...

BjerkreimxBxrresen-master - DUO

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

BjerkreimxBxrresen-master - DUO
La función del espacio novelesco en
la construcción de las voces
narrativas y del discurso en La novia
oscura de Laura Restrepo.
Maria Bjerkreim Børresen.
Spa 4191 - Masteroppgave i spansk, lektor- og
adjunktprogrammet.
Institutt for litteratur, områdestudier og europeiske
språk.
Det humanistiske fakultet.
Universitetet i Oslo.
Veileder: Nelson González-Ortega.
10. mai 2011
i
Abstracto
En esta tesis analizo La novia oscura de Laura Restrepo, basándome principalmente en
conceptos teóricos de Gérard Genette, Michel Foucault y Susan E. Carvalho. El objetivo de la
presente investigación es analizar la función del espacio novelesco en la construcción de las
voces narrativas y del discurso en La novia oscura. Estudio cómo el espacio literario y las
voces narrativas configuran y determinan la acción e interrelación socio-económica y
emocional entre los personajes de La novia oscura. La tesis está dividida en cinco capítulos.
En el primer capítulo presento a la autora colombiana Laura Restrepo y sus obras
literarias y hago un esbozo de las investigaciones ya hechas sobre La novia oscura. En base a
la evaluación crítica de la novela planteo mis hipótesis e introduzco las teorías empleadas en
esta tesis.
En el segundo capítulo realizo un análisis de los elementos literarios internos de La
novia oscura a la luz de las teorías de Gérard Genette. El enfoque central aquí, es el estudio
de las voces narrativas y la focalización. Discuto una de las paradojas de La novia oscura: si
el discurso es predominantemente patriarcal y/o feminista y/o femenino. Demuestro en el
análisis que la sociedad representada ficcionalmente en la novela de Restrepo tiene rasgos
típicos patriarcales, pero lo paradójico es que aunque las voces femeninas dominan
cuantitativamente en la novela, dichas voces femeninas se apropian frecuentemente de un
discurso patriarcal opresor y dominante. Otro aspecto que analizo en relación con las voces
masculinas y femeninas de la novela es la manera que estas voces influyen en los personajes,
su vida y comportamiento.
En el tercer capítulo analizo las relaciones entre el discurso y el poder en la novela,
empleando la teoría de Michel Foucault para identificar las relaciones de poder que se dan
entre los personajes, especialmente las relaciones entre las prostitutas y los clientes para
negociar el poder económico y sexual. Constato que en la mayoría de las relaciones sexuales
que se dan en La novia oscura, es la prostituta que tiene el poder sexual a través de su cuerpo;
mientras que el cliente tiene el poder económico. Demuestro que las instituciones poderosas
presentadas en La novia oscura (el ejército, los políticos, la Iglesia Católica, la Tropical Oil
Company y la clínica médica) encarnan el poder y el conocimiento de la sociedad, y, por
tanto, imponen las actitudes y las normas que el grupo marginal de los obreros petroleros y las
prostitutas deben seguir.
ii
En el cuarto capítulo realizo el estudio quizás más profundo e innovador de esta tesis,
dado que investigo los espacios literarios de La novia oscura y cómo estos espacios
conforman e identifican a los personajes de la novela. Los hallazgos de este último aspecto
muestran una coherencia considerable entre el espacio en el que los personajes se mueven y
su manera de hablar y actuar. En este sentido, en mi opinión personal, la investigación
espacial del cuarto capítulo de mi tesis es la más original y quizás la parte que añade aspectos
completamente nuevos al estudio de La novia oscura.
En el quinto capítulo presento las conclusiones a que llegué.
iii
Agradecimientos
En primer lugar, le agradezco a mi tutor Nelson González-Ortega por el tiempo y la paciencia
que ha dedicado a mi tesis y por la buena colaboración que hemos tenido en la realización de
este trabajo. Además le agradezco a González-Ortega por introducirme a la literatura
colombiana, por motivarme a escribir una tesis sobre la obra literaria de Laura Restrepo y por
animarme a ir a Colombia.
A mis profesores en San Sebastián, Mariasun Díaz Revuelta y Ainhoa Álvarez, sin su
enseñanza y ayuda nunca hubiera podido escribir una tesis en español.
Le agradezco a Amelia, por su ayuda y buena voluntad.
A Edwin, por toda su ayuda, sus ideas y su interés extraordinario en mi tesis.
A mis padres y a mis hermanas por apoyarme y por siempre creer en mí.
A Kristin, por viajar conmigo a Colombia y por apoyarme, motivarme y animarme.
Al último, les agradezco a todos mis amigos colombianos por su hospitalidad y por mostrarme
su país que considero increíblemente interesante y rico.
Maria Bjerkreim Børresen
Oslo, 7 de mayo, 2011.
iv
La función del espacio novelesco en la construcción de
las voces narrativas y del discurso en La novia oscura
de Laura Restrepo.
v
© Forfatter: Maria Bjerkreim Børresen
År: 2011
Tittel: La función del espacio novelesco en la construcción de las voces narrativas y del
discurso en La novia oscura de Laura Restrepo.
Forfatter: Maria Bjerkreim Børresen
http://www.duo.uio.no/
Trykk: Reprosentralen, Universitetet i Oslo
vi
Índice
Capítulo 1. Laura Restrepo y La novia oscura en el contexto histórico y
literario ........................................................................................................... 1
1.1. Introducción y objetivos de investigación ........................................................................... 1
1.2. Contexto histórico y literario de la autora y su obra ........................................................... 2
1.3. La novia oscura ante la crítica ............................................................................................ 5
1.4. Hipótesis ............................................................................................................................ 10
1.5. Aproximación teórica y metodológica .............................................................................. 11
1.6. Disposición del trabajo ...................................................................................................... 14
Capítulo 2. Análisis narratológico de La novia oscura ............................ 16
2.1. Construcción del discurso narrativo de La novia oscura .................................................. 16
2.2. Las voces narrativas y su función en La novia oscura ...................................................... 19
2.2.1. Las voces masculinas y femeninas en La novia oscura ................................................. 22
2.2.2. La función de la voz narrativa central en La novia oscura ............................................ 29
2.2.3. Los narradores secundarios y la articulación de sus voces masculinas y femeninas ..... 32
La voz del personaje Todos los Santos ................................................................................. 32
La voz del personaje Sacramento ......................................................................................... 33
2.3. La novia oscura y su focalización ..................................................................................... 35
2.4. Resumen ............................................................................................................................ 39
Capítulo 3. Discurso y poder en La novia oscura ..................................... 41
3.1. Aspectos de la historia social de Colombia en las décadas de 1940 y 1990 y su
representación ficcional en La novia oscura ............................................................................ 41
3.2. Discurso y poder en La novia oscura y las relaciones de subordinación económica y
sexual entre los personajes ....................................................................................................... 45
Las relaciones entre las prostitutas y los clientes en La novia oscura ................................. 52
3.3. La empresa norteamericana Tropical Oil Company y el poder institucional .................... 57
3.4. Resumen ............................................................................................................................ 60
vii
Capítulo 4. Los espacios literarios en La novia oscura ............................ 61
4.1. El espacio geográfico como referente ficcional en La novia oscura ................................ 61
4.2. El espacio económico y sexual: los microespacios La Catunga y el Campo 26 ............... 63
4.3. La casa de Todos los Santos como espacio familiar ......................................................... 67
4.4. La correlación entre el espacio novelesco y los personajes en La novia oscura............... 68
Espacio laboral y diferencias sociales entre los personajes de La novia oscura .................. 74
4.5. La migración como desplazamiento de los personajes en La novia oscura...................... 78
El espacio móvil y su relación con el nomadismo del personaje Sacramento ..................... 82
4.6. Resumen ............................................................................................................................ 83
Capítulo 5. Conclusiones ............................................................................ 85
Bibliografía: ................................................................................................. 92
viii
Capítulo 1. Laura Restrepo y La novia oscura en el contexto histórico y
literario
1.1. Introducción y objetivos de investigación
En la presente tesis estudiaré la novela La novia oscura escrita por la autora colombiana
Laura Restrepo. Intentaré, primero, analizar la estructura interna de la novela, especialmente
sus elementos narrativos: la voz narrativa y la focalización. Realizaré el análisis narrativo a la
luz teórica de las teorías de Gérard Genette. Segundo, estudiaré cómo el discurso y el poder
están presentados en la novela, basándome en la teoría de Michel Foucault con el objeto de
investigar los aspectos vinculados a las relaciones de poder que se dan entre las instituciones
de la sociedad y la población presentadas ficcionalmente en la novela. Asimismo analizaré
algunas de las relaciones entre las prostitutas y los clientes de La novia oscura y comentaré
quienes ejercen y son afectados por el poder económico y el poder sexual.
Además me concentraré en el estudio de una de las paradojas de la novela: si La novia
oscura es presentada a través de una voz androcéntrica: es decir, si la visión del mundo y las
relaciones sociales representadas en La novia oscura se construyen desde una perspectiva
predominantemente patriarcal, aunque las voces de los personajes que predominan son las de
las mujeres. Esta paradoja narrativa es en sí mismo un tema interesante para investigar, dado
que la narradora central y la mayoría de los personajes de La novia oscura son mujeres que
viven y actúan dentro de una sociedad patriarcal. La novia oscura es una novela cuyo tema
principal es la prostitución. Existen muchas novelas conocidas sobre la prostitución y el
burdel en la literatura latinoamericana.1 Pero, pese a que la mayoría de las novelas que tienen
como tema el prostíbulo, presentan una protagonista femenina, la voz dominante tiende
todavía a ser androcéntrica (sin una marca o marcador específico de género sexual).
Asimismo, estudiaré cómo el espacio en La novia oscura influye directamente en los
otros niveles estructurales internos de la novela como la voz y la focalización, y discutiré
cómo los burdeles presentados en la novela simbolizan los diferentes estratos socioeconómicos de la Colombia de los años cuarenta. Analizaré si existe una correlación entre el
1 Algunas de las novelas latinoamericanas más conocidas sobre la prostitución son: Juan Carlos
Onetti, Juntacadáveres (1964), José Donoso, El lugar sin límites (1965), Mario Vargas Llosa, La casa
verde (1965) y Pantaleón y las visitadoras (1973), Gabriel García Márquez, Cien años de soledad
(1967) y Memoria de mis putas tristes (2004).
1
espacio y los personajes y sus respectivos intereses y valores morales, económicos e
ideológicos.
1.2. Contexto histórico y literario de la autora y su obra
Laura Restrepo nació en Bogotá, Colombia, en 1950 en una familia de clase media-alta. En su
niñez viajó mucho con su familia a diferentes países. Su padre no quiso, por razones
ideológicas y por desconfianza en el sistema escolar de Colombia, que ella y su hermana
estudiaran en instituciones de enseñanza. Al respecto, Laura Restrepo dice de su padre, en una
entrevista con Jaime Manrique, que: “fue un libertario de ideas fijas y propias, entre ellas la
convicción de que el colegio no servía para nada” (Sánchez-Blake y Lirot 2007: 354). El
padre de Laura Restrepo en lugar de matricular a sus hijas en la escuela las llevó a museos, a
conciertos y a otros lugares para que aprendieran sobre la cultura, la música y la historia.
Por la falta de educación oficial, Laura Restrepo tuvo que tomar exámenes en todas las
materias para entrar en la Universidad. Pasó los exámenes con éxito y estudió en la
Universidad de los Andes donde se graduó, primero, en filosofía y letras y, luego, tomó un
posgrado en Ciencias Políticas. Después de sus estudios se dedicó durante veinte años al
periodismo y a la política. La joven periodista participó activamente en los movimientos
políticos de izquierda de Colombia. En 1983, el presidente colombiano Belisario Betancour
nombró a Restrepo en la comisión negociadora de paz entre la guerrilla M-19 y el Gobierno.
Como consecuencia de estas fracasadas negociaciones recibió amenazas de muerte, por lo
cual tuvo que emigrar de su país natal.
En 1986 Laura Restrepo publicó su primera novela, Historia de un entusiasmo que fue
un reportaje, en el que resumió sus experiencias de las negociaciones entre el Gobierno
colombiano y el grupo guerrillero, M-19. Tres años más tarde apareció la novela La isla de la
pasión (1989), la cual escribió desde su exilio en México. La historia de este relato está
supuestamente basada en una leyenda histórica y real mexicana. Laura Restrepo declara en
una entrevista con el periódico español El País que dicha historia tiene que ver con su propia
situación como exiliada de Colombia.2 La novela expresa sentimientos tales como la lejanía,
el aislamiento y la posibilidad de un regreso, relacionados directamente al exilio. En 1989,
escribió también un libro para niños, Las vacas comen espaguetis. En la escritura de su tercera
2 Juan Cruz, “La cultura se hace en torno a los muros que nos dividen” en El País 25 de
septiembre, 2006. http://www.elpais.com/articulo/cultura/cultura/hace/torno/muros/nos/dividen/ elpp
orcul/20060925elpepicul5/Tes, acceso 27 de abril, 2010.
2
novela, Leopardo al sol (1993), la autora tuvo que profundizar en el mundo del narcotráfico,
cuya investigación duró once años. La novela describe dos familias rivales que viven del
contrabando y del narcotráfico en las aldeas desiertas de Urabá en el norte de Colombia. A
medida que el dinero del narcotráfico aumenta, la guerra entre las familias crece también.
En 1995, Restrepo publicó Dulce compañía, que ganó el Premio Sor Juana Inés de la
Cruz. Además ganó el Prix France Culture, uno de los reconocimientos literarios más
prestigiosos, otorgado por la crítica francesa a la mejor novela extranjera. Cuatro años
después publicó La novia oscura, la novela analizada en la presente tesis. La multitud errante
fue publicada en 2001 y su tema fue la migración forzada en Colombia por problemas
políticos, lo cual causa el desplazamiento involuntario de campesinos a las ciudades. Este
tema literario se deriva del problema político real vivido por más de tres millones de personas
en la Colombia de hoy.3 Su obra siguiente, Olor a rosas invisibles (2002), se destaca de las
antes publicadas, por ser una historia de sólo 80 páginas. En 2004 Laura Restrepo publicó
Delirio, con la cual ha tenido gran éxito y ha ganado varios premios, entre ellos el prestigioso
Alfaguara de novela 2004. En Delirio Laura Restrepo presenta una historia de amor que tiene
como trasfondo el narcotráfico, pero que también retrata la historia personal de Agustina, una
mujer de la clase alta de Bogotá que sufre de muchos traumas. Su última novela es
Demasiados héroes (2009). La trama de esta novela tiene lugar en Buenos Aires en la época
de la dictadura militar argentina de Jorge Videla (1976-1983). La autora vivió en Argentina
durante esta temporada donde formaba parte de una militancia no armada. En una entrevista,
Restrepo confirma que la novela es ficción, pero que al mismo tiempo es autobiográfica.4
En la obra analizada en la presente tesis, La novia oscura (1999), como en muchas de
las otras novelas de Restrepo, se mezcla el periodismo y la literatura. Tal mezcla hace que, a
veces, sea difícil separar entre la ficción y la realidad.5 A propósito, Julie Lirot le pregunta a
3 Según Internal Displacement Monitoring Centre: “El prolongado conflicto armado interno de
Colombia ha desplazado a mayo de 2009 a casi 3,1 millones de personas, según cifras del Gobierno, y
a más de 4,6 millones de personas, según una fuente no gubernamental fiable” (http://www.internaldisplacement.org/8025708F004CE90B/(httpCountries)/CB6FF99A94F70AED802570A7004CEC41?
OpenDocument&expand=1.1&link=11.1.1&count=10000#11.1.1.), acceso 26 de septiembre, 2010.
4 Víctor Casas Mendoza, “el nuevo “episodio oscuro” de Laura Restrepo”, 28 de octubre, 2009.
http://www.extroversia.universia.net.co/html/arteylit/personajesExp.jsp?actualConsecutivo=91, acceso
27 de abril, 2010.
5 En una entrevista con Juan Fernando Merino, Laura Restrepo explica su manera de trabajar y
la relación entre la realidad y la ficción en sus obras: “Bueno, considero la ficción como una manera
de complementar la realidad. Una primera aproximación a través de los hechos que recojo con el
periodismo y una segunda versión ya complementada y pasada por la interioridad y la subjetividad,
por los sueños, por los deseos, lo cual es la ficción.” http://www.latinoamerica-on line.
info/cult03/letteratura07.03.html, acceso 2 de marzo, 2011.
3
Laura Restrepo en una entrevista si debe haber una relación entre la literatura y la realidad y
Restrepo responde que:
Por supuesto, hay una relación entre la realidad y la literatura [...] Parte del placer de leer y
escribir es que te está moviendo en un reino de libertad total para innovar, para buscar en el
acervo cultural, para parecerte a los otros, para inventarte tus propias fórmulas. La realidad
siempre está ahí atrás, mandándote mensajes, abriéndote los ojos, mostrándote escenarios
deslumbrantes, presentándote personajes que a todas luces quieres atrapar para ponerlos en las
páginas. La realidad es esa gran cantera de donde sacas todo. Después puedes procesarlo por los
conductos de la literatura, pero en realidad es la cantera y es ella la que te está mandando
mensaje y alimentando tus ganas de escribir (Sánchez-Blake y Lirot 2007: 347-8).
Laura Restrepo ha afirmado que antes de escribir La novia oscura entrevistó a prostitutas e
investigó como fue la situación para ellas en la década de los 40 en los pueblos colombianos
donde se establecieron compañías petroleras multinacionales.6
La novia oscura es una novela situada en Tora, una ciudad petrolera en la selva
colombiana que se ubica a lo largo del Río Magdalena. La obra fue escrita como un reportaje
que tiene como narradora central a una periodista que entrevista a los habitantes de Tora en la
época en que vivió allí la famosa prostituta Sayonara. El objeto del reportaje, posteriormente
convertido en novela, fue escribir la historia de Sayonara. En su trabajo como prostituta en el
burdel Dancing Miramar, Sayonara comete el error más grave de la prostitución: se enamora
de uno de sus clientes, el Payanés, y con ese error empieza el drama de triángulo de amor
entre Sayonara, el Payanés y Sacramento. Además, como en la mayoría de sus novelas,
Restrepo plantea otros problemas sociales y socio-económicos relacionados a la situación
histórica contemporánea de Colombia.
Se suele decir que Laura Restrepo pertenece a la época literaria llamada el Posboom.
En los años 1960 y 1970 surgió el Boom, un movimiento literario importante en América
Latina, dentro del cual escritores como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y, sobre todo,
Gabriel García Márquez empezaron a publicar obras con una visión crítica de la situación
política en diversos países en América Latina. Dichas obras fueron publicadas con gran éxito
comercial tanto en Norteamérica como en Europa. Como el nombre indica, el Posboom tuvo
lugar después del Boom. Según el crítico Donald L. Shaw el Posboom fue una reacción contra
el Boom, y una de las características de los autores del Posboom era que querían escribir
novelas populares con una orientación social. En el libro The Post-Boom In Spanish American
6 Laura Restrepo ha confirmado en varias entrevistas que la historia principal de La novia
oscura se refiere a los años 40, una de ellas es la entrevista con Bill Moyers, http://www.pbs.org/
now/printable/transcript_restrepo_print.html, acceso 2 de marzo, 2011.
4
Fiction (1998) el crítico argumenta que mientras las obras del Boom son dominadas por un
tono pesimista, las del Posboom tienen un tono optimista y expresan la alegría de vivir, la
sensualidad y la esperanza en el futuro. Además, los autores del Posboom se diferencian de
los del Boom por enfocarse en la realidad y, más que todo, por usar un estilo directo y de fácil
lectura. Otro aspecto interesante del Posboom es que muchas mujeres empiezan a escribir y a
publicar obras y, como consecuencia, crece automáticamente el reconocimiento de la
literatura femenina en América Latina. Laura Restrepo es ahora una de las escritoras más
populares y reconocidas del Posboom de la literatura latinoamericana.
1.3. La novia oscura ante la crítica
Actualmente, Laura Restrepo es una autora muy reconocida nacional e internacionalmente y
sus obras han sido traducidas a varias lenguas. Cada año se publican más estudios sobre sus
novelas ("Laura Restrepo: “Los latinoamericanos hemos pretendido novelar nuestra historia
con personajes de corte épico” (2010), “Deseo, represión y locura en Delirio de Laura
Restrepo” (2009), “Discursos de transgresión en Dulce compañía, de Laura Restrepo” (2009).
En 2007 se publicó una antología crítica, El Universo Literario de Laura Restrepo, que
estudia la obra literaria de Laura Restrepo en su totalidad. Al lado de la antología, existen
varios artículos y tesis de maestría y de posgrado que analizan La novia oscura y otras obras
de la autora.
La novia oscura ha sido investigada usando diversas perspectivas y metodologías,
pero no se ha hecho hasta ahora, que yo sepa, un análisis que se centre en el estudio del nivel
espacial del relato, como se intenta hacer en esta tesis. Dado que casi todos artículos críticos
sobre La novia oscura discuten más de un tema, he dividido los artículos en esta reseña crítica
en siete grupos según su tema principal. El primer grupo contiene los artículos que se refieren
al papel de la mujer dentro de una sociedad patriarcal; en el segundo grupo, se encuentran los
artículos que relacionan La novia oscura con el contexto real de Colombia; en el tercer grupo,
los que se enfocan en su estilo periodístico; en el cuarto grupo, presento un artículo que
analiza la estructura interna de la novela, después, en el quinto grupo menciono cuatro
artículos que se centran en el estudio del papel de las prostitutas, luego, en el sexto grupo
presento dos artículos que estudian la novela desde una perspectiva de género y, al último,
presento la investigación hecha por Susan E. Carvalho que analiza el espacio en La novia
oscura.
5
En el conjunto de artículos que componen la antología crítica, El Universo Literario
de Laura Restrepo (2007) hay tres estudios sobre La novia oscura. Ninguno de esos artículos
investiga la obra, siguiendo una teoría en especial. Pero, en el artículo, “El desarrollo de la
mujer protagónica: visiones opacas y cuerpos transparentes” (2007) de Julie Lirot se
encuentran puntos relacionados con el papel de la mujer en la sociedad patriarcal y, por tanto,
es relevante examinarlo aquí. Lirot declara en su artículo que la protagonista en La novia
oscura, Sayonara, realiza tantas acciones feministas como anti-feministas. El artículo presenta
la visión de que la mujer es pasiva y funciona como un objeto. Asimismo se subraya que
Sayonara no es una mujer normal dentro de la sociedad patriarcal porque no representa los
papeles limitados y subordinados que dicha sociedad le asigna, sino que es libre y hace lo que
quiere. Al final del artículo, Lirot concluye que: “Sayonara es un personaje femenino que
intenta seguir sus deseos, pero dentro de una trama tradicional. La protagonista reta y apoya,
al mismo tiempo, las ideas tradicionales de género” (Sánchez-Blake y Lirot 2007: 170).
Lirot ha escrito otro artículo, “La mujer incorpórea en La novia oscura, La multitud
errante y Delirio de Laura Restrepo” (2005) en el que también vincula La novia oscura con
el papel socio-histórico de la mujer colombiana en una sociedad patriarcal. Al contrario de su
artículo anterior, este artículo se concentra más en el estudio de la función del cuerpo físico de
la mujer y discute como el cuerpo femenino funciona como una imagen inalcanzable del
deseo masculino.
En su artículo “The Outsider as Catalyst: Marginality, Truth and Violence in Three
Novels by Laura Restrepo” (2008) Maria G. Akrabova analiza tres de las novelas de Restrepo:
La novia oscura, La multitud errante y Delirio. Akrabova comenta como Restrepo a través de
los personajes marginales de sus novelas involucra una crítica social. En referencia a La novia
oscura, Akrabova manifiesta que Sayonara rechaza las normas sociales de la sociedad y de
esta manera simboliza a un “forastero”.
Al igual que Maria G. Akrabova, Oscar A. Díaz-Ortiz estudia también las tres novelas
La novia oscura, La multitud errante y Delirio, en su artículo “Laura Restrepo: Hacia un
cambio emancipador de la mujer latinoamericana” (2007). Díaz-Ortiz pone énfasis aquí en las
protagonistas femeninas en las tres novelas mencionadas y manifiesta que estas tres
representaciones literarias son una alternativa a los personajes tradicionales dentro del
discurso patriarcal. Díaz-Ortiz argumenta que las protagonistas femeninas en las obras de
Restrepo son mujeres marginales dentro de una sociedad patriarcal, pero que ellas, de maneras
diferentes, presentan un cambio en la marginalidad social desde la óptica femenina.
Se han hecho varios estudios sobre la relación entre la realidad colombiana y los temas
6
presentados en La novia oscura. En el ensayo “Clear and present danger: Trauma, Memory
and Laura Restrepo`s La novia oscura” (2003), Claire Lindsay discute la novela en el
contexto contemporáneo de las violencias en Colombia, enfocándose particularmente en el
trauma y la memoria: empieza explicando la historia violenta del país y, más tarde, relaciona
las violencias con episodios literarios de La novia oscura. La crítica ha enfatizado que la
novela representa tanto, un trauma colectivo como, un trauma personal.
Otro artículo que relaciona la realidad y la historia colombiana con los temas de La
novia oscura es “Mothers and Nomadic Subjects: Configurations of Identity and Desire in
Laura Restrepo΄s La novia oscura” (2008) escrito por Deborah Martin. En dicho artículo se
investigan principalmente las relaciones que establecen las mujeres en la novela, pero también
se comenta, varias veces, la influencia del capitalismo en Colombia y sus consecuencias
socio-económicas y sociales en la sociedad colombiana presentada en La novia oscura.
En el artículo “Imperfect portraits of a postcolonial heroine: Laura Restrepo´s La
novia oscura” (2007) de Lloyd Huges Davies se investiga la obra en el contexto sociohistórico colombiano. Davies estudia el post-colonialismo y sus consecuencias representadas
en la novela analizada, argumentando que casi todos los problemas relacionados con el postcolonialismo están presentes en La novia oscura. Por ejemplo, la violencia del Estado, el
establecimiento de empresas multinacionales y, sobre todo, la discriminación de la gente por
su pertenencia a una raza, género u orientación sexual determinada.
En su artículo, “Historia e historias en La novia oscura de Laura Restrepo” (2000),
Gustavo Mejía argumenta que todas las obras de Laura Restrepo se entrelazan con la realidad
colombiana, pero destaca, al mismo tiempo, que en la literatura es necesario distinguir entre la
historia y la ficción y entre la ciencia y el mito.
Helena Isabel Cascante se enfoca en el desplazamiento interno de Colombia en su tesis
de maestría: “Desplazamiento e identidad en La novia oscura y La multitud errante de Laura
Restrepo” (2005). Cascante relaciona la situación de los protagonistas en La novia oscura y
La multitud errante con la situación histórica y actual de las personas desplazadas en
Colombia.
Muchos críticos han comentado el estilo de escribir de Laura Restrepo. La persona que
probablemente ha estudiado este tema con más profundidad es Noris Rodríguez, quien en su
tesis de doctorado, “Política, periodismo y creación en la obra de Restrepo” (2005), analiza la
obra narrativa de Laura Restrepo, centrándose en su estilo periodístico. Rodríguez estudia
como la historia en La novia oscura está contada a través de una periodista y las
consecuencias que este estilo tiene para el significado de la obra. Menciona también los otros
7
narradores de La novia oscura y su desplazamiento. Además escribe un párrafo sobre la
diferencia del estado socio-económico de los burdeles en el barrio prostibulario de La
Catunga: Dancing Miramar y La Copa Rota y cómo las diferencias entre la categoría “social”
de los burdeles reflejan paralelamente las diferentes clases sociales existentes en Colombia.
En el artículo “La picaresca colectiva de La novia oscura” (2005) Whiliam H.
Clamurro escribe también sobre el estilo de Laura Restrepo. El artículo trata de descubrir las
semejanzas entre la obra de Laura Restrepo y la tradición picaresca. Dedica mucho espacio a
la discusión sobre la narradora central y las otras voces narrativas de la novela. Además,
menciona varias obras literarias latinoamericanas que tratan la prostitución y argumenta que
las obras escritas sobre el tema de la prostitución por hombres comunican otras actitudes
hacia la mujer que las obras escritas por mujeres.
Existen también estudios que analizan la estructura interna de La novia oscura, una de
las cuales es “La novia oscura: Una cita en la Catunga” (2006) de Luis Carlos Villegas
Rodríguez. Este artículo se concentra más que todo en estudiar el simbolismo de la
protagonista, Sayonara, a través de la focalización, las fuerzas actanciales y el cronotopo.
“Ángeles y prostitutas en dos novelas de Laura Restrepo” (2000) de Montserrat
Ordóñez es otro artículo de la antología mencionada. En este artículo Ordóñez se concentra en
discutir como las prostitutas son tratadas en la sociedad colombiana representada en La novia
oscura.
Dicho tema se desarrolla también en el artículo de Andrés Felipe Marín, “La prostituta
y el petrolero, encarnación de la miseria y el progreso en el magdalena medio colombiano.
Una mirada psico-social de la novela La novia oscura de Laura Restrepo” (2006), en el que
presenta La novia oscura desde una perspectiva psico-social, comentando, por ejemplo, las
formas en que las prostitutas son marginadas en la sociedad.
El libro Panorama de la narrativa femenina en Colombia en el siglo XX (2005) de
Patricia Aristizábal Montes incluye el artículo “La prostitución en La novia oscura de Laura
Restrepo” en el que resume la novela y comenta varios aspectos relacionados con la prostituta
de una sociedad patriarcal. Montes concluye que Laura Restrepo, a través de La novia oscura,
presenta la prostitución y las prostitutas, concediéndoles respetabilidad y que las humaniza y,
por eso, la novela se distingue de otras novelas que tratan el tema de la prostitución.
En su tesis de maestría, “Cuerpo y memoria en La novia oscura de Laura Restrepo”
(2008), Nesly Janney Calderón Zamora estudia la novela, desde la perspectiva corporal.
Zamora se acerca a la novela desde un discurso del cuerpo femenino, representado por el
cuerpo de la protagonista de La novia oscura: Sayonara. Esta crítica opina que el cuerpo de
8
Sayonara tiene varios significados en la novela y que su cuerpo es símbolo del pasado,
presente y el futuro del barrio prostibulario de La Catunga. Además, discute como el cuerpo
de la prostituta en la novela, está relacionado y definido por las visiones filosóficas, religiosas
y sociales de la sociedad real colombiana y latinoamericana y también estudia los diferentes
papeles que Sayonara desempeña en la novela: virgen, prostituta y esposa.
Nohora Viviana Cardona Núñez discute en su artículo “Laura Restrepo: dos lenguajes
para contar a Colombia” (2008) La novia oscura desde la perspectiva de género. Núñez
manifiesta que las mujeres de la novela siempre existen para el “otro” (el hombre), sea por ser
prostituta o por ser esposa. Es decir, bien sea prostituta o esposa, los dos papeles existen para
el placer del “otro”.
Isabel R. Vegara empieza su artículo “La novia oscura o la historia en combustión”
(2006) argumentando como Laura Restrepo involucra el aspecto histórico en sus novelas.
Vegara manifiesta que La novia oscura describe la marginalidad colombiana a través de sus
protagonistas: las prostitutas, los obreros, los desplazados, en fin, los pobres. Sin embargo, el
enfoque central en el artículo de Vegara es el estudio de La novia oscura desde una
perspectiva feminista. Vegara analiza las relaciones de género y poder en la novela y como las
prostitutas son sujetos femeninos doblemente marginales (como mujeres y como prostitutas)
en la sociedad presentada en la novela.
El estudio “In the comercial pipelines: Restrepos La novia oscura” incluido en el libro
Contemporary Spanish American Novels By Women Mapping The Narrative (2007), tiene un
enfoque geográfico y subraya la importancia que el espacio tiene en relación al tiempo, a la
focalización y a la identidad de los personajes. Aunque Carvalho analiza La novia oscura
desde una perspectiva espacial, no compara los diferentes burdeles o microespacios; tampoco
estudia cómo el espacio incide sobre la actuación y la reputación de Sayonara y las otras
prostitutas. Sin embargo, lo más central de dicho estudio es cómo el espacio se relaciona con
las estructuras poderosas de la sociedad y cómo dichas estructuras operan a través de las
protagonistas. Se discute también aquí el capitalismo, representado en la novela por Tropical
Oil Company y como esta empresa multinacional construye y destruye la sociedad de Tora y,
a la vez, influye en la vida de los personajes.
9
1.4. Hipótesis
A la luz de la anterior evaluación crítica, es posible precisar que hasta ahora no se han
investigado sistemáticamente las formas en que el espacio novelesco y las voces de la
narradora central y de los personajes en La novia oscura configuran y determinan la acción e
interrelación socio-económica y emocional entre los personajes en la novela de Restrepo. En
vista de tal carencia crítica, propongo aquí explorar las siguientes hipótesis para intentar
remediar este vacío existente en la investigación teórico-crítica sobre La novia oscura:
1. ¿Qué tipo de características tienen el espacio, la voz narrativa y la focalización en La
novia oscura y cómo la interrelación de estos tres niveles narrativos, que estructuran el
relato, son determinantes en la construcción ya sea, del discurso patriarcal; ya sea del
discurso feminista y aun del discurso femenino de la novela como resultado de la
apropiación del lenguaje patriarcal y, por ende en la representación literaria de las
relaciones de poder económico y sexual que establecen los personajes masculinos y
femeninos entre sí? Si es verdad que los personajes masculinos, a través de su
participación o estigmatización de la prostitución, ejercen un poder económico sobre
los personajes femeninos, ¿puede correlativamente también ser cierto que la
protagonista y los personajes femeninos centrales, usen la prostitución para ejercer un
poder sexual sobre los hombres?
2. ¿Cómo se representan las diferentes clases sociales en La novia oscura? ¿De qué
maneras los prostíbulos Dancing Miramar (caro y lujoso) y La Copa Rota (barato y
popular) configuran espacios literarios que simbolizan los diferentes estratos socioeconómicos de la sociedad colombiana? Es decir: ¿Existe una correlación entre los
espacios presentados en la novela y los personajes y sus respectivos valores morales,
económicos e ideológicos?
Exploraré la primera hipótesis haciendo un análisis de la estructura interna de la obra a la luz
de los principales postulados narratológicos de Gérard Genette (Figuras III [1972] 1989).
Analizaré las cuestiones del poder económico y el poder sexual basándome en la teoría de
Michel Foucault. En la investigación de la segunda hipótesis, emplearé postulados de la teoría
geográfico-literaria desarrollada por Susan E. Carvalho (2007).
10
1.5. Aproximación teórica y metodológica
La estructura interna de La novia oscura y “la voz narrativa” y “la focalización” se analizan a
la luz de los postulados narratológicos de Gérard Genette (Figuras III ([1972] 1989). En
Figuras III Genette propone un método de análisis que seguiré en el segundo capítulo. Con
las postulaciones que aparecen en Figuras III, el narratólogo francés ha elaborado,
indudablemente, una de las metodologías más completas e importantes en cuanto el análisis
narrativo. En la introducción de la parte “discurso del relato” de Figuras III ([1972] 1989:
75-321) Genette declara que el término “relato” es ambiguo, y por eso distingue bajo ese
término tres conceptos diferentes: “el relato”, “la historia” y “la narración”.
Primero, el relato se caracteriza, según Genette, por ser el discurso escrito u oral;
segundo, la historia es la ordenación en un discurso escrito de acontecimientos reales o
ficcionales; tercero, la narración se refiere al proceso de escribir. Genette aclara la definición
de los tres conceptos, así:
Propongo, sin insistir en las razones, por lo demás evidentes, de la elección de los términos
llamar historia el significado o contenido narrativo (aun cuando dicho contenido resulte ser, en
este caso, de poca densidad dramática o contenido de acontecimientos), relato propiamente
dicho al significante, enunciado o texto narrativo mismo y narración al acto narrativo productor
y, por extensión, al conjunto de la situación real o ficticia en que se produce (Genette [1972]
1989: 83, cursivas de Genette).
Genette subraya más tarde que de los tres conceptos distinguidos, el relato o discurso
narrativo es “el único que se ofrece directamente al análisis textual” (Genette [1972] 1989:
83). En otras palabras: la historia y la narración no existen más por su intercesión del relato,
pero al mismo tiempo es importante tener en cuenta que el relato depende de la historia y la
narración.
En cuanto la focalización, Genette encuentra importante aclarar la confusión que
según él, existe entre los teóricos de la narratología:
La mayoría de los trabajos teóricos sobre ese tema [...] sufren, en mi opinión, de una enojosa
confusión entre lo que aquí llamo modo y voz, es decir, entre la pregunta: ¿Cuál es el personaje
cuyo punto de vista orienta la perspectiva narrativa? Y esta pregunta muy distinta: ¿Quién es el
narrador?, o, por decirlo más rápido, entre la pregunta ¿Quién ve? y la pregunta: ¿Quién
habla? (Genette [1972] 1989: 241, cursivas de Genette).
Genette explica adicionalmente el término y lo divide en tres conceptos: la focalización cero,
la focalización externa y la focalización interna. En el primer caso, la focalización cero, el
narrador sabe más que los personajes y por eso conoce también sus sentimientos y
11
pensamientos. En el segundo caso, la focalización externa, el narrador sabe menos que los
personajes y, por tanto, presenta el relato desde fuera y actúa ante los lectores sin que les
permita conocer los pensamientos ni los sentimientos. En el tercer caso, al contrario de la
focalización externa, la focalización interna tiene un narrador con acceso a la mente del
personaje, por lo que el texto comunica y coincide con la conciencia del personaje. Genette
enfatiza que la focalización no tiene que mantenerse constante en una novela:
Así, pues, la fórmula de focalización no se aplica siempre a una obra entera, sino más bien a un
segmento narrativo determinado, que puede ser muy breve. Por otra parte, la distinción entre los
diferentes puntos de vista no siempre es tan clara como podríamos creer, si sólo tuviéramos en
cuenta los tipos puros (Genette [1972] 1989: 246).
Resumiendo, según Genette se puede distinguir entre la focalización cero, externa e interna,
teniendo en cuenta que no es normal que un relato mantenga la misma focalización a lo largo
de toda su extensión.
En cuanto a la voz narrativa, Genette empieza distinguiendo entre cuatro tipos de
narración, desde el punto de vista de la posición temporal:
Ulterior (posición clásica del relato en el pasado, sin duda la más frecuente con gran diferencia),
anterior (relato predictivo, generalmente en el futuro pero que nada impide conducir al presente
como el sueño de Jocabel en Moyse Suavé), simultánea (relato en el presente contemporáneo de
la acción) e intercalada (entre los momentos de la acción) (Genette [1972] 1989: 274, cursivas
de Genette).
Como se comenta en esta cita, a la hora de identificar la voz, es relevante determinar su
posición temporal respecto de la historia. Genette introduce el concepto adicional y
estrechamente relacionado con la voz, “nivel narrativo”: “Vamos a definir esa diferencia de
nivel diciendo que todo acontecimiento contado por un relato está en un nivel diegético
inmediatamente superior a aquel en que se sitúa el acto narrativo productor de dicho relato”
(Genette [1972] 1989: 284, cursivas de Genette). Después de estas definiciones, Genette
divide los niveles narrativos en tres grupos: primero, el nivel extradiegético, segundo el nivel
intradiegético y, al final, el nivel metadiegético. En referencia a la voz narrativa, en Figuras
III, se distingue entre el narrador que está presente en la historia que cuenta, llamado el
narrador homodiegético y el narrador ausente, que no participa en la historia: el narrador
heterodiegético.
En mi análisis del espacio narrativo de La novia oscura, usaré principalmente la teoría
de Susan E. Carvalho planteada en su libro Contemporary Spanish American Novels By
Women Mapping The Narrative (2007) en el que intenta conectar la geografía feminista con la
12
literatura. Además subraya el papel del espacio y la geografía en referencia a la identidad de
los personajes y a la construcción de la sociedad.
Tradicionalmente, la crítica literaria ha considerado el espacio como un elemento
subordinado, en comparación con el tiempo. Sin embargo, desde que el crítico literario de
Rusia, Mikhail Bakhtin introdujo el concepto “cronotopo”, en su ensayo “Forms of Time and
of the Chronotope in the Novel” en 1975, la investigación y los ángulos del enfoque sobre el
espacio, han aumentado.7 En la estrategia de análisis, seguida en la presente investigación se
da mayor importancia al espacio, aunque es necesario tener en cuenta que en la definición del
cronotopo, el espacio y el tiempo no existen separadamente, sino son conceptos
estrechamente ligados.
Se construyen narrativamente muchos espacios en La novia oscura, pero debido a la
extensión de esta tesis no puedo analizarlos todos, por eso, he elegido algunos que, desde mi
punto de vista investigativo, son importantes para determinar la influencia en la voz narrativa,
la construcción de la sociedad ficcional representada en la novela, la identidad de los
personajes y, por tanto, su focalización o punto de mira, narración.
La teoría de Carvalho parte de los conceptos de Edward Soja y Susan Stanford
Friedman e incluye las teorías de Michel Foucault y Henri Lefebvre. No cabe duda alguna de
que el espacio tiene un papel importante, tanto en la vida real como en el mundo ficcional de
las novelas. Los teóricos Foucault, Lefebvre y Soja concuerdan en que el espacio forma la
identidad de las personas.8 Una cuestión interesante planteada en el libro de Carvalho es si el
espacio crea los personajes o si los personajes crean el espacio, o como dice W.T.J. Mitchell:
“do we make places, or do they make us?” (Carvalho 2007: 20). En La novia oscura se
puede argumentar que hay dos protagonistas: primero, Sayonara que es la famosa prostituta
de Tora y, segundo, la narradora central que, al reescribir la historia de Sayonara, se
autorepresenta constantemente como personaje central del relato. A primera vista, las dos
protagonistas son muy diferentes, en cuanto a su posición social, económica, política y, sobre
todo, en relación a su origen geográfico. Sin embargo, las dos tienen en común una
característica importante: tanto la narradora como Sayonara son nómadas: están siempre en
7 Mikhail Bakhtin introdujo el concepto “cronotopo” en los estudios literarios con el intento de
señalar la dependencia que existe entre las relaciones temporales y espaciales dentro de la obra
literaria y, en concreto, en la novela, en la que el cronotopo es el centro organizador de los
acontecimientos. Para tener una visión más amplia sobre el cronotopo, véase: Mikhail Bakhtin: The
dialogic imagination (1981).
8 Véase Michel Foucault, “Of other spaces” (1967), Henri Lefebvre, The production of space
(1991), Edward W. Soja, Thirdspace: journeys to Los Angeles and other real-and-imagined places
(1996) para obtener una visión más amplia sobre el espacio narrativo y el espacio real.
13
movimiento; realizan en el relato un viaje no sólo físico, sino psicológico. Al final del cuarto
capítulo analizaré de qué manera este desplazamiento entre diferentes espacios influye en las
protagonistas y en sus acciones, confiriendo así, una mayor complejidad a su identidad.
1.6. Disposición del trabajo
En el primer capítulo de esta tesis he introducido el tema de investigación, al presentar a la
autora Laura Restrepo en el contexto literario de su obra completa. Además he hecho una
reseña crítica de la novela La novia oscura y a partir de dicha evaluación crítica, he planteado
las hipótesis y las teorías empleadas.
En el segundo capítulo analizaré la estructura interna de La novia oscura, y como ya
he mencionado, me concentraré en la voz narrativa y la focalización. En cuanto las voces
narrativas analizaré si La novia oscura tiene un discurso predominantemente patriarcal,
feminista o femenino.
En el tercer capítulo analizaré el discurso y el poder en La novia oscura, basándome
en las teorías de Michel Foucault. Discutiré las diferentes relaciones de poder que se
encuentran en la novela y, especialmente, las relaciones entre algunas instituciones poderosas
de la sociedad colombiana presentadas en La novia oscura y las prostitutas. Además haré un
análisis de las relaciones entre las prostitutas y los clientes en la novela y discutiré cómo el
poder económico y el poder sexual están presentes en dichas relaciones y por qué estos tipos
de poder afectan a los personajes y a sus relaciones entre sí.
Dado que el espacio es el elemento central de esta tesis, este será el elemento narrativo
analizado con más profundidad en el capítulo cuatro. El estudio del espacio analizaré a la luz
de los postulados de Susan E. Carvalho. Se partirá pues de la determinación de los espacios
hecha en el inicio del capítulo para analizar cómo estos niveles espaciales forman y afectan a
los personajes, a las voces narrativas y, por ende, a su focalización. En este capítulo se
dividen, para su análisis, los espacios en categorías relacionadas a su significado, como el
espacio familiar, el espacio económico, el espacio sexual y el gran macroespacio de la
Colombia representada en la novela, que los abarca a todos ellos. Se encuentran muchos
espacios en la novela de Restrepo, pero dado su extensión, fue necesario seleccionar los
espacios mencionados que son los más relevantes para mi análisis. Asimismo se comparan
entre sí, dos de los espacios más importantes de la obra: los dos burdeles del barrio
prostibulario de La Catunga, Dancing Miramar y La Copa Rota. Tal comparación, como se
14
comentará, se vincula con la situación socio-económica representada en la obra y,
especialmente, evoca las consecuencias que el capitalismo tiene en la sociedad ficcional de la
novela. Discutiré si se pueden ver dichos burdeles como un nivel metafórico de la sociedad
colombiana. La última parte del cuarto capítulo, será un comentario sobre el desplazamiento,
en el que se encuentran varios personajes de La novia oscura.
En el último capítulo se presentará las conclusiones a que habré llegado.
15
Capítulo 2. Análisis narratológico de La novia oscura
2.1. Construcción del discurso narrativo de La novia oscura
En este capítulo el énfasis caerá sobre la voz narrativa y la focalización de La novia oscura.
Pero antes de entrar en el estudio de estos dos niveles narrativos, es preciso hacer una breve
descripción de los elementos narrativos centrales de la novela, para luego poder relacionarlos
con La novia oscura.
La trama o historia de cualquier novela se refiere a las acciones de una narrativa, es
decir, la trama es un artificio literario del que se vale el autor para desarrollar su narración,
empleando no sólo elementos estilísticos como la sátira, la metáfora, la metonimia, el
sinécdoque, sino también alusiones históricas, cronológicas y espaciales y diversas figuras
retóricas. La trama contiene tanto las acciones físicas de los personajes (“historia”) como el
registro de los estados mentales del narrador y de los personajes (discurso).
Empezando por la trama, recordaré que en La novia oscura se narra una historia de la
ciudad de Tora, que presumiblemente representa la ciudad colombiana de Barrancabermeja,
ciudad petrolera, situada en el departamento de Santander, al norte en Colombia.9 La ciudad
se ubica en la selva a lo largo del principal río de Colombia: El Magdalena. El lugar donde
transcurre la acción de La novia oscura se caracteriza principalmente por dos instituciones:
primero por el establecimiento de la compañía petrolera norteamericana, Tropical Oil
Company (la “Troco”),10 donde trabajan muchos obreros colombianos y, segundo, por los
prostíbulos (La Copa Rota y el Dancing Miramar) situados en el barrio prostibulario, La
Catunga que se establecen para “satisfacer” a los trabajadores de la “Troco”.
La historia de La novia oscura se desarrolla en dos planos temporales: primero, el
momento histórico en la década de los cuarenta y, segundo, la década de los 1990, que es la
temporada en la cual la narradora, en su papel de periodista, entrevista a los habitantes de
Tora y, en base de dichas entrevistas, escribe una historia sobre dicha ciudad en la década de
los 40 y su protagonista: la famosa prostituta Sayonara. La narradora necesita hablar con los
personajes para poder escribir la historia sobre Sayonara porque ella antes no ha conseguido
encontrar tanto su objeto de investigación periodística como su forma predilecta de escritura.
9 La ciudad Barrancabermeja fue fundada en 1536, al lado de un pueblo indígena llamado Tora
(Davies citado en Lindsay 2003: 47).
10 Tropical Oil Company, popularmente referida como la “Troco” tanto en La novia oscura
como en la realidad.
16
Todos los personajes del libro tienen una relación con Sayonara: le cuentan a la
narradora-periodista, desde su propia perspectiva, su historia y su pasado. La novela empieza
con la llegada de Sayonara (llamada la niña en la primera parte de la narración) a Tora. La
niña quiere trabajar como puta y Sacramento, un zorrero, la lleva dónde Todos los Santos,
quien se convierte a su vez en la “madre” y la profesora de Sayonara en el oficio de la
prostitución. Gradualmente, Sayonara se vuelve la prostituta más famosa del burdel Dancing
Miramar, convirtiéndose en el deseo obsesivo de todos los hombres de Tora. Sin embargo,
Sayonara comete el error más grave de la prostitución: enamorarse del Payanés, uno de sus
clientes. Ese error es el motor que desencadena la trama, no sólo porque Sayonara se
enamora, sino porque el Payanés es el mejor amigo y compañero de trabajo de Sacramento,
quien ha estado enamorado obsesionadamente de Sayonara desde el primer día que la llevó al
burdel.
Aunque la historia se centra en Sayonara y su vida como prostituta, se mencionan
también otros eventos, por ejemplo la huelga del arroz, las acciones e historias de varias
prostitutas, la niñez de Sacramento y, sobre todo, se presenta la sociedad ficcional de Tora.
Gracias a la multitud de voces narrativas y versiones sobre la vida y las acciones de Sayonara,
la narradora central puede construir literariamente la historia de Sayonara, esa persona
mística.
El escenario es un elemento narrativo que incluye tanto el tiempo como el espacio. En
todas las novelas hay uno o varios niveles temporales y uno o varios espacios. Es importante
tener en cuenta que el tiempo intrínseco y ficcional de la novela no es el mismo que el tiempo
real empleado por el lector para leer la novela. Tampoco coincide el tiempo descrito en la
trama con el tiempo que tomó el autor para escribir la novela. En relación al escenario, lo más
importante es determinar cuándo y dónde tiene lugar la acción. Como ya he mencionado
anteriormente, el espacio central de La novia oscura es la ciudad de Tora y la novela
introduce dos niveles temporales: primero, la historia principal desarrollada en los años 40 y,
segundo, la investigación-narración, en forma de discurso literario sobre dicha historia, escrita
en los años 90. Es decir, la narradora, desde la perspectiva novelesca de los años 90,
reconstruye narrativamente eventos sucedidos en los años 40.
Otra categoría, indudablemente importante en La novia oscura, es la de los personajes.
Entre los personajes se intercalan uno o varios protagonistas y es él, ella o ellos quienes sufren
el conflicto principal de la acción y, también es a ellos a quienes los lectores conocen mejor.
En La novia oscura los personajes principales son: Sayonara, una niña de un pueblo de la
selva, que viene a Tora para trabajar como prostituta. Poco a poco se convierte en la prostituta
17
más famosa de Tora, la que todos los hombres desean. Otro personaje central es Todos los
Santos, la jefa y “madre” del burdel Dancing Miramar y el personaje que enseña a Sayonara
el oficio de la prostitución. Sacramento es amigo de Sayonara desde su infancia y es el
personaje que se enamora de ella desde que la vio por primera vez, cuando llevó a la niña al
burdel. Sacramento empieza a trabajar en la empresa petrolera norteamericana de la “Troco”,
donde se hace amigo del Payanés, quien será, primero, su mejor amigo y, más tarde, su
enemigo por haber tenido relaciones sexuales con Sayonara. El Payanés y Sayonara se
comprometen a estar juntos cada primer viernes del mes. La narradora central es también uno
de los protagonistas en el plano de la narración. Junto a los protagonistas de La novia oscura
hay varios personajes secundarios: las prostitutas del Dancing Miramar: la Olguita, la
Machuca, la Tana, la Delia Ramos; el médico Antonio María Flórez; y el ingeniero
norteamericano Frank Brasco que trabaja para la empresa petrolera.
El tema central, que es el elemento que transmite el mensaje o idea principal de la
novela se subdivide en varios subtemas y conflictos en una novela, siendo uno de ellos el que
predomina. En La novia oscura, el tema central es la prostitución: cómo viven las prostitutas
y, sobre todo cómo son tratadas en la sociedad ficcional. Hay también varios subtemas en la
novela, entre ellos: la situación de los obreros petroleros de la compañía norteamericana la
“Troco”, la convivencia entre las prostitutas, el desarrollo de la investigación periodística de
la narradora central y muchos más.
Un motivo recurrente es un elemento que aparece en casi todas novelas, pero es
importante tener en cuenta que no es el tema, sino una idea que se repite varias veces durante
la novela y que tiene un papel central (Tasende 2007). En La novia oscura hay varios motivos
recurrentes. Quiero destacar dos de ellos: primero, el constante arrepentimiento y el
sentimiento de culpa sentido por el personaje Sacramento y, segundo, el desplazamiento físico
y psico-social de varios de los personajes de la novela.
El estilo de una novela corresponde a la manera que la novela está escrita, es decir, el
lenguaje usado, los elementos narrativos utilizados y los componentes subrayados. El lenguaje
es un elemento importante en la novela. El autor usa diferentes tipos de lenguajes, por
ejemplo, el lenguaje filosófico, el lenguaje académico y el lenguaje coloquial. También usa
frecuentemente figuras literarias tales como metáforas, símbolos y descripciones, además de
tecnicismos y algunos giros coloquiales que en muchas ocasiones sirven para dar vida a
pensamientos abstractos. Como ya se mencionó, La novia oscura está escrita como un
reportaje periodístico y el lenguaje de la novela está coloreado por palabras y expresiones
coloquiales de Colombia, lo cual hace que la nacionalidad de los personajes se revele también
18
en su manera de hablar.
Finalmente, la estructura es la manera en que el autor organiza su relato, es decir, las
divisiones hechas en capítulos o secciones, la secuencia narrativa de episodios, la narración
cronológica o acronológica y si el relato tiene un final abierto o cerrado. En cuanto La novia
oscura, la novela no tiene una división sistemática en capítulos numerados, sino que está
externamente estructurada en diferentes partes conforme a su tema. Dado que La novia oscura
se desarrolla en dos planos temporales, la narración no es absolutamente cronológica. La
novela tiene indudablemente un final abierto, lo cual se evidencia en toda la novela en el
hecho de que nadie, al final, sabe dónde está o qué pasó con la protagonista Sayonara.
2.2. Las voces narrativas y su función en La novia oscura
Como ya he explicado en la sección 1.5. de la introducción, Gérard Genette divide el término
“relato” en tres categorías: el “relato”, la “historia” y la “narración”. Según él, el “relato” es el
discurso escrito u oral (estructurado cronológica o acronológicamente por el autor-narrador en
su escritura); mientras que la “historia” es la ordenación de acontecimientos reales o
ficcionales (estructurada cronológicamente por el lector para su comprensión). La “narración”
se refiere al proceso (momentos) de la escritura del relato. Al relacionar estas tres categorías
(el relato, la historia y la narración) con la novela La novia oscura se puede argumentar que
las partes en que la narradora central se autorepresenta en la narración, investigando y
escribiendo la historia corresponderían, según Genette a la narración. La narradora central en
La novia oscura actúa como una periodista e investigadora que llega a Tora alrededor los años
1990, donde empieza a escribir la historia principal sobre Sayonara y la sociedad de Tora de
la pasada década de los cuarenta. Dicha historia central coincide a su vez, en términos de
Genette, a la “historia”; mientras que el “relato” es el texto escrito, en este caso, la novela La
novia oscura.
Genette manifiesta que: “la voz designa a la vez las relaciones entre narración y relato
y entre narración e historia” (Genette [1972] 1989: 87, cursivas de Genette). En el caso de La
novia oscura, la narradora central es la que escribe el relato, es decir, es quien convierte en un
texto escrito las historias que los otros personajes le cuentan. Durante toda la novela la
narradora hace referencia a su propio proceso de escribir el relato y al lugar donde se ubica
para elaborarlo: “En la capital me dediqué a averiguar en qué acabaron la vida y los cuadros
19
de Don Enrique Ladrón de Guevara y Vernantes” (LNO: 273).11 De esta manera, en La novia
oscura, la relación entre la narración y el relato coincide con la relación entre el acto de
escribir de la narradora central y el relato que los lectores leen en la novela.
Por lo tanto, desde una perspectiva temporal, el acto narrativo (la narración) de la
periodista es posterior (la década de 1990) a las acciones narradas en la “historia” (la década
de 1940). En términos de Genette: “la narración es ulterior respecto a “la historia” (Genette
[1972] 1989: 274).12 Una consecuencia de los diferentes planos temporales es expresada en la
novela por la variedad entre los diferentes tiempos verbales, especialmente, entre el uso del
presente y del pasado. La mayor parte de la narración es escrita en el presente: “trato de
concentrarme en los datos sobre la famosa huelga del arroz que he recogido en la prensa de la
época” (LNO: 229) mientras que la “historia” es sobre todo escrita en el pasado: “El Payanés
viajó cuatro horas y media por la ruta petrolera hasta el final de los rieles” (LNO: 169).
Cuando los personajes se refieren a diálogos del pasado, la narradora los escribe en el
presente, pero normalmente termina la frase con un verbo declarativo como: “le repetía, le
decía, le preguntó, le contestó” (LNO: 240, 241, 243). Los verbos declarativos en pretérito
escritos al final de las frases ponen énfasis en el hecho de que los diálogos pertenecen al
tiempo pasado.
La distancia temporal que existe entre los episodios que están dentro y fuera del relato
se sitúa en el nivel narrativo. Genette define los niveles narrativos como: “todo
acontecimiento contado por un relato está en un nivel diegético inmediatamente superior a
aquel en que se sitúa el acto narrativo productor de dicho relato” (Genette [1972] 1989: 284,
cursivas de Genette). El crítico francés divide los niveles narrativos en una estructura
jerárquica, en la que el nivel extradiegético es el superior y está seguido por el nivel diegético
y por el nivel metadiegético (véase cita de Genette en la página 12). Al relacionar estos tres
niveles narrativos con La novia oscura se puede afirmar que el nivel extradiegético de la
novela corresponde al acto narrativo, es decir, lo que escribe la narradora central (la
periodista). Ella presenta las acciones del nivel diegético, pero ella misma no participa en
dichas acciones. Como narradora, ella se ubica fuera de lo narrado y comenta la historia y el
proceso de escribirla: “Acaba de empezar, de manera imprevista y no premeditada, ese
11 En adelante, al citar de La novia oscura ([1999] 2000) de Laura Restrepo. Barcelona:
Editorial Anagrama, escribiré entre paréntesis la abreviatura del título, LNO seguida de la página
citada.
12 Genette argumenta que el acto narrativo tiene una posición relativa respecto a la “historia”, y
que es evidente que la narración tiene que ser posterior a “la historia” (Genette: [1972] 1989: 274).
Desde un punto de vista temporal, Genette distingue entre cuatro tipos de narraciones: véase cita de
Genette en la página 12.
20
violento remezón que les marcaría la vida a todos los personajes de esta historia, y que de ahí
en adelante habría de conocerse como la huelga del arroz” (LNO: 225).
En La novia oscura todo lo que los personajes cuentan sobre Sayonara y la sociedad
de Tora en los años 40 pertenece al nivel diegético. “Esa noche Sayonara se jugó su destino –
me dice, mosqueada por el recuerdo, Todos los Santos-” (LNO: 321). El nivel metadiegético
se encuentra en la historia sobre la madre y el hermano de Sayonara que se suicidaron, la cual
es contada por la señora Matilda, quien sólo aparece en esta parte de la novela (LNO: 173192).
En Figuras III, Genette comenta el uso de los términos “relato en primera –o en
tercera persona” para explicar la posición del narrador. En lugar de dichos términos, el teórico
francés introduce la división, entre el relato donde el narrador está ausente de la historia y el
relato donde el narrador está presente como personaje de la historia. El primer tipo es llamado
narrador heterodiegético y, el segundo, narrador homodiegético.13 Genette subraya que: “la
ausencia es absoluta, pero la presencia tiene grados” (Genette [1972] 1989: 299). Es decir, el
narrador homodiegético puede ser tanto el protagonista de su relato como un personaje
secundario. Siguiendo la distinción de Genette entre el narrador heterodiegético y el narrador
homodiegético se puede declarar que la narradora central en La novia oscura ejerce los dos
papeles al mismo tiempo. Por un lado, en la trama principal (la “historia”) ella es una
narradora heterodiegética que no participa en lo narrado, es decir, sólo tiene la función de
contar los hechos desde fuera: “Tal historia sucedía, según recuerda la Olga” (LNO: 265). Por
otro lado, en la historia enmarcada (la “narración”) la narradora participa en la acción,
funcionando como una narradora homodiegética: “Buscando respuestas me alejo de Tora por
el [Río] Magdalena” (LNO: 173). Es decir, dado que durante toda la novela la narradora
alterna entre su participación en la narración y su papel como periodista, presentando la
historia desde la perspectiva de sus testigos, la narradora es heterodiegética y homodiegética a
la vez.
La localización de la voz narrativa en La novia oscura es indudablemente compleja
porque hay varias voces presentes en la novela. La narradora central no es la única narradora:
ella “presta” su voz a diferentes personajes para que cada uno presente su historia y su
relación con Sayonara. Sin embargo, es importante notar que la narradora central es la única
que organiza y escribe la historia principal en su narración. En la mayor parte de la novela de
13 Genette critica los términos “relato en primera –o en tercera persona” y declara que: “La
elección del novelista no es entre dos formas gramaticales, sino entre dos actitudes narrativas (cuyas
formas gramaticales no son sino una consecuencia mecánica): hacer contar la historia por uno de sus
personajes o por un narrador extraño a dicha historia” (Genette [1972] 1989: 298).
21
Restrepo la narradora reproduce lo que le han contado oralmente los otros personajes y usa
frecuentemente frases con verbos “dicendi” como: “él me contó toda su vida, me han contado,
me dice, me informan, según me explicó la Olguita, me aclaró, me corrigió, me confiesa”
(LNO: 33, 54, 174, 174, 218, 231, 232, 245). Otras veces, parece que reproduce exactamente
lo que ha dicho un personaje y, aún, en varias ocasiones la narradora se refiere a un diálogo
completo:
-Tienes unos ojos hermosos –le dijo a Sayonara el doctor Antonio María Flórez la tercera o
cuarta vez que la vio entrar a su consultorio.
-Qué me quiere decir con eso, doc –le preguntó ella sacudiendo los brillos azules de su melena
y mirándolo con suspicacia.
-Sólo eso, que tienes hermosos ojos. Lo que pasa es que tú no soportas que te digan sólo eso
(LNO: 193).
Como se ha comentado, La novia oscura es una historia contada a través de los recuerdos de
los personajes y, sobre todo, a través de las interpretaciones que tienen los diferentes
narradores sobre Sayonara y su vida. Se puede decir entonces que La novia oscura es una
historia narrada por una colectividad a través de una periodista que funciona como una
“redactora” que organiza y “edita” la historia colectiva. Esto se evidencia en el hecho de que
la periodista utiliza el recurso de la “metanarración”, nombrando a sus narradores en la novela
y comentando su papel así:
Todos los Santos, Sacramento, la Olguita, la Machuca y la Fideo fueron narradores
extraordinarios, dotados de una asombrosa capacidad de contar sus tragedias sin patetismo y de
hablar de sí mismos sin vanidad, imprimiéndoles a los datos la intensidad de quienes, por
motivos que aún no comprendo, aceptan confesarse ante un desconocido por el sólo hecho de
que escribe, o de que es precisamente eso, un desconocido, o quizá por la sola razón de que
escucha (LNO: 142).
En el fragmento anterior la narradora no sólo menciona los nombres de sus narradores y
testigos, sino que enfatiza mediante la metaficción su actuación “narrativa” en la novela y
expresa respeto por la franqueza y honestidad de ellos ante ella, pese a que al principio ella no
era nada más que una desconocida.
2.2.1. Las voces masculinas y femeninas en La novia oscura
El autor crea el narrador y mediante diversos recursos técnicos la voz del narrador comunica
la historia al lector. Como ya he mencionado, La novia oscura tiene una narradora central,
pero hay diversas voces narrativas en la novela, las cuales se enmarcan aquí, para su análisis,
22
en las categorías de “discurso patriarcal”, “discurso feminista” y “discurso femenino”. Antes
de entrar en el análisis de la función de estas respectivas voces narrativas, es necesario definir
los términos “discurso patriarcal”, “discurso feminista” y “discurso femenino” para explicar
en qué sentido los empleo aquí.14 Sería lógico discutir el discurso patriarcal y el discurso
feminista en una sección y el discurso masculino y el discurso femenino en otra sección
porque implican contraposiciones, pero no me parece apto en el análisis de La novia oscura,
dado que no hay muchas ocurrencias del discurso masculino.15 Por consiguiente, empleo las
categorías analíticas del discurso patriarcal, discurso feminista y discurso femenino, teniendo
presente que existe un discurso adicional que no es tradicional o protector como es el discurso
patriarcal, sino que revela simplemente un lenguaje (una jerga) empleado por hombres.
La sociedad donde transcurre la acción de los personajes, en La novia oscura, influye
en su articulación y su comportamiento. La sociedad presentada en la novela es una sociedad
dominada por actitudes patriarcales. Existen muchas definiciones del concepto “patriarcal”
(Humm 1995: 200, Crossley 2005: 202-8) y todas ellas tienen sus propios enfoques, sin
embargo, cuando me refiera en esta tesis al discurso patriarcal (o la sociedad patriarcal o la
cultura patriarcal) me baso en la definición de la socióloga Sylvia Walby: “el término
patriarcal es un sistema de estructuras sociales y costumbres de la sociedad en el cual los
hombres dominan, reprimen y explotan a las mujeres” (Walby 1990: 20, traducción mía).16
Según Walby, una sociedad patriarcal es una sociedad donde el género masculino es
dominante mientras que el género femenino ejerce un papel pasivo.
En La novia oscura se nota de varias maneras que la sociedad es dominada por
actitudes patriarcales, sobre todo por la conducta general de la mayoría de los hombres hacia
las mujeres: “Hombres de variado talento y diverso plumaje hacían el viaje hasta estos parajes
utópicos para probar un bocado de carne aceituna, rubia o mulata, en abundancias siempre
amables y dispuestas, sin reproches ni compromisos, en plena armonía de guaracha, de tango
y de milonga” (LNO: 14-15 cursivas mías). La descripción de la mujer en esta cita tiene
indudablemente acepciones masculinas. El sexo femenino se ve como comida: “para probar
14 En este capítulo usaré el término “discurso” como una manera de hablar, escribir, en fin:
comunicarse, mientras que en el capítulo tres estudiaré el discurso a la luz de la teoría de Michel
Foucault.
15 Otro análisis lógico sería discutir el discurso patriarcal contra el discurso matriarcal dado que
los dos discursos son protectores y representan características tradicionales. Sin embargo, en cuanto
La novia oscura, como trataré de demostrar posteriormente, el discurso feminista es, según mi parecer,
más presente que el discurso matriarcal.
16 En el libro The dictionary of feminist theory (1995) el término patriarcal es definido así: “un
sistema con una autoridad masculina que oprime a la mujer a través de las instituciones sociales,
políticas y económicas en la sociedad” (Humm 1995: 200, traducción mía).
23
un bocado de carne aceituna”. Un ejemplo concreto de la sociedad patriarcal presentada en la
novela se ve en la relación entre los padres de Sayonara: Abelardo y Matilda. Él es un hombre
antioqueño respetuoso, de herencia española que no quiere casarse con la madre de Sayonara
porque ella es indígena: en lugar de casarse con ella, la maltrata física y psicológicamente:
“Matilda conservaba sus malos hábitos y por eso se ganaba las reprimendas de don
Abelardo; un día yo lo vi con estos ojos prohibiéndole que comiera gusanos” (LNO: 180,
cursivas mías). La cultura patriarcal se manifiesta a través de la cita mencionada donde se ve
evidentemente como el hombre tiene el poder de controlar el comportamiento de su mujer. La
justificación: “por eso ganaba las reprimendas” subraya la posición de dominación del
hombre.17 Cuando Matilda muere, don Abelardo se casa con otra mujer de clase económica
superior y abandona a sus cinco hijas mestizas, dejándolas huérfanas. A través de las acciones
del hombre se entiende que él no siente responsabilidad ni por la madre ni por sus hijos. En
fin, las costumbres y las actitudes dominadoras de los hombres se aceptan y se aprueban en la
sociedad patriarcal representada en la novela.
Al final de la novela, Sayonara parte lejos a encontrar a su padre para recibir de él su
aprobación paternal y la justificación de su vida. Esta escena muestra adicionalmente la
cultura patriarcal representada en la novela: “-Por estas tierras pocas adversidades son tan
temidas como la cólera paterna” (LNO: 354). La sociedad patriarcal queda revelada
lingüísticamente aquí por el uso tanto del superlativo “tan” como, por los adjetivos “temidas”
y “paterna” que se relacionan semánticamente con el sustantivo “cólera”. Además, el
personaje, Todos los Santos subraya más tarde que: “todos ansiamos la aprobación paterna”
(LNO: 356). Se enfatiza la importancia que tiene la aprobación paterna en la sociedad
ficcional y, sobre todo, como tal aprobación se relaciona con el anhelo existencial en los
personajes de seguir las leyes paternas. Por consiguiente, en base de las anteriores evidencias
textuales de La novia oscura pienso que es preciso caracterizar la sociedad representada en la
novela como una sociedad patriarcal.18
17 Otra cita de La novia oscura que muestra tanto la discriminación de género como la de raza
es: “Por aquí el blanco se junta con la india pero no se casa con ella, y la blanca con el indio ni se casa
ni se junta. Ésas son las costumbres” (LNO: 179). A través de la cita se ve que existen diferentes reglas
para los hombres y las mujeres, y, además, se entiende que un hombre de una sociedad patriarcal tiene
más libertad de acción y movimiento que una mujer.
18 Otro fragmento de La novia oscura que muestra la sociedad patriarcal presentada en la
novela y los roles de géneros tradicionales se encuentra en una escena donde se muestran Sacramento
y Amanda de recién casados: “El primer día de labores, Amanda, movida por ese afán de cumplir a
cabalidad con sus obligaciones de recién desposada, tras desplumar con asco una gallina y guisarla sin
pericia, corrió ladera abajo por entre cortinas de lluvia y cerrazones de la verdura para llevarle el
almuerzo a su marido, según había oído decir que es menester que la mujer honesta se ocupe sin falta
24
Con la expresión: “actitudes típicas patriarcales”, me refiero en este estudio a actitudes
que otorgan a la mujer ciertas acepciones, como: el hecho de que la mujer no debe participar
en las decisiones relacionadas a asuntos externos de su casa, sino que debe permanecer en su
casa, donde se espera desempeñe trabajos domésticos, cuide a los niños y, sirva a su esposo,
en lo que él necesite.19
La conocida feminista francesa Simone de Beauvoir argumenta que a lo largo de la
historia la mujer ha desempeñado un papel subordinado al hombre, hasta que: “la “mujer” se
ha convertido en el Otro del hombre, se le ha negado el derecho a su propia subjetividad y a
ser responsable de sus propias acciones” (Beauvoir citada en Moi 1999: 102).20 Al contrario
del discurso patriarcal, el discurso feminista es un discurso en el que la mujer no es pasiva,
sino que desempeña un papel activo y decide sobre sí misma. Por consiguiente, cuando uso el
término “discurso feminista”, en esta tesis, me refiero a la mujer activa que expresa sus
propias opiniones y no a la mujer que reproduce lo que la sociedad patriarcal le exige. El
discurso feminista implica una reivindicación y hasta una lucha. Es decir, este discurso tiene
una intención de protestar contra las normas y declaraciones del discurso o actuación
patriarcal. El discurso feminista se puede observar en la novela a través del lenguaje usado
por las mujeres y, a través de su comportamiento o en el papel activo desarrollado por los
personajes femeninos. Este se muestra, por ejemplo, durante la huelga del arroz, en la que las
prostitutas participan:
Contagiadas por la pasión insurreccional y dirigidas por la Machuca, las prostitutas de La
Catunga entraron en huelga de piernas caídas en adhesión a los petroleros y abandonaron los
de alimentarlo bien, ya que es él quien provee protección y sustento” (LNO: 340). Los roles de géneros
tradicionales se marcan narrativamente por las acciones de la mujer y del hombre y, lingüísticamente
por el verbo “proveer” asignado al personaje masculino, visto como “proveedor”.
19 Otro término relacionado con el discurso patriarcal, especialmente aplicado en las culturas
latinoamericanas es el “machismo”. Este término es, como el discurso patriarcal, muy controversial y
tiene varias definiciones, pero, en esta tesis, me basaré en la definición de Flavia A. Limone Reina:
“Un comportamiento en que las actitudes, acciones y discursos son coherentes con el sistema
sexo/género. Un sistema social en que hombres y mujeres forman dos grupos desiguales. Cada grupo
constituye un género y ambos están jerárquicamente organizados de tal manera que los hombres son
quienes detentan el poder y las mujeres son subordinadas” (Limone Reina 2005: sin paginación).
“Generalmente, el machismo se relacionada con características negativas, tales como sexismo,
chovinismo y masculinidad exagerada” (Arciniega et.al. 2008: 19, traducción mía).
20 Simone de Beauvoir representa una de las dos corrientes principales de la teoría literaria
feminista: la francesa, la cual se concentra en el aspecto lingüístico y en el psicoanálisis. La otra
corriente principal es la anglo-americana que, al contrario que la corriente francesa, pone énfasis en el
papel de la mujer como subordinada por las actitudes patriarcales (Moi 1999). Hay también otros
grupos feministas: feminismo negro, feminismo cultural, feminismo lesbiana, feminismo liberal,
feminismo marxista, feminismo radical y feminismo socialista (Andermahr, Lovell y Wolkowitz 1997:
95).
25
bares: cambiaron candongas y diademas por trapos rojos que se ataron a la cabeza y se lanzaron
a las calles, junto con la población en general, a participar de los foros que se armaban en cada
esquina y a protagonizar manifestaciones y multitudinarios desórdenes en apoyo al pliego de
peticiones y, por añadidura cívica, para exigir acueducto y alcantarillado en los barrios de Tora,
que ardían de sed y de resequedad (LNO: 298).
Como se observa en la cita anterior, las prostitutas participan activamente en la sociedad
representada en la novela. Durante la huelga del arroz, las prostitutas de La Catunga no son
afectadas por las limitaciones que la sociedad les impone, sino que, actuando libremente
siguiendo su propia voluntad, luchan al lado de los hombres por obtener reivindicaciones.
En La novia oscura el discurso feminista ocurre a lado de un lenguaje (una jerga) de
mujeres, que denominaré aquí “discurso femenino”. Este discurso se da simplemente cuando
las mujeres hablan entre sí, sin intervenciones de hombres:
En el primer día de su regreso a Tora, Sayonara se sacó el cansancio de encima durmiendo hasta
la media mañana y al levantarse encontró a su madrina, a la Machuca y a la Olga cuchicheando
de manera sospechosa en la cocina. ¿Me van a decir qué es lo que se traen entre manos? -les
preguntó-. Desde anoche traman algo a mis espaldas y es hora de que me digan qué es. –Te lo
vamos a decir, ya lo decidimos. Es una mala noticia. Sobre tu hermana Ana (LNO: 399).
En mi opinión, la cita anterior revela un discurso femenino porque es una conversación entre
mujeres (Todos los Sanos, la Machuca, la Olga y Sayonara), sin intervenciones de hombres. 21
Habiendo ilustrado los conceptos de discurso patriarcal, discurso feminista y discurso
femenino, paso a analizar la función de las voces narrativas de La novia oscura, mediante el
planteamiento de la pregunta: “¿cuál discurso predomina en la novela, el patriarcal y/o el
feminista y/o el femenino?”
Desde una perspectiva lingüística se podría afirmar que el discurso de La novia oscura
es predominantemente femenino por la simple comprobación cuantitativa de que la mayoría
de las voces de los personajes representadas en la novela son femeninas. Por lo tanto, como
consecuencia de la posición cuantitativamente dominante de las voces femeninas, la
perspectiva femenina sería la dominante. Es de notar, sin embargo, que, aunque se presentan
voces masculinas como la del norteamericano Frank Brasco, la del médico y, sobre todo, la de
Sacramento, ninguno de estos personajes “marcan masculinidad” en sus respectivos
discursos.22 Estos personajes masculinos no siempre expresan, en su voz o en su
21 La distinción entre estos tres tipos de discurso (el patrarcal, el feminista y el femenino) fue
explicada por el profesor Nelson González-Ortega en el curso “Spa 4302”, Universidad de Oslo, otoño
2009.
22 Con la expresión “marcan masculinidad” me refiero a las actitudes típicas masculinas de una
sociedad patriarcal, que, según la definición de Sylvia Walby, generalmente subordinan a la mujer.
26
comportamiento, lo que caracterizaría una actitud masculina típica dentro de una sociedad
patriarcal. Esto se ve, por ejemplo, en el primer encuentro entre Sacramento y Sayonara
(llamada la niña en esta parte de la novela):
“-Llévame al mejor café del pueblo [...] –Despiértate, hombre, que voy de afán [...] Sacramento
no supo qué decir y se limitó a acompañar con los ojos un trecho del lento viaje de un tronco
con rugosidades de saurio que se dejaba arrastrar por la corriente del río [...] – Llévame de una
vez, no puedo perder tiempo discutiendo contigo [...] –Sácame rápido de aquí; no me gusta este
olor a tripas- protestó la niña. -¿Crees que soy tu caballo, para andarme arreando? -¡Arre
caballo!-dijo ella, y se rió (LNO: 16-18, cursivas mías).
En la cita anterior se nota como la niña ordena a Sacramento con mandatos en forma
imperativa: llévame, sácame. Sacramento, por su parte, no hace más que obedecer lo que ella
le manda. Es decir, en relación con la definición del discurso patriarcal de Sylvia Walby se ve
que Sacramento, en esta cita, no representa una actitud típica masculina de una sociedad
patriarcal, sino que, por el contrario, él se subordina y obedece los mandatos de la niña.23
De modo semejante, la mayoría de las mujeres de la novela tampoco expresan una voz
o actitud típica femenina.24 El personaje femenino de Todos los Santos, por ejemplo, se
apropia frecuentemente del discurso patriarcal, como se aprecia en la siguiente cita donde
describe las prostitutas de Tora desde una perspectiva masculina: “-Extraordinarias bellezas se
vieron por aquí, mejorando lo presente –dice Todos los Santos [...] Las hubo muy señoras,
bien elegantes, todas muy piadosas” (LNO: 13). La Fideo, es otra de las prostitutas que usa
expresiones normalmente asociadas con el lenguaje de los hombres en una sociedad
patriarcal: “¡Tráiganme un hombre que me quiera y un tigre que me arañe el culo!” (LNO:
238). La Fideo no sólo se expresa violentamente, sino que su lenguaje es ofensivo, grosero y,
sobre todo, vulgar, algo que normalmente se excluye o reprime en una mujer perteneciente a
una sociedad patriarcal. En la sección donde las prostitutas, encabezadas por Todos los
Santos, discuten sobre quién va a ser el primer cliente de Sayonara, predomina un discurso
femenino sencillamente porque sólo participan mujeres. Sin embargo, el lenguaje y las
23 Hay una cita en La novia oscura donde la narradora central le otorga al personaje Frank
Brasco una actitud atípica masculina en la sociedad presentada en la novela: “Era entonces un hombre
de formación liberal, acostumbrado a manejar sus relaciones con las mujeres dentro de la amplitud del
ambiente universitario, de tal manera que no había siquiera pensado en la posibilidad de buscar amor
en el mundo de la prostitución” (LNO: 102). La narradora central subraya en esta cita que Frank
Brasco tiene otra actitud hacia las mujeres que lo que ella considera lo normal en la sociedad patriarcal
descrita en la novela.
24 En este contexto, una “actitud típica femenina” se refiere a la mujer que sigue el
comportamiento “adecuado” o “correcto” que la sociedad patriarcal ha implantado para ella: expresar
y actuar como una mujer pasiva y subordinada al hombre.
27
actitudes de las prostitutas no representan a la mujer pasiva de una sociedad patriarcal, sino
que el lenguaje proferido y preferido por las mujeres en gran parte de la novela se asocia
predominantemente con el lenguaje de hombres y para hombres:
En una cosa coincidieron durante esa velada Todos los Santos, Olguita, Delia Ramos, Tana y la
Machuca, y fue en señalar al señor Manrique como primer cliente para la niña, el que debía
iniciarla en el oficio antes de la presentación social y oficial en el Dancing Miramar [...]
-Que se estrene en el amor con el Piruetas; ése sí sabe bailar y hacer vivir a una mujer [...]
-¿El piruetas para Sayonara? –brincó la Tana-. Ni se te ocurra, es un señorito que juega torcido.
-Esta vida es corta y hay que saber gozarla, y no vamos a condenar a la muchacha a la amargura
estrenándola con un anciano triste de pingajo- terciaba la Machuca.
-Por el contrario, no se debe acostumbrar a que el trabajo es vagancia y el salario es gozadora,
porque después no hay quien le quite la maña.
-¡Quién dijo tanta majadería! Si va a vivir de su cuerpo, al menos que lo sacuda y que lo
disfrute. ¡Partida de santurronas, atarugadas de hostias! (LNO: 59-61, cursivas mías).
Se observa que todas las voces son femeninas, en las cuales las prostitutas expresan sus
propias opiniones. No obstante, las prostitutas hablan desde la perspectiva de hombres: “ése sí
sabe bailar y hacer vivir a una mujer”, es decir, se ve como el discurso femenino se apropia
del lenguaje masculino para expresar una perspectiva masculina y patriarcal.
No obstante, hay que notar que en otro fragmento de la novela se ilustra el discurso
femenino/feminista en una de las conversaciones entre la narradora central, la Olguita y
Todos los Santos al hablar de los hombres y su olor:
-¿Usted sabe a qué huele un petrolero después de diez horas de trabajo esforzado bajo estos
soles de inclemencia? –me pregunta Todos los Santos-. No, usted ni se imagina. Huele a pura
raza, mi reina. Huele a mucha humanidad.
-Eso depende del color de la piel –añade la Olguita-. Los más blanquitos, quien los viera, tan
ladinos y son los que más despiden olor (LNO: 279).
De hecho, en esta cita, como en otras citas, el discurso es predominantemente femenino sin
que se den intervenciones de voces masculinas. Asimismo, se puede argumentar que esta
conversación presenta un discurso feminista porque las mujeres describen a los hombres
como objetos sexuales; los “cosifican” por sus cuerpos y humores como los hombres
frecuentemente en su discurso patriarcal hacen con las mujeres, y, especialmente con las
prostitutas.
En fin, aunque hay muchos elementos en La novia oscura donde predomina el
discurso de las mujeres, sea un discurso feminista y/o femenino es importante tener en cuenta
el contexto histórico y cultural en que se ubican los personajes. Como se ha comentado, La
novia oscura representa una sociedad ficcional dominada por valores y actitudes patriarcales,
28
los cuales tienen una influencia en el comportamiento de los personajes. Por lo tanto, en líneas
generales, se puede decir que La novia oscura articula un discurso femenino si se cotejan las
ocurrencias de las voces femeninas con las voces masculinas. Sin embargo, como se ha
demostrado ni los personajes masculinos, tampoco los personajes femeninos de La novia
oscura se expresan en lenguaje únicamente “masculino” o “femenino”, sino que la novela de
Restrepo plantea algo excepcionalmente paradójico y estilísticamente innovador: la
apropiación que hacen los personajes femeninos del discurso patriarcal para expresar y
obtener igualdad en sus deseos sexuales y socio-económicos, dentro de la sociedad patriarcal
ficcional que las subordina.
2.2.2. La función de la voz narrativa central en La novia oscura
Al analizar el papel de la narradora central de La novia oscura, es importante aclarar, primero,
que a pesar de que la narradora, como instancia psicológica de la autora que tiene muchas
similitudes con la autora real Laura Restrepo, no es la misma persona. La narradora no es más
que un personaje ficcional inventado y delegado por la autora real, para que organice y cuente
su historia ficcional.
La novia oscura está narrada en la primera persona singular de una periodista que
forma parte de la ficción literaria en la historia enmarcada (la parte que corresponde
temporalmente a la década de 1990). Al principio de la novela, la narradora revela su
identidad de periodista por primera vez: “-Entienda que a Tora la fundamos nosotras las
prostitutas según nuestra propia ley, mucho antes de que llegaran las esposas y las prometidas
a imponer su derecho exclusivo –me dice Todos los Santos” (LNO: 13). El pronombre
personal “me” revela a un narrador de primera persona singular. Unas líneas más abajo se da
un poco más de información sobre la identidad de la narradora: “-Fúmese un tabaquito, reina
–me ofrece estirando la mano con el habano un poco hacia donde no estoy, y me doy cuenta
de que no anda bien de la vista” (LNO: 13). El sustantivo “reina” informa al lector que la
narradora es femenina. Más tarde en la novela la narradora revela la razón por la que ha
venido a Tora: “Fue por casualidad que me acerqué al mundo de La Catunga. Andaba
haciendo a contrarreloj un reportaje sobre un asunto sin relación alguna [...] y para eso
aterricé en Tora un martes a las once de la mañana en una avioneta de la compañía Aces”
(LNO: 142). Como demuestra esta cita, la narradora ha venido a Tora con el propósito de
escribir un reportaje, pero su viaje resulta ser más largo y durante su estancia en el pueblo,
29
termina por reconstruir la historia de la famosa prostituta, Sayonara. Su método “periodístico”
de investigación consiste en entrevistar a las personas que vivieron con Sayonara porque la
narradora misma nunca llega a conocer a la famosa prostituta:
Hablo a tientas de todo esto porque a Sayonara no llegué a conocerla personalmente. Supe los
pormenores de su historia a través de los relatos y recuerdos de su gente, en particular de Todos
los Santos, uno de esos seres monumentales a quienes la vida nos concede el privilegio de
acercarnos. Con ella trabé una amistad deliciosa en muchas tardes conversadas en el patio de la
Olga (LNO: 141).
En la cita anterior la narradora menciona también la estrecha relación que se desarrolla en la
novela entre ella y el personaje Todos los Santos. Además, se refiere a su método de trabajo
como periodista, es decir, entrevistar a la gente de Tora. Por no conocer personalmente la
historia de Sayonara ni la sociedad contemporánea de Tora, la narradora muchas veces se
formula preguntas e hipótesis: “¿qué tendría Sayonara que no tuvieran las otras? ¿Qué fue, en
realidad, lo que la convirtió en cierto momento de la historia de La Catunga en una suerte de
columna vertebral de aquel reconcentrado universo de obreros petroleros, mujeres de la vida y
amor de café?” (LNO: 141) o como sucede más adelante en la novela:
Cada tanto me pregunto hasta qué punto no tendría Sayonara el espíritu y la sensibilidad
cegados por el dolor excesivo del pasado. ¿Cómo llorar al hermano sin desangrarse? ¿Cómo
recordar a la madre sin calcinarse? ¿Cómo amar sin reavivar el horror? Hay visiones que
destrozan, y la peor muerte rara vez es la propia (LNO: 247).
La narradora central se hace aquí preguntas que nunca puede responderse porque no consigue
hablar directamente con Sayonara, la cual es la única persona que hubiera podido darle una
respuesta.25
Aunque la narradora central no vive durante la misma época que Sayonara, aparece
describiendo subjetivamente la sociedad de Tora y la historia de Sayonara. Es decir,
interviene metanarrativamente en su narración introduciendo sus propios comentarios,
opiniones y reflexiones:
Las cosas no son así, y sin embargo hoy yo sospecho que Todos los Santos, la anciana sabia, la
santa celestina, no tenía la razón. Que por una vez se equivocaba porque su joven discípula, en
25 Otro ejemplo donde la narradora central revela su inseguridad y por eso formula hipótesis:
“Él, el Payanés, siempre solidario, sólido, confiable, ¿por qué justo ahora fallaba? Por no delatar al
amigo; tal vez por temor a ser indiscreto, o por no preocupar a la gente con malas noticias... ¿O por el
mismo pudor que lleva a todo integrante del sexo masculino a callar cuando se trata de lo que
profundamente atañe al ser humano?” (LNO: 148).
30
el espléndido egoísmo de su belleza sí que llegó a ser el propio ombligo de aquel universomundo, el objeto privilegiado de todo el amor (LNO: 195-6).
Con intervenciones y comentarios propios, la narradora enfatiza su doble papel de
investigadora y personaje en la narración. A veces también interrumpe y comenta
directamente lo que dice el personaje con quien habla: “-Es curioso doctor, que mujeres tan
desenvueltas para el sexo le tuvieran tal pánico al ginecólogo –le comento” (LNO: 200).
Como han demostrado las citas anteriores de la novela, la narradora central vacila
entre citar directamente lo que dicen los personajes o reproducir diálogos completos, pero
también, con frecuencia, hace un resumen de lo que alguien le ha contado: “Durante un
tiempo, a Sayonara le dio por asistir casi a diario al consultorio del doctor Antonio María
Flórez, no para hacerse la revisión genital –cosa que nunca consintió, pese a la insistencia del
médico– sino para ayudarlo en los quehaceres” (LNO: 226). Como se ve, la narradora cuenta
con sus propias palabras lo que el doctor le ha dicho a ella a través de una descripción
objetiva que excluye sus pensamientos y sentimientos. En suma, la narradora se apropia del
discurso del doctor en su narración.
Al final de la novela, la narradora central comenta, resume y evalúa su investigación
sobre Sayonara:
He seguido los episodios de su vida tratando de registrar su huella leve y su rastro de
incertidumbre. La Niña, la Sayonara y Amanda: he sido testigo de tres personas distintas y no he
logrado conciliarlas del todo en una identidad definitiva y verdadera [...] He querido entender la
pasión de esa mujer que no en vano llamaban Sayonara, y acompañarla por las rutas de su
recurrente despedida [...] Así está bien, pienso. Así debe ser. Que la memoria de la Sayonara
quede donde debe estar, en las entretelas de la suposición y de la expectativa, medio velada y
medio revelada por el recuerdo que otros tienen de ella. O de ellas. De las tres: Amanda, la niña
y Sayonara. Y en cuanto a mí, que me baste con llegar al final de su historia, con delicadeza.
Con coherencia apenas y sin forcejeos, sin excesivos ajustes literarios y sin pretender aclarar el
misterio de su trinidad (LNO: 376-7).
Se ve entonces que la narradora central concluye que, a pesar de que ha entrevistado a mucha
gente, no ha llegado a comprender la identidad de Sayonara. Sin embargo, aunque la
narradora revela que no logró entender todo sobre Sayonara, parece que termina satisfecha
con lo que ha averiguado: “no he logrado conciliarlas del todo en una identidad definitiva y
verdadera. Pero mal podría lograrlo yo, convencida como estoy de que ni ella misma podría”
(LNO: 376). Se revela la incomprensión o inhabilidad de la narradora para explicar todo sobre
Sayonara. Es decir, Sayonara, su objeto de investigación, es y permanece siendo un misterio
imposible de resolver narrativamente.
31
2.2.3. Los narradores secundarios y la articulación de sus voces masculinas
y femeninas
Un detalle importante en cuanto los narradores secundarios es que la narradora central no sólo
los entrevista como lo pudiera hacer cualquier periodista, sino que los deja hablar con sus
propias palabras, de modo que los lectores pueden conocer no sólo la historia de Sayonara,
sino también la vida y la personalidad de los personajes entrevistados. Gracias a que la
narradora escribe la historia desde la perspectiva de sus testigos, el lector puede también
percibir diferentes aspectos de la vida de Sayonara.
La voz del personaje Todos los Santos
Junto a la narradora central, el personaje de Todos los Santos, la jefa o “madre” del burdel
Dancing Miramar, es la que más habla en la novela, ella es la principal informante de la
narradora central. Todos los Santos es una mujer fuerte que tiene una posición importante en
el ambiente prostibulario de Tora. En una sociedad dominada por actitudes patriarcales como
la sociedad representada en la novela, Todos los Santos no representa a la mujer tradicional de
una sociedad patriarcal. Su identidad femenina se refleja a veces por su lenguaje y su forma
de expresarse, no obstante, en muchas ocasiones, Todos los Santos adopta una actitud
masculina cuando habla. Esto se observa en la escena cuando Sacramento llega a la casa de
Todos los Santos y le presenta a Sayonara:
Me cuenta que aquella tarde, cuando Sacramento se presentó en su casa con la aspirante a
prostituta, le bastó con echarle un vistazo a esa criatura desmechada y cerrera que se le plantó
delante, medio retando medio implorando, para reconocer en ella esa singular mezcla de
desamparo y soberbia que enardecía el deseo masculino más que cualquier afrodisíaco, y como
sabía por años de experiencia que era virtud difícil de encontrar, le dijo que estaba bien, que se
quedara, que la iba a poner a prueba a ver si servía (LNO: 23-4, cursivas mías).
Aunque la frase subrayada en cursivas es enunciada por una mujer, se puede argumentar que
articula un discurso patriarcal porque el personaje Todos los Santos se expresa desde una
perspectiva masculina-patriarcal, al afirmar que la niña va a incitar el deseo masculino. Pese a
que Todos los Santos, a veces, se expresa como si fuera un hombre, su voz revela a menudo
también características femeninas, como se ve, especialmente, en su relación con Sayonara, a
quien trata como si fuera su propia hija. Un ejemplo de dicho rasgo maternal se nota cuando
le explica la menstruación a Sayonara:
32
Entonces la niña se tapó la cara y se largó a llorar y Todos los Santos, tras cerrar la puerta de la
cocina para quedar a solas con ella, la sentó en sus rodillas y empezó a repetirle la misma
intrincada epopeya sobre la polinización de las flores que ella misma escuchara de boca de las
monjas decenios atrás y en circunstancias simulares, con el protagonismo de una abeja que
revoloteaba alrededor de una rosa para cumplir con una incomprensible y amorosa misión [...]
Por eso no debes tener vergüenza de tu sangre ni esconderla entre un canasto como lo has
hecho, aunque te digan que mancilla y emponzoña. Lo que tienes que hacer es recogerla todos
los meses en unos trapitos que yo te voy a dar y que te voy a enseñar a lavar con agua tibia para
que no huelan mal, y no debes angustiarte porque es algo natural que a todas nos sucede (LNO:
51).
En el fragmento anterior Todos los Santos muestra biológicamente su identidad femenina y,
psicológicamente, su instinto maternal, cuando narra que sentó a la niña en sus rodillas, que
cerró la puerta para poder hablar a solas con ella y que no debe tener vergüenza. El instinto
maternal que Todos los Santos obviamente siente por Sayonara se nota también cuando le
habla en un tono más estricto a la que llama “su ahijada”:
–Bájate de ahí, niña, que es por tu bien.
–No me bajo y no me dejo tocar de ese hombre.
-¡Tráiganme una soga! –ordenaba Todos los Santos-. ¡Esta salvaje va a dejar que la examinen
así tenga que amarrarla al catre!
–Le digo que no quiero ir donde ese hombre, madrina, porque tiene malas intenciones. ¿No ha
visto con qué descaro sonríe? (LNO: 204).
Como se observa en las citas anteriores, Todos los Santos es un personaje complejo y una voz
narrativa con diferentes características: a veces, se expresa con un discurso patriarcal,
mientras que, otras veces, muestra rasgos típicos que se asocian con lo femenino.
La voz del personaje Sacramento
La mayoría de los personajes centrales de La novia oscura son mujeres, pero Sacramento es
probablemente la voz masculina más importante de la novela. Los lectores lo conocen a través
de las conversaciones entre la narradora y él mismo y, además, mediante las historias
contadas por las prostitutas, que han conocido a Sacramento desde que era niño.
Especialmente en las conversaciones entre la narradora y Sacramento se revela qué tipo de
persona es:
-Pensar que fui yo mismo quien la llevó a La Catunga- me dice-. No se pueden contar las
noches de sueño que me robó ese arrepentimiento.
-La llevaste por decisión de ella –le digo.
-Durante años pensé que hubiera podido disuadirla ese primer día en que todavía estaba tan niña
y tan recién llegada. Hoy sé discernir que no era así (LNO: 18).
33
Como se ve, Sacramento comparte abiertamente su historia, sus pensamientos como también
sus sentimientos con la narradora central. Sacramento fue la primera persona que vio a
Sayonara llegar a Tora y fue él que la llevó al burdel de Todos los Santos. Durante la novela,
Sacramento desarrolla una obsesión hacia Sayonara y toda su vida sufre por sentimientos de
culpa por haber introducido a Sayonara en la prostitución y, por ello, siente frecuentemente
una necesidad de sacarla del comercio sexual: “-Yo la metí en esa vida, y es ley que yo la
aparte –era el credo que Sacramento se imponía como mandato, y, como fiel cruzado que era,
estaba dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de ver triunfar su causa” (LNO: 326). La cita
anterior muestra que Sacramento siente una responsabilidad de “salvar” a Sayonara de la
prostitución. Tanto su obsesión como su arrepentimiento funcionan como motivos recurrentes
en la novela y, consecuentemente, se repiten varias veces y son centrales en la vida de
Sacramento. Un dato importante sobre la personalidad de Sacramento es que su madre fue
prostituta y el trabajo de ella tuvo consecuencias enormes en la vida del chico. “-Para
recordarle su origen lo puyaban diciéndole hijo de La Catunga o hijo de los callejones, y
cuando cumplió siete años lo crismaron con el nombre de Sacramento –cuenta la Olga” (LNO:
29). Su destino como hijo de prostituta marcó su vida entera. Le infringió un trauma del cual
no pudo librarse. Su experiencia en el Colegio Franciscano transformó su visión del mundo a
tal punto que sus vivencias diarias estuvieron marcadas por una conciencia de pecado y
prejuicios de y sobre la sociedad.
Al igual que la voz de Todos los Santos, la voz del personaje Sacramento es compleja
y vacila entre ser un discurso patriarcal o un discurso aproximado al femenino. Por un lado, la
voz patriarcal de Sacramento muestra menos tendencias machistas que otros personajes
masculinos de La novia oscura. Esto se evidencia por la manera de expresar sus sentimientos,
su constante arrepentimiento, la vergüenza que siente, en fin, su voz y comportamiento
muestran muchas características que no representan actitudes típicas de un hombre que ejerce
consecuentemente el discurso patriarcal. No obstante, por otro lado, Sacramento actúa como
cualquier hombre machista dentro de un discurso patriarcal cuando se casa con Sayonara
(llamada Amanda como esposa de Sacramento). En una discusión entre Sacramento y
Amanda se nota como Sacramento concibe a Amanda como su objeto personal de obsesión
pasional, expresado en su deseo de controlarla:
-¿Cómo quieres que me comporte como un hombre, si tú con tu conducta quiebras mi hombría?
Para los demás te arreglabas, te perfumabas, gastabas tacones altos, y ahora que vives conmigo
ni siquiera te peinas... –la inculpaba y volvía a dejar abierta, como una herida en su memoria, la
34
fascinación por aquella mujer que ella había sido antes de que él la obligara a ser otra (LNO:
367, cursivas mías).
En la cita anterior, la subordinación de la mujer se evidencia en la expresión: “él la obligara a
ser otra”, es decir, el esposo (Sacramento) exige que su esposa (Amanda) se transforme para
él. Más tarde Sacramento le pide que Amanda se corte el pelo y la abusa verbalmente usando
frases manipulativas para controlarla como: “mejor te mato y me mato” (LNO: 368) y “nadie,
nunca, te amará tanto como yo” (LNO: 368).
Como se ha apreciado en las citas de la novela, la voz de Sacramento comunica
ambigüedad: por un lado, se diferencia de las otras voces masculinas de la novela por
expresar sentimientos que normalmente son relacionados con las voces femeninas,26 por otro
lado, articula un discurso patriarcal en su obsesión de controlar a su esposa. Sin embargo, es
importante tener en cuenta que, al fin y al cabo, es la narradora central la que adjudica o no
una actitud determinada al personaje Sacramento.
2.3. La novia oscura y su focalización
En su libro Figuras III, Genette introdujo el término “focalización” y al mismo tiempo
subrayó la diferencia entre los conceptos “modo” y “voz narrativa” (véase cita de Genette en
la página 11). Indudablemente, hay una estrecha conexión entre el modo y la voz, pero como
argumenta Genette, es importante no confundir los términos y tampoco conferirles las mismas
cualidades. Por eso, el teórico francés manifiesta claramente que la persona que ve y la
persona que habla pueden ser dos personas diferentes. Así que el modo coincide con la
manera que el narrador presenta la historia, es decir, corresponde a la pregunta “¿quién ve?” y
la voz, por supuesto, corresponde a la pregunta “¿quién habla?” en el relato. En La novia
oscura hay muchos ejemplos en los que la narradora central habla, pero lo que dice es el
recuento del recuerdo de uno de los personajes:
26 Otro ejemplo de esta categoría se ve en una conversación entre Sacramento y Pajabrava que
trabaja en la “Troco”: “-Me duele aquí, señor don apóstol –le dijo Sacramento a Pajabrava,
hundiéndole el índice en el costado izquierdo debajo de la tetilla-. Aquí, mire, justo aquí me arde como
un demonio. Usted que sabe tanto, ¿me puede decir por qué cuando pienso en cierta muchacha me
duele de tal manera el corazón? –Para eso te lo pusieron en el pecho -lo instruyó Pajabrava-. Según le
reveló Yahvé a Samuel, el corazón es el órgano del dolor y del amor, que son una sola y misma cosa”
(LNO: 289). La conversación entre Sacramento y Pajabrava no prepresenta un discurso masculino
típico dentro de un contexo patriarcal. Se ve que los dos señores se hablan sobre sentimientos y el
dolor del corazón, que aquí no es un dolor físico sino por cuasa de una mujer.
35
Todos los Santos me cuenta que sólo a la madrugada del día siguiente, sábado y fiesta de San
Onofre, regresó Sayonara a casa con las cuatro niñas y el equipaje, y que tan pronto la vio
entrar, con el vestido hecho trizas, el pelo revuelto y los ojos asolados por el mucho llorar, se
dio cuenta de que era cierto: le había sucedido algo grave. Algo definitivo y grave (LNO: 324).
Como se aprecia en el fragmento anterior, es la voz de la narradora central quien habla, pero
su voz transmite lo que vio Todos los Santos. Además comunica la interpretación de Todos
los Santos de que algo grave le había pasado a Sayonara.
Después de definir la diferencia entre el modo y la voz, Genette divide la focalización
en tres categorías, primero la focalización cero, la cual se conoce por tener un narrador
omnisciente que lo sabe todo: tanto los pensamientos como los sentimientos de los personajes,
o dicho con las palabras de Genette: “el narrador sabe más que el personaje” (Genette [1972]
1989: 244). La focalización cero nunca coincide con ninguno de los personajes que participan
en un relato, sino que remite a un narrador situado fuera de la historia. Segundo, la
focalización interna se revela en un relato donde el narrador sabe lo mismo que los
personajes. El narrador puede conocer los pensamientos y sentimientos de los personajes,
pero al contrario de la focalización cero, el narrador no puede explicar los acontecimientos
antes de que los personajes mismos los hayan descubierto. Es decir, el narrador depende de
los personajes que cuentan su vida. El último tipo de focalización se llama, según Genette, la
focalización externa. Dicha focalización es conocida por comunicar objetivamente lo que un
narrador ve u oye desde un lugar externo a la acción, pero nunca tiene acceso a la mente de
ningún personaje.
Dentro de la focalización interna, Genette presenta tres subcategorías: primero, la
focalización interna fija, en la que se focaliza todo el relato a través del mismo protagonista,
segundo, la focalización variable que es cuando se focaliza a través de varios personajes y,
por último, la focalización múltiple que es cuando se presenta una misma acción a través de
diferentes personajes (Genette [1972] 1989: 245). El focalizador es el sujeto de la
focalización, es decir, el agente que percibe u obtiene una perspectiva narrativa. Dicho agente
tiene mucho poder en el relato porque determina, de muchas maneras, la imagen que recibe el
lector.
Al relacionar la teoría de la focalización con la novela La novia oscura se puede
aclarar ante todo que la alteración entre focalización externa e interna domina en la novela. En
la novela analizada no se encuentra ninguna ocurrencia de la focalización cero. Una
consecuencia de la multitud de voces narrativas en La novia oscura es que hay varios
personajes que presentan su visión y, por tanto, se da automáticamente una focalización
36
interna variable. “El criterio de focalización no se mantiene necesariamente constante en toda
la duración de un relato” (Genette [1972] 1989: 246).27 Tal argumento de Genette coincide
con la focalización en La novia oscura, la cual no es constante, sino varía entre interna y
externa.
No me decían nada –mentía tal vez la niña, o tal vez confesara desamparos verdaderos. Lo que
sí les dejó saber fue que le gustaría llamarse la Calzones en homenaje a su tía, por quien al
parecer profesaba alguna admiración o cariño.
-¡Por encima de mi cadáver! – gritó Todos los Santos-. Jamás he oído un nombre tan basto y
falto de estilo (LNO: 56).
Se nota aquí un cambio entre la focalización externa e interna. La primera frase remite a la
focalización externa porque la narradora central se refiere a lo que la niña dijo, pero, al mismo
tiempo, el lector sabe que la narradora no se incluye en la situación narrada. La narradora
añade un comentario sobre su inseguridad si esto es, verdad o mentira lo que la niña dice. En
resumen, la narradora muestra el criterio típico de la focalización externa: sabe menos que el
personaje. El resto de la cita anterior articula una focalización interna en la que la narradora
central revela que ella sabe lo mismo que los personajes, en este caso sabe lo mismo que
Todos los Santos.
En cuanto a la focalización interna se articulan dos de las subcategorías propuestas por
Genette en La novia oscura; se da tanto la focalización interna variable como la múltiple. La
focalización interna variable está presente en toda la novela por la simple razón de que hay
diferentes voces narrativas que presentan sus respectivos puntos de vista o perspectivas. En
cuanto a la focalización interna múltiple sólo se da al final de la novela, donde Todos los
Santos y las otras prostitutas relatan la última vez que vieron a Sayonara. Según Todos los
Santos, Sayonara se partió sola, sin el Payanés; mientras que las otras prostitutas cuentan la
misma historia, añadiendo un detalle importante: que Sayonara no partió sola, sino con el
Payanés.
–Espejismos –replica Todos los Santos-. Ustedes sólo vieron espejismos, que no son más que
reverberaciones del deseo, mientras yo, que aunque ciega me doy mañas, vi que mi ahijada
partía solitaria, con el único séquito de su desacompañamiento, en busca de ese no sé qué que
tanto la asedia. -Yo me sé mis cosas, por zorra y por vieja –persevera la Olga-, y le aseguro
que Sayonara partió con el Payanés y que con él ha sido dichosa. Y desdichada también, por
27 Genette sigue la argumentación: “Así, pues, la fórmula de focalización no se aplica siempre a
una obra entera, sino más bien a un segmento narrativo determinado, que puede ser muy breve. Por
otra parte, la distinción entre los diferentes puntos de vista no siempre es tan clara como podríamos
creer, si sólo tuviéramos en cuenta los tipos puros” (Genette [1972] 1989: 246).
37
supuesto, pero eso no le resta, que penas de amor no son penas. Ha sido feliz por todas
nosotras porque nos lo merecemos, después de tanto ajetreo y tanta brega (LNO: 411).
En la cita anterior se articula la focalización interna tanto por parte de Todos los Santos como
por parte de la Olga, siguiendo los conceptos de Genette, éste es un ejemplo de una
focalización interna múltiple. Las dos mujeres presentan diferentes versiones del mismo
acontecimiento y no sólo cuentan lo que vieron, sino que también comparten su
interpretación.
Hay verbos que pueden ayudar a identificar si se trata de una focalización interna, por
ejemplo, verbos que expresan sentimientos como amar, sentir, esperar, detestar y temer,
estos comunican innegablemente una perspectiva interna del narrador que no puede escribir
sin conocer los sentimientos de los personajes.
–Me bastó ver cómo se miraban para darme cuenta de todo –me dice Sacramento-. Sentí un
mordisco en las entrañas y unas ganas grandes de caerme muerto, y me vino con náuseas, como
bocanada agria, el sabor quieto de la muerte, y lo que para ellos era vida para mí fue muerte, y
cada vez que lo cuento vuelve a matarme como si volviera a vivirlo. El mundo se paralizó para
mí y se hizo noche en plena mañana, como si las imágenes hubieran huido y sólo quedara a mi
alrededor una nada congelada en blanco y negro, mientras yo ardía en ascuas. ¿Celos? No, antes
habían sido celos los que me abrasaban pero ahora era peor, porque como le digo era pura
muerte, pero de la retorcida, no de la temperada. Con el paso de las horas se me amortiguó el
pánico y me apagué en cenizas, y lo único que quedó vivo en mí fue el recuerdo de un dolor
insoportable. Yo andaba por ahí pero ya no tenía huesos, ni carne, ni ojos, ni pelo: yo fui un
bulto de dolor pasmado que caminaba sin saber para dónde (LNO: 293-4).
Aquí se comunica claramente y de manera directa y espontánea los sentimientos de
Sacramento, quien expresa exactamente lo que sentía en el fondo de su alma cuando vio a
Sayonara y al Payanés juntos por primera vez. En este caso la focalización interna es evidente,
no sólo por el uso del verbo sentir, sino también por la totalidad de lo que dice y expresa. Otra
manifestación de focalización interna, mediante el uso del verbo sentir como se mencionó
anteriormente, se encuentra en el siguiente comentario: “En ese momento sentí miedo. Por
primera vez en los dos años que llevaba trabajando en el 26 sentí miedo –me cuenta Frank
Brasco” (LNO: 255). El personaje norteamericano cuenta a la narradora que sentía miedo, y,
por tanto, la narradora puede referirse a sus sentimientos, usando una focalización interna.
Además, los verbos que expresan percepción, cognición o verbos referentes al saber,
imaginar y al creer, revelan que el narrador tiene acceso a las opiniones y a los pensamientos
del personaje: “Ésta no tiene ni trece años, ni un peso con qué pagarme la carrera, pensó
[Sacramento] mientras echaba un bostezo y sacaba del bolsillo un pañuelo para limpiarse el
sueño que aún le colgaba de las pestañas” (LNO: 16-17). Este es un ejemplo de focalización
38
interna, adjudicada por la narradora central a Sacramento. El verbo pensar revela que la
narradora tiene acceso a la mente y a los pensamientos de Sacramento. La narradora consigue
saber lo que piensa Sacramento, hablando con él.
Genette argumenta que el ejemplo más concreto de focalización interna es, el
monólogo interior.28 En La novia oscura, el Payanés se expresa en un monólogo interior
cuando camina en la selva:
Todo el camino soñó despierto con aquella muchacha sin nombre a quien le había jurado su
amor de últimos viernes; difíciles sueños contrariados que se salían de control e iban a parar en
la evocación de Sacramento, quien aparecía para reclamarle y acusarlo de traición. O tú te
mueres o a mí me mata el remordimiento, le decía el Payanés en sus adentros, y también: Te
propongo un trato, Sacramento hermano, si tú vives ella es para ti, pero si te mueres me la dejas
(LNO: 169, cursivas mías).
Se nota que el Payanés sueña despierto y se autorepresenta inventando una conversación
inexistente entre él y Sacramento. La frase “en sus adentros” revela claramente que la
conversación “inventada” tiene lugar dentro de la cabeza del Payanés, lo cual constata que se
trata de un monólogo interior, adjudicada por la narradora central al Payanés.
2.4. Resumen
En este capítulo he analizado la estructura interna de La novia oscura, centrándome
especialmente en las voces narrativas y la focalización. El análisis ha sido hecho a partir de
los postulados del narratólogo Gérard Genette. En La novia oscura hay varias voces
narrativas de manera que la narradora central “presta” su voz a diferentes personajes de la
novela. Especifiqué, en el análisis, que la narradora central no sólo presenta objetivamente la
versión de la historia de sus testigos, sino que comenta lo que dicen e interviene con sus
propias reflexiones y opiniones en lo narrado. La mayoría de las voces narrativas son
femeninas, pero a través de citas de la novela demostré que las voces femeninas no
necesariamente coinciden con las actitudes típicas femeninas de la sociedad patriarcal
presentada en la novela. Intenté encontrar el discurso que predomina en La novia oscura, pero
después del análisis concluí que tal cuestión resulta ser una de las paradojas de la novela, ya
que los personajes-prostitutas se apropian del discurso patriarcal, al mismo tiempo, que la
sociedad patriarcal las subordina y oprime. En relación con la teoría de Genette sobre la
28 “La focalización interna no se realiza plenamente sino en el relato en monólogo interior”
(Genette [1972] 1989: 247).
39
focalización se comprobó que La novia oscura alterna entre la focalización externa y la
focalización interna. Además, a través de evidencia textual, demostré que en La novia oscura
se articulan diferentes tipos de focalización.
´
40
Capítulo 3. Discurso y poder en La novia oscura
3.1. Aspectos de la historia social de Colombia en las décadas de 1940 y
1990 y su representación ficcional en La novia oscura
Aunque el enfoque central del presente capítulo es el análisis sobre el discurso y el poder, es
necesario primero hacer un breve resumen de algunos de los aspectos de la situación histórica
colombiana de los tiempos históricos (i.e., décadas de 1940 y 1990) articulados en La novia
oscura para poder entender el contexto histórico y político de la sociedad representada en la
novela.29 En la narración de La novia oscura Laura Restrepo se fundamenta y encuentra
inspiración en hechos históricos-sociales ocurridos en Colombia. Aunque es importante no
identificar la ficción con la realidad, no se puede ignorar que la autora, a través de su
narradora central, reflexiona dentro de un contexto literario sobre diferentes aspectos de la
historia colombiana. En una entrevista con el periódico español El Mundo, Restrepo declara
que La novia oscura es: “como una metáfora de mi país, que da grandes mafiosos, grandes
criminales, pero en el que existen miles de personas humildes que convierten en vida lo que es
miedo y terror y además lo hacen con una gran dignidad” (Maurell 2000: sin paginación).30
Una lectura informada de La novia oscura revela que la historia principal se refiere a
los años cuarenta y la época histórica conocida como la Violencia, la cual hace referencia a la
guerra civil (no formalizada/no oficial) que tuvo lugar entre 1946 y 1966 en Colombia
(Arango (Ed.). 1985: 393).31 Como se verá a continuación, se encuentran varias relaciones
29 Myrna Solotorevsky discute la relación entre la historia y la ficción en su artículo “El relato
literario como configurador de un referente historico: Termina el desfile. De Reinaldo Arenas” (1991).
Solotorevsky manifiesta que: “El planteamiento que proponemos insta a realizar la distinción entre un
discurso histórico y uno literario, a ver cómo el uno y el otro configuran – crean – su referente. Como
ha confirmado Carrard, la diferencia mayor entre ambos discursos residiría en una cierta relación a lo
verdadero y en el contrato de lectura que en ambos casos se desarrolla; en contraste con la literatura, la
historia tiende a la verdad referencial en un sentido muy preciso, el de la verificabilidad en los
archivos; de acuerdo a ello, y distintamente de lo que sucede en el texto literario, el histórico aspira a
resolver todas las ambigüedades” (Solotorevsky 1991: 365).
30 Pilar Maurell (2000). “Laura Restrepo enmascara de realidad su nueva novela”, en El
Mundo, 9 de mayo, 2000. http://documenta.elmundo.orbyt.es/noticia_hemeroteca.aspx, acceso 10 de
octubre, 2010.
31 Las razones de esta época violenta son varias y discutibles, pero la lucha entre el partido
liberal y el partido conservador fue indudablemente muy central durante toda la Violencia y las teorías
partidistas consideran dicha lucha política como la causa principal de la Violencia (Arango (Ed.).
1985: 395). De todas maneras, en la mayor parte del país se formaron grupos armados que lucharon
entre ellos. Estos 20 años de guerra civil es, según Ricardo. D Arango: “incomporable con otros
períodos violentos de la historia nacional o de la historia de América Latina” (1985: 394). Como el
nombre del período indica, fueron unos años llenos de violencia y aunque es difícil saber exactamente
41
entre la realidad colombiana (histórica y socio-política) y la ficción novelesca (violencia
socio-política y psico-social) representadas en La novia oscura:
Aunque la noche le impedía ver a los muertos que arrastraba la corriente, Sayonara los sintió
pasar, inofensivos en su tránsito lento y blanco. Bajaban de uno en uno, abrazados en parejas o a
veces en ronda, tomados de la mano, transformados en esponja, materia porosa que flotaba
apacible, pálida, por fin impregnada de luna después de haber derramado en la orilla, hace ya
tanto tiempo, todo el desasosiego y el dolor de la sangre (LNO: 323).
La visión en el fragmento anterior puede remitir a la época de la Violencia en Colombia
(1946-1966). Desafortunadamente, era normal en dicha época ver cadáveres flotando en el
Río Magdalena.32
Un dato histórico adicional representado en La novia oscura que evidencia que la
historia principal se refiere a los años cuarenta es la presencia de la compañía estadounidense
Tropical Oil Company, la cual fue la primera compañía extranjera petrolera que se instaló en
Colombia en 1917 y terminó sus actividades en Colombia en 1951 (Randall 1992: 184). La
“Troco”, como se le llamó la empresa norteamericana en la ciudad colombiana de
Barrancabermeja (véase nota 10) constituye un elemento espacial y estructural central en La
novia oscura. Otro hecho de la historia social de Colombia ficcionalizado en La novia oscura
es la huelga del arroz, la cual corresponde históricamente a las huelgas históricas contra la
Tropical Oil Company realizadas en Barrancabermeja en los años treinta y cuarenta.33 Al
cuantas personas murieron por causa de la violencia se suele situar el número de víctimas en 200.000
(Arango (Ed.). 1985: 394, Skidmore y Smith 2005: 241). Como ya se sabe, la Violencia empezó en
1946, pero los movimientos violentos se intensificaron en 1948 después del asesinato del líder liberal
Jorge Eliécer Gaitán, quien tuvo el lema: “El pueblo es superior a sus dirigentes”, por tanto se entiende
que él luchó por los derechos para todos los colombianos, independientemente a cuál clase social
pertenecieran.
32 Según el historiador Paul Oquist, fue una práctica común tirar a las víctimas asesinadas de la
guerra en el río durante la Violencia (Oquist 1980: 121). Hay otro ejemplo en La novia oscura que
menciona personas muertas que están flotando por el Río Magdalena:
“Después pasó flotando un cadáver solemne e hinchado como un obispo, tan cerca del borde del
champán que uno de los palanqueros debió retirarlo con la punta de su vara para que no los inundara
con su dulce olor a muerte.
-¿Lo habrá matado la chusma o la contrachusma? – preguntaba Payanés mientras las demás seguían
bailando como si no hubieran visto.
- Nunca se sabe – contestó Sayonara.
- ¿Bajan muchos?
- Cada día más. No sé por qué los muertos buscan el río; quien sabe adónde quieren que los lleve”
(LNO: 152).
33 Stephen J. Randall menciona en su libro Colombia and the United States: Hegemony and
Interdependence (1992) que los obreros petroleros de la Tropical Oil Company en Barrancabermeja en
los años 30 y 40 se organizaron en grupos sindicales que realizaban varias huelgas y la más grande fue
en 1938, cuando los obreros exigieron un día laboral de sólo ocho horas, mejores servicios de salud y
42
igual que sucede en La novia oscura, las huelgas históricas reales fueron iniciadas en
Colombia por trabajadores y grupos sindicales descontentos que se sintieron explotados por la
compañía la “Troco” y, por tanto, exigieron mejores condiciones laborales y derechos
elementales como alimentación adecuada y buenos servicios de salud.34 Sin embargo, a nivel
de la ficción, por mucho que lucharon los obreros petroleros de La novia oscura, la huelga del
arroz fue inevitable, entre otras razones por el poder económico que obtuvo la empresa
norteamericana ante los trabajadores colombianos. El poder económico de la “Troco” y sus
efectos psico-sociales en los obreros hicieron que los petroleros no tuvieran posibilidades de
ganar la huelga. La fracasada huelga no fue sólo una cuestión de poder económico, que
alimentó en los trabajadores la expectativa de una vida mejor, sino, sobre todo, una reflexión
novelizada de matanzas ocurridas en huelgas similares en la historia y en la literatura de
Colombia (La matanza real de la huelga abananera representada en Cien años de soledad
(1967) de Gabriel García Márquez). Esta es la justificación ficcional de dichas huelgas
representadas en La novia oscura:
-Los obreros no contábamos con los ochenta sobrevivientes de la matanza de Orito, que habían
llegado a Tora dos semanas antes de la huelga buscando salario petrolero –me dice don
Honorio-, ni con las cuarenta y pico de familias damnificadas por los desbordamientos del río
Samaná; ni con el grupo recién llegados de Urumita, Guajira, que se ofrecían como mano de
obra; o los 160 indios pipatones recientemente expulsados de sus tierras ancestrales por la
propia Troco en su proyecto de ensanchar fronteras; los desplazados de no sé dónde, los 127 de
tal otro lado, los miles de desempleados que se mostraron más que dispuestos a aceptar
cualquier oficio sin imponer condiciones (LNO: 302, cursivas mías).
Es evidente en la cita anterior que la “Troco” no sólo obtiene un poder económico superior a
los trabajadores, sino que ejerce también un poder importante ya que hay mucha gente que
quiere trabajar en su empresa y, además, estas personas desempleadas no imponen
condiciones como los obreros petroleros que iniciaron la huelga del arroz. Por eso, para la
mejores viviendas. Randall manifiesta también que las huelgas llevaron a actitudes de antinorteamericanismo y anti-imperialismo (Randall 1992: 152-5).
34 Como una consecuencia del desarrollo industrial de las primeras décadas del siglo XX la
clase obrera en Colombia aumentó, y, consiguientemente los trabajadores tanto en el campo como en
las ciudades se reunieron en sindicatos para luchar por mejores condiciones de trabajo por medio de
huelgas. Gracias al apoyo del Gobierno liberal de los años treinta, muchos sindicatos se establecieron.
El Gobierno entendió que era importante modificar las condiciones económicas y sociales de los
trabajadores para aumentar la producción comercializable del país. En 1945 llegó una ley que
garantizó ciertos derechos para los trabajadores, por ejemplo: un salario mínimo, nuevas normas sobre
accidentes de trabajo y el pago de dos semanas de vacaciones (Melo 1995: 148). De esta manera, el
Gobierno actuó como el protector de los trabajadores frente al dominio por los grades propietarios. Sin
embargo, la jerarquía entre las clases sociales se quedó como antes y los propietarios de los estratos
sociales altos consiguieron mantener el poder en los pueblos (Melo 1995: 182).
43
“Troco” no era importante que perdieran algunos trabajadores por causa de la huelga del
arroz. Se ve como la empresa, a través de su poder, ejerce supremacía sobre los trabajadores.
Sin embargo, en la novela la “Troco” no sólo ejerce poder sobre sus propios trabajadores, sino
sobre toda la población del país: “los 160 indios pipatones recientemente expulsados de sus
tierras ancestrales por la propia Troco” (LNO: 302). Se evidencia aquí otro efecto socioeconómico presente tanto en la década de los cuarenta como en la Colombia contemporánea:
el problema del desplazamiento interno (véase nota 3).
Gracias a los datos históricos representados ficcionalmente en La novia oscura sobre
los cadáveres que flotan por el Río Magdalena y la presencia de la compañía norteamericana
la Tropical Oil Company en Colombia se puede relacionar el tiempo de la historia principal de
La novia oscura con la década de los 40 y la época histórica colombiana llamada la
Violencia.35
Aunque la historia principal de La novia oscura se refiere a la época de la Violencia, la
narración hace algunas referencias a la década de los 90. Se puede indicar este período por
varias razones, primero porque la novela fue publicada en 1999 y, segundo porque existe
muchas similitudes entre la narradora central de La novia oscura (la periodista) y la autora
Laura Restrepo: ambas hicieron una investigación en Barrancabermeja alrededor los años 90.
La autora real ha confirmado que esta investigación la llevó a escribir La novia oscura y este
dato real se vislumbra en la novela cuando la narradora central se representa, realizando un
reportaje sobre:
Fue por casualidad que me acerqué al mundo de La Catunga. Andaba haciendo a contrarreloj un
reportaje sobre un asunto sin relación alguna, el robo y la distribución clandestina de
combustible por parte de una organización criminal que la gente llama cartel de gasolina [...]
Necesitaba para mi semanario la foto de un sargento Arias Cambises, asesinado seis meses antes
porque sabía demasiado sobre el modus operandi de ese cartel, y fui a preguntarla al archivo
fotográfico del diario Vanguardia Petrolera (LNO: 142, cursivas de Restrepo).
La narradora no encontró lo que buscaba en el archivo, pero vio una foto de una mujer
(Sayonara) que le fascinó tanto que empezó a buscar las huellas de la famosa prostituta con el
fin de entender quién fue esa misteriosa persona. En su artículo “La novia oscura: Una cita en
35 No soy la primera que relaciona la historia principal de La novia oscura con la época
histórica colombiana de los años 40. También lo han hecho: Claire Lindsay en su artículo “Clear and
present danger: Trauma, Memory and Laura Restrepo`s La novia oscura” (2003), Oscar A. Díaz-Ortiz
en su artículo “Laura Restrepo: Hacia un cambio emancipador de la mujer latinoamericana” (2007) y
Deborah Martin en su artículo “Mothers and nomadic Subjects: Configurations of Identity and Desire
in Laura Restrepo΄s La novia oscura” (2008).
44
la Catunga” (2006), Luis Carlos Villegas Rodríguez manifiesta que la narración en La novia
oscura hace referencia a los años noventa porque la narradora en La novia oscura viene a
Tora para investigar los delitos de un cartel de gasolina, lo cual corresponde con la situación
histórica de los años 90 en los alrededores de Barrancabermeja donde existían varios grupos
armados (carteles) que desarrollaban y financiaban actividades ilegales, como producción de
drogas y robo de gasolina (Rodríguez 2006: 28).
Además, en la novela de Restrepo se incluyen algunos datos históricos que
probablemente refieren a los años 90:
La prostitución conlleva inclinaciones y fijaciones similares a las que en otras oportunidades he
observado en los sicarios de las comunas de Medellín, los choferes de camión que deben
atravesar zonas de violencia, los expendedores de bazuco de la calle del Cartucho de Bogotá, los
apartamenteros, los mafiosos, los jueces, los testigos, los toreros, los guerrilleros, los comandos
antiguerrilla y tantos otros colombianos que se juegan la vida por cuestión de rutina (LNO: 54).
La narradora central menciona aquí varias actividades y actores que se relacionan
directamente con la lamentable situación socio-económica de la Colombia contemporánea, en
el que las diversas violencias sociales han desempeñado un papel nefasto.
Aunque el objetivo de esta tesis no es hacer una comparación entre la realidad y la
ficción, se evidencia en los comentarios anteriores que en La novia oscura se ficcionalizan
aspectos de la situación histórica de Colombia en las décadas de 1940 y 1990.
3.2. Discurso y poder en La novia oscura y las relaciones de subordinación
económica y sexual entre los personajes
La palabra “discurso” viene originalmente del verbo latín “discurrere” que significa “ir y
venir”, y por tanto implica movimiento, es un trasegar, un viaje, una continua búsqueda en pro
de la verdad. A través de la historia occidental, el término “discurso” ha tenido muchos
significados y, todavía hoy se le adjudica una pluralidad de acepciones. En la presente tesis,
me baso en las definiciones del filósofo e historiador francés Michel Foucault (1926-84) y su
teoría sobre el discurso. Foucault desarrolló nuevas perspectivas en cuanto los conceptos
“discurso” y “poder”. Históricamente, se ha considerado el discurso como un concepto dentro
del campo lingüístico, pero la teoría de Foucault añade nuevos aspectos al término.36 Al
36 Tradicionalmente se ha dividido el concepto “discurso” en dos grupos. Primero la
orientación formal que considera el discurso en términos de “texto” y esta orientación es asociada con
el campo ligüístico. Segundo, la orientación empírica que se concentra en los elementos sociológicos y
45
contrario de la orientación formal y sociológica, Foucault entiende el discurso como un
sistema social de pensamientos, ideas y conocimientos y subraya que el discurso como él lo
define, juega un papel central en la comprensión del mundo (Ashcroft et. Al. 2007: 62). En
otras palabras, un discurso está compuesto según Foucault, por una serie de declaraciones
sobre un objeto de estudio, persona o campo de saber.
Para comprender lo que Foucault define como el discurso es crucial conocer sus
nociones teóricas sobre el poder y la vinculación entre estos dos conceptos. Según Foucault,
el discurso siempre está unido con relaciones de poder. “El discurso transmite, produce y
refuerza el poder; pero también tiene la función de minarlo y exponerlo y revocarlo de manera
frágil así que sería posible evitarlo” (Foucault [1978] 1990: 101, traducción mía). El poder, en
términos de Foucault, rompe con el análisis tradicional y manifiesta que el discurso conecta el
poder con el conocimiento. De manera que las personas que ejercen el poder controlan al
mismo tiempo el conocimiento y también controlan la manera en que se define el
conocimiento. Por consiguiente, los que tienen conocimiento poseen automáticamente el
poder sobre los que no lo tienen (Ashcroft et. Al. 2007: 63). Un detalle importante en la
definición de discurso y poder de Foucault, es que la verdad no es fija, sino que es algo que
crean los seres humanos, es decir, los que tienen el poder crean lo que la sociedad considera
como verdad.
Foucault declara que el poder se encuentra en cualquier lugar y existe en todas las
relaciones interhumanas (Foucault [1978] 1990: 93). Además, Foucault manifiesta que el
poder es central en todas relaciones y que el poder no es algo estable sino un elemento que
circula en todos discursos e instituciones estatales, públicos y comerciales (Foucault [1978]
1990: 94).37 Esto se ve en La novia oscura con la presencia de la “Troco” que es una
institución comercial que ejerce un poder considerable sobre la población en general.
Como ya he mencionado, Foucault declara que el poder circula en todos los lugares,
discursos e instituciones. En Tora, el Estado Colombiano es representado directa e
indirectamente por varios personajes e instituciones, tales como: el ejército, los políticos (el
por tanto la interacción social es lo más importante dentro de esta orientación (McHoul y Grace 1995:
27-29).
37 Para subrayar su argumento de que el poder existe en todas las relaciones, Foucault critica
los análisis contemporáneos sobre el poder, por su enfoque unilateral en la relación opresiva entre un
soberano (normalmente ejemplificado como el Estado) y un sujeto (normalmente ejemplificado como
el individuo). Foucault, por su parte, manifiesta que el poder existe en todas relaciones y que el poder
no necesariamente tiene que ser enlazado con relaciones represivas y opresivas (Foucault [1978] 1990:
94).
46
amante de la prostituta Claire), la Iglesia Católica, la Tropical Oil Company y la clínica
médica (los médicos):
Nunca antes y nunca después se pusieron tan de acuerdo las cuatro instancias del poder, [la
institución de salud pública, el ejército, la iglesia, el partido político conservador y la empresa
norteamericana, la Tropical Oil Company], ni actuaron tan sincronizadamente. Las medidas de
salud pública se dictaban desde el púlpito, la Tropical Oil hacía de consejera matrimonial, la
Cuarta Brigada decidía cuáles debían ser los pilares de la moral y el señor alcalde, representante
en Tora del Directorio Nacional Conservador y copartidario del senador Mariano Ascárraga
Caballero, el ingrato que llevó a la tumba a la bella Claire, era quien señalaba con el dedo a los
que merecían escarmiento y castigo por infringir las leyes éticas, higiénicas, laborales y de
orden público (LNO: 388-9).
La relación entre el ejército, los políticos, la Iglesia Católica, la Tropical Oil Company y el
discurso clínico y el poder ejercido por los representantes políticos de dichas instituciones
sobre las prostitutas es considerable en La novia oscura. La cita anterior refleja la
correspondencia que, según Foucault, existe entre el poder y el conocimiento: las poderosas
instituciones estatales tienen la autoridad de decidir las leyes para el resto de la sociedad:
“infringir las leyes éticas, higiénicas, laborales y de orden público” (LNO: 389).
La clínica médica es una institución de salud del Estado y aquí es el doctor que manda
y tiene el poder, consecuentemente el doctor funciona como un representante del Estado.
Dentro del discurso de la clínica médica se destacan tres categorías de poder que analizaré en
esta sección. Primero, los médicos representan el poder institucional del Estado y este papel
hace que los médicos, como representantes del Estado, se pongan automáticamente en
conflicto con las prostitutas porque ellas son enemigas del Estado por la opresión que ejerce
sobre ellas: “Cada martes por ley, semana tras semana, las prostitutas de La Catunga debían
madrugar a la zona del centro, por la Calle del Comercio, y hacer cola frente al dispensario
antivenéreo para que les renovaran el carné de sanidad” (LNO: 76, cursivas mías). La cita
afirma que el Estado (la ley) exige que las prostitutas se hagan un examen ginecológico con el
médico cada semana para recibir su carnet de salud. Las prostitutas de Tora no pueden
trabajar sin el carnet de sanidad, y para conseguir dicho carnet, necesitan ir donde el médico.
Paradójicamente, el control semanal no es para cuidar la salud de las prostitutas, sino para
exigir que las prostitutas paguen al Estado 50 pesos de “impuesto” por costos de validación de
su carnet de salud. Se entiende entonces, que el Estado aprovecha la posición superior que
tiene hacia las prostitutas para explotarlas económicamente de forma “legal”. El conflicto
entre el Estado y las prostitutas lleva a una actitud antagónica por parte de las prostitutas hacia
los médicos. El personaje Todos los Santos expresa la opresión del Estado así: “-Los del
47
gobierno se echan al bolsillo los cincuenta pesos que cada una paga por la validación” (LNO:
76). Se comprende que las prostitutas se sienten explotadas económicamente por el Estado, y
esto provoca una insurrección en los personajes (las prostitutas) que gritan: “¡Mueran los
funcionarios corruptos!” y “¡Abajo el Estado proxeneta!” (LNO: 80). Las prostitutas saben
que el Estado y sus representantes las explotan y que pueden actuar así porque tienen poder
institucional sobre ellas según la “autoridad legal” (la ley) del Estado.38 Al relacionar la teoría
de Foucault sobre el poder con esta cita y las anteriores se nota claramente que el Estado
ejerce el poder, y en consecuencia, es el actor principal que domina la relación conflictiva
entre las prostitutas y las instituciones estatales.
La segunda categoría de poder dentro del discurso clínico médico articulado en la
novela es el poder profesional que los médicos tienen sobre el cuerpo de las prostitutas y sus
órganos genitales porque son especialistas ginecólogos; un poder que les lleva a examinar sin
protocolo ni de coro profesional a las prostitutas de Tora. En cualquier relación donde uno de
los “participantes” es especialista y el otro no, hay automáticamente una desigualdad entre
ellos. En estas relaciones el “especialista” puede aprovecharse de su posición superior y
explotar al otro. Esto se constata en las relaciones entre las prostitutas y los médicos en La
novia oscura.
La última categoría de poder destacada en el discurso clínico médico está relacionada
con la cuestión de género. Todos los médicos de La novia oscura son hombres y, por tanto,
representan el poder masculino dentro de una sociedad patriarcal. Es decir, la relación entre
los médicos de Tora y las prostitutas no sólo es una relación neutral y profesional entre un
médico y un paciente, sino que representa la relación entre un hombre con prestigio
profesional y una mujer sin prestigio social, (una prostituta en una sociedad patriarcal, en la
que no se respetan a las prostitutas). En la oficina del médico, las prostitutas son obligadas a
desnudarse para que el médico les examine sus órganos genitales. Aunque en la sociedad el
trabajo de las prostitutas consiste en desnudarse y vender su cuerpo a los clientes hombres, la
acción de desnudarse en la clínica ante un médico hombre significa otra cosa que desnudarse
en el burdel. En el prostíbulo la prostituta se desnuda por razones económicas y, de muchas
maneras, ella misma tiene control sobre su cuerpo y su desnudez; mientras que, ante el
38 Paradójicamente, las prostitutas pobres de La novia oscura pagan más al Estado que la
empresa rica, la Tropical Oil Company: “Un investigador francés que vino por esos años hizo
averiguaciones y echó cifras y nos dejó saber que las prostitutas de Tora le pagábamos más al Estado
en controles de salud y en multas, que la Tropical Oil Company en regalías – me cuenta la Machuca-”
(LNO: 83).
48
médico en la clínica, la prostituta tiene que desnudarse por mandato y, por tanto, su cuerpo se
convierte en un objeto de exhibición en el que el médico inescrupuloso obtiene poder sobre el
objeto de su mirada: la prostituta desnuda.
Todas las instancias de poder antes mencionadas tienen conexión y están determinadas
justamente por la posición de superioridad ejercida por los médicos de Tora. Sin embargo, la
novela presenta dos tipos de médicos: los corruptos y los no corruptos.
Primero, el discurso tradicional de la clínica médica de Tora oprime a las prostitutas y
los doctores corruptos que trabajan allí las tratan mal. Es de notar que la mayoría de los
personajes-doctores usan y/o abusan de su posición profesional de médicos y, además,
aprovechan su poder institucional. El personaje Todos los Santos se queja de los médicos
corruptos así: “A la que esté enferma no la curan sino que le cobran el doble por el visto
bueno” (LNO: 76). Lo cual constata que los médicos corruptos no están interesados en hacer
su trabajo profesional que consiste en curar a sus pacientes, sino en usar su posición
profesional para ganar dinero. Hay varias descripciones de los médicos de Tora que no
trabajan profesionalmente y, por tanto, abusan de su poder:
El hombre de la bata manchada le hizo el examen a la vista de todos, con absoluto desinterés,
cigarrillo en boca y sin interrumpir una discusión sobre la legitimidad de las elecciones que
sostenía con un colega alto y desgarbado que tampoco parecía médico, ni siquiera mecánico,
sino jirafa de zoológico (LNO: 78).
Se revela aquí una actitud irrespetuosa por parte de los médicos hacia las prostitutas. El
discurso clínico médico tiene, según Foucault, ciertas reglas éticas y normas profesionales
universales.39 Los médicos presentados en la cita anterior rompen estas normas. Además, se
observa que ellos pueden actuar de esta manera porque representan el conocimiento y este
conocimiento les da “autoridad” para ser irrespetuosos e incurre la corrupción. Las prostitutas,
por su parte, representan lo no admitido o, dicho con otras palabras: “la locura”. 40 En relación
39 Cada disciplina tiene su propio discurso, por ejemplo el discurso en relación con la medicina
utiliza otras declaraciones, expresiones y explicaciones que el discurso literario: “Una disciplina se
define por un ámbito de objetos, un conjunto de métodos, un corpus de proposiciones consideradas
como verdaderas, un juego de reglas y de definiciones, de técnicas y de instrumentos: todo esto
constituye una especie de sistema anónimo a disposición de quien quiera o de quien pueda servirse de
él, sin que su sentido o su validez estén ligados a aquel que se ha concentrado con ser el inventor”
(Foucault [1970] 1992: 18). De esta manera se puede manifestar que cada disciplina tiene ciertas
reglas que a su vez deciden como uno puede expresarse dentro de su respectivo campo.
40 En su obra El orden del discurso (1970) Foucault define lo admitido como la “razón” (o la
“verdad”), mientras que lo no admitido lo define como la “locura”: “Existe en nuestra sociedad otro
principio de exclusión: no se trata ya de una prohibición sino de una separación y un rechazo. Pienso
en la oposición razón y locura. Desde la más alejada Edad Media, el loco es aquél cuyo discurso no
puede circular como el de los otros: llega a suceder que su palabra es considerada como nula y sin
49
al género, los médicos corruptos de Tora abusan del poder masculino en su ejercicio
profesional con las prostitutas. Un ejemplo evidente en la novela es este: “Déjela que insulte,
doña –dijo el médico con voz tan brusca que las de afuera alcanzaron a escuchar-. La próxima
vez esta mocosa va a tener que chupármela para que le haga el favor de expedirle el carné”
(LNO: 79). Se ve claramente en la cita anterior que el médico abusa tanto de su poder
institucional como profesional y, sobre todo, de su poder masculino en cuanto que usa un
lenguaje machista y vulgar que subordina a la mujer no sólo en cuanto a género sexual, sino
también en cuanto a su situación socio-económica inferior. Estos médicos corruptos usan su
posición profesional para amenazar a las prostitutas. Además, se aprovechan de su posición de
hombres y como profesionales en una sociedad patriarcal que los pone en una posición/
jerarquía superior a la de la mujer.
Como mencioné anteriormente, la novela describe dos tipos de médicos: los corruptos
y los no corruptos. El doctor Antonio María Flórez es un médico no corrupto, cuyo proceder
profesional con las prostitutas es totalmente ética. En efecto, con la llegada del nuevo doctor
(Dr. Flórez), se nota un cambio en la manera de ejercer el poder y tratar a las prostitutas como
pacientes. De hecho, el nuevo doctor rompe con el discurso clínico tradicional y construye
otro: “le dedicó la totalidad de sus horas a ayudar y consolar a las mujeres pringadas
[infectadas] por la enfermedad” (LNO: 200). El nuevo doctor tiene una actitud diferente a sus
predecesores (los corruptos): ya que quiere ayudar a las prostitutas, no abusar de ellas
sexualmente ni explotarlas económicamente.
En relación al poder institucional, el doctor Flórez es como sus predecesores:
representante del Estado, ya que trabaja para una institución estatal. Es decir, él mantiene el
poder institucional, no obstante, al contrario de los médicos anteriores de Tora, actúa
profesionalmente y establece nuevas normas éticas en los exámenes clínicos que hace a las
prostitutas. Lo más importante es que trata a las prostitutas como seres humanos y pacientes
normales y no como prostitutas, ni objetos sexuales. Al analizar el poder profesional (el
conocimiento), es importante notar, primero, que el doctor Flórez tiene la misma potestad que
los médicos corruptos porque su oficio le da poder profesional. Sin embargo, en el caso del
Doctor Flórez se puede observar que éste ejerce poder no para obtener dominio sobre otros,
valor, no conteniendo ni verdad ni importancia, no pudiendo testimoniar ante la justicia, no pudiendo
autentificar una partida o un contrato, no pudiendo ni siquiera, en el sacrificio de la misa, permitir la
transubstanciación y hacer del pan un cuerpo; en cambio suele ocurrir también que se le confiere,
opuestamente a cualquier otra, extraños poderes, como el de enunciar una verdad oculta, el de predecir
el porvenir, el de ver en su plena ingenuidad lo que la sabiduría de los otros no puede percibir”
(Foucault [1970] 1992: 6).
50
sino todo lo contrario, para servir al pueblo y a sus clientes vulnerables: las prostitutas de La
Catunga que ocupan la periferia social. En fin, en referencia al poder en relación al género, el
doctor Flórez tiene y ejerce también el poder masculino que la sociedad patriarcal le otorga,
pero el nuevo doctor elige no usar este tipo de poder para su propio beneficio.
En La novia oscura se nota que cambiar el discurso profesional y patriarcaltradicional, como el que el Dr. Flórez introduce en la clínica de Tora lleva tiempo por lo que
el doctor tiene que ganarse pacientemente la confianza de las prostitutas. Foucault declara que
existe una reciprocidad entre el discurso y el contexto donde son articulados los discursos. En
el caso de la clínica de Tora y del tratamiento clínico que reciben las prostitutas, se evidencia
una relación asimétrica, ya que las prostitutas están acostumbradas a aceptar que el discurso
patriarcal clínico se caracterice por el tratamiento abusivo por parte de los doctores, pero el
nuevo doctor crea otro discurso con características humanas y respetuosas. Sin embargo,
cuando el nuevo doctor viene a Tora, las prostitutas transfieren automáticamente sus
expectativas y prejuicios a él, basándose en las experiencias de los doctores anteriores:
Recién llegado, el doctor Antonio María fue objeto de un tratamiento similar. Las chicas,
convencidas de que también él venía a hacer fortuna montando su negocio de irrespeto y
extorsión, lo recibieron desde la primera noche desgraciando la puerta de su vivienda con la
sombra fétida de un gato ahorcado, con lo cual no lograron espantarlo, ni tampoco con la
campaña de mala lengua que le regó por el pueblo fama de cacorro, de chulavita, de ateo, de
proxeneta (LNO: 197-8).
Pese a la mala acogida que tuvo en Tora, poco a poco el doctor Flórez gana la confianza de
las prostitutas y de esta manera cambia el discurso de la clínica médica a un discurso
profesional y humano. Concretamente se ve el cambio dentro de las acciones y declaraciones
de Sayonara: “-Tienes que volver a Tora, Fideo, a que te trate el doctor Antonio María, antes
de que te maten las dolencias de la sangre” (LNO: 365). La cita muestra como el doctor,
después de muchos años, ha ganado la confianza de las prostitutas. “Dejo a mi enferma en
buenas manos” (LNO: 384). Se nota aquí que Sayonara, que antes no confiaba en ningún
doctor, ahora confía en el doctor Flórez.
El siguiente extracto de la novela servirá para resumir la posición de poder que tiene el
médico de Tora y la diferencia entre el doctor Flórez y sus predecesores:
Cuando vio el estado crítico de las instalaciones que debían servirle de consultorio, en vez de
perder el tiempo solicitando ayuda oficial o presentando reclamos burocráticos, se dio a la tarea
de reconstruir el lugar ladrillo a ladrillo con sus propias manos para poner en marcha lo antes
posible el plan que traía diseñado en la cabeza, que pasaba por eliminar el mecanismo coercitivo
del carné –derogado de facto por el mujerío soliviantado– para sustituirlo por la atención
51
médica gratuita y voluntaria a las prostitutas. Había venido a Tora en reemplazo de los
anteriores farsantes de bata blanca (LNO: 197, cursivas mías).
A través de la cita se observan varios aspectos de la personalidad y la motivación profesional
del doctor Flórez. Primero, él viene a Tora con la intención de mejorar el servicio de salud
para el pueblo, y, especialmente, para las prostitutas. Segundo, su motivación profesional es
tan grande que el doctor decide usar toda su fuerza para realizar su sueño de ayuda
profesional a los que la necesiten.
En fin, el ejemplo de la clínica de Tora sirve para ilustrar que un discurso se puede
cambiar cuando se añaden nuevas perspectivas y actitudes en el ejercicio del conocimiento
profesional. En este caso se evidencia una correlación inseparable entre el discurso y la
praxis, entre el juramento hipocrático de ayuda médica incondicional y lo netamente fáctico y
político.
Las relaciones entre las prostitutas y los clientes en La novia oscura
En una relación entre una prostituta y un hombre-cliente se ejercen, en general, varios tipos de
poder, en esta sección me concentro en el estudio del aspecto económico y sexual de dicha
relación y trato de dar respuesta a las siguientes preguntas: ¿Quién ejerce el poder económico
y sexual en la relación entre la prostituta y el cliente en La novia oscura? ¿Cómo influye el
poder económico y sexual en la relación y el comportamiento de los personajes en La novia
oscura? ¿Se oprime a las prostitutas de La novia oscura?
La visión tradicional define la relación entre una prostituta y su cliente como una
relación donde la prostituta es una víctima que está subordinada sexual y económicamente al
cliente. Sin embargo, es necesario analizar comparativamente los datos sobre el ejercicio de la
prostitución representados ficcionalmente en La novia oscura y el ejercicio de la prostitución
como un fenómeno social y real para llegar a una respuesta excepcional. Ada Trifio hizo una
investigación en 2010 sobre la prostitución en Colombia y en esta investigación menciona
también la posición general de la prostituta en una sociedad patriarcal: “La mayor parte del
feminismo tradicionalmente ha considerado- y sigue considerando -el fenómeno [la
prostitución] como la expresión más extrema de la subordinación de las mujeres en una
sociedad patriarcal, mirando las prostitutas como víctimas y objetos de placer de los hombres”
(Trifio 2010: sin paginación). Ada Trifio confirma la percepción estereotípica que se tiene
sobre la situación de las prostitutas en una sociedad patriarcal: son subordinadas y se
consideran víctimas.
52
Sayonara es presentada en la novela como una prostituta mítica que todos los hombres
desean y ella tiene una posición de poder en relación a los hombres que ninguna de las otras
prostitutas de La Catunga tiene. Dicha situación de poder se puede observar a través de lo que
expresa Todos los Santos sobre los clientes de Sayonara:
Los tratas como a fantasmas [...] Al señor Manrique, que no paraba de halagarla con las
solicitudes y lisonjas de su amor senil, Sayonara en un descuido le quemó el terno azul oscuro,
cierta vez que él le pidió que se lo alisara con la plancha. A un ingeniero de la Troco que esperó
una tarde entera sin moverse de su sitio para tener la oportunidad de estar con ella, lo despachó
sin consideración con el argumento de que estaba fatigada; a un hacendado rico que la admiraba
hasta el sufrimiento, le echaba en cara en público sus tierras conquistadas a punta de bala;
Devuélvase para su casa, don Tomasito, o lo acuso con su esposa, se burlaba de un hombre
casado que se le acercaba con sigilo para no despertar sospechas (LNO: 240-1).
En la cita anterior no se presenta la visión tradicional sobre la prostitución, en la que el cliente
“domina” a la prostituta y tiene una posición superior a ella, sino que se revela lo opuesto: la
prostituta, Sayonara, tiene y ejerce poder sobre sus clientes; ella es la que decide cuándo,
dónde y con quién va a tener relaciones sexuales, a tal punto que puede darse el lujo de que
los hombres la esperen por horas para estar con ella unos minutos. En la cita se mencionan
tres diferentes hombres que Sayonara rechaza y trata con displicencia; situación anormal en el
mundo tradicional prostibulario. En el contexto presentado en la cita anterior Sayonara tiene
no sólo el poder sexual, sino también el poder económico. Sayonara ejerce los dos tipos de
poder porque es ella que manda y toma las decisiones, lo que el hombre quiere no le importa a
ella. Además hay otro aspecto interesante, Sayonara no sólo rechaza a sus clientes, sino que
los humilla en público, lo cual implica una acción que no sólo rompe con las normas
tradicionales en la relación entre un cliente y una prostituta, sino con las normas de la mujer
tradicional en una sociedad patriarcal. Sin embargo, el comportamiento de Sayonara no es
representativo de la mayoría de las prostitutas de Tora. Se nota que Todos los Santos se
preocupa por el comportamiento de Sayonara y le recrimina que no respete a los clientes
como se espera de una prostituta que sigue las normas tradicionales: “-Se te olvida que no
eres una niña mimada sino una mujer pública, y que tienes la obligación de prestar tus
servicios con cortesía y con criterio profesional –le repetía Todos los Santos” (LNO: 241,
cursivas mías).
Hay varias escenas de la novela donde Sayonara rechaza a los hombres y, por tanto,
rompe con las normas de género (superioridad masculina versus inferioridad femenina)
vigentes en una sociedad patriarcal: “Hoy no estoy para nadie. Otro día con mucho gusto”
(LNO: 310). En la afirmación anterior de Sayonara se ve quien manda y tiene el poder sexual,
53
no es el cliente sino la mujer-prostituta. Se puede argumentar adicionalmente que ella tiene el
poder económico porque rechaza el dinero que el cliente le ofrece.
La siguiente cita manifiesta la posición particular de superioridad de Sayonara, y,
sobre todo, su capacidad de subordinar a los hombres, pese a que es prostituta y se espera de
ella la obediencia y subordinación: “Sayonara, a quien todos regresaban, a quien ningún
hombre abandonaba ni dejaba de amar, ella que supo querer a muchos, alegrarse en muchos,
encontrarse en muchos; ella, la bienamada, tenía sin embargo una infelicidad: su incapacidad
de rendirse ante la bendición de un solo amor” (LNO: 270-1). Aparte de reiterarse que
Sayonara ejerce un poder sexual y, a veces, también un poder económico sobre los hombres
se nota que los hombres se rinden completamente ante ella mientras que ella es incapaz de
rendirse ante un solo amor. Este último aspecto confirma también la posición poderosa de
Sayonara ante sus clientes.
Como se ha visto a través de las citas anteriores, Sayonara tiene indudablemente una
posición única en Tora y su comportamiento frente a los clientes es también excepcional: la
mayoría de las otras prostitutas trabajan teniendo presente el lema de La Catunga en su mente:
“ellos pagan por sentir y nosotras cobramos por no sentir” (LNO: 269). En dicho lema
profesional se puede percibir que el cliente posee el poder económico porque tiene el dinero
para poder comprar servicios sexuales, mientras que la prostituta ejerce el poder sexual
porque es ella que ofrece su cuerpo. El lema revela además la paradoja existente en la relación
entre los dos, el cliente paga por sentir; mientras que la prostituta recibe dinero por no sentir.
Otro aspecto notable de la consigna es que el objeto central de la relación es, indudablemente,
el cuerpo de la prostituta. El cliente usa el cuerpo femenino para obtener satisfacción sexual,
es decir cosifica a la mujer económica y sexualmente y ella, por su parte, usa su cuerpo (se
cosifica a sí misma) para conseguir dinero. Este aspecto refleja también la cultura patriarcal y
confirma la subordinación de la mujer de tal manera que el cuerpo femenino se convierte en
un objeto sexual, por parte del hombre, y un instrumento para ganar dinero, por parte de la
mujer.
Es relevante observar en La novia oscura que lo más importante en la relación entre el
cliente y la prostituta es el cuerpo femenino, y todo depende de ese cuerpo. La importancia
que adquiere el cuerpo femenino revela que el discurso patriarcal ejerce el poder y, rige el
conocimiento. Todos los Santos confirma que las prostitutas para conseguir dinero venden su
cuerpo como si se tratara de un trabajo normal:
54
-¿En qué pensaba usted mientras tanto? – le pregunto a Todos Los Santos-. Quiero decir,
mientras estaba con alguno de ellos... -Hacía cuentas. Pensaba en el dinero que me iban a dar y
calculaba para cuánto me alcanzaría, según el precio de la papa, del plátano, del alquiler. Como
le digo, mientras el hombre hacía lo suyo, yo hacía cuentas (LNO: 137).
En la cita anterior se confirma que el cliente y la prostituta tienen necesidades y motivaciones
completamente diferentes: es decir, el cliente quiere satisfacción sexual, mientras que la
prostituta hace su trabajo simplemente para ganar dinero. El espacio, en este caso, el burdel,
como se estudiará en el capítulo cuatro, determina que la relación entre el cliente y la
prostituta es una relación donde el hombre tiene el poder económico y de esta manera ejerce
su supremacía económica.
Con el fin de demostrar la complejidad de la vida y la personalidad de las prostitutas
representadas en La novia oscura, citaré el siguiente comentario de la novela: “¡-Llegaron los
peludooooos! –se ríe Todos los Santos mostrando los dientes que ya no tiene-. Es verdad, ése
era el grito de guerra. Rudos y peludos, así nos gustaban, y cuando los veíamos venir
gritábamos también: ¡Ya llegó el billete!” (LNO: 12). En esta cita hay varios elementos
interesantes. Primero, revela que aunque las prostitutas tienen relaciones sexuales con
hombres por razones económicas, ellas eligen, como todas las mujeres, ciertas características
que prefieren en un hombre, por lo que la cita disminuye la percepción de que las prostitutas
representadas ficcionalmente aquí son víctimas. Paralelamente, la exclamación: “¡Ya llegó el
billete!” revela la dimensión económica positiva por parte de las prostitutas en relación con el
cliente. Es decir, la presencia de los obreros petroleros en los prostíbulos de La Catunga
significa para las prostitutas que ya llega el sueldo, tal dimensión económica revela que el
hombre-cliente tiene un poder económico sobre la prostituta porque el sueldo de ella depende
del cliente-petrolero.
Aunque hay muchos ejemplos de la novela donde la prostituta ejerce un poder sexual
sobre su cliente, también aparecen notables excepciones en las que el hombre ejerce su poder
sexual sobre las prostitutas. En el caso de la protagonista Sayonara, se observa que su relación
con el Payanés es diferente que las otras relaciones que ella tiene con sus clientes: con el
Payanés, Sayonara mezcla el trabajo con sus sentimientos y, por eso, se comporta diferente:
“¿Te quedarás conmigo esta noche?” (LNO: 156) le pregunta ella a él. Normalmente el
hombre pregunta a Sayonara si ella se quedaría con él, pero, en esta ocasión, es Sayonara, la
mujer-prostituta que quiere que el Payanés, su hombre amado, se quede con ella. Con esa
pregunta Sayonara pierde automáticamente su poder sexual porque ya no tiene el control y el
dominio sobre su cliente. Más tarde en la misma escena, el Payanés sigue ejerciendo el poder
55
y el control sexual, como lo demuestra este diálogo entre Sayonara y el Payanés: “-¿Cuándo
vuelves a bajar a Tora? -El último viernes del mes entrante, si Dios quiere. -¿Vendrás a
buscarme? -Está bien. Pero ese día lo dejas para mí solo. Me juras que por ese único día no
habrá más hombres” (LNO: 156). En el diálogo citado se nota que el Payanés es la persona
que manda y ejerce el poder en esta relación. Sayonara, por su parte, acepta y obedece todo lo
que él dice. Normalmente, Sayonara es la que pone condiciones a los hombres, pero, en este
caso, es el Payanés el que ejerce el control y el poder sexual, decidiendo lo que Sayonara debe
hacer para que él cumpla con su palabra. El Payanés ratifica su posición de superioridad en la
relación con Sayonara, cuando rechaza la oferta de Sayonara de que se juren un amor eterno:
“El último viernes de cada mes, eso había acordado desde el principio y eso estaba dispuesto a
cumplir hasta el final. Pero no más” (LNO: 312). De todos modos, la relación entre el Payanés
y Sayonara es probablemente el único ejemplo de la novela donde Sayonara no ejerce el poder
sexual sobre los hombres.
La relación entre la prostituta Claire y el político Mariano constituye otra excepción
notable de La novia oscura, donde la prostituta pierde su dominio sexual porque se enamora
de su cliente. La prostituta francesa Claire abandonó su patria para seguir al colombiano
Mariano que le había prometido matrimonio, pero cuando ella llegó a Colombia él no cumplió
su promesa, sino que se casó con otra mujer y por despecho y necesidad Claire empezó a
trabajar como prostituta en La Catunga (LNO: 112). Como consecuencia del rechazo de
Mariano, Claire se suicidó. En esta relación es evidente que Mariano ejerce el poder sexual,
pero otro aspecto notable en dicha relación es la posición económica de Claire: “Claire era de
las que más ganaban con su trabajo, ahorraba lo que ganaba y había llegado a ser una mujer
rica” (LNO: 112). ¿Cómo es que una mujer rica (vale preguntarse) todavía trabaja como
prostituta? Y, además ¿pueda ser una víctima? Si se sintiera como víctima, probablemente
habría terminado de trabajar en el comercio sexual como prostituta, ya que ha obtenido
recursos económicos que le permiten abandonar su oficio. Mariano es el que tiene el poder
sexual, pero es más difícil determinar quien tiene el poder económico en esta relación. “Era
Claire la que le enviaba dinero a Mariano a la capital como aporte para sus campañas
electorales, porque él era político de profesión” (LNO: 113). Como se observa en la cita,
Claire apoyaba económicamente a Mariano, pero como este factor no influye directamente en
la relación “prostituta-cliente” entre ellos, no se puede decir que Claire ejerce el poder
económico. Dicho con otras palabras, su apoyo económico no significa que Mariano tenga
una posición subordinada a ella sino que él no ejerce un poder económico sobre ella. Es decir,
en la relación entre Mariano y Claire no hay asimetría económica como se ha visto en las
56
otras relaciones representadas en la novela entre las prostitutas y sus clientes.
De modo semejante, el Piruetas es uno de los hombres de La novia oscura que se
distingue de los demás porque todas las prostitutas de La Catunga tienen relaciones sexuales
con él, sin cobrarle nada:
Ninguna de ellas, ni siquiera Todos los Santos, era inmune a los encantos difíciles del Piruetas,
quien entraba y salía de sus vidas con ágiles quites de bailarín [...] –No soy quién para prohibirle
a la muchacha el trato con el Piruetas –siguió diciendo Todos los Santos-. Ustedes saben que
durante años ha entrado y salido de mi cama a su antojo. Sobre todas nosotras extiende sus
asedios y tarde o temprano a ella también habrá de rasgarle la blusa con esas uñas afeminadas
que tiene, diamantadas con esmalte (LNO: 60-61).
Se nota como la relación entre el Piruetas y las prostitutas es completamente diferente a las
relaciones que las prostitutas de La Catunga tienen con sus otros clientes. Primero, porque son
las prostitutas que quieren estar con el Piruetas, y no lo opuesto. Segundo, porque las
prostitutas no le cobran nada por estar con ellas. Se observa entonces, que en las relaciones
entre el Piruetas y las prostitutas es el hombre, es decir, el Piruetas, que ejerce el poder sexual.
El poder económico no juega un papel central aquí porque el Piruetas no paga, ni es pagado
por tener relaciones sexuales con ellas.
3.3. La empresa norteamericana Tropical Oil Company y el poder
institucional
Anteriormente he mencionado que hay varios actores poderosos que representan directa o
indirectamente al Estado colombiano en La novia oscura. Tropical Oil Company es ante todo
una empresa petrolera norteamericana, pero es también una institución económicamente
poderosa en la sociedad presentada en la novela: no sólo influye en la vida de los obreros
petroleros, sino también en la vida de las prostitutas. El personaje Frank Brasco comenta la
conexión entre la “Troco” y el Estado colombiano presentado en la novela: “Había conmigo
unas quince personas durmiendo allí mientras afuera la amenaza acechaba, porque la empresa
y el gobierno, que habían reventado la huelga por la fuerza, se ensañaban y seguían
persiguiendo culpables” (LNO: 109, cursivas mías). La colaboración estrecha entre la “Troco”
y el Estado es evidente en este comentario del ingeniero norteamericano.41
41 Todos los Santos comenta la conexión entre la empresa norteamericana y el Estado
colombiano presentado en la novela en una conversación con la narradora central: “Pamplinas – me
responde-. Lo único que interesa al respecto es que en este pueblo chapoteamos entre nuestra propia
57
La huelga del arroz constituye, como ya se ha mencionado, un hecho central en la
novela. Un efecto social de la huelga es que la “Troco”, junto con las otras instituciones
estatales (el ejército, los políticos y la Iglesia Católica), decide destruir el barrio prostibulario
de La Catunga para reemplazarlo por un barrio respetable, llamado La Constancia: “Uno de
los ejes de esa estrategia a cuatro bandas [el ejército, los políticos, la Iglesia Católica y la
“Troco”] fue la manguala para limpiar la zona roja hasta dejarla llana [...] Afirmaban que
querían acabar con el puterío” (LNO: 389, cursivas mías). Se observa que la “Troco” y las
otras instituciones poderosas ejercen un poder considerable en la sociedad y,
consecuentemente, en la vida de las prostitutas. Un detalle notable de la cita anterior es el uso
de la palabra coloquial colombiana: “manguala” que, según el diccionario de la lengua
española, RAE significa: “confabulación con fines ilícitos”.42 Se ve entonces que la narradora
central articula en su relato una fuerte crítica a las instituciones estatales opresoras que se
conectan: “a cuatro bandas”, para oprimir a los obreros petroleros y a las prostitutas.
En La novia oscura se narra que cuando la “Troco” se instaló en Tora, se establecieron
algunos prostibularios para poder satisfacer los deseos sexuales de sus trabajadores. No
obstante, después de la huelga, la “Troco” introduce otras normas de comportamiento para sus
trabajadores: ofrece casa y otros beneficios a sus empleados, pero no sin condiciones, sus
“regalías” funcionan de muchas maneras como un instrumento de dominio sobre los obreros
petroleros:
Pero si los obreros contaban con el descontento para unir a la masa, la empresa [la “Troco”]
sabía utilizar el contentillo para dividirla, y empezó a prometer ascensos, bonificaciones y
privilegios para aquellos que retornaran a sus puestos de trabajo desconociendo la autoridad
sindical. 'Casa gratuita para el trabajador que forme una familia', prometía uno de los volantes
que hizo circular la Troco para promover la modernización, la moralización y el regreso a la
normalidad [...] –A raíz de la virulencia de la huelga [...] la empresa entró a reconsiderar su
concepción. Cayó en cuenta de que tener hombres desarraigados y hacinados en barracas [...] y
con una puta por único amor, o sea con mucho por ganar y nada por perder, era echarse encima
mierda porque ni las autoridades ni la empresa petrolera han sido capaces de construir alcantarillado”
(LNO: 362). Hay dos aspectos importantes en esta cita, primero, el personaje Todos los Santos
responsabiliza a la “Troco”, eximiendo el Estado de tomar responsabilidad en subsanar las necesidades
básicas de que carecen en el pueblo. Esto subraya el importante papel que tiene la “Troco” en la
sociedad colombiana representada en La novia oscura. Segundo, se nota la actitud negativa que tiene
Todos los Santos hacia la “Troco” y el Estado (aquí es importante tener en cuenta que Todos los
Santos habla, pero es la narradora central de La novia oscura que escribe el relato y es ella quien pone
énfasis en las afirmaciones de los personajes). La narradora central conecta también el Estado y la
“Troco” cuando describe la posición de Todos los Santos en La Catunga: “Fue temida y reconocida
como pionera y fundadora del barrio de La Catunga, defensora de los derechos de las muchachas
contra la Troco y su lugarteniente el Estado colombiano” (LNO: 23, cursivas mías).
42 http://www.buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=manguala, acceso 10
de marzo, 2011.
58
enemigos encarnizados e imposibles de manejar. En cambio un hombre con casa, esposa e hijos,
al que la empresa le ayudara a sostener esa desmedida carga, se la piensa dos veces antes de
arriesgar su trabajo para lanzarse a luchar [en huelgas]. Al menos eso pensó la Tropical Oil
Company: que ya era hora de modernizar su estructura para mejor controlar al personal
indómito que mantenía enjaulado en los campos petroleros” (LNO: 301-2, cursivas mías).
La “Troco” ofrece casas a sus trabajadores, no con el intento de ayudarlos o mejorar sus
condiciones de vida, sino para aumentar sus propios beneficios y, sobre todo, para poner a los
obreros petroleros en una posición de dependencia económica y obediencia laboral que les
impida lanzarse a una nueva huelga en contra la compañía. Además, se observa en la cita la
crítica de la narradora central hacia el capitalismo y los efectos negativos que las empresas
norteamericanas y multinacionales han tenido ayer y hoy en Colombia. Sin duda, la
presentación narrativa de la Tropical Oil Company funciona como una crítica al capitalismo
norteamericano. Se puede afirmar que la compañía petrolera simboliza a los Estados Unidos y
su intervención tanto en la industria como en la cultura de la sociedad colombiana presentada
en la novela. Aún más: plantea narrativamente cómo algunos grupos de la sociedad
colombiana han sido afectados negativamente por el poder económico de compañías
extranjeras.
La nueva política obrero-familiar de la “Troco”, instituida después de la huelga del
arroz, significó para las prostitutas el abandono de la prostitución y su exigencia a casarse con
los obreros. Cuando Todos los Santos habla de la nueva realidad de las prostitutas que se han
casado, ella confirma otra vez la conexión entre el poder y lo que la sociedad considera como
la “verdad”: “[las esposas] compran carne barata en el comisariato con un carné que las
acredita como familia legítima de obrero de la empresa” (LNO: 393). La “Troco” tiene la
potestad de poder definir lo que es considerado como familia legítima y no es el Estado ni la
sociedad que tiene y ejerce dicho poder judicial. 43
A través de las citas y comentarios anteriores, se observa cómo los grupos
económicamente poderosos de una sociedad; los grupos que tienen el poder adquisitivo,
43 Foucault manifiesta que los que tienen el poder rigen también sobre lo que la sociedad
considera como la verdad. Otro ejemplo concreto de dicha correspondencia entre el poder y la verdad
se ve cuando Sayonara y la Fideo regresan a Tora y notan como se ha cambiado la ciudad: “Y
entonces, otra vez, los lugares conocidos espejaron con visos de irrealidad, cuando al lado de la
carretera fueron apareciendo, una tras otra y a cada tanto, enormes vallas publicitarias en las cuales la
empresa [Tropical Oil Company], mediante slogans, pretendía motivar a los trabajadores, o a la
población masculina en general, a dejar atrás los riesgos de la vida errante y de los amores ilícitos para
formar una familia con todas las de la ley. Hombre sin hogar, aseguraba la sabiduría en forma de
letrero, es como santo sin manto, como ave sin nido, como nido sin ave, como casa sin techo, como
techo sin casa, como testa sin sombrero o viceversa: todas cosas desamparadas, indeseables e
incompletas” (LNO: 380). Se observa como la empresa poderosa ajusta la verdad (o la sabiduría)
según sus propias necesidades y beneficios.
59
tienen la autoridad de decidir las normas de comportamiento para el resto de la sociedad. Es
decir, cómo los que ostentan el poder económico y político pueden ajustar dichas normas a
sus propias necesidades. Además, la desigualdad entre los que tienen el poder y los que no lo
tienen es considerable.
3.4. Resumen
En este capítulo he intentado analizar el discurso y el poder en La novia oscura, basándome
en la teoría de Michel Foucault, quien considera que el discurso se refiere y conecta un
sistema social de pensamientos, ideas y conocimientos, planteando que cada disciplina define
lo que es admitido o no, dentro de cada campo de saber: la autoridad, la unidad y la
autonomía de las disciplinas.
En el análisis presenté los actores poderosos que aparecen en La novia oscura: el
Estado colombiano, el ejército, los políticos, la Iglesia Católica, la empresa norteamericana, la
Tropical Oil Company y la disciplina y práctica clínica médica. A través de citas y
comentarios anteriores demostré que las instituciones ejercen, de diferentes maneras, poder y
supremacía sobre la población presentada en la novela, y, especialmente sobre las prostitutas.
Conclusión preliminar a la que llegué, después de analizar detalladamente el discurso clínico
de la novela y las formas en que el Estado, sus instituciones, los doctores y los políticos
ejercen y abusan de su poder.
Además, estudié las relaciones entre las prostitutas y los clientes de La novia oscura,
concentrándome en el poder sexual y el poder económico. Demostré que no hay un esquema
fijo para todas estas relaciones, sino que existen diferencias y matices en el ejercicio de poder
y su obediencia por parte de los subordinados. Sin embargo, debo reiterar que en la mayoría
de las relaciones que se dan en La novia oscura, es la prostituta que tiene el poder sexual,
mientras que el cliente ejerce el poder económico. De todos modos, tanto el cliente como la
prostituta dependen de los servicios del otro, por tanto, se puede concluir que entre ellos dos
existe una relación dependiente, y que las prostitutas en La novia oscura no necesariamente
son oprimidas.
60
Capítulo 4. Los espacios literarios en La novia oscura
El espacio vital y ficcional es un elemento de suma importancia tanto en la vida real como en
la literatura. Sin embargo, como ya he comentado en la introducción (véase página 13), la
investigación y la crítica literaria sobre el espacio, en general y, en los estudios sobre La novia
oscura, en particular, ha sido menor si se compara con la investigación de otros elementos
narrativos como el tiempo, la focalización y los personajes. No hay duda de que todas las
acciones suceden en un lugar, por eso es necesario preguntarse ¿dónde pasó la acción? y no
sólo ¿qué pasó? o ¿por qué pasó? El espacio donde sucede la acción puede tener gran
influencia en la actuación de los personajes novelescos, los cuales, como las personas reales,
se comportan de modo diferente si hablan en su propia cocina o en una reunión en la oficina
de su jefe. El espacio, como se verá, es un elemento predominante en La novia oscura, ya que
muchas de las acciones no hubieran pasado si hubieran ocurrido en otro lugar, es decir, el
espacio influye en la acción y en la actuación física y mental de los personajes.
4.1. El espacio geográfico como referente ficcional en La novia oscura
En el análisis del espacio es importante primero determinar el lugar geográfico donde se
desarrolló la acción de la novela, para poder discernir los aspectos más singulares y especiales
que enmarcan un período histórico determinado.
Descripción o, más acertadamente, topografía es la denominación convencional del discurso del
espacio. A través de ella el relato se dota de una geografía, una localización para la acción
narrativa (e indirectamente, una justificación para la conducta del personaje, a cuya
caracterización contribuye de forma decisiva en no pocos casos) (Domínguez 2007: 218).
En La novia oscura se puede delimitar el espacio nacional a Colombia, que es el país
representado en la novela, y donde actúan todos los protagonistas de la historia y de la
narración.44 Sin embargo, la conciencia e identidad nacional varía entre los personajes
ficcionales de La novia oscura. Por un lado, está la narradora central que, sin duda, tiene una
identidad colombiana fuerte, dado que en varias ocasiones menciona su nacionalidad y,
además, expresa opiniones políticas y hace referencias históricas en su relato a su país natal:
“Como colombiana que soy sé que registro un mundo que permanece en combustión” (LNO:
44 Una excepción son los personajes de La novia oscura, Frank Brasco y la narradora central: el
primero se muda a los Estados Unidos y el segundo lo sigue allí para entrevistarlo en lo narrado.
61
282). La cita anterior contiene una referencia a la situación violenta de Colombia y una crítica
indirecta a la situación social conflictiva del país. Adicionalmente, la narradora central
autorepresenta su nacionalidad así: “En este país marcado por la violencia hemos aprendido
que a un niño que presencia la muerte atroz de sus familiares puede sucederle una de dos
cosas, o las dos a la vez: o se carboniza o se ilumina” (LNO: 247). Ella no sólo se declara
colombiana, sino que además, varias veces, expresa directa o indirectamente argumentos
políticos sobre su país desde donde crítica a los Estados Unidos que en su opinión narrativa
han explotado a través de la historia a los colombianos. Por otro lado, parece que la
protagonista, Sayonara, por su parte, no se identifica tan intensamente con su patria,
Colombia, como lo hace la narradora central.
La mayor parte de la novela La novia oscura tiene lugar en Tora, una ciudad ficticia
que se ubica en la selva en el norte de Colombia, que como se informó puede representar
ficcionalmente a la ciudad real colombiana de Barrancabermeja, situada precisamente en el
departamento de Santander del Norte en Colombia. Por consiguiente, se puede considerar a
Colombia y a Tora como macroespacios geográficos y dentro de estos macroespacios hay
varios microespacios. Primero, el barrio prostibulario La Catunga que probablemente es el
microespacio más importante de la novela, dado que dicho lugar es donde viven las prostitutas
y, sobre todo, donde ejercen su oficio. Otro microespacio de gran interés es el campo 26,
donde trabajan los obreros petroleros de la empresa estadounidense Tropical Oil Company.
Finalmente, es necesario mencionar la casa de Todos los Santos, el tercer microespacio y el
lugar donde las prostitutas se reúnen para charlar sobre la vida o cualquier cosa importante o
insignificante. Todos estos tres microespacios simbolizan diferentes aspectos de la realidad
colombiana ficcionalizada en la novela y dotan a los personajes con diferentes significados.
Paralelamente, un espacio geográfico recurrente en La novia oscura es el Río
Magdalena, el principal río de Colombia. Muchos de los eventos importantes de la novela
tienen lugar en las vegas de ese río, por ejemplo, la niña que se convertirá en Sayonara llega a
Tora por el río, Sacramento parte de Tora por el río a buscar trabajo, y en la vega del río,
Sayonara y el Payanés hacen el amor por primera vez, siendo también a la orilla del río donde
durante toda la novela, tienen y desean tener sus citas amorosas.
62
4.2. El espacio económico y sexual: los microespacios La Catunga y el
Campo 26
Los microespacios La Catunga y el Campo 26 tienen una conexión importante en La novia
oscura. Son los espacios que definen la ciudad Tora y que estructuran la sociedad y
conforman a los personajes:
Por ese entonces a la ciudad de Tora la distinguían en las vastedades del mundo de afuera como
la ciudad de las tres pes, Putas, Plata y Petróleo. Petróleo, plata y putas. Cuatro pes, en realidad,
si acordamos que también era Paraíso en medio de tierras asoladas por el hambre. ¿Los amos y
las señoras de este imperio? Los petroleros y las prostitutas (LNO: 12).
Se describe aquí la ciudad de Tora, según sus cuatro características: putas, plata, petróleo y
paraíso, lo que constata que: “El espacio nunca es indiferente para el personaje. Las más de
las veces el espacio funciona como metonimia o metáfora del personaje [...] el espacio refleja,
aclara o justifica el estado anímico del personaje” (Domínguez 2007: 211). Esto sucede en La
novia oscura en donde el barrio prostibulario de La Catunga modela la actuación de los
personajes y representa diferentes cosas para ellos. Por un lado, para los obreros petroleros,
La Catunga representa la libertad, el lugar donde gastan su salario y, sobre todo, el espacio de:
“el corazón y santuario del extendido laberinto petrolero” (LNO: 88). En cambio, para las
prostitutas, La Catunga es su lugar de trabajo y el espacio donde ganan su dinero. Los
hombres ganan su dinero trabajando en la “Troco” y lo gastan en la prostitución en La
Catunga. Las mujeres, por su parte, ganan su dinero vendiendo su cuerpo para los obreros
petroleros en La Catunga. Esa circulación de dinero hace que se pueda clasificar a La Catunga
como un espacio económico o, en palabras de Todos los Santos: “El petrolero trabajaba duro
y se ganaba su plata. La prostituta trabajaba duro y se quedaba con la plata del petrolero”
(LNO: 161). Por lo tanto, también se puede definir La Catunga como un espacio donde se
realiza el comercio sexual. Dentro del espacio sexualizado de Tora se destacan dos lugares
importantes: los bailaderos/burdeles: el Dancing Miramar y La Copa Rota. Los dos lugares
tienen diferentes características que discutiré detalladamente más adelante.
Aunque los obreros petroleros y las prostitutas viven diferentes vidas en la sociedad de
Tora (principal macroespacio de la novela), comparten una peculiaridad importante: en ambos
casos, viajan a Tora en busca de oportunidades económicas: los hombres como petroleros de
la “Troco” y las mujeres como prostitutas de La Catunga. La estructura socio-económica de la
sociedad de Tora se construye gracias a la empresa petrolera, Tropical Oil Company, por
ejemplo el barrio de las prostitutas existe simplemente como lugar destinado para complacer
63
sexualmente, por pago, a los trabajadores. Es evidente que la conexión económica entre la
“Troco” y La Catunga es crucial para la existencia del barrio prostibulario y para las
prostitutas y su subsistencia.
La empresa la Tropical Oil Company tiene varios campos de trabajo alrededor de
Tora, pero todos los obreros petroleros que aparecen como personajes centrales en La novia
oscura trabajan en el campo 26, el cual es un espacio central en la novela. Se puede
caracterizar el campo 26 como el espacio económico más importante en La novia oscura
porque es el lugar donde empieza y se desarrolla la circulación (producción - consumo)
económica. Sin embargo, dentro de este espacio hay desigualdades socio-económicas
enormes, especialmente, entre los obreros petroleros y sus jefes norteamericanos. Esa
diferencia se aprecia en el contraste entre las viviendas de los jefes norteamericanos en sus
barrios lujosos y las viviendas de los obreros en sus barracas. Se nota, además la desigualdad
económica en la huelga del arroz y también se observa la diferencia socio-económica
existente entre las prostitutas de La Catunga y la jerarquía social que establecen allí. Esto
último se ve en una escena donde el Payanés y Sacramento hablan sobre Sayonara y su
clientela exclusiva: “Dicen que sólo atiende gringos, ingenieros y personal de administración.
Dicen que no tiene interés ni tiempo para obreros rasos” (LNO: 134). La afirmación del
Payanés describe la desigualdad existente entre los obreros petroleros y los que tienen puestos
altos en la “Troco”, es decir: aún en la satisfacción de sus deseos sexuales, los obreros están
divididos en diferentes grupos, según su posición laboral.45
El barrio La Catunga tiene muchos nombres en la novela: la zona de tolerancia, calle
caliente, paraíso, la zona roja y el barrio de las mujeres. El personaje Sacramento lo llama:
“La zona de tolerancia más prestigiosa del planeta” (LNO: 19). Todos los nombres indican
que es un barrio donde predominan los prostíbulos. Las protagonistas de dicho barrio son
obviamente las prostitutas. Como se ha visto en el capítulo tres, Colombia en los años
cuarenta era un país que presentaba grandes diferencias entre las clases sociales. Un dato
sobre el ambiente prostibulario de Tora, es que dentro del grupo de las prostitutas existe
también una jerarquía socio-económica:
45 Otra cita de La novia oscura que muestra la diferencia entre los señores con puestos altos en
la sociedad y los obreros se ve en una escena de la novela donde Todos los Santos ordena a Sayonara a
atender los hombres importantes y dejar al Payanés: “Ven, niña –ordenó Todos los Santos, que no era
amiga de sentimentalismos durante las horas de trabajo, y alejó a Sayonara del Payanés-. Ven a
atender a estos señores muy principales que te están esperando” (LNO: 153). Se constata entonces que
la situación socio-económica de los personajes de La novia oscura influye en muchas áreas de su vida,
inclusivamente en relación a las prostitutas.
64
En la estricta clasificación por naciones, después de las francesas venían las italianas,
malgeniadas pero profesionales del oficio, y según se descendía en la escala, las de países
limítrofes como Brasil, Venezuela o Perú, luego colombianas de las distintas regiones en
general y en el último escalón las nativas pipatonas, que jugaban en desventaja por los
prejuicios raciales y por ser las que más abundaban (LNO: 14).
Se nota en la cita anterior una “división profesional e internacional de trabajo”: una división
de clases sociales entre las prostitutas de Tora, según su nacionalidad y etnia. Esta división
corresponde, al parecer, con el resto de la sociedad colombiana: las extranjeras ocupan un
nivel superior, mientras que las indígenas pipatonas se encuentran en el grado inferior de la
pirámide social. Las prostitutas indígenas sufren los prejuicios y el racismo de la sociedad,
por lo que se puede argumentar que ellas son doblemente oprimidas: primero por tener origen
indígena y, segundo, por ser prostitutas.
Esta jerarquía socio-económica entre las prostitutas de grado social superior a inferior
se transpone a los dos prostíbulos de Tora: el Dancing Miramar y La Copa Rota que
constituyen los espacios que siguen en importancia al barrio prostibulario de La Catunga. La
primera distinción obvia entre el Dancing Miramar y La Copa Rota se nota en la ubicación
geográfica. Dancing Miramar está en el centro de la ciudad, mientras que La Copa Rota se
encuentra en las afueras de la ciudad: “Quedaba a la orilla de un camino de herradura a media
hora del pueblo, a la propia sombra de la espesura, donde ya alcanzaban a sentirse el acoso del
tigre y el aliento verde de la gran humedad” (LNO: 235-6). Normalmente, la ubicación
geográfica es una señal típica de la importancia y posición económica que tiene un negocio en
una ciudad, dado que los negocios importantes y los que gozan de renombre tienden a
encontrarse en el centro de la ciudad, mientras que los negocios de menos prestigio están en
las afueras.
Otro dato narrativo a tener en cuenta, es cómo se describen los prostíbulos, dado que
las descripciones revelan su situación económica y, sobre todo, las diferencias sociocomerciales entre ellos: “El salón principal del Miramar –con sus juegos de espejos, sus
arañas venecianas, su tapicería de terciopelo rojo y negro-, que en la penumbra de la
medianoche lucía soñado y fastuoso como salón versallesco” (LNO: 114). La novela describe
el Dancing Miramar como un lugar lujoso comparable con un salón del palacio francés de
Versailles. La Copa Rota, por su parte, se describe como un almacén de víveres o granero:
Hasta que encontró asidero en el último escalón, según la peculiar y rígida jerarquía de Tora: La
Copa Rota, una tienda de grano con techo de paja y suelo de tierra pisada que durante el día era
expendio de alimentos y que en las noches se transformaba en burdel, con media caneca en un
rincón por todo baño y alumbrado con mecheros a falta de electricidad. (LNO: 235).
65
La cita no sólo confirma que La Copa Rota está situada debajo, en la jerarquía socioeconómica de Tora, sino que describe detalladamente su estado de pobreza: no hay
electricidad, tiene techo de paja y suelo de tierra pisada. El contraste entre La Copa Rota y el
Dancing Miramar es significativo y constata la pertenencia de esos dos prostíbulos a dos
estratos socio-económicos de la sociedad de Tora.
Como se ha visto, la ubicación geográfica y las descripciones de los prostíbulos
indican la situación económica de los burdeles, pero un factor, aún más importante, es que los
personajes se insertan naturalmente en estos espacios respectivos. Tanto las prostitutas como
los clientes que circulan en los dos prostíbulos reflejan diferentes clases sociales. Por un lado,
se nota que uno de los clientes del Dancing Miramar es el señor Manrique, persona de más
rango social que los clientes de La Copa Rota, puesto que es General del comisariato de la
“Troco”. Además, su alto rango social se marca lingüísticamente con el título de respeto: “El
Señor”. Se puede entender entonces que él pertenece a una clase superior, no sólo porque se
nombra su alta posición en la “Troco”, sino también porque tiene un estilógrafo de oro (LNO:
70), y ninguna persona del grupo “pata al suelo” tenía un estilógrafo de oro.
Por otro lado, es de notar que los clientes de La Copa Rota pertenecen a un estrato más
bajo dentro de la jerarquía socio-económica:
Allí una docena de indias pipatonas, reclutadas en una aldea vecina, atendía a la clientela más
zarrapastrosa de Tora, los llamados de pata al suelo, una población migrante compuesta por
cazadores, leñateros, tagüeros y demás rebuscadores pobres de la selva, que regresaban de sus
andanzas exhaustos, palúdicos y engusanados a buscar consuelo entre las primeras piernas que
los quisieran acoger (LNO: 236).
En la descripción de La Copa Rota y sus personajes, la expresión “pata al suelo” significa
personas pobres, la gente que realmente no tiene nada. Asimismo se nombra la clientela con
un adjetivo peyorativo: “zarrapastrosa”. En general, se describe la clientela de La Copa Rota
como un grupo marginal y desgraciado, no como “señores”.
En base a los comentarios anteriores se puede concluir preliminarmente que los dos
prostíbulos de Tora tienen características típicas que los sitúan opuestamente en dos diferentes
estratos socio-económicos. Así queda la sociedad colombiana de los años cuarenta y sus
diferencias de clases sociales representadas ficcionalmente en la novela.
66
4.3. La casa de Todos los Santos como espacio familiar
El espacio familiar central de la historia principal es la casa de Todos los Santos. Esta casa
funciona como un “club social familiar” donde las prostitutas se reúnen para charlar y comer.
En dicha casa las prostitutas tienen un espacio libre (su habitación propia), donde son tratadas
como personas normales y no como objetos sexuales. Asimismo es un espacio libre de
prejuicios y discriminación por parte de la sociedad. Un sitio importante dentro de esta casa es
la cocina donde las mujeres pasan mucho tiempo: “La Olguita, la Tana, la Machuca, la Delia
Ramos, todas se encontraban reunidas allí [en la cocina] fabricando tamales para el bazar pro
leprocomio, con masa de maíz y carne de cerdo bien envueltas en hoja de plátano y amarradas
con piola” (LNO: 63). La escena descrita pudiera darse en la cocina de cualquier colombiano
de clase media-baja, e ilustra como la casa de Todos los Santos, en especial, la cocina
funciona como un “santuario” (espacio libre) para las prostitutas en donde ellas pueden actuar
naturalmente: esto es: “a room of their own”, en términos de la crítica feminista.
La casa de Todos los Santos es también importante porque allí se realiza la educación
cultural y sexual de Sayonara. La protagonista vive en la casa de su madrina y recibe su
educación en este lugar: “Ya mismo empiezo a enseñarte. Agarra lápiz y papel. Muchas horas
crispadas y fatigosas le dedicaron al aprendizaje de la lectura y de la escritura, con el
cuaderno cuadriculado que le servía a Todos los Santos para hacer las cuentas” (LNO: 37).
“-A un hombre no lo enamoras con maromas de cama ni trucos de alcoba –fue su primera
indicación estrictamente profesional” (LNO: 55). Como se nota en las dos últimas citas, Todos
los Santos no sólo le enseña a Sayonara a ser prostituta, sino le enseña también a escribir, leer
y a comportarse con cortesía. De todos modos, aunque en la casa de Todos los Santos se den
situaciones naturales como puede suceder en cualquier casa normal de Colombia (lugar para
hacer comida, educar a los niños, charlar, en fin, vivir) es también el espacio donde Sayonara
aprende a ser prostituta.
Después de haber vivido dos años con su madrina, Sayonara parte para su pueblo y
regresa a Tora con sus cuatro hermanas pequeñas, quienes se quedan a vivir en la misma casa.
Se añade así una nueva dimensión al espacio familiar, ahora es un lugar donde viven cinco
hermanas huérfanas. Sayonara le cuenta a Todos los Santos que su madre y su hermano se
suicidaron y que su padre las abandonó, por lo que ahora, su familia está compuesta sólo de
las cinco hermanas.
En la narración (el plano temporal de la narradora central) el espacio familiar se ha
trasladado de la casa de Todos los Santos a la casa de la Olga porque cuando la “Troco”
67
destruyó La Catunga, Todos los Santos tuvo que mudarse a otra casa. Del mismo modo que la
casa de Todos los Santos funcionaba como espacio familiar en la historia principal, la casa de
Olga mantiene las mismas funciones en la narración. Aquí viven juntas la Olga, Todos los
Santos, la Machuca y la Fideo y es el lugar donde la periodista (la narradora central) las
entrevista: “Hoy visito a Todos los Santos en su dormitorio” (LNO: 72). Las mujeres pasan
mucho tiempo charlando en la cocina y en el patio de la casa de Olga como hicieron en la casa
de Todos los Santos en el plano narrativo de la historia principal.
Todo lo que se ha comentado constata que el espacio afecta la conducta de los
personajes: para sólo nombrar un ejemplo, en la casa de Todos los Santos, las prostitutas
actúan de modo diferente que cuando están en el Dancing Miramar.
4.4. La correlación entre el espacio novelesco y los personajes en La novia
oscura
En la introducción de su libro, Contemporary Spanish American Novels By Women Mapping
The Narrative (2007), Susan E. Carvalho argumenta que el espacio tiene poder sobre los
personajes. Un espacio, real o ficcional, ejerce varias normas y reglas para las personas/
personajes que interactúan dentro de él: “In some ways one controls one´s place, but in other
ways one is subject to the rules and confines of that place” (Carvalho 2007: 18). A pesar de
todas las diferencias entre el Dancing Miramar y La Copa Rota, los dos prostíbulos tienen
una norma primordial en común: las prostitutas tienen que ofrecer sus servicios sexuales a los
clientes. Aparte de esta ley colectiva, hay varias normas que dependen del espacio, por
ejemplo, en el Dancing Miramar la dueña requiere que las prostitutas paguen para trabajar en
su establecimiento de baile. Además, las prostitutas del Dancing Miramar consideran su
profesión como un trabajo fijo; mientras que en La Copa Rota, las prostitutas indígenas
aparecen y desaparecen según sus necesidades económicas. De todas maneras, la
configuración del espacio ostenta un poder sobre los personajes; un poder que dicta unas
directrices claras de como deben comportarse los personajes: clientes y prostitutas.
Como se observa, la relación entre el espacio y el personaje es recíproca, Carvalho
subraya que el espacio influye en el personaje del mismo modo que el personaje influye en el
espacio. O como explica Alicia Llarena: “Hombre y espacio, personaje y geografía novelesca,
formarán un continuum lógico que explicita, de inmediato, las conductas del primero en
función del segundo, o al revés” (Llarena 1997: 184). La afirmación de Llarena explica
68
exactamente lo que pasa en los burdeles de Tora y sus respectivos personajes: es decir, que las
conductas de los personajes dependen del espacio donde se ubican.
Como comenté en el tercer capítulo, la sociedad colombiana de la década de los
cuarenta estaba dividida en diferentes clases sociales. Esta situación socio-económica domina
también la sociedad representada en La novia oscura y, por tanto, la correlación entre los
espacios narrativos y los personajes sirve para dar un reflejo del contraste entre los espacios
socio-económicos.
Para empezar con el examen del estrato más alto, la clase superior de Tora está
representada en la novela por el Barrio Staff donde viven los norteamericanos que tienen
posiciones altas en la “Troco”. 46 En una sección de la novela (LNO: 211-216), se presenta el
barrio rico ante los ojos de Sayonara y sus hermanas. Todos los Santos va a este barrio con las
chicas para mostrarles lo que ella llama “el otro mundo” (LNO: 211). Todos los personajes
que viven en el Barrio Staff pertenecen a la clase alta, pero también existen diferencias socioeconómicas entre los residentes: “Al fondo y en la cima de la colina, dominando el barrio, se
levantaba en madera de pino la llamada Casa Loma, residencia del gerente general de la
compañía, con sus amplios espacios, su vestíbulo, sus terrazas y garajes” (LNO: 213). Este
comentario no sólo alude a una clase socio-económica alta de Tora, sino demuestra como el
espacio narrativo puede revelar la identidad de los personajes, en este caso el jefe de la
empresa norteamericana. Efectivamente, en la novela de Restrepo, se observa que el hombre
más poderoso y rico del barrio tiene la casa más lujosa. En general, la descripción del barrio
norteamericano muestra que los personajes que viven allí tienen una buena economía y
también otras ventajas como la libertad de movimiento: “-Qué señor más raro... –dijo Ana. ¿Y
por qué tienen a una pobre gente encerrada detrás de esta malla? -Los encerrados somos
nosotros, los de afuera, porque ellos pueden salir y en cambio a nosotros no nos dejan entrar”
(LNO: 213). En efecto en el Barrio Staff sólo puede entrar la gente de los estratos altos de la
sociedad. La única similitud que Todos los Santos encuentra entre el barrio de los
norteamericanos, los ricos (“el otro mundo”) y su propio mundo es que todos,
independientemente de su clase social, tienen el mismo destino al final de la vida, la muerte:
“-Y ahí adentro, en Barrio Staff –quiso saber Ana-, ¿la gente también se muere? -Sí, también.
La muerte es la única que se les cuela cada vez que le da la gana” (LNO: 216). La pregunta de
la niña Ana demuestra que lo que las chicas pobres observan en el barrio de los ricos es tan
diferente a su realidad que les hace dudar si las personas allí mueren o no.
46 Barrio Staff es el nombre del barrio donde viven los norteamericanos que trabajan en la
“Troco” (LNO: 212).
69
La interpretación de las niñas sobre el barrio norteamericano tiene diferentes funciones
narrativas. A primera vista, es una representación irónica y caricaturesca, pero, sobre todo,
enfatiza las enormes desigualdades socio-económicas y de todo orden existente en la sociedad
colombiana representada en la novela, esto es, la injusticia entre las clases sociales. Segundo,
se introduce narrativamente una crítica en contra del imperialismo económico y cultural,
especialmente, sobre la intervención económica y política de los EE.UU en Colombia. Juana,
una de las hermanas de Sayonara, expresa ingenuamente: “¿Es buen negocio vender terreno
sin petróleo?” (LNO: 214). La pregunta de Juana confirma que las empresas multinacionales
y, en el caso de La novia oscura, la “Troco”, se aprovechan de los recursos naturales
colombianos. En todo caso, la descripción de cualquier lugar depende naturalmente de quién
lo describa, por lo que la interpretación y los elementos descritos varían según la identidad del
personaje y/o el narrador-personaje y su relación con el espacio representado en la novela. En
el caso de las hermanas de Sayonara y de su descripción del Barrio Staff, es evidente que ellas
nunca han visto un barrio rico, por tanto, su descripción se caracteriza por la extrañeza y por
los muchos interrogantes que se plantean.
Los obreros petroleros de la “Troco” son de la clase obrera; los que trabajan para
mantener a su familia, que, en algunas ocasiones, tienen que desplazarse para conseguir
trabajo. El personaje el Payanés es, como indica su patronímico, un hombre de la ciudad de
Popayán que viaja desde allí al departamento de Santander para trabajar y ganar dinero para
enviarlo a su familia.
Me confesó que venía persiguiendo la suerte desde la ciudad de Popayán [...]
-Queda al otro lado del país -me contestó.
-No es tan grave, hay varios aquí que vienen del otro lado del planeta. He visto armenios,
canadienses, judíos, griegos...
-De todos modos tuve que caminar tres meses para poder llegar (LNO: 89).
Como ilustra la cita anterior, el Payanés pertenece al grupo de obreros-migrantes económicos
que tienen que dejar su hogar para buscar trabajo, lo cual es un problema vigente en la
Colombia actual, donde más de tres millones de personas son desplazados internos. El
Payanés ha caminado durante tres meses, desde el otro lado del país para poder llegar a un
lugar donde encuentra trabajo. La doble situación del Payanés como petrolero y desplazado lo
ubica automáticamente en un estrato socio-económico inferior de la sociedad. Todos los
obreros petroleros de la “Troco”, independientemente si son desplazados o no, están bajo de
la autoridad de la compañía norteamericana.
En el último escalón de la jerarquía socio-económica de Tora se encuentran las
70
protagonistas de La novia oscura, las prostitutas. Ellas no poseen un trabajo respetable y su
oficio, según la Iglesia Católica y las convenciones sociales, es pecaminoso. Otros personajes
que se encuentran en un escalón inferior de la sociedad de Tora y, por tanto, pertenecen
también al estrato más pobre, son el pintor enano don Enrique y la prostituta la Fideo:
¿Dónde más iban a encontrarse en esta vida don Enrique y la Fideo? Inaceptables especímenes
de su respectivo universo, cada cual a su dolida manera. Dónde, si no era en este exacto lugar,
último y límite, ubicado al margen de toda humana vanidad, iban a cruzar sus destinos la
adolescente violada y beoda y el enano aristocrático y artista. Sólo en La Copa Rota, desde
luego, según las leyes centrífugas de la marginalidad; en ese amago de burdel donde las indias
pipatonas ejercían la prostitución sin bombillas rojas (LNO: 236).
En esta cita se revela la coherencia que existe entre el espacio y la identidad de los personajes,
la función narrativa de la pregunta retórica es significante aquí. Este artificio literario explicita
la acción que la sociedad como tal ejerce sobre aquellos que no cumplen con los prototipos de
belleza y conocimiento. Es decir, los grupos sociales que rigen las leyes y las normas alienan,
discriminan y estigmatizan a aquellos que no cumplen con los parámetros fijados por las
élites. Es el caso de la Fideo, una adolescente violada y beoda y don Enrique, un enano artista
y aristocrático venido a menos, para los cuales no hay otro espacio para su coexistencia que el
más bajo de la sociedad, el burdel de los pobres, La Copa Rota.
Existe una correlación estrecha entre los burdeles y los personajes quienes se adaptan a
sus valores y reglas morales, ideológicas y económicas: el espacio donde el personaje se ubica
refleja su clase social: “para Mistinguett y las demás del Dancing Miramar era un enano
albino [...] pero para las de La Copa Rota, que era un antro de lo más bajo, fue siempre y con
respeto don Enrique” (LNO: 233-4). Este espacio, en el cual ahora don Enrique está inmerso,
informa y determina literariamente el gran contraste vivido en ambas esferas sociales.
Mientras que en el Dancing Miramar, don Enrique, el enano pobre, es rechazado, en un
espacio económico inferior como La Copa Rota es aceptado. En este episodio narrativo las
prostitutas finas del Dancing Miramar ponen a don Enrique por debajo de sí mismas mientras
que las de La Copa Rota le tratan como un señor respetable.
Como he indicado, varias veces, el espacio influye en la actuación de los personajes.
En La novia oscura se nota esta correlación en el hecho de que la ciudad Tora afecta las
acciones y actitudes de los hombres que viven o van allí: “Al llegar a Tora, todo hombre huye
del compromiso y se aficiona a la especulación, que lo amarra mucho menos” (LNO: 313). Se
constata, otra vez, que el espacio tiene poder sobre los personajes y, en muchas ocasiones,
decide su comportamiento. Además, es importante reiterar que cada espacio contiene unas
71
normas directas e indirectas que lo rigen y que los personajes conocen dichas reglas y las
siguen. Es decir, un lugar específico tiene una reputación tal que influye el comportamiento
de los personajes. Tora es, como se ilustra en la cita anterior, una ciudad donde los hombres
disfrutan la libertad y al mismo tiempo olvidan sus compromisos y problemas: “un Paraíso”.
El contexto narrativo de la cita siguiente, es una reunión entre el Payanés y Sayonara en la
vega del Río Magdalena. Sayonara ha llevado allí a sus hermanas y quiere que ella y el
Payanés juren un compromiso mutuo de amor para siempre, pero el Payanés, que ha llegado a
Tora con la esperanza de disfrutar de y con las prostitutas, no le puede jurar amor eterno:
-¿Y tus hermanas? –preguntó él.
-Las traje conmigo- titubeó ella, contestando lo que era obvio.
-¿Pero por qué? –insistió el obrero petrolero que esperaba delicias de su cita de amor [....]
-Las traje conmigo porque yo soy yo y mis hermanas –dijo por fin [....]
Pero el Payanés no era quién para andar adquiriendo responsabilidades familiares en nombre del
amor. El último viernes de cada mes, eso había acordado desde el principio y eso estaba
dispuesto a cumplir hasta el final. Pero no más (LNO: 312).
Se nota que las expectativas y el comportamiento del Payanés están conformados por lo que
representa el espacio (el Río Magdalena): lugar más para el placer que para compromiso,
según el Payanés. Asimismo, se nota cómo Sayonara, al presentarse a una cita de amor con
sus hermanas, rompe con las normas de comportamiento dictadas por ese espacio de amor y
placer que los dos han convenido: la vega del Río Magdalena.
Todos los Santos comenta la relación de “compromiso eterno” de Sayonara con su
espacio en estas palabras:
-Los compromisos para siempre están buenos en boleros y radionovelas –interrumpe Todos los
Santos-, pero no cabían en La Catunga. A mi niña insensata le gustaba andar repitiendo ideas
foráneas y trabalenguas aprendidos en otros lados. Habráse visto –se escandaliza-, hablar de
siempre en estas tierras estremecidas donde no sabemos qué va a pasar dentro de un par de
horas (LNO: 314).
Todos los Santos conecta el espacio con el tiempo y con el comportamiento de Sayonara,
argumentando que el compromiso “para siempre” no pertenece a un lugar en movimiento
como La Catunga. Otro ejemplo que sirve para ilustrar el argumento de Todos los Santos es el
personaje Evaristo Baños, apodado “Nostalgia”, que trabaja en el Campo 26, y quien en su
tiempo libre disfruta de la compañía de la prostituta la Olguita, pese a que tiene una novia en
otro lugar. Un día, Nostalgia pierde el dedo en un accidente, pero sorprendentemente lo que
más le preocupa a él es que haya perdido el anillo de bodas que iba a dar a su novia. Todos los
Santos comenta la situación de Nostalgia y subraya la importancia de coherencia entre el
72
espacio y el comportamiento de los personajes así: “Con tu accidente queda demostrado una
vez más que estas tierras bárbaras sólo toleran solteros y que por aquí el matrimonio trae
calamidad” (LNO: 210). Alicia Llarena al referirse a la coherencia entre el espacio y el
comportamiento de los personajes, subraya la importancia que ejercen las leyes espaciales en
la conducta de los personajes.47 En las dos citas anteriores de La novia oscura, la
“desobediencia” de las normas dictadas por el espacio afecta negativamente a los personajes.
Asimismo, la relación entre el médico Flórez y Sayonara justifica que el espacio de
diversas maneras condiciona la actuación y la caracterización de los personajes. Sayonara,
que es la mujer que todos los hombres desean y la prostituta que vende su cuerpo al mejor
postor, se comporta como una mujer normal o “decente” en la oficina del médico, y de forma
natural ayuda al médico con sus quehaceres clínicos. En la relación entre los dos no se marca
la sexualidad como sí sucede en las relaciones que Sayonara mantiene con todos sus otros
clientes del prostíbulo. La relación entre ella y el médico es de respeto e igualdad: el doctor
trata a Sayonara como a un ser humano y no como un objeto sexual como la tratan los demás
hombres. Sin embargo, no es seguro que el doctor, como personaje, no vaya a los burdeles,
sino es un ejemplo de que el espacio institucional (la clínica del Gobierno), dicta directrices
para la actuación y los valores expresados allí. Esta relación directa entre personaje y espacio
comprueba lo afirmado por Antonio Garrido Domínguez: “con mucha frecuencia, [el espacio]
se convierte en signo de valores y relaciones muy diversas” (Domínguez 2007: 210).
Sayonara, en la clínica, habla con el doctor de sus sentimientos y pensamientos, por ejemplo,
le revela que teme que: “no hay lugar para mí en el amor de los hombres” (LNO: 226). Esta
confesión quizás no se la hubiera hecho a otro hombre, así que es evidente que mantiene una
relación confidencial de igualdad con el doctor. No obstante, a pesar de que los dos nunca
tienen contacto físico, la narradora cuenta que una vez el médico se sintió sexualmente
tentado por ella: “la miró como nunca antes se había permitido mirarla, valga decir, con ojos
que buscan poseer aquello sobre lo cual se posan” (LNO: 227). Sin embargo, en esa ocasión,
el doctor se controla y regresa a casa donde su esposa y a Sayonara no le queda más remedio
que admitir que existen algunos hombres a los que ella no puede hechizar con su belleza.
De modo semejante, es notable la relación sólo de amistad que existe entre Sayonara y
el ingeniero norteamericano Frank Brasco de la “Troco”. Esta amistad se parece un poco a la
47 “Actitudes y señas de identidad, en las tendencias que nos ocupan, serán pues normalizadas
de acuerdo con las leyes espaciales que rigen las costumbres de tales comunidades, y en tanto que
habitantes de un espacio concreto las percepciones del personaje, su vinculación con el entorno,
determinarán en el futuro un leve indicio de naturalidad para el lector” (Llarena 1997: 185).
73
mantenida con el médico, ya que el señor Brasco tampoco tiene una relación sexual con
Sayonara. Aunque ellos no tuvieron una relación sexual, Frank Brasco revela a la narradora
central que se sintió atraído sexualmente por Sayonara: “Nunca se acostó con ella, me
confiesa, y no por falta de deseo, sino porque llegó a La Catunga durante la llamada huelga
del arroz” (LNO: 108). Los dos amigos (Sayonara y Brasco) se encuentran para charlar sobre
la vida, el mundo y, sobre todo, la gran fascinación de Sayonara: la nieve. A través de sus
conversaciones se desarrolla una amistad cercana, no conseguida en las relaciones sexuales
que Sayonara tiene con sus clientes de La Catunga. Otra vez, se nota la correlación entre el
espacio y los personajes: en el espacio donde se encuentran Sayonara y el señor Brasco, lo
normal es conversar y no tener relaciones sexuales por pago.
Espacio laboral y diferencias sociales entre los personajes de La novia oscura
Como ya he mencionado, varias veces, se nota una gran diferencia socio-económica entre las
prostitutas finas del Dancing Miramar y las prostitutas ordinarias de La Copa Rota. La
motivación de ellas para trabajar en el comercio sexual y la manera que el trabajo afecta su
vida diaria son factores diferentes. Un episodio de la novela revela esta práctica: “Entre las
indias pipatonas se podía percibir una actitud diferente. Vendían su cuerpo para comer y
alimentar a sus hijos y eso les parecía justificación suficiente, sin hacerse tanto nudo en la
cabeza” (LNO: 202). La anterior afirmación del doctor Flórez, confirma, otra vez, una
diferencia notable entre las prostitutas indias y las prostitutas finas del Dancing Miramar.
Además, se describe la baja posición socio-económica de las prostitutas indias que les obliga
a vender su cuerpo para alimentar a su familia. El contraste entre ellas y la Machuca, una
prostituta fina del Dancing Miramar, es que esta última trabaja como prostituta por placer.
Esto se demuestra cuando la narradora central pregunta a las prostitutas si alguien gozó su
trabajo, la Machuca, que tiene el apodo “la Gustosa” revela abiertamente que para ella, el
oficio fue placer y deleite:
-Tú dile, Machuca...Cuéntale por qué te decían la Gustosa. -Yo no me metí de puta por huir de
la miseria –dice la Machuca-, ni porque me violaran, o me trajeran al oficio arrastrada o
engañada, sino por soberano placer y deleite [...] ¿Y la cama? La cama fue mi altar, los extraños
mis prometidos y las sábanas de cada noche fueron mi traje de bodas [...] hice lo que hice
porque sí, en honor a la lujuria y porque me dio la gana (LNO: 269).
Como se nota, la actitud de placer de la Machuca hacia su trabajo, como prostituta, es
totalmente diferente a la de las prostitutas indígenas que tienen que trabajar por necesidad
74
económica. La Machuca se refiere a su trabajo como si trabajara en un oficio gratificante.
Otro significado que se desprende de la declaración de la Machuca es que entra en
contradicción con el prejuicio vigente que las prostitutas sólo se meten en el comercio sexual
para huir de la pobreza. Lo que la Machuca expresa es controversial, dado que no es una
actitud típica de una mujer (prostituta o no) inmersa en una sociedad dominada por actitudes
patriarcales y por la subordinación económica.
Otra diferencia notable entre las prostitutas finas del Dancing Miramar y las
prostitutas indígenas de La Copa Rota, es el tratamiento que reciben de sus familias. Como ya
se ha visto, las indias trabajan como prostitutas, pero viven con sus familias como si
ejercieran cualquier trabajo normal. Es decir, la profesión de prostituta no afecta su vida
familiar, por lo que para ellas no existen sentimientos morales de pecado o culpa relacionados
con su trabajo sexual. Su motivación para prostituirse es simplemente ganar dinero para poder
alimentar a su familia. El doctor Flórez atribuye esa curiosa actitud hacia el oficio
prostibulario, afirmando que las indígenas, al no sentir o practicar el catolicismo, no sufren
por el sentimiento de pecado que el catolicismo ha inculcado en las prostitutas, étnica o
culturalmente mestizas, como las prostitutas del Dancing Miramar. De esta manera, en el
caso de las indias y su peculiar “moral de trabajo” se destaca otro aspecto en cuanto a la
coherencia entre el espacio y los personajes: el espacio también puede influir en los valores
morales y culturales de los personajes. Antonio Garrido Domínguez comenta dicha
correlación así: “El espacio es sobre todo un signo del personaje y, en cuanto tal, cumple un
cometido excepcional en su caracterización, tanto en lo que se refiere a su ideología como a
su mundo interior o personalidad y, cómo no, su comportamiento” (Domínguez 2007: 216).
Las prostitutas indígenas no se sienten culpables por vender su cuerpo porque no han sido
influidas por el catolicismo y sus reglas morales sobre el pecado. Todos los Santos explica,
desde su perspectiva tolerante de mujer mayor y “madre” del prostíbulo, la diferencia
existente entre los dos grupos de prostitutas, manifestando que las prostitutas finas del
Dancing Miramar nunca pueden regresar a vivir con sus familias:
Yo vi a las pipatonas meterse de putas por física hambre, y la prueba está en que tan pronto
conseguían para comer, se salían y regresaban donde su gente. De las demás ninguna podíamos
volver, porque para nuestras familias era como si estuviéramos muertas. Entre los indios las
cosas se daban de otra manera; sería porque los misioneros nunca les aclararon el pecado. O
porque sus pecados eran distintos a los nuestros, quién sabe. Pero no era lo mismo. Tampoco
eran iguales sus razones y las nuestras para meterse a llevar esta vida. (LNO: 72-3).
75
La cita confirma el tabú social que conlleva el ser prostituta en la sociedad colombiana
representada en la novela y enfatiza, al mismo tiempo, que las familias siguen las normas
sociales rígidas de no mantener ningún contacto con sus hijas o hermanas que practican la
prostitución. Todos los Santos subraya también que las razones de meterse en el comercio
sexual son totalmente diferentes en los dos grupos de prostitutas de Tora. Asimismo, un poco
más tarde en la misma conversación entre la narradora central y Todos los Santos, la jefa del
burdel compara la decisión de meterse de puta con la de meterse de monja y enfatiza la
similitud que hay en los dos casos: para las monjas y para las prostitutas finas, la decisión de
meterse en su respectivo oficio es un compromiso que dura toda la vida, pero para las
prostitutas indígenas no es un compromiso fijo, sino ocasional y lo hacen sólo para conseguir
dinero para la subsistencia suya y de sus familias: “Si sólo nos moviera el hambre haríamos
como ellas, conseguir el dinero y salirnos, gastar dinero y volver a entrar y volver a salir, y así
mantener la rueda girando” (LNO: 73) dicen las prostitutas finas del Dancing Miramar.
Como han ilustrado los comentarios anteriores, las prostitutas nativas tenían otra ética
sexual que las del Dancing Miramar y según las nativas: “el cuerpo masculino estaba
compuesto por cabeza, brazos, piernas, tronco y tronquito, y el femenino por cabeza, brazos,
piernas, tronco y para-el-tronquito” (LNO: 203). Por su definición del cuerpo femenino, como
un instrumento sexual destinado para el placer del hombre, se destaca que estas mujeres viven
en una sociedad y cultura dominada por los hombres y donde el discurso y poder patriarcalmasculino es el que rige. De todo esto se puede concluir que el discurso patriarcal impone las
normas y consecuentemente tiene el poder sobre el conocimiento y el pensamiento de lo que
es considerado “normal” (“verdad”) en una sociedad o grupo determinado.
Las prostitutas de los burdeles de menos prestigio se caracterizan, según la novela, por
representar un amor crudo y diferente a lo que practican las prostitutas más elegantes del
Dancing Miramar:
Muchos de los clientes habituales del Dancing Miramar y de otros cafés de prestigio, sobre todo
los más jóvenes, se habían dejado atraer por la tentación de los amores crudos y habían
empezado a frecuentar La Copa Rota, donde acudían a ver brillar con luz enferma a la Fideo,
que encarnaba la más ronca voz del sótano, lo más bajo de los bajos fondos, la humanidad
despojada de piel, abierta en dos y expuesta en venta, como carne en canal (LNO: 282).
Como se nota en la cita se relaciona el espacio literario con los personajes que están allí.
Cuando los clientes quieren otro tipo de amor tienen que explorar un nuevo espacio, de
manera que el espacio refleja lo que los personajes representan.
Aunque las prostitutas se encuentran en un nivel inferior en la jerarquía colombiana
76
representada en la novela y sufren de discriminación de la gente, Todos los Santos parece
estar orgullosa de su oficio: “siempre he creído que una puta puede llevar una vida tan limpia
como una ama de casa decente, o tan corrompida como una ama de casa indecente” (LNO:
87). Todos los Santos equipara la profesión de las prostitutas a cualquier trabajo respetable de
la sociedad, subrayando que no depende del oficio sino de cómo la persona lo ejerza y cómo
piensa sobre él.
A pesar de que muchas de las prostitutas de La novia oscura no se sienten víctimas de
la industria sexual, la sociedad les impone varias restricciones. Una de dichas limitaciones es
la posibilidad de entrar en ciertos espacios. Por ejemplo, se les prohíbe ser enterradas en el
Cementerio Mayor de la ciudad. La prostituta Claire de La novia oscura se suicida y es
enterrada a las afueras de la ciudad en lo que la gente llama “el Otro Cementerio”. Otro
ejemplo que también indica las restricciones espaciales impuestas, se nota cuando Sayonara y
Sacramento se casan:
Como era de esperarse, el cura no estuvo de acuerdo con ese atuendo, porque siendo la primera
vez en años que dejaba entrar a una perdida a la iglesia quería que la ceremonia resultara
aleccionadora [..] Sus hermanas, amigas y comadres prefirieron no entrar al Ecce Homo, de
tiempo atrás declarado en La Catunga lugar no grato (LNO: 331).
Al contrario de lo que sucede con la suicida Claire, el sacerdote admite que Sayonara y
Sacramento se casen en la iglesia, pero es una excepción marcada por la narradora central, al
enfatizar que al cura no le gustaba que entrara una “perdida” en la iglesia. Además se nota que
las hermanas de Sayonara y las amigas prostitutas no quieren entrar en la iglesia,
probablemente, porque no se sienten bienvenidas.
Las limitaciones socio-espaciales ejercidas por la Iglesia Católica sobre las prostitutas
reflejan también la estrecha relación que se da entre el espacio y la identidad de los
personajes: “los suicidas, los masones, los niños sin bautizar, las mujeres que abortaban y las
prostitutas, pecadores irredimibles a quienes los curas negaban el acceso al Cementerio
Mayor” (LNO: 117). Lo común para todas estas personas es que pertenezcan al estrato inferior
de la sociedad y como se observa en la cita, la iglesia define, en la novela, un lugar específico
para cierto tipo de personas y personajes, de acuerdo a su rango socio-económico.
Después de un incendio en La Copa Rota, la narradora central pregunta: “-¿Para dónde
enrumbó sus pasos la Fideo, si después del incendio no quedó ya lugar para ella?” (LNO:
282). Otra vez se nota la coherencia entre el espacio y el personaje, mediante la alusión a las
restricciones sociales y religiosas. Es evidente que la Fideo no puede ir a cualquier lugar, sino
77
que tiene que ir a un lugar que corresponda a lo que representa su identidad de prostituta
pobre.
Se han comentado diversos aspectos sobre la coherencia entre el espacio y los
personajes en La novia oscura, en los cuales el espacio forma e informa a los personajes. Es
una paradoja que Sayonara, la prostituta más fina y famosa y la mujer que todos los
personajes hombres desean, es de procedencia indígena, por lo que debería estar con las indias
pipatonas de La Copa Rota, sin embargo, se mueve en el círculo más alto de la jerarquía de
las prostitutas. En el siguiente comentario, la narradora central reflexiona metanarrativamente
sobre esta paradoja, así:
Me doy cuenta mientras escribo que La Copa Rota era el lugar que el azar tenía reservado
también para Sayonara, casi tan flaca como la Fideo, casi tan india como una pipatona y tan
abandonada del cielo como cualquiera de las dos. Pienso entonces que en buena medida el
meollo de esta historia consiste en el periplo que debió dar ella para eludir esa fatalidad. O
mejor para no eludirla, porque anécdotas aparte, ella, la princesa oriental, la predilecta, la novia
oscura, la bienamada, también y sobre todo ella –y de ahí la intensidad de su pasión- pertenece a
ese incandescente ombligo del mundo que es y será La Copa Rota donde quiera que se
encuentre: núcleo indivisible, corazón del corazón, zona en carne viva, nuez (LNO: 239).
Este comentario revela los pensamientos de la narradora central sobre la incongruencia entre
la identidad de Sayonara y sus orígenes indígenas y su alta posición en el ambiente
prostibulario. Es importante notar que Sayonara no sólo pertenece al estrato más alto de las
prostitutas, sino que tiene una posición única: “Sayonara, la diosa esquiva de ojos oblicuos,
más venerada aun que las legendarias Yvonne y Mistinguett, y única en toda la historia del
barrio en cuya ventana brilló un foco color violeta” (LNO: 15). Las otras prostitutas del
Dancing Miramar pertenecen a un grupo específico, determinado por el color del foco de sus
ventanas: el foco verde es para las rubias francesas; el foco rojo para las italianas; el amarillo
para las colombianas, y, en la cima, Sayonara que es la única que tiene una posición especial
y extraordinaria y, por tanto, tiene el color de foco violeta que sólo ella tiene el derecho de
poseer.
4.5. La migración como desplazamiento de los personajes en La novia
oscura
Se puede caracterizar el desplazamiento como un motivo recurrente en La novia oscura.
Muchos de los personajes en la novela se desplazan, pero las razones de sus desplazamientos
varían. Algunos se desplazan para encontrar trabajo: “los miles de buscadores de destino que
78
andaban por los caminos del Magdalena detrás de pan y trabajo; de oportunidades” (LNO:
96). Otros, por su parte, tienen que desplazarse por las circunstancias violentas en las que
viven: “por los desplazamientos que ocasiona la violencia en el campo” (LNO: 384), también
hay los que se desplazan por ser rechazados por su familia: “De las demás ninguna [las
prostitutas del Dancing Miramar] podíamos volver, porque para nuestras familias era como si
estuviéramos muertas” (LNO: 72-3).
Aunque todos los personajes de La novia oscura no se desplazan físicamente, es
común para la mayoría de los personajes de la novela no pertenecer a un lugar fijo, lo cual
causa efectos psíquicos graves en las personas desplazadas.
En La novia oscura, la narradora central es un personaje que se desplaza varias veces.
Al contrario de los otros personajes, la narradora central tiene la oportunidad económica de
viajar a muchas partes para obtener lo que ella necesita para su investigación. Es decir: ella
puede viajar hacia donde está la gente que le puede contar la historia de la vida de Sayonara.
La narradora empieza su investigación “periodística” en Tora, pero entiende rápidamente que
es necesario salir de Tora e ir a Ambalema, el pueblo natal de Sayonara, para hablar con la
gente que conoce el pasado y la familia de la famosa prostituta allí:
Buscando respuestas me alejo de Tora por el Magdalena, río de aguas de mercurio que se
oxidan al atardecer, en un vapor anacrónico cuya existencia es puro acto de fe y cuyo avance
improbable va borrando del mapa cada puerto según lo dejamos atrás: Yondó, Chucurí, Puerto
Parra, Barbacoas, El Paraíso, Puerto Nare, Palestina, El Naranjo, La Dorada, Santuario, Cambao
y al final del viaje Ambalema, Tolima, donde nació Sayonara, según le confesó al Tigre Ortiz
(LNO: 173).
La narradora central realiza un viaje largo para buscar respuestas sobre la vida pasada de
Sayonara, y en su viaje tiene que pasar por muchos lugares antes de llegar a su destino final:
Ambalema, Tolima. Además, la narradora central viaja a Bogotá dos veces durante su
investigación para conversar, primero, con el fotógrafo que tomó la foto de Sayonara, el Tigre
Ortiz: “Tiempo después, en Santafé de Bogotá, busqué al Tigre Ortiz [...] para pedirle que me
contara la historia de esa fotografía” (LNO: 144). Posteriormente, viaja a la capital a hablar
con la familia del pintor enano don Enrique: “En la capital me dediqué a averiguar en qué
acabaron la vida y los cuadros de don Enrique Ladrón de Guevara y Vernantes” (LNO: 273).
La narradora central es el único de los personajes colombianos de La novia oscura que viaja a
otro país, ya que se desplaza a Estados Unidos para conversar con el ingeniero
norteamericano de la “Troco”, antiguo amigo de Sayonara, el señor Frank Brasco: “me cuenta
Frank Brasco mientras a paladas despeja de nieve la entrada de su cabaña de Vermont, hasta
79
donde he venido a entrevistarlo” (LNO: 255). El viaje a los Estados Unidos revela que la
narradora central tiene recursos económicos que le permiten desplazarse por placer y por
trabajo, lo cual difiere de la situación de los otros personajes de la novela que no tienen tales
recursos económicos. Se nota que todos los desplazamientos de la narradora central son
realizados voluntariamente por ella y, además, porque ella busca respuestas para su
investigación “periodística” que la lleva a lugares diferentes.
Paralelamente, la protagonista Sayonara se desplaza, varias veces, durante la novela.
Su nombre, Sayonara, significa en japonés “adiós”, lo cual probablemente no sea una
coincidencia porque se despide frecuentemente.48 La novela empieza con el primer
desplazamiento de Sayonara: el viaje de su pueblo natal, Ambalema, al barrio prostibulario de
La Catunga. Su motivación para partir de su pueblo natal es conseguir trabajo en Tora como
prostituta, por lo que se puede situar su desplazamiento en el grupo de migrantes-económicos.
Sin embargo, más tarde en la novela se narra que el hermano y la madre de Sayonara se
suicidaron, entonces se puede argumentar que la razón de su desplazamiento pudo ser
motivado por el trauma que le causó la muerte de sus familiares. Después de su primer viaje a
Tora, Sayonara se desplaza más veces: parte a su pueblo para encontrar a sus hermanas, va
frecuentemente al Río Magdalena para cumplir sus citas amorosas con el Payanés, y viaja
lejos para encontrar a su padre: “habían viajado dos días en bus soportando retenes y requisas
ora del ejército, ora de los guerrilleros, y después siete horas y media a pie, por trochas y bajo
la lluvia, para venir a buscarlo” (LNO: 356). Asimismo, durante su matrimonio con
Sacramento, Sayonara emprende un constante desplazamiento, lo cual será analizado en la
sección siguiente. Una particularidad del desplazamiento de Sayonara es que ella no sólo se
desplaza física, sino también mentalmente: “Sayonara era una muchacha de amor frágil y
entusiasmos momentáneos, incapaz de posar por mucho tiempo su alma volátil en una sola
cornisa” (LNO: 240, cursivas mías). “Su alma volátil” revela que Sayonara tiene un tipo de
personalidad que siempre busca una oportunidad para “volar” o “volarse”, como dicen en
Colombia para significar escapar o huir.
Todos los Santos también se desplaza: en las primeras páginas de la novela revela que,
de niña, fue encerrada en un monasterio por ser hija ilegítima. Todos los Santos no quería
convertirse en una monja así que se desplazó a Tora donde empezó a trabajar como prostituta:
48 La novela revela que Sayonara significa adiós: “Más hermoso Sayonara, que quiere decir
adiós” (LNO: 59).
80
No teníamos cabida ni en la casa paterna ni en la sociedad de Medellín. A los hijos bastardos los
metían de peones de la hacienda y se acabó el dilema –me cuenta-. Pero con las mujeres era más
enredoso. Había hijas ilegítimas del patrón, como yo, y también otras que llamaban hijas del
desliz, que eran producto del pecado de una muchacha de alcurnia. Las hijas del desliz lo
pasaban peor, escondidas en la alacena de la casa grande o detrás de los cortinajes, mientras
nosotras las ilegítimas crecíamos sueltas por el campo, como animalitos. Al llegar al uso de
razón, a unas y otras nos sepultaban vivas donde las monjas de clausura hasta la adolescencia,
cuando pocas tomaban los hábitos y las más hacían como yo, volarse del convento y aterrizar en
el burdel (LNO: 22-3).
Paradójicamente, como revela la cita anterior, las hijas “ilegítimas” que no se quedaron en el
monasterio se fueron a trabajar como prostitutas en un burdel. Esta acción refleja que no hay
muchas oportunidades para las hijas “ilegítimas” en una sociedad como la presentada en La
novia oscura, por lo que sólo pueden elegir entre dos espacios contradictorios: o el monasterio
o el burdel. El personaje femenino Todos los Santos, que eligió el burdel se desplaza tres
veces: primero de Medellín al monasterio, después del monasterio a Tora y, al final de su casa
en Tora a la casa de la Olguita.
En La novia oscura se observa también que el Río Magdalena tiene un papel central
en el desplazamiento de los personajes. La mayoría de los personajes caminan a lo largo del
Río Magdalena para llegar a su nuevo espacio: “Por lo pronto, su cauce [el del Río
Magdalena] me ha traído hasta Ambalema” (LNO: 173). La narradora central declara en la
cita anterior la importancia que tiene el Río Magdalena en sus viajes. El Río Magdalena es
también el espacio estructural donde empieza y termina la historia principal de La novia
oscura: al principio de la novela, Sayonara llega a Tora, caminando a lo largo del río y al final
Sayonara se despide y se va por el río para esperar a su amor, el Payanés.
El Río Magdalena funciona también como un punto de referencia en la novela, tanto
para los personajes ficcionales como para los lectores, esto se ve cuando El Payanés expresa
su identificación con el río principal de Colombia así: “-“Yo también soy de este río” (LNO:
152). El Payanés no sólo usa el río como punto de referencia de donde viene, sino lo usa
también para subrayar que él y Sayonara (con quien habla en la cita anterior) tienen un
espacio común que los conecta: el Río Magdalena. Más tarde en la novela, las vegas del Río
Magdalena se convierten en el espacio amoroso en la relación entre el Payanés y Sayonara y
el espacio donde los dos van a encontrarse, si Sayonara se decide partir de Tora:
-Si algún día abandonas Tora...-quiso prevenir él. –No pienso mudarme de Tora. –Nunca sabes
adónde te ha de empujar tanta guerra. Si abandonas Tora, digo, y te aquietas en cualquier otro
rincón, tú esperas a que llegue nuestra fecha, caminas en línea recta hasta topar con el
Magdalena y me esperas a la orilla. –Este río es muy largo –objetó ella-. Atraviesa de parte a
parte el país... –Tú busca el río, que yo sabré buscarte a ti (LNO: 158).
81
Aunque el río es largo (atraviesa casi toda Colombia), el Payanés lo considera como un
espacio conocido y seguro. Por consiguiente, los personajes de La novia oscura no sólo
otorgan al Río Magdalena características espaciales, sino también emocionales, como se ve en
la siguiente cita, donde Sayonara relaciona sus sentimientos hacia el Payanés con el río:
“mientras todo su ser y todo su desear navegaban a kilómetros de allí, buscando la huella del
Payanés por las aguas del Magdalena” (LNO: 365). El Río Magdalena, reitero, desempeña un
papel importante en la vida de los personajes de La novia oscura, ya que en dicho río
comienzan, transcurren y terminan sus desplazamientos geográficos y psico-emocionales.
El espacio móvil y su relación con el nomadismo del personaje Sacramento
Sacramento, como antagonista de Sayonara en La novia oscura, también se representa como
“sujeto nómada”. Su característica central es que siempre está en movimiento. La madre del
personaje Sacramento era prostituta y su profesión marcó la identidad y el destino de su hijo
Sacramento para siempre: “-Ésta era una tierra donde lo normal era ser puta, y ser hijo de puta
era la consecuencia lógica e indolora” (LNO: 29). Sacramento se mueve físicamente entre
diferentes lugares, pero también tiene una identidad y mentalidad movible. La gente de Tora
llama a Sacramento “hijo de La Catunga” (nombre del barrio prostibulario), lo cual es, sin
duda, una denotación ofensiva y pecaminosa. Y para que el hijo siempre recordara su origen,
le dieron también el nombre irónico de Sacramento: el hijo de una mujer que no se casó o no
acató el sacramento del matrimonio.
Se observa en la novela que todo el mundo en Tora conoce el origen prostibulario de
Sacramento y es evidente que este hecho conforma su identidad. Sacramento entiende que
tiene que trasladarse a otro espacio para construir una nueva identidad. “Me largo de Tora,
niña –anunció-. Voy a meterme de petrolero para regresar tostado, peludo y con mucha plata,
así las mujeres de La Catunga nunca se vuelven a burlar de mí” (LNO: 64). El anuncio de
Sacramento confirma como el espacio define su identidad. Todos en Tora, lo tratan a él como
hijo de prostituta y las mujeres se burlan de él. Por eso, Sacramento piensa que es necesario
huir a otro lugar para obtener respeto y conseguir que la gente le trate como un hombre
“normal” y no solamente como un hijo de La Catunga.
Cuando Sacramento se casa con Amanda (Sayonara, según su nuevo nombre de
casada), usa la misma estrategia, irse a otro lugar para evitar que la gente trate a su esposa,
Amanda, como una prostituta. Esta táctica de cambiar de identidad cambiando de espacio,
implica un constante desplazamiento por parte de Sacramento y Amanda, no sólo porque todo
82
el mundo sabe que Amanda ha trabajado como prostituta, sino porque la imaginación de
Sacramento le lleva a concluir que todos conocen el pasado prostibulario de su esposa. Por
consiguiente, la primera decisión que Sacramento toma después de casarse con Sayonara es
cambiarle su nombre e irse de Tora:
-¡Aunque la puta se vista de blanco, puta se queda! –le gritó y siguió camino, dejando en todos
la desazón y el espeluzno de su paso frío de sombra.
–Nos vamos ya de Tora. –Un Sacramento empalidecido y temblando de ira santa por el agravio
rompió la promesa de vivienda subsidiada y arrojó los pedazos al aire, y ahí mismo, en la propia
puerta de la iglesia, tomó en caliente la decisión de partir y la comunicó a su esposa y a la
escasa concurrencia.
-¿Para dónde? –le preguntó Sayonara. –Donde nadie te conozca ni venga a echarnos tu pasado
en cara. -¿Y la casa, Sacramento? ¿La casa que iban a darte?
-La única casa que nos espera aquí es la vergüenza (LNO: 332-3).
Como indica la cita, Sacramento no necesita más que un comentario de un hombre cualquiera
de la calle para determinar que ya es tiempo de irse, ya que valora más la reputación de su
mujer que la de su propia casa. Aunque no tenga dinero para comprar otra casa, prefiere
involucrarse en un futuro inseguro que quedarse en un lugar donde la gente trate a su mujer
como prostituta. La solución de los problemas de Sacramento es siempre escapar y elige esta
salida varias veces durante su matrimonio con Amanda. El constante movimiento se convierte
en un motivo recurrente en el matrimonio y en la novela, hasta que Amanda abandona a
Sacramento y regresa a Tora.
Como se observa, Sacramento es un personaje que tiene un pasado conflictivo y
desprestigiado y, como personaje, está estigmatizado por los prejuicios de la sociedad. Para
escapar, primero, de su reputación como hijo de prostituta y, segundo, de la reputación de su
esposa como prostituta, decide cambiar de espacio cuando tiene problemas. Este constante
nomadismo se convierte en su manera de sobrevivir; en su forma de constituir su identidad
itinerante de sujeto nómada.
4.6. Resumen
Al analizar el espacio narrativo de La novia oscura elegí dividir los espacios en diferentes
categorías según su significado temático: el espacio geográfico, el espacio económico y
sexual y el espacio familiar. Se comprobó, primero, que el espacio geográfico englobante de
la novela de Restrepo es ante todo la Colombia representada en la novela. Segundo, el espacio
económico y sexual de La novia oscura es principalmente el Campo 26 y La Catunga. En la
83
sección sobre el espacio económico y sexual mostré como un espacio siempre es diferente
para los personajes y, además, como un espacio puede reflejar, aclarar y justificar el estado
anímico de un personaje. Es decir, conformar su identidad y volición. Dentro del espacio
sexual de La novia oscura hay dos lugares de gran importancia: los burdeles La Copa Rota y
el Dancing Miramar. Demostré que en la novela de Restrepo los burdeles mencionados,
funcionan como ejemplos ficcionales de diferentes espacios socio-económicos de Colombia
debido a su ubicación geográfica y la situación económica de las prostitutas y a la categoría y
prestigio socio-económico de los burdeles. Tercero, en la parte sobre el espacio familiar,
señalé como la casa de Todos los Santos funciona como un espacio libre para las prostitutas:
“su cuarto propio”; un espacio donde ellas son tratadas como personas normales y no como
objetos sexuales. Seguidamente, me propuse investigar si se puede encontrar una coherencia
entre los espacios narrativos de La novia oscura y el comportamiento de los personajes en sus
respectivos espacios. Demostré, en base a evidencia textual de la novela, que hay una fuerte
relación entre el espacio donde un personaje se sitúa y la manera que dicho personaje actúa y
habla. Al final del capítulo analicé el desplazamiento que es un motivo recurrente en la
novela, y comenté como los personajes desplazados en La novia oscura son afectados física,
emocional y socio-económicamente por su constante movimiento que transforma su
identidad, convirtiéndolos en “sujetos nómadas”.
84
Capítulo 5. Conclusiones
En esta tesis he investigado La novia oscura de Laura Restrepo, tomando como base tres
perspectivas teóricas: primero, las categorías narratológicas de Gérard Genette para explicar
como está construida la novela de Restrepo, en especial a la función de las voces narrativas y
la focalización. Segundo el discurso y poder de Michel Foucault para ilustrar las relaciones
implícitas y explícitas entre discurso y poder, y, tercero, las teorías de Susan E. Carvalho para
analizar la importancia que tiene el espacio en la identidad y el comportamiento de los
personajes.
Ante todo, no hay duda de que La novia oscura es una novela ficcional con personajes
ficticios, pero, como se ha visto a través de mi análisis, algunos de los temas en la obra tienen
una conexión directa con la Colombia de ayer y de hoy. De esta manera coincido totalmente
con Laura Restrepo cuando afirma que La novia oscura funciona como una metáfora de
Colombia (véase Maurell 2000). A mi parecer, basta comenzar a leer la obra para entender
que la autora, a través de su narradora central, quiere comentar narrativamente aspectos socioeconómicos reales de la situación de su país natal, Colombia.
En el primer capítulo de esta tesis introduje a Laura Restrepo, presenté sus obras
literarias e hice una reseña de su vida y obra literaria y política. Seguidamente, hice un esbozo
de los estudios críticos que se han hecho sobre La novia oscura y concluí, a la luz de esta
evaluación crítica que no se había hecho una investigación sobre la función e interrelación del
espacio novelesco y las voces narrativas de los personajes y de la narradora central. Por
consiguiente, planteé mis hipótesis y expliqué los objetivos de mi estudio. Al final del
capítulo presenté las teorías y los métodos usados en la tesis.
En el segundo capítulo, hice un análisis interno de La novia oscura, siguiendo los
postulados de Gérard Genette, expuestos en Figuras III. El objetivo aquí fue responder a la
primera parte de la primera hipótesis: “¿qué tipo de características tienen la voz narrativa y la
focalización en La novia oscura?”. Al respecto, señalé primero que la parte de La novia
oscura que corresponde temporalmente a la estancia de la narradora central en Tora
concuerda con lo que Genette define como la narración. La historia que escribe la narradora
central sobre Sayonara y la sociedad de Tora, coincide, a su vez, con la “historia”, siguiendo
la terminología de Genette. Temporalmente, la narración es posterior a las acciones de la
“historia”. Según Genette, la distancia temporal entre lo que pasa dentro y fuera del relato se
llama el nivel narrativo. Se evidenció en el análisis, que en el caso de La novia oscura, el
nivel extradiegético corresponde a la narración mientras que lo que la narradora central
85
escribe sobre Sayonara y su época en Tora (la década de los cuarenta) coincide con el nivel
diegético. Más adelante constaté que la narradora central de La novia oscura ejerce tanto el
papel de un narrador homodiegético como de un narrador heterodiegético. Esto se evidenció
en el hecho de que en la “historia”, la narradora es una narradora heterodiegética porque
cuenta los hechos desde fuera, mientras que en la “narración” ella misma participa en la
acción ya que funciona como una narradora homodiegética.
En referencia a las voces narrativas, identifiqué que en La novia oscura hay varias
voces narrativas de manera que la narradora central “presta” o delega su voz central a
diferentes personajes de la novela. Especifiqué en el análisis que la narradora central no sólo
presenta objetivamente la versión de la historia de sus testigos, sino que comenta
metanarrativamente lo que dicen, interviniendo con sus propias reflexiones y opiniones en lo
narrado y enfatiza así su papel como investigadora y personaje-narrador en su relato. Llegué a
la conclusión de que La novia oscura es una historia narrada desde una perspectiva colectiva
por una periodista que funciona como una “redactora” que organiza y “edita” las historias
(entrevistas) que componen la historia colectiva.
En mi opinión, uno de los aspectos interesantes de La novia oscura es la relación que
tiene las voces narrativas y su articulación de actitudes masculinas y femeninas con la
configuración del espacio novelesco. La mayoría de los personajes centrales de la novela son
prostitutas y la sociedad presentada en la novela es una sociedad patriarcal que oprime a la
mujer. A través de evidencia textual demostré el funcionamiento narrativo de las normas y
actitudes patriarcales de la sociedad representada en la novela. Lo peculiar es que la novela no
sólo presenta personajes-hombres que se expresan con un discurso patriarcal, sino el hecho de
que varias de las prostitutas de La novia oscura articulan también un discurso patriarcal. En
relación con el personaje de Todos los Santos indiqué que su voz tiene diferentes
características: por un lado, se apropia de un discurso patriarcal y, por otro, muestra rasgos
femeninos típicos. Respecto a la voz del personaje Sacramento mostré que esta voz es
también compleja, ya que él vacila entre expresare como cualquier hombre machista o
expresar ideas o actitudes consideradas como “femeninas” por el discurso patriarcal articulado
y cuestionado en la novela. En efecto, se evidenció también, a través de citas, que, a pesar de
que el discurso de la novela es dominado por voces femeninas, dichas voces se apropian, a
menudo de actitudes patriarcales, lo cual encierra una paradoja porque en un ambiente
prostibulario, como el descrito en la novela, el lenguaje patriarcal lo articulan no sólo los
hombres (como es de esperarse), sino, curiosamente, también las mujeres prostitutas. Además,
se comprobó que, en La novia oscura, las prostitutas (del Dancing Miramar) no cumplen el
86
papel pasivo que la sociedad patriarcal les ha otorgado, sino que, a pesar de las limitaciones
de la sociedad ellas participan activamente y expresan sus propias opiniones. En base a este
último aspecto, se puede sugerir que La novia oscura presenta una percepción de la mujer
caracterizada por ser autónoma o independiente de los valores y actitudes vigentes en una
sociedad patriarcal como la representada en la novela.
Al comparar analíticamente las ocurrencias (de cantidad y contenido temático) de las
voces femeninas con las voces masculinas, se puede argumentar también que La novia oscura
articula un discurso femenino. Sin embargo, como se demostró en el análisis hecho en el
segundo capítulo, la situación es más compleja, ya que ni los personajes masculinos, ni los
personajes femeninos hablan de manera tradicional, según las normas de una sociedad
patriarcal.
En base a los postulados teóricos de Genette sobre la focalización se evidenció que La
novia oscura alterna constantemente entre la focalización externa y la focalización interna.
Demostré que en La novia oscura se dan dos de las subcategorías de focalización interna
propuestas por Genette: la focalización interna variable y la focalización interna múltiple. En
relación con la focalización interna variable argumenté que ésta está presente en toda la
novela por causa de la existencia de diferentes voces narrativas que articulan su propia visión.
En referencia a la focalización interna múltiple, señalé que ésta sólo ocurre una vez en la
novela: cuando Todos los Santos y las otras prostitutas relatan la última vez que vieron a
Sayonara, presentando diferentes versiones del mismo acontecimiento. Por lo que concluí que
se articuló una focalización interna múltiple.
En el tercer capítulo de mi tesis estudié el discurso y el poder en La novia oscura
partiendo de la teoría de Michel Foucault. Mi objetivo principal en este capítulo fue responder
a las preguntas hechas en la primera hipótesis sobre las relaciones de poder sexual y
económico que se dan en La novia oscura, especialmente, entre las prostitutas y los clientes
de La Catunga. Además me propuse analizar la función de las instituciones estatales y sus
representantes presentadas en la novela y comentar las relaciones de supremacíasubordinación que se establecen entre dichas instituciones y los personajes. Según Foucault,
el discurso es lo que conecta el poder con el conocimiento, ya que las personas que ejercen el
poder controlan, al mismo tiempo, el conocimiento y, por eso, obtienen automáticamente un
poder sobre las personas que no lo tienen. En concreto, las personas que ejercen el poder en
una sociedad crean también lo que la sociedad considera como la “normalidad” o la “verdad”.
Para relacionar este aspecto con el contexto de La novia oscura me basé en las conclusiones
del segundo capítulo, en el que planteé que el discurso patriarcal es el que obtiene el poder de
87
esta sociedad. En una sociedad patriarcal-tradicional las prostitutas son normalmente
oprimidas por diferentes instituciones de la sociedad. A través de evidencia textual demostré
que, por un lado, las prostitutas son oprimidas por el Estado y las instituciones poderosas de la
sociedad presentada en la novela, pero, por otro lado, como lo reveló mi análisis, algunas de
las prostitutas no se sienten como víctimas explotadas sexualmente, sino que consideran su
trabajo como cualquier trabajo normal. Por consiguiente, se puede afirmar que el discurso de
las prostitutas finas del Dancing Miramar rompe con el discurso tradicional de la sociedad
patriarcal.
En cuanto las instituciones poderosas presentadas en La novia oscura (el ejército, los
políticos, la Iglesia Católica, la Tropical Oil Company y la clínica médica) demostré que
encarnan el poder y el conocimiento de la sociedad, y, por tanto, imponen las actitudes y las
normas que el grupo marginal de los obreros petroleros y las prostitutas deben seguir.
Además, comenté como dichas instituciones poderosas afectan los personajes de La novia
oscura no sólo en su manera de pensar y actuar, sino también en su entendimiento del mundo.
Con el fin de analizar las relaciones de supremacía y subordinación económica y sexual en La
novia oscura empecé con el examen de la clínica médica, la cual funciona, a mi parecer, como
un exponente del Estado colombiano, representado ficcionalmente en la novela. Dentro del
discurso de dicha clínica hallé tres categorías de poder que me llamaron la atención: el poder
institucional, el poder profesional y el poder masculino. Paradójicamente, todos los médicos
de la novela tienen la misma posición de poder, pero su actuación y su manera de realizar su
trabajo profesional es completamente diferente. Por lo tanto, analicé el contraste entre la
actuación profesional del doctor Antonio María Flórez y sus predecesores, examinando cómo
su manera de ejercer su poder y autoridad profesional afecta la reputación y el tratamiento de
las prostitutas de La Catunga. Concluí que el análisis del discurso clínico sirvió para
ejemplificar un aspecto de la teoría de Foucault: que los médicos, apoyados en su autoridad,
poder y prestigio que les otorga la sociedad, implantan su noción de “conocimiento”,
“verdad” y “normalidad” sobre los que no tienen el poder en La novia oscura: las prostitutas y
los obreros petroleros.
La Tropical Oil Company es una empresa norteamericana que obtiene una posición
económica y política poderosa en la sociedad presentada en La novia oscura. Argumenté, en
el tercer capítulo, que la representación literaria de la empresa norteamericana conlleva
implícita y explícitamente una crítica narrativa hacia el capitalismo y la explotación de los
obreros colombianos por compañías extranjeras. La posición poderosa de la “Troco” se nota,
más que todo, en la descripción de la huelga del arroz y las reformas laborales socio88
económicas que la empresa realiza después de la huelga con la intención de controlar la
población. Se revela en sus reformas laborales, cómo la “Troco” tiene la autoridad de
establecer nuevas leyes y normas, no sólo para sus obreros, pero para toda la población de
Tora. Se ejemplifica, otra vez, lo manifestado por Foucault: los que tienen el poder imponen
también lo que la sociedad considera como “verdad” o “normalidad”.
Proseguí mi análisis sobre el poder, citando ejemplos que ilustraban las relaciones
entre prostitutas y clientes en La novia oscura. Empecé examinando quién ejerce el poder
económico y el poder sexual en las relaciones entre prostitutas y clientes, y cómo el poder
influye en el comportamiento de los personajes. Constaté que no hay un esquema fijo de
actuación en todas estas relaciones, sino que existen diferencias. Encontré que en la mayoría
de las relaciones que se dan en La novia oscura, es la prostituta la que detenta el poder sexual,
mientras que el cliente ejerce el poder económico. Además mostré que el cuerpo femenino es
un objeto de deseo central y determinante en todas las relaciones que se dan entre los clientes
y las prostitutas, siendo este aspecto, a mi parecer, un elemento fundamental de la cultura
patriarcal. Constaté que Sayonara, la protagonista de la novela, tiene una posición única
porque todos los hombres la desean. Por eso, ella también ejerce, ocasionalmente, el poder
económico sobre sus clientes potenciales, ya que rechaza las propuestas y el dinero de ellos.
Además comenté algunas partes de la novela, donde el cliente ejerce no sólo el poder
económico, sino también el poder sexual. Eso se nota especialmente en los casos en que las
prostitutas se enamoran de sus clientes.
Al analizar la función del espacio narrativo del capítulo cuatro elegí dividir los
espacios más importantes en diferentes categorías según su significado temático: el espacio
geográfico, el espacio económico y sexual y el espacio familiar. Primero, en relación al
espacio geográfico de la novela de Restrepo demostré que, en la novela, se representa muchos
aspectos de la realidad colombiana. Además comprobé que dicho país y el conocimiento, por
parte del lector, de su realidad socio-geográfica tiene una gran importancia para poder
entender la novela y la identidad de los personajes que se desprenden de dicha realidad. La
narradora central se refiere varias veces a su patria y, al mismo tiempo, critica narrativamente
el Estado colombiano y también las empresas multinacionales que explotan los recursos
naturales y a los colombianos. Otro espacio geográfico importante en la novela es el Río
Magdalena donde tienen lugar muchos de los eventos importantes entre los personajes de La
novia oscura. Este río es también importante en el desplazamiento de los personajes de la
novela ya que la mayoría de ellos caminan a lo largo del río o navegan en él en sus viajes.
Seguidamente, identifiqué el Campo 26 y La Catunga como los espacios más
89
importantes dentro de la categoría “espacio económico y sexual de La novia oscura”. En la
sección sobre el espacio económico y sexual señalé como un espacio siempre es diferente
para los personajes y, además, constaté que un espacio puede reflejar, aclarar y justificar el
estado anímico de un personaje, es decir, conformar su identidad y volición. En relación con
el espacio sexual de La novia oscura mi atención se centró en los dos lugares de mayor
importancia: los burdeles La Copa Rota y el Dancing Miramar. Demostré que los burdeles
mencionados funcionan como ejemplos ficcionales de diferentes espacios socio-económicos
de Colombia, primero, en relación a su ubicación geográfica y, segundo, en relación con la
situación económica de los burdeles y de las prostitutas. La desigualdad entre los burdeles es
también evidente por la existencia de jerarquía socio-económica entre las prostitutas. Además,
los burdeles tienen diferentes clientes conforme su situación socio-económica. En el análisis
del espacio familiar señalé como la casa de Todos los Santos funciona como un espacio libre
para las prostitutas: un espacio donde ellas son tratadas como personas normales y no como
objetos sexuales. Además demostré que la casa de Todos los Santos comparte muchas
características con cualquier casa familiar colombiana: es el lugar donde hacen la comida,
educan a los niños, charlan, en fin, donde viven los miembros de una familia.
Siguiendo los postulados de Susan E. Carvalho y otros teóricos sobre el espacio y su
influencia en los personajes, encontré una coherencia entre los espacios narrativos de La
novia oscura y el comportamiento de los personajes en sus respectivos espacios narrativos.
Demostré que hay una fuerte relación entre el espacio donde un personaje se sitúa y la manera
que dicho personaje actúa y habla. En la descripción de los diferentes estratos socioeconómicos presentados en la novela se revela evidentemente una correlación entre los
espacios y los personajes. Además, en algunas relaciones entre los personajes de La novia
oscura se percibe como el espacio tiene poder sobre los personajes y la manera que el espacio
decide sus normas de conducta. En el análisis de los burdeles de La Catunga demostré que
existen diferencias socio-económicas considerables entre el Dancing Miramar y La Copa
Rota. Señalé varias características diferentes entre las prostitutas finas del Dancing Miramar y
las prostitutas ordinarias de La Copa Rota, y, sobre todo, indiqué como el espacio impone las
normas y el comportamiento de los personajes y ejerce poder y autoridad sobre ellos.
Al final del cuarto capítulo destaqué uno de los motivos recurrentes de La novia
oscura: el desplazamiento de algunos de los personajes. Demostré cómo varios de los
personajes se desplazan físicamente entre diferentes espacios y señalé como algunos de ellos
también son afectados emocional y socio-económicamente por su constante movimiento que
transforma su identidad, convirtiéndolos en “sujetos nómadas”. Analicé profundamente el
90
personaje Sacramento concentrándome en el examen de su constante nomadismo y mostré
cómo él, durante toda la novela, está en búsqueda de un nuevo lugar para encontrar la
felicidad (su identidad innombrada). Mi conclusión aquí fue que, para Sacramento, la solución
de sus problemas es siempre desplazarse de un lugar a otro. Por lo tanto, asigna mucho poder
al espacio en que se mueve.
En esta tesis he contribuido a la investigación sobre la obra literaria de Laura Restrepo,
en especial, el estudio de su novela, La novia oscura. Creo que mi énfasis en el estudio del
espacio de la novela y su significado para los personajes, ha añadido algo original e
importante en el estudio de la novela de Restrepo. En base a la investigación que hice sobre
La novia oscura, quisiera proponer como un estudio complementario a realizar, un análisis del
discurso religioso de la novela, lo cual no realicé aquí por falta de espacio. Desde mi punto de
vista investigativo, el discurso religioso de La novia oscura merece un estudio detallado ya
que hay muchos símbolos religiosos y referencias bíblicas planteados en la novela. Espero
que la investigación hecha en esta tesis sirva de inspiración a la realización de nuevos estudios
que expongan la importancia que tiene la novela La novia oscura de Laura Restrepo, no sólo
como relato literario, sino también como documento socio-histórico.
91
Bibliografía:
Akrabova, Maria G. (2008): “The Outsider as Catalyst: Marginality, Truth and Violence in
Three Novels by Laura Restrepo.” En Wright, Will y Kaplan, Steven, The image of
the outsider II in literature, media, and society: proceeding of 2008 conference of the
Society of the interdisciplinary study of social imagery. Pueblo: Colorado State
University: 189-193.
Andermahr, Sonya, Lovell, Terry y Wolkowitz, Carol. (1997): A concise glossary of feminist
theory. University of Warwick, New York: Arnold.
André, María Claudia. (2009): “Deseo, represión y locura en Delirio de Laura Restrepo”. En
Arancibia, Juana Alcira y Tezanos-Pinto, Rosa (Ed. and introd.). (2009): La mujer en
la literatura del mundo hispánico. Westminster, CA: Instituto Literario y Cultural
Hispánico: 255-270.
Arango, Ricardo. (Ed.). (1985): Historia de Colombia, Volumen V. Bogotá: Editorial La
Oveja Negra Ltda.
Arciniega, G. Miguel y Anderson, Tomas C. (2008): “Toward a Fuller Conception of
Machismo: Development of a Traditional Machismo and Caballerismo Scale.” En
Journal of Counseling Psychology. Vol. 55, No. 1: 19-33.
Ashcroft, Bill, Griffiths, Gareth y Tiffin, Helen. (2007): Post-Colonial Studies The Key
Concepts, second edition. London: Routledge.
Bakhtin, Mikhail. (1981): The dialogic imagination, four essays. Texas: University of Texas
Press.
Carvalho, Susan E. (Ed.). (2007): Contemporary Spanish American Novels By Women
Mapping The Narrative. New York: Woodbridge, Tamesis.
Cascante, Helena Isabel. (2005): “Desplazamiento e identidad en La novia oscura y La
multitud errante de Laura Restrepo”. Tesis de maestría, Facultad de French, Italian
and Spanish, University of Calgary.
Clamurro, Whiliam H. (2005): “La picaresca colectiva de La novia oscura.” En Jaramillo
Zuluaga, José Eduardo (Ed.). (2005): Colombia: tiempos de imaginación y desafío.
Memorias del XIV Congreso de la Asociación de colombianistas celebrado en
Dension University, en Granville, Ohio, entre el 3 y el 6 de agosto del año 2005.
Bogotá: Editorial El Malpensante.
Crossley, Nick. (2005): Key Concepts in Critical Social Theory. London: SAGE Publications
Ltd.
92
Cruz, Juan. (2006): “La cultura se hace en torno a los muros que nos dividen”. En El País (25
de septiembre, 2006). http://www.elpais.com/articulo/cultura/cultura/hace/torno/muros
/nos/dividen/elpporcul/20060925elpepicul_5/Tes, acceso 27 de abril, 2010.
Damjanova, Ludmila. (1996): Sexo y lenguaje. Buenos Aires: Ediciones Uma.
Davies, Lloyd Huges. (2007): “Imperfect portraits of a postcolonial heroine: Laura Restrepo´s
La novia oscura.” Modern language review, October 2007.
Díaz-Ortiz, Oscar A. (2007): “Laura Restrepo: Hacia un cambio emancipador de la mujer
latinoamericana.” En Alba de América, Revista Literaria (26:49-50), Julio 2007: 12538.
Díaz Zambrana, Rosana. (2009): “Discursos de transgresión en Dulce compañía, de Laura
Restrepo”. En Arancibia, Juana Alcira y Tezanos-Pinto, Rosa (Ed. y introd.). (2009):
La mujer en la literatura del mundo hispánico. Westminster, CA: Instituto Literario y
Cultural Hispánico: 161-175.
Domínguez, Antonio Garrido. (2007): Teoría de la literatura y literatura comparada, el texto
narrativo. Madrid: Editorial Síntesis, S.A.
Donoso, José. (1965): El lugar sin límites. Mexico: Joaquin Mortiz.
Foucault, Michel. ([1970] 1992): El orden del discurso. (Traducción de Alberto González
Troyano). Buenos Aires: Tusquets Editores.
- ([1978] 1990): History of Sexuality.Volume.1: An introduction. New York: Random
House.
- (1967): “Of other spaces”. En Morra, Joanne y Marquard, Smith (Ed.). (2006):
Spaces of visual culture, Volume 3. London: Routledge.
García Márquez, Gabriel. (1967): Cien años de soledad. Buenos Aires: Editorial
Sudamericana.
- (2004): Memoria de mis putas tristes. Barcelona: Mondadori.
Garfield, Evelyn Picon y Schulman, Ivan A. (1991): Las literaturas hispánicas, Introducción
a su estudio, volumen 1. Detroit: Wayne State University Press.
Genette, Gérard. ([1972] 1989): Figuras III. Barcelona: Editorial Lumen.
González-Ortega, Nelson. Apuntes de clase de curso “Spa 4302”, otoño 2009, Universidad de
Oslo.
93
Humm, Maggie. (1995): The dictionary of feminist theory, second edition. Columbus-Ohio:
State University Press.
Lefebvre, Henri. (1991): The production of space. Smith Oxford : Blackwell.
Limone Reina, Flavia A. (2005): “Una aproximación teórica a la comprensión del machismo.”
(Octubre 2005). http://www.sexoygenero.org/malagamachismo.htm, acceso 25 de
agosto, 2010.
Lindsay, Claire. (2003): “Clear and present danger: Trauma, Memory and Laura Restrepo`s
La novia oscura.” En Hispanic Resarch Journal, Vol. 4, No. 1, Febrero 2003: 41-58.
Lirot, Julie. (2005): “La mujer incorpórea en La novia oscura, La multitud errante y Delirio
de Laura Restrepo.” En Ensayos sin frontera (Estudios sobre literatura
hispanoamericana): 58-73, NewYork.
-
(2007): “El desarrollo de la mujer protagónica: visiones opacas y cuerpos
transparentes.” En Sánchez-Blake, Elvira y Lirot, Julie (Ed.). (2007): El Universo
Literario de Laura Restrepo. Bogotá: Taurus: 159-172.
Llarena, Alicia. (1997): Realismo mágico y lo real maravilloso: una cuestión de
verosimilitud: espacio y actitud en cuatro novelas latinoamericanas. Gaithersburg,
MD, U.S.A.: Hispamérica: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria
Marín, Andrés Felipe. (2006): “La prostituta y el petrolero, encarnación de la miseria y el
progreso en el magdalena medio colombiano. Una mirada psico-social de la novela La
novia oscura de Laura Restrepo.” En la revista electrónica de psicología social,
número11, junio 2006. http://www.funlam.edu.co/poiesis/Edicion011/poiesis11. mari
n ml, acceso 27 de abril, 2010.
Manrique, Jaime. (2001): “Entrevista con Laura Restrepo.” En Sánchez-Blake, Elvira y Lirot,
Julie (Ed.). (2007): El Universo Literario de Laura Restrepo. Bogotá: Taurus: 353368.
Martin, Deborah. (2008): “Mothers and Nomadic Subjects: Configurations of Identity and
Desire in Laura Restrepo΄s La novia oscura.” En Modern language review, 103
(2008): 113-28.
Martínez, Ezequiel Mario. (2010): “Laura Restrepo: Los latinoamericanos hemos pretendido
novelar nuestra historia con personajes de corte épico.” En Cuadernos
Hispanoamericanos, (715), Enero, 2010: 99-105
Maurell, Pilar. (2000): “Laura Restrepo enmascara de realidad su nueva novela.” En El
Mundo (9 de mayo, 2000). http://documenta.elmundo.orbyt.es/noticia_hemeroteca.
aspx., acceso 10 de octubre, 2010.
94
McHoul, Alec y Grace, Wendy. (1995): A Foucault primer: Discourse, Power and The
Subject. London: UCL Press Limited.
Mejía, Gustavo. (2000): “Historia e historias en La novia oscura de Laura Restrepo.” En
Estudios colombianos, No. 21 2000. Asociación de colombianistas. TM editores y the
University of Illinois: 14-19.
Melo, Jorge Orlando (Ed.). (1995): COLOMBIA HOY, Perspectivas hacia el siglo XXI.
Bogotá: TM EDITORES.
Mendoza, Víctor Casas. (2009): “El nuevo “episodio oscuro” de Laura Restrepo.” (28 de
octubre, 2009). http://extroversia.universia.net.co/html/arteylit/personajes Exp.jsp? act
ualConsecutivo=91, acceso 27 de abril, 2010.
Merino, Juan Fernando. (2003): “Laura Restrepo o la inagación permanente.” http://www.
Latinoamerica-online.info/cult03/letteratura07.03.html, acceso 2 de marzo 2011.
Moi, Toril. (1999): Teoría literaria feminista, tercera edición. Madrid: Cátedra.
Montes, Patricia Aristizábal. (2005): Panorama de la narrativa femenina en Colombia en el
siglo XX. Cali: Programa Editorial Universidad del Valle.
Moyers, Bill. (2002): “Bill Moyers Interviews Laura Restrepo.” http://www.pbs.org/now/prin
table/transcript_restrepo_print.html, acceso 2 de marzo 2011.
Nuñez, Nohora Viviana Cardona. (2008): “Laura Restrepo: dos lenguajes para contar a
Colombia.” En Las Actas del XIV Congreso de Colombianistas: Granville, Ohio del 3
al 6 de agosto de 2005.
Onetti, Juan Carlos. (1964): Juntacadáveres. Barcelona: Seix Barral.
Oquist, Paul. (1980): Violence, Conflict, and Politics in Colombia. New York: Academic
Press, Inc.
Ordoñéz, Montserrat. (2000): “Ángeles y prostitutas en dos novelas de Laura Restrepo.” En
Sánchez-Blake, Elvira y Lirot, Julie (Ed.). (2007): El Universo Literario de Laura
Restrepo. Bogotá: Taurus: 173-85.
Rabí do Carmo, Alonso. (2008): Animales literarios, 17 entrevistas. Lima: Aguilar.
Randall, Stephen J. (1992): Colombia and the United States: Hegemony and Interdependence.
Athens: The University of Georgia Press.
Real Academica Española. www.rae.es, acceso 10 de abril 2011.
Restrepo, Laura. ([1999] 2000): La novia oscura. Barcelona: Editorial Anagrama.
95
Rodríguez, Luis Carlos Villegas. (2006): “La novia oscura: Una cita en la Catunga.” En Red
de Revistas Científicas de Ámerica Latina y el Caribe, España y Portugal.
http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=77440610, acceso 27 de
abril, 2010.
Rodríguez, Noris. (2005): “Política, periodismo y creación en la obra de Restrepo.” En
Scientific Commons de Noris Rodríguez. http://etd.ohiolink.edu/etd/view.cgi?acc num
=ucin1123859951, acceso 27 de abril, 2010.
Rodríguez, Rodney T. (2004): Momentos cumbres de las literaturas hispánicas, Introducción
al análisis literario. New Jersey: PEARSON prentice Hall.
Sánchez-Blake, Elvira y Lirot, Julie (Ed.). (2007): El Universo Literario de Laura Restrepo.
Bogotá: Taurus.
Shaw, Donald L. (1998): The Post-boom In Spanish American Fiction. New York: State
University of New York Press.
Skidmore, Tomas E. y Smith, Peter H. (2005): Modern Latin America. New York: Oxford
University Press.
Soja, Edward W. (1996): Thirdspace: journeys to Los Angeles and other real-and-imagined
places. Cambridge, Mass.: Blackwell.
Solotorevsky, Myrna. (1991): “El relato literario como configurador de un referente historico:
Termina el desfile. De Reinaldo Arenas.” En Revista iberoamericana, número 154,
Enero - Marzo 1991: 365.
Tasende, Ana María Platas. (2007): Diccionario de términos literarios. Madrid: Espasa
Léxicos.
The Internal Displacement Monitoring Centre (IDMC). http://www.internaldisplacement. Org
/8025708F004CE90B/(httpCountries)/CB6FF99A94F70AED802570A7004CEC41?O
penDocument&expand=1.1&link=11.1.1&count=10000#11.1.1.), acceso 26 de
septiembre 2010.
Trifio, Ada. (2010): “Mujeres que ejercen prostitución en Colombia” http://www.terre libere
re.it/index.php?x=completa&riga=151, acceso 15 de noviembre 2010.
Vargas Llosa, Mario. (1965): La casa verde. Barcelona: Seix Barral.
- (1973): Pantaleón y las visitadoras. Barcelona: Editorial Seix Barral.
Vergara, Isabel R. (2006): “La novia oscura o la historia en combustión.” En la Revista de
Literatura Hispánica, (63-64), 2006 Spring-Fall, (In special issue: "Colombia:
Literatura, política y violencia.): 21-38.
96
Walby, Sylvia. (1990): Theorizing patriarchy. Oxford: Basil Blackwell Ltd.
Zamora, Nesly Janney Calderón. (2008): “Cuerpo y memoria en La novia oscura de Laura
Restrepo.” Bogotá D.C: Pontificia Universidad Javeriana, Facultad de ciencias
sociales, Departamento de literatura, tesis de Maestría en literatura.
97
Fly UP