...

La relación entre abuelos y nietos. Factores que predicen la calidad

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La relación entre abuelos y nietos. Factores que predicen la calidad
LA RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
Factores que predicen la calidad
de la relación intergeneracional*
SACRAMENTO PINAZO
y JULIÁN MONTORO
Universidad de Valencia y Kent State University, Kent, Ohio. USA
PALABRAS CLAVE ADICIONALES
Relaciones intergeneracionales, satisfacción
ADDITÍONAL KEYWORDS
Intergenerational Relations, Satisfaction
RESUMEN. El presente estudio se centra en la identificación de los factores que predicen la calidad en la relación intergeneracional abuelos-nietos desde la percepción que tienen los jóvenes. Los
resultados de nuestra investigación se basan en una muestra de 361 jóvenes españoles entre 15 y
25 años que respondieron a un cuestionario sobre el "abuelo preferido". Los resultados del análisis
multivariante indican que los aspectos que determinan la calidad de la relación son: a) la frecuencia
del contacto entre abuelos y nietos; b) la relación cercana y frecuente entre abuelos y padres; c) las
actividades de acompañamiento (conversar, pasear, mirar fotos y recuerdos familiares, visitar amigos
y familiares, discutir y tomar decisiones, rezar) entre abuelos y nietos; y d) la percepción del abuelo/a
como cuidador y como maestro, fuente de adquisición de conocimientos y destrezas.
ABSTRACT. This study tries to identify the main factors determining the quality in grandparent/
grandchild relationships írom the perspective of grandchildren. Three hundred and sixty one Spanish
young adults responded to questions conceming the quality of their relationship with the "preferred"
or "most cióse" grandparent. Results indicated the following aspects as significant predictors of
grandparent-grandchild relationship: a) the frequency of contact between grandparents-grandchildren;
b) the quality of the parent-grandparent relationship; c) the number of shared activities; and d) the
perception of the grandparent as "caregiver" and "teacher".
E-maU: [email protected]
*Esta investigación forma parte del Proyecto I+D financiado por la DIGICYT (BSO200202604)
Revista Internacional de Sociología (RIS)
Tercera Época, N° 38, Mayo-Agosto, 2004, pp. 147-168.
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
W 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JUUÁN MONTORO
INTRODUCCIÓN
El estudio de las relaciones abuelos-nietos se ha desarrollado considerablemente
desde los años 80 en los países anglosajones debido a diversos motivos: entre
otros, el cambio demográfico operado durante la mitad del siglo XX y, sobre todo,
el aumento progresivo de personas mayores como consecuencia del proceso de
envejecimiento en las sociedades industriales. El aumento de los mayores de 65
años proporciona la oportunidad para una mayor presencia y participación de
los abuelos en las decisiones y responsabilidades del sistema familiar. Las consecuencias de estos cambios sociodemográfícos se pueden apreciar en diversos
aspectos de las relaciones familiares: en particular, en el incremento en la duración de las relaciones intergeneracionales y del número de abuelos que ven a sus
nietos alcanzar la adolescencia, la juventud e incluso la edad adulta. Iguáhnente,
la existencia de relaciones de larga duración entre los abuelos y nietos, así como
su incorporación activa en tareas como el cuidado de los nietos (Tobío y Fernández-Cordón, 1999) son cambios que indican la relevancia cada vez mayor de
la figura del abuelo en el sistema familiar. Las relaciones intergeneracionales y
los vínculos que los abuelos establecen con sus nietos son aspectos importantes
que están siendo objeto de estudio por los investigadores sociales. Los estudios
reconocen de forma especial los beneficios que la figura del abuelo puede aportar al desarrollo global y al proceso de socialización de los nietos, poniendo de
relieve los aspectos que son más propios del carácter especial de las relaciones
nietos-abuelos desde la perspectiva de los abuelos y de los nietos (Kennedy,
1992a; Williams y Nussbaum, 2001). La presente investigación se centra en la
identificación de los factores que contribuyen a incrementar la calidad de las
relaciones intergeneracionales entre los abuelos y los nietos.
Según el estudio 2072 del CIS-MSERSO (MSERSO, 1995), entre los mayores
de 65 años con hijos, el 35% presta algún tipo de ayuda a éstos en tareas domésticas o en el cuidado de los nietos. La mitad de los mayores desempeñan un rol
asistencial activo si se encuentran en circunstancias personales (capacidad) o
situacionales (cercanía o convivencia) apropiadas para ello. Por ejemplo, entre los
que declaran valerse por sí mismos, tener hijos y salud buena o regular, ayudan a
sus hijos o nietos entre el 35% y 40%. Obviamente, la tasa de colaboradores en las
tareas domésticas de sus hijos o en el cuidado de los nietos es más alta cuando el
anciano convive con ellos bajo el mismo techo (44%) que en otras circunstancias.
Pero incluso cuando la persona mayor vive sola, esfi^ecuenteque ayude a sus hijos
o nietos (26%). La ayuda intergeneracional focalizada en el cuidado de los nietos
y en tareas domésticas se da en mayor proporción entre mujeres (40%) que entre
hombres (29%). Con respecto al tipo de ayuda suministrada a los nietos, ocupan
el primer puesto las tareas de cuidado. Poco más de uno de cada diez realiza
cuidados habituales diarios como dar de comer a los nietos o acompañarlos al ir
o volver del colegio. Según los datos del Informe 2000: Las personas mayores
148
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
«IS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
U RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N' 38, MAYO-AGOSTO, 2004
en España (Sancho, 2000), aproximadamente ocho de cada diez tienen nietos y
los ven con mucha frecuencia. El 61% de los mayores tiene contactos con nietos
al menos varias veces al mes, y el 52% habla con ellos por teléfono con esa frecuencia, además de que el grado de satisfacción de las relaciones es muy elevado,
puesto que el 95% se considera muy o bastante satisfecho. En España, aunque
escasos, los estudios realizados sobre la relación abuelos-nietos se han centrado
en la percepción de las abuelas (Benlloch y Berjano, 1994; Benlloch, Calatayud,
Llopis, Pinazo y Berjano, 1994) o de las abuelas y los abuelos (Triado y Villar,
2000) y en la percepción de los nietos durante la infancia (Rico, 2000; Rico, Serra
y Viguer, 2001), pero pocos han estudiado a los nietos durante la adolescencia
(Triado, Martínez y Villar, 1999), la juventud o la adultez.
Algunos autores han calificado la relación actual entre los ancianos y sus
familias con el título de intimidad a distancia, término acuñado por Rosenmayr
en 1977. Bajo este nombre se reconoce la naturaleza personalísima y única de la
relación a través del término intimidad, pero se afirma también que entre ambas
partes se respeta la independencia y por ello debe existir cierta autonomía o distancia que desaparece cuando la persona mayor tiene una necesidad concreta (salud,
compañía, etc.) y/o asume el cuidado directo de los jóvenes cuando los padres
están ausentes (cuidador de los nietos, etc.). Otros estudios han examinado la
percepción de la relación abuelos-nietos preguntando a nietos adultos (Robertson,
1976; Hoffman, 1979; Hartshome y Manaster, 1982; Eisenberg, 1988). En 1994
el CIREM realizó un estudio intergeneracional con una muestra formada por
1.250 sujetos de dos grupos de edad (uno de 65-74 años y otro de 14-17 años).
Los datos mostraron que más de un 65% de las personas mayores con nietos de
estas edades afirman tener contactos regulares con ellos, para conversar, darles
dinero o regalarles cosas; el 50% manifiesta que la comunicación se establece por
teléfono y uno de cada diez hace referencia a actividades conjuntas, como hacer
encargos (CIREM, 1994).
El período del final de la adolescencia y del inicio de la etapa adulta es el
momento para los jóvenes de establecer nuevas metas e incrementar la independencia y la responsabilidad (Lemer, 1995). Para muchos jóvenes, la transición
de la adolescencia a la vida adulta marca el comienzo de la independencia económica y la búsqueda y establecimiento de relaciones significativas fuera de las
redes familiares. Perseguir estos objetivos a menudo incrementa la distancia entre
los jóvenes adultos y sus abuelos, limitando las oportunidades de contacto. Los
hallazgos de algunos investigadores al ver que lafrecuenciade contacto entre los
abuelos y los nietos declina con la edad han llevado a concluir que esta relación
intergeneracional tiene una importancia periférica para la mayoría de los jóvenes
adultos. Sin embargo, recientemente se han cuestionado estas interpretaciones.
Algunos autores (Connidis, 1989) han argumentado que la adultez puede proporcionar una oportunidad para mejorar y estrechar los lazos entre abuelos y nietos.
En este sentido, hay ya un cuerpo de investigaciones, aunque escaso todavía,
149
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOCÍA
W 38. MAY04G0Sm 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
sugiriendo que los jóvenes adultos ven las relaciones con sus mayores como muy
importantes e influyentes en sus vidas (Brussoni y Boon, 1998).
Para algunos autores, la relación abuelos-nietos no cambia nunca. Para otros,
hay una serie de cambios asociados a la edad de los nietos que comienzan en la
adolescencia (Tyszkowa, 1993), posiblemente porque hacia el final de esta etapa
los nietos tienden a focalizar su energía en el desarrollo personal y en las relaciones
fiíera de la familia (Roberto y Stroes, 1992). Así, y de modo natural, conforme los
nietos van creciendo, las relaciones con los abuelos cambian: de compañeros de
juegos, los abuelos pasan a ser confidentes y amigos (Dellman-Jenkins, 1987).
Cada vez existe una mayor evidencia que muestra cómo el contacto entre los
abuelos y los nietos conforme éstos se van haciendo adultos es no ritualístico
u obligatorio, sino voluntario. Autores como Hodgson (1992), Johnson (1983),
Kivett (1985), Sprey y Mathews (1982) o Thomas (1986) concluyen en sus
estudios transversales que la relación entre abuelos y nietos se debilita conforme
aumenta la edad. A la misma conclusión llegan Field y Minkler (1988) en su
estudio longitudinal, quienes demostraron que lafi-ecuenciade contacto con los
nietos declina sobre los catorce años. A pesar de la menorfi*ecuenciade contacto
hallada, Field y Minkler (1988) no encontraron un declive paralelo en el nivel de
satisfacción, lo cual sugiere quizás que el aumento de autonomía en la relación
entre abuelos y nietos debe ser un cambio normativo y aceptado dentro de esta
relación.
Las relaciones abuelos-nietos pueden seguir un patrón cíclico durante el curso
de la vida, representables gráficamente por una curva con picos y descensos a lo
largo de todo el ciclo vital (Cherlin y Furstenberg, 1986). De manera consistente
con las posiciones teóricas en tomo a la familia nuclear mantenidas por Hill y
Holmbeck (1986), y según el trabajo de Creasey y Koblesky (1991), alfinalde la
adolescencia no se daría una ruptura importante en las relaciones entre abuelos y
nietos. La mayor parte de los nietos indicaban que existía amor y respeto mutuo
en sus relaciones con los abuelos, así como niveles muy bajos de conflicto. Las
nietas indicaban, con más frecuencia que los nietos, relaciones más estrechas (sobre
todo en apoyo instrumental, admiración y afecto), coincidiendo con los resultados
de Eisenberg (1988). Por otro lado, sin embargo, existe muy poca investigación
centrada en la percepción que tienen los nietos del rol que desempeñan los abuelos
en sus vidas. Hodgson (1998) resume en cinco las dimensiones que se han tenido
en cuenta en los diferentes estudios sobre las relaciones entre los abuelos y los
nietos: factores mediadores (linaje y género, proximidad), intercambio de apoyo
tanto emocional como instrumental,fi:ecuenciade contacto y significado del rol,
afecto y papel que tiene la generación intermedia.
Muchas investigaciones sugieren que las relaciones entre abuelos y nietos a
lo largo del ciclo vital se caracterizan más por la continuidad que por el cambio.
Informes retrospectivos realizados por nietos adultos sobre el grado en el que
su niñez estuvo influida por sus abuelos, predicen la cercanía emocional en sus
150
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA REUCIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N' 38, MAYO-AGOSTO, 2004
relaciones intergeneracionales contemporáneas (Mathews y Sprey, 1985). Es cierto
que en el estudio de Creasey y Kaliher (1994) los nietos más mayores expresaron
un menor deseo de contacto, de ayuda instrumental, de satisfacción en la relación,
de intimidad, de admiración y de fidelidad que los menores; sin embargo, las
diferencias de edad estaban ausentes en lo que hace a la percepción del afecto por
los abuelos. Los resultados obtenidos por Creasey y Kaliher (1994) apoyaron, con
matices, la hipótesis sobre la menor importancia de los familiares y de otras figuras
adultas como agentes proveedores de apoyo durante la transición de la preadolescencia a la adolescencia. Sus datos demostraron que aunque los abuelos ejercen
una influencia decreciente como ñiente de apoyo, las relaciones interpersonales
con sus nietos siguen siendo cuaUtativamentefiíertes,y rara vez los nietos valoran
su relación con los abuelos como no óptima, con independencia de su edad. Con
respecto a los cambios en la relación abuelos-nietos, existen diversas investigaciones
que indican la importancia de la relación del abuelo con su hijo, como predictor
de una buena relación entre el abuelo y el nieto (Drew y Smith, 1999). También
algunos autores han hablado del papel de los abuelos como elemento de estabilidad
en momentos de crisis familiar (Hagestad, 1985; ICing, 2003).
Con respecto a la variable género, los nietos y las nietas tienen un contacto
mayor con las abuelas que con los abuelos, lo que sugiere que el género del
abuelo puede ser más importante que la proximidad a la hora de determinar la
relación (Silverstein, Giarrusso y Bengtson, 1998). En el caso de los cuidados de
los nietos y otras tareas de apoyo, las madres jóvenes aprecian totalmente este
apoyo de las mujeres mayores. Entre otras cosas, son las abuelas concretamente
la principal estrategia para que las mujeres puedan compatibilizar el trabajo y la
famiUa (Tobío, Fernández-Cordón y AguUó, 1998). Existen también importantes
diferencias en lo que hace a la percepción del afecto y la admiración, ya que en
general las nietas refieren una mayor percepción de afecto que los nietos y ven
a las abuelas más afectuosas que a los abuelos. Aunque nietos y nietas respetan
mucho a sus abuelos, los datos revelan que admiran más a las abuelas que a los
abuelos (Creasey y Koblesky, 1991). También en la literatura científica encontramos diferencias de género al preguntar a los abuelos y abuelas. Thomas (1986)
halló que las abuelas se encuentran más satisfechas con su rol que los abuelos.
Esto se debe quizás a su mayor experiencia con las relaciones familiares íntimas,
ya que las mujeres suelen ser las principales responsables de la crianza de sus
hijos. Los hombres que expresaron mayor satisfacción eran los más mayores,
que tenían una relación activa con sus nietos jóvenes y se hallaban felices con su
implicación en las tareas de crianza.
Hay dos principales estrategias que utilizan las madres solas para compatibihzar
familia y empleo basadas en la sustitución de la madre en su ausencia por otra
mujer que asume el rol de ama de casa —según los datos recogidos por Tobío y
Fernández-Cordón (1999)—. En un caso, esa madre vicaria es un miembro de la
familia extensa, generahnente la madre de la mujer trabajadora; en el otro, es una
151
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
persona que realiza esa actividad a cambio de una remuneración económica. La
ayuda de la familia extensa, en especial de la abuela materna, es el recurso principal
con el que cuentan las mujeres solas que tienen hijos y trabajan. La relación con la
familia del padre de sus hijos suele ser mucho más distante, aunque, en ocasiones,
recuperan indirectamente su función de abuelos cuidadores en los periodos de fin
de semana o vacaciones, durante los que los niños están con su padre. El papel
de la abuela ayudando a su hija y sus nietos es tan importante que llega a ser una
condición para la viabilidad de las familias monoparentales en las que la madre
trabaja. Se observa una construcción social del rol de cuidadora (rol fuertemente
internalizado a través de la socialización), basado en las creencias tradicionales en
tomo a una "naturaUzación" y suposición social de la mujer como mejor cuidadora
(Bazo y Domínguez-Alcón, 1996).
Creasey y Koblesky (1991) no encontraron diferencias asociadas al linaje.
Las nietas no indicaron una relación más positiva con abuelas maternas ni tampoco los nietos expresaron mantener mejores relaciones con abuelos paternos.
Los autores, sin embargo, hallaron un efecto significativo del factor género,
indicando que las nietas preferían más que los nietos estar con ambos abuelos;
que los nietos no discriminaban entre abuelos y abuelas como fuente de compañía; que nietos y nietas adolescentes referían más conflictos con sus abuelos
que con sus abuelas, aunque la mayor parte de los nietos y nietas tenían pocos
o ningún conflicto con sus abuelos y abuelas. También con respecto a la ayuda
instrumental suministrada se perciben diferencias relacionadas con el género: las
nietas dan cuenta de más ayuda recibida de sus abuelos y abuelas que los nietos.
Diferenciando por dimensiones, en el estudio de Creasey y Koblesky (1991) los
autores encontraron que las abuelas reciben valoraciones más altas que los abuelos
(en aspectos como intimidad, afecto, admiración, apoyo instrumental, poder y
alianza), aunque no se detectaron diferencias significativas por razón de género
en lo que hace a la satisfacción en la relación y en el deseo de compañía, lo que
contrasta con diversos estudios empíricos que han analizado a los adolescentes
tardíos a este respecto (Hartshome y Manaster, 1982, Hoffman, 1979; Mathews y
Sprey, 1985). Una posible explicación para estos hallazgos divergentes radicaría
en que en este estudio se tuvo especial cuidado en controlar la influencia tanto
de las enfermedades físicas como cognitivas, que tendencialmente afectan más
a los abuelos que a las abuelas, dado que los hombres suelen enfermar antes
que las mujeres, lo que a su vez está demostrado que afecta decisivamente a
las relaciones entre los abuelos y los nietos (Creasey y Jarvis, 1989). También
Kennedy (1991) encontró similares resultados: las abuelas son elegidas en el
doble de ocasiones que los abuelos y, además, aquellos nietos que eUgieron a las
abuelas manifestaron tener relaciones más cercanas, sentirse más comprendidos
por sus abuelas y comprenderlas mejor que a sus abuelos. Los abuelos matemos
(abuelo y abuela) son los que más influyen en las vidas de la mayor parte de
nietos y nietas (Hagestad y Speicher, 1981).
152
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
Los abuelos sirven como fuerza estabilizadora y actúan como un recurso para
sus hijos y nietos, pudiendo proveer una variedad de servicios concretos a sus
nietos, sobre todo, cuando son jóvenes. La mitad de los nietos jóvenes adultos
entrevistados refieren retrospectivamente que sus abuelos les proveyeron de apoyo
emocional, apoyo instrumental y apoyofinancierodurante su infancia (Eisenberg,
1988). A pesar de ello, el balance de apoyo cambia cuando los nietos llegan a la
adultez; los abuelos refieren que reciben más apoyo expresivo e instrumental de
sus nietos adultos del que ellos dan. Así lo muestra el trabajo de Langer (1990) y
el de Kivett (1985). En el estudio de Kivett (1985) sobre una muestra de abuelos
encontró que tres cuartas partes de ellos sentían que sus nietos eran responsables
de proveerles de apoyo financiero y ayuda instrumental en los momentos de
necesidad. En términos de ayuda instrumental las nietas parecen otorgar un mayor
apoyo a sus abuelos que los nietos (Creasey y Koblesky, 1991).
La realización de actividades conjuntas es un vehículo para la expresión del
afecto y un medio para el conocimiento mutuo, así como cauces de influencia
y de asistencia. Para algunos autores como Roberto y Stroes (1992) y Kennedy
(1989), la frecuencia con la que nietos y abuelos realizan actividades conjuntas es
muy baja. Para los citados autores, los tipos másfi*ecuentesde interacción fueron
las visitas breves para conversar acerca de temas importantes. Algunos autores
han investigado las actividades realizadas conjuntamente por abuelos y nietos
preguntando o bien a los nietos (Komhaber y Woodward, 1981; Kennedy, 1992b),
o bien a los abuelos (Robertson, 1976; Kivnick, 1982; Cherlin y Furstenberg,
1986; Baranowski, 1982). En el estudio de Kennedy (1992b) se interrogó a 391
nietos jóvenes adultos estudiantes universitarios acerca de la importancia que una
serie de 29 actividades (generada a partir de una escala abierta formulada por
273 nietos jóvenes adultos) tenían en la relación con sus abuelos, proporcionando
sus respuestas un ranking de la prevalencia de cada actividad cuando abuelos y
nietos pasaban tiempo juntos. Estas 29 actividades constituyen un listado operativo y diverso que ha sido agrupado en seis categorías: sociabilidad (hablar de
temas importantes para ambos, ver la televisión), compañerismo (pasear, leer),
ayuda doméstica (cocinar, comprar), acontecimientos comunitarios (deportes,
fiestas), entretenimiento (salir a comer a un restaurante, ir de compras), ayuda en
tareas al aire libre (jardinería, gestiones administrativas). Concluye el autor que
a mayor cercanía en la relación, más diversas son las actividades que realizan
conjuntamente y, recíprocamente, cuantas más actividades se comparten, mayor
es la sensación de cercanía. Las nietas compartirían más actividades conjuntas
que los nietos, realizándolas más con las abuelas que con los abuelos.
Tyszkowa (1991), en un estudio realizado en Polonia, encontró que las actividades realizadas más frecuentemente entre abuelos y nietos (adolescentes y
jóvenes) de manera conjunta eran: conversaciones (52%), paseos (24%) y juegos
(17%). Las conversaciones mantenidas por los nietos adolescentes y adultos con
sus abuelos parecen ser de particular significación para los nietos, porque los
153
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N" 38. MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
padres trabajadores no tienen el tiempo o la paciencia suficiente para conversar
con sus hijos, y porque la existencia al mismo tiempo de un vínculo mutuo y de
una cierta distancia respecto de sus abuelos y abuelas les permite hablar de asuntos
que no abordarían con sus padres. Otras actividades llevadas a cabo conjuntamente
con los abuelos y abuelas hacen referencia al ocio, al aprendizaje de habilidades
prácticas y a la iniciación en las tradiciones familiares (Hyde y Gibbs, 1993). La
investigación sobre las relaciones intergeneracionales muestran cómo, de entre
las actividades que reaUzan abuelos y nietos hasta los 13 años, las vinculadas al
cuidado son las que descienden en la adolescencia, y, por el contrario, se mantienen la conversación, la ayuda económica, la comunicación telefónica o el paseo
(CIREM, 1994). Un papel fundamental de la familia es la transmisión de valores
de una generación a otra. Los abuelos pueden jugar un rol crucial en este proceso,
sirviendo de arbitros entre padres e hijos con respecto a los valores centrales para
la continuidad famiUar y el desarrollo individual (Pinazo, 1999a, 1999b).
La escasez de trabajos en lengua castellana y en particular en España sobre
las relaciones abuelos-nietos nos llevó a iniciar en el año 1994 una línea de
investigación sobre este tema de creciente interés, fruto de la cual es el trabajo
que aquí presentamos. Además de tomar la frecuencia de contacto o el número
de actividades compartidas como índice de la calidad de la relación intergeneracional (como hicieron Komhaber y Woodward, 1981 o Kennedy, 1992b), la
presente investigación examina diversos aspectos que pueden inñuir en la calidad del vínculo intergeneracional, preguntando sobre la cercanía o intimidad,
nivel de conocimiento e influencia mutua entre abuelos nietos. Nuestro objetivo
de investigación ha sido examinar los factores determinantes de la relación
intergeneracional entre los abuelos y los nietos e identificar la influencia de las
variables independientes sobre la calidad de la relación intergeneracional entre
nietos y abuelos. Finalmente, examinamos la relativa importancia de cada uno
de los grupos de variables utilizadas en el modelo.
METODOLOGÍA
Muestra y procedimiento de muestreo
El estudio incluye una muestra de 361 adolescentes y jóvenes de entre 15 y 25
años en la Comunidad Valenciana. Durante la primavera del año 1999 se contactó
con estudiantes de Ciencias Sociales de la Universidad de Valencia para que distribuyeran y recogieran cuestionarios rellenados por adolescentes y jóvenes de
su entorno relacional. Los entrévistadores recibieron a lo largo de tres sesiones
entrenamiento para la selección de los participantes, la administración del cuestionario y el objetivo de la investigación. Cada entrevistador fue instruido para
entrevistar a cuatro adolescentes y jóvenes incluyendo una de cada una de las
154
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
siguientes condiciones: estudiante en centro privado de bachillerato, estudiante en
centro público de bachillerato, estudiante no universitario y, finalmente, estudiante
de la Universidad. Un total de 450 cuestionarios ñieron distribuidos. Los entrevistadores indicaron que la mayor parte de los contactados decidieron responder
a las preguntas. Iguaknente pocos cuestionarios fueron rechazados por su falta
de datos. Las características de la muestra final se pueden apreciar con mayor
detalle en la Tabla 1. La mitad de los participantes son varones y en un porcentaje
bastante alto (84%) provienen de familias identificadas como intactas.
El cuestionario y su análisis
El examen de los factores que influyen en las relaciones intergeneracionales entre
abuelos-nietos se realiza con el empleo de un cuestionario, construido especialmente para esta investigación, pero que incluye diversos instrumentos y variables
utilizadas en investigaciones previas. Todas las preguntas sobre la relación de los
adolescentes y jóvenes con los abuelos se refieren a su relación con el abuelo/a
preferido/a. Las variables independientes consideradas en el análisis incluyen:
a) Aspectos demográficos
Género (varón=l; mujer=0); edad cronológica (15-17= 1, 18-21= 2, 22-25= 3);
tipo de familia (intacta=l; otra=0); número de nietos; número de abuelos vivos;
abuelo preferido, que se compone de cuatro variables que indican preferencia para
el abuelo/a materno/a (tipo abuelo =1; otro abuelo = 0); proximidad-residencia
(barrio=4, ciudad=3, <10 km=2,10-40 km=l, >40 km=0); frecuencia de la relación (diariamente=4, semanal=3, mensual=2, semestral=l, anual=0); y salud del
abuelo/a (buena=2, regular= 1, mala=0).
b) La percepción de la calidad de la relación entre abuelos y padres
Esta percepción es la que tienen los entrevistados, medida con un índice de dos
indicadores sobre la cercanía o intimidad de la relación entre ambos (nada=l,
poco=2, mucho=3), y lafi^ecuenciade contacto entre abuelos y padres (nada=l,
poco=2,firecuente=3).El índice compuesto con los dos indicadores (suma de los
valores) revela que padres y abuelos mantienen un contacto e intimidad firecuente
y elevado (Media= 5.4, SD=0.8) (Tabla 1). La consistencia interna o fiabilidad
para este índice es aceptable (Cronbach alpha= 0.73).
c) El tipo de actividades intergeneracionales
El concepto de "actividades intergeneracionales" se ha referido en el cuestionario
a las actividades que los nietos realizan con sus abuelos/as favoritos. Basándonos
155
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N' 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JUUÁN MONTORO
en el estudio de Kennedy (1992b) y en la investigación cualitativa realizada por
Pinazo (2002), se seleccionaron 18 posibles actividades, que fueron agrupadas
en tres dimensiones sobre la base de los resultados del análisis factorial: a) actividades de acompañamiento (conversar, pasear, visitar a familiares y amigos,
discutir y tomar decisiones importantes, rezar); b) actividades en tareas domésticas
(cocinar, limpiar, realizar labores domésticas e ir de compras); y c) actividades
de entretenimiento (jugar, hacer excursiones, viajes, preparar y participar en
fiestas, escuchar música y bailar). Los resultados del análisis factorial basado
en la extracción de Componentes Principales con una rotación Varimax mostró
que los catorce indicadores explican casi el 50% de la varianza total (actividades
tareas domésticas 20,9%; acompañamiento 18,3%; y recreativas 12,2%). Cada
indicador utiliza una escala Likert de cuatro valores (nunca=l, ocasionahiiente=2,
bastante a menudo=3 y muy a menudo=4). Los tres índices se generaronfconla
suma de los valores de cada indicador mencionado anteriomiente, presentando
niveles aceptables de consistencia interna (acompañamiento, alpha= 0.75; ayuda
doméstica, alpha= 0.74, y actividades recreativas, alpha= 0.68).
d) El rol desempeñado por los abuelos favoritos con sus nietos
Se examina preguntando a los nietos participantes en el estudio sobre seis
tipos diferentes de roles aplicados frecuentemente a los abuelos/as: cuidador
(escucha, cuida a los nietos), indulgente (consiente a los nietos), promotor
de la entidad familiar y la continuidad (completa detalles de la niñez de los
padres y otras historias familiares), maestro (imparte enseñanzas de destreza
y conocimientos), modelo de rol-valores tradicionales (insiste en valores
tradicionales) y transmisor de valores (actividades religiosas, dador de consejos). El rol se mide a partir de la frecuencia con que los abuelos/as ejercen
cada uno de estos roles, y se utiliza una escala de intervalo con tres valores
(nunca=0, pocas veces=l, muchas=2). Las variables ordinales que se refieren
a cada uno de los roles presentan una distribución normal y niveles aceptables
de asimetría y curtosis.
Finaknente, la variable dependiente, \dípercepción de la calidad de la relación
intergeneracional abuelos-nietos se obtuvo preguntando a los jóvenes sobre: a)
el grado de cercanía con sus abuelos; b) el nivel del conocimiento del abuelo
con respecto a nietos y viceversa; c) el grado de influencia del abuelo/a en las
creencias de los nietos y d) el grado de satisfacción con los abuelos y de éstos
con los nietos. Cada uno de los indicadores se mide con una escala de tres valores
(nada=l, poco=2, mucho=3) y el nivel defiabilidado consistencia interna para el
índice compuesto de los seis indicadores (suma de sus valores) es muy aceptable
(Cronbach alpha= 0.81). En conjunto, los participantes del estudio consideran
que el vínculo o relación con los abuelos preferidos es más bien moderado
(Media=13.8; SD=2.6) (ver Tabla 1).
156
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
lÁ RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N" 38, MAYO-AGOSTO. 2004
Tabla 1
Características de la muestra
Variables Independientes
(N=361)
N
Edad
15-17
18-21
22-25
71
143
147
19.7
39.6
40.7
174
49.2
305
85.0
49
13.6
304
84.2
Género
Varón
Residencia
Medio Urbano
Co-Residencia
El abuelo/a vive solo
Estructura Familia
Familia Intacta
Número de Nietos
Media (SD)
Número de Abuelos Vivos
Media (SD
Preferencia de Abuelo/a
Abuela Materna
Abuela Paterna
Abuelo Materno
Abuelo Paterno
Proximidad-Residencia
Mismo barrio
Misma ciudad
<10KM
10-40 KM
>40 KM
Frecuencia de Relación
Diariamente
1 vez por semana
1 vez por mes
Cada l-6meses
1 vez por año
Salud Abuelo/a Favorito
Buena
Regular
Mala
Relación Padre/Abuelos/as
Mínimo-Máximo
Media (SD)
2.7
(0.7)
2J
N
198
71
49
41
(0.9)
%
55.2
19.8
13.6
11.4
170
91
24
22
52
47.4
25.3
6.7
6.1
14.4
128
130
54
32
14
35.8
36.3
15.1
8.9
3.9
193
138
30
53.5
38.2
3.9
2
5.4
6
(0.8)
157
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
SACRAMENTO PINAZO Y JÜUAN MONTORO
N'38, MAYO-AGOSTO, 2004
Tabla 1
Características de la muestra (continuación) (N=361)
Actividades con Abuelo/a
Acompañamiento
Mínimo-Máximo
Media (SD)
Ayuda Doméstica
Mínimo-Máximo
Media (SD)
Entretenimiento
Mínimo-Máximo
Media (SD)
Rol del Abuelo/a
Cuidador
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Indulgente
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Promotor de la Familia
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Maestro
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Modelo de Rol-Valores Tradicionales
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Transmisor de Valores
Nunca
Pocas Veces
Muchas
Variable Dependiente
Calidad Relación Intergeneracional
Mínimo-Máximo
Media (SD)
N
%
7
13.5
28
(3.5)
3
4.9
12
(2.0)
4
5.7
16
(2.0)
81
113
166
22.5
31.4
46.1
61
143
155
17.0
39.8
43.2
46
151
162
12.8
42.1
45.1
133
151
73
36.8
41.8
20.4
86
158
114
24.0
44.1
31.8
97
146
115
27.1
40.8
32.1
6
13.1
18
(2.6)
158
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÚN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
RESULTADOS
El análisis de los factores que influyen en la calidad de las relaciones intergeneracionales entre abuelos y los nietos se realiza con la técnica multivariable de la
regresión. El modelo a verificar incluye las variables sociodemográficas, el contacto
o relación entre padres y abuelos, las actividades intergeneracionales y el tipo de rol
atribuido a los abuelos. Dos son los temas de investigación que suscitaron nuestro
interés: en primer lugar, identificar la influencia de las variables independientes
sobre la calidad de la relación intergeneracional entre nietos y abuelos; y en segundo
lugar, determinar la relativa importancia de cada uno de los grupos de variables
utilizadas en el modelo. La Tabla 2 presenta los resultados de la regresión múltiple. Se incluyen los datos de cada variable (coeficientes no estandarizados y los
beta o estandarizados) y del conjunto. El método de regresión utilizado es eljíe la
entrada simultánea de las variables. Cada uno de los modelos (I-IV) corresponde
al análisis realizado con la adición de variables independientes.
Los resultados finales (ver Modelo IV) indican que las variables independientes explican en conjunto un elevado porcentaje de la variable dependiente
(R-squared= 0.48), lo que significa que los factores sociodemográficos, la relación de los padres con los abuelos, el tipo de actividades intergeneracionales y
el tipo de roles ejercidos por los abuelos son determinantes de casi la mitad de la
variabilidad en la calidad del vínculo intergeneracional. De forma específica, los
nietos del estudio indican que dicha relación está determinada de forma positiva
predominantemente por el grado de contacto o intimidad entre los padres y los
abuelos (Beta= 0.30), sugiriendo que, a mayor contacto entre padres y abuelos,
mayor calidad en la relación intergeneracional entre nietos y abuelos.
Otros factores significativos que contribuyen a la mejora de la relación intergeneracional son los tres siguientes:
a) La existencia de actividades de acompañamiento y de apoyo emocional
entre abuelos y nietos (Beta= 0.21). La calidad del vínculo entre abuelos/nietos
se beneficia, pues, de una mayor frecuencia de actividades, tales como conversar, pasear, mirar recuerdos familiares, visitar familiares, discutir y tomar
decisiones, y rezar.
b) Lñfrecuencia de relación entre nietos y abuelos/as. Este aspecto significativo sugiere que la relación intergeneracional mejora con una mayor fi*ecuencia
de contacto de los nietos con los abuelos/as preferidos (Beta=.13; p<0.05).
c) Dos de los estilos de ejercer la posición de abuelo están igualmente
asociados con la mejora en la relación intergeneracional, en particular, la
percepción del abuelo ejerciendo el rol de cuidador (Beta=.10; p<0.05), y/o
rol de maestro (Beta= 0.11; p<0.05).
d) Otro aspecto que, aunque no llega a ser significativo parece mostrar
cierta influencia, sería la tendencia de los nietos a mantener o desarrollar una
relación más cercana e íntima con la abuela materna que con el resto de los
otros abuelos (Beta= 0.07; p<0.10).
159
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
N» 38, MAYO-AGOSTO. 2004
Tabla 2
Regresión Múltiple
Factores Determinantes la Relación Intergeneracional Abuelos y Nietos
Variables Independientes
Sociodemográfícas:
Edad
Género
Medio Urbano
Vive Solo
Familia Intacta
Número de Nietos
Número de Abuelos Vivos
Preferencia Abuela Materna
Proximidad/Residencia
Frecuencia de Relación
Salud Abuelo Favorito
Modelo I
Modelo II
-.29 (-.08)#
-.28 (-.08)#
.24 (.09)#
.53 (.10)
.23 (.13)
1.1 (.47)
.25 (.09)
.45 (.08)#
.23 (.13)
.62 (.26)
Relación Padre/Abuelos
1.2 (.41)
Actividades con Abuelo
Acompañamiento
Ayuda Doméstica
Entretenimiento
Rol del Abuelo
Cuidador
Indulgente
Promotor de la Familia
Maestro
Tradicional/Transmisor Valores
Adjusted R-Squared
R-Squared Change
F-Test
Modelo III
Modelo IV
.40 (.07)#
.34 (.14)
.32 (.13)
1.0 (.34)
.89 (.30)
.22 (.30)
.13 (.10)
.15 (.21)
.34 (.10)
.38 (.11)
.22
9.7
.34
.10
14.8
.45
.11
18.9
.48
.04
16.3
N=361(#p<.10)(p<.05).
* Coeficientes no estandarizados. Coeficientes estandarizados en paréntesis
160
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N^ 38, MAYO-AGOSTO. 2004
En lo referente a la relativa importancia de los diversos factores, el análisis
de la regresión múltiple por etapas o jerarquizado (ver Modelos I-IV) indica que
cada uno de los diferentes grupos de variables contribuye ^Q forma significativa
(ver r-squared change para cada modelo) a la explicación de la calidad de la
relación intergeneracional o variable dependiente. En el Modelo I, en el que tan
sólo las variables sociodemográfícas se toman como factores de predicción, la
explicación total de la variable dependiente es moderada (R-squared=22), siendo
la frecuencia de contacto con los abuelos, la proximidad y la preferencia por la
abuela materna, las variables significativas. La adición de la variable sobre calidad
de relación entre padres y abuelos (ver Modelo II) supone un incremento del 10%
sobre el modelo anterior. Igualmente, la introducción de las variables sobre las
actividades compartidas con los abuelos supone otra mejora similar (ver Modelo
III), produciendo un resultado con menor peso específico para los factores ^ociodemográficos. Finalmente, la inclusión de las variables de los roles atribuidos a
los abuelos produce también un incremento significativo, aunque menor que en
la predicción de la variable dependiente (ver Modelo IV).
CONCLUSIONES
El análisis de los datos identifica aspectos sociodemográficos y actitudinales que
son determinantes de la calidad de las relaciones intergeneracionales entre los
abuelos y los nietos para la muestra de jóvenes de la Comunidad Valenciana. Los
datos del análisis en su conjunto confirman los resultados de los estudios previos
fundamentalmente en la literatura anglosajona: en particular, la importancia que la
relación entre padres y abuelos tiene en el mantenimiento de relaciones positivas
intergeneracionales entre los nietos y los abuelos, así como la asociación positiva
con lafirecuenciade contacto y la realización de actividades de acompañamiento
(conversar, pasear, visitar a familiares y amigos, discutir y tomar decisiones
importantes, rezar). A continuación se hace un comentario de los aspectos descriptivos más relevantes de dicha relación intergeneracional, así como de los
resultados del análisis multivariable sobre los factores que determinan la calidad
de la relación intergeneracional nietos-abuelos, y de la importancia relativa de
cada uno de los mismos.
Los datos descriptivos indican que, en su mayoría, los nietos identifican como
favorita la figura de la abuela, siendo la abuela materna la citada en primer lugar
(55%), seguida de la paterna (20%) (Tabla 1). Nuestros resultados a este respecto
coinciden con los de Hartshome y Manaster (1982), quien encontró que, cuanto
mayor era el contacto con los abuelos, más satisfechos estaban los nietos, y que
los nietos tenían más contacto con su abuela materna. Al preguntar acerca de la
importancia de cada abuela individualmente, la abuela materna recibía las cotas
más altas. Muchos estudios apoyan la idea de que los abuelos matemos son los
161
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
más influyentes en las vidas de los nietos (Hoffman, 1979; Hagestad y Speicher,
1981; Eisenberg, 1988). Con respecto al desarrollo de valores, Roberto y Stroes
(1992) indicaron que nietos y nietas perciben que las abuelas son más influyentes en sus vidas que los abuelos. En cuanto a actividades compartidas, los nietos
participan más en actividades con sus abuelas que con sus abuelos. Roberto y
Stroes (1992) encontraron que los abuelos matemos eran elegidos en primer
lugar y, en particular, las abuelas. Incluso para la realización de actividades, los
nietos y las nietas participan más en actividades con sus abuelas, sobre todo en
conversaciones acerca de cosas importantes en su vida diaria, ayuda en tareas
domésticas y visitas breves.
Respecto de la frecuencia de contacto y tipo de relación, los abuelos preferidos
residen relativamente cerca de sus nietos, bien en el mismo barrio (47%) o bien
en la ciudad (25%). En su mayoría, los abuelos comparten residencia con otros
familiares, siendo muy pocos los abuelos que viven solos (14%) y su salud es
percibida como buena y regular (82%). Los nietos reconocen mantener con sus
abuelos unafrecuenciade relación de tipo semanal (36%) y diaria (36%). Los tipos
de interacción más frecuentes con los abuelos son las visitas breves para conversar
y la participación en discusiones importantes. Los abuelos son vistos por sus nietos
como confidentes y compañeros. Comparando con la literatura existente, también
Hyde y Gibbs (1993), Tyszkowa (1991) y Eisenberg (1988) encontraron que las
actividades más frecuentes que realizan los nietos con sus abuelos son conversar
y escuchar, sobre todo con las abuelas maternas y en actividades que favorecen
la cercanía emocional. En un estudio realizado en la Comunidad Valenciana con
abuelas, Benlloch y Berjano (1994) hallaron que cuanto mayor era la frecuencia de
contactos entre la abuela y el nieto, mayor era la satisfacción de ésta. Resultados
éstos congruentes con la investigación de Eisenberg (1988). Los nietos indican
igualmente (87%) que los abuelos realizan en su mayoría actividades relacionadas
con su papel de promotores de la familia y la continuidad familiar. El predominio
de este papel de los abuelos es consistente con otros estudios que han examinado
los diferentes modelos de rol para los mayores. Por ejemplo, los nietos en el
estudio de Roberto y Stroes (1992) percibieron que sus abuelos (sobre todo sus
abuelas) eran muy influyentes en el desarrollo de sus valores (ideales familiares,
identidad personal y creencias religiosas).
Los resultados del análisis multivariable de la muestra de nietos confirman
varias de las conclusiones que han sido alcanzadas en estudios previos (Hagestad,
1985; Eisenberg, 1988). En primer lugar, los datos muestran que los nietos parecen
otorgar una influencia mayor a las abuelas maternas en comparación a la abuela
patema y a ambos abuelos. Esta preferencia parece corroborarse con los datos sobre
actividades que los nietos desarrollan con sus abuelas (Roberto y Stroes, 1992).
En la literatura anglosajona merece destacarse el trabajo de Robertson (1976),
quien entrevistó a nietos y nietas de 18 a 26 años, hallando que los nietos y las
nietas se encontraban a gusto con sus abuelos, tenían actitudes favorables hacia
162
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÓN ENTRE ARUELOS Y NIETOS
N' 38. MAYO-AGOSTO, 2004
ellos, a la vez que consideraban a sus abuelos una fuente de influencia y se sentían
responsables de prestarles apoyo y ayuda. También Kennedy (1992a) encontró que
la proximidad, la buena relación entre abuelos y padres, junto a la creencia de ser
conocido y conocer al abuelo, se asociaban a una buena relación entre los nietos
jóvenes adultos y sus abuelos. En la muestra española destaca el trabajo realizado
con adolescentes por Triado, Martínez y Villar (1999), cuyos resultados mostraron
que los nietos perciben a los abuelos matemos como más cercanos y con roles más
positivos, mientras que los paternos juegan roles más distantes. Cuando preguntaron a abuelos y abuelas españoles (Triado y Villar, 2000) sobre la percepción de la
relación con sus nietos, los abuelos más jóvenes tendían a mantener mayor cercanía
emocional con sus nietos y el balance de intercambios y ayuda entre abuelos y
nietos tendía a cambiar con la edad. A medida que los abuelos son más mayores,
mencionan menos frecuentemente la prestación de ayuda (económica o cuidados)
y más la demanda y recepción de ayuda por parte de sus nietos.
Sería interesante, en posteriores investigaciones, analizar diadas de abuelos
con sus respectivos nietos, para poder explorar las diferentes percepciones con un
grado mayor de exactitud (Triado et al, 2004). También, análisis longitudinales
podrían explorar cómo los cambios en las actitudes de los padres, en las variables
personales, en las variables situacionales y en las circunstancias vitales pueden
influir en la relación que los nietos tienen con sus abuelos. Todavía no ha sido
estudiada la influencia que la relación abuelos-nietos ocasiona a largo plazo en
el bienestar de ambos. Una limitación con la que se han encontrado los trabajos
acerca de la relación intergeneracional es que han sido estudios transversales y
no longitudinales. Sería necesario para investigaciones posteriores realizar estudios en los que se pudiese analizar el cambio en la relación entre los abuelos y
los nietos a través del tiempo. Estos estudios nos ayudarían a indagar de forma
más precisa sobre las diferencias de comportamiento de los nietos en su relación
con los abuelos, diferencias que pueden ser en ambas direcciones: de los nietos
a los abuelos (en cuanto preferencias, actividades y ayuda personal), y de los
abuelos hacia los nietos (en cuanto transmisores de valores, tutores o cuidadores).
La relación entre la edad de los nietos y su cercanía o vínculo con los abuelos
es otro aspecto que esta investigación no ha podido examinar con precisión. El
análisis inicial mostraba la existencia de una tendencia negativa (no significativa,
p.<0.10), sin embargo, esta asociación desaparece cuando se controla por aspectos
de la relación entre padres y nietos, así como por las diversas actividades y roles
de los abuelos con los nietos. Es muy probable que la utilización de grupos de
edad para la medición de esta variable sea un factor crítico, en el sentido de que
la reducción de la variabilidad que produce dicha operacionalización no haya
facilitado el descubrimiento de los efectos reales de la edad de los nietos sobre
la relación intergeneracional.
Otro resultado que se desprende del análisis es la importancia del tipo de relación que existe entre padres y abuelos, en el sentido de que a un mayor nivel de
163
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
r 38, MAYO-AGOSm 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
comunicación, cercanía y contacto entre abuelos y padres corresponde una mejora
en la percepción de la calidad de la relación intergeneracional entre los abuelos
y los nietos. Este dato es coincidente con los resultados obtenidos por Mathews
y Sprey (1985), quienes concluyeron que la cantidad de contacto con los abuelos
que los padres faciliten a sus hijos, influirá en el tipo de relación que desarrollarán
posteriormente. La naturaleza de la relación abuelo-hijo (padre) es, pues, otro
factor importante en el rol de abuelo y su implicación en las vidas de los nietos.
Si la relación abuelo-hijo (padre) es armoniosa, esto abre oportunidades para los
beneficios directos e indirectos que los abuelos pueden ofrecer a sus nietos y para
que los abuelos se sientan cómodos en su rol de apoyo. Si la relación abuelo-hijo
(padre) se rompe o aparecen dificultades, esto puede modificar la proximidad de
los abuelos a los nietos, el contacto, la implicación y el sentimiento de ostentar un
rol satisfactorio (Drew y Smith, 1999). En algunos estudios como el de Creasey
y Kaliher (1994) se intentó controlar el estatus marital de la familia nuclear del
nieto incluyendo sólo a aquéllos cuyos padres no hubiesen experimentado un
divorcio, lo que constituye un acontecimiento vital que pone a prueba los vínculos
familiares. La literatura ha puesto de relieve el papel de los abuelos como elemento
de estabilidad en momentos de tensión o crisis familiar (Hagestad, 1985). En el
trabajo de Kennedy (1992b) los estudiantes de las familias rotas y de las reconstruidas presentan tasas de actividad significativamente altas reflejando quizás las
muchas ocasiones que los nietos pasan junto a sus abuelos. Este dato podría ser
de interés a la hora de entender la gran importancia que los nietos procedentes de
familias monoparentales y reconstruidas dan a las actividades que comparten con
sus abuelos. Y esto a su vez sería igualmente de interés a la hora de considerar el
derecho de visita de los abuelos y los intereses de los padres no custodios.
En conclusión, por ahora sabemos poco acerca de las relaciones entre los
abuelos y los nietos. Este estudio ha intentado, utilizando una muestra no aleatoria
de jóvenes, acercarse al análisis examinando aspectos de la calidad en la relación
intergeneracional, centrándose en la perspectiva de los nietos jóvenes adultos.
Cabe resaltar que, al igual que en los estudios anglosajones, la percepción de los
nietos sobre la calidad de la relación entre sus propios padres y abuelos resulta
ser el aspecto que mejor predice la relación intergeneracional abuelos-nietos.
De los factores sociodemográficos, tan sólo lafi"ecuenciade relación parece ser
relevante para esta muestra de jóvenes. Las actividades compartidas, en particular
de acompañamiento, son igualmente significativas, así como la percepción del
abuelo como proveedor de cuidado y transmisor de enseñanzas de destrezas y
conocimientos. Todos los diversos grupos de variables incluidos en el modelo
contribuyen en parte a la explicación de la varianza total, llegando hasta un porcentaje relativamente elevado (48%) en comparación con los estudios previos.
Sin embargo, todavía queda algo más de la mitad de la variabiHdad en la calidad
de las relaciones abuelos-nietos que ha de ser explicada con la aportación de otros
factores y variables que por el momento aún no han sido examinados. Es necesario
164
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
¡A RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N" 38. MAYO-AGOSTO. 2004
realizar futuras investigaciones que continúen explorando las similitudes y las
diferencias en las relaciones entre abuelos y nietos. Los resultados de este estudio
confirman la presencia de los abuelos en las vidas de los nietos jóvenes adultos.
El examen de las respuestas de los nietos nos da una primera idea o aproximación
a las variaciones en el tipo y grado de implicación entre nietos y abuelos.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
BARANOWSKI, M.D. (1982), "Grandparent-adolescent relations: beyond the nuclear family",
Ádolescence, n° 17, pp. 575-584.
BAZO, M.T. y N. C. DOMÍNGUEZ-ALCÓN (1996), "Los cuidados familiares de salud en las
personas ancianas y las políticas sociales", REÍS, n° 73.
BENLLOCH, V. y E. BERJANO (1994), "Estudio de las relaciones intergeneracionales entre abuelas
y nietos", Geriatrika, Vol. 11,4, pp. 46-51.
BENLLOCH, V., G. CALATAYUD, D. LLOPIS, S. PINAZO y E. BERJANO (1994), "Relaciones
intergeneracionales abuela-nietos", IV Jornadas de Intervención Social del COP, Madrid.
BRUSSONI, M.J. y S. D. BOON (1998), "Grandparental impact in young adults' relationships with
their closest grandparents: the role of relationship strength and emotional closeness", International
Journal ofAging and Human Development, vol. 46,4, pp. 267-286.
CIREM (1994), Relacions intergeneracionals.Gent gran i adolescents. Estudi d'una relació.
Barcelona, Fundació La Caixa.
CONNIDIS, LA. (1989), Family ties andaging, Toronto, Butterwoths.
CREASEY, G.L. y R A. JARVIS (1989), "Grandparents with Alzheimer's disease: effects of parental
burden on grandchildren", Family Therapy, vf 16, 79-85.
CREASEY, G.L. y R J. KOBLESKY (1991), "Adolescent grandchildren's relationships with
maternal and paternal grandmothers and grandfathers", Journal of Ádolescence, 1991, rf 14,
pp. 373-387.
CREASEY, G.L. y G. KALIHER (1994), "Age differences in grandchildren's perceptions of relations
with grandparents", Journal ofÁdolescence, rf 17, pp. 411-426.
CHERLIN, A. y F. FURSTENBERG (1986), "Grandparents and family crisis", Generations, vol.
10, pp. 26-28.
DELLMAN-JENKJNS, M. (1987), "Teenagers' reported interaction with grandparents. Exploring
the extent of alienation", Lifestyles, n° 8, pp. 35-36.
DREW, L.A. y E K. SMITH (1999), "The impact of parental separation-divorce on grandparentgrandchildren relationships", International Journal ofAging and Human Development, vol.
48,(3),pp. 191-216.
165
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N' 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JULIÁN MONTORO
EISENBERG, A.R. (1988), "Grandchildren's perspectives on relationships with grandparents: the
influence of gender across generations", Sex Roles, n° 19, pp. 205-217.
FIELD, D. y M. MINKLER (1988), "Continuity and change in social support between young-old and
old-old or very oíd age", Journal ofGerontology, Psychological Sciences, rf 43, pp. 100-106.
HAGESTAD, G. (1985), "Continuity and connectedness", en V. Bengtson y J. Robertson, Grandparenthood, Beverly Hills, SAGE.
HAGESTAD, G.O. y J. L. SPEICHER (1981), "Grandparents and family influence: views of three
generations". Artículo presentado en el Meeting ofthe Societyfor Research in Child Development, Boston.
HARTSHORNE,T.S. y G. J. MANASTER (1982), "The relationship with grandparents: contact,
importance, role conception", InternationalJournal ofAging and Human Developmgnt, xf 15,
pp. 233-245.
HILL, J.R y G. HOLMBECK (1986), "Attachment and autonomy during adolescence", en G. Whitehurst (ed.), Annals of Child Development, Greenwich, JAI Press.
HODGSON, L.G. (1992), "Adult grandchildren and their grandparents: The enduring bond", InternationalJournal ofAging and Human Development, n° 34 (3), pp. 209-225.
(1998), "Grandparents an older grandchildren", en M.E. Szinovacs (ed.), Handbook on Grandparenthood, Westport, Conn., Greenwood Press.
HOFFMAN, E. (1979), "Young adults' rektions with their grandparents: an exploratory study",
InternationalJournal ofAging and Human Development, n° 10, pp. 299-309.
HYDE, V. y I. GIBBS (1993), "A very special relationship: granddaughters* perceptions of grandmothers'\ Ageing andSociety,Tf 13, pp. 83-96.
IMSERSO (1995), Las personas mayores en España. Perfiles. Reciprocidad familiar, Madrid,
IMSERSO.
JOHNSON, C. (1983), "A cultural analysis ofthe grandmother", Research on Aging, n° 5, pp.
547-567,
KENNEDY, G.E. (1989), "CoUege students' relationship with grandparents", Psychological Reports,
n° 64, pp. 477-478.
(1991), Developmental influence of grandparents, Paper presented at the Annual Meeting ofthe
National Council on Family Relations, Denver, CO.
(1992a), "Quality in Grandparent/Grandchild Relationships", International Journal ofAging
and Human Development, n° 35 (2), pp. 83-98.
(1992b), "Shared activities of grandparents and grandchildren", Psychological Reports, n° 70,
pp. 211-227.
166
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
LA RELACIÓN ENTRE ABUELOS Y NIETOS
N^ 38, MAYO-AGOSTO. 2004
KING, V. (2003), "The legacy of a grandparent's divorce: consequences for ties between grandparents
and grandchildrem", Journal ofMarriage and the Family, n° 65, pp. 170-183.
KIVETT, V. (1985), "Grandfathers and grandchildren: pattems of association, helping and psychological closeness", Family Relations, xf 34, 565-571.
KIVNICK, H.Q. (1982), "Grandparenthood: An overview of meaning and moral health", Gerontologist, n° 22, pp. 59-66.
KORNHABER, A. y WOODWARD, K.L. (1981), Grandparents/grandchildren: the vital connection.
Garden City, NY, Doubleday.
LANGER, N. (1990), "Grandparents and adult grandchildren: what do they do for one another?",
International Journal ofAging and Human Development, vol. 31 (2), pp. 101-110.
LERNER, R.M. (1995), "Developing individuáis within changing contexts: Implications of developmental contextualism for human development, research, policy and programs", en T.A. Kindermann and J. Valsiner (Eds.), Development ofperson-context relations, Hillsdale, NJ, Erlbaum.
MATHEWS, S.H. y J. SPREY (1985), "Adolescents' relationships with grandparents: an empirical
contribution to conceptual clarification", Journal of Gerontology, n° 40, pp. 621-626.
PINAZO, S. (1999a), "Significado social del rol de abuelo". Revista Multidisciplinar de Gerentologia,
n° 9, pp. 169-176.
(1999b), "Influencia de los abuelos en la socialización familiar de los nietos. Revisión de la
literatura científica". Revista Española de Geriatriay Gerontología, xf 34 (4), pp. 231-236.
(2002), La imagen de los abuelos a través de los jóvenes ¿Qué piensan los universitarios de la
relación con sus abuelos?, en W.AA., ABUMAR, Jomadas 1998-2001, Madrid, Senda editorial.
RICO, C. (2000), La relación abuelos-nietos alfinaldel milenio, Tesis de Licenciatura, Universidad
de Valencia, Dirs.: E. Serra y M.P. Viguer.
RICO, C, SERRA, E. y M. R VIGUER (2001), Abuelos y nietos: abuelo preferido, abuelo útil,
Madrid, Pirámide.
ROBERTO, K.A. y J. STROES (1992), "Grandchildren and grandparents: roles, influences, and
relationships", International Journal ofAging and Human Development, Vol. 34, 30, pp. 227239.
ROBERTSON, J.F. (1976), "Signifícance ofgrandparents: perceptions of young adults grandchildren",
The Gerontologist, re 16 (2), pp. 137-140.
ROSENMAYR, L. (1977), "The family: a source of hope for the elderly?", en E. Shanas y M.B.
Sussman (eds.), Family, bureaucracy and the elderly, Durham, Duke University.
SANCHO, M.T. (coor.) (2000), Informe 2000: Las personas mayores en España, Madrid,
IMSERSO.
167
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
RIS
REVISTA INTERNACIONAL DE SOCIOLOGÍA
N" 38, MAYO-AGOSTO, 2004
SACRAMENTO PINAZO Y JUUÁN MONTORO
SILVERSTEIN, M., R. GIARRUSSO y V. L. BENGTSON (1998), "Intergenerational solidarity
and the grandparent role", en M.E. Szinovacs (ed.), Handbookon Grandparenthood, Westport,
Conn., Greenwood Press.
SPREY, J. y S. H. MATHEWS (1982), "Contemporary grandparenthood: A systemic transition", The
Annals ofthe American Academy ofPolitical and Social Science, n° 464, pp. 91 -103.
THOMAS, J.L. (1986), "Age and sex differences in perceptions of grandparenting", Journal of
Gerontology, n** 41, pp. 417-423.
TOBÍO, C. y J. A. FERNÁNDEZ-CORDÓN (1999), "Monoparentalidad, trabajo y familia", Revista
Internacional de Sociología, n° 22, pp. 67-97.
TOBÍO, C, J. A. FERNÁNDEZ CORDÓN y M. S. AGULLÓ (1998), Análisis cuantitativo de las
estrategias de compatibilización familia-empleo en España, Madrid, Instituto de Isf Mujer.
TRIADO, C, G. MARTÍNEZ y F. VILLAR (1999), "Relación entre abuelos y sus nietos adolescentes:
percepciones, actividades y vínculos", Comunicación presentada al /// Congreso Internacional
de Psicología y Educación, Santiago de Compostela.
TRIADO, C. y F. VILLAR (2000), "El rol de abuelo: cómo perciben los abuelos las relaciones con
sus nietos". Revista Española de Geriatríay Gerontología, rf 35, pp. 30-36.
TRIADO, C , F. VILLAR, C. SOLÉ, M. J. OSUNA, S. PINAZO y M. CELDRÁN (2004),
"Intergenerational relationship in asample of grandparent-grandchild dyads: do cross-perception
ofthe relationship converge?", International Societyfor the Study ofBehavioural Development
Biennial Meeting, Ghent, Belgium.
TYSZKOWA, M. (1991), "Grandparents and grandchildren in Poland", en EK. Smith (ed.), The
psychology ofgrandparenthood: an International perspective, Londres, Routledge.
(1993), Adolescents' relationship with grandparents: characteristics and developmental
transformations, en S. Jackson y H. Rodríguez-Tomé (eds.), Adolescence andits social worlds,
Nueva York, Lawrence-Erlbaum Ass.
WILLIAMS, A. y J. F. NUSSBAUM (2001), Intergenerational Communication Across the Life
Span, Londres, Lawrence Erlbaum.
168
(c) Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Licencia Creative Commons 3.0 España (by-nc)
http://revintsociologia.revistas.csic.es
Fly UP