...

El león no quería pelea

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

El león no quería pelea
EL LEÓN NO QUERÍA PELEA*
Santos Juliá
En La Campana de Gracia de 25 de septiembre de 1897, un dibujo de J.
Lluis Pellicer presentaba a un orondo Mr. Woodford, recién acabado de
desembarcar en España, rebosante los bolsillos de papeles y rodeado de tres
grandes baules repletos de reclamaciones. Al fondo, un león famélico, de triste
mirada, apesadumbrado gesto y rabo entre las patas, a duras penas se
sostiene en pie. Todavía no ha comenzado el verdadero enfrentamiento,
diplomático primero, bélico poco después, de Estados Unidos contra España, y
el dibujante no siente reparo alguno en presentar las cosas tal como las veía
entonces: lo que se anunciaba era la desigual pelea entre un viejo león,
escuchumizado y sin garras, con un bien pertrechado ministro plenipotenciario
de una gran potencia emergente.
Un león en las últimas no era una imagen que hubiera venido por vez
primera al lápiz de Pellicer. Más de un año antes, y en la misma La Campana
de Gracia, otro león, esta vez tullido, con sus dos muletas ignominiosamente
cruzadas sobre la abatida cerviz, viejo y con aspecto de pasar hambre,
completaba una desolada escena familiar en la que el padre, en su papel de
voz del pueblo, se dirigía a un señor Cañones para pedirle que con reformas o
con rayos de Dios acabara con "aixó de Cuba, que ja no podem dir faba!"1. La
guerra de Cuba llevaba ya por entonces más de un año tragándose hombres y
dinero y la sensación que reflejaba Pellicer era la de quienes, por no poder
más, exigían que se acabara con aquello como fuera. El león hispano no
estaba para más peleas.
De manera que el más reiterado icono que a partir de la directa
intervención de Estados Unidos en la guerra de Cuba llenará las páginas de los
periódicos representando los tradicionales valores de la raza hispana, se
arrastraba ya por los suelos desde los primeros años de la guerra; como será
también de entonces la irrupción de piaras de cerdos adornados con las
insignias del gran estado del Norte en las inmediaciones del Congreso de los
Diputados u hozando muy sanos y retozones a los pies de D. Quijote y
Sancho. El cerdo gordo y en buena salud, escupiendo dólares por sus hocicos,
símbolo de esa mezcla de riqueza material y miseria de espíritu con que los
españoles representaban a los yankees, apareció en las revistas satíricas al
*
Publicado en el catálogo de la exposición “Aquella guerra nuestra con Estados Unidos…” Prensa y
opinión en 1898, Madrid, Fundación Carlos de Amberes, 1998, pp. 17-33.
1 "La veu del poble", por J. Lluis Pellicer, La Campana de Gracia, 23 de mayo de 1896.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 2
mismo tiempo que el león famélico2. De momento, cada cual por su lado, pero
enseguida uno frente al otro, con un gran signo de interrogación presidiendo la
escena de su todavía lejano pero ya visible enfrentamiento.
Dudas sobre el resultado, pero no sobre su inevitable ocurrencia. Desde
la adopción por el Congreso y Senado de Estados Unidos, en abril de 1896, de
una resolución a favor del reconocimiento de la beligerancia a los
independentistas cubanos, la opinión pública española se sentía objeto de
inmerecidas agresiones y muy injustas injurias. Un diplomático tan
circunspecto como Juan Valera, que juzgaba como funesta la guerra de Cuba,
no dudó en calificar la discusión del Senado americano como el "insulto más
sangriento que hacer se puede" a una nación, aunque para nada exigía del
gobierno español una similar respuesta. España incurriría en heroico delirio y
cometería un acto de inaudita temeridad si provocara a Estados Unidos, hacia
quien ningún corazón español sentía odio, sino más bien admiración. Valera,
por su parte, "a pesar de los insultos que nos han inferido, celebraría en el
alma que nos reconciliásemos, que nos estimásemos más"3.
Pero ni reconciliación ni estima fueron posibles. La prolongación de la
guerra de Cuba hizo evidente para todos que Estados Unidos quería ver y, si
era preciso, empujar a España fuera de la Isla. Los prejuicios contra una
nación católica, la convicción de que España se había empeñado en una
guerra cruel que estaba causando grandes sufrimientos al pueblo cubano, la
simpatía hacia la causa de los insurrectos, la buena marcha del comercio con
la Isla, la culminación de la lucha secular por liberarse de la presencia de las
potencias europeas en tierra americana, la competencia electoral entre los
partidos demócrata y republicano y, en fin, el designio de convertir a Estados
Unidos en gran potencia naval: todo le movía hacia una creciente intervención
en una guerra sin horizontes de triunfo. Cuando el abogado neoyorquino
Steward Lyndon Woodford llegó a España, en septiembre de 1897, lo que traía
en aquellos abultados baúles eran las muy conminatorias instrucciones del
presidente norteamericano, William McKinley: Estados Unidos no iba a tolerar
una guerra larga e incivilizada. Era necesario que el gobierno español
concediera a Cuba una amplia autonomía, que pusiera fin a los programas de
concentración de la población y que aceptara la mediación de Estados Unidos
para garantizar que en un plazo razonable estaría en condiciones de acabar la
guerra4.
El gobierno español respondió a las exigencias del presidente americano
en una nota de 23 de octubre de 1897 en la que con tono "firme y conciliador"
ratificaba el propósito de llevar a la práctica sin demora el programa político
que el jefe del partido liberal había enunciado en el mes de junio: autonomía
2 Por ejemplo, "España y los Estados Unidos", en Madrid Cómico, 28 de marzo de 1896; y "Una
irrupción yankee", Militares y Paisanos, 10 de mayo de 1896.
3 Juan Valera, "Los Estados Unidos contra España", Madrid, 1896, en Obras Completas, Madrid,
Aguilar, 1958, vol. III, pp. 1003-1012.
4 Para las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y España durante la guerra de Cuba, John L.
Offner, An Unwanted War. The diplomacy of the United States and Spain over Cuba, 1895-1898, Chapel
Hill, The University of North Carolina Press, 1992, y Julián Companys Monclús, España en 1898: entre
la diplomacia y la guerra, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 1991.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 3
para Cuba sin dejar de formar parte de la nación española5. La situación había
cambiado en España y el liberal Sagasta, llamado por la reina regente a la
presidencia del Consejo tras el asesinato del conservador Cánovas, respondía
a las condiciones de McKinley recordándole su obligación de neutralidad que,
de cumplirse, cerraría a los insurrectos cubanos el avituallamiento inagotable
que les permitía continuar la guerra. En todo caso, y como muestra de que en
efecto el gobierno español emprendía una nueva política y quería realmente la
paz, Sagasta procedió a nombrar al general Ramón Blanco para la capitanía
general de Cuba relevando del cargo al general Valeriano Weyler, responsable
de la política de reconcentración; decretó el fin de esas medidas y concedió
una amplia autonomía a Cuba y Puerto Rico.
Comenzaba así a ponerse en práctica la política del nuevo ministro de
Ultramar, Segismundo Moret que, como escribirá Clarín, no era una política de
Moret, sino de la Reina, que había llamado a los liberales para concederles el
poder en octubre de 1897, de los quintos, que no querían ir a Cuba, y de sus
madres, que no querían que fueran; tengamos el valor de ser ministeriales… y
sin sueldo, recomendaba el crítico, y defender la política de autonomía de
Cuba, de conciliación, prudencia y tolerancia. Era también la política defendida
por la prensa más influyente de Madrid que durante el invierno y la primavera
de 1897 había lanzado campañas contra el general Weyler y que informaba
con puntualidad de la penosa situación del ejército español en la Isla. De los
200.000 hombres que habían llegado a Cuba, quedaban a finales de 1897,
según el corresponsal de El Imparcial, 114.961, de los que 35.682 eran baja y
26.249 estaban enfermos, con lo que sólo quedaban 53.030 preparados para
el combate. ¿Cuántos hombres costaba a España la guerra, cuánto dinero?
Anemia, infecciones y fiebres provocaban más estragos que un enemigo
siempre elusivo6.
Con su recomendación de ser ministeriales y defender una política
conciliadora, Clarín reflejaba el sentimiento dominante que La Campana de
Gracia había trasladado a su portada de 1 de enero de 1898. "Qué principio de
año más negro", decía una España siempre vestida con sobriedad y discreción,
como de luto, que conducía de la mano a un león, ahora ya no famélico, pero
en actitud más bien atemorizada, escasamente expresiva de las virtudes de
fiereza que normalmente se le atribuyen. "¿Y qué quieres que te diga, hija
mía?", contestaba un empequeñecido Sagasta, encogiéndose de hombros: "yo
ya no se qué hacer". No lo sabía ni Sagasta ni nadie: esos americanos
parecían insaciables en sus exigencias. Había hecho todo lo que se le había
pedido: la retirada de Weyler, la autonomía, la búsqueda de soluciones de paz,
el fin de la reconcentración. Para eso le había llamado la Reina y ese era el
resultado de su política a principios del nuevo año. Y sin embargo, qué negros
nubarrones cerraban el horizonte; el león, que los olfatea, sigue sin querer
pelea.
Ese estado de ánimo, retraído, pacificador, cauto, cargado de
pesadumbre, resignado al cumplimiento de las exigencias de Estados Unidos,
5 Pablo de Azcárate, La guerra del 98, Madrid, Alianza, 1968, pp. 48-50.
6 Clarín, "Palique", Madrid Cómico, 29 de enero de 1898; El Imparcial, 30 de noviembre de 1897, y
Stanley G. Payne, Politics and military in Modern Spain, Stanford, Stanford University Press, 1967, pp.
78-80.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 4
comienza a cambiar cuando la política de Sagasta y de su ministro Moret, que
es también la de la Reina, sin calmar a los congresistas y senadores ni a la
prensa americana, tropieza con resistencias en el interior. Lo que hace sonar
todos los timbres de alarma y, de rechazo, lo que producirá una radicalización
de la prensa española no es el tono claramente belicista de la opinión pública
americana sino el motín militar contra la autonomía en La Habana. Como
suceso de suma gravedad calificó Heraldo de Madrid el ataque de oficiales del
ejército español a los periódicos cubanos Diario de la Marina, La Discusión y El
Reconcentrado. Grave porque no era la primera vez que militares amotinados
invadían y destrozaban redacciones de periódicos: todo el mundo recordaba el
asalto de 300 oficiales al periódico madrileño El Resumen, el 13 de marzo de
1895, por haber criticado la falta de voluntarios para cubrir las vacantes en
Cuba. Y todo el mundo sabía que inmediatamente jefes y oficiales superiores
expresaron su solidaridad con los amotinados y que de resultas de la
incapacidad o la inhibición de la autoridad civil para imponer de nuevo el orden
y la disciplina, el gobierno hubo de presentar la dimisión para dejar a la Reina
libertad de llamar a un nuevo presidente que diera satisfacción a los
levantiscos oficiales. Por vez primera después de la restauración monárquica,
los militares habían intervenido con éxito en la vida política, quedando así
esbozado el preludio de lo que será en 1906 la llamada ley de jurisdicciones7.
Lo más ominoso del nuevo motín de la Habana era que en la presidencia
del gobierno se sentaba en enero de 1898 aquel mismo Práxedes Mateo
Sagasta que hubo de dimitir a resultas del motín de marzo de 1895: liberales,
conservadores, otra vez liberales; Sagasta, Cánovas, otra vez Sagasta. ¿Qué
iba a pasar ahora, apenas cuatro años después, con Sagasta si los oficiales
amotinados encontraban, como en la anterior ocasión, la solidaridad de los
oficiales de mayor graduación? Lógicamente, el motín reavivaba recuerdos no
tan lejanos de intervención militar en la política: la generación que todavía
ostentaba el poder era la misma que había participado en la revolución de
1868 y presenciado las posteriores algaradas militares hasta el golpe definitivo
que cerró el sexenio democrático. Quienes juzgaron con más sombrío
pesimismo los hechos fueron los más cercanos a los partidos del turno, como
el editorialista de El Imparcial, que veía el crédito internacional de España
destruido por el motín, quebrantadas las esperanzas en un arreglo pacífico,
perturbado todo "después de tantos y tantos sacrificios hechos por esta infeliz
nación en aras de la paz". Y más allá de esta perturbación, lo que lamentaba el
periódico era que el motín anunciaba el fin del breve periodo en que los
militares dejaron de ser progresistas o moderados, revolucionarios o alfonsinos
para ser nada más que militares. La opinión moderada, que conservaba el
recuerdo no tan lejano de insurrecciones y hasta revoluciones en toda regla, de
caídas de gobiernos y tronos, temía que el motín anunciara el retorno de los
militares a la política, quizá no sólo para hacer caer un gobierno, el de Sagasta,
ni para cambiar una situación, la liberal, sino para poner en peligro una Corona
que guardaba para su hijo una madre viuda8.
7 Manuel Ballbé, Orden público y militarismo en la España constitucional, Madrid, Alianza, 1984, pp.
256-257.
8 "El dolor de España", El Imparcial, 14 de enero, y "Grave suceso", Heraldo de Madrid, 13 de enero
[todas la citas, si no se indica lo contrario, son de 1898].
Santos Juliá
El león no quería pelea - 5
Era preciso responder con firmeza a los oficiales amotinados, que habían
continuado el alboroto con vivas a España, a Weyler, al Ejército y hasta a D.
Carlos, pretendiente al trono, y sonoros mueras a la autonomía. Responder
con firmeza y no dejarse arrebatar la bandera del patriotismo. La prensa más
responsable, y de mayor tirada, aunque dirigida a un público minoritario, pues
aun no había adoptado los titulares en grandes caracteres ni las llamativas
primeras planas, con fotografías y dibujos, de los periódicos americanos y
seguía ofreciendo a sus lectores páginas apelmazadas y editoriales muy
razonados y llenos de cautela, se encontró así frente a un irresoluble dilema: si
se mostraba partidaria de la política de prudencia y pacificación promovida por
el gobierno, podía provocar a los levantiscos militares, que por su parte
contaban con una prensa agresiva y patriotera en su recurso habitual a la
honra y al honor. La única salida posible al dilema de manifestarse a favor de
la paz sin por eso promover una actitud derrotista consistía en lograr de
Estados Unidos una mayor comprensión hacia la política del gobierno. Sólo si
el presidente americano y su representante en España comprendían los arduos
esfuerzos que la Corona y el Gobierno estaban realizando en pro de la paz,
podría avanzarse en la política de pacificación sin tropezar con resistencias
interiores que dieran al traste no ya con la paz sino con la misma monarquía.
De ahí la auténtica desolación que transmiten los más ecuánimes
comentaristas de la política americana cuando en lugar de esa actitud de
comprensión y colaboración con el gobierno de Sagasta, sólo observan
movimientos de creciente hostilidad de parte de Estados Unidos.
Sencillamente, no comprenden que la nación americana no ponga término a
sus ayudas a los insurrectos, que no abandone sus gestos agresivos, que
emprenda maniobras navales de verdadera importancia, que siga presionando
con reclamaciones exorbitantes. Cuba es parte de la nación española y
España está dispuesta a transigir en aras de la paz, pero si Estados Unidos
mantiene esa presión hostil, si una vez cumplidas las primeras reclamaciones
se plantean otras, si la prensa americana persiste en sus campañas de injurias,
si el Congreso y el Senado no se atienen a razones, entonces no quedará más
remedio que hacer frente a la situación y prepararse para lo peor. De la
aceptación resignada de las exigencias americanas, haciendo como que
coincidían con la política anunciada de meses atrás por los dirigentes del
Partido Liberal, se comienza a insistir en la recomendación de que es preciso
acometer los preparativos para garantizar la defensa de la Isla y hacer frente a
la peor de todas las eventualidades posibles, la de una guerra con Estados
Unidos.
Es ahora cuando el león famélico comienza a erguirse, aunque no todos
estén de acuerdo en lo que pueda resultar de esa nueva actitud. El Maine se
dirige al puerto de La Habana mientras "a manera de cuervos" aletean en la
proximidad de Cuba otros buques de guerra americanos. España, según La
Ilustración Española y Americana, ha demostrado hasta la saciedad que no
quiere la guerra, pero "cansada de sufrir perfidias y una hostilidad hipócrita, no
puede menos de estar dispuesta y prevenida a lo que sobrevenga"9. El
gobierno sortea de la mejor manera posible un gesto que en España y fuera de
ella se interpretó, más que hostil, casi bélico, enviando a su vez al Vizcaya a
9 José Fernández Bremón, "Crónica general", La Ilustración Española y Americana, 8 de febrero.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 6
Nueva York, simulando que en ambos casos se trataba de visitas de cortesía.
Los adversarios se observan y miden sus fuerzas. La Barretina, cuatro días
antes de la explosión del Maine, expresa perfectamente la nueva situación: al
reclamar que España se prepare para la guerra, los tres diarios más
importantes de Madrid han iniciado una peligrosa función de circo y si logran
echar a pelear a los dos animales, el león y el cerdo, el pueblo que trabaja será
el que pague como siempre los platos rotos. Son los juegos peligrosos de la
guerra que el dibujante de El Gato Negro imagina en la figuras de un almirante
español y del omnipresente Tío Sam echando sus barquitos a la mar,
flanqueado cada cual por su mascota, el león español, el cerdo americano10.
La explosión del Maine el 15 de febrero, cuando "eran las nueva y media
de tranquila noche y comenzaban a tomar su correspondiente reposo las
tripulaciones marineras", y la inmediata acusación a España de ser
responsable de la voladura, a pesar de que nadie pudiera "atentar a un barco
tan sigilosamente vigilado"11, aceleró la transformación icónica al mismo
tiempo que radicalizó los discursos. Las intenciones de Estados Unidos son
cada vez más manifiestas mientras sube la consternación en las esferas
oficiales. ¿Qué hacer? De nuevo, la prensa de mayor tirada se muestra
prudente acerca de las posibilidades de triunfo para España en una guerra que
la enfrentara a Estados Unidos. "La nación española ha hecho cuanto en su
mano estaba hacer para probar que no quiere la guerra con los Estados
Unidos ni con ningún otro pueblo que la ofenda", dice La Época el 25 de
marzo, pero habiendo llegado al límite de las concesiones, el Gobierno debe
negarse "firme y categóricamente a cualquier otra que le sea dirigida". Nadie
es tan insensato que vaya a exigir la victoria, escribe El Imparcial ese mismo
día, pero no existe "un buen hijo de España que no demande del gobierno el
mantenimiento, cueste lo que costare, de la dignidad nacional". No se trata de
un anacrónico recurso a los valores tradicionales que se suponen patrimonio
del pueblo español, sino cálculo muy medido de lo que costaría no mantener
esa dignidad nacional a partir de ahora crecientemente invocada: si la guerra
de Cuba se acabare con vilipendio, se encendería la guerra civil en la
Península. Tal es el núcleo de la cuestión: que de un ejército no vencido, sino
entregado, no se puede prever qué haría con quienes lo obligaran a regresar,
sobre todo, porque los partidarios de D. Carlos se echarían de nuevo al monte
con la bandera de la honra nacional12.
Esa es la bandera que la prensa madrileña de mayor tirada no se muestra
dispuesta desde principios de marzo a dejarse arrebatar ni por el ejército, ni
por los carlistas, ni por los republicanos, que reavivan otra vez el mito de un
pueblo y un Ejército unidos en "apretado haz, para salvar la honra nacional
escarnecida"13. Curiosamente, serán los republicanos de El País los que más
se identifiquen con los militares en sus ataques al gobierno de Sagasta por lo
que juzgan vergonzosa política de transigencia con el enemigo. Si los militares
10 "Nou espectacle internacional", La Barretina, 11 de febrero; "Nota del día", El Gato Negro, 12 de
febrero.
11 Emilio Castelar, "Crónica internacional", La España Moderna, 25 de febrero.
12 "No más concesiones", La Época, y "Honor, deber y conveniencia", El Imparcial, 25 de marzo.
13 "El pueblo y el Ejército", El País, 18 abril.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 7
atacan al gobierno porque desearan llevar hasta sus últimas consecuencias el
motín de la Habana y tomar el poder, los republicanos sueñan con una derrota
que produjera en España el mismo efecto que la de Francia en 1870. Son los
Estados Unidos más fuertes que nosotros, "pues mejor que mejor", exclama
pendenciero el periódico de Blasco Ibáñez. Lo que de ninguna manera pueden
soportar estos republicanos es que el pueblo más viril de Europa, de América y
de todo el mundo siga gobernado por eunucos14. Sea porque la reacción militar
quiere lo mismo que la revolución republicana, sea porque los republicanos no
podrían echar abajo el trono sin el auxilio de algún militar, lo cierto es que en
marzo y abril de 1898 nada hay más parecido a la prensa militar en su
creciente belicismo y su simultáneo ataque al gobierno que la prensa
republicana.
Es en este clima en el que hay que situar las continuas referencias de la
prensa vinculada a los partidos dinásticos e independiente al sacrificio estéril,
los agravios recibidos, la honra mancillada, la dignidad y el honor nacional, la
virilidad de los españoles y, como contraste, la denuncia de la iniquidad, la
ingratitud, la soberbia, el espíritu de rapiña, la codicia y la hipocresía de los
americanos. Se diría que lo que está en juego es una lucha entre valores, más
que una pugna de intereses. Pero contra lo que pueda parecer a primera vista,
la bandera de la honra nacional no se enarbola en esta prensa que no es
republicana, ni militar, ni reaccionaria, es decir, que no milita contra el régimen,
para mover al gobierno a una guerra que nunca había querido, que considera
como un desastre antes aun de iniciarse, sino para exigir que se prepare ante
la eventualidad de un enfrentamiento armado y para cubrirle en su continua
retirada. La invocación de valores patrióticos crece en la misma medida que
aumentan las exigencias de Estados Unidos y llega a su climax cuando a modo
de ultimátum se exige de España la concesión unilateral de un armisticio a los
rebeldes. Sabiendo, como sabían, que no quedaba más remedio que
concederlo, no queda a los periódicos más serios otra alternativa que invocar
la honra nacional si no quieren ver la situación desbordada por los enemigos
de dentro. La defensa de esos valores debe interpretarse en clave interna, para
el consumo interior, no como una incitación a la guerra: los editorialistas de la
prensa de mayor circulación están lejos de pensar que con la honra se gana a
la máquina; lo único que pretenden con tanta invocación a los valores
tradicionales es aparecer al menos tan patriotas como los enemigos del
gobierno y del régimen15.
Es bien sabido que el gobierno, y la Regente de modo personal, movieron
todos los resortes diplomáticos posibles y accedieron a todas las exigencias de
Estados Unidos antes de aceptar el estado de guerra al que finalmente el
presidente americano abrió la puerta con su mensaje al Congreso de 11 de
abril. La nota de las potencias europeas y la mediación del papa León XIII
encontraron al gobierno español más que dispuesto a llegar al límite de lo
imaginable: decretar un armisticio de forma unilateral y sin que el enemigo lo
hubiera pedido ni estuviera dispuesto a aceptarlo. Fue para cubrir esas difíciles
decisiones para lo que el gobierno y la prensa de los partidos dinásticos y de
14 Es lo que escribía Vicente Blasco Ibáñez en El Pueblo, de Valencia, durante el mes de abril, cit. por
Carlos Serrano, Le tour du peuple, Madrid, Casa de Velázquez, 1987, p. 210.
15 Véase, por ejemplo, "La tregua. Para salvar el honor nacional", El Imparcial, 10 de abril.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 8
las empresas periodísticas más o menos independientes, resucitaron todos los
tópicos del patriotismo, de las gestas pasadas, del honor en la derrota. Es
ahora cuando el león tullido de finales de 1897, el león a la defensiva, triste y
abrumado por lo que se le viene encima de comienzos de 1898, el león al que
McKinley llevaba domesticado "¡Al carretó!" y un atrevido Tío Sam metía la
mano en la boca, petrificado como estaba en su triste función de buzón de
correos16, vuelve a recobrar su antiguo vigor.
La irrupción del león en todo el esplendor de su fuerza tendrá lugar
durante la gran convocatoria al patriotismo nacional celebrada el último día de
marzo en el Teatro Real de Madrid, en presencia de la Reina y con el gobierno
en pleno. Hasta La Habana llegaron los ecos de la iniciativa destinada a reunir
medio millón de duros que transporta a la población verdaderamente española
de la Isla "a los días felices de la exaltación patriótica". Pero no por eso
mengua el pesimismo. Al exaltar al león de nuevo rugiente, no se puede evitar
el recuerdo de que las páginas más gloriosas de nuestra historia son también
nuestros más tremendos quebrantos, como escribe La Época el 1 de abril en
su comentario sobre la función patriótica. Podemos ser vencidos, dice el
periódico, pero nadie podrá arrebatarnos la seguridad de que sabremos
convertir el vencimiento en una nueva página de gloria. Buscar la gloria en la
derrota: a nadie se le hubiera ocurrido semejante propósito si no dominara en
todos los ánimos la certeza de que un regreso del ejército sin presentar
combate, un abandono puro y simple de la Isla como exigía el gobierno de
Estados Unidos, encendería de nuevo la guerra civil, las partidas carlistas, las
insurrecciones republicanas. Así que, escuadras a la mar y, en el azul del cielo,
las letras luminosas de un ¡Viva España!, mientras "el león castellano, fiero y
altivo, con los ojos inyectados en sangre, sujeta con una de sus garras el
escudo español pronto a disputárselo al que se le acercara". Todo sazonado
con los aires marciales de la célebre "Marcha" de la zarzuela Cádiz, que ha
venido a convertirse en especie de himno nacional17.
Ya tenemos, pues, al león otra vez fiero y altivo, aunque no en postura
ofensiva: se limita simplemente a defender lo que le pertenece. No todos, sin
embargo, se contentan con un león en erguida actitud de defensa, sino que
quisieran verlo en clara posición de combate, a punto de lanzarse sobre su
gordinflona pero cobarde e inicua presa. En la catedral, el padre Calpena,
llevado de patriótica emoción -tanta, que hasta renunció a los honorarios que
por su brillantísimo sermón le correspondían para destinarlos a la suscripción
nacional- celebró el Dos de Mayo como "el día en que despertó el león, que
parecía dormido, soltó su melena a los vientos, crispó sus garras y asombró al
mundo con su fiereza". De los periódicos, El Siglo, que era el órgano del
catolicismo integrista de Alejandro Pidal, El Pueblo, que lo era del
republicanismo revolucionario de Blasco Ibáñez, La Correspondencia Militar,
que expresaba los sentimientos de los militares, denunciaron sin desmayo al
gobierno por lo que seguían juzgando una política de excesivas concesiones y
encendían los ánimos con sus invocaciones al honor castellano y español y a
plantar cara en todos los terrenos. La Correspondencia Militar llegará a exigir
16 "¡Al carretó!", La Campana de Gracia, 15 de enero; "Ultima hazaña yankee", Gedeón, 17 de febrero.
17 Crónica de 19 de marzo de Domingo Blanco desde La Habana, en El Imparcial de 4 de abril. Para el
desarrollo del acto, "La función patriótica", La Época, 1 de abril.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 9
del gobierno que reparta patentes de corso "al modo que lo hizo Pedro IV de
Aragón en el siglo XIV". Nada de gloria en la derrota, como escribe la prensa
más o menos gubernamental: las grandes páginas de la historia de España
son aquellas en las que, sola, venció a enemigos superiores, como fue el caso
con Napoleón. Ya se enterará ese pueblo de mercaderes, indisciplinado, lo que
significa enfrentarse a un pueblo de guerreros. Tal vez al principio su mayor
riqueza material nos ocasione algunos reveses, pero la mayor resistencia del
pueblo español sabrá dar buena cuenta de ellos. España, se dice en la prensa
reaccionaria, no se cansa de guerra: "Cada español será un soldado y cada
barco un baluarte del honor castellano… ¡Pueblo de mercaderes, no sabes lo
que es enfrentarse a un pueblo de guerreros!"18.
Así, unos porque temieran un levantamiento militar o una nueva guerra
civil, otros porque soñaran con un triunfo sobre un enemigo superior en
recursos materiales pero inferior en valores morales y otros, en fin, porque
estaban convencidos de que de una derrota saldría una revolución, el caso es
que cuando McKinley desoyó las recomendaciones de su representante en
España, no hizo caso de las potencias europeas, echó en saco roto la
intercesión de León XIII, despreció el armisticio concedido por España sin que
los rebeldes lo hubieran pedido, y dirigió su célebre mensaje al Congreso
solicitando permiso para intervenir en la guerra, la opinión casi unánime fue
que, por más que la hubiera hasta entonces rehuido, al león no le quedaba
más remedio que aceptar la pelea. Vamos a entrar en guerra y no es hora de
preguntar de quién es la culpa sino de contribuir con dinero, escribe José
Nakens desde El Motín: "serenidad, austeridad, virilidad y este pueblo, a quien
se cree arruinado y decaído sacará tesoros de su patriotismo"; "¡A las armas,
ciutadáns", clama el Tambor del Bruch, desde la primera plana de La Campana
de Gracia19.
Sacrificio y adelante, esa es la opinión casi unánime, aunque siempre hay
excepciones. La muy comentada de los republicanos federales, los más
coherentes, los que siempre se manifestaron, con Pi y Margall a la cabeza,
contra la guerra para someter a los independistas cubanos. "Somos enemigos
de la guerra: no nos cansaremos de repetirlo", escribe El Nuevo Régimen,
cuando los demás se encienden en soflamas patrióticas: "No podemos en
manera alguna aplaudir ni legitimar la que hoy surge entre nosotros y los
Estados Unidos […] no nos puede honrar venciendo, no nos honrará vencidos".
La de los socialistas, para quienes "no vale decir que el honor de España
exige que no renunciemos a la posesión de Cuba" y que se pronunciaron
claramente a favor de una paz que evitara la inútil sangría y la pérdidas de
tantas vidas de hijos del pueblo: "¡Basta ya de sangre proletaria derramada por
la más injusta de las causas!", se decía en La Lucha de Clases. La de un
sector del catalanismo que aplaude la prudencia del gobierno frente a los
actuales y delicadísimos sucesos y arremete contra la patriotería estúpida que
sigue pidiendo guerra después de tanta sangre inútilmente derramada; o la de
quienes dan el grito de alerta porque con la España de los castellanos se
18 De lo relativo al acto patriótico en la catedral de Madrid ofrece puntual detalle en primera página El
Imparcial, 3 de mayo. "¡¡En corso!!" e "Insistimos. El corso", La Correspondencia Militar, 19 de febrero
y 21 de abril. "El patriotismo en acción", El Siglo, 2 de abril.
19 José Nakens, "Callar y obrar", El Motín, 2 de abril; La Campana de Gracia, 9 de abril.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 10
hundirá también "la nostra Catalunya". La de algunos comentaristas políticos,
como Leopoldo Alas, que denuncian como literatura averiada "mucha prosa de
esa patriotera"20.
Lo que impera, sin embargo, es la patriotería y no será sorprendente,
dadas las posiciones de cada cual, que fuera El País, ahora subtitulado diario
republicano-revolucionario, uno de los periódicos en los que nuestro ya familiar
león pasara de la actitud defensiva a la de fiera agresión. Una semana
después del mensaje de McKinley, el 18 de abril, la viñeta que ilustraba una
primera página que se hará célebre por su llamada a la insensatez, muestra a
un león dando buena cuenta de un cerdo que vomita dólares por su boca
mientras lamenta en un gemido: "ya me comen, ya me comen, por dó más
pecado había…!". Eso era, en opinión imaginada por el diario "lo que puede
suceder"21. No lo creían así, claro está, los más discretos opinantes que
teniendo también por irremediable la guerra, la veían como una maldición para
España, sola, abandonada por Europa, vertiendo inútilmente su sangre, sus
hijos y sus tesoros. Un Sagasta con cara de león derrotado sirve a La
Campana de Gracia, dos semanas después del primer desastre, el de Cavite,
como una especie de epitafio del león que no quería pelea22.
Pues no había sido voluntario, sino forzoso acudir a las armas, escribió
Juan Valera pocos días antes del segundo y definitivo desastre. Durante años
había sufrido y aguantado España de Estados Unidos cuantos insultos,
amenazas, manejos desleales y desmedidas reclamaciones quisieron
presentarle. Su respuesta no ha guardado relación alguna con Don Quijote,
sino con "el prudente Ulises caído en el poder de aquel gigantón". Toda su
conducta estuvo guiada por el afán de salir por fuerza o con astucia para que el
insolente gigantón no se la comiera. Todos la han abandonado, pero lo que
ahora importa, dando la derrota por segura, es que "cuando tengamos la paz
exterior tan ansiada y deseable, nos amnistiemos unos a otros dentro de
España y nos absolvamos mutuamente de las pasadas culpas, como si
fuéramos culpados todos, sin venir a guerra civil y anarquía o a dictadura
despótica que nos prive de libertad para darnos sosiego"23.
Las palabras de Valera suenan premonitorias de la actitud que dominará
inmediatamente que lleguen las increíbles noticias del hundimiento de la
escuadra de Cervera en aguas de las Antillas el 3 de julio de 1898. Se dice en
ocasiones que la guerra con Estados Unidos fue impuesta al gobierno por la
prensa, dominada por una exaltación patriótica irresistible. Se podría
responder, ante todo, que la prensa difícilmente podía cumplir en una sociedad
rural y con un elevadísimo grado de analfabetismo un papel movilizador de la
20 "La guerra", El Nuevo Régimen, 23 de abril; "Los causantes de la guerra", El Socialista, 22 de abril y
La Lucha de Clases, 5 de febrero. Editorial sin título, La Nació Catalana, 15 de abril; N. Verdaguer y
Callís, "La onada puja", La Veu de Catalunya, 13 de marzo. Clarín, "Palique", Madrid Cómico, 16 de
abril.
21 "Ultimátum yankee. El ejército y el pueblo. Seamos insensatos", El País, 18 de abril. Las reacciones
de los periódicos a las iniciativas diplomáticas de marzo y abril se analizan con detalle en Cristóbal
Robles, 1898: Diplomacia y opinión, Madrid, CSIC, 1991, pp. 17-120.
22 "Desesperació d'Espanya", La Campana de Gracia, 18 de mayo.
23 Juan Valera, "Notas Diplomáticas. XV", El Mundo Naval, 23 de junio.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 11
opinión; los periódicos de mayor tirada eran más bien aburridos, apelmazados,
con un tipo de letra y un diseño pensado para lectores de casino, muy lejos
todavía del periódico americano de masas, con sus titulares colosales, sus
fotografías y dibujos de gran tamaño. Pero es que, además, la prensa más
cauta y moderada adoptó la retórica patriótica no porque creyera en la victoria,
ni porque ardiera en ansias guerreras sino por no abandonar al gobierno en un
trance que consideraba inevitable una vez que el gobierno de Estados Unidos
no se dio por satisfecho ni con la autonomía, ni con el armisticio, ni con nada.
Fue como si la prensa pretendiera extender a todos las posibles culpas por el
desastre que se avecinaba, de tal manera que una vez cumplido, nadie pudiera
aparecer como único o principal culpable y, lo que viene a ser lo mismo, nadie
pudiera erigirse en el papel de salvador.
De manera consciente, sintiendo la guerra como un destino inexorable,
del que sólo se podría escapar a costa de encender en España una guerra civil
o dejar el campo abonado para una dictadura, la prensa moderada se lanzó a
una puja patriótica para que todos aparecieran luego culpables del desastre y a
todos cupiera la triste pero gratificante gloria de la derrota: tal es la impresión
que produce su deslizamiento desde las llamadas a la cautela y las
advertencias ante los riesgos a la exaltación bélica. Seguros o temerosos de la
derrota, que imaginaban rápida y gloriosa, su gran error no consistió en
alimentar la conciencia patriótica para hacer frente al enemigo, sino en suponer
que era posible repetir algo semejante a Trafalgar, susceptible de ser mitificado
como una derrota llena de bravura y heroísmo, de la que todo el mundo
pudiera sentirse luego, y a la vez, penado y enaltecido. Pero desde que a
mediados del siglo XIX comenzara la industrialización de la guerra y se
formaran los primeros complejos militar-industriales, era inevitable que en un
combate naval ganara quien dispusiera de barcos más rápidos, mejor
acorazados y dotados de cañones de más largo tiro. La derrota fue, como era
de prever, rápida y sin gloria: no hubo lugar para más heroísmo que el de
dejarse matar en un ejercicio de tiro al blanco.
Ahora bien, que de la batalla naval el enemigo escapara indemne y que la
escuadra española no fuera capaz siquiera de plantar cara, de entrar en
combate, al exceder los más negros vaticinios, sirvió para convertir aquella
guerra disparatada en un desastre nacional. Como la guerra fue "impuesta por
casi todos a casi todos, y perdida de forma abrumadora y rápida, la percepción
no consistió en atribuirla a voluntad de gobierno, sino entenderla como
problema nacional"24. El desastre era, en efecto, total, inapelable, no porque
España saliera derrotada, sino porque salía humillada, que no es exactamente
lo mismo. Y de tal tipo de derrota no podía ser culpable únicamente la Corona,
ni el Gobierno, ni la Marina, ni el Ejército. No era culpable nadie o, mejor, los
culpables eran todos y el resultado, o la causa, fue que todos, o sea, España,
estaba muerta. Como escribirá poco después el catedrático de Salamanca,
Pedro Dorado, para una revista alemana, "la que teníamos por nación férrea ha
resultado ser caña fluctuante". La guerra había venido a descorrer el velo que
ocultaba la inexistencia de España como nación y como Estado: "sin escuela,
sin universidades, sin administración, sin parlamento, sin Cortes, sin seguridad,
24 José Varela Ortega, "El mundo político de fin de siglo", en España fin de siglo. 1898. Catálogo de la
Exposición, Barcelona, La Caixa, 1997, pp. 44-45, ofrece un penetrante y muy sugerente análisis de esta
percepción.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 12
sin crédito territorial, sin flota, sin ejército, sin diplomacia, aunque todas estas
cosas existieran exteriormente". De europea, España se había hundido a rango
pueblo asiático, decadente, momificado a un tiempo; no quedaba más que
organizar su digno funeral25.
Por eso la imagen que dominará en las semanas siguientes al desastre
no será desde luego la del león, aunque alguna vez reaparezca, con el agua al
cuello, medio hundido como la misma España a la que servía de escudero;
sino las de angustia, tristeza, luto y dolor de España. Cuando se confirmó el
hundimiento de la escuadra en la bahía de Santiago, a las muestras de
incredulidad siguieron sin pausa las del dolor nacional: "día tristísimo, día de
cruel amargura el de ayer", comenzaba su editorial El Imparcial. España
aparece sola, sollozante y abatida, y no hay ya ningún león que le sirva de
compañía. "Pobres fills del món cor…!, lamenta la misma mujer que el 1 de
enero preveía desde la portada de La Campana de Gracia un año negro,
vestida ahora de luto riguroso, con un fondo de barcos hundidos y humeantes,
"¡Y la culpa no es pas vostra!". La culpa: toda la imaginería en torno al león se
transforma en búsqueda del culpable. El pecado ha sido grande, irreparable:
no ya los hijos, sino España misma aparece muerta. Las imágenes de
desolación y muerte sustituyen en todos los periódicos aquellas bravatas sobre
el león fiero y altivo. Ahora es la nación moribunda, la humillación sin límite, la
vergüenza y el desconcierto: ni cerdo lanceado por un heroico Sant Jordi ni
león abatido tras gloriosa pelea26. Los americanos se habían limitado a enviar
al fondo del mar, uno tras otro, a los barcos españoles. No hay gloria alguna,
no hay nación, no hay nada.
"Ara no se sent res, no 's mou res": nada refleja mejor la muerte de la
nación que la visión de los repatriados. Los barcos que vienen de Cuba
vomitan sobre nuestras playas, "com braçats de flors mústiques y trepijades,
glops de germans nostres, tristos, esgroguehits, sechs, que ni'ls seuls los
arriben a conoxer…". Los periódicos abren suscripciones para asistirlos en su
abandono con una taza de caldo a la llegada y con un bocadillo para el viaje a
casa. Son imágenes de desolación, los desfiles de esos hombres envejecidos,
cojos, heridos, hambrientos, con su traje de rayadillo, "extenuados por la
disentería, el paludismo o la tuberculosis". Es el fin de una empresa histórica
que comenzó con el amanecer de una nueva era, cuando tres carabelas
llegaron a los confines de los mares, cuando Cuba era como un sol en el
horizonte de España, y que termina con el desembarco de enfermos e
impedidos en los puertos españoles. Mientras allí, en Cuba, no habremos
dejado más que una siembra de muerte; aquí, a España, lo que hemos traído
es una multitud de soldados con las marcas de la muerte grabadas en los
rostros27.
25 Pedro Dorado, "La crisis en España", Sozialistische Monatshefte, 5 (1899); traducción y edición de
Pedro Ribas. Estudios de Historia Social, 8-9 (1979), pp. 280-283.
26 "Horas de angustia", La Época, 5 de julio; "Dolor nacional", El Imparcial, 6 de julio; La Campana de
Gracia, 9 de julio para la culpa; 23 de abril para Sant Jordi.
27 "La Pau", La Veu de Catalunya, 4 de diciembre; "El regreso de los soldados", El Imparcial, 1 de
septiembre; "Lo descubriment d'America" y "Final", La Campana de Gracia, 10 y 24 de septiembre.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 13
España muerta, con un puñal bien clavado entre sus generosos pechos y
rodeada de conspicuos que a la pregunta de Gedeón: "¿quén matou o Meco?",
responden: "Matámolo todos". Al Meco lo matamos todos: Eugenio Montero
Ríos había recordado, antes de salir hacia París, un cuento oído en su infancia
a un cura de su tierra gallega. Todos los hombres de la aldea repitieron aquella
respuesta y la justicia se encontró "en la dura alternativa de ponerlos a todos
en la calle o de procesar a un pueblo entero". "Quén matou o Meco", se podría
preguntar también a España, concluía Montero Ríos, y la única respuesta que
debían contestar si eran sinceros todos los partidos y todos los hombres que
habían gobernado sería la misma: lo matamos todos. Y será en esta
aceptación de la culpa universal, en la imposibilidad de procesar a todo un
pueblo, donde mostrará su virtualidad final aquella llamarada de patriotismo de
los meses de marzo y abril que llevó a casi todos a exigir que se hiciera frente
con la guerra a la guerra declarada por Estados Unidos. Porque si todos son
culpables, como escribe Luis Morote, entonces nadie lo es; si todos han
matado al Meco, entonces nadie lo ha matado. Nadie quiere decir el ejército, al
que El Imparcial dedicaba los más deferentes elogios el día siguiente a la
derrota, eximiéndole de toda responsabilidad. Pero nadie se refiere también al
gobierno y a los políticos, a quienes se acusa desde luego, pero sin iniciar
movimientos de rebeldía, sin amotinamientos ni algaradas callejeras; y nadie
abarca en fin a esa opinión expresada en decenas de artículos de prensa. El
sentimiento de culpa por el desastre adquiría así una especie de dimensión
metahistórica: el desastre era como la culminación de una historia de
decadencia y degeneración que había venido a culminar en ese cadáver de
España, muerta entre todos28.
De ahí, por una parte, que la prensa, aún si protesta por cómo se están
desarrollando las conversaciones de paz, no pueda más que exhibir un
sentimiento de dolor e impotencia ante lo que se juzgan gratuitas humillaciones
propinadas tras la derrota por los americanos. Sin duda, no faltan ataques a la
Corona, procedentes de los republicanos, como el muy personal dirigido por
Alejandro Lerroux a la Regente con su batería de preguntas: "¿Lloras, mujer?";
y a los pocos días "Ah, con que ¿ríes, mujer? ¿Con que no es verdad que
lloras? ¿Por qué ríes? Todo llora, sólo tu ríes". Ni se ahorran tampoco
protestas contra los políticos y hasta alguno de los diarios que no dudó en
promover campañas patrióticas los señalara como el objeto de la ira popular29.
Pero nadie es capaz de proponer nada. Se percibe la marcha de los
acontecimientos con una especie de fatalismo, como si en efecto, la borrachera
de patriotismo de los meses de marzo y abril mereciera el estado de ánimo
deprimido y lacerado de agosto y septiembre. Se sabe bien lo que los
americanos exigen, lo que España no tiene más remedio que ceder; se juzga
oprobioso el precio del abandono, ese hueso de los veinte millones de dólares
que el último león de esta historia, aparecido en Don Quijote, roe con gesto
más que desolado mientras el cerdo erguido, disfrazado de McKinley, recibe el
28 "Lo que dice Montero Ríos", El Liberal, 21 de septiembre; "El soldado y el gobierno", El Imparcial, 4
de julio; Luis Morote, "Todos culpables", Vida Nueva, 2 de octubre.
29 Alex [Alejandro Lerroux], "Dicen que llora", "Dicen que ríe", El Progreso, 7 y 10 de julio, cit. por
José Álvarez Junco, El Emperador del Paralelo, Madrid, Alianza, 1990, pp. 182-183; Editorial, "Contra
los políticos", El Imparcial, 7 octubre 1898
Santos Juliá
El león no quería pelea - 14
abrazo y el saludo de Sagasta: "¡Aquí no ha pasado nada!"30. Aun si por aquí y
por allá surgen voces que claman por un hombre fuerte, y de muchos
mentideros se lanzan requiebros al general Polavieja, nadie anda muy sobrado
de energías y decisión como para promover rebeliones contra el gobierno,
mucho menos contra el régimen. Ante un problema de culpa nacional no
quedaba más remedio que atender al sabio consejo adelantado unas semanas
antes de la derrota por Juan Valera: cuando llegue la paz será necesario que
nos amnistiemos unos a otros.
Se hundió todo y España descansó de sus trabajos, incluso del trabajo de
aborrecer a los norteamericanos, escribirá Azaña cuando se cumpla el primer
cuarto de siglo del desastre y se inaugure en Cartagena un cenotafio a las
víctimas de las batallas de Cavite y de Santiago. A pesar de la agitación social
y de los motines por las subsistencias de los que fueron testigos numerosas
ciudades, y del movimiento de Cámaras de Comercio convocado por Joaquín
Costa y calificado por El Liberal como "la última esperanza", la impresión
dominante fue que la mayoría prefirió descansar de sus trabajos y dejar las
cosas como estaban31. No se produjo el temido levantamiento militar, los
carlistas no se echaron al monte y los republicanos dejaron para mejor ocasión
convocar al pueblo contra el trono. Así fue como un sistema político que
parecía frágil salió sin apenas quebranto de la crisis de fin de siglo. Todo
permaneció en su sitio: no sólo el régimen, que era la monarquía restaurada en
diciembre de 1874; sino la situación, que era liberal desde octubre de 1897; y
el mismo Sagasta, que siguió en la presidencia hasta que se consumó el
proceso de paz y fue sustituido en marzo de 1899 por Francisco Silvela, con el
general Camilo Polavieja en Guerra. Francos Rodríguez lo recordaba treinta
años después: "El Gobierno continuó como si no hubiese sucedido nada de
particular. Concluimos con un imperio, lo que se dice un imperio entero y
verdadero, y nos pareció sentir alivio en lugar de pesadumbre infinita y afán de
estremecedor desquite"32.
Y así, la actitud cautelosa y expectante de enero y febrero; la explosión
del patriotismo de marzo y abril; la incertidumbre y el primer asombro de mayo
y junio; la angustia y el dolor por la muerte de España de julio y agosto culminó
en una especie de laxitud por los grandes trabajos emprendidos y el desastre
cosechado. Se comprende que quienes venían profetizando el finis hispaniae
se emplearan con todas sus fuerzas en aquel "afán de regeneración" que
Valera lamentaba como una "pesadilla insufrible y harto humillante" en el
discurso leído ante los reyes e infantes el 13 de mayo de 1900 con ocasión del
traslado de las ilustres cenizas de Goya, Meléndez Valdés, Moratín y marqués
de Valdeiglesias. A regenerarse llamaban los políticos, que comenzaron
30 Reproducido en Memoria del 98, El País, Madrid, 1998, p. 182.
31 El Liberal, 18 de noviembre. Hasta el día 29, El Liberal concedió la primera plana, a veces completa,
a las crónicas de la Asamblea de Zaragoza. Para recientes análisis de la movilización social en 1898,
Sebastian Balfour, El fin del Imperio Español (1898-1923), Barcelona, Crítica, 1997, y Manuel Pérez
Ledesma, "La sociedad española, la guerra y la derrota", en Juan Pan-Montojo, coord., Más se perdió en
Cuba, Madrid, Alianza, 1998, pp. 91-149.
32 Manuel Azaña, "Al pie del monumento de Cartagena", España, 17 de noviembre de 1923; José
Francos Rodríguez, El año de la derrota. 1898, Madrid, Compañía Ibero-Americana de Publicaciones,
1930, pp. 318-319.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 15
entonces sus inútiles declamaciones en favor de la moralización del sufragio,
sus invocaciones a la revolución desde arriba, sus denuncias del fraude y del
vacío sobre el que se había levantado el gran edificio canovista. De
regeneración escribía la prensa militar, aunque de ningún modo quería ver a
los "actuales desprestigiados gobernantes" dirigiendo tamaña empresa, pues
en aquella "época regeneradora que inauguraba el nuevo año 1899, toda la
labor fructífera debe esperarse del Ejército y sólo del Ejército". No sin dura
competencia, desde luego, pues, como escribió Unamuno, eran "los llamados,
con más o menos justicia, intelectuales y algunos hombres públicos" los que a
cada paso hablaban de la regeneración de España". De regeneración habló,
en efecto, una abrumadora pléyade de publicistas que traía en su cabeza el
diagnóstico de los males y la receta de los remedios de todos los problemas de
España y que produjo aquellos libros que Valera llamaba "elegiacos y
terapéuticos" y que pasarían a la historia bajo el genérico nombre de "literatura
del desastre"33.
Sería imprudente despachar esa literatura, salida en algunos casos de la
pluma de periodistas, con gestos de pedante impaciencia, pues hay en esos
libros de todo, pero no cabe duda de que material ofrecía de sobra para que la
prensa satírica se cebara en ella, presentando a los regeneradores como
charlatanes de barraca o como una pandilla de conspiradores que al final, con
tanta regeneración, iban a matar de nuevo entre todos a la pobre España34.
Fue Unamuno de los primeros en percibir que gran parte del público
comenzaba a cansarse de esa "epidemia regeneradora". Pero contra el juicio
de Valera, escéptico de las ventajas que pudieran derivarse de la convicción de
pertenecer a una raza degenerada, al rector de Salamanca le parecía "tal
chaparrón convenientísimo". Unamuno, por su parte, proclamará como
consigna la necesidad de viajar al interior, de ir hacia adentro, para encontrar el
verdadero ser del pueblo. Es, en otro terreno, lo que propone también aquel
profeta político que fue Joaquín Costa, cuando aseguraba desde las páginas
de El Liberal que "la España que vivíamos ha muerto" e invitaba a trabajar por
su resurrección, variando todos los conceptos de su vida, poniendo arriba lo
que estaba abajo, promoviendo "una política que sirva a la blusa y al calzón
corto". De esos viajes al interior, como de esa insistencia en la España que tras
largo proceso de decadencia había degenerado hasta la muerte, habrán de
derivarse llamadas a la resurrección que al final condujeron a la espera en
algún hombre fuerte que dijera a la nación: levántate y anda. Pero de ahí se
derivará también la convicción de que no hay nación sin escuelas, sin campos
irrigados, sin industria floreciente, sin sufragio limpio35.
33 Juan Valera, "El renacimiento de la poesía lírica española" y Carta a La Nación, 30 de septiembre de
1900, en Obras Completas, Madrid, Aguilar, 1958, vol. III, pp. 1197 y 577. "El Ejército. Pretérito y
futuro", La Correspondencia Militar, 31 de diciembre; Miguel de Unamuno, "La vida es sueño.
Reflexiones sobre la regeneración de España", La España Moderna, noviembre de 1898; Miguel de los
Santos Oliver, La literatura del Desastre [1907], Barcelona, 1974.
34 Entre otros muchos, "Escenas madrileñas. Un regenerador del país", por Cecilio Pla y "La
regeneración", por Cilla, Blanco y Negro, 15 de octubre y 10 de diciembre; "Els regeneradors", La
Campana de Gracia.
35 Miguel de Unamuno, "¡Más sociabilidad!", Vida Nueva, 27 de noviembre; "Habla el país. Lo que dice
Joaquín Costa", El Liberal, 18 de octubre.
Santos Juliá
El león no quería pelea - 16
Y esta es la convicción que acabará por imponerse sin que la otra llegara
nunca a desaparecer. Frente a la tendencia a la introspección, a mirar en la
intrahistoria, a buscar en las libertades medievales fórmulas políticas para la
resurrección de España, las reflexiones inducidas por la derrota provocaron
también la necesidad de mirar hacia fuera, de aprender de las naciones
modernas, de dedicar todos los esfuerzos al desarrollo de la industria y a la
implantación de la igualdad política, sin que hubiera que recelar, como
aconsejará Valera, del sufragio universal ni de la democracia ilimitada. "Hay
que crear ciencia original […] y desviar hacia la Instrucción Pública la mayor
parte de ese presupuesto hoy infructuosamente gastado en Guerra y Marina",
manifestaba Santiago Ramón y Cajal que consideraba la falta de ciencia como
una de las causas más poderosas de nuestra ruina. Y Leopoldo Alas, después
de preguntarse por qué habíamos venido tan a menos, respondía que no tanto
por parecernos a las naciones modernas como por insistir en ser españoles a
la antigua. No nos venció el obrero yanqui, nos venció la máquina. Pero la
máquina guerrera sólo nace de la riqueza y de la ciencia. El diagnóstico es
claro: No somos trabajadores, no somos científicos, no somos ricos. Y la
conclusión no puede ser otra: hay que serlo. España, terminaba Clarín,
necesita ser moderna. Y eso significa, por una parte, agricultura, obras
públicas, industria, instrucción pública; por otra y no menos importante,
sufragio verdadero. Industria y democracia, ciencia y sufragio, ese es el camino
que señala la derrota y ese es el camino en que se empeñará la generación de
españoles que eran muy jóvenes, casi adolescentes, cuando el Desastre36.
Sin menospreciar la otra, la que invitaba al ensimismamiento y proponía
fórmulas políticas quirúrgicas, ésta será la herencia más notable y persistente
de la pérdida de las colonias en guerra contra Estados Unidos y del tratamiento
que recibió en la prensa desde que en septiembre de 1897 Mr. Woodford pisó
suelo español hasta que en diciembre de 1898, William Day y Eugenio Montero
Ríos firmaron en París el Tratado de Paz. La llamada a una política de
pacificación, cautelosa y condescendiente, seguida de una exaltación patriótica
y del comienzo y rápido fin de lo que Azaña llamará una guerra desesperada,
acabó por un lado en el duelo por la nación muerta y, por otro, en la convicción
de que nada tenía remedio si los españoles no miraban hacia fuera.
Regeneración y europeización de España lo llamó Joaquín Costa en el mismo
año de 1898, cuando lanzó el movimiento de las clases neutras con sus
asambleas de productores. Y que fuera Costa, el menos europeo de los
españoles, como le llamó Unamuno, el primero en proclamarlo quizá pueda
servir como símbolo y resumen de la contradicción que dominó a la prensa
española durante la guerra con Estados Unidos: la de representar a la nación
como un fiero león que sin embargo no quería ni podía pelear.
36 Juan Valera, "Discurso de recepción del autor en la Real Academia de Ciencia Morales y Políticas el
18 de diciembre de 1904", Obras Completas, Madrid, Aguilar, vol. III, pp. 1229-1224; "Habla el país. Lo
que dice el Dr. Cajal", El Liberal, 26 de octubre; Clarín, "La regeneración de España. Opinión de Don
Leopoldo Alas Clarín", El Globo, 12 de octubre.
Fly UP