...

Consejos y cuidados tras un ictus

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Consejos y cuidados tras un ictus
Anexo 8. Información para pacientes
Consejos y cuidados tras un ictus:
información para pacientes
y familiares
Información para el paciente
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 163
Esta información para pacientes ha sido realizada por el grupo de trabajo de la Guía de Práctica
Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria. Plan de Calidad para el
Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Unidad de evaluación de
Tecnologías Sanitarias de la Agencia Laín Entralgo de la Comunidad de Madrid; 2009. Guías de
Práctica Clínica en el SNS: UETS Nº 2007/5-2
Esta información está también disponible en formato electrónico en las páginas web de GuíaSalud y de la UETS. En estas páginas puede consultarse, además, la versión completa y versión
resumida de la GPC.
164 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
Índice
¿A quién se dirige esta información?
¿Qué es un ictus? ¿Qué es un Ataque Isquémico
Transitorio?
¿Cuáles son los síntomas de un ictus o AIT?
¿Qué debo hacer si presento estos síntomas?
¿Cuál es la evolución de los pacientes
que sufren un ictus?
Si ya he padecido un ictus, ¿puedo prevenir un nuevo
ataque?
¿Qué secuelas y complicaciones puedo
padecer tras haber sufrido un ictus? ¿Cuáles son
los tratamientos disponibles en Atención Primaria?
¿Qué consejos sobre cuidados en la vida diaria debo
seguir?
Papel del cuidador: Cuidarse para cuidar
¿Qué recursos y ayudas sanitarias y sociales puedo
solicitar?
¿Dónde puedo obtener más información?
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 165
¿A quién se dirige esta información?
Esta información está destinada a aquellos pacientes adultos
que han sufrido un ictus o un Ataque Isquémico Transitorio y a
sus familiares y cuidadores.
La información que aquí se detalla tiene por objetivo ayudar a
comprender la enfermedad, además de proporcionar consejo e
información acerca de los cuidados y opciones de tratamiento
disponibles en Atención Primaria.
¿Qué es un ictus? ¿Qué es un Ataque
Isquémico Transitorio?
Un ictus es una enfermedad neurológica que se produce cuando el
flujo sanguíneo del cerebro se interrumpe. Existen dos tipos:
Ictus isquémico: Cuando el flujo sanguíneo se interrumpe por una
obstrucción (por ejemplo por un trombo) en un vaso sanguíneo.
Ictus hemorrágico: Cuando un vaso sanguíneo se rompe, causando un sangrado dentro del cerebro.
Un Ataque Isquémico Transitorio (AIT): Es un tipo de ictus isquémico que se produce igualmente por la interrupción del flujo sanguíneo, pero de manera temporal, siendo habitual que
los síntomas duren unos pocos minutos y que el paciente se
recupere totalmente en menos de 24 horas. El AIT incrementa
el riesgo de padecer un ictus y es, al igual que éste, una urgencia médica.
166 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
¿Cuáles son los síntomas de un ictus
o AIT?
SÍNTOMAS
Algunos de los síntomas más comunes del ictus se describen a
continuación:
 Pérdida brusca de movimiento o debilidad del brazo, pierna, o cara, especialmente cuando se produce en un lado del cuerpo.
 Problemas repentinos de visión, en uno o ambos ojos.
 Dolor de cabeza repentino, sin causa conocida.
 Dificultad en el habla: balbuceo, incapacidad para
encontrar las palabras adecuadas o no ser capaz de
comprender lo que otras personas dicen.
 Problemas repentinos al caminar o pérdida de
equilibrio o de la coordinación.
 Sensación brusca de acorchamiento u hormigueo
en la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo.
¿Qué debo hacer si presento estos
síntomas?
Si cree que usted o alguien en su entorno está padeciendo un
ictus debe llamar inmediatamente a los servicios de urgencias
Llame al 112
 Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 167
Es probable que los profesionales le hagan preguntas que les
permitan valorar si se trata de un ictus, como las que se describen a continuación:
— Hacer que el paciente sonría mostrando los dientes,
para comprobar que ambos lados de la cara se mueven igual.
— Hacer que el paciente cierre los ojos y mantenga los
brazos extendidos durante 10 segundos para comprobar si uno de los brazos no se mueve o cae respecto
al otro.
— Pedir al paciente que repita una frase para comprobar si
el paciente puede hablar, si utiliza palabras incorrectas o
arrastra las palabras.
En el caso de que los profesionales confirmen la sospecha de
ictus será derivado a un hospital.
¿Cuál es la evolución de los pacientes
que sufren un ictus?
Recuperarse de un ictus dependerá de varios factores como la
extensión y la zona de la lesión que se ha dañado, la rapidez
con la que se logra restablecer el riego sanguíneo y el estado
de salud previo.
Tras haber sufrido un ictus pueden ocurrir tres cosas:
168 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
EVOLUCIÓN
 Una recuperación casi inmediata (minutos u horas). Este es el caso de los Ataques Isquémicos Transitorios, que generalmente no dejan secuelas.
 Una recuperación en mayor o menor medida. La
recuperación en este caso se produce entre semanas y meses y habitualmente requiere de rehabilitación, pudiendo dejar algún tipo de secuela.
 Un empeoramiento del paciente. Puede deberse
a causas neurológicas u otras complicaciones como
fiebre, infecciones u otros.
Si ya he padecido un ictus, ¿puedo
prevenir un nuevo ataque?
PREVENCIÓN
Las personas que han padecido un ictus o un Ataque Isquémico
Transitorio presentan un mayor riesgo de sufrir de nuevo un
ictus.
Para reducir al máximo el riesgo de una recaída es
importante seguir los consejos proporcionados por
el médico acerca de dieta, ejercicio, y consumo de
alcohol y tabaco entre otros. Si usted padece hipertensión es fundamental tener un buen control de la
misma.
Además se debe seguir el tratamiento farmacológico prescrito
en cada caso.
Para prevenir otro ictus es muy importante continuar con todas
estas medidas durante el resto de la vida.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 169
¿Qué secuelas y complicaciones
puedo padecer tras haber sufrido
un ictus? ¿Cuáles son los tratamientos disponibles en Atención
Primaria?
170 MOVIMIENTO
Tras haber sufrido un ictus puede quedar una discapacidad secundaria que afecte al movimiento manifestándose como una
pérdida de fuerza (se denomina plejia o parálisis si no se puede
realizar ningún movimiento con la parte del cuerpo afectada o
paresia si es posible realizar movimientos pero con menos fuerza que la parte no afectada), falta de coordinación o pérdida de
control de movimiento.
Estas alteraciones tienden a mejorar, aunque es posible
que a pesar de la rehabilitación la recuperación no sea
completa.
CAÍDAS
PROBLEMAS FÍSICOS
Los pacientes que han sufrido un ictus son más propensos a
tener caídas, por lo que es importante que haga los ejercicios que le recomienden para fortalecer la musculatura y
entrenar el equilibrio en casa. También es importante que
identifique y modifique en la medida de lo posible aquellos
aspectos del hogar que puedan suponer un mayor riesgo de
caídas como retirar alfombras, poner sillas de plástico en
bañera o ducha, además de asideros y utilizar zapatos con
suela antideslizante.
GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
VISIÓN
Los trastornos visuales también son frecuentes. A veces
se produce una pérdida de visión de la mitad del campo
visual, lo que se denomina hemianopsia. Otras veces puede
ocurrir que el paciente no sea consciente de esta pérdida
de visión de la mitad del campo visual. En estos casos la
familia debe recordar al paciente que mire hacia el lado
afectado, ya que con un poco de entrenamiento la hemianopsia se compensa girando la cabeza para mirar hacia el
lado dañado.
LENGUAJE
Puede que también se produzca un trastorno en el lenguaje. Se denomina afasia cuando el paciente es incapaz de
comprender y/o de emitir ningún tipo de lenguaje adecuado.
La disartria es una alteración del habla, que se manifiesta
por dificultades a la hora de articular las palabras. Algunos
pacientes son incapaces de emitir ninguna palabra, lo que
se denomina mutismo. El logopeda es el profesional que se
encargará de valorar y rehabilitar en los casos en que sea
posible las alteraciones del lenguaje que se producen tras
un ictus.
SENSIBILIDAD
En otros casos puede originarse un trastorno de la sensibilidad, que se manifiesta como hormigueo, sensaciones
desagradables o falta de sensibilidad al tacto. Estas alteraciones generalmente se producen en un único lado del
cuerpo y suelen acompañarse de problemas del movimiento en ese mismo lado. Se debe ser especialmente cuidadoso cuando se ha perdido la sensibilidad de una parte del
cuerpo ya que pueden producirse heridas o quemaduras sin
que la persona se de cuenta.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 171
CENTRAL
El dolor central es un tipo de dolor superficial como
quemante o punzante que empeora al tacto, con el
agua o con los movimientos y que se ha asociado en un
pequeño porcentaje con pacientes que han sufrido un
ictus. Algunos antidepresivos y anticonvulsivantes han
mostrado ser eficaces a la hora de controlar este tipo
de dolor.
HOMBRO
ESPASTICIDAD
DOLOR
172 La espasticidad es otro problema que suele aparecer y consiste en una contracción permanente de ciertos músculos.
Esto puede ocasionar rigidez, dolor, contracturas y dificultar
algunos movimientos. La espasticidad se tendrá en cuenta
en la rehabilitación. Cuando es leve no requiere tratamiento
y cuando es grave es necesario que se valore por un especialista. Si la espasticidad es moderada, su médico puede
prescribirle algunos fármacos para tratarlo.
Otro tipo de dolor que se asocia con pacientes que
han sufrido un ictus es el dolor de hombro del brazo
paralizado. Durante los episodios de dolor puede que
se utilice algún analgésico simple, pero si el dolor
persiste deberá consultar con su médico.
GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
INCONTINENCIA
URINARIA
SONDAS
DISFAGIA
Otra posible secuela es la dificultad para tragar, lo que se
denomina disfagia. Para ayudar al paciente con problemas
de disfagia se pueden tomar medidas como modificaciones de la dieta y técnicas de alimentación seguras para
prevenir la desnutrición y deshidratación del paciente y
evitar aspiraciones, es decir, el paso de comida o líquido
al pulmón.
A veces, en los casos más graves de disfagia o al comienzo de la enfermedad, es necesario recurrir a una
sonda para asegurar la correcta nutrición del paciente.
Cuando la sonda se necesita durante un periodo corto,
el paciente puede irse de alta con una sonda nasal. Sin
embargo, si se va a requerir durante un periodo prolongado, puede ser necesario introducir la sonda directamente en el estómago, lo que se denomina gastrostomía. Los consejos sobre como alimentarse y cuidados
necesarios en pacientes con disfagia se describen más
adelante, en otro apartado de esta guía que se llama
¿Qué consejos sobre cuidados en la vida diaria debo
seguir?.
En ocasiones el paciente puede sufrir incontinencia urinaria, que suele ser una afectación transitoria, aunque
puede perdurar en pacientes con secuelas importantes. Si
en el momento del alta aún persisten los problemas debe
consultar con el médico de Atención Primaria o enfermera
acerca del tratamiento y manejo de la incontinencia. En el
caso de que lleve sonda comente la posibilidad de retirada
de la misma con su médico.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 173
PROBLEMAS PSICOLÓGICOS
ALTERACIONES
DEL HUMOR
Es frecuente que durante la convalecencia, durante el proceso
rehabilitador y también al finalizar éste se produzcan alteraciones del estado de ánimo.
La depresión es particularmente común, pudiendo interferir y enlentecer el proceso de rehabilitación. También es
frecuente la ansiedad (con o sin ataques de pánico), la labilidad emocional (pasar del llanto a la risa sin motivo, llorar
o reírse sin causa aparente), la apatía, la irritabilidad y la
falta de consciencia de las secuelas del ictus.
Debido a su elevada frecuencia es probable que el médico le
haga preguntas o test que le permitan valorar si presenta depresión o alguna de las otras alteraciones citadas. El paciente que
ha sufrido un ictus no necesita recibir antidepresivos con el fin de
prevenir un posible episodio depresivo, aunque quizás sí necesite
recibir tratamiento farmacológico si finalmente se le diagnostica
una depresión.
La labilidad emocional tiende a desaparecer con el tiempo,
pero si es grave y persistente quizás pueda beneficiarse de tratamiento con antidepresivos.
En cualquier caso si usted cree que presenta alguna alteración del
estado de ánimo debe consultarlo con su médico o enfermera.
AFECTACIÓN COGNITIVA
A veces, tras un ictus, se presenta un deterioro cognitivo (disminución de la memoria, de la atención, orientación, dificultad
en la planificación y organización en las tareas). Es probable
174 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
que su médico le haga alguna pregunta o test para valorar si se
ha producido algún tipo de afectación cognitiva tras el ictus.
Aunque este deterioro puede mejorar con el tiempo, en los
casos en los que afecte a su recuperación, es probable que se
necesite consultar con un especialista.
DURACIÓN DE LA REHABILITACIÓN
En las lesiones moderadas o graves, la mayor parte de la recuperación se experimenta en los tres primeros meses tras el
ictus. La recuperación prosigue, de manera más lenta hasta al
menos los seis meses, y algunos pacientes continúan recuperándose levemente hasta el año. No todos los pacientes se recuperan totalmente.
El tiempo de rehabilitación que precisará un paciente (fisioterapia, terapia ocupacional, logopedia u otros) va a variar en función
de los objetivos de cada caso. Así, en un paciente de edad avanzada con afectación grave, la rehabilitación se puede centrar en
conseguir un traslado de la cama a la silla de ruedas con facilidad y
sin lesionar al cuidador. Esto puede realizarse en unos pocos días o
semanas; sin embargo en un paciente joven, laboralmente activo,
con afectación leve o moderada del habla o de la movilidad, la
rehabilitación puede durar hasta 6 meses, o hasta que alcance su
mayor capacidad funcional y la reincorporación laboral.
¿Qué consejos sobre cuidados en
la vida diaria debo seguir?
Actividades de la vida diaria
Las actividades de la vida diaria incluyen tanto las tareas
para un autocuidado básico (asearse, vestirse, comer) como
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 175
las habilidades necesarias para ser independientes en casa y
en la comunidad (conducir, cocinar, comprar). En el caso de
que se presenten dificultades para la realización de este tipo
de actividades, puede beneficiarse de la terapia ocupacional,
que consiste en capacitar a personas que sufren estados discapacitantes para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y
conseguir el máximo de autonomía e integración para mejorar
su independencia.
Aseo e higiene personal
Es importante cuidar la higiene del paciente para evitar infecciones, con especial atención si existiese incontinencia urinaria
o fecal, y para que el enfermo se vea mejor a sí mismo. Si es posible la persona deberá responsabilizarse de su propia higiene.
Puede facilitarse el aseo colocando una silla para que pueda
lavarse la cara, peinarse o afeitarse. Es preferible la ducha
a la bañera. Puede colocarse una silla o taburete en el plato
de la ducha y es conveniente colocar un asidero en la pared de la ducha o bañera que le permita agarrarse y evitar
caídas.
Si el enfermo no puede levantarse de la cama, se lavará con
una esponja y jabón neutro, prestando especial atención en el
secado de los pliegues de la piel, ya que la humedad favorece
el crecimiento de bacterias y hongos.
Vestirse
Uno de los objetivos para aumentar la independencia del paciente es que deberá ponerse por sí mismo todas las prendas
que le sea posible, reservando la ayuda del cuidador para todo
aquello que no pueda realizar. Es conveniente facilitar la operación sustituyendo los botones por tiras de velcro. Al principio,
176 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
es mejor utilizar prendas de vestir holgadas y prácticas, tipo
prendas deportivas.
Para vestirse se empezará siempre por la extremidad afectada
y al desvestirse, hacerlo al revés.
Se pueden utilizar calzadores de mangos largos para ponerse
los zapatos, que deben ser cómodos y cerrados para que el pie
esté sujeto.
Si el paciente está encamado y no puede ponerse los pantalones, se meterán las piernas con el pantalón recogido y después
el paciente o el cuidador completarán la operación estirando
hacia arriba mientras el paciente (si puede) ayuda levantando
las nalgas mientras se apoya con la espalda y los talones en la
cama.
Alimentación e hidratación
Una dieta equilibrada, con aporte calórico y proteico suficiente y una buena hidratación son fundamentales para un
buen estado general del paciente. La mala nutrición es un
problema frecuente y predispone a úlceras cutáneas, edemas y disminución de las defensas, con facilidad para contraer infecciones.
Si el paciente traga correctamente se le debe administrar una dieta parecida a la habitual. Los alimentos ricos en fibras deben tenerse en cuenta para evitar el estreñimiento.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 177
ALIMENTACIÓN POR VÍA ORAL
Si el paciente se puede alimentar por vía oral (boca), pero no traga
correctamente es conveniente seguir los consejos que se detallan
a continuación:
• Modificar la consistencia de la comida, es decir, triturar
toda la comida, y poco a poco ir cambiando la textura
conforme el enfermo vaya mejorando.
• Si la disfagia es a líquidos, espesar los líquidos con espesantes especiales o con maicena, papillas, gelatinas.
Primero se recupera la deglución de alimentos sólidos y
al final la de los líquidos.
• Mantener una posición correcta. La persona debe estar
sentada, la comida se debe dar por la parte de la boca no
afectada y a veces es conveniente bajar la barbilla para
deglutir.
• Dar pequeñas raciones lentamente y con frecuencia. Esto
evitará que la persona se canse.
• Estimular el reflejo de la deglución. Puede hacerse administrando comidas frías, salvo si a la persona los alimentos fríos le desencadenansen espasmos musculares.
• Si se atraganta, consultar siempre, no forzarlo.
Ejemplos de alimentos aconsejables:
Crema de verduras espesas, puré de frutas, yogur, natillas,
flan, huevos revueltos, sopas espesas de sémola, carne molida,
pescados suaves.
Ejemplos de alimentos que deben evitarse
Líquidos (agua, leche, zumos), frutas crudas, pan, carnes no
trituradas, sopas, pasteles…
178 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
Si el paciente no puede alimentarse por vía oral (boca), ya que
no es capaz de tragar o se atraganta fácilmente con los líquidos,
se debe buscar una vía alternativa para la alimentación. En dicho
supuesto su médico le indicará la alternativa a seguir, que puede
incluir la alimentación a través de una sonda (tubo), lo que se denomina alimentación enteral.
ALIMENTACIÓN POR SONDA
Alimentación por sonda
• Mantener una posición correcta. La persona debe estar sentada o semisentada
• N
o se debe olvidar que la higiene bucal también es importante en los pacientes alimentados por sonda.
• Se debe pasar un poco de agua por la sonda cuando se interrumpa la alimentación para evitar que se obstruya.
• C
uando se administren alimentos, estos deben estar triturados y mezclados con agua.
• S i la sonda se obstruye intentar desobstruirla con aceite
o refresco de cola. Si no se consigue, acudir al centro de
salud.
• M
antener los tapones de la sonda cerrados cuando no se
use.
En los pacientes con sonda nasogástrica se deben limpiar los orificios nasales a diario y apoyar la sonda cada día en un lugar distinto
de la nariz para evitar llagas.
En los pacientes con gastrostomía se debe limpiar a diario la piel
alrededor de la sonda, la sonda, y las conexiones con agua y jabón.
Es conveniente poner unas gasas y tapar con un esparadrapo suave,
y cambiar diariamente el esparadrapo y el lugar de sujeción de la
sonda.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 179
Movilización postural de los pacientes
La mejor manera de evitar las malas posturas de pies y tobillos
es ayudarse de cojines para mantenerlos en un ángulo correcto.
Con los cojines también aligeraremos el contacto del cuerpo sobre la cama y evitaremos la aparición de úlceras por presión.
Haremos cambios posturales cada tres o cuatro horas en una
cama bien acondicionada con cojines, preferentemente en la
posición de decúbito lateral.
En general siempre que tengamos que hacer algún tipo de movilización, o sencillamente nos tengamos que dirigir a una persona
que ha sufrido un ictus, conviene hacerlo por el lado pléjico, con
la finalidad de estimular al máximo las aferencias. Si le hemos
de ayudar a levantarse, hacer una transferencia, caminar... conviene hacerlo por el lado afectado, evitando siempre cogerlo y
estirarle del brazo ya que la posible flaccidez de la musculatura
del hombro podría comportar una subluxación articular. Ésta es
la forma correcta de levantar al enfermo de la cama:
180 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
Para pasarlo de la cama a la silla o viceversa, se ha de mantener la espalda derecha y las piernas flexionadas.
La coordinación de dos personas es también una manera
de hacer una movilización, sobre todo si la persona no
colabora:
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 181
Prevención de las complicaciones de la inmovilidad: escaras
y úlceras
La piel del paciente con secuelas tras un ictus es muy sensible.
Las parálisis hacen que ciertas zonas estén expuestas a apoyos
prolongados y sufran alteraciones que conducen a la formación de escaras y úlceras. Los lugares más predispuestos a que
se formen éstas son: zona sacra y espalda, tobillos, caderas y
rodillas.
Los cambios posturales frecuentes, el masaje de estas zonas
con crema hidratante, intentar corregir las posturas viciosas
y una buena alimentación son las medidas preventivas más
eficaces.
Si es posible, colocar un colchón antiescaras (de venta en ortopedias) para evitar la aparición de llagas. En el caso de que
aparezcan úlceras, se debe recurrir a las curas de enfermería
para su correcto tratamiento.
Los cambios posturales deben efectuarse cada 3 ó 4 horas.
182 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
Comunicación con la persona que presenta dificultades en el
lenguaje: consejos para cuidadores y familiares
Nuestro familiar se puede comunicar aunque tenga muchas dificultades en el área de lenguaje y del habla:
• Llamaremos su atención cuando queramos comunicarle alguna cosa.
• Utilizaremos frases sencillas, simples y cortas, le hablaremos en un tono de voz normal, sin chillar, facilitándole la
respuesta, dándole varias opciones.
• Procurando que tome decisiones: “qué te gusta” “qué prefieres” e intentando siempre no responder por él/ella.
• Haremos preguntas en las que nos pueda contestar “sí” o
“no”.
• Seremos directos, con mensajes concretos.
• En el campo de la comunicación, podemos encontrar ayudas técnicas y adaptaciones sobre ordenadores, para el
teléfono, escritura y otros.
Ocio y tiempo libre
Las actividades lúdicas de tiempo libre pueden ser adaptadas. Por ejemplo:
• T
ableros de ajedrez grandes con fichas adaptadas
• B
arajador de cartas
• A
yudas para enhebrar agujas
• Adaptaciones para la pintura al óleo.
• Instrumentos musicales.
Descanso y sueño
Mantener el estímulo del paciente durante el día, puesto que la inactividad propia de esta enfermedad conduce al
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 183
aburrimiento y a que la persona dormite durante gran parte
del tiempo, con lo que se dificulta posteriormente el sueño
nocturno.
Sexualidad
En las primeras semanas tras el ictus es normal que no exista
apetencia sexual; una vez transcurridos los primeros meses
irá recuperándose paulatinamente. Salvo excepciones, la actividad sexual es recomendable una vez estabilizado el paciente e iniciada la fase de recuperación. Con frecuencia la falta de
líbido es debida a problemas psicológicos, a algunos fármacos
(pastillas para dormir o para bajar la presión arterial, antidepresivos y otros) y/o a creencias equivocadas que pueden interferir con la función sexual o causar impotencia. En tal caso no
dude en consultar a su médico o enfermera.
Conducción
Usted podrá volver a conducir o no en función de las secuelas
que le haya dejado el ictus. En cualquier caso, aunque se encuentre bien, consulte con su médico o enfermera antes de
volver a conducir. No sólo porque quizás le hayan pasado inadvertidos ciertos defectos y destrezas necesarias, si no también
por la posibilidad de que los fármacos que tome interfieran con
la conducción.
Vuelta al trabajo
La incorporación laboral será más o menos rápida, dependiendo
de las secuelas y el tipo de trabajo desempeñado. En algunas
empresas se pueden hacer de manera temporal trabajos menos
pesados, que se adecúen mejor a su situación.
184 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
Papel del cuidador: Cuidarse para
cuidar
PROBLEMAS FÍSICOS DEL CUIDADOR
Cuando el paciente que ha sufrido un ictus conserva muy poca
o ninguna capacidad de movimiento, es recomendable que se
le cambie de postura de manera frecuente para evitar ulceraciones de la piel. No es conveniente que una única persona
realice la movilización sin ayuda de otra persona o de algún
dispositivo como una grúa, ya que cargar con una persona que
no colabora es un sobreesfuerzo excesivo.
En los casos en los que el paciente sí colabore en mayor o menor medida, se debe consultar con el fisioterapeuta la forma
más adecuada de movilizar al paciente, para optimizar su rehabilitación, y protegiéndonos siempre de no lesionar nuestra espalda. La cama debe ser alta (unos 70 cm.) para facilitar que
el paciente pueda subir y bajar cómodamente así como para
evitar los esfuerzos innecesarios de los cuidadores.
ESTRÉS DEL CUIDADOR
El estrés que sufren las familias y especialmente el cuidador
principal se debe a varios factores. Por un lado se debe a la
dependencia del enfermo y a los cuidados que se deben proporcionar a consecuencia de dicha dependencia. Por otro,
factores relacionados con el cambio en el estado de ánimo,
conducta o alteraciones cognitivas del enfermo y por factores
en relación a los cambios que se producen a nivel socio-familiar (cambios en relaciones familiares, situación económica,
actividades de ocio).
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 185
Si el cuidador padece estrés o ansiedad debe consultar a su
médico o enfermera ante los primeros síntomas.
DECÁLOGO PARA EL CUIDADOR
1. Pida ayuda sin esperar a que la gente se la ofrezca. Quizá los demás no saben cuando la necesita
2. Infórmese y utilice los recursos socio sanitarios y de la
comunidad
3. Planifique las actividades y el futuro y organice su tiempo con el fin de buscar un momento del día para uno
mismo. Un baño relajante, leer un libro o simplemente
descansar es básico para poder seguir cuidando
4. No se automedique
5. No abandone la relación con sus amistades
6. No juzgue sus propios sentimientos; no son buenos ni
malos
7. Exprese sus pensamientos y emociones
8. Ponga límites
9. Acuda a las asociaciones de familiares y/o los grupos de
ayuda mutua, ya que desempeñan un papel indispensable en la provisión de soporte, información y consejo a
los pacientes y sus cuidadores
10. Intervenga en los programas de respiro familiar
(programas para facilitar el descanso de aquellas
familias que tienen a su cargo personas dependientes) promovidos desde las Diputaciones provinciales y en los Talleres multimodales, (nutrición, movilización del enfermo etc.) que se hacen desde
Atención Primaria
186 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
¿Qué recursos y ayudas sanitarias
y sociales puedo solicitar?
Es importante que conozca los recursos con los que se cuenta
tanto desde el punto de vista de la atención sanitaria como
social. En su centro de salud puede informarse de los recursos
disponibles y de cómo solicitarlos.
Centros de Salud
Los equipos de Atención Primaria son el nexo de unión entre los
distintos niveles asistenciales, ejerciendo la función de coordinación en la asistencia. La Atención Primaria del Sistema Nacional de Salud tiene establecido además, sistemas de atención
médica y de enfermería a domicilio para manejo de problemas
frecuentes en el ictus, como manejo de sondas, alimentación
enteral, administración de inyectables, curas y otros.
Tele asistencia (Ámbito Local/Estatal)
Atención telefónica ininterrumpida, con control permanente
para facilitar la permanencia del usuario en su domicilio. Debe
solicitarse en los servicios sociales.
Centros de Día
Los centros de día son equipamientos cuyo objetivo es proporcionar atención sociosanitaria que prevenga y compense la pérdida de autonomía del enfermo de ictus, que facilite apoyo a
sus familiares o cuidadores para posibilitar la permanencia en
su medio habitual.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 187
Residencias temporales
Se puede hacer uso de estas residencias en determinadas circunstancias de carácter transitorio (ingreso hospitalario, maternidad) que hacen que los familiares/cuidadores no puedan
dedicar al paciente toda la atención que requiere.
Residencias definitivas
Los requisitos para solicitar el ingreso en una residencia pueden
variar de una Comunidad Autónoma a otra, pero suelen ser: haber cumplido los 65 años (en ocasiones se permite el ingreso de
personas con edades comprendidas entre los 60-65 años), demostrar que se ha residido en la Comunidad durante los dos años previos y no presentar ninguna enfermedad infecciosa. Los servicios
sociales son los que se suelen encargar de la tramitación.
Hospitales de media y larga estancia
Se trata de centros que basan su actividad asistencial en el
tratamiento de pacientes que pueden necesitar cuidados paliativos, rehabilitación funcional en régimen de internamiento y
cuidados por convalecencia u otros trastornos.
VALORACIÓN DE LA DEPENDENCIA
¿Qué es la Ley de la Dependencia?
La Ley 39/2006 de 14 de diciembre de 2006, de promoción de
la autonomía personal y atención a las personas en situación de
dependencia entró en vigor el 1 de Enero del 2007.
Esta ley regula las condiciones básicas de promoción de la autonomía personal y la atención a las personas en situación de de-
188 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
pendencia mediante la creación del Sistema para la Autonomía
en el cual colaboran y participan la Administración General del
Estado, las Comunidades Autónomas y las administraciones
locales.
El procedimiento para la valoración de la situación de dependencia se iniciará, a instancia del ciudadano, a través de los
servicios municipales de la localidad donde esté empadronado
el solicitante.
Bajo el concepto de atención a la dependencia se contemplan
tanto prestaciones económicas como servicios, si bien estos
últimos tendrán carácter prioritario y se prestarán, a través
de la oferta pública de la Red de Servicios Sociales, por las
respectivas Comunidades Autónomas, mediante centros y
servicios públicos o privados concertados, debidamente acreditados.
Prótesis
En los casos en que el paciente necesite de aparatos ortoprotésicos (sillas de ruedas, cojines, caminador, férulas en
pies o manos u otros), éstos son financiados siempre que esté
justificado por un informe del especialista y presentando la
factura de compra. En las ortopedias se puede consultar la
referencia de los artículos que son financiados por la Seguridad Social.
Adaptaciones del hogar y ayudas domiciliarias
Quizás sea conveniente realizar ciertas adaptaciones en el hogar, sobre todo cuando se utiliza silla de ruedas.
Cuando se valora el domicilio, además de la vivienda debe considerarse, el portal, ascensor y accesos.
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 189
El terapeuta ocupacional es el profesional que más adecuadamente nos puede ayudar a valorar qué adaptaciones son apropiadas en cada caso particular.
En algunas circunstancias puede que se dispongan de ayudas para
financiar las reformas necesarias. Le recomendamos que consulte
con los servicios sociales de su ayuntamiento o con la Gerencia de
Servicios Sociales de la Consejería de Sanidad de su Comunidad.
También puede consultar en los servicios sociales de su ayuntamiento acerca de programas de ayuda a domicilio, que proporcionen ayuda durante unas horas al día en tareas de limpieza, aseo,
cocina o compra diaria y que así puedan permitir que aquellos pacientes que viven solos puedan conservar su independencia gracias
a una mínima supervisión, y en otros casos, facilitar la tarea del
cuidador en aquellos casos de discapacidades más graves.
Plaza de aparcamiento para minusvalidos
Consultar en su Ayuntamiento la posibilidad de solicitar plaza
de aparcamiento para minusválidos.
Incapacidad laboral
En el caso de aquellas personas que se encontraban en activo cuando sufrieron un ictus, el médico de familia elevará los pertinentes
informes que permitirán al tribunal médico del INSS otorgar el grado de incapacidad. Es posible que le soliciten varios informes o la
actualización de los informes ya emitidos por el hospital.
La incapacidad laboral tiene una serie de grados que van a condicionar la cuantía de la pensión a la que tiene derecho.
• Incapacidad laboral temporal.
• Incapacidad laboral permanente.
• Incapacidad permanente parcial.
190 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
• Incapacidad permanente total
• Incapacidad permanente absoluta.
• Gran invalidez.
Y en cada una de ellas se necesita reunir unos requisitos
determinados como son el tiempo cotizado, la profesión habitual, la edad u otros. Los requisitos son diferentes según
el grado de invalidez y según la causa de la incapacidad (enfermedad).
¿Dónde puedo obtener más
información?
ASOCIACIONES DE PACIENTES Y FAMILIARES
Federación Española de Ictus (FEI)
C/ Riereta, 4
08830-Sant Boi de Llobregat (Barcelona)
Tel. 93 661 25 25
www.ictusfederacion.es
E-mail: [email protected]
Asociaciones miembros de la Federación
Española de Ictus
Asociación de Ictus del Principado de Asturias (ADIPA)
C/ Calvo Sotelo, nº 15, 1º derecha
33007- Oviedo (Asturias)
Tel. 616012442 - E-mail: [email protected]
E-mail: [email protected]
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 191
Asociación Ictus de Aragón (AIDA)
C/ Ventura Rodríguez, nº 12-16 (local)
50007-Zaragoza
Tel. 976 282 242 - E-mail: [email protected]
Associació Catalana de persones amb Accident Vascular Cerebral
(AVECE)
C/ Riereta, nº 4
08830-Sant Boi de Llobregat (Barcelona)
Tel. 936 402 482 - E-mail: [email protected]
Asociación de Familiares y Enfermos de Ictus (NEURO-AFEIC)
Avda. de Cádiz, nº 46, Complejo Galicia, Edif. Orense B
18006- Granada
Tel. 958 089 449 – E-Mail: [email protected]
Associació Balear de Familiars i Malalts d’Ictus (AIBAL)
C/ de Sor Clara Andreu, 15-Baixos
07010-Palma (Mallorca)
Tel. 971 498 777 – E-mail: [email protected]
Asociación de Familias con Ictus en Extremadura (AFIEX)
C/ Carreras, nº 8 Bajo
10002-Cáceres
Tel. 927 238 856 – E-mail: [email protected]
Ictus Asociación Madrileña (ICAM)
C/ Encarnación Andrés, nº 10 bis
28035- Madrid
E-mail: [email protected]
192 GUÍAS DE PRÁCTICA CLÍNICA EN EL SNS
CONSEJERÍAS DE SERVICIOS SOCIALES
DE LAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS.
DELEGACIONES PROVINCIALES DE SERVICIOS SOCIALES.
RECURSOS EN INTERNET
Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO)
Avda de la Ilustración, s/n. – 28029-Madrid
Tel. 913 638 935 Fax.: 913 638 880
www.seg-social.es/imserso/
Sociedad Española de Neurología.
www.sen.es/publico
Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la
Sociedad Española de Neurología.
www.ictussen.org/pacientes
Fundación Española de Enfermedades Neurológicas
www.feeneurologia.com/pacientes.php
Fundación ONCE.
www.fundaciononce.es
Guía de Práctica Clínica para el Manejo de Pacientes con Ictus en Atención Primaria 193
Fly UP