...

Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de
ISSN: 0514-7336
PALEOCLIMATOLOGÍA Y CRONOLOGÍA DEL WÜRM
RECIENTE: UN INTENTO DE SÍNTESIS
Palaeoclimatology and chronology of the late Wïirm:
an intent of synthesis
Ángel RIVERA ARRIZABALAGA
UNED. Dpto. de Prehistoria e Ha Antigua.
Fecha de aceptación de la versión definitiva: 10-10-03
BIBLID [0514-7336 (2004) 57; 27-53]
RESUMEN: Las oscilaciones climáticas observadas en los núcleos polares (GRIP, GISP2) y la escala
temporal que forman, pueden servirnos como marco de referencia general de las variaciones climáticas
representadas en los yacimientos arqueológicos. De igual modo, los registros de núcleos marinos (MD952042 y MD95-2043), junto con los terrestres del lago Grande de Monticchio y las dataciones U/Th de
los espeleotemas de la cueva de Villars (SW de Francia), nos permiten comprobar la repercusión de estos
cambios en nuestro continente.
En su desarrollo, se hace evidente la necesidad de realizar calibraciones sobre las dataciones realizadas
por el método 14 C, lo que actualmente se está intentado por medio de síntesis sobre los datos recogidos en
diversos núcleos sedimentarios, donde es posible conocer la datación de sus niveles por medios diferentes a
los radiocarbónicos.
PaUbras chve: Calibración 14 C. GISP2. Espeleotemas.
ABSTRACT: Climatic oscillations determined in polar cores (GRIP, GISP2) and the chronological framework modeled in them can be used as sets of global references for determine climate oscillations represented in archaeological deposits. Record of marine cores (MD95-2042 and MD95-2043), with the
terrestrial one of the Big Lake of Monticchio and the U/Th dates of Villars's cave stalactite (SW France),
allow us to verify the impact of these changes in Europe.
14
C dates need to be calibrated. In order to obtain a reliable calibration of them, nowadays it is in
progress the build of framework synthesizing information gathered in those sedimentary cores containing
levels that offer more dating possibilities that only radiocarbon methodology.
Key words: l 4 C calibration. GISP2. Speleothems.
El interés por conocer las variaciones climáticas que tuvieron lugar en los albores de
nuestro desarrollo cultural y su concreta ubicación temporal, siempre ha constituido uno
de los aspectos fundamentales del trabajo arqueológico. En la actualidad se están dando a
conocer importantes avances en estas cuestiones, tanto en lo referente a las variaciones climáticas como a la edad cronológica en que se
producen. En el presente artículo se intenta
© Universidad de Salamanca
realizar una síntesis sobre las alteraciones climáticas que tuvieron lugar durante el último
periodo paleolítico, el momento en que se produjeron y la posible repercusión que pudieron
tener en el suroeste europeo, basándose en los
nuevos enfoques teóricos que sobre estos temas
se están desarrollando. Todo ello se ha realizado desde una perspectiva general, sin entrar en
la casuística de las estratigrafías arqueológicas y
su definición cultural.
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
28
A. Rivera Arrizabakga I Pakoclimatología y
1. Aspectos generales del clima durante el
Pleistoceno Superior
El primer intento en establecer una climatología de rango general que pudiera enmarcar a
los diversos periodos de la Prehistoria, corresponde a la simple sucesión periódica de cuatro
glaciaciones propuesta en 1909 por Penck y
Brückner, que ofrecía un marco temporal y climático fácil de entender y de usar, pero que a
pesar de los continuos reajustes y la aportación
de los datos obtenidos por medio de los diagramas polínicos, seguía siendo difícil establecer las
secuencias climáticas de los yacimientos arqueológicos y realizar las correlaciones de unos con
otros, tanto en el aspecto climático como en el
cronológico.
A partir de los años sesenta se dieron a
conocer nuevas posibilidades teóricas para el
estudio de los cambios climáticos ocurridos en
la superficie terrestre. En general, se basaban
en el conocimiento de la proporción de isótopos
del oxígeno que se encontraban en los sedimentos marinos, los cuales estaban formados en gran
parte por las conchas de los foraminíferos que
vivieron en la superficie del mar durante el
periodo de formación de tales sedimentos. El
análisis de los mismos permitió establecer una
correlación importante entre los cambios climáticos (variaciones frío/calor), con la diferente
proporción de los isótopos del oxígeno ( δ 1 8 0 y
δ 1 6 0 ) contenido en los sedimentos oceánicos
(Emiliani, 1955).
Con el registro obtenido a partir de los sedimentos marinos acumulados durante el Pleistoceno se comprobó la existencia de un clima mucho
más complejo del que se deducía por medio de la
sedimentología glaciar usada hasta entonces. La
existencia de un perfil aserrado es un fiel reflejo
de la relación existente entre el volumen de hielo
y el agua oceánica existente en cada momento, y
la proporción de δ 1 8 0 registrado en cada sedi­
mento correspondiente. El continuo estudio de
estos sedimentos en muy variadas zonas oceánicas
ha permitido comprobar las mismas alteraciones
climáticas en todas ellas, logrando realizar una
curva isotópica estándar (SPECMAP) que permita definir en tiempo e intensidad a los estadios
glaciares e interglaciares.
© Universidad de Salamanca
ía del Würm reciente: un intento de síntesis
En el análisis de estos sedimentos marinos
se han intentado realizar curvas de alta resolución, con el fin de conocer mejor las variaciones
de temperatura de las superficies oceánicas, su
relación con los fenómenos glaciares y sus consecuencias en los respectivos ecosistemas y habitats humanos, relacionándolos con unas fechas
más o menos precisas. Así, tenemos estudios
basados en las características de los orbitales de
los isótopos del oxígeno existentes en las diferentes capas de los sedimentos oceánicos (Martinson et al., 1987), consiguiendo unas dataciones
más precisas de los últimos 300.000 años. El
Paleolítico Superior corresponde a gran parte del
OIS 3, todo el OIS 2 y el inicio del OIS 1, cuya
duración calibrada por la correlación anterior
se sitúa entre 45/40 000 y el 10 000 BP con un
margen de error de ± 5.000 años (Martinson
et al, 1987).
En función de la mayor fiabilidad de estos
datos y la posibilidad de utilizarlos como punto
de referencia climática y temporal por la mayoría de la comunidad científica, se han ido abandonado la expresión de las épocas cronológicas/
climáticas referentes a los glaciares registrados
en los diferentes lugares, pasando a indicar tales
épocas por medio de las diferentes fases de la
concentración del δ 1 8 0 .
Sin embargo, los primeros análisis de los
sedimentos marinos se realizaron en grandes
profundidades oceánicas, d o n d e existía una
estratigrafía limitada debido al escaso espesor
de sus estratos sedimentarios, lo que ha obligado a realizar en estos últimos años sondeos en
zonas próximas a la costa o donde los materiales sedimentarios pudieran ser más importantes
y, por tanto, mejores para estudiar los hechos
climáticos y cronológicos que nos interesa
conocer, como es el caso del V 23-81 del Atlántico Norte (Fig. 1).
1.1. La aportación de los núcleos de hielo polares
Actualmente, de una forma paralela e independiente, se han realizando diversos estudios en
las áreas polares, tanto en Groenlandia (Camp
Century, Due-3, GRIP, GISP2, Renland, NorthGRIP, etc.) como en la Antártida (Vostok, Byrd,
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga I Paleoclimatokgia y cronobgía del Würm reciente: un intento de síntesis
29
r\T"
<n
Q. 60-
N. pachyderme
(H.)
Vema 23-81
a:
3? 80
100
Ice
rafting
event»
"
Y D
¿Γ-
o
«o
(GRIP)
34
5 6 7
β
9 10
11
] I I I I I I I I I I I I I I I I I I I I I
10
20
30
12
13
Ι ι ' ι ι Ι ' ιι
50
14
16'
τ»·
60
Ι ι •( ι Ι ι ι Ι ι
70
' Ι ' • ' ' Ι
80
FlG. 1. Muestra en la parte inferior las 22 alteraciones de temperatura u oscilaciones Dansgaard/Oeschger (DIO), así
como los eventos Heinrich (EH) que han ocurrido en los últimos 90.000 años en el núcleo de hielo GRIP. También se agrupan los diversos DIO junto con el EH del final al formar un ciclo Bond. Mientras que en la parte
superior se aprecian las variaciones de temperatura en un núcleo marino del Atlántico Norte (V23-81). Se aprecia
la similitud entre ambos gráficos (Lowe, 2001).
Taylor Dome, etc.), perforando la capa de hielo
allí existente hasta llegar a la base rocosa. Algunos de estos núcleos de hielo, que se remontan
unos cientos de miles de años de antigüedad,
permiten comprobar la existencia de una importante inestabilidad climática en el Atlántico
Norte durante los últimos 250.000 años, así
como confirmar y perfeccionar los resultados
obtenidos en los numerosos sondeos marinos
realizados en los últimos años.
Los análisis de los diversos núcleos de hielo
del hemisferio norte revelan importantes similitudes entre todos ellos (Johnsen et ai, 2001),
aunque también existen diferencias apreciables
(Johnsen et ai, 1992), pero los más relevantes y
usados al respecto corresponden a los registros
de los núcleos de hielo efectuados en Groenlandia, GRIP (Greenland Ice Core Project), GISP2
(Greenland Ice Sheet Program). De igual modo,
el registro de Vostok (Antártida) revela una similitud importante en los cambios de temperatura
(Fig. 4).
El estudio conjunto de núcleos de hielo de
las zonas polares y sedimentos marinos realizados
© Universidad de Salamanca
en grandes cuencas de sedimentación confirmaron la existencia de grandes fluctuaciones climáticas obtenidas por medio de las variaciones
del δ 1 8 0 y a las que denominaron oscilaciones
Dansgaard/Oeschger (DIO). Tales oscilaciones
muestran que tras los episodios fríos se producen aumentos rápidos de temperatura que pueden oscilar, dependiendo del lugar de la toma de
la muestra, entre 7/10 ° C en la superficie del
mar, continuándose de enfriamientos con una
manifestación más progresiva hasta volver a
generar otra oscilación. Tales cambios debieron
de tener una repercusión muy importante sobre
el clima de Europa, al estar en gran medida
relacionados con los cambios atmosféricos que
ocurren en el Atlántico N o r t e . Estos cambios
climáticos se producían con cierta periodicidad,
registrándose 22 en los últimos 9 0 . 0 0 0 años.
Consecuencia de esta periodicidad y de una
aceptable cronología de las mismas, parece permitir un mejor análisis del clima pasado (Broecker, 1996; Cortijo et al., 2000; C h a p m a n et
ai, 2 0 0 0 ; Dansgaard et al., 1993; Labeyrie y
Jouzel, 1999), al ofrecer un registro general con
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
30
A. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
el que poder comparar y datar el clima apreciado en otros lugares (Figs. 1 y 2).
En 1988 el geofísico alemán H . Heinrich
descubrió una sucesión de niveles arenosos acumulados en una meseta submarina del golfo de
Vizcaya, que posteriormente en los años 19921993 comprobó que correspondían con los sedimentos originados a partir de una serie de
deshielos de enorme amplitud que se produjeron
en los casquetes polares del hemisferio norte.
Cada uno de estos masivos deshielos, con sus
sedimentos correspondientes (IRD), dio lugar a
una gran invasión de icebergs en el Atlántico
Norte, produciéndose en la zona un aumento de
agua dulce y fría con una importante alteración
de las corrientes oceánicas cálidas de Gulf Stream.
Durante este proceso se produce un enfriamiento generalizado de las temperaturas de la zona
con importante repercusión en Europa. Con posterioridad a su desarrollo tiene lugar un aumento brusco de la temperatura del agua oceánica y
del aire, atemperando notablemente el clima
europeo (oscilación D / O ) .
Estos fenómenos de descarga masiva de
hielo, denominados eventos Heinrich (EH), inician a determinadas oscilaciones Dansgaard/Oeschger, que por ser de mayor cuantía y estar
mucho mejor delimitados en el tiempo por sus
H5
12
H4
8
H3
4
correspondientes señales sedimentarias en los
fondos marinos del Atlántico Norte (Bond y
Lotti, 1995; Broecker, 1994, 1996; Cortijo et al.,
2000; Chapman et al., 2000; Kerr, 1993; Heinrich, 1988; Labeyrie y Jouzel, 1999; Paillard y
Labeyie, 1994), pueden servirnos en la ubicación
temporal de los cambios climáticos más importantes y generales acaecidos en Europa durante
el Paleolítico (Figs. 1 y 2).
Parece existir cierta relación entre la producción de estos eventos Heinrich con el resto de las
oscilaciones Dansgaard/Oeschger, formando los
llamados ciclos Bond (Bond et ai, 1993; Bond y
Loti, 1995), es decir, que estas oscilaciones climáticas se agrupan en ciclos que vienen a producirse
cada 7.000/10.000 años. Dentro de estos ciclos se
producen diversas alteraciones climáticas Dansgaard/Oeschger de menor cuantía, en cuyos periodos cálidos no se desprenden al mar todo el hielo
acumulado, el cual se va progresivamente acumulando hasta producirse una descarga masiva del
mismo al océano, dando lugar al evento Heinrich
con un máximo de frío en el ambiente y un
aumento significativo de los detritus acarreados
(IRD) por ese hielo derretido en los sedimentos
marinos. Con posterioridad se producirá un calentamiento de la superficie del mar con importantes
repercusiones climáticas en Europa (Figs. 1 y 2).
H2
2
H1
1
Eventos Heinrich (H)
Oscilaciones D/O
FlG. 2. Se aprecia la diferente escala temporal en los dos núcleos de hielo, el GRIP (Dansgaard et al., 1993) y el GISP2
(Grootes et al., 1993). La desviación se inicia sobre el 14 000 BP, volviendo a encontrarse sobre el 55 000 BP.
Imente se aprecia L· diferente datación del DIO 2 (EH 2) o interestadial Laugerie (Joris y Weninger, 1998).
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga / Paleoclimatología y •elogia del Würm reciente: un intento de síntesis
La realización de las escalas temporales de los
núcleos de hielo de Groenlandia parece fácil,
pues se trata de ir contando los sucesivos estratos
que se han ido formando cada año con la nieve
caída durante el mismo, pero según aumenta la
profundidad de la muestra, más difícil es su
correcta identificación y cuantificación, por lo
que es necesario acudir a otros elementos existentes en los sedimentos de hielo que tengan a
su vez un ritmo estacional bien marcado y nos
puedan servir de criterio de datación, como son
el polvo y diversos elementos químicos entre los
que destacan el calcio, los nitratos y el amonio,
14
C incluido en el C 0 2 , o incluso factores físicos como la conductividad eléctrica. El diferente
método utilizado ha dado lugar a escalas cronológicas diferentes para un mismo núcleo de hielo
(GRIP ss09, estratigráfico, ss09sea, etc.) (Johnsen et ai, 2001).
Con la integración de todos estos datos se ha
alcanzado una precisión importante, donde sólo
se aprecian errores de 60 años para una cronología de unos 10.000 años, de 800 para 20.000
años y de ± 2.000 años sobre una cronología de
unos 40.000 años (Jouzel et al., 1994), aunque
otros autores indican un margen de error mayor
que sobre los 40 000 BP podría llegar al 1 0 %
(Alley y Bender, 1998).
Debido a estos márgenes de errores y a ciertas diferencias observadas en la formación sedimentaria de los dos núcleos de hielo más utilizados
(GRIP ss09 y GISP2), surgen algunos problemas en su comparación temporal de los cambios climáticos europeos. Las escalas temporales
de estos núcleos de hielo obtenidos en Groenlandia, entre los que existe una distancia de tan
sólo 28 kilómetros, presentan una diferencia de
años importante, sobre todo a partir del 14 000
BP, durante todo el periodo del W ü r m reciente
y parte del antiguo, aunque sobre el 55 000 BP
vuelven a presentar fechas más homogéneas.
Durante este periodo existen ciertas desviaciones
en algunas extensiones cronológicas de aproximadamente unos 3.000 años (Jôris y Weninger,
1998) (Fig. 2).
Un punto de comprobación bien documentado y que permite resaltar esta diferencia,
corresponde a la datación del interestadial de
Laugerie ( D / O 2). Existen dataciones calibradas
© Universidad de Salamanca
31
efectuadas por medio de la datación de los corales obtenidas por los dos métodos ( l 4 C y U / T h ) .
Las fechas se sitúan en el 23 4 5 0 - 2 2 100 BP
(Bard et al., 1993), correspondiendo con n o table precisión con la datación del G I S P 2 de
23 500-22 100 BP, mientras que los datos aportados por el G R I P difieren sustancialmente al
ofrecer una cronología de 21 500-20 000 BP
(Fig. 2).
1.2. El glaciarismo durante el Paleolítico Superior
En este periodo los fenómenos glaciares parecen ser los exponentes más representativos de los
cambios climáticos, estando muy relacionados
con las variaciones de temperatura que se produjeron durante este periodo cultural del Pleistoceno Superior.
En los años veinte y treinta M . Milankovitch investigó las pequeñas variaciones de la
órbita terrestre correspondientes con la inclinación y precesión del eje de rotación y la excentricidad de la órbita alrededor del Sol, viendo
cómo se producían variaciones de la intensidad
de la luz solar.
Estas alteraciones astronómicas podían explicar la producción de diversos cambios climáticos
que se producían con cierta regularidad cada
26.000, 41.000 y 100.000 años. Sin embargo,
la relación de las alteraciones que aparecen en la
órbita terrestre con la formación de los periodos
glaciares no ha podido ser demostrada hasta
fechas muy recientes, tal vez por la dificultad
práctica de su adaptación a los cambios climáticos observados en la superficie terrestre (Alley y
Bender, 1998).
Recientemente hemos conocido que los fenómenos de glaciarismo están relacionados con la
globalización de los efectos de determinados procesos de la corteza terrestre, como son las corrientes oceánicas, la propia dinámica de los casquetes
polares y las alteraciones orbitales expuestas por
Milankovitch.
En este sentido, la alteración de la temperatura y la concentración de sal que las corrientes oceánicas transportaban, debían de estar
muy relacionadas con los diversos cambios que
tuvieron lugar en épocas pasadas. En el océano
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
32
A. Rivera Arrizabahga I' Pakoclimatohgia y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
'<&y
"Η ι
^>;íS
FlG. 3. En la figura de la izquierda vemos cómo el agua cálida ecuatorial es transportada al norte, donde cediendo el
calor atempera el clima de esas latitudes, una vez enfriada retorna hacia el sur, mientras que en la derecha se
aprecia cómo el calor de estas aguas calienta el aire ártico y el oeste de Europa (Broecker, 1996).
Atlántico las corrientes superficiales calentadas
en el Ecuador (Gulf Stream) se desplazan hacia
el norte, llegando a la vecindad de Europa septentrional y Groenlandia, donde el aire ártico
las enfría cediendo calor al medio ambiente; el
agua fría al ser más densa se sumerge formando una corriente profunda que recorre el Atlántico en dirección sur hasta el océano Glaciar
Antartico, produciéndose un fenómeno sincrónico pero opuesto en el hemisferio sur. El calor
que ceden estas aguas cálidas en el Atlántico
Norte es una de las causas principales del clima
templado que presenta Europa a pesar de su latitud (Fig. 3).
Durante los periodos glaciares la gran cantidad de hielo existente en las latitudes correspondientes al norte de Europa impedía el acceso
de las aguas ecuatoriales a estas zonas geográficas y, por tanto, la cesión del calor que llevaban a esas latitudes, con lo que se favorecía la
persistencia de temperaturas bajas y el mayor
desarrollo de un clima glaciar. Por el contrario,
si no existían impedimentos al avance de las corrientes oceánicas templadas, éstas pueden ceder
el calor que transportan favoreciendo la producción de climas más templados. La alternancia
de estas formas climáticas corresponde a las
© Universidad de Salamanca
oscilaciones Dansgaard/Oeschger ya estudiadas
(Figs. 1, 2 y 4), las cuales han podido ser analizada en los sedimentos marinos y en los núcleos
de hielo polares (Broecker, 1996; Jouzel, et ai,
1994).
Las variaciones de temperatura acaecidas en
las latitudes altas del hemisferio norte tuvieron
una repercusión importante en el resto del planeta (Alley y Bender, 1998; Broecker, 1996;
Bender et al., 1994; Jouzel et ai, 1994; Lorius,
2000; Vidal et al., 1999). Sin embargo, su repercusión no debió de ser igual en todas las zonas
geográficas, pues hay que tener en cuenta que el
clima es el resultado de la interacción de diversos parámetros, siendo fácil encontrar notables
diferencias en lugares de relativa proximidad
geográfica, debido a los numerosos e importantes condicionantes climáticos de carácter netamente local.
Podemos observar repercursiones de carácter
general en la comparación de los registros de
los núcleos de hielo de Groenlandia (GRIP y
GISP2) y la Antártida (Vostok) con otros obtenidos en los sedimentos de zonas lacustres, como
el lago Tulane en Florida (Grimm et ai, 1993) y
numerosos sondeos oceánicos realizados en lugares variados y lejanos del planeta, como son los
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga I' Pahoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
realizados en océano Atlántico al sur del Ecuador (Bard et al, 2000; Vidal et al, 1999), en el
Mediterráneo (Sánchez G o ñ i et al, 2002) y
el mar de Arabia (Leuschner y Sirocko, 2000).
Un hecho que confirma tal afirmación consiste en la variación de metano (CH 4 ) y anhídrido carbónico ( C 0 2 ) observado en varios registros.
Durante los periodos cálidos se produce un
aumento de metano atmosférico producido en las
zonas lacustres y cálidas, el cual es registrado en
los correspondientes niveles temporales de los
núcleos de hielo polares, de igual forma, pero en
sentido contrario, el metano disminuye en los
periodos fríos, estableciéndose una correlación
bastante definida entre los cambios de la concentración de metano y las oscilaciones de temperatura observadas en los hielos polares (Bender et
al, 1994; Blunier et al, 1998, 2001; Chappellaz
et al, 1993) (Fig. 4).
10
15
20
25
30
35
40
45
33
Existen ciertos aspectos que hay que matizar
respecto a esta globalización, pues la producción
de oscilaciones térmicas registradas en la Antártida no tiene patrones temporales ni estructurales idénticos a los producidos en Groenlandia.
Distinguimos los siguientes hechos:
- En los últimos 90.000 años los cambios de
temperatura en la Antártida se producen con
incrementos graduales, en oposición a los
cambios bruscos de la misma que tienen lugar
en Groenlandia, de igual modo estos aumentos en el hemisferio sur suelen acabar cuando
se produce el aumento brusco de los correspondientes del hemisferio norte (Fig. 4) (Blunier et al, 2001).
- Se aprecia cierta asimetría en la realización de
las oscilaciones entre los dos hemisferios, al
producirse cierto adelantamiento en el inicio
50
55
60
65
70
75
80
85
90
Age (ka BP)
FlG. 4. Muestra la relación existente entre el metano producido en las zonas cálidas y su acumulación en los registros
polares. Igualmente permite apreciar las diferentes características de producción entre las oscilaciones entre ambos
núcleos polares (Blunier et al., 2001; Chappellaz et al., 1993).
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
34
Â. Rivera Arrizabahga I Paleoclimatohgía cronología
y
del Würm reciente: un intento de síntesis
del calentamiento, que por otra parte no es
tan brusco en el cono sur, de unos 1.5003.000 años (Fig. 4) (Blunier et al, 2001).
— El número de oscilaciones D / O en este periodo es menor en la Antártida, pues sólo llegan
a nueve (Fig. 4) (Bender et al, 1994).
- La intensidad del cambio de temperatura
registrado en los núcleos de la Antártida tiende
a ser mucho más pequeña, llegando en algunos
casos a ser sólo la décima parte de la intensidad de cambio registrado en los núcleos de
Groenlandia (Fig. 4) (Schulz, 2002).
Todos estos datos nos dan una idea de la
complejidad del clima en el pasado, aunque es
necesario destacar la íntima e importante relación existente entre los procesos climáticos ocurridos en las diversas partes del planeta y la
producción de las oscilaciones D / O , entre las
que destacan por su mayor amplitud las relacionadas con los E H , sobre todo en el hemisferio
norte.
N o obstante, tales afirmaciones nos plantean
dos problemas, primero su correcta ubicación
temporal y su relación cronológica con los sucesos acaecidos en el continente europeo, y segundo la repercusión efectiva que pudieran tener en
Europa.
2. El problema de las dataciones
El descubrimiento y uso de los métodos de
datación absoluta basados en la radiactividad
atómica representó un importante avance en la
ubicación temporal de los acontecimientos prehistóricos. La utilización del l 4 C a finales de los
años cuarenta por W. F Libby significó el inicio
de un nuevo y trascendental camino sobre la cronología de la conducta humana.
En el periodo correspondiente al Paleolítico
Superior se han utilizado fundamentalmente dos
tipos de isótopos radiactivos, ambos muy mejorados en la actualidad gracias a los avances tecnológicos del momento.
El más usado corresponde al 1 4 C, el cual,
gracias al método de Espectrometría de Acelerador de Partículas (AMS), permite en la actualidad obtener datos cronológicos a partir de una
© Universidad de Salamanca
muestra muy pequeña (1 a 5 miligramos), disminuyendo sustancialmente el riesgo de contaminación, estrechando sustancialmente el margen de
error de la datación y dando u n carácter más
homogéneo al conjunto de dataciones realizadas
bajo este método.
El sistema que utiliza diversas series del Uranio, fundamentalmente uranio-torio ( 234 U/ 230 Th),
presenta una gran precisión cronológica al usar
el método de la Espectrometría de Masas por
Termoionización (TIMS), pues se logran errores
de tan sólo 1.000 años en fechas de 100.000
(Bard, 1999). Estos isótopos se encuentran en la
calcita depositada en los corales marinos y en las
formaciones calcáreas de las cuevas (espeleotemas: estalactitas, estalagmitas y costras estalagmíticas). En general, las fechas obtenidas por el
método del U / T h son varios milenios más antiguas que las efectuadas por el 1 4 C, calculándose
entre 3.000 y 5.000 años dentro del rango de
los 40 000 BP (Bard, 1999).
En el análisis de las cuestiones relacionadas
con la cronología y las variaciones climáticas, el
uso casi exclusivo del I 4 C plantea dos tipos de
problemas que siempre hay que tener en cuenta.
Primero, sería la falta de calibración de los datos
radiocarbónicos, por lo que deberíamos de reseñarlos como dataciones no calibradas (BP); mientras que el segundo correspondería al uso de
dataciones I 4 C realizadas por métodos tradicionales, no por AMS, en los que la posibilidad de
contaminación y de error es mucho mayor.
Paralelamente, se echa en falta la existencia
de una escala temporal de rango general y fiable
que pueda servirnos como marco de referencia
de las variaciones climáticas que encontramos en
los yacimientos arqueológicos.
Todo esto nos obliga a realizar intentos de
aproximación teórica que nos pueda ayudar en una
mejor comprensión de los trabajos arqueológicos,
pudiendo reducirse a dos: calibración de los datos
radiocarbónicos y la elección de un núcleo de hielo
polar determinado con el que poder ubicar y comparar las dataciones encontradas.
2.1. Calibración radiométrica
El descubrimiento de que los niveles de 14 C
atmosféricos no son constantes a lo largo del
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
Á. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatohgía y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
transcurso del tiempo pone en duda la exactitud de las mediciones temporales realizadas por
este método, por lo que para su mejor exactitud
necesitan de una calibración que pueda subsanar
estas alteraciones atmosféricas de su tasa histórica. Para tal fin, el método usado consiste en
establecer u n a comparación entre dos edades
cronológicas obtenidas sobre el mismo objeto,
una corresponde al método del 14 C y otra determinada por medio de una técnica más precisa.
Esto p u d o realizarse hasta la fecha de 11 885
BP (Kromer y Spurk, 1998) gracias a la dendrocronología, ciencia que permite realizar una
datación verdadera o de años de calendario en
función del estudio del crecimiento anual de los
anillos de los árboles, comparándola con la
datación radiocarbónica de la misma madera
fosilizada.
Para dataciones más antiguas se han utilizado
otros medios de calibración de las fechas radiocarbónicas, al compararlas con las medidas cronológicas obtenidas por el método U / T h de los
corales de las islas de La Barbade, de Mururoa,
de Tahiti y de Nueva Guinea, donde los sedimentos calcáreos más antiguos permitían realizar dataciones por las dos formas ( l 4 C y U / T h ) . Las
comparaciones de estos dos métodos mostraban
claramente una divergencia progresiva, siendo las
correspondientes al 14 C más jóvenes. Para las calibraciones menores de 10 000 BP se confirma el
paulatino aumento de diferencia de años existente
entre la dendrocronología y el método radiocarbónico, que llega a los 1.000 años para el límite
del contaje de anillos de los árboles.
Así, se p u d o alargar aceptablemente la calibración de las dataciones radiocarbónicas hasta el
23 950 BP, al existir un número de comparación
de dataciones adecuado (Bard, 1999; Bard et al.,
1998, 1993). Por tanto, existe un consenso sobre
las fechas del I 4 C hasta el 24 000 BP cuyas cifras
calibradas se han registrado en el programa INTCAL98 (Stuiver et al, 1998), en el cual existe un
número determinado de dataciones radiocarbónicas calibradas entre las que hay que interpolar las
dataciones que queremos calibrar.
Según nos acercamos a su límite de antigüedad el n ú m e r o de calibraciones obtenidas
disminuye sustancialmente, lo que hace que en
este extremo las interpolaciones se realicen
© Universidad de Salamanca
sobre márgenes de mayor amplitud, ofreciendo
cierta merma en su exactitud. En este sentido,
las fechas más antiguas de 30 230 BP y de 41 100
BP sólo se admiten con un carácter de preliminar, ante la escasez de muestras comparativas (Joris y Weninger, 1998) (Fig. 6).
En los intentos de poder calibrar adecuadamente el rango existente entre el límite de los
corales y el de la propia técnica radiométrica, se
están utilizando dataciones de 14 C (AMS) de los
sedimentos lacustres, terrestres, marinos y polares, donde es posible conocer la edad cronológica por otros medios analíticos, como el simple
contaje de sus capas anuales sedimentarias o
diversas aplicaciones físico/químicas, ofreciendo
nuevas vías de calibración del 1 4 C hasta fechas
de 45 000 BP.
Respecto de los sedimentos lacustres destaca
el estudio del lago Suigetsu en Japón, donde se
intenta calibrar las fechas radiocarbónicas hasta
el 45 000 BP. En este lugar se han contado las
varvas anuales hasta el 37 930 BP (edad de
calendario), obteniendo además unas 250 dataciones de 1 4 C AMS (edad 14 C) que son el fundamento de la comparación cronológica. Para
fechas más antiguas de las obtenidas directamente
por contaje, se realiza una interpolación basada
en la aparente sedimentación constante hasta el
45 000 BP. Los errores de contaje se estiman en
un 1,5%, lo que ofrece para la fecha de 30 000
BP unos 437 años (Kitagawa y Van der Plicht,
1998a, 1998b) (Fig. 5).
Sin embargo, los mismos autores del estudio
reconocen que puede existir un lapso temporal en
la secuencia de las varvas, cuyo valor se sitúa
en 1.930 años y que habría que aumentar a partir del 30 000 BP en el resto de la secuencia de
los datos comparativos del lago Suigetsu. Esta
alteración fundamentada en la comparación con
el núcleo marino PS2644, donde se aprecian datos
radiocarbónicos muy similares hasta esa fecha,
pero a partir de la misma difieren sistemáticamente en cerca de 2.000 años (Jôris y Weninger,
1999) (Fig. 6). Otro dato que parece comprobar
la necesidad de añadir estos años se desprende
de la última datación de los corales (Bard et al,
1998), que para una fecha de 41 100 ± 500 BP
U / T h corresponde la ofrecida por 14 C AMS de
35 600 ± 920 BP ofreciendo una diferencia
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
35
36
Á. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatologia y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
50,000
íA:
1
i
*
1
• » • — —
T
/
"fí
[.«
40.000
30.000 -
20,000
i,
f
S 0 #
-
0,000
^"**
»
»
,!
10.000
20,000
.
Î
30,000
.
1
40,000
11.000
12.000
13.000
15.000
16.000
17.000
18.000
20.000
25.000
30.000
40.000
12.900
14.000
14.500
17.000
19.500
21.000
22.500
4¿*v**$lflf
28.000
35.000
45.000
MS 0
A * · (cal ψ B.PJ
FlG. 5. Vemos la correlación encontrada en el lago Suigetsu entre hs fechas obtenidas por 14C AMS (BP) y las correspondientes obtenidas por el contaje de las capas sedimentadas hasta el 37930 y la interpolación en los años finales
(cal. BP) (Kitagawa y Van der Plicht, 1998a, b).
de alrededor de 5.000 años (propia de la diferencia de dataciones 14 C y U / T h en el rango de
los 40.000 años), que habría que corregir en los
datos aportados por la sedimentación del lago
Suigetsu, pues para estas fechas sólo ofrece la
diferencia de 3.000 años (Jóris y Weninger,
1996).
Van Andel (1998) basándose en extrapolaciones geomagnéticas de las alteraciones registradas del campo magnético terrestre, ya usadas por
C. A. Laj (Laj et ai, 1996), ha construido una
curva de calibración de los datos radiométricos
del final del último glaciar. Su fiabilidad fue
puesta en duda por Van der Plicht (1999), aunque otros autores no la consideran necesariamente errónea pues se encuentra situada entre los
valores medios obtenidos por otras escalas temporales (lago Suigetsu, núcleos marinos PS2644,
V 2 3 - 8 1 , D S D P - 6 0 9 y O D P - 6 4 4 , junto con la
cronología U / T h de los corales), aunque sí se
aprecia una desviación asimétrica en los periodos
más antiguos (Jóris y Weninger, 1998) (Fig. 6).
De igual manera se aprecia en los datos del
núcleo PS2644 una confirmación del modelo
geomagnético sobre los cambios atmosféricos del
© Universidad de Salamanca
14
C (Laj et al., 1996), aunque se considera que
debe continuarse los estudios al respecto (Voelker et al., 1998).
Podemos apreciar que en todos los estudios
existe un paulatino aumento de años según se
producen las calibraciones y nos acercamos a los
límites de la técnica del 14C obtenida por el
método AMS, lo que parece indicar la certeza
del fenómeno, pero aún no es posible establecer
una precisión absoluta. La dificultad del análisis
de tales procesos hace suponer que la exactitud
en la calibración (cal.) cronológica sólo puede
hacerse en el Holoceno y los últimos años del
Pleistoceno superior, mientras que para el resto
de las edades radiocarbónicas (25-45 000 BP)
hay que diseñar escalas temporales integradas
por la suma de datos de diversas fuentes, logrando con ello una conversión (con.) de los datos
14C AMS a una edad de calendario muy aproximada, pues en la actualidad no puede ser tan
exacta como en la calibración (Jóris y Weninger, 1996.
Existen importantes estudios de síntesis enfocados en lograr una calibración/conversión de los
datos radiocarbónicos a edades reales, donde tal
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabahga I Paleoclimatología y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
hecho parece ser una cuestión de sincronización
e integración de las diferentes escalas temporales
que ofrecen conjuntos de datos ya disponibles
(Bond et al, 1993; Jóris y Weninger, 1996, 1998;
Kitagawa y Van der Plicht, 1998 y Voelker et al,
1998).
En este sentido, recientemente se ha podido elaborar un programa informático que nos
permite poder establecer una curva de calibración/conversión de las dataciones 1 4 C (AMS)
usando todos los parámetros anteriormente utilizados, así como poder compararla con las diversas escalas temporales que nos ofrecen los
diferentes núcleos polares desarrollados hasta la
actualidad. El programa CalPal (versión 2003)
(Weninger et al, 2003) puede representar una
herramienta i m p o r t a n t e para lograr la mayor
precisión de los trabajos arqueológicos de este
periodo, hasta que los sucesivos problemas ya
planteados vayan solucionándose con mayor
exactitud.
El programa se basa en la utilización de
diversas bases de datos para poder realizar tres
37
grupos de síntesis, las cuales son utilizadas para
diferentes periodos de la escala de las edades
radiométricas.
I o . Calibración hasta 11 905 cal. 2.000, por
medio de los datos de dendrocronología ubicados
en el INTCAL98.
2°. Desde el 11 905 al 14 805 cal. 2.000.
Añadiendo a lo anterior los datos correspondientes al periodo del GRIP ( δ 1 8 0 modulación. Los
datos aportados por el U / T h en los corales marinos y las varvas del núcleo marino de Cariaco
Basin (Hughen et al, 1998), que ofrecen una
comprobación reciente y p o n e n a prueba la
escala temporal del GISP2 para este periodo,
acercándose más a las cronologías obtenidas el
método U / T h .
3 o . Desde el 14 805 hasta el 53 300 cal.
2.000, por medio de añadir a los datos anteriores
los aportados por el U / T h en los corales marinos, el uso de los datos del lago Suigetsu, al que
se añaden 2.000 años más allá del 30 000 BP,
así como diversos datos de los núcleos marinos
V23-81, DSDP-609, PS2644 y ODP-644.
CALIBRACIÓN DE EDADES POR El "»C
:,'
40000
ο ­
>c 30000
O
c
c
0)
- o 20000
.' : o
u
I
10000
-
7\
10000
ι
20000
30000
Edad cronológica en años BP
40000
45.0
40.0
35.0
l ka cal BC]
20.0
15.0
10.0
FlG. 6. La figura de la izquierda muestra la correspondencia entre las edades de los corales del Pacífico obtenidas por los
métodos MCAMSy U/Th TLMS (Bard, 1999; Bard et al., 1998, 1993). A la derecha se aprecia la correlación
entre diversas escalas temporales obtenidas de sedimentos lacustres (lago Suigetsu, núckos marinos PS2644, V2381, DSDP-609 y ODP-644) y la calibración obtenida por Van Andel por medio de medidas geomagnéticas
(línea continua gruesa) (Jóris y Weninger, 1996, 1998).
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
38
A. Rivera Arrizabahga I PaleoclimatoL·gía y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
Para fechas posteriores al 55 000 BP se calibran por medio de la sincronización del núcleo
polar de Vostok, el GISP2 y la curva de alta resolución de los orbitales de los isótopos del oxígeno del SPECMAP (Martinson et ai, 1987).
El programa nos permite calibrar/convertir
las fechas radiocarbónicas de todo el periodo en
estudio y compararlas con las diferentes curvas
que poseemos de los núcleos de hielo polares, es
decir, con las oscilaciones climáticas que en ellas
se registran (Fig. 7).
De todas maneras a la hora de realizar cualquier trabajo dentro de estos periodos, es obligado indicar siempre el uso de la calibración o
CalPat (Vers on Feb 2003)
ΟΑΤΕ LIST
2-0 DISPERSION CALIBRATION
Hoiocene Tree-Ring Cassation Data ÍNTCAlSeStiliver et é
Csfibratíeti Methoas fienRaa Weairtger. Frankfurt, in.
Acta intarriiicipíioaría Arcitaaatoaíca SV. Nítra 1S88, 1153
Ciibie Spjjfi* by W.PTee»,g.F1enBefy,B.Teukííialíy,W VaMerlíng
Numérica Recipe* Cambridge University Press, 1966, 86-89
The ¿ate series is caü&reted ey 2-0 Dispersion CeISbratlOfl
Program Vereoñ CalPa! Fee 2083 i.ahey Í.F95V5.7 + Wirrteracter 5 0
Lab Ν umbo
Oa¡e(BP)StO
K-100
K-101
ft-102
K-Î02
200» I 30 26
1000 r S 5 -1040
4038 * 85 2800
4040 * 75 2-22
4050 i 85 2630
4070 * 85 2880
4070 1 8 S M M
4606 t 85 .1040
4140 t 85 2710
4100 k 80 2120
4150 1 7 0 2>35
4180 t e s 2740
4180 t 85 2740
4180 « 8 0 2750
4270 > S 0 2850
4310 t 60 2930
4320 * 85 2970
5140 * 140 3980
5240 i 05 4080
5440 t 10« 4240
5810 i 85 4880
6030 * ? s 4930
Κ-39»
Κ 4482
Κ-3931
Κ-3930
Κ-37 IS
Κ-3887
Κ-4483
Κ-4467
Κ-388δ
Κ.4485
KÍ-45S4
Κ-4484
Κ-4553
Gií-2834
Κ-3934
ΚΝ-Ι 586
ΚΝ-2949
ΚΝ-2948
caíBCÍ ΑΟ
a 110
t 100
i ISO
i 130
* 150
* 150
1 150
7 100
4 120
*120
tito
* 120
a 120
t 110
* 100
i 130
* 130
1 170
4 120
i 130
i 80
ΐ 100
Cailífalkvo Di#a Bat**:
F>le e:«^pd„aM!aíeuí¥fSCí*P,«2001.dat
Error Bars OR CaMttrat'ori Curve are
PS2e-«4*S«i9«suí+21ta)+U/Th-Cor3í
GRSP 180~D«ta
Jefm«ft SÍ ai. iss?
UmtQaxsi «i al., 1823
GRiP memfcers, 1393
Graotes M st., 1983
DtMffMnJ et at.. I98S
Dais Base tgrip.tfrO»
rf^i
v,*
dlôO MEASUREMENTS
Core GÍSP2 Greeníand
Giaet« β* ai. 1M3
Styrvcr #t tt 1893
Meese et at. m«
Sowers « at. 18S3
R I * ««i§P2.i8Q>
FlG. 7. Observamos la calibración/conversión realizada por el programa PalCal entre los años 50 000-10 000 BP Se
compara con las dos curvas isotópicas del oxígeno (8180/S160) del GRIP (curva superior) y del GISP2 (curva
inferior) (Weninger et al., 2003).
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabahga I Pakoclimatohgía y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
conversión con la que estamos trabajando, lo que
le da un carácter de eventualidad importante e
Índica claramente la necesidad de proseguir indagando en esta nueva vía metodológica (Jóris y
Weninger, 1996, 1998; Weissmüller, 1997).
et ai, 2003) abarcando un periodo situado entre
el 83 000 y 32 000 BP. La forma y la datación
de la curva obtenida podemos compararla
con las correspondientes de los núcleos polares
(Fig. 8), apreciando que las dataciones cronológicas e incluso la forma de las variaciones de
temperatura se ajustan más a las evidenciadas
por el GISP2.
Conocemos las diferencias existentes entre
los dos núcleos polares GRIP y GISP2 (Fig. 2),
lo que hace necesario elegir aquella que mejor se
ajuste con los datos aportados por otras escalas
temporales. Por tanto, a la hora de escoger una
u otra curva como referencia de los fenómenos
climáticos y arqueológicos que caracterizaron al
Paleolítico Superior, es necesario tener en cuenta
los siguientes argumentos:
2.2. Elección de un núcleo de hielo polar como referencia climática y temporal
Recientes estudios sobre los espeleotemas (Speleothems) basados el análisis de los elementos de la
serie uranio (U/Th-TIMS) que contienen las continuas acumulaciones de calcita de las formaciones kársticas han permitido obtener dataciones
muy precisas sobre la formación de este tipo de
sedimento. Paralelamente se pueden analizar las
concentraciones de δ 1 8 0 , lo que nos indicaría la
temperatura del medio y periodo en que se formó
esa parte de la formación estalagmitica.
En la cueva de Villars (SW de Francia) se
han realizado estudios con estos métodos (Genty
Ü. ™
39
- Los valores de calibración del 1 4 C AMS por
medio de los corales y su extrapolación hasta
los 40 000 BP (Bard, 1999; Bard et al., 1998,
1993).
-40'
II
1
-10"j?
~Q—
S
_β-
6
[l
-8-
1
30,000 39,000 40,000 «,000 60,000 66,000 80,000 68,0» 70,000 75,000 80.000 86,000
AgeW
FlG. 8. Se comparan tres tipos de curvas isotópicas, las correspondientes a los núcleos polares δ18O (GRIP y GISP2), con
la obtenida en la cueva de Villars (813C) por medio del análisis del U/Tb TIMS de la calcita estalagmitica
(Genty et al., 2003). las líneas verticaks discontinuas son el 10Be.
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
40
A. Rivera Arrizabahga I Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
- Los datos aportados por la sedimentación del
lago Suigetsu, con el aumento de 2.000 años
a partir de los 30 000 BP (Kitagawa y Van der
Plicht, 1997 y 1998).
- Los estudios de Van Andel (1998) sobre la
corrección del carbono atmosférico en función
de los datos geomagnéticos, los cuales van por
el mismo camino de los ofrecidos por otros
autores respecto de la conversión de los datos
14
C AMS (Joris y Weninger, 2000).
- La comparación de los valores temporales
de los núcleos marinos (PS2644, V 2 3 - 3 1 ,
D S D P - 6 0 9 y O D P - 6 4 4 ) a los ofrecidos por
los núcleos de hielo (Joris y Weninger, 1998;
Voelker et al, 1998).
- El uso de los datos calibrados del U / T h de los
espeleotemas que, al igual que en la calibración de los corales, ofrecen dataciones mucho
más exactas que las radiocarbónicas (Genty et
al, 2003).
- La existencia de procesos naturales con carácter puntual pero bien conocidos en el momento de su producción, los cuales nos permiten
comparar las curvas de las escalas temporales
con los mismos. Un ejemplo es la cronología
del 10Be registrado en los núcleos polares y en
Vil9, donde la existencia de una elevación de
su registro correspondiente a la D / O 10 se
data entre el 40 400-41 500, estando más cerca
de las cronologías del GISP2 (40 600-41 400)
que del GRIP (37 300-38 200) (Fig. 8).
Todo ello nos lleva a valorar los datos ofrecidos por el GISP2 como la escala temporal que
mejor se ajusta a la calibración/conversión (dependiendo de la parte de la misma que se trate) que
tenemos hasta el presente (Joris y Weninger, 1996,
1998). N o obstante, al conocerse las diferencias
que existen en las diversas curvas, podemos utilizar cualquiera de ellas con la precisa identificación de su procedencia teórica.
3.
Paleoclimatología del SW de Europa en el
Würm reciente
En la actualidad, la configuración climática
de los periodos que componen el registro paleoantropológico puede conocerse de una forma general
gracias al desarrollo de la paleoclimatología,
© Universidad de Salamanca
ciencia que, pese a las limitaciones propias que
tales estudios presentan, está ofreciendo notables
avances en su desarrollo.
El método más utilizado para poder rastrear
estas variaciones climáticas ocurridas en determinadas regiones geográficas, sigue siendo el
análisis polínico de los sedimentos formados
durante esa época, pues se supone que la vegetación que produjo la acumulación de tal polen
debe de ser un fiel reflejo del clima en el que
pudo desarrollarse.
La aplicación de los datos polínicos de una
excavación arqueológica como fuente auxiliar del
estudio del yacimiento es tan antigua como el
propio análisis polínico (Davis, 1990), pero existe
una serie de argumentos que, en opinión de algunos autores, limitan en cierta medida la precisión
de sus conclusiones (Carrión et al, 2000):
— La carencia de un bagaje experimental que
permita homologar las secuencias de los yacimientos arqueológicos con otros depósitos
más genéricos o globales, lo que hasta hace
pocos años no ha sido posible.
— Las características específicas de los yacimientos que por sus propias particularidades estructurales, situación y tamaño, presentan una
sedimentación alterada tanto por los agentes
climáticos locales como por la acción humana.
Estos conceptos pueden aclarar la gran dificultad existente para la realización de una correcta interpretación, pues pueden faltar o estar
escasamente representadas situaciones climáticas generales más o menos importantes en
algunos estratos, mientras que en otros pueden manifestarse excesivamente fenómenos climáticos de menor cuantía, pero alterados por
la propia acción humana.
— La existencia de procesos post-deposicionales
que alteren los datos y sean de muy difícil
conocimiento.
— Una interpretación demasiado rigurosa, sin
tener en cuenta los apartados anteriores, puede
dar lugar a manifestar como alteraciones paleoclimáticas importantes a pequeños cambios de
las frecuencias polínicas, dando lugar a la existencia de múltiples interestadios durante el
Paleolítico Superior de Europa occidental.
— Parece existir un excesivo recurso a la correlación estratigráfica entre yacimientos, cuando a
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga I Paleoclimatología y cronohgia del Würm reciente: un intento de síntesis
veces los datos obtenidos no son susceptibles
de la producción de un análisis polínico.
Por tanto, existe una gran dificultad para establecer en los diversos yacimientos arqueológicos
perfiles climáticos que tengan un carácter homogéneo entre todos ellos, posiblemente por las propias limitaciones teóricas de la paleoclimatología
relacionadas con la interpretación de los estudios
polínicos y cronológicos de tales yacimientos.
Un ejemplo puede ser el correspondiente
interestadial templado que media entre W ü r m II
y W ü r m III, denominado como Hengelo-Les
Cottes. Su datación dentro de la cronología glaciar se sitúa entre 39-36 000 BP dentro del
O I S 3 de la cronología de los sedimentos marinos (59 000-24 000 BP). Si seguimos las dataciones radiométricas obtenidas en los diversos
estudios sedimentarios, la ubicación temporal del
Hengelo debe emplearse con un sentido geológico más amplio, que abarca aproximadamente
desde 43 000 a 34 000 BP (Kukla y Briskin,
1983; Laville, 1988; Leroi-Gourhan, 1980).
Sin embargo, la cronología de los diferentes
yacimientos del sudoeste de Francia son muy dispares, siendo su representación controvertida por
su mala representación debido a problemas edáficos y erosivos, tanto en yacimientos kársticos
como en formaciones superficiales, pareciendo
mejor representado en Europa central. En España
sólo se detecta en las Cuevas del Castillo y Morín
y el abrigo de La Viña (Hoyos Gómez, 1995).
En el intento de buscar depósitos genéricos y
globales que puedan servir de comparación con
los datos obtenidos en los yacimientos arqueológicos, los núcleos de hielo de Groenlandia parecen tener un importante papel que jugar en este
asunto. No obstante, la diversidad de curvas paleoclimáticas existentes, su diferente escala temporal
y la dificultad añadida de la falta de calibración
de las dataciones radiométricas, hace que exista
una importante confusión en su utilización.
Dentro del mismo ejemplo anterior, en los
núcleos polares se aprecian varias oscilaciones
D / O dentro de este episodio, que hasta el presente se suponía que era una única unidad llamada
Hengelo-Les Cottes, revelando la posibilidad de
una mayor complejidad climática durante este
periodo (Djindjian et al, 1999). Con la cronología palinológica establecida en la ciudad holandesa de Hengelo (39 0 0 0 / 3 7 500 BP) parece
© Universidad de Salamanca
corresponder a las dataciones de la oscilación D / O
11 del GRIP (Djindjian et al, 1999), mientras
que Dansgaard (1993) lo sitúa en el D / O 12 del
mismo núcleo de hielo y Weissmüller (1997) también en el D / O 12 pero del GISP2. Como puede
verse la disparidad de criterios, complejidad de
análisis y dificultad de interpretación parecen ser
la tónica general de estos tipos de problemas.
Estos hechos, junto con los problemas de
interpretación cronológica ya estudiados, explican razonablemente los problemas interpretativos que presentan los yacimientos arqueológicos,
tanto en el m o m e n t o de precisar su ubicación
temporal como en indicar su situación climática
en cada momento.
3.1. Paleoclimatología y cronología del Paleolítico
Superior
Ya vimos cómo las oscilaciones climáticas
que caracterizaron las zonas polares tienen una
repercusión importante en nuestro continente,
aunque hay que analizar si en todas las zonas
tuvieron igual repercusión numérica y el grado
de intensidad que las mismas pudieron presentar.
Esto representa un problema que hay que añadir
a los anteriormente expuestos, pues surge la duda
de cuál de las oscilaciones D / O está representada
en nuestra estratigrafía y si coincide con las de
otros yacimientos.
Parece acertado admitir que el registro climático de los núcleos polares pueda configurar un
marco de referencia general, al que poder comparar los datos adquiridos en otros lugares europeos. Por tanto, al tener la seguridad de que tales
oscilaciones climáticas se produjeron y repercutieron en Europa, los datos climáticos y polínicos
obtenidos en los yacimientos debemos compararlos, no unos con otros de una forma sistemática,
sino con algunos de estos núcleos de hielo que
nos muestren la totalidad de estas alteraciones climáticas. Consecuencia de tal comparación sería
la creación de un perfil climático del yacimiento
o de la zona en general, viendo cuáles de estas
oscilaciones D / O están solapadas, cuáles se manifestaron y en qué grado de intensidad lo hicieron
en nuestro estudio arqueológico.
Para conocer datos referentes a estos problemas se han efectuado diversos sondeos en lugares
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
41
42
A. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
específicos con importante estratigrafía, donde
se supone que existe una sedimentación lo suficientemente amplia como para permitir una
información coherente respecto del clima que
existía en el m o m e n t o de su formación. En la
actualidad, además de los tradicionales registros
del polen (Padul en España, Les Echets y La
Grande Pile en Francia, Tenaghi-Philippon e
Ioannina en Grecia) se han realizado algunos
sondeos de los fondos marinos, como el M D 9 5 2042 (Sánchez Goñi et al., 2000) y el MD95-2043
(Sánchez Goñi et ai, 2002), en sedimentos lacustres como en el lago Grande de Monticchio (Watts
et al., 2000) y de los depósitos estalagmíticos
MD 95-2043
MD 95-2042
<;ist>2
Mar de Alboran
SW P. Ibérica
(spelothems) en Francia (Genty et ai, 2003), los
Alpes austríacos (Spótl y Mangini, 2002), Israel
(Bar-Mattews et ai, 2000; Frumkin et al., 1999)
y en la isla de Menorca, España (Vesica et al.,
2000), obteniendo en sus estudios resultados
diversos.
El desarrollo teórico y práctico de la paleoclimatología permite, cada vez con mayor profundidad, estudiar parámetros climáticos del pasado
por medio de nuevas tecnologías. Un ejemplo
puede ser la cuantificación de las temperaturas de
la superficie del mar donde se generó el sedimento (SST), gracias a los biomarcadores moleculares
como el Alkenone-SST (índice Uk-37). Este método se basa en los cambios de proporción
de un isótopo del carbono en sus versiones de saturación doble o triple dentro de
LAGO GRANDE MONTICCHIO
unas determinadas moléculas (cetonas)
de algunas algas. Esta variación da lugar
Sur de Italia
a un índice (Uk-37) que estaría en relación con la temperatura del medio en el
que vivían las algas haptofíceas de la
superficie del mar (E. Huxleyi).
D e los sondeos relacionados con
Europa occidental vamos a utilizar los
siguientes:
- El mediterráneo MD95-2043 (Sánchez
Goñi et al., 2002), con análisis basados
en el polen de los sedimentos, IRD, δ 1 8 0
y Uk-37 (SST).
- El atlántico M D 9 5 - 2 0 4 2 (Sánchez
Goñi et al., 2000), con los datos aportados por el polen, I R D y δ 1 8 0 (plank.).
Miles aña Temperatura de la
superficie del mar.
B.P.
Aikenooe-SST.
Temperatura y
humedad.
Arboles / Hierbas.
- El lacustre de Italia del lago Grande de
Monticchio (Watts et ai, 2000), apor­
tando los estudio sobre el polen y el con­
taje anual de varvas.
- Los espeleotemas de Villars (Genty et al.,
2003), donde se analizan las variaciones
18
13
FlG. 9. Comparación del diagrama polínico del lago Grande de Mon- del δ 0 , el ô C y la cronología conocida
ticchio (Watts et al., 2000) y las curvas de temperatura de los por medio de la técnica U / T h (TIMS).
sedimentos marinos MD95-2042 (Sánchez Goñi et al., 2000)
Los cuatro se han relacionado con el
y MD95-2043 (Sánchez Goñi et al., 2002) con L· escak temnúcleo de hielo GISP2, que nos servirá
poral del GISP2. Se aprecia cómo durante los periodos de
como referencia climática y temporal con
calentamiento brusco que siguen a L· masiva suelta de hielo
los
eventos Heinrich y oscilaciones Dansghciar durante un máximo de frío o eventos Heinrich (EH),
gaard/Oeschger
asociados al periodo, perse produce un aumento de la temperatura y humedad en los
mitiéndonos orientarnos sobre el diferente
núckos marinos junto con una disminución de phntas esteparias y un aumento de la tasa de polen de árboles respecto de grado de incidencia en las diversas zonas
las hierbas, en el sedimento del lago Grande de Monticchio.
europeas (Figs. 9 y 10).
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera ArrizabaUga / Paleoclimatobgía y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
De los datos que estos cuatro núcleos nos
aportan señalaremos los siguientes:
alteración de la biomasa vegetal (Genty et ai,
2003; Sánchez Goñi, 2002).
- Los registros del polen, temperatura superficial del mar Uk-37 (SST), temperatura del
aire continental y biomasa vegetal ( δ Ι 8 0 y
8 1 3 C de los espeleotemas), los cuales presen­
tan unas oscilaciones con un importante pare­
cido a las que registran los núcleos de hielo
polares (Figs. 9 y 10). En este sentido, destacan por su intensidad las oscilaciones relacionadas con los E H 5 y 4.
En la correlación de los núcleos marinos y
lacustres con el GISP2 no tenemos la certeza
sobre una cronología idéntica, siendo pues
una suposición lógica (Sánchez Goñi, 2002),
aunque los datos cronológicos aportados por
los espeleotemas de Vil9 basados en la exacta
tecnología del U / T h (TIMS) parecen confirmar tal suposición, si bien dentro de la propia limitación de la escala temporal del núcleo
polar que usemos.
- Existe cierto retraso en la manifestación continental, pues desde que se produce la alteración climática en el Atlántico Norte y tiene
lugar el cambio del ecosistema continental,
transcurre un determinado tiempo que no es
muy largo. En líneas generales se cifra en unos
150/200 años, sobre la base de la comparación de los cambios detectados en la superficie del mar (SST) y el tiempo en que en esos
mismos sedimentos tardan en variar las características del polen y su correspondiente
Tras los E H más fríos se produce un aumento
de la temperatura más amplio, mientras que
las oscilaciones D / O siguientes parecen tener
menos entidad, siguiendo los modelos de los
ciclos Bond ya explicados.
Por tanto, el final de las oscilaciones templadas
D / O no tiene por qué acabar con un frío
intenso que hiele el suelo, sino continuar con
un clima relativamente frío (Genty et al., 2003;
Watts et ai, 2000). Así, se ha comprobado en
"T'-T r-t %
30,000
40,000
S0.000
43
60,000
70,000
Η"
ΐ 't
-J-T-T-
80,000
FlG. 10. Pueden apreciarse Us comparaciones temporales y variación climática correspondiente a dos lugares diferentes: el
núcho marino MD95-2042 (Sánchez Goñi et al., 2000) y el de las espeleotemas de Vil9 (Genty et al., 2003),
ambos con el parámetro 8180,
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
44
A. Rivera ArrizabaUga I Pakoclimatobgia y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
NÚCLEOS
MD95-2042
PARÁMETROS
Temperatura
MD95-2043
Temperatura
Precipitaciones
MD95-2043
Precipitaciones
EH3
EH4
0 °C
2 °C. (?)
400 mm
400 mm (?)
-1 °c
-8 °C
500 mm
200 mm
EH5
Otros D / O
-6°C
-2 °C
400 mm
200 mm
-2/2 °C
-3/2 °C
500 mm
600 mm
Interestadiales D / O
11/1 °C
8/4 °C
700 mm
700 mm
Atlántica.
Mediterránea.
Atlántica
Mediterránea
5°C
5°C
800 mm
600 mm
íráfica
Periodo actual
MD95-2042
FlG. W.Se comparan los diferentes datos climáticos (temperatura y humedad) obtenidos en diferentes periodos en los
núcleos marinos mediterráneos MD95-2043
(Sánchez Goñi et al., 2002) y atlántico MD95-2042
(Sánchez
Goñi et al., 2000).
el lago G r a n d e de M o n t i c c h i o y en Vil9 c ó m o
n o se h a h e l a d o el suelo en p r o f u n d i d a d (permafrost), p e r m i t i e n d o el crecimiento de la estalactita y la m á s r á p i d a r e c u p e r a c i ó n d e la
vegetación en la p r ó x i m a oscilación D / O .
— N o t o d a s las o s c i l a c i o n e s t i e n e n la m i s m a
r e p e r c u s i ó n e n las diversas zonas geográficas
del c o n t i n e n t e . E n este s e n t i d o , p u e d e n establecerse algunas diferencias entre el área m e d i t e r r á n e a y la z o n a d e i n f l u e n c i a a t l á n t i c a
(Sánchez G o ñ i , 2 0 0 2 ) , al c o m p a r a r los d a t o s
d e a m b o s núcleos m a r i n o s , sobre t o d o en los
E H y las oscilaciones D / O que originan, pues
son los q u e tienen u n a m a y o r repercusión climática (Fig. 11).
La m a y o r diferencia se c e n t r a en los d i s t i n tos valores q u e registran los E H 4 y 5 en las dos
z o n a s , p u e s a u n q u e a m b a s fases c l i m á t i c a s s o n
frías en las dos áreas, el E H 5 es m u c h o más acusado en la zona atlántica q u e en la mediterránea,
o c u r r i e n d o lo contrario en el E H 4 . Simultáneam e n t e , la aridez p r e d o m i n a en a m b a s zonas y en
los d o s p e r i o d o s , p u e s en el área d e i n f l u e n c i a
atlántica sólo alcanza la m i t a d d e precipitaciones
q u e e n la a c t u a l i d a d , m i e n t r a s q u e e n el área
m e d i t e r r á n e a sólo llega a u n tercio de precipitaciones recogidas en el presente.
E n los i n t e r e s t a d i a l e s o fases t e m p l a d a s las
temperaturas presentan u n intervalo amplio
( 1 1 / 1 ° C ) en el área a t l á n t i c a c o n u n a m e d i a
s i m i l a r a la a c t u a l (5 ° C ) , m i e n t r a s q u e e n la
z o n a d e i n f l u e n c i a m e d i t e r r á n e a los d a t o s s o n
m á s h o m o g é n e o s ( 8 / 4 ° C ) a l r e d e d o r d e cifras
© Universidad de Salamanca
similares a la a c t u a l (5 ° C ) . E n g e n e r a l estos
periodos son t e m p l a d o s y h ú m e d o s .
T o d o s los d a t o s a n a l i z a d o s e n este t r a b a j o ,
tanto cronológicos como climáticos, permiten
c o m p r e n d e r la gran dificultad existente en la creac i ó n d e perfiles c l i m á t i c o s d e los y a c i m i e n t o s
arqueológicos y la correlación d e u n o s con otros.
N o o b s t a n t e , sí es posible establecer u n a corresp o n d e n c i a entre los sucesivos eventos t e m p l a d o s
r e g i s t r a d o s t r a d i c i o n a l m e n t e e n el c o n t i n e n t e
e u r o p e o y las oscilaciones climáticas registradas
e n los n ú c l e o s d e h i e l o p o l a r e s , e l i g i e n d o el
G I S P 2 p o r ser el que más se acerca a la cronología q u e los s e d i m e n t o s m a r i n o s y lacustres p r e s e n t a n (Fig. 12). E n o r d e n c r o n o l ó g i c o t e n e m o s
los siguientes:
— El l í m i t e e n t r e el H o l o c e n o y el P l e i s t o c e n o
se sitúa en el ú l t i m o episodio frío d e n o m i n a d o Dry as III {Younger Dry as, Y D ) , p a s a d o el
cual c o m i e n z a el p e r i o d o cálido del H o l o c e n o . El a p o g e o de este p e r i o d o frío se data en
el 1 1 . 5 0 0 cal. B P (Alley, 2 0 0 0 ) c o n u n error
del 1 % , fecha q u e c o i n c i d e c o n la a p o r t a d a
p o r el G I S P 2 ( 1 1 . 6 1 0 BP).
-
Allerod. Es el ú l t i m o p e r i o d o t e m p l a d o del
Pleistoceno que coincide con el final del Paleolítico S u p e r i o r o M a g d a l e n i e n s e final. Ofrece
u n a cronología clásica entre el 10 7 0 0 - 1 1 8 0 0
BP ( M e n é n d e z et al., 1997). Al intrapolar estas
fechas p o r m e d i o del p r o g r a m a I N T C A L 9 8
n o s d a u n a cronología de 12 8 5 0 ± 1 2 8 , 0 cal.
BP y 13 8 1 2 ± 125,7 cal. BP, m i e n t r a s que el
G I S P 2 presenta un periodo con u n pequeño
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera ArrizabaL·ga / Paleoclimatologia y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
Periodo
14
CBP
cal. BP
con. BP
GISP2
EH cal./con. BP
Vil9 U7Th
Dryas III
10 200
11 500
11 610
Allerod
10 700-11 800
12 850-13 812
12 780-13 900
Boiling
12 000-13 500
14 070-16 187
14 180-14 800
EH 1: 17 182
Pre-Bolling-Angles.
13 700-14 850
16 287-17 852
16 000-17 200
EH 1 (?)
Lascaux
16 500-18 000
19 710-21 342 cal.
18 500-21 000
Laugerei
18 500-20 000
22 100-23 450 cal.
22 100-23 500
W.II/IX
21 500
24 900 con.
25 000
Tursac-Salpetriere
24 500-26 500
29 000-30 700 con.
28 700-29 300
Maisieres
27 800-29 000
31 600-33 400
con. BP
31 650-32 400
Arcy-Denekamp
30 000-31 500
33 900-34 600
con. BP
33 000-33 700
Quinçay
EH 3: 30 700
con. BP
Vil9:
33 000-34 000
34 500-35 400
34 000-36 000
37 000-40 000
con. BP
Würm Π/ΙΙΙ.2
Hengelo
WürmlI/III.l
EH 2: 24 450
con. BP
27 500-27 900
DIO 3
Les Cottes.
Würm ΙΙ/ΠΤ.3
45
43 000
44 500
con. BP
35 800-38 500
EH 4: 39 500 con.
Vil9:
34 000-38 000
39 800-40 500
40 600-41 400
41 500-42 600
Vil9:
38 500-42 500
42 700-45 600
EH 5: 46 000 con.
Vil9:
43 000-47 000
FlG. 12. Esquema de la división del Würm reciente sobre la base de las dataciones tradicionales calibradas!convertidas,
comparándolas con las fechas del GISP2 y los datos de Vil9.
© Universidad de Salamanca
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
46
Á. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatobgia y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
aumento de la temperatura (con pequeños
descensos térmicos internos) entre el 12 780
BP y el 13 900 BP, lo cual parece coincidir
con la datación calibrada del Allerod.
- Boiling. Corresponde a una oscilación templada más pronunciada que la anterior, que
está fechada tradicionalmente en 12 0 0 0 13 500 BP (Menéndez et al, 1997). La calibración por I N T C A L 9 8 ofrece las fechas de
14 070 ± 76,6 cal. BP y 16 187 ± 188,5 cal.
BP, mientras que en el GISP2 se registra la
primera oscilación D / O con las fechas de
14 180-14 800 BP Aunque los valores clásicos calibrados presentan un periodo más
largo que el registrado en el GISP2, parece
que su coincidencia es i m p o r t a n t e y fácilmente asimilable.
El E H 1 presenta unos valores medios obtenidos de los núcleos marinos de unos 14 400 BP
(Chapman et al., 2000). Su calibración por
medio del I N T C A L 9 8 cambia a 17 182 ±
205,8 cal. BP.
- Pre-Bolling-Angles. Periodo templado situado
entre las fechas sin calibrar de 13 700-14 850
BP (Menéndez et al., 1997). Su correspondiente calibración por medio del INTCAL98
ofrece las fechas de 16 287 ± 188,5 cal. BP y
17 852 ± 228,9 cal. BP En el GISP2 hasta la
próxima oscilación D / O 2 no ofrece significativos aumentos de temperatura, aunque pueden apreciarse algunos leves aumentos con
multitud de oscilaciones, una de ellas se sitúa
entre el 16 000-17 200 BP, que parece corresponder a este periodo templado.
- Lascaux. Fase templada situada entre el 16 50018 000 BP (Menéndez et al, 1997). Tras su
calibración por medio de INTCAL98 tenemos
las fechas de 19 710 ± 272,3 cal. BP y 21 342
± 280,3 cal. BP El GISP2 en este periodo tiene
una forma similar a la mostrada en el anterior
periodo, notándose cierto aumento global de la
temperatura, difícil de precisar, en las fechas de
18 500-21 000 BP, lo que podría identificarse
con este periodo templado.
- Laugerie. Oscilación templada mejor definida
que las anteriores y con fechas tradicionales comprendidas entre 18 500-20 000 BP
(Menéndez et al, 1997). Por medio del ΓΝΤ-
© Universidad de Salamanca
CAL98 obtenemos la calibración de 22 100
cal. BP y 23 450 cal. BP (Bard et ai, 1993).
Las edades del GISP2 nos indican que se produce la segunda oscilación D / O situada entre
22 100-23 500 BP, coincidiendo plenamente
con las fechas anteriores. El E H 2 con el que
se inicia esta fase templada, se sitúa en los
núcleos marinos con unos valores medios de
21 000 BP (Chapman, 2000), que convertida por medio del programa CalPal cambia a
24 450 con. BP.
- Complejo Würm II fase IX. Corresponde a la
denominación de una fase templada elaborada
por Laville (Laville et al, 1980), que se sitúa
convencionalmente en el 21 500 BP (Bosselin, 1996), la cual convertida por medio del
programa CalPal ofrece la fecha de 24 950
con. BP. El GISP2 durante este periodo presenta un trazado con ligeras oscilaciones no
muy bien definidas que continúan hasta la
producción de la oscilación D / O 3, una de
ellas podría corresponder con esta variación
térmica recogida por Laville, situándose alrededor del 25 000 BP.
- Oscilación D / O 3, situada en el GISP2 entre
27 500-27 900 BP. En principio no parece
tener una correspondencia clara con ningún
periodo templado definido por la paleoclimatología tradicional, pues está muy separado del
complejo anterior
- Tursac-Salpetriere. Periodo templado ubicado
tradicionalmente entre 21 0 0 0 - 2 3 000 BP
(Menéndez et al, 1997), cuya conversión
por el método CalPal muestra las fechas de
24 5 0 0 - 2 6 500 con. BP que se asemejan
m u c h o las vistas en el complejo W ü r m II
fase IX.
Otros autores lo sitúan con el margen más
tardío y amplio de 24 500-26 500 BP (Bosselin, 1996), su conversión ofrece las fechas
de 29 900-30 700 con. BP que se aproximan
mucho a las correspondientes de la oscilación
D / O 4, la cual en el GISP2 se ubica entre
28 700-29 300 BP. Su comienzo se produce
con el desarrollo del E H 3 situado en el
29 400 BP, aunque las cifras medias de su
localización en los núcleos marinos lo sitúan
en el 26 900 BP ( C h a p m a n et al, 2 0 0 0 ) ,
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatología y cronología del Wurm reciente: un intento de síntesis
que tras su conversión se sitúan en 30 700
con. BP.
La proximidad de las dos D/O 3 y 4, de las
que según el registro del GISP2 sólo se separan 800 años, parece ser la causa de que únicamente se registre un periodo templado en
las alteraciones climáticas obtenidas por los
métodos tradicionales en este periodo.
- Maisières. Interestadial situado entre 27 80029 000 BP (Laville, 1988). Por medio del
CalPal convertimos estas fechas en 31.60033.400 con. BP En la cronología del GISP2
la oscilación D/O 5 presenta una cronología
de 31 650-32 400 BP, la cual coincide bastante con la cronología convertida de este
periodo.
- Arcy-Denekamp. Ubicada entre 30 00031 500 BP (Menéndez et ai, 1997). Su conversión por medio del CalPal ofrece una cronología situada entre 33 900-34 600 con.
BP La oscilación D / O 6 del GISP2 ofrece
unas fechas entre 33 000-33 700 BP que se
acoplan perfectamente a las obtenidas por
medio de la conversión. Las fechas obtenidas en Vil9 por medio del método de U/Th
en los espeleotemas son de 33 000-34 000
BP, las cuales concuerdan muy bien con las
anteriores.
- Quinçay. Oscilación mal señalada en los registros polínicos, estando unida muchas veces al
periodo anterior de Arcy (Leroyer, 1988). La
D/O 7 registrada en el GISP2 entre 34 50035 400 BP pudiera corresponder a esta incierta oscilación térmica.
- Les Cottes. Complejo Wurm II fase III/3 en
la denominación de Laville (Laville et al.,
1980). Interestadial ubicado entre 34 00036 000 BP (Leroi-Gourhan, 1988), fechas
que tras su conversión con el programa CalPal se sitúan entre 37 000-40 000 BP. La escala temporal del GISP2 ofrece para el evento
D/O 8 una cronología de 35 800-38 500 BP.
El EH 4, según los valores medios de los
núcleos marinos (Chapman et ai, 2000), se
sitúa sobre el 35 000 BP que convertidas
ofrecen el dato de 39 500 con. BP acoplándose aceptablemente con las fechas convertidas del periodo. La cronología obtenida en
© Universidad de Salamanca
Vil9 por medio del método de U/Th en los
espeleotemas es de 34.000-38 000 BP, las cuales igualmente están muy de acuerdo con las
obtenidas por otros métodos.
- Complejo Würm II fase III/2 en la denominación de Laville (Laville et al., 1980). Difícil
ubicación cronológica, pues no se distingue
bien de las oscilaciones anterior y posterior.
No obstante en el GISP2 sí se aprecian bien
tres oscilaciones D/O, 9 (39 800-40 500 BP),
10 (40 600-41 400 BP) y 11 (41 500-42 600
BP), las cuales por su proximidad temporal y
similar amplitud pueden confundirse o manifestarse como una sola oscilación. Las dataciones obtenidas en Vil9 por medio del método
de U/Th en los espeleotemas corresponden a
las fechas de 38 500-42 500 BP, con buena
correspondencia con las anteriores.
- Hengelo. Complejo Würm II fase 111/1 en la
denominación de Laville (Laville et ai, 1980).
De difícil separación con los dos anteriores,
por lo que muchos autores lo engloban en el
interestadial Hengelo-Les Cottes con fechas
situadas entre 35 000-43 000 BP (Menéndez
et ai, 1997). Es casi imposible conocer cuándo acaba, al estar muy relacionado con los
interestadios anteriores confundiéndose con
ellos, por lo que tradicionalmente sólo se
puede situar su inicio sobre el 43 000 BP
(Laville, 1988). Esta cifra convertida por
medio del CalPal ofrece la corrección de
44.500 con BP Las fechas del GISP2 para la
oscilación D/O 12 se sitúan entre 42 70045 600 BP.
Paralelamente, el EH 5 según los valores
medios de los núcleos marinos dan una fecha
de 45 000 BP (Chapman et ai, 2000), la cual
convertida dentro del amplio margen que tal
fecha ofrece, el programa CalPal la sitúa sobre
el 46 000 BP.
Las fechas obtenidas en Vil9 por medio del
método de U/Th en los espeleotemas son de
43 000-47 000 BP, las cuales engloban muy
bien con las anteriores.
Todas estas cifras (Fig. 12) presentan una
adaptación general entre ellas muy importante,
lo que permite tener un grado de confianza aceptable en su utilización. No obstante, al no tener
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
47
48
A. Rivera ArrizabaL·ga I Paleoclimatohgía y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
una precisión matemática, hay que tomarlas con
todas las reservas posibles pues en cada una de
las escalas y procesos usados (cronologías clásicas, la propia dinámica de la calibración/conversión y la escala temporal del GISP2) tienen cada
una de ellas un margen de error de muy difícil
apreciación.
Estor errores, posiblemente dentro de unos
límites pequeños y aceptables, imposibilitan
una precisión cronológica absoluta, aunque
ofrecen una aproximación razonable en espera
de poseer mejores calibraciones y toma de datos
más precisos.
3.2. Relaciones biológicas. Fauna y flora
En función de estos datos climáticos, junto
con los aportados por los diagramas polínicos y
F A S * UE MAXIMO FRÍO
OISB
los restos de animales encontrados en los diversos yacimientos estudiados a lo largo de Europa
y del Próximo Oriente, se han podido realizar
generalizaciones sobre la vegetación que debía de
predominar en amplias zonas durante las fases
frías y cálidas del periodo OIS3 (Van Andel y
Tzedakis, 1997).
En general los ecosistemas no están tan desarrollados como en el Holoceno, donde los bosques podrían ocupar casi el 100% del territorio
de su dominio, sino que se dan desarrollos vegetales mixtos en los que los bosques llegarían a
ocupar un 6 0 % del territorio con alternancia de
pastos (Watts et al, 2000).
C o n estas características se podrían establecer dos prototipos generales de fauna y flora, los
cuales corresponderían a los periodos fríos y templados de este periodo. La sucesiva alternancia
climática, en función de su agresividad en los
cambios y del tiempo de actuación, daría predominio a uno u
otro, que como es lógico sólo se
podrán constatar por medio del
estudio de los yacimientos correspondientes.
Las características particulares
de los periodos fríos (Fig. 13), quedan resumidas a continuación:
3
FlG. 13. Representación esquemática de la flora en Europa, Próximo
Oriente y norte de Africa, durante los periodos fríosdel OIS3
(Van Andel y Tzedakis, 1997).
© Universidad de Salamanca
— Tundra/estepa, corresponde a
grandes zonas sin árboles con una
vegetación muy limitada a musgos
y liqúenes y el suelo helado en
profundidad (permafrost), alternando en lugares más meridionales
con zonas esteparias de vegetación
herbácea.
El clima es siempre riguroso, por
lo que la fauna es el resultado de
una adaptación al frío, limitándose al reno (Rangifer tarandus), el
buey almizclado (Ovibus moschatus), el mamut (Mammuthus primigenius), el rinoceronte lanudo
(Coehdonta antiquitatis) entre los
grandes mamíferos, y a la liebre
ártica (Lepus timidus), el zorro azul
(Alopex lagopus), el ratón de las
nieves y el lemming de las tundras
entre los pequeños mamíferos.
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga I Paleodimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
- Estepa herbácea, corresponde a una zona de
vegetación precaria, aunque perenne, en latitudes altas o zonas muy frías o cercanas a la
tundra, predominando las hierbas. El clima
riguroso se suaviza según disminuye la latitud
o en zonas más protegidas, apareciendo manchas de matorrales, arbustos y arbolado (sauce
y abedul). La fauna es similar a la de la tundra a la que hay que añadir las especies que
puedan vivir en las zonas arboladas o en praderas situadas más al sur como los señalados
para la tundra arbustiva.
Durante las fases templadas las características
generales que podemos apreciar son las siguientes (Fig. 14):
- Tundra arbustiva, compuesta fundamentalmente de herbáceas y de bosques de árboles
(pinos, abedules, enebros). Esto favorece la
presencia de grandes grupos de
herbívoros como el m a m u t
(Mammuthus primigenius), el
caballo (Equus caballus ssp.),
el antílope saiga (Saiga tatarica), el asno salvaje (Equus
PASE
hydruntinus), el uro (Bos primigenius), el bisonte (Bison
priscus), la liebre (Lepus timidus) y el conejo (Oryctolagus
cuniculus), y carnívoros como
la comadreja (Mustek nivalis), la
garduña (Martes faina), el turón (Putorius putorius), el león
de las cavernas (Panthera spelaea) y la hiena de las cavernas
(Hyena crocuta).
especies de arbustos con frutos y bayas. La fauna
en general es similar a la del grupo anterior.
Es importante señalar que la gran variedad de
cambios climáticos registrados durante este periodo y la propia variedad geográfica del continente
europeo hace que existan numerosos microclimas
y variaciones de la vegetación y fauna en función
de la latitud y altitud del terreno, por lo que estas
clasificaciones de fauna y flora han de tomarse en
un sentido genérico, siendo preciso detallar ambos
conceptos en cada yacimiento en función de los
datos precisos que nos aporte.
4.
Conclusiones
Se pueden establecer dos grupos generales de
conclusiones:
TEMPLADA
OIS 3
- Bosques de coniferas abiertos,
formados principalmente por
pinos y cipreses. La fauna
corresponde a la citada anteriormente añadiendo ciervo
(Cervus elaphus), el alce (Alces
alces), oso de las cavernas
(Ursus spelaens), el lince (Felis
lynx), el lobo (Canis lupus), el
glotón (Guio guio).
- Bosque de hoja caduca, formados sobre todo por robles,
hayas y avellanos y otras muchas
© Universidad de Salamanca
FlG. 14. Representación esquemática de la flora en Europa, Próximo
Oriente y norte de Africa, durante los periodos templados del
OIS3 (Van Andel y Tzedakis, 1997).
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
49
50
4.1.
A. Rivera ArrizabaUga I Paleoclimatobgía y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
Climáticas
D o n d e con un alto grado de certeza debemos de tener en cuenta las siguientes premisas:
— La presencia, debidamente confirmada en
los núcleos de hielo polar, de una serie de
variaciones térmicas importantes denominadas
oscilaciones Dansgaard/Oeschger, entre las que
destacan por su mayor amplitud las relacionadas con los eventos Heinrich 4 y 5.
- Comprobación de que tales cambios climáticos tuvieron una repercusión rápida (150/200
años) e importante en los ecosistemas europeos (Genty et al., 2003; Sánchez Goñi et al.,
2002).
— La importante intensidad de estas variaciones
que pueden llegar a cambios de la temperatura media invernal en Europa entre 7 y 10 °C
(Broecker, 1996; Broecker et al., 1990; Guiot
et ai, 1993; Jouzel et al., 1994; Sánchez Goñi,
2002; Van Andel y Tzedakis, 1997).
- La brusca producción de tales cambios de temperatura puede producirse en ocasiones en
unas pocas decenas de años (Broecker, 1996;
Broecker et ai, 1990; Guiot et al., 1 9 9 3 ;
Jouzel et ai, 1994; Van Andel y Tzedakis,
1997).
- N o todas las oscilaciones tienen la misma
amplitud e intensidad, lo que hace que algunas D / O no se reflejen con entidad suficiente
en los yacimientos arqueológicos.
— La elección de los núcleos de hielo polares
como escalas temporales y climáticas globales
de referencia. Se destaca la GISP2 δ 1 8 0 como
la escala temporal de los núcleos polares que
mejor se adapta a los datos aportados por
otros registros.
4.2. Cronológicas
Con diferente grado de exactitud en función
del periodo y método aplicado al análisis de la
cronología.
- Los importantes avances relacionados con la
calibración del I 4 C llegando hasta el 24.000
BP, mientras que para el resto del margen de
© Universidad de Salamanca
uso de la técnica radiométrica se logra una
aproximación o conversión importante.
— La creación de síntesis con diversas escalas temporales permite obtener curvas de conversión
de los datos radiocarbónicos, las cuales una
vez informatizadas (programa CalPal) ofrecen
un programa que permite trabajar con mayor
seguridad sobre la cronología de las variaciones climáticas y culturales de este periodo.
- La necesidad de seguir realizando estudios
encaminados a poder realizar una buena calibración de los datos radiocarbónicos, para poder
asociarlos con toda seguridad a las escalas temporales del GRIP y GISP2.
Bibliografía
ALLEY, R. B. (2000): "The Younger Dryas cold interval as viewed from central Greenland", Quaternary Science Reviews, 19, pp. 213-226.
ALLEY, R. B. y BENDER, M. L. (1998): "Testigos de
hielo de Groenlandia", Investigación y Ciencia,
abril 1998.
BARD, Ε. (1999): "La datación por carbono 14 se
renueva", Mundo Científico, 206, pp. 37-41.
BARD, E.; ARNOLD, M.; FAIRBANKS, R. G. y HAME-
LIN, Β. (1993): " 230 Th and 14C ages obtained by
mass spectrometry on corals", Radiocarbon, 35,
pp. 191-199.
BARD, E.; ARNOLD, M.; HAMELIN, Β.; TISNEERAT-
LABORDE, N. y CABIOCH, G. (1998): "Radiocar­
bon calibration by means of mass spectrometric
230
Th/ 234 U and 14 C ages of corals: an updated
database including samples from Barbados,
Mururoa and Tahiti", Radiocarbon, 40/3, pp.
1085-1092.
BARD, E.; HAMELIN, B. y FAIRBANKS, R. G. (1990):
"U-Th ages obtained by mass spectrometry in
corals from Barbados: sea level during the past
130.000 years", Nature, vol. 346, pp. 456-458.
BARD, E.; ROSTEK, E; TURON, J.-L. y GENDREAU, S.
(2000): "Hydrological Impact of Heinrich Events
in the Subtropical Northeast Atlantic", Science,
vol. 289, pp. 1321-1324.
BAR-MATTEWS, M.; AYALON, A. y KAUFMANN, A.
(2000): "Timing and hydrological conditions of
sapropel evensts in the Eastern Mediterranean, as
evidence from speleothems, Soreq Cave", Chem.
Geol, 169, pp. 145-156.
Zepbyrvs, 57, 2004, 27-53
Á. Rivera ArrÍ2Mbahga I Pakoclimatobgía y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
B E N D E R , M . L.; SOWERS, T.; D I C K S O N , M . ; O C H A R -
D O , J.; GROOTES, P.; MAYEWSKI, P. y MÉESE, D .
(1994): "Climate correlations between Greenland
and Antarctica during the past 100.000 years",
Nature, vol. 372, pp. 663-666.
BLUNIER, T. y BROOK, E. J. (2001): "Timing of Millennial-Scale Climate Change in Antartica and Greenland D u r i n g t h e Last Glacial Period", Science,
vol. 291, pp. 109-111.
BLUNIER,
T.;
CHAPPELLAZ,
J.;
SCHWANDER,
J.;
DÀLLENBACH, Α.; STAUFFER, B.; STOCKER, T. R;
RAYNAUD, D.; JOUZEL, J.; CLAUSEN, Η . B.; H A M ­
MER, C. U. y JOHNSEN, S. J. (1998): "Asynchrony
of Antarctic a n d Greenland climate change
during the last glacial period", Nature, vol. 394,
pp. 739-743.
B O N D , C ; BROECKER, W. S.; J O H N S E N , S.; M C M A -
NUS, J.; LABEYRIE, L.; JOUZEL, J. y BONANI, G.
(1993): "Correlations between climate records
from N o r t h Atlantic sedimens a n d Greenland
ice", Nature, vol. 365, pp. 143-145.
BOND, C . y L O T T I , R. (1995): "Iceberg Discharges
into the North Atlantic on Millennial Time Sca­
les During the Last Glaciation", Science, vol. 267,
pp. 1005-1009.
BOSSELIN, B. (1996): "Contribution de TAbri Pataud
à la chronologie d u Gravettien français", Bulletin de la Société Préhistorique Française, 9 3 , p p .
183-194.
BROECKER, W. (1994): "Massive iceberg discharges as
triggers for global climate change", Nature, vol.
372, pp. 421-424.
— (1996): "Clima caótico", Investigación y Ciencia,
enero 1996.
CARRIÓN, J. S.; M U N U E R A , M.; NAVARRO, C. y SÁEZ,
F. (2000): "Paleoclimas e historia de la vegetación cuaternaria en España a través del análisis
polínico. Viejas falacias y nuevos paradigmas",
Complutum, 11, pp. 115-142.
C H A P M A N , M . ; S H A C K L E T O N , Ν . y DUPLESSY, J . - C .
(2000): "Sea surface temperature variability
during the last glacial-interglacial cycle: assessing
the magnitude and pattern of climate change in
the N o r t h Atlantic", Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology, 157, pp. 1-25.
51
a focus of t h e IMAGES program", Quaternary
Science Reviews, 19.
DANSGAARD, W; JOHNSEN, S. J.; CLAUSEN, H. B. et
al. (1993): "Evidence for general instability of
past climate from a 250-kyr Ice-core record",
Nature, vol. 364, pp. 218-220.
DAVIS, O . K. (1990): "Caves as sources of biotic
remains in arid western N o r t h America",
Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology,
76, p p . 331-348.
DJINDJIAN, E; KOZLOWSKI, J. y O T T E , M . (1999): Le
Paléolithique supérieur en Europe. Paris. Armand
Colin.
EMILIANI, C. (1955): "Pleistocene temperatures",
Journal of Geology, 6 3 .
F R U M K I N , Α.; F O R D ,
D.
C.
y SCHWARCZ, H .
P.
(1999): "Continental Oxygen Isotopic Record of
the Last 170.000 Years in Jerusalem", Quaternary
Research, 5 1 , pp. 317-327.
G E N T Y , D . ; BLAMART, D . ; O U A H D I , R.; G I L M O U R ,
M.;
BAKER, Α.; J O U Z E L , J. y V A N - E X T E R ,
S.
(2003): "Precise dating of Dansgaard-Oeschger
climate oscillations in western Europe from sta­
lagmite data", Nature, vol. 4 2 1 , pp. 833-837.
G R I M M , E.; J A C O B S O N Jr., G. L.; W A T T S , W. Α.;
H A N S E N , B. C . S. y M A A S C H , K. A. (1993): "A
50.000-Year Record of Climate Oscillations from
Florida a n d Its Temporal Correlation with the
Heinrich Events", Science, vol. 2 6 1 , p. 199.
G R O O T E S , P. M . ; STULVER, M . ; W H I T E , J. W.
C;
JOHNSEN, S. y JOUZEL, J. (1993): "Comparison
of oxygen isotope records from the GISP2 a n d
GRIP Greenland ice cores", Nature, vol. 366, pp.
552-554.
HEINRICH, H . (1988): "Origin and consequences of
cycle rafting in the northeast Atlantic Ocean
d u r i n g t h e past 1 3 0 . 0 0 0 years",
Quaternary
Research, 29, pp. 142-152.
HOYOS G Ó M E Z , M . (1995): "Cuaternario". En E C H E -
GARAY, J. G. (1995): 10palablas clave en Prehistoria. Estella, Navarra: Ed. Verbo Divino.
HUGHEN, Κ. Α.; OvERPECK, J. T ; LEHMAN, S. J.;
KASHGRIAN, M.; S O U T H O N , J. y PETERSON, L. C.
(1998): "A New 1 4 C Calibration Data Set for the
last Déglaciation", Radiocarbon, 39, pp. 483-494.
CHAPPELLAZ, J.; BLUNIER, T.; RAYNAUD, D . ; B A R N O -
J O H N S E N , S. J.; C L A U S E N , H . B.; D A N S G A A R D , W ;
LA, J. M.; SCHWANDER, J. y STAUFFER, B. (1993):
FUHRER, K.; G U N D E S T R U P , N . ; H A M M E R , C. U.;
"Synchronous changes in atmospheric C H 4 and
Greenland climate between 40 a n d 8 kyr Β P.",
Nature, vol. 366, pp. 443-445.
C O R T I J O , Ε.; LABEYRIE, L.; ELLIOT, M.; BALBON, E. y
TlSNERAT, N . (2000): "Rapid climatic variability
of the North Atlantic Ocean and global climate:
© Universidad de Salamanca
IVERSEN, P.; STEFFENSEN, J. P.; JOUZEL, J. y
STAYFFER, B. (1992): "Irregular glacial interstadials récordes in a new Greenland ice core",
Nature, vol. 359, pp. 311-313.
JOHNSEN, S. J.; DAHL-JENSEN, D.; GUNDESTRUP, N.;
STEFFENSEN, J. P.; CLAUSEN, H . B.; MILLER, H . ;
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
52
A. Rivera Arrizabahga I Paleoclimatología y cronohgía del Würm reciente: un intento de síntesis
MASSON-DELMOTTE, V.; SVEINBJORNSDOTTIR, A.
E. y WHITE, J: (2001): "Oxygen isotope and
palaeotemperature records from six Greenland
ice-core stations: Camp Century, Dye-3, GRIP,
GISP2, Renland and NorthGRIP", Journal of
Quaternary Science, 16 (4), pp. 299-307.
JURIS, O. y WENINGER, B. (1996): "Calendric AgeConversion of Glacial Radiocarbon Data at the
Transition from the Middle to Upper Palaeolothic
in Europe", Bull. Soc. Préhist. Luxembourgeoise,
18, pp. 43-55.
(1998): "Extension of the 14C calibration curve
to ca. 40.000 cal BC by synchronizing greeland
18Q/16Q j c e c o r e r e c o r d s a n ¿ north Atlantic foraminifera profiles: a comparasion with U/Th coral
data", Radiocarbon, 40/1, pp. 495-504.
(1999): "Possibilities of calendric age-conversion
of radiocarbon data for the Glacial periods". En
Proceedings of the 3rd. int. congr. 14C et archéologie.
Lyon, pp. 87-92.
JOUZEL, J.; LORIUS, C. y STIEVENARD, M. (1994):
"Los archivos glaciares de Groenlandia", Mundo
Científico, 144.
KERR, R. (1993): "The Whole Had a Case of the Ice
Age Shivers", Science, vol. 262, pp. 1972-1973.
KITAGAWA, H. y VAN DER PLICHT, J. (1998a): "Atmospheric radiocarbon calibration to 45.000 yr BP:
Late glacial fluctuations and cosmogenic isotope
production", Science, vol.279, pp. 1187-1190.
(1998b): "A 40.000 year verve chronology from
Lake Suigetsu, Japan: extension of the I 4 C calibration curve", Radiocarbon, 40, pp. 505-515.
KROMER, B. y SPURK, M. (1998): "Revision and tentative extension of the tree-ring based 14C calibration, 9200-11855 Cal BP", Radiocarbon,
40/3, pp. 1117-1125.
KUKLA, G. y BlSKiN, M. (1983): "The Age of the 4/5
isotopic stage boundary on land and in the oceans",
Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology,
42, pp. 35-45.
LABEYRIE, L. y JOUZEL, J. (1999): "Los sobresaltos
milenarios del clima", Mundo Científico, 204.
LAJ, G; MAZAUD, A. y DuPLESSY, J.-C. (1996): "Geomagnetic intensity and 14C abundance in the
atmosphere and ocean during the past 50 kyr",
Geophysical Research Letters, 23, pp. 2045-2048.
LAVILLE, H. (1988): "Recent developments on the
Chronostratigraphy of the Paleolithic in the Périgord". En DIBBLE, H. L. y MONTET-WHITE, A.
(eds.): Upper Pleistocene Prehistory of Western
Eurasia, University Monograph, 54, pp. 147-160.
LAVILLE, EL; RlGAUD, J. P. y SACKETT, J. (1980):
Rockshelters in the Perigord. Geological stratigraphy
© Universidad de Salamanca
and Archaeological succession. New York: Academic Press.
LEROI-GOURHAN, A. (1980): "Les interestades du
Würm Superiores". En CHALINE, J. (éd.): Problèmes de Stratigraphie Quaternaire en France et les
Pays limitrophes. Dijon: Association Française
pour l'Étude du Quaternaire.
(1988): Dictionnaire de la Préhistoire. Paris.
LEUSCHNER, D. C. y SIROCKO, F. (2000): "The lowlatitude monsoon climate during Dansgaard-Oeschger cycles and Heinrich Events", Quaternary
Science Reviews, 19, pp. 243-254.
LORIUS, C. (2000): "Casquetes glaciares: testigos del
medio", Mundo Científico, 214.
LOWE, J. J. (2001): "Climatic oscillations during the
last Glacial cycle. Nature, causes and the case for
synchronous effects", Biology and Environment:
Proceedings of the Royal Lrish Academy, vol. 101B,
1-2, pp. 19-33.
MARTINSON, D.; PISIAS, N. G.; HAYS, J. D.; IMBRIE,
J.; M O O R E Jr., T. C. y SHACKLETON, N. J.
(1987): "Age Dating and the Orbital Theory of
the Ice Ages: Development of a High-Resolution
0 to 300.000 Year Chronostratigraphy", Quaternary Research, 27.
MENÉNDEZ, M.; JIMENO, A. y FERNÁNDEZ, V. M.
(1997): Diccionario de Prehistoria. Madrid: Alianza
Editorial.
PAILLARD, D . y LABEYRIE, L. (1994): "Role of the ther-
mohaline circulation in the abrupt warming after
Heinrich events", Nature, vol. 373, pp. 162-164.
PENCK, A. y BRUCKNER, E. (1909): Die Alpen in Eiszeitalter. Leipzig.
SÁNCHEZ GOÑI, Μ. Ε; CACHO, L; TURÓN, J.-J.;
GUIOT, J.; SIERO, F. J.; PEYPOUQUET, J.-P; GRIMALT, J. O. y SHACKLETON, N. J. (2002): "Syn-
chronity between marine and terrestrial responses
to millennial scale climatic variability during the
last glacial period in the Mediterranean region",
Climate Dynamics, 19, pp. 95-105.
SÁNCHEZ G O Ñ I , Μ. Ε; TURÓN, J.-J.; EUNAUD, F. y
GENDREAU, S. (2000): "European Climatic Response to Millennial-Scale Changes in the Atmosphere-Ocean System during the Last Glacial
Period", Quaternary Research, 54, pp. 394-403.
SCHULZ, M. (2002): "The tempo of climate change
during Dansgaard-Oeschger interstadials and its
potential to affect the manifestation of the 1470year climate cycle", Geophysical Research Letters,
vol. 29, 1, pp. 1-4.
SPOTL, Ch. y MANGINI, A. (2002): "Stalagmite from
the Austrian Alps reveals Dansgaard-Oeschger
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
A. Rivera Arrizabalaga I Paleoclimatología y cronología del Würm reciente: un intento de síntesis
events during isotope 3: Implications for the absolute chronology of Greenland ice cores", Earth and
Planetary Science Letters, 203, pp. 507-518.
STUIVER, M . ; REIMER, P. J.; BARD, E.; BECK, J. W.;
BURR,
G.
S.;
HUGHEN;
Κ.
Α.;
KROMER,
B.;
M C C O R M A C , G.; V A N DER P L I C H T , J. y SPURK,
M. (1998): "INTCAL98. Radiocarbon age cali­
bration, 24.000-0 cal BP", Radiocarbon, 4 0 / 3 ,
pp. 1041-1083.
VAN ANDEL, T. H . (1998): "Middle and Upper Paleo­
lithic environments and 14 C dates beyond 10.000
BP", Antiquity, 72, pp. 26-33.
53
V I D A L , L.; S C H N E I D E R ; R. R.; M A R C H A L , O . ; B I C KERT, T.; S T O C K E R , T. F. y W E F E R , G.
(1999):
"Link between the N o r t h and South Atlantic
durind the Heinrich events of the glacial period",
Climate Dynamics, 15, pp. 909-919.
V O E L K E R , A. L.; S A R N T H E I N , M . ;
G R O O T E S , P.
M.;
ERLENKEUSER, H.; LAJ, C ; MAZAUD, Α.; NADEAU,
M.-J. y SCHLEICHER, M . (1998): "Correlation of
marine 1 4 C ages from the Nordic seas with the
GISP2 isotope record: Implications for 1 4 C cali­
bration beyond 25 ka BP", Radiocarbon, 4 0 / 1 ,
pp. 517-534.
VAN A N D E L , T. H . y TZEDAKIS, P. C. (1997): "Prio­
W A T T S , W.
rity and opportunity; Reconstructing the Euro­
pean Middle Palaeolithic climate and landscape".
En Science in Archaeology: An Agenda for the Future.
Ed. J. Bailey. London: English Heritage.
VAN D E R P L I C H T , J. (1999): "Radiocarbon calibra­
tion for the Middle/Upper Palaeolithic: a com­
ment", Antiquity, 7 3 , pp. 119-123.
(2000): "Palaeoecology of three interstadial evens
during oxygen-isotope Stages 3 and 4: a lacustri­
ne record from Lago Grande di Monticchio, sou­
thern Italy", Palaeogeography, Palaeoclimatology,
Palaeoecology, 155, pp. 83-93.
WEISSMÜLLER, W (1997): "Eine Korrelation der
8 1 8 0-Ereignisse des grônlàndischen Festlandeises
mit den Interstadialen des atlantischen u n d des
kontinentalen Europa im Zeitraum 45 bis 14 ka",
Quartdr, 47/48, pp. 89-111.
VESICA, P. L.; T U C C I M E I , P.; T U R I , B.; F O R N Ó S , J. J.;
GlNÉS, A. y G I N É S , J. (2000): "Late Pleistocene
Paleoclimates and sea-level change in the Mediterranean as inferred from stable isotope and U series studies of overgrowths on speleothems,
Mallorca, Spain", Quaternary Science Reviews, 19,
pp. 865-879.
© Universidad de Salamanca
WENINGER,
Α.;
B.;
A L L E N , J.
JORIS,
R.
O.
y
M.
y HUNTLEY,
DANZEGLOCKE,
B.
U.
(2003): "Cologne Radiocarbon Calibration and
Palaeoclimate Research Package. CalPal". URL:
http://www.calpal.de.
Zephyrvs, 57, 2004, 27-53
Fly UP