...

los regalos de dios - Biblioteca Espiritual

by user

on
Category: Documents
2

views

Report

Comments

Transcript

los regalos de dios - Biblioteca Espiritual
www.bibliotecaespiritual.com
LOS REGALOS DE DIOS
Un curso de milagros
Jesús de Nazaret
www.bibliotecaespiritual.com
ÍNDICE
Prólogo del Traductor.................................................................................................................................. 2
El Sueño del Miedo...................................................................................................................................... 3
Los Dos Regalos ........................................................................................................................................... 5
El Final del Sueño......................................................................................................................................... 5
Nuestro Regalo a Dios ................................................................................................................................. 7
El Amor del Padre ........................................................................................................................................ 9
Prólogo del Traductor
El presente anexo al Curso de Milagros, Los Regalos de Dios, es un texto que no había sido traducido
hasta ahora al castellano y que figura al final del libro de poemas de Helen Schucman con el mismo
nombre. Dada la cortedad de la obra, no ha sido nunca considerada un anexo propiamente dicho al Curso,
pero tanto por su belleza formal, de alto carácter poético, como la fuerza y sentido de su contenido, la
hacen meritoria de tal consideración. Como comenta Kenneth Wapnick en su libro “Absence from Felicity”
(pags.402-404), es un poema escrito en prosa y considerado como el último dictado auténtico que Helen
recibió de Jesús.
Esta pequeña obra póstuma tiene una indudable intensidad espiritual y alcanza cotas de belleza
equiparables o superiores a los salmos bíblicos y a la mejor literatura mística nunca escrita. La voz que
habla a través de Helen, retoma aquí los momentos más sentidos del Curso de Milagros y reitera, ahora de
forma poética, sus conceptos más fundamentales; el sueño de la separación, los engañosos regalos del
mundo y la mano siempre tendida de Dios a su único Hijo cuyo despertar anhela.
Su lectura no deja indiferente, el ego es directamente confrontado y es normal que sus postulados
susciten temor en el personaje adormecido por el mundano regateo de placer, deseo y miedo. Hay que
tener en cuenta que para el ego todo es temible. Por una parte desea los regalos del mundo, que siempre
le dejan insatisfecho y acaban ocasionándole dolor y pesar, pero por otra parte, y aún con más intensidad,
teme a los regalos y llamadas de Dios, que ponen en evidencia su propia inexistencia y provocan su
aniquilación si son respondidos por un corazón sincero y una mente pura y dispuesta. Los regalos de Dios
son infinitos, eternos y amorosos. Él está más cerca de nosotros que nosotros mismos, lo increíble es que
nos conformemos con nimiedades teñidas de sufrimiento y desesperanza. Cada frase de la obra es una
insistente llamada a despertar y regresar del lejano país de las tinieblas en el que creemos vivir, al corazón
de Dios de donde nunca hemos salido.
El texto tiene un carácter muy personal y puede interpretarse como directamente dirigido a Helen, de
forma similar a los “Mensajes Especiales” del texto inicial sin editar o Urtext, pero, ¿no somos acaso todos
nosotros un poco Helen?
2
www.bibliotecaespiritual.com
El dictado comenzó a llegarle en Febrero de 1978 en un momento de gran ansiedad, característica de la
última etapa de su vida, y refleja los esfuerzos de Jesús por sustituir los sueños de miedo y muerte,
relativos al valorar como reales las cosas de este mundo, por los regalos de Dios, que son dicha, liberación y
despertar. La redacción de esta pequeña obra concluyó en Abril del mismo año, y con ella, las últimas
palabras de Jesús a través de Helen.
La traducción ha procurado mostrarse lo más fidedigna y literal posible al original, sólo se han realizado
mínimos cambios cuando resultaba demasiado forzada en nuestro idioma.
Bilbao, Noviembre 2012
-o0o-
El Sueño del Miedo
El miedo es la única emoción del mundo. Sus formas son muchas -llámalas como quieras- pero es una
en contenido. Nunca lejos, incluso en forma, de lo que es su propósito, nunca con poder para escapar a su
causa, y siempre una falsificación del amor; el miedo descansa de forma incierta en un lecho de mentiras.
Aquí nació y se refugió por su aparente comodidad. Aquí permanecerá donde nació y donde le llegará su
final. Porque aquí está la nada, donde ni el nacimiento ni la muerte es real, ni forma alguna en la mente
contrahecha que dio lugar a su aparente vida, tiene ningún significado en la Mente de Dios.
Si tuvieras la certeza –la completa seguridad y el entendimiento consistente de lo que el mundo puede
dar- el miedo se dejaría aparte, tan fácilmente, como el júbilo y la paz se unirían en nombre del amor. Pero
primero debe haber la certeza de que no puede haber amor donde el miedo existe, y de que el mundo no
dará nunca un regalo que no esté hecho de miedo, quizás escondido, pero con seguridad, presente en
alguna parte del regalo. No lo aceptes, y entenderás que se te ha dado un regalo mucho más grande.
No permitas que el mundo te engañe. Fue hecho para engañar. Sin embargo sus trampas pueden
evitarse tan fácilmente, que un niño pequeño puede atravesarlas con seguridad, y sin cuidado de que le
detenga en su progreso. Los sueños, sueños son, y todos son igualmente falsos. Ésta es la única lección que
se tiene que aprender. Sin embargo el miedo persistirá hasta que cada uno sea reconocido como la nada
que es, y sea visto exactamente tal como es y nada más. No hay persona, cosa o circunstancia que puedas
valorar como propia sin que el “regalo” del miedo surja en tu corazón. Pues los has visto a todos ellos como
no son, y el amor por ellos ha huido de ti. Y pensarás que Dios ha dejado de cuidar de ti, pues has
traicionado al Hijo que Él ama, y has elegido el miedo y la culpa en lugar de a Él.
¿Engaña Dios o lo hace el mundo? Pues es seguro que uno de los dos debe mentir. No hay ningún punto
en el que sus pensamientos estén de acuerdo o sus regalos se unan en modo o propósito. Lo que de uno
tomes, el otro lo oscurecerá. No hay esperanza de compromiso en esto. Ni puede haber un cambio de
mentalidad entre los dos sin el miedo que todo sueño conlleva. ¡Qué temible debe ser verte a ti mismo
como artífice de la realidad y la verdad, señor del destino y los dominios del tiempo, y árbitro asignado para
el mundo!
3
www.bibliotecaespiritual.com
Los sueños nunca cambian. Recuerda sólo esto, pero no permitas eludirlo a veces y permitirte a ti
mismo dar paso al miedo de nuevo. Niega el sueño pero no le falles a la verdad, pues sólo lo que es verdad
nunca fallará. Todo lo demás engaña. Todo lo demás aterrorizará, e incluso cuando parezca complacer, lo
más que aporta es un pesado coste de dolor. Libérate del sufrimiento ahora. No hay coste para cualquier
regalo que te llega de Dios. Su camino es cierto, porque sus regalos permanecen por siempre cuando Él los
da. No pienses que el miedo pueda entrar donde moran Sus regalos. Pero no pienses que sus regalos se
pueden recibir donde ha entrado el miedo y ha tocado tu visión con groseras distorsiones que el mundo
considera reales.
No hay pizcas de sueños. Cada una contiene la totalidad del miedo, lo opuesto al amor, el infierno que
oculta el recuerdo de Dios, la crucifixión de Su santo Hijo. Por lo tanto, estate vigilante contra ellos, pues en
su único propósito son uno, y el infierno es total. Puede parecer que aprender esta lección lleva una
eternidad, y sin embargo no tiene porqué ser así. Yo vine a hablar de lo intemporal en el tiempo. ¿No has
aprendido todavía el dolor que implica soñar? No hay necesidad de abrazarlo en tu corazón y olvidar el
coste espantoso de rescatar la desesperación y construir engaños de nuevo.
El más pequeño de los sueños, el menor deseo por los valores del mundo, es lo suficientemente grande
para interponerse entre tú y la dulce liberación que Dios te ofrecería. Él no puede elegir cambiar a Su Hijo,
ni hacer que tu mente acepte la libertad perfecta que te ha dado. Sin embargo, es cierto que volverás a Él y
recordarás repentinamente. Pero estate seguro de esto y no lo dejes pasar: lo que Dios ha unido es uno. Y
uno es también todo lo que el miedo ha hecho para ser el gran impostor y el sustituto de la creación de
Dios. Sólo puedes escoger uno, y aquello que elijas es total. Todo lo que el mundo pueda ofrecer promete
alguna alegría que nunca dará. Y todo lo que Dios te ha prometido, no fallará nunca en nada. Ninguna
necesidad dejará de ser satisfecha, ningún daño dejará de ser sanado, ninguna tristeza permanecerá
inalterable, ninguna oscuridad dejará de disiparse. El dolor más pequeño se desvanecerá de repente ante
Sus regalos. Un mundo olvidado no dejará rastro tras su partida, cuando los regalos de Dios hayan sido
aceptados como la única cosa que quieres.
“Elige de nuevo” sigue siendo tu única esperanza. La oscuridad no puede esconder los regalos de Dios a
menos que quieras que así sea. En paz yo vengo, y te urjo ahora a poner fin al tiempo y caminar en la
eternidad conmigo. No habrá un cambio que los ojos puedan ver, ni desaparecerás de las cosas del tiempo.
Pero tomarás mi mano cuando regreses, porque vamos juntos. Ahora los anfitriones del Cielo vienen con
nosotros, para barrer todo vestigio de los sueños y todo pensamiento que descansa en la nada. ¡Cuán
querido eres por Dios!, Que sólo te pide que camines conmigo y traigas Su luz a un mundo enfermo al que
el miedo ha drenado de amor, vida y esperanza.
Es seguro que no dejarás de oír mi llamada, porque yo nunca he fallado en oír tus gritos de dolor y
aflicción, y he venido a salvar y a redimir finalmente al mundo del miedo. Nunca fue, ni es, ni será lo que
has imaginado. Déjame ver por ti, y juzgar por ti lo que contemples. Cuando hayas visto tan sólo una vez,
no valorarás nunca más ninguna cosa temible al coste de la gloria y la paz de Dios.
Este es mi ofrecimiento: Un mundo tranquilo, suavemente ordenado y con amables pensamientos, vivo
de esperanza y de alegría radiante, sin la menor sombra de la amargura del miedo en su hermosura.
Acepta esto ahora, porque he esperado mucho tiempo para darte este regalo. Te lo ofrezco en lugar del
miedo y todos los “regalos” que el miedo te ha dado. ¿Puedes elegir de otra manera cuando todo el mundo
permanece conteniendo la respiración, esperando tu elección? Ven ahora a mí e iremos a Dios. No hay
forma de que podamos ir solos. Pero cuando vamos juntos, no hay manera en la que la Palabra de Dios
pueda fallar. Porque Suya es la Palabra que nos hace uno en Él, y mía la Voz que te habla esta Palabra.
4
www.bibliotecaespiritual.com
Los Dos Regalos
¿Cómo puedes ser salvado de todos los regalos que el mundo te ha ofrecido? ¿Cómo puedes cambiar
estos pequeños y crueles ofrecimientos por los que el Cielo da y Dios querría que conservaras? Abre tus
manos y dame todas las cosas que has guardado en contra de tu santidad y mantenido como calumnia al
Hijo de Dios. Practica con todo aquello que reconozcas como lo que es. Dame esas cosas sin valor en el
instante en que las veas a través de mis ojos y entiendas su coste. Abandona entonces esos sueños
amargos en cuanto los percibas ahora como eso, y nada más que eso.
Los tomo de ti encantado y los dejo al lado de los regalos de Dios que Él ha colocado sobre el altar a Su
Hijo. Y te doy éstos a ti para reemplazar aquellos que diste en tu misericordia. Éstos son los regalos que te
pido, y sólo éstos. Pues en cuanto los dejas llegas a mí, y puedo venir entonces a ti como salvador. Los
regalos de Dios están en mis manos para darlos a todo aquél que intercambie el mundo por el Cielo. Sólo
necesitas decir mi Nombre, y pedirme que acepte el regalo de dolor de manos dispuestas que reposarán
sobre las mías, con las espinas retiradas y los clavos arrojados lejos, mientras uno a uno los tristes regalos
de la Tierra son gozosamente desechados. En mis manos hay todo lo que quieras, necesites y esperes
encontrar entre los desvencijados juguetes de la Tierra. Los cojo de ti y desaparecen. Y brillando en el lugar
que una vez ocupaban, hay una puerta a otro mundo a través de la cual entramos en el Nombre de Dios.
Padre, te damos las gracias por esos regalos que juntos hemos encontrado. Aquí somos redimidos. Pues
es aquí donde nos unimos, y desde este lugar de santo encuentro iremos a Ti, porque reconocemos los
regalos que diste, y ya no habrá nada más. Cada mano que encuentra su camino a la mía tomará Tus
regalos de mí, y así como miramos juntos al lugar sobre el cual deposité por ti tus indignos regalos, sólo
veremos los regalos de Dios reflejados en el resplandor alrededor de nuestras cabezas.
Santos somos nosotros que conocemos nuestra santidad, pues eres Tú Quien hace brillar Tu luz en
nosotros, y nosotros agradecemos en el Nombre de nuestro Padre, que Tú no has olvidado. Lo que
pensamos que hicimos de Ti simplemente ha desaparecido, y con ello las imágenes que hicimos de Tu
creación se han ido también. Y eso ha concluido. Ahora encomendamos en Tus Manos el espíritu de Tu
Hijo que pareció extraviar su camino un corto tiempo, pero que nunca abandonó la seguridad de Tu Amor.
Los regalos de miedo y el sueño de muerte se han acabado. Y damos gracias. Y damos gracias, Amén.
El Final del Sueño
Las ilusiones se construyen como sustitutos de la verdad, para la cual ningún sustituto es posible. El
Creador separado de la creación fue la primera ilusión, donde todos los regalos del miedo nacieron. Pues
ahora la creación no puede ser como su Creador, Que nunca podría abandonar Lo que Él Mismo creó como
parte Suya. Ahora debe haber un sustituto para el amor, que no puede tener verdaderamente un opuesto,
y siendo todo, no puede tener ningún sustituto.
Así se hizo el miedo, y con él vino la necesidad de regalos para prestar sustancia a un sueño en el que
no hay sustancia. Ahora el sueño parece tener valor, pues sus ofrecimientos aparentan ser esperanza,
5
www.bibliotecaespiritual.com
fuerza e incluso amor, aunque sólo sea por un instante. Ellos contentan al asustado soñador por un rato, y
no le dejan recordar el primer sueño que los regalos del miedo le ofrecen de nuevo. El aparente consuelo
de los regalos de las ilusiones son ahora su armadura y la espada que esgrime para salvarse a sí mismo de
despertar. Pues antes de que pueda despertar, estaría primeramente forzado a traer a la memoria el
primer sueño una vez más.
No es Dios Quien le pide a él un precio, sino que habiendo corrido un velo sobre la verdad, debe él
ahora dejar que el velo se retire para que se pueda ver su falta de sustancia. Nadie dudaría en abandonar
un sueño de sobresalto y terror, decaimiento despiadado y repugnante contorsión, con la desesperación
siempre a la vista y la muerte no lejos detrás, si creyera que no es más que un sueño. Sin embargo, si piensa
que debe primero pasar todavía a través de un terror mayor, verá esperanza en lo que parece ahora un
sueño “mejor”.
Y ahora busca para encontrar dentro de su sueño qué regalos puede contener. ¿Qué puedes conseguir
entre sus sombras? ¿Quién puede salvarte ahora dándote el amor que has arrojado? ¿Qué puedes
aprender a hacer para volverte tú mismo un maestro sobre los otros? ¿Qué hay que sea tu regalo especial
en el sueño? Encuentra esos y no despiertes del sueño, porque pueden darte lo que piensas que careces.
Pero si despiertas, todos sus regalos se irán, tu armadura y tu espada desaparecerán, y los buitres, dando
siempre vueltas por encima, te reclamarán finalmente como su legítima presa.
!Oh¡ criaturas del Padre que olvidasteis, no habéis puesto vuestros ídolos en Su sitio, ni le habéis hecho
a Él dar los regalos de miedo que hicisteis. Dejadme ser el Salvador de las ilusiones. La verdad puede estar
escondida para vosotros por sueños malignos, pero es sólo de los sueños de lo que tenéis necesidad de
salvaros. La verdad está todavía intacta de vuestros engaños. Sin embargo no podéis pasar ese primer
sueño sin la mano de un Salvador en la vuestra. Cada regalo de miedo os retrasará, a menos que me dejéis
quitarlo de vuestra mente al mostraros que no es más que un sueño dentro de un sueño más grande de
desesperanza en el que no hay esperanza. No cojáis sus regalos, porque ellos os condenan a un infierno
duradero que permanecerá cuando toda la aparente alegría que los regalos aparentan dar haya pasado.
No seas tentado. No caigas en las sombras y en un sueño más profundo en el que despertar parece ser
el sueño. Ayúdame a darte la salvación. Compartamos la fuerza de Cristo y contemplemos el sueño en el
que empezaron las ilusiones, y que sirve para conservar su lugar de nacimiento secreto y aparte de la
iluminación de la verdad. Ven a mí. No hay necesidad de soñar una escapatoria del sueño. Fallará. Pues si el
sueño fuera real, la escapatoria sería imposible y no habría esperanza excepto en las ilusiones. No cedas a
esto. No es así. Pues yo no soy un sueño que viene a burlarse. La salvación necesita tu ayuda tanto como la
mía. No te olvides de que no respondes sólo por ti mismo.
Mi llamamiento a ti es que ofrezcas ayuda a todos los sueños que el Hijo de Dios imagina, desde el
tiempo en que al primer sueño se le concedió falsa realidad, hasta que todo soñar acaba para siempre.
¿Podría un regalo ser más santo que esto? ¿Y podría ser más aguda o más apremiante la necesidad en un
mundo de sueños? Ayúdame en esto, y ni un regalo que el mundo pueda intentar conceder, ni ninguna
ilusión mantenida contra la verdad, podrá atarte por más tiempo. El tiempo no podrá tener ninguna
influencia en ti, ni ninguna de las leyes de la Tierra podrá tener poder sobre ti. Tus manos curarán y darán
los regalos de Dios que aceptas de mí.
¡Qué dichoso y qué santo es nuestro camino cuando la muerte no tiene dominio y el sueño de la
separación, la agonía y la pérdida se han disipado por siempre! No pienses que ninguna cosa que los
regalos del miedo ofrecen merece un instante de duda, cuando la puerta del Cielo se muestra ante ti y el
Cristo de Dios está esperando tu regreso. Aquiétate y escúchale a Él, pues Su llamada a ti no podría ser más
insistente ni más querida, pues no es sino la llamada del Amor Mismo, Que no cesará de hablarte de Dios.
6
www.bibliotecaespiritual.com
Has olvidado, pero Él todavía es fiel, porque es tan parecido a Su Padre que Le recuerda por siempre en Su
Amor. Y Él no puede olvidar que la creación es inseparable del Creador, así Él entiende que tú eres parte de
Dios y del Hijo creado como Él Mismo.
¡Cuán querido eres para Él!, una parte de Cristo en Quien todo regalo de Dios es por siempre
depositado, sin el cual Él es incompleto, Él que es compleción de Su Padre. ¿Puede un sueño destruir una
verdad tan santa y tan pura que abarca toda verdad y no deja nada más allá de sí misma? ¿Puedes
traicionar un amor tan perfecto que sus regalos se vuelven unidad, y este único regalo es todo lo que hay
para dar y recibir? ¡Oh! ven y permite que la creación sea de nuevo todo lo que siempre fue y aún será por
siempre jamás. Deja que al sueño del tiempo le sea dado su designado final, y permite al Hijo de Dios tener
misericordia de sí mismo.
Hay un silencio que cubre el mundo, que fue un sueño antiguo, de hace tanto tiempo, que nadie lo
recuerda ahora. Su tiempo ha acabado, y en el pequeño espacio que parecía poseer no hay nada. El sueño
ha concluido, y todos sus sueños de regalos han desaparecido también. El primer sueño ha sido visto y
comprendido como una mera ilusión del miedo en el que el mundo estaba basado. Más allá del sueño,
alcanzándolo todo, abarcándolo todo, la creación y el Creador todavía permanecen en perfecta armonía y
perfecto amor. Esto se encuentra más allá de la puerta ante la que nos encontramos. ¿Y permaneceremos
esperando en un sueño?
Tu santidad es mía, y lo mío es de Dios. Aquí está Su regalo, completo y no profanado. Es Él mismo
Quien da, y esto es lo que es la verdad en ti. ¡Qué hermoso eres tú que estás a mi lado en la puerta, y
llamas conmigo para que todo el mundo pueda venir y apartarse del tiempo! Extiende tu mano para tocar
la eternidad y desaparece en su perfecto descanso. Aquí está la paz que Dios tenía destinada para el Hijo
que ama. Entra conmigo y permite que su quietud cubra la Tierra para siempre. Ya está hecho. Padre, Tu
voz nos ha llamado a ir a casa por fin: el sueño se ha ido. Despierta, Mi niño, en amor.
Nuestro Regalo a Dios
No hay regalo de fe que Dios no acepte con gratitud. Él ama a Su Hijo. Y dándole Sus regalos, agradece
los que Su Hijo le da a Él. El agradecimiento es la canción del Cielo, la única armonía cantada por toda la
creación a una con su Creador. Pues el agradecimiento es el amor expresado en la unión; la condición
previa necesaria para la extensión y el prerrequisito para la paz. ¿Y quién puede estar en conflicto y amar a
Dios?
Hemos comentado los regalos de Dios para ti. Ahora debemos hablar también de los que tú le puedes
dar a Él. Pues estos completan Su donación, tal como los Suyos te completan a ti. Dar es alegría, santidad y
sanación. Ésta es tu respuesta al mundo, y también la de Dios. Pues es aquí donde te unes a Él, y Su
semejanza es la tuya sólo en esto.
¿Cómo puedes darle a Él, que carece de toda falta, vacío, necesidad, ni lugar oscuro que necesite una
luz que le puedas ofrecer a Él? Él guarda tus regalos para ti. Él no sabe de dar y recibir. Lo que es amor o
procede del amor u ofrece al amor un regalo, es uno para Él, porque es de Él. Para Él y de Él no son
diferentes para Uno que no tiene opuesto. Pues el amor es todo lo que hay y toda cosa que hay. Un regalo
de amor es dado a cada uno, sin menguar en nada al que da, y sin añadir en verdad nada al que recibe. Más
que el amor no puede haber. Pero esto se vuelve un regalo si verdaderamente es dado y recibido por
ambos para ambos, que saben que son uno: una llave al silencio y la paz de Dios, un alegre reconocimiento
7
www.bibliotecaespiritual.com
del amor de Cristo, una bienvenida a la ayuda del Espíritu Santo, una invitación para que Él entre y eleve al
Hijo de Dios hasta Sí Mismo.
¿Qué sería entonces más querido para Dios que esto? Esos son Sus regalos tal como son tuyos, porque
en ellos se unen el que da y el que recibe. Un regalo es santo sólo cuando no se considera en absoluto
quién ganará por ello, y no hay ni una sombra de la idea de pérdida. No es fácil entender en el mundo lo
que significa dar, y cómo dar un regalo que Dios y toda la creación aceptará como radiante hacia afuera de
un corazón agradecido y hacia adentro al altar de su Dios.
Dios concede la gracia de dar tal como Él da, porque Él da de la única manera que conoce, y lo que Él
conoce es todo lo que Él es. Cristo da tal como Dios da, al ser como Él Mismo. Y nada permanece fuera de
los regalos que Ellos dan, porque todo regalo es completamente abarcador y eleva el universo en Sus
brazos.
Sin embargo, ¿Qué pasa contigo, que pareces estar en la tierra y no entiendes lo que es dar porque has
olvidado lo que significa el amor? ¿Qué regalos hay que puedas dar a Dios? Hermano mío, recibes muchas
llamadas de aquellos que extraviaron su camino y necesitan tu ayuda para encontrarlo de nuevo. Te parece
que les ayudas si les respondes a lo que piden y tú crees que necesitan. Sin embargo, es siempre Dios el
que te llama, y el que pide ayuda no es otro que tú mismo. ¿Quién es entonces el que da y el que recibe?
¿Quién es el que pide el regalo y a quién se le da?
Ésta es la única lección que el mundo debiera enseñar sobre dar. No es la lección para enseñar la cual
fue hecho el mundo. Y sin embargo es la que el Espíritu Santo ve en él, y es por tanto la única que tiene.
Olvida los otros caminos devastadores de regalos que en la tierra son dados y recibidos. Olvida el coste, los
pensamientos de pérdida y ganancia, el regateo, el contar los resultados, que el mundo se asocia con cada
regalo que da en estricto acuerdo con sus leyes. Los cambistas del mercado han sido tus maestros. Ahora
ellos necesitan un regalo que no pueden dar. Sé ahora su salvador porque ahora tienes otro Maestro.
No cuentes el coste de dar. No es nada. Tus maestros te han engañado. Pero no pienses que sus errores
no fueron los tuyos también. Para aquellos que no entienden que los regalos de Dios y de Cristo son uno,
sea tuya la voz que se hace eco de la Voz que habla Dios diría:
“Sálvame, hermano Mío, como te salvas a ti mismo,
Y permíteme dar a Dios tus regalos por ti
Porque Mi altar espera por ellos amoroso
Y Dios está pidiendo que los pongamos ahí”
No hay otro amor que el de Dios; no hay otros regalos que los Suyos. Nosotros sólo le devolvemos el
Suyo Propio a Él Mismo. Pero cuando lo hacemos, Él viene a llamar a Su Hijo desde el lejano país donde
arrojó el recuerdo de todos los regalos de su Padre, y le pide que regrese de nuevo a Él.
Hijo del Amor Eterno ¿Qué otro regalo hay que tu Padre quiera de ti excepto tú mismo? ¿Y qué hay que
tú preferirías dar, pues qué hay que tú prefieras tener? Has olvidado Quién eres realmente. ¿Qué otra cosa
sino ese recuerdo es querido para ti? ¿Qué nimios regalos hechos de enfermizo miedo y sueños malignos
de sufrimiento y muerte pueden ser el sustituto que realmente quieres para el recuerdo de Cristo en ti? En
el lejano país ciertamente te extraviaste, pero no fuiste olvidado. Oye la llamada del amor al amor, por el
8
www.bibliotecaespiritual.com
amor, en amor a ti, y elévate con el amor a tu lado para devolver el regalo de amor que Dios te ha dado, y
tú le has dado a Él en agradecimiento.
No olvides la Fuente de lo que eres, y no pienses que Él te ha olvidado. El amor no vacila, y no olvida los
regalos que da para que tú los guardes. Devuélvelos entonces, porque ciertamente está oscuro en el lejano
país, donde el recuerdo de Dios parece haber desaparecido. Sin embargo, Cristo ha ido dondequiera que tú
hayas ido. Porque tú eres Suyo, y al ser Suyo eres también de Su Padre. Él trae con Él los regalos que Su
Padre le dio, y al dártelos a ti te enseña cómo devolverlos de la manera que Él da. La luz no conoce límites;
el amor ninguna disminución. Regresa, hijo Mío, a Mí. Pues Cristo es Aquél que es Mi Hijo y tú eres uno con
Él. Tú eres Mi regalo, porque tú eres uno conmigo.
El Amor del Padre
Hay un lugar secreto en cada uno donde se depositan los regalos de Dios, y los suyos a Él. No es secreto
a los ojos de Cristo Quien lo ve con claridad y sin cesar. Sin embargo está escondido a los ojos del cuerpo y
a todos aquellos que todavía invierten en el mundo y persiguen los mezquinos regalos que éste da,
estimándolos y pensando que son reales. Los regalos de las ilusiones ocultarán el lugar secreto donde Dios
es tan claro como el día, y Cristo con Él. ¡Oh! no permitas que esto sea secreto para un mundo tan lleno de
sufrimiento y tan atormentado de dolor. Tú puedes aliviar su aflicción y curar su dolor, y dejar que la paz de
Dios lo envuelva como una madre mece a su cansado hijo hasta que suspira y se desliza al descanso.
El descanso podría ser tuyo por lo que Dios es. Él te ama como una madre ama a su hijo; su único hijo,
el único amor que ella tiene, su absoluta totalidad, la extensión de ella misma, tan de sí misma como su
mismo aliento. Él te ama como un hermano ama a su propio hermano; nacido de un padre, todavía uno en
él, y unido con un sello que no se puede romper. Él te ama como un amante ama a su amada; su elegida, su
alegría, su vida misma, la que busca cuando no está, y la que le trae la paz cuando regresa. Él te ama como
un padre ama a su hijo, sin el cual su ser está incompleto, cuya inmortalidad completa la suya propia,
porque en él la cadena de amor se completa, un círculo dorado que nunca terminará, una canción que será
cantada todo el tiempo y aún después, y que siempre permanecerá como el sonido inmortal del amante y
del amor.
¡Oh! ¡Estate en paz, amado del Señor! ¿Qué es tu vida sino gratitud a Él que te ama con un Amor
sempiterno? ¿Cuál es tu propósito aquí sino recordar en Sus amorosos Brazos al Hijo que Él ama y que ha
olvidado Quién es su Padre? ¿Cuál es tu único objetivo, tu única necesidad, la única cosa que quieres, sino
permitir que el secreto lugar de la paz estalle sobre el mundo en todo su júbilo, y permitir que la Voz de su
interior hable de Él, cuyo amor brilla fuera y dentro y entremedias, a través de todos los lugares tenebrosos
para abarcar todos los seres vivientes dentro de su dorada paz?
La noche es oscura pero tendrá un final. Consuélate con esto: Nadie a quien yo envíe a ayudarte a
alcanzar el objetivo fallará en estar a tu lado hasta que el reino esté seguro. Se te han dado las promesas de
Dios. ¿Qué podría ser más seguro? Desde luego hay ayuda para alguien tan cerca del Cielo. Hay cambio en
todo menos en esto: Aquél a quien Él ha llamado y que le ha respondido como tú lo has hecho puede
descansar en paz en Sus amorosos Brazos, y confía en que Su gratitud y Su Corazón agradecido latirá por el
tuyo cuando éste parezca desfallecer.
No imagines que Él abandonará a Su criatura que oyó Su voz y escuchó Su Palabra. Acuérdate de esto:
los agradecimientos de Dios son tuyos y no te dejarán sin consuelo por mucho tiempo. Todavía se te
9
www.bibliotecaespiritual.com
necesita en el mundo, para oír Su Voz y compartir Sus mensajes de amor con aquellos que claman en la
aflicción. ¿Sería posible que fallaras en encontrarle a Él cuando Su necesidad por ti se vuelve tan grande
como la tuya por Él? No necesitas temer que sufrirás pérdida alguna, ni que Él, que dio Su consuelo a Su
Hijo, te abandonará. Recibe el regalo que diste a Dios y que Él te dará a ti.
Confía en Aquél cuya Voz oíste, y no pienses que Él no oye tu asustada voz que clama en susurrante
agonía. Serás elevado del terror a la brillante paz de Dios. El camino parece espinoso y acosado por el
pesar, sin embargo, es tan cierto como el amor de Dios, que no puede fallar. Te sostiene, y así no puedes
fallar porque brilla en ti. Tuya será la fe, porque Su fe en ti no tiene límites. No desesperes de Él, que te
ama con perpetuo amor; que conoce tu necesidad y mira todo lo tuyo con incesante vigilancia.
No olvides sus agradecimientos; y entiende que la gratitud de Dios llega mucho más lejos que todas las
cosas que el mundo puede ofrecer, porque Sus Regalos durarán por siempre en Su Corazón y en el tuyo.
Agradece Su Amor y su cuidado, pues en este mundo les ha sido dado a pocos dar un regalo a Dios como tú
has hecho. Con todo, sólo se necesitan unos pocos. Ellos bastan para todo el resto, y te dan gracias junto al
Creador. Él no descuida los regalos que da, ni son Sus promesas en vano. Estate seguro de que una madre
no le falla al hijo que ama, ni que un Padre desechará a Su criatura.
Tú eres Mi Hijo, y Yo no olvido el lugar secreto en el que todavía habito, sabiendo que tú recordarás.
Ven, Hijo Mío, abre tu corazón y déjame brillar en ti, y en el mundo a través tuyo. Tú eres Mi luz y Mi
morada. Tú hablas por Mí a aquellos que han olvidado. Llámales ahora a Mí, Hijo Mío, recuerda ahora por
todo el mundo. Yo llamo en amor y tú me contestas, porque éste es el único lenguaje que conocemos.
Recuerda el amor, tan próximo que no puedes fallar en tocar su corazón pues late en ti.
No olvides. No olvides, niño Mío. Abre la puerta ante el lugar escondido y déjame resplandecer sobre
un mundo que se alegra en repentino éxtasis. Ya llego, ya llego. Mírame. Estoy aquí porque soy tú; en
Cristo, por Cristo, Mi propio Hijo bien amado, la gloria del infinito, la dicha del Cielo y la santa paz de la
Tierra, retornada a Cristo y de Su mano a Mí. Di ahora Amén, Hijo mío, pues ya está hecho. El lugar secreto
por fin está abierto ahora. Olvida todas las cosas excepto Mi inmutable Amor. Olvida todas las cosas
excepto que yo estoy aquí.
-o0o-
10
Fly UP