...

INFORME FINAL PROYECTO “MUJERES Y CÁRCEL

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

INFORME FINAL PROYECTO “MUJERES Y CÁRCEL
INFORME FINAL
PROYECTO
“MUJERES Y CÁRCEL: DIAGNÓSTICO DE LAS
NECESIDADES DE GRUPOS VULNERABLES EN
PRISIÓN”
Consultora:
Ana Cárdenas T.
Universidad Diego Portales-ICSO
Santiago de Chile
INDICE Agradecimientos ................................................................................................................... 3 Prólogo ................................................................................................................................... 5 Introducción .......................................................................................................................... 8 1. Objetivos ............................................................................................................................ 9 1.1. Objetivo General ......................................................................................................... 9 1.2. Objetivos específicos ................................................................................................... 9 2. Fundamentación ............................................................................................................. 10 3. Marco conceptual ........................................................................................................... 12 3.1. Cárcel y Género ......................................................................................................... 12 3.2. Cárcel y vulnerabilidad social de la población penitenciaria femenina .................... 16 4. Metodología ..................................................................................................................... 21 5. Principales resultados .................................................................................................... 25 5.1. Características sociodemográficas de la población penitenciaria femenina.............. 25 5.2. Condición penal, tiempos y secciones de reclusión. ................................................. 33 5.3. Presencia de familiares detenidos en la población penitenciaria del CPF................. 39 5.4. Embarazo y enfermedades crónicas en la población penitenciaria femenina ........... 42 5.5. Percepciones relativas a la infraestructura carcelaria ................................................ 50 5.6. Condición penal, tiempos y secciones de reclusión. ................................................. 56 5.7. Percepciones relativas a la atención médica en el CPF ............................................. 57 5.8. Percepciones relativas a la (in)seguridad en el CPF .................................................. 63 5.9. Percepciones respecto al acceso a la justicia en el CPF ............................................ 66 6. Percepciones generales relativas a la infraestructura, la alimentación, la seguridad
y el acceso a la justicia ........................................................................................................ 69 7. Acceso al trabajo en el CPF ........................................................................................... 76 8. Percepciones respecto a las visitas en el CPF. .............................................................. 83 Conclusiones ........................................................................................................................ 88 Recomendaciones ................................................................................................................ 98 Bibliografía ........................................................................................................................ 100 Anexos ................................................................................................................................ 105 Anexo 1: Encuesta .......................................................................................................... 106 Anexo 2: Promedio por ítem según grupos etarios ........................................................ 111 Anexo N° 3: Promedio por ítem según situación penal ................................................ 114 Anexo N°4: Promedio por ítem según sección de reclusión .......................................... 115 2
Agradecimientos Esta investigación ha sido posible gracias al apoyo institucional y financiero del
Ministerio de Justicia de Chile y la GIZ (Deutsche Gesellschaft für Internationale
Zusammenarbeit GmbH). En el marco de dicho apoyo, manifiesto mis especiales
agradecimientos a Jörg Stippel, Jefe de Proyecto de GIZ, por su valiosa
colaboración en la formulación de este proyecto. Agradezco también a la Sra. Inés
Valdés, Asistente de Proyectos GIZ, por todas las gestiones administrativas
llevadas a cabo a favor de esta investigación y a Valeria Aldana, consultora local
de la GIZ en el Ministerio de Justicia, por todas las gestiones realizadas para
poder dar inicio al trabajo de campo de este estudio.
Al mismo tiempo expreso mis reconocimientos a todo el personal del Centro
Penitenciario Femenino (CPF) de Santiago por la ayuda entregada en el desarrollo
de esta investigación, sin la cual no hubiese sido posible la realización del trabajo
de campo. En este sentido, mis especiales agradecimientos al anterior Alcaide del
CPF, el Comandante Ricardo Huerta, a la actual Alcaide del CPF, la Comandante
Soraya Bilbao, a la Jefa del Área Técnica, la Sra. María Teresa Díaz, la Matrona
Jefa de la Enfermería, la Sra. Guacolda Torres, y al Secretario de la Jefatura de la
Unidad, el Sr. Héctor Parada.
El Trabajo de campo y el procesamiento de toda esta información ha contado con
la valiosa colaboración de las sociólogas Prof. Paulina Lizama y Gisselle Espina,
así como de un conjunto de ayudantes de la Escuela de Sociología/Instituto de
Ciencias Sociales (ICSO) de la Universidad Diego Portales: Cristóbal Grebe,
Nincen Figueroa, Valentina Silva, Gabriel Otero y Francisco Guajardo. A todos/as
ellos/as van también mis agradecimientos.
3
Por último, manifiesto mis agradecimientos a la Facultad de Ciencias Sociales e
Historia y al Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO) de la
Universidad Diego Portales, en especial a Manuel Vicuña, Decano de esta
Facultad, a Claudio Fuentes, director del ICSO, y a Francisco Chacón, Asistente
del ICSO, por haber brindado todo el apoyo institucional requerido para el
adecuado desarrollo de este proyecto.
Ana Cárdenas T.
4
Prólogo MUJERES EN CONTEXTO DE ENCIERRO
La prisión es para la mujer un espacio discriminador y opresivo, particularmente
por el significado que asume el encierro. Se trata de una experiencia doblemente
estigmatizadora y dolorosa, dado el rol que la sociedad le ha asignado.
De acuerdo a lo señalado por Carmen Antoni, en su texto sobre las cárceles
femeninas en América Latina, una mujer que pasa por la prisión es calificada de
“mala” porque contravino el papel que le corresponde como esposa y madre,
sumisa, dependiente y dócil1. Así, la marginación y los abusos que las reclusas
han sufrido en su vida, continúan al momento de ser encerradas.
El estudio elaborado por el Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la
Universidad Diego Portales ICSO, en colaboración con la Agencia de Cooperación
Técnica Alemana, hoy GIZ, escudriña la realidad de las mujeres que se
encuentran privadas de libertad en el Centro Penitenciario Femenino de Santiago.
Utilizando una metodología exploratoria, basada en una entrevista a las internas y
profesionales de Gendarmería de Chile, se da cuenta de la compleja realidad con
la que ellas lidian día a día.
El estudio evidencia que si antes del encierro eran mujeres marginadas, luego lo
son aún más, ya que según la idea tradicional del rol femenino, se transforman en
malas mujeres, que han abandonado a su familia, sumándose a ellas un
sentimiento de culpa.
Otro elemento a considerar es que las reclusas son apartadas de sus lugares de
residencia, y dada la escasez de recursos de sus familias, el resultado es que
raramente son visitadas por sus parientes. La separación de sus familias puede
afectarlas seriamente, al igual que a sus hijos, lo que explica cuadros de depresión
y estados de ansiedad constantes.
La población interna femenina sufre de una vulnerabilidad física y emocional que
las afecta en mayor medida que a los hombres, sobre todo por la separación de
sus familias. De este modo, pese a representar un porcentaje menor dentro del
total de la población penal (8%), sus necesidades particulares deben ser tomadas
en cuenta de manera especial.
El estudio releva la urgencia de considerar el enfoque de género al momento de
analizar las políticas públicas en materia penitenciaria, en el entendido de que las
desigualdades de género son condicionantes sociales y culturales preexistentes
cuando se ingresa a una prisión.
1
Antoni, Carmen; Mujeres Invisibles: las cárceles femeninas en América Latina, Revista Nueva Sociedad Nº
208, marzo-abril, página 75
5
La concientización de esta situación de desigualdad, exige la adopción de
medidas en las esferas sociales, políticas y culturales para asegurar la
equivalencia y el pleno desarrollo de la mujer en todo ámbito, incluso en el
carcelario.
No puede desconocerse que históricamente los sistemas penitenciarios fueron
desarrollados y construidos atendiendo a las características y problemáticas de la
población masculina.
Los establecimientos penitenciarios no estaban preparados para hacer frente a las
necesidades de las mujeres, ya que su alojamiento en ellos era excepcional. Así,
en el desarrollo de la vida intramuros hasta la actualidad, lasmujeres se ven
enfrentadas a batallar con un entorno y un sistema que pretende la reinserción,
pero que se ha confeccionado desde el paradigma masculino, idea matriz que
ignora las especificidades connaturales de la identidad de la mujer.
La Declaración de San José, suscrita el 9 de marzo de 2010, por la Conferencia
de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos, COMJIB, en la cual Chile
participa activamente, constituye un instrumento internacional que enfatiza en este
aspecto.
En ella se consagra el acceso a derechos de las personas penalmente privadas de
libertad en Iberoamérica, contemplando las reglas mínimas de derechos para las
mujeres en reclusión, que buscan evitar el uso intensivo de la cárcel para la mujer,
en particular para aquella que está embarazada o que tiene hijos menores,
privilegiando las medidas en libertad y el monitoreo electrónico.
En el caso que la mujer debiera estar privada de libertad, la Declaración propone
que en el contexto de encierro no se reproduzcan roles sociales de carácter
machista y se vele en todo momento por su especial situación de vulnerabilidad,
brindándole todas las prestaciones que recibiría en el caso que estuviera en
libertad y analizando permanentemente las particularidades de la población
femenina.
Consecuentemente con lo expuesto, el Ministerio de Justicia ha realizado diversas
gestiones tendientes a reconocer la especial situación de vulnerabilidad de la
mujer privada de libertad.
El paso más importante es, sin duda, la presentación ante el Congreso Nacional
de un Proyecto de Ley destinado a conmutar penas a ciertas mujeres que se
encuentran recluidas.
A través de un indulto general de carácter conmutativo, se permitirá que las
mujeres que están condenadas en el medio cerrado, puedan cumplir su pena en
libertad, sujetándose a la observación de la autoridad penitenciaria. Para acceder
a ello, requieren haber cumplido cierto tiempo de encierro (2/3 de la pena), pero se
concede un privilegio para aquellas que son madres de niños menores de 2 años.
6
Ahora bien, para las mujeres que seguirán recluidas, en particular en el Centro
Penitenciario Femenino de Santiago, adicionalmente a los programas de
reinserción social que actualmente se ejecutan, Gendarmería de Chile iniciará un
programa de intervención destinado a mujeres que son jefas de hogar.
Conjuntamente, esta Secretaría de Estado está elaborando un programa de
intervención para complementar la oferta actual, focalizado en los factores de
riesgo de reincidencia que presenta cada una.
Recientemente, el Ministro de Justicia, Teodoro Ribera Neumann, ha informado
públicamente sobre la intención del Ejecutivo de ampliar la infraestructura
destinada a la reclusión de mujeres en la Región Metropolitana, toda vez que hoy
existe sólo un establecimiento penal en esta Región, cuya sobrepoblación dificulta
contar con espacios para efectuar programas de intervención, de educación,
trabajo o recreación. Originalmente se trata de un recinto para 900 personas, pero
hoy hay 2 mil.
El Ministerio de Justicia y Gendarmería de Chile se encuentran trabajando
mancomunadamente para la implementación de políticas, planes y programas que
logren dignificar a la mujer que se encuentra privada de libertad, con el objetivo de
hacer del encierro una oportunidad que les permitan alcanzar su inserción social y
reconstruir su familia.
SEBASTIÁN VALENZUELA AGÜERO
Jefe de la División de Defensa Social
Ministerio de Justicia
7
Introducción En este informe final se presentan los principales resultados relativos al proyecto
“Diagnóstico de las necesidades de grupos vulnerables en prisión y acceso de
grupos sociales a la cárcel”. Dichos resultados se refieren principalmente a las
percepciones recogidas a partir de la aplicación de la Encuesta sobre
Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del Centro Penitenciario
Femenino de Santiago (CPF). Sin embargo, cabe tener presente que las diversas
dimensiones analizadas acá han sido construidas a partir de los resultados de la
primera etapa de investigación cualitativa de este proyecto. En el marco de ésta se
realizaron 12 entrevistas semi-estructuradas a reclusas pertenecientes a los
diversos “grupos vulnerables”, es decir a aquellas reclusas embarazadas o que se
encuentran recluidas con un/a hijo/a en el CPF, mujeres enfermas crónicas y
extranjeras. En esta misma etapa de investigación cualitativa se efectuaron 4
entrevistas a reclusas que pertenecen en este estudio al así llamado “grupo de
control”, es decir, a aquellas reclusas que no presentan ninguna de las
características de vulnerabilidad asociadas a los otros grupos de reclusas. Por
último, en la elaboración de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF se consideró también la información recogida a
partir de las entrevistas realizadas al director del CPF Santiago y a la funcionaria
responsable del área de salud de este centro de detención femenino. Se indican
entonces a continuación los antecedentes, los objetivos, el marco conceptual y la
metodología de esta investigación para luego dar cuenta de los resultados antes
explicitados.
8
1. Objetivos 1.1. Objetivo General Describir y analizar las necesidades y problemas de grupos vulnerables al interior
de la población femenina recluida en el sistema penitenciario chileno.
1.2. Objetivos específicos - Recopilar, sistematizar y analizar antecedentes relativos a las necesidades y
problemas de grupos vulnerables al interior de la población penitenciaria femenina
recluida actualmente en las cárceles de Chile;
- Elaborar y proponer estrategias de superación de las necesidades y problemas
de los grupos vulnerables femeninos estudiados.
9
2. Fundamentación Actualmente
diversos
instrumentos
legales
nacionales
e
internacionales2
establecen que el sistema penitenciario debe proveer las condiciones materiales,
jurídicas y sociales mínimas de dignidad humana y garantizar los derechos
fundamentales de las personas privadas de libertad y que se encuentran bajo la
custodia estatal. De hecho, los estándares internacionales en materia de
condiciones carcelarias establecen exigencias tanto en materia de infraestructura
y servicios básicos como relativas al trato que los funcionarios estatales a cargo
de la reclusión deben dar a la población recluida. En el caso de las cárceles en
Chile, tales niveles mínimos parecieran no ser siempre respetados en la práctica
(Centro de Derechos Humanos UDP 2008, 2005, 2003; CDHDF et. al. 2003). La
vulneración de los derechos de la población penitenciaria en este país ocurriría no
sólo por constituir las cárceles en sí contextos de escasa visibilidad pública, sino
que también por el alto grado de hacinamiento que sistemáticamente vienen
presentando los espacios de reclusión en el país3. Ejemplos concretos que
menciona la literatura especializada al respecto constituyen las prácticas de
tortura, penas y/o tratos crueles, inhumanos o degradantes, así como la
vulneración del derecho al agua y a la salud, el derecho a la alimentación
adecuada, la violación a la privacidad e intimidad y la aplicación arbitraria de
castigos (Centro de Derechos Humanos UDP 2008, 2005, 2003). En este contexto
emergen las mujeres, los adolescentes y los enfermos crónicos como grupos al
interior de la población penitenciaria que presentan un mayor grado de
vulnerabilidad frente a dichas prácticas (ibid.). Así mismo, la población
penitenciaria femenina constituye hasta el día de hoy un grupo escasamente
2
La principal regulación en esta materia corresponde a la Declaración Universal de los Derechos
Humanos, Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas, Inhumanos o Degradantes, la
Convención Americana de Derechos Humanos, los Principios y Buenas Prácticas sobre Protección
de las Personas Privadas de Libertad en las Américas y las Reglas Mínimas para el Tratamiento de
los Reclusos.
3
De acuerdo a la información oficial de Gendarmería de Chile, la población recluida por
establecimiento en el período 1993-2008 aumentó de 21.198 a 52.080 personas, es decir, en un
245.7% (Gendarmería de Chile 2008).
10
estudiado tanto en Chile como en los diferentes países de América Latina, pese al
claro aumento de esta población en las últimas décadas (Antony, 2003, 2007;
DPLF et. al. 2003). Por lo tanto, dentro del conjunto de grupos vulnerables
existentes al interior de la población carcelaria el presente estudio se ha centrado
en la población penitenciaria femenina y en sus principales necesidades y
problemas. Al mismo tiempo, se analizan acá también las necesidades y los
problemáticas específicas de algunos grupos dentro de esta población: las
reclusas enfermas crónicas, las reclusas embarazadas o que cumplen una
condena con un/a hijo/a y las reclusas extranjeras. Dado que la población
penitenciaria joven sería un grupo de alta vulnerabilidad al interior del sistema
penitenciario, se distingue en este estudio también a la población adulta de la
población joven que actualmente cumple su condena en el CPF. A partir de todos
estos grupos sociales se espera contribuir tanto al debate sobre la situación de
vulnerabilidad de la población femenina penitenciaria en general, así como
también de grupos sociales específicos al interior de ésta.
11
3. Marco conceptual 3.1. Cárcel y Género La reconstrucción y el análisis de las necesidades y problemas de la población
penitenciaria femenina se han realizado en esta investigación principalmente
desde un enfoque de género, es decir, considerando las estructuras y dinámicas
de conformación y distribución del poder entre hombres y mujeres (Janshen 2000;
Kreisky 2000; Bourdieu 2002; Anthony 2003, 2007; Yagüe Olmos/ Cabello
Vázquez 2005; Yagüe Olmos 2007). Dicho enfoque es central para el estudio de
esta población, porque la cárcel se ha venido constituyendo, mediante el uso de
diversas técnicas de control y disciplinamiento de la población penitenciaria, en
una de las principales instituciones sociales de construcción del género en las
sociedades modernas. Específicamente, la cárcel, como parte constituyente del
Estado moderno, no ha sido un “territorio neutral en términos de género” (Kreisky
2000: 169). Por el contrario, a través de esta institución se han organizado
políticamente las relaciones de género entre hombres y mujeres sobre la base de
la “opresión, explotación y dominación” masculina (ibid.: 171). Consecuentemente,
en las cárceles se ha tendido a plasmar los mundos masculinos y por lo tanto, su
orden valórico y simbólico (ibid.: 172).
En el caso de América Latina, el sistema carcelario ha sido también organizado
principalmente según los requerimientos de control y disciplinamiento de la
población penitenciaria masculina (Anthony 2003, 2007; Correa Gómez 2005;
DPFL et. al. 2003; Ordóñez Vargas 2006; Rodríguez 2003). Es así como dicho
orden se ha expresado tanto en los espacios de los centros carcelarios como en
su funcionamiento. En consecuencia, la mayoría de los centros de detención
femeninos latinoamericanos se caracterizan hoy por la carencia de una
alimentación adecuada y de servicios sanitarios básicos para dicha población así
como por la falta de información sobre sus derechos (DPFL et. al. 2003). Así
mismo, las prisiones latinoamericanas no cuentan actualmente con el espacio
12
suficiente para acoger a una población que ha venido aumentando notoriamente
en la mayoría de estos países, contribuyendo con ello al hacinamiento en la
mayoría de las cárceles femeninas en la región (ibid.).
Pese a que las anteriores problemáticas tienden a ser observadas también en los
centros de reclusión masculinos, cabe destacar acá adicionalmente algunos
problemas que afectan hoy especialmente a la población penitenciaria femenina
en América Latina y que son el resultado de diversos mecanismos de
disciplinamiento y control desarrollados y aplicados en el contexto carcelario en
orden a restablecer y reproducir el orden tradicional de género quebrantado por
aquellas mujeres que han cometido un delito (Nari et. al. 2000; Anthony 2003,
2007; DPFL et. al. 2003; Correa Gómez 2005).
Uno de los espacios donde se ha solido llevar a cabo más claramente el control y
el disciplinamiento de las reclusas es su cuerpo. En el caso de América Latina,
esta situación pareciera observarse en el hecho de que las prisiones no cuentan
hoy con sistemas de atención de salud que respondan adecuadamente a las
necesidades específicas de las reclusas, pese a que esta población tiende a
presentar problemáticas de salud particulares, tales como el embarazo y diversas
enfermedades psíquicas y psicosomáticas (Nari et. al. 2000; Anthony 2003, 2007;
DPFL et. al. 2003). Por otro lado, las cárceles de mujeres en esta región se han
constituido en un espacio de maltrato y uso de la violencia física y/o psíquica por
parte de un personal de seguridad que continúa siendo mayoritariamente
masculino, situación que se plasma en hechos tan concretos como abusos y
violaciones sexuales (Nari et. al. 2000; DPFL et. al. 2003; Ordóñez Vargas 2005).
Otro mecanismo de control y castigo que el sistema penitenciario ha construido y
aplicado sobre la población penitenciaria femenina ha sido su marginación y
separación de su entorno familiar más cercano. Ciertamente éste ha sido
tradicionalmente un mecanismo fundamental de la acción carcelaria. Sin embargo,
cabe tener presente que en el caso de la población penitenciaria femenina y a
13
diferencia de la población penitenciaria masculina, dicho mecanismo opera tanto
desde el entorno social como desde el sistema carcelario (Anthony 2003, 2007;
DPFL et. al. 2003). Desde el entorno social, las reclusas que habían estado
emparejadas antes de ser recluidas suelen ser abandonadas por su pareja o
marido y, en menor medida, por parte de sus familiares y/o amigos. Desde el
sistema carcelario, dicho mecanismo se expresa a través de las restricciones que
las prisiones les imponen para poder tener derecho a la “visita íntima” y poder ver
con mayor regularidad a sus hijos (Anthony 2003, 2007; DPFL et. al. 2003). En el
caso de la “visita íntima” o “visita conyugal”, a las mujeres se les suele exigir
“determinados requisitos que no son exigidos a los varones presos” (DPFL et. al.
2003: 70). Específicamente, para poder tener derecho a la “visita íntima” las
reclusas deben, por ejemplo, demostrar el vínculo de pareja, realizarse diversos
exámenes médicos y adoptar un método de planificación familiar (ibid.). Desde el
punto de vista de las reclusas, las restricciones que les impone el sistema
carcelario para mantener un contacto habitual con sus hijos son percibidas como
aún más graves. Esta situación llama especialmente la atención, debido
principalmente a tres factores: 1) una estructura familiar en el continente que
continúa siendo matricentrada; 2) el aumento de los hogares monoparentales
encabezados por mujeres en estos países y 3) la centralidad del vínculo madrehijo en la salud psíquica y física tanto de los hijos como de las madres. Sin
embargo, actualmente las cárceles de mujeres en Latinoamérica no cuentan hoy
con el espacio suficiente para la habilitación de guarderías que acojan a los hijos
menores de las reclusas ni tampoco espacios para recibirlos como visitas
(Anthony 2003, 2007; DPFL et. al. 2003).
Por último, el disciplinamiento de la población femenina no ocurriría a través de su
adaptación al trabajo remunerado, como usualmente las cárceles lo han hecho en
el caso de la población penitenciaria masculina, sino precisamente a través de la
restricción de sus posibilidades de capacitación y trabajo (Nari et. al. 2000; DPFL
et. al. 2003; Anthony 2003, 2007; Correa Gómez 2005; Cárdenas 2010). Al
respecto, dos factores estarían principalmente favoreciendo dicha situación. Por
14
un lado, las actuales limitaciones espaciales de los centros de reclusión
restringirían la instalación de la infraestructura básica requerida para el desarrollo
de tareas productivas al interior de estos centros carcelarios. Por otro lado, los
mecanismos tradicionales de socialización que han imperado en estos centros de
reclusión otorgarían al trabajo remunerado un rol secundario dentro de las
políticas de rehabilitación carcelaria dirigidas a la población penitenciaria
femenina. En consecuencia, las escasas posibilidades laborales en las prisiones
latinoamericanas así como capacitaciones laborales ligadas a tareas del hogar y a
oficios tradicionalmente mal remunerados (como por ejemplo, costurera)
reforzarían finalmente la situación de pobreza material en que han vivido estas
mujeres y su familia y que, por lo menos en parte, ha llevado a un segmento de
esta población a delinquir. Así mismo, la falta de posibilidades de capacitación y
trabajo que ofrecen las cárceles a la población penitenciaria femenina reproduciría
los roles que tradicionalmente han tenido las mujeres (madres, esposas y abuelas
económicamente dependientes), impidiéndoles alcanzar mayores grados de
autonomía económica y emocional.
15
3.2. Cárcel y vulnerabilidad social de la población penitenciaria femenina Junto con la perspectiva de género, el presente estudio se ha aproximado a los
problemas y a las necesidades de la población penitenciaria femenina desde la
perspectiva de la “vulnerabilidad social”. Este enfoque surge en el marco de la
creciente heterogeneidad de la “cuestión social” en América Latina (Katzman
2001). Su desarrollo pretende aportar a la generación de un marco conceptual que
permita estudiar de manera más compleja “la generación y reproducción de la
pobreza y de la exclusión” en este continente (ibid.). Esta perspectiva supone que
la vulnerabilidad social es un proceso multidimensional que se expresa finalmente
en “el riesgo o probabilidad del individuo, hogar o comunidad de ser herido,
lesionado o dañado ante cambios o permanencia de situaciones externas y/o
internas” (Busso 2001: 8). Específicamente, la vulnerabilidad social, tanto a nivel
individual como colectivo, se expresa de diferentes formas. Según Busso (2001:
8), éstas pueden ser:
a) Fragilidad o indefensión ante cambios del entorno;
b) Desamparo por parte del Estado hacia los ciudadanos/as;
c) Debilidad interna por parte del individuo o del hogar para identificar y
aprovechar las oportunidades que se le presentan para sustentar o mejorar su
bienestar;
d) Inseguridad subjetiva o colectiva, la que incapacita o impide la posibilidad de
pensar, generar y movilizar estrategias a futuro para alcanzar mejores niveles
de bienestar.
Los factores que afectan el bienestar de las personas, los hogares o las
comunidades pueden ser entonces exógenos o endógenos a éstas, siendo
finalmente el estado de vulnerabilidad el “resultado de un desfase o asincronía
entre los requerimientos de acceso de las estructuras de oportunidades que
brindan el mercado, el Estado y la sociedad y los activos de los hogares que
permitirían aprovechar tales oportunidades” (Katzman 2001: 278).
16
En el marco del enfoque de vulnerabilidad social, Katzman (2001) ha desarrollado
el modelo AVEO (Activos, Vulnerabilidad social y Estructura de Oportunidades).
Según este modelo, el bienestar de las personas depende, por lo menos en parte,
de los “activos” de los actores (individuales o colectivos), es decir, del “conjunto de
recursos, materiales e inmateriales, sobre los cuales los individuos y los hogares
poseen control y cuya movilización permite mejorar su situación de bienestar,
evitar el deterioro de sus condiciones de vida o bien disminuir su vulnerabilidad"
(Katzman 2001: 294). Cabe tener presente que los “activos” son entendidos dentro
de este modelo como sólo aquellos recursos de los actores que les permiten el
aprovechamiento de las “estructuras de oportunidades” puestas a disposición por
el Estado, el mercado y la comunidad, es decir, “las probabilidades de acceso a
bienes, servicios o a actividades que inciden sobre el bienestar del hogar, porque
le facilitan el uso de recursos propios o le suministran recursos nuevos, útiles para
la movilidad e integración social” (ibid.: 299).
El modelo AVEO considera además que los actores (individuos y hogares) pueden
tener tres tipos de activos básicos (Katzman 2001, 294-296): el capital físico, el
capital humano y el capital social. El capital físico está conformado tanto por el
capital financiero como por el capital físico (diferentes bienes materiales, tales
como vivienda, animales, maquinarias y medios propios de transporte). El capital
humano se refiere, a nivel individual, a la salud, las calificaciones, las destrezas y
habilidades de las personas y, a nivel del hogar, a la cantidad de trabajo potencial
así como a la capacidad colectiva de movilizarla en forma articulada. Por último, el
capital social está conformado tanto por la capacidad de una persona para
movilizar la voluntad de otras personas en su beneficio sin recurrir a la fuerza o a
la amenaza de la fuerza (capital social individual) y a las normas, instituciones y
confianzas al interior de un grupo humano o comunidad (capital grupal o
comunitario). Estos diferentes tipos de capital pueden localizarse tanto en las
personas, como en los derechos y/o en las relaciones sociales.
17
El análisis de la vulnerabilidad social en el contexto carcelario adquiere, sin
embargo, matices diferentes en relación a otros contextos sociales. Esto, porque
al ingresar una persona condenada a la cárcel el Estado se vuelve completamente
responsable de su bienestar (DPLF et. al. 2003: 22), reduciéndose con ello la
estructura de oportunidades de los individuos principalmente a los bienes y
servicios que el Estado pone a su disposición. Al respecto, el Estado puede asumir
diferente roles (Katzman 2010: 301), tales como los siguientes:
a) Estructurador: define los nexos entre las fuentes de recursos (por ejemplo,
cuando establece algún requisito a la población para acceder a
determinados beneficios);
b) Empleador: facilita (en principio) el acceso al empleo estable y con plena
cobertura de beneficios;
c) Proveedor directo: pone a disposición de las personas activos físicos y en
recursos humanos (por ejemplo, a través de la entrega de viviendas y
servicios educacionales y de salud);
d) Proveedor indirecto: intermedia el acceso a activos a través de diversas
formas de créditos o hace posible un uso más eficiente de los recursos de
los hogares (por ejemplo, a través de las guarderías infantiles públicas);
e) Regulador: delimita el funcionamiento de las restantes fuentes de activos (el
mercado y la familia).
La pregunta por los problemas y necesidades de las personas recluidas debe ser
entonces situada en estrecha relación con los bienes y servicios que el Estado
ofrece en un determinado momento a la población penitenciaria. Al respecto, cabe
tener presente que dicho rol estatal pareciera estar definido legalmente de manera
contradictoria. Por un lado, el Estado debe reconocer y respetar un conjunto de
derechos humanos básicos plasmados en la legislación nacional e internacional a
toda persona en prisión. Por otro lado, la cárcel se ha constituido tradicionalmente
como institución social precisamente a partir de la negación de un conjunto de
derechos humanos universales, como por ejemplo el derecho a la libertad y el
derecho a la libre circulación (Declaración Universal de los Derechos Humanos,
18
Art. 3 y Art. 13). Dichas contradicciones parecieran plasmarse finalmente en la
oferta de bienes y servicios que ofrece el Estado a la población penitenciaria,
contribuyendo con ello a la conformación de diversas situaciones de vulnerabilidad
al interior de ésta.
El estudio de la vulnerabilidad social en las cárceles latinoamericanas implica
entonces considerar también que la estructura de oportunidades que ofrece el
Estado a la población penitenciaria no se ha distribuido de manera homogénea al
interior de ésta, sino que ha tendido a segmentarse según la población
penitenciaria que esté a su cargo, dando origen a la conformación de diferentes
grupos vulnerables en el marco del contexto carcelario. De hecho, históricamente
la cárcel se ha desarrollado como una de las principales instituciones sociales
modernas orientadas a la reproducción y preservación del orden social (Foucault
2002). En el caso de América Latina, los diferentes sistemas carcelarios se han
constituido en un espacio de reproducción y agudización de las estructuras y
lógicas de desigualdad socioeconómica, de género y étnica. Es así como hoy en
día son precisamente las mujeres más pobres y aquellas pertenecientes a las
diferentes minorías étnicas en la región quienes conforman principalmente la
población penitenciaria femenina (Antony García 2003; DPLF et. al. 2003;
Rodríguez 2003). Al respecto las reclusas mujeres migrantes parecieran vivir hoy,
por ejemplo, una situación de vulnerabilidad especialmente problemática en
Latinoamérica, producto de las diferencias idiomáticas, la criminalización del
migrante y las actitudes xenófobas y racistas por parte de la población (DPFL et.
al. 2003: 30). Así mismo, esta población contaría con una escasa representación y
ayuda legal, así como con una muy escasa comunicación con el exterior y apoyo
por parte de sus familias (ibid.: 30).
Por último, el estudio de los problemas y necesidades de las personas recluidas
no implica desconocer los activos que las propias personas encarceladas tienen y
que podrían utilizar para mejorar su bienestar, evitar su deterioro o disminuir sus
posibilidades de vulnerabilidad. De hecho, sus activos (capital físico, humano y
social) son un elemento central al respecto en el contexto carcelario (Cárdenas,
19
2010). Sin embargo y dadas las restricciones de movimiento de dicha población y
su limitado contacto con su entorno social, estas personas cuentan en la práctica
con escasas posibilidades para definir y actuar en pro de su bienestar a partir de
sus activos. De hecho, esta situación pareciera agravarse por la paulatina
presencia de armas en los recintos penitenciarios femeninos en América Latina
(DPFL et. al. 2003). En dicho contexto, una persona o un grupo de reclusas/os
puede volverse vulnerable frente a los grupos más violentos de la prisión, en la
medida en que denunciar aquel tipo de situaciones puede significar un riesgo a su
seguridad personal (DPLF et. al. 2003). Las restricciones que impondría tal
contexto a las posibilidades de movilización de recursos por parte de la población
penitenciaria femenina parecieran verse finalmente agravadas por el desamparo
por parte del Estado hacia la población penitenciaria en materia de seguridad
individual y colectiva. Esta situación es hoy especialmente preocupante, pues
vulnera, por ejemplo, el derecho a la seguridad de toda persona proclamado en el
Art. 3 la Declaración Universal de Derechos Humanos.
20
4. Metodología La presente investigación se llevó a cabo primeramente a partir de la revisión de
material secundario de tipo cualitativo y cuantitativo ya existente. Posteriormente
se elaboraron los instrumentos de recolección de información necesarios para
iniciar el trabajo de campo orientado a la recopilación de material primario de tipo
cualitativo y cuantitativo relativo a las necesidades y problemas de los grupos
vulnerables femeninos que actualmente se encuentran recluidos en el sistema
penitenciario chileno. Dado que hasta el momento existe escasa información
empírica acerca de estos temas para el caso de chileno, este estudio ha tenido
como propósito central levantar información de tipo cualitativa y cuantitativa
relativa a las necesidades y problemáticas centrales de aquellos grupos.
Considerando las restricciones temporales y presupuestarias del proyecto, este
estudio se centró en el caso del Centro Penitenciario Femenino de Santiago (CPF
Santiago). Esto, porque el CPF reúne a la totalidad de la población penitenciaria
femenina de la Región Metropolitana. Al interior de este caso, se ha puesto
especial atención en la reconstrucción de las principales necesidades y
problemáticas identificadas por diversos grupos vulnerables que hoy en día se
encuentran recluidos en el CPF: la población femenina enferma crónica,
inmigrante y embarazada o que cumple condena con su hijo/a. Así mismo, en este
estudio se ha intentado también analizar posibles diferencias entre la población
penitenciaria femenina joven y adulta4 (ver Cuadro N˚1), en orden a poder generar
información relevante para la focalización de las iniciativas relativas al
mejoramiento de las condiciones de reclusión de estos grupos. Es por esto que
para cada grupo vulnerable se realizaron 2 entrevistas a mujeres jóvenes y
mujeres adultas de manera tal de poder elaborar información y reflexiones que
superen el caso individual específicamente estudiado y den cuenta acerca de las
4
Para la definición de la categoría de “mujer reclusa joven” se utilizará la misma definición de joven
que ha venido utilizando el Instituto de la Juventud de Chile (INJUV), es decir, aquel grupo etario
que comprende a las personas entre los 15 y 29 años de edad. Consecuentemente, las “mujer
reclusas adultas” corresponderán a aquellas personas mayores de 29 años. De esta manera se
espera facilitar la comparabilidad de esta información con estudios similares realizados previa o
posteriormente a éste.
21
principales demandas y problemáticas actuales de la población femenina recluida
en el país. Se realizaron entonces 16 entrevistas a mujeres reclusas durante el
trabajo de campo para obtener información respecto a la población reclusa
femenina en general y sus grupos de mayor vulnerabilidad.
Cuadro N˚1: Número de entrevistas a beneficiarios de la política laboral
penitenciaria.
Grupos
vulnerables Mujeres
Mujeres
Total
femeninos
Jóvenes
adultas
Entrevistas
Grupo de control
2
2
4
Enfermas crónicas
2
2
4
Embarazadas
2
2
4
Extranjeras
2
2
4
Total
8
8
16
Paralelamente se entrevistó al director del CPF Santiago y a la directora del área
de salud de este centro de detención femenino para así poder reconstruir también
las necesidades y problemas de la población femenina reclusa desde el punto de
vista de Gendarmería de Chile. De esta manera se ha pretendido establecer
posibles tensiones entre el discurso y la práctica de la organización carcelaria y las
demandas y necesidades de la población del CPF Santiago.
Una vez finalizada la etapa de investigación cualitativa se dio inicio a la etapa de
investigación cuantitativa. Mediante ésta se buscó cuantificar las principales
necesidades y demandas de los grupos vulnerables recogidas y reconstruidas en
la etapa de investigación cualitativa. Para ello se elaboró la Encuesta sobre
Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del Centro Penitenciario
Femenino de Santiago (CPF). Como ya se indicó, las dimensiones consideradas
en dicha encuesta correspondieron precisamente a aquellas dimensiones que a lo
22
largo de la investigación cualitativa emergieron como principales problemas y
necesidades al interior de la población penitenciaria del CPF.
En concreto, la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población
Penitenciaria del Centro Penitenciario Femenino de Santiago (CPF) fue aplicada
los días 3, 5, 6, 9, 10, 11 y 13 de Agosto. En total se encuestó a un total de 203
reclusas, pese a que originariamente se encuestarían a 400 reclusas. Algunos
factores que incidieron en esta situación fueron los siguientes:
1) La realización de diversas actividades en el CPF para el período en que se
desarrolló este trabajo de campo, razón por la cual no se pudo encuestar a las
reclusas en todos los días hábiles de estas dos semanas anteriormente
señaladas;
2) El período del año en que esta encuesta fue aplicada, donde varias de las
mujeres enfermas crónicas en general no se levantan de sus camas para evitar el
frío imperante;
3) Los beneficios de salida a los cuales tenía derecho varias de las mujeres que
conformaban la muestra inicial al momento de aplicación de este instrumento de
recolección de información.
Cabe tener presente también acá que el cálculo de las muestras en el CPF es
complejo, puesto que su universo varía día a día según las fluctuaciones de la
población penitenciaria en este centro de reclusión.
Pese a las diferencias entre la muestra planificada y la muestra lograda es posible
pensar que el material recogido contiene información relevante para este estudio,
puesto que se logró, pese a las dificultades, un tamaño muestral estadísticamente
significativo. Al respecto, se señalan a continuación los diferentes errores
muestrales:
Si se considera el total de reclusas a abril de 2010 (2106 reclusas) y el total de
encuestas (191), el error es de 6,8. Sin embargo, dicho valor debe ser relativizado,
23
dado que en este estudio se privilegiaron los diversos grupos vulnerables.
Respecto a estos y según los datos relativos a abril 2010, los valores son los
siguientes:
Mujeres con hijos: 19, mujeres embarazadas: 6, Total 25. (N = 42) error: 12,6
Extranjeras: 68 (N = 88) error: 5,7
Enfermas Crónicas: 115 (N = 210) error: 6,2
Por último, es también importante considerar que esta muestra no constituye la
única fuente de información para este estudio, sino que es complementaria al
conjunto de entrevistas realizadas previamente. Por lo tanto, los resultados que se
presentan a continuación dan cuenta de la información reconstruida y analizada a
lo largo de todo el trabajo de campo de este proyecto.
24
5. Principales resultados 5.1. Características sociodemográficas de la población penitenciaria femenina Socialmente se ha tendido a institucionalizar el ciclo de vida de las personas,
definiendo un conjunto de normas y expectativas sociales asociadas a grupos
etarios específicos (Böhnisch 2003; Kohli, 1985, 1986, 1989, 2003). Es así como
en el siglo XX la mayoría de los nacimientos en Chile ocurrían en aquella
población correspondiente a los grupos etarios 20-24 años y 25-29 años. Sin
embargo, en el caso de esta sociedad se han observado en las últimas décadas
un paulatino debilitamiento de la familia como institución social, es decir como un
conjunto de normas y valores que regulan, encauzan y rutinizan las conductas de
los individuos. Esta situación pareciera expresarse, por ejemplo en el hecho de
que en las últimas décadas se ha producido una relativa disminución de los
nacimientos en los grupos etarios 20-24 años y 25-29 años y una extensión de
estos hacia el grupo 30-34 años en la población femenina (SERNAM/INE 2004).
Pese a dicha tendencia, la mayor concentración de los nacimientos en esta
sociedad continúa concentrándose hoy en estos tres segmentos de la población
femenina (ibid.), dando cuenta que socialmente se define y se construye esta
etapa del ciclo de la vida como el comienzo del período reproductivo para las
mujeres. En este sentido, poder establecer la estructura etaria de la población
penitenciaria es especialmente significativa al momento de reconstruir y analizar
sus necesidades y principales problemas, pues a través de aquella se puede
estimar la etapa en que se encuentra esta persona en su período reproductivo y
las responsabilidades familiares asociadas a éste según el orden de género
imperante.
De acuerdo a la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población
Penitenciaria del CPF, alrededor de un cuarto de la población penitenciaria
25
(21.5%) estudiada corresponde al segmento joven de la población5. El porcentaje
restante pertenece a la población adulta joven, adulta y adulta mayor. De hecho, la
media de edad dentro de esta muestra alcanza los 41,73 años, la cual pareciera
ser superior a la media de edad del CPF y de otros centros de reclusión femeninos
a nivel internacional (Yagüe Olmos/ Cabello Vázquez 2005, Ordóñez Vargas
2006). Esta situación se explica por los mismos objetivos de este estudio, el cual
no sólo buscó estudiar a la población penitenciaria del CPF sino especialmente a
grupos vulnerables específicos. Como se verá más adelante en este informe, la
población joven tiene una mayor presencia dentro de los grupos vulnerables
conformados por mujeres embarazadas y mujeres extranjeras, mientras que en el
caso del grupo de las enfermas crónicas este grupo está conformado
principalmente por población adulta y adulta mayor.
Cuadro N°1: Grupos etarios al interior de la población penitenciaria
femenina.
30
25
20
15
10
5
0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
5
Para esta investigación se han reagrupado las edades de la población estudiada según los grupos etarios
considerados como “jóvenes” tanto por el Instituto Nacional de la Juventud de Chile como por diversos países
a nivel internacional. Esta categoría está conformada por los grupos etarios 15-19 años, 20-24 años y 25-29
años. En el caso del CPF, las personas recluidas tienen a lo menos 18 años. A sí mismo, en esta muestra sólo
3 personas se encontraban dentro del grupo etario 15-19 años y 12 personas en el grupo etario 20-24 años,
mientras que 26 personas tenía entre 25 y 29 años de edad. Por lo tanto, se optó por juntar todos los grupos
etarios jóvenes en una única categoría (18-29 años) en orden a poder diferenciarla más claramente de los
restantes grupos etarios.
26
Acorde con la distribución etaria antes descrita y las tendencias de natalidad en el
país, los resultados indican que el 95% de las mujeres encuestadas tienen hijos.
De éstas el 67% tiene hijos menores de 18 años. Por lo tanto, la gran mayoría de
esta población está conformada por mujeres reclusas madres, las cuales tenía al
momento de su reclusión hijos menores de edad a su cargo.
Cuadro N°2: Población penitenciaria femenina y sus hijos/as.
No
5%
Si
95%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Cabe considerar acá que la presencia de un alto porcentaje de mujeres que tienen
hijos también se observa dentro de la población joven. De hecho y pese a
presentar un porcentaje relativamente menor, la mayoría de la población joven
recluida (90.2%) tiene por los menos un hijo/a (Cuadro N°3).
27
Cuadro N°3: Población penitenciaria femenina con y sin hijos según grupos
etarios.
100,0
98,0
96,0
94,0
No tiene hijos
92,0
Sí tiene hijos
90,0
88,0
86,0
84,0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
De acuerdo a la literatura especializada, el apoyo familiar y social, en especial la
presencia de los hijos/as es primordial tanto en el bienestar como en los procesos
de rehabilitación de las mujeres recluidas (Galván et. al. 2006; Cauffman 2008).
Esto debido principalmente a la centralidad que hasta el día de hoy tienen los hijos
en la conformación de la identidad femenina (Antony 2003, 2007; DPLF 2003;
Rodríguez 2003). De hecho, uno de los principales problemas dentro de esta
población lo constituye el cuidado de sus hijos una vez que ellas ingresan a la
cárcel.
Los datos recogidos indican que la mayoría de los/as hijos/as menores de 18 años
quedan a cargo de los padres o uno de los padres de la reclusa (35%) (cuadro
N°4). Sin embargo, dentro de esta estrategia de cuidado es la abuela materna de
los/as niños/as la persona que en la mayoría de los casos (93%) la persona que
queda a cargo de los menores de edad. En menor medida, los/as hermanos/as de
28
estos niños suelen hacerse cargo en la misma proporción que el padre de ellos/as
(13,9%). Una situación similar se observa en el caso de las hermanas de las
mujeres reclusas (13.1%).
Por lo tanto, la mayor parte de las mujeres recluidas estudiadas tienen hijos
menores de edad. Una vez que ellas han ingresado a la cárcel, estas mujeres
activan principalmente su capital social, específicamente a la familia como recurso
para asegurar el cuidado de sus hijos. Al respecto, son los familiares femeninos
cercanos a las reclusas, especialmente su madre, quienes asumen esta
responsabilidad. Ambos resultados son consistentes con la literatura internacional
(Yagüe Olmos/Cabello Vázquez 2005, Yagüe Olmos 2007), pareciendo entonces
apuntar hacia estrategias propios de la población penitenciaria femenina que
habría que tener en cuenta al momento de elaborar programas y políticas a favor
de esta población. Sin embargo, habría que también tener presente que alrededor
de un 20% de los y las menores de edad quedan a cargo de integrantes más
lejanos de la familia nuclear, como por ejemplo los familiares políticos, o alguna
institución centrada en el cuidado infantil, como por ejemplo los hogares de niños.
En este sentido, sería relevante poder profundizar en el estudio de las diferentes
estrategias de cuidado construidas por las mujeres reclusas para poder conocer
su real efectividad.
29
Cuadro N°4: Población penitenciaria femenina y personas a cargo de sus
hijos/as menores de 18 años.
Otro
7,4
Repartidos entre familiares
9,8
Familiar Político
6,6
Una hermana
13,1
El padre de mi hijo
13,9
Una Hija/o mía
13,9
Mi mamá / Mi Papá
35,2
0
5
10
15
20
25
30
35
40
PORCENTAJE
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por último, dentro de las características sociodemográficas de la población
encuestadas cabe destacar también que un 36% de la muestra estuvo conformada
por población extranjera6. Dicho porcentaje se explica, en parte, porque las
reclusas
extranjeras
constituían
un
grupo
vulnerable
a
ser
estudiado
específicamente dentro de esta investigación. Por lo tanto, su presencia al interior
de la muestra corresponde a los criterios previamente establecidos en relación a la
conformación de la muestra. Sin embargo, su alta presencia dentro de la muestra
pareciera deberse a dos razones adicionales más. Por un lado, parte de las
mujeres embarazadas estudiadas como pertenecientes a otro de los grupos
vulnerables de este proyecto son también las mujeres extranjeras. Por otro lado, el
alto porcentaje de mujeres extranjeras en las cárceles latinoamericanas se debería
hoy a su mayor presencia en los “delitos contra la salud pública”, específicamente
en la venta y el tráfico de estupefacientes (Antony 2003; DPFL et. al. 2003;
Rodríguez 2003).
6
En concreto, fueron encuestadas 68 reclusas extranjeras y 122 reclusas chilenas.
30
Cuadro N°5: Población penitenciaria femenina según nacionalidad.
Extranjera
36%
Chilena
64%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En relación a esta población, es importante destacar en este punto que la
población
penitenciaria
femenina
extranjera
estudiada
está
conformada
principalmente por población joven y adulta joven, es decir, menor de 40 años
(Cuadro N°6). Así mismo, la mayoría de esta población ya tiene hijos (95.6%),
porcentaje muy semejante al porcentaje de hijos en el caso de las reclusas
chilenas (95.0%).
31
Cuadro N°6: Población penitenciaria femenina según grupo etario y
nacionalidad.
120,0
100,0
80,0
Extranjera
60,0
Chilena
40,0
20,0
0,0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, la población penitenciaria femenina estudiada se caracteriza
principalmente por ser mujeres de mediana edad. Así mismo, esta población está
conformada, en su mayoría, por mujeres que ya han tenido hijos, los cuales han
quedado principalmente a cargo de un familiar cercano femenino una vez que
ellas han quedado recluidas.
32
5.2. Condición penal, tiempos y secciones de reclusión. La condición penal de las personas recluidas es un dato fundamental para
entender qué derechos le son reconocidos a esta población al interior de la cárcel
por parte del Estado chileno y su consecuente acceso a los bienes y servicios al
interior de aquella. En el caso del sistema penitenciario chileno y de acuerdo al
nuevo sistema penal, hoy en día se distinguen dos condiciones penales: imputada
y condenada. Una persona tiene la calidad de imputada desde el momento en que
se le atribuye la responsabilidad por la comisión de un delito hasta la dictación de
una sentencia absolutoria o condenatoria. En caso de que se haya dictado una
sentencia condenatoria, la persona adquiere la calidad de condenada, debiendo
cumplir la pena en alguno de los diversos subsistemas (cerrado, semiabierto o
abierto) según haya sido a cuantía de su pena.
De acuerdo a la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población
Penitenciaria
del
CPF,
la
gran
mayoría
de
las
mujeres
encuestadas
7
correspondieron a mujeres condenadas (76%) , mientras que casi una cuarta
parte de aquellas se encontraban al momento de la aplicación de la encuesta
como imputadas (24%) (cuadro N°7). Estos datos son consistentes con las
Estadísticas de Gendarmería del mes de julio 2010, donde 1.436 mujeres
recluidas en el subsistema cerrado eran imputadas (31.4%), mientras que 3.134
mujeres eran condenadas (68.6%) (Gendarmería 2010)8.
Respecto a la condición penal de las mujeres recluidas se observan importantes
diferencias según la nacionalidad de las reclusas. Es así como el 87,7% de las
mujeres chilenas estaban condenadas al momento de ser encuestadas, mientras
que esa condición la tenía sólo un 56% de las reclusas extranjeras (Cuadro N°8).
De acuerdo a la literatura especializada, una de las razones que explicaría, por lo
7
Esto significó que la muestra estuvo conformada por 45 mujeres imputadas y 145 mujeres condenadas.
El subsistema cerrado contempla también la calidad de detenido y procesado de la persona recluida. Sin
embargo, para propósito de este estudio se han considerado únicamente las categorías de imputada y
condenada, dado que ambos grupos constituyen el grupo mayoritario dentro de este subsistema. De hecho,
según Gendarmería, en el mes de julio del presente año las mujeres detenidas alcanzaban a 29 personas y las
mujeres procesadas a 8 personas.
8
33
menos en parte, esta diferencia en la condición penal entre mujeres chilenas y
mujeres extranjeras sería las mayores dificultades que tendría este grupo de
reclusas para movilizar capital físico y social, específicamente ayuda económica y
jurídica para lograr una pronta resolución judicial (Antony 2003, 2007).
Cuadro N°7: Condición penal de la población penitenciaria femenina en el
CPF.
Imputada
24%
Condenada
76%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
34
Cuadro N°8: Condición penal de la población penitenciaria femenina según
nacionalidad.
90%
80%
87,7%
70%
60%
50%
55,9%
40%
44,1%
Imputada
Condenada
30%
20%
10%
12,3%
0%
Chilena
Extranjera
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
El tiempo de reclusión de la población penitenciaria femenina es otra variable
significativa al momento de querer reconstruir las necesidades y problemas de la
población recluida en el CPF, porque le permitiría a la persona recluida conocer
mejor la estructura de oportunidades existente al interior del sistema penitenciario
así como ampliar su capital social en éste. Al respecto, los datos recogidos indican
que el promedio de reclusión al interior de esta población es de 28,71 meses, es
decir, casi dos años y medio de reclusión (cuadro N°9).
35
Cuadro N°9: Tiempo de reclusión de población penitenciaria femenina según
nacionalidad.
Tiempo de Reclusión en Meses (media)
35
28,7
30
34,7
25
33,2
20
15
20,6
10
5
9,2
0
Imputada
Condenada
Chilena
Extranjera
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Respecto a los tiempos de reclusión se observan importantes diferencias según
condición penal y nacionalidad. Por un lado, las reclusas condenadas son las que
más tiempo de reclusión registran en comparación con las reclusas imputadas
(más de 3 años y algo menos de 1 año de reclusión, respectivamente). Esta
situación se explica precisamente por el hecho de que es a partir del momento de
la dictación de la sentencia cuando las personas imputadas comienzan a cumplir
su condena. Por otro lado, las reclusas chilenas tienden a presentar un tiempo de
reclusión promedio mayor a las reclusas extranjeras, situación que se explicaría
por el mismo hecho que son las reclusas chilenas las que mayoritariamente ya
han sido condenadas.
36
Cuadro N°10: Sección de reclusión de la población penitenciaria femenina.
40,0
35,0
30,0
25,0
20,0
15,0
10,0
5,0
0,0
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por último, la sección de reclusión de la población penitenciaria es también una
variable central para entender los problemas y necesidades de las reclusas,
puesto que el Estado puede proporcionar una estructura de oportunidades
diferenciada según sección. Así mismo, dado que en cada sección suele estar
recluida una proporción de la población penitenciaria con un perfil específico, es
de esperar que las personas allí recluidas puedan desarrollar también diversos
tipos de capital social según cada sección. Al respecto, la muestra de este estudio
estuvo compuesta principalmente por reclusas provenientes de 5 secciones del
CPF. Dicha conformación se ha debido a las características específicas que debía
tener la muestra de este estudio. Por un lado, se debía poder recoger las
opiniones de diferentes grupos de reclusas consideradas a priori como
vulnerables: mujeres embarazadas o que había tenido un/a hijo/a en el último
años, mujeres enfermas crónicas y mujeres extranjeras. Por otro lado, se debía
recoger las opiniones del resto de la población en tanto grupo de control. Es por
37
esto que la población encuestada corresponde a una población que se encuentra
recluida mayoritariamente en la sección “Proceso” (38.6%), donde cumplen
condena aquellas reclusas que fueron juzgadas bajo el antiguo sistema penal. En
una proporción similar, las restantes reclusas encuestadas se encuentran
recluidas en las secciones “Esperanza”, “Pabellón” y “Sala Cuna”, es decir, donde
están principalmente las reclusas imputadas y primerizas con medidas cautelares,
las que trabajan o están embarazadas y las mujeres que cumplen condena con
hijos/as menores de 2 años, respectivamente (14.3%, 12.7% y 11.1%,
respectivamente). Por último, un reducido grupo de reclusas encuestadas cumplen
condena en la sección “APAC”, que corresponde a la comunidad cristiana,
específicamente evangélica dentro del CPF (6.3%) (cuadro N° 10).
En conclusión, la muestra estudiada está conformada por mujeres que, en su
mayoría, ya han sido condenadas y que ya llevan más de dos años recluidas en el
CPF, es decir, son personas que ya han reunido un conjunto de vivencias y
conocimientos respecto a la infraestructura y los servicios que provee el Estado a
través de este centro penitenciario. Así mismo, esta muestra está compuesta
principalmente por mujeres que se encuentran recluidas en aquellas secciones
que, en términos relativos y desde el punto de vista del sistema carcelario, no
concentran a la población con los mayores niveles de peligrosidad.
38
5.3. Presencia de familiares detenidos en la población penitenciaria del CPF Ciertamente el presente estudio está centrado en la población penitenciaria
femenina recluida en el CPF, en sus grupos vulnerables y en sus principales
necesidades y problemáticas. Sin embargo y como ya se indicó anteriormente,
parte importante de las necesidades y de los problemas de esta población se
constituyen y se acentúan en el marco de sus vínculos familiares. De hecho, la
literatura especializada ha venido indicando que los “delitos contra la salud
pública”, específicamente la venta y el tráfico de estupefacientes ocurre
precisamente dentro de redes familiares donde las mujeres participan ya sea para
asegurar la sobrevivencia del núcleo familiar sin dejar de lado sus roles de madre,
esposa y ama de casa o para encubrir a sus parientes hombres (Antony 2003,
2007; Arriagada/Hopenhayn 2000; CEPAL 2001; Rodríguez 2003; Yagüe Olmos
2007). Por esta razón, en la presente investigación se indagó respecto a la
reclusión paralela de familiares de estas reclusas al momento de aplicación de
esta encuesta. Los resultados muestran que el 46% de las mujeres encuestadas
tenía a algún familiar suyo detenido, ya sea en el CPF o en otro centro de
reclusión (cuadro N°11).
Cuadro N°11: Familiares detenidos y población penitenciaria femenina.
No
54%
Si
46%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
39
En concordancia con lo indicado por la literatura especializada internacional, un
35% de los familiares detenidos corresponden a la pareja o esposo de la reclusa.
Así mismo, un 25% de estos familiares detenidos son hermanos/as de las
reclusas. Cabe acá destacar especialmente la presencia de los hijos(as) dentro del
conjunto de familiares detenidos. Un 45% de las mujeres encuestadas indicó tener
uno o más hijos/as detenidos/as actualmente en un centro de reclusión. En efecto,
éste constituye el familiar recluido que mayoritariamente mencionaron las mujeres
encuestadas (cuadro N°12).
Cuadro N°12: Familiares detenidos y población penitenciaria femenina.
14,3%
Otros Familiares
3,6%
Padre/Madre
25,0%
Hermanos(as)
35,7%
Esposo/Pareja
45,2%
Hijos(as)
0%
10%
20%
30%
40%
50%
PORCENTAJE
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
La reclusión de familiares sería una problemática que afectaría principalmente a
las reclusas chilenas del CPF. Esto, pues el 58.2% de las reclusas chilenas indicó
tener algún familiar detenido al momento de ser encuestadas, mientras que en el
caso de las reclusas extranjeras ese porcentaje alcanzaba a un 22.4%. Una
explicación posible para dicha situación sería el hecho que gran parte de las
mujeres extranjeras están recluidas por haber cometido un delito de microtráfico,
como por ejemplo haber trasladado drogas de un país a otro. Es precisamente en
40
estos casos donde estas mujeres suelen encontrarse sin familiar alguno en el país
en que son finalmente detenidas (Antony 2003, 2007).
En conclusión, gran parte de las reclusas encuestadas tienen actualmente a un
familiar detenido en un centro de reclusión. En casi la mitad de los casos este
familiar es un hijo/hija, situación que podría estar indicando la presencia de
posibles redes familiares en torno a determinados delitos, como por ejemplo el
microtráfico de drogas. Una tendencia similar podría estar ocurriendo en los
restantes casos estudiados, donde son los/as hermanos/as o esposos/parejas los
familiares recluidos. Desde el punto de vista de los problemas y necesidades de la
población penitenciaria femenina, la reclusión simultánea de estos familiares
puede constituirse en una situación que podría agravar no sólo el problema del
cuidado de los hijos/as de estas mujeres reclusas, sino que podría dar origen a
posibles situaciones de vulnerabilidad en la población infantil y joven que depende
todavía del cuidado de su red familiar más cercana. De hecho, el alto porcentaje
de hijos/as de estas reclusas que hoy en día se encuentran también recluidos
pareciera reflejar el impacto que tendría, por lo menos en parte, la reclusión
simultánea de diversos integrantes del núcleo familiar o de la familia extensiva
sobre las generaciones más jóvenes que todavía dependen de su cuidado. Estos
resultados
parecieran
apuntar
finalmente
a
un
proceso
de
traspaso
intergeneracional de situaciones de vulnerabilidad social en el marco del sistema
carcelario chileno. En este sentido, el estudio de las estrategias de cuidado
utilizado por las mujeres madres una vez que entran a prisión y a lo largo de su
condena así como la estructura de oportunidades que ofrece el sistema carcelario
al respecto pareciera ser, como ya se indicó anteriormente en este informe, un
tema que debería continuar siendo estudiado dado el alto porcentaje sus hijos/as
que actualmente cumplen condena en este sistema penitenciario.
41
5.4. Embarazo y enfermedades crónicas en la población penitenciaria femenina En el marco de la estructura de oportunidades que ofrece el Estado chileno a la
población penitenciaria, el presente proyecto ha buscado no sólo conocer las
necesidades y problemáticas de la población penitenciaria femenina en general,
sino especialmente de aquellos grupos considerados como especialmente
vulnerables. Al respecto, en este punto se hará referencia a dos grupos
vulnerables: las mujeres embarazadas o que han tenido hijos en este último año
en el CPF y las mujeres enfermas crónicas.
Los datos recogidos indican que el 12% de las mujeres encuestadas ha tenido un
hijo durante su estadía en el penal o estaba embarazada al momento de la
aplicación de esta encuesta (cuadro N°13).
Cuadro N°13: Mujeres embarazadas o que han tenido un/a hijo/a en el último
año en el CPF.
Si
12%
No
88%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
42
Tener un hijo en prisión es un hecho que ocurre principalmente en el caso de la
población joven. De hecho, más de la mitad de las mujeres encuestadas que
estaban embarazadas o que habían tenido un/a hijo/a en el último año en el CPF
correspondía a mujeres jóvenes (52,6%). En el resto de los casos, dichos
embarazos corresponden a embarazos en mujeres adulto-jóvenes y adultas
(Cuadro N°14). Estos resultados son relativamente consistentes con las
tendencias de fecundidad reciente en el país, donde la mayor cantidad de hijos
nacidos en el período 1992-2002 se concentraron en los tramos etarios 20-24
años y 25-29 años (SERNAM/INE 2004)
Cuadro N°14: Mujeres embarazadas o que han tenido un/a hijo/a en el último
año en el CPF según grupos etarios.
80,0
70,0
60,0
50,0
No
40,0
Sí
30,0
20,0
10,0
0,0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
La mayor cantidad de nacimientos en el CPF corresponden a mujeres recluidas de
nacionalidad
chilena
(73,7%)
(Cuadro
N°15).
Esta
situación
se
puede
probablemente explicar, por lo menos en parte, por el mismo hecho que son las
reclusas chilenas quienes pueden mantener, en términos relativos, un mayor
43
contacto con sus parejas y lograr tener acceso al derecho de visita conyugal. Sin
embargo, cabe tener presente acá que también parte de estas reclusas han
ingresado ya embarazadas al CPF. Además, son precisamente las reclusas
chilenas quienes constituyen el grupo mayoritario dentro del CPF. Pese a ello, un
11.5% de las reclusas chilenas ha tenido un/a hijo/a durante su estadía en el CPF,
mientras que en el caso de las reclusas extranjeras este porcentaje alcanzaría al
7.4%.
Cuadro N°15: Mujeres embarazadas o que han tenido un/a hijo/a en el último
año en el CPF según nacionalidad.
100,0
90,0
80,0
70,0
60,0
50,0
40,0
30,0
20,0
10,0
0,0
Extranjera
Chilena
Sí No
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Otro grupo de especial interés para este estudio lo constituyen las reclusas
enfermas crónicas. De acuerdo a la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de
la Población Penitenciaria del CPF un 61% de las encuestadas manifestó tener
algún tipo de enfermedad crónica (cuadro N°16). Este alto porcentaje se
explicaría, por lo menos en parte, por la forma de selección de la muestra. Esto,
44
porque en el diseño muestral de este estudio se buscó alcanzar una máxima
representación de cada grupo vulnerable, encontrándose precisamente las
reclusas enfermas crónicas dentro de estos grupos vulnerables.
Cuadro N°16: Mujeres enfermas crónicas al interior de la población
penitenciaria femenina.
No
39%
Si
61%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Dentro de las principales enfermedades que padece esta población, los resultados
obtenidos muestran un predominio de las enfermedades cardíacas (hipertensión y
problemas cardíacos no especificados, 46.9% y 6.2%, respectivamente), la
diabetes (31%) y los problemas respiratorios (20.4%) (cuadro N°17). Las
enfermedades indicadas por la población encuestada son similares a las ya
registradas en la literatura especializada, donde destacan los trastornos
gastrointestinales,
pulmonares,
infecciones
cutáneas
y
enfermedades
de
transmisión sexual (Antony, 2003, 2007; Yagüe Olmos 2007). Así mismo y como
indica Antony, los trastornos definidos como “nerviosos” son habituales dentro de
esta población, frente a los cuales se tienden a recetar de manera “excesiva”
tranquilizantes (Antony 2007: 82), situación también registrada en las diversas
entrevistas realizadas en la primera etapa de esta investigación.
45
Cuadro N°17: Problemas de salud al interior de la población enferma crónica.
35,0%
30,0%
25,0%
20,0%
15,0%
10,0%
5,0%
0,0%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por último, los resultados obtenidos indican también que es relativamente común
que las reclusas con enfermedades crónicas presenten más de un problema de
salud. Es así como el 67.3% declara tener una enfermedad, mientras que un
16.8% indica padecer dos enfermedades y un 15,9% 3 o más enfermedades.
Relevante para este estudio es poder conocer algunas características sociodemográficas de este grupo específico. De acuerdo a los datos disponibles, la
mayor cantidad de enfermas crónicas se concentran en los grupos etarios adultos,
es decir mayor de 30 años (Cuadro N°18). Así mismo y en concordancia con el
perfil etario de las reclusas extranjeras y su relativa menor presencia dentro del
total de la población penitenciaria, el mayor porcentaje de reclusas enfermas
crónicas corresponde a mujeres chilenas (75%) (Cuadro N°19).
46
Cuadro N°18: Enfermas crónicas según grupos etarios dentro de la
población penitenciaria femenina.
70,0
60,0
50,0
40,0
No
30,0
Sí
20,0
10,0
0,0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Cuadro N° 19: Enfermas crónicas según nacionalidad de la población
penitenciaria femenina.
120
100
80
No
60
Sí
40
20
0
Chilena
Extranjera
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
47
La presencia de problemas de salud crónicos pareciera estar también relacionada
con los tiempos de reclusión de la población penitenciaria femenina. De hecho, los
resultados de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población
Penitencia Femenina del CPF muestran que las mujeres que llevan una mayor
cantidad de tiempo recluidas tienden a presentar en una mayor proporción
enfermedades crónicas (Cuadro N°20).
Cuadro N° 20: Problemas de salud según tiempos de reclusión de la
población penitenciaria femenina.
120
100
80
No
60
Sí
40
20
0
1 mes o menos
Entre 1 y 12 meses
Entre 1 y 3 años
Entre 3 y 5 años
Más de 5 años
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, el grupo de mujeres embarazadas o que han tenido un/a hijo/a en
el último año tiende a estar conformado principalmente por reclusas jóvenes o
adultas jóvenes, mientras que el grupo de enfermas crónicas por reclusas de
mayor edad. En el caso de las mujeres enfermas crónicas alrededor de 1/3 de
ellas presenta más de un problema de salud. Así mismo, se observa un aumento
progresivo en la presencia de enfermedades crónicas en las reclusas que llevan
cumpliendo un mayor tiempo de reclusión. Estos resultados parecieran permitir
48
pensar que parte de esta población tienda a somatizar parte de sus necesidades y
problemas en el marco de la cárcel, situación que no debiera extrañar dada las
diversas situaciones de tensión que viven a diario estas personas tanto en relación
a su situación de reclusión como en relación a su núcleo familiar. A lo largo de
este informe se hará una referencia más específica a los problemas y a las
necesidades de esta población en relación a los servicios de salud que les son
otorgados actualmente en el CPF.
49
5.5. Percepciones relativas a la infraestructura carcelaria Dentro de la estructura de oportunidades que provee directamente el Estado a
través de su sistema carcelario, la infraestructura penitenciaria constituye hoy uno
de los principales problemas relacionados con el bienestar de la población
penitenciaria femenina en América Latina (DPFL et. al. 2003; Rodríguez 2003).
Esto se debe principalmente a dos razones. Por un lado, el significativo aumento
de la población penitenciaria femenina ha redundado progresivamente en una
situación de hacinamiento de esta población. Por otro lado, la arquitectura
carcelaria estuvo tradicionalmente orientada hacia la población penitenciaria
masculina. Consecuentemente, hoy en día la mayoría de las cárceles para
mujeres no permiten responder adecuadamente a las necesidades espaciales
específicas de esta población (Antony 2003, 2007). A continuación se detallan los
principales resultados relativos a las percepciones de las reclusas del CPF
respecto tanto a las habitaciones como a los baños en este recinto penitenciario.
5.5.1. Las habitaciones
Las habitaciones constituyen uno de los principales activos físicos que ofrece la
estructura de oportunidades carcelaria a las reclusas, pues es en éstas donde las
personas pasan gran parte del tiempo recluidas y donde deben lograr satisfacer
uno de los requerimientos básicos para poder mantener el capital humano: el
dormir. Al respecto, la percepción de las reclusas es, en general, relativamente
negativa. Esta situación se expresa en el hecho de que todos los problemas
mencionados sobrepasan el valor 7 en la escala de evaluación utilizada. Dentro de
estos y de acuerdo a las pruebas estadísticas realizadas, los problemas más
importantes para la población penitenciaria del CPF en relación a las piezas son la
cantidad de personas en cada pieza, la falta de camas para todas las reclusas y
los robos entre las mismas compañeras, puesto que todos estos problemas no
presentan diferencias de puntuación (Cuadro N°21).
50
Cuadro N°21: Importancia de problemas relativos a las habitaciones en el
CPF9.
Los robos entre las mismas compañeras?
8,81
La cantidad de colchones en cada pieza?
7,88
La cantidad de frazadas para cada reclusa?
7,7
La cantidad de personas en cada pieza?
9,1
La ventilación en las piezas?
7,99
La falta de espacio entre las camas?
8,74
La falta de camas para todas las reclusas?
8,98
7
7,5
8
8,5
9
9,5
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Un problema que presenta prácticamente la misma puntuación que los
previamente señalados es “la falta de espacio entre las camas”. Pese a que esta
categoría presenta un nivel de importancia igual a las categorías “la falta de camas
para todas las reclusas” y “los robos entre las mismas compañeras”, dicha
categoría muestra una diferencia estadísticamente significativa con la categoría “la
cantidad de personas en cada pieza”.
Por último, un quiebre importante de puntuación respecto de los problemas de
este ítem lo representan “la ventilación en las piezas”, “la cantidad de colchones
en cada pieza” y “la cantidad de frazadas para cada reclusa”. Los datos indican
que estos problemas tienen una misma puntuación entre sí en términos
estadísticos, pero tienen una importancia menor que los previamente descritos.
9
A lo largo de la aplicación de la encuesta las reclusas tuvieron que referirse a diversos temas y problemáticas
asociados a estos, indicando su grado de importancia. En estos casos se utilizó una escala donde el valor 1
representaba la categoría “nada de importante” y el valor 10 la categoría “muy importante” como problema.
51
Sin embargo, cabe finalmente tener presente que todos los problemas indicados
en relación a las habitaciones alcanzan una puntuación alta, reflejando con ello su
importancia como problemáticas de infraestructura para las reclusas.
En conclusión, los resultados de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de
la Población Penitenciaria del CPF muestran un alto grado de disconformidad por
parte de las reclusas respecto a las piezas que actualmente ofrece la
infraestructura carcelaria. Específicamente, sus principales necesidades apuntan a
una situación de hacinamiento (gran cantidad de personas por pieza, falta de una
cama para cada reclusa y falta de espacio entre las camas) ya diagnosticada para
este centro de detención en estudios previos (Centro de Derechos Humanos UDP
2008, 2005, 2003). Esta situación pareciera facilitar también otra de las
problemáticas señaladas mayoritariamente por la población encuestada: los robos
entre las mismas compañeras. Por lo tanto, la escasa infraestructura para el
alojamiento de la población penitenciaria femenina contribuye hoy no sólo a un
trato inhumano de esta población, sino que también a su inseguridad personal. Al
respecto y de acuerdo a las entrevistas previamente realizadas, las situaciones de
inseguridad personal no han provenido únicamente de conflictos entre las reclusas
(robos, riñas, etc.) sino que últimamente también producto del terremoto
recientemente acaecido en el país. Es así como las reclusas narraron que gran
parte de la población habría podido salir de su habitación una vez que el terremoto
finalizó, produciéndose durante éste situaciones de mucha tensión en y entre las
reclusas. Las deficiencias relativas a las piezas en el CPF parecieran entonces
constituir finalmente también un factor que podría afectar el adecuado
cumplimiento de las labores de seguridad que debe cumplir diariamente
Gendarmería.
52
5.5.2. Baños
Los baños constituyen otros de los activos físicos básicos que provee
directamente el Estado a través de su infraestructura carcelaria. El acceso a estos,
así como su calidad puede tener, al igual que las habitaciones, un impacto sobre
el estado de salud de las personas y por lo tanto, sobre el deterioro del capital
humano al interior de la población penitenciaria femenina. Al respecto y en
comparación con las habitaciones, la infraestructura relativa a los baños en el CPF
es percibida como una problemática aún más grave por las reclusas. Esta
situación se expresa estadísticamente en el hecho de que todas las problemáticas
consultadas al respecto presentan un grado de importancia que sobrepasa el valor
8 dentro de la escala utilizada en este estudio. Dentro de éstas destaca “la falta de
agua para bañarse” como principal problema para las reclusas, situación también
detectada en las entrevistas que se realizaron previa a la aplicación de esta
encuesta. De acuerdo a las pruebas estadísticas realizadas, los problemas más
importantes en relación a los baños en el CPF son “la falta de agua para bañarse”,
“la cantidad de baños” y “la falta de agua caliente en las duchas”.
Un segundo grupo de problemas referido a los baños en el CPF lo constituye “la
cantidad de duchas” y “la falta de agua para lavar ropa”. Sin embargo, cabe
distinguir que, en términos estadísticos, “la cantidad de duchas” y “el agua caliente
en las duchas” no presentan diferencias significativas, aunque este último
problema se agrupa mejor con el grupo que tiene mayor puntuación de
importancia.
Por último, el problema de la higiene de los baños, pese a tener una puntuación
alta, es el que alcanza menor puntuación y se diferencia estadísticamente de
todos los anteriores (cuadro N° 22).
53
Cuadro N°22: Importancia de problemas relativos a los baños en el CPF
8,19
La higiene de los baños?
9,09
La falta de agua caliente en las duchas?
8,95
La cantidad de duchas?
9,22
La cantidad de baños?
8,78
La falta de agua para lavar ropa?
9,26
La falta agua para bañarse?
7,6
7,8
8
8,2
8,4
8,6
8,8
9
9,2
9,4
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, los resultados obtenidos a partir de la aplicación de la Encuesta
sobre Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del CPF coinciden
tanto con las entrevistas realizadas en el marco de este proyecto con anterioridad
a la aplicación de esta encuesta así como también con la literatura especializada
en términos de las deficiencias que presentan hoy, desde el punto de vista de las
reclusas, los baños en el CPF. Pese a observarse diferencias estadísticamente
significativas entre las diversas problemáticas encuestadas, cabe tener presente
que todas ellas son percibidas como problemas muy importantes dentro de la
población estudiada, situación que se expresa finalmente en los valores
alcanzados por cada una de estas problemáticas en los resultados analizados.
Como ha venido indicando sistemáticamente el Informe Anual sobre los Derechos
Humanos en Chile, el derecho al agua pareciera ser hoy vulnerado a diario en el
CPF (Centro de Derechos Humanos UDP, 2008, 2005, 2003). Esta situación llama
54
especialmente la atención, puesto que este centro de detención se encuentra
ubicado en la capital de este país, en una zona altamente urbanizada y en donde
actualmente se están llevando a cabo diversos proyectos inmobiliarios a pocos
metros del CPF.
55
5.6. Condición penal, tiempos y secciones de reclusión. La alimentación constituye otro de los principales problemas en los centros de
reclusión en América Latina. Específicamente, la “carencia de alimentación
adecuada” sería la falencia más habitual en este sentido (DPLF et. al. 2003: 18).
Al respecto, los resultados de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF indican que en relación a la comida el problema
más importante para las reclusas es “la variedad de la comida”. De acuerdo a las
pruebas estadísticas realizadas no se observaron diferencias estadísticas
significativas respecto a la importancia asignada a los problemas de este ítem,
razón por la cual todos los problemas señalados al respecto son relevantes para
esta población, es decir la variedad, la cantidad, el sabor y la higiene de la comida
(cuadro N°23).
Cuadro N°23: Importancia de problemas relativos a la alimentación en el CPF
La variedad de la comida?
7,45
7,12
La cantidad de comida?
El sabor de la comida?
7,35
La higiene de la comida?
6,8
7,42
7
7,2
7,4
7,6
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
56
5.7. Percepciones relativas a la atención médica en el CPF Junto con la infraestructura y la alimentación carcelaria, la atención médica fue
otro de los problemas mencionados a lo largo de las entrevistas realizadas en el
marco de este proyecto. Así mismo, la literatura especializada ha destacado como
problemas específicos relativos al tema de la atención médica en los centros
penitenciarios latinoamericanos la carencia de medicamentos y de especialistas
dentro del personal de salud (Rodríguez 2003; Hoffman 2009).
En el caso de la población del CPF los problemas de atención médica parecieran
constituir, en términos relativos, un problema de nivel medio dentro del conjunto de
problemas estudiados a partir de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de
la Población Penitenciaria del CPF. Esto, debido a que los resultados obtenidos
tienden a ubicarse alrededor del valor 5 en la escala de importancia de los
problemas. Al respecto, cabe destacar que, de acuerdo a las pruebas estadísticas
realizadas, en este ítem se observan muchas diferencias en los valores
alcanzados entre los diferentes problemas de atención médica. Es así como el
problema de atención médica más importante para las reclusas es “la lista de
espera para ser atendida por un médico o dentista”, problemática que alcanza una
puntuación de 9,22. A su vez, el problema que obtuvo menos puntuación dentro
de este ítem, según un análisis descriptivo inicial, fue el referido a que “sólo tienen
ayuda médica quienes tienen buena conducta”, el que obtuvo un valor de 5,51.
Este último resultado es especialmente importante pues indicaría que las reclusas
del CPF tienden a considerar que la atención médica recibida en el CPF no
discrimina según el comportamiento de cada reclusa, variable que sí ha sido
percibida como discriminatoria en anteriores estudios en el caso de diferentes
centros de detención en Chile en relación al acceso a las oportunidades de
capacitación y trabajo (Cárdenas 2010).
57
De acuerdo a las pruebas estadísticas realizadas en relación a la atención médica,
los problemas resultantes pueden ser agrupados entonces de forma descendente
de la siguiente manera:
El problema más importante respecto de la atención de salud para las reclusas del
CPF es “la lista de espera para ser atendida por un médico o dentista”, categoría
que se encuentra estadísticamente por sobre las restantes categorías de
respuesta.
Un segundo nivel de importancia agrupa a varios problemas relativos a la atención
de salud. Estos alcanzan una puntuación importante y no presentan diferencias
estadísticas entre sí. Sin embargo, estos problemas alcanzan valores menores al
problema mencionado en primer lugar. Los problemas de atención de salud en
este segundo grupo son: “no nos creen cuando estamos enfermas”, “no tienen los
medicamentos que necesito” y “el tiempo que hay que esperar en la enfermería
para ser atendida por un médico o dentista”.
Un tercer nivel de importancia agrupa a dos problemas que presentan igual
puntuación estadística entre sí, pero inferior respecto a los previamente
señalados. Estos problemas son: “la cantidad de veces que nos puede atender el
psicólogo en el CPF”, “el trato con que atienden en el consultorio” y “sólo tienen
ayuda médica quienes tienen buena conducta”. Cabe precisar que este último
problema, en términos de importancia, representa una gravedad relativa para las
reclusas, ya que se acerca mucho al valor neutral “5” (cuadro N° 24).
58
Cuadro N°24: Importancia de problemas relativos a la atención médica en el
CPF
Sólo tienen ayuda médica quienes tienen buena conducta
5,51
La cantidad de veces que nos puede atender el psicólogo en el CPF
7,09
El trato con que atienden en el Consultorio
6,74
El tiempo que hay que esperar en la enfermería para ser atendida por un médico o dentista
8,73
La lista de espera para ser atendida por un médico o dentista
9,22
No tienen los medicamentos que necesito
8,79
No nos creen cuando estamos enfermas
8,97
0
2
4
6
8
10
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
La evaluación relativa a la atención médica pareciera no variar significativamente
en el caso de los grupos más vulnerables en materia de salud dentro del CPF. Es
así como en el caso de las enfermas crónicas, la media relativa en este grupo es
levemente mayor en comparación a la población no enferma crónica (7,9 y 7,8,
respectivamente). Así mismo, la evaluación que realizan respecto a este tema las
mujeres que tuvieron un hijo/a en el último año presenta una media que es incluso
algo inferior a la media del resto de la población (7,8 y 7,9, respectivamente)
(cuadro N° 25). Estos resultados son coincidentes por ejemplo con la atención de
salud en el recinto penal de Arica, en la zona norte de Chile, donde tanto los
enfermos de VIH y las mujeres embarazadas tienden a manifestar una percepción
59
relativamente más positiva que la población penitenciaria general (Hoffman 2009).
Esta situación podría deberse a una posible focalización de la atención médica en
los grupos más vulnerables en materia de salud, situación que puede estar
afectando la atención de salud de la restante población penal.
Cuadro N° 25: Percepciones relativas a los problemas de atención médica
según estado de salud y embarazo
7,9
No hijo/a nacido/a en CPF
7,8
Hijo/a nacido/a en CPF
7,8
No enferma crónica
7,9
Enferma crónica
0
1
2
3
4
5
6
7
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por último, cabe en este punto presentar adicionalmente algunas percepciones
más específicas relativas a la atención médica por parte de las mujeres que
estaban embarazadas al momento de ser encuestadas o que habían tenido un/a
hijo/a en el último año. Al respecto, los resultados muestran percepciones diversas
en relación a este tipo de atención médica, dividiéndose éstas principalmente
entre quienes consideran que ha sido buena (41%) y quienes consideran que fue
60
regular (41%) (cuadro N°26). Destaca acá un grupo que alcanza al 18% de estas
mujeres (4 casos) que opinó que la atención fue “mala”. Importante es conocer las
razones que fundamentarían tal opinión. Según lo indicado por las reclusas
encuestadas, las razones serían las siguientes: “el bebé falleció”; “nunca la
atendieron”; “le ligaron las trompas sin su consentimiento” y “le dieron poca
importancia”. Habría que considerar también acá que todas estas razones fueron
señaladas en el marco de una pregunta abierta, donde fue la persona encuestada
y no la propia encuesta la que definió la respuesta.
Cuadro N°26: Percepciones relativas a la atención médica en el CPF según
reclusas embarazadas o que estuvieron embarazadas en el último año
Mala
18%
Buena
41%
Regular
41%
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, las problemáticas relativas a la atención de salud tienden a ser
efectivamente un área percibida negativamente por gran parte de la población del
CPF. Acorde con la literatura especializada, la carencia de medicamentos así
como de especialistas dentro del personal de salud (médicos, dentistas y/o
psicólogos), constituirían también en este recinto penitenciario los principales
problemas asociados a la atención de salud. En relación a las problemáticas
referidas al trato del personal del área de salud con las reclusas se registra una
61
percepción ambigua por parte de las reclusas. Por un lado, el trato en la atención
médica no sería evaluado negativamente, tanto en términos generales como
relativos. Así mismo, dicho trato no sería percibido como discriminatorio. Sin
embargo y por otro lado, emerge a partir de estos resultados un malestar por parte
de las reclusas referido a un escaso reconocimiento de sus necesidades de salud
por parte del personal de salud del CPF, situación también registrada en otros
recintos penitenciarios del país (Hoffman 2009). De acuerdo a las entrevistas
realizadas en la primera etapa del presente estudio, este comportamiento por
parte del personal de salud se debería, por lo menos en parte, a su desconfianza
en relación a las motivaciones que tendrían las reclusas para acudir al consultorio
del CPF. Según este personal de salud, las visitas de las reclusas a la enfermería
se deberían no sólo a la necesidad de ser atendidas por una determinada
enfermedad, sino que también como una vía para poder desplazarse dentro del
centro de reclusión (“salir a pasear”) y/o para adquirir medicamentos para
drogarse o ser comercializados dentro del CPF. Por lo tanto, en el marco de esta
situación de desconfianza así como probablemente de un presupuesto restringido,
la atención de salud lograría responder mejor, por lo menos en términos relativos,
a los requerimientos de las reclusas embarazadas y de las reclusas enfermas
crónicas.
62
5.8. Percepciones relativas a la (in)seguridad en el CPF Pese a constituir la seguridad uno de los elementos históricamente estructurantes
y constituyentes de las cárceles (Foucault 2002), hoy en día la seguridad en los
centros penitenciarios femeninos en América Latina es uno de sus principales
problemas. Esta situación se expresaría principalmente a través de la violencia
intracarcelaria surgida entre personas o grupos de la propia población
penitenciaria (Rodríguez 2003). El desarrollo actual de situaciones de violencia
intracarcelaria entre reclusas contrasta, por ejemplo, con el ambiente que primaba
en las casas correccionales dirigidas por la Congregación del Buen Pastor a
mediados del siglo pasado, donde además la población femenina allí recluida era
claramente mucho menor (Jensen 1980; Correa Gómez 2005).
Las percepciones de la población penitenciaria femenina en el CPF relativas a la
(in)seguridad subjetiva y colectiva que vivirían hoy cotidianamente y que afectarían
su bienestar parecieran confirmar las situaciones ya planteadas por la literatura
especializada. En términos estadísticos se pueden distinguir aquellos problemas
que presentan mayores diferencias entre sí. Es así como “la cantidad de personas
en cada pieza” y “el tráfico de drogas” al interior del CPF son, desde el punto de
vista de la población penitenciaria, los dos problemas más importantes dentro de
este recinto penitenciario. Un segundo nivel de importancia lo adquieren “las
peleas entre las reclusas”, que pese a tener un valor alto, resulta de menor
gravedad que los dos primeros. Un tercer nivel de importancia agrupa a dos
problemas que presentan igual puntuación estadística entre sí, pero inferior
respecto de los previamente señalados: “la falta de gendarmes para cuidarnos” y
“la tenencia de armas entre las reclusas”. Cabe señalar que las puntuaciones
adjuntas a estos dos problemas están dentro de los 6 y 7 puntos de la escala de
este estudio, por lo que su importancia ya es menos significativa para las reclusas
que los problemas anteriormente señalados. Finalmente, el último problema se
refiere al “trato de los gendarmes hacia las reclusas”, que en términos estadísticos
se diferencias de todos los anteriores y no es considerado un problema de primera
importancia por las reclusas, ya que éste se sitúa muy cercano al valor neutral.
63
Cuadro N°27: Percepciones relativas a la seguridad en el CPF
La cantidad de personas en cada pieza?
8,83
El trato de los gendarmes hacia nosotras?
4,98
La falta de gendarmes para cuidarnos?
6,48
La tenencia de armas entre las reclusas?
6,42
Las peleas entre reclusas?
8,44
El tráfico de drogas?
8,82
0
2
4
6
8
10
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por lo tanto, la población penitenciaria estudiada considera que los principales
problemas de seguridad al interior del CPF son precisamente las situaciones de
violencia intracarcelaria. Al respecto, estas situaciones de violencia son asociadas
tanto con el hacinamiento en las habitaciones del CPF como con el tráfico de
drogas al interior de este centro penitenciario. Cabe notar acá que las reclusas no
tienden a identificar en un grado alto la presencia del personal de Gendarmería
con las problemáticas de seguridad intracarcelaria ni a considerar el trato de este
personal como un problema de seguridad relevante para ellas. Sin embargo y en
el contexto carcelario, donde la impunidad opera como un elemento que preserva
el orden imperante (Foucault 2002), corresponde tener presente que la posible
violencia intracarcelaria ejercida por la población penitenciaria y/o por el personal
penitenciario pueden estar siendo subdeclaradas por la población encuestada por
64
miedo a posibles represalias en su contra. Estos resultados muestran también
cuán compleja es hoy el rol estatal en términos de proveedor directo de servicios
de seguridad en los centros de detención femenino. Por un lado, socialmente se le
ha asignado al Estado la función de ejercer control sobre la población penitenciaria
para poder preservar un determinado orden social. Por otro lado, parte significativa
de la población penitenciaria femenina se siente hoy no sólo insegura respecto al
ejercicio del poder por parte de la administración carcelaria, sino también en
relación a las demás personas allí recluidas. Emerge entonces como desafío para
la superación de este tipo de vulnerabilidad social el control de la violencia
interreclusas sin incrementar la violencia estatal en contra de la población
penitenciaria femenina.
65
5.9. Percepciones respecto al acceso a la justicia en el CPF El acceso a la justicia al interior de las cárceles es un recurso central para mejorar
el bienestar presente y futuro de la población femenina allí recluida. Esto, porque
las cárceles se han conformado como un espacio de dominación sin ningún tipo
de poder que logre contrapesarlo. En este sentido, el acceso a la información
sobre los derechos ciudadanos es, por ejemplo, un recurso central para las
personas encarceladas. Sin embargo, en América Latina el acceso a la justicia
corresponde hoy otra de las problemáticas centrales que vive a diario dicha
población. El escaso o incluso nulo conocimiento de sus derechos por parte de
esta población es, por ejemplo, una manifestación clara de las restricciones que
enfrentan para acceder al sistema judicial (DPLF et. al. 2003).
Los resultados de esta encuesta indican que el acceso a la justicia en el CPF
constituye, desde el punto de vista de la población penitenciaria, una problemática
de clara importancia para esta población. En términos estadísticos, estos
resultados permiten distinguir diferentes problemáticas asociadas al acceso a la
justicia según el orden de importancia otorgado por dicha población:
Un primer nivel de importancia agrupa a cuatro problemas, los que presentan una
puntuación importante y sin diferencias estadísticas entre sí. Este nivel se refiere a
“la información sobre los derechos en el CPF”, “tener un abogado”, “la ayuda legal
en relación a los procesos” y “la rapidez de los procesos”.
Un segundo nivel de importancia alude al problema de “la dificultad para
comunicarse con un abogado” que, pese a tener la misma puntuación en términos
estadísticos que “la ayuda legal en relación a los procesos” y “la rapidez de los
procesos”, se establece en este segundo nivel por las diferencias con los
problemas de “la información sobre los derechos en el CPF” y “tener un abogado”.
Un último nivel de importancia corresponde al “problema del contacto con el
consulado del país” que manifiestan las reclusas extranjeras. Pese a que este
66
problema se presenta en términos relativos como de menor importancia para las
reclusas en relación a todos los problemas previamente mencionados, obtiene de
también una puntuación bastante alta precisamente por la visión crítica que tienen
las reclusas extranjeras al respecto.
Cuadro N°28: Percepciones relativas al acceso a la justicia en el CPF
La rapidez de mi proceso
8,48
La ayuda legal en relación a mi proceso
8,48
El contacto con el consulado de mi país
7,41
La información sobre mis derechos en el CPF
8,75
La dificultad para comunicarme con un abogado
8,16
Tener un abogado
8,66
6,5
7
7,5
8
8,5
9
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, en el espacio de la cárcel, el acceso a la justicia, específicamente
el acceso a la información sobre los derechos y deberes de la población
penitenciaria así como a los agentes mediadores entre ésta y el sistema de justicia
mismo, es decir, los abogados, constituyen necesidades centrales para la
población estudiada. Sin embargo, esta necesidad es vivida finalmente como un
problema por las reclusas, puesto que según su opinión el acceso a dichos
recursos sería insuficiente. Al respecto, las principales dificultades que emergen
en relación a esta temática son consistentes con la literatura especializada, pues
se refieren a los problemas de esta población para conocer sus derechos en el
67
sistema penitenciario y judicial así como a tener a un abogado que las represente,
informe y oriente en dicho contexto (DPLF et. al. 2003). Desde el punto de vista de
la vulnerabilidad social, se observa en el espacio del CPF una sensación
generalizada de indefensión de la población allí recluida frente al sistema de
justicia, precisamente por el desconocimiento de su funcionamiento (por lo menos
en parte de su población) y de los derechos de las reclusas, así como por el
restringido acceso a profesionales que las representen frente al sistema de justicia
y se los haga más legible. Dicha sensación es reforzada por un Estado que, pese
a los avances en términos de educación en derechos de la población penitenciaria
(por ejemplo, a través de la Defensoría Penal Pública), mantendría todavía a esta
población en una situación de desamparo judicial. Dado el predominio de mujeres
de escasos recursos económicos dentro de la población penitenciaria, el acceso a
un abogado, tanto para su defensa como para el conocimiento de sus derechos,
no puede ser tampoco fácilmente alcanzado a través de la estructura de
oportunidades familiares ni de mercado. Por último y desde el punto de vista de
género, es significativo el malestar que manifiesta la población penitenciaria del
CPF respecto a su acceso a la justicia, en la medida en que tradicionalmente se
ha tendido a pensar que las mujeres aceptan pasivamente el orden que se les
impone. Sin embargo, los resultados obtenidos en este estudio parecieran indicar
que hoy en día la población penitenciaria femenina tiene conciencia respecto a
que, pese a estar recluidas, son sujetos de derechos. En ese sentido,
posiblemente no sólo se estaría redefiniendo la relación entre femineidad y
delincuencia (Cauffman 2008), sino también y más específicamente, entre
reclusión carcelaria y femineidad.
68
6. Percepciones generales relativas a la infraestructura, la alimentación, la seguridad y el acceso a la justicia Las diversas problemáticas recogidas en la etapa de investigación cualitativa de
este proyecto así como a partir de la literatura especializada tienden a ser
confirmadas a través de los resultados de esta encuesta. Específicamente, desde
el punto de vista de las personas recluidas en el CPF emergen la infraestructura
carcelaria, la alimentación, la atención médica, la seguridad intracarcelaria y el
acceso a la justicia como problemas centrales dentro de este centro de detención,
destacando especialmente los problemas de infraestructura de baños y
habitaciones así como también el acceso a la justicia (cuadro N°29).
Al respecto, cabe acá volver a mirar los resultados obtenidos según los grupos
vulnerables definidos para este proyecto: las mujeres embarazadas y/o que han
tenido un/a hijo/a en el último año, las reclusas enfermas crónicas y las mujeres
extranjeras. Adicionalmente, se revisarán acá algunas tendencias generales
significativas según grupos etarios. Por último, puede ser de gran utilidad observar
finalmente estos resultados según la situación penal y el lugar de reclusión de la
población penitenciaria en orden a poder aproximarse progresivamente a
determinados grupos dentro de esta población que presenten situaciones de
vulnerabilidad no consideradas inicialmente en este proyecto.
69
Cuadro N°29: Percepciones relativas a diversos problemas en el CPF
9,00
8,00
7,00
8,45
8,91
7,75
8,41
7,90
7,32
6,00
5,00
4,00
3,00
2,00
1,00
0,00
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En términos etarios (Anexo N° 2), los resultados muestran que la población más
joven (18-29 años) tiende a percibir de manera menos problemática las diversas
dimensiones ya analizadas. Sin embargo y en relación a los restantes grupos
etarios, la atención en salud emerge como un área que es percibida de manera
más claramente negativa por este segmento de la población. Al respecto, los
mayores malestares de esta población se refieren al funcionamiento de la
enfermería, donde los valores de la media de este grupo superan a la media de
toda la muestra en relación a “la lista de espera para ser atendido por un médico o
70
dentista” (9.3) y “el tiempo que hay que esperar en la enfermería para ser atendida
por un médico o dentista” (9.0). Así mismo, la población joven considera que en la
enfermería “no tienen los medicamentos que necesito” (9.0). Si uno centra la
atención en los restantes grupos etarios, se observa que la percepción de estos
problemas se vuelve claramente más negativa con la edad en relación a las
problemáticas relativas a los baños y la seguridad dentro del CPF. Por último,
dentro del conjunto de grupos etarios, es el grupo 50-59 años de edad el que
tiende a tener una percepción más negativa sobre las diversas problemáticas ya
analizadas, siendo especialmente clara ésta en el caso de los baños y la atención
de salud.
Las percepciones relativas a las problemáticas generales ya analizadas tienden a
variar escasamente según la nacionalidad de las reclusas. Sin embargo, sí se
registra una percepción relativamente más negativa por parte de la población
penitenciaria chilena que extranjera, tendiendo a coincidir ambos grupos en
relación a la negativa percepción respecto a los baños, la alimentación y el acceso
a la justicia (Cuadro N°30).
71
Cuadro N°30: Percepción general relativa a diferentes problemáticas según
9
8,6
8,9
8,9
8,1
7,8
8
7,6
8,0
7,7
8,5
8,4
Extranjera
10
Chilena
nacionalidad
7,6
6,9
7
6
5
4
3
2
1
Piezas
Baños
Alimentación
Salud
Extranjera
Chilena
Extranjera
Chilena
Extranjera
Chilena
Extranjera
Chilena
Extranjera
Chilena
0
Seguridad
Acceso a la Justicia
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En el caso de las reclusas enfermas crónicas, éstas tienden a percibir más
negativamente tanto la infraestructura del CPF, así como también la alimentación,
la seguridad y el acceso a la justicia en este centro de reclusión (Cuadro N°31).
Sin embargo y como se indicó anteriormente, su percepción respecto a la atención
de salud pareciera no ser diferente respecto a la percepción del resto de la
población del CPF. Este resultado es relativamente positivo, dado que estas
reclusas tienen que acudir regularmente a enfermería y/o tener un contacto
habitual con el personal de salud. Sin embargo, cabe tener presente que este
grupo manifiesta que la atención en salud es finalmente un problema desde su
punto de vista, pues dicho ítem alcanza un valor cercano a 8 dentro de la escala
utilizada en este estudio.
72
Cuadro N°31: Percepción general relativa a diferentes problemáticas según
estado de salud de las reclusas (enfermas crónicas/no enfermas crónicas)
9,0
8,0
7,0
6,0
5,0
4,0
3,0
2,0
1,0
Piezas
Baños
Alimentación
Salud
Seguridad
No enferma
Enferma
No enferma
Enferma
No enferma
Enferma
No enferma
Enferma
No enferma
Enferma
No enferma
Enferma
,0
Justicia
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Las percepciones respecto a las diferentes problemáticas ya mencionados tienden
a ser relativamente más positivas en el caso de las mujeres que se encuentran en
la Sala Cuna del CPF junto a su hijo/a. De hecho, estas reclusas evalúan, en
términos relativos, más positivamente todos los ítemes ya indicados, siendo
especialmente clara esta situación en el caso de las percepciones relativas a los
baños y el acceso a la justicia (Cuadro N°32). Probablemente estas percepciones
se deban, por lo menos en parte, al hecho que la Sala Cuna es efectivamente una
sección del CPF donde las condiciones de reclusión son relativamente más
favorables para las reclusas, especialmente por el hecho que allí se encuentran
viviendo menores de edad. Sin embargo, las actuales condiciones de reclusión de
esta población parecieran no generar en ellas una percepción totalmente diferente
respecto a las problemáticas estudiados en comparación con el resto de la
población del CPF. De hecho, los resultados obtenidos a partir de la Encuesta
73
sobre Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del CPF muestran
que esta población tiende a percibir como problemas importantes dentro del CPF
la infraestructura relativa a los baños, la alimentación, la seguridad y en especial,
las piezas, la atención en salud y el acceso a la justicia. Tanto los malestares
respecto a sus actuales condiciones de reclusión, sus experiencias previas en
otras secciones del CPF así como su conocimiento de las condiciones de
reclusión del resto de la población de este centro de reclusión puedan explicar, por
lo menos en parte, dichos resultados. Así mismo, cabe tener presente acá que
estas reclusas no se encuentran en esta sección sólo acompañadas de otras
reclusas, sino de su propio/a hijo/a. En este sentido, es probable que parte de sus
malestares se refieran a los problemas que viven hoy junto a su hijo/a en el CPF.
Al respecto, su visión crítica respecto a las piezas, las cuales deben compartir con
otras reclusas y sus hijos/as, puede estar apuntando en este sentido.
Las percepciones de la población penitenciaria del CPF parecieran variar
significativamente según su situación de reclusión. Es así como la población
condenada tiende a expresar una visión relativamente más negativa acerca de
este centro de reclusión, en especial en relación a la alimentación y la seguridad.
Sin embargo, es interesante destacar que en relación al acceso a la justicia, tanto
las mujeres imputadas como condenadas tienen una percepción negativa muy
similar (Anexo N°3).
Por último, al mirar las tendencias generales respecto a las principales
problemáticas relativas a la infraestructura, la alimentación, la seguridad, la
atención en salud y el acceso a la justicia es central tener presente el lugar de
reclusión de cada mujer encarcelada dentro del CPF, puesto que en el marco de
cada una de las secciones del CPF se estaría plasmando de manera diferenciada
la estructura de oportunidades ofrecida por el Estado a las reclusas. Al respecto, la
sección Proceso constituye el lugar de reclusión donde la población penitenciaria
tiende a tener una percepción claramente más negativa que en las restantes
secciones de reclusión, especialmente en relación a las piezas y la alimentación
(Anexo N° 4). Sin embargo, la negativa evaluación que realiza la población
74
penitenciaria especialmente respecto a los baños y el acceso a la justicia logra ser
generalizada entre las diferentes secciones del CPF, situación que se expresa en
la homogeneidad de los resultados de esta encuesta en el caso de ambas
problemáticas.
Cuadro N°32: Percepción general relativa a diferentes problemáticas según
hijo/a nacido/a en CPF en el último año
10,00
9,00
8,00
7,00
6,00
5,00
4,00
3,00
2,00
1,00
,00
Ha No ha Ha No ha Ha No ha Ha No ha Ha No ha Ha No ha nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido nacido
Piezas
Baños
Alimentación
Salud
Seguridad
Justicia
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
75
7. Acceso al trabajo en el CPF Tanto en los diversos países de América Latina como en Chile el trabajo
penitenciario femenino sigue siendo marginal en comparación a las posibilidades
de trabajo en los recintos penitenciarios para hombres (Antony 2003, 2007;
Cárdenas 2010). Las reducidas posibilidades de empleo que tienen las reclusas
latinoamericanas contrastan con el hecho de que progresivamente más mujeres
recluidas son las principales proveedoras de su hogar. Así mismo, el acceder a un
empleo dentro del sistema penitenciario adquiere finalidades adicionales para la
población penitenciaria en Chile. Por un lado, le permite a los/as reclusos/as
ocupar parte de su tiempo de reclusión en una labor donde puedan reducir el
tiempo para pensar (o “sicosear”, en jerga carcelaria) sobre diversas temáticas,
como por ejemplo, su familia. Por otro lado, posibilita a la población penitenciaria
cumplir con el perfil de seguridad que establece Gendarmería y de esta manera
acceder a los diferentes beneficios penitenciarios. Por último, el empleo en prisión
se constituye en una fuente de financiamiento de las necesidades que las/los
reclusos/as tienen en la cárcel, las que de lo contrario pasan a ser asumidas como
una
carga
económica
por
parte
de
sus
familias
(Cárdenas
2010).
Consecuentemente, en el presente estudio se decidió incorporar también esta
problemática en orden a lograr profundizar en el análisis del acceso que tienen
hoy las mujeres al trabajo dentro del CPF.
De acuerdo a los resultados obtenidos, un 70.2% de las mujeres habría trabajado
por lo menos alguna vez desde el momento en que ingresó al CPF. Pese al alto
porcentaje de participación laboral, éste no implica necesariamente que las
reclusas hayan desarrollado regularmente un trabajo dentro del CPF. Es por esto
que es importante conocer más específicamente las labores que han
desempeñado estas reclusas en este centro de reclusión. Al respecto, esta
encuesta muestra que, dentro del conjunto de mujeres que han trabajado allí, la
mayoría lo ha hecho para una empresa (24.6%), para Gendarmería (23%) o como
artesana (14.7%) (Cuadro N° 33).
76
Los resultados anteriores indican que el Estado, a través de Gendarmería, facilita
directamente a la población penitenciaria femenina todavía un acceso restringido
al trabajo. Sin embargo, la participación en tareas de aseo y mantención de la
infraestructura carcelaria constituye, en general, una de las escasas posibilidades
laborales concretas que tienen las reclusas al ingresar a las cárceles en Chile
(Cárdenas 2010). Cabe tener presente acá que estos trabajos generalmente no
son remunerados, a pesar de que algunas personas con el tiempo logran ganar
una mínima remuneración. Pese a ello, el desarrollo de este tipo de trabajo puede
ser el medio a través del cual la persona que lo realiza lograría ingresar al área
laboral de la cárcel y acceder así a mejores condiciones de reclusión.
Así mismo, el autoempleo10 pareciera constituir en el CPF, al igual que en los otros
centros de reclusión en el país (Gendarmería 2008; Cárdenas 2010), una de las
principales fuentes de trabajo para la población penitenciaria femenina. Estos
resultados confirmarían la importancia de este tipo de trabajo en el sistema
penitenciario, en un contexto donde la actividad productiva de empresas
instaladas en las cárceles sigue siendo escasa en el país y el Estado no ha
cumplido un rol significativo como empleador dentro del sistema penitenciario
chileno (Gendarmería 2008; Cárdenas 2010).
Por último, los resultados de esta encuesta muestran que la mayor parte de la
población que ha trabajado en el CPF lo ha hecho para una empresa. Dado que
en este centro de reclusión no hay empresas instaladas, se puede deducir que
dicho trabajo ha sido desarrollado para empresas externas que subcontratan parte
de sus procesos productivos bajo la forma de trabajo a trato, es decir, según
trabajo
terminado.
De
acuerdo
a
las
estadísticas
de
Gendarmería,
aproximadamente un 1.6% de la actividad laboral penitenciaria provendría de
empresas externas (Gendarmería 2008). Sin embargo, tanto este estudio como un
estudio previo y reciente centrado específicamente en el tema del trabajo
10
Bajo esta categoría habría que considerar no sólo el trabajo artesanal independiente, sino que también la
venta de artículos por parte de las reclusas, así como el trabajo que realizan en el marco de una empresa
creada por ellas mismas. En este caso, el autoempleo alcanza un 21.5% dentro de la población estudiada.
77
penitenciario en Chile parecieran estar indicando que dicho porcentaje sería
mucho mayor (Cárdenas 2010).
Cuadro N°33: Participación laboral en el CPF.
30,0
25,0
20,0
15,0
10,0
5,0
0,0
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Otra dimensión a ser considerada al momento de querer comprender el acceso al
trabajo en el CPF son los mecanismos de distribución de las oportunidades
laborales. Al respecto, los resultados de la Encuesta sobre Necesidades y
Problemas de la Población Penitenciaria del CPF señalan que la mayoría de la
población penitenciaria femenina (69,5%) considera que en este recinto carcelario
sólo se puede acceder al empleo cuando la reclusa tiene una “buena conducta”.
De hecho, el acceso al empleo, sea para Gendarmería o para alguna empresa
externa, es considerado en todo el sistema penitenciario chileno como un
beneficio. Esto significa que la oferta de trabajo está orientada hacia la población
78
que, desde el punto de vista de Gendarmería, tiene mayores posibilidades de
reinserción social y laboral según el tipo de conducta, tipo de delito, período de
condena ya cumplido y no consumo de drogas (Cárdenas 2010). Los resultados
obtenidos a través de la presente investigación parecieran confirmar que en el
sistema penitenciario chileno habría un acceso diferenciado a las fuentes de
trabajo.
Cuadro N°34: Percepciones respecto a las posibilidades de acceso al empleo
en el CPF.
70,0
60,0
50,0
40,0
30,0
20,0
10,0
0,0
Es fácil encontrar trabajo En el CPF sólo encuentra Casi no hay posibilidades en el CPF
trabajo la persona que de trabajo en el CPF
tiene buena conducta
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Por último, las reclusas estudiadas tienden a percibir de manera relativamente
polarizada las retribuciones monetarias recibidas en el marco del desarrollo de un
trabajo remunerado en el CPF (Cuadro N°35). De acuerdo a los resultados de este
estudio, aproximadamente la mitad de las reclusas que han trabajado considera
que esta actividad laboral no les ha permitido cubrir sus gastos básicos (44.6%).
79
Así mismo, un porcentaje relativamente menor opinan que este trabajo les ha
permitido financiar sus gastos básicos (38.8%). Finalmente, un porcentaje
reducido de la población estudiada manifiesta a que mediante este trabajo ha
podido solventar sus gastos básicos y enviar dinero a sus familias (5.8%), ahorrar
(2.2%) o financiar estas tres alternativas (3,6%).
Cuadro N°35: Percepciones respecto a las remuneraciones relativas al
trabajo realizado en el CPF.
45,0
40,0
35,0
30,0
25,0
20,0
15,0
10,0
5,0
0,0
Sin No puedo Cubrir mis Cubrir mis Cubrir mis Cubrir mis cubrir mis información
gastos básicos gastos básicos gastos básicos gastos básicos, gastos básicos
y ahorrar
y enviar enviar dinero dinero a mi a mi familia y familia
ahor
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
En conclusión, el acceso al trabajo penitenciario dentro del CPF se estructura a
partir de los diversos roles que el Estado asume en este sentido y según los
diversos estereotipos relativos a la fuerza de trabajo femenina. Por un lado, se
observa un Estado empleador que, a través de Gendarmería, genera puestos de
trabajo para el funcionamiento mismo del CPF. Por otro lado, un Estado regulador,
que estaría desregulando más que delimitando el acceso a fuentes de trabajo
provenientes de empresas ubicadas fuera del CPF. Al respecto, cabe tener
80
presente que los mecanismos de distribución de las oportunidades de empleo son
percibidos
por
la
población
penitenciaria
femenina
como
especialmente
problemáticos, en la medida en que el Estado, asumiendo un rol estructurador,
define un perfil específico para el acceder al beneficio del trabajo, marginando con
ello a un número importante de reclusas. Así mismo, quienes acceden al trabajo lo
hacen en el marco de un nivel salarial que, en general, no les permitirá cubrir sus
gastos básicos o estos sólo mínimamente. Estos roles que asume el Estado en
materia laboral al interior del CPF son consistentes con el orden de género
tradicional, el cual ha tendido a primar dentro de los centros de reclusión
latinoamericanos. En el marco de éste, la capacitación y el acceso al trabajo son
concebidos como necesidades secundarias de la población penitenciaria
femenina, tendiendo con ello a reproducir tanto una segmentación ocupacional
tradicional así como condiciones laborales precarias. Dichos resultados parecieran
reflejar los estereotipos que aún priman respecto a la fuerza de trabajo femenina
en América Latina. Ésta es considerada aún como una “fuerza de trabajo
secundaria” (Abramo 2004), pese a “la creciente participación femenina en el
mercado de trabajo, así como a la continuidad de sus trayectorias laborales, el
número de horas dedicadas al trabajo remunerado, así como a su aporte al
ingreso familiar y a la superación de la pobreza de un porcentaje importante de
hogares” (ibid.: 224). Al mismo tiempo, estos resultados son consistentes con las
precarias condiciones de trabajo observadas especialmente en el caso de la
fuerza de trabajo femenina de más baja calificación en el país (Abramo 2002,
OXFAM/ACTIVA 2003, OXFAM/TAC 2003, Caro 2004, Cárdenas 2005, De la
O/Guadarrama 2006) así como con un estudio previo sobre el tema en el CPF
(Cárdenas 2010), donde las trabajadoras tienden a percibir bajos salarios, quedar
al margen de la seguridad social y tener jornadas de trabajo extensas. El acceso al
trabajo y las condiciones laborales en el CPF emergen entonces como
problemáticas centrales de y para las mujeres allí recluidas, puesto que sitúan o
pueden ubicar a parte de esta población y sus familias en el presente o en el
futuro bajo condiciones de vida que podrían favorecer o incrementar diversas
formas de vulnerabilidad social asociadas 1) al no acceso al empleo y por lo tanto,
81
al capital físico asociado a éste y/o 2) a bajos salarios y al no acceso a la previsión
social. Por lo tanto, parte de los esfuerzos que se hagan tanto en el CPF como en
los restantes centros de detención femeninos deberían orientarse a mejorar tanto
el acceso al empleo como a condiciones de trabajo que permitan mejorar el
bienestar de esta población y sus familias en orden a disminuir y evitar las
diversas situaciones de vulnerabilidad social en las que han vivido antes y durante
su reclusión.
82
8. Percepciones respecto a las visitas en el CPF. La separación del núcleo familiar es una de las situaciones más complejas que la
población penitenciaria femenina debe vivir al momento de entrar a prisión. Como
ha venido indicado la literatura internacional, esta situación es especialmente
problemática y dolorosa en el caso de las reclusas con hijos/as (Jensen 1980; Nari
et. al. 2000; Antony 2003, 2007; Rodríguez 2003; Ordóñez Vargas 2006; Yagüe
Olmos 2007; Yagüe Olmos/Cabello Vázquez 2005). La posibilidad de mantener
contacto con ellos/as depende, por lo menos en parte, de las posibilidades de
visita que ofrezca cada recinto penitenciario, la cercanía del recinto penitenciaria
en que esté recluida la madre en relación a su lugar de residencia y, en el caso de
los hijos menores, de las posibilidades y voluntades de los familiares y amigos
para acompañar a sus hijos/as a visitarlas.
En el caso del CPF, los resultados de la Encuesta sobre Necesidades y
Problemas de la Población Penitenciaria del CPF muestran que las personas que
habitualmente visitan a las reclusas son efectivamente sus hijos/as (45.1%). En
una proporción claramente menor, son las parejas o esposos (14.6%) y los padres
(13.9%) y/o hermanos/as (12.5%) de las reclusas quienes regularmente las visitan
(Cuadro N°36). Estos resultados son consistentes con la literatura internacional ya
mencionada, la que indica que, en general, la población penitenciaria femenina, a
diferencia de la población penitenciaria masculina, tiende a no ser visitada por sus
parejas (cuando las hay), sino principalmente por sus hijos y familiares (ibid.). De
esta manera, se observan importantes diferencias de género en este sentido, las
que deberían ser consideradas al momento de organizar el sistema de visitas de
éste y otros recintos penitenciarios femeninos.
Así mismo, un 22.8% de las reclusas manifiestan estar conformes con las visitas
que actualmente reciben. Sin embargo, un 47.1% indica que quisiera poder ver
más a sus hijos (Cuadro N° 37).
83
Cuadro N°36: Personas que visitan habitualmente a las reclusas en el CPF.
50,0
45,0
40,0
35,0
30,0
25,0
20,0
15,0
10,0
5,0
0,0
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Cuadro N°37: Personas que las reclusas quisieran recibir más visitas en el
CPF.
50,0
45,0
40,0
35,0
30,0
25,0
20,0
15,0
10,0
5,0
0,0
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
84
Los resultados obtenidos tanto a través de las entrevistas como por medio de la
Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del CPF
muestran entonces que en el marco del sistema de visitas imperante en el CPF la
población penitenciaria femenina es visitada principalmente por sus hijos. Sus
familiares más cercanos (padres, hermanos/as y parejas) forman también parte,
pero en una clara menor medida, del capital social con el que cuentan las reclusas
durante su estadía en la cárcel.
El sistema de visitas actual no permitiría, sin embargo, satisfacer cabalmente las
necesidades de contacto de las reclusas con sus hijos/as. Al respecto, se registra
una asincronía entre los requerimientos de esta población y la estructura de
oportunidades ofrecida actualmente por el Estado en materia de visitas familiares.
Esta asincronía podría estar generando diversas situaciones de vulnerabilidad
social no sólo para las madres, sino también para sus hijos/as. Como se ha
mostrado a lo largo de este informe, en el caso de la población penitenciaria
femenina la reclusión pareciera tener importantes consecuencias sobre su salud
física y mental, situación observada también en diversas investigaciones
internacionales (Nari et. al. 2000; Antony 2003, 2007; Rodríguez 2003; Ordóñez
Vargas 2006; Yagüe Olmos 2007; Yagüe Olmos/Cabello Vázquez 2005). Esta
situación no sólo se debería a la reclusión misma y sus condiciones específicas,
sino también a la separación de sus hijos/as (ibid.).
Sin embargo, el sistema de visitas tendría un impacto multidimensional y
altamente complejo no sólo para las reclusas, sino que también para sus hijos. De
hecho, se ha observado al interior de la sociedad chilena que en el caso de la
población infantil, adolescente y juvenil, la reclusión de uno de los padres tiene,
como es de esperar, diferentes y múltiples consecuencias biológicas, psíquicas y
sociales sobre esta población (Estay/Munizaga 2010). Estos antecedentes llevan
entonces a plantearse la pregunta respecto a ¿quién está siendo castigado en el
marco de la cárcel? Al parecer, el castigo construido a partir de esta institución
social no afectaría sólo a la persona que ha trasgredido el orden social imperante,
sino a su entorno social. En este sentido, no son sólo los adultos los que son
85
castigados, sino también y muy especialmente sus hijos/as menores de edad. Al
respecto, cabría tener presente la entrada en vigor de la Convención sobre los
Derechos del niño y la niña (9 de septiembre 1990). Esta regulación internacional
establece como eje central el interés superior del niño (Art. 3), debiendo los
Estados promover y garantizar el respecto de un conjunto de derechos que
permitan asegurar el bienestar de la población menor de edad en toda sociedad
(UNICEF 2010). En el marco de los centros de reclusión en Chile y sus sistemas
de visitas cabe entonces preguntarse si ¿el Estado chileno está garantizando
actualmente los derechos de los niños y niñas cuyas madres están recluidas?
Ciertamente es un gran desafío el Estado chileno plantearse los derechos de los
niños y de las niñas al momento de estructurar los sistemas de visitas al interior
del sistema penitenciario, puesto que implica mirar los problemas individuales,
familiares y sociales que genera uno de los instrumentos de control social aún
escasamente cuestionados al interior de esta sociedad. Sin embargo, los
resultados obtenidos a partir de esta investigación apuntan hacia la necesidad de
abrir esta discusión. Por ejemplo, el sistema de visitas no sólo debería ser
revisado en términos de la cantidad de días y horas en que los/as niños/as pueden
ver a sus madres, sino también respecto a la infraestructura existen para
acogerlas durante sus visitas. Así mismo, los controles a los cuales es sometida
toda persona que visita a una reclusa parecieran vulnerar, en el caso de los
menores de edad, el Art. 37 de dicha Convención. Éste establece la prohibición de
tratos “crueles, inhumanos o degradantes” a todo/a niño/a, situación que, según
las propias reclusas entrevistadas, no siempre se cumpliría en este centro de
reclusión.
En conclusión, el sistema de visitas en el CPF pareciera constituir un mecanismo
de castigo y por lo tanto, de control central sobre la población penitenciaria
femenina, situación que se plasma precisamente en sus problemáticas y
necesidades específicas al respecto. Las limitaciones que define el Estado
respecto a las visitas de los/as hijos/as de las reclusas emerge en este contexto
como una problemática central, siendo su modificación una necesidad mayoritaria
en esta población. El perfeccionamiento de dicho sistema permitiría no sólo
86
fortalecer el capital social resultante de la construcción y el desarrollo del vínculo
con los/as hijos/as, sino también del capital humano, específicamente de la salud
mental y física tanto de las reclusas como de sus hijos.
87
Conclusiones La presente investigación ha pretendido describir y analizar las necesidades y
problemas de diferentes grupos vulnerables al interior de la población femenina
recluida actualmente en el sistema penitenciario chileno: las enfermas crónicas,
las reclusas extranjeras y las mujeres que están embarazadas o han tenido un
hijo/a en el último año en la cárcel. Para ello, este estudio se ha centrado en el
Centro Penitenciario Femenino de la Región Metropolitana, pues en este centro de
detención se encuentra encarcelada la totalidad de la población penitenciaria
femenina de esta región.
A lo largo de esta investigación se han reconstruido, tanto a partir de la literatura
especializada existente como a partir de entrevistas semi-estructuradas aplicadas
a la población estudiada, las posibles problemáticas y necesidades que pudiesen
estar afectando a estos grupos vulnerables. Sin embargo, los principales
resultados de la Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población
Penitenciaria del CPF finalmente acá presentados y discutidos dan cuenta tanto
de problemáticas y necesidades específicas de cada grupo dentro del CPF así
como también de problemas y necesidades generales de la población
penitenciaria recluida en esta cárcel. Se han destacado entonces en este informe
ambos resultados, pues a lo largo de esta investigación emergieron un conjunto de
problemas y necesidades que, desde el punto de vista de las reclusas del CPF,
afectan no sólo a dichos grupos vulnerables, sino a gran parte de las mujeres
recluidas en este centro de detención.
El análisis y la interpretación de los resultados ha sido realizado a partir de una
mirada teórica doble y complementaria entre sí: el enfoque de género y el enfoque
de la vulnerabilidad social. A partir de ambas perspectivas se entiende que la
cárcel ha sido una institución social creada para controlar y ordenar principalmente
a la población masculina. En el marco de esta institución social, el Estado se ha
constituido en el principal responsable de proveer los bienes y servicios a la
población penitenciaria, restringiendo con ello los recursos que los propios sujetos
88
recluidos pueden movilizar a través de su familia o el mercado a favor de su
bienestar. Frente a la transformación en la participación de las mujeres en el delito
y su creciente reclusión en el sistema penitenciario, el Estado en América Latina
ha perpetuado el orden tradicional de género a partir del disciplinamiento y el
control de la población penitenciaria femenina. Consecuentemente, los bienes y
servicios puestos a disposición de esta población tienden a no corresponder a los
problemas y a las necesidades de las reclusas, reforzando o incluso
profundizando con ello las diversas formas de control y vulnerabilidad de esta
población.
A continuación se presentan, destacan y discuten los principales problemas y
necesidades de los diferentes grupos específicos estudiados para luego hacer
referencia a problemas y necesidades generales de la población penitenciaria
femenina en el CPF:
Un primer grupo estudiado han sido las enfermas crónicas. Estas reclusas
corresponden principalmente a personas de mayor edad. Acorde con lo indicado
por la literatura (entre otra, Anthony 2003, 2007), las enfermedades predominantes
dentro de este grupo son las enfermedades cardíacas, la diabetes y los problemas
respiratorios. Al respecto, llama la atención que los problemas de salud de esta
población tienden a aumentar según el tiempo de reclusión. Específicamente, las
reclusas que llevan una mayor cantidad de tiempo recluidas declaran en una
mayor proporción tener algún tipo de enfermedad crónica. Así mismo, alrededor
de 1/3 de estas personas indican tener más de un problema de salud. En el marco
de dicho contexto, las reclusas enfermas crónicas tienen una evaluación
relativamente más negativa que la población no enferma crónica respecto a los
servicios de salud ofrecidos dentro del CPF, pese a que en este centro de
reclusión existe una enfermería y uno de sus principales grupos objetivos son
precisamente las reclusas enfermas crónicas. Estos resultados parecieran apuntar
entonces hacia un progresivo deterioro de la salud física y mental de las mujeres
recluidas, donde el Estado, a través de Gendarmería, no estaría prestando los
89
servicios suficientes para responder a las necesidades de salud física y mental de
la población penitenciaria del CPF. En consecuencia, el desamparo estatal en
materia de salud carcelaria estaría dañando finalmente el capital humano
arraigado en la población penitenciaria femenina, volviéndola con ello no sólo
vulnerable al interior de la cárcel misma sino que también cuando egrese de ésta.
Un segundo grupo estudiado han sido las reclusas embarazadas o que han tenido
un/a hijo/a en el último año. A diferencia del grupo de reclusas enfermas crónicas,
este segundo grupo está conformado principalmente por una población joven. De
hecho, un 52.6% de estas reclusas se encuentran en el tramo etario 18-29 años.
Al igual que las reclusas enfermas crónicas, estas reclusas suelen hacer un uso
habitual de la infraestructura de la salud del CPF y de sus servicios, dado sus
requerimientos de salud y/o de su hijo/a (en el caso de aquellas mujeres que están
cumpliendo su condena con un hijo/a menor de 2 años de edad). Al respecto se
registró una evaluación relativamente más favorable en comparación al resto de la
población estudiada en esta investigación en relación a los baños y el acceso a la
justicia. Sin embargo, los problemas asociados a los servicios prestados al interior
del CPF se refieren a la forma en que han sido tratadas por el personal de salud,
sea en la enfermería de este centro de reclusión o en las unidades de salud
externas al CPF a donde suelen acudir las reclusas para el parto.
Específicamente, dicho maltrato se ha expresado en situaciones concretas tales
como: “me ligaron las trompas sin mi consentimiento”, “mi bebé falleció”, nunca me
atendieron” y “me dieron poca importancia”. De hecho, para este grupo la atención
de salud constituye uno de sus problemas más relevantes. Las habitaciones en
donde están recluidas son, sin embargo, su mayor problema. Esto, especialmente
debido a que las reclusas que cumplen condena con su hijo/a deben convivir en la
misma habitación con otras reclusas y sus hijos/as. Por lo tanto, los servicios e
infraestructura que hoy en día son puestos a disposición de las reclusas que han
tenido un/a hijo/a en el último año o que están embarazadas constituyen un
avance significativo en la atención de las necesidades específicas de salud de la
población penitenciaria femenina. Sin embargo, estos mismos servicios se vuelven
90
espacios para el control, la dominación y el maltrato físico y/o psíquico de las
reclusas por parte del personal carcelario, sea de manera directa o a través de sus
hijos/as.
Un tercer grupo estudiado han sido las reclusas extranjeras. Este grupo está
conformado mayoritariamente por una población menor de 40 años y con hijos/as
(95.6%). Así mismo, este grupo y a diferencia de las reclusas chilenas, presenta
un porcentaje claramente mayor de personas imputadas (44,1% y 12,3%,
respectivamente). En general, estas mujeres tienden una visión relativamente
similar a las reclusas chilenas respecto a la infraestructura y a los servicios
ofrecidos por el CPF. Sin embargo, el acceso a la justicia es un problema que es
percibido de manera más negativa por parte de esta población. Al respecto, una
problemática específica de este grupo es el contacto con el consulado de su país,
instancia relevante no sólo para la resolución de su situación penal sino que
también para la comunicación con sus familiares y la satisfacción de aquellas
necesidades básicas no cubiertas por el CPF (por ejemplo, acceso a
medicamentos, vestimenta, etc.). En conclusión y acorde a la literatura
internacional (entre otra, DPFL et. al. 2003), este grupo de reclusas no sólo
presenta los mismos problemas que la restante población penitenciaria del CPF,
sino que además sus problemas y necesidades se acentúan por encontrarse lejos
de su familia y bajo la regulación de otro Estado. En este sentido, esta población
vive un “doble desamparo estatal”, en la medida en que gran parte de estas
reclusas no cuentan suficientemente con los servicios consulares de su país ni del
Estado chileno para poder tener un acceso adecuado al sistema de justicia
chileno.
Por último, la sección donde las personas están recluidas dentro del CPF
constituye una variable que contribuiría a acentuar gran parte de las situaciones
de vulnerabilidad ya descritas. Es por esto que se ha destacado también como
grupo vulnerable a aquellas mujeres recluidas en la sección “Proceso”, donde
cumplen condena principalmente aquellas mujeres que fueron juzgadas bajo el
91
antiguo sistema penal. En esta sección, la población penitenciaria del CPF tiene
una percepción claramente más negativa que las restantes secciones estudiadas,
especialmente en relación a las piezas, la alimentación y la seguridad. En términos
relativos, las condiciones de reclusión en esta sección contrastan, por ejemplo,
con las condiciones de reclusión de las secciones “Cuna” y “Esperanza”, donde las
percepciones de las reclusas son más positivas, pese a una percepción negativa
generalizada al respecto. La estructura de oportunidades carcelaria, es decir, los
bienes y servicios ofrecidos por el Estado a las reclusas parecieran entonces
desplegarse de manera diferenciada entre las diferentes secciones de este recinto
penitenciario, situación que se reflejaría finalmente también en las necesidades y
problemas de la población recluida en cada sección. Es así como el estar recluida
dentro del CPF con un/a hijo/a o tener la condición de imputada parecieran situar a
las reclusas en una condición de reclusión relativamente mejor. Específicamente y
desde el punto de vista de la perspectiva de la “vulnerabilidad social”, frente a
ambos grupos específicos el Estado chileno proveería, en términos relativos, parte
de los recursos requeridos por estas reclusas. Al respecto, la legislación
internacional así como el control actual por parte de los organismos
internacionales sobre su cumplimiento pueden estar orientando las acciones
estatales en este sentido. Sin embargo, las condiciones de reclusión en todas las
secciones del CPF contravienen finalmente los estándares internacionales en esta
materia y dan cuenta aún de una clara vulneración de los derechos básicos de las
mujeres recluidas por parte del Estado chileno al respecto.
Tomando en consideración las necesidades y problemáticas específicas
observadas en relación a los grupos vulnerables estudiados, los resultados han
permitido también registrar problemas y necesidades que tienden a predominar en
la mayoría de la población estudiada:
Una primera problemática general se refiere a la inadecuada infraestructura con
que cuenta el CPF. Como se observa también hoy en varias cárceles
latinoamericanas (Nari et. al. 2000; DPFL et. al. 2003; Anthony, 2003, 2007;
92
Ordóñez Vargas 2006; Centro de Derechos Humanos UDP 2003, 2005, 2008), en
este centro de reclusión el espacio disponible para albergar a una población
penitenciaria femenina en constante crecimiento se ha tornado claramente
insuficiente. El hacinamiento de las reclusas no sólo se expresa en una falta de
camas y espacio en las habitaciones, sino que también en una infraestructura que
no permite asegurar el derecho al agua de cada reclusa, pese a que este centro
de detención está ubicado en una zona altamente urbanizada en la capital de este
país.
Las carencias en términos de la infraestructura carcelaria parecieran favorecer
situaciones de violencia intracarcelaria que no sólo generan una sensación de
inseguridad en la propia población penitenciaria del CPF, sino que finalmente
dificultarían las propias tareas de vigilancia por parte de Gendarmería. Al respecto,
parte de la población penitenciaria pareciera finalmente intentar generar su propio
orden interno mediante las mismas o nuevas situaciones de violencia o buscando
automarginarse. En este sentido, la generación de seguridad al interior de este
contexto de inseguridad pareciera ser una necesidad latente en el contexto del
CPF, la cual difícilmente logre alcanzarse en el marco de una infraestructura que
hace ya mucho tiempo ha llegado a su límite.
Igualmente inadecuada se muestra la infraestructura carcelaria para acoger a una
población que tradicionalmente ha cumplido un rol central en la construcción de
los vínculos sociales y la integración de las nuevas generaciones al interior de esta
sociedad. En concreto, el aumento en la participación de las mujeres en la vida
delictual en este país y su consecuente reclusión ha hecho que el CPF no sólo
reciba diariamente a decenas de niños, jóvenes y otros familiares que acuden a
este lugar para visitar a la población penitenciaria, sino que además hoy nacen y
viven allí bebés y niños/as pequeños/as junto a sus madres. Como ha indicado la
Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la Población Penitenciaria del CPF
la gran mayoría de las reclusas (95%) son madres que, pese a estar recluidas,
continúan siendo un eje articulador central para la vida de su familia. Al mismo
93
tiempo, gran parte de las mismas reclusas sienten que deben y necesitan
continuar cumpliendo dicha tarea, situación observada también en otros centros
de detención latinoamericanos. Pese a los avances hechos en el CPF para
habilitar un espacio para la crianza de los/as niños/as allí nacidos y la organización
diaria de las visitas familiares, este centro de detención pareciera no ofrecer,
desde el punto de vista de las reclusas, las condiciones necesarias para continuar
vinculadas con sus hijos/as. Esta situación se ve agravada por los breves horarios
de visita, las largas filas de espera para poder ingresar al CPF y los controles de la
población menor de edad que acude a ver a su madre. En dicho contexto, el
desarrollo y el fortalecimiento del vínculo entre las reclusas y sus hijos/as
parecieran ser muy difíciles, afectando con ello el castigo de la reclusión no sólo a
las reclusas sino que también a sus hijos/as.
Al respecto, otra problemática central dentro del CPF es el actual sistema de
visitas. Cabe acá tener presente que del total de reclusas que son madres en este
centro de reclusión, un 67% de éstas son madres de hijos/as menores de 18 años.
Sus visitas habituales son mayoritariamente sus hijos/as (45.1%). Esta situación
contrasta con una clara menor presencia de otros familiares, como por ejemplo de
sus esposos o parejas (14.6%), sus padres (13.9%) y sus hermanos/as (12.5%).
Así mismo, un 47.1% de las reclusas manifiesta como principal necesidad de visita
poder ver más a sus hijos. Estos resultados son consistentes con la literatura
internacional (Jensen 1980; Nari et. al. 2000; Rodríguez 2003, entre otras), pero
dicho porcentaje está claramente por debajo de los requerimientos reales de estas
madres al respecto. De acuerdo al presente estudio, muchas reclusas
entrevistadas prefieren que sus hijos/as no las visiten habitualmente para evitar
que sus hijos/as tengan que someterse a los controles de entrada al CPF.
Considerando dichos resultados, así como también que el tiempo de reclusión de
estas mujeres es 27,21 meses y que las mujeres continúan teniendo un rol central
al interior de estas familias, se puede concluir que el actual sistema de visitas (2
veces a la semana, cada vez 3 horas) atenta contra el bienestar no sólo psíquico
94
sino que también físico de las madres y muy probablemente de sus hijos, dañando
con ello finalmente el capital humano presente y futuro de esta sociedad.
Las escasas posibilidades de empleo así como sus condiciones de trabajo
constituyen otro problema y necesidad de gran relevancia para la población
penitenciaria dentro del CPF. Al respecto, un 70.2% de las reclusas encuestadas
indicó haber trabajado en algún momento durante su actual reclusión. Sin
embargo, la distribución de las oportunidades de trabajo es percibida
mayoritariamente (69,5%) como una práctica arbitraria y discriminatoria hacia
aquella población que no cumple con el perfil predefinido por Gendarmería. Esto,
porque el acceso al empleo es considerado en todo el sistema penitenciario
chileno como un beneficio, es decir, la oferta de trabajo está orientada hacia la
población que, desde el punto de vista de Gendarmería, tiene mayores
posibilidades de reinserción social y laboral según el tipo de conducta, tipo de
delito, período de condena ya cumplido y no consumo de drogas. Los resultados
obtenidos a través de la presente investigación parecieran confirmar estudios
previos (Cárdenas 2010), donde en el sistema penitenciario chileno habría un
acceso diferenciado a las fuentes de trabajo. Así mismo, este estudio confirmaría
que un porcentaje importante de reclusas se desempeñado para una/s empresa/s
(ibid.). De hecho, según los resultados del presente estudio sólo un 14.7%
trabajaría o habría trabajado como artesana y un 23% para Gendarmería
realizando tareas de aseo o mantención de la infraestructura carcelaria, mientras
que un 24.6% para una/as empresa/s. Dado que en este centro de reclusión no
hay empresas instaladas, se puede deducir que dicho trabajo ha sido desarrollado
para empresas externas que subcontratan parte de sus procesos productivos bajo
la forma de trabajo a trato, es decir, según trabajo terminado. Por último, el trabajo
realizado por estas reclusas no les han generado, según su opinión, los recursos
suficientes para satisfacer sus necesidades básicas (44.6%) o sólo les han
permitido cubrir éstas (38.8%). Por lo tanto y desde las perspectivas de la
vulnerabilidad social y de género, el acceso al trabajo penitenciario dentro del CPF
se estructura a partir de los diversos roles que el Estado asume en este sentido y
95
según los diversos estereotipos sociales relativos a la fuerza de trabajo femenina
existentes al interior de esta sociedad. Es así como se observa un Estado
empleador que, a través de Gendarmería, pone a disposición de las reclusas
diversas fuentes de empleo. Sin embargo, el Estado, asumiendo un rol
estructurador, define un perfil específico para el acceder al beneficio del trabajo,
marginando con ello a un número importante de reclusas. Así mismo, en tanto
Estado regulador, sitúa a las reclusas trabajadoras bajo condiciones no reguladas,
probablemente porque el empleo penitenciario ha tendido más bien a ser
concebido como un mecanismo rehabilitador que una real fuente de ingresos para
las personas recluidas y sus familias. Estos roles estatales son consistentes con el
orden de género tradicional predominante en los centros de reclusión
latinoamericanos (Jensen 1980; Anthony 2003, 2007) y finalmente en estas
sociedades, donde la capacitación y el acceso al trabajo son concebidos como
necesidades secundarias de la población penitenciaria femenina, tendiendo con
ello a reproducir tanto una segmentación ocupacional tradicional así como
condiciones laborales precarias. Los resultados acá obtenidos parecieran
entonces reflejar los estereotipos que aún priman respecto a la fuerza de trabajo
femenina en América Latina, donde ésta es considerada aún como una “fuerza de
trabajo secundaria” (Abramo 2004), situación que claramente no corresponde a la
realidad de un porcentaje importante de estas reclusas, pues constituyen el
ingreso principal de su hogar. Al mismo tiempo, estos resultados son consistentes
con las precarias condiciones de trabajo en que ha tendido a insertarse
laboralmente las mujeres principalmente de más baja calificación en el país en las
últimas décadas (Abramo 2002; OXFAM/ACTIVA 2003; OXFAM/TAC 2003; Caro
2004; Cárdenas 2005, 2010; De la O/Guadarrama 2006), donde las trabajadoras
tienden a percibir bajos salarios, quedar al margen de la seguridad social y tener
jornadas de trabajo extensas. El acceso al trabajo y las condiciones laborales en el
CPF emergen entonces como problemáticas centrales de y para las mujeres allí
recluidas, puesto que sitúan o pueden ubicar a parte de esta población y sus
familias en el presente o en el futuro bajo condiciones de vida que podrían
favorecer o incrementar diversas formas de vulnerabilidad social asociadas 1) al
96
no acceso al empleo y por lo tanto, al capital físico asociado a éste y/o 2) a bajos
salarios y al no acceso a la previsión social.
Por último, el acceso a la justicia, en especial las instancias de información y
representación de los propios intereses pareciera ser una necesidad central para
gran parte de la población de este centro de reclusión. Ciertamente el no acceso a
la justicia es precisamente una de las formas de dominación y control social más
poderosas para la preservación de un determinado orden social. Sin embargo, al
interior de la población penitenciaria femenina pareciera existir por lo menos un
grado mínimo de conciencia respecto a que no cuentan con toda la información ni
todos los mecanismos adecuados para interactuar al interior del sistema judicial y
penitenciario chileno. La emergente violencia intracarcelaria femenina podría
reflejar, por lo menos en parte, la búsqueda de esta población por conocer o
construir su propio sistema de justicia.
En conclusión, en el marco de la estructura de oportunidades que provee el
Estado chileno a la población penitenciaria las reclusas del CPF logran adquirir y
desarrollar escasos recursos para mejorar su situación de bienestar y la de su
familia, así como para disminuir y evitar situaciones de vulnerabilidad social. Pese
a los avances en materia económica de Chile alcanzados en las últimas décadas
dentro de América Latina, la situación actual de las mujeres en las cárceles no es
un ejemplo para la región. De hecho, los resultados acá presentados tienden a ser
consistentes con las condiciones de reclusión de la mayoría de las cárceles en
Latinoamérica. La cárcel constituye entonces hoy al interior de la sociedad chilena
contemporánea un espacio para el castigo y el control social de algunos grupos
específicos de la población femenina, pero no para la adquisición de los diferentes
recursos para alcanzar su adecuada integración y de su familia a esta sociedad. El
deterioro del capital humano presente y futuro, base central para el desarrollo de
todas las sociedades, pareciera ser finalmente su peor consecuencia.
97
Recomendaciones A continuación se proponen algunas recomendaciones que buscan mejorar las
condiciones de reclusión de la población penitenciaria en el CPF. Estas se han
elaborado sobre la base del supuesto que la cárcel, en tanto institución social y
organización estatal concreta, continuará teniendo vigencia en el corto plazo.
Las recomendaciones relativas al Centro Penitenciario Femenino son las
siguientes:
-
Adecuar la infraestructura carcelaria a los requerimientos específicos de la
población penitenciaria femenina. Esto no significa ampliar los espacios físicos
carcelarios, pues idealmente habría que buscar reducir la población que cumple
condena bajo reclusión, sino más bien generar espacios que respondan a las
necesidades específicas de esta población. Esto no sólo significaría habilitar una
mayor cantidad de piezas y baños, sino que también espacios para que las
reclusas puedan interactuar adecuadamente con los familiares y amigos/as que
las visitan;
-
Elaborar e implementar una política de recursos humanos de buen trato. Esto
significa generar diversos incentivos monetarios y/o no monetarios (por ej.
distinciones mensuales o anuales) para el personal de Gendarmería que trabaja
en el área de enfermería e idealmente en todas las áreas del CPF en orden a
mejorar su atención hacia la población penitenciaria de este recinto carcelario;
-
Generar mayores oportunidades de trabajo. Una forma básica de integración de
hombres y mujeres al mundo adulto hasta el día de hoy sigue siendo el trabajo
remunerado. Consecuentemente, en este centro de reclusión, así como en las
restantes cárceles para mujeres, la capacitación laboral así como el empleo
remunerado debería ser un espacio diario de desarrollo personal para cada una de
las personas allí recluidas y no sólo para aquellas que cumplan con un
determinado perfil. Los beneficios de una estrategia tan básica como ésta es
probable que puedan ser percibidos tanto dentro del CPF como también una vez
98
que la reclusa haya egresado de éste. Las experiencias hechas por Gendarmería
a través de los CETs en los recintos penitenciarios masculinos parecieran
confirmar tal escenario hipotético;
-
Incrementar la supervisión relativa al cumplimiento de la legislación laboral
vigente. Actualmente, el trabajo penitenciario se encuentra regulado. Sin embargo,
parte importante de éste se desarrolla para empresas externas al CPF. En este
contexto, se vuelven difusos los mecanismos de control para el cumplimiento
efectivo de la legislación laboral. En consecuencia, Gendarmería, en tanto
organismo estatal, podría apoyarse en la Dirección del Trabajo en orden a velar
por el respeto de dicha legislación;
-
Perfeccionar el sistema de visitas a favor de la población infanto-juvenil. El poder
ver más a los/as hijos/as es una necesidad que claramente manifestaron las
reclusas acá estudiadas. Dado que el contacto regular de los/as hijos/as es, en
gran parte de los vínculos madre-hijo/a, beneficioso para ellos/as, se sugiere
orientar el sistema de visitas especialmente hacia dicha población. Esto significa
no sólo ampliar los días y horas de visitas para esta población, sino que mejorar su
acceso al CPF así como los lugares de interacción entre estos/as niños/as y
jóvenes con sus madres;
-
Mejorar el acceso a la justicia tanto de la población total del CPF como
especialmente de las reclusas extranjeras. Esto significa perfeccionar las vías de
contacto entre las reclusas y los actores relevantes para poder acceder al sistema
de justicia chileno como son los abogados, en el caso de las reclusas chilenas, y
los abogados y cónsules, en el caso de las reclusas extranjeras. 99
Bibliografía L. Abramo (2002): Tendencias del empleo femenino en Chile y en el MERCOSUR
en los años noventa, en: L. Abramo/R. Infante/A. Marinakis/ M.E. Valenzuela/ J.
Velasco, Políticas de empleo, salarios y género en Chile, OIT/ETM, Santiago de
Chile, p. 59-75.
(2004): ¿Inserción laboral de las mujeres en América Latina: una fuerza de trabajo
secundaria?, Estudios Feministas, 12 (2), Florianópolis.
C. Antony (2003): Panorama de la situación de las mujeres privadas de libertad en
América Latina desde una perspectiva de género, en: DPLF et. al.
(2003):
Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina. Fundación
para el Debido Proceso Legal (DPLF)/Comisión de Derechos Humanos del Distrito
Federal (CDHDF)//Comisión Mexicana de Defensa y promoción de los Derechos
Humanos (CMDPDH)/Open Society Institute, México D.F.
(2007): Mujeres invisibles: las cárceles femeninas en América Latina, en: Nueva
Sociedad, N°208, p.73-85.
I. Arriagada/M. Hopenhayn (2000): Producción, tráfico y consumo de drogas en
América Latina. Serie Políticas Sociales, N°40, División de Desarrollo Social,
CEPAL, Santiago de Chile.
L. Böhnisch (2001): Sozialpädagogik der Lebensalter. Eine Einführung. Juventa,
Weinheim/München.
P. Bourdieu (2002) : La domination masculine. Èdition du Seuil, Paris.
F. Breuer (2000) : Qualitative Methoden zur Untersuchung von Biographien,
Interaktionen
und
lebesweltlichen
Kontexten:
Die
Entwicklung
eines
Forschungsstils. Forum Qualitative Sozialforschung/Forum: Qualitative Social
Research, 1(2), Art. 3, http://nbn-resolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs000235.
L. Böhnisch (2001): Sozialpädagogik der Lebensalter. Eine Einführung. Juventa,
Weinheim/München.
A. Cárdenas (2010): Estrategia de promoción de inversión para la creación de
fuentes de trabajo penitenciario (en proceso de publicación).
100
(2005): El sujeto y el proceso de transformación en las condiciones de trabajo en
Chile:
Elementos
teóricos
y
empíricos
para
la
discusión,
en:
http://www.oitchile.cl/pdf/publicaciones/ele/elec012.pdf, Oficina Subregional para el
Cono Sur de América Latina/OIT.
P. Caro (2004): Trabajadoras del la agroexportación: costos y consecuencias
derivadas de la precariedad del empleo, en: Frutas y Flores de exportación. Las
condiciones laborales de las trabajadoras en Chile y Colombia, Serie Derechos
laborales, OXFAM Chile, Santiago de Chile.
E. Cauffman (2008): Understanding the female offender, en: The Future of
Children, Vol. 18, N°2, Juvenile Justice (Fall, 2008), p. 119-142.
Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales (2008): Informe
anual sobre los derechos humanos en Chile 2008. Santiago de Chile.
(2005): Informe anual sobre los derechos humanos en Chile 2008. Santiago de
Chile.
(2003): Informe anual sobre los derechos humanos en Chile 2008. Santiago de
Chile.
CEPAL (2001): Panorama Social de América Latina 2000-2001, CEPAL, Santiago
de Chile.
CESC (2006): Volver a confiar. Guía de apoyo postpenitenciario. Centro de
Estudios en Seguridad Ciudadana (CESC)-Instituto de Asuntos Públicos,
Universidad de Chile, Santiago de Chile.
M. J. Correa Gómez (2005): Demandas Penitenciarias. Discusión y Reforma de
las Cárceles de Mujeres en Chile (1930-1950), en: Historia, N°38, Vol. I, Instituto
de Historia, Pontificia Universidad Católica de Chile.
De la O./R. Guadarrama (2006): Género, proceso de trabajo y flexibilidad laboral
en América Latina, en: E. De la Garza Toledo (Coord.), Teorías Sociales y
Estudios del Trabajo: Nuevos Enfoques,. Anthropos/Universidad Autónoma
Metropolitana, Barcelona/Iztapalapa, p. 289-308
DPLF/CDHDF/CMDPDH/Open Society Institute (2003): Violencia contra las
mujeres privadas de libertad en América Latina. Fundación para el Debido
Proceso Legal (DPLF)/Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal
101
(CDHDF)/Comisión Mexicana de Defensa y promoción de los Derechos Humanos
(CMDPDH)/Open Society Institute, México D.F.
F. Estay/A.M. Munizaga (2010): Prólogo: Reflexiones acerca del programa
“Abriendo Caminos”. Notas para la Política Social, en: Reflexiones sobre el
programa “Abriendo Caminos”. Notas para la Política Social. Programa Abriendo
Caminos/Fundación Paz Ciudadana/Chile Solidario/Protege, Red de Protección
Social, MIDEPLAN.
M. Foucault (2002): Vigilar y castigar. Nacimiento de la Prisión. Siglo XXI Editores,
Buenos Aires, Argentina.
J. Galván/M. Romero/E.M. Rodríguez/A. Durand/E. Colmenares/G. Saldivar
(2006): La importancia del apoyo social para el bienestar físico y mental de las
mujeres reclusas, en: Salud Mental, Vol. 29, N°3, p. 68-74.
Gendarmería de Chile (2010): Estadística de Población Penal Atendida por
Gendarmería de Chile, en: www.gendarmeria.cl.
(2008): Compendio Estadístico. Subdirección Administrativa, Subdepartamento de
Estadística y Control Penitenciario, Santiago de Chile.
L. Hoffman (2009): Voz de los Internos: Atención de salud en el recinto penal de
Arica, Chile. SIT Study Abroad, ISP Collection, SIT Graduate Institute.
D. Janshen (2000): Blickwechsel. Der neue Dialog zwischen Frauen- und
Männerforschung. Campus Verlag, Frankfurt/Main.
A-M. Jensen (1980): Criminalidad femenina en tres países latinoamericanos, en:
http://www.ilanud.or.cr/A011.pdf, Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas
para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente, San José, Costa
Rica.
M. Kohli (1985): Die Institutionalisierung des Lebenslaufs. Historische Befunde und
theoretische Argumente, en: Kölner Zeitschrift für Soziologie, VS Verlag für
Sozialwissenschaften, Köln.
(1986): Gesellschaftszeit und Lebenszeit. Der Lebenslauf im Strukturwandel der
Moderne, en: Berger, J. (Ed.), Soziale Welt, Sonderband 4, Schwartz, Göttingen.
102
(1989): Institutionalisierung und individualisierung der Erwerbsbiographie. Aktuelle
Veränderungstendenzen und ihre Folgen, en: Brock, D./Leu, H.R./Preiß/Vetter, HR. (Ed.), Subjektivität im gesellschaftlichen Wandel. DJI, München.
(2003): „Der institutionalisierte Lebenslauf: ein Blick zurück und nach vorn“ in: J.
Allmendinger (Ed.): Entstaatlichung und soziale Sicherheit. Verhandlungen des 31.
Kongresses der Deutschen für Soziologie in Leipzig 2002. Leske + Budrich,
Opladen.
E. Kreisky (2000): „Geschlechtliche Fundierung von Politik und Staat“ en: D.
Janshen
(Ed.),
Blickwechsel.
Der
neue
Dialog
zwischen
Frauen-
und
Männerforschung. Campus Verlag, Frankfurt/Main.
M. Nari/A.Fabre/S. Hauser/N. Calandra/N. Fraguas/J. Friedman (2000): Encierro y
resistencia en las cárceles de mujeres en Argentina. Conferencia LASA, Miami.
L. Ordóñez Vargas (2006): Mujeres encarceladas: proceso de encarcelamiento en
la penitenciaría femenina de Brasilia, en: Universitas Humanística, N°61.
ONU
(2010):
Declaración
Universal
de
los
Derechos
Humanos,
en:
http://www.un.org/es/documents/udhr/index.shtml
OXFAM/ACTIVA Consultores (2003): Trabajo a domicilio, ¿Opción u Obligación?,
Serie Derechos laborales, OXFAM Chile, Santiago de Chile.
OXFAM/TAC (2003): Recolectoras de frutos silvestres. Oficio de mujeres en la
Región del Bío-Bío, OXFAM Chile, Santiago de Chile.
SERNAM/INE (2004): Mujeres chilenas. Tendencias en la última década (Censos
1992-2002), Servicio Nacional de la Mujer/Instituto Nacional de Estadísticas,
Santiago de Chile.
M.N. Rodríguez (2003): Mujer y cárcel en América Latina, en: DPLF et. al. (2003):
Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina. Fundación
para el Debido Proceso Legal (DPLF)/Comisión de Derechos Humanos del Distrito
Federal (CDHDF)/Comisión Mexicana de Defensa y promoción de los Derechos
Humanos (CMDPDH)/Open Society Institute, México D.F.
UNICEF
(2010):
Convención
sobre
los
derechos
del
Niño,
en:
http://www.unicef.org/spanish/crc/
103
A.
Witzel
(2000):
Das
problemzentrierte
Interview.
Forum
Qualitative
Sozialforschung/Forum: Qualitative Social Research, 1(1), Art. 22, http://nbnresolving.de/urn:nbn:de:0114-fqs0001228.
C. Yagüe Olmos (2007): Mujeres en prisión. Intervención basada en sus
características, necesidades y demandas, en: Revista Española de Investigación
Criminológica, Artículo 4, Núm. 5.
C. Yagüe Olmos/M.I. Cabello Vázquez (2005): Mujeres jóvenes en prisión, en:
Revista de Estudios de Juventud, N°69, Documentos 2.
104
Anexos 105
Anexo 1: Encuesta Problemas y Necesidades de la Población Penitenciaria Femenina
Buenos días/Buenas tardes. Esta encuesta la está realizando la Universidad Diego
Portales. Mediante ésta queremos conocer los problemas y necesidades que tienen hoy
las personas en el CPF. Esta encuesta es anónima, es decir, no preguntaremos su
nombre. Lo único que nos interesa es poder conocer su opinión.
A continuación le mencionaré un conjunto de necesidades y problemas que pueden
existir hoy en el CPF. Ud. tendrá que indicar cuán importantes o no son esas necesidades
y problemas en el CPF. Si Ud. dice el número 1, entonces ese problema o esa necesidad
son muy poco importantes; si Ud. dice el número 10, entonces ese problema o necesidad
es muy importante en el CPF. Partiremos ahora con la primera pregunta.
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
1. Desde su punto de vista, ¿cuán importantes son los siguientes problemas en relación
a las piezas en el CPF? (Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
1.a La falta de camas para todas las reclusas
1.b La falta de espacio entre las camas
1.c La ventilación en las piezas
1.d La cantidad de personas en cada pieza
1.e La cantidad de frazadas para cada reclusa
1.f La cantidad de colchones en cada pieza
1.g Los robos entre las mismas compañeras
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
2. Y ¿cuán importantes son los siguientes problemas en relación a los baños en el CPF?
(Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
2.a La falta de agua para bañarse
2.b La falta de agua para lavar ropa
2.c La cantidad de baños
2.d La cantidad de duchas
2.e La falta de agua caliente en las
duchas
2.f La higiene de los baños
106
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
3. Ahora vamos a hablar sobre la alimentación en este lugar. ¿Cuán importantes son los
siguientes problemas en el CPF? (Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
3.a La higiene de la comida
3.b El sabor de la comida
3.c La cantidad de comida
3.e La variedad de la
comida
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
4. Ahora nos vamos a centrar en la atención de salud que Uds. reciben. Desde su
punto de vista, ¿cuán importantes son los siguientes problemas de atención salud en el
CPF? (Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
4.a No nos creen cuando estamos enfermas
4.b No tienen los medicamentos que necesito
4.c La lista de espera para ser atendidas por
un médico o dentista
4.d El tiempo que hay que esperar en la
enfermería para ser atendida por un médico o
dentista
4.e El trato con que atienden en el Consultorio
4.f La cantidad de veces que nos puede
atender el psicólogo en el CPF
4.g Sólo tienen ayuda médica quienes tienen
buena conducta
5. Vamos ahora a pasar a otro tema. Quisiera saber si ha nacido algún hijo/a suyo/a
durante su estadía en el CPF:
Sí ( 1 ) (pasar a P. 6)
No ( 2 ) (pasar a P.7)
107
6. En relación a su embarazo, ¿cómo ha sido la atención que Ud. recibió en la
enfermería?
La atención fue buena
La atención fue regular
La atención fue mala. Por qué?_______________________
1
2
3
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
7. Vamos a hablar ahora sobre la seguridad en el CPF. Le voy a mencionar diversos
problemas de seguridad y necesito que Ud. me indique cuán importantes son éstos en
el CPF, siendo 1 muy poco importante y 10 muy importante el problema:
(Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
7.a El tráfico de drogas
7.b Las peleas entre las reclusas
7.c La tenencia de armas entre las reclusas
7.d La falta de gendarmes para cuidarnos
7.e El trato de los gendarmes hacia nosotras
7.f La cantidad de personas en cada pieza
8. Pasando ahora a otro tema. Me interesaría saber si tiene hijos/as:
Sí ( 1 ) (pasar a P. 9)
No ( 2 ) (pasar a P. 11)
9. ¿Qué edad/es tiene/n su hijo/os?
EDAD
EDAD
Hijo/a 1
Hijo/a 2
Hijo/a 3
Hijo/a 4
EDAD
Hijo/a 5
Hijo/a 6
10. Actualmente, ¿qué persona está a cargo de sus hijos menores de 18 años?
Mi mamá
Mi cuñada
Mi papá
Una hija mía
El padre de mi hijo
1
2
3
4
5
Una hermana
Una vecina
Un hogar para menores
El SENAME
Otra
6
7
8
9
10
108
11. Recibe usted visitas en el CPF?
Sí ( 1 ) (pasar a P. 12)
No ( 2 ) (pasar a P. 13)
12. b) A quién quisiera poder ver más
(respuesta única):
12. a) Habitualmente, de quién
recibe más visitas? (respuesta única)
12.a) Recibo más visitas de mi…
Hijos
Padres
Pareja/Esposo
Hermana/os
Amigos
Abogado
1
2
3
4
5
6
Quisiera poder ver más a…
Hijos
Padres
Pareja/Esposo
Hermana/os
Amigos
Abogado
Está bien con la visita que recibo
1
2
3
4
5
6
7
1
2
Muy
Importa
nte
Muy
Poco
Importa
13. Vamos a hablar ahora sobre el acceso a la justicia en el CPF. Le voy a mencionar
diversos problemas de acceso a la justicia y necesito que Ud. me indique cuán
importante son éstos en el CPF, siendo 1 muy poco importante y 10 muy importante el
problema: (Mostrar Tarjeta)
3
4
5
6
7
8
9
10
a. Tener un abogado
b. La dificultad para comunicarme con un
abogado
c. La información sobre mis derechos en el CPF
d. El contacto con el consulado de mi país
e. La ayuda legal en relación a mi proceso
f. La rapidez de mi proceso
14. Ahora le voy a hacer algunas preguntas sobre las posibilidades de trabajo en el CPF.
Desde que Ud. Ingresó a este lugar, ¿ha trabajado?
Sí, como artesana (pasar a P.15)
Sí, vendo artículos en CPF (cigarros, bebidas, otros) / (pasar a P.15)
Sí, tengo mi propia empresa (pasar a P. 15)
Sí, he trabajado para algunas empresas (pasar a P. 15)
Sí, he trabajado para otras compañeras que tienen su propia empresa (pasar a P. 15)
Sí, he trabajado para Gendarmería (pasar a P. 15)
No (pasar a P. 17)
1
2
3
4
5
6
7
109
15. Desde su punto de vista, ¿cómo son las posibilidades de trabajo acá en el CPF?
Es fácil encontrar trabajo en el CPF
1
En el CPF sólo encuentran trabajo las personas que tienen buena 2
conducta
Casi no hay posibilidades de trabajo en el CPF
3
16. Según su opinión, el sueldo que recibe por su trabajo le alcanza para:
(Mostrar Tarjeta)
Cubrir mis gastos básicos
Cubrir mis gastos básicos y enviar dinero a mi familia
Cubrir mis gastos básicos y ahorrar
Cubrir mis gastos básicos, enviar dinero a mi familia y ahorrar
No puedo cubrir mis gastos básicos
1
2
3
4
5
Para finalizar le haré algunas preguntas muy breves:
17. ¿Cuál es su edad?: __________
18. ¿Tiene alguna enfermedad crónica?
Sí ( 1 ) ¿Cuál? _______________________________
No ( 2 )
19. ¿Cuál es su nacionalidad?:
Chilena
(1)
Extranjera ( 2 )
20. ¿Cuál es su situación penal?:
Imputada ( 1 )
Condenada ( 2 )
21. ¿Cuánto tiempo lleva recluida en el CPF?: ________
22. ¿En qué sección se encuentra recluida?
Patio 1
Patio 2
Patio 3
Patio 4
COD
Proceso
1
2
3
4
5
6
Pabellón
Sala Cuna
APAC
Esperanza
S.E.A.S.
Santa Teresa
7
8
9
10
11
12
23. Actualmente, ¿tiene Ud. a algún familiar detenido?
a) Sí _____ ¿A quién? __________ b) No ________
110
Anexo 2: Promedio por ítem según grupos etarios Promedio ítem piezas según grupos etarios
8,8
8,6
8,4
8,2
8,0
7,8
7,6
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem baños según grupos etarios
9,6
9,4
9,2
9,0
8,8
8,6
8,4
8,2
8,0
7,8
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
111
Promedio ítem alimentación según grupos etarios
8,2
8,0
7,8
7,6
7,4
7,2
7,0
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem atención de salud según grupos etarios
8,2
8,0
7,8
7,6
7,4
7,2
7,0
6,8
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
112
Promedio ítem seguridad según grupos etarios
7,8
7,6
7,4
7,2
7,0
6,8
6,6
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem acceso a la justicia según grupos etarios
8,8
8,7
8,6
8,5
8,4
8,3
8,2
8,1
8,0
7,9
18‐29
30‐39
40‐49
50‐59
60 y más
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
113
Anexo N° 3: Promedio por ítem según situación penal
8,0
Piezas
Baños
7,5
8,5
8,4
7,6
Alimentación
Salud
Condenada
6,4
Condenada
Imputada
Condenada
Imputada
Condenada
7,0
8,0
Condenada
9,0
Imputada
8,5
Condenada
8,6
Imputada
8,1
Imputada
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
Imputada
Promedio ítem según situación penal.
Seguridad
Acceso a la Justicia
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
114
Anexo N°4: Promedio por ítem según sección de reclusión Promedio ítem piezas según sección de reclusión
10
8,4
9
8
9,0
7
7,5
8,6
Pabellón
Sala Cuna
6
7,4
8,7
Esperanza
Otra
5
4
3
2
1
0
Proceso
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem baños según sección de reclusión
10
8,9 9
8
9,6
9,4
9,0
7
6
8,4
7,1
5
4
3
2
1
0
Proceso
Pabellón
Sala Cuna
Esperanza
Otra
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
115
Promedio ítem alimentación según sección de reclusión
10
9
7,7 8
7
8,7
7,1
6
5
7,0
7,4
6,7
4
3
2
1
0
Proceso
Pabellón
Sala Cuna
Esperanza
Otra
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem atención de salud según sección de reclusión
10
9
7,9 8
7
6
8,0
8,0
7,6
7,3
8,3
Sala Cuna
Esperanza
Otra
5
4
3
2
1
0
Proceso
Pabellón
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
116
Promedio ítem seguridad según sección de reclusión
10
9
8
7,3 7
6
7,5
7,8
7,0
5
7,6
5,8
4
3
2
1
0
Proceso
Pabellón
Sala Cuna
Esperanza
Otra
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
Promedio ítem acceso a la justicia según sección de reclusión
10
9
8,4
8,4 8
7
8,7
8,6
8,1
8,2
6
8,2
5
4
3
2
1
0
Proceso
Pabellón
Sala Cuna
Esperanza
Otra
Total
Fuente: Elaboración propia en base a resultados Encuesta sobre Necesidades y Problemas de la
Población Penitenciaria del CPF.
117
Fly UP