...

Novia de vacaciones [microform]

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Novia de vacaciones [microform]
THE UNIVERSITY
OF ILLINOIS
LIBRARY
Return this book on or before the
Latest Date stamped belov/. A
charge is made on all overdue
books.
U. of
I.
Library
805 7-S
y^'.
^..:
'i-^
V,
y)
.^
NOVIA DE VACACIONES
.í
NOVELAS DE HUGO WAST
Alegre, Nilsson, París, 24.* millar.
Novia de Vacaciones, Buenos Aires, 17.° millar.
Flor de Durazno, Nilsson, París, 38." millar.
Fuente Sellada, Nilsson, París, 14.* millar.
La Casa de los Cuervos, Buenos Aires, 12.° millar.
La Casa de los Cuervos, edición de La Novela Semanal,
68." millar.
La Casa de
5.°
los Cuervos, edición de
"La Prensa", Lima
millar.
Valle Negro, Buenos Aires, 9.° millar.
Valle Negro, edición de La Novela del Día, 25.' millar.
Ciudad Turbulenta, ciudad alegre, Buenos Aires, 11.*
millar.
Traducciones
Al alemán: Flor de Durazno, Fuente Sellada.
Al francés: La Casa de los Cuervos, Flor de Durazno,
Valle Negro.
Al húngaro: Flor de Durazno.
Al inglés: La Casa de los Cuervos, Ciudad Turbulenta,
Ciudad alegre.
Al italiano: Flor de. Durazno, Fuente Sellada, Valle
Negro.
Al portugués: La Casa de Ips Cuervos.
Adaptaciones
al
cinematógrafo
Flor de Durazno, por Patria Film.
La Casa de los Cuervos, por Martínez y Gunche (en
preparación).
Adaptaciones
La Casa de
los Cuervos,
por Luis Montpellier.
La Casa de los Cuervos,
por Ivo Pelay.
al teatro
drama en 4 actos y en
prosa,
drama en 4 actos y en
verso,
Flor de Durazno, drama en 3 cuadros y en prosa, por
Germán Berdiales y Pedro T. Inchauspe.
Valle Negro, drama en 3 actos y en prosa, por Luis
Montpellier.
'«»•;''
",--:";
-'
.-:-
HUGO WAST
p<eafX
NOVIA
DE
VACACIONES
170 MIL.I.AR
-'--
"
Cí
^
BüBNOS AIRES
AGENCIA GENERAL DE LIBRERÍA Y PUBLICACIONES
1571
.
Rivadavia
-
1573
Todos los derechos reservados
I
JUNTO AL ARROYÓ
Vibraba
I
.^
^
--
-:,
c^
^
1^
*í
-
el
aire
puro con
el
estridente chirrido
de las cigarras pegadas a los árboles, gorjeaban
"^os pájaros y del fondo del sauzal venía como
un lamento
el
arrullo de las palomitas.
una de las piedras
que el arroyo teñía de verde, escuchaba las frases apasionadas de Julio^ue espiaba con ansiedad
los pensamientos de ella, en sus ojos esquivos.
¿Por qué mira tanto el arroyo? El es más
feliz que yo, él se quedará siempre aquí y yo
me tengo que ir; ¿por qué no deja para mi
algunas de esas miradas que el arroyo no neceAngelina,
sentada
sobre
—
aít-
o
^
sita?
tp
1
—
(j^
u**^
>h -v
%
a
Angelina sonrió y sus ojos apacibles, llenos de
luz, endulzaron los celos de su amigo.
El se quedará siempre aquí
repitió distraídamente y volvió a mirar el arroyo.
Qué penetrante poesía tiene el agua que
corre en la montaña!
"
.
i
—
L^
!
HUGO WAST
La miramos entristecidos, como si viéramos
huir la vida; como si cada una de las florecitas
silvestres
que pasan en
ella,
fuera una de las
propias alegrías, y como
fuesen la imagen de los pesares que quedan en
a sus tenaces y amargas
el alma adheridos
si
los berros de la orilla
raíces.
Esa mañana Angelina sentíase triste, y las
cariñosas del amigo no encendían en
palabras
su corazón las ilusiones que habían sido la luz
de su alma durante los tres meses de aquellas
vacaciones inolvidables.
Esta es la última vez que podré hablarla
decíale él
y apenas me oye. ¿En qué piensa?
—
—
— En tantas cosas
— Se podría saber
—¡Son tantas!
—¿Tristes quizás?
—Sí.
— Entonces cuéntemelas;
—
¡
¿
.
.
.
?
.
lejos de
¿por
qué vive tan
mí?
Aquellas palabras entraban como un fulgor en
alma de la niña.
¿Pero por qué le preguntaba eso? ¿No sabía,
acaso, adivinar sus secretos?
Aquella desconocida alegría de sentirse vivir;
aquel fuego que subía en su sangre a su rostro
el
cuando alguien nombraba a su compañero;
aquel conjunto indefinible de sensaciones profundas, no podía explicarlo a nadie, mas quería
que
él lo
adivinara,
.
7
NOVIA DE VACACIONES
Tres meses antes, ella, que desde hacía cinco
años no salía del rincón de la sierra donde su
padre, un inglés, administraba las propiedades
de un rico compatriota, tres meses antes, ella no
sabía nada del mundo misterioso en donde ahora vivía su espíritu.
Había heredado de su madre, una porteña
muerta hacía muchos años, toda \¿~~gf3LQ.i2i del
tipo criollo, los cabellos castaños y los ojos de
un obscuro transparente, y de su padre la seriedad altiva y aristocrática que la hacía aparecer
indiferente o desdeñosa.
Amiga de
seos
a
soledad, adoraba los largos pa-
la
por todos
caballo
los
caminos
de
la
sierra.
Siempre iba sola; pero era tan digno su porte,
que nunca oyó una palabra ni vio un gesto que
no estuvieran impregnados del respetuoso cariño con que la trataban los paisanos, antiguos
amigos que la miraban como a la princesa de
algún cuento.
Tanto, que si alguna vez la musa del hogar se
despertaba para hacer dormir a los niños, y
había en el cuento reyes y princesas, era de
cajón comenzar así
"Este era un rey que
como
la niña Angelina del
tenía una hija, linda
gringo Smith".
Su padre, ocupado en perseguir una fortuna
que no alcanzó nunca, no ccifrtaba aquella libertad de golondrina que era tod^ 1^ felicidad de
:
.
:
;
8
HUGO WAST
la segunda esposa de su padre, no
preocupaba de ella.
Jqhn ¿niith, en un viaje que hiciera a Buenos
Aires tres años antes, hospedóse en casa de su
principal. Por una singular casualidad, llamábanse ambos de idéntico modo, sin que jamás
lograran comprobar que una sola gota de sangre de los antepasados del uno corriera por las
venas del otro y las gentes les designaban así
John Smith, rico, y John S mit, pobre.
Sucedió, pues, que John 'Smith, pobre, hospedado en casa de su homónimo, le refirió las dificultades con que tropezaba en su hogar por la
falta de una mujer de la casa, ya que no se podían
considerar tales ni a las campesinas que le servían ni a la selvática Angelina, de doce años en
joven; y
la
se
;
aquel tiempo.
Mr. John Smith, rico, le hallaba razón.
qué no se casa usted?
Hum casarse lo había hecho una vez a
no le había ido mal del todo
título de ensayo
no podía quejarse; pero una vez libre por obra
y gracia de la Parca, no sentía el más leve deseo
de repetir.
Sin embargo, la propuesta comenzó a estudiarse, y surgieron las candidatas al empedernido corazón de Mr. John Smith, pobre.
—¿Por
¡
!
!
¡
;
la parte ardua del problema, y se escon mayor empeño del que habitualmente ponía el presunto novio en cosas como
ésa, y con gran desinterés por parte de Mr. John
Esta era
tudió
NOVIA DÉ VACACIONES
Smith,
rico,
í
9;
que tenía a mano un par de cuñadas
solteronas.
Pero a pesar de todo ese desinterés, gracias a
omnipotente influencia de misia Tere, la mujer del rico Smith, que había logrado, sin saber
cómo, imponerse a su voluntad, se resolvió que
en el mundo no había más mujeres que una de
las cuñadas, "la más joven", decía misia Tere;
"la menos vieja", pensaba su marido; y el pobre
Smith, que nunca tuvo suerte, concluyó por casarse con Bernardita Gon zál^Zy que se trocó
después de la boda en una mujerona dominante.
la
egoísta y celosa.
Felizmente Smith,
sar
el
mucho tiempo en
pobre,
incapaz de pen-
cosas que no fueran de
negocios, a las arremetidas de su consorte poco
como
decir contemplando su
y seca, contestaba con un
encogimiento de hombros.
Había acabado por no hacer caso. ¿A él qué
se le daba de todas sus historias? Y las oía como
quien oye llover.
Angelina aguantaba más de cerca los chaíparrones. Pero ella, que tenía algo de la serenidad
de alma de su padre, también sabía encogerse
de hombros.
Sólo que a veces, harta de reproches, ensillaba su cabalgadura, una hermosa jaca alazana.
y se iba a galopar por los caminos de la sierra.
Un año después. Bernarda presentó a Mr.
confortable,
figura
acartonada
John un
chiquillo,
solía
I
!
:
HUGO WAST
10
El inglés, sonrió fríamente, satisfecho de que
su mujer tuviera con eso algo en qué ocuparse.
Angelina alegróse al principio del hermanito,
pero pronto comprendió que aquel muñeco no
era para ella, y se alejó con displicencia.
La jaquita alazana seguía siendo toda su familia.
Por su parte
la
madre, con toda
la
fuerza de
como
a un
misma, y el abismo abierto entre
y su desamorada hijastra se hizo más hon-
su egoísmo, adoró
al
tardío
hijo
reflejo de sí
ella
do.
En
realidad sentíase feliz de ser la única en
querer a su hijo
y escupía
al
;
pero aquel despego
la
hería,
rostro de la niña estas rencorosas
palabras
— Egoísta
como tu padre
alma pequeña
Rechazada por gu madrasta, ignorada por su
¡
padre,
bros:
sabría
!,
¡
Angelina seguía encogiéndose de hom"¿A mí qué?" Cuando le llegara la hora
amar también ella pero libremente, a sus
;
anchas, con todo su corazón que entonces era
como un árbol que presiente la primavera.
La vida era triste y monótona en la sierra,
mientras el verano no venía a romper esa monotonía poblándola de huéspedes distinguidos y
rumbosos, que en los meses de moda hacían olvidar con sus fiestas la aburrida paz del invierno.
Bernarda aguardaba con ansia esa resurrección de vida social. Hambrienta de bailes, de
tertulias, de chismes, de todo aquello que durante tantos años formara la levadura de su vida
.
NOVIA DE VACACIONES
estéril,
con
anticipación
11
preparaba
sus
galas,
encanto de su presencia
a cuanta fiesta se celebrara en diez leguas a la
redonda, en cualquiera de los bullangueros pue-
dispuesta a prestar
el
blecitos escalonados en la línea del ferrocarril
de Cosquín a Capilla del Monte.
Su hijastra era la compañera obligada de sus
peregrinaciones.
Tenía por entonces quince años, y en sus ojos
y en su frente y en su silueta armoniosa esplendía
Una
la
juventud.
noche, en un baile, conoció a Julio Ocaja*-
^po, joven porteño, distinguido y rico.
Su corazón latía con violencia, como
anunciara
el
si
le
peligro.
primavera? Con un vago prepor
la fría tranquilidad de que gozara hasta entonces. Tuvo miedo cuando al salir del baile sintió
que abandonaba con pena el brillante salón donde lo había conocido y donde él se quedaba.
Tuvo miedo, seguido de una loca alegría, porque oyó decir "¡hasta el domingo!".
Sentíase arrebatada en un torrente de vida
¿Era acaso
la
sentimiento de cosas que ignoraba, tembló
.
nueva.
Era jueves; volvería, pues, dentro de tres días.
Pero cuando se aproximó la hora, comprendió
vanidad de sus fantasías; ¿quién se iba a fijar
en ella? ¿Pero no era eso mismo una fortuna?
Así sería libre y seguiría viviendo su vida soli-
la
12
HUGO WAST
egoísta, cuya
punto de perderla.
taria,
dulzura
había
gustado,
a
Y
mientras arreglaba su vestido, pensaba en
casi todas irían mejor puestas que
ella; y se le llenaba el corazón de pena, que no
quería confesarse.
que todas o
Por eso sintió una inmensa gratitud hacia él,
cuando al verla llegar se le acercó y sentándose
a su lado la habló sencillamente,
como
si
su amis-
tad viniera de tiempo atrás.
Después se encontraron en otras reuniones;
una
noche él le declaró su amor, y ella, inexy
perta en esas campañas, le dejó adivinar el suyo.
¿Para qué ocultarlo?
No le pesó, porque desde ese día vivió en la
gloria.
Cuando el sol enrojecía los cristales de su ventana que daba al Oriente, ella, que había dormido con la mente acariciada por visiones muy
se levantaba gozosa como los pájaros,
porque sabía que ese mismo sol iría a despertar
a un alma amiga.
dulces,
Sentíase otra; pero ante las gentes refrenaba
su alegría y guardaba su secreto.
Una mañana en que había ido a llevar su jaquita para que bebiera en el arroyo que cruzaba
por
la huerta de su casa, sintióse sorprendida
por un joven cazador. Era Julio, que perseguía
las torcaces del sauzal.
La
las
niña, que no tenía madre que le enseñara
almidonadas prácticas sociales, no halló
NOVIA DE VACACIONES
nada de malo en conversar a
joven
que
respetuoso
que hacían
le
decía
13
solas
con aquel
cosas tan gratas
de gozo su corazón recién des-
latir
pierto.
Allí fué donde Julio un día le anunció su regreso a Buenos Aires. Ella escuchó en silencio
y se puso a temblar; mas nada
Allí,
junto
al
La mañana
dida.
dría.
—
Sí,
vendré
dijo.
arroyo, fué la cita de la despe-
—
anterior
le
él
le
contestó,
preguntó
—
si
ven-
y después que
usted se vaya, seguiré viniendo ¡todos los días!
El guardó silencio. Sabíase dueño de aquella
alma y no se sentía digno. Pensaba que si volvía por allí diez años más tarde, había de encontrarla fiel, en el lugar de la cita, y empezaba a
creer que no volvería.
¿Adivinó Angelina los pensamientos de su
amigo ?
Ella también callaba.
A
la
mañana
siguiente
— esa mañana — ensilló
su j¿£uita y se fué al arroyo.
Julio, que la esperaba, la ayudó a apearse. Era
la
última vez que ella podría hablar con
él,
y,
embargo, callaba, escuchando en silencio los
reproches de su amigo, celoso del arroyo, porque ella seguía mirando correr el agua.
Todo el cuadro de su vida cruzó por la memoria de Angelina.
Una ramita en flor, que huía en la corriente,
tropezó con su látigo hundido en el agua y se
sin
:
HUGO WAST
14
detuvo
dando
vueltas,
aquel entreacto en
el
como sorprendida de
drama de su pequeña
vida.
Angelina quiso salvarla robándola al arroyo;
pero ese era su destino, y la flor se escapó de
entre sus dedos.
Cuando la perdió de vista, pensó que era la
imagen de su vida, que el tiempo se llevaba sin
que pudiera saber adonde.
Los ojos se le llenaron de lágrimas; sintió la
necesidad de confiar al amigo sus tristezas, y sin
volverse, porque tenia vergüenza de que la viera
llorar, le contó la historia de aquella flor que el
arroyo se llevaba; y al concluir se atrevió a mirar a Julio, y viendo su emoción en sus ojos húmedos, en aquellos hermosos ojos leales que la
envolvían en cariño, se atrevió a preguntarle
—^¿Me olvidará?.
—¡No, nunca! — contestó con vehemencia,
— nunca, nunca aunque pasaran cien años
son— ¡Ay, me olvidara! — añadió
él
;
i
!
ella
si
riente,
queriendo disimular
ante aquel pensamiento.
la protesta
de su alma
II
EL RETRATO
Oyó el silbido del tren que partia, dio un pequeño rodeo, y por una escalerita oculta subió
a la azotea, para dilatar un momento el radio de
acción de sus miradas, demasiado corto en aquellos
vericuetos de la sierra.
No
lo vería a él,
pero vería
al
monstruo que
se lo llevaba.
Cuando llegó a lo alto, aun se divisaba el tren
que huía a lo lejos.
Pero nada más; ni un pañuelo blanco agitado
que dijera adiós a aquellos lugares, abandonados con pena.
Era un reproche para su amigo, y Angelina lo
desechó; ¿cómo iba a imaginarse que ella espiaba su partida?
Siguió con la mirada al tren hasta que se perdió tras una lomada, y aun se quedó con los
ojos fijos en el punto obscuro donde desapareciera.
HUGO WAST
16
Era
La sombra
se espesaba en el
en
la
cumbre
de los montes
y
los últimos tonos del día.
la oración.
fondo de los
se agrisaban
valles,
como
.Angelina, mirando las estrellas
lamparitas
que temblaran
lejanas
permaneció
al viento,
largo rato.
Pensaba en
él
pensaba
;
si
contraría su mirada con la de
como
paisaje triste,
el
ojos y con
ella,
allá arriba se
él
y
con
el
él
si
en-
miraría
alma en los
y sentía
llanto pronto a brotar,
el
que un presentimiento la ahogaba.
Ay, si la olvidara Era el grito de su alma,
donde él mandaba como un rey la queja de su
vida obscura y solitaria, que un momento había
iluminado el amor y que ahora volvía al mis!
¡
;
terio.
Ea campana que anunciaba las horas de comedor la tornó a la realidad con un seco tañido.
No
queriendo que
atropelladamente.
A
la
echaran de menos, bajó
pesar de eso, llegó al co-
medor cuando ya su padre y Bernarda estaban
sentados a
la
— ¡Siempre
mesa.
tarde!
Agachóse sobre su plato y empezó a comer
temerosa de que adivinaran su pena.
¡Vano temor! Allí no había quien la com-
sin apetito,
prendiera ni quien pudiera traducir
el
pliegue de
su frente.
Terminada
la
cena pretextó un dolor de cabeY allí, junto a su cama,
za y se fué a su cuarto.
NOVIA
con
cabeza en
la
angustia.
— Dios
¡
mas
el
mió
!
VACAaONÉS
r>t
la
17
almohada, dejó correr su
— decía mojando con sus
— ¿no es pecado
trapo insensible;
lágri-
que-
rer tanto?
Sentíase glande, capaz de todas las cosas
grandes, pero sólo por él, y el mundo y la vida
y el tiempo y todo lo demás le parecía mezquino.
— Que
nunca, que nunca lo olvide!
I
más íntimo de su
desde
lo
que
suprema
la
aquel afecto;
él se
corazón,
creyendo
infelicidad de su vida sería perder
—
¡que nunca
lo
aunque
olvide,
olvide de mí!
Sintió frío en el alma, pero repitió
cruel
—suplicó
"aunque
él
ella estuviera la
se olvide de mí",
frase
la
como
sí
en
verdad.
El cuarto de Angelina, en un ángulo de la
una ventana que daba sobre la huerta. La noche, muy avanzada ya, habíase puesto
fresca. Los grillos chirriaban en el campo, donde todo dormía bajo la indiferente mirada de
casa, tenía
la luna.
¿Era acaso la luna, en la serenidad de aquel
azul, la imagen de su amor?
mar
— No—pensó
llenaría el cielo,
ella,
y
—porque
el cielo
si
fuera así la luna
no estaría tan sereno.
Sonrió ante aquella ocurrencia y envidió
astro amigo, que desde lo alto podía verlo a
Un
vientecito triste,
viado, erraba en
el
como un huérfano
monte.
al
él.
extra-
.
HUGO WAST
18
¿Pensaría Julio en
en que
las cosas
ella
pen-
saba ?
Oh, no
El viaje lo distraería. Es sin duda
que quedarse. El que se va encuentra mil cosas nuevas que considerar el que
¡
más
!
fácil irse
;
se queda, sólo ve lo que siempre ha visto, lleno
de recuerdos.
Cerró la ventana y se acostó. Había lágrimas
en sus ojos, pero sonreía, porque a la certidumbre de que
de
ella
bía
él,
él
no
uníase
amar mejor y
Y
se acordaría tanto de ella
el
pensamiento de que
esto la hacía
como
ella sa-
feliz.
"¡ Dios
durmió repitiendo su súplica
mío, que nunca lo olvide, aunque él me olvide
a mí
se
:
!"
— ¡Injusta, injusta! —
— Injusta, que he temido
se dijo al siguiente día.
dar.
que
me
pudiera olvi-
.
Lo decía mirando una tarjeta postal en que
un manojito de "no me olvides" y unas cuantas
hablaban más al corazón que todos
que había leído en su vida.
Julio le había prometido que al llegar a Córdoba se la mandaría y ella, esa siesta, a la hora
en que venía el correo, se fué al arroyo, que corría cerca del camino real.
Previamente, con algunas sonrisas, había conquistado al muchacho que traía la correspondencia para que se la dejara ver antes que a nadie.
Cuando lo vio aparecer sobre la loma, tembló
de ansiedad, y cuando oyó que desde lejos le
palabras
le
los libros
;
;
:
NOVIA DE VACACIONES
decía: "Niña Angelina, aquí
10
hay una cosa para
usted", su pobre corazón se puso
a
latir
como
loco.
sonriendo
— Gracias, Ambrosio—contestó
chico y apoderándose de
tarjeta;— ¡toma!
—agregó dándole un cartuchito de caramelos
ella
la
al
robados a Bernarda con el fin de granjearse la voluntad del rústico Mercurio; y sin perder un segundo se fué a lo más tupido del sauzal a esconderse con su tesoro.
!"
había escrito él en un
"¡ Remember me
ángulo de la tarjeta y más abajo una estrofa:
—
—
Con sed de tu mirar busco sus huellas
en las estrellas dulces y calladas
pero dice mi amor "¿ Dónde hay estrellas
que brillen como brillan tus miradas?"
:
Repitiendo esos versos, pasó todo aquel día.
Al siguiente no le trajeron nada; al otro tampoco; corrió una semana y.
lo mismo.
Dios mío
pensaba la inocente ¿ costarán
,
—
!
j
.
—
—
tan caras las tarjetas postales?
Algunos días después llegó la segunda. Angeechando sus cuentas, vio que los siglos
que había aguardado su impaciencia no fueron
tantos, en realidad, y perdonó el olvido. Pero
una voz decíale en el fondo del corazón que ella
siempre habría encontrado un minuto para borronear la tarjeta y otro para echarla al correo
lina,
¡el día tiene
La
tantos minutos!
tercera se hizo aguardar
mucho más. La
cuarta no llegó; ¿se perdió acaso?
:
HUGO WAST
aO
¡Y cuánto
la
necesitaba!
¡Cuánto soñaba con
aquella pobre tarjeta extraviada!
Había entrado el invierno un poco prematuramente y ya no podía ir sino de tarde en tarde
a esperar el -correo. Era el mes de los vientos y
hacía mucho frío. Las más de las tardes se quedaba en su cuarto.
Desde allí veía venir a Ambrosio con su cartera a la espalda. ¿Habría algo para ella?
Al pasar por su ventana abierta, el muchacho
le decía que no, siempre que no.
Fueron tantas las veces que hizo su triste pregunta y tantos fueron sus desengaños, que al
fin tuvo vergüenza. Pasaba el muchacho con su
cartera llena de cartas para otros más felices que
ella, y eran sólo sus ojos los que se atrevían a
hablar
—^¿Ambrosio? ¿Hay algo para mí?
Y Ambrosio sonreía, sacudiendo
—Nada, niña Angelina.
la
También
él
cabeza.
lamentaba que no hubiera, por
la
recompensa perdida.
¡Qué fuente de sentimientos y de consuelos
no hubiera hallado la pobrecita en una sola palaAhora sabía lo que
bra, en una sola letra
vale una carta que no llega.
Las tres primeras tarjetas habían sido leídas
tantas veces que tenía miedo de releerlas. La sensación de que las frases cariñosas del amigo habían caído en el pasado, le nacía punzante y a
cada palabra que le venía a la memoria surgía
! .
.
.
NOVIA DE VACACIONES
21
Mentira, ahoen 8u alma una humilde protesta
ra no!
Las primeras lecturas no habían dejado huellas; mas después que tuvo la certidumbre del
olvido, lloró sobre sus pobres tarjetas gruesas
lágrimas que caían sobre la tinta y la borraban.
A los días ventosos y ásperos del otoño, habían sucedido días serenos y crudísimos. El
monte, despojado, daba pena. ¡Qué lúgfubre gemía el cierzo de la montaña arañando las ramas
desnudas y negras de los espinillos! El arroyo,
como una cadena de plata, aparecía tendido, inmóvil casi, a lo largo de la ribera escarchada.
No había pájaros; alguna vez vibró entre los
sauces silvestres, color de azafrán, el lamento de
alguna tortolita extraviada; pero después calló
y nadie habría podido decir si se había muerto
o había emigrado. El pensamiento, como aterido
de frío, se refugiaba en sí mismo buscando un poquito de calor,
Angelina volvía a sus paseos, pero de tarde en
tarde. Su espíritu realista no se impregnaba de
la tristeza del bosque talado; pero llevaba tanta
en sí misma, que más bien parecía que de la
suya nacían las tristezas de las cosas.
Ya no aguardaba más al correo; le era tan
duro ver morir una a una sus ilusiones, que un
día las mató a todas y AtjjJticeatO' no volvió a
ver por la ventana, cerrada ya, del cuarto de
Angelina, su mirada interrogadora, casi suplicante: "¿Hay algo para mí, Ambrosio?"
:
i
;
HUGO WAST
22
el
Por eso una tarde en que hubo algo para ella,
muchacho tuvo que correr por toda la casa
buscándola. Hallóla por fin a orillas del arroyo,
sentada sobre las Jaias^ adonde tantas veces había ido a dar de beber a
la jaquita. Estaba sola,
agua escarchada, y aunque hacía un
frío cruel, en aquel sitio reparado ella no lo sentía; por otra parte, tenía un grueso abrigo
y
luego no se ocupaba mucho del frío que hiela
las manos, pensando en el frío que hiela los
mirando
el
corazones.
— Niña Angelina — gritó triunfalmente
— aquí hay una cosa para usted.
—¿Para mí? ¿De quién será?—preguntóse
¡
chico
!
el
;
ella,
porque no se atrevía a pensar que pudiera ser
del antiguo compañero.
Habían corrido cuatro meses; ¿cómo podía ya
creer en él?
Tomó la carta y no quiso ni mirar la letra de
miedo a traicionar su secreto delante del muchacho y cuando estuvo sola, con una ramita de
sauce abrió aquel sobre que había esperado
tanto tiempo y que ahora llegaba, un poco tarde
;
quizás.
Adentro no venía
ni
carta
ni tarjeta postal
era un retrato con una dedicatoria
:
"A
la
amiga
estimada", etcétera.
Volvió la tarjeta y miró el retrato... ¡Dios
santo, qué tarde y qué mal llegaba aquello Su
instinto le decía que no era una ofrenda de
amor, sino un capricho; habíase encontrado
!
.
33
KOVIA DE VACAaONÉS
buen mozo en
el
retrato,
y
;
allá se lo
mandaba
a la amiga de vacaciones para que en las hora^
de recuerdos sus ojos volvieran a ver al ami-
¡Cómo! ¿No
se acordaba ya de nada?
que jamás habían sido amigos, simplemente amigos? Habían sido algo mejor, y él lo había olvidado todo, todo ...
Qué
mala memoria tienen los hombres!
No, aquel retrato no era para ella no era para
la novia; era para la amiga, y ella no había sido
ni sería nunca su amiga. No podía guardarlo con
su dedicatoria fría como el agua del arroyo
Estaba llorando a su pesar y algunas lágrimas cayeron en la tarjeta, sobre la tinta, espar-
go...
¿No
se acordaba de
¡
;
.
.
ciéndola.
Inocentemente comenzó a borrar, frotándolas
con los dedos, las palabras que le hacían daño,
como si borrándolas de allí pudiera borrarlas
de su memoria.
¡Imposible!
No
podía
ella
guardarlo
ni
bo-
rrando aquello. Le dolía como un insulto el
pensar en la frivola causa que lo había determinado a mandárselo. ¿Para qué quería ella retrato de él cuando tenía su imagen bien grabada en
el fondo de su corazón, donde jamás cabría otra ?
Le bastaba con ésa.
Al romperla con enojo, se detuvo fué débil
un minuto, un minuto más para mirarlo intensamente como si no lo fuera a ver en la eternidad y
no quisiera olvidarlo nunca. Una nube de lágrimas le enturbiaba la vista; lo acercó a sus ojos
;
.
HUGO WAST
24
mojándolo con su
y toda avergonzada
llanto,
se
dejó arrastrar por su ternura y lo oprimió contra sus labios, besándolo honda y silenciosamen-
rompió en pedazos chiquitos y
que se lo llevó.
Se acordó de la flor, imagen de su vida, y
cuando sobre el agua, entre los cristales de la
escarcha rota que más abajo se quebraban saltando entre las peñas, el último pedacito se perte,
y después
lo
lo arrojó al arroyo,
dió de vista, escondió la cara y lloró; lloró
en su vida había llorado
.
Había arrojado al agua
y el agua, como a
siones,
la
había llevado.
como
.
la
la
última de sus iluramita florida, se
III
TRES AÑOS DESPUÉS
Era la hora del almuerzo, y en el lujoso comedor del palacete que Mr. Joh n Smith, rico, se
había hecho construir en una esquina de la avenida Alvear, la familia se hallaba congregada.
Presidía Mr. John desde la cabecera de la
mesa, ajeno a todo lo que pasaba a dos cuartas
de su plato, y descansando en la voluntad de
misia Tere, que se había acaparado la suma del
poder doméstico.
Su noble fisonomía británica adquiría en los
solemnes momentos en que su cuchillo buscaba
la coyuntura de alguna presa apetitosa, un aire
de preocupación semejante al de Alejandro ante
nudo gordiano.
Cuando Mr. John Smith, rico, comía, lo hacía
metódica y sabiamente, sin pensar en nada.
el
En cambio
tilar
en
la
el
resto de la familia traía a ven-
mesa todas
pública y privada.
las cuestiones
de
la vida
26
'
Misia Tere,
para no comer
la
;
HUGO WAST
dueña de
motivos
casa, tenía
era gruesa en demasía, gordura
fofa, adquirida en las largas horas de inacción
que se pasaba sentada en su silla hamaca, tan
perezosa que parecía identificada con la humanidad remolona de su dueña. Debido a esa falta
de ejercicio, jamás tenía apetito, como no fuera
para algunas golosinas y sobre todo para las
frutas de pleno verano cuando estaban en invierno, y de lo más crudo del invierno cuando
estaban en verano, porque le halagaba lo caro y
lo difícil.
cuñada de Mr. John, la última de
por lo mismo que en el orden de edades era la primera de las tres hermanas, también tenía motivos para no comer era muchacha y no le 'convenía engrosar; decíanle que le
sentaba el ser delgada y ella se había tomado
Tavierita
.
las solteras
;
tan a pechos
la tarea de conseguir lo que le senque había acabado por asemejarse a una
espingarda árabe.
ádia, la hija mayor de misia Tere, también se
disculpaba de no tener apetito; esa mañana, al
volver de las tiendas, entraron con Javierita en
el Gas y comió sandwiches con oporto, y ya se
Tamve, dejar de comer por haber comido
bién a ella le sentaba el ser delgada, y como, por
otra parte, tomaba yemas de huevo con jerez,
era innecesario cargarse el estómago.
La que no tenía disculpa era María Esth^ r,
que en la otra punta de la mesa se Batía briosa-
tara,
.
.
.
!
27
SOVIA DE VACACIONES
mente con todos los platos; también ella tomaba
yemas de huevo como Lidia, pero comia de todo,
sin poner reparos.
Sus nueves años lucían en sus mejillas rosadas, en sus ojos azules e inteligentes, en su cabellera rubia, siempre volando en rizos alborotados
alrededor de su frente.
Sin embargo, cuando por haber despachado
ya su parte se quedaba con las armas en pabellón, saltaba misia Tere:
Niña ¿ por qué no comes ? te va a venir la
—
¡
!
;
calandria.
La
calandria era la
— Pero
mamá,
tisis.
ya he acabado
Servíanle de nuevo, y ella, sin hacerse rogar,
volvía a la carga. Aquel día la inapetencia general tenía un motivo más.
A cada coche que pasaba, Lidia corría al balcón para espiar si se detenía frente a su casa,
mientras misia Tere y Javierita aguzaban el
¡
si
oído.
doce—obser— Pero niña, aun no son
—
vaba
señora.
doce.
El tren llega a
—Podría llegar adelantado, mamá.
— Como no se desencuentre con tu padrino, que
fué a buscarla.
— ¿Viene sola? — preguntó Mr. John sin malas
si
las
la
yor curiosidad.
Sí, viene sola; ¿quién
—
veinte
sola...
años
una
la
muchacha
va a comer? A los
puede ya viajar
.
RUeO WAST
26
—Como que más vale sola que mal acom—agregaba Mr. John.
—Mamá — preguntó Lidia — ¿no tiene diez y
ir
pañada
ocho como yo?
—Así
dice ella, pero.
—Esto es—añadía
.
cuyas respuestas
iban siempre a continuación de las de su hermana, precedidas de
para replicarle;
Javierita,
un "esto
— esto
es",
aun cuando fuera
pero no hay
es, así dice,
que creérselo.
A
quemaba
sangre el oír hablar
de esa edad florida, que ella había perdido de
vista hacía tanto tiempo.
Javierita le
la
—¿Es bonita, mamá?
—Hija, no sé; puede
su madre era una
linda mujer; ¿te acuerdas, Javierita. de Camila?
—Era muy chica entonces — contestó secamenaludida.
—¡Mujer!—fué a exclamar escandalizada su
hermana pero se contentó con decir — Es verser,
te la
:
;
dad y a más Mr. John no es feo.
Esto es, pero no siempre las hijas salen a
insinuó Javierita, que tampoco guslos padres
taba de hablar de Mr. John, pobre, por quien
;
—
—
había puesto los
ella
una
ojos en
blanco
más de
vez.
—Dicen
que es un poco romántica
—prosiguió
Lidia.
—
i
qué ha de ser Lo que dicen es que
vamos, en confianza, no lo repitan
solterona bajando mucho la voz para que
Ella,
es una
dijo la
.
.
.
!
—
.
—
.
NOVIA DE VACAaONES
20
—
dicen que es una gaucha,
Mr. John no la oyera,
una gauchita, imagínense, a caballo el dia entero, por esos montes de Dios, en relación con
todo
el
paisanaje..
—¡Jesús, Javierita!—exclamó a media voz miTere, indicando con un gesto a su marido.
— Lo sé por Bernardita—continuó otra imperturbable; — dice también que es una despreocupada, egoista
—¡Oh!—protestó misia Tere, horrorizada ansia
la
...
pecado más grande que para ella existia.
de ser mentira.
Esto es, mentira Imaginate que al nene,
en cinco años, no ha tenido corazón para darle
te el
Ha
—
un
!
¡
beso.
—¡Seca
que no
como su padre!
tenia valor
—indicó
para colaborar
misia Tere,
en aquella
carnicería.
—
No, no
Egoísmo, egoísmo A tí, que eres
puro corazón, ya verás cómo te choca esa mujer;
ya ves tú, una gauchita; yo no sé cómo se te
¡
!
ocurrió llamarla
En
!
¡
.
.
realidad no había sido misia Tere la de esa
Mr, John, que bastante tuvo que luchar; pero una vez hecha la cosa, la dama quería quedarse con el honor de la jornada, más
por atractivo de la novedad que por el deseo de
hacer una obra buena.
¡Ay, Javierita !—contestó con un suspiro.
Así soy yo, puro corazón; veía que la muchacha se pasaría la vida entera en los montes,
idea, sino
—
—
.
30
—
.
HUGO WAST
echándose a perder, y he querido hacer esta
buena obra; a nuestro lado se desbastará.
Esto es Ya verás cómo se desbastará
—
.
!
j
replicó la implacable Javierita
al
monte
;
;
—
la
cabra
tira
a los veinte años no se cambia
fácilmente de carácter.
No
cómo
sé
tan
ocu-
se te
rrió ...
— Yo
soy así
;
una caridad.
es
Ama
a tu pró-
como dice el padre Jordán; ama
prójimo como a tí mismo.
jimo, diré
a tu
Pasaba otro coche, y mientras Lidia corría
balcón
Javierita
murmuraba
al
al
oído de su her-
mana
Lo que
:
siento es por Lidia.
—
— Lidia es un ángel.
— Esto un ángel pero compañía de esa
muchacha criada con tanta libertad.
— Bueno, bueno Yo soy madre y velaré
por
— Esto velaremos.
es,
;
la
.
¡
!
la
ella.
es,
El carruaje se detuvo ante
la
portada del pa-
lacete.
—
viene
— Lidia, Lidia
j
Allí
gritó radiante Lidia y corrió.
!
no conviene que esa muchacha crea que la aguardamos como al Mesías; basta que la esperemos aquí.
Estas palabras, dichas en un tonito gangoso
e impertinente, helaron el entusiasmo con que
Lidia se aprestaba a recibir a su nueva compaj
!
;
ñera.
Hacía días que sólo pensaba en
ella;
criada
NOVIA DE VACACIONES
entre mujeres grandes,
sin
31
amigas
casi,
sentía
necesidad de una que tuviera sus años, a quien
deslumbrar con
de
sus trajes, a quien hablar
sus novios y a quien confiar los pequeños secretos de su corazón, también pequeño.
—
—
murmuró, volTienes razón, Javierita
viéndose a sentar, pero de espaldas a la mesa,
vuelto el rostro a la puerta, influenciada también por la general hostilidad;
sería darle demasiada importancia.
—
Se oyó
trtrR1a,y,
voz del padrino de Lidia, don Vicrnronel retirado, que daba órdenei a:
la
lossirvientes, y luego el ruido de pasos.
¡Ahí está la pobre! exclamó misia Tere.
—
—
La noble
presencia de Angelina,
más
más
alta,
más
que cuando la conocimos, rompió la artificiosa reserva impuesta a
Lidia, que corrió a abrazarla y a cubrirla de besos, que ella devolvió contagiada por el entusiasmo de su nueva amiga, de su prima, como le decían ya que la llamara.
Ella también había pasado días enteros pensando en eso. ¿ Cómo sería Lidia ? ¿ Fea, linda, buena ? ¿ Sería sobre todo buena y leal ? ¿ Hallaría por
fin alguien que la comprendiera, que la tratara
con la dulzura que ella pedía en cambio de toda
su dulzura, que le diera un poquito de cariño en
cambio de todo su cariño?
Miró a Lidia buscando todo esto y la encontró
bonita, con sus ojos azules, que ella movía para
hacerlos lucir con sus cabellos rubios y su palidez
linda y ligeramente
;
triste
'
HUGO WASt
33
aristocrática, frágil, fina, elegante, pero aniñada
y nerviosa.
También su
pansiva hasta
tia parecióle afectuosa,
el
aunque ex-
exceso.
Mr. John Smith habíase contentado con decirle tres
seria
palabras de bienvenida
y afable
le
;
pero su fisonomía
inspiraba confianza.
Sólo aquella mujer que apenas la saludó, estimano pegajosa y fría, le infundió una
rándole la
rara repulsión; ¡qué falsa debía de ser con todo
su aire candoroso!
En sus ojos penetrantes, que se entornaban con
una dulzura estudiada en su boca achicada como
por una jareta; en su nariz fuerte, un tanto desviada en sus arrugas desesperantes, inocultables,
que eran como un mapa de su corazón, porque
mostraban su malignidad en los ángulos plegados
;
;
de los ojos, su tenacidad en las tres rayas verticade la frente y su causticidad y desdén en los
rasgos que prolongaban hacia abajo la comisura
de sus labios; en toda ella se veía el esfuerzo y
les
la ficción.
Le
dio miedo. Contestó su saludo y se volvió
Don Víctor, detrás de ella, se retorcía el bigote
muy
satisfecho.
Era todo un buen mozo; sus cuarenta y cinco
años se portaban admirablemente. Alto, bien plancomo un alférez, el ex coronel, que
por revoltoso habíase visto dos o tres veces en el
trance de ser fusilado, era la esperanza y la desesperación de Javierita.
tado, presumido
.
!
33
NOVIA DÉ VACACIONES
Por él desplegaba la solterona los recursos
de su táctica contra las murallas de hielo que defendían aquel corazón de veterano, hacía estallar
como obuses sus inadvertidos encantos; para él
eran sus actitudes candidas y su aire primaveral,
y no perdía ocasión de ofrecerle humeante su corazón de virgen
Y el buen hombre ni se daba cuenta; él, que
presumía delante de todas las muchachas, por la
dulce Javierita, que lo envolvía con sus miradas
;
.
.
de torcaz, nunca se torció ni un pelo del bigote.
¿Qué ilusión podía sentir,; amante de las frescas bellezas, por aquella prinaa, compañera de los
juegos de su infancia, que más de una vez, cuando
iban a la escuela, una modesta escuela de provincia, habíale corregido sus temas, como hermana
mayor, y que ahora, empeñada en no pasar de los
por el camino
vida que habían comenzado juntos y que
parecía destinado a seguir él solo? ¡Ahí es nada,
treinta años, lo dejaba adelantarse
de
la
la
primita se le había rezagado en quince años
Angelina, volviéndose hacia él, le pagó con una
sonrisa la amabilidad que había mostrado llevándole hasta entonces su valijita de mano.
Gracias, señor
díjole;
sin usted no me
habría entendido en el tumulto de la estación.
—
—
—
—No vale pena, señorita, digo, mi sobrina;
¿verdad, Tere, que Angelina es sobrina mía?
—
¡Sobrina de un coronel! —exclamó
misia Tere queriendo deslumhrar a
muchacha,
—¡y sobrina de los Smith!
la
¡Sí,
sí!
la
HUGO WAST
54-
—
—
—
—
Hija de un Smith
respondió Angelina recordando a la señora el apellido de su padre.
Ah, pero esos son otros Smith
saltó Ja!
¡
!
¡
—
vierita.
Si, los
Smith pobres
;
— contestó sencillamente
la joven.
La había entristecido, no el recuerdo de la humilde posición de su padre, sino el presentimiento
de que el acercar ambas familias no sería fácil
empresa.
Por todos
los
suyos habíase propuesto ser dulce
y mostrarse agradecida para con sus protectores,
ya que ni su padre, ni ella ni nadie podría recompensar de otro modo el bien que le hacían. Ya no
era su padre el antiguo administrador de sus propiedades en la sierra ahora, gracias al desinterés
;
de su rico compatriota, era el dueño de una buena
parte de ellas. Pero empeñado en una tarea gi-
gantesca de explotación de minas de mármol que
muy abundantes en aquellas montañas,
cada día necesitaba más el firme apoyo del millonario inglés, que había venido a ser el principal
decían
accionista de la empresa.
Pero
el
pensamiento evocado por
las
palabras
hostiles de la solterona se fundió al calor del en-
tusiasmo de Lidia y aun de misia Tere, porque los
sentimientos de la majestuosa señora nacían así,
por impresiones momentáneas, sinceras y ruidosas,
con
aunque más tarde
la
mayor
facilidad,
se los llevara la trampa,
como
decía su marido.
La única que aun no había saludado
a la recién
35
NOVIA DE VACACIONES
llegada era María Esther. Sin moverse de su
sitio,
impasible en medio del alboroto, habíase conten-
tado con mirarla, para ver si le gustaba o no le
gustaba la prima, porque no comprometía así no
más su amistad.
Cuando hubo formado su
—
juicio se arrimó.
—
¿Cómo te va? le dijo sentándose en sus faldas y besándola; y fué tan cariñoso el saludo y
hubo tanta lealtad en sus ojos profundos, y tal
discreta seriedad en su gesto, que Angelina se
quedó mirándola.
Si alguna vez
pensó bajo el techo hospitalario de los Smith ricos, la desbordaba alguna
pena, su confidente no sería la acre Javierita,
—
ni la
impresionable
que no
A
—
—
la
tía
Tere, ni la nerviosa Lidia,
comprenderían.
aquel corazón de nueve años, que
ella,
con
esa intuición rápida de las personas que han vi-
vido
nado
—
mucho recluidas en sí mismas, había
tal como era, confiaría su secreto.
—
adivi-
Si alguna vez ...
repitió mentalmente, porque aquello le parecía muy remoto, tan segura estaba de que en aquella casa hallaría la amable
calma que ansiaba.
IV
EL SEÑOR PAGANINI
El primer día fué muy ocupado para ella. Tuvo que arreglar su cuarto, una piecita que daba
sobre el jardín interior y en que antes se guar-
daban esa cantidad de cosas que se guardan cuando no se sabe adonde tirarlas.
El palacete de los Smith estaba edificado en una
esquina, rodeado por un vasto jardín, con verja
de hierro que llegaba sobre la calle transversal
hasta donde comenzaba la muralla de la huerta.
Separado del cuerpo grande y lujoso del edificio, hacia la parte de adentro, había un pabelloncito donde estaban las dependencias humildes
de la casa y el cuartito que habían destinado a
Angelina.
No
era
muy
grande, y a ella
le
pareció
deli-
cioso.
Su puerta quedaba sobre
llón; pero la ventana,
la galería del
pabe-
sombreada por una cortina
de madreselvas, caía sobre
el jardín,
junto a los
37
NOVIA DE VACACIONrS
rosales que la
sahumaban con
los naranjos
que
el perfume de las
año entero alfom-
y de
braban la escalinata con sus azahares.
Aquella parte del jardín era más modesta que
la del frente de la casa, pero tenía, en lugar del
laguito con los cisnes de la otra, una glorieta entoldada de jazmines del país, efímeros y fraganrosas
el
tes.
Llena de ilusión se dedicó Angelina a arreglar
ella le hubieran dado a elegir, habría elegido aquel rincón lleno de luz y de paz,
su cuarto. Si a
entre los árboles tranquilos.
Para
los caracteres
como
el
de
ella,
amigos de
soledad y de los pensamientos que los llevan
lejos del mundo, aquel cuartito independiente, frala
gante como un ramo de
flores,
que hasta tenía su
balconcito hacia la calle, desde donde podría espiarla, era
Por
una maravilla.
que Lidia había mostrado inútilmen-
cierto
te la hilacha.
Misia Tere quiso dar a la recién venida una habitación junto a la de su hija, ya que no le parecía
del todo bien
cosas de Javierita
alojarla en la
misma de ella. Pero era el cuarto de pintura,
—
!
¡
—
muchacha guardaba arrumbados y cumamarrachos que
habían dado en llamar "los cuadros de Lidia", madonde
la
biertos de polvo los abigarrados
jestuosamente asentados en sus caballetes.
Pero mamá, ese cuarto lo necesito
clamó
la artista afligida;
¿dónde voy a poner mis cuadros ?
—
—
—
;
!
38
HUGO WAST
— ¡Jesús, niña! ¿Qué cuadros? Irán desván.
— Qué esperanza De
no pueden
mamá.
—¿Y Angelina? ¿Dónde?...
Angelina estaba presente.
— Tía — dijo usando por primera vez aquella
palabra, — tiene razón Lidia; ¿por qué se han de
al
allí
!
¡
salir,
esconder estos cuadros tan bonitos?
Tampoco le agradaba mucho la habitación.
—
¿
No
ves,
por ejemplo,
Fueron
mamá
el
?,
y luego hay tantos cuartos
del jardín.
"al cuarto del jardín",
como
lo
llama-
ban. Felizmente poco antes lo habían pintado, y
como estaba casi libre de cachivaches, tenía un
aspecto bonito.
¡
Qué
bien se podía soñar
bulencias de Lidia,
la
allí,
lejos de las tur-
soberana de
la casa,
según
iba pareciendo
Esa noche tuvo Angelina un encuentro.
Se había despedido para acostarse temprano,
pretextando el cansancio del viaje, pero en realidad porque deseaba quedarse sola un momento
antes de dormir, cuando al llegar a su pjierta sintió la música de un despertador que ella tenía.
Tocaba "Tutte le feste al tempio", de "Rigoletto".
Cuántas veces había escuchado enternecida la
música sencilla e intensa, la historia de amor de
Gilda, en que las notas salen como empapadas en
ingenuidad, en dolor, en arrepentimiento, en ternura, todo junto, porque el gran arte de Verdi
¡
!
NOVIA
consiste en unir y
sentimientos
T>t
39
VACACIONES
amasar en una
sola frase los
más complejos!
Detúvose en el umbral era noche de luna, y
primavera que comenzaba había llenado de
:
la
flores los
jardín
;
el
jazmines y los rosales y los naranjos del
aire era dulce, y sobre el fondo azul del
cielo se recortaban las
copas regulares de las pal-
meras y los flecos deshilachados de las casuarinas dormidas en la calma y la música se derramaba con tanta suavidad en el silencio, que An;
gelina sintió las nostalgias de los días felices y
en un minuto evocó toda su vida.
A lo lejos bullía la inmensa capital, pero el
clamoroso rumor de la gran resaca no llegaba hasta ella, que sólo oía la confesión de Gilda.
Aquel despertador tenía una historia había
sido de Julio, y en una rifa que hicieron en Capilla del Monte a beneficio de los pobres, para la
que cada uno de los veraneantes ofreció algún objeto, le había tocado a ella.
Cómo bendijo la buena suerte que se lo dio
Julio, que le contó el argumento de la ópera, la
llamó Gilda desde entonces, y tan bien se le grabó
en el alma la historia de la hija de Rigoletto, que
cuando ella le confesó que lo amaba, entre el rumor del arroyo que corría a sus pies y el lamento
de las tortolitas del sauzal, sonaba en su oído
aquella música.
Habían pasado tres años durante cuyo tiempo
el reloj calló, porque desde el día en que ella es;
j
!.;
HUGO WAST
40
tuvo cierta de que todo había sido menos que un
sueño, no quiso volverlo a
oír.
¿Por qué tocaba a esa hora? En su corazón
aquella música tenía un poder evocador terrible.
Cómo volaron, oyéndola, las cenizas de tres
años que cubrían el fuego que ella creyó apagado
¿Por qué había sonado? ¿Por qué?
Y, sin embargo, a la luz de la luna, en el silencio
de la noche tranquila, la escuchaba con arrobamiento, porque le traía la dulzura de los tiempos
¡
idos.
Sintió que las lágrimas temblaban en sus párpados; hizo un esfuerzo para arrancarse a la influencia de aquella música que la enervaba, y entró
de golpe en su cuarto.
Se detuvo
llena
de sorpresa; sobre su mesita
sonaba el despertador y un
viejo escuchaba sentado, con la cabeza de blancos
cabellos entre las manos.
El ruido de la puerta lo sacó de su abstracción
había una luz,
allí
levantóse sobresaltado.
— Ah, perdón, señorita — tartamudeó todo
— La gente se acuesta tan tarde aquí, que
¡
!
confuso.
de veras no creí que viniera usted tan pronto ni
sabía que fuera este su cuarto; creí que era del
Me gusta la música, sobre todo la de
jardinero
Verdi, y como la oí desde el jardín me permití.
¡Perdón, señorita!
Estaba el pobre tan afligido con sus disculpas
y su azoramiento, que Angelina sonrió.
No es nada, señor; no vale la pena.
;
.
.
.
.
—
!
!
NOVIA DE VACACIONES
Cuando penosamente
41
se puso de pie para irse,
advirtió que también él tenía los ojos
empañados
de emoción, y aquella comunión de sentimientos
hizo nacer en ella una honda simpatía.
El viejo salió después de darle las buenas noches, y a través del jardín se encaminó hacia el
fondo de la huerta, apoyado en una muleta.
Pequeño, humilde, flacucho, vestía traje talar
y parecía baldado.
Al verlo alejarse, Angelina se dio cuenta de que
era
el
señor Paganini, vj ejo sacerdote inválido, tío
lejano de misia Tere, que lo había
tomado bajo su
protección, dándole alojamiento en su casa.
La primera vez que
huésped
a
la
fastuosa
el
pobre viejo llegó como
mansión,
todos
protesta-
Mr, John, que no se ocupaba en los
asuntos de su mujer pero ella los dejó protestar.
Era una obra de caridad, una gran obra no podía
dejarlo morir de miseria y lo recogía y lo amparaba, sin pensar en las recompensas del mundo y
sólo porque así era ella, puro corazón
Lo que no impidió que pronto el inofensivo anciano sirviera de blanco a los chistes de Javierita
ron, excepto
;
;
¡
y de Lidia y de la misma misia Tere.
¡Era tan ridículo el pobre con su muleta y sus
manías musicales
No entendía nada de música, pero buena parte
del día se la pasaba ensayando en un violín viejo
cuantas tonadas popularizaban los organitos callejeros, lo que le valió el sobrenombre de '*señor Paganini".
!
HUGO WAST
42
Había que verlo al pobre viejo en las noches de
baile, cuando la orquesta llenaba de armonía la
regia mansión de los Smith.
Como un fantasma, receloso y audaz al mismo
tiempo, escurríase hasta el "hall", y desde un rincón se pasaba horas escuchando
orquesta.
la
No
gustaba mucho de las piezas de baile, pero
se estaba allí con la esperanza de pescar algún
trozo de música seria, sobre todo de las viejas óperas italianas, cuyos aires habían arrullado su niñez, porque él había nacido en la tierra de Verdi.
Cómo temblaba al decirlo, y cómo se conmovía
hasta las lágrimas, él, cuyo llanto de viejo era
difícil, oyendo la música del gran maestro
El episodio sacó a Angelina de sus pensamien¡
tos.
Hizo
mucho
callar al despertador, rezó
hecho poner en su cuarto y
arro-
Tere había
dillada en \ín reclinatorio que misia
se acostó cerrando los
ojos y sacudiendo la cabeza,
como
si
pudiera ahuyentar las ideas que con
rezo volvían a anegarla.
de ese
la
modo
ternura del
Se durmió después de un rato de lucha pero su
;
espíritu, libertado
de su voluntad, huyó
cia el rincón de las sierras
nado con pena, como
si
que
ella
lejos, ha-
había abando-
en cada árbol dejase un
confidente.
Era invierno, y
guía
el
sendero
ella,
más
envuelta en su abrigo, sesolitario
que llevaba
al
monte.
Aun no
la
había salido el sol, y a la luz del alba
escarcha brillaba en los árboles negros. Los veía
;
43
NOVIA DE VACACIONES
con afecto, como a compañeros de soledad, y los
conocía uno por uno.
Junto al viejo molle que más sabía de las cosas
de su alma, halló una palomita de la Virgen, dura de frío, mirando con sus ojitos redondos y
tristes
el
bajóse de
pecho
sol
mundo que
la
iba a dejar.
Tuvo
lástima
jaquita y la recogió. Al calor de su
la tortolita se
reanimó y cuando
el sol,
de invierno lujoso, que aparecía en medio de
naturaleza muerta
como un mago evocando
un
la
la
vida, se levantó sobre el perfil de la sierra, sus
ya suficiente fuerza y ella la vio remontarse indecisa y atontada primero, y después
de haber subido muy alto, dirigirse recta como
una flecha hacia un punto del horizonte.
Vio en aquello un símbolo. Parecióle que era
su corazón aterido que había vuelto a vivir y que
alitas tenían
volaba hacia
el ideal.
¿Pero quién iba a recoger aquel corazón humilde, como ella había recogido la palomita que se
moría de frío, al pie del viejo molle que más sabía
de las cosas de su alma?
V
LA OBRA DE TRES AÑOS
Angelina tenía
en
la sierra solía
el
sueño ligero de
los pájaros,
y
levantarse cuando ellos soltaban
sus primeros gorjeos.
Pero la primera mañana de Buenos Aires, porque se había dormido tarde pensando en sus cosas
o porque los aristocráticos canarios de misia Tere no tenían en sus doradas jaulas el loco despertar de las golondrinas
y de
los chingólos serranos,
fué infiel a su costumbre.
Arrancóla de su sueño una oleada de luz y de
olor a jazmines y azahares que entró en su cuarto
junto con María Esther,
— Buenos
dormilona
—
—Buenos días contestó Angelina un poquito
avergonzada. — Ha sido una casualidad que me
¡
días,
!
durmiera. ¿Siempre te levantas temprano tú?
María Esther era también como
al verla
el
los pájaros,
y
aparecer en las mañanas de primavera en
jardín, junto con el sol
y con
la brisa
y con
las
'
!
.
!
.
NOVIA DE VACACIONES
43
mariposas, no se sabía decir si ella estaba en la
primavera o la primavera estaba en ella.
Era habitualmente alegre, pero esa mañana había cierta seriedad en su expresión.
Tenía que hablar con su prima de un asunto
grave; eran sus primeras confidencias; después,
si le sabía guardar el secreto, le contaría muchas
cosas.
Angelina
la
escuchaba llena de curiosidad.
—Anoche me pelee con Lidia.
—¿Por qué?
— Ella había comenzado hablábamos de
tí
;
cía
;
de-
mucho, que tú serías su secretacomo dice ella; que te hablaría de sus no-
que
ria,
te querría
vios ...
—¡Ah! ¿Tiene novios?
— dos o
—^¿Pero todos son suyos?
—Ahora pero antes uno no era de
tres.
Sí,
sí
;
ella,
era
.
.
Dime, Angelina, no se lo dirás a mamá, ¿verdad?
No, no
Yo sé que eres buena, y por eso te voy a contar todos mis secretos.
¿Tienes secretos? ¿Es posible?
Sí
respondió la chiquilla muy seria
y dessi
tienes.
tuyos,
pués me contarás los
¿Yo?.
Yo no contestó Angelina sonriendo.
—
—
—
— —
—
—
— Qué lástima
— Pero alguna vez
¡
.
;
—
.
.
i
si
cretos serán- tuyos.
los tengo, todos
mis
se-
;
.
46
HUGO WAST
Tomó la cabecita de María Esther entre sus
manos, acercóla a su corazón y la besó en la
:
frente,
—Ahora cuéntame los tuyos; ¿de quién era
— Pero no adivinas
—No.
—Yo tengo vergüenza de decírtelo; ¿de veras
no adivinas?
—Supongo que no sería tuyo.
era mío.
—
antes ese novio de Lidia?
¿
?
Sí, sí,
Angelina se echó a
reír
;
pero
ver
al
la
expre-
sión entre ofendida y avergonzada de la niña, se
quedó seria; ¿a qué llamaría ella novio?
—Ya comprendo — curiosa por saber de— era tuyo y
— Ella me quitó por eso nos peleamos anoche hizo mal,
es cierto
— Quién sabe
quitó fué porque
quiso.
— Ah, no conoces a Lidia a Javierita El
dijo,
más
ella
;
lo
.
.
;
¿ n'o
;
¡
lo
.
!
?
Si ella te lo
él
ni
¡
!
no quiso, quisieron ellas, y cuando a Lidia se
pone una cosa y la ayuda Javierita
Se sale con la suya, ¿no?
Sí, ya irás conociéndolas. Pero también
.
le
.
—
—
él
hizo mal. Aquí en Buenos Aires todas las chicas
tienen novio, y coquetean con ellos y los cambian
pero yo no, yo no cambiaba. Una noche, en el
jardín,
me
mirando a
la luna, le
dejara olvidar por
él,
pedí a Dios que no
que
me
hiciera bonita
y buena, y grande para ... ¿tú adivinas, verdad ?
!
:
.
47
NOVIA DE VACACIONES
— Sí—contestó
Angelina sorprendida y encan-
tada.
¿Qué
clase de
alma era aquella que
la casuali-
dad ponía en sus manos, cerrada y misteriosa como un capullo ? Curiosa por ahondar en el pequeño
gran misterio,
— El
le dijo
te olvidó a
tí,
¿pero tú
lo olvidaste
a él?
María Esther quedóse un momento callada. Después, sentándose en el borde de la cama, murmuró al oído de su prima:
—
—
Vístete Vamos a arreglar la sala ...
y
agregó cambiando de tono
El me olvidó y yo
también; pero a veces me acuerdo y me pongo
triste, y no quiero estar triste por él. Antes no
tenía vergüenza de quererlo pero ahora que él ya
no me quiere, tengo vergüenza de que vea que no
lo he olvidado. No digas nada; todo esto es mentira
lo he olvidado
ya no lo quiero más. Vístete,
vamos a arreglar la sala hoy es día de recibo si
viene, te lo mostraré... ¿Pero tú no dirás nada
de todo esto?
No, mi vida, no contestó Angelina acariciando con ternura el lindo rostro de su primita.
Cómo se parecía al suyo aquel corazón infantil con arranques de grande
Volviósele a ofrecer a la mente el pensamiento
del día anterior; si alguna vez sentía una de esas
penas que no se pueden guardar, a ese corazón de
nueve años confiaría su secreto, segura de ser
comprendida... Si alguna vez ..
Esa mañana la idea no le pareció tan remota.
¡
!
:
—
;
;
;
;
—
¡
—
;
46
HUGO WAST
Una
misteriosa sensación del futuro
entrado en
el
alma con
las palabras
habíasele
de María Es-
ther.
¿Era el pensamiento vago de que en el nuevo
gran escenario la casualidad o el destino iban a
continuar el drama de su vida, o era simplemente
que su espíritu flotaba aún en los nebulosos pliegues del sueño de esa noche?
Al arreglar la lujosa sala de los Smith, ayudando humildemente a María Esther, que en eso entendía más que ella, conoció al novio de Lidia.
Fué por un retrato de tres años antes, según
indicaba la fecha de la dedicatoria.
^¡Adivina quién es ése!
le había dicho María
Esther mostrándoselo.
Y la vista de aquella tarjeta fué como un relámpago que la cegara, porque era él; era el mismo
retrato que tres años antes rompiera a orillas del
arroyo, y que arrojó al agua, y que el agua se llevó como la última de sus ilusiones.
Había creído no volverse a encontrar con Julio
nunca más, y cuando descansaba en su certeza
como en un refugio, he aquí que lo hallaba viviendo en el pequeño mundo en que iba a vivir y
amando a quien ella debía amar.
No le causó, sin embargo, ninguna sorpresa fué
más bien un gran desencanto. Había trabajado durante largo tiempo en la obra silenciosa de indiferencia en que había de esconder *su corazón había reeducado su antiguo carácter frío y casi
egoísta había templado su voluntad en el dolor y
—
—
;
;
;
40
NOVIA DE VACACIONES
la costumbre de saberse olvidada, y cuando comenzaba a olvidar también ella, gozando en su
olvido como en un triunfo, venia la traición del
en
destino a aniquilarle su obra.
Sola,
más
los antiguos
le
sola que antes, porque no tenía ya
amigos del monte y del arroyo, que
prestaran su impasibilidad de cosas, se sintió
débil, y más cobarde para
más desamparada y más
comenzar de nuevo la lucha.
Fué un dolor extraño, al sentirse envuelta en
un huracán ardiente que fundia el hielo que había
caído sobre su corazón fué un desengaño viendo
su obra destruida, su gran obra de resignación y
de olvido, y fué también una alegría insensata,
que no pudo vencer, que la venció, porque lo vol;
vería a ver.
Era
el
destino que se
a hacer ella contra
el
le
ponía delante.
¿
Qué
iba
destino?
No quería delatarse delante de María Esther,
que se había quedado mirándola, y se mordió los
labios fuerte, fuerte; pero como la mirada de la
niña seguía interrogándola y ella no podía más,
tomó su linda cabecita y la estrechó contra su corazón, y soltando la riendo a su ternura la envolvió en una explosión de caricias, besándola en los
rubios cabellos, en la frente, en las mejillas, en
los ojos, sobre todo en los ojos, para cerrárselos,
para que no la miraran más y no adivinaran lo
que en ella pasaba, pues aun no había llegado la
hora de que descubrieran su secreto.
VI
LOS VIEJOS RECUERDOS
Aunque
lió del
era cerca de la media noche cuando sa-
recibo de los Smith, al ver la amplia ave-
nida, desierta a aquella hora, sintió ansias de pedir
un poco de tranquilidad a
la
naturaleza im-
pasible y echó a andar hacia Palermo.
Los
tibios
calma del
perfumes de
los árboles en flor, la
paisaje, la indiferencia de la luna en el
nubes y casi sin estrellas, el cric-cric de
y hasta el crujir de su paso en la calleja arenosa que tomó, todo evocaba en Julio las
noches de la sierra cordobesa, cuando al salir de
los bailes acompañaba a la hija de Mr. John
cielo
sin
los grillos
Smith, pobre.
la misma serenidad del ambiente,
misma pureza de la luna que pintaba en el sue-
Porque era
la
copas enmarañadas de los árboles,
qué lejos estaba aquello Habían pasado
tres años, y lo que no es más que un plazo en los
lo las
Pero
¡
!
acontecimientos humanos, había sido una época
en
la
vida de Julio.
31
NOVIA DE VACACIONES
Una sonrisa amarga le apretaba los labios. Y
experimentaba de nuevo la deliciosa tortura del
viejo amor que renacía ante la fresca hermosura
de Angelina, lo mismo que en sus primeros encuentros en los bailes, cuando tímido y avergonzado le hacía sus primeras confidencias.
Era la misma dulzura de quererla a ella, que
era toda dulzura con sus ojos grandes y tristes,
con su boca sonriente, con sus mejillas frescas,
con su modo sencillo, casi humilde. Pero en aquella época, siempre que había pasado algunas horas
con ella, sentía ímpetus de alegría, anhelo de cantar su amor y su felicidad para que lo supieran
todos, y ahora sufría una indescriptible ansiedad^
como cuando era niño y cometían con él una gran
injusticia.
A
el
su espíritu se ofrecía una vana queja contra
¿ por qué cambiaban las cosas si él no
destino
;
había cambiado?
Era el despertar del que ha dormido profundamente largas horas, y cree que el tiempo no ha
corrido porque él no lo ha sentido correr.
En su memoria se borraban los tres años que
separaban las dos épocas; se borraba la historia
de los primeros días en Buenos Aires, llenos de
amargas
nostalgias, hasta
mundo donde
que
,
solicitado por el
triunfaba su juventud,
comenzó a
olvidarse de la humilde novia de vacaciones, para
quien serían tristes y lentos los días que para él
corrieran alegres
y ruidosos.
Pero repasando su vida, volvía a su memoria
la
52
HUGO WAST
catástrofe que lo arrancó a su fácil existencia de
joven
rico, el
crak de
la
Bolsa, los tres millones
que se tragó la jugada fatal en que su padre quiso
enfrenar la rueda por no perder las primeras puestas, y echó toda su fortuna en aquellas malditas
acciones del ferrocarril al Neuquen.
Después vino la muerte de su padre.
Sobre él, lejos todavía de ser un hombre, cursando su tercer año de Derecho, había caído todo
el
peso de
la familia.
Recordaba sus primeros ensayos de hombre de
lucha; el puesto que le ofreciera en su escritorio
Mr. John Smith, viejo amigo de su padre la ale;
gría de percibir los primeros frutos de su trabajo
personal, su aplicación, su puntualidad, la brusca
al medio estrecho en que había de vique se produjo en su carácter noble y fácil
para seguir los buenos impulsos.
Recordaba su primera entrada en casa de los
Smith, la vez primera que vio a Lidia, a quien
nunca habría soñado festejar. Poco a poco había
ido conquistando la voluntad de Mr. John Smith,
que lo tomó bajo su protección, viendo en él un
muchacho de porvenir, lo recibió en su casa, lo hizo convidar a sus comidas y a sus fiestas.
adaptación
vir,
Allí conoció a Ma£a»e-Sa4;ide§, sobrino de mi-
que gozaba de gran privanza en la
Mr, John no lo
podía pasar por su temperamento f lácido de calavera de menor cuantía, sin más ideales que el
hipódromo o el poker, ni más habilidades que el
sia Tere,
casa, entre el elemento criollo.
55
NOVIA DE VACACIONES
ser un maniático dibujante de tarjetas postales,
con que había llenado el álbum de su prima.
El modo cariñoso de Julio le había granjeado la
amistad de María Esther.
Era un dulce recuerdo que le arrancó una sonrisa, el de las noches de recibo, en gran parte pasadas en el rincón menos visible de la sala, ocupado en contarle historias que inventaba, en querer a su linda amiguita y en dejarse querer por
"la plata labrada
ella,
de
la casa",
como
la lla-
maba Mr. John.
Después vino su noviazgo con Lidia. No podía
cómo ni quién empezó. Jamás habría pensado en la hija del millonario si alguien no le hubiera hecho el tren recordaba, sí, que se vio de
pronto envuelto en un torbellino de festejos y
se dejó llevar por la corriente que le formaban en
su casa y en la de ella, y aprendió también a sufrir los caprichos y aguantar los chubascos de la
rubia muñeca.
Dos días antes, conversando en el escritorio de
Mr. John con Macario Sandes, empleado por obra
y gracia de misia Tere, cuya influencia llegaba
hasta allí, supo la llegada de Angelina.
murmuró como indagando
¿ Angelina Smith ?
en su memoria, no porque se hubiese olvidado del
nombre de la que fué su novia de vacaciones, sino
porque al oirlo evocado de golpe por un extraño,
sintió la necesidad de disimular lo que le turbaba
decir
;
—
—
aquella noticia inesperada,
—
4
La conoces?
.
HUGO WAST
54
— Sí; me parece...
— Está en de
¿Ha
venido?
venimos a ser algo
primos, y si te he de ser franco, te diré que me
gusta la prima, me gusta.
lo
tía
Tere
;
.
Caminando hacia Palermo por
la desierta
ave-
hundido en sus pensamientos, Julio volvía a
oír con indignación la insistente risita con que el
pintor de postales sazonaba sus ponderaciones de
la hermosura de la prima.
Aquel día no le hizo tanta impresión pero ahora, después de haberla visto, noble, altiva, llena
de dignidad y de dulzura, inaccesible al lodo
mundanal como una flor nacida en la montaña,
sentía honda repulsión al recordar las palabras de
nida,
;
Macario.
Gomo todos los martes, fué esa noche a casa
de los Smith, sabiendo que iba a hallarla, y, aunque temía la impresión del primer encuentro, sentía un agudo deseo de verla.
Pero cuando entró en el comedor, donde aun
estaba la familia cuando saludó a todos cuando
al lado de María Esther, sentada en un extremo
de la mesa y como siempre haciendo gala de indiferencia para con el amigo de antes, la vio a ella,
impasible como una extraña; cuando oyó la voz
;
;
melosa de misia Tere que decía "Julio, usted debe de conocer a Angelina, ¿no se acuerda?; ¿te
acuerdas tú, Angelina ?", y la voz de ella, que contestaba con \roz clara: "No recuerdo...", todos
sus sentimientos cambiaron de golpe.
:
55
NOVIA Vt VACACIONES
— Angelina
la
Smith, Julio
dueña de casa haciendo
Sintió en su
mano
la
de
Ocampo
—
prosiguió
la presentación.
ella,
aquella
mano que
había besado y que ahora se le tendía
indiferente y firme como a un desconocido, mien-
una vez
él
temblaba ...
Durante la sobremesa conversó con Lidia. Estuvo ingenioso, decidor, chispeante, ansioso de vengarse de algo o de alguien que lo había herido,
aunque no pudiera decir en qué forma.
tras la suya
Más
tarde, en la sala, llena de visitas, siguió al
lado de Lidia que
le
hablaba entusiasmada de Pa-
lermo y de Florida y de los sandwiches del Gas
que había comido esa mañana, y de que la amignita tal o cual iba todavía de sombrero de invierno, 'cuando ella hacía dos semanas que lo llevaba de paja.
Y en medio de aquella charla insípida, que apenas atendía porque su pensamiento comenzaba ya
a írsele detrás de los viejos recuerdos, escuchaba
la argentina carcajada de María Esther, que en
el otro extremo del salón conversaba con ella, en
el mismo lugar en que antes él se pasaba las horas inventando cuentos para la plata labrada de
la casa. Conocía ya esa risa; sabía que se reía asi
por él, para mortificarlo un poquito y hacerle palpable su indiferencia.
Siempre
le hacía daño la risa inocente y cruel
amiguita que tanto había querido y que aun
quería tanto, quizás ahora más que nunca, ahora
que estaba con elléi.
de
la
.
HUGO WASt
56
En el salón, entre las ruidosas conversaciones
de las visitas, cortadas de vez en cuando por algún chisme punzante de Javierita que crepitaba
como un rayo, nadie, ni Lidia, embriagada en su
propia charla; ni María Esther, que jamás lo mi-
raba ni Angelina, que parecía no haber advertido
su presencia, nadie se dio cuenta de la ola que
iba inundando su alma.
No volvían los viejos recuerdos lenta y dulcemente; volvían impetuosos, como la marejada, y
;
amargos como
ella
.
.
Despidióse temprano, y abstraído en sus pensamientos, apenas supo qué contestar a los en-
cargos de misia Tere para su mamá y a las reconvenciones de Lidia, que se quedaba enfurruñada
por vagas historias.
Salió de prisa, ansioso de respirar el aire fresco
de la calle, y caminando sintió que se dulcificaba
la áspera amargura de que iba lleno.
"¿Por qué había cambiado su destino, si él
no había cambiado?", volvió a pensar.
Sin embargo, adentro de sí mismo, en el fondo
de su conciencia, surgía la sensación de su propia
responsabilidad
;
y no quiso ahondarla.
VII
EL CORAZÓN DE MISIA TERE
La luna, por la ventana abierta, dibujaba un
gran cuadro en el suelo. La madreselva que trepaba por la pared había aprovechado la jornada
para meter sus guías floridas en aquel nido, todo
suyo, porque ella lo embalsamaba con el mordiente perfume de sus campanillas blancas.
Angelina, al entrar, la saludó como a una amiga; esa mañana la había podado, despuntándole
las guías desviadas y las ramitas muertas suerte
fué para ella que no se le ocurriera cortar aquel
amable ramillete que ahora le hacía su visita.
La noche era fresca; iba a cerrar la ventana,
pero el temor de herir a la planta cariñosa la contuvo. Sentóse al lado de la cama recostó la cabeza en la almohada y se puso a mirar la luna.
¡Qué dulce, qué tranquila, qué discreta era su
vieja amiga Cruzaba el cielo sin nubes como una
góndola de plata en un lago azul.
;
;
!
Una
estrellita, la
única que brillaba en la no-
che, seguíala de cerca.
!
.!
HUGO WAST
38
— Es mi
No
estrella
— pensó Angelina.
estaba tan sola. Había creído dejar en
rra todos sus
amigos
la sie-
camino, su jaquita, el monte, algunos árboles que ella conocía
bien el viejo molle a cuya sombra había pensado
:
el
arroyo,
el
;
y tanto había llorado, cuando ella lloraba.
Se había despedido de ellos creyendo no volverlos
a ver, y he aquí que la luna y su estrella la habían
seguido en su destierro.
Y luego tenía otros amigos: el jazmín nevado
de flores, el rosal lleno de pimpollos, el naranjo
que regaba con sus azahares la escalinata de su
cuarto, aquella madreselva ... ah
y la mejor de
la
ella
todas,
que
quería más, la que era por sí
sola toda una felicidad, María Esther.
Acostumbrada a la soledad de su antigua vida,
sentíase llena jde ternura hacia la chicuela, cuya risa resonaba aún en sus oídos con el eco simpático
del trino de las golondrinas de nuestro alero.
Cómo se había reído la locuela Al darle las
buenas noches, la besó y le dijo:
¿Lo viste? Ni una vez me habló; cada día
pero es buen mozo, ¿verdad?
es más malo.
Y después, cuando ya se iba, volvióse para decirle el secreto con que la había estado intrigando
tanto,
.
¡
!,
!
i
—
.
toda
la
.
;
noche.
— Te miraba mucho
¡
!
¿
Por qué no
se lo quitas
a Lidia para que aprenda que no sólo ella es
Cómo
lin-
miraba
Loca chiquita que la llenaba el corazón de anPero estaba contenta, contenta, contenta
gustia
da?.
.
.
¡
¡
!
¡
te
.
59
NOVIA DE VACACIONES
La prueba
terrible había pasado.
quien había rezado mucho,
le
La
Virgen, a
dio fuerzas.
Asom-
brábase ella misma del dominio que tuvo sobre
sus nervios en el momento en que misia Tere le
"No, no recorhabía preguntado si lo conocía
.
.
.
daba ..." Cuando él le dio la mano, la sintió
temblar en la suya ... ¿ Era que todavía no se
habían borrado ciertos recuerdos? Apenas
mi-
lo
daba miedo encontrar sus ojos. Y
él ... las palabras de María Esther le hacían daño él la miraba
¿ pero era cierto ?
En el fondo de su alma había sentido germinar
la humilde semilla de una de esas alegrías ocultas,
el
que no se atrevía ni a confesarse a sí misma
la había mirado! La olvidada aventura tenía que
haberle venido a la memoria un momento a lo
menos, y su pensamiento se había acercado al de
porque
ró,
le
,
.
;
.
.
:
ella.
.
Esa mañana tuvo lástima de podar
la
guías re-
la
alegría rebelde, así
Con
las
enredadera, y, en cambio, esa noche
tuvo para arrancar de raíz aquella pobre
beldes de
no
¡
la
que
la sintió nacer.
conciencia de que era fuerte, orgullosa de
su fortaleza, pensó que
el
destino no podría obli-
garla a lo que ella no quisiera; se puso de pie y
contempló el horizonte lejano, como si pudiera
adivinar
el
futuro y desafiarlo.
Al acostarse rezó un poco, con el pensamiento
distraído, y se durmió.
Tenía que levantarse muy temprano porque misia Tere, empeñada en imbuirle el espíritu de ca-
:
60
HUGO WAST
ridad
que en
siguiente, de
dicho que al día
madrugada, comenzarían a visitar
ella ardía, habíale
juntas a sus socorridos.
Era la gran señora presidenta de la "Sociedad
de Socorros al Pobre", y en ese carácter desvivíase por conocer las miserias humanas, para aliviarlas, lo que hacía con tanto gusto, que en el tristísimo, pero felizmente improbable caso de no haberlas habido, las habría inventado.
Porque así era de noble aquel gran corazón que
Dios le había dado. En él había encontrado la
bondadosa dama un famoso argumento en pro de
la desigualdad de las clases.
¿Qué haría yo solía decir en sus arranques
apostólicos si todos fuéramos ricos y felices y no
hubiera desgraciados a quienes socorrer?
Javierita, bordando como siempre alrededor
de los temas de su hermana, calculaba el porvenir
de las sociedades de beneficencia en aquella hipo-
—
—
—
Y
tética feliz edad.
— Esto
es,
¡imagínate!, unas asociaciones tan
¿Qué sería de ellas si no huno hubiera enfermos, si no hubiera desventurados?
Y don Víctor, sonriendo socarronamente, hacíaútiles,
tan nobles.
biera pobres,
.
.
si
les esta reflexión
—Podrían
dedicarse a proveer de novios a las
niñas casaderas.
Javierita suspiraba, resbalaba
el
globo de sus
ojos debajo de sus párpados entornados
y
los po-
.
NOVIA DÉ VACACIONES
saba con infinita dulzura sobre
murando
61
el
mur-
coronel,
:
— Esto
Pero
;
es.
el
coronel no se daba por aludido.
Dos horas
largas tuvo que aguardar Angelina
antes de que su tía estuviera lista para la matinal
cruzada. Misia Tere llamaba madrugar al levantarse a las ocho o nueve de la
mañana.
de acompañarla a hacer caridades
y como buscara en su pobreza qué llevarles de su
parte a los socorridos de su tía, y no encontrara
nada, pensó que las flores eran sus únicas riquezas, porque el jardinero esa mañana le había diSentíase
feliz
cho que cortara cuantas quisiera.
Se dedicó a la agradable tarea, eligiendo las que
se apiñaban como amigas junto a la ventana de
su cuarto, porque le parecía que eran más suyas.
Hizo un gran ramo, que era toda una primavera,
para sus pobres, y para sí hizo otro más pequeño
de violetas. Cómo le gustaban las tímidas flore¡
citas
!
temerosa de no encontrar
voz del señor Paganini, a
quien no había visto en varios días.
Buenos días, señorita... ¿Juntaba flores?
Juntando sus
las suficientes,
violetas,
oyó
la
—
— señor, violetas—contestó —pero casi
no hay.
— Oh, perdón Las he cortado yo esta mañaella;
Sí,
¡
!
mis santos
si usted me permite
penosamente, apoyado en su muleta, fuese a
na, para
Y
.
.
.
,
.
.
.
63
—
..
.
HUGO WAST
SU cuartujo del fondo de
mazo de violetas.
la
huerta y volvió con un
del pobre—dijo ofreciéndoselas.
— Son
— Oh, gracias No quisiera privarlo.
—Tómelas, hija mia; mis santos ceden
mitad.
— No, mitad es mucho, señor Pa. señor.
las flores
j
!
.
le
la
.
la
.,
.
Angelina no sabía el nombre del anciano y se
puso encendida de vergüenza.
Anselmo, Anselmo
indicó él dulcemente
le voy a confesar la verdad; no todas las violetas
eran para mis santos éstas las juntaba para usted estaba seguro de que le gustarían.
Son las flores que prefiero.
—
—
;
—
;
.
;
—
— Las acepta
—¿Y bien? Yo
.
?
¿
soy pobre... y las acepto; pe-
ro no todas, la mitad solamente; déles también
éstas a sus santos en
— Bueno, bueno,
Y
mi nombre, don Anselmo.
hijita; aquí están las suyas,
viejo que era
invierno y la niña
que era la primavera, se repartieron las flores de
entre
el
el
la estación.
— Angelina —
!
¡
chilló
desde
la galería
misia Te-
un poquito sofocada por la correría que acababa de dar en su busca por todo el jardín.
re,
¿Estás pronta?
El caso de uno de los socorridos de la gran señora, era grave no había tiempo que perder desgraciadamente tuvo tarde noticias de él.
Tratábase de un vigilante herido de un balazo
;
;
.
.
63
NOVIA DE VACACIONES
en
la
última huelga de ios obreros del Central Ar-
gentino.
—
—
¡Qué infamia! decía misia Tere, indignada,
dejándose llevar muellemente por su automóvil,
sobre el asfalto de la avenida. ¡Asesinar a" un
guardián del orden público, que cumple con su
—
Estos gringos son el demonio deberían fusilarlos a todos Y, según me dicen, es un pobre
hombre cargado de familia, con tres o cuatro hijos chiquititos; ¡criaturas de Dios!, si una no estuviera en todo, no sé cómo lo pasarían; aquí les
llevo vestidos los vestiditos de invierno de Ma-
deber
;
!
;
ría Esther.
— Pero —estuvo a punto de decir Angelina,
—vamos a entrar en verano.
— Están casi nuevos— prosiguió excelente setambién zapatos y provisiones y
ñora; —
tía
¡
!
el
la
les
llevo
algo de dinero, no mucho, porque esto hay que
dárselo bien tasado, no sea que sirva
más para
fomentar sus vicios que para aliviar su miseria.
No soy yo la que tendría que ver con este desgraciado, porque no es de mi sección pero como ai
una no lo hace no habrá quien lo haga, y como dice
el padre Jordán que la caridad no. tiene patria.
y luego que yo no puedo saber de una desgracia
sin que me afecte y quiera socorrerla, aunque
no me corresponda, porque así soy yo, puro corazón, siempre me lo dice Smith.
Y la émula de San Juan de Dios se abanicaba
resoplando, porque el día se presentaba caluroso,
y la indignación, y el sol que picaba bastante, y el
;
.
.
64
HUGO WAST
amor propio que picaba más, hacían que en
el
lujoso automóvil descubierto se asara la caritativa
presidenta de
Sociedad de Socorros al Pobre.
Misia Tere llevaba en su cartera la dirección del
la
vigilante herido.
— La
valle,
cuatro mil y tantos...
—había dicho
al "chauffeur".
En media
cuadra de frente, una serie de habi-
taciones iguales constituían uno de esos tristes
conventillos donde se hacinan los obreros y los
pobres de las grandes ciudades.
El automóvil paró, y mientras el lacayo mantenía abierta la portezuela del vehículo, que había
despertado la curiosidad de los chicuelos del barrio, misia Tere descendió majestuosamente con
un gran paquete debajo del brazo, seguida por
Angelina, que llevaba otro y su ramo de flores.
Sin llamar, porque la caridad no se anuncia, aun
a riesgo de pecar de indiscreta, entró la gran se-
ñora de sopetón en la pesada penumbra del cuarto.
En el fondo, sobre un catre a cuya cabecera, en
la pared, pendían las insignias de su institución,
un casco y un machete, estaba el enfermo.
dijo misia Tere parándose en
Buenos días
—
!
¡
mitad de
la
las cosas,
— soy
—
pieza sin ver
la
más que
presidenta de
la
los bultos de
Sociedad de
Socorros al Pobre.
Adelante, señora contestó la voz de una mujer, desde un cuartujo anexo a la habitación, don-
—
—
de parecía estar la cocina.
Cuatro chiquillos desharrapados y sucios rodea-
ilPft.)i|^|v*í«S,'jf!iiiifiyp^^
63
NOVIA Di VACACIONES
ion a las insólitas visitantes; pero como notaran la
presencia del automóvil, salieron en tropel a gozar del espectáculo.
—
—
decía entretanto la mujer, que
enjugándose
las manos y ofrecienhabía entrado
do sillas a las visitas, esos huelguistas lo han herido a mi hombre; dice el médico que hay para
rato y que a lo menos tres meses de cama tendrá
que hacer; nosotros no tenemos más que lo que
él gana, que es bien poco, y ahora parece que ni
eso nos quedará, porque ya en otra ocasión han
puesto dificultades para pagar los días que se falta a la parada, aunque sea por enfermedad. Y usted sabe, señora, cómo están de altos los alquileres y cómo está de cara la vida.
No, misia Tere no sabía cómo estaba aquello;
pero escuchaba condolida la eterna y lamentable
historia, mientras iba deshaciendo los paquetes.
Bueno, la Sociedad de que soy presidenta no
los abandonará tendrán médico y botica gratis y
dos bonos de carne diarios; por de pronto aquí
tiene usted este dinerito para los apuros del momento, y para sus niños estos vestiditos y estos
Sí,
señora,
—
—
;
zapatos.
Y
gran señora deslumhraba a la pobre mujer
espectáculo de los trajecitos que María Esther había abandonado casi nuevos, porque la
con
la
el
niña crecía rápidamente y los trajes no crecían.
Han sido de mi hija menor explicó misia
—
—
—
Tere saboreando la admiración de su protegida;
le vendrán bien para sus niños.
!
.
66
HUGO
— Ay, señora,
— Mis niños.
—¿Todos?
— Todos
buena
j
.
WASi"
me hacen
falta
!,
pero
.
.
-¿Qué?
.
.
son todos varoncitos.
.
¡
¡
Qué
desolación para la Presidenta de los So-
al Pobre ¿ Pero cómo llevarse aquellos pregoneros de su caridad frustrada?
En fin, usted hará de esto lo que le parezca
dijo salvando la dificultad
puede venderlos.
Gracias, señora murmuró la pobre mujer,
'^chando mentalmente sus cuentas para sus chicos
aquello no servía... ¿venderlos?, ¿a quién? Los
ricos no los querrían; y los pobres..., ¿cómo se
iban a atrever los pobres a vestir aquellos lujosos
trajes de invierno, aquellos zapatitos de charol con
hebillas de acero?.
Suspiró palpando las inútiles riquezas.
Gracias, señora dijo de nuevo.
El enfermo no parecía tan mal, por el momento
al menos, y descansaba observándolo todo en si-
corros
!
—
—
—
;
—
—
;
.
—
.
—
lencio.
Angelina, seguida por su mirada curiosa y escama y arreglado sus
quiva, había mullido su
almohadas; después arrimó una mesita a
la
cabe-
cera del catre y alejando los frascos de remedio
llenó de flores una jarrita y esparció las que que-
daban sobre todos los muebles.
El perfume de las rosas, de los jazmines, de
madreselvas, llenó
la
habitación,
pesada atmósfera de miseria.
las
aligerando la
™T
^^^v?sg^;g"5^^ff'^^cg
.
*gw»grP!»B'-~^
NOVIA
le
hacía con
— preguntóle
Angelina
El enfermo sonreía. ¡Cuánto bien
esoJ
—¿Qué
tal
se
6T
VACACIONES
r>t
siente?
viéndole sonreír.
— Mejor,
mucho mejor; gracias, señorita.
Bueno, me alegro; tome y le dio una rosa
—
—
que tenía en sus pétalos algunas gotas de rocío de
la mañana;
pero antes de dormir haga sacar todas las flores, porque si no le harán daño.
Tranquila ya, con la tranquilidad del austero
deber cumplido, rehacía misia Tere su tocado deshecho en algunos detalles por el ejercicio de la caridad, aprontándose para irse, cuando la sorprendió un quejido que venía de la pieza vecina, separada sólo por un tabique.
Su corazón caritativo latió con fuerza, casi con
alegría, adivinando que allí había alguna otra desgracia que socorrer.
explicaba entretanto la dueEs un herido
ña de la casa, con un poquito de indiferencia
egoísta,
lo trajeron junto con mi hombre; parece que no está bien ...
Misia Tere recogía de prisa su abanico, sus
guantes, su cartera, para volar en socorro de aque-
—
—
!
¡
—
—
lla
otra desventura,
aunque tampoco
le
correspon-
porque no era de su sección; pero como la
caridad no tiene patria
¿Es un hijo del país? preguntó, sin embargo, porque a pesar de las palabras del padre Jordán no podía evitar su mayor simpatía hacia los
día,
.
—
criollos.
.
—
.
68
.
HUGO WA8T
—No, señora; parece que es un extranjero que
trabajaba en
en
la huelga,
el
Central Argentino.
porque era de
Lo
hirieron
los huelguistas
.
—¡Ah! ¿de huelguistas?.
— señora.
—¿Entonces es un huelguista?
— señora.
—¿Un huelguista extranjero?
— señora,
los
.
.
Sí,
Si,
Sí,
Los gemidos eran cada vez más penosos; de
pronto cesaron.
Misia Tere se había detenido abrochándose un
guante, sin prisa ya.
Un huelguista ¿ Sería acaso de los que hicieron fuego sobre los vigilantes?
Sí, señora.; hasta creen que él fué quien hirió
a mi marido respondió la mujer inventando aquello, porque adivinó el lado flaco de la gran señora,
con ese egoísmo de los pobres que quieren monopolizar la caridad de los ricos.
Sí, señora tiene
una bala no sé dónde el médico dice que es inútil
cuanto se haga, porque se muere.
—
—
¡
!
—
—
;
;
—¿Qué médico?
—El de Federación Obrera.
golpe de gracia.
Aquello fué
— Ah Lo atiende Federación
la
el
¡
!
estoy de
Y
¿
la
?
Entonces yo
más ...
misia Tere dejó apagar
de su caridad por la ola de la indignación, que brotó al
saber que se trataba de un extranjero, de un huelguista afiliado a la Federación Obrera, enemigo
la llamita
;
!
60
NOVIA nt VACACIONfiS
del orden, asesino del
pobre vigilante que
ella
hon-
raba con su protección, y de quien, por uno de
esos juegos de la casualidad, lo separaba apenas
un tabique.
No
que lo atendieran
merecía sus socorros
suyos
Y la dama subió a su automóvil sofocada por
¡
!
;
¡
los
la ira.
Pero Angelina no
saber que en
el
esperaba
la
allí,
porque
al
cuarto vecino había otro enfermo,
sin averiguar más corrió a él creyendo que misia
Tere la seguiría.
Era casi el mismo aspecto de desolación y de
pobreza; sólo que allí se notaba la presencia de
una persona de otra clase, pues los escasos mue-
estaban limpios,
bles
el
piso bien barrido,
las
ropas bien acomodadas, los frascos de remedios
alineados sobre una repisita.
— Buenos días—dijo tímidamente desde
ta
;
y como
la
la
puer-
invitaran a entrar, pasó adelante.
El herido estaba echado de espaldas en la cama. Era un hombre de cuarenta a cincuenta años
tenía los ojos
muy
abiertos; la mirada fija en las
vigas del techo, los dedos crispados en las sábanas; mordíase los labios con fuerza, como si quisiera
la
ahogar
los ayes, que, a su pesar, le
arrancaba
intensidad del dolor.
— Pobre
Cómo
—
debe sufrir
dijo dulcemente Angelina acercándose a la cama a cuya cabecera estaba una joven que prodigaba sus cuidados
al enfermo.
¡
!
¡
!
;;
.
HUGO WAST
70
— Ah,
mucho, mucho.
muere —respondió
señorita,
i
.,
.
mi padre se
ésta.
!
Era más o menos de la edad de Angelina hermosa, con esa hermosura magnífica que muchas
veces se encuentra en los barrios bajos, entre la
;
población cosmopolita; pero su aire era distingui-
do y parecía fuera de lugar en el ambiente aquel
su tez era blanca y sonrosada, su modo discreto y
simpático, en ese momento desolado, y sus ojos,
azules espléndidos, llenos de lágrimas, se fijaban
en Angelina con una expresión de súplica.
—Somos de Sociedad de Socorros Pobre
—explicó Angelina. — Mi que está aquí
¿No
ha visto ningún médico?
va a venir.
médico de
Federación... — contestó
—
joven —pero una sola vez
sociedad es
al
la
al lado,
tía,
.
Sí,
lo
.
la
el
la
;
;
dice que
así
la
no puede, que hay muchos enfermos,
gunos heridos de
al-
huelga del Central Argentino. Mi padre.
era de los huelguistas. Lo trajeron hace tres días tiene una bala en el vientre
yo creí que se moriría esa noche ya ve usted,
estoy tan sola se murió mi madre hará como un
mes yo no podía separarme de su lado, y no había quien llamara un médico. Esperaba que la Federación nos socorrería, pero parece que no se
ocupa mucho; el médico vino una vez, ayer, cinco
minutos solamente una vecina se comidió a traer
de la botica los remedios, pero no mejora sufre,
sufre ... y el médico no ha vuelto, quizás no volverá
.
la
.
;
;
;
;
;
;
.
.
!
!
.
.
.
:
!
NOVIA DÉ VACACIONTtS
Hablaba dulcemente,
sin rencor,
;
71
y Angelina
la
escuchaba con interés, llena de cariño.
Nosotras le mandaremos un médico si usted
me permite vendré yo a ayudarla; voy a llamar
a mi tía, que está aquí al lado, con otro herido.
Salió en busca de su tía, y se quedó helada ante
la acogida de la dama, que la esperaba en el
automóvil, con e^ gesto airado de una divinidad
—
;
.
ofendida.
—¿Has concluido?— dijo con sequedad.
— Tía, es un herido, está muy grave
—¿Sabes quién es?
— un pobre hombre
— No, un extranjero un huelguista un asesino
Sube
— Está muy mal
— Sube
— Un momento — suplicó y corrió cuarto del herido. — Mi
se va no podemos demorarle
.
...
Sí,
¡
!
.
.
!,
¡
!,
¡
¡
¡
¡
ella,
!
¡
tía
nos vendrá el médico perdone que no
después volveré.
;
al
;
;
me quede
.
Y
tímida, atropellada, no sabiendo qué ofrecer
como muestra de simpatía, porque era tan pobre como ellos, se desprendió del
pecho el ramito de violetas, lo puso sobre la almohada, al lado de la cabeza del herido, y salió repia aquellos pobres
tiendo desconsolada su disculpa
—Yo volveré
Y
la
.
.
corrió al automóvil,
donde
al rojo
blanco de
indignación, la esperaba la Presidenta de la
Sociedad de Socorros
al
Pobre.
VIII
LA ORDEN DEL JAZMÍN
Misia Tere había vuelto furiosa y Angelina desolada.
—
¿Crees que yo no sé hacer caridad? ¿Crees
que no tengo corazón tan bueno como el tuyo y
aun más ? interpelaba la airada señora.
No lo
merecen! Ahí está. Dios con ser Dios se quejó de
la ingratitud de los hombres, ¿y no nos hemos de
—
quejar nosotros de
—
j
de esos picaros,
que vienen a comerse el pan que generosamente
les damos y todavía pretenden asesinarnos?
Misia Tere era fuerte en teología, tan fuerte que
más de una vez se las había tenido tiesas con el
padre Jordán, su consejero, cuyo nombre a todas
horas le llenaba la boca, aunque su santa palabra
no siempre le llenara el corazón. Aquella teología
"pro domo sua" servíale para aligerar la conciencia
en ocasiones como esa.
Angelina no contestaba. Sufría en lo íntimo de
su ser, porque veía aún el terrible cuadro de aquela ingratitud
73
NOVIA DE VACACIONES
inmensa desventura, y se sentía arrastrada a
la pobre huérfana, cual si presintiera
que iba a jugar en su vida un gran papel.
Si se muriera por falta de médico
^pensaba.
En su atropellamiento, en la vergüenza dolorosa que se apoderó de ella, ante la impasibilidad
lia
querer a
—
de
!
¡
—
presidenta de los Socorros
al Pobre, a la
pobreza desamparada, no supo lo que decía y prometió mandar un médico y
volver
Pero ¿ cómo podía cumplir su promesa
ella que no conocía a nadie y que era tan pobre
como aquellos en cuyo corazón había dejado una
esperanza ?
La apenaba la injusticia... ¿A quién recurrir
para pedir ayuda sin que se enterase su tía, que
seguramente había de ofenderse?
Ofreciósele la idea de que don Víctor podía sa-
la
misma de
puerta
.
.
la
.
carla del apuro.
El coronel visitaba todos los días la casa de los
Con sus pequeñas atenciones, con sus maneras cariñosas, había conquistado la amistad de
Angelina, a despecho de Javierita, que presintió
el rumbo peligroso que tomaba el escurridizo corazón del gran hombre.
Angelina dábase cuenta de las simpatías que
inspiraba, sin sospechar los celos de la solterona.
Sin embargo, porque desconfiaba de ella instintivamente, no se atrevió a preguntarle si vendría
Smith.
don Víctor.
Preguntóselo a Lidia.
a la hora del almuerzo, como siem-
—Vendrá
74
HUGO WAST
—
respondióle la muchacha con displicencia,
impuesta ya de la aventura de esa mañana.
Pero a las doce, cuando se sentaron a la mesa,
aun no había llegado.
Angelina, que ardía de impaciencia, arriesgó de
nuevo su pregunta en voz muy baja.
¡Mamá! exclamó Lidia, ¿a qué hora ven-
pre
—
—
—
drá
— No
¿por qué?
— Angelina quiere saberlo.
tío?
sé, hija;
La resquemada señora se encogió de hombros y
no respondió.
Angelina se ruborizó, como de una falta.
Volvióse a María Esther, que cerca de ella batallaba con su plato y se quedó mirándola con ternura.
Le
hacía bien,
la
consolaba ver aquella criatura
tan equilibrada, tan parecida a Mr. John, sana de
cuerpo y de alma.
desechó todos sus pensamiencomer tranquilamente.
Su corazón, como un globo que hubiera arrojado
lastre, se elevó por encima de aquellas miserias
Quiso imitarla
;
tos inútiles, y se puso a
el
que comenzaban a acosarla.
Don
i
Víctor llegaría a
paciencia
!
tarde
Dios haría que
fuera tiempo de
los
la
ir
al
no llegaba,
siguiente día aun
;
y
si
en socorro de sus pobres, como
llamaba ya.
A
disculpándose de no
almuerzo. Pero Javierita, astuta
la siesta llegó el coronel,
haber venido
y prevenida,
al
se lo acaparó.
.
—
!
73
NOVIA DE VACACIONES
Otra vez la incertidumbre asaltó a la pobre AnTenía que hablarle en secreto y quizás no
gelina.
dejarían ocasión.
le
Con su
inquietud, intrigó
más
a Javierita, que
cómo aque-
estudiaba, interpretando Dios sabia
la
lla
impaciencia.
Felizmente, cuando ya desesperaba de conseguir
empeño y daba tormento a su imaginación
su
para que
le
sugiriera algún ardid para
el
día
si-
guiente, llegaron unas visitas de Javierita, exclusiJavierita, de modo que no pudo eximirse de recibirlas.
Gozosa, como un preso libre del centinela de
vamente de
vista, corrió al jardín.
— María Esther, ¿quieres
—Todo los que quieras.
Don
Víctor está en
llamo, pero a
de mis secretos
Don
.
"fumoir",
el
que no
él solo,
hacerme un favor?
dile
que yo
te oiga nadie
;
es
lo
uno
.
Víctor sonrió
mensaje,
al
más que aja
mensajera, echó una fugitiva mirada a sus bigotes
pasar frente a un espejo, y acudió a
ai
la cita.
—¿Soy importuna?—preguntóle Angelina.
— Qué esperanza
— Bueno, me alegro quiere usted un jazmín
¡
¿
;
ve,
Tengo que
pedirle un servicio, y ya
comienzo adulándolo.
Zalamera
Concedido todo lo que me pi-
para
el
ojal?
—
—
— Gracias, coronel.
— Oh no, no, no
!
¡
das.
¡
!
...
,
coronel no,
¡
tío
!
!
.
.
!
HUGO WAST
76
—
—
Bueno; gracias, tío. ¿Tiene usted buen corazón?
Magnífico
-Vamos, no sé si me entiende, corazón así como el de San Vicente de Paul. ¿No es ese el santo
¡
—
de
caridad?
la
—Sí, si, justamente como el de San Vicente de
Paul y hasta creo que un poquito mejor.
Entonces vamos a andar bien, porque es una
obra de caridad lo que voy a pedirle.
Oh Y la Presidenta ... ¿ no se resentirá ?
¿Se niega?
No, sobrina
qué desconfiada eres
.
;
—
—
—
—
—¿Me guardará
¡
!
;
Presidenta
la
muy
grave
;
...
¡
secreto?, por eso
mismo de
Se trata de socorrer a
un herido
el
vive en Lavalle
mañana fuimos con
al
cuatro mil. Esta
a visitar a -uno de sus po-
tía
por casualidad entré yo en el cuarto vecino,
donde está el que yo le recomiendo lo atiende
su hija no tiene médico y es cosa grave vaya
a verlo hoy mismo. Ah es huelguista pero, ¿verdad que esto no importa nada? Sin embargo, tía.
¿no se lo dirá usted?, tía por eso no quiso auxiliarlo. ¿No es cierto que esto no importa nada?
respondió secamente el
No importa, no
bres
;
;
;
;
!,
¡
;
.
—
—
coronel.
tes
;
— Qué
—¡y
caridad
¡
!
—refunfuñó
entre
,
dien-
eso que es puro corazón! Bueno, no te
preocupes más iré esta misma tarde, y todo
haré a tu gusto, por tí
;
.
lo
.
— Gracias, gracias — murmuró Angelina, rego!
¡
cijada y conmovida.
.
.
77
KOVIA DE VACAaONBS
—
Lo haré con alegría, para que mi corazón en
algo se parezca al tuyo ... Me voy, pues, a eso.
¿
La valle
cuatro mil ?
al
— apúntelo.
— No es necesario. Me das jazmín
— Sí; y usted me permite,
colocaré yo
Sí,
el
¿
si
?
se lo
lo
misma, señor coronel
Llena de contento, cortó Angelina
el
moso de los jazmines.
—¿Así?
—¡Así!
Es como una condecoración, ¿no
es cierto?
.
—
—
Sí, tienes
.
más
razón "la orden del jazmín",
;
jor de mis condecoraciones
—respondió
her-
la
me-
galante-
mente don Víctor.
¿Una orden nueva?
—
—inquirió una voz desde
— Oh —exclamó
coronel con desagrado,
viendo aparecer
impertinente figura de Javieri— Esta se ha convertido hoy en mi sombra
fueron ya
visitas?
¿Se
— No; quiero presentarles a nueva prima.
—^¿De veras?
— Pero veo que están ustedes muy entretenidos,
la galería.
el
!
j
la
ta.
.
te
.
las
la
inventando condecoraciones
Angelina?
.
.
.
¿
Quiere usted ve-
nir,
Javierita
no
la tuteaba.
—Con mucho gusto.
¿
Pero no
le
parece que no
estoy bien arreglada?
¡Oh, está usted perfectamente!
—
Ya mis
ami-
78
HUGO WAST
g^s saben qué situación es la suya
que usted
no gasta lujo.
Angelina arreglóse un poco el peinado, y altiva
y hermosa en la sencillez de su traje, se presentó
en la sala.
Esa noche misia Tere le hizo una advertencia.
Te has criado en el campo y no conoces los
buenos modales de sociedad. Esta tarde has procedido muy mal. Cuando llegaron las visitas, en
vez de irte al jardín, sola, con un hombre, a inventar condecoraciones..., ¡uf! ¡qué feo es eso!,
debiste presentarte en la sala.
¿Lo sabes para
otra vez?
contestó Angelina temblorosa y
Sí, señora
a punto de llorar, contenida sólo por la indignación que se apoderaba de ella cuando la hería
.
—
.
—
la injusticia.
—
.
.
. ,
IX
EN UN MAR DE DOLOR Y DE VIDA
Hacía veinticuatro horas que llovía.
Era una de esas lluviecitas de primavera, desmenuzadas y perezosas, que la brisa agita como
un cendal y que dulcemente llegan hasta el corazón de la tierra.
Angelina, que miraba llover apoyada en el alféizar de su ventana, pensó que a la mañana siguiente, si tornaba el buen tiempo y si don Anselmo no había andado aún por allí, a lo largo de
las callejuelas enarenadas, bajo las anchas hojas,
encontraría
muchas
violetas.
Las cortaría todas, haría un gran ramo y después lo repartiría con su viejo amigo.
Probablemente él pensaba en lo mismo, en su
casucha adonde lo enclaustraba la lluvia. Durante
el invierno, en la época mala, pasaba sitiado hasta
una semana. Misia Tere proveíalo de víveres, y
el pobre viejo, que hacía su cocina, no tenía para
qué salir.
.
80
HUGO WASÍ
La evocación de su amigo la hizo pensar en sus
cosas; hacía una semana que su espíritu huía de
los viejos recuerdos enternecedores, porque de día
no tenía tiempo, ya que misia Tere halló cómodo
el convertirla en mucama, y de noche caía rendida, sin ganas de pensar, harta de pequeñas miserias.
.
En
todo ese día apenas salió de su habitación;
tuvo que trabajar mucho, limpiando una cantidad
de objetos de la sala, tarea que misia Tere le encomendara "porque ella era la única hábil de la
casa".
Decíale siempre así, cuando echaba sobre ella el
peso de alguna labor difícil, mientras la dama y
Javierita y Lidia se pasaban las horas muertas
hilvanando chismes.
Cansada de 'su tarea, y como María Esther no
viniera a visitarla, porque hasta ella parecía abandonarla, dejólo todo y abrió la ventana.
Viendo las rosas y los jazmines que se doblaban
peso de la lluvia, como si estuvieran tristes y
los azahares que nadaban en los charquitos del jardín, dando vueltas hasta llegar al canal que se los
llevaba a la calle, y la congoja del día opaco, volvió a su alma la dulzura de las horas melancólicas.
Siempre le pasaba así cuando estaba en contacto con el mundo, con ese mundo que la rodeaba, que la acosaba, que la empequeñecía, sentíase
mala pero cuando el mundo se desprendía de ella
y la dejaba entrar en su alma, y encerrarse con
al
;
;
;
sus pensamientos, y sondear
el
mar de
dolor y de
:
NOVIA DE VACACIOKKS
81
vida que había en su corazón, se sentía buena,
buena.
En
la
los días claros y lujosos, su ser se disolvía en
atmósfera en los días grises, se anegaba en los
;
recuerdos.
Hacía justamente una semana que él, su novio
de vacaciones, una noche de recibo se le acercó
y, tímido como un niño, dejó caer en su corazón
estas palabras
Angelina, ¿de veras se ha olvidado usted
—
de todo?
al
Después de tres años fué esa
pasado, que oyó de él.
La indignación amargó
la
la
primera alusión
enervante dulzura de
la frase.
¿Por ventura había sido
ria,
ella la
había sido ella la olvidadiza,
de flaca
la
memo-
inconstante, la
ingrata ?
No
contestó, pero lo miró de frente, en los ojos,
para que
él
pudiera leer en los suyos lo que pen-
saba.
Y fué
una sola mirada necesaria para volver
las
cosas a su punto. Si la hablaba otra vez de aquel
pasado muerto y enterrado bajo tres años de indiferencia, le volvería la espalda,
¡Estaba loco, loco! ¿Creía acaso que sus palabras iban a resucitar lo que él mismo había muerto? ¿Creía que ella, la protegida de los Smith, la
confidente de Lidia, iba a dejarse festejar por
novio de su amiga, de su prima?
el
82
HUGO WAST
Todo
que
lo
le
comprender
lo
despidió de
él,
quiso decir con la mirada, debióporque no habló más, ni aun se
ella.
Pero tras el primer impulso, viéndolo irse avergonzado, afligido quizás, sintió haberlo herido tan
cruelmente.
— Oh
¡
!
Que
¡
su orgullo,
si
sufriera,
que sufriera un minuto en
acaso, por todo lo que ella sufrió
su amor!
Desde esa noche
en,
Julio no había vuelto.
Misia Tere estaba escandalizada de aquel novio tan poco afectuoso, y Lidia a ratos se enfu-
y armaba un
y a ratos se encogía
Que no vuelva !"
Caía ya la tarde cuando Angelina, que seguía
en la ventana, oyó unos golpecitos discretos en
recía
de hombros
:
"¡
tiberio
Qué me importa
!
¡
su puerta.
Era María Esther, que venía de puntillas, para
no embarrarse, con sus pequeños pies dentro de
unos zapatos de goma de Mr. John, con los cabellos cuajados de perlitas, toda mojada, temblo-
rosa de frío y de alegría.
No me dejaban venir
—
—
acurrucándose
y eso que
contra el
he estado toda la tarde pidiéndole permiso a
mamá; decía que no, porque me iba a mojar;
pero como yo quería verte hoy, me he escapado
y he tenido que atravesar el jardín para que no me
j
!
dijo
pecho de su gran amiga,
—
vieran.
Angelina
la
dejaba hablar mirándola, y aunque
—
!
.
53
NOVIA DE VACACIONES
en su cuarto la noche había entrado ya, sentía
si hubiera abierto el sol en su alma.
como
—
—
exclamó, acariciándola, como
Pobrecita
para indemnizarla del mal juicio que un momento
j
!
formó de
ella.
—¿Sabes, Angelina, que vino tío?
—¿El coronel?
—Sí.
—¿A qué hora?
—A doce tenía que hablarte.
las
;
almorzar?
Por no vestirme
Mraña de la salita.
¿
Por qué no
fuiste a
— Ah
la
¿Y tú
mucama y ella
jo
muy
i
!
haces
dijo
Mamá
?
quiso dársela a
que no, porque era un traba-
largo y fastidioso.
fastidioso... sobre todo estando so-
—
— Pero
Sí,
lo
estaba cansada de bruñir la
;
muy
la... sólita. ¡Si hubieras venido a
acompañarme!
no he podido
Si no me dejaban
exclamó afligida María Esther, mirando a su amiga, que tenía los ojos brillantes, iluminados por
su reproche. ¿Te resientes? ¡Si no me han dej
si
!
!
¡
—
jado
!
— No, no me resiento, mi vida.
— Bueno; ¿sabes que preguntó por
como no
hallaba me dio un papelito.
—¿Lo has traído?
— Por eso quería verte hoy sin falta...
eso y porque cuando no te veo me pongo
— Zalamera
tío
tí?
Y
te
por
triste.
¡
.
*4
HUOO WA8T
Bien oculto, como
una conspiración,
se tratara de la clave de
si
María Esther
traía
billete
el
del coronel.
Era muy inocente, sin embargo pero había que
proceder con aquel misterio, porque en la atmósfera de suspicacias y de celos de que Javierita
los rodeaba, otra conferencia como la del jardín
habría hecho estallar la tormenta y el pararrayos
;
hubiera sido Angelina.
"
Mi
mala
linda sobrina
noticia,
parece, tienes
:
Perdóname que
que no será
la
última,
tanta vocación para
dé una
te
como
si,
una Vi-
ser
como
centa de Paul de veras y no de engañas,
tu
tía.
"
He
;
visitado a tus pobres, a nuestros pobre¿,
¿me permites que
les
halaga ese plural.
—
mejor, pero hoy de
trado muerto.
—
llame así?; no sé por qué me
Ayer dejé al herido mucho
mañana me
Parece que
la
lo
he encon-
peritonitis es
muy
traidora. Su hija, la hermosa Magdalena, andaba
hecha una verdadera Magdalena y como no estaba para tafetanes, me encargué yo del entierro.
Queda sola en el mundo pero no te aflijas, porque
yo la protegeré; ya le he encontrado una buena
;
;
colocación
como ama de llaves.
mucho mejor parece que
" El vecino,
;
tu tía
buena sombra; le ha hecho varias visitas y
sé que se ha informado del huelguista pero como en el barrio a mí nadie me conoce, habré
pasado seguramente por ser el médico de la Fe-
tiene
;
deración.
»5
NOVIA DE VACACIONES
Un detalle final nuestro pobre se llamaba
Dante Leoni. Ha muerto como un santo. Por
cierto que esto último lo sé porque me lo han
"
:
".
contado
Firmaba "tu
y más abajo, en
tío Víctor",
pequeñita, cariñosa, porque
el
letra
estado del alma
muchas veces en
el carácter de la escridos líneas que hicieron pensar un
rato a Angelina.
" Tu jazmín lo llevo en la cartera como un talismán. Se ha marchitado muy pronto
¿ Me traerá
influye
tura, venían
.
.
.
suerte?
¿Qué
quería decir?
mente chacotón
de tristeza en
—
i
No
del coronel
era
;
el
tono habitual-
había ternura y algo
la frase.
Se ha marchitado
muy pronto
!
—repitió men-
talmente Angelina.
María Esther
la
sacó de su pequeña distrac-
ción.
— Me voy, Angelina. Si mamá supiera que he
—¿Pero por qué? Ya lluvia ha cesado.
— No, no es por
—¿Y por qué entonces?
—Yo no sé —y añadió después de un rato de
vacilando en revelar a
amiga los
cretos de familia, —
culpa
tienes
í^^
—¿Yo?
tonta. ¿Por qué no fuiste a almorzar?
—
—Por no vestirme; ¡estaba tan cansada!; ¿no
estado aquí, se pondría furiosa.
la
la lluvia.
es,
.
.
.
silencio,
se-
la
la
la
tú.
'
Sí.
.
te lo dije
.,
ya?
.
.
!
.
HUGO WAST
86
— No sabes que has perdido, y luego Lidia
y mamá han quedado resentidas.
—¿Pero por qué?
— Porque era dia de Lidia.
— Ay, Dios Yo no sabía
—¿No
dijo Micaela,
mucama,
otro
dia?
—No, no me dijo; que me
fué que
lo
el
¡
!
lo
¡
!
te lo
la
lo
el
dijo
lo
tenía que limpiar los bronces de la sala, porque
había en esta semana un gran
baile.
—¿Y nada más?
— Nada más.
— Sin embargo, mamá encargó que avisara.
—¿Por qué no me dijo
— No
—¿Y tú?
—Yo por olvido perdóname.
¿Pero de veras están resentidas?
— Más que resentidas están furiosas dicen que
eres.
dicen
digo, Angelina,
yo no
— Bueno dime qué dicen
— No enojarás
—No.
— Es un... insulto...
—Ya estoy acostumbrada. ¿Qué decían?
— Que eres una malcriada.
— Dios mío
—Y una egoísta
— Qué injusticia —exclamó Angelina herida
te
le
ella?
lo
sé.
'
.
.
. ,
;
;
.
;
lo
lo
.,
.
ellas.
;
te
¿
ellas.
?
.
.
.
!
¡
.
.
!
¡
en lo hondo
disculpa
:
—
¡
;
y repitió como una queja su humilde
yo no lo sabía
si
.
!
!.
!
87
NOVIA DE VACACIONES
—Ya
ban
sé,
ya sé; tú no
pero así habla-
lo sabías,
ellas.
— Qué injusticia
—Toda tarde hablaron de
—¿Mal?
— Por supuesto
— No
— Si no
—Tienes ojos llenos de lágrimas.
—Es que se me saltan sin que yo quiera
malo que digan de mí
tú no crees
— No, Angelina, yo no creo
— Bueno; entonces, ¿qué me importa de
i
la
ti
.
.
.
.
.
llores
¡
lloro
¡
!
los
...
lo
.
.
Si
.
lo
i
otros?
De
tí
no más
un beso
María Esther
.
me
importa.
.
.,
¡
de
tí
!
los
Dame
.
besó en silencio, sintiendo que
la quería más, y salió corriendo a través de los
charcos del jardín con los grandes zapatos de
Mr. John, que hacían más graciosa su amable fila
gurita.
Angelina, en la penumbra de su cuarto, se quedó saboreando la amarga injuria, que siempre,
por su instinto de reacción contra la injusticia,
en lugar de abatirla la levantaba.
exclamó secándose los
No lloro, no lloro
—
i
!
—
ojos.
No
llovía ya, y la madreselva hacía entrar por
ventana sus guías mojadas una ramita en flor
cayó dulcemente sobre los cabellos de Angelina,
la
que,
;
sintiéndola fresca y
llorosa
como
ella,
la
®*
HUGO WAST
apoyó en sus ojos ardorosos y
la
besó con efu-
sión.
Y una infinita dulzura le llegó
perfume de la flor amiga.
al
alma con
el
X
LA REINA DE LA FIESTA
En
desde donde Mr. John Smith
el grueso de sus negono había aquella tarde más que dos empleaMacario y Julio.
el escritorio
dirigía
cios,
como un general
dos
Macario, como de costumbre, "hacia sebo", lo
que en la jerga oficinesca significa no hacer nada,
y Julio, que habitualmente trabajaba con empeño,
aquel día estaba poco menos haragán que su com:
pañero, y enervado y taciturno.
cada instante encontrábase con que su pensa-
A
miento vagaba alrededor de cosas lejanas, que
ningún objeto exterior había evocado.
Volvía con tenacidad a la tarea, pero la rebelde
imaginación tornaba a descarrilársele.
De tiempo atrás sus relaciones con Macario
estaban algo frías, exasperado por los modales del
joven, que cuando abandonaba sus temas de hipódromo o de club era para hablar de Angelina, cuya
.
:
00
HUGO WAST
conquista perseguía, habiendo tenido
el pésimo
gusto de tomarle por confidente.
Estaba Julio harto de confidencias; pero en
aquel momento, precisamente porque sabía que
le iba a hablar de ella y quería oír su nombre
aunque fuera en aquel tono, habría aceptado con
gusto una conversación.
Como si Macario hubiera adivinado los pensamientos de Julio, le dijo
¿Vas esta noche a lo de tía Tere?
—
—¿Por qué esta noche?— contestó Julio volver
cabeza.
— Hombre por de siempre.
—¡No!
—Yo estuve ayer y me preguntaron por
—¿Quién preguntó?
—Lidia Está furiosa
—Yo no he hecho nada.
¿te
— Hace ocho días que no asomas por
parece poco?
— Antes me pasaba hasta veinte, y a nadie
sin
la
lo
!,
¡
ti.
te
.
.
:
.
.
le
allí;
le
parecía mal, y nadie creía que fuera ese motivo
suficiente para ponerse furioso conmigo.
— Oh antes, antes Antes no era
— No sé por qué.
— Vaya Hace una semana que estás descono¿Vas o no vas esta noche?
— Pero, ¿por qué esta noche?
— Como no supieras Porque hoy es
día de Lidia.
— Ah Es verdad — exclamó Julio records^n¡
!,
igual.
!
¡
!
¡
cido.
si
¡
;
!
lo
!.
!
¡
.
.
el
!
NOVIA Dt VACACIONES
do
mo
la
01
olvidaba fecha y que otros años en ese mis-
día había obsequiado a la niña con algún
de flores.
—
—
¿
— Es verdad
Vas a
¡
!
¡
No me
ramo
acordaba
ir ?
pero antes tengo que mandar algún obsequio son las cinco. ¿ Quieres acompañarme ? Pensaremos en qué pueda ser.
Sí,
;
—
—
De todas maneras contestó Macario tomando su sombrero y mirando el gran reloj que marcaba las horas en el escritorio tío John no vendrá; podemos robarle la hora que falta.
Y salieron juntos pero Macario no habló de
Angelina, lo cual no alivió la preocupación de Julio, que en medio de las más diversas tareas
se
sentía perseguido por pensamientos que a nadie
—
;
podía confiar.
Cómo le había pesado durante aquellos ocho
j
días haber sido débil y haberse dejado arrastrar
por
la
terio
curiosidad y por
el
ansia de aclarar
el
mis-
!
Por un momento, viéndola dulce y
triste, tra-
tó de sondear el corazón de la antigua amiga.
No creía que pudiera retornar el pasado, pero
un incomprensible afán de hacerse mal a sí mismo le llevó a averiguar el secreto que encubría la
indiferencia de Angelina, seguro de sufrir en cual-
quier caso, de sufrir
si
ella lo
más
había arrojado ya
aun lo amaba,
porque demasiado comprendía que ese amor no
podía ser nunca suyo.
Era inexperto y era sincero, y al hablarla puso
de su corazón, y de sufrir
si ella
HUGO WAST
92
toda su inexperiencia y su sinceridad en sus palabras.
Le hacía mal, y una llamarada de vergüenza
abrasaba el rostro cuando recordaba la mirada
con que Angelina contestó su pregunta, aquella
mirada que le dijo tantas cosas, y que, sin embargo, no descifró el enigma, porque lo dejó más
impenetrable que antes.
Acobardado por la aventura, prometióse no repetirla más.
Angelina, con mucha dulzura, había convencido
le
a los Smith de su inocencia en
haber ido
al
el crimen de no
comedor esa mañana, y reconcilióse
con ellos.
Primero misia Tere y después Lidia aceptaron
las excusas y firmaron la paz; era tan humilde la
actitud con que pedía disculpa del pretendido
desaire, que, habría sido crueldad no olvidarlo
todo.
Esta consideración hecha por misia Tere en
pleno consejo de familia y ampliamente comentada por Javierita, pudo más que todos los ar-
gumentos y concluyó con las vacilaciones.
Era tradicional el gran baile de los Smith en
el día de Lidia. Cuando pequeña, el baile era de
niños; cuando grande, la cosa se hizo en serio
y de tal modo que los diarios no pudieran dedicarle menos de un cuarto de columna.
Como no
era correcto que Angelina se presen-
salón vestida humildemente, misia Tere,
en uno de sus buenos momentos, habíale mandado
tara en
el
,
95
NOVIA DE VACACIONES
hacer un hermoso traje de baile, aunque no tanto
que pudiera competir con el que Lidia luciría esa
noche.
Todo
se había
hecho con gran
sigilo,
para que
sorpresa fuera mayor, y estuvo en grave riesgo
de quedarse en el misterio eternamente, porque la
la
dama, herida por
desaire de la niña,
el
anduvo
día entero de prender fuego al traje,
tentada
el
para ver
cómo ardían
las
gasas y los encajes recién
Mme. Carrau.
salidos de los talleres de
Pero sellada la reconciliación, rebosando aleen persona a llevarle el regio presente.
Mira, ingratona díjole depositando sobre la
cama el delicioso montón de trapos, es para el
baile de esta noche puedes dar gracias a Dios de
que no lo haya echado al fuego; tan fastidiada
estaba, que si no fuera porque no me dejo llevar
así no más de los malos impulsos, que son inspiraciones del diablo, como dice el padre Jordán, a
esta hora te hallarías sin traje y no podrías asistir al baile. Pero qué quieres, así soy yo
La pobre Angelina, que al fin era mujer, estaba
deslumbrada con el regalo, y hasta conmovida por
tanta bondad.
exclamó de pronto misia Tere,
Jesús hija
en este cuarto no te puedes vestir; no tienes
más que un espejito de un jeme de alto.
Como no había tiempo que perder, trasladaron
las galas a la pieza de Lidia, por ese día no más,
lo que no dejó de advertir la señora.
gría, fué
—
—
—
;
.
—
—
¡
!
.
—
Esa noche, en
el
espléndido
salón
todavía
!
94
HUGO WAST
adonde había ido para prender las luviendo su figura en los grandes espejos, toda
vestida de blanco, adornada de flores, porque no
desierto,
ces,
tenía joyas, ligeramente escotada, con los ojos brillantes de entusiasmo
y la tez levemente encendique era sentirse hermosa.
Y la coquetería innata, la fina y amable coquetería de todas las mujeres, esa conciencia de su
personalidad y de su valer que dormía en ella,
se despertó de golpe ante la revelación y comprendió que en aquel marco de lujo desacostumbrado,
su figura se movía con naturalidad, con elegancia,
como si toda la vida la hubiera pasado en ese amsupo
da,
lo
biente.
Con una sonrisa recordó
cuentos de los paisanos en
un
era
el
comienzo de
los
hija,
"Este que
como la niña An-
lejos estaban aquellos
cuadros sencillos
rey,
que tenía una
la sierra
:
gelina...".
¡
Qué
y tranquilos, que habían servido de marcó a su
felicidad de antaño
Lidia, con
un
traje
incomparablemente mejor
de su prima, estaba linda, lindísima con
sus ojos azules, sus cabellos rubios, su expresión
triunfante, su figurita moderna y fina.
El primero en llegar fué Julio; y Angelina, al
salir del salón, se encontró con él, sola en el
que
el
"hall",
y
se dio la satisfacción de adivinar
que
lo
había deslumhrado.
j
Mejor, mejor
!
Era
la
venganza que
sin darse
KO\'TA DE
95
VACACIONES
cuenta había estado preparando desde que
menzó a
co-
vestirse.
Después fueron llegando
los invitados, los
hom-
bres calzándose los guantes, las señoras renegando de la lluviecita que retornaba implacable y
sutil,
poniendo en peligro
las faldas
de sus ves-
tidos al descender del carruaje.
En medio
de aquella concurrencia desconocida
Angelina comprendió lo humillante que
era "planchar", quedarse sentada, sin bailar y
sin amigas con qviienes conversar, y apurada como un náufrago que se ase a una tabla, entregóse a Macario, que le ofrecía el brazo.
El dibujante de postales no acababa de creer
en su triunfo, y escuchaba embelesado la charla
de aquella Angelina desconocida, que hablaba y
reía y cruzaba los salones como una reina, admirada por todos y triunfante sobre todas,
¿Has visto a mi prima? preguntó a Julio,
en un momento en que ambos se encontraron en
la galería, buscando afuera un poco de frescura.
Julio, que en ese instante encendía un cigarrillo, lo tiró al jardín, miró cómo su lucecita
chisporroteaba apagándose en un charco, y después, haciéndose el que no había oído, volvió la
espalda y entró de nuevo en el salón.
Habíase reconciliado con Lidia. Por un instante,
viéndola tan bonita, olvidó la impresión que al entrar le había causado Angelina pero luego no más
su misma novia se encargó de volver a ella su
pensamiento, porque en la abrumadora relación
para
—
ella,
—
;
.
HUeO WAfT
06
de sus pequeñas aventuras con la modista, a propósito del traje que llevaba, se enredó la mísera
aventura de Angelina, el desaire perdonado magnánimamente, porque la pobre, como había vivido
en el campo, no estaba aún al tanto de los usos
sociales
;
la
sentencia,
casi
ejecutada, de misia
Tere, condenando a las llamas
el
traje nuevo, para
que aprendiera a no ser egoísta...
—
—
—
—
Pero, ¿es egoísta?
interrumpió Julio fingiendo indiferencia.
Yo creo que no, aunque Javierita dice que
sí
contestó sinceramente Lidia; sin embargo,
hoy debió ir a la mesa, porque era mi día, ¿no es
—
cierto?
Después de dar vueltas un momento alrededor
de ese tema, salióse de él y volvió a charlar de
sus trapos, de sus pinturas, de los chismes de
familia, de- los elogios que todo el mundo hacía
de sus ojos y de su cutis y de su "chic" y de.
en fin, de lo que hablaba aquella eterna Lidia,
mientras el pensamiento de Julio se había que.
dado muy lejos.
Estoy cansada de tanto caminar
—
— dijo
ella
al cabo.
Fueron a buscar
asiento,
ran para uno, dejóla
allí
y como sólo encontra-
y
salió afuera a refres-
carse la frente, que le ardía.
Pero estaba escrito que no lo habían de dejar
en paz a solas con sus pensamientos, y tuvo que
volver al salón.
Indiferente a las significativas sonrisas de las
NOVIA DE VACACIONES
97
que "planchaban", desde el rincón más solitario,
medio oculto por un cortinaje, comenzó a buscar
a Angelina, para contemplarla a sus anchas.
No tardó en verla, del brazo de uno de sus nuevos amigos, alegre como él no la había visto
nunca.
Era
sin disputa la reina de la fiesta; Lidia,
a
pesar de toda su vanidad, debía comprenderlo y
sentirse humillada. Sin querer analizaba despiala hermosura de su novia, frágil y arcon mucha colaboración de la modista,
del joyero, de la peinadora, y la comparaba con
la triunfante hermosura de Angelina.
Qué distinta era ella, toda naturalidad en sus
maneras, en sus palabras, en su rostro, en su
figura exquisita, de todas aquellas muñecas de
salón estudiadas y presuntuosas!
Aun herido por su indiferencia, pensó en sacarla, una vez siquiera. ¿ Quién sabía su historia ? Só-
dadamente
tificiosa,
¡
lo
ella,
y
ella
Luchó largo
parecía haberla olvidado.
rato con su timidez
y con su áspero
deseo de arrancarla a aquella turba de frases que
la acosaban, y de llevarla triunfante también él,
que tenía más derecho que todos ellos, para murmurarle al oído, aunque no fuese más que como
una broma del baile, las dulces palabras que en
otro tiempo habían hecho latir con fuerza el corazón de su novia de vacaciones.
¿Volvería a tener una ocasión de hablar confidencialmente y sin que nadie pudiera sospechar
nada ?
:
!
08
HUGO WASt
Este pensamiento triunfó de su indecisión. Esperó el momento oportuno, y como llegara la hora
ambigú, dirigióse a
del
poniendo un gran
ella,
empeño en simular aplomo.
¡
Ah
!
Por qué no
¡
se
quedó en su rincón
soli-
tario!
Mientras él, cortés y frío, solicitaba de ella el
honor de acompañarla, y ella, turbada, miraba
en su "carnet" si tenia el ambigú comprometido,
acercóse don Víctor, que acababa de llegar, muy
muy
marcial,
elegante y
muy
conquistador.
— Ah — exclamó Angelina con no poca
!
¡
— Gracias,
caballero, tengo el
alegría.
ambigú comprome-
tido con el coronel... ¿Recuerda, tío?
Y
que don Víctor se lo hubiera soñado, la
mano de ella se apoyó en su brazo, y él, orgulloso
de la inesperada fortuna, repitió las palabras de
César
sin
— Vine,
¡
A
lo
más
—
tío!
vi,
que
vencí
contestaba envolviéndole en
ella
la
insinuante sonrisa.
¡
Coquetón
!
¡
Pero qué feo viene usted hoy,
XI
LA PAZ DE LOS HUMILDES
El día siguiente era 12 de octubre.
Desde por la mañana las bombas con que salu-
daban el aniversario glorioso, llenaron de rumores
la gran ciudad.
Eran como las siete, pero en casa de los Smith
todo el mundo dormía, con ese sueño profundo que sigue al cansancio de una noche de agitación y de emociones.
Sólo Angelina se despertó al estampido de las
primeras bombas,
y,
envuelta en
el
sopor del sueño
aun no disipado, dejaba mecer su pensamiento en
ios recuerdos de la velada.
Aunque
la
sus ideas eran vagas y dispersas, sentía
impresión de un gran disgusto; tanto, que se
hizo intolerable como una pesadilla y acabó
por despertarla del todo.
Saltó de la cama y abrió los postigos. Un rayo
del sol primaveral fué a dar sobre la silla donde
estaba el vestido de baile.
le
HUGO WAST
100
Fastidiada, con la imaginación perezosa, recos-
tóse de nuevo
;
pero
la vista
de un pedazo de cielo
azul y de las copas de los naranjos nevados de
azahares, que el viento balanceaba dulcemente, le
infundió deseos de gozar de aquella
mañana ad-
mirable, y arrojando lejos de si los pensamientos
muelles, abrió de par en par la ventana y comenzó
a vestirse.
Entró una ola de luz, de alegría, de perfumes,
en que el olfato ávido percibía el aroma de los
azahares, de las rosas, de los jazmines, de las
madreselvas, sin que pudiera distinguir dónde
terminaba uno para principiar otro.
No eran así las mañanas que seguían a sus noches de baile allá en la sierra, tres años antes,
aunque fueran reuniones más humildes y ella no
soñara en ser la reina de la fiesta.
Un momento, aquella noche, en medio del desierto salón, al ver
cómo
hermosura, tuvo
conciencia de que estaba
la
resplandecía su juvenil
en
su elemento, de que había nacido para eso.
Y, sin embargo, ahora sentía
la
vanidad de un
triunfo que la dejaba indiferente y cansada.
No, ella no había nacido para eso. Más le llenaba el alma la humilde alegría de hacer un bien
por pequeño que fuera, a alguno más pobre que
ella, de consolar en la calle a algún niño que llorara, de llenar de violetas el florero de don Anselmo, que el placer de verse acosada por aquella
turba de fracs correctos y empalagosos que llenaban de nombres su pobre carnet todo borroneado.
101
NOVIA DE VACACIONES
I
Y
qué caros
centes
le
cobraban aquellos triunfos ino-
!
Todos
los crueles e injustos reproches
que po-
dían caber en una mirada, se los había hecho misia Tere, cuando, terminado el baile, fué a darle
buenas noches. Y era tanto el rencor de la
dama, que se desbordó envolviendo en su ola venenosa al pobre don Anselmo.
El buen viejo, como de costumbre, estaba acurrucado en el rincón de un pasillo escuchando la
orquesta, y cuando ellas salieron, al ver a su joven amiga tan hermosa, no pudo resistir la tentación de cumplimentarla, y al hacerle su humilde
elogio cometió el pecado de olvidarse de Lidia,
la dueña del santo, que se lo echó en cara con su
guaranguería de niña mimada.
Misia Tere lo alcanzó a oir y fulminó al anciano
con una mirada cargada de desprecio.
¿Qué hace usted aquí? ¿Cree usted que este
es un lugar a propósito para un ministro de Dios,
las
—
aunque retirado
— tronó
la
del servicio divino
como usted?
gran señora.
Tartamudeó el inocente una excusa y se hundió
en las sombras del jardín embarrado.
Javierita era la autora de la tormenta, porque
era ella la del mal humor y había contagiado a
misia Tere y a Lidia, haciéndoles ver visiones. Olvidada en un rincón, porque don Víctor, que en
su amable humorismo solía atenderla, no se acor-
dó de
ella
en toda
la
noche, acaparado por Ange-
.
.
!
HUGO WA8T
102
lina, la
agria solterona pasóse las horas juntando
bilis.
Por entre las anchas hojas, cargadas de
asomaban las tímidas violetas.
rocío,
Angelina acordóse de que se había propuesto
un ramo a don Anselmo, y salió al jardín
y juntó muchas, de las más frescas y fragantes,
para el pobre señor Paganini, caído en desgracia
por su culpa.
Después se encaminó a la huerta, sorteando los
charcos de que estaba inundada.
La puerta de la casucha de don Anselmo se
hallaba entornada, como si dentro no hubiera nadie. Sin embargo, allí tenía que estar, porque sólo
salía para oír la misa de las cinco en una capillita
llevar
cercana.
-Llamó suavemente con un poco de recelo,
— ¡Adelanté! — contestó su voz desde fondo
del cuarto, completamente a obscuras.
— Buenos
don Anselmo.
— Oh, hija mía! ¿Es usted? ¡Dios me envía
— Está enfermo? — preguntó Angelina viéndoel
días,
la
i
I .
.
¿
la cama, tapado hasta los ojos y encasquetado su gorro de lustrina.
Muy enfermo, muy enfermo; si esta vez no
lo
tendido en
—
— ¡Y yo que venía a alegrarlo
con nuestras
— Gracias, gracias, hija mía.
me muero.
.
con sus
flores,
flores
Con
la
mojadura de esa noche,
el
pobre viejo
.
!
.
vemA nt VACACiomís
103
había pescado un resfrío terrible, que lo tenía tiritando bajo las cobijas y bajo la pila de sotanas
y ropas que buscando el abrigo había amontonado
en su camilla de hierro.
exclamó
¡Oh, señor, usted tiene fiebre!
afligida la muchacha, que sintió arder bajo su ma-
—
—
no la frente del enfermo.
Abrió los postigos, arregló
las ropas del lecho,
que adornaban una
donde muy rodeada de estampas y velas
estaba una imagen de la Virgen, único lujo de
aquel albergue mezquino, y corrió a traer leche y
canela para remediar al desamparado.
Yo lo voy a curar
díjole mientras calentaba
la leche en el braserito en que don Anselmo hacía
su cocina;
este remedio lo he aprendido en la
llenó de violetas los floreros
repisita
—
—
—
sierra.
Y
como un
un enorme tazón de leche hirviendo con canela, que le abrasaba el paladar, pero que lo libraría de una pulmonía.
Dios se lo pague, hija
exclamó con un
el
bueno
del señor Paganini, dócil
niño, se bebió al poco rato
—
!
¡
—
—
suspiro de alivio saboreando el último trago. Si
no fuera por usted me habría muerto.
Y añadió como una recompensa:
Qué hermosa estaba anoche
Gracias
contestó Angelina arropándolo cariñosamente. Ahora me lo puede decir, aunque
yo no lo crea, pero anoche no.
~¡ Oh, Dios ¿ Por qué ?
.
—
—
¡
—
—
!
¡
.
!
.
.
.
HUGO WAST
104
— Debió
haberle hecho ese elogio a Lidia, que
se lo merecía más.
— Ah Quizás por eso Teresa.
por eso se
—
— Pero no tuvo razón. ¿No parece, hija?
— No, ciertamente — contestó Angelina
viendo en sus palabras un granito de amable
doctrina; — fué un momento de vanidad, de esa
picara vanidad que tenemos todos.
— Las— mujeres sobre todo—indicó inocente.
¡
!
Sí, sí
.
resintió.
;
.
.
le
.
disol-
él
mente. "Vanitas vanitatum et omnia vanitas"
qué antiguo es esto, pero qué nuevo siempre Asi
pensaba yo anoche viendo tanto lujo inútil, tanto
dinero echado por la ventana si diéramos a los pobres la mitad de lo que nos sobra, ellos tendrían
más y nosotros no por eso tendríamos menos.
,Don Anselmo hablaba en plural, lo que hizo
sonreir a Angelina.
Pero, don Anselmo díjole deseosa de distraerlo un poco,
si usted diera a los pobres la
mitad de lo que le sobra ... no se remediarían
mucho, ¿no le parece?
!
¡
;
.
—
—
—
El viejo sonrió.
— Espíritu mundano, niña
el otro día, yo, que
soy tan pobre como usted, le di la mitad de mis
flores y usted me las agradeció, y todavía tuve
para llenar los floreros de mis santos. Ahora viene a traerme la mitad de las que ha juntado, usted que es tan pobre como yo, y con sus flores me
da la mitad de su alegría.
*—¿De mi alegría?
preguntó Angelina con
—
;
103
NOVIA DS VACACIONES
una suave ironía de que
ella
misma no
se dio
cuenta.
Don Anselmo
en la niña sus ojillos carimás a mirar las al-
fijó
ñosos, ojos candidos, hechos
mas que
las cosas del
mundo, y como
íi
a pesar
de su inexperiencia hubiera adivinado que también había tristezas en el fondo de aquella alma
joven, golpeó paternalmente con su mano de vie-
metida en la manga del saco, la mano que
Angelina había dejado sobre el brazo del sillón
puesto a la cabecera de la cama.
Y con aquella ciencia, aprendida más en la oración que en los libros, le dijo la santa palabra:
Bienaventurados los sencillos, porque ellos
tendrán mucha paz, ha dicho el Señor. Asegura
San Francisco de Sales que cuando Dios nos prueba con la adversidad, es porque nos destina a cosas grandes en este mundo o en el otro. Pero hemos de aceptar la adversidad sin averiguar qué
cosas sean. Las cosas del mundo no son ni tristes
ni alegres son los corazones los alegres o tristes.
Por eso son vanos los consuelos, cuando la verdadera paz no está en el alma. ¿Y cómo hemos de
hallarla en las cosas exteriores cuando no la tenemos en nosotros ? ¿ Qué vale una palabra de paz
si en nuestro espíritu está la guerra? Mi paz está
con los humildes y mansos de corazón, ha dicho el
Señor; tu paz consiste en mucha paciencia. Paciencia, hija mía paciencia para soportar las adjo,
—
;
;
versidades, las caídas, las injusticias, los juicios
de los hombres
.
.
.
¿
Qué son
las palabras
de
los
HUGO WAST
106
hombres, las palabras dolorosas que nos lastimao
cuando estamos llenos de los afanes del mundo,
pero que se rompen como pajas cuando mora en
nosotros el verbo de Dios? Si nos hieren es porque aun somos carnales y hacemos de los hombres
más caso del que conviene. Buenas son las tribulaciones, buenos son los dolores, buenas son las
amarguras de la vida, porque nos recuerdan que
vivimos desterrados y nos enseñan que no debemos poner nuestra esperanza en cosas de la tierra.
Cuando el hombre de buena voluntad se ve atribulado, conoce la necesidad que tiene de Dios, sin
el cual nada puede. Hija mía, edifica tu alegría en
tu conciencia, y cuando el mundo te hiera, cuando los hombres te juzguen con injusticia, cuando
tu espíritu se abata o se rebele, en vez de buscar
el' consuelo en !?s otros, búscalo en ti, en el secreto
de tu corazón, donde estará tu alegría. Bienaventurados los sencillos, bienaventurados los humildes, bienaventurados los mansos, bienaventurados
los que aman, porque mucho hace el que mucho
ama.
Angelina escuchaba en silencio, y recibía aquellas
palabras de vida
agua del cielo.
Entró en su alma
como
la
la tierra seca recibe el
verdad y trocó su espíritu
rebelde a las injusticias del mundo, con
el
espíritu
manso que animaba las palabras del anciano, y
comenzó a edificar su alegría en sí misma.
Y
una profunda paz,
llenó su corazón
amor.
la
como una
paz de los humildes,
ola de verdad y de
XII
MAGDALENA LEONI
En su vida de rentista desocupado, don Víctor
conservaba algunos de los rígidos hábitos del
cuartel.
Por ejemplo, invierno y verano,
se
le-
toque de diana; pero como en el barrio en que estaba su lujoso hotelito de la calle
Maipú, tres cuadras antes de la Avenida de Mayo, no había clarines que la tocasen, encontró la
solución del problema en un grafófono despertador, que lo arrancaba a la molicie del lecho sol-
vantaba
al
tándole en la oreja una copiosa sinfonía.
Pero no era la eterna diana de la banda lisa
en los cuarteles, lo que habría sido terriblemente
aburridor y sin grande eficacia. Don Víctor tenía
una buena colección de discos, y, al acostarse, elegía la música que a la mañana siguiente quería
oir; siempre alguna marcha gloriosa. Unas veces
era la de Aída, otras la de Fausto los 14 de Julio
le ardía en las orejas la Marsellesa, y, naturalmen;
HUGO WAST
lOft
te, en los días patrios sonaba
zaingó o el Himno Nacional.
la
marcha de
Itu-
Aquel domingo de enero, por ejemplo, lo despertaron los acordes de la marcha de Tannhauser.
El sistema tenía esta ventaja al rayar el sol, el
humor del coronel estaba afinado para todo
:
el día.
Ciertas marchas sonaban los días que
hombre destinaba
música solemne y triunfal
la
el gran
y esa mañana
de la ópera armo-
a sus conquistas
;
nizaba perfectamente con las circunstancias, porque para don Víctor amanecía un día de triunfo.
Saltó de la cama, animado por los clarines de
Wagner, y metióse en el baño para quitar la pe-
reza del sueño.
Don Víctor en su tocador era una dama; tal
esmero ponía en higienizarse, en perfumarse, en
alisarse aqiTellos bigotes homicidas, en sacarse de
encima, con algunos floretazos dados en la pared,
o algunos ejercicios gimnásticos, la tercera parte
de sus cuarenta y cinco inviernos.
Pero hacíalo todo con tan buena mano, que
nunca advirtióse en él un detalle que desdijera
de su apostura varonil.
Concluido su tocado, esa mañana, después de
mirarse un rato al espejo, se dirigió a sí mismo
una estimulante sonrisa.
Estaba buen mozo ¡Ya habría querido para un
I
!
día de fiesta su estampa, cualquiera de esos
mo-
zalbetes de Florida, gastados por la vida regalo-
na y ociosa!
!
!
-{
-
En
NOVIA DE VACACIONES
109
hora del corso, cuando pacon qué aire majestuoso
los llevaba por delante cuando le cerraban el paso,
apiñados en las esquinas, en las entradas de las
confiterías o junto a las grandes vidrieras, dondequiera que hubiese luz, para mirar a las muchachas y para que las muchachas los mirasen a ellos
Qué habían de mirarlos, cuando había por allí
las tardes, a la
seaba a pie por Florida,
¡
¡
hombres que no buscaban
la luz de las vidrieras,
porque en todas partes se destacaban
Don Víctor se creía irresistible.
En el fondo de su conciencia de
había, sin embargo,
conquistador
una espinita que
le
arañaba
vanidad.
la
Desde el baile de Lidia, don Víctor había desplegado toda su estrategia contra Angelina, halagado con la ilusión de anotar una victoria más
en la crónica de sus campañas.
Pero esa vez su corazón anhelaba el triunfo
con una fuerza desacostumbrada; estaba cansado
de sentir pasar
la corriente
de impresiones fugiti-
vas a que su dueño lo condenaba. Estaba cansado
y deseaba adormir sus ondas en la paz de los lagos. Una ilusión había nacido en él con la simpa-
que sintió desde el principio hacia la dulce y
enigmática joven, y un momento se dejó mecer
por ella y la simpatía se transformó en cariño, y
tía
el
cariño fué creciendo
y transformándose tam-
bién ...
Pero, ¿por qué Angelina, que era sutil para en-
tender las cosas, no comprendió aquello?
no
HUGO WAST
La vanidad de don Víctor, que habría sufrído
horríblemente con un desaire, y cierta instintiva
desconfianza, lo detuvieron en la pendiente.
Un día, empero, casi se resbaló, porque Angeabandonando su habitual reserva, le tiró un
el gran hombre mordió con una ino-
lina,
anzuelo que
cencia de colegial.
Le
descerrajó una declaración en regla, que
escuchó un poquito conmovida, dejando con
cierta malicia comprender algo.
Pero ¡qué desencanto el suyo al día siguiente Angelina, por
toda respuesta a una grave pregunta que él le
hizo, le alargó, riéndose, una hojita del almanaque, que acababa de arrancar porque era del día
ella
.
.
!
antes.
— 28 de diciembre — leyó estupefacto don Víc—¿Me quiso hacer inocente, tío?
!
¡
tor.
Triste y desconcertado para disimular su turbación, se echó a
—
No, sobrina
;
reír.
eres tú la que
me
ha hecho ino-
cente.
Habían pasado dos semanas y aun
mezón de
la
sentía la co-
aventura.
Muy pronto comprendió la causa de la esquivez
de Angelina. La sociedad entera estaba al tanto
del noviazgo de la muchacha con Macario. Don
Víctor al principio se resistió a creerlo; no podía
ser: ¿iba a rechazarlo a él, para aceptar el otro,
cuyos vicios conocidos,
erajfA
virtudes
al
el
hipódromo y
el
poker,
lado de los desconocidos? No, no
1
•ÍÍOVIA
DE VACAaONES
1 1
podía ser su sobrina tenía demasiado buen gusto.
Pero poco a poco fué dando crédito a la historia, al ver la asiduidad con que Macario asistía a
las recibos, a los almuerzos, a las comidas de los;
Smith, siempre alrededor de ella; y al adquirir la
triste certidumbre, todo su cariño se enfrió de
golpe.
—¡Oh,
las
se casan con las
—
—
pensó no
saben
cuál es
víboras porque no
mujeres, las mujeres!
macho.
Para consolarse, dedicóse a una conquista que
involuntariamente le había proporcionado la misel
ma
¡
Angelina.
Si ella supiera
retorcerse
el
!
Si ella supiera
que quien hacía
bigote a aquel tío presumido
era
M agdalen a Leoni,
su linda protegida, habría frunc'ido el ceno y quizás el tío hubiera perdido la
poca amistad que entre ellos quedaba, porque a la
niña se le habría ocurrido indudablemente que
aquellos "flirs" por los barrios bajos llevaban mala
intención.
Y, sin embargo, no era del todo así. Tan no lo
que el gran hombre había dado palabra de
casamiento a la muchacha, y la palabra de don
Víctor era palabra de rey.
¿Estaba él verdaderamente enamorado de ella,
con ese amor que lleva al pie de los altares? Don
Víctor se mordía el bigote y respondía que sí, con
toda sinceridad, porque así lo sentía.
Desde la primera vez que la vio, aun en tiempo
en que Angelina ocupaba más su corazón, benera,
1
HUGO WASt
12
resquemores que a misia Tere le
impedían auxiliar al huelguista, dejándolo de ese
dijo los dichosos
modo
en situación de ser
él solo
su providencia.
Desde ese día, don Víctor, abnegado como una
hermana de caridad, en nombre de su sobrina iba
mañana y
tarde a buscar noticias de su enfermo.
Todas eran buenas para él, porque las oía de boca
de Magdalena. Por eso, buen trabajo le costó componer a tiempo el semblante cuando la muchacha
le dijo
llorando que su padre había muerto.
Dante Leoni era florentino. Tres años hacía que
había llegado a América con su mujer y su hija,
que entonces tendría quince.
Vino, como tantos otros, a probar fortuna. Los
principios fueron duros
;
Leoni trabajaba en todo,
aunque era mecánico de oficio. Al año mejoró de
suerte y entró en los talleres del Ferrocarril Central
Argentino.
Con su sueldo
fijo y con lo que daba el trabajo
de las dos mujeres, que no era poco, porque la madre, a más de atender los quehaceres domésticos,
planchaba, y la hija cosía para afuera, pudieron
vivir y aun hacer economías para los tiempos
malos
si
venían.
Daba gusto
ver
el
modesto hogar
del floren-
tino.
Había
en su matrimonio con aquel obrero mecánico toda
una novela de amor, que para siempre le cerró las
La mujer de Leoni
puertas de su casa.
era de noble familia.
La
triste historia, pública
en
IÍ3
NOVIA DÉ VACACIONES
la patria lejana,
quedó desconocida en América y
casi olvidada de sus protagonistas.
En su hogar honrado, rodeada del cariño de sus
un cariño idolátrico y celoso, había crecido Magdalena hecha una señorita y aislada de la
misma sociedad en que vivía, para la que ni por
padres,
sus costumbres ni por sus gustos
estaba hecha.
Los malos tiempos no tardaron.
Fué la madre la que cayó primero. Largos meses estuvo enferma, condenada por el implacable
diagnóstico médico que había constatado la exis-
tencia de
un cáncer en
que se
las operaciones
que se
le
pecho.
el
le
La enfermedad,
hicieron, los cuidados
prodigaron, los días que Leoni por aten-
un engranaje que se
buenos tiempos y algo
derla faltó al taller, todo fué
llevó los ahorros de los
más, porque empezaron los deudas.
La enferma murió, pero la mala suerte no paró
allí.
Eran épocas de efervescencia. Leoni, hombre
de hogar y de trabajo, exclusivamente dedicado a
su hija, después de las horas del taller, nunca tuvo
tiempo para escuchar las proclamas de los comités
obreros que calentaban la cabeza a todos sus camaradas.
Flotaba en
Una
el
ambiente un polen revolucionario.
tras otra se producían las huelgas;
hoy
mañana los cocheobreros de la Compañía Gene-
eran los estibadores del puerto,
ros,
ral
más
tarde los
de Fósforos.
Un
día le tocó al Central Argentino,
y Leoni
se
:
114
HUGO WAST
vio envuelto en la huelga bajo la presión del nú-
mero.
Se hizo una manifestación pacifica, que se transformó en hostil, y él, que había ido por compañerismo, volvió a su casa con una bala en el vientre.
Era la eterna historia de justos por pecadores.
Cuando lo pusieron en la cama, dijo a su hija
De aquí no me levanto ... Lo siento por tí,
Magdalena, que te quedarás sola.
¿Qué habría sido de ellos, sin la ayuda que les
vino de pronto como llovida del cielo?
Leoni había temido por su hija; pero cuando
murió, dejó el mundo con el consuelo de saber
que no se quedaba abandonada, porque aquel generoso caballero, que los había auxiliado, sería en
adelante el tutor de la joven.
Y en efecto, el primer día don Víctor se dedicó
.a su protegida. Unas veces en nombre de su sobrina, otras en su nombre propio, llenábala de
atenciones y de regalos, y hasta adelantóle dinero
para los primeros gastos, mientras ella encontrase
cómo ganarse la vida, con una hábil política para
no herir la delicadeza de la niña. Después consiguióle un modesto empleo en una escuela de bordado, hízola cambiar de casa, de aquella horrible
casa adonde la pobreza de los últimos tiempos los
había arrojado, y logró que la acompañara una pariente lejana de ella, para que su casita no le pareciera tan sola.
A la tarde, cuando la joven volvía del taller,
estaba segura de hallar en la salita, tomando mate,
—
NOVIA DE VACAaONES
al
coronel,
que
le
hacía
115
una corta y respetuosa
visita.
A
minutos sin sentirlos,
oyendo a la linda muchacha que hablaba con esa
poesía característica de los florentinos. Era una
charla armoniosa, llena de imágenes imprevistas.
El acento extranjero de Magdalena imprimía
un encanto indecible al castellano imperfecto en
que narraba su historia de niña, un poco triste.
Don Víctor la escuchaba retorciéndose el bigote. La verdad era que él, embelesado y todo por
la armoniosa conversación de Magdalena, no se
él
se le
pasaban
los
encontraba bien allí.
Había ido previendo una conquista de las que
estaba llena su foja de servicios pero jamás soñó
siquiera hallar tanta inocencia y distinción en la
hija del obrero Leoni.
El gran hombre tenía bien puesto su corazón,
y pronto abandonó su primer propósito.
Pero el mismo entusiasmo que la joven había
encendido en él, vino a salvar la situación.
Creyóse enamorado, sobre todo después de su
pequeña aventura con Angelina, y dispuesto a
quemar heroicamente sus naves, en la primera
ocasión propicia se lo dijo a Magdalena.
;
Su declaración entusiasta despertó el corazón
de la muchacha, que se enamoró, con una de esas
pasiones avasalladoras, desconocidas para ella,
que no pudo ponerse en guardia contra sus mis-
mos
No
sentimientos.
obstante, por recato natural, guardóse de
1
16
HUGO WAST
responder en seguida al impetuoso coronel, que
un día se despertó juzgándose el más enamorado
de los novios.
Aquella hermosa mañana de enero, su coquetería tenía una disculpa: necesitaba estar buen mozo.
El sí de Magdalena tardó un poco, pero al fin
vino, y ese día iban a solemnizarlo con un paseo
que los dos solos harían al Tigre, en un automóvil flamante y lujoso en que don Víctor y Magdalena iban a correr
rreras.
la
más
peligrosa de las ca-
XIII
LA MISMA DE ANTES
En
las torrecitas del palacete
de los Smith ha-
bían hallado dónde anidar las golondrinas, y como si para aquel domingo de enero se hubiera
dado
cita
en
el sol salió
el
jardín toda la bandada, desde que
fué una vibrante algarabía.
Era que aquel día estrenaban sus alitas las pequeñas golondrinas nacidas bajo el alero de los
Smith.
Los padres, con sus trémulos pichones sobre su
remontábanse alto, alto, y desde el cielo,
abandonándolos en el aire, dejábanse caer como un
espaldita,
hondazo, para llegar a tiempo de recogerlos antes
de que tocaran la tierra. No había peligro, porque
las locas parábolas y los audaces círculos que
en el aire trazaba su vuelo, estaban calculados por
un matemático infalible, y su instinto era ciego
y seguro.
María Esther contemplaba entusiasmada aquel
juego de volatines, que la divertía muchísimo más
HUGO WAST
118
que
el
aterrorizador "looping the loop" que había
visto en
el
Buckingham
Palace. Aquellas alegres
avecitas eran suyas, sobre todo las nacidas en la
azotea de su casa, porque cuando las primeras golondrinas de esa primavera hicieron sus nidos en
huecos de las chimeneas, misia Tere mandó
un día que limpiaran los techos para arrojar de
la casa aquellos huéspedes ruidosos que poblaban
de algazara y de trotecitos los cielos rasos de yeso, y ella, la chiquita que los amaba, consiguió de
Mr. John, a fuerza de súplicas y lágrimas, la revocación de la sentencia.
Desde la glorieta, ella y Angelina habían visto
salir el sol esa mañana y se entretenían en mirar
las golondrinas. Aunque para Angelina no era
los
nuevo
el
espectáculo,
como
tenía cariño a las ale-
gres mensajeras del buen tiempo, contemplábalo
con tanto interés como María Esther y con un
poquito de tristeza porque suscitábanle nostalgias de la sierra.
Recordaba aún que tres años antes, algunos días
después de la partida de Julio, vio irse a las golondrinas que ese verano habían sido testigos de su
dicha.
Aun
sus ilusiones no habían muerto, y se en-
ternecía envidiando a las avecitas dichosas, para
quienes no existían distancias.
Fué una gran pesadumbre para ella, cuando en
el sauzal amarillento, donde se habían dado cita
la partida, vio formarse la inquieta caravana
de las golondrinas amigas. Y fué un gran dolor,
para
;
nOTLA DB VACAaOITRS
119
al caer la tarde, aquella tarde cruda y serena del otoño, que había quedado impresa en su
memoria, las vio partir hacia el Oriente, En el
cuando
pronto la fugitiva línea de las
ella, en su gran soledad, sintió
una inmensa tristeza, como si con las golondrinas
se fuera su esperanza.
Después, en los años que siguieron, amólas
mucho, pero nunca quiso contemplar su partida
desde el sauzal, en los primeros días del otoño.
cielo azul borróse
alegres viajeras,
y
Tales eran las impresiones que le despertaban
las golondrinas del alero de los Smith.
Llenos de novedad, llenos de pesares y más que
todo llenos de miseria, en su vida mundana, corrieron los últimos dos meses, y, sin embargo, a la
distancia parecíale que habían ido a hundirse vacíos en el pasado.
Había cambiado completamente su modo de ser
había aniquilado cuanto en ella era incompatible
con los gustos de misia Tere; había echado tierra
sobre sus viejos recuerdos y no pensaba más.
Seguía siempre en su cuartito perfumado por la
madreselva, pero sus flores estaban olvidadas.
Visitaba de cuando en cuando a don Anselmo,
pero hablaba de cosas lejanas, nunca de si misma,
temerosa de que el buen sacerdote, con una de sus
máximas apacibles, despertara su dormida ternura.
Se había iniciado en la vida porteña. Cuando
la invitaban iba en automóvil a Palermo o a
Florida, y reía y coqueteaba como todas. Iba
HUGO WAST
120
también a misa con Lidia, a la Recoleta, donde
las esperaban siempre a la salida Macario y Julio.
Sin saber cómo, dejándose llevar, buscando la
paz en los otros, aqueila paz que debió haber buscado en sí misma, se encontraba envuelta en los
festejos de Macario.
Misia Tere, de puro comedida y por hacer un
bien a la muchacha; Javierita por lo que
le inte-
que Angelina estuviera colocada, y Lidia por seguir a las otras, concluyeron el negocio.
Las acciones de Macario se cotizaban muy alto. Aunque él no tenía nada, había allá en el Azul
un tío muy rico y muy viejo, sin descendencia ni
más heredero probable que el joven pintor de
postales, quien a la larga o a la corta vendría a
ser el dueño y señor de las estancias de don Macario Sandes, que un año con otro daban sus cien
resaba
el
mil pesos de renta.
— No seas
—échale
lina,
tonta
el
—decíale
Misia Tere a Angecomo Macario son
anzuelo. Novios
pimientos de a libra; hoy la suerte de las muchachas pobres es muy triste, y hay que aprovechar
las ocasiones.
— Esto —añadía
es
ocasión
la
Javierita;
—por
algo a
la
pintan calva.
Angelina no contestaba; pero qué ganas tenía
de decirles lo que le chocaba aquel mozalbete insignificante.
Pero por cansancio moral, por temor
al escán-
dalo, por horror al chisme, se dejaba llevar por la
121
NOVIA DE VACACIONES
ola sin saber adonde, ni
si
más
tarde sería tiempo
de echarse atrás.
Cuando el festejante era importuno y
maba con frases amorosas, lo que rara vez
la
que-
sucedía,
porque Macario no entendía de eso, ella lo hacía
callar con un gesto que le helaba las palabras,
pero que el otro no acababa de descifrar.
Julio había adoptado la conducta que le correspondía si alguna vez se acordaba de ella, contentábase con mirarla de lejos. Angelina había comprendido que él, como todos, la creía novia de
Macario, y aunque le daba vergüenza y asco,
como no era ella quien debía explicar las cosas
ni había para qué, dejaba rodar el mundo.
El destino le marcaba allí una senda y tenía
que seguirla. Y la seguía, porque lo único bueno
que le quedaba aún del antiguo carácter era la
entereza para aceptar la carga y sufrirla.
Pero un día, después de dos meses de letargo,
sintió que su corazón no había muerto aún.
Mr. John, que era su gran amigo, aunque la
quería a su modo, fríamente, británicamente, regalóle una vez algunos libros. Eran novelas y poe;
sías.
Desde
primera mañana, despertándose casi
con María Esther que se adaptaba
siempre a las costumbres de su amiga, hicieron
de la fresca y florida glorieta del jardín una sala
ideal de lectura.
Las dos leían ella los libros de Mr. John, la
al
rayar
la
el sol,
;
!
!
HUGO WAST
122
chiquilla
unos
muy
grandes con muchos graba-
dos.
Leyó primero
las novelas, sin
que
la fábula in-
fluyera en su ánimo. Pero cuando tocó
el turno
a los versos, cuando halló en las Rimas de Bécquer, que venían entre ellos, el mismo mar de vida
y de amargura que dormía en el fondo de su ca-
rácter,
comprendió
el
vacío de su vida actual y
sintió la nostalgia de sus redimidos pesares.
Quiso volver a su antigua existencia. ¡Antigua Parecíale que hacía un siglo que no miraba
la luna, que no sentía caer sobre su frente pen!
sativa las ramitas floridas de la madreselva de su
ventana, que no pensaba, que no lloraba, que vivía
vida de las piedras, inerte y fría. Quiso volver
sí su paz, su pobre paz en medio de
la
a buscar en
sus amores, de sus recuerdua, aun de sus tristezas,
que
le
eran tan caras.
.
.
¡
Qué
era sufrir
si así
vivía
Tanto que había despreciado
¡
la
la
vida frivola de
sociedad en que iba penetrando, para acabar
al
por cambiar su tesoro de amor, de dolor y de
vida, por una insegura y cobarde tranquilidad
Se rebeló. Sintió como si en su alma se encendiera la misma llama de antes, y volvió al amor,
fin
dolor y a la vida.
Habíase quedado mirando las golondrinas que
en la lámina azul trazaban las líneas curvas de su
y
al
vuelo.
María Esther, viéndola contemplar lo mismo
que a ella la encantaba, acercósele y le dijo con
!
!
NOVIA
Dfi
!
VACAaONES
125
sus mani-
la cara entre
vehemencia, apretándole
las:
—¡Qué lindas! ¿Verdad que son
lindas las go-
londrinas?
Angelina, que seguía en su pensamiento
lo
de otras golondrinas,
la
miró
el
vue-
sin contestar.
— Celosa —murmuró
— Si tú eres
golondrinas
mejor que
— Ah —exclamó Angelina acariciándola. — Yo
la chiquilla.
!
¡
¡
las
!
¡
no,
yo no
res,
como
¡
!
Tú que
la
eres
como
primavera, tú
ellas,
que eres
sí
como
las flo-
linda, linda...
Ella, la dulce criatura, era la única
que nunca
había amargado un segundo de su vida; al contrario, ella la había dado todo el encanto de su
La besó con
con gratitud,
mientras la pequeña se quedaba mirándola. Siempre sus ojos azules buscaban así en los ojos negros
de su amiga la explicación de ciertas desigualdades de su carácter.
Después le dijo tímidamente, sin mirarla:
fresca amistad.
delirio,
— Mala
—¿Yo mala?
no eres ya como antes.
—
— Yo Pero ahora soy más buena
— No; con los otros con mamá, con
¡
Sí, sí;
?
¿
si
¡
sí;
con Javierita,
antes.
sí
;
..
— Por qué dices
— Esas cosas se conocen.
has olvidado de mí.
— no me he olvidado
lo
¿
j
Lidia,
pero conmigo no eres la de
Si
?
I
,
.
y yo sé por qué
te
,.
!
HUGO WAST
124
has olvidado. No
—
digo que del todo,
yo
sé
por
qué.
y
— ¡Bah! ¿Por qué?
— Porque no vayas a enojar
—No, no por qué
— Porque ahora necesitas todo para querera
—¿A quién?, ¿quién él?
—¿No sabes?
— No sé quién es
— Macario.
—¡Oh, Dios! ¿por qué dices?
— Porque es verdad.
Sí, te
pero algo
te
sí
;
...
.
.
te
¡
?
¿
.
lo
lo
él.
es
lo
lo
;
él ?
¿
lo
la
Angelina quedóse silenciosa y disgustada después acercó a sí la rubia cabecita de la niña y le
habló en secreto, mientras los ojos azules, grandes, grandes, expresaban su asombro.
Si te digo una cosa, ¿me vas a creer?
;
,
—
— Si me dices verdad,
— ¡La verdad, verdad! ¿Me vas a creer?
—Sí.
— Bueno yo no quiero.
—¿No?
— Lo aborrezco.
—¿Y por qué es tu novio?
—¿Quién dice?.
— Todo mundo
— No es mi novio, no es mi novio es mi pesala
sí.
la
lo
;
.
.
¡
el
!
;
dilla, es
mi vergüenza puedes
mundo, puedes
;
decírselo a tu
decírselo a todo
mamá,
el
a Lidia, a
. .
!
123
NOVIA DÉ VACAaONES
que crea que ese hombre es
Javierita, a todo el
mi novio.
.
—¿A Julio?
— Por qué a Julio
cree
— Porque
que siempre te mira?
—¡Oh!... Bueno, a
?
¿
él lo
mundo
yo no
;
!
lo
...
y
mira ...
él te
i
Sabes
Julio también, ¡a todo el
que ese Macario no es mi novio, que
¿Me crees?
puedo ver.
diles
.
.
—
creo
— Quieres que vuelva a ser de antes
—Sí.
— Dile entonces a tu mamá o a Javierita, o a
¡
Sí, te
la
¿
cualquiera, que lo detesto, que
?
se
si
me
vuelve a
voy a hacer un desaire. ,, que estoy enferma de callar, y cansada, cansada ...
Y Angelina, que arrojó de sí aquella declaración que le oprimía el alma como una losa de plo-
acercar
le
.
mo, estrechó contra su pecho a su amiguita, fuerte,
fuerte, con su antigua ternura, y le murmuró al
oído:
— La de antes,
¡
el
mundo.
.
la
de antes
!,
para
tí
y para todo
XIV
LA AMARGA PALABRA DE VALOR
Desde
el
baile de Lidia, Julio
no había vuelto
a aproximarse a Angelina,
Pasó
el
viéndole
dolor del desaire y dulcemente fué vol-
el
cariño.
Pero su amor de ahora no era como el de antes,
un amor orgulloso de existir a la luz del sol. Era
un amor tímido y vergonzoso, que vivía a escondidas de la amada misma.
La amaba más que nunca y de una manera extraña; la amaba con todos sus defectos si los tenía; la amaba con sus desdenes, con su despego,
con su coquetería cruel; el mundo entero la habría despreciado, y
él
hubiera seguido amándola,
de lejos, orgulloso de amarla
así,
sin ilusión
y
sin
esperanza.
No buscaba ya su felicidad en
mejor su cariño amándola porque
sí,
porque era
para mirarla espiaba los momentos en que
no podía verlo, y la miraba intensamente como
ella;
ella
ella; parecíale
!
NOVIA BE VACAaONES
127
si SU alma, muriendo de sed, encontrara
bebiera sin saciarse.
¡
Cómo
le dolía el
corazón
!
A
el
agfua
y
veces, en las no-
ches de recibo, la sentía pasar cerca de él; conocía el perfume que usaba, y aunque habría sido
la gloria
do
ella
mirarla de frente, no se volvía sino cuan-
había pasado.
Una noche soñó que
la felicidad
de Angelina
es-
taba en sus manos y que podía hacerla dichosa,
él consinpero sólo a costa de su propia dicha.
Y
tió
ella
en ser desgraciado la vida entera, para que
fuera feliz, y trémulo de gozo firmó el ex-
traño documento que
el
destino le presentaba.
Ella no sabría nunca a quién ni a costa de qué
debía su felicidad, ¿pero qué importaba? Bastábale saber que en la vida ella no tendría
amargu-
para que se endulzara el mar de pesares en
que él voluntariamente se hundía. ¡Qué dicha,
qué dicha
ras,
Cuando despertó, quedóse pesaroso de la vanidad de su sueño; ¿por qué no eran ya los tiempos de las hadas, que manejaban los destinos de
los
hombres?
deslumbrada por la nueva
una loca envidia
a María Esther que estaba el día entero a su lado; habría querido oir sus palabras, mirar sus
ojos, sentirla cerca, adivinar en qué pensaba;
pero nunca se acercó; ¿para qué?; parecía tan
feliz, que el verle a él, su antiguo amigo, le sería
Creíala
dichosa,
existencia que llevaba. Tenía
ingrato.
:
HUGO WASt
128
Era una alegría poder hacerle esos reproches, y
descargarse un tanto del peso de su propia culpa.
Cuando supo su noviazgo con Macario, no tuvo
una gran
y aunque
celos, sino
más
lejos,
tristeza de verla cada vez
le
parecía
imposible que
aquello fuera cierto, lo creyó.
Pero un día estalló como una bomba la notique desparramaba María Esther. A todo el
mundo quería contarle la niña que Macario no
era el novio de Angelina, y comenzó, naturalmente,
cia
por contárselo a su mamá.
Misia Tere devoró en silencio su
ira,
pero Ja-
vierita saltó
—¿Sí?
¿Eso dice?, ¡la presuntuosa! honor le
pobre muchacho en fijarse en ella; lo que
es yo, si fuera hombre, ni caería en cuenta de
que existe francamente no sé qué ha podido
hallar Macario de especial en esa gaucha insignificante, habiendo tantas mil veces mejores.
María Esther fué obligada a callarse. No había qué decir nada a nadie, ni a Macario.
Que Angelina se arreglara con él como pudiera; no iban ellas a intervenir; bastante habían
hace
el
;
hecho en su favor.
Pero Lidia en el recibo del día siguiente, a que
por casualidad no fué Macario, refirióselo todo a
Julio, comentándolo al estilo de Javierita.
No sé qué ha encontrado el pobre muchacho
de especial en ella decíale indignada por cuenta
—
ajena.
¡Ciegos!
—
— pensaba
Julio,
— los que no veían
'
NOVIA
que en
t>t
VACAaONES
120
todo era especial, porque todo era dis-
ella
tinto.
En
Julio no había esperanzas que pudieran flo-
recer con tal nueva; hacia tiempo que las había
tronchado él mismo, porque sabía que su camino
no se encontraría nunca con el de ella.
Mas se alegró con la noticia que le daba Lidia, y como si una fuerza superior a su voi untad
y a sus propósitos le llevara a ella, fingiendo una
gran indiferencia, acercóse y le preguntó si
aquello era cierto.
Sólo un minuto estuvo cerca de ella; pero en
minuto leyó en los ojos de Angelina tantas
ese
que comprendió el
misterio que Macario no pudo comprender nunca, y no necesitó oír su respuesta.
Para disimular la turbación que eso le producía, como estuviese allí María Esther, levantóle la
nublada carita y le dio un beso en la frente.
Tú siempre enojada conmigo, ¿no es cierto?
No respondió la niña con sequedad,
yo
nunca he estado enojada; eres tú.
La conversación terminó allí, porque Lidia, que
había salido a buscar un diario para mostrar a
Julio una crónica en que la mencionaban, entró en
la sala con toda una papelería. No era sólo el diario lo que quería mostrarle, sino también "La Ilustración", donde salía como de gran moda el mismo
sombrero que ella había estrenado el domingo, la
primera en Buenos Aires. ¡Qué triunfo! ¿no?
A don Víctor la noticia del fracaso de Macario
tristezas,
—
— —
tantos reproches,
—
HUGO WASt
130
ante los muros en que
él se habia estrellado, no
sorprendió mucho, aunque no se la esperaba,
porque aquello era lo que hacía tiempo debía ha-
lo
berse aclarado.
— Me alegro por
ella
—tuvo
el
valor de contestar
a misia Tere, que roja de indignación se lo
comu-
nicaba hamacándose con fuerza en su sillón.
¿Te alegras? Ya me parecía a mí que eso iba
clamó sulfurada la dama, deteniendo
a suceder
el vaivén de la silla e irguiéndose.
Pero confiesa
—
¡
!
—
—
que no es por ella, sino por tí. ¿Qué te estabas
creyendo, que aquí nos dormimos? A ver, a ver,
¿cuántas condecoraciones nuevas han inventado?
Tú le llenarás más el gusto, seguramente, y ha de
andar tu mano en la ruptura pero como las cosas
salgan a tu deseo, no le arriendo a ella la ganan;
cia.
.
.
¡viejo verde!
Don
Ví'ctor escuchó en silencio y por primera
vez con ira la filípica de su prima. ¡Uf! Aquellas
mujeres no podían hablar sin morder.
Cuando la dama hubo dicho eso y mucho más.
el
coronel contestó sencillamente.
— Me alegro por
porque al fin
y al cabo era ella la que perdía con un novio
como ése, que no pasa de ser un truhán, Y me
alegro por mí también, no por lo que tú te figuras, en tu afán de figurarte siempre lo malo, sino
porque la quiero y estimo su modo de ser humilde, serio, paciente, bondadoso, porque en ella todo
¿Crees tú que hay muchas como
es estimable,
.
ella
en
el
.
mundo?
ella;
sí,
por
ella,
131
NOVIA DÉ VACACIONES
La causa
se
empeoró con
la defensa. Javierita
no podía perdonar a Angelina que tuviera simpatías donde no las tenía ella.
Volvieron a aislarla; se acabaron los corsos de
Palermo y de Florida, las insignificantes confidencias de Lidia y los consejos de misia Tere.
Cómo respiró la pobre en su soledad El cariño de María Esther no se había acabado, y eso
!
j
le
bastaba.
Tampoco
se agotó la fuente de vida
que volvió
a brotar en su alma.
Macario aun no estaba al tanto de la tempestad, porque por asuntos de Mr. John andaba en
Bahía Blanca.
Un domingo a la tarde, el automóvil de los
Smith se fué a Palermo con misia Tere, Lidia y
Javierita. Quedaba otro asiento, pero como ya
no se trataba de Angelina, buscaron a María Esther mas la niña no aceptó.
El corso la aburría prefería quedarse en casa
mirando las golondrinas; en realidad, lo prefería
por estar con su amiga; pero ese motivo, vislumbrado no más por la implacable misia Tere, que tenía sitiada por hambre a Angelina, habría bastado para que la obligasen a salir.
Felizmente no estaba vestida, y como se hacía
;
;
tarde la dejaron.
En la glorieta la esperaba Angelina, y fué en
su busca con un gran Robinson Crusoe que Julio,
viéndola tan amante de la lectura, le había regalado.
La paz
estaba a punto de sellarse entre los
.
!
.
HUGO WAST
132
dos;
verdad es que ya no valia la pena el peren el enojo.
¿No es cierto, Angelina, que debo amigarme
la
sistir
—
—Si es bueno.
—¿Te parece?
—Si.
— Entonces, ¿por qué tú no eres con él?
— Soy mala acaso
— No, pero con tienes un modo distinto del
que tienes conmigo; ¿no sabes que eso
apena?
—¿Quién dice?.
— Yo, que he
La noche del baile de
con Julio ?
él
;
asi
¿
?
él
lo
.
visto.
lo
Lidia,
tio, ¿
cuando
él te
recuerdas ?
¡
fué a sacar
y tú
saliste
con
Vieras cómo se quedó
— Enojado
— No,
Después cuando
habla y tú
contestas
se pone
— Cómo conoces y cómo observas — exclamó Angelina riéndose.
— Oh, conozco Ya sabes que fué mi novio.
pequeña
ofendió.
Angelina seguía riéndose
— De veras, de veras; a yo nunca he engañado, ¿no me crees?
pero, ¿no sabes?
— ¡Loca, loquita Te
?
¿
triste.
él te
seria,
le
así, triste.-
lo
lo
¡
si
¡
lo
!
!
;
la
tí
!
se
te
creo, sí;
El no se pone triste por mí; son otras sus tristezas; yo no sé, ni tú tampoco, cuáles serán, pero
puedes estar segura de que él no se entristece
por mí
Todo el Buenos Aires aristocrático desfilaba por
.
la
.
Avenida.
!
NOVIA
Dít
153
VACACIONÍS
automóviles a cenel ambiente
con su vaho de nafta y de pesebre; de pronto se
Cruzaban
tenares,
los carruajes
como
y
los
exhalaciones, llenando
detenían apiñados,
como
las
hormigas cuando en-
cuentran un obstáculo, y después de un rato de
espera, en que los caballos, enardecidos por la carrera,
cubrían los arneses de inútil espuma, arran-
caba de nuevo la interminable procesión.
Cómo contrastaba aquella algazara sofocante
con la calma de la glorieta, en la perfumada quietud del jardín
¡
Volvía ya la gente de Palermo, cuando sonó el
timbre de la puerta. No podían ser las de casa,
porque siempre regresaban tarde, después de dar
vuelta por Florida.
Impaciente y curiosa, corrió María Esther a
la
puerta.
Era
Julio. Hizo una caricia a la niña, contándole que una descompostura en su automóvil lo
había obligado a bajarse en los portones de Palermo y que desde allí venía a pie.
— Ni mamá, Lidia, Javierita
reconciliada ya.
—¿Y Angelina?
— Está en glorieta.
ni
ni
están
—dijo
la chicuela,
la
Como amigo
de confianza, entró sin vacikr. Reexplicando su visita intempestiva, la historia del automóvil descompuesto,
y después, lentamente, como si le costara un gran esfuerzo cada palabra que pronunciaba, con la voz
pitió a Angelina,
velada por
la
emoción y
la
mirada cobarde que
:
IM
HUGO WAST
huía del rostro de
la
conversación
antigua amiga, fué acercando
asunto que en realidad lo traía.
sabía que iba a hallarla sola hala
al
Venía por ella
cía tiempo que quería hablarle de sus cosas íntimas que lo disculpara si volvía sobre el viejo tema, pero no podía más, le quemaba el triste secre;
;
;
to escondido en su alma.
Angelina lo escuchaba callada, mirando hacia la
Avenida. María Esther se había sumergido intencionalmente en la lectura de su Robinson.
Julio continuó
Perdóneme, Angelina yo no sé si le disgusto hablándole de esto quizás sí, pero no puedo vivir; necesito aligerar la carga de pensamientos
que me aplastan, y no tengo confidentes sólo us-
—
;
;
;
puede oírme, porque sólo contándoselo a
usted no profano el secreto yo no busco ni pido
ya nada; no quiero resucitar la historia, nuestra
pobre historia, que ha sido como un sueño usted
la recuerda, ¿verdad? No me diga que no la recuerda, porque no le voy a creer esas cosas no
ted
;
;
;
se olvidan.
—
—
murmuró
Sin embargo, usted las olvidó...
Angelina sin volver la cabeza, porque a su pesar
se sentía arrastrada por el torrente.
No, Angelina, no yo no las olvidé, creí que
—
;
las había olvidado.
— Es
—
Sí,
lo
mismo.
tiene razón
;
es lo
mismo.
Las golondrinas se agrupaban silenciosas en las
cornisas o ganaban sus nidos porque era ya la
;
133
NOVIA De VACACIONES
y el jardín, bajo la caricia
del crepúsculo, empezaba a despertar del letargo
en que lo sumieran las horas pesadas de sol.
Qué calma murmuró Angelina, por romper
el silencio lleno de pensamientos que había caído
hora. El viento callaba,
—
!
¡
sobre
—
ellos.
— Usted no me va a creer— siguió diciendo Ju— sin embargo, es verdad; yo no pido ya
la
y,
1ÍD,
nada; ya no tengo esperanzas; hace tiempo las
maté yo mismo ...
Hizo bien contestó ella dulcemente, comprendiendo que en esas palabras había una pre-
—
—
gunta.
—Bueno,
usted
me
lo dice
y sabe por qué; no
podría ser de otro modo. Si yo tuviera la menor
intención de resucitar el pasado, no entraría en es-
como
Pero quiero hablarle; quiero
quiero mostrarle
que si fui culpable, estoy pagando mi culpa; que
no he sido nunca malo, porque cuando las cosas
suceden así, no es uno el que las arregla es el destino. Me hubiera callado viéndola, creyéndola feliz, no habría tenido valor para turbar su felicidad pero ahora que he comprendido el enigma
ahora que sé que su felicidad es la resignación;
que sigue usted la corriente de un río que no sabe
adonde la llevará; que heroica y humilde, por no
turbar la calma de los otros, lucha en silencio con
las mismas penas y los mismos pensamientos que
a mí me han vencido, no he tenido fuerzas para
ta
casa
entro.
contarle un poco mis tristezas
;
;
;
;
callarme.
.;
'
HUGO WAST
136
—
—
Qué flojo había sido
exclamó Angelina,
sonriendo y sin protestar de aquellas palabras.
El comprendió.
I
¡
—
Sí, soy flojo; usted es fuerte y me enseña.
El crepúsculo moría. A lo largo de las calles
habíanse encendido los focos eléctricos. Misia Tere no tardaría en volver.
.
— Sea fuerte —murmuró Angelina parándose
!
¡
miró de frente, para que él viera que ella
y
también estaba triste, que ella también tenía sus
pesares, que ella también amaba, pero que era
fuerte y se sometía; ¿no era el destino?; ¿a qué
lo
luchar contra
el
destino?
como una
amarga palabra de valor.
Ella y él eran los mismos de antes; pero la corriente de las cosas había cambiado, y era inútil
Julio recogió en su corazón, abierto
flor sedienta, aquella
ir
contra
Como
ella.
si
se hubieran convenido, aquella conver-
sación había principiado íntima porque los dos
cruzaban un momento psicológico en que se hacían necesarias las confidencias, y terminó también íntima.
la
al
Después se volverían a ver en los salones, con
mirada tranquila e indiferente que engañaba
mundo.
Sin agregar una palabra más, Julio salió.
Se envolvió como en una ola en el bullicio
fatigoso de la Avenida, y deseoso de cansar sus
nervios y de pensar un poco, emprendió a pie el
largo camino de su casa.
NOVIA DS VACACIONSS
Angelina, desde
el jardín, lo
157
vio cruzar la calle.
—No digas que ha estado—suplicó a María Esther; y la pequeña, que empezaba a comprender,
prometió guardar el secreto.
En la glorieta invadida por las sombras quedáronse las dos; María Esther forrando casi al tanteo las tapas de su Robinson, y Angelina pensando en el pobre joven que entre tantas almas
con que se cruzaba en el mundo, no volvería a
hallar la que comprendiera el secreto de su corazón tímido y débil.
Pero había depositado en él la semilla del valor
resignado y silencioso que a ella la animaba, y
esa caridad se le ofreció
como una
alegría.
XV
¡EL
i8
NO HA SALIDO!
Macario estaba ausente. Habíalo enviado Mr.
John a presidir la entrega de algunos miles de
quintales de trigo en Bahía Blanca, y a recibir su
precio, unos treinta mil pesos. La comisión era
delicada y por primera vez se le confiaba una así
joven sobrino de misia Tere.
cabeza solía decir Mr. John cuando
hablaba de él y la verdad es que si ocupaba un
al
— Mala
—
;
puesto tan importante en la casa, lo debía ante
todo a la influencia omnipotente de la dama, y
después a que siendo Mr. John personalísimo en
sus negocios, controlaba muy de cerca sus operaciones.
Mala
era la cabeza, pero no malo del todo
el
fondo, sino inconsciente y flojo.
Los vicios arraigaban en él por contagio, por
imitación.
que
el
que
En un ambiente menos corrompido
lo
rodeaba,
el
pobre muchacho que
se-
!
130
NOVIA DE VACACIONES
gún Mr. John "no
tenía
agallas
ni
para
ser
malo", podría haber sido algo de provecho.
Huérfano de padre y madre, fué recogido muy
niño por su tío don Macario Sandes, el rico ha-
cendado del Azul, que un tiempo quiso hacer de
su sobrino un doctor para que le atendiera los innumerables pleitos en que su carácter y sus negocios lo metían, y lo envió a Buenos Aires para
que estudiara y de paso se hiciera pintor, porque
el muchacho tenía disposiciones para copiar monigotes.
Pero lanzado solo y
sin experiencia en la vida
porteña, uno tras otro fué perdiendo los años en
la Academia de pintura,
cansado del eíerno cuento del
tío en que lo tenía envuelto, acabó por olvidarse
de aquel sobrino que sólo se acordaba de él para
algunas fuertes "pechadas" trimestrales.
Dos años al menos hacía que ni el tío, dedicado
en cuerpo y alma a la mestización de sus haciendas, sabía nada de Macario, ni Macario sabía nada de su tío. Habían cortado la relación a causa
de un famoso sablazo que el muchacho dirigió
al viejo para pagar una deuda en que se encontró
metido tras una noche de ruleta.
el
Colegio Nacional y en
hasta que
el viejo,
Eran cuatro mil pesos.
—¡Pues
—decía
don Macario Sanque el sobrino le participaba su desgracia
Cuatro mil pesos gastados
en una noche, cuando en toda su vida no ha sido
capaz de ganar ni cuatro pesos
está fresco!
des, leyendo la carta en
—
¡
:
HUCO WAST
140
"Si SU
—
amor paternal decíale en la carta que
amor de que me ha dado tantas
escribió
le
!
—
pruebas hasta ahora, no me saca del trágico
trance de perder mi honor, dejando impaga esta
deuda sagrada, nada me resta que hacer en el
mundo".
Y más abajo todavía, una línea enigmática de
puntos suspensivos.
El viejo montó en cólera.
No faltaría más
Chantage, chantage se
llama esto
Ah, pillo
Y cogiendo la pluma, con aquellos gruesos caracteres a que en los Bancos rendían pleito home-
—
¡
!
!
¡
¡
naje, le contesto
me
amor
de que tan lindas pruebas
has dado hasta la fecha, no te recuerda a tu
"Si tu
filial,
sino cuando las trampas te abruman, y si
después de menospreciar las cuentas del sastre
y de la pensión, y de la matrícula y del librero,
como cuentas sin importancia que uno puede
trampear, ganándose de paso fama de mozo vivo,
llamas sagrada a una deuda contraída en la ruleta
con algún perdulario, quizá peor que tú, indudablemente nada malo te resta por hacer en el
tío
mundo.
"Acuérdate de que por
el
Código no son
exi-
gibles las deudas de esa naturaleza, y acuérdate
de hoy para siempre que no es el hijo de tu abuelo el
Y
que va a pagar los vicios del nieto".
firmaba. Debajo venía una posdata.
"Acaban de entregarme setenta mil
pesos,
y no
NOVIA DE VACAaONfiS
sé qué hacer de ellos.
Es
que este año ha obtenido
141
la diferencia del precio
la
lana sobre lo que yo
había calculado. Si quieres ser hombre de provecho vente y trabaja con ellos a mi lado, y por
tu cuenta. Así veremos qué es lo que has aprendido en ocho años de Buenos Aires. Desde hoy
cesa la pensión que te pasaba. Si te quedas, olvítío, como tu tío se olvidará de tí".
Macario no chistó; tragóse toda aquella digna
cólera de un hombre honrado, sintiendo la justicia que respiraba; pero demasiado hecho a la
vida regalona de la ciudad, no quiso soterrarse
en el campo y recurrió a su tía misia Tere, de
quien, con sus melosidades, tenía robado el cora-
date de tu
zón.
Consiguióle
la
dama
ñaba actualmente en
el
puesto que desempe-
de su marido;
pero los cuatro mil pesos quedaron perdidos para
el ganador, y durante dos años Macario no aporel escritorio
tó por las ruletas elegantes.
A
sus ojos y a los de todos aquellos escrupulo-
sos tahúres, estaba deshonrado.
Cuando Macario, concluido
el negocio que -lo
Bahía Blanca, hallóse con 30 billetes de
a mil pesos en el bolsillo y algún pico propio, y
con cinco o seis días libres, porque la cosa había
terminado más pronto de lo que Mr. John calculaba, sintió la fiebre de exhibirse con dinero, aunque no fuera suyo ni tuviera intención de gastar
un centavo, y no pudiendo resistirla se largó a
Mar del Plata, el balneario de moda, que le que-
llevara a
HUGO WAST
142
daba al paso, de vuelta a Buenos Aires, y que era
en esa época lugar de cita de la gente rumbosa.
Paseábase por la rambla la primera tarde de
su llegada, saludando a los conocidos que lo miraban con sorpresa, y al verse solo, como siemporque a pesar de sus esfuerzos nunca había
podido ponerse en linea con la muchachada aristocrática, sintiendo en el bolsillo el amable peso
de su cartera repleta, asaltóle el deseo de deslumhrar a todos con la fortuna que llevaba.
Hervía en él aquella tentación, cuando se encontró con Paco Recales, uno de esos ejemplares curiosos^dela humaTia especie, eternos parásitos que viven la gran vida a costillas de las
personalidades más heterogéneas, de los políticos
nuevos, de los viejos enamorados, de los que la
noche antes se acostaron al raso y despiertan noy
a la sombra de la fortuna y que faltos de costumbre echan en el primer momento la ca.sa por )a
pre,
ventana.
Paco se tuteaba con todos los ministros, con
la mitad de los diputados, con una docena de
senadores, con los literatos de moda, con los
reyes del periodismo, con
que no
el
lucero del alba, por-
había conocido de chiquito en
el colegio, habíalo acompañado en sus farras por
todos los "cabarets" de Buenos Aires, "y más de
que
al
una vez
—
lo
eran sus palabras
—
habían caído
borrachos juntos".
Como
a pesar de una siniestra
fama de
sablista,
era tipo de moda, por su verba, por sus habi-
:
. .
;
:
143
NOVIA CE VACACIONES
cuando Macario lo
vio acercársele, llenóse de una alegría que desbordó, cuando el otro lo palmeó, dándole familiarmente el apodo que le daban en el colegio por
lidades
inútiles
y
curiosas,
su color rubicundo jaspeado
— Hola,
j
Jamón
Diablo
del
!
¿
Qué
haces por
había
chocado
aquí?
Ese sobrenombre siempre
pero aquella vez
— Adiós,
le
le
halagó.
—
Morajú
contestóle devolviendo
alegremente sobrenombre por sobrenombre y esj
!
trechando la mano fina que le tendía el otro.
Interrogado por Recales, contóle Macario que
había ido a pasar una temporadita, pero que no
pensaba estar más de quince días, porque sus
asuntos lo reclamaban en Buenos Aires, y que
aun era probable que se viera obligado a partir
de un momento a otro.
— Es lástima, muchacho. Este año
Bristol
—¿Qué hay?
—Una ruletita que da vértigo.
Macario hizo un gesto de indiferencia.
—¿No piensas tantear suerte?
—No no tengo tiempo, ni tengo
magnífico. Si vieras, en
el
.
anda esto
.
la
;
.
.
Deseos, iba a decir Macario; pero el gran pillo
lo interrumpió silbando, como quien no quiere la
cosa, un aire de La Verbena de la Paloma
"Pundonor y
lo que hay que tener ..."
cara del joven se encendió en el necio pudor
de que no lo creyeran un Creso.
La
—
.
.
HUGO WAST
144
—No, hombre, no.
Precisamente acabo de veny no ando
der unas tierras, parte de mi herencia,
tan fundido.
.
— Ah
¡
tió
el
Quinientos o seiscientos pesos insisotro, esbozando una sonrisita compa1
!,
¡
siva.
— Puedes
testó
decir cincuenta o sesenta mil
Macario doblando
la
suma que en
—con-
realidad
llevaba, en su afán de mentir por darse tono.
Recales
lo
palmeó.
—¿Quieres acompañarme
— Bueno, vamos.
al
aperital?
Cuando se levantaron de las mesitas, después
de pagar una vuelta cada uno, Macario tenia más
aplomo y
el
otro
más
respeto.
—Hay que tentar suerte esta noche—murmuróle misteriosamente cuando
iban a sepa— Yo
que
digo. El i8 no ha salido en
cuatro noches.
— No no sé—contestó vacilando Macario;
puede
—insinuó conaquella.
por
—
vida y milafidencialmente Recales, que sabia
gros de cada individuo,—no tienes por qué
la
se
sé lo
rar.
te
sé,
ser.
Si es
.
la historia
.
.
la
afli-
no hace un mes que se levantó
sesos en Montevideo, y acá pocos
girte; tu acreedor
tapa de los
son los que recuerdan ese episodio, y para esos
pocos la cosa no pasa de ser una muchachada.
¿Qué edaxi tenias cuando eso?
respondió Macario,
Diez y nueve años
la
—
—
.
. .
145
NOVIA DE VACAaONE»
agradecido y admirado de tanta indulgencia y
de tanta perspicacia.
¡Como quien dice una criatura! prosiguió
Bueno; si es por eso, no dejes de ir; yo
el otro.
sé lo que te digo; el i8 no ha salido en cuatro
—
—
—
noches.
— Hombre — exclamó joven vencido —
Si quieres venir a buscarme.
—No, yo no puedo.
—¿Por qué? ¿Estás de baile?
—¡No; que baile! Por eso dejarla yo cualquier
que me ataja,
cosa; es una razón de más peso
—^¿Será...?—y Macario, desquitándose, taraaire de La Verbena.
reó
—¡Justo! Hace quince dias que me vine, y en
ya.
el
!
¡
.
la
el
apuro del viaje, decidido en una hora, no tuve
tiempo de "parar rodeo" de mis pesos, y aqui me
tienes aguardando de un dia para otro una remesa de cinco mil. Los esperaba hoy, pero no han
el
llegado.
— Hombre Si es por
— Por eso no más; que
!
¡
eso.
.
no, no era el hijo de
que contaba a otro la historia del
i8. Te lo he dicho porque es imposible que no
salga esta noche, porque tú eres mi amigo, más
que todos esos del Bristol.
Profundo era el agradecimiento que experimentaba Macario hacia aquel buen muchacho,
que no sólo le levantaba la lápida de su deshonra,
con una consideración muy natural, que nunca
se le ocurrió, sino que le daba pruebas de apre-
mi madre
si
el
.
.
.
!
.
.
.
HUGO WAST
146
más que a nadie, revelándole un secreto
que era como darle la llave de oro de la fortuna.
ciarlo
— me permites — insinuó protectoramen— yo puedo habilitar.
— Oh, no, pensarlo Con aguardar hasta
mañana.
— Pero para qué aguardar,
— No, no, no absolutamente— exclamó
con un gran aire de delicadeza herida.
ofendes, no hay nada de
dicho.
—
— Tanto como ofenderme no, porque eres
un amigo íntimo, quien me
ofrece; pero.
— Pero pareces ofendido cuando debiera estaryo de que desaires mi ofrecimiento.
— Hombre
— Vamos, hagamos un trato yo habilito
Si
lo
te
te,
.
ni
¡
!
.
si
.
.
.
el pillo
;
Si te
lo
.
tú,
lo
.
.
lo
¡
;
te
hasta mañana, y tú te comprometes a no apuntarte al i8 e^ta
noche.
.
— te empeñas.
— Me empeño.
— Entonces no me queda más remedio que
aceptar.
— Vaya
Cuánto
— Con. mil me basta por ahora.
¡Caracoles! — pensó Macario. — Este nene
Si
.
¡
!
.
.
.
.
¿
?
.
fuerte". Pero estaba tan agradecido, y
préstamo era por un día no más, que hizo
callar una débil voz que protestó en su interior;
sacó la cartera, y hojeando rápida y visiblemente
los papeles de a mil, alargó uno rumbosamente al
amigo.
.'^;?uerde
lii
,1
r?
el
NOVIA DE VACACIONES
— Gracias —
y
diferente;
dijo éste
sin
insistir
agradecimiento, porque
el
147
tomándolo con aire inmucho en mostrar su
caso no era para tanto,
noche a la hora de la comida.
Macario se quedó en la rambla entre satisfecho
y aturdido. En su atolondramiento, por ser grato
a aquel tipo de moda, habíase enredado eri su
propia mentira, disponiendo del dinero de Mr.
citólo
para
la
John como habría dispuesto del suyo.
No era pequeño el tarascón que acababa de
darle; pero tanta fe habíale infundido la cábula
de Recales, que procuró no pensar
más en
eso.
Esa misma noche contaba con dominar a la ciega
fortuna de tal modo, que podría pasarse sin Mr.
John el resto de su vida... Estaba harto, harto
de escritorio y de estrecheces.
Tarareando el aire de la Verbena, siguió a lo
largo de la rambla, acariciándose el mentón con
el puño de plata de su junco y pensando en la
infalible
amigo.
combinación
de
su
bienaventurado
XVI
LA RACHA
Lo que Recales habia
cuatro noches
el
dicho,
era
cierto
;
en
i8 no había salido ni una vez.
Pero como si el ciego azar hubiera querido demostrar la imparcialidad con que reparte sus favores entre los números, esa noche el i8 se desquitabaMacario, frente a
montón de
la
y de
fichas
mirada vidriosa y
ruleta
del
billetes,
centro,
con un
perseguía con
la
corazón palpitante el giro
vertiginoso de la bolita de marfil.
Diez y ocho
exclamó y un puñado de fichas cayó bajo su mano.
Todas las fracciones del mundo político, todas
las escuelas del mundo literario, todas las capas
del gran mundo social, tenían sus representantes
entre aquellos tahúres de frac, que con una trágica atención, ávidos de la fácil ganancia o de la
emoción intensa, seguían las alternativas del juego; no tan absortos que no se fijaran luego no
—
¡
!
el
—
;
!
!
!
!
149
NOVIA DE VACACIONES
más en aquel afortunado mozalbete que jugaba
con gestos de millonario.
Cuando cesaba el embriagador zumbido de la
bolita de marfil, rompía el emocionante silencio
—
Diez y ocho
una voz que cantaba
Diez y ocho
Diez y ocho
Tres veces seguidas salió el i8, y fueron tres
plenos para Macario, que no tenía ya dónde api:
—
—
i
¡
¡
lar sus billetes.
En
otra
mesa jugaba Recales, también con
suerte.
La novedad de
aquella
martingala
infernal
atrajo multitud de curiosos.
En
cada silencio, mientras los jugadores renolos ganadores convertían las
fichas ganadas, oíase un nuevo saludo de alguien
a quien la loca fortuna de Macario refrescaba la
memoria, recordándole lo íntimo de su amistad.
Hola, Sandes Te felicito, hombre vas a
hacer saltar la banca.
Pero Sandes, temeroso de romper el encanto de
su número, contestaba apenas con una sonrisa
aturdida de hombre que no sabe dónde poner ni
cómo digerir su felicidad, y volvía a escuchar la
música deliciosa de la fortuna, que no tenía más
voz que el áspero zumbido de aquel pedazo de
vaban sus puestas y
—
¡
!
marfil.
— Veintisiete
— Catorce
— Diez y ocho
i
¡
i
!
;
.
HUGO WAST
150
Tras cortos eclipses volvía
el
i8,
y
el
montón
de papeles azules crecía. En un instante de tregua contó ciento treinta billetes de a mil, y algu-
nas docenas de amarillos insignificantes, como
llamaba a los da a cien.
¡Más de cien mil pesos de ganancia!
Después, cuando recordaba el deleite supremo
de manosear aquel libro de hojas azules, maldecía su loco empeño de seguir jugando.
Seguir jugando Es la obsesión del jugador.
Seguir jugando para hacer saltar la banca.
Pero Macario, que no tenía aún la sangre fría
del jugador de profesión ni experimentaba la
atracción irresistible de aquel seguir jugando, un
momento fué asediado por la tentación de levantarse y echar a correr con sus billetes a t^-avés del
campo, porque sintió pasar por sus venas, como
un presentimiento, la impresión aguda y fría del
que lo ha perdido todo.
Pero esa extraña delicadeza de los tahúres,
que los obliga a concluir el juego cuando ganan.
y más que todo un nuevo pleno en que acertó y
una maldición que oyó a uno de sus vecinos que
murmuraba con ira "esto tiene trazas de no parar en toda la noche", lo clavaron en su sitio.
Pero el t8 no salió más. y Macario no abandonaba su número.
Recales, que se le había acercado, viéndolo
cambiar el primero de los ciento cincuenta azules
¡
!
.
:
que había apilado
ya,
porque
las
fichas
y
los
!
!
!
!
:
!
151
NOVIA DE VACACIONES
amarillos destinados a las puestas se habían concluido, dijole al oido
— No
¡
te obstines,
muchacho
Déjalo por esta
!
noche.
Pero lo arrebató en su oleaje la fiebre del verdadero jugador; estaba como embriagado por la
voluble bolita de marfil, que empezaba a traicionarle. Perdió la sangre fría y se empeñó en vencer a la mala fortuna, triplicando las puestas.
Aquello fué espantoso. Cuando el tirador de
con un gesto elegante y limpio, desencadenaba el torbellino de la rueda, Macario sentía
que su corazón se hinchaba con una emoción
enloquecedora y asfixiante.
Y la bolita infiel avanzaba a través de los números, se acercaba al i8, saltaba en él, lo volvía
a pasar, tornaba a acercarse, y alguna vez, después de vacilar a su borde, se echaba atrás, como
si le hubieran faltado fuerzas.
bola,
— Veintidós
—Veintinueve
— Catorce
Nunca, nunca aquel maldito i8
— No obstines; fortuna caprichosa y no
ama
violencia — murmurábale
oído tironeán¡
j
¡
te
la
la
dolo de la
es
al
manga
Recales.
Pero Macario, con la endeble voluntad envenenada por la borrachera del juego, seguía clavado en
la silla.
— Trece
¡
—¡Diez y nueve!
!
HUGO WAST
1-52
,
— Veintiséis
i
Todos iban saliendo menos
el
i8.
Su ganancia había disminuido en la mitad. Aun
era tiempo de levantarse.
Despertando como de un sueño, al dar las doce
en el reloj del salón, sintió Macario otra vez el
deseo punzante de echar a correr con aquel resto,
que todavía era una fortuna; pero otra vez la
coincidencia de cantarse el i8 cuando él se levantaba ya, lo clavó en la silla.
Oh, el ingrato vuelve
exclamó recogiendo
—
!
i
—
sus fichas.
Pero fué una sola vez, y
la pila
continuó ba-
jando, convertida en fichas que devoraba
el
ras-
y Macario, en el vértigo del
desquite, un desquite que nunca llegaba, v^'ó poco
a poco ir desapareciendo sus billetes. A las dos
de la mañana no quedaba ninguno sobre el ta-
trillo del "croupier",
pete.
Con
los ojos saltados
de las órbitas,
la sonrisa
una sonrisa espantosa
que había conseguido fijar en su rostro como una
máscara, para hacer creer que la derrota lo dejaba impasible, buscó su cartera.
Oh, aun hay para rato
dijo soñando en
los billetes de Mr. John. Pero al abrirla tuvo que
hacer un esfuerzo doloroso con la vista para comprender que allí no había nada, nada...
Me han robado iba a decir pero recordó
vagamente que al ocupar su sitio ante la ruleta
había comenzado por apilar ostentosamente sopetrificada en los labios,
—
—
!
i
¡
!
—
—
;
NOVIA Di VACAaONÍS
153
bre la mesa los veintinueve billetes de Mr. John,
con aquel necio afán de mistificación que le roía,
como
si
fuera a deslumhrar a los jugadores, acos-
tumbrados a ver pasar millones sobre
el
tapete
verde, con la pobre exhibición de sus veintinuve
mil pesos,
— Nada,
—
repitió mirando estúpidamennada
te a sus camaradas de un momento, con una mirada que era como una súplica y quería decirles
¡
!
"devolvedme el dinero que me habéis ganado,
porque no era mío..."
Tambaleándose, con las piernas flojas y la
cabeza horriblemente pesada, salió, y sólo, porque Recales lo había abandonado junto con la
suerte, se dirigió a su cuarto a través de los desiertos pasillos del hotel.
— Oh,
i
el
miserable
!
—pensaba.
Entró en el bar. Pidió un whisky, después pidió
otro, y cuando a la borrachera fría y dolorosa de
la pérdida se mezcló la ardiente y aturdidora borrachera del alcohol, se fué a acostar, deseando
vagamente que viniera el día para que lo despertara de aquella brutal pesadilla.
Pero la luz del día no le trajo ningún alivio.
Despertóse a las once, embotado, el corazón
espantosamente oprimido por algo que no se le
presentaba de golpe, pero que le iba viniendo a
oleadas, inundándolo en una inmensa congoja.
Vestíase lentamente, con el descuido y displicencia de un hombre para quien el mundo se ha
acabado, cuando entró Recales.
!.
.
:
154
HUGO WAST
Era
tró
él el
a la
causante de todo, porque
sala de juego,
él lo
adonde no pensó
arrasir,
y,
embargo, no tuvo fuerzas para dejar de sonreirle con una sonrisa que quiso ser amable y
sin
resultó penosa.
—¿Lo perdiste
— Todo
—Yo también.
todo?
¡
Mentía
había jugado con suerte esa noche,
;
pero dijo aquello para salvarse del compromiso
de ayudar a su camarada con el dinero que él le
había prestado. Más tarde se lo devolvería, cuando hubiera ganado más.
Pero Macario no pensaba en pedírselo ni siquiera se acordaba del préstamo.
¿No te queda nada? preguntó Recales.
;
—
—
Macario se registró
— Cuarenta y ocho pesos— sarcásticamente
—Anoche llegué ciento cincuenta y dos mil...
— ¡Es lástima! ¿Qué piensas hacer?
los bolsillos.
'
dijo
a
El joven lo miró sin responder dióse vuelta,
peinóse un rato ante el espejo, y después, con
;
una gran
indiferencia,
como
si
fuera otro
el
que
hablaba, dijo
— Pegarme un
— Para eso hay
tiro.
tiempo siempre. Si tuvieras
dinero..., digo, algo
la suerte.
como para volver
El otro hizo un amargo gesto.
El 13 no ha salido anoche
—
Recales.
a tentar
.
— siguió
diciendo
155
NOVIA Di VACACTONKS
— Bah
— No
¡
la
!
si
;
El 13 y el i8, todos son lo mismo.
hubieras seguido mis consejos, esta es
hora en que tendrías tus ciento veinte mil pesos
ganados en una noche. Pero quisiste dominar a
la suerte, y la suerte es así, se aleja hostil del que
la violenta y se rinde al que la halaga.
Después de todo era verdad. Recales le enseñó
martingala
afortunada: Recales le avisó a
justamente cuando había llegado a la
cumbre de su fortuna, y si él hubiera seguido el
segundo consejo como siguió el primero.
; Dices que el 13...?
Sí tengo el hábito de fijarme en los números
que se empeñan en no salir; porque mientras
la
tiempo,
.
—
—
.
;
más
se demoran, más persisten después.
Macario no le escuchaba ya en su cerebro golpeaba hasta aturdido la idea de otra martingala
que le devolviera la perdida fortuna para aprovecharla mejor esta vez.
;
El desquite,
la
obsesión de todos los jugadores
arruinados, contra la que nada puede la eterna
experiencia, flotaba ante la imaginación de
Ma-
un doble hechizo, porque le ofrecía la
riqueza y el honor inevitablemente perdido, si no
podía restituir los treinta mil pesos de Mr. John.
Pero no tenía nada para comenzar.
cario con
— Si
¡
tuvieras
algo
!
—repetía
con
convicción
Recales, deseoso de infiltrarle bien la idea de que
por su parte no podía ayudarle porque
perdido todo.
lo
había
!
HUGO WAST
1-56
—
—
—
¿Y la remesa de los cinco mil? preguntó de
pronto Macario.
Ah, justamente
exclamó Recales con una
!
¡
—
—
admirable sangre fría. Acabo de recibir una carta de mi administrador.
te la voy a mostrar...
Y el gran pillo sacó su cartera y se tanteó los
bolsillos inútilmente, porque la carta nc estaba
allí, y probablemente ni había sido escrita, ni
había tal administrador ni tales pesos.
Lo que no le impidió fingir una gran sorpresa.
Me la he dejado seguramente la tengo en
el otro saco
pero es igual dice que el treinta de
este mes los mandará sin falta ha tropezado con
.
—
.
;
;
;
;
;
ciertas dificultades...
— El
i
treinta
!
—
pensaba Macario.
—
¡
Faltan
diez días
La
salvación no estaba por ese lado
;
ni estaba
comenzar con los míseros pesos que le quedaban, porque ese día tenía
que pagar el hotel, según se lo advertía la pequeña factura que el mozo le había traído junto con
tampoco en resignarse
a
desayuno.
Pero lanzado en esa corriente, siempre con la
idea de la revancha que le salvaría el honor y
lo haría rico. la imaginación comenzó a trabajar.
Uno por uno fuéronsele ofreciendo todos los
medios que conocía de conseguir dinero, y uno
por uno fuélos rechazando por impracticables,
hasta llegar al más desesperado, que acabó por
incrustársele como un clavo ardiendo en la sien.
Temió que aquel pensamiento salvador y fuel
157
NOVIA Dt VACACIONES
le pintara en el rostro, y se miró al
miró
a Recales.
espejo y
No, nada su rostro pálido, con máculas rojizas
y profundas ojeras negras, no denunciaba más
que la noche de emociones brutales que había
pasado, y Recales, sentado en un silloncito, se
ocupaba distraídamente en seguir con la contera
del bastón los dibujos de la alfombra, mientras
en su imaginación se combinaban seguramente
algunas otras infalibles martingalas.
Bah Nadie como él se reía de todo eso si
estaba uno de suerte, el número elegido saldría
cien veces, y si no lo estaba, no saldría aunque
no hubiera sido cantado en un mes entero. El
mismo se admiraba de la casualidad de su descubrimiento de la víspera, de aquel i8 destinado a
hacer época en los anales del elegante garito.
Pensando en que había encontrado la salida
del tenebroso callejón en que se había metido,
y edificando castillos sobre la base de la nueva
cabala que le llevaba Recales, la tétrica faz de
Macario se volvió radiante.
nesto se
;
¡
;
!
—
—
—
—
Ya encontré el filón dijo a su compañero,
que no pudo menos de notar el cambio.
^¿Una martingala?
No, dinero.
Y como temeroso de traicionar su proyecto,
se calló,
—¿Quieres almorzar conmigo? — preguntó a
— No, gracias; estoy invitado Te dejo, mu-
Recales.
ya.
HUGO WAST
138
chacho
hibido..
la noche y buena suerte. Iré a veraunque yo... hasta el treinta esté in-
hasta
;
te jugar,
.
La verdad era que Recales se despedía con una
vaga inquietud. Su instinto de hombre vivo, aguzado por la experiencia de aquel mundo de escaso
sentido moral en que vivía, hacíale recelar de los
que encontraban dinero de pronto y de un modo
tan misterioso, al menos mientras se aclarase el
enigma.
pensó y se
Veremos qué sale de ese filón
—
!
¡
—
fué a dar una vuelta por la rambla.
Macario lo dejó salir, con una gran sensación
de alivio.
El medio que había encontrado era de difícil
preparación y no tenía tiempo que perder.
XVII
HACIA EL GRAN MISTERIO
<
— El
fin justifica los
animarse
;
y sacó de su
—
medios
una
valija
para
se dijo
libreta de pa-
garés.
Cerró
ta
y
la
la
puerta de
la habitación,
pluma que había sobre
la
ensayó
mesa y
la tin-
se
puso
a la obra.
Sabía que lo que iba a hacer estaba previsto y
el Código penal; pero era tan endeble ese argumento para contener la pasión del
castigado por
desquite, que en su espíritu ni siquiera se libró la
gran lucha entre el bien y el mal, sugestionado
como- estaba por el zumbido de la ruleta.
Además se trataba de salvar el honor, cuestión
de vida o muerte, dominando aquella fortuna voluble
como una
Iba a
coqueta.
provecho a aquellas disposiciones
de dibujante, en que su tío cifrara la esperanza
de verlo convertirse en un Cao que ilustrara con
el
sacarle:
tiempo
la
nota política de "Caras y Caretas" y
HUGO WAST
160
que
al fin
de cuentas se reduela a una prodigiosa
exactamente lo que co-
facilidad de reproducir
piaba.
En
los cursos inferiores
de
la
Academia, mien-
tras sólo se trató de copiar modelos, fué el pri-
mero; pero cuando llegó
al dibujo del natural y
composición, fué de los últimos, porque en él
no habia un artista sino una cámara obscura, co-
a
la
mo
le dijo
Y
una vez
el profesor.
bien; ahora no se trataba de dibujos compli-
cados; nada era tan sencillo
como reproducir
al
pie de uno de los formularios de pagarés la firma
correcta de Mr. John, tan conocida de
él.
Buscó una carta del inglés que tenia en
sillo, y la desplegó sobre la mesa. I^impió
ma,
la
ensayó varias veces en otros papeles,
lentamente
bió
el
primero,
después
con
bol-
la plu-
escri-
rapidez,
graduando la velocidad, la inclinación de la letra
y de la mano, la tinta, todo, pero aquello no salía.
Era una burda imitación, sin los elegantes perfiles
de la hermosa caligrafía de Mr. John.
Comenzó a ponerse nervioso y a llenar de firmas y de rúbricas pliegos y más pliegos, y cada
vez peor
¡
no
;
— Bah
!
¡
salía.
Cámara obscura
enjugándose
el
sudor de
!
—
se dijo con rabia,
la frente.
Parecía inútil insistir; el pulso se le había
puesto trémulo y la vista turbia, y lo que comenzó por imiginarse un juguete, se transformaba
en un arte inaccesible.
Y, sin embargo, mil veces, por broma, había
NOVIA DE VACACIONES
161
imitado aquella maldita firma, siempre con asombroso parecido. Recordaba que un día escribió
de un tirón toda una carta a Julio, con la letra de
Mr. John, participándole que sus relaciones con
Lidia debia darlas por concluidas, por tales y
cuales razones,
y
el
pobre muchacho se estuvo
toda una tarde preocupado con la esquela y esperando al padre de su novia, que no vino, como de
antemano lo sabia Macario.
Todo había estado admirablemente fingido,
hasta el estilo y el castellano incorrecto y acriollado de Mr. John. Y aquella vez que la cosa era
seria, en vano buscaba su antigua habilidad; sólo
le
resultaban groseras imitaciones.
Lleno de desesperación, viendo más clara su
salvación en aquel medio que intentaba, por lo
mismo que se le hacia más difícil, echóse sobre
el canapé mordiendo con rabia el cabo de la lapicera.
—¡Si
Y
cambiara
la
pluma!
—pensó.
Mr.
John no usaba más que plumas "Perry", siempre
muy nuevas, y la que él tenía en la lapicera era
"Leonard", de punta redonda.
En su alegría por el descubrimiento, dio un
sólo entonces se acordó de aquel detalle
y llamó largamente
plumas que necesitaba.
salto hacia la campanilla
mozo para
pedirle las
;
al
El pulso se le había tranquilizado ante la seguridad de acertar esta vez. Cuando volvió el mozo
con
la caja
de plumas pedidas, ni siquiera aguar-
!
HUGO
162
dó que
él
se fuera,
su nombre con
y
casi
la letra
Oh, aquello era
WAST*
en su presencia escribió
de Mr, John,
y sin ensayar una
vez siquiera, sin mirar al modelo, con una soltura
de mano admirable y de un solo rasgo, trazó al
pie del pagaré la firma de Mr. John Smith.
No había más que pedir; la imitación era per¡
distinto
!
;
fecta.
Venia entonces
plazo y
pagaré.
la
otra cuestión, la cantidad,
el
casa en donde había de descontar
el
la
Tenía que ser en Bahía Blanca y con el menor
plazo posible, porque se prometía retirarlo en
cuanto
la suerte le
devolviera su dinero.
Escribió a ocho días vista, ante una de las casas
más conocidas de Mr. John, y al fijar la cantidad vaciló un poco. Estaba tan seguro de que el
13 sería tan infalible como el 18, que casi hizo la
bravata de poner una suma insignificante, apenas
lo justo para comenzar; pero pensó que de hacer
las cosas había que hacerlas bien, y con el pulso
seguro estampó seis mil pesos.
Almorzó, pagó el hotel y después de tomado
el pasaje para Bahía Blanca, miró sonri^endo el
estado de su portamonedas; sólo le quedaba un
peso, lo justo para el coche, cuando la noche anterior había tenido ciento cincuenta mil, y pronto
tendría doscientos mil, por lo menos, ¡oh, estaba
seguro
Completo honor hicieron en Bahía Blanca a la
firma del millonario inglés.
.
,
163
NOVIA DE VACAaONES
A las nueve
la
rambla de
de
noche Macario se paseaba por
la
Mar
del Plata con sus seis mil pesos
en el bolsillo y una sonrisa de triunfal seguridad
en los labios.
Queria tomar un poco de fresco antes de ir al
Bristol, que poco a poco se iba llenando con su
clientela habitual.
Cuando a su vez entró
él,
chocóle un poco la
indiferencia con que le devolvían el saludo.
Pero no hizo caso, pensando con cierta alegre
que muchos no tardarían en ir a palmearle
Recales no estaba aún.
espaldas.
las
Tomó asiento, y temblando un poquito hizo su
primera puesta al 13.
Silbó la bolita de marfil y comenzaron a vivir
ironía
su vida febril los jugadores.
Macario sonreía
pero vendría,
j
oh,
;
la
sí
fortuna
vendría
!,
se
hacía
rogar,
todo consistía en
no alterarse; qué bien había echo en sacar sus
seis mil pesos; podía con ellos aguantar un buen
rato la mala racha.
Pero partía trepidando la bolita de marfil, y
corría, corría desbocada a través de los números
como si no quisiera detenerse en ninguno, y
cuando su velocidad disminuía y latían con fuerza
los corazones y se detenía, no era el 13 el número
que cantaban, era el i8, que volvió a estar de
vena.
La
sonrisa había desaparecido
del
rostro
de
Macario y comenzaba a desaparecer también su
calma. Desconfiando de su número, lo cambió,
!
HUGO WAST
164
y como
si eso hubiera bastado, el maldito 13 salió
dos veces seguidas. Aquello le hizo perder la sangre fría y volvió a jugar a la desesperada, sin
pensar más que en dominar con la audacia de sus
puestas a aquella loca fortuna, que
le
parecía ver
corriendo, indiferente
y coqueta, sin detenerse
nunca en su número, nunca, nunca.
El zumbido funesto de la ruleta llegó a marearlo. Como en un sueño lejano veía la sala de juego
turbia de humo, las mesas verdes las grandes
.
.
,
arañas luminosas, las caras ansiosas, las manos
febriles que se abalanzaban como garras sobre
las fichas u hojeaban los billetes, la voz monó-
tona del tirador de bola y las palabras roncas de
despecho, que rompiendo todas las fórmulas urbanas se escapaban de cuando en cuando a los
desengañados.
Todo
si
se
fundía en
una nube, que no sabía
era
el
humo
Sólo
la
vertiginosa rueda con sus casillas
de los cigarros o era su locura.
nume-
le aparecía con una terrible nitidez, y
su pequeño montón de dinero que se iba, se iba
radas se
con sus esperanzas, con su honor, con su vida.
Oh, sí, con su vida
Cuando llegó al último de sus billetes de cien,
sin haber ganado ni una vez siquiera, soltó una
¡
carcajada, y estrujándolo se levantó de su asiento.
No estoy loco todavía murmuró riendo
—
!
i
—
—
con una risa macabra, éste es para el pasaje.
Pero antes de irse, quiso ver el resultado de
aquella jugada en que él no tenía ninguna puesta.
.
!
165
NOVIA DB VACACIONÍS
Maldición
Su número por primera vez
Se sentó de nuevo, y como no tenía fichas
arrojó su último billete todo arrugado, y cuando
la bolilla se plantó lo miró estúpidamente desaparecer, barrido por el inexorable rastrillo.
Era temprano todavía, y saliendo de la sala de
!
¡
¡
juego se fué a tomar aire sobre la playa, adonde
se agitaba rugiendo el mar.
En la arena húmeda, lamida por las olas, se
detuvo.
era profundamente obscura.
La noche
A
lo le-
de las casas, y desde allí venía,
a oleadas, traída por la brisa, la batahola de aquel
jos veíanse las luces
mundo
que corría tras
febril
tras la vida.
el
oro, tras el placer,
.
La vida ¿ Qué valía ? Viendo el mar que llegaba rumoroso, desarrollándose como una inmensa tela flexible, hasta donde él estaba, y vol!
¡
vía a encogerse, llevándose sus olas, sus rumores,
sus fosforescencias, su extraña vida misteriosa,
comenzó a
sentir el vértigo de vivir la vida del
monstruo, de buscar la quietud de sus cavernas,
con todos los seres que él guardaba en sus entrañas, entre los que había muchos que como él habían ansiado la negra paz para reposar el cuerpo
azotado por la fiebre y el alma rendida por la pasión insaciada.
Pero
las
voces de unos paseantes nocturnos que
recorrían la playa,
asco del
soledad.
mundo y
lo
de
hicieron
la alegría,
allí con
y hambriento de
huir de
HUGO WAST
166
Refugióse en su cuarto, llamó al mozo para que
trajera whisky, y cuando el alcohol lo envolvió en su nube cálida, se metió en cama y riéndose
de su estupidez, que le hacía considerar las cosas
peores de lo que eran en realidad, se durmió profundamente.
Cincuenta pesos para irme
decíale a Recales al otro día,
a cuenta de los mil que me
devolverás cuando puedas.
Aunque Recales asegurábale que estaba absolutamente fundido, sacó un billete y se lo entregó
le
—
!
¡
—
a Macario, que ese
mismo
—
día se volvió a
Buenos
Aires.
— Para matarse hay tiempo, — pensó
;
y como su
calaverada podía ocultarse aún ocho días, aferróse a la vida con la esperanza de encontrarle al-
guna
salida al abismo.
No
era sólo la cuestión del pagaré falsificado;
era algo
más
urgente, los treinta mil pesos que
debía entregar a Mr. John en cuanto llegara.
Pero puesto en el tren de falsificaciones, inme-
diatamente encontró la solución haciendo otro
pagaré con la firma de los compradores de cereales.
Demasiado sabía que no
brirse todo
;
pero
al
tardaría
en descu-
borde del suicidio, adonde
su desventura y su inconciencia lo arrastraban, se
asía con desesperación a cualquier subterfugio.
Tenía que inventar también una historia para
explicar ese pagaré aceptado en lugar del dinero
contante que
le
debieron entregar, pero su ima-
—
KOVIA Dt VACACIONES
167
ginación estaba extraordinariamente fecunda y la
inventó, y Mr. John cayó en la trampa o aparentó
caer.
Esa misma noche fué a lo de los Smith.
Entre aspavientos y comentarios diéronle la
noticia de que no tenía que pensar más en Angelina, porque ella así lo había determinado.
cuánto honor le hacías
La presuntuosa
—
!
¡
!,
¡
dijo misia Tere.
— Esto es—agregó Javierita —pero como
la se-
ñorita es hija de príncipes, se guarda sin
duda
;
para
tará
el
el
—O
gran duque Cirilo, que dicen que nos visiaño que viene.
para el zarewitz insinuó Lidia, que tam-
—
bién despellejaba a la prima.
Ni
la
nueva, ni sus comentarios, después de sus
recientes emociones brutales, pudieron producirle
gran impresión; al fin él no estaba enamorado
ni poco ni mucho de Angelina, y si había emprendido su conquista era con el entusiasmo que
despiertan las campañas de esa índole.
Pero como se le volvía terriblemente difícil disel verdadero estado de su ánimo delante
de todos, fingió afectarse mucho con la noticia
que le daban, y así el aplastamiento moral en que
ya venía sumido, apareció a los ojos de todos el
frazar
resultado de la ruptura.
—
—
Pobre muchacho
suspiraba misia Tere, observando que las frivolas historias mundanas que
a ella la hacían temblar de indignación, a él, que
llevaba en el alma una montaña de remordimien!
i
!
HUGO WASt
16a
tos,
le
dejaban indiferente y abstraído.
—
¡
Pobre
muchacho
Quiera Dios que no sea esto para
mal
A la mañana siguiente, persistiendo en su em!
¡
peño de disimular hasta
mientras abría
el fin,
fué a la oficina, y
correspondencia para que Mr.
la
la leyera así que llegara, quedóse yerto,
viendo en uno de los sobres el membrete de la
casa en donde había descontado el primer pagaré.
La sorpresa y el miedo de la avalancha que
vio venírsele encima lo dejaron un momento inmóvil pero después, pensando que aquella carta
muy bien podía referirse a otra cosa y deseoso de
John
;
tranquilizarse, la abrió y la leyó.
El pliego tembló en sus manos a la primera
Esa vez
nea.
iba de veras
;
la falsificación
lí-
había
sido descubierta, porque no estando en los hábitos comerciables de
Smith
el
un potentado como Mr. John
descontar pagarés por pequeñas canti-
dades en plazas distantes, después de hecha la
operación, se despertaron las sospechas del gerente de la casa, y el cotejo de letras las confirmó.
En
aquella carta fría y lacónica, en su formu-
lismo comercial, que
de horror, hacían
la
el
desgraciado
leía
trémulo
denuncia.
Era el comienzo del fin quizás el otro correo
no más, aclararía la historia del documento de los
;
treinta mil.
Mejor era acabar de una vez con aquella
into-
y OVIA
lerable angustia
que
T>t
le
169
VACACIONES
estrujaba
el
corazón como
un torniquete.
Metióse la carta en el bolsillo, y acercándose a
Julio, lo palmeó en el hombro, con un enorme esfuerzo para fingir amabilidad.
Estoy algo enfermo le dijo, me voy; díselo a tío cuando venga.
Julio, con quien las relaciones andaban algo
destempladas, lo miró con indiferencia pero al
ver aquellos labios blancos, apretados, que deja-
—
—
—
;
ban escapar
las palabras
como un
soplo, aquella
sonrisa mecánica, aquella faz lívida, se asustó.
—¿Qué tienes?
— No estoy bien...
ró Macario,
y
el
salió antes
—
estómago ... murmuque Julio le hiciera otras
preguntas.
la mirada noble, tranquila y algo
de su amigo, que podía tener hondos pe-
Hacíale daño
triste
sares, pero
tias
que a
A
que no conocía
él lo
las
horrendas angus-
estrangulaban.
media cuadra sacó la carta y volvió a
el honor de comunicar a usted
que en un pagaré de fecha
por la suma de
seis mil pesos, a ocho días, descontado en nuestra casa, personalmente por el señor Macario
Sandes, ha sido falsificada su firma.
"Deseando resolver este asunto a la brevedad
posible, enviámosle el dato para que usted obre
leerla
la
:
"Tenemos
en consecuencia".
No era una pesadilla allí estaba terminante la
denuncia, en aquella hoja de papel, escrita a má;
HUGO WAST
170
quina,
como para que
fuera
más
cruel e impla-
cable.
Iba por Florida, y la vista de las gentes afanadas y presurosas, que desfilaban por la acera, como un reguero de hormigas, que se atropellaban
para pasar pronto, que se absorbían en los negomundo que para él nada significaban ya,
cios del
tan abstraídas en sus cosas que habrían leído en
su rostro la historia de aquella borrasca y habrían
pasado indiferentes, hízole sonreír con amargura.
¿ Cómo podían vivir, cómo podían luchar, cómo podían correr tras un puñado de oro sin caer
en cuenta de que su vida y su lucha y su carrera
febril en pos de las riquezas no eran más que
locuras y ridiculeces vistas desde el borde del
gran misterio?
Todos ellos, buscando esa tarde en los diarios
la noticia comercial, el chisme político, la nota
social, tropezarían con la mancha trágica de su
retrato, en la sección policial, encabezando un
suelto que leerían con curiosidad, pero sin mayor
emoción.
Después de caminar algunas cuadras se calmó
im poco su nerviosidad, pero aferróse más en su
espíritu su insensato propósito como una cosa
inevitable y fatal.
Entró en una armería y se compró un revólver
que le había gustado viéndole en la vidriera. Era
pequeño, muy elegante, todo niquelado, parecía
una
joya.
Al pagarlo tuvo ganas de bromear.
NOVIA DE VACACIONES
¿Es
cierto
171
que afirmando bien el cañón conno penetra? preguntó al
tra el cráneo, la bala
—
armero.
—
No he hecho la prueba,— contestó el otro con
una sonrisa, atendiendo a los clientes.
Macario salió. Tenía su habitación no lejos de
allí pero la idea de encontrarse con objetos familiares, que le evocarían tantos recuerdos, enfriandolé quizás su tremenda resolución, le quitó el
;
ánimo de ir a ella.
Tomó un coche.
Al "Metropole" ordenó.
Siempre son los hoteles los puntos de
esas macabras aventuras.
—
—
para
cita
Mientras el coche rodaba por el asfalto lustroso, pensaba Macario en que aquella era la última vez que recorría la hermosa avenida, y miraba los edificios, la gente, el movimiento, con
curiosidad, como lo miró todo la primera vez que
llegó a
Buenos
Aires.
Qué
niño era entonces y qué provinciano Todo, le admiraba, todo era nuevo; deteníase largas
horas ante las grandes vidrieras, y se pasaba el
i
día recorriendo las calles, sin
!
rumbo, perdido mu-
chas veces, pero encantado de aquella extraña
independencia de verse solo, en medio de tanta
gente desconocida. Con una sonrisa escéptica,
pero bien amarga, recordaba que entonces un peso en sus bolsillos le daba aplomo de capitalista.
Hablaba tímidamente a los mozos de hotel, a los
el que lo servía. Después había
cocheros, a todo
HUGO WAST
172
aprendido a tutearlos, y fué una de sus grandes
el adquirir el lenguaje presuntuoso y
descortés de la juventud elegante.
conquistas
Todas
las
visiones
desfilando en su
de su vida porteña iban
memoria con una
precisión dolorosas para
desde
el
Qué
j
él,
que
mundo.
quedaba todo eso
y una
evocaba casi
claridad
las
otro lado del
lejos
Apenas podía
!
creer que fueran sus propios recuerdos los que
pasaban ante su vista, como los árboles de la
avenida en la carrera del coche, aquella carrera
que por momentos le parecía fantástica, como una
caída en el vacío, como si le cubriera ya los ojos
el manto negro de la muerte.
En el cuarto del hotel, uno de esos cuartos sin
fisonomía propia, igual a todos los cuartos de todos los hoteles, se encontró más a su gusto. Estaba allí como un viajero de paso para comarcas
lejanas; no sentiría dejar nada, porque nada era
suyo ni había despertado en él ese apego que
así
engendran
las cosas familiares.
Pidió papel y tinta, y borroneó una larga carta
para su tío, exponiéndole su resolución y echándosela en cara
como
a
uno de
los causantes de
ella.
Pero cuando hubo concluido y
la leyó,
encon-
lenguaje tan falso, tan hueco, con la afectación de sentimientos que siempre habían estado
tró
el
a mil leguas de
el
él,
que
le
disgustó.
¡
Qué
diablos
!,
viejo había tenido razón siempre.
La rompió y
escribió otra con
un gran epígra-
:
175
NOVIA DE VACACIONES
A
mis amigos, que era como una proclama en
que se despedía del mundo, ya que el mundo lo
rechazaba, negándole la felicidad y el amor, que
tanto había anhelado y que sin duda merecía.
Pero ésa resultó aún más falsa y la rompió
fe
:
también.
Sentóse un rato en un sillón para combinar una
como las ideas se le ofrecían
medida que corría el tiempo y se
apoderaba de él la sensación de su muerte próxima, no pudo hilvanar ni una frase.
Acordóse de Angelina que lo había rechazado
también, y pensó que en los primeros momentos
su muerte caería sobre la inocente, como si hubiera sido la causa, y a pesar de la enorme injusticia que entrañaba la idea, no le disgustó del to-
tercera carta; pero
menos
do.
¡
claras a
Bah
!
¡
Qué
le
importaba a
él
que
ella
sopor-
tara los reproches con que la agobiaría la indig-
Una vez del otro
mundo distintas y muy
nación de misia Tere
vería las cosas del
!
lado,
leja-
nas o no las vería absolutamente, lo que quizás
era mejor.
Pero era necesario dejar algo escrito, porque
eso es lo tradicional en aquella clase de viajes.
Como no podía pensar por su cuenta, recordó
unos versos de Lamberti, se levantó y borroneó
esta estrofa
"No maldigas al alma que se ausenta,
Dejando la memoria del suicida;
Nadie sabe qué fuerza, qué tormenta
La arroja de
las playas
de
la vida".
HUGO WAST
174
Y
firmó: "Macario Sandes".
Ahora
sólo le quedaba apurar el mal trago.
Sacó el revólver, lo contempló un rato, lo tanteó,
jugó con él, buscando en todo eso una dilatoria,
porque,
al
acercarse
el
momento
trágico, sentiase
invadido por un pavor inmenso.
Pensó que quizás con un poco de dignidad, de
valor moral y de perseverancia, podría rehabilitarse ante la sociedad; pero calculando cuánto
tiempo tardaría y cuánta fuerza de voluntad importaba
regeneración de su carácter viciado, se
sintió más cobarde ante la vida que le imponía
deberes y responsabilidades, que ante la muerte
la
que se le presentaba como uno de esos abismos de
donde no se vuelve más y alrededor de los cuales
se han urdido mil leyendas.
Para conjurar el miedo, llamó y pidió al camarero su bebida favorita, whisky; quería emborracharse.
el
Pero pensando, con su perpetua frivolidad, en
espanto que se apoderaría del mozo, si al vol-
ver lo encontraba muerto, se paró, montó
vólver y se puso frente
el re-
al espejo.
Estaba lívido y temblaba; la mano no conseguía agarrar bien la culata del arma. Cerró los
ojos y se asomó con el pensamiento al gran misterio adonde iba a hundirse; recordó que cuando
pequeño, en los tiempos tan lejanos en que su
madre vivía, la pobre mujer le había enseñado a
rezar
¿ Pero habría Dios ? ¿ Habría otra vida ?
.
.
.
.
;
175
NOVIA CE VACACIONES
¿Habría quizás...? ¡Bah! ¡A buena hora
traban esos escrúpulos!
Abrió los ojos sintiendo los pasos del
le
en-
mozo que
volvía.
Tenía un lunar en la sien; pensó que allí era
un buen sitio para meter la bala y acabar con
aquel pequeño punto negro con que alguna vez
había presumido ya las vanidades del mundo le
importaban tan poco.
Como sintiera otra vez que su pensamiento,
como un náufrago, se asía a cualquier cosa para
huir de la idea fatal y dilatar el momento, se resolvió. Acercó el arma a la sien, sobre el lunar
y como el pulso tembloroso le impedía apuntar,
ya que temía frustrar su intento si afirmaba sobre la carne, con aquella duda que el armero no
le había resuelto, apuntó bien y para que la
bala no se desviara, sostuvo el cañón con la
;
otra
mano
.
.
.
.
XVIII
¡HASTA CUANDO, SEÑOR!
JUeía en su cuarto Angelina una de las novelas
que Mr. John le había regalado, cuando entró
María Esther toda espantada.
Hay una cosa triste
le dijo sentándosele
en la falda y abrazándola, como si comprendiera
que en todas las cosas tristes había una parte
—
—
para su amiga.
—¿Para mí? — preguntó Angelina.
— No para todos Macario
-¿Qué?
— Macario ha suicidado
dice "El Diario",
sé,
.
se
y en
culpa
la sala
.
.
.
.
.
.
.
,
.
lo
todas están llorando, y te echan
la
.
Angelina se puso de pie, como si le faltara el
adivinando todos los rencores y todas las
injusticias que iban a caer sobre ella.
Hasta cuándo. Señor hasta cuándo
murmuró desde lo íntimo de su corazón angustiado.
Vaciló un instante y después dijo:
aire,
—
¡
!
!,
—
.
.
!
177
NOVIA DE VACACIONES
quiero saber
—Voy a
—No, no vayas.
— Quiero
— No vayas, Angelina.
— Voy, tengo que
—suplicó
— No vayas, harán
paso, —no vayas.
ña cerrándole
la sala,
oir.
.
.
.
ir.
llorar
te
la
peque-
el
Angelina se desprendió de
ella
dulcemente y
fué.
Las tres mujeres estaban en la sala, juntas, sobre un sofá; coreando con gemidos la narración
del suicidio que Javierita leía por quinta vez en
"El Diario". 'Misia Tere era la más conmovida llevaba ya tres pañuelos puestos a la miseria con su
;
inacabable dolor.
Pero como
si
la
fuente de sus lágrimas se hu-
biera secado de golpe
y como
si
toda su pena se
trocara en indignación, irguióse, y con
el
brazo
extendido lanzó una imprecación contra Angelina,
que
muy
triste
y
muy conmovida
entraba en ese
instante.
— Afuera
¡
En
la
el
niña
!
¡
gesto,
el
Tú
en
eres
la
!
¡
Tú
palabra,
en
el
cuadro,
implacable rencor de todos contra
vio
ella,
sintió que a ella también la ahogaba una oleaba de pasión.
Pero acostumbrada a dominarse, ni un músculo
de su rostro reveló el tremendo combate que se
y
libraba en su espíritu.
Se dio vuelta, y murmurando para
sí la
queja
!
HUGO WAST
176
"¡hasta cuándo, Señor!", entró en su cuarto, don-
de
esperaba María Esther llena de miedo.
la
¡
Oh,
allí
estaba
el
refugio,
allí
la paz,
allí
el
consuelo
Estrechó a
la
niña contra su corazón, fuerte,
como para fundirla consigo, y la retuvo un
largo rato, bebiendo en su inmenso cariño la ener-
fuerte,
gía que necesitaba.
Lya pequeña lloraba devolviéndole sus caricias,
buscando sentir en su espíritu infantil lo que debía sentir su amiga, aquel dolor complejo que ella
no comprendía, pero que adivinaba grande y
amargo.
Cuando Angelina pudo hablar, la palabra brotó
mansa y
—
dolorida.
Pero crees que se haya muerto por mí ?
Si no me quería
creído nunca que me
¿ Has
quería ? No soy yo la causa no puedo decir cómo
lo sé, ni por qué se habrá muerto, pero estoy segura de que yo no soy la causa de esta desgracia.
¿Lo crees así, mi vida? ¡Si no me quería,
si no podía quererme tanto como para matarse
por mí
y buscaba la respuesta en los ojos, en
,
¿
!
¡
;
.
.
!
la
—
palabra de su amiguita.
—Yo también creo que no quería tanto, tanquiere, ¿verdad?
Julio
Julio
— No hables ahora de Julio—dijo Angelina
te
to.
.
sí,
.
te
re-
chazando
momento
y dulce recuerdo, porque en ese
en que estaba de su parte toda la razón
el triste
no debía buscar un consuelo donde hubiera una
sombra
siquiera de injusticia.
!
NOVIA DE VACACIONES
!
179
Tenía en el espíritu la convicción profunda de
que Macario no se había suicidado por ella.
¿Qué males, qué tristezas, qué amarguras en
su vida fácil no habría podido templar en el amor
hubiera
si
amado?
Acostumbrada a ahondar en su propia conciencia, si algo hubiera
alma desgraciada que
lla
habido escrito en aqueasí se hundía en la eter-
nidad, lo habría leído.
No no
En todo
;
¡
se había
el
muerto por
ella
día no salió de su cuarto. Al ano-
cuerpo para velarlo.
Las tres mujeres, vestidas de negro, pasáronse
buena parte de la noche al lado del cajón.
Misia Tere, contemplando a la luz de los blandones, convertido en capilla ardiente el gran salón donde Macario había estado la noche antes, no
podía menos de recordar a sus compañeras, en
medio de sus sollozos, aquel rostro desbordante
de salud y alegría, que ella misma, al darle la cruel
checer trajeron
noticia, cubrió
Oh
el
de
tristeza.
Malhaya
la
hora en que por su buen
corazón hizo entrar en su casa a aquella mujer
¡
!
Como
cado
¡
si lo
trágico de la muerte hubiera tripli-
dama profesaba al sobrino,
lloraba todas las lágrimas de sus ojos, jurando
el
cariño que la
que no se iba a olvidar nunca de aquel pobrecito a
quien Dios habría perdonado seguramente, en
gracia de su desesperación, como no perdonaría
jamás a la que causó su desgracia.
—
¡
Esto
es,
nunca, nunca
!
—sollozaba
Javierita.
!
HUGO WAST
160
— Mire cómo se troncha en
i
flor
una existenci
tan preciosa, por un capricho de coqueta!
Lidia, en un rincón de la sala, después de llora
un rat'j por el pobre primito a quien tanto querí
y otro rato por el veraneo en Mar del Plata qu
se les frustraba, consolóse bastante pensando qu
a su fisonomía de rubia le sentaría admirablemer
te el luto.
Don Víctor y Julio, que habían corrido con la
primeras diligencias, entraron juntos en la sal
y se arrimaron al cajón. El coronel, con una entraña nerviosidad, se martirizaba el bigote.
Qué locura, hombre, qué locura Cómo
no hubiera más mujeres en el mundo
¿Pero cree usted?... insinuó Julio por se
gunda vez, en voz muy baja.
No sé, no sé; bien puede ser que haya otra
causas, pero no aparecen; ni una palabra ha de
jado escrita, sino ese versito que nada dice; va
mos, si es por ella.
Julio no insistió. Dolíale en el alma que ell
anduviera mezclada en aquel asunto, porque sabí
cuántas tristezas le iban a causar.
Corrían otros tiempos para él ya su pensa
miento no huía de ella lejos o cerca, la recordab
tal como la vio en la glorieta, dejándole adivina
su corazón en sus palabras y en sus silencioí
Ella le había dado valor por ella, que todo lo se
portaba con dulzura, sufría también él, y callab
por llevar la mitad de la carga que hasta enton
—
—
—
!
¡
¡
c
—
.
.
;
;
;
ees ella había llevado sola. "¡Sea fuerte!"
—
le dije
181
NOVIA DE VACACIONES
—¡Oh,
qué fuerte sería en sus propias tribula-
ciones! Pero era débil ante las cosas que iban a
herirla a ella, y en aquel episodio adivinaba una
gran injusticia contra la inocente.
Mr. John, que hacía media hora se paseaba inquieto por la galería, asomóse al salón, y con un
gesto los llamó a los dos. Antes que nadie él tuvo
noticias del suicidio, por un comisario de policía
que fué a comunicárselo.
Cuando
llegó al hotel encontróse con el cadá-
ver del pobre
muchacho tendido en
cama. En-
la
papel con los versos de Lamberti y
una carta comercial dirigida a él, hallada en los
tregáronle
el
Era la misma que determinó
que
en
su apuro por abandonar el
y
bolsillos del joven.
el
suicidio
mundo
se olvidó de destruir.
Mr. John sintió al leerla una piedad infinita
hacia el desgraciado a quien la vergüenza había
muerto.
— Oh,
—
—
pobre muchacho
pensó
no tenía
agallas ni para ser malo.
Dejó a don Víctor y a Julio el encargo de correr
con el entierro y se fué a arreglar el feo asunto.
¡
el
!
;
Cuando a la tarde se vio libre y pudo volver a
su casa, ideando la frase con que había de comenzar la relación del suceso, encontróse con
que todo se sabía ya por "El Diario".
Hacía mucho tiempo que misia Tere, advertida
por Javierita, mucho más suspicaz que ella, hadado cuenta de que su marido protegía
tímidamente a Angelina; por eso cuando lo vio
bíase
:
!
!
!
HUGO WAST
182
entrar, por
nada del mundo hubiera perdido
la
ocasión de darle una embestida, clamando con
un acento plañidero, cortado por los sollozos que
estallaban en
pañuelo.
el
—Ven acá, Smith— exclamó desplegando pe— ven a ver nuestra desgracia.
satisfecho de
— ya sé—murmuró
no tener que dar
— ¡Ah! ¿Lo sabes ya? ¿Pero sabes por qué ha
que
ha muerto?
sido? ¿No sabes que es
—¿Ella? ¿Quién es ella?
— Esa mujer —clamó dama agitando papel como una bandera de combate y clavando
primera banderilla a su marido. — ¡Esa mujer a
el
riódico,
inglés,
el
Sí,
él la noticia.
lo
ella la
la
!
¡
el
la
quien en mala hora trajiste a mi casa! ¡Mira
lo
Mira cómo con sus coqueterías
que nos cuesta
nos está matando a los de la familia
Oh, Dios,
!
¡
!
¡
para cuándo, para cuándo tu justicia
Y Javierita
— Esto
¡
es,
coreaba
para cuándo
!
Mr. John frunció el ceño.
Ah ¿ Ustedes lo interpretan así ? ¿ Con esa ligereza juzgan las cosas para echarle el perro
muerto a una inocente?
•
—
¡
!
es
causa
— es
— No otra madre cordero.
—¡Atrévete a defenderla y creeremos que eres
su cómplice
—¿Sí? Pues crean que se dé gana; yo
i
;
ella la
ella,
Sí,
es
del
la
lo
no
me
ella.
cansaré de repetírselo
les
;
no
se
la
ha muerto por
.
.
.
183
NOVIA DE VACACIONES
Dio media vuelta y salió, vacilando en si volvía y les leía la carta que su mano estrujaba en
el bolsillo o las dejaba en su error. Pero había
venido resuelto a no revelar el triste secreto del
muerto mientras pudiera callar; y para poder
guardarlo y consolar al mismo tiempo a la que
sufría con su silencio, se fué al cuarto de Angelina. Estaba todavía con María Esther.
— Hijita—dijo a
pequeña,
la
—¿quieres
ir
a ju-
gar al jardín ?
La niña
y Mr. John se acercó a Angelina.
salió
—¿Cómo va sobrina?—dijo tomándola una ma-,
—¿Sabe ya que hay?
Angelina hizo señas de que
— Bueno me alegro de no tener que comunicárselo; ¿se
dijo Tere?
—No, María Esther. Tía está disgustada conmigo.
— Ah! ¿Por qué?. Bueno; ya por qué.
— Y usted cree
-¿Qué?
— Que se haya muerto por.
—¿Por usted?
— por mí. ¿Lo cree?
no.
lo
sí.
;
lo
i
.
¿
?
.
sé
.
.
.
.
Sí,
.
.
—¡No!
Fué tan
que Angelina dio un susquitaran un gran peso
de encima, y poniendo en los hombros de Mr.
John sus dos manos, apoyó la frente en aquel pesincero
piro de alivio
cho paternal.
el
como
no,
si
le
.
;
HUGO WAST
184
dicen
creen.
— Sin embargo.
y
—murmuró.
volviendo
hija mía — contestó
— No
tú que abandonaba en ciertas ocasiones y acaniña —tú sabes cómo
cabellos de
riciando
.
.,
ellas lo
lo
.
.
te aflijas,
él
al
los
la
mi mujer de extremosa
es
mañana
;
;
hoy
crucificará y
te
se dejará arrancar el corazón por
tí.
Esto
pasará.
—
No, no pasará, porque él se ha muerto dejando así las cosas él no era mi novio ni lo fué
;
nunca
vea, tío, ni siquiera
;
Oh
me
quería, estoy se-
Nadie me lo ha dicho, pero yo estoy
cierta de que no se ha muerto por mí; ¿no cree
que tengo razón?
Sí creo que es otra la causa.
Entonces cuénteselo a todos los que digan
que he sido yo.
Bueno, bueno!
gura.;
!
—
—
—
— Dígaselo
;
j
al
a
tía,
dígaselo a Javierita, a Lidia,
mundo. Esta
como una montaña. Yo no soy
coronel, a Julio, a todo el
cha
me
pesa
sospecapaz,
usted sabe que yo no soy capaz de hacer a nadie
un gran daño.
Bueno, hija, no llore dijo Mr. John conmovido por aquella inalterable bondad
yo les diré
a todos que usted no tiene nada que ver en esto
no se aflija, no llore, no piense más; déjelo todo
en mis manos.
—
—
;
—
.
Y
salió del cuarto
y fué a pasearse
adonde llegaba de cuando en cuando
al
vestíbulo
el
rumor de
—
.
!
185
NOVIA DÉ VACACIONES
algunos exasperantes sollozos de
tía del
la
muerto.
— Bah — murmuraba
disgustado
!
¡
.
impresionable
—
Nunca
lo
ha querido tanto como para que lo llore así.
A ratos, cuando su mujer o Javierita decían algo, siempre alguna recriminación para la causante de aquello, veníanle ímpetus de entrar a
leerles aquella carta
blo,
lo
primero
que
lo explicaba todo.
era ser justo!
respeto que inspira
el
¡Dia-
Pero conteníale
el
dolor,
Don
Víctor y Julio, que acababan de llegar,
pero como Mr. John no hablara
acercáronsele
;
una palabra, volvieron a
— Qué
¡
¡
locura
!
— iba
la capilla ardiente.
diciendo don Víctor.
—
no hubiera mujeres en el mundo
Mr. John lo oyó; ¿también él lo interpretaba
así ? Vaciló un rato, y por fin se decidió.
Y los llamó a ambos.
Cómo
si
—Oiga, coronel, y oiga usted, Julio: ¿creen us—Yo no sé—respondió don Víctor,—pero eso
es
que aparece; y
fuera, ¡qué locura!.
— No, no es
háganme
favor de leer esta
tedes que Macario se ha muerto por Angelina?
lo
si
así
así
;
.
el
carta; después juzguen.
Entrególes Mr. John el papel que era la clave
y con las manos atrás comenzó a
pasearse, haciendo resonar el mosaico bajo sus
trancos firmes.
del misterio,
—
Lo primero es ser justo... ¡Qué
murmuró disculpándose.
diablos!
!
!
!
HUGO WASt
1S6
Cuando
le
devolvieron
la carta la
dobló cuida-
dosamente y la guardó.
Mala cabeza, ¿no es cierto? ¡Ahí tiene usted
lo que son los muchachos metidos a hombres
Un poco de franqueza para contármelo todo, y
otro poco de viril resolución para enmendarse,
habrian salvado la situación. Un hombre que se
mata por un puñado de pesos comete una cobar-
—
Una cobardía para confesar y regenerarse
con una vida nueva, honrada y laboriosa...
^Nunca es demasiado tarde para ser hombre de
bien; pero no tienen el valor de tomar la vida
como es, con sus deberes y sus responsabilidades,
y creen arreglarlo todo con una bala. Cómo si
con matarse arreglaran nada! Se borran ellos,
pero la mancha no se borra; esa queda para
siempre
Malas cabezas
Pobre muchacho
Y una inmensa compasión se difundía por el
rostro noble y sereno de Mr. John, que recomenzó sus paseos a lo largo de la galería, hundido
en sus pensamientos y murmurando las palabras
día.
¡
.
!
¡
¡
del Salvador.
— El
la
que esté libre de culpa
primera piedra, qué diablos
¡
tire
contra ellos
XIX
EL DIQUE Y LA OLA
Angelina con su pobre amor escondido, que en sus visitas a don Anselmo ya no
le dejó penetrar como antes su secreto, con miedo de que el buen sacerdote destruyera la humilde ilusión en que ella había encontrado su paz.
Corrían llenas sus horas de un encanto indecible, y su corazón vivía satisfecho con lo que
otro hubiera muerto de hambre.
Bastábale mirarlo de lejos, en las noches de
visita, cuando cruzaba el vestíbulo iluminado,
cuando se asomaba a alguna de las ventanas
que deban al jardín, cuando al irse trasponía la
puerta de cristales buscándola a ella con la tris-
Era tan
te
feliz
mirada.
Adivinaba que su pensamiento vivía lleno de
su imagen, que se iba pensando en ella a quien
pasaba días enteros sin ver; y la misma tristeza
que estaba segura de causarle, era
extraña alegría de sentirse amads^,
como una
HUGO WAST
188
Un
día
María
Esther
le
llevó
una hoja toda
arrancada a un cuaderno y que venía
doblada hasta formar un pequeñísimo paqueescrita,
tito.
— Me
lo dio Julio
para
tí
—
le
dijo.
La desplegó temblando llevaba un número de
compaginación; una fecha, 13 de enero, y una
hora, 12 de la noche.
Recordó Angelina que, en la sierra, habíale
contado Julio que llevaba siempre un diario
donde anotaba sus impresiones, y comprendió
que aquella era la hoja escrita la tarde en que
los dos estuvieron en la glorieta.
Al darse cuenta de ello, sintió un impulso de
curiosidad tan grande, que aun segura de turbar su paz leyéndola, tembló ante la idea de
pedir consejo a don Anselmo.
"Hoy he estado con ella
decía el diario de
Por un momento volví a verla como era
Julio.
antes, y he sido feliz. Tenía la inmensa ilusión
de hablarla a solas, porque de ese modo la hallaría tal como es y todos mis sueños dormidos se
han despertado. He comprendido que el tiempo
no ha pasado para ella, y en medio de la felicidad
de sentirla fiel, he sufrido la mortal angustia
:
—
—
;
de mi soledad.
"Su palabra, su
me han dado
gesto,
como
su mirada,
an-
"¡Sea fuerte!" me ha dicho al salir, y he sentido caer en mi corazón esa
palabra como una orden. Seré fuerte seré fuerte y resignado como ella.
tes,
valor.
;
.
!
!
189
NOVIA DE VACACIONES
"Mi pobre, mi dulcísima Angelina, ¡qué bien
sabes querer tú Tú que triunfas de la ausencia
y del olvido y de los celos. Me mandas ser fuer!
y yo
te,
sé
que tu palabra quiere decirme: Ama,
pero no a mí.
Y
yo,
que era débil y egoísta, ahora,
que voy leyendo claro en tu espíritu, seré fuerte
por parecerme a tí.
"Pero ¿podré serlo?"
Angelina comprendió que el envío de aquella
hoja de diario, días después de haberla escrito,
.
quería decirle
¡
:
¡
Soy
débil
Pero cómo llegaron a su corazón aquellas
y resignadas
un viento de marzo barriera sus buenos propósitos, pensó en la injusta tristeza de
su vida. ¿No tenía también ella derecho a su
frases intensas
Como
si
parte de alegría en este
mundo?
Miraba hacia atrás sus años y sumaba sus
tantes
ins-
Recordaba su judía llegó la primavera
de dicha; ¡cuan pocos!
ventud, solitaria y fría. Un
su alma, que floreció
para
como
los
naranjos.
Después vino el invierno y cayó sobre ella la escarcha del olvido, Habían pasado tres años, y
ahora, cuando volvía a brillar el sol, un sentimiento delicado
que
allí
no adivinaba nadie,
ni nadie
agradecía, hacíale cerrar sus puertas para que
le
no
le llegara ni el
Y
amor
ni la vida.
no sufría ella sola; él también. ¿Tenía ella
derecho de seguir la senda austera que se había
trazado, cuando al pasar hería el destino de otra
alma?
HUGO WAST
190
Volvió a leer
bras del
la
amado
página del diario, y
hirvieron
como
las pala-
lava:
"Todos
mis sueños dormidos se han despertado".
¿ Por qué habían de dormir siempre aquellos
pobres sueños? ¿Podia condenar a la soledad a
aquella alma hermana cuando estaba en su mano
hacerla feliz, recibiendo también ella su parte de
felicidad, porque su deber, lo que creía que era
su deber, así se lo marcaba? ¿Pero era ese verdaderamente su deber ? ¿ Lo que creía bondad no
era, por ventura, soberbia?
Moría la tarde era la hora tranquila en que
más la asaltaban sus pensamientos. Maquinalmente habíase ido arrimando a la ventana abierta.
Sin saber de dónde, en la ola de perfumes en
;
'que la envolvía
el
jardín, venía algo
como
el
olor
campestre de la sierra.
Por ese extraño poder que tienen los aromas
de despertar antiguas sensaciones, evocó de golpe el paisaje del arroyo.
Era de mañana y cantaban las cigarras y gorjeaban los pájaros y del fondo del sauzal venía
el arrullo tierno de las palomitas.
Se vio de nuevo sentada sobre las piedras, bajo
los sauces, cerca de la jaquita y al lado de su
amigo que le decía palabras que ella en vano
había querido olvidar.
El arroyo corría a sus pies con rumor cariñoso,
la punta de su látigo, y ella, vergonzosa
no atreviéndose a mirar a su amigo, setriste,
y
besando
:
!
.
NOVIA DÉ VACACIONES
guía con
la
mirada húmeda una
IQl
flor
que huía en
la corriente.
la pequeña
y había acertado.
Hubiera durado siemQué sueño, qué sueño
pre; hubiera dormido ella la vida entera soñando
el cuadro de aquella inolvidable mañana, sola con
él, oyéndolo hablar de amor y sintiendo llegar
con sus palabras la voz quejumbrosa del sauzal
Cerró los ojos y vio el mismo cuadro algo cambiado ella no era ya la novia, era la esposa y
Comparó entonces su dicha con
flor
;
!
¡
¡
:
él
;
murmuraba en su oído
las eternas palabras,
en su corazón, que era una flor abierta, caía
amor como un rocío
La entrada de una
.
y
el
.
sirvienta la arrancó a sus
pensamientos.
Era Micaela, la mucama de Lidia, que hacía
tiempo la seguía como una sombra.
Dice la niña Lidia que si quiere ir al corso
—
la
espera; ella está vestida.
Angelina, disgustada de que la hubiera sorprendido en aquella actitud meditativa, estuvo
tentada de dar las gracias y quedarse, aduciendo
razón; pero, acostumbrada a vencerse,
cualquier
contestó simplemente
— Dígale
que no estoy vestida; pero que si
un cuarto de hora, la acom-
quiere aguardarme
pañaré con mucho gusto.
Y se vistió rápidamente.
Los primeros días de la muerte de Macario
habían sido para ella bien amargos, porque en
'*V~ -.-ASr--
!
HUGO WAST
192
ocasiones en que se encontraba con misia
las
Tere o
Javierita, tenía
que dominar su dignidad
herida por los reproches que leía en sus miradas.
Misia Tere había tomado a pecho como una
madre
trabajo de llorar al muerto, y era de ver,
innumerables visitas de pésame que recibía, suspirando y restregándose
la
nariz con el
pañuelo, el rosario de elogios que hacía del pobre
muchacho.
De cuando en cuando escapábasela una frase indiscreta o torpemente velada que iba a herir como un latigazo a la causante de todo aquello, que
no aparecía nunca en la sala.
Todos creían en la novela que había urdido
misia Tere, y suspiraban con ella cuando llegaba el desenlace trágico.
Cómo si no hubiera mujeres en
El pobre
el mundo
solía añadir por vía de epílogo
Javierita, que había aprendido de don Víctor
aquella frase y la repetía con fruición.
Pero un día las visitas no oyeron más la trá"¡ Ay
gica exclamación de misia Tere
de la
causante de todo esto !", porque Mr. John, que
había luchado en vano por convencerla de que
era otra la causa del suicidio, acabó por mandar a paseo la memoria del muerto, para cuidar
la honra de los vivos, y sacó la famosa carta
y la leyó a las dos mujeres.
Misia Tere había quedado lívida; Javierita
indignada. Aquello era una calumnia
Cómo calumnia El había retirado y tenía en
en
el
las
—
¡
—
!
!
¡
:
¡
¡
!
.
193
NOVIA DK VACACIONES
SU poder los dos pagarés falsificados.
Lo primero
de lo primero era ser justo; si ellas le hubiesen
hecho caso y se hubieran callado la boca, se habrían ahorrado aquella mala noticia; y aun había algo más, sólo que con eso bastaba por entonces; pero si volvían a las andadas.
.
porque no tenía espíritu para paseos, Lidia, en cambio, deseosa de
lucir su luto que le quedaba muy bien y que
al fin y al cabo era bien ligero, salía más que antes, acompañada de Javierita, que n» amaba el
Si misia
Tere no
salía
encierro.
Pero una tarde Javierita no pudo ir con ella, y
Angelina fué invitada.
Lidia se alegró mucho de la nueva compañera y hablóle como nunca, de sus ilusiones, de
sus amores, de sus penas, porque en su cabecita
de muñeca, más que en su corazón, también había penas; y cuando volvieron a casa, los pensamientos de Angelina habían cambiado de dirección.
¡
cha
No
Ella no tenía derecho de turbar la di-
!
de
prima, tan alegre con su traje
con su automóvil y su novio.
Las penas que Lidia le contaba con tan-
su
de luto, tan
¡
ta
Oh
!
¡
linda
feliz
seriedad,
cómo
cabían
en
el
hueco
de
su
mano!
Bendito paseo que había venido a tiempo de
contener la ola que amenazaba romper el dique
de su voluntad fatigada.
Esa noche,
al
cerrar la ventana de su cuarto,
.
HUGO WAST
104
en
sintiendo
el
aliento
fume que esa tarde
del
jardín
el
mismo
per-
había hecho soñar despierta, pasó por su imaginación el cuadro del
arroyo, el dulce sueño.
la
.
— No,
no,
¡
no
!
—
dijo
llena
de lágrimas
YOz, sacudiendo la cabeza para echar lejos,
jos,
aquel pensamiento que
la
la
le-
turbaba.
Dormir eternamente, vivir sin pensar, vivir
como los niños, amando siempre, pero sin pensar,
porque con sus pensamientos llegaba
que combatía su dique.
si cedía
No, no, no
!
¡
!
¡
Qué
la
ora
iba a ser de ella
XX
LA CALMA EN EL MAR INQUIETO
Micaela, a quien Javierita habia convertido en
centinela de Angelina, llevó a aquélla la noticia
de que don Víctor habia conversado largamente
con ella en la glorieta, y que ella habíalo condecorado con una rosa, sin duda porque no había
jazmines.
Y era que el coronel, perdido con el triunfo un
poco del entusiasmo que en él había despertado
su conquista de la huérfana de Leoni, volvió a
torcerse los bigotes en honor de Angelina.
"¡ Como si no hubiera mujeres en el mundo !"
pensaba Javierita viéndolo descarrilado de nuevo.
Parecía que a don Víctor le hubiera llegado
entonces la época de la cordura, pues sorprendíase a
¿Qué
sí
mismo
cavilando.
¿De qué sercomodidades amontonadas en
su hotelito de la calle Maipú?
Desde algún tiempo atrás, quizás desde que
vían
el
se hacía él en su soledad?
lujo
y
las
HUGO WAST
196
sentia cierto despego
vio a Angelina,
vida de célibe, de
había hecho
te
la
hacia la
que teórica y prácticamenapologías
brillantes
delante
de
desesperada Javierita.
la
A
sus
Sus
ojos
existencia
la
iban
teorías
tomaba otro
como un
aflojándose
color.
barril
y más de una vez, tendido en una
hamaca paraguaya donde dormía la siesta, consipuesto
al sol,
al matrimonio quizás le pasa lo que al
que no es tan malo como lo pintan.
Algunos de esos pensamientos debió dejar traslucir en casa de los Smith, porque las esperanzas
deró que
león
;
día, aunque para perder
pronto sus brotes don Víctor declaraba
categóricamente que le gustaban las mujeres de
veinte para abajo.
al burro viejo le gusta el pasto tierSí, sí
de Javierita retoñaron un
muy
—
—dijo
;
;
no
socarronamente Mr. John.
Y con don Víctor aceptara aquello riéndose,
Javierita insinuaba melancólicamente que el pasto
enfardado es quizás menos florido, pero también
menos indigesto.
Cuando el coronel,
cario, perdió las
antes de la muerte de Maesperanzas de conquistar a An-
gelina, dedicóse a
Magdalena Leoni, y acabó por
ella dueña de casa,
preguntarse cómo quedaría
en su hotelito.
Allí estaba el
marco natural de
la gentil flo-
rentina, que tenía en sus venas sangre de nobles.
Pero
de
impenitente
la
noche a
que había
la
mañana, aquel tenorio
despertar en
logrado
:
M
NO\TA
VACACIONÍS
197
que puede haber de amor y
corazón de una mujer que
velas hacia otro rumbo.
sus
orientó
se entrega,
¿Comprendió él qué drama se desenvolvía en
aquella alma que él había ganado y que ahora
Magdalena todo
lo
de confianza en
el
abandonaba?
Angelina, ignorante de los asuntos de Magdasintióse halagada viendo tornar a ella la
lena,
de don Víctor, que un momento pudo
comprometida por aquella absurda historia
amistad
creer
del suicidio.
Y aceptó con agrado sus atenciones que hacían
consumirse de celos a Javierita.
Una tarde encontróla don Víctor en la glorieta
leyendo las Rimas de Bécquer.
Tomóle
y comenzó a hojearlo.
Mira sobrina, yo no conozco más versos que los del himno nacional y me
el libro
— Versos,
¡
versos
!
parecen bastante malos.
Si conociera los de este libro no hablaría
mal de los versos.
—
El coronel leía saltando las páginas. De pronto
miró a Angelina que llevaba una rosa en el
pecho, y sonriendo le leyó una estrofa que era
una delicia
—¿Cómo
vive esa rosa que has prendido
Junto a tu corazón?
Nunca hasta ahora contemplé en la tierra
Sobre el volcán la flor.
:
HUGO WAST
198
Angelina soltó una alegre carcajada.
dijo desprendiéndose la
Se la regalo, tío
así
rosa, que él se apresuró a poner en el ojal
estará tranquilo por la suerte de esta pobre flor,
—
ella vivirá
y
Fué
—
;
sobre
—
el hielo.
esa la rosa de que Micaela hizo
el
cuento
a Javierita.
A
punto estuvo don Víctor de quemar sus navínole como un vértigo y un torbellino de
palabras llegó hasta su garganta. ., pero no pasó
ves
;
.
de
allí.
Angelina adivinó el combate que se libraba en
espíritu de su amigo, y temerosa de la declaración que veía inminente, como fuera ya la hora
en que ella, que hacía de jardinera desde algún
tiempo atrás, regaba sus flores, dejóle allí plantado y volvió al rato con una manguera que
arrojaba una ducha de agua pulverizada; pero no
vino sola, sino con María Esther.
Don Víctor miraba encantado el cuadro de la
niña que bañaba sus plantas, con un amable placer de hacer bien.
Angelina díjole acercándose, no es sólo el
himno nacional también sé otros versos.
Y el coronel, que tenía una hermosa voz, tarareó la música de una zarzuela viejísima y cantó
el
—
—
—
;
bajito
"
Antoñuelo
Cuando
Y
se
me
acerca
riego mi rosal,
echarle agua
Para hacerlo
me
retirar.
es preciso
^tM
!
NOVIA
190
VACACIONES
Dlt
Angelina sonrió amenazándolo con la manguera. Pero fué todo lo que don Victor dijo aquella
tarde.
No
se explicaba
cómo
aquella
muchacha
amor
volvía tímido, y ante ella las frases de
lo
se
anudaban en su garganta.
Hacía algTÍn tiempo que misia Tere había despedido al jardinero, y como aun no hubiera ensubstituyóle Angelina, que había
cuidado de sus flores una ocupación
más en que entretener sus actividad y su espíritu.
Regándolas, podándolas, cuidándolas cuando
estaban enfermas, como a criaturas humanas,
contrado
otro,
hallado en
el
vínole una vez la idea de
ces acogió con
una
en desarrollar hasta
para
el
un proyecto que entonque no tardaría
heroísmo su corazón fácil
sonrisa, pero
el
bien.
Todos los días visitaba a don Anselmo, y escuchaba los consejos de que antes había querido
huir, con un gusto indecible, como si la caridad
que respiraban las palabras del buen viejo, fueran un bálsamo para su corazón y la voluntad de
Dios estuviera entrando en él.
¡Qué hermosa paz había logrado
el inquieto mar de su pasión
edificar
so-
bre
Julio, aquel tímido Julio con quien se encontraba algunas noches en la sala o en el comedor,
porque misia Tere había extremado su cariño
hacia él y lo obligaba a concurrir
mirábala con una
—I Soy
muda
más
débil ¡—quería decirle,— no
¿ Me manda
aún
a menudo,
súplica.
ser fuerte
?
puedo
más...
:
HUGO WAST
200
Pero ella, que no quería leer esa mirada, porque agitaba su mar, pasaba indiferente y tranquila, diciéndole con su modo
Sea fuerte Ya ve, yo lo soy.
Sí, era fuerte, pero a costa de cuánto trabajo.
Y aun no estaba segura.
Temía oir su palabra suplicante temía leer
en sus ojos la queja de su corazón temía verlo
llegarse a ella vencido y cobarde, a pedirle una
—
!
¡
;
;
tregua.
¿Cómo
¿Y cómo
hubiera podido rechazarle sin herirlo?
hubiera podido herirlo
si
en su exis-
grande y puro amor
una bendición de Dios que caía sobre su alma
tencia
solitaria
era aquel
afligida?
,
Alguna vez pensó en que aquella fuerza fecunel alma de su madre que desde el cielo
descendía hasta ella. Porque si era buena, si era
humilde, si era fuerte, a su amor, a su gran amor
da era
lo debía.
¿Qué
habría hecho ella
sin
lo
que era
el re-
sorte de su vida?
¡
Pero cuántas veces,
al
dormirse, cuando recos-
taba su pobre cabecita cansada de no pensar, porque más le costaba huir de sus pensamientos que
dejarse
el
por
ellos,
sucedióle ver en
sueños
cuadro de su felicidad truncada!
Y
la
llevar
al
otro día, cuando en medio de sus tareas
asaltaban las
dulces
vanidades
del
sueño,
en
que no había tenido culpa, pero en el que
su corazón había vivido un momento de vida
el
201
NOVIA nt VACACIONES
dichosa,
era la lucha
tremenda para arrancar de
raíz aquel sentimiento prohibido.
¡
Cómo enervaba
su voluntad
la
cha que había quedado en su alma
extraña
como
el
di-
dejo
filtro mágico
Pero luchaba y triunfaba, y su amor a Julio,
inmenso y tranquilo como un mar amansado por
su constancia y por el nuevo espíritu que le infundían las palabras del viejo sacerdote amigo,
iba transformándose en amor a la humanidad.
Qué profunda, qué dulce paz
de un
¡
!.
!
XXI
LA INÚTIL VICTORIA
Era
la
víspera del Carnaval.
La
familia de los
Smith, tentada por don Victor, que les escribía
desde Montevideo, adonde lo habían desterrado
momentáneamente algunos chismes
lacionados con
políticos re-
revolución del 4 de febrero de
marchaba
se
a la capital uruguaya por toda
1905,
la
la
semana.
La más entusiasmada
era Javierita, y a ella se
debía que misia Tere hubiera consentido en re-
nunciar por un tiempo a su aparatoso dolor. La
verdad era que aunque la dama se obstinaba en
seguir llorando
al
sobrino, estaba interiormente
aburrida de su manía.
Tras larga lucha venció por
más que la muerte de todos
mundo
había llorado
la
fin Javierita,
los
ausencia
sobrinos
de
su
hombre, y que ansiaba rendirlo a fuerza de
que
del
gran
flo-
res en los corsos.
Molestábale, sin embargo,
la
idea de que
An-
.
.
:
:
:
NOVIA DÉ VACACIONES
gelina estaría
que ya para
allí
203
para estorbarle su triunfo, por-
no era un misterio que
ella
codi-
el
ciado solterón estaba a punto de perderse por la
muchacha. Por eso fué inexpresable su gozo,
cuando la víspera del viaje la oyó decir
Lo que siento es por mis flores, que van a
Y también por
sufrir; no hay jardinero todavía.
que
enfermo
Anselmo,
está
don
y los sirvientes
no lo sabrán cuidar.
—
.
.
Javierita volvió hacia ella los ojos suplicantes.
Por primera vez
la
miraba
así.
— Quédese — decíale aquella mirada, mientras
hablaba con su voz meliflua
— Esto es pobre está bastante mal hoy
a ver, y
no hay quien
cuide.
— Si les parece podría quedarme yo—insinuó
!
i
;
fui
el
lo
;
lo
si
.
Angelina.
A misia Tere, que en todo veía complots y que
no había hecho los sutiles razonamientos de Javierita, no le agradó la idea pero arrastrada por
ésta, dijo al cabo
Bueno, quédate; estarás sola
y podrás regar
;
:
—
las plantas a tu gusto.
María Esther, que había seguido ansiosa
bate, suplicó a su
el
de-
vez
Yo también me
quedo.,
para acompañar-
la...
— No, nadie
la
va a comer.
—Déjame que me
rre
el
corso
.
quede,
.
— He dicho que no, y no.
mamá
;
a mí
me
abu-
.
HUGO WAST
204
Y
bastó que
le
entrara la convicción de que sus
revoluciones eran irrevocables, y de que era necesario cortar aquella amistad, para que las súplicas
pequeña, decidida a dormirse en los corsos,
se estrellaran en la inflexibilidad de la madre.
Sintiólo en el alma Angelina porque cada día
iba queriendo más a su cariñosa amiguita, pero
de
la
ella, que maduraba en su espíritu cierta
un gran deseo de soledad y de retiro, y se
consoló viendo la tranquilidad en que quedó sumida la casa desde que todos partieron.
había en
idea,
Javierita se iba radiante
Lidia loca de gusto
porque Julio las esperaba en el vapor, y misia
Tere suspirando porque aquel viaje recordábale
otro hecho en épocas más felices, en que iban todos, todos.
y aquel todos se refería a los muer;
.
tos.
.
.
Bajo
el
grupo de naranjos que sombreaban su
rincón encontró Angelina a don Anselmo, sen-
tado en su viejo sillón de cuero, dando pez
al arco
de su violín, dormido desde hacía tiempo por orden de misia Tere.
— La pobre
— díjole
¡
cia
el
!
blandas
música
me
cerdas
le
ha sufrido tanto con esta desgraviejo que continuó frotando las
contra
lastima
pasa a mí, pues
encolerizado,
como
la
gastada
pez.
ánimo..., todo
el
me
al
el
— que
la
contrario
Cuando estoy
lo endulza.
rey Saúl
lo
arpa de David,
mi violín me calma.
Viendo la dulzura de aquel semblante evangélico
por
el
que parecía correr
la
serenidad de
.
NOVIA DE VACAaONES
la
conciencia
como un
rio
tranquilo,
203
Angelina
sonreia pensando en las cóleras del anciano.
Ahora que no está la pobre, voy a ver si no
—
he perdido del todo el pulso.
La música de don Anselmo tenia una expresión
singular; a pesar de su ignorancia completa de
la técnica del arte, al tocar ponia en las notas su
ingenuidad dolorida, llena de eterna esperanza,
Angelina, desde que lo oyó tocar "Tutte le feste",
sentia miedo por el violin del señor Paganini,
un miedo infantil de dejarse envolver por un he.
chizo.
Vamos, me alegro de que
esté tan animoso;
embargo, que se acostara temprano dijo apresuradamente, viendo que don Anselmo había concluido de dar pez y comenzaba a
afinar precisamente con la frase de Rigoletto que
ella temía.
Tengo que hacer algunas cositas
y regar mis plantas volveré más tarde y le traeré
seria bueno, sin
—
—
;
flores para sus santos
Y
se alejó
huyendo
.
.
.
del espíritu del pasado, te-
merosa de que se destruyera la obra de transformación que se operaba en ella.
Pero como si el corazón le anunciara un gran
peligro, tembló entera cuando al llegar a la galería oyó sonar la campanilla.
Corrió a refugiarse en su cuarto, con un presentimiento de lo que iba a suceder.
No se había equivocado.
Era Julio que venia a hablarla humildoso
y
! .
auGO WAST
206
triste
y que temblaba
casi
más que
ella,
que ape-
nas pudo responder a su saludo.
Angelina entró en la salita cuyo balcón daba
sobre
jardin interior, y
el
él la siguió.
gran batalla,
y firme en sus propósitos, cerró su corazón a la
ternura y habló la primera.
Yo lo creía en viaje
No, no he ido me he quedado con el pasaje
Van tantos que
en la cartera
¿ Para qué ir ?
a mí no me necesitan
No diga eso usted sabe que Lidia iba contenta porque estaba segura de que usted iría.
Comprendía que
—
—
se iba a librar la
;
.
—
— Sí
—Ahora
?
¿
.
.
.
.
¡
;
.
No
creo
.
.
disgustada;
estará
usted
impresionable que es... ¿Por qué
le
conoce lo
da ese dis-
gusto ?
— Bah
¡
Si
el
!
traje
j
Se consuela fácilmente.
que mañana va a estrenar, ya sabe
Lidia, Lidia
!
usted, el traje de fantasía de
Mme.
Carraud, pro-
duce efecto y la miran mucho, estará contenta.
Si no, ¿qué quiere usted, que la consuele yo que
no puedo con mis propios pesares?
Usted es cruel está herido, no sé por qué ni
por quién; ella es buena y cariñosa y bonita, ¿no
es cierto que es bonita?; ¿por qué, pues, piensa
así de ella, usted que la conoce todavía mejor que
yo ? Es gusto de hacerse daño Yo no sé por qué
siempre ha de haber en nosotros mismos otro ser
maligno que se empeña en hacernos sufrir cuando no tenemos la felicidad, somos modestos, sus-
—
j
;
!
;
.
:
.:
NOVIA
Dfi
20?
VACACIONES
piramos por ella y con cualquier cosa nos contentamos cuando la tenemos, somos soberbios y la
desdeñamos, y la arriesgamos, y la perdemos muchas veces... ¡Raro modo de ser!, ¿verdad?...
Hablaba lentamente, casi sin conciencia de Jo
;
que decía, como si fueran sus propios pensamientos que se asomaran a sus labios.
Se calló, porque le chocó el tono confidencial
en que se había expresado. ¿ Por qué había dicho
eso? ¿que tenía que ver con
El
—
Sí, tiene
razón; somos así; buscamos
donde no está.
la
dicha
.
Su palabra era vaga, su
timo se decidió a entrar en
frase tímida; por úlcuestión, y, sin mi-
la
siguiendo con los ojos
rarla,
asunto?
el
contestó
le
el
dibujo de
la
al-
fombra, dijo
—Angelina, ya habrá adivinado he venido
— Ha hecho mal—contestó
con firmeza.
— Bueno, he hecho mal pero qué iba a halo
;
por usted.
ella
sí,
;
¿
No
cer?
tengo ánimo para otra cosa; hacía ocho
días que no la veía y tenía sed de verla viéndola
;
sufro; es
como
si
me quemara el alma,
me muero ... En vano cada vez
su visión
pero no viéndola
que venía miraba hacia el jardín por si alcanzaba a ver siquiera su silueta; usted nunca está
allí,
gas.
y,
sin
embargo,
las flores
eran antes sus ami-
.
—Ha
—
hecho mal, ha hecho mal; muy mal recon vehemencia, más para sí que para
pitió ella
!
.
.;
,
HUGO WAST
208
porque desde
Julio,
el
fondo de su
sacrificio,
nacía una voz que ahogaba sus palabras duras.
¡
Dios
!
j
se fuera
—
Que acabara pronto
!
.
.
que
;
.
Sí, lo sé,
más; me
aquel martirio
he hecho mal, pero no
duele,
me
me
lo
diga
extravía oiría hablar así; soy
perdóneme, pero no puedo más. Quise ser
me ha vencido el recuerdo, ese recuerdo que yo no puedo matar, de los días en que
era feliz..., ¡en que éramos!, ¡usted y yo!, y
he querido hablarla, porque tengo una infinidad
de cosas que decirle, ., de cosas tristes.
No, usted no tiene nada que decirme a mí
sus confidencias son de Lidia. ., a mí nada, nada.
pero no hable de Lidia déjeSí, sí, bueno
me pensar sólo en usted, un momentito, sólo un...
No, ni un momento... Usted no debe...
Se levantó ofendida, queriendo terminar la escena; pero él se quedó sentado suplicándole con
la mirada que lo escuchara un momento.
No me arroje de aquí murmuró dulcemente
como me ha arrojado de su corazón ... Soy
débil,
fuerte, pero
.
—
—
—
.
—
—
—
débil
—Una
fuerte!"
;
;
¡
vez
me
lo
dijo;
yo
¿Lo ha olvidado ya?
pie, soberbia, inaccesible,
contesté: "¡Sea
le
—
dura,
preguntó
ella
de
,
— ¡Ay!
Le tengo envidia a usted que sabe ser
que ha sabido olvidar.
Quizás es más
fácil olvidar que ser fuerte.
La miró por si hallaba en su expresión una respuesta, pero Angelina era una estatua... Bebió
fuerte, o
.
.
.
.
!
:
:
.
209
NOVIA DE VACACIONES
un momento la amargura de aquel silencio desdeñoso y continuó
También yo querría ser fuerte, pero no puedo. Antes vine en busca de un poquito de su fortaleza, pero ahora no; ahora vengo en busca de
—
un consuelo. Ya no tengo derecho a pedírselos;
pero
la
he
querido
tanto,
he
sufrido tanto, he
llorado en silencio tanto, tanto, que
ble estoy redimido...
amar
así,
si
Usted no sabe
fui
lo
usted no sabe lo que es sufrir
culpa-
que es
us-
así,
ted no sabe lo que es estar a cada hora, a cada
un secreto que querríamos ver a la luz del sol y que debemos guardar,
que nos tortura y que, sin embargo, no cambiaríamos por nada del mundo, porque es lo único
nuestro que hay en nosotros, porque en medio
del cansancio es un aliento, en medio de la lucha es una esperanza, en medio de la noche es
la luz, la luz del camino que hemos de seguir.
Angelina, usted no sabe lo que es amar así, no
sabe, no sabe
minuto,
temblando
por
.
¡
Ella lo miró; estaba palidísima; tenía los
bios
el
apretados fuertemente
suyo;
¡su pobre
secreto
la-
para no traicionar
de
amor
ignorado!,
porque su dique iba cediendo ante la ola... Sin
saber qué fuerza la obligaba a hacer lo que no
quería, se volvió a sentar.
El continuó sin mirarla
— He
morir todas mis ilusiones, como
apagan una por una;
pero en medio de la noche me quedaba esa luz.
visto
esas luces del altar que se
. ;
HUGO WAST
210
Es más
yo no quiero, tengo
miedo a esa calma fría sufro mucho amándola,
sufro tanto que a veces creo volverme loco, pero
ni aun asi quiero olvidar; a veces le pido a Dios
que se acuerde de mí, pero no le pido nunca descanso ni olvido, le pido amor, amor ¡y fuerzas!
Se puso de pie ella creyó que se iba y lo miró
compasivamente para no dejarle la amarga impresión. Pero no se fué al contrario, acercósele
más, sentándose a su lado en una butaquita baja
olvidar, pero
fácil
;
;
;
y continuó abriéndole su corazón.
Yo no puedo amarla yo no debo amarla
¿Con qué cara, a usted que es la justicia misma,
voy a pedirle perdón y olvido ¿e mi culpa, cuando mi perdón sería una injusticia?
No, no lo sería pero no tengo nada que per-
—
—
— No hable
donarle.
que
que
.
;
sí
si
.
;
.
tiene
así, Angelina no sea cruel
dígame
qué perdonarme; dígame al menos
tuviera
— Bueno...,
— Qué
;
me
;
;
perdonaría.
.
.
tuviera lo perdonaría...
si
frías
¡
cúcheme
,
son sus palabras
!
No
importa, es-
quiero contarle todo. Usted no sabe
lo
que es el desamparo en que me encuentro usted
no sabe cómo está mi corazón de acongojado
sólo en usted pienso, sólo con usted sueño...
;
En ellos soy feliz, porque en
vuelvo a los días pasados, porque en ellos
vuelve usted a ser mía, como era antes.,., ¿se
¡
Benditos sueños
!
ellos
acuerda, Angelina?
— No hable — suplicóle
así
ella
con dulzura, con-
;
,
.
NOVIA DE VACACIONES
211
de su voz y sintiendo un
placer infinito en no herirlo con palabras hostiles.
¿No sabe que eso está muerto y enterrado?; ¿a
movida por
la tristeza
qué volver sobre esas cosas? No hablemos de eso.
Bueno, sí, usted es como una reina y manda;
pero ahora prométame escucharme; sea buena y
—
déjeme leer su pensamiento; será la última vez
que hable de estas tristezas, ¡lo juro!; después
volveré a ser fuerte, como me lo ha ordenado
pero necesito saber qué piensa, qué siente; saber
si me ha perdonado, saber si me odia.
.
— No, no, no
— Saber me ama.
— No hable
por
¡
!
si
.
así,
pasado.
.
un poquito.
favor;
.
.
eso pertenece
al
.
— Eso
rrumpió
me;
.
será en adelante toda
él,
vea,
si
acercando más
me
—
— Contéste-
mi fuerza
la butaca.
inte-
contesta, no diré nada más,
y me
dichoso con su palabra; pero la necesito, será
como una luz en medio de mi noche, de mi eterna noche será mi fuerza en medio de mi cansaniré,
;
y de mi desesperación... ¿Qué diría si mañana me cupiera la suerte de Macario ?
Oh, por Dios, no hable así Usted no haría
eso. ¿Verdad que nunca, nunca haría eso?
preguntó ella mirándolo a su pesar con una ternura
inmensa, y añadió con voz muy baja y muy dulce, como un suspiro que él casi no oyó
Yo me
cio
—
¡
1
—
:
moriría de pena
— No,
.
—
.
nunca la amo tanto Angelina, y es tan
abnegado y tan puro ese amor, que aunque en mi
;
:
HUGO WAST
212
más
vida no hubiera
me
resorte que ése para alejar-
del abismo, ese bastaría.
Quiso volver
ella a
.
.
su frialdad, pero volvió
a sus palabras ardientes
;
y como
la ola del
él
amor
y del dolor iba creciendo, creciendo, en el alma
de Angelina, y sus labios no podian contener el
torrente de amargos reproches que en ellos se
agolpaban y en sus ojos temblaban las lágrimas,
para que él no comprendiera lo que le pasaba,
levantóse y salió al balconcito que daba al jardín.
¿ Por qué siempre sus dolores o sus alegrías
elegían la hora del crepúsculo para nacer o para
morir?
Por entre la fronda estival de la arboleda, pasaba el alma del jardín con un pequeño rumor
doliente y era un vientecito manso, que se impregnaba en perfumes, estremeciendo las hojas, y subía en oleadas hasta
el
balcón.
Iba cayendo la noche silenciosamente, como si
la naturaleza contemplara absorta el nacimiento
de las estrellas que, una a una, se encendían en el
cielo
cada vez más azul.
Angelina miraba
conocidas,
como
si
el
firmamento buscando sus
quisiera adivinar por ellas
el
secreto de su destino.
Julio, palpitando de esperanza, de
peranza, acercóse
al
balcón y
una loca
murmuró
es-
bien cer-
ca de ella
— Qué
¡
calma
!
tarde de la sierra?
¡
Qué
dulzura
!
¿
No
parece una
213
NOVIA DE VACACIONES
Ella no contestó, pero en su
dieron los viejos recuerdos.
De pronto
se estremeció,
memoria
porque
al
huerta, en las alas del viento, llegó
fondo de la
la voz
como
impregnada en nostalgias,
música de Rigoletto, que don Anselmo tocaba
indecisa,
del pasado,
la
se encen-
en su
violin,
pena y de
con
su
rara
expresión,
mezcla de
alegría.
¡Cómo tembló por
su paz! Julio le habló, adivinando su emoción.
Sintió asi derrumbarse toda su fortaleza. ¿Qué
culpa tenia ella? ¿Por qué Dios la sometió a- aquella prueba, y por qué la abandonó en el instante en que el pasado se juntó con el presente y
con el porvenir, evocados por las palabras de Julio, para vencerla anegándola en una enervante
dulzura?
— ¡Mi
música!
ce tres años
me
mo
!
—
No
le
sé
parecen siglos.
dijo él
—
¿se acuerda? ¡Ha-
,
cómo los he contado, porque
El domingo pasado sentí co-
nunca todo el poder de esa música. Iba a misa,
a la misa a que iría usted, y en la calle oí que la
tocaba un organito. No sé si estaba bien o mal
tocada; sé que fué una evocación, y que entré en
la iglesia con el espíritu lleno del pasado. Usted
estaba allí; la miré largo tiempo, saturándome
en esa aureola que la rodea
es tan distinta de
cuantas mujeres he visto en mi vida! Después
salí antes que nadie.. ¡Cómo me dolía el corazón Me fui, me encerré en mi cuarto y lloré
:
!
¡
.
!
:
.
:
HUGO WAST
214
a solas.
Las mujeres creen que
sabemos
llorar.
los
hombres no
.
Ella se había recostado contra la celosía del
No
balcón...
tenía fuerzas;
el
torrente de vida,
¡porque era dichosa!, se la
llevaba consigo. Su corazón olvidado, a cada pade amor, de dicha.
labra
Era
suya,
nombraba con
.,
como una palomita
latía
débil, era
.
asustada.
mujer, era amante. Cuando
la
él
la
triunfante pasión de otros tiem-
pos, sentía la turbia corriente que la arrastraba
hacia
él,
a amarlo, a sentirse toda suya, a confe-
como antes, a la margen del arromañana inolvidable de la despedida.
sarle su amor,
yo en
la
No
quería pensar
;
habría querido morir
allí,
anegada en su efímera dicha.
El volvió a hablar
— Angelina,
¿no me dice nada? Yo querría, ya
que nada puedo pedir, querría ver un instante lo
que hay en su pensamiento, se me ha olvidado,
si.
.
Ella no contestó
silencio
para que
;
aguardando
él
pero
la
como
él
se quedara en
respuesta, volvió la cara
no viera cómo sus labios figuraban
la
dulce palabra que nadie oyó
— Te
¡
amo
El no comprendió, mas su invencible esperanza
y habló con vehemencia.
Angelina, yo he visto en sueños el cuadro de
nuestra felicidad en un porvenir que no vendrá
nunca mía, en un rincón ignorado del mundo,
lo ofuscó,
—
:
!
215
NOVIA DE VACACIONES
dejando correr el tiempo como un río de amor y
de vida, sereno y cubierto de flores.
protestó ella, mansamente.
Oh, no
Pero él prosiguió:
Yo sé que es una mentira, pero sería tan fá-
—
!
¡
—
—
cil
transformarlo en verdad... Yo trabajaría a
más valor y confianza seriamos fe-
su lado con
;
lices.
Hubo un momento de silencio en que los dos
pensamientos persiguieron la misma visión.
Si se viene conmigo, ¿quién llorará su ausencia?.
¿Qué hay en el mundo que tenga derecho a separar las almas?
—
.
— El
—
murmuró ella con pena, por deno porque en ese instante creyera que
deber
cir algo,
el
.
deber podía hacerla desgraciada.
—
El deber! ¿Quién lo ha hecho a ese deber?
¿ Y quién cae en cuenta de lo
que hace por cumplir con ese deber que aquí na-
¡
i
Usted, Angelina
!
die adivina, ni nadie agradece?... No piense
en él..., sea egoísta por primera vez. Nadie la
extrañará cuando haya partido. No faltará algún
buen cura que nos case y después huiremos a
nadie hace falta aquí, donde nadie la quiere...
¿Quién llorará su ausencia?
;
El recuerdo de María Esther invadió de pronto
indeciso espíritu de Angelina y fué el pretexto
que necesitaba su voluntad para hacerse firme
en la terrible pendiente... ¡Ella!, la amable chiel
quita,
la
y pensaría que no la había
Oh, no le causaría esa pena
lloraría;
querido nunca.
¡
!
.
216
HUGO WAST
Alejóse del balcón y habló con dureza para
que sus palabras fueran irreparables.
No, no Eso está mal no me hable así usted no tiene derecho; me ofende; déjeme, vayase.
Angelina
—
—
—
i
;
;
!
¡
Sí,
modo
;
vayase
;
yo no puedo
oírle
piera que está usted aquí; no
sea caballero
Y
hablar de ese
piense lo que diría la gente de mí,
conmigo y con
si
su-
me comprometa,
Lidia.
en un arranque de dolor y cólera, ante aquel inesperado cambio de expresión y de frase, se fué sin despedirse.
no
dijo
más, porque
él,
.
— Lo he herido — pensó asustada de
!
¡
su pro-
pia obra, viéndolo salir,
Y
le
entró una desesperante angustia
daría de
ella,
la odiaría,
la
;
se olvi-
despreciaría, tendría
derecho de creerla coqueta... ¡Oh! ¿Por qué le
habló así? ¿Por qué no mezcló un poco de cariño en sus palabras crueles? Así como nadie en el
mundo, mientras ella cumpliera con su deber, podía prohibirle que lo amara, nadie podía exigirle que lo hiciera sufrir. ¿Por qué lo había hecho? ¿Quién le iba a agradecer el sacrificio desconocido y estéril de sus ilusiones y de su amor?
Corrió al balcón de la calle para verlo, tal vez
para llamarlo si tenía fuerzas, pero se había perdido ya entre los árboles sombríos de la avenida.
Comprendió
el
inmenso desamparo en que iba
a quedar para siempre, y se arrojó llorando sobre
el sofá.
!
.
-VOVIA DE
21/
VACACIONES
Después, ansiosa de desahogar su corazón hinchado de lágrimas que no hallaban salida, se
cerró en su cuarto y trazó, mojando el papel con
sus lágrimas, que caían en gruesas gotas, una página del diario que había comenzado el día en
que Julio le mandó la hoja del suyo.
"Febrero
.
.
Lo he dejado
irse con el pensamiento lleno de
amarguras para mí. He estado loca. Su corazón
se me ha cerrado para siempre, y ahora que lo
pierdo siento que lo amo más que antes. ¿ Por qué,
Dios mío, por qué he hecho esto? ¿Qué necio orgullo me hizo creer que el deber me mandaba
ser cruel y hacerme daño a mí misma y daño a
él ?
Ay, si volviera, cómo cambiaría mi suerte
La novela que él soñaba quizás no sería sólo un
sueño
Pero no volverá
¡se ha ido para siemi
¡
!
¡
!
;
pre!"
Se levantó y se asomó a
en su dolor.
Pero poco a poco
la
la
paz de
ventana abstraída
las cosas
fué en-
trando
en
que
había vencido, cedió su lugar a su habi-
la
su
espíritu,
y
ese
dolor
tumultuoso
tual resignación.
Era Dios que todo lo arreglaba bien, a pesar
de los obstáculos que su flaqueza le oponía. ¿No
había renunciado hacía tiempo al amor? ¿Por
qué, pues, afligirse por su pérdida, cuando, para
ella, eso mismo debía ser una dicha?
Acercóse a
la
mesita donde estaba, iabierto
:
218
aún,
HUGO WAST
el
cuadernito, y leyó lo que acaba de es-
cribir.
Mentira, mentira
Aquello no estaba bien
Arrancó la hoja y la hizo pedazos. Fechó una
nueva página y, tranquila ante los recuerdos que
.
!
¡
iba evocando, escribió
"¡He triunfado! ¡Bendito sea Dios! Tenia miedo; lo amaba con todas las fuerzas de mi alma,
y por un momento, ante su desesperada súplica,
me senti débil. Ahora, después de la lucha, segura de que se ha ido para siempre, la alegría
del deber cumplido va inundando mi pecho. Sienque este amor que crei inmutable, va transformándose. Dios no quiere que se pierda: hay muchos solos en el mundo a quienes acompañar;
hay muchos hambrientos de justicia a quienes
comprender; hay muchos sedientos de amor a
quienes amar. Entre mi corazón y el mundo, todo
lo viejo ha concluido y comienza el nuevo amor.
Bendito sea Dios !"
to
¡
Salió al jardín.
Desde
el
fondo de
la
huerta
el
vientecito de la
que don Anselnoche
mo no se cansaba de tocar.
Angelina la oyó, y en vano habría buscado en
ella el misterioso poder de antes. Nada la evocaba, como si se hubieran borrado para siempre
los viejos recuerdos, y ya no la alcanzara el espítraía la frase de Rigoletto,
ritu del
mundo.
—
XXII
ELEGIDA ENTRE MIL
Días de paz como una tregua en la batalla, gozó Angelina después del triunfo.
Don Anselmo habíale prestado un librito pe-
queño que
duró
la
ella leyó
en
la
semana de
que
silencio,
ausencia de los Smith.
Como una
lluvia mansa cayeron en su corazón
serenos versículos, y su espíritu se llenó de
ellos como el cáliz de una flor. Qué dulzura, qué
los
¡
dulzura había en las santas palabras
decía
el
!
"¿
Qué mi-
no siendo este lugar de tu reposo?"
ras aquí
—
Señor.
"Conviene dejar un amor por otro amor.
El
amor de las criaturas es engañoso y voluble. El
amor de Jesús es fiel y constante".
"Todas las cosas pasan y tú pasas con ellas.
¿De qué te quejas? Cristo tuvo enemigos y de.
tractores,
.
¿y tú quieres tener a todos por bienhechores y amigos?"
Fué una resurrección en ella de los cristianos
!
HUGO WAST
220
principios que
positado en
como una
ella
santa semilla había de-
su madre.
Habían caído en él las heladas de la indiferenmuchos años pero como sin duda la pobre mujer velaba desde el cielo por su dulce criatura abandonada en el mundo, no murió la semilla, sino que germinó al calor de la adversidad y
cia de
;
del consejo.
Hacía meses que bajo la influencia de don Anselmo se operaba en Angelina una transformación.
Comenzó por las prácticas devotas, ejercitadas
por misia Tere con tal pobreza de espíritu que
ella empezó a huir de las misas aristocráticas, en
las iglesias de moda, para asistir a otras más modestas y solitarias, en donde hallaba el atractivo
despiertan recuerdos de la
de las cosas que no
infancia.
Era como si en su memoria se rasgara el velo
que ocultaba la niñez ella había visto todo aquello, ella había oído misa en aquellos mismos templos, ella había rezado las mismas oraciones al
Qué lejos estaba eso y qué
lado de su madre.
pero aun así, cuánta ilusión había en
triste era
despertar al pasado
:
.
.
¡
;
Pero estaba escrito que sus días en
el
mundo
iban a ser días de lucha.
Como un antiguo sueño se había borrado de
su memoria
la
escena con Julio, que
él
también
parecía haber olvidado.
Poco tiempo después de
la
vuelta de los Smith
221
NOVIA DE VACACIONES
regresó don Víctor, a quien la ausencia le reveló
que estaba enamorado de Angelina como un colegial de veinte años. Debía confesarle su amor,
pero sentíase
De
más tímido que
noche, en
el
antes.
silencio de su alcoba,
pensaba
en su declaración, componía sus diálogos y combinaba preguntas intencionadas para atraerla a
la
temible cuestión, y
le
parecía tan llano todo,
que se dormía decidido a no pasar del día
guiente sin hablarla de ello.
si-
Pero la mañana traíale nuevas incertidumbres.
Llegábase a ella, entablaba una conversación indiferente, le hacía un elogio que la niña premiaba con una sonrisa, buscaba sus preguntas; pero
parecíale todo tan fuera de propósito, que enmudecía o se alejaba del tema. Después era Javierita, o misia Tere, con alguna impertinencia, o la
misma. Angelina con alguna tarea, los que se encargaban de dar fin a la infructuosa conferencia.
Iba siempre a la casita de la calle Ayacucho,
donde vivía Magdalena pero con una inocencia
lastimosa en él, que se preciaba de gran conocedor del carácter de las mujeres, aunque en realidad nada era menos cierto, hacía a la hermosa
;
florentina confidente casi de sus entusiasmos por
Angelina.
—"Ex
abundantia cordis, os loquitur"
dicho don Anselmo.
—
habría
El enamorado coronel no podía callarse y halo que le llenaba su pensamiento, sin darse cuenta de que hacía dos meses iba envenenan-
hablaba de
222
do
HUGO WAST
vida de
la
llena de
la
huérfana, que se entregara a
confianza.
él
amor y de
Fué una lucha continua la que ella sostuvo con
su temperamento de mujer enamorada para vencer los arrebatos de celos que la asaltaban algunas veces, y no desmintió su sangre, porque fué
sentimiento de su dignidad lo que la contuvo.
vez don Victor llegó a la casa de los Smith
el
Una
en ocasión que sólo estaban en ella xA.ngelina y
Maña Esther, regando sus plantas. Las otras
mujeres andaban de paseo.
Las circunstancias, propicias como nunca, o el
la niña le tendió la mano,
lo impulsaron a hablar, y en cuanto hubo pro-
gesto amable con que
nunciado
las
primeras palabras, su declaración
brotó ardiente y espontánea.
Angelina lo escuchó conmovida, deshojando
con gran cuidado una rosa marchita que había
en un rosal.
contestóle dulcemente.
Eso no es para mí
¿ Por qué ?
Usted dice que sueña con una mujercita cariñosa para llenar ese vacío que dice que hay
en... ¿en su corazón, no?
—
—
—
—
—
él,
—
en mi corazón y en mi casa respondió
encantado con sus palabras suaves.
Sí,
¿Y
bien?
—
preguntó después de un
momen-
to de silencio.
Ella alzó los ojos
pre su rosa.
Y bien repitió
—
—
y
;
lo miró,
deshojando siem-
eso no es para mí
;
yo no
sa-
.
.
.
223
NOVIA DE VACACIONES
mundo adonde usted
como una golondrina
bría vivir en ese gran
llevarme; sería
rría
dida que se ha entrado en una habitación
parece?
No, no, no
—
—
¡
zas
que
Es que me
!
murmuró con un
rechazas,
;
me
¿
queatur-
no
le
recha-
sentimiento tan grande
apenada.
ella se sintió
— No, yo no rechazo — respondió; — que
cosas son así; ¿qué dirán mañana de mí?
—¡Cómo! ¡Qué dirán! ¿Quiénes?
— Esas otras señoritas que querrían a usted.
—¿Qué señoritas?
— Usted sabe
es
lo
las
lo
.
— Por
-
.
ejemplo.
.
.
—
—¡Oh! ¿Te importa acaso
da decir Javierita?
— Por no, pero por
Javierita.
ella
tía
repetirán lo que ella diga
.
algo de lo que pue-
sí,
y por Lidia, que
.
Tomóle él una mano y se la estrechó entre
suyas como un viejo amigo.
—
las
Pobrecita, pobrecita Por eso, porque necequien te ampare, quien te consuele, quien te
defienda, quien te quiera, te he ofrecido mi ampa!
¡
sitas
y mi cariño y porque eres dulce y humilde y
buena, te he elegido entre mil
ro
;
.
— No,
no;
.
eso no es para mí; es en
el
gran
mundo donde debe buscar
usted su mujer; eso
no es para mí, que estoy tan lejos del mundo.
¿Sintió
él la
ro no insistió.
verdad de
la
última frase? No, pe-
HUGO WAST
224
— Quiero
que
me contestes ahora quiero
Angelina, para que otra vez me
que no
lo pienses,
;
digas qué debo hacer de mis ilusiones; tu respuesta será mi sentencia, y quiero que no la dic-
humildad ni tu coquetería.
¿Sabes, Anque estás aprendiendo a serlo?.
Quiero
¿Me das una rosa?
que la dicte tu corazón.
Ella cortó una rosa y se la dio sonrojándose.
El comprendió el significado de ese rubor, y
como si en ello hubiera ido envuelta una esperanza, se despidió alegremente y salió a la calle
tarareando la marcha nupcial de Mendelsshon.
te ni tu
.
gelina,
.
.
.
.
.
!
XXIII
"PORQUE ERES DULCE
Y HUMILDE Y BUENA..."
Estaba, pues, escrito que los días de Angelina
iban a ser de prueba.
La mucama de
Javierita no había perdido un
conversación de don Víctor con ella.
Tampoco se le había pasado por alto la extraña
conferencia de Julio en aquella tarde en que debió
salir para Montevideo, y ambas noticias se las ^ió
juntas a la solterona, que se puso verde de ira.
Habráse visto mayor escándalo
Media hora después misia Tere conocía el suceso. Mas era necesario avergonzar a la delin-
gesto de
—
la
i
cuente delante de todo
mundo"
el
mundo, y
este "todo el
se refería a Mr. John, el defensor de Anque había ido a Bahía Blanca con María
Esther, y tuvo que contener su indignación hasta que él volviera.
Esa noche, en el comedor, Angelina se dio cuengelina,
HUGO WAST
5126
ta de
que
la
habitual hostilidad contra ella había
crecido.
Pero estaba su espíritu tan empapado en mansedumbre y humildad, que cuando se retiró a su
cuarto no llevaba en su corazón ni una sombra
de pena, sino una gran dulzura triste y un gran
sometimiento a todas
las cosas
que pudieran ve-
nir.
Sin embargo,
sintiéndose
más
al día siguiente, sola
aislada
y
solitaria
en su cuarto,
que nunca, des-
de que faltaba Mr. John, que era su protector, y
María Fsther, que era su cariño, se echó a llorar.
Las palabras de don Víctor cruzaron por su
memoria.
"Porque tú necesitas quien te ampare y quien
te quiera, te he ofrecido mi amparo y mi cariño;
y porque eres dulce y humilde y buena, te he elegido entre mil ..."
Pero era verdad ? ¿ Era verdad que había en el
alguien que la comprendiera, alguien que
le dijera eso, allí donde todos la creían soberbia
y egoísta? ¿Era verdad que alguien le ofrecía su
amor, un noble amor que podía aceptar, allí donde
para ella no h^bía más que frialdad y despego y
¿
mundo
quizás odio?
una gran simpatía y un inmenso reconocimiento hacia quien así sabía quererla. Recordó
la simpática figura de don Víctor y algo como el
calor de una ilusión se derramó en su alma, una
Sintió
ilusión de vida tranquila
sin humillaciones, sin
y
libre, sin
combate.
amargfuras,
!
NOVIA
j
Qué sueño
Di'
227
VACACIONES
tan hermoso vivir
al
lado del exce-
Qué
y su casa
descansado apoyarse en aquel brazo fuerte que
sabría defenderla, vivir al amparo de aquel gran
lente amigo, llenando su corazón
!
¡
cariño
¿ Por qué empeñarse en
siempre?
No estaba ya de por medio ese tremendo deber
que tronchaba siempre sus alegrías. ¿ Por qué,
¿
Por qué rechazarlo ?
ser sola
pues, no aceptar la dicha,
cuando
la
dicha venía
a ella?
Cerró los ojos y su alma se sumergió en el recuerdo de las pequeñas y delicadas atenciones con
que don Víctor había ganado su simpatía.
"Porque eres dulce y humilde y buena, te he
querido.
."
.
Sacóla de su ensueño
el
sonido de
la
campa-
nilla.
Salió al vestíbulo, con la esperanza de que fuese
Mr. John, cuya vuelta se aguardaba para ese día.
Su sorpresa fué grande por lo desacostumbrado
de
la visita.
Era Magdalena. Hacía mucho tiempo que Angelina no iba a la casa de la huérfana, porque evitaba cuanto podía el andar sola, y ya a María Esther no se la cedían fácilmente para que la acomñara.
Por eso notó mejor el cambio operado en las
hermosa muchacha. Estaba pálida
y sus magníficos ojos azules llenos de una gran
tristeza, por lo que Angelina adivinó que venía a
facciones de la
MUGO WAST
22fl
hacerla confidente de sus penas, y se llenó de indulgencia y de simpatía.
Quería de veras a Magdalena por
s,emejanza
la
entre su propia vida y la vida desamparada y pobre de la huérfana.
— ¡Ah,
— dijo
con
— Temía no encontrarla o no
por usted venía!
un suspiro de
alivio.
poderla hablar.
Estaba trémula,
ella
al verla,
como poseída de un gran
es-
panto.
Angelina
la
besó cariñosamente y
la
hizo pasar.
—¿Qué hay?— dijo afligida también con
aflicción de
— Escúcheme y perdóneme; usted no me conole
la
ella
la otra.
ce casi, pero yo la conozco a usted bien,
bien
!
Así he aprendido a quererla ...
¡
¡
oh,
muy
Si no estu-
viera segura de usted, no habría venido
!
— dijo
esto anhelante, y añadió sonriendo con una sonrisa triste
¿ Sabe cómo he aprendido a conocerla y a quererla?
:
—
— Cómo — preguntó Angelina ingenuamente.
— Oyéndolo a don Víctor...
¿
?
Cerró los ojos, como
si
aquel pensamiento
la
apenara, y después, serenando su rostro y su expresión, habló con más confianza.
Que
perdonara Le pedía que la perdonara
porque necesitaba toda su indulgencia para disculpar el pedido que iba a hacerle. No podía imaginarse las noches que había pasado, sin dormir,
pensando en ir a verla, y dudando... Sólo ella
podía salvarla; no sospecharía nunca las angus¡
la
1
;
22Q
NOVIA nt VACAaoNBS
que tuvo que vencer cuando por fin se deci¡Sólo Dios sabía lo que le costaba hacer
hacía!
que
lo
Llorando le contó su triste historia.
Llena de confianza en un mundo ignorado de
ella, oyó que le hablaban de amor, y amó con todas las fuerzas de su corazón virgen, que no tenía
tias
dió
ya en el mundo a quien amar. Inocente, crédula,
enamorada, fué débil, ¡oh, que la perdonara de
nuevo si hería sus oídos santos con aquella triste
confesión Amaba siempre, sin rencor y sin celos,
a quien la engañó, porque sabía que el primer engañado había sido él.
!
Lo conocía muy
so
como
bien, quizás
como
él
mismo no
era noble y bueno, pero era caprichoun niño grande que se enamora de un
se conocía
:
juguete y después lo olvida. Tan niño era, que no
había caído en cuenta de que él mismo se delataba sin querer, hablando de ella.
El viernes
ted sabe
gría
—
le
dijo
— fué
que siempre
a casa. Iba alegre
pero era otra
lo está,
que entonces llevaba
;
se traiciona él
;
us-
la ale-
mismo
cuando ese hombre tiene algo adentro, necesita
hablar porque el secreto lo quema. Tal vez quiso
callarse, pero no pudo y habló de usted con un
modo que delataba su nueva pasión.
Me hacía
sufrir! Es como un niño y no sabe lo que hace.
.
.
¡
Comprendí..., usted sabe que las mujeres, cuando queremos bien, lo adivinamos todo, comprendí que se le había declarado.
., ¿no es verdad?
.
Angelina contestó que
sí
con
la
cabeza.
.
HUGO WAST
230
—
Ya ve
También comprendí otra cosa
he venido a decírselo todo, discúlpeme comprendí que usted no lo quería..., mejor dicho, que
pero
no lo quería como se quiere a un novio
adiviné que lo iba a querer.
Lo dijo con una especie de exaltación, como si
llevara el. corazón en la mano y quisiera mostrarlo a todo el mundo.
Angelina no alzaba los ojos y pensaba mucho.
¿No ha vuelto?
preguntó Magdalena.
hizo ella, con la cabeza.
No
Magdalena respiró y, más tranquila, siguió ha.blando con su voz suplicante, llena de pasión y
¡
!
.
.
.
.
.
;
.
—
—
.
.
—
—
de esperanza.
Era duro para una mujer pedir lo que había vepero es que no lo pedía sólo por
ella no era ya sola en el mundo, aunque ahora el
desamparo habría sido más cruel por eso y por-
nido a pedirle
;
;
;
que conocía lo grande que era su alma, venía a
suplicarle que no la dejara pasar esa gran vergüenza.
— Don Víctor — dijo humildemente — se iba
a
casar conmigo; ya estaba todo preparado; en-
traba en mi casa
como mi novio;
comprado ya mi
ajuar, usted sabe
creo que había
que yo soy pobre: era tan feliz yo, y parecía él tan feliz, que
entonces no me di cuenta de por qué se fué enfriando poco a poco... Después pensé que otro
amor lo desviaba de mí y así fué
Angelina alzó por fin la cabeza, y echando los
.
brazos
al cuello
de
la
.
.
joven murmuróle
al
oído:
.
251
NOVIA Vt VACACIONES
—
que yo, un
¿ Pero usted creyó alguna vez
minuto siquiera, con el pensamiento o con la voluntad, fui culpable de esto y quise robarle su
.
amor?
—¡No,
la creí!
—
.
protestó Magdale-
acento en que palpitó la verdad.
na con un
ama por
usted se la
ser
nunca
no.
,
—
A
usted misma, sin que quiera
amada ....
—¡Gracias,
gracias!
Y
ahora ¿qué quiere que
haga?
Magdalena
hizo
le
i
ver
el
Que no
la
más
a
ella,
y
sin mirarla,
dejara olvidar!, ¡que lo hiciera vol-
ingrato
al
cerse
se acercó
gran pedido.
amar
!
Y
!
¡
Lo amaba
lo haría feliz
tanto,
.
que sabría ha-
,
de lágrimas, de un llanto
y estaba tan
linda con el semblante animado por la esperanza,
que Angelina comprendió que no era tan ardua la
empresa que le confiaba.
Tenía
alegre
los ojos llenos
como una
lluvia de primavera,
Ni por un momento lamentó que el destino
tronchara de nuevo la ilusión que había estado
acariciando con el pensamiento puesto en las palabras de don Víctor, "porque eres dulce y humilde y buena te he elegido entre mil. ."
Porque en el fondo de su alma había sentido
nacer una ilusión más grande que todas, la ilusión
de hacer el bien, de derramar la alegría y la feli.
cidad alrededor de
ella.
XXIV
EN CASA DEL CORONEL
No podía decirse que era el corazón lo que le
anunciaba a Javierita que sus ilusiones corrían
t-n gran peligro. La solterona, sentimentalmente
hablando, no tenía corazón suplíalo haciendo
fi;ncionar su vanidad y un deseo rabioso de cam;
biar de estado: eso era todo.
Pero justamente por eso, los presentimientos
vagos de otras, en ella eran sutiles adivinaciones.
Ese domingo sentía Javierita una verdadera
ansiedad por saber qué hacía don Víctor, mientias ella con su hermana y sobrina empleaban el
tiempo en vanas visitas. Muy bien a esa hora podía estar el gran diablo haciendo la corte a Angelina.
Como
a las cuatro, en casa de las
amigas adon-
de ellas se habían quedado, anunciaron que su
automóvil acababa de llegar.
Javierita experimentó una sensación de alivio.
Y, sin embargo, cuando despedidas ya, iban a
!
NOVIA
Dfi
233
VACACIONES
subir para regresar, sintió
un antojo de pasar por
casa de don Víctor, antes de volver a la suya, pero sin su hermana, por si acaso estaba allí el ex
coronel a quien deseaba darle una noticia.
¡A ver
qué cara pondría cuando le contara, como quien
no quiere la cosa, lo de la entrevista de Angelina con Julio
dijo quedándose de pie en la acera
Tere
erando su hermana se arrellenaba en el automóvil,
déjamela a Lidia, vamos a irnos a pie; hace días que no hacemos ejercicio.
Misia Tere accedió, porque era imposible que
—
—
—
no accediera a
Cuando
las
cosas de Javierita.
automóvil hubo partido, la solterona
se orientó mentalmente.
¿Sabes, Lidia, que estamos a siete cuadras
de lo de Víctor? ¿Vamos a hacerle una visita, a
ver en qué gasta los domingos el muy bribón?
Hace tres días que no va por casa.
el
—
Y
como
la
niña asintiera, echáronse las dos a
trotar por la amplia acera, la falda recogida con
una artificiosa exageración Javierita, y Lidia con
una gracia coqueta.
¿Pero qué era lo que a Javierita le daba esa
sensación de maligno placer al hacer una visita
que tantas veces había hecho?
Cuando Magdalena salió de casa de los Smith,
era temprano todavía. En el gran reloj del comedor sonaron las tres.
Con su rápida imaginación, hostigada por
el
2M
HUGO WAST
deseo de aprovecharse de la ausencia de misia
Tere, Angelina ideó su plan.
Hacíasele un poco cuesta arriba
el
primer pa-
so que había de dar.
Tenía que ir a casa de don Víctor, sabía dónde
porque una vez con María Esther entraron,
invitadas por el tío, a comer bombones, de que
el coronel tenía siempre un buen surtido.
Pero entonces era distinto, iba acompañada y,
más que todo, don Víctor no aguardaba como
ahora su respuesta.
era,
Mas
no
estaba decidida a hacer las cosas bien,
vaciló. Vistióse
rápidamente; miróse
al
y
espejo
y viéndose tan hermosa acarició su imagen con
una sonrisa, y salió.
Cómo le latía el corazón cuando llegó a la
i
puerta del hotelito!
Sentía que la sangre
le
encendía
el
rostro, por-
que tenía muchísima vergüenza de ir a esa casa
en tales circunstancias. Parecíale que si hubiera
visto pasar a algún conocido mientras ella aguar-
daba que abrieran, se habría caído redonda, como
un pajarito insolado.
Don
Víctor en persona salió a recibirla a
puerta.
—
la
—
—
Oh
exclamó enormemente admirado.
¿Tú, mi sobrina, tú?
Aquella justísima sorpresa la avergonzó más y
apenas pudo darle la mano, sin articular palabra.
preguntó él notando su
¿ Pero qué tienes ?
gran turbación.
—
¡
!
—
!
.
235
NOVIA Dt VACACIONES
— Nada,
tío,
ya verá
.
.
Hízola pasar, mas no a la sala, sino al comedor, dejándose abierta la puerta cancel, con una
distracción muy natural en el coronel, transportaquinto cielo por aquella dicha inesperada.
ir esa noche a lo de los Smith,
por la respuesta de Angelina. No estaba seguro
pero con aquella naturaleza
de poder hablarla
do
al
Había decidido
:
no eran necesarias
con la primera mirada
Pero allí
le diría Angelina si lo aceptaba o no.
estaba lo tremendo del caso Con una mirada iba
a dictarle una sentencia de vida o muerte, y el corazón le decía que las sentencias de Angelina
coqueterías,
sin
artificios
las
conferencias largas
ni
;
¡
!
eran irrevocables.
Tenía un gran miedo. Había hecho tantos casen el aire, que temblaba por ellos.
Pensando que ella venía a eso, y naturalmente
a darle el sí, porque si no no hubiera venido, re-
tillos
mordióle
la
conciencia su desconfianza y lo ape-
sadumbró su cobardía.
Qué dicha, qué inmensa dicha
i
Al pasar por el vestíbulo echó una furtiva mial ancho espejo de la bastonera y se torció
el bigote.
Diablo
tenía que estar buen mozo
para no desilusionarla.
En el comedor don Víctor sacó una bombonera.
¿ Quieres ?
No, gracias después, cuando hayamos harada
!,
¡
—
—
blado
;
.
.
.
El sonrió y quedóse callado aguardando que
HUGO WAST
236
comenzara pero estaba la pobre tan emocionada
que no acertaba a hacerlo, y como quisiera ayudarla, atrevióse a insinuarla suavemente, admirado él mismo de su audacia:
¿Pensaste ya?
preguntó ella sin caer en
¿ En qué, tío ?
;
la
—
—
cuenta.
— En
lo
—
que
te dije el jueves,
¿recuerdas? Que-
damos en que me contestarías. ¿Me
respuesta? ¿Es alegre, es triste?
traes
esa
Aquello le dio ánimo.
Oh, no
no se trata de eso, tío. Usted
comprende que si fuera así, no habría venido.
El coronel se puso rojo hasta la raíz de los cabellos, pero disimuló su sobresalto.
Bueno, habla, dime lo que sea.
comenzó resueltaSe trata de Magdalena
mente Angelina y siguió sin hacer caso de la cara estupefacta de don Víctor;
he estado con ella,
oh, la pobre
hemos hablado largo, largo yo no
sé cómo se animó a contármelo todo
es tan triste su historia
pero bendigo esa valentía que tuvo. Tío..., con el corazón en la mano me va a
hablar usted, como me habló a mí y como yo le
estoy hablando. Usted la ha querido, usted le prometió casarse con ella, ¿no es verdad? Bueno,
¿por qué, pues, usted que es caballero y hombre
de palabra, por qué la deja? Usted no la conoce
bien
creyó que era una pobre muchacha frivola
como muchas de la clase en que ella ha vivido
siempre, porque no sabe qué delicadeza de senti-
—
!,
i
—
—
—
;
—
!,
i
;
;
!
;
;
\
.
:
NOTU
237
DS VACACIONXS
mientos hay en ella; no sabe cuánto lo ama. Ella
ha venido a mí, ¡ya ve usted, a mí, a quien cree
su rival, porque usted mismo se lo ha hecho comprender! Si la hubiera visto cómo llegó, pálida,
miedosa, avergonzada; y cómo se fué, consolada,
llena de alegría y de confianza porque esperaba
en mí. Usted no la ha visto nunca así, porque si
¿por
la hubiera visto no la habría abandonado.
.
qué
la
.
dejó?
—
—
Yo no la he dejado murmuró don Víctor,
que no sabía dónde meterse con su confusión y
con su plancha.
Bueno; ya veo que todo tengo que decirlo
yo, porque a usted no le voy a sacar la verdad.
La dejó porque es así, perdóneme la franqueza
—
tantas veo, tantas quiero.
El sonrió animado por la sonrisa de ella.
no diría nada de eso, mientras eso no
causara daño a nadie. ., ¿pero sabe usted todos
—Yo
.
corazones que puede llenar de tristeza con un
carácter así? Mire, tío, usted no conoce bien a
las mujeres; las juzga por tres o cuatro que habrá conocido un poquito usted no sabe que cuando nosotras amamos sin ser comprendidas, o
cuando nos engañan, tenemos el orgullo del silos
;
lencio y sufrimos sin quejarnos, aunque las penas nos maten..., pero eso, ¡cuando amamos!
Entonces
insinuó desventuradamente don
^
Víctor, por decir algo,
Magdalena que se queja, no..
—
— No,
—
—
no diga eso; no hable
así,
porque no pa-
!
HUGO WASf
¡lifi
rece
un hombre
serio, tío.
Magdalena
lo quiere
con toda su alma, ¿no se ha dado cuenta usted?,
y h»Eía muerto con su secreto y con su pena si
hubi^K" sido sólo por ella. Cuando ha venido a
hablarme, a contarme su historia en sus detalles
más íntimos, esa pobre historia de huérfana abandonada que ha confiado en el primer hombre honrado que la habló de amor, y a quien amó con toda su alma, no ha sido sólo por ella. Toda( mujer
que se estima tiene orgullo, y basta verla a ella,
altiva como una reina, para saber que lo tiene
y más arraigado y más legítimo que nadie...
¿ Calcula usted, tío, lo que le habrá costado vencerlo, para venir a mí, que era su rival, a confesarme su amor y su vergüenza?... ¿Cree usted
que por ella sola habría hecho eso?
Angelina se quedó silenciosa mirando a don
Víctor en los ojos. A los dos segundos, don Víctor tenía toda la sangre en la cara a los cinco se;
gundos, había bajado
pungido
la vista
y murmuraba com-
:
— Ya comprendo.
Magdalena
—¿Verdad, tío?...
.
yo no sabía.
.,
Vamos
.
.,
a hablar
jos confidentes, ¿la cree usted
¡la
pobre
como
vie-
buena?
^
—Sí.
— La cree hermosa
— Diablo hermosísima No parece
—Ya creo que me parece ¿La quiere
Don
engañe usted mismo; diga
— No me engañe,
?
¿
¡
!,
!
¡
te
¿
...
lo
V^íctor, tosió.
ni se
?
?
.
NOVIA
23y
VACACIONES
Í)K
Ah Ya veo que no se atreve a decir
verdad
¡Si supiera que ya no
que si porque estoy yo
la
.
.
.
!
¡
.
.
.
mundo! Escuche un
soy del
Acercóse más y
le dijo
secreto, tio.
algo al oido, y luego aña-
dió:
—Ahora, contésteme: ¿la quiere?
— Si — respondió don Víctor con tono de un
acusado que confiesa su crimen y está orgulloso de
—
quiero
había olvidado por
ingrael
él
sí,
tona
;
la
;
la
tí,
tú tienes la culpa de todo
;
pero ya que no
perteneces al mundo, y quieres.
Chist Es mi secreto que ni las paredes lo
.
—
oigan.
— Bueno,
¡
!
.
;
ya que
me hará
Don Víctor,
rubia
empeñas ...
Crees que
la
en los primeros tiempos, llamaba
la
te
¿
feliz?
rubia a Magdalena, sobrenombre cariñoso que
más
tarde olvidó.
— Que
—Entonces
si
¡
ted no sabe
hará
lo
el-
feliz
!
¡
Dios santo
tesoro que es esa
!
¡
Pero us-
muchacha!
no tengo inconveniente en
Don Víctor se mordió la punta del bigote, vaci-
lando en decir
un
via de
—En
¡Qué
.
la
día.
casarse
palabra delante de aquella su no-
—
añadió Angelina.
felices serán ustedes!
mundo
otra
lena? ¡No!
.
mujer que lo
Ahora vamos a
—
¡Oh, sí!
¿Cree que haya en el
merezca como Magdafijar la fecha.
.
.
¿Será
pronto ?
—Lo
más pronto
posible; lo que se ha de
empe-
!
HUGO WASÍ
240
ñar que se funda,
mado
— respondió
el
coronel entusias-
ya.
— Oh Cuánto me alegro Ahora,
— Bombones, no champagne
¡
!
!
¡
sí,
tío,
traiga
sus bombones.
;
Y
¡
fué un hermoso espectáculo
ver a Angelina
el
y a don Víctor, cuyos destinos estuvieron a punto
de unirse para siempre esa mañana, brindando alegremente por su separación para siempre también.
La niña no hizo más que mojar sus labios. No
quería demorarse: apenas si tendría tiempo de volver a su casa antes que misia Tere.
Pero hecho el bien a los otros, pensó un momento en ella, y más conmovida de lo que creyó, dijo a
don Víctor:
Y aunque yo no sea casi del mundo ya, no me
olvide.
y agregó esbozando una de esas sonrisas que disimulan las quejas del alma:
me
gusta que me quiera a mí también
como a una
—
.
—
.
—
.
hija.
— Oh,
sí
¡
la
!,
— exclamó
el
.
.
coronel conmovido por
desconocida emoción que vibraba en
Angelina:
—
¡como a una
hija!
—
la
voz de
tomó
la
y
mano, acariciándosela dulcemente.
Quedáronse los dos en silencio. Don Víctor miraba a Angelina que tenía los ojos en tierra. En medio de la alegría del bien, que respiraba siempre su
semblante, adivinábase una interna tristeza que se
derramaba en su rostro como la luz de una lámpara
en
el
globo esmerilado que
Era
el
la
le
cubre.
eterno pesar de aquella gran alma conde-
241
NOVIA DE VACACIONES
nada a
oscuridad y
la
al
olvido, ella
que era pura
luz.
don Víctor, que no era
fuerte en psicologías femeninas, comprendió el dolor silencioso de Angelina, y con la voz trémula de
un amor santo como el amor de un padre, la atrajo
Por una rápida
intuición,
hacia sí:
— Oh,
¡
sin
en
que
—
mi Angelina, qué gran alma tienes
y
opusiera la menor resistencia, la besó
!
ella
la frente.
Y
a tiempo que ella exclamaba alegremente para
deshacer
la
sobre ellos
:
niebla de melancolía que había caído
casamiento para
"¡ el
el
quince del mes
que viene, ¿verdad?", entraban Lidia y Javerita en
comedor.
el
—¡Vaya! — exclamó
al
Don
en
ésta.
— ¿No nos convidan
champagne?
la
Víctor
la
miró indignado, comprendiendo
expresión diabólicamente triunfante de la sol-
terona que había sorprendido la escena.
—¿Quién
les
abrió la puerta?
tono seco?
—Estaba
—Esto
—
preguntó con
contestó Lidia.
y no creímos hacer nada inconvenienentrando en casa de un tío viejo, sin llamar
es
te
abierta
—
;
—
contestó Javierita con
tonito más seco y más
"¡A mí ya no me importa
un
agrio que decía a gritos:
nada de tí, vejestorio, puesto que te casas!"
Angelina no había dicho una palabra. Por un instante sintió que el rubor le subía a la cara, pero
logró dominarse.
Ni un músculo crispado en su
HUGO WAST
242
rostro, re
jIó
su disgusto
;
sólo la mirada, la tierna
mirada end-urecida como un reproche, envolvió
impertinente figura de
la
la solterona.
— Se me hace tarde me voy,
— No quieres con nosotras — preguntó Li— No, gracias — respondió
con su habitual
;
tío.
irte
¿
?
dia.
ella
dulzur^.
Y
salió
Víctor.
acompañada hasta
la
puerta
por don
XXV
BAJO LOS NARANJOS
fué
Terrible
alboroto que se
el
armó en
misia Tere cuando llegó Javierita con
La
mientras
la
otra,
de
porque tomó un co-
con menos recursos, subió
modestamente a su tranvía que
un largo rodeo.
Cuando
do
lo
cuento.
solterona se había largado detrás de Angeli-
na, consiguiendo llegar antes,
che,
el
el
la
llevaba
dando
Javierita llegó a su casa con Lidia, vien-
automóvil a
la
puerta y hallando ante un
el sombrero para
espejo a misia Tere que se ponía
salir al
corso, hizo
un gesto enigmático.
— Hoy no vamos.
—¿No? — preguntó
Tere.
— No Verás que
la
cara asombrada de mi-
sia
lo
te traemos
Mira, despiautomóvil y siéntate y aplastándose en la
primera silla con que tropezó, comenzó a abani¡
de
!
¡
—
carse furiosamente,
I
!
el
Qué
escándalo!,
como
¡qué
si
el
aire le
escándalo!
¡Y
faltara.
—
tenga una
!
HUGO WAST
244
confianza en los hombres
!,
j
y atrévase una a
visi-
tar a estos solterones!
Misia Tere, que primero habia fruncido
ño, abrió
enormemente
ahogarse con
el
ce-
y la boca para no
estupefacción que le producía se-
la
los ojos
mejante alharaca.
— Serénate, hija — pudo decir
— Dile a Gervasio que se
al
timbre.
fin,
vaya
y tocó el
ordenó
—
criado que acudió.
al
Gervasio era
el
chauffeur.
sombrero, y serenada ella misma por
curiosidad de averiguar el enigma, se hundió en
Quitóse
la
un
el
sillón.
—¿Qué ha sucedido?,
— Verás — contestó
la
¿es algo de Angelina?
otra, tirando los guantes
y el abanico y el sombrero, porque todo le estorbaba para ilustrar en el aire a manotones la relación de aquel escándalo mayúsculo.
—
¡
Lidia, vete
La niña
!
—
ordenó a su sobrina.
quiso protestar, porque
le
habría gusta-
do colaborar en las descripciones de Javierita pero
su madre, que había comprendido, acentuó mejor:
Vete
Estas cosas no son para tí
Lidia se retiró, pero quedóse escondida detrás
de una cortina para escuchar la interesante narración, aun a riesgo de que arañara su pudor de sen;
—
j
!
¡
sitiva.
Solas ya, con una elocuencia que para
sí
la hu-
padre Jordán, Javierita contó la
escena oscureciendo sus tonos para que resultara
biera querido
horrenda.
el
!
245
NOVIA DE VACACIONES
— Figúrate
¡
Es
aquí, la
!
j
como
claro;
Ha
a buscarlo, a buscarlo
ido
hacía tres días que no aportaba por
señorita estaba afligida, y lo
más natural
que es un viejo verde, qué iba
era eso; y
recibirla
de mil amores, en el comedor,
sino
a hacer
servirle
champagne,
para entusiasmarfigúrate
y
Dios sabe qué y al fin, como posla o marearla,
otro,
el
!,
¡
!,
¡
besuquearla; eso
tre,
miento que
ella le
dándole palabra de casa-
sí,
Para el 15 del mes que
porque seguramente ellos no
pedía.
viene, te lo participo,
.
.
harán, tendremos bodas.
lo
me
hares ésos que
mañas de
noceré yo las
los
los claven
bueyes con que ara,
¡Ja,
en
ja,
Los aza-
ja!
la frente
¡Si co-
!
ese picaro!, ¡si sabré yo
como
marido!
diría tu
—¡Pero mujer!, eso es grave; ¿lo has visto bien?
—
inquirió misia Tere, anhelosa de
fuera bien cierta, porque
los
que
la historia
su conciencia rechazaba
juicios temerarios.
— Vaya
¡
si
lo
he visto
!,
¡
lo
hemos
visto
!
La
puer-
cancel estaba abierta, y como no se veía a nadie,
IOS entramos así de sopetón, ¡cualquier día vuelvo
ta
i
meterme yo en casa de estos solterones
nos como
te
ios decía el
legamos
íl
la
Tor!
e
al
entra-
más
menos, la besaba, ¡qué hoprimera vez seguramente, y no
era el prólogo o el epílogo de algo
ni
sería la
sabré decir
5eor;
;
y despacito, despacito, porque
corazón que allí había gato encerrado,
comedor, justo en el momento en que
besaba, ni
No
!
digo,
si
yo cuento
lo
que
vi
nosca muerta, zalamera,
y nada más.
como un
Y
gato,
luego
le
la
decía,
.
!
HUGO WASt
246
sin
el
ponerse colorada siquiera: "el casamiento para
15 del mes que viene, ¿verdad?..,"
?
cuando ustedes entraron
¿
—Y
— Ah
¡
Mentiría
.
¿
!
si
.
.
Crees que se asustaron
mucho ?
j
Bah
dijera que les salieron colores a la ca-
ra a ninguno de los dos; ella tan fresca, y
él,
por
supuesto, de estas cosas tendrá a montones en su
vida
.
.
Oyóse en
ese
momento
el
ruido de
la
puerta can-
porque alguien llegaba de la calle. Era Angelina, que pasó sin inmutarse.
dijo la solterona con
-—¡Esa mujer es cínica!
cel
que se abria
—
un gesto de repugnancia.
—Ya
—
voy a arreglar; ¡esto es intolerable!
exclamó la señora.
No aguardo ni un minuto
más; las cosas hay que hacerlas sobre caliente;
cuando venga Smith, se enterará, si quiere, de
la
—
quién es su protegida.
Y
la
mandó
llamar.
Angelina había entrado en su cuarto con el corazón acongojado, pero con el espíritu firme, por-
que su conciencia estaba tranquila.
Preveía la escena que iba a tener lugar, y estabtt ^^preparada a sufrirlo todo, porque tenía puesto su pensamiento en el juicio de lo alto, más que
en el juicio de los hombres.
Pero cuando entró la mucama y con ese tono
altanero que afectan los criados al tratar con personas humilla.das por sus señores, le dijo que misia Tere la aguardaba en la salita, todo su valor
,
NOVIA DE VACACIONES
deshizo
se
como una espuma, y
247,
que se
sintió
le
helaba la sangre en las venas.
Esperaba aquello, pero no tan pronto
Le hagustado tanto que estuviera Mr. John para
que la defendiera, o al menos María Esther para
.
¡
bría
que
consolara!
la
Pero estaba sola en medio de
la hostilidad.
Estremecida y pálida fué a la salita, el lugar
de las grandes deliberaciones de misia Tere, donde se reunía
tos
graves,
condensaban
el
momen-
consejo de familia en los
donde
los
se
amasaban
las
cóleras
y se
rayos. Misia Tere, sentada en su
hamaca
de
habitual, aguardaba a la niña, revestida
gravedad de un magistrado.
Cerca de ella, en un escritorio de laca, escrila
bía Javierita.
Cuando entró Angelina, misia Tere, cargado
gesto
de desdén,
le
indicó
que cerrara
la
el
puerta
y se acercara.
Tales preparativos no eran a propósito para
in-
misma
le
fundirle ánimo, pero por su exageración
devolvieron un poco de calma, y sin observar a Javierita, a quien adivinaba con los ojos clavados
en
zos
ella,
posó su mirada serena
le
costaba esa serenidad!
y aguardó de pie
el
—Escúcheme —
—
—
¡
oh,
qué esfuer-
en misia Tere,
chubasco.
comenzó la señora tratándola
de usted, porque el tú, en esos momentos, habría
tenido un dejo cariñoso:
hasta Nuestro Señor,
con ser quien era, se quejó de la ingratitud de los
—
hombres.
HUGO WAST
248
Angelina conocía aquello
era
:
grandes discursos de misia Tere.
porque
No
así
era ella
continuación ve-
magno corazón y
nía infaliblemente lo de su
"i
exordio de los
el
A
lo
de
!"
pensó, sin embargo, en
aspecto cómico de
el
aquel comienzo, porque estaba azorada
como una
palomita en presencia del gavilán.
—Un
día
—
prosiguió la señora, satisfecha de
su entonación y de su voz y halagada por un "es-
—
sabiendo
que Javierita no pudo tragarse
Dios
que es
que tú vivías en la sierra a la de
Padre, con grave peligro de perderte por tu ca-
to es"
indómito y
rácter
que nadie
sin
egoísta,
me
lo
insinuara y sólo porque yo soy así, puro corazón,
te quise hacer un gran beneficio y te traje a mi
casa.
Te
traje
para servirte yo de madre, para
darte a Lidia por
hermana
educarte, para civilizarte.
vertir los inconvenientes
;
para enseñarte, para
No me
dejaron de adque había en traer a mi
casa y poner al lado de mi hija, que es pura inocencia y candor, a una muchacha que había vivido
— desperdigada, no
— clamó alzando más voz, porque Angelina abría
aunque su protesta no
ahogada por
dolor — pero
sorda, porque
desperdigada en los montes
protestes
¡
sí,
la
!
los
labios,
el
lió,
sa-
fui
;
cuando me entra un cariño soy
así.
Y
te traje
a
pesar de todo, y mi casa fué tuya, y yo fui tu madre,
yo no sé si me lo has
y Lidia fué tu hermana, y.
.
agradecido.
—
—Lo
Sí,
señora
—
.
alcanzó a
que sé es que no
murmurar Angelina,
lo parece,
y que tuvieron
249
NOVIA DE VACACÍONas
razón los que me dijeron que era absurdo mi empeño en querer modificar un carácter como el tuyo,
porque la cabra tira al monte.
Esto es, la cabra tira al monte
rita colaborando en el agravio.
—
Angelina no
oía,
propósitos de
sus
no quería
oír,
—
dijo Javie-
sentía que todos
resignación se sublevaban ante
aquellos insultos que restallaban con furia en boca de la dama, a quien su silencio daba alas y bríos
y elocuencia para seguir hiriendo sin piedad.
Todo eso hemos hecho por tí, y ahora quiero
—
saber con qué
me
madre, a Lidia
la
¿
en
tí,
has retribuido a mí
te
el
amor de
afecto de hermana, a Javierita
de amiga de que
solicitud
Para qué
el
te
hicieron objeto.
sirvió la confianza
que depositamos
dejándote sola, cuando nos fuimos a
Mon-
tevideo, sino para burlarnos
y afrentarnos y traicionarnos?.
Cállese usted, no hable, estoy hablando yo! ¿Creías acaso que porque nosotros no
te veíamos, el ojo de Dios no te espiaba...?
Toda la timidez de la niña huía de su corazón, porque siempre la injusticia obraba en ella
como un resorte para levantarle el espíritu. Comenzaba a ser dueña de su voluntad y escuchaba
las torpes injurias sin dolor, porque ya no la herían, y callaba esperando que misia Tere la de.
.
i
jara hablar a ella.
Pero
porque
señora no estaba dispuesta a terminar,
la
la
misma humildad de Angelina, en vez de
desarmarla,
la
enardecía.
Salió
del
terreno
vago
!
HUGO WAST
250
de
alusiones
las
cretos
en
entró
y
cargos
los
con-
.
—¿Por
qué no quisiste acompañarnos a Monte-
video?, ¿por regar tus plantas?, ¿por cuidar a ese
viejo chocho de Anselmo, que
muy
solo hace sesenta años? ¡Valiente
ridad
cita
!
—
ca-
No, no fué por eso Fué por tener una
en mi casa
con un hombre
exclamó Angelina en una llamaSeñora
!
!
i
!
¡
¡
bien se cuida
hermana dé
!
¡
—
rada de rebeldía.
Pero misia Tere no quiso
mismo
y siguió en
oiría
el
tono.
—¿Crees
que
tú
una joven que
a un hombre,
se
papel decente
es
el
que hace
precia de honrada, dando hora
—y
al novio de la
a qué hombre
donde la han recogido y donde la
para estarse con él en una
colman de atenciones
sala escondida, en medio de las sombras del anochecer, sin luz, ni nada? ¿Crees tú que es muy moral eso de ir sola a casa de otro hombre, cuyas
!,
¡
¡
hija de la casa
!
—
,
costumbres debes conocer
muy
bien, a dejarse be-
y no quiero pensar nada más, a
costa de sacarle una promesa de matrimonio a él,
suquear por
que sabes
es
como
—
¡
él,
muy
bien está comprometido con
hermana mayor, con Javierita?
tu
Señora
!
de Angelina,
la
que
—
volvió a clamar la voz doliente
que no pudo seguir más de pie y
se abatió sollozando en
un
sofá.
—¿Cuándo había visto en mi
recido? — prosiguió implacable
se
la
casa nada padama.
¿Es
—
esa tu educación, es esa tu moral, es esa la
reli-
:
.
.
!
251
NOVIA DE VACACIONES
gión que te enseña el padre Anselmo, eso lo que
aprendes en la Imitación de Cristo? Hoy mismo
escribiré a tu
Puedes irte a arreglar tus
un día más quiero tener en mi
padre
porque
cosas,
ni
.
.
.
casa la piedra del escándalo ...
diria el
—
¡
Sí,
corrió a su cuarto
puso a llorar con la
Pero se ahogaba,
ble de la calumnia.
se,
con
Santo Dios, qué
—
gimió Angelina y
echó sgjnm la cama y se
cara en las almohadas.
!
se
y
la asfixiaba la angustia horri-
Necesitaba hablar, desahogar-
sus anchas, pero llorar con otro que
llorar a
llorara
¡
supiera esto!
padre Jordán
sí, ni un día más
si
ella
.
.
al pecho noble de
don Anselmo todas sus congojas.
El buen viejo, sentado en su sillón, bajo los fres-
Corrió a
la
huerta a confiar
cos naranjos, rezaba su oficio.
Cuando
vio "a su niña",
como
la
llamaba con
azorada y descompuesta, comprendió que había allí algún gran dolor que consolar,
y con su voz apacible de pastor de las almas que
acoge con más amor las penas que las alegrías,
afecto,
llegar
di jóle
—
mi niña, qué es ? Por Dios
¿ Qué es eso,
¿lloramos? ¿Quién la ha hecho llorar, hija? ¿Qué
le pasa? Cuente, cuente a su viejo amigo.
El tono mimoso del anciano le infundió ánimo,
j
.
y arrodillándose junto
te, la
al
sillón,
como una
peniten-
joven exhaló su queja:
—Muchas
ticias ...
He
penas, don Anselmo, y muchas injussido humilde y me han humillado, he
.
HUGO WAST
252
me han
sido justa y
me han
calumniado, he sido buena y
amado, he perdonado, he
He
maltratado.
olvidado las ofensas de los otros, y mis ofensas
no han sido ni olvidadas ni perdonadas. He acompañado a los solos, y a mi nadie me ha acompañado he consolado a los tristes, y a mí nadie me
ha consolado. Me he cansado de buscar la justicia y la paz y la alegria en el mundo, y vengo
;
a buscarlas en Dios.
He
mucho y estoy
mundo y de
sufrido
cansada de tanta guerra, cansada del
Padre Anselmo, ¿puede
vida.
la
cansada de
— No
la
ser
pecado estar
vida?
no; Job tenía tedio de su vida y pefué más probado
No has oído las palabras del Señor ?
hija,
día a Dios la muerte, pero Job
que tú
¿
"¿por qué te turbas cuando las cosas no suceden a medida de tu gusto? ¿Quién es el que en el
mundo logra todos sus deseos? Ni tú, ni yo, ni
hombre alguno sobre la tierra ..."
.
Calló
.
.
el
— He
viejo y prosiguió la joven:
vivido en guerra continua, yo que
amaba
paz; no ha habido un gesto mío ni una palabra
la
mía que no fueran interpretados y cargados de
maldad
Hija, la vida del hombre es un combate, dice
Job militia est vita hominis. ¿ Por qué te amarga,
.
.•
—
:
pues, la lucha?, ¿por qué tu corazón siente
la
banza o
mundo
está
La
en
el
él
gloria
vituperio,
y amas
del
la
bueno
sino porque
aun
el
ala-
estimación de los hombres?
está
propia conciencia y no en
en
la
testimonio de su
boca de los demás.
el
233
NOVIA nt VACACIONES
tu corazón
vSi
no
te reprende,
descansa en
él.
Oye
las palabras de Dios y no cuidarás de cuantas te
digan los hombres. Míralas como pajas que lleva
¿Qué
viento.
el
son?,
¿qué valen? ¿Podrán por
ventura arrancarte un solo cabello?
Sí, don Anselmo, ¿pero dónde está
—
cia?
He
consolado a los
tristes,
mí nadie me ha consolado
como una íntima queja.
a
—Vano
es
y breve
todo
—
y yo era
la
justi-
triste
y
exhaló x\ngelina
consuelo
humano
—
contestó la voz grave de don Anselmo, repitiendo
las
palabras de
la
ne en su memoria.
más que para
vos
estis,
el
Imitación que vivía hecha car-
—
Disponte para
consuelo.
la paciencia
Consolatores
onerosi
dice Job a sus amigos; consoladores pe-
sados sois, lyos hombres pasarán delante de
mirarte.
tí
sin
importan al mundo tus penas,
importan a los felices que no las
¿Qué
le
hija? ¿qué les
comprenden?, ¿qué les importa a los desgraciados
que apenas pueden con las suyas? No quieras el
consuelo de los hombres, busca el de Dios, y verás cómo no es gran cosa despreciar el humano
cuando tenemos el divino.
Angelina lloraba con la cara entre las manos,
apoyadas sobre el brazo del sillón de don Anselmo.
—¡Llora! —
dulcemente
di jóle
el
buen
viejo,
golpeándole
—
cabeza con su mano paternal.
Bienaventurados los que lloran porque ellos serán
la
consolados; llora por
tí, que estás en la edad de
por los viejos que no podemos llorar; llora por los felices que hoy ríen, pa-
las
lágrimas;
llora
:
!
HUGO WAST
254
que algún día no lloren
ra
.
por
llora
;
ciados que no lloran porque tienen
el
los
desgra-
corazón en-
durecido, y da gracias a Dios que con las penas te
manda lágrimas
.
.
.
Ella alzó la cara
— Don
Anselmo
mojada y
—
le
triste.
dijo,
—
¿sabe usted por
qué me quejo y por qué lloro? Escúcheme; tengo
necesidad de arrojar de mí esta congoja; es mi
historia.
Y
don Anselmo que
arrodillada, junto a
allí
la
escuchaba como un confesor,
le
de aquella tenaz persecución
de todos los minu-
con hambre de dañarla
tos,
a ella,
historia
la
que nunca ha-
daño a nadie
bía hecho
Y
¡
contó
mientras
la
queja brotaba
como una dulce
viejo pensaba que hay almas que
no son
mundo.
Cuando ella terminó con su palabra inspirada que
parecía seguir el dictado de lo alto, tan empapada
fontana,
para
el
el
estaba en
—Es
el
espíritu de Dios, le dijo
tu cruz, hija mía, abrázate con ella.
¿Por
qué temes? ¿por qué vacilas?, ¿por qué buscas d
descanso habiendo nacido para el trabajo? Jesús
llevó también su cruz y era más pesada que la tuya.
En
mundo y fuera del mundo, en tí y fuera
huyendo o buscándola, encontrarás tu cruz.
Acéptala con alegría de corazón y hallarás en ella
de
el
tí,
la salud
y
humildad,
ritu,
la
la vida, el
la
valor en las adversidades,
la
paz, la fortaleza y la alegría del espí-
suma
Habló largo
virtud, la perfección, la santidad.
rato,
y cuando descendió
la
.
noche
—
!
perfumada sobre
apacible y
235
Vt VACACIONES
Tí OVIA
la
naturaleza que se
dormía, en medio del sosiego de la huerta, adonde
mundo con una
llegaban los ruidos del
como
da algazara
mientras en
en
llas,
al
el cielo
voz de
las
acongoja-
cosas perecederas,
se iban despertando las estre-
corazón de Angelina, templado en
el
de
aceite
la
caridad, moría para siempre
la
hombre y
se encendía el
amor
a la
el
el
amor
humanidad.
Hacía tiempo que acariciaba un gran pensamiento, pero nunca la idea se le ofreció con tan irresistible
encanto
como
Quería ser una de
Vicente de Paul,
—
¡
Qué
dulce
entonces.
las
humildas hijas de San
Hermana de
—
pensaba
Caridad.
—
será cuidar a
los
enfermos, amar a los desgraciados, alegrar a los
tristes
/
Se levantó consolada y resuelta.
/
En su cuarto encontró a María Esther que aca-^
baba de llegar con su padre.
^.^
Le tomó
le
la
cabecita entre las manos, la besó y
dijo:
—¿Qué harías chiquita, me fuera yo para
— Me
contigo — contestó
niña muy de—¿Aunque me fuera
aunque no volviera
tú,
si
siempre, para siempre?
iría
la
cidida.
lejos,
más?
— ¿No me
—No.
—Entonces no
Sí.
ró ofendida.
crees?
sabes
cómo
te quiero
— murmu-
HUGO WAST
236
Angelina vio en aquellas serenas pupilas azuuna pregunta que no pudo contestar, y adivinó por la carita nublada de la chiquilla que sus
les
palabras
la
habían entristecido como un presenti-
miento.
Con
el
corazón dolorido,
la
derse su figurita graciosa en
ría,
la
al
mundo.
fondo de
el
parecióle que se desataba
unía
vio irse, y al per-
el
la gale-
último lazo que
XXVI
su ÚNICA alegría
Con
gelina
la carta
de su padre en
un nuevo
la
mano probó An-
dolor.
Habíale escrito ella una cartita llena de amor y
de humildad, en que después de pedirle perdón a
él y a su esposa del mal que les hubiera hecho en
la vida, solicitaba su permiso para seguir la vocación que Dios le enviaba.
Contestáronle con otra carta escrita por Bernar-
da y firmada por los dos.
¿Qué? ¿Acaso su padre no sabía escribir para
que la única carta que había de escribirle en la
vida fuera redactada por otra persona, que segu-
ramente se inspiraba en
las
calumnias de
terona al llenarla de reproches
por
la
sol-
su ingratitud
para con
la gran familia que la había acogido?
Por disculparle y endulzar un poco la amargura
que le causaba aquel injusto despego, pensó que
esa vez,
como todas
las
veces que se trataba de
HUGO WAST
23ft
asuntos domésticos, su padre lo había dejado todo
en manos de su mujer.
Después firmaría sin leer o sin sospechar, en
su ignorancia de las cosas del corazón, que aquel
y desdeñoso, en el solemne momento en
que daba permiso a su hija para que dispusiera de
su libertad huyendo del mundo para siempre, había de herirla dándole a gustar una hiél nunca gusestilo seco
tada.
Venía
Todo
el
permiso amplio y eso la consoló.
ya arreglado. Iría a París con
lo tenía
al-
gunas otras Hermanas de Caridad que partían en
esos días, y haría su noviciado en los hospitales de
la gran ciudad.
Despidióse de don Anselmo confiándole los humildes objetos con que había adornado su cuarto,
su imagencita de la Virgen, sus floreros, la pobre
libretita en que escribía su diario. No había tenido valor para romperla, y aunque eso la hizo pensar que quizás el mundo no había huido del todo
de su corazón, se la entregó diciéndole que era su
confesión general.
De don
Víctor se despidió también;
estaba bien conmovido.
— Mira,
llévate esto
como recuerdo
el
—
coronel
dijo sa-
cando de la cartera un papelito.
Angelina lo miró sin comprender: era un
certi-
ficado de confesión.
—^¿No
caso.
sabes lo que significa?
Supe que no
estarías tú si
Que mañana me
danoraba, y por
.
.
f
NOVIA DE VACACIONES
y por hacer
esto
callar
425©
muchas bocas adelanté
la
fecha
— Ah — exclamó Angelina, — qué alegría
¡
bría deseado tanto verla! Pero...
rogaré a Dios por ustedes
Don
.
Hano importa; yo
!
i
.
Víctor se fué; había ido únicamente a des-
demás apenas
profundamente por el chisme y por
el gesto hosco que aún se atrevían a ponerle misia
Tere y Javierita.
A las siete de la noche debía estar Angelina en
pedirse de la joven, porque con los
habló, resentido
casa de las
Cuando
Hermanas de Caridad.
hora de la despedida, haciendo
un esfuerzo para romper el hielo, abrazó a misia
Tere, que se dejó abrazar como una estatua, y dio
la mano, una mano tímida que pedía perdón y
olvido de ofensas que no había cometido, a Javierita que le estiró la suya como una limosna.
Habló un momentito, dulcemente, en voz baja,
como si fuera ya una monja, haciendo tiempo para
que volviera Lidia, que había corrido hasta el hall
porque alguien venía.
Pero Lidia no volvió.
Desde donde estaba la vio cruzar del brazo de
Julio, que acababa de llegar, reconciliados nuevallegó la
mente.
¿Fué sueño, fué realidad? Parecióle que la mirada de Julio, tan noble antes, llegó hasta ella cargada de los mismos rencores y de los mismos agravios que se leían en las miradas de las tres mujeres, hasta en ese momento en que ella, con su
*
:
HUGO WAST
260
aceptaba todas las humi-
dulce actitud sometida,
llaciones.
y perderse en la galería que ciry comprendiendo que huían de
ella, se levantó huyendo también ella de las almas
mezquinas y de los corazones débiles.
Mr. John la esperaba con el automóvil a la puerta.
Cuando llegó a la verja, encontró a María Esther que lloraba con la carita oculta detrás de una
Viólos pasar
cundaba
la
casa,
columna.
Llorando se le colgó del cuello y le susurró al
oído con su vocecita adorada llena de una amable
seriedad
—Dile
no,
me
a papá que
quiero ser
me voy
deje
ir
Hermana yo también;
a morir.
Aquel dolor tan
.
.
contigo; dile que
díselo,
porque
si
!
infantil,
pero tan
sincero,
le
llegó al alma.
Consiguió que Mr. John la dejara ir con ellos,
como estaba, sin sombrero, robada al egoísmo
así
de
la madre.
El automóvil partió.
Angelina cerró los ojos.
Al alejarse de aquella casa donde tanto había
sufrido, parecióle que se alejaba de sus penas, y
sintiendo junto a sí a María Esther y en sus manos
las
manitas de
becita,
si
al
ella
y en su hombro apoyada su
entró en su alma una gran dulzura,
dejar sus
ca alegría.
muchas
ca-
como
tristezas se llevara su úni-
—
NOVIA DE VACACIONES
— ¡Qué lindo no llegáramos
niña.
decía
—¡Nunca, nunca! —contestó
si
261
nunca!
—oyó
que
la
ella
como un eco
de su corazón.
En
el
último instante, en
el
último adiós, mien-
Mr. John conversaba con la Madre,
un momentito con María Esther.
tras
tó
Con una ternura inmensa
miró en
la
se apar-
los ojos
en aquellos sus ojos grandes, límpidos, en que se
—
alma de la niña ansiosa de impregnarse
en su imagen querida, para que su recuerdo le duveía
el
rara siempre y fuera
como su
luz en el eterno cre-
púsculo adonde se iba a hundir.
Abandonaba
ro que
huye de
el
mundo con
la jaula;
santa libertad sentía
el
la
alegría del pája-
pero en su embriaguez de
solo dolor de dejar a su
amiguita.
La halló arrasada en lágrimas, y para no prolonmás aquella inútil pena, dióle el último beso en
boquita, que ella le ofreció, sedienta de un cari-
gar
la
ño que perdía.
Un minuto después
y
al
lado de la
de un claustro.
la
Madre
puerta se cerró tras
se
hundió en
la
ella,
serenidad
XXVIII
jTU LA comprendías
I
Seis meses después, en una cruda noche de agosel comedor la familia de
mismos de antes, en los mismos sitios alrededor de la mesa ovalada. Sólo en
el de Angelina se notaba un cambio, porque en lugar de la ausente sentábase don Anselmo, arrojado de la huerta por la crudeza del invierno y alojado en el mismo cuarto donde viviera su joven amito,
estaba de sobremesa en
Mr. John. Eran
ga,
por
la
los
caprichosa caridad de misia Tere.
Ni un minuto durante el día había cesado la lluvia, que caía despiadada sobre la inmensa ciudad
entristecida.
Por
titas,
los vidrios
de
brumosas copas de
viles
de go-
y
los árboles
de
la avenida,
inmó-
friolentos, alineados a lo largo de las aceras.
Como
trado en
John,
las ventanas, cubiertos
divisábanse apenas, a la luz de los focos, las
si
la tristeza
de
la
noche hubiérase
los espíritus, todos estaban silenciosos
infil:
Mr.
fumando un puro, cuya ceniza dejaba caer
265
NOVIA DB VACAaONas
por rodajitas en
el platillo del
café; las tres mujeres
y María Esther, con
la cabeza en la mano y los
¿en qué pensaba?
ojos en el techo, pensando.
Don Anselmo parecía muy ocupado en hacer una
balancita con la cucharilla del te, no sabiendo si retirarse o no, ardua cuestión que se le ofrecía todas
mayores mirando un
el codo sobre la mesa,
figurín
.
las
noches a
dar a Tere
si
la
misma
se iba,
hacer nada, cuando
.
hora, temeroso de desagra-
y aburrido de
muy
estarse
allí
sin
bien podía aguardar el
sueño rezando su Oficio. Oyóse de pronto
el
rui-
do de unos pasos muy marciales que resonaron en
mosaico del hall.
Es Víctor murmuró Mr. John.
El coronel entró frotándose las manos, y como
hombre de confianza que era, saludó apenas y se
fué a sentar al lado de María Esther, en el extremo
de la mesa.
Las relaciones de don Víctor con misia Tere j
el
—
—
un poco frías, por su casamiento
de sopetón y también por una ruda explicación que
un día tuvo con la solterona en defensa de AngeJavierita estaban
lina.
Pero no era el coronel hombre de resentirse por
de más o menos, y de vuelta de un
largo viaje de bodas con Magdalena, que entró
con los honores de una reina en su hotelito de la
calle Maipú, volvió a visitar a sus parientes. Casi
frialdades
siempre iba solo, porque no quería exponer de
cuerpo presente a su mujer a desaires que si a él
no le hacían mella, a ella tenían que lastimarla.
y
.
HUGO WAST
264
Poco a poco la relación se fué caldeando, aunque las mujeres nunca le perdonaron aquel matrimonio morganático, como decía Javierita, que había pescado la frase en la portada de una novela
de Max Nordau.
María Esther quería mucho a su tío y al acercársele acogiólo con una linda sonrisa. Pero esa noche el viejo amigo tenía un aire tristón y serio.
— Nena— dijo a niña besándola en frente
—¿por qué no va a dormir?
—Es muy temprano todavía crees que soy tan
dormilona?—contestó
pasando su mejilla
la
la
se
;
¿
se-
ella
dosa por
ruda barba del coronel, que en ciertas ocasiones le imponía aquella caricia como un
la
castigo.
—
—
¡Bah! masculló entre dientes don Víctor dejando a la niña. ¡Mejor! Que lo oiga; de todos
modos, será la única a quien interese el relato
añadió en voz alta: ¿No saben la noticia?
—
—¿Qué
—
noticia?—preguntó
casamiento de ...
—
misia
Tere
—
— No, nada de casamientos—interrumpió
gesto duro — otra cosa
de Angelina
— tAy!—exclamó con un alegre suspiro
;
:
Esther
Don
al
oír aquel
Víctor
la
¿la
del
él,
con
?
es
,
.
María
hombre querido.
miró con
tristeza, los ojos
húme-
después sacó una carta.
dos
;
allí
me mandó una
—¿Sabían dónde estaba?
—¡Está en París!—contestó
postal.
María Esther.
— De
.
NOVIA DE VACAOONES
— No
en Porth Arthur, en
;
la
265^
guerra ...
¡
esta-
ba...!
Hubo un momento de
—He
silencio.
una carta; no es de ella; es de
la Generala de las Hermanas; me cuenta que le
han escrito de Porth Arthur. La habían mandado
allí, porque la Cruz Roja necesitaba muchas enrecibido
fermeras.
Don
.
Víctor hablaba lentamente,
siera llegar al fin.
María Esther
cado, y lo miraba en la cara
como
si
no qui-
se le había acer-
como para
entender-
mejor.
le
—Es
una
historia triste
—continuó,—pero
es
una
Yo siempre había dicho que Anuna gran alma, y ya van a ver cómo no
me equivocaba: ¡era una gran alma!
¿Era?.
murmuró cerrando los ojos María
Esther sin comprender bien.
¿ No saben ? Ha muerto ...
La palabra cayó sobre el salón como un inmenso
gran historia.
.
.
gelina era
—
—
.
velo negro.
.
—
Don
—"Ha sido
bates
;
los
lió
el
Víctor desplegó
la
carta y leyó:
víspera de uno de los últimos com-
japoneses
sus trincheras.
nó
la
estaban
cerca,
invisibles
en
Al caer
la noche, el jefe ruso ordereconocimiento de una posición enemiga y sa-
un hombre para cumplir
la
orden.
Pero fué
cayó
sentido, y a corta distancia de los bastiones
envuelto por una granizada de balas. No había
muerto: desde las posiciones rusas, en el silencio
de la noche, se oían los gemidos del desgraciado,
y
aunque estaba a pocos pasos, era imposible auxi-
V
1»6
*
HUGO WAsr
i
liarlo sin correr a una muerte segura. No valía la
pena como contestó un jefe a una de nuestra*
Hermanas. Pero Sor Angelina, su compatriota y
pariente, según creo, que desde que llegó se había
hecho notar de todo el mundo por una valentía singular en medio de tantas valientes, consiguió permiso para ir ella a recoger al herido. Y así lo
hizo; pero sentida también por los nipones, que en
la obscuridad no pudieron darse cuenta de que era
ijia mujer, una Hermana de Caridad, fué recibida
a tiros. Cuando llegó con su carga se asombraron
todos de la energía sobrehumana que había tenido
<iue desplegar, porque venía herida, con dos balazos graves. La acostaron en una camilla; era caso
perdido, según decían los cirujanos, y debía sufrir
atrozmente, aunque ni en su rostro plácido ni en
su palabra serena se le conocía. Preguntó por su
herido y como le dijeran que lo atendían ya, se
quedó tranquila. Al rato habló llamó a una Hermana y le dijo que cuando muriera, porque veía
que se estaba muriendo, escribiera a su patria, y
dio sus señas, señor coronel. No habló más porque
empleó en rezar las pocas fuerzas que le quedaban.
Murió al anochecer; no necesito decirle que murió
—
—
como mueren los santos ..."
Don Víctor terminó la lectura de
la carta con
voz llena de lágrimas. El silencio en el gran comedor pesaba como una lápida. Mr. John había inclinado la cabeza murmurando: "¡Era una gran
alma!"
la
irOVIA
Don Anselmo
blaba
el
167
DS VACACIONES
rezaba,
y en sus ojos claros tem-
árido llanto del viejo.
Pero ni una lágrima de
las tres
mujeres
silen-
ciosas había caído sobre la dulce memoria de la
muerta.
Sólo María Esther, en
de
la
mesa, con
el
extremo más alejad
la cabecita entre los brazos,
gando sus sollozos con im pañuelo, lloraba en
lencio.
Don
Víctor se acercó a
cabellos.
—¡Llora,
—¡Tú
la
chiquita, llora!
comprendías!
Santa Fe, enero de 1917.
—
le
ella
y
la
j
ahosi-
besó en los
dijo amargamente.
ÍNDICE
Junto al
arroyo
5
I5
retrato
El
años después
Paganini
La obra de tres años
Los viejos recuerdos
El corazón de Misia Tere
La orden del jazmín
Tres
El
señor
En un mar de dolor y de vida
La reina de la fiesta
La paz de los humildes
Magdalena Leoni
La misma de antes
La amarga palabra de valor
¡
El 18 no ha salido
1
i
Elegida
57
73
80
89
99
107
117
126
148
Hacia el gran misterio
Hasta cuando, Señor
El dique y la ola
La calma en el mar inquieto
inútil
36
44
50
138
1
La racha
La
25
176
187
195
202
victoria
entre
159
mil
219
"Porque eres dulce y humilde y buena..."
225
En
232
casa del coronel
Bajo
los
Su única
I
Tú
la
naranjos
243
alegría
257
262
comprendías
!
SI
IMPRENTA
MERCATAU
C*u.K Jos£ A. Tekky 385
::
::
buenos aius ::
g^
-
p
95
::
«
-^t;:.>^V^ ;-^:'HÜGO
WAST
;^,^
" ^
l
-^
NOVIA
DE
VACACIONES
17»
Mli-UAR
BUENOS AIRSS
AGENCIA OENERaI OE LIBRERÍA Y PUBLICACIONES
1571
-
Rivadavia
-
1573
•
.
Fly UP