...

38. Notas sobre la cronología de la eliminación de vosotros en

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

38. Notas sobre la cronología de la eliminación de vosotros en
NOTAS SOBRE LA CRONOLOGÍA DE LA ELIMINACIÓN
DE VOSOTROS EN AMÉRICA
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
Universidad Nacional Autónoma de México
A la eliminación de vosotros en la Andalucía occidental Lapesa (1984: 512) dedica menos de una página. Y al desarrollo, muy resumido ciertamente, de este tema
en el español de América le destina dos breves párrafos (§§ 132.4 y 132.5). En el
primero se da cuenta de las diferencias de la eliminación de vosotros observables
en Andalucía y América y, en el segundo, de los efectos de la pérdida de vosotros
en el paradigma de los pronombres posesivos. La alusión al andaluz occidental se
da en el capítulo titulado «Extensión y variedades del español actual» que, por el
título mismo, debe verse con contenido mejor dialectal sincrónico que propiamente histórico. Las referencias a la pérdida de vosotros en América se hallan en
el último capítulo del libro («El español de América»)1. ¿Cuándo se eliminó vosotros
en el español andaluz occidental? Si de ello habla Lapesa en el capítulo XV de su
Historia, titulado «Extensión y variedades del español actual», se podría deducir
que el empleo de ustedes por vosotros en la Andalucía occidental es algo relativamente reciente. No se aclara sin embargo este punto.
En el capítulo XIV de la Parte Quinta (Sección B) de su Historia, titulado «Desarrollo del español en América (1554-1617)», cuando Menéndez Pidal se refiere al
tuteo americano, enfáticamente precisa que se trata de un tuteo andaluz, no castellano. Sobre esta base, le es entonces posible explicar con novedosos argumentos el fenómeno americano de la eliminación de vosotros y su sustitución por ustedes, rasgo que analiza don Ramón como un curioso tuteo en plural. Permítaseme
transcribir un luminoso pasaje:
Todo Méjico y Nuevo Méjico usan el Tú como nominativo sujeto [...]. No obstante, este tuteo mejicano y nuevo mejicano (y el americano en general) es de tipo, no
castellano, sino andaluz, porque desconoce el plural «vosotros» sustituyéndolo por
ustedes, y en la conjugación la persona Vosotros se confunde con la persona Ellos
[...]. Esto es efecto del odio a la segunda persona plural, en cuanto servía para el trato
1
El voseo y otros puntos de morfosintaxis se explican también en ese último capítulo de la
Historia.
[ 461 ]
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
altanero y descortés, no se la quiere emplear ni aun para su natural sentido de pluralidad; por una ultracorrección de cortesía se usa el ustedes y la tercera persona plural (Menéndez Pidal, 2005: 1119).
¿Cuándo se generalizó en América el empleo de ustedes por vosotros ? En el
pasaje anterior de la Historia de don Ramón se dice cómo es el tuteo americano y
cómo puede verse el uso de ustedes por vosotros como un aspecto de ese tuteo
pero nada se aclara sobre la época en que este sistema de tratamiento quedó establecido. Tampoco se dice nada de esto en otros tratados de historia de la lengua.
Muy recientemente apareció un interesante trabajo (De Jonge/Nieuwenhuijsen,
2009) en el que se explica muy detalladamente la evolución del paradigma pronominal de las formas de tratamiento del español, desde el siglo XII hasta nuestros días. Constituye, por tanto, una valiosa excepción en cuanto que sí están ahí
considerados los importantes cambios que en ese terreno experimenta la lengua
española durante los siglos XVIII y XIX. Además concede espacio importante al
desarrollo de este cambio en el español americano, deteniéndose en particular en
la eliminación del pronombre vosotros y en sus probables causas. Sigue faltando
ahí sin embargo la cronología de esta supresión.
De conformidad con los datos del Corpus diacrónico del español (CORDE), las
primeras documentaciones, en el español europeo, de la forma plural ustedes
deben buscarse en textos correspondientes a la tercera decena del siglo XVII, como
el siguiente de Jerónimo Alcalá Yáñez (1624): «Si he jugado ó juego, tiene razon su
merced que sé jugar; y así, suplico á ustedes que los que no saben jugar no voten
por mí, y los que han jugado ó juegan me hagan merced de favorecerme». A
sabiendas de que el pronombre vos con valor de segunda persona del plural sigue
teniendo vigencia después de la aparición de vosotros, si se quisieran oponer solamente las formas vosotros/ustedes, los porcentajes de preferencias, en el español
europeo, serían aproximadamente las siguientes:
Vosotros(as)
Ustedes
Siglo XVII
98%
2%
Siglo XVIII
48%
52%
Siglo XIX
48%
52%
1900-1975
61%
39%
2
33%
67%
1976-2005
Cuadro 1. Vosotros/ustedes en el español europeo, siglos XVII-XXI (porcentajes).
2
[ 462 ]
Periodo considerado por el Corpus de referencia del español actual (CREA).
NOTAS SOBRE L A CRONOLOGÍA DE L A ELIMINACIÓN DE VOSOTROS EN AMÉRIC A
Es evidente que la oposición vosotros/ustedes, en el español europeo, funciona
a partir del siglo XVIII. Llama la atención el predominio de vosotros frente a ustedes (61%/39%) durante casi todo el siglo XX3 y la notable supremacía de ustedes
sobre vosotros a lo largo de los últimos años de ese siglo y los primeros del XXI
(67%/33%). A partir del XVIII, en el español europeo, la competición se dará entre
vosotros y ustedes, pues la presencia de las formas vos (plural) y vuestras mercedes
se reduce notablemente4. Las frecuencias de aparición de estas formas durante ese
siglo, en el español europeo, de conformidad con los datos del CORDE, se resumen en el cuadro siguiente:
1700-1800
Ustedes
Vosotros
Vosotras
620 (52%)
474 (40%)
106 (8%)
Cuadro 2. Ustedes/vosotros/vosotras, siglo XVIII, español europeo (registros en el CORDE y porcentajes)
Curiosamente, la misma proporción (52%/48%) del empleo de estas formas pronominales se repetirá en los datos del CORDE correspondientes al siglo XIX. Hay,
como se ve, cierto equilibrio en los porcentajes de uso de la formas vosotros(as) y
ustedes en el español de España durante estos dos siglos. Aunque no resulta fácil
determinar con precisión en todos los textos el carácter deferencial o no deferencial de los pronombres de segunda persona del plural, pueden hallarse casos
donde con cierta evidencia se observa un empleo de vosotros con valor deferencial. Tampoco la forma ustedes tiene siempre un carácter estrictamente deferencial.
Quizá no resulta del todo conveniente, para estos fines, el empleo del término
deferencial, pues lo que con cierta frecuencia parece suceder, no sólo en los textos del XVIII sino también en los posteriores, es que suele emplearse ustedes para
dirigirse a interlocutores plurales no conocidos por el personaje que habla o por
el escritor que narra o describe, a quienes por tanto no se trata con familiaridad y
confianza.
Como simple hipótesis puede quizá pensarse que, a lo largo del periodo que
va de 1700 a 1900 y, sobre todo, durante la primera parte del siglo XX, era la forma
vosotros la que, con alguna frecuencia, se empleaba en situaciones en que el sistema parece preferir, hoy, el pronombre ustedes. Esas situaciones eran precisamente aquellas en las que los interlocutores son o bien desconocidos o bien no se
3
Téngase en cuenta, además, que desconté 1771 registros de la forma vosotros, correspondientes todos ellos a la Biblia Reina-Valera (1909), por parecerme que distorsionaban los datos que para
ese periodo proporciona el CORDE.
4
Aunque, obviamente, pueden hallarse no pocos casos, como el vos (plural) que aparece en los
primeros versos de la «Elegía al Mesías» (1798) de José María Blanco White: «Cantad, oh vos, de la sagrada Elía/Vírgenes venturosas, dulces himnos».
[ 463 ]
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
tiene con ellos cierto grado de familiaridad. A partir de los últimos decenios del
siglo pasado y en los pocos años que han transcurrido de éste, se ha ajustado más
el sistema pragmático en las formas de tratamiento en el español europeo. Parece
ser que, actualmente, cuando con los interlocutores plurales no se tiene suficiente
grado de familiaridad, que son muy buena parte de las situaciones comunicativas,
en el español europeo se prefiere el empleo de ustedes. Se reserva el uso de
vosotros para situaciones donde el grado de familiaridad y confianza es indudable.
Durante el siglo XVII, tanto en el español europeo cuanto, sobre todo, en el
americano, el avasallamiento de vosotros sobre ustedes es casi total. De conformidad con las consultas que pude hacer en el CORDE, en textos americanos, menos
del 3% de los registros corresponden a la forma ustedes. Muy diferente es la situación en el siglo XVIII: mientras en el español europeo hay una semejante frecuencia de empleo de vosotros y de ustedes, quizá incluso con un leve predominio de
esta última forma, en América sigue siendo mucho más frecuente vosotros; la presencia de ustedes, en los textos americanos del XVIII, es todavía, si no insignificante, como sucedía en la XVII, muy baja, comparada con la de vosotros.
Habrá que esperar al siglo XIX para ver el gran cambio en las preferencias de
los americanos por el empleo de ustedes como forma claramente predominante,
aunque todavía no exclusiva, de tratamiento a interlocutores plurales. Quedan
resumidos los datos correspondientes al español americano, en porcentajes, en el
cuadro 3:
Vosotros
Ustedes
Siglo XVII
99%
1%
Siglo XVIII
87%
13%
Siglo XIX
29%
71%
Cuadro 3. Vosotros/ustedes (siglos XVII-XIX) en el español americano (porcentajes).
Es tan brusco el cambio entre el XVIII y el XIX, que necesita verse por etapas.
Quizá ayude a tener una idea de la dirección del cambio observar los porcentajes
que los pronombres vosotros y ustedes obtienen por décadas, a lo largo del siglo
XIX, en el CORDE, lo que se muestra en el cuadro 4:
[ 464 ]
NOTAS SOBRE L A CRONOLOGÍA DE L A ELIMINACIÓN DE VOSOTROS EN AMÉRIC A
Vosotros
Ustedes
1800-1810
87%
13%
1810-1820
33%
67%
1820-1830
83%
17%
1830-1840
64%
36%
1840-1850
32%
68%
1850-1860
40%
60%
1860-1870
21%
79%
1870-1880
19%
81%
1880-1890
22%
78%
1890-1900
31%
69%
Cuadro 4. Vosotros/ustedes en el español americano del siglo XIX
por décadas (porcentajes).
Es evidente, por una parte, que la forma vosotros tiene vigencia en las primeras décadas del siglo XIX y no la pierde totalmente ni siquiera en las últimas.
Ustedes, por su parte, comienza a ser claramente predominante sólo a partir de
1840. Lamentablemente, para algunas décadas, las documentos americanos del
CORDE son muy escasos y están muy lejos de ser representativos del estado de
cosas en cada uno de los diversos países. Los números del cuadro 4, así presentados, pueden por tanto resultar engañosos. Baste un ejemplo: en la década que va
de 1810 a 1820, según los porcentajes del cuadro 4, hay en América un notable
predominio de ustedes sobre vosotros, a pesar de que en la década anterior y en
la posterior, según las mismas fuentes, sucede precisamente lo contrario. La explicación es la siguiente: según el CORDE, para esos diez años en efecto hay en
América 79 registros de ustedes y sólo 39 de vosotros. Debe tenerse en cuenta, sin
embargo, que 78 de las 79 apariciones de ustedes corresponden a una sola obra
mexicana: La Quijotita y su prima, novela (1818) de Joaquín Fernández de Lizardi.
En ese libro, el autor emplea 78 veces ustedes y sólo en 4 ocasiones usa vosotros 5.
Esto lleva a cierta distorsión de los datos, que conviene evitar. Es probable que
otros autores americanos emplearan en otras obras de esos años un número semejante de veces el pronombre ustedes. Sin embargo esas obras no forman parte del
CORDE y tal hipótesis, por falta de datos, queda sin comprobación.
Dado que no parece confiable establecer por décadas el decrecimiento progresivo, en América, del pronombre vosotros a lo largo del siglo XIX, limitémonos
5
Ello lleva incluso a que, excepcionalmente, México tenga, en esa década, un más alto registro
de ustedes que España, a pesar de que, como es bien sabido, los textos y documentos españoles son
mucho más numerosos que los mexicanos e, inclusive, que todos los americanos sumados.
[ 465 ]
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
entonces a señalar lo que sí parece indiscutible y probado, así sea con la exigua
documentación del CORDE: la presencia de vosotros no es escasa a lo largo de la
primera mitad de ese siglo; sí lo es, por lo contrario, en la segunda. En el cuadro
3 presento el número de registros y porcentajes para vosotros y ustedes durante la
primera y la segunda parte del siglo XIX:
Vosotros
Ustedes
1800-1850
119 (50%)
121 (50%)
1851-1900
255 (21%)
803 (79%)
Cuadro 5. Vosotros/ustedes, en América, 1.ª y 2.ª mitad del siglo XIX en el CORDE
(registros y porcentajes relativos).
De acuerdo con los datos anteriores, la relación de frecuencias entre los dos
pronombres resulta ya, a lo largo del XIX, diferente en América y en España. Los
números para esta última se resumen en el cuadro 6:
Vosotros
Ustedes
1800-1850
785 (60%)
517 (40%)
1851-1900
1261 (38%)
2067 (62%)
Cuadro 6. Vosotros/ustedes, en España, 1.ª y 2.ª mitad del siglo XIX.
A lo largo del siglo XIX, tanto en España como en América, con mayor evidencia en ésta que en aquélla, ustedes gana terreno a costa de vosotros. En España
no se tiende sin embargo a la eliminación de vosotros, sino simplemente se le
reservará para un particular empleo, como ya vimos, es decir para dirigir la palabra a interlocutores conocidos y de confianza. En América, por lo contrario, la
dirección del cambio es hacia una rápida eliminación de vosotros y su total reemplazo por ustedes. Si en la segunda parte del siglo XIX por 1 vosotros se registran
en textos americanos 4 ustedes, la diferencia entre una forma y otra será aún
mayor durante el siglo XX. En el periodo que va de 1900 a 19756, por 10 apariciones de ustedes hay, en América, cuando mucho, 1 registro de vosotros; y los
esporádicos registros de este pronombre en el español actual son apenas del
orden del 5%, explicables casi todos por razones estilísticas. La forma femenina
(vosotras) es mucho menos frecuente, aun en España, que la masculina (vosotros).
El pronombre para dirigir la palabra a interlocutores plurales es, en el español
6
Son éstos los años que considera el CORDE; los 25 restantes del siglo XX y los 5 primeros del
XXI constituyen el CREA.
[ 466 ]
NOTAS SOBRE L A CRONOLOGÍA DE L A ELIMINACIÓN DE VOSOTROS EN AMÉRIC A
americano de hoy, exclusivamente, ustedes. No se emplean tampoco, como es
obvio, los casos oblicuos (acusativo y dativo) correspondientes a vosotros (os) ni
las diversas formas del posesivo vuestro, como tampoco las formas verbales de 2.ª
persona de plural. Datos numéricos, tanto de España como de América, se presentan en el cuadro 7:
España
América
Vosotros
Vosotras
Ustedes
Vosotros
Vosotras
Ustedes
1900-1975
5.516 (65%)
470 (5%)
2.673 (30%)
310 (10%)
21 (1%)
2.354 (89%)
1976-2005
2.354 (29%)
362 (4%)
5.435 67%)
295 (4%)
25 (1%)
7.803 (95%)
Cuadro 7. Vosotros/ustedes, en España y en América, siglo XX (registros en el CORDE).
A sabiendas de que el limitado número de obras que para algunos países americanos fueron tomadas en cuenta para formar el CORDE y, sobre todo, de que se
trata de obras de géneros muy diversos y, por tanto, en alguna medida incomparables entre sí, por lo que se refiere al empleo de los pronombres vosotros y
ustedes, señalo simplemente que, de conformidad con ese corpus, la forma vosotros, a lo largo del XIX, obtuvo mayor número de registros que el pronombre
ustedes en los siguientes países: Venezuela y Uruguay (100% de vosotros),
Ecuador (73% vosotros/23% ustedes), Colombia (58%/42%) y Cuba (53%/47%).
Llama asimismo la atención que en los textos peruanos no aparezca una sola
forma vosotros y se documenten 230 ocurrencias de ustedes. El predominio de
ustedes sobre vosotros fue también notable en los textos argentinos, mexicanos,
chilenos y filipinos.
Gertrudis Gómez de Avellaneda, novelista cubana, en novelas escritas en la primera mitad de esa centuria, muy rara vez hace uso de ustedes. Cuando sus personajes dirigen la palabra a interlocutores plurales emplean sistemáticamente el vosotros. Así lo hace una madre o un padre cuando charlan con sus hijos, o cuando
alguien se dirige a un grupo del pueblo, o a pastores y peones e igual se procede
cuando se conversa con amigos. Sólo en dos pasajes emplea Gómez de Avellaneda
el pronombre ustedes: cuando una mujer joven habla con sus padres y cuando otro
personaje se dirige a una condesa y a su amante.
Pueden encontrarse textos americanos de mediados del siglo XIX en los que
alternan, en boca de un mismo personaje, ustedes y vosotros, como el siguiente de
Amalia (1851) del argentino José Mármol:
Es preciso salir de esta posición; en todo caso somos cuatro contra tres —dijo
a sus compañeros uno de los hombres que habían bajado del coche. Y con su última palabra dio su primer paso hacia los tres desconocidos. – ¿Puedo saber, señores, si es por nosotros que se han tomado ustedes la molestia de interrumpir su
camino? Una carcajada en trino fue la respuesta que recibió el que había hecho
[ 467 ]
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
aquella paladina interrogación. – ¡Al diablo con todos vosotros! ¡No ganamos para
sustos! —dijo el mismo que había hablado antes, a quien ya se habían reunido sus
compañeros, pues que todos se habían reconocido recíprocamente por la voz y por
la risa: todos eran unos. Y todos marcharon en dirección al río. (José Mármol,
Amalia, 1851).
Obsérvese, en el texto anterior, que el ustedes está en boca de un personaje que
se dirige a personas a las que parece no conocer. Sin embargo cuando éstas se burlan de él con carcajadas, entonces, al reconocerlos, el mismo sujeto les habla de
vosotros.
Particularmente interesante me parece, entre los registros ecuatorianos de estos
pronombres en el siglo XIX, los que corresponden a los escritos de Juan Montalvo.
Están consideradas en el CORDE dos obras, ambas del género de política y gobierno: Las catilinarias (1880-1882) y Siete tratados (1882). En la primera de éstas, hay
25 vosotros y 22 ustedes; en la segunda, 1 ustedes por 15 vosotros. Emplea el vosotros cuando dirige la palabra a los héroes, a los discípulos, a los españoles, a los
amigos, a los jueces, a los profesores. Podría decirse que su uso es motivado por
cierta cercanía, afecto o familiaridad con los interlocutores. El ustedes, sin que llegue casi nunca a emplearse como signo de deferencia, deja ver que los interlocutores son personas afectivamente más distantes. Hay un curioso pasaje de Las catilinarias que parece confirmar lo anterior. Es el siguiente:
«¡Soldados! Yo confío en tus bayonetas; tíes confiaos en mi espada. Tíes, plural
de ti. Gracias a Dios que la gramática va a ser reformada. ¿Para qué necesitamos el
vosotros en adelante? Si en Santafé de Bogotá, ciudad cultísima, hay poetas que
dicen ereis en vez de sois, nadie tendrá por encarecimiento y modo de capear a un
gran señor esto de poner ties en lugar de vosotros» (cursivas mías).
Del pasaje anterior se deduce que, para Montalvo, el plural de tú es vosotros,
como el de usted es ustedes, aunque esto último no lo dice. Por tanto, puede pensarse que en sus escritos hay un uso de ambos muy parecido al que actualmente
priva en la mayor parte del español europeo.
Los números del CORDE, en relación con el español mexicano del siglo XIX,
dejan ver un abrumador predominio de ustedes sobre vosotros: 272/44 (86%/14%).
Hay ciertamente algunas pocas obras en las que aunque no aparece el pronombre
ustedes, la presencia de vosotros es mínima. Ello sucede en la Segunda carta de un
americano al Español (1812) de Fray Servando Teresa de Mier, escrita en
Inglaterra, en la que hay 2 registros de vosotros, uno de los cuales corresponde a
la frase «¿Quién me ha constituido juez entre vosotros?», que el escritor pone en
boca de Cristo; y, la otra, está incluida en una cita textual de otro documento:
«Tengo a la vista un impreso que acaba de salir en Cádiz: «Esperáis —nos dice página 38— que los ingleses que os halagan, y a quien vosotros halagáis porque no les
teméis, os han de dejar en paz». En dos de sus dramas de tema histórico (El torneo
[1839] y Ana Bolena [1842]), Fernando Calderón sólo hace uso de vosotros, aunque
[ 468 ]
NOTAS SOBRE L A CRONOLOGÍA DE L A ELIMINACIÓN DE VOSOTROS EN AMÉRIC A
no reiteradamente, pues en el primero hay 3 registros y 4 en el segundo7. Hay un
vosotros y ningún ustedes en el drama histórico de Ignacio Rodríguez Galván titulado Muñoz, visitador de México (1838). También es histórico el drama de Alfredo
Chavero Los amores de Alarcón (1879), en donde hay 5 apariciones de vosotros y
ninguna de ustedes. Los dos vosotros que aparecen en Evolución política del pueblo mexicano (1900), texto en que no hay ocurrencias de ustedes, los pone Justo
Sierra en boca de algunos personajes históricos.
En ninguno de los textos mexicanos analizados hay supremacía de vosotros
sobre ustedes. Hay sin embargo dos en los que esos dos pronombres se emplean, cada uno, un mismo número de veces. En la novela Noches tristes y día alegre (1818) de Fernández de Lizardi hay 5 registros para cada uno. El escritor pone
vosotros en boca de alguno de sus personajes cuando dirigen la palabra a sus
hijos o, también, cuando el propio autor explica algo a los padres de familia.
También lo emplea cuando hace hablar a personajes bíblicos. Ustedes se documenta en un pasaje en el que una mujer habla con otra, de su mismo nivel pero
de más edad, refiriéndose a ella y a sus hijos. Juan Díaz Covarrubias, en su novela Gil Gómez, el insurgente (1858) emplea diez veces cada una de las formas ustedes y vosotros. Éste aparece en arengas de Hidalgo al pueblo levantado y cuando el autor o los personajes dirigen la palabra a personas jóvenes; también
cuando se habla a los «americanos». El ustedes se reserva especialmente para los
pasajes en los que alguien se comunica con personas en algún sentido superiores: la criada a sus patrones, el capitán a sus jefes, el intendente a unos oficiales,
el obispo a los curas, Gil Gómez a Hidalgo acompañado por otros oficiales, el
posadero a unos huéspedes, una anciana «miserable» a unos oficiales, etc. Hay
también, a manera de excepción, un interesante caso en que una tía emplea el
ustedes cuando se dirige a sus sobrinos, que viene a ser prueba de que, aún en
un texto que parece hacer, hasta cierto punto, un empleo especializado de cada
forma, se ve ya una invasión de ustedes en el terreno propio de vosotros, invasión que, en muchos otros textos de la época y en todos los posteriores a este
siglo, sería total.
REFERENCIAS
BIBLIOGRÁFICAS
De Jonge, Bob y Dorien Nieuwenhuijsen (2009): «Formación del paradigma pronominal de
las formas de tratamiento», en C. Company Company (dir.), Sintaxis histórica de la lengua española. Segunda parte: la frase nominal (vol. 1), México, UNAM-Fondo de Cultura
Económica, 1593-1672.
7
Hay también dos vosotros en algún poema de Calderón de la primera mitad del XIX. En uno y
otro se dirige la palabra a los niños.
[ 469 ]
JOSÉ G. MORENO DE ALBA
Lapesa, Rafael (1984): Historia de la lengua española, Madrid, Gredos, 9.ª ed. corregida y
aumentada.
Menéndez Pidal, Ramón (2005): Historia de la lengua española, 2 vols., Madrid, Fundación
Ramón Menéndez Pidal-Real Academia Española.
Real Academia Española: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español.
<http://www.rae.es> [agosto de 2009].
Real Academia Española: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español
actual. <http://www.rae.es> [agosto de 2009].
[ 470 ]
Fly UP