...

El Principio de Peter

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El Principio de Peter
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
1
El Principio de Peter
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Prólogo
por LAURENCE J. PETER
Este libro está dedicado a todos los que,
trabajando, jugando, amando, viviendo
y muriendo en su Nivel de Incompetencia,
suministraron los datos para la
fundación y desarrollo de la
saludable ciencia de la Jerarquiología
Salvaron a otros: a sí mismos no pudieron salvarse
A veces resulta difícil, en el descubrimiento de un principio, identificar exactamente
el momento en que se produce la revelación. El Principio de Peter no entró en mi
conciencia como un relámpago de intuición, sino que llegué a él gradualmente, tras
varios años de observación de la incompetencia del hombre. De aquí que me
parezca adecuado presentar al lector un relato histórico de mi descubrimiento.
Un camino para cada uno
Aunque algunos hombres trabajan de una manera competente, he observado a
otros que han alcanzado su nivel de competencia de una manera precaria realizan
su trabajo deficientemente, frustrando a sus compañeros y erosionando la eficiencia
de la organización. Era lógico llegar a la conclusión de que por cada empleo que
hubiese en el mundo habría alguien, en algún lugar, que no podría hacerlo. Con el
tiempo y las promociones suficientes, ese alguien podría realizar dicho trabajo.
Ello no incluía el simple error, la equivocación verbal, el error ocasional, que puede
ser un obstáculo para cualquiera de nosotros. Todos pueden cometer un error. A
través de la Historia, hasta los hombres más competentes cometieron sus
equivocaciones. A la inversa, el incompetente por hábito puede, por una acción
casual, acertar a veces. En cambio, yo investigaba el subordinado principio que
pudiera explicar por qué tantos puestos importantes son ocupados por individuos
2
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
incompetentes para desempeñar los deberes y responsabilidades de sus respectivas
ocupaciones.
Disparates en la cumbre
La primera presentación pública del Principio de Peter se llevó a cabo en un
seminario, en septiembre de 1960, cuando yo hablaba a un grupo de directores de
una sociedad docente de proyectos de investigación. Como quiera que cada
participante había expuesto por escrito una sugerencia acertada, cada uno de ellos
había sido premiado con la promoción al cargo de director de uno o más proyectos
de investigación. Algunos de aquellos hombres tenían habilidades investigadoras,
pero no eran suficientes para su promoción a cargos directivos. Otros eran ineptos
para las finalidades de la investigación, y, en su desesperación, se limitaban
simplemente a repetir una y otra vez los mismos ejercicios estadísticos.
Cuando me enteré de su plan de gastar el tiempo y el dinero del contribuyente en el
redescubrimiento de la rueda, decidí explicarles sus compromisos, introduciéndolos
en el Principio de Peter. Su reacción a mi presentación fue una mezcla de hostilidad
e hilaridad. Un joven estadístico del grupo, en su risa convulsa, cayó literalmente de
su silla. Luego declararía que su intensa reacción fue causada por mi humorística
presentación de unas ideas injuriosas, mientras observaba, sofocado, al director de
investigación del distrito.
En forma humorística
Aunque los casos estudiados fueron compilados cuidadosamente y los datos eran
reales, decidí presentar el Principio de Peter exclusivamente de forma satírica. Sin
embargo, en todas las conferencias pronunciadas entre 1960 y 1964, así como en
los artículos que siguieron a las mismas, se usaron ejemplos con referencias
humorísticas y se emplearon nombres imaginarios, tras los que se ocultaban los
verdaderos personajes.
Reservados todos los derechos
Fue en diciembre de 1963, durante el entreacto de una mala representación teatral,
cuando expliqué a Raymond Hull por qué el actor que desempeñaba el papel de
3
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
protagonista declamaba su parte de diálogo de espaldas al público y gesticulaba
entre bastidores. Aquel ex competente actor había encontrado su nivel de
incompetencia por tratar de ser una mezcla de actor-productor-director. Durante la
conversación que siguió, Mr. Hull me convenció de que no haría justicia al Principio
de Peter si lo presentaba sólo al escaso y selecto público que podía oír mis
conferencias. E insistió en que debía hacerlo accesible a todo el mundo en forma de
libro. Además, me sugirió que, sin publicación ni copyright, cualquiera podría
adscribir su nombre a mi descubrimiento. Se acordó una colaboración entre ambos,
y el manuscrito quedó listo en la primavera de 1965.
Víctimas del principio de Peter
El manuscrito definitivo fue sometido a los directores de algunas de las más
importantes editoriales. El primero lo devolvió, junto con una carta, que decía: "No
vemos posibilidades comerciales para su obra, y no podemos estimularlo a que siga
adelante. Ni siquiera con las ventas interdivisionales se podría garantizar la
publicación de su obra". El siguiente editor escribió: "No debería usted tratar tan
ligeramente un asunto tan serio". Otro sugirió: "Si ha pretendido usted escribir una
comedia, no debería incluir tantos estudios de casos trágicos". Y otro dijo:
"Reconsideraré la publicación de la obra si hace usted un reajuste mental y se
decide a redactarla de nuevo en forma de un libro humorístico o de un trabajo
científico serio". Tras catorce notificaciones de rechazo, dos años más tarde empecé
a tener mis dudas acerca de si el mundo estaba preparado para mi descubrimiento.
A pequeñas dosis
Entonces decidí que si el mundo editorial no estaba preparado para lanzar mi
trabajo en forma de libro, lo mejor sería introducir gradualmente el Principio de
Peter en forma de varios artículos cortos. Mr. Hull escribió un artículo para la revista
Esquire, el cuál apareció en el número de diciembre de 1966. Posteriormente, yo
escribí otro, que se publicó en Los Ángeles Time el 17 de abril de 1967. La
respuesta a este artículo, fue impresionante. Se recibieron más de cuatrocientas
cartas en el espacio de unos meses. Me llovieron las peticiones para pronunciar
4
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
conferencias y escribir artículos, peticiones que procuré complacer en la medida de
mis posibilidades.
Venta del Principio: 1968
En marzo de 1968, el presidente de la "William Morrow" me sondeó acerca de la
posibilidad de hacer un libro del Principio de Peter. Entonces desempolvé mi
manuscrito y lo puse en manos del editor William Morrow.
El libro, lanzado en febrero de 1969, fue trepando gradualmente hasta ocupar el
número uno de la lista de los best-seller no literarios, lugar en el que se mantuvo
veinte semanas. Ha permanecido en la lista de los best-seller durante más de un
año y se ha traducido a catorce, idiomas. Se ha introducido como libro de texto en
ciertos cursos universitarios y ha sido materia de discusión en muchos seminarios.
La obra ha inspirado también varios proyectos serios de investigación acerca de la
validez del Principio. Y todas las investigaciones confirman lo correcto de mis
observaciones.
Conciencia de los propios límites
Desde la publicación del libro he tenido muchas oportunidades de investigar mi
propio nivel de incompetencia a escala gigantesca. Decliné muchos ofrecimientos
para convertirme en consultor gerente y para dirigir seminarios de administradores
de empresa. Aunque rechazara tales proposiciones, no me amparaba en el Principio
de Peter. Recientemente, una escuela de administración de empresas me invitó a
pronunciar una conferencia, y entonces, al repasar la lista de mis compromisos,
comprobé que había de estar en no menos de cinco sitios al mismo tiempo. Una
asociación de ingenieros técnicos en sistemas industriales me rogó que hablara en
su convención, pero me equivoqué al tomar nota de la fecha, hora y lugar. Compré
herramientas que no funcionaban bien al usarlas o se rompían a los treinta días; mi
coche fue devuelto del mecánico con misteriosos defectos, y el Gobierno sigue
incrementando el número de regulaciones con las que influye mi vida, mientras él
se va enredando a sí mismo en la anárquica maraña burocrática.
La muerte es una advertencia de la Naturaleza a ir despacio
5
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Como individuos, tendemos a trepar hacia nuestros niveles de incompetencia. Nos
comportamos como si lo mejor fuese trepar cada vez más arriba, y el resultado lo
tenemos a nuestro alrededor: las trágicas víctimas de su irreflexiva escalada.
Vemos a los hombres en grupos, y a la mayoría de la raza humana pugnando por
alcanzar una mejor posición como sobre un molino de ruedas de escalones
irregulares, escalando con uñas y dientes para aniquilar a la población del mundo,
escalando producción de fuerza y elementos, mientras se contamina el ambiente y
se perturba el equilibrio ecológico que mantiene la vida.
Si el hombre quiere rescatarse a sí mismo de una futura existencia intolerable,
debe, ante todo, ver adónde lo conduce su insensata escalada. Debe examinar sus
objetivos y comprender que el verdadero progreso se logra moviéndose hacia
delante en busca de una mejor forma de vida, en vez de hacerlo hacia arriba, hacia
la incompetencia total de la vida. El hombre debe comprender que la calidad de la
experiencia es más importante que la adquisición de inútiles artefactos y posesiones
materiales. Debe dar de nuevo significación a la vida y decidir si usará su
inteligencia para la preservación de la raza humana y el desarrollo de las
características humanísticas del hombre, o bien si seguirá utilizando su potencial
creador en la escalada hacia una supercolosal trampa mortal.
Ocasionalmente, el hombre capta un destello de su imagen en un espejo, por no
reconocerse inmediatamente a sí mismo en él, empieza reír antes de comprender lo
que está haciendo. Y en tales momentos es cuando se produce el verdadero
progreso hacia el entendimiento. Este libro trata de ser ese espejo.
6
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Introducción
por RAYMOND HULL
Como escritor y periodista, he tenido excepcionales oportunidades de estudiar las
actividades de la sociedad civilizada. He investigado y escrito acerca del Gobierno,
la industria, los negocios, la educación y las artes. He hablado, Y escuchado
atentamente, con miembros de muchos oficios y profesiones, con personas de todas
las clases sociales.
He observado que, con raras excepciones, los hombres manejan chapuceramente
sus asuntos. Por todas partes veo incompetencia pujante, incompetencia triunfante.
He visto un puente de mil doscientos metros de longitud desplomarse y caer al mar
porque, pese a repetidas revisiones y verificaciones, alguien había frangollado el
plano de un pilar sustentador.
He visto a urbanistas supervisar el desarrollo de una ciudad en la zona de crecidas
de un gran río, donde es seguro que se verá sometida a inundaciones periódicas.
No hace mucho leí la noticia del derrumbamiento de tres gigantescas forres
refrigeradoras de una central eléctrica británica: costaron un millón de dólares cada
una, pero no eran lo bastante sólidas para resistir un fuerte golpe de viento.
Observé con interés que al terminarse la construcción del estadio cubierto de
béisbol de Houston, Texas, se descubrió que resultaba particularmente inapropiado
para la práctica de ese deporte: los días de sol, los jugadores no podían ver la
pelota al quedar deslumbrados por el resplandor de las claraboyas.
Advierto que los fabricantes de aparatos electrodomésticos tienen por norma el
establecimiento de delegaciones regionales de servicio, en la expectativa justificada
por la experiencia, de que muchos de sus aparatos se estropeen durante el plazo de
garantía.
Habiendo escuchado las quejas de innumerables automovilistas sobre los defectos
hallados en sus coches nuevos, no me sorprendió enterarme de que se ha
comprobado que aproximadamente la quinta parte de los automóviles producidos
por las principales fábricas en los últimos años tienen defectos de fabricación
potencialmente peligrosos.
7
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
No quisiera que se me tomara por un resentido ultra conservador que clama contra
los hombres y las cosas contemporáneas sólo porque son contemporáneos. La
incompetencia no conoce barreras de tiempo ni de lugar.
Macaulay da una imagen, tomada de un informe de Samuel Pepys, de la Armada
británica en 1684. "La administración naval era un prodigio de despilfarro,
corrupción, ignorancia e indolencia... no podía fiarse de ningún cálculo... no se
cumplía ningún contrato... no se ejercitaba ninguna autoridad... Algunos de los
nuevos buques de guerra estaban tan podridos que, a menos que fuesen
rápidamente reparados, se hundirían antes de soltar amarras. Los marineros
recibían su paga con tan poca puntualidad que se daban por contentos si
encontraban algún usurero que les comprara sus vales con un cuarenta por ciento
de descuento. La mayoría de los navíos en servicio se hallaban al mando de
hombres carentes de conocimientos marítimos."
Figura 1. En la expectativa de que muchos de sus aparatos se estropeen durante el
plazo de garantía
8
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Wellington, examinando la lista de oficiales que le habían sido asignados para la
campaña de Portugal de 1810, dijo: "Sólo espero que el enemigo tiemble como yo
cuando lea la lista de sus nombres”.
El general de la Guerra de Secesión americana Richard Taylor, hablando de la
batalla de los Siete Días, observó- "Los jefes confederados no tenían más
conocimientos sobre la topografía del terreno situado a un día de marcha de la
ciudad de Richmond que los que poseían sobre la del África Central”.
Robert E. Lee se lamentó amargamente en una ocasión:
"No puedo conseguir nunca que se cumplan mis órdenes."
Durante la mayor parte de la Segunda Guerra Mundial, las Fuerzas Armadas
británicas combatieron con explosivos muy inferiores, a igualdad de peso, respecto
a los contenidos en las bombas y granadas alemanas. Ya en 1940, los científicos
británicos sabían que la económica y sencilla adición de un poco de aluminio
pulverizado duplicaría la potencia de los explosivos existente pero este conocimiento
no fue aplicado, hasta finales de 1943.
En la misma guerra, el capitán australiano de un buque hospital hizo revisar los
depósitos de agua de la nave después de haberse efectuado determinadas
reparaciones, y descubrió que su interior había sido pintado con minio. Todos los
hombres que se encontraban a bordo se habrían envenenado.
Estas cosas, y centenares de otras parecidas, las he visto, oído y leído. He aceptado
la universalidad de la incompetencia.
He dejado de sorprenderme cuando un cohete lunar no consigue despegar del suelo
porque ha sido olvidado algo, porque algo se rompe, algo no funciona o algo estalla
prematuramente.
Ya no me deja atónito observar que un consejero matrimonial a sueldo del Gobierno
es homosexual.
Ahora espero que los estadistas se revelen incompetentes para cumplir sus
promesas electorales. Doy por supuesto que, si hacen algo, probablemente será
llevar a la práctica las promesas de sus adversarios.
Esta incompetencia ya sería bastante enojosa si se hallara limitada a las obras
públicas, la política, los viajes espaciales y otros campos igualmente vastos y
9
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
remotos de la actividad humana. Pero no existe tal limitación. Se encuentra también
a nuestro lado, constituyendo un omnipresente y pestífero fastidio.
Mientras escribo esta página, la mujer del apartamento contiguo está hablando por
teléfono. Puedo oír todas y cada una de sus palabras.
Son las diez de la noche, y el hombre del apartamento vecino del otro lado está
acatarrado y se ha acostado temprano. Oigo su tos intermitente. Cuando se da la
vuelta en la cama, oigo el chirrido de los muelles, No vivo en una casa de
huéspedes barata, éste es un moderno y caro bloque de apartamentos, construido
en cemento. ¿Qué es lo que falla en la gente que lo construyó?
Él otro día, un amigo mío compró una sierra para metales, la llevó a su casa y
empezó a cortar un cerrojo de hierro. A la segunda pasada, la hoja saltó se rompió
la ranura en que estaba encajada en la empuñadura, de tal modo que no pudo
volver a ser utilizada.
La semana pasada, quise utilizar un magnetófono en el escenario de la sala de actos
de una escuela superior. No pude conseguir energía eléctrica para hacerlo funcionar.
El encargado del edificio me dijo que, en el año que llevaba allí, le había sido
imposible encontrar un conmutador que diera corriente a los enchufes del escenario.
Estaba empezando a pensar que no se hallaban conectados a la red.
Esta mañana salí a comprar una lámpara de mesa. En un gran establecimiento de
muebles y accesorios encontré una lámpara que me gustaba. El dependiente iba a
envolvérmela, pero le pedí que la probara primero. (Me estoy volviendo previsor.)
Evidentemente, no estaba acostumbrado a probar aparatos eléctricos, porque tardó
mucho en encontrar un enchufe. Finalmente, enchufó la lámpara, ¡y no pudo
encenderla! Probó otra lámpara del mismo modelo, y tampoco se encendió. Toda la
remesa de lámparas tenía conmutadores defectuosos. Me marché.
Recientemente, encargué sesenta metros cuadrados de fibra de vidrio aislante para
una casita de campo que estoy restaurando. Permanecí junto al empleado, para
cerciorarme de que anotaba correctamente la cantidad. ¡En vano! La casa
suministradora me pasó una factura por setenta metros cuadrados ¡y despachó
noventa!
La educación, a menudo tenida como remedio para todos los males, no parece
constituir remedio para la incompetencia... En este terreno, la incompetencia llega a
10
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
grados extremos. Uno de cada tres graduados de escuela superior no sabe leer al
nivel normal del quinto grado. Es ya habitual que los colegios universitarios den
lecciones de lectura a los recién ingresados. En algunos colegios, ¡el veinte por
ciento de los alumnos de nuevo ingreso no saben leer lo suficientemente bien como
para entender sus libros de texto!
Yo recibo correo de una gran Universidad. Hace quince meses, cambié de domicilio.
Envié a la Universidad el habitual aviso: mi correo siguió llegando a la dirección
antigua. Tras dos avisos más de cambio de domicilio y una llamada telefónica,
efectué una visita personal. Señalé con el dedo en sus registros la dirección antigua,
dicté la nueva y vi cómo la anotaba una secretaría. El correo continuó llegando a la
antigua dirección. Hace dos días se produjo una nueva evolución. Recibí una
llamada telefónica de la mujer que me había sucedido en mi antiguo apartamento y
que, naturalmente, había estado recibiendo mi correo de la Universidad. También e
acaba de trasladarse de domicilio, ¡y mi correo de la Universidad ha empezado
ahora a llegar a su nueva dirección!
Como he dicho llegué a resignarme a esta omnipresente incompetencia. Pensaba,
sin embargo, que si se pudiera descubrir su causa, tal vez se encontrara un
remedio. Así, pues, empecé a hacer preguntas.
Escuché muchas teorías.
Un banquero culpaba a las escuelas: "Hoy día los chiquillos no aprenden métodos de
trabajo eficaces”.
Un maestro culpaba a los políticos: "Con semejante falta de eficiencia en la sede del
Gobierno, ¿qué puede esperarse de los ciudadanos? Además, se oponen a nuestras
legítimas demandas de adecuados presupuestos de educación. Si pudiéramos tener
una computadora en cada escuela..."
Un ateo culpaba a las Iglesias: "... adormeciendo al pueblo con sus fábulas de un
mundo mejor y distrayendo su atención de las cosas prácticas... "
Un eclesiástico culpaba a la Radio, el cine y la televisión: "... muchas distracciones
de la vida moderna han alejado a las gentes de las enseñanzas morales de la
Iglesia".
11
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Un sindicalista culpaba a los empresarios: "... demasiado codiciosos para pagar un
salario vital. Con este salario de hambre un hombre no puede tomarse interés por
su trabajo".
Un empresario culpaba a los sindicatos: "El obrero ya no se preocupa hoy día..., no
piensa más que en aumentos de salario, vacaciones y pensiones de retiro”.
Un individualista dijo que los sistemas de seguridad social engendran una actitud
general de despreocupación. Una asistenta social me dijo que la relajación moral en
el hogar y la disgregación de la familia originan irresponsabilidad en el trabajo. Un
psicólogo dijo que la represión temprana de impulsos sexuales produce un deseo
subconsciente de hacer las cosas mal, como expiación por los sentimientos de
culpabilidad. Un filósofo dijo: "Los hombres son humanos;
siempre habrá
accidentes”.
Una multitud de explicaciones diferentes, es tan mala como la ausencia de toda
explicación. Empecé a tener la impresión de que nunca comprendería a la
incompetencia.
Entonces, una noche, en el vestíbulo de un teatro, durante el segundo entreacto de
una obra mediocremente representada, yo estaba refunfuñando contra los actores y
directores incompetentes y entablé conversación con el doctor Laurence J. Peter, un
científico que ha dedicado muchos años al estudio de la incompetencia.
El entreacto fue demasiado breve para que él hiciera algo más que excitar mi
curiosidad. Después de la función, fui a su casa y permanecí hasta las tres de la
madrugada escuchando su lúcida y sorprendentemente original exposición de una
teoría que al fin daba respuesta a mi pregunta: "¿Por qué incompetencia?"
12
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 2. La represión temprana de los impulsos sexuales produce un deseo
subconsciente de hacer las cosas mal
El doctor Peter exoneraba a Adán, a los agitadores y al accidente, y denunciaba una
característica de nuestra sociedad como perpetradora, y premiadora de la
incompetencia.
¡La incompetencia explicada! Mi mente se iluminó ante la idea. Quizás el paso
siguiente fuera la eliminación de la incompetencia.
Con su característica modestia, el doctor Peter se había conformado hasta el
momento con hablar de su descubrimiento con unos cuantos amigos y colegas y dar
de vez en cuando alguna conferencia sobre su investigación. Su vasta colección de
casos de incompetencia, su brillante galaxia de teorías y fórmulas en torno a la
incompetencia, no había aparecido jamás en letras de molde.
- Es posible que mi Principio beneficiara a la Humanidad - dijo Peter -.- Pero estoy
terriblemente ocupado con la enseñanza y los trabajos en colaboración; están,
luego, las reuniones de los comités de Facultad y mi continua investigación. Quizás
algún día clasifique el material y lo prepare para su publicación, pero en los
próximos diez o quince años, simplemente, no tendré tiempo.
13
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Puse de relieve el peligro de un retraso excesivo, y al fin el doctor Peter accedió a
una colaboración: él pondría a mi disposición las notas v el manuscrito de su
extensa investigación; yo lo condensaría todo en un libro. Las páginas que siguen
presentan la explicación del profesor Peter de su Principio, el más penetrante
descubrimiento social psicológico del siglo.
¿Se atreve usted a leerlo?
¿Se atreve usted a enfrentarse, en una deslumbrante revelación, a la razón por la
cual las escuelas no otorgan sabiduría, por qué los Gobiernos no pueden mantener
el orden, por qué los tribunales no imparten justicia, por qué los planes utópicos
nunca engendran utopías?
No decida a la ligera. La decisión de seguir leyendo es irrevocable. Si lee, jamás
podrá recuperar su actual estado de bienaventurada ignorancia; jamás volverá a
venerar inconscientemente a sus superiores ni a dominar a sus subordinados.
¡Jamás! El Principio de Peter una vez conocido, no puede ser olvidado.
¿Qué gana usted con seguir leyendo? Venciendo la incompetencia en usted mismo,
y comprendiendo la incompetencia en los demás, puede usted realizar más
fácilmente su trabajo, conseguir ascensos y ganar más dinero. Puede evitar penosas
enfermedades. Puede convertirse en un conductor de hombres. Puede disfrutar de
su ocio. Puede agradar a sus amigos, confundir a sus enemigos, impresionar a sus
hijos y enriquecer y revitalizar su matrimonio.
En resumen, este conocimiento revolucionará su vida..., quizá la salve.
Así, pues, si tiene usted el valor suficiente, continúe leyendo, anote, aprenda de
memoria y aplique el Principio de Peter.
14
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 1
EL PRINCIPIO DE PETER
Empiezo a pensar que hay gato encerrado
Miguel De Cervantes
Cuando yo era pequeño, se me enseñaba que, los hombres de posición elevada
sabían lo que hacían. Se me decía: "Peter, cuanto más sepas, más lejos llegarás”.
Así, pues, continué estudiando hasta graduarme y, luego, entré en el mundo
aferrado firmemente a estas ideas y a mi nuevo título académico. Durante mi
primer año de enseñanza, me sorprendió descubrir que numerosos maestros,
directores de escuelas, inspectores e interventores parecían ser indiferentes a sus
responsabilidades profesionales e incompetentes para el cumplimiento de sus
obligaciones. Por ejemplo, la preocupación principal de mi director era que todas las
persianas se hallaran al mismo nivel, que hubiera silencio en las aulas y que nadie
pisara ni se acercara a los rosales. Las principales preocupaciones del inspector se
reducían a que ningún grupo minoritario, por fanático que fuese, resultara jamás
ofendido, y que todos los impresos oficiales fueran presentados dentro del plazo
estipulado. La educación de los niños parecía estar muy alejada de la mente del
administrador.
Al principio pensé que esto se debía a un defecto especial del sistema escolar en
que yo daba clases, por lo que solicité ser destinado a otro distrito. Cumplimenté los
impresos especiales, adjunté los documentos exigidos y me sometí a todos los
trámites burocráticos. ¡Pocas semanas después, me fue devuelta mi solicitud con
todos los documentos!
No, no había nada malo en mis credenciales; los impresos estaban correctamente
cumplimentados; un sello oficial mostraba que habían sido recibidos en perfecto
estado. Pero la carta que les acompañaba decía: "Los nuevos reglamentos
establecen que estos impresos no pueden ser aceptados por el Departamento de
Educación a menos que hayan sido certificados en el servicio de Correos para
15
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
garantizar su entrega. Le ruego que vuelva a cursar la documentación al
Departamento, cuidando esta vez de hacerlo por correo certificado."
Empecé a sospechar que el sistema escolar local no poseía el monopolio de la
incompetencia.
Al pasar la vista en derredor, advertí que en todas las organizaciones había gran
número de personas que no sabían desempeñar sus cometidos.
Un fenómeno universal
La incompetencia ocupacional se halla presente en todas partes. ¿Se ha dado usted
cuenta? Probablemente, todos nos hemos dado cuenta.
Vemos políticos indecisos que se las dan de resueltos estadistas, y a la "fuente
autorizada" que atribuye su falta de información a "imponderables de la situación".
Es ilimitado el número de funcionarios públicos que son indolentes e insolentes; de
jefes militares cuya enardecida retórica queda desmentida por su apocado
comportamiento, y de gobernadores cuyo innato servilismo les impide gobernar
realmente. En nuestra sofisticación, nos encogemos virtualmente de hombros ante
el clérigo inmoral, el juez corrompido, el abogado incoherente, el escritor que no
sabe escribir y el profesor de inglés que no sabe pronunciar. En las Universidades
vemos
anuncios
redactados
por
administradores
cuyos
propios
escritos
administrativos resultar lamentablemente confusos, y lecciones dadas con voz que
es un puro zumbido por inaudibles e incomprensibles profesores.
Viendo incompetencia en todos los niveles de todas las jerarquías, políticas, legales,
educacionales e industriales, formulé la hipótesis de que la causa radicaba en
alguna característica intrínseca de las reglas que regían la colocación de los
empleados. Así comenzó mi reflexivo estudio de las formas en que los empleados
ascienden a lo largo de una jerarquía y de lo que les sucede después del ascenso.
Para mis datos científicos, fueron recogidos centenares de casos. He aquí tres
ejemplos típicos.
SECCIÓN GOBIERNO MUNICIPAL, CASO Nº 17
16
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
J. S. Cortés1 era encargado de la conservación y el mantenimiento en el
departamento de obras públicas de Buenavilla. Los funcionarios municipales le
tenían en gran estima. Todos alababan su perenne afabilidad.
"Me agrada Cortés -decía el superintendente de obras-. Tiene buen juicio, y siempre
se muestra atento y afable."
Este comportamiento resultaba adecuado para el puesto que ocupaba Cortés: no
era de su incumbencia hacer política, así que no tenía por qué manifestarse en
desacuerdo con sus superiores.
Figura 3. En nuestra sofisticación, nos encogemos virtualmente de hombros ante el
clérigo inmoral.
El superintendente de obras se jubiló, y Cortés le sucedió. Cortés continuó estando
de acuerdo con todo el mundo. Transmitía a su encargado cualquier sugerencia que
le llegaba desde arriba. Los conflictos de política resultantes, y el continuo cambio
de planes, no tardaron en desmoralizar al departamento. Llovían las quejas por
1
Se han cambiado algunos nombres, a fin de proteger al culpable.
17
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
parte del alcalde y los demás funcionarios, los contribuyentes y el sindicato de
trabajadores.
Cortés continua diciendo "sí" a todo el mundo, y lleva presurosamente mensajes de
un lado a otro entre sus superiores y sus subordinados. Nominalmente es
superintendente,
pero
en
realidad
hace
el
trabajo
de
un
mensajero.
El
departamento de conservación suele cerrar con déficit el presupuesto, y, sin
embargo, no llega a cumplir su programa de trabajo. En re sumen, Cortés, un
encargado competente, se convirtió en un superintendente incompetente.
SECCIÓN INDUSTRIAL DE SERVICIOS, CASO Nº 3
E. Diestro era un aprendiz excepcionalmente trabajador e inteligente del taller de
reparaciones "G. Reece y Compañía", y no tardó en ascender a mecánico
especialista.
En
este
puesto,
demostró
una
extraordinaria
habilidad
para
diagnosticar oscuras averías e hizo gala de una paciencia infinita para arreglarlas.
Fue ascendido a encargado del taller.
Pero aquí su amor a la mecánica y a la perfección se convierte en un inconveniente.
Emprenderá cualquier tarea que le parezca interesante, por mucho trabajo que haya
en el taller. "Vamos a ver qué se puede hacer", dice. No dejará un trabajo hasta
quedar plenamente satisfecho de él.
Se entromete constantemente. Raras veces se le encuentra en su puesto.
Generalmente, está con la nariz metida en un motor desmantelado, mientras el
hombre que debería estar haciendo ese trabajo se encuentra de pie a su lado
mirando, y los demás obreros permanecen sentados esperando que se les asignen
nuevas tareas. Como consecuencia, el taller se halla siempre sobrecargado de
trabajo, siempre desorganizado, y los plazos de entrega se incumplen con
frecuencia.
Diestro no puede comprender que al cliente medio le importa muy poco la
perfección. ¡Lo que quiere es que le devuelvan puntualmente su coche! No puede
comprender que a la mayoría de sus hombres les interesa menos los motores que
los cheques de su sueldo. En consecuencia, Diestro se ve siempre en dificultades
con sus clientes o con sus subordinados Era un mecánico competente, pero ahora es
u encargado incompetente.
18
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
SECCIÓN MILITAR, CASO Nº 8.
Consideremos el caso del famoso y recientemente fallecido general A. Buenaguerra.
Sus modales cordiales y sencillos, su desdén hacia las pejigueras de los reglamentos
y su indudable valor personal le convirtieron en el ídolo de sus hombres. Él les
condujo a muchas y merecidas victorias.
Cuando Buenaguerra fue ascendido a mariscal de campo tuvo que tratar, no con
soldados corrientes, sino con políticos y generalísimo aliados.
Le era imposible ajustarse al protocolo necesario. No podía pronunciar las cortesías
adulaciones convencionales. Discutía agriamente con todos los signatarios y dio en
pasarse días enteros tendido en su remolque, embriagado y sombrío. La dirección
de la guerra pasó de sus manos a las de sus subordinados. Había sido ascendido a
un puesto para cuyo desempeño era incompetente.
¡Una pista importante!
Con el tiempo, vi que todos estos casos tenían una característica común. El
empleado había sido promovido de una posición de competencia a una posición de
incompetencia. Comprendí que, tarde o temprano, esto podría su cederle a
cualquier empleado en cualquier jerarquía.
SECCIÓN CASOS HIPOTÉTICOS, CASO N° 1.
Supongamos que es usted dueño de una fábrica de moldeado de píldoras, "Píldoras
Perfectas, S. A.". Su jefe de personal muere de una úlcera perforada. Necesita
usted un sustituto.
Usted, naturalmente, vuelve la vista a los moldeadores de que dispone.
La señorita Ovalo, la señora Elipse, el señor Cilindro y el señor Cubo manifiestan
todos diversos grados de incompetencia. Quedarán, como es lógico, descalificados
para el ascenso. Usted elegirá en igualdad de circunstancias a su moldeador más
competente, el señor Esfera, y le ascenderá a jefe de personal.
Supongamos ahora que el señor Esfera acredita su competencia como jefe de
personal. Más tarde, cuando su supervisor general, Rombo, ascienda a gerente,
Esfera, será elegible para ocupar su puesto.
19
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Si, por el contrario, Esfera es un jefe de personal incompetente, no obtendrá más
ascenso. Ha llegado a lo que yo llamo su "nivel de incompetencia". Seguirá donde
se encuentra hasta el final de su carrera.
Algunos empleados, como Elipse y Cubo, alcanzan un nivel de incompetencia en el
grado más bajo, y nunca son ascendidos. Otros, como Esfera (suponiendo que no
sea un jefe de personal satisfactorio), lo alcanzan después de un solo ascenso.
E.
Diestro,
el
encargado
del
taller
de
reparaciones,
alcanzó
su
nivel
de
incompetencia en el tercer grado de la jerarquía. El general Buenaguerra alcanzó su
nivel de incompetencia en la cúspide misma de la jerarquía.
De este modo, mi análisis de centenares de casos de incompetencia ocupacional me
llevó a formular El Principio de Peter:
EN
UNA
EMPLEADO
JERARQUÍA,
TIENDE
A
TODO
ASCENDER
HASTA SU NIVEL DE INCOMPETENCIA
¡Una nueva ciencia!
Habiendo formulado el Principio, descubrí que, inadvertidamente, había fundado una
nueva ciencia, la jerarquiología, el estudio de las jerarquías.
El término "jerarquía" fue empleado originariamente para describir el sistema de
gobierno de la Iglesia por medio de sacerdotes escalonados en grados. El significado
actual incluye a toda organización cuyos miembros o empleados se hallan
dispuestos por orden de rango, grado o clase.
La jerarquiología, no obstante ser una disciplina relativamente reciente, parece
tener una gran aplicabilidad en los campos de la administración pública y privada.
¡Esto se refiere a usted!
Mi principio es la clave para la compresión de todos los sistemas jerárquicos y, por
tanto, para la comprensión de la estructura toda de la civilización.
20
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 4. Unos pocos excéntricos tratan de no verse implicados en jerarquías
Unos cuantos excéntricos tratan de no verse insertos en jerarquías, pero todos
cuantos participan en el comercio, la industria, el sindicalismo, la política, el
Gobierno, las Fuerzas Armadas, la religión y la educación se hallan inmersos en
ellas. Todos se encuentran regidos por el Principio de Peter.
Desde luego, muchos de ellos pueden conseguir uno o dos ascensos, pasando de un
nivel de competencia a otro nivel superior de competencia. Pero la competencia en
ese nuevo puesto les califica para otro nuevo ascenso. Para cada individuo, para
usted, para mí, el ascenso final lo es desde un nivel, de competencia a un nivel de
incompetencia2
En consecuencia, dado un lapso de tiempo suficiente, y supuesta la existencia de un
suficiente número de grados en la jerarquía, todo empleado asciende a, y
permanece en, su nivel de incompetencia. El Corolario de Peter dice:
Con el tiempo, todo puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es
incompetente para desempeñar sus obligaciones.
¿Quién hace girar las ruedas?
2
Los fenómenos de “sublimación percuciente” (al que suele aludirse con la expresión “ser botado hacia arriba” y el
“arabesco lateral” no son, como podría creer el observador superficial, excepciones al principio. Son solamente
seudo ascensos y serán examinados en el Capítulo Tercero
21
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Naturalmente, rara vez encontrará usted un sistema en el que todos los empleados
hayan alcanzado su nivel de incompetencia. En la mayoría de los casos, se está
haciendo algo para contribuir a los ostensibles fines para los que existe la jerarquía.
El trabajo es realizado por aquellos empleados que no han alcanzado
todavía su nivel de incompetencia.
22
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 2
EL PRINCIPIO EN ACCIÓN
Contar cuentos de la escuela
J. Heywod
Un estudio de una jerarquía típica, el sistema escolar de Buenavilla, pondrá de
manifiesto cómo funciona el Principio de, Peter dentro de la profesión docente.
Estudie este ejemplo a fin de comprender cómo opera la jerarquiología dentro de
toda organización.
Comencemos por los simples maestros. Para este análisis los agrupo en tres clases:
competentes, moderadamente competentes e incompetentes.
La teoría de la distribución predice, y la experiencia lo confirma, que los maestros se
hallarán desigualmente distribuidos en estas clases: la mayoría en la clase
moderadamente
competente,
y
las
minorías
en
las
clases
competente
e
incompetente. Este gráfico ilustra la distribución:
Figura 5. Gráfico de distribución
El caso del conformista.
Un maestro incompetente no es elegible para el ascenso. Rafaela F. Fiel, por
ejemplo, había sido una estudiante extremadamente conformista. Las tareas que se
le encomendaban se reducían a tomar extractos de libros de texto o periódicos, o
realizar transcripciones de las disertaciones de los profesores. Siempre hacía
exactamente lo que se le decía, ni más, ni menos. Estaba considerada como una
estudiante competente. Se graduó con mención honorífica en la Escuela Normal de
Buenavilla.
23
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Al ocupar el puesto de maestra, enseñó exactamente lo que le había sido enseñado
a ella. Seguía escrupulosamente el libro de texto, el plan de estudios y los horarios
de clases.
Su trabajo se desarrolla perfectamente, salvo cuando no es posible acudir a ninguna
regla o precedente. Por ejemplo, cuando reventó una cañería de agua y se inundó el
suelo del aula, la señorita Fiel continuó dando su clase hasta que el director entró
apresuradamente y rescató a los alumnos.
-¡Señorita Fiel! clamó -. ¡En nombre del superintendente! Hay diez centímetros de
agua en esta aula. ¿Por qué están todavía aquí sus alumnos?
- No he oído la señal de alarma por la campana - replicó ella -. Yo presto atención a
esas cosas. Usted lo sabe. Estoy segura de que usted no ha hecho sonar la
campana.
Desconcertado ante la fuerza de su contundente non sequitur, el director invocó una
disposición del reglamento de régimen interior de la escuela que le otorgaba
facultades para adoptar medidas de urgencia en una circunstancia extraordinaria, y
condujo a los empapados alumnos fuera del edificio.
Así, pues, aunque nunca infringe una regla ni desobedece una orden, se ve a
menudo en dificultades y jamás obtendrá un ascenso. Competente como estudiante,
ha alcanzando su nivel de incompetencia como maestra de escuela, Y por
consiguiente seguirá en ese puesto a todo lo largo de su profesión docente.
La mayoría elegible
La mayoría de los maestros que comienzan a ejercer son moderadamente
competentes o competentes, véase la zona del gráfico comprendida entre B y D, y
todos serán elegibles para el ascenso. He aquí uno de estos casos.
Una deficiencia latente
N. Bofarull había sido un estudiante competente y pasó a ser un apreciado profesor
de ciencias. Sus clases teóricas y prácticas resultaban interesantes. Sus alumnos se
mostraban cooperadores y mantenían en orden el laboratorio. El señor Bofarull
carecía de aptitudes para el trabajo burocrático, pero esta deficiencia se hallaba
compensada, en opinión de sus superiores, por su éxito como maestro.
24
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Bofarull fue ascendido a jefe del departamento científico, donde ahora tenía que
cumplimentar todos los pedidos de material de laboratorio y llevar voluminosos
libros-registro. ¡Su incompetencia es evidente! Va ya para tres años que ha pedido
nuevos mecheros "Bunsen", pero no la tubería necesaria para la conexión. A medida
que se deterioran las viejas cañerías, cada vez son menos los mecheros que pueden
ser utilizados, aunque los nuevos se amontonan en las estanterías.
Bofarull no es tenido ya en cuenta para un ulterior ascenso. Su puesto definitivo es
aquel para el que se muestra incompetente.
Escalando la jerarquía
B. Rusco había sido un estudiante competente, maestro y jefe de departamento, y
fue ascendido a subdirector. En este puesto se llevaba bien con los maestros,
alumnos y padres y era intelectualmente competente. Obtuvo un nuevo ascenso al
cargo de director.
Hasta entonces, nunca había tratado directamente con los miembros del Consejo
escolar ni con el inspector de enseñanza del distrito. No tardó en quedar de
manifiesto que carecía del tacto y la diplomacia necesarios para trabajar con estos
altos funcionarios. Hizo esperar al inspector mientras resolvía una disputa entre dos
niños. Por hacerse cargo de una clase en sustitución de un maestro que estaba
enfermo, no asistió a una reunión del Comité de Revisión del plan de estudios
convocada por el subinspector.
Trabajaba tan afanosamente en la dirección de su escuela que no le quedaban
energías para dirigir las organizaciones de la comunidad. Declinó ofertas para ser
presidente de la Asociación de Padres y Maestros, presidente de la Liga para la
Mejora de la Comunidad y asesor del Comité Pro decencia en la Literatura.
Su escuela perdió el apoyo de la comunidad, y él cayó en desgracia ante el
inspector. Rusco empezó a ser considerado, por el público y por sus superiores,
como un director incompetente. Cuando el puesto de subinspector quedó vacante,
el Consejo escolar rehusó concedérselo a Rusco. Continúa, y continuará hasta que
se retire, frustrado e incompetente como director.
EL AUTÓCRATA.
25
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
R. Ibasta, tras demostrar su competencia como estudiantil, maestro, jefe de
departamento, subdirector y director, fue ascendido a subinspector.
Anteriormente, sus obligaciones se habían limitado a interpretar la política del
Consejo escolar y hacer que fuera llevada a cabo eficazmente en su escuela. Ahora,
como subinspector, debe participar en las discusiones del Consejo sobre la línea a
seguir, utilizando procedimientos democráticos.
Pero Ibasta detesta los procedimientos democráticos. Insiste en su condición de
experto. Discursea a los miembros del Consejo en forma muy semejante a como
discurseaba a sus alumnos cuando era maestro. Trata de dominar al Consejo como
dominaba a los maestros cuando era director.
El Consejo considera ahora a Ibasta un subinspector incompetente. No obtendrá
más ascensos.
PRONTO PAGO.
El señor Gastón fue un estudiante competente. Profesor de lengua inglesa, jefe de
departamento, subdirector y director. Desempeñó luego competentemente durante
seis años el cargo de subinspector; se mostró patriótico diplomático, afable, y era
bienquisto. Fue ascendido a inspector. Entonces se vio obligado a penetrar en el
campo de las finanzas escolares, en las que no tardó en encontrarse completamente
desorientado.
Desde el principio de su carrera docente, Gastón jamás se había preocupado del
dinero. Su sueldo lo administraba su mujer. Ella pagaba todas las facturas de la
casa y le daba dinero cada semana para sus gastos personales.
26
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 6. Se llevaba bien con los maestros, alumnos y padres
Se reveló entonces la incompetencia de Gastón en el terreno de las finanzas.
Compró gran número de máquinas de enseñar a una Compañía de dudosa
solvencia, que quebró sin llegar producir ningún programa para las máquinas. Dotó
de aparatos de televisión a todas las escuelas de la ciudad, pese a que los únicos
programas que se recibían en la región correspondían al nivel de la enseñanza
media. Gastón ha encontrado su nivel de incompetencia.
Otro mecanismo de ascenso
Los ejemplos precedentes son típicos de lo que se denominan "ascensos de
función". Existe otro modo de movimiento hacia arriba: el "ascenso de categoría",
en el que la función se mantiene sustancialmente idéntica. Es característico el caso
de la señorita Claravoz.
27
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura. 7. La señorita Claravoz había sido una excelente maestra de escuela.
La señorita Claravoz, que había sido una estudiante competente y una excelente
maestra de escuela, fue ascendida a supervisora de enseñanza primaria. Ahora
tiene que enseñar, no a niños, sino a maestros. Sin embargo, continúa utilizando las
técnicas que tan buen resultado le dieron con los niños.
Al dirigirse a los maestros, individualmente o en grupos, habla clara y lentamente.
Emplea preferentemente palabras cortas. Explica cada cuestión varias veces en
formas distintas, para tener la seguridad de que es comprendida. Siempre luce en
su rostro una radiante sonrisa.
A los maestros les desagrada, lo que llaman su falsa jovialidad y su actitud
protectora. Su resentimiento es tan intenso, que, en vez de procurar llevar a la
práctica sus sugerencias, se pasan largo rato ideando excusas para no hacer lo que
ella recomienda.
La señorita Claravoz se ha revelado incompetente para comunicarse con los
maestros de escuela. Por consiguiente, no es apta para un ulterior ascenso y
continuará, en su nivel de incompetencia, como supervisora de enseñanza primaria.
Sea usted el juez
Puede usted encontrar ejemplos similares en cualquier jerarquía. Mire a su
alrededor en el lugar donde trabaja y fíjese en las personas que han alcanzado su
28
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
nivel de incompetencia. Verá que en toda jerarquía la nata sube hasta que se corta.
Mírese al espejo y pregúntese si...
¡No! Usted preferiría preguntar: "¿No hay excepciones al Principio? ¿No cabe
escapar a su funcionamiento?"
Trataré de estas cuestiones en los capítulos siguientes.
29
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 3
EXCEPCIONES APARENTES
Cuando el juicio va mal, el acusado presenta
excepciones y prescinde en lo que puede del jurado.
J. Dryden
Muchas personas a las que -menciono en el Principio de Peter se niegan a aceptarlo.
Buscan ansiosamente fallos en mi estructura jerarquiológica, y a veces creen
haberlos encontrado. Por ello, quiero hacer ahora una advertencia: no se deje
engañar por excepciones aparentes.
EXCEPCIÓN APARENTE Nº 1 LA SUBLIMACIÓN PERCUCIENTE
«¿Qué hay del ascenso de Pedro Pegote? Era manifiestamente incompetente, un
estorbo, por lo que la dirección le botó hacia arriba para quitarlo de en medio.»
Oigo a menudo preguntas como ésta. Examinemos el fenómeno, que he
denominado la sublimación percuciente.
¿Pasó
Pegote de
una posición de
incompetencia a una posición de competencia? No. Simplemente, ha pasado de una
posición improductiva a otra. ¿Tiene ahora alguna responsabilidad mayor que
antes? No. ¿Realiza más trabajo en el nuevo puesto que en el antiguo? No.
La sublimación percuciente es un seudo ascenso. Algunos empleados del tipo de
Pegote creen de veras haber recibido un verdadero ascenso; otros reconocen la
verdad. Pero la función principal de un seudo ascenso es engañar a las personas
situadas fuera de la jerarquía. Cuando esto se logra, la maniobra es considerada un
éxito.
Pero
el
jerarquiólogo
experimentado
nunca
se
dejará
engañar.
Jerarquiológicamente, el único movimiento que podemos aceptar como verdadero
ascenso es el movimiento desde un nivel de competencia.
¿Cuál es el efecto de una sublimación percuciente eficaz? Supongamos que el jefe
de Pegote, Botero, es todavía competente. Entonces, ascendiendo a Pegote cumple
tres objetivos:
30
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Enmascara el fracaso de su política de ascensos. Admitir que Pegote era
incompetente induciría a los observadores a pensar: «Antes de conceder a Pegote
ese último ascenso, Botero debía haberse dado cuenta de que no se trataba del
hombre adecuado». Pero una sublimación percuciente justifica el ascenso anterior
(a los ojos de los empleados y los espectadores, no para el jerarquiólogo).
Refuerza la moral del personal. Algunos empleados por lo menos pensarán: «Si
Pegote puede conseguir un ascenso, yo también puedo conseguirlo». Una,
sublimación percuciente sirve de señuelo para muchos otros empleados.
Mantiene la jerarquía. Aunque Pegote es incompetente, no debe ser despedido; sin
duda sabe suficientes cosas acerca del negocio de Botero como para ser peligroso
en una jerarquía de la competencia.
Un fenómeno frecuente
La jerarquiología afirma que toda organización floreciente se caracterizará por esta
acumulación de peso muerto en el nivel ejecutivo, compuesto de sublimados
percucientes y candidatos potenciales a la sublimación percuciente. Una conocida
empresa productora de aparatos domésticos tiene ¡veintitrés vicepresidentes!
Un resultado paradójico
La «Sociedad de Radiodifusión Ondas al Aire» es famosa por la fecundidad de su
departamento de producción. Esto ha sido posible gracias a la sublimación
percuciente. «Ondas al Aire» ha trasladado a todo su personal no creador, sobrante
y no productivo a un suntuoso complejo central que ha costado tres millones de
dólares.
El complejo central no contiene cámaras, micrófonos ni transmisores; de hecho, se
halla a muchos kilómetros de distancia del estudio más cercano. El personal del
complejo central está siempre frenéticamente ocupado redactando informes,
trazando proyectos y concertando entrevistas para conferenciar unos con otros.
Hace poco, se anunció un reajuste de personal tendente a sistematizar la actividad
del centro de operaciones. Cuatro vicepresidentes fueron sustituidos por ocho
vicepresidentes y un ayudante de coordinación adjunto a la presidencia.
31
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Vemos, pues, que la sublimación percuciente puede servir ¡para dejar sitio libre a
los trabajadores!
EXCEPCIÓN APARENTE Nº 2 EL ARABESCO LATERAL
El arabesco lateral es otro seudo ascenso. Sin ser elevado de categoría -a veces sin
tan siquiera un aumento de sueldo-, el empleado incompetente recibe un título
nuevo y más largo y es trasladado a un despacho situado en una parte remota del
edificio.
S. Resma acreditó su incompetencia como director administrativo de «Papelerías
Reunidas, S. A.». Después de un arabesco lateral, se encontró, con el mismo
sueldo, trabajando como coordinador de comunicaciones ínterdepartamentales,
supervisando el archivo de segundas copias de notas interiores.
SECCIÓN EMPRESAS AUTOMOVILÍSTICAS, CASO Nº 8.
La «Sociedad Anónima para la Fabricación de Repuestos del Automóvil» ha
desarrollado el arabesco lateral más plenamente que la mayoría de las jerarquías.
Sus actividades se hallan distribuidas en muchas regiones, y en el último recuento
descubrí que veinticinco altos cargos habían sido destinados a provincias como,
vicepresidentes regionales.
La Compañía compró un motel y ordenó a un alto empleado que fuera allí para
encargarse de su dirección.
Otro vicepresidente superfluo ha estado trabajando durante tres años para escribir
la historia de la Compañía.
Mi conclusión es que cuanto más grande es la jerarquía, más fácil es el arabesco
lateral.
UN CASO DE LEVITACIÓN.
La plantilla completa de 82 hombres de un pequeño departamento gubernamental
fue trasladada a otro departamento, dejando al director, con un sueldo de dieciséis
mil dólares anuales, sin nada que hacer ni nadie a quien supervisar. Vemos aquí el
raro fenómeno de una pirámide jerárquica compuesta únicamente por el vértice,
32
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
¡suspendido en lo alto sin una base que lo sostenga! A esta interesante situación la
denomino la cúspide flotante.
EXCEPCIÓN APARENTE No 3: LA INVERSIÓN DE PETER
Un amigo mío se hallaba de viaje por un país en el que la venta de bebidas
alcohólicas es monopolio del Estado. Poco antes de emprender el regreso, entró en
un establecimiento oficial de venta de licores y preguntó:
-¿Cuánto licor puedo llevarme a mi país? -Tendrá usted que preguntarlo en la
frontera a los aduaneros -respondió el dependiente.
-Pero quiero saberlo ahora dijo el viajero-, para poder comprar todo el licor que esté
permitido, y no comprar demasiado y que me sea confiscado parte de él.
-Es un reglamento de aduanas -replicó el dependiente-. No tiene nada que ver con
nosotros.
-Pero seguramente usted conoce el reglamento de aduanas -arguyó el viajero.
-Sí, lo conozco -contestó el dependiente-, pero los reglamentos de aduanas no son
responsabilidad de este departamento, por lo que no me está permitido decírselo.
¿Ha tenido usted alguna vez una experiencia similar? ¿Se le ha dicho alguna vez«No suministramos esa información»? El funcionario sabe la solución a. su
problema; usted sabe que la sabe; pero, por una u otra razón, no se la dirá.
Una vez, al ocupar un puesto de profesor en una Universidad, recibí una tarjeta
especial de identificación, extendida por el departamento de personal de la
Universidad, que me facultaba para cambiar cheques en la librería de la
Universidad. Fui a la librería, mostré mi tarjeta y presenté un cheque de viajero del
«American Express» por valor de veinte dólares.
-Sólo cambiamos cheques de nómina y cheques personales -dijo el cajero de la
librería.
-Pero esto es mejor que un cheque personal -repliqué-. Es incluso mejor que un
cheque de nómina. Puedo cambiarlo en cualquier establecimiento, aun sin esta
tarjeta especial. Un cheque de viajero es tan bueno como el dinero en metálico.
-Pero no es un cheque de nómina ni un cheque personal -insistió- el cajero.
33
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Tras una breve discusión, solicité hablar con el administrador. Me escuchó
pacientemente, pero luego, con expresión distraída, declaró de modo terminante:
-No cambiamos cheques de viajero.
Habrá usted oído hablar de hospitales que se pasan un tiempo precioso rellenando
montones de impresos antes de prestar auxilio a las víctimas de un accidente.
Conocerá usted la existencia de la enfermera que dice: « ¡Despierte! Es la hora de
tomar su somnífero.»
Tal vez haya leído en los periódicos el caso del irlandés, Michael Patrick O'Brien, que
permaneció durante once meses abordo de un barco que hacía el servicio entre
Hong Kong y Macao. Carecía de los documentos precisos para desembarcar en
cualquiera de los dos puertos, y nadie quería expedírselos.
Particularmente
entre
funcionarios
subalternos,
no
dotados
de
facultades
discrecionales, se observa una preocupación obsesiva por que los impresos sean
cumplimentados correctamente, sirvan o no esos impresos para algo útil. No se
permitirá ninguna desviación, por leve que sea, de la rutina habitual.
Automatismo profesional
Denomino a este tipo de conducta automatismo profesional. Para el autómata
profesional, está claro que los medios son más importantes que los fines; el papeleo
es más importante que la finalidad para la que originariamente fue previsto. Ya no
se ve a sí mismo como instrumento al servicio del público: ¡ve al público como la
materia prima que sirve para mantenerle a él, a los impresos, a las fórmulas y a la
jerarquía!
El autómata profesional, desde el punto de vista de sus clientes, o víctimas, parece
incompetente. Por ello, sin duda usted se estará preguntando: -¿Cómo consiguen el
ascenso tantos autómatas profesionales? ¿Y se halla el autómata profesional fuera
del radio de acción del Principio de Peter?»
Para responder a estas preguntas, debo primeramente formular otra: « ¿Quién
define la competencia?»
Una cuestión de sistemas de medida
34
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
La competencia de un empleado es determinada no por los extraños, sino por su
superior en la jerarquía. Si el superior se encuentra todavía en un nivel de
competencia, puede valorar a sus subordinados en atención a la realización de
trabajo útil; por ejemplo, el suministro de servicios médicos o de información, la
producción de salchichas o patas de mesa, o el logro de los objetivos declarados de
la jerarquía. Es decir, valora el resultado.
Pero si el superior ha alcanzado su nivel de incompetencia, probablemente evaluará
a
sus
subordinados
con
arreglo
a
valores
institucionales:
Considerará
la
competencia como el comportamiento que secunda las reglas, rituales y formas del
statu quo. La diligencia, la pulcritud, la cortesía con los superiores, el papeleo
interno, serán tenidos en gran estima. En resumen, un funcionario de este tipo
valora el trámite.
«En Roquero se puede confiar.»
«Olea contribuye al suave funcionamiento de la oficina. »
«Carril es metódico.»
«La señorita Molino es una trabajadora firme y constante.»
«La señora Amable coopera bien con sus colegas. »
En tales casos, la consistencia interna es más valorada que el servicio eficiente:
ésta es la Inversión de Peter. Un autómata profesional puede ser denominado
también un «inverso de Peter». Ha invertido la relación medios-fines.
Ahora usted puede comprender las acciones de los inversos de Peter anteriormente
descritas.
Si el dependiente del establecimiento de venta de licores se hubiera apresurado a
explicar las reglamentaciones aduaneras, el viajero habría pensado: « ¡Qué
amable!» Pero su superior le habría censurado por infringir una norma del
departamento. Si el cajero de la librería hubiera aceptado mi cheque de viajero, yo
le habría considerado una persona servicial: el administrador le habría reprendido
por excederse en sus atribuciones.
Perspectivas de ascenso para los inversos de Peter
35
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
El inverso de Peter, o autómata profesional, tiene, como hemos visto, escasa
capacidad de juicio independiente. Siempre- obedece, nunca decide. Esto, desde el
punto de vista de la jerarquía, es competencia, por lo que el inverso de Peter es
candidato para el ascenso. Continuará ascendiendo hasta que una fatalidad le sitúe
en un puesto en el que tenga que tomar decisiones. Entonces encontrará su nivel de
incompetencia3.
Vemos, por tanto, que el automatismo profesional -por fastidioso que a usted le
haya podido parecer- no constituye, después de todo, una excepción al Principio de
Peter. Como suelo decir a mis discípulos, «la competencia, como la verdad, la
belleza y las lentes de contacto, está en el ojo del espectador».
EXCEPCIÓN APARENTE Nº 4: EXFOLIACIÓN JERÁRQUICA
Examinaré ahora un caso que para los observadores inexpertos es quizás el más
desconcertante de todos: el caso del trabajador brillante y productivo que no sólo
no es ascendido, sino que, incluso, es despedido de su puesto.
Voy a presentar unos cuantos ejemplos; luego los explicaré.
En Buenavilla, todo maestro es contratado a prueba durante un año. C. Letrado
había sido un brillante alumno de lengua inglesa en la Universidad. En su año de
prueba como maestro de lengua inglesa, supo infundir a sus alumnos su propio
entusiasmo por la, literatura clásica y moderna. Algunos de ellos obtuvieron tarjetas
de lector en la Biblioteca Pública Municipal; otros empezaron a frecuentar las
librerías, tanto de libros nuevos como de lance. Llegó a ser tan grande su interés,
que leyeron muchos libros que no figuraban en la lista de lecturas aprobadas en las
escuelas de Buenavilla.
Al poco tiempo, varios enfurecidos padres y sendas delegaciones de dos austeras
sectas religiosas visitaron al inspector de enseñanza para quejarse de que sus hijos
estaban estudiando literatura «indeseable». Se comunicó a Letrado que sus
servicios no serían necesarios el año siguiente.
3
Existen dos clases de decisiones menores que a veces he visto realizar a inversos de Peter ascendidos:
a) Reforzar el cumplimiento de las reglas.
b) Establecer nuevas reglas para incluir a un caso marginal que no encaja con exactitud en las reglas existentes.
Estas acciones sólo sirven para fortalecer la inversión
36
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
El primer puesto que se le asignó a D. Lúcido en su año de prueba fue el de maestro
de una clase especial de niños retrasados. Aunque se le había advertido que estos
niños no conseguirían grandes resultados, se dedicó a enseñarles todo lo que podía.
Al finalizar el curso, muchos de los niños retrasados de Lúcido obtuvieron mejores
notas en los exámenes oficiales de lectura y aritmética que los niños de las clases
normales.
Cuando Lúcido recibió su carta de despido, se le indicó que había omitido por
completo los trabajos manuales, que era lo que debían hacer los niños retrasados.
Había descuidado hacer adecuado uso del barro de modelar, cartones y pinturas
especialmente suministrados por el departamento de educación especial de
Buenavilla.
La señorita E. Castor, maestra elemental en período de prueba, poseía grandes
dotes intelectuales. No teniendo experiencia, puso en práctica lo que había
aprendido de estudiante sobre la conveniencia de atenerse a las diferencias
individuales de los alumnos. Como consecuencia, sus alumnos más brillantes
terminaron el trabajo de dos o tres años en un solo año.
El director se mostró muy cortés cuando explicó que la señorita Castor no podía ser
propuesta para un puesto permanente. Estaba seguro de que ella comprendería que
había alterado el sistema, no se había ajustado al plan de estudio y había suscitado
dificultades para los alumnos que no encajarían en el programa del curso siguiente.
Había trastornado el sistema oficial de calificación y el sistema de publicación de
libros de texto, y había provocado serias inquietudes al maestro que, al año
siguiente, tendría que hacerse cargo de los niños que ya habían realizado toda la
labor.
La paradoja explicada
Estos casos ilustran el hecho de que, en la mayoría de las jerarquías, la
supercompetencia es más recusable que la incompetencia.
La incompetencia ordinaria, como hemos visto, no es causa de despido: es,
simplemente, un obstáculo para el ascenso. La supercompetencia conduce a
menudo al despido, porque trastorna la jerarquía y viola con ello el primer
mandamiento de la vida jerárquica: la jerarquía debe ser preservada.
37
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Recordará usted que en el Capítulo Segundo examiné tres clases de empleados: los
incompetentes, los moderadamente competentes y los competentes. En esa
ocasión, suprimí, en aras de la sencillez, los dos extremos de la curva de
distribución y omití dos clases más de empleados. He aquí la curva completa:
Figura 8
Los empleados de las dos clases extremas, los súper competentes y los súper
incompetentes, se hallan igualmente expuestos al despido. Por lo general, son
despedidos poco después de haber sido contratados, y ambos por la misma razón:
tienden a quebrantar la jerarquía. Esta supresión de extremos recibe el nombre de
Exfoliación jerárquica.
Varios horribles ejemplos
He descrito ya el destino de algunos empleados súper competentes. He aquí unos
ejemplos de súper incompetencia.
La señorita P. Singarbo fue contratada como vendedora en el departamento de
artículos domésticos de las «Galerías Lamarca». Desde el principio, sus ventas
estaban por debajo del nivel medio. Esto solo no habría sido causa de despido,
porque muchos otros vendedores tampoco alcanzaban la cifra media. Pero el
trabajo administrativo de la señorita Singarbo era atroz: se equivocaba de tecla al
manejar la caja registradora, aceptaba tarjetas de crédito de casas competidoras, y
-peor aún- colocaba al revés el papel carbón al rellenar un impreso de contrato de
venta y entregaba el original al cliente, que se marchaba con dos textos (uno en el
anverso y otro en el, reverso del impreso), quedándose ella sin ninguno. Y, lo peor
de todo, era insolente con sus superiores. Fue despedida al cabo de un mes.
38
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
G. Torres, clérigo protestante, mantenía ideas radicales sobre la naturaleza de la
Divinidad, la eficacia de los sacramentos, la segunda venida de Cristo y la vida
futura, ideas que se encontraban en violenta oposición con las doctrinas oficiales de
su secta. Técnicamente, Torres era incompetente para proporcionar a sus feligreses
la guía espiritual que esperaban. Por supuesto, no fue ascendido, aunque conservó
su puesto durante varios años. Luego escribió un libro en el que condenaba la
recargada
jerarquía
eclesiástica
y
presentaba
una
razonada
argumentación
propugnando la imposición de impuestos a todas las iglesias. Pedía que se
extendiera el reconocimiento eclesiástico a problemas sociales tales como la
homosexualidad, el consumo de drogas, las discriminaciones raciales, etc. Había
pasado, de un salto, desde la incompetencia a la súper incompetencia, y fue
rápidamente despedido.
El exfoliado súper incompetente debe tener dos importantes características:
No produce (resultado).
No apoya la consistencia interna de la jerarquía (trámite).
¿Le conviene a usted la exfoliación?
Vemos, pues, que la supercompetencia y la súper incompetencia son igualmente
recusables para la jerarquía típica.
Vemos también que los exfoliados jerárquicos, como todos los demás empleados, se
hallan sometidos al Principio de Peter.
Se diferencian de los demás empleados en que son los únicos tipos que, en las
condiciones actuales, están sujetos a despido.
¿Le gustaría estar en otra parte? ¿Es fruto de su elección su actual situación en el
servicio militar, la enseñanza o el comercio, o es usted víctima de las presiones
legales o familiares? Con un adecuado plan de acción y la decisión necesaria, usted
también puede hacerse a sí mismo o súper competente o súper incompetente.
39
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 9. G. Torres mantenía ideas radicales acerca de la naturaleza de la Divinidad.
EXCEPCIÓN APARENTE Nº 5: LA INTRODUCCIÓN PATERNA
Algunos dueños de empresas familiares solían, tratar a sus hijos como unos
empleados más. El muchacho empezaba por el más bajo escalón de la jerarquía e
iba ascendiendo de conformidad con el Principio de Peter. En estos casos, el amor
del dueño a su jerarquía, su deseo de mantenerla eficiente y provechosa y su
estricto sentido de la justicia pesaban más que sus naturales afectos familiares.
Pero a menudo el dueño de una empresa de este tipo colocaba a su hijo en un nivel
elevado, con la idea de que, en el transcurso del tiempo, sin necesidad de recorrer
los diversos grados, asumiera el mando supremo, o, como suelen decir los
americanos, «se introdujera en los zapatos de su padre».
Por tanto, a este tipo de colocación lo denomino la introducción paterna.
La introducción paterna se efectúa por dos medios principales.
40
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Método I.P. Nº 1
Un empleado puede ser eliminado o trasladado mediante arabesco lateral o
sublimación percuciente para dejar sitio al introducido. Me-' nos usada que el
método Nº 2, esta técnica puede originar considerable animadversión hacia el recién
nombrado.
Método I.P. Nº 2
Se crea un nuevo puesto, con una rimbombante denominación, para el introducido.
Explicación del método
La introducción paterna constituye, simplemente, un ejemplo,- a pequeña escala de
la situación existente en un sistema de clases, en el que ciertos individuos
favorecidos ingresan en una jerarquía por encima de la barrera de clase, en vez de
hacerlo en la zona inferior4.
La infusión de nuevos empleados a un nivel elevado puede a veces incrementar el
resultado. Por tanto, la introducción paterna no suscita reacciones adversas fuera de
la jerarquía.
Sin embargo, la llegada del introducido provoca un cierto resentimiento en los
demás miembros de la jerarquía. Los empleados tienen una especie de apego
sentimental (tendencia de Peter) hacia el proceso de ascenso por el que ellos
mismos se han elevado y por el que esperan elevarse más. Tienden a resentirse de
las colocaciones realizadas por otros medios.
La introducción paterna en la actualidad
La empresa familiar, controlada por un solo hombre con autoridad para situar a sus
hijos en los puestos superiores, constituye hoy día una rareza. No obstante, la
introducción paterna continúa siendo efectuada de la misma manera, con la
diferencia de que el introducido no necesita estar emparentado con el funcionario
que le nombra.
4
Para un examen más completo del funcionamiento de las jerarquías bajo un sistema de clases, véase el Capítulo
Séptimo.
41
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Citaré un ejemplo típico.
SECCIÓN DE INTRODUCCIÓN PATERNA, CASO Nº 7.
A. Purafé, director del departamento de Sanidad e Higiene del Ayuntamiento de
Buenavilla, observó que para el final del año económico se iba a encontrar con
fondos sobrantes. Los ciudadanos no habían padecido epidemias; el río de la ciudad
no se había desbordado, a diferencia de lo que solía ocurrir, con la consiguiente
obstrucción de la red de alcantarillado; sus dos directores adjuntos (uno para
higiene,
otro
para
sanidad)
eran
hombres
activos,
competentes
y
nada
derrochadores.
Figura 10. Pesimista
42
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Así, pues, los fondos consignados en el presupuesto no habían sido gastados. Purafé
comprendió que, a menos que actuara con rapidez, el presupuesto de su
departamento para el año siguiente sufriría una reducción.
Decidió crear un tercer puesto de director adjunto, cuya misión sería organizar un
programa de embellecimiento y limpieza de la ciudad.
Para ocuparlo nombró a P. Fichero, joven graduado de la Escuela de Administración
Comercial de su misma Universidad.
Fichero, a su vez, creó once nuevos puestos más: un supervisor de recogida de
basura, seis inspectores de recogida de basura, tres mecanógrafas y un jefe de
relaciones Públicas.
G. Castelar, el jefe de relaciones públicas, organizó concursos literarios para
escolares y concursos de aleluyas y de carteles para adultos, y encargó dos
películas, una de propaganda antibasura, y la otra sobre embellecimiento de la
ciudad. Las películas fueron rodadas por un productor independiente que había
estado con Castelar y Fichero en la agrupación teatral de la Universidad.
Todo salió bien. Purafé excedió las cifras del presupuesto y consiguió que se
asignara un presupuesto superior para el año siguiente.
Sustitutos modernos del padre
Hoy en día, son los Gobiernos los que establecen la situación «en los zapatos del
padre». Se ofrecen subvenciones federales para muchos nuevos fines, lucha contra
la contaminación del aire, lucha contra la pobreza, lucha contra el analfabetismo,
lucha contra la soledad, lucha contra la ilegitimidad e investigación sobre el
potencial recreativo de los viajes interplanetarios para los culturalmente débiles.
Tan pronto como es ofrecido el dinero, debe encontrarse una forma de gastarlo. Se
crea un nuevo puesto, coordinador de la lucha contra la pobreza, asesor de lecturas,
organizador de proyectos para el bienestar y la felicidad de los ciudadanos, o lo que
usted quiera. Se nombra a alguien para que ocupe el puesto, para que lleve,
aunque no llene necesariamente, los zapatos.
El introducido puede que resuelva o no el problema que él debía resolver; eso no
importa. Lo importante es que pueda y quiera gastar el dinero.
43
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Vigencia del Principio
Una colocación de este tipo se halla de acuerdo con el Principio de Peter. La
competencia y la incompetencia son irrelevantes mientras los zapatos estén
ocupados. Si están ocupados competentemente, el introducido se hallará en
condiciones de ser llevado a otro puesto, superior y exterior a los zapatos, y
encontrar su nivel de incompetencia en un plano más elevado.
CONCLUSIONES
Las excepciones aparentes no son excepciones. El Principio de Peter se aplica a
todos los empleados de todas las jerarquías.
44
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 4
IMPULSO Y ASCENSO
Un gran impulso, un fuerte impulso y un impulso todos a una.
C. Dickens
Ha visto usted que el Principio de Peter es inmutable y universal, pero tal vez desee
saber todavía cuánto tiempo tardará su ascensión jerárquica. Los capítulos IV y V
contribuirán a revelarle este punto. Volvamos primeramente nuestra atención hacia
le elevación acelerada por medio del impulso.
EL «IMPULSO» DEFINIDO EN VEINTICINCO PALABRAS
Defino el impulso como «relación de un empleado, por sangre, matrimonio o bien
amistad, con una persona situada por encima de él en la jerarquía».
Impopularidad del impulsado
Conseguir el ascenso por medio del impulso es una cosa que todos detestamos... en
los demás. Sus compañeros de trabajo sienten aversión hacia el beneficiario del
impulso (el impulsado), y suelen expresar esa aversión en comentarios acerca de su
incompetencia.
Poco después de que M. Nepote fuera nombrado superintendente de enseñanza
primaria de Buenavilla, su yerno, L. Teniente fue ascendido al puesto de supervisor
de música. Algunos maestros criticaron esta designación basándose en que Teniente
¡era sordo! Decían que el puesto de supervisor de música pertenecía por derecho de
antigüedad (trámite) a D. Ruano.
LA ENVIDIA DESCONOCE LA LÓGICA.
D. Ruano había escuchado durante tanto tiempo a coros y orquestas escolares, que
¡odiaba a la música y a los niños! Por supuesto, no habría sido más competente
como supervisor de música (en términos de resultado) que Teniente.
El resentimiento de los maestros no iba, pues, dirigido contra la incompetencia de
Teniente, sino contra su violación del sistema consagrado de la antigüedad.
45
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Los empleados de una jerarquía no se oponen realmente a la incompetencia
(paradoja de Peter): simplemente, murmuran sobre la incompetencia para
enmascarar su envidia a los empleados que tienen impulso.
CÓMO ADQUIRIR IMPULSO
Cabe la posibilidad de estudiar las carreras de muchos empleados que tenían
impulso (impulsados), comparándolos con empleados de igual capacidad que no lo
tenían. Los resultados de mi investigación pueden reducirse a cinco sugerencias
prácticas para el aspirante a impulsado.
1. Encuentre un padrino
Un padrino es una persona que, situada por encima de usted en la jerarquía, puede
ayudarle a ascender. A veces, quizá tenga usted que practicar minuciosas
investigaciones para averiguar quién tiene y quién no tiene este poder. Tal vez
piense usted que su ritmo de ascenso depende de los buenos o malos informes
emitidos sobre usted por su superior inmediato. Esto puede ser correcto. Pero la
dirección puede saber que su superior inmediato se halla ya en su nivel de
incompetencia, y, por consiguiente, ¡puede conceder poca importancia a sus
recomendaciones, sean a no favorables! Así, pues, no sea superficial: ahónde y
encontrará.
2. Motive al padrino
«Un padrino inmotivado no es un padrino.»
Procure que el padrino tenga algo que ganar ayudándole, o algo que perder no
ayudándole, a ascender en la jerarquía.
Mi investigación ha hallado muchos ejemplos de este proceso de motivación, unos
fascinantes, otros sórdidos. No los citaré. Prefiero que este extremo sea una prueba
para el lector, una prueba que denomino el Puente de Peter. Si no puede usted
cruzar bajo él por sí mismo, es que ha llegado ya a su nivel de incompetencia, y
ningún consejo mío puede ayudarle.
3. Salga de debajo
46
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
«No hay camino mejor que el camino libre. »
Imagine que está usted en una piscina tratando de subir al trampolín. Hacia la
mitad de la escalerilla, su ascenso se halla bloqueado por un bañista que empezó a
subir,
pero
que
ha
perdido
el
valor.
Con
los
ojos
cerrados,
se
aferra
desesperadamente a la barandilla. No se caerá, pero no puede seguir subiendo, y
usted no puede rebasarle. En esta situación, los gritos de ánimo dirigidos a usted
por su amigo, que se encuentra ya en la palanca, no sirven de nada.
De modo semejante, en una jerarquía ocupacional, ni sus propios esfuerzos ni el
impulso de su padrino pueden ayudarle a usted si el escalón inmediatamente
superior al que usted ocupa está bloqueado por alguien que se halla en su nivel de
incompetencia (un súper colocado). Doy a esta embarazosa situación el nombre de
Atolladero de Peter. (Las cosas han llegado a un atolladero, etc.)
Volvamos mentalmente a la piscina. Para llegar a lo alto del trampolín, usted bajaría
de la escalerilla que está bloqueada, cruzaría a la escalerilla del otro lado y subiría
sin encontrar obstáculos hasta la palanca superior.
Para ascender en la jerarquía laboral, uno se aparta de la posición situada bajo el
súper colocado y se introduce en un canal de ascenso que no esté bloqueado.
Esta maniobra se denomina Circunambulación de Peter.
Antes de invertir tiempo y esfuerzos en la circunambulación de Peter, cerciórese de
que se encuentra usted realmente en el Atolladero de Peter, es decir, que el hombre
situado encima de usted es un auténtico súper colocado. Si todavía es apto para el
ascenso, no es un súper colocado: no necesita usted sortearle. Practique,
simplemente, un poco de paciencia, espere algún tiempo; será ascendido, quedará
un hueco, y el impulso podrá realizar su magnífico trabajo.
Para descubrir, sin lugar a dudas, si su superior es un súper colocado, consulte los
indicios médicos y no médicos de Colocación Final que se describen en los capítulos
XI y XII de este libro.
4. Sea flexible
Ningún padrino puede hacer mucho por usted. Por poner una analogía, un
montañero experto puede impulsar a un escalador más débil izándolo hasta su
47
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
nivel. Entonces, el que encabeza la cordada necesita escalar una nueva altura antes
de poder ejercer más impulso.
Pero si el primer padrino no puede trepar más alto, entonces el impulsado debe
encontrar otro padrino que pueda.
Esté, por tanto, preparado, cuando llegue el momento, a desplazar su fidelidad a
otro padrino de rango superior al primero.
« ¡No hay mejor padrino que un nuevo padrino! »
5. Obtenga un padrinazgo múltiple
«El impulso combinado de varios padrinos es igual a la suma de sus respectivos
impulsos multiplicada por el número de padrinos.» (Teorema de Hull.) El efecto
multiplicador se produce porque los padrinos hablan entre ellos y, constantemente,
se refuerzan mutuamente sus opiniones acerca de los méritos de usted y su
determinación de hacer algo por usted. Con un solo padrino, se carece de este
efecto reforzador. «Muchos padrinos hacen un ascenso.»
¿POR QUÉ ESPERAR? ¡ESCALE!
Siguiendo estas indicaciones, puede usted obtener impulso. El impulso acelerará su
movimiento ascendente a lo largo de la jerarquía. Puede llevarle mucho más pronto
a su debido nivel.
48
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 5
EMPUJE Y ASCENSO
Húndete, y el mundo se hunde contigo.
Empuja, y empujas solo.
Veamos ahora hasta qué punto puede resultar afectado el ritmo de ascenso de un
empleado por la fuerza del empuje.
Han existido muchas falsas concesiones sobre el funcionamiento del empuje, en
gran parte a causa de la insistencia de Alger5 en exagerar la eficacia del empuje
como medio de ascenso. Preciso es, en efecto, deplorar el anticientífico y
equivocado ardor de la obra de Alger y su retardador efecto sobre la ciencia de la
jerarquiología.
También Peale6 parece sobreestimar el efecto del empuje.
Una falacia al descubierto
Mis estudios ponen de manifiesto que, en las organizaciones establecidas, la presión
hacia abajo del factor antigüedad anula la fuerza hacia arriba del empuje. Esta
observación muestra, además, que el impulso vence frecuentemente al factor
antigüedad. El empuje raras veces lo consigue.
El empuje no puede, por sí solo, sacarle a usted del atolladero de Peter. El empuje,
por sí solo, no le permite a usted ejecutar con éxito la circunambulación de Peter. El
uso de la circunambulación sin la ayuda del impulso sólo consigue que los
superiores digan: «No puede dedicarse a nada durante mucho tiempo». «No tiene
perseverancia.» Etcétera.
Tampoco puede el empuje producir ningún efecto sobre el nivel final de colocación.
Esto se debe a que todos los empleados, agresivos o tímidos, se hallan sometidos al
Principio de Peter, y deben, tarde o temprano, llegar a reposar en su nivel de
incompetencia.
5
Alger, Horatio, Jr. (1832-99. Struggling Upward, Slow and Sure, y muchas otras obras.
Peale, Norman V. (1898-19...); The Power of Positive Thinking, Nueva York: «Prentice-Hall», 1952, y muchas
otras obras.
6
49
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Signos y síntomas del empuje
El empuje se manifiesta a veces en un interés anormal por el estudio, la instrucción
profesional
y
los
cursos
de
perfeccionamiento.
(En
casos
marginales,
y
particularmente en jerarquías pequeñas, esto puede acrecentar la competencia
hasta un punto en que el ascenso se acelere ligeramente. El efecto es imperceptible
en jerarquías grandes, en las que el factor antigüedad es más fuerte.)
Peligros del empuje
El estudio y el deseo de mejora pueden incluso producir un efecto negativo si la
ampliación de zonas de competencia da lugar a que el empleado necesite un
número mayor de escalones de ascenso para alcanzar su nivel de incompetencia.
Supongamos, por ejemplo, que C. Vendoso, un competente agente local de ventas
de la «Compañía de Colchones Buenavilla, S. A.», consiguiera, tras intenso estudio,
dominar un idioma extranjero. Es muy posible que tuviera entonces que
desempeñar uno o más puestos en la organización de ventas en el extranjero de la
Compañía, antes de ser reintegrado a su país y ascendido a su posición final de
incompetencia como director de ventas. El estudio habría ocasionado un rodeo en el
plan de vuelo de Vendoso.
El veredicto final
A mi juicio, los efectos positivos y negativos del estudio y la instrucción tienden a
neutralizarse mutuamente. Esto es aplicable también a otras manifestaciones de
empuje, tales como empezar temprano el trabajo y abandonarlo tarde. La
admiración inspirada en algunos colegas por estos semi maquiavélicos planes
quedará finalmente compensada por el aborrecimiento que provoca en otros.
Una excepción que confirma la regla
A veces se encuentra uno a un empleado excepcionalmente lleno de empuje que,
por medios nobles o innobles, consigue desalojar a un súper colocado y hacerse así
un sitio en un rango superior antes de lo que habría sido posible por medio de los
procesos naturales.
50
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Shakespeare cita en Otelo un ejemplo interesante. En el acto 1, escena 1, el
ambicioso Yago se lamenta del hecho de que el ascenso se halle determinado por el
impulso, no por estrictas reglas de antigüedad: '
... es el inconveniente del servicio.
El ascenso se obtiene por recomendación o afecto,
y no según el método antiguo,
en que el segundo heredaba la plaza del primero7.
El ascenso que Yago desea es otorgado, en su lugar, a Miguel Casio. En
consecuencia, Yago fragua un doble plan, asesinar a Casio y desacreditarle a los
ojos del comandante en jefe, Otelo.
El plan está a punto de consumarse con éxito, pero la esposa de Yago, Emilia, es
una parlanchina incorregible:
Pueden los cielos, los hombres, los diablos,
todo, gritar vergüenza contra mí, pero hablaré.
Ella descubre el juego, y Yago nunca obtiene el ansiado ascenso.
Del destino de Yago debemos extraer la lección de que el secreto es la esencia del
empuje.
Pero el empuje llevado a este grado de agresividad es muy raro; no puede alterar
sustancialmente mi valoración del factor empuje.
Una quimera peligrosa
Existen dos razones por las que tan frecuentemente se sobreestima el poder del
empuje. Constituye la primera la obsesiva impresión de que una persona que
empuja con más fuerza que el promedio merece avanzar a más distancia y con más
velocidad que el promedio de personas.
Esta impresión carece, desde luego, de base científica: es, simplemente, una
quimera moralística que yo denomino el complejo de Alger8.
7
Según la versión de Luis Astrana Marín. (Nota del Traductor.)
51
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
El aspecto médico
En segundo lugar, a los observadores inexpertos el poder del empuje puede a veces
parecerles más grande de lo que es realmente porque muchas personas con empuje
manifiestan el síndrome de seudo consecución.
Padecen dolencias tales como crisis nerviosas, úlceras pépticas e insomnio. Una
úlcera, el emblema distintivo del éxito administrativo, puede ser solamente el
producto de la existencia de empuje.
Los colegas que no comprendan la situación pueden clasificar a semejante paciente
como un ejemplo del síndrome de colocación final (véase el capítulo XI), y pueden
pensar que ha alcanzado la colocación final.
En realidad, estas personas tienen por delante varios grados y varios años de
ascenso potencia].
Una distinción importante
La diferencia entre los casos de síndrome de seudo consecución y de síndrome de
colocación final se conoce con el nombre de Matiz de Peter. Como guía orientadora
para la clasificación de tales casos, debe usted siempre preguntarse a sí mismo: «
¿Está la persona realizando algún trabajo útil?» Si la respuesta es:
Sí
no ha alcanzado su nivel de incompetencia y por
consiguiente manifiesta sólo el síndrome de seudo
consecución.
No
ha alcanzado su nivel de incompetencia y por
consiguiente manifiesta el síndrome de colocación
final.
No lo sé
usted ha alcanzado su nivel de incompetencia.
¡Examínese inmediatamente para descubrir los
síntomas!
8
Ibídem
52
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
PALABRAS FINALES SOBRE EL EMPUJE
Nunca esté de pie si puede estar sentado; nunca camine si puede subir a un
vehículo; nunca empuje si puede impulsarse.
53
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 6
SUBORDINADOS Y DIRIGENTES
Considera lo que precede y lo que sigue.
P. Syrus
¡Bang! ¡Bang!
Una tarea urgente que debo abordar es la destrucción de varias falacias, que
todavía subsisten, procedentes de la era pre-científica de la jerarquiología. ¿Qué
podría ser más engañoso, por ejemplo, que «nada entraña tanto éxito como el
éxito»?
Como usted ya comprende, la jerarquiología demuestra claramente que nada
entraña tanto fracaso como el éxito, cuando un empleado se eleva hasta su nivel de
incompetencia.
Más adelante, al tratar de la incompetencia creadora, demostraré que nada entraña
tanto éxito como el fracaso. Pero en este capítulo examinaré especialmente el viejo
proverbio:
«Para ser un buen dirigente hay que ser un buen subordinado.»
Esta es una de las falacias típicas arraigadas en los círculos administrativos. Por
ejemplo, cuando se le pidió a la madre de George Washington que explicara cómo
había realizado su hijo sus proezas militares, ella respondió: «Le enseñé a
obedecer.» América fue así obsequiada con un non sequitur más. ¿Cómo puede
depender la capacidad de dirigir de la capacidad de obedecer? Lo mismo podría
decirse que la capacidad de flotar depende de la capacidad de hundirse.
De último mono a primero
Tomemos el caso más sencillo posible: una jerarquía con dos grados. El empleado
que demuestre su capacidad para obedecer órdenes será ascendido al grado en que
su trabajo sea dar órdenes.
54
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
El mismo principio se mantiene en jerarquías más complejas: los subalternos
competentes manifiestan un elevado potencial de ascenso en los grados inferiores,
pero revelan finalmente su incompetencia como dirigentes.
Un reciente estudio de fracasos empresariales puso de manifiesto que el 53 por
ciento de ellos se debían a incompetencia directiva. Eran los antiguos subalternos
que intentaban ser dirigentes.
SECCIÓN MILITAR, CASO N. 17.
El capitán N. Loro desempeñaba competentemente un puesto administrativo en una
base militar. Trabajaba bien con todos los oficiales y obedecía las órdenes con buen
ánimo y exactitud. En resumen, era un buen subalterno. Fue ascendido a
comandante, en el desempeño de cuyo cargo tenía que basarse fundamentalmente
en su propia iniciativa.
Pero Loro no podía soportar el grado, de soledad que necesariamente acompaña a
una posición de autoridad. Rondaba en torno a sus subordinados, charlando y
bromeando con ellos, entrometiéndose en la realización de su trabajo. Era
totalmente incapaz de dar a alguien una orden y dejar que la cumpliera.: tenía que
acosarle con consejos no deseados. Bajo este acoso, los subordinados de Loro se
tornaron ineficaces e insatisfechos.
Loro pasaba también mucho tiempo remoloneando por la oficina de su coronel.
Cuando no podía encontrar una razón válida para hablar con él, pegaba la hebra con
la secretaria. Ésta no podía decirle que se marchara y la dejara en paz. Su trabajo
comenzó a atrasarse.
Para librarse de Loro, el coronel le mandaba a hacer encargos por toda la base. En
este caso, un buen subalterno ascendido a un puesto de dirección:
No realiza labor directiva.
Hace disminuir la eficiencia entre sus subordinados.
Hace perder el tiempo a sus superiores.
SECCIÓN HOMBRES QUE SE HAN HECHO A SI MISMOS, CASO Nº 2.
A decir verdad en la mayoría de las jerarquías los empleados dotados del mayor
potencial directivo no pueden convertirse en dirigentes. Citaré un ejemplo.
55
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
R. Ruedas era repartidor ciclista de las «Mensajerías Mercurio». Ruedas sistematizó
su trabajo de reparto hasta un grado sin precedentes. Por ejemplo, exploró y
levantó planos de todos los senderos, callejones y atajos transitables de su
territorio; cronometró minuciosamente los tiempos de todos los semáforos a fin de
poder organizar un plan de ruta con el mínimo de demoras.
Figura 11. Ruedas sistematizó su trabajo de reparto hasta un grado sin
precedentes.
Como consecuencia, todos los días le sobraban dos horas o más después de repartir
todos los paquetes que tenía que entregar, y se pasaba el tiempo sentado en los
cafés, leyendo libros sobre dirección de empresas. Cuando empezó a reorganizar las
rutas de los demás repartidores, fue despedido.
Por el momento, parecía ser un fracasado, un ejemplo del exfoliado jerárquico súper
incompetente, un testimonio vivo de la teoría del «pobre-subordinado-pobredirigente».
Pero no tardó en fundar su empresa propia, «Transportes Rápidos Pegaso», y al
cabo de tres años eliminó a Mercurio de la competencia.
Vemos, pues, que una competencia directiva excepcional no puede abrirse paso
dentro de una jerarquía establecida. Generalmente, se desliga de la jerarquía y
empieza de nuevo en otra parte.
56
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
SECCIÓN NOMBRES FAMOSOS, CASO Nº 902.
T. A. Edison, despedido por incompetencia como vendedor de periódicos, fundó y
dirigió con pleno éxito su propia organización.
Una rara excepción
En ocasiones, y en circunstancias especiales, puede ser reconocido el potencial de
dirección. Por ejemplo, en el campo de batalla todos los oficiales de una
determinada unidad resultaron muertos en un ataque nocturno. Un cabo, L. Bravo,
asumió el mando, rechazó al enemigo y puso a salvo a sus camaradas. Fue
ascendido en el mismo campo de batalla.
Bravo no habría conseguido ese ascenso en tiempo de paz: tenía demasiada
iniciativa. Fue ascendido sólo porque el sistema normal de grados y antigüedad
había
saltado
hecho
pedazos,
y
la
jerarquía
había
quedado
destruida
o
temporalmente suspendida.
Pero, ¿y el Principio?
Al llegar a este punto, tal vez se sienta usted desconcertado y se pregunte si no
estoy socavando yo mismo el Principio de Peter, que establece que un empleado
competente siempre es candidato al ascenso... ¡No existe ninguna contradicción!
Como vimos en el capítulo III, la competencia de un empleado es valorada, no por
observadores desinteresados como usted y como yo, sino por empresario, o -más
probablemente en la actualidad- por otros empleados que ocupan puestos
superiores
de
la
misma
jerarquía.
A
sus
ojos,
el
potencial
directivo
es
insubordinación, y la insubordinación es incompetencia.
«Los buenos subordinados no se convierten en buenos dirigentes».
Desde luego, el buen subordinado puede conseguir muchos ascensos, pero no por
eso puede llegar a ser un buen dirigente. La mayoría de las jerarquías se hallan en
la actualidad tan sobrecargadas de reglas -y tradiciones, y tan constreñidas por
leyes públicas, que ni siquiera los altos empleados tienen que dirigir a nadie a
57
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
ninguna parte, en el sentido de señalar el rumbo y establecer el ritmo de marcha.
Simplemente, se limitan a seguir precedentes, a obedecer reglas y a moverse al
frente de la multitud. Tales empleados dirigen tanto como pueda dirigir el buque el
tallado mascarón de su tajamar.
Fácil es ver que, en ese medio ambiente, la aparición de un auténtico dirigente ha
de suscitar recelo y temor. Se llama esto hipersimiofobia (miedo del primer mono),
o, como más correctamente lo denominan los jerarquiólogos avanzados, el complejo
de hipersimiofobia (miedo de que el último mono llegue a ser el primero).
58
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 7
JERARQUIOLOGÍA Y POLÍTICA
La historia de la Humanidad es un inmenso
mar de errores en el que, de vez en
cuando, pueden encontrarse unas cuantas
verdades.
C. de Beccaria
Hemos visto cómo funciona el Principio dé Peter en algunas jerarquías sencillas,
sistemas
escolares,
fábricas,
talleres
de
reparación
de
automóviles,
etc.
Examinemos ahora las jerarquías, más complejas, de la política y el Gobierno.
Durante una de mis conferencias, un estudiante latinoamericano, César Inocente,
dijo:
-Profesor Peter, me temo que la respuesta a lo que yo quiero saber no la pueden
dar mis estudios. No sé si el mundo está gobernado por hombres inteligentes que
nos están engañando o por imbéciles que no se recatan de serlo.
La pregunta de Inocente compendia los pensamientos y sentimientos que muchos
han expresado. Las ciencias sociales no han conseguido suministrar respuestas
consistentes.
Hasta
el
presente,
ningún
politicólogo
ha
analizado
satisfactoriamente
el
funcionamiento de los Gobiernos, ni ha predicho con exactitud el futuro político. Los
marxistas han errado en su análisis tanto como los teóricos capitalistas. Mis
estudios sobre jerarquiología comparada han puesto de manifiesto que los sistemas
capitalistas, socialista y comunista se caracterizan por la misma acumulación de
personal superfluo e incompetente. Aunque mi investigación se halla todavía
incompleta, presento a continuación los resultados de la misma a manera de
informe provisional. Si consigo los fondos necesarios, completaré mi investigación
sobre
jerarquiología
comparada.
Realizado
esto,
me
propongo
estudiar
la
jerarquiología universal.
INFORME PROVISIONAL
59
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
En toda crisis política o económica, una cosa es segura. Muchos ilustres expertos
prescribirán muchos remedios diferentes.
El presupuesto no se nivela; A dice: «Elevad los impuestos». B clama: «Reducid los
impuestos».
Los inversores extranjeros están perdiendo confianza en el dólar; C solicita una
política de restricción de créditos, mientras que D aboga por la inflación.
Hay disturbios en las calles. E propone se concedan subvenciones para ayuda de los
pobres; F pide la adopción de medidas favorables a los ricos.
Otra
potencia
hace
gestos
amenazadores.
G
dice:
«Desafiadla».
H
dice:
«Apaciguadla».
¿Por qué la confusión?
Muchos de los expertos han alcanzado en la actualidad su nivel de incompetencia:
su consejo es desatinado o irrelevante.
Algunos de ellos tienen teorías válidas, pero son incapaces de llevarlas a la práctica.
En cualquier caso, ni las propuestas sensatas ni las insensatas pueden ser puestas
eficientemente en práctica, debido a que la maquinaria de gobierno es una vasta
serie de entrecruzadas jerarquías, surcadas de incompetencia en todas direcciones.
Consideremos dos de las ramas de Gobierno: el Parlamento, que crea las leyes, y el
Ejecutivo que, por medio de su ejército de funcionarios, trata de hacerlas cumplir.
EL PARLAMENTO
La mayoría de los Parlamentos modernos, aun en los países no democráticos, son
elegidos por voto popular. Cabría pensar que los votantes, por su propio interés,
reconocerían
y
elegirían
a
los
estadistas
más
competentes
para
que
los
representasen en la capital. Esa es, en efecto, la teoría simplificada del Gobierno
representativo. En realidad, el proceso es algo más complicado.
En la actualidad, la política se halla dominada por el sistema de partidos. Hay países
que solamente tienen un único partido oficial; otros tienen dos; otros tienen varios.
El partido político suele ser ingenuamente descrito como un grupo de personas de
ideas semejantes que cooperan en promover sus intereses comunes. Esto ya no es
60
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
válido. Esa función se halla hoy día enteramente desarrollada por los pasillos, y hay
tantos pasillos como intereses especiales.
El partido político existe hoy primariamente como aparato para la selección de
candidatos y para conseguir su elección.
Una raza a extinguir
Desde luego, de vez en cuando un candidato «independiente» resulta elegido
gracias a su propio esfuerzo, sin contar con el apoyo de ningún partido. Pero debido
al enorme gasto de las campañas políticas este fenómeno es muy raro en los niveles
local y regional, y desconocido en las elecciones nacionales. Puede decirse que, en
la política moderna, compete a los partidos la selección de candidatos.
La jerarquía del partido
Todo partido político, como cualquier miembro de ellos sabe, es una jerarquía.
Cierto que la mayoría de sus miembros trabajan sin percibir remuneración alguna a
cambio, y que, incluso, pagan por ese privilegio, pero existe, no obstante, una bien
delineada estructura de grados y un definido sistema de ascenso de un grado a
otro.
He expuesto hasta ahora el Principio de Peter en su aplicación a los trabajadores a
sueldo. A continuación verá usted que también es válido en este tipo de jerarquía.
En un partido político, como en una fábrica o en un ejército, la competencia en un
grado es requisito para el ascenso al siguiente. Un competente captador de votos a
domicilio resulta elegible para el ascenso; puede que se le permita organizar un
equipo de captadores de votos. El captador ineficaz o antipático continúa llamando a
las puertas y alienando votantes.
Un rápido rellenador de sobres puede esperar llegar a jefe de un equipo de
rellenadores de sobres; un incompetente rellenador de sobres continuará rellenando
sobres lenta y torpemente, metiendo dos octavillas en unos, ninguna en otros,
doblándolas mal, dejándolas caer al suelo, etc., tanto tiempo como permanezca con
el partido.
Un competente recaudador de fondos puede ser ascendido a miembro del comité
que designa al candidato. Aun siendo un buen pedigüeño, tal vez no sea
61
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
competente para juzgar a los hombres como legisladores y tal vez apoye a un
candidato incompetente.
Aunque la mayoría de los miembros del comité de designación se componga de
competentes jueces de hombres, este comité seleccionará al candidato, no por su
potencial sabiduría como legislador, ¡sino por su presunta capacidad para ganar las
elecciones!
Figura 12. En un partido político la competencia en una categoría es requisito para
ser ascendido a la siguiente.
El gran paso: candidato a legislador
En pasados tiempos, cuando las grandes concentraciones de masas decidían los
resultados de las elecciones, y cuando la oratoria era un noble arte, un orador
fogoso podía esperar ser nombrado candidato por un partido, y el mejor orador de
todos los candidatos podía obtener el escaño. Pero, naturalmente, la capacidad de
hechizar, de divertir, de inflamar a una multitud de diez mil votantes con los gestos
y con la voz no llevaba consigo la capacidad de pensar juiciosamente, de deliberar
serenamente y de votar sabiamente sobre los asuntos de la nación.
62
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Con el desarrollo de las campañas electrónicas, un partido puede nombrar como
candidato al hombre que mejor aspecto ofrezca en la televisión. Pero la capacidad
de dar con la ayuda del maquillaje y la iluminación- una imagen atractiva en una
pantalla fluorescente, no constituye garantía alguna de una competente actuación
en el Parlamento.
Muchos hombres, bajo los antiguos y los nuevos sistemas, han dado el paso
ascendente de candidato a legislador, sólo para alcanzar su nivel de incompetencia.
Incompetencia en el Parlamento
El parlamento mismo es una jerarquía. Un representante elegido que se revela
incompetente como parlamentario ordinario no obtendrá ningún ascenso.
Pero un legislador ordinario competente es elegible para ser ascendido a un puesto
de mayor poder, miembro de un importante comité, presidente de comité o, en
ciertos sistemas, ministro del Gobierno. También en cualquiera de estos grados el
ascendido puede ser incompetente.
Vemos, pues, que el Principio de Peter controla todo el brazo legislativo del
Gobierno, desde el miembro más humilde del partido hasta los que ocupan los más
elevados puestos electivos. Cada uno tiende a elevarse hasta su nivel, y cada
puesto tiende, con el tiempo, a ser ocupado por alguien incompetente para
desempeñar sus deberes.
EL EJECUTIVO
Le parecerá ya a usted evidente que el Principio se aplica también a la rama
ejecutiva:
departamentos
ministeriales,
direcciones
generales,
agencias
y
delegaciones a nivel nacional, regional y local. Todos, desde las fuerzas de Policía
hasta las Fuerzas Armadas, son rígidas jerarquías de empleados a sueldo, y todas
se hallan necesariamente sobrecargadas de incompetentes que no pueden realizar
su trabajo, no pueden ser ascendidos, pero no pueden ser excluidos.
63
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Cualquier Gobierno, sea una democracia, una dictadura o una burocracia comunista
o de libre empresa, caerá cuando su jerarquía alcance un intolerable estado de
madurez9.
Igualitarismo e incompetencia
La situación es peor en la actualidad que cuando los nombramientos de funcionarios
civiles y militares se efectuaban por favoritismo. Esto tal vez parezca herético en
una era de igualitarismo, pero permítanme explicarlo.
Consideremos un país imaginario llamado Cabezovia, en el que son totalmente
desconocidos los exámenes para acceso a la Administración, la igualdad de
oportunidades y el ascenso por mérito. Cabezovia tiene un rígido sistema de clases,
y los grados elevados de todas las jerarquías al Gobierno, la industria, las Fuerzas
Armadas, la Iglesia se hallan reservados a los miembros de la clase dominante.
Figura 13
Observará
usted
que
evito
la
expresión
“clase
alta”;
ese
término
tiene
desafortunadas connotaciones. Se le considera generalmente referido a una clase
que es dominante por razón de nacimiento aristocrático o noble. Pero mis
conclusiones se aplican también a sistemas en los que la clase dominante se halla
separada de la clase subordinada por diferencias de religión, estatura, raza, idioma,
dialecto o afiliación política.
9
La eficiencia de una jerarquía es inversamente proporcional a su cociente de madurez (CM)
CM = {Nº de empleados en nivel de incompetencia x 100} / Nº total de empleados en la jerarquía.
Evidentemente, cuando CM sea igual a 100, no se realizará ningún trabajo útil.
64
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
No importa cuál de todos estos sea el criterio de Cabezovia: el hecho importante es
que el país tiene una clase dominante y una clase subordinada. Este diagrama
representa una jerarquía típica cabezoviana que tiene la clásica estructura piramidal
de la figura 13.
Los grados inferiores -la zona designada SC- se hallan ocupados por empleados de
la clase subordinada. Por muy brillante que cualquiera de ellos pueda ser, ninguno
es elegible para elevarse por encima de BC, la barrera de clase.
Los grados superiores, la zona designada DC, se hallan ocupados por empleados de
la clase dominante. No comienzan sus carreras en la base de la jerarquía, sino en el
nivel de la barrera de clase.
Ahora bien, en la zona SC, es evidente que muchos empleados nunca podrán
elevarse a una altura suficiente para alcanzar su nivel de incompetencia, porque ello
se lo impide la barrera de clase. Pasarán toda su carrera trabajando en tareas que
son capaces de desempeñar bien. Nadie es ascendido fuera de la zona SC, por lo
que esta zona conserva, y utiliza continuamente, a sus empleados competentes.
Evidentemente, pues, en los grados inferiores de una jerarquía el mantenimiento de
una barrera de clase garantiza un nivel de eficiencia mayor que el que podría existir
sin tal barrera.
Contemplemos ahora la zona DC, situada por encima de la barrera de clase. Como
ya hemos visto, las perspectivas de un empleado de alcanzar su nivel de
incompetencia son directamente proporcionales al número de grados existentes en
la jerarquía; cuantos más grados, más incompetencia. A todos los efectos prácticos,
la zona DC forma una jerarquía cerrada de unos pocos grados. Evidentemente,
pues, muchos de sus empleados nunca alcanzarán su nivel de incompetencia.
Además, la perspectiva de comenzar desde un punto próximo a la cúspide de la
pirámide atraerá a la jerarquía a -un grupo de brillantes empleados que jamás
habrían acudido allá si se hubieran visto obligados a comenzar desde la base.
Examinemos la situación de otro modo. En el capítulo IX, consideraré los estudios,
de eficiencia y demostraré que la única forma eficaz de incrementar la eficiencia en
una jerarquía consiste en la infusión de sangre nueva en sus niveles superiores. En
la mayoría de los sistemas actuales tal infusión tiene lugar a intervalos, después de
una reorganización, por ejemplo, o en períodos de rápida expansión. Pero en las
65
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
jerarquías cabezovianas es un proceso continuo: nuevos empleados están entrando
regularmente a un alto nivel, por encima de la barrera de clase.
Evidentemente, pues, en las zonas SC y DC, por debajo y por encima de la barrera
de clase, las jerarquías cabezovianas son más eficientes que las de una sociedad sin
clases o igualitario.
UN SISTEMA DE CLASES CONTEMPORÁNEO
Antes de que se me acuse de recomendar el establecimiento de un sistema de
clases, permítaseme señalar que ya tenemos uno. Sus clases se basan, no en el
nacimiento, sino en el prestigio de la Universidad a que uno ha asistido. Por
ejemplo, al hablar de un graduado de Harvard se dice que es «un hombre de
Harvard», pero no se menciona para nada la Universidad cuando es otra carente de
renombre. En algunas jerarquías, el graduado de la Universidad desconocida, por
competente que sea, no tiene las mismas oportunidades de ascenso que el
graduado de la institución prestigiosa.
La situación está cambiando. Existe una acusada tendencia a hacer del título
universitario requisito previo para poder ocupar cada vez más puestos, aun en los
grados más bajos de ciertas jerarquías. Esto debería aumentar el potencial de
ascenso de todos los titulados y, por consiguiente, disminuir el valor de clase del
título prestigiado.
Mis estudios personales sobre este fenómeno, debido a esa lamentable escasez de
fondos, son incompletos, pero aventuraré la predicción de que, con el paso de los
años, cada graduado universitario irá teniendo más oportunidades de alcanzar su
nivel de incompetencia, ya sea al servicio de empresas privadas o del Gobierno.
66
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 8
INDICIOS Y PREFIGURACIONES
Los poetas son los hierofantes de
una inaprensible inspiración.
P. B. Shiellpy
Existe la costumbre de adornar toda obra científica con una bibliografía, una lista de
libros anteriormente publicados sobre el mismo tema. La finalidad de ello tal vez
sea poner a prueba la competencia del lector desplegando ante él un intimidante
programa de lectura; tal vez sea demostrar la competencia del autor exhibiendo la
montaña de escoria que ha cribado para obtener una sola pepita de verdad.
Como éste es el primer libro, no hay ninguna bibliografía formal. Reconozco esta
aparente falta de erudición. No soy aficionado al engaño y tengo la firme creencia
de que el futuro vindicará mi heterodoxia.
Teniendo presentes estas consideraciones, he decidido mencionar algunos autores
que, aunque jamás escribieron sobre este tema, podrían haberío hecho si hubieran
pensado en él. Esta es, por tanto una bibliografía de protojerarquiólogos.
Los anónimos autores de varios proverbios tuvieron una cierta intuitiva comprensión
de la teoría de la incompetencia.
«Zapatero, a tus zapatos» es un claro aviso al zapatero remendón para que no
pretenda ser ascendido a jefe del taller de reparación de calzado. El obrero que
manejaba diestramente la lezna y el martillo podría demostrar torpeza con la
pluma, el cálculo de tiempos y la distribución del trabajo.
«Demasiados cocineros estropean la sopa» sugiere que cuantas más personas
participen en un proyecto, mayores son las probabilidades de que una, al menos, de
ellas haya alcanzado su nivel de incompetencia. Un competente pelador de
verduras, ascendido a su nivel de incompetencia como cocinero, puede echar
demasiada sal y estropear el buen trabajo de los otros seis cocineros que ayudaron
a hacer la sopa.
67
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
«El trabajo de una mujer no se termina nunca» es un triste comentario sobre
la elevada proporción de mujeres que alcanzan su nivel de incompetencia como
amas de casa.
En su Rubaiyat, O. Khayyam hacía notar ávidamente la fuerte incidencia de la
incompetencia en las jerarquías educacionales y religiosas.
Yo mismo, de joven, frecuentaba ávidamente la compañía de santos y doctores, y
oía discusiones sobre esto y aquello: pero jamás salí por la misma puerta por la que
había entrado.
He mencionado en alguna parte la existencia de un «instinto jerárquico» en los
hombres: su irresistible propensión a distribuirse a sí mismos por grados. Algunos
críticos han negado la existencia de este instinto. Sin embargo, A. Pope lo observó
hace más de dos siglos e, incluso, vio en él la expresión de un principio divino:
El orden es la primera ley de los cielos; y, esto admitido, algunos son, y deben ser,
más grandes que los demás. (Ensayo sobre el hombre, Epístola IV, 11, 49-50)
Advirtió perfectamente la satisfacción que se obtiene al hacer competentemente el
propio trabajo:
Sabe que todo el bien que los individuos encuentran, o que Dios y la Naturaleza
destinaron a la Humanidad todo el placer de la razón todas las alegrías de los
sentidos, se encierran en tres palabras: Salud, Paz y Competencia. (Ibíd., 11, 7788)
Pope enuncia uno de los principios clave de la jerarquiología:
¿Qué querría este hombre?
A lo alto se elevará
y, poco menos que un ángel,
querría más
Ensayo sobre el hombre, Epístola I, 11, 173-174
68
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
En otras palabras, un empleado difícilmente se muestra contento al permanecer en
su nivel de competencia: insiste en elevarse a un nivel que está más allá de sus
facultades.
La descripción de S. Smith de la incompetencia ocupacional es tan vívida que ha
quedado como la base de un cliché:
Si representamos las diversas funciones a realizar en la vida por agujeros de formas
diferentes practicados en una mesa, unos circulares, otros triangulares, otros
cuadrados, otros oblongos, y las personas que funciones por trozos de madera de
formas similares, veremos generalmente que la persona triangular ha penetrado en
el agujero cuadrado, la oblonga en el triangular, y que una persona cuadrada ha
conseguido introducirse en el agujero redondo. El puesto y su titular, el actuante y
lo actuado, raras veces encajan tan fácilmente que podamos decir que estaban casi
hechos el uno para el otro.10
W. Irving señala que «las mentes obtusas son generalmente preferidas para los
cargos públicos,
y
especialmente
promovidas
a ser objeto de
distinciones
ciudadanas». No comprendía que una mente puede muy bien ser brillante para un
puesto subordinado, y parecer, no obstante, roma al ser ascendido a un puesto
elevado, del mismo modo que una vela puede servir perfectamente para iluminar
una mesa de comedor, pero resulta, inadecuada si se la coloca en un poste del
alumbrado para iluminar una encrucijada de la vía pública.
Karl Marx advirtió indudablemente la existencia de las jerarquías; no obstante,
parecía creer que se hallaban mantenidas por los capitalistas. Al abogar por una
sociedad no jerárquica, no comprendió, evidentemente, que el hombre es
esencialmente jerárquico por naturaleza y debe tener, y tendrá, jerarquías, sean
patriarcales, feudales, capitalistas o socialistas. A este respecto, su perspicacia es
muy inferior a la de Pope.
Entonces, con flagrante inconsistencia, Marx propone, como principio directivo de su
soñada sociedad no jerárquica, «de cada uno según su capacidad, a cada uno según
10
Smith, Sydney (1771-1845). Sketches of Moral Philosophy, 1850.
69
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
sus necesidades». Esto sugiere la creación de dos jerarquías paralelas de capacidad
y de necesidad.
Aun pasando por alto esta inconsistencia del esquema marxista, el Principio de Peter
pone ahora de manifiesto que no podemos esperar obtener trabajo «de cada uno
según su capacidad». Para hacerlo, tendríamos que mantener permanentemente a
los empleados en un nivel de competencia. Pero eso es imposible: cada empleado
debe elevarse a su nivel de incompetencia y, una vez llegado a ese nivel, no podrá
producir de acuerdo con su capacidad.
Vemos pues, la teoría marxista como un fantástico sueño y un nuevo opio para las
masas. Jamás ha podido llevarla a la práctica ningún Gobierno. Marx debe quedar
arrumbado como un visionario acientífico.
Parece que encontramos ciencia de más calidad entre los poetas. El aforismo de E.
Dickinson
El éxito es considerado lo más dulce
por quienes nunca lo tuvieron
es psicológicamente válido cuando el «éxito», recibe su significado jerarquiológico
de colocación final en el nivel de incompetencia.
C. W. Dodgson, en Alicia en el país de las maravillas, alude a la vida en el nivel de
incompetencia, cuando hace decir a la reina: «Habiendo llegado aquí, necesitas
correr todo lo que puedas para permanecer en el mismo lugar». En otras palabras,
una vez que un empleado ha conseguido la colocación final, sus más vigorosos
esfuerzos nunca le depararán un ulterior ascenso.
S. Freud parece haber estado más próximo que ningún autor anterior al
descubrimiento del Principio de Peter. Observando casos de neurosis, ansiedad,
enfermedades psicosomáticas, amnesia y psicosis, vio el penoso predominio de lo
que podríamos llamar el síndrome generalizado de incompetencia vital.
Esta
incompetencia
vital
produce,
naturalmente,
agudos
sentimientos
de
frustración. Freud, un satírico en el fondo, optó por explicar esta frustración en
términos sexuales principalmente, tales como envidia del pene, complejo de
castración y complejo de Edipo. En otras palabras, sugirió que las mujeres se
70
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
sentían frustradas porque no podían ser hombres, los hombres porque no podían
tener hijos, los niños porque no podían casarse con sus madres, etc.
Pero Freud se equivocó al pensar que la frustración proviene del anhelo de un
cambio a una posición más deseable (hombres, padre, marido de la madre, esposa
del padre, etc.), en otras palabras, de un anhelo de ascenso. La jerarquiología nos
demuestra que la frustración se produce como resultado de un ascenso.
Este
error
de
Freud
fue
consecuencia
de
su
naturaleza
extremadamente
introspectivo: insistió en estudiar lo que sucedía (o creía que sucedía) en el interior
de sus pacientes. La jerarquiología, por el contrario, estudia lo que sucede fuera del
paciente, estudia el orden social en que actúa el hombre y, por tanto, explica de
modo realista la función del hombre en ese orden. Mientras Freud dedicó su tiempo
a bucear en los oscuros recovecos del subconsciente, yo he consagrado mis
esfuerzos a examinar el comportamiento humano observable y mensurable.
Los psicólogos freudianos, al no estudiar la función del hombre en la sociedad,
podrían ser comparados con un hombre que, al ver una computadora electrónica,
trata
de
comprenderla
mediante
especulaciones
sobre
su
estructura
y
su
mecanismo internos, sin tratar de averiguar qué uso tenía el instrumento.
No minimicemos, sin embargo, la labor pionera de Freud. Aunque erró en muchas
cosas, descubrió muchas otras. Siempre mirando dentro del paciente, se hizo
famoso por el vigor de su teoría de que el hombre es inconsciente de sus propias
motivaciones, no puede comprender sus propios sentimientos y, en consecuencia,
no puede esperar aliviar sus propias frustraciones. La teoría era irrefutable, porque
nadie podría argumentar, consciente y racionalmente, sobre la naturaleza y
contenido de su inconsciente.
Con un toque maestro de genio profesional, inventó el psicoanálisis, con el que
afirmaba que sus pacientes podrían llegar a ser conscientes de su inconsciente.
Luego fue demasiado lejos, se psicoanalizó a sí mismo y pretendió ser consciente de
su propio inconsciente. (Algunos críticos sugieren ahora que lo único que consiguió
fue hacer a sus pacientes conscientes de su propio -el de Freud- inconsciente.) En
todo caso, por este procedimiento de auto psicoanálisis, dio una patada a la
escalera en que se apoyaban sus pies.
71
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Si Freud hubiera comprendido la jerarquiología, habría evitado subir ese último
peldaño y nunca habría llegado a su nivel de incompetencia.
Socavando así la grandiosa estructura que había edificado sobre la impenetrabilidad
del inconsciente, Freud preparaba el camino a su gran sucesor, S. Potter.
Potter, como Freud, es un psicólogo satírico (o un satírico psicológico), y puede ser
justamente colocado al lado de Freud por la agudeza de su observación y su audacia
al crear una pintoresca y memorable terminología para describir claramente lo que
veía.
Al igual que Freud, Potter observó y clasificó muchos fenómenos de frustración
humana. Denomina a la condición básica de estar frustrado estar «hundido», y al
sentimiento de júbilo causado por la supresión de la frustración lo califica de
«ascendido». Da por supuesto que los hombres tienen una innata tendencia a
avanzar de aquel estado a éste. La técnica para hacerlo recibe el nombre de
«habilidad ascensional».
La diferencia principal entre los dos hombres estriba en que Potter rechaza la
doctrina de Freud de la motivación inconsciente. Explica el comportamiento humano
en términos de un impulso consciente que conduce a superar a los demás, a triunfar
sobre las circunstancias y resultar, de este modo, ascendido. Potter repudia también
el dogma freudiano de que el paciente frustrado debe recibir ayuda profesional, y
desarrolla una clase de psicología del tipo «hágalo usted mismo». Enseña varios
trucos, planes y gambitos que, adecuadamente utilizados, permitirán al paciente
tornarse ascendido.
El ascendente, el vividor, el jugador, para resumir las elegantemente expresadas
teorías de Potter, están utilizando diversas formas de conducta recusable para
elevarse a sí mismos por los grados de las jerarquías sociales, comerciales,
profesionales o deportivas.
Potter escribe tan amenamente, que tendemos a pasar por alto el punto débil
central de su sistema: la suposición de que, con sólo aprender suficientes trucos, el
ascendente puede continuar elevándose y ser permanentemente ascendido.
En realidad, ninguna cantidad de habilidad ascensional puede elevar a un hombre
por encima de su nivel de incompetencia. El único resultado de su técnica será
ayudarle a llegar antes a ese nivel que si se hubiera comportado de otro modo. Y,
72
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
una vez allí, se encuentra en una situación de hundimiento que ninguna técnica es
capaz de remediar.
La felicidad duradera sólo puede obtenerse evitando el ascenso final, optando, en
cierto momento del avance, por abandonar la táctica ascensional y practicar en su
lugar lo que podría haber llamado táctica de estatismo. Más adelante, en el capítulo
sobre la incompetencia creadora, indicaré cómo puede realizarse esto.
Entretanto, debo saludar a Potter como al teórico verdaderamente grande que supo
salvar el abismo existente entre la ética freudiana y el Principio de Peter.
Figura 14. Ninguna cantidad de habilidad ascensional puede elevar a un hombre por
encima de su nivel de incompetencia
C. N. Parkinson, eminente teórico social, observa minuciosamente, y describe con
extraordinario gracejo, el fenómeno de acumulación de personal en las jerarquías.
Pero trata de explicar lo que él llama la pirámide ascendente mediante la suposición
de que los empleados de categorías superiores practican la estrategia de divide y
vencerás, que están haciendo deliberadamente ineficaz a la jerarquía como medio
de encumbrarse a sí mismos.
73
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
La inexactitud de esta teoría queda de manifiesto si se consideran los extremos
siguientes. Primero, da por supuestos una intención o un designio por parte de las
personas situadas en posiciones de supervisión. Mis investigaciones revelan que
muchos altos empleados son incapaces de formular ningún plan efectivo, ya sea
para dividir, vencer o cualquier otra finalidad.
Segundo, los fenómenos que Parkinson describe, súper empleo y sub producción, se
hallan a menudo en oposición directa a los intereses del personal supervisor y
directivo. La eficiencia desciende hasta tal punto que la empresa se hunde, y los
empleados
responsables
pueden
encontrarse
sin
trabajo.
En
las
jerarquías
gubernamentales pueden verse acosados y humillados por comités legislativos, o
inspectores, que investigan el derroche y la incompetencia. Es difícilmente
concebible que quisieran perjudicarse deliberadamente a sí mismos de esa forma.
Tercero, permaneciendo idénticas las demás circunstancias, cuanto menos dinero se
gaste en los salarlos de los subordinados, mayores serán los beneficios de la
empresa, y mayor será la cantidad de dinero disponible para sueldos, bonos,
dividendos y beneficios marginales de los altos cargos. Si la jerarquía puede
funcionar eficazmente con mil empleados, la dirección no tiene ningún motivo para
dar empleo a mil doscientos.
Pero supongamos que la jerarquía no está funcionando eficientemente con sus mil
empleados. Como muestra el Principio de Peter, muchos, o la mayoría, de los
empleados superiores estarán en sus respectivos niveles de incompetencia. Con el
personal existente, no pueden hacer nada para mejorar la situación, todo el mundo
está ya haciendo las cosas lo mejor que puede, así que, en un desesperado esfuerzo
por conseguir eficiencia, contratan más personal. Como ya se señaló en el capítulo
III, un aumento de personal puede producir una mejora temporal, pero el proceso
de ascensos produce finalmente sus efectos sobre los recién llegados, y también
ellos se elevan hasta sus niveles de incompetencia. Entonces, el único remedio
parece ser otro aumento de personal, otro florecimiento temporal y otra caída
gradual en la ineficacia.
Por esta razón no existe relación directa entre el volumen del personal y el total de
trabajo realizado. La acumulación de personal puede ser explicada por la teoría de
74
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
la conspiración de Parkinson: proviene de una sincera, aunque vana, búsqueda de
eficiencia por los miembros de la jerarquía situados en los niveles superiores.
Otra cuestión: Parkinson basó su ley en la a keopsiana o feudal:
Figura 15. La jerarquía keopsiana o feudal.
La razón de ello es que Parkinson realizó sus descubrimientos en las Fuerzas
Armadas, en las que gozan de firme arraigo tradiciones y formas de organización
anticuadas.
La jerarquía feudal no ha desaparecido, ciertamente, pero un completo sistema
jerarquiológico debe reconocer también la existencia de varias otras formas
jerárquicas y explicar de este modo sus actividades.
Por ejemplo, la Formación en T:
75
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 16. Formación en T
Este diagrama muestra claramente que una compañía con tres departamentos
fundamentales, 23 vicepresidentes y un presidente no se ajusta al tradicional
modelo piramidal.
Figura 17. Modelo automatizado
En esta reciente modificación, la amplia base de la pirámide de los empleados está
sustituida por una computadora.
Muchos departamentos están sostenidos por una sola computadora, produciendo
una pirámide invertida. Una forma similar se produce cuando numerosos ejecutivos,
supervisores y personal de ventas están sostenidos por un proceso de producción
altamente automatizado.
Ya he descrito, en el capítulo 3, la cúspide flotante, una situación que existe cuando
un director se halla al frente de un departamento inexistente, o cuando un grupo de
personal es asignado a otro departamento, dejando al administrador en su solitaria
oficina.
Infortunadamente, la investigación de Parkinson no va suficientemente lejos. Cierto
que el trabajo puede extenderse hasta llenar el tiempo asignado, pero puede
extenderse mucho más.
76
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Cúspide flotante
Puede extenderse más allá de la vida de la organización, y la empresa puede
quebrar, un Gobierno puede caer, una civilización puede derrumbarse en la
barbarie, mientras los incompetentes continúan trabajando. Aun con harto
sentimiento, debemos, por tanto, desechar, la atractiva teoría de Parkinson. Es
digno de encomio, no obstante, por haber llamado la atención sobre aquellos
fenómenos que, por primera vez, son ahora científicamente explicados por el
Principio de Peter.
77
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 9
LA PSICOLOGÍA DE LA JERARQUIOLOGÍA
¡Ay! Indiferentes a su destino
juegan las pequeñas víctimas.
T. Gray
Después de una de mis conferencias sobre jerarquiología, un estudiante me entregó
una nota en la que figuraban las siguientes preguntas: "¿Por qué no nos ha dado
alguna explicación de lo que sucede en la mente del gandul incompetente que tan
vívidamente ha descrito? Después de la colocación final, ¿se da cuenta el empleado
de su propia incompetencia? ¿Acepta su propio parasitismo? ¿Sabe que está
estafando a su patrono, frustrando a sus subordinados y corroyendo como un
cáncer la estructura económica de la sociedad?" Se me han hecho recientemente
muchas preguntas de este tipo.
UN ESTUDIO DESAPASIONADO
Debo, ante todo, poner de relieve que la jerarquiología es una ciencia social y, como
tal, emplea en su sistema de evaluación criterios objetivos, más que términos
inyectados de carga emocional, como "gandul", "parásito", "estafador" o "cáncer".
Pero la cuestión de la actitud mental interna es digna de consideración. Mi enfoque
de la ciencia del comportamiento ha sido el de un observador objetivo. Descubrí el
Principio de Peter mediante la observación de la conducta exterior, y he huido de la
introspección y de toda clase de inferencias respecto a lo que sucede en las mentes
de los demás.
Espejo, espejo, en la pared
La cuestión apuntada es, sin embargo, interesante: "¿Qué comprensión alcanza el
individuo de su propia incapacidad?" Mis respuestas a esta pregunta son subjetivas
y carecen del rigor científico propio de esta obra.
78
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
En la mayoría de los casos he encontrado escasos indicios de que existiera esa
comprensión. Sin embargo, unos cuantos casos de mi estudio se hallaban sometidos
a análisis, y me fue posible obtener informes psiquiátricos. Estos informes
mostraron que los pacientes racionalizaban sus dificultades y culpaban de ellas a
otras personas.
Donde se había realizado un profundo análisis, se daba una mayor aceptación de la
propia personalidad. Sin embargo, jamás observé en un individuo ninguna
comprensión del sistema jerárquico, ni del ascenso como la causa de la
incompetencia ocupacional.
SECCIÓN PSIQUIÁTRICA, CASO Nº 12. S. N.
Tenaz era un competente empleado de almacén de "Ibáñez Hermanos, Compañía de
Fontanería y Artículos Sanitarios". Tras cursos de intensos estudios en la escuela
nocturna, Tenaz obtuvo diplomas en las materias de dirección de almacenes y
metalurgia no férrica elemental. Fue ascendido a subjefe de almacén.
Figura 18. Se veía a sí mismo no sólo bajo, sino también fracasado
Después de seis años en este puesto, Tenaz solicitó otro ascenso. Se le respondió
que carecía de dotes de mando: no podía conseguir que los empleados del almacén
obedecieran sus órdenes; por lo tanto, no podía ser ascendido a jefe de almacén.
79
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Pero Tenaz no podía aceptar la verdad acerca de su propia incompetencia como
jefe. Llegó a la conclusión de que los robustos y corpulentos obreros del almacén le
despreciaban porque su estatura era de sólo 1,60 metros.
Se compró zapatos de gruesas suelas y adoptó la costumbre de llevar sombrero en
el almacén; esto le hacía parecer más alto. Asistió a un centro de cultura física,
aumentó de peso y desarrolló abultados músculos. Pero los almaceneros no le
obedecían.
Tenaz reflexionaba sin cesar sobre sus deficiencias físicas, desarrolló un intenso
complejo y, finalmente, buscó consejo psiquiátrico.
Durante el tratamiento, el doctor Venado intentó ayudar a Tenaz hablándole de
hombres bajos que habían alcanzado fama y fortuna. Esto deprimió más aún a
Tenaz: ahora se veía a sí mismo no sólo bajo, sino también fracasado. Disminuyó
aún más su confianza en sí mismo, y tornóse menos competente como jefe.
La psiquiatría, como el amor, no basta
El caso Tenaz demuestra que, sin una comprensión del Principio de Peter, la
psiquiatría es un grave inconveniente cuando se intenta tratar problemas derivados
de la incompetencia ocupacional.
El doctor Venado desvió su atención a un detalle irrelevante, la estatura de Tenaz.
La situación de Tenaz era, simplemente, que dentro de la jerarquía de "Ibáñez
Hermanos", había alcanzado su nivel de incompetencia. Ningún tratamiento
psiquiátrico podía alterar ese hecho.
Pero Tenaz podría haber sido consolado si se le hubiera hecho ver que su
inmovilización en el puesto de subjefe de almacén no era un fracaso, sino una
culminación.
Podría haber sido más feliz si hubiera comprendido que el suyo no era un solitario
ejemplo de desventura, sino que todo el mundo, en todos los sistemas jerárquicos,
estaba, como él, bajo el influjo del Principio de Peter.
Yo creo que la compresión del Principio ayudará al análisis de todos los casos que
manifiestan algún grado de incapacidad.
¡Tampoco la percepción basta!
80
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
A veces, después de conceder un ascenso, la dirección adquiere percepción y se da
cuenta de que el ascendido no puede desempeñar adecuadamente sus nuevas
responsabilidades.
"Molero no es muy eficaz como jefe de personal."
"Bueno, después de todo, no tenía talla suficiente para ocupar el puesto de Mayor."
"La señorita Babel no resulta como jefe de archivos."
A veces, también el empleado adquiere esta percepción y acepta su propia
incompetencia para la categoría superior. Igualmente era este caso esa percepción
produce pensamientos pesarosos, pero poca, o ninguna, acción.
SECCIÓN PERCEPCIÓN, caso Nº 2.
F. Masalto, competente subdirector de escuela en Buenavilla, fue ascendido a
director. Antes de que se terminara el curso, se dio cuenta de que era incompetente
para el cargo. Pidió ser descendido. ¡Su solicitud fue denegada!
Y sigue, desdichado y resentido, en su nivel de incompetencia.
INVESTIGADORES EXTERIORES
He mencionado que la dirección y los empleados adquieren a veces percepción de la
incompetencia ocupacional, pero hacen muy poco por contrarrestarla. Tal vez esté
usted pensando: "Pero, ¿y los tests de aptitud vocacional? ¿Y los estudios de
eficiencia? Seguramente, observadores exteriores e imparciales pueden diagnosticar
la incompetencia y prescribir remedios adecuados."
¿Pueden? Volvamos la vista hacia esos expertos y veamos cómo actúan.
Métodos de colocación, antiguos y modernos
En los viejos tiempos, el ingreso en la mayoría de las profesiones se hallaba
gobernado por la colocación al azar, basada en los prejuicios del patrono, en los
deseos del empleado o en la pura casualidad (un aspirante acierta a presentarse en
busca de trabajo en el preciso momento en que se produce una vacante). La
colocación al azar todavía tiene validez en algunas jerarquías, particularmente en
las más pequeñas.
81
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
La colocación al azar sitúa frecuentemente a un empleado en un puesto para cuyo
desempeño no tiene plena competencia. La mediocridad de su trabajo se atribuye a
mala disposición, debilidad de carácter o simple pereza. Se le exhorta a trabajar con
más intensidad. Se le edifica con adagios tales como "querer es poder", y "si no lo
consigues a la primera, insiste, insiste otra vez".
Mal mirado por sus superiores, su primer ascenso se retrasa largo tiempo. (Puede,
incluso, llegar a creer que es indigno de todo ascenso: denomino a este estado el
síndrome de Urías Heep.)
La colocación al azar se halla actualmente sustituida en gran medida por exámenes
y tests de aptitud. La actitud predominante encuentra su expresión en el dicho: "Si
no tienes éxito al principio, prueba otra cosa”.
Naturalmente, de nada sirve realizar tests de aptitud si se carece de una persona
competente para calificar e interpretar los resultados. Manejando de modo
incompetente, el sistema, de tests no es más que una forma encubierta de
colocación al azar.
Pero si se los maneja competentemente, los tests de aptitud son útiles.
Dispondremos de tests de aptitud general o de inteligencia que revelan la facilidad
de expresión, el ingenio, la destreza para el manejo de computadoras, etc.
Hay tests para oficinistas, que indican la habilidad para recordar números, copiar
nombres y direcciones y cosas semejantes. Hay tests que valoran las facultades
mecánicas o artísticas de una persona, la destreza física, la inteligencia social, el
razonamiento científico y las dotes de persuasión.
Los resultados de los tests se expresan de ordinario en un "perfil", una
representación gráfica de la competencia del empleado en diversas materias. He
aquí un perfil de este tipo:
82
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 19. La finalidad de estas pruebas es colocar al empleado, lo antes posible, en
un puesto que utilice el más elevado nivel de competencia de su perfil.
Evidentemente, cualquier ascenso será a una zona de menos competencia
Veamos cómo funciona esto en la práctica.
SECCIÓN TÉCNICAS DE COLOCACIÓN, CASO Nº 17.
El perfil anteriormente reproducido es el resultado de las pruebas a que fue
sometido C. Cierzo, joven titulado comercial que solicitó un puesto en la "Compañía
de Aire Acondicionado Aquilón, S. A.". Observará usted que Cierzo destaca en dotes
de persuasión y posee también una elevada inteligencia general.
Cierzo fue contratado como vendedor y, con el tiempo, logró dos ascensos: primero
a director de ventas de distrito, donde todavía se pasaba la mayor parte del tiempo
vendiendo, y luego a director general de ventas, un puesto de supervisión y
organización.
Observe que su puntuación más baja, muy inferior a la medida, la tiene en
capacidad organizadora. Esta es precisamente la facultad que ahora emplea todos
los días. Por ejemplo, sus vendedores son asignados arbitrariamente. Félix Azar, un
inexperto vendedor, fue enviado a visitar a dos importantes nuevos clientes, y se
83
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
las arregló para perder las ventas y los clientes. Ángel Varón, un nuevo empleado
que había conseguido una impresionante lista de ventas, fue ascendido a director de
ventas de distrito. Manifestó muy escaso interés por sus vendedores. Sus calculados
y astutos métodos de trabajo han hecho decaer la moral de sus hombres.
C. Cierzo cometía también errores en su trabajo administrativo. Las dimensiones y
la topografía de los distritos de ventas no guardaban ninguna relación con las
facilidades de transporte, el volumen de transacciones ni la experiencia y la
capacidad de los vendedores. Sus Informes y Memorias resultan incomprensibles, y
su mesa presenta un aspecto de completo desorden.
Como predice el Principio de Peter, su carrera ha avanzado desde la competencia a
la incompetencia.
Evaluación de los tests de aptitud
La diferencia principal entre los empleados que han sido sometidos a tests y los que
no lo han sido, es que los primeros alcanzan sus niveles de incompetencia con
menos pasos y en menos tiempo.
Estudios de eficiencia
Hemos visto que la intervención exterior en el momento de la colocación inicial no
puede impedir la consecución de niveles de incompetencia, sino que, de hecho, la
acelera. Examinaré ahora las funciones de los expertos en eficiencia que suelen
aparecer en escena en una fase posterior, cuando una jerarquía ha alcanzado un
elevado Cociente de Madurez. (El CM quedó definido en el capítulo 7)
Debemos recordar, ante todo, que también los expertos investigadores se hallan
sometidos al Principio de Peter. Han llegado a su posición por el mismo proceso de
ascenso que ha afectado negativamente a la organización que están estudiando.
Muchos de los expertos se hallarán en su nivel de incompetencia. Aunque puedan
advertir deficiencias, serán incapaces de corregirlas.
SECCIÓN DE ESTUDIOS DE EFICIENCIA, CASO N° 8
“Almacenamientos y Transportes Congelados El Pingüino S. A.", contrató a Obeso y
Vasallo, asesores de empresas, para realizar un estudio de su funcionamiento.
84
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Obeso y Vasallo encontraron que la organización "El Pingüino" no era menos
eficiente que la mayoría de las empresas dedicadas al mismo ramo de negocios.
Mediante una discreta investigación, descubrieron la verdadera razón por la que se
les había encomendado el estudio: varios directores consideraban que no podían
influir suficientemente en la política a seguir por la empresa.
¿Qué podían hacer Obeso y Vasallo? Supongamos que dijeran: "Caballeros, no hay
nada mal en su empresa. Son ustedes tan eficientes como sus competidores."
Hay buenas razones para creer que Obeso y Vasallo temieran ser despedidos en ese
caso. Tal vez pensaran que adquirirían fama de ser ineficientes expertos
empresariales; sólo conseguirían que el estudio fuese encomendado a una firma
rival.
Bajo el influjo de esa tensión emocional, se sintieron obligados a decir: "Caballeros,
existe una insuficiencia de personal, y muchos de los empleados actuales están
desempeñando puestos que no les corresponden. Recomendamos la creación de
varios puestos nuevos y el ascenso de cierto número de sus empleados."
Una vez que la organización fue puesta completamente en movimiento, los
directores disidentes pudieron colocar o ascender a sus protegidos tal como
deseaban, fortaleciendo así su influencia en diversos niveles y en diversos
departamentos de la jerarquía. La dirección quedó satisfecha, y Obeso y Vasallo
recibieron sus honorarios.
Evaluación de los estudios de empresa
Un
estudio
de
funcionamiento
eficiencia
del
debilita
factor
temporalmente,
antigüedad
en
una
o,
incluso,
jerarquía.
suspende,
Esto
el
acelera
automáticamente el ascenso, o facilita la colocación inicial, de los empleados que
tienen impulso ("impulsados").
La recomendación favorita de los expertos en eficiencia es el nombramiento de un
coordinador
entre
dos
empleados
incompetentes
o
dos
departamentos
improductivos11. Un sofisma muy popularizado entre esos expertos y sus clientes es
que "incompetencia coordinada es igual a competencia"
11
Un estudio de los expertos en eficiencia revela que los nombramientos de coordinador, los arabescos laterales y
las sublimaciones percucientes son siempre aceptables por parte de la dirección.
85
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
La única recomendación que realmente produce un aumento del rendimiento es:
"Contrate más empleados”. En algunos casos, los nuevos contratados realizarán el
trabajo que no está siendo efectuado por los empleados antiguos que han alcanzado
su nivel.
El buen asesor de empresas lo sabe, y recomienda diversos arabescos laterales y
sublimaciones percucientes de incompetentes situados en altos puestos y la
exfoliación jerárquica de los empleados súper incompetentes que ocupan puestos
ínfimos.
Los
asesores
competentes
ponen
también
en
práctica
útiles
recomendaciones referentes a reglamentos de personal, métodos de producción,
dinámica del color, programas de incentivos, etc., que pueden mejorar la eficiencia
de los empleados competentes.
INCOMPETENCIA COMPULSIVA
Mientras revisaba profundos estudios de unos cuantos casos de competencia en los
niveles superiores de las jerarquías, se me hizo patente un notable fenómeno
psicológico, que voy a describir seguidamente.
La competencia en la cumbre es rara, pero no completamente desconocida. En el
primer capítulo escribí: "Dado un lapso suficiente y supuesta la existencia de un
suficiente número de grados en la jerarquía, todo empleado asciende a, y
permanece en, su nivel de incompetencia."
Victoriosos mariscales de campo, eficaces inspectores de enseñanza, competentes
presidentes
de
empresas
y
personas
semejantes
no
han
tenido
tiempo,
simplemente, de alcanzar sus niveles de incompetencia.
Asimismo, la aparición de un dirigente sindicalista o rector de Universidad
competente demuestra, simplemente, que en esa jerarquía concreta no existen
grados suficientes para que puedan alcanzar su nivel.
Estas personas presentan competencia en la cumbre12.
12
Nuestros archivos contienen unos cuantos destacados casos de competencia en la cumbre multimodal, individuos
que podían estar en la cumbre de varias jerarquías al mismo tiempo. A. Einstein constituye un ejemplo de este
fenómeno. Fue un pensador sumamente competente que dio a la ciencia una teoría general v especial de la
relatividad. Era también manifiesto que Einstein era sumamente competente en el terreno de las modas
masculinas. Su forma de peinado y su despreocupada manera de vestir determinaron una tendencia seguida hasta
hoy por los jóvenes. Considerando lo que, sin esfuerzo, consiguió en el mundo de la moda-, cabe preguntarse qué
habría podido conseguir si en realidad se lo hubiera propuesto
86
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
He observado que estos competentes en la cumbre se sienten con frecuencia
insatisfechos de permanecer en su posición de competencia. Como no pueden
elevarse a una posición de incompetencia -se hallan ya en la cúspide, manifiestan
una acusada tendencia a pasar a otra jerarquía -por ejemplo, del Ejército a la
industria, de la política a la educación, del teatro a la política, etc. y alcanzar, en el
nuevo medio ambiente, ese nivel de incompetencia que no podían encontrar en el
antiguo. Esto es la incompetencia compulsiva.
Sección incompetencia compulsivo. Casos escogidos.
Macbeth, un eficaz jefe militar, se convirtió en un rey incompetente.
A.
Hitler,
político
consumado,
encontró
su
nivel
de
incompetencia
como
generalísimo.
Sócrates fue un maestro incomparable, pero encontró su nivel de incompetencia
como abogado defensor.
¿Por qué lo hacen?
"El puesto carece de estímulo."
Ésta, con alguna variante, es la razón invariablemente dada por los componentes en
la cumbre cuando están considerando dar el paso que habrá de conducirles
finalmente a la incompetencia compulsivo.
¿Necesitan hacerlo?
Existe, de hecho, un mayor y más fascinante estímulo en permanecer por debajo
del propio nivel de incompetencia. Trataré de esta cuestión en un capítulo posterior
87
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 10
LA ESPIRAL DE PETER
Todos vivimos en un círculo
B. Disraeli
He señalado en el capítulo IX que la jerarquiología no tiene carácter moralista
respecto a la incompetencia. De hecho, debo decir que, en la mayoría de los casos
de incompetencia, parece haber un claro deseo de ser productivo. El empleado
sería, si pudiese, competente,
La mayoría de los incompetentes se dan cuenta, aunque de modo confuso, de que
el hundimiento de la organización les dejaría sin empleo, por lo que procuran
mantener en funcionamiento a la jerarquía.
Permítanme presentar un ejemplo.
SECCIÓN INTRAJERÁRQUICA, CASO Nº 4
Salud por riqueza
A lo largo de veinte años de trabajo en la «Compañía de Fabricación de Cuerdas de
Piano, S.A.», Salustiano Espina había pasado de simple peón a director general.
Poco después de ocupar el puesto de primer ejecutivo, comenzó a sufrir una serie
de trastornos relacionados con una elevada presión sanguínea y úlceras pépticas. El
médico de la Compañía recomendó que disminuyera su ritmo de trabajo y
aprendiera a relajarse. El Consejo de Administración recomendó que fuera
nombrado un subdirector general para aliviar a Espina de parte de la tensión.
Aunque ambas recomendaciones eran bien intencionadas, no abordaban la causa
del problema. Jerarquiológicamente, Salustiano Espina había sido ascendido más
allá de su competencia fisiológica. Como primer ejecutivo de la «C.F.C.P.S.A.»,
tenía que manejar y compaginar códigos o valores contrapuestos. Tenía que
complacer a los accionistas y al Consejo de Administración ganando dinero.
88
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 20. Su salud se quebrantó al intentar compaginar estos códigos
contrapuestos
Tenía que complacer a los clientes manteniendo un producto de alta calidad. Tenía
que complacer a los empleados pagando buenos salarios y proporcionando
agradables y seguras condiciones de trabajo. Tenía que complacer a su comunidad
desempeñando
ciertas
responsabilidades
sociales y
familiares.
Su
salud
se
quebrantó al intentar compaginar estos códigos contrapuestos. Ningún aumento de
personal ni ningún consejo de relajación podían reducir las exigencias del puesto de
primer ejecutivo.
Calcular la incógnita
La recomendación del Consejo de Administración fue llevada a cabo, y J, Monje,
competente ingeniero y auténtico genio de las matemáticas, fue ascendido a
subdirector general.
89
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Monje, competente para tratar con cosas, era incompetente en el trato con
personas. Carecía de fórmulas adecuadas que le ayudasen a decidir en cuestiones
de personal. No queriendo actuar sobre la base de datos incompletos, aplazaba las
decisiones concernientes a los empleados hasta que la presión se acentuaba de tal
modo
que
tomaba
decisiones
súbitas
y
desacertadas.
Se
recomendó
el
nombramiento de un jefe de personal que le ayudara.
La compasión es la recompensa de sí misma
Gustavo Blando fue ascendido al puesto de jefe de personal. Competente estudiante
de psicología, no tardó en identificarse de tal modo con sus clientes que se hallaban
constantemente en un estado de borrachera emocional. Cuando escuchaba las
quejas de Monje en relación con un informe inexacto facilitado por la señorita Cabal,
sus simpatías estaban con el subdirector general y se sentía lleno de ira hacia la
señorita Cabal por su negligencia. Cuando oía a la señorita Cabal hablar del frío,
calculador e inhumano comportamiento de Monje para con ella y sus colegas, le
brotaban lágrimas de indignación y de tristeza por la dureza de corazón de Monje.
Blando alcanzó su nivel de incompetencia a través de su inestabilidad emocional.
Para resolver algunos de los problemas de personal, se decidió crear un nuevo
puesto de supervisor de personal y ascender a alguien de la empresa que gozara de
la confianza de los empleados.
Mente sobre materia
B. Gracia era muy estimado por los empleados y se había distinguido como
presidente del comité de relaciones sociales. Ahora, como supervisor de personal,
se le exige que lleve a la práctica las decisiones de tipo político de la dirección. Pero,
como en realidad no entiende la política, B. Gracia es ineficaz en este puesto.
Carece de la capacidad intelectual necesaria para manejar abstracciones y, como
consecuencia, adopta decisiones ilógicas. Ha alcanzado su nivel de incompetencia
por medio de la insuficiencia intelectual.
CLASIFICACIÓN DE LA INCOMPETENCIA
90
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
He presentado este estudio, realizado en la «Compañía de Fabricación de Cuerdas
de Piano, S. A.», porque ilustra los cuatro tipos fundamentales de incompetencia.
Salustiano Espina fue ascendido más allá de su competencia física.
Monje fue ascendido más allá de su competencia social.
Gustavo Blando fue ascendido más allá de su competencia emocional.
Gracia fue ascendido más allá de su competencia intelectual.
Un esfuerzo vano
Este ejemplo, que puede considerarse típico, muestra que incluso un sincero intento
por remediar un caso de incompetencia de alto nivel es muy posible que sólo
produzca incompetencia en muchos niveles. En tales circunstancias, es inevitable la
acumulación de personal. Cada vez, el número de incompetentes aumenta en torno
a la espiral de Peter, y sigue sin producirse ninguna mejora de eficiencia.
LA MATEMÁTICA DE LA INCOMPETENCIA
Incompetencia más incompetencia, igual a incompetencia
91
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 11
LA PATOLOGÍA DEL ÉXITO
Los males nunca vienen solos
Debe estar ya perfectamente claro que cuando un empleado alcanza su nivel de
incompetencia no puede, ni por un momento más, realizar ningún trabajo útil.
INCOMPETENTE, ¡Sí! OCIOSO, ¡NO!
Esto no sugiere en modo alguno que el ascenso definitivo convierta súbitamente al
antiguo trabajador en un vago. ¡Ni muchos menos! En la mayoría de los casos,
todavía quiere trabajar; aún realiza un gran despliegue de actividad; a veces, cree
que está trabajando. Pero en realidad se consiguen muy pocas cosas de verdadera
utilidad.
Tarde o temprano (generalmente temprano), estos empleados son conscientes de
su propia improductividad y se sienten afligidos por ello.
Un paso audaz
Debemos aventurarnos ahora en el campo de la Medicina. Describiré el estado físico
a que antes se ha aludido con el nombre de síndrome de colocación final.
Un exhaustivo programa de investigación
A gran número de médicos en ejercicio les fueron hechas las preguntas siguientes:
« ¿Qué condiciones físicas considera usted más comúnmente asociadas con el
éxito?»13
« ¿Qué consejo o tratamiento daría usted a los pacientes del grupo éxito?»
UN INFORME ALARMANTE (I)
Comparando las respuestas de los doctores, encontré que entre sus pacientes en
situación de «éxito» eran comunes las siguientes dolencias:
úlceras pépticas
13
Lo que el sociólogo o el médico corrientes llaman «éxito», el jerarquiólogo lo califica como colocación final.
92
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Colitis espástica
Colitis mucosa
Hipertensión sanguínea
Estreñimiento
Diarrea
Micción frecuente
Alcoholismo
Exceso de apetito y obesidad
Inapetencia
Alergias
Hipertensión
Espasmos musculares
Insomnio
Fatiga crónica
Soplos cardíacos
Otras afecciones cardiovasculares
Jaquecas
Náuseas y vómitos
Abdomen blando y doloroso
Vértigos
Dismenorrea
Otofonía (ruidos en los oídos)
Sudoración excesiva de manos, pies, sobacos u otras zonas
Dermatitis nerviosa
Impotencia sexual
Todas estas dolencias son típicas del éxito y pueden presentarse sin la existencia de
ninguna enfermedad orgánica.
Comprendí, y ahora también, usted podrá comprenderlo, que esos síntomas indican
la incompetencia constitucional de los pacientes para el nivel de responsabilidad que
han alcanzado.
93
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
ESTUDIO PROFUNDO DE UN CASO.
Por ejemplo, T. Algiandía, vicepresidente encargado de la sección de ventas de la
«Compañía de Máquinas de Oficina Atlas», se ve frecuentemente en la imposibilidad
de asistir a la reunión semanal de ejecutivos de la Compañía a causa de una
violenta jaqueca que se presenta regularmente los lunes a la una y media de la
tarde.
ESTUDIO PROFUNDO DE OTRO CASO.
Debido al delicado estado de su corazón, C. Ardiáquez, presidente de «Rodamientos
y Engranajes de Precisión, S. A.», se halla permanentemente protegido por su
personal de cualquier noticia que pudiera excitarle o irritarle. Carece de control real
sobre los asuntos de la Sociedad. Su función principal es leer brillantes informes
sobre la marcha de la Sociedad en las convenciones anuales.
RECUERDO ESTA IMPORTANTE DEFINICIÓN.
Las dolencias que he citado, y que generalmente se presentan en combinaciones de
dos o más, constituyen el síndrome de colocación final14.
UN INFORME ALARMANTE (II)
Desgraciadamente, la profesión médica no ha reconocido hasta el momento la
existencia del síndrome de colocación final. De hecho esa profesión ha manifestado
una glacial hostilidad hacia mi aplicación de la jerarquiología a la seudo ciencia de la
diagnosis. ¡Pero la verdad resplandecerá! El tiempo y el crecientemente tumultuoso
orden social arrojarán inevitablemente luz sobre el particular.
Tres errores médicos (a)
Los pacientes del síndrome de colocación final racionalizan frecuentemente la
situación: pretenden que su incompetencia ocupacional es el resultado de sus
afecciones físicas. «Si lograra librarme de estas jaquecas, podría concentrarme en
mi trabajo.»
14
Para un medio infalible de distinguir el síndrome de colocación final del síndrome de seudo consecución,
consúltese el capítulo V.
94
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
«si pudiera normalizar mis digestiones... »
«si pudiera dejar la bebida... »
«si pudiera dormir bien una noche... »
Algunos médicos, según revela mi investigación aceptan esta racionalización y
atacan los síntomas físicos sin tratar de descubrir su causa.
Este ataque se realiza mediante medicación o mediante procedimientos quirúrgicos.
Cualquiera de los dos medios puede proporcionar un alivio temporal, pero sólo
temporal. Al paciente no se le puede dotar de competencia administrándole
medicinas, y no existe un tumor de incompetencia que pueda ser extirpado con el
bisturí. Los buenos consejos son igualmente ineficaces.
«Tómeselo con calma.»
«No trabaje tanto.»
«Aprenda a relajarse.»
Estas sugerencias son inútiles. Muchos pacientes con síndrome de colocación final
se sienten dominados por la ansiedad porque saben perfectamente que están
haciendo muy poco trabajo útil. No es probable que pongan en práctica ninguna
sugerencia de que hagan menos todavía.
Otro sistema inútil es el de filósofo amistoso:
«No trates de resolver todos los problemas del mundo.»
«Todo el mundo tiene dificultades. Las tuyas no son peores que las de los demás.»
«Es lógico que a tu edad tengas ese tipo de problemas.»
Pocos pacientes de síndrome de colocación final son susceptibles a estas
indicaciones. La mayoría de ellos están concentrados en sí mismos: manifiestan
escaso interés por la filosofía o los problemas ajenos. Sólo tratan de resolver los
problemas de sus puestos de trabajo.
A menudo, se recurre a las amenazas:
95
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
«Si sigue usted así, terminará en el hospital.»
«Si no disminuye su ritmo de trabajo, va a sufrir un ataque realmente grave.»
Es inútil. El paciente no puede evitar «seguir así». Lo único que cambiaría su forma
de vida sería un ascenso, y no lo obtendrá porque ha alcanzado su nivel.
Otra clase de consejo muy utilizada es la exhortación de sacrificio.
«Póngase a régimen.»
«Beba menos.»
«Deje de fumar.»
«Renuncie a la vida nocturna.»
«Modere su vida sexual.»
Esto suele ser ineficaz. El paciente de síndrome de colocación final se halla ya
deprimido porque no puede encontrar placer en su trabajo ¿Por qué va a renunciar
a los pocos placeres que tiene fuera del trabajo?
Además, muchos hombres piensan que existe una cierta aura de competencia
asociada con la entrega a placeres corporales. Se refleja esto en frases tales como,
«tiene un apetito maravilloso», «es un gran mujeriego», y «sabe beber». Una
alabanza de éstas es doblemente grata para el hombre que tiene pocos motivos de
ser alabado; se mostrará reacio a renunciar a ello.
Tres errores médicos (b)
Un segundo grupo de médicos, al no encontrar ninguna lesión orgánica en un
paciente de síndrome de colocación final, tratarán de convencerle de que ¡sus
síntomas no existen!
«En realidad, no tiene usted nada. Tómese estos tranquilizantes.»
«Deje de pensar en usted mismo. Esos síntomas son imaginarios. Son sus nervios.»
Naturalmente, esta clase de consejos no produce ninguna mejoría duradera. El
paciente sabe que está sufriendo, lo admita o no el médico.
Una consecuencia que se da con frecuencia es que el paciente pierde la fe en el
médico y acude a otro, buscando alguien que «comprenda mejor su caso». Tal vez
96
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
llegue a perder por completo la fe en la medicina ortodoxa y empiece a consultar a
curanderos seudo médicos.
Tres errores médicos (c)
Tras el fracaso de la medicación y la cirugía, se acude a veces a la psicoterapia.
Esta raras veces da resultado, porque no puede producir ningún efecto en la causa
originaria del síndrome de colocación final, que es la incompetencia vocacional del
paciente.
Una dotación de sentido
Mí estudio demuestra que el único tratamiento que proporciona algún alivio al
paciente de S.C.F. es la terapia de distracción.
«Aprenda a jugar al bridge.»
«Empiece a coleccionar sellos.»
«Dedíquese a la jardinería.»
«Aprenda a cocinar al aire libre.»
«Pinte cuadros.»
Característicamente, el doctor percibe la incapacidad del paciente con respecto a su
trabajo, y, procura desviar su atención hacia algo de lo que sea capaz de realizar.
UNA REVELADORA HISTORIA CLÍNICA.
F. Cubas, ejecutivo de unas Galerías comerciales, se pasaba todas las tardes en su
club, en vez de volver a su despacho. Avanzado caso de S.C.F., Cubas era casi un
alcohólico,
había
sobrevivido
a
dos
ataques
coronarlos
leves,
era
extraordinariamente obeso y crónicamente dispéptico.
Por consejo de su médico, comenzó a practicar el golf. Llegó a sentir verdadera
obsesión por el juego, le dedicaba todas sus tardes y la mayoría de sus energías, y
fue haciendo rápidos progresos hasta que sufrió un ataque fulminante mientras
conducía el vehículo eléctrico que utilizaba para desplazarse por el campo de golf.
97
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 21. F. Cubas se pasaba las tardes en su club
La cuestión a destacar es que, aunque sus síntomas no resultaron aliviados, Cubas
había sido transformado de un caso de S.C.F. en relación a su trabajo -puesto que
éste ya no le preocupaba-, ¡en un simple caso de síndrome de seudo consecución
en relación al golf! El tratamiento, por tanto, fue eficaz.
Los médicos que dan este tipo de consejo parecen comprender, aunque vagamente,
el papel patogénico de la incompetencia; tratan de procurar al paciente una
sensación de competencia en un campo no ocupacional.
Un signo siniestro
Una última observación acerca del síndrome de colocación final: tiene una creciente
importancia sociológica, debido a que sus afecciones componentes han adquirido un
elevado valor de posición social. Un paciente de S.C.F. presumirá de sus síntomas;
demostrará una perversa especie de competencia para desarrollar una úlcera mayor
o un ataque cardíaco más grave que ninguno de sus amigos. De hecho, es tan
98
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
elevado el valor de la posición social del S.C.F. que algunos empleados que no
tienen ninguna de sus afecciones llegarán a simularlas para crear la impresión de
que han conseguido la colocación final.
99
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 12
INDICIOS NO MÉDICOS DE COLOCACIÓN FINAL
¿Cómo puedo distinguir los signos y las señales?
H. W. Longfelow
UNA NECESIDAD LARGO TIEMPO SENTIDA
A menudo, es útil saber quién ha alcanzado la colocación final en una jerarquía y
quién no. Desgraciadamente, no siempre es posible examinar la ficha médica de un
empleado para ver si se trata o no de un caso de síndrome de colocación final. He
aquí, pues, unos cuantos signos que le servirán de guía.
TABULOLOGIA ANORMAL
Es ésta una importante y significativa rama de la jerarquiología.
El empleado competente suele tener sobre su mesa sólo los libros, papeles e
instrumentos que necesita para su trabajo. Tras la colocación final, es probable que
el empleado adopte alguna organización desacostumbrada y altamente significativa
de su mesa.
Fonofilia
El empleado racionaliza su incompetencia quejándose de que no puede mantener un
contacto suficientemente estrecho con sus colegas y sus subordinados. Para
remediarlo, instala sobre su mesa varios teléfonos, uno o más aparatos de
intercomunicación provistos de botones, luces parpadeantes y altavoces, así como
uno o más magnetófonos. El fonofílico no tarda en desarrollar la costumbre de
utilizar dos o más de estas aparatosas mismo tiempo; éste es un signo infalible de
fonofilia galopante. Los casos de este tipo degeneran rápidamente y, por lo general,
son considerados incurables. (La fonofilia, dicho sea de paso, se observa en la
actualidad cada vez con más frecuencia entre mujeres que han alcanzado su nivel
de incompetencia como amas de casa. Es característica la instalación en la cocina
de un complicado sistema micrófono-altavoz-conmutador-teléfono que le permite al
ama de casa mantenerse en contacto constante, estrecho y simultáneo con sus
100
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
vecinos, su proveedor de comestibles, su lavandería, su sala de juegos, su entrada
trasera y su madre.)
Papirofobia
El papirófobo no puede soportar papeles o libros en su mesa ni, en casos extremos,
en ningún lugar de su despacho. Probablemente, cada pedazo de papel constituye
para él un recordatorio del trabajo que no es capaz de hacer: ¡no es extraño que
aborrezca verlos!
Pero él convierte su fobia en una virtud y, «conservando una mesa limpia», como lo
llama, espera crear la impresión de que despacha todos sus asuntos con increíble
rapidez.
Papiromanía
La papiromanía, lo contrario exactamente de la papirofobia, hace al empleado
abarrotar su mesa con montones de papeles y libros que jamás usa. Consciente o
inconscientemente, trata así de enmascarar su incompetencia dando la impresión de
que tiene demasiado que hacer, más de lo que ningún ser humano podría realizar.
Archivofilia
Estamos aquí en presencia de una manía por la ordenación y clasificación precisa de
papeles, generalmente combinada con un miedo patológico a la pérdida de cualquier
documento. Manteniéndose a sí mismo ocupado con la reordenación y- revisión de
asuntos pasados, el archivofílico impide a otras personas -y se impide a sí mismocomprender que está realizando muy poco, o nada en absoluto, de importancia
actual. Su obsesión con los archivos fija de tal modo su visión en el pasado que sólo
de mala gana vuelve su atención al presente.
Gigantismo tabulatorio
Obsesión por tener una mesa más grande que sus colegas.
Tabulofobia privata
101
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Completa exclusión de mesas del despacho. Este síntoma se observa solamente en
los más altos grados jerárquicos.
MANIFESTACIONES PSICOLÓGICAS
En mis investigaciones he pasado mucho tiempo en salas de espera, entrevistando a
clientes y colegas cuando salían de despachos de ejecutivos. De esta forma, he
descubierto varias interesantes manifestaciones psicológicas de colocación final.
Autocompasión
Muchas conversaciones de ejecutivos se reducían al relato, por parte del empleado
situado en un alto cargo, de quejumbrosas historias respecto a su situación.
«Nadie me aprecia realmente.»
«Nadie coopera conmigo.»
«Nadie comprende que la incesante presión ejercida desde arriba y la irremediable
incompetencia existente abajo me hacen totalmente imposible realizar un trabajo
adecuado y mantener una mesa limpia.»
Esta autocompasión se combina generalmente con una fuerte tendencia a
rememorar los «buenos tiempos», cuando el autor de las lamentaciones trabajaba
en un puesto de menos categoría, en un nivel de competencia.
A este combinado de emociones, autocompasión sentimental, denigración del
presente e irracional alabanza del pasado, lo denomino complejo de los viejos
tiempos.
Una característica interesante del complejo de los viejos tiempos consiste en que,
aunque el paciente típico pretende ser un mártir en su actual posición, ¡ni por un
momento sugiere jamás que otro empleado estaría más capacitado para ocupar su
puesto!
Rigor cartis
En empleados situados en el nivel de incompetencia, he observado a menudo rigor
cartis, un interés anormal en la confección de mapas y diagramas de organización y
102
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
funcionamiento, y una obstinada insistencia en señalar el rumbo de cada fragmento
de negocio de acuerdo con las, líneas y las flechas del mapa, independientemente
de las demoras o las pérdidas que puedan derivarse. El paciente de rigor cartis
exhibirá a menudo destacadamente sus mapas en las paredes del despacho, y
puede vérsele a veces, olvidado de su trabajo, contemplando adorativamente a sus
iconos.
Alternación compulsiva
Algunos empleados, al obtener la colocación final, tratan de enmascarar su
inseguridad manteniendo a sus subordinados en perpetuo desconcierto.
Un ejecutivo de este tipo recibe un informe escrito; lo aparta a un lado y dice: «No
tengo tiempo para leerme toda esa basura. Dígamelo a su manera..., y
brevemente.»
Si el subordinado aventura una sugerencia verbal, este hombre le interrumpe en
medio de la frase, diciendo: «No puedo ni empezar a pensar en ello hasta que me lo
ponga usted por escrito».
Un empleado seguro de sí mismo será desinflado con una reprimenda, uno tímido
será aturdido con una ostentación de familiaridad. Al principio, puede uno confundir
la alternación compulsivo con la técnica ascensional de Potter, pero se trata de
cosas completamente distintas. El método de Potter está destinado a promover a
quien lo usa hasta su nivel de incompetencia. La alternación compulsiva es
fundamentalmente una técnica defensiva empleada por un jefe que ha alcanzado su
nivel.
Los subordinados de este hombre dicen: «Uno nunca sabe a qué atenerse con él».
El síndrome del vaivén.
En el síndrome del vaivén se advierte una completa incapacidad para adoptar las
decisiones apropiadas al rango del paciente. Un empleado de este tipo puede
sopesar interminable y minuciosamente los pros y los contras de una cuestión, pero
no puede resolverse por un extremo o por el otro. Racionalizará su inmovilidad con
graves alusiones al «proceso democrático» o a «considerar las cosas con
perspectiva». Generalmente, su forma de tratar los problemas que llegan hasta él
103
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
es dejarlos dormir en el limbo, hasta que algún otro toma una decisión o hasta que
es demasiado tarde para una solución.
Observo que, muchas veces, las víctimas del vaivén son también papirófobos, por lo
que tienen que encontrar algún medio de desembarazarse de los papeles. Para
conseguirlo, se suelen utilizar las transferencias hacia abajo, hacia arriba y hacia
afuera.
En la transferencia hacia abajo, los papeles son enviados a un subordinado con la
orden: «No me maree con semejantes menudencias». Así, el subordinado se ve
obligado a decidir una cuestión que está realmente por encima de su nivel de
responsabilidad.
La transferencia hacia arriba requiere ingenio: la víctima del vaivén debe examinar
el caso hasta encontrar alguna pequeña cuestión que se salga de lo ordinario, la
cual justificará remitir el asunto a un nivel superior.
La transferencia hacía afuera consiste, simplemente, en reunir un comité de
personal de igual categoría que la víctima y seguir la decisión de la mayoría. Una
variante de esto es el desvío al hombre de la calle: enviar los papeles a algún otro,
que realizará una encuesta para averiguar qué piensa del asunto el ciudadano
medio.
Una víctima del vaivén, que prestaba servicios en la Administración pública, resolvió
su problema de una manera original. Cuando tenía un caso que no podía resolver,
se limitaba a sacar durante la noche el expediente de la oficina y lo destruía.
Un caso clásico
Shakespeare describe una interesante manifestación de colocación final; un
prejuicio irracional contra subordinados o colegas motivado por algún detalle del
aspecto físico y sin relación ninguna con la realización de su trabajo. Pone en boca
de Julio César las palabras siguientes:
Rodéame de hombres gruesos y lustrosos...
He allí a Casio, con su semblante famélico y enjuto;
piensa demasiado; hombres semejantes son peligrosos
104
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Se ha informado autorizadamente que Bonaparte, hacia el final de su vida, empezó
a juzgar a los hombres por el tamaño de su nariz y que otorgaba ascensos sólo a
quienes la tuvieran grande.
Algunas víctimas de esta obsesión pueden conectar sus infundadas aversiones a
insignificancias tales como la forma de una barbilla, un acento regional, el corte de
una chaqueta o el grosor de un nudo de corbata. La incompetencia real o
incompetencia en el puesto es pasada por alto. Denomino a este prejuicio la
transferencia cesariana.
Inercia carcajeante
Un indicio seguro de colocación final es la costumbre de contar chistes en vez de ir
al grano.
Estructurofilia
La estructurofilia consiste en una excesiva preocupación por los edificios -su diseño,
construcción, mantenimiento y reconstrucción- y una creciente preocupación por el
trabajo que se desarrolla, o se supone que se está desarrollando, dentro de ellos.
He observado estructurofilia en todos los niveles jerárquicos, pero, indudablemente,
alcanza su más perfecto desarrollo en los políticos y los rectores de Universidades.
En sus manifestaciones patológicas extremas (gargantuam monumentalis) llega una
fase en que la víctima experimenta una compulsión a construir grandes mausoleos o
estatuas conmemorativas. Los antiguos egipcios y los modernos californianos del
Sur parecen haber sufrido en alto grado esta enfermedad.
Hay quien, erróneamente, ha identificado la estructurofilia con el complejo de
edificio. Debemos precisar claramente la diferencia entre esta sencilla preocupación
por las estructuras y el complejo de edificio, que implica un gran número de
actitudes densamente interrelacionadas, interconectadas y complicadas. El complejo
de edificio tiende a afectar a filántropos que desean mejorar la educación, los
servicios sanitarios o la instrucción religiosa
105
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 22. Un indicio seguro de colocación final es la costumbre de hacer chistes en
vez de ir al grano.
Consultan a expertos en estas materias y encuentran a tantos en sus respectivos
niveles de incompetencia que resulta imposible la formulación de un programa
positivo.
Lo
único
en
que
coinciden
es
en
construir
un
nuevo
edificio.
Frecuentemente, el educador, doctor o clérigo asesor, padece estructurofilia, y, por
tanto, su recomendación al donante es: «Deme un nuevo edificio». Comités
parroquiales, juntas escolares, consejos de fundaciones se encuentran en la misma
situación de complejo. Ven tanta incompetencia en las profesiones, que deciden
invertir en edificios, en vez de hacerlo en personas y en programas. Al igual que
ocurre con otros complejos psicológicos, esto da lugar a un comportamiento
extravagante.
SECCIÓN MEJORA DE PROGRAMA RELIGIOSO.
El comité parroquias de la Iglesia Euforista de Buenavilla se hallaba preocupado por
la disminución de asistentes al templo. Se examinaron varias proposiciones. Un
grupo recomendaba el cambio de pastor. Estaban cansados de los sermones
tradicionalistas del reverendo Theo Logal, desconectados de la condición humana
contemporánea. Como consecuencia de ello, se solicitó la presencia de clérigos
invitados. Fueron planteadas cuestiones referentes a la revolución sexual, el abismo
entre generaciones, la inutilidad de la guerra y la nueva moralidad. Algunos de los
106
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
miembros
más
www.librosmaravillosos.com
conservadores
de
la
iglesia
El Principio de Peter
amenazaron
con
marcharse
si
continuaban aquellos «atrevidos» sermones. El comité convino finalmente en que la
solución más aceptable sería la construcción de un nuevo edificio y una nueva
iglesia. Se conservó al antiguo pastor con su mismo bajo sueldo. Una vez,
terminado el nuevo edificio, el comité advirtió que la pequeña congregación parecía
más
pequeña
aún
en
la
amplia
iglesia
nueva.
Volvió
a
considerarse
la
recomendación en favor de un clero más dinámico, pero fue rechazada porque se
decidió que sería imposible encontrar un hombre mejor por un sueldo tan bajo.
Además, se concluyó, esto podría dificultar gravemente el pago del nuevo órgano y
la construcción del nuevo centro social.
Cuál es cual
Generalmente, la víctima de estructurofilia tiene una necesidad patológica de hacer
construir un edificio o monumento que lleve su nombre, mientras que el complejo
de edificio aflige a los que tratan de mejorar la calidad de alguna empresa humana,
que acaban limitándose solamente a levantar otro edificio.
TICS Y EXTRAÑOS HÁBITOS
Los hábitos físicos excéntricos y los tics hacen su aparición poco después de
haberse alcanzado-la colocación final. Un ejemplo notable es la confricación palmar
de Heep, tan agudamente observada y vívidamente descrita por C. Dickens.
Mencionaría también bajo este epígrafe hábitos tales como el morderse las uñas,
tamborilear con los dedos o dar golpecitos con lápices sobre las mesas, hacer crujir
los nudillos, juguetear con plumas, lápices y sujetapapeles, estirar y soltar
distraídamente anillas de goma y exhalar fuertes suspiros sin ninguna causa
aparente de pesar. A menudo, el S.C.F. pasa inadvertido porque el paciente adopta
la pose de permanecer como absorto, con la mirada fija en una distancia media,
durante indefinidos espacios de tiempo. Los observadores inexpertos se sienten
inclinados a pensar que se halla absorto en las graves responsabilidades de su alto
cargo. Los jerarquiólogos saben mejor a qué atenerse.
HÁBITOS DE EXPRESIÓN REVELADORES
107
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Desconcertar al interlocutor
La codigofilia inicial y digital consiste en una obsesión por hablar con letras y
números en vez de hacerlo con palabras. Por ejemplo, «F.O.B. está en N.Y. como
C.O. del C.M.E. de la U.B. para 802».
Cuando el interlocutor comprende, si llega a comprenderlo, que Frederick Orville
Blamesworthy está en Nueva York como Coordinador Operativo del Centro de
Material de Enseñanza de la Universidad de Boondock resolviendo asuntos
referentes a la ley federal 802, ha perdido la oportunidad de observar que quien
hablaba no sabía realmente gran cosa. Los codigofílicos consiguen hacer que lo
trivial parezca importante, que es lo que quieren.
Muchas palabras, pocas ideas
Algunos empleados, en colocación final, dejan de pensar, o al menos, reducen
drásticamente su actividad cogitativa. Para ocultarlo, desarrollan esquemas de
conversación de uso general o, en el caso de figuras públicas, discurso de uso
general. Se componen de frases que tengan aire solemne, pero que son lo
suficientemente vagas para ser aplicables a todas las situaciones, cambiando, en
todo caso, unas pocas palabras cada vez para acomodarse al auditorio de que se
trate.
Mi proyecto de investigación de cestos de papeles y cubos de la basura de
ejecutivos15 reveló las siguientes notas, evidentemente fragmentos de un borrador
de discurso para todo uso. Su autor tiene ya bastantes problemas sin necesidad de
que dé a conocer su nombre. Mi finalidad es instruir, no humillar. He aquí sus notas.
Señoras y/o caballeros:
En estos agitados tiempos, constituye para mí un gran placer hablarles a ustedes
sobre el importante tema de................................. Es ésta una materia en la que
se han realizado extraordinarios progresos. Naturalmente, y justamente, nos
sentimos orgullosos de cuánto hemos conseguido en el ámbito local, mas no
15
Este método de investigación ha sido restringido. Algunas empresas han instalado en sus oficinas cubos de
basura cerrados con llave para impedir la piratería de ideas por parte de los competidores. Una empresa de
eliminación de basuras carga diariamente el contenido de los cubos en un camión, donde al instante queda
convertido en un polvo grisáceo e inidentificable
108
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
debemos omitir nuestras palabras de homenaje a aquellos individuos y grupos que
han realizado descollantes aportaciones a una mayor escala, en el plano regional,
nacional y, ¿por qué no decirlo?, también en el plano internacional...
Aunque no debemos subestimar jamás las maravillas que pueden ser conseguidas
mediante la dedicación, resolución y persistencia personales, sugiero, no obstante,
que pecaríamos de presuntuosos si pensáramos que podemos resolver problemas
que han desafiado a los mejores cerebros de las generaciones pretéritas y
presentes. En conclusión, pues, permítanme declarar, rotunda e inequívocamente,
mi postura. Apoyo firmemente el progreso; exijo progreso; ¡espero ver progreso!
Pero lo que deseo y busco es progreso auténtico, no simples mudanzas y
oscilaciones motivadas por una mera ansia de novedades. Yo sugiero, amigos míos,
que ese auténtico progreso sólo será alcanzado si fijamos nuestras mentes,
manteniéndolas inconmoviblemente fijas, en nuestra gran herencia histórica y en
aquellas esplendorosas tradiciones en las que, ahora y siempre, reposa nuestra
verdadera fuerza.
UN AVISO PARA EL SUFICIENTE
Mire a su alrededor en busca de los signos que acabo de describir. Le serán de gran
ayuda para analizar a sus compañeros de trabajo. Pero su tarea más difícil será el
autoanálisis.
Jerarquiólogo: ¡cúrate a ti mismo!
109
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 13
SALUD Y FELICIDAD EN EL CA CERO
¿POSIBILIDAD 0 SUEÑO FANTÁSTICO?
Ignoran las enfermedades futuras,
nada, les importa fuera del presente.
T. Gray
Cuando un empleado alcanza su nivel de incompetencia (programa de Peter), se
dice que tiene un cociente de ascenso (CA) igual a cero16. En este capítulo expondré
cómo reaccionan diferentes empleados ante esta situación.
ENFRENTARSE A LA SÓRDIDA VERDAD (NO RECOMENDADO)
El empleado se da cuenta conscientemente de que ha obtenido la colocación final,
alcanzado nivel de incompetencia, mordido más de lo que puede masticar, que se
ha metido en demasiadas honduras o ha «llegado». (Estos términos son sinónimos.)
El tipo de empleado que es capaz de comprender esta verdad tiende a identificar
incompetencia y pereza; al dar por supuesto que no está trabajando con suficiente
intensidad, se siente culpable.
Piensa que trabajando con más intensidad, vencerá las dificultades iniciales del
nuevo puesto y se tornará competente. En consecuencia, se aguijonea a sí mismo
de modo implacable, toma café en abundancia, continúa trabajando cuando llega la
hora de comer y se lleva trabajo a casa por la noche y en los fines de semana.
No tarda en caer víctima del síndrome de colocación final.
La ignorancia es felicidad
Muchos empleados nunca se dan cuenta de que han alcanzado su nivel de
incompetencia. Se mantienen perpetuamente ocupados, nunca pierden la esperanza
de nuevos ascensos y permanecen, por tanto, felices y sanos.
16
Cociente de ascenso: expresión numérica de las perspectivas de ascenso del empleado. Cuando CA desciende a
cero, se halla completamente descalificado para el ascenso. El CA se explica extensamente en El perfil de Peter, una
monografía inédita sobre los aspectos matemáticos de la incompetencia.
110
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Naturalmente, usted preguntará: « ¿Cómo lo hacen?»
SUSTITUCIÓN: EL SALVAVIDAS
En vez de cumplir los deberes propios de su cargo, los sustituye por algún otro
conjunto de deberes, que cumple a la perfección.
Describiré varias técnicas de sustitución.
Técnica Nº 1: Preparación perpetua
Enfrentado a una tarea importante, el empleado competente la comienza,
simplemente. El sustituidor tal vez prefiera ocuparse en actividades preliminares. He
aquí varios métodos muy utilizados.
CONFIRMAR LA NECESIDAD de acción. El verdadero sustituidor nunca puede
obtener suficientes pruebas. Su lema es «más vale prevenir que lamentar», o
«cuanta más prisa, menos rapidez». Pase suficiente tiempo confirmando la
necesidad, y la necesidad desaparecerá. (Prognosis de Peter.) Por ejemplo, al
organizar la lucha contra el hambre, estudie la necesidad durante el tiempo
suficiente, ¡y acabará descubriendo que la lucha no es ya necesaria!
ESTUDIAR MÉTODOS ALTERNATIVOS de hacer lo que haya que hacer.
Supongamos que, después de una adecuada investigación preliminar, se confirma la
necesidad. El sustituidor querrá estar seguro de que elige el curso de acción más
eficiente, por mucho que sea el tiempo que tarde en encontrarlo. La técnica de
«método alternativo» es en sí misma un sustitutivo y una forma menos despavorida
del síndrome de vaivén.
OBTENER CONSEJOS DE EXPERTOS, con objeto de que el plan finalmente elegido
pueda ser llevado a cabo de modo eficaz. Se constituirán comités, y la cuestión será
remitida a estudio. Una variante de esta técnica, recurrir a expertos desaparecidos
en vez de vivos, es buscar precedentes.
PRIMERO LO PRIMERO. Esta técnica implica una minuciosa, concienzuda y
prolongada atención a cada fase preparatoria de la acción: la acumulación de
abundantes reservas de impresos, pertrechos, dinero, etc., a fin de consolidar la
posición presente antes de iniciar el avance hacia el objetivo.
111
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Preparación perpetua: Un ejemplo instructivo
He aquí un interesante caso que muestra la utilización de varias de estas técnicas.
G. Ardilla, subdirector del Departamento de Beneficencia y Descanso, gozaba de
una gran reputación de competencia a causa de su extraordinaria habilidad para
conseguir que los Gobiernos y las Fundaciones de caridad se desprendieran de
sumas de dinero con destino a estimables causas locales.
Se declaró la guerra contra la pobreza. Ardilla fue ascendido a director coordinador
del programa contra la desigualdad, sobre la base de que, puesto que comprendía
tan bien a los poderosos, debería ser muy competente para ayudar a los débiles.
Mientras escribo esto, Ardilla continúa recaudando fondos afanosamente para
levantar un suntuoso edificio de oficinas que albergue a su personal y quede como
monumento permanente al espíritu de ayudar a los necesitados. (Primero, lo
primero.)
«Queremos que los pobres vean que no han sido olvidados por su Gobierno»,
explica Ardilla. Después, se propone convocar un Consejo asesor para la lucha
contra la desigualdad (obtener consejo de expertos), recaudar dinero para un
estudio de los problemas de los situados en posición de desventaja (confirmar la
necesidad), y realizar una gira por el mundo occidental para inspeccionar proyectos
similares que se hallen en preparación o en funcionamiento en otros lugares
(estudiar métodos alternativos).
Hay que señalar que Ardilla está ocupado de la mañana a la noche, es feliz en su
nuevo puesto y cree sinceramente que está realizando un buen trabajo. Declina
modestamente invitaciones a valorar su buena imagen presentándose a un cargo
electivo. En resumen, ha conseguido una sumamente eficaz sustitución.
Técnica Nº 2: Especialización en cuestión marginal
P. Guzmán fue ascendido a director de una ruinosa sucursal de la «Compañía de
Divanes y Sofás El Reposo», con la misión concreta de incrementar la producción y
que la sucursal fuera rentable.
Era incompetente para esta tarea, lo comprendió en el acto y, en consecuencia,
cesó en seguida de dedicarse a la cuestión de la productividad. Efectuó una
112
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
sustitución, dedicándose con entusiasmo a la organización interna de la fábrica y las
oficinas.
Se pasaba el tiempo cerciorándose de que no existían fricciones entre empresa y
trabajadores, que las condiciones de trabajo eran agradables y que todos los
empleados de la fábrica formaban, como decía él, «una gran familia bien avenida».
Afortunadamente para él, Guzmán se había llevado consigo, como subdirector, a V.
Vigor, un joven que no había alcanzado todavía su nivel de incompetencia. Gracias
a la enérgica acción de Vigor, la sucursal fue revitalizada y obtuvo unos apreciables
beneficios.
Guzmán recibió los honores y se sintió orgulloso de su «éxito». Había sustituido
apropiadamente y alcanzando felicidad con ello.
El lema para los especialistas en cuestión marginal es:
Ocúpate de los cerros,
y las montañas se ocuparán de sí
mismas
D. Vial era un competente subdirector de una escuela elemental de Buenavilla, bien
dotado intelectualmente y que sabía mantener la disciplina entre sus alumnos y la
moral entre los maestros. Tras el ascenso, encontró su nivel de incompetencia como
director: carecía del tacto necesario para tratar con las organizaciones de padres de
alumnos, periodistas, con el inspector de distrito de enseñanza elemental y con los
miembros por elección de la junta escolar. Cayó en desgracia con los funcionarios,
y, a los ojos del público, la reputación de su escuela comenzó a declinar.
Vial acometió una ingeniosa especialización marginal. Desarrolló una preocupación
obsesiva por los problemas de tráfico humano, por los atascos, amontonamientos y
choques causados por el movimiento de alumnos y maestros a lo largo de salas,
corredores, recodos y escaleras.
Utilizando planos a gran escala del edificio ideó un complicado sistema de
circulación. Hizo pintar rayas y flechas de diversos colores sobre las paredes y los
suelos. Insistió en un estricto cumplimiento de sus leyes de tráfico. No se permitía a
ningún alumno atravesar una raya blanca. Supongamos que un muchacho era
113
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
enviado, durante la clase, desde su aula a otra aula situada exactamente enfrente,
al otro lado del corredor, para llevar un recado. No podía atravesar la línea que
discurría por el centro: tenía que caminar hasta el extremo del corredor, dar la
vuelta al extremo de la línea, y, luego, retroceder por el otro lado.
Vial se pasaba mucho tiempo merodeando por el edificio, al acecho de las
violaciones de su sistema; escribió sobre el particular numerosos artículos en
diversas publicaciones profesionales; acompañó por el edificio a grupos de visitantes
constituidos por educadores especialistas marginales; en la actualidad se halla
dedicado a la confección de un libro sobre esta cuestión, ilustrado con abundantes
planos y fotografías,
Está atareado y satisfecho, y goza de perfecta salud, sin el menor signo del
síndrome de colocación final. ¡Otro triunfo para la especialización en cuestión
marginal!
Técnica Nº 3:
La imagen sustituye a la realidad
La señora Chalán, profesora de matemáticas de la escuela superior de Buenavilla,
se pasa la mayor parte de la clase hablando a sus alumnos de lo interesante e
importantes que son las matemáticas. Diserta sobre la historia, el estado actual y la
probable evolución futura de las matemáticas. El verdadero trabajo de aprender
matemáticas se lo encomienda a los alumnos como deberes para casa.
Las clases de la señora Chalán son brillantes e interesantes; la mayoría de sus
alumnos piensan que es una buena profesora. No progresan mucho en la
asignatura, pero creen que ello se debe solamente a la dificultad de la materia
La señora Chalán también cree firmemente que es una buena profesora; cree que
sólo los celos de otros profesores menos competentes situados por encima de ella
en la jerarquía le impiden el ascenso. Así que va siempre con un virtuoso aire de
dignidad ofendida.
La señora Chalán está sustituyendo. Su técnica no es insólita, y puede ser utilizada
consciente o inconscientemente. La regla es: para obtener satisfacción personal,
una onza de imagen vale por una libra de realidad. (Placebo de Peter.)
114
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Obsérvese que, aunque esta técnica proporciona satisfacción a quien la usa, ¡no
siempre necesariamente satisface a la persona de quien aquél depende!
El placebo de Peter es bien comprendido por los políticos en todos los niveles.
Hablarán de la importancia, la inviolabilidad, la fascinante historia del sistema
democrático (o del sistema monárquico, comunista, o del sistema tribal, según los
casos), pero poco o nada harán para cumplir los verdaderos deberes de su cargo.
Esta técnica es muy utilizada también en las artes. A. Fresco, pintor de Buenavilla,
expuso unos cuantos lienzos afortunados, y, luego pareció agotársele la inspiración
artística. Se dedicó entonces a dar conferencias sobre el valor del arte. Caso típico
es el del escritor de salón, que se pasa todo el día sentado en un café, en su país o
en el extranjero, hablando de la importancia de la literatura, de los defectos de
otros escritores y de las grandes obras que va escribir algún día,
Técnica Nº 4: Irrelevancia total
Esta es una técnica audaz, y a menudo da resultado por esa misma razón.
El preparador perpetuo, el especialista marginal y el promotor de imágenes, no
están, como hemos visto, realizando ningún trabajo útil, al menos no el que debían
estar haciendo, pero hacen, o hablan sobre ello, algo que se halla en cierto modo
relacionado con el trabajo. A veces, los observadores casuales -incluso sus colegas
no se dan cuenta de que estas personas están sustituyendo, en vez de producir
resultados.
115
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Figura 23. Dejando que el marido y los hijos cuiden de sí mismos.
Pero el irrelevantista total no tiene la menor pretensión de estar realizando su
trabajo.
H. Favor, presidente de «Ruedas y Ejes Combinados, S. A.», se pasa todo el tiempo
participando en las juntas directivas de organizaciones de caridad: encabezando
campañas de recaudación, organizando actividades filantrópicas, alentando a los
trabajadores voluntarios y supervisando a los profesionales. Acude a su propio
despacho solamente para firmar unos cuantos papeles importantes.
En su irrelevancia, Favor está constantemente en relación con un antiguo adversario
-ahora buen amigo, T. Gayo, vicepresidente vitalicio del sindicato de montadores.
Gayo forma parte de muchos de los comités de caridad a que pertenece también
Favor, y tampoco él hace nada útil en su propio despacho.
Juntas de gobierno de Universidades, organismos asesores gubernamentales y
comisiones investigadoras son magníficos campos de acción para los irrelevantistas
totales.
En las jerarquías industriales y comerciales, esta técnica suele observarse sólo en
los niveles superiores. En las jerarquías domésticas, sin embargo, es muy frecuente
en el nivel de las amas de casa. Muchas mujeres que han alcanzado su nivel de
116
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
incompetencia como esposa y/o madre, consiguen una feliz y fructuosa sustitución
dedicando todo su tiempo y sus energías a la irrelevancia total y dejando que el
marido y los hijos cuiden de sí mismos.
Técnica Nº 5: Administrología efímera
Especialmente en las jerarquías grandes y complejas, un empleado veterano e
incompetente puede a veces conseguir un nombramiento temporal para actuar
como director de otro departamento o presidente accidental de algún comité. El
trabajo temporal es sustancialmente distinto del trabajo regular del empleado.
Veamos cómo funciona esta técnica. El empleado ya no tiene que habérselas con su
propio trabajo (que, de todas formas, no puede ya realizar por haber alcanzado su
nivel de incompetencia), y puede abstenerse justificadamente de emprender
ninguna acción importante en el nuevo puesto.
«Yo no puedo tomar esa decisión; debemos dejársela al director permanente,
cuando sea nombrado.»
Un diestro administrador efímero puede continuar durante años desempeñando un
puesto temporal tras otro, y obteniendo sincera satisfacción de su sustitución.
Técnica Nº 6: Especialización convergente
Sabiéndose incompetente para desempeñar todas las obligaciones de su cargo, el
especialista convergente opta, sin más, por hacer caso omiso de la mayoría de ellas
y concentra su atención y sus esfuerzos en una sola y pequeña tarea. Si es
competente para hacerla, continuará con ella; si no, acentuará más todavía su
especialización:
F. Negaz, director de la «Galería de Arte» de Buenavilla, no se preocupaba acerca
de la adquisición de obras artísticas, exposiciones de cuadros y cuestiones
económicas, descuidaba la conservación del edificio y se pasaba todo el tiempo
trabajando en el taller de enmarcado de la Galería o recogiendo datos para su
Historia del marco en la pintura. Mi última información es que Negaz se ha dado
cuenta de que nunca aprenderá todo lo que hay que saber sobre marcos; ha
decidido dedicarse al estudio de los diversos tipos de cola que se han usado o
pueden usarse en la confección de marcos.
117
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Un historiador se convirtió en la máxima autoridad mundial sobre los treinta
primeros minutos de la Reforma.
Varios médicos se han hecho famosos estudiando alguna enfermedad de la que
solamente
existen
tres
o
cuatro
casos
conocidos,
mientras
otros
se
han
especializado en una sola pequeña región del cuerpo.
Un académico que es incompetente para comprender el significado y el valor de una
obra literaria puede escribir un tratado titulado Estudio comparado del uso de la
coma en las obras literarias de Otto Scribbler.
LA SUSTITUCIÓN RECOMENDADA
Los ejemplos que he citado, y otros, que sin duda, se le ocurrirán a usted, muestran
que, desde el punto de vista del empleado, la sustitución es, con mucho, la forma
más satisfactoria de adaptarse a la colocación final.
El logro de una eficaz sustitución impedirá de ordinario el desarrollo del síndrome de
colocación final y permitirá al empleado continuar el resto de su carrera, satisfecho
de sí mismo y con buena salud, en su nivel de incompetencia.
118
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 14
INCOMPETENCIA CREADORA
Haz siempre una cosa menos que las que crees poder hacer.
B. M. Baruch
¿Le parece mi exposición del Principio de Peter algo semejante a una filosofía de la
desesperación?
¿Se resiste usted a aceptar la idea de que la colocación final, con sus lastimosos
síntomas físicos y psicológicos, deba ser el fin de toda carrera?
Haciéndome cargo de esto, quisiera ofrecer al lector un cuchillo que le permita
cortar este nudo gordiano filosófico.
ES MEJOR ENCENDER UNA VELA QUE ECHAR
PESTES DE LA COMPAÑÍA DE ELECTRICIDAD
«Seguramente -quizá diga usted-, una persona puede negarse a aceptar el ascenso
y
seguir
trabajando
a
gusto
en
un
puesto
que
puede
desempeñar
competentemente.»
Un ejemplo interesante
La negativa a aceptar una oferta de ascenso es conocida con el nombre de Quite de
Peter. Parece muy fácil, desde luego. Sin embargo, no he descubierto más que un
solo caso en que fuera empleado con éxito.
T. Serrador, carpintero de la «Compañía de Vigas de Construcción», era tan
trabajador, competente y escrupuloso en su labor que le fue ofrecido varias veces el
puesto de capataz.
Serrador respetaba a su jefe, y le habría gustado complacerle. Pero era feliz como
simple carpintero. No tenía preocupaciones: todos los días, a las cuatro y media de
la tarde, podía olvidarse por completo del trabajo.
119
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Sabía que, de capataz, se pasaría las tardes y los fines de semana pensando en el
trabajo del día siguiente y en el de la semana siguiente. Por eso rechazó con
firmeza el ascenso.
Hay que hacer notar que Serrador era soltero, no tenía parientes próximos y sólo
unos pocos amigos. Podía comportarse como le diera la gana.
No es tan fácil para la mayoría de nosotros
Para la mayoría de las personas, el quite de Peter es impracticable. Consideremos el
caso de E. Ceomo, típico ciudadano y padre de familia, que rechazó un ascenso.
Su mujer empezó inmediatamente a regañarle. « ¡Piensa en el futuro de tus hijos!
¿Qué dirían los vecinos si lo supieran? ¡Si me quisieras, estarías deseando
prosperar!», etc.
Para saber con seguridad qué dirían los vecinos, la señora Ceomo participó sus
penas a unos cuantos amigos de confianza. La noticia se difundió por el barrio. El
hijo de Ceomo, al tratar de defender el honor de su padre, se peleó con uno de sus
compañeros de escuela y le rompió dos, dientes. El proceso subsiguiente y la cuenta
del dentista le costaron a Ceomo 1.100 dólares.
La suegra de Ceomo echó de tal modo leña al fuego en los sentimientos de la
señora Ceomo, que ésta abandonó a su marido y obtuvo la separación judicial.
Abrumado por la soledad, el oprobio y la desesperación, el pobre hombre se suicidó.
No, rechazar el ascenso no es un camino fácil hacia la felicidad y el bienestar. En el
curso de mis investigaciones, no tardé en advertir que para la mayoría de la gente,
¡el quite de Peter no es eficaz!
Una observación reveladora
Mientras estudiaba la estructura jerárquica y las proporciones de ascensos entre los
obreros y oficinistas de «La Parrilla Ideal, S.A.», observé que los terrenos que
rodeaban el edificio de la Compañía se hallaban esmeradamente cuidados y
conservados. Los aterciopelados céspedes y los hermosos macizos de flores
denotaban un elevado nivel de competencia hortícola. Descubrí que P. Verdú, el
jardinero, era un hombre feliz y agradable que profesaba un auténtico cariño a sus
120
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
plantas y un gran respeto a sus herramientas. Estaba haciendo lo que más le
gustaba: cultivar la jardinería.
Era competente en todos los aspectos de su trabajo, excepto en uno: casi siempre
perdía o traspapelaba los recibos y notas de entrega de los artículos servidos a su
departamento, aunque atendía perfectamente los pedidos.
La falta de notas de entrega dificultaba la labor del departamento de contabilidad, y
Verdú fue reprendido varias veces por el administrador. Sus contestaciones eran
vagas.
«Me parece que he debido de plantar los papeles junto a los arbustos.»
«Quizá se los hayan comido los ratones del invernadero.»
Debido a su incompetencia en el trabajo administrativo, cuando fue necesario
nombrar un nuevo jefe de los servicios de conservación, Verdú no fue tenido en
consideración para ocupar el puesto.
Me entrevisté varias veces con Verdú. Se mostró cortés y cooperador, pero insistió
en que perdía los documentos accidentalmente. Interrogué a su mujer. Me dijo que
Verdú llevaba cuenta detallada de sus operaciones particulares en materia de
jardinería y que podía calcular el coste de todo lo producido en su patio o en su
invernadero.
¿Un caso paralelo?
Me entrevisté con M. Revuelta, jefe de taller de «Forjas y Fundiciones del Norte,
S.A.», cuya pequeña oficina presentaba siempre un grotesco desorden. Sin
embargo, mi estudio de tiempo y funciones reveló que los bamboleantes montones
de antiguas facturas y libros de referencia, las cajas de cartón rebosantes de
manoseadas hojas de control, los armarios llenos de carpetas sin clasificar, y la
colección de planos ya inservibles, sujetos con chinchetas en las paredes, en
realidad no formaban parte de las funciones básicamente eficientes de Revuelta.
Me fue imposible decir si estaba o no utilizando conscientemente este desorden para
camuflar su competencia, a fin de evitar el ascenso, a jefe general de talleres.
¿Locura en su método?
121
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
J. Reglado era un competente maestro de escuela. Gozaba de una elevada
reputación profesional, pero nunca le fue ofrecido el cargo de subdirector. Me
pregunté por qué, y empecé a hacer investigaciones.
Un funcionario me dijo:
-Reglado olvida hacer efectivos los cheques de su sueldo. Cada tres meses,
tenemos que recordarle que nos gustaría que cobrara sus cheques, a fin de tener
los libros en orden. La verdad es que no puedo comprender a una persona que no
presenta al cobro sus cheques.
Continué interrogando.
-¡No, no! No desconfiamos de él -fue la respuesta-. Pero, naturalmente, uno se
pregunta si tendrá alguna fuente privada de ingresos.
Pregunté:
-¿Sospecha usted que podría encontrarse mezclado en alguna clase de actividades
ilegales?
-¡Ni mucho menos! No tenemos la más mínima prueba en contra de él. ¡Es un
maestro excelente! ¡Un hombre bueno! ¡De una reputación intachable!
Figura 24. ¿Era mera casualidad que Reglado fuera feliz en su puesto de maestro?
122
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
A pesar de estas protestas, saqué la conclusión de que la jerarquía no puede confiar
en un hombre que sabe administrarse tan bien que no se apresura a dirigirse al
Banco para hacer efectivo o depositar el cheque de su sueldo para saldar sus
cuentas pendientes. En resumen, Reglado se ha manifestado incompetente para
comportarse como se espera que se comporte el empleado típico; en consecuencia,
se ha hecho a sí mismo inelegible para el ascenso.
¿Era mera casualidad que Reglado fuera feliz en su puesto de maestro y no deseara
ser ascendido a funciones administrativas?
¿Existe una pauta?
Investigué muchos casos similares de lo que parecía ser deliberada incompetencia,
pero nunca pude decidir con seguridad si el comportamiento era consecuencia de un
planteamiento consciente o de una motivación inconsciente.
Una cosa estaba clara: estos empleados habían eludido el progreso, no rechazando
el ascenso -ya hemos visto lo desastroso que esto puede ser-, ¡sino ingeniándoselas
para que nunca les fuera ofrecido el ascenso!
¡EUREKA!
Ésta es una forma infalible de soslayar el ascenso final; ésta es la clave para gozar
de salud y felicidad en el trabajo y en la vida privada; ésta es la Incompetencia
Creadora.
Una técnica acreditada
No importa si Verdú, Revuelta, Reglado y otros empleados de posición similar están
evitando el ascenso final consciente o inconscientemente. Lo que importa es que
podemos aprender de ellos cómo lograr este objetivo vitalmente importante.
(«Vitalmente importante» no es una figura de dicción: la técnica correcta puede
salvarle la vida.)
El método se reduce a lo siguiente: Crear la impresión de que uno ha alcanzado ya
su nivel de incompetencia.
Se consigue esto manifestando uno o más de los síntomas no médicos de colocación
final.
123
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Verdú, el jardinero, manifestaba una forma leve de papirofobia. Revuelta, el jefe de
taller, le parecía, a un observador casual, un papirómano avanzado. Reglado, el
maestro de escuela, dando largas al depósito de los cheques de su sueldo, mostraba
una grave, aunque insólita, forma del síndrome de vaivén.
La incompetencia creadora conseguirá resultados óptimos si elige usted una zona de
incompetencia que no le impida directamente llevar a cabo las obligaciones
principales de su actual posición.
Algunas técnicas sutiles
Para un oficinista, una costumbre tan poco espectacular como la de dejar abiertos
los cajones de la mesa al final de la jornada de trabajo produce, en algunas
jerarquías, el efecto deseado.
Otra maniobra eficaz es el despliegue de una exagerada y oficiosa economía, como
apagar las luces, cerrar los grifos, o recoger del suelo y de las papeleras anillas de
goma y clips, acompañado todo ello de inusitadas reflexiones sobre el valor del
ahorro.
Destacarse de los demás
Negarse a pagar la cuota correspondiente de los fondos caritativos de la empresa o
del departamento; abstenerse de beber café durante el período de descanso;
llevarse la comida a un lugar de trabajo en el que todo el mundo come fuera; la
insistencia en apagar los radiadores y abrir las ventanas; negar aportaciones a las
colectas para regalos de boda o de jubilación; un mosaico de distante excentricidad
(el complejo de Diógenes) creará la cantidad justa de sospecha y desconfianza que
descalifica para el ascenso.
TÁCTICAS AUTOMOTORAS.
Un jefe de departamento muy eficiente evitó el ascenso al aparcar su coche en el
espacio reservado al presidente de la Compañía.
Otro ejecutivo conducía siempre un coche un año más antiguo, y quinientos dólares
más barato en el precio original, que los coches de sus compañeros.
124
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
ASPECTO PERSONAL.
La mayoría de las personas están de acuerdo en principio con el dicho de que el
hábito no hace al monje, pero en la práctica un empleado será juzgado por su
aspecto. Aquí, por tanto, existe un amplio campo para la incompetencia creadora.
Vestir desaliñadamente o con prendas ligeramente raídas, la irregularidad en el
baño, la negligencia ocasional en arreglarse el pelo o el descuido ocasional al
afeitarse (el pequeño, pero visible apósito junto a una pequeña gota de sangre
seca, o el pequeño mechón de barba respetado por la navaja) son técnicas muy
útiles.
Las mujeres pueden llevar exceso de maquillaje o demasiado poco, combinado
quizá con un peinado inapropiado o fuera de lugar. Los perfumes excesivamente
fuertes y las joyas excesivamente llamativas dan buen resultado en muchos casos.
MÁS EJEMPLOS DE LA VIDA REAL.
Para su guía e inspiración, he aquí varios magníficos ejemplos de incompetencia
creadora que he observado en mis estudios17.
El señor F. se declaró a la hija del jefe en la fiesta anual de cumpleaños del
fundador de la empresa. La muchacha acababa de graduarse en un centro
académico de Europa, y F. no la había visto jamás antes de esa ocasión.
Naturalmente, no consiguió a la hija y, naturalmente también, se inhabilitó a sí
mismo para el ascenso.
La señorita L. de la misma empresa, se las arregló para ofender a la esposa del jefe
en la misma fiesta, imitando su curiosa forma de reír cuando ella podía oírle.
El señor P. hizo que un amigo le hiciera a la oficina una llamada telefónica
fingidamente amenazadora. Al alcance de la vista y el oído de sus compañeros, P.
reaccionó dramáticamente, suplicó «piedad» y «más tiempo» y rogó: «No se lo diga
a mi mujer. Si ella se entera de eso, será su muerte.» ¿Se trataba de una de las
bromas típicamente estúpidas de P., o era una inspirada muestra de incompetencia
creadora?
17
Al menos, creo haberlos observado. La característica de la perfecta incompetencia creadora es que nadie, ni
siquiera el jerarquiólogo experto, puede jamás estar seguro de que no es incompetencia pura y simple.
125
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Nueva visita a un viejo amigo
Recientemente, revisé el caso de T. Serrador, el carpintero cuya feliz utilización del
quite de Peter he descrito al principio de este capítulo.
En los últimos meses ha estado comprando ejemplares en edición barata de
walden18 y regalándoselos a sus compañeros y superiores, en cada caso con unas
cuantas observaciones sobre los placeres de la irresponsabilidad y las alegrías del
trabajo eventual.
Figura 25. El señor F. se declaró a la hija del jefe
Completa el regalo con un insistente interrogatorio para ver si el receptor ha leído el
libro y lo que de él ha comprendido. Denomino a este oficioso didacticismo el
complejo de Sócrates.
Serrador me informa de que han cesado las ofertas de ascenso. Naturalmente, me
sentí un poco decepcionado ante la situación del único ejemplo viviente de feliz
18
Thoreau, Henry D. (1817-1862). Walden, o la vida en los bosques, 1854
126
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
quite de Peter (feliz en el sentido de que había conjurado el ascenso ofrecido sin
hacerle sentirse desgraciado). Sin embargo, esta decepción quedó contrapesada por
el placer de ver una elegante prueba del hecho de que
¡LA INCOMPETENCIA CREADORA, VENCE SIEMPRE
AL QUITE DE PETER!
Una preocupación importante
Un estudio atento del capítulo XII le dará a usted abundantes ideas para desarrollar
su propia forma de incompetencia creadora. Debo, sin embargo, recalcar la
extraordinaria importancia de ¡ocultar el hecho de que usted quiere evitar el
ascenso!
Como
camuflaje,
puede
usted
incluso
rezongar
ocasionalmente
con
sus
compañeros: « ¡Hay que ver cómo ascienden algunos individuos en esta casa,
mientras que a otros se les da de lado! »
¿SE ATREVE USTED A HACERLO?
Si aún no ha alcanzado usted la colocación final en la plataforma de Peter, puede
descubrir una incompetencia irrelevante.
Hállela, y practíquela con diligencia. Le mantendrá a usted en un nivel de
competencia y le proporcionará la gran satisfacción personal de realizar algún
trabajo útil.
¡La incompetencia creadora plantea, sin duda alguna, un desafío tan grande como el
tradicional anhelo de una categoría superior!
127
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Capítulo 15
LA EXTENSIÓN DARVINIANA
Los humildes... heredarán la tierra.
Jesús de Nazaret
Al examinar la competencia y la incompetencia hemos tratado principalmente, hasta
el momento, de problemas vocacionales, de los esfuerzos y las estratagemas que
los
hombres
utilizan
para
ganarse
la
vida
en
una
sociedad
compleja
e
industrializada.
En este capítulo aplicaremos el Principio de Peter a una materia más amplia, a la
cuestión de la competencia vital. ¿Puede la raza humana mantener su posición, o
progresar, en la jerarquía evolutiva?
LA INTERPRETACIÓN PETERIANA DE LA HISTORIA
Muchos ascensos ha conseguido el hombre en la jerarquía de la vida. Hasta el
momento, cada ascenso, de arborícola a cavernícola, a encendedor de fuego, a
picapedrero, a bruñidor de la piedra, a fundidor de bronce, a forjador de hierro,
etc., ha aumentado sus perspectivas de supervivencia como especie.
Los más envanecidos miembros de la raza creen en la existencia de un progreso
continuo, o ascenso ad infinitum. Yo señalaría que, tarde o temprano, el hombre
debe alcanzar su nivel de incompetencia vital.
Dos cosas podrían impedir que esto sucediera: que no hubiera tiempo suficiente o
que no hubiera suficientes grados en la jerarquía. Pero, por lo que hasta el presente
podemos asegurar, tenemos un tiempo infinito por delante (lo aprovechemos o no),
y hay un número infinito de grados en existencia o en potencia, (diversas religiones
han descrito jerarquías enteras de ángeles, semidioses y dioses por encima del
actual nivel de humanidad).
Otras especies han conseguido muchos ascensos, sólo para alcanzar sus niveles de
incompetencia vital.
El dinosaurio, el tigre de gigantescos y afilados colmillos, el pterodáctilo, el mamut,
se desarrollaron y florecieron en virtud de ciertas cualidades... corpulencia, garras,
128
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
alas, colmillos. Pero las mismas cualidades que al principio aseguraron su ascenso
fueron finalmente causa de su incompetencia. Podríamos decir que la competencia
contiene siempre la semilla de la incompetencia. La vulgar campechanía del general
Buenaguerra, la falta de originalidad de la señorita Fiel, la dominante personalidad
del señor Ibasta... ¡éstas fueron las cualidades que les depararon el ascenso: estas
mismas cualidades terminaron impidiéndoles obtener nuevos ascensos! Del mismo
modo, diversas especies animales, tras dilatados evos de constante ascenso, han
alcanzado los niveles de incompetencia y han permanecido estáticas, o han
adquirido súper incompetencia y se han extinguido.
Esto mismo les ha sucedido a muchas sociedades y civilizaciones humanas. Algunos
pueblos que florecieron en situación colonial, bajo la tutela de naciones más fuertes,
se han mostrado incompetentes cuando fueron ascendidos al autogobierno. Otras
naciones que se gobernaban competentemente a sí mismas como ciudades-estados,
repúblicas o monarquías, han resultado incompetentes para sobrevivir como
potencias imperiales. Civilizaciones que prosperaron en la adversidad y en la
penuria se mostraron incompetentes para soportar las tensiones del éxito y la
opulencia.
¿Y la raza humana considerada como un todo? La inteligencia es la cualidad que ha
conseguido un ascenso tras otro para la Humanidad. ¿Resultará esa inteligencia un
obstáculo para nuevos ascensos?, ¿Llegará a reducir a la Humanidad a la condición
de súper incompetencia (véase el capítulo III) y asegurar así su, rápida expulsión
de la jerarquía vital?
DOS SIGNOS ACIAGOS
1. Regresión jerárquica
La sociedad comienza su tarea de moldear e instruir a los nuevos miembros de la
raza humana por medio de las escuelas. Ya he examinado un típico sistema escolar
en cuanto se refiere a los maestros que lo componen. Consideremos ahora la
escuela en cuanto afecta a los alumnos.
El sistema escolar tradicional constituía una pura expresión del Principio de Peter.
Un alumno era ascendido, grado a grado, hasta que alcanzaba su nivel de
incompetencia. Se decía entonces que había «fracasado» en el grado 5, o en el 8 o
129
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
en el 11. Tendría que «repetir el curso»; esto es, tendría que permanecer en su
nivel
de
incompetencia.
En
algunos
casos,
debido
a
que
el
niño
estaba
desarrollándose todavía mentalmente, su competencia intelectual aumentaba
durante el año «repetido», y quedaba entonces calificado para un nuevo ascenso. Si
no, volvía a «fracasar» y volvía a «repetir». (Es de notar que este «fracaso» es lo
mismo que, en los estudios vocacionales, denominamos «éxito» esto es, la
consecución de la colocación final en el nivel de incompetencia.)
A los funcionarios de la enseñanza no les gusta este sistema: piensan que la
acumulación de estudiantes incompetentes rebaja el nivel medio de la escuela. Un
director me dijo: «Quisiera poder aprobar a todos los alumnos torpes y suspender a
los brillantes.- eso elevaría el nivel, y los cursos mejorarían. Esta acumulación de
estudiantes torpes desacredita a la escuela al reducir el promedio de éxitos.»
Una táctica tan extremosa no será generalmente tolerada. Por eso, para evitar la
acumulación de incompetentes, los directores han puesto en práctica el plan de
ascender a todos los incompetentes y a los competentes. Encuentran justificación
psicológica a esa política diciendo que ahorra a los estudiantes la penosa
experiencia del fracaso.
Lo que realmente están haciendo es aplicar la sublimación percuciente a los
estudiantes incompetentes.
El resultado de esta sublimación percuciente en masa es que la graduación en una
escuela superior representa ahora tal vez el mismo nivel de logro académico que
representaba hace unos años el grado 11. Con el tiempo, el valor de la graduación
final irá descendiendo al nivel del antiguo grado 10, el grado 9 y así sucesivamente.
Designo a este fenómeno con el nombre de regresión jerárquica.
Resultados de la regresión jerárquica
Certificados académicos, diplomas y títulos están perdiendo su valor como medidas
de competencia. Bajo el antiguo sistema, sabíamos que un alumno que suspendía el
grado 8 debía, por lo menos, haber sido competente en el grado 7. Sabíamos que
un alumno que suspendía el primer año de Universitario debía, por lo menos, haber
sido un competente graduado de escuela superior, etc.
130
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Pero ahora no podemos suponer semejante cosa. El moderno certificado demuestra
solamente que el alumno fue competente para resistir un cierto número de
escolaridad.
La titulación en escuela superior, en otro tiempo certificado de competencia
ampliamente aceptado, es ahora sólo un certificado de incompetencia para los bien
remunerados puestos de más responsabilidad19.
Otro tanto sucede en el plano universitario. Los grados de licenciatura han
descendido en valor. Sólo el doctorado comporta todavía una notable aura de
competencia, pero su valor va menguando rápidamente por la aparición de grados
posdoctorales. ¿Cuánto tiempo pasará antes de que también el posdoctorado se
convierta en un distintivo de incompetencia para muchos puestos, y sea preciso
pasar por post-post y pos-pos-posdoctorados?
La escalada del esfuerzo educacional acelera el proceso de degradación. Muchas
Universidades, por ejemplo, emplean en la actualidad el mismo sistema alumnoprofesor (estudiantes veteranos que enseñan a los más jóvenes) que hace cincuenta
años estaba condenado en las escuelas primarias.
La escalada del esfuerzo en cualquier otro campo produce resultados semejantes.
Bajo el apremio de obtener más ingenieros, científicos, sacerdotes, maestros,
automóviles, manzanas, astronautas, o lo que usted quiera, y de obtenerlos más
rápidamente, los niveles de aceptación descienden necesariamente: aparece la
regresión jerárquica.
Usted, como consumidor, empresario, artesano o profesor, ve sin duda los
resultados de la regresión jerárquica. Volveré más adelante sobre el tema para
sugerir los medios por los que podría controlarse.
2. Incompetencia computarizada
Un hombre embriagado es temporalmente incompetente para seguir una dirección
recta. Mientras camine a pie, constituye un peligro, sobre todo para él mismo. Pero
19
Es de notar que la regresión jerárquica no es un fenómeno enteramente moderno. Hace muchos años, el simple
hecho de saber leer y escribir fue considerado por sí solo como un certificado de competencia para los puestos más
importantes. Se descubrió entonces que había un creciente número de necios en estas condiciones, por lo que los
patronos comenzaron a elevar sus niveles, quinto grado, octavo grado, etcétera. Cada uno de estos niveles empezó
como certificado de competencia; cada uno de ellos fue finalmente considerado como certificado de incompetencia.
131
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
puesto al volante de un automóvil puede, antes de romperse la cabeza, matar a
varias otras personas.
No es preciso insistir sobre esto. Evidentemente, cuanto más poderosos sean los
medios a mi disposición, mayor será el bien o el mal que puedo causar con mi
competencia o mi incompetencia.
La Prensa, la Radio, la Televisión, han ido ampliando sucesivamente el poder del
hombre de propagar y perpetuar su incompetencia. Le toca ahora el turno a la
computadora.
Sección uso de computadoras: Caso Nº 11
R. Brumas, fundador y director gerente de «Módulos Ensamblados Brumas, S.A.»,
era un ingeniero-inventor que había alcanzado como administrador su nivel de
incompetencia. Brumas se quejaba constantemente del trabajo de su jefe de
administración, empleados y contables. No se daba cuenta de que eran tan
eficientes como la mayoría de los grupos de empleados similares. Algunos de ellos
no habían alcanzado todavía sus niveles de incompetencia: realizaban algún trabajo
y mantenían el negocio en marcha. Se las arreglaban para entender las confusas
instrucciones de Brumas, separaban lo que más valía pasar por alto de lo que sería
de utilidad para la empresa y, luego, emprendían la acción adecuada.
Un agente de ventas convenció a Brumas de que podía echarse mano a una
computadora para que realizara la mayor parte del trabajo administrativo de su
oficina, así como para mejorar la eficiencia de la fábrica. Brumas hizo el pedido, fue
instalada la computadora y se procedió al despido del personal sobrante.
Pero Brumas no tardó en descubrir que el trabajo de la empresa no estaba siendo
realizado tan rápidamente ni tan bien como antes. Una computadora tiene dos
peculiaridades que él no había comprendido. (Al menos, no había comprendido que
serían aplicables a sus operaciones.)
Una computadora se rebela ante cualquier instrucción poco clara, hace parpadear
sus luces y espera aclaración.
Una computadora no tiene tacto. No adulará. No discurrirá. No dirá: «Sí, señor; al
instante, señor», a unas instrucciones equivocadas, y luego marchará y hará lo que
132
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
es más indicado. Simplemente, seguirá las instrucciones equivocadas, siempre que
hayan sido dadas con claridad.
Los negocios de Brumas empezaron a decaer rápidamente, y, al cabo de un año, su
empresa quebró. Había sido víctima de la incompetencia computarizada.
OTROS HORRIBLES EJEMPLOS.
El Departamento de Educación de Québec pagó equivocadamente 275.864 dólares
en préstamos a estudiantes. El error fue cometido por los servicios multicopiadores
dirigidos por una computadora.
En Nueva Cork, la computadora de un Banco, recibió un aumento momentáneo de
tensión: cuentas por un valor total de tres mil millones de dólares permanecieron
sin cuadrar durante veinticuatro horas.
La computadora de una Compañía de líneas aéreas imprimió seis mil notas de
reserva en vez de diez. La Compañía se encontró con un excedente de 5.990
caramelos de menta.
Un estudio realizado en 1966- pone de manifiesto que más del setenta por ciento de
las instalaciones de computadoras llevadas a cabo en Inglaterra aquel año deben
ser consideradas comercialmente ineficaces. Una computadora era tan sensible a la
electricidad estática que cometía errores cada vez que se acercaba a ella una
empleada que llevase ropa interior de nailon.
Tres observaciones
La computadora puede ser incompetente en Si misma, esto es, incapaz de realizar y
regular con exactitud, el trabajo para el que fue diseñada. Esta clase de
incompetencia no puede ser eliminada jamás, porque el Principio de Peter es
aplicable en las empresas donde se diseñan y fabrican las computadoras
Aun cuando sea competente en sí misma, la computadora amplifica enormemente
los, resultados de la 'incompetencia de sus propietarios y operadores.
La computadora, al igual que un empleado humano, se halla sometido al Principio
de Peter. Si al comenzar hace un buen trabajo, existe una fuerte tendencia a
133
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
ascenderle a tareas de más responsabilidad, hasta que alcanza su nivel de
incompetencia.
Interpretación de los signos
Estos dos signos -la rápida extensión de la regresión jerárquica y la incompetencia
computadorizada- son solamente parte de una tendencia general que, si continúa,
acabará llegando inevitablemente al nivel de total incompetencia vital. En el capítulo
III vio usted que la preocupación obsesiva por el trámite podría destruir finalmente
la finalidad para la que existía la jerarquía (resultado). Vemos aquí que la irreflexiva
escalada del esfuerzo educacional y la automatización de métodos anticuados o
incorrectos constituyen ejemplos de esta insensata clase de trámite. Nuestros
dirigentes en política, ciencia, educación, industria y ejército han insistido en que
vayamos tan rápidamente como podamos, y tan lejos como nos sea posible,
inspirados sólo por la ciega fe en que -el gran trámite producirá gran resultado.
Como estudiante de jerarquiología, comprende usted ahora que la continua
escalada de trámite de la sociedad es, simplemente, inversión de Peter a gran
escala.
EL PRIMER ERROR DEL HOMBRE: LA RUEDA
Contemple los resultados. Cabe suponer que por nuestra propia inteligencia y
nuestra dedicación, nos hallamos todos condenados a la escalada. Hace unas
décadas, nuestra tierra estaba salpicada de cristalinos lagos y surcada por ríos de
frescas y claras aguas. El suelo producía sanos alimentos. Los habitantes de las
ciudades tenían fácil acceso a paisajes rurales de serena belleza.
Hoy, lagos y ríos son puras cloacas. El aire está cargado de humo, hollín y residuos
industriales volatilizados. La tierra y el agua se hallan envenenadas con insecticidas,
como consecuencia de los cuales pájaros, abejas, peces y ganados se hallan en
trance de muerte. El campo es un vertedero de basuras y automóviles viejos. ¡Esto
es
progreso!
Hemos
progresado
tanto
que
ni
siquiera
podemos
hablar
confiadamente de las perspectivas de supervivencia humana.
Hemos frustrado la promesa de este siglo convertido los prodigios de la ciencia en
una cámara de horrores, en la que un holocausto nuclear podría convertirse en una
134
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
trampa mortal para toda la raza humana. Si continuamos proyectando, inventando,
construyendo y reconstruyendo febrilmente en la dirección seña lada por este
progreso, alcanzaremos el nivel de incompetencia vital total.
Figura 26. Los habitantes de las ciudades tenían fácil acceso paisajes rurales de
serena belleza
La nueva ciencia social muestra el camino
¿Siente usted a veces que tiene una cita con el olvido, pero preferiría faltar a ella?
La jerarquiología puede enseñarle cómo hacerlo.
De todas las propuestas para el mejoramiento de la condición humana y
supervivencia de la raza humana, solamente una, el Principio de Peter, incluye de
modo realista un conocimiento fáctico sobre el organismo humano. La jerarquiología
revela la verdadera naturaleza del hombre, su perpetua producción de jerarquías,
su búsqueda de medios para mantenerlas y su contrarrestante tendencia a
destruirlas. El Principio de Peter y la jerarquiología suministran el factor unificador
de todas las ciencias sociales.
LOS REMEDIOS DE PETER
¿Debe la raza humana alcanzar incompetencia vital y obtener la expulsión de la
jerarquía vital?
135
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Antes de responder a esta cuestión, pregúntese a sí mismo: « ¿Cuál es la finalidad
(resultado) de la jerarquía humana?»
En mi conferencia El destino está ante nosotros, digo a mis alumnos: «Si no sabéis
adónde vais, probablemente acabaréis en otra parte».
Evidentemente, si la finalidad de la jerarquía es total exfoliación humana, los
remedios de Peter no son necesarios. Pero si queremos sobrevivir, y mejorar
nuestra condición, los remedios de Peter, que van desde la prevención a la curación,
mostrarán cómo hacerlo.
Yo ofrezco:
Profilácticos de Peter: medios para evitar el ascenso al nivel de incompetencia.
Paliativos de Peter: para quienes ya han alcanzado su nivel de incompetencia,
medios para prolongar la vida y conservar la salud y la felicidad.
Placebos de Peter: para la supresión de los síntomas del síndrome de colocación
final.
Prescripciones de Peter: medios de curar las enfermedades del mundo.
PROFILÁCTICOS DE PETER, UNA ONZA DE PREVENCIÓN
Un profiláctico, en sentido jerarquiológico, es una medida preventiva aplicada- antes
de que aparezca el síndrome de colocación final, o antes de que comience la
regresión jerárquica.
El poder del pensamiento negativo
Encarezco vivamente el salutífero poder del pensamiento negativo. Si Salustiano
Espina hubiera pensado en los aspectos negativos del puesto de primer ejecutivo,
¿habría aceptado el ascenso?
Supongamos que hubiera preguntado: « ¿Qué pensarán de mí los directores? ¿Qué
esperarán mis subordinados? ¿Qué esperará mi mujer?» Si Espina se hubiera
atenido a los aspectos negativos del ascenso, ¿habría detenido el curso de los
sucesos que destruyeron su salud?
Desde el punto de vista intelectual era competente; podría haber acumulado las
negativas, incluyendo el conflicto de códigos anteriormente descrito, la modificación
de relaciones con sus amigos, las presiones para ingresar en el club deportivo, la
136
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
necesidad de tener un esmoquin, las peticiones de su mujer de un nuevo
guardarropa, la solicitud de la comunidad de que encabezara las suscripciones
benéficas y todas las demás presiones asociadas con el ascenso.
Podría muy bien haber decidido que en su antiguo nivel de vida era plena
realización, que estaba satisfecho donde estaba y que valía la pena proteger su
posición, su vida social, sus distracciones y su salud.
Usted puede aplicar el poder del pensamiento negativo. Pregúntese a sí mismo: «
¿Qué me parecería trabajar para el jefe de mi jefe?» Mire, no a su jefe, a quien
usted piensa que podría remplazar, sino al jefe de él. ¿Le gustaría trabajar para el
hombre situado dos escalones por encima de usted? La respuesta a esta pregunta
tiene a menudo efectos profilácticos.
Al tratar de la incompetencia a escala local, nacional o mundial, el pensamiento
negativo posee una extraordinaria potencia.
Considere, por ejemplo, las excelencias de un costoso programa de exploración
submarina. Observe las incomodidades y peligros de la vida en el fondo del mar;
compárelo con la comodidad y la seguridad de una tarde pasada junto a la piscina o
una fiesta nocturna en la playa.
Considere la pestilencia, los malos sabores y los peligros implicados en rociar el
Globo con insecticidas; compárelos con el sencillo placer, y el ejercicio terapéutico,
de rociar manualmente las plantas del jardín.
El poder del pensamiento negativo puede ayudarnos a evitar que nos escalemos a
nosotros mismos hasta un nivel de incompetencia vital, y ayudar así a impedir la
destrucción del mundo.
Otro profiláctico: Incompetencia creadora
Como otra forma de abordar el gran problema de la vital del hombre, consideremos
la aplicación de la incompetencia creadora. No necesitamos renunciar a la apariencia
de forcejear por el ascenso en la jerarquía vital, pero podríamos practicar
deliberadamente la incompetencia irrelevante para impedirnos a nosotros mismos
obtener ese ascenso. (Por «irrelevante» entiendo «no relacionado con las tareas de
encontrar alimento, conservar el calor, mantener un medio ambiente sano y criar
hijos, elementos esenciales de la supervivencia».)
137
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Veamos un ejemplo. En el ámbito del mundo que habita, el hombre ha resuelto
competentemente muchos problemas de transporte. Sin necesidad de invertir en
ello mucho tiempo, puede viajar a cualquier parte del Globo, sin más penalidades ni
peligros de los que soporta al caminar por las calles de su propia ciudad. (¡Con
bastante menos peligro, si da la casualidad de que vive en una gran ciudad!)
Sería de esperar que el ascenso en la jerarquía del viaje promoviera al hombre de
viajero terrestre a viajero espacial, Pero esto sería practicar la escalada por la
escalada. El hombre no tiene ninguna necesidad de explorar personalmente la Luna,
Marte, o Venus Ya ha enviado instrumentos de radar, televisión y fotografía que
transmiten
vívidas
descripciones
de
estos
cuerpos
celestes.
Los
informes
transmitidos indican que son lugares inhóspitos.
El hombre estaría mucho mejor sin el ascenso a viajero espacial. Pero, como hemos
visto, no es cosa fácil rechazar un ascenso. La forma segura, agradable y eficaz es
aparentar no merecerlo: esto es incompetencia creadora.
El hombre tiene ahora la oportunidad de manifestar incompetencia creadora en este
campo de los viajes espaciales20.
Tiene la oportunidad de refrenar su peligrosa inteligencia y mostrar un poco de
saludable incompetencia.
LA ENFERMEDAD SUBSISTE.
Consideremos otro ejemplo. El hombre se ha elevado en la jerarquía terapéutica a
través de la magia, el vudú, la curación por la fe, hasta la medicina y la cirugía
ortodoxas modernas. Se halla ahora muy próximo a fabricar seres humanos con
piezas de repuesto, naturales y sintéticas. Este paso le haría ascender de curador a
creador.
Pero, situado ante una explosión demográfica y con situaciones de hambre a escala
mundial, ¿qué necesidad tiene el hombre de aceptar este ascenso?
20
Las averías, retrasos y desastres relacionados con los viajes espaciales indican que las personas que intervienen
en ellos pueden, de hecho, estar ejercitando incompetencia creadora, Recalco «pueden», porque la piedra de toque
de la verdadera incompetencia creadora consiste en que el observador no puede decir con seguridad si la
incompetencia es deliberada o no
138
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
¿No sería oportuno manifestar incompetencia creadora en esta cuestión, emplear
deficientemente la técnica creadora y evitar así el inútil y potencialmente peligroso
ascenso?
De usted depende
Con un poco de reflexión, podrá usted encontrar otros campos en los que cabría
hacer aplicación de esta incompetencia creadora, de esta humildad.
Enfrentados a la posibilidad de ascenso al nivel de incompetencia vital total -por
ejemplo, por la contaminación atmosférica, la guerra nuclear, el hambre mundial o
una invasión de bacterias marcianas, haríamos bien en utilizar los profilácticos de
Peter.
Si practicamos el pensamiento negativo y la incompetencia creadora, y evitamos
con ello dar el paso final, aumentaría la posibilidad de supervivencia humana. Los
profilácticos de Peter previenen los ascensos patológicos.
PALIATIVOS DE PETER, UNA ONZA DE ALIVIO
Aunque la raza humana, como un todo, no ha alcanzado aún su nivel de
incompetencia vital total, muchos individuos, como hemos visto anteriormente,
alcanzan ese nivel y rápidamente se eliminan a sí mismos del mundo.
He presentado ya algunos paliativos para esas personas, medidas que pueden
permitirles desarrollar sus vidas con felicidad y bienestar relativos. Veamos ahora
cómo tales paliativos pueden ser aplicados a una escala mayor.
La regresión jerárquica detenida
Como vimos anteriormente, en un sistema educacional la regresión jerárquica viene
causada por la sublimación percuciente masiva de alumnos, a los que, en los viejos
tiempos, se les habría permitido suspender.
En vez de utilizar la sublimación percuciente, yo propongo administrar a estos
estudiantes el arabesco lateral
En la actualidad, un estudiante que suspende, o «fracasa» en el grado 8 es
sublimado al grado 9. Con arreglo a mi plan, sería objeto de arabesco desde el
grado 8 a un primer curso de la Academia de Ampliación de Estudios. Podría
139
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
entonces repetir el trabajo del año, preferiblemente con hincapié en las cuestiones
que no logró comprender antes. La experiencia adquirida, su mayor madurez y con
suerte una enseñanza más competente, podrían prepararle para el grado 9.
Si no, sus padres difícilmente se opondrían a que «ganara» una beca de dos años
en la Academia de Ampliación de Estudios.
Finalmente, si al llegar a la edad escolar límite, el alumno no realizaba más
progresos sería recompensado con un certificado por el que se le nombraría
miembro honorario vitalicio de la Academia de Estudios.
De este modo, el arabesco lateral le deja a un, lado. No perjudica a la educación de
los alumnos que todavía están ascendiendo, y no disminuye el valor de los grados y
títulos que éstos consiguen.
La técnica ha demostrado su eficacia- con trabajadores. ¿Por qué no probarla a gran
escala en el campo educacional? El paliativo de Peter previene la sublimación
percuciente.
PLACEBO DE PETER, UNA ONZA DE IMAGEN
Jerarquiológicamente hablando, un placebo es la aplicación de una metodología
neutral (no escalatoria) para suprimir los indeseables resultados de alcanzar un
nivel de incompetencia.
Quisiera referirme de nuevo al caso de la señora Chalán, citado en el capítulo XIII.
La señora Chalán, en su nivel de incompetencia, no se pasaba el tiempo enseñando
matemáticas, sino encomiando el valor de las matemáticas.
La señora Chalán estaba sustituyendo la realidad por la imagen. Placebo de Peter:
Una onza de imagen Vale por una libra de realidad.
Veamos ahora cómo puede aplicarse el placebo a gran escala. Trabajadores
incompetentes, en vez de esforzarse por obtener el ascenso, disertarían con
elocuencia sobre la dignidad del trabajo. Educadores incompetentes renunciarían a
la enseñanza y se pasarían el tiempo, exaltando el valor de la educación. Pintores
incompetentes fomentarían la apreciación del arte. Astronautas incompetentes
escribirían
relatos
de
ciencia-ficción.
Personas
sexualmente
incompetentes
escribirían poesías amorosas.
140
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Todos estos aplicadores del Placebo de Peter podrían no estar haciendo mucho bien,
pero, al menos, no estarían haciendo ningún daño y no perjudicarían la actividad de
los miembros competentes de las diversas profesiones y oficios. El placebo de Peter
previene la parálisis profesional.
PRESCRIPCIÓN DE PETER, UNA LIBRA DE CURACIÓN
¿Cuáles podrían ser para la raza humana los resultados de la aplicación de la
prescripción de Peter?
Los profilácticos de Peter evitarían que millones de personas alcanzaran jamás sus
niveles de incompetencia. Por consiguiente, esos mismos millones de personas, que,
bajo su actual sistema, permanecen frustradas e improductivas, serían, durante
toda su vida, felices y útiles miembros de la sociedad. Los paliativos y placebos de
Peter conseguirían que quienes hubieran alcanzado sus niveles de incompetencia se
mantuvieran inofensivamente ocupados, felices y sanos. Este cambio permitiría
dedicarse a un trabajo productivo a los millones de personas actualmente
empleadas en cuidar de la salud, y en reparar los desatinos, de todos estos
incompetentes.
¿Resultado? Una enorme cantidad de horas-hombre, de creatividad, de entusiasmo,
quedaría disponible para finalidades constructivas.
Podríamos, por ejemplo, desarrollar para nuestras grandes ciudades sistemas de
transportes rápidos, seguros, cómodos y eficientes. (Costarían menos que las naves
espaciales y servirían a más personas.)
Podríamos crear fuentes de energía (por ejemplo, generadores accionados por
quemadores
de
basuras
sin
humo)
que
no
contaminaran
la
atmósfera.
Contribuiríamos así a la mejor salud de nuestras gentes, al embellecimiento de
nuestros paisajes y a la mejor percepción de los que fueran más bellos.
Podríamos mejorar la calidad y la seguridad de nuestros automóviles, hermosear
nuestras avenidas, carreteras y autopistas, y devolver así un cierto grado de
seguridad y de placer al transporte terrestre.
Podríamos aprender a devolver a nuestras tierras de labor productos orgánicos que
enriquecerían el suelo, sin envenenarle.
141
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Muchos desperdicios que ahora se arrojan a la basura podrían ser- recuperados y
convertidos en nuevos productos utilizando para ello sistemas de recogida tan
complejos como nuestros actuales sistemas de distribución.
O también, los desperdicios inútiles podrían ser empleados para rellenar los hoyos
de minas abandonadas y regenerar la tierra con fines constructivos.
Figura 27. El hombre conseguirá su mayor realización mejorando la calidad de la
vida.
Usted ya se da cuenta
El espacio disponible no permite insistir sobre el particular. Usted, como lector
reflexivo, podrá ver la aplicación de la prescripción de Peter21 en su vida y en su
trabajo, y en la vida y el trabajo de su ciudad, su país y su planeta.
Convendrá usted en que el hombre no puede conseguir su mayor realización
buscando la cantidad por la cantidad: la conseguirá mejorando la calidad de la vida;
en otras palabras, evitando la incompetencia vital.
21
Yo he aplicado esto a la educación. (Véase Prescriptive Teaching, por Laurence J. Peter, Nueva York: «McGrawHill Book, Co. », 1965.)
142
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
La prescripción de Peter ofrece un mejoramiento de la calidad de la vida, en lugar
de una insensata orientación hacia el olvido.
PROGRESO DE LA JERARQUIOLOGÍA
He; dicho ya suficiente'-para hacerle ver que su felicidad, salud y el goce de
realizarse, así como la esperanza para el futuro del hombre radican en la
comprensión del Principio de Peter, en la aplicación de los principios de la
jerarquiología y en la utilización de la prescripción de Peter ara resolver los
problemas humanos.
He escrito este libro para que pueda usted comprender y utilizar el Principio de
Peter. Su aceptación y aplicación son cosas de su propia incumbencia. Le seguirán,
sin duda, otros libros. Entretanto, esperemos que algún filántropo no tarde en
fundar en alguna parte, en alguna Universidad importante, una cátedra de
jerarquiología. Cuando esto ocurra, yo estoy calificado y dispuesto a ocupar el
puesto, ya que me he mostrado capaz en mi actual empeño.
143
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
LÉXICO
Administrología efímera
Una técnica de sustitución. Capítulo 9.
Alivio temporal
Resultado del tratamiento médico al síndrome de colocación final.
Capítulo 11.
Alternación compulsiva
Una técnica para desconcertar a los subordinados. Capítulo 12.
Arabesco lateral
Seudo ascenso consistente en un nuevo título y un nuevo lugar de
trabajo. Capítulo 3.
Archivofilia
Manía de clasificación de papeles. Capítulo 12.
Ascenso
Movimiento hacia arriba desde un nivel de competencia.
Atolladero de Peter
La situación de tener bloqueado el camino del ascenso. Capítulo 4.
Automatismo profesional
Preocupación obsesiva por las fórmulas e indiferencia por los
resultados. Capítulo 3.
Buen subordinado
Supuestamente, un buen dirigente: una falacia. Capítulo 4
Circumbendibus de Peter
Circunambulación secreta o «velada» (véase el vocablo siguiente).
Circunambulación de Peter
Circunloquio o rodeo en presencia de un supercolocado. Capítulo
4.
Cociente de ascenso
Expresión numérica de las perspectivas de ascenso. Capítulo 13.
Cociente de madurez
Medida de la falta de eficiencia de una jerarquía. Capítulo 7.
Cocineros
Los que hacen el caldo, algunos incompetentes. Capítulo 8.
Codigofilia, inicial y digital
Hablar con letras y números en vez de con palabras. Capítulo 12.
Colocación al azar
Una causa de retraso en alcanzar el nivel de incompetencia.
Capítulo 9.
Competencia
Capacidad del empleado, tal como la miden sus superiores, para
desempeñar su puesto en la jerarquía. Capítulo 3.
Competencia directiva
Descalificación para el ascenso. Capítulo VI.
Competencia en la cumbre
Una-rara condición. Capítulo 9.
Complejo de Alger
Una quimera moralista acerca del efecto de empuje sobre el
ascenso. Capítulo 5.
Complejo de edificio
Un complejo sobre edificios. Capítulo 12.
Complejo de los viejos tiempos Empequeñecimiento
sentimental
de
las
cosas
presentes
y
glorificación de las pasadas- un signo de colocación final. Capítulo
12.
Complejo de hipersimiofobia
Miedo sentido por los superiores cuando un inferior demuestra un
fuerte potencial directivo. Capítulo 6.
Complejo de Sócrates
Una forma de incompetencia creadora. Capítulo 14.
Conversación para todo uso
Frases hechas o ambiguas. Capítulo 12.
144
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
Coordinador
www.librosmaravillosos.com
Empleado
cuyo
El Principio de Peter
cometido
es
obtener
competencia
de
los
incompetentes. Capítulo 15.
Corolario de Peter
Con el tiempo, todo puesto de una jerarquía tiende a ser ocupado
por un empleado que es incompetente para desempeñar sus
obligaciones.
Cúspide flotante
Un supervisor sin subordinados. Capítulo 3.
Desvío al hombre de la calle
Dependencia excesiva respecto de la opinión pública. Capítulo 12.
Einstein, Albert
Matemático e innovador en el terreno de las modas masculinas.
Capítulo 9.
Elegible
Cualquier
empleado
que
desempeña
competentemente
sus
obligaciones es elegible para el ascenso.
Especialización convergente
Una técnica de sustitución. Capítulo 13.
Especialización marginal
Una técnica de sustitución. Capítulo 13.
Espiral de Peter
El rumbo no progresivo seguido por las organizaciones afectadas
de incompetencia a elevado nivel. Capítulo 10.
Estatismo
La oportuna renuncia a la táctica ascensional. Capítulo 8.
Estudiar métodos alternativos
Una técnica de sustitución. Capítulo 13.
Excepciones
No hay excepciones al Principio de Peter.
Exfoliación jerárquica
Eliminación
de
empleados
súper
competentes
y
súper
incompetentes. Capítulo 3.
É11to
Colocación final en el nivel de incompetencia. Capítulo 8.
Factor antigüedad
Presión hacia abajo que se opone al movimiento hacia arriba de
los empleados competentes. Capítulo 5.
Fondos
Los que necesita el profesor Peter. Capítulo 7.
Fonofilia
Deseo anormal de poseer y usar instrumentos para la transmisión
y grabación de la voz. Capítulo 12.
Fracaso (aplicado a escolares)
Véase «Éxito».
Gargantuam monumentalis
Síndrome de gigantesco parque fúnebre, gran mausoleo y tumba
enorme.
Gigantismo tabulatorio
Obsesión por mesas de gran tamaño. Capítulo 12.
Humildad
Una técnica de incompetencia creadora. , Capítulo 15.
Igualitarismo
Sistema
social
que
asegura
el
@
más
fluido
y
rápido
funcionamiento del Principio de Peter. Capítulo 7
Impulsado
Empleado que tiene impulso. Capítulo 4.
Impulso
Relación de un empleado -por sangre matrimonio o amistad- con
una persona situada por encima de él. Capítulo 4.
Incapacidad
Una condición ocasionalmente comprendida por los empleados, y
con más frecuencia por la jefatura. Capítulo 9.
145
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
Incompetencia
www.librosmaravillosos.com
Cantidad
nula:
incompetencia
El Principio de Peter
más
incompetencia,
igual
a
incompetencia. Capítulo 10.
Incompetencia compulsivo
Condición que ostentan los competentes en la cumbre. (Véase
«Competencia en la cumbre».)
Incompetencia
Aplicación incompetente de las técnicas de computadoras, o la
computadorizada
incompetencia intrínseca de una computadora. Capítulo 15.
Incompetencia creadora
Incompetencia fingida que conjura el ofrecimiento de un ascenso
no deseado. Capítulo 14.
Inercia carcajeante
Contar chistes en vez de trabajar. Capítulo 12.
Interpretación peteriana
Aplicación e la ciencia jerarquiológica a los hechos y ficciones de la
Historia. Capítulo 15.
Inversión de Peter
Consistencia interna, más estimada que la eficiencia. Capítulo 3.
Inverso de Peter
Persona para quien los medios se han convertido en fines en sí
mismos. Capítulo 3.
Irrelevancia total
Una técnica de sustitución frecuente en los niveles superiores del
comercio. Capítulo 13.
Jerarquía
Organización cuyos miembros o empleados se hallan dispuestos
por orden de rango, grado o clase.
Jerarquía keopsiana o feudal
Estructura piramidal con muchos empleados de baja categoría y
pocos de alta. Capítulo 8.
Jerarquiología
Ciencia social que estudia las jerarquías, su estructura y su
funcionamiento, fundamento de todas las ciencias sociales.
Jerarquiología comparada
Un estudio incompleto. Capítulo 7.
Jerarquiología universal
Un campo de estudio inexplorado. Capítulo 7.
La
imagen
sustituye
a
la Una técnica de sustitución. Capítulo 13.
realidad
Llegado
Que ha alcanzado la colocación final. Capítulo 3
Matiz de Peter
La diferencia entre el síndrome de seudo consecución y el de
colocación final. Capítulo 5.
Nivel de competencia
Puesto de una jerarquía en el que un empleado hace, más o
menos, lo que se espera de él.
Nivel de incompetencia
Puesto de una jerarquía en el que un empleado es incapaz de
hacer lo que se espera normalmente de él.
Orden
«Primera ley de los cielos»: base del instinto jerárquico. Capítulo
8.
Obtener consejo de expertos
Una técnica de sustitución. Capítulo 13. -
Padrino
El que acelera el ascenso de empleados situados en los escalones
bajos de la jerarquía.
Paliativos de Peter
Alivian los síntomas de incompetencia. Capítulo 15.
146
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Papirofobia
Deseo -anormal de tener «una mesa limpia. Capítulo 12.
Papiromanía
Acumulación compulsiva de papeles. Capítulo 12.
Paradoja de Peter
Los empleados de una jerarquía no se oponen realmente a la
incompetencia de sus colegas. Capítulo 4.
Partido
Organización jerárquica cuya finalidad es seleccionar candidatos
para un cargo político. Capítulo VII.
Peso muerto
Acumulación, en cualquier nivel de una jerarquía, de empleados
que han alcanzado su nivel de incompetencia.
Placebo de Peter
Una onza de imagen vale por una libra de realidad. Capítulo 13.
Plataforma de Peter
El nivel de incompetencia.
Prescripciones de Peter
Medios para curar las enfermedades de los individuos o del
mundo. Capítulo 15.
Primer mandamiento
La jerarquía debe ser preservada.» Capítulo 3.
Primero, lo primero
Una técnica de sustitución. Capítulo 13.
Principio de Peter
En una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel
de incompetencia.
Profesión médica
Un grupo que se muestra apático y hostil hacia la jerarquiología.
Capítulo 11.
Profilácticos de Peter
Una onza de prevención. Véase el Capítulo 15.
Prognosis de Peter
Pase suficiente tiempo confirmando la necesidad, y la necesidad
desaparecerá. Capítulo 13.
Protegido
Véase «Impulsado».
Prolojerarquiólogos
Autores
que
podrían
haber
contribuido
al
pensamiento
jerarquiológico. Capítulo 8.
Proverbios
Como albergues de falacias jerarquiológicas. Capítulo 8.
Puente de Peter
Una prueba importante: ¿Puede usted motivar a su padrino?
Capítulo 4
Quite de Peter
Negativa a un ascenso ofrecido. (No recomendado.) Capítulo 14.
Regresión jerárquica
Resultado
de
ascender
a
los
incompetentes
junto
con
los
competentes. Capítulo 15.
Remedios de Peter
Medios para prevenir la incompetencia vital total. Capítulo 15.
Resultado
Realización de trabajo útil. Capítulo 3.
Rigor cartis
Interés anormal por mapas y planos, con escasa atención a las
realidades que representan. Capítulo 12.
Santos
Hombres buenos, pero polemistas incompetentes. Capítulo 8
Secreto
La esencia, del empuje. Capítulo 5.
Síndrome de colocación final
Patología
relacionada
con
la
colocación
en
el
nivel
de
incompetencia. Capítulo 11.
147
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
Síndrome de Heep
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Conjunto de síntomas que denotan la creencia del paciente en su
carencia de todo mérito. Observado por David Copperfield,
descrito por C. Dickens. Capítulo 3.
Síndrome
de
incompetencia Una causa de frustración. Capítulo 8.
vital
Síndrome
de
seudo Conjunto de dolencias físicas derivadas de un empuje excesivo.
consecución
Capítulo 5.
Síndrome de vaivén
Incapacidad para tomar decisiones. Capítulo 12.
Sublimación percuciente
Ser despedido hacia arriba: un seudo ascenso. Capítulo 3.
Supercolocado
Persona situada por encima de uno, que habiendo alcanzado su
nivel de incompetencia, le bloquea el camino del ascenso. Capítulo
4.
Supercompetencia
Hacer demasiado bien el propio trabajo, una característica
peligrosa. Capítulo 3.
Súper incompetencia
Ausencia total de resultado y de ritual: motivo de despido.
Capítulo 3.
Sustitución
Una técnica salvadera para empleados situados en la Plataforma
de Peter. Capítulo 13.
Tabulofobia privada
Imposibilidad de tolerar la presencia de mesas. Capítulo 12.
Tabulogía anormal
El estudio de las disposiciones desusadas de mesas, bancos de
trabajo, etc. Capítulo 12.
Teorema de Hull
«El impulso combinado de varios padrinos esa igual a la suma de
sus respectivos impulsos multiplicada por el número de padrinos.»
Capítulo 4
Terapia de distracción
Un tratamiento para el alivio del síndrome de colocación final.
Capítulo 12.
Términos con carga emocional
No utilizados en jerarquiología. Capítulo 9.
Tests de aptitud
Medio muy difundido de apresurar la colocación final. Capítulo 9.
Trámite
Actividades que favorecen las reglas, rituales y formas de una
jerarquía. Capítulo 3.
Transferencia cesariana
Transferencia,
hacia
Prejuicio irracional contra alguna característica física. una jerarquía
abajo, Técnicas para evitar la responsabilidad. Capítulo 12.
hacia arriba y. hacia fuera
148
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Notas de las Ilustraciones
Los autores y editores de El Principio de Peter agradecen el permiso especial
concedido por la dirección de Punch parla reproducir los dibujos sin los epígrafes
originales. En atención a los lectores a quienes pudiera interesar, además del
nombre del artista y el año de publicación, presentamos seguidamente el texto
completo que acompañaban cada ilustración al ser publicada.
Charles Keene (1888)
REPRESALIAS (Fig. 1)
Dependiente (al caballero que ha comprado una segadora mecánica): -Sí, señor, la
engrasaré y se la enviaré inme...
Cliente (en tono imperioso): -¡No, no, no! ¡No debe estar engrasada! ¡No quiero que
la engrase! ¡Entiéndalo bien! ¡Quiero ruido! Y, mire, elíjame una bien oxidada. Los
hijos de mi vecino gritan y alborotan todos los días hasta las diez de la noche, así
que, (malignamente, ¡me propongo cortar el césped todas las mañanas de cuatro a
seis!
G. du Maurier (1889)
UNA RESPUESTA EMBARAZOSA (Fig. 2)
Director de colegio: -¡Es vergonzoso! ¡Su hermano, que es dos años más joven,
sabe más gramática griega que usted!
Alumno torpe: -Ah, pero mi hermano no lleva aquí tanto tiempo como yo, señor. ¡Es
su primer año!
G. du Maurier (1889)
EXCESO DE CELO (Fig. 3)
Cliente eclesiástico: -Quiero comprar un bonito broche de diamante para mi cara
mitad.
149
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Comerciante demasiado servicial: -Desde luego, señor. Tenemos justamente lo que
usted desea. Y, si quiere, podemos servirle también algo para su otra mitad.
(No hubo venta.)
Charles Keene (1864)
UNA EXCUSA EXCELENTE (Fig. 4)
Este es Jack Sparkles, consumado prerrafaelista, tal como nos lo encontramos el
otro día «trabajando»; así, al menos, lo llamó él. Dijo que había llegado a la
conclusión de que la «pintura venía a ser, después de todo, cuestión de memoria, ¡y
estaba estudiando los cielos!»
W. Ralston (1871)
PRÁCTICO (Fig. 6)
Padre amantísimo: Sé que le está usté metiendo gramática y jografía a mi hijo.
Bueno, pues como no va a ser ni marino ni cura, ¿pa qué le va usté a jorobar con
esas gaitas? Enséñele cosas que le valgan pa'l comercio.
G. du Maurier (1887)
UN DIA EN EL CAMPO (Fig. 7)
Tommy (que nunca había salido de Whitechapel): -¡Oh! ¡Oh! ¡Oh!
Señorita: -¿Qué ocurre, Tommy?
Tommy: -¡Pero qué cielo tan grande tienen aquí, señorita!
Charles Keene (1874)
OBJETO DE ATENCIONES (Fig. 9)
Coro de damas (al apuesto coadjutor): -Oh, señor Sweetlow, tenga cuidado! ¡No
suba! ¡Es muy peligroso! ¡Baje! ¡Oh!
Rector (sarcásticamente): -Verdaderamente, Sweetlow, ¿no cree que debería dejar
que hiciera eso un hombre casado?
Charles Keene (1886)
PESIMISTA (Fig. 10)
150
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
Empleado ejemplar: Tendrá la bondad de concederme una semana de vacaciones,
señor? Una.... una desgracia familiar, señor...
Jefe: -Oh, desde luego. ¡Cuánto lo siento! ¿Algún pariente cercano?
Empleado: -Oh... Esto..., no.... no es eso, señor. Lo que quiero decir, señor... ¡es
que voy a casarme!
A. C. Corbould (1885)
OSADIA (Fig. 11)
-¿Le cuido el caballo, señor?
E. T. Reed (1892)
ELECCION MEDITADA (Fig. 12)
Elector consciente (en el colegio electoral): -El que yo quiero votar es un hombre
fuerte y calvo, pero ¡que me ahorque si sé cómo se llama!
W. T. Maud (1891) (Fig. 14)
Es una gran cosa para un hombre saber cuándo está en buena situación.
G. du Maurier (1883)
UNA RÉPLICA OPORTUNA (Fig. 18)
Señora Mountioy Belassis (después de varias colisiones): ¡Me parece, señor
Rudderford, que se desenvuelve usted mucho mejor en una embarcación que en
una sala de baile!
Bobby Rudderford (el famoso timonel de Oxford): -¡Sí, por Júpiter! ¡y preferiría
patronear a ocho hombres que a una sola mujer!
Charles Keene (1874)
¡ESCANDALOSO! (Fig. 20)
Doctor Jolliboy (que se ha visto obligado a salir de una reunión en su club): -Cinco,
seis, siete..., sota, caballo... (Se queda dormido.)
(Corremos un tupido velo, etc., etc)
151
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
John Leech (1862)
VIEJA ESCUELA (Fig. 21)
Señor Grapes (sirviéndose otra copa de excelente Madeira): -¡Ah! Vivimos en
tiempos extraños. ¿Para qué puede querer la gente manantiales de agua?
E. T. Reed (1891)
IMPONIENDO ORDEN (Fig. 22)
Juez:-Expulsen a esos abogados. Con sus voces, están faltando al orden.
Coro de abogados: -Disculpe Su Señoría. Creíamos que, como siempre, eran voces
en el desierto.
A. C. Corbould (1885)
RUS IN URBE (Fig. 23)
Caballista elegante (recién llegada de provincias, su primer paseo por Hyde Park) ¡Santo cielo, Sam! ¡No puedes salir conmigo de esa forma! ¿Dónde están tus botas
y lo demás?
Palafrenero:-No me las he traído, señora. Pero no importa. Aquí no me conoce
nadie.
Charles Keene (1880)
DEFINITIVO (Fig. 24)
Maestro de escuela (deseando explicar la palabra «fatuo», que ha surgido durante
la clase de lectura): -Mirad, supongamos que yo estuviera siempre presumiendo de
mis conocimientos, de saber mucho latín, por ejemplo, o de tener un aspecto
personal muy..., de ser muy elegante, ya sabéis. ¿Qué diríais que era yo?
Niño sincero: -Yo diría que era usted un mentiroso, señor.
G. du Maurier (1890) (Fig. 25)
Ella:-¡Qué callado estás! ¿En qué piensas?
Él: -En nada.
Ella: -¡Egoísta!
152
Preparado por Patricio Barros
Dr. Laurence J. Peter y Raymond Hull
www.librosmaravillosos.com
El Principio de Peter
G. du Maurier (1882) (Fig. 26)
DESPEDIDA A LAS ALEGRES VACACIONES
Los Brown y su familia llevan sus cestas de comida al pantano del Esk, ¡ay, por
última vez! Y, por última vez, el señor Brown intenta bromear cantando Esker la
Dam..., y, como de costumbre, se cae sobre las resbaladizas piedras antes de poder
terminar.
G. du Maurier (1882) (Fig. 27)
¿No le gusta remar? ¡A nosotros tampoco!
153
Preparado por Patricio Barros
Fly UP