...

de cómo escribir una tesis doctoral y no morir en el intento.

by user

on
Category: Documents
3

views

Report

Comments

Transcript

de cómo escribir una tesis doctoral y no morir en el intento.
DE CÓMO ESCRIBIR UNA TESIS DOCTORAL Y NO MORIR EN
EL INTENTO. LA REDACCIÓN DE UNA TESIS DOCTORAL EN
CIENCIAS EXPERIMENTALES
HOW TO WRITE A Ph.D THESIS IN EXPERIMENTAL SCIENCES
AND NOT DIE IN THE ATTEMPT
Juan Pablo F. C. Rossi y Miguel de Asúa
Instituto de Química y Fisicoquímica Biológicas, Departamento de Química Biológica,
Facultad de Farmacia y Bioquímica, Universidad de Buenos Aires.
Email: [email protected] y [email protected]
Publicado en: Revista Farmacéutica 152 Nº12 (93-108) (2010)
Tabla de contenidos
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Resumen – Summary………..…….2
Introducción………………………3
Contexto histórico………………...3
Consideraciones generales………..4
El tesista y su director…………….4
La agenda de trabajo……………...5
Algunas recomendaciones……......5
El estilo…………………………...8
La organización de la tesis………..9
Recomendaciones finales………...14
Referencias bibliográficas………..14
Apéndice I ……………………….15
Apéndice II……………………….16
Resumen
Summary
La tesis doctoral es el camino hacia
el máximo grado académico otorgado
por una universidad. En tanto tal, debe
concebírsela como el corolario de un
trabajo teórico o experimental original
que demuestre la capacidad del
doctorando de planificar y llevar a cabo
un proyecto de investigación propio y
de extraer del mismo las conclusiones
pertinentes. En el curso de su trabajo, el
o la tesista están guiados por un director
o padrino (madrina) de tesis. El proceso
culmina con la defensa de la tesis ante
un jurado de especialistas, que basa su
calificación en la lectura del
manuscrito—por lo cual es fundamental
que éste sea una versión pulida y
agradable de leer.
A doctoral dissertation is the way
toward the highest academic degree
granted by a university. As such, it
should be conceived as the end result of
an original experimental or theoretical
work.
The
dissertation
should
demonstrate the aptitude of the graduate
student to plan and conduct his/her own
research project and his/her capacity for
deriving from it
the relevant
conclusions. In the course of his work,
the PhD candidate is guided by an
advisor. The whole process culminates
with the evaluation of the dissertation
by two or three readers, who base their
approval (or rejection) upon the reading
of the manuscript—whereby it is of the
utmost importance to present a wellwritten and stylistically correct text.
Toda tesis debería contribuir a la
producción de nuevo conocimiento.
Este requisito, que puede parecer
tremendo, en realidad no lo es tanto.
Generar conocimiento no es difícil. Lo
que es muy arduo es obtener resultados
nuevos que sean también significativos.
Pero la tesis no requiere hallazgos que
revolucionen
un
campo
de
investigación. Digamos de entrada que
cualquier graduado motivado puede
escribir una tesis original y, lo que es
muy importante, con razonables
posibilidades de ser aprobada. La peor
actitud para acometer la tesis es dejarse
intimidar por una hiper-autoexigencia
destructiva. La tesis es una etapa más de
una trayectoria académica y debe ser
encarada con el fondo de un horizonte
ideal, sí, pero de manera realista y con
espíritu pragmático. Teniendo esto en
cuenta y prestando atención a las
sugerencias que proponemos, el trabajo
de tesis puede incluso llegar a resultar
una experiencia placentera.
Every thesis should contribute to the
production of new knowledge. This
requirement, which sounds intimidating,
is actually not so hard to fulfill. The
generation of new knowledge is not an
unattainable goal. What is really
difficult is to make a significant
contribution to the existing body of
knowledge. But a doctoral dissertation
should
not
necessarily
involve
revolutionary findings in a given field.
Any graduate student with enough
motivation should be able to write a
sound dissertation with fair chances of
being accepted. When facing the writing
of the doctoral thesis, the worst possible
disposition is to indulge into a
destructive
hyper-self-demanding
attitude. The thesis is just the first
important step of a (hopefully) long
academic career and should be faced
realistically and with a pragmatic spirit.
Taking this into account and heeding
some of the recommendations listed
below, the writing of the thesis could
even turn into a pleasant experience.
2
trabajar de manera independiente, así
también los estudiosos debían ser
capaces de demostrar su dominio de los
contenidos y su autonomía intelectual
con la tesis de doctorado. La noción de
“ciencia” vigente en las universidades
de ese momento era muy diferente a la
nuestra, ya que se la entendía como una
empresa deductiva y discursiva, con
escaso apoyo experimental. Con el
correr de los siglos, las tesis se
convirtieron en un procedimiento
rutinario, poco más que un trámite. En
el curso de la Edad Moderna (siglos
XVII y XVIII) las tesis—de cualquier
especialidad que se tratase—eran por lo
general escritos breves o muy breves, en
las que el tesista exponía en latín las
opiniones del director de tesis (a tal
punto que se estudian las tesis dirigidas
por un científico o profesor para
conocer sus ideas, no las de quienes las
escribieron). En este período, la nueva
ciencia experimental se cultivaba en
academias, clubes científicos y de
manera independiente, mientras que—
con
algunas
excepciones—las
universidades se transformaron en
instituciones muy conservadoras que
transmitían
un
conocimiento
esclerosado. La idea, hoy común, de
que las universidades deberían ser
centro de enseñanza e investigación a la
vez, es relativamente reciente. Esta
concepción nació en las universidades
germanas durante la primera mitad del
siglo XVIII. La Universidad de
Göttingen, inaugurada en 1737, fue el
primer modelo reconocible de lo que
son nuestras universidades actuales, en
cuanto a la síntesis entre docencia y
generación de nuevo conocimiento. En
la primera década del siglo XIX se
fundó la Universidad de Berlín
(entonces ciudad capital de Prusia). A
diferencia de la universidad francesa de
la época napoléonica, que era
profesionalista (orientada a formar
profesionales),
Berlín
fue
una
universidad orientada a la búsqueda de
conocimiento puro, en la cual la
Introducción: ¿Qué es una
tesis?
De acuerdo con la definición de
Umberto Eco, la tesis doctoral es “un
trabajo
mecanografiado
de
una
extensión media que varía entre cien y
cuatrocientas páginas, en el cual el
estudiante trata un problema referente a
los estudios en que quiere doctorarse”
(1). Sin embargo, la extensión exigida a
las tesis doctorales depende mucho del
área de conocimiento en la que se
inscriba la investigación, así como del
país en el que se desarrolla. En el caso
de los estudios científicos la extensión
suele ser mucho menor que en el de las
humanidades, y en los países
anglosajones generalmente menor que
en los países latinos. Tal como suele
afirmar Alcides Rega, el antecesor de
uno de nosotros (JPR) en la Cátedra de
Fisicoquímica Biológica (FFYB, UBA),
“la idea de que la tesis debe consistir en
un voluminoso tomo de más de 150
páginas, debe ser reemplazada por la
noción de que debe ser un volumen en
el que todas las páginas contengan
información científica útil y novedosa”.
El tiempo total estimado para la
realización de una tesis también varía.
Suele oscilar entre los tres y los seis
años, pero una vez más esto depende del
país y del tema. La redacción del
manuscrito de una tesis en ciencias
experimentales también depende mucho
de las expectativas y aptitudes del
tesista y su director. Por lo general
ocupa entre 4 a 12 meses.
Contexto histórico
La idea del doctorado y de la tesis
nació en la universidad medieval, una
institución que, más allá de sus
antecedentes, surgió en el siglo XIII.
Tal como los artesanos debían ejecutar
una “obra maestra” como culminación
de su etapa de aprendizaje y
demostración de su capacidad de
3
a partir de las modificaciones sugeridas
por el supervisor y por la natural
evolución del tesista como escritor.
enseñanza se entendía como resultado y
corolario de la investigación. A partir de
mediados del siglo XIX, las ciencias
naturales y experimentales comenzaron
a desplazar a las ciencias humanas
como centro de la universidad. Hasta
comienzos del siglo XX, en las
universidades inglesas (Oxford y
Cambridge) no era habitual doctorarse.
En países anglosajones, el doctorado no
profesional
se
denomina,
genéricamente, “doctorado en filosofía”
(Philosophiae Doctor o Ph. D.), ya se
trate de ciencias exactas, naturales,
humanas o sociales.
El tesista y su director/a
En el sitio web de la Facultad de
Farmacia y Bioquímica de la
Universidad de Buenos Aires, el
“Reglamento para el doctorado” define
las funciones del director de tesis de la
siguiente manera (2):
“Asesorar al doctorando en la
elaboración del Plan de Tesis, atender y
supervisar en forma permanente el
trabajo de investigación del doctorando,
conducir al doctorando en la elección de
los instrumentos de investigación más
adecuados y oportunos para el mejor
desarrollo de la investigación y la
elaboración de la Tesis; discutir
periódicamente los resultados de la
investigación; evaluar periódicamente el
desarrollo de la investigación y,
eventualmente, indicar correcciones en
el rumbo de aquéllas; asesorar al
doctorando para la redacción y defensa
de la Tesis y leer y corregir la
presentación escrita de la tesis y
finalmente presentar un informe final,
evaluando la investigación realizada,
señalando la originalidad de esta y su
contribución al avance del conocimiento
y la participación, dedicación y
capacitación del doctorando en el
cumplimiento del Programa del
Doctorado”.
Consideraciones generales
El manuscrito de la tesis es un
informe detallado de la investigación
realizada sobre un problema o serie de
problemas en un área de las ciencias.
Se debe establecer lo que se sabía sobre
la cuestión antes de comenzar a
investigar sobre ella, lo que se hizo para
resolver el problema que es objeto de la
tesis, el significado de los resultados y
cómo
puede
continuarse
la
investigación.
La tesis es un documento que tiene
diversas finalidades. La más obvia es
que es el corolario de un trabajo
experimental o teórico y permitirá
rendir el examen que acreditará el
doctorado. Pero no debe desdeñarse su
utilidad como documento de consulta,
especialmente en lo que respecta a los
resultados y métodos experimentales
que no necesariamente pasen a una
publicación científica. Dado que es el
propio autor quien la consultará más
frecuentemente, no deben escatimarse
los detalles experimentales, tanto finales
como preliminares (la puesta a punto de
las técnicas o métodos), aunque no sean
completamente originales.
La escritura científica es un arte
difícil que requiere mucha práctica.
Como consecuencia, habrá muchas
maneras de mejorar el primer bosquejo,
Diferentes directores cumplen estas
funciones de manera diferente. Algunos
dejan que el o la tesista busque su
camino (y aún su tema) y tienen poca
injerencia en el desarrollo de la tesis y
su escritura. Otros son obsesivos y
controlan de cerca todos los pasos del
tesista. Esta segunda actitud puede ser
nociva para el desarrollo del
doctorando, ya que a la corta o a la larga
coarta el surgimiento de nuevas ideas.
Lo ideal—y lo más difícil de conseguir,
claro—es una postura intermedia. ¡Pero
4
es sabido que conseguir un buen
director es tan difícil como conseguir un
buen tesista!
todas las veces que sea necesario. Uno
de los problemas más frecuentes que
enfrenta el o la tesista es que, por
diversas razones, cuando decide
finalmente escribir su tesis, le corre el
apuro ya que necesita terminarla cuanto
antes para conseguir una beca
posdoctoral o para postularse para un
puesto laboral estable. Así, el proceso
de escritura, de por sí complicado
debido a la poca experiencia en
redacción que los doctorandos suelen
tener, se torna en una atormentada
carrera contra el reloj. Por eso conviene
que, de entrada, el director y el tesista
acuerden una agenda que establezca
metas precisas y traten de ajustarse al
cronograma. El cumplimiento riguroso
de la agenda terminará por dar frutos a
la larga, evitando las corridas de último
momento que perjudican la calidad de la
tesis.
El largo camino de la tesis culmina
con la defensa. Como ya dijimos, el
jurado se basa exclusivamente en el
manuscrito, por lo que éste debe estar
escrito, por lo menos, con corrección.
Como en otros órdenes de la vida, aquí
también la primera impresión es la que
vale. Por supuesto, es más fácil llegar a
un manuscrito bien organizado y bien
redactado si la relación entre director y
tesista es armónica—a decir verdad, la
calidad de la tesis depende no sólo de la
capacidad del doctorando, sino de las
sutiles (y a veces no tan sutiles)
interacciones personales entre éste y su
director o directora. De ahí la
importancia de pensar con detenimiento
en el momento de seleccionar el tema
de trabajo y, sobre todo, el padrino o
director de tesis, con quien habrá que
trabajar por varios años.
Algunas recomendaciones
El director o la directora querrá que la
tesis que dirige sea lo mejor posible,
porque en ello se juega su reputación
científica. Por eso, aunque a veces
resulte muy difícil, conviene adoptar
una actitud positiva respecto de las
observaciones –a veces demasiado
críticas o personales- que el director
suele agregar en los márgenes del texto.
Cada comentario, aunque duela, es un
paso hacia una mejor tesis. A su vez, el
director o directora no debería imponer
“su” estilo de escritura, sino encauzar al
propio del tesista para que éste (ésta)
logre una redacción clara y precisa en
su propio estilo.
A continuación pasaremos revista a
una serie de consideraciones útiles para
emprender la redacción de la tesis,
algunas de ellas más bien abstractas y
otras de corte netamente práctico.
Los primeros pasos
Una vez dispuestas las cosas, es
posible comenzar con los siguientes
pasos:
Como primera cosa, haga un
esquema de la tesis. No se preocupe de
la prolijidad, escriba lo que le venga
primero a la cabeza y luego trate de
darle un orden posible. Siga ensayando
hasta encontrar la estructura del
manuscrito que lo deje conforme. Puede
escribir los títulos de los capítulos y los
subtítulos, imaginar donde van las
figuras más importantes, en fin, anotar
todo lo que crea que le pueda ser útil
para organizar su problema, sus datos y
su interpretación en forma legible. Si
logra hacer una lista de capítulos y, bajo
La agenda de trabajo
Una condición para lograr un buen
manuscrito es comenzar con mucho
tiempo, para poder pensar la mejor
manera de exponer los resultados, para
escribir una discusión medulosa y no
trivial y para poder revisar toda la tesis
5
el título de cada capítulo, enumerar las
cosas que deben ser explicadas en él, ya
superó el “síndrome de la página en
blanco” (el pánico de no saber dónde
empezar que nos asalta ante la brillante
pantalla de la computadora). A medida
que avance en la escritura se hace
evidente la necesidad de una jerarquía
de títulos, que permitirán ordenar por
importancia los temas desarrollados. No
se preocupe si al principio no logra un
esquema perfecto.
Si logra hacer algo de todo esto, ya
pasó lo peor. Ahora empiece por algún
párrafo, no importa cuál, elija el que le
sea más fácil o el que le sea más difícil,
pero elija uno. Los capítulos de
materiales y métodos son aburridos,
pero suelen ser los más fáciles de
escribir, pues sólo debe registrarse una
monótona secuencia de metodologías,
en un orden lógico. Es un buen lugar
para empezar, como precalentamiento.
reducirse a un par de días. Por lo tanto,
es de gran utilidad producir un archivo
con las ideas que se le ocurran, antes de
que las barra el olvido o se hundan en la
montaña de preocupaciones cotidianas
que suelen asfixiar al tesista.
¡Haga varias copias de los archivos!
(en un pendrive, en otra computadora,
en un disco duro portátil, en un CD,
donde sea). Las máquinas se rompen y
el día menos pensado puede llegar a ser
el protagonista de una pesadilla. No es
mala idea imprimir las versiones más
avanzadas y, como medida de
seguridad, es conveniente tener al
menos una versión en papel de todo el
escrito. La corrección de las pruebas es
más sencilla y más precisa en una
versión impresa que en la digital.
Conserve las versiones preliminares de
manera ordenada y con un nombre de
archivos que le permita ubicarlos
cronológicamente de manera fácil.
Los archivos
Una pregunta orientadora
Prepare una serie de archivos que
puedan usarse como ladrillos o
unidades elementales. Conviene tener
archivos individuales para cada
capítulo. Si ya tiene algo publicado (un
paper o una comunicación), puede
usarlo como capítulo—más adelante lo
ajustará al texto final, en este momento
es importante que tenga la sensación de
que tiene un archivo por capitulo. En
casos desesperados, ponga cualquier
cosa: lo que importa ahora es el
esquema organizativo y que tenga
materiales elementales para llevarlo a
cabo.
No tema usar archivos de ideas. Es
frecuente que durante el transcurso de la
escritura surjan ideas y observaciones
propias que permiten conectar partes del
texto, ordenar mejor las cosas, o
enriquecer la discusión. Escríbalos en
archivos creados a tal efecto. En el calor
del momento uno cree que jamás se
olvidará de una idea “genial”, pero la
experiencia indica que el “jamás” suele
En el momento de pensar sobre qué
se va a escribir, conviene tener en
cuenta una pregunta sencilla de
formular, pero difícil de responder:
¿cuál es mi tema y porqué es
importante? Este asunto, que debe
tratarse de manera específica en la
Introducción a la tesis, subyace a todo el
texto. Un poco más ambiciosa es esta
otra pregunta: ¿cómo encaja mi tema en
el mundo más amplio de las ciencias
experimentales? No siempre podrá ser
respondida, pero ayuda a tener una
visión más amplia del problema.
La organización de las ideas
Conviene tener en cuenta los
siguientes puntos acerca de la
organización general del material:
a) Organizar, es decir, presentar
secciones claramente distinguibles y
agregar todos los títulos y subtítulos
que se consideren necesarios.
6
proyecto de su tesis por varios años, así
que probablemente sea la persona en el
mundo que más sabe sobre la cuestión.
b) Poner de relieve las ideas
principales y distinguirlas de los
conceptos accesorios—no pocas veces
nos damos cuenta de qué es lo
principal y qué lo secundario recién
cuando tenemos que ponerlo por
escrito.
Destaque lo que es suyo
De más está decir que si usa un
resultado,
una
observación
o
generalización que no es suya, debe
mencionar la cita de dicho resultado en
la literatura científica. Las únicas
excepciones son las cosas que todo
investigador conoce por ser información
descripta ampliamente en la literatura
científica. Las citas también permiten al
lector saber de donde parte el autor de la
tesis. Las referencias adecuadas
posibilitan conocer cuáles son los
fundamentos remotos de sus aportes al
tema, o por lo menos remitir estos a un
nivel que creemos es fiable (pues ha
sido publicado). Las buenas referencias
también informan a los lectores cuáles
partes de la tesis son descripciones de
conocimientos previos y cuáles son
contribuciones
originales
a
ese
conocimiento.
c) En el momento de exponer,
conducir al lector desde los conceptos
generales a los particulares (a esto se
lo
llama
funneling
o
“embudamiento”). Por supuesto, lo
mismo vale para una clase o cualquier
presentación
de
conceptos
o
resultados.
d) Enfocar la atención del lector sobre
las ideas centrales, evitando que se
distraiga con el agregado de conceptos
que no contribuyen explicar lo esencial
de la cosa.
Los materiales ajenos
Sea inteligente y la vez prudente con
el uso de materiales ajenos. En el caso
particular de la Introducción, cuando se
discute el “estado de la cuestión”, se
recurre mucho a materiales ajenos.
Puede copiar los textos de artículos ya
publicados, pero tenga en cuenta que va
a tener que retocarlos para evitar plagiar
a otro autor (antes de plagiar a alguien,
piense cuánto le gustaría que lo plagien
a usted). Queda muy mal citar manuales
o libros de texto y hay que buscar la
fuente original de donde proviene la
información.
Puede
utilizarse
información extraída de trabajos de
revisión (reviews), pero cuando la cita
es crucial para el tema de la tesis, es
prudente verificar el texto del trabajo
original (ver más sobre esto en la
sección “Destaque lo que es suyo”).
La revisión del manuscrito
Conviene dar a leer la tesis a alguien
que no sea el director, en particular la
introducción y las conclusiones. Lo
óptimo es hacer circular los capítulos de
la tesis entre colegas de mayor
experiencia. Pero avísele a su director o
directora a quien le va a dar el material,
para evitar cortocircuitos y dolores de
cabeza: poner en circulación resultados
no publicados es un asunto delicado. En
cualquier caso, entregue sólo versiones
revisadas de manera que su lector no
pierda tiempo corrigiendo su gramática,
ortografía o pobre construcción.
El estilo
Quiérase un poco
El texto debe ser claro y sencillo.
Conviene usar oraciones cortas y
directas, del tipo “sujeto-verbo-
No sea demasiado tímido (tímida).
Recuerde que usted ha trabajado en el
7
alternativa es utilizar el “plural de
humildad”, por ejemplo, “nuestros
resultados señalan…”. En todo caso,
hay que ser consistente y elegir uno u
otro. No se acostumbra utilizar la
primera persona del singular (“utilicé el
espectrógrafo…”),
pero
puede
empleársela en la sección de discusión,
cuando se introduce un sesgo algo más
personal.
Conviene tener cuidado con el exceso
de
pretérito
perfecto
(“se
ha
investigado”, “hemos medido”) en
casos en que se puede usar el pretérito
indefinido (“se investigó”, “medimos”).
Sobre todo, escápele a los gerundios,
que se usan mucho en inglés pero son
difíciles de usar correctamente en
castellano. Por ejemplo, “tilt the
microtube containing 2ml of this and
that” es una frase correcta en inglés,
pero “incline el microtubo conteniendo
2ml de esto y aquello” es una error en
castellano. En caso de que haya
equivalentes en castellano de términos
en inglés, hay que usar los primeros—
aunque no es necesario usar palabras
como “ordenador”, tal como hacen los
españoles, cuando para no recurrir al
inglés imitan el francés (ordinateur).
Hay que prestar atención a los signos
de puntuación y tener en cuenta que la
coma, el punto y coma y los dos puntos
no son cosas que pueden espolvorearse
de cualquier manera sobre un texto
inerme. Saber usar las comas es un arte
difícil y, ante la duda, conviene seguir
el ritmo de la frase hablada.
Respecto de las abreviaturas, cada vez
que se utiliza una debe ir entre
paréntesis el significado, aun si el autor
considera que es una abreviatura de uso
corriente en su especialidad. Por otro
lado, no hay que introducir abreviaturas
de nombres que se utilizan una sola vez.
Por ejemplo, puedo escribir “el VSR
(Virus Sincicial Respiratorio)…” si más
abajo vuelvo a mencionarlo como VSR.
Es preferible no usar la abreviatura en
inglés y el nombre en castellano. Si se
desea hacerlo, escribir, por ejemplo, “el
predicado”, en un lenguaje llano. Por
ejemplo, no use la expresión a
posteriori, cuando lo que se quiere decir
es “después” y trate de evitar las
palabrejas que pone de moda el lenguaje
periodístico, como “contextualizar”,
“emprendimiento”, “referenciar”, y
otras de este tenor. No importa si repite
palabras: esto es una tesis, no literatura
y es más importante ser preciso que
evitar la redundancia. Habrá ocasiones
en las que se requiera una frase
complicada, porque la idea es
complicada. Si su enunciado principal
exige varias calificaciones, cada una de
éstas requiere una cláusula subordinada,
ya sea de lugar, de tiempo o de
condición.
En lo posible, trate de evitar la jerga y
las abreviaturas inútiles. Los que se
inician en la investigación pueden creer
que el uso de palabras incomprensibles
para todo aquel que no trabaje en su
campo es signo de dominio del área.
Esto es falso: cuanto más comunicable
sea una tesis, mejor, pues llega a mayor
número de lectores. Algunas palabras
técnicas largas serán necesarias,
particularmente en áreas como la
bioquímica. No debe sacrificarse la
exactitud a causa de la brevedad.
“Negro es blanco” es un enunciado
corto y simple. “Los objetos de muy
diferente albedo deben ser iluminados
de manera distinta para producir
similares espectros reflejados” es más
largo y usa menos palabras comunes,
pero, comparado con el ejemplo
anterior, tiene la ventaja de ser
verdadero.
Escriba en castellano y no en inglés
traducido al castellano o, peor aun, en
castellano deformado por el inglés. Por
poner sólo un ejemplo, no se “asume”
(assume) que los autores de los artículos
saben de qué hablan, sino que se
presupone o supone.
El uso de la voz pasiva (habitual en
inglés) suele ser de elección, aunque
“endurece” demasiado el texto. Una
8
enormes posibilidades de creación
tipográfica que ofrece Word. Por
convención, los escritos científicos
deben ser sobrios y austeros.
No hay motivo para usar negrita,
excepto para destacar los títulos.
Bastardilla (itálica) se usa para palabras
extranjeras y, por excepción, cuando se
desea enfatizar una palabra o concepto.
Las comillas se usan cuando se le da a
las palabras
entrecomilladas un
significado diferente del usual.
Los correctores de gramática de
Word en castellano nos libran de
muchos errores ortográficos, pero dejan
pasar horrores sintácticos. Como último
paso, es muy recomendable dar a
corregir el manuscrito a alguien que
sepamos que escribe correctamente en
estilo científico.
RSV (Virus Sincicial Respiratorio, en
inglés)”.
Hay
que
curarse
de
la
“mayusculitis”—inflamación
del
lenguaje escrito que consiste en escribir
con mayúscula todo lo que suene a
autoridad, a asunto oficial y a cosa
importante. En inglés se usan las
mayúsculas mucho más que en
castellano y muchas veces se traslada
ese uso a nuestro idioma, cuando no
corresponde.
Los
nombres
de
instituciones y sus departamentos van
en mayúscula, como ser, “Departamento
de Química Biológica de la Facultad de
Farmacia y Bioquímica”, pero los
cargos se escriben en minúscula, por
ejemplo, “el señor decano, Dr. xxx”, “la
ministra de Salud Pública…”, y así.
La unidad del texto escrito es el
párrafo. Cada párrafo debe contener una
idea y cada idea debe ser expresada en
un párrafo. Los párrafos no deben ser
demasiado largos (una página), ni
demasiado cortos (dos renglones), a no
ser en casos excepcionales. La parte que
más llama la atención de la tesis es el
último párrafo; la parte que más llama
la atención del párrafo es su última
oración; la parte que más llama la
atención de una oración son sus
palabras finales—es ahí donde debemos
incluir toda información que deseamos
resaltar.
La tesis tiene un esqueleto que es la
serie de títulos y sub-títulos que
organizan el material. Una vez
seleccionada una jerarquía de títulos y
sub-títulos, hay que atenerse a ella.
Conviene usar el mismo tipo de letra
(font) para toda la tesis (incluso para los
títulos), pero puede cambiarse el
tamaño. Por ejemplo, los títulos de
capítulos pueden ir en mayúscula,
centrados en 14 y en negrita. La primera
división de los capítulos podría consistir
en títulos en minúscula, centrados, en
14 y en negrita. Las subdivisiones de
esta irían en títulos al margen, en 12, en
negrita (este esquema es el que usamos
en este artículo). No “juegue” con las
La organización de la tesis
Las publicaciones científicas, al igual
que la tesis doctoral, poseen un orden
lógico de secciones que puede ser
resumido
como
‘IHMRD’:
Introducción-Hipótesis-MétodosResultados-Discusión (3, 4). Cada
sección responde a una pregunta. La
secuencia de secciones reproduce, hasta
cierto punto, la marcha de la lógica de
la investigación:
•
•
•
•
•
Introducción = ¿cuál es el
problema estudiado?
Hipótesis de trabajo y Objetivos
= ¿cuál es y cómo se encara el
problema?
Métodos = ¿cómo se estudia el
problema?
Resultados = ¿cuáles son los
hallazgos?
Discusión = ¿cuál es el
significado de los resultados?
Seguir este orden de exposición
permite al autor o la autora organizar
sus ideas y redactar el manuscrito. Hay
que aclarar, sin embargo, que el orden
9
que pueda ser convalidado antes de la
defensa.
de secciones es convencional, ya que
algunas tesis pueden seguir la secuencia
IHRDM.
En
lo
que
sigue,
consideraremos la escritura de las
distintas partes de la tesis, a saber:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Cómo preparar el resumen (abstract)
El resumen es el sumario de la
información del trabajo. Para ceñirse a
las pocas palabras que por lo general se
solicitan en un resumen (250 o menos),
debemos
olvidarnos
del
detalle
experimental, omitir las referencias a
nuestros trabajos previos y descartar
toda información sobre el conocimiento
general o específico detallado del
problema investigado. Un buen resumen
permite a los lectores identificar el
contenido básico del documento en
forma rápida y precisa, determinar si el
mismo es relevante respecto de su
interés sobre el tema y juzgar si vale la
pena leer el documento entero. Como se
especifica en el Reglamento de la Tesis
Doctoral de la FFYB (UBA) (2), junto
con la tesis, “el postulante deberá
presentar un resumen de hasta
novecientas (900) palabras (idéntico al
del cuerpo de la Tesis) y otro de
doscientas (200) palabras en castellano
y en inglés, acompañado de una copia
en una versión electrónica”.
Cuando se escribe un resumen,
debemos recordar que puede ser
publicado aisladamente (por ejemplo en
Biological Abstracts o Chemical
Abstracts) y por lo tanto debe ser
“autocontenido”, es decir, debe poder
entenderse sin referencia a otra cosa que
él mismo. El lenguaje debe ser familiar
para el lector potencial, así que deben
omitirse acrónimos y abreviaturas
oscuras. Una regla de oro—conocida,
pero pocas veces seguida—es “escribir
el trabajo antes que el resumen”.
Lo que primero leen los miembros del
jurado de tesis es el resumen (incluso, el
revisor puede llegar a juzgar el
manuscrito luego de leer solamente el
resumen, porque éste constituye la
versión abreviada del trabajo). Por lo
tanto, es de fundamental importancia
que sea escrito en forma clara y sencilla.
Título
Resumen
Introducción
Hipótesis de trabajo y Objetivos
Materiales y métodos
Resultados
Discusión
Conclusiones
Bibliografía
Índice
Es recomendable que exista una
proporción adecuada de tamaño entre
las
secciones
de
introducción,
materiales y métodos, resultados y
discusión. En ciencias experimentales,
se espera que la introducción no supere
el 30% del total, que materiales y
métodos ocupe un 10-15% y que el
resto se dedique a los resultados y la
discusión (esta relación puede diferir
según los distintos temas de tesis).
La importancia del título adecuado o
“cómo vender mi trabajo”
El título de un trabajo científico
actúa como carta de presentación del
mismo y es por lo tanto fundamental
para atraer el interés de la audiencia, ya
sea especializada o general. Cuanto más
impacto tenga el título y mejor refleje el
contenido del trabajo, mayor será la
difusión de éste. Algo parecido sucede
con el título de las tesis, aunque en este
segundo caso se suelen utilizar títulos
largos y descriptivos. Hay que cuidarse
de que el título no cree expectativas que
el trabajo o la tesis no satisfagan, ni
sugiera cosas que finalmente no se
tratan.
Si el título difiere, aunque sea un
poco, del aprobado por la Comisión de
Doctorado, es conveniente comunicar el
cambio con suficiente antelación para
10
Por lo general, un buen resumen
precede a un buen manuscrito. Escribir
un resumen adecuado es difícil y hay
que dedicarle tiempo, no hacerlo a las
apuradas un día antes de presentar la
tesis.
Esto conduce al aburrimiento del lector,
quien, desorientado por el resumen, no
encuentra—porque no busca—nada
nuevo en el trabajo.
La Introducción
Esta sección o capítulo es la más
breve de todas y por lo tanto debe
ponerse el máximo de precisión y
cuidado en su escritura. Es suficiente
con una o dos carillas en las que se
exprese de manera explícita cuál es el
problema en estudio—presentación de
la hipótesis de trabajo—y como se
tratará de resolver dicho problema. Se
puede establecer un objetivo general,
complementado con objetivos parciales
que delinearán el camino a tomar.
Hipótesis de trabajo y objetivos
Una buena introducción:
a) debe presentar con la máxima
claridad la naturaleza y el alcance del
problema investigado,
b) debe revisar la literatura
pertinente para orientar al lector (estado
de la cuestión),
c) debe establecer el o los métodos
de la investigación y, si fuera necesario,
aclarar por qué se eligió el o los
métodos empleados,
d) debe adelantar los principales
resultados de la investigación y la
conclusión o conclusiones sugeridas por
estos resultados.
Materiales y métodos
En la “Introducción” al trabajo hemos
establecido la metodología empleada en
el estudio, y defendido los fundamentos
para haberla elegido. En “Materiales y
métodos” se deben enumerar todas las
circunstancias y condiciones para que
cualquier investigador que posea los
medios
necesarios
en
cualquier
laboratorio del mundo, pueda repetir los
experimentos. Aquí deben incluirse, por
ejemplo, las especificaciones exactas y
las cantidades, la fuente o el método de
preparación de los reactivos. Deben
usarse nombres genéricos o químicos
para denominar los productos, evitando
en lo posible las marcas comerciales.
Los
animales,
plantas
y
microorganismos
deben
ser
identificados en forma precisa por
género, especie y cepa. Si se usan
tejidos o seres humanos, debe añadirse
un consentimiento explícito del o de los
sujetos participantes del estudio. Los
métodos se describirán, dentro de lo
posible, en el orden de su utilización.
En esta sección es importante citar en
forma apropiada las referencias y, si el
método es nuevo (no publicado), se
Si el propósito de la introducción es
presentar el manuscrito, lo más
importante dentro de esta sección es
definir el problema. En caso de que el
problema no se presente de forma
razonable e inteligible, los lectores no
tendrán el mínimo interés en conocer
cuál fue nuestra solución al mismo.
El segundo y tercer componente de la
introducción se relacionan con el
primero. La revisión de la literatura y la
elección del método deben ser
presentadas de tal manera que el lector
entienda cuál es el problema y cómo se
lo resolverá. Estas tres premisas llevan
naturalmente al cuarto componente: la
exposición de los principales resultados.
Al respecto, no debe mantenerse al
lector en suspenso sino que hay que
apuntar a que éste siga el desarrollo
lógico de la evidencia. Los escritores
inexpertos dejan sus hallazgos más
importantes
“para
el
final”,
omitiéndolos del resumen con la
intención de crear una atmósfera de
suspenso que se resuelva en un clímax.
11
este experimento se curaron con la
droga ensayada; 33,33% de la población
no fueron afectados y permanecieron en
condición moribunda; el tercer ratón se
escapó y no pudo ser evaluado”.
Tampoco es necesario contar en los
resultados todo lo que se hizo. Hay que
restringirse a lo que exclusivamente
tiene sentido para contestar la o las
preguntas planteadas. La compulsión
por incluir todos los datos demuestra
una falta de discriminación: “el tonto
acumula datos, el sabio los selecciona”
(the fool collects facts; the wise selects
them).
deben proveer todos los detalles
necesarios. Por otra parte, deben
utilizarse expresiones que identifiquen
el método, por ejemplo, es correcto
describir que “las células fueron
deshechas por ultrasonido como se
describe en (X)”, pero no “las células
fueron deshechas como se describe en
(X)”.
Los resultados
La sección más significativa del
manuscrito de tesis, la que presenta los
datos, es la correspondiente a
“Resultados”. Esta sección puede
dividirse en dos partes. En la primera,
es posible presentar alguna clase de
descripción
general
de
los
experimentos, es decir, proporcionar el
cuadro íntegro de lo que se hizo sin
repetir la descripción de los métodos ya
efectuada en la sección correspondiente.
En una segunda parte se presentan los
datos en sí. A menudo el tesista necesita
poner
a
punto
metodologías
adaptándolas al problema a resolver.
Para ello es a veces conveniente dedicar
un
capítulo
a
los
resultados
preliminares.
En la sección de “Resultados” deben
establecerse los datos sin adornos,
disfraces ni agregados. Debería ser una
sección corta, precedida por una bien
escrita de “Materiales y métodos” y
seguida por una muy bien escrita y
medulosa “Discusión”. El principal
defecto que afecta a la sección de
“Resultados” es la redundancia, es
decir, cuando se describe con un exceso
de palabras lo que aparece explícito en
figuras y tablas.
El manejo de los números con su
adecuada significación estadística es de
la mayor importancia. Deben expresarse
los resultados con sentido estadístico.
Erwin Neter, ex editor de Infection and
Immunity, menciona una anécdota para
enfatizar este punto. El nombrado se
refiere a un manuscrito donde se leía
“33,33% de los ratones utilizados en
La discusión
La “Discusión” es más difícil de
definir que las otras secciones. Es
también la sección más compleja.
Muchos manuscritos son rechazados
debido a una discusión defectuosa, a
pesar de que los resultados del trabajo
puedan ser válidos e interesantes.
Muchas veces ocurre que “buenos”
datos quedan oscurecidos debido a una
interpretación inadecuada presentada en
la discusión. En ocasiones la
“Discusión” padece el defecto de ser
larga y verborrágica. Para decirlo de
modo más gráfico, “algunos (malos)
escritores tienen el comportamiento del
calamar: el autor duda tanto de sus
datos o de sus razonamientos, que se
esconde detrás una nube de tinta”.
Éstas son algunas recomendaciones para
escribir la discusión:
a) Trate de presentar los principios,
relaciones y generalizaciones ya
mostrados en resultados, pero
teniendo en cuenta que en una
buena discusión los resultados se
discuten y no se recapitulan.
b) Destaque las excepciones o, en
caso de que existan, las faltas de
correlación, y defina los puntos
indefinidos en sus datos.
12
c) Muestre como los resultados y
las interpretaciones coinciden (o
contrastan) con los trabajos
publicados previamente.
d) Discuta las implicancias teóricas
de su trabajo, así como las
posibles aplicaciones prácticas.
e) Establezca sus conclusiones tan
claramente como sea posible.
f) Resuma la evidencia de cada
conclusión.
Conclusiones
Es el apartado final de toda
investigación, y en él se resumen los
puntos principales a los que se ha
llegado tras el análisis de los datos. En
este apartado no debe introducirse
nueva información. Esta sección es sólo
una reformulación de la ya expuesto en
los apartados anteriores (Introducción,
Objetivos e Hipótesis de trabajo, algo
de los Materiales y métodos, Resultados
y Discusión) con una proyección o
planteo de las perspectivas para
continuar la investigación.
En términos sencillos, el propósito
principal de la “Discusión” es mostrar
las relaciones entre los hechos
observados.
Para
enfatizar
las
dificultades que presenta esto se cuenta
la siguiente anécdota. Con el objeto
demostrar los efectos nocivos del
alcohol, una científica de Canadá
efectuó el siguiente experimento ante
sus alumnos. La profesora dispuso dos
vasos, uno con agua pura y el otro con
ginebra, y arrojó un gusano en cada uno
de ellos. El gusano en el vaso de agua
nadaba contento, mientras que el
sumergido
en
ginebra
murió
rápidamente. La investigadora preguntó
a los alumnos qué es lo que probaba el
experimento. El más rápido de ellos
contestó: “Prueba que si usted toma
ginebra no tendrá gusanos”. Más allá de
la broma, debemos enfatizar que las
conclusiones que se extraen de los
resultados no son siempre simples y
evidentes, por lo que se hace necesario
madurar y corregir una y otra vez la
discusión.
Bibliografía
Hay muchos sistemas para citar la
bibliografía y todos ellos son
convencionales, es decir, arbitrarios.
Por lo tanto, una vez que elige uno, no
importa cuál, debe seguirlo de manera
consistente. Lo más usual es utilizar
referencias en el texto del tipo “autoraño”, por ejemplo, (Gutiérrez 1992) o
alguna otra variante, que remiten a un
listado bibliográfico al final de la tesis,
como ser, la numeración (que es lo que
usamos en este trabajo). Esta
bibliografía debe incluir sólo los
trabajos que fueron en efecto
consultados y que se mencionan en el
texto. No es lícito “engordar” la
bibliografía con artículos que se
conocen de segunda mano o que no se
leyeron—en el peor de los casos, esto
puede llevar a problemas. Dentro de
cada sistema, hay maneras de citar en la
bibliografía artículos de publicaciones
periódicas (journals), capítulos de libros
(readers), libros, etc. Tenga cuidado
con esto, ya que una bibliografía mal
hecha revela descuido e improvisación
y es una pésima presentación.
Muchas veces se omite en la
“Discusión”
el
enfatizar
apropiadamente la importancia de los
resultados. Debemos evitar que luego de
terminar de leer la discusión el lector
piense “¿y entonces, qué?”. Un recurso
para evitar este problema es culminar
esta sección con un corto resumen o
conclusión que ponga de manifiesto con
claridad la relevancia del trabajo.
El índice
Para facilitar la lectura de la tesis y la
localización de la información, es
necesario incluir un índice que va al
13
comienzo. Puede haber otros índices (de
figuras, de abreviaturas, etc.).
Recomendaciones finales
Cualquiera haya sido el camino para
finalizar la tesis doctoral, ésta, como el
vino, mejora con el tiempo. Si usted
guarda el manuscrito en un cajón y deja
de pensar en él por un par de semanas,
cuando vuelva a leerlo, la versión que
parecía impecable revelará una serie de
falencias
que
antes
pasaron
inadvertidas. Por eso, trabaje con
suficiente tiempo como para disponer
de estos períodos de hibernación que
mejorarán de manera notable la calidad
final del trabajo.
Referencias bibliográficas
(1) Umberto Eco: Cómo se hace una
tesis. Técnicas y procedimientos de
investigación, estudio y escritura,
Gedisa, Barcelona, 1997
(2) Reglamento del doctorado de la
Facultad de Farmacia y Bioquímica,
UBA.
www.ffyb.uba.ar/GXPSITES/agxppd
wn.aspx?2,1,660,O,S,0
(3) Peter Woodford: Scientific Writing
for
Graduate
Students,
The
Rockefeller University Press, New
York 1968
(4) Robert A. Day: How to Write and
Publish a Scientific Paper, Oryx
Press Phoenix AZ, 1998
14
APÉNDICE I
BREVE VISIÓN DE
FRECUENTEMENTE
LAS
TECLAS
ABREVIADAS
QUE
SE
USAN
Para ajustar la ventana de Ayuda de forma que se complete el tamaño de la pantalla
debe presionarse ALT + BARRA ESPACIADORA y luego X. Presionar ALT +
BARRA ESPACIADORA y luego R para restaurar el tamaño y la posición previa. Si se
quiere imprimir este tema, debe presionarse CTRL + P
CTRL + SHIFT + BARRA ESPACIADORA Crear un espacio sin salto
CTRL + SHIFT + GUIÓN Crear un guión sin salto
CTRL + N Aplicar formato negrita
CTRL + F Cambiar la fuente
CTRL + K Aplicar formato cursiva
CTRL + S Aplicar un subrayado
CTRL + < Disminución del tamaño de la fuente
CTRL + SHIFT + > Aumento del tamaño de la fuente
CTRL + W Quitar formato de párrafo
CTRL + SPACE BAR Quitar formato de carácter
CTRL + C Copiar texto u objeto seleccionado
CTRL + X Cortar texto u objeto seleccionado
CTRL + V Insertar texto u objeto
CTRL + Z Deshacer la última acción
CTRL + Y Repetir la última acción
Otras combinaciones útiles son:
SHIFT + F1 Ayuda de contexto o revela el formato
SHIFT + F2 Copiar texto
SHIFT + F3 Cambiar la mayúscula de las letras
SHIFT + F4 Repetir la acción Encontrar o Ir a
SHIFT + F5 Mover a una revisión anterior
SHIFT + F6 Ir al panel anterior
SHIFT + F7 Comando diccionario (Idioma submenú en el menú Herramientas)
Estas herramientas son sólo algunas de las que se pueden aplicar –a nuestro criterio
las más utilizables- pero su uso puede ser más o menos amplio según la necesidad o
comodidad que genere al escritor. Para más información puede consultarse Tutorial de
Word: www.conocimientoytecnologia.org/pdf/...es/word_tutoria.pdf
15
Apéndice II
RECOMENDACIONES PUNTUALES O GUÍA RÁPIDA
1) Establecer la jerarquía de títulos y mantenerla a lo largo de toda la tesis.
2) Establecer el tamaño de las figuras, preferiblemente poniendo un marco
(frame), con un tamaño y enfatizado de la letra adecuados.
3) Para cada nuevo experimento introducir la razón de por qué se lo hace; luego
vendrá la descripción de los resultados y se deberá terminar con una
conclusión adecuada.
4) El empleo de acrónimos y abreviaturas debe ser adecuado y consistente.
Consultar para ello la base de datos de una revista como Medicina y ceñirse
estrictamente a ello.
5) Si emplea términos específicos, tiene que aclararlos; si son términos
extranjeros conviene traducirlos o, sino, ponerlos en itálica. Evitar el uso
excesivo de abreviaturas.
6) Tratar de escribir en forma clara y concisa. La regla es una idea en un párrafo.
Evitar anglicismos y el uso del gerundio.
7) Establecer el mejor orden de los resultados, no en forma cronológica.
8) Evitar paréntesis, a menos que sea necesario. Usar guiones
9) Los títulos de los gráficos y tablas deben describir sucinta y cuidadosamente
de que se trata el gráfico o la tabla.
10) En aquellos casos de figuras, cuya naturaleza es similar (por ejempo, una
serie de reacciones similares), puede ser conveniente agruparlas.
11) La sección de “Resultados” debe incluir las referencias necesarias.
12) Las figuras de fotos deben ser adecuadamente procesadas, con un contraste y
definición de grises, tamaño e indicaciones que se procesen de manera
uniforme.
13) La precisión de los métodos determina como deben expresarse los resultados
y el error correspondiente. Se debe ajustar el número de decimales a ello.
14) Definir si se redacta en forma en forma personalizada (“usamos”) o con voz
pasiva (“se usó”) y luego emplear dicha forma de manera consistente a lo
largo de la tesis.
15) Tiempos de verbo. “Métodos” y “Resultados” van en pasado. Las
conclusiones parciales y totales deben expresarse con cuidado—algunas veces
en presente—ya que tienen validez actual.
16) Nunca debe citarse un libro de texto sino la fuente original de la que proviene
la información
17) No se “harte” de escribir. Tómese su tiempo y deje “descansar” el manuscrito.
Si está apurado, pase a otra sección.
16
Fly UP