...

7. Arcesio Escobar. - Actividad Cultural del Banco de la República

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

7. Arcesio Escobar. - Actividad Cultural del Banco de la República
PARNASO COLOMBIANO
Colección de poesías escogidas
Por JULIO AÑEZ
ARCESIO ESCOBAR.
Nació en Medellín. (Estado de Antioquia) el 16 de Julio de 1832. Hizo sus estudios en el
Colegio del Doctor Lleras, del que pasó á la Universidad nacional, donde obtuvo el título de
Doctor.
Concurrió á la Cámara de Representantes desde 1854 hasta 1859, en que partió para las
Repúblicas del Pacífico con el carácter de Secretario de Legación.
Dió á la estampa los siguientes opúsculos: uno en elogio de D. Julio Arboleda, otro titulado
Antioquia, otro sobre la Confederación Granadina, El Clero Católico y la libertad en Nueva
Granada y Recuerdo biográfico Ilmo. Doctor José Elías Puyana, Obispo de Pasto. Escribió una
leyenda en verso, titulada Gabriela y colaboró en varios periódicos de Chile.
En la travesía de Colón á Nueva York murió en el vapor Ocean Queen, atacado por la fiebre
amarilla, el 9 de Febrero de 1867.
____
POR QUÉ TE VI?
Ay! para qué te vi ¡ desventurado!
Si no puedo llegar nunca hasta ti;
Si un muro entre los dos se ha levantado
Y que nunca por mí será salvado,
Mujer hermosa, ¿ para qué te vi?
Si eres solo la sombra de un misterio,
O la imagen de un sueño para mí,
Si del mundo no estás bajo el imperio,
Flor del jardín de un santo monasterio,
Mas flor vedada, ¿ para qué te vi?
Si has de pasar tu solitaria vida
Entre esos muros encerrada así,
Perdida al mundo y al placer perdida,
Cual la violeta tímida escondida
Entre las zarzas, ¿ para qué te vi?
Si al verte yo guardada entre prisiones
No he de esperar para mi amor un sí,
Si no tienes mundanas ilusiones,
Si sólo deben santas oraciones
Tus labios pronunciar, ¿ por qué te vi?
Si hay amor en tu pecho y si guardados
Tienes tesoros de ternura allí,
Si esos tesoros dulces y deseados
Solo á Dios se los tienes consagrados,
¿ Por qué, bella mujer, por qué te vi?
Si alguna vez orando solitaria
No alzas al cielo tu oración por mí,
Si mi nombre no se oye en tu plegaria,
Mi labio como queja funeraria
Te dirá sin cesar, ¿ por qué te vi?
Mas si escondieras bajo el santo velo
De algún amor secreto el frenesí,
Si le rogaras por un hombre al cielo
Y fuera yo el objeto de tu anhelo,
Oh! feliz, muy feliz, porque te vi!
____
LA PARTIDA.
(TRADUCCIÓN DE BYRON).
Todo acabó! La vela temblorosa
Se desplega á la brisa de la mar,
Y yo dejo esta playa cariñosa
En donde queda la mujer hermosa,
Ay! la sola mujer que pude amar.
Si pudiera ser hoy lo que antes era
Y mi abatida frente reclinar
En aquel seno que por mí latiera,
Quizá no abandonara esta ribera
Y á la sola mujer que pude amar.
Yo no he visto hace tiempo aquellos ojos
Que fueron mi contento y mi pesar:
Hoy los amo á pesar de sus enojos;
Pero abandono á Albión, tierra de abrojos,
Y á la sola mujer que pude amar.
Y rompiendo las olas de los mares
A tierra extraña patria iré á buscar,
Mas no hallaré consuelo á mis pesares
Y pensaré desde extranjeros lares
En la sola mujer que pude amar.
Como una viuda tórtola doliente
Mi corazón abandonado está;
Porque en medio la turba indiferente
Jamás encuentro la mirada ardiente
De la sola mujer que pude amar.
El sér más infeliz halla consuelo
En brazos del amor ó la amistad;
Pero yo solo en extranjero suelo
Remedio no hallaré para mi duelo
Lejos de la mujer que pude amar.
Mujeres más hermosas he encontrado,
Mas no han hecho mí seno palpitar,
Que el corazón ya estaba consagrado
A la fe de otro objeto idolatrado,
A la sola mujer que pude amar.
Adiós, en fin ! Oculto en mi retiro,
En el ausente nadie pensará,
Y ni un solo recuerdo, ni un suspiro
Me dará la mujer por quien deliro,
Ay! la sola mujer que pude amar.
Comparando el pasado y el presente
El corazón se rompe de pesar;
Pero yo sufro con serena frente
Y mi pecho palpita eternamente
Por la sola mujer que pude amar.
Su nombre es un secreto de mi vida
Que el mundo para siempre ignorará,
Y la causa fatal de mi partida
La sabrá sólo la mujer querida,
Ay! la sola mujer que pude amar.
Adiós! quisiera verla… mas me acuerdo
Que todo para siempre va á acabar...
La patria y el amor, todo lo pierdo...
Pero llevo el dulcísimo recuerdo
De la sola mujer que puedo amar.
Indice de autores
Siguiente
BANCO DE LA REPÚBLICA
BIBLIOTECA LUIS ÁNGEL ARANGO
Fly UP