...

¿Dónde iremos a parar? ¿Cuál será nuestro destino?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿Dónde iremos a parar? ¿Cuál será nuestro destino?
¿Dónde iremos a parar? ¿Cuál
será nuestro destino?
Jesús salió y vio a un publicano llamado Leví que estaba
sentado junto a la mesa de recaudación de impuestos y le dijo:
sígueme. El dejando todo se levantó y lo siguió
Mateo 9, 9
Esta iniciativa de Jesús, después termina en una cena que
comparte con los amigos de Mateo que son publicanos y
pecadores. El predicaba podríamos decir así a los negocios y a
la crítica que recibe de los legalistas de su tiempo.
Jesús les dice que El no ha venido por los que están sanos
sino por los que están enfermos. He venido a llamar a los que
son pecadores no a los justos con lo cual se abre un camino
importante para nosotros. Delante de nosotros se abre toda una
posibilidad de descubrir el valor que tiene la presencia de
Jesús cuando se encuentra con nuestra pobreza, con nuestra
fragilidad y cuanto puede cambiar nuestra vida a partir de
éste encuentro.
Este a donde iremos a parar que compartíamos al comienzo de
nuestro encuentro y abríamos nuestro espacio tiene mucho que
ver con la posibilidad de éste encuentro y de abrirnos al
mismo mucho más allá de lo que pensamos si somos dignos o no y
lo merecemos o no. Jesús pasa a tu lado y te invita a esto: a
seguirlo. No te fijes demasiado en como estás. Si estás en
condiciones o no, si sos la persona elegida o no. Pareciera
que si. Y por que parece que si vale la pena al menos
intentarlo.
Pero que significa esto de seguir a Jesús. Significa elegir
los valores que Jesús elige, reorientar nuestros pasos según
las motivaciones que el Señor nos quiere dar para nuestra
vida, significa transformar nuestro día en un día distinto por
lo que supone la presencia de Jesús en nuestro corazón.
Elegirlo supone encontrar un nuevo rumbo. Donde vayamos a
parar no depende tanto de cuanto sea como van las cosas,
cuanto decidamos que comiencen a ser.
Con el encuentro con aquel que es el hijo de Dios que se ha
venido a quedar en medio de nosotros. No te parece con el
encuentro con aquel que ha venido a ser nuevas todas las
cosas, tu ir a parar a algún lado puede ser distinto de lo que
te supones o imaginas. La frase que yo anotaba anoche cuando
preparaba la catequesis es: éste país no tiene vuelta, la
juventud está realmente complicada, a donde irá? Una frase que
surge a veces en el mundo de los jóvenes es ésta: se pudrió
todo o está todo mal.
De allí me vino a partir de la lectura de un texto de Descalzo
la pregunta ¿ a donde vamos a parar? Si nos dejamos gobernar
por éste discurso un poco derrotista bajo el signo supuesto de
realismo, seguramente que las perspectivas de esperanza, de
gozo, de alegría no son muchas. Hay que ubicarse desde dentro
de nuestro lugar y pensar las posibilidades que se abren para
los que no estamos bien a partir del encuentro con aquel que
nos llama más allá de cómo estamos, para que estemos mejor.
Te invito que te abras a ésta experiencia, nos dejemos invitar
por Jesús a ir aunque nos cueste un poco y sea difícil más
allá de lo que imaginamos puede ser nuestro destino si lo
dejamos a la suerte de esto que no viene tan bien planteado.
Lo que decíamos antes, que no tenemos vuelta, que la juventud
está perdida, que se pudrió todo, que está todo mal. Tratemos
de ubicarnos en otro lugar y seguramente encontraremos alguna
respuesta a lo que estamos buscando.
Tal vez para entender la pregunta que se instala desde el
comienzo de la catequesis que viene de unos discursos un poco
derrotistas y fatalistas que se encarnan, se hacen presente en
lo nuestro de todos los días a veces conciéntemente, a veces
inconscientemente.
Digamos que hay que instruir un poquito como es que surge en
el ambiente estos discursos del derrotismo.
A veces son los padres que por allí expresan su desconcierto
ante el mundo que rodea a sus hijos y como el ambiente en que
les toca educarlos no es aquello que hubieran deseado en las
circunstancias en la que nos encontramos no están dadas las
mejores condiciones para lo que son al menos los valores que
quisieran inculcar para que el futuro de los que vienen detrás
sea mejor de lo que ellos vivieron. De ahí que a donde vamos a
ir a parar.
A veces son las mujeres que describen lamentable clima sucio
en los que en los medios de comunicación que en las calles se
respire, por ahí son jóvenes que no saben lo que quieren. Se
preguntan a donde va? Y para que? Y por que? A veces hasta yo
los encuentro en nosotros mismos los consagrados, los
religiosos.
Cuando nos encontramos con crisis diversas por las que
atraviesan las personas que Dios nos ha puesto a nuestro
cuidado y situaciones tan dolorosas en las que uno dice como
se hace para superar esto. A donde vamos a parar se instala
como pregunta a veces consciente, a veces inconsciente. Y yo
me animaría a decir que vamos a ir a parar a donde vos y yo
queramos ir.
Para esto hay que ubicarse como en dos dimensiones diría yo.
La primera es que aunque es cierto que el ambiente y la
circunstancia influyen fuertemente en nuestra vida, es la
propia libertad quien toma las grandes decisiones. Vivimos en
éste mundo pero cada uno es hijo de sus propias obras y por
fortuna al final hay siempre en el fondo del alma un ámbito
irreductible en el que solo manda nuestra propia voluntad.
Cuanto bien nos hacen las historias dolorosas que nos llegan
en situaciones límites, de personas que supieron ponerse de
pie en medio de circunstancias poco favorables, ¿o acaso
Bethoven no fue hijo de un padre borracho?, Francisco de Asís
descubrió la pobreza en un ambiente donde se daba culto al
becerro de oro del dinero. Nada pudo con las alegrías del
fondo del corazón que habitaban en Teresa de Jesús. No pudo
ningún intransigente de su tiempo robarle su decisión de ser
feliz.
Tenemos como una tendencia fuerte a escudarnos en el ambiente
para justificar nuestra propia mediocridad y ya es tiempo de
que cada hombre, cada uno de nosotros, vos, yo, nos animemos
una vez más a forjar nuestro propio destino de donde sabemos
que lo podemos hacer que no es de cómo dice hoy que está el
índice de la economía sino lo que dice como está el índice de
tu corazón.
Hay una frase que ayer encontré en internet que la busqué hace
un tiempo y que ahora la encontré, para citarla mejor es del
filósofo español Ortega y Gasset, el que sostenía en su libro
“La rebelión de las masas” que los argentinos padecemos de un
mal cuasi endémico, que mientras la mitad de los argentinos
nos preocupamos de las cosas, no nos ocupamos de ella, que la
otra mitad se ocupa de las cosas pero no se preocupa de ellas
por eso la frase: argentinos a las cosas.
Es decir, dejemos de lado los lamentos, pongamos y
arremanguémonos.
Dicen que los salmones son tan sabrosos porque nadan en aguas
muy frías y porque nadan contra corriente.
Es importante ubicarse frente a lo que vivimos con realismo
pero no con derrotismo.
Es importante asumir lo que nos toca mirando las cosas de
frente. Pero de frente para nosotros lo mejor está por venir,
aunque lo que tengamos frente a nosotros no sea tan bueno y
sea diría hasta bastante complicado. Para los que creemos el
Reino de los Cielos se está gestando y nosotros creemos
definitivamente en que va terminar de gestarse en la medida
que nos animemos a caminar hacia delante. De allí la frase de
Jesús que no es bueno de ir detrás suyo a ola hora de
La invitación de Jesús a seguirlo creo que es la clave que
surge hoy una vez más para que encontremos hacia delante lo
que estamos buscando la necesidad de ser felices más que tomar
el diario y abrir sus páginas para desayunarnos con malas
noticias.
Todavía no se sabe bien porqué los titulares de los diarios en
el mudo arrancan con catástrofes, con índices económicos
alarmantes, con datos de la situación social difícil, con
conflictos. Es verdad que no se puede vivir desinformado, pero
también es cierto que la agenda de información no es solamente
esa, que hay otra agenda de información que es más simple y
forma parte de lo cotidiano.
Cuanta gente sonríe en el mundo? Quien hizo estadística de
esto? Tengo una foto adelante mío que justo aparece en la
pantalla y una familia toda sonriendo pero no para la foto
sonriendo y diciendo whisky sino de verdad se nota sus rostros
alegres.
Aparece otra ahora de uno de los miembros de la familia con el
rosario colgado, con un grupo de jóvenes en una situación de
pobreza también todos sonriendo y ahora dos chicas aparecen
riendo. Mira cuantas te describí y fijate que no aparecen en
los diarios. Aparecen ahora la mamá y el hijo, los dos
abrazados y sonriendo.
¿Porqué no hacés una estadística de las sonrisas y la publicás
en la página?. El morbo puede más.
Entonces el no terminar de aceptar que somos frágiles, que
somos débiles, que nuestra vida está llamada a ser una gran
posibilidad pero desde ésta condición de lo que yo soy,
pequeño, frágil, débil.
Hasta que no asuma esto el morbo me va a ganar y voy a tratar
de descubrir que es lo que se esconde detrás de aquello que yo
reconozco como debilidad en mi hurgueteando por algún lugar de
la vida para solo encontrarme con la catástrofe que tengo
dentro o la que ocurre alrededor mío y creerme que toda la
realidad pasa por allí. No es verdad.
Creo que se abre delante de nosotros la posibilidad que las
cosas sean distintas aún cuando vayan mal y nos sabemos ubicar
donde corresponde. Hay como cuatro posturas cuando hay cosas
que no están bien dentro nuestro o alrededor nuestro, tres no
sirven ni valen la pena como éstas: gritar, llorar,
desanimarse.
Solo una vale la pena y que sería la más seria y la más
práctica: hacer. Hacer quiere decir no lanzarse hacia delante
de cualquier manera sino verdaderamente hacerse cargo de lo
que nos pasa y a partir de allí realmente disponernos a
construir y hacer algo distinto. Sobra gente que se lamenta en
éste mundo.
Vuelvo a repetir, la agenda de los diarios es un gran lamento,
la agenda noticiosa de los medios es un gran llanto. Se suma a
la experiencia de dolor que hay dentro tuyo, la experiencia
que hay de sufrimiento que hay en tu corazón por pertenecer a
éste género tan particular que pisa sobre la tierra que se
llama género humano.
Hay horrores en la sociedad pero no vale la pena ponerse a
coleccionarlos. También es cierto que en el medio de todas las
dificultades que vivimos hay mucha charlatanería y que en el
café que compartimos los amigos, de esas charlatanerías de lo
drástico, de lo difícil, de lo preocupante gana la
conversación sin que tengamos demasiados argumentos para
justificarlo pero es como que estamos acostumbrados a pararnos
en ese lugar. Si la cosa puede marchar mejor porque no nos
ponemos a que cambie la historia. Vos te preguntarás pero yo
puedo cambiar la historia?
Vos podés cambiar tu historia y los que están cerca de ti.
Nadie te pide que des vueltas al mundo que las cambies por
todas partes sino que te animes a cambiar tu pequeña historia,
que tu diario tenga un titular distinto hoy.
Se acostumbra en algunos jóvenes todavía, yo lo veo en mis
sobrinas que son chiquitas y también en mis otras sobrinas que
son más grandes de tener su propio diario y hay gente que
todavía escribe su diario, gente grande. Sería bueno que vos
tengas esa costumbre de escribir tu diario.
Por ejemplo, que título positivo le pondrías al diario, al de
tu mundo, hablo al de tu familia al de tu trabajo, tus
búsquedas al del futuro que vos querés para tu país. Con que
título esperanzador titularías hoy lo que te pasa?
Yo por ejemplo hoy tengo un encuentro en SADAIC con una
persona conocida, y que yo personalmente no tengo mucho
conocimiento de ella, pero se que es una persona conocida y
que ha colaborado mucho a la cultura nacional que es Atilio
Stampone, quien es que está al frente de SADAIC, y me animaría
a decirte que para mi el titular hoy es: un gran encuentro, y
creo que como subtítulo tiene: va a alimentar y acrecentar mi
mirada sobre la cultura nacional.
Yo estoy seguro que vos tenés algún título para tu diario.
Entonces la consigna es:
¿Como titularíamos positivamente
nuestro día de hoy?
En periodismo decimos que los noticioso lo establecen algunos
parámetros que arman la agenda de lo que termina por ser lo
que marca desde la noticia el rumbo o una parte importante del
rumbo de la realidad.
La noticia que marca el rumbo de la realidad se construye a
partir de titulares que surgen en los periódicos del mundo
como aquellos que tienen que marcar la diferencia.
U2 ayer desde la página de internet de google publicaba aquel
acontecimiento llamativo de la participación de los ocho
demócratas por las elecciones a la presidencia de los Estados
Unidos y la invitación a los jóvenes a participar de la
política porque cada vez hay menos interés por el mundo de lo
político, cada vez hay más descrédito sobre el mundo de lo
político y entonces se buscan nuevas formas, todos los modos
de involucrar a los jóvenes particularmente en éste ámbito y
entonces ganó los titulares de los periódicos la inclusión de
U2 y de la CNN en el debate por la candidatura presidencial de
Estados Unidos en el Partido Demócrata.
Te lo digo esto solo como ejemplo de lo que pasó ayer. De cómo
un hecho determinado por sus características ocupa lo
principal de la agenda de lo que se va a conversar en un café,
en una reunión de amigos, lo que va a llamarte particularmente
la atención.
Ahora como hacer para que lo que llame la atención sea bueno.
Como hacer para armar una agenda que sea la noticia y el
ejercicio que estamos haciendo ahora colabora.
Cada uno tendría que tener su propio diario, su propio
titular. Sería una buena costumbre ésta de levantarse con el
propio diario, no escondiendo la realidad, no haciendo como
aquel presidente argentino que le publicaban su diario para
esconder la realidad, entonces las decisiones que tomaba eran
siempre desacertadas. El enemigo lo tenía instalado dentro del
gabinete presidencial que le construía una realidad lejos de
la misma realidad a partir de un diario irreal. Nuestro diario
con realismo pero con noticias que sean verdaderamente
alentadoras, motivadoras, llenas de esperanza.
Padre Javier Soteras
Fly UP