...

Tarzán el Terrible

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Tarzán el Terrible
Digitalizado por
http://www.librodot.com
1
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Edgard Rice Burroughs
Tarzán el terrible
ÍNDICE
I
II
III
IV
V
VI
VII
IX
X
XI
XII
XV
XVIII
XIX
XX
XXIII
XXIV
XXV
El pitecántropo
¡Hasta la muerte!
Pan-at-lee
Tarzán jad-guru
En el Kor-ul-gryf
El tor-o-don
El arte de la jungla VIII A-lur
Altares manchados de sangre
El Jardín Prohibido
La sentencia de muerte
El gigantesco extranjero XIII La mascarada XiV El templo del
Gryf
«¡El rey ha muerto!» XVI El pasadizo secreto XVII Por Jadbal-lul
El foso del león de Tu-lur
Diana de la jungla
El silencio de la noche XXI El maníaco XXII Viaje en gryf
Atrapado vivo
El mensajero de la muerte
En casa
Glosario
I
El pitecántropo
Silenciosa como las sombras a través de las cuales se movía, la gran
bestia avanzaba por la jungla a medianoche, redondos y fijos sus ojos
verde amarillentos, su nervuda cola ondulándose detrás de él, la cabeza
baja y aplastada, y cada músculo vibrando por la emoción de la caza. La
luna de la jungla salpicaba de luz algún ocasional claro que el gran felino
siempre procuraba evitar. Aunque se movía a través de espesa vegetación
sobre un lecho de innumerables ramitas quebradas y hojas, su paso no
producía ningún ruido que pudiera ser captado por el torpe oído
humano.
Aparentemente menos cauta era la cosa perseguida que se movía aún
más en silencio que el león, a un centenar de pasos al frente del
carnívoro de color tostado, pues en lugar de rodear los claros naturales
iluminados por la luna los cruzaba directamente, y por el tortuoso rastro
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
que dejaba se podía adivinar que buscaba estas vías que ofrecían menor
resistencia, como muy bien podía hacer, ya que, a diferencia de su fiero
perseguidor, caminaba erecto sobre dos pies; caminaba sobre dos pies y
era lampiño salvo por un mechón negro sobre la cabeza; sus brazos
estaban bien formados y eran musculosos, sus manos fuertes y esbeltas
con largos dedos ahusados y pulgares que le llegaban casi a la primera
articulación del dedo índice. Sus piernas también estaban bien formadas
pero sus pies se diferenciaban de los de todas las razas de hombres,
excepto posiblemente de los de unas pocas de las razas inferiores, en que
los grandes pulgares sobresalían del pie formando ángulo recto.
La criatura se detuvo un momento a plena luz de la brillante luna
africana, volvió su oído atento hacia la retaguardia y entonces, con la
cabeza levantada, sus rasgos pudieron verse fácilmente a la luz de la
luna. Eran fuertes, bien definidos y regulares; unos rasgos que habrían
llamado la atención por su belleza masculina en cualquiera de las
grandes capitales del mundo. ¿Pero esa cosa era un hombre? A un
observador situado en los árboles le resultaría difícil decidirlo cuando la
presa del león reanudó su camino a través del tapiz plateado que la luna
había extendido sobre el suelo de la tenebrosa jungla, pues por debajo
del taparrabos de piel negra que le ceñía los muslos sobresalía una larga
cola blanca y pelona.
En una mano la criatura acarreaba un pesado garrote, y suspendido de
una correa a su costado izquierdo llevaba un corto cuchillo envainado,
mientras que una correa que le cruzaba el pecho sostenía un zurrón a la
altura de la cadera. Ajustando estas correas al cuerpo, y también
aparentemente sujetando el taparrabos, llevaba un ancho cinto que relucía a la luz de la luna como si estuviera incrustado de oro virgen y se
cerraba en el centro del vientre con una enorme hebilla de ornado diseño
que relucía como si estuviera recubierto de piedras preciosas.
Numa, el león, se acercaba sigiloso cada vez más a su pretendida
víctima, y esta última no era del todo ajena al peligro que corría como
demostraba la creciente frecuencia con que volvía su oído y sus aguzados
ojos negros en dirección al felino que le seguía el rastro. No aumentó
mucho su velocidad, un largo paso vivo donde lo permitían los lugares
abiertos, pero aflojó el cuchillo en su vaina y en todo momento mantenía
el garrote listo para la acción inmediata.
Avanzando al fin por una estrecha franja de espesa vegetación de la
jungla el hombre-cosa penetró en una zona casi sin árboles de
considerable extensión. Por un instante dudó, echó varias miradas
rápidas atrás y luego hacia arriba, hacia la seguridad que le ofrecían las
ramas de los grandes árboles que se balanceaban en lo alto, pero al
parecer alguna necesidad mayor que el miedo o la precaución influyó en
su decisión, pues se alejó de nuevo cruzando la llanura y dejando tras de
sí la seguridad de los árboles. La herbosa extensión que se abría al frente
estaba punteada, con intervalos más o menos grandes, por reservas
hojosas, y el camino que tomó, yendo de una a otra, indicaba que no
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
había renunciado enteramente a la discreción del viento. Pero después de
dejar atrás el segundo árbol la distancia hasta el siguiente era
considerable, y fue entonces cuando Numa salió del amparo de la jungla
y, al ver a su presa aparentemente indefensa ante él, puso la cola
rígidamente erecta y atacó.
Dos meses -dos largos y tristes meses llenos de hambre, de sed, de
penalidades, de decepciones y, lo peor de todo, de un dolor corrosivohabían transcurrido desde que Tarzán de los Monos se había enterado
por el diario de un capitán alemán muerto de que su esposa aún vivía.
Una breve investigación en la que fue ayudado con entusiasmo por el
Departamento de Inteligencia de la Expedición Británica al África
Oriental reveló que se había intentado mantener a lady Jane escondida
en el interior, por razones de las que sólo el alto mando alemán tenía
conocimiento. Un destacamento de tropas alemanas nativas a cargo del
teniente Obergatz, la había conducido a cruzar la frontera y penetrar en
el Estado Libre del Congo.
Tarzán emprendió su búsqueda solo y logró encontrar la aldea en la
que había sido encarcelada, donde se enteró de que había escapado
meses atrás y de que el oficial alemán desapareció al mismo tiempo. A
partir de ahí las historias de los jefes y los guerreros a los que interrogó
fueron vagas y a menudo contradictorias. Incluso la dirección que los
fugitivos habían tomado Tarzan sólo pudo adivinarla reuniendo la
información fragmentaria proporcionada por fuentes diversas.
Varias observaciones que hizo en la aldea le obligaron a efectuar
siniestras conjeturas. Una era la prueba incontrovertible de que esa
gente eran caníbales; la otra, la presencia en la aldea de diversos
artículos del uniforme y equipo de los alemanes nativos. Con gran riesgo
y ante las hoscas objeciones del jefe, el hombre-mono efectuó una atenta
inspección de todas las cabañas de la aldea, de la cual derivó al menos
un pequeño rayo de esperanza debido a que no encontró ningún artículo
que hubiera podido pertenecer a su esposa.
Tras abandonar la aldea se encaminó hacia el sudoeste, cruzando, tras
sufrir las más espantosas penalidades, una amplia y árida estepa
cubierta en su mayor parte de densos espinos, llegando al fin a una
región en la que probablemente nunca había penetrado el hombre blanco
y que era conocida sólo en las leyendas de las tribus cuyo país limitaba
con ella. Había allí montañas escarpadas, mesetas con abundante agua,
anchas llanuras y vastos pantanos cenagosos, pero ni las llanuras, ni las
mesetas ni las montañas le fueron accesibles hasta que después de
semanas de arduos esfuerzos logró hallar un lugar por donde cruzar los
pantanos, una franja espantosa de terreno infestado de serpientes
venenosas y otros peligrosos reptiles de mayor tamaño. En varias
ocasiones atisbó a lo lejos o de noche lo que podían ser monstruosos
reptiles de tamaño titánico, pero como dentro y alrededor del pantano
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
había hipopótamos, rinocerontes y elefantes en grandes cantidades
nunca estaba seguro de las formas que veía.
Cuando al fin pisó tierra firme, después de cruzar los pantanos, cayó
en la cuenta de por qué durante tantos siglos este territorio había desafiado al valor y la temeridad de las razas heroicas del mundo exterior
que, tras innumerables reveses e increíbles sufrimientos, había
penetrado en prácticamente todas las demás regiones, de punta a punta.
Por la abundancia y diversidad de la caza podría parecer que toda
especie conocida de ave, bestia y reptil buscaba aquí un refugio en el que
protegerse de las crecientes multitudes de hombres que se habían ido
diseminando por la superficie de la tierra, arrebatando los terrenos de
caza a las órdenes inferiores, desde el momento en que el primer simio se
despojó del pelo y dejó de caminar sobre los nudillos. Incluso las especies
con las que Tarzán estaba familiarizado mostraban o los resultados de
una línea divergente de evolución o una forma inalterada que se había
transmitido sin variación alguna durante incontables siglos.
Asimismo, había muchas especies híbridas, entre las que, para Tarzán,
la más interesante era un león rayado amarillo y negro. De menor
tamaño que las especies que Tarzán conocía, pero aun así una bestia
formidable, poseía, además de unos caninos afilados como sables, el
temperamento del diablo. Para Tarzán era prueba de que en otro tiempo
los tigres habían vagado por las junglas de Africa, posiblemente
gigantescos animales de afilados colmillos pertenecientes a otra época, y
éstos aparentemente se habían cruzado con leones produciendo los
resultantes terrores con que en ocasiones él se había tropezado en la
época actual.
Los verdaderos leones de este nuevo Viejo Mundo se diferenciaban poco
de aquellos que él conocía; en tamaño y estructura eran casi idénticos,
pero en lugar de despojarse de las manchas aleopardadas de cuando son
cachorros, las conservaban durante toda la vida marcadas de forma tan
definitiva como las del leopardo.
Dos meses de esfuerzo no revelaron la más mínima prueba de que
aquella a quien él buscaba hubiera penetrado en esta hermosa aunque
prohibida tierra. Sin embargo, la investigación que realizó de la aldea
caníbal y los interrogatorios efectuados en otras tribus de la zona le
habían convencido de que si lady Jane aún vivía, debía buscarla en esta
dirección, ya que por un proceso de eliminación había reducido la
dirección de su huida a esta única posibilidad. Cómo había cruzado ella
los pantanos Tarzán no podía adivinarlo, y no obstante algo en su
interior le incitaba a creer que los había cruzado y que, si aún vivía, era
aquí donde debía buscarla. Pero ese terreno desconocido, salvaje, era de
gran extensión; imponentes montañas insalvables le bloqueaban el paso,
torrentes que descendían derramándose por rocosas fortalezas le
impedían avanzar, y a cada momento se veía obligado a igualar en
ingenio y músculos a los grandes carnívoros que podían proporcionarle
sustento.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Una y otra vez Tarzán y Numa acechaban la misma presa y se
alternaban la consecución del trofeo. Raras veces, sin embargo, pasó
hambre el hombre-mono, pues la región era rica en animales de caza,
aves y peces, frutos e incontables formas de vida vegetal con que
subsistir el hombre criado en la jungla.
Tarzán se preguntaba a menudo por qué en una región tan rica no
hallaba señales del hombre, y llegó a la conclusión de que la estepa
reseca y cubierta de espinos y los espantosos pantanos habían formado
una barrera suficiente para proteger eficazmente esta región de las
incursiones del hombre.
Tras días de búsqueda había logrado descubrir por fin un paso a través
de las montañas y, al llegar al otro lado, se encontró en una región
prácticamente idéntica a la que acababa de dejar. La caza era buena y en
un abrevadero, en la boca de un cañón que desembocaba en una llanura
cubierta de árboles, Bara, el ciervo, era una víctima fácil para la astucia
del hombre-mono.
Era el atardecer. De vez en cuando se oían las voces de grandes
cazadores a cuatro patas desde diversas direcciones, y como el cañón no
ofrecía entre sus árboles ningún refugio confortable, el hombre-mono se
echó al hombro el cuerpo sin vida del ciervo y echó a andar hacia la
llanura. En el lado opuesto se elevaban altos árboles, un gran bosque
que sugería a sus ojos entrenados una imponente jungla. Hacia allí
dirigió sus pasos el hombre-mono, pero cuando se hallaba a medio
camino de la llanura descubrió un árbol solitario que le convendría como
refugio para pasar la noche, saltó ligero a sus ramas y se preparó un
cómodo lugar de descanso. Comió la carne de Bara y cuando estuvo
satisfecho llevó el resto del cuerpo del animal al lado opuesto del árbol,
donde lo depositó muy por encima del suelo en un lugar seguro. Regresó
a su horcadura y se acomodó para dormir, y en un instante los rugidos
de los leones y los aullidos de los felinos inferiores acudieron a sus oídos
sordos. En lugar de perturbarle los ruidos usuales de la jungla calmaban
al hombre-mono, pero un ruido insólito, por imperceptible que fuera al
oído despierto del hombre civilizado, raras veces dejaba de afectar a la
conciencia de Tarzán, por profundo que fuera su sueño; y por eso,
cuando la luna estaba alta, un repentino ruido de pies apresurados
cruzando la alfombra de hierba cerca del árbol le puso alerta y listo para
la acción. Tarzán no se despierta como usted y como yo con el peso del
sueño aún en los ojos y el cerebro, pues si las criaturas de la selva
despertaran así, pocos despertares tendrían. Cuando sus ojos se
abrieron, claros y brillantes, o sea, claros y brillantes sobre los centros
nerviosos de su cerebro, quedaron registradas las diversas percepciones
de todos sus sentidos.
Casi debajo de él, corriendo hacia su árbol, se hallaba lo que a primera
vista parecía ser un hombre blanco semidesnudo, aunque en el primer
instante el descubrimiento de la larga cola blanca que se proyectaba
hacia atrás no escapó al ojo del hombre-mono. Detrás de la veloz figura,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
y ahora tan cerca como para excluir la posibilidad de que su presa
escapara, iba Numa, el león, en pleno ataque. Silenciosa la presa,
silencioso el perseguidor; como dos espíritus en un mundo muerto se
movían los dos con callada velocidad hacia la culminación de la tragedia
que esta inexorable carrera era.
Cuando sus ojos se abrieron y captaron el olor bajo él, incluso en ese
breve instante de percepción, siguió la razón, el juicio y la decisión, tan
rápidamente uno tras otro que casi simultáneamente el hombre-mono se
halló en mitad del aire, pues había visto una criatura de piel blanca
forjada en un molde similar al suyo perseguida por el ancestral enemigo
de Tarzan. Tan cerca se encontraba el león de la cosa-hombre que huía
veloz, que Tarzán no tuvo tiempo de elegir con cuidado el método de su
ataque. Igual que un saltador de trampolín se lanza de cabeza a las
aguas, así Tarzán de los Monos se lanzó directo hacia Numa, el león; su
mano derecha empuñaba el cuchillo de su padre que tantas veces había
probado la sangre de los leones.
Una garra alcanzó a Tarzán en el costado, causándole una larga y
profunda herida, y ya el hombre-mono se halló sobre la espalda de Numa
y la hoja se hundía una y otra vez en el costado de la bestia salvaje.
Tampoco la cosa-hombre huía ya, ni estaba ociosa. También ella,
criatura de la selva, había percibido al instante la verdad del milagro de
su salvador, y volviendo sobre sus pasos había saltado hacia adelante
con el garrote en alto en ayuda de Tarzán y para perdición de Numa. Un
solo golpe terrorífico en el cráneo aplastado de la bestia le dejó insensible
y entonces, cuando el cuchillo de Tarzán encontró el corazón de la bestia,
unos cuantos estremecimientos convulsos y una repentina relajación
indicaron la muerte del carnívoro.
El hombre-mono saltó al suelo y colocó los pies sobre el cadáver de su
presa y, alzando el rostro a Goro, la luna, emitió el salvaje grito de
victoria que tan a menudo despertaba los ecos de su jungla nativa.
Cuando el espantoso grito salió de los labios del hombre-mono la cosahombre dio un paso atrás, atemorizado, pero cuando Tarzán devolvió el
cuchillo de caza a su vaina y se volvió hacia él, el otro vio en la serena
dignidad de su actitud que no había motivos para sentir miedo.
Por un momento los dos permanecieron de pie examinándose el uno al
otro, y luego habló la cosa-hombre. Tarzán se dio cuenta de que la
criatura que tenía ante sí emitía sonidos articulados que expresaban,
aunque en un lenguaje que Tarzán desconocía, los pensamientos de un
hombre que poseía en mayor o menor grado los mismos poderes de
razonamiento que él. En otras palabras, que aunque aquella criatura
tenía la cola y los dedos de las manos y de los pies de un mono, en todo
lo demás era a todas luces un hombre.
La sangre, que ahora brotaba del costado de Tarzán, llamó la atención
de la criatura. Del zurrón que llevaba a su costado sacó una bolsita y se
acercó a Tarzán indicándole mediante señas que deseaba que el hombre-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
mono se tumbara para poder tratarle la herida, en la que, tras separar
los bordes del corte, roció la carne viva con unos polvos que sacó de la
bolsita. El dolor de la herida no era nada comparado con la exquisita
tortura del remedio pero, acostumbrado al dolor físico, el hombre-mono
lo soportó impasible y al cabo de unos instantes la herida no sólo había
dejado de sangrar sino que también había desaparecido el dolor.
En respuesta a las suaves y nada desagradables modulaciones de la
voz del otro, Tarzán habló en varios dialectos tribales del interior, así
como en el lenguaje de los grandes simios, pero resultó evidente que el
hombre no entendía nada de esto. Al ver que no lograba que el otro le
entendiera, el pitecántropo avanzó hacia Tarzán y se llevó la mano
izquierda al corazón y al mismo tiempo colocó la palma de la derecha
sobre el corazón del hombre-mono. Este último interpretó la acción como
una forma de saludo amistoso y, como estaba versado en los modales de
las razas no civilizadas, respondió del mismo modo ya que comprendió
que, sin duda alguna, era eso lo que debía hacer. Su acción pareció
satisfacer y agradar a su nueva relación, quien inmediatamente empezó a
hablar de nuevo y por fin, con la cabeza echada hacia atrás, oliscó el aire
en la dirección del árbol que se elevaba junto a ellos y señaló de pronto el
cadáver de Bara, el ciervo, al tiempo que se llevaba la mano al estómago
en un lenguaje de signos que incluso el más torpe sabría interpretar. Con
un gesto de la mano Tarzán invitó a su amigo a compartir los restos de
su captura, y el otro, saltando como un monito a las ramas inferiores del
árbol, se abrió paso rápidamente hacia la carne, ayudado siempre por su
larga, fuerte y sinuosa cola.
El pitecántropo comió en silencio, cortando pequeños trozos de la
entrepierna del ciervo con su afilado cuchillo. Desde la horcadura del
árbol donde se hallaba, Tarzán observaba a su compañero y reparó en la
preponderancia de los atributos humanos que sin duda quedaban
acentuados por los paradójicos pulgares, los grandes dedos de los pies y
la cola. Se preguntó si esta criatura era representativa de alguna extraña
raza o si, lo que parecía más probable, no era sino un atavismo. Ambas
suposiciones habrían parecido igual de ridículas de no tener ante sí la
prueba de la existencia de la criatura. Sin embargo, allí estaba un
hombre con cola y manos y pies claramente arbóreos. Sus adornos, con
incrustaciones de oro y piedras preciosas, sólo podían haberlos realizado
hábiles artesanos; pero si se trataban de la obra de este individuo o de
otros como él, o de una raza completamente distinta, Tarzán, por
supuesto, no podía determinarlo. Terminada su comida, el invitado se
secó los dedos y los labios con hojas que arrancó de una rama cercana,
levantó la vista hacia Tarzán con una agradable sonrisa que dejó al
descubierto una hilera de fuertes dientes blancos (cuyos caninos no eran
más largos que los de Tarzán), pronunció unas palabras que Tarzán
supuso eran una expresión cortés de su agradecimiento y luego buscó
un lugar confortable en el árbol para pasar la noche.
La tierra se hallaba en sombras en la oscuridad que precede al alba
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
cuando Tarzán fue despertado por una violenta sacudida del árbol en el
que se había cobijado. Cuando abrió los ojos vio que su compañero
también estaba despierto y, echando un rápido vistazo alrededor para
averiguar la causa de la perturbación, el hombre-mono se asombró de lo
que sus ojos veían.
La débil sombra de una forma colosal se elevó detrás del árbol, cerca, y
Tarzán vio que se trataba del roce del gigantesco cuerpo contra las ramas
lo que le había despertado. Que una criatura tan tremenda pudiera
abordarle tan de cerca sin molestarle llenó a Tarzán de asombro y de
pesar. En la penumbra, al principio el hombre-mono concibió al intruso
como un elefante; sin embargo, si lo era, era de mayores proporciones
que cualquiera de los que jamás había visto; pero cuando los confusos
contornos se hicieron menos borrosos vio a la altura de sus ojos y a unos
seis metros por encima del suelo la confusa silueta de una espalda
grotescamente serrada que daba la impresión de pertenecer a una
criatura de cuya columna vertebral crecía un grueso y pesado cuerno.
Sólo era visible al hombre-mono una parte de la espalda, y el resto del
cuerpo se perdía en las densas sombras bajo el árbol, desde donde ahora
surgió el ruido de unas potentes fauces que trituraban con fuerza carne
y huesos. Por los olores que llegaban al sensible olfato del hombre-mono
se dio cuenta entonces de que allí abajo se encontraba algún enorme
reptil que se alimentaba del cuerpo del león que habían matado.
Mientras los ojos de Tarzán, aguzados por la curiosidad, penetraban
inútilmente en las negras sombras, sintió un ligero roce en el hombro y,
al volverse, vio que su compañero trataba de llamarle la atención. La
criatura, apretándose un dedo índice a los labios como para señalarse
que no hiciera ruido, tiró del brazo de Tarzán en un intento por indicarle
que debían marcharse enseguida.
El hombre-mono, comprendiendo que se hallaba en una región extraña,
infestada de criaturas de tamaño colosal cuyos hábitos y poderes
desconocía por completo, se dejó llevar. Con la mayor precaución el
pitecántropo descendió del árbol por el lado opuesto de donde se
encontraba el gran merodeador nocturno y, seguido de cerca por Tarzán,
se alejó en silencio por la llanura. El hombre-mono estaba poco
dispuesto a renunciar a una oportunidad de inspeccionar una criatura
que con toda probabilidad era completamente diferente a cualquier cosa
que hubiera conocido en el pasado; sin embargo era lo bastante sensato
para saber cuándo la discreción era la mejor parte del valor y ahora,
como en el pasado, se rindió a esa ley que domina a los parientes de lo
salvaje que les impide cortejar el peligro sin necesidad, pues sus vidas
están suficientemente llenas de peligro en su rutina cotidiana de alimentarse y aparearse.
Cuando el sol disipó las sombras de la noche, Tarzán se encontró de
nuevo en el borde de un gran bosque en el que su guía se adentró,
agarrándose ágilmente a las ramas de los árboles a través de los cuales
se abrían camino con la celeridad que dan la costumbre y el instinto
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
hereditario, pero, aunque ayudado por una cola prensil, dedos y
pulgares, la cosa-hombre avanzaba por la selva no con mayor facilidad o
seguridad que el gigantesco hombre-mono. Fue durante este viaje
cuando Tarzán recordó la herida en su costado causada la noche anterior por las garras de Numa, el león, y al examinarla le sorprendió
descubrir que no sólo no le dolía sino que junto a sus bordes no había
señal alguna de inflamación, consecuencia indudablemente de los polvos
antisépticos con que su extraño compañero la había rociado.
Habían caminado unos tres o cuatro kilómetros cuando el compañero
de Tarzán saltó al suelo en una pendiente cubierta de hierba, bajo un
gran árbol cuyas ramas sobresalían sobre un riachuelo transparente. Allí
bebieron y Tarzán descubrió que el agua no sólo era deliciosamente pura
y fresca sino de una temperatura helada que indicaba su rápido
descenso desde las altas montañas donde tenía su origen.
Tarzán se quitó el taparrabos, lo dejó en el suelo junto con sus armas y
entró en la pequeña charca bajo los árboles y salió al cabo de un
momento, enormemente refrescado y con un fuerte deseo de desayunar.
Al salir de la charca observó que su compañero le examinaba con
expresión de asombro. Cogió al hombre-mono por el hombro y le hizo dar
la vuelta, de forma que la espalda de Tarzán quedó ante él y luego,
poniendo la punta del dedo índice sobre la columna vertebral de Tarzán,
enroscó su cola por encima del hombro, hizo dar la vuelta de nuevo al
hombre-mono y señaló primero a Tarzán y luego su propio apéndice, con
una expresión de perplejidad en el rostro, mientras parloteaba excitado
en su extraña lengua. El hombre-mono comprendió que, probablemente
por primera vez, su compañero había descubierto que él no poseía cola
por naturaleza y no por accidente, y por eso llamaba la atención sobre
sus grandes dedos y los pies y pulgares para grabar mejor en la criatura
el hecho de que era de especie diferente. El tipo meneó la cabeza
dubitativo como si fuera absolutamente incapaz de comprender por qué
Tarzán era tan distinto de él, pero al fin, aparentemente abandonando el
problema encogiéndose de hombros, dejó a un lado su arnés, pellejo y
armas y entró en la charca.
Una vez finalizadas sus abluciones y cuando hubo rehecho su escasa
indumentaria se sentó al pie del árbol e hizo señas a Tarzán de que se
sentara a su lado; luego abrió el zurrón que colgaba a su costado
derecho, sacó de él unas tiras de carne desecada y un par de puñados de
nueces de fina cáscara que Tarzán desconocía. Al ver que el otro las rompía con los dientes y se comía la cáscara, Tarzán siguió su ejemplo y
descubrió así que la carne era rica y de agradable olor. La carne
desecada tampoco era desagradable al paladar, aunque evidentemente
carecía de sal, un artículo que Tarzán imaginaba sería bastante difícil de
obtener en aquel paraje. Mientras comían, el compañero de Tarzán
señaló las nueces, la carne desecada y otros diversos objetos cercanos,
repitiendo en cada caso lo que Tarzán pronto descubrió debían de ser los
nombres de esas cosas en la lengua de la criatura. El hombre-mono no
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
pudo sino sonreír ante este evidente deseo por parte de su recién hallado
amigo de impartirle instrucciones que a la larga pudieran desembocar en
un intercambio de pensamientos entre ellos. Como ya dominaba varias
lenguas y una multitud de dialectos, el hombre-mono tuvo la impresión
de que le resultaría fácil asimilar otra, aunque ésta parecía no estar en
absoluto relacionada con ninguna de las que él conocía.
Tan ocupados se encontraban con su desayuno y la lección que
ninguno de los dos notó la presencia de unos pequeños ojos que relucían
sobre ellos desde lo alto; tampoco percibió Tarzán ningún otro peligro
inminente hasta el instante en que un enorme cuerpo peludo saltó sobre
su compañero desde las ramas superiores.
II
¡Hasta la muerte!
En el momento del descubrimiento Tarzán vio que la criatura era casi
una réplica de su compañero en tamaño y estructura, con la excepción
de que su cuerpo estaba completamente cubierto con un abrigo de pelo
negro que casi ocultaba sus facciones, mientras que sus arreos y armas
eran similares a los de la criatura a la que atacaba. Antes de que Tarzán
pudiera impedirlo, la criatura golpeó al compañero del hombre-mono en
la cabeza con su porra de nudos y le hizo caer, inconsciente, al suelo;
pero antes de poder infligir más daño a su indefensa presa el hombremono empezó a luchar con ella.
Al instante se dio cuenta Tarzán de que se hallaba peleando con una
criatura de fuerza casi sobrehumana. Los nervudos dedos de una
poderosa mano le buscaban la garganta mientras la otra levantaba la
cachiporra por encima de la cabeza. Pero si la fuerza del peludo atacante
era grande, grande también era la de su oponente de piel lisa. Tarzán
hizo tambalearse momentáneamente a su atacante cuando le lanzó un
golpe terrible con los puños cerrados a la punta de la barbilla y luego sus
dedos se cerraron en la peluda garganta, mientras con la otra mano
cogía la muñeca del brazo que aferraba la cachiporra. Con igual celeridad
lanzó su pierna derecha por detrás del peludo bruto, y arrojando su peso
hacia adelante, lanzó la cosa pesadamente al suelo, de costado, al tiempo
que precipitaba su propio cuerpo sobre el pecho del otro.
Con el impacto la porra cayó de la mano del bruto y la garra fue
arrancada de la garganta de Tarzán. Al instante los dos se vieron
engarzados en un abrazo mortal. Aunque la criatura mordió a Tarzán,
este último fue consciente enseguida de que no era un método
particularmente formidable de ataque o de defensa, ya que sus caninos
apenas estaban más desarrollados que los suyos. La cosa contra la que
tenía que protegerse sobre todo era la sinuosa cola que intentaba sin
cesar enrollarse en la garganta de Tarzán, y contra la cual la experiencia
no le había proporcionado defensa alguna.
Luchando y gruñendo, los dos rodaron por el césped al pie del árbol,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
primero uno encima y luego el otro, pero cada vez más ocupados en
defender su garganta de la garra asfixiante del otro que en su táctica
agresiva u ofensiva. Pero entonces el hombre-mono vio su oportunidad y,
cuando rodaron por el suelo, obligó a la criatura a acercarse cada vez
más a la charca, en cuya orilla se estaba desarrollando la batalla. Al fin
estuvieron en el borde mismo del agua y ahora a Tarzán le quedaba
precipitar a ambos bajo la superficie, pero de tal manera que él pudiera
permanecer arriba. En el mismo instante se puso al alcance de la vista
de Tarzán, justo detrás de la forma postrada de su compañero, la figura
agazapada, diabólica del híbrido rayado de dientes afilados como un
sable, que le miraba gruñendo con expresión malévola. Casi simultáneamente, el peludo oponente de Tarzán descubrió la amenazadora figura
del gran felino. De inmediato cesó sus actividades beligerantes contra
Tarzán y, hablando de forma ininteligible al hombre-mono, trató de
deshacerse del abrazo de Tarzán indicando que, para él, la lucha había
terminado. El hombre-mono se dio cuenta del peligro que corría su
compañero y, como estaba ansioso por protegerle de los afilados
colmillos, soltó a su adversario y juntos se pusieron en pie.
Tarzán sacó su cuchillo y se acercó despacio al cuerpo de su
compañero, esperando que su reciente oponente aprovechara la
oportunidad para escapar. Sin embargo, para su sorpresa, la bestia, tras
recuperar su porra, avanzó hasta situarse a su lado.
El gran felino, plano sobre su vientre, permanecía inmóvil salvo por las
sacudidas de la cola y los labios que se movían al gruñir a unos quince
metros del cuerpo del pitecántropo. Cuando Tarzán pasó por encima del
cuerpo de éste vio que los párpados temblaban y se abrían, y sintió en su
corazón una extraña sensación de alivio porque la criatura no estaba
muerta; se dio cuenta de que, sin sospecharlo, había surgido dentro de
su corazón salvaje un vínculo de apego hacia este extraño nuevo amigo.
Tarzán siguió aproximándose al animal de colmillos afilados y la bestia
peluda, a su derecha, no se quedó atrás. Cada vez estaban más cerca,
hasta que cuando se encontraron a una distancia de unos seis metros el
híbrido atacó. Su embestida iba dirigida al simio peludo de apariencia
humana, que se paró en seco con la cachiporra en alto para recibir el
ataque. Tarzan, por el contrario, dio un salto hacia adelante y con una
celeridad ni siquiera igualada por la del veloz felino, se lanzó de cabeza
sobre él como podría hacerlo un jugador de fútbol americano en el
terreno de juego. Rodeó con el brazo derecho el cuello de la bestia, puso
el izquierdo detrás de la pata delantera izquierda, y tan grande fue la
fuerza del impacto que los dos rodaron en el suelo varias veces, el felino
gritando y arañando para liberarse y volverse a su atacante, y el hombre
aferrándose desesperadamente a su presa.
El ataque parecía de ferocidad enloquecida e insensata, sin
intervención de la razón ni la habilidad. Sin embargo, nada más lejos de
la verdad que semejante suposición, ya que cada músculo del gigantesco
cuerpo del hombre-mono obedecía los dictados de la astuta mente que la
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
larga experiencia había entrenado para satisfacer toda exigencia de un
encuentro como éste. Las largas y fuertes piernas, aunque diera la
impresión de que estaban entrelazadas de forma inextricable con las
patas traseras del felino que no dejaba de intentar clavarle sus zarpas,
cada vez, como por milagro, escapaban de sus garras y no obstante, en el
mismo instante, en medio de tantas vueltas y revolcones, estaban donde
debían estar para llevar a cabo el plan de ataque del hombre-mono. De
modo que en cuanto el felino creyó que había ganado a la maestría de su
oponente, cuando el hombre-mono se puso en pie fue arrojado de pronto
hacia arriba, sujetando la espalda rayada contra su cuerpo y obligándola
a echarse hacia atrás hasta que se quedó indefenso arañando el aire. Al
instante el negro peludo se precipitó sobre él con el cuchillo a punto y lo
hundió en el corazón de la bestia. Durante unos instantes Tarzán siguió
agarrándolo, pero cuando el cuerpo se relajó lo apartó de sí y los dos que
antes estaban enzarzados en mortal combate se quedaron cara a cara
con el cuerpo del enemigo común entre los dos.
Tarzán esperó, listo para la paz o para la guerra. Entonces se
levantaron dos manos negras y peludas, la izquierda fue colocada sobre
el corazón y la derecha extendida hasta que la palma tocó el pecho de
Tarzán. Era la misma forma de saludo amistoso con que el pitecántropo
había sellado su alianza con el hombre-mono y Tarzán, que se alegraba
de todo aliado que pudiera adquirir en este mundo extraño y salvaje,
aceptó sin vacilar la amistad ofrecida.
Al finalizar la breve ceremonia Tarzán echó una mirada en dirección al
pitecántropo sin pelo y descubrió que había recobrado el conocimiento y
estaba de pie, observándoles atentamente. Ahora se levantó despacio y al
mismo tiempo el negro peludo se volvió en su dirección y se dirigió a él
en lo que evidentemente era su lengua común. El lampiño respondió y
los dos se aproximaron el uno al otro despacio. Tarzán observaba con
interés el resultado de su encuentro. Se detuvieron a unos pasos, y
primero uno y luego el otro hablaron rápidamente pero sin aparente
excitación, mirando cada uno de vez en cuando o señalando hacia
Tarzan, lo que indicaba que en cierta medida él era el tema de su
conversación. Después avanzaron de nuevo hasta que se encontraron,
tras lo que repitieron la breve ceremonia de alianza que antes había
marcado el cese de hostilidades entre Tarzán y el negro. Avanzaron hacia
el hombre-mono y se dirigieron a él con la mayor seriedad, como si
quisieran transmitirle alguna información importante. Sin embargo, lo
dejaron como tarea carente de provecho y, recurriendo al lenguaje de los
signos, comunicaron a Tarzán que iban a proseguir su camino juntos y le
alentaron a acompañarles. Como la dirección que señalaban era una
ruta que Tarzán no había cruzado nunca, accedió de muy buena gana a
su petición, ya que había decidido explorar esta tierra desconocida antes
de abandonar definitivamente la búsqueda de lady Jane en ella.
Durante varios días el camino les condujo a través de las estribaciones
que corrían paralelas a la elevada cordillera. Con frecuencia eran
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
amenazados por los salvajes ciudadanos de esta remota fortaleza, y en
ocasiones Tarzán vislumbraba extrañas formas de gigantescas
proporciones entre las sombras de la noche.
El tercer día llegaron a una gran cueva natural frente a un acantilado a
cuyo pie fluía uno de los numerosos arroyos de montaña que regaban la
llanura de abajo y alimentaban los pantanos en las tierras bajas del
límite de la región. Aquí los tres establecieron residencia temporal, y
Tarzán avanzó en el conocimiento de la lengua de sus compañeros más
rápidamente que durante la marcha. La cueva mostraba señales de
haber albergado otras formas semihumanas en el pasado. Quedaban restos de una tosca chimenea de roca y las paredes y el techo estaban
ennegrecidos por el humo de muchos fuegos. Había extraños jeroglíficos
rascados en el hollín y, a veces profundamente, en la roca de debajo, así
como contornos de bestias, aves y reptiles, algunos de estos últimos de
forma extraña que sugerían las criaturas extinguidas de los tiempos
jurásicos. Algunos de los más recientes jeroglíficos los compañeros de
Tarzán los leyeron con interés y los comentaron, y luego con la punta de
sus cuchillos también se sumaron a las inscripciones, posiblemente
seculares, de las paredes ennegrecidas.
Tarzán sentía mucha curiosidad, pero la única explicación a la que
pudo llegar fue que estaba asistiendo al registro de hotel posiblemente
más primitivo del mundo. Al menos eso le permitió conocer un poco más
el desarrollo de las extrañas criaturas que el hado había puesto en su
camino. Aquellos eran hombres con cola de mono, uno de ellos cubierto
de pelo como cualquier bestia peluda de los órdenes inferiores, y sin
embargo era evidente que poseían una lengua no sólo hablada sino
también escrita. La primera le estaba costando dominarla y, ante esta
nueva prueba de civilización inopinada en criaturas que poseían tantos
atributos físicos de las bestias, la curiosidad de Tarzán se vio aún más
avivada y su deseo de dominar pronto su lengua aumentó, con el resultado de que se dedicó con mayor asiduidad aún a la tarea que se había
impuesto a sí mismo. Ya conocía los nombres de sus compañeros y los
nombres comunes de la fauna y flora con la que más a menudo estaban
en contacto.
Ta-den, el lampiño, de piel blanca, que había asumido el papel de tutor,
realizaba su tarea con un ahínco que se reflejaba en el rápido dominio de
la lengua madre de los ta-den que tuvo su alumno. Om-at, el negro
peludo, también parecía creer que sobre sus anchos hombros
descansaba una parte de la carga de responsabilidad de la educación de
Tarzán, con el resultado de que cuando se hallaban despiertos uno u
otro estaban casi constantemente enseñando al hombre-mono. La
consecuencia fue sólo la que cabía esperar: una rápida asimilación de las
enseñanzas de forma que antes de que ninguno de ellos se diera cuenta,
la comunicación oral fue un hecho consumado.
Tarzán explicó a sus compañeros el objeto de su misión, pero ninguno
de los dos pudo darle la más ligera esperanza. Jamás hubo en su región
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
una mujer como la que él describía, ni ningún otro hombre sin cola
aparte de él, que ellos supieran.
-He estado fuera de A-lur mientras Bu, la luna, ha comido siete veces dijo Ta-den-. Pueden suceder muchas cosas en siete veces veintiocho
días; pero dudo que tu mujer pudiera entrar en nuestra región cruzando
los terribles pantanos que incluso para ti han sido un obstáculo casi
insuperable, y si lo hubiera hecho, ¿sobreviviría a los peligros que tú ya
has encontrado además de los que aún tienes que conocer? Ni siquiera
nuestras mujeres se aventuran a adentrarse en las regiones salvajes más
allá de las ciudades.
-A-lur, Ciudad-luz, la Ciudad de la luz -murmuró Tarzán, traduciendo
la palabra a su propia lengua-. ¿Y dónde está A-lur? -preguntó-. ¿Es
vuestra ciudad, la de Ta-den y de Om-at?
-Es la mía -respondió el lampiño-, pero no la de Om-at. Los waz-don no
tienen ciudades, viven en los árboles de los bosques y las cuevas de las
montañas, ¿no es así, hombre negro? -concluyó, volviéndose hacia el
gigante peludo que tenía a su lado.
-Sí -respondió Om-at-. Los waz-don somos libres; sólo los ho-don se
hacen prisioneros a sí mismos en ciudades. ¡Yo no querría ser un
hombre blanco!
Tarzán sonrió. Incluso aquí existía la distinción racial entre hombre
blanco y hombre negro: ho-don y waz-don. Ni siquiera el hecho de que
parecieran iguales en inteligencia importaba, uno era blanco y el otro
negro, y resultaba fácil ver que el blanco se consideraba superior al otro,
se notaba en su sonrisa tranquila.
-¿Dónde está A-lur? -volvió a preguntar Tarzán-. ¿Volvéis allí?
-Está detrás de las montañas -respondió Taden-. Yo no regreso allí,
todavía no. Hasta que no esté Ko-tan.
-¿Ko-tan? -preguntó Tarzán.
-Ko-tan es rey -explicó el pitecántropo-. Gobierna esta tierra. Yo era
uno de sus guerreros. Vivía en el palacio de Ko-tan y allí conocía a O-loa, su hija. Nos amamos. Como la luz de las estrellas, y yo; pero Ko-tan
no quería saber nada de mí. Me envió lejos a pelear con los hombres de
la aldea de Dak-at, que se habían negado a pagar su tributo al rey, pensando que me matarían, pues Dak-at es famosa por sus excelentes
guerreros. Y no me mataron. En cambio, regresé victorioso con el tributo
y con el Propio Dak-at como prisionero; pero Ko-tan no quedó
complacido porque vio que O-lo-a me amaba aún más que antes, pues su
amor se había reforzado por el orgullo de mi hazaña.
»Poderoso es mi padre, Ja-don, el hombre-león, jefe de la mayor aldea
aparte de A-lur. Ko-tan vacilaba en enfrentarse con mi padre y no pudo
sino alabarme por mi éxito, aunque lo hizo con media sonrisa. ¡Pero no lo
entiendes! Es como llamamos a una sonrisa que mueve sólo los
músculos de la cara y no afecta al brillo de los ojos; significa hipocresía y
doblez. Yo debía ser alabado y recompensado. ¿Qué mejor recompensa
que la mano de O-lo-a, su hija? Pero no, él guarda a O-lo-a para Bu-lot,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
hijo de Mo-sar, el jefe cuyo abuelo era rey y quien piensa que debería ser
rey. Así apaciguaría Ko-tan la ira de Mo-sar y se ganaría la amistad de
los que creen con Mo-sar que éste debería ser rey.
»Pero ¿qué recompensa gratificaría al fiel Ta-den? Honramos con
grandeza a nuestros sacerdotes. En el interior de los templos incluso los
jefes y el propio rey se inclina ante ellos. No hay honor más grande que
Ko-tan pudiera otorgar a un sujeto... que deseara ser sacerdote; pero yo
no lo deseaba. Los sacerdotes, aparte del sumo sacerdote, deben volverse
eunucos para no casarse nunca.
»La propia O-lo-a me comunicó que su padre había dado las órdenes
que pondrían en marcha la maquinaria del templo. Un mensajero estaba
en camino en mi busca para llevarme a presencia de Ko-tan. Negarme al
sacerdocio una vez me fuera ofrecido por el rey sería una afrenta para el
templo y los dioses, que significaría la muerte; pero si no aparecía ante
Ko-tan no tendría que rechazar nada. O-lo-a y yo decidimos que no debía
comparecer. Era mejor huir, llevando en mi pecho un hilo de esperanza,
que permanecer y, en mi sacerdocio, abandonar la esperanza para
siempre.
»Bajo las sombras de los grandes árboles que crecen en los terrenos de
palacio la apreté a mí por, quizá, última vez y luego, para no
encontrarme con el mensajero, escalé la gran muralla que protege el
palacio y crucé la ciudad en sombras. Mi nombre y rango me llevaron
más allá de la puerta de la ciudad. Desde entonces he vagado lejos del
acoso de los ho-don, pero fuerte en mí es la necesidad de regresar
aunque sólo sea para ver desde el exterior de sus murallas la ciudad que
alberga lo más querido para mí y visitar de nuevo la aldea donde nací,
para ver de nuevo a mis padres.
-¿Pero el riesgo es demasiado grande? -preguntó Tarzán.
-Es grande, pero no demasiado grande -respondió Ta-den-. Iré.
-Y yo iré contigo, si me lo permites -dijo el hombre-mono-, pues debo
ver esta Ciudad de la luz, esta A-lur tuya, y buscar allí a mi compañera
perdida aunque tú creas que existen pocas probabilidades de que la
encuentre. Y tú, O-mat, ¿vienes con nosotros?
-¿Por qué no? -dijo el peludo-. Las guaridas de mi tribu están en los
riscos más arriba de A-lur y aunque Es-sat, nuestro jefe, me echó, me
gustaría volver de nuevo, pues hay una hembra a la que me gustaría ver
una vez más y que se alegraría de verme. Si, iré con vosotros. Es-sat
temía que me convirtiera en jefe y quién sabe si tenía razón. Pero buscaré antes a Pan-at-lee, incluso antes de ser jefe.
-Entonces, viajaremos juntos los tres -dijo Tarzán.
-Y pelearemos juntos -añadió Ta-den-, los tres como uno -y mientras
hablaba sacó su cuchillo y lo blandió por encima de su cabeza.
-Los tres como uno -repitió Om-at, blandiendo su arma e imitando el
acto de Ta-den-. ¡Está dicho!
-¡Los tres como uno! -gritó Tarzán de los Monos-. ¡Hasta la muerte! y su
cuchillo relució a la luz del sol.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Vámonos, pues -dijo Om-at-, mi cuchillo está seco y pide a gritos la
sangre de Es-sat.
El sendero por el que avanzaban Ta-den y O-mat, y que apenas podía
ser digno de ser denominado sendero, era más adecuado para ovejas
salvajes, monos o aves que para el hombre; pero los tres que lo seguían
estaban acostumbrados a caminos que ningún hombre corriente se
atrevería a tomar. Ahora, en las pendientes inferiores, conducía a través
de densos bosques donde el suelo estaba cubierto de árboles caídos y
enredaderas enmarañadas y las ramas de los árboles oscilaban por
encima; también aquí rodeaba grandes gargantas cuyas rocas de aspecto
resbaladizo proporcionaban un punto de apoyo momentáneo incluso
para los pies desnudos que las tocaban levemente cuando los tres
hombres saltaban como gamuzas de una a otra. Vertiginoso y aterrador
era el modo en que Om-at elegía el camino para cruzar la cima cuando
les condujo por el lomo de un alto peñasco que se elevaba unos seiscientos metros de roca perpendicular sobre un río. Y cuando por fin se
hallaron de nuevo a un nivel comparativamente bajo Om-att se volvió y
les miró a ambos con atención y en especial a Tarzán de los Monos.
-Los dos serviréis -dijo-. Sois compañeros adecuados para Om-at, el
waz-don.
-¿Qué quieres decir? -preguntó Tarzán.
-Os he traído por aquí -respondió el negro- para saber si a alguno os
faltaba valor para seguir por donde Om-at os conducía. Aquí es donde
vienen los jóvenes guerreros de Es-sat para demostrar su valor. Y sin
embargo, aunque nacemos y somos criados en riscos, no se considera un
deshonor admitir que Pastar-ul-ved, el Padre de las Montañas, nos ha
derrotado, pues de los que lo intentan sólo unos pocos lo logran; los
huesos de los demás yacen a los pies de Pastar-ul-ved.
Ta-den se echó a reír.
-No me gustaría venir por aquí a menudo -declaró.
-No -dijo Om-at-, pero ha acortado nuestro viaje al menos en un día
completo. Así Tarzán contemplará antes el Valle de Jad-ben-Otho.
¡Venid! -y les guió hacia arriba por el lomo de Pastar-ul-ved hasta que a
sus pies se extendió un paisaje de misterio y de belleza; un verde valle
rodeado de elevados peñascos de blancura marmórea; un verde valle con
lagos de color azul oscuro y atravesado por el sendero azul de un sinuoso
río. En el centro había una ciudad de la blancura de los riscos
marmóreos, una ciudad que incluso a gran distancia evidenciaba una
extraña aunque artística arquitectura. Fuera de la ciudad se veían
dispersos en el valle grupos aislados de edificios (a veces uno, otras veces
dos y tres o cuatro agrupados) pero siempre de la misma blancura
reluciente y siempre de alguna forma fantástica.
Por encima del valle los riscos a veces estaban surcados por gargantas
profundas, llenas de vegetación, que daban la impresión de ser ríos
verdes que se derramaban hacia un mar central de verdor.
-Jad Pele ul Jad-ben-Otho -murmuró Tarzán en la lengua de los
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
pitecántropos-: El valle del Gran dios... es hermoso.
-Aquí, en A-lur, vive Ko-tan, el rey, gobernador de todo Pal-ul-don -dijo
Ta-den.
-Y en estas gargantas viven los waz-don -exclamó Om-at-, quienes no
reconocen a Ko-tan como gobernador de toda la tierra del hombre.
Ta-den sonrió y se encogió de hombros.
-No discutiremos, tú y yo -dijo a Om-at- por una cosa sobre la que
todos los siglos no han bastado para reconciliar a los ho-don y los wazdon; pero déjame que te revele un secreto, Om-at. Los ho-don viven
juntos en mayor o menor paz bajo un gobernador, de modo que cuando
el peligro les amenaza hacen frente al enemigo con muchos guerreros,
pues todo ho-don guerrero de Pal-ul-don está allí. Pero vosotros, los wazdon, ¿qué hacéis? Tenéis una docena de reyes que pelea no sólo con los
ho-don sino también entre ellos. Cuando una de vuestras tribus
emprende el camino de la lucha, incluso aunque sea contra los ho-don,
debe dejar atrás suficientes guerreros para proteger a sus mujeres y
niños de los vecinos. Cuando nosotros queremos eunucos para los
templos o sirvientes para los campos o los hogares, marchamos en gran
número sobre una de vuestras aldeas. Vosotros ni siquiera podéis huir,
pues a ambos lados tenéis enemigos, y aunque peleéis con bravura
nosotros regresamos con los que después serán eunucos en los templos y
sirvientes en nuestros campos y hogares. Mientras los waz-don sean así
de necios, los ho-don dominarán y su rey será rey de Pal-ul-don.
Tal vez tengas razón -admitió Om-at-. Esto es porque nuestros vecinos
son necios y piensan cada uno que su tribu es la mejor y debería
gobernar entre los waz-don. No quieren admitir que los guerreros de mi
tribu son los más valientes y nuestras hembras las más hermosas.
Ta-den sonrió.
-Cada uno de los demás presenta precisamente los mismos argumentos
que tú, Om-at -manifestó-, lo cual, amigo mío, es el más fuerte baluarte
de defensa que poseen los ho-don.
-¡Vamos! -exclamó Tarzán-, estas discusiones a menudo acaban en
peleas y nosotros tres no debemos pelear. A mí, claro está, me interesa
aprender lo que pueda de las condiciones políticas y económicas de
vuestra tierra; me gustaría conocer algo de vuestra religión; pero no a
costa de que haya amargura entre mis únicos amigos en Pal-ul-don.
Posiblemente, sin embargo, tenéis el mismo dios.
-En eso sí que discrepamos -dijo Om-at, con cierta amargura y un
asomo de excitación en la voz.
-¡Discrepar! -casi gritó Ta-den-, ¿y por qué no íbamos a discrepar?
¿Quién podría estar de acuerdo con los ridículos...?
-¡Basta! -gritó Tarzán-. ¡Ahora sí que he agitado un nido de víboras! No
hablemos más de temas políticos o religiosos.
-Eso es más sensato -convino Om-at-, pero me gustaría mencionar,
para tu información, que el único dios tiene una larga cola.
-Eso es un sacrilegio -exclamó Ta-den, llevándose la mano al cuchillo-.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
¡Jad-ben-Otho no tiene cola!
-¡Calla! -gritó Om-at, poniéndose en pie de un salto; pero al instante
Tarzán se interpuso entre ellos.
-¡Ya basta! -espetó-. Cumplamos nuestros juramento de amistad para
ser honorables a los ojos de Dios en cualquier forma que le concibamos.
-Tienes razón, El sin Cola -dijo Ta-den-. Vamos, Om-at, cuidemos
nuestra amistad y de nosotros mismos, seguros en la convicción de que
Jad-benOtho es suficientemente poderoso para cuidar de sí mismo.
-¡Hecho! -exclamó Om-at-, pero...
-Ningún «pero», Om-at -amonestó Tarzán.
El negro peludo se encogió de hombros y esbozó una sonrisa.
-¿Emprendemos el camino hacia el valle? -preguntó-. La garganta de
abajo está deshabitada; en la de la izquierda están las cuevas de mi
gente. Yo vería a Pan-at-lee una vez más. Ta-den visitaría a su padre en
el valle y Tarzán tiene que hallar el modo de entrar en A-lur en busca de
la compañera que estaría mejor muerta que en las garras de los
sacerdotes de ho-don de Ja-be-Otho. ¿Cómo lo hacemos?
-Permanezcamos juntos todo el tiempo que podamos -urgió Ta-den-.
Tú, Om-at, debes buscar Panat-lee de noche y con sigilo, pues tres, ni
siquiera nosotros tres, no pueden esperar vencer a Es-sat y todos sus
guerreros. En cualquier momento podemos ir a la aldea de la que es jefe
mi padre, pues Ja-don siempre recibirá con agrado a los amigos de su
hijo. Pero que Tarzán entre en A-lur es otro asunto, aunque hay un modo
y él tiene suficiente valor para ponerlo a prueba; escuchad, acercaos
porque Jad-ben-Otho tiene el oído fino y esto no debe oírlo -y con los
labios cerca de los oídos de sus compañeros Ta-den, el Alto-árbol, hijo de
Ja-don, el Hombre-león, reveló su osado plan.
Y en el mismo instante, a un centenar de kilómetros de distancia, una
figura ágil, desnuda salvo por un taparrabos y armas, cruzaba en
silencio una árida estepa cubierta de espinos, buscando siempre en el
suelo con la vista y el olfato aguzados.
III
Pan-at-lee
Era noche cerrada en la inexplorada Pal-ul-don. Una luna esbelta, baja
en el oeste, bañaba los blancos rostros de los riscos blanquecinos ante
ella, con un suave resplandor sobrenatural. Negras eran las sombras en
Kor-ul ja, la Garganta de los Leones, donde moraba la tribu del mismo
nombre bajo Essat, su jefe. Desde una abertura cerca de la cumbre de la
elevada escarpadura emergió una figura peluda (primero la cabeza y los
hombros) y unos ojos fieros exploraron la ladera del risco en todas
direcciones.
Era Es-sat, el jefe. Miró a derecha e izquierda y abajo, como para
asegurarse de que nadie le observaba, pero ninguna otra figura se movía
en la cara del risco, ni otro cuerpo peludo sobresalía de ninguna de las
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
numerosas bocas de cueva desde la elevada morada del jefe hasta las
habitaciones de los miembros inferiores de la tribu, más próximas a la
base del risco. Luego avanzó hacia la cara de la blanca pared. A la media
luz de la exigua luna parecía que la pesada figura negra y peluda
cruzaba la faz de la pared perpendicular de alguna manera milagrosa,
pero un examen más atento revelaría unos robustos ganchos, grandes
como la muñeca de un hombre, que sobresalían de unos agujeros en el
risco en los que estaban clavados. Los cuatro miembros como manos de
Es-sat y su larga y sinuosa cola le permitían moverse con suma facilidad,
como una rata gigantesca sobre una imponente pared. Avanzaba
esquivando las cuevas, pasando o por encima o por debajo de las que
encontraba en su camino. El aspecto exterior de estas cuevas era similar.
En la roca estaba abierta una abertura de entre dos y seis metros de
largo por dos de alto y de uno a dos de profundidad; en la parte trasera
de esta gran abertura, que formaba lo que se podría describir como el
porche delantero del hogar, se hallaba una abertura de unos noventa
centímetros de ancho y unos dos metros de alto, que formaba
evidentemente el umbral del apartamento o apartamentos. A ambos
lados de este umbral había aberturas más pequeñas que era fácil
suponer se trataba de ventanas por las que la luz y el aire podían
encontrar su camino hasta los habitantes. También había ventanas
similares en la cara del risco entre los porches de entrada, lo que sugería
que toda la fachada del risco estaba surcada de aposentos. Desde
muchas de estas aberturas más pequeñas se derramaban pequeñas
corrientes de agua y las paredes que estaban encima de otras se
hallaban ennegrecidas como a causa del humo. Donde corría el agua la
pared estaba erosionada a una profundidad que iba de unos milímetros a
treinta centímetros, lo que sugería que algunas de las pequeñas
corrientes habían estado vertiéndose sobre la verde alfombra de
vegetación de abajo desde hacía siglos.
En este escenario primitivo el gran pitecántropo no constituía
discordancia alguna, pues formaba parte de él igual que el árbol que
crecía en la cima del risco o los que ocultaban sus pies entre los
húmedos helechos del fondo de la garganta. Se detuvo ante una entrada
y escuchó, y luego, sin hacer ruido, a la luz de la luna que se derramaba
sobre las aguas que goteaban, se fundió en las sombras del porche
exterior. En el umbral que llevaba al interior se detuvo de nuevo, aguzó
el oído y luego, apartando con sigilo la gruesa piel que cubría la
abertura, entró en una gran cámara excavada en la roca viva. Desde el
fondo, a través de otro umbral, brillaba débilmente una luz. Se arrastró
hacia ella con el mayor sigilo; sus pies desnudos no hacían el más
mínimo ruido. Cogió la porra de nudos que llevaba colgada a la espalda,
atada a una correa que le rodeaba el cuello, y la llevó en la mano
izquierda.
Después del segundo umbral había un corredor que coma paralelo a la
cara del risco. En este corredor había otros tres umbrales, uno en cada
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
extremo y un tercero casi opuesto a donde se encontraba Es-sat. La luz
procedía de un apartamento situado al final del corredor de la izquierda.
Una llama chisporreante subió y bajó en un pequeño receptáculo de
piedra que estaba sobre una mesa o banco del mismo material, un banco
monolítico de la época en que fue excavada la habitación, que se alzaba
masivamente del suelo, del cual formaba parte. En un rincón de la
habitación, detrás de la mesa, habían dejado un estrado de piedra de
Poco más de un metro de ancho y unos tres metros de largo. Sobre él
había una pila de unos treinta centímetros de alto de pellejos de los que
no habían sacado la piel. En el borde de este estrado estaba sentada una
joven hembra waz-don. En una mano sostenía una delgada pieza de
metal, aparentemente de oro trabajado a martillo, con los bordes
mellados, y en la otra un cepillo corto y rígido. Estaba ocupada
pasándose éste por su pellejo suave y reluciente que guardaba un
notable parecido con la piel de foca alisada. Su taparrabo de piel de jato
a rayas amarillas y negras yacía en el sofá, a su lado, con los petos
circulares de oro batido, revelando las líneas simétricas de su figura
desnuda en toda su belleza y armonía, pues aunque la criatura era negra
como el azabache y estaba completamente cubierta de pelo no se podía
negar que era hermosa.
Que era hermosa a los ojos de Es-sat, el jefe, quedaba patente por la
expresión feliz que exhibía éste en su fiero semblante y la creciente
rapidez de su respiración. Avanzando apresuradamente entró en la
habitación y cuando lo hizo la joven hembra levantó la mirada. Al
instante sus ojos se llenaron de terror y, con igual rapidez, cogió el
taparrabo y con unos ágiles movimientos se lo colocó. Cuando cogía su
peto Es-sat dio la vuelta a la mesa y se acercó a ella de un salto.
-¿Qué quieres? -preguntó ella en un susurro, aunque lo sabía muy
bien.
-Pan-at-lee -dijo él-, tu jefe ha venido por ti.
-¿Por esto me alejaste de mi padre y de mis hermanos enviándoles a
espiar a los kor-ul-lul? No me tendrás. ¡Fuera de la cueva de mis
antepasados!
Es-sat sonrió. Era la sonrisa de un hombre fuerte y perverso que
conoce su poder, no una sonrisa agradable.
-Me iré, Pan-at-lee -dijo-, pero tú vendrás conmigo... a la cueva de Essat, el jefe, para ser envidiada por las hembras de Kor-ul ja. ¡Ven!
¡Jamás! -gritó Pan-at-lee-. Te odio. Antes me aparearía con un ho-don
que contigo, que pegas a las mujeres y asesinas a los bebés.
Un ceño espantoso deformó las facciones del jefe.
-¡Hembra jato! -gritó-, ¡yo te domesticaré! ¡Te partiré! Es-sat, el jefe,
toma lo que quiere y quien se atreve a poner en duda su derecho o a
combatir su más mínimo deseo servirá primero a sus deseos y después
será partido como parto esto -cogió un plato de piedra de la mesa y lo
rompió en sus fuertes manos-. Tú podrías ser la primera y la más favorecida en la cueva de los antepasados de Es-sat; pero ahora serás la última
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
y la inferior, y cuando haya acabado contigo pertenecerás a todos los
hombres de la cueva de Es-sat. ¡Esto les ocurre a las que desdeñan el
amor de su jefe!
Se adelantó presuroso a cogerla y cuando puso una áspera mano sobre
ella, ella le golpeó en el costado de la cabeza con su peto dorado. Sin emitir un sonido, Es-sat, el jefe, se desplomó en el suelo de la cueva. Por un
momento Pan-at-lee se inclinó sobre él, con su improvisada arma en alto
para volver a golpearle en caso de que mostrara señales de recobrar la
conciencia, sus relucientes pechos subiendo y bajando con su
respiración acelerada. De pronto se agachó y le quitó a Es-sat el cuchillo
con su funda y bandolera. Se lo colgó al hombro y se ajustó rápidamente
el pecho; sin dejar de observar la figura caída del jefe, se retiró de la
estancia.
En una cavidad de la habitación exterior, justo al lado del umbral que
conducía al balcón, se hallaba apilado un número de clavijas
redondeadas de unos cuarenta y cinco o cincuenta centímetros de largo.
Eligió cinco de ellas y formó un pequeño haz alrededor del cual enrolló el
extremo inferior de su sinuosa cola y, acarreándolas de este modo, se
encaminó hacia el borde exterior del balcón. Allí se aseguró de que no
había nadie que pudiera verla o impedirle el paso y se acercó
rápidamente a las clavijas que ya estaban clavadas en la cara del risco y,
con la celeridad de un mono, trepó veloz hasta la hilera superior de
clavijas, la cual siguió en dirección al extremo inferior de la garganta en
unos centenares de metros. Aquí, por encima de su cabeza, había una
serie de pequeños agujeros redondos colocados uno encima del otro en
tres hileras paralelas. Aferrándose sólo con los dedos de los pies sacó dos
de las clavijas del haz que llevaba en la cola, cogió una en cada mano y
las insertó en dos agujeros opuestos de las hileras exteriores lo más arriba que pudo alcanzar. Colgando ahora de estos nuevos asideros cogió
una de las tres restantes clavijas en cada uno de sus pies, dejando la
quinta bien agarrada con la cola. Alargó este miembro por encima de ella
e insertó la quinta clavija en uno de los agujeros de la hilera central y
después, colgándose alternativamente por la cola, los pies o las manos,
fue subiendo las clavijas a nuevos agujeros formando con ellas una
escalera por la que ascender.
En la cima del risco un árbol retorcido exponía sus raíces gastadas por
el tiempo por encima de los agujeros situados más arriba que formaban
el último escalón de la cara del precipicio para llegar a nivel del suelo.
Esta era la última vía de escape para los miembros de la tribu acosados
por enemigos desde abajo. Había tres salidas de emergencia como ésta
desde la aldea, y utilizarlas en situaciones no desesperadas suponía la
muerte. Esto Pan-at-lee lo sabía bien; pero también sabía que quedarse
donde el encolerizado Es-sat pudiera ponerle las manos encima era peor.
Cuando llegó a la cima, la muchacha avanzó rápidamente por la
oscuridad en dirección a la siguiente garganta que cortaba la ladera de la
montaña, un kilómetro y medio más allá de Kor-ul ja. Era la Garganta de
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Agua, Kor-ul-lul, a la que su padre y hermanos fueron enviados por Essat para espiar a la tribu vecina. Existía una probabilidad, una pequeña
probabilidad, de que les encontrara; si no, estaba la desierta Kor-ul-gryf
varias millas más allá, donde podría esconderse indefinidamente del
hombre si lograba eludir el terrible monstruo del que que derivaba el
nombre de la garganta y cuya presencia allí había hecho inhabitables
sus cuevas durante generaciones.
Pan-at-lee se arrastró sigilosamente por el borde del Kor-ul-lul. Justo
donde su padre y hermanos mirarían, ella no lo sabía. A veces sus espías
Permanecían en el borde, otras veces observaban desde el fondo de la
garganta. Pan-at-lee no sabía qué hacer ni adónde ir. Se sentía muy
pequeña e indefensa, sola en la vasta oscuridad de la noche. Ruidos
extraños llegaban a sus oídos. Provenían de las solitarias alturas de las
montañas que se elevaban sobre ella, de la lejanía en el invisible valle y
de las colinas más próximas, y una vez, a lo lejos, oyó lo que creyó era el
bramido de un gryf. Procedía de la dirección del Kor-ul-gryf. La mujer se
estremeció. Después llegó a sus finos oídos otro sonido. Algo que se
acercaba a ella por el borde del barranco. Venía de arriba. Ella se detuvo,
aguzó el oído. Quizás era su padre, o un hermano. Se estaba acercando.
Intentó ver en la oscuridad. No se movía, apenas respiraba. Y entonces,
de repente, le pareció que muy cerca estallaron en la negra noche dos
manchas de fuego amarillo verdosas.
Pan-at-lee era valiente, pero como siempre ocurre con los primitivos, la
oscuridad contenía infinitos terrores para ella. No sólo los terrores
conocidos sino otros más espantosos: los de lo desconocido. Aquella
noche había vivido una horrible experiencia y tenía los nervios de punta,
tensos, listos para reaccionar de forma exagerada al menor susto. Pero
este no fue un susto menor. ¡Esperar ver a un padre y a un hermano y
ver en cambio a la muerte reluciendo en la oscuridad! Sí, Pan-at-lee era
valiente, pero no era de hierro. Lanzó un chillido que resonó entre las
colinas, se volvió y se fue corriendo por el borde del Kor-ul-lul y tras ella,
veloz, iba el león de ojos endiablados de las montañas de Pal-ul-don.
Pan-at-lee estaba perdida. La muerte era inevitable. De esto no cabía
duda, pero morir bajo los colmillos desgarradores del carnívoro, terror
congénito de los de su especie... era impensable. Había una alternativa.
El león casi la había atrapado... otro instante y estaría sobre ella. Pan-atlee torció de pronto a la izquierda. Dio unos pasos en la nueva dirección
antes de desaparecer por el borde del Kor-ul-lul. El desconcertado león
plantó las cuatro patas en el suelo y se paró apenas en el borde del
abismo. Miró abajo hacia las negras sombras y emitió un furioso rugido.
A través de la oscuridad en el lecho del Kor-ul ja, Om-at guiaba el
camino hacia las cuevas de su gente. Detrás de él iban Tarzán y Ta-den.
Entonces se detuvieron bajo un gran árbol que crecía cerca del
acantilado.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-En primer lugar -susurró Om-at-, iré a la cueva de Pan-at-lee.
Después buscaré la cueva de mis antepasados para hablar con mi propia
sangre. No tardaré mucho. Esperad aquí, volveré pronto. Después iremos
juntos a ver a la gente de Ta-den.
Avanzó en silencio hacia el pie del acantilado y Tarzán le vio ascender
como una gran mosca en una pared. A la débil luz el hombre-mono no
distinguía las clavijas colocadas en la cara del risco. Om-at se movía con
cautela. En el nivel inferior de cuevas debía haber un centinela. El
conocimiento que poseía de su gente y de sus costumbres le indicaba,
sin embargo, que con toda probabilidad el centinela estaba dormido. En
esto no se equivocaba, aunque en modo alguno redujo su cautela.
Ascendió suave y velozmente hacia la cueva de Panat-lee mientras desde
abajo Tarzán y Ta-den le a )servaban.
Como lo hace? preguntó Tarzán No veo ningún punto de apoyo en esa
superficie vertical y sin embargo parece escalar con la mayor facilidad.
Ta-den le indicó la escalera de clavijas.
Tú también podrías ascender fácilmente -indicó-, aunque una cola te
sería de gran ayuda.
Le observaron hasta que Om-at estaba a punto de entrar en la cueva de
Pan-at-lee sin que nada le indicara que era observado y entonces, al
mismo tiempo, ambos vieron aparecer una cabeza en la boca de una de
las cuevas inferiores. Enseguida fue evidente que su propietario había
descubierto a Omat, pues de inmediato inició su persecución risco
arriba. Sin decir una palabra Tarzán y Ta-den se levantaron y se
dirigieron hacia el pie del risco. El pitecántropo fue el primero en llegar y
el hombre-mono le vio dar un salto para asirse a una clavija más baja.
Ahora Tarzán vio las otras clavijas formando hileras en zig-zag
irregularmente paralelas en la cara del risco. Dio un salto y cogió una, se
impulsó hacia arriba con una mano hasta que pudo coger una segunda
con la otra mano; y cuando había ascendido lo suficiente para utilizar los
pies, descubrió que avanzaba muy deprisa. Ta-den sin embargo le
aventajaba, pues esta precaria escalera no era nueva para él y, además,
tenía la ventaja de poseer una cola. No obstante, el hombre-mono no se
quedó atrás, pues se vio urgido a redoblar los esfuerzos al ver que por
encima de Ta-den el wazdon miraba abajo y descubría a sus
perseguidores, justo antes de que el ho-don le alcanzara. Al instante un
grito salvaje quebró el silencio de la garganta, un grito que fue
respondido de inmediato por cientos de gargantas salvajes cuando los
guerreros fueron emergiendo de las cuevas.
La criatura que dio la alarma llegó al hueco de la cueva de Pan-at-lee y
allí se detuvo y se volvió para dar batalla a Ta-den. Liberó la porra que
llevaba colgada a la espalda, atada a una correa que le rodeaba el cuello,
y se quedó de pie en el suelo de la entrada bloqueando eficazmente el
ascenso de Taden. De todas direcciones los guerreros kor-ul ja acudían
como un enjambre hacia los intrusos. Tarzán, que había llegado al
mismo nivel que Ta-den pero un poco a la izquierda de éste, vio que nada
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
salvo un milagro podía salvarles. Justo a la izquierda del hombre-mono
se hallaba la entrada a una cueva que o estaba desierta o sus ocupantes
aún no se habían despertado, pues el descansillo de delante permanecía
desocupado. La mente alerta de Tarzán de los Monos poseía recursos, y
sus músculos entrenados fueron rápidos en responder. En el tiempo que
usted o yo meditaríamos una acción, él la realizaba y ahora, aunque sólo
unos segundos le separaban de su oponente más próximo, en el breve
espacio de tiempo de que disponía se había situado en el descansillo,
desató su larga cuerda e, inclinándose en un gran ángulo, lanzó el
sinuoso nudo corredizo con la precisión de la larga' costumbre hacia la
figura amenazadora que blandía su pesado garrote sobre Ta-den. Hubo
una pausa momentánea de la mano que sostenía la cuerda mientras el
nudo volaba hacia su meta, un rápido movinùento de la muñeca derecha
que lo cerró sobre su víctima cuando le pasó por la cabeza y luego un
fuerte tirón mientras, agarrando la cuerda con ambas manos, Tarzán la
tiraba hacia atrás con todo el` Peso de su fornido cuerpo. Lanzando un
aullido de terror, el waz-don se arrojó de cabeza desde el descansillo por
encima de Ta-den. Tarzán afianzó los pies para recibir el impacto cuando
el cuerpo de la criatura hiciera descender toda la longitud de la cuerda, y
cuando lo hizo se oyó el chasquido de las vértebras que se elevó de un
modo horripilante en el silencio que había seguido al grito de partida del
hombre condenado. Imperturbable a la tensión del peso, detenido de
pronto en el extremo de la cuerda, Tarzán tiró rápidamente del cuerpo
hacia él para retirarle el nudo corredizo del cuello, pues no podía
permitirse el perder tan valiosa arma.
Durante los varios segundos transcurridos desde que había arrojado la
cuerda, los guerreros waz-don permanecieron inertes, como paralizados
por el asombro o por el terror. Ahora, de nuevo, uno de ellos halló su voz
y su cabeza, lanzando invectivas al extraño intruso y se dirigió directo
hacia el hombre-mono, alentando a sus compañeros a atacar. Este
hombre era el más cercano a Tarzán. Pero para él el hombre-mono podía
haber llegado fácilmente junto a Ta-den mientras, éste le animaba a
hacerlo. Tarzán levantó el cuerpo del waz-don muerto por encima de su
cabeza, lo sostuvo unos instantes allí mientras, con el rostro alzado a los
cielos, lanzaba el horrible grito de desafío de los simios machos de la
tribu de Kerchak, y con toda la fuerza de sus gigantescos músculos
arrojó el cuerpo pesadamente sobre el guerrero que ascendía. Tan grande
fue la fuerza del impacto que el waz-don no sólo se soltó de donde se
sujetaba, sino que dos de las clavijas a las que se asía se partieron.
Mientras los dos cuerpos, el vivo y el muerto, caían violentamente al pie
del risco, un estridente grito brotó de los waz-don.
¡Jad-guru-don! ¡Jad-guru-don! -gritaban, y luego-: ¡Matadle! ¡Matadle!
Y ahora Tarzán se quedó de pie en el descansillo, al lado de Ta-den.
¡Jad-guru-don! -repitió este último, sonriendo-. ¡El hombre terrible!
¡Tarzán el terrible! Tal vez te maten, pero nunca te olvidarán.
-No me ma... ¿Qué tenemos ahí? -La declaración de Tarzán respecto a
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
lo que no harían quedó interrumpida por una súbita exclamación
cuando dos figuras, entrelazadas en mortal abrazo, entraron tropezando
por el umbral de la cueva al porche exterior. Uno era Om-at, el otro una
criatura de su propia especie pero con un tosco pelaje, cuyos pelos
parecían crecer rectos hacia afuera desde la piel, rígidos, a diferencia de
la suave envoltura de Omat. Era evidente que los dos formaban buena
pareja y era igualmente evidente que cada uno de ellos se inclinaba al
asesinato. Peleaban casi en silencio salvo por un ocasional gruñido
cuando uno u otro recibía una nueva herida.
Tarzán, siguiendo un impulso natural de ayudar a su aliado, saltó
hacia adelante para participar en la disputa sólo para ser frenado por
una amonestación que Om-at le gruñó.
¡Atrás! -le gritó-. Esta pelea es sólo mía.
El hombre-mono comprendió y se retiró.
-Es un gund-bar -explicó Ta-den-, una «batalla-jefe». Este tipo debe de
ser Es-sat, el jefe. Si Om-at le mata sin ayuda Om-at puede convertirse
en jefe.
Tarzán sonrió. Era la ley de su propia jungla -la ley de la tribu de
Kerchac, el simio macho- la antigua ley del hombre primitivo que no
necesitaba las refinadas influencias de la civilización para introducir la
daga alquilada y la copa de veneno. Entonces algo llamó su atención
hacia el límite exterior del vestíbulo. Arriba apareció el rostro peludo de
uno de los guerreros de Es-sat. Tarzán dio un salto para interceptar al
hombre; pero Ta-den se le adelantó.
-¡Atrás! -gritó el ho-don al recién llegado-, es una gund-bar entre Es-sat
y Om-at. -Luego miró de nuevo a Ta-den y a Tarzán-. ¿Quiénes sois? preguntó.
-Somos amigos de Om-at -respondió Ta-den.
El tipo asintió.
-Nos ocuparemos de vosotros más tarde -dijo, y desapareció bajo el
borde del descansillo.
La batalla que se desarrollaba en el saliente proseguía con inexorable
ferocidad; Tarzán y Ta-den tenían dificultades para mantenerse fuera del
camino de los luchadores que se desgarraban y golpeaban mutuamente
con manos, pies y cola. Es-sat iba desarmado -Pan-at-lee se había
ocupado de ellopero al costado de Om-at oscilaba un cuchillo envainado
que él se esforzaba por sacar. Eso habría sido contrario a su código
salvaje y primitivo, pues la batalla jefe debe librarse con las armas de la
naturaleza. A veces se separaban un instante sólo para precipitarse de
nuevo sobre el otro con toda la ferocidad y fuerza de toros enloquecidos.
Después uno de ellos hizo caer al otro, pero en aquel apretado abrazo
ninguno podía caer solo; Es-sat arrastró a Om-at consigo,
desplomándose en el borde. Incluso Tarzán contuvo el aliento. Allí se
columpiaron peligrosamente un instante y luego sucedió lo inevitable: los
dos, unidos en abrazo asesino, rodaron por el borde y desaparecieron de
la vista del hombre-mono.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Tarzán ahogó un suspiro pues Om-at le caía bien y luego, con Ta-den,
se acercó al borde y miró abajó. Muy al fondo, a la débil luz del incipiente
amanecer, debería haber dos formas inertes, muertas; pero, para
asombro de Tarzán, esto no fue lo que vieron sus ojos: dos figuras
vibrantes aún de vida peleaban unos metros más abajo. Aferrados a dos
clavijas, con una mano y un pie, o un pie y la cola, parecían tan cómodos
en la pared perpendicular como en la superficie horizontal del vestíbulo;
pero ahora su táctica era un poco distinta, pues cada uno parecía
particularmente inclinado a arrancar a su oponente de ambos asideros y
precipitarle abajo, a una muerte segura. Pronto se hizo evidente que Omat, más joven y con mayores poderes de resistencia que Es-sat, estaba
ganando ventaja. Ahora el jefe se hallaba casi por completo a la
defensiva. Om-at le sujetaba por el cinturón cruzado con una fuerte
mano, forzando a su enemigo a separarse del risco, y con la otra mano y
un pie obligaba a Es-sat a soltarse de ambos asideros, alternando sus
esfuerzos, o más bien combinándolos con terribles golpes a la boca del
estómago de su adversario. Es-sat se estaba debilitando rápidamente y
con el convencimiento de la muerte inminente le llegó, como le llega a
todo cobarde y matón en circunstancias similares, el desmoronamiento
de la capa de bravuconería disfrazada de valor, y con ella se desmoronó
su código ético. Ahora Es-sat ya no era jefe kor-ul ja, sino un cobarde
que gimoteaba y luchaba por su vida. Se aferraba a Om-at, se aferraba a
las clavijas más próximas en busca de un apoyo que le salvara de aquella
espantosa caída, y mientras se esforzaba por apartar la mano de la
muerte, cuyos helados dedos ya sentía en su corazón, su cola buscaba el
costado de Om-at y el mango del cuchillo que allí colgaba.
Tarzán lo vio y, cuando Es-sat sacó la hoja de su funda, bajó como un
gato hasta las clavijas situadas al lado de los hombres que luchaban. La
cola de Es-sat se había retirado hacia atrás para efectuar la cobarde
embestida final. Ahora otros muchos vieron el pérfido acto y un gran
grito de ira y disgusto brotó de las gargantas salvajes; pero cuando la
hoja avanzaba veloz hacia su meta, el hombre-mono agarró al peludo
miembro que la sujetaba y, en el mismo instante, Om-at apartó de sí el
cuerpo de Es-sat con tanta fuerza que éste, debilitado, se soltó de sus
asideros y se precipitó vertiginosamente, como un breve meteoro de vociferante terror, hacia la muerte.
IV
Tarzán jad-guru
Cuando Tarzán y Om-at regresaron al vestíbulo de la cueva de Pan-atlee y se situaron junto a Ta-den, listos para cualquier eventualidad que
pudiera seguir a la muerte de Es-sat, el sol que coronaba las colinas del
este también alcanzó a una figura que dormía en una distante estepa
cubierta de espinos, y la despertó a otro día de incansable caminata
siguiendo un débil rastro que desaparecía rápidamente.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Durante un rato reinó el silencio en el Kor-ul ja. Los hombres de la
tribu esperaban, mirando ora hacia la figura muerta que fue su jefe, ora
uno a otro y ora a Om-at y a los dos que se hallaban de pie uno a cada
lado. Entonces Om-at habló.
-Soy Om-at -dijo con voz potente-. ¿Quién dirá que Om-at no es gund
de los kor-ul ja?
Esperó a que alguien aceptara su reto. Uno o dos de los jóvenes más
fornidos se movieron inquietos y le miraron; pero no hubo respuesta. "-,Entonces, Om-at es gund -dijo con determinación-. Ahora decidme,
¿dónde están Pan-at-lee, su padre y sus hermanos?
Un viejo guerrero habló.
-Pan-at-lee debería estar en su cueva. ¿Quién debería saberlo mejor
que tú? Su padre y sus hermanos fueron enviados a vigilar a los kor-ullul; pero ninguna de estas preguntas despierta agitación en nuestro
pecho. Hay una que lo hace: ¿Puede Om-at ser jefe de los kor-ul ja y no
obstante permanecer acorralado contra su propia gente con un ho-don y
ese hombre terrible que está a su lado, ese hombre terrible que no tiene
cola? Entrega a los extranjeros a tu pueblo para que los mate según la
costumbre de los waz-don y entonces Om-at será gund.
Ni Tarzán ni Ta-den hablaron entonces; se quedaron observando a Omat y aguardando su decisión, el esbozo de una sonrisa en los labios del
hombre-mono. Ta-den, al menos, sabía que el viejo guerrero decía la
verdad: los waz-don no agasajan a los extranjeros y no toman prisioneros
de una raza extraña.
Entonces habló Om-at:
-Siempre hay cambios -dijo-. Incluso las viejas colinas de Pal-ul-don
nunca parecen iguales: el sol brillante, una nube que pasa, la luna, la
niebla, las estaciones cambiantes, la fuerte claridad que sigue a una
tormenta; estas cosas producen un nuevo cambio en nuestras colinas.
Desde el nacimiento hasta la muerte, día tras día, se produce un cambio
constante en nosotros. Cambiar, por tanto, es una de las leyes de Jadben-Otho.
»Y ahora yo, Om-at, vuestro gund, traigo otro cambio. ¡Los extranjeros
que sean hombres valientes y buenos amigos ya no serán asesinados por
los waz-don de Kor-ul ja!
Hubo murmullos y gruñidos y un movimiento de inquietud entre los
guerreros, que se miraron unos a otros para ver quién tomaría la
iniciativa contra Om-at, el iconoclasta.
-Dejad de murmurar -advirtió el nuevo gund-. Soy vuestro jefe. Mi
palabra es vuestra ley. No habéis participado en mi designación como
jefe. Algunos de vosotros ayudasteis a Es-sat a echarme de la cueva de
mis antepasados; el resto lo permitisteis. No os debo nada. Sólo estos
dos, a quienes queréis que mate, me han sido fieles. Soy gund, y si
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
alguno lo duda que hable... no puede morir más joven.
Tarzán estaba complacido. Aquel hombre seguía los dictados de su
corazón. Admiraba la audacia del desafío de Om-at y era suficientemente
buen juez de los hombres para saber que no había escuchado una
bravuconada inútil; Om-at apoyaría sus palabras hasta la muerte, si era
necesario, y había muchas probabilidades de que no fuera él quien
muriera. Evidentemente, la mayoría de miembros de la tribu kor-ul ja
acariciaban la misma convicción.
-Seré un buen gund para vosotros -dijo Om-at, al ver que nadie parecía
inclinado a discutirle sus derechos-. Vuestras esposas e hijas estarán a
salvo; no lo estaban cuando Es-sat gobernaba. Id ahora a vuestras
cosechas y a vuestra caza. Yo parto en busca de Pan-at-lee. Ab-on será
gund mientras YO esté fuera; buscadle a él para que os guíe y a mí Para
informarme cuando regrese, y que Jad-benOtho os sonría.
Se volvió a Tarzán y al ho-don.
Y vosotros, amigos míos -dijo-, sois libres de mar entre mi gente; la
cueva de mis antepasados Cis -Vuestra, haced lo que queráis.
Yo -dijo Tarzán- iré con Om-at en busca de Panat-lee.
-Y yo -añadió Ta-den.
Om-at sonrió.
-¡Bien! -exclamó-. Y cuando la hayamos encontrado iremos juntos a
resolver el asunto de Tarzán y el de Ta-den. ¿Dónde buscamos primero? Se volvió hacia sus guerreros-. ¿Quién sabe dónde puede estar?
Sólo se sabía que Pan-at-lee había ido a su cueva con los otros la noche
anterior; eso no era ninguna pista, no sugería nada en cuanto a su paradero.
-Muéstrame dónde duerme -dijo Tarzán-, déjame ver algo que le
pertenezca, un objeto suyo, y luego, sin duda, podré ayudarte.
Dos jóvenes guerreros ascendieron para acercarse a la meseta donde se
hallaba Om-at. Eran In-sad y O-dan. Este último fue el que habló.
-Gun de los kor-ul ja -dijo-, nosotros iremos contigo a buscar a Pan-atlee.
Era el primer reconocimiento de la autoridad de Om-at e
inmediatamente después la tensión que había existido pareció aliviarse;
los guerreros hablaban en voz alta y no en susurros, y en las bocas de
las cuevas aparecieron las mujeres como después de una tormenta. Insad y O-dan habían tomado la iniciativa y ahora todos parecían alegrarse
de seguirles. Algunos se acercaron para hablar con Om-at y para ver más
de cerca a Tarzán; otros, jefes de cuevas, reunieron a sus cazadores y
discutieron los asuntos del día. Las mujeres y los niños se prepararon
para bajar a los campos con los jóvenes y los ancianos, cuya obligación
era protegerlos.
-0-dan e In-sad irán con nosotros -anunció Omat , no necesitaremos
más. Tarzán, ven conmigo y te mostraré dónde duerme Pan-at-lee,
aunque para qué deseas verlo no puedo adivinarlo... ella no está. Yo
mismo lo he mirado.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Los dos entraron en la cueva donde Om-at guió a Tarzán hasta el
apartamento en el que Es-sat había sorprendido a Pan-at-lee la noche
anterior.
-Todo lo de aquí es suyo -declaró Om-at , excepto el garrote de guerra
que está en el suelo... que era de Es-sat.
El hombre-mono se movió en silencio en la estancia, el temblor de las
sensibles ventanas de su nariz apenas visible para su compañero, quien
sólo se preguntaba con qué fin se encontraban allí y se impacientaba por
el retraso.
¡Vamos! -dijo el hombre-mono, y guió la marcha hacia el descansillo
exterior.
Aquí les esperaban tres de sus compañeros. Tarzán pasó a la izquierda
del hueco y examinó las clavijas que se hallaban al alcance de la mano.
Las miró pero no eran sus ojos lo que las examinaba. Más poderoso que
su aguzada vista, era aquel sentido del olfato maravillosamente
entrenado que se le había desarrollado durante la infancia, bajo la
tutoría de su madrastra, Kala, la simia, y que posteriormente había
perfeccionado en las sombrías junglas aquel maestro supremo: el
instinto de autoconservación.
Desde la izquierda del hueco se volvió a la derecha. Om-at empezaba a
impacientarse.
Marchémonos -dijo-. Debemos buscar a Pan-atlee, si queremos
encontrarla.
-¿Dónde buscaremos? -preguntó Tarzán. Om-at se rascó la cabeza.
-¿Dónde? -repitió-. Por todo Pal-ul-don, si es necesario.
-Una tarea enorme -dijo Tarzán-. Vamos -añadió-, se ha ido por aquí -y
señaló las clavijas que conducían hacia la cima del risco. Siguió el rastro
fácilmente, ya que no había pasado nadie por allí desde que Pan-at-lee
huyó. En el punto en el que había dejado las clavijas permanentes y
recurrido a las que llevaba consigo Tarzán se detuvo en seco-. Ha ido por
aquí hasta la cima -gritó a Om-at, que estaba detrás de él-, pero aquí no
hay clavijas.
-No sé cómo sabes que se fue por aquí -dijo Omat-, pero iré a buscar
clavijas. In-sad, vuelve y trae clavijas para cinco.
El joven guerrero pronto estuvo de vuelta y las clavijas fueron
repartidas. Om-at entregó cinco a Tarzán y le explicó cómo utilizarlas. El
hombre-mono le devolvió una.
-Sólo necesito cuatro -dijo.
-Om-at sonrió.
-Qué maravillosa criatura serías si no estuvieras deformado -dijo,
mirando con orgullo su propia cola.
-Admito que estoy tullido -repuso Tarzán-. Vosotros id delante y dejad
las clavijas en su sitio para mí. Tengo miedo de ir demasiado despacio
porque no puedo sujetar las clavijas con los dedos de los pies como
vosotros.
-De acuerdo -accedió Om-at-; Ta-den, In-sad y yo iremos primero, tú ve
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
después y O-dan irá el último y recogerá las clavijas... no podemos
dejarlas para nuestros enemigos.
-¿No pueden traerse las suyas? -preguntó Tarzán.
-Sí, pero eso les retrasa y facilita nuestra defensa y... ellos no saben
qué agujeros son lo bastante profundos para las clavijas, los otros están
hechos para confundir a nuestros enemigos y son demasiado poco
profundos para sujetar las clavijas.
En lo alto del risco, junto al árbol retorcido, Tarzán recuperó el rastro.
Aquí el olor era tan fuerte como en las clavijas y el hombre-mono cruzó
rápidamente la cadena montañosa en dirección al Korul-lul.
Entonces se detuvo y se volvió hacia Om-at.
-Aquí se ha movido muy deprisa, ha corrido a toda velocidad y, Om-at,
la perseguía un león.
-¿Puedes ver eso en la hierba? -preguntó O-dan mientras los otros se
reunían en torno al hombre-mono.
Tarzán hizo un gesto de asentimiento.
-No creo que el león la atrapara -añadió-, pero eso lo sabremos
enseguida. No, no la atrapó... ¡mirad! -y señaló hacia el sudoeste.
Siguiendo la dirección que indicaba su dedo índice los otros
descubrieron entonces un movimiento en unos arbustos a unos
doscientos metros de distancia.
-¿Qué es? -preguntó Om-at . ¿Está allí? -Y echó a andar hacia el lugar.
-Espera -advirtió Tarzán-. Es el león que la perSeguía.
!,Puedes verlo? -preguntó Ta-den.
No, puedo olerlo.
Los otros le miraron con asombro e incredulidad; pero del hecho de que
en verdad era un león no les quedaba ni una sombra de duda. Entonces
los arbustos se apartaron y la criatura apareció a plena vista, frente a
ellos. Era una bestia magnífica, grande y de hermosa cabellera, con las
brillantes manchas aleopardadas de los de su especie bien marcadas y
simétricas. Por un momento les miró y luego, irritado aún por la pérdida
de su presa aquella misma mañana, atacó.
Los pal-ul-donianos sacaron sus garrotes y aguardaron de pie el ataque
de la bestia. Tarzán de los Monos sacó su cuchillo de caza y se agazapó
en el camino de la furia con colmillos. Estaba casi sobre él cuando giró a
la derecha y saltó hacia Om-at, sólo para ser enviado a tierra con un
golpe en la cabeza que le hizo tambalearse. Casi al instante se puso en
pie y, aunque los hombres se precipitaron temerariamente hacia él, el
animal logró esquivar sus armas con sus poderosas garras. Un único
golpe arrancó el garrote de O-dan de su mano y lo arrojó contra Ta-den,
derribándole. Aprovechando su oportunidad el león se levantó y se lanzó
sobre Odan, y en el mismo instante Tarzán se arrojó sobre su lomo. Unos
dientes blancos y fuertes se hundieron en el cuello con manchas, unos
poderosos brazos rodearon la salvaje garganta y las nervudas piernas del
hombre-mono se cerraron en torno al flaco vientre.
Los otros, que no podían hacer nada para ayudarle, contuvieron la
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
respiración mientras el gran león arremetía a un lado y a otro,
intentando en vano arañar y morder a la criatura salvaje que se le había
pegado encima. Una y otra vez rodaron y ahora los espectadores vieron
que una mano de color tostado se elevaba por encima del costado del
león, una mano de color tostado que asía un afilado cuchillo. La vieron
caer una y otra vez con fuerza terrorífica y, como consecuencia, vieron
un reguero carmesí que resbalaba por el magnífico pelaje del ja.
Ahora de la garganta del león surgían gritos horripilantes de odio, rabia
y dolor mientras redoblaba sus esfuerzos para sacarse de encima y
castigar a su atormentador; pero siempre la despeinada cabeza negra
permanecía medio enterrada en la cabellera marrón oscuro, y el fuerte
brazo se levantaba y caía para hundir el cuchillo de nuevo en la bestia
moribunda.
Los pal-ul-donianos permanecían de pie mudos de asombro y
admiración. Eran hombres valientes y cazadores imponentes y, como
tales, los primeros en rendir honores a alguien más poderoso.
-¡Y vosotros queríais matarle! -gritó Om-at, mirando a In-sad y a O-dan.
- Jad-ben-Otho te recompensará por no haberlo hecho -declaró In-sad.
Y ahora el león se abalanzó de pronto al suelo, y tras unos temblores
espasmódicos, se quedó inerte. El hombre-mono se puso en pie y se
sacudió, igual que habría hecho ja, el león con piel de leopardo de Pal-uldon, de haber sido él el superviviente.
O-dan se adelantó rápidamente hacia Tarzán. Se llevó una mano al
pecho y la otra la puso sobre el de Tarzán.
Tarzán el Terrible -dijo-, no pido mayor honor que tu amistad.
-Y yo no más que la amistad de los amigos de Om-at -respondió
simplemente el hombre-mono, devolviéndole el saludo.
-¿Crees -preguntó Om-at, acercándose a Tarzán y colocando una mano
en el hombro del otro- que la alcanzó?
-No, amigo mío; ese león que nos ha atacado tenía hambre.
-Pareces entender mucho de leones -observó Insad.
-No conocería mejor a un hermano si lo tuviera -dijo Tarzán.
-Entonces, ¿dónde puede encontarse? -prosiguió Om-at.
-Lo único que podemos hacer es seguir mientras el rastro sea fresco respondió el hombre-mono, y reanudando su tarea de seguir el rastro les
guió por la colina, y un recodo del sendero a la izquierda les llevó al
borde del acantilado que caía al Kor-ul-lul. Por unos instantes Tarzán
examinó el terreno a izquierda y derecha; luego se quedó erguido y
mirando a Om-at señaló hacia la garganta.
Por un momento el waz-don contempló la verde hendedura en cuya
parte inferior había un tumultuoso río que descendía por su rocoso
lecho; luego cerró los ojos como si sintiera un repentino espasmo de
dolor y se volvió.
-¿Quieres decir... que saltó? -preguntó.
-Para escapar del león -respondió Tarzán-. Lo tenía detrás..., mira, aquí
están las señales que dejaron en el terreno sus cuatro patas cuando
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
frenó su ataque en el borde mismo del barranco.
-¿Hay alguna probabilidad...? -empezó a preguntar Om-at, pero un
gesto de advertencia de Tarzán le hizo interrumpirse.
-¡Abajo! -susurró el hombre-mono-, vienen muchos hombres. Están
corriendo... desde abajo.
Pegó el estómago al suelo y los otros siguieron su ejemplo.
Aguardaron unos minutos y luego también los otros oyeron el ruido de
pies que corrían, y después un ronco grito seguido de muchos más.
-Es el grito de guerra de los kor-ul-lul -susurró Om-at-, el grito de
guerra de hombres que cazan hombres. Después los veremos y, si Jadben-Otho está satisfecho con nosotros, no serán muchos más que
nosotros.
-Son muchos -dijo Tarzán-, cuarenta o cincuenta, diría yo; pero
cuántos son perseguidos y cuántos los perseguidores no podemos ni
adivinarlo, salvo que estos últimos deben de ser muchísimos más que los
primeros, de lo contrario éstos no correrían tan deprisa.
-Ahí están -dijo Ta-den.
-Es An-un, padre de Pan-at-lee, y sus dos hijos -exclamó O-dan-.
Pasarán sin vernos si no nos apresuramos -añadió mirando a Om-at, el
jefe, en busca de una señal.
-¡Vamos! -gritó este último, poniéndose en pie de un brinco y corriendo
a interceptar a los tres fugitivos. Los otros le siguieron.
-¡Cinco amigos! -gritó Om-at cuando An-un y sus hijos les
descubrieron.
-¡Adenen yo! -gritaron como un eco O-dan e Insad.
Los fugitivos apenas se detuvieron cuando estos refuerzos inesperados
se unieron a ellos, pero miraron a Ta-den y a Tarzán con perplejidad.
-Los kor-ul-lul son muchos -gritó An-un-. Deberiamos pararnos y
pelear, pero antes hemos de avisar a Es-sat y a nuestra gente.
-Sí -dijo Om-at-, hemos de avisar a nuestra gente.
-Es-sat está muerto -informó In-sad.
-¿Quién es el jefe? -preguntó uno de los hijos de An-un.
-Om-at -respondió O-dan.
-Está bien -gritó An-un-. Pan-at-lee dijo que regresaría y mataría a Essat.
Ahora el enemigo apareció a la vista detrás de ellos.
-¡Vamos! -gritó Tarzán-, turnémonos y ataquémosles, lanzando un grito
terrible. Sólo perseguían a tres y cuando vean a ocho atacándoles
creerán que han venido muchos hombres a pelear. Creerán que somos
más de los que ven, y entonces uno que sea ágil tendrá tiempo de llegar a
la garganta y avisar a vuestra gente.
-Está bien -dijo Om-at-. Id-an, tú eres rápido... ve a informar a los
guerreros de kor-ul ja de que estamos luchando con los kor-ul-lul en la
colina y de que Ab-on enviará un centenar de hombres.
Id-an, el hijo de An-un, corrió veloz hacia las moradas de los Kor-ul ja
mientras los otros atacaban a los kor-ul-lu; los gritos de guerra de las
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
dos tribus subían y bajaban con cierta armonía siniestra. Los líderes de
los kor-ul-lul se detuvieron al ver los refuerzos, esperando al parecer a
que los de atrás los alcanzaran y, posiblemente, también para conocer la
magnitud de la fuerza que les atacaba. Los líderes, corredores más
veloces que sus compañeros, qui7-ás, iban mucho más avanzados, mientras el resto de sus hombres aún no habían salido de los arbustos; y
ahora, cuando Om-at y sus compañeros cayeron sobre ellos con una
ferocidad surgida de la necesidad, se echaron atrás, de modo que cuando
sus compañeros aparecieron al fin a la vista dieron la impresión de estar
en completa derrota. La consecuencia natural fue que los otros dieron
media vuelta y huyeron.
Alentados por su primer éxito, Om-at les siguió hacia los arbustos,
mientras su pequeña compañía atacaba valientemente a su lado, y
fuertes y aterradores eran los gritos salvajes con que perseguían al
enemigo fugitivo. Los arbustos, aunque no eran tan densos como para
impedir el avance, eran de tal altura que ocultaban a los miembros del
grupo cuando se separaban unos metros. El resultado fue que Tarzán,
siempre veloz y listo para la batalla, pronto estuvo persiguiendo al
enemigo mucho más adelantado que los demás, una falta de prudencia
que iba a ser su perdición.
Los guerreros de Kor-ul-lul, indudablemente tan valerosos como sus
enemigos, se retiraron sólo a una posición más estratégica en los
arbustos y no tardaron mucho en adivinar que el número de sus
Perseguidores era inferior al suyo. Se detuvieron donde los arbustos eran
más densos... formando una emboscada, y a ella corrió Tarzán de los
Monos.
Le engañaron limpiamente. Sí, triste es decirlo, pero engañaron al
astuto señor de la jungla. Pero luchaban en su terreno, cada paso del
cual conocían como usted o yo el salón de nuestra casa, y estaban
siguiendo su táctica, de la cual Tarzán no sabía nada.
Un solo guerrero negro apareció rezagado en la retaguardia del enemigo
en retirada, y retirándose así tentó a Tarzán a seguir adelante. Al fin se
volvió e hizo frente al hombre-mono con una porra y un cuchillo y,
cuando Tarzán le atacaba, una veintena de fornidos waz-don saltaron de
los arbustos de alrededor. Al instante, pero demasiado tarde, el
gigantesco tarmangani se dio cuenta del peligro que corría. Destelló ante
él una visión de su compañera perdida y una gran pena le invadió al
comprender que, si aún vivía, ya no podía tener esperanzas, pues
aunque nunca conociera el fallecimiento de su señor, este hecho
inevitablemente sellaría su condena. Y como consecuencia de este
pensamiento se apoderó de él un ciego frenesí de odio hacia esas
criaturas que se atrevían a impedir su propósito y a amenazar el
bienestar de su esposa. Lanzando un gruñido salvaje se arrojó sobre el
guerrero que tenía ante él y le retorció la muñeca hasta que el garrote
cayó de la mano de la criatura como si se tratara de un niño pequeño, y
con el puño izquierdo, reforzado por el peso y vigor de su gigantesco
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
cuerpo, asestó un contundente golpe al centro de la cara del waz-don, un
golpe que le aplastó los huesos e hizo caer al tipo al suelo. Luego se
volvió a los otros y empezó a lanzar potentes golpes a diestra y siniestra
con el garrote de su camarada caído, golpes despiadados que les
arrebataban las armas hasta que la que blandía el hombre-mono quedó
destrozada. Caían a ambos lados de su garrote; tan rápidos eran sus
golpes, tan felina fue su recuperación que en los primeros instantes de la
batalla parecía invulnerable al ataque; pero eso no podía durar, pues
eran veinte contra uno. La perdición le vino de un palo que le arrojaron
que le golpeó en la parte posterior de la cabeza. Por un momento se
tambaleó y luego se desplomó al suelo como un gran pino bajo el hacha
de un leñador.
Otros kor-ul-lul se habían precipitado a unirse al resto del grupo de
Om-at. Se les oía pelear a corta distancia y era evidente que los kor-ul ja
iban cayendo poco a poco y, mientras caían, Om-at llamó al que faltaba:
-¡Tarzán el Terrible! ¡Tarzán el Terrible!
-Tad-guru, en verdad -repitió uno de los kor-ullul levantándose de
donde Tarzán le había dejado caer-. ¡Tarzan jad-guru! Era peor que eso.
V
En el Kor-ul-gryf
Cuando Tarzán cayó entre sus enemigos, un hombre se detuvo a
muchos kilómetros de distancia en la orilla del pantano que rodea Pal-uldon. Iba desnudo salvo por un taparrabo y tres cinturones de cartuchos,
dos de los cuales le pasaban por encima de los hombros, cruzándole el
pecho y la espalda, mientras el tercero le rodeaba la cintura. Suspendido
a la espalda por su correa de cuero llevaba un Enfield, y también un
largo cuchillo, un arco y un carcaj con flechas. Había venido de lejos, a
través de tierras agrestes y salvajes, amenazado por fieras bestias y
hombres más fieros, aunque intacta hasta el último cartucho estaba la
munición que llenaba sus cinturones el día que partió. El arco y las
flechas y el largo cuchillo le habían llevado hasta allí sin sufrir daño
alguno, aunque afrontando a menudo grandes riesgos que habrían
podido ser reducidos al mínimo con un único disparo del rifle bien
conservado que llevaba a la espalda. ¿Con qué fin conservaba esta preciosa munición? ¿Con qué fin arriesgaba su vida para llevar hasta el
último misil a su meta desconocida? Porque ¿para quién se reservaban
esos mortíferos pedazos de metal? En todo el mundo sólo él lo sabía.
Cuando Pan-at-lee saltó por el borde del risco sobre el Kor-ul-lul
esperaba ser arrojada a la muerte instantánea contra las rocas de abajo;
pero lo prefería a los colmillos desgarradores deja. La suerte decidió que
ella se zambullera en un punto en que el río que descendía torcía cerca
del voladizo del risco para arremolinarse en un lento momento en una
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
profunda charca, antes de hundirse de nuevo estrepitosamente en una
catarata de espuma burbujeante y agua que atronaba contra las rocas.
La joven cayó a esta helada charca, y se fue sumergiendo bajo la
superficie hasta que, medio asfixiada, aunque peleando con bravura,
logró abrirse paso de nuevo hasta el aire. Nadando con fuerza llegó a la
otra orilla y allí se arrastró hasta la orilla donde yació, jadeante y
agotada, hasta que el inminente amanecer le aconsejó que buscara
refugio donde ocultarse, pues se hallaba en la región de los enemigos de
su pueblo. Se puso en pie y fue a ocultarse entre la vegetación que crece
de forma desordenada en los kors bien regados de Pal-ul-don.
Escondida entre espesura de la vista de cualquiera que por casualidad
pasara por el sendero trillado que bordeaba el río, Pan-at-lee buscó
descanso y comida; esta última crecía en abundancia alrededor de ella
en forma de frutas, bayas y suculentos tubérculos que ella sacaba de la
tierra con el cuchillo del difunto Es-sat.
¡Ah, si hubiera sabido que éste había muerto! Cuántas pruebas, riesgos
y terrores habría podido ahorrarse; pero creía que él aún vivía, y por tanto no se atrevía a regresar a Kor-ul ja. Al menos no mientras estuviera
aún encolerizado. Más adelante, tal vez, su padre y hermanos
regresarían a su cueva y ella podría arriesgarse a ir; pero ahora no,
ahora no. Tampoco podía quedarse mucho tiempo en las proximidades
de los hostiles kor-ullul, y en alguna parte debía encontrar protección
contra las bestias antes de que cayera la noche.
Sentada en el tronco de un árbol caído buscando alguna solución al
problema con que se enfrentaba, llegaron a sus oídos, procedentes de la
garganta, las voces de unos hombres que gritaban, un sonido que
reconocía demasiado bien. Era el grito de guerra de los kor-ul-lul. Cada
vez se hallaban más cerca de su escondrijo. Luego, a través del follaje,
vislumbró tres figuras que pasaron veloces por el sendero, y detrás de
ellos los gritos de los perseguidores cada vez más fuertes a medida que
se acercaban a ella. De nuevo vislumbró a los fugitivos cruzando el río
debajo de la catarata y de nuevo se perdieron de vista. Entonces vio a los
perseguidores; vociferantes guerreros Kor-ul-lul, fieros e implacables.
Cuarenta, quizá cincuenta. Ella esperó sin aliento; pero ellos no se
desviaron del camino y pasaron de largo, sin sospechar que había un
enemigo a pocos metros.
Una vez más, la joven vislumbró a los perseguidos, tres guerreros wazdon que trepaban por la cara del risco en un punto donde habían caído
partes de la cima y ofrecía una fuerte pendiente que podía ser ascendida
por sujetos como éstos. De pronto su atención quedó clavada en los tres.
¿Podía ser? ¡Oh Jad-ben-Otho, si lo hubiera sabido un momento antes!
Cuando pasaron por delante podría haberse unido a ellos, pues eran su
padre y sus dos hermanos. Ahora era demasiado tarde. Conteniendo el
aliento y con los músculos tensos contempló la carrera. ¿Llegarían a la
cima? ¿Les alcanzarían los kor-ul-lul? Eran buenos escaladores, pero,
oh, muy lentos. ¡Ahora uno perdió pie en la roca suelta y resbaló hacia
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
atrás! Los kor-ul-lul ascendían; uno lanzó su garrote al fugitivo que tenía
más cerca. El Gran dios estaba complacido con el hermano de Pan-atlee, pues hizo que el palo no alcanzara el blanco y al caer, rodando y
rebotando, cayera de nuevo sobre su portador haciéndole resbalar y
precipitarse al fondo de la garganta.
Ahora Pan-at-lee se puso de pie, las manos apretadas a su peto dorado,
y observaba la carrera por la vida. Su hermano mayor llegó a la cima y,
aferrándose allí a algo que ella no veía, bajó su cuerpo y su cola hacia el
padre que venía tras él. Este último se agarró, extendió su cola hacia el
hijo que venía detrás -el que había resbalado- y así, con una escalera
viviente formada por ellos mismos, los tres llegaron a la cima y
desaparecieron de la vista antes de que los kor-ul-lul les alcanzaran.
Pero estos últimos no abandonaron la persecución. Prosiguieron hasta
que también ellos desaparecieron de la vista y sólo unas débiles voces
llegaban a Pan-at-lee para indicarle que la persecución continuaba.
La muchacha sabía que debía avanzar. En cualquier momento podría
llegar un grupo de caza, peinando la garganta para que los animales más
pequeños se alimentaran o descansaran. Detrás tenía a Es-sat y al grupo
de kor-ul-lul que había perseguido a sus parientes; ante ella, al otro lado
de la siguiente colina, se hallaba el Kor-ul-gryf, la guarida de los terribles
monstruos que hacían estremecer de miedo a todos los habitantes de
Pal-ul-don; abajo, en el valle, se hallaba la región de los ho-don, donde
sólo encontraría la esclavitud o la muerte; ahí estaban los kor-ul-lul, los
antiguos enemigos de su pueblo, y en todas partes las bestias salvajes
que se alimentan de carne humana.
Por unos momentos dudó; luego volvió el rostro hacia el sudeste y
emprendió camino a través de la garganta de agua hacia el Kor-ul-gryf, al
menos allí no habría hombres. Como ocurre ahora, igual era al principio,
remontándonos al progenitor primitivo del hombre tipificado por Pan-atlee y las de su especie en la actualidad, de todos los cazadores a los que
la mujer teme el hombre es el más implacable, el más terrible. Prefería
los peligros del gryf a los que encarnaba el hombre.
Moviéndose con cautela llegó al pie del risco del lado más alejado del
Kor-ul-lul
y
allí,
hacia
mediodía,
encontró
la
ascensión
comparativamente fácil. Tras cruzar la colina se halló por fin en el borde
del Kor-ul-gryf, un lugar horrible en la tradición de su raza. Abajo, la
vegetación crecía húmeda y misteriosa; árboles gigantescos agitaban sus
copas empenachadas casi al mismo nivel que la cima del risco; y en todo
el paisaje reinaba un silencio absoluto. Pan-at-lee se tumbó de bruces y
estirándose hacia el borde examinó la cara del risco que se extendía bajo
ella. Vio cuevas y las clavijas de piedra que los antiguos habían tallado
laboriosamente a mano. Había oído hablar de ello en los cuentos
narrados a la luz del fuego en su infancia, de cómo los griyfs vinieron de
los pantanos del otro lado de las montañas y de cómo la gente huyó
después de que muchos fueran capturados y devorados por las
espantosas criaturas, dejando sus cuevas deshabitadas durante un
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
tiempo incalculable. Algunos decían que Jad-ben-Otho, que había vivido
desde siempre, aún era un niño pequeño. Pan-at-lee se estremeció, pero
había cuevas y en ellas estaría a salvo incluso de los gryfs. Encontró un
lugar donde las clavijas de piedra llegaban hasta la cima misma del
risco, dejadas allí en el éxodo final de la tribu, cuando ya no había
necesidad de salvaguardar las cuevas desiertas contra la invasión. Panat-lee descendió lentamente hacia la cueva situada más arriba. Halló la
meseta delante del umbral casi idéntica a las de su tribu. El suelo, sin
embargo, estaba lleno de ramitas, antiguos nidos y excrementos de
pájaros, hasta casi tapar la abertura. Se encaminó hacia otro hueco y
otro más, pero todos tenían una acumulación de porquería similar.
Evidentemente, no era necesario buscar más; parecía lo bastante grande
y cómodo. Ella se puso a trabajar con su cuchillo para sacar los
escombros mediante el simple método de empujarlo hacia el borde, y sus
ojos no dejaban de volverse hacia la silenciosa garganta donde
acechaban las temibles criaturas de Palul-don. Pero había otros ojos.
Ojos que ella no veía pero que la veían a ella y observaban cada uno de
sus movimientos; unos ojos fieros, ojos golosos, astutos y crueles.
Mientras la observaban, una roja lengua relamía unos labios carnosos y
colgantes. La observaban, y un cerebro medio humano desarrolló
laboriosamente un tosco plan.
Igual que en su propio Kor-ul ja, los manantiales naturales que había
en el risco fueron realizados por los constructores de las cuevas con el fin
de que el agua pura discurriera ahora, como había hecho durante siglos,
dentro de unos límites de fácil acceso a la entrada de las cuevas. La
única dificultad residiría en conseguir comida, y para eso debía
arriesgarse al menos una vez cada dos días, pues estaba segura de que
encontraría frutos y tubérculos y quizá pequeños animales, aves y
huevos cerca del pie del risco. Así podría vivir allí por un período
indefinido. Ahora experimentaba cierta sensación de seguridad debida
sin duda alguna por lo inexpugnable de su santuario, que sabía la protegía de todas las bestias más peligrosas, y entre éstas también los
hombres, ya que se hallaba en el Kor-ul-gryf, del que ellos habían
abjurado.
Decidió inspeccionar el interior de su nuevo hogar. El sol aún se
hallaba en el oeste e iluminaba el interior del primer aposento. Era
similar a los que ella conocía (en las pinturas de las paredes aparecían
las mismas bestias y hombres), pues era evidente que la raza waz-don
había evolucionado poco durante las generaciones que habían vivido
desde que los hombres abandonaran el Kor-ul-gryf. Por supuesto Pan-atlee no pensaba en estas cosas, pues la evolución y el progreso no existían
para ella ni los de su especie. Las cosas eran como siempre habían sido y
serían. Que estas extrañas criaturas han existido así durante
incalculables siglos apenas puede dudarse, tan notables son las indicaciones de antigüedad que aparecen en sus moradas: profundos ceños
exhibidos por pies desnudos en la roca viva; el hueco de la jamba de una
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
puerta de piedra que muchos brazos han tocado al pasar; los
interminables relieves tallados que cubren, a menudo, la cara completa
de un gran risco y todas las paredes y techos de toda cueva, y cada
relieve hecho por una mano diferente, pues cada una es el escudo de
armas, por así decirlo, del macho adulto que lo trazó.
Pan-at-lee encontró esta antigua cueva hogareña y familiar. Había
menos basura dentro de la que había encontrado fuera y lo que allí había
era sobre todo una acumulación de polvo. Junto al umbral estaba el
hueco en el que se guardaba la madera, pero ahora no quedaba más que
simple polvo. Sin embargo, ella había guardado un montoncito de
pequeñas ramas de los desperdicios del porche. En poco tiempo hizo una
luz encendiendo un haz de ramitas, y encendiendo otras de este fuego
exploró algo de las habitaciones interiores. Tampoco aquí encontró nada
que le resultara nuevo o extraño ni ninguna reliquia de los antiguos
propietarios, aparte de algunos platos de piedra rotos. Buscaba algo
blando sobre lo que dormir, pero estaba condenada a la decepción, ya
que los antiguos propietarios tuvieron tiempo antes de partir y se
llevaron consigo todas sus pertenencias. Abajo, en la garganta, había
hojas y hierbas y fragantes ramas, pero Panat-lee no se sentía con
ánimos de descender a aquel horrible abismo para gratificación de un
poco de comodidad; sólo la necesidad de comida la empujaría a ir hasta
alli.
Así pues, mientras se extendían las sombras y se acercaba la noche, se
dispuso a prepararse un lecho lo más cómodo posible recogiendo en un
montoncito el polvo de siglos y repartiéndolo entre su blando cuerpo y el
duro suelo; como mucho, sólo era mejor que nada. Pero Pan-at-lee
estaba muy cansada. Hacía dos noches que no dormía y en el inter-, valo
había experimentado muchos peligros y penalidades. Qué maravilla
entonces que, pese al duro lecho, se quedara dormida casi de inmediato
en cuanto se tumbó a descansar.
Durmió y la luna se elevó, arrojando su luz plateada a la blanca cara
del risco y reduciendo la lobreguez del oscuro bosque y la espantosa
garganta. A lo lejos rugió un león. Hubo un largo silencio. Se oyó un
profundo rugido procedente de la parte alta de la garganta. Hubo un
movimiento en los árboles al pie del risco. De nuevo el rugido, bajo y
siniestro. Fue respondido desde la parte baja de la aldea desierta. Algo
cayó del follaje de un árbol directamente bajo la cueva en la que dormía
Pan-at-lee; aterrizó en el suelo entre las densas sombras. Se movió con
cautela. Avanzó hacia el pie del risco, cobrando forma a la luz de la luna.
Se movía como la criatura de una pesadilla: despacio, pesadamente.
Podía ser un perezoso enorme; podía ser un hombre, con tan grotesco
pincel pinta la luna, maestra cubista. Lentamente subió por la cara del
risco; se movía como un gran gusano; pero ahora el pincel-luna volvió a
rozarle y tenía manos y pies, con ellos se aferraba a las clavijas de piedra
y ascendía laboriosamente hacia la cueva donde dormía Pan-at-lee. De la
parte inferior de la garganta volvió a brotar el rugido, que fue respondido
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
desde más arriba de la aldea.
Tarzán de los Monos abrió los ojos. Tuvo conciencia de un dolor en la
cabeza y al principio eso fue todo.
Un momento más tarde su percepción que despertaba enfocó unas
grotescas sombras, que subían y bajaban. Entonces vio que se
encontraba en una cueva. Una docena de guerreros waz-don estaban en
cuclillas, hablando. Un tosco fanal de piedra que contenía aceite
ardiendo iluminaba el interior, y al subir y bajar la llama las sombras
exageradas de los guerreros danzaban en las paredes tras ellos.
-Te lo hemos traído vivo, gund -oyó que decía uno de ellos-, porque
nunca antes se ha visto un ho-don como él. No tiene cola, nació sin ella,
pues no tiene ninguna cicatriz que indique dónde se la cortaron. Los
pulgares de las manos y los pies son diferentes a los de las razas de Palul-don. Es más fuerte que muchos hombres juntos y ataca con la
temeridad del ja. Lo hemos traído vivo para que lo vieras antes de que lo
matemos.
El jefe se puso en pie y se acercó al hombre-mono, que cerró los ojos y
se fingió inconsciente. Sintió unas manos peludas sobre él que le dieron
la vuelta, no con demasiada amabilidad. El gund le examinó de la cabeza
a los pies, haciendo comentarios, en especial sobre la forma y tamaño de
sus pulgares y dedos de los pies.
-Con esto y sin cola -dijo-, no puede trepar. -No -coincidió uno de los
guerreros-. Seguramente se caería incluso de las clavijas del risco. Nunca he visto nada igual -dijo el jefe-. No es waz-don ni ho-don. Me
pregunto de dónde viene y cómo se llama.
-Los kor-ul ja gritaban: «¡Tarzán jad-guru«! y nos ha parecido que
llamaban a éste -informó un guerrero-. ¿Lo matamos ya?
-No -respondió el jefe-, esperaremos a que la vida vuelva a su cabeza
para interrogarlo. Quédate aquí, In-tan, y vigílale. Cuando pueda volver a
oír y hablar, llámame.
Se volvió y salió de la cueva, seguido de los demás salvo In-tan. Cuando
pasaron por su lado y salieron de la cámara, Tarzán captó fragmentos de
su conversación que indicaban que los refuerzos de los kor-ul ja habían
caído sobre su pequeño grupo en gran número y lo habían hecho huir.
Evidentemente, los ágiles pies de Id-an habían salvado el día para los
guerreros de Om-at. El hombre-mono sonrió, entonces abrió un poco un
ojo y lo posó en Intan. El guerrero se hallaba de pie en la entrada de la
cueva mirando afuera, de espaldas a su prisionero. Tarzán probó las
ataduras que le sujetaban las muñecas. No parecían demasiado fuertes y
¡le habían atado las manos delante! Eso probaba que los waz-don
tomaban pocos prisioneros, o ninguno.
Tarzán alzó con cautela las muñecas para examinar las correas que las
mantenían atadas. Una sonrisa irónica iluminó sus facciones. Al instante
puso manos a la obra en las ataduras con su fuerte dentadura, pero con
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
un ojo alerta sobre In-tan, el guerrero de los kor-ul-lul. El último nudo se
había aflojado y las manos de Tarzán estaban libres cuando In-tan se
volvió para echar una mirada a su prisionero. Vio que la posición de éste
había cambiado; ya no yacía de espaldas como le habían dejado sino de
costado y con las manos contra la cara. Intan se acercó y se inclinó sobre
él. Las ataduras parecían muy flojas en las muñecas del prisionero.
Extendió la mano para examinarlas con los dedos, y al instante las dos
manos se soltaron de sus ligaduras, una para cogerle la muñeca, la otra
la garganta. Tan inesperado fue el ataque que In-tan ni siquiera tuvo
tiempo de gritar antes de que unos dedos de acero le silenciaran. La
criatura le empujó de pronto hacia adelante, de forma que perdió el
equilibrio, rodó por encima del prisionero y cayó al suelo; y cuando se
paró tenía a Tarzán sobre el pecho. In-tan forcejeó para liberarse;
forcejeó para sacar el cuchillo; pero Tarzán lo encontró antes. La cola del
waz-don saltó a la garganta del otro, rodeándola; también él podía
ahogarse; pero su propio cuchillo, en manos de su oponente, cortó el
amado miembro casi de raíz.
Los forcejeos del waz-don se hicieron más débiles; una película le
enturbiaba la visión. Sabía que estaba muriéndose y así era. Un
momento más tarde había muerto. Tarzán se levantó y colocó un pie
sobre el pecho de su enemigo muerto. ¡Cuánto sintió la necesidad de
lanzar el grito de victoria de los de su especie! Pero no se atrevió.
Descubrió que no le habían quitado la cuerda de los hombros y que
habían devuelto su cuchillo a la funda. Estaba en su mano cuando fue
abatido. ¡Qué extrañas criaturas! No sabía que tenían un miedo
supersticioso a las armas de un enemigo muerto, pues creían que si se le
enterraba sin ellas perseguiría para siempre a sus asesinos en busca de
ellas y que cuando las encontrara mataría al hombre que le había
matado a él. Apoyó el arco y el carcaj con flechas contra la pared.
Tarzán se encaminó hacia el umbral de la cueva y miró afuera. Acababa
de anochecer. Oyó voces procedentes de las cuevas más próximas y a su
olfato llegó el olor de comida cocinada. Miró abajo y experimentó una
sensación de alivio. La cueva en la que le retenían se hallaba en la parte
más baja, apenas a seis metros de la base del risco. Estaba a punto de
aventurarse a realizar un descenso inmediato cuando se le ocurrió un
pensamiento que hizo asomar una sonrisa a sus labios salvajes; un pensamiento nacido del nombre que los waz-don le habían dado (Tarzán jadguru, Tarzán el Terrible) y un recuerdo de los días en que se deleitaba
atormentando a los negros de su distante jungla natal. Volvió a entrar en
la cueva donde yacía el cuerpo inerte de In-tan. Cortó con su cuchillo la
cabeza del guerrero, la llevó al borde exterior del hueco y la arrojó abajo,
luego bajó veloz y en silencio por la escalera de clavijas de un modo que
habría sorprendido a los kor-ul-lul si hubieran visto que podía hacerlo
con tanta seguridad.
Abajo cogió la cabeza de In-tan y desapareció entre las sombras de los
árboles con el horripilante trofeo agarrado por su mata de pelo. ¿Que es
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
horrible? Está usted juzgando a una bestia salvaje según los parámetros
de la civilización. Se podrán enseñar trucos a un león, pero seguirá
siendo un león. Tarzán tenía buen aspecto cuando vestía esmoquin, pero
seguía siendo un tarmangani y bajo su camisa tableada latía un corazón
salvaje. Su locura tampoco carecía de método. Sabía que el corazón de
los kor-ul-lul se llenaría de rabia cuando descubrieran lo que él había
hecho, y también sabía que, junto con la rabia, habría una semilla de
miedo; y era el miedo lo que había hecho de Tarzán amo de muchas
junglas; no se gana el respeto de los asesinos con bombones.
Debajo de la aldea Tarzán volvió al pie del risco en busca de un punto
por donde pudiera ascender la montaña y de nuevo a la aldea de Om-at,
el Kor-ul ja. Al fin llegó a un lugar donde el no discurría tan cerca del
muro rocoso que se vio obligado a nadar para buscar un sendero en la
orilla opuesta y aquí su aguzado olfato detectó un rastro que le era
familiar. Era el olor de Pan-at-lee, en el lugar donde ella había salido de
la charca y emprendido el camino seguro de la jungla. El hombre-mono
cambió sus planes de inmediato. Pan-atlee vivía, o al menos sobrevivió al
salto desde la cima del risco. Tarzán había salido en busca de ella por
Om-at, su amigo, y por Om-at seguiría el rastro que había captado de ese
modo fortuito, por accidente. Éste le condujo al interior de la jungla y al
otro lado de la garganta, y luego al punto donde Pan-atlee había iniciado
la ascensión de los riscos opuestos. Tarzán abandonó la cabeza de Intan, atándola a la rama inferior de un árbol, pues sabía que le estorbaría
en su ascensión por la empinada escarpadura. Ascendió como un simio,
siguiendo sin dificultad el rastro de olor de Pan-at-lee. En la cima y al
otro lado de la cresta el rastro era claro como una página impresa para
los delicados sentidos del rastreador criado en la jungla.
Tarzán no sabía nada de los kor-ul-gryf. Había visto, débilmente en las
sombras de la noche, formas extrañas y monstruosas y Ta-den y Om-at
habían hablado de grandes criaturas a las que todos los hombres
temían; pero siempre, en todas partes, de noche y de día, existían
peligros. Desde la infancia la muerte le había ido pisando los talones,
grave y terrible. Él conocía poco otra existencia. Hacer frente al peligro
constituía su vida y vivía su vida con la misma sencillez y naturalidad
con que usted vive la suya en medio de los peligros de las abarrotadas
calles de la ciudad. El hombre negro que sale de noche a la jungla tiene
miedo, pues desde la infancia ha pasado su vida rodeado de los suyos y
protegido, en especial de noche, por los toscos medios que están a su
alcance. Pero Tarzán había vivido como viven el león y la pantera, el
elefante y el simio; era una auténtica criatura de la jungla que dependía
únicamente de su fortaleza y de su ingenio, tenía que actuar solo contra
la creación. Por tanto, nada le sorprendía y a nada temía, así que
avanzaba en la extraña noche tan tranquilo como va el granjero al
terreno de las vacas en la oscuridad antes del amanecer.
Una vez más, el rastro de Pan-at-lee terminaba en el borde de un risco;
pero esta vez no había indicación alguna de que hubiera saltado al vacío
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
y unos instantes de búsqueda revelaron a Tarzán las clavijas de piedra
con las que ella había descendido. Tumbado boca abajo sobre la cima del
risco, examinando las clavijas, de pronto algo le llamó la atención al pie
del risco. No distinguía su identidad, pero vio que se movía y en realidad
estaba ascendiendo lentamente, al parecer mediante clavijas similares a
las que se hallaban directamente bajo él. Observó con atención lo que
subía hasta que distinguió su forma con más precisión, y se convenció
de que se parecía más a un gran simio que a un orden inferior. Pero
tenía cola, y en otros aspectos no parecía un auténtico simio. La cosa
ascendía despacio hacia las cuevas de la parte superior y en una de ellas
desapareció. Entonces Tarzán recuperó el rastro de Pan-at-lee. Lo siguió
bajando por las clavijas de piedra hasta la cueva más cercana y después
por el nivel superior. El hombre-mono alzó las cejas cuando vio la
dirección que tomaba y apretó el paso. Casi había llegado a la tercera
cueva cuando los ecos del Kor-ul-gryf fueron despertados por un
estridente grito de terror.
VI
El tor-o-don
Pan-at-lee dormía, con el sueño perturbado por el agotamiento ñsico y
nervioso. Soñaba que dormía bajo un gran árbol en el fondo del Kor-ulgryf y que una de las horripilantes bestias se acercaba a ella con sigilio,
pero ella no podía abrir los ojos ni moverse. Intentaba gritar pero de sus
labios no brotaba ningún sonido. Sintió que algo le tocaba la garganta, el
pecho, el brazo y allí se cerró y pareció arrastrarla hacia sí. Haciendo un
esfuerzo sobrehumano de voluntad abrió los ojos. Al instante supo que
estaba soñando y que enseguida desaparecería la alucinación del sueño;
le había sucedido muchas veces. Pero esta vez persistió. A la débil luz
que se filtraba en la oscura cámara vio una forma a su lado, notó unos
dedos peludos sobre ella y un pecho peludo contra el que era arrastrada.
¡Jad-ben-Otho! Esto no era ningún sueño. Y entonces lanzó un grito y
forcejeó para sacarse de encima esa cosa; pero su grito fue respondido
por un gruñido bajo y otra mano peluda la cogió por el pelo de la cabeza.
Ahora la bestia se levantó sobre sus patas traseras y la sacó a rastras de
la cueva hasta la meseta iluminada por la luna, y en el mismo instante
ella vio la figura de lo que le pareció un ho-don elevarse por encima del
borde exterior del hueco.
La bestia que la sujetaba también la vio y lanzó un siniestro rugido,
pero no aflojó la presión en el pelo de la mujer. Se agazapó como si
esperara un ataque y aumentó el volumen y la frecuencia de sus
gruñidos hasta que los horribles sonidos reverberaron en la garganta,
ahogando incluso los profundos bramidos de las bestias de abajo, cuyo
fuerte ruido se había renovado con la repentina conmoción porcedente de
la cueva. La bestia que la sujetaba se agazapó y la criatura que tenían
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ante sí también se agazapó y lanzó un rugido tan espantoso como el otro.
Pan-at-lee temblaba. Esto no era un ho-don y, aunque temía a los hodon, temía más a esta cosa, con su postura como de felino y sus bestiales rugidos. Estaba perdida, creía la mujer. Las dos cosas quizá
pelearan por ella, pero ganara la que ganara ella estaba perdida. Quizá
durante la batalla, si se llegaba a eso, podría encontrar la oportunidad de
arrojarse al Kor-ul-gryf.
Ahora reconoció que la cosa que la sujetaba era un tor-o-don, pero no
lograba identificar la otra cosa, aunque a la luz de la luna apenas la veía
con claridad. No tenía cola. Veía sus manos y sus pies, y no eran las
manos y los pies de las razas de Palul-don. Se estaba acercando al tor-odon y en una mano sostenía un reluciente cuchillo. Ahora habló y al
terror de Pan-at-lee se añadió un peso igual de consternación.
-Cuando te suelte -dijo la cosa-, como hará para defenderse, corre
deprisa detrás de mí, Pan-at-lee, y ve a la cueva más próxima, a las
clavijas por las que has bajado de la cima del risco. Observa desde allí. Si
esta cosa lenta me derrota, tendrás tiempo de escapar de ella; si no, iré
contigo. Soy amigo de Om-at y tuyo.
Las últimas palabras redujeron el terror de Panat-lee, pero no lo
comprendía. ¿Cómo sabía su nombre aquella extraña criatura? ¿Cómo
sabía que había descendido por las clavijas hasta determinada cueva?
Entonces debía de haber estado allí cuando ella llegó. Pan-at-lee estaba
desconcertada.
-¿Quién eres? -preguntó-. ¿Y de dónde vienes?
-Soy Tarzán -respondió él-, y vengo de parte de Om-at, de Kor-ul ja, en
tu busca.
¡Om-at, gund de Kor-ul ja! ¿Qué tonterías eran ésas? Habría
interrogado más a Tarzán, pero ahora él se acercaba al tor-o-don y este
último gritaba y rugía tan fuerte que ahogaba la voz de la mujer. Y
entonces hizo lo que la extraña criatura había dicho que haría: la soltó y
se preparó para atacar. Atacó, y en aquel estrecho lugar no había espacio
para cubrir aberturas. Al instante las dos bestias se unieron en mortal
abrazo, cada una buscando la garganta de la otra. Pant-at-lee observaba,
sin aprovechar la oportunidad para escapar que ello le ofrecía. Observó y
aguardó, pues en su pequeño cerebro salvaje había decidido guardar
lealtad a esta extraña criatura que le había abierto el corazón con
aquellas cuatro palabras: «Soy amigo de Om-at». Y por eso esperó, con el
cuchillo a punto, la oportunidad de realizar su parte en la derrota del
tor-odon. Que el recién llegado pudiera hacerlo sin ayuda, ella bien sabía
que estaba fuera de los límites de lo posible, pues conocía bien la
habilidad del hombre como bestia con el que peleaba. No había muchos
de ellos en Pal-ul-don, pero los pocos que había constituían él terror de
las mujeres de los waz-don y de los ho-don, pues los viejos machos tor-odon merodeaban por las montañas y los valles de Pal-ul-don entre
épocas de celo y ¡ay de las mujeres que caían en su camino!
El tor-o-don buscaba con la cola un tobillo de Tarzán y, cuando lo
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
encontró, le hizo tropezar. Los dos cayeron pesadamente, pero tan ágil
era el hombre-mono y tan rápidos sus fuertes músculos, que incluso al
caer retorció a la bestia debajo de él, de modo que Tarzán cayó encima y
ahora la cola que le había hecho tropezar le buscó la garganta como
había hecho la cola de In-tan, el kor-ul-lul. En el esfuerzo de dar la
vuelta al cuerpo de su oponente durante la caída, Tarzán tuvo que soltar
su cuchillo para agarrar el cuerpo peludo con ambas manos, y ahora el
arma se hallaba fuera de su alcance, en el borde mismo del precipicio.
De momento tenía ambas manos ocupadas en protegerse de los dedos
que intentaban agarrarle y llevar su garganta al alcance de unos
formidables colmillos, ahora la cola buscaba su mortal asimiento con
una persistencia que no se podía impedir.
Pan-at-lee permaneció inmóvil, sin aliento, su daga a punto, pero no
había ninguna abertura que no pusiera en peligro también a Tarzán,
pues los dos duelistas cambiaban constantemente de posición. Tarzán
notó la cola que se insinuaba lenta pero segura en torno a su cuello, pese
a que había bajado la cabeza entre los músculos de sus hombros en un
esfuerzo por proteger esta parte vulnerable. Parecía que iba a perder la
batalla, pues la gigantesca bestia contra la que luchaba sería mejor
pareja en peso y fuerza para Bolgani, el gorila. Y sabiendo esto, de pronto
ejerció un solo esfuerzo sobrehumano, apartó de sí las manos del gigante
y con la rapidez de una serpiente cuando ataca hundió sus colmillos en
la yugular del tor-o-don. En el mismo instante la cola de la criatura se
enrolló en su garganta y comenzó entonces una batalla regia de cuerpos
vueltos y retorcidos mientras cada uno intentaba dislocar el abrazo fatal
del otro, pero los actos del hombre-mono estaban guidados por un
cerebro humano, y así fue que los cuerpos que rodaron lo hicieron en la
dirección que Tarzán deseaba: hacia el borde del precipicio. La asfixiante
cola obstruía el paso del aire en sus pulmones, y él sabía que tenía los
labios jadeantes separados y la lengua le sobresalía; y ahora la cabeza le
daba vueltas y su visión disminuyó; pero no antes de que alcanzara su
meta y una rápida mano agarrara el cuchillo que ahora yacía al alcance
de la mano, mientras los dos cuerpos se balanceaban peligrosamente en
el borde del abismo. Con toda la fuerza que le quedaba el hombre-mono
llevó la hoja a su destino: una, dos, tres, cuatro veces, y entonces todo se
hizo negro ante él cuando se sintió, aún en las garras del toro-don, caer
por el borde del precipicio.
Fue una suerte para Tarzán que Pan-at-lee no hubiera obedecido su
orden de escapar mientras él se ocupaba del tor-o-don, pues eso le salvó
la vida. Cerca de las formas que luchaban durante los breves momentos
del terrorífico clímax, ella había comprendido el peligro que corría
Tarzán, y cuando vio a los dos rodar sobre el borde exterior agarró al
hombre-mono por el tobillo al tiempo que se arrojaba sobre el suelo
rocoso. Los músculos del tor-odon se relajaron con la muerte tras la
última embestida del cuchillo de Tarzán y soltó al hombre-mono, tras lo
cual se perdió de vista al caer al fondo de la garganta.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Pan-at-lee tuvo grandes dificultades para seguir sujetando el tobillo de
su protector, pero lo logró; y después, lentamente, intentó arrastrar el
peso muerto de nuevo a la seguridad del hueco. Sin embargo, esto era
superior a sus fuerzas y no pudo hacer otra cosa más que sujetarlo con
fuerza, esperando que algún plan cobrara forma antes de que su poder
de resistencia fallara. Se preguntaba si, después de todo, la criatura ya
habría muerto, pero le resultaba difícil creerlo; y si no estaba muerto,
¿cuánto tardaría en recobrar el conocimiento? Si no lo hacía pronto
jamás lo recobraría, pues sentía que los dedos se le entumecían debido a
la presión ejercida sobre ellos e iban resbalando, lentamente, del objeto
asido. Fue entonces cuando Tarzán recuperó el conocimiento. No podía
saber qué poder le sujetaba, pero tenía la sensación de que, fuera lo que
fuese, iba liberando muy despacio su tobillo. Al alcance de su mano
había dos clavijas y se asió a ellas justo en el momento en que sus
tobillos se escapaban de los dedos de Panat-lee.
En realidad estuvo a punto de verse precipitado a la garganta; sólo su
gran fuerza le salvó. Ahora estaba erguido y sus pies encontraron otras
clavijas. Su primer pensamiento fue para su enemigo. ¿Dónde estaba?
¿Esperando arriba para acabar con él? Tarzán levantó la mirada justo
cuando el semblante asustado de Pan-at-lee apareció por encima del
hueco.
-¿Estás vivo? -gritó ella.
-Sí -respondió Tarzán-. ¿Dónde está el peludo?
Pan-at-lee señaló hacia abajo.
-Ahí -dijo-, muerto.
-¡Bien! -exclamó el hombre-mono, trepando hasta ponerse a su lado-.
¿Tienes armas?
-Has llegado en el momento preciso -respondió Pant-a-lee-, pero ¿quién
eres y cómo sabías que me encontraba aquí, y qué sabes de Om-at y de
dónde vienes y qué has querido decir llamando gund a Om-at?
-Espera, espera -dijo Tarzán-, una cosa después de otra. Vaya, si todas
sois iguales... las hembras de la tribu de Kerchak, las damas de
Inglaterra y sus hermanas de Pal-ul-don. Ten paciencia y trataré de
contarte todo lo que desees saber. Salimos cuatro con Om-at desde Korul ja para ir en tu busca. Fuimos atacados por los kor-ul-lul y nos separamos. A mí me hicieron prisionero, pero he escapado. He vuelto a
encontrar tu rastro y lo he seguido; he llegado a la cima de este risco en
el preciso momento en que el peludo ascendía detrás de ti. Yo venía a
investigar cuando he oído tu grito... y el resto ya lo conoces.
-Pero has llamado a Om-at gund de los kor-ul ja -insistió ella-. Es-sat
es el gund.
Es-sat está muerto -explicó el hombre-mono-. Omat le mató y ahora Omat es gund Om-at regresó en tu busca. Encontró a Es-sat en tu cueva y
le mató.
-Sí -dijo la muchacha-. Es-sat fue a mi cueva; yo le golpeé con mi peto
dorado y escapé.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Y un león te persiguió -prosiguió Tarzán-, y saltaste del risco al Kor-ullul, pero por qué no te mató es algo que se me escapa.
-¿Existe algo que se te escape? -preguntó Panat-lee-. ¿Cómo has sabido
que me persiguió un león y que salté del risco, y no sabes que lo que me
salvó fue la charca de agua profunda que hay abajo?
-También lo habría sabido si el kor-ul-lul no hubiera llegado entonces
impidiéndome seguir tu rastro. Pero ahora quiero hacer una pregunta:
¿Con qué nombre llamáis a esa cosa con la que acabo de pelear?
-Era un tor-o-don -respondió ella-. Antes sólo había visto uno. Son
criaturas terrribles con la astucia del hombre y la ferocidad de una
bestia. Grande en verdad ha de ser el guerrero que mata a uno con una
sola mano.
Le miró con franca admiración.
-Y ahora -dijo Tarzán-, debes dormir, pues mañana regresaremos con
los kor-ul ja y Om-at, y dudo que hayas descansado mucho estas dos
noches.
Pan-at-lee, arrullada por una sensación de seguridad, durmió en paz
hasta la mañana, mientras Tarzán se tumbaba sobre el duro suelo del
hueco justo fuera de la cueva.
El sol estaba alto en el firmamento cuando despertó; durante dos horas
había contemplado otra figura heroica que se hallaba a kilómetros de
distancia, la figura de un hombre como un dios que se abría paso por el
espantoso pantano que se extiende como un sucio foso y que defiende
Paul-ul-don de las criaturas del mundo exterior. Ya con el cieno hasta
las rodillas, ya amenazado por horribles reptiles, el hombre avanzaba
sólo gracias a esfuerzos hercúleos que le hacían progresar
laboriosamente centímetro a centímetro por el tortuoso camino que se
veía obligado a seguir, eligiendo el lugar menos precario donde colocar el
pie. Cerca del centro del pantano había agua, agua limosa de una
tonalidad verdusca. Llegó a ella al menos después de más de dos horas
de esfuerzos tales que habrían dejado a cualquier hombre corriente
agotado y moribundo en el pegajoso lodo; sin embargo él se hallaba a
menos de la mitad del pantano. Su pellejo liso y de color tostado estaba
impregnado de limo y de lodo, lo mismo que su amado Enfleld, que había
relucido tanto con los primeros rayos del sol naciente.
Se detuvo un momento en el borde del agua y luego se lanzó hacia
adelante y se puso a nadar. Nadó con brazadas largas, fáciles y fuertes
calculadas menos para cobrar velocidad que para resistir, pues ésta era,
sobre todo, una prueba de lo último, ya que más allá del agua había
otras dos horas o más de agotadores esfuerzos entre ésta y tierra firme.
Se hallaba quizás a medio camino y se felicitaba por la facilidad de la
consecución de esta parte de su tarea cuando surgió de las
profundidades, directamente en su camino, un horrible reptil que, con
las mandíbulas bien distendidas, se arrojó hacia él siseando con
estridencia.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Tarzán despertó y se desperezó, hinchó su gran pecho y tragó
profundas bocanadas del fresco aire de la mañana. Sus ojos claros
examinaron las magníficas bellezas del paisaje que se extendía ante él.
Directamente debajo se encontraba el Kor-ul-gryf, una densa masa verde
oscuro de copas de árboles que se mecían suavemente. Para Tarzán no
era ni grave ni lúgubre: era la jungla, su amada jungla. A su derecha se
extendía un panorama formado por la parte inferior del Valle de Jad-benOtho, con sus sinuosos arroyos y sus lagos azules. Reluciendo en blanco
a la luz del sol había grupos de moradas, las fortalezas feudales de los
jefes inferiores de los hodon. A-lur, la Ciudad de la luz, no se veía porque
la ocultaba el lomo del risco en el que se encontraba la desierta aldea.
Por un momento Tarzán se entregó a ese gozo espiritual de la belleza
que sólo la mente humana puede alcanzar, y luego la Naturaleza se
impuso y el estómago de la bestia lanzó el grito de que tenía hambre.
Tarzán miró de nuevo abajo, hacia el Korul-gryf. ¡Aquello era la jungla!
¿Creceria allí una jungla que no alimentara a Tarzán? El hombre-mono
sonrió e inició el descenso a la garganta. ¿Había algún peligro? Claro que
sí. ¿Quién lo sabía mejor que Tarzán? En todas las junglas está la
muerte, pues la vida y la muerte van de la mano, y donde la vida abunda
la muerte recoge su mayor cosecha. Jamás Tarzán había conocido a una
criatura de la jungla a la que no pudiera hacer frente, a veces gracias
sólo a la fuerza bruta, otras por una combinación de fuerza bruta y la
astucia de la mente del hombre; pero Tarzán nunca se había encontrado
con un gryf.
Había oído los bramidos en la garganta la noche anterior, después de
echarse a dormir, y quería preguntarle a Pan-at-lee qué clase de bestia
perturbaba tanto el sueño de sus superiores. Llegó al pie del risco y
penetró en la jungla con grandes pasos, y allí se detuvo, sus ojos
aguzados y sus oídos alerta, investigando su sensible olfato cada
corriente de aire en busca del rastro de olor de la caza. De nuevo se
adentró más en el bosque; su paso ligero no hacía ningún ruido, su arco
y flechas listos para disparar. Soplaba una ligera brisa matinal desde la
garganta y en esta dirección encaminó sus pasos. Muchos olores le
llegaban a sus órganos olfativos. Algunos los clasificó sin esfuerzo, pero
otros eran extraños: los olores de bestias y de aves, de árboles, arbustos
y flores que le resultaban desconocidos. Percibió débilmente el olor a
reptil que había aprendido a relacionar con las extrañas formas nocturnas que le acecharon en varias ocasiones desde que se había
introducido en Pal-ul-don.
Y entonces, de pronto, captó claramente el olor fuerte y dulzón de Bara,
el ciervo. De haber sido posible que el estómago vocalizara, el de Tarzán
habría emitido un pequeño grito de alegría, pues le encantaba la carne
de Bara. El hombre-mono se movió rápidamente pero con cautela hacia
él. La presa no estaba muy lejos y, cuando el cazador se le acercaba, se
aproximó en silencio a los árboles y captó con el olfato el débil olor
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
reptilíneo que indicaba la presencia de una gran criatura a la que nunca
había visto salvo como densa sombra entre las densas sombras de la
noche; pero el olor era tan débil que sugería que se hallaba a una
distancia absolutamente segura. Moviéndose sin hacer ruido, Tarzán
avistó a Bara bebiendo en una charca donde la comente que riega el Korul-gryf cruza un espacio abierto en la jungla. El ciervo estaba demasiado
lejos del árbol más cercano para arriesgarse a atacar, así que el hombremono dependía de la exactitud y fuerza de su primera flecha, la cual
tenía que hacer caer al ciervo allí mismo o perdería ciervo y flecha. La
mano derecha tiró hacia atrás del arco, que ni usted ni yo podríamos
mover pero que se dobló fácilmente bajo los músculos del dios de la
jungla. Hubo un ruido seco cuando la cuerda se soltó y Bara dio un salto
en el aire y cayó al suelo, con una flecha atravesándole el corazón.
Tarzán corrió en busca de su captura, no fuera que el animal se
levantara y escapara; pero Bara estaba muerto. Cuando Tarzán se
inclinó para echarse el animal al hombro, llegó a sus oídos un
estruendoso bramido que parecía estar casi junto a él, y cuando sus ojos
miraron en la dirección de donde venía el sonido, apareció ante su vista
una criatura como la que los paleontólogos han soñado que posiblemente
existió en las más confusa infancia de la Tierra: una criatura gigantesca,
vibrando de enloquecida furia, que rugiendo se abalanzaba sobre él.
Cuando Pan-at-lee despertó buscó con la vista a Tarzán en la cavidad,
pero no se encontraba allí. Se puso en pie de un salto y se precipitó
afuera para mirar abajo, en el Kor-lu-gryf, adivinando que había bajado
en busca de comida y le vislumbró desapareciendo en el bosque. Por un
instante fue presa del pánico. Sabía que él desconocía Pal-ul-don y que,
en consecuencia, quizá no se diera cuenta de los peligros que existían en
aquella garganta de terror. ¿Por qué no le llamaba para que regresara?
Usted o yo lo habríamos hecho, pero no un pal-ul-don, pues ellos
conocen las costumbres de los gryf, conocen los débiles ojos y los
aguzados oídos, y saben que acuden cuando oyen el sonido de una voz
humana. Llamar a Tarzán, pues, sería invitar al desastre, y por eso no lo
hizo. En cambio, aunque tenía mucho miedo, descendió a la garganta
con el fin de alcanzar a Tarzán y advertirle en susurros del peligro que
corría. Era un acto valiente, ya que pugnaba con incontables siglos de
miedo heredado a las criaturas que podía verse obligada a hacer frente.
Han condecorado a hombres por menos.
Pan-at-lee, descendiente de un largo linaje de cazadores, supuso que
Tarzán avanzaría en la dirección del viento y en esta dirección buscó sus
huellas, las cuales encontró pronto bien marcadas, pues él no había
hecho ningún esfuerzo por ocultarlas. La muchacha se movía
rápidamente hasta que llegó al punto en el que Tarzán había subido a los
árboles. Por supuesto que ella supo lo que había ocurrido, ya que su
propia gente era semiarbórea; pero ella no podía seguirle la pista a través
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
de los árboles, pues no tenía el sentido del olfato tan desarrollado como
él.
Lo único que podía hacer era esperar que él hubiera proseguido en la
dirección del viento y eso es lo que ella hizo, con el corazón latiéndole con
fuerza contra las costillas a causa del terror, mirando constantemente a
ambos lados. Llegó al borde de un claro y sucedieron dos cosas: vio a
Tarzán inclinándose sobre un ciervo muerto y, en el mismo instante,
sonó un ensordecedor rugido casi al lado de ella. Esto la aterrorizó de un
modo indescriptible, pero el miedo no la paralizó. En cambio, la movió a
la acción instantánea con el resultado de que Pan-at-lee trepó a la rama
más elevada del árbol más próximo. Entonces miró abajo. La cosa que
Tarzán vio que le atacaba cuando el rugido de advertencia atrajo sus
sorprendidos ojos se erguía terroríficamente monstruosa ante él:
monstruosa y sobrecogedora; pero no aterrorizó a Tarzán, sólo le
enfureció, pues vio que combatir con ella se hallaba fuera de sus
posibilidades y que eso significaba que tal vez le hiciera perder su caza; y
Tarzán tenía hambre. Si no quería ser aniquilado no tenía más
alternativa que huir, veloz e inmediatamente. Y Tarzán huyó, pero se
llevó consigo el cadáver de Bara, el ciervo. No llevaba más que unos doce
pasos de ventaja, pero el árbol más cercano estaba a esa distancia. Su
mayor peligro radicaba, imaginó él, en la gran altura de la criatura que le
perseguía, pues aunque él llegara al árbol tendría que trepar hasta muy
arriba en un plazo de tiempo increíblemente corto, a menos que las
apariencias le engañaran, pues la cosa podía llegar a cualquier rama
situada a menos de seis metros del suelo, y posiblemente hasta a quince
metros si se erguía sobre las patas traseras.
Pero Tarzán no era ningún haragán y aunque el gnyf era increíblemente
rápido pese a su gran tamaño, no igualaba a Tarzán, y cuando se trata
de trepar, los pequeños monos contemplan con envidia las proezas del
hombre-mono. Y así fue que el rugiente gryf se detuvo, desconcertado, al
pie del árbol, y aunque se encabritó e intentó agarrar a su presa entre las
ramas, como Tarzán había supuesto que haría, tampoco lo consiguió.
Fuera de su alcance, Tarzán se paró y, justo por encima de él, vio a Panat-lee sentada, con los ojos abiertos de par en par y temblando.
-¿Cómo has llegado hasta aquí? -preguntó él.
Ella se lo contó.
-¿Has venido para avisarme? -dijo él-. Has sido muy valiente y
generosa. Me apena haberme dejado sorprender así. Esa criatura estaba
a favor del viento y no he percibido su presencia hasta que ha arremetido
contra mí. No lo entiendo.
-No es extraño -dijo Pan-at-lee-. Ésa es una de las peculiaridades del
gryf. Se dice que el hombre nunca advierte su presencia hasta que lo
tiene encima, tan silencioso es, a pesar de su gran tamaño.
-Pero yo debería haberlo olido -protestó Tarzán con disgusto.
-¡Olido! -exclamó Pant-alee-. ¿Olido?
-Claro. ¿Cómo supones que he encontrado este ciervo tan pronto? Y he
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
percibido el gryf también, pero débilmente, como si se hallara a gran
distancia. -De pronto Tarzán dejó de hablar y bajó la mirada hacia la
rugiente criatura; las ventanas de la nariz le temblaban como si
buscaran un olor-. ¡Ah! -exclamó-. ¡Ya lo tengo!
-¿Qué? -preguntó Pan-at-lee.
-Me ha engañado porque esa criatura prácticamente no despide ningún
olor -explicó el hombre-mono-. Lo que yo olía era el débil aroma que sin
duda impregna toda la jungla debido a la larga presencia de muchas de
esas criaturas; es el tipo de olor que permanecería mucho tiempo,
aunque débil. Pan-at-lee, ¿alguna vez has oído hablar de un triceratops?
¿No? Bueno, esta cosa a la que llamáis gnjes un triceratops y se
extinguió hace cientos de miles de años. He visto su esqueleto en un
museo de Londres y la figura de uno restaurado. Siempre pensé que los
científicos que hicieron ese trabajo dependían principalmente de la
imaginación, pero veo que estaba equivocado. Esta cosa viva no es una
copia exacta de la restauración que vi; pero es tan similar que no resulta
difícil reconocerlo, y también sabemos que en las eras transcurridas
desde que vivió el ejemplar del paleontólogo se han producido muchos
cambios por evolución en la línea viva, que es evidente persistieron en
Pal-ul-don.
-Triceratops, Londres, paleo... No sé de qué hablas -replicó Pan-at-lee.
Tarzán sonrió y arrojó un trozo de madera muerta a la cara de la
enojada criatura. Al instante la gran caperuza huesosa sobre el cuello se
irguió y un enloquecido rugido rodó hacia arriba procedente de aquel
gigantesco cuerpo. La cosa medía unos buenos seis metros hasta el
hombro, era de un color azul pizarra sucio salvo por su rostro amarillo
con unas franjas azules que le rodeaban los ojos, la caperuza era roja
con el forro amarillo y el vientre también amarillo. Las tres líneas
paralelas de protuberancias óseas de la espalda proporcionaban otra
nota de color al cuerpo, ya que las que seguían la línea de la columna
vertebral eran rojas, mientras que las situadas a ambos lados eran
amarillas. Las pezuñas de cinco y tres dedos de los antiguos dinosaurios
cornudos se habían convertido en garras en el gryf, pero los tres cuernos,
dos grandes sobre los ojos y uno mediano sobre la nariz, habían
persistido en el transcurso del tiempo. Aunque su aspecto era extraño y
terrible, Tarzán no pudo por menos que admirar a la imponente criatura
que les amenazaba desde abajo, cuyos casi veintitrés metros de longitud
tipificaban las cosas que el hombre-mono había admirado toda su vida:
valor y fuerza. Solamente en aquella enorme cola había la fuerza de un
elefante.
Los extraños ojitos miraron hacia él y el cornudo hocico se abrió para
dejar al descubierto una completa serie de potentes dientes.
-¡Herbívoro! -murmuró el hombre-mono-. Tus antepasados quizá lo
fueron, pero tú no -y añadió, dirigiéndose a Pan-at-lee-. Vámonos ahora.
En la cueva comeremos la carne del ciervo y después... volveremos al
Kor-ul ja con Om-at.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
La muchacha se estremeció.
-¿Irnos? -preguntó-. Jamás saldremos de aquí.
-¿Por qué no? -preguntó a su vez Tarzán.
Por respuesta ella señaló al gryf.
~¡Tonterías! -exclamó el hombre-. No puede trepar. Nosotros podemos
llegar al risco a través de los árboles y estar de nuevo en la cueva antes
de que sepa qué ha sido de nosotros.
-No conoces al gryf -replicó Pan-at-lee con aire triste-. Vayamos a
donde vayamos nos seguirá y siempre estará a punto al pie de cada árbol
cuando queramos bajar. Nunca se rendirá.
-Podemos vivir en los árboles mucho tiempo si es necesario -respondió
Tarzán-, y algún día se marchará.
La muchacha meneó la cabeza.
-Nunca -dijo-. Y después están los tor-o-don. Vendrán y nos matarán, y
después de comer un poco arrojarán los restos al gryf; el gryf y los tor-odon son amigos, porque ellos comparten su comida con el gryf.
-Tal vez tengas razón -accedió Tarzán-, pero aun así no tengo intención
de esperar aquí a que venga alguien, se me coma y eche el resto a esa
bestia de ahí abajo. Si no salgo de este lugar entero no será por culpa
mía. Vámonos ahora y lo intentaremos -y diciendo esto empezó a
moverse entre las ramas superiores de los árboles seguido de cerca por
Pan-at-lee. Abajo, en el suelo, el cornudo dinosaurio se movió y cuando
ellos llegaron al borde del bosque, donde había unos cincuenta metros de
terreno abierto que se tenían que cruzar para llegar al pie del risco, allí
estaba, al pie del árbol, esperando.
Tarzán miró abajo y se rascó la cabeza.
VII
El arte de la jungla
Entonces miró hacia arriba y a Pan-at-lee.
-¿Eres capaz de cruzar la garganta a través de los árboles muy deprisa?
-preguntó.
¿Sola? preguntó ella a su vez.
-No -respondió Tarzán.
-Puedo seguirte adonde me lleves -dijo ella entonces.
-¿Ir y volver de nuevo?
-Sí.
-Entonces ven, y haz exactamente lo mismo que hago yo.
Retrocedió de nuevo a través de los árboles, veloz, colgándose como un
mono de rama en rama, siguiendo un camino en zigzag que intentaba
elegir teniendo en cuenta las dificultades del camino de abajo. En los
lugares donde la maleza era más densa, donde los árboles caídos
bloqueaban el paso, guiaba los pasos de la criatura que iba por abajo;
pero no sirvió de nada. Cuando llegaron al otro lado de la garganta el
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
gryf estaba con ellos.
-Volvamos otra vez -dijo Tarzán; dio la vuelta y los dos rehicieron el
camino a través de las terrazas superiores de la antigua jungla del Korul-gryf. Pero el resultado fue el mismo; no, no exactamente: fue peor,
pues otro gryf se había unido al primero y ahora eran dos los que
esperaban bajo el árbol en el que ellos se detuvieron. El risco que se
elevaba por encima de ellos con sus innumerables bocas de cuevas
parecía hacerles señas y mofarse de ellos. Estaba tan cerca, y sin
embargo entre ellos se extendía la eternidad. El cuerpo del tor-o-don
yacía al pie del risco donde había caído. Lo veían perfectamente desde el
árbol. Uno de los gryfs se acercó y lo oliscó, pero no hizo ademán de
devorarlo. Tarzán lo había examinado someramente cuando pasó por allí
aquella mañana. Adivinó que representaba o un orden muy elevado de
simios o un orden muy bajo de hombre, algo parecido al hombre de Java,
quizá; un ejemplo más auténtico de los pitecántropos que cualquiera de
los ho-don o los waz-don, posiblemente el precursor de ambos. Mientras
sus ojos se paseaban ociosos por el panorama de abajo su activo cerebro
trabajaba en los detalles del plan que había urdido para permitir que
Pan-at-lee escapara de la garganta. Sus pensamientos fueron
interrumpidos por un extraño grito que sonó por encima de ellos en la
garganta.
-Whee-oo! Whee-oo! -sonó, acercándose.
Los gryfs de abajo levantaron la cabeza y miraron en la dirección de
donde provenía la interrupción. Uno de ellos emitió un sonido bajo. No
fue un rugido y no indicaba ira. Inmediatamente el «Whee-oo!» hizo
efecto. Los gryfs repitieron el ruido sordo y con intervalos se repitió el
Whee-oo!, cada vez más cerca.
Tarzán miró a Pan-at-lee.
-¿Qué es eso? -preguntó.
-No lo sé -respondió ella-. Quizás un ave extraña, u otra horrible bestia
que vive en este espantoso lugar.
-¡Ah! -exclamó Tarzán-, allí está. ¡Mira!
Pan-at-lee emitió un grito de desesperación.
-¡Un tor-o-don!
La criatura, que caminaba erecta y llevaba un palo en una mano,
avanzaba con paso lento y pesado. Caminaba directamente hacia los
gryfs, quienes se apartaron, como si tuvieran miedo. Tarzán observó con
atención. El tor-o-don se hallaba ahora bastante cerca de uno de los
triceratops. Balanceó su cabeza y trató de morder a uno. Al instante el
tor-o-don dio un salto y empezó a golpear a la enorme bestia en la cara
con su palo. Para asombro del hombre-mono, que podía haber
aniquilado al tor-o-don, comparativamente más débil, en un instante de
cualquiera de una docena de maneras, se arrugó como un canalla.
-Whee-oo! Whee-oo! -gritaba el tor-o-don, y el gryf se le acercó
lentamente. Un golpe en el cuerno de en medio le hizo pararse. Entonces
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
el tor-o-don le dio la vuelta, se subió a su cola y se sentó a horcajadas en
el enorme lomo-. Whee-oo! -gritó, y azuzó a la bestia con la afilada punta
de su palo. El gryf se puso en marcha.
Tan hechizado estaba Tarzán con la escena que se desarrollaba abajo
que no pensó en escapar, pues se daba cuenta de que para él y Pan-atlee en aquellos breves instantes el tiempo se remontó incontables siglos,
para desarrollar ante sus ojos una página del oscuro y distante pasado.
Los dos habían contemplado al primer hombre y a sus primitivas bestias
de carga.
Y ahora el gryf cargado se detuvo y miró hacia donde ellos se
encontraban, rugiendo. Fue suficiente. La criatura advertía a su amo de
la presencia de ellos. Al instante el tor-o-don instó a la bestia a que se
acercara al árbol que les cobijaba, poniéndose al mismo tiempo de pie
sobre el lomo cornudo. Tarzán vio el bestial rostro, los grandes colmillos,
los fuertes músculos. De la lucha de un ser semejante había surgido la
raza humana; y sólo de esto podía haber surgido, pues sólo un ser así
podía sobrevivir a los horribles peligros de su época.
El tor-o-don se golpeó el pecho y lanzó un rugido espantoso: horrible,
grosero, bestial. Tarzán se irguió en toda su altura sobre una rama
oscilante, erguido y hermoso como un semidios, no estropeado por el
tinte de la civilización; un especimen perfecto de lo que la raza humana
habría podido ser si las leyes del hombre no hubieran interferido en las
leyes de la naturaleza.
El Presente colocó una flecha en su arco y tiró de ella hacia atrás. El
Pasado, que basaba sus reclamaciones en la fuerza bruta, intentó
alcanzar al otro y hacerle caer; pero cuando se soltó la flecha se hundió
en el salvaje corazón, y el Pasado se hundió de nuevo en el olvido que
había reclamado su especie.
-¡Tarzán jad-guru! -murmuró Pan-at-lee, dándole sin saberlo, tanta era
su admiración, el mismo título que los guerreros de su tribu le habían
otorgado.
El hombre-mono se volvió a ella.
-Pan-at-lee -dijo-, estas bestias quizá nos tengan aquí arriba
indefinidamente. Dudo que podamos escapar juntos, pero tengo un plan.
Tú quédate aquí, escondida entre el follaje, mientras yo vuelvo atrás ante
sus ojos y gritando para llamar su atención. A menos que tengan más
cerebro del que sospecho que tienen, me seguirán. Cuando se hayan ido
te vas hacia el risco. Espérame en la cueva no más tiempo que hoy. Si
cuando sale el sol mañana no he llegado, tendrás que emprender tú sola
el regreso a Kor-ul ja. Toma una poco de carne del ciervo.
Había cortado una de las patas traseras del ciervo y se la entregó.
-No puedo abandonarte -se limitó a decir ella-; mi gente no tiene la
costumbre de abandonar a un amigo y aliado. Om-at jamás me
perdonaría.
-Dile a Om-at que yo te he ordenado que te marches -replicó Tarzán.
-¿Es una orden? -preguntó ella.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-¡Sí! Adiós, Pan-at-lee. Date prisa en regresar junto a Om-at; eres una
buena compañera para el jefe de los kor-ul ja.
Se apartó de ella moviéndose despacio a través de los árboles.
-¡Adiós, Tarzán jad-guru! -le gritó ella-. ¡Qué afortunados son mi Om-at
y su Pan-at-lee de tener semejante amigo!
Tarzán, lanzando gritos, siguió su camino y los grandes gryfs, tentados
por su voz, le siguieron desde abajo. Era evidente que su estratagema
daba resultado, y le llenaba de alegría llevarse a las bestias cada vez más
lejos de Pan-at-lee. Esperaba que ella aprovechara la oportunidad que le
brindaba para escapar, aunque al mismo tiempo le preocupaba su
capacidad para sobrevivir a los peligros que existían entre el Kor-ul-gryf y
el Kor-ul ja. Había leones y tor-o-dons y la poco amistosa tribu de los
kor-ul-lul, que le obstaculizarían el avance aunque la distancia hasta los
riscos de su gente no era grande. Se dio cuenta de lo valiente que era la
muchacha y comprendió que debía de tener los recursos propios de toda
la gente primitiva que, día tras día, debe luchar cara a cara con la ley de
la superviencia de los más fuertes, sin ayuda de las numerosas
protecciones artificiales que la civilización proporciona a su prole de
seres débiles.
Varias veces, cuando cruzaba la garganta, Tarzán procuró ganar en
ingenio a sus hábiles perseguidores, pero inútilmente. Por mucho que lo
intentaba no lograba arrojarlos de su camino y cada vez que cambiaba de
rumbo ellos cambiaban también el suyo. A lo largo del borde del bosque,
en el lado suroriental de la garganta, buscó algún punto en el que los
árboles rozaran alguna parte negociable del risco, pero aunque viajó
hasta lejos arriba y abajo de la garganta, no descubrió ninguna vía de
escape fácil. El hombre-mono, por último, empezó a acariciar la idea de
lo desesperado de su situación y a darse plena cuenta de por qué las
razas de Pal-uldon habían abjurado del Kor-ul-gryf durante tantos siglos.
Empezaba a anochecer y, aunque desde primera hora de la mañana
había buscado con diligencia una salida de esta difícil situación, no
estaba más cerca de la libertad que en el momento en que el primer
rugiente gryf le había atacado, cuando se inclinaba sobre el cadáver de
su presa; pero con la caída de la noche recuperó la esperanza pues, en
común con los grandes felinos, Tarzán era, en mayor o menor medida,
una bestia nocturna. Es cierto que no veía de noche tan bien como ellos,
pero esa carencia era compensada con creces por la agudeza de su olfato
y la sensibilidad sumamente desarrollada de sus demás órganos de
percepción. Igual que el ciego sigue e interpreta los caracteres braille con
sus diestros dedos, así Tarzán lee el libro de la jungla con los pies y las
manos, con los ojos, los oídos y la nariz, aportando cada uno su parte
para la rápida y exacta interpretación del texto.
Pero de nuevo estaba condenado a ver frustrados sus planes por una
debilidad vital: él no conocía al gryf, y antes de que cayera la noche se
preguntó si aquellas cosas nunca dormían, pues adondequiera que él iba
ellas también iban, y siempre le impedían el paso hacia la libertad. Por
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
fin, justo antes del amanecer, renunció al esfuerzo inmediato y buscó
reposo en una horcadura de árbol que le pareció cómoda en la seguridad
de la terraza media.
Nuevamente estaba alto el sol cuando Tarzán despertó, descansado y
fresco. Atento a las necesidades del momento, no hizo ningún esfuerzo
por localizar a sus carceleros por si al hacerlo les indicaba sus
movimientos. En cambio, procuró alejarse con cautela y en silencio entre
el follaje de los árboles. Sin embargo, su primer movimiento fue
anunciado por un profundo rugido procedente de abajo.
Entre los numerosos refinamientos de la civilización que Tarzán no
había logrado adquirir estaba el de soltar palabrotas, y posiblemente
para su pesar, ya que hay circunstancias en las que al menos es un
alivio liberar la tensión. Y puede ser que en realidad Tarzán recurriera a
las palabrotas si puede existir un juramento fisico así como vocal, ya que
inmediatamente después que el rugido anunció que sus esperanzas
volvían a verse frustradas, se volvió con rapidez y al ver la espantosa
cara del gnyf abajo cogió un gran fruto de una rama cercana y la lanzó
perversamente al animal cornudo. El misil golpeó de lleno a la criatura
entre los ojos, lo que produjo una reacción que sorprendió al hombremono; no despertó en la bestia una exhibición de furia vengativa como
Tarzán esperaba y confiaba en que se produjera; en cambio, la criatura
hizo un solo ademán de coger la fruta de lado con la boca cuando rebotó
de su cráneo y luego se volvió de mala gana, alejándose unos pasos.
Ese acto recordó de inmediato a Tarzán una acción similar del día
anterior, cuando el tor-o-don había golpeado a una de las criaturas en
plena cara con su palo, y al instante acudió a su astuto y valeroso
cerebro un plan para salir de su apuro que habría podido empalidecer la
mejilla del más heroico. El instinto de las apuestas no es fuerte entre las
criaturas salvajes; las probabilidades de su vida diaria son estímulo
suficiente para la beneficiosa excitación de sus centros nerviosos. Ha
quedado para el hombre civilizado, protegido en cierta medida de los
peligros naturales de la existencia, inventar estimulantes artificiales en
forma de naipes, dados y ruedas de la ruleta. Sin embargo, cuando la
necesidad es lo que manda, no existen mayores jugadores que los
habitantes salvajes de la jungla, la selva y las montañas, ya que con la
misma ligereza con que usted hace rodar los cubos de marfil sobre el
tapete verde, ellos apostarán con la muerte: su propia vida es la apuesta.
Por eso Tarzán ahora iba a apostar, examinando las deducciones
aparentemente salvajes de su astuto cerebro contra todas las pruebas de
la bestial ferocidad de sus oponentes que la experiencia le indicaba,
contra todo el secular folclor y leyendas que habían sido transmitidas
durante incontables generaciones y que conocía a través de Pan-at-lee.
Sin embargo mientras trabajaba preparando la mayor obra que el
hombre puede elaborar en el juego de la vida, sonrió; tampoco había
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
nada que indicara prisa, excitación o nerviosismo en su conducta.
Primero seleccionó una rama larga y recta de unos cinco centímetros de
diámetro en su base. Así cortó el árbol con su cuchillo, eliminó las ramas
más pequeñas y ramitas hasta que consiguió tener una vara de unos tres
metros de longitud. Entonces la afiló en el extremo más pequeño.
Acabada satisfactoriamente la tarea, bajó la mirada a los triceratops.
-Whee-oo! -gritó.
Al instante las bestias alzaron la cabeza y le miraron. De la garganta de
uno de ellos salió débilmente un bajo ruido sordo.
-Whee-oo! -repitió Tarzán y les arrojó el resto del cuerpo del ciervo.
Los gryfs cayeron sobre él al instante con muchos rugidos, intentando
cogerlo uno de ellos y mantenerlo lejos del otro; pero por fin el segundo
logró aferrarlo y un instante después era desgarrado y golosamente
devorado. Una vez más, levantaron la vista hacia el hombre-mono y esta
vez le vieron descender al suelo. Uno de ellos se dirigió hacia él. Tarzán
repitió el extraño grito de los tor-o-don. El gryf se detuvo en seco,
aparentemente desconcertado, mientras Tarzán se deslizaba a tierra y
avanzaba hacia la bestia que estaba más cerca, con su vara alzada
amenazadoramente y el grito del primer hombre en sus labios.
¿El grito sería respondido por el bajo ruido sordo de la bestia de carga o
por el horrible rugido del caníbal? De la respuesta a esta pregunta
pendía el destino del hombre-mono.
Pan-at-lee escuchaba atentamente los ruidos que hacían los gry, fs que
se marchaban mientras Tarzán los alejaba astutamente de ella, y cuando
estuvo segura de que estaban lo bastante lejos para poder retirarse sin
peligro se dejó caer ágilmente de las ramas al suelo y echó a correr como
un ciervo asustado a través del espacio abierto, hasta el pie del risco.
Pasó por encima del cuerpo del tor-o-don que le había atacado la noche
anterior y pronto estuvo trepando con rapidez por las antiguas clavijas
de piedra de la desierta aldea del risco. En la boca de la cueva, cercana a
la que había ocupado, encendió un fuego y asó la pierna de venado que
Tarzán le había dado, y de una de las corrientes que discurría por la cara
de la escarpadura obtuvo agua para saciar su sed. Esperó todo el día,
oyendo a lo lejos, y a veces más cerca, los rugidos de los gryfs que
perseguían a la extraña criatura que había entrado de un modo tan
milagroso en su vida. Sentía por él la misma lealtad casi fanática que
otros muchos habían experimentado por Tarzán de los Monos. A bestias
y humanos los había sujetado a él con vínculos más fuertes que el
acero... a los que eran limpios y valientes, a los débiles e indefensos; pero
nunca podría contar Tarzán entre sus admiradores al cobarde, al ingrato
o al canalla; de éstos, tanto hombre como bestia, se había ganado el miedo y el odio.
Para Pant-at-lee, él representaba todo lo valiente, noble y heroico y,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
además, era amigo de Omat, el hombre al que amaba. Por cualquiera de
estas razones Pan-at-lee habría muerto por Tarzán, pues así es la lealtad
de los hijos de la naturaleza de mentalidad simple. Ha quedado para la
civilización enseñarnos a sopesar las relativas recompensas de la lealtad
y su antítesis. La lealtad de los primitivos es espontánea, irracional,
generosa, y así era la lealtad de Pan-at-lee hacia el Tarmangani. Por eso
esperó aquel día y la noche, aguardando a que él regresara para
acompañarla de nuevo hasta Om-at, pues su experiencia le había
enseñado que, frente al peligro, dos tienen más probabilidades que uno.
Pero Tarzán jad-guru no había venido, y por eso a la mañana siguiente
Pan-at-lee emprendió el camino de regreso a Kor-ul ja.
Ella conocía los peligros y sin embargo los afrontó con la impasible
indiferencia de su raza. Cuando se enfrentaran a ella directamente y la
amenazaran sería el momento de experimentar miedo, excitación o
confianza. Entretanto era innecesario malgastar energía nerviosa
anticipándose a ellos.
Por tanto la muchacha avanzó por su tierra salvaje sin mostrar mayor
preocupación de la que podría mostrar usted al entrar en la cafetería de
la esquina a tomar un helado. Pero ésta es su vida y aquella la de Panat-lee e incluso ahora, mientras usted lee esto, Pan-at-lee quizás esté
sentada en el borde de la cavidad de la cueva de Om-at mientras los ja y
jato rugen en la cima del risco, y los kor-ul-lul amenazan por el sur y los
ho-don desde el valle de Jad-ben-Otho, mucho más abajo, pues Pan-atlee aún vive y se arregla su sedoso pelaje azabache bajo la luz de la luna
tropical de Pal-ul-don.
Pero no iba a llegar a Kor-ul ja ese día, ni al siguiente, ni durante
muchos días después, aunque el peligro que la amenazaba no era ni el
enemigo waz-don ni bestia salvaje alguna.
Llegó sin contratiempos al Kor-ul-lul y, después de descender su pared
rocosa del sur sin vislumbrar ni una vez a los enemigos hereditarios de
su gente, experimentó una renovación de la confianza cercana a la
seguridad de que lograría culminar con éxito su aventura y se reuniría de
nuevo con su gente y con su amante, al que no veía desde hacía muchas
largas y tristes lunas.
Se encontraba casi al otro lado de la garganta ya y avanzaba con
extrema precaución sin que la confianza redujera su atención, pues la
cautela es un rasgo instintivo de los primitivos, algo que no pueden dejar
a un lado ni aun momentáneamente si quieren sobrevivir. Y así llegó al
sendero que sigue las sinuosidades del Kor-ul-lul desde la parte más
elevada hasta el amplio y fértil valle de Jad-benOtho. Cuando entró en el
sendero surgieron a ambos lados, de entre los arbustos que flanquean el
paso, como salidos de la nada, una docena de altos guerreros blancos de
los ho-don. Como un ciervo asustado, Pan-at-lee lanzó una sola mirada
desconcertada hacia los arbustos en un esfuerzo por escapar; pero los
guerreros se hallaban demasiado cerca. Se cerraron sobre ella por todos
lados y entonces ella sacó su cuchillo y se volvió para mantenerlos a
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
raya, metamorfoseada por las llamas del miedo y el odio de un ciervo
asustado en una furiosa tigresa. Ellos no intentaron matarla, sino sólo
someterla y capturarla; y por eso más de un guerrero ho-don sintió el
afilado filo de su cuchillo en su carne antes de lograr vencerla. Y aun
entonces ella forcejeó y arañó y mordió a los que le habían quitado el
cuchillo, hasta que fue necesario atarle las manos y sujetarle un trozo de
madera entre los dientes mediante unas correas que le ataron detrás de
la cabeza.
Al principio ella se negó a andar cuando emprendieron camino en
dirección al valle, pero después de que dos de ellos la cogieran por el pelo
y la arrastraran unos metros reconsideró su decisión primera y caminó
junto a ellos, aunque aún tan desafiante como sus muñecas atadas y su
boca amordazada le permitían.
Cerca de la entrada al Kor-ul-lul encontraron otro grupo de guerreros
con los que iban varios prisioneros waz-don de la tribu de kor-ul-lul. Se
trataba de un grupo de ataque venido de una ciudad hodon del valle en
busca de esclavos. Esto Pan-at-lee lo supo porque el suceso no eran en
absoluto inusual. La tribu a la que ella pertenecía había sido
suficientemente afortunada, o poderosa, para soportar con éxito la
mayoría de estos ataques pero Panat-lee tenía amigos y parientes que
habían sido esclavizados por los ho-don, y había otra cosa que le daba
esperanzas, como sin duda les ocurrió a todos los demás cautivos: en
ocasiones los prisioneros escapaban de las ciudades de los blancos lampiños.
Después de unirse al otro grupo, la banda al completo emprendió la
marcha por el valle y entonces, por la conversación de sus raptores, Panat-lee supo que se encaminaban hacia A-lur, la Ciudad de la luz;
mientras, en la cueva de sus antepasados, Omat, jefe de los kor-ul ja, se
lamentaba de la pérdida de su amigo y de la hembra que habría sido su
compañera.
VIII
A-lur
Mientras el siseante reptil se acercaba amenazadoramente al extraño
que nadaba en las aguas abiertas cerca del centro del pantano, en la
frontera de Pal-ul-don, le pareció al hombre que éste en verdad debía de
ser el inútil final de un viaje arduo y lleno de peligros. También parecía
igualmente inútil lanzar su afilado cuchillo contra aquella temible
criatura. De haber sido atacado en tierra posiblemente habría podido
recurrir al menos a utilizar su Enfield, pese a que había llegado hasta
tan lejos recorriendo todos aquellos kilómetros sembrados de peligros sin
recurrir a él, aunque, cada vez más, su vida pendía en equilibrio frente a
los salvajes habitantes de la selva, la jungla y la estepa. Porque fuera lo
que fuere aquello para lo que conservaba su preciosa munición, lo
consideraba, evidentemente, más sagrado aún que su vida, pues hasta
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
entonces no había utilizado ni una sola bala y ahora no le era preciso
decidir, puesto que le sería imposible sacar su Enfield, cargarlo y
disparar con la celeridad necesaria mientras nadaba.
Aunque sus posibilidades de sobrevivir parecían escasas, y su
esperanza se hallaba en su nivel más bajo, no estaba dispuesto a
rendirse sin luchar. Lo que hizo fue sacar su cuchillo y esperar al reptil
que se le acercaba. La criatura no se parecía a ningún ser vivo que él
hubiera visto jamás, aunque en algunos aspectos posiblemente se
asemejaba más a un cocodrilo que a cualquier otra cosa que él conociera. Cuando este horrible superviviente de algún progenitor extinguido le
atacó con las fauces distendidas, le llegó al hombre la plena conciencia
de la inutilidad de pretender resistir la enloquecida acometida o taladrar
el pellejo duro como una armadura con su pequeño cuchillo. La bestia ya
se encontraba casi sobre él y cualquier forma de defensa que eligiera
debía ser rápida. Parecía no existir más que una alternativa a la muerte
instantánea, y la aplicó casi en el mismo instante en que el gran reptil se
erguía directamente por encima de él.
Con la celeridad de una foca se zambulló bajo el cuerpo de la criatura
y, al mismo tiempo, volviéndose sobre su espalda, hundió su cuchillo en
la suave y fría superficie del viscoso vientre aprovechando el impulso del
reptil al atacarle; y entonces, nadó con fuertes brazadas por debajo del
agua unos doce metros antes de salir. Una mirada le mostró al mostruo
zambulléndose enloquecido por el dolor y la rabia en la superficie del
agua, detrás de él. Que se estaba retorciendo en la agonía de la muerte
era evidente por el hecho de que no hacía ningún esfuerzo por seguirle, y
así, acompañado por los gritos estridentes del monstruo agonizante, el
hombre llegó al otro extremo del agua y emprendió una vez más el
sobrehumano esfuerzo de cruzar el último tramo de pegajoso lodo que le
separaba de la tierra firme de Pal-ul-don.
Tardó unas buenas dos horas en arrastrar su ahora fatigado cuerpo a
través del pegajoso y apestoso cieno, pero por fin, cubierto de lodo y
agotado, se arrastró hasta la suave hierba de la orilla. A un centenar de
metros un arroyo, que discurría sinuoso desde las distantes montañas,
desembocaba en el pantano y, tras un breve descanso, el hombre se
encaminó hacia allí y buscó un remanso tranquilo, donde lavó el lodo de
sus armas, su equipo y su taparrabo. Pasó otra hora bajo los cálidos
rayos del sol secando, puliendo y engrasando su Enfield, aunque los
medios de que disponía para secarlo consistían principalmente en hierba
seca. El sol ya descendía cuando le pareció que su preciosa arma se
hallaba a salvo de cualquier daño producido por el polvo o la humedad, y
entonces se levantó y emprendió la búsqueda del rastro que había seguido hasta el lado opuesto del pantano. ¿Encontraría de nuevo el rastro
que le había llevado al otro lado del pantano, para perderse allí, incluso
con sus entrenados sentidos? Si no lo encontraba de nuevo a este lado
de la casi infranqueable barrera podría suponer que su largo viaje había
acabado en fracaso. Y por eso buscó arriba y abajo la orilla del agua
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
estancada en busca de indicios de un viejo rastro que hubiera sido
invisible a los ojos de usted o míos, aunque hubiéramos seguido
directamente las huellas de su creador.
Mientras Tarzán se acercaba a los gryfs imitó lo mejor que pudo
recordar los métodos y actitudes de los tor-o-don, pero en el instante en
que estuvo cerca de una de las enormes criaturas cayó en la cuenta de
que su destino aún pendía en equilibrio, pues la cosa no hizo nada, ni
amenazador ni de otra índole. Se limitó a quedarse allí de pie,
observándole con sus fríos ojos de reptil, y entonces Tarzán alzó su palo
y con un amenazador Whee-oo! propinó al gryf un golpe sañudo en la
cara.
La criatura hizo ademán de morder en su dirección, pero no le alcanzó,
y luego se dio media vuelta y se alejó hoscamente, de la misma manera
en que lo hizo cuando el tor-o-don lo montaba. Tarzán le dio la vuelta por
detrás como había visto que hacía el peludo primer hombre, subió
corriendo por la ancha cola y se sentó sobre el lomo de la criatura, y
entonces, imitando de nuevo los actos del toro-don, lo azuzó con la punta
afilada de su palo, obligándolo así á avanzar y guiándole con golpes,
primero a un lado y luego al otro, se encaminó por la garganta en
dirección al valle.
Al principio sólo tenía intención de determinar si lograba ejercer
autoridad alguna sobre los grandes monstruos, comprendiendo que en
esta posibilidad radicaba su única esperanza de escapar de sus carceleros. Pero una vez sentado en el lomo de su titánica montura, el
hombre-mono experimentó una nueva emoción que le recordó el día, en
su adolescencia, en que se había encaramado por vez primera a la ancha
cabeza de Tantor, el elefante, y esto, junto con la sensación de dominio
que siempre significaba carne y bebida para el señor de la jungla, le
decidió a aplicar su recién adquirido poder con algún fin útil. Consideró
que Pan-at-lee debía de hallarse ya en lugar seguro o había encontrado
la muerte. Al menos, él ya no podía hacer nada por ella, mientras que en
la parte baja del Kor-ul-gryf, en el verde valle, se encontraba A-lur, la
Ciudad de la luz, la cual, desde que había puesto los ojos en ella desde el
lomo de Pastar-ul-ved, había sido su ambición y su meta.
Si sus relucientes muros guardaban o no el secreto de su compañera
perdida no podía sino intuirlo, pero si ella vivía en el recinto de Pal-uldon debía de encontrarse entre los ho-don, ya que los peludos hombres
negros de su mundo olvidado no hacían prisioneros. Así pues, iría a Alur, y ¿cómo hacerlo con más eficacia que a lomos de esta terrible criatura que las razas de Pal-ul-don tanto temían?
Un pequeño arroyuelo desciende desde el Korul-gryf para unirse al pie
de las montañas con el que vacía las aguas de Kor-ul-lul en el valle, formando un pequeño río que discurre hacia el sudoeste, penetrando
finalmente en el lago de mayor tamaño del valle, en la ciudad de A-lur,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
cuyo centro atraviesa la corriente. Un antiguo sendero, bien marcado por
incontables generaciones de pies desnudos de hombres y bestias,
conduce hacia A-lur, junto al río, y por éste guió Tarzán al gryf. Una vez
fuera del bosque situado bajo la boca de la garganta, Tarzán vislumbró la
ciudad de vez en cuando, reluciendo a lo lejos mucho más abajo de donde él se hallaba. La región por la que pasaba resplandecía de
desenfrenadas bellezas de verdor tropical. Espesas y exuberantes hierbas
crecían hasta la cintura a ambos lados del sendero y el camino era
interrumpido de vez en cuando por sectores de bosque como un parque,
o quizá un pequeño sector de densa jungla donde los árboles formaban
un arco sobre el camino y enredaderas trepadoras colgaban formando
graciosas guirnaldas de rama en rama.
A veces al hombre-mono le costaba dominar a esta ingobernable bestia,
pero al final su miedo al pinchazo del palo siempre la obligaba a
obedecer. A última hora de la tarde, cuando se aproximaban a la
confluencia de la corriente de agua que bordeaban con otra que parecía
venir de la dirección de Kor-ul ja, el hombre-mono salió de uno de los
sectores de jungla y descubrió a un grupo considerable de ho-don en la
orilla opuesta. Simultáneamente, ellos le vieron a él y a la imponente
criatura que montaba. Por un momento permanecieron quietos con los
ojos llenos de asombro y luego, como respuesta a la orden de su jefe, se
dieron la vuelta y echaron a coreer en busca de refugio en el cercano
bosque.
El hombre-mono sólo los vislumbró brevemente pero fue suficiente para
ver que había unos wazdon con ellos, sin duda alguna prisioneros
tomados en uno de los ataques a las aldeas de los waz-don de las que
Ta-den y Om-at le habían hablado. Al oír las voces, el gnj f rugió de un
modo terrorífico e inició una persecución, aunque un río se interponía
entre ellos; pero mediante muchos golpes y mucho aguijonear a la bestia,
Tarzán logró llevar al animal de nuevo al camino aunque después de ello,
durante largo rato, estuvo más hosco e intratable que nunca.
A medida que el sol iba bajando, acercándose a la cima de las colinas
occidentales, Tarzán se iba dando cuenta de que su plan para entrar en
A-lur a lomos de un gryf probablemente estaba condenado al fracaso, ya
que la terquedad de la gran bestia aumentaba por momentos,
indudablemente debido al hecho de que su enorme estómago pedía
comida. El hombre-mono se preguntó si los tor-odon disponían de algún
medio para sujetar a sus bestias para pasar la noche, pero como él no lo
sabía y no se le ocurrió ningún plan, decidió que debería confiar en la
posibilidad de encontrarlo de nuevo por la mañana.
De pronto acudió a su mente una pregunta respecto a cuál sería su
relación cuando Tarzán desmontara. ¿Volvería a ser la de cazador y
presa, o el miedo al palo le permitiría conservar su supremacía sobre el
instinto natural del carnívoro cazador? Tarzán se lo preguntó, pero como
no podía quedarse para siempre sobre el gryf, y prefería desmontar y
someter el asunto a una prueba final mientras aún era de día, decidió
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
actuar enseguida.
No sabía cómo detener a la criatura, pues hasta ese momento su único
deseo había sido estimularla a avanzar. Sin embargo, experimentando
con su palo descubrió que podía hacer que se detuviera si se echaba
hacia adelante y la golpeaba en el hocico. Cerca de allí crecía un grupo
de árboles hojosos, en cualquiera de los cuales el hombre-mono Podría
hallar refugio, pero se le ocurrió que si subía de inmediato a los árboles
eso podía sugerir a la mente del gryf que la criatura que le había estado
dominando le temía, con la consecuencia de que Tarzán volvería a ser
prisionero del triceratops. Así pues, cuando el gryf se detuvo Tarzán se
deslizó al suelo, dio a la criatura un descuidado golpe en el flanco como
para despedirse y se alejó con indiferencia. De la garganta de la bestia
brotó un ruido sordo y, sin siquiera mirar a Tarzán, dio media vuelta y
penetró en el río donde se quedó bebiendo durante largo rato.
Convencido de que el gryf ya no constituía una amenaza para él, el
hombre-mono, azuzado por el hambre, cogió su arco, eligió un puñado
de flechas y se puso en marcha con cautela en busca de comida, la
prueba de cuya presencia en las proximidades le era transmitida por la
brisa procedente del río. Diez minutos más tarde había capturado a una
presa, de nuevo uno de los ejemplares del antílope de Pal-ul-don, cuyas
especies Tarzán conocía desde la infancia como Bara, el ciervo, ya que en
el pequeño libro que había sido la base de su educación el dibujo de un
ciervo había sido lo que más se parecía al antílope, desde el más grande
al más pequeño. Cortó una pata del animal y la escondió en un árbol
cercano; luego se echó el resto del animal al hombro y regresó trotando
al lugar donde había dejado al grgf: La gran bestia estaba saliendo del río
cuando Tarzán, al verla, lanzó el extraño grito de los tor-o-don. La
criatura miró en la dirección del sonido emitiendo al mismo tiempo el
sonido bajo con el que respondía a la llamada de su amo. Tarzán repitió
dos veces su grito antes de que la bestia se le acercara lentamente, y
cuando se encontró a pocos pasos le arrojó el cuerpo del ciervo, sobre el
cual cayó la bestia con golosas fauces.
-Si algo lo mantendrá al alcance de la voz -musitó el hombre-mono
cuando regresaba al árbol en el que había escondido su parte del animal
muertoes saber que lo alimentaré.
Pero cuando hubo dado cuenta de su colación y se acomodó para pasar
la noche entre las ramas oscilantes de su guarida, confiaba poco en que
entraría en A-lur al día siguiente montando su prehistórico corcel.
Cuando Tarzán despertó, a primeras horas de la mañana siguiente,
saltó con agilidad al suelo y se encaminó hacia el río. Se quitó las armas
que llevaba encima y el taparrabo y entró en las frías aguas de la
pequeña charca, y después de su refrescante baño regresó al árbol para
desayunar otra ración de Bara, el ciervo, añadiendo a su comida frutas y
bayas que crecían en abundancia en aquella zona. Finalizada su comida
buscó de nuevo tierra firme y lanzó el extraño grito que había aprendido
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
por si atraía al gryf, pero aunque esperó algún tiempo y siguió llamando
no hubo respuesta, y por fin se vio obligado a concluir que no volvería a
ver a su magnífica montura del día anterior. Así pues, se preparó para
dirigirse a A-lur, basando su confianza en su conocimiento de la lengua
de los ho-don, su gran fuerza y su ingenio natural.
Refrescado por la comida y el descanso, el viaje hacia A-lur, realizado
en el frescor de la mañana junto a la orilla del río, le resultó en extremo
delicioso. Aparte de las características fisicas y mentales, había otras que
le diferenciaban de sus compañeros de la jungla salvaje. No las menos
importantes eran de índole espiritual, y una que sin duda era muy fuerte
en su influencia sobre el amor de Tarzán por la jungla era la apreciación
de la hermosura de la naturaleza. A los simios les gustaba más un
gusano en un tronco podrido que toda la majestuosa grandeza de los
gigantes del bosque que se balanceaban por encima de ellos. Las únicas
bellezas que Numa reconocía eran las de su propia figura cuando
desfilaba ante los ojos llenos de admiración de su compañera, pero en
todas las manifestaciones del poder creativo de la naturaleza que Tarzán
conocía apreciaba las bellezas.
Cuando se aproximaba a la ciudad el interés de Tarzán se centró en la
arquitectura de los edificios periféricos, que estaban tallados en la piedra
caliza grisosa de lo que en otro tiempo había sido un grupo de colinas
bajas, similares a las muchas cubiertas de hierba que salpicaban el valle
en todas direcciones. La explicación de Ta-den de los métodos de
construcción de casas de los ho-don daban cuenta de las formas y
proporciones, a veces notables, de los edificios que, durante los siglos
que debieron de ser precisos para su construcción, habían sido talladas
en las colinas de piedra caliza, y los exteriores cincelados en las formas
arquitectónicas que atrajeron al ojo de los constructores y seguían al
mismo tiempo, toscamente, los contornos originales de las colinas en un
evidente deseo de economizar mano de obra y espacio. La excavación de
los aposentos de dentro se había guiado asimismo por la necesidad. A
medida que se iba acercando, Tarzán vio que los materiales de desecho
de esas operaciones de construcción habían sido utilizados para contruir
muros exteriores en torno a cada edificio o grupo de edificios resultantes
de un solo montículo, y más adelante se enteraría de que también se
habían utilizado para llenar las desigualdades entre las colinas y la
formación de calles pavimentadas en toda la ciudad, consecuencia, posiblemente, más de la adopción de un método fácil de deshacerse de las
cantidades de piedra caliza quebrada que de una auténtica necesidad de
pavimentación.
Había gente yendo de un lado a otro en la ciudad y en los estrechos
salientes y terrazas que interrumpían las líneas de los edificios y que
parecían una peculiaridad de la arquitectura ho-don, concesión, sin
duda, a algún instinto inherente cuyo origen podía remontarse a los
primeros progenitores que moraron en los riscos.
A Tarzán no le sorprendió que a poca distancia no despertara
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sospechas ni curiosidad en la mente de los que le veían, ya que, hasta
que fuera posible un examen más detenido, en poco se diferenciaba de
un nativo, ni en su configuración general ni en su color. Por supuesto,
había formulado un plan de acción y, tras haberlo decidido, no vacilaba
en llevarlo a la práctica.
Con la misma seguridad con que usted se aventuraría a ir por la calle
principal de una ciudad vecina, Tarzán entró con grandes pasos en la
ciudad hodon de A-lur. La primera persona que descubrió su falsedad
fue un niño pequeño que jugaba en la entrada con arco de uno de los
edificios amurallados.
-¡No tiene cola! ¡No tiene cola! -gritó lanzándole una piedra, y entonces,
de pronto, se quedó mudo y con los ojos muy abiertos al percibir que
esta criatura era algo más que un simple guerrero ho-don que había
perdido la cola. Ahogando un grito el niño se volvió y huyó dando gritos
hacia el patio de su casa.
Tarzan siguió su camino, comprendiendo plenamente que se hallaba
muy cerca el momento en que el destino de su plan quedaría decidido.
No tuvo que esperar mucho, ya que en la siguiente vuelta de la sinuosa
calle se dio de bruces con un guerrero ho-don. Vio la sorpresa en los ojos
de este último, seguida al instante por una expresión de recelo; pero
antes de que el tipo pudiera hablar Tarzán le abordó.
-Soy extranjero, de otra tierra -dijo-, querría hablar con Ko-tan, vuestro
rey.
El tipo retrocedió un paso y se llevó la mano a su cuchillo.
-No hay extranjeros que crucen las puertas de Alur -dijo- más que
como enemigos o como esclavos.
-Yo no vengo ni como esclavo ni como enemigo -replicó Tarzán-. Vengo
directamente de Jad-benOtho. ¡Mira! -y extendió las manos para que el
hodan viera lo muy diferentes que eran de las suyas, y después se dio
media vuelta para que el otro viera que no tenía cola, pues en este hecho
se basaba su plan, debido a que recordaba la discusión entre Taden y
Om-at, en la que el waz-don afirmaba que Jadben-Otho tenía una larga
cola mientras el ho-don estaba igualmente dispuesto a pelear por su
creencia en la falta de cola de su dios.
Los ojos del guerrero se abrieron de par en par y una expresión de
sobrecogimiento asomó en ellos, aunque teñida de sospecha.
-¡Jad-ben-Otho! -murmuró, y añadió-: Es cierto que no eres ni ho-don
ni waz-don, y también es cierto que Jad-ben-Otho no tiene cola. Ven dijo-, te llevaré a Ko-tan, pues éste es un asunto en el que ningún
guerrero corriente puede interferir. Sígueme -y sin dejar de aferrar el
mango de su cuchillo y mirando de reojo al hombre-mono le condujo a
través de A-lur.
La ciudad cubría una extensa área. A veces había una considerable
distancia entre grupos de edificios, y después volvían a estar juntos.
Había numerosos grupos imponentes, tallados evidentemente de colinas
más grandes, a menudo elevándose una altura de treinta metros o más.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Mientras avanzaban se encontraron con numerosos guerreros y mujeres,
todos los cuales mostraban gran curiosidad por el extranjero, pero no
hubo ningún intento de amenazarle cuando se descubría que era conducido al palacio del rey. Por fin llegaron a un gran conjunto que se
extendía en una área considerable, su cara occidental delantera de frente
a un gran lago azul y evidentemente tallada en lo que en otra época
había sido un risco natural. Este grupo de edificios estaba rodeado por
un muro de considerable mayor altura que cualquiera que los que Tarzán había visto antes. Su guía le condujo a una entrada ante la cual
esperaban una docena o más de guerreros que se habían puesto en pie y
formaban una barrera ante la entrada cuando Tarzán y su grupo
aparecieron tras la esquina del muro de palacio, pues para entonces ya
había acumulado tal cantidad de curiosos que ofrecieron a los guardias
el aspecto de una multitud formidable. Una vez contada la historia del
guía, Tarzán fue conducido al patio interior donde lo retuvieron mientras
uno de los guerreros entraba en palacio, evidentemente con la intención
de notificarle a Ko-tan su presencia. Quince minutos más tarde apareció
un corpulento guerrero, seguido por otros varios, todos los cuales
examinaron a Tarzán dando muestras de gran curiosidad mientras se
acercaban.
El jefe del grupo se detuvo ante el hombre-mono.
-¿Quién eres? -preguntó-, ¿y qué quieres de Kotan, el rey?
-Soy amigo -respondió el hombre-mono- y he venido de la región de
Jad-ben-Otho para visitar a Ko-tan de Pal-ul-don.
El guerrero y sus seguidores parecían impresionados. Tarzán se dio
cuenta de que estos últimos susurraban entre sí.
-¿Cómo has venido hasta aquí -preguntó el portavoz- y qué quieres de
Ko-tan? Tarzán se irguió.
-¡Basta! -exclamó-. ¿El mensajero de Jad-benOtho debe ser sometido al
tratamiento dado a un waz-don errante? Llévame ante el rey enseguida o
la ira de Jad-ben-Otho caerá sobre vosotros.
El hombre-mono se preguntaba hasta dónde le llevaría su injustificado
alarde de seguridad en sí mismo, y esperaba con divertido interés el
resultado de su petición. Sin embargo, no tuvo que esperar mucho, pues
casi de inmediato la actitud de su interrogador cambió. Palideció, lanzó
una mirada aprensiva hacia el cielo oriental y luego extendió su palma
derecha hacia Tarzán, llevándose la izquierda al corazón en la señal de
amistad que era común entre las gentes de Pal-ul-don. Tarzán retrocedió
enseguida como si se apartara de una mano profanadora, una fingida
expresión de horror y disgusto en la cara.
-¡Para! -gritó-. ¿Te atreverías a tocar la sagrada persona del mensajero
de Jad-ben-Otho? Sólo como señal especial de favor de Jad-ben-Otho
puede el propio Ko-tan recibir ese honor de mí. ¡Deprisa! ¡Ya he esperado
demasiado rato! ¡Qué clase de recepción los ho-don de A-lur ofrecen al
hijo de mi padre!
Al principio Tarzán se había inclinado por adoptar el papel del propio
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Jad-ben-Otho, pero se le ocurrió que podría resultar embarazoso y una
carga considerable estar obligado constantemente a retratar el carácter
de un dios, pero con el creciente éxito de su plan, de pronto se le había
ocurrido que la autoridad del hijo de Jad-ben-Otho sería mucho mayor
que la de un mensajero corriente de un dios, mientras que al mismo
tiempo le daría cierta libertad en sus actos y conducta, razonando el
hombre-mono que un joven dios no sería contemplado tan estrictamente
en cuestión de dignidad y porte como un dios más viejo y magnífico. Esta
vez el efecto de sus palabras fue inmediato y dolorosamente perceptible
en todos los que se hallaban cerca de él. Todos retrocedieron, y el
portavoz por poco no se desplomó de puro terror. Sus disculpas, cuando
por fin la parálisis producida por el miedo le permitió expresarlas, fueron
tan abyectas que el hombre-mono apenas pudo reprimir una sonrisa de
divertido desdén.
-Ten piedad, Odor-ul-Otho -suplicó- del pobre y viejo Dak-lot.
Precédeme y te conduciré adonde Kotan, el rey, te espera, temblando.
Apartaos, serpientes y alimañas -gritó empujando a sus guerreros a
derecha e izquierda con el fin de formar un Pasillo para Tarzán.
-¡Ven! -gritó el hombre-mono perentoriamente-, guía el camino y deja
que estos otros sigan.
El ahora absolutamente asustado Dak-lot hizo lo que le decía y Tarzán
de los Monos fue conducido al interior del palacio de Ko-tan, rey de Palul-don.
IX
Altares manchados de sangre
La entrada a través de la cual echó su primer visIJ2zo al interior estaba
tallada bastante hermosamente con dibujos geométricos, y en el interior
las paredes estaban tratadas de forma similar, aunque a medida que iba
de un aposento a otro fue descubriendo también las figuras de animales,
aves y hombres ocupando su lugar entre las figuras más formales del
arte del decorador mural. Había una gran exhibición de vasijas de piedra
así como ornamentos de oro y pieles de muchos animales, pero en
ningún sitio vio indicación alguna de tejido, lo que daba a entender, que
en ese aspecto al menos, los ho-don aún ocupaban un lugar bajo en la
escala de la evolución, y sin embargo las proporciones y simetría de los
corredores y aposentos señalaban cierta medida de civilización.
El camino ascendía a través de varios aposentos y largos corredores, al
menos tres tramos de escaleras de piedra y finalmente a un rellano en la
cara occidental del edificio que daba al lago azul. A lo largo de este
rellano, o arcada, su guía le condujo unos cien metros y se detuvo ante
una ancha entrada que conducía a otro aposento del palacio.
Aquí Tarzán vio un número considerable de guerreros en un enorme
aposento, cuyo techo abovedado se hallaba a unos buenos quince metros
del suelo. Casi llenando la cámara había una gran pirámide que ascendía
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
en anchos escalones hasta debajo de la cúpula en la que un número de
aberturas redondas dejaban entrar la luz. Los escalones de la pirámide
estaban ocupados por guerreros hasta el pináculo mismo, en el cual
permanecía sentada la figura imponente de un hombre cuyos adornos
dorados brillaban a la luz del sol de la tarde, del cual un rayo penetraba
por las pequeñas aberturas de la cúpula.
-¡Ko-tan! -gritó Dak-lot dirigiéndose a la resplandeciente figura del
pináculo de la pirámide-. ¡Kot-tan y guerreros de Pal-ul-don! Mirad el
honor que Jad-ben-Otho os ha hecho enviando como mensajero a su
propio hijo -y Dak-lot, haciéndose a un lado, señaló a Tarzán con un
exagerado gesto de la mano.
Ko-tan se puso en pie y todos los guerreros que estaban a la vista
estiraron el cuello para ver mejor al recién llegado. Los que se
encontraban en el lado opuesto de la pirámide se agolparon en la parte
delantera cuando les llegó el rumor del viejo guerrero. La expresión de la
mayoría de los rostros era de escepticismo; pero el suyo era un
escepticismo teñido de cautela. Fuera cual fuere el lado por el que
saltara la fortuna, ellos deseaban estar en el lado correcto de la valla. Por
un momento todos los ojos estuvieron centrados en Tarzán y luego, poco
a poco, se dirigieron a Ko-tan, pues por su actitud recibirían la
indicación de cuál debía ser la suya. Pero Ko-tan estaba a todas luces en
el mismo dilema que ellos (la actitud de su cuerpo lo indicaba) y era de
indecisión y duda.
El hombre-mono se mantenía erguido, los brazos cruzados sobre su
ancho pecho, una expresión de arrogante desdén en su bello rostro; pero
para Daklot había también en él indicios de creciente ira. La situación se
iba haciendo tensa. Dak-lot se agitaba nervioso, lanzando miradas
aprensivas a Tarzán y otras suplicantes a Ko-tan. Un silencio sepulcral
envolvía la gran cámara del trono de Pal-ul-don.
Por fin Ko-tan habló.
¿Quién dice que es Dor-ul-Otho? -preguntó, lanzando una mirada
terrible a Dak-lot.
-¡Él lo dice! -casi gritó el aterrado noble.
-¿Y por eso debe ser verdad? -preguntó Ko-tan.
¿Podía ser que hubiera indicios de ironía en el tono del jefe? ¡Que Otho
no lo permitiera! Dak-lot echó una mirada de reojo a Tarzán, una mirada
con intención de que transmitiera la seguridad de su propia fe, pero que
sólo logró indicar al hombre-mono el lastimoso terror del otro.
-¡Oh Ko-tan! -suplicó Dak-lot-, tus propios ojos deben convencerte de
que en verdad es el hijo de Otho. Mira su figura divina, sus manos y sus
pies, que no son como los nuestros, y carece por completo de cola como
su poderoso padre.
Ko-tan pareció percibir esos hechos por primera vez y hubo una
indicación de que su escepticismo empezaba a flaquear. En ese momento
un joven guerrero, que se había abierto paso desde el otro lado de la
pirámide hasta donde pudo ver bien a Tarzán, alzó la voz.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-¡Ko-tan -gritó-, debe de ser como Dak-lot dice, pues estoy seguro ahora
de que he visto antes a Dor-ul-Otho! Ayer, cuando regresábamos con los
prisioneros de Kor-ul-lul, le vimos sentado a lomos de un gran gryf. Nos
escondimos en el bosque antes de que se acercara demasiado, pero vi lo
suficiente para estar seguro de que el que montaba la gran bestia no era
otro que el mensajero que ahora está ahí de pie.
Esto pareció suficiente para convencer a la mayoría de los guerreros de
que realmente se hallaban en presencia de la deidad; sus rostros
demostraban claramente, así como una repentina modestia que les hizo
encogerse detrás de sus vecinos. Como sus vecinos intentaban hacer lo
mismo, el resultado fue que desaparecieron los que se hallaban más
cerca del hombre-mono, hasta que los escalones de la pirámide situados
directamente enfrente de él quedaron vacíos hasta la misma cumbre. Kotan, posiblemente influido tanto por la actitud temerosa de sus
seguidores como por la evidencia presentada, alteró su tono y su actitud
de modo que concordara con las exigencias (si el extraño era en verdad el
Dor-ul-Otho), mientras dejaba a su dignidad una vía de escape en caso
de que fuese un impostor.
-Si de verdad eres el Dor-ul-Otho -dijo, dirigiéndose a Tarzán-, sabrás
que nuestras dudas eran naturales, ya que no hemos recibido ninguna
señal de Jad-ben-Otho que indicara que tenía intención de concedernos
tan gran honor; además ¿cómo podíamos saber que el Gran dios tenía un
hijo? Si tú lo eres, todo Pal-ul-don se alegra de honrarte; si no lo eres,
veloz y terrible será el castigo a tu temeridad. Yo, Ko-tan, rey de Pal-uldon, he hablado.
-Y has hablado bien, como debe hablar un rey que teme y honra al dios
de su pueblo -dijo Tarzán, rompiendo su largo silencio- que teme y honra
al dios de su pueblo. Está bien que insistas en saber que realmente soy
el Dor-ul-Otho antes de rendirme el tributo que se me debe. Jad-benOtho me encargó especialmente que averiguara si eras apto para
gobernar a su pueblo. La primera experiencia que tengo de ti indica que
Jad-ben-Otho eligió bien cuando insufló el espíritu de un rey en el bebé
que tu madre amamantaba.
El efecto de esta declaración, expresada de modo informal, fue evidente
en las expresiones y susurros excitados de la sobrecogida asamblea. ¡Al
fin sabían cómo se hacía uno rey! ¡Era decidido por Jad-ben-Otho
mientras el candidato aún era un lactante! ¡Qué maravilla! ¡Un milagro! Y
esta criatura divina ante cuya presencia se hallaban lo sabía todo.
Indudablemente, él incluso hablaba de estos asuntos a diario con su
dios. Si antes había algún ateo entre ellos, o un agnóstico, ahora no
había ninguno, pues ¿no habían visto con sus propios ojos al hijo de
dios?
-Está bien, pues -prosiguió el hombre-mono-, que os aseguréis de que
no soy un impostor. Acercaos y veréis que no soy como los hombres.
Además, no está bien que os encontréis a un nivel más elevado que el
hijo de vuestro dios. -Se produjo un repentino revuelo para llegar a la
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
planta de la sala del trono; Ko-tan no estaba lejos, detrás de sus
guerreros, aunque consiguió conservar cierta dignidad majestuosa
cuando descendió los anchos escalones que en el transcurso de los siglos
incontables pies desnudos habían pulido hasta formar una reluciente
superficie lisa-. Y ahora –prosiguió Tarzán cuando el rey se halló ante él-,
puedes disipar toda duda de que no soy de la misma raza que vosotros.
Vuestros sacerdotes os han dicho que Jad-ben-Otho no tiene cola. Por lo
tanto, sin cola ha de ser la raza de los dioses que nacen de él. ¡Pero ya
basta de pruebas como éstas! Conocéis el poder de Jad-ben-Otho; que
sus rayos que rasgan los cielos traen la muerte si él lo desea; que las
lluvias vienen cuando él lo ordena, y las frutas y las bayas y los granos,
las hierbas, los árboles y las flores brotan a su divina voluntad; habéis
presenciado el nacimiento y la muerte, y los que honran a su dios le
honran porque controla estas cosas. ¿Qué suerte correrá entonces un
impostor que afirme ser el hijo de este dios todopoderoso? Ésta es la
prueba que exigís, pues igual que caería sobre vosotros si me negarais,
así caería sobre el que reclamara indebidamente cualquier parentesco
con él.
Esta línea de argmentos era imposible de refutar, tenía que
convencerles. No podía dudarse de las afirmaciones de esta criatura sin
admitir, tácitamente, la falta de fe en la omnipotencia de Jadbe-Otho.
Ko-tan estaba complacido de recibir a una deidad, pero de qué forma
debía agasajarlo era bastante difícil de saber. Su concepción de dios era
un asunto más bien ambiguo y confuso, aunque tenía en común con
todos los pueblos primitivos el que su dios era un dios personal, como lo
eran sus diablos y demonios. Suponía que los placeres de Jadben-Otho
eran los mismos de que él gozaba, pero desprovistos de cualquier
reacción desagradable. Por lo tanto, se le ocurrió que al Dor-ul-Otho se le
podía agasajar comiendo; comiendo grandes cantidades de todo lo que a
Ko-tan más le gustaba y que había encontrado más perjudicial, y
también estaba una bebida que las mujeres de los ho-don elaboraban
dejando macerar maíz en los jugos de suculentas frutas, a las que se
añadían otros ingredientes que ellas conocían. Ko-tan sabía por experinecia que un solo trago de este fuerte licor traerla felicidad y alejaría la
tristeza, mientras varios harían que incluso un rey hiciera y disfrutara de
cosas que ni siquiera se le ocurriría hacer o disfrutar si no se hallara
bajo la influencia mágica de la poción, pero, lamentablemente, la
mañana siguiente traía sufrimiento en proporción directa a la alegría del
día anterior. Un dios, razonó Ko-tan, experimentarla todos los placeres
sin la resaca, pero para el presente inmediato debía pensar en las
necesarias dignidades y en los honores que había que conceder a su
huésped inmortal. Ningún pie aparte del del rey había tocado la
superficie de la cúspide de la pirámide en la sala del trono de A-lur
durante las olvidadas eras en las que los reyes de Pal-ul-don gobernaban
desde su eminencia. Así que ¿qué mayor honor podía ofrecer Ko-tan que
darle un lugar a su lado al Dor-ul-Otho? Y así invitó a Tarzán a ascender
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
la pirámide y a ocupar su lugar en el banco de piedra que lo coronaba.
Cuando llegaron al escalón situado bajo el sagrado pináculo, Ko-tan
continuó como si fuera a subir a su trono, pero Tarzán le detuvo
poniéndole una mano en el brazo.
-Nadie puede sentarse al mismo nivel que los dioses -amonestó,
adelantándose con paso seguro y sentándose en el trono. Ko-tan,
avergonzado, mostró su turbación, una turbación que temía expresar por
si incurría en la ira del rey de reyes.
-Pero un dios puede honrar a su leal sirviente -añadió Tarzán-,
invitándole a situarse a su lado. Ven, Ko-tan; así te honro yo en nombre
de Jad-benOtho.
La estrategia del hombre-mono se basaba en un intento, no sólo de
despertar el respeto temeroso de Ko-tan sino de hacerlo sin que se
convirtiera en un enemigo acérrimo, pues no sabía cuán fuerte era el
sentimiento religioso de los ho-don, ya que desde la época en que había
impedido que Ta-den y Om-at discutieran por una diferencia religiosa el
tema había sido absoluto tabú entre ellos. Por tanto, no le costó reparar
en el evidente aunque silencioso resentimiento de Ko-tan ante la
sugerencia de que cediera por completo su trono a su invitado. En
conjunto, sin embargo, el efecto había sido satisfactorio según
evidenciaba la renovada muestra de temor reverente exhibido en el
semblante de los guerreros.
A instancias de Tarzan, el asunto de la corte prosiguió donde su llegada
lo había interrumpido. Consistía principalmente en el ajuste de disputas
entre guerreros. Había uno situado en el escalón inmediatamente inferior
al trono y que, como aprendería Tarzán más adelante, era el lugar
reservado para los altos jefes de las tribus aliadas que formaban el reino
de Ko-tan. El que atrajo la atención de Tarzán era un fornido guerrero de
potente fisico y grandes facciones aleonadas. Se estaba dirigiendo a Kotan por un asunto que es tan viejo como el gobierno y que seguirá en
inexorable importancia hasta que el hombre deje de existir. Se refería a
una disputa por los límites con uno de sus vecinos.
El asunto mismo tenía poco o ningún interés para Tarzán, pero estaba
impresionado por el aspecto del que hablaba, y cuando Ko-tan se dirigió
a él como Ja-don el interés del hombre-mono quedó cristalizado para
siempre, pues Ja-don era el padre de Taden. Que ese conocimiento le
beneficiara de algún modo parecía una posibilidad muy remota, ya que
no podía revelar a Ja-don sus relaciones amistosas con su hijo sin
admitir la falsedad de su afirmación de ser dios.
Cuando los asuntos de la audiencia finalizaron, Ko-tan sugirió que el
hijo de Jad-ben-Otho tal vez deseara visitar el templo en el que se
realizaban los ritos religiosos de adoración al Gran dios. El hombre-mono
fue conducido por el propio rey, seguidos por los guerreros de su corte, a
través de los corredores de palacio, hacia el extremo norte del grupo de
edificios del recinto real. El templo formaba parte del palacio y era de
arquitectura similar. Había varios lugares ceremoniales de tamaños
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
diversos, cuya finalidad Tarzán sólo podía conjeturar. Cada uno tenía un
altar en el extremo oeste y otro en el este y tenían forma ovalada, cuyo
diámetro más largo iba de este a oeste. Cada uno estaba excavado en la
cima de una pequeña loma y todos carecían de tejado. Los altares occidentales estaban formados por un solo bloque de piedra sobre los que se
había excavado una cavidad oblonga. Los que estaban situados en los
extremos orientales eran bloques de piedra similares con la parte
superior plana y ésta, a diferencia de las de los extremos opuestos de los
óvalos, invariablemente estaban manchadas o pintadas de un color
marrón rojizo; Tarzán no tuvo necesidad de examinarlas de cerca para
identificar de lo que su aguzado olfato ya le había anunciado: las
manchas marrones eran restos de sangre humana. Debajo de estas salas
del templo había corredores y aposentos que se adentraban en los
intestinos de las colinas, pasadizos oscuros y lóbregos que Tarzán
vislumbró mientras era guiado de un lugar a otro en este recorrido de
inspección del templo. Ko-tan había enviado un mensajero para anunciar
la visita del hijo de Jad-ben-Otho, con el resultado de que les
acompañaba una considerable procesión de sacerdotes cuya señal de
profesión que los distinguía parecía consistir en unos grotescos tocados;
a veces rostros horribles tallados en madera y que ocultaban por
completo el semblante de quien los llevaba, o a veces la cabeza de una
bestia salvaje colocada de forma ingeniosa sobre la cabeza del hombre.
Sólo el sumo sacerdote no llevaba semejante tocado. Era un anciano de
ojos astutos y juntos y una boca de labios finos con expresión de
crueldad.
Al verle Tarzán comprendió que ahí radicaba el mayor peligro de su
farsa, pues vio enseguida que el hombre era contrario a él y sus
pretensiones, y también sabía que, de todas las personas de Pal-ul-don,
el sumo sacerdote era el que con más probabilidad albergaba la mayor
estimación hacia Jad-ben-Otho, y, por lo tanto, miraría con recelo al que
afirmara ser el hijo de un dios fabuloso. Por muchos recelos que se
escondieran en su ingeniosa mente, Lu-don, el sumo sacerdote de A-lur,
no cuestionó abiertamente el derecho de Tarzán al título de Dor-ul-Otho,
y quizá le frenaran las mismas dudas que al principio habían frenado a
Ko-tan y a sus guerreros, la duda que existe en el fondo de la mente de
todos los blasfemos y que se basa en el miedo de que, después de todo,
exista un dios. Así que, de momento, al menos, Lu-don fue a la segura.
Sin embargo, Tarzán sabía tan bien como si el hombre hubiera
expresado en voz alta sus pensamientos más íntimos que en el corazón
del sumo sacerdote existía la idea de desvelar su impostura.
A la entrada del templo, Ko-tan dejó que Lu-don guiara al invitado y
este último condujo a Tarzán por las partes del templo que deseaba que
viera. Le mostró la gran sala donde se guardaban las ofrendas votivas,
regalos de los jefes bárbaros de Pal-ul-don y de sus seguidores. El valor
de estas cosas iba desde frutos secos a grandes vasijas de oro, de modo
que en el gran almacén principal y sus cámaras contiguas y corredores
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
había una acumulación de riqueza que asombró incluso a los ojos del
poseedor del secreto de las arcas del tesoro de Opar.
En el templo había un ir y venir de lustrosos esclavos waz-don negros,
fruto de los ataques hodon en las aldeas de sus vecinos menos
civilizados. Cuando pasaron por delante de la entrada enrejada a un
oscuro corredor, Tarzán vio en su interior una gran compañía de
pitecántropos de todas las edades y de ambos sexos, ho-don así como
waz-don, la mayoría de ellos en cuclillas sobre el suelo de piedra en
actitudes de completo abatimiento mientras otros paseaban de un lado a
otro, con la desesperación grabada en sus facciones.
-¿Y quiénes son esos infelices de ahí? -preguntó a Lu-don.
Era la primera pregunta que formulaba al sumo sacerdote desde que
habían entrado en el templo, y al instante lamentó haberla formulado,
pues Ludon se volvió a él con una expresión de recelo mal disimulada.
-¿Quién debería saberlo mejor que el hijo de Jadben-Otho? -replicó.
-Las preguntas de Dor-ul-Otho no se responden impunemente con otra
pregunta -dijo el hombre-mono con calma-, y quizás interese a Lu-don, el
sumo sacerdote, saber que la sangre de un falso sacerdote en el altar de
su templo no es desagradable a los ojos de Jad-ben-Otho.
Lu-don palideció cuando respondió la pregunta de Tarzán.
-Son las ofrendas cuya sangre debe refrescar los altares orientales
cuando el sol vuelva a tu padre al finalizar el día.
-¿Y quién te dice -preguntó Tarzán- que complacerá a Jad-ben-Otho
que esta gente sea asesinada sobre sus altares? ¿Y si estáis
confundidos?
-Entonces incontables miles han muerto en vano -respondió Lu-don.
Ku-tan y los guerreros y sacerdotes que estaban cerca escuchaban con
atención el diálogo. Algunas de las pobres víctimas de detrás de la
entrada con barrotes habían oído y se habían levantado y apretado a la
barrera que cada día, antes de la puesta del sol, era cruzada por uno de
ellos para no regresar jamás.
-¡Liberadlos! -gritó Tarzán señalando con la mano hacia las víctimas de
una cruel superstición-, pues puedo deciros en el nombre de Jad-benOtho que estáis equivocados.
X
El Jardín Prohibido
Lu-don palideció.
-Es un sacrilegio -exclamó-; durante incontables siglos los sacerdotes
del Gran dios han ofrecido cada noche una vida al espíritu de Jad-benOtho cuando regresaba bajo el horizonte occidental a su amo, y nunca el
Gran dios ha dado muestras de que le desagradara.
-¡Basta! -ordenó Tarzán-. Es la ceguera de los sacerdotes que no ha
sabido interpretar los mensajes de su dios. Tus guerreros mueren bajo
los cuchillos y los garrotes de los waz-don; tus cazadores son tomados
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
por ja y jato; no transcurre un día sin que se produzca la muerte de unos
pocos o de muchos en las aldeas de los ho-don, y una muerte cada día
de los que mueren son el precio que Jad-ben-Otho ha impuesto por las
vidas que tomáis en el altar oriental. ¿Qué mayor muestra de su
desagrado podrías pedir, estúpido sacerdote?
Lu-don permaneció en silencio. En su interior bramaba un gran
conflicto entre su miedo de que realmente éste fuera el hijo de dios y su
esperanza de que no lo fuera, pero al fin el miedo venció y el sumo
sacerdote inclinó la cabeza.
-El hijo de Jad-ben-Otho ha hablado -dijo, y volviéndose a uno de los
sacerdotes inferiores añadió-: Quitad los barrotes y devolved esa gente al
lugar de donde procede.
El que había recibido la orden la cumplió y cuando los barrotes fueron
retirados los prisioneros, plenamente conscientes del milagro que les
había salvado, se precipitaron hacia la salida y se hincaron de rodillas
ante Tarzán, alzando la voz para mostrarle su agradecimiento. Ko-tan
estaba casi tan sorprendido como el sumo sacerdote por esta despiadada
abolición de un secular rito religioso.
-Pero ¿qué podemos hacer que complazca a Jadben-Otho? -exclamó
lanzando una mirada de perpleja aprensión hacia el hombre-mono.
-Si quieres complacer a tu dios -respondió-, coloca en tus altares
comida y atavíos que serán bien recibidos en la ciudad de tu pueblo.
Estas cosas serán la bendición de Jad-ben-Otho, cuando las distribuyas
entre aquellos de la ciudad que más lo necesiten. Tus almacenes están
llenos de estas cosas, como he visto con mis propios ojos, y os traerán
otros regalos cuando los sacerdotes digan a la gente que de este modo
encuentran el favor de su dios -y Tarzán se volvió e indicó que
abandonaría el templo.
Cuando salían del recinto dedicado al culto de su deidad, el hombremono se fijó en un edificio pequeño pero muy ornado, situado
enteramente aparte de los demás como si hubiera sido cortado de un
pequeño pináculo de piedra caliza que sobresalía entre los demás.
Cuando lo recorrió su mirada interesada, observó que había barrotes en
la puerta y las ventanas.
-,A qué fin está destinado ese edificio? -preguntó a Lu-don-. ¿A quién
mantenéis prisionero ahí?
-No es nada -respondió nervioso el sumo sacerdote-, allí no hay nadie.
El lugar está vacío. En otro tiempo fue utilizado pero ahora hace muchos
años que no -y se encaminó hacia la entrada que conducía al palacio.
Allí, él y los sacerdotes se detuvieron mientras Tarzán con Ko-tan y sus
guerreros salían del sagrado recinto del templo.
La única pregunta que Tarzán habría hecho no se atrevía a hacerla,
pues sabía que en el corazón de muchos residía una sospecha en cuanto
a su autenticidad, pero decidió que antes de dormirse plantearía la
cuestión a Ko-tan, o directa o indirectamente, de si había, o había habido
recientemente, dentro de la ciudad de A-lur, una hembra de la misma
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
raza que él.
Mientras les era servida la comida de la noche en el salón de banquetes
del palacio de Ko-tan, por unos esclavos negros sobre cuyas espaldas
recaía la carga de todas las tareas pesadas y secundarias de la ciudad,
Tarzán observó que acudía a los ojos de uno de los esclavos lo que
aparentemente era una expresión de sorprendido reconocimiento cuando
miró al hombre-mono por primera vez. Y de nuevo, más tarde, vio que el
tipo susurraba algo a otro esclavo y hacía una seña afirmativa con la
cabeza en su dirección. El hombre-mono no recordaba haber visto nunca
a este waz-don y estaba confundido en cuanto al motivo del interés del
esclavo por él, y olvidó el incidente.
Ko-tan se quedó sorprendido e interiormente disgustado cuando
descubrió que su invitado divino no tenía deseos de atracarse de rica
comida y que ni siquiera quería probar el vil brebaje de los hodon. Para
Tarzán el banquete fue un asunto desalentador y pesado, ya que tan
grande era el interés de los anfitriones por atracarse de comida y bebida
que no tenían tiempo para conversar, siendo los únicos sonidos vocales
un continuo gruñir que, junto con sus modales en la mesa, recordaron a
Tarzán una visita que en una ocasión efectuó al famoso ganado
Berkshire de su alteza el duque de Westminster, en Woodhouse, Chester.
Uno a uno los comensales sucumbieron a los efectos del licor, y los
gruñidos dieron paso a los ronquidos, por lo que entonces Tarzán y los
esclavos fueron las únicas criaturas conscientes en el salón de
banquetes.
El hombre-mono se puso en pie y se volvió a un negro alto que estaba
de pie detrás de él.
-Quiero dormir -dijo-, acompáñame a mi aposento.
Mientras el tipo le conducía fuera de la sala el esclavo que antes había
mostrado sorpresa al verle volvió a hablar largamente con uno de sus
compañeros. El último lanzó una mirada semiasustada en dirección al
hombre-mono, que ya se iba.
-Si estás en lo cierto -dijo-, deberían recompensarnos con nuestra
libertad; pero si estás equivocado, oh Jad-ben-Otho, ¿cuál será nuestro
destino?
-¡Pero no me equivoco! -exclamó el otro.
-Entonces sólo hay una persona a quien decírselo, porque he oído que
tenía aspecto agrio cuando este Dor-ul-Otho ha sido llevado al templo, y
que mientras el llamado hijo de Jad-ben-Otho estaba allí ha dado a éste
motivos para temerle y odiarle. Me refiero a Lu-don, el sumo sacerdote.
-¿Le conoces? -preguntó el otro esclavo.
-He trabajado en el templo -respondió su compañero.
-Entonces, ve a verle enseguida y díselo, pero asegúrate de que quede
clara la promesa de nuestra libertad a cambio de la prueba.
Y así un waz-don negro llegó a la puerta del templo y pidió ver a Ludon, el sumo sacerdote, por un asunto de gran importancia. Pese a que
era una hora tardía Lu-don le recibió y, cuando hubo oído la historia, les
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
prometió a él y a su amigo no sólo su libertad sino una recompensa si
podían demostrar que lo que afirmaban era cierto.
Mientras el esclavo hablaba con el sumo sacerdote en el templo de Alur, la figura de un hombre andaba a tientas por el reborde de Pastar-ulve y la luz de la luna se reflejaba en el reluciente cañón de un Enfleld
que llevaba atado a la espalda desnuda, y los cartuchos de latón
enviaban diminutos rayos de luz reflejado desde sus pulidas cápsulas
que colgaban en las bandoleras que cruzaban los anchos hombros
tostados y la magra cintura.
El guía de Tarzán le condujo a una cámara que daba al lago azul,
donde encontró una cama similar a la que había visto en las aldeas de
los waz-don, una simple tarima de piedra sobre la que había amontonada una gran cantidad de pellejos. Se tumbó Para dormir, quedando
el asunto que más deseaba solucionar sin preguntar ni responder.
Cuando llegó el nuevo día estaba despierto y vagaba por el palacio y los
jardines de palacio antes de que los moradores dieran señales de vida,
aparte de los esclavos. Después tropezó con un recinto cerrado situado
casi en el centro de los jardines de palacio, rodeado por un muro que
despertó la curiosidad del hombre-mono, porque estaba decidido a
investigar todo lo posible de todas las partes del palacio y sus
alrededores. Este lugar, fuera lo que fuere, aparentemente carecía de
puertas o ventanas, pero que se hallaba al menos en parte sin tejado era
evidente porque se veían las ramas oscilantes de un árbol que se
extendían por encima del muro situado cerca de él. Como no encontró
otro medio de acceder a él, el hombre-mono desenrolló su cuerda, la
lanzó sobre la rama del árbol que se proyectaba más allá del muro y
pronto estuvo trepando con la facilidad de un mono. Arriba encontró que
el muro rodeaba un jardín en el que crecían árboles, arbustos y flores en
alborotada profusión. Sin esperar a averiguar si el jardín se hallaba vacío
o contenía ho-don, waz-don o bestias salvajes, Tarzán se dejó caer con
ligereza al césped del interior y, sin mayor pérdida de tiempo, inició una
investigación sistemática del recinto. Su curiosidad se avivó al
comprobar que aquel lugar no era para uso general, ni siquiera para los
que tenían libre acceso a otras partes del recinto del palacio y por tanto,
añadido a sus bellezas naturales, estaba la ausencia de mortales, lo que
hacía su exploración mucho más tentadora para Tarzán, ya que sugería
que en ese lugar cabía la esperanza de tropezarse con el objeto de su
larga y difícil búsqueda. En el jardín había pequeñas corrientes de agua
artificiales y pequeñas charcas, flanqueadas por arbustos floridos, como
si todo hubiera sido diseñado por la astuta mano de algún maestro
jardinero, tan fielmente reproducía las bellezas y contornos de la
naturaleza a una escala en miniatura. La superficie interior del muro
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
representaba los riscos blancos de Pal-ul-don, rotos ocasionalmente por
pequeñas réplicas de las gargantas llenas de vegetación del original.
Lleno de admiración y disfrutando cabalmente cada nueva sorpresa que
la escena le ofrecía, Tarzán recorrió lentamente el jardín y, como
siempre, lo hizo en silencio. Al pasar por una jungla en miniatura llegó a
una pequeña zona de césped tachonada de flores, y al mismo tiempo vio
ante él la primera hembra ho-don que encontraba desde que entrara en
palacio. Una joven y hermosa mujer se hallaba en el centro de este
pequeño espacio abierto, acariciando la cabeza de un pájaro al que
sostenía contra su peto dorado con una mano. Estaba de perfil y el
hombre-mono vio que, según los modelos de cualquier región, se la
habría considerado más que encantadora. Sentada en el césped a sus
pies, de espaldas a él, había una esclava waz-don. Al ver que la hembra
que buscaba no se encontraba allí, y temeroso de que se diera la alarma
si era descubierto por las dos mujeres, Tarzán retrocedió para esconderse en el follaje, pero antes de lograrlo la muchacha ho-don se volvió
rápidamente hacia él como advertida de su presencia por ese sentido sin
nombre, cuyas manifestaciones nos resultan más o menos familiares a
todos.
Al verle, sus ojos reflejaron sólo sorpresa, pues no había terror en ellos
ni se puso a chillar, y ni siquiera elevó su voz bien modulada cuando se
dirigió a él.
-¿Quién eres -preguntó- que te atreves a entrar así en el Jardín
Prohibido?
Al oír la voz de su ama, la esclava se volvió enseguida y se puso en pie.
-¡Tarzan jad-guru! -exclamó en un tono mezclado de asombro y alivio.
-¿Le conoces? -preguntó su ama volviéndose a la esclava y dando a
Tarzán la oportunidad de llevarse un dedo a los labios para que Pan-atlee no le traicionara, pues en verdad se trataba de Pan-atlee, no menos
una sorpresa para él de lo que su presencia era para ella.
Así interrogada por su ama y advertida simultáneamente por Tarzán de
que guardara silencio, Panat-lee se quedó un momento en silencio y
luego, buscando una forma de salir de su dilema, dijo:
-Creía... -vaciló-, pero no, me he confundido. Creía que era alguien a
quien había visto antes, cerca del Kor-ul-gryf.
La ho-don miró primero a uno y luego al otro con expresión de duda e
interrogación en sus ojos.
-Pero no me has respondido -prosiguió entonces-, ¿quién eres?
-Entonces ¿no te has enterado -preguntó Tarzándel visitante que llegó
ayer a la corte de tu rey?
-¿Quieres decir -exclamó- que eres el Dor-ulOtho?
Y ahora los ojos que hasta entonces mostraban dudas reflejaron nada
más que temor reverencial.
-Yo soy -respondió Tarzán-. ¿Y tú?
-Soy O-lo-a, hija de Ko-tan, el rey -respondió la joven.
Así que ésta era O-lo-a, por cuyo amor Ta-den había preferido el exilio
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
al sacerdocio. Tarzán se acercó más a la preciosa princesa bárbara.
-Hija de Ko-tan -repitió él-. Ja-ben-Otho está satisfecho contigo y, como
muestra de su favor, ha preservado para ti a través de muchos peligros
aquél a quien amas.
-No entiendo -dijo la muchacha, pero el sonrojo que acudió a sus
mejillas traicionaba sus palabras-. Bu-lat.es un invitado del palacio de
Ko-tan, mi padre. No sé que haya afrontado ningún peligro. Es con Bulat con quien estoy prometida.
-Pero no es Bu-lat a quien amas -dijo Tarzán.
De nuevo se sonrojó la muchacha y medio volvió el rostro.
-¿He disgustado al Gran dios? -preguntó.
-No -respondió Tarzan-, como te he dicho, él está satisfecho y ha
conservado a Ta-den para ti.
- Jad-ben-Otho lo sabe todo -susurró la muchacha-, y su hijo comparte
su gran conocimiento.
-No -se apresuró a corregir Tarzán por miedo a que su reputación de
omnisciencia le pusiera en un compromiso-. Sólo sé lo que Jad-ben-Otho
desea que sepa.
-Pero dime -dijo ella-, ¿me reuniré con Ta-den? Seguro que el hijo de
dios puede ver el futuro.
El hombre-mono se alegró de haber dejado una vía de escape.
-No sé nada del futuro -replicó-, sólo lo que Jadben-Otho me cuenta.
Pero creo que no tienes que temer por el futuro si permaneces fiel a Taden y a los amigos de Ta-den.
-¿Le has visto? -preguntó O-lo-a-. Dime, ¿dónde está?
-Sí -respondió Tarzán-, le he visto. Estaba con Om-at, el gund de Kor-ul
ja.
-¿Prisionero de los waz-don? -interrumpió la muchacha.
-No prisionero_ sino invitado de honor -respondió el hombre-mono-.
Espera -exclamó, alzando el rostro hacia el cielo-, no hables. Estoy
recibiendo un mensaje de Jad-ben-Otho, mi padre.
Las dos mujeres se hincaron de rodillas y se cubrieron la cara con las
manos, presas de sobrecogimiento al pensar en la imponente proximidad
del Gran dios. Entonces Tarzán tocó a O-lo-a en el hombro.
-Levántate -dijo-, Jad-ben-Otho ha hablado. Me ha dicho que esta
esclava es de la tribu kor-ul ja, donde se encuentra Ta-den, y que está
prometida con Om-at, su jefe. Se llama Pan-at-lee.
O-lo-a se volvió a Pan-at-lee con aire interrogador. Esta última hizo un
gesto de asentimiento, incapaz su mente simple de determinar si ella y
su ama eran víctimas de una colosal burla.
-Es como él dice -susurró.
O-lo-a cayó de rodillas y tocó con la frente los pies de Tarzán.
-Grande es el honor que Jad-ben-Otho ha hecho a esta pobre sierva exclamó-. Llévale mis pobres gracias por la felicidad que ha traído a O-loa.
-Complacería a mi padre -dijo Tarzán- que te ocuparas de que Pan-at-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
lee sea devuelta sana y salva a la aldea de su gente.
-¿Qué le importa a Jad-ben-Otho una hembra como ella? -preguntó Olo-a, con un leve asomo de arrogancia en su tono.
-No hay más que un solo dios -respondió Tarzán , y es el dios de los
waz-don así como de los hodon: de las aves y de las bestias, de las flores
y de todo lo que crece en la tierra o bajo las aguas. Si Pan-at-lee actúa
bien, es mayor a los ojos de Jadben-Otho de lo que sería la hija de Kotan si ésta actuara mal.
Era evidente que O-lo-a no entendió muy bien esta interpretación del
favor divino, tan contraria a las enseñanzas que daba el sacerdocio de su
pueblo. En un aspecto coincidían las enseñanzas de Tarzán con las
creencias de ella: que sólo había un dios. En cuanto al resto, siempre le
habían enseñado que era solamente dios de los ho-don en todos los
sentidos, y que las otras criaturas habían sido creadas por Jad-benOtho
para servir a algún propósito útil en beneficio de la raza ho-don. Y que
ahora el hijo de dios le dijera que ella no gozaba de más alta estima
divina que la doncella negra que tenía a su lado, resultó un duro golpe
para su orgullo, su vanidad y su fe. Pero ¿quién podía poner en duda la
palabra de Dor-ul-Otho, en especial cuando ella le había visto con sus
propios ojos en verdadera comunión con dios en el cielo?
-Que se cumpla la voluntad de Jad-ben-Otho -dijo O-lo-a mansamente, si está en mi poder. Pero seria mejor, oh Dor-ul-Otho, comunicar el
deseo de tu padre directamente al rey.
-Entonces que se quede contigo -dijo Tarzán-, y procura que no sufra
ningún daño.
O-lo-a miró con aire triste a Pan-at-lee.
-Me la trajeron ayer -dijo- y nunca he tenido a una esclava que me
complaciera más. Me desagradará separarme de ella.
-Pero hay otras -observó Tarzán.
-Sí -respondió O-lo-a-, hay otras, pero sólo hay una Pan-at-lee.
-¿Traen muchos esclavos a la ciudad? -preguntó Tarzán.
-Sí -respondió ella.
-¿Y vienen muchos extraños de otras tierras? -preguntó él.
Ella negó con la cabeza.
-Sólo los ho-don del otro lado del valle de Jadben-Otho -contestó ella-,
y no son extraños.
¿Soy, pues, el primer extraño que cruza las puertas de A-lur? -preguntó
él.
-¿Puede ser -preguntó ella a su vez- que el hijo de Jad-ben-Otho
necesite interrogar a un pobre mortal ignorante como O-lo-a?
-Como te he dicho antes -respondió Tarzán-, sólo Jad-ben-Otho lo sabe
todo.
-Entonces, si deseara que supieras esto -replicó O-lo-a sin vacilar-, ya
lo sabrías.
El hombre-mono sonrió interiormente ante la astucia de esta pequeña
bárbara que le vencía en su propio juego, sin embargo, el hecho de que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
eludiera la pregunta podía ser una respuesta a ella.
-¿Ha habido otros extraños aquí recientemente? -insistió.
-No puedo decirte lo que no sé -respondió ella-. El palacio de Ko-tan
siempre está lleno de rumores, pero ¿cómo puede saber una mujer de
palacio cuánto hay de verdad y cuánto de fantasía?
-Entonces, ¿ha circulado un rumor de ese tipo? -preguntó él.
-Sólo un rumor llegó al Jardín Prohibido -respondió ella.
-¿Describía, quizás, a una mujer de otra raza?
Cuando hubo planteado la cuestión y esperaba su respuesta le pareció
que el corazón dejaba de latirle, tan grave para él era el asunto.
La muchacha vaciló antes de responder, y luego dijo:
-No. No puedo hablar de esto, pues si fuera de importancia suficiente
para suscitar el interés de los dioses, entonces yo sería objeto de la ira de
mi padre si hablara de ello.
-En el nombre de Jad-ben-Otho te ordeno que hables -dijo Tarzán-. ¡En
el nombre de Jad-benOtho en cuyas manos se halla el destino de Ta-den!
La muchacha palideció.
-¡Ten piedad! -suplicó-, y por el amor de Ta-den te diré todo lo que sé.
-¿Decir qué? -preguntó una voz grave desde los arbustos situados
detrás de ellos. -Los tres se dieron la vuelta y vieron la figura de Ko-tan
emergiendo de entre el follaje. Un gesto de enojo deformaba sus regias
facciones, pero al ver a Tarzán el gesto cambió a una expresión de
sorpresa mezclada con temor-. ¡Dor-ul-Otho! -exclamó-, no sabía que
fueras tú -y entonces, levantó la cabeza, se cuadró de hombros, y
añadió-: pero hay lugares en los que ni siquiera el hijo del Gran dios
puede entrar y éste, el Jardín Prohibido de Ko-tan, es uno de ellos.
Era un desafio, pero pese a la actitud osada del rey había una nota de
disculpa en su voz, lo que indicaba que en su mente supersticiosa
florecía el miedo inherente del hombre a su creador.
-Vamos, Dor-ul-Otho -prosiguió-, no sé qué te ha dicho esta necia
muchacha pero sea lo que sea lo que quieras saber, Ko-tan, el rey, te lo
dirá. O-loa, ve a tus aposentos inmediatamante -y señaló con un dedo
firme hacia el extremo opuesto del jardín.
La princesa, seguida por Pan-at-lee, se volvió enseguida y se marchó.
-Iremos por aquí -dijo Ko-tan y, precediéndole, condujo a Tarzán en
otra dirección. Cerca de esa parte de la pared a la que se acercaron,
Tarzán percibió una gruta en el risco en miniatura a cuyo interior le llevó
Ko-tan, y por una escalera de roca hasta un lóbrego corredor cuyo
extremo opuesto se abría al propio palacio. Dos guerreros armados
guardaban la entrada al Jardín Prohibido, lo que evidenciaba lo muy
celosamente que se guardaban los sagrados recintos del lugar. Ko-tan
guiaba el camino de regreso a sus habitaciones de palacio. Una amplia
cámara, justo fuera de la habitación hacia la que Ko-tan conducía a su
huésped, estaba llena de jefes y guerreros esperando el placer de su
gobernador. Cuando entraron los dos, se formó un pasillo para ellos a lo
largo de la isla, por el que pasaron en silencio.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Cerca de la puerta más alejada y medio oculto por los guerreros que
estaban de pie delante de él se encontraba Lu-don, el sumo sacerdote.
Tarzán le vio brevemente pero en ese breve período percibió una
expresión astuta y malévola en el cruel semblante que le hizo
comprender que no le deseaba nada bueno, y entonces pasó con Ko-tan
a la habitación contigua y cayeron las colgaduras.
En el mismo momento el espantoso tocado de un segundo sacerdote
apareció en la entrada de la cámara exterior. Su propietario hizo una
breve pausa, echó una rápida mirada en el interior y cuando localizó a
quien buscaba, se acercó deprisa a Ludon. Conversaron en susurros y el
sumo sacerdote concluyó:
-Regresa inmediatamente a los aposentos de la princesa y ocúpate de
que la esclava me sea enviada al templo enseguida.
El segundo sacerdote se volvió y se marchó con su misión, mientras
Lu-don también salía del aposento y dirigía sus pasos hacia el sagrado
recinto sobre el cual gobernaba.
Media hora más tarde un guerrero fue llevado a la presencia de Ko-tan.
-Lu-don, el sumo sacerdote, desea la presencia de Ko-tan, el rey, en el
templo -anunció-, y es su deseo que vaya solo.
Ko-tan hizo un gesto de asentimiento para indicar que aceptaba la
orden que incluso un rey debe obedecer.
-Volveré enseguida, Dor-ul-Otho -dijo a Tarzán-, y entre tanto mis
guerreros y mis esclavos obedecerán tus órdenes.
XI
La sentencia de muerte
Pero el rey tardó una hora en regresar al aposento, y el hombre-mono
se entretuvo examinando los adornos tallados en las paredes y las
numerosas obras de los artesanos de Pal-ul-don que se combinaban para
conferir un aire de riqueza y lujo al aposento.
La piedra caliza de la región, de grano tupido y de la blancura del
mármol (aunque trabajada con relativa facilidad con toscas
herramientas), había sido tallada por hábiles artesanos formando cuencos, urnas y jarrones de considerable elegancia y belleza. En los dibujos
tallados de muchos se había incrustado oro virgen, con lo que producían
el efecto de un cloisonné rico y magnífico. Como él mismo era un
bárbaro, el arte de los bárbaros siempre atraía al hombre-mono, para
quien representaban una expresión natural del amor del hombre por lo
bello en una medida aún mayor que los esfuerzos estudiados y
artificiales de la civilización. Allí estaba el auténtico arte de los viejos
maestros, los otros eran la barata imitación del cromo. Estaba agradablemente ocupado cuando regresó Ko-tan. Cuando Tarzán, atraído por el
movimiento de las colgaduras a través de las cuales entró el rey, se volvió
y se quedó cara a él, se sobresaltó al observar la notable alteración de su
aspecto. Su rostro estaba lívido; las manos le temblaban como si sufriera
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
perlesía y tenía los ojos desorbitados por el miedo. Tenía la apariencia de
una combinación de ira que le consumía y miedo que le fulminaba.
Tarzán le miró con aire interrogador.
-¿Has tenido malas noticias, Ko-tan? -preguntó.
El rey masculló una respuesta ininteligible. Detrás de él entraron en
tropel tantos guerreros que bloquearon la entrada. El rey miró con
aprensión a derecha e izquierda. Lanzó miradas terribles al hombremono y luego alzó la cabeza y los ojos al cielo y gritó:
-Jad-ben-Otho sea testigo de que no hago esto por voluntad propia. Hubo un momento de silencio que fue roto de nuevo por Ko-tan-. Cogedle
-ordenó a los guerreros que le rodeaban-, pues Ludon, el sumo
sacerdote, jura que es un impostor.
Ofrecer resistencia a este gran número de guerreros en el corazón
mismo del palacio de su rey seria peor que fatal. Tarzán ya había llegado
muy lejos gracias a su ingenio, y ahora que en pocas horas había
comprobado en parte sus esperanzas y sus recelos por las ambiguas
declaraciones de Olo-a, tenía la fuerte necesidad de no correr ningún
riesgo mortal que pudiera evitar.
-¡Alto! -gritó, alzando la palma de su mano ante ellos-. ¿Qué significa
esto?
-Lu-don sostiene que tiene pruebas de que no eres el hijo de Jad-benOtho -respondió Ko-tan-. Exige que seas llevado al salón del trono para
hacer frente a los que te acusan. Si eres quien afirmas ser nadie sabe
mejor que tú que no tienes nada que temer de sus demandas, pero
recuerda siempre que en estos asuntos el sumo sacerdote está por
encima del rey, y que yo sólo soy el portador de sus órdenes, no su autor.
Tarzán vio que Ko-tan no estaba convencido del todo de su duplicidad,
como evidenciaba su palpable deseo de jugar seguro.
-No permitas que tus guerreros me pongan la mano encima -dijo a Kotan-, si no quieres que Jadben-Otho, confundiendo sus intenciones, les
haga caer muertos al instante.
El efecto de sus palabras fue inmediato en los hombres de la primera
fila, y cada uno pareció adquirir de pronto una nueva modestia que le
obligó a situarse detrás de los que estaban directamente detrás, una
modestia que pronto se contagió.
El hombre-mono sonrió.
-No temáis -dijo-, iré de buena gana a la sala de audiencias para hacer
frente a los blasfemos que me acusan.
Llegados a la gran sala del trono surgió una nueva complicación. Kotan no reconocía el derecho de Lu-don de ocupar la cúspide de la
pirámide, y Ludon no consentía en ocupar una posición inferior mientras
Tarzán, para seguir siendo coherente con sus afirmaciones, insistía en
que nadie debería estar por encima de él, pero sólo para el hombre-mono
era evidente lo humorístico de la situación.
Para calmar las cosas, Ja-don sugirió que los tres ocuparan el trono,
pero esta sugerencia fue repudiada por Ko-tan, quien argumentó que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ningún otro mortal aparte de un rey de Pal-ul-don se había sentado
jamás en la cima, y que además allí no había sitio para los tres.
-,Pero quién es mi acusador -preguntó Tarzány quién es mi juez?
-Lu-don es tu acusador -explicó Ko-tan.
-Y Lu-don es tu juez -gritó el sumo sacerdote.
-Entonces, voy a ser juzgado por el que me acusa -dijo Tarzán-. Sería
mejor entonces dejarnos de formalidades y pedir a Lu-don que me
sentenciara.
Su tono era irónico y su rostro sonriente, mirando directamente al del
sumo sacerdote, no hizo más que aumentar el odio de este último hasta
proporciones aún mayores. Era evidente que Ko-tan y sus guerreros
veían que la justicia de Tarzán llevaba implícita la objeción a este injusto
método de dispensar justicia.
-Sólo Ko-tan puede juzgar en la sala del trono de su palacio -dijo-,
dejad que oiga los cargos de Ludon y el testimonio de sus testigos, y
luego que el juicio de Ko-tan sea definitivo.
Sin embargo, Ko-tan no estaba particularmente entusiasmado con la
idea de dictar sentencia contra uno que quizá, después de todo, fuera el
hijo de su dios, y así contemporizó, buscando una vía de escape.
-Se trata de un asunto puramente religioso -dijo-, y es tradicional que
los reyes de Pal-ul-don no intervengan en ese tipo de cuestiones.
-Entonces, deja que el juicio se celebre en el templo -gritó uno de los
jefes, pues los guerreros se hallaban tan ansiosos como su rey por verse
relevados de toda responsabilidad en el asunto. Esta sugerencia fue más
que satisfactoria para el sumo sacerdote, quien interiormente lamentó no
haber pensado en ello antes.
-Es cierto dijo-, el pecado de este hombre va contra el templo.
Arrastrémosle allí para que sea juzgado.
-El hijo de Jad-ben-Otho no será arrastrado a ninguna parte -gritó
Tarzán-. Pero cuando este juicio haya terminado es posible que el cuerpo
de Ludon, el sumo sacerdote, sea sacado a rastras del templo del dios al
que profanará. Piénsalo, Lu-don, antes de cometer esta locura.
Sus palabras, pronunciadas con la intención de asustar al sumo
sacerdote, no lograron su propósito. Lu-don no mostró terror alguno por
lo que sugerían las palabras del hombre-mono.
«He aquí uno -pensó Tarzán- que, sabiendo más de religión que
cualquiera de estos tipos, se da absoluta cuenta de la falsedad de mis
afirmaciones igual que de la falsedad de la fe que él predica.»
Comprendía, sin embargo, que su única esperanza radicaba en
aparentar indiferencia. Ko-tan y los guerreros aún se hallaban bajo el
hechizo de su fe en él, y de este hecho dependía él en el acto final del
drama que Lu-don estaba representando. Tarzán sabía que, en el fondo,
el sacerdote ya había dictado sentencia contra él. Se encogió de hombros
y descendió los escalones de la pirámide.
A Dor-ul-Otho no le importa -dijo- dónde encolerice Lu-don a su dios,
pues Jad-ben-Otho puede llegar con tanta facilidad a las cámaras del
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
templo como a la sala del trono de Ko-tan.
Inmensamente aliviado por esta fácil solución a su problema, el rey y
los guerreros salieron en tropel de la sala del trono hacia el templo,
incrementada su fe en Tarzán por la aparente indiferencia de éste hacia
los cargos que había contra él. Lu-don le condujo al mayor de los altares,
ocupó su lugar tras el altar occidental, hizo seña a Ko-tan de que se
situara en la plataforma situada a la izquierda del altar y dirigió a Tarzán
a un lugar similar a la derecha.
Cuando Tarzán ascendía a la plataforma entrecerró los ojos con enojo
ante lo que éstos vieron. La cavidad excavada en el altar estaba llena de
agua en la que flotaba el cuerpo desnudo de un recién nacido.
-¿Qué significa esto? -preguntó airado, volviéndose a Lu-don.
Éste sonrió con malevolencia.
-Que no lo sepas -replicó- no es sino una prueba más de la falsedad de
lo que afirmas. El que se hace pasar por el hijo de dios no sabe que
cuando los últimos rayos del sol inundan el altar oriental del templo la
sangre de un adulto enrojece la piedra blanca para edificación de Jadben-Otho; y que cuando el sol vuelve a aparecer del cuerpo de su creador
mira primero hacia este altar occidental y se regocija con la muerte de un
recién nacido cada día, cuyo espíritu le acompaña al cruzar los cielos de
día igual que el espíritu del adulto regresa con él a Jad-ben-Otho por la
noche.
»Incluso los niños pequeños de los ho-don saben estas cosas, mientras
que el que afirma ser el hijo de Jad-ben-Otho no las conoce; y si esta
prueba no es suficiente, hay más. Ven, waz-don -gritó, señalando a un
esclavo alto que estaba de pie con un grupo de otros negros y sacerdotes
en la planta baja del templo, a la izquierda del altar. El tipo se acercó con
aire temeroso.
-Dinos lo que sabes de esta criatura -gritó Ludon, señalando a Tarzán.
-Le he visto antes -dijo el waz-don-. Soy de la tribu de kor-ul-lul, y hace
poco un grupo del que yo formaba parte se tropezó con unos cuantos
guerreros del Kor-ul ja en la montaña que separa nuestras aldeas. Entre
el enemigo se encontraba esta extraña criatura, a la que llamaban
Tarzán: jadguru; y era en verdad terrible, pues peleó con la fuerza de
muchos hombres de forma que fuimos necesarios veinte para dominarle.
Pero él no peleaba como pelea un dios, y cuando un garrote le golpeó en
la cabeza se desplomó inconsciente al suelo, como habría hecho
cualquier mortal. Le llevamos a nuestra aldea como prisionero pero se
escapó después de cortarle la cabeza al guerrero que dejamos para
vigilarle, se la llevó a la garganta y la ató a la rama de un árbol del otro
lado.
-¡La palabra de un esclavo contra la de un dios! -exclamó Ja-don, que
antes había demostrado un interés amistoso por el presunto hijo de dios.
-Sólo es un paso en el progreso hacia la verdad -intervino Lu-don-.
Posiblemente la evidencia de la única princesa de la casa de Ko-tan
tendrá mayor peso con el gran jefe del norte, aunque el padre de un
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
hombre que rechazó la sagrada oferta del sacerdocio tal vez no reciba con
buenos oídos cualquier testimonio contra otro blasfemo.
La mano de Ja-don saltó a su cuchillo, pero los guerreros que estaban
a su lado le detuvieron cogiéndole los brazos.
Te hallas en el templo de Jad-ben-Otho -le advirtieron, y el gran jefe se
vio a obligado a tragarse la afrenta de Lu-don aunque le dejó en el
corazón un odio amargo hacia el sumo sacerdote.
Y ahora Ko-tan se volvió a Lu-don.
-¿Qué sabe mi hija de este asunto? -preguntó-. No traerás a una
princesa de mi casa a testificar en público, ¿verdad?
-No -respondió Lu-don-, no en persona, pero tengo a alguien que
testificará por ella. -Hizo una seña a otro segundo sacerdote-. Trae a la
esclava de la princesa -dijo.
El sacerdote, cuyo grotesco tocado añadía un toque horrible a la
escena, avanzó unos pasos arrastrando a la reacia Pan-at-lee sujetándola
por la muñeca.
-La princesa O-lo-a se hallaba sola en el Jardín Prohibido con esta
esclava -explicó el sacerdote-, cuando de pronto apareció de entre el
follaje cercano esta criatura que afirma ser el Dor-ul-Otho. Cuando la
esclava le vio la princesa dice que lanzó una exclamación de sorprendido
reconocimiento y llamó a la criatura por su nombre, Tarzán jad-guru, el
mismo que el esclavo de Kor-ul-lul le ha dado. Esta mujer no es de los
kor-ul-lul sino de los korul ja, la tribu misma con la que el kor-ul-lul dice
que la criatura se encontraba cuando le vio por primera vez. Y la
princesa dice que cuando esta mujer, que se llama Pan-at-lee, le fue
traída ayer, contó una extraña historia de que había sido rescatada de
un tor-o-don por una criatura semejante a ésta, a quien llamó Tarzán
jad-guru; que los dos fueron perseguidos en la parte inferior de la
garganta por dos monstruosos gryfs, y que el hombre les ahuyentó
mientras Pan-at-lee escapaba, sólo para ser hecha prisionera en el Korul-lul cuando pretendía regresar a su tribu. ¿No está claro ahora preguntó Ludon con voz potente- que esta criatura no es ningún dios?
¿Te dijo a ti que era el hijo de dios? -casi gritó Lu-don, volviéndose de
pronto a Pan-at-lee.
La muchacha se encogió aterrorizada.
-¡Respóndeme, esclava! -le urgió el sumo sacerdote.
-Parecía más que mortal -aventuró Pan-at-lee.
-¿Te dijo que era el hijo de dios? Responde esta pregunta -insistió Ludon.
-No -admitió ella en voz baja, lanzando una mirada suplicante de
perdón a Tarzán, quien esbozó una sonrisa de ánimo y amistad.
-Eso no demuestra que no sea el hijo de dios -protestó Ja-don-. No creo
que Jad-ben-Otho vaya por ahí gritando: «¡Soy dios!, ¡Soy dios!». ¿Alguna
vez le has oído, Lu-don? No. ¿Por qué haría su hijo lo que el padre no
hace?
-Basta -exclamó Lu-don-. La evidencia es clara. Esta criatura es un
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
impostor y yo, el sumo sacerdote de Jad-ben-Otho en la ciudad de A-lur,
le condeno a morir. -Hubo un momento de silencio que Lu-don
evidentemente pretendía que produjera un efecto dramático-. Y si estoy
equivocado, que Jadben-Otho traspase mi corazón con su rayo ahora
mismo, delante de todos vosotros.
En el absoluto silencio que siguió se oyeron claramente las pequeñas
olas del lago al romper al pie del palacio. Lu-don permaneció con el
rostro vuelto hacia los cielos y los brazos extendidos en la actitud de
quien desnuda su pecho para recibir la daga de un verdugo. Los
guerreros, los sacerdotes y los esclavos reunidos en el sagrado recinto
aguardaban la consumación de la venganza de su dios.
Fue Tarzán el que rompió el silencio.
-Tu dios no te hace ningún caso, Lu-don -se burló, con una sonrisa
destinada a despertar más ira en el sumo sacerdote-, no te hace caso y
yo puedo demostrarlo ante los ojos de tus sacerdotes y de tu gente.
-¡Demuéstralo, blasfemo! ¿Cómo vas a demostrarlo?
-Me has llamado blasfemo -replicó Tarzán-, has demostrado a tu
satisfacción que soy un impostor, que yo, un corriente mortal, he fingido
ser el hijo de dios. Pide pues que Jad-ben-Otho confirme su carácter
divino y la dignidad de su sacerdocio dirigiendo sus fuegos consumidores
a través de mi propio pecho.
De nuevo siguió un breve silencio mientras los espectadores esperaban
a que Lu-don consumara así la destrucción de su presunto impostor.
-No te atreverás -se mofó Tarzán-, pues sabes que yo caería muerto en
el mismo instante que tú.
-Mientes -gritó Lu-don-, y lo haría si no hubiera recibido un mensaje de
Jad-ben-Otho ordenando que tu destino sea diferente.
Se levantó un coro de exclamaciones de alivio de los sacerdotes. Ko-tan
y sus guerreros se hallaban en un estado de confusión mental. En
secreto detestaban y temían a Lu-don, pero tan grabado en ellos estaba
su sentido de la reverencia hacia el cargo del sumo sacerdote, que
ninguno se atrevió a alzar la voz contra él.
¿Ninguno? Bueno, estaba Ja-don, que no temía al viejo hombre-león
del norte.
-La propuesta ha sido justa -gritó-. Invoco a los rayos de Jad-ben-Otho
sobre este hombre si nos convences de su culpabilidad.
-Ya basta -espetó Lu-don-. ¿Desde cuándo Jadon ha sido nombrado
sumo sacerdote? Coged al prisionero -ordenó a los sacerdotes y
guerreros- y mañana moriré del modo en que Jad-ben-Otho desee.
No se produjo ningún movimiento inmediato por parte de ninguno de
los guerreros para obedecer la orden del sumo sacerdote, pero los
segundos sacerdotes, por el contrario, imbuidos del valor que da el
fanatismo, se adelantaron ansiosos como un rebaño de horribles arpías
para capturar a su presa.
El juego había terminado. Que Tarzán supiera, ni la astucia ni la
diplomacia podían usurpar ya las funciones de las armas de defensa que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
él más amaba. El primer sacerdote que saltó a la plataforma no fue
recibido por un blando embajador del cielo, sino por una bestia feroz
cuyo temperamento sabía más a infierno.
El altar se hallaba cerca de la pared occidental del recinto. Había el
espacio justo entre los dos para que el sumo sacerdote estuviera de pie
durante la realización de las ceremonias del sacrificio y sólo Lu-don
estaba allí ahora, detrás de Tarzán, mientras ante él había quizás un
centenar de guerreros y sacerdotes.
El presuntuoso que habría gozado de la gloria de ser el primero en
poner sus manos sobre el blasfemo impostor se precipitó hacia adelante
con la mano extendida para agarrar al hombre-mono. En lugar de ello
fue él quien resultó agarrado; agarrado por unos dedos de acero que le
retorcieron como si fuera un muñeco de paja, le cogieron por una pierna
y las correas de la espalda y le alzaron con brazos gigantescos por
encima del altar. Pisándole los talones había otros dispuestos a coger al
hombre-mono y arrastrarle abajo, y detrás del altar se encontraba Ludon con el cuchillo a punto avanzando hacia él.
No había instante que perder; no era costumbre del hombre-mono
perder preciosos momentos en la incertidumbre de una decisión tardía.
Antes de que Lu-don o cualquier otro pudiera adivinar lo que el
condenado tenía en mente, Tarzán, con toda la fuerza de sus grandes
músculos, arrojó el vociferante hierofante a la cara del sumo sacerdote,
y, como si las dos acciones fueran una, de tan deprisa como se movió,
saltó encima del altar y desde allí a un agarradero en la cima del muro
del templo. Cuando puso el pie allí se volvió y contempló a los que
estaban abajo. Por un momento se quedó en silencio y luego habló.
-¿Quién se atreve a creer -gritó- que Jad-benOtho abandonaría a su
hijo? -Y entonces se alejó de su vista saltando al otro lado.
Hubo al menos dos en el recinto cuyo corazón dio un vuelco de
involuntario júbilo por el éxito de la maniobra del hombre-mono, y uno
de ellos sonrió abiertamente. Éste era Ja-don, y el otro, Pan-at-lee.
El cráneo del sacerdote que Tarzán había arrojado a la cabeza de Ludon había sido lanzado contra la pared del templo mientras el propio
sumo sacerdote escapaba sólo con unos rasguños, sostenido en su caída
al duro pavimento. Rápidamente se puso en pie y miró alrededor con
miedo, con terror y por último con perplejidad, pues no había presenciado la huida del hombre-mono.
Atrapadle -gritó-, atrapad al blasfemo -y siguió mirando alrededor en
busca de su víctima con una expresión tan ridícula de desconcierto que
más de un guerrero tuvo que disimular la sonrisa detrás de la palma de
la mano.
Los sacerdotes salían con gran precipitación, exhortando a los
guerreros a perseguir al fugitivo, pero éstos ahora aguardaban
impasibles la orden de su rey o sumo sacerdote. Ko-tan, más o menos
secretamente complacido por la confusión de Ludon, esperó a que este
personaje diera las órdenes necesarias, lo que hizo cuando uno de sus
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
acólitos le explicó, excitado, el modo en que Tarzán había escapado. Al
instante impartió las órdenes necesarias y sacerdotes y guerreros
buscaron la salida del templo para perseguir al hombre-mono. Las palabras que había pronunciado al partir, vociferadas desde la cima de la
muralla del templo, no lograron convencer a la mayoría de que Lu-don
no había demostrado que sus afirmaciones eran falsas, pero en el
corazón de los guerreros había admiración por un hombre valiente y en
muchos la misma poco santa gratificación que había nacido en el de su
gobernante, para incomodidad de Lu-don.
Un minucioso registro del recinto del templo no reveló indicio alguno de
la presa. Los pasos secretos de las cámaras subterráneas, que sólo
conocían los sacerdotes, fueron registrados por éstos mientras los
guerreros se repartían por el palacio y los jardines fuera del templo.
Fueron enviados rápidos corredores a la ciudad para avisar a la gente
que estuviera alerta por si veían a Tarzán. La historia de su impostura y
de su huida y los cuentos que los esclavos waz-don habían llevado a la
ciudad referentes a él pronto se difundieron por todo A-lur, y antes de
una hora las mujeres y los niños se escondían tras puertas barradas,
mientras los guerreros recorrían las calles con aprensión esperando ser
atacados en cualquier momento por un feroz demonio que, con sus solas
manos, había luchado con enormes gryfs y cuyo pasatiempo más ligero
consistía en desgarrar hombres miembro a miembro.
XII
El gigantesco extranjero
Mientras los guerreros y los sacerdotes de A-lur registraban el templo,
el palacio y la ciudad para encontrar al desaparecido hombre-mono, un
extranjero desnudo con un Enfield a la espalda entró en la punta del
Kor-ul ja por el escarpardo sendero procedente de las montañas.
Avanzaba en silencio hacia la parte inferior de la garganta, y allí donde el
antiguo sendero discurría más nivelado siguió su camino con fáciles
zancadas, aunque siempre atento a posibles peligros. Una suave brisa
descendía de las montañas a su espalda, de modo que sólo sus oídos y
sus ojos le resultaban valiosos para descubrir la presencia de peligro al
frente. El sendero seguía la orilla del sinuoso arroyo de la parte inferior
de la garganta, pero en algunos lugares donde las aguas se derramaban
por un escarpado saliente el sendero daba un rodeo por el costado de la
garganta y volvía a serpentear entre rocosas protuberancias, y después,
al rodear el saliente de un risco, el extraño se encontró cara a cara con
uno que ascendía la garganta.
Separados por un centenar de pasos, los dos se detuvieron
simultáneamente. Ante él el extranjero vio a un alto guerrero blanco,
desnudo salvo por un taparrabo, correas cruzadas y un cinto. El hombre
iba armado con un grueso garrote nudoso y un cuchillo corto, este
último colgándole envainado junto a la cadera izquierda desde el extremo
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
de una de sus correas cruzadas, mientras la correa opuesta soportaba
una bolsa de cuero a la derecha. Era Taden, que cazaba solo en la
garganta de su amigo, el jefe Kor-ul ja. Contempló al extranjero con
sorpresa pero sin admiración, pues reconoció en él a un miembro de la
raza de Tarzán, y gracias a su amistad con el hombre-mono miró al
recién llegado sin hostilidad.
Este último fue el primero en mostrar sus intenciones, levantando la
palma hacia Ta-den en ese gesto que es símbolo de la paz de polo a polo,
desde que el hombre dejó de andar sobre sus nudillos. Al mismo tiempo,
avanzó unos pasos y se detuvo.
Ta-den, suponiendo que uno que se asemejaba tanto a Tarzán el
Terrible debía de ser un compañero de tribu de su amigo perdido, estuvo
más que contento de aceptar este ofrecimiento de paz, cuya señal
devolvió mientras ascendía el sendero hasta donde el otro estaba.
-¿Quién eres? -preguntó, pero el recién llegado sólo negó con la cabeza
para indicar que no entendía.
Mediante signos trató de transmitir al ho-don el hecho de que estaba
siguiendo un rastro que le había guiado durante un período de muchos
días desde algún lugar de detrás de las montañas, y Taden estaba
convencido de que el recién llegado buscaba a Tarzán jad-guru. Deseaba,
sin embargo, descubrir si era amigo o enemigo. El extranjero reparó en
los pulgares prensiles, en los grandes dedos de los pies y en su larga cola
con un asombro que trató de disimular, pero mayor fue la sensación de
alivio al comprobar que el primer habitante de esta región extraña con
quien se encontraba resultaba ser amistoso.
Ta-den, que había estado cazando algunos mamíferos inferiores, cuya
carne resulta especialmente apetitosa para los ho-don, olvidó su misión
ante su nuevo hallazgo. Llevaría al extraño a Om-at y, posiblemente,
juntos encontrarían la manera de descubrir las verdaderas intenciones
del recién llegado. Y así, de nuevo mediante señas, comunicó al otro que
le acompañaría y descenderían juntos hacia los riscos de la gente de Omat.
A medida que se acercaban a éstos fueron encontrando mujeres y niños
que trabajaban bajo la vigilancia de los ancianos y los jóvenes,
recogiendo los frutos silvestres y hierbas que constituían una parte de su
dieta, así como cuidando las pequeñas parcelas de cosechas que
cultivaban. Los campos se hallaban en pequeñas parcelas niveladas de
las que se habían eliminado los árboles y la maleza. Sus aperos
consistían en palos con la punta metálica que guardaban más semejanza
con una lanza que con herramientas de pacífica agricultura. Complementando a éstos había otros instrumentos con la hoja plana que no
eran ni azadas ni palas, sino que poseían el aspecto de un desdichado
intento de combinar las dos herramientas en una. Al ver a estas gentes,
el extranjero se detuvo y desató su arco, pues estas criaturas eran
negras como el azabache y su cuerpo estaba completamente cubierto de
pelo. Pero Ta-den, que interpretó las dudas del otro, le tranquilizó con un
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
gesto y una sonrisa. Sin embargo, los waz-don se reunieron alrededor
haciendo preguntas en una lengua que el extranjero descubrió que su
guía entendía, aunque para él resultaba completamente ininteligible. No
hicieron ningún intento de molestarle y él se convenció de que estaba
entre gente pacífica y amistosa.
No quedaba más que una corta distancia hasta las cuevas, y cuando
llegaron a ellas Ta-den guió el camino por las clavijas de madera, seguro
de que esta criatura a quien había descubierto no tendría más
dificultades en seguirle de las que había tenido Tarzán el Terrible. No se
equivocaba, pues el otro ascendió con facilidad hasta que los dos se
hallaron en el descansillo de delante de la cueva de Omat, el jefe.
Éste no se encontraba allí y era media tarde cuando regresó, pero
entretanto vinieron muchos guerreros a ver al visitante, y en cada caso
este último estaba más que impresionado por el espíritu amistoso y
pacífico de sus anfitriones, sin adivinar que estaba siendo agasajado por
una tribu feroz y belicosa que nunca antes de la llegada de Ta-den y
Tarzán había tenido a un extraño entre ellos.
Al fin regresó Om-at y el invitado percibió intuitivamente que se hallaba
en presencia de un gran hombre entre aquella gente, posiblemente un
jefe o rey, pues no sólo la actitud de los otros guerreros negros lo
indicaba, sino que también estaba escrito en el porte de la espléndida
criatura que le miraba mientras Ta-den explicaba las circunstancias de
su encuentro.
-Y creo, Om-at -concluyó el ho-don- que busca a Tarzán el Terrible.
Al oír ese nombre, la primera palabra inteligible que llegaba a los oídos
del extranjero desde que se encontraba entre ellos, se le iluminó el
rostro.
-¡Tarzán! -exclamó-. ¡Tarzán de los Monos!
Y mediante señas trató de decirles que era éste a quien buscaba. Ellos
lo entendieron y también adivinaron por la expresión de su rostro que
buscaba a Tarzán por motivos de afecto, pero de esto Om-at deseaba
estar seguro. Señaló el cuchillo del extranjero y repitiendo el nombre de
Tarzán cogió a Taden y fingió apuñalarle, tras lo que se volvió con aire
interrogador hacia el extranjero. Este último meneó la cabeza con
vehemencia y entonces colocó una mano sobre el corazón y después
levantó la palma en el gesto que simbolizaba paz.
-Es amigo de Tarzán jad-guru -exclamó Ta-den.
-0 amigo o un gran mentiroso -replicó Om-at.
Tarzán -prosiguió el extranjero-, ¿le conocéis? ¿Está vivo? Oh, Dios,
ojalá supiera hablar vuestra lengua.
Recurrió de nuevo al lenguaje de los signos para averiguar dónde se
encontraba Tarzán. Pronunciaba este nombre y señalaba en diferentes
direcciones, en la cueva, en la garganta, hacia las montañas o al valle, y
cada vez alzaba las cejas en gesto de interrogación y pronunciaba la
exclamación interrogativa «¿eh?», que sin duda tenían que entender. Pero
Om-at siempre negaba con la cabeza y extendía las manos para indicar
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
que, si bien entendía la pregunta, desconocía el paradero del hombremono, y entonces el jefe negro intentó explicar al extranjero lo mejor que
pudo lo que sabía del paradero de Tarzán. Llamó al recién llegado Jardon, que en la lengua de Pal-ul-don significa «extranjero», y señaló hacia
el sol y dijo as. Lo repitió varias veces y luego alzó una mano con los
dedos extendidos y tocándolos uno a uno, incluido el pulgar, repitió la
palabra adenen hasta que el extranjero comprendió que quería decir
cinco. De nuevo señaló al sol y describiendo un arco con el índice
empezando por el horizonte del este y terminando en el del oeste, volvió a
repetir la palabra adenen. Era evidente para el extranjero que las
palabras significaban que el sol había cruzado el cielo cinco veces. En
otras palabras, habían transcurrido cinco días. Om-at entonces señaló la
cueva donde se hallaban, pronunciando el nombre de Tarzán e, imitando
a un hombre andando con el primero y segundo dedos de la mano
derecha sobre el suelo, quiso indicar que Tarzán había salido de la cueva
y ascendido por las clavijas cinco días antes, pero esto es todo lo que el
lenguaje de los signos le permitió explicar.
Hasta aquí el extranjero le siguió; indicó que comprendía, se señaló a sí
mismo y luego señaló las clavijas que ascendían y anunció que seguiría a
Tarzán.
-Deja que vayamos contigo -dijo Om-at-, pues todavía no hemos
castigado a los kor-ul-lul por matar a nuestro amigo y aliado.
-Convéncele de que espere hasta mañana -dijo Ta-den-, para que
puedas llevarte a muchos guerreros y efectuar un gran ataque sobre los
kor-ullul, y esta vez, Om-at, no mates a tus prisioneros. Toma todos los
que puedas tomar vivos y por alguno de ellos podremos enterarnos del
destino de Tarzán-jad-guru.
-Grande es la sabiduría de los ho-don -respondió Om-at-. Se hará como
tú dices, y después de hacer prisioneros a todos los kor-ul-lul les obligaremos a que nos digan lo que queremos saber. Y después les haremos ir
hasta el borde del Kor-ulgryf y les empujaremos al acantilado.
Ta-den sonrió. Sabía que no harían prisioneros a todos los guerreros
kor-ul-lul, que serían afortunados si cogían uno, y también era posible
que incluso fueran batidos en retirada, pero asimismo sabía que Om-at
no vacilaría en llevar a cabo su amenaza si tenía ocasión de hacerlo, tan
implacable era el odio que se tenían estos vecinos. No fue difícil explicar
el plan de Om-at al extranjero ni lograr su consentimiento ya que era
consciente, cuando el fornido negro le explicó que le acompañarían
muchos guerreros, de que su aventura probablemente les conduciría a
una región hostil, y agradecía toda la protección que pudiera emplear, ya
que su búsqueda era el asunto principal.
Aquella noche durmió sobre un montón de pellejos en uno de los
compartimentos de la cueva de los ancestros de Om-at, y al día siguiente
a primera hora de la mañana, después de desayunar, partieron un
centenar de guerreros salvajes que ascendieron por la cara del risco
hasta la cima de la montaña, precedido el cuerpo principal por dos
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
guerreros cuyas obligaciones coincidían con las de la punta de las
modernas maniobras militares, salvaguardando la columna del peligro de
un contacto demasiado repentino con el enemigo.
Cruzaron la cresta de la montaña y bajaron al Kor-ul-lul, y allí
tropezaron casi de inmediato con un waz-don que ascendía temeroso por
la garganta hacia la aldea de su tribu. Le hicieron prisionero lo que, cosa
extraña, sólo aumentó su terror, ya que desde el momento en que les
había visto y comprendió que era imposible huir, esperaba que le
mataran enseguida.
-Llevadle al Kor-ul ja -ordenó Om-at a uno de los guerreros- y retenedle
allí desarmado hasta que yo regrese.
El asombrado kor-ul-lul fue sacado de allí mientras la salvaje compañía
avanzaba regularmente de árbol en árbol hacia la aldea. La fortuna
sonrió a Om-at y pronto encontró lo que buscaba: una batalla campal,
pues aún no habían avistado las cuevas de los kor-ul-lul cuando se
encontraron con una considerable banda de guerreros que caminaban
por la garganta en alguna expedición.
Los kor-ul ja se fundieron como sombras en la oscuridad del follaje a
ambos lados del camino. Ignorando el peligro inminente, a salvo porque
pisaban sus dominios, donde cada roca y cada piedra era tan conocida
como las facciones de la compañera, los kor-ul-lul avanzaban inocentes
hacia la emboscada. De pronto la quietud de aquella aparente paz quedó
destrozada por un grito salvaje y un garrote lanzado que derribó a un
kor-ul-lul. El grito fue una señal para un coro salvaje formado por un
centenar de gargantas kor-ul ja que pronto se mezclaron con los gritos de
guerra de sus enemigos. El aire se llenó de garrotes que volaban y luego,
cuando las dos fuerzas se mezclaron, la batalla se resolvió en numerosos
encuentros individuales cuando cada guerrero elegía un enemigo y le
atacaba. Los cuchillos relucían y destellaban bajo la luz del sol que se
filtraba a través del follaje de los árboles. Los lustrosos pellejos negros se
iban cubriendo de manchas rojas.
En el fragor de la batalla la suave piel tostada del extranjero se
mezclaba con los negros cuerpos de amigos y enemigos. Sólo sus
aguzados ojos y su rápido ingenio le enseñaron a distinguir entre korullul y kor-ul ja, ya que con la única excepción de la indumentaria eran
idénticos, pero al primer ataque del enemigo observó que sus taparrabos
no eran de pellejos de leopardo como los que lucían sus aliados.
Om-at, tras despachar a su primer oponente, miró a Jar-don.
-Pelea con la ferocidad del jato masculló el jefe-. Poderosa en verdad
debe de ser la tribu de la que vienen él y Tarzán jad-guru.
Y entonces dedicó toda su atención a un nuevo atacante.
Los luchadores iban de un lado a otro por el bosque hasta que los que
sobrevivieron quedaron exhaustos. Sólo el extranjero parecía no conocer
la sensación de fatiga. Siguió peleando cuando cada nuevo atacante
habría abandonado con gusto la lucha, y cuando ya no quedaron más
kor-ul-lul sin pelear, saltó sobre los que estaban de pie jadeando frente a
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
los agotados kor-ul ja.
Mantenía a la espalda aquel peculiar objeto que Om-at creía era alguna
clase de extraña arma, pero cuyo propósito no se explicaba porque no la
utilizaba nunca, y que en su mayor parte parecía una molestia y un
estorbo inútil, ya que daba golpes y chocaba contra su propietario
mientras éste saltaba, como un felino, de un lado a otro en el curso de
sus victoriosos duelos. El arco y las flechas los había dejado a un lado al
principio de la pelea, pero el Enfield no lo dejaba, pues adonde iba él
debía ir el arma hasta que se hubiese cumplido su misión.
Después los kor-ul ja, aparentemente avergonzados por el ejemplo del
Jar-don, se cerraron una vez más con el enemigo, pero este último,
movido sin duda al terror por la presencia del extranjero, un demonio
incansable que parecía invulnerable a sus ataques, se desanimó e
intentó huir.
Fue una compañía cansada, ensangrentada y jubilosa la que regresó
triunfante al kor-ul ja. Veinte de sus integrantes fueron transportados y
seis de éstos estaban muertos. Era el ataque más glorioso y exitoso que
los kor-ul ja habían realizado sobre los kor-ul-lul, que los hombres
recordaran, y señaló a Om-at como el mayor de los jefes, pero aquel feroz
guerrero sabía que la ventaja de que había disfrutado su banda se la
había dado en gran medida la presencia de su aliado extranjero. Om-at
no vacilaba en reconocer el mérito a quien lo merecía, con la
consecuencia de que Jar-don y sus hazañas estaban en boca de cada
miembro de la tribu de los kor-ul ja, y grande fue la fama de la raza que
podía producir dos ejemplares como él y Tarzánjad-guru.
En la garganta de los kor-ul-lul, detrás de la montaña, los
supervivientes hablaban con el aliento entrecortado de este segundo
demonio que había unido sus fuerzas con su tradicional enemigo. De
nuevo en su cueva, Om-at hizo que los prisioneros kor-ul-lul fueran
llevados a su presencia de uno en uno, y a cada uno lo interrogó con
respecto al destino de Tarzán. Todos sin excepción le contaron la misma
historia: Tarzán había sido hecho prisionero por ellos cinco días antes,
pero había matado al guerrero que le vigilaba y huyó, llevándose la
cabeza del infortunado centinela al otro lado del Kor-u-lul, donde la
había dejado suspendida por el pelo de la rama de un árbol. Pero nadie
sabía qué se había hecho de él después; ni uno solo, hasta el último
prisionero que fue interrogado, el que él había cogido primero... el kor-ullul que se abría camino procedente del valle de Jad-be-Otho hacia las
cuevas de su gente. Éste, cuando descubrió el objeto de su
interrogatorio, negoció por las vidas y la libertad de él y de sus
compañeros.
-Puedo decirte muchas cosas de este hombre terrible por el que
preguntas, Kor-ul ja -dijo-. Ayer le vi y sé dónde está, y si me prometes
que nos dejarás regresar a mí y a mis compañeros sanos y salvos a las
cuevas de nuestros antepasados, os contaré a todos lo que sé.
-Nos lo contarás de todos modos -respondió Omat, o te mataremos.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Me mataréis de todos modos -espetó el prisionero-, a menos que me
hagáis esta promesa; así, si me matáis lo que sé se irá conmigo.
-Tiene razón, Om-at -intervino Ta-den-; prométele que les dejaremos en
libertad.
-Muy bien -dijo Om-at-. Habla, Lor-ul-lul, y cuando me lo hayas
contado todo, tú y tus compañeros podréis regresar sanos y salvos a
vuestra tribu.
-Fue así -comenzó el prisionero-: Hacía tres días que yo cazaba con un
grupo de compañeros cerca de la boca del Kor-ul-lul, no lejos de donde
me habéis capturado a mí esta mañana, cuando fuimos sorprendidos y
atacados por un gran número de ho-don, que nos hicieron prisioneros y
nos llevaron a A-lur. Unos cuantos fueron seleccionados para ser esclavos y el resto fueron arrojados a una cámara bajo el templo donde están
retenidos para el sacrificio de víctimas que los ho-don ofrecen a Jad-benOtho en los altares de los sacrificios del templo de A-lur.
»Parecía entonces que en verdad mi destino estaba sellado y que eran
afortunados los que habían sido seleccionados para ser esclavos entre los
hodon, pues ellos al menos podían albergar la esperanza de escapar...,
los que se hallaban conmigo en la cámara deben de estar desesperados.
»Pero ayer ocurrió una cosa extraña. Acudió al templo, acompañado por
todos los sacerdotes y por el rey y muchos de sus guerreros, uno a quien
todos mostraban gran reverencia, y cuando llegó a la puerta de barrotes
que conducía a la cámara en la que los desdichados aguardábamos
nuestro sino, vi para mi sorpresa que no era otro que aquel hombre
terrible que hacía poco había sido prisionero en la aldea de los kor-ul-lul,
aquel al que llamáis Tarzán jad-guru, pero al que ellos llamaban DorulOtho. Nos miró e interrogó al sumo sacerdote y cuando le dijeron el
propósito para el que se nos mantenía encarcelados se puso furioso y
gritó que no era la voluntad de Jad-ben-Otho que su gente fuera
sacrificada de ese modo, y ordenó al sumo saerdote que nos liberara, y
así se hizo.
»Se permitió a los prisioneros ho-don que regresaran a sus hogares, nos
llevaron lejos de la ciudad de A-lur y nos pusieron en el camino del Korul-lul. Éramos tres, pero muchos son los peligros que acechan entre Alur y Ko-rul-lul, y sólo éramos tres e íbamos desarmados. Por lo tanto,
ninguno llegó a la aldea de nuestro pueblo y sólo uno vive. He dicho.
-¿Eso es todo lo que sabes respecto a Tarzán jadguru? -preguntó Omat.
-Eso es todo lo que sé -respondió el prisionero-, aparte de que aquel a
quien llamaban Lu-don, el sumo sacerdote de A-lur, estaba muy enojado
y que uno de los dos sacerdotes que nos llevó fuera de la ciudad dijo al
otro que el extranjero no era Dorul-Otho; que Lu-don lo había dicho y
que también había dicho que le descubriría y que debería ser castigado
con la muerte por su atrevimiento. Esto es todo lo que dijeron al alcance
de mi oído.
»Y ahora, jefe de los Kor-ul ja, déjanos marchar.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Om-at hizo un gesto de asentimiento.
-Marchaos -dijo-; Ab-on, envía a tus guerreros a que les protejan hasta
que se encuentren a salvo en el Kor-ul jul.
- Jar-don -dijo haciendo una seña al extranjero-, ven conmigo.
Se puso en pie y abrió la marcha hacia la cima del risco, y cuando se
hallaron sobre la montaña, Om-at señaló el valle que se extendía abajo,
hacia la ciudad de A-lur, que relucía a la luz del sol poniente.
-Allí está Tarzán jad-guru -dijo, y Jar-don le entendió.
XIII
La mascarada
Cuando Tarzán saltó al suelo detrás del muro del templo, no tenía
intención de escapar de la ciudad de A-lur hasta estar seguro de que su
compañera no se encontraba prisionera allí, pero ahora, en esta extraña
ciudad en la que todo hombre debía de estar contra él, vivir y proseguir
su búsqueda no le parecía nada seguro. Sólo había un lugar que podía
ofrecerle refugio, aunque fuera temporal, y se trataba del Jardín
Prohibido del rey. Allí había espesos arbustos en los que podía ocultarse
un hombre, y agua y frutas. Como era una astuta criatura de la jungla,
si llegaba al lugar sin que nadie lo sospechara podría permanecer allí
oculto por un período de tiempo considerable, pero ahora tenía que cruzar la distancia entre el templo y el jardín sin que le viera nadie, lo cual
era un asunto muy serio, se daba perfecta cuenta.
«Poderoso es Tarzán en su jungla nativa -se dijo-, pero en las ciudades
de los hombres no es mejor que ellos.»
Confiando en su capacidad de observación y en su sentido de la
orientación estaba seguro de que podía llegar a los jardines de palacio a
través de los corredores subterráneos y cámaras del templo por las que
había sido conducido el día anterior, pues ni el más mínimo detalle había
escapado a sus ojos. Eso sería mejor, razonó, que cruzar el terreno abierto de arriba, donde sus perseguidores naturalmente le seguirían de
inmediato y pronto le descubrirían. Y así, a unos pasos del muro del
templo, desapareció de la vista de cualquier observador casual por una
de las escaleras de piedra que conducían a los aposentos subterráneos.
El camino por el que le habían llevado el día anterior seguía las vueltas y
recodos de numerosos corredores y aposentos, pero Tarzán, seguro de sí
mismo en semejantes asuntos, rehizo la ruta exactamente y sin vacilar.
Temía poco que le prendieran enseguida, ya que creía que todos los
sacerdotes del templo se habían reunido en la sala de arriba para
presenciar su juicio, su humillación y su muerte, y con esta idea firmemente grabada en su mente dobló un recodo del corredor y se
encontró cara a cara con un segundo sacerdote, ocultando su grotesco
tocado cualquier emoción que pudiera provocar ver a Tarzán. Sin
embargo, Tarzán tenía la ventaja sobre el enmascarado devoto de Jadben-Otho de que en el momento en que vio al sacerdote supo sus inten-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ciones con respecto a él, y por tanto no se vio obligado a retrasar la
acción. Antes de que el sacerdote reaccionara, un largo y afilado cuchillo
se le había clavado en el corazón. Cuando el cuerpo se desplomó, Tarzán
lo cogió antes de que cayera al suelo y arrancó el tocado de sus correas,
pues al ver a la criatura se le había ocurrido un atrevido plan para
engañar a sus enemigos. Salvado el tocado de todo posible daño que se
hubiera producido de haber caído al suelo con el cuerpo de su
propietario, Tarzán dejó de sostener el cadáver, dejó el tocado con
cuidado en el suelo, se agachó y cortó la cola del ho-don cerca de la raíz.
A su derecha había una pequeña cámara de la que el sacerdote evidentemente había salido y a la que Tarzán arrastró el cuerpo, el tocado y la
cola. Cortó rápidamente una estrecha tira de pellejo del taparrabo del
sacerdote, la ató con fuerza en tomo al extremo superior del miembro
cortado y luego se apretó la cola bajo el taparrabo, detrás, y lo colocó en
su lugar lo mejor que pudo. Luego se puso el tocado que se apoyaba en
los hombros y salió del aposento con la apariencia de un sacerdote del
templo de Jad-ben-Otho, a menos que se le examinaran demasiado de
cerca los pulgares y dedos de los pies.
Había observado que entre los ho-don y los wazdon no era en absoluto
inusual que el extremo de la cola se llevara en una mano, y se cogió la
cola por si el aspecto inerte del miembro al arrastrarse detrás levantaba
sospechas.
Tras cruzar el corredor y las diversas cámaras salió al fin a los jardines
de palacio, detrás del templo. La persecución aún no había llegado a este
punto, aunque era consciente de que había un gran alboroto no lejos de
él. Encontró a guerreros y esclavos pero ninguno le echó más que una
mirada pasajera, ya que un sacerdote era algo muy corriente en el
recinto del palacio. Y así, pasando por delante de los guardias sin ningún
problema, llegó al fin a la entrada interior al Jardín Prohibido y allí se
detuvo y examinó rápidamente esa parte del hermoso lugar que se
extendía ante sus ojos. Para su alivio parecía desocupado y Tarzán, que
se felicitaba por la facilidad con la que hasta entonces había burlado los
altos poderes de A-lur, avanzó rápidamente hacia el otro extremo del
recinto. Allí encontró una parcela de arbustos floridos que habrían
podido ocultar sin peligro a una docena de hombres. Una vez se metió
dentro, se quitó el incómodo tocado y se sentó para esperar cualesquier
eventualidad que el destino le tuviera reservada mientras formulaba
planes para el futuro. La noche que había pasado en A-lur permaneció
despierto hasta altas horas, lo que le permitió saber que, mientras había
pocos fuera en los terrenos del templo, eran suficientes para que a él le
resultara posible avanzar bajo cubierto con su disfraz sin llamar la
atención de los guardias; y también había observado que el sacerdocio
constituía una clase privilegiada que parecía ir y venir a voluntad y sin
ningún problema por todo el palacio y el templo. Decidió, pues, que la
noche le proporcionaba las horas más propicias para su investigación; de
día podía yacer entre los arbustos del Jardín Prohibido, razonablemente
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
a salvo de ser descubierto. De detrás del jardín le llegaron voces que se
llamaban aquí y allí, y supuso que la búsqueda que se estaba efectuando
de él era diligente.
Los momentos ociosos le dieron la oportunidad de desarrollar un plan
más satisfactorio para sujetarse el apéndice que había robado. Lo arregló
de tal modo que pudiera ser adoptado o arrancado rápidamente, y una
vez hecho esto se puso a examinar la extraña máscara que con tanta
eficacia había ocultado sus facciones. El objeto estaba tallado con gran
habilidad de un solo bloque de madera, muy probablemente una sección
de un árbol, en el que las facciones habían sido grabadas y después el
interior vaciado hasta quedar sólo una cáscara comparativamente fina.
Había una gran muesca semicircular a cada lado que encajaban
perfectamente sobre los hombros, mandiles de madera que se extendían
hacia abajo unos centímetros sobre el pecho y la espalda. De estos
mandiles colgaban largas borlas o trenzas de pelo que salían de los
bordes exteriores hacia el centro que llegaba hasta más abajo de la parte
inferior de su torso. Fue preciso un examen más minucioso para que el
hombre-mono advirtiera que estos ornamentos consistían en cráneos
humanos, tomados sin duda de las cabezas de los sacrificios celebrados
en los altares orientales. En el tocado mismo había sido tallada una cara
horrible que sugería hombre y gryf al mismo tiempo. Estaban los tres
cuernos blancos, el rostro amarillo con las bandas azules rodeando los
ojos y la capucha roja que adoptaba la forma de los mandiles posterior y
anterior. Cuando se hallaba sentado entre el follaje de los arbustos que
le ocultaban, reflexionando sobre la espantosa máscara sacerdotal que
tenía en la mano, se dio cuenta de que no estaba solo en el jardín.
Percibía la presencia de otra persona y sus aguzados oídos detectaron el
lento acercamiento de unos pies desnudos que cruzaban el césped. Al
principio sospechó que podía ser alguien que le buscaba con sigilo en el
Jardín Prohibido, pero la figura entró en su campo de visión limitado por
tallos, follaje y flores. Vio entonces que se trataba de la pricnesa O-lo-a y
que se encontraba sola, caminando con la cabeza baja como absorta en
la meditación, triste meditación, pues en sus párpados había indicios de
lágrimas.
Poco después sus oídos le avisaron de que otros habían entrado en el
jardín; eran hombres y el ruido de sus pasos proclamaba que no se
movían ni lenta ni meditativamente. Fueron directos hacia la princesa y
cuando Tarzán los vio descubrió que ambos eran sacerdotes.
-O-lo-a, princesa de Pal-ul-don -dijo uno dirigiéndose a ella-, el
extranjero que nos ha dicho que era el hijo de Jad-ben-Otho acaba de
escapar de la ira de Lu-don, el sumo sacerdote, que le ha descubierto a él
y a su perversa blasfemia. El templo, el palacio y la ciudad están siendo
registrados y hemos sido enviados a buscarle en el Jardín Prohibido, ya
que Ko-tan, el rey, ha dicho que esta misma mañana le ha encontrado
aquí, aunque no sabía cómo había pasado por delante de los guardias.
-No está aquí -dijo O-lo-a-. Hace rato que estoy en el jardín y no he oído
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
a nadie. Sin embargo, registradlo si lo deseáis.
-No -dijo el sacerdote que había hablado antes-, no es necesario ya que
nadie habría podido entrar sin que lo supieras y sin la connivencia de los
guardias, y aunque lo hubiera hecho, el sacerdote que nos ha precedido
lo habría visto.
-¿Qué sacerdote? -preguntó O-lo-a.
-Uno que ha pasado por delante de los guardias poco antes que
nosotros -explicó el hombre.
-No le he visto.
-Sin duda se habrá marchado por otro sitio -observó el segundo
sacerdote.
-Sí, sin duda -coincidió O-lo-a-, pero es extraño que no le haya visto.
Los dos sacerdotes hicieron su saludo y se dieron la vuelta para
marcharse.
«Estúpidos como Buto, el rinoceronte -pensó Tarzán, que consideraba a
Buto una criatura muy estúpida-. Debería ser fácil burlar a esta gente.»
Los sacerdotes apenas se habían marchado cuando llegó el ruido de
pies que corrían rápidamente por el jardín en dirección a la princesa, con
el acompañamiento de rápidas respiraciones como de alguien casi
agotado, o de fatiga o de excitación.
-Pan-at-lee -exclamó O-lo-a-, ¿qué ha ocurrido? Pareces aterrorizada
como la cierva cuyo nombre llevas.
-Oh, princesa de Pal-ul-don -exclamó Pan-at-lee-, le habrían matado en
el templo. Habrían matado a ese maravilloso extranjero que afirmaba ser
el Dor-ul-Otho.
-Pero ha escapado -dijo O-lo-a-. Tú estabas allí. Cuéntamelo.
-El sumo sacerdote ha ordenado que le prendieran y le mataran, pero
cuando se han precipitado sobre él ha arrojado a uno de ellos a la cara
de Ludon con la misma facilidad con que tú me arrojarías el desayuno; y
luego ha saltado sobre el altar y de allí a la parte superior del muro del
templo y ha desaparecido. Le están buscando, pero, oh, princesa, ruego
por que no le encuentren.
-¿Y por qué ruegas por eso? -preguntó O-lo-a-. ¿El que ha blasfemado
no se merece la muerte?
-Ah, pero tú no le conoces -replicó Pan-at-lee.
-¿Y tú sí? -espetó O-lo-a sin vacilar-. Esta mañana te has traicionado a
ti misma y luego has intentado engañarme. Las esclavas de O-lo-a no
hacen esas cosas con impunidad. ¿Es él entonces el mismo Tarzán jadguru de quien me hablaste? Habla, mujer, y di la verdad.
Pan-at-lee se irguió, su pequeña barbilla alzada, pues ¿no era ella
también entre su gente como una princesa?
-Pan-at-lee, la Kor-ul ja, no miente para protegerse -dijo.
-Dime entonces lo que sepas de este Tarzán jadguru -insistió O-lo-a.
-Sé que es un hombre maravilloso y muy valiente -dijo Pan-at-lee- y
que me salvó de los tor-odon y del gryf como te conté, y que en verdad es
el mismo que ha entrado en el jardín esta mañana; y no sé si no es el
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
hijo de Jad-be-Otho, pues su valor y su fuerza son superiores a los de
cualquier mortal, igual que su bondad y su honor; pues cuando podía
haberme hecho daño me protegió, y cuando podía haberse salvado él
pensó sólo en mí. Y todo esto lo hizo por su amistad con Om-at, que es
gund de los kor-ul ja y con quien yo debería haberme apareado si los hodon no me hubieran capturado.
-Es cierto que era un hombre de aspecto magnífico -musitó O-lo-a-, y
no era como otros hombres, no sólo por la forma de sus manos y pies o el
hecho de que no tuviera cola, sino que había en él algo que le hacía
parecer diferente en aspectos más importantes que éstos.
Pan-at-lee, su corazoncito salvaje fiel al hombre que le había brindado
su amistad y esperando ganar para él la consideración de la princesa
aunque no le sirviera de nada, preguntó:
-¿No lo sabía todo acerca de Ta-den e incluso conocía su paradero?
Dime, oh princesa, ¿algún mortal conocería estas cosas?
-Tal vez vio a Ta-den -sugirió O-lo-a.
-Pero ¿cómo iba a saber que tú amabas a Ta-den? -prosiguió Pan-atlee-. Te digo, princesa mía, que si no es un dios al menos es algo más
que ho-don o waz-don. Me siguió desde la cueva de Es-sat en Kor-ul ja al
otro lado de Kor-ul-lul hasta la cueva misma de Kor-ul-gryf donde me
escondía, aunque habían transcurrido muchas horas desde que yo
recorriera ese camino y mis pies desnudos no dejaron huellas en el
suelo. ¿Qué mortal podría hacer algo semejante? ¿Y dónde en Pal-ul-don
una doncella virgen encontraría un amigo y protector en un hombre
extraño?
-Quizá Lu-don esté equivocado... quizá sea un dios -dijo O-lo-a, influida
por la entusiasta defensa que del extranjero hacía su esclava.
-Pero sea dios u hombre es demasiado maravilloso para morir -exclamó
Pan-at-lee-. Si pudiera le salvaría. Si viviera, incluso podría encontrar la
manera de devolverte a tu Ta-den, princesa.
-Ah, si pudiera hacerlo... -suspiró O-lo-a-, pero, ay, es demasiado tarde,
pues mañana seré entregada a Bu-lot.
-¿El que ayer vino a tus aposentos con tu padre? -preguntó Pan-at-lee.
-Sí; el que tiene una horrible cara redonda y un gran vientre -exclamó
la princesa con aire de disgusto-. Es tan perezoso que ni cazará ni
peleará. Comer y beber es lo único para lo que sirve Bu-lot, y no piensa
en nada más que en estas cosas y en sus mujeres esclavas. Pero ven,
Pan-at-lee, recoge para mí algunas de estas bellas flores. Esta noche las
esparciré en torno a mi diván para que mañana lleve conmigo el recuerdo
de la fragancia que más me gusta y que sé que no encontraré en la aldea
de Mo-sar, el padre de Bu-lot. Te ayudaré, Pan-at-lee, y recogeremos una
gran cantidad, porque recogerlas me gusta más que nada; eran las flores
favoritas de Ta-den.
Las dos se acercaron al florido arbusto donde Tarzán se escondía, pero
como las flores crecían con profusión en todos los arbustos el hombremono supuso que no les sería preciso entrar tanto en el parterre como
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
para descubrirle. Lanzando pequeñas exclamaciones de placer cuando
encontraban flores particularmente grandes o perfectas, las dos mujeres
fueron de lugar en lugar rodeando el escondrijo de Tarzán.
-Oh, mira, Pan-at-lee -exclamó O-lo-a-, ahí está la reina de todas las
flores. Nunca había visto una flor tan maravillosa. ¡No! La cogeré yo
misma... es tan grande y hermosa que ninguna otra mano la debe tocar y la princesa penetró entre los arbustos hacia el punto donde florecía la
gran flor, sobre la cabeza del hombre-mono.
Tan de repente e inesperadamente se aproximó, que Tarzán no tuvo
oportunidad de escapar y se quedó sentado en silencio confiando en que
el destino fuera bondadoso con él y apartara a la hija de Ko-tan antes de
que sus ojos pasaran de la gran flor a él. Pero cuando la muchacha cortó
el largo tallo con su cuchillo bajó la mirada directamente al rostro
sonriente de Tarzán jad-guru.
Ahogando un grito se apartó y el hombre-mono se puso en pie y la miró
a la cara.
-No temas, princesa -la tranquilizó-. Es un amigo de Ta-den quien te
saluda -y se llevó los dedos de ella a sus labios.
Pan-at-lee se acercó ahora excitada.
-¡Oh, Jad-ben-Otho, es él!
-Y ahora que me has encontrado -dijo Tarzán-, ¿me entregarás a Ludon, el sumo sacerdote?
Pan-at-lee se arrojó de rodillas a los pies de O-lo-a.
-¡Princesa! ¡Princesa! -suplicó-, no le descubras a sus enemigos.
-Pero Ko-tan, mi padre... -dijo en un susurro Olo-a, temerosa-, si se
entera de mi perfidia su ira será indecible. Aunque sea una princesa, Ludon podría exigirle que me sacrificara para calmar la ira de Jad-benOtho, y entre los dos estaría perdida.
-Pero no tienen por qué enterarse nunca de que le has visto si tú no se
lo dices -exclamó Pan-at lee-, pues pongo a Jad-be-Otho por testigo de
que nunca te traicionaré.
-Oh, dime, extranjero -imploró O-lo-a-, ¿de veras eres un dios?
-Jad-ben-Otho no lo es más -respondió Tarzán sin mentir.
-Pero ¿por qué quieres escapar entonces de las manos de los mortales
si eres un dios? -preguntó.
-Cuando los dioses se mezclan con los mortales -respondió Tarzán-, no
son menos vulnerables que los mortales. Incluso Jad-ben-Otho, si
apareciera ante vosotros en carne y hueso, podría morir.
-¿Has visto a Ta-den y has hablado con él? -preguntó ella con aparente
inoportunidad.
-Sí, le he visto y he hablado con él -respondió el hombre-mono-.
Durante una luna estuve con él constantemente.
-¿Y... -la muchacha vaciló- él... -bajó los ojos al suelo y un rubor cubrió
sus mejillas- aún me ama? Tarzán supo que había ganado. -Sí -dijo-, Taden sólo habla de O-lo-a y aguarda el día en que pueda reclamarla.
-Pero mañana me entregan a Bu-lot -dijo ella con tristeza.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Que sea siempre mañana -replicó Tarzán-, pues el mañana nunca
llega.
-Ah, pero esta desdicha llegará, y durante todas las mañanas de mi
vida languideceré de desdicha por el Ta-den que nunca será mío.
-Pero para Lu-don quizá yo te haya ayudado -dijo el hombre-mono-. Y
quién sabe si puedo ayudarte todavía.
-Ah, si pudieras, Dor-ul-Otho -exclamó la muchacha-, y sé que lo
harías si fuera posible, pues Panat-lee me ha contado lo valiente y bueno
que eres.
-Sólo Jad-ben-Oho sabe lo que el futuro nos depara -lijo Tarzán-. Y
ahora vosotras dos marchaos, no sea que alguien os descubra y
sospeche algo.
-Nos iremos -dijo O-lo-a-, pero Pan-at-lee volverá con comida. Espero
que escapes y que Jadben-Otho esté satisrecho con lo que he hecho.
Se volvió y se alejó, y Pan-at-lee la siguió mientras el hombre-mono
volvía a esconderse.
Al atardecer Pan-at-lee fue a llevarle comida, y al estar ella sola Tarzán
le comunicó lo que estaba ansioso por expresar desde la conversación
que había mantenido con O-lo-a.
-Dime lo que sepas -dijo- de los rumores de los que ha hablado O-lo-a
acerca de la misteriosa extranjera que se supone que se esconde en Alur. ¿También tú los has oído?
-Sí -dijo Pan-at-lee-, he oído contarlo entre los otros esclavos. Es algo
de lo que todos hablan en susurros entre ellos y nadie se atreve a hacerlo
en voz alta. Dicen que hay una extranjera escondida en el templo y que
Lu-don la quiere como sacerdotisa y Ko-tan la quiere por esposa, y que
ninguno de los dos se atreve a sacarla por miedo al otro.
-¿Sabes dónde está escondida? -preguntó Tarzán.
-No -respondió Pan-at-lee-. ¿Cómo quieres que lo sepa? Ni siquiera sé si
es algo más que una historia, pero te cuento lo que he oído contar a
otros.
-¿Sólo hablaban de una? -preguntó Tarzán.
-No, hablaban de otra que vino con ella, pero al parecer nadie sabe qué
se ha hecho de ésta.
Tarzán hizo un gesto de asentimiento.
-Gracias, Pan-at-lee -dijo-. Quizá me hayas ayudado más de lo que
ambos suponemos.
-Espero haberte ayudado -dijo la muchacha, y se volvió para regresar al
palacio.
-Yo también lo espero -exclamó Tarzán con énfasis.
XIV
El templo del Gryf
Cuando anocheció, Tarzán se puso la máscara y la cola del sacerdote al
que había matado en el pasadizo subterráneo del templo. Juzgó mejor no
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
volver a intentar pasar por delante de la guardia, en especial tan tarde
por la noche, pues eso podría suscitar comentarios y recelos, y subió al
árbol que colgaba por encima del muro del jardín y de sus ramas saltó al
suelo. Evitando el grave riesgo de ser detenido el hombre-mono cruzó los
terrenos hasta el patio de palacio, acercándose al templo desde el lado
opuesto al que había utilizado en su huida. Pasó, es cierto, por una parte
de los terrenos que le eran desconocidos, pero lo prefería al peligro de
seguir el camino trillado entre los aposentos de palacio y los del templo.
Como tenía una meta definida en la cabeza y dotado como estaba de un
sentido de la orientación casi milagroso, avanzó con gran seguridad por
las sombras del patio del templo... Aprovechando las sombras más
densas de la zona próxima a los muros, por fin llegó sin contratiempos al
ornado edificio sobre cuyo propósito había preguntado a Lu-don, quien le
había informado de que estaba olvidado; nada extraño en sí mismo, pero
la aparente vacilación del sacerdote en hablar de su uso y la impresión
que el hombre-mono tuvo entonces de que Lu-don mentía le confería una
posible importancia.
Por fin se hallaba solo ante el edificio, que tenía tres pisos de altura y
estaba separado de todos los demás del templo. Tenía una sola entrada
con barrotes excavada en la roca viva representando la cabeza de un
gryf, cuya boca abierta constituía la entrada. La cabeza, la capucha y las
patas delanteras de la criatura se mostraban como si yaciera agazapado
con la mandíbula inferior en el suelo entre sus patas extendidas. Unas
pequeñas ventanas ovales, que también tenían barrotes, flanqueaban la
entrada. Al ver el paso franco, Tarzán entró en la oscura entrada donde
probó los barrotes, y descubrió que estaban trabados de un modo muy
ingenioso por algún dispositivo que él desconocía y que probablemente
eran demasiado fuertes para romperlos aunque pudiera arriesgarse a
hacer ruido. No se veía nada en el oscuro interior y por tanto,
momentáneamente desconcertado, fue a mirar las ventanas. También
aquí los barrotes se negaron a revelar su secreto, pero Tarzán no se
desanimó. Si los barrotes no cedían a su astucia cederían a su
gigantesca fuerza, si no había otro modo de entrar, pero primero se
aseguraría de que era así. Dio la vuelta completa al edificio para
examinarlo con atención. Había otras ventanas, pero estaban igualmente
protegidas con barrotes. Se detuvo a menudo a mirar y escuchar pero no
vio a nadie, y los ruidos que oía eran demasiado distantes para causarle
miedo.
Miró hacia la parte superior de la pared del edificio. Igual que otros
muchos muros de la ciudad, palacio y templo, exhibía grandes adornos
tallados y también tenía los peculiares salientes que a veces discurrían
en un plano horizontal y en otras formaban ángulo, dando a menudo la
impresión de irregularidad e incluso de sinuosidad a los edificios. No era
un muro difícil de escalar, al menos para el hombre-mono.
Pero el voluminoso tocado le resultaba un gran incoveniente, por lo que
lo dejó en el suelo, al pie del muro. Ascendió ágilmente y encontró las
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ventanas del segundo piso no sólo tapadas con barrotes sino con
cortinas en su parte interior. No se entretuvo mucho en el segundo piso,
ya que tenía la idea de que le resultaría más fácil entrar por el tejado, el
cual estaba toscamente abovedado como la sala del trono de Ko-tan. Allí
había aberturas. Las había visto desde el suelo, y si la construcción del
interior se parecía (aunque sólo fuera ligeramente) a la sala del trono, los
barrotes no serían necesarios, ya que nadie podía llegar a ellas desde el
suelo de la estancia. Sólo quedaba una cuestión: ¿serían lo bastante
grandes para admitir los anchos hombros del hombre-mono?
Volvió a detenerse en el tercer piso y allí, pese a las colgaduras, vio que
el interior estaba iluminado y al mismo tiempo le llegó a su olfato,
procedente del interior, un perfume que por unos momentos arrancó de
él cualquier resto de civilización y le convirtió en un fiero y terrible
macho de las junglas de Kerchak. Tan repentina y completa fue la metamorfosis que de sus labios salvajes estuvo a punto de brotar el espantoso
grito de desafio de los de su especie, pero la astuta mente de bruto le
ahorró esta metedura de pata.
Oyó voces dentro; la voz de Lu-don, habría podido jurarlo, exigente. Y
las palabras de respuesta fueron arrogantes y desdeñosas, aunque
completamente desesperanzadas, pronunciadas en los tonos de esta otra
voz que llevó a Tarzán a la cúspide del frenesí. La bóveda, con sus
posibles aberturas, quedó olvidada. Toda consideración de cautela y
silencio quedó a un lado mientras el hombre-mono echaba hacia atrás su
potente puño y asestaba un terrible golpe a los barrotes y al armazón
que les sujetaba al suelo del aposento. Al instante Tarzán se zambulló de
cabeza por la abertura, llevándose consigo las colgaduras de piel de
antílope al suelo. Se puso en pie de un salto y desgarró la piel que se le
había enredado en la cabeza y se encontró en la más absoluta oscuridad
y silencio. Llamó en voz alta un nombre que hacía muchos meses sus
labios no pronunciaban:
-Jane, Jane -gritó-, ¿dónde estás?
Pero sólo obtuvo silencio como respuesta.
Llamó una y otra vez, avanzando a tientas con las manos extendidas en
la negrura de la habitación, asaltado su olfato y atormentado su cerebro
por los delicados efluvios que al principio le habían convencido de que su
compañera había estado en aquella misma habitación. Había oído su
dulce voz combatiendo las exigencias del vil sacerdote. ¡Ah, si hubiera
actuado con mayor precaución! Si hubiera seguido moviéndose en
silencio y con cautela, en ese momento podría estar abrazándola
mientras el cuerpo de Lu-don, bajo sus pies, hablaba elocuentemente de
venganza consumada. Pero no había tiempo para lamentaciones. Avanzó
a tropezones, buscando a tientas no sabía qué, hasta que de pronto el
suelo bajo sus pies se inclinó y él cayó a una oscuridad aún más
completa que la de arriba. Notó que su cuerpo golpeaba una superficie
lisa y se dio cuenta de que se estaba deslizando por una especie de
rampa pulida, mientras desde arriba le llegaba el tono burlón de una risa
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
y la voz de Ludon gritando detrás de él:
-¡Vuelve con tu padre, oh Dor-ul-Otho!
El hombre-mono se paró de pronto y cayó dolorosamente al suelo
rocoso. Ante él había una ventana ovalada cruzada por muchos barrotes,
y detrás vio la luz de la luna jugueteando sobre las aguas del lago azul.
Al mismo tiempo percibió en el aire un olor que le resultó familiar, en
aquella cámara que un rápido vistazo en la semioscuridad reveló de un
tamaño considerable. El olor débil pero inconfundible era del gnj f, y
Tarzán se quedó de pie en silencio, escuchando. Al principio no percibió
más sonidos que los de la ciudad que le llegaban por la ventana que
daba al lago: pero después, débilmente, como desde lejos, oyó el
arrastrar de unas patas almohadilladas por un pavimento de piedra, y
aguzando el oído se dio cuenta de que aquel sonido se acercaba. Cada
vez estaba más cerca, y ahora era audible incluso la respiración de la
bestia. Atraída evidentemente por el ruido del descenso de Tarzán a este
refugio cavernoso, se acercaba para investigar. Tarzán no veía nada pero
sabía que no se encontraba muy lejos, y entonces se oyó, reverberando
en aquellos lóbregos corredores, el grito enloquecido del gryf.
Consciente de la mala visibilidad de la bestia, y acostumbrados sus
propios ojos a la oscuridad de la caverna, el hombre-mono procuró eludir
la enfurecida embestida que bien sabía que ningún ser vivo podía
resistir. Tampoco se atrevió a arriesgarse a experimentar con este
extraño gryf con la táctica del tor-o-don que le había resultado tan eficaz
en la otra ocasión en que su vida y libertad se hallaban en juego. En
muchos aspectos la situación era diferente. En la ocasión anterior, a
plena luz del día, pudo acercarse al gryf en condiciones normales, en su
estado natural, y el propio gryf era un ejemplar al que había visto
sometido a la autoridad del hombre, o al menos de una criatura como
humana; pero aquí se enfrentaba a una bestia encerrada en pleno
ataque furioso, y él tenía todas las razones del mundo para sospechar
que este gryf jamás podría sentir la influencia limitadora de la autoridad,
confinado como estaba en aquel lóbrego pozo para servir probablemente
al único propósito que Tarzán ya había visto retratado de un modo tan
gráfico en su propia experiencia de los últimos momentos.
Eludir a la criatura, entonces, con la posibilidad de descubrir alguna
vía de escape le parecía al hombre-mono lo más sensato. Había
demasiado en juego para arriesgarse a un encuentro que evitarse, un
encuentro cuyo resultado sellaría con toda seguridad el destino de la
compañera que acababa de encontrar, sólo para perderla de nuevo de un
modo tan horroroso. No obstante su gran decepción y tristeza y lo
desesperada que parecía su situación, en las venas del salvaje señor
corrió un cálido vislumbre de agradecimiento y alegría. ¡Ella estaba viva!
Después de todos aquellos tristes meses de desesperanza y temor la
había encontrado. ¡Ella vivía!
Hacia el lado opuesto de la cámara, silencioso como el fantasma de un
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
alma descarnada, la veloz criatura de la jungla se apartó del camino del
titán atacante que, guiado en la semioscuridad por su agudo oído,
embistió el lugar donde se produjo la ruidosa entrada de Tarzán. El
hombre-mono se apresuraba por la pared opuesta. Ahora apareció ante
él la negra abertura del corredor del que la bestia había emergido. Sin
vacilar, Tarzán se metió en ella. Incluso allí sus ojos, acostumbrados a la
oscuridd que a usted o a mí nos habría parecido total, veía el suelo y las
paredes dentro de un radio de unos metros, lo suficiente al menos para
evitar que tropezase con cualquier abismo insospechado o que chocara
contra sólida roca al dar la vuelta a un recodo.
El corredor era ancho y elevado, tal como debía ser para alojar las
colosales proporciones de la criatura, y a Tarzán no le resultó difícil
moverse con razonable velocidad por su sinuoso camino. Era consciente,
mientras avanzaba, de que la tendencia del pasadizo era hacia abajo, no
una pendiente muy pronunciada, pero parecía interminable, y Tarzán se
preguntó a qué distante guarida subterránea conduciría. Tenía la vaga
sensación de que quizá, después de todo, sería mejor quedarse en la
cámara más grande y arriesgarlo todo en la oportunidad de dominar al
gryf donde al menos había espacio y luz suficientes para tener alguna
posibilidad de éxito. Ser sorprendido en los estrechos confines del oscuro
corredor, donde estaba seguro que el gryf no podía verle, significaría casi
la muerte segura; y oyó a la bestia aproximarse por detrás. Su
atronadores rugidos casi estremecían el risco en el que estaban
excavadas las cámaras cavernosas. Detener y recibir el impacto de esta
monstruosa encarnación de la furia con un inútil whee-oo! le parecía a
Tarzán la mayor de las locuras, y por eso siguió por el corredor,
apretando el paso pues se daba cuenta de que el gryf le estaba
atrapando. Entonces la oscuridad disminuyó y en la última vuelta del
pasadizo vio ante él una zona iluminada por la luna. Con renovada
esperanza siguió adelante y salió de la boca del corredor para hallarse en
un gran recinto circular cuyas altas paredes blancas se elevaban a gran
altura a cada lado, unas lisas paredes perpendiculares en la cara del
risco en la que no había el menor punto donde agarrarse. A su izquierda
había una charca de agua, uno de cuyos lados chocaba contra el pie de
la pared en este punto. Debía de ser el lugar donde el gryf se bañaba y
bebía.
Y ahora la criatura emergió del corredor y Tarzán retrocedió hasta el
borde de la charca para hacerle frente. No había ningún palo con el que
hacer valer la autoridad de su voz; sin embargo se preparó para resistir,
pues parecía que no podía hacer otra cosa. Justo en la entrada al
corredor el gryf se detuvo, volviendo sus débiles ojos en todas direcciones
como si buscara a su presa. Éste parecía el momento psicológico ideal
para su intento, y alzando la voz con tono imperioso el hombre-mono
pronunció el extraño whee-oo! de los tor-o-don. Su efecto sobre el gryf
fue instantáneo y completo; con un terrible rugido bajó sus tres cuernos
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
y embistió como un loco en la dirección del sonido. Ni a derecha ni a
izquierda había vía de escape posible, pues detrás de él estaban las
plácidas aguas de la charca, mientras que por delante se precipitaba
hacia él la aniquilación. El poderoso cuerpo ya parecía cernirse sobre él
cuando el hombre-mono se volvió y se zambulló en las oscuras aguas.
La esperanza había muerto en su corazón. Luchando por vivir durante
horribles meses de prisión, peligro y penalidades, el fuego de su
esperanza había vacilado y brillado sólo para hundirse después, y ahora
se había extinguido por completo dejando sólo brasas frías,
carbonizadas, que Jane Clayton sabía nunca volverían a ser reavivadas.
Su confianza había desparecido cuando se enfrentó a Lu-don, el sumo
sacerdote, en su prisión del templo del Gryf en A-lur. Ni el tiempo ni las
penalidades habían dejado sus huellas en su belleza fisica: los contornos
de su forma perfecta, la gloria de su radiante encanto los había
desafiado, sin embargo a estos mismos atributos debía el peligro con que
ahora se enfrentaba, pues Lu-don la deseaba. Estuvo a salvo de los
sacerdotes inferiores, pero no de Lu-don, pues Lu-don no era como ellos,
ya que el cargo de sumo sacerdote de Pal-ul-don era hereditario.
Ko-tan, el rey, la deseaba, y lo único que hasta entonces la había
salvado de uno u otro era el miedo que se tenían mutuamente, pero al fin
Lu-don había dejado a un lado la discreción y había acudido en las
silenciosas velas nocturnas a reclamarla. Ella le había rechazado con
arrogancia, tratando de ganar tiempo, aunque qué tiempo podría
ofrecerle alivio o renovadas esperanzas ella no lo sabía ni tenía la más
remota idea. Una expresión de lujuria brillaba en el cruel semblante del
sumo sacerdote cuando cruzó la habitación hacia ella para agarrarla.
Ella no se acobardó sino que permaneció en pie muy erguida, la barbilla
levantada, su mirada franca cargada del odio y desprecio que sentía por
él. Él interpretó la expresión de su rostro y, aunque le enojó, no hizo sino
aumentar su deseo de poseerla. Era ciertamente una reina, quizás una
diosa; compañera adecuada para el sumo sacerdote.
-¡No lo harás! -exclamó la mujer cuando él hizo ademán de tocarla-.
Uno de los dos morirá antes de que se cumplan tus deseos.
Ahora se hallaba junto a ella. Su risa le hirió en los oídos.
-El amor no mata -replicó él burlándose.
Fue a cogerle el brazo y en el mismo instante algo golpeó los barrotes
de una de las ventanas, haciéndolos caer con estrépito al suelo, seguidos
casi simultáneamente por una figura humana que se zambulló de cabeza
en la habitación, envuelta su cabeza en las colgaduras de piel de la
ventana que se llevó por delante en su impetuosa irrupción. Jane
Clayton vio sorpresa y algo de terror en el semblante del sumo sacerdote,
y luego le vio dar un salto y tirar de una correa de cuero que colgaba del
techo del aposento. Al instante cayó de arriba una partición astutamente
oculta que se interpuso entre ellos y el intruso, que le impedía verles y al
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
mismo tiempo le obligaba a andar a tientas en la oscuridad hacia el lado
opuesto, ya que el único fanal que contenía la habitación se hallaba en el
lado de la partición donde se encontraban ellos.
Jane oyó débilmente, desde detrás de la pared, una voz que gritaba,
pero quién era y cuáles eran sus palabras no pudo distinguirlo. Luego vio
que Lu-don tiraba de otra correa y esperaba con evidente expectación a
que ocurriera algo. No tuvo que esperar mucho. Jane vio que la correa se
movía, como si tiraran de ella desde arriba, y entonces Ludon sonrió y
con otra señal puso en movimiento la maquinaria que volvió a levantar la
partición hasta el techo.
El sumo sacerdote avanzó hacia esa parte de la estancia que la
partición había dejado separada de ellos, se arrodilló y abrió hacia abajo
una parte del suelo, lo que reveló la oscura boca de un pozo. Riendo con
estruendo gritó al interior del agujero:
-¡Regresa a tu padre, oh Dor-ul-Otho!
El sumo sacerdote cerró el pestillo que impedía que la trampilla se
abriera bajo los pies del incauto hasta el momento en que Lu-don elegía
y se puso de nuevo en pie.
-¡Bueno, Hermosa! -exclamó, y añadió-: ¡Ja-don!, ¿qué haces aquí?
Jane Clayton se volvió para seguir la dirección de los ojos de Lu-don y
vio, enmarcada en el umbral del acceso al aposento, la potente figura de
un guerrero, cuyas facciones reflejaban una expresión de dura y severa
autoridad.
-Vengo de parte de Ko-tan, el rey -respondió Jadon-, para llevar a la
hermosa extranjera al Jardín Prohibido.
-¿El rey desafia al sumo sacerdote de Jad-benOtho? -preguntó Lu-don.
-Es la orden del rey; he dicho -espetó Ja-don, en cuya actitud no había
muestras ni de temor ni de respeto por el sacerdote.
Lu-don sabía bien por qué el rey había elegido a este mensajero cuya
herejía era conocida de todos, pero cuyo poder le había protegido hasta
entonces de las maquinaciones del sacerdote. Lu-don echó una mirada
de reojo a las correas que colgaban del techo. ¿Por qué no? ¡Si lograra
que Ja-don se pusiera en el otro lado de la cámara!
-Ven -dijo en tono conciliador-, hablemos del asunto -y se dirigió hacia
el lugar adonde quería que Ja-don le siguiera.
-No hay nada de que hablar -replicó Ja-don, pero siguió al sacerdote,
temiendo la traición.
Jane les observaba. En el rostro y la figura del guerrero vio reflejados
esos rasgos admirables del valor y el honor que la profesión de las armas
desarrolla mejor. En el hipócrita sacerdote no había ninguna cualidad
redentora. Prefería al guerrero. Mientras él estuviera allí tendría una
posibilidad; con Lu-don, ninguna. Incluso el proceso mismo de cambio
de una prisión a otra podría ofrecer alguna posibilidad de huida. Ella
sopesó todas estas cosas y se decidió, pues la rápida mirada de Lu-don a
las correas no le había pasado inadvertida ni la había interpretado
erróneamente.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Guerrero -dijo, dirigiéndose a Ja-don-, si quieres vivir no entres en esa
parte de la habitación. Lu-don le echó una mirada llena de enojo. ¡Cállate, esclava! -exclamó él.
- ¿Y dónde está el peligro? -preguntó Ja-don a Jane, sin hacer caso de
Lu-don.
La mujer señaló las correas.
-Mira -dijo, y antes de que el sumo sacerdote pudiera evitarlo, ella
había cogido la que controlaba la partición que bajaba y separó a Lu-don
del guerrero y de ella misma.
Ja-don la miró con aire interrogador.
-Me habría engañado limpiamente de no ser por ti -dijo-; me habría
dejado ahí prisionero mientras te llevaba en secreto a otra parte de este
laberinto del templo.
-Habría hecho algo más -declaró Jane, mientras tiraba de la otra
correa-. Esto abre una trampilla que hay en el suelo detrás de la
partición. Cuando lo hubieras pisado te habrías precipitado a un pozo
bajo el templo. Lu-don me ha amenazado a menudo con este destino. No
sé si dice la verdad, pero dice que allí está encarcelado un demonio del
templo... un enorme gryf.
-Hay un grujen el templo -dijo Ja-don-. Entre él y los sacrificios, los
sacerdotes nos mantienen ocupados suministrándoles prisioneros,
aunque las víctimas a veces son aquellos de entre nuestra gente por los
que Lu-don siente odio. Hace tiempo que tiene los ojos puestos en mí.
Ésta habría sido su oportunidad de no haber sido por ti. Dime, mujer,
por qué me has avisado. ¿No somos todos tus carceleros y tus enemigos?
-Nadie podría ser más horrible que Lu-don -respondió ella-, y tú
pareces un guerrero valiente y honorable. No podría esperar, pues ya no
tengo esperanza, y sin embargo existe la posibilidad de que entre tantos
hombres luchadores, aunque sean de otra raza, haya uno que conceda
un trato honorable a un extranjero que estuviera entre ellos... aunque
fuera una mujer.
Ja-don la miró un largo minuto.
-Ko-tan te haría su reina -dijo-. Me lo dijo él mismo, y seguramente
recibirías un trato honorable de quien podría hacerte una esclava.
-¿Por qué, entonces, me haría reina?
Ja-don se acercó a ella como si tuviera miedo de que alguien le oyera.
-Él cree, aunque no me lo ha dicho, que eres de la raza de los dioses.
¿Y por qué no? Jad-ben-Otho no tiene cola, por lo tanto no es extraño
que Ko-tan sospeche que sólo los dioses son así. Su reina murió
dejándole una sola hija. Anhela tener un hijo varón y ¿qué más deseable
que hallar una línea de gobernantes de Pal-ul-don que descendieran de
los dioses?
-Pero yo ya estoy casada -le replicó Jane-. No puedo casarme con otro.
No le quiero a él ni a su trono.
-Ko-tan es rey -replicó Ja-don simplemente, como si eso lo explicara y
simplificara todo.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Entonces, ¿no me salvarás?
-Si estuvieras en Ja-lur -respondió él-, tal vez te protegería, incluso
contra el rey.
-¿Qué es y dónde está Ja-lur? -preguntó ella, agarrándose a cualquier
cosa.
-Es la ciudad donde yo gobierno -respondió él-. Soy jefe de allí y de todo
el valle que se extiende más allá.
-¿Dónde está? -insistió ella-. ¿Está lejos?
-No -respondió el hombre, sonriendo-, no está lejos, pero no pienses en
ello... jamás llegarías. Hay demasiada gente que te perseguiría, y te
capturarían. Sin embargo, si deseas saberlo, está situada junto al río que
desemboca en el Jad-ben-lul cuyas aguas besan los valles de A-lur, en el
horcajo occidental con agua en tres lados. Incomparable ciudad de Palul-don... única entre todas las ciudades en la que jamás ha entrado un
enemigo desde que fue construida, cuando Jad-ben-Otho era un
muchacho.
-¿Y allí me encontraría a salvo? -preguntó Jane.
-Quizá -respondió él.
Ah, la esperanza muerta; ¡ante qué leve provocación intentarías brillar
de nuevo! Ella suspiró y meneó la cabeza, comprendiendo la inutilidad de
la esperanza, aunque el cebo tentador oscilaba mentalmente ante ella...
¡Ja-lur!
-Eres sensata -comentó Ja-don interpretando su suspiro-. Ahora
vámonos, iremos a los aposentos de la princesa junto al Jardín
Prohibido. Allí permanecerás con O-lo-a, la hija del rey. Será mejor que
esta prisión que has estado ocupando.
-¿Y Ko-tan? -preguntó ella, sintiendo un escalofrío que le recorrió el
cuerpo.
-Hay ceremonias -explicó Ja-don- que quizá le ocupen varios días antes
de que te haga reina, y una de ellas quizá resulte difícil de preparar. -Se
rió.
-¿Qué? -exclamó ella.
-Sólo el sumo sacerdote puede celebrar la ceremonia de la boda de un
rey -explicó.
-¡Un retraso! -murmuró-, ¡bendito retraso!
Tenaz en verdad es la esperanza aunque se vea reducida a frío e inerte
carbón... una auténtica ave fénix.
XV
«¡E1 rey ha muerto!»
Mientras conversaban, Ja-don la había acompañado por la escalinata
de piedra que conduce a las plantas superiores del templo del Gryf hasta
las cámaras y los corredores que pueblan las colinas rocosas de las que
están excavados el templo y el palacio, y ahora pasaban de una a otra a
través de un umbral a un lado del cual había dos sacerdotes haciendo
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
guardia y en el otro dos guerreros. Los primeros hicieron detenerse a Jadon cuando vieron a quién acompañaba, pues era conocida en todo el
templo la discusión entre rey y sumo sacerdote por la posesión de esta
bella extranjera.
-Sólo por orden de Lu-don puede pasar ella -dijo uno, colocándose
directamente delante de Jane Clayton para impedirle el paso.
A través de los ojos huecos de la horrible máscara, la mujer distinguió
a los del sacerdote que relucían con el fuego del fanatismo. Ja-don la
rodeó con un brazo y se llevó la mano al cuchillo.
-Ella pasa por orden de Ko-tan, el rey -dijo-, y en virtud de que Ja-don,
el jefe, es su guía. ¡Apártate!
Los dos guerreros se acercaron.
-Estamos aquí, gund de Ja-lur -dijo uno de ellos-, para recibir y
obedecer tus órdenes.
El segundo sacerdote intervino.
-Déjales pasar -advirtió a su compañero-. No hemos recibido ninguna
orden directa de Lu-don en sentido contrario y es la ley del templo y del
palacio que los jefes y sacerdotes puedan entrar y salir sin obstáculos.
-Pero conozco los deseos de Lu-don -insistió el otro.
-Te dijo que Ja-don no debe pasar con la extranjera?
-No... pero...
-Entonces déjales pasar, pues son tres contra dos y pasarán de todos
modos; hemos hecho lo que hemos podido.
Rezongando, el sacerdote se hizo a un lado. -Lu-don pedirá
explicaciones -exclamó enojado. Ja-don se volvió a él.
-Y las tendrá cuando y donde quiera -espetó.
Por fin llegaron a los aposentos de la princesa Olo-a donde, en la
entrada principal, holgazaneaba una pequeña guardia de guerreros de
palacio y varios fornidos eunucos negros que pertenecían a la princesa, o
a sus mujeres. A una de las últimas abandonó Ja-don su carga.
-Llévasela a la princesa -ordenó- y procura que no se escape.
El eunuco condujo a lady Greystoke por numerosos corredores y
aposentos iluminados por fanales de piedra y por fin se detuvo ante un
umbral oculto por unas colgaduras de piel de jato, donde el guía golpeó
con su bastón en la pared junto a la puerta.
-0-lo-a, princesa de Pal-ul-don -dijo con voz fuerte-, aquí está la mujer
extranjera, la prisionera del templo.
-Hazla entrar -oyó Jane que decía una voz dulce desde dentro.
El eunuco apartó las colgaduras y lady Greystoke entró. Se encontró en
una habitación de techo bajo y tamaño moderado. En cada una de las
cuatro esquinas una figura de piedra en posición arrodillada parecía
soportar sobre sus hombros su parte de peso del techo. Estas figuras,
evidentemente, representaban esclavos waz-don y no carecía de atrevida
belleza artística. El techo estaba ligeramente arqueado formando una
cúpula central con aberturas para que entrara la luz del día y el aire. En
un lado de la habitación había muchas ventanas, pues las otras tres
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
paredes estaban vacías salvo por un umbral en cada una. La princesa
yacía sobre un montón de pieles que estaban dispuestas sobre una
tarima baja de piedra en un rincón de la estancia y se hallaba sola
excepto por una esclava waz-don que estaba sentada en el borde de la
tarima, cerca de sus pies.
Cuando Jane entró O-lo-a le hizo seña de que se acercara, y cuando
estuvo junto al diván la muchacha se incorporó apoyándose sobre un
codo y la examinó con aire critico.
-Qué guapa eres -se limitó a decir.
Jane sonrió con tristeza, pues había descubierto que la belleza puede
ser una maldición.
-Sin duda es un cumplido -respondió al instante-, ya que viene de
alguien tan radiante como la princesa O-lo-a.
-¡Ah! -exclamó la princesa con deleite-, ¡hablas mi lengua! Me habían
dicho que eras de otra raza y de alguna tierra extraña de la que los de
Pal-ul-don nunca hemos oído hablar.
-Lu-don se encargó de que los sacerdotes me la enseñaran -explicó
Jane-, pero soy de un país distante, princesa, un país al que anhelo
regresar... y soy muy infeliz.
-Pero Ko-tan, mi padre, te haría su reina -exclamó la muchacha-; eso
debería hacerte muy feliz.
-Pues no es así -replicó la prisionera-. Amo a otro con quien ya estoy
casada. Ah, princesa, si tú supieras lo que es amar y ser obligada a
casarte con otro me comprenderías.
La princesa O-lo-a se quedó en silencio un largo momento.
-Lo sé -dijo al fin-, y lo siento mucho por ti; pero si la hija del rey no
puede salvarse de semejante destino ¿quién puede salvar a una esclava?,
porque esto es lo que en realidad eres.
En el gran salón de banquetes del palacio de Kotan, rey de Pal-ul-don,
aquella noche habían empezado a beber antes que de costumbre, pues el
rey celebraba que su única hija se casaba al día siguiente con Bu-lot,
hijo de Mo-sar, el jefe, cuyo bisabuelo había sido rey de Pal-ul-don y que
le enseñó que sería rey, y Mo-sar estaba borracho igual que Bulot, su
hijo. En realidad casi todos los guerreros, incluido el propio rey, estaban
borrachos. En el corazón de Ko-tan no había amor ni por Mo-sar ni por
Bu-lot, ni ninguno de estos dos amaba al rey. Ko-tan entregaba su hija a
Bu-lot con la esperanza de que la alianza impidiera a Mo-sar seguir
reclamando el trono, ya que, después de Ja-don, Mo-sar era el más
poderoso de los jefes. Y mientras Ko-tan miraba con temor a Ja-don, no
temía que el viejo hombre-león intentara arrebatarle el trono, aunque
hacia qué lado dirigiría su influencia y sus guerreros en el caso de que
Mo-sar declarara la guerra a Ko-tan, el rey no lo sabía.
La gente primitiva, que es tan belicosa, raras veces se inclina por el
tacto o la diplomacia ni aun cuando está sobria; pero borracha no conoce
las palabras, si se la excita. En realidad fue Bu-lot quien lo inició todo.
-Brindo -dijo- por O-lo-a -y vació su jarra de un solo trago-. ¡Y ahora -
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
cogiendo otra llena de un vecino-, por el hijo suyo y mío, que devolverá el
trono de Pal-ul-don a su debido propietario!
-¡El rey aún no ha muerto! -exclamó Ko-tan, poniéndose en pie-, ni Bulot se ha casado aún con su hija... y todavía hay tiempo de salvar Pal-uldon de la prole de un cobarde.
El tono enojado del rey y su insultante referencia a la conocida
cobardía de Bu-lot produjeron un repentino silencio en la bulliciosa
compañía. Todos los ojos se volvieron a Bu-lot y Mo-sar, quienes se
sentaban juntos directamente enfrente del rey. El primero estaba muy
borracho aunque de pronto pareció sobrio. Estaba tan borracho que por
un instante olvidó ser cobarde, ya que sus poderes de razonamiento
estaban tan eficazmente paralizados por los vapores del licor que no
pudo sopesar con inteligencia las consecuencias de sus actos. Es concebible que un borracho y un conejo furioso cometieran un acto
imprudente. Bajo ninguna otra hipótesis resulta explicable lo que hizo
entonces Bu-lot. Se levantó de pronto del asiento en el que se había
hundido después de hacer su brindis, sacó el cuchillo de la funda del
guerrero que tenía a su derecha y lo arrojó con terrorífica fuerza a Kotan. Hábiles en el arte de arrojar cuchillos y palos son los guerreros de
Pal-ul-don, y a tan corta distancia y produciéndose como sucedió sin
previo aviso, no había defensa posible y un único resultado concebible:
Ko-tan, el rey, se desplomó hacia adelante sobre la mesa, con la hoja
hundida en el corazón.
Un breve silencio siguió al cobarde acto del asesino. Blanco de terror
ahora, Bu-lot retrocedió lentamente hacia la puerta que tenía detrás,
cuando de pronto un grupo de furiosos guerreros saltaron blandiendo su
cuchillo para impedir su huida y vengar a su rey. Pero Mo-sar ahora se
situó junto a su hijo.
-¡Ko-tan está muerto! -gritó-. ¡Mo-sar es rey! ¡Que los leales guerreros
de Pal-ul-don protejan a su gobernador!
Mo-sar dirigía un numeroso séquito y éste rápidamente le rodeó a él y a
Bu-lot, pero había muchos cuchillos contra ellos, y entonces Ja-don se
abrió paso entre los que se enfrentaban al pretendiente.
-¡Cogedles a los dos! gritó-. Los guerreros de Palul-don elegirán a su rey
después de que el asesino de Ko-tan sea castigado por su traición.
Dirigidos ahora por un cabecilla a quien respetaban y admiraban, los
que habían sido leales a Kotan se precipitaron sobre la facción que había
rodeado a Mo-sar. La pelea fue fiera y terrible, desprovista,
aparentemente, de todo lo que no fuera feroz lujuria de matar, y cuando
se encontraba en su punto más álgido Mo-sar y Bu-lot salieron discretamente del salón de banquetes sin que nadie reparara en ello. Se
apresuraron a dirigirse a la parte de palacio que les habían asignado
durante su visita a A-lur. Allí se encontraban sus siervos y los guerreros
de menor categoría de su grupo que no habían sido invitados al festín de
Ko-tan. Éstos fueron rápidos en reunir sus pertenencias para partir de
inmediato. Cuando todo estaba a punto, y no tardaron mucho ya que los
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
guerreros de Pal-ul-don ponen pocos impedimentos a la marcha, se
encaminaron hacia la salida de palacio.
De pronto Mo-sar se acercó a su hijo.
-La princesa -susurro-. No debemos marcharnos de la ciudad sin ella;
ella es la mitad de la batalla por el trono.
Bu-lot, ahora completamente sobrio, puso reparos. Ya había tenido
bastante de pelea y riesgos.
-Vámonos enseguida de A-lur -urgió- o tendremos a toda la ciudad
sobre nosotros. Ella no vendrá sin pelear y eso nos retrasaría demasiado.
-Hay mucho tiempo -insistió Mo-sar-. Todavía están peleando en el pale-don-so. Tardarán un rato en echarnos de menos, estando Ko-tan
muerto, y en pensar en proteger a la princesa. Es nuestra oportunidad;
nos la ha proporcionado Jad-benOtho. ¡Vamos!
Bu-lot siguió de mala gana a su padre, quien dio instrucciones a los
guerreros para que les esperaran en el interior de palacio, junto a la
salida. Rápidamente los dos se dirigieron a los aposentos de la princesa.
Junto a la entrada sólo hacían guardia un puñado de guerreros. Los
eunucos se habían retirado.
-Hay pelea en el pal-e-don-so -anunció Mo-sar con falsa excitación
cuando se encontraron en presencia de los guardias-. El rey desea que
vayáis enseguida y nos ha enviado a nosotros a proteger los aposentos de
la princesa. ¡Deprisa! -ordenó al ver que los hombres titubeaban.
Los guerreros le conocían y sabían que al día siguiente la princesa se
casaría con Bu-lot, su hijo. Si había problemas, qué era más natural que
el hecho de que se confiara a Mo-sar y Bu-lot la seguridad de la princesa.
Y además, ¿Mo-sar no era también un poderoso jefe?, y la desobediencia
a sus órdenes ¿no podía resultar peligrosa? Eran luchadores corrientes
disciplinados en la dura escuela de las guerras tribales, pero habían
aprendido a obedecer a un superior y por eso partieron hacia el salón de
banquetes: el lugar-donde-los-hombres-comen. Sin apenas esperar a que
hubieran desaparecido, Mo-sar se dirigió hacia las colgaduras del otro
lado de la habitación de entrada, y seguido por Bu-lot se encaminó hacia
el dormitorio de O-lo-a y un instante después, sin previo aviso, los dos
hombres se lanzaron sobre los tres ocupantes de la habitación. Al verles,
O-lo-a se puso en pie de un salto.
-¿Qué significa esto? -preguntó furiosa.
Mo-sar avanzó y se paró delante de ella. En su astuta mente se había
forjado un plan para engañarla. Si salía bien resultaría más fácil que
llevársela por la fuerza, y entonces sus ojos se posaron en Jane Clayton y
estuvo a punto de ahogar un grito de asombro y admiración, pero se
contuvo y volvió al asunto del momento.
-0-lo-a dijo-, cuando sepas la urgencia de nuestra misión nos
perdonarás. Tenemos noticas tristes para ti. Ha habido un levantamiento
en palacio y Ko-tan, el rey, ha sido asesinado. Los rebeldes estan
borrachos y ahora vienen hacia aquí. Debemos sacarte de A-lur
enseguida... no hay tiempo que perder. ¡Vamos, deprisa!
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-¿Mi padre está muerto? -exclamó O-lo-a, y de pronto abrió los ojos de
par en par-. Entonces mi sitio está aquí, con mi gente -gritó-. Si Ko-tan
está muerto yo soy reina hasta que los guerreros elijan a un nuevo
gobernador... ésta es la ley de Pal-uldon. Y si soy reina nadie puede
casarse conmigo si yo no lo deseo... y Jad-ben-Otho sabe que nunca he
deseado casarme con tu cobarde hijo. ¡Vete! -Señaló imperiosamente
hacia la puerta con un esbelto dedo índice.
Mo-sar vio que ni trampas ni persuasión le valdrían ya y cada minuto
era precioso. Volvió a mirar a la bella mujer que estaba junto a O-lo-a.
Nunca la había visto pero sabía bien, por las habladurías de palacio, que
no podía ser otra que la divina extranjera a la que Ko-tan tenía planeado
convertir en su reina.
-¡Bu-lot -ordenó a su hijo-, coge a tu mujer y yo cogeré... a la mía! -y al
decir esto saltó de pronto hacia adelante, cogió a Jane por la cintura y la
levantó en sus brazos, de modo que antes de que O-lo-a o Pan-at-lee
pudieran siquiera adivinar sus intenciones ya había desaparecido tras
las colgaduras cerca del pie de la tarima y se había ido con la mujer
extranjera forcejeando y peleando en sus brazos.
Bu-lot intentó agarrar a O-lo-a, pero ésta tenía a su Pan-at-lee, una
pequeña tigresa del salvaje Kor-ul ja, y Bu-lot descubrió que con las dos
tenía las manos llenas. Habría levantado a O-lo-a y se la habría llevado si
Pan-at-lee no se hubiera agarrado a sus piernas y le hubiera hecho caer.
Perversamente, él la pateó, pero ella no desistió y, al comprender que no
sólo perdería a su princesa sino que también se retrasaría si no se
deshacía de aquella hembra de jato que no paraba de arañarle y clavarle
las uñas, arrojó a O-lo-a al suelo y agarró a Pan-atlee por el pelo, sacó su
cuchillo y...
De pronto se abrieron las cortinas detrás de él. En dos rápidos saltos
una ágil figura cruzó la habitación y, antes incluso de que el cuchillo de
Bu-lot llegase a su objetivo, le agarraron la muñeca por detrás y un golpe
terrible que le aplastó la base del cráneo le hizo caer, inerte, al suelo. Bulot, cobarde, traidor y asesino, murió sin saber quién le había golpeado.
Cuando Tarzán de los Monos saltó a la charca del pozo del gryf en el
templo de A-lur uno habría podido explicar su acto considerando que
respondía a la necesidad ciega de autoconservación, para retrasar,
aunque sólo fuera unos instantes, la inevitable tragedia en la que todos
algún día debemos tener el papel protagonista; pero no, esos fríos ojos
grises habían captado la única posibilidad de huida que el lugar y las
circunstancias ofrecían: una pequeña parte del agua que relucía
iluminada por la luz de la luna que penetraba a través de una pequeña
abertura que había en el risco, en el extremo más alejado de la charca.
Con rápidas y atrevidas brazadas nadó sabiendo que el agua en modo
alguno detendría a su perseguidor. Y no lo hizo. Tarzán oyó el estruendo
que hizo la bestia al zambi luirse detrás de él; oía las aguas que eran
removidas a medida que el monstruo avanzaba. Se estaba aproximando a
la abertura... ¿sería suficientemente grande para que pasara su cuerpo?
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
La parte que asomaba por encima de la superficie del agua sin duda no
lo sería. Su vida, entonces, dependía de cuánto estuviera sumergida la
abertura. Y ahora se hallaba directamente delante de él y el gryf
directamente detrás. No había alternativa, no había otra esperanza. El
hombre-mono arrojó los últimos recursos de su grandiosa fuerza a las
últimas brazadas, extendió las manos ante sí como un tajamar, se
sumergió al nivel del agua y se lanzó hacia el agujero.
El desconcertado Lu-don echaba espuma por la boca cuando
comprendió con qué limpieza la extranjera le había vuelto las tornas. Por
supuesto él podía escapar del templo del Grujen el que el rápido ingenio
de ella le había encarcelado temporalmente; pero durante ese intervalo,
por breve que fuera, Ja-don encontraría tiempo para robarla del templo y
entregarla a Ko-tan. No la tendría, eso el sumo sacerdote lo juró en el
nombre de Jad-ben-Otho y todos los demonios de su fe. Odiaba a Ko-tan.
En secreto había abrazado la causa de Mo-sar, en quien tendría una
herramienta bien dispuesta. Quizás esto le daría la oportunidad que
tanto tiempo había esperado: un pretexto para incitar la revuelta que
destronara a Ko-tan y colocara a Mo-sar en el poder, siendo Lu-don el
verdadero gobernador de Pa-ul-don. Se pasó la lengua por sus finos
labios mientras buscaba la ventana por la que había entrado Tarzán y
ahora única vía de escape de Lu-don. Avanzó con cautela por la estancia,
a tientas, y cuando descubrió que la trampa estaba preparada para él,
un feo rugido brotó de los labios del sacerdote.
-¡Ah, diablesa! -exclamó entre dientes-, pero pagará por ello, pagará...
¡Ah Jad-ben-Otho, cuánto pagará por la mala pasada que le ha hecho a
Ludon!
Salió arrastrándose por la ventana y fácilmente trepó hasta arriba.
¿Debía perseguir a Ja-don y a la mujer, arriesgándose a tener un
encuentro con el fiero jefe, o esperaría la hora propicia hasta que la
traición y la intriga cumplieran su designio? Eligió esta última solución,
como cabía esperar de alguien como él.
Mientras se dirigía a sus aposentos reunió a varios de sus sacerdotes, a
los que más gozaban de su confianza y que compartían sus ambiciones
de poder absoluto del templo sobre el palacio; a todos los hombres que
odiaban a Ko-tan.
-Ha llegado la hora -les dijo- en que la autoridad del templo debe ser
colocada definitivamente por encima de la del palacio. Ko-tan debe ceder
el sitio a Mo-sar, pues Ko-tan ha desafiado a vuestro sumo sacerdote. Ve,
pues, Pan-sat, y convoca a Mo-sar en secreto en el templo, y vosotros id
a la ciudad y preparad a los leales guerreros para que estén listos
cuando llegue el momento.
Durante otra hora discutieron los detalles del golpe de estado que debía
derrocar el gobierno de Palul-don. Uno conocía a un esclavo que, cuando
sonó la señal en el gong del templo, lanzaría un cuchillo al corazón de
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Ko-tan, por el precio de la libertad. Otro conocía personalmente a un
oficial de palacio al que podía utilizar para obligar a este último a dejar
entrar a un número de guerreros de Lu-don en diversas partes del
palacio. Estando Mo-sar al frente, apenas parecía posible que el plan
fracasara, y se separaron y cada uno fue a cumplir su misión inmediata,
uno a palacio y el otro a la ciudad.
Cuando Pan-sat entró en los jardines de palacio se dio cuenta de que
algo sucedía en el pal-e-donso, y unos minutos más tarde Lu-don se
sorprendió al verle regresar a los aposentos del sumo sacerdote, jadeante
y excitado.
-¿Qué pasa ahora, Pan-sat? -preguntó Lu-don-. ¿Te persiguen los
demonios?
-Oh, señor, nuestra hora ha llegado y se ha marchado mientras
estábamos aquí sentados haciendo planes. Ko-tan ya está muerto y Mosar ha huido. Sus amigos están peleando con los guerreros del palacio
pero no tienen jefe, mientras que Ja-don dirige a los otros. Sólo he
podido enterarme de esto por unos esclavos asustados que habían huido
al estallar la refriega. Uno me ha contado que Bu-lot ha asesinado al rey
y que ha visto a Mo-sar y al asesino salir corriendo de palacio.
-Ja-don -masculló el sumo sacerdote-. Esos necios le harán rey si no
actuamos enseguida. Ve a la ciudad, Pan-sat, ve volando y haz correr la
voz de que Ja-don ha matado al rey y pretende arrebatar el trono a O-loa. Haz correr la voz como tú sabes hacerlo para difundir que Ja-don ha
amenazado con destruir a los sacerdotes y arrojar los altares del templo
al Jad-ben-lul. Despierta a los guerreros de la ciudad e incítales a atacar
enseguida. Llévales al templo por el pasadizo secreto que sólo conocemos
los sacerdotes y de allí los distribuiremos por el palacio antes de que se
enteren de la verdad. Vete enseguida, Pan-sat; no te retrases ni un
instante.
»Espera -gritó cuando el segundo sacerdote se volvía para salir del
aposento-, ¿has visto u oído algo de la extrajera blanca que Ja-don ha
robado del templo del Gryf donde la teníamos encarcelada?
-Sólo que Ja-don se la ha llevado a palacio donde ha amenazado a los
sacerdotes con violencia si no le permitían pasar -respondió Pan-sat-.
Esto es lo que me han dicho, pero dónde está escondida dentro de
palacio no lo sé.
-Ko-tan había ordenado que la llevaran al Jardín Prohibido -dijo Ludon-; sin duda la encontraremos allí. Y ahora, Pan-sat, vete.
En un corredor junto a la cámara de Lu-don, un sacerdote con una
horrible máscara estaba apoyado cerca de la abertura con cortinas. Si
estaba escuchando tenía que haber oído todo lo que dijeron Pan-sat y el
sumo sacerdote, y que había escuchado era evidente por su apresurada
retirada a las sombras de un pasadizo cercano cuando el segundo
sacerdote cruzó la cámara hacia la puerta. Pansat siguió su camino
ignorando la presencia cercana a la que estuvo a punto de rozar cuando
se dirigía apresurado hacia el pasadizo secreto que va del templo de Jad-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ben-Otho, muy por debajo del palacio, hasta la ciudad, ni percibió a la
silenciosa criatura que le seguía los pasos.
XVI
El pasadizo secreto
Era un gryf desoncertado el que rugía rabioso mientras el cuerpo
moreno de Tarzán, que cortaba las aguas iluminadas por la luna, se
precipitaba por la abertura de la pared de la charca del gryf al lago que
había detrás. El hombre-mono sonrió al pensar en la relativa facilidad
con que había desbaratado los planes del sumo sacerdote, pero su rostro
se ensombreció de nuevo al recordar el grave peligro que amenazaba a su
compañera. Su único objetivo ahora debía ser volver lo antes posible a la
cámara donde la había visto por última vez, en el tercer piso del templo
del Gryf, pero cómo iba a encontrar la forma de entrar de nuevo en el
recinto del templo no era una cuestión de fácil solución.
A la luz de la luna el escarpado risco que se elevaba desde el agua junto
a la costa (mucho más allá de los recintos del templo y el palacio) cerniéndose sobre él, era una barrera aparentemente infanqueable.
Nadando cerca del risco rodeó la pared buscando diligente algún lugar
donde agarrarse, por pequeño que fuera, en su lisa superficie. Por
encima de él, fuera de su alcance, había numerosas aberturas, pero no
disponía de medios para llegar hasta ellas. Sus esperanzas aumentaron
al avistar una abertura a nivel del agua. Se hallaba justo enfrente y unas
cuantas brazadas le llevaron a ella, brazadas cautelosas que no hicieron
ningún ruido en el agua. En el lado más próximo de la abertura se
detuvo e hizo un reconocimiento. No había nadie a la vista. Levantó su
cuerpo con cuidado hasta el umbral de la entrada, su lisa piel tostada
relucía a la luz de la luna al resbalarle el agua en pequeños regueros.
Ante él se extendía un lóbrego corredor, sin iluminar salvo por el débil
resplandor de la difusa luz de la luna que penetraba a poca distancia de
la abertura. Moviéndose con toda la rapidez que la precaución razonable
le permitía, Tarzán siguió el corredor que entraba en las entrañas de la
cueva. Había un brusco recodo y luego un tramo de escaleras en lo alto
de las cuales otro corredor discurría paralelo a la cara del risco. Este
pasadizo estaba débilmente iluminado por vacilantes fanales colocados
en huecos de las paredes separados a considerable distancia. Un rápido
examen mostró al hombre-mono numerosas aberturas a ambos lados del
corredor y sus rápidos oídos captaron sonidos que indicaban que había
otros seres no lejos de allí; dedujo que se trataba de sacerdotes, en
alguno de los aposentos que daban al pasadizo. Pasar inadvertido a
través de este enjambre de enemigos parecía quedar fuera de lo posible.
Debía buscar de nuevo un disfraz y, como sabía por experiencia la mejor
manera de hacerlo, avanzó con sigilo por el corredor hacia la puerta más
cercana. Igual que Numa, el león, acechando una presa, se dirigía con
cautela aguzando el olfato hacia las colgaduras que le impedían ver el
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
interior del aposento que había detrás. Unos instantes después su
cabeza desapareció dentro, luego sus hombros y su pequeño cuerpo, y
las colgaduras volvieron a colocarse en su lugar. Un momento más tarde
se filtró al vacío corredor de fuera un breve y ahogado gorgoteo y de
nuevo el silencio. Transcurrió un minuto; otro, y un tercero, y luego las
colgaduras fueron apartadas a un lado y un sacerdote del templo de Jadben-Otho con una horrible máscara salió de una zancada al pasillo.
Avanzó con osados pasos y estaba a punto de torcer en la galería
divergente cuando unas voces procedentes de una habitación a su
izquierda le llamaron la atención. La figura se detuvo al instante, cruzó el
corredor y se quedó con la oreja pegada a las pieles que le impedían ver a
los ocupantes de la habitación y que éstos le vieran a él. Después se
ocultó de nuevo en las sombras de la galería divergente e
inmediatamente después las colgaduras tras las que había estado
escuchando se abrieron y salió un sacerdote que rápidamente enfiló por
el corredor principal. El oyente que se escondía esperó a que el otro
hubiera ganado cierta distancia y entonces salió de su escondrijo y le
siguió en silencio. El corredor discurría paralelo a la cara del risco en
una pequeña distancia y luego Pan-sat cogió un fanal de uno de los
huecos de la pared y giró de pronto para entrar en un pequeño aposento
a la izquierda. El otro le siguió con cautela a tiempo para ver los rayos de
la vacilante luz débilmente visible desde una abertura que había en el
suelo ante él. Allí encontró una serie de escalones, similares a los
utilizados por los waz-don para escalar el risco e ir a sus cuevas, que
conducían a un nivel inferior.
Satisfecho porque su guía proseguía su camino sin sospechar nada, el
otro descendió detrás de él y continuó su sigilosa persecución. El
pasadizo era ahora estrecho y bajo, apenas había espacio para un
hombre alto de pie, y estaba interrumpido a menudo por tramos de
escaleras que siempre iban hacia abajo. Los escalones de cada tramo
raras veces eran más de seis y a veces sólo había uno o dos, pero en total
el perseguidor imaginó que había descendido entre quince y dieciocho
metros del nivel del corredor superior cuando el pasadizo terminó en un
reducido aposento, a un lado del cual había un pequeño montón de
escombros. Pan-sat dejó su fanal en el suelo y se apresuró a poner a un
lado los trozos de piedra quebrada, dejando con ello al descubierto una
pequeña abertura en la base de la pared en cuyo lado opuesto parecía
haber otra acumulación de escombros. Los apartó hasta que tuvo un
agujero de tamaño suficiente para que su cuerpo pudiera pasar, dejó el
fanal encendido en el suelo y luego el sacerdote se arrastró por la
abertura que había hecho y desapareció de la vista del observador que se
escondía en las sombras del estrecho pasadizo.
Sin embargo, en cuanto desapareció, el otro le siguió, encontrándose,
tras pasar por el agujero, en un pequeño saliente a medio camino entre
la superficie del lago y la cima del risco. El saliente formaba una acusada
pendiente hacia arriba y terminaba en la parte trasera de un edificio que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
se erguía en el borde del risco y en el que el segundo sacerdote entró
justo a tiempo para ver a Pan-sat introduciéndose en la ciudad. Cuando
este último dobló una esquina, el otro salla del umbral y echaba un
rápido vistazo a los alrededores. Estaba satisfecho porque el sacerdote
que le había guiado había servido a su propósito. Por encima de él, y
quizás a unos noventa metros, las paredes blancas del palacio relucieron
sobre el cielo al norte. El tiempo que había tardado en adquirir el
conocimiento claro respecto al pasadizo secreto entre el templo y la ciudad no lo consideraba perdido, aunque maldecía cada instante que le
impedía proseguir su principal objetivo. Sin embargo, le había parecido
necesario ese conocimiento para que el atrevido plan que había urdido al
oír la conversación entre Lu-don y Pan-sat tuviera éxito.
Solo contra una nación de enemigos sospechosos y medio salvajes,
apenas podía tener esperanzas de conseguir un resultado satisfactorio
del único gran problema del que dependían la vida y la felicidad de la
criatura a la que más amaba. Por ella debía ganar aliados y con este fin
había sacrificado estos momentos preciosos, pero ahora no perdió más
tiempo tratando de entrar de nuevo en el recinto de palacio para buscar
a su amor perdido. No tuvo ninguna dificultad en pasar por delante de
los guardias de la entrada del palacio pues, como había supuesto, su
disfraz de sacerdote eliminaba toda sospecha. Cuando se acercó a los
guerreros mantuvo las manos atrás y dejó en manos del destino el que la
débil luz de la única antorcha que estaba situada junto al umbral de la
puerta no revelara sus pies, que no eran los de un pal-ul-doniano. En
realidad, estaban tan acostumbrados a las idas y venidas de los
sacerdotes que apenas le prestaron atención y entró en el recinto de
palacio sin un momento de retraso.
Su objetivo ahora era el Jardín Prohibido y poco le costó llegar allí,
aunque había decidido entrar por encima de la pared en lugar de
arriesgarse a despertar sospechas por parte de los guardias de la entrada
interior, ya que no se le ocurrió ninguna razón por la que un sacerdote
quisiera entrar allí a altas horas de la noche.
Encontró el jardín desierto, y tampoco vio señales de aquella a la que
buscaba. Se había enterado por la conversación entre Lu-don y Pan-sat
de que la habían llevado allí, y estaba seguro de que no hubo ni tiempo
ni oportunidad de que el sumo sacerdote la sacara del recinto de palacio.
Él sabía que el jardín estaba dedicado exclusivamente al uso de la
princesa y sus mujeres, y era razonable suponer por lo tanto que si
hubieran llevado a Jane a ese jardín sólo había podido ser por una orden
de Ko-tan. Si era así, lo natural era suponer que la encontraría en alguna
otra parte de los aposentos de O-lo-a. Dónde estaban éstos sólo podía
conjeturarlo, pero parecía razonable creer que se encontrarían contiguos
al jardín; así que una vez más escaló el muro, lo rodeó y dirigió sus pasos
hacia la entrada que juzgó debía de conducir a la parte de palacio más
próxima al Jardín Prohibido.
Para su sorpresa vio que no había guardias en el lugar y luego llegó a
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sus oídos, procedente de un aposento interior, el sonido de voces airadas
y excitadas. Guiado por el ruido cruzó a toda prisa varios corredores y
cámaras hasta que estuvo ante las colgaduras que le separaban de la
estancia de la que procedían los ruidos de un altercado. Apartando un
poco las pieles miró dentro. Había dos mujeres peleando con un guerrero
ho-don. Una era la hija de Ko-tan y la otra Pan-at-lee, la kor-ul ja.
En el momento en que Tarzán apartó las colgaduras, el guerrero arrojó
perversamente a O-lo-la al suelo y cogió a Pan-at-lee por el pelo, sacó su
cuchillo y lo levantó por encima de la cabeza de la muchacha. El
hombre-mono se quitó el molesto tocado del sacerdote muerto y de un
salto salvó el espacio que quedaba entre él y el bruto, agarró a éste por
detrás y le asestó un golpe terrible.
Cuando el hombre cayó hacia adelante, muerto, las dos mujeres
reconocieron a Tarzán al mismo tiempo. Pan-at-lee se hincó de rodillas y
le habría besado los pies si él, con un gesto de impaciencia, no le hubiera
ordenado que se levantara. No tenía tiempo para escuchar sus palabras
de gratitud o responder a las numerosas preguntas que sabía pronto
saldrían de aquellas dos bocas femeninas.
-Decidme -dijo-, ¿dónde está la mujer de mi raza a quien Ja-don ha
traído del templo?
-Hace un momento que se ha ido -exclamó O-loa-. Mo-sar, el padre de
esta cosa -y señaló el cuerpo de Bu-lot con un dedo desdeñoso- la ha
cogido y se la ha llevado.
-¿Por dónde? -preguntó-. Decidme enseguida en qué dirección se la ha
llevado.
-Por allí -gritó Pan-at-lee, señalando el umbral por el que Mo-sar se
había marchado-. Se habrían llevado a la princesa y a la mujer
extranjera a Tulur, la ciudad de Mo-sar junto al lago Oscuro.
-Iré a buscarla -dijo a Pan-at-lee-, es mi compañera. Y si sobrevivo
encontraré la manera de liberarte a ti también y devolverte a Om-at.
Antes de que la muchacha pudiera responder él había desaparecido
tras las colgaduras de la puerta. El pasillo por el que corrió estaba mal
iluminado y, como casi todos los de su clase en la ciudad Ho-don,
serpenteaba a un lado y a otro y subía y bajaba, pero por fin terminó de
pronto tras un recodo que le llevó a un patio lleno de guerreros, una
parte de la guardia de palacio que acababa de ser convocada por uno de
los jefes inferiores de palacio para unirse a los guerreros de Ko-tan en la
batalla que se estaba librando en el salón de banquetes.
Al ver a Tarzán, que en su prisa había olvidado recuperar su tocado, se
alzó un fuerte grito.
-¡Blasfemo! ¡Profanador del templo! -gritaban las salvajes gargantas, y
mezclados con estas palabras se oía a unos pocos que gritaban: «¡Dor-ulOtho!», lo que ponía de manifiesto que algunos de entre ellos aún se
empeñaban en creer en su divinidad.
Cruzar el patio armado sólo con un cuchillo, frente a esta turba de
luchadores salvajes, parecía, incluso para el gigantesco hombre-mono,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
algo imposible de conseguir. Tenía que utilizar su ingenio y además
hacerlo deprisa, pues los hombres se estaban cerrando sobre él. Habría
podido dar media vuelta y huir por el corredor, pero huir ahora, incluso
ante la pura necesidad, le retrasaría en su persecución de Mo-sar y su
compañera.
-¡Basta! -gritó, levantando la palma de la mano ante ellos-. Soy el Dorul-Otho y he venido a vosotros con una palabra de Ja-don, quien según
la voluntad de mi padre debe ser vuestro rey ahora que Ko-tan ha
muerto. Lu-don, el sumo sacerdote, ha planeado capturar el palacio y
destruir a los leales guerreros para que Mo-sar pueda ser rey; Mosar, que
será la herramienta y la criatura de Lu-don. Seguidme. No hay tiempo
que perder si queréis impedir que los traidores a los que Lu-don ha organizado en la ciudad entren en palacio por un pasadizo secreto y
subyuguen a Ja-don y al grupo de leales que están allí.
Por un momento vacilaron. Al fin uno habló.
-¿Qué garantía tenemos -preguntó- de que no eres tú quien nos
traicionará y, alejándonos ahora de la pelea en el salón de banquetes,
hará que los que luchen al lado de Ja-don sean derrotados?
-Mi vida será vuestra garantía -respondió Tarzán-. Si descubrís que no
he dicho la verdad sois un número suficiente para ejecutar sobre mí
cualquier castigo que deseéis. Pero vamos, no hay tiempo que perder. Los
sacerdotes inferiores ya están reuniendo a sus guerreros en la ciudad.
Y sin esperar ninguna otra respuesta se dirigió a grandes pasos hacia
ellos en dirección a la puerta, situada al otro lado del patio, que conducía
a la entrada principal del palacio. Más lentos mentalmente que él, se
vieron barridos por su mayor iniciativa y aquel poder autoritario
inherente a los líderes natos. Y así pues siguieron al gigantesco hombremono que arrastraba detrás de sí una cola muerta; un semidios donde
otro habría sido ridículo.
Les condujo a la ciudad y hacia el modesto edificio que ocultaba el
pasadizo secreto de Lu-don que iba de la ciudad al templo, y cuando
doblaron el último recodo vieron ante ellos un grupo de guerreros que
aumentaba de tamaño rápidamente a medida que los traidores de A-lur,
movilizados ante la llamada de los sacerdotes, acudían procedentes de
todas partes.
-Has dicho la verdad, extranjero -dijo el jefe que marchaba al lado de
Tarzán-, pues ahí están los guerreros con los sacerdotes, como nos has
dicho.
-Y ahora que he cumplido mi promesa -replicó el hombre-mono-, iré
tras Mo-sar, quien me ha hecho mucho daño. Dile a Ja-don que Jadben-Otho está de su lado, y no olvides decirle también que ha sido el
Dor-ul-Otho quien ha frustrado los planes de Ludon de apoderarse del
palacio.
-No lo olvidaré -respondió el jefe-. Sigue tu camino. Nosotros somos
suficientes para vencer a los traidores.
-Dime -pidió Tarzán-, ¿cómo conoceré la ciudad de Tu-lur?
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Está en la costa sur del segundo lago que está bajo A-lur -respondió el
jefe-, el lago que se llama Jad-in-lul.
Ahora se acercaban a la banda de traidores, que evidentemente creían
que se trataba de otro contingente de su propia facción, ya que no
hicieron ningún esfuerzo ni para defenderse ni para retirarse. De pronto
el jefe alzó la voz lanzando un salvaje grito de guerra que fue imitado por
sus seguidores, y simultáneamente, como si el grito fuera una orden, el
grupo entero emprendió un enloquecido ataque a los sorprendidos
rebeldes.
Satisfecho con el resultado del plan que había concebido y seguro de
que tendría efectos negativos para Lu-don, Tarzán torció por una calle
lateral y dirigió sus pasos hacia las afueras de la ciudad en busca del
rastro que le llevaría en dirección sur, hacia Tu-lur.
XVII
Por Jad-bal-lul
Mientras Mo-sar se llevaba a Jane Clayton del palacio de Ko-tan, el rey,
la mujer forcejeaba sin cesar para recuperar su libertad. Él intentó
obligarla a andar, pero pese a sus amenazas e insultos ella no quería dar
un solo paso voluntariamente en la dirección en que él deseaba que
fuera. En cambio ella se arrojaba al suelo cada vez que él intentaba
ponerla de pie, y así pues se vio obligado a acarrearla aunque al final le
ató las manos y la amordazó para ahorrarse él mismo más heridas, pues
la belleza y esbeltez de la mujer engañaban respecto a su fuerza y valor.
Cuando por fin llegó a donde sus hombres se habían reunido se alegró de
entregarla a un par de fornidos guerreros, pero éstos también se vieron
forzados a acarrearla ya que el miedo de Mosar a la venganza de los
partidarios de Ko-tan no permitía retraso alguno.
Y así salieron de las colinas en las que está excavada A-lur hacia las
praderas que bordean el extremo inferior del Jad-ben-lul; llevaban a
Jane Clayton entre dos hombres de Mo-sar. En la orilla del lago se
encontraba una flota de resistentes canoas, hechas con troncos de
árboles vaciados, en cuyas popas y proas estaban talladas grotescas
figuras de fieras y aves y pintadas de vivos colores por algún maestro de
esa escuela de arte primitivo, que afortunadamente no carece de
partidarios en la actualidad. Los guerreros arrojaron a su cautiva a la
popa de una de estas canoas a una señal de Mo-sar, quien se acercó y se
quedó junto a ella mientras los guerreros ocupaban sus lugares en las
canoas y elegían sus remos.
-Ven, hermosa -dijo-, seamos amigos y no sufrirás ningún daño. Verás
que Mo-sar es un amo bueno si haces lo que él te dice -y para causarle
buena impresión le quitó la mordaza de la boca y las ligaduras de las
muñecas, pues sabía que no podía escapar ya que estaba rodeada de
guerreros y después, cuando dejaran el lago, se hallaría tan prisionera
tan a salvo como si estuviera entre rejas.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
La flota partió con el acompañamiento de los suaves chapoteos de un
centenar de remos, para seguir las tortuosidades de los ríos y lagos a
través de los que las aguas del valle de Jad-ben-Otho desembocan en el
gran pantano del sur. Los guerreros, con una rodilla al suelo, iban de
cara a la proa y en la última canoa Mo-sar, cansado de sus infructuosos
intentos de conseguir respuestas de su hostil cautiva, se acuclilló en el
suelo de la canoa con la espalda vuelta hacia ella y apoyó la cabeza en el
borde, tratando de dormir. Avanzaron en silencio entre las orillas
cargadas de vegetación del pequeño río a través del cual se vaciaban las
aguas de Jad-ben-lul; ora a la luz de la luna, ora en densa sombra donde
grandes árboles colgaban sobre el río, y al fin en las aguas de otro lago,
cuyas negras orillas parecían lejanas bajo la extraña influencia de una
noche con luna.
Jane Clayton permanecía sentada alerta en la popa de la última canoa.
Durante meses había estado en constante vigilancia, primero prisionera
de una cruel raza y ahora prisionera de otra. Desde aquel lejano día en
que el capitán Fritz Schneider y su banda, formada por tropas alemanas
nativas, había llevado a cabo la obra del káiser de rapiña y destrucción
del bungaló de los Greystoke y se la había llevado a ella cautiva, no había
tenido un respiro de libertad. Atribuía el hecho de haber sobrevivido ilesa
a los incontables peligros por los que había pasado únicamente a la
beneficencia de una providencia bondadosa y vigilante.
Al principio la habían retenido por orden del Alto Mando Alemán por su
valor como rehén, y durante esos meses no fue sometida ni a
penalidades ni opresión; pero cuando los alemanes fueron presionados
para poner fin a su fracasada campaña en África oriental habían
decidido llevarla más al interior, y ahora había un elemento de venganza
en sus motivos, ya que debía de resultar evidente que ella ya no poseía
ningún valor militar.
Amargados estaban en verdad los alemanes con su compañero medio
salvaje que astutamente les había irritado y molestado con una diabólica
persistencia e ingenuidad, que había producido una perceptible pérdida
de moral en el sector elegido para sus operaciones.1 Tenían que cargarle
con la vida de ciertos oficiales a los que había matado con sus propias
manos, y una sección entera de trincheras que había hecho posible un
movimiento desastroso por parte de los británicos. Tarzán los superaba
en todos los aspectos. Había pagado astucia con astucia y crueldad con
crueldades hasta el punto que le temían y odiaban su nombre. La astuta
estratagema que habían empleado al destruir su hogar, asesinando a sus
criados y disfrazando el secuestro de su esposa para hacerle creer que la
habían matado, la habían lamentado un millar de veces, pues un millar
de veces habían pagado el precio de su insensata crueldad, y ahora,
incapaces de vengarse directamente en él, estaban dispuestos a causar
1
Véase Tarzán el Indómito.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
más sufrimiento a su compañera. Al enviarla al interior para evitar el
camino de los británicos victoriosos habían elegido para escoltarla al
teniente Erich Obergatz, que fue segundo en el mando de la compañía de
Schneider y el único de sus oficiales que escapó a la venganza del
hombre-mono. Durante largo tiempo Obergatz la había retenido en una
aldea nativa, cuyo jefe aún se hallaba bajo el dominio del miedo a los
crueles opresores alemanes. Mientras permaneció allí sólo experimentó
penalidades e incomodidades, ya que el propio Obergatz estaba
presionado bajo las órdenes de su distante superior, pero a medida que
pasaba el tiempo la vida en la aldea se convirtió en un verdadero infierno
de crueldades y opresiones practicadas por el arrogante prusiano sobre
los aldeanos y los miembros de su mando nativo, pues el tiempo pendía
pesadamente sobre las manos del teniente, y con la ociosidad combinada
con las incomodidades personales que se veía obligado a soportar, su no
demasiado agradable temperamento halló salida, primero en pequeñas
interferencias con los jefes y más tarde en la práctica de absolutas
crueldades con ellos.
Lo que el autosuficiente alemán no veía era evidente para Jane Clayton:
las simpatías de los soldados nativos de Obergatz estaban con los aldeanos y todos estaban tan hartos de sus abusos, que no se precisaba más
que una mínima chispa para que estallara el polvorín de odio y venganza
que el tudesco con cara de cerdo había estado fabricando sin cesar bajo
su persona. Y al final llegó, pero tuvo un origen inesperado en la forma
de un alemán nativo desertor del campo de batalla. Con los pies llagados,
harto y agotado, una tarde se arrastró hasta la aldea, y antes de que
Obergatz siquiera fuera consciente de su presencia, la aldea entera supo
que el poder de Alemania en África había terminado. No tardaron mucho
los soldados nativos del teniente en darse cuenta de que la autoridad a la
que habían servido ya no existía y que con ella desaparecía el poder de
pagarles su mísero salario. O al menos eso razonaban. Para ellos
Obergatz ya no representaba nada más que un extranjero indefenso y
odiado, y poca en verdad habría sido la compasión que habría recibido de
no ser por una mujer nativa que había concebido un afecto perruno
hacia Jane Clayton y que acudió enseguida a ella a informarle del plan
asesino, pues el destino de la inocente mujer blanca pendía en equilibrio
junto al del teutón culpable.
-Ya están discutiendo cuál de ellos te poseerá -dijo a Jane.
-¿Cuándo vendrán por nosotros? -preguntó Jane-. ¿Les has oído
decirlo?
-Esta noche -respondió la mujer-, pues incluso ahora que no tiene a
nadie que luche por él temen al hombre blanco. Y por eso vendrán por la
noche y le matarán mientras duerma.
Jane dio las gracias a la mujer y la instó a que se marchara, para no
levantar sospechas entre los suyos cuando descubrieran que los dos
blancos se habían enterado de sus intenciones. La mujer fue enseguida a
la cabaña ocupada por Obergatz. Nunca había ido, y el alemán la miró
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sorprendido cuando vio quién era su visitante. En pocas palabras ella le
contó lo que había oído. Al principio él se inclinó por alardear
arrogantemente, con gran despliegue de fanfarronadas, pero ella le
apremió para que se callara.
-Toda esta charla es inútil -dijo-. Te has ganado el odio de esta gente.
Independientemente de que sea cierta o falsa la información que les ha
llegado, ellos la creen, y ahora tu única opción es la huida. Los dos
estaremos muertos antes de mañana si no podemos escapar de la aldea
sin que nos vean. Si ahora vas a ellos con tus estúpidas protestas de
autoridad estarás muerto un poco antes, eso es todo.
-¿Crees que es tan grave? -dijo él, con una perceptible alteración en su
tono de voz y actitud.
-Es exactamente tal y como te lo he contado -respondió ella-. Vendrán
esta noche y te matarán mientras duermas. Búscame pistolas y un rifle y
munición y fingiremos que vamos a la jungla a cazar. Lo has hecho a
menudo. Quizá levantará sospechas el que yo te acompañe, pero
debemos arriesgarnos a ello. Y procura, mi querido teniente, gritar,
maldecir e insultar a tus criados para que no noten ningún cambio en tu
actitud y al darse cuenta de tu miedo sepan que sospechas de sus
intenciones. Si todo va bien, podemos salir a la jungla a cazar y no
regresar. Pero antes, ahora mismo, debes jurarme que jamás me harás
daño, de lo contrario será mejor que llame al jefe y te entregue a él y
luego me meta una bala en la cabeza, porque si no me juras lo que te he
pedido, no estaré mejor sola contigo en la jungla que aquí a merced de
estos negros degradados.
Juro -respondió él solemnemente-, en el nombre de Dios y de mi káiser,
que mis manos no te inflingirán ningún daño.
-Muy bien -dijo ella-, haremos el pacto de ayudarnos el uno al otro para
regresar a la civilización, pero que quede claro que no hay ni habrá
nunca ni siquiera señales de respeto hacia ti por mi parte. Yo me estoy
ahogando y tú eres un clavo ardiendo. Ten esto siempre presente,
alemán.
Si Obergatz albergaba alguna duda respecto a la sinceridad de sus
palabras habría quedado completamente disipada por el desprecio que
había en su tono. Obergatz, sin decir nada más, consiguió pistolas y un
rifle de más para Jane, así como bandoleras de cartuchos. Con su
actitud usual arrogante y desagradable llamó a sus criados y les dijo que
él y la kali blanca iban a salir a cazar. Los ojeadores irían al norte hacia
la pequeña colina y luego darían la vuelta hacia el este y hacia la aldea.
Los portadores de las armas recibieron la orden de llevarse piezas de más
y de precederles a él y a Jane despacio hacia el este, y de esperarles en el
vado situado aproximadamente a unos ochocientos metros de distancia.
Los negros respondieron con mayor prontitud que de costumbre y fue
perceptible para Jane y Obergatz que se marchaban de la aldea
susurrando y riendo.
-Esos canallas encuentran divertido -gruñó Obergatz- que la tarde
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
antes de morir salga a cazar para darles carne a ellos.
En cuanto los portadores de las armas desaparecieron en la jungla, los
dos europeos siguieron el mismo camino, y no hubo ningún intento por
parte de los soldados nativos de Obergatz, ni de los guerreros del jefe, de
detenerles, pues ellos también estaban más que dispuestos a que los
blancos les llevaran una buena ración de carne antes de resultar
muertos a manos de ellos.
A unos cuatrocientos metros de la aldea, Obergatz torció hacia el sur
desde el sendero que conducía al vado y, avanzando apresurados, los dos
blancos pusieron toda la distancia que les fue posible entre ellos y la
aldea antes de que cayera la noche. Sabían, por las costumbres de sus
antiguos anfitriones, que existía poco peligro de ser perseguidos por la
noche ya que los aldeanos tenían demasiado respeto a Numa, el león,
para aventurarse innecesariamente a salir de la empalizada durante las
horas en que el rey de las fieras tenía tendencia a salir a cazar. Así
comenzó una secuencia aparentemente interminable de días horribles y
noches cargadas de horror mientras los dos se abrían paso hacia el sur,
afrontando penalidades casi inconcebibles, privaciones y peligros. La
costa este estaba más cerca, pero Obergatz se negó en redondo a
arriesgarse a caer en manos de los británicos volviendo al territorio que
ahora controlaban ellos, insistiendo en cambio en intentar abrirse
camino a través de una selva desconocida hasta Sudáfrica, donde, entre
los bóers, estaba convencido de que encontraría simpatizantes que
hallarían la manera de devolverle sano y salvo a Alemania, y la mujer se
vio obligada a acompañarle. Cruzaron la gran estepa árida y llena de
espinos y llegaron al fin a la orilla del pantano frente a Pal-ul-don.
Habían alcanzado este punto justo antes de la estación lluviosa, cuando
las aguas del pantano se hallaban en su nivel más bajo. En esta época se
forma una dura corteza sobre la superficie seca del pantano y sólo el
agua estancada en el centro impide materialmente el avance. Es una
condición que existe quizá tan sólo durante unas semanas, o incluso
días, al finalizar los largos períodos de sequía, y así los dos cruzaron la
barrera que de otro modo sería infranqueable sin darse cuenta de sus
latentes terrores. Incluso existía la posibilidad de que el agua estancada
en el centro estuviera desierta en aquella época, debido a que sus
terribles habitantes hubieran sido empujados por la sequía y las aguas
en receso hacia el sur, hacia la desembocadura del mayor rio de Paluldon que lleva las aguas del valle de Jad-benOtho. Su periplo les llevó por
las montañas y hasta el valle de Jad-ben-Otho, en el nacimiento de uno
de los ríos más anchos que lleva las aguas de la montaña hasta el valle
para desembocar en el río principal, justo debajo del Gran Lago, en cuya
orilla norte está situada A-lur. Al descender de las montañas fueron
sorprendidos por un grupo de cazadores ho-don. Obergatz escapó
mientras que Jane fue hecha prisionera y llevada a A-lur. No había visto
ni oído nada del alemán desde entonces, y no sabía si había perecido en
esta tierra extraña o si había logrado eludir a sus salvajes habitantes y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
llegar hasta Sudáfrica.
Por su parte, ella fue encarcelada alternativamente en el palacio y el
templo según fuera ko-tan o lu-don quien lograra arrebatársela al otro
mediante diversos golpes de astucia e ingenio.
Ahora se hallaba en poder de un nuevo captor, alguien de quien sabía
por las murmuraciones del templo que era cruel y degradado. Se
encontraba en la popa de la última canoa y todos los enemigos iban tras
ella, mientras que, casi a sus pies, los fuertes ronquidos de Mo-sar
daban amplia evidencia de que no era consciente de lo que le rodeaba. La
oscura costa apareció más cerca al sur cuando Jane Clayton, lady
Greystoke, se deslizó en silencio por la popa de la canoa a las frías aguas
del lago. Apenas se movió más que para mantener las ventanas de la
nariz fuera de la superficie mientras la canoa era aún visible en los
últimos rayos de la luna. Luego partió hacia la costa sur.
Sola, desarmada, semidesnuda en una región dominada por bestias
salvajes y hombres hostiles, sentía no obstante por primera vez en
muchos meses una sensación de alegría y alivio. ¡Era libre! Si el instante
siguiente le traía la muerte, al menos habría conocido de nuevo un breve
instante de libertad. La sangre le producía hormigueo al experimentar
aquella sensación casi olvidada, y con dificultad reprimió un grito de
triunfo cuando salió de las tranquilas aguas y se puso en pie en la silenciosa playa. Ante ella se erguía un bosque, oscuro, y de sus
profundidades le llegaban sonidos que formaban parte de la vida
nocturna de la jungla: el crujir de hojas al viento, el roce de las ramas
contiguas, el movimiento apresurado de un roedor, todo magnificado por
la oscuridad en proporciones siniestras y atemorizantes; el ulular de una
lechuza, el grito distante de un felino, los ladridos de perros salvajes,
daban fe de la presencia de vida que ella no podía ver: la vida salvaje, la
vida en libertad de la que ahora ella formaba parte. Y entonces le llegó,
posiblemente por primera vez desde que el gigantesco hombre-mono
había entrado en su vida, la comprensión más plena de lo que la jungla
significaba para él, pues, aunque sola y desprotegida de sus espantosos
peligros, percibía su atracción y una exaltación que no se había atrevido
a esperar que volvería a sentir. ¡Ah, si aquel fuerte compañero suyo
estuviera a su lado! Su alegría y felicidad sería completa. No deseaba otra
cosa. El desfile de ciudades, las comodidades y los lujos de la civilización
no la tentaban ni la mitad de lo que lo hacía la gloriosa libertad de la
jungla.
Un león gimió en la negrura a su derecha, provocando deliciosos
escalofríos que le recorrieron la espalda. El pelo de la nuca pareció
erizársele, sin embargo, no tenía miedo. Los músculos legados por algún
antepasado primitivo reaccionaron instintivamente a la presencia de un
antiguo enemigo, eso era todo. Ahora la mujer se dirigió lenta y pausadamente hacia el bosque. De nuevo gimió el león; esta vez más cerca.
Ella buscó una rama baja y cuando la encontró saltó fácilmente al
amistoso refugio que le ofrecía el árbol. El largo y peligroso viaje con
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Obergatz le había entrenado los músculos y los nervios para estos
desacostumbrados hábitos. Encontró un lugar de descanso seguro como
Tarzán le había enseñado que era mejor y allí se acurrucó, a nueve
metros del suelo, para disfrutar de una noche de descanso. Tenía frío y
estaba incómoda y no obstante durmió, pues en su corazón latía la
renovada esperanza y su cansado cerebro se hallaba temporalmente libre
de preocupaciones.
Durmió hasta que el calor del sol, alto en el cielo, la despertó. Había
descansado y ahora su cuerpo estaba bien y su corazón cálido. Una
sensación de tranquilidad, comodidad y felicidad invadió su ser. Se
incorporó en el oscilante diván y se desperezó generosamente, sus
miembros desnudos y cuerpo ágil moteados por la luz del sol que se filtraba entre el follaje combinado con el gesto perezoso le daban un
aspecto parecido al del leopardo. Con ojo cauteloso examinó el suelo y
con oído atento escuchó para captar cualquier ruido que pudiera
sugerirle la presencia cercana de enemigos, ya fueran hombres o bestias.
Satisfecha por fin porque cerca no había nada que temer, bajó al suelo.
Tenía ganas de bañarse, pero hacerlo en el lago era demasiado expuesto
y se hallaba un poco demasiado lejos de la seguridad que le ofrecían los
árboles para arriesgarse hasta que se hubiera familiarizado un poco con
los alrededores. Vagó sin rumbo fijo por el bosque en busca de comida, la
cual encontró en abundancia. Comió y descansó, pues no tenía objetivo
todavía. Su libertad le resultaba demasiado nueva para estropearla con
planes para el futuro. El acoso del hombre civilizado ahora le parecía
vago e inalcanzable, como el contenido medio olvidado de un sueño. Si
pudiera vivir allí en paz, esperando, aguardándole... a él. Era la vieja
esperanza reavivada. Ella sabía que algún día vendría, si estaba vivo.
Siempre lo había sabido, aunque recientemente había creído que llegaría
demasiado tarde. ¡Si estaba vivo! Sí, si estaba vivo llegaría, y si no lo
estaba ella se encontraba tan bien allí como en cualquier otra parte,
pues nada importaba, sólo esperar el final con toda la paciencia posible.
Sus vagabundeos la llevaron hasta un arroyo cristalino y allí bebió y se
bañó bajo un árbol de colgantes ramas que le ofrecía su rápido asilo en
caso de peligro. Era un lugar tranquilo y hermoso y le gustó desde el
primer momento. El fondo del arroyo estaba pavimentado con bonitas
piedras y trozos de vidriosa obsidiana. Cuando recogió un puñado de
piedras y las levantó para mirarlas observó que uno de sus dedos
sangraba debido a un corte limpio. Se puso a buscar la causa y la
descubrió en uno de los fragmentos de vidrio volcánico que revelaba un
borde afilado casi como una hoja de afeitar. Jane Clayton se llenó de
euforia. Allí, como llovido del cielo, estaba el primer principio con el que a
la larga podría llegar a tener armas y herramientas: un filo cortante.
Todo era posible para quien lo poseía; nada para quien no.
Buscó hasta que acumuló muchos de estos precioso trozos de piedra,
hasta que la bolsa que le colgaba a la derecha estuvo casi llena. Luego se
encaramó al gran árbol para examinarlas con tranquilidad. Había
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
algunas que parecían hojas de cuchillo, y otras que no le resultaría difícil
convertir en puntas de lanza, y muchas más pequeñas que la naturaleza
parecía haber previsto para las puntas de flechas. Primero probaría la
lanza; sería lo más fácil. El árbol tenía un hueco en el tronco, en una
gran horcadura de arriba. Allí escondió su tesoro excepto un fragmento
que parecía un cuchillo. Descendió con éste hasta el suelo, buscó un
arbolito delgado que creciera recto, lo cortó y serró hasta que pudo
romperlo sin astillar la madera. Tenía el diámetro exacto para el mango
de una lanza; una lanza de caza que a su amado Waziri le hubiera
encantado. Con cuánta frecuencia les había observado cuando las
confeccionaban, y ellos le habían enseñado también a usarlas (lanzas de
caza y las más pesadas de guerra) riendo y aplaudiendo a medida que
mejoraba su habilidad.
Jane conocía las hierbas que daban las fibras más largas y duras, las
buscó y se las llevó a su árbol con lo que sería el mango de la lanza.
Trepó a su horcadura y se puso a trabajar, tarareando suavemente una
cancioncilla. Se dio cuenta de ello y sonrió: era la primera vez en todos
aquellos amargos meses que brotaba de sus labios una canción o una
sonrisa.
-Me siento -suspiró- casi como si John estuviera cerca de mí; mi
John... ¡mi Tarzán!
Cortó el mango de la lanza a la longitud adecuada y arrancó los tallos,
ramitas y corteza, rascando los nudos hasta que la superficie fue lista y
recta. Luego partió un extremo e insertó una punta de lanza, dando
forma a la madera hasta que encajó a la perfección. Hecho esto, dejó el
mango a un lado y se puso a partir los tallos de hierba gruesos y a
golpearlos y retorcerlos hasta que consiguió separar y limpiar
parcialmente las fibras. Se las llevó al arroyo, las lavó y las ató
fuertemente alrededor del extremo hendido del mango de la lanza (en el
que había hecho unas muescas para acogerlas), y añadió la cabeza de la
lanza, en la que también había hecho unas pequeñas muescas con un
trozo de piedra. Era una lanza tosca, pero lo mejor que pudo conseguir
en tan poco tiempo. Se prometió a sí misma que más adelante tendría
muchas, otras muchas, y que serían lanzas de las que incluso el mejor
de los lanceros waziri pudiera estar orgulloso.
XVIII
El foso del león de Tu-lur
Aunque Tarzán registró las afueras de la ciudad hasta casi el
amanecer, no descubrió en sitio alguno el rastro de su compañera. La
brisa que venía de las montañas llevaba a su olfato una diversidad de
olores, pero ninguno entre ellos sugería lo más mínimo a la que él
buscaba. La deducción natural era, por tanto, que se la habían llevado
en alguna otra dirección. En su búsqueda había cruzado muchas veces
las huellas frescas de muchos hombres que iban hacia el lago y sacó la
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
conclusión de que debían de pertenecer a los secuestradores de Jane
Clayton. Sólo para reducir al mínimo las probabilidades de error por el
proceso de eliminación había reconocido atentamente todas las vías que
iban de A-lur hacia el sudoeste, donde se encontraba la ciudad de Mosar, Tu-lur, y ahora siguió el rastro hasta las orillas de Jad-ben-lul
donde el grupo había embarcado en las tranquilas aguas en sus
resistentes canoas. Encontró otras muchas embarcaciones amarradas en
la costa y cogió una de ellas con el fin de iniciar la persecución. Era de
día cuando atravesó el lago situado bajo el Jad-be-lul y remando con
fuerza pasó por delante del árbol en que su compañera perdida dormía.
Si el suave viento que acariciaba el lago hubiera soplado de una
dirección del sur el gigantesco hombre-mono y Jane Clay se habrían
reunido, pero un malvado destino había decidido otra cosa y la oportunidad pasó de largo con la canoa que después sus fuertes golpes de
remo alejaron de la vista en un extremo más bajo del lago.
Siguiendo el sinuoso río que recorría una considerable distancia hacia
el norte, antes de girar para desembocar en el Jad-in-lul, al hombremono se le pasó por alto un atajo por tierra que le habría ahorrado horas
de remo.
En el extremo superior de este atajo fue donde Mo-sar y sus guerreros
habían desembarcado y el jefe descubrió la ausencia de su cautiva.
Como Mosar había estado dormido desde poco después de partir de Alur, y como ninguno de los guerreros recordaba cuándo la había visto por
última vez, era imposible conjeturar con un mínimo de exactitud el lugar
donde había escapado. La opinión mayoritaria era, sin embargo, que
había sido en el río estrecho que conectaba el Jad-ben-lul con el lago que
le seguía, que se llama Jad-bal-lul, que traducido libremente significa el
«lago de oro». Mo-sar se puso muy nervioso y, como la culpa era sólo
suya, buscó con gran diligencia alguien a quien echársela. Habría
regresado en busca de ella de no temer encontrarse con una compañía
de persecución enviada por Ja-don o por el sumo sacerdote, los cuales
sabía que tenían motivos de queja contra él. Tampoco emplearía una
barca llena de guerreros de su propia protección para regresar en busca
de la fugitiva, sino que se apresuró a avanzar con el mínimo retraso
posible por el atajo y en las aguas del Jad-in-lul. El sol de la mañana
empezaba a rozar las blancas cúpulas de Tu-lur cuando los remeros de
Mo-sar acercaron sus canoas a la costa de la ciudad. A salvo una vez
más tras sus muros y protegido por sus muchos guerreros, el valor del
jefe volvió a él, lo suficiente al menos para permitirle enviar tres canoas
en busca de Jane Clayton y también para ir hasta A-lur para enterarse
de qué era lo que había retrasado a Bu-lot, cuya ausencia en el momento
de la huida de la ciudad del norte en modo alguno había retrasado la
partida de Mo-sar, pues su propia seguridad era mucho más importante
que la de su hijo.
Cuando las tres canoas llegaron al atajo, al regresar de su viaje, los
guerreros que las sacaban a rastras del agua se vieron de pronto
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sorprendidos por la aparición de dos sacerdotes que llevaban una canoa
ligera en la dirección del Jad-in-lul. Al principio creyeron que se trataba
de la guardia avanzada de una fuerza mayor de los seguidores de Ludon,
aunque esta teoría no podía ser correcta pues sabían que los sacerdotes
nunca aceptaban los riesgos o peligros de la vocación de un guerrero, ni
peleaban hasta que eran acorralados y se veían obligados a hacerlo. En
secreto, los guerreros de Palul-don despreciaban a los sacerdotes y por
tanto en lugar de hacer frente a la ofensiva de inmediato, como habría
hecho si los dos hombres hubiesen sido guerreros de A-lur en lugar de
sacerdotes, esperaron para interrogarles.
Al ver a los guerreros, los sacerdotes hicieron la señal de la paz, y al ser
preguntados si iban solos respondieron afirmativamente.
El cabecilla de los guerreros de Mo-sar les permitió acercarse.
-¿Qué hacéis aquí -preguntó-, en la región de Mo-sar, tan lejos de
vuestra ciudad?
-Traemos un mensaje de Lu-don, el sumo sacerdote, para Mo-sar explicó uno.
-¿Es un mensaje de paz o de guerra? –preguntó el guerrero.
-Es un ofrecimiento de paz -respondió el sacerdote.
-¿Y Lu-don no envía guerreros detrás de vosotros? -preguntó el
luchador.
-Estamos solos -le aseguró el sacerdote-. Nadie en A-lur salvo Lu-don
sabe que hemos venido con este recado.
-Entonces marchaos -dijo el guerrero.
-¿Quién es? -preguntó uno de los sacerdotes de pronto, señalando
hacia el extremo superior del lago, en el punto donde el río procedente
del Jadbal-lul penetraba en él.
Todos los ojos se volvieron en la direción que indicaba y vieron a un
guerrero solitario remando rápidamente en el Jad-in-lul, con la proa de
su canoa apuntando hacia Tu-lur. Los guerreros y los sacerdotes se
ocultaron entre los arbustos a ambos lados del camino.
-Es el hombre terrible que se hace llamar el Dorul-Otho -susurró uno
de los sacerdotes-. Reconocería esa figura entre una gran multitud.
-Tienes razón, sacerdote -exclamó uno de los guerreros que había visto
a Tarzán el día en que entró por primera vez en el palacio de Ko-tan.
-Daos prisa, sacerdotes -ordenó el cabecilla del grupo-. Vosotros sois
dos remando en una canoa ligera. Os será fácil llegar a Tu-lur antes que
él y advertir a Mo-sar, pues él acaba de entrar en el lago.
Por un momento los sacerdotes vacilaron pues no tenían estómago para
un encuentro con este hombre terrible, pero el guerrero insistió e incluso
llegó a amenazarles. Les quitaron la canoa y la empujaron en el lago, y
ellos fueron levantados en vilo y colocados a bordo. Pese a sus protestas
fueron empujados en el agua donde de inmediato se encontraron a plena
vista del remero solitario. Ahora no les quedaba alternativa. La ciudad de
Tu-lur ofrecía la única seguridad disponible y los dos sacerdotes
hundieron sus remos en el agua y pusieron su embarcación rápidamente
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
rumbo a la ciudad.
Los guerreros se retiraron de nuevo para ocultarse tras el follaje. Si
Tarzán les había visto y se acercaba a investigar eran treinta hombres
contra uno y, como es natural, no temían el resultado, pero no
consideraron necesario ir al lago a reunirse con él ya que les habían
enviado a buscar a la prisionera huida y no a interceptar al guerrero
extranjero, cuyas historias de ferocidad y fortaleza sin duda les ayudaron
a tomar la decisión de no provocar ninguna disputa con él.
Si les había visto no daba muestras de ello, sino que siguió remando
fuerte y regularmente hacia la ciudad; tampoco aumentó su velocidad
mientras los dos sacerdotes se encontraban en plena vista. En el
momento en que la canoa de los sacerdotes tocó la orilla junto a la
ciudad, sus ocupantes bajaron de un salto y se apresuraron hacia la
puerta de palacio, echando miradas temerosas hacia atrás.
Pidieron audiencia inmediata con Mo-sar, tras advertir a los guerreros
de guardia que Tarzán se acercaba.
Fueron llevados enseguida a presencia del jefe, cuya sala de audiencia
era una réplica más pequeña de la del rey de A-lur.
-Venimos de parte de Lu-don, el sumo sacerdote -explicó el portavoz-.
Él desea la amistad de Mosar, quien siempre ha sido su amigo. Ja-don
está reuniendo guerreros para proclamarse rey. En todas las aldeas de
los ho-don hay miles que obedecerán las órdenes de Lu-don, el sumo
sacerdote. Sólo con la ayuda de Lu-don podrá Mo-sar ser rey, y el
mensaje de Lu-don es que si Mo-sar quiere conservar la amistad de Ludon debe devolver inmediatamente a la mujer que se llevó de los alojamientos de la princesa O-lo-a.
En ese momento entró un guerrero. Su excitación era evidente.
-El Dor-ul-Otho ha venido a Tu-lur y exige ver a Mo-sar enseguida dijo.
-¡El Dor-ul-Otho! -exclamó Mo-sar.
-Éste es el mensaje que me ha dado -respondió el guerrero-, y en
verdad no es como los de Pal-uldon. Él es, creemos, el mismo a quien los
guerreros que han regresado hoy de A-lur nos han dicho, y al que
algunos llaman Tarzán jad-guru y algunos Dor-ul-Otho. Pero en verdad
sólo el hijo de dios se atrevería a venir solo a una ciudad extraña, así que
debe de ser verdad lo que dice.
Mo-sar, con el corazón lleno de terror e indecisión, se volvió con aire
interrogador a sus sacerdotes.
-Recíbele de buen grado, Mo-sar -aconsejó el que había hablado antes,
aconsejado por la escasa inteligencia de su cerebro defectuoso, el cual,
bajo la influencia añadida de Lu-don, se inclinaba siempre hacia la
duplicidad-. Recíbele de buen grado y cuando esté convencido de tu
amistad bajará la guardia; entonces puedes hacer con él lo que te plazca.
Pero si es posible, Mo-sar, y te ganarías con ello la gratitud eterna de Ludon, el sumo sacerdote, guárdalo vivo para mi señor.
Mo-sar hizo un gesto de asentimiento y se volvió al guerrero al que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ordenó que condujera el visitante a su presencia.
-La criatura no debe vernos -dijo uno de los sacerdotes-. Danos tu
respuesta para Lu-don, Mosar, y nos marcharemos.
-Decidle a Lu-don -respondió el jefe- que habría perdido a la mujer de
no ser por mí. Yo la traje a Tulur para salvarla para él de las garras de
Ja-don, pero durante la noche se ha escapado. Decidle a Ludon que he
enviado treinta guerreros en su busca. Es extraño que no les hayáis visto
al venir.
-Les hemos visto -respondieron los sacerdotes-, pero no nos han dicho
nada del propósito de su viaje.
-Es como os he dicho -dijo Mo-sar-, y si la encuentran, asegurad a
vuestro amo que permanecerá a salvo en Tu-lur para él. Decidle también
que enviaré a mis guerreros para que se unan a él contra Ja-don cuando
me envíe recado de que los quiere. Ahora marchad, pues Tarzán jad-guru
pronto estará aquí.
Señaló a un esclavo.
-Acompaña a los sacerdotes al templo -ordenó- y pide al sumo
sacerdote de Tu-lur que les dé de comer y les permita regresar a A-lur
cuando quieran.
Los dos sacerdotes fueron conducidos fuera del aposento por el esclavo
a través de una puerta distinta a aquella por la que habían entrado, y un
momento más tarde Tarzán jad-guru llegaba con grandes pasos ante Mosar, seguido de los guerreros cuya misión era acompañarle y anunciarle.
El hombre-mono no hizo ninguna señal de saludo o de paz, sino que se
dirigió directamente hacia el jefe quien, sólo ejerciendo sus máximos
poderes de voluntad, ocultó el terror que llenó su corazón al ver la figura
gigantesca y el rostro ceñudo.
-Soy el Dor-ul-Otho -dijo el hombre-mono con una voz sin inflexión que
llevó a la mente de Mo-sar la impresión del frío acero-. Soy Dor-u-Otho y
he venido a Tu-lur por la mujer que robaste de los aposentos de O-lo-a,
la princesa.
La osadía de la entrada de Tarzán en esta ciudad hostil había
producido el efecto de darle una gran ventaja moral sobre Mo-sar y los
guerreros salvajes situados a ambos lados del jefe. Verdaderamente, a
ellos les parecía que sólo el hijo de Jad-ben-Otho se atrevería a realizar
un acto tan heroico. ¿Algún guerrero mortal actuaría con tanto
atrevimiento, y entraría solo a la presencia de un poderoso jefe y, en
medio de una veintena de guerreros, exigiría arrogantemente una
explicación? No, escapaba a toda razón. A Mo-sar empezaba a fallarle su
decisión de traicionar al extranjero aparentando amistosidad. Incluso
palideció ante un repentino pensamiento: Jad-ben-Otho lo sabía todo,
incluso nuestros pensamientos más íntimos. ¿No era, por tanto, posible
que esta criatura, si después de todo resultaba cierto que era el Dor-ulOtho, pudiera incluso en ese mismo momento estar leyendo el perverso
plan que los sacerdotes habían implantado en el cerebro de Mo-sar y que
él acariciaba favorablemente? El jefe se removió en el banco de roca que
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
era su trono.
-Rápido -espetó el hombre-mono-. ¿Dónde está?
-No está aquí -gritó Mo-sar.
-Mientes -replicó Tarzán.
-Jad-ben-Otho es testigo de que no está en Tulur -insistió el jefe-.
Puedes registrar el palacio, el templo y la ciudad entera y no la
encontrarás, porque no está aquí.
-¿Dónde está, entonces? -preguntó el hombre-mono-. Te la llevaste del
palacio de A-lur. Si no está aquí, ¿dónde está? Dime que no le ha
sucedido ningún daño -y de pronto dio un amenazador paso hacia Mosar que hizo que éste se encogiese de miedo.
-Espera -dijo-, si de verdad eres el Dor-ul-Otho, sabrás que digo la
verdad. Me la llevé del palacio de Ko-tan para salvarla para Lu-don, el
sumo sacerdote, para que muerto Ko-tan, Ja-don no la capturara. Pero
durante la noche ha escapado entre aquí y A-lur, y acabo de enviar tres
canoas con hombres en su busca.
Algo en el tono de voz y la actitud del jefe aseguró al hombre-mono que
decía la verdad en parte, y que una vez más había superado peligros
incalculables y sufrido una pérdida de tiempo inútilmente.
-¿Qué querian los sacerdotes de Lu-don que me han precedido aquí? preguntó Tarzán aventurándose a lanzar la osada suposición de que los
dos a los que había visto remando frenéticos para evitar un encuentro
con él venían en verdad del sumo sacerdote de A-lur.
-Han venido por un recado similar al tuyo -respondió Mo-sar- para
pedir que devuelva a la mujer a quien Lu-don creía que le había robado,
equivocándose profundamente, oh Dor-ul-Otho, igual que tú.
-Quiero interrogar a los sacerdotes -dijo Tarzán-. Tráelos.
Su actitud perentoria y arrogante dejó a Mo-sar dudando de si enojarse
o aterrarse, pero tal como ocurre con los que son como él, decidió que la
primera consideración era su propia seguridad. Si podía desviar la
atención y la ira de este hombre terrible a los sacerdotes de Lu-don, se
sentiría aliviado, y si ellos conspiraran para hacerle daño, entonces Mosar estaría a salvo a los ojos de Jadben-Otho si finalmente resultaba que
el extranjero era el hijo de dios. Se sentía incómodo en presencia de
Tarzán y este hecho acentuaba sus dudas, pues así debían de sentirse
los mortales en presencia de un dios. Ahora veía una vía de escape, al
menos temporal.
-Iré a buscarles yo mismo, Dor-ul-Otho -dijo, y salió del aposento a
toda prisa.
Sus pasos apresurados le llevaron enseguida al templo, pues el recinto
del palacio de Tu-lur, que también incluía el templo como en todas las
ciudades ho-don, englobaba una zona mucho más pequeña que los de la
ciudad de A-lur. Encontró a los mensajeros de Lu-don con el sumo
sacerdote de su templo y pronto les transmitió las órdenes del hombremono.
-¿Qué intenciones tienes con respecto a él? -preguntó uno de los
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sacerdotes.
-No tengo nada en contra de él -respondió Mosar-. Ha venido en son de
paz y puede partir en paz, pues ¿quién sabe si no es en verdad el Dor-ulOtho?
-Sabemos que no lo es -respondió el emisario de Lu-don-. Tenemos
pruebas de que es un mortal, una criatura extranjera de otra región. Ludon ya ha ofrecido su vida a Jad-ben-Otho si esta equivocado en su
creencia de que esta criatura no es el hijo de dios. Si el sumo sacerdote
de A-lur, que es el sumo sacerdote de todos los sumos sacerdotes de Palul-don, está tan seguro de que esa criatura es un impostor como para
poner en juego su vida, ¿quiénes somos nosotros para dar crédito a las
pretensiones de este extranjero? No, Mo-sar, no tienes que temerle. No es
más que un guerrero que puede ser vencido con las mismas armas que
doblegan a tus guerreros. De no ser por la orden de Lu-don de atraparle
vivo, te animaría a que tus guerreros le prendieran y le mataran, pero las
órdenes de Ludon son las órdenes del propio Jad-ben-Otho, y ésas no
podemos desobedecerlas.
Pero un resto de duda se agitaba en el cobarde pecho de Mo-sar y le
urgía a dejar que otro tomara la iniciativa contra el extranjero.
-Entoces, es vuestro -respondió-; haced con él lo que queráis. Yo no
tengo nada contra él. Lo que ordenéis será la orden de Lu-don el sumo
sacerdote, y después yo no tendré nada que ver en el asunto
Los sacerdotes se volvieron a él, que guiaba los destinos del templo de
Tu-lur.
-¿No tienes ningún plan? -preguntaron-. Alta será sin duda la posición
en los consejos de Lu-don y a los ojos de Jad-ben-Otho del que
encuentre el medio de capturar vivo a este impostor.
-Está el foso del león -dijo en un susurro el sumo sacerdote-. Ahora
está vacío y lo que albergará al ja y al jato albergará a este extraño si no
es el Dorul-Otho.
-Le albergará -lijo Mo-sar-; indudablemente también albergaría un gryf,
pero antes tendríais que meterlo allí dentro.
Los sacerdotes reflexionaron un poco sobre esta verdad y luego uno de
los de A-lur dijo:
-No sería difícil si utilizáramos el ingenio que Jad-ben-Otho nos dio, en
lugar de los mundanos músculos que nos fueron entregados por
nuestros padres y que no poseen ni el poder que tienen las bestias que
corren a cuatro patas.
-Lu-don comparó su ingenio con el del extranjero y perdió -sugirió Mosar-. Pero es asunto vuestro. Hacedlo como queráis.
-En A-lur, Ko-tan dio mucha importancia a este Dor-ul-Otho y los
sacerdotes le llevaron a recorrer el templo. No levantarías sus sospechas
si hicieras lo mismo y dejaras que el sumo sacerdote de Tu-lu le invitara
al templo y a reunirse con los sacerdotes para fingir que creemos en su
parentesco con Jad-ben-Otho. Y nada más natural que el sumo
sacerdote desee mostrarle el templo como hizo Lu-don en A-lur cuando
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Ko-tan mandaba, y si por casualidad fuera conducido por el foso del
león, sería fácil que los que portan las antorchas las apagaran de pronto
y antes de que el extranjero se diera cuenta de lo que ocurría, bajaran las
puertas de piedra y le encerraran.
-Pero en el foso hay ventanas que dejan penetrar la luz -objetó el sumo
sacerdote-, y aunque las antorchas se apagaran aún vería y podría
escapar antes que se bajara la puerta de piedra.
-Envía a alguien que cubra las ventanas fuertemente con pellejos -dijo
el sacerdote de A-lur.
-El plan es bueno -aceptó Mo-sar, viendo una oportunidad de librarse
por completo de cualquier sospecha de complicidad-, pues no requerirá
la presencia de guerreros, y así, si sólo está rodeado de sacerdotes, su
mente no sospechará ningún daño.
En ese momento fueron interrumpidos por un mensajero de palacio que
traía recado de que el Dorul-Otho se estaba impacientando, y si los
sacerdotes de A-lur no eran llevados a su presencia de inmediato vendría
él mismo al templo a buscarlos. Mo-sar sacudió la cabeza. No concebía
tamaña osadía en un mortal y se alegraba de que el plan ideado para
capturar a Tarzán no precisara su participación activa.
Mientras Mo-sar se iba a un rincón secreto del palacio dando un rodeo,
tres sacerdotes fueron enviados a Tarzán y con palabras quejumbrosas,
que no le engañaron en absoluto, le reconocieron su parentesco con Jadben-Otho y le rogaron en el nombre del sumo sacerdote que honrara el
templo con una visita, cuando los sacerdotes de A-lur fueran llevados a
su presencia y respondieran a las preguntas que él les formulara.
Seguro de que seguir su farsa seria lo mejor para sus fines, y también
de que si las sospechas contra él se cristalizaban en la convicción por
parte de Mosar y sus seguidores de que él no estaría peor en el templo
que en el palacio, el hombre-mono aceptó con arrogancia la invitación del
sumo sacerdote. Entró en el templo y fue recibido de una manera que
hacía honor a sus pretensiones. Interrogó a los dos sacerdotes de A-lur,
de los que obtuvo sólo una repetición de la historia que Mo-sar le había
contado, y luego el sumo sacerdote le invitó a inspeccionar el templo.
Primero le llevaron a la sala del altar, de la que sólo había una en Tulur. Era casi idéntica en todos los aspectos a la de A-lur. Había un altar
manchado de sangre en el extremo oriental y la cavidad con agua en el
oeste, y los grises adornos en los tocados de los sacerdotes daban fe de
que el altar oriental era un elemento importante en los ritos del templo.
Le guiaron a través de las cámaras y corredores y por fin, iluminados sus
pasos por los portadores de antorchas, entraron en un húmedo y lúgubre
laberinto, a un nivel bajo y de allí a una gran cámara en cuyo aire aún
perduraba el fuerte olor de leones. Los hábiles sacerdotes de Tu-lur
pusieron en práctica su astuto plan.
De pronto las antorchas se apagaron. Hubo una confusión de pies
descalzos que se movían rápidamente en el suelo' de piedra. Se oyó un
fuerte estrépito, como de un gran peso de piedra que caía sobre piedra, y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
luego el hombre-mono quedó rodeado tan sólo de una oscuridad y un
silencio sepulcrales.
XIX
Diana de la jungla
Jane había capturado su primera presa y estaba muy orgullosa de ello.
No era un animal formidable, sólo una liebre; pero marcó un hito en su
existencia. Igual que en el oscuro pasado el primer cazador había dado
forma a los destinos de la humanidad, así parecía que este
acontecimiento podía dar forma al suyo de alguna manera diferente. Ya
no dependía de los frutos silvestres para comer. Ahora podía comer
carne, que le daría la fuerza y resistencia necesarias para hacer frente
con éxito a las necesidades de su primitiva existencia.
El siguiente paso era el fuego. Podía aprender a comer carne cruda
como su amo y señor; pero le repugnaba esa idea. Sin embargo, tenía un
plan para conseguir fuego. Había pensado bastante en ello, pero había
estado demasiado ocupada para ponerlo en práctica, ya que el fuego
podía no ser de uso inmediato para ella. Ahora era diferente; ahora tenía
algo que cocinar y la boca se le hacía agua al pensar en la carne que
había cazado. La asaría sobre relucientes brasas. Jane se apresuró a ir a
su árbol. Entre los tesoros que había recogido en el lecho del río se
hallaban varias piezas de vidrio volcánico, transparente como el cristal.
Buscó hasta que encontró el que buscaba, que era convexo. Bajó
enseguida al suelo y recogió un montoncito de corteza en polvo que
estaba muy seca, y algunas hojas muertas y hierbas que se habían
abrasado bajo el fuerte sol. Cerca de ella dejó una provisión de ramitas
secas, pequeñas y grandes. Vibrando de excitación contenida mantuvo el
trocito de vidrio sobre la madera, moviéndolo lentamente hasta que tuvo
enfocados los rayos del sol sobre un trocito. Esperó casi sin aliento. ¡Qué
lento era! ¿Sus esperanzas iban a verse frustradas pese a su hábil plan?
¡No! Un fino hilo de humo se elevó por fin en el aire tranquilo. Entonces
la madera relució y de pronto estalló en llamas. Jane aplaudió con las
manos bajo la barbilla exhalando una exclamación de placer. ¡Había
conseguido hacer fuego! Hizo un montoncito con ramitas secas, arrastró
un pequeño tronco a las ramas y empujó un extremo hasta el fuego, que
crepitaba alegre. Era el sonido más agradable que había oído desde hacía
meses. Pero no podía esperar a tener la masa de ascuas que necesitaba
para cocer su liebre. Tan deprisa como pudo despellejó y limpió el animal
cazado, y enterró la piel y las entrañas. Eso lo había aprendido de
Tarzán. Servía para dos cosas: una era la necesidad de mantener la
higiene en el campamento y la otra evitar el hedor que más deprisa atrae
a los devoradores de hombres.
Luego clavó un palo en el cuerpo del animal y lo sostuvo sobre las
llamas. Le daba la vuelta a menudo para evitar que se quemara y al
mismo tiempo permitir que la carne se cociera bien por todas partes.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Cuando estuvo hecha trepó a la seguridad de su árbol para disfrutar de
su comida en paz y tranquilidad. Nunca sus labios, pensó lady
Greystoke, habían probado nada más delicioso. Dio unas palmaditas
afectuosas a su lanza. Ella le había proporcionado este sabroso bocado, y
con una sensación de mayor confianza y seguridad de la que había
experimentado desde aquel horrible día en que ella y Obergatz usaron su
último cartucho.
Jamás olvidaría aquel día; había parecido una horrible sucesión de
bestias espantosas. No hacía mucho tiempo que se hallaban en aquella
región extraña, sin embargo les parecía que estaban expuestos a más
peligros, pues a diario se tropezaban con criaturas felices; pero este día...
se estremeció cuando pensó en ello. Con su último cartucho había
matado a una especie de león a rayas negras y amarillas con grandes
colmillos afilados como sables cuando estaba a punto de saltar sobre
Obergatz, quien había vaciado inútilmente su rifle disparándole su
último cartucho. Durante otro día habían acarreado los rifles ahora
inútiles, pero por fin los habían dejado y habían tirado también las engorrosas bandoleras. Cómo lograron sobrevivir durante la semana
siguiente, ella no lo entendía, y entonces los ho-don se habían lanzado
sobre ellos y la habían capturado. Obergatz escapó; ahora lo revivió todo
otra vez. Sin duda debía de estar muerto, a menos que hubiera sido
capaz de llegar a este lado del valle, que era evidente estaba habitado por
menos bestias salvajes.
Los días de Jane ahora eran muy completos, y las horas diurnas se le
hacían demasiado cortas para realizar las muchas cosas que había
decidido hacer, pues llegó a la conclusión de que ése era el lugar ideal en
el que vivir hasta que confeccionara las armas necesarias para obtener
carne y defenderse. Consideraba indispensables, además de una buena
lanza, un cuchillo y un arco con flechas. Posiblemente, cuando los
consiguiera podría pensar en serio en un intento de abrirse camino hacia
uno de los puestos avanzados más cercanos a la civilización. Entretanto,
era necesario construir alguna especie de refugio protector en el que
tener una mayor sensación de seguridad por la noche, pues sabía que
existía la posibilidad de recibir la visita de alguna pantera que merodeara
por allí, aunque aún no había visto ninguna en este lado del valle. Aparte
de este peligro, se sentía relativamente a salvo en su refugio.
Cortar las largas varas para su hogar le ocupaba todas las horas
diurnas que no dedicaba a la búsqueda de comida. Las llevó a su árbol y
con ellas construyó un suelo entre dos ramas robustas y ató las varas
juntas y también a las ramas con fibras sacadas de las duras hierbas
que crecían abundantemente cerca del río. De forma similar construyó
paredes y un techo, este último con muchas capas de hojas verdes. La
confección de las ventanas con barrotes y la puerta eran asuntos de gran
importancia. Las ventanas, había dos, eran grandes y los barrotes
estaban fijos; pero la puerta era pequeña, una abertura lo bastante
grande para poder pasar por ella fácilmente a gatas, lo que facilitaba el
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
formar barricada. Perdió la cuenta de los días que tardó en construir la
casa; pero el tiempo era un producto barato; tenía más que de cualquier
otra cosa. Significaba tan poco para ella que ni siquiera tenía interés en
medirlo. Cuánto hacía que ella y Obergatz habían huido de la ira de los
aldeanos negros, no lo sabía, y sólo podía hacer toscas conjeturas
respecto a las estaciones. Trabajó duramente por dos razones: darse
prisa en la finalización de su pequeño refugio, y el deseo de estar agotada
físicamente por la noche para dormir todas aquellas horas temidas hasta
el nuevo día. En realidad, la casa estuvo terminada en menos de una
semana; es decir, estuvo hecha lo más segura que podía ser, y, con
independencia de cuánto tiempo la ocuparía, no paraba de añadirle
detalles y refinamientos.
Su vida cotidiana la llenaban la construcción de su casa y la caza, a la
que se añadía una ocasional chispa de excitación aportada por leones
errantes. Al conocimiento del bosque que había adquirido con Tarzán, se
sumaba una considerable cantidad de experiencia práctica derivada de
sus propias aventuras en la jungla y los largos meses pasados con
Obergatz, y ahora ningún día carecía de algún conocimiento útil más. A
esto podía atribuirse su aparente inmunidad al daño, ya que le indicaban
cuándo se acercaba unja antes de que se acercara lo suficiente para un
ataque y, asimismo, la mantenían cerca de esos puertos de refugio que
nunca fallaban: los árboles.
Las noches, llenas de extraños ruidos, eran solitarias y deprimentes.
Sólo su capacidad, de dormirse rápida y profundamente las hacía soportables. La primera noche que pasó en su casa terminada tras las
ventanas con barrotes y la puerta fuerte como una barricada fue de casi
pura paz y felicidad. Los ruidos nocturnos parecían lejanos e
impersonales y el aullido del viento entre los árboles resultaba levemente
calmante. Antes transportaba una nota lastimosa y era siniestro, podía
ocultar la aproximación de algún peligro. Aquella noche sí que durmió.
Ahora se adentraba más en la selva en busca de comida. Hasta
entonces sólo habían caído en su lanza roedores; su ambición era un
antílope, ya que además de la carne que le proveería, y la tripa para su
arco, la piel resultaría de gran valor durante los días más fríos que sabía
que acompañarían a la estación lluviosa. Había vislumbrado algunos de
estos cautos animales y estaba segura de que siempre cruzaban el arroyo
en determinado lugar, más arriba de su campamento. Allí fue a cazarlos.
Con el sigilo y la astucia de una pantera avanzó por el bosque, dando un
rodeo para ir con el viento, parándose a menudo para mirar y escuchar
por si algo la amenazaba... a ella, la personificación de un ciervo
acosado. Se movía en silencio por el lugar elegido. ¡Qué suerte! Un
hermoso gamo estaba bebiendo en el arroyo. La mujer avanzó
serpenteando. Estaba sobre su estómago detrás de un pequeño arbusto,
a tiro de piedra de la presa. Tenía que levantarse y arrojarle la lanza casi
al mismo instante, y tenía que arrojarla con gran fuerza y perfecta
exactitud. La excitación del momento la embargaba, aunque tenía los
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
músculos fríos cuando se levantó y lanzó su misil. Apenas por un dedo la
punta no se clavó en el punto al que ella había apuntado. El gamo dio
una gran salto, cayó en la orilla del río y se desplomó. Jane Clayton dio
un salto hacia su presa.
-¡Bravo!
Una voz masculina habló desde los arbustos del otro lado del arroyo.
Jane se paró en seco, casi paralizada por la sorpresa. La figura extraña
de un hombre apareció ante sus ojos. Al principio no la reconoció, pero
cuando lo hizo, instintivamente dio un paso atrás.
-¡Teniente Obergatz! -exclamó-. ¿Eres tú?
-Lo soy -respondió el alemán-. Soy una extraña visión, no cabe duda;
pero aun así soy yo, Erich Obergatz. ¿Y tú? Tú también has cambiado,
¿no?
Él le miraba los miembros desnudos y su peto dorado, el taparrabo
confeccionado con un pellejo de jato, el arnés y los ornamentos que
constituían el atavío de una mujer ho-don; las cosas que Ludon le había
dado para vestirse cuando su pasión por ella aumentó. Ni siquiera la hija
de Ko-tan tenía mejor atuendo.
-Pero ¿por qué estás aquí? -insistió Jane-. Creía que estabas a salvo
entre hombres civilizados, si aún vivías.
-¡Dios! -exclamó él-. No sé por qué sigo viviendo. He rezado para morir y
sin embargo me aferro a la vida. No hay esperanzas. Estamos
condenados a permanecer en esta horrible tierra hasta que muramos. ¡El
pantano! ¡Ese horrible pantano! He registrado sus orillas en busca de un
lugar por donde cruzarlo hasta rodear por completo esta espantosa
región. Entramos con mucha facilidad; pero desde entonces han llegado
las lluvias y ningún hombre podría cruzar ese pantano lleno de viscoso
barro y hambrientos reptiles. ¡Cuántas veces lo he intentado! Y las
bestias que merodean por esta tierra maldita... Me acosan día y noche.
-Pero ¿cómo has escapado a ellas? -preguntó Jane.
-No lo sé -respondió con aire triste-. He huido y huido y huido. He
pasado hambre y sed en la copa de los árboles durante días enteros. He
confeccionado armas (palos y lanzas) y he aprendido a utilizarlas. He
matado a un león con el garrote. Igual habría peleado una rata
acorralada. Y ahora no somos mejores que ratas en esta tierra de
terribles peligros, tú y yo. Pero háblame de ti. Si te sorprende que yo
viva, cuánto más me sorprende a mí que vivas tú.
En pocas palabras se lo contó todo, y mientras tanto se preguntaba qué
podría hacer para deshacerse de él. No podía concebir una prolongada
existencia con él como único compañero. Mejor, mil veces mejor, era
estar sola. Su odio y desprecio por él no habían disminuido durante los
largos meses de su compañía, y ahora que no le era posible devolverla a
la civilización, le asustaba la idea de verle cada día. Y le temía. No
confiaba en él; pero ahora había un extraño brillo en sus ojos que no
estaba cuando le había visto por última vez. No sabía interpretarlo; lo
único que sabía era que le inspiraba cierta aprensión, un temor
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
innombrable.
-¿Has vivido mucho tiempo en la ciudad de A-lur? -preguntó él,
hablando en la lengua de Pal-ul-don.
-¿Has aprendido esta lengua? -preguntó ella-. ¿Cómo?
-Tropecé con una banda de seminativos -respondió-, miembros de una
raza proscrita que reside en el estrecho rodeado de rocas a través del que
el río principal del valle desemboca en el pantano. Se llaman waz-ho-don
y su aldea está hecha en parte de cuevas y en parte de casas excavadas
en la roca blanda del pie del risco. Son muy ignorantes y supersticiosos,
y cuando me vieron por primera vez y se dieron cuenta de que no tenía
cola y de que mis manos y pies no eran como los suyos me tuvieron
miedo. Creyeron que era dios o el demonio. Como me hallaba en una
situación en que no podía ni escapar de ellos ni defenderme, hice un
movimiento atrevido y logré impresionarles hasta el extremo de que me
condujeron a su ciudad, a la que llaman Bu-lur, y allí me alimentaron y
me trataron bien. Al aprender su lengua quise impresionarles cada vez
más con la idea de que era un dios, y también lo conseguí; hasta que un
viejo tipo que era algo así como un sacerdote o un hechicero se puso
celoso de mi creciente poder. Eso fue el principio del fin y estuvo a punto
de ser el final. Les dijo que si yo era un dios no sangraría si me clavaban
un cuchillo; si sangraba eso demostraría que no era ningún dios. Sin que
yo lo supiera cierta noche organizó la representación de la prueba ante
toda la aldea; era una de esas numerosas ocasiones en que comen y
beben por Jad-ben-Otho, su deidad pagana. Bajo la influencia de su
infame licor estarían preparados para cualquier plan sangriento que el
hechicero preparara. Una de las mujeres me habló del plan; no con la
intención de advertirme del peligro, sino instigada simplemente por la
curiosidad femenina en cuanto a si yo sangraría si me clavaban una
daga. Al parecer, no podía esperar al momento de la prueba sino que
quería saberlo enseguida; y cuando la atrapé intentando deslizar un
cuchillo en mi costado la interrogué y me explicó todo el asunto con la
mayor ingenuidad. Los guerreros ya habían empezado a beber; habría
sido inútil efectuar cualquier clase de llamamiento a su intelecto o a sus
supersticiones. No quedaba más que una alternativa a la muerte, la
huida. Le dije a la mujer que estaba muy ofendido porque dudaban de mi
divinidad y que como muestra de mi desaprobación iba a abandonarles a
su sino.
»"¡Regresaré al cielo de inmediato!", exclamé. Ella quería quedarse para
verme partir, pero le dije que sus ojos se quemarían por el fuego que
rodearía mi partida y que debía marcharse enseguida y no volver allí
hasta al menos pasada un hora. También le dije que si cualquier otro se
acercaba a esta parte de la aldea en ese lapso de tiempo, no sólo ellos,
sino también ella serían devorados por las llamas. Quedó muy
impresionada y se marchó enseguida, diciendo que si en verdad me
había ido al cabo de una hora ella y toda la aldea sabrían que yo era el
propio Jad-ben-Ohto, y por tanto deben darme las gracias, pues te
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
aseguro que me había ido mucho antes de que transcurriera una hora,
ni me he aventurado a acercarme a la ciudad de Bu-lur desde entonces y se echó a reír con unas carcajadas roncas que hicieron estremecer a la
mujer.
Mientras Obergatz hablaba, Jane había recuperado la lanza del
antílope muerto y empezó a despellejar al animal. El hombre no hizo
ningún gesto de ayudarla, sino que se quedó de pie hablando y
observándola, mientras se pasaba constantemente sus sucios dedos por
el cabello y la barba. Tenía el rostro y el cuerpo cubiertos de terrones de
barro e iba desnudo salvo por un pellejo desgarrado y manchado de
grasa en la entrepierna. Sus armas consistían en un garrote y un
cuchillo waz-don, que había robado en la ciudad de Bu-lur; pero lo que
más preocupaba a la mujer, más que su suciedad o su armamento, eran
su risa y la extraña expresión de sus ojos. Sin embargo, prosiguió su
tarea, separando las partes del gamo que quería, cogiendo sólo la carne
que pudiera consumir antes de que se estropease, ya que no estaba
suficientemente integrada en la jungla para saborearla en aquel
escenario, y luego se irguió y se encaró al hombre.
-Teniente Obergatz -dijo-, por una casualidad de la vida hemos vuelto a
encontrarnos. Seguramente tú no habrías buscado este encuentro más
que yo. No tenemos nada en común aparte de los sentimientos que
pueden haber sido engrendrados por mi natural desagrado y sospechas
de ti, uno de los autores de toda la desdicha y tristeza que he soportado
durante interminables meses. Este pequeño rincón del mundo es mío por
derecho de descubrimiento y ocupación. Vete y déjame disfrutar aquí de
la paz que pueda. Es lo mínimo que puedes hacer para compensar el mal
que nos has hecho a mí y a los míos.
El hombre la miró un momento fijamente con sus ojos como de pez en
silencio; luego brotó de sus labios una extraña carcajada sin alegría.
-¡Irme! ¡Dejarte sola! -exclamó-. Te he encontrado. Vamos a ser buenos
amigos. No hay en el mundo nadie más que nosotros. Nadie sabrá jamás
lo que hacemos o qué es de nosotros, y ahora me pides que me marche y
viva solo en esta diabólica soledad.
Volvió a reírse, aunque ni los músculos de los ojos ni los de la boca
reflejaban alegría alguna; era sólo un sonido hueco que imitaba la risa.
-Recuerda tu promesa -dijo ella.
-¡Promesa! ¡Promesa! ¿Qué son las promesas? Están hechas para
incumplirlas; enseñamos eso al mundo en Lieja y Lovaina. ¡No, no! No
me iré. Me quedaré y te protegeré.
-No necesito tu protección -insistió ella-. Ya has visto que sé utilizar la
lanza.
-Sí -dijo él-, pero no estaría bien dejarte aquí sola... no eres más que
una mujer. No, no; soy oficial del káiser y no puedo abandonarte.
Una vez más se echó a reír.
-Podríamos ser muy felices juntos -añadió.
La mujer no pudo reprimir un estremecimiento, ni, en realidad, trató de
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ocultar la profunda aversión que sentía.
-¿No te gusto? -preguntó-. Ah, bueno; qué pena. Pero algún día me
amarás -y volvió a reír de aquel espantoso modo.
La mujer había envuelto los pedazos de gamo en el pellejo del animal;
alzó el paquete y se lo echó al hombro. En la otra mano sostenía la lanza
y se enfrentó al alemán.
-¡Vete! -ordenó-. Hemos malgastado demasiadas palabras. Esto es mío
y lo defenderé. Si vuelvo a verte por aquí te mataré. ¿Lo entiendes?
Una expresión de ira deformó las facciones de Obergatz. Alzó su garrote
y echó a andar hacia ella.
-¡Párate! -ordenó ella, echando la lanza hacia atrás para arrojársela-.
Me has visto matar a este gamo y has dicho que nadie sabrá jamás lo
que hacemos aquí. Junta esos dos hechos, alemán, y saca tus propias
conclusiones antes de dar otro paso en mi dirección.
El hombre se detuvo y bajó el garrote.
-Vamos -le rogó en lo que pretendía ser un tono conciliador-. Seamos
amigos, lady Greystoke. Podemos sernos de gran ayuda el uno al otro, y
te prometo que no te haré daño.
-Recuerda Lieja y Lovaina -le recordó ella con una sonrisa-. Ahora me
marcho; no me sigas. Toda la distancia que puedas recorrer en un día
desde este lugar en cualquier dirección puedes considerarlo los límites de
mi dominio. Si alguna vez vuelvo a verte dentro de estos límites, te
mataré.
No cabía duda de que hablaba en serio y el hombre pareció convencido,
pues se quedó de pie con expresión malhumorada mirándola marcharse
y desaparecer de su vista tras un recodo del camino que cruzaba el vado
en el que se habían encontrado.
XX
El silencio de la noche
En A-lur las vicisitudes habían sido muchas. El grupo de guerreros
leales a Ko-tan que Tarzán había conducido a la entrada del pasadizo
secreto había encontrado el desastre. Su primer ataque fue recibido con
palabras suaves de los sacerdotes. Les exhortaron a defender la fe de sus
padres contra los blasfemos. Ja-don les era pintado como un profanador
de templos, y era profetizada la ira de Jadben-Otho para aquellos que
abrazaran su causa. Los sacerdotes insistían en que el único deseo de
Lu-don era impedir que Ja-don se apoderara del trono hasta que fuera
elegido un nuevo rey según las leyes de los ho-don. El resultado fue que
muchos de los guerreros de palacio se unieron a sus compañeros de la
ciudad, y cuando los sacerdotes vieron que aquellos en los que podían
influir sobrepasaban en número a los que permanecían leales al palacio,
hicieron que los primeros cayeran sobre los segundos con la
consecuencia de que muchos resultaron muertos y sólo unos pocos
lograron llegar a la seguridad de las puertas de palacio, que se cerraron
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
enseguida.
Los sacerdotes dirigieron sus propias fuerzas a través del pasadizo
secreto hasta el templo, mientras algunos de los leales buscaban a Jadon y le contaban todo lo sucedido. La pelea en el salón de banquetes se
había extendido por el palacio y había desembocado en la derrota
temporal de los que se oponían a Ja-don. Esta fuerza, aconsejada por
segundos sacerdotes enviados con tal fin por Ludon, se retiró dentro del
recinto del templo, de modo que ahora el asunto estaba claramente
definido como una lucha entre Ja-don por un lado y Lu-don por el otro.
Al primero le habían contado todo lo ocurrido en los aposentos de O-loa, de cuya seguridad se había ocupado en la primera oportunidad que
tuvo, y también se enteró del papel que Tarzán había desempeñado para
llevar a sus hombres al encuentro de los guerreros de Lu-don. Estas
cosas naturalmente habían aumentado las anteriores inclinaciones de
amistad hacia el hombre-mono, y ahora lamentaba que hubiera partido
de la ciudad. El testimonio de O-lo-a y Pan-at-lee reforzaba la creencia en
la divinidad del extranjero que Ja-don y algunos guerreros habían
acariciado anteriormente, pero ahora existía una fuerte tendencia entre
esta facción de palacio a apoyar a Lu-don en su pelea con el Dor-ul-Otho.
Si esto ocurrió como consecuencia de las repetidas narraciones de las
hazañas del hombre-mono (que no perdían nada con la repetición), junto
con la enemistad de Lu-don hacia él, o si era el astuto plan de algún viejo
guerrero como Ja-don (que comprendía el valor de añadir una causa
religiosa a la suya personal), era difícil de deteminar; pero el hecho era
que los seguidores de Ja-don desarrollaron un odio amargo hacia los
seguidores de Lu-don, debido al antagonismo del sumo sacerdote con
Tarzán.
Lamentablemente, sin embargo, Tarzán no se hallaba allí para inspirar
a los seguidores de Ja-don con el sagrado celo que pronto habría zanjado
la disputa en favor del viejo jefe. En cambio, se encontraba a kilómetros
de distancia, y como sus repetidas plegarias para que acudiera a ellos
quedaron sin respuesta, los espíritus más débiles de entre ellos
empezaron a sospechar que su causa no gozaba del favor divino. Había
además otra poderosa causa para desertar de las filas de Ja-don. Surgió
de la ciudad donde los amigos y parientes de los guerreros de palacio,
que eran también los partidarios de las fuerzas de Lu-don, encontraron
el medio, instados por los sacerdotes, de hacer circular por palacio
propaganda perniciosa contra la causa de Ja-don. El resultado fue que el
poder de Lu-don aumentó mientras que el de Ja-don disminuyó. Luego
siguió una salida del templo que desembocó en la derrota de las fuerzas
de palacio, y aunque pudieron retirarse en orden decente, se retiraron
dejando el palacio a Lu-don, quien ahora era prácticamente quien mandaba en Pal-ul-don.
Ja-don, llevándose consigo a la princesa, a las mujeres de ésta y a sus
esclavas, incluida Pan-atlee, así como las mujeres e hijos de sus leales
seguidores, se retiró no sólo del palacio sino de la ciudad de A-lur, y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
regresó a su ciudad de Ja-lur. Allí se quedó, reclutando fuerzas de las
aldeas de los alrededores que, como estaban lejos de la influencia de los
sacerdotes de A-lur, se convertían en entusiastas partidarios de
cualquier causa que el viejo capitán emprendiese, ya que durante años
había sido reverenciado como su amigo y protector.
Y mientras estos acontecimientos se difundían por el norte, Tarzán jadguru yacía en el foso del león en Tu-lur, mientras los mensajeros iban y
venían de Mo-sar a Lu-don ya que los dos pugnaban por el trono de Palul-don. Mo-sar era lo bastante astuto para adivinar que si se abría una
brecha entre él y el sumo sacerdote, podría utilizar a su prisionero en
beneficio propio, pues había oído rumores incluso entre su gente que
sugerían que algunos estaban más que un poco inclinados a creer en la
divinidad del extranjero. Lu-don quería a Tarzán. Quería sacrificarle en el
altar oriental con sus propias manos ante una muchedumbre, ya que no
carecía de pruebas de que su propia posición y autoridad se habían
reducido debido a las pretensiones de la osada y heroica figura del
extranjero.
El método que el sumo sacerdote de Tu-lur había empleado para
atrapar a Tarzán había dejado al hombre-mono en posesión de sus
armas, aunque parecía poco probable que le sirvieran de nada. También
tenía su bolsa, que contenía diversos objetos producto de la acumulación
natural que suele haber en todos los receptáculos desde una bolsa de
malla de oro a un desván. Había fragmentos de obsidiana y plumas de
flecha, algunos trozos de pedernal y un par de acero, un viejo cuchillo,
una gruesa aguja de hueso y tiras de intestino seco. Nada muy útil para
usted o para mí, quizá; pero nada inútil para la vida salvaje del hombremono. Cuando Tarzán se dio cuenta de la trampa que tan limpiamente le
habían tendido aguardó expectante la llegada del león, pues aunque el
olor del ja ya era antiguo, estaba seguro de que tarde o temprano
soltarían a una de las bestias sobre él. Lo primero que hizo fue explorar a
fondo su prisión. Se había fijado en las ventanas tapadas con pellejos, e
inmediatamente los retiró para dejar entrar la luz, y así vio que aunque
la cámara se hallaba muy por debajo del nivel de los patios del templo,
estaba a varios metros por encima de la base de la colina en la que
estaba excavado el templo. Las ventanas tenían los barrotes tan
apretados que no veía por encima del borde del grueso muro en el que
estaban cortados para determinar qué había bajo él. A poca distancia
estaban las azules aguas del Jad-in-lul, y más allá, la orilla más lejana
llena de vegetación, y más allá aún, las montañas. Era una hermosa
vista la que vio, una imagen de paz, armonía y tranquilidad. En ningún
sitio vio la más leve sugerencia del hombre salvaje y las bestias que
reclamaban como suyo este hermoso paisaje. ¡Qué paraíso! Y algún día
llegaría el hombre civilizado y... ¡lo echaría a perder! Despiadadas hachas
talarían los árboles centenarios; humo negro y pegajoso saldría de feas
chimeneas hacia el cielo azul; pequeños botes con ruedas detrás o a
ambos lados removerían el barro del fondo del Jad-in-lul, tiñendo sus
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
aguas azules de un sucio marrón; espantosos malecones se adentrarían
en el lago con escuálidos edificios de hierro corrugado, indudablemente,
pues así son las ciudades pioneras del mundo. Pero ¿vendría el hombre
civilizado? Tarzán esperaba que no. Durante incontables generaciones la
civilización se había extendido por todo el globo; había enviado emisarios
al Polo Norte y al Sur; había dado la vuelta a Pal-ul-don una vez, quizá
muchas, pero nunca la había tocado. Ojalá Dios no permitiera que eso
ocurriera jamás. Quizá conservaba este pequeño lugar para que fuera
siempre como Él lo había creado, pues las excavaciones de los ho-don y
los wazdon en sus rocas no habían alterado el rostro de la naturaleza.
Por la ventana entraba suficiente luz para mostrar a Tarzán todo el
interior. La habitación era bastante grande y había una puerta en cada
extremo, una grande para los hombres y otra más pequeña para los
leones. Ambas estaban cerradas con grandes masas de piedra que
habían sido bajadas por unas ranuras que iban hasta el suelo. Las dos
ventanas eran pequeñas y tenían muchos barrotes, que eran el primer
hierro que Tarzán veía en Pal-ul-don. Los barrotes estaban metidos en
agujeros hechos en el revestimiento, y el conjunto era tan sólido que huir
parecía imposible. Sin embargo, al cabo de unos minutos de su
encarcelación, Tarzán había empezado a emprender la huida. Sacó el
viejo cuchillo que llevaba en la bolsa y lentamente el hombre-mono
empezó a rascar y a astillar la piedra de alrededor de los barrotes de una
de las ventanas. Era un trabajo lento pero Tarzán tenía la paciencia de
un santo.
Cada día le traían agua y comida y se la deslizaban rápidamente por
debajo de la puerta más pequeña, que se levantaba tan sólo lo suficiente
para que pasaran los receptáculos de piedra. El prisionero empezó a
creer que le estaban reservando para algo que no eran leones. Sin
embargo, no podía saberlo. Si le retenían unos días más podrían elegir
qué destino darle; pero él no estaría allí cuando fueran a anunciárselo.
Un día llegó Pan-sat, la principal arma de Lu-don, a la ciudad de Tulur. Llegó ostensiblemente con un claro mensaje para Mo-sar procedente
del sumo sacerdote de A-lur. Lu-don había decidido que Mosar fuera rey
e invitaba a Mo-sar a ir de inmediato a A-lur y luego Pan-sat, tras haber
entregado el mensaje, preguntó si podría ir al templo de Tu-lur y rezar, y
allí buscó al sumo sacerdote de Tu-lur para quien era el verdadero
mensaje que Lu-don enviaba. Los dos se encerraron solos en una pequeña cámara y Pan-sat susurró al oído del sumo sacerdote.
-Mo-sar desea ser rey -dijo-, y Lu-don desea ser rey. Mo-sar desea
retener al extranjero que afirma ser el Dor-ul-Otho y Lu-don desea
matarle, y enseguida. -Se inclinó un poco más al oído del sumo sacerdote
de Tu-lur--. Si quieres ser sumo sacerdote de A-lur, está en tus manos.
Pan-sat dejó de hablar y esperó una respuesta. El sumo sacerdote. ¡El
sumo sacerdote de A-Iur! Eso era casi tan bueno como ser rey de todo
Pal-ul-don, pues grandes eran los poderes del que dirigía los sacrificios
en los altares de A-lur.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-¿Cómo? -preguntó en un susurro el sumo sacerdote-. ¿Cómo puedo
convertirme en sumo sacerdote de A-lur?
Pan-sat volvió a acercarse a él:
-Matando a uno y llevando al otro a A-lur -respondió.
Entonces se levantó y salió, sabiendo que el otro había mordido el
anzuelo y podía confiar en que haría lo que era preciso para conseguir el
gran premio.
Sólo se equivocaba Pan-sat en una consideración sin importancia. Este
sumo sacerdote cometería asesinato y traición para alcanzar el alto cargo
de A-lur; pero había entendido mal a cuál de las víctimas tenía que
matar y a cuál tenía que entregar a Lu-don. Pan-sat, que conocía todos
los detalles de los planes de Lu-don, había cometido el error, por otra
parte natural, de suponer que el otro entendía perfectamente que sólo
sacrificando en público al falso Dor-ul-Otho podría el sumo sacerdote de
A-lur reforzar su poder y que el asesinato de Mosar, el pretendiente al
trono, eliminaría del campo de Lu-don el único obstáculo a la posibilidad
de combinar los cargos de sumo sacerdote y rey. El sumo sacerdote de
Tu-lur pensó que le habían encargado matar a Tarzán y llevar a Mo-sar a
A-lur. También creyó que cuando hubiera hecho estas cosas le harían
sumo sacerdote de A-lur; pero no sabía que ya había sido elegido el
sacerdote que iba a asesinarle en el momento en que llegara a A-lur, y
tampoco sabía que le habían preparado una tumba secreta en el suelo de
una cámara subterránea en el templo mismo que él soñaba controlar.
Cuando debería estar preparando el asesinato de su jefe, estaba
conduciendo a una docena de guerreros fuertemente sobornados a través
de los oscuros corredores subterráneos del templo para matar a Tarzán
en el foso de los leones. Había caído la noche. Una única antorcha
guiaba los pasos de los asesinos que avanzaban con sigilo, pues sabían
que estaban haciendo una cosa contra la voluntad de su jefe y sus
conciencias culpables les advertían de que fueran con sigilo.
En la oscuridad de su celda el hombre-mono trabajaba en su tarea
aparentemente interminable de rascar y astillar. Su agudo oído percibió
los pasos que se acercaban por el corredor, pasos que se aproximaban a
la puerta grande. Siempre habían venido por la puerta más pequeña; los
pasos de un solo esclavo que le traía la comida. Esta vez eran muchos y
su llegada a esas horas de la noche sugería algo siniestro. Tarzán siguió
rascando y astillando. Les oyó detenerse tras la puerta. Reinaba el
silencio roto únicamente por el rascar del incansable cuchillo del
hombre-mono.
Los que estaban fuera lo oyeron y escucharon para explicárselo.
Hablaron en susurros haciendo planes. Dos levantarían la puerta
rápidamente y los otros se precipitarían dentro y arrojarían sus garrotes
al prisionero. No pensaban correr ningún riesgo, pues las historias que
circulaban en A-lur habían llegado hasta Tu-lur, historias de la gran
fuerza y magnífica potencia de Tarzán jad-guru que hicieron que el sudor
asomara sobre las cejas de los guerreros, aunque en el húmedo corredor
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
hacía frío y ellos eran doce contra uno.
El sumo sacerdote dio la señal: la puerta se abrió de golpe y diez
guerreros entraron precipitadamente en la cámara blandiendo los
garrotes. Tres de las pesadas armas volaron por el aire hacia una sombra
más oscura que se observaba en la pared opuesta, luego el resplandor de
la antorcha que portaba el sacerdote iluminó el interior y vieron que
aquello a lo que habían arrojado sus garrotes era un montón de pieles
arrancadas de las ventanas y que, salvo por ellos, la cámara se hallaba
vacía.
Uno de ellos se precipitó a una ventana. Todos los barrotes menos uno
habían desaparecido y a éste estaba atado el extremo de una cuerda
trenzada hecha con tiras de las colgaduras de piel de la ventana.
A los peligros corrientes en la existencia de Jane Clayton se añadía
ahora la amenaza que representaba el hecho de que Obergatz conociera
su paradero. El león y la pantera le habían dado menos motivos de
ansiedad que el regreso de este tudesco sin escrúpulos, de quien siempre
había desconfiado y al que temía, y cuya degradación se veía ahora
inconmensurablemente aumentada por su aspecto descuidado y sucio,
su extraña risa sin alegría y su conducta poco natural. Ahora le temía
con un nuevo miedo, como si de pronto se hubiera convertido en la
personificación de algún horror sin nombre. La vida al aire libre que ella
había llevado había reforzado su sistema nervioso, sin embargo le
parecía que si este hombre la tocaba alguna vez se pondría a gritar, y,
posiblemente, incluso se desmayaría. Una y otra vez durante el día
siguiente a su encuentro inesperado, la mujer se reprochaba no haberle
matado como habría hecho con unja o un jato o con cualquier otra bestia
depredadora que hubiera amenazado su existencia o su seguridad. No
intentaba autojustificarse por estas siniestras reflexiones, pues no
necesitaban justificación. Las pautas por las que los actos de aquellos
como usted o como yo pueden ser juzgados no eran aplicables a ella.
Nosotros recurrimos a la protección de amigos y parientes y al ejército
civil que sostiene la majestad de la ley y que puede ser invocada para
proteger al honrado débil contra el honrado fuerte; pero Jane Clayton
comprendía en sí misma no sólo al honrado débil sino a todas las
diversas instituciones para la protección del débil. Para ella, entonces, el
teniente Erich Obergatz no presentaba ningún problema distinto al del
ja, el león, aparte de considerar al primero más peligroso. Y así decidió
que, en caso de que él no hiciera caso de su aviso, no se avendría a
razones cuando volvieran a encontrarse: la misma lanza veloz que
respondería a los avances del ja responderían a los de él.
Aquella noche su acogedor nidito situado en lo alto del gran árbol le
pareció menos seguro. Lo que resistiría las intenciones sanguinarias de
una pantera podía no ser una gran barrera para el hombre, e influida por
este pensamiento durmió peor que en noches anteriores. El más leve
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ruido que quebraba el monótono murmullo de la jungla nocturna la
sobresaltaba y la hacía permanecer alerta, completamente despierta, con
el oído aguzado en un intento por clasificar el origen de la perturbación,
y una vez la despertó así un ruido que parecía proceder de algo que se
movía en su mismo árbol. Escuchó con atención, sin respirar apenas. Sí,
ahí estaba otra vez. El arrastrar de algo blando sobre la dura corteza del
árbol. La mujer alargó el brazo en la oscuridad y cogió su lanza. Percibió
que una de las ramas que soportaban su refugio se hundía un poco,
como si la cosa, fuese lo que fuese, estuviera alzando su peso sobre la
rama. Se acercó un poco. Creía percibir su aliento. Se hallaba ante la
puerta. Lo oía hurgar en la frágil barrera. ¿Qué podía ser? No hacía
ningún ruido por el que ella pudiera identificarlo. Se puso a gatas y se
arrastró con sigilo por la escasa distancia que la separaba de la pequeña
puerta, la lanza aferrada con fuerza en la mano. Era evidente que algo
intentaba entrar sin despertarla. Se hallaba justo detrás del pequeño
artilugio hecho de ramas estrechas que había atado junto con hierbas y
a lo que denominaba puerta: sólo quedaban unos centímetros entre la
cosa y ella. Alargó la mano izquierda y palpó hasta que encontró un
punto en que una rama curvada había dejado una abertura de unos
cinco centímetros de ancho cerca del centro de la barrera. En ella insertó
la punta de la lanza. La cosa debió de oír que se movía dentro, pues de
pronto abandonó sus esfuerzos por mantenerse sigiloso y con furia
intentó abatir el obstáculo. En el mismo instante Jane arremetió con su
lanza con todas su fuerzas. Notó cómo penetraba en la carne. Se oyó un
grito y una maldición desde fuera, seguidos por el estrépito de un cuerpo
al caer entre ramas y follaje. Casi arrastró la lanza en su caída, pero
Jane la sostuvo hasta que se liberó de la cosa en la que había penetrado.
Era Obergatz; la maldición se lo indicó. Desde abajo no llegó ningún
otro ruido. ¿Le había matado? Liberarse de la amenaza de aquella odiosa
criatura era un verdadero alivio. Durante el resto de la noche Jane yació
despierta, escuchando. Imaginaba que abajo veía al hombre muerto con
su espantoso rostro bañado a la fría luz de la luna, boca arriba y con la
mirada fija hacia arriba, hacia ella.
Rogó que viniera un ja y se lo llevara a rastras, pero durante el resto de
la noche no oyó ningún otro ruido por encima del monótono murmullo de
la jungla. Se alegraba de que aquel hombre estuviera muerto, pero temía
la horrible prueba que le esperaba por la mañana, pues debía enterrar
aquella cosa que había sido Erich Obergatz y vivir allí, sobre la tumba
poco profunda del hombre al que había matado. Se reprochó entonces su
debilidad, repitiéndose una y otra vez que le había matado en defensa
propia, que su acto estaba justificado; pero ella era una mujer de hoy, y
llevaba consigo los mandatos de hierro del orden social en el que ella
había nacido, sus prohibiciones y sus supersticiones. Por fin llegó el
alba. Lentamente el sol coronó las distantes montañas más allá del Jadin-lul. Y sin embargo vacilaba en aflojar las ataduras de su puerta y
mirar a la cosa de abajo. Pero tenía que hacerlo. Se armó de valor y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
desató la correa hecha de pellejo que aseguraba la barrera. Miró abajo y
sólo la hierba y las flores la miraron. Salió de su refugio y examinó el
suelo en el lado opuesto del árbol; allí no había ningún hombre muerto,
ni en ningún sitio que ella pudiera ver. Poco a poco descendió, con
cautela y el oído alerta listo para la primera insinuación de peligro.
Al pie del árbol había un charco de sangre y un pequeño rastro de
gotas rojas sobre la hierba, que se alejaban paralelas a la orilla del Jadben-lul. ¡Entonces no le había matado! Percibió vagamente una peculiar
sensación doble de alivio y de pesar. Ahora siempre tendría dudas. Él
podía regresar; pero al menos ella no tendría que vivir sobre su tumba.
Pensó en seguir el rastro de sangre por si se hubiera alejado a rastras
para morir más tarde, pero abandonó la idea por miedo a encontrarle
muerto por allí cerca, o, peor aún, gravemente herido. ¿Qué podía hacer,
pues? No podía rematarle con su lanza; no, sabía que no podía hacerlo, y
tampoco podía hacerle volver y cuidarle, ni podía dejarle allí para que
muriera de hambre o de sed, o para que fuera presa de alguna bestia
salvaje. Era mejor no buscarle, pues tenía miedo de encontrarle.
Aquel día se sobresaltaba nerviosa a cada ruido súbito que oía. El día
anterior habida dicho que tenía nervios de acero; pero no hoy. Sabía la
conmoción que había sufrido y que ésta era la reacción. Al día siguiente
tal vez fuera diferente, pero algo le decía que jamás serían lo mismo su
pequeño refugio y la parcela de bosque y jungla que ella llamaba suyos.
Siempre se cerniría sobre ella la amenaza de aquel hombre. Ya no
pasaría noches de profundo sueño. La paz de su pequeño mundo se
había hecho añicos para siempre.
Aquella noche reforzó la puerta con correas adicionales hechas de piel
en bruto, cortada del pellejo del gamo que había matado el día en que se
encontró con Obergatz. Estaba muy cansada, pues la noche anterior
había perdido mucho sueño; pero durante largo rato yació con los ojos
abiertos de par en par contemplando la oscuridad. ¿Qué veía allí?
Visiones que provocaron lágrimas en aquellos valientes y hermosos ojos,
visiones de una cabaña laberíntica que había sido su hogar y que ya no
existía, destrozado por la misma fuerza cruel que ahora la acosaba en
este remoto rincón de la tierra; visiones de un hombre fuerte cuyo brazo
protector jamás volvería a apretarla contra sí, visiones de un hijo alto y
erguido que la miraba de un modo adorable con unos ojos sonrientes que
eran iguales que los de su padre. Siempre la visión de la sencilla cabaña
y no de los lujosos salones que habían formado parte de su vida igual
que el primero. Pero a él le gustaba más el bungaló y los extensos acres
de libertad y por eso a ella también le gustaban más.
Por fin se durmió, el sueño del agotamiento total. Cuánto duró, no lo
sabía; pero de pronto estuvo completamente despierta y otra vez oyó el
arrastrarse de un cuerpo contra la corteza del árbol, y de nuevo la rama
se dobló bajo un fuerte peso. ¡Había regresado! Ella se quedó helada,
temblando. ¡Era él, Dios mío! ¿Le había matado y esto era...? Trató de
alejar de su mente este horrible pensamiento, pues sabía que esto
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
conducía a la locura.
Una vez más se arrastró hasta la puerta, pues la cosa estaba justo
fuera como la noche anterior. Las manos le temblaban cuando colocó la
punta de su lanza en la abertura. Se preguntó si la cosa gritaría al caer.
XXI
El maníaco
Tarzán había quitado el último barrote que haría la abertura lo
bastante grande para que su cuerpo pasara, cuando oyó a los guerreros
susurrando tras la puerta de piedra de su prisión. Hacía rato que la
cuerda hecha de pellejo estaba trenzada. Asegurar un extremo al barrote
restante que había dejado con este fin fue cuestión de un momento, y
mientras los guerreros hablaban en susurros fuera, el cuerpo tostado del
hombre-mono se deslizó por la pequeña abertura y desapareció bajo el
antepecho de la ventana.
La huida de Tarzán de la celda le dejó aún dentro de la zona
amurallada que comprendía los jardines y edificios de palacio y del
templo. Hizo un reconocimiento lo mejor que pudo desde la ventana
después de sacar suficientes barrotes para asomarse por la abertura, así
que sabía lo que había inmediatamente delante de él: un callejón sinuoso
y en general desierto que conducía a la puerta que comunicaba el palacio
con la ciudad.
La oscuridad le facilitaría la huida. Incluso podría salir de palacio y de
la ciudad sin que le descubrieran. Si podía eludir la guardia apostada en
la puerta del palacio, el resto sería fácil. Anduvo a zancadas, seguro de sí
mismo, sin exhibir ningún miedo a ser descubierto, pues razonó que así
no levantaría sospechas. En la oscuridad pasaría sin problemas por un
ho-don y, a decir verdad, aunque pasó por delante de varios al salir del
callejón desierto, nadie se le acercó ni le detuvo, y así llegó por fin a la
guardia formada por media docena de guerreros ante la puerta de
palacio. Intentó pasar por delante de ellos con la misma actitud
indiferente, y lo habría logrado de no ser porque alguien venía corriendo
desde el templo gritando:
-¡Que nadie salga! ¡El prisionero se ha escapado del pal-ui ja!
Al instante un guerrero le impidió el paso y simultáneamente el tipo le
reconoció.
-Xot tor! -exclamó-. Aquí está. ¡A por él! ¡A por él! ¡Atrás! ¡Atrás antes de
que te mate!
Los otros se acercaron. No puede decirse que se precipitaran. Si era su
deseo lanzarse contra él, hubo una perceptible falta de entusiasmo,
aparte del que dirigió sus esfuerzos para persuadir a otro de que se
lanzara sobre él. Su fama de luchador hacía mucho tiempo que era tema
de conversación por el bien de la moral de los guerreros de Mo-sar. Era
más seguro mantener la distancia y lanzarle sus porras, y esto es lo que
hicieron, pero el hombre-mono había aprendido algo del uso de esta
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
arma desde que había llegado a Pal-ul-don. Grande era el respeto que
sentía por esta primitiva arma. Se dio cuenta de que los salvajes negros
que había conocido no apreciaban las posibilidades de sus palos con
protuberancias, y tampoco él; y había descubierto también por qué los
pal-ul-don habían convertido sus antiguas lanzas en arados y se aferraban solamente al garrote de punta pesada. En la ejecución mortal era
mucho más eficaz que una lanza y también servía de escudo protector,
combinando ambas cosas en una y reduciendo así la carga del guerrero.
Arrojados como ellos los arrojan, a la manera de los lanzadores de
martillo de los juegos olímpicos, un escudo comente resultaría más un
estorbo que una ventaja, mientras que uno que fuera lo bastante fuerte
para proteger tendría que ser demasiado pesado. Sólo otro garrote, hábilmente forjado para desviar el curso de un misil enemigo, es eficaz contra
estas formidables armas y, asimismo, el garrote de guerra de Pal-ul-don
puede arrojarse con exactitud a una mayor distancia que cualquier
lanza.
Se ponía a prueba lo que Tarzán había aprendido de Om-at y Ta-den.
Sus ojos y sus músculos, entrenados gracias a toda una vida de
necesidad, se movieron con la rapidez de la luz y su cerebro funcionó con
una celeridad inaudita que sugería nada menos que presciencia, y estas
cosas eran más que suficientes para compensar su falta de experiencia
con el garrote de guerra que tan diestramente manejaba. Fue rechazando
arma tras arma y siempre se movía con una sola idea en la cabeza:
colocarse al alcance de uno de sus adversarios. Pero ellos eran cautos,
pues temían a esta extraña criatura a quien los temores supersticiosos
de muchos de ellos atribuían el milagroso poder de la deidad.
Consiguieron mantenerse entre Tarzán y la puerta de la ciudad, y todo el
tiempo gritaban a pleno pulmón pidiendo refuerzos. En caso de que estos
llegaran antes de que él escapara, el hombre-mono sabía que sus
oportunidades serían mínimas, y por eso redobló sus esfuerzos para
llevar a cabo su plan.
Siguiendo su acostumbrada táctica, dos o tres de los guerreros siempre
se mantenían detrás de él, recogiendo los garrotes arrojados cuando la
atención de Tarzán estaba dirigida hacia otra parte. Él mismo recogió
algunos y los lanzó, con tan mortal efecto que eliminó a dos de sus
adversarios, pero ahora oía que se acercaban guerreros a toda prisa, el
patear de sus pies descalzos sobre el pavimento de piedra y luego los
gritos salvajes que lanzaban para alentar el valor de sus compañeros y
llenar de temor al enemigo. No había tiempo que perder. Tarzán sostenía
un garrote en cada mano; hizo oscilar uno y lo lanzó a un guerrero que
tenía delante, y cuando el hombre se agachó se abalanzó sobre él y le
agarró, al tiempo que arrojaba su segundo garrote a otro de sus
adversarios. El ho-don con el que forcejeaba se llevó la mano al cuchillo
pero el hombre-mono le agarró la muñeca. De repente se la retorció, se
oyó el chasquido de un hueso al romperse y un grito aterrador; luego
levantó al guerrero y lo utilizó como escudo protector entre sus com-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
pañeros y él, mientras retrocedía y salía por la puerta. Al lado de Tarzán
había la única antorcha que iluminaba la entrada al recinto del palacio.
Los guerreros avanzaban en socorro de sus compañeros cuando el
hombre-mono alzó a su cautivo por encima de su cabeza y lo lanzó
dándole de lleno en la cara del atacante que iba en primer lugar. El tipo
se desplomó y dos que iban directamente detrás de él cayeron de bruces
sobre su compañero, momento que el hombre-mono aprovechó para
coger la antorcha y lanzarla al recinto de palacio para extinguirse cuando
chocó con el cuerpo de los que encabezaban los refuerzos atacantes.
En la oscuridad que siguió Tarzán desapareció por las calles de Tu-lur
tras la puerta de palacio. Durante un rato oyó que le perseguían, pero el
hecho de que los ruidos se alejaran y extinguieran en dirección del Jadin-lul le indicó de que buscaban en la dirección equivocada, pues él
había girado hacia el sur de Tu-lur a propósito para despistarles. En las
afueras de la ciudad giró hacia el noroeste, en cuya dirección se
encontraba A-lur.
Sabía que en su camino se encontraba el Jad-ballul, cuya orilla se vio
obligado a rodear, y habría que cruzar un río en el extremo inferior del
gran lago en cuyas orillas se alzaba A-lur. Qué otros obstáculos
encontraría en su camino, no lo sabía, pero creía que ganaría tiempo si
iba a pie en lugar de intentar robar una canoa y seguir río arriba con un
solo remo. Su intención era poner tanta distancia como le fuera posible
entre él y Tu-lur antes de dormirse, pues estaba seguro de que Mo-sar no
aceptaría fácilmente su pérdida, sino que al llegar el día, o posiblemente
incluso antes, enviaría guerreros en su busca.
A unos dos o tres kilómetros de la ciudad penetró en un bosque y allí
por fin se sintió en cierta medida seguro como nunca se sentía en los
espacios abiertos o en las ciudades. El bosque y la jungla eran su patria.
Ninguna criatura que anduviera a cuatro patas, trepara por los árboles o
se arrastrara sobre su estómago tenía ninguna ventaja sobre el hombremono en su patria chica.
Como incienso y mirra eran los fuertes olores de la vegetación
putrefacta para el olfato del gran tarmangani. Irguió sus anchos
hombros, levantó la cabeza y llenó sus pulmones del aire que más amaba. La densa fragancia de las flores tropicales, la mezcla de olores
múltiples de la vida de la jungla acudieron a su cabeza provocándole una
agradable intoxicación mucho más potente que la contenida en las cosas
más antiguas de la civilización.
Ahora se subió a los árboles, no por necesidad sino por puro amor a la
libertad salvaje que le había sido negada tanto tiempo. Aunque estaba
oscuro y la selva era extraña, se movía con una seguridad y una facilidad
que indicaban más un extraño sentido de la percepción que una
habilidad maravillosa. Oyó al ja gemir en alguna parte más adelante y
una lechuza ululó tristemente a su derecha, sonidos familiares que no le
causaban ninguna sensación de soledad como le ocurriría a usted o a
mí, sino que, al contrario, le ofrecían compañía al indicar la presencia de
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sus compañeros de la jungla, y que fuera amigo o enemigo le importaba
poco al hombre-mono.
Al fin llegó a un pequeño arroyo en un lugar donde los árboles no se
juntaban arriba, por lo que se vio obligado a descender a tierra y meterse
en el agua para llegar a la otra orilla, donde se detuvo como si de pronto
su figura como de dios se hubiera transmutado de carne en mármol. Sólo
las ventanas de su nariz dilatándose mostraban su vitalidad. Durante un
largo momento se quedó así y luego veloz, pero con la precaución y el
silencio inherentes en él, avanzó de nuevo; toda su actitud denotaba
ahora que había una nueva urgencia. Había un propósito definido e
imperioso en cada movimiento de aquellos músculos de acero que se tensaban suavemente bajo la lisa piel morena. Ahora se dirigía hacia
determinada meta que evidentemente le llenaba de mucho más
entusiasmo que un posible regreso a A-lur.
Por fin llegó al pie de un gran árbol y allí se detuvo y miró hacia arriba,
donde, entre el follaje, vislumbró los débiles contornos de un bulto toscamente rectangular. Tarzán tuvo una sensación de ahogo en la garganta
cuando subió con cuidado a las ramas. Era como si el corazón se le
estuviera dilatando, de mayor felicidad o de mayor temor.
Ante el rústico refugio construido entre las ramas se detuvo a escuchar.
Procedente del interior llegó a su sensible olfato el mismo delicado aroma
que había detenido su atención en aquel pequeño arroyo a poco más de
un kilómetro de distancia. Se puso en cuclillas sobre una rama junto a la
pequeña puerta.
-Jane -llamó-, amor de mis amores, soy yo.
La única respuesta que le llegó desde dentro fue el ruido de alguien que
de pronto contenía el aliento, un medio jadeo y medio suspiro, y el ruido
de un cuerpo que caía al suelo. Tarzán se apresuró a buscar la forma de
liberar las ataduras que sujetaban la puerta, pero estaban atadas desde
el interior, y al fin, impaciente, cogió la frágil barrera con una gigantesca
mano y con un solo esfuerzo la desgarró por completo. Entró y vio el
cuerpo aparentemente sin vida de su compañera tirado en el suelo.
La cogió en sus brazos; el corazón de ella latía; aún respiraba, y
entonces él se dio cuenta de que sólo se había desmayado. Cuando Jane
Clayton recobró el conocimiento se encontró estrechada con fuerza por
dos fuertes brazos, la cabeza apoyada en el ancho hombro donde antes
tan a menudo había calmado sus temores y consolado sus tristezas. Al
principio no estaba segura de que no fuera un sueño. Tímidamente le
acercó la mano a la mejilla.
-John -murmuró-, dime, ¿eres tú realmente?
Como respuesta él la atrajo más hacia sí.
-Lo soy -respondió-. Pero tengo algo en la garganta -dijo vacilante- que
me impide hablar con facilidad.
Ella sonrió y se acurrucó junto a él.
-Dios ha sido bueno con nosotros, Tarzán de los Monos -dijo.
Durante un rato ninguno de los dos habló. Les bastaba estar juntos y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
que cada uno supiera que el otro estaba vivo y a salvo. Pero al fm
recuperaron la voz y cuando salió el sol aún estaban charlando, tanto
tenían que contarse, tantas preguntas que hacerse.
-Y Jack -preguntó ella-, ¿dónde está?
-No lo sé -respondió Tarzán-. Lo último que supe de él es que estaba en
el frente de Argona.
-Entonces nuestra felicidad no es completa -dijo ella con una leve nota
de tristeza en la voz.
-No -coincidió él-, pero actualmente ocurre lo mismo en innumerables
hogares ingleses, y en ellos el orgullo está aprendiendo a ocupar el lugar
de la felicidad.
Ella meneó la cabeza.
-Yo quiero a mi chico -dijo.
-Y yo también -convino Tarzán-, y quizás aún lo tengamos. Lo último
que supe era que estaba sano y salvo. Y ahora prosiguió-, debemos
planear nuestro regreso. ¿Te gustaría reconstruir la cabaña y reunir a los
waziri que queden, o preferirías regresar a Londres?
-Sólo quiero encontrar a Jack -respondió ella-. Siempre sueño con la
cabaña y nunca con la ciudad pero, John, sólo podemos soñar, pues
Obergatz me dijo que había dado la vuelta a toda esta región y no había
encontrado ningún sitio por donde cruzar el pantano.
-Yo no soy Obergatz -le recordó Tarzán, sonriendo-. Hoy podemos
descansar, y mañana partiremos hacia el norte. Es una región salvaje,
pero la hemos cruzado una vez y podemos volver a hacerlo.
Y así, a la mañana siguiente, el tarmangani y su compañera
emprendieron viaje a través del valle de Jad-ben-Otho; al frente tenían
hombres fieros y bestias salvajes, y las elevadas montañas de Pal-uldon,
y detrás de las montañas los reptiles y el pantano, y detrás la árida
estepa cubierta de espinos y otras bestias salvajes y kilómetros y
kilómetros de hostil tierra virgen que les separaban de las ruinas
carbonizadas de su hogar.
El teniente Obergatz se arrastró por la hierba, dejando un rastro de
sangre tras de sí después de que la lanza de Jane le enviara al suelo bajo
el árbol donde ella se encontraba. Después del único grito que había
proferido, que indicaba la gravedad de su herida, no hizo ningún ruido.
Permanecía en silencio debido a un gran miedo que se había apoderado
de su pervertido cerebro de que la mujer diablesa le persiguiera y le
matara. Por eso se arrastró como cualquier asquerosa bestia
depredadora, buscando un arbusto donde tumbarse y esconderse. Creyó
que moriría, pero no fue así, y al llegar el nuevo día descubrió que su
herida era superficial. La tosca lanza con punta de obsidiana había
penetrado en los músculos del costado debajo del brazo derecho y le
causaba dolor, pero no era una herida fatal. Al darse cuenta de este
hecho acudió a él un renovado deseo de poner la máxima distancia
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
posible entre él y Jane Clayton. Siguió avanzando a gatas, debido a una
persistente alucinación de que de este modo podría escapar a la
observación. Sin embargo, pese a que huía, su mente daba vueltas a un
deseo central: mientras huía de ella seguía planeando perseguirla, y a su
deseo de poseerla se añadió el deseo de vengarse. Ella pagaría por el
sufrimiento que le había infligido. Pagaría por rechazarle, pero por
alguna razón que no trató de explicarse se alejó a gatas para ocultarse.
Pero volvería. Volvería y, cuando hubiese acabado con ella, cogería
aquella suave garganta en sus manos y le arrebataría la vida.
Siguió repitiéndose eso una y otra vez para sus adentros y luego se
echó a reír con aquellas fuertes y espantosas carcajadas que habían
aterrado a Jane. Después se dio cuenta de que le sangraban las rodillas
y de que le dolían. Miró atrás con cautela. No se veía a nadie. Aguzó el
oído. No oyó nada que indicara que le perseguían, así que se puso en pie
y prosiguió su camino, cubierto de polvo y sangre, la barba y el pelo
enmarañados y apelmazados y llenos de erizos y terrones de barro seco y
una suciedad indecible. No controlaba el tiempo. Comió frutas, bayas y
tubérculos que había arrancado de la tierra con sus dedos. Siguió la
orilla del lago y el río para estar cerca del agua, y cuando el ja rugía o
gemía se encaramaba a un árbol y se ocultaba allí, temblando.
Al cabo de un tiempo llegó a la orilla sur del Jadben-lul hasta que un
ancho río detuvo su avance. Al otro lado del agua azul una ciudad blanca
relucía bajo el sol. La contempló largo rato, parpadeando como una
lechuza. Poco a poco acudió a su confuso cerebro un recuerdo. Esto era
A-lur, la Ciudad de la luz. La asociación de ideas le hizo recordar Bulur y
los waz-ho-don. Le habían llamado Jad-benOtho. Echó a reírse en voz
alta, se irguió y echó a andar arriba y abajo junto a la orilla.
-Soy Jad-ben-Otho -exclamó-. Soy el Gran dios. En A-lur están mi
templo y mis sumos sacerdotes. ¿Qué está haciendo Jad-ben-Otho aquí
solo en la jungla?
Entró en el agua y, alzando la voz, lanzó un alarido hacia A-lur.
-¡Soy Jad-ben-Otho! -gritó-. Venid, esclavos, y llevad a vuestro dios a
su templo.
Pero se hallaba a gran distancia y no le oyeron; nadie acudió, y su
mente débil estaba distraída con otras cosas: un pájaro que volaba en el
aire, un enjambre de pececillos que nadaban alrededor de sus pies. Se
abalanzó sobre ellos tratando de capturarlos, y se puso a cuatro patas
para avanzar por el agua intentando agarrar inútilmente a los esquivos
peces. Entonces se le ocurrió que era un león marino y se olvidó de los
peces y se tumbó, tratando de nadar retorciendo los pies en el agua como
si fueran una cola. Las penalidades, las privaciones, los terrores y,
durante las últimas semanas, la falta de nutrición adecuada habían
reducido a Erich Obergatz a poco más que un balbuceante idiota. Una
serpiente de agua avanzaba en el agua y el hombre la persiguió,
avanzando a gatas. La serpiente nadó hacia la orilla justo en la
desembocadura del río, donde crecían altos juncos, y Obergatz la siguió,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
emitiendo gruñidos como un cerdo. Perdió a la serpiente entre los densos
juncos pero tropezó con otra cosa: una canoa escondida cerca de la
orilla. La examinó con grandes risotadas. Dentro había dos remos que él
cogió y arrojó al agua. Los observó un rato y luego se sentó al lado de la
canoa y empezó a salpicar con las manos en el agua. Le gustaba oír el
ruido y ver las pequeñas salpicaduras. Se frotó el antebrazo izquierdo
con la mano derecha y la suciedad salió y dejó una mancha blanca que le
llamó la atención. Se frotó de nuevo la sangre y la mugre que cubría su
cuerpo. No intentaba lavarse; simplemente le divertían los extraños
resultados.
-Me estoy volviendo blanco -exclamó.
Apartó la mirada de su cuerpo, ahora que la porquería y la sangre
habían salido, y volvió a ver la blanca ciudad que relucía bajo el ardiente
sol.
-¡A-lur, Ciudad de la luz! -aulló, y eso le recordó de nuevo Tu-lur, y por
el mismo proceso de asociación de ideas que antes se lo había sugerido,
recordó que los waz-ho-don le habían tomado por Jad-ben-Otho.
-¡Soy Jad-beri-Otho! -gritó, y entonces bajó los ojos de nuevo a la
canoa. Se le ocurrió una nueva idea. Se miró a sí mismo, examinando su
cuerpo, y viendo el sucio taparrabo que llevaba, ahora empapado de agua
y más andrajoso que antes, se lo arrancó y lo arrojó al lago-. Los dioses
no llevan sucios harapos -dijo en voz alta-. No llevan nada más que
coronas y guirnaldas de flores, y yo soy un dios; soy Jad-ben-Otho, y me
dirijo a mi ciudad santa de A-lur.
Se pasó los dedos por la enmarañada barba. El agua había ablandado
los erizos pero no los había hecho caer. El hombre sacudió la cabeza. El
pelo y la barba no armonizaban con sus otros atributos divinos. Ahora
empezaba a pensar con más claridad, pues la gran idea se había
apoderado de su dispersa mente y se concentró en un solo fin, pero
seguía siendo un maníaco. La única diferencia radicaba en que ahora era
un maníaco con una idea fija. Salió a la orilla y recogió flores y helechos
y los tejió entre su pelo y su barba (vistosas flores de diferentes colores)
verdes helechos que le colgaban por las orejas o se elevaban erguidos
como las plumas en el sombrero de una dama.
Cuando le pareció que su aspecto causaría en el más indiferente
observador la impresión de que era un dios, volvió a la canoa, la empujó
desde la orilla y se metió en ella de un salto. El ímpetu le llevó a la
comente del río y la corriente le arrastró al lago. El hombre desnudo se
mantenía erecto en el centro de la pequeña embarcación, con los brazos
cruzados sobre el pecho. Proclamaba a gritos su mensaje a la ciudad:
-¡Soy Jad-ben-Otho! ¡Que el sumo sacerdote y los segundos sacerdotes
me atiendan!
Cuando la corriente del río se disipó en las aguas del lago el viento
empujó al hombre y su embarcación y los arrastró hacia adelante. A
veces se dejaba llevar dando la espalda a A-lur y a veces de cara a ésta, y
gritaba su mensaje y sus órdenes. Aún se encontraba en medio del lago
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
cuando alguien le descubrió desde la muralla de palacio y, cuando
estuvo más cerca, una multitud de guerreros y mujeres y niños se había
congregado para observarle y junto a los muros del templo había muchos
sacerdotes y entre ellos Lu-don, el sumo sacerdote. Cuando el barco se
hubo acercado lo suficiente para distinguir la extravagante figura que iba
de pie en ella y captar el significado de sus palabras, Lu-don entrecerró
sus ojos taimados. El sumo sacerdote se había enterado de la huida de
Tarzán y temía que si se unía a las fuerzas de Ja-don, como parecía
probable, atraería a muchos que aún creerían en él, y, aunque falso, el
Dor-ul-Otho en las filas enemigas fácilmente causaría estragos en los
planes de Lu-don.
El hombre se estaba acercando. Su canoa pronto sería atrapada en la
corriente que discurría cerca de la orilla y hacia el río que vaciaba las
aguas del Jad-ben-lul en el Jad-bal-lul. Los segundos sacerdotes
miraban a Lu-don aguardando instrucciones.
-¡Traedlo aquí! -ordenó-. Si es Jad-ben-Otho quiero conocerle.
Los sacerdotes acudieron presurosos al recinto de palacio y reunieron
guerreros.
-Id, llevad el extranjero a Lu-don. Si es Jad-benOtho queremos
conocerle.
El teniente Erich Obergatz fue llevado ante el sumo sacerdote de A-lur.
Lu-don examinó de cerca al hombre desnudo con aquel fantástico
tocado.
-¿De dónde vienes? -preguntó.
-Soy Jad-ben-Otho -gritó el alemán-. Vengo del cielo. ¿Dónde está mi
sumo sacerdote?
-Yo soy el sumo sacerdote -respondió Lu-don.
Obergatz batió palmas.
-Que me bañen los pies y me traigan comida -ordenó.
Lu-don entrecerró los ojos hasta que fueron simples ranuras en una
expresión de hábil astucia. Hizo una profunda reverencia hasta tocar con
la frente los pies del extranjero. Lo hizo ante los ojos de muchos
sacerdotes y guerreros de palacio.
-¡Eh, esclavos! -gritó-, id por agua y comida para el Gran dios -y así el
sumo sacerdote reconoció ante su gente la divinidad del teniente Erich
Obergatz, y la historia no tardó mucho en correr como la pólvora por
todo el palacio, y en la ciudad, y más allá, hasta las más remotas aldeas,
y hasta Tu-lur.
El verdadero dios había venido; el propio Jad-benOtho, y había
abrazado la causa de Lu-don, el sumo sacerdote. Mo-sar no perdió
tiempo y se puso enseguida a disposición de Lu-don, sin mencionar sus
reclamaciones del trono. La opinión de Mo-sar era que podía
considerarse afortunado si se le permitía seguir su pacífica ocupación de
la jefatura de Tulur, y Mo-sar no se equivocaba en sus deducciones.
Pero Lu-don aún podía utilizarle y por eso le dejó vivir y le envió recado
de que fuera a A-lur con todos sus guerreros, pues se rumoreaba que Ja-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
don estaba reuniendo un gran ejército en el norte y pronto podría
marchar sobre la Ciudad de la luz.
Obergatz disfrutaba plenamente de ser un dios. La abundante comida,
la paz mental y el descanso le devolvieron en parte la razón que tan
rápidamente se le había escapado; pero en un aspecto estaba más loco
que nunca, ya que ahora ningún poder en la tierra sería jamás capaz de
convencerle de que no era un dios. Pusieron esclavos a su disposición y
les dio órdenes al modo de los dioses. La misma porción de su mente,
cruel por naturaleza, se encontró en terreno común con la mente de Ludon, de modo que los dos parecían siempre de acuerdo. El sumo
sacerdote veía en el extranjero una fuerza poderosa a la que aferrar para
siempre su poder en todo Pal-ul-don, y el futuro de Obergatz estaba asegurado siempre que interpretara el papel de dios para el sumo sacerdote
Lu-don.
Erigieron un trono en el salón del templo principal ante el altar oriental
donde Jad-ben-Otho se sentaba en persona y contemplaba los sacrificios
que le eran ofrecidos allí cada día al ponerse el sol. Tanto disfrutaba
aquella mente cruel y medio enloquecida con estos espectáculos, que en
ocasiones incluso insistía en utilizar él mismo el cuchillo del sacrificio, y
en tales ocasiones los sacerdotes y el pueblo bajaban el rostro
sobrecogidos ante aquella espantosa deidad. Si bien Obergatz les enseñó
a no amar más a su dios, les enseñó a temerle como nunca lo habían
hecho antes, de modo que el nombre de Jad-ben-Otho se pronunciaba
entre susurros en la ciudad y se hacía obedecer a los niños pequeños
simplemente mencionándolo. Lu-don, a través de sus sacerdotes y
esclavos, hizo circular el rumor de que Jad-ben-Otho había ordenado a
todos sus leales seguidores que se atuvieran a las indicaciones del sumo
sacerdote de A-lur y que todos los demás fueran malditos, en especial
Jadon y el impostor que había fingido ser el Dor-ulOtho. La maldición
cobrarla la forma de pronta muerte después de terribles sufrimientos, y
Lu-don hizo que se publicara que el nombre de cualquier guerrero que se
quejara de dolor debía serle comunicado, pues podría ser considerado
sospechoso, ya que los primeros efectos de la maldición darían como
resultado ligeros dolores que atacarían a los impíos. Aconsejó a los que
sentían dolores que examinaran atentamente su lealtad. El resultado fue
notable e inmediato: media nación sin dolor, y voluntarios que acudían
en tropel a A-lur a ofrecer sus servicios a Lu-don mientras esperaban en
secreto que los leves dolores que habían sentido en un brazo, una pierna
o el estómago no se repitieran en forma más grave.
XXII
Viaje en gryf
Tarzán y Jane rodearon la orilla del Jad-ba-lul y cruzaron el río en la
cabecera del lago. Se movían con un ojo puesto en la comodidad y la
seguridad, pues el hombre-mono, ahora que había encontrado a su
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
compañera, estaba decidido a no correr ningún riesgo que pudiera volver
a separarles, retrasarles o impedirles huir de Pal-ul-don. Cómo iban a
cruzar de nuevo el pantano, era algo que le preocupaba poco por
entonces; tendría tiempo suficiente para pensar en ello cuando se
acercara el momento. Sus horas estaban llenas de la felicidad y el
contento que le producían la reunión con Jane tras la larga separación;
tenían mucho de que hablar, pues los dos habían superado muchas
pruebas y vicisitudes y extrañas aventuras, y no podían dejar de
explicarse ninguna hora importante ocurrida desde que se habían visto
por última vez. La intención de Tarzán era elegir un camino por encima
de A-lur y las aldeas dispersas de los ho-don, pasando a medio camino
entre éstas y las montañas, evitando así, en la medida de lo posible, a los
ho-don y a los waz-don, pues en esta zona se hallaba el territorio neutral
habitado por ambos. Así viajaría al noroeste hasta el otro lado del Korul
ja, donde tenía intención de detenerse a saludar a Om-at, darle al gund
recuerdos de Pan-at-lee y contarle un plan que Tarzán tenía para asegurar el regreso de ésta sana y salva. Era el tercer día de su viaje y casi
habían llegado al río que pasa por A-lur, cuando de pronto Jane agarró el
brazo de Tarzán y señaló adelante hacia la linde de un bosque al que se
acercaban. Bajo las sombras de los árboles se erguía un gran bulto que
el hombre-mono reconoció al instante.
-¿Qué es? -preguntó Jane en susurros.
-Un gryf -respondió el hombre-mono-, y lo hemos encontrado en el peor
sitio posible. No hay ningún árbol grande en medio kilómetro, aparte de
esos entre los que está él. Vamos, tenemos que volver atrás, Jane; no
puedo arriesgarme yendo contigo. Lo mejor que podemos hacer es rezar
para que no nos descubra.
-¿Y si nos descubre?
-Entonces tendré que arriesgarme. ¿Arriesgarte a qué?
-A la posibilidad de poder subyugarle como hice con uno de los suyos respondió Tarzán-. Te lo conté, ¿te acuerdas?
-Sí, pero no me imaginaba una criatura tan enorme. John, es grande
como un portaaviones. El hombre-mono se rió.
-No tanto, pero admito que cuando embiste parece igual de formidable.
Se alejaban lentamente para no llamar la atención de la bestia.
-Creo que vamos a conseguirlo -susurró la mujer, la voz tensa por la
emoción contenida.
Les llegó un rugido bajo como el trueno lejano desde el bosque. Tarzán
meneó la cabeza.
-«El gran espectáculo está a punto de empezar en la carpa principal» citó, sonriendo. De pronto atrajo a la mujer a su pecho y la besó-. Nunca
se sabe, Jane dijo-. Haremos lo que podamos. Dame tu lanza, y... no
eches a correr. La única esperanza que tenemos reside más en ese
pequeño cerebro que en el nuestro. Si pudiera controlarlo... bueno,
veamos.
La bestia había salido del bosque y miraba alrededor con sus ojos
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
débiles, evidentemente buscándoles a ellos. Tarzán alzó la voz en las
extrañas notas del grito de los tor-o-don:
-Whee-oo! Whee-oo!
Por un momento la gran bestia se quedó inmóvil, atraída por la
llamada. El hombre-mono avanzó directo hacia él, Jane Clayton a su
lado.
-Whee-oo! -volvió a gritar. Un rugido bajo les llegó procedente del
cavernoso pecho del gryf en respuesta a la llamada, y la bestia avanzó
lentamente hacia ellos.
-¡Bien! -exclamó Tarzán-. Ahora tenemos la fortuna de cara. ¿Puedes
conservar la calma?, bueno, no necesito preguntártelo.
-No conozco el miedo cuando estoy con Tarzán de los Monos -respondió
ella con voz tierna, y él sintió la presión de sus suaves dedos en su brazo.
Se acercaron al gigantesco monstruo de una época olvidada hasta que
se hallaron a la sombra de un inmenso hombro.
-Whee-oo! -gritó Tarzán, y cogiendo a Jane de la mano le hizo dar la
vuelta al monstruo por detrás y subirse a la ancha cola hasta el gran
lomo con cuernos-. Ahora cabalgaremos de la forma en que nuestros
antepasados hacían, ante la que la pompa de los reyes modernos
palidece y se convierte en baratija e insignificancia. ¿Te gustaría pasear
por Hyde Parke en una montura como ésta?
-Me temo que los agentes de policía se quedarían perplejos al ver
nuestras costumbres, John -dijo ella, riendo.
Tarzán guió al gryf en la dirección en la que deseaban ir. Fuertes
pendientes y profundos ríos no resultaban el más mínimo obstáculo para
la enorme criatura.
-Es un tanque prehistórico -dijo Jane, y riendo y charlando
prosiguieron su viaje.
Una vez se toparon inesperadamente con una docena de guerreros hodon cuando el gryf entró en un pequeño claro. Los tipos estaban
tumbados a la sombra de un árbol que crecía solitario. Cuando vieron a
la bestia se pusieron en pie de un salto con gran consternación, y al oír
sus gritos el gryf emitió su espantoso bramido y les embistió. Los guerreros huyeron despavoridos en todas direcciones mientras Tarzán
trataba de controlar a la bestia pinchándole en el hocico con la lanza.
Finalmente lo logró, justo cuando el gryf estaba casi sobre un pobre
diablo al que parecía haber elegido como presa especial. Con un rugido
de enojo el gryf se detuvo y el hombre, echando una única mirada atrás
que mostró un rostro blanco de terror, desapareció en la jungla a la que
quería llegar.
El hombre-mono rebosaba de alegría. Había dudado de si podría
controlar a la bestia si se le metía en la cabeza atacar a una víctima, y
había tenido intención de abandonar la idea antes de llegar al Kor-ul ja.
Ahora alteró sus planes: cabalgarían hasta la aldea misma de Om-at en
el gryf, y el Kor-ul ja tendría motivo de conversación durante muchas
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
generaciones venideras. No sólo era el instinto espectacular del hombremono lo que le hacía preferir este plan. La seguridad de Jane tenía algo
que ver pues sabía que ella se encontraría a salvo de hombre y bestia por
igual si se hallaba a lomos de la criatura más formidable de Pal-ul-don.
Mientras avanzaban lentamente en dirección al Kor-ul ja, pues el paso
natural del gryf está lejos de ser rápido, un puñado de aterrados
guerreros llegaron jadeantes a A-lur, difundiendo una extraña historia
del Dor-ul-Otho, sólo que ninguno se atrevía a llamarle el Dor-ul-Otho en
voz alta. En cambio, se referían a él como Tarzán jad-guru y contaron
que le habían visto montado en un poderoso gryf al lado de la hermosa
mujer extranjera a quien Kotan habría hecho reina de Pal-ul-don. La
historia llegó a oídos de Lu-don, quien hizo que los guerreros fueran
llevados a su presencia, y entonces les interrogó hasta que por fin se
convenció de que decían la verdad. Cuando le informaron de la dirección
en la que viajaban, Lu-don supuso que se dirigían a Jalur para unirse a
Ja-don, contingencia que él creía debía evitar a toda costa. Como solía
hacer ante una emergencia, llamó a consulta a Pan-sat y durante largo
rato permanecieron reunidos. Cuando acabaron habían trazado un plan.
Pan-sat fue de inmediato a sus aposentos, donde se quitó el tocado y las
correas de sacerdote y se puso el arnés y las armas de un guerrero.
Luego volvió con Lu-don.
-¡Dios mío! -exclamó este último cuando le vio-. Ni siquiera tus
compañeros sacerdotes o los esclavos que te sirven a diario te
reconocerían. No pierdas el tiempo, Pan-sat, pues todo depende de la
velocidad con que tires y... ¡recuerda! Mata al hombre si puedes; pero en
cualquier caso, tráeme a la mujer viva. ¿Comprendes?
-Sí, señor -respondió el sacerdote, y así fue que un guerrero solitario
partió de A-lur y emprendió camino hacia el noroeste, hacia Ja-lur.
La garganta que se levanta al lado del Kor-ul ja está deshabitada, y allí
el astuto Ja-don había decidido movilizar a su ejército para su descenso
sobre A-lur. Dos consideraciones influyeron en él: una era el hecho de
que si podía mantener sus planes secretos al enemigo, tendría la ventaja
de atacar por sorpresa a las fuerzas de Lu-don desde una dirección de la
que no esperarían ser atacados, y entretanto podría mantener a sus
hombres lejos de los chismorreos de las ciudades donde ya circulaban
extrañas historias relativas a la llegada de Jad-ben-Ohto en persona para
ayudar al sumo sacerdote en su guerra contra Ja-don. Se precisaron
corazones duros y otros leales para no hacer caso de las implícitas
amenazas de venganza divina que estas historias sugerían. Ya se habían
producido algunas deserciones y la causa de Ja-don parecía destinada a
la destrucción. Tal era el estado de las cosas cuando un centinela
apostado en el montículo de la boca de la garganta envió recado de que
había observado en el valle lo que desde lejos parecía nada menos que
dos personas montadas a lomos de un gryf. Dijo que sólo les había divi-
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
sado cuando pasaban por los espacios abiertos, y parecían viajar río
arriba en la dirección al Kor-ulja. Al principio Ja-don se inclinó por
dudar de la veracidad de esta información; pero, como todos los buenos
generales, no podía permitir que ni siquiera algo visiblemente falso
quedara sin ser investigado. Decidió visitar él mismo el montículo y
enterarse con detalle de qué era lo que el centinela había observado a
través de las deformadas lentes del miedo. Apenas había ocupado su
lugar al lado del hombre cuando el tipo le tocó en el brazo y dijo:
-Ahora están más cerca -susurró-, se les puede ver claramente.
Y ya seguro, a menos de doscientos metros, vio Ja-don lo que en su
larga experiencia en Pal-ul-don jamás había visto: dos humanos
montados en el ancho lomo de un gryf. Al principio apenas podía dar
crédito a sus propios ojos, pero pronto comprendió que aquellas
criaturas no podían ser más que lo que aparentaban, y entonces
reconoció al hombre y se puso en pie lanzando un fuerte grito.
-¡Es él! -anunció a los que le rodeaban-. ¡Es el Dor-ul-Otho en persona!
El gryf y los que lo montaban oyeron el grito aunque no entendieron las
palabras. El primero lanzó un rugido terrorífico y echó a andar en
dirección al montículo, y Ja-don, seguido por unos cuantos de sus más
intrépidos guerreros, corrió para reunirse con él. Tarzán, poco dispuesto
a enzarzarse en una discusión innecesaria, intentó que el animal diera la
vuelta, pero como la bestia no era nada tratable, siempre se precisaban
unos minutos para que la voluntad de su amo le doblegara; y los dos
grupos se hallaban bastante cerca antes de que el hombre-mono lograra
impedir la enloquecida embestida de su furiosa montura.
Ja-don y sus guerreros, sin embrgo, habían comprendido que esta
atronante criatura se dirigía hacia ellos con malas intenciones, y
supusieron que lo mejor era encaramarse a los árboles. Bajo esos árboles
detuvo por fin Tarzán al gryf. Ja-don le llamó desde arriba.
-Somos amigos -gritó-. Soy Ja-don, jefe de Jalur. Yo y mis guerreros
nos inclinamos a los pies de Dor-ul-Otho y rogamos que nos ayude en
nuestra justa lucha contra Lu-don, el sumo sacerdote.
-¿Todavía no le habéis derrotado? -preguntó Tarzán-. Vaya, creía que
serías rey de Pal-ul-don mucho antes.
-No -replicó Ja-don-. La gente teme al sumo sacerdote y, ahora que
tiene en el templo a uno que afirma ser Jad-ben-Otho, muchos de mis
guerreros tienen miedo. Si supieran que el Dor-ul-Otho ha regresado y
que ha bendecido la causa de Ja-don, estoy seguro de que la victoria
sería nuestra.
Tarzán pensó durante un largo minuto y luego habló:
-Ja-don fue uno de los pocos que creyeron en mí -dijo, y deseaba darme
un tratamiento justo. Estoy en deuda con Ja-don y tengo una cuenta
pendiente con Lu-don, no sólo por mi parte, sino principalmente por la
de mi compañera. Iré contigo, Jadon, para castigar a Lu-don como se
merece. Dime, jefe, ¿cómo puede el Dor-ul-Otho servir mejor a la gente
de su padre?
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Viniendo conmigo a Ja-lur y a las aldeas vecinas -se apresuró a
responder Ja-don-, para que la gente vea que en verdad eres el Dor-ulOtho y que sonríes a la causa de Ja-don.
-¿Crees que creerán más en mí ahora que antes? -preguntó el hombremono.
-¿Quién se atrevería a dudar de que quien monta el gran gnjf es menos
que un dios? -replicó el viejo jefe.
-Y si voy contigo a la batalla de A-lur -preguntó Tarzán-, ¿puedes
garantizarme la seguridad de mi compañera mientras esté lejos de ella?
-Permanecerá en Ja-lur con la princesa O-lo-a y mis propias mujeres respondió Ja-don-. Allí estará a salvo, pues dejaré a guerreros de
confianza para protegerlas. Di que vendrás, oh Dor-ul-Otho, y mi copa de
felicidad estará llena, pues ahora mismo Ta-den, mi hijo, marcha hacia
A-lur con una fuerza procedente del noroeste y, si podemos atacar con el
Dor-ul-Otho a la cabeza desde el nordeste, nuestras armas saldrán
victoriosas.
-Será como tú lo deseas, Ja-don -respondió el hombre-mono-, pero
primero debes hacer que traigan carne para mi gryf.
-Hay muchas bestias muertas en el campamento, arriba -dijo Ja-don-,
pues mis hombres tienen pocas ocupaciones aparte de cazar.
-Bien -exclamó Tarzán-. Que las traigan enseguida.
Y cuando trajeron la comida y la dejaron a cierta distancia, el hombremono se deslizó del lomo de su fiera montura y lo alimentó con sus
propias manos.
-Procurad que siempre haya mucha carne para él -dijo a Ja-don, pues
suponía que su dominio duraría poco si la perversa bestia estaba
demasiado hambrienta.
Era ya de mañana cuando pudieron partir para Ja-lur, pero Tarzán
encontró al gryf tumbado donde le había dejado la noche anterior junto a
los cuerpos de dos antilopes y un león; pero ahora sólo estaba el gryf.
-Los paleontólogos dicen que era herbívoro -dijo Tarzán cuando se
acercaba con Jane a la bestia.
Hicieron el viaje a Ja-lur a través de las aldeas dispersas donde Ja-don
esperaba despertar un mayor entusiasmo por su causa. Un grupo de
guerreros precedía a Tarzán para que la gente estuviera preparada, no
sólo para ver al gryf sino para recibir al Dor-ul-Otho como correspondía a
su categoría. Los resultados fueron todo lo que Ja-don esperaba, y en
ninguna aldea por la que pasaron dudó nadie de la divinidad del
hombre-mono. Cuando se acercaban a Ja-lur un extraño guerrero se
unió a ellos, uno a quien ninguno de los que seguían a Ja-don conocía.
Dijo que procedía de una de las aldeas situadas al sur y que había sido
tratado injustamente por uno de los jefes de Lu-don. Por este motivo
había desertado y acudía al norte con la esperanza de encontrar un
hogar en Ja-lur. Como toda suma a sus fuerzas era recibida con agrado,
el viejo jefe permitió que el extranjero les acompañara, y por eso entró en
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Ja-lur con ellos.
Surgió entonces la cuestión de qué había que hacer con el gryf
mientras se hallaran en la ciudad. Tarzán tuvo dificultades para impedir
que la bestia salvaje atacara a todos los que se acercaban a ella cuando
entraron por primera vez en el campamento de Ja-don, en la garganta
deshabitada junto al Kor-ul ja, pero durante la marcha a Ja-lur la criatura había parecido acostumbrarse a la presencia de los ho-don. Estos
últimos, sin embargo, no le daban motivos de irritación ya que se
mantenían lo más lejos posible de él, y cuando pasaba por las calles de
la ciudad era contemplado desde la seguridad de altas ventanas y
tejados. Aunque parecía haberse vuelto tratable, no existió mucho entusiasmo para secundar la sugerencia de dejarle suelto por la ciudad. Por
fin se sugirió que fuera encerrado en un recinto tapiado dentro del
recinto de palacio, y esto fue lo que se hizo. Tarzán le hizo entrar
después de que Jane hubiera desmontado. Le arrojaron más carne y lo
dejaron solo, pues los sobrecogidos habitantes de palacio ni siquiera se
atrevían a encaramarse a las paredes para mirarlo.
Ja-don acompañó a Tarzán y Jane a los aposentos de la princesa O-lo-a
quien, en cuanto vio al hombre-mono, se arrojó al suelo y puso la frente
sobre sus pies. Pan-at-lee estaba con ella y también pareció alegrarse de
ver de nuevo a Tarzán jad-guru. Cuando descubrieron que Jane era su
compañera la miraron casi con igual sobrecogimiento, ya que incluso los
guerreros de Ja-don más escépticos estaban ahora convencidos de que
estaban agasajando a un dios y a una diosa en la ciudad de Ja-lur, y que
con la ayuda del poder de estos dos, la causa de Ja-don pronto vencería
y el viejo hombre león se sentaría en el trono de Pal-ul-don.
Por O-lo-a se enteró Tarzán de que Ta-den había regresado y que iban a
unirse en matrimonio con los extraños ritos de su religión y de acuerdo
con la costumbre de su pueblo en cuanto Ta-den regresara de la batalla
que iba a librarse en A-lur.
Los que iban a participar en la batalla se estaban congregando en la
ciudad y se decidió que al día siguiente Ja-don y Tarzán regresaran al
cuerpo principal en el campamento escondido y al caer la noche se
efectuaría el ataque sobre las fuerzas de Lu-don en A-lur. Se envió
recado de esto a Ta-den adonde él esperaba con sus guerreros en el lado
norte del Jad-ben-lul, a pocos kilómetros de A-lur.
Para llevar a cabo estos planes era necesario dejar a Jane en el palacio
de Ja-don en Ja-lur, pero O-loa y sus mujeres estaban con ella y había
muchos guerreros para protegerlas, así que Tarzán se despidió de su
compañera sin ninguna aprensión en cuanto a su seguridad, y de nuevo
se sentó en el gryf y salió de la ciudad con Ja-don y sus guerreros.
En la boca de la garganta el hombre-mono abandonó su enorme
montura, ya que había servido para su propósito y ya no le era de
ningún valor para su ataque sobre A-lur, que tenía que efectuarse justo
antes del amanecer del día siguiente cuando, como no habría sido visto
por el enemigo, el efecto de su entrada montado en el gryf no habría
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
servido para nada. Un par de fuertes golpes con la lanza hicieron
marchar al enorme animal, rugiendo, en dirección al Kor-ul-gryf, y el
hombre-mono no lamentaba verlo partir ya que nunca había sabido en
qué instante su mal genio e insaciable apetito de carne podía volverse
sobre alguno de sus compañeros.
A su llegada a la garganta, se inició la marcha sobre A-lur.
XXIII
Atrapado vivo
Cuando caía la noche un guerrero del palacio de Jalur se deslizó al
recinto de palacio. Se encaminó hacia donde se alojaban los sacerdotes
inferiores. Su presencia no despertó sospechas ya que no era insólito que
los guerreros tuvieran asuntos dentro del templo. Al fin llegó a una
cámara donde varios sacerdotes estaban congregados tras su comida
nocturna. Los ritos y ceremonias del sacrificio habían finalizado y no
había nada de naturaleza más religiosa que velar hasta los ritos de la
salida del sol.
Ahora el guerrero sabía, como en realidad casi todo Pal-ul-don, que no
existía ningún vínculo fuerte entre el templo y el palacio de Ja-lur, y que
Jadon sólo toleraba la presencia de los sacerdotes y permitía sus crueles
y horrendos actos porque eran costumbre de los ho-don de Pal-ul-don
desde tiempo inmemorial, y temerario sin duda habría sido el hombre
que intentara interferir en el trabajo de los sacerdotes o en sus
ceremonias. Que Ja-don nunca entraba en el templo era algo conocido
por todos, y también que su sumo sacerdote nunca entraba en palacio,
pero la gente acudía al templo con sus ofrendas y los sacrificios se
hacían noche y día como en cualquier otro templo de Pal-ul-don.
El guerrero sabía estas cosas, las sabía mejor quizá que cualquier otro
guerrero. Y así, buscó en el templo la ayuda que necesitaba para llevar a
cabo su plan.
Cuando entró en el aposento donde se encontraban los sacerdotes les
saludó de la manera habitual en Pal-ul-don, pero al mismo tiempo hizo
una señal con el dedo que habría llamado poco la atención, o apenas
habría sido captada, por alguien que desconociera su significado. Que en
la habitación había algunos que repararon en ella y la interpretaron,
pronto se vio por el hecho de que dos sacerdotes se levantaron y se
acercaron a él, que se había quedado junto a la puerta, y cada uno de
ellos, cuando llegó, devolvió la señal que el guerrero había hecho. Los
tres hablaron un momento y luego el guerrero se volvió y salió del
aposento. Un poco más tarde uno de los sacerdotes que había hablado
con él también salió y poco después lo hizo el otro.
En el corredor encontraron al guerrero esperando y le condujeron a una
pequeña cámara que se abría a un corredor más pequeño, justo detrás
de donde se unía con el más grande. Aquí los tres mantuvieron una
conversación en susurros durante un rato y luego el guerrero regresó al
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
palacio y los dos sacerdotes a sus aposentos.
Los aposentos de las mujeres del palacio de Jalur se hallan en el mismo
lado de un largo corredor recto. Cada uno tiene una sola puerta que se
abre al corredor y en el extremo opuesto varias ventanas que dan a un
jardín. Jane dormía sola en una de estas habitaciones. En cada extremo
del corredor había un centinela, y el cuerpo principal de la guardia se
encontraba en una habitación cercana a la entrada a los aposentos de
las mujeres.
El palacio dormía, pues donde gobernaba Ja-don se retiraban
temprano. El pal-e-don-so del gran capitán del norte no conocía orgías
salvajes como las que resonaban por el palacio del rey de A-lur. Jalur era
una ciudad tranquila en comparación con la capital, aunque siempre se
mantenía una guardia a la entrada de los aposentos de Ja-don y su
familia, así como a la puerta que daba al templo y la que se abría a la
ciudad. Esta guardia, sin embargo, era escasa y solía consistir en no más
de cinco o seis guerreros, uno de los cuales permanecía despierto
mientras los otros dormían. Éstas eran las condiciones cuando dos
guerreros, uno a cada extremo del corredor, se presentaron, a los centinelas que vigilaban la seguridad de Jane Clayton y de la princesa O-lo-a,
y cada uno de ellos repitió a los centinelas las palabras estereotipadas
que anunciaban que eran relevados y que estos otros ocupaban su lugar.
Nunca un guerrero es reacio a ser relevado de la obligación de hacer de
centinela. Aunque en diferentes circunstancias podría hacer numerosas
preguntas, en esa ocasión se siente demasiado satisfecho de escapar a la
monotonía de aquella obligación odiada por todos. Así pues, estos dos
hombres aceptaron su relevo sin hacer preguntas y se dieron prisa en
marcharse.
Un tercer guerrero entró en el corredor y todos los recién llegados se
acercaron juntos a la puerta de la compañera del hombre-mono. Y uno
era el guerrero extranjero que se había reunido con Jadon y Tarzán fuera
de la ciudad de Ja-lur cuando se aproximó a ella el día anterior; y era el
mismo guerrero que había entrado en el templo una hora antes, pero las
caras de sus compañeros no eran conocidas, ni siquiera ellos se conocían
entre sí, ya que raras veces un sacerdote se quitaba su tocado en
presencia de nadie, ni siquiera sus compañeros.
En silencio, levantaron las colgaduras que ocultaban el interior de la
habitación de la vista de los que pasaban por el corredor y entraron con
sigilo. Sobre un montón de pieles, en un rincón al fondo, yacía dormida
lady Greystoke. Los pies descalzos de los intrusos no hicieron ningún
ruido al aproximarse a ella. Un rayo de luz de la luna que penetraba por
una ventana cercana a su diván la iluminaba de lleno, revelando la
hermosa silueta de un brazo y un hombro con gran claridad sobre el
fondo oscuro de la piel sobre la que dormía, y el perfecto perfil que
estaba vuelto hacia los tres intrusos. Pero ni la belleza ni la indefensión
de la mujer dormida despertaron sentimientos de pasión o misericordia
como ocurriría con cualquier hombre normal. Para los tres sacerdotes,
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
ella no era más que un montón de barro, y tampoco podían concebir la
pasión que incitaba a los hombres a intrigar y asesinar para poseer a
aquella guapa norteamericana, y que incluso en aquellos momentos
estaba influyendo en el destino del palul-don desconocido.
En el suelo de la cámara había numerosos pellejos, y cuando el
cabecilla del trío estuvo cerca de la mujer dormida se detuvo y recogió
uno de los más pequeños. Se quedó de pie cerca de la cabeza de la mujer
y mantuvo la alfombra extendida por encima de su cara.
-Ahora -ordenó en un susurro, y al mismo tiempo que él arrojaba la
alfombra sobre la cabeza de la mujer, sus dos compañeros se
abalanzaron sobre ella, agarrándole los brazos e inmovilizándole el
cuerpo mientras el cabecilla ahogaba sus gritos con el pellejo.
Rápidamente y en silencio le ataron las muñecas y le taparon la boca, y
durante el breve período de tiempo preciso para su trabajo no hicieron
ruido alguno que pudieran oír los ocupantes de los aposentos contiguos.
Obligándola a ponerse en pie la empujaron hacia una ventana, pero ella
se negó a caminar y se arrojó al suelo. Ellos estaban muy enfadados y
habrían recurrido a crueldades para obligarla a obedecerles pero no se
atrevieron, pues la ira de Lu-don podía caer pesadamente sobre
quienquiera que mutilara a su preciado trofeo. Se vieron obligados a
levantarla y a cargar con su cuerpo. La tarea no era fácil, ya que la
cautiva daba patadas y forcejeaba lo mejor que podía, entorpeciendo en
lo posible su trabajo. Pero por fin lograron hacerla pasar por la ventana
que daba al jardín, más allá de donde uno de los dos sacerdotes del
templo de Ja-lur dirigió sus pasos hacia una pequeña puerta con
barrotes, en la pared sur del recinto.
Inmediatamente detrás de ésta, un tramo de escaleras de piedra bajaba
hacia el río, y al pie de la escalera estaban amarradas varias canoas.
Realmente, Pan-sat había tenido suerte al pedir ayuda a los que
conocían tan bien el templo y el palacio, de lo contrario jamás habrían
escapado de Ja-lur con su cautiva. Dejaron a la mujer en el fondo de una
canoa ligera y Pan-sat entró en ella y cogió el remo. Sus compañeros
desataron los amarres y empujaron la pequeña embarcación hacia la
corriente del río. Finalizado su trabajo traidor, se dieron la vuelta y
regresaron hacia el templo, mientras Pan-sat, remando con fuerza con la
corriente, avanzaba rápidamente por el río que le llevaría al Jad-ben-lul y
a A-lur.
La luna se había puesto y el horizonte oriental aún no insinuaba que se
acercaba el día, cuando una larga fila de guerreros que serpenteaba con
sigilo a través de la oscuridad entraron en la ciudad de A-lur. Sus planes
estaban trazados y no parecía probable que se estropearan. Habían
enviado un mensajero a Ta-den, cuyas fuerzas se hallaban al noroeste de
la ciudad. Tarzán, con un pequeño contingente, tenía que entrar en el
templo por el pasadizo secreto, cuya ubicación sólo él conocía, mientras
Ja-don, con el mayor contingente de guerreros, tenía que atacar las
puertas de palacio.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
El hombe mono, acaudillando su pequeña banda, avanzó con sigilo por
los sinuosos callejones de A-lur y llegó sin ser descubierto al edificio que
escondía la entrada al pasadizo secreto. Este lugar gozaba de la mejor
protección porque su existencia era desconocida a los que no eran
sacerdotes, y no había centinelas en él. Para facilitar el paso de su
pequeña compañía a través del estrecho túnel, tortuoso e irregular,
Tarzán encendió una antorcha que había traído con este fm, y
precediendo a sus guerreros, abrió la marcha hacia el templo.
El hombre-mono sabía bien que tendría un éxito mayor si llegaba a las
cámaras interiores del templo con su pequeña banda de guerreros
escogidos, ya que un ataque en este punto sembraría la confusión y
provocaría la consternación a los sacerdotes que fácilmente serían
vencidos, y permitiría a Tarzán atacar a las fuerzas de palacio de la parte
trasera al mismo tiempo que Ja-don se ocupaba de ellos ante las puertas
de palacio, mientras Ta-den y sus fuerzas acudían en tropel a las
murallas del norte. Ja-don concedía un gran valor al efecto moral de la
misteriosa aparición del Dor-ul-Otho en el corazón del templo, y había
instado a Tarzán a que aprovechara todo lo que pudiera la creencia del
viejo jefe de que muchos de los guerreros de Lu-don aún vacilaban en su
lealtad entre el sumo sacerdote y el Dor-ul-Otho, adhiriéndose al primero
más por el miedo que engendraba en el corazón de sus seguidores que
por ningún amor o lealtad que pudieran sentir hacia él.
Existe un proverbio pal-ul-doniano que declara una verdad similar a la
que contiene el viejo adagio escocés que dice: The best laid schemes o'
mice and men gang aft a gley. En traducción libre podría ser: «El que
sigue el buen camino llega a veces a un destino equivocado», y éste,
aparentemente, era el sino en los pasos del gran capitán del norte y su
aliado divino.
Tarzán, más familiarizado con las sinuosidades de los corredores que
sus compañeros, y con la ventaja de disponer de la luz completa de la
antorcha (que a lo sumo no era más que algo débil y vacilante), iba un
poco más adelante que los demás, y en su ansiedad por encontrarse con
el enemigo pensó poco en los que tenían que apoyarle. No es esto
extraño, ya que desde su infancia el hombre-mono estaba acostumbrado
a pelear solo, de modo que para él depender únicamente de su astucia y
habilidad era lo habitual. Y así fue que llegó al corredor superior que
comunicaba con las cámaras de Ludon y los sacerdotes inferiores mucho
antes que sus guerreros. Cuando entró en este corredor con los fanales
de débil y vacilante luz, vio frente a él a un guerrero que medio acarreaba
y medio arrastraba la figura de una mujer. Tarzán reconoció al instante a
la cautiva amordazada y atada a quien creía a salvo en el palacio de Jadon en Ja-lur.
El guerrero con la mujer había visto a Tarzán al mismo tiempo que éste
le había descubierto a él. Oyó con pavor el gruñido bajo, como de bestia,
que brotó de los labios del hombre-mono cuando dio un salto hacia
adelante para arrancar a su compañera de los brazos de su captor e
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
infligir sobre éste la venganza que anidaba en el corazón salvaje del
tarmangani. Al otro lado del corredor donde estaba Pan-sat había la
entrada a una cámara más pequeña. Hacia ésta saltó llevándose consigo
a la mujer.
Muy de cerca le siguió Tarzán de los Monos. Había dejado a un lado su
antorcha y empuñaba el largo cuchillo que perteneció a su padre. Con la
impetuosidad de un toro al atacar se precipitó en la cámara en
persecución de Pan-sat para encontrarse, cuando las colgaduras cayeron
tras él, en la más absoluta oscuridad. Casi de inmediato se oyó un
estrépito de piedra sobre piedra ante él seguido un instante después por
un estrépito parecido detrás. No fue necesaria mayor evidencia para
anunciar al hombre-mono que volvía a estar prisionero en el templo de
Lu-don. Se quedó absolutamente inmóvil donde se había parado al oír el
primer ruido de la piedra que descendía. No volvería a ser arrojado
fácilmente al foso del gryf, ni a ningún peligro similar, como ocurrió
cuando Lu-don le atrapó en el templo del Gryf. Allí de pie, mientras sus
ojos se acostumbraban a la oscuridad, se dio cuenta de que en la cámara
penetraba una débil luz a través de alguna abertura, aunque tardó varios
minutos en descubrir su origen. En el techo de la cámara distinguió por
fin una pequeña abertura, posiblemente de unos noventa centímetros de
diámetro, y a través de ésta lo que realmente era tan sólo una menor
oscuridad y no verdadera luz penetraba en la absoluta negrura de la
cámara en la que se hallaba prisionero. Desde que las puertas cayeron
no llegó ningún ruido, aunque su sensible oído estaba constantemente
aguzado en un esfuerzo por descubrir una pista de la dirección tomada
por el secuestrador de su compañera. Entonces distinguió los contornos
de su celda. Era una habitación pequeña, de no más de cuatro metros y
medio de largo. Puesto a cuatro patas, con la mayor precaución, examinó
toda la superficie del suelo. En el centro exacto, directamente bajo la
abertura del techo, había una trampilla, pero por lo demás el suelo era
sólido. Sabiendo esto sólo era necesario evitar este punto (en lo que se
refería al suelo). Las paredes recibieron entonces su atención. Sólo había
dos aberturas. Una era la puerta por la que había entrado, y en el lado
opuesto estaba aquella por la que el guerrero se había llevado a Jane
Clayton. Ambas estaban cerradas por las losas de piedra que el guerrero
había soltado al huir.
Lu-don, el sumo sacerdote, se pasó la lengua por sus finos labios y se
frotó las manos blancas y huesudas en gesto de satisfacción cuando
Pan-sat llevó a Jane Clayton a su presencia y la dejó en el suelo de la
cámara ante él.
-¡Bien, Pan-sat! -exclamó-. Serás recompensado por este servicio.
Ahora, si tuviéramos al falso Dorul-Otho en nuestro poder todo Pal-uldon se rendiría a nuestros pies.
-Señor, lo tengo -declaró Pan-sat.
-¿Qué? -exclamó Lu-don-. ¿Tienes a Tarzánjad-guru? ¿Quizá le has
matado? Dime, mi querido Pan-sat, dímelo enseguida. Ardo en deseos de
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
saberlo.
-Lo he atrapado vivo, Lu-don, mi señor -respondió Pan-sat-. Está en la
pequeña cámara que los antiguos construyeron para atrapar a los que
eran demasiado poderosos para cogerlos vivos en un encuentro cara a
cara.
-Has hecho bien, Pan-sat, yo...
Un sacerdote asustado irrumpió en el aposento.
-Rápido, señor, rápido -exclamó-, los corredores están llenos de
guerreros de Ja-don.
-Estás loco -replicó el sumo sacerdote-. Mis guerreros guardan el
palacio y el templo.
-Digo la verdad, señor -insistió el sacerdote-, hay guerreros en el
corredor viniendo hacia este aposento, y proceden de la dirección del
pasadizo secreto que llega aquí desde la ciudad.
-Es posible que sea como dice -intervino Pansat . Tarzán jad-guru venía
de esa dirección cuando le he descubierto y atrapado. Conducía a sus
guerreros al interior del templo.
Lu-don se dirigió apresuradamente hacia la puerta y miró en el
corredor. Vio enseguida que los temores del asustado sacerdote eran
fundados. Una docena de guerreros avanzaban por el corredor hacia él
pero parecían confusos y desorientados. El sumo sacerdote adivinó que,
privados del liderazgo de Tarzán, estaban poco menos que perdidos en el
desconocido laberinto subterráneo del templo.
Entró de nuevo en su aposento y asió una correa de cuero que pendía
del techo. Tiró de ella con fuerza y en el templo resonaron los tonos
profundos de un gong de metal. Cinco veces resonaron las estruendosas
notas por los corredores; luego se volvió hacia los dos sacerdotes.
-Coged a la mujer y seguidme -ordenó.
Cruzaron la cámara y pasó por una pequeña puerta; los otros
sacerdotes levantaron a Jane Clayton del suelo y le siguieron. Pasaron
por un estrecho corredor y subieron un tramo de escaleras; luego
torcieron a la derecha y a la izquierda y volvieron sobre sus pasos por un
laberinto de pasadizos sinuosos que terminaban en una escalera de caracol que daba a la superficie del suelo en el más grande de los patios
interiores de los altares junto al altar oriental.
Procedentes de todas direcciones, de los corredores de abajo y del piso
de arriba, llegaba el ruido de pasos apresurados. Los cinco golpes del
gran gong habían convocado a los leales a la defensa de Ludon en sus
cámaras privadas. Los sacerdotes que conocían el camino guiaban a los
guerreros menos familiarizados con él al lugar, y después, los compañeros de Tarzán se encontraron, no sólo sin jefe, sino frente a una
fuerza ampliamente superior. Eran hombres valientes pero, dadas las
circunstancias, se encontraban indefensos y por eso se retiraron por
donde habían venido; y cuando llegaron a los estrechos confines del
pasadizo más pequeño se sintieron seguros, ya que sólo podía atacarles
de uno en uno. Pero sus planes se vieron frustrados, y posiblemente
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
también perdida su causa; tan seguro estaba Ja-don del éxito de su
aventura.
Al oír el estruendo del gong del templo, Ja-don supuso que Tarzán y su
grupo habían dado el golpe inicial y lanzó su ataque a la puerta de palacio. A los oídos de Lu-don, en el patio interior del templo, llegaron los
salvajes gritos de guerra que anunciaban el inicio de la batalla. Dejó a
Pan-sat y al otro sacerdote para vigilar a la mujer y se precipitó hacia
palacio para dirigir personalmente a su fuerza. Cuando cruzó el recinto
de palacio envió un mensajero a enterarse del resultado de la pelea
originada en los corredores de abajo, y otros mensajeros a difundir la
noticia entre sus seguidores de que el falso Dor-ul-Otho se hallaba
prisionero en el templo.
Cuando el estrépito de la batalla se extendió por A-lur, el teniente Erich
Obergatz se volvió en su lecho de suaves pieles y se incorporó. Se frotó
los ojos y miró alrededor. Fuera aún era de noche.
-Soy Jad-ben-Otho -gritó-, ¿quién se atreve a perturbar mi sueño?
Una esclava que estaba en cuclillas al pie de su diván se estremeció y
acercó la frente al suelo. -Debe de ser que ha llegado el enemigo, oh Jadben-Otho.
Habló de un modo tranquilizador pues conocía bien los terroríficos
ataques de locura del Gran dios, aparentemente injustificado.
De pronto irrumpió en la estancia un sacerdote, que se puso a cuatro
patas y frotó su frente contra el suelo de piedra.
-Oh Jad-ben-Otho -exclamó-, los guerreros de Ja-don han atacado el
palacio y el templo. Ahora mismo están peleando en los corredores cerca
de los aposentos de Lu-don, y el sumo sacerdote te ruega que vayas a
palacio y alientes con tu presencia a los leales guerreros.
Obergartz se puso en pie de un salto.
-Soy Jad-ben-Otho -gritó-. Con el rayo destruiré a los blasfemos que
osan atacar la ciudad santa de A-lur.
Por un momento se paseó sin rumbo y como un loco por la habitación,
mientras el sacerdote y la esclava permanecían con las rodillas, manos y
frente en el suelo.
-Vamos -gritó Obergatz, propinando una perversa patada en el costado
a la esclava-. ¡Vamos! ¿Esperaréis aquí todo el día mientras las fuerzas
de las tinieblas se apoderan de la Ciudad de la luz?
Terriblemente asustados, como todos los que se veían obligados a servir
al Gran dios, los dos se levantaron y siguieron a Obergatz hacia palacio.
Por encima del clamor de los guerreros se oía constantemente a los
sacerdotes del templo gritar:
-Jad-ben-Otho está aquí y el falso Dor-ul-Otho está prisionero en el
templo.
Los persistentes gritos llegaron incluso a oídos del enemigo, como
pretendían que ocurriera.
XIV
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
El mensajero de la muerte
El sol se elevó para ver las fuerzas de Ja-don aún retenidas ante la
puerta de palacio. El viejo guerrero se había apoderado de la alta
estructura que se erguía justo detrás de palacio y en la cima mantenía
apostado a un guerrero para vigilar la pared norte de palacio donde Taden iba a efectuar su ataque; pero a medida que los minutos se
convertían en horas no aparecía señal alguna de la otra fuerza, y ahora,
a plena luz del nuevo sol, sobre el tejado de uno de los edificios de
palacio aparecieron Ludon, el sumo sacerdote, Mo-sar, el pretendiente al
trono, y la extraña figura de un hombre desnudo, cuyos largos cabellos y
barba estaban trenzados con helechos y flores frescas. Detrás de ellos
había una veintena de sacerdotes inferiores que entonaban al unísono:
-Éste es Jad-ben-otho. Dejad las armas y rendíos.
Lo repitieron una y otra vez, alternando estas frases con el grito:
-¡El falso Dor-ul-Otho es nuestro prisionero!
En uno de estos intervalos de calma, comunes en las batallas entre
fuerzas provistas sólo de armas que requieren un gran esfuerzo fisico
para su uso, de pronto se alzó una voz entre los seguidores de Ja-don:
-Mostradnos al Dor-ul-Otho. ¡No te creemos!
-Espera -gritó Lu-don-. Si no os lo muestro antes de que el sol haya
recorrido su propia anchura, las puertas de palacio se abrirán para
vosotros y mis guerreros entregarán las armas.
Se volvió a uno de sus sacerdotes e impartió breves instrucciones.
El hombre-mono paseaba en los confines de su pequeña celda. Se
reprochaba amargamente la estupidez que le había conducido a esta
trampa, y sin embargo ¿era estupidez? ¿Qué otra cosa habría hecho
cualquiera sino abalanzarse sobre el secuestrador de su compañera? Se
preguntó cómo la habrían raptado de Ja-lur y entonces, de pronto,
acudieron a su mente las facciones del guerrero a quien acababa de ver
con ella. Le resultaban extrañamente familiares. Se estrujó el cerebro
para recordar dónde había visto antes a aquel hombre y por fin lo
recordó. Era el extraño guerrero que se unió a las fuerzas de Ja-don
fuera de Ja-lur el día en que Tarzán cabalgó a lomos del gran gryf desde
la garganta deshabitada junto al Kor-ul ja hasta la principal ciudad de la
jefatura del norte. Pero ¿quién podía ser aquel hombre? Tarzán sabía que
nunca le había visto.
Entonces oyó el estruendo de un gong procedente del corredor de fuera
y, muy débilmente, el ruido de pasos apresurados y gritos. Supuso que
sus guerreros habían sido descubiertos y se estaba produciendo una
pelea. Se impacientó y se irritó por el azar que le había negado participar
en ella.
Los minutos transcurrieron lentamente y se convirtieron en horas. Le
llegaron débiles sonidos como de hombres gritando a gran distancia. Se
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
estaba desarrollando la batalla. Se preguntó si Ja-don saldría vencedor
y, en ese caso, ¿le descubrirían sus amigos en esta cámara secreta en las
entrañas de la colina? Lo dudaba.
Volvió a mirar hacia la abertura del techo y le pareció que había algo
colgando del centro. Se acercó un poco y aguzó la vista. Sí, allí había
algo. Daba la impresión de ser una cuerda. Tarzán se preguntó si había
estado allí todo el rato. Debía de ser así, razonó, ya que no había oído
ningún ruido procedente de arriba y estaba tan oscuro allí dentro que
fácilmente podía haberlo pasado por alto. Acercó la mano. El extremo se
hallaba justo a su alcance. Se colgó de ella para saber si aguantaría su
peso. Luego la soltó y retrocedió, sin dejar de observar la cuerda, como
hacen los animales tras investigar algún objeto desconocido, una de las
pequeñas características que diferenciaba a Tarzán de los otros hombres
y que acentuaba su similitud con las bestias salvajes de su jungla nativa.
Una y otra vez tocó y probó la cuerda de cuero trenzado, y cada vez escuchó por si oía algún ruido arriba.
Tuvo mucho cuidado de no pisar la trampilla en ningún momento, y
cuando por fin se colgó con todo su peso de la cuerda y separó los pies
del suelo, los mantuvo separados para que si se caía lo hiciera a
horcajadas de la trampilla. La cuerda le sostuvo. Arriba no se oía nada,
ni tampoco debajo de la trampilla. Muy despacio y con gran cautela se
impulsó hacia arriba trepando por la cuerda. Cada vez estaba más cerca
del techo. En un momento sus ojos estarían por encima del nivel del
suelo del piso superior. Ya sus brazos extendidos se introducían en la
cámara superior cuando de pronto algo se cerró sobre sus antebrazos,
inmovilizándole con fuerza y dejándole colgado en el aire, incapaz de
avanzar o de retroceder.
Inmediatamente apareció una luz en la habitación de arriba y entonces
vio la espantosa máscara de un sacerdote que le miraba a través de ella.
El sacerdote llevaba en las manos unas correas de cuero y ató con ellas
las muñecas y los antebrazos de Tarzan hasta que estuvieron
completamente atados desde los codos hasta casi los dedos. Detrás del
sacerdote Tarzán vio entonces a otros, y pronto varios de ellos le
agarraron y le hicieron salir por el agujero.
Casi en el instante en que sus ojos se encontraron por encima del nivel
del suelo comprendió cómo le habían atrapado. Había dos nudos
corredizos alrededor de la abertura que daba a la celda de abajo. En el
extremo de cada una de estas cuerdas, en lados opuestos de la cámara,
esperaba un sacerdote. Cuando hubo trepado a suficiente altura y sus
brazos estuvieron dentro de los lazos, los dos sacerdotes tiraron deprisa
de sus cuerdas y le hicieron cautivo fácilmente, sin darle oportunidad de
defenderse o causar algún daño a sus capturadores. Le ataron las
piernas de los tobillos a las rodillas, le levantaron del suelo y le sacaron
de la cámara. No le dijeron una sola palabra mientras lo llevaban al patio
del templo.
El fragor de la batalla se había reanudado, pues Ja-don animaba a sus
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
guerreros a renovar sus esfuerzos. Ta-den no había llegado y las fuerzas
del viejo jefe ponían de manifiesto en sus menores esfuerzos su creciente
desmoralización, y entonces fue cuando los sacerdotes llevaron a Tarzán
jadguru al tejado del palacio y le exhibieron a la vista de los guerreros de
ambas facciones.
-Aquí está el falso Dor-ul-Otho -gritó Lu-don.
Obergatz, cuya mente destrozada no había comprendido plenamente el
significado de lo que estaba ocurriendo, echó una mirada indiferente al
prisionero atado e indefenso, y cuando sus ojos se toparon con las nobles
facciones del hombre-mono, se abrieron de par en par a causa del
asombro y el miedo, y su semblante pálido se volvió de un azul
enfermizo. Una sola vez había visto a Tarzán de los Monos, pero muchas
veces había soñado que le veía, y siempre el gigantesco hombre-mono se
vengaba de las atrocidades que habían cometido con él y los suyos las
despiadadas manos de los tres oficiales alemanes que dirigieron las
tropas nativas en el saqueo del pacífico hogar de Tarzán. El capitán Fritz
Schneider había pagado el castigo de sus innecesarias crueldades; el
subteniente von Goss también lo había pagado; y ahora Obergatz, el
último de los tres, se hallaba cara a cara con la Némesis que le había
perseguido en sueños durante largos y extenuantes meses. Que estuviera
atado e indefenso no disminuía el terror del alemán; parecía no comprender que el hombre no podía hacerle ningún daño. Se quedó de pie,
encogiéndose de miedo, y Lu-don lo vio y le llenó de aprensión el que los
otros le vieran y al verlo comprendieran que este idiota bigotudo no era
ningún dios, y que de los dos Tarzán jad-guru era el que ofrecía una
figura menos divina. El sumo sacerdote ya notaba que algunos de los
guerreros de palacio que se hallaban cerca susurraban entre sí y
señalaban. Se acercó un poco a Obergatz.
-¡Tú eres Jad-ben-Otho -le dijo en un susurro-, denúnciale!
El alemán se estremeció. La mente se le quedó en blanco salvo por este
gran terror y las palabras del sumo sacerdote le dieron la llave de la
seguridad.
-¡Soy Jad-ben-Otho! -gritó.
Tarzán le miró a los ojos.
-Eres el teniente Obergatz del ejército alemán -dijo en excelente
alemán-. Eres el último de los tres a los que tanto tiempo llevo buscando
y en tu pútrido corazón sabes que Dios no nos ha reunido por fin para
nada.
La mente del teniente Obergatz por fin funcionaba clara y rápidamente.
También él vio la expresión interrogadora en los rostros de algunos de los
que les rodeaban. Vio a los guerreros de ambas ciudades de pie junto a
la puerta, inactivos; todos los ojos fijos en él y en la figura inmovilizada
del hombre-mono. Se dio cuenta de que la indecisión ahora significaba la
ruina, y la ruina, la muerte. Alzó la voz hasta un tono agudo y ladrador,
típico de un oficial prusiano tan diferente de sus anteriores gritos
maníacos, lo que llamó la atención de todos los oídos y provocó una
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
expresión de asombro en el rostro astuto de Lu-don.
-Soy Jad-ben-Otho -espetó Obergatz-. Esta criatura no es hijo mío.
Como lección para todos los blasfemos, morirá en el altar a manos del
dios al que ha profanado. Apartadlo de mi vista, y cuando el sol se halle
en el cenit dejad que los fieles se congreguen en el templo y sean testigos
de la ira de esta mano divina -y mantuvo en alto la mano derecha.
Los que habían traído a Trazán se lo llevaron como Obergatz había
ordenado, y el alemán se volvió una vez más a los guerreros situados
junto a la puerta.
-Arrojad vuestras armas, guerreros de Ja-don -gritó-, o dejaré caer mis
rayos para que os destruyan ahí donde estéis. Los que hagan lo que les
pido serán perdonados. ¡Vamos! ¡Arrojad las armas!
Los guerreros de Ja-don se rebulleron inquietos, lanzando miradas
suplicantes a su jefe y de aprensión hacia las figuras situadas sobre el
tejado de palacio. Ja-don se adelantó entre sus hombres.
-Que los cobardes y los bellacos arrojen sus armas y entren en palacio gritó-, pero jamás Jadon y los guerreros de Ja-lur bajarán la frente a los
pies de Lu-don y su falso dios. Decidid ahora -instó a sus seguidores.
Unos cuantos arrojaron sus armas y con expresión sumisa cruzaron la
puerta para entrar en palacio, y animados por el ejemplo de éstos, otros
se unieron a la deserción del viejo jefe del norte, pero la mayoría de sus
guerreros permanecieron fieles a su alrededor, y cuando el último
cobarde hubo dejado sus filas, Ja-don emitió el grito salvaje con que
incitaba a sus seguidores al ataque; una vez más la batalla estalló cerca
de la puerta de palacio.
A veces las fuerzas de Ja-don empujaban a los defensores hacia el
interior del recinto de palacio y luego la ola de combatientes retrocedía y
franqueaba de nuevo la puerta hacia la ciudad. Y aun así Taden y los
refuerzos no llegaban. Se estaba acercando el mediodía. Lu-don había
reunido dentro del templo a todos los hombres disponibles que no eran
necesarios para la defensa de la puerta y los envió, acaudillados por Pansat, a la ciudad por el pasadizo secreto, y allí cayeron sobre las fuerzas
de Jadon por la retaguardia mientras los que estaban en la puerta los
machacaban por la parte delantera.
Atacado por dos lados por una fuerza ampliamente superior, el
resultado era inevitable, y por fin lo que quedaba del pequeño ejército de
Ja-don capituló y el viejo jefe fue hecho prisionero ante Lu-don.
-Llevadle al patio del templo -ordenó el sumo sacerdote-. Presenciará la
muerte de su cómplice y quizá Jad-ben-Otho emita una sentencia similar
para él también.
El patio interior del templo estaba abarrotado de gente. A ambos lados
del altar occidental se encontraban Tarzán y su compañera, atados e
indefensos. Los ruidos de la batalla habían cesado y el hombre-mono vio
cómo conducían a Ja-don al patio interior, las muñecas atadas con
fuerza. Tarzán volvió sus ojos a Jane e hizo una seña afirmativa en
dirección a Ja-don.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Parece que esto es el fin -dijo con voz suave-. Él era nuestra última y
única esperanza.
-Al fin nos hemos encontrado tú y yo, John -replicó ella-, y hemos
pasado juntos nuestros últimos días. Mi última plegaria ahora es que si
se te llevan a ti no me dejen a mí.
Tarzán no respondió a esto pues su corazón albergaba el mismo
amargo pensamiento: no el miedo de que le mataran a él sino de que no
la mataran a ella. El hombre-mono forcejeó con sus ataduras, pero eran
demasiadas y demasiado fuertes. Un sacerdote que estaba cerca de él lo
vio y con una estridente carcajada pegó al indefenso hombre-mono en la
cara.
-¡Bruto! -exlamó Jane Clayton.
Tarzán sonrió.
-No es la primera vez que me golpean así, Jane -dijo-, y siempre el que
me ha golpeado ha muerto.
-¿Aún tienes esperanzas? -preguntó.
-Aún estoy vivo -dijo como si eso fuera respuesta suficiente.
Ella era una mujer y no tenía el valor de este hombre que no conocía el
miedo. En el fondo de su corazón sabía que él moriría en el altar a
mediodía, pues él le había comunicado, ya en el patio interior, la
sentencia de muerte que Obergatz había emitido contra él, y también
sabía que Tarzán sabía que él moriría, pero que era demasiado valiente
para admitirlo incluso ante sí mismo. Cuando le vio allí de pie, tan
erguido, maravilloso y valiente entre sus salvajes capturadores, el
corazón de la mujer protestó por la crueldad del destino. Parecía un error
muy grande y espantoso que aquella magnífica criatura, ahora tan
exuberante de vida, fuerza y determinación, tuviera que convertirse en
nada más que un montón de huesos ensangrentados; y todo tan inútilmente. De buena gana habría ofrecido su vida por la de él, pero sabía
que sería una pérdida de tiempo, puesto que sus capturadores no les
infligirían lo que tenían planeado: para él la muerte; para ella... se
estremeció al pensarlo.
Y entonces llegaron Lu-don y Obergatz desnudo, y el sumo sacerdote
condujo al alemán a su sitio detrás del altar, quedándose él de pie a su
izquierda. Lu-don susurró una palabra a Obergatz, al tiempo que hacía
un gesto de asentimiento en dirección a Ja-don. El teutón lanzó una
mirada ceñuda al viejo guerrero.
-Y después del falso dios -grito-, el falso profeta -y señaló con un dedo
acusador a Ja-don. Luego sus ojos se posaron en Jane Clayton.
-¿Y la mujer también? -preguntó Lu-don.
-El caso de la mujer lo atenderé más tarde -respondió Obergatz-.
Hablaré con ella esta noche, cuando haya meditado sobre las
consecuencias que puede tener el despertar la ira de Jad-ben-Otho.
Elevó los ojos hacia el sol.
-Se acerca el momento -dijo dirigiéndose a Ludon-. Prepara el sacrificio.
Lu-don hizo una seña afirmativa a los sacerdotes que estaban reunidos
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
en torno a Tarzán. Cogieron al hombre-mono y lo levantaron hasta el
altar donde le dejaron de espaldas con la cabeza en el extremo sur del
monolito, pero a poca distancia de donde se encontraba Jane Clayton.
Impulsivamente, y antes de que pudieran contenerla, la mujer se
abalanzó hacia él e inclinándose rápidamente besó a su compañero en la
frente.
-Adiós, John -susurró.
-Adiós -respondió él, sonriendo.
Los sacerdotes la agarraron y se la llevaron a rastras. Lu-don entregó el
cuchillo del sacrificio a Obergatz.
-Soy el Gran dios -gritó el alemán-, ¡que la ira divina caiga sobre todos
mis enemigos!
Alzó los ojos al sol y luego levantó el cuchillo por encima de su cabeza.
-¡Así mueren los blasfemos! -gritó, y en el mismo instante sonó una
nota aguda por encima de la silenciosa multitud hechizada. Se oyó un
estridente silbido en el aire y Jad-ben-Otho se derrumbó sobre el cuerpo
de su pretendida víctima. Volvió a oírse el mismo ruido alarmante y Ludon cayó, un tercero y Mo-sar se desplomó al suelo. Los guerreros y la
gente localizaron la dirección de este sonido nuevo y desconocido, y se
volvieron hacia el extremo occidental del patio. En lo alto de la pared del
templo vieron dos figuras: un guerrero ho-don y a su lado una criatura
semidesnuda de la raza de Tarzán jad-guru, que llevaba en bandolera y
alrededor de la cintura unas extrañas correas anchas llenas de bonitos
cilindros que relucían bajo el sol de mediodía, y en sus manos tenía una
cosa de madera y metal de cuyo extremo surgía un fino reguero de humo
gris azulado.
La voz del guerrero ho-don resonó con claridad a los oídos de la
silenciosa multitud.
-Así habla el verdadero Jad-ben-Otho -gritó-, a través de su Mensajero
de la Muerte. Desatad a los prisioneros. Desatad al Dor-ul-Otho y a Jadon, rey de Pal-ul-don, y a la mujer que es la compañera del hijo de dios.
Pan-sat, con el frenesí del fanatismo, vio el poder y la gloria del régimen
al que había servido derrumbado y desaparecido. A uno solo atribuía la
culpa del desastre que acababa de abrumarle. Era la criatura que yacía
sobre el altar del sacrificio quien había llevado a Lu-don a la muerte y
desmoronado los sueños de poder que día a día habían ido minando el
cerebro del segundo sacerdote. El cuchillo del sacrificio se encontraba
sobre el altar donde había caído de la mano muerta de Obergatz. Pan-sat
se acercó con sigilio y entonces se abalanzó de repente y cogió el mango
del cuchillo, y en el momento mismo en que sus dedos quedaban
suspendidos en el aire, la extraña cosa en manos de la criatura
extranjera encaramada al muro del templo exhaló su estridente palabra
aciaga y Pan-sat, el segundo sacerdote, lanzando un grito, cayó de
espaldas sobre el cuerpo muerto de su señor.
-Apresad a todos los sacerdotes -ordenó Ta-den a los guerreros- y que
ninguno vacile o el mensajero de Jad-ben-Otho enviará más rayos.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Los guerreros y la gente presenciaban una exhibición de poder divino
que habría convencido al menos supersticioso y más iluminado, y como
la mayoría de ellos últimamente había vacilado entre el Jad-ben-Otho de
Lu-don y el Do-ul-Otho de Jadon, no les resultó difícil volverse
rápidamente a este último, en especial en vista del argumento
incontestable en poder de aquel a quien Ta-den había descrito como el
mensajero del Gran dios.
Los guerreros se lanzaron al frente con la mayor prontitud y rodearon a
los sacerdotes, y cuando volvieron a mirar hacia lo alto del muro
occidental del patio del templo vieron que se llenaba de guerreros. Y lo
que les desconcertó y asustó fue el hecho de que muchos de ellos eran
negros y peludos waz-don.
A la cabeza iba el extranjero con el arma reluciente y a su derecha se
encontraba Ta-den, el ho-don, y a su izquierda Om-at, el gund de los korul ja.
Un guerrero había cogido el cuchillo del sacrificio y cortó las ataduras
de Tarzán y también las de Ja-don y Jane Clayton, y los tres
permanecieron juntos al lado del altar. Cuando los recién llegados se
abrieron paso hacia ellos, los ojos de la mujer se abrieron de par en par
con una mezcla de asombro, incredulidad y esperanza. Y el extraño se
colgó su arma a la espalda con una correa de cuero, se precipitó hacia
ella y la estrechó en sus brazos.
-¡Jack! -exclamó ella, ahogando los sollozos sobre su hombro-. ¡Jack,
hijo mío!
Tarzán de los Monos los rodeó a ambos con el brazo, y el rey de Pal-uldon, los guerreros y toda la gente se arrodillaron en el patio del templo y
llevaron su frente al suelo ante el altar donde permanecían los tres.
XXV
En casa
Al cabo de una hora de la caída de Lu-don y Mo-sar, los jefes y
principales guerreros de Pal-ul-don se reunieron en el gran salón del
trono del palacio de A-lur y, tras situar a Jad-on en el ápice, le proclamaron rey. A un lado del viejo jefe se hallaba Tarzán de los Monos, y en
el otro Korak, el Matador, digno hijo del poderoso hombre-mono.
Cuando la breve ceremonia terminó y los guerreros, levantando sus
garrotes, juraron lealtad a su nuevo gobernador, Ja-don envió un grupo
de confianza a Ja-lur a buscar a O-lo-a, Pan-at-lee y las mujeres de su
hogar.
Y entonces los guerreros discutieron el futuro de Pal-ul-don y se
planteó la cuestión de la administración y de los templos y el destino de
los sacerdotes, quienes, prácticamente sin excepción, habían sido
desleales al gobierno del rey buscando siempre su propio poder,
comodidad y engrandecimiento. Y Ja-don se volvió a Tarzán y dijo:
-Que el Dor-ul-Otho transmita a su gente los deseos de su padre.
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
-Vuestro problema es sencillo -declaró el hombre-mono-, si deseáis
hacer lo que agradará a los ojos de Dios. Vuestros sacerdotes, para
aumentar su poder, os han enseñado que Jad-ben-Otho es un dios cruel;
que sus ojos se complacen en la sangre y en el sufrimiento. Pero la
falsedad de sus enseñanzas ha quedado demostrada hoy con la absoluta
derrota del sacerdocio.
»Quitad los templos a los hombres y dádselos a las mujeres para que
sean administrados con bondad, caridad y amor. Lavad la sangre de
vuestro altar oriental y desaguad para siempre el occidental.
»En una ocasión di a Lu-don la oportunidad de hacer estas cosas, pero
él no hizo caso de mis órdenes, y de nuevo el corredor del sacrificio está
lleno de víctimas. Liberadlas de todos los templos de Palui-don. Traed
ofrecimientos de lo que guste a la gente y colocadlos sobre los altares de
vuestro dios. Y allí, él lo bendecirá y las sacerdotisas de Jad-benOtho lo
distribuirán entre los que más lo necesiten.
Cuando calló, un murmullo de evidente aprobación recorrió la
multitud. Estaban hartos de la avaricia y crueldad de los sacerdotes, y
ahora que la autoridad tenía un origen superior y un plan factible para
deshacerse de la vieja orden religiosa sin precisar ningún cambio de fe de
la gente, lo recibieron con agrado.
-Y los sacerdotes -gritó uno-, les daremos muerte en sus propios altares
si complace al Dor-ul-Otho dar la orden.
-No -exclamó Tarzán-, que no se derrame más sangre. Dadles la
libertad y el derecho de ocuparse en lo que deseen.
Aquella noche se celebró un gran festín en el pale-don-so, y por primera
vez en la historia de Pal-uldon, guerreros negros se sentaron en paz y
amistad con blancos. Y Ja-don y Om-sat sellaron el pacto de que su
tribu y los ho-don serían para siempre aliados y amigos.
Allí Tarzán se enteró de la causa por la que Taden no había logrado
atacar a la hora estipulada. Había llegado un mensajero de Ja-don con
instrucciones de retrasar el ataque hasta mediodía, y no habían
descubierto hasta casi demasiado tarde que el mensajero era un
sacerdote de Lu-don disfrazado. Le dieron muerte, escalaron los muros y
acudieron al patio interior del templo sin perder un instante.
Al día siguiente llegaron O-lo-a y Pan-at-lee y las mujeres de la familia
de Ja-don al palacio de A-lur, y en el gran salón del trono Ta-den y O-loa se casaron, así como Om-at y Pan-at-lee.
Durante una semana Tarzán, Jane y Korak fueron huéspedes de Jadon, igual que Om-at y sus guerreros negros. Y entonces el hombremono anunció que partiría de Pal-ul-don. En la mente de sus anfitriones
quedaba confusa la ubicación del cielo y también el medio por el que los
dioses viajaban entre sus hogares celestiales y las guaridas de los
hombres, y por eso no se planteó ninguna cuestión cuando se descubrió
que el Dor-ul-Otho, con su compañera e hijo, viajarían por tierra a través
de las montañas y se marcharían de Pal-ul-don hacia el norte.
Se fueron por el Kor-ul ja acompañados por los guerreros de esa tribu y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
un gran contingente de guerreros ho-don bajo el mano de Ta-den. El rey
y muchos guerreros y una multitud de gente les acompaño más allá de
los límites de A-lur y, después de despedirse y de que Tarzán invocara
las bendiciones de Dios sobre ellos, los tres europeos vieron a sus leales
y sencillos amigos postrarse en el polvo detrás de ellos hasta que la
cabalgata salió de la ciudad y desapareció entre los árboles del cercano
bosque.
Descansaron una jornada entre los kor-ul ja mientras Jane investigaba
las antiguas cuevas de esta gente extraña, y luego siguieron su camino,
evitando el escarpado lomo de Pastar-ul-ved y descendiendo la sinuosa
ladera opuesta hacia el gran pantano. Avanzaban con comodidad y
seguros, rodeados por su escolta de ho-don y waz-don.
En la mente de muchos anidaba sin duda la pregunta de si los tres
cruzarían el gran pantano, pero el menos preocupado por el problema
era Tarzan. En el transcurso de su vida se había enfrentado a muchos
obstáculos sólo para aprender que el que quiere siempre puede
superarlos. Le rondaba por la mente una solución fácil para pasar, pero
dependía por entero de la casualidad.
Era la mañana del último día cuando, mientras levantaban el
campamento para emprender la marcha, resonó un profundo rugido
procedente de un bosquecillo próximo. El hombre-mono sonrió. La
casualidad se había producido. Dignamente partirían, pues, de la remota
Pal-ul-don el Dor-ul-Otho, su compañera y su hijo.
Aún conservaba la lanza que Jane había fabricado, que apreciaba
mucho porque era ésta la que había hecho que él hiciera registrar el
templo de A-lur en su busca después de ser liberado. Le había dicho
riendo que debería ocupar el lugar de honor sobre su chimenea, como el
antiguo trabuco de chispa de su abuelo puritano ocupaba un lugar de
honor similar sobre la chimenea del profesor Porter, el padre de Jane.
Al oír el rugido los guerreros ho-don, algunos de los cuales habían
acompañado a Tarzán desde el campamento de Ja-don hasta Ja-lur,
miraron con aire interrogador al hombre-mono mientras que los waz-don
de Om-at buscaron árboles, ya que el gryf era la única criatura de Pal-uldon que no podía ser confrontada ni siquiera por una gran multitud de
guerreros sin correr peligro. Su duro pellejo blindado era inmune a sus
cuchillos mientras que los garrotes que le lanzaban rebotaban y eran tan
inútiles como si se lanzaran a la cara rocosa de Pastar-ul-ved.
-Esperad -dijo el hombre-mono, y con su lanza en la mano avanzó
hacia el gryf pronunciando en voz alta el extraño grito de los tor-o-don.
Los bramidos cesaron y se convirtieron en rugidos bajos, y después
apareció la enorme bestia. Lo que siguió fue una repetición de la
experiencia previa del hombre-mono con estas enormes y feroces
criaturas.
Y así Jane, Korak y Tarzán cruzaron el pantano que bordea Pal-ul-don
a lomos de un triceratops prehistórico, mientras los reptiles inferiores del
pantano huían siseando de terror. En la orilla opuesta se volvieron y
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
dirigieron gritos de despedida a Taden y Om-at y a los valientes guerreros
a los que habían aprendido a admirar y respetar. Y entonces Tarzán
arreó a su titánica montura para que siguiera adelante hacia el norte, y
la abandonaron cuando estuvo seguro de que los waz-don y los ho-don
habían tenido tiempo de llegar a un punto de relativa seguridad entre los
escarpados barrancos de las colinas.
Hicieron volver la cabeza de la bestia hacia Palul-don y los tres
desmontaron; un fuerte golpe en el grueso pellejo envió a la criatura
tambaleándose majestuosamente de nuevo en dirección a su lugar de
origen. Durante un rato se quedaron contemplando la tierra que
acababan de abandonar: la tierra del tor-o-don y del grite, del ja y el jato;
de los waz-don y los ho-don; una tierra primitiva de terror y muerte
súbita, de paz y belleza; una tierra que todos habían aprendido a amar.
Y entonces se volvieron una vez más hacia el norte y, con el corazón
alegre y valeroso, emprendieron su largo viaje hacia la mejor tierra de
todas, la del propio hogar.
Glosario
Por conversaciones mantenidas con lord Greystoke y a partir de sus
notas, se han podido conocer algunas cosas interesantes relativas a la
lengua y las costumbres de los habitantes de Pal-ul-don que no se
revelan en la historia. Para beneficio de aquellos a los que les guste
ahondar en la derivación de los nombres propios utilizados en el texto, y
obtener así alguna comprensión de la lengua de la raza, he aquí un
glosario incompleto sacado de algunas de las notas de lord Greystoke.
Un punto de particular interés reside en el hecho de que los nombres
de todos los pitecántropos lampiños masculinos empiezan por
consonante, poseen un número par de sílabas y acaban en consonante,
mientras que los nombres de las hembras de la misma especie empiezan
por vocal, tienen un número impar de sílabas y terminan en vocal. Por el
contrario, los nombres de los pitecántropos peludos negros masculinos,
aunque tienen un número par de sílabas, empiezan por vocal y terminan
en consonante, mientras que los nombres de las hembras de esta especie
tienen un número impar de sílabas y empiezan siempre por consonante y
terminan en vocal.
A: Luz
Ab: Muchacho
Ab-on: Actuar como gund de Kor-ul ja
Ad: Tres
Adad: Seis
Adadad: Nueve
Adaden: Siete
Aden: Cuatro
Adenaden: Ocho
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Adenen: Cinco:
A-lur: Ciudad de la luz
An: Lanza
An-un: Padre de Pan-at-lee
As: El sol
At: Cola
Bal: Oro o dorado
Bar: Batalla
Ben: Grande
Bu: Luna
Bu-lot (cara de la luna): Hijo del jefe Mo-sar
Bu-lur (ciudad de la luna): La ciudad de los waz-ho-don
Dak: Grasa
Dak-at (cola gorda): Jefe de una aldea ho-don
Dak-lot: Uno de los guerreros de palacio de Ko-tan
Dan: Roca
Den: Tres
Don: Hombre
Dor: Hijo
Dor-ul-Otho (hijo de dios): Tarzán
E: Donde
Ed: Setenta
Ed: Gracia o lleno de gracia
En: Uno
Enen: Dos
Es: Áspero
Es-sat (piel áspera): Jefe de la tribu de negros peludos de Om-at
Et: Ochenta
Far: Treinta
Ged: Cuarenta
Go: Claro
Gryf. Tricerátopo. Género de enormes dinosaurios herbívoros del grupo
Ceratopsia. El cráneo tenía dos grandes cuernos sobre los ojos, un
cuerno central sobre el hocico, un pico calloso y una gran capucha
huesuda o cresta transversal por encima del cuello. Sus dedos, cinco
delante y cinco detrás, estaban provistos de cascos, y la cola era grande y
fuerte. El gryf de Pal-ul-don es similar excepto en que es omnívoro y
tiene fuertes y poderosas mandíbulas y garras en lugar de cascos.
Coloración: rostro amarillo con franjas azules alrededor de los ojos;
capucha roja encima, amarilla debajo; vientre amarillo; cuerpo de un
azul pizarra, sucio; las patas lo mismo. Protuberancias óseas excepto a lo
largo de la columna vertebral; éstas son rojas. La cola se ajusta al cuerpo
y vientre. Cuernos, color marfil.
Gund: Jefe
Guru: Terrible
Het: Cincuenta
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Ho: Blanco
Ho-don: Los hombres blancos lampiños de Pal-ul-don
Id: Plata
Id-an: Uno de los dos hermanos de Pan-at-lee
In: Oscuro
In-sad: Guerrero kor-ul ja que acompaña a Tarzán, Om-at y Ta-den en
busca de Pan-at-lee
In-tan: Kor-ul-lul que se queda para vigilar a Tarzán
Ja: León
Jad: El, la
Jad-bal-lul: El lago dorado
Jad-ben-lul: El gran lago
Jab-ben-Otho: El Gran dios
Jad-guru-don: El hombre terrible
Jad-in-lul: El lago oscuro
Ja-don (el hombre-león): Jefe de una aldea ho-don y padre de Ta-den
Jad Pele ul Jad-gen-Otho: El valle del Gran dios
Ja-lur (ciudad del león): Capital de Ja-don
Jar: Extraño
Jar-don: Nombre dado a Korak por Om-at
Jato: Híbrido de colmillos largos y afilados
Ko: Poderoso
Kor: Garganta
Kor-ul-gryf: Garganta del gryf
Kor-ul ja: Nombre de la tribu y garganta de Es-sat
Kor-ul-lul: Nombre de otra garganta y tribu waz-don
Ko-tan: Rey de los ho-don
Lav: Carrera o correr
Lee: Gama
Lo: Estrella
Lot: Rostro
Lu: Fiero
Lu-don (hombre fiero): Sumo sacerdote de A-lur
Lul: Agua
Lur: Ciudad
Ma: Niño
Mo: Corto
Mo-sar (nariz corta): Jefe y pretendiente al trono
Mu: Fuerte
No: Arroyo
0: Igual o similar
Od: Noventa
O-dan: Guerrero kor-ul ja que acompaña a Tarzán, Om-at y Ta-den en
la búsqueda de Pan-at-lee
Og: Sesenta
O-lo-a (como la luz de las estrellas): Hija de Ko-tan
Librodot
Tarzán el terrible
Edgar Rice Burroughs
Om: Largo
Om-at (larga cola): Un negro
On: Diez
Otho: Dios
Pal: Lugar; tierra; país
Pal-e-don-so (lugar donde los hombres comen): Salón de banquetes
Pal-ul-don (tierra del hombre): Nombre del país
Pal-ul ja: Lugar de leones
Pan: Blando
Pan-at-lee: La novia de Om-at
Pan-sat (piel suave): Un sacerdote
Pastar: Padre
Pastar-ul-ved: Padre de las Montañas
Pele: Valle
Ro: Flor
Sad: Bosque
San: Un centenar
Sar: Nariz
Sat: Piel
So: Comer
Sod: Comido
Sog: Comiendo
Son: Comido
Ta: Alto
Ta-den (árbol alto): Un blanco
Tan: Guerrero
Tarzan jad-guru: Tarzán el Terrible
To: Púrpura
Ton: Veinte
Tor: Bestia
Tor-o-don: Hombre parecido a una bestia
Tu: Brillante
Tu-lur (ciudad brillante): La ciudad de Mo-sar
Ul: De
Un: Ojo
Ut: Maíz
Ved: Montaña
Waz: Negro
Waz-don: Los hombres negros peludos de Pal-ul-don Waz-ho-don
(hombres blancos negros): Una raza mixta
Xot: Un millar
Yo: Amigo
Za: Muchach
Fly UP