...

a los veinte años, me encontré al frente de la fábrica

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

a los veinte años, me encontré al frente de la fábrica
ADIMRA - Abril 2015
“A LOS VEINTE AÑOS, ME ENCONTRÉ
AL FRENTE DE LA FÁBRICA”
Enrique Cinacchi
Los orígenes
N
ací el 28 de mayo de 1974, en Buenos Aires, hijo de Roberto Ángel e Inés,
y soy el menor de tres hermanos. Llegué después de Daniel y de Silvia.
Llevo el nombre en honor de mi bisabuelo Enrique Cinacchi, que llegó de Italia
en 1905.
Me crié en un hogar marcado por el espíritu industrial, iniciado por mi
abuelo Alfredo, un obrero socialista militante que trabajó en cristalería como
tornero, y también fabricó tornos. El contexto no permitió que lo suyo se
transforme en empresa, era pura vocación.
Por años, mi padre fue jefe de matricería en Fabricaciones Militares, donde
se recibió de ingeniero especializado en mantenimiento. A la par que realizaba
su trabajo, mi papá creaba escuelas en Fabricaciones Militares, para darle
oportunidad a la gente de mejorar su
nivel educativo.
En el desempeño de sus tareas,
comenzó a notar problemas de
humedad que afectaban a las
instalaciones de aire comprimido. Las
soluciones existentes, ofrecidas por
empresas del exterior, eran costosas. Así
que se dedicó a desarrollar los primeros
prototipos de equipos secadores de aire
comprimido por absorción, los únicos
de fabricación nacional.
A mediados de los ‘70, decidió
independizarse, crear su propia
empresa y lanzarse a la producción en
serie de sus prototipos. Esos fueron los
Prototipo 1975
1
ADIMRA
Línea DC, año 1980.
Primer equipo fabricado a pedido.
comienzos de OSMI S.R.L., que fundó con su hermano y un primo. Pronto, mi
papá sumó dos socios que conocían bien el tema del frío.
Corría 1977 cuando vendieron la primera máquina. Ni siquiera disponían
de un galpón para fabricarla. Tuvieron que salir a conseguir un lugar de trabajo
y contrataron operarios. Valija en mano, mi padre salió a golpear puertas de
automotrices y otras empresas que utilizaban tratamientos de aire comprimido
para hacerse de clientes.
Así fue como OSMI comenzó a ganar un espacio como proveedor de
deshumectadores de aire comprimido y enfriadores de líquido. El nombre se
fue haciendo conocido entre terminales automotrices, autopartistas, compañías
alimenticias y petroleras.
Un proyecto familiar
Un tiempo después de comenzar la producción, los socios decidieron
separarse y mi padre siguió adelante con la empresa. Como solo no podía con
todo, mi madre entró para ayudarlo. Más adelante, nos incorporamos los tres
hermanos. Silvia, contadora; Daniel, volcado a lo comercial y yo, a lo técnico.
Yo tenía apenas doce años cuando empecé a colaborar en la fábrica. Me
gustaba más trabajar que estudiar, finalmente termine el industrial, donde me
gradué como técnico mecánico.
2
Enrique Cinacchi - Frioar Ingeniería S.R.L.
Exposición en San
Pablo, Brasil.
Mis intereses pasaban por la fábrica, donde progresivamente fui asumiendo
nuevas responsabilidades. A los catorce años, ya me animaba a armar presupuestos
y hasta asesoraba a gente más grande que yo, muchos de ellos ingenieros, en la
aplicación de nuestros productos.
Para mí esa etapa fue una experiencia fantástica, tanto en la industria como
en la gestión. Escuchaba cómo mi padre hablaba desde su escritorio con clientes,
bancos y proveedores, y en cada conversación, aprendía algo de él. Nunca dejó
de atender a nadie. Y yo imité su modelo. Me marcó fuerte su sólido sentido de
la ética y su compromiso con la palabra dada.
Nuevos desafíos
Con el tiempo, fui pasando por las distintas áreas de la fábrica. Un día,
cuando yo todavía no había cumplido los veinte años, el capataz a cargo del
manejo de la fábrica se tomó una licencia prolongada por un viaje. Mi padre no
titubeó y me puso a cargo.
Ese fue un punto de inflexión en mi carrera industrial. Empecé a descubrir
que el trabajo no se organizaba correctamente. Los operarios llegaban
sistemáticamente tarde y no ponían su máximo esfuerzo en las tareas. Yo no
tenía formación pero tenía sentido común y notaba los vicios que atentaban
contra la eficiencia.
3
ADIMRA
Ingeniero Roberto
Cinacchi.
Así que empecé a buscar formas de impulsarla. Como la fábrica tenía una
biblioteca muy nutrida, la consultaba a diario; tomaba apuntes y comparaba
los datos que encontraba en los libros. Empecé a hacer mis propios resúmenes
y se convirtieron en el único libro argentino sobre refrigeración, lo publiqué en
2003. Esas conclusiones que iba extrayendo, después se aplicaban en la fábrica.
De ese modo comencé a despuntar la pasión por lograr mejores resultados. Me
dolían los ojos cuando veía un producto al que le sobraban cosas.
De a poco, introduje cambios en la administración, ordené los procesos y
desarrollé mapas para las tareas. Siempre me apasionó el desafío de ir superando
los problemas para mejorar los productos.
En los cinco meses que el capataz estuvo fuera, las cosas funcionaron mejor,
y yo quedé con veinte años a cargo de la fábrica. Me sentía seguro porque
pisaba un territorio que conocía palmo a palmo. La gente me empezó a respetar.
Conducía un plantel de diecisiete operarios.
Gracias a nuestra mejor organización, en los años siguientes, abreviamos
los tiempos de fabricación y pudimos recortar los precios de los equipos. Seguí
especializándome en ingeniería y fui obteniendo logros. Conseguí reducir el
tamaño las máquinas y cambié los diseños de los deshumectadores de aire
comprimido y enfriadores de agua industrial. Realicé un largo camino en poco
tiempo.
4
Enrique Cinacchi - Frioar Ingeniería S.R.L.
Un nuevo proyecto
A fines de los ‘90, OSMI estaba en dificultades. Mi papá, mi hermano y mi
mamá estaban en la empresa, que no daba para todos. Estábamos endeudados,
y mi papá con problemas de salud.
Mi hermano Daniel crea una empresa paralela de servicio técnico y posventa.
Yo al mismo tiempo, en el ’99, hago proyectos por mi cuenta y vendo a Osmi
mis servicios.
Ya no encontraba en su organización espacio para crecer. Entonces empecé
a desarrollar un proyecto por mi cuenta. Tenía que intentar el camino de la
independencia.
Empecé la UTN porque, para trabajar en puestos acorde a mi conocimiento,
se necesitaba un título. Luego de un tiempo, un ingeniero, que explicaba dentro
de la universidad, en qué consistía la profesión, me hizo ver que aunque yo era
un pibe, venía haciendo lo mismo que un ingeniero industrial: sabía comprar,
manejar proveedores, diseñar, gestionar recursos y fabricar. Ahí entendí que mi
camino era la autogestión. Seguí capacitándome, haciendo cursos y prolongadas
capacitaciones universitarias en terrenos específicos, creciendo en lo mío.
Fue así que en 1999, con veinticuatro años, armé Frioar donde plasmé toda
la experiencia que adquirí en la empresa creada por mi padre. Yo conocía a fondo
todo el proceso industrial, desde el diseño, compras, pasando por producción,
hasta los secretos para cerrar importantes operaciones.
Climatización
de granjas.
5
ADIMRA
Pero justo esa etapa coincidió con la época de la crisis, y conseguir clientes no
me resultaba sencillo. Tuve otro punto de inflexión cuando me contrataron de
un laboratorio farmacéutico. Me pidieron un presupuesto para la modificación
de unos conductos de aire. No era lo que yo tenía pensado hacer, pero disponía
de los elementos para hacerlo.
Entre 1999 y 2001, esa empresa fue prácticamente mi único cliente. Hice
varios trabajos de aire acondicionado y así fui aprendiendo del rubro. Aquel
cliente me permitió arrancar un proyecto industrial en plena debacle del año
2001, cuando parecía que nadie más que yo apostaba por la industria.
Unos años después, mi papá ya no quería seguir en Osmi. Con la empresa que
armó cada uno, mi hermano y yo la apuntalamos, para que siguiera funcionando
y él pudiera retirarse.
Frioar, hoy
Tras la devaluación de 2002, mi oferta se volvió muy competitiva. Empecé
a ganar muchos clientes pequeños y a invertir en marketing para dar a conocer
mi marca. Así fue como empezamos un proceso de fuerte crecimiento que nos
llevó a nuestra situación actual.
6
Enrique Cinacchi - Frioar Ingeniería S.R.L.
Actualmente, Frioar cuenta con una planta propia de 820 m² en la localidad
de Sarandí, Partido de Avellaneda. Desarrollamos ingeniería, proyectos de
refrigeración y aire acondicionado (AC). Nuestra especialidad es la producción
y la instalación de equipos y servicios destinados a laboratorios y otras industrias
que requieran aire acondicionado de precisión, como es también el caso del
rubro alimenticio.
En nuestros más de 15 años en el mercado, hemos desarrollado cientos
de proyectos para la instalación de sistemas de climatización llave en mano.
Producimos las únicas máquinas de climatización industrial de la Argentina y
damos a todos nuestros clientes un trato personalizado.
Nuestro plantel está integrado por 15 empleados, la mayoría dedicados a la
gestión y mas de 35 trabajando por proyecto. Tercerizamos muchos insumos y
procesos. No queremos demasiada gente en la fábrica. Preferimos tener menos
operarios y más gerentes de proyecto.
Trabajamos con las más elevadas normas de calidad, lo que nos permite
renovar la confianza de nuestros clientes. Certificamos las normas ISO 9001
y tenemos acuerdos con universidades, centros tecnológicos y empresas, para
mantenernos en la avanzada de las nuevas ideas.
Me vinculé por primera vez con ADIMRA cuando cursé una Especialización
con dos diplomaturas, en gestión de la Tecnología e Innovación. Empecé a
descubrir que me aportaba información y saberes cuando asistía a la capacitación.
Si bien no tengo una participación muy activa, hoy integro un comité de normas
técnicas.
Mi padre falleció en 2010. Mi hermano continúa al frente de Osmi. Yo sigo
a cargo de Frioar.
7
ADIMRA
Con mi hijo Luciano, año 2014.
El futuro
Tengo un hijo pequeño, Luciano, de 6 años. A veces me sorprende que
pueda ser tan inteligente, con una lectura de la realidad muy lúcida para su
edad, que me obliga a parar y a hablar de los temas como son. Yo de chico hacía
mis propios juguetes, así que también le doy maderas o pedacitos de vigas para
que él arregle los cochecitos cuando se le rompen. Luciano habla de trabajar
conmigo, y yo lo aliento a que siga en la que sea su vocación.
En mi caso, la pasión por el estudio llegó con los años. Fui un autodidacta
industrial, y apliqué todo mi conocimiento en mejorar la gestión. Me da orgullo
que la Unión Industrial de Avellaneda nos haya entregado un premio en 2011
por los estándares de eficiencia y responsabilidad de nuestra empresa.
Siento una paternidad absoluta sobre mi empresa, donde se da lugar a
la innovación tecnológica, que favorece la producción nacional de bienes de
capital. Me gusta no perder el espíritu de cuando empecé. Que el pasado se
amalgame en el presente. Por eso me dedico a retomar patentes que había creado
mi papá y las refloto.
8
Enrique Cinacchi - Frioar Ingeniería S.R.L.
Parafraseando al antiguo proverbio, yo también puedo decir que tuve un
hijo, escribí un libro y planté una industria, que no es un árbol, pero va dando
sus frutos. Igual que en la naturaleza, el aire le sirve de impulso para que se
renueve y siga creciendo.
9
Fly UP