...

Una Mariposa Diferente Una Mariposa Diferente

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Una Mariposa Diferente Una Mariposa Diferente
Una
Mariposa
Diferente
Cuento solidario
a beneficio de:
Autora: María Pineda
Idea original: Agencia IDS
Ilustradora: Luisa Jiménez Garrudo
Impreso en: ADN Centro Gráfico
Editado por: DEBRA España
DEBRA España es una asociación sin ánimo de lucro, formada por personas
afectadas por Epidermólisis bullosa (también llamada, más comúnmente, “piel
de mariposa”), profesionales socio-sanitarios y colaboradores, que trabajamos
para mejorar la calidad de vida de las personas, en su mayoría niños, y familiares
afectados por Piel de mariposa. Fundada en 1993, en la ciudad de Marbella
(donde tenemos nuestra sede central), está declarada de UTILIDAD PÚBLICA por
el Ministerio del Interior.
La Piel de mariposa es una enfermedad genética y está entre las denominadas
“raras”, careciendo de apoyo social y sanitario. Su principal problema es la
carencia del pegamento que une las distintas capas de la piel, lo que supone
que, con mínimos roces o golpes, se produzcan importantes complicaciones
cutáneas muy difíciles de curar (ampollas, grandes extensiones del cuerpo con
heridas, heridas crónicas y/o infectadas, extrema fragilidad de la piel, carcinomas,
etc). Con el tiempo se producen sindactilias (fusión de los dedos) en manos y pies,
problemas para comer y tragar, para andar, etc.
Los afectados con la variedad más grave de la enfermedad ven como algo
imposible o muy dificultoso, entre otras muchas cosas, poder hacer deporte,
correr, ser cogidos o abrazados por sus seres queridos, abrir una lata, conducir,
tocar una guitarra, usar chupete –los bebés--, ducharse, etc. Además, deben ser
bañados, desvendados, curados y vueltos a vendar a diario o cada dos días,
en un proceso lento y cuidadoso (con apósitos especiales y no adhesivos) para
protegerles del más leve roce. La cura puede durar hasta 4 horas diarias, durante
toda su vida. El coste de los productos sanitarios como los vendajes, para las
personas afectadas, que pueden llegar a tener el 85% de su cuerpo cubierto
por heridas, supone un enorme impacto económico en la economía familiar que
puede alcanzar los 2.000 euros mensuales.
DEBRA España lucha, con los propios afectados, y reivindicando a la Administración
pública, para que el material de cura que los pacientes necesitan a diario se les
proporcione sin coste y para que existan centros con médicos especializados en
la enfermedad donde aquellos puedan se atendidos correctamente.
En la actualidad, en DEBRA España, tenemos en marcha varios proyectos de
mejora de la calidad de vida de nuestros socios, como es un Hogar Respiro en
Marbella, donde las familias reciben apoyo de las enfermeras, el psicólogo y la
trabajadora social.
AYÚDANOS A DARLES ALAS
www.debra.es
952 816 434
www.facebook.com/DEBRAEspana
Dani solía sentarse en un cómodo cojín que
tenía en el suelo de su habitación. Con la
ventana abierta, podía ver un cielo muy
azul que ese día de finales de la primavera
había en su ciudad, y eso le gustaba.
Por culpa de las grandes vendas que
solía llevar en sus brazos, y las pequeñas
heridas que tenía por toda la cara,
últimamente siempre se sentia como si
estuviese enfadado con todo el mundo.
A Dani le costaba comprender por qué le
había tocado a él tener esa enfermedad
que provocaba que su piel fuese tan
delicada que con el más mínimo roce
desapareciese. Sus amigos podían jugar
al fútbol, caerse, llevar pantalones cortos,
bañarse en la piscina en verano... En fin,
infinidad de cosas que él no podía hacer.
Sus padres le habían explicado que desde
que nació, padecía una enfermedad muy
rara, que se llamaba “Epidermólisis bullosa”
¡Vaya nombrecito! Él prefería el otro nombre
que le daban a su enfermedad: “Piel de
Mariposa”. Su médico, que por cierto, junto
con la enfermera era siempre muy amable
con él, le había explicado que en su cuerpo
faltaba un pegamento que hace que la
piel se quede bien pegadita, y por eso, se
le producían tantas heridas.
Todos los días, papá o mamá tenían que
limpiar las heridas y vendarle casi todo el
cuerpo. ¡Y a veces dolía mucho!. Era sobre
todo en esos momentos, cuando le hacían
daño al curarle, cuando se preguntaba
por qué su piel tenía que ser diferente a la
de sus compañeros del cole y, por tanto,
su vida tan distinta.
Mientras pensaba en todo esto, vio cómo
entraba algo por la ventana... era como
un bichito... lo siguió con la mirada mientras
revoloteaba por su habitación. Finalmente
se posó en el borde de la cama, muy
cerquita de donde Dani estaba sentado.
Entonces, pudo fijarse en él. Al principio
le había parecido una polilla, pero no,
se parecía mucho más a una mariposa,
por el tamaño de sus alas... sin embargo
¡uuhmmm! Había algo extraño en sus
alas ¡No tenían color, ni ese aspecto
tan delicado de las alas del resto de las
mariposas! Eran unas alas más gruesas y
de un color apagado.
Dani la observaba muy atento, cuando
ocurrió algo que casi le corta la respiración
del susto:
—¡Hola!— le dijo la mariposa con una vocecilla muy graciosa
Dani no podía creerlo... ¡Aquello era imposible!. No, no... los bichitos no hablan...
bueno si, en las pelis de dibujos, pero él
hacía mucho que ya sabía que eso no era
la vida real...
—¡Ey!, ¡He dicho hola!, ¿Es que no me
piensas contestar?— insistía aquel bichito,
de una manera que, si Dani no estuviese
tan asombrado, le habría hecho reír.
— Ho...ho...hola.....— Contestó Dani, casi
sin que le saliese la voz— ¿Estás hablando
de verdad?
— ¡Pues claro que hablo de verdad! No
se de qué te sorprendes, tú mejor que
nadie, deberías saber que no todos somos
iguales....— Además de esa vocecita, la
mariposa tenía una carita muy simpática.
—Perdona, tienes razón, pero es que no
me lo esperaba...— Dani recordó las veces
que había oído comentar a sus padres que
el tenía una “enfermedad rara”
— Mi nombre es Lya y he venido a verte
dede el país de los sueños, allí me han
hablado de ti, y tenía ganas de conocerte.
—¿En serio? –Dani tenía los ojos muy abiertos—
No sabía que existía un país de los sueños, y
sobre todo, que bichitos tan graciosos como
tú podían visitarnos desde allí.
— Pues sí... porque se que tu piel es diferente
a la de otros niños, que tienes una piel que
llaman “piel de mariposa” y por eso tenía
curiosidad por conocerte. ¿Sabes una
cosa? Mis alas también son diferentes a
las del resto de las mariposas...
— ¿De verdad? Cuenta, cuenta...— Dani
estaba muy emocionado con su nueva
amiguita.
Y así, con Lya posada sobre su rodilla
vendada, Dani conoció la historia de su
nueva amiguita. Lya tenía 16 hermanas,
todas
ellas
con
unas
preciosas
alas
coloridas. Sin embargo, Lya había nacido
con unas alas sin ningún color, muy sosas,
y eso a Lya no le gustaba. Alguien le había
hablado del Mago de las Rocas. Habitaba
en el país de los sueños. Quizá ese mago,
podría cumplir su sueño de tener unas
bonitas alas coloridas como las de sus
hermanas, y por eso pensaba ir a visitarle.
— Me encantaría conocer el país de los
sueños, y acompañarte a visitar al Mago
de las Rocas.— A Dani le hacía mucha
ilusión conocer ese lugar tan interesante.
— ¡Genial! No hay más que hablar, ¡me
acompañas!.
— Pero... ¿Está muy lejos ese lugar? ¿Cómo
puedo llegar al país de los sueños? No
puedo tardar, mis padres se asustarían
mucho.— Dani se sentía emocionado,
pero también un poco asustado.
— ¡Jajaja! – Lya soltó una divertida carcajada
ante la mirada más que sorprendida de
Dani— Tranquilo, el país de los sueños es eso,
¡un sueño! Te vendré a buscar en tus sueños....
¡Adiooooooooooooooooooooooooos!
Aquella noche, Dani no veía la hora
de acostarse y dormirse para volver a
encontrarse con su nueva amiguita. Cenó
deprisa y le pidió a su madre que le hiciese
rápido las curas de la noche, y así, antes de
lo habitual, estaba en su cama deseando
quedarse dormido. Por fin, el sueño le fue
venciendo y se durmió profundamente.
Dani abrió los ojos. ¡Qué bonito era todo lo
que veía! Estaba en un bosque lleno de luz,
los colores de las flores y los árboles eran
muy intensos, y por fin, apareció, desde
detrás de un árbol, la mariposita Lya.
—¡Hola amiguita! ¡Qué bonito es el pais de
los sueños!— Dani estaba radiante.
— ¡Sabía que te gustaría! Pues venga, no
nos entretengamos ¡En marcha hacia la
casa del Mago de las Rocas!
Lya y Dani emprendieron la marcha hacia
una montaña que había al final del camino.
Lya volaba y Dani le seguia. En algunos
tramos, Lya viajaba sobre la cabeza de Dani.
Normalmente a Dani le costaba andar, por
las heridas de sus pies, sin embargo, allí, en
ese sueño, se encontraba especialmente
ligero.
Avanzaban mucho más rápido que en el
mundo real, porque apenas habían comenzado a andar y ya estaban casi en la
montaña. Cuando estaban llegando, oyeron
un lamento. Se pararon y vieron en una
flor, una bonita mariposa de alas de colores con otra mariposa muy pequeña, era
un bebé mariposa.
—¿Qué te pasa hermana? – preguntó Lya
— Mi bebé se ha caído y no puede volar, y
mis alas son tan delicadas, que no le puedo
llevar sobre mi.
— Y dime, ¿Dónde está vuestra casa?
— Allí arriba— La bella mariposa señaló
una flor situada en la copa de un árbol
— No te preocupes, yo la llevaré.—
Y Lya, sin pensárselo dos veces, emprendió
el vuelo con el bebé mariposa sobre ella.
La mamá mariposa no sabía cómo agradecérselo a Lya, y no dejaba de repetirle la suerte que tenía por tener esas alas
tan fuertes. Lya se quedó muy pensativa.
Efectivamente, sus alas no eran tan bellas
pero... habían sido muy útiles.
Dani y Lya continuaron su camino. En
seguida, puesto que en el país de los
sueños todo sucedía más rápido, llegaron
a la puerta de la casa del Mago de las
Rocas. Toc, toc toc... nadie contestaba....
¡toc, toc, toc! Esta vez un poco más fuerte,
y por fin se abrió la puerta.
El Mago de las Rocas era un hombre muy
anciano, con una larga barba blanca y
pequeños y vivos ojillos azules. Su cara era
bonachona. Les recibió con una sonrisa y
quiso saber qué les había llevado hasta su
puerta, en qué podía él ayudarles.
— Verás Mago de las Rocas – comenzó Lya
un poco nerviosa— Fíjate en mis alas, no
son tan coloridas y bellas como las de mis
hermanas. Me gustaría que me concedieses unas alas grandes y brillantes. Con
muchos colores.
— Entiendo.— respondió el Mago de las
Rocas muy pensativo. Y dirigiéndose a
Dani, le preguntó.— ¿Tú que opinas de lo
que me pide tu amiguita?
Dani se apresuró a contestar:
—A mi Lya me gusta tal y como es. Creo
que sus alas son bonitas así, sobre todo
porque gracias a ellas, puede ayudar a
los demás.
—Es cierto, Dani— continuó el Mago de
las Rocas.— Lya es muy querida tal cual
es. Es especial, y ser especial, siempre es
un privilegio.
—¿De verdad piensas eso?— Dani entonces, comenzó a pensar en sí mismo. El
sabía que era un niño muy especial, pero
su “diferencia” no le hacía especialmente
feliz.
— Se lo que estás pensando, Dani—
Continuó el Mago— Que tú eres diferente y
no te gusta serlo. Te entiendo perfectamente,
no es fácil vivir con una enfermedad como
la tuya, sin embargo, eso te hace ser un
niño muy singular. Tus padres, tus hermanos,
tus amigos, tus profesores, los médicos y
enfermeras que cuidan de ti... todos te
quieren tal y como eres. Les gusta cuidar de
ti y, sobre todo, les encanta aprender de ti.
—¿Aprender de mi? ¿Qué puedo enseñarles yo?
— Tu fortaleza, tu optimismo, tu sonrisa...
todo eso que sólo tú puedes dar, hace
que quienes te rodean sean también
personas especiales. Si no te tuviesen cerca,
aprendiendo de todo lo que tú puedes
ofrecer, no serian las personas que son
ahora.
Lya y Dani se miraron y, despidiéndose con
una gran sonrisa del Mago de las Rocas,
se dieron media vuelta y por el camino,
volvieron al bosque, muy felices y sintiéndose
especiales. Porque lo eran.
Cada noche, Lya y Dani se encontraban
en el mundo de los sueños y compartían
nuevas aventuras... pero eso ya.... es otra
historia.
FIN
Fly UP