...

Las prendas de la novia

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Las prendas de la novia
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
Las prendas de la novia: canciones
de boda en la tradición judía sefardí
Paloma Díaz-Mas
Grupo de Investigación Antropológica
sobre Patrimonio y Culturas Populares (CSIC)
En esta colaboración analizaremos
cómo la indumentaria se refleja en
los cantos sefardíes, y concretamente en las canciones específicas
que acompañan (o acompañaban)
uno de los ritos del ciclo vital en que
-para todos los pueblos- la vestimenta cobra una importancia primordial: la boda.
Pero antes de seguir adelante conviene aclarar algunos conceptos
acerca de los sefardíes, su lengua,
su cultura, etc.
1. Los sefardíes y su lengua
El término sefardí viene de Sefarad,
un topónimo que aparece en la
Biblia -concretamente en la profecía de Abdías, versículo 20-- para
referirse a un lugar lejano hoy no
identificado. En la Edad Media,
Sefarad se identificó con el extremo
occidental del mundo conocido,
que era entonces la Península
Ibérica. De ahí que llamemos sefardíes a los judíos descendientes de
los expulsados de la Península
Ibérica a finales de la Edad Media.
Los expulsados de las Coronas de
Castilla y Aragón por los Reyes
Católicos en 1492 se dirigieron a
algunos países europeos (Sur de
Francia, Italia, Portugal), al Norte de
África o al entonces pujante imperio
otomano (que abarcaba no sólo lo
que hoy es Turquía, sino también
Grecia y los Balcanes, buena parte
de Oriente Medio y del Nordeste de
África).
En 1497 los judíos de Portugal entre los cuales se contaban
muchos exiliados de Castilla y
Aragón- fueron obligados a convertirse; una parte de ellos adoptaron
el cristianismo sólo de manera formal y siguieron practicando a
escondidas la religión judía, cosa
que pudieron hacer en parte porque entonces no existía Inquisición
en Portgual (no se implantó en ese
reino hasta 1531). Fueron estos
conversos criptojudíos (literalmente, 'judíos escondidos') los que formaron las comunidades sefardíes
de los Países Bajos (sobre todo en
Amberes y en Amsterdam), en
Inglaterra o en las colonias portuguesas y holandesas en América
(Brasil, Guayana) en los siglos XVI y
XVII. Por otro lado, algunos de
estos conversos judaizantes se fueron incorporando paulatinamente a
las comunidades sefardíes constituidas en Italia, el imperio turco o el
Norte de África para vivir en ellas
abiertamente como judíos.
Los sefardíes del imperio turco y del
Norte de África conservaron durante siglos el uso del español como
lengua de comunicación y lo utilizaron como lengua literaria. Naturalmente, la variedad del español que
159
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
hablaban los judíos fue cambiando
con el tiempo, en parte por la lógica evolución interna de cualquier
lengua viva, y en parte porque recibió múltiples influencias de las lenguas con las que estaba en contacto (el árabe, el turco, el griego, el
serbocroata, y también lenguas
occidentales como el italiano o,
más modernamente, el francés).
Además, dentro del judeoespañol
(llamado también ladino o judesmo)
se desarrollaron distintas variedades locales; y en general, las variedades el judeoespañol de Oriente
tienen unas características comunes que las diferencian del judeoespañol de Marruecos, (llamado hakitía).
bién la desaparición de algunas
comunidades sefarditas en Grecia y
los Balcanes.
Con el tiempo, el judeoespañol fue
quedando relegado al uso en el
ámbito familiar, perdiendo peso
como lengua literaria y de cultura a
favor de otras lenguas como el
francés (por influencia de la educación francesa que los sefardíes recibían en las escuelas de la Alliance
Israèlite Universelle desde la segunda mitad del siglo XIX), el italiano,
las lenguas de los países de asentamiento como el turco, el griego, el
serbocroata o el rumano (a raíz del
nacimiento de los nacionalismos
locales entre el siglo XIX y las primeras décadas del XX) o incluso el
español de España. Por otra parte,
las comunidades sefardíes tradicionales fueron deshaciéndose a lo
largo de la primera mitad del siglo
XX por causa de la emigración
hacia Europa occidental o hacia
América del Norte y del Sur o a
Israel. El Holocausto nazi, con el
exterminio de millones de judíos en
toda Europa (entre ellos, decenas
de miles de sefardíes) produjo tam-
Algunos de los cantos de bodas
que comentaremos aquí muestran
los rasgos dialectales propios del
judeoespañol de Oriente: una mezcla de arcaísmos del español con
influencias de otras lenguas y elementos específicamente sefardíes;
otros, de los sefardíes de
Marruecos, están en un español
muy semejante al peninsular, aunque con algún rasgo dialectal específico.
Como consecuencia de ello, hoy en
día el judeoespañol es una lengua
casi en fase de extinción, aunque
todavía quedan sefardíes que la
conocen y la hablan en Turquía,
Grecia o Israel; también existen
unos pocos escritores que procuran seguir utilizándola como lengua
literaria, aunque su universo potencial de lectores es muy escaso y la
cultivan más bien como un homenaje a la cultura de sus antepasados. En Marruecos la variedad local
(la hakitía) desapareció ya en la primera mitad del siglo XX, por influencia del español peninsular.
2. Cómo es una boda judía
Para entender el papel de la indumentaria en los cantos de boda
sefardíes es necesario antes conocer dos cosas: cómo es una boda
judía y qué usos y costumbres
específicos tenían los sefardíes de
los distintos lugares en esa ocasión. Hay usos concretos que variaban de unas comunidades sefarditas a otras, y que en gran parte se
han perdido hoy, al haber dejado de
vivir los sefardíes en sus países tra-
160
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
dicionales de asentamiento y
haberse acomodado en otros países donde el entorno social no facilita la práctica de algunas costumbres.
Sin embargo, otros son ritos propios de toda boda judía, que se
celebran siempre. Podemos destacar los siguientes:
El proceso de cualquier boda judía
comienza con anterioridad al día
del matrimonio, con una serie de
ritos de purificación, entre ellos un
ayuno que deben observar el novio
y la novia unos días antes.
Otro acto de purificación es el baño
ritual que ha de tomar la novia
antes de la ceremonia nupcial; probablemente esta era una prescripción que tenía en sus orígenes
razones higiénicas, pero que se ha
ritualizado, adquiriendo un sentido
de purificación espiritual, no sólo
para el caso de la boda; así, por
ejemplo, las mujeres tienen que
tomar un baño de purificación
todos los meses después de la
menstruación.
Por otra parte, y también como un
elemento de pureza ritual, la halajá
(normativa rabínica) establece que
la boda sólo puede celebrarse si
han pasado por lo menos siete días
desde la última menstruación, ya
que durante el tiempo de sangrado
vaginal están prohibidas las relaciones sexuales.
Ese baño previo a la boda se toma
en el micvé o 'baño ritual' que suele
existir en una dependencia aneja a
la sinagoga; aunque en sociedades
tradicionales de Oriente era frecuente que el baño de la novia
tuviese lugar en un establecimiento
de baños públicos y se convirtiese
en una fiesta en la que las mujeres
de la familia acompañaban a la
futura desposada, la aderezaban
para la boda, cantaban, bailaban y
comían dulces en el mismo baño
público.
La boda propiamente dicha
comienza cuando la novia acude al
lugar en el que ha de celebrarse el
matrimonio, donde el novio la espera. No es preciso que la ceremonia
se celebre en la sinagoga; aunque
actualmente se hace a veces así más por cuestiones de comodidad
que de otra cosa- precisamente lo
tradicional es celebrar la boda en
una casa particular, generalmente
en el domicilio de la familia del
novio.
En el lugar de la ceremonia se ha
preparado la hupá, palabra hebrea
que suele traducirse al castellano
como 'tálamo', pero que en realidad es un dosel o baldaquino
hecho de tela, sostenido por cuatro
varas, una en cada esquina. La
hupá evoca los tiempos en que los
judíos eran un pueblo nómada del
desierto, que habitaba en tiendas, y
la novia era conducida a la tienda
del novio para ser desposada e
integrarse en la familia del marido.
El encargado de bendecir la unión
es un rabino, quien recita un quidúsh o 'bendición' sobre una copa
de vino, que da de beber a ambos
contrayentes para representar que
han de estar dispuestos a compartirlo todo.
A continuación se realiza la entrega
del anillo: el novio le coloca a la
novia un anillo de oro pronunciando
unas palabras hebreas que significan 'he aquí que tú estás consagrada a mí por este anillo, según la Ley
161
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
de Moisés e Israel'.
Ilustración 1
Ilustración 2
Se lee entonces en arameo el texto
de la ketubá o 'contrato matrimonial', que es el documento que certifica la unión, y que la pareja ha de
conservar. En él se especifican las
obligaciones de los contrayentes y
la dote de la novia, que hoy es simbólica, pero que hasta las primeras
décadas del siglo XX era real, al
menos entre los judíos más tradicionales. Como la ketubá es un
documento destinado a conservarse y posee además un importante
valor sentimental para los contrayentes, lo más frecuente es que
esté escrita en un papel o un pergamino decorado con caligrafía y
motivos iconográficos, a veces de
gran belleza.
Tras la lectura de la ketubá, el rabino recita una serie de bendiciones
(sheba` berajot o 'siete bendiciones') ante los contrayentes. Por último, se coloca en el suelo una copa
envuelta en un pañuelo, que el
novio ha de romper pisándola con
el pie. Aunque los judíos dan a este
acto un valor simbólico-religioso, en
memoria de la destrucción del
Templo de Jerusalén, cuyo recuerdo debe estar presente incluso en
los momentos de mayor regocijo,
resulta obvio también el sentido
erótico-sexual de ese gesto de
romper un recipiente (que en sus
orígenes debía de representar la virginidad de la novia), sobre todo
teniendo en cuenta que ritos parecidos se practican también en ceremonias nupciales de otras culturas.
3. Usos y costumbres específicamente sefardíes
Estas son las fases principales de
cualquier boda judía, sea sefardí,
askenazí (es decir, de los judíos
procedentes de Centroeuropa) o de
judíos de cualquiero otro grupo u
origen. Por otra parte, los sefardíes
tenían costumbres específicas, que
variaban de una comunidad a otra
y, sobre todo, entre los sefardíes de
Oriente y de Marruecos. Muchas de
esas costumbres se conservaron
hasta las últimas décadas del siglo
XIX o principios del siglo XX y luego
se abandonaron, aunque queda un
eco de ellas en los cantos de
bodas. Otras se han conservado
hasta épocas recientes; entre ellas
podemos señalar una relacionada
con la indumentaria: la velada de
novia o despedida de soltera que
las sefardíes de Marruecos realizaban unos cuantos días antes de la
boda, en la cual la futura novia vestía el suntuoso traje de bodas tradicional (llamado traje de paños o
traje de berberisca: véase más adelante e Ilustraciones 1 y 2, que
representan sendas mujeres sefardíes de Marruecos de principios del
siglo XX con el traje de bodas tradicional) y reunía en su casa a sus
amigas y parientes femeninas en
una fiesta de mujeres en la que se
cantaban cantos tradicionales y se
comían alimentos (sobre todo, dulces) propios de la ocasión; aunque
las costumbres han variado mucho,
todavía algunas sefardíes de origen
marroquí celebran la velada de
novia en España, en Francia, en
países de Hispanoamérica (como
Venezuela, donde hay muchos
sefardíes procedentes de Marruecos), en Estados Unidos o Canadá,
o en Israel. Incluso algunas sefardíes de esos países siguen casándose con el traje de berberisca here162
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
dado de sus abuelas y conservado
con mimo en el entorno familiar.
4. La indumentaria y el arreglo de la
novia en los cantos de bodas
En los cantos de boda, como
vamos a ver, se reflejan algunas
fases de la boda judía y de las costumbres sefardíes, incluso de las
que han caído en desuso y cuyo
recuerdo sólo se conserva en testimonios antiguos o, precisamente,
en estos cantos epitalámicos. Lo
comprobaremos a través de varios
cantos de bodas que provienen de
colecciones publicadas (Alvar,
Attías) y de las encuestas de
campo realizadas en Israel entre
sefardíes de distintos orígenes, en
los años 80 y 90 del siglo XX, por la
musicóloga Susana Weich-Shahak,
que han sido publicados en varios
discos de grabaciones documentales; damos las referencias bibliográficas y discográficas al final de este
artículo.
4.1 Preparando el ajuar y tasando
la dote
Como en todas las religiones
donde hay divorcio, la novia llevaba
algún patrimonio a la boda: la dote
(que recuperaba en caso de divorcio, lo cual suponía una salvaguarda económica para ella); y el ajuar,
que la muchacha iba preparando
con de antelación. Hasta finales del
siglo XIX -o, entre las clases más
populares, todavía a principios del
XX--, se concertaba el matrimonio y
se hacían los esponsales (promesa
de matrimonio) cuando la novia
apenas había llegado a la pubertad,
y desde entonces hasta la boda (a
veces dos o tres años después) se
hacía el ajuar.
Como en esas épocas los matrimonios se concertaban entre los
padres, la preparación del ajuar
correspondía a la novia, pero el fijar
la dote y el ajuar que la mujer llevaba a la boda se negociaba entre los
padres, y muy especialmente entre
las madres. El ajuar normalmente
estaba compuesto de ropa de
casa, vestidos y joyas, se exponía
para que lo vieran las dos familias y
se tasaba por los llamados preciadores y, en tiempos, su tasación
figuraba en la ketubá o contrato
matrimonial. Veamos dos cantos de
bodas que reflejan esto:
a) Del primero (que solemos titular
La vela del ajuar) tenemos aquí una
versión de Marruecos (concretamente de Tánger, recogida por
Susana Weich en Holon, Israel). En
la canción se anticipan las posibles
críticas de la futura suegra y las
cuñadas, argumentando que la
novia se ha pasado muchas
noches en vela bordando y cosiendo a la luz del candil para hacer su
ajuar (axuar, con pronunciación de
la x igual la sh inglesa, que es una
de las características que el judeoespañol ha conservado del español
medieval); la canción continúa con
estrofas alusivas al baño de la
novia, con un doble sentido erótico:
1 Y axuares nuevos
delante vos los pondré.
Suegra y cuñada,
no tengáis qué decir
de nuestra novia,
muncho lo veló al candil.
2 Anoche, madre,
cené y me eché a dormir.
Soñaba un sueño,
tan dulce lo he de decir.
que me bañaba
163
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
y a las orillas del Sir.
Con amor madre,
con amor me iré a dormir.
b) El segundo texto es de Salónica
(lo publicó el estudioso Moshé
Attias en su libro sobre Romancero
sefardí de 1956) , y se refiere también a cómo la novia ha cosido el
ajuar:
1 Axuagar d'oro labrada
que la labró la novia galana.
Para el amor.
Que bien estaba en la vedror,
mijor estaba en con el amor
mi novia d'honor.
2 Que la labró la novia galana
con agujica de filigrana.
Para el amor...
3 Axugar d'oro cusida
que la cusió la novia lucida.
Para el amor...
c) El tercero solemos titularlo El
regateo de las consuegras (tenemos aquí una versión de Bulgaria
recogida por Susana Weich), porque refleja precisamente cómo las
dos consuegras discuten acerca de
qué ajuar llevará la novia: la madre
del novio reprocha a la de la novia
que le da poco ajuar a su hija. Y, en
respuesta, la madre de la novia va
enumerando las prendas de vestir y
las joyas que piensa incluir en ese
ajuar: primero ofrece darle siete
camisas para que pueda ponerse
una cada día de la semana (la camisa era prenda interior, aunque el
traje femenino sefardí de Oriente
dejaba ver la pechera de la camisa:
véanse Ilustraciones 3, 4 y 5 ); la
madre del novio le contesta que
todavía (en tuco, yiné) es poco, y su
consuegra ofrece un yerdán (turco,
'collar') de oro; pero ni siquiera eso
contenta a su consuegra, que sigue
pidiendo más, y la madre de la
novia ofrece también siete salvares
('calzones anchos que llevaban las
mujeres') para que su hija pueda
mudarse todos los días; y, sobre
todo (estrofa 3), le dará un buen
mazal (hebreo 'suerte') para que lo
disfrute con su nuevo marido.
1 - Poco le das, la mi consuegra,
poco le das a vuestra hija,
vuestra hija, la querida.
- Li daré sieti camisas,
Una que se troqu'a cada día.
2 - Yiné's poco, mi consuegra,
poco le das a la vuestra hija
vuestra hija, la querida.
- Li daré un yerdán de oro,
que se lo ponga con el novio.
3 - Yiné's poco, mi consuegra
Poco le das a la vuestra hija,
vuestra hija, la querida.
- Li daré un mazal bueno,
que se lo ponga con al novio.
4 Li daré sieti salvares,
uno que si ponga cada día.
- Poco le das, la mi consuegra
Poco le das a la vuestra hija,
vuestra hija, la querida.
d) El cuarto canto de bodas es una
versión de Chanakalé (Turquía) también recogida por Susana WeichShahak y se refiere a la tasación del
ajuar: ya llegan los tasadores a ver
cuánto dinero (contante) vale el
ajuar, mientras la novia sale a los
balcones para verlos llegar (entiéndase chadrak, turco. 'terraza, pérgola'); la desposada ha recibido
como regalo (quizás, del novio) un
lujoso cuxaque (turco 'cinturón')
adornado con piedras preciosas y
diamantes; y a continuación se
164
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
hacen alusiones al amor casto de
los enamorados. En la mención del
"quince del mes" seguramente
haya una alusión a la prescripción
de dejar pasar por lo menos una
semana desde el final de la última
menstruación para poder celebrar
la boda.
1 Ya viene la tasa con el contante,
ya sali la novia a los chadraques.
Ha ricibid' un buen cuxaque
con piedras preciosas y dïamantes.
En quince del mes la luna creciente
amor alegrente, amor con su gente.
Nunca la alcanzó a besar la frente
4.2 Regalos que se intercambian
los novios
Ya hemos visto que el espléndido
cinturón que había recibido la novia
en el canto de bodas anterior quizás era un regalo del novio. Y es
que entre los sefardíes de Oriente
era costumbre que el novio enviase
a la novia, después de preciarse al
ajuar, un regalo consistente en los
pertrechos necesarios para un
baño turco y alguna joya o un
número de monedas de oro que
dependían de la posición del novio
y de la importancia de la dote que
éste recibía de la novia.
En Marruecos el novio enviaba a la
novia los paños o vestidos tradicionales para la boda (el traje de
paños o de berberisca: véanse
Ilustraciones 1 y 2) y alheña. El traje
de berberisca se componía de:
chialdeta o 'falda'; cazoto o 'chaleco'; punta o 'peto'; mangas; ukaya
'faja de seda roja con una franja de
oro que se coloca detrás de la
falda'; cuchaca o 'ceñidor'; y crinches 'madejas de hilo negro que se
colocaban como postizo para el
pelo'.
A su vez, tanto en Oriente como en
Marruecos era frecuente que la
novia enviase al novio una serie de
regalos, entre los que se contaban
joyas y prendas de vestir. Veamos
algún canto de bodas que se refiere a esto:
a) Muestro novio con amores: tenemos aquí una versión de Salónica
publicada por Moshé Attías, que
cuenta cómo el novio ha mandado
oro a occidente (a Franquía) y concretamente a Venecia, para que le
hagan a su novia un yadrán o
'collar' y unas manías o 'pulseras'
como regalo antes de la boda. Se
acaba deseando que el mazal
(hebreo 'suerte') de los novios sea
también de oro, en alusión a una
frase hecha ("mazal de oro que tengas") que los sefardíes utilizaban
como expresión de buenos deseos.
1 Muestro novio con amores
mandó el oro a los labores.
Para la galana,
filo d'oro en mano de la galana,
que la llamen bien casada.
2 Mandó el oro a Franquía
hacer yadrán con las maníllas.
Para la galana...
3 Mandó el oro a Venezia,
cien años nos ture contenta
Y esta galana...
4 Mandó el oro y tornólo,
que mos tenga el mazal del oro.
Y esta galana...
b) En la siguiente, Buenas noches,
Hanum Dudún (en una versión de
Salónica también publicada por
Attías), el novio alude a las prendas
de vestir que mandó a la novia
como obsequio y hace, de paso,
una descripción de la indumentaria
165
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
femenina de las mujeres casadas
de Oriente (véanse Ilustraciones 3,
4 y 5).
Ilustración 3
Ilustración 4
Dudún es el nombre de la chica y
hanúm o hanún es un apelativo
cariñoso que se suele dirigir a las
muchachas jóvenes. El novio dice a
esta Dudún que el yardán ('collar')
que le prometió lo tendrá al día
siguiente por la mañana; el anillo
que lleva ella también es un regalo
del novio: él dio el diamante y además el kunyulí (turco 'joyero, orfebre') que lo ha hecho y se lo ha
entregado es primo hermano del
novio; también el novio ha mandado cortar un fostán ('vestido de
mujer, especie de falda que solía
ser de flores') de color rojo (corelado 'colorado') para que ella se lo
ponga cuando vuelva del baño y
otro de con dibujos de ramitos de
flores negras (ramicos pretos) para
que se lo ponga en la intimidad de
la casa. Además, promete que
cuando estén casados y pueda llamarla ya señora de su casa, le
mandará hacer un sayo ('vestido
propio de las mujeres casadas, que
era una especie de abrigo de seda
con mangas que sólo cubría la
espalda y los lados, es decir, abierto por delante': véase Ilustración 5)
de color pembé (turco,'rosa' o
'anaranjado') y un antarí ('vestido
de mujer sin mangas que se colocaba encima de la camisa, se cruzaba bajo el pecho y se ceñía al
lado izquierdo': pueden verse en
Ilustraciones 3 y 4) con faxas ('faja,
banda de tela usada para la cintura').
.... ...
3 Buenas noches, hanúm Dudún,
repuesta ni palabra,
el yadrán que t'aprometí,
mañana de mañana.
4 El anillo que tú llevas
el diamante es mío,
el kunyulí que te lo dio
es primo hermano mío.
5 El fostán que yo te cortí
de haré corelado,
que te lo vistas tú, hanum,
cuando veníx del baño.
6 El fostán que yo te cortí
de los ramicos pretos,
que te lo vistas tú, Hanum,
cuando hablamos secretos.
7 Hanum Dudún te llamaré,
siñora de mi casa,
te cortar sayo pembé
con antarí de faxas.
c) En el siguiente canto, Yo le
mandí a mi novio (versión de
Chanakalé, Turquía, recogida por
Susana Weich en Israel) es la novia
la que habla de los regalos que ha
mandado a su futuro marido, aludiendo a su vez a elementos de la
indumentaria masculina (véase
Ilustración 6) y él inteviene también
para mencionar alguno de los regalos que le ha hecho a su novia. Así,
la muchacha le envió a él un fez
('sombrero turco de forma troncocónica') de alé ('seda') adornado
con un ducado ('moneda de oro')
del tamaño de medio kundoklé o
kunduklí (turco' avellana'). A su vez,
él le ha mandado a ella un top
('pieza de tela enrollada') de xalé
('chal, mantón'), es decir, tela para
que se haga un chal, y además un
fustán farbalalé 'falda fruncida' de
rayitas (listica menuda); ella, además, le ha mandado unos pastelitos de aceite (turcoh, yaglí ). En el
estribillo se alude a los miniyanin
166
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
(minyanim, grupos de diez varones
que son necesarios para la oración
pública) y a las sheba berajot o
'siete bendiciones' nupciales, parte
fundamental de la ceremonia de la
boda.
1 Yo le mandí a mi novio, madre,
una fez d'alé
con un ducado'n la frente,
medio kundoklé.
Ansí, ansí, mi alma, ansí
Oh, qué buena la mi vintura,
que vos alcancí.
Con diez minyianín de yente
sheva berajot vos dé.
Ilustración 5
2 Yo le mandí a mi novia
un top de xalé ;
de la listica menuda,
fostan farbalalé.
Ansí, ansí.
3 Yo le mandí a mi novio
pastelicos de yaglí.
Porqu'era mi primo'rmano
yo me enamorí.
Ansí, ansí...
4.3 El baño
Ilustración 6
Como hemos visto, el baño ritual de
la novia es obligatorio antes de
cualquier boda judía. Y hemos
señalado que entre los sefardíes de
Oriente y de Marruecos se convirtió
en una fiesta de mujeres, en la que
las familiares y las amigas llevaban
en procesión a la novia al baño
público, a veces cantando y tocando instrumentos. Allí se hacía una
auténtica fiesta en la que la novia se
bañaba, se le arreglaba y aderezaba, se comían dulces, se cantaba y
se bailaba. Algunos cantos de
bodas hacen alusión a esa ceremonia del baño y a la vestimenta de la
novia, donde además las prendas
del vestido y los colores de la ropa
adquieren valor simbólico:
a) En El baño de la novia (del que
tenemos aquí una versión de
Tetuán publicada por Manuel Alvar)
subyace una vieja creencia sefardí,
tomada de la tradición de algunos
países islámicos: que por los lugares donde hay agua estancada
(como pozos, el baño, etc) pueden
asomarse al mundo de los mortales
los genios malignos del mundo
subterráneo, a los que los sefardíes
solían llamar eufemísticamente los
d'embaxo (literalmente 'los de
abajo') o los mijores de mosotros
('los que son mejor que nosotros');
hay incluso cuentos populares que
narran cómo una novia es raptada
por uno de estos genios, que la
lleva a su mundo para casarse con
ella.
Por eso en esta canción se recomienda a la novia que, cuando
acuda a tomar el baño ritual previo
a la boda, no acuda al baño sola,
sino acompañada de mujeres de su
familia (la madre, la suegra) para
evitar que los genios del mundo
subterráneo puedan surgir del agua
y hacerle algún mal o llevársela raptada. Pero -y esto es lo que nos
interesa aquí--, en el canto se introducen alusiones a la camisa (o delgada) que ha de quitarse la novia
para ponerse otra limpia tras el
baño; una mención que es al
mismo tiempo un detalle absolutamente realista (ya que, en efecto, la
novia se pone muda limpia tras el
baño), pero también una alusión
simbólica a la virginidad de la novia,
representada por su camisa.
1 Que si te fueres
a bañar, novia,
lleva a tu madre,
no vayas sola.
167
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
Para quitarte
la tu camisa
para meterte
en l'agua fría.
2 Que si te fueres
a bañar, novia,
lleva a tu suegra,
no vayas sola.
Para ponerte
la tu delgada,
para meterte
en l'agua clara.
b) En La galana y el mar (ofrecemos
aquí una versión de Salónica recogida en Israel por Susana Weich): la
galana (apelativo frecuente para la
novia en cantos de boda sefardíes,
como estamos viendo) sale de un
mar que en realidad representa el
baño ritual, y viste un lujoso vestido
blanco adornado con sirma ('hilo de
oro'); las menciones de frutos y
plantas aromáticas, como el bimbrío o 'membrillo' y la canela aluden
tanto al buen olor de la novia recién
aderezada como a su futura fecundidad.
1 Ya salió de la mar la galana;
con un vestido de sirma blanca,
ya salió de la mar
2 Entre la mar y el río,
crició un árbol de bimbrío;
ya salió…
3 Entre la mar y l'arena
crició'n árbol de canela;
ya salió…
c) Mi esposica está en el río es otra
versión de Salónica (ésta publicada
por Moshé Attías) del mismo canto
epitalámico. Nuevamente la mar y
el río representan el baño ritual, y se
alude a la vestimenta de la novia,
hecha de colores alegres (blanco,
amarío 'amarillo', al 'rojo') que son
a la vez sígno de alegría y anuncio
de fecundidad.
1 Mi esposica está en el río
con un vistido de amarillo.
Échate a la mar, la galana,
échate a la mar y alcanza.
2 Con un vistido de amarillo,
se lo mandó su novio querido.
Échate a la mar...
3 Mi esposica está en el baño
con un vestido de al y blanco.
Échate a la mar...
4 Con un vistido de al y blanco,
se lo mandó el su novio amado.
Échate a la mar...
4.4 El aderezo de la novia
Como hemos dicho, lo normal es
que la boda judía se celebre en el
domicilio (y especialmente en el de
la familia del novio). Así que la
mañana de la boda se arreglaba a
la novia en su casa y se la llevaba
en procesión, con cantos y bailes,
hasta la casa del novio en la que
había de tener lugar la ceremonia.
Por eso algunos cantos de bodas
aluden a ese proceso del arreglo de
la novia, qué vestimenta y arreglo
lleva, cómo sale y baja a la calle,
cómo va a la casa del novio, cómo
es recibida allí.
a) Un buen ejemplo es esta versión
de Sofía (Bulgaria) de El arreglo de
la novia, recogida en Israel por
Susana Weich. Se supone que nos
encontramos en una típica casa de
vecindad de los sefardíes de
Oriente, en la cual las viviendas se
organizaban en torno a un patio
interior con corredor de barandillas
(el varandado); los familiares y amigos de la novia, desde el patio, lla168
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
man a ésta y la instan a bajar desde
el piso superior al patio para salir a
la calle y dirigirse a casa del novio,
donde tendrá lugar la ceremonia.
Ella, entre temerosa y coqueta,
demora su aparición pretextando
que se está peinando y vistiendo
para mostrarse hermosa ante el
joven (el mancebico) con el que se
va a casar. Los familiares e invitados, a su vez, le aconsejan qué
tiene que hacer cuando se encuentre por primera vez con su nuevo
marido:
a) Otro ejemplo de lo mismo sería la
versión de Salónica de Madre, un
caballero publicada por Moshé
Attías, donde el novio aparece
representado como un caballero
vestido de blanco o de verde (colores de alegría y de fecundidad), que
emprende una caza de cetrería (falcone 'halcón') de claro significado
erótico, para asaltar la casa de su
amada; las alusiones a venir desarmado y las armaduras tienen sentido obsceno:
1 -Ah, siñora novia,
abaxés abaxo.
-No puedo, no puedo,
que me'stó peinando
peinado de novia
para'l mancebico.
1 Madre, un caballero
de vedre vistido
saltó de la torre
vino a mi castillo
Ansí y ansí,
mucho me agradó, mi madre,
este novio que tomí.
¡Me lo dexe el Dio vivir!
2 -Ah, siñora novia,
abaxés abaxo.
-No puedo, no puedo
que me estó vistiendo
vestido de novia
para'l mancebico.
2 Madre, un caballero,
blanco lleva el sayo.
Saltó de la torre
vino al mi palacio.
Ansí y ansí...
3 -Cuando verés, novia,
al vuestro amado,
tomalde la mano
y llevadvolo al lado,
que el hijo del hombre
servido quere.
4.5. Vestidos simbólicos
Como ya hemos visto en el apartado 4.3, algunas veces en los cantos
de bodas aparecen menciones de
la vestimenta que no (o no sólo)
representan la realidad, sino que
tienen un carácter simbólico; tal era
el caso de la alusión a la camisa o
delgada como símbolo de la virginidad, o de los colores como signo
de alegría y de fecundidad, que ya
hemos señalado.
3 -¿Qué buscáx, falcone
por el mi palacio?
-Buxco a la novia
que se me hay volado.
Ansí y ansí...
4 -¿Qué buxca a la novia
y viene desarmado?
-Las mis armaduras
con mí vo las traigo.
Ansí y ansí...
4.6. Un caso especial: cómo un
romance se convierte en un canto
de bodas, y la vestimenta de la
novia sefardí de Oriente irrumpe en
un romance viejo
Uno de los romances viejos hispánicos más hermosos es el que
suele titularse La bella en misa, que
169
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
conocemos por dos pliegos sueltos
del siglo XVI, y que no es sino un
avatar del tema de La boda estorbada: la mujer que irrumpe en la
iglesia justo a tiempo para impedir
que su amado o su esposo (que se
ha marchado a la guerra y lleva
muchos años perdido por el
mundo) se case con otra.
lleva un poco de alcohol.
A la entrada de la ermita,
relumbrando como el sol
el abad que dice la misa
no la puede decir, non;
monacillos que le ayudan
no aciertan responder, non:
por decir "Amén, amén"
decían "amor, amor".
El romance tiene paralelos en sendas baladas catalana, italiana, francesa y griega, y ha pervivido en la
tradición oral moderna de la
Península Ibérica (en castellano y
en portugués), en Argentina y entre
los sefardíes de Oriente y de
Marruecos.
En la tradición de los sefardíes
orientales, y concretamente en la
de Salónica (de la cual ofrecemos
aquí una versión publicada por
Moshé Attías), el romance ha conservado (adaptándolo a la realidad
sefardí) la descripción del espléndido atavío de la mujer. Pero también
se ha amplificado, en parte por
influencia de la balada griega equivalente, que los sefardíes salonicenses debían de conocer (de ella
deben de provenir las secuencias
finales del romance) y, además, por
la influencia de un canto de bodas
muy conocido (Las prendas de la
novia), en el cual se enumeran las
partes del cuerpo de la muchacha
de la cabeza a los pies, comparándolas con objetos hermosos o lujosos o con joyas, entre ellas con
algunas piezas propias de la indumentaria de bodas. El romance se
utilizó como canto de bodas, y es
indudable que los sefardíes debían
de imaginar a la bella protagonista
vestida como una novia.
El texto antiguo (véase Díaz-Mas
Romancero núm. 86), procedente
del pliego suelto, es un típico
romance-escena en el que se nos
describe cómo la deslumbrante
belleza de la mujer es capaz de
desconcertar al oficiante de la misa
e interrumpir el servicio religioso
(entiéndase: saya 'vestidura femenina, especie de falda'; mantillo
'manto que cubre la cabeza'; tornasol 'tela que hace visos o reflejos';
garzos 'azulados'; alcohol 'polvo
fino que se usaba para ennegrecer
el pelo o las cejas o para dar color
a los párpados'):
En Sevilla está una ermita
cual dicen de San Simón
adonde todas las damas
iban a hacer oración;
allá va la mi señora,
sobre todas la mejor.
Saya lleva sobre saya,
mantillo de un tornasol,
en la su boca muy linda
lleva un poco de dulzor,
y en la su cara muy blanca
lleva un poco de color
y los sus ojuelos garzos
En el texto sefardí, entiéndase:
xiboy, turco 'alhelí' (xiboy d'alta
nación debe de ser deformación de
una formulación primitiva del tipo
de jubón de tornasol); holanda 'un
tipo de tela fina, usada sobre todo
para prendas interiores y sábanas';
sirma, en griego 'hilo de oro' que se
usaba en bordados de pasamane-
170
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
ría; cabezón debe de estar por clavedón 'filigrana', ya que existe en
judeoespañol la expresión sirma y
clavedón 'hilos de oro y pasamanería', con los que se solían decorar
los trajes de bodas; briles 'hilos de
oro', especie de largos flecos dorados que en el traje de novia de los
sefardíes orientales se colocaban
en la cabeza y colgaban hasta los
pies; narcada 'arqueada'; pretos
'negros'; vixnas 'cerezas'; Stambol
'Estambul'; caras 'mejillas'; muxos
'labios'; corelados 'colorados,
rojos'; merjanes 'corales' (compara
los labios de la novia con las cuentas de un collar de coral, por eso se
dice que son d'enfilar 'para meter
por un hilo', lo mismo que los dientes comparados con perlas); endona 'arregla, compone'; papás
'pope, sacerdote ortodoxo'; meldando 'leyendo'.
Tres damas van a la misa
por hacer oración,
entre medio la mi esposa
telas de mi corazón.
Sayo lleva sobre sayo
y un xiboy de alta nación,
camisa d'holanda lleva,
sirma y perla al cabezón.
Su cabeza una toronja,
sus cabellos briles son,
cuando los quita a peinares
en ellos despunta el sol;
la su frente reluciente
que vola la raya del sol;
8 la su cejica narcada,
arcos de tirar ya son;
los sus ojos lindos
pretos vixnas de Stambol ya son;
10 su nariz aperfilada,
las sus caras rosas son,
la su boca chiquitica
que no le cabe un piñón;
los sus muxos corelados,
merjanes d'enfilar ya son;
los sus dientes muy menudos, per-
las d'enfilar ya son.
Ya se viste, ya se endona,
para la misa partió.
Ella entrando en la misa,
la misa s'arrelumbró.
El papás qu'está meldando
de meldar ya se quedó.
--Melda, melda, papasico,
que por ti no vengo yo;
por aquel que yo venía
a la misa no'stá hoy.
Siete años hay que l'aspero
como mujer de razón;
si al de ocho él no viene,
con otro me caso yo:
tomaré al Papa de Roma
o al duque d'Estambol;
si el duque no me quiere,
me toma el tañedor,
que me taña día y noche
y de mañanica al albor.Estas palabras diciendo
el buen rey que allegó.
Se tomaron mano con mano
y juntos se hueron los dos.
Bibliografía
Alvar, Manuel, Cantos de boda judeoespañoles, Madrid, CSIC, 1971.
Attías, Moshé, Romancero Sefaradí:
Romanzas y cantes populares en
judeo-español, Jerusalén, Instituto
Ben-Zwi, 1961..
Cohen, Judit, "The Music of the
Songs: Musical Transcriptions and
Commentary of the Songs Discussed
by Oro Anahory-Librowicz in Expressive Modes in the Jude-Spanish
Wedding Song. New Horizons in
Sephardic Studies, Albany, State
University of New York Press, 1993,
pp. 297-304.
Cohen, Judith R. y Oro AnahoryLibrowicz, "Modalidades expresivas
de los cantos de boda judeo-españoles", Revista de Dialectología y
Tradiciones Populares XLI (1986), pp.
189-209.
Díaz-Mas, Paloma, Los sefardíes:
171
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
Historia, lengua y cultura, Barcelona,
Riopiedras, 2006 (3ª ed: 1ª de 1986).
cional sefardí, Madrid, Comunidad de
Madrid, 1997.
Díaz-Mas, Paloma, ed., Romancero,
con un estudio preliminar de Samuel
G. Armistead, Barcelona, Crítica,
1994 (Colección Biblioteca Clásica).
Reed. abreviada: Barcelona, Crítica,
2001 y 2006 (Colección Clásicos y
Modernos)
Seroussi, Edwin, "Sefardí, música",
Diccionario de la Música Española e
Hispanoamericana, ed. Emilio Casares Rodicio, Madrid, Sociedad General de Autores y Editores, 2002, pp.
883-896.
Díaz-Mas, Paloma, "Los sefardíes:
una cultura del exilio", Boletín informativo de la Fundación Juan March
núm. 324 (noviembre 2002), pp. 2731, y núm. 325 (diciembre 2002), pp.
26-33. Reeditado en Índice. Revista
de Ciencias Sociales t. 35, núm. 22
(junio 2004), pp. 275-296.
Weich-Shahak, Susana, "Structural
Phenomena in the Wedding Songs of
Bulgarian Sephardic Jews", The
Sephardi and Oriental Jewish
Heritage. Studies, ed. Issachar BenAmi, Jerusalén, The Magness PressThe Hebrew University, 1982, pp.
413-420.
Díaz-Mas, Paloma, Poesía oral sefardí, Ferrol, Sociedad de Cultura ValleInclán, 1994 (= Col. Esquío de poesía,
núm. 56)
Weich-Shahak, Susana, JudeoSpanish Moroccan Songs for the Life
Cycle. Cantares Judeo Españoles
para el Ciclo de la Vida, Jerusalén,
Hebrew University, 1989.
Ínsula núm. 647 (noviembre 2000),
ed. Paloma Díaz-Mas [número monográfico dedicado a cultura sefardí].
Weich-Shahak, Susana, Música y tradiciones sefardíes, Salamanca, Diputación, 1992.
Larrea Palacín, Arcadio de, Cancionero judío del norte de Marruecos:
Canciones rituales hispano-judías,
Madrid, Instituto de Estudios
Africanos, 1954.
Weich-Shahak, Susana, Un vegel
vedre. Flores del repertorio sefardí.
Romancero, coplas y cancionero,
Zaragoza, Ibercaja, 1995.
Leibovici, Sarah, "Nuestras bodas
sefarditas. Algunos ritos y costumbres", Revista de Dialectología y
Tradiciones Populares XLI (1986), pp.
163-188.
Molho, Michael, Usos y costumbres
de los sefardíes de Salónica, MadridBarcelona, CSIC, 1950.
Pedrosa, José M., "La canción de
ronda de Las calles del amor entre los
sefardíes de Oriente", Revista de
Folklore 134 (1992), pp. 39-47.
Pedrosa, José M., "De Camoens a la
tradición sefardí de Sarajevo: vida y
pervivencia oral del villancico de La
marinera", Hispanic Journal XIV.2
(otoño 1993), pp. 61-67.
Sánchez, Miguel, Es razón de alabar:
Una aproximación a la música tradi-
Weich-Shahak, Susana, "Canciones
acumulativas sefardíes y congéneres
hispánicos", Revista de Dialectología
y Tradiciones Populares L (1995), pp.
73-91.
Discografía de grabaciones documentales
Weich-Shahak, Susana, Cantares y
romances tradicionales sefardíes de
Marruecos, Madrid, Tecnosaga, 1991
[CD]
Weich-Shahak, Susana, Cantares y
romances tradicionales sefardíes de
Oriente, Madrid, Tecnosaga, 1993
[CD].
Weich-Shahak, Susana, La tradición
musical en España: Romancero sefardí, Madrid, Tecnosaga, 1998 [CD].
172
Las prendas de la novia: canciones de boda...
Paloma Díaz-Mas
Actas del Curso “Folklore, literatura e indumentaria”
Weich-Shahak, Susana, La tradición
musical en España: Selección de
romances sefardíes de Marruecos,
Madrid, Tecnosaga, 2002 [CD].
Weich-Shahak, Susana, La tradición
musical en España: Cancionero sefardí de Turquía, Madrid, Tecnosaga,
2004 [CD].
Nota: Este artículo es producto del
proyecto de investigación HUM
2006-03050 “Los sefardies ante sí
mismos y en sus relaciones con
España”.
173
Fly UP