
derechos de los mismos según su consagración en la Constitución
Política de la República, en la Convención sobre los Derechos del
Niño, en la Constitución Política Local y en la Ley local para la
Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.- - - - - - - - En este contexto, cuando se controviertan derechos de familia y, en
especial, derechos de menores de edad o de incapacitados, sin que
interese al efecto la naturaleza de los derechos en controversia ni el
carácter de quien promueva el recurso, no hay límites que se impongan
al tribunal de apelación; de tal suerte, que aun en el caso de que no se
hubieren expresado agravios, el tribunal de apelación está obligado a
suplir la queja deficiente, para lo cual está investido de amplias
facultades para hacer valer los conceptos o razones que en su opinión
conduzcan a la verdad y, por ende, al bienestar de los menores de edad
o incapaces; esto es, dicha institución evidentemente opera aun ante la
ausencia total de agravios.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Tiene exacta aplicación al presente caso, la jurisprudencia por
contradicción de tesis 1ª./J. 191/2005, emitida por la Primera Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, consultable en el Semanario
Judicial de la Federación y su Gaceta, Novena Época, Tomo XXIII, Mayo
de 2006, página 167, de rubro y texto:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - “MENORES DE EDAD O INCAPACES. PROCEDE LA SUPLENCIA DE LA
QUEJA, EN TODA SU AMPLITUD, SIN QUE OBSTE LA NATURALEZA DE LOS
DERECHOS CUESTIONADOS NI EL CARÁCTER DEL PROMOVENTE. La
suplencia de la queja es una institución cuya observancia deben respetar los Jueces
y Magistrados Federales; suplencia que debe ser total, es decir, no se limita a una
sola instancia, ni a conceptos de violación y agravios, pues el alcance de la misma
comprende desde el escrito inicial de demanda de garantías, hasta el periodo de
ejecución de la sentencia en caso de concederse el amparo. Dicha suplencia opera
invariablemente cuando esté de por medio, directa o indirectamente, la afectación de
3
Toca Civil 66/2011
la esfera jurídica de un menor de edad o de un incapaz, sin que para ello sea
determinante la naturaleza de los derechos familiares que estén en controversia o el
carácter de quien o quiénes promuevan el juicio de amparo o, en su caso, el recurso
de revisión, ello atendiendo a la circunstancia de que el interés jurídico en las
controversias susceptibles de afectar a la familia y en especial a menores e
incapaces, no corresponde exclusivamente a los padres, sino a la sociedad, quien
tiene interés en que la situación de los hijos quede definida para asegurar la
protección del interés superior del menor de edad o del incapaz. Se afirma lo
anterior, considerando la teleología de las normas referidas a la suplencia de la
queja, a los criterios emitidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, así
como a los compromisos internacionales suscritos por el Estado mexicano, que
buscan proteger en toda su amplitud los intereses de menores de edad e incapaces,
aplicando siempre en su beneficio la suplencia de la deficiencia de la queja, la que
debe operar desde la demanda (el escrito) hasta la ejecución de sentencia,
incluyendo omisiones en la demanda, insuficiencia de conceptos de violación y de
agravios, recabación oficiosa de pruebas, esto es, en todos los actos que integran el
desarrollo del juicio, para con ello lograr el bienestar del menor de edad o del
incapaz.”.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - III. Ahora bien, la sentencia emitida por el juez de primer grado se
hizo en los siguientes términos: - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - “...VII.- Se procede a analizar la acción ejercitada, siendo necesario
determinar los elementos constitutivos de la misma, sirviendo de apoyo a lo
anterior el artículo 585 del Código Civil para el Estado de Sonora, que
establece: "Los que ejercen la patria potestad, aún cuando no tengan la
custodia, tienen el derecho de convivencia con sus descendientes, salvo que
exista peligro para éstos, así declarado por el Juez de Primera Instancia en los
términos de lo establecido en el capítulo relativo a la violencia intrafamiliar. - - No podrán impedirse, sin justa causa, las relaciones personales entre el
menor y sus parientes. En caso de oposición, a petición de cualquiera de ellos,
el Juez de Primera Instancia resolverá lo conducente en atención al interés
superior del menor. Sólo por mandato judicial podrá suspenderse o perderse el
derecho de convivencia a que se refiere el párrafo anterior, así como en los
casos de suspensión o pérdida de la patria potestad, conforme a las
modalidades que para su ejercicio se establezca en el convenio o resolución
judicial."; de cuyo contenido se sustraen los elementos de la acción planteada,
y que los actores deben demostrar para su procedencia, siendo éstos los
siguientes:- - - A).- La existencia de la relación paterno filial.- - - B).- La
existencia de un impedimento sin justa causa para que se de la convivencia.- - El primer elemento de la acción ejercitada se demuestra, al comparecer el
actor exponiendo en el hecho 1 "La mencionada (SEÑORA DEMANDADA) y el
suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) iniciamos una relación sentimental,
aproximadamente a partir del cinco de enero de dos mil uno, decidiendo vivir
juntos a partir del doce de septiembre de ese mismo año; a partir de entonces,
hasta la fecha de nuestra separación, vivimos en diversos domicilios.- 2.- Como
lo acredito con la copia certificada del acta de nacimiento número xxxx (xxxx,
xxxx, xxxx, xxxx, xxx), del libro número xxx (xxxx, xxxx, xxx) de la Oficialía del
Registro Civil número xxxxx (xxxx, xxxx, xxxx, xxxx, xxx) del municipio de
Magdalena, Sonora, el día xxxxxxx de xxxx de dos mil xxxx, la (SEÑORA
DEMANDADA) y el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE), procreamos una hija, de
nombre (HIJA). "; tal y como lo demostró con el acta de nacimiento número x x
x x, expedida por el Oficial x x x x x del Registro Civil de esta Ciudad exhibida
en autos (f.18), a nombre de (HIJA); siendo sus hijos los C.C. Hijo RAMC e hija
MAPE; documental pública que al no haber sido declarada o comprobada su
falsedad, se le concede valor probatorio al tenor del artículo 323 del Código de
Procedimientos Civiles para el Estado de Sonora, desprendiéndose de la
citada documental que el padre de la menor lo es el actor de nombre
(SEÑOR DEMANDANTE), por lo tanto se prueba el parentesco por
consanguinidad en línea recta descendente, de conformidad con lo
dispuesto por el artículo 463 del Código Civil para el Estado de Sonora;
teniéndose por lo tanto acreditado el primer elemento de la acción.- - - - - - - - - - 4
Toca Civil 66/2011
- - - El segundo de los elementos de la acción, consistente en la existencia de
un impedimento sin justa causa para que se de la convivencia, se acredita en
autos, ya que en los hechos 3, 5 y 10 el actor señala que: "Aproximadamente a
mediados de marzo del año dos mil cuatro los mencionados (SEÑORA
DEMANDADA) y (SEÑOR DEMANDANTE), de mutuo acuerdo y por razones que
no viene al caso mencionar, decidimos separarnos, determinando ambos
padres que la custodia de nuestra hija estuviera a cargo de la C. (SEÑORA
DEMANDADA), quien, junto con la niña, desde entonces hasta la fecha, habita la
casa marcada con el número (DOMICILIO DE LA SEÑORA DEMANDADA);
mientras que el suscrito me fui a vivir al domicilio de mis padres, ubicado en
calle (DOMICILIO DEL SEÑOR DEMANDANTE), también en esta ciudad,
igualmente, desde entonces hasta la fecha. Cabe señalar que, en un principio,
el acuerdo mencionado lo tomamos la madre de mi hija y el suscrito de manera
verbal, es decir, en ningún momento fue plasmado por escrito..."; "5.Posteriormente, el día treinta y uno de agosto del año dos mil cuatro, ante la
presencia del Subprocurador de la Defensa del Menor y de la Familia de este
Municipio (perteneciente a la institución denominada "Desarrollo Integral de la
Familia" o "DIF", del Municipio de Magdalena) y dos testigos, la señora
(SEÑORA DEMANDADA) y el suscrito celebramos un convenio por escrito
(mismo que, hasta la fecha, no ha sido sometido a la aprobación de Juez
Competente alguno y, por lo mismo, no tiene aún la categoría jurídica de cosa
juzgada), mediante el cual estipulamos, entre otros puntos, los siguientes: I).Se estableció la cantidad de $200.00 (doscientos pesos 00/100 Moneda
Nacional) semanales por concepto de alimentos a favor de la menor (HIJA)ya a
cargo del suscrito, pagaderos mediante depósito en efectivo en la institución
pública en mención; II).- Se pactó que el suscrito podría ver y visitar a mi menor
hija los días sábados en un horario de la diez de la mañana hasta las seis de la
tarde; III).- Se estipuló que la menor (HIJA) dormiría un fin de semana con la
madre y un fin de semana con el suscrito; IV).- Se pactó que el suscrito
tendría la obligación de proporcionar a mi menor hija, además de la cantidad
mencionada en líneas anteriores, pañales, jugos, cereales, leche, ropa, calzado
y todo lo que estuviera dentro de mis posibilidades. Quiero señalar que el
convenio en mención se firmó dentro del expediente 178/2004 que obra en el
archivo de la Subprocuraduría de la Defensa del Menor y de la Familia del
Municipio de Magdalena, Sonora. Manifiesto igualmente que el original
del convenio de mérito se encuentra en el expediente en mención y que el
suscrito carezco de una copia, por lo que en el capitulo de pruebas
solicitaré el informe de autoridad respectivo, a fin de acreditar lo
antedicho"... " 10.
Es el caso que, a pesar de haber estipulado en el
convenio a que hice referencia en el punto número 5 anterior el horario en
que el suscrito puedo visitar a mi menor hija, la madre de la menor me ha
negado la convivencia con la niña en múltiples ocasiones y sin causa
justificada. Por ejemplo, en el convenio mencionado estipulamos que la
menor dormiría un fin de semana en compañía del suscrito; sin embargo,
rara vez la mamá de la menor nos permite lo cual, sin causa justificada.
De la misma manera, en muchas ocasiones fui al domicilio en que habita mi
hija, ubicado en (DOMICILIO DE LA SEÑORA DEMANDADA), en esta
ciudad, para que la niña pudiera asistir, en mi compañía, a diversos
festejos familiares, pero la mayoría de las veces la señora (SEÑORA
DEMANDADA) se negaba a consentir que la niña viniese conmigo.
Precisamente el día quince de marzo del año en curso aconteció dicha
situación. Ese día fue cumpleaños de la abuela paterna de la menor, la
señora (MADRE DEL DEMANDANTE MECV); en esa guisa, el suscrito fui al
domicilio de mi menor hija, a efecto de solicitar a su mamá el consentimiento
para que pudiera yo llevarme a la niña y convivir, en mi domicilio, en el
festejo que le hicimos a mi señora madre. Sin embargo y a sabiendas de
que ese día festejaríamos a la abuela paterna de nuestra hija,
la
(SEÑORA DEMANDADA) se negó a consentir que la menor viniera conmigo
para la convivencia mencionada.", lo que igualmente se comprueba, con el
informe de autoridad de autoridad de fecha diecisiete de junio de dos mil
diez, que emite el Subprocurador de la Defensa del Menor y la Familia,
5
Toca Civil 66/2011
DIF Magdalena, C. LIC. SEÑOR SUBPROCURADOR JGRM,
quien
respondió que en dicha Subprocuraduría de la Defensa del menor y la
Familia DIF Magdalena, si existe dentro de sus archivos el expediente
identificado con el número 178/04; informando que dentro de ese expediente
existe Convenio de pensión alimenticia de fecha treinta y uno de 14 agosto
de dos mil cuatro, celebrado por los C.C. (SEÑORA DEMANDADA) y (SEÑOR
DEMANDANTE), y a favor de la menor (HIJA); anexando copia certificada del
convenio referido y dos fichas de deposito de pensión alimenticia y recibo de
deposito de pensión alimenticia de fecha veintisiete de mayo de dos mil
nueve; ahora bien, el convenio señalado textualmente, expresa lo siguiente:
" EN LA CIUDAD DE MAGDALENA DE KINO SONORA, SIENDO LAS 12:00
HORAS DEL DÍA 31 DE AGOSTO DEL 2004, ANTE EL LIC. SEÑO R RAGF,
QUIEN FUNGE COMO SUBPROCURADOR DE LA DEFENSA DEL MENOR Y
LA FAMILIA EN ESTE MUNICIPIO, SE PRESENTA LA SEÑORA (SEÑORA
DEMANDADA), QUIEN POR SUS GENERALES MANIFIESTA, SER MEXICANA,
DE XX AÑOS DE EDAD, DE ESTADO CIVIL XXXX, DE OCUPACIÓN
EMPLEADA, QUIEN TIENE SU DOMICILIO EN CALLE (DOMICILIO DE LA
SEÑORA DEMANDADA)
DE ESTA CIUDAD Y SE IDENTIFICA CON
CREDENCIAL DE ELECTOR FOLIO X X X X X, ASÍ MISMO SE PRESENTA
EL (SEÑOR DEMANDANTE) QUIEN POR SUS GENERALES MANIFIESTA
SER DE NACIONALIDAD MEXICANO, DE XX AÑOS DE EDAD, DE ESTADO
CIVIL XXXXX, DE OCUPACIÓN EMPLEADO, Y CON DOMICILIO EN CALLE
(DOMICILIO DEL SEÑOR DEMANDANTE), QUIEN SE IDENTIFICA CON
CREDENCIAL DE ELECTOR FOLIO X X X X MISMO QUIENES COMPARECEN
ANTE ESTA INSTITUCIÓN PARA HACER LAS SIGUIENTES:- - - MANIFESTACIONES- - - LOS COMPARECIENTES CUYOS NOMBRES Y
GENERALES QUEDARON* ANTERIORMENTE SEÑALADOS ACUDEN ANTE
ESTA INSTITUCIÓN PARA HACER DE NUESTRO CONOCIMIENTO QUE
MANTUVIERON UNA RELACIÓN DE 4 AÑOS APROXIMADAMENTE
TIEMPO EN EL CUAL PROCREARON UNA MENOR DE NOMBRE (HIJA)DE X
AÑO X MESES DE EDAD, MISMA QUIEN ACTUALMENTE ESTA BAJO LOS
CUIDADOS Y ATENCIONES DE LA MADRE. ASÍ M ISM O NO S INF O RM AN
Q UE DESDE HACE 2 M ET RO S SE ENCUENTRAN SEPARADOS POR
MOTIVOS PERSONALES. DE LO ANTERIOR LAS PARTES LLEGAN AL
SIGUIENTE ACUERDO: PRIMERA CLAUSULA: SE ESTABLECE COMO
PENSIÓN ALIMENTICIA LA CANTIDAD DE $200 (DOSCIENTOS PESOS);
MISMOS QUE SERÁN DEPOSITADOS EN ESTA INSTITUCIÓN LOS DÍAS
LUNES DE CADA SEMANA POR PARTE DEL SEÑOR (SEÑOR
DEMANDANTE). SEGUNDA CLÁUSULA: AMBAS PARTES ESTÁN DE
ACUERDO EN QUE EL (SEÑOR DEMANDANTE) PODRÁ VER Y VISITAR A SU
MENOR HIJA DE NOMBRE (HIJA)DE X AÑO Y XXXX DE EDAD, SIENDO
ESTOS LOS DÍAS SÁBADOS EN UN HORARIO DE 10 DE LA MAÑANA HASTA
LAS SEIS DE LA TARDE, Y LOS DÍAS DOMINGOS DE 9 DE LA MAÑANA A
LAS 5 DE LA TARDE, EN EL ENTENDIDO DE QUE EL (SEÑOR DEMANDANTE)
IRA A RECOGER A SU MENOR HIJA EN EL DOMICILIO DE LA MADRE
SOLO EN EL CASO DE NO PODER ASISTIR EL PERSONALMENTE LO
HARÁN LOS ABUELO PATERNOS DE LA MENOR. TERCERA CLAUSULA:
AMBAS PARTES ESTÁN DE ACUERDO EN QUE LA MENOR (HIJA) DORMIRÁ
UN FIN DE SEMANA CON EL PADRE Y OTRO CON LA MADRE RESPETANDO
LOS HORARIO DE LA CLÁUSULA SEGUNDA DEL PRESENTE ACUERDO.- - CUARTA CLAUSUALA: APARTE DE LA PENSIÓN ALIMENTICIA EL (SEÑOR
DEMANDANTE) SE COMPROMETE A PROPORCIONARLE A LA MENOR
PAÑALES, JUGOS, CEREALES, LECHE, ROPA, CALZADO, EN SI TODO LO
QUE ESTE DENTRO DE SUS POSIBILIDADES, TODO ESTO PREVIA FIRMA DE
RECIBIDO DE LA MADRE, CON RESPECTO A LOS GASTOS MÉDICOS DE LA
MENOR SERÁN POR PARTES IGUALES. QUINTA CLÁUSULA: AMBAS
PARTES DEJARAN DE HACERLO DE HOY Y PARA SIEMPRE EL
MOLESTARSE
ENTRE SI NI
FÍSICA
NI EMOCIONALMENTE, TANTO
EN
SUS
DOMICILIOS,
LUGARES DE TRABAJO O CUALQUIER OTRO
LUGAR PUBLICO. - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - SIENDO TODO LO QUE SE TIENE QUE MANIFESTAR Y ACORDAR,
6
Toca Civil 66/2011
SE CIERRA LA PRESENTE CON LA FIRMA Y HUELLA AL MARGEN DE
LOS QUE EN ELLA INTERVINIERON. - - - FIRMAS ILEGIBLES .".- - - - - - - - - - - - - Al citado Informe de Autoridad; se le concede valor probatorio al tenor
de los artículos 318 en relación con el diverso 331 del Código de
Procedimientos , Civiles para el Estado de Sonora, al no estar contradicho
por otro medio de prueba que obre en autos, con la cual se acreditó el
acuerdo de voluntades que concertaron el actor y la demandada ante La
Subprocuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, DIF, Magdalena, del cual
se desprende que el C. (SEÑOR DEMANDANTE), podría visitar a su menor hija
los días sábados en un horario de la 10:00 horas, hasta las 18:00 horas, y
los domingos desde las 09:00 horas, hasta las 17:00 horas, y que además
él mismo podía pasar a recoger a su hija al domicilio de la madre, y de no
ser posible ello, lo harían los abuelos paternos de la menor. - - - - - - - - - - - - - - - - Ahora bien, se encuentra acreditado el segundo de los elementos de
la acción intentada, consistente en la existencia de un impedimento sin
justa causa para que se de la convivencia, con la versión de los testigos
ofrecidos por la parte actora los (TESTIGO EL SR. H.A.M.G. Y LA TESTIGO
M.E.C.V.), toda vez que a las interrogantes número 23 que se le formuló a
la SEÑORA testigo M.E.C.V., en el sentido de: "Que diga la testigo si sabe y
le consta la regularidad con la que el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE)
convivo con mi menor hija (HIJA).", respondiendo la testigo: " el también,
asiste a la escuela aunque no tan frecuente como yo, pero si una vez a la
semana la ve en la escuela, en años anteriores si veíamos a la niña, fue en el
dos mil ocho años hacia atrás si veíamos a la niña."; así también a la
interrogante número 24, que dice: " Que diga si sabe y le consta por qué
razones convivo con mi menor hija con la regularidad que especifica en la
respuesta a la pregunta anterior." Porque tiene que asistir e o nosotros a la
escuela, porque de lo contrario no podemos ver a la niña, es decir si no
asistimos a la escuela no vemos a la niña.; por otra parte a la interrogante
número 25, que dice: "Que diga la testigo si sabe y le consta de qué manera
trato, el suscrito, a mi menor hija (HIJA)."; respondiendo la testigo: "Con
mucho cariño, con mucho respeto con amor, es la niña de sus ojos."; a la
pregunta número 26, que dice:"Que diga la testigo si sabe y le consta si la
menor (HIJA)gusta convivir con el suscrito."; respondiendo: "Si, mucho,
muchísimo."; así a la pregunta número 27, que dice: "Que diga la testigo si
sabe y le consta la manera en que la esposa del suscrito, la señora (ESPOSA
DEL SEÑOR DEMANDANTE), trata a mi menor hija (HIJA)."; respondiendo al
testigo: "Con mucho cariño respeto, la consiente, le prepara su comida
preferida, juega con ella, todo excelente." A la interrogante número 28, que
señala: "Que diga la testigo si sabe y le consta si la convivencia entre
el suscrito y la menor (HIJA)en el domicilio en que habito representa algún
peligro para la niña." No ninguno."; a la pregunta número 29, que interroga:
"Que diga la testigo si sabe y le consta si la convivencia entre el suscrito y la
menor (HIJA)fuera del domicilio en que habito representa algún peligro
para la niña."; respondiendo la testigo: "No ninguna la atiende muy bien."; a
la interrogante número 30, que pregunta: "Que diga la testigo si sabe y le
consta si la señora (SEÑORA DEMANDADA) permite de buen grado que la niña
(HIJA )conviva con el suscrito."; respondiendo la ateste: "No lo permite."; a la
pregunta número 31, que dice: "Que diga la testigo si sabe y le consta con qué
frecuencia permite la señora (SEÑORA DEMANDADA) que la niña
(HIJA)conviva con el suscrito, durante el período escolar de la menor.";
respondiendo la testigo: "No lo -permite."; así a la 32, que dice: "Que diga
la testigo si sabe y le consta si la señora (SEÑORA DEMANDADA) permite
que la menor (HIJA)conviva con el suscrito en ocasiones especiales, tales
como cumpleaños de la niña o del suscrito, día del niño, día del padre,
etcétera."; respondiendo la testigo: El cumpleaños de la niña si, el cumpleaños
de su papa no, día del padre tampoco."; a la pregunta número 33, que dice:
"Que diga la testigo, en caso de ser negativa la respuesta a la pregunta
anterior, por qué razón la señora (SEÑORA DEMANDADA) no permite que la
menor (HIJA)conviva con el suscrito en ocasiones especiales, tales como
cumpleaños de la niña o del suscrito, día del niño, día del padre, etcétera."
7
Toca Civil 66/2011
Pues lo acabo de mencionar que en el cumpleaños de la niña si, el cumpleaños
de su papa, el día del niño si, porque nosotros fuimos a la escuela, pero su la
escuela tuviera un reglamento donde no se permiten visitas definitivamente
nosotros no hubiésemos visto a la niña, durante todo ese tiempo." Así a la
pregunta número 34, que interroga: "Que diga la testigo si sabe y le consta
con qué regularidad la señora (SEÑORA DEMANDADA) permite que la menor
(HIJA)conviva con el suscrito durante el período vacacional de la menor.",
respondiendo la testigo: "No lo permite, es negativa."; por otra parte a pregunta
número 35 que dice: "Que diga la testigo si sabe y le consta qué tipo de actitud
asume el suscrito para con la señora (SEÑORA DEMANDADA) cuando
tratamos cualquier asunto relacionado con nuestra hija:", respondiendo la
testigo: "Cordial, de respeto."; a la pregunta número 36, que dice: "Que diga la
testigo si sabe y le consta qué tipo de actitud asume la señora (SEÑORA
DEMANDADA) para con el suscrito cuando tratamos cualquier asunto
relacionado con nuestra hija."; respondiendo la testigo: "Negativo cien por
ciento."; así también a la razón de su dicho respondió la testigo: "Porque lo
vivo, es la vivencia, lo siento, lo traigo aquí en mi corazón, doy fe de todo lo que
he dicho cien por ciento.". Por otra parte existe el testimonio del testigo,
SEÑOR H.A.M.G., respondió al interrogatorio que se le formuló a la
interrogante número 23 que se le formuló en el sentido de: Que diga el testigo si
sabe y le consta la regularidad con la que el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE)
convivo con mi menor hija (HIJA).", respondiendo el testigo: "Pues como ya no
se la han prestado su mama (SEÑORA DEMANDADA), cada vez convive menos
con la niña."; así también a la interrogante número 24, que dice: " Que diga si
sabe y le consta por qué razones convivo con mi menor hija con la regularidad
que especifica en la respuesta a la pregunta anterior.", respondiendo el testigo:
" Porque yo creó que tiene problemas mi hijo (señor demandante) con (SEÑORA
DEMANDADA), y como no llegan a un arreglo, ya no le presta a la niña, pero yo
como abuelo soy neutro, por eso creo que por no ponerse de acuerdo ellos
dos no le prestan la niña a mi hijo."; por otra parte a la interrogante número 25,
que dice: "Que diga el testigo si sabe y le consta de qué manera trato, el
suscrito, a mi menor hija (HIJA)."; respondiendo el testigo: "La trata muy bien,
con mucho amor y cariño."; a la pregunta número 26, que dice:"Que diga el
testigo si sabe y le consta si la menor (HIJA)gusta convivir con el
suscrito."; respondiendo: "Claro que si le gusta."; así a la pregunta
número 27, que dice: "Que diga el testigo si sabe y le consta la manera en
que la esposa del suscrito, la SEÑORA (ACTUAL ESPOSA DEL SEÑOR
DEMANDANTE), trata a mi menor hija (HIJA)."; respondiendo el testigo:
"La trata con mucho cuidado y cariño, la trata muy bien a mi nieta, ' porque
tengo otra nieta y la trata bien." A la interrogante número 28, que señala:
"Que diga el testigo si sabe y le consta si la convivencia entre el suscrito y
la menor (HIJA)en el domicilio en que habito representa algún peligro para la
niña.", respondiendo el testigo: "Absolutamente ningún peligro estamos al
pendiente todos, toda mi familia esta al cuidado."; a la pregunta número 29,
que interroga: "Que diga el testigo s¡ sabe y le consta si la convivencia entre el
suscrito y la menor (HIJA)fuera del domicilio en que habito representa algún
peligro para la niña."; respondiendo el testigo: "Absolutamente ningún
peligro, siempre estamos todos juntos, cuando mi hijo sale, lo hace con su
actual pareja, con su hija y con (HIJA), no hay ningún peligro de nada."; a la
interrogante número 30, que pregunta: "Que diga el testigo si sabe y le consta
si la señora (SEÑORA DEMANDADA) permite de buen grado que la niña (HIJA)
conviva con el suscrito."; respondiendo la ateste: "No no lo permite."; a la
pregunta número 31, que dice: "Que diga el testigo si sabe y le consta con qué
frecuencia permite la (SEÑORA DEMANDADA) que la niña (HIJA)conviva con
el suscrito, durante el período escolar de la menor."; respondiendo el testigo:
"Cada que ella, quiere no lo permite verla, mi hijo la ve en su escuela y nosotros
también."; así a la 32, que dice: "Que diga el testigo si sabe y le consta si la
(SEÑORA DEMANDADA) permite que la menor (HIJA)conviva con el suscrito
en ocasiones especiales, tales como cumpleaños de la niña o del suscrito,
día del niño, día del padre, etcétera."; respondiendo el testigo: "Si permite que
el día de su cumpleaños de la niña, el día del padre a mi me llamó la niña, y
8
Toca Civil 66/2011
buscó a su papá para felicitarlo, no lo encontró a mi si me felicitó."; a la
pregunta número 34, que interroga: "Que diga el testigo si sabe y le consta
con qué regularidad la señora (SEÑORA DEMANDADA) permite que la menor
(HIJA)conviva con el suscrito durante el período vacacional de la menor.",
respondiendo el testigo: "No lo permite, ósea lo que pasa es esto, que tenemos
casi lo que va del año no la ve, antes si nos permitía verla ahora ya no."; por
otra parte a pregunta número 35 que dice: "Que diga el testigo si sabe y le
consta qué tipo de actitud asume el suscrito para con la señora (SEÑORA
DEMANDADA) cuando traíamos cualquier asunto relacionado con nuestra
hija:", respondiendo el testigo: "Le ruega que se la preste y si no se la presta ni
modo, es todo, le ruega mucho para que se la preste."; a la pregunta número 36,
que dice: "Que diga el testigo si sabe y le consta qué por de actitud asume la
(SEÑORA DEMANDADA) para con el suscrito cuando tratamos cualquier
asunto relacionado con nuestra hija."; respondiendo el testigo: "Negativo no
presta a la niña, ella dice no la prestó y lo hace."; así también a la razón de su
dicho respondió la testigo: "Porque yo he convivido con ellos es mi familia, me
consta por eso, es mi familia, por eso le digo que si ella a convivido Mi nieta
ella va a contestar, y me consta todo lo que dice es verídico cien por ciento,
porque yo trato muy bien a mi nieta; a ella se le da también buen trato en mi
casa, porque nosotros la tratamos muy bien a la niña, ella es la princesa, es la
consentida, y tiene que haber más acercamiento, yo lo que quiero en realidad
es que exista un buen arreglo entre ellos, para poder convivir con mi nieta y no
afectarla es una niña y hay que darle amor, ella tiene que convivir con las dos
familias."; de tal suerte que dichas declaraciones adquieren valor probatorio de
conformidad con los artículos 318 y 328 del Código Procesal Civil en el
Estado, en la medida que los testigos declararon de manera uniforme, y a
ciencia cierta, fundando la razón de su dicho, el primero de los testigos en
porque lo vive, es la vivencia, lo siente, lo trae aquí en su corazón, da fe de
todo lo que ha dicho cien por ciento; y el segundo testigo, en porque ha
convivido con ellos, es su familia, que le consta por eso, es su familia, que
por eso le dice que si a ellos ha convivido su nieta ella va a contestar y le
consta todo lo que dice es verídico cien por ciento, porque el declarante trata
muy bien a su nieta, a ella se le da muy buen trato en la casa del declarante,
porque ellos tratan muy bien a la niña, ella es la princesa, es la consentida y
tiene que haber más acercamiento, que lo que el deponente quiere en
realidad es que exista un buen arreglo entre ellos, para poder convivir con su
nieta y no afectarla, es una niña y hay que darle amor, ella tiene que convivir
con las dos familias; luego entonces, su testimonio con la convicción que
genera resulta eficaz para corroborar la afirmación del actor, no obstante que
se trate de sus padres del actor; precisamente, porque son familiares
directos, y son quienes pueden estar más enterados de los problemas que
surjan en un conflicto familiar. - - - Sirve de apoyo a lo anterior, la tesis
sostenida por la entonces Tercera Sala de la H. Suprema Corte de Justicia de la
Nación, publicada en el Semanario Judicial de la Federación, Octava Época,
Tomo I, Primera Parte-1, Enero a Junio de 1988, a página 349 que dice:- - "TESTIGOS
PARIENTES
O
AMIGOS
DE
LA
PARTE
QUE
LOS
PRESENTA, VALIDEZ Y EFICACIA DE LAS DECLARACIONES DE LOS.- - - Aun
cuando los testigos tengan tachas por ser amigos o parientes de la parte que
los presente, lo que hace dudosos si los testimonios; circunstancia que
por sí sola no invalida sus declaraciones, ya que el juzgador puede libremente,
haciendo uso de su arbitrio, atribuir o restar valor probatorio a las
declaraciones, expresando las razones en que apoye su proceder, máxime en
juicios en donde se debaten cuestiones de tipo familiar, en los que muchas
veces
los
mejores
testigos
tendrán
la
tacha de ser parientes o amigos de las partes.”. - - - Por otra parte, existe la
audiencia conciliatoria de fecha diez de junio de dos mil diez, donde
comparecieron ante la presencia judicial los C.C. (SEÑORA DEMANDADA) y
(SEÑOR DEMANDANTE), en donde ante la presencia del Juez, se asentó los
siguiente: "... Por otra parte y una vez que se tocaron los puntos y se tuvo una
platica con las partes materiales del sumario en que se actúa, en relación a las
prestaciones que reclama el actor en dicho procedimiento, y tomando en
9
Toca Civil 66/2011
cuenta que lo que reclama el actor son las visitas con la menor de edad, y viene
o los beneficios que tendría dicha de nombre (HIJA), es por ello que las partes
materiales aquí presentes, en uso de la voz?: que les es concedido,
manifiestan que en este acto y por así convenir a nuestros intereses,
deseamos conciliar el presente juicio, comprometiéndonos a realizar un
Convenio donde se especifiquen la convivencia con la menor de edad por parte
del padre de ella, el cual a la brevedad posible lo allegaran al sumario, para su
admisión, ratificación, y en su momento se tenga por admitido y aprobado,
'para dar fin al procedimiento en que se actúa, y es todo lo que manifestamos,
acto seguido y vistas las manifestaciones vertidas por las partes materiales aquí
presentes, se le tiene por hachas dichas manifestaciones, levantando
constancia de ello y así surta los efectos correspondientes a que haya
lugar...."; de lo que se advierte la voluntad de las partes para realizar un
Convenio donde se especifiquen la convivencia con la menor de edad por parte
del padre de ella, y que a la brevedad posible lo allegarían al sumario, para su
admisión, ratificación y en su momento se tuviera por admitido y aprobado, lo
que en el caso no aconteció, pues se advierte de autos el sumario que no se
allegó tal acuerdo de voluntades, a lo que se le otorga valor probatorio al tenor
de los artículos 318, en relación con 330, del Código de Procedimientos Civiles
para el Estado de Sonora, pues lo anterior, es una presunción por parte del
actor donde se advierte la negativa de la demandada para que pueda convivir
con la menor de edad, luego entonces, es evidente la negativa de la demandada de dar su consentimiento para efectos de la convivencia de
(HIJA)con su padre de nombre (SEÑOR DEMANDANTE).- - - Por otra parte la
parte demandada hizo valer la excepción de FALTA DE PERSONALIDAD,
REPRESENTACIÓN O CAPACIDAD PARA DEMANDAR, la cual ya fue analizada
en el Considerando correspondiente; y la de OSCURIDAD EN LA DEMANDA
Y FALTA DE ELEMENTOS FUNDATORIOS DE SU ACCIÓN y la segunda
excepción, la hizo consistir LA FALTA DE DERECHO EN LA ACTORA PARA
DEMANDAR, que la hace consistir en que la actor carece de pruebas para
fundar las causales que se invoca en su demanda, excepción que deviene
improcedente y por ende infundada toda vez que contrario a lo que alega la
demandada, toda vez que los hechos narrados en la demanda, son claros y
precisos, para qué la parte demandada pueda dar una contestación de los
hechos, por tal la misma reúne los requisitos contemplados en el numeral
227 fracción VI, del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de
Sonora, pues se reitera existe una relación clara y precisa de los hechos en que
el demandante funda su demanda, de tal manera que el demandado puede
preparar su contestación y defensa, quedando establecido cual es el titulo
o la causa de la acción que se ejercita, que lo es Juicio Oral, sobre cuestiones
familiares, para efectos de que se determine la convivencia de la menor de
edad (HIJA), con su padre el C. (SEÑOR DEMANDANTE), así también, el actor
demostró los elementos constitutivos de la acción como se advierte de
apartados anteriores, con la pruebas allegadas al sumario, luego entonces, se
reitera lo infundada de la excepción materia de estudio. - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Los hechos narrados por la parte demandada en su escrito de
contestación son situaciones que se estima la demandada, debió demostrar y
de las constancias de autos, se aprecia, que no allegó al sumario medios
probatorios para apoyar sus hechos de contestación, luego entonces conforme
al numeral 260 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de Sonora,
tiene la carga de probar sus respectivas proposiciones de hecho. - - - - - - - - - - - - - Por último este Juzgador no advierte otras excepciones, que en términos
del artículo 46 del Código Procesal Civil Sonorense, se desprendan de los
hechos narrados por la parte reo, además que por las razones antes expuestas
no contó con los medios de prueba para acreditar su dicho, o en todo caso
desvirtuar lo invocado por la actora en los hechos distintos que expresó en su
ocurro de contestación que destruyeran lo relatado en el escrito inicial de
demanda, por lo que se reitera acerca del acreditamiento de las causales
invocadas por el actor. - - - Ahora bien, acreditado que fue el elemento en
estudio, se advierte que el padre no sólo tiene obligaciones, sino también
derechos de tener relaciones de convivencia con su menor hija, proporcionarle
10
Toca Civil 66/2011
afecto, consejos y cooperar con la madre de la menor para su debida
formación; derecho y obligación que se fundan no sólo en la naturaleza de las
relaciones paterno filiales que existieron entre los padres e hija, sino también
por la necesidad de que dicha menor requiera del apoyo tanto de su madre, quien
indiscutiblemente ejerce la patria potestad, así como el de su padre. - - - Sirve de
apoyo a lo anterior lo dispuesto en el artículo 4 de la Ley para la Protección de
los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para el Estado de Sonora,
específicamente en lo referente al inciso g), que señala: "Las personas a
que se refiere esta ley, gozarán de todos los derechos inherentes a la
persona y los específicos relacionado con su desarrollo, que son, de manera
enunciativa más no limitativa, los siguientes:...g) Crecer y desarroparse en un
ambiente de convivencia familiar."- - - VIII.- En las apuntadas condiciones y al
haberse acreditado los elementos de la presente acción, se determina que el
actor (SEÑOR DEMANDANTE), conviva con su menor hija (HIJA), los días
sábados en un horario de la 10:00 horas, a las 18:00 horas, y los días domingos en
un horario de las 09:00 horas a las 15:00 horas, pudiendo el C. (SEÑOR
DEMANDANTE), ira a recoger a la menor al domicilio en que habite y viva con su
madre, y solo en el caso de no poder asistir el personalmente lo harán sus
abuelos paternos; en el entendido de que la convivencia lo será en el domicilio
en que habite y viva el actor, así también, se le autoriza para que saque a pasear a
la menor de edad a parques recreativos, llevarla a los desayunos, comidas incluso
cenar a los Restaurante de la Ciudad, así como a eventos festivos, y convivir
con la menor en cumpleaños, día del padre, Navidad y Año nuevo, estos dos
últimos
siempre
y
cuando se pongan de acuerdo los padres de la menor, ello siempre y cuando no
entorpezcan las actividades que tengan relación con su educación. - - - IX.- Por otra
parte, y toda vez que las partes no obraron con temeridad o mala fe, no se hace
especial condenación por concepto de gastos y costas, lo anterior con
fundamento en
los artículos 78, 79, 80 y 81 del Código de Procedimientos
Civiles para el Estado de Sonora...” (sic)- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - Contra la anterior determinación la parte actora se inconformó
expresando en contra de la sentencia alzada los siguientes agravios:- - - - - “AGRAVIOS:- - - PRIMERO.- Que se explicita como sigue. - - - Fuente de
agravio: La sentencia definitiva dictada por el Juez Mixto de Primera Instancia
del Distrito Judicial de Magdalena, Sonora, dentro del Juicio Oral sobre
Cuestiones Familiares promovido por el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) en
contra de (SEÑORA DEMANDADA), seguido bajo número de expediente
260/2010, emitida el día veinticuatro de agosto de dos mil diez, concretamente
el Considerando VIII (ocho romano) en relación con el Punto Resolutivo
Segundo de la misma. En este punto, me permito transcribir la parte
conducente de la resolución impugnada, para mejor ilustración del agravio que
se expone:..[trascripción de sentencia] - Preceptos legales violados: El artículo
337 del Código de Procedimientos Civiles en vigor para el Estado de Sonora
por falta de aplicación, así como el artículo 585 del Código Civil en vigor en el
Estado de Sonora al momento de la incoación del proceso, y los numerales 4°,
5°, 12 y 1 5 de la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y
Adolescentes en vigor para el Estado de Sonora, todos por falta de aplicación.
- - - Concepto de agravio: Se viola en perjuicio del suscrito el dispositivo
señalado, como se demostrará con los argumentos siguientes. - - - El numeral
337 en mención dispone a la letra: - - - "ARTÍCULO 337.- Las sentencias
deberán ser congruentes con la demanda y la contestación y con las demás
pretensiones deducidas oportunamente en el pleito y resolver todos los puntos
que hayan sido objeto del debate1. Cuando sean varios los puntos litigiosos,
se hará la debida separación de cada uno de ellos. En la sentencia no podrá
concederse a una parte lo que no haya pedido." - - - Al establecer el precepto
transcrito que la sentencia debe resolver "todos los puntos que hayan sido
objeto del debate", está consagrando el Principio de Exhaustividad de la
Sentencia. Al respecto el iusprocesalista mexicano Cipriano Gómez Lara,
precisa lo siguiente: - - - "...Pensamos que el requisito de exhaustividad que
debe reunir toda resolución, en la cual se sentencie un proceso, no es sino una
11
Toca Civil 66/2011
consecuencia de los otros dos anteriores ya citados 2. En efecto, una sentencia
es exhaustiva en cuanta haya tratado todas y cada una de las cuestiones
planteadas por las partes, sin dejar de considerar ninguna. Es decir, el tribunal
al sentenciar debe agotar todos los puntos aducidos por las partes y referirse a
todas y cada una de las pruebas rendidas. La sentencia no será exhaustiva
cuando deje de referirse a algún punto, a alguna argumentación, a alguna
prueba; en otras palabras, al dictarse una sentencia, debe tenerse mucho
cuidado en examinar, agotándolos, todos los puntos relativos a las
afirmaciones y argumentaciones de las partes y a las pruebas rendidas..."
("Teoría General del Proceso", Edit. Haría, Colección Textos Jurídicos
Universitarios, Novena Edición, segunda impresión, México, D.F. 1997, pág.
296). - - - Pues bien, la sentencia impugnada NO CUMPLE con el principio de
exhaustividad consagrado por el artículo 337 de la Ley Adjetiva Civil en vigor
en el Estado de Sonora y explicado por el tratadista citado, puesto que no
resolvió respecto de la prestación formulada por el suscrito (SEÑOR
DEMANDANTE) en la demanda inicial, relativa a establecer la forma en que
podría convivir con mi menor hija (HIJA) en su período vacacional. Precisemos
el razonamiento. - - - En el capítulo de prestaciones del escrito inicial de
demanda, el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) expresé literalmente en el inciso
B), lo que a continuación se transcribe: - - - "PRESTA C I O N E S:- - B).- En caso de que la C. (SEÑORA DEMANDADA) se niegue a celebrar el
convenio aludido en el inciso anterior, solicito entonces que Su Señoría se
sirva determinar que el suscrito puedo visitar a mi menor hija en el domicilio
donde habita con su señora madre, estableciendo para ello un horario de
visitas diario, así como la orden de que la menor podrá ir a pernoctar los fines
de semana al domicilio del suscrito, según el horario que así se sirva
establecer, así como el permiso para que la niña asista, en compañía del
suscrito, a festejos familiares por el lado paterno de la menor, los días en que
puede convivir conmigo en los períodos vacacionales y en cualquier otro caso
semejante3..."- - - De lo anteriormente transcrito se desprende claramente que
el suscrito, al promover la acción de convivencia respecto de mi menor hija,
solicité que, en caso de que la parte demandada se negara a celebrar un
convenio conmigo en el cual estipuláramos las reglas conducentes para lo
cual, el Juez a quo las estableciera, especificando que las mismas se refirieran
no sólo al período escolar de mi hija, sino también a los períodos vacacionales
de la misma, toda vez que al llegar los mismos, existe más tiempo para poder
convivir con ella. Sin embargo, el Resolutor de Primera Instancia, como se
advierte de la simple lectura de la parte conducente del Considerando VIII y del
Punto Resolutivo Segundo, arriba transcritos, el Primiinstancial no precisa las
reglas sobre la convivencia que el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) pueda
tener con mi menor hija (HIJA)durante sus períodos vacacionales, lo que a
todas luces constituye una violación al mencionado Principio de
Exhaustividad, preconizado por el numeral 337 del Código Procesal Civil
Sonorense, toda vez que no hubo pronunciamiento alguno respecto de esa
petición específica formulada por el suscrito. - - - Quiero señalar que mi hija
cursa en este momento el segundo grado de educación primaría en la escuela
(ESCUELA DE HIJA) - - - En ese tenor, es inconcuso que mientras la menor
(HIJA)se encuentre en el período de clases, el tiempo que le reste para convivir
tanto con su señora madre como con el suscrito, estará limitado. Sin embargo,
al entrar al período vacacional, es obvio que el tiempo para la convivencia
aumenta considerablemente, haciéndose necesario diferenciar una situación
de otra, con el fin de establecer diferentes horarios en uno y otro caso. - - - En
efecto, no pueden imperar las mismas reglas de convivencia en ambas
situaciones por razones de sentido común. Mientras la menor curse el período
escolar, es inobjetable, como ya se dijo, que el tiempo para convivir con sus
progenitores se ve sensiblemente mermado; mientras que, al llegar el período
vacacional, el tiempo para lo cual se incrementa de manera obvia. En esa
tesitura, debe observarse que el Resolutor de Primera Instancia NO distinguió
ambas situaciones, a pesar de que en el capítulo de prestaciones se le formuló
una solicitud específica en el sentido de fijar reglas concretas para la
convivencia entre el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) y mi menor hija (HIJA
12
Toca Civil 66/2011
)durante los períodos vacacionales de la niña, a lo que el a quo no dio
respuesta alguna, vulnerando en mi perjuicio el artículo 337 del Código de
Procedimientos Civiles en vigor para el Estado de Sonora. - - - Ahora bien, no
se puede alegar en defensa si el a quo que no existe regla específica respecto
de la convivencia de los padres (que viven separados, se entiende) con los
menores en los períodos vacacionales de éstos, toda vez que el numeral 338
del Ordenamiento Legal invocado estipula claramente que las controversias
judiciales deben resolverse conforme a la letra de la ley o a su interpretación
jurídica y a falta de la ley conforme a los principios generales del derecho,
señalando expresamente que, cuando haya conflicto de derechos, a falta de ley
expresa que sea aplicable, la controversia debe decidirse a favor del que trate
de evitarse perjuicios4 y no a favor del que pretenda obtener lucro,
procurándose observar la mayor igualdad entre las partes; inclusive, estipula
claramente que el silencio, oscuridad o insuficiencia de la ley, no autoriza a los
jueces o tribunales para dejar de resolver las cuestiones que hayan sido
discutidas en el pleito. - - - Amén de ello, vale recordar que, si bien no existe
norma específica que regule las cuestiones de convivencia de los padres con
los menores en los períodos vacacionales de éstos, sí existen preceptos al
menos orientadores para fijas las reglas conducentes. - - - Por ejemplo, los
artículos 4°, 5°, 12 y 15 de la Ley para la Protección de los Derechos de las
Niñas, Niños y Adolescentes en vigor para el Estado de Sonora establecen
claramente el derecho de los menores a que convivan con sus padres y tengan
contacto directo con ellos, aunque los padres estén separados, así como con
sus otros familiares directos. - - - Me permito rememorar los preceptos en cita,
para mejor comprensión de lo aquí expuesto: - - - "Artículo 4°.- Las personas a
que se refiere la ley, gozarán de todos los derechos inherentes a la persona y
de los específicos relacionados con su desarrollo, que son, de manera
enunciativa más no limitativa, los siguientes: - - - a).- Conocer a sus padres y
ser cuidados por ellos5, o bien por aquellos a quienes legalmente corresponda
ejercer la patria potestad o la tutela; - - - d).- A la vida, con calidad, siendo
obligación del padre y la madre, de la familia, de los órganos de la
administración pública estatal y municipal y de la sociedad, garantizarles su
sobrevivencia y su desarrollo, así como el acceso a los medios y mecanismos
necesarios para el; - - - g).- Crecer y desarrollarse en un ambiente de
convivencia familiar... - - - ' En el caso, creo que es incuestionable que el NO
PODER convivir con mi menor hija es un perjuicio tanto para el suscrito corno
para ella; además, en el caso NO SE ESTÁ PERSIGUIENDO LUCRO ALGUNO.
Por ende, permitir una convivencia adecuada entre la menor y el suscrito,
représenla precisamente evitarnos perjuicios tanto a la niña como al suscrito
agravista.- - - "Artículo 5°.- De conformidad con el principio del interés superior
de la infancia, las normas aplicables a niñas, niños y adolescentes, se
entenderán dirigidas a procurarles, primordialmente, los cuidados y la
asistencia que requieren para lograr un crecimiento y un desarrollo plenos
dentro de un ambiente de bienestar familiar y social 6. - - - Atendiendo a este
principio, el ejercicio de los derechos de los adultos no podrá, en ningún
momento, ni en ninguna circunstancia, condicionar el ejercicio de los derechos
de niñas, niños y adolescentes. - - - La aplicación de esta ley atenderá al
respeto de este principio, así como al de las garantías y los derechos
fundamentales reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos." - - - "Artículo 12.- Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho
a vivir y crecer en el seno de una familia, conocer a sus progenitores y a
mantener relaciones personales y contacto directo con ellos, aun en el caso de
estar separados7, salvo si ello es contrario al interés superior de las personas
a que se refiere esta ley." - - - "Artículo 15.- Las Autoridades Estatales y
Municipales establecerán las normas y los mecanismos necesarios a fin de
que, siempre que una niña, niño o adolescente se vean privados de su familia
de origen, se procure su reencuentro con ella. Asimismo, se tendrá como
prioritaria a necesidad de que las niñas, niños y adolescentes, cuyos padres
estén separados tengan derecho a convivir o mantener relaciones personales y
trato directo con ambos , salvo que de conformidad con la ley, la autoridad
determine que ello e;; contrario al interés superior de las personas a que se
13
Toca Civil 66/2011
refiere esta ley." - - - Igualmente, el artículo 585 del Código Civil en vigor en el
Estado de Sonora, al momento de presentar la demanda, estipula: - - "ARTÍCULO 585.- Los que ejercen la patria potestad, aún cuando no tengan la
custodia, tienen el derecho de convivencia con sus descendientes, salvo que
exista peligro para éstos, así declarado por el Juez de Primera Instancia en los
términos de lo establecido en el capitulo relativo a la violencia intrafamililar. No
podrán impedirse, sin justa causa, las relaciones personales entre el menor y
sus parientes. En caso de oposición, a petición de cualquiera de ellos, el Juez
de Primera Instancia resolverá lo conducente en atención al interés superior
del menor. Sólo por mandato judicial podrá suspenderse o perderse el derecho
de convivencia a que se refiere el párrafo anterior, así como en los casos de
suspensión o pérdida de la patria potestad, conforme a las modalidades que
para su ejercicio se establezca en el convenio judicial 3..."- - - En esa tesitura, es
inobjetable que el Juez de Primer Grado podía haber perfectamente fijado las
reglas para la convivencia entre el suscrito y mi menor hija (HIJA), de lo que se
advierte que, al dejar de aplicar en la especie los preceptos transcritos, causa
un palmario perjuicio al suscrito, así como a mi menor hija, toda vez que
precisamente el no fijar reglas y horarios para la convivencia entre nosotros en
los períodos vacacionales de la menor, impide precisamente que ambos
tengamos relaciones paterno-filiales sanas, armónicas, sobre todo para la
menor, en las cuales el suscrito le pueda dar a mi "hija y ella pueda recibir
todas las atenciones en los planos afectivo-emocional, mental, moral y
espiritual. - - - Además de lo anterior, cabe agregar que la moderna orientación
del derecho de familia se enfoca en dar una atención especial a la cuestión de
convivencia de los menores hijos de padres que viven separados. - - - Así, el
artículo 188 del ya vigente Código de Familia para el Estado de Sonora,
estipula: - - - "ARTÍCULO 188.- En las determinaciones relativas a la custodia y
al derecho de vinculación con los hijos, debe aplicarse el principio de igualdad
en las cuestiones relativas a vacaciones, asistencia a eventos, y demás
relaciones de éstos con sus padres y con los miembros de las familias de
origen." - - - Ahora bien, es verdad que el artículo tercero transitorio del
decreto mediante el cual se promulga el Código de Familia en mención
establece que los juicios que se encuentren en trámite (como el juicio en que
se actúa) a la entrada en vigor del Código de Familia se substanciarán y
resolverán de conformidad con las normas aplicables al momento de su inicio;
sin embargo, ello no obsta para considerar la regla que contempla el transcrito
artículo 188 del Ordenamiento Legal invocado, como orientadora del criterio
para establecer los lineamientos relativos a la convivencia entre el suscrito y
mi menor hija, en el caso concreto. - - - En efecto, es claro que la actual
orientación del derecho de familia está basada en el PRINCIPIO DE IGUALDAD
respecto de las cuestiones de custodia y el derecho de vinculación de los
padres con los hijos, lo que no debió soslayar en ningún momento el
Primiinstancial, para efecto de fijar el régimen de convivencia entre el suscrito
y mi menor hija (HIJA) en los períodos vacacionales de la niña. - - - NO DEBE
PERDERSE DE VISTA UN PUNTO TORAL: la parte demandada jamás acreditó,
ni por asomo, que la convivencia entre el suscrito y mi hija representara un
peligro para la menor, como la obliga el artículo 585 del Código Civil de Sonora
vigente al momento de iniciarse el juicio, para que se pueda interrumpir,
suspender o prohibir la convivencia de mérito. En efecto, la hoy demandada y
madre de la menor (HIJA), al ocurrir al juicio promovido por el suscrito,
contestó la demanda aduciendo repetidamente que el suscrito he sido
irresponsable con mi hija, sobre todo desde el punto de vista económico, al
decir de la demandada, y también señala que he sido irresponsable con el
apoyo moral a mi hija; empero, contra lo sostenido por la demandada, caben
varios argumentos contundentes. - - - El primero, consistente en que el
presente asunto se circunscribe a una cuestión de convivencia NO SE
REFIERE AL PUNTO ECONÓMICO DE MANERA ALGUNA; si la demandada
tiene alguna inconformidad con el suscrito en ese sentido, cuenta con las vías
legales para hacer el reclamo ante la autoridad judicial correspondiente. A
PESAR DE LO ANTERIOR, ADVIERTAN SUS SEÑORÍAS QUE EL SUSCRITO
AGRAVISTA Y PARTE ACTORA, DESDE LA PRESENTACIÓN DE LA MISMA
14
Toca Civil 66/2011
DEMANDA ANEXÉ COMPROBANTES DE DEPÓSITO Y OTROS DOCUMENTOS
QUE ACREDITAN QUE HE ESTADO AL CORRIENTE DE LA OBLIGACIÓN
ALIMENTARIA A MI CARGO Y A FAVOR DE MI MENOR HIJA (HIJA)DESDE
FINALES DE AGOSTO DEL AÑO DOS MIL CUATRO, APROXIMADAMENTE,
HASTA ESA FECHA (obligación que he seguido cumpliendo cabalmente). - - El segundo, relativo a que la demandada no objetó NINGUNO de los
documentos demostrativos de que el hoy apelante he estado perfectamente al
corriente de mi obligación alimentaría con la menor. - - - El tercero, consistente
en que la parte demandada NO OFRECIÓ PRUEBA ALGUNA TENDENTE A
DEMOSTRAR QUE LA CONVIVENCIA ENTRE MI MENOR HIJA (HIJA)Y EL
SUSCRITO, REPRESENTA UN PELIGRO PARA LA MENOR. - - - Para colmo,
como pueden advertir Sus Señorías, la demandada en realidad NINGUNA
prueba ofreció durante el juicio. Amén de ello, no deben soslayarse las
mentiras en las que incurrió la demandada, sobre todo al negar que
suscribimos un convenio ante el Subprocurador de la Defensa del Menor y la
Familia de Magdalena, el día treinta y uno de agosto de dos mil cuatro, en el
cual establecimos acuerdos relativos tanto a la obligación alimentaria del
suscrito para con mi menor hija, como con la convivencia entre los
mencionados, mentira que fue claramente descubierta al rendir informe la
autoridad mencionada en el sentido de que Sí celebramos la demandada y el
suscrito dicho convenio, exhibiendo inclusive copias certificadas del mismo y
de algunos depósito que yo hice para cubrir la obligación alimentaria con mi
hija. Con ello quiero evidenciar la mala fe de la demandada, VULNERANDO
CON SU CONDUCTA EL PRINCIPIO DE LEALTAD Y PROBIDAD CONSAGRADO
POR EL ARTÍCULO 76 FRACCIÓN I DEL CÓDIGO DE PROCEDIMIENTOS
CIVILES EN VIGOR EN EL ESTADO DE SONORA, mismo que consiste en que
las partes deben actuar en juicio siempre apegadas a la verdad y aportar
pruebas conducentes a que ésta sea esclarecida y el Juzgador cuente con ella
y los demás elementos para poder administrar justicia correctamente. Y al
respecto, me permito agregar una cosa, el Primiinstancial determinó en el
Considerando IX y el Resolutivo Tercero que no había condena en costas
porque ninguna de las partes se condujo con temeridad o mala fe, LO CUAL ES
FALSO, toda vez que la demandada SÍ se condujo con mala fe al mentir en el
sentido de que el suscrito no había cumplido con la obligación alimentaria
respectiva, mentira que se evidenció con los recibos respectivos y al negar
que habíamos suscrito el convenio ante el DIF de Magdalena. Quiero apuntar
que no expreso agravios en ese sentido por la sencilla razón de que no es mi
interés perjudicar a la parte demandada, sino el poder convivir con mi hija;
pero es inconcuso que el a quo también incurrió en una ilegalidad en ese
punto, puesto que debió condenar a la parte demandada al pago de gastos y
costas por incurrir en mala fe, como quedó demostrado. Insisto, esto no lo
señalo para que se revoque la sentencia en ese apartado, pero sí para que Sus
Señorías adviertan la ligereza con que el Juez de Primera Instancia obró al
emitir el fallo en el presente litigio. En ese sentido, les pido atentamente que
revisen cuidadosamente el actuar de los Jueces de Primer Grado, toda vez que
el actuar deficiente de éstos repercute en la administración de justicia a
nosotros los gobernados, quienes pagamos las consecuencias de ello. - - - El
cuarto argumento consiste simplemente en que el suscrito promoví el juicio en
que se actúa, PRECISAMENTE porque soy un padre responsable que quiero a
mi hija y que deseo darle todas las atenciones posibles, no sólo en el plano
material, sino también en el afectivo, moral y espiritual. - - - Por los argumentos
expuestos, solicito a Sus Señorías se sirvan modificar la sentencia, a fin de
establecer el régimen de convivencia que podrá llevar el suscrito con mi menor
hija durante los períodos vacacionales de ésta. Me permito transcribir en este
punto las siguiente tesis aisladas, emitida la primera por el Segundo Tribunal
Colegiado en Materia Civil del Segundo Circuito y, la segunda, por el Quinto
Tribunal Colegiado en Materia Civil del Primer Circuito, mismas que resultan
altamente ilustrativas para la cuestión que nos ocupa: - - - Registro No. 183315
Localización:, Novena Época, Instancia:, Tribunales Colegiados de Circuito,
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, XVIII, Septiembre de
2003, Página: 1360 Tesis: 11.2o.C.424 C Tesis Aislada Materia(s): Civil. - - 15
Toca Civil 66/2011
CONVIVENCIA FAMILIAR DE MENORES. DEBE GUARDAR UN JUSTO
EQUILIBRIO CON LOS PROGENITORES QUE EJERCEN LA PATRIA POTESTAD,
PARA LOGRAR EL DEBIDO Y SANO DESARROLLO DE LOS HIJOS QUE
PERMANEZCAN JUNTO A LA MADRE (LEGISLACIÓN DEL ESTADO DE
MÉXICO).- - - De una sistemática y objetiva intelección del texto de los artículos
4.202, 4.203, 4.204 y 4.205 del actual Código Civil para el Estado de México, se
sigue que los padres al ejercer la patria potestad tienen pleno derecho a
convivir con los hijos; de ahí que cuando éstos permanezcan al lado de su
madre se actualiza su derecho natural de convivir con el progenitor que no
tenga a su cargo la custodia, ello cuando inexista algún elemento que patentiza
que el hecho de que el hijo sea separado temporalmente de su madre, para
convivir con su padre, le perjudicase física o emocionalmente, y tampoco
conste que la convivencia paterno-filial pudiera comprometer la salud,
seguridad o moralidad del niño. Consiguientemente, es concluyente que tanto
los menores hijos como su padre tienen pleno derecho a la convivencia, por
contar con la capacidad derivada de la paternidad para orientar y atender las
necesidades más elementales de esos menores, como cuidarlos y aconsejarles
adecuadamente, en tanto es inadmisible que solamente la madre y dichos hijos
guarden una gran dependencia mutua, y aún así, ello no es un hecho que
impidiera la convivencia periódica, constante y amplia con el progenitor, con el
fin de perseverar en un sano desarrollo
de los infantes.- - - SEGUNDO
TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEGUNDO CIRCUITO. - - Amparo directo 433/2003. lo. de julio de 2003. Unanimidad de votos. Ponente:
Virgilio A. Solorio Campos. Secretaria: Aimeé Michelle Delgado Martínez.- - Registro No. 164096,Localización:,Novena Época, Instancia: Tribunales
Colegiados de Circuito, Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, XXXII, Agosto de 2010, Página: 2268, Tesis: I.5o.C.107C, Tesis Aislada,
Materia(s): Civil. - - - DERECHO DE VISITAS Y CONVIVENCIAS. SU CONCEPTO.
- - - Es una institución fundamental del derecho familiar en México, que tiene
como finalidad regular, promover, evaluar, preservar y, en su caso, mejorar o
reencausar la convivencia en el grupo familiar respecto de menores y, por ello,
se encuentra por encima de la voluntad de la persona a cuyo cargo se
encuentre la custodia del menor, por tratarse de un derecho humano
principalmente dirigido a él, aunque también favorezca indirectamente a sus
ascendientes y
a
quienes
conforman dicho grupo. - - - QUINTO
TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO.- - Amparo directo 309/2010. 10 de junio de 2010. Unanimidad de votos. Ponente:
Walter Arellano I lobelsberger. Secretario: Enrique Cantoya Herrejón. - - - Por
los razonamientos expuestos, solicito se modifique la sentencia impugnada,
determinando
Sus
Señorías
el
régimen
de convivencia entre el
suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) y mi menor hija (HIJA), durante sus períodos
vacacionales. acorde a los lincamientos contenidos en los preceptos legales a
que se hizo alusión.- - - SEGUNDO.- La resolución impugnada causa también
agravio al suscrito según lo expuesto a continuación. - - - Fuente de agravio:
La sentencia definitiva dictada por el Juez Mixto de Primera Instancia del
Distrito Judicial de Magdalena, Sonora, dentro del Juicio Oral sobre
Cuestiones Familiares promovido por el suscrito (SEÑOR DEMANDANTE) en
contra de (SEÑORA DEMANDADA), seguido bajo número de expediente
260/2010, emitida el día veinticuatro de agosto de dos mil diez, concretamente
el Considerando VIII (ocho romano) en relación con el Punto Resolutivo
Segundo de la misma, parte que ya fue transcrita en líneas anteriores.- - Preceptos legales violados: El artículo 337 del Código de Procedimientos
Civiles en vigor para el Estado de Sonora por falta de aplicación, así como el
artículo 585 del Código Civil en vigor en el Estado de Sonora al momento de la
incoación del proceso, y los numerales 4°, 5°, 12 y 15 de la Ley para la
Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes en vigor para el
Estado de Sonora, todos por falta de aplicación. - - - Concepto de agravio: La
sentencia apelada conculca los preceptos legales señalados, en perjuicio del
suscrito, haciendo parcialmente nugatorio el derecho que tengo para convivir
con mi menor hija (HIJA), concretamente porque no resuelve la petición que
formulé en la demanda inicial respecto de que se permitiera que la menor
16
Toca Civil 66/2011
durmiera en el domicilio del suscrito al menos una vez a la semana. En primer
lugar, se viola el Principio de Exhaustividad, ya analizado en el agravio
anterior, toda vez que el Juez Primiinstancial no resuelve la petición formulada.
Veamos. - - - Como ya lo señalé en el anterior agravio, el suscrito (SEÑOR
DEMANDANTE) en el capítulo de prestaciones del escrito inicial de demanda,
le solicité al Juez Primiinstancial que, al fijar las reglas de convivencia entre mi
hija y el suscrito, estableciera la orden de que la menor podría ir a dormir los
fines de semana con el suscrito. A fin de hacer más claro el concepto de
agravio que aquí expreso, permítaseme transcribir la parte conducente del
capítulo de prestaciones de la demanda inicial: - - - "PRESTACIONES: - - - B).En caso de que la C. (SEÑORA DEMANDADA) se niegue a celebrar el convenio
aludido en el inciso anterior, solicito entonces que Su Señoría se sirva
determinar que el suscrito puedo visitar a mi menor hija en el domicilio donde
habita con su señora madre, estableciendo para ello un horario de visitas
diario, así como la orden de que la menor podrá ir a pernoctar los fines de
semana al domicilio del suscrito 10, según el horario que Usía se sirva
establecer, así como el permiso para que la niña asista, en compañía del
suscrito, a festejos familiares por el lado paterno de la menor, los días en que
puede convivir conmigo en los períodos vacacionales y en cualquier otro caso
semejante..." - - - De lo anteriormente transcrito se desprende claramente que
el suscrito, al promover la acción de convivencia respecto de mi menor hija,
solicité que, en caso de que la parte demandada se negara a celebrar un
convenio conmigo en el cual estipuláramos las reglas conducentes para lo
cual, el Juez a quo las estableciera, pidiendo de manera expresa al Resolutor
de Primer Grado que permitiera que la menor (HIJA)durmiera en el domicilio
del suscrito los fines de semana. Sin embargo, el Resolutor de Primera
Instancia, como se advierte de la simple lectura de la parte conducente del
Considerando VIII y del Punto Resolutivo Segundo, arriba transcritos, el
Primiinstancial no hizo pronunciamiento alguno respecto de dicha petición, lo
que a todas luces constituye una violación al mencionado Principio de
Exhaustividad, preconizado por el numeral 337 del Código Procesal Civil
Sonorense. Al omitir pronunciarse respecto de la petición formulada, el a quo
dejó de aplicar los numerales 585 del Código Civil en vigor en el Estado de
Sonora al momento de la incoación del proceso, y los diversos 4°, 5°, 12 y 15
de la Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y
Adolescentes en vigor para el Estado de Sonora. - - - Ahora bien, para
fundamentar mi petición me basé precisamente en los preceptos que dejó de
aplicar el Resolutor de Primer Grado, mismos que ya fueron transcritos en el
agravio que antecede, y que en esencia disponen claramente que es un
derecho de las niñas y los niños en el Estado de Sonora, el convivir con ambos
progenitores aunque éstos vivan separados, el tener relaciones personales
con ellos y con el resto de los familiares, etcétera. Y es precisamente el que mi
menor hija pueda pernoctar en el domicilio del suscrito una manera de convivir
plena, mediante la cual puedo brindarle afecto de una manera más directa que
como puedo hacerlo en el resto del tiempo de convivencia. Hoy día es muy
común que los hijos de padres que viven separados duerman unos días con
uno de los progenitores y otros días con el otro; en esa guisa, mi petición
resulta lógica, amén de que, como ya dije, lo único que deseo es poder
convivir con mi hija, darle todo el cariño, el amor, el cuidado y la dirección
posibles.- - - Cabe recordar que, según se acredita con las copias certificadas
del Expediente número 178/04 tramitado ante la Subprocuraduría de la Defensa
del Menor y la Familia del Sistema DIF, mismas que allegó esa dependencia por
solicitud expresa mía al ofrecer dichos documentos como prueba (fojas de la
58 a la 64 del expediente de primera instancia), la parte demandada y el
suscrito celebramos un convenio ante esa autoridad el día treinta y uno de
agosto de dos mil cuatro, mediante el cual estipulamos diversas cláusulas
relativas a la obligación alimentaria a cargo del suscrito y a favor de nuestra
menor hija, así como al régimen de convivencia entre la niña y yo; así, en la
cláusula tercera, convinimos lo que a continuación se transcribe:- - "TERCERA CLÁUSULA: AMBAS PARTES ESTÁN DE ACUERDO EN QUE LA
MENOR (HIJA) DORMIRÁ UN FIN DE SEMANA CON EL PADRE Y OTRO CON LA
17
Toca Civil 66/2011
MADRE RESPETANDO LOS HORARIO (SIC) DE LA CLÁUSULA SEGUNDA DEL
PRESENTE ACUERDO... - - - SUBPROCURADOR DE LA DEFENSA DEL MENOR
Y LA FAMILIA, DIF MAGDALENA (RÚBRICA) (SEÑORA DEMANDADA).
(RÚBRICA) (SEÑOR DEMANDANTE) (RÚBRICA) T.S. (SEÑORA TRABAJO
SOCIAL) (RÚBRICA) O.F. SEÑOR OFICIAL (RÚBRICA). - - - Dicho documento en
ningún momento fue controvertido por la parte demandada, haciendo prueba
plena en el juicio (independientemente de las reglas formales de apreciación
de las pruebas, el documento consigna un acto CIERTO, puesto que la
demandada y el suscrito SÍ celebramos dicho convenio). - - - Como pueden
advertir entonces Sus Señorías, cuando nuestra menor hija tenía un año y
cinco meses de edad, su madre y el suscrito celebramos un convenio en el que
estipulábamos que la menor dormiría un fin de semana en el domicilio de uno
de los progenitores y otro fin de semana en el domicilio del otro progenitor.
Dicho pacto se cumplió sólo al principio y en virtud de que la madre de la
menor me fue negando sistemáticamente el derecho de convivir con mi hija y
toda vez que los convenios que no son aprobados ante autoridad judicial no
adquieren firmeza jurídica, decidí promover el juicio en que se actúa.- - - En
este punto, quiero precisar a Sus Señorías que estoy solicitando se me
conceda autorización para que mi menor hija (HIJA)pernocte en el domicilio del
suscrito (SEÑOR DEMANDANTE), ubicado en calle (DOMICILIO DEL SEÑOR
DEMANDANTE, , al menos una vez a la semana, que puede ser de viernes a
sábado o de sábado a domingo, esto por la sencilla razón de que el derecho de
los niños a convivir con sus progenitores y mantener contacto directo con
ellos implica precisamente el poder dormir en la misma casa, toda vez que ello
implica una convivencia efectiva y estrecha. Ahora bien, no puede decirse, en
el caso, que el autorizar a mi menor hija para que duerma en mi domicilio al
menos una vez a la semana le reste tiempo de convivencia a la madre con la
menor, puesto que ella es quien tiene la custodia de la niña, puede atenderla
los siete días de la semana, duerme con ella todo ese tiempo, etcétera.
Tampoco es un argumento en contra la edad de la menor, puesto que mi hija en
este día veintitrés de junio de dos mil once cuenta con ocho años con tres
meses de edad, gozando afortunadamente de buena salud, por lo que NO
REPRESENTARÍA PROBLEMA ALGUNO el que mi (HIJA) duerma conmigo en
mi domicilio al menos una vez a la semana; además, cabe recordar que cuando
signamos el convenio ante el DIF municipal, en el que la madre estuvo de
acuerdo en que la niña durmiera un fin de semana por vez en el domicilio de
los celebrantes, tenía un año y cinco meses de edad, ahora que cuenta con
más de ocho años, es menos riesgoso para mi hija que duerma conmigo al
menos una vez a la semana. Por último, quiero recordar a Sus Señorías que la
parte demandada NINGUNA prueba aportó en el sentido de que la convivencia
de mi hija con el suscrito representaría un riesgo para ella, por lo que no existe
impedimento alguno para que se autorice, como lo solicito, a que la menor
duerma en mi domicilio al menos una vez a la semana, lo que es muy común,
como ya lo dije, en nuestra sociedad actual, donde inclusive se empieza ya a
aplicar la figura de la convivencia compartida. En apoyo a los anteriores
argumentos, me permito invocar las siguientes tesis, la primera jurisprudencial
y la segunda aislada, en donde se explican con mucha claridad los alcances
del derecho de convivencia entre los menores y sus padres: - - - Registro No.
177259, Localización:,Novena Época, Instancia: Tribunales Colegiados de
Circuito Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XXII,
Septiembre de 2005, Página: 1289, Tesis: I.óo.C. J/49,Jurisprudencia,
Materia(s): Civil: MENORES DE EDAD. EL DERECHO DE VISITA Y
CONVIVENCIA CON SUS PROGENITORES ES DE ORDEN PÚBLICO E INTERÉS
SOCIAL Y, EN CASO DE OPOSICIÓN, EL JUZGADOR RESOLVER/, LO
CONDUCENTE EN ATENCIÓN AL INTERÉS SUPERIOR DE AQUÉLLOS. - - - De
una sana interpretación del artículo 417 del Código Civil para el Distrito
Federal, se aprecia que la eficacia del derecho de visita y convivencia
contenido en ese numeral, que tiene por objeto lograr la protección, estabilidad
personal y emocional del menor dándole afecto, calor humano, presencia
personal, respaldo espiritual y respeto a su persona e intimidad, es una
cuestión de orden público e interés social, dado que en su observancia está
18
Toca Civil 66/2011
interesada la sociedad y el Estado, porque de su efectivo cumplimiento,
depende el desarrollo armónico e integral del menor que, en ocasiones, por
causas ajenas a su voluntad, vive separado de uno o ambos progenitores. Es
por eso que el propio numeral contiene normas tendentes a lograr dicha
función, ya que el goce y disfrute de esos derechos, no podrá impedirse sin
justa causa, pero en caso de oposición de uno de los padres, la autoridad
jurisdiccional determinará lo que más convenga al interés preponderante del
menor que sólo podrá suspenderse, limitarse o perderse por resolución
judicial expresa y cuando se haya perdido la patria potestad. Como se advierte,
la teleología del artículo 417, en comento, se encamina a la conservación de un
entorno familiar saludable y favorable para el pleno desarrollo personal y
emocional de los menores que, se reitera, por causas ajenas a ellos, viven
separados de alguno de sus padres o de ambos, estableciendo que aun
cuando no se encuentren bajo su custodia, si ejercen la patria potestad,
tendrán derecho a convivir y disfrutar de momentos en común, en aras de
tutelar el interés preponderante del menor, teniendo sólo como limitante para
que se suspenda el ejercicio del derecho de visita y convivencia, que exista
peligro para el menor, caso en que el juzgador podrá aplicar las medidas
correspondientes a fin de salvaguardar el interés superior del menor,
contra alguno
de
los progenitores11.- - - SEXTO TRIBUNAL
COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL PRIMER CIRCUITO. - - - Amparo directo
3656/2003. 7 de agosto de 2003. Unanimidad de votos. Ponente: Gustavo R.
Parrao
Rodríguez.
Secretario:
Jorge
Santiago
Chong
Gutiérrez. - - - Amparo directo 2686/2004. 29 de abril de 2004. Unanimidad de
votos. Ponente: María Soledad
Hernández
de
Mosqueda.
Secretario:
Ricardo
Mercado
Oaxaca.- - - Amparo directo 6066/2004. 9 de septiembre
de 2004. Unanimidad de votos. Ponente: María Soledad
Hernández
de
Mosqueda.
Secretario:
Hiram
Casanova Blanco. - - - Amparo directo
2666/2005. 6 de mayo de 2005. Unanimidad de votos. Ponente: María Soledad
Hernández de
Mosqueda.
Secretario:
Hiram Casanova
Blanco.
- - - Amparo directo 2716/2005. 12 de mayo de 2005. Unanimidad de votos.
Ponente: Gustavo R. Parrao Rodríguez. Secretario: Alfonso Avianeda Chávez.- - Registro No. 169914, Localización: Novena Época, Instancia: Tribunales
Colegiados de Circuito, Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, XXV11, Abril de 2008, Página: 2327, Tesis: H.2o.C.52() C, Tesis Aislada,
Materia(s): Civil. - - - CONVIVENCIA, RÉGIMEN DE. PRINCIPIOS JURÍDICOS
QUE DEBEN TENERSE EN CUENTA PARA SU CORRECTO DESARROLLO
ENTRE MENORES Y SUS PROGENITORES,
CUANDO
ÉSTOS
SE
ENCUENTRAN
SEPARADOS
O DIVORCIADOS.- - - En observancia
irrestricta a las garantías individuales que a favor de los menores consagran
los artículos 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos,
del 1 al 41 de la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada en la
ciudad de Nueva York, de los Estados Unidos de Norteamérica y ratificada por
el Estado mexicano el veintiuno de septiembre de mil novecientos ochenta y
nueve, la cual es obligatoria en cuanto a su observancia por parte de los
órganos jurisdiccionales del Estado, según lo dispuesto por el artículo 133
constitucional, atendiéndose incluso a las prevenciones de la Ley para la
Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, publicada en el
Diario Oficial de la Federación el veintinueve de mayo del dos mil, en cuya
exposición de motivos se establece la necesidad de allegarse una legislación
encaminada a la protección de los derechos de los menores, que a su vez
fuesen tutelados no solamente por instituciones especializadas y específicas,
sino por los tribunales de justicia y toda la sociedad, para integrarlos
plenamente a ella y permitirles el goce pleno de sus derechos como seres
humanos; es indiscutible y preponderante que para determinar prudente y
objetivamente un régimen de convivencia entre los menores con sus
progenitores, que por alguna razón se encuentren separados o divorciados,
los órganos jurisdiccionales y cualquier autoridad deberán tener en cuenta los
referidos principios jurídicos, así como que respecto de la patria potestad,
guarda y custodia y el derecho a un régimen de visitas y convivencias, el
artículo 4.205 del Código Civil para el Estado de México previene que en caso
19
Toca Civil 66/2011
de separación de quienes ejerzan la patria potestad, el Juez habrá de resolver
lo conducente en derecho en torno a la controversia suscitada teniendo
siempre en cuenta lo mejor para los intereses de los hijos menores de edad. En
orden con lo anterior, es indispensable precisar que en los casos de
desintegración familiar provocados por la separación de los cónyuges, los
hijos resultan ser los menos responsables, y sin embargo, son los que más la
resienten en el ámbito psicológico, social y económico. Luego, en aras de ese
supremo derecho que tienen los niños de ser amados y respetados, sin
condición alguna, sus progenitores deben ejercer la guarda y custodia en un
ambiente de comprensión, amor y máximo respeto, recurriéndose a terapeutas
especializados en salud mental, con la única finalidad de entablar una mejor
relación de convivencia con sus menores hijos, despojándose de todo
resentimiento que llegase a perjudicarles; de modo tal que la convivencia de
los infantes con uno y otro de sus padres, no debe generarles ningún
desequilibrio emocional, sino, por el contrario, que al convivir con cada uno de
ellos se sientan queridos, respetados y protegidos, nunca manipulados o
utilizados para satisfacer diversos intereses. Entonces, en aras de prevenir
algún posible daño psicológico, incluso corregirlo, si es que lo hubiere, los
padres deben asumir una responsabilidad absoluta respecto de sus menores
hijos, pues el hecho de que se encuentren divorciados o separados no implica
que no puedan ser excelentes guías paternales, incluso mejores que si vivieran
juntos, por cuanto se encuentran obligados a compensar el terrible
inconveniente que a los niños les produce la separación de aquéllos. Por
consiguiente, en términos de lo que estatuye el numeral 4.203 del código
sustantivo en cita, para ayudar a los niños a que no sufran incertidumbre
alguna respecto de su futuro, y por el contrario, que crezcan tranquilos y
sanos en todos los ámbitos personales y ante la sociedad, es menester que los
aludidos menores sean protegidos, y que sus progenitores actúen
honestamente en cuanto a sus sentimientos filiales, y así, prescindirán de
egoísmos al disputarse la guarda y custodia, y en especial, en cuanto al
derecho de los aludidos infantes a convivir con sus progenitores,
fortaleciéndose entre ellos los lazos de amor y respeto De ahí que los referidos
menores, no deben ser inmiscuidos en los conflictos de sus padres, quienes
deben asumir responsablemente su misión, con la mejor disposición, para
seguir conviviendo con sus menores hijos, educándolos consciente e
integralmente, incluso, inculcándoles valores y principios conductuales, pues
la paternidad nunca termina con una separación o el divorcio, por lo que
ambos deben permitir que se lleve a cabo una convivencia en beneficio
evidente de sus hijos, libre de celos, de resentimientos o de envidias,
fungiendo como verdaderos padres, plenos e íntegros, inculcándoles
sentimientos de amor, de inspiración, de superación, de esperanza, y sobre
todo, de responsabilidad12., evitándose así, en la medida de lo posible,
cualquier conflicto emocional, personal o judicial que involucre a dichos niños;
por lo que, a partir de esa referencia podrán organizar su futuro, pues no
tienen la más mínima opción de desampararlos, por su corta edad. De acuerdo
con el artículo 4.207 del Código Civil para el Estado de México, las anteriores
reflexiones encuentran sustento en el hecho de que el derecho de familia es un
conjunto de normas jurídicas dirigidas a regir la conducta de los miembros del
grupo familiar entre sí, propiciándose así las condiciones para que se
desarrollen las relaciones conyugales y consanguíneas constituidas por un
sistema de derechos y obligaciones, poderes, facultades y deberes entre
consortes y parientes, e incluso, tales facultades y deberes de carácter
asistencial surgen entre los padres, hijos, parientes colaterales (hermanos,
tíos, sobrinos, etcétera), y tienen como objetivo tutelar y fortalecer las
relaciones y los derechos entre ascendientes y descendientes, sujetándose a
las normas fundamentales establecidas para la protección de los hijos.- - SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA CIVIL DEL SEGUNDO
CIRCUITO. - - - Amparo directo 109/2008. 4 de marzo de 2008. Unanimidad de
votos. Ponente: Virgilio A. Solorio Campos. Secretario: Faustino García
Astudillo.- - - Quiero señalar que durante el lapso que ha mediado entre el
pronunciamiento de la sentencia impugnada y el día de hoy, el suscrito he
20
Toca Civil 66/2011
podido convivir con mi menor hija de manera intermitente, irregular, esto
debido a dos situaciones; la primera, porque el Juez a quo no permitió la
ejecución provisional de la sentencia de marras, como se advierte del Punto
Resolutivo Segundo de la misma, ya transcrito, al prescribir en el mismo:
"...Una vez que este fallo cause estado, se determina que el actor (SEÑOR
DEMANDANTE). conviva con su menor hija (HIJA)..." determinación a todas
luces injusta e ilegal, puesto que supedita la convivencia del suscrito con la
menor a que la sentencia de mérito adquiera firmeza jurídica, sin parar mientes
en que la misma, como ya he expuesto, es incompleta e ilegal, puesto que no
resuelve todos los puntos litigiosos.- - - Asentado lo anterior, solicito, con base
en los razonamientos expuestos, se modifique la sentencia emitida en Primera
Instancia, dictándose otra donde se estipule que mi menor hija (HIJA)podrá
pernoctar un día a la semana en el domicilio del suscrito, ubicado en calle
(DOMICILIO DEL SEÑOR DEMANDANTE)...” (sic)- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - Así en sus agravios aduce toralmente el inconforme que la sentencia
emitida por el juez de primer grado no fue exhaustiva, por lo que vulnera
el artículo 337 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de
Sonora, al omitió resolver todos los puntos propuestos en la demanda,
como fue que no se estableciera la convivencia en los periodos
vacacionales entre la menor de edad y su padre, así como que la menor
de edad pernoctará con su padre los fines de semana en el domicilio de
éste, además de que asistiera en compañía del padre a festejos de la
familia paterna.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Precisado lo anterior y tras un análisis de las constancias del juicio,
así como la determinación que tomó el juez en la contienda sometida
ante él, - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El artículo 4º. Constitucional en lo conducente establece:- - - - - - - - - - - “En todas las decisiones y actuaciones del Estado se velará y cumplirá con
el principio del interés superior de la niñez, garantizando de manera plena sus
derechos. es dable concluir que se vulneraron las normas que rigen el procedimiento que hace innecesario
el estudio de los agravios planteados, ya que previo a establecer la forma en que se llevaría la convivencia entre
el actor (SEÑOR DEMANDANTE) y la menor de edad debía escucharse a la segunda en el juicio para estar en
aptitud de determinar la forma en que se regularía la convivencia entre padre e hija que permitiera el desarrollo
Los niños y las niñas tienen derecho a la satisfacción
de sus necesidades de alimentación, salud, educación y sano
esparcimiento para su desarrollo integral. Este principio deberá guiar el
integral de la niña.-
diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas públicas dirigidas
a la niñez.- - - Los ascendientes, tutores y custodios tienen la obligación de
preservar y exigir el cumplimiento de estos derechos y principios.- - - El Estado
otorgará facilidades a los particulares para que coadyuven al cumplimiento de
los derechos de la niñez...”- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - Ahora bien, de la declaración de principios contenida en el
preámbulo de la Convención sobre los Derechos del Niño, instrumento
internacional en el que nuestro país es parte, resaltan como puntos
esenciales, los siguientes:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
21
Toca Civil 66/2011
- - - a) La igualdad de derechos para todos los miembros de la familia
humana, la dignidad y el valor de la persona humana;- - - - - - - - - - - - - - - - b) La promoción del progreso y elevación de los niveles de vida
dentro de un marco de libertad; el derecho de la infancia a tener
cuidados y asistencia especiales por su falta de madurez tanto física
como mental; la protección de la familia, como grupo en el cual la niñez
crece y se desarrolla;- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - c) El reconocimiento de la persona humana en su niñez, su
necesidad de crecer en un ambiente familiar de felicidad, amor y
comprensión para lograr un desarrollo pleno y armonioso;- - - - - - - - - - d) La preparación de la niñez para una vida independiente con
"espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad";
- - - e) La toma de conciencia de las condiciones especialmente difíciles
en las que viven muchos niños y niñas en el mundo; y- - - - - - - - - - - - - - - - f) La importancia de las tradiciones.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Con base en esa declaración de principios, los artículos del 1 al 41
de la citada convención enuncian, entre otros, los derechos para la niñez
que a continuación se enumeran:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a la vida y a un sano desarrollo psicofísico.- - - - - - - - - - - - - El derecho a la identidad, que incluye el derecho al nombre y a la
nacionalidad.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a una atención especial en consideración a sus
propios intereses calificados de superiores en todas las instancias
judiciales, administrativas o de bienestar social.- - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a dar su opinión y que ésta sea tomada en cuenta en
todos los asuntos que les afecten, incluyendo los de carácter
judicial y administrativo.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a la no discriminación.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a vivir en familia, que incluye la incorporación plena a una
nueva familia a través de la adopción.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a ser protegido contra peligros físicos o mentales, contra
el descuido, el abuso sexual, la explotación, el uso de drogas y
enervantes o el secuestro y la trata.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a que se le proporcionen los cuidados alternativos
adecuados en caso de desamparo familiar.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 22
Toca Civil 66/2011
- - - El derecho a una educación, trato y cuidados especiales en caso de
impedimento psicofísico o cuando hayan sido víctimas de maltrato.- - - - - - - El derecho a disfrutar del más alto nivel posible de salud.- - - - - - - - - - - El derecho a la enseñanza primaria y a una educación que respete
su dignidad y los prepare para la vida en un espíritu de comprensión, paz
y tolerancia.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho al descanso, al juego y a las actividades culturales y
artísticas.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El derecho a disfrutar libremente de su cultura, religión o idioma.- - - - - - Ahora bien, la Convención sobre los Derechos del Niño en sus
artículos 3, 9, 12, 19, 20, 21 y 27 en forma preponderante constriñen a
los tribunales judiciales a velar por el interés superior del niño, en los
siguientes términos:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Artículo 3.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 1. En todas las medidas concernientes a los niños que tomen las
instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las
autoridades administrativas o los órganos legislativos, una consideración
primordial
a
que
se
atenderá
será
el
interés
superior
del
niño.
2. Los Estados Partes se comprometen a asegurar al niño la protección y el
cuidado que sean necesarios para su bienestar, teniendo en cuenta los
derechos y deberes de sus padres, tutores u otras personas responsables de él
ante la ley y, con ese fin, tomarán todas las medidas legislativas y
administrativas adecuadas.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 3. Los Estados Partes se asegurarán de que las instituciones, servicios y
establecimientos encargados del cuidado o la protección de los niños cumplan
las normas establecidas por las autoridades competentes, especialmente en
materia de seguridad, sanidad, número y competencia de su personal, así
como en relación con la existencia de una supervisión adecuada.- - - - - - - - - - - - - Artículo 9.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 1. Los Estados Partes velarán porque el niño no sea separado de sus
padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión
judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y
los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés
superior del niño. Tal determinación puede ser necesaria en casos particulares,
por ejemplo, en los casos en que el niño sea objeto de maltrato o descuido por
parte de sus padres o cuando éstos viven separados y debe adoptarse una
decisión acerca del lugar de residencia del niño.- - - - - - - - - - - 2. En cualquier procedimiento entablado de conformidad con el párrafo 1
del presente artículo, se ofrecerá a todas las partes interesadas la oportunidad
23
Toca Civil 66/2011
de participar en él y de dar a conocer sus opiniones.- - - - - - - - - - 3. Los Estados Partes respetarán el derecho del niño que esté separado de
uno o de ambos padres a mantener relaciones personales y contacto directo
con ambos padres de modo regular, salvo si ello es contrario al interés
superior del niño.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 4. Cuando esa separación sea resultado de una medida adoptada por un
Estado Parte, como la detención, el encarcelamiento, el exilio, la deportación o
la muerte (incluido el fallecimiento debido a cualquier causa mientras la
persona esté bajo la custodia del Estado) de uno de los padres del niño, o de
ambos, o del niño, el Estado Parte proporcionará, cuando se le pida, a los
padres, al niño o, si procede, a otro familiar, información básica acerca del
paradero del familiar o familiares ausentes, a no ser que ello resultase
perjudicial para el bienestar del niño. Los Estados Partes se cerciorarán,
además, de que la presentación de tal petición no entrañe por sí misma
consecuencias desfavorables para la persona o personas interesadas.- - - - - - -
- - - Artículo 12.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en
condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su
opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño,
teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en
función de la edad y madurez del niño.- - - - - - - - - - 2. Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser
escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que
afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante
o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de
procedimiento de la ley nacional.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 19.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 1. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas legislativas,
administrativas, sociales y educativas apropiadas para proteger al niño contra
toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente,
malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual, mientras el niño se
encuentre bajo la custodia de los padres, de un representante legal o de
cualquier otra persona que lo tenga a su cargo.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - 2. Esas medidas de protección deberán comprender, según corresponda,
procedimientos eficaces para el establecimiento de programas sociales con
objeto de proporcionar la asistencia necesaria al niño y a quienes cuidan de él,
así como para otras formas de prevención y para la identificación, notificación,
remisión a una institución, investigación, tratamiento y observación ulterior de
los casos antes descritos de malos tratos al niño y, según corresponda, la
24
Toca Civil 66/2011
intervención
judicial.-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
- - - Artículo 20.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
-
- - - 1. Los niños temporal o permanentemente privados de su medio familiar, o
cuyo superior interés exija que no permanezcan en ese medio, tendrán derecho
a
la
protección
y
asistencia
especiales
del
Estado.-
-
-
-
-
-
- - - 2. Los Estados Partes garantizarán, de conformidad con sus leyes
nacionales, otros tipos de cuidado para esos niños.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 3. Entre esos cuidados figurarán, entre otras cosas, la colocación en
hogares de guarda, la kafala del derecho islámico, la adopción, o de ser
necesario, la colocación en instituciones adecuadas de protección de menores.
Al considerar las soluciones, se prestará particular atención a la conveniencia
de que haya continuidad en la educación del niño y a su origen étnico,
religioso, cultural y lingüístico.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 21.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Los Estados Partes que reconocen o permiten el sistema de adopción
cuidarán de que el interés superior del niño sea la consideración primordial ...- - - Artículo 27.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
-
- - - 1. Los Estados Partes reconocen el derecho de todo niño a un nivel de vida
adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.- - - - 2. A los padres u otras personas encargadas del niño les incumbe la
responsabilidad primordial de proporcionar, dentro de sus posibilidades y
medios económicos, las condiciones de vida que sean necesarias para el
desarrollo del niño ..."- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - Así de un análisis conjunto del artículo 4o. de nuestra carta magna y
la Convención de los Derechos del Niño signada por México y que por
ende es obligatoria ya que tal norma se incorporó al sistema legal
mexicano atento a lo que establece el artículo 133 de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, por interés superior del menor
debe entenderse el catálogo de valores, principios, interpretaciones,
acciones y procesos dirigidos a forjar un desarrollo humano
integral y una vida digna, así como generar las condiciones
materiales que permitan a los niños vivir plenamente y alcanzar el
máximo de bienestar personal, familiar y social posible, cuya
protección debe promover y garantizar el Estado en el ejercicio de
sus funciones legislativa, ejecutiva y judicial, por tratarse de un
asunto de orden público e interés social.- - - - - - - - - - - - Ahora bien, derivado de la adopción de la Convención sobre los
Derechos del Niño a la que se ha hecho referencia previamente, surge la
Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes,
25
Toca Civil 66/2011
publicada en el Diario Oficial de la Federación el veintinueve de mayo de
dos mil, con el fin de desarrollar los lineamientos que derivan del artículo
4o. constitucional, y así atender la necesidad de establecer principios
básicos conforme a los cuales el orden jurídico mexicano habría de
proteger que niñas, niños y adolescentes ejercieran sus garantías y sus
derechos, estableciendo para tal efecto, como principio central el del
"interés superior de la infancia", que se encuentra dispuesto en la
Convención sobre los Derechos del Niño.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - En efecto, la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños
y Adolescentes estableció en su articulado lo siguiente:- - - - - - - - - - - - - - - Artículo 3. La protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes,
tiene como objetivo asegurarles un desarrollo pleno e integral, lo que implica la
oportunidad de formarse física, mental, emocional, social y moralmente en
condiciones de igualdad.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Son principios rectores de la protección de los derechos de niñas, niños y
adolescentes:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - A. El del interés superior de la infancia.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - B. El de la no discriminación por ninguna razón, ni circunstancia.- - - - - - - - - - C. El de igualdad sin distinción de raza, edad, sexo, religión, idioma o
lengua, opinión política o de cualquier otra índole, origen étnico, nacional o
social, posición económica, discapacidad, circunstancias de nacimiento o
cualquiera otra condición suya o de sus ascendientes, tutores o representantes
legales.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - D. El de vivir en familia, como espacio primordial de desarrollo.- - - - - - - - - - - - E. El de tener una vida libre de violencia. - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - F. El de corresponsabilidad de los miembros de la familia, Estado y
sociedad.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - G. El de la tutela plena e igualitaria de los derechos humanos y de las
garantías constitucionales.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 4. De conformidad con el principio del interés superior de la
infancia, las normas aplicables a niñas, niños y adolescentes, se entenderán
dirigidas a procurarles, primordialmente, los cuidados y la asistencia que
requieren para lograr un crecimiento y un desarrollo plenos dentro de un
ambiente de bienestar familiar y social.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Atendiendo a este principio, el ejercicio de los derechos de los adultos no
podrá, en ningún momento, ni en ninguna circunstancia, condicionar el
ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes.-- - - - - - - - - - - - - - - - - - - La aplicación de esta ley atenderá al respeto de este principio, así como al
de las garantías y los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 7. Corresponde a las autoridades o instancias federales, del
Distrito Federal, estatales y municipales en el ámbito de sus atribuciones, la de
asegurar a niñas, niños y adolescentes la protección y el ejercicio de sus
derechos y la toma de medidas necesarias para su bienestar tomando en
cuenta los derechos y deberes de sus madres, padres, y demás ascendientes,
tutores y custodios, u otras personas que sean responsables de los mismos.
De igual manera y sin prejuicio de lo anterior, es deber y obligación de la
comunidad a la que pertenecen y, en general de todos los integrantes de la
sociedad, el respeto y el auxilio en el ejercicio de sus derechos.- - - - - - - - - - - - - - - El Gobierno Federal promoverá la adopción de un Programa Nacional Para
la Atención de los Derechos de la Infancia y Adolescencia, en el que se
involucre la participación de las entidades federativas y municipios, en el
ámbito de sus respectivas competencias, así como del sector privado y social,
para la instrumentación de políticas y estrategias que contribuyan al
26
Toca Civil 66/2011
cumplimiento de la presente ley y garantice el mejoramiento de la condición
social de niñas, niños y adolescentes.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 41. El derecho a expresar opinión implica que se les tome su parecer
respecto de:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - A. Los asuntos que los afecten y el contenido de las resoluciones que les
conciernen.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - B. Que se escuchen y tomen en cuenta sus opiniones y propuestas
respecto a los asuntos de su familia o comunidad.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Artículo 48. Para una mejor defensa y protección de los derechos de niñas,
niños y adolescentes a nivel nacional, las instituciones que la Federación, el
Distrito Federal, los estados y municipios establezcan, en el ámbito de sus
respectivas competencias, contarán con el personal capacitado y serán
instancias especializadas con funciones de autoridad para la efectiva
procuración del respeto de tales derechos...”- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
- - - Además la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y
Adolescentes para el Estado de Sonora, en lo conducente señala:- - - - - - - “ARTICULO 1. Las disposiciones de esta ley son de orden público, interés
social y de observancia general en el Estado y tiene por objeto establecer el
marco jurídico son de orden público, interés social y de observancia general en
el Estado y tiene por objeto establecer el marco jurídico para la protección
integral de los derechos de niñas, niños y adolescentes, así como los
principios fundamentales tanto de la participación social o comunitaria, como
de las medidas administrativas que involucren los derechos y las obligaciones
de este sector de la población, sin perjuicio de lo que se señale en otros
ordenamientos.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ARTICULO 3. La protección de los derechos de niñas, niños y
adolescentes, tiene como objetivo asegurarles un desarrollo pleno e integral, lo
que implica la oportunidad de formarse física, mental y emocional, social y
moralmente en condiciones de equidad...”- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ARTICULO 5o.- De conformidad con el principio del interés superior de la
infancia, las normas aplicables a niñas, niños y adolescentes, se entenderán
dirigidas a procurarles, primordialmente, los cuidados y la asistencia que
requieren para lograr un crecimiento y un desarrollo plenos dentro de un
ambiente de bienestar familiar y social.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Atendiendo a este principio, el ejercicio de los derechos de los adultos no
podrá, en ningún momento, ni en ninguna circunstancia, condicionar el
ejercicio de l os derechos de niñas, niños y adolescentes.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - La aplicación de esta ley atenderá al respeto de este principio, así como al
de las garantías y los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos.”- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - “ARTICULO 15.- Las Autoridades Estatales y Municipales establecerán las
normas y los mecanismos necesarios a fin de que, siempre que una niña, niño
o adolescente se vean privados de su familia de origen, se procure su
reencuentro con ella. Asimismo, se tendrá como prioritaria la necesidad de que
las niñas, niños y adolescentes, cuyos padres estén separa dos, tengan
derecho a convivir o mantener relaciones personales y trato directo con
ambos, salvo que de conformidad con la ley, la autoridad determine que ello es
contrario al interés superior de las personas a que se refiere esta ley.”- - - - - - - - - ARTICULO 52.- Se garantizará a las personas a que se refiere esta ley, el
derecho a denunciar una acción cometida en su perjuicio, y ejercerlo por medio
de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia y del Agente del
Ministerio Público quien podrá representarlo en los juicios del orden civil y
penal de conformidad con las leyes correspondientes.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - ARTICULO 53.- Las personas a que se refiere esta ley, tendrán participación
directa en los procedimientos establecidos en la presente ley y se escuchará
su opinión al respecto, la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia,
siempre tomará en cuenta la madurez emocional para determinar cómo recibirá
la opinión, con apoyo en su equipo de profesionales.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
27
Toca Civil 66/2011
- - - ARTICULO 54.- Para efectos de los Procedimientos Especiales y las
Sanciones, se estará a lo dispuesto por los capítulos respectivos de la Ley
Número 74 que Crea el Consejo Tutelar para Menores del Estado de Sonora...”-
- - - En este contexto, es dable concluir que en toda contienda judicial en
que se vean involucrados derechos inherentes a los menores, debe
resolverse sin desatenderse el interés superior del niño conforme a lo
dispone la Convención sobre los Derechos del Niño; la Ley para la
Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; y, la
Ley para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y
Adolescentes del Estado de Sonora.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Por otra parte, de la normatividad aplicable al caso se advierte que el
derecho de visitas y convivencias, es una institución fundamental del
derecho familiar que tiene como finalidad regular, promover, evaluar,
preservar y, en su caso, mejorar o reencausar la convivencia en el
grupo familiar respecto de menores fundamentalmente, al tratarse de un
derecho humano.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Por su parte, el derecho de visitas y de convivencias se refiere a
cualquier forma de comunicación, por lo que para implementar el
régimen de visitas y convivencias, el juzgador deberá resolver acorde
con las circunstancias de cada caso, para lo cual cuenta con una gama
muy amplia de posibilidades para promover la convivencia familiar, pues
ello se da en una carta o un telegrama, una llamada telefónica, un correo
electrónico, una videoconferencia, una reunión o una estancia por horas,
días o semanas, pues lo que trasciende es que todas son formas de
convivencia que propician el trato humano, aunque, sin lugar a dudas,
ello ocurre con mayor intensidad cuando las personas directamente se
ven, se dan afecto y se conocen mejor; debiendo prevalecer siempre en
las modalidades que se adoptan, el derecho de los menores de edad,
conforme a su interés superior.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Así, el derecho de visitas y convivencias es una institución del
derecho de familia indispensable para conseguir una mejor formación del
menor de edad, desde los puntos de vista afectivo y emocional, por lo
que los jueces deben atender necesariamente a la realidad imperante en
la sociedad, de tal forma que a través de sus interpretaciones se den
respuestas adecuadas que compaginen la realidad con el derecho con
sentido de justicia y equidad.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 28
Toca Civil 66/2011
- - - Por ello, la autoridad jurisdiccional competente forzosamente deberá
implementar el régimen de visitas y/o convivencias a favor de los hijos
menores de edad, de la manera más conveniente, atendiendo al interés
superior de éstos, con independencia de los intereses y derechos con los
que cuenten sus progenitores, para el efecto de incentivar, preservar y
reencausar la convivencia en el grupo familiar, sobre todo entre los
menores hijos con sus progenitores; máxime que ese derecho es de
orden público y de interés social.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Lo anterior se afirma, pues se reitera que el derecho de visitas y
convivencias tiene como finalidad la búsqueda incesante de desarrollo
pleno del menor por medio de la implementación o fortalecimiento de los
lazos que deben existir entre él y sus familiares, máxime en los casos en
que los vínculos afectivos se han resquebrajado.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Por lo tanto este Primera Sala Mixta al ponderar, en el caso a
estudio, el interés superior de la menor (HIJA) así como el derecho con
el que ésta cuenta para opinar sobre las modalidades para convivir con
su progenitor, en términos de la normatividad ya descrita, concluye que
el juez de primer grado emitió la sentencia reclamada pasando por alto
que en los autos del juicio natural, no existían elementos suficientes para
resolver en definitiva el aspecto referente al régimen de visitas y
convivencias que debía prevalecer entre el actor y su menor hija, ni por
consecuencia, para emitir la sentencia reclamada en la forma en que lo
hizo, pues para estar en aptitud de resolver las modalidades del derecho
de los hijos de visitas o convivencias con sus padres, teniendo presente,
en todo momento, el interés superior de los propios hijos, los menores
siempre deben ser escuchados, lo que en el caso no aconteció, pues no
se colige la existencia de alguna promoción o actuación judicial que
justifique que la menor de edad (HIJA), hubiese sido escuchado dentro
del procedimiento de origen; no obstante que ese llamamiento
constituye, en términos de los preceptos legales destacados en líneas
precedentes, un requisito indispensable para estar en condiciones de
resolver las modalidades del derecho de visitas y convivencias entre la
menor de edad y su progenitor; lo cual se fundamenta en lo establecido
en los preceptos de la Constitución y la ley, así como en la Convención
sobre
los
Derechos
del
Niño.29
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Toca Civil 66/2011
- - - Lo anterior, en cuanto que como ya se plasmó, en el procedimiento
se debe escuchar a la menor de edad antes de fijar el régimen de visitas
y convivencias, porque se trata de un derecho humano que le debe ser
respetado en términos de lo dispuesto por el artículo 1o. de la
Constitución General de la República; así como de los diversos artículos
del 1 al 41 de la Convención sobre los Derechos del Niño; 3, 4, 7, 41, 48
y 49 de la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y
Adolescentes; partiendo de la base de que la dignidad humana es el
origen, la esencia y el fin de todos los derechos humanos, y la dignidad
humana de la menor de edad se preserva, en este caso, al ser
escuchada antes de que el juzgador fije el régimen de visitas y
convivencias.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Son aplicables las jurisprudencias que sentaron los lineamientos ya
narrados y que fueron publicadas en el Semanario Judicial de la
Federación y su Gaceta, Tomo: XXXIII, Junio de 2011, páginas
963, 1036, 1085, de rubro y textos:- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - “DERECHO DE VISITAS Y CONVIVENCIAS. JUSTIFICACIÓN DE SU
PREVISIÓN LEGAL. El establecimiento del derecho de visitas y convivencias en la
legislación se justifica plenamente, ya que al convivir se propician el trato y la calidez
humana, las personas se ven, platican, se brindan afecto y, en síntesis, se conocen
mejor, por lo que con la convivencia se fortalecen sentimientos afectivos que colman
los fines de la institución familiar, pues los acercamientos de las personas son
esenciales para alcanzar su tranquilidad, felicidad y armonía personal, familiar y
social, máxime cuando se trata de menores.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - “RÉGIMEN DE VISITAS Y CONVIVENCIAS. MODALIDADES PARA SU
IMPLEMENTACIÓN. El derecho de visitas y convivencias se refiere a cualquier
forma de comunicación humana que tiende a estrechar los lazos familiares, por ello,
al implementar el régimen respectivo, el juzgador debe resolver acorde con las
circunstancias de cada caso, para lo cual cuenta con una gama muy amplia de
posibilidades para promover la convivencia, la cual puede darse mediante una carta
o un telegrama, una llamada telefónica, un correo electrónico, una videoconferencia,
una reunión o una estancia por horas, días o semanas, pues lo que trasciende es
que todas son formas de convivencia que propician el trato humano, aunque sin lugar
a dudas ello ocurre con mayor intensidad cuando las personas directamente se ven,
se dan afecto y se conocen mejor; debiendo prevalecer siempre en las modalidades
que se adopten, el derecho de los menores, conforme a su interés superior.
- - - “RÉGIMEN DE VISITAS Y CONVIVENCIAS. SU DETERMINACIÓN DEBE
OBEDECER A UNA PONDERACIÓN JUDICIAL PRUDENTE. La autoridad judicial
debe ser prudente y tener buen cuidado para determinar cuál es el régimen de visitas
y convivencias más conveniente para el menor, y no forzar situaciones en torno a las
convivencias que en ocasiones no es posible resolver sin previa asistencia
profesional, ya que una propuesta precipitada puede provocar daños en aquél o un
mayor rechazo hacia los progenitores, y por ello traer resultados contraproducentes a
la convivencia y a las relaciones humanas.”- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 30
Toca Civil 66/2011
- - - “CONVIVENCIA, RÉGIMEN DE. PRINCIPIOS JURÍDICOS QUE DEBEN
TENERSE EN CUENTA PARA SU CORRECTO DESARROLLO ENTRE MENORES
Y SUS PROGENITORES, CUANDO ÉSTOS SE ENCUENTRAN SEPARADOS O
DIVORCIADOS. En observancia irrestricta a las garantías individuales que a favor de
los menores consagran los artículos 4o. de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, del 1o. al 41 de la Convención sobre los Derechos del Niño,
adoptada en la ciudad de Nueva York, de los Estados Unidos de Norteamérica y
ratificada por el Estado Mexicano el veintiuno de septiembre de mil novecientos
ochenta y nueve, la cual es obligatoria en cuanto a su observancia por parte de los
órganos jurisdiccionales del Estado, según lo dispuesto por el artículo 133
constitucional, atendiéndose incluso a las prevenciones de la Ley para la Protección
de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, publicada en el Diario Oficial de la
Federación el veintinueve de mayo de dos mil, en cuya exposición de motivos se
establece la necesidad de allegarse una legislación encaminada a la protección de
los derechos de los menores, que a su vez fuesen tutelados no solamente por
instituciones especializadas y específicas, sino por los tribunales de justicia y toda la
sociedad, para integrarlos plenamente a ella y permitirles el goce pleno de sus
derechos como seres humanos; es indiscutible y preponderante que para determinar
prudente y objetivamente un régimen de convivencia entre los menores con sus
progenitores, que por alguna razón se encuentren separados o divorciados, los
órganos jurisdiccionales y cualquier autoridad deberán tener en cuenta los referidos
principios jurídicos, así como que respecto de la patria potestad, guarda y custodia, y
el derecho a un régimen de visitas y convivencias, el artículo 4.205 del Código Civil
del Estado de México previene que en caso de separación de quienes ejerzan la
patria potestad, el Juez habrá de resolver lo conducente en derecho en torno a la
controversia suscitada teniendo siempre en cuenta lo mejor para los intereses de los
hijos menores de edad. En orden con lo anterior, es indispensable precisar que en
los casos de desintegración familiar provocados por la separación de los cónyuges,
los hijos resultan ser los menos responsables y, sin embargo, son los que más la
resienten en el ámbito psicológico, social y económico. Luego, en aras de ese
supremo derecho que tienen los niños de ser amados y respetados, sin condición
alguna, sus progenitores deben ejercer la guarda y custodia en un ambiente de
comprensión, amor y máximo respeto, recurriéndose a terapeutas especializados en
salud mental, con la única finalidad de entablar una mejor relación de convivencia
con sus menores hijos, despojándose de todo resentimiento que llegase a
perjudicarles, de modo tal que la convivencia de los infantes con uno y otro de sus
padres, no debe generarles ningún desequilibrio emocional sino, por el contrario, que
al convivir con cada uno de ellos se sientan queridos, respetados y protegidos, nunca
manipulados o utilizados para satisfacer diversos intereses. Entonces, en aras de
prevenir algún posible daño psicológico, incluso corregirlo, si es que lo hubiere, los
padres deben asumir una responsabilidad absoluta respecto de sus menores hijos,
pues el hecho de que se encuentren divorciados o separados de ningún modo
implica que no puedan ser excelentes guías paternales, incluso mejores que si
vivieran juntos, por cuanto se encuentran obligados a compensar el terrible
inconveniente que a los niños les produce la separación de aquéllos. Por
consiguiente, en términos de lo que estatuye el numeral 4.203 del código sustantivo
en cita, para ayudar a los niños a que no sufran incertidumbre alguna respecto de su
futuro y, por el contrario, que crezcan tranquilos y sanos en todos los ámbitos
personales y ante la sociedad, es menester que los menores sean protegidos, y que
sus progenitores actúen honesta y responsablemente en cuanto a sus sentimientos
filiales, y así, prescindirán de egoísmos al disputarse la guarda y custodia, y en
especial en cuanto al derecho de los aludidos infantes a convivir con sus
progenitores, fortaleciéndose entre ellos los lazos de amor y respeto. De ahí que los
referidos menores, no deben ser inmiscuidos en los conflictos de sus padres, quienes
deben asumir responsablemente su misión, con la mejor disposición, para seguir
conviviendo con sus menores hijos, educándolos consciente e integralmente, incluso,
inculcándoles valores y principios conductuales, pues la paternidad nunca termina
con una separación o el divorcio, por lo que ambos deben permitir que se lleve a
cabo una convivencia en beneficio evidente de sus hijos, libre de celos,
resentimientos o envidias, fungiendo como verdaderos padres, plenos e íntegros,
inculcándoles sentimientos de amor, inspiración, superación, esperanza y, sobre
31
Toca Civil 66/2011
todo, de responsabilidad, evitándose así, en la medida de lo posible, cualquier
conflicto emocional, personal o judicial que involucre a dichos niños, por lo que, a
partir de esa referencia podrán organizar su futuro, pues no tienen la mínima opción
de desampararlos, por su corta edad. En ese orden, y de acuerdo con el artículo
4.207 del Código Civil del Estado de México, las anteriores reflexiones encuentran
sustento en el hecho de que el derecho de familia es un conjunto de normas jurídicas
dirigidas a regir la conducta de los miembros del grupo familiar entre sí,
propiciándose así las condiciones para que se desarrollen las relaciones conyugales
y consanguíneas constituidas por un sistema de derechos y obligaciones, poderes,
facultades y deberes entre consortes y parientes e, incluso, tales facultades y
deberes de carácter asistencial surgen entre los padres, hijos, parientes colaterales
(hermanos, tíos, sobrinos, etcétera), y tienen como objetivo tutelar y fortalecer las
relaciones y los derechos entre ascendientes y descendientes, sujetándose a las
normas fundamentales establecidas para la protección de los hijos. ”- - - - - - - - - - -
- - - La menor de edad (HIJA), en la actualidad cuenta con XXXX años de
edad, y por ello es suficiente para permitirle ponderar la situación que
enfrenta; máxime que el derecho de los menores a ser escuchados, se
otorga para que, oyendo su opinión el juzgador pueda conocer su
personalidad, necesidades, inclinaciones o dificultades, a la luz de las
pruebas existentes, de tal forma que se pueda resolver lo más benéfico
para ellos.- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Así pues se debe escuchar a los menores y su opinión debe
ponderarse en observancia al interés superior del menor, que no es otra
cosa como ya se ha dicho que el conjunto de acciones y procesos
tendientes a garantizar un desarrollo integral y una vida digna, así como
las condiciones materiales y afectivas que permitan a los niños vivir
plenamente y alcanzar el máximo de bienestar posible.- - - - - - - - - - - - - - - Máxime que si la convivencia que debe existir entre los niños y sus
padres se trata de un derecho colocado en posición más elevada que el
de estos últimos, es imprescindible resolver los conflictos que pudiesen
suscitarse al respecto y ponderar todos elementos de prueba posibles a
fin de estar en condiciones de examinar y resolver qué es lo más
benéfico para la niña (HIJA).- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Por lo tanto, al quedar plenamente justificado dentro del
procedimiento de origen, que la menor de edad (HIJA)no compareció
ante el juez de origen para el efecto de que fuera debidamente
escuchada su opinión respecto al derecho de visitas y convivencias que
debe regir en relación con sus progenitores; se ordena reponer el
procedimiento para el efecto de que la menor de edad sea escuchada en
juicio y de considerarse necesario se recaben diversas pruebas que
lleven a regular la convivencia entre la niña y su padre (SEÑOR
32
Toca Civil 66/2011
DEMANDANTE).-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
- - - Sin soslayar que en el procedimiento el juez establezca de manera
provisional un régimen de visitas y convivencia entre la menor de edad
(HIJA)y su padre (SEÑOR DEMANDANTE), de la manera más
conveniente atendiendo al interés superior de la niña, para conseguir su
mejor formación desde los puntos de vista afectivo y emocional pues los
acercamientos de las personas son esenciales para alcanzar su
tranquilidad, felicidad y armonía personal, familiar y social.- - - - - - - - - - - - - Por lo anteriormente expuesto, motivado y fundado, y con apoyo
además en el artículo 22, fracción II, de la Ley Orgánica del Poder
Judicial del Estado, es de resolverse y se resuelve:- - - - - - - - - - - - - - - - - - PRIMERO. Se REVOCA la sentencia definitiva dictada el
veinticuatro de agosto de dos mil diez por el Juez de Primera Instancia
Mixto del Distrito Judicial de Magdalena dentro del expediente número
260/2010 relativo al JUICIO SOBRE CUESTIONES FAMILIARES
promovido en la vía ORAL por (SEÑOR DEMANDANTE) en contra de
(SEÑORA DEMANDADA).- - - SEGUNDO. Se ordena reponer el procedimiento para el efecto
de que la menor de edad (HIJA) sea escuchada en juicio y de
considerarse necesario se recaben diversas pruebas que lleven a regular
la convivencia entre la niña y su padre (SEÑOR DEMANDANTE).- - - - - - - - Sin soslayar que en el procedimiento el juez establezca de manera
provisional un régimen de visitas y convivencia entre la menor de edad
(HIJA)y su padre (SEÑOR DEMANDANTE), de la manera más
conveniente atendiendo al interés superior de la niña.- - - - - - - - - - - - - - - - TERCERO. NOTIFÍQUESE personalmente a las partes. Hágase las
anotaciones de rigor, expídase las copias necesarias y en su oportunidad
archívese el presente toca como asunto concluido.- - - - - - - - - - - - - - - - - - ESTA RESOLUCIÓN CONSTITUYE FALLO DEFINITIVO QUE SE EMITE EN
NOMBRE DEL HONORABLE SUPREMO TRIBUNAL DE JUSTICIA EN EL
ESTADO DE SONORA, POR ESTA PRIMERA SALA MIXTA, INTEGRADA POR
LOS MAGISTRADOS, SANDRA LUZ VERDUGO PALACIOS, IGNACIO ISLAS
CONTRERAS E IRMA MEZA VEGA, SIENDO PONENTE LA PRIMERA DE LOS
MENCIONADOS, POR ANTE EL SECRETARIO GENERAL DE ACUERDOS QUE
AUTORIZA Y DA FE. DOY FE.
SLVP/SEBP/jmrp
33
Fly UP