...

Señoras y señores académicos Señor Presidente de Banco

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Señoras y señores académicos Señor Presidente de Banco
Señoras y señores académicos
Señor Presidente de Banco Santander
Señores ejecutivos
Señoras y señores
Querido Presidente:
Supone para todos nosotros una gran alegría poder dar la
bienvenida al Presidente y a los señores directivos a esta su casa, y
más en un acto como este: la renovación del convenio del año 2007
para una segunda etapa del CORPES y para la digitalización del
archivo de la Real Academia Española con motivo del III Centenario
de la Corporación. Recuerdo la importancia del acto de la firma del
primer convenio y también los esfuerzos y trabajos de nuestro
director honorario, don Víctor García de la Concha.
Mi querido Presidente, cuando me atreví a escribirte en el mes de
agosto pasado para solicitar tu ayuda, estaba seguro de tu
sensibilidad para todas las cuestiones relacionadas con la lengua
española. Inmediatamente, una carta de generosa respuesta nos
permitía comprobar que no solo no nos habíamos equivocado, sino
que podíamos comprobar que don Emilio estaba trabajando con
toda intensidad a principios de un mes que los españoles suelen
dedicar a las vacaciones.
Tus palabras nos han hecho evocar los tristes días del terremoto
chileno que impidió la celebración del V Congreso Internacional de
La Lengua Española, en el que se iba a recordar la renovación que
han supuesto las tecnologías actuales y la importancia de las
academias iberoamericanas en los trabajos sobre la unidad de la
lengua. La experiencia de Banco Santander en la expansión de la
lengua española en amplísimos dominios es inmensa, lo que
supone ricos conocimientos en territorios no siempre fáciles: la
enseñanza del español como lengua extranjera, el contacto de
elementos léxicos en una lengua sectorial como la que representa
el dominio de las operaciones bancarias y, sobre todo, la dedicación
a través de Santander Universidades, el programa Universia, con
más de 1000 convenios con universidades de quince naciones y
trece lenguas, sin olvidar programas de honda preocupación por
crear las herramientas fundamentales en el mundo contemporáneo,
como sucede con el repositorio bibliográfico del CSIC. Solo en
relación con el portugués, don Emilio podría decir con Lope de
Vega: «Tengo los ojos niños y portuguesa el alma».
CORPES
Todos ustedes han escuchado la clara exposición del profesor
Guillermo Rojo. En los últimos años se ha producido un gran
cambio en la investigación lingüística con la aplicación de las
técnicas informáticas en los dominios de la fonética, de la sintaxis o
del léxico. El crecimiento de la capacidad de almacenamiento, el
desarrollo de ingeniosos programas de tratamientos de datos y la
rapidez
en
la
obtención
de
los
resultados
han
variado
profundamente la investigación en la lingüística de corpus. Dado
que no es posible estudiar conjuntamente todos los enunciados de
la lengua, ni siquiera en un momento dado, es necesario elegir un
subconjunto de datos representativos que permitan construir
hipótesis acerca del funcionamiento del total. Un especialista
mexicano lo explicó hace muchos años con una expresión coloquial:
se trata de efectuar «una probadita» en la lengua, como cuando nos
ofrecen probar una nueva especialidad en un restaurante.
Ya el resultado de estos trabajos de investigación que componen el
CORPES va a estar a disposición del público, pues los materiales y
recursos de la RAE y de ASALE están destinados a toda la
sociedad, como lo estaban los datos del CORDE y del CREA, y los
del Diccionario histórico; como lo estarán los 300 millones del
CORPES, con datos de los años 2001 al 2014, con todos los
medios de recuperación selectiva, como han podido comprobar en
el ejemplo de desarrollo sostenible. Siempre recordaré la edición
electrónica del Quijote, que permitía trabajar en cuestiones de
coocurrencias de este tipo: en las búsquedas de adjetivos que
acompañaban a la palabra silencio, aparecía maravilloso como el
más frecuente; como ya era el sosegado y maravilloso silencio de
La Galatea antes de llegar al del pastor Grisóstomo. Y que llegan en
el recuerdo a los versos de José Hierro:
«Imagínate tú, piensa sólo un instante,
Piensa sólo un instante que el alma comienza a caerse
(las hojas, el canto del agua que sólo tu escuchas:
Maravilloso silencio que pone en las tuyas su mano evidente)».
ARCHIVO
El archivo académico es de una extraordinaria riqueza documental:
todo lo que ha ocurrido en la Casa se conserva referido
puntualmente, incluso las facturas de los hechos minúsculos.
El día 3 de octubre del año 1714 llega la aprobación real: «… pero
como era justo que precediesse mi Real agrado, interesándose tan
principalmente en esto el bien publico, la gloria de mi Reynado, y
honra de la Nación, me suplicó el Marques [de Villena] fuesse
servido a favorecer el deseo de formar una Academia…». Desde
ese día, el bien público y la honra de la nación han sido los dos ejes
que han guiado el trabajo de la Real Academia Española.
En este documento citado, se ordenaba el nombramiento de «un
Secretario para la custodia y buena colocación de los papeles de la
Academia; o sea para imprimirlos o para conservar en su poder los
manuscritos…». En el estatuto
IV
del capítulo tercero, se
completaba la disposición: «También tendrá un Secretario […] para
recoger los papeles de la Academia y colocarlos en el modo más
oportuno: asi por los que se hayan de imprimir, como por los que se
hayan de guardar… ». El secretario, además, deberá «notar todos
los hechos de la Academia, y conservarlos con los demás
papeles…» y, como hoy, «leer al comenzar la Junta los hechos de
la pasada». Estos hechos se han guardado desde la primera
reunión en unos voluminosos libros de actas, hermosamente
encuadernados, que constituyen la cuidadosa historia del quehacer
académico en sus juntas.
Trabajar en el archivo de la RAE es un privilegio y un goce para el
investigador. Lo que se pretende con este proyecto es poner a
disposición de todos los investigadores la consulta de los materiales
del archivo después del oportuno proceso digitalizador. Se trata,
para decirlo brevemente, de que todos los especialistas tengan
acceso a ese privilegio y a ese goce.
Antes de entrar de nuevo en el mundo del «maravilloso silencio»,
que nos va a permitir llevar a cabo dos tareas fundamentales en la
RAE, el CORPES en su continuidad y la digitalización de las actas,
quiero reiterar a Banco Santander y a su presidente, don Emilio
Botín, nuestro agradecimiento más profundo por su generosidad, y
a todos ustedes por su asistencia a este acto.
Muchas gracias.
Fly UP