...

Amadís de Gaula mal entendido

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Amadís de Gaula mal entendido
Amadís de Gaula mal entendido
Por Santiago Sevilla
¿Cómo se puede hablar de quinientos años de libros de
caballerías, cuando en realidad, años son setecientos? El Amadís
de Gaula se conoció en Castilla y Portugal a fines del Siglo XIII.
Esto se prueba con el hecho que el rey Diniz de Portugal y su hijo
el rey Alfonso lo leyeron de manos de su autor, Don Enrique de
Castilla, cuando visitó a su sobrino-nieto el rey Diniz en 1295.
El Amadís de Gaula ha sido mal entendido en España, con
excepción de Miguel de Cervantes que lo puso como único,
cuando lo salvó de la hoguera al comienzo del Quijote.
Los clarísimos indicios de que se trata de un libro basado en la
cultura caballeresca de Inglaterra, Alemania, Italia y
1
Constantinopla fue totalmente ignorado, sin duda por poco
conocimiento de ese tan fascinante período de las cruzadas, los
torneos, las justas y las guerras de la nobleza europea, de la que
era parte activa la monarquía española. Baste recordar que quien
armó caballero al Príncipe Eduardo Plantagenet fue Alfonso X el
Sabio, Rey de Castilla y León.
En el “Amadís” se nombran puntualmente algunos personajes y a
las regiones donde se desenvuelve la obra. Se ubica claramente el
lugar de la novela en la Gran Bretaña, la pequeña Bretaña, Gales,
Escocia y también Grecia, Alemania y Constantinopla. Esto debió
dar que pensar. Más aún, se mencionan personajes reales, por sus
títulos como el Conde de Gloucester, el Rey de Gales del Norte, y
el Emperador de Constantinopla. Ellos se llamaron Richard de
Clare, Llywelyn, y Balduino II. No había porqué ignorarlos, pues
ocupan lugar importantísimo en la Historia del Siglo XIII.
Es incomprensible cómo nunca se exploró el personaje Brián de
Monjaste, hijo del rey de España Ladasán, que resulta ser el
ALTER EGO del Infante Don Enrique de Castilla Senador de
Roma y autor del Amadís de Gaula, hijo del Rey Fernando III el
Santo, que vivó por cinco años en la corte del Rey Enrique III
Plantagenet, y fue cuñado de Eduardo I de Inglaterra, casado éste
con Leonor de Castilla, hermana de padre de Don Enrique. Nada
de esto pasó por la mente de los historiadores del “Amadís” y
ahora siguen ignorándolo y confunden los libros de caballerías
fantásticos del siglo XVI, mezclándolos con el “Amadís de
Gaula” del Siglo XIII. Esto es un mal entendido que daña la
verdad de los hechos.
El Amadís de Gaula, escrito en Castellano, es ante todo un
testimonio europeo de la cultura caballeresca, en esencia muy
internacional. No trata en absoluto de España, sino de las guerras
inglesas entre Simón de Montfort y Eduardo Plantagenet, y la
lucha por la conquista de Sicilia, en las que participaron
Alemanes (Conradino de Hohenstaufen), Franceses (Charles
d’Anjou), Italianos y Españoles bajo Enrique de Castilla, Senador
de Roma. Las batallas de que habla el “Amadís” son Cadfan,
Lewes, Evesham, Benevento, Tagliacozzo, Sciacca y Coll de
Panissars. Nada de esto se soñó al analizar el “Amadís”. Podría
decirse acaso que las pruebas de esta aseveración no son
2
suficientemente contundentes y que es mejor seguir ignorando
estos indicios de la historicidad del “Amadís”. Sin embargo,
puede darse por probado que el “Amadís” data del siglo XIII, que
fue escrito en Castellano, que lo conoció el Rey Diniz de Portugal
en 1295, que fue traducido al portugués alrededor de 1385 por
Don Vasco de Lobeira, cuando ya se lo había leído en Castilla en
la primera mitad del siglo XIV por el gran cronista del Rey Don
Pedro el Cruel, Don Pero López de Ayala. También es verdad que
inspiró muchos libros de caballerías y fue de inmensa importancia
en el ánimo de Miguel de Cervantes, al inventar a Don Quijote de
la Mancha. Es más, digamos que sin el “Amadís”, no habría el
“Quijote”. La Historia de la literatura española tiene que
enmendarse, dando al “Amadís” su verdadera importancia.
Tiene que desbrozarse la obra plagiaria de Garcí Rodríguez de
Montalvo, sacando ciertos injertos y acápites pedantes
introducidos por él, debe descartarse gran parte del Libro IV, y
marginarse “Las Sergas de Esplandián”, pues son ajenos al
verdadero Amadís de Gaula. La diferencia de estilo es palmaria.
No puede seguir adelante la apología de este plagio monumental.
Garcí Rodríguez de Montalvo usurpó mil trescientas páginas del
“Amadís”con la posterior aquiescencia de los historiadores de la
literatura española, porque no atinaron a dar con su autor
verdadero, por ignorar la cultura caballeresca del Siglo XIII.
Los personajes reales detrás del “Amadís” son muy parecidos a él.
Eduardo I Plantagenet, o Lisuarte, fue un caballero de gran fuerza
y valor, se batió en muchos torneos y justas, luchó en la Cruzada,
combatió en el campo de batalla a la cabeza de su ejército, sufrió
muchas heridas y fue un devoto amador de su esposa Doña
Leonor de Castilla, a la que veneró después de su muerte,
erigiendo un sinnúmero de cruces de piedra en su honor y
recuerdo, que aún se admiran en Inglaterra. Don Enrique de
Castilla, así mismo, fue consagrado como héroe de la conquista
de Sevilla, se batió a duelo singular contra el Jefe del Ejército
Castellano Don Nuño González de Lara y lo venció, combatió en
las batallas de Benevento y Tagliacozzo a la cabeza de su
pequeño ejército de caballeros españoles y venció en su división,
y cuando ya viejo, combatió en batalla contra los moros de
Granada, salvando la vida después que fuera derribado del
3
caballo, al que le habían cortado las riendas. Las heroicidades de
Amadís no son mucho mejores que las logradas por su autor.
También Simón de Montfort, modelo de Amadís, fue un guerrero
temerario, que triunfó en la batalla de Lewes, apresó al Rey
Enrique III de Inglaterra, al príncipe Eduardo, y a Richard, Conde
de Cornwall, que llegó a ser Emperador de Alemania. Es
comprensible que pedestres historiadores académicos de la
literatura española no perciban el realismo de las luchas y
batallas del Amadís, en lo referente al detalle de la equitación de
aquel tiempo, pero quienes hemos sido jinetes gran parte de la
vida, nos damos cuenta clara de su indiscutible veracidad.
Creo que es motivo de orgullo para España descubrir que uno de
sus príncipes, Don Enrique de Castilla, fuera un caballero andante
heroico, poeta trovador y novelista, capaz de escribir una obra de
maravilloso ingenio, impecable estilo, y los más altos ideales y
virtudes, de amparo a los desvalidos, mujeres, niños y ancianos,
de largueza y generosidad, de extrema valentía y, por Oriana, del
más leal amor.
4
El caballo lusitano Pastor conmigo en el Parque de Windsor
5
Fly UP