...

popper, kuhn, feyerabend: lo que el viento se llevó y no se llevó

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

popper, kuhn, feyerabend: lo que el viento se llevó y no se llevó
POPPER, KUHN, FEYERABEND:
LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ Y NO SE LLEVÓ
Edison Otero
I.
Ya no están entre nosotros (Popper y Feyerabend fallecieron en 1994, y Kuhn en 1996),
pero sus ideas retumban todavía con intensidad. Una constatación sorprendente surge
cuando nos preguntamos en qué ámbitos ha sido más fuerte su eco. Por ejemplo, la
influencia de Kuhn ha sido arrolladora en segmentos de las ciencias sociales y de las
humanidades, y casi inexistente en las ciencias naturales. Lo cual no deja de ser una ironía
dada la experticia que Kuhn exhibió con ejemplos de estas últimas para respaldar sus
argumentos sobre el cambio en la ciencia desde el punto de vista histórico. No deja de ser
una ironía, decimos, que su influencia se haya ejercido precisamente en disciplinas
distantes del formato paradigmático que él propuso, disciplinas en las que precisamente no
se da la dinámica ciencia normal-crisis-revolución científica-nueva ciencia normal. Victoria
a lo Pirro. El propio Kuhn se sorprendió de que La Estructura de las Revoluciones
Científicas resultara un libro exitoso en los ámbitos en que lo fue. Fue un libro escrito para
filósofos, no para científicos sociales. Haciendo memoria, en 1995, Kuhn lo narra de este
modo: "Por supuesto, no fue ampliamente leído por científicos. Yo acostumbraba a decir
que si usted está en la universidad en ciencia y matemáticas, puede perfectamente obtener
el grado de bachiller sin haber tenido que leerlo. Si está en cualquier otra área, lo leerá al
menos una vez. Eso no es del todo lo que yo quería" (2000,282-3).
II.
Cualquiera sea el juicio que cada uno de ellos nos merezca, la importancia de estos
pensadores pone en evidencia el hecho de que la filosofía -en la mayor parte del siglo XXha sido principalmente epistemología y que la epistemología ha sido fundamentalmente
filosofía de la ciencia. Cualquiera sea la concepción de la ciencia que consideremos incluso la versión descalificatoria temprana de Feyerabend (1)- el debate se centra en torno
de la ciencia. Ese es su tema. Y tampoco deja de ser una ironía el que el ledo más vivo y en
ebullición de la filosofía tenga que ver justamente con la ciencia. Digámoslo sin rodeos:
que la ciencia sea considerada, por ejemplo, la más lograda experiencia de conocimiento
contiene un ingrediente destructivo incalculable para la credibilidad de un esfuerzo
intelectual que la tradición concibió como la reina de las ciencias (2).
III.
Se trata de establecer, por tanto y en la medida de lo posible, qué es lo que permaneció en
medio del torbellino, lo que el viento no se llevó y lo que no se desvaneció en el aire. Se
trata de rescatar lo consistente, lo que perdura en medio de una marejada de afirmaciones
universales categóricas, de conclusiones construidas sobre premisas insuficientes y de la
proclamación de hechos supuestamente innegables o indiscutibles. Porque, de acuerdo a la
entusiasta teoría del conocimiento popularizada en las décadas recién pasadas, nada ha
quedado en pie. Una revolución, cuyos contornos nadie precisa, lo habría cambiado todo: la
ciencia contrae nupcias con la mística oriental, la verdad es expulsada del templo, la
objetividad se fue al exilio, y el conocimiento es un artefacto de connotaciones
provincianas y locales. Lo que queda sería, pues, una desabrida sopa de constructivismo,
subjetividad y relativismo (3). Lo que sea que digamos no tiene validez más allá de quien lo
dice y de las circunstancias de contexto en que se dice.
Todo lo que excede a estas determinaciones cae automáticamente bajo las descalificaciones
lapidarias de logo-centrismo, falo-centrismo y hegemonía autoritaria. En suma, un discurso
hinchado de intereses particulares. Corolario: lo único aceptable es una teoría política del
conocimiento. Como nadie puede escapar de sus contextos, no tenemos otra alternativa que
una epistemología autista.
IV
Ellos no son responsables directos, ciertamente. Acaso por efecto colateral, han generado
un alto monto de charlatanería y una densa neblina de incompetencia intelectual. En
verdad, desde los tiempos de la intoxicación marxista-freudiana-estructuralista de los '60 y
los 70, no había surgido una moda intelectual tan generalizada y arrogante, tan capaz de
atraer al diletantismo en toda época disponible, tan apropiada para disfrazar la ignorancia y
la mediocridad. La expresión 'paradigma' forma parte obligada del vocabulario a la usanza,
no importa qué se quiera decir en cada caso. La orden del día es usarla. Algo semejante,
aunque en menor medida, ocurre con 'discurso', 'cultura', 'hegemonía' y 'cotidianeidad'. En
el prefacio a la tercera edición de Contra el Método, Feyerabend reconoce la importancia
de La Estructura de las Revoluciones Científicas en el desarrollo de una imagen alternativa
de la ciencia, al tiempo que reconoce los efectos imposturales de su impacto: "Condujo a
nuevas ideas. Desafortunadamente, estimuló también montones de basura...Los principales
términos kuhnianos...se convirtieron en varias formas de pseudo ciencia, en tanto su
planteamiento general confundió a muchos escritores..." (1993, ix y x).
V.
Según el filósofo australiano David Stove, en el balance general estos pensadores
conformaron una oleada de irracionalismo (Stove 1995). Abierto, en el caso de Feyerabend.
Emboscado, como un caballo de Troya, en el caso de Popper. Como efecto de caramboleen
el caso de Kuhn. De ahí que Kuhn sintiera la necesidad de marcar sin titubeos su distancia
respecto de constructivistas extremos autodenominados kuhnianos, como aquellos 'del
programa fuerte en sociología de la ciencia. En 1991, Kuhn afirmó: "Estoy entre aquellos
que han hallado absurdas las pretensiones del programa fuerte: un ejemplo de
deconstrucción que anduvo mal' (2000, 110). Un par de páginas antes en el mismo escrito
(El Problema con la Filosofía Histórica de la Ciencia), y a propósito de la transformación
de la imagen habitual de ciencia obrada por su trabajo y el de otros autores, sostiene: "Pero,
la transformación ha tenido un subproducto -centralmente filosófico, pero también con
implicaciones para el estudio histórico y sociológico de la ciencia- que con frecuencia me
complica, no menos porque fue inicialmente enfatizada y desarrollada por gente que
frecuentemente se llamó a sí misma 'kuhnianos'. Pienso que su punto de vista está
dañinamente equivocado.."(2000, 106) En estilo más lacónico llegó a sostener: "He dicho a
menudo que siento mucha más inclinación por mis críticos que por mis admiradores"
(Beltrán 1998, 128). Y algún grado de remordimiento sobre el particular asaltó a
Feyerabend hacia el final de su vida, al sostener que: "Ambos (Kuhn y yo) nos oponemos al
programa fuerte en sociología de la ciencia... También estoy de acuerdo en que no basta
subvertir la autoridad de las ciencias mediante argumentos históricos: ¿por qué la
autoridad de la historia debería ser mayor que, digamos, la de la física?" (1993, 271).
VI
Nos obligaron a repensar la ciencia. Un resultado nato innegable de su esfuerzo intelectual
fue liquidar sin retorno una idea romántica y abstracta de la ciencia. Pero no resulta claro
qué idea ha venido a reemplazar a aquella. Nos referimos a ideas, no a consignas. Es
probable que se haya tratado, hasta aquí, de una empresa fundamentalmente destructiva.
Con todo, hay trazados que sugieren nuevas perspectivas. Tal vez, un provechoso
precipitado del aporte polémico del trío Kuhn-Popper-Feyerabend consista en conformar
una lúcida conciencia de la complejidad de la actividad científica. La lógica de la ciencia y
la política de la ciencia -los extremos del debate-excluyéndose la una a la otra, cada una a
su modo, oscurecen una dimensión de la que no podemos abstenernos. Este es, pues, un
resultado: las ideas se han afinado, han alcanzado mayor precisión, han sido obligadas a
presentar sus razones y argumentarlas convincentemente. Hay, por tanto, un producto en
términos de calidad intelectual.
VI
El ataque de Feyerabend al 'método científico' no está dirigida principalmente a la práctica
real diversa de los hombres de ciencia sino a cierto artificio abstracto, un estereotipo, que lo
presenta como un conjunto procedimental rígida y definitivamente estructurado, preexistente a la acción científica misma y que garantizaría el éxito en materias de
conocimiento. Por más que el estilo polémico de Feyerabend sugiera que el enemigo
epistemológico principal es la filosofía de la ciencia de Karl Popper, al propio Popper no le
repugnaba en absoluto el ataque a esa caricatura del método. En El Realismo y el Objetivo
de ¡a Ciencia, hay pasajes que uno podría atribuir a Feyerabend sin temor a tergiversación
(Popper 1956). Más bien, su rechazo tiene que ver con la conclusión a la que Feyerabend
cree poder llegar a partir de la premisa de que la caracterización convencional del método
es una caricatura. La fórmula 'todo vale' es, por tanto, el extremo de otro extremo. Entre el
dogmatismo y el anarquismo, el método vive una experiencia intermedia, más modular,
adaptativa, variable y flexible que rígida.
VIII
La adopción, por parte de muchos practicantes de la ciencia social y las humanidades, del
desordenado monto de planteamientos construidos a partir de los tres pensadores, merece
un estudio específico. Es, por de pronto, la mejor prueba en favor de Kuhn; más
específicamente, de una particular tesis suya: el período de revolución científica. Es,
seguramente, el núcleo menos clarificado de sus ideas. El asunto central es cómo la
comunidad de los practicantes de una disciplina científica se vuelca de golpe hacia la teoría
que es capaz de explicar las anomalías que el paradigma reinante no ha podido resolver.
Este vuelco no es el resultado de un debate desatado en el que las ideas con mayor
evidencia en su favor se imponen a aquellas que carecen de mejores antecedentes. No es, en
consecuencia, una transición hecha- de lógica, o construida sobre la base de razones. Se
trata de algo como el 'efecto carro de la victoria', de sumarse a los vencedores, de asumir la
tendencia prevaleciente. No es, entonces, un tema para la filosofía de las ciencias sino para
la psicología social. Hay, entonces, una clara analogía entre el modo cómo se adopta un
nuevo paradigma y el modo cómo las ciencias sociales y las humanidades adoptaron las
ideas de Kuhn o de Feyerabend. Tiene más que ver con la moda que con el análisis. Kuhn
fue recibido sin el menor espíritu crítico. Se le dio la razón de antemano.
En apariencia, las ideas de Kuhn contenían, en apariencia, una promesa de acreditación
convincente para las ciencias sociales, tan requeridas de alcanzar una identidad temática y
metodológica. Reducir la ciencia a hecho social y a nada más que eso, implicaba la
superioridad de la sociología o de la antropología sobre las ciencias naturales. Una dulce
venganza epistémica, no cabe duda. Sólo que insostenible. Esta falacia está
convincentemente denunciada por Susan Haack o Stephen Cole (Haack 1998, Cole 1996).
No menos prometedora –también en apariencia- resultaba ser la crítica del método a la
Feyerabend. En efecto, si el método científico no existe (en el sentido clásico o positivista
de la expresión), no hay nada que las ciencias sociales deban imitar de las ciencias
naturales. Sólo que este descarte derrumbaba al mismo tiempo el fundamento de la
diferenciación entre unas ciencias y otras en términos de método (por ejemplo,
comprensión versus explicación). El 'todo vale', subversivo para las ciencias naturales,
dejaba a las ciencias sociales con no mucho más que un conjunto de procedimientos
igualmente arbitrarios.
Hay dimensiones en las que Popper, Kuhn y Feyerabend no sólo no constituyen una ruptura
respecto de la 'filosofía heredada' sino que expresan una manifiesta continuidad con algunas
de sus más venerables tradiciones; es nítidamente el caso de la denuncia de los abusos del
lenguaje y la producción de pseudo problemas filosóficos, veta cuyo pasado puede
rastrearse, al menos, hasta los nominalistas medievales y al mismísimo Platón (Carré 1961).
La crítica de los ídolos de Francis Bacon está perfectamente reelaborada por Popper en
muchos de sus escritos. En un artículo de 1970, Popper hacía la siguiente consideración:
"Hace muchos años acostumbraba a advertir a ¡os estudiantes contra ¡a difundida idea de
que a ¡a universidad se va a aprender a hablar y escribir 'de modo impactante' e
incomprensible. En esa época, muchos estudiantes, sobre todo en Alemania, llegaban a ¡as
aulas con esa ridícula idea en. ¡a cabeza. Y la mayoría de ¡os estudiantes que durante sus
estudios universitarios ingresan en un ambiente intelectual que acepta esta clase de
evaluación -tal vez bajo la influencia de maestros que a su vez han sido educados en un
ambiente semejante- están perdidos. Aprenden inconscientemente a aceptar que el lenguaje
extremadamente oscuro y difícil es el valor intelectual por excelencia..." (1994, 78).
Incluso, Popper llegó a sostener que el culto a la grandilocuencia verbal, la degeneración en
verbalismo impactante más o menos huero, podía ser un buen criterio para diferenciar entre
ciencias naturales y ciencias sociales. En estas últimas, dicho culto ha llegado mucho más
lejos. Popper ejemplifica su propia denuncia con la Escuela de Frankfurt (la de Horkheimer
y Adorno), a la que considera como el "opio de los intelectuales" (1994, 86).
X.
Hay un sentido, al menos, en que la marea de epistemología postmodernista ha sido una
eficiente cortina de humo para ocultar las dificultades epistemológicas de las propias
disciplinas en las ciencias sociales. Para ello ha sido necesario obviar la explícita distinción
kuhniana entre disciplinas paradigmáticas y pre-paradigmáticas, obviar que las ciencias
sociales califican y calzan perfectamente en la descripción kuhniana de lo preparadigmático, y obviar que esa descripción se construye sobre la base central del criterio
de la inexistencia de consenso entre los practicantes de una misma disciplina. Ha sido
necesario obviar, también, la afirmación kuhniana de que el consenso es signo de madurez
disciplinaria y que esa condición vuelve a la disciplina progresivamente impermeable a la
influencia de factores sociales contingentes, generales o de tipo específico. Por el contrario,
las disciplinas carentes de consenso -o inmaduras- persisten en una condición de alta
permeabilidad a las contingencias sacio-políticas. Es una vieja estrategia elusiva el obviar
estos argumentos incómodos. (4)
Por cierto, la ausencia de consenso podría ser considerada no una amenaza sino una
ventaja, elaborando el argumento del pluralismo al estilo Feyerabend. Sólo que la tesis del
pluralismo de las ideas supone que los diversos enfoques dialogan, se entrecruzan y
debaten, enriqueciendo cada perspectiva; pero ese no es el caso de la psicología, la
sociología o la antropología, fragmentadas por planteamientos monologadores aislados.
Una cosa es pluralismo intelectual, otra cosa es fragmentación sectaria. El pluralismo tiene
vocación integradora. La fragmentación divisionista vive de la descalificación de los otros
puntos de vista.
A comienzos de los noventa, al final del siglo, Jerome Bruner escribió lo que sigue: "Lo he
escrito (este libro) en un momento en que la psicología, la ciencia de la mente, como
William James la llamó en una ocasión, ha llegado a fragmentarse como nunca antes de su
historia. Ha perdido su centro y corre el riesgo de perder ¡a cohesión necesaria para
asegurar que se produzca ese intercambio interno que podría justificar la división del
trabajo entre sus partes. Y las partes, cada una con su propia identidad organizativa, su
propio aparato teórico y, a menudo, sus propias revistas, se han convertido en
especialidades cuyos productos son cada vez menos exportables. Demasiado a menudo, las
partes se encierran en su propia retórica y se aislan en su propia parroquia de
autoridades" (1995, 11).
Podríamos, con ánimo ligero, referirnos a la situación descrita por Bruner y jugar con ella.
Esta situación, ¿es real o es una construcción de Bruner? ¿Se agota el valor de verdad de
esta descripción una vez que uno transpone los límites geográficos de la universidad en la
que trabaja Bruner? ¿Es o no aplicable a otras regiones académicas del planeta? ¿O será
que Bruner está tan sesgado por sus orígenes culturales masculinos que ve fragmentación y
pérdida de centro allí donde hay refrescante diversidad y productiva diferencia, diálogo
entrecruzado e intercambio activo? Pero, si así fuera, ¿dónde se produce entonces la unidad
conceptual que da sustento a una disciplina? ¿O es una disciplina nada más que un artefacto
institucional destinado a proteger el ejercicio profesional?. (5)
XI
Constituye un lugar común de la confusa epistemología que circula en muchos practicantes
de las ciencias sociales y las humanidades la afirmación de que la realidad es cosa de fe, o
que la realidad es del todo una construcción o que realidad (como la verdad) es lo que una
comunidad define como tal. Así, la realidad física es lo que la comunidad científica de los
físicos define como tal. ¿Y cómo se definirán la realidad psíquica o la realidad social, si los
practicantes de las disciplinas sociales no logran desarrollar consensos básicos sobre
cuestiones teóricas y metodológicas fundamentales y permanecen en estado de sectarismo
crónico, fragmentados en escuelas y tendencias que se descalifican unas a otras? ¿Se dejará,
pues, la definición de la realidad a los diferentes grupos sociales, culturas, subculturas,
etnias? ¿Y habrá, entonces, tantas realidades como grupos? ¿Y por qué no seguir el
argumento hasta sus consecuencias últimas y afirmar, finalmente, que cada individuo
construye su propia realidad, que hay tantas realidades como individuos existen? Y, todavía
más, ¿por qué no seguir aún más allá, yendo más allá de la identidad o del sujeto, y sostener
que un mismo individuo construye diversas realidades según sus estados subjetivos, según
el período de la vida en el que esté, según su edad, género, etc.? ¿Y, entonces, qué ciencia
estará en condiciones de describir semejante fragmentación autista, si la ciencia misma es
otro artefacto imposibilitado por definición postmodernista de decir nada que exceda cada
experiencia local y particular? La única categoría epistemológica consistente sería el
silencio absoluto, rodeado de un sistema de cortinas de humo.
Consciente de las implicaciones arbitrarias a que conducía el argumento constructivista y
relativista formulado tal cual, Feyerabend se sintió empujado a establecer precisiones: "Los
científicos (y, para lo que importa, todos los miembros de culturas relativamente uniformes)
son escultores de realidad. Esto suena como el programa fuerte de la sociología de la
ciencia, sólo que los escultores están limitados por las propiedades del material que usan"
(1993, 269). Sobre la literatura impostural abusivamente inspirada en el constructivismo,
Ian Hacking ha escrito páginas memorables (Hacking 1999).
XII
Un conjunto particularmente arbitrario de afirmaciones lo constituye la literatura habitual
inspirada en las cuestiones de género. Se trata de un caso ejemplar de 'wishfull thinking', y
de tratamiento mágico del lenguaje. La tesis central es ésta: si lo digo, es real. Y basta con
decirlo, no se requiere más. Se parte por sostener que la irrupción de los estudios de género
significa una revolución epistemológica. ¿Dónde ha ocurrido tal revolución? ¿En la
epistemología? La epistemología es un ámbito de reflexión muy variado. W.O. Quine,
Gerald Holton, Hilary Putnam, Larry Laudan, Bernard Williams o Thomas Nagel, entre
otros, tienen una amplísima y reconocida trayectoria como pensadores en el área. Pues bien,
en ninguno de ellos aparece ni un sólo rastro de la mencionada revolución epistemológica
aludida por la literatura del género. Visto por el sello de la moneda, ninguno de estos
autores es citado en tal literatura. De acuerdo a esta literatura, tales autores no existen. En
ella sólo tienen estatus de epistemólogos los Derrida, Foucault, Rorty, Virilio, Harding, etc
y, por supuesto, un Kuhn a la medida. Así, pues, la literatura de género se estructura sobre
la base de ignorar a un gran número de epistemólogos de estatura, y sobredimensionar a
otros. Eso se llama pensamiento sesgado, o pensamiento unilateral. O simplemente
ignorancia recubierta, por cierto, de terminología kuhniana (cambio de paradigma,
revolución científica, inconmensurabilidad, etc.).
Se procede, pues, a inventar una realidad figurada en la que se ha producido una supuesta
enorme transformación de pensamiento, en la que una epistemología feminista ha
subvertido a las ciencias, a las disciplinas -las que ya no son las mismas, se sostiene- y ha
generado nuevos criterios de realidad, de investigación, de metodología, etc. Según cierta
autora, "...la introducción de los estudios de género supone una redefinición de los grandes
temas de ¡a ciencia” (Montecino & Obach 1998, 36). Por cierto, ahora el gran tema es el
género. ¿En las ciencias naturales, por ejemplo? ¿En cuáles? ¿En la geofísica, en la
radioastronomía, en la química? ¿Cuáles son los nuevos métodos científicos de la
epistemología de género que las ciencias naturales han asumido? No se hallará respuesta
precisa a estas preguntas porque todo ocurre en el plano de la más absoluta generalidad, en
un escenario de generalizaciones infundadas que carecen del más mínimo espíritu de
especificación (6). Según otra autora, cosas como las proclamadas ocurren en "...la no
literalidad de texto, la no linealidad de los significados y la intertextualidad atendiendo a
las condiciones de enunciación del texto" (1998, 43).
De acuerdo a una tercera autora, la crítica feminista "...ha puntualizado...la parcialidad de
todas las afirmaciones" (1998,10). ¡Vaya novedad! Desde, al menos, la filosofía griega
clásica eso es un lugar común problemático y no hace falta que la crítica feminista venga a
puntualizarlo. Pero, además, se sostiene tal afirmación sin análisis. Porque, como lo saben
hasta los aprendices de lógica, la afirmación de la parcialidad de todas las afirmaciones se
vuelve contra sí misma y prueba que ninguna afirmación es parcial. Si ninguna afirmación
puede sobrepasar lo parcial, entonces no puede haber afirmaciones generales. Si la
afirmación de que todas las afirmaciones son parciales es verdadera, entonces la crítica
feminista es parcial por definición y no tienen valor sus afirmaciones generales. Etcétera...
Sobre esta falacia, Stove ha escrito unas páginas magistrales. La llama 'el efecto Ismael'.
Dice Stove: "El narrador de Moby Dick se presenta en ¡a maravillosa primera frase del
libro: 'Llamadme Ismael'. Melville le dio este nombre, por supuesto, por el solitario
bíblico, y al final del libro realmente se ha convertido en un solitario. Y es que para
entonces todos cuantos habían estado a bordo del Pequod se habían ahogado o los había
matado la ballena. Pero Ismael se aferra a un féretro flotante casi todo un día y toda una
noche, y por fin otro barco lo recoge. Cita el libro de Job: 'Sólo yo he escapado para
contártelo'. Pero imaginemos que un hombre nos dijera que había estado a bordo de un
barco y que, en un encuentro con una ballena, habían muerto 'todos' los tripulantes del
barco. Su afirmación tendría un grave defecto, de una clase peculiar, a ¡a que yo llamo
(permitiéndome una ligera licencia) el efecto Ismael: y es que si su afirmación fuera cierta,
no podría haberla hecho. Sería más o menos como si un hombre nos dijera con un rugido
que sólo puede hablar susurrando o si alguien nos dijera 'no sé decir ni una sola palabra'
“. (1993, 93)
Stove afirma que en el campo de la epistemología, ha estado proliferando una cantidad de
sectas que utilizan el efecto Ismael como su principal recurso argumental probatorio. Entre
ellas, Stove dirige sus dardos particularmente hacia los sociólogos del conocimiento y
tendencias afines. Sobre ellos afirma: "Es gente que hasta ahora ha conseguido trascender
los límites cognitívos de su propia 'situación de clase', de modo que pueden informarnos a
los demás de que nunca ha conseguido nadie trascenderlos límites cognitívos de su
situación de clase. Nos dirán que es un hecho que ¡os hechos no existen. Y así
sucesivamente". (1993, 94)
XIII
Luego de que el espacio inventado ha dado ya sus frutos de afirmaciones generales
arbitrarias carentes de suficiente evidencia en su favor, el otro procedimiento recurrente
consiste en situar todos los problemas en el espacio de la política. Se afirma, por ejemplo,
que "...la crítica feminista...en definitiva ha colocado a las grandes narrativas en el
incómodo contexto de la política, retirándolas del ‘confortable dominio de la
epistemología’ ” (1998, 10)". Se afirma, también a la Foucault, que "...toda categorización
encarna una red de relaciones sociales y hace de toda epistemología una política" (1998,
77). Se sostiene, entonces, una pregunta fundamental: "¿Quién habla en esa teoría; bajo
qué condiciones sociales, económicas y políticas formula ese discurso; para quién y cómo
ese conocimiento circula y es usado en el marco de relaciones asimétricas de poder?"
(1998,11).
¿A qué se referirá la expresión 'el confortable dominio de la epistemología'? En términos
intelectuales, la epistemología no tiene nada de confortable. Es, seguramente, una de las
áreas más sacudidas por debates en los últimos 80 años, por dar una fecha convencional.
¿Qué querrá decir que 'toda epistemología es una política'? Por ejemplo, la teoría de la
relatividad de Einstein implica una epistemología del observador. ¿Se concluye, entonces,
que la epistemología relativista es una política? ¿qué política? ¿de derecha, de izquierda,
androcéntrica, falocéntrica, autoritaria, hegemónica, neoliberal, libre mercadista, de centrocentro? Se sostiene que toda teoría implica relaciones asimétricas de poder. Veamos:
¿cuáles relaciones de poder están implicadas en la tectónica de placas? ¿Qué correlaciones
políticas están asociadas a la deriva continental, la renovación del fondo oceánico, el
magnetismo negativo, o la subducción de corteza? ¿O en la teoría del Big Bang, o en la
hipótesis de la radiación de fondo?
Otra autora sostiene: "(la conciencia política de la opresión...)...rompe los fundamentos
epistémicos con que las diferentes disciplinas enfocan sus objetos..." (1998, 3). ¿Los
rompen? ¿Los rompieron ya? ¿Podrían romperlos? ¿Existe la probabilidad de que,
eventualmente, pudieran romperlos? Como se dice 'rompen' se refiere, por tanto, a un
hecho. Cabe, entonces, preguntar, por ejemplo: ¿Han roto -merced a la conciencia política
de la opresión- sus fundamentos epistémicos las matemáticas? ¿Cuándo? ¿Dónde están las
pruebas de que eso haya ocurrido efectivamente? ¿Y la geología? ¿Y la inteligencia
artificial? ¿Y la biónica? ¿Y la física? Por supuesto, no se aporta ni un solo antecedente.
Basta con hacer afirmaciones generales. En suma, la ruptura de los fundamentos
epistémicos sólo ha ocurrido en la mente de quien hace la afirmación. Otro ejemplo de
prestidigitación verbal (7).
XIV
Sería muy útil, en fin, tener en cuenta que libros como La Estructura de las Revoluciones
Científicas o el Tratado contra el Método, constituyen hipótesis, propuestas, programas
para someter las ideas a prueba. Pero se los leyó como si fueran los nuevos evangelios
epistemológicos. Y -nada más paradojal- así los leyeron por abrumadora mayoría los
practicantes de disciplinas que no califican para los propios análisis de Kuhn. Luego de
décadas de pseudo debates, de pretendidos cambios de era, de supuestas macrosubversiones, de 'grietas irreversibles en los meta-relatos' pero, también, de un monto no
despreciable de buena filosofía de la ciencia, la pregunta necesaria es ésta: ¿cómo poner la
polémica en los términos intelectuales apropiados, bajándola a tierra? ¿cómo alcanzar algún
juicio confiable que permita escapar de esta atmósfera enrarecida de profetas y caudillos, de
literatura, retórica y discurso grandilocuente?
Una primera respuesta es, presumiblemente, la persistencia y continuidad del trabajo
académico de calidad. Cuando esta condición se cumple satisfactoriamente, los practicantes
de un área o de una disciplina se vuelven más impermeables e insensibles a la injerencia de
variables extra-intelectuales, se trate de modas literarias, demagogias políticas o
compromisos ideológicos explícitos. La moda kuhniana no tuvo peso en la física, la
química o la astronomía simplemente porque esas disciplinas tienen una práctica científica
consolidada y son literalmente indiferentes a las fiebres más características de las
humanidades y las ciencias sociales. Cuando un científico social logra establecer las
aconsejables distancias entre esas influencias y su oficio, el resultado esperable es un
producto intelectual digno de aprecio. Un ejemplo reciente, entre otros, es la producción del
sociólogo español Manuel Castells. Rasgos destacados de su obra son la ausencia de una
terminología oscura y pretenciosa y la nula referencia de apoyo en autores que ofician de
gurúes y estrellas obligadas en las bibliografías de tanto libro y artículo socio-culturalpolítico-mediático-crítico.
Una segunda respuesta es, lógicamente, la investigación propiamente tal. Los
planteamientos de Kuhn, Popper, Feyerabend y otras figuras relevantes de la epistemología
de la segunda mitad del siglo XX, pueden ser considerados como hipótesis, y como tales
deben ser sometidas a contrastación, confrontándolas con episodios específicos de las
historias de las ciencias. Esto puede resultar obvio, sólo que parece olvidarse a menudo.
Ninguna afirmación puede ser considerada verdadera por la mera formulación de sí misma,
por plausible que pueda parecer en una primera instancia. Sostener que pudiera haber
afirmaciones tales, rompe precisamente con el estatuto de la ciencia y nos devuelve a la
revelación y la credulidad absoluta. En consecuencia, y para reiterarlo, las tesis de Kuhn o
Feyerabend no pueden permanecer exentas de examen, como si se les debiera un trato
especial y merecieran sus propias reglas de evidencia y demostración, una teoría ad hoc del
conocimiento. En las áreas de las humanidades y las ciencias sociales, tales tesis han
recibido un trato excesiva y desmesuradamente complaciente, lejos más allá de su propio
mérito como ideas dignas de consideración. Tal hecho no es motivo de orgullo intelectual.
Por tanto, deben ser consideradas efectivamente en tanto hipótesis. Todo otro trato las
convierte en meras creencias. Ninguna finura argumental, incluso, puede eximirlas a priori.
XV
De ahí el singular valor del programa de investigación inaugurado en 1986 por Arthur
Donovan, Larry Laudan y Rachel Laudan. Estos autores afirman que la mayoría de las
teorías del cambio científico (Kuhn incluido) no han sido ni extensa ni sistemáticamente
testeadas con el registro empírico. Utilizan ejemplos históricos que resultan ser más
ilustrativos que elementos de prueba. Todavía más, aseguran que ninguna de esas teorías ha
alcanzado un desarrollo suficientemente detallado como para concluir, aunque sea
provisionalmente, si tales análisis encajan con los casos en estudio. En otros términos,
Donovan, Laudan y Laudan sostienen explícitamente que no se han hecho estudios serios
para determinar la medida en que la evidencia disponible respalda las afirmaciones
contenidas en dichas teorías. Por cierto, de estas premisas no se infiere que tales teorías
sean falsas. Por otra parte, agregan que estudios detallados más recientes sobre los ejemplos
más recurridos por la llamada 'Escuela Histórica' ponen en entredicho las conclusiones
basadas en la evidencia disponible en los años sesenta y setenta.
De ahí que les sorprenda profundamente la amplia y sostenida recepción de estas teorías
por parte de gente ajena a la historia y la filosofía de la ciencia, omitiendo hechos tan
decisivos como el que las propias teorías se contradicen claramente entre sí en diferentes
ítemes. Como contrapunto intelectual a dicho fenómeno, proponen un programa de
investigación consistente en analizar las teorías de la ciencia (no las teorías científicas, se
entiende) en sus tesis componentes y contrastarlas con el registro histórico. En otros
términos, se trata de no testear las teorías como un todo sino evaluar sus partes discretas.
Esto implica devolver y reinsertar las teorías en la tradición de crítica racional y
contrastación empírica, esa clase de escrutinio que ha sido y continúa siendo característico
de la ciencia misma. Ello significa la opción deliberada de estudiar casos históricos,
prefiriéndolos a los experimentos o los estudios etno-metodológicos. El primer resultado de
este programa de investigación de Donovan, Laudan y Laudan es un conjunto de estudios
históricos de casos, abordados por filósofos e historiadores de la ciencia, los que son
reportados en el libro Scrutinizing Science (1992). En este texto notable, tesis específicas de
Kuhn, Feyerabend, Popper, del propio Larry Laudan, y otros, son sometidas a contrastación
con diversos episodios de la historia de la ciencia. Así, los estudios históricos incluyen la
mecánica del siglo XVII, la revolución química, la geometría molecular, la teoría de Kekulé
sobre el benceno, la teoría de la fermentación, la electrodinámica de Ampère, el
movimiento browniano, el experimento Michelson-Morley, la tectónica de placas y la
teoría de la tierra en expansión, la resonancia nuclear magnética, entre otras.
El resultado no deja de ser sorprendente. En el anexo que se incluye al final de este ensayo
se reproduce un cuadro de las diversas tesis y el resultado de someterlas a contrastación con
los episodios históricos elegidos. Por citar sólo un ejemplo cualquiera, la tesis kuhniana de
la crisis paradigmática por acumulación de anomalías no encuentra respaldo en el análisis
de la evolución de las ciencias de la tierra y el desarrollo de la teoría de la tectónica de
placas. Otros episodios estudiados dan apoyo a la tesis de revoluciones científicas más bien
graduales y sin el perfil rápido y total del formato kuhniano. Como sea que ocurra, el
programa de investigación de Donovan, Laudan y Laudan es la clase de procedimiento
intelectual que resulta mucho más convincente que la acrítica popularidad experimentada
por las teorías aludidas en las áreas de las ciencias sociales y las humanidades. Este último
es un digno tema para una sociología y unos estudios de la ciencia que, clara y
habitualmente, se exceden en sus pretensiones y posibilidades.
Notas
1. La referencia es, por supuesto, a sus libros clásicos Contra el Método y Tratado contra el Método.
2. Sobre la difusa demarcatoria entre filosofía y ciencia, y de cómo un problema deja de ser filosófico y se
convierte en científico, se puede consultar a John Searle (Searle 1999).
3. Existe ahora una amplia lista de libros de denuncia sobre el fenómeno. Entre otros, recomendamos a John
Searle (Searle 1997, 2002) y a Ian Hacking (Hacking 1999).
4. Stephen Cole ha elaborado una perspectiva de la ciencia en función de la distinción núcleo-frontera. En su
visión del núcleo duro de una disciplina está integrada la idea de existencia de consenso; según Cole, las
ciencias sociales carecen de ese núcleo (Cole 1995).
5. Un abordaje convergente con el elaborado por Bruner para el caso de la psicología, puede hallarse en el
volumen de la revista Sociological Forum dedicado al estado de la sociología como ciencia, cuyo editor es
Stephen Cole (1994).
6. Según afirma la filósofa Susan Haack, la tesis de una epistemología ‘feminista’ es una especie incongruente
y carente de todo fundamento. Sus argumentos están contenidos en el artículo Knowledge and Propaganda:
Reflections of an Old Feminist (Haack 1998).
7. La literatura del área de estudios de género aparece habitualmente adscrita al campo más amplio de los
denominados ‘estudios culturales’. Amén de su pretencioso y nunca logrado propósito de subsumir en su seno
todas las disciplinas sociales y humanísticas, los estudios culturales son comúnmente un insuperable ejemplo
de arbitrariedad intelectual elaborada a partir de la fórmula que combina la máxima cantidad de afirmaciones
generales categóricas y la nula cantidad de prueba. En un trabajo crítico destacable, el antropólogo argentino
Carlos Reynoso ha desarrollado un demoledor diagnóstico de las debilidades teóricas y metodológicas de la
mayor parte de la literatura culturalista (Reynoso 2000). A propósito de ‘disciplinas’, y a modo de
contrapunto al estilo frívolo y superficial con que los estudios de género abordan estas cuestiones puede
consultarse a Howard Gardner (Gardner 2000).
BIBLIOGRAFÍA
Bouveresse, Jacques (1989). El filósofo entre los autófagos. Una visión crítica de las corrientes actuales de la
filosofía francesa. México: Fondo de Cultura Económica.
Bouveress, Jacques (2001). Prodigios y vértigos de la analogía. Sobre el abuso de la literatura en el
pensamiento. Buenos Aires: Libros del Zorzal.
Bruner, Jerome (1995). Actos de significado. Más allá de la revolución cognitiva. Madrid: Alianza Editorial.
Carré, Meyrik (1961). Realists and nominalists. Oxford: Oxford University Press.
Cole, Stephen (1995). Making Science. Between nature and society. Cambridge: Harvard University Press.
Cole, Stephen (1996). Voodoo Sociology. Recent developments in the sociology of science. En Gross y Levitt,
1996.
Donovan, Arthur; Laudan, Larry & Laudan, Rachel (Eds.) (1992). Scrutinizing Science. Empirical studies of
scientific change. Baltimore: The John Hopkins University Press.
Feyerabend, Paul (1993). Against Method. London: Verso. Third Edition.
Gardner, Howard (2000). La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas. Barcelona: Paidós.
Haack, Susan (1998). Manifesto of a passionate moderate. Chicago: University of Chicago Press.
Hacking, Ian (1999). The social construction of what? Cambridge: Harvard University Press.
Kuhn, Thomas S. (2000). The road since Structure. Philosophical Essays 1970-1993, with an
autobiographical interview. James Conant y John Haugeland, editores. Chicago: University of Chicago Press.
Montecino, Sonia y Obach, Alexandra; compiladoras (1998). Género y Epistemología. Mujeres y Disciplinas.
Santiago: Programa Interdisciplinario de Estudios de Género, Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad
de Chile.
Popper, Karl R. (1985). Realismo y el objetivo de la ciencia. Madrid: Tecnos.
Popper, Karl R. (1997). El mito del marco común. En defensa de la ciencia y la racionalidad. Barcelona:
Paidós Básica.
Reynoso, Carlos (2000). Apogeo y decadencia de los estudios culturales. Una visión antropológica.
Barcelona: Editorial Gedisa.
Searle, John R. (1997). La construcción de la realidad social. Barcelona: Paidós Básica.
Searle, John R. (2002). La Universidad Desafiada. El ataque postmodernista en las humanidades y las
ciencias sociales. Santiago: Universidad Central, Corporación de Promoción Universitaria y Bravo Allende
Editores.
Searle, John R. (2004). La filosofía en el nuevo siglo. Mesa Redonda Nº 2, 75-95.
Sociological Forum (1994). Volume 9, Nº 2. New York: Plenum Press.
Solís, Carlos. Compilador (1998). Alta tensión: filosofía, Sociología e Historia de la Ciencia. Barcelona:
Paidós Básica.
Stove, David (1993). El culto a Platón y otras locuras filosóficas. Madrid: Ediciones Cátedra.
Stove, David (1995). Popper y después. Cuatro irracionalistas contemporáneos. Madrid: Tecnos.
ANEXO I
TESIS SOBRE LOS SUPUESTOS GUÍAS
Supuesto guía 1: aceptabilidad
La aceptabilidad de un conjunto de supuestos guías es decidida ampliamente sobre la base
de:
1.1
1.2
1.3
1.4
1.5
La precisión empírica
El éxito de sus teorías asociadas en resolver problemas
El éxito de sus teorías asociadas en hacer predicciones nuevas
Su habilidad para resolver problemas fuera del dominio de de
éxito inicial
Su habilidad para hacer predicciones exitosas usando supuestos
centrales en vez de supuestos inventados para tal propósito
Sin consenso
Confirmado
Refutado
Confirmado
Refutado
Supuesto guía 2: anomalías
Cuando un conjunto de supuestos guías enfrenta dificultades empíricas:
2.1
2.2
2.3
2.4
2.5
2.6
2.7
Los científicos creen que esto refleja sus propias debilidades más
que inadecuaciones en los supuestos guías
Los científicos están preparados para dejar irresueltas las
dificultades por años (los casos examinados sugieren que esta
tesis debería ser modificada)
Los científicos se niegan frecuentemente a cambiar estos
supuestos
Los científicos ignoran las dificultades en la medida en que los
supuestos guías continúan anticipando exitosamente nuevos
fenómenos (los casos examinados sugieren que esta tesis debería
ser modificada)
Los científicos creen que estas dificultades se convierten en
bases para rechazar los supuestos guías sólo si se resisten
persistentemente a una solución
Los científicos introducen hipótesis no testeables con el
propósito de salvar los supuestos guías
Estas dificultades se vuelven agudas sólo si una teoría rival las
explica
Sin consenso
Refutado
Refutado
Refutado
Sin consenso
Sin consenso
Sin consenso
Supuesto guía 3: innovación
Se introducen nuevos conjuntos de supuestos guías sólo cuando la adecuación del conjunto
predominante ya ha sido puesta en cuestión: Refutado.
Supuesto guía 4: revoluciones
Durante un cambio en los supuestos guías (a saber, una revolución científica):
4.1 Los científicos ligados a supuestos guías rivales no pueden
comunicarse entre sí
4.2 Unos pocos científicos aceptan los nuevos supuestos guías, que
impulsan el cambio rápido, pero la resistencia se intensifica cuando
el cambio aparece inminente
4.3 Los supuestos guías cambian abrupta y completamente
4.4 Toda la comunidad científica cambia su lealtad hacia los nuevos
supuestos guías
4.5 Los científicos más jóvenes son los primeros en cambiar y entonces
la conversión ocurre rápidamente hasta que sólo persisten unos
pocos más viejos
Refutado
Sin consenso
Refutado
Refutado
Sin consenso
ANEXO II
TESIS ACERCA DE LAS TEORÍAS
Teorías 1: relaciones inter-teorías
Enfrentados a teorías rivales, los científicos prefieren teorías:
1.1 Que puedan resolver algunas de las dificultades empíricas que Confirmado
desafían a las teorías rivales
1.2 Que puedan resolver problemas no resueltos por las teorías Confirmado
predecesoras
1.3 Que puedan resolver todos los problemas resueltos por las teorías Refutado
predecesoras, más algunos problemas nuevos
Teorías 2: valoración
La valoración de una teoría:
2.1
Depende de su capacidad para convertir aparentes contra-ejemplos Confirmado
2.2
2.3
2.4
2.5
2.6
2.7
2.8
2.9
2.10
2.11
en problemas resueltos
Depende de su capacidad para resolver problemas para los cuales no
había sido inventada
Se basa en el éxito de los supuestos guías con los que la teoría está
asociada
Se basa enteramente en aquellos problemas reunidos con el expreso
propósito de testear la teoría y que no serían reconocidos sino por
esa teoría
Se basa en fenómenos que pueden ser detectados y medidos sin usar
los supuestos extraídos de la teoría en evaluación (los casos
examinados sugieren que esta tesis está confirmada, pero con
algunas cualificaciones)
Se basa usualmente en sólo unos pocos experimentos, aún cuando
esos experimentos se convierten en los fundamentos para abandonar
la teoría
Es a veces favorable, incluso cuando los científicos no creen
completamente en la teoría (específicamente, cuando la teoría
exhibe un alto índice de resolución de problemas)
Está relacionada con las doctrinas predominantes sobre evaluación
de teorías y con las teorías rivales en el área
Ocurre en circunstancias en que los científicos usualmente pueden
dar razones para identificar ciertos problemas como cruciales para
testear una teoría
Depende de ciertos tests considerados `cruciales` porque sus logros
permiten una elección clara entre teorías en competencia
Depende de su capacidad para resolver la mayor cantidad de
problemas empíricos, al tiempo que genera las anomalías y
dificultades conceptuales menos importantes
Confirmado
Sin consenso
Refutado
Confirmado
Refutado
Sin consenso
Confirmado
Confirmado
Confirmado
Sin consenso
Fly UP