...

EL TACTO, LOS SENTIDOS Y EL SENTIR.

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

EL TACTO, LOS SENTIDOS Y EL SENTIR.
EL TACTO, LOS SENTIDOS Y EL SENTIR.
Monografía para la certificación como facilitador de Biodanza
Escuela de Biodanza Rolando Toro de Barcelona
Directores: Luís Otávio Pimentel & Silvia Eick
Orientadora de la monografía: Silvia Eick
Septiembre de 2007
Juan Manuel Rubio Luelmo
1
EL TACTO, LOS SENTIDOS Y EL SENTIR.
Presentación
Agradecimientos
Introducción
Los sentidos: olfato, oído, gusto, tacto, vista
1. anatomía y fisiología
2. qué supone ampliar este sentido, relaciones con otras disciplinas
3. ejercicios de Biodanza con orientación principal a los sentidos
La percepción de la realidad, ¿de las realidades?
El sentir:
1. Qué es
2. Con que otras partes se relaciona: conciencia, atención, memoria,
planificación, sensaciones…
3. Como es la relación con estas partes
4. Importancia biológica, psicológica, social, transpersonal
Relación entre los sentidos y el sentir:
1. como ampliar los sentidos
2. Dos caminos para la conciencia: extro (el placer sensorial)/intro (meditación)
Biodanza y Sentir
1. Posibilidades desde la Biodanza para amplificar el sentir, la conciencia y los
sentidos
2. Ejercicios de Biodanza propuestos.
Anexo 1. Los 12 sentidos. La visión antroposófica
Conclusiones
Bibliografía
2
PRESENTACIÓN Y AGRADECIMIENTOS
Las palabras que a continuación son escritas no estarían aquí de
no ser por el estímulo que la vida genera en mi interior, dicho de otra
manera, son parte de un darme cuenta sumado a un montón de
investigaciones y lecturas que la curiosidad pinta en mi puerta, pero
también dicho de otra manera, no estarían aquí de no estar realizando
la formación en facilitador de Biodanza y ser un requisito para la
certificación el presentar una monografía.
Esta monografía pretende presentar la variedad de posibilidades
de sentir que tenemos los seres humanos. Las puertas del sentir: los
sentidos; la llave del sentir: el sentimiento; y el llavero: la conciencia,
hija de la sensibilidad.
Serán estos los factores que voy a tener principalmente en cuenta;
además de ver cuál es la relación con la Biodanza, si es que se puede
relacionar y de que puede servirnos usar estas herramientas para la
mejora de la vida humana en la tierra, para un desarrollo personal
completo, para una amplitud de buenas y sanas relaciones.
Quiero agradecer en primer lugar desde aquí a la vida por su tenaz
insistencia, a mis padres fuente de mi vida, a todas las madres
presentes y pasadas fuentes de la vida que hoy conocemos en nuestra
tierra y también al sano principio paterno sin el cual tampoco hay vida.
Agradezco al creador de la Biodanza Rolando Toro Araneda por crear
un sistema unificador y espiritual que integra y permite el desarrollo de
la personalidad en todas sus octavas y facilita el contacto consigo
mismo, con el mundo que le rodea, las personas y lo trascendente.
Agradezco a Silvia Eick su calor y aliento, paciencia y energía que
estimula y anima a continuar, además por su tarea como supervisora y
Luis Otávio Pimentel su visión terapeutica, rigor y ortodoxia, el impulso
a continuar el cauce creado. Ambos directores de mi escuela, la de
Barcelona. También desde aquí a todos los facilitadores instructores
que hemos tenido en la formación, cada uno ha puesto su grano de
arena en la construcción de mi preparación como facilitador
Agradecer también a todo mi grupo de formación personas con
quienes he compartido tristezas y alegrías, y muchos intensos
momentos, sin los cuales no se puede construir el árbol de
conocimientos y vivencias que hoy tengo. Y a los compañeros del grupo
regular de los martes con quienes día a día vamos tejiendo una tierna
relación.
Y también agradezco aquí a todas las personas con las que he
intercambiado experiencias en toda mi vida, con cada una de esas gotas
y sus colores, sus miradas, su cariño, su acción, sus actitudes han ido
facilitando lo que hoy soy.
3
INTRODUCCIÓN
Empezaré esta aventura
exponiendo algunos conceptos
básicos de Biodanza para
contextualizar de que estamos
hablando.
BIODANZA
Entendemos por Biodanza
un sistema de integración
humana, renovación orgánica,
reeducación
afectiva
y
reaprendizaje de las funciones
originarias
de
vida.
Metodología consistente en
inducir vivencias integradoras por medio de la música, del canto, del
movimiento y de situaciones de encuentro en grupo.
PRINCIPIO BIOCENTRICO
El principio Biocentrico se inspira en la intuición del universo
organizado en función de la vida y consiste en una propuesta de
reformulación de nuestros valores culturales que toma como referente
el respeto por la vida. Propone la potenciación de la vida y la expresión
de sus poderes evolutivos. Con su metodología vivencial pretende dar
énfasis a la experiencia vivida más que a la información verbal.
Pone énfasis en un universo entendido como un ser vivo.
LÍNEAS DE VIVENCIA
El camino hacia la salud se transita mediante la expresión de
nuestro potencial genético. Según Rolando Toro, esos potenciales se
expresan formando una trama de cinco funciones humanas que llama
líneas de vivencia:
VITALIDAD: Alegría de vivir, ímpetu vital, disponibilidad para la
acción, equilibrio neurovegetativo
SEXUALIDAD: Conexión con la identidad sexual, aumento del
placer, no represión sexual y despertar la fuente del deseo
CREATIVIDAD: Capacidad de expresar, innovar y construir
AFECTIVIDAD: Capacidad de hacer vínculo con otras personas
través del amor, amistad, altruismo y empatía.
a
TRASCENDENCIA: Conexión con el todo, la naturaleza, los seres que
nos envuelven y por extensión con lo que está más allá de nosotros, en
última, con el kosmos.
4
LOS SENTIDOS
Gusto
Hay alrededor de 10.000 papilas gustativas en la lengua, agrupadas en
papilas (esos botones por toda tu lengua). Las papilas gustativas son
grupos de cuerpos neuronales que trazan delgados surcos en las
papilas, y parecen como microscópicos racimos de bananas.
Las moléculas de la comida que comemos se mezclan con la saliva
y encuentran su camino entre los surcos y en las superficies de las
neuronas. Como una llave encajando en una cerradura, estas
moléculas abren pequeños poros en las membranas celulares y
comienzan el proceso de disparo en la neurona de forma muy
parecido al modo en que los neurotransmisores lo hacen entre
neuronas.
Hay solo cuatro sabores básicos – esto es, solo cuatro moléculas
particulares a las cuales responden otras tantas neuronas en la
lengua:
Salado (la mayoría al final de la lengua)
Dulce (la mayoría en la punta de la lengua)
Salado (la mayoría en los laterales delanteros de la lengua)
Ácido (la mayoría en los laterales traseros de la lengua)
5
Y decimos “la mayoría” porque no hay límites claros aquí, y todos
los sabores pueden encontrarse en cierto grado en cualquier parte
de la lengua, e incluso en algunas partes del interior de tu boca y
labios.
Se puede notar también que la lengua es sensible al tacto (de ahí
la idea de textura en la comida), y a la temperatura y, por
supuesto, al dolor. Los pimientos Jalapeños, por ejemplo, tienen
un cierto sabor en el sentido ordinario, pero también nos proveen
con una deliciosa sensación de dolor. Puedes encontrar útil saber
que, si tu boca quema de comer pimientos, ayuda beber leche,
porque las grasas lácteas disuelven las sustancias químicas
activas (capsaicina) mientras que el agua meramente las esparce
alrededor.
Quizá la mayor parte
curiosamente, el olfato…
de
nuestro
sentido
del
gusto
sea,
Olfato
El olfato funciona como el gusto: Es también un sentido de “llave y
cerradura”. Esta vez, es una cuestión de aire húmedo que pasa por
una membrana mucosa especializada del tamaño de una moneda
en la parte superior de la cavidad nasal.
6
Con el olfato, parece que respondemos a la presencia de cierta
combinación de siete moléculas básicas:
Floral
Mentolado
Almizclado
Acre (cómo especias)
Alcanforado (como las bolas de naftalina)
Etéreo (como los fluidos de limpieza en seco)
Pútrido (como huevos podridos)
Pero estamos lejos de saber que estos son los aromas
fundamentales ya que algunos investigadores piensan que hay
muchos más.
Los sentidos químicos son extremadamente sensitivos, y esto es
así especialmente con el olfato. Podemos detectar el ácido acético
(el olor del vinagre) en una concentración de 500.000.000.000
moléculas por litro de aire. Pero los perros nos ganan en esto: Ellos
pueden detectarlo en una concentración de 200.000 moléculas por
litro de aire
Ha habido un considerable debate durante muchos años sobre la
existencia de un sentido similar al olfato que pueda detectar la
presencia de moléculas llamadas feromonas. Muchos animales
claramente pueden oler la presencia de una pareja potencial a
largas distancias. La gente puede ciertamente oler a otras
personas pero, ¿hay un olor especial que no es realmente un
aroma particular, sino que nos lleva a sentir, bien, esos
sentimientos especiales de “Te quiero”?. Creo que sí, pero hay
muchos que están en desacuerdo conmigo.
Tacto
La piel tiene realmente tres tipos de sensaciones: Presión,
temperatura y dolor.
7
La presión es una cuestión de distorsión mecánica, la torcedura
de un “pelo” de una célula ciliada. No es realmente un pelo, por
supuesto, sino una versión extendida de una dendrita. Cuando se
dobla, su tensión causa la apertura de poros, el intercambio de
iones, y, por supuesto, el disparo de la neurona. Hay, de cualquier
modo, tres tipos diferentes de receptores de presión: tacto ligero,
presión y vibración.
La temperatura parece tener una influencia directa del calor o frío
que abre ciertos canales iónicos. Hemos encontrado tres de ellos:
uno para el frío, otro para el calor, y otro para el calor extremo.
Quizá haya también para el frío extremo o incluso para la
templadez.
Es interesante señalar que el mentol puede también activar los
receptores del frío, y nos hace pensar que estamos sintiendo frío
cuando no es así. Es también peculiar que, cuando tocamos una
“parrilla termal” – una superficie que alterna líneas de frío y calor
– no sentimos ni frío ni calor, sino dolor
Hablaremos del dolor de forma separada, pero básicamente, el
dolor es una cuestión de detectar ciertas sustancias químicas que
indican un daño en los tejidos. Con el dolor también se clasifica el
picor y el cosquilleo. Es interesante que haya una sustancia
llamada capsaicina que actúa en los receptores del dolor de la
misma forma que hace el daño real. Se ha encontrado en cosas
como los pimientos jalapeños, como se mencionó más arriba.
8
Sentido Kinestésico
El sentido kinestésico está basado en neuronas receptoras de los
músculos y articulaciones que básicamente trabajan sobre el
principio mecánico de distorsión. Algunos de esos receptores son
células ciliadas; otros son husos que empiezan a disparar cuando
se estiran.
Sentido Vestibular
El sentido vestibular te dice donde está “arriba”, cómo esta tu
cuerpo en relación a “arriba”, y cómo tu cuerpo está moviéndose
en el espacio. Las sensaciones están basadas en células ciliadas.
En el oído interno, hay una configuración especial de tres canales
semicirculares alrededor de un área central. En los canales
semicirculares, el movimiento del fluido cuando giras causa que
grumos gelatinosos llamados cúpulas se unan unos a otros, lo que
causa que las células ciliadas se unan también. Los tres canales
están orientados aproximadamente 90º uno de los otros, y eso te
hace tener información del giro en las tres dimensiones.
El sentido vestibular también está conectado a partes del cerebro
que te dicen cuando es tiempo de vomitar. Esto es la causa del
mareo por movimiento.
Si giras mucho y luego paras de repente, la sensación se mantiene
durante un poco, y te parece que aun sigues girando, pero en la
dirección contraria. Tu cerebro puede tratar de compensar esto, y
te haga caer o al menos sentirte mareado.
También puedes confundir estos canales cuando te duchas y entra
agua fría o caliente en tu oído. Los cambios de temperatura
pueden causar que los fluidos se muevan y sientas como que
giran, y entonces puedes sentirte mareado.
Las dos áreas centrales de este órgano también tienen células
ciliadas, Las células ciliadas están incrustadas en grumos
gelatinosos llamados máculas, los cuales los llevaran en una
dirección u otra, dependiendo de si estás boca arriba, inclinado
hacia un lado u otro, o haciendo el pino. La inclinación de las
células ciliadas de nuevo envía señales al cerebro que las
interpreta como corresponde.
9
Oído (Audición)
El oído es también una cuestión de las células ciliadas. Seguro que
recuerdas la estructura básica del oído: El canal del oído externo
lleva al tímpano, un tejido delgado estirado desde la abertura.
Debajo del tímpano, hay una secuencia de tres pequeños
huesecillos que amplifican las vibraciones del tímpano. Estos
terminan en otro delgado tejido que encierra el verdadero órgano
del oído, llamado cóclea. Es realmente un tubo, primero doblado
por la mitad, y después girado en espiral, y relleno de fluido.
10
A lo largo de este tubo, hay una membrana que se mueve de
acuerdo a los patrones de ondas del fluido. Tiene células ciliadas
creciendo bajo ella, y esas células ciliadas envían mensajes al
cerebro de los patrones de onda y cambios que detecta. Esto puede
sonar bastante complicado, pero la descripción está realmente
muy simplificada.
11
Visión
La visión es diferente de todos los otros sentidos. Implica neuronas
receptoras que son sensibles a la luz. La luz entra a través de la
pupila y cristalino del ojo y es proyectada en la superficie oscura
del ojo llamada retina. La retina está compuesta de, entre otras
cosas, neuronas receptoras llamadas conos y bastones.
Los bastones son sensibles a un amplio rango de luz, p. Ej. Nos
informan sobre “blanco”. Contienen rodopsina, una sustancia que
es sensible a la luz. Nota que una parte crucial de esta sustancia
está derivada de la vitamina A. Las sustancias se rompen cuando
se exponen a la luz y liberan una proteína (opsina) la cual
eventualmente libera un neurotransmisor para mandar mensajes
al cerebro (“hay luz”). Después los productos liberados son
reconstruidos en rodopsina.
Los conos son similares, pero incluyen una sustancia llamada
iodopsina, que es sensible a longitudes de onda más específicas,
dependiendo de pigmentos asociados con estas sustancias. Un tipo
de cono responde al rojo, otro al verde, y otro al azul. De nuevo,
una proteína (retinina) lleva a la liberación de neurotransmisores,
etc.
Los bastones son mucho más sensitivos que los conos. Esto es por
lo que ves en blanco y negro cuando no hay mucha luz. Los
animales nocturnos tienden a ser ciegos al color, esto es, ellos no
tienen conos, para ellos el color es de poco uso mientras que la
12
alta sensitividad si lo es. También, los animales nocturnos
normalmente tienen un fondo brillante en su retina que refleja la
luz de vuelta a los bastones llamada tapetum. Está normalmente
hecha de pequeños cristales. Es por esto por lo que los gatos y
otros animales reflejan la luz de sus ojos
Como con todos los sentidos, la visión es bastante más
complicada, pero por ahora nos puede servir saber esto.
13
Los sentidos se han desarrollado en los seres vivos como los
instrumentos que les sirven para poder tener una relación o, diríamos,
una interacción con el entorno que los rodea. El propósito fundamental
de los órganos de los sentidos es recabar información acerca del medio
circundante, para hacer frente a sus demandas, para poder sobrevivir.
Así por ejemplo, es necesario ver qué hay alrededor de uno para evitar
cualquier peligro.
El sentido del tacto ayuda a los seres, entre otras cosas, a obtener
los primeros conocimientos sobre cómo son los objetos que nos rodean.
Tocando y palpando los objetos adquirimos conciencia de ellos.
Los sentidos del olfato y del gusto han ayudado a los seres a
catalogar los elementos que le pueden servir de alimento. Un objeto que
está en putrefacción emite ciertas sustancias químicas que tenemos la
capacidad de detectar y sabemos, sea por herencia genética o por
aprendizaje, que nos pueden dañar, por lo cual nos abstenemos de
comerlo.
Los movimientos de muchos objetos generan ondas en la atmósfera
que sentimos como sonido. Los seres han logrado desarrollar un órgano
capaz de recibir este tipo de información, el oído.
Sin la existencia de los sentidos no podríamos desarrollar nuestra
vida como la conocemos. Podemos apreciar la necesidad de los órganos
de los sentidos cuando, por desgracia, llega a faltar alguno. Intentamos
entonces compensarlo, pero como se sabe, esta compensación orgánica
es, en general, incompleta.
Los sentidos se han desarrollado para poder captar la información
que se presenta en la naturaleza en formas diversas. Esta información
está basada en diferentes fenómenos físicos y químicos. De hecho los
sentidos son sensores que están "diseñados" para percibir de manera
muy precisa cierto tipo de información.
Estamos rodeados de radiación electromagnética, una parte de la
cual es la luz que podemos ver. Esta radiación la percibimos por medio
de los ojos, que son el órgano de la vista.
Los órganos del tacto y del oído están basados en fenómenos que
dependen de deformaciones mecánicas. Así, el órgano del oído registra
ondas sonoras que están formadas por variaciones en la densidad del
aire, variaciones que se pueden captar por las deformaciones que
producen en ciertas membranas. El tacto y el oído son los sentidos
mecánicos.
Otro tipo de información que nos puede llegar es por medio de
distintas moléculas químicas que desprenden las sustancias. Somos
capaces de detectarlas por medio de los sentidos, digamos químicos,
que son el gusto y el olfato.
14
Voy ahora a extenderme hablando del tacto quizás el sentido menos
tenido en cuenta en nuestra cultura.
El Tacto
En la evolución de
los sentidos, el tacto fue
el primero en existir, es
el padre de los ojos,
oídos, nariz y boca. El
sentido
más
íntimamente relacionado
con la piel es el tacto y
es
el
primero
en
desarrollarse
en
el
embrión
humano,
cuando el embrión mide
menos de 3 cm. un roce
en el labio superior
causará que el cuello
retroceda para alejarse
de
la
fuente
de
estimulación.
La piel se desarrolla igual que el sistema nervioso desde la capa más
externa del embrión, el ectodermo, y esto nos da una idea de la relación
piel- sistema nervioso. La piel es la parte visible del sistema nervioso, el
sistema nervioso es una parte oculta de la piel.
La parte más externa de la piel, la epidermis, es el lugar donde se
alberga el sentido del tacto, el lugar donde se están las terminaciones
nerviosas y los corpúsculos que nos van a dar las sensaciones táctiles.
Funciones de la piel:
No es esto un tratado de anatomía pero me parece importante
considerar las principales funciones de la piel que son:
•
Sede del sentido del tacto
•
Mediadora de sensaciones
•
Barrera protectora e impermeable a agentes químicos (tóxicos)
y físicos (radiaciones), entre el organismo y el exterior, así
como también de agentes vivos (bacterias) nocivos para el
organismo
•
Regulador del flujo sanguíneo y la temperatura corporal.
•
Vía excretora de restos metabólicos
•
Implicada en metabolismo y almacenamiento de la grasa
15
•
Sintetiza vitamina D
•
Fuente de la sensación de placer y dolor
Además hemos de tener presente que la piel es un espejo del
organismo, puesto que su hidratación, textura y color dan información
del estado interno.
La piel juega un papel importante en el sentido háptico. Este término
se usa para describir el sentido del tacto mentalmente extendido que se
produce con la experiencia total de vivir y actuar en el espacio. El
sentido háptico es un sentido adquirido, pues se aplica a objetos vistos
que se han tocado.
A continuación expondré una serie de experimentos con animales la
mayoría y algunos con humanos que ponen de relieve la importancia
del tacto para su buen desarrollo biológico y social. Muchos de estos
descubrimientos son extensibles al ser humano
Ratas acariciadas durante 5 generaciones tienen un umbral de
reacción neuromuscular ante estímulos potencialmente molestos muy
elevado. Además tras la extracción de las glándulas tiroides y
paratiroides a 304 ratas pertenecientes a 2 grupos, grupo estándar (sin
caricias), grupo experimental (acariciadas) se comprobó que a las 48
horas de la operación el 79% de las ratas no acariciadas había muerto
frente al 13% del grupo de las acariciadas (Hammett).
Cuanto más se tocan y acarician las ratas, mejor responden a
situaciones de laboratorio. En ausencia de caricias producía animales
intranquilos y asustadizos (Instituto Wistar)
El animal neonato debe ser lamido para sobrevivir, y que si por
alguna razón no lo es, sobretodo en zona perineal es probable que
muera por un fallo funcional del sistema genitourinario y/o
gastrointestinal (A. Montagú)
La zona que recibe más atención en el bebé gato es la genital y
perineal, le sigue la boca, el bajo vientre y finalmente el dorso y
costados.
La estimulación sensorial en gatas contribuye al desarrollo mamario
durante el embarazo. (Lorraine L. Roth y Jay S. Rosenblatt)
16
Privar a una rata hembra embarazada de la autoestimulación
corporal que proporciona una preparación normal para el
comportamiento materno, también parece privarla de orientaciones y
actividades posteriores al parto (Birch).
Estimulación cutánea infantil temprana ejerce una influencia muy
beneficiosa para el sistema inmunológico en ratas. (A. Montagú)
El contacto físico actúa como principal regulador de los cuidados de
la pollada. La estimulación de la piel es una condición esencial para que
la glándula pituitaria secrete prolactina (hormona importante para el
empolle). (Maier)
La retirada de los cachorros durante una hora inmediatamente
después del parto retrasa gravemente la recuperación de la madre, en el
perro pastor escocés doméstico. (McKinney)
El afecto materno alcanza su máxima expresión durante los íntimos
contactos cara a cara entre madre y lactante. En macaco reso. (Harlow)
Las crías de ratas que habían sido tocadas por la madre natural o
un sustituto pesaban más en el destete. (V. Denenberg y A. Whimbey)
Ratas macho acariciadas durante 3 semanas tras el destete, a los 23
días después pesaban una media de 20 gr. más que el grupo no
acariciado. (Weininger)
Ratas acariciadas mostraron menos daños en sistema cardiovascular
y gastrointestinal cuando se las expuso a estímulos estresantes como
privación de agua y alimento. (Weininger)
Cachorros aislados de todo contacto poco después del nacimiento y
posteriormente acariciados por humanos, obtenían mejores resultados
en pruebas a su salida del aislamiento que cachorros no acariciados
(Fuller)
Corderos secados con una toalla (equivalente a lamer) se sostenían a
4 patas antes que los corderos no secados (Barron)
Las ratas tocadas durante los 10 primeros días de vida pesaban
más, aprendían mejor y sobrevivían durante más tiempo (Denenberg)
17
En dietas altas en colesterol se observó que los conejos que habían
sido acariciados padecían la mitad de aterosclerosis que los que habían
recibido cuidados impersonales. (Norem y Cornhill)
El tacto humano es más eficaz que el aparato mecánico para ordeñar
vacas (Hendrix, Van Valck y Mitchell)
Los gatitos en contacto con humanos durante 40 minutos al día se
volvieron más sociables que los que solo recibieron 15 minutos (Karsh)
La estimulación cutánea, en distintas formas es esencial para el
sano desarrollo físico y conductual. (A. Montagú)
Se aprende a amar no mediante instrucciones, sino siendo amado.
(Harlow)
La función primaria de la lactancia como variable afectiva es
asegurar el contacto corporal frecuente e intimo entre la madre y el
lactante (Harlow).
La brutalidad materna parece derivarse de haber vivido una
experiencia social inadecuada con otras crías durante el primer año de
vida. (Harlow)
La conducta materna no depende por completo de las hormonas o
del aprendizaje, sino que se desarrolla con más celeridad y eficacia
gracias a la estimulación que la cría proporciona a la madre. (Roth)
En los babuinos el contacto sirve para mitigar reacciones
emocionales intensas y mantener bajo control estos estados
perjudiciales (Anthoney)
Para la especie humana la caricia es tan importante como lo es el
hecho de lamer para otros mamíferos. (A. Montagú)
En el proceso de desarrollo de los mamíferos existen una serie de
conductas, muchas de ellas guiadas por el instinto que facilitan el buen
desarrollo del feto. Entre estas está el amamantamiento del bebé,
práctica que hoy está sujeta a las modas y a la presión de la estética de
18
la madre frente a la salud del bebé. Pero hemos de tener en cuenta que
el amamantar también tiene ventajas para la madre como por ejemplo
que el sangrado menstrual es menos prolongado y copioso en caso de
dar pecho. Aunque dicho de paso las respuestas de una madre humana
dependerán de sus propias experiencias como niña, de su aprendizaje y
maduración Una gran ventaja para el bebé en el parto es que este
supone con las contracciones uterinas una serie de estímulos cutáneos
calculados para activar y asegurar el correcto funcionamiento de los
sistemas básicos al estimular los nervios sensitivos periféricos de la
piel. Con sistemas básicos nos referimos al sistema respiratorio,
circulatorio, digestivo, excretor, nervioso, endocrino e inmune. Si la piel
no ha sido estimulada correctamente, el sistema nervioso periférico
tampoco lo está.
Investigaciones de Mary Shirley con niños prematuros demuestra
que estos muestran una mayor agudeza sensorial y un retraso del
control lingual y manual así como del aparato locomotor y postural y
del control de esfínteres y vejiga. También observó que en la etapa
preescolar los prematuros presentaban más problemas conductuales,
timidez, hiperactividad, hipersensibilidad acústica, irritabilidad nerviosa
que los nacidos a término.
Los bebés nacidos por cesárea tienen una tasa de mortalidad tienen
una tasa de mortalidad de 2 a 3 veces más elevada que los nacidos a
término. Los pediatras observan mayor somnolencia, reactividad
disminuida y llanto menos frecuente que los nacidos por vía vaginal.
También se observan diferencias bioquímicas como acidosis más
elevada, menos proteínas séricas, menor calcio y potasio más elevado
en bebés nacidos por cesárea frente a los nacidos por vía vaginal. Otras
complicaciones orgánicas son miedo escolar en menores de 8 años,
intranquilidad y mal genio en mayores de 8 años según Pieper.
Veamos ahora la importancia de las caricias y la
ternura para el buen desarrollo del bebé y también
para la adquisición de una buena adaptación al
medio que le sostiene.
El psiquiatra James Halliday observa que la
forma de sostener al hijo de algunas madres genera bebes inseguros o
ansiosos, cuando la madre sostiene con inseguridad y poca firmeza. Se
puede confirmar así el dicho que de madres ansiosas nacen hijos
ansiosos, pues quizás el niño perciba cinestésicamente la confianza de
quien lo sostiene. Su recomendación es abrazar y sostener con firmeza
y seguridad dando límites y continente al niño, algo imprescindible para
su desarrollo.
Durante el siglo XIX, más de la mitad de los lactantes morían de lo
que se llamaba marasmo trastorno asociado a malnutrición y bajo tono
muscular, así como otros desordenes inmunitarios, circulatorios y de
19
tejido adiposo. En EEUU. Fritz Talbot de Boston importó de Alemania
tras la primera guerra mundial, la idea de ternura y cariño en la
práctica del cuidado infantil, como factores facilitadores del desarrollo
biofísico del niño. Pero hemos de saber que hasta entonces la visión
dominante del cuidado infantil se basaba en la influencia de las
enseñanzas de Luther Emmett Holt profesor de pediatría de Nueva York
quien recomendaba la abolición de la cuna-mecedora, no tomar en
brazos al bebé cuando lloraba, alimentarlo a horas predeterminadas, no
mimarlo demasiado con contacto físico, bajo la idea de que la aplicación
de los cuidados maternos era considerado poco científico. Fue después
de la segunda guerra mundial cuando se empiezan a hacer estudios.
Para hallar la causa del marasmo y se observó que los niños de las
mejores familias donde recibían la “mejor” atención física era más
frecuente que en aquellas familias con escasas condiciones económicas
e higiénicas pero con una buena madre. Lo que faltaba en el entorno
esterilizado de los bebés de clase alta y recibían generosamente los de
clases inferiores era amor materno. Tras reconocer esto varios
hospitales pediátricos empezaron a partir de 1920 a introducir un
régimen regular de cuidados maternales en sus pabellones. En el
Hospital Bellevue de Nueva York donde se instituyeron estos cuidados,
las tasas de mortalidad de los lactantes menores de 1 año pasaron del
30-35 % a menos de 10% en 1938.
Se descubrió que el contacto, los abrazos, las caricias, los cuidados
lo que aquí se pretende resaltar, porque parece que, incluso en
ausencia de poco más, son las experiencias tranquilizadoras básicas
que el lactante debe disfrutar para sobrevivir de forma saludable.
Los casos más relevantes para ejemplificar la importancia del tacto y
la estimulación cutánea son aquellos en los que se han perdido otros
sentidos. Los ejemplos más dramáticos son los de Laura Bridgman y
Helen Keller, historias ampliamente conocidas en las que en ausencia
de vista y oído se consigue acceder a estas niñas a través de la piel y
consiguen comunicarse en grado complejo con la única ayuda que su
piel.
El emperador de Alemania Federico II quería saber que lengua
usarían y como hablarían los niños a los que se criase sin que nadie les
hablara. La tarea dio como resultado la muerte de estos niños, no
pudieron vivir sin caricias y palabras cariñosas.
El corazón no es una bomba, así se ha descrito desde el punto de
vista físico, pero se piensa con el corazón, el corazón es un órgano con
conciencia, el corazón representa en nosotros la ley del amor que es la
ley del dar; todo lo que el corazón recibe lo da transmutado, toda la
sangre venosa transmutada en sangre arterial es bombeada segundo a
segundo a todas las células del cuerpo. El corazón acaricia con su
música todo el cuerpo, no solo con su sangre también con su música, él
produce un sonido tan especial que cuando a los niños quemados les
ponen el sonido del corazón de su madre, a través de un audífono, se
20
les quita el dolor y se bajan mucho las necesidades de morfina y
analgésicos porque lo vuelve a poner en resonancia con esa memoria
trascendental del amor.
El corazón produce una onda electromagnética que es como música,
que acaricia todas las células; el corazón produce una onda de presión,
el corazón produce muchas ondas electroquímicas. Se han descrito
siete patrones de resonancia global que bañan segundo a segundo cada
célula desde el corazón.
Cuando se toma el electrocardiograma en el abdomen de una madre,
de una mujer que está en embarazo, al quinto mes se encuentra una
cosa muy simpática; se ve el electrocardiograma de la madre, y a
caballo sobre la onda materna, el electrocardiograma del bebe. El
electrocardiógrafo es un instrumento en el que eliminamos el ruido de
otras ondas eléctricas y las filtramos para solo tener la onda
electrocardiográfica. Sin embargo, si yo quito los filtros de lo que
llamamos "ruido" y pongo un electrodo del electrocardiograma en la
cabeza, ¿qué voy a ver?, registro la onda del electrocardiograma y sobre
esa onda, a caballo, la onda del electroencefalograma. Todos los ritmos
del cuerpo desde el punto de vista eléctrico van a caballo del
electrocardiograma.
El electrocardiograma es alrededor de 5000 veces más potente en su
emisión eléctrica que la emisión eléctrica del cerebro, el registro
electrocardiográfico se puede registrar con aparatos sensibles a más de
tres metros de distancia. Literalmente te estoy envolviendo con mi
corazón cuando tu estas frente a mí, pero lo más importante no es eso.
Lo más importante es que el electrocardiograma, el ritmo
electrocardiográfico está directamente en relación con mi estado de
conciencia. Hay una cosa muy buena en investigación en la nueva
cardiología que se llama la coherencia cardiaca, la cual consiste en que
cuando una persona experimenta un estado de amor impersonal, su
ritmo
cardíaco
se
sincroniza
totalmente
y
sincroniza
el
electroencefalograma. Porque en el electroencefalograma a veces van
ondas beta por aquí, alfa por allá, es como un mercado persa donde
todo el mundo grita, es la mente que barre en todas las direcciones.
Cuando revisamos recientes trabajos de investigación epidemiológica
y analizamos los factores de riesgo en relación con la enfermedad
descubrimos que el principal factor de riesgo de enfermarse de
cualquier enfermedad crónica es la perdida de soporte relacional. Hay
comunidades enteras como el caso de un pequeño pueblito de
Pensilvania llamado Roseto en el que las estadísticas de enfermedad
coronaria revelaban tasas inesperadamente bajas. Los investigadores
llegaron a Roseto haciéndose muchas hipótesis, pensaban que la gente
de Roseto era juiciosa, que no fumaba, que no trasnochaba, que eran
algo así como san Franciscos de Asís en el corazón de Estados Unidos,
y fueron y se encontraron gente que bebía y fumaba sin una dieta que
descollara por lo sana. La única diferencia que tenían en relación con
21
las poblaciones vecinas con una tasa mucho más alta de enfermedad
coronaria, era que los habitantes de Roseto tenían una familia, como las
antiguas familias, una familia abierta, amorosa, donde todo el mundo
compartía la mesa, el dolor, la vida. La familia era una sólida red de
soporte afectivo.
En la ternura tu no puedes dar ni más ni menos que tu vida, en la
ternura no se calcula, tu no piensas voy a ser tierno, tú eres tierno
porque te nace, tierno porque te fluye y te fluye con todo el cuerpo, con
toda el alma no sólo con las palabras, te fluye con los ojos, te cubre con
la música de tu vida. Un niño que es tierno y es tierno por excelencia,
un niño vive una emoción con todo su cuerpo, todo su cuerpo gime,
todo su cuerpo se sacude, todo su cuerpo solloza, todo su cuerpo se
vuelve cálido, blando y vulnerable en un momento de ternura.
Ese lenguaje infinito que un bebé tiene para conquistar a su madre
es el ritual de desarrollo, él no se nutre de leche, la leche es la nutrición
material, él se nutre de ternura y el río de leche es realmente un río de
ternura y si no hay ternura la leche no nutre. Yo puedo coger un niño y
darle biberón y cambiarle los pañales a la misma hora. Pero se deprime
y se desnutre y altera la hormona de crecimiento porque es que
nosotros no nos nutrimos de cantidad de cosas, de calorías, nos
nutrimos de calidad. Aún el alimento es un portador de la calidad de la
vida y esa calidad de la vida está envasada en un recipiente esencial
que es la presentación exterior del amor y ese recipiente esencial lo
llamamos la ternura.
Hasta
ahora
he
hecho
hincapié en la
importancia del
tacto para el
desarrollo
animal, (queda
mucho por decir
pero
no
me
extenderé más) y
me planteo las
preguntas
¿Como
sobrevivimos en
mundo donde el
tacto es relegado
al ultimo lugar?
¿Cómo relacionarnos con otros sin sexualizar el tacto? ¿Como sentirme
integro e integrado en una cultura “tactofóbica”? ¿Dónde queda la
importancia del tacto en mi vida cotidiana?
22
La despersonalización de la vida en nuestro mundo moderno se ha
vuelto tan acusada que hemos producido, en efecto, una nueva raza de
Intocables. Nos hemos vuelto extraños unos para con otros, no sólo
evitando sino defendiéndonos activamente de todas las formas de
contacto físico “innecesario”. La capacidad del hombre occidental para
relacionarse con sus prójimos ha quedado muy atrás respecto a su
habilidad para conversar con las computadoras, comunicarse con los
coches y hablar con los juguetes.
Los medios de comunicación de cada cultura, ejercen una
influencia fundamental al potenciar unos sentidos u otros. El momento
cultural que vivimos, radicaliza esta jerarquía sensorial, con la
primacía de la vista y el oído y en detrimento de los demás sentidos. La
jerarquía de los sentidos condiciona nuestra percepción. Una de las
consecuencias más inmediatas es la falta de conciencia de las
experiencias de comunicación táctil y por tanto la perdida de sus
posibilidades expresivas.
Existe acuerdo al señalar que la sensibilidad táctil es el primer
sentido que entra en funcionamiento, la forma de comunicación más
básica y primitiva. El feto ya responde a las vibraciones del corazón de
la madre y si se le toca reacciona con movimientos. Cuando nacemos,
antes de abrir los ojos, instintivamente intentamos tocar. Así
continuamos explorando todo lo que nos rodea y descubriendo donde
termina nuestro propio cuerpo y comienza el mundo exterior. Pero si el
tacto es el primer sentido que se enciende y suele ser también el último
en extinguirse ¿Qué ocurre entre estos dos momentos?
Knapp, refiriéndose a las sociedades urbanas occidentales, comenta
cómo el propio ritmo de vida de los adultos condiciona el poco contacto
que mantienen con sus hijos.
“Muchos niños crecen aprendiendo a “no tocar” una multitud de
objetos animados e inanimados; se les dice que no toquen su propio
cuerpo y más tarde que no toquen el cuerpo de su amigo, o amiga; se
tiene cuidado de que los niños no vean a sus padres “tocarse”
mutuamente de manera íntima; algunos padres ponen de manifiesto
una norma de no contacto al utilizar dos camas separadas; el tacto se
asocia a admoniciones tales como “feo” o “malo” y es consecuentemente
castigado, y se enseña que el contacto físico frecuente entre padre e hijo
es algo poco masculino."
Otros psicólogos y sociólogos se han empezado igualmente a
preocupar de las situaciones que inhiben o facilitan la conducta táctil.
Henley ha observado situaciones en las que existen más probabilidades
de que la gente toque: cuando se da información o consejo más que
cuando se recibe, al dar una orden más que cuando responde, al pedir
un favor más que cuando consiente en hacerlo, al tratar de convencer
más que cuando uno es convencido, cuando la conversación es
profunda más que cuando es casual, en una fiesta o acontecimiento
social más que en el trabajo, cuando se comunica excitación más que
cuando se recibe de otro, al recibir mensajes penosos más que cuando
23
se emiten, y también se ha observado que los contactos son más largos
y más íntimos en las despedidas que en los saludos.
Desde un enfoque antropológico y resultado de un estudio
proxemístico,
Edward T. Hall, establece cuatro distancias de
interrelación entre los seres humanos, a las que denomina íntima,
personal, social
y pública. La hipótesis que da sentido a esta
clasificación se basa en que por naturaleza, los animales, incluidos el
hombre, mantienen un comportamiento de territorialidad, empleando
sus sentidos para distinguir un espacio de otro. Esta distinción depende
de la relación que mantengan unos individuos con otros, de lo que
sienten y lo que hacen, y está verificado en animales y seres humanos.
Las relaciones táctiles se suelen dar en la distancia íntima (de 0 a
45 cm.) o en la distancia personal (de 45 a 122 cm. de separación). La
primera, es la distancia de hacer el amor y luchar, de consolar y
proteger. La segunda, es concebida como una burbuja invisible que el
organismo interpone entre él y los demás. El cuerpo emite mensajes de
“no tocar” en forma de rigidez postural, frialdad, o multitud de gestos de
temor o irritación. Cuando alguien no familiar invade estos espacios
tendemos a protegernos retrocediendo si podemos. Esta especie de halo
invisible que rodea nuestro cuerpo más allá de los límites de la piel, no
es fijo, la confianza y el afecto, así como la penumbra o ausencia de luz,
disminuyen este espacio.
A este respecto, es evidente que las
diferencias culturales son determinantes.
Creemos que es entre estas dos distancias, la íntima y la personal,
donde se refugian gran parte de los condicionantes sociales que inhiben
una experiencia táctil. En nuestras relaciones solemos apelar al
“espacio personal”, su violación se considera una intrusión en los
propios límites. Sentimos que ese espacio nos pertenece, en nosotros
reside la potestad para permitir su acceso y las expectativas sociales
justifican su defensa. Ignoramos los contactos que tenemos con los
otros porque vivimos en una sociedad que no reconoce en el tacto una
fuente enriquecedora de experiencias y
un modo singular de
comunicación. Flora Daris afirma:
“El contacto –por lo menos el más impersonal- se produce en todo
nuestro entorno, ya sea que lo percibamos o no; pero el solo hecho de
que no queramos advertirlo en tantas situaciones revela algo de nuestra
actitud hacia él”.
La tradición judeo-cristiana ha potenciado el temor al placer. Al
considerarse el tacto como fuente de placer y consuelo, se convirtió en
pecado. Asociaciones de este tipo, han conformado tabúes que coartan
y limitan la percepción táctil de la realidad que nos rodea.
En nuestra sociedad se asocia con excesiva frecuencia el contacto
físico al sexo, asociación a la que Phyllis K. Davis da el nombre de
“Síndrome PHECIA”. La identificación de comportamiento táctil –
comportamiento sexual hace que etiquetas como Promiscuidad,
24
homosexualidad, complejo de Edipo, incesto y adulterio, se asocien a
comportamientos táctiles que en ningún caso las justifican. Existen
muchas maneras de tocar y un tacto amistoso, familiar, de cariño o
afectuoso no tiene por qué tener ni interés ni implicación sexual. Una
equivocada interpretación sólo provoca inhibición.
En general y salvando las diferencias étnicas en un mismo territorio,
sociedades como la norteamericana, la inglesa o la alemana son más
bien inhibitorias de la comunicación táctil. Hacia el sur las actitudes
cambian y por ejemplo los latinoamericanos, utilizan más el tacto al
comunicarse.
La sociedad condiciona el tipo de partes que se pueden tocar y las
que no, al igual que aquellas partes de la piel que pueden exhibirse.
Necesitamos ser tocados y sin embargo muchas partes del cuerpo son
tabúes según la cultura. Por ejemplo en Fiji es tabú tocar el cabello o en
Japón tocar la nuca a una chica. Otros factores como religión, los mitos
de masculinidad o el status social, condicionan nuestro
comportamiento.
Si cuando éramos pequeños explorábamos el mundo con el tacto
tocando todo lo que se ponía a nuestro alcance, personas, objetos y a
nosotros mismos, a medida que crecimos nuestra experiencia se fue
restringiendo. Nos protegemos, nos enmascaramos, nos limitamos
avergonzándonos de disfrutar o experimentar el acercamiento táctil a
los demás, y nos escudamos en la significación social que se le da al
tacto y en lo moralmente “correcto”, cuando en realidad la moral la
creamos entre todos.
El contacto físico en nuestra sociedad ha quedado relegado a
situaciones muy concretas. Phyllis K. Davis las resume en cinco zonas
simbólicas:
- la de los rituales: apretones de manos, besos puntuales de saludo o
despedida, el baile, la palmada de felicitación en la espalda y otros
similares.
- la de la hostilidad: los deportes de lucha, las peleas, que se dan
mucho más entre los hombres. Son los hombres los que ostentan de
menor necesidad de contacto - supuesta señal de “masculinidad”-, y
reservan para los deportes la permisibidad de palmadas, abrazos,
apretones y masajes en las partes más diversas del cuerpo.
- del contacto sustitutivo: el que proviene de imágenes visuales como
las proporcionadas por el televisor, donde de manera indirecta se
experimenta el contacto que otros mantienen, ya sea en la realidad (Ej.
Retransmisiones deportivas) o fruto de la ficción, (en películas).
- del contacto profesional: Lo realizan médicos, peluqueros,
masajistas, entrenadores de deportes, etc. Para evitar mensajes táctiles
que se puedan mal interpretar, la persona suele ser tocada como un
objeto.
25
- la del cuidado físico: referida a aquellos momentos en que
“arreglamos” a alguien, le quitamos los pelos de la chaqueta, le
quitamos el polvo de la espalda de la camisa, escondemos la etiqueta…
En la actualidad se está produciendo una proliferación de escuelas
y terapias que tratan de romper con los inmovilismos físicos y mentales
a través de enfoques corporales, desarrollando la conciencia sensorial,
con métodos psicoterapéuticos (Ej. el “entrenamiento autógeno” de
Schultz con los “grupos de encuentro”), o con masajes que suponen un
uso profesional del tacto (masaje sueco, el shiatsu japonés, el masaje
neoreichiano, la reflexología, el rolfing, etc.).
Las grandes aglomeraciones urbanas, el ritmo trepidante que
vivimos y la invasión del los automóviles no acompaña apenas
posibilidades de que experimentemos activa y conscientemente el
espacio que nos rodea y a nosotros mismos. Como todo, la tecnología
también ofrece desventajas: nos “descorporeizamos” y atrofiamos
nuestras experiencias corporales en el más devastador autismo
sensorial.
Necesitamos ser tocados. Estudios realizados con bebés prematuros
en incubadoras han demostrado que los bebes que reciben estimulación
táctil mediante masajes, aumentan de peso más rápidamente que los no
masajeados; captan mejor lo que les rodea, se orientan, responden a
ruidos y controlan mejor sus emociones, lloran menos y en general su
sistema nervioso y el cerebro madura más deprisa. Si a un bebé se le
alimenta y cuida bien, pero se le priva de contacto físico, sufre un
estancamiento psicológico y físico, pudiendo llegar a causarle daño
cerebral. Si un adulto no ha sido acariciado de pequeño es más
probable que tampoco acaricie a sus hijos con lo que el ciclo se
perpetúa.
El fenómeno “hambre de piel”, es cada vez más estudiado por los
investigadores del comportamiento. Se refiere al deseo de ser tocado, a
la necesidad profunda de contacto físico. Quien más lo sufre son las
personas mayores. Son quizás los menos tocados de la sociedad, como
si la vejez fuera contagiosa. A un niño es agradable acariciarlo, pero ¡¿a
un anciano?! Su piel queda excluida de las ideas que trasmiten los
medios sobre lo agradable y la belleza. Es una enseñanza visual
subliminal por la que nos dejamos engañar. A veces, observamos en
algunas personas esta necesidad de ser tocadas, por su continuo
acariciar objetos o sus propias manos.
Se ha comprobado que el contacto y la comunicación a través del
tacto, resulta beneficiosa para el tratamiento de algunos enfermos,
proporcionando estados emocionales positivos que ayudan en el proceso
de curación. La estimulación táctil adecuada y las emociones, reducen
la señal de dolor que llega al cerebro y pueden influir en la producción
natural de endorfinas que lo atenúan.
El tacto es crucial en las relaciones humanas, y como dice Montagu
“una experiencia táctil inadecuada tendrá como consecuencia una
26
incapacidad para relacionarse con los demás en muchos aspectos
humanos fundamentales.”
Hasta
ahora
hemos
hecho
hincapié
en
el
tacto
pues
considero que es
el sentido menos
favorecido
socialmente. Pero
lo que quisiera
exponer
en
adelante
es
la
variación en la
percepción de los
sentidos
cuando
modificamos
nuestra
conciencia, los cambios de umbral de percepción que varían según el
estado mental en el que nos encontremos. Es decir como influye el
interior, el decodificador de las señales en la percepción de éstas.
Porque por supuesto nuestros sentidos varían su umbral según
condiciones externas pero también según las condiciones del
decodificador.
La señal entrante o percepto, es objetivable, las ventanas con las que
lo observamos o apreciamos son regulables, pero además de esto el que
observa también es modificable en cierta medida. Es decir, lo que
observamos es modificado por el observador de tal manera que según
los estados de conciencia del observador podrá percibir mayor claridad,
nitidez, amplitud, percepción global del suceso observado. En resumen
la realidad no está ahí para ser aprehendida sino que es construida en
función del observador.
Esto nos lleva a un planteamiento interesante: ¿que modifica, amplia
o reduce el campo de percepción?, ¿que abre y cierra nuestras ventanas
al mundo? ¿Cómo podemos ampliar nuestra sensibilidad? Más tarde lo
abordaremos
El kosmos en el que vivimos es un kosmos con conciencia, eso
quiere decir no que tenga una mente consciente que conoce, sino que es
un ser que siente y es precisamente el sentir el que facilita el desarrollo
de la conciencia como un producto de ella.
Todo en el universo está en movimiento y a la vez nada se mueve
visto desde otro nivel. Pero siguiendo la primera parte de esta
afirmación me pregunto porque o para que se mueve, mi contestación
27
es que aun estando completo continua en un eterno estado de
búsqueda completud o por lo menos eso pretende.
Desde un átomo que se ioniza hasta cuerpos estelares podemos
observar la ley de atracción universal, en cada caso está motivada por
algo distinto pero lo que es cierto es que nos movemos hacia algo
porque eso nos parece completar. Cuando un ión de sodio se une con
uno de cloro encontramos un resultado nuevo, maravilloso y totalmente
distinto que sus previos componentes. Es de esta forma como la vida,
entendida en su más amplio espectro avanza, formando unidades cada
vez con mayor significado siendo atraídas para ser completadas y
formar una nueva unidad de orden superior, entendiendo superior
como más inclusiva. Y es esta la esencia del kosmos que habitamos, es
este el núcleo de acción básico que mantiene el orden de la vida que
conocemos en todos los niveles. La inclusividad se comporta en el nivel
cognitivo-moral como un campo magnético atractivo a nivel energético.
Es lo que mantiene en coherencia un sistema y por lo tanto perdura,
aunque no eternamente como todos los sistemas que tienen sus ciclos
de vida. El electrón se mantiene en estado de reposo hasta que sucede
un desequilibrio interno (se ioniza) y se siente atraído por otro con carga
diferente a la suya. Podríamos decir que esto a nivel microscópico es el
germen de la sensibilidad. Que al igual que he ejemplificado con el
átomo podemos observar en otros órdenes de la realidad.
Cuando dos átomos inestables se juntan forman una molécula
estable. Y encontramos que la misma historia se repite continuamente
en el mundo tangible de los objetos, formando complejos moleculares,
células, tejidos, órganos, sistemas, organismos, etc. hasta alcanzar el
nivel cósmico (entendiendo este como el cosmos físico, a diferencia del
Kosmos que se entiende como todo lo existente acogiendo otras esferas
de la existencia además de la física, véase 4 cuadrantes).
Retomamos ahora las preguntas realizadas en párrafos anteriores.
Sensibilidad quiere decir: facultad de un ser vivo de percibir
estímulos externos e internos a través de los sentidos. Por tanto,
estamos hablando de capacidad para captar, para dejar entrar por
nuestras ventanas algo que esta fuera o dentro pero que no teníamos
presente en nuestra conciencia hasta ese momento, sea el que sea el
nivel de conciencia del ser. Partimos del supuesto que la conciencia,
como ya he dicho, pertenece a todo lo que habita el kosmos y no solo al
ser (o seres) que es consciente de si mismo. Así pues estamos hablando
en términos de tener presente algo en nuestra conciencia, aun sin ser
necesariamente conscientes de ello, dicho en otras palabras, tener
nuestra atención en un solo punto y vivir eso intensamente. Centrando
nuestra atención regulamos nuestra conciencia y así podemos tener
presente la intensidad de la vivencia. Es decir, la atención está
comunicada con la sensibilidad que posibilita el aumento de la
conciencia del suceso si el consciente lo permite, entendiendo el
consciente como el controlador de sucesos que permito me ocurran.
28
Aclarando términos: El consciente, aquí, quiere decir esa parte de
nosotros que llamamos yo y con la que nos identificamos.
Así la vivencia depende de la atención centrada que lleva consigo a la
sensibilidad y ésta a su vez la conciencia.
En el caso humano, una persona que está atenta entra en el
territorio de la eternidad que no es otro que el del presente. Esto
podemos verlo en la formula de la física correspondiente a la velocidad.
Velocidad = Espacio/ Tiempo
Tiempo = Espacio / Velocidad
Tomando como referente la velocidad de nuestra atención, cuando la
velocidad de esta tiende a cero, es decir, cuando nuestra atención se
centra en un punto, cuando dejamos de estar dispersos en nuestra
atención, el tiempo percibido tiende al infinito. Y el infinito es el
instante donde percibo que no hay ni antes ni después donde solo
existe ese momento, la eternidad dicho en otros términos.
Por otro lado cuando nuestra atención es requerida hacia un punto
en el que no huyo del dolor, sino que puedo si este existe, vivirlo. O
bien, me adentro en un área de placer, el camino que se toma en
nuestra vivencia es un camino de rendición. Entiendo rendición como
una victoria no como una derrota, es la victoria de haber conseguido
que el controlador abra sus puertas, antes habíamos dicho que el
controlador era el yo con el que nos sentíamos identificados, el
consciente. Por lo tanto cuando el controlador deja pasar, más allá de
los miedos, nos adentramos en un espacio nuevo para nosotros, aquella
dimensión desconocida hasta entonces, o conocida pero poco
transitada. Por lo tanto la atención lleva a una vivencia y arrastra a la
conciencia hasta un lugar donde poder mirar mi yo, el pequeño yo, mi
realidad, mi pequeña realidad; mi entorno el pequeño entorno, con ojos
amplios y benévolos, permisivos, inclusivos, acogedores de eso que se
vive, porque en ese espacio estamos más allá de las convenciones,
costumbres de pensamiento, hábitos y prejuicios. Es desde ese permiso
cuando la realidad percibida es nueva y renovadora.
Algunas consideraciones aclaratorias respecto a mi visión del ser.
Considero al ser humano constituido por un pequeño yo o personalidad
que se constituye por un temperamento y un carácter, entendido el
primero como el constituyente biofisiológico que heredamos y con el que
venimos al mundo y el carácter como todo aquello que viene del exterior
desde que somos engendrados, todo lo que aprendemos. Ambos,
temperamento
y
carácter
interactúan
constantemente
y
continuadamente toda la vida. En el temperamento vemos el material
del que estamos principalmente formados podemos basarnos en la
teoría de los 4 elementos para decir la proporción de tierra, agua, aire y
fuego con la que se constituye la reactividad biofísica de la persona.
29
Respecto al carácter hay varias clasificaciones que considero válidas y
me siento cómodo con las que propone la astrología y el eneagrama,
esta última se puede solapar con la clasificación del DSM IV (manual
de diagnostico y tratamiento en psicología y psiquiatría). El carácter es
la forma aprendida de respuesta. Por lo tanto una respuesta a un
estímulo siempre va mediada por ambos temperamento y carácter.
Además de la personalidad o pequeño yo, el ser está constituido por
una parte amorosa y comprensiva que también forma parte de la
conciencia. Esta parte aún siendo constituyente del ser no es
consciente habitualmente en la vida cotidiana, es consciente mediante
el aligeramiento de peso, del peso de los hábitos físicos, emocionales y
mentales de la personalidad. Este aligeramiento lo encontramos cuando
empezamos centrando la atención en un punto de nuestra percepción,
consecuentemente después de este centramiento viene una amplitud de
conciencia y paralelamente se puede tener una vivencia intensa. Una de
las formas de aligerar, o dicho de otra manera, elevar nuestro punto de
atención, es la amplitud del umbral de percepción de los sentidos que
ocurre cuando disfrutamos plenamente de una música, cuando
disfrutamos del movimiento que nos provoca, cuando estamos plácidos
en una buena compañía. Esa liviandad es elevar el nivel de atención y
conciencia y facilita el dejarnos imbuir por esa parte del ser con una
forma de percibir el mundo mucho menos fragmentada, rígida, pesada.
Más inclusiva y permisiva. En definitiva más presente y amorosa, más
intensa y viva. Es así como ocurre la vivencia. La vivencia intensa
ocurre cuando vivimos, no cuando pensamos. Evidentemente podemos
tener vivencias en todos los momentos de nuestra vida, y de hecho
ocurre así mientras sentimos, pero la intensidad de la vivencia es
proporcional a la posibilidad de dejar atrás al controlador, entendiendo
este como los hábitos de carácter aprendidos y construidos a lo largo de
la vida y sobretodo en los primeros años de vida.
De todo lo dicho hasta ahora podemos
desprender las relaciones entre atención,
percepción, sensación, vivencia, conciencia.
Decir aquí que conciencia es entendida como
consciente
+
inconsciente
biográfico
+
inconsciente colectivo + inconsciente vital +
inconsciente kósmico.
Por tanto es importante cambiar el punto de
atención de la persona como parte inicial del
proceso de desarrollo y cambio. Tras una nueva
sensación la persona busca en su registro de
experiencias sensaciones similares que haya vivido para darle una
interpretación o una emoción, un significado que de forma simple le
diga me acerco o me alejo de esto. Es en ese momento, algo que ocurre
a nivel inconsciente, cuando es posible recodificar, renombrar,
resignificar esa vieja evocada en este momento al dar la nueva vivencia
un significado distinto y placentero o armónico con los subsistemas
30
personales. Si no hay registro previo registrará esta vivencia según el
placer o displacer que le cause.
El placer es por tanto una cualidad del kosmos. Una cualidad hacia
la que tiende todo en el kosmos, entendido placer como un estado de
mayor armonía de cada parte con otras partes y con el todo.
Vamos a ver que empezamos a invertir el eje y consagrar los
sentidos al sentido, el sentido es el sexto sentido -el sentido total-, el
sentido de síntesis, el sentido de la mente. Y podemos recuperar lo que
se llama la sensación eidética. Una sensación eidética es una sensación
total, desde el sentido universal de la mente, en la que sentimos lo que
sentimos, no sólo con el órgano del tacto, sino desde la visión desde el
olfato, desde el gusto. En ese momento entramos en un vórtice de
conciencia, que es el de disfrutar.
Disfrutar es llegar al fruto maduro de nuestra humanidad, por lo
tanto cuando estamos disfrutando estamos en el sentido. El sentido es
disfrutar, esto parece hedónico, pero va mucho más allá del hedonismo.
El sentido es la alegría,
el sentido es la felicidad.
Cuando alcanzamos la alegría,
la felicidad, el disfrute. Cuando
nos abandonamos al momento
y
lo
podemos
vivir
intensamente, estamos en el
sentido.
Cuando nos
separamos estamos en los
sentidos.
Se trata de que los
sentidos sean antenas del
sentido, antenas del alma. De
modo que cuando estamos en
el corazón, estamos en el
órgano del sentido. Podemos
decir que el corazón, en el
médico de los nuevos tiempos,
es el órgano del sentido,
porque
desde
el
corazón
podemos tener un sentir total. El corazón mueve nuestras emociones y
las emociones son el agente del sentir total. Es decir que tu sentido
regresa al corazón, es muy sencillo y a esto lo llamamos la técnica “de
corazón”. Si yo lo hago de corazón, no sólo desde el corazón, sino de
corazón, se llena de sentido.
¿Qué es lo correcto? Lo correcto no es una entelequia intelectual,
es lo que hago en un momento desde el corazón y de todo corazón. Lo
cual obviamente se refiere a lo que veo, a lo que busco, a lo que hago.
31
¿Pienso esto de corazón? ¿Digo esto de corazón? ¿Hago esto de
corazón? ¿Esta intención es realmente de corazón? Esa es la pregunta
fundamental para todos nosotros, para cambiar el estilo de vida.
Si no es “de corazón”, no viene del sentido de la vida, no está en
conexión con el alma, y tal vez no tenga sentido. Lo que tiene sentido es
lo que nace en el corazón, es así de simple y obviamente eso está
fecundado por el amor
Cuando un niño carece de amor y calor, se produce dolor, y si ese
dolor no se siente y se integra, causará enfermedades físicas y
emocionales en una etapa posterior de la vida. No importa que esa falta
de amor se manifieste en forma de rechazo, crítica, humillación, o
ignorando al niño. Todo termina afectando los procesos internos del
cerebro y del organismo en general.
Esa historia se remonta hasta los primeros meses de nuestra vida
cuando la sensibilidad al dolor es estructurada, y el feto empieza a
recibir sensaciones de dolor.
El proceso neurótico se inicia cuando estas necesidades no son
satisfechas durante un tiempo. Un recién nacido no sabe que tiene que
ser cogido en brazos cuando llora o que no debe ser destetado
demasiado pronto. Al principio hará todo lo posible para satisfacer sus
necesidades. Llorará y pataleará para que se atiendan sus necesidades,
pero si estas continúan sin ser satisfechas, bien sufrirá un dolor
continuo hasta que sus padres las satisfagan o se apartará de su dolor
desconectándose de su necesidad.
Esta separación de uno mismo de sus necesidades y sentimientos es
una maniobra instintiva para desconectarse de un dolor excesivo. Esto
no significa sin embargo que las necesidades no satisfechas
desaparezcan, sino que por el contrario, continúan de por vida
presionando inconscientemente, pero constantemente.
En este proceso, el individuo aprende a perseguir algún tipo de
satisfacción sustitutoria. Un niño que es destetado muy pronto aprende
como desviar y canalizar sus necesidades reales hacia otras simbólicas.
Cuando sea adulto puede que no sienta la necesidad de chupar del
pezón de su madre, pero puede ser un empedernido fumador.
Tratar la necesidad en vez de ignorarla o drogarla o aplastarla en el
olvido, es la única fórmula para normalizar la célula y devolver al
organismo a la homeostasis o balance correcto.
Lo que hay en el inconsciente es algo que la mayoría de los
psiquiatras, psicólogos o psicoterapeutas nunca han llegado a imaginar.
Cuanto más profundizamos en el inconsciente, mayores son las
posibilidades de curación. Hemos descubierto que no hay nada más
curativo que los sentimientos.
La neurosis está tan extendida que parece haber sido programada
genéticamente en la mayoría de la población. Pero la neurosis no se
32
hereda. Lo que heredamos es una estructura cerebral formada y
moldeada durante millones de años que tiene la capacidad para la
neurosis. Este legado nos ha dado la capacidad para controlar el dolor
mediante la represión.
Vemos con este desarrollo una aproximación a lo que es el sentir y
sus diferentes posibilidades. En una visión evolutiva del proceso del
sentir teniendo en cuenta los diferentes reinos de la naturaleza
podemos diferenciar: en el nivel vegetal el sentir esta unido a la
sensación que provocan los elementos naturales del medio. Desde el
nivel animal sentir está unido a sensación y deseo o instintos de
supervivencia individuales y de la especie. Desde el nivel animal
mamífero el sentir está unido a la sensación, el deseo y la emoción que
provocan situaciones externas o internas y que le afectan de forma
repentina y poco duradera respecto a su relación con el medio natural o
social con el que se relaciona. Desde el nivel humano el sentir está
unido a la sensación, el deseo, la emoción, el sentimiento.
En cada nuevo salto evolutivo se incorpora un nuevo nivel de
percepción del sentir que incluye al anterior y lo trasciende. Podemos
decir que el humano es un reino que en sí incluye al animal, vegetal y
mineral y a su vez los trasciende.
33
El papel importante de la música en todo este desarrollo.
La música se comporta como vehículo transportador del estado de
ánimo y humor de la persona (entendiendo humor aquí como el estado
bioquímico de nuestros fluidos corporales), así según el ritmo, la
melodía y la armonía que posea cada pieza de música la persona se verá
conducida hacia áreas de dolor, rabia, miedo, alegría, tristeza, quietud,
éxtasis, compasión, etc. Es conocido que la música no encuentra
barreras en lo que se refiere a tocar directamente la identidad profunda
de quien la escucha. Es decir, llega directamente al yo profundo, la
música llega y sensibiliza la identidad independiente del receptor estar
receptivo a ella o no, el solo hecho de escucharla ya es significativo y
transformador Sabemos que todos los animales generan sonidos, que
perfectamente orquestados suponen bellas sinfonías acuáticas,
selváticas, etc.
Es importante destacar aquí los trabajos de Gabrielle Roth en los
que se pone de relevancia como cada ritmo nos conecta con un aspecto
de la vida, una emoción o una parte de un proceso. De los muchos
procesos en los que nos vemos envueltos en cada momento. Véase las
siguientes correspondencias.
Fluidez
Staccato
Caos
Lírico
Quietud
Madre
Padre
Yo
Amor y trabajo
Muerte
Miedo- Protege
Rabia- Defiende
Tristeza- Libera
Alegría-Anima
Compasión-Une
Por ejemplo en una fase inicial de cualquier proceso, partimos de un
estado de vacío fértil donde comienza a producirse un mínimo
movimiento suave, casi despertados del aletargamiento de la quietud.
Este movimiento es fluido, acariciador, ondeante, es un movimiento de
permiso para iniciarse en ser quien uno está llamado a ser. Pero donde
todavía el movimiento es lento, templado y protector como la forma que
la madre da al bebé acurrucándolo.
A medida que el ser o el proceso avanza y se mueve en la vida y su
contexto, el movimiento se hace más definido, también desde fuera se
van encontrando los límites que harán reconocer quien es y quien no
es. Los límites no siempre son bien recibidos, pero tengamos presente
que sin límites la expansión llevaría al colapso de cualquier proceso. El
movimiento en esta fase es definido y concreto, cortante y seco, nos
permite defendernos del exterior.
Con la continuidad de este movimiento y la emergencia de diferentes
y solapados ritmos entramos en un movimiento caótico, sin patrón
definido, en el que podemos romper los esquemas anteriores aprendidos
y comenzar a dejar fluir desde nuestro interior aquello que nace, es un
momento de rotura para dejar emerger lo bello de nuestro interior,
liberándonos de estructuras viejas o externas.
34
En la siguiente fase la expresión del amor es la clave. Con su
aspecto lírico, de voz angelical como expresión de la alegría de vivir de
hacerse presente y dar lo que hay dentro, que siempre es para dar.
Como fase en la vida, es aquella en la que damos de nuestros frutos y
nuestra propia cosecha, aquella que hemos construido por nosotros
mismos con nuestra experiencia. No la aprendida de otros sino la que
ha pasado por nuestro filtro personal.
Cuando hemos dado lo que venimos a dar es momento de retirarnos
hacia la reflexión interior, hacia la quietud, al no movimiento, la paz y el
gozo de la obra realizada. Es el momento de interiorizarnos con un
movimiento más sutil cerrando un ciclo y quedándonos en un vacío
fértil que espera su nueva fecundación por un nuevo ciclo. El
sentimiento que suele acompañar es el de unidad con todo, de
compasión por las dificultades, de entender al otro por haberse
entendido uno mismo.
Además de la música, encontramos las palabras que la acompañan e
inducen a un movimiento corporal o un movimiento en el esquema
mental de la persona propuestas por un facilitador o terapeuta, o bien
podemos encontrar las imágenes, o símbolos, o recuerdos que la
persona puede estar teniendo. Las palabras o movimientos son
importantes para enmarcar ligeramente el tipo de experiencia con la
que se está sintonizando y darle un cauce al campo de posibles
vivencias
La música facilita que entremos en una frecuencia de resonancia con
todo lo que nos rodea y ese entrar depende de la música y también de la
consigna que nos den o tengamos, el permiso que tengamos de actuar o
creatividad.
En el modelo teórico de Biodanza se dice que la música actúa
directamente sobre la identidad. Es decir, por un lado cada ser o
identidad tiene su “propia música” su “propio aroma” y es la música
una de las vías de expresión de lo que siente una persona, pero también
es una de las vías de impresión, de recepción, de activación del
movimiento y de la conciencia. Baste decir ahora que movimiento y
conciencia son lo mismo: movimiento es la conciencia exteriorizada,
puesta en acción en el mundo y conciencia es el movimiento exterior
interiorizado. Los movimientos de nuestro cuerpo, y los movimientos de
nuestras ideas son igualmente movimientos en diferentes áreas. Al igual
que la conciencia lo es en el mundo del pensamiento o ideas, lo es el
movimiento en el cuerpo o mundo físico. Es lo mismo en 2 estados
distintos. De igual manera encontramos caminos intro y caminos extro
hacia ella, la quietud y el movimiento respectivamente.
35
Esferas del conocimiento
Gracias a la modernidad, a partir de la ilustración, tuvimos un
empuje en la diferenciación de las esferas del conocimiento humano en
lo que se ha venido a llamar “el gran tres”. Áreas donde se ha
profundizado y separado el conocimiento humano: La Ciencia que
atiende a lo objetivo, el Arte que atiende a lo subjetivo y la Moral que
atiende a lo intersubjetivo. Todo esto estaba anteriormente
indiferenciado.
Podemos diferenciar el área del “yo” desde donde el mundo que
existe es el percibido internamente, alcanzado desde la introspección y
la interpretación. El mundo del “nosotros” donde lo importante es lo que
compartimos internamente un grupo humano, por lo tanto
intersubjetivo. El mundo del “ello” en el que encontramos lo objetivo. El
mundo del “ellos” para lo interobjetivo.
Dicho de otra manera área subjetivo personal, área objetiva
personal, área subjetiva colectiva, área objetiva colectiva. Quedándonos
la realidad encuadrada en cuadrantes.
Teniendo esto en cuenta una aproximación integral de la percepción
del mundo ha de considerar simultáneamente estas cuatro áreas.
Puesto que interactúan entre si y tienen correlatos como se verá en la
figura de la página siguiente.
36
Individual
Interior
Individual
Exterior
Colectivo
Interior
(cultural)
Colectivo
Exterior
(social)
Yo interior
Yo exterior
Motivación
Profesión
Vocación
Salud
Sentido de vida
Competencias
Visión
Nosotros interior
Nosotros Exterior
Valores compartidos
Reglamentos
Concepto del mundo
Tecnología
Visión común
Infraestructura
Concepto del ser humano
Por tanto no hemos de cometer el error de reducir un área a otra
sino respetar todas, pues son igualmente importantes para la
comprensión humana.
A modo de esquema señalo los principios ordenados que rigen la
actividad del ser humano en el ciclo
experiencial.
1. Sensación
2. Deseo
3. Emoción
4. Sentimiento
5. Aspiración
6. Pensamiento
7. Intuición
37
38
RELACIÓN ENTRE LOS SENTIDOS Y EL SENTIR
Ha sido anteriormente ya comentada la relación entre los sentidos y
el sentir pero de añadiremos algunas cosas en este capítulo.
Ciñéndonos al ser humano. Los sentidos son la puerta de contacto
entre el ser humano y el exterior, también permiten el contacto con el
interior con los propioreceptores, por lo tanto son puertas de
comunicación. Como toda puerta y como ya hemos dicho, puede estar
más o menos abierta, puede conectar más o menos con el otro lado, es
fiel al paso o vela la información que pasa. De igual manera se
comportan los sentidos. Los sentidos están ahí cumpliendo su misión
continuamente y funcionan porque somos seres con sentimientos. Se
puede entender como personas con patologías psíquicas puedan tener
consecuentemente disminuciones o ampliaciones de los umbrales de los
sentidos. También se puede entender como la mañana de un domingo
puede ser más luminosa que la del resto de los días de la semana, aun
siendo la misma época y teniendo el mismo tiempo atmosférico. La
mañana del domingo se mira con los sentidos más relajados, no hay
necesidad de ir con prisa, podemos pasear, caminar, observar y para
ello se dispone también nuestro cuerpo ampliando la profundidad de
campo visual. Se ha comprobado como personas estresadas tienen una
menor amplitud de campo visual en cambio tienen un visión más
focalizada. Pero si por casualidad esa persona estresada se levanta un
domingo desestresada y se mueve en su entorno, apreciará
seguramente cosas que pasaban desapercibidas hasta entonces. ¿Como
ocurre este fenómeno? ¿Que hace en nosotros que veamos, olamos u
oigamos algo unos días y otros no?
Uno de los factores que influyen en ese cambio en el umbral de los
sentidos es la velocidad de nuestra mente, la velocidad del que viaja en
el interior, del que conduce el coche como se usa en forma metafórica
por algunos círculos de conocimiento. Esa velocidad interna hace que
vivamos como viajando en un tren a 80 Km./h y nos hayamos
acostumbrado a esa velocidad y ni siquiera seamos conscientes de ella.
Hay muchas cosas que nos rodean en las que nuestra atención solo
podrá posarse unos instantes pues aunque queramos nuestra velocidad
nos lo impide. Y además nos sucede el fenómeno de creer que la
normalidad es la velocidad a la que vamos nosotros y el mundo que nos
rodea que siempre percibimos teñido por nuestra propia velocidad. Por
lo tanto queramos o no nuestra percepción de nosotros y el mundo
depende de nuestra velocidad interna. Esta velocidad se modifica si
cambiamos de estado de conciencia. Es eso precisamente lo que se
consigue el domingo por la mañana (en nuestro ejemplo). Es para
muchas personas un día sin horario o sin deberes, más abiertos al
placer y es precisamente esa apertura la que facilita la apertura de los
sentidos, de sus umbrales. Esa forma más lenta de percibir tiene una
correlación con el sentir, es decir, ambas se influyen. Si soy más lento
al percibir puedo sentir, si siento he de ser más lento en el percibir. Eso
no quiere decir que perciba menos, más bien al contrario. Se obtiene
una fijación del objeto percibido mucho más intensa y clara lo cual lleva
39
a una mejor presencia de eso que ocurre en la conciencia. Lo que si que
va más lento es el que piensa porque en realidad la función de la
conciencia que seguramente activamos ya tiene algo de sentimiento. Es
decir sensación, sentimiento y pensamiento están hablando de
diferentes velocidades. Por lo tanto para sentir hemos de tener una
determinada frecuencia o velocidad, y esto es así con todas las
funciones vitales, unas funcionan a un ritmo y otras a otro. Lo que
estoy diciendo es que para ampliar los umbrales de percepción de los
sentidos hemos de funcionar con una velocidad más lenta en nuestro
consciente, en términos neurológicos hablaríamos de pasar del cortex al
sistema límbico y sus núcleos, lo cual nos lleva a hacer que en nosotros
se active de forma más notoria el sentir. Seguramente hay muchos
lugares en el mundo que funcionan de forma habitual a un ritmo más
lento que en occidente con la consecuente actividad plural de los
sentidos, del sentir, de la conciencia. Biodanza unifica el “sentir-pensaractuar” por la vivencia. El “eterno presente” de la vivencia cambia la
percepción y le da, quizás, su real dimensión. (Que pena, cuando nos
enfrascamos en nuestra visión acelerada y etnocéntrica).
Cuando cambiamos de hábitos en la vida, o tomamos vacaciones, o
un cambio de ciudad sin prisas el programador que es el cortex, o mejor
dicho la parte anterior del cortex que la parte encargada de la
planificación, deja de funcionar en bucle para ponerse una mayor
atención al exterior puesto que este es nuevo. Cuando caemos en
hábitos mentales, actitudinales, emocionales, etc., parte de nuestra
conciencia se puede dedicar a otra cosa pues esa conducta ha pasado a
ser rutina y no necesita de toda nuestra atención, si a eso añadimos
que nos dedicamos a “planear” nuestra vida para controlarla e ir en la
dirección de nuestros propósitos (si es que realmente son nuestros o
bien de la cultura que nos rodea) conseguimos vivir sin tener presente
lo que tenemos delante, miramos las cosas sin verlas, pues solo
miramos la imagen mental que eso nos causó en momentos del pasado,
es decir, miramos a nuestro interior y al recuerdo o evocación de
situaciones u objetos iguales o similares. Para salir de esa mirada al
exterior sin visión hemos de ralentizar nuestro funcionar, pasar al
funcionar de nuestro corazón, de nuestro ánimo, de nuestro pensar
(pensando con el corazón), sin infrautilización de todas nuestras
facultades físicas, emocionales, mentales, intuitivas, etc.
La creatividad es parte de la planificación, pero una parte realmente
nueva. En la vida cotidiana vivimos con poca creatividad no planeamos
nuestro día, simplemente o lo dejamos que discurra o hacemos lo que
hicimos el día anterior. Infrautilizamos nuestro cerebro, como dijo
Einstein. Hemos rigidificado nuestro pensar. Ser creativo es crearnos y
crear lo que queremos en cada momento.
40
RELACIÓN SENTIR-SENTIDOS Y BIODANZA:
POSIBILIDADES DESDE LA BIODANZA PARA AMPLIFICAR EL SENTIR Y LOS
SENTIDOS
Cuando
hablamos de
Biodanza no
podemos por
menos
escuchar de
fondo
la
palabra
sentir, pues
en Biodanza
no hacemos
hincapié en
el cortex, lo
verbal, sinó
en lo previo
a la palabra que es el cuerpo en la vivencia, la sensación, el sentir y el
sentimiento. La Biodanza es un vehículo de placer y de evolución al
activar funciones “en desuso” para el ser humano.
Estamos necesitados de placer que nos "desneurotice", el placer que
nos libera y nos da paz, nos quita la presión del deber, de la atención a
lo social al resto, a la demanda externa. El placer nos conecta con
nuestro ser, y no podemos tener placer si no sentimos. Y como he
comentado en otro lugar no podemos sentir si no disminuimos la
velocidad de nuestra atención. Cuando la atención se posa en un
ejercicio, en un movimiento, en una consigna, en una música es posible
reconectar la cadena atención-vivencia-sensación-placer-desarrollo.
Lo realmente increíble que ocurre en Biodanza es que podemos vivir
un ejercicio con tremenda intensidad y profundidad, teniendo esto un
gran poder transformador sobre quien lo vive. Eso que vive, ese instante
intenso y eterno, esa vivencia tiene una acción directa sobre el cuerpo,
emociones y mente de la persona. Una acción transformadora
El camino de los sentidos usado por muchas técnicas y la que nos
interesa ahora, la Biodanza, es un camino que nos puede conducir a un
cambio, avance y desarrollo personal.
41
LAS 2 VIAS PARA LA EXPERIENCIA: EXTRO / INTRO
Durante muchos años entendí que el camino hacia la conciencia era
únicamente la vía intro el camino interior, la meditación, relajación,
respiración, visualización. Un camino interno que apuesta por tomar el
ascensor a la conciencia, es un camino arduo, necesitado de voluntad.
Con él se prescinde frecuentemente del mundo de los sentidos. Digamos
que su potencial está más en la voluntad de hacer.
Hace relativamente poco y gracias al momento personal que vivo, a
la música presente en mi vida en cada momento, los encuentros de
Biodanza, a mi formación también en respiración holotrópica, a los
trabajos personales intensos puedo hablar de mi encuentro con los
sentidos. La vía extro. Un camino necesitado de tiempo, sosiego y
lentitud, un deleite. Un camino de entretenimiento y disfrute con lo que
los sentidos nos proporcionan. El camino que va de fuera a dentro
pasando por todo nuestro aparato sensitivo. Es un camino igualmente
iniciático pues a través de los sentidos dejamos de estar atentos al disco
mental, a los hábitos, al pensamiento circular para estar atentos a un
estímulo que proviene de algún sentido y vamos haciendo lo que nos
pide nuestro ser con la sensación de ese estímulo.
La propuestas es perdernos en un solo sentido, hacer que toda
nuestra conciencia y nuestro ser esté atento a uno solo de los sentidos
o por lo menos a cualquier sentido que no sea la vista que es con el que
nos manejamos continuamente y está exaltado por el controlador, esa
parte de nosotros, o subpersonalidad que vigila y controla, cuida y
previene que no nos pase nada malo (en los peores casos nos previene
de que nos pase cualquier cosa, “buena” o “mala”. Para nuestra
desgracia). Al estar atento a un único sentido toda la energía de que
disponemos se dispone en ese canal y se amplifica la percepción por ese
sentido. Esto nos da una mayor conciencia.
En experiencias donde se anulan algunos sentidos como la vista o el
oído se observa como los otros sentidos se activan de tal manera que en
muchos casos, sobretodo en aquellos que consiguen entrar en estado de
quietud mental, los sentidos no anulados son literalmente excitados. Es
posible sentir más allá de los umbrales habituales de percepción. Con
esta activación se puede acceder a una vía de amplitud de la conciencia
por vía sensorial - atención – vivencia, al ir cambiando la experiencia
percibida.
Es decir, la via extro y la vía intro son dos caras de la misma
moneda. En realidad de lo que se trata es que la persona siga un
camino o el otro con un propósito. Cuando el propósito es centrar la
atención, y eso se consigue el resto acontece solo. De cualquier forma
hemos de tener presente que la mejor integración en la persona sucede
cuando la vía extro y la vía intro se dan igualmente en la persona sin
caer en extremos de hedonismo o ascetismo. Son dos vías válidas y
42
complementarias, es más, la sensación de totalidad se obtiene cuando
ambas están integradas en la vida cotidiana de la persona.
Entiendo la integración de la persona cuando es alcanzado ese
equilibrio entre el mundo externo y el interno, lo individual y lo social. Y
ante ese estado surge por un lado la alegría de sentirse participe de la
globalidad, de enterder la parte que se ha de poner en el todo y disfrutar
con ello y también un impulso de responsabilidad con el que actuar
para ayudar a que otros tomen partido de sus propositos para que así
todos juntos hagamos nuestra tarea en este precioso mundo, que nos
acoge y mantiene.
43
EJERCICIOS DE BIODANZA PROPUESTOS.
Biodanza trabaja los sentidos con la misma progresividad que todo lo
demás. El estímulo que ellos reciben está en cada sesión, en lo sencillo.
La mirada por ejemplo es trabajada en cada sesión en la rueda, en los
encuentros, son un estímulo del sentido de la vista. Luego hay ejercicios
más específicos, como el de abrir horizontes.
Olor: es estimulado en un grupo compacto, por ejemplo en los
encuentros en la oscuridad con identificación o no del otro.
Tacto: los acariciamientos, el auto-acariciamiento, la danza de contacto
mínimo, incluso la eutonía.
Gusto: en la danza de placer cenestésico, en los besos – no hace falta,
necesariamente, la presencia del otro para ‘lamerlo’ y sentir un gusto
diferenciado. Sentir el propio sabor ya es un estímulo. Sentir el sabor de
la vida, en cuanto alegría y placer de vivir, también es un estímulo
sobre el gusto. Saborear!
Oído: la sensibilidad musical para recibir el estímulo musical en cada
ejercicio y expresar el sentimiento a través del movimiento, por ejemplo.
O escuchar las respiraciones, susurros, sonidos en un grupo compacto.
No es necesario en un grupo inicial proponer ejercicios específicos con
los sentidos, la propia dinámica de Biodanza incluye el trabajo con los
sentidos. Aunque habría ejercicios para la radicalización de la
experiencia en los que se facilita el uso predominante de un sentido
CONCLUSIONES
En Biodanza encontramos muchas posibilidades de activar y mantener
los sentidos vivos y despiertos más allá de las prohibiciones sociales,
culturales o familiares. A través de la práctica de la Biodanza podemos
ampliar la percepción hasta alcanzar estados de conciencia expandidos.
Veamos como con la Biodanza podemos pasar, con los sentidos, de un
nivel sencillo o a uno de conciencia superior o extática.
VISIÓN:
Puede ser analítica: conceptual, congela la imagen,
materializa, cosifica. (Mirada de águila). O bien, global que percibe la
totalidad, fluida sin apegos. (Mirada de paloma)
AUDICIÓN: Puede conceptualizar.O hacer de ella un uso global
disfrutando del todo
GUSTO: Saborear el mundo, recuperar el gusto del mundo liberando las
papilas de sabores intensos
OLOR: Sentido más desprestigiado por ser el más primitivo. Oler con
atención cada lugar y objeto que nos llega, deleitarse con las sutiles
fragancias.
TACTO: Puede ser basto, atendiendo a la forma básicamente palmar o
bien a la sutilización de la percepción por toda la piel.
44
Extractado del seminario de trascendencia en la formación de Biodanza
en Barcelona el 26/3/06 con Sanclair de Oliveira Lemos
Después de este viaje por sensaciones, percepciones, vivencias,
emociones y pensamientos, tengo la sensación de haber descubierto
algo que lleva toda la vida ahí. Simplemente que nos está velado o
incluso prohibido culturalmente. El placer como estrategia de vida.
Fuimos expulsados del paraíso ya que descubrimos el placer como vía
para el conocimiento. La religión Judea-cristiana moderna ha
demonizado el placer con la consecuente disminución de vitalidad y
alegría, con aumento de culpa y vergüenza, hablando en términos
totales a nivel cultural. Encontramos otras culturas donde se reconoce
el placer como vía de conocimiento, donde se ha sacralizado y no
penalizado.
Es importante recobrar el camino que permita un claro fluir por la vida,
entendido a veces como centrarse en uno mismo para conocerse.
Entendido a veces como centrarse en el otro para conocerlo y así
conocerse. Entendido a veces como centrarse en lo otro para conocerlo,
conocernos y conocerme. De esta manera saber cual es nuestro lugar y
cual nuestra función en cada momento, en cada lugar respecto a lo que
nos rodea.
El placer y alegría que proporcionan los sentidos facilita el paso a otros
niveles de percepción y conciencia.
El movimiento y la danza son uno de los vehículos corporales de
expresión e impresión.
El tacto y el olfato son sentidos primitivos que nos conectan fácilmente
con lo ancestral.
La música es un inductor excelente de la persona hacia la conexión con
su identidad más profunda.
La sensibilidad es la piel de la conciencia origen de los procesos o ciclos
experienciales en la vida y los seres humanos.
La velocidad de nuestra conciencia modula la percepción del mundo.
El corazón es el eje del sentir y el sentir el eje del sentido de vida. El
sentido, el eje de los sentidos.
Si queremos comprender ampliamente lo que ocurre en nuestro entorno
hemos de ampliar la forma de percibir y tener en cuenta las áreas del
mundo de experiencia humano.
La disposición de música, el grupo de personas, un contexto sagrado,
orientación en la realización de ejercicios son formas de sorprender al
controlador, cortex o consciente e ir superando este al encuentro con
aspectos más profundos de nuestra propia identidad. Todo esto es lo
que es posibilitado con la Biodanza.
45
La Biodanza es un camino fantástico para el desarrollo del ser humano,
individual y socialmente.
Los sentidos al servicio del sentido es un acto hierático. Sentir al
servicio del significado es un acto sagrado. Vivir con el sentir y los
sentidos, con el cuerpo y la conciencia, con la quietud y el caos, con las
partes y sus contextos, es un acto total.
Ser totales es una propuesta, un camino.
46
Anexo 1. Los 12 sentidos. La visión antroposófica.
Añado este texto como una versión innovadora de los sentidos, no la
abordo directamente pero la propongo como una forma nueva para
mirarlos y reflexionar sobre ello.
Texto extraído de la rama antroposófica expuesto en su página web.
Entre los años 1909 y 1910, Rudolf Steiner, en las conferencias que
han sido intituladas al español como “Antroposofía, un fragmento del
año 1910”, dio la primera descripción detallada de una teoría de
sentidos, como ampliación a la comprensión que sobre los sentidos
tenía la medicina y la psicología de la época. En ese año de 1910,
planteo la existencia de 10 sentidos, los cuales serían ampliados a 12
en el año de 1917, teoría publicada en su libro “Los enigmas del alma”.
A estos sentidos se añaden los tres modos de percepción suprasensible
(por encima de los sentidos), los cuales son, a saber: la imaginación, la
inspiración y la Intuición.
Sin lugar a dudas, la teoría de los 12 sentidos, es uno de los grandes
aportes de Steiner a la psicología; aportación fecunda en aplicaciones
prácticas, las cuales fueron retomadas y ampliadas en la obra del autor
antroposófico Karl König (fundador de los centros Camphill), en lo que
se ha denominado pedagogía curativa. Este aporte, no obstante su
valor, no ha sido reconocido y aprovechado en su justa medida.
A lo largo de toda la obra de Rudolf steiner se encuentra la pregunta por
la relación entre la percepción del mundo y el pensar. Las preguntas
fundamentales que conciernen a la percepción y su relación con el
pensar, aparecen ya en las obras filosóficas fundamentales: Teoría del
concocimiento basada en la concepción goetheana del mundo, Verdad y
ciencia, y Filosofía de la libertad. Sin embargo, los textos filosóficos se
orientan a sentar las bases fundamentales de la concepción
antroposófica del pensar, del conocer, de la relación entre el pensar y la
percepción, y no el crear una teoría de los sentidos.
El conocimiento de los doce sentidos, así como también el de la relación
que existe entre las tres fuerzas del alma (pensar, sentir y querer) y los
tres dominios funcionales del cuerpo (polo neurosensorial, polo rítmico,
y polo metabólico-motor fueron conquistas que abarcaron más de 30
años de búsqueda y comprobaciones para Steiner. Por eso mismo,
tienen también una fuerza particular y podemos decir que fueron la
"palanca " que permitió las realizaciones prácticas de la antroposofía
que salieron a la luz entre los años de 1917 a 1924.
¿Qué un sentido?
Lo primero que tenemos que caracterizar es qué es un sentido y qué no
lo es.
Desde la perspectiva antroposófica los sentidos son funciones que
permiten al sujeto que percibe, al "yo ", la percepción del mundo
exterior y, por esta razón, cada uno de los sentidos posee un órgano
47
físico, así esto no sea evidente para todos los sentidos. En el mundo
exterior podemos distinguir tres tipos de fenómenos que nos permitirán
diferenciar tres tipos de sentidos: 1) considerado como parte integrante
del mundo exterior encontraríamos en primer lugar nuestro propio
cuerpo, 2) el mundo exterior de la naturaleza, es decir los tres reinos de
la naturaleza (mineral, vegetal y animal), así como los objetos
producidos por el hombre los cuales provienen también de tres reinos
naturales, 3) por último el mundo exterior que está constituido por los
otros, es decir los demás seres humanos.
Tal determinación de los sentidos a la vez amplia el espectro con
relación a la definición fisiológica clásica. Podríamos encontrar
sospechosa la idea que tengamos 12 sentidos}, ni uno más y ni uno
menos. No debemos pensar que el número "doce " surge de una pasión
de Steiner por las correspondencias esotéricas. Este número apareció a
posteriori, como el resultado de su propia investigación. Sin embargo,
esto no implica, que no puedan establecerse relaciones entre los
sentidos y otros sistemas; por ejemplo, el de las relaciones entre los
doce sentidos y las doce constelaciones del Zodíaco.
Dice Steiner: “Un sentido entra en acción cuando nosotros nos
procuramos una representación mientras que nuestra comprensión no
ha iniciado su actividad. Aquí hablamos de sentido donde nuestra
propia capacidad de juzgar no ha iniciado su actividad. Si usted percibe
un color, necesita un sentido. Pero si quiere juzgar entre dos colores no
necesita un sentido”
Para presentar los doce sentidos, volvamos al aspecto triple del mundo
exterior citado arriba, y describamos los tres grupos de sentidos
Grupo 1: Los sentidos que nos informan sobre nuestro propio cuerpo,
sus límites, su estado, su posición, su situación en el espacio:
1. Sentido del tacto. Concebimos ordinariamente este sentido como, el
que nos pone en contacto con lo que es exterior a nosotros. Aquí es
contemplado ante todo como el que marca los límites de nuestro
cuerpo, y pues como el sentido de la percepción de nuestro propio
cuerpo.
2. Sentido vital o de la vida. Él nos informa sobre el estado de
nuestros órganos internos, sobre el bienestar o malestar de nuestro
organismo. A través de este sentido podemos percibir cuando comemos
de más, si dormimos mal, si algo no funciona como debe ser.
Generalmente nos damos cuenta de la sensación propia del sentido vital
solamente cuando algo está en desorden. Es el sentido a través del cual
desde todo el interior del hombre, él toma conciencia de su
corporalidad.
3. Sentido del movimiento propio (cinestésico). Este nos informa
sobre las modificaciones de las posiciones relativas de nuestros
miembros, el estado de tensión o de relajamiento de tal o tal músculo.
48
Este sentido “lo encontramos cuneado se mueve un miembro, por
ejemplo cuando levantamos un brazo: usted no sería un ser humano si
no pudiera percibir sus propios movimientos. Una maquina no percibe
sus propios movimientos; esto solo es posible para un ser viviente a
través de un verdadero sentido. Y el sentido a través del cual percibimos
cuando nos movemos, desde el parpadeo del ojo hasta caminar o correr,
lo llamamos sentido del movimiento propio. (Antroposofía, psicosofía,
pneumatosofía)
4. Sentido del equilibrio o estático. Nos informa sobre la situación de
nuestro cuerpo en las tres dimensiones del espacio. A través de este
sentido el hombre puede diferenciar en sí mismo el arriba y el abajo
Grupo 2: los sentidos que nos ponen en contacto con los objetos del
mundo exterior. Estos sentidos son a la vez experiencia interna y
externa. En estos sentidos hay una convivencia con el mundo exterior y,
al mismo tiempo, una experiencia de nuestro propio interior. En estos
sentidos opera el sentimiento, las simpatías y antipatías son propias de
las vivencias de estos cuatro sentidos medios.
5. Sentido olfativo (el olfato): Con este sentido el hombre empieza a
interrelacionarse con el mundo exterior. Señala Steiner: “La primera
49
relación de intercambio consiste en el hecho de que el hombre une
consigo mismo una sustancia del mundo, y a través de ella, lo percibe.
Uno puede percibir una sustancia en sí mismo cuando esta sustancia
se une realmente con el cuerpo. Esto no lo pueden lograr los cuerpos
sólidos o líquidas sino únicamente los gaseosos. Ahí se penetra lo
material”
6. Sentido gustativo (el gusto): Este sentido implica un grado de
involucramiento mayor del ser humano con el mundo externo. Dice
Steiner: “…ya no meramente percibe la sustancialidad, sino que se
adentra en la sustancia misma. Entra en una relación más profunda
hacia esta sustancialidad; ahí la sustancia tiene que hacer algo y para
eso es necesario que ella ejerza ahora un efecto en el hombre mismo.
Esto sucede cuando un cuerpo líquido o disuelto llega a la lengua y se
une con aquello que la lengua misma produce. La relación de
intercambio entre hombre y naturaleza deviene más intima: las cosas
no le dicen solamente al hombre lo que ellas son como materia sino lo
que pueden obrar” (psicosofia)
7. Sentido visual (la vista): El sentido de la vista nos da una mayor
compenetración con el objeto. Evidentemente esta relacionado con la
percepción del color. Sin embargo, en esto debe hacerse una
diferenciación importante, y es que a través de este sentido no
percibimos la forma del objeto (esta es nuestra noción habitual; en este
caso es el sentido del movimiento el que se haya involucrado en este).
8. Sentido del calor, que es distintamente diferenciado del sentido del
tacto. El calor para la antroposofía es el fenómeno físico más esencial
del objeto. A través de la temperatura podemos percibir completamente
la interioridad del objeto. El conocimiento más íntimo del objeto se
consigue a través de este sentido. De hecho el calor en el cuerpo
humano es la expresión del Yo, es decir de lo más espiritual en el
hombre.
Grupo 3: Los sentidos específicos de la percepción de los otros seres
humanos. Estos sentidos son marcadamente externos, tienen una
función mediadora entre lo interior y lo exterior.
9. Sentido auditivo o el sentido del sonido: se trata en este caso del
sentido que nos permite percibir el sonido no lingüístico, es decir la
vibración sonora con sus respectivos armónicos, más no el sentido de la
palabra propiamente. Dice Steiner: “el sonido hace que el interior de las
cosas comience a vibrar a través de él; nosotros recibimos el
movimiento interior de las cosas. Si golpeamos una cosa, a través de su
sonido, ésta nos manifiesta como ella es interiormente. Y diferenciamos
las cosas según su naturaleza interior, cómo internamente vibra y
tiembla cuando dejamos vibra sobre nosotros su sonido… Es el alma de
50
las cosas que en su resonancia habla a nuestra propia alma”
(psicosofía)
10. Sentido de la palabra ajena o sentido verbal: Nos permite la
percepción de aquello que es percibido a través del lenguaje. El niño
aprende el lenguaje antes de aprender a juzgar. “La percepción de que
un sonido significa esto o aquello, no es un mero escuchar… por de
pronto, debe existir para aquello que se pronuncia a través del lenguaje
un sentido específico” (psicosofía,). El niño aprende el lenguaje antes de
aprender a juzgar, es a través de este que aprende a hace juicios de
valor.
11. Sentido del pensamiento ajeno o sentido intelectivo: “Este
sentido no tiene la función de percibir los pensamientos propios, sino
los de los demás… Nos permite percibir tanto los pensamientos
expresados por ademanes externos, como también los que nos llegan
por el habla. Esta no hace más que “transmitir” los pensamientos; para
estos, sin embargo, necesitamos un sentido especial… el sentido
intelectivo es distinto de lo que está activo en lo fonético, es decir en el
lenguaje audible.
12. Sentido del yo ajeno: la autopercepción de la propia personalidad
es distinta del reconocimiento del yo de la otra persona. Apunta Steiner:
“este órgano para percibir el yo, es distinto de aquello que me permite
experimentar el mío propio. Existe además, una enorme diferencia
cualitativa entre la vivencia de mi propio yo y la percepción del ajeno:
ésta es fundamentalmente un proceso cognoscitivo, o por lo menos,
similar a un proceso cognoscitivo, en tanto que aquella es un proceso
volitivo” (Steiner, GA 243, El estudio del hombre como base para la
pedagogía).
No hay que omitir sobre todo el “ajeno” porque no se trata de percibir
por medio de estos sentidos nuestras propias palabras, nuestros
propios pensamientos o nuestro propio "yo ", puesto que esto es para
cada uno de nosotros una experiencia inmediata que no viene del
mundo exterior-. Mientras que las palabras, pensamientos y el “yo” de
otro forman parte de nuestro mundo exterior.
Con los nueve primeros sentidos presentados arriba estamos más o
menos sobre un terreno conocido porque reencontramos entre ellos los
cinco sentidos tradicionales, así como otros reconocidos por el fisiología
y la psicología oficial, aunque con otras denominaciones: sentido
cenestésico, sensibilidad profunda, sentido kinestésico, etc... No
obstante, incluso para estos sentidos, la aproximación antroposófica
trae notables diferencias en cuanto a sus funciones específicas, sus
relaciones, y sobre todo en cuanto a la dinámica de conjunto.
Así, por ejemplo, el ojo sería únicamente un órgano de percepción de la
luz o bien, de la sombra y de la luz, y por tanto de la percepción del
51
color, pero la percepción de las formas, volúmenes, movimientos, exige
la participación del sentido del movimiento y del sentido del equilibrio.
De modo general, la percepción sensorial más simple exige la
participación por lo menos dos sentidos entre los doce.
Otro ejemplo: delante de una pintura, el acto perceptivo involucra a
nuestro sentido de la vista (obvio), pero también nuestro sentido del
gusto entra a jugar un papel y se une a la percepción del color, y esto
de modo muy concreto, con un aspecto sutil del sentido del gusto, con
una actividad sutil de nuestras papilas gustativas...
Para los tres sentidos que completan la lista, los de la percepción de
otro, no forman parte de la psicología corriente.
Vivimos con las almas de los otros, de la misma manera que vivimos
con los colores y con los sonidos, y el que no coge esto no conoce
absolutamente nada de la vida del alma. De la misma manera que se
puede ser ciego (a la luz) o sordo (a los sonidos), estos tres sentidos
pueden estar más o menos "ciegos " o "sordos " al otro, y podemos
presentir el cambio social que involucraría el reconocimiento de estos
tres sentidos como tales. Un cambio que apunta hacia una cultura más
vivible.
Desde el planteamiento inicial de Steiner sobre los sentidos, han sido
muchas las ampliaciones, y correlaciones que se han hecho a cada uno
de los 12. En el trabajo de König, por ejemplo, aparece el estudio de los
diferentes sentidos y sus correspondencias fisiológicas, y las
aplicaciones terapéuticas para una pedagogía curativa. Otras
distinciones de otros autores, o dadas por el mismo Steiner son la
diferenciación entre sentidos diurnos y nocturnos, las relaciones con los
procesos de pensamiento, sentimiento y voluntad, las correspondencias
con las fuerzas zodiacales, las relaciones con cada una de las artes
humanas, las relaciones internas entre estos. Igualmente se ha buscado
establecer los procesos de maduración biológica de cada uno de los
sentidos durante el proceso biográfico, es decir las correspondencias
entre los sentidos y su prevalencia de estos en cada uno de los
septenios, etc.
Las aplicaciones de esta teoría son innumerables. Para la práctica
pedagógica, ha significado un cambio en la didáctica y las metodologías
de trabajo con los niños y adolescentes en las escuelas Waldorf,
orientadas a un sano desenvolvimiento de cada uno de los sentidos, de
acuerdo a la edad y las necesidades propias de cada grupo de edad. En
lo terapéutico, en la comprensión de los procesos psicopatológicos, a
través de las alteraciones durante el proceso biográfico de cada uno de
los sentidos, y por la utilización de actividades y metodologías
orientadas a restituir la salud al organismo sensorio en los niños y
adultos con este tipo de problemáticas. Para la psicoterapia, tal y como
es planteado por Joachim Beike, la teoría de los sentidos es una
herramienta invaluable para el diagnóstico y el trabajo terapéutico con
los clientes.
¿Como usamos nuestros sentidos?
52
Si estos doce sentidos más o menos despiertos, más o menos
saludables, existen en todo hombre como fruto de la evolución, este
hombre, este "Yo " que está en el centro del círculo o en el punto de
cruzamiento de la lemniscata como un decimotercero en relación a los
doce sentidos, -es decir como testigo de la experiencia de percepción, es
en parte libre y responsable de su vida sensorial. De la misma manera
que se puede dar importancia a una alimentación sana o bien que
podemos no querer tomar cualquier medicina, podemos también ser
cuidadosos de la calidad de las impresiones que nuestros sentidos
reciben.
Sin abrir un debate sobre todos los daños sensoriales del momento,
señalemos por lo menos los peligros ligados a la expansión y a la
sofisticación cada vez más grande de los medios audiovisuales, medios
como el cine, la televisión, la música “en paquete”, los videojuegos, los
mundos virtuales), cuya tendencia básica se expresa en concentrar de
modo artificial en dos sentidos (oído y vista), con toda suerte de
distorsiones espaciales y temporales, los contenidos que necesitarían
una participación de los doce sentidos en condiciones normales.
Esto trae un empobrecimiento terrible y cualitativo de la vida sensorial,
no sólo para el ojo y el oído, sino para todos los sentidos, porque es el
organismo global de los 12 sentidos el que se encuentra muy
desequilibrado; al habituarse a estímulos artificiales el "yo " pierde el
sentido de la realidad, pierde la veracidad, y puede también padecer de
53
una suerte de "ceguera relacional”, debido a la atrofia de los sentidos
superiores que pueden abrirse sólo al contacto real del otro. Otras
amenazas, por ejemplo sobre los sentidos, vienen del exceso de
mecanización de la vida, pero también de la práctica mecánica de
ciertos deportes, cuando el movimiento no se realiza de forma
consciente.
Frente a esto, y a uno mil otras fuentes de impresiones sensoriales
problemáticas, es posible en primer lugar decir no, y dosificar o
renunciar a ciertas cosas.
Luego, y sobre todo, con el fin de que nuestros sentidos no se fosilicen,
no se separen del “yo” está la práctica de las artes. Este es un elemento
central de las prácticas de salud que todos deberíamos realizar para un
sano desarrollo anímico, y el mantenimiento de nuestro equilibrio
emocional y mental.
Por supuesto, hay arte y “Arte”, y las tendencias artísticas actuales
están precisamente impregnadas de tendencias patógenas. Las artes
terapéuticas nacidos de la antroposofía (euritmia, pintura, modelado,
escultura, arte de la palabra, canto, música), se interesan por restituir
la vida al cosmos sensorial del hombre. Lo mismo que el cosmos no se
limita al zodíaco, sino comprende también los planetas, la Tierra, el Sol,
la Luna, el cosmos sensorial se completa con los siete procesos vitales,
con las tres fuerzas anímicas (pensar, sentir y querer), y finalmente con
la vida del « Yo » propiamente dicha. Las artes, cada una de modo
específico, actúan sobre este instrumento frágil y complejo que esta
tendido entre el "Yo " y los doce sentidos.
La euritmia, llamada el « arte del movimiento », así como también el «
lenguaje o sonido hecho visible », es arte verdadero y social, y pone en
relación viviente los sentidos superiores y los sentidos inferiores, y
hasta solicita, de hecho, el conjunto de los doce sentidos.
La cultura de nuestra vida sensorial, el respeto activo hacia nuestros
sentidos es por cierto algo esencial para nuestra vida física y
psicológica, para nuestra salud. Pero no hay que descuidar tampoco la
importancia de esto para un paso digamos "espiritual ", situándose más
allá de la percepción de los sentidos. Existen relaciones precisas entre
los doce sentidos y los tres modos de conocimiento suprasensible
indicados por Rudolf Steiner: imaginación, inspiración e Intuición.
Conclusión
Observamos que la pregunta por la vida sensorial es de hecho crucial
en nuestra época, y la concepción de los doce sentidos que se trata sin
cesar de verificar, de experimentar, de profundizar - puede ser una guía
eficaz para el pedagogo, el médico, el artista-terapeuta y el psicólogo, y
en general para toda persona que ha tomado conciencia de la
importancia de este acto que hacemos sin cesar y casi sin darnos
cuenta: Percibir.
54
A cada uno incumbe la tarea de armonizar, de equilibrar, a través de las
los artes, de una ejercitación interior verdadera, el cosmos de los
sentidos, el cual está expuesto a dos peligros paradójicamente
concomitantes: una hiperestimulación cuantitativa, una solicitación
superficial, o un empobrecimiento cualitativo, incluso una atrofia.
Desde este espíritu terapéutico se desprenden muchas cosas, no sólo
para el que percibe, sino también para lo que es percibido, porque está
allí un gran secreto de la vida de los sentidos: por su modo de percibir,
de mirar una flor, u otro, por la cualidad de su "mirada ", de su
"escucha ", el hombre es en cada instante.
BIBLIOGRAFIA
Rudolf Steiner
• Antroposofía, Psicosofía, Pneumatosofia. Traducción inédita.
• El hombre entidad sensoria y perceptiva. Editorial antroposófica.
México.
• El estudio del hombre como base para la pedagogía. Editorial
antroposófica argentina. Buenos Aires.
55
BIBLIOGRAFÍA
Aurobindo, Sri (1994). “La conciencia continua”. En Trascender el Ego.
Barcelona: Editorial Kairós
Boeree George “Los Sentidos” Universidad de Shippensburg Traducción
al castellano: Nacho Madrid
Burkhard, Gudrum (2005). Las fuerzas zodiacales. Editorial Rudof
Steiner.
Caroline Myss, (2002). El Contrato Sagrado. Bilbao: Javier Vargas
Editor.
Capra, Fritjof (2005). El Tao de la Física. Barcelona: Editorial Sirio
S.A.Davis, Flora. (1982) La comunicación no verbal. Alianza edit.
Madrid.
Carvajal Posada, Jorge (1995) Un arte de curar. Aventura por los
caminos de la bioenergética. Editorial Norma.
Carvajal Posada, Jorge (2003) Por los senderos del alma. Editorial
Viavida.
Grof, S. (2000). Psychology of the future. New York: State University of
New York Press.
Grof, Stanislav (1994). “Los dominios del inconsciente humano:
observaciones sobre la investigación con LSD”. En Trascender el Ego.
Barcelona: Editorial Kairós.
Grof, Stanislav (2003). El Juego Cósmico: explicaciones en las fronteras
de la Conciencia. Barcelona: Kairos.
Grof, Stanislav (Ed.) (1990). La evolución de la conciencia. Barcelona:
Editorial Kairós.
Janov, A. (1970). El grito primal. Barcelona: Edhasa.
Montagu, A., Matson, F. (1989) El contacto humano. Paidós. Barcelona,
Paracelso (1995). Textos esenciales. Madrid: Ediciones Siruela.
Riso, Richard (1997). Tipos de personalidad: el Eneagrama para
descubrirse a sí mismo. Santiago: Cuatro Vientos Editorial.
Sheldrake, Rupert (1990). “¿Sobrevive nuestra memoria a la muerte del
cerebro?”. En ¿Vida después de la muerte? Barcelona: Editorial Kairós.
Sri Nisargadatta Maharaj (2003) Yo soy eso. Editorial Sirio.
Watts, Alan (1994). Salir de la Trampa. Barcelona: Editorial Kairós.
Wilber, Ken (1990). La conciencia sin fronteras: Aproximaciones de
Oriente y Occidente al crecimiento personal. Barcelona: Editorial
Kairós.
Wilber, Ken (1995). Después del Edén: Una visión transpersonal del
desarrollo humano. Barcelona: Editorial Kairós.
56
Fly UP