...

La frase “es la economía, estúpido” se convirtió en su momento en

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

La frase “es la economía, estúpido” se convirtió en su momento en
Saludos. Agradecimientos.
En primer lugar, mi homenaje y recuerdo a Eduardo
Puelles, Inspector del Cuerpo Nacional de Policía,
asesinado por ETA. No van a poder con nosotros.
Me presento ante ustedes como Secretaria General
de un partido, el partido popular, que acaba de ganar
las elecciones al parlamento europeo hace apenas
unos días. Lo hago acompañada de mi Presidente,
máximo protagonista de esta victoria y de muchos
compañeros de partido, algunos de los cuales
asumen a la vez importantes responsabilidades de
gobierno.
Lo hago con la convicción de que pertenezco a la
mejor organización política que hay en España para
conseguir el bienestar de los ciudadanos, para velar
y proteger sus derechos y para ayudar a crear una
sociedad
de
igualdad
de
oportunidades;
sin
mentiras, sin disculpas, sin engañarnos a nosotros
mismos, para solucionar los problemas que existen y
no para crear conflictos donde no los hay.
1
Por eso el Partido Popular es la organización política
más importante de Europa y por eso somos más de
700.000 militantes.
Lo hago con la convicción de que cuando se habla
de principios en el Partido Popular, no se puede
pasar por alto que entre ellos, de forma muy
importante, están la defensa a ultranza de las
libertades civiles, de los derechos del individuo. No
concibo una política más auténticamente social y
progresista (y entiendo por progreso la evolución
positiva
del
ser
humano,
individual
y
colectivamente).
Les aseguro que yo y muchos como yo estamos en
política porque queremos una nación, España,
moderna, tolerante y de progreso, y no anclada en
ideologías trasnochadas.
2
Una nación donde los ciudadanos sean libres e
iguales y donde puedan aspirar a un futuro mejor
para ellos y sus hijos, una sociedad sin pensamiento
oficial y sin prejuicios estériles, orgullosa de lo mejor
de su pasado, que mire al futuro con esperanza y
energía, sin complejos y consciente de su realidad
pero con legítimas aspiraciones.
Estas ideas básicas son a mi juicio las que sirven de
imán de atracción a los que pertenecemos al partido
popular. Un partido de centro reformista que
representa al centro sociológico y político de este
país y a la derecha moderada. Así lo entendía yo
cuando pase a formar parte de él, así lo sigo
entendiendo.
Yo creo firmemente que la Constitución es de todos
y para todos, y es nuestro gran acierto colectivo.
3
Pero, si me permiten decirlo, creo también que los
valores que propugna, el orden social que está
implícito tanto en su parte programática como en su
articulado y hasta sus propios mecanismos de
defensa y de reforma, encuentran hoy su mejor
salvaguarda en el ideario político del partido popular.
Y hablo de la defensa de la libertad (de conciencia,
de prensa, de educación, etc.), de la solidaridad
entre territorios, de la igualdad de todos los
españoles, del principio de división de poderes, de la
independencia de la justicia y de la necesaria
imparcialidad del tribunal constitucional, de los
principios de mérito y capacidad, de la protección
social, económica y jurídica de la familia, de la
protección y defensa de los menores, del derecho y
el deber de trabajar, de la prohibición de la
arbitrariedad de los poderes públicos, de la tutela
judicial efectiva, de la distribución equitativa de la
renta regional y personal
o de la defensa de los
consumidores y usuarios.
4
Esta es mi manera de ver la vida y dentro de ello de
estar en política y así es como pienso. Por ello me
resisto a conformarme con lo que tenemos. Ese
conformismo es dañino en grado sumo para la
democracia, porque le niega su grandeza: la
posibilidad de elegir, y con ella la de cambiar.
Yo creo en un modelo social que se recrea así
mismo
constantemente,
evolutivo,
en
un
vivo,
modelo,
flexible y eficaz, que representa y
defiende a las clases medias de este país con toda
la diversidad que hoy tienen, motor de nuestra
economía y de nuestra sociedad. Un modelo social
que
es
muy
consciente
del
deber
y
la
responsabilidad de la propia sociedad hacia los que
se
encuentran
en
situaciones
de
desamparo,
exclusión y en los límites de la pobreza o llenos de
desesperanza,
impotencia
y
frustración
por
encontrar su sitio en ella.
5
Precisamente por la defensa de ese modelo social
es nuestra obligación ocuparnos de lo que hoy
demandan
los
ciudadanos.
Quiero
comenzar
refiriéndome a ello de forma directa y clara:
La frase “es la economía, estúpido”, de James
Carville, asesor de Hill Clinton en la campaña de
1992, y que le impulsó de Gobernador de Arkansas
hasta la Casa Blanca, se convirtió en su momento
en una auténtica referencia político-electoral en
Estados Unidos, tanto que pronto saltó al resto del
mundo.
Hoy, como saben,
no solo no constituye ninguna
novedad sino que es casi un lugar común, una cita
histórica. Manida o no la frase hoy adquiere nueva
frescura. ¿Quién sería hoy capaz de negar su
vigencia?.
6
Así
lo
indica
el
Centro
de
Investigaciones
Sociológicas (Barómetro de Mayo) al decir que la
mala situación económica junto con el desempleo
son para los ciudadanos la primera preocupación.
Vienen siéndolo desde hace meses. El desempleo,
además crece sin parar desde septiembre de 2008.
Con la excepción del pasado mes de Mayo (mes en
el que sin embargo no dejó de destruirse empleo).
La economía es sin duda la preocupación que está
en el centro de la vida cotidiana de los españoles y
su respuesta tiene cada vez más un carácter más
marcadamente político.
Desde que en 1615 Antoine de Montchretien
acuñase el término “economía política” hasta hoy,
ésta, como toda ciencia, ha sufrido diversos avatares
que no viene ahora al caso explicar.
7
Pero sin duda si conviene reflexionar en clave de
economía política a la hora de resolver muchos
interrogantes que la actual crisis plantea, pues el
origen político de la crisis económica, obligará a
tomar medidas económicas en el ámbito político
para remontarla.
Hoy sabemos que todas las economías del mundo
crecerán mucho menos que el año anterior y en
algunas de ellas la des-inflación puede llegar a
bordear la frontera de la temida deflación. Por
desgracia,
además
es el caso de España, que cuenta
con
una
de
las
economías
más
endeudadas.
Una economía como la nuestra, que en 2007
necesitó una financiación exterior de casi 100.000
millones de euros (99.868 millones de euros
exactamente) y que representaba el 9,51 % del PIB,
no podía dejar de resentirse de la contracción del
crédito a nivel mundial.
8
Por otra parte el desplome de los precios de los
activos inmobiliarios y el cierre de los mercados
mayoristas de financiación
condicionan nuestras
posibilidades de crecimiento en mayor medida que
en otras economías.
En apenas un año el PIB español ha pasado de
crecer por encima del 3,5% anual a profundizar en
terreno negativo en mayor medida que el resto. Así
hemos visto una caída del PIB del 3% en tasa
interanual, e incluso de un 1,9% en un solo trimestre.
Las previsiones de las agencias y de los analistas
privados anticipaban ya una severa recesión en este
año 2009. El propio gobierno, ha pasado, eso sí,
tras las elecciones europeas, de los sarcásticos
brotes verdes, a desmentir, o más bien a seguir
falseando sobre sus propias afirmaciones a medida
que avanza la recesión. Desde septiembre de 2008,
las perspectivas económicas de déficit y de empleo
del gobierno se han modificado al menos en tres
ocasiones.
9
En septiembre de 2008 las perspectivas económicas
oficiales señalaban que el PIB crecería un 1,6% este
año. En enero, las mismas cifras oficiales, indicaban
que la recesión llevaría el PIB al -1,6% en 2009 y
que se recuperaría milagrosamente hasta crecer un
1,2% en 2010.
El Ministerio de Economía ha tenido que modificar
por enésima vez sus propias estimaciones de déficit
y paro en pocos meses. Si en septiembre de 2008
creía que el desempleo afectaría al 12,5% de la
población activa, tuvo que elevar esta cifra hasta el
15,9%
a
comienzos
de
2009.
Las
nuevas
estimaciones para el final de este año llevan el paro
al 17,9% ( ya sobrepasa el 18% según euroestat) y
al 18,9 en 2010.
¿Qué credibilidad tienen
las estimaciones de un
gobierno que en el último año las rectificó tres veces
de la forma en que lo hizo? Yo creo que ninguna.
10
El deterioro del empleo es, para el Banco de
España,
la
principal
causa
de
que
se
siga
reduciendo el consumo de los hogares y también de
la elevada incertidumbre ante el futuro de la
economía.
Ante esta situación, me interesa destacar que el
Partido Popular cumplió con su deber mostrando su
preocupación
y
exigiendo
al
Gobierno
que
empezase a actuar.
Todos recordarán cómo ya en los últimos debates
parlamentarios de la pasada Legislatura, Mariano
Rajoy incidió en los signos de crisis económica y
solicitó del Presidente la exposición de un programa
para atajarla.
Y todos recordarán también cómo desde las filas
socialistas, con Zapatero a la cabeza, se nos tachó
de antipatriotas por llevar este asunto al Parlamento.
Algo parecido ocurrió en la pasada campaña
electoral.
11
Me interesa también destacar que el Gobierno no ha
sido un mero sujeto pasivo de la crisis, sino que con
su evidente irresponsabilidad, ha sido además un
factor causante de que esa crisis sea en España
más grave que en otros países de nuestro entorno.
Los Presupuestos Generales del Estado del año
2008 eran falsos desde el mismo momento en que
se remitieron a las Cortes Generales en el Otoño del
2007.
Describían un cuadro macroeconómico inverosímil,
con unas tasas de crecimiento imposibles, con un
precio del petróleo que era ya muy inferior al que
fijaban los mercados. Contenían medidas como la
del cheque de los 400 € (injusta porque ni todos los
ciudadanos lo cobraron, ni atendía a los diferentes
niveles de renta) que costaron a la Hacienda Pública
6.000 millones de euros, más propias de épocas de
sobreabundancia que de tiempos de recesión. Lo
mismo cabe decir de los PGE de este año y del Plan
E de inversiones en los ayuntamientos.
12
Pues bien, lo cierto es que con los últimos datos
reales de la contabilidad nacional detallada, España
se enfrenta a su mayor contracción desde 1970,
tanto en tasa ínter trimestral como interanual.
La evolución que ponen de manifiesto los datos
de contabilidad nacional en el 1º Trimestre de
2009, evidencian algunos hechos indiscutibles:
1.- Continúa el descenso del consumo privado.
2.- Aumenta el ritmo de descenso de la Inversión.
Solo moderan su caída aquellos sectores en los que
se ha tocado suelo; así, mientras la inversión en
construcción decrece en su ritmo de descenso, la
inversión en bienes de equipo lo aumenta.
3.- Se acelera el deterioro del sector industrial (un 10,2%,
desde
el
anterior
-4,7%),
como
consecuencia del deterioro del resto de los sectores.
13
4.- Ya se encuentra en tasas negativas el sector
servicios, el último en verse afectado. (-0,6%, antes
1,7%). Son los servicios privados, es decir los de
mercado, los que más afectados se ven (-1,7
5.- El empleo (en términos de contabilidad nacional)
se reduce en un 6%, incrementando el descenso
desde el -3,1% del tercer trimestre. Se han destruido
1.147.000 empleos netos a tiempo completo en un
año. Es decir se ha destruido empleo de calidad y
estable, siendo insuficientemente sustituido por
empleo temporal.
Señoras y señores en política la credibilidad es un
activo que cotiza muchos enteros en el mercado
electoral. Los ciudadanos valoran, desde luego, los
proyectos de futuro que cada partido propone; pero
lo hacen desde la base de la credibilidad que les
merece quien hace esas propuestas.
14
Tras las elecciones europeas de hace quince días,
está claro que la credibilidad de Zapatero está bajo
mínimos en el pueblo español.
La derrota del PSOE debe ser entendida como un
correctivo impuesto por los españoles a quien faltó a
la verdad sobre la misma existencia de la crisis; a
quien, tras verse obligado a reconocerla, negó su
gravedad; y a quien no ha hecho otra cosa que
improvisar
desde
que
sus
efectos
eran
ya
devastadores en términos de empleo y creación de
riqueza.
Quiero además hacer hincapié en dos cuestiones
que
han
quedado
al
descubierto
tras
estas
elecciones:
i. Es significativo comparar los resultados de las
elecciones europeas en los diferentes países de la
UE.
15
Frente a los que interesadamente quieren hacernos
creer que el descontento causado por la crisis
internacional ha supuesto un voto de castigo para
los gobiernos cualquiera que fuese su signo, es un
hecho que los gobiernos de corte liberal, con los
matices
pertinentes,
han
obtenido
victorias
electorales (como en el caso de Francia, Alemania o
Italia) y que los gobiernos socialistas han sufrido
severas derrotas (como en Portugal, Reino Unido o
España).
Este hecho es destacable, entre otras cosas, porque
desde
el
comienzo
de
la
crisis
algunos
se
encargaron de culpar al libre mercado de estar en el
mismo origen de la misma.
En efecto
hubo una indisimulada satisfacción
ideológica de cierta Izquierda por la crisis financiera
internacional.
16
Algunos que no digirieron el hundimiento del
“socialismo real” con la caída del Muro de Berlín se
apresuraron a certificar la defunción del Libre
Mercado.
Y así lo ha llegado a decir el actual presidente y esta
idea forma hoy parte del pensamiento oficial del
socialismo gobernante.
Pero además, resulta que el argumento es bastante
torpe. Se predica el fin del Libre Comercio por el
hecho de que los Estados hayan de intervenir en el
Mercado para la resolución de la crisis, lo cual en
opinión de los críticos demuestra el fracaso del
Mercado mismo.
Este
argumento
es
falso
y
desconoce
los
presupuestos teóricos en los que se basa el
Liberalismo.
17
August Von Hayek (padre de la teoría del Ciclo
Económico de la Escuela Austríaca y que explica las
crisis como producto de los tipos de interés
artificialmente bajos impuestos por los Bancos
Centrales –lo que hoy resuena con inusitada
actualidad-) Hayek, como digo, nos dejó dicho que
“la economía de mercado presupone la adopción de
determinadas medidas por el poder público; tal
actuación entraña en ciertos aspectos facilitar el
funcionamiento de dicho sistema”.
O que nos señaló que “la libertad en el ámbito
mercantil ha significado libertad amparada por la ley,
pero no que los poderes públicos se abstengan de
intervenir”.
Pues bien, parece claro que ha llegado el momento
de que el Estado intervenga sin que esto suponga el
fin del libre mercado. Ahora bien, esa intervención,(
siguiendo por ejemplo a Smith o Mill), debe
respaldarse en reglas claras, generales y conocidas.
18
No puede suponer una patente de arbitrariedad en
manos del Gobierno, ni puede ser fundamento de
enriquecimiento de algunos a costa de los impuestos
de todos. Conviene hacer estas precisiones porque
en el mundo de la demagogia los juicios apriorísticos
sobre el modelo económico pueden ser muy
peligrosos
y
provocar
tremendas
injusticias
y
favoritismos.
ii. En segundo lugar el resultado electoral ha
supuesto también la constatación de que las
campañas basadas en el miedo y la descalificación
del adversario no tienen ya ni cabida ni posibilidad
de éxito.
La advertencia, por el PSOE, como único argumento
de campaña, de que el Partido Popular recortaría
pensiones y prestaciones no ha calado en el
electorado porque éste sabe que es un pronóstico
falso de toda falsedad.
19
La gran ventaja que tiene una democracia madura,
consolidada y con cierta edad es que todos tenemos
ya nuestra particular historia. Los dos grandes
partidos
hemos
gobernado
ya
en
diferentes
situaciones, tanto de crisis como de bonanza, y los
españoles saben ya qué pueden esperar de cada
uno.
El PP se hizo cargo del Gobierno de España en el
año 1996, cuando unas elevadísimas tasas de paro,
inflación, deuda y déficit atenazaban a nuestro país.
Supimos, con el esfuerzo colectivo de toda la
Nación, superar esa crisis sin que por ello se
resintiera nuestro sistema de prestaciones sociales.
Las pensiones se pagaron puntualmente y se
estableció
la
garantía
legal
de
su
cobro
y
revalorización. Se estableció el Fondo de Garantía
de las Pensiones.
20
No se decretó el despido libre, ni se suprimieron los
derechos a enseñanza y sanidad universales y
gratuitas.
Por el contrario se consiguió rozar el pleno empleo y
se alcanzaron cotas de desarrollo, estabilidad
económica, confianza y bienestar, desconocidos
hasta entonces.
Por todo ello el mensaje del miedo hacia el Partido
Popular hoy ya no cala en el electorado.
Volviendo a la preocupación ciudadana por tanto y
sin ánimo de ofender a nadie, sino parafraseando
James Carville: Estupideces a parte, es la economía
el acontecimiento que preocupa a los españoles. Y
lo es, por muchos intentos que algunos hagan en
fijar nuestra atención en la conjunción planetaria de
liderazgos transoceánicos.
21
No es que los españoles de forma súbita e inopinada
nos hayamos interesado por la economía en su
vertiente teórica; es que la economía determina las
esperanzas en el futuro que cada uno podemos
tener de manera práctica.
Es que vemos como durante años, hemos sido
capaces de prever o planificar nuestro destino, el de
nuestras familias, el de nuestras empresas y el de
nuestro país; y por el contrario hoy miramos a ese
futuro con incertidumbre.
Y lo hacemos en mayor medida cuando en el
Gobierno no encontramos más que discursos vacíos
y malos datos económicos mes tras mes.
Es por tanto la economía el factor clave que
determinará nuestra particular travesía del desierto
hasta salir de ella.
Y en esto quiero detenerme
ahora.
El gobierno ha empleado todas sus energías en dos
cosas durante estos últimos meses.
22
a) Por una parte ha difundido la idea de que la crisis
es igual para todos los países, ya que su origen es el
mismo.
b) Y por otra, que nada se puede hacer para salir de
ella, más que esperar hasta que cesen sus efectos.
Lo ha hecho retorciendo el leguaje, acuñando
expresiones inverosímiles, cuya única misión era y
es negar la realidad.
a)) En cuanto al primer argumento, o teoría de la
crisis homogénea, estoy convencida de que ya nadie
alberga la menor duda sobre su alcance: Es
rigurosamente falsa. No hay que hacer complejos
razonamientos, ni trasladarnos a países lejanos de
nuestro entorno para ver que la crisis se manifiesta
de modo completamente distinto en nuestro país.
Los datos sobre desempleo, sobre todo aunque no
exclusivamente, definen de modo específico nuestra
propia versión de la crisis. Basta para ello comparar
los datos sobre desempleo en la mayoría de países
de la Unión Europea.
23
Las empresas y los hogares españoles concentran
en estos momentos un nivel de deuda insoportable.
Si lo comparamos con nuestro entorno más cercano,
en los últimos cuatro años, el déficit exterior, es decir
el incremento de nuestra deuda con el resto de
países, equivale a la generada por Francia, Italia y
Reino Unido, juntos.
En este contexto, nadie sensatamente, puede dudar
de que los efectos de una crisis internacional inciden
de manera especialmente grave sobe un país con
una economía como la nuestra.
b)) En cuanto a la resistencia pasiva para salir
adelante, o lo que es lo mismo, esperar a que
escampe, no encuentro nada más desacertado.
Esperar a que pase la crisis no es suficiente, antes
bien cada país tendrá que introducir sus necesarias
reformas, sus particulares cambios en las reglas
internas del juego.
24
Seguir caminando en la dirección actual, esto es,
aumentando
la
deuda
pública
nos
dirige
inexorablemente hacia una sociedad con menos
servicios públicos y más impuestos. Esto último lo
acabamos de ver. Después de las elecciones el
gobierno empieza a pasar a todos los españoles al
cobro de sus delirios. Han subido algunos impuestos
y según el propio gobierno no serán los últimos. Se
hace de ello la bandera y referencia del PSOE y su
particular concepto de progreso. Yo creo que subir
impuestos como el de la gasolina perjudicará a los
trabajadores,
a
los
pequeños
y
medianos
empresarios, a los autónomos y sin embargo, no
afectará a las grandes rentas.
Creo que hay muchos ciudadanos deseosos de que
el gobierno deje de “defenderles” con una política
tan “social”.
En el PP tenemos por nuestra parte el reto de
conducir el caudal de confianza cosechado hace
unos días hasta las próximas elecciones generales,
e incluso de incrementarlo en todo lo posible.
25
Estamos convencidos de que aquellos que apuesten
de forma valiente y audaz en una lucha sin cuartel
contra la crisis conseguirán vencerla antes y para
ello, las reformas que deben acometerse de modo
inmediato son las que desde hace tiempo venimos
proponiendo,
y que muy probablemente Uds.
Conocerán, no obstante quiero incidir siquiera de
forma sintética sobre ellas.
1) La reforma del sistema educativo. El fracaso
escolar más alto de la OCDE no es augurio de nada
bueno en el futuro.( 31% de fracaso escolar frente a
una media entre un 7% y un 13% en la OCDE)
La eliminación del esfuerzo y el trabajo como medios
para conseguir una correcta formación, y por ende el
planteamiento cuasi hedonista de la vida es sin duda
un planteamiento gubernamental tan cómodo como
cobarde y tan irresponsable como inútil.
2) La crisis también se manifiesta en los
principios y también hay que superarla en este
campo.
26
Haber abandonado principios como el trabajo bien
hecho o el deseo de superación ya se están
cobrando demasiadas aspiraciones insatisfechas
entre los más jóvenes de nuestro país.
3) La reforma del mercado de trabajo. Es
verdaderamente sarcástico oír, un día si y otro
también, los argumentos del gobierno diciendo
preocuparse
por quienes pierden su empleo y
acusando a otros de alegrarse por la situación.
Hoy se destruye en nuestro país más empleo que en
Alemania, Francia e Italia juntas. Hace unos años,
no muchos, con otros gobiernos, España creaba
más empleo que esos mismos países juntos.
Yo
creo que preocuparse por el empleo conduce a
crearlo, y despreocuparse consiste justamente en lo
contrario, en destruirlo.
27
Retrasar la reforma del mercado laboral en aspectos
tan esenciales como, la formación, la dinamización
en la cobertura de vacantes, la movilidad geográfica
y funcional, la negociación colectiva, a quienes más
perjudica es a quienes pudiendo y queriendo trabajar
no tienen empleo.
Hoy hablar de empleo necesita un esfuerzo de
entendimiento colectivo, y un gobierno que lidere los
cambios.
No ha tardado el gobierno un mes en revisar, de
nuevo, sus propias previsiones sobre desempleo
para este año. A pesar del marketing y las frases
estudiadas del gobierno, el 73% de los españoles, a
día de hoy, según el CIS, temen perder su empleo.
28
El déficit 0 fue, y creo que es, es el único marco de
referencia para garantizar un sistema de seguridad
social estable, y este es el marco en el que debe
abordarse una profunda y serena reflexión a cerca
del mercado
laboral,
que debe
garantizar la
estabilidad en el empleo y la competitividad de las
empresas, sin menoscabar la protección social,
antes bien avanzando en la consecución de nuevos
objetivos.
4) Revisión de nuestro sistema de protección
social, con la reunión productiva y con objetivos del
Pacto de Toledo que garantice un sistema de
pensiones estable, perdurable, seguro y rentable.
5)
Apertura
del
debate
energético.
Resulta
absolutamente perentorio abordar inversiones y
reformas en el sistema energético y su mercado.
Éstas deberían redundar en la obtención de fuentes
de energía limpias, baratas y sostenibles. Debe
iniciarse un profundo debate sobre el particular.
29
Pero es un verdadero misterio saber que opina el
gobierno sobre la energía nuclear, más allá de la
autoproclamada condición de su presidente de ser el
más
antinuclear
del
gobierno.
Esta
es
la
profundidad del debate.
6) Reforma fiscal. A lo ya dicho sobre tabacos,
gasolinas y gasóleos hay que añadir la subida de las
tasas entre un 2% y un 7% o la propuesta de
eliminación de las deducciones en el IRPF por la
compra de la primera vivienda. Nadie duda ya de
que
el
gobierno
nos
prepara
una
subida
generalizada de impuestos, ese no es el camino,
sino el contrario. La reducción de impuestos debe
comenzar por aquellos que gravan el empleo, por
ser éste el problema que más acusa la crisis en
España. Debe, además,
extenderse a los tipos
impositivos
a
vinculados
la
competitividad
empresarial.
30
Otra de las modificaciones más importantes deberá
acometer una rebaja sustancial en el Impuesto sobre
Sociedades.
Hoy los tipos de este impuesto están entre los
menos competitivos del mundo como consecuencia
de la supresión de algunos incentivos fiscales.
Esta reforma debe implementarse con nuevas
medidas
de
tratamiento
de
la
morosidad,
regularización de balances, nuevas tablas de
amortización.
En definitiva, se trata de recuperar la confianza en el
sistema, la confianza en el Gobierno como elemento
sustancial del sistema socio-económico. Ese es el
verdadero reto del próximo Gobierno de España.
Digo el próximo, porque considero imposible que
éste pueda recuperar la que ha dilapidado a manos
llenas.
31
7) Reformas institucionales
I. Dentro de ellas, merece un apartado especial el de
la reforma de la justicia. Es evidente el deterioro
que el sistema ofrece en este campo. Para
apreciarlo, más que una explicación, piensen en las
muchas imágenes vistas y publicadas en las que
aparecen en los juzgados de nuestro país montones
de expedientes apilados.
Una
justicia
moderna,
independiente,
sin
sometimiento al poder político, y dinámica no solo
redundará en beneficio de sus profesionales, sino de
la sociedad entera. Las empresas verán resueltos
sus asuntos litigiosos en un período de tiempo
asumible, y eso les hará ser más competitivas y los
ciudadanos
recuperarán
la
confianza
en
un
instrumento básico para garantizar el estado de
derecho.
32
La seguridad jurídica es fundamental para garantizar
la seguridad económica y desde luego la salud de
una democracia se mide por la confianza que sus
ciudadanos tiene en la justicia. Esta confianza está
muy deteriorada.
II. Reforma de las administraciones publicas.
La
competitividad
exige
también
que
las
administraciones no sean un obstáculo muchas
veces duplicado y triplicado, sino lo que en realidad
deben ser una eficaz herramienta al servicio de los
ciudadanos. La hipertrofia que las administraciones
públicas muestran hoy, es sin duda un claro ejemplo
de algo que debe ser redimensionado en orden a
disciplinar un gasto público muchas veces superfluo
y a mejorar la atención al ciudadano.
III. La unidad de mercado: El último debate del
estado de la nación evidenció varias cosas Pero en
este punto quiero detenerme en una concreta.
33
La ayuda directa para adquisición de automóviles.
No se si uds. Ya han concluido en que comunidad
autónoma conviene comprar. Al margen de ello, la
medida evidencia, no en si misma, sino en lo que
representa algunos tics extraños cuando menos. Lo
de menos, con ser grave, no es que fuera una
medida
improvisada
sobre
la
marcha;
como
evidencia el hecho de que las Comunidades
Autónomas, que debían participar en la financiación
no supieran nada.
Lo peor es que su puesta en práctica evidencia la
disparidad existente en el mercado interno español.
Las comunidades autónomas compiten entre sí,
creando en muchas ocasiones auténticos efectos
frontera en la circulación de bienes y servicios, y no
solo hablo ya del ejemplo puesto en relación a la
adquisición de vehículos; cuyos primeros efectos ya
se han dejado notar: Las ventas de coches, medidas
mediante las matriculaciones, cayeron un 24,3% el
34
pasado mes de mayo respecto al mismo mes de
2007.
La decidida apuesta que España hizo en su día, por
la
incorporación
al
mercado
único
europeo
constituyó una gran reforma estructural. Con ella, se
consiguieron,
entre
otros
objetivos,
el
de
la
modernización del tejido empresarial español. Ello
supuso un auténtico revulsivo para el crecimiento.
Sorprendentemente, y años después de que la
economía española se incorporara por fin al
mercado único europeo y disfrutase de un espacio
único sin fronteras, ni barreras arancelarias, donde
la libertad para la circulación de bienes y servicios,
tanto tiempo anhelada, era una realidad; hoy
asistimos atónitos al levantamiento, muchas veces
caprichoso, de nuevas barreras interiores.
Se trata en definitiva, de conciliar la diversidad con
las necesidades de eficiencia que en este momento
son tan necesarias.
35
Estas son algunas de las reformas importantes;
aunque no quiero olvidar alguna otra, singularmente
la del IV. Sistema financiero, como respuesta a
unos de los problemas mayores que la crisis esta
generando como es el de la falta de financiación.
Lamentablemente ya se ha tenido que intervenir una
Caja de Ahorros, precisamente en Castilla-La
Mancha. V. O la de los organismos de control y
supervisión
para
dotarlos
de
auténtica
independencia y profesionalidad CNMV, CNE, CMT,
Estas medidas, entre otras, son las que la sociedad
española
ha
querido
refrendar
con
su
voto
mayoritario en las últimas elecciones europeas.
Hoy el gobierno culpa a la crisis de todo aquello que
se aparta de sus planes. Ayer se negaba la
existencia de la crisis, hoy la culpa es de otros. Esto
demuestra que este gobierno no ha aprendido nada,
ni siquiera de sus propios errores con ser muchos;
ya que sigue perseverando en ellos de forma
contumaz.
36
Lo malo es que esa contumacia en el error nos está
costando muy caro a los españoles, y ésta es para
mí la razón esencial del cambio político que se
produjo en las urnas el pasado 7 de junio. Al
comienzo de mi intervención dije que el origen
político de la crisis sin duda exigiría respuestas
políticas.
El catastrofismo no es precisamente el sentimiento
que ayudará a salir de la crisis; como tampoco lo es
ni lo ha sido el optimismo hueco y dulzón del
pensamiento oficialista actual. Como país hemos
perdido un tiempo valiosísimo a la vez que hemos
dilapidado la bonanza de unos años de crecimiento
general, y ahora el deterioro hace necesario el
cambio de rumbo, el inicio de las reformas.
Ahora es el momento de actuar de tomar medidas
concretas, algunas las he enunciado, otras las
anunció el Presidente de mi Partido y muchas de
ellas han sido sometidas a debate en el Congreso o
en el Senado y es ahí donde de nuevo comienza el
problema, en el debate político.
37
Este gobierno ha demostrado su completa ineficacia
en la toma de medidas contra la crisis pero además
ha acreditado su absoluta incapacidad para fomentar
debates profundos en un momento en el que hay
tantas cosas que plantearse.
Su estrategia de tensión, introduciendo debates
superados o inexistentes en la sociedad, con el
único fin de ocultar los verdaderos problemas es
ciertamente un insulto a la inteligencia.
La dificultad será grande, pero la confianza en
España me hace creer en la recuperación, entre
otras razones porque ya hemos vivido situaciones
muy parecidas de las que salimos fortalecidos.
Pero para ello hará falta liderar ese proyecto de
cambio, de intensas reformas, desde el impulso
político, con sentido común, aderezado con el coraje
suficiente para hacer frente a la situación.
Por eso creo que la primera medida global y eficaz
contra la crisis por fin se ha tomado, y lo han hecho
los españoles señalando claramente con su voto un
cambio de rumbo político que ya ha comenzado.
38
En el empeño en superar esta crisis nos afanamos
porque en mi partido, como la mayoría de los
españoles estamos exhaustos de tanta simpleza
malintencionada y grandilocuente.
Para terminar, decir que la confianza en España nos
hace saber que la crisis es superable. Con Eugenio
Trias Sagnier creo como él dice que “en esta vida
hay que morir varias veces para después renacer.
Las crisis aunque atemorizan, nos sirven para
cancelar una época e inaugurar otra”.
Y la época que tenemos que inaugurar es la de la
confianza serena y responsable en nosotros mismos
y en las capacidades de un gran país como es
España. Desde la verdad, con la mente despejada y
con el mejor aliciente de todos, el sabernos
protagonistas de un gran futuro para la sociedad
española, la nuestra y la de las generaciones
venideras.
Muchas gracias.
39
Fly UP