...

Placer sagrado - Tantra y Tao del amor

by user

on
Category: Documents
17

views

Report

Comments

Transcript

Placer sagrado - Tantra y Tao del amor
VOLUMEN 1
PLACER SAGRADO
Sexo, Mitos y Política del Cuerpo
RIANE EISLER
Traducción de
Elena Olivos
© Riane Eisler, 1996
© EditorialCuatro Vientos, 1998
Placer Sagrado
Volumen 1: Sexo, Mitos y Política del Cuerpo
Derechos Reservados para todos los países de habla hispana
Registro de Propiedad intelectual: 104.448
I.S.B.N Obra Completa 956-242-048-5
I.S.B.N. Volumen 1: 956-242-049-3
Traducción Elena Olivos.
Digitación y verificación: Paulina Correa
Imagen de portada: "¡Al fin juntos!" obra sobre papel, 58 x 76 cm, de Eduardo Urculo
Diseño de portada: Josefina Olivos
Composición y diagramación: Héctor Peña
2ª Edición, 1999
http://www.cuatrovientos.net
SERVICIOS GRÁFICOS PUCARÁ
ADVERTENCIA
Este archivo es una copia de seguridad, para compartirlo con un grupo reducido
de amigos, por medios privados. Si llega a tus manos debes saber que no deberás
colgarlo en webs o redes públicas, ni hacer uso comercial del mismo. Que una
vez leído se considera caducado el préstamo del mismo y deberá ser destruido.
En caso de incumplimiento de dicha advertencia, derivamos cualquier
responsabilidad o acción legal a quienes la incumplieran.
Queremos dejar bien claro que nuestra intención es favorecer a aquellas personas,
de entre nuestros compañeros, que por diversos motivos: económicos, de situación
geográfica o discapacidades físicas, no tienen acceso a la literatura, o a bibliotecas
públicas. Pagamos religiosamente todos los cánones impuestos por derechos de
autor de diferentes soportes. Por ello, no consideramos que nuestro acto sea de
piratería, ni la apoyamos en ningún caso. Además, realizamos la siguiente…
RECOMENDACIÓN
Si te ha gustado esta lectura, recuerda que un libro es siempre el mejor de los
regalos. Recomiéndalo para su compra y recuérdalo cuando tengas que adquirir
un obsequio.
y la siguiente…
PETICIÓN
Libros digitales a precios razonables.
Contenidos
PLACER SAGRADO...............................................................................................1
RIANE EISLER......................................................................................................1
PERMISOS.......................................................................................................202
Prefacio a la edición en español
Este libro surge en una encrucijada histórica, es decir, aparece en un momento
en el que, por una parte, se expande la conciencia de que los seres humanos
pertenecemos a un presente cultural que nos lleva a la negación de lo humano
en la destrucción de la biosfera, y por otra, en un momento en que nos parece
fascinar la expansión tecnológica con la promesa de que todo es posible con ella
si la sabemos usar. ¿Será verdad lo que digo?
En mi opinión, lo humano surge con el vivir en el lenguaje como el modo
cotidiano de coexistencia de nuestros ancestros no menos de unos tres millones
de años atrás. Cuando surge lo humano, nuestros ancestros no eran como
nosotros somos ahora. A juzgar por los restos fósiles, tienen que haber sido más
pequeños de talla, con un rostro más simiesco y con un cerebro más o menos un
tercio del nuestro actual. Ya eran bípedos y sin duda vivían en grupos
pequeños de unos cinco a ocho individuos de distintas edades. ¿Cómo pudo
originarse en ellos el vivir en el lenguaje?
El lenguaje es un modo de convivir haciendo cosas juntos en una dinámica
recursiva de coordinaciones conductuales que se han establecido en la misma
convivencia. Es decir, vivir en el lenguaje es un modo de convivir en
coordinaciones de coordinaciones de conductas y haceres propios del convivir
compartiendo el espacio, la comida y el placer, de una manera conservada de
generación en generación en el aprendizaje de los niños. Ciertamente, éstas son
afirmaciones difíciles de fundamentar, pero hay argumentos de distinta
naturaleza para apoyarlas, y quiero enumerar algunos de ellos.
Veamos una argumentación de carácter sistémico general:
• Cada vez que en la historia de un conjunto de elementos se conservan
ciertas relaciones, se abre espacio para que todo lo demás cambie en torno a lo
que se conserva. Así surgen los linajes, ya sea como familias en la conservación
generación tras generación de un apellido, o como clases de seres vivos en la
conservación generación tras generación de un modo de vivir a través del vivir
de los hijos. Así, los seres humanos actuales somos el presente de la historia de
conservación del vivir en el lenguajear que nos hizo humanos gracias a los
niños de nuestros ancestros. Ésta no es una afirmación banal. Nosotros los
adultos hacemos el presente, pero nuestros niños hacen la historia.
Veamos ahora una argumentación de carácter biológico:
•Los seres humanos actuales existimos tan plenamente en el lenguajear que
desaparecemos sin él. Nuestro rostro, nuestro sistema nervioso, nuestra
dinámica respiratoria, nuestro modo de vivir y convivir tienen características
que deben haber surgido en el curso de muchas generaciones de cambios en
torno a la conservación del vivir en el lenguaje. Es decir, la mayor parte de
nuestras características como seres humanos son el resultado de una historia de
transformaciones anatómicas, fisiológicas y conductuales que han surgido en
torno a la conservación generación tras generación del vivir en el lenguaje. Los
seres humanos somos biológicamente humanos, y podríamos decir que lo
somos literalmente en cuerpo y alma.
Veamos una argumentación de carácter evolutivo:
• Nada ocurre en el devenir de los seres vivos que su constitución genética
no permita. Pero también sucede que la constitución genética no determina
desde sí el curso que sigue el vivir de un organismo, sino que el curso que sigue
el vivir de cada ser vivo surge momento a momento en el entrelazamiento
recursivo de su constitución genética y las circunstancias que le toca vivir desde
su concepción. Ese entrelazamiento no ocurre como un juego de modulaciones
recíprocas en el que la constitución genética y las circunstancias del medio
determinan diferentes aspectos del vivir, sino que surge como algo nuevo en un
proceso epigenético de carácter sistémico. Lo que hace de la epigénesis un
proceso sistémico es que no hay determinación previa de lo que sucede a lo
largo de ella, sino que todo surge en el fluir del vivir de un organismo de novo,
en un proceso de entrelazamiento de dos dinámicas deterministas
independientes: la del organismo con su constitución genética y la del medio
con su dinámica estructural autónoma. De modo que, en sentido estricto, no
podemos hablar propiamente de determinación genética, ya que incluso
aquellos rasgos que un observador ve como heredables porque él o ella los ve,
reaparecen asociados a la constitución genética del ser vivo en la sucesión de
generaciones. Surgen en un proceso de epigénesis que se repite de manera
sistémica generación tras generación en una dinámica que involucra tanto a los
seres vivos como al medio que los contiene.
De esto resulta que los linajes surgen, se conservan o cambian en el proceso
evolutivo sólo si se da la conservación sistémica de las distintas dinámicas
epigénicas que permiten la repetición de los distintos modos de vida que las
caracterizan.
Veamos una argumentación de carácter relacional:
• En la conservación sistémica generación tras generación de la dinámica
epigénica que asegura que se repita un modo de vida, la conducta juega un
papel central porque determina momento a momento el encuentro del
organismo y el medio. Y en el ámbito de la conducta, las emociones tienen un
carácter fundamental, porque definen momento a momento el espacio
relacional en que un organismo se mueve. Esto es, la conducta en general y las
emociones en particular determinan cómo vive un animal y dónde está en cada
momento. Al mismo tiempo, el fluir de la conducta y las emociones es
esencialmente dependiente de los hábitos que los animales adquieren en su
vivir individual, y en los mamíferos como nosotros, esos hábitos se configuran
en la convivencia de las crías con la madre y otros adultos. En la sucesión de
generaciones, esto convierte al devenir de estos animales en un proceso
conservador de los modos de vida adquiridos en la infancia. Por lo tanto, la
conservación o la no conservación de una generación a otra de hábitos
conductuales y emocionales en el aprendizaje de las crías es básicamente lo que
determina el curso que sigue el devenir de un linaje al asegurar o no de una
generación a otra la repetición de la dinámica epigénica que lo define.
Veamos una argumentación de carácter conductual y emocional:
• Los seres humanos existimos en el lenguajear, pero vivimos y actuamos
en redes de conversaciones. El conversar ocurre en el convivir en el
entrelazamiento del emocionar y el lenguajear. Al distinguir distintas
emociones en otros animales o en nosotros mismos, lo que distinguimos son
modos de relacionarse, clases de conductas relaciónales que definen distintos
modos de ser que dan a las distintas conductas su carácter como acciones de
una clase u otra. Así, un movimiento, un gesto, es una invitación o una agresión
según la emoción desde donde se realiza o se recibe. Antes del origen del vivir
en el lenguaje, nuestros ancestros tienen que haber vivido en el emocionar
coordinando su conducta en el fluir de sus emociones en la convivencia.
Cuando se origina el convivir en el lenguaje en nuestros ancestros, hace no
menos de tres millones de años, tiene que haberse originado entrelazado con el
emocionar del convivir cotidiano, de modo que lo que debe haberse originado
en el origen de lo humano es el convivir en conversaciones en la coordinación
de los haceres y emociones de la vida cotidiana.
En estas circunstancias, ¿qué podemos decir con respecto al origen de
nuestro linaje en el contexto que nos ocupa, que es "El Placer Sagrado"? El
placer sagrado es la sexualidad, ¿pero qué hace al sexo sagrado? Este libro
muestra muchos aspectos de la historia de desacralización del sexo en la
violencia contra la mujer y las emociones desde la ceguera de una cultura que
destruye los fundamentos de la comprensión de la biosfera y el cosmos en su
dinámica sistémica. A continuación propondré respuestas a estas preguntas
usando de manera implícita los antecedentes que he presentado más arriba.
Veamos.
¿Cómo se origina lo humano? Los seres humanos somos seres amorosos, y
nos enfermamos a cualquier edad cuando desaparece el amor en nuestro vivir.
¿Y qué es lo amoroso? Yo he dicho, y lo he escrito en muchas partes, que el
amor ocurre cuando nuestra conducta es tal que el otro, la otra o lo otro surge a
través de ella en su plena legitimidad en convivencia con nosotros. Es decir, el
amor ocurre en las conductas relaciónales cuando el otro, la otra o lo otro no
tiene que disculparse por ser, cualquiera sea la relación en que nos encontremos
con él, ella o ello. Así, el amor funda la existencia social. ¿Pero cómo surge?
Aunque parezca extraño, el amor no tiene fundamento, es una condición de
existencia; si no ocurre, no hay convivencia social, esto es, no hay convivencia, y
hay otra cosa como agresión, parasitismo o indiferencia. Así de simple: el amor
hace la convivencia social y ésta dura en tanto dura el espacio relacional
amoroso.
Los seres humanos pertenecemos evolutivamente a la biología del amor.
Somos mamíferos, y al menos en la infancia, los mamíferos existen en la
biología del amor. Pero lo peculiar de nosotros como seres humanos es que
pertenecemos a una historia evolutiva centrada en la biología del amor como
algo que llega a abarcar toda la vida, y no sólo la relación materno-infantil.
Veamos cómo ocurre esto. Los primates somos animales neoténicos en distinto
grado. La neotenia ocurre en la conservación evolutiva de la expansión de la
infancia a lo largo del vivir. La neotenia no es un fenómeno biológico extraño o
infrecuente. Lo peculiar que nos ocurre es que lo que más se ha expandido a lo
largo de toda nuestra vida individual como resultado de nuestro ser neoténicos,
ha sido la amorosidad materno-infantil como un modo de convivir en la
biología del amor. La relación amorosa materno-infantil propia de los
mamíferos es una relación de aceptación y disfrute de la cercanía y contacto
corporal en la plena confianza y placer del juego. Pero la neotenia no sólo
expande el ser amoroso básico de nuestro ser mamífero, extendiendo la
aceptación y el disfrute de la cercanía y contacto corporal del otro a toda la vida
y a todo momento como algo natural del convivir, sino que también expande a
toda la vida y a todo momento el disfrute de las relaciones de sensualidad y
ternura propias de la intimidad de la relación materno-infantil.
La neotenia, empero, no basta para explicar el origen de lo humano como
un convivir en conversaciones que crean un espacio recursivo de convivencia.
Los seres humanos existimos en el conversar como un modo de convivir que
entrelaza y coordina el hacer y el emocionar, y para que ese convivir haya
podido surgir donde antes no se vivía así, y haya podido conservarse en el
convivir, tuvieron que haber ocurrido primero dos transformaciones biológicas
más: el bipedalismo en la sabana y la expansión de la sexualidad de la hembra.
Hará unos seis millones de años atrás se produce en África, que es donde
esta historia ocurre, la retracción de la selva como resultado de cambios
climáticos, y con ello, la expansión de la sabana. Algunos de los primates
arbóreos se hicieron terrestres pasando a vivir en la sabana, y allí, tal vez en la
conservación del hábito de mirar sobre los pastos y mantenerse interconectados
sonoramente en un grupo al moverse entre ellos, dieron origen a un linaje
bípedo que se alimentaba de semillas, insectos, huevos, vertebrados pequeños y
restos de algunos animales cazados por carnívoros. Pero el bipedalismo tiene
otras consecuencias, y podemos decir que con el bipedalismo al liberarse la
mano del caminar, también se libera la mano para la manipulación y la caricia.
En conjunto podemos decir que como resultado histórico de la vida en la
sabana, el bipedalismo, la coordinación sonora y los hábitos de alimentación de
animal recolector, en un linaje neoténico, deben haber tenido como
consecuencia la adquisición de un modo de convivir cercano y manipulativo en
la expansión de la capacidad de hacer y acariciar. Según restos fósiles hasta
ahora conocidos, cuatro millones de años atrás, nuestros ancestros ya eran
bípedos.
En mi opinión, la expansión de la sexualidad de la hembra también tiene
que haber ocurrido en esa época. Para afirmar esto no hay argumentos
paleontológicos. Pero yo pienso que tiene que haber ocurrido en ese entorno
temporal por las implicaciones que tal suceso biológico habría tenido en
relación con la creación del ámbito de intimidad en la convivencia en que
habría surgido y se habría conservado el vivir en el lenguajear y el conversar.
Pienso que lo que debe haber ocurrido es lo siguiente.
El sexo no sólo tiene que ver con lo genital, sino con la total aceptación y
disfrute de la cercanía y el contacto corporal de otro, en una dinámica relacional
en la que lo genital adquiere una presencia fundamental cuando el interés y el
disfrute del placer que conlleva deja de ser periódico anual y se hace continuo
en la hembra. En el inicio del linaje que eventualmente nos da origen hace seis
millones de años, las hembras de nuestros ancestros primates, que también
dieron origen a los chimpancés, deben haberse interesado por el sexo genital
como las hembras de estos últimos una vez al año, o con una periodicidad baja
comparable. Cuando pasa eso, la sexualidad se asocia a la reproducción, y el
disfrute de la convivencia sexual genital también es periódico. Al expandirse la
sexualidad de la hembra de nuestros ancestros, la consecuencia más
fundamental tiene que haber sido la expansión del disfrute de la intimidad
sexual genital al separarse ésta de la procreación. Y el resultado histórico más
trascendente de esta separación tiene que haber sido la aparición de la familia
como un grupo pequeño de convivencia en torno a una hembra, y cuya
estabilidad y conservación se fundaban en el disfrute y placer de la sexualidad,
la sensualidad y la ternura.
Como conjunto armónico, la sexualidad, la sensualidad y la ternura son los
elementos o pilares relaciónales que dan consistencia, estabilidad y duración a
la pareja y la familia. Esto se evidencia en el hecho de que las familias y las
parejas se destruyen si alguna de estas dimensiones desaparece, y la terapia
familiar y de pareja son efectivas en la recuperación de la familia o la pareja sólo
si ellas se restituyen en la convivencia. Sexualidad sin ternura es violencia,
sexualidad sin sensualidad no es tierna, y ternura sin sexualidad no es posible o
es transitoria. Con la neotenia se expanden tanto la sexualidad como la
sensualidad y la ternura, en la expansión de la amorosidad materno-infantil.
Pero la sexualidad sin su expansión a la aceptación y disfrute de la intimidad
genital, no tiene duración como para estabilizar la permanencia de una
convivencia familiar centrada en el compartir alimentos y el disfrute constante
de la compañía a cualquier edad en torno a los quehaceres del convivir.
El lenguajear, como un modo de convivir en coordinaciones de
coordinaciones conductuales cuya forma se establece en la misma convivencia
(consensuales), para surgir requiere de un espacio de intimidad pequeño y
estable en el placer de hacer cosas juntos. En general, no nos damos cuenta de
esto porque vivimos inmersos en el lenguajear como la condición de nuestra
existencia como seres humanos. Pero si atendemos a las condiciones en que los
niños pequeños aprenden a vivir y convivir en el lenguaje, veremos que el vivir
en el lenguaje, tanto como el vivir humano en general, surge en la intimidad de
la convivencia familiar y en torno a la relación amorosa materno-infantil. Al
separar de la procreación el placer, la ternura y la sensualidad que el bienestar
de la intimidad sexual trae consigo, la expansión de la sexualidad de la hembra
de nuestros ancestros constituye de hecho un espacio de convivencia amorosa
estable en un grupo pequeño, que se abre a la colaboración en los quehaceres de
una convivencia en la que se disfruta el convivir. Pienso que la expansión de la
sexualidad de la hembra de nuestros ancestros, lo que tiene que haber ocurrido
entre tres y cuatro millones de años atrás, creó el espacio de cercanía e
intimidad cotidianas en que pudo surgir y surgió el vivir en el lenguaje como
un modo de vivir y convivir conservado de una generación a otra en el
aprendizaje de los niños. En fin, desde este pensar, propongo que los seres
humanos existimos como el presente de una historia evolutiva de conservación
del vivir en el amor como emoción básica que constituye el espacio relacional
de cercanía e intimidad en la convivencia que nos hace posibles. Y también
propongo que la neotenia y la expansión de la sexualidad de la hembra, como
procesos evolutivos entrelazados, tuvieron un papel fundamental en la creación
de las condiciones del convivir en las que fueron posibles el vivir en el
lenguajear y su conservación de generación en generación en el conversar. Se
podría decir que en la historia evolutiva humana, la neotenia, con la expansión de
la sexualidad de la hembra, constituyen el fundamento biológico de la sexualidad como
el placer sagrado del que habla Riane Eisler en este libro.
Pero en nuestro presente, la sexualidad ya no es un placer sagrado, y este
libro muestra la historia de su desacralización en la cultura patriarcal a la que
aún pertenecemos. Yo no hablaré de esta parte de nuestra historia, pues está en
este libro. Lo que quiero hacer ahora es otra cosa. Quiero expandir lo que digo
al afirmar al comienzo de este prefacio que este libro aparece en una
encrucijada histórica.
Usualmente se habla de la historia de lo humano y de los períodos de esta
historia atendiendo a los cambios tecnológicos en ella. Yo quiero hacer algo
diferente, pues pienso que el curso que sigue el devenir humano es el curso de
su emocionar. Por eso lo que quiero hacer ahora es una periodificación de la
historia humana atendiendo al curso que ha seguido en ella el emocionar.
Según lo que yo pienso, una cultura es una red cerrada de coordinaciones de
coordinaciones de conductas y emociones que, bajo la forma de un
entrelazamiento recursivo del lenguajear y el emocionar, constituyen todo lo
que hacemos como seres humanos en ella. Al mismo tiempo, sostengo que lo
que distinguimos al distinguir las distintas culturas que distinguimos, y
destacar lo que nos parece propio de cada una de ellas, son las distintas
configuraciones del emocionar que definen a cada cultura como un modo
particular de convivir. En otras palabras, sostengo que al distinguir distintas
culturas, distinguimos distintas redes cerradas de conversaciones que de hecho
realizan distintos modos de convivir como distintos modos de ver, oír, hacer,
pensar, razonar, desear, relacionarse y emocionar. En fin, reconociendo que lo
que define a las distintas culturas como distintos modos de vivir y convivir es la
configuración del emocionar que las caracteriza, propongo la siguiente
periodificación del devenir de lo humano en edades según la historia del
emocionar.
Edad I
Edad de la colaboración y la honestidad: edad matrística
Esta edad se extiende desde el origen de lo humano en el convivir en el
conversar, esto es, desde hace tres o más millones de años hasta el origen de la
cultura patriarcal occidental, unos diez o doce mil años en el origen de la vida
pastora. El emocionar básico espontáneo de esta edad es el amor, y de allí lo es
también la honestidad como componente emocional propio de cuando se vive
implícitamente confiando en la coherencia natural de la biosfera y el cosmos.
Esta edad corresponde a un período del devenir humano que se establece en la
conservación sistémica del vivir y convivir en el emocionar que la define, al
aprender los niños a convivir en ese emocionar al crecer y convivir en él. Más
aún, esta edad duró en tanto se conservó ese emocionar en el aprendizaje de los
niños como el trasfondo relacional en el que ocurrían todos los cambios de las
particularidades del vivir, fueran éstos de la técnica, la conducta o las relaciones
interpersonales. La colaboración sólo ocurre en el amor, y es posible sólo en la
apertura relacional que surge de la aceptación de la legitimidad de todo, propia
de la confianza en las coherencias operacionales de la biosfera y el cosmos que
éste implica. En esta edad no hay ni bien ni mal, sólo participación o no en las
coherencias operacionales de la biosfera y el cosmos. Cuando se rompen tales
coherencias, se producen desarmonías en el vivir, y con ello, infelicidad. Como
en esta edad no hay ni bien ni mal, no hay culpa, sólo se es consciente o no de
las rupturas de las coherencias de la biosfera y el cosmos, y se actúa o no de
acuerdo a esa conciencia. En esta edad, actuar en conciencia de la ruptura de las
coherencias naturales de la biosfera o el cosmos, era realizar alguna acción
(ritual o mágica) que recuperase esa coherencia.
Edad II
Edad de la apropiación, la desconfianza y el control, la
dominación y el sometimiento: edad patriarcal
Esta edad se extiende desde el origen de la cultura patriarcal occidental
diez a doce mil años atrás con el comienzo del pastoreo hasta el presente. El
emocionar de esta edad se centra en la desconfianza como el núcleo eje de una
configuración dinámica de emociones que se mueven entrelazando el control, la
apropiación, la dominación, el sometimiento, la codicia, la arrogancia, el miedo,
la enemistad, la guerra, la devaluación de las emociones y de la mujer, la
valoración de la procreación, la desacralización del sexo,... la discriminación y el
abuso en el ámbito del bien y el mal con sentimientos de culpa cuando la
biología del amor activamente suprimida desde la razón recupera su presencia
por unos momentos. Esta edad, al igual que la anterior, se conserva de manera
sistémica en el vivir y el aprender a vivir el emocionar que la define por los
niños que crecen en ella, y dura como tal en tanto se conserva ese emocionar
como el trasfondo operacional en torno al cual ocurren todos los cambios que
surgen (en la técnica, la conducta y las relaciones) en su devenir histórico.
Los cambios culturales ocurren como cambios en el emocionar, y en general
pasan de manera espontánea no intencional. Si no hay cambio en el emocionar,
no hay cambio cultural, cualesquiera sean los cambios tecnológicos o de las
prácticas del hacer cotidiano que por otras circunstancias ocurran en el devenir
de una comunidad humana. Por eso pienso que esta segunda edad tiene que
haber surgido en un cambio fundamental sobre el emocionar de la edad
anterior que ocurrió de manera espontánea, no intencional, como consecuencia
de alguna variación conductual que pudo haber sido intrascendente. Y pienso
que esto tiene que haber ocurrido con el comienzo de la vida pastora por el
cambio en el emocionar que de hecho implica el restringir la libertad de
movimiento de otro ser, como ocurre en el pastoreo.
Todo hacer o acto humano ocurre desde una emoción que lo hace posible, y
toda emoción ocurre en un hacer o acto. ¿Cómo se pasa desde el emocionar de
la primera edad, que se centra en el amor, al emocionar de la segunda edad, que
se centra en la desconfianza? Yo propongo que esto pasa con el origen de la
vida pastora, y que el emocionar en que ésta surge constituye el origen del
patriarcado. A continuación veamos lo que propongo. En mi opinión, esta
segunda edad se inicia con el origen del pastoreo al comenzar los niños, y luego
los niños de esos niños, como resultado de una pérdida ocasional de la
confianza de sus padres en las coherencias naturales de la biosfera y el cosmos,
a impedir a los lobos (que se alimentaban como ellos de las mismas manadas
migratorias que ambos seguían), en forma sistemática y como si hacer eso fuese
algo legítimo, su acceso a los animales que eran su comida natural. Lo que
pienso que debe haber pasado es que los adultos que impidieron al lobo su
normal acceso a los animales de la manada, de la cual tanto ellos como el lobo
eran comensales, tal vez porque sentían que había pocos animales después de
un crudo invierno, si sabían que ese acto rompía las coherencias normales de la
existencia. Al mismo tiempo, pienso que ellos también sabían que debían hacer
algún rito o acto mágico para restituir esas coherencias, pero lo olvidaron o no
lo enseñaron de manera adecuada en ese momento a sus niños, los que al no
aprender el rito, aprendieron a excluir al lobo de su comida como algo legítimo,
en un acto que abrió el camino para un cambio total del emocionar en su vivir y
convivir.
En resumen, lo que propongo es que el pastoreo aparece en el momento en
que una familia comienza a controlar la movilidad de un grupo de animales
silvestres migratorios, y que el cambio en el emocionar cotidiano que ello
implica da origen al patriarcado como modo de convivencia e instala esta
segunda edad. Es decir, lo que propongo es Que por su modo de origen, el
pastoreo surge como un modo de vida centrado en la desconfianza implícita en
el impedir al lobo el acceso a su comida natural en un acto que constituye el
emocionar de la apropiación, y que lleva de modo inevitable a la búsqueda del
control de todo en la manipulación de la existencia. Y con la manipulación de la
existencia también surge de manera inevitable toda la configuración del
emocionar que constituye a esta edad en la apropiación, el control de la
procreación, la codicia, la dominación y el sometimiento, la discriminación, la
enemistad, el bien y el mal, la lucha, la guerra, la esclavitud, la deshonestidad,
el uso político del sexo y el sometimiento de la mujer al patriarca como
autoridad total, en fin, el presente patriarcal en que aún nos encontramos.
Al mismo tiempo, pienso que hay una tercera edad posible en cuyas
puertas nos encontramos, pero que el pasar a ella requiere de un acto
intencional. Entraremos a esta tercera edad sólo si lo queremos.
Edad III
Edad de la honestidad y la colaboración: edad neomatrística
El emocionar fundamental de esta edad es la honestidad que abre espacio a
la biología del amor, y con ello, al emocionar de la colaboración y el respeto
mutuo. Esta edad sólo puede surgir en el presente desde un acto intencional
que haga de la honestidad el eje del emocionar que la define en sus comienzos.
Sólo después de vivirse en ella algunas generaciones de modo que nuestros
niños crezcan en ella como algo natural, podrían la honestidad y la colaboración
ser nuevamente aspectos de la convivencia que los niños adquieren en la
espontaneidad de su convivir familiar.
Esta edad tercera podría comenzar ahora, pero no ocurrirá por sí sola de
manera espontánea. En esta edad se invierten las relaciones de colaboración y
honestidad de la primera, pues en general ya no ocurre entre nosotros la
colaboración como algo que aprendemos en la infancia y conservamos durante
toda la vida como un aspecto natural y espontáneo de la convivencia. En la
edad en que aún estamos (la segunda), la deshonestidad es vista como
habilidad para el vivir cotidiano en la competencia, y la cultivamos viviendo en
ceguera sobre nuestro emocionar al usar la razón para oscurecer motivos y
deseos inconscientes, motivos y deseos que no queremos reconocer
públicamente. Aún podríamos cambiar si lo quisiésemos, pero este cambio
requiere de un acto intencional de orientación hacia la honestidad total que nos
abre a la biología del amor como un hacer consciente en el deseo de vivir en el
respeto mutuo y la colaboración.
Vivimos una encrucijada histórica en la que el cambio de edad emocional
hacia la edad de la honestidad y colaboración en el devenir humano es posible,
si lo queremos. Digo esto porque me parece que el cambio de conciencia que
hace posible el paso a la edad tercera se está produciendo ahora, y hay que
apoyarlo si se quiere que de hecho ocurra y que no sea al fin aplastado por el
peso de los argumentos racionales de la cultura patriarcal que conservan la
cultura patriarcal.
Riane Eisler no habla de cultura matrística, cultura patriarcal y cultura
neomatrística, como yo lo hago. Ella habla de cultura dominadora y de cultura
de coexistencia participativa en el ámbito de lo masculino y lo femenino,
porque su atención está puesta en la relación de los sexos considerándola en
una medida importante desde una perspectiva tanto económica como política.
Mi mirada en esto es diferente. Para mí, los aspectos relaciónales que en el
presente llamamos lo político o lo económico, corresponden a los resultados del
emocionar que guía las relaciones interpersonales en nuestra cultura patriarcal,
y considero que la discriminación sexual en ella es secundaria tanto con
respecto a las relaciones de dominación y sometimiento como con respecto a la
valoración de la procreación. Por eso considero que debe ser primaria la mirada
a las emociones como lo que guía y define lo que pasa en las conductas
relaciónales. En la periodificación de la historia de lo humano que propongo, la
emoción central de la primera edad (edad de la colaboración y la honestidad) es
el amor, y en ella, el amor constituye el eje de todas las relaciones, de modo que
en esta edad no se da lo que desde la cultura patriarcal llamamos lo económico
o lo político. En la edad segunda (edad de la codicia, la apropiación, la
desconfianza y el control), el eje emocional es la desconfianza y el control, y en
ella, este emocionar define todo lo que desde ella misma llamamos lo
económico y lo político. Por último, si pasásemos a la edad tercera (edad de la
honestidad y la colaboración), la emoción que constituiría su eje relacional sería
precisamente la honestidad como un acto intencional que nos abre nuevamente
a la presencia de la biología del amor, y no ocurriría en ella lo que desde la
cultura patriarcal en que aún estamos llamamos lo económico o lo político.
Pienso que mientras no nos hagamos cargo del carácter básico de las
emociones como fundamento de nuestro quehacer y nuestro razonar, no
podremos comprender el vivir humano y animal, y no podremos vivir el
cambio de conciencia que nos permitirá entrar desde nuestra comprensión
como un acto intencional a la edad de la honestidad y la colaboración en la
recuperación de la biología del amor como el eje emocional de nuestro convivir.
Es verdad que nos encontramos en la cultura patriarcal que nos ciega y limita
en el emocionar que queremos recuperar. Pero la cultura patriarcal también nos
entrega la posibilidad de salir de ella con el único don no engañoso que nos
ofrece, y que es el entrelazamiento siempre honesto, si se da, de la emoción y la
razón que es la reflexión. La reflexión es un acto que suelta las certidumbres y
permite mirar a la propia circunstancia desde la biología del amor sin
autoengaño, para luego construir lo que se desea mediante un razonar que se
funda en premisas aceptadas con conciencia de ellas, desde el amor que es la
emoción que hace posible el ver reflexivo en el ámbito relacional porque acepta
el ver. La reflexión, como acto que entrelaza la emoción y la razón, nos permite
salir de cualquier trampa.
Este magnífico libro es parte de ese cambio de conciencia al hacer una
develación de la historia de lo humano en la edad segunda, edad patriarcal, y
llevarnos a verla en su continua violación de la biología del amor. Leámoslo y
dejémonos inspirar por él para ser partícipes del cambio en el emocionar de la
convivencia en que participa, y atrevámonos a la honestidad total, sin pretender
que el error quede complemente alejado de nosotros. La búsqueda de la
perfección lleva a la tiranía. El error lo podemos corregir si lo respetamos, la
deshonestidad hacia nosotros y hacia los demás, no.
Humberto Maturana Romesín
Peñalolén, septiembre 1997
Introducción
Nuestras Opciones Sociales y Sexuales
Placer sagrado es un libro que inesperadamente exigió ser escrito. Mi plan,
como lo mencioné en las últimas páginas de El cáliz y la espada, era escribir un
libro diferente1. Pero, afortunadamente, el proceso creativo no sólo depende de
nuestros planes conscientes, sino también de movimientos mucho más
profundos. De modo que gradualmente, aunque no sin lucha, cambié lo que
pensé que quería escribir por lo que necesitaba escribir.
Mientras reunía material y notas para el libro que originalmente planifiqué,
un capítulo llamado "Del Caos a Eros: Sexualidad Dominadora o Participativa"
aumentaba cada vez más. Al principio, el material se desbordó hasta completar
cinco archivos. En poco tiempo ya había una caja completa. Después una
segunda, una tercera y una cuarta.
A esas alturas, me di cuenta que no era un capítulo. Era el libro que
escribiría. Además, al profundizar, se convirtió en dos tomos que no sólo
cuestionaban muchas de las suposiciones básicas del sexo, sino también gran
parte de nuestras enseñanzas acerca del amor, la espiritualidad, la política e
incluso del dolor y el placer.
Placer sagrado explora el pasado y el presente del sexo y su potencial para el
futuro. Examina tanto el sexo como lo sagrado en el contexto más amplio de
nuestra evolución cultural y biológica. Desmitifica muchos aspectos de nuestra
confusa e incomprensible historia sexual, arrojando nueva luz sobre temas
generalmente ocultos bajo el manto de dogmas religiosos o jergas científicas.
Demuestra que nuestra lucha por el futuro no sólo es política en el sentido
convencional de la palabra, sino que gira en torno a los temas fundamentales
del dolor y el placer. Sobre todo, nos ayuda a comprender y a liberarnos de las
crónicas agonías que sufrimos en nuestra búsqueda de formas de vivir y amar
más sanas y satisfactorias.
Escribir Placer sagrado fue para mí un viaje de emociones e increíbles
descubrimientos. A veces era perturbador, ya que debía abordar el nexo
cultural entre sexualidad, violencia y brutalidad. En otros momentos descubrí
Éste iba a ser Breaking Free, seguido por Emergence. Parte del material para estos libros lo
utilicé en The Partnership Way: New Tools for Living and Learning (1990), que escribí con mi pareja,
el psicólogo social y futurista David Loye, Otras partes las incorporé a este libro.
1
Riane Eisler
Placer Sagrado
cosas tan extrañas y cómicas que me reí en voz alta. Y leer toda la literatura que
encontré acerca del sexo, me llevó en última instancia a descubrir una nueva
teoría no sólo de la evolución del sexo, sino de la evolución del placer, la
política, la conciencia y el amor.
Sexo, placer y dolor
De partida debo aclarar que aunque casi todo lo que digo reviste carácter
universal, me focalizo en la sociedad occidental. Además, si bien nos
referiremos a las relaciones homosexuales, me he centrado principalmente en
las relaciones heterosexuales y cómo éstas afectan y se ven afectadas por
diferentes formas sociales —en sí mismo un gran tema.
Debo decir también que mi objetivo no ha sido acumular conocimientos por
el solo hecho de hacerlo. En gran medida me motivó la creciente y urgente
necesidad de conocimientos transformadores: las nuevas herramientas de
transformación social y personal que requiere una época de creciente crisis
ecológica, política y económica si anhelamos un futuro mejor, o tal vez siquiera
un futuro. Así, mi investigación se basó en el intento de responder preguntas
que para la mayoría de nosotros distan de ser una mera curiosidad intelectual.
Si evitar el dolor y buscar el placer son motivaciones humanas básicas, ¿por
qué se nos ha enseñado durante tanto tiempo que el placer sexual es
pecaminoso y malo? Si el sexo no se condena como maldad (como en el caso de
la pornografía moderna), ¿por qué lo encontramos tan a menudo asociado no
con el amor erótico sino con si comercio del cuerpo femenino, con sadismo,
masoquismo, con el hecho de dominar o ser dominado? ¿Fue siempre así? ¿O
hubo una época en que el sexo, la mujer y el cuerpo humano no fueron
difamados, degradados, ni comercializados?
¿Qué hay realmente detrás de la violación, incesto y otras formas de
violencia sexual? ¿Cómo y por qué surgieron estas prácticas? Pero sobre todo,
¿qué cambios personales y sociales nos pueden ayudar a estructurar relaciones
sexuales (y humanas) más sanas, menos disfuncionales y dolorosas?
La búsqueda de respuestas a estas preguntas me llevó a campos que van
desde la biología, psicología, sexología y sociología, a la economía, arqueología,
historia del arte, literatura y mitología. Una y otra vez volvía al profundo anhelo
humano de conexión, de vínculos forjados por amor y confianza a través de la
sexualidad y espiritualidad. Me interesó especialmente la experiencia del
éxtasis y la imaginería erótica, aparentemente incongruente en un principio, de
muchas tradiciones religiosas orientales y occidentales.
Poco a poco me di cuenta que esta conexión entre sexo y espiritualidad no
era accidental, ya que tiene raíces muy antiguas. También comprendí por qué
amor es la palabra clave no sólo en la literatura romántica sino también en la
mística, y por qué la poesía de los místicos, como la de los amantes, suele ser
19
Riane Eisler
Placer Sagrado
erótica. Mientras más indagaba, más profundas eran las preguntas. A la larga,
comencé a ver no sólo sexo y espiritualidad sino también placer y dolor de una
manera completamente diferente —de ahí el título Placer sagrado, herético para
algunos. Comprendí que ni la sociedad ni la historia humanas se pueden
entender sin tomar en cuenta las diferentes formas en que una sociedad usa el
placer o el dolor para motivar el comportamiento humano. Y más allá de esto,
percibí el rol central, aunque increíblemente ignorado, del dolor y el placer en la
evolución cultural e incluso vital. También vi que la evolución de nuestra gran
capacidad humana para el intenso placer sexual y afectivo era un posible
momento decisivo en la extraordinaria historia de este planeta.
Ahí sentí que cientos de luces se prendían. Vi que gran parte de lo que
ocurre hoy en día es lo que en forma resumida llamo el cambio del dolor al
placer: el cambio a un sistema social que estimule, en lugar de bloquear en
forma crónica, la gran capacidad humana para el placer.
Esto a su vez me permitió ver que no es coincidencia que gran parte de
nuestra imaginería religiosa tradicional santifique el dolor más que el placer, o
que la capacidad para infligir dolor, más que para dar placer, se haya idealizado
en muchas de nuestras historias épicas y clásicas. Me ayudó a comprender por
qué y cómo nuestras vidas se envenenan con ideas tales como que "el dolor y el
placer son dos caras de la misma moneda", "espiritualidad y sexualidad son
polos opuestos" y "la guerra de los sexos es inevitable". Sobre todo, comprendí
que para superar dolor, culpa, explotación, alienación y los obstáculos trágicos
y a veces cómicos que han amargado la vida de mujeres y hombres, se
requerirán cambios fundamentales no sólo en nuestra perspectiva sexual,
espiritual y social, sino en nuestra visión del cuerpo humano, el poder, el placer
y lo sagrado.
Sexualidad dominadora y participativa
Ningún tema genera tanta curiosidad como el sexo. Como veremos en las
páginas que siguen, la variedad de actitudes y conductas sexuales es fascinante.
Pero este libro no se limita a presentar una mezcla de seductores bocados
sexuales de las distintas culturas a través de los años. Organiza en patrones lo
que de otra forma podría parecer información al azar.
El sexo es uno de los impulsos humanos básicos. Las relaciones sexuales
son físicamente más intensas y a menudo se sienten con mayor plenitud que
cualquier otra relación personal. Por esto, la forma en que se estructuran las
relaciones sexuales influye en todas las demás relaciones. Pero no es un proceso
unidireccional. El modo en que se define sexo y relaciones sexuales tiene a su
vez profundas influencias de las estructuras económicas, religiosas y políticas
de la sociedad.
Placer sagrado contrasta dos maneras de desarrollar la sexualidad humana
20
Riane Eisler
Placer Sagrado
dentro del amplio marco de dos formas muy distintas de organizar las
relaciones humanas: una tiene como base el dolor, la otra el placer. En las
siguientes páginas veremos que, bajo la gran variedad de hábitos sexuales,
nuestra especie tiene dos posibilidades: los modelos dominador y
participativo2.
En el modelo dominador —donde una mitad de la humanidad tiene un
rango superior a la otra— priman las jerarquías basadas en el temor o la fuerza.
Así, para sustentarse, las sociedades orientadas hacia este modelo confían
principalmente en el dolor o en el temor al dolor. Además, para mantener
relaciones de dominio o sumisión hay que bloquear o distorsionar el vínculo
natural de dar y recibir placer sexual y amor entre las mitades femenina y
masculina de la humanidad.
Por esto, las sociedades orientadas hacia este modelo —que históricamente
han ubicado a los hombres sobre las mujeres, a los reyes sobre los súbditos y al
hombre sobre la naturaleza— introducen en su estructura social básica diversos
recursos para distorsionar y reprimir la sexualidad. Uno de ellos, con el cual la
mayoría de nosotros está dolorosamente familiarizado, es la difamación del
sexo y de la mujer. Un segundo recurso, que sólo en los últimos años ha
llamado la atención de académicos y público en general, es la equivalencia,
tanto en relaciones heterosexuales como homosexuales, entre excitación sexual
y dominar o ser dominado.
El ejemplo más común del primero es obviamente el dictamen religioso
occidental de que el sexo es sucio y malo. Desde esta perspectiva, el sexo tiene
un solo propósito: la concepción. Y aquellos que violan este dictamen —ya sea
por la masturbación, homosexualidad o heterosexualidad por placer— deben
ser castigados, no sólo temporalmente aquí en la tierra sino en la eternidad por
Dios.
Además, como en la historia bíblica donde Eva provoca la Caída de la
humanidad y en el Malleus Maleficarum (libro aprobado por la iglesia del siglo
XV como manual para la caza de brujas), la mujer es pecadora, una criatura
"carnal" adecuada sólo para la reproducción, para dar hijos a los hombres. Por
lo tanto, la mujer, y la sexualidad humana, deben controlarse no sólo con rigor
sino también con violencia.
Cabe enfatizar que este modo de interferir con las relaciones sexuales entre
las mitades femenina y masculina de la humanidad —sin lo cual nuestra
especie desaparecería— no se encuentra sólo en las tradiciones religiosas
occidentales. Es más bien una actitud mental existente en muchas sociedades de
dominio masculino rígido. Por ejemplo, en Irán, país islámico fundamentalista,
donde bajo las órdenes de hombres "moralistas" como el Ayatollah Khomeini y
sus mullahs, se ejecutan personas por "crímenes sexuales" —y la "necesidad" de
controlar las mujeres "por su propio bien" se ha convertido en parte del
2
Para una discusión más detallada, ver El cáliz y la espada (Eisler 1990).
21
Riane Eisler
Placer Sagrado
currículum en la Universidad de Teherán3.
Esta introducción de desconfianza y control en las relaciones sexuales entre
mujeres y hombres ha sido un método extremadamente eficaz para garantizar
que no sólo nuestras relaciones íntimas sino todas nuestras relaciones sean
tensas y recelosas. Si Dios creó un mundo donde el hombre ni siquiera puede
confiar en la mujer —con quien por medio del sexo y el nacimiento ha tenido la
relación física más íntima—, ¿cómo se espera que confíe en alguien más? Si las
mujeres son inherentemente indignas de confianza, ¿cómo pueden tenerse
mutua confianza o confiar en sí mismas? Además, si Dios decretó que el
hombre debe controlar y dominar a la mujer, ¿por qué —como en las
archiconocidas "guerras santas" donde hasta hoy se dice que las matanzas y el
pillaje eran voluntad divina— no se puede aplicar lo mismo a otros hombres y
países?
Todo esto lleva directamente al segundo recurso que utiliza el sexo como
un modo de condicionar mujeres y hombres para que se ajusten a un sistema
social basado en jerarquías fundadas en la fuerza y el temor. Es el
condicionamiento de mujeres y hombres para equiparar la excitación sexual con
el dominio del hombre sobre la mujer (y en los homosexuales, del individuo
que desempeña el rol femenino). Obviamente, aun en las sociedades
dominadoras más rígidas, hay hombres y mujeres que logran evitar estos
patrones. En las últimas décadas, hombres y mujeres han desafiado
frontalmente estos y otros estereotipos de género, pues los hombres reconocen
cada vez más que ellos también son perdedores en la dominadora "guerra de
los sexos, ya que no logran lo que realmente necesitan y quieren. Pero el hecho
de que tantos aspectos de nuestra sociedad aún eroticen la dominación en
diversos grados, condiciona a los hombres a considerar el sexo en términos de
dominio y control más que de asociación y cuidado, e incluso a verlos como
integrales a su "masculinidad" o sentido básico de sí mismos. ¿Y qué mejor
manera de programar inconscientemente a la mujer para aceptar subordinación
y la dominación que a través de la erotización de la sumisión femenina? La
industria pornográfica moderna ofrece el ejemplo más dramático de este tipo de
condicionamiento. Si bien parte de lo que comercializa es erotismo —es decir,
material que describe el dar y recibir placer erótico— tiende a deshumanizar a
mujeres y hombres, y a confundir el placer sexual con la imposición o
experimentación sadomasoquista del dolor. Sin embargo, esta forma de
mantener y fortalecer relaciones dominadoras no es nueva. Probablemente se
remonta a nuestra prehistoria cuando, según sabemos ahora, se produjo un
Las enseñanzas islámicas difieren de perspectivas cristianas más extremas en que, como
en la tradición hebrea, no miran con desconfianza el sexo conyugal —se dice que el profeta
Mahoma lo disfrutó cabalmente, en especial con su esposa favorita. (Ver Mernissi 1987, 54-61).
Pero estas enseñanzas también tienden a desconfiar del cuerpo humano y a considerar a las
mujeres —especialmente su sexualidad— peligrosas, a menos que sean rígidamente controladas
por los hombres.
3
22
Riane Eisler
Placer Sagrado
cambio importante en la dirección principal de nuestra evolución cultural: del
modelo participativo al dominador en todas las relaciones 4.
Como veremos, la mujer y el sexo eran percibidos de manera muy diferente
en nuestra remota prehistoria. Excavaciones arqueológicas han aportado
crecientes evidencias de que durante miles de años mujeres y hombres vivieron
en sociedades donde la norma, no sólo para las relaciones sexuales sino para
todas las relaciones —desde la relación padres-hijos hasta aquella entre
humanos y naturaleza— no era la dominación y explotación.
Aunque en la prehistoria hubo un cambio fundamental, quisiera enfatizar
que lo que decimos aquí es siempre cuestión de grados. Ninguna sociedad se
adapta completamente al modelo participativo o dominador.
De hecho, ninguna sociedad, al margen de sus rígidas jerarquías de
dominio, puede sobrevivir sin algunos elementos participativos. Sin embargo,
como señala la historiadora Mary Elizabeth Perry, en las sociedades orientadas
al modelo dominador, estos elementos son cooptativos5. Son explotados y al
mismo tiempo distorsionados y suprimidos, relegando las conductas afectuosas
y no violentas a grupos "inferiores" como mujeres y hombres "afeminados" —en
otras palabras, a dominados más que a dominadores.
Quisiera enfatizar también que en un modelo participativo no todo es paz,
amor y cooperación, ausencia de violencia, dolor, conflicto o temor. Es una
organización social donde la violencia crónica, el dolor y el temor no están en la
estructura social básica o institucionalizada. Por lo tanto, las sociedades
orientadas más a lo solidario que a la dominación pueden confiar más en el
placer que en el castigo (o temor al dolor) para mantener la cohesión social.
Considerando la diferencia fundamental entre hombre y mujer, en una
organización social de modelo participativo la diferencia no se iguala
automáticamente con inferioridad o superioridad, con grupos internos versus
grupos externos, con dominar o ser dominado.
Por lo tanto, este tipo de organización social no requiere de misoginia u
odio a las mujeres, que sirve para justificar la subordinación de la mitad de la
humanidad por cuenta de la otra mitad. No se necesita difamar a la mujer como
una tentación carnal y peligrosa con un desarrollo espiritual tan inferior al del
hombre que queda excluida incluso del sacerdocio (o de un acceso directo a lo
divino). No hay una necesidad cultural de dar al hombre y a la espiritualidad
mayor rango que a la mujer y a la naturaleza, ni de inhibir el vínculo sexual
entre mujer y hombre a través de dogmas religiosos de "pecado carnal".
Tampoco se requiere erotizar la dominación para perpetuar la "guerra de los
sexos". Muy por el contrario, el impulso humano innato para disfrutar el dar y
recibir placer sexual se puede estimular a través de la sexualidad participativa
—como también el vínculo a través de un satisfactorio dar y recibir afecto.
De hecho, en las sociedades orientadas a lo participativo, el sexo puede ser
4
5
Para un análisis de este cambio, ver El cáliz y la espada, Capítulos 4, 6, 7 y 8.
Perry 1989.
23
Riane Eisler
Placer Sagrado
una forma de sacramento, una experiencia cumbre, ya que la unión sexual de
dos seres humanos puede recordar la singularidad de toda vida, una
reafirmación del vínculo sagrado entre mujer y hombre y entre nosotros y otras
formas de vida. Esto no significa que el sexo participativo sea siempre un acto
de amor o lo que llamamos conciencia suprema, ni que este modelo esté exento
de jerarquías6. Pero en estas sociedades no hay requisitos estructurales para
implantar las actitudes o conductas necesarias para mantener un sistema
basado en jerarquías fundadas en la fuerza y el temor al dolor. Por
consiguiente, aquí el sexo puede ser un medio de unión basado en el dar y
recibir placer y también puede ser espiritual y natural.
Sexo, espiritualidad y sociedad
La perspectiva que sostiene que el sexo tiene una dimensión espiritual es
tan ajena a todo lo que se nos ha enseñado, que la mayoría de las personas se
desconcierta. Pero en realidad esta perspectiva se basa en antiguas tradiciones
vívidamente expresadas en el arte prehistórico. Los primeros académicos las
consideraban demasiado perturbadoras como para estudiarlas y en algunos
casos incluso verlas. Estas tradiciones no sólo aportaron importante
información acerca del pasado, sino que tienen profundas repercusiones en
nuestro presente y futuro. De hecho, son tradiciones acerca de las cuales
tenemos indicios desde hace mucho tiempo.
Por ejemplo, en la mitología occidental encontramos muchas referencias a
la unión sexual sagrada que los eruditos llaman hieros gamos. Probablemente fue
un antiguo rito solidario, antes de ser distorsionado como un medio para que
los reyes legitimaran su dominio a través de la unión con una sacerdotisa
suprema como representante de la antigua Diosa. Otra señal es lo que eruditos
del siglo XIX llamaron prostitución en el templo. Esta práctica se describe en
archivos de Mesopotamia, donde las sacerdotisas aparentemente iniciaban a los
hombres, por medio de ritos eróticos, en los cultos misteriosos donde dar y
recibir placer —en lugar de soportar dolor, como en muchas religiones
dominadoras— se consideraba una experiencia espiritual importante 7. Así, en el
relato sumerio de Gilgamés, considerado por los académicos como la primera
epopeya occidental, se dice que una mujer (a quien los traductores llaman
alternativamente "sacerdotisa del amor", "prostituta del templo" o "cortesana
del templo") transforma a Enkidu de bestia a ser humano al hacer el amor con él
—ayudándolo así a "convertirse en sabio, como un dios"8.
En El cáliz y la espada hago una distinción entre jerarquías de actualización y de
dominación, señalando que las primeras son más características de un modelo solidario y las
últimas de uno dominador. Ver también Eisler y Loye 1990, especialmente los diagramas en
179-190.
7
Un nuevo trabajo sobre estos temas es el de Henshaw 1994.
8
Gardner y Maier 1985, 77-78.
6
24
Riane Eisler
Placer Sagrado
También hay suficientes evidencias del sexo como rito religioso en las
tradiciones religiosas orientales —por ejemplo, en la iconografía erótica india y
en el yoga tántrico. Pero aquí —como en las historias mesopotámicas donde las
sacerdotisas del amor se reducían a "prostitutas"— el uso del placer erótico
romo un medio de elevar la conciencia (o lograr suprema espiritualidad) ya ha
sido en gran medida cooptado por una visión dominadora centrada en lo
masculino.
En las siguientes páginas examinaremos otros ejemplos fascinantes, como
las celebraciones del Primero de Mayo, que probablemente derivaron de ritos
sexuales prehistóricos y donde hacer el amor ese día siguió siendo una
costumbre aún a mediados del siglo XX. Veremos también que a través de la
historia registrada aparecen intentos por reconectarnos con nuestras raíces
participativas prehistóricas.
Por ejemplo, encontramos los trovadores y trovadoras. La poesía en las
cortes del sur de Francia en el siglo XII (la misma región donde miles de años
antes el placer sexual de la mujer se veneraba en el arte rupestre paleolítico)
alababa el amor y la mujer. Este amor romántico cortesano era en cierto sentido
un resurgimiento de la sexualidad participativa, del amor sexual como algo
sensual y espiritual. Durante esta época floreció también la mariología:
veneración de la Virgen María, que desde esta perspectiva se puede considerar
un retorno a la adoración de la Diosa prehistórica como madre compasiva y
misericordiosa. En esta época también se destacaron extrañas sectas cristianas
como los cataros, que, en agudo contraste con la iglesia romana, asignaban a las
mujeres status altos en asuntos religiosos9.
Pero los cataros, como otros "herejes" que rechazaban la idea de que la
mujer era inferior y de un orden no espiritual, fueron perseguidos sin piedad
por las autoridades de la iglesia. Así como también las llamadas brujas y otras
mujeres aún aferradas a los vestigios de la alabanza prehistórica de una Gran
Diosa y su hijo divino, el Dios Toro (que para entonces se había convertido en el
demonio con cachos y pezuñas de la iconografía cristiana). Lo que ahora nos
impacta más son esas mujeres torturadas y quemadas en la hoguera, que
además solían ser curanderas conocedoras de antiguos métodos de control de la
natalidad que enseñaban a otras mujeres.
Recientes descubrimientos acerca del pasado también arrojan una nueva
luz sobre la actual búsqueda de una nueva espiritualidad y sexualidad. En
términos del marco conceptual de los modelos participativo y dominador,
Gran parte de la literatura sobre los cátaros se centra en el rechazo de algunos de ellos a
todo lo mundano. Si bien muchos cátaros exaltaron lo espiritual sobre lo mundano, esto se debe
comprender en el contexto de una época en que las acciones mundanas —incluyendo aquellas
de los "príncipes" de la iglesia— solían ser extremadamente brutales. De hecho, los cátaros se
destacaron por su espíritu caritativo y compasivo —en otras palabras, por sus esfuerzos por
mejorar la vida humana en la tierra. Los cátaros otorgaban un status alto a las mujeres, que en
forma estereotípica encarnan los valores más "suaves" o "femeninos". Como señala G. Rattray
Taylor en Sex in History, a veces conceptualizaban la deidad en forma femenina.
9
25
Riane Eisler
Placer Sagrado
ambos están relacionados. Son parte integral del fuerte movimiento
contemporáneo hacia una sociedad orientada a la participación y no a la
dominación —y con ello, a una estructuración más sana, satisfactoria y
sustentable de las relaciones entre nosotros mismos y con la naturaleza.
Oportunidad y desafío
Según Freud, quien establece correctamente la importancia clave del sexo
en todas las relaciones humanas —pero que lamentablemente confundió
sexualidad dominadora con sexualidad humana—, el "hombre" debe en todo
momento ser precavido y controlar la naturaleza, incluyendo la propia 10. Pero la
nuestra es una época donde "la conquista de la naturaleza por el hombre"
amenaza la vida planetaria, donde la actitud mental dominadora y el avance
tecnológico son una mezcla potencialmente letal, y donde las instituciones
creadas para mantener el dominio y la explotación son incapaces de enfrentar
los impresionantes problemas sociales, económicos y ecológicos que han
provocado.
Es un momento de crisis fundamentales. Pero por esto mismo, también es
un momento de oportunidades fundamentales —un momento en que, mientras
luchamos por crear para nosotros y nuestros hijos nuevas formas de pensar y
vivir, mujeres y hombres de todo el mundo cuestionan muchas de nuestras
suposiciones más básicas.
En este libro examinaremos algunas de estas suposiciones —como también
nuestras alternativas sexuales, sociales y espirituales. Este tomo contesta la
pregunta "¿cómo llegamos aquí?". Comienza contrastando imágenes sexuales
contemporáneas (y las brutales prácticas que representan) con imágenes
eróticas antiguas, y ofrece claves sorprendentemente obvias acerca de una
sociedad, espiritualidad y sexualidad tempranas muy diferentes. Después de
una breve mirada general, nos remontaremos aún más atrás, a lo que los
antropólogos llaman protohistoria, para dar una nueva mirada al muchas veces
negado o mal comprendido desarrollo evolutivo: la aparición de los homínidos
y el sexo humano. De ahí nos iremos a la prehistoria, época en que las actitudes
sexuales —y todos los aspectos de la vida de mujeres y hombres— eran muy
distintas a cómo se nos enseñó que fueron siempre las cosas y que por ende
deberán ser. Veremos que, durante una época de caos y desorganización, el
sexo y la espiritualidad fueron drásticamente alterados. Y en los últimos
capítulos de este tomo —mientras avanzamos de la prehistoria a los inicios de
la historia occidental, a la antigua Grecia, Babilonia, Palestina, Roma y de ahí a
la Edad Media cristiana— veremos que las sociedades dominadoras, en una
vivida combinación de historias de horror y tragicomedias, distorsionaban la
Utilicé en forma deliberada el término hombre de Freud porque su obra se centra en lo
masculino.
10
26
Riane Eisler
Placer Sagrado
sexualidad y la espiritualidad. Pero también veremos cómo, a pesar de esto,
sobrevivieron tradiciones Participativas tempranas como el matrimonio
sagrado —aunque a menudo de maneras muy extrañas.
El Tomo II aborda una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos hoy:
"¿Dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos?". Trasladándonos a nuestra
propia época, se centra en la actual lucha de mujeres y hombres por liberarse de
la camisa de fuerza de los mitos estereotipos dominadores. Examina la
revolución sexual y espiritual moderna como parte de una revolución de
conciencia más amplia, que su vez se integra a la lucha actual por crear un
mundo menos doloroso y violento. Comenzaremos con una nueva mirada a
ciertos elementos básicos: cuerpo humano, dolor, placer, poder, amor y lo
sagrado. Exploraremos lo que (tomando el término del biólogo chileno
Humberto Maturana) podría llamarse biología del amor —y cómo una
organización social y sexualmente dominadora distorsiona y bloquea en todo
momento el profundo anhelo humano de conexión, de vínculos forjados en
torno al amor y la confianza y no al temor y la fuerza, También miraremos con
nuevos ojos la política desde una perspectiva que toma en cuenta nuestras
relaciones íntimas —entre padres e hijos mujeres y hombres— e indagaremos a
fondo cómo el sexo dominador aún es el principal obstáculo para la salud
personal y social. Sobre todo, veremos que las relaciones más plenas,
placenteras, apasionadas y al mismo tiempo espiritualmente satisfactorias son
posibles, una vez que dejemos atrás un sistema fundamentalmente
desequilibrado, con todos sus inherentes obstáculos para la realización y
actualización humana.
En resumen, siguiendo la secuencia general de la evolución cultural
humana, el Tomo I nos lleva de la protohistoria al final de la Edad Media, y el
Tomo II cubre el período desde la Edad Media hasta nuestros días —
enfatizando la fuerza sin precedentes del actual movimiento solidario y la
fuerte oposición a él. Sin embargo, no seguiremos un curso lineal, ni en los
temas ni en la secuencia de tiempo. Placer sagrado es sobre todo un libro acerca
de las conexiones, un libro que, como nuestra vida, recombina elementos
básicos de manera diferente y en diferentes contextos. En este sentido, es muy
distinto a aquellos libros que, siguiendo el enfoque dividido y especializado del
pensamiento científico contemporáneo, tienden a centrarse en una cosa, o en el
mejor de los casos, en una cosa a la vez. Elegí este enfoque más holístico porque
sólo mirando detenidamente el cuadro total podremos cambiar la lente a través
de la cual evaluamos lo que es o no es "realidad". También lo elegí porque fluye
de la teoría de transformación cultural que introduje en El cáliz y la espada, la cual
proporciona el marco teórico para este libro. Para resumir, la teoría de
transformación cultural propone que, en el lenguaje de la dinámica no lineal, los
modelos dominador y participativo, en todo el lapso de nuestra evolución
cultural, han sido dos elementos básicos de "atracción" para la organización
social e ideológica. A partir de la teoría del caos y de otras teorías científicas
27
Riane Eisler
Placer Sagrado
contemporáneas que muestran cómo los sistemas vivos pueden sufrir un
cambio transformador en un período relativamente corto durante estados de
desequilibrio extremo, la teoría de transformación cultural muestra cómo estos
mismos principios se aplican a sistemas sociales. Específicamente, muestra que
muchas creencias y prácticas hoy reconocidas como disfuncionales y
antihumanas brotan de un período de gran desequilibrio en nuestra prehistoria,
donde hubo un cambio fundamental ascendiente desde el modelo participativo
al dominador. Y plantea que en nuestra caótica época de creciente desequilibrio,
tenemos la posibilidad de otro cambio cultural fundamental: esta vez, de lo
dominador a lo participativo11.
Placer sagrado expande la teoría de transformación cultural al vincularla con la
experiencia —y la política— del cuerpo. También amplía su campo al
remontarse más atrás en el tiempo, investigando la evolución del sexo y la
conciencia, y centrándose en el aspecto fundacional del dolor y el placer como
palancas de la motivación humana. Demuestra que el grado en que una
sociedad se orienta a un modelo dominador más que a uno participativo afecta
profundamente el grado en el cual se basa en el dolor en vez del placer para
mantenerse. Examina cómo, a través de diversos medios, incluyendo la
santificación del dolor y no del placer, los sistemas dominadores han idealizado
la institucionalización del dolor. Y muestra que mucho de lo que hoy ocurre se
puede considerar un intento de cambio hacia un sistema donde el placer —no
en el sentido de escape o distracción momentáneos, sino como una sana
La teoría de transformación cultural se introduce en términos generales en El cáliz y la
espada. Presentaciones concisas aparecen también en artículos que escribí para otros libros y
publicaciones periódicas académicas; por ejemplo en World Futures (1987b); en 77íe New
Evolutionary Paradigm (1991); en The Evolution of Cognitive Maps: New Paradigms for the TwentyFirst Century (1993a); en Communication and Culture in War and Peace (1993b); y en Journal of
Organizational Change Management (1994).
Para complementar la breve descripción de la teoría de transformación cultural en esta
introducción, a continuación cito algunos pasajes de El cáliz y la espada:
Al reexaminar la sociedad humana desde una perspectiva genérico-holística, surge como
resultado una nueva teoría de la evolución cultural... la cual... propone que bajo una superficie
de gran diversidad en la cultura humana, subyacen dos modelos básicos de sociedad... el
modelo dominador... y el modelo solidario... La teoría de transformación cultural... propone que
el curso original de la corriente principal de nuestra evolución cultural fue hacia la solidaridad,
pero que tras un período de caos y casi total quiebre cultural, se produjo un vuelco social
básico... En esta bifurcación cardinal, se interrumpió la evolución cultural de las sociedades que
adoraban a las fuerzas del universo generadoras y sustentadoras de vida. Entonces en el
horizonte prehistórico aparecieron invasores provenientes de las áreas periféricas del globo...
que veneraban... el poder de quitar la vida antes que darla (xxvi).
Si observamos el lapso total de nuestra evolución cultural en la perspectiva de la teoría de
transformación cultural, vemos que las raíces de nuestras crisis globales de hoy derivan del
vuelco fundamental en nuestra prehistoria, que produjo enormes cambios, no sólo en la
estructura social, sino también en la tecnología. Éste fue el vuelco en el énfasis desde las
tecnologías que sustentan y mejoran la vida hasta las tecnologías simbolizadas por la espada:
tecnologías diseñadas para destruir y dominar (xxix).
11
28
Riane Eisler
Placer Sagrado
realización de largo alcance— puede institucionalizarse e incluso santificarse.
Placer sagrado amplía los patrones de los modelos dominador y
participativo al destacar las interconexiones entre diferentes enfoques del sexo y
espiritualidad y al explorar si una sociedad es más autoritaria y bélica o más
pacífica y democrática. Por el contrario, demuestra que reemplazar y desafiar
las suposiciones insanas acerca del sexo y la espiritualidad requiere
comprender que ambos están entrelazados en un todo más amplio que abarca
economía, política, familia, literatura, música y todos los demás aspectos de la
vida sociocultural. Sólo al mirar simultáneamente cómo se entrelazan estos
elementos, vemos los patrones subyacentes —y nos desplazamos así hacia
alternativas más satisfactorias y equitativas.
Espero que por medio de una exploración profunda de nuestras
alternativas sociosexuales, Placer sagrado: sexo, mitos y política del cuerpo sea una
herramienta útil para muchas mujeres y hombres que hoy luchan para liberarse
de un sistema donde prevalece básicamente el antiplacer y el antiamor. Estoy
convencida que podemos recuperar la Perdida admiración por la sexualidad
humana, el éxtasis del placer y el milagro del amor. También estoy convencida
que la revolución sexual aún en curso, con todas sus resistencias a las normas
aceptadas, nos ofrece una oportunidad sin precedente no sólo para una
sexualidad más satisfactoria sino para un cambio social y personal
fundamental.
Puesto que en sus primeras etapas esta revolución sexual nos permitió
hablar abiertamente del sexo y mirarlo como fuente legítima de placer humano,
ya ha sido parcialmente exitosa al llevarnos hacia formas de vivir y amar más
sanas y placenteras12. Pero ya que no desvinculó el sexo de la violencia y el
dominio —y no nos ofreció ninguna alternativa viable— ha fallado en
acercarnos a estos objetivos.
Ahora tenemos la oportunidad de una segunda fase, de una verdadera
revolución sexual. Es la oportunidad de profundizar las opciones sexuales,
espirituales y sociales que tenemos al frente. Es al fin una oportunidad para
Michel Foucault señala que gran parte del discurso moderno sobre sexo ha sido
cooptado por quienes detentan el poder para así mantenerlo (Foucault 1980). Si bien el trabajo
de Foucault es una contribución importante, tiende a presentar una perspectiva estática,
esencialmente inalterable de la sociedad en la cual estamos destinados para siempre a un
modelo dominador. Foucault ignora el hecho de que en los tiempos modernos han habido
cambios sociopolíticos fundamentales, tal como el cambio de monarquías a repúblicas, la
abolición de la esclavitud y el gradual movimiento hacia una familia más justa. Además, ignora
el hecho ampliamente documentado por la psicología de que hablar de temas una vez
prohibidos es básico para la sanación.
Sólo al expresar los temas cargados de temores, falsas culpas y distorsiones podemos
comenzar a verlos desde una perspectiva diferente. Para una crítica reciente a la obra de
Foucault acerca de la sexualidad desde otra perspectiva, ver Giddens 1992. Giddens apunta a
un problema básico en la obra de Foucault: que en su discurso sobre el sexo adopta una
posición muy convencional (y como veremos, estereotípicamente de "macho") que ignora el
género y la intimidad —asuntos que, como señala Giddens, son básicos para el sexo.
12
29
Riane Eisler
Placer Sagrado
liberarse de las trabas que durante tanto tiempo han distorsionado nuestras
relaciones más básicas: de unos con otros, con nuestro hábitat natural e incluso
con nosotros mismos, con nuestro propio cuerpo. Sobre todo, es la oportunidad
y el desafío para que mujeres y hombres construyan para sí mismos y sus hijos
un mundo donde prime el placer y no el dolor —un mundo donde seamos más
libres y estemos más interconectados integrando sexualidad y espiritualidad en
una nueva comprensión más evolucionada y respetuosa de los milagros de la
vida y el amor.
30
Capítulo 1
Del Ritual al Romance:
Sexualidad, Espiritualidad y Sociedad
Velas, música, flores y vino —la materia prima del romance, sexo y amor.
Pero velas, música, flores y vino son también la materia prima de rituales
religiosos, de nuestros ritos más sagrados.
¿A qué se debe esta impactante, aunque rara vez percibida, semejanza? ¿Es
mera coincidencia que la palabra pasión se use para experiencias sexuales y
místicas? ¿O hay aquí alguna conexión olvidada pero aún vigente? El anhelo
sexual de tantas mujeres y hombres, como algo hermoso y mágico, ¿será acaso
un impulso reprimido durante largo tiempo para expresar sexo y amor de una
manera más espiritual y al mismo tiempo más apasionada?
Debido a que se nos enseñó que el sexo es pecaminoso, sucio, sensual o
lascivo, la posibilidad de que sea espiritual, y mucho menos sagrado, parece
chocante. En un mundo donde los genitales femeninos suelen llamarse "zorra"
(una de las palabras más obscenas del idioma castellano), más extraña es la idea
de que el cuerpo de la mujer —especialmente su vagina— pueda ser sagrado.
Sin embargo, hay claras evidencias de que durante miles de años —antes
de los treinta a cincuenta siglos de historia registrada— esto fue así. En
tradiciones que se remontan a los albores de la civilización, la vulva femenina
se veneraba como el portal mágico de la vida, dotada de poder para la
regeneración física, iluminación espiritual y transformación.
Lejos de ser una "zorra cochina", el triángulo púbico femenino era la
manifestación sagrada del poder sexual creativo. Y lejos de ser de un orden
inferior, básico o carnal, era un símbolo primario de la Poderosa figura
conocida en la historia occidental como la Gran Diosa: la fuente divina de vida,
placer y amor13.
Símbolos sexuales antiguos
Como lo analizaré en el Capítulo 3, cuando utilizo el término Diosa no me refiero al
reflejo de una imagen femenina de lo que hoy llamamos Dios. No sabemos si nuestros
antepasados prehistóricos usaron la palabra Diosa. Pero en términos del lenguaje actual,
expresa lo que tanto impactó a nuestros antepasados: el poder creativo femenino como
símbolo de la fuerza vital que anima nuestro universo.
13
Riane Eisler
Placer Sagrado
En el sur de Francia, donde se encontraron las primeras expresiones del
arte europeo, hay muchas imágenes de la vulva sagrada. Algunas de ellas en
cavernas-santuarios cerca de Les Eyzies en Dordoña, se remontan a treinta mil
años atrás14. Como señalan los arqueólogos, la caverna simboliza el útero de la
Gran Madre. Así, su entrada era el símbolo del portal sagrado o abertura
vaginal.
Esta asociación de la vulva y útero divinos con el nacimiento, muerte y
regeneración es un tema mítico primordial en el arte prehistórico.
Probablemente se remonta al Paleolítico (o inicios de la Edad de Piedra), está
presente en el Neolítico (cuando comenzó la agricultura) y subsiste bajo
diferentes formas en la Edad de Bronce e incluso en tiempos históricos
posteriores.
Muchas esculturas que los arqueólogos llaman Venus o figurilla de la
Diosa, así como otros objetos ceremoniales excavados en el mundo antiguo, dan
gran importancia a la vulva. Debido a que el arte prehistórico se relaciona
principalmente con mitos y rituales, ya casi no se cuestiona el significado
religioso de estas vulvas. Por ejemplo, en la comunidad neolítica de Lepenski
Vir en la región de Puerta de Hierro al norte de Yugoslavia, se encontraron
cincuenta y cuatro esculturas de arcilla roja esculpidas sobre piedras ovaladas
alrededor de altares con forma de vulva —y útero— en templos que a su vez
tenían forma de triángulo púbico. Algunas de estas esculturas, que datan de
hace más de ocho mil años, tienen grabados del rostro de la Diosa con
decoraciones en forma de V apuntando a la vagina sagrada 15. Asimismo, un
conjunto de figuras de la Diosa encontradas en Moldavia al noreste de
Rumania, que datan de siete mil años atrás, presentan triángulos púbicos muy
estilizados decorados con cheurones en forma de V16.
Una figura de la Diosa de hace seis mil años encontrada en Bulgaria, la
"Dama de Pazardzik" en el trono, tiene los brazos doblados sobre su prominente
vulva grabada al agua fuerte. Su triángulo sagrado está adornado con una
espiral doble, antiguo símbolo de regeneración. Impactante semejanza tiene una
Diosa japonesa de greda de Jomon de aproximadamente la misma época, con
espirales dobles en la espalda y un estilizado triángulo púbico invertido 17.
En un plato cicládico de hace cuatro mil quinientos años aparece una
estilizada vulva rodeada de ramas bajo numerosos espirales que parecen un
mar en espiral18. En otros lugares, la vulva se representa con símbolos de la
naturaleza, como un botón de flor o una concha de molusco. En efecto, conchas
de molusco encontradas en esqueletos de hace más de veinte mil años indican
que la costumbre de ponerlas en tumbas como símbolos del poder femenino de
Gimbutas 1989, 99.
Ibid., 260, y Gadon 1989, 43.
16
Gimbutas 1989, Lámina 9.
17
Johnson 1988, 130, 131.
18
Gimbutas 1989, 102.
14
15
32
Riane Eisler
Placer Sagrado
regeneración viene de la remota antigüedad. Los antiguos egipcios solían
decorar sus sarcófagos con moluscos. Incluso hasta el Imperio Romano, la
concha de molusco se consideraba un poderoso símbolo de regeneración e
iluminación.
En antiguas tradiciones religiosas indias, el triángulo púbico femenino se
consideraba un centro de energía divina. En el yoga tántrico, se asocia hasta hoy
con la llamada energía kundalini, la cual, al despertar mediante el placer sexual,
asciende por el cuerpo produciendo un estado de éxtasis supremo. La
adoración india a la vulva divina, aún vigente en algunos lugares, se ilustra
gráficamente en una escultura india relativamente reciente: un relieve del siglo
XII grabado en los muros de un templo de la Diosa al sur de la India, donde dos
hombres santos están sentados a los pies de una vulva gigante, con las manos
elevadas en oración19.
Hay indicios de que el falo masculino también fue objeto de veneración en
la antigüedad. Aunque estas evidencias abundan más en la Edad de Bronce, los
falos, y en particular representaciones de la unión del falo y la vagina, se
encuentran en épocas tan tempranas como el Paleolítico, en imaginería con
fuertes reminiscencias de las figuras sagradas lingam-yoni que aún existen en la
India. Por ejemplo, en Le Placard en Francia, arqueólogos descubrieron un
objeto tallado que al principio llamaron baton de commandment (bastón de
mando), pero que al examinar más detenidamente resultó ser un estilizado y
alargado falo sobre una vagina. Uno de los aspectos más interesantes de este
antiguo descubrimiento es que, al igual que otros objetos paleolíticos, tiene una
serie de cortes identificados como fases lunares —lo que llevó a Alexander
Marshack a concluir que este tallado probablemente se relaciona con un mito
sobre la menstruación o embarazo, o un rito asociado con una u otro20.
En excavaciones en Savignano y en el lago Trasimeno al norte de Italia,
arqueólogos descubrieron tallados que muestran, como señala la arqueóloga
Marija Gimbutas, "una fusión del falo con el cuerpo divino de la Diosa" 21. En la
caverna de Gabán, cerca de Trento en Italia, se encontró una escultura que
sugiere un falo y una figurilla de la Diosa altamente estilizada. Esta escultura
también presenta un tallado que refuerza la conexión sagrada entre la
sexualidad femenina y masculina. Un par de cachos crecientes simbolizan el
principio masculino, y una flor representa la vulva22.
Uno de los ejemplos más hermosos de esta tradición artística que
representa el sexo como algo sagrado proviene de Mesopotamia. Es una placa
de terracota a veces identificada como los "Amantes Abrazados en el Lecho",
probablemente la Diosa Inanna y su amante divino a punto de consumar su
Gadon 1989, 18-19.
Marshack 1991, 293.
21
Gimbutas 1989, 231.
22
Ibid., 103.
19
20
33
Riane Eisler
Placer Sagrado
unión sagrada23. Se diseñó hace cerca de cuatro mil años, y como muchas
figurillas neolíticas tempranas de la Diosa, representa claramente, y de hecho
acentúa, el triángulo púbico sagrado.
Realidades sexuales nuevas y antiguas
Estas antiguas imágenes sexuales no tienen nada que ver con lo que hoy
llamamos pornografía (término griego que significa literalmente
"representación de prostitutas"). De hecho, el contraste entre estos dos tipos de
imágenes sexuales es tan impactante que parecen provenir de diferentes
planetas. Aunque las imágenes pornográficas que hoy repletan libros, revistas,
películas y videos también se centran en vaginas, falos y relaciones sexuales, los
genitales femeninos, más que ser adorados como sagrados, se consideran
obscenos. Y en lugar de estar asociado a una deidad femenina, el sexo
pornográfico a menudo se vincula con la coerción y violencia masculinas y la
sumisión y degradación femeninas.
De hecho, la forma en que se retrata el sexo en la pornografía ni siquiera es
erótica (en el sentido de Eros como dios del amor sexual). En la pornografía rara
vez se asocia el sexo al amor o al cariño 24. Por el contrario, las imágenes e
historias pornográficas generalmente expresan desprecio por la mujer, y a veces
incluso un odio asesino.
Por ejemplo, en una portada de Hustler, revista pornográfica de amplia
circulación, aparecía la imagen de un hombre hundiendo un taladro en la
vagina de una mujer bajo la "humorística" leyenda de "Juegos preliminares" 25.
Una portada "artística" de Penthouse exhibe mujeres desnudas colgando de
árboles en ganchos, como pedazos de carne muerta. En la misma línea, otro
número de Hustler sacó una portada que hoy es un "clásico": una mujer
desnuda, pies hacia arriba, con sólo sus piernas y bajo torso intactos, ya que el
resto sale como una hamburguesa de una máquina de moler carne26.
Por cierto, las imágenes pornográficas son una mera expresión de cómo
Gadon 1989, 129. Usaré a veces el término matrimonio sagrado porque es una conocida
descripción del sexo sagrado. Pero prefiero el término unión sagrada.
24
Relatos acerca de la realización de películas pornográficas demuestran este desinterés.
Las mujeres cuentan que a menudo sienten agudos dolores durante la filmación y que a veces
(como en el famoso caso de Linda Lovelace) están aterrorizadas por los hombres que lucran con
sus servicios. Ver Barry 1979; Griffin 1981; Lovelace 1987; Steinem 1983.
25
Hustler también exhibe fotografías de mujeres desnudas o ligeramente vestidas en
posiciones degradantes, como la de una mujer cuyo rostro es empujado hacia un inodoro. Hace
unos años, esta imagen era de hecho parte de un aviso para aumentar las subscripciones a la
revista (Hustler, julio 1992). En un número más reciente (enero 1994) aparece una mujer con una
correa alrededor del cuello, en cuatro patas, olfateando un charco de orina mientras un hombre
se para sobre ella —junto con una petición a los lectores para que manden sus propias ideas de
fotos degradantes de mujeres.
26
Penthouse, diciembre 1984; Hustler, junio 1978.
23
34
Riane Eisler
Placer Sagrado
nuestra sociedad visualiza el cuerpo femenino y masculino y de cómo
conceptualiza el sexo. En el Tomo II veremos que hay muchas otras formas —
desde decretos religiosos para controlar conductas sexuales, incluso
pensamientos sexuales, hasta alusiones más generales planteadas en películas,
programas de televisión, libros y artículos acerca de cómo actúan mujeres y
hombres en relaciones donde hay sexo involucrado. Pero la pornografía es lo
más explícito, tanto en la desnudez como en la representación del coito que es
tabú en otros contextos. También expresa explícitamente creencias y prácticas
culturales donde el sexo se relaciona más con hacer la guerra que el amor, ya
que fuera del tema general de mujeres (o niñas) como meros objetos sexuales
masculinos, encontramos mujeres encadenadas, humilladas, degradadas,
golpeadas, torturadas e incluso asesinadas.
Además —como se ve en los infames "snuff films" donde, según sabemos
ahora, se mató realmente a mujeres—, en nuestra sociedad, el sexo vinculado
con la degradación, humillación, dominación, tortura e incluso muerte de
mujeres no sólo aparece en revistas, películas y videos pornográficos vistos por
miles de hombres y muchachos. Aunque la mayoría de nosotros preferiría no
encararlo, esto no sólo ocurre en las páginas de una revista, en una pantalla de
cine o en un video; con demasiada frecuencia ocurre en la vida real.
Basta leer en la prensa roja los macabros relatos de asesinos sexuales en
serie, para verificar que el asesinato de mujeres en relación al sexo no se limita a
la fantasía. Recientemente apareció en la prensa la historia de una mujer que fue
encadenada dentro de una caja de madera por un hombre que la secuestró en
un estacionamiento y la mantuvo como su "esclava sexual" durante más de dos
años. Si bien éste es un caso aislado, no lo es la esclavitud de miles de mujeres y
muchachas en prostíbulos y burdeles militares en todo el mundo. Se ha
documentado ampliamente en numerosos informes de INTERPOL y UNESCO
(a pesar de la Convención de 1949 de Naciones Unidas para la Eliminación del
Tráfico de Personas y Explotación de la Prostitución de Otros), pero en general
no se condena27. El caso de hombres que golpean a mujeres con las que tienen
relaciones sexuales es demasiado frecuente —como lo demuestran trágicamente
miles de mujeres en Estados Unidos que temen abandonar a hombres que las
golpean brutalmente, por miedo a que concreten la amenaza de matarías—, aun
cuando este flagelo también permanece en gran medida impune o se castiga con
sentencias mucho menores de las que corresponden a golpear a extraños 28.
Barry 1979, especialmente Capítulo 4.
Esto salió a relucir en forma dramática cuando el héroe del fútbol estadounidense O.J.
Simpson fue arrestado por matar brutalmente a su ex esposa. En reiteradas oportunidades ella
había dicho a la policía que temía por su vida, rogándoles que hicieran algo más que sólo hablar
con él y luego retirarse. Incluso cuando Simpson fue arrestado por golpearla brutalmente,
terminando ella en el hospital, sólo se le condenó a dos años de libertad vigilada —sentencia
que el fiscal que llevó el caso llamó "una broma". En contraste, en San Diego, California, donde
la policía creó una brigada contra la violencia doméstica, los homicidios disminuyeron
(Hastings 1994). Para un artículo reciente sobre la psicopatología de los agresores, que advierte
27
28
35
Riane Eisler
Placer Sagrado
Respecto a otras formas de violencia sexual y dominio, el FBI estima que en
Estados Unidos una mujer es violada cada seis minutos, y un reciente estudio
del U.S. Bureau of Stadistics indica que en algunos estados más de la mitad de
las víctimas tienen menos de 18 años. Se estima que en Estados Unidos 250.000
niños, en su mayoría niñas, sufren de acoso sexual en su propio hogar cada año
—generalmente por varones de la familia29.
En otros países que han comenzado a realizar estadísticas (y donde las
mujeres denuncian en forma más abierta crímenes sexuales), el cuadro es
igualmente sombrío. Por ejemplo, en Malasia cerca del 49% de las violaciones
denunciadas en 1985 involucraba a niños menores de 15 años, y en la mayoría
de los casos (67,8%) los victimarios eran padres biológicos, padrastros o
hermanos30. En lugares donde hasta ahora no existen estadísticas sobre este
aspecto fundamental de la vida de las personas —como en gran parte de África,
Asia y América Latina— hay otros indicadores de extensa violencia sexual
contra mujeres y niñas. De hecho, en muchos sentidos, la situación debe ser aun
peor en estos lugares que en Occidente.
Una horrible práctica que afecta aproximadamente a cien millones de
mujeres y niñas en África, Asia y el Medio Oriente es la mutilación genital 31. A
que los tratamientos a corto plazo pueden dar un falso sentido de seguridad a las mujeres que
viven con ellos, ver Vaselle-Horner y Ehrlich 1992.
29
Hoffman 1994; estimación del Programa de Tratamiento para el Abuso Infantil,
publicado en Stark 1984. Se han escrito muchos libros acerca de la violencia contra las mujeres
en Estados Unidos. Por ejemplo, en Intímate Violence: A Study of Injustice (1989), Blackman
analiza la culpabilidad de la víctima, señalando que esto permite no identificarse con ella,
minimizando la angustia del observador. El libro The Female Fear: The Social Cost of Rape (1989)
de Gordon y Riger reúne evidencias que apoyan el punto de vista de Brownmiller (1975) de que
todos los hombres sacan provecho de la violación porque lleva a las mujeres a creer que deben
tener un hombre que las proteja de otros hombres. En Fraternity Gang Rape: Sex, Brotherhood, and
Privilege on Campas (1990) de la antropóloga Peggy Reeves Sanday, un estudio sobre las
violaciones de pandillas (o "pulling train", según los miembros de fraternidades), se concluye
que estos clubes exclusivamente masculinos refuerzan los privilegios de los hombres
introduciendo a niños adolescentes a su futuro lugar en la jerarquía de status masculino,
condicionando a los hombres a interpretar la conducta femenina como consensual y evitando
así la sensación de culpa, sintiendo de hecho orgullo por su comportamiento.
30
Women's International Network News 16 (verano 1990), 40. (WIN News se encuentra
disponible en 187 Grant Street, Lexington, MA 02173).
31
Para la última versión de una de las primeras obras escritas en esta área, ver Hosken, The
Hosken Report: Genital and Sexual Mutilation of Females 4a ed. (1994). Ver también El Daree, Sudan:
National Study on the Epidemiology of Female Circumcision (1980); Botti, "The Battle Against
Excisions by Africans: A Survey of Actions in Three West African Countries" (1985); Salah Abu
Bakr, The Effect of Vulval Mutilation on the Nerve Supply: Anatomical Considerations, Ministerio de
Salud, Sudán (la monografía establece que estas operaciones privan a la mujer de la capacidad
para disfrutar la sensación genital). Hay gran cantidad de material al respecto, incluyendo la
sección sobre Mutilación Genital y Sexual de las Mujeres en cada número de WIN News. La
novela Possessing the Secret of Joy (1992) de Alice Walker aborda este tema desde la perspectiva
de una mujer afroamericana. La clitorectomía no es exclusiva de África, el Medio Oriente y
Asia. En Occidente, se ha documentado ampliamente el uso de clitorectomías por médicos del
36
Riane Eisler
Placer Sagrado
diferencia de la circuncisión masculina, con la cual a veces se iguala
erróneamente esta práctica, no se trata de un corte ceremonial de piel. Consiste
en cortar todo o parte del clítoris (para privar a la mujer del placer sexual y así
supuestamente del deseo de "descarriarse") y/o cortar labios, cosiendo
estrechamente la abertura vaginal (impidiendo las relaciones sexuales hasta que
se abre nuevamente antes del matrimonio) 32. Este tipo de violencia sexual
tremendamente dolorosa —que provoca no sólo trauma físico (desde
infecciones graves hasta la muerte) sino también incalculable daño psicológico
— se justifica aún en nuestros días como una tradición étnica. O se elogia como
un rito religioso moralmente necesario para controlar la sexualidad femenina.
En Irán y otros países islámicos fundamentalistas donde la "pureza sexual"
de la mujer es un importante tema religioso, jóvenes condenadas a muerte son
violadas antes de morir. Esta práctica también se justifica en términos morales,
porque según la ley islámica está prohibido matar a una virgen, pero de hecho
surge de intereses económicos: una virgen es una valiosa propiedad masculina
y por lo tanto no se debe destruir33.
Pero aquí quisiera señalar algo fundamental. Para comprender, y cambiar,
realidades y mitos sexuales brutales —ya sea en el Medio Oriente, África, Asia o
Estados Unidos—, debemos trascender diferencias geográficas, étnicas y
religiosas. El punto crítico no es si una cultura es oriental u occidental,
industrial o preindustrial, laica o religiosa, del norte o del sur. Es el grado en
que una cultura o subcultura se orienta hacia una de las dos alternativas básicas
de organización sociosexual descritas en la introducción de este libro: el modelo
dominador o participativo.
Desde esta perspectiva, no es coincidencia que en las antiguas sociedades
de dominio masculino, marcadamente autoritarias y crónicamente bélicas que
describiremos en los Capítulos 5 y 6, se aceptara socialmente —como aún lo es
en algunas culturas autocráticas, crónicamente violentas y de rígido dominio
masculino en el Medio Oriente y América Latina— que un hombre "matara por
honor" a su esposa (hija, hermana e incluso madre) por su independencia sexual
real o supuesta. Son culturas orientadas al modelo dominador.
Tampoco es coincidencia que en lugares con fuertes cambios hacia lo
participativo —donde la gente desafía frontalmente el dominio masculino, la
siglo XIX como una "cura para la ninfomanía" (ver Tomo II, Capítulo 6).
32
Un mailing de 1993 de Mujeres que Viven bajo la Ley Musulmana preparado por
Equality Now (Women's Action 5.1, noviembre 1993) señala que aun cuando se ha enseñado a
las niñas a esperar con interés esta mutilación como un rito de transición hacia su feminidad,
deja incluso a las sobrevivientes con problemas de por vida, incluyendo relaciones sexuales
dolorosas y graves complicaciones durante el parto. El mailing incluye un poema de SwidoAidos, ganadora del primer premio en un concurso en Benadir, que apela a "los amantes de la
paz" a "proteger, apoyar y dar una mano a niñas inocentes. Hace un llamado a los receptores
para que escriban a la UNICEF solicitándole que financie la labor de activistas populares para
erradicar la mutilación genital femenina.
33
Ver Capítulos 5 y 6.
37
Riane Eisler
Placer Sagrado
guerra y los controles autoritarios en la familia y el estado— se condene y
desafíe abiertamente la violencia sexual. Tampoco es coincidencia que imágenes
prehistóricas del cuerpo femenino, o más específicamente de la sexualidad
femenina, nos comuniquen una alabanza a la vida y al placer más que una
obsesión con la dominación y el dolor. Tampoco ocurrió en el vacío el hecho de
que la sexualidad se asociara en algún momento con lo sagrado más que con lo
sórdido, lo brutal y —en el estricto sentido de la palabra— lo obsceno. Se
desarrolló en sociedades donde mujeres y hombres eran más participativos:
sociedades generalmente más equitativas y pacíficas, donde el poder supremo
del universo era dar, nutrir e iluminar la vida, y no dominar y destruir.
Esto no significa que fueran sociedades exentas de violencia, dolor y
destrucción —ni que si llegamos a tener un mundo de orientación solidaria
nunca habrá actos de violencia sexual o de otro tipo. Pero una cosa es reconocer
el lado destructivo de la naturaleza, y de nosotros mismos, y el hecho de que a
veces las personas son violentas y abusadoras. Y otra muy distinta, organizar
una sociedad que —para mantener jerarquías de dominio rígido—
institucionalice la violencia y el abuso y (como la violencia masculina no
castigada en guerras y guerra de los sexos) los vincule con procesos de
socialización específicos de género.
Esto a su vez me lleva a otro importante punto que quisiera subrayar en
este capítulo descriptivo: no estamos tratando las características y conductas
"masculinas" o "femeninas" innatas, ni el tema de hombres contra mujeres, o
viceversa. Es obvio que en la prehistoria hubo mujeres y hombres que crearon
imágenes sagradas de la sexualidad femenina y masculina. Hoy en día hay
hombres que rechazan estereotipos masculinos que equiparan hombría con
dominio del "sexo opuesto", al igual como hay mujeres que luchan para
liberarse de estereotipos femeninos de sexualidad pasiva o masoquista. Pero, al
mismo tiempo, aún hay hombres anclados en el "puntaje" sexual (o en el sexo
como un juego tipo Nintendo donde se gana o pierde), o mujeres para quienes
la idea de su propio cuerpo como algo sagrado es tan contraria a todo lo que se
les enseñó sobre sexualidad que les parece sacrílega.
Estas diferencias tan marcadas en las actitudes y conductas sexuales
femeninas y masculinas son inconsecuentes con ideas aún vigentes de una
sexualidad fija e inmutable. Pero son consecuentes con los roles masculino y
femenino que acompañan a dos formas muy diferentes de estructurar las
relaciones sociosexuales: una que enfatiza el dominio, temor y dolor, y la otra la
confianza mutua, solidaridad y placer.
Construcción social del sexo
38
Riane Eisler
Placer Sagrado
El sexo es una actividad humana innata y ciertamente indispensable. Pero
las actitudes y prácticas sexuales se aprenden. Esto se evidencia en todas partes,
cuando millones de mujeres y hombres cambian radicalmente sus actitudes y
conductas sexuales en un lapso menor al de una generación. También lo
demuestran experimentos científicos que señalan que incluso los monos, cuyas
conductas se suponían totalmente instintivas, deben aprender el acto sexual —
como en los famosos experimentos de los psicólogos Harry y Margaret Harlow
realizados con monos criados en aislamiento, que no fueron acariciados, ni
siquiera tocados, y que luego no sabían aparearse34.
En resumen, el sexo no "llega naturalmente", como dice una canción
popular. El sexo, en gran medida, se construye socialmente, como lo ilustran las
enormes diferencias entre símbolos e imágenes sexuales prehistóricos y
actuales.
En Myths and Sexuality, Jamake Highwater señala que la forma en que una
sociedad en un tiempo y lugar particular construye la sexualidad (hetero y
homosexual) está inextricablemente entrelazada con sus mitos. Como otros
académicos, Highwater no usa el término mito en el sentido popular, que
significa falsedad, sino, al contrario, como la expresión a través de imágenes y
relatos de aquello que se cree es una verdad inmutable o sagrada.
Reiteradamente muestra que actitudes y conductas sexuales son expresiones
sumamente variables de los diferentes valores que transmiten los mitos que nos
explican la "verdad" acerca del mundo, y que incluso imágenes del cuerpo
humano se transforman entre una sociedad y otra, entre una época y otra, por el
flujo de diferentes visiones míticas 35. O, según Michel Foucault, fluctúan de
acuerdo a replanteamientos periódicos de la "política de la verdad" 36.
Así, la idea de que el cuerpo humano como parte de la naturaleza es
inferior a la mente y al espíritu, surge en la historia europea de las épocas
griega y romana clásicas, especialmente entre los filósofos estoicos. Pero sólo
más tarde, con San Pablo, y en forma concluyente con San Agustín, entra en
vigencia la noción cristiana de que el cuerpo humano, y en particular el cuerpo
de la mujer, es corrupto —incluso demoníaco.
Como señala la historiadora de la religión Elaine Pagels, el vehículo mítico
usado por Agustín para apoyar esta idea fue una reinterpretación radical de la
historia bíblica de Adán, Eva y la Caída37. Según Agustín, la Caída del Paraíso
—supuestamente provocada por una mujer— hizo que el sexo y el cuerpo
humano fueran irreversiblemente corruptos. Además, según él, el sexo y el
Brown 1965, 38-40.
Highwater 1990.
36
Foucault 1980. Irónicamente, a pesar de su énfasis en la política y en la forma en que se
ha usado la sexualidad para mantener la dominación, Foucault da tan por sentada la
dominación sexual de la mujer que ignora este aspecto básico de la política sexual. Algunos
trabajos que abordan cómo se construyen socialmente imágenes del sexo y del cuerpo son
Butler 1992; Giddens 1992; Laqueur 1990; y Nead 1992.
37
Pagels 1988.
34
35
39
Riane Eisler
Placer Sagrado
nacimiento son, para toda la humanidad y para siempre, los instrumentos de
castigo eterno de Dios para toda mujer y hombre por este "pecado original".
Agustín creía, y la iglesia finalmente lo aceptó, que hasta el día de su muerte
todos los seres humanos nacidos en esta tierra mediante una relación sexual
cargan la maldición del pecado de desobediencia de Adán y Eva. En el clásico
cristiano La ciudad de Dios, Agustín declaró que todo niño nacido de la unión
sexual de mujer y hombre llega manchado de pecado —el cual se transmite
sexualmente mediante el semen masculino. Escribió:
Dios, autor de toda la naturaleza pero no de sus defectos, creó bueno al
hombre; pero éste, corrompido por la elección y condenado por la justicia,
produjo un linaje corrupto y condenado. Entonces todos existíamos en ese
único hombre y en conjunto éramos ese único hombre que cayó en el pecado a
través de la mujer que se creó a partir de él antes que existiera el pecado. Pese a
que aún no estaba establecida ni asignada la forma específica en que cada uno
de nosotros viviría, nuestra naturaleza ya estaba presente en la semilla [semen]
de la cual brotaríamos. Y debido a que esta naturaleza ha sido ensuciada por el
pecado, destinada a la muerte y con justicia condenada, ningún hombre nacerá
del hombre en otra condición38.
Específicamente este pecado original es el que condena a la mujer a ser
gobernada por el hombre, y a éste por reyes, emperadores y papas autocráticos.
Según Agustín, el pecado de Adán y Eva no sólo condenó para siempre el sexo
y nos negó la inmortalidad, condenándonos a todos a la muerte. En esencia —y
manteniendo las rígidas jerarquías del modelo dominador mediante el temor y
la fuerza—, también nos sentenció a ser controlados para siempre por reyes,
emperadores y papas con derecho a gobernar por "mandato divino".
Highwater lo describe acertadamente: después de Agustín, el cuerpo y la
sexualidad humanos se convirtieron en "una forma de castigo divino" —una
carga carnal de la cual sólo pueden escapar en parte hombres verdaderamente
espirituales que atormentan su carne. En cuanto a las mujeres, en esta mitología
cristiana eran aún más pecadoras que los hombres. Como lo expresa el Malleus
Maleficarum de la iglesia medieval, "toda brujería viene de la lujuria carnal, que
en la mujer es insaciable"39.
Desde luego, todo esto convirtió la procreación sin placer en un deber
cristiano —como dice Highwater, "vaya una tarea". Según Agustín y líderes
cristianos posteriores como el obispo Ambrosio, también significó que, al haber
usado en forma tan errada su voluntad desobedeciendo a Dios, los humanos
perdieron para siempre su derecho a autogobernarse. Así, el gobierno
autoritario, y con él la tiranía política, fue "la ineludible necesidad de nuestra
universal naturaleza caída"40.
Sin coincidir con la perspectiva de la teoría de transformación cultural, esta
San Agustín, La ciudad de Dios, Libro XIII, Capítulo 14.
Kramer y Sprenger 1971.
40
Pagels 1988, 113.
38
39
40
Riane Eisler
Placer Sagrado
idea de la corrupción humana universal a través del pecado de Adán y Eva —y
por lo tanto, la eterna necesidad de un férreo control sociopolítico— coincidió
con la transformación del movimiento cristiano: de ser una secta perseguida
que predicaba y practicaba la no violencia, compasión y empatía (de acuerdo a
las enseñanzas solidarias de Jesús) pasó a ser la religión del propio emperador
romano41. Pagels señala: Agustín persiguió primero a los cristianos donatistas y
luego a los pelagianos (que denunciaron la "profana alianza" entre cristianos
católicos y el estado romano), aliándose sin vacilar con los dignatarios del
imperio. Más aún, como indica Pagels, este hombre, canonizado por la iglesia,
llegó a considerar "indispensable" la fuerza militar.
Pero quisiera insistir que el mito agustiniano de una humanidad sexual y
políticamente condenada pertenece sólo a la tradición cristiana, pero no así la
idea de que la naturaleza —incluyendo el cuerpo humano— es inferior a la
mente y al espíritu. Se encuentra en distintos grados en la mitología religiosa de
Oriente y Occidente, para imponer y mantener relaciones sexuales y políticas
del tipo dominador-dominado.
Por ejemplo, según el filósofo persa Zoroastro, hay una polaridad cósmica
entre el bien como luz y el mal como oscuridad, siendo la naturaleza y la
materia (oscura o terrenal) inherentemente corruptas. Se cree que Zoroastro
vivió desde el año 628 al 551 A.C. —o, como prefieren los investigadores de las
religiones, A.E.C. (antes de la Era Común) 42. Aunque de otro tiempo y lugar, la
filosofía de Zoroastro se parece mucho a la de Agustín. Sostiene que el alma
"del hombre" está presa en la materia, y que la mujer (que se supone sin alma)
es la madre de todos los demonios. Y, al igual que la noción cristiana medieval
de que la mujer es fuente de maldad carnal, según esta ideología del Medio
Oriente, que es muy anterior, la oscuridad cósmica y el mal surgieron de una
criatura femenina —cuyo nombre persa se traduce como "menstruación" 43.
En muchos mitos religiosos hindúes, las mujeres también pertenecen a un
orden inferior al hombre. Un ejemplo chocante (que aún tratan de justificar) es
la conocida historia de Visnú, la deidad suprema hindú que se salvó de morir
en su cuna cuando una niña fue deliberadamente puesta en su lugar para ser
asesinada.
Incluso en la mitología budista, una de las tentaciones que Buda debió
resistir para lograr la iluminación bajo el árbol Bo fue el deseo y el placer
sensual. Así, en algunas sectas budistas, los monjes no sólo son célibes, sino que
tienen prohibido cualquier contacto con una mujer —incluso darle la mano.
Al igual que esta idea de que el cuerpo humano corrompe en cierta forma el
El Capítulo 8 de El cáliz y la espada detalla cómo el cristianismo temprano o "primitivo" —
que siguió a Jesús— fue un importante movimiento solidario. Pero también documenta cómo la
iglesia "ortodoxa" —con sus rígidas jerarquías de sacerdotes, autoritarismo y violencia
sistemática mediante inquisiciones, cazas de brujas y cruzadas— se convirtió de nuevo en una
institución dominadora.
42
Harris y Levey 1975.
43
Highwater 1990, 95.
41
41
Riane Eisler
Placer Sagrado
espíritu, la visión de la mujer, y especialmente su sexualidad, como peligrosa
para el hombre, tampoco surge del vacío. Nació del fundamental cambio social
del modelo participativo al dominador como una "atracción" social básica, que a
su vez trajo consigo un cambio esencial en la construcción social del placer y el
dolor. Dondequiera que haya ocurrido este cambió —sea en India o Irlanda,
Persia o Japón, Europa o Asia Menor—, su característica fue que impuso la
superioridad del hombre sobre la mujer y de lo llamado espiritual o mundo del
más allá sobre este mundo, incluyendo nuestro propio cuerpo. Lo más
dramático fue que exigió revertir casi totalmente y difamar lo que alguna vez se
adoró: la naturaleza, el sexo, el placer y —sobre todo— el poder sexual
femenino creador y sustentador de vida.
Mujer, sexo y religión
Nuestros antepasados del Paleolítico y Neolítico temprano representaban el
cuerpo femenino como un recipiente mágico. Seguramente observaron que
sangraba al ritmo de la luna y producía milagrosamente personas. También se
maravillaron ante la nutrición que proporcionaba mediante la leche. A esto
podemos agregar el poder visiblemente mágico de la mujer para lograr la
erección del órgano sexual masculino, y su extraordinaria capacidad para el
placer sexual —para vivenciarlo y darlo. No es sorprendente que nuestros
antepasados se maravillaran ante el poder sexual de la mujer.
Tampoco sorprende que los genitales masculinos, además del toro y otros
animales con cachos y pezuñas como símbolos de potencia masculina, fueran
considerados con reverencia y admiración. O que la unión sexual entre mujer y
hombre, fuente de vida, amor y placer, haya sido para nuestros antepasados
paleolíticos y neolíticos un importante motivo mítico-religioso.
Lo que sí sorprende es que el antiguo vínculo entre sexualidad y
espiritualidad haya sido olvidado —o más bien, que no sea conscientemente
recordado. Porque si reexaminamos con detención los mitos orientales y
occidentales, resulta evidente que su memoria inconsciente aún subsiste en la
mayoría de las religiones actuales.
En India, lingam y yoni (genitales masculinos y femeninos) aún se asocian a
lo sagrado. En Tíbet, la famosa frase om maní padme hum (la joya en el loto) tiene
muchos niveles de significado místico. Se refiere a la unidad básica dentro de
un todo mayor que hoy tendemos a considerar en la forma de polaridades: luz
y oscuridad, creación y destrucción, fuego y agua, mujer y hombre.
En China, una imagen similar se representa como el cuerpo de un diamante
nacido de una flor dorada. En el misticismo occidental medieval, análogo a la
joya en el loto, tenemos la imagen de la gota de rocío en la rosa. Incluso la
descripción cristiana de monjas como novias de Cristo y de Jesús como novio de
42
Riane Eisler
Placer Sagrado
la Iglesia Madre44, vuelve al punto de partida de unión sexual como unión
divina.
En la Cábala, conjunto medieval de escritos místicos hebreos, hay
innumerables referencias a la Shekinah —fuente femenina de sabiduría divina
— y normas para que hombres santos encuentren unión espiritual con ella.
También hay imágenes cristianas que regresan a la antigua iconografía que
alaba a la mujer, la vida y la sexualidad. Por ejemplo, las llamadas Vierges
Ouvrantes, adoradas en la Edad Media cristiana, representan el cuerpo
embarazado de la Virgen María en una postura semejante a las figurillas de la
Venus embarazada del Paleolítico45.
Los numerosos iconos medievales y esculturas renacentistas de María y el
Niño Jesús son descendientes directos de tempranas representaciones de la
Diosa y su hijo divino. Uno de los ejemplos más notables —y, al mirarlo
detenidamente, obvio— de una tradición artística que se remonta al Paleolítico
y Neolítico es una pintura renacentista de la Diosa Afrodita (reproducida en
The Mythic Image de Joseph Campbell), donde rayos de luz emanan de su vulva
hacia un grupo de hombres46.
Como ya vimos, alrededor de la misma época encontramos hombres
venerando la vulva sagrada en esculturas religiosas indias del siglo XII. De esta
misma época son los famosos frisos eróticos indios, que en las últimas décadas
han aparecido en libros de arte occidentales (como The Sensuous Immortals,
publicado por el Museo de Arte de Los Angeles). Al igual que las esculturas
neolíticas y de la Edad de Bronce descritas anteriormente, estas esculturas
indias representan el acto de la unión sexual como un rito religioso. Y aunque
estos templos indios datan de un período posterior a las invasiones arias e
indoeuropeas que impusieron muchos de sus valores dominadores a las
culturas indias tempranas que adoraban a la Diosa, son impresionantes
ejemplos de solidaridad erótica: del dar y recibir el éxtasis del placer sexual.
Ahora, debido a la publicidad actual, debo señalar que lo que estas
esculturas representan no se asemeja en nada a lo que se supone que ocurre en
los cultos sexuales demoníacos secretos de hoy. El punto (que hoy se debate
acaloradamente) no es si estos cultos organizados existen o no. El punto es que
las escenas en los frisos eróticos indios no son, ni con toda la imaginación del
mundo, actos sexuales sádicos y brutales —mucho menos la adoración oculta o
secreta al demonio. Para empezar, estas esculturas enfatizan el dar y recibir
Ver Martín Lutero, "Sermón de 1537", en Wehr 1990, 73. Ver también Wehr 1990, 32,
citando a Lutero acerca de cómo "Dios elige una iglesia para su Hijo, la cual éste toma por
novia".
45
Ver, por ejemplo, Campbell 1974, 59. Pero ver Atkinson en relación a cómo, en el
contexto de la sociedad masculino-centrada de la época, la idealización cristiana de la
maternidad que durante la Edad Media acompañó la mayor devoción a la Virgen María, se
convirtió en otro medio para que los hombres controlaran la sexualidad femenina, y con esto,
las opciones de vida de las mujeres.
46
Campbell 1974, 66.
44
43
Riane Eisler
Placer Sagrado
placer, no la imposición unilateral de dolor. Se crearon como parte de la religión
de ese tiempo y lugar, para ser vistas por todos. Y, como representaciones de la
unión sexual entre deidades ampliamente adoradas, no se diseñaron para
demonizar o corromper, sino para instruir e inspirar a mujeres y hombres.
Estas imágenes indias de ritos eróticos sagrados probablemente comparten
la misma raíz antigua con la tradición tántrica india antes mencionada, donde el
rito central es maithuna, o unión sexual. El objetivo de este rito es despertar la
energía divina, o kundalini, que a menudo se identifica explícitamente con
shakti, el poder creativo de la Diosa.
Los escritos tántricos subsistentes están cubiertos por muchas capas de
posteriores culturas dominadoras (hindú y tibetana) y por lo tanto su énfasis
está en lo masculino. Se nos dice que, a través de maithuna, el hombre logra
unirse con el poder básico o vivificante de la Gran Madre. Pero si maithuna es el
sendero de unión con lo divino para el hombre, también lo es para la mujer. Ya
que a través del cuerpo femenino —mediante su excitación y poder sexual— se
evoca la energía erótica de la Diosa. En la práctica del tantra, el hombre se
funde con lo divino dando placer sexual a la mujer, manteniendo así la
experiencia del éxtasis para ambos. Pero el cuerpo de la mujer es el recipiente
sagrado —en la simbología occidental, el Cáliz o Grial Sagrado.
Otro aspecto fascinante del yoga tántrico, aunque generalmente ignorado,
se relaciona con el control de la natalidad. En las prácticas tántricas, el poder de
la mujer para dar vida era reverenciado, y tal vez precisamente por eso hay
indicios de solidaridad entre mujeres y hombres para evitar la concepción
accidental. El sexo tántrico está explícita y exclusivamente diseñado para no
fecundar, Su único propósito es permitir a mujeres y hombres vivenciar, a
través de una prolongada y exquisita sensación erótica, la experiencia espiritual
del éxtasis.
Cabe señalar que originalmente en la iconografía india, el signo de infinito
(∞) aparentemente significaba unión sexual: dos se convierten en uno.
Compuesto de dos círculos cercanos entre sí —uno en el sentido del reloj y el
otro a la inversa, ninguno encima del otro—, simbolizaba igualdad entre
femenino y masculino, llevando a la totalidad o infinito. Pero una pista
importante de lo que ocurrió en nuestra prehistoria es cómo la iconografía india
cambia hábilmente el énfasis hacia lo masculino: el símbolo de infinito se refiere
ahora a dos deidades masculinas —pero, reveladoramente, son los hijos
mellizos de la Diosa primordial Saranyu47.
En los próximos capítulos veremos una y otra vez los resultados de esta
reversión y coopción de tempranos símbolos religiosos. Veremos que esto fue
parte de un impresionante proceso de remitificación con profundas
repercusiones políticas que revirtieron muchos de los antiguos mitos —y
realidades— sociosexuales. Y también veremos que algunas de las claves más
impactantes de este proceso de remitificación no nos llegan a través de la
47
Walker 1988. 9.
44
Riane Eisler
Placer Sagrado
religión oriental, sino de nuestra propia herencia occidental.
Tomemos un solo ejemplo. En el Antiguo Testamento hay una sección que
en cualquier otro contexto se reconocería de inmediato por lo que es: un poema
de amor erótico. En el Cantar de los Cantares (o Cantar de Salomón, según la
traducción Autorizada de la Biblia del rey James) se habla de la hermosa
Sulamita, la rosa de Sarón, cuyos "labios son como una hebra escarlata",
mientras su novio le canta, y cuyos "dos pechos son como dos crías mellizas de
gacela que pastan entre lirios"48. Sus propias declaraciones de pasión son aún
más explícitamente sexuales: "Que me bese con los besos de su boca; tu amor es
mejor que el vino", le canta a su amante. "Mi amado es para mí y yo para mi
amado... una bolsita de mirra es mi amado para mí cuando reposa entre mis
pechos"49.
Aquí cabría preguntarse qué hace este poema erótico en la Biblia, el texto
religioso occidental más sagrado. Investigadores de las religiones a menudo
han intentado explicar el Cantar de los Cantares como un símbolo de que Yavé
(comúnmente mal traducido como Jehová) toma a Israel como su novia, y por
lo tanto, sería el amor de Dios por su pueblo. Pero en ninguna parte se
menciona a Yavé o a Dios. En lugar de eso, en pasajes tales como "tu vientre es
como una pila de trigo rodeado de lirios" y "tu ombligo es un cántaro donde no
falta el vino con especias" alaba el cuerpo de una mujer. Y en uno de sus pasajes
más famosos ("han aparecido las flores en la tierra; ha llegado el tiempo de las
canciones, se oye el arrullo de la tórtola en nuestra tierra") 50 celebra el regreso
de la primavera —como veremos, un tema clave en las religiones paleolíticas y
neolíticas.
Gracias a investigadores de la Biblia sabemos que el Antiguo Testamento
fue editado rigurosamente durante cientos de años por sucesivas escuelas de
autores religiosos, para crear un texto adecuado a su gobierno teocrático 51.
También sabemos que, pese a contener muchas enseñanzas éticas importantes,
con frecuencia se refiere a la mujer como tentadora maligna y/o propiedad
sexual que los hombres deben controlar rígidamente. Entonces, ¿por qué los
Canto de Salomón 4:3, 5, versión del rey James. Los académicos hoy día cuestionan la
exactitud de algunas letras de esta versión. Pero debido a que se atiene a los temas básicos del
texto hebreo (los placeres del amor erótico y la generosidad de la naturaleza) y porque su
lenguaje es tan conocido, la he preferido a otras traducciones menos difundidas. Una traducción
reciente más apegada al texto original es Falk 1990. Falk señala que el Cantar de los Cantares
"ofrece una visión cabal no sexista del amor heterosexual" (Falk 1990, 134). Ella dice: "Las
mujeres en el Cantar hablan en forma tan asertiva como los hombres, iniciando la acción con la
misma frecuencia; así también, los hombres son libres para ser amables, vulnerables, incluso
tímidos" (ibid.). Señala también que muchos de los fragmentos poéticos en el Cantar de los
Cantares derivan de lo que ella llama "canciones de primavera" que celebran la fertilidad de la
naturaleza (ibid., 154).
49
Canto de Salomón 1:2, 13, versión del rey James.
50
Canto de Salomón 2:12, versión del rey James.
51
Biblia Dartmouth. Ver también 512-513 de la Biblia Dartmouth para un resumen de
algunas interpretaciones del significado del Cantar de los Cantares.
48
45
Riane Eisler
Placer Sagrado
hombres que editaron y reeditaron el Antiguo Testamento incluyeron un himno
que celebra la sexualidad femenina como sagrada y extática?
No creo que la inclusión del Cantar de los Cantares haya sido un desliz
inadvertido, como parece ser el caso de otros pasajes bíblicos que ofrecen claves
a formas de adoración previas (por ejemplo, los vehementes gritos de Jeremías
contra la "reincidencia" del pueblo a adorar a "la Reina del Cielo", una alusión
directa a la adoración de la Diosa)52. Más bien, creo que este poema erótico (o,
más exactamente, combinación de poemas, porque eso es lo que es) aparece en
la Biblia precisamente porque himnos sagrados muy enraizados que celebran la
sexualidad, el amor y el regreso de la primavera (como los himnos sumerios de
la Diosa Inanna que veremos luego) aún conservaban una fuerte influencia en la
imaginación popular53. En otras palabras, creo que consciente o, lo más
probable, inconscientemente, los hombres que decidieron incluir el Cantar de
los Cantares en la Biblia estaban usando el tradicional recurso político de la
coopción54.
Al incorporar pasajes ya diluidos y fragmentados, asociados con tempranas
tradiciones de adoración a la Diosa y sexo sagrado a sus escritos acerca de una
divinidad masculina trascendente que gobernaba su manada terrenal al igual
como un esposo gobierna ahora a su mujer —por ejemplo, aludiendo a un
novio real y a una mujer en su harén, más que a la Diosa y a su novio divino—,
estaban cooptando o apropiándose de estos pasajes. Y este proceso de coopción
se agudizó más mientras sucesivas generaciones de autoridades religiosas,
primero hebreas y luego cristianas, siguieron reinterpretando el significado del
Cantar de los Cantares para encajar mejor los mitos, y realidades, que querían
Complementando la información arqueológica que indica que la adoración prehistórica
de la Diosa originada en sociedades más pacíficas e igualitarias (modelo participativo), está el
pasaje en Jeremías 44:17 donde los hombres le explican que no obedecerán sus órdenes de
impedir que sus esposas quemen incienso, ofrezcan libaciones y horneen tortas para la Reina de
los Cielos, porque cuando estas prácticas prevalecían había paz y prosperidad.
Le dicen: "...entonces teníamos abundante alimento, éramos felices y en todo nos iba bien.
Pero desde que dejamos de ofrecer incienso a la Reina del Cielo y de derramar vino en su
honor, nos ha faltado de todo y hemos perecido por la espada y el hambre" (Jeremías 44:17,
Biblia Dartmouth). Para un análisis de la importancia de la Diosa en la tradición hebrea, ver
Patai 1978.
53
En su libro The Sacred Marriage Rite (1969), el sumerólogo Samuel Noah Kramer también
relaciona el Cantar de los Cantares con los tempranos himnos de Inanna. Estas tradiciones
antiguas ayudan a explicar por qué la Sulamita, como representante de la Diosa, es negra. En
1993, Birnbaum señala que las persistentes imágenes de Madonas Negras (aún existen 450 en el
mundo) se remontan a una época en que la Diosa era adorada como la Madre Tierra. Según ella,
la oscuridad de estas imágenes simboliza la oscuridad de la tierra.
54
La coopción, o absorción y distorsión de elementos y/o individuos amenazantes por las
estructuras gobernantes, no implica necesariamente un intento consciente. Aunque a veces lo es,
con más frecuencia es inconsciente. En cualquier caso, sirve para neutralizar amenazas al orden
establecido —como cuando ex líderes de grupos opositores son absorbidos por las estructuras
de poder existentes.
52
46
Riane Eisler
Placer Sagrado
imponer.
Sexo, iglesia y trovadores
En capítulos posteriores revisaremos en más detalle este proceso de
coopción, junto con muchas otras claves de escritos religiosos occidentales de
una época en que la sexualidad era sagrada. Pero para cerrar este capítulo, y
pasar rápidamente del ritual al romance, quisiera referirme brevemente a otra
clara evidencia —aunque también generalmente ignorada— de una época en
que los placeres sexuales se consideraban sagrados más que pecaminosos: la
extrema difamación del placer sexual realizada por la iglesia cristiana.
Como ya vimos, el dogma agustiniano de que el sexo es inherente y
eternamente pecaminoso se convirtió en uno de los pilares de la alianza política
entre cristianismo y emperadores romanos. Pero, ¿por qué los padres de la
iglesia consideraron necesario asumir esta posición tan extrema? ¿Por qué
fueron tan inflexibles acerca de la maldad del sexo? ¿Por qué condenaron el más
natural de los actos —y el más natural de los placeres— y proclamaron, como
Clemente de Alejandría, que incluso dentro del matrimonio entregarse al sexo
por cualquier razón que no fuera la procreación era "dañar la naturaleza"? 55.
Los investigadores han ofrecido una serie de explicaciones. Según algunos,
la gran frustración sexual de estos hombres, que practicaban la abstinencia en
forma compulsiva y solían mortificar brutalmente su carne, les produjo un
desequilibrio emocional y mental. Pero incluso suponiendo que todos
practicaran la abstinencia (hay pruebas de que no era así), ello no explica
adecuadamente cómo empezó todo esto. No responde por qué los padres de la
iglesia estimaron necesario amenazar a quienes desobedecían sus órdenes sobre
el sexo no sólo con severas penas terrenales, sino con el más doloroso de los
castigos eternos: la tortura eterna en el fuego y azufre del infierno.
Para comprender bien la histérica antisexualidad y violenta represión de la
iglesia se requiere un contexto más amplio. Y con esto no me refiero sólo a la
política de la época, mediante la cual las enseñanzas de Jesús de amor,
tolerancia y paz fueron cooptadas por una iglesia "ortodoxa" jerárquica de
rígido dominio masculino, donde la violencia solía estar institucionalizada. Me
refiero a los vestigios de una religión occidental muy anterior finalmente
erradicados por el judaísmo, cristianismo e islamismo después de muchas
persecuciones violentas.
En su clásico libro Sex in History, G. Rattray Taylor señala que las
persecuciones religiosas de herejes —incluyendo tortura y quema de miles, y
según algunos relatos millones, de mujeres acusadas de brujas— no eran al
azar. La iglesia perseguía a las sectas "herejes" que honraban a la mujer, que le
55
Pagels 1988, 29.
47
Riane Eisler
Placer Sagrado
daban posiciones de liderazgo, y/ o que adoraban a una deidad femenina. A
menudo la iglesia afirmaba que estas sectas incurrían en prácticas sexuales
inmorales56.
Lo que estoy sugiriendo es que la condena "moral" de la sexualidad
realizada por la iglesia fue mucho más que una desviación psicológica. Era
parte integral de su estrategia política para imponer y mantener el control sobre
un pueblo que aún recordaba confusamente y que se aferraba a tradiciones
religiosas anteriores. Si la iglesia pretendía consolidar su poder y establecerse
como única fe, era inaceptable la persistencia de mitos y rituales de un sistema
religioso previo y bien arraigado —donde se adoraba a la Diosa y a su hijo o
consorte divino, donde las mujeres eran sacerdotisas y la unión sexual entre
mujer y hombre tenía una fuerte dimensión espiritual. Estas reminiscencias
debían erradicarse a cualquier precio, ya fuera mediante coopción o represión.
Y entonces la iglesia asumió esta postura: la sexualidad estaba manchada
con el pecado, a menos que se usara sólo para el obvio y necesario acto de la
procreación. Así, el Dios Toro, que en la antigua religión era hijo o consorte de
la Diosa, pasó a ser el demonio con cachos y pezuñas de la iconografía cristiana.
Y el sexo, que alguna vez fue el regalo sagrado de la Diosa —junto con la mujer
—, se convirtió en la fuente de toda maldad carnal.
Con esto no pretendo sugerir que la iglesia cristiana es culpable de todos
nuestros males sexuales. La asociación del sexo con el dominio y control
masculinos comenzó miles de años antes de que el cristianismo fuera la religión
oficial de Occidente. De hecho, al menos en algunas instancias, la condena
cristiana al "libertinaje" sexual se debió a la entonces común asociación del sexo
con la violencia y el dominio.
Pero ni entonces —ni ahora— la iglesia condenó esta asociación del sexo
con la violencia y el dominio o con la imposición sadomasoquista del dolor.
Más bien, condenó el placer sexual. Esta condena antinatural del sexo, y los
horribles extremos sangrientos a los que llegó, sólo cobra sentido si la miramos
desde esta perspectiva amplia. Así, un importante factor fue el hecho de que la
iglesia medieval eliminó todos los recuerdos de una tradición religiosa previa
que asociaba la sexualidad —como también la mujer, y no sólo el hombre— con
lo espiritual y lo divino.
Al reexaminar desde, esta perspectiva el curso de la historia sociosexual de
Europa, podemos comenzar a desentrañar otro misterio aparente: por qué la
iglesia estimó necesario difamar a la mujer, al extremo de otorgar bendición
papal a la afirmación del Malleus Maleficarum (manual de la iglesia para la caza
de brujas) de que la mujer, por naturaleza, por ser más carnal, es más pecadora
que el hombre57. Más allá de esto, nos ayuda a comprender mejor por qué los
Ver El cáliz y la espada. Capítulo 10.
La historia de la quema de brujas es fundamental para comprender la historia occidental.
Ver Christ 1987 y Apéndice A, "The Burning Times", en Starhawk 1982. Ver también Atkinson
1991 respecto a la sugerencia de que el mayor número de mujeres, y por lo tanto la amenaza de
56
57
48
Riane Eisler
Placer Sagrado
papas bendecían la tortura y quema de mujeres por crímenes sexuales
imaginarios, incluyendo "el emparejamiento con el Demonio" 58. Aunque había
otros factores detrás de la caza de brujas, incluyendo el reemplazo de
curanderas tradicionales por médicos entrenados por la iglesia 59, lo que se
veneraba y santificaba en la antigua religión era precisamente el poder sexual
de la mujer.
Pero incluso a pesar de la fanática condena del sexo y las violentas
persecuciones de mujeres60 —o caza de brujas—, las semillas de antiguas formas
de culto estaban demasiado enclavadas en las capas más profundas de la
cultura europea como para ser completamente erradicadas. Así, durante la
Edad Media, cuando bajo el auspicio de la iglesia se construyeron las grandes
numerosas mujeres solteras o "sin amo", fue un factor para su tortura y asesinato masivos a
fines de la Edad Media. Existe gran controversia acerca de la cantidad de mujeres asesinadas.
Hay quienes estiman que la cifra llegó a varios millones. En su reciente libro, Witchcraze: A New
History of the European Witch Hunts (1994), Anne Llewellyn Barstow da una cifra cercana a cien
mil —enorme si consideramos el tamaño de la población europea de la época. En este
perturbador libro, Barstow documenta ampliamente su argumento de que "en los años de
máximo desenfreno, en gran parte de Europa occidental cualquier mujer se podía sentir como
un animal perseguido" (ibid., 148).
58
En la tradición judeocristiana, esta difamación de la mujer comienza mucho más
temprano, como lo refleja la historia del Génesis que culpa a Eva por los males de la
humanidad. Además, proverbios y cuentos populares ridiculizan la inteligencia de las mujeres,
las critican por hablar demasiado, por ser frívolas e indignas de confianza y por la "suciedad" de
sus órganos reproductivos. Pero alrededor del año 1300, comenzaron las acusaciones por
brujería. Esto no fue un estallido espontáneo de violencia e histeria colectiva (como se afirma a
veces), sino una persecución masiva oficial glorificada. Esto lo demuestra el hecho de que en
1486 los padres dominicanos Heinrich Kramer y Jacob Sprenger publicaron el Malleus
Maleficarum (Martillo de las brujas), con la aprobación del papa. Según Sprenger y Kramer, las
mujeres tenían relaciones sexuales con Satán y mediante esta unión se convertían en seguidoras
del demonio. Dictaban procedimientos para enfrentar a estas mujeres acusadas de orgías en
"aquelarres", canibalismo de recién nacidos, gula, borrachera, danzas depravadas, relaciones
sexuales con todo tipo de criaturas en toda posición imaginable, de provocar impotencia
masculina, hacer abortar a las mujeres y enloquecer a los caballos (Anderson y Zinsser 1988,
164-166). También creían que la tortura liberaría a las mujeres del poder del demonio, y como
resultado, muchas confesaban.
Anderson y Zinsser escriben: "Vecinos y parientes se acusaban entre sí. Una vez delatada,
la víctima pensaba en otros. Casi siempre el pueblo acusaba a mujeres, a menudo las parias por
opción o pobreza, quienes no cumplían las expectativas tradicionales de su pueblo".
Generalmente, continúan, eran "las mujeres dispuestas a replicar, pelear, insultar a quienes las
molestaban o asustaban". Podía ser una adivina, una partera, una mujer que los aldeanos creían
que podía cambiar el clima. Así, "en toda Europa se acusaba a las adivinas, conocidas por su
capacidad para curar y maldecir" (ibid., 168). A fines de los años 1500 en algunas regiones de
Europa, ya nadie podía decir quién era y quién no era una bruja. Y ya en 1613 en los Países
Bajos, las autoridades empezaron a negarse a oír nuevas acusaciones. A mediados del siglo XVII
comenzó el fin del horror de la caza de brujas, cerrando lo que Anderson y Zinsser
adecuadamente llamaron "el más horrible ejemplo de misoginia en la historia europea" (ibid.,
172). Sin embargo, la caza de brujas y las ejecuciones continuaron en forma esporádica durante
el siglo XVIII tanto en Europa como en América.
59
Ver, por ejemplo, Faulkner 1985.
49
Riane Eisler
Placer Sagrado
catedrales, cada una de estas magníficas estructuras cavernosas estaba
dedicada, como Notre Dame en Chartres, a Nuestra Señora, a la Santa Madre
permitiendo al pueblo europeo conservar abiertamente el antiguo culto a la
Diosa61. Además, durante la Edad Media en el sur de Francia, donde el poder
sexual de la mujer que en algún momento venerado en las cavernas-santuarios
del Paleolítico, florecieron los trovadores y trovadoras, poetas y poetisas cuyos
cantos de amor cortesano honraban la inspiración espiritual de mujeres y
hombres y celebraban el amor erótico62.
En sus canciones, los trovadores y trovadoras celebraban un amor entre
mujer y hombre fuera del matrimonio —y por lo tanto, no controlado por la
iglesia ni por sus rígidas reglas acerca del matrimonio y prohibición del
divorcio. En algunas letras, especialmente en las últimas, este amor romántico
era casto —es decir, sin consumación sexual. Pero en muchas canciones,
particularmente aquellas escritas antes de que la iglesia lanzara Cruzadas
contra los albigenses del sur de Francia (únicas Cruzadas de cristianos contra
cristianos), las letras de los poemas de los trovadores y trovadoras eran
claramente sexuales, sin la proclamación obligatoria de castidad de los últimos
poetas.
Las canciones de las trovadoras, o poetisas, revisten especial interés. Bonnie
Anderson y Judith Zinsser escriben que en sus letras a menudo se aludía a
declaraciones de amor directas, se lamentaban las oportunidades perdidas y se
disfrutaba anticipadamente de la consumación de la pasión 63. Y uno de los
aspectos más interesantes de las letras de los hombres es que hablan de un amor
donde la dama, no el caballero, hace la elección —una diferencia total con las
costumbres de esa época en que los hombres, incluyendo los caballeros,
Barstow escribe que indudablemente ésta era una persecución violenta de mujeres, un
intento deliberado de atemorizarlas. Escribir sobre esto en otros términos equivale, como dice
ella, a escribir sobre el Holocausto nazi, donde la mayoría de las víctimas fueron judíos, "sin
mencionar el hecho de que fue una persecución violenta de judíos" (Barstow 1994, 4).
61
Para entonces, la iglesia la había privado totalmente de sus características sexuales, y las
deidades masculinas eran las únicas representaciones de lo divino. Pero el pueblo siguió
rezándole a la Santa Madre, aun cuando no fuera la perspectiva de las autoridades religiosas.
62
Algunas estudiosas como Barbara Welter señalan que cuando los hombres idealizan a la
mujer es sólo otro recurso para mantener el dominio masculino (Welter 1976, 21-41). Welter
basa su argumento en la idealización victoriana de la "virtud" femenina que analizo en el Tomo
II, Capítulo 6. Pero si bien existen contracorrientes en la literatura trovadora, a diferencia del
ideal femenino Victoriano, en estas canciones de amor se enfatiza más el poder de la mujer que
su falta de él.
63
Anderson y Zinsser 1988. Ya en el siglo XI en el valle del Ródano en Provenza, las nobles
componían canciones y relatos poéticos. De los 400 cantantes y poetas o trovadores conocidos,
20 eran mujeres, que en lengua provenzal se llamaban "trobaritzes". Generalmente, las esposas e
hijas de familias terratenientes nobles también cantaban al amor cortesano. Pero, como señalan
Anderson y Zinsser, sus versos ignoraban muchas de las trampas formales de los versos de los
hombres. El tono de conversación libre de sus poemas no idealizaba ni al amante ni al amor.
Más bien, eran directos, prácticos, sensuales y expresaban en forma alternada rabia, pena y
pasión (Anderson y Zinsser 1988, 307).
60
50
Riane Eisler
Placer Sagrado
rutinariamente violaban a las mujeres, y los padres habitualmente "entregaban"
a sus hijas en matrimonio, sin derecho a discusión.
De acuerdo a la época y circunstancias de sus romances (generalmente un
caballero con la mujer de otro), las canciones de amor de trovadores y
trovadoras suelen estar plagadas de lamentos y tener resultados trágicos. Pero
su principal importancia es la celebración de la mujer y el romance —y el
cortejo ritual entre una dama noble y su amor elegido.
En términos de la antigua religión, ésta era por cierto una versión
suavizada de mitos primitivos de la unión sagrada de la Diosa y su pareja
sexual divina. Pero en términos de la vida medieval, era un desafío radical a las
normas prevalecientes.
De hecho, el ideal del trovador con una hombría más gentil, de donde
deriva el término gentilhombre, era en sí una violación a las normas
prevalecientes64. Hoy en día, los trovadores son recordados por este ideal de
gentileza, incluso reverencia, hacia a la mujer —y por un amor romántico y
muy ritualizado entre mujer y hombre, con un fuerte elemento erótico y
espiritual a la vez.
Los trovadores y trovadoras medievales nos dejaron una fuerte herencia de
romance y ritual a pesar de la condena de la iglesia a los placeres del sexo. Es
un legado que, como vimos, brota de raíces mucho más antiguas: de una época
en que la sexualidad se asociaba con lo sagrado más que con lo profano y
obsceno.
Pero antes de explorar más a fondo estas raíces prehistóricas, en el próximo
capítulo viajaremos aún más atrás en el tiempo, al inicio de nuestra aventura
humana aquí en la tierra. Para alcanzar una sexualidad y espiritualidad basadas
principalmente en lo participativo y en el dar y recibir placer, más que en la
culpa, dominación y dolor, es importante comprender los albores de nuestra
historia como especie —e igualmente importante, la historia del sexo
propiamente tal.
Las canciones de las trovadoras enfatizaban en particular el carácter y la conducta del
hombre, si era generoso, honesto, sabio, inteligente y sensato. O, como dice una canción, si era
"franco y humilde, no buscaba pelear con otros hombres, era cortés con todos... noble, afectuoso
y discreto..." (ibid., 307-308).
64
51
Capítulo 2
Ritos Animales y Opciones Humanas: Raíces del
Sexo Dominador y Participativo
Nuestra forma de pensar sobre el sexo, aunque no estemos conscientes de
ello, está influenciada por lo que se nos enseñó acerca de nuestros orígenes
sexuales. Por ejemplo, los conocidos dibujos animados del cavernícola que
arrastra a una mujer del pelo, describen "en forma graciosa" que desde tiempos
inmemoriales los hombres han equiparado sexo con violencia y que las mujeres
son objetos sexuales pasivos. En otras palabras, nos enseñan que el sexo, el
dominio masculino y la violencia son del mismo material —y que bajo nuestro
disfraz de civilización, así es.
También es el cuadro de la sexualidad que nos pintan algunos
sociobiólogos. En una jerga tomada de la economía capitalista, escriben que los
machos intentan proteger su "inversión paterna" combatiendo a sus "rivales"
sexuales o bien promoviendo agresivamente su "éxito reproductivo" 65. También
aquí los machos son activos y las hembras pasivas 66. De hecho, el grueso de la
discusión es sobre machos67. Y especialmente en la literatura popular, el énfasis
está en el sexo, la violencia y el dominio masculino68.
La mayor parte de esta literatura se refiere a animales más que a humanos.
Pero, en general, el argumento es que podemos inferir lo básico de la
sexualidad y el apareamiento humanos a partir de observaciones de animales,
ya que supuestamente nuestras conductas se determinan en forma semejante 69.
Ver, por ejemplo, Trivers 1985.
En la literatura sociobiológica reciente se habla mucho de la opción femenina. Pero en
estos análisis, generalmente los machos presentan las opciones a las hembras al solicitar sexo
activamente, y ellas lo aceptan o rechazan —aun cuando en numerosas especies (especialmente
entre primates), las hembras suelen "presentarse" al macho, iniciando así la relación sexual.
67
Afortunadamente, esto está empezando a cambiar. Ejemplos de trabajos sociobiológicos
centrados en la mujer o que presentan una imagen de género más equilibrada son Fisher 1992;
Hrdy 1981; Kevles 1986; y Morbeck, Zihlman y Galloway, en imprenta. Uno de los debates de
los últimos diez años ha sido si el amplio conjunto de rasgos reproductivos masculinos ha
evolucionado (1) debido a preferencias femeninas arbitrarias por algunos rasgos o (2) porque
opciones de características "atractivas" se correlacionan a menudo con cualidades funcionales.
68
Algunos de estos libros han sido muy publicitados, por ejemplo The Territorial Imperative
de Ardrey (1966), que recibió gran cobertura en los medios.
65
66
Riane Eisler
Placer Sagrado
Son muchos los problemas con este enfoque 70. Para empezar, si bien los
humanos compartimos muchos rasgos animales, somos significativamente
diferentes, en realidad únicos71. Para nombrar sólo algunas de las principales
diferencias: el importante rol conductual del aprendizaje; la importancia
esencial de la comunicación simbólica (desde el lenguaje al arte y la escritura);
su capacidad infinitamente mayor para fabricar herramientas y usar tecnologías
que alteran el medio ambiente e incluso a sí mismos; y sobre todo, la enorme
importancia de la cultura y la organización social en el desarrollo de rasgos y
conductas humanas, incluyendo la sexualidad y el emparejamiento.
Además, ha habido graves problemas de prejuicios metodológicos,
especialmente en la sociobiología humana y primate. Por ejemplo, ha existido
una tendencia a centrarse en la competencia y la agresión más que en la
cooperación y la asociación, aun cuando ambos patrones son evidentes en la
mayoría de las especies. En Peacemaking Among Primates, Frans de Waal dice:
"Desde Darwin, el énfasis biológico ha estado en el resultado de la competencia
—quien gana, quien pierde" 72. Pero, como señala él, "cuando se trata de
animales sociales, es una terrible simplificación", ya que la cooperación es
Incluso científicos como E.O. Wilson realizan a veces estas inferencias. Por ejemplo, en su
famoso libro Sociobiology, después de citar información seleccionada de animales e insectos para
apoyar su argumento de que los machos son fundamentalmente polígamos porque la mayor
descendencia de los machos "más aptos" da una ventaja evolutiva a toda la especie (Wilson
1975, 327), Wilson sostiene que "las ventajas reproductivas conferidas por dominio" se
extienden a la especie humana —apoyando esto con el solo ejemplo de los indios brasileños
Yanomana, una tribu guerrera de dominio masculino rígido donde se practica el infanticidio
femenino y donde, según un relato antropológico anecdótico, el jefe (polígamo) era más
inteligente que los otros hombres no polígamos (ibid., 288).
70
Libros como Vaulting Ambition: Sociobiology and the Quest for Human Nature de Kitcher
(1985); Not in Our Genes de Lewontin, Rose y Kamin (1984); Sociobiology Examined de Montagu
(1980); y Genes and Gender, editado por Tobach y Rosoff (1978), detallan las falacias de intentar
"explicar" las conductas humanas en base a esto.
71
A veces se argumenta, especialmente entre los primatólogos, que debido a que otros
primates anuncian de diferentes maneras las capacidades y conductas humanas, no somos tan
únicos. Por cierto, compartimos muchos rasgos con otros primates. (Ver, por ejemplo, McGrew
1992, que muestra que los chimpancés usan herramientas rudimentarias). Pero si observamos la
cultura humana —no sólo la tecnología, sino el amplio depósito de ideas (incluyendo filosofía,
ciencia, poesía, etc.), imágenes (incluyendo escultura, pintura y cine), así como la música y otras
creaciones humanas únicas—, el contraste incluso con nuestros parientes primates más
cercanos, los chimpancés, con quienes compartimos el 99% de nuestra herencia genética, es tan
vasto que el término único resulta adecuado. Y si bien la diferencia genética del 1% entre
humanos y chimpancés quizás no parezca muy grande, se refleja en cambios evolutivos
fundamentales, como los genes humanos que hacen que nuestra estructura ósea craneal
permanezca abierta después de nacer, permitiendo así un mayor desarrollo cerebral, y con ello,
las capacidades mentales superiores que distinguen a nuestra especie.
72
De Waal 1989, 269. Otros académicos como Jeanne Altmann, Tim Ransom, Thelma
Rowell, Barbara Smuts, Nancy Tanner y Adrienne Zihlman también han enfatizado la
importancia de la afiliación y la cooperación en las conductas sociales de los primates.
69
53
Riane Eisler
Placer Sagrado
igualmente importante, y a veces aún más 73. De modo que un problema básico
es el tipo de comportamientos que se estudian y enfatizan.
Otro problema clave es el tipo de animales que se estudian y acerca de los
cuales se escribe. Por ejemplo, se ha hablado mucho de las llamadas violaciones
del orangután, y poco del tamarín jorobado, donde prácticamente no hay
agresión entre machos y hembras, el apareamiento es monógamo o poliándrico
(una hembra y más de un macho) y los machos adultos se encargan de buena
parte de la crianza de los pequeños74.
Esto no significa que el estudio de los animales no sea importante o útil.
Proporciona información fascinante acerca de la sorprendente variabilidad de
las conductas animales y sus organizaciones sociales, incluyendo su
extraordinaria diversidad de preferencias sexuales y patrones de apareamiento.
También creo que, en cierto modo, la observación de conductas animales y sus
organizaciones sociales nos ayuda a comprender mejor dónde estamos y hacia
dónde nos dirigimos. Pero digo esto por razones muy diferentes a aquellas que
se dan en general.
Creo que, para "explicar" (y, en esencia, justificar) conductas o formas de
organización social humanas específicas, no sirve, ni es científicamente
adecuado, tomar como natural —y así, por deducción, inevitable— la conducta
de un animal y/o patrón de organización social específicos 75. Pero, como
demostraré en este capítulo, el estudio de los animales nos ayuda a explorar los
posibles orígenes de las dos formas de organización social que estamos
analizando: los modelos participativo y dominador. Y nos puede ayudar a
comprender mejor el importante rol del dolor y el placer en la evolución
biológica y cultural —que, como veremos, se relaciona en forma significativa
con la evolución del sexo.
Aquí quisiera aclarar que el término evolución no lo utilizo en el sentido que
le dan los biólogos al explicar el desarrollo o evolución de una especie en
particular, sino en un sentido mucho más amplio de la evolución o historia
planetaria. Así, aplico el término evolución a los cambios en el tiempo y a todo
nivel, desde lo molecular a lo cósmico. En otras palabras, hablo de evolución
desde una perspectiva sistémica: que sigue la tradición de científicos sistémicos
provenientes de diversas disciplinas (por ejemplo, Vilmos Csanyi y Elisabet
Sahtouris, biología; David Loye, psicología social; Eric Chaisson, astrofísica;
Fritjof Capra, física; y Ervin Laszlo, filosofía)76.
De Waal señala que incluso en situaciones adversas, "el recurso en disputa simplemente
no es suficiente para poner en riesgo una relación valiosa, y si la agresión ocurre, puede que
ambas partes se apresuren a reparar el daño" (De Waal 1989, 270).
74
Ver Goldizen 1989.
75
Cabe señalar que E.O. Wilson también expuso este punto, aunque, desgraciadamente, la
forma en que presenta sus ideas a veces contradice esto.
76
Csanyi 1989; Sahtouris 1989; Loye 1990 y trabajo b en preparación; Chaisson 1987; Capra
1982; Laszlo 1987. Varios de estos académicos pertenecen al General Evolution Research Group,
del cual Loye y yo somos miembros fundadores.
73
54
Riane Eisler
Placer Sagrado
Como a muchos de estos investigadores, me interesa el movimiento
evolutivo hacia una mayor variabilidad, complejidad estructural, integración de
funciones y flexibilidad conductual. Pero a mí me interesan específicamente dos
aspectos claves de este movimiento evolutivo: el desarrollo del sexo y de la
conciencia.
Al revisar la evolución de la vida planetaria, vemos que las primeras
formas vivas eran básicamente asexuadas. La reproducción era un asunto de
simple división y multiplicación: primero la división de una célula en dos y
luego la multiplicación exponencial de ese mismo proceso mecánico. Sólo más
tarde surge el apareamiento sexual entre hembras y machos, recombinándose
los diferentes genes de cada padre. Esto permitió grandes variaciones entre la
descendencia. Y a su vez ofreció mayores posibilidades de adaptación al medio
ambiente —en otras palabras, de creatividad evolutiva, variabilidad y cambio77.
Si consideramos la evolución como un gigantesco experimento creativo —
en el cual los humanos somos uno de los últimos y sorprendentes resultados—,
vemos una imponente manifestación donde la evolución del sexo y de la
conciencia desempeña un importante rol. Entre la aparición de simples
organismos unicelulares hace tres y medio billones de años y la aparición del
orden de los primates —al cual pertenecemos los humanos 78—hace sesenta y
cinco millones de años, hemos visto un despliegue de vida desde burbujas
estáticas de materia hasta las complejas actividades de gatear, volar, caminar y,
más recientemente, fabricar herramientas, hablar, y la aparición de criaturas con
una aguda autopercepción —formas de vida capaces de unirse a la naturaleza
para alterar no sólo el entorno físico, sino también fundamentalmente nuestras
estructuras sociales y a nosotros mismos a través de una fenomenal capacidad
de aprendizaje.
Además, si consideramos este movimiento hacia la complejidad,
integración y flexibilidad como uno de los muchos temas importantes en la
evolución de la vida en el planeta, vemos que el típico énfasis en la
"sobrevivencia del más apto" (en la literatura popular, "apto" se interpreta como
el competidor más agresivo tanto sexualmente como en otros aspectos) revela
más acerca de los valores y organización social aún prevalecientes que acerca de
la evolución79.
Además, en el gran experimento planetario, que representa la evolución de
Aunque hay cierta controversia al respecto, la hipótesis generalmente aceptada es que
por esto encontramos reproducción sexual en tantas especies. Jerold M. Lowenstein dice: "La
reproducción sexual es tan ventajosa que ha evolucionado separadamente varias veces y en
distintas formas". En Lowenstein 1992, se examina con humor esta experimentación
independiente por naturaleza en especies tan diferentes como los reptiles (donde el clima a
veces determina el sexo de los descendientes) y los peces (donde los individuos a veces alternan
entre ser machos y hembras).
78
Dado que el fechaje con radiocarbono es preciso sólo hasta alrededor de cincuenta mil
años atrás, hay controversia respecto a fechas evolutivas anteriores. Elegí la cifra de sesenta y
cinco millones usada en algunos trabajos recientes (ver, por ejemplo, Howells 1993, 61).
77
55
Riane Eisler
Placer Sagrado
la vida en la tierra, ha habido numerosos saltos cuánticos.
La aparición de la vida y luego del sexo fueron dos de estos saltos, cambios
extraordinarios y dramáticos en la historia planetaria. Igualmente dramática fue
la aparición, hace aproximadamente 250.000 años 80, de nuestra especie humana
única en su complejidad y flexibilidad, lo que implicó grandes cambios no sólo
en la evolución de la vida, sino en la evolución del sexo y la conciencia 81.
Nuestros orígenes humanos
La forma en que ocurrió este salto evolutivo hacia nuestra especie ha sido
tema de grandes controversias mientras los científicos intentan reconstruir lo
que llaman nuestros orígenes homínidos 82. Debido a que no hay sobrevivientes
de estos "eslabones perdidos" en el espiral evolutivo que lleva a la aparición de
nuestra especie, los sociobiólogos que especulan acerca de la organización
social homínida han buscado modelos principalmente en la estructura social de
nuestros parientes animales más cercanos: monos y simios.
Contrariamente al erróneo concepto popular, monos y simios no son
nuestros antepasados, por lo tanto estos modelos son sólo eso: especulaciones.
Aun así, debido a que las especies vivas de monos y simios descienden
Actualmente, la mayoría de los biólogos evolutivos no conciben así la evolución por
selección natural. Su uso de la expresión "sobrevivencia del más apto" no es lo mismo que "la
naturaleza agrede encarnizadamente". Señala que los individuos con una capacidad innata para
vivir y reproducirse en un ambiente dado, se convertirán en la variedad más común. Es decir,
en términos sociobiológicos, los individuos "más aptos" son aquellos que dejan un mayor
número de copias de sus genes en generaciones sucesivas. Desde esta perspectiva, la selección
natural intenta explicar la evolución de cosas como el cuidado materno, vínculos entre pares,
habilidades para protegerse, la fotosíntesis, el canto de las ballenas y el radar de los
murciélagos.
80
Aunque hay cierta controversia en torno a esto, 250.000 años es la fecha aproximada
consensual de la aparición del homo sapiens (nuestra especie). A los miembros anteriores
extinguidos del genera homo, hasta el homo habilis, se les ubica aproximadamente dos millones de
años atrás.
81
Como la mayoría de los cambios evolutivos, otros primates anticipan la evolución de la
sexualidad humana como un fenómeno de año corrido, altamente placentero y principalmente
no reproductivo. Como señala Frayser, los primates participan en un mayor número de
actividades no reproductivas que la mayoría de los demás mamíferos. También, como los
humanos, entre la mayoría de los primates, las hembras parecen estar tan interesadas en el sexo
como los machos, en parte porque el clítoris es casi universal entre los primates (Frayser 1985,
41, 37). Como los humanos y otros mamíferos, los primates a veces también tocan y estimulan
sus propios genitales. De modo que a pesar del énfasis sociobiológico en la reproducción (o
como dicen ellos, éxito reproductivo), como señala Frayser, al igual que los humanos, "los
primates pueden tener conductas sexuales no reproductivas sólo por placer" (ibid., 44). Pero
aun cuando otros primates anticipan la evolución de la sexualidad no reproductiva de año
corrido, ello exige, como veremos, primero un salto cuántico con los bonobos y chimpancés
pigmeos, y mucho después con los humanos.
82
Aunque técnicamente el término homínido incluye a nuestra especie, lo usaré sólo para
designar a miembros anteriores extinguidos del genera homo, comenzando con el Australopiteco.
79
56
Riane Eisler
Placer Sagrado
aparentemente del mismo antepasado común de los primates, de los cuales
provienen los humanos, las observaciones de estos animales son más
pertinentes que aquellas de animales menos cercanos en la escala evolutiva.
Es probable que nunca tengamos certeza acerca de cómo nuestros
antepasados homínidos estructuraron sus relaciones sociales (y sexuales). En el
mejor de los casos, los modelos sociales homínidos nos aportan material para
reflexionar sobre una serie de posibles raíces primates que tendría nuestra
especie. Pero estos modelos sí nos dan material para reflexionar sobre nosotros
mismos: acerca de visiones prevalecientes de la naturaleza y la sexualidad
humanas —y tal vez aún más importante, acerca de cómo estas visiones están
comenzando a cambiar.
Así como el macacus rhesus, especie de monos muy jerárquica, pendenciera
y generalmente agresiva, se ha usado frecuentemente para "explicar" esas
conductas en los humanos, un prototipo primate favorito para la evolución
homínida y humana es el mandril 83. Debo aclarar que este prototipo de
evolución homínida se basó en la imagen del mandril publicada antes de las
nuevas investigaciones de científicos como Jeanne Altmann, Thelma Rowell,
Robert Seyfarth, Barbara Smuts y Shirley Strum. Ellos revelaron que la sociedad
mandril no es, como alguna vez se creyó, de dominio masculino ni de
estructura militar84.
Linda Marie Fedigan, antropóloga de gran experiencia en esta área, dice:
"Varias versiones del primer modelo humano utilizan la analogía de los
mandriles. Pero todas comparten esta fórmula básica: a una sociedad tipo
mandril común, le agregamos la caza, sus consecuencias, y la suma es igual a la
temprana vida social humana"85.
El modelo homínido más conocido derivado del mandril es el "hombre
cazador", teoría propuesta en décadas anteriores por autores como Robert
Ardrey, Robin Fox, Lionel Tiger y Sherwood Washburn 86. Básicamente, dicen
que las primeras sociedades homínidas y humanas se caracterizaron por el
dominio masculino y una organización social altamente jerarquizada,
mantenidos por una gran dosis de competitividad agresiva basada en el temor
y la fuerza. En otras palabras, según esta teoría, el desarrollo de una sociedad
dominadora y el desarrollo de una sociedad homínida —y por ende, humana—
son exactamente iguales.
Una característica sobresaliente de la teoría del "hombre cazador" es que
establece que el vínculo que formó las primeras comunidades humanas fue
entre machos con el objeto de favorecer la caza. Sin embargo, como han
Entre otras razones, el mandril se usó como modelo porque vive en grupos en las
sabanas, como se supone que lo hicieron nuestros antepasados. Descubrimientos recientes
siembran dudas sobre esta suposición.
84
Ver, por ejemplo, Rowell 1966 y Smuts 1985.
85
Fedigan 1982, 309.
86
Ver, por ejemplo, Ardrey 1961; Tiger y Fox 1971; y Washburn y Lancaster 1968. Para una
excelente crítica de estas teorías, ver Fedigan 1982.
83
57
Riane Eisler
Placer Sagrado
señalado muchos científicos, la caza no era una actividad primordial entre los
primates no humanos87. Como tampoco entre los primeros homínidos; restos
fósiles indican que (como monos y simios) vivían principalmente de una dieta
vegetariana. De hecho, incluso en sociedades forrajeras actuales, la mayoría de
las calorías proviene de alimentos recolectados —tanto es así que el
antropólogo Ashley Montagu dice que sería más adecuado llamarlas
recolectoras-cazadoras que cazadoras-recolectoras. Si bien se valora la carne de
animales de caza mayor, la dieta principal se compone de verduras, frutas y de
una pequeña cantidad de proteína animal como caracoles o sapos. De modo que
en sus premisas más básicas, la teoría del "hombre cazador" acerca de las
organizaciones sociales homínida y humana descansa en un terreno movedizo.
Como alternativa, la paleoantropóloga Adrienne Zihlman y la antropóloga
Nancy Tanner proponen una explicación muy diferente del vínculo fundacional
de la sociedad humana. Su teoría —orientada más al chimpancé común como
prototipo prehomínido— señala que la distribución de alimentos recolectados
entre madres e hijos, y no el vínculo masculino asociado con la caza, fue la
relación social en la cual se basó en primera instancia la sociedad humana88.
En oposición a los teóricos del "hombre cazador" —que supone que las
primeras herramientas humanas fueron palos y piedras usados por hombres
como armas para matar tanto animales como humanos—, ellas indican que la
primera herramienta humana fue usada por mujeres para aumentar, procesar y
acarrear alimentos recolectados que compartían con sus hijos. Para apoyar esta
idea, citan información que indica que las hembras chimpancés, que al igual
que las madres humanas comparten los alimentos con sus hijos, son hoy en día
las más aptas usuarias no humanas de herramientas, usando a menudo palos
para excavar raíces y proteína animal con mayor eficiencia 89. Y sostienen que las
madres homínidas que compartían alimentos con sus hijos (y que, por lo tanto,
debían recolectar alimento extra) también realizaban esta práctica, y que
probablemente diseñaron los primeros recipientes para acarrear y almacenar
alimentos, y comenzaron a usar piedras como morteros para suavizar fibras
vegetales para bebés humanos sin dientes.
Además, presentan una perspectiva de las relaciones sexuales muy
diferente de aquella propuesta por el modelo del "hombre cazador" acerca del
origen humano. En ésta, se supone que las hembras homínidas dependían de
los machos para alimentarse y protegerse de otros machos. Así, se concluye que
las hembras elegían a los machos más agresivos para aparearse. Sin embargo,
como señalan Tanner y Zihlman, entre los chimpancés (y mandriles) las
hembras no sólo recolectaban su propio alimento, sino que además mostraban
una clara preferencia sexual por machos menos agresivos, más amistosos, que
Observaciones recientes de chimpancés pigmeos y comunes indican que cazaban. Sin
embargo, la mayor parte de su alimento no proviene de la caza.
88
Zihlman y Tanner 1974; Tanner 1981.
89
Fedigan 1982, 319; McGrew 1992.
87
58
Riane Eisler
Placer Sagrado
no las atemorizaban ni amenazaban90. Por lo tanto, señalan que probablemente
en las hembras homínidas el apareamiento también se daba con más frecuencia
con machos menos agresivos y más sociables. En otras palabras, sostienen que
las primeras relaciones sexuales homínidas y humanas se basaban más en
vínculos de confianza mutua que en el temor o la fuerza —o, en otras palabras,
se ajustaban más a un modelo participativo de relaciones sociosexuales que a
uno dominador.
Obviando por el momento algunos detalles técnicos, queda claro que cada
una de estas teorías de los orígenes homínidos y humanos sugiere que un tipo
particular de organización sociosexual es "natural" a nuestra especie. Pero hay
otro modo de visualizar este asunto.
Somos una especie que se caracteriza por una inmensa variabilidad, no sólo
entre diferentes individuos, sino también entre diferentes grupos. Alrededor
nuestro vemos mujeres y hombres capaces de una amplia gama de conductas,
desde la agresión más egoísta hasta el cuidado más empático. Podemos tener, y
de hecho tenemos, relaciones estructuradas en jerarquías basadas en el temor y
la fuerza o en vínculos de confianza mutua. Entonces podemos decir que ambos
modos de estructurar las relaciones son naturales en el sentido de que forman
parte del repertorio humano —y por lo tanto, ambas sociedades, dominadora y
participativa, son posibilidades humanas.
Así, para ampliar la teoría de transformación cultural, propongo una nueva
teoría de evolución cultural homínida y humana: que no sea monolítica, sino
que permita la evolución de varios tipos de organización social.
Específicamente, quisiera señalar que la organización social humana, y antes
homínida, no siguió un solo sendero lineal, sino más bien varios —algunos
orientados al modelo dominador y otros al solidario.
En realidad, esta teoría es más congruente con el principio sociobiológico y
antropológico básico de que el comportamiento (dentro de los límites de la
flexibilidad o falta de ella de los organismos) se adapta a un medio ambiente
dado, descubriendo así variabilidad en las conductas animales y humanas (que
es lo que en realidad encontramos). Una teoría multilineal, más que unilineal,
de la evolución cultural homínida y humana es también más congruente con
evidencias que examinaremos acerca de la prehistoria. Un interesante respaldo
a esta teoría está saliendo a la luz pública gracias a un reciente estudio de una
especie de primate: el chimpancé pigmeo o bonobo.
En relación a los mandriles, ver Smuts 1985. Basándose en sus observaciones de
mandriles de sabana, Smuts subraya que las hembras a menudo no se apareaban con los
machos dominantes, sino con los que habían forjado una amistad. En otras palabras, en lugar de
elegir a los machos más grandes y agresivos (probablemente, como dicen algunos
sociobiólogos, porque tienen genes "superiores"), preferían machos a los que no temían. Pero,
como observan Smuts, De Waal y otros, a veces una hembra primate deja de tener sexo con un
macho porque otro la castiga cuando lo hace.
90
59
Riane Eisler
Placer Sagrado
Chimpancés poco comunes
Usé el término chimpancé pigmeo porque los bonobos en realidad no son
de menor tamaño o peso que los chimpancés comunes, de los cuales
divergieron hace sólo 1,5 millones de años, según estimaciones de biólogos
moleculares91. Y hablé de reciente estudio porque durante mucho tiempo los
bonobos fueron erróneamente clasificados como chimpancés adolescentes
comunes, y no como una especie separada 92. Los bonobos fueron "descubiertos"
sólo en 1928 y comenzaron a ser estudiados en su habitat natural en 197293.
A diferencia de los chimpancés comunes, los bonobos tienen una figura
más grácil y esbelta, piernas largas que se estiran al caminar, cabeza y orejas
pequeñas, cuello delgado, cara más despejada con una frente alta, cejas
delgadas, labios rojizos, pelo largo y fino partido al medio —en otras palabras,
rasgos que los ubican más cerca de los humanos en cuanto a la apariencia 94. Los
genitales de las hembras bonobo están rotados hacia adelante, como en las
mujeres, lo que les permite tener sexo cara a cara como los humanos, y no con el
macho montado, como la mayoría de los otros primates 95. Los machos bonobo
también se parecen sexualmente a los hombres en el largo del pene, que en
contraste con los pequeños órganos de otros monos, según De Waal,
"sobrepasan a los de los humanos"96.
En la última década, la observación científica de los bonobos ha entregado
fascinante información nueva. De particular interés —y relevancia para el tema
que estamos tocando— es que las interacciones sociales entre bonobos son
mucho menos tensas y agresivas que entre chimpancés comunes. Esto no
significa que no haya violencia o agresión. Pero, según informa Suehisa Kuroda,
primatóloga de la Universidad de Kyoto que ha observado bonobos en Zaire,
"su conducta agresiva es moderada y su comportamiento en general tolerante,
Kano 1990, 62-70.
Una razón es que los bonobos adultos se diferencian de los chimpancés comunes adultos
en aspectos importantes, incluyendo la configuración craneal y dental (Zihlman 1989). Otra
puede ser que, como señala Sueshida Kuroda, al igual que los humanos, pero no como los
chimpancés comunes y otros monos, los bonobos tienden a conservar rasgos físicos infantiles y
juveniles al madurar —característica llamada neotenia (Kuroda 1980, 195). Esto ayuda a explicar
por qué en el pasado los chimpancés pigmeos se consideraron chimpancés jóvenes más que
miembros de otra especie.
93
Kano 1980, 243. Ver también De Waal 1989, 178-179. Los bonobos mueren pronto en
cautiverio. Incluso ahora hay sólo aproximadamente cincuenta bonobos en laboratorios y
zoológicos (en comparación a los miles de chimpancés comunes en cautiverio). La observación
de su conducta social en zoológicos no comenzó sino hasta que fueron clasificados como una
especie distinta.
94
De Waal 1989, 175.
95
Como dice Kano, la elección de la postura difiere según la edad, siendo el apareamiento
cara a cara más frecuente en adolescentes que en adultos, aunque algunos datos indican que las
hembras prefieren la posición cara a cara (Kano 1992, 141-142).
96
De Waal 1989, 199.
91
92
60
Riane Eisler
Placer Sagrado
especialmente entre hembras y machos y entre hembras" 97. Así, Takayoshi Kano
(que ha estudiado a los bonobos desde 1974), colega de Kuroda, dice que "a
diferencia del chimpancé común, jamás matan a otros de su especie" 98.
Pero los bonobos no sólo son "más pacíficos y gregarios" 99. Su organización
social no es de dominio masculino100. De hecho, en su sociedad, las hembras, y
particularmente las madres, desempeñan roles sociales claves 101.
Estos monos suelen compartir sus alimentos, cosa frecuente entre los
humanos, pero escasa en otros primates, salvo entre madres e hijos. Los
bonobos, especialmente las hembras, no sólo se alimentan juntos pacíficamente,
sino que se acercan unos a otros pidiendo que se comparta el alimento. Si bien
no está del todo claro qué vínculo es más importante, hembra-macho o hembrahembra, Kano, Kuroda, Amy Parish, Francés White y otros que han observado a
los bonobos subrayan la importancia en su organización social de lo que Kano
llama "fuertes vínculos entre machos y hembras" y "alta sociabilidad de las
hembras"102. Varias veces volveremos a tocar este tema de los vínculos afines (o
amistad) entre hembras y hembras y entre hembras y machos. Una razón es que
en las sociedades de dominio masculino rígido, las hembras son activamente
desalentadas a establecer vínculos fuertes salvo como miembros de una familia
u organización de control masculino. Otra razón es que si bien la amistad
hembra-macho es un componente integral de una organización social solidaria,
también es un importante obstáculo para el desarrollo de relaciones
dominadoras —como se evidencia en forma dramática en las sociedades
islámicas fundamentalistas de dominio masculino rígido, jerárquicas y
autoritarias, donde la segregación sexual es uno de los principales elementos
para mantener el control masculino no sólo sobre la mujer sino sobre todo el
Kuroda 1980, 181.
Kano 1990, 64.
99
Ibid., 65.
100
Kano escribe: "Las hembras bonobo en general no temen a los machos" (Kano 1990, 68).
Como señala el estudio de De Waal sobre bonobos en zoológicos, los pequeños incluso
molestan a los más grandes y mayores (De Waal 1989, 195).
101
Kano escribe largamente sobre esto en The Last Ape: Pygmy Chimpanzee Behavior and
Ecology (1992).
102
Kano 1980, 243. Kuroda, quien como Kano observó a chimpancés pigmeos en la reserva
de Wamba en Zaire, informa que "las interacciones afines entre los chimpancés pigmeos
parecen ser las más frecuentes en las combinaciones macho/hembra". Esto lo llevó a concluir
que "la sociedad de los chimpancés pigmeos se puede considerar integrada por la afinidad
macho/hembra, la escasa diferenciación sexual en los grupos y relaciones afines, y por la
tolerancia y coherencia interindividuo" (Kuroda 1980, 195). White, quien observó a los bonobos
en Lomako, descubrió que cuando viajaban en grupos pequeños donde a veces había un solo
macho (a diferencia de los grupos generalmente grandes y multimachos de Wamba), las
interacciones hembra-hembra eran más importantes (White 1992). Amy Parisb, que ha
estudiado a bonobos en cautiverio, también observó esto; nuevamente se daban grupos
pequeños de cinco a seis miembros donde en general había un solo macho (comunicación
personal con Amy Parish, noviembre 1993).
97
98
61
Riane Eisler
Placer Sagrado
sistema103.
Por lo tanto, los vínculos de afiliación entre machos y hembras bonobo son
muy interesantes. A veces estos vínculos son asociaciones a largo plazo entre las
madres bonobo y sus hijos adultos. Pero también existen entre machos y
hembras no relacionados, incluyendo aquellos que tienen relaciones sexuales.
Por ejemplo, al observarlos en el zoológico de San Diego, De Waal descubrió
que cuando un joven bromista le quitaba a un macho adulto llamado Vernon
una cadena que él usaba para entrar y salir de un foso de dos metros, una
hembra, Loretta, "corrió en varias ocasiones a 'rescatar' a su compañero,
devolviéndole la cadena" —una interacción de afiliación que, según De Waal,
surge de la empatía de Loretta con el macho con el cual suele tener relaciones
sexuales104.
Esto no significa que los bonobos sean monógamos. Aunque se han
observado hembras que se aparean con un solo macho, las evidencias indican
que no es un patrón universal. "A pesar de que se registraron cuatro ocasiones
en que una hembra copulaba al menos dos veces diarias con el mismo macho y
ningún otro", Kano dice que "hubo cuatro casos de hembras que copularon con
más de dos machos en un día. En otro caso, una hembra se apareó
alternadamente con dos machos, tres veces con cada uno"105.
Según Kano, De Waal y otros que han observado bonobos tanto en libertad
como en cautiverio, entre estos primates las relaciones sexuales desempeñan un
importante rol en la estimulación de relaciones sociales basadas más en el
beneficio mutuo —o más específicamente, en el placer mutuo. Kano dice: "La
mayoría de los animales copulan sólo como un acto de reproducción". Pero para
los bonobos, los apareamientos no reproductivos "disminuyen la hostilidad y
ayudan a establecer y mantener la intimidad entre hembras y machos" 106.
El sexo no reproductivo es obviamente algo que los bonobos comparten con
nuestra especie. Como también el hecho, según señala De Waal, de que en
comparación con "el aburrido y funcional sexo del chimpancé común", para los
bonobos el sexo tiene "toda la variedad concebible" —desde besos a la francesa
y estimulación oral del pene hasta masturbación y sexo grupal, como si,
nuevamente en palabras De Waal, "siguieran las instrucciones del Kama
Sutra"107. Además, los chimpancés pigmeos tienen relaciones sexuales cara a
cara (no como la mayoría de los primates, incluyendo los chimpancés comunes,
que copulan con el macho montado), las hembras son sexualmente activas
durante más tiempo que otros animales (incluyendo el chimpancé común) y se
aparean poco después de dar a luz. Lo que ocurre con los bonobos indica un
En Veited Sentiments, Capítulo 5 (1986), Lila Abu-Lughod analiza un libro que ilustra
esto. La segregación femenina y el dominio masculino rígido también fueron elementos
importantes en las antiguas sociedades griega y hebrea que veremos en el Capítulo 6.
104
De Waal 1989, 195.
105
Kano 1980, 255-256.
106
Kano 1990, 67.
107
De Waal 1989, 199.
103
62
Riane Eisler
Placer Sagrado
importante desarrollo evolutivo. Esto constituye un movimiento evolutivo
hacia una sexualidad que refuerza las relaciones sociales basadas en el dar y
recibir placer sensual, y no en la coerción y el miedo.
Todo esto lleva a lo que De Waal llama el "erotismo apasionado" 108 de los
bonobos —que puede sorprender a algunos lectores. Este impactante aspecto de
la sociedad de los chimpancés pigmeos es lo que nosotros llamaríamos sexo
lesbiano.
En realidad, más que algo antinatural, las relaciones homosexuales entre
primates son muy frecuentes —por muy perturbador que sea para algunos
moralistas sexuales que condenan la homosexualidad como antinatural. Por
ejemplo, Barbara Smuts y John Watanabe descubrieron que los mandriles
machos a veces se montan para disminuir la tensión 109. Los bonobos también
realizan montas entre machos, y fricción de nalgas, para reducir los conflictos
entre ellos. Ésta parece ser también una de las principales funciones del sexo
entre hembras en la sociedad bonobo110.
Así, Kano escribe acerca de un patrón conductual único en hembras
chimpancés pigmeos tentativamente llamado fricción de genitales. En general,
esto ocurre cuando llegan en grupo a alimentarse a un lugar. Pero antes de
hacerlo, y aparentemente para disminuir tensiones, se produce una interacción
sexual muy ritualizada entre las hembras bonobo. Kano dice:
La hembra A se acerca a la hembra B, se para o se sienta cerca, y observa la
cara de B. Si B no responde, A solicita atención tocando la rodilla o el pie de B
con su pie. B responde con un leve gesto, se da vuelta para mirar a A. Entonces
cualquiera de las dos invita a la otra, tirándose de espalda o colgándose de una
rama. Se abrazan cara a cara y comienzan a frotarse los genitales
(probablemente el clítoris) rítmica y rápidamente111.
Ritos sexuales, amistad y compartir
En general relacionamos los rituales con religión. Pero desde una
perspectiva antropológica, los rituales son conductas formalizadas que
comunican significados simbólicos comprendidos por todos. Debido a que los
rituales se asocian a situaciones de gran carga emocional 112, prácticamente todas
Ibid.
Smuts y Watanabe 1990.
110
Las interacciones sexuales entre las hembras bonobo también ayudan a consolidar
vínculos o alianzas entre ellas, contribuyendo al hecho de que pese al mayor tamaño de los
machos, su organización social no es masculino-dominante.
111
Kano 1980, 253. Kano también señala que "la mayoría de las involucradas eran hembras
excitadas con los genitales hinchados (aquellas que muestran una favorable disposición
sexual)". Pero no se excluía a las hembras sexualmente pasivas. En algunas ocasiones, ninguna
de las dos tenía esa disposición. Kuroda y De Waal confirman estas interacciones sexuales.
112
Por ejemplo, el Random House Dictionary of the English Language (2a ed., 1987) define
ritual como "cualquier práctica o patrón de conducta establecida que se realice regularmente".
108
109
63
Riane Eisler
Placer Sagrado
las sociedades tienen algún tipo de ritual asociado al nacimiento, apareamiento
y muerte: Ya que los ritos están destinados a reducir tensiones y fomentar
vínculos, nosotros también hemos desarrollado un movimiento ritual llamado
apretón de manos, para comunicar intenciones amistosas (más que hostiles)
cuando la gente se conoce.
Especies como lobos y mandriles también han desarrollado gestos y
sonidos rituales que sirven para evitar el derramamiento de sangre cuando se
encuentran. Perros, osos y otros mamíferos se lamen para transmitir algo que a
nosotros nos parece afecto. Abrazarse es común entre muchos monos y simios,
ya que, como los humanos, estos primates tienen gran necesidad de tocar y ser
tocados. Y ambas especies de chimpancés, como los humanos, se besan. Pero lo
más interesante es que también comenzamos a ver en los primates el uso del
sexo no reproductivo como desarrollo evolutivo adaptativo para reducir
conflictos violentos.
Este uso del sexo para disminuir la tensión y propiciar una coexistencia
pacífica es más impactante en los bonobos, ya que lo usan frecuentemente para
reducir tensiones intragrupales e intergrupales. Como vimos, sirve para que las
hembras compartan alimentos cuando un grupo grande llega a un sitio a
alimentarse. A veces se relaciona con el hecho de compartir alimentos entre
hembras y machos individuales: Kano observó a una hembra bonobo que
invitaba a un macho a copular, aparentemente con la expectativa de que él
compartiría su alimento con ella —como fascinante analogía de la costumbre
humana de compartir una comida antes o después del sexo, este macho lo
hizo113. Kano también observó que cuando dos grupos de bonobos se
encuentran en el mismo sitio de alimentación, la tensión del encuentro se rompe
primero con una relación sexual entre una hembra y un macho de cada grupo y
luego cuando una hembra realiza fricciones genitales con varias del otro
grupo114.
Estos nuevos conocimientos sobre el sexo no reproductivo entre bonobos,
que De Waal llama "ritual pacificador" 115, plantean interesantes preguntas
acerca de la evolución de los primates (incluyendo homínidos y humanos). Por
cierto, contradice la idea del "hombre cazador" de que el vínculo social tiene sus
orígenes en la caza, y con
esto, la idea de que en la organización social de
primates (incluyendo humanos) deben primar los vínculos masculinos. Y el
hecho de que los chimpancés pigmeos compartan alimentos (que, como otros
monos y simios, cazan poco)116 también contradice otra premisa básica de la
teoría del "hombre cazador": que el compartir alimentos se inició con nuestros
Savage-Rumbaugh, que ha estudiado a los bonobos en laboratorio, también informa que
es frecuente asociar el compartir alimentos con la conducta sexual (Savage-Rumbaugh y
Wilkerson 1978). Las observaciones de Parish en los zoológicos de San Diego, Frankfurt y
Stuttgart señalan que la mayoría de los intercambios sexo-por-alimento eran entre hembras. No
está claro si ocurre lo mismo en la naturaleza (comunicación personal con Parish, octubre 1993).
114
Kano 1990, 70.
115
De Waal 1989, 261.
113
64
Riane Eisler
Placer Sagrado
antepasados homínidos, o sea, sólo cuando los machos comenzaron a cazar.
Kuroda señala que "el hecho de que este habitante neto del bosque, el
chimpancé pigmeo, comparta alimentos vegetales indica la posibilidad de que
los primeros homínidos de los bosques ya habrían adquirido esta costumbre
social, y parece anular la hipótesis de que el compartir alimentos se originó al
compartir la carne". Sugiere "considerar que los primeros homínidos del
bosque ya habían desarrollado esta conducta social humanitaria y que, por lo
tanto, podían desplazarse a campo travieso, donde la vida exige compartir
alimentos todos los días"117.
Kano también presenta algunas interesantes especulaciones acerca de cómo
se desarrolló esta "conducta social humanitaria". La Primera se refiere al sexo:
cómo el compartir alimentos se facilita en gran medida mediante lo que él llama
el "variado repertorio sexual para reconciliar y apaciguar" de los bonobos. La
segunda se relaciona con la organización familiar y social: el importante rol
social que desempeñan las madres, en una impactante semejanza con
organizaciones sociales prehistóricas pacíficas que examinaremos.
Al igual que Zihlman y Tanner Kano cree que el fuerte vínculo materno-infantil
es lo que probablemente provocó que homínidos y humanos compartieran
alimentos También señala que el desarrollo de la familia humana compuesta de
padres e hijos habría evolucionado de una organización social en la cual, como
los bonobos, se daban vínculos materno-infantiles largos y duraderos. Al
vivenciar esta relación no sólo en la etapa infantil sino también como adultos, los
machos podían crear fuertes lazos de afiliación con otras hembras118. Además, este
tipo de relaciones fueron tal vez la base de distintas formas familiares humanas
tempranas —no sólo familias en las que padre y madre compartían alimentos y
cooperaban en el cuidado de sus crías, sino también familias centradas en la madre
donde todos los miembros (incluyendo machos) participaban en esta esencial
tarea.
Por cierto, como señala Kano, la mayor participación de machos en el
cuidado de los hijos (así como los niveles generalmente bajos de agresión
masculina en la sociedad bonobo) se relaciona con lo que él llama "su prolongado
apego familiar, donde alcanzan intimidad con sus hijos pequeños y amigos de
éstos". Indica que "mientras los machos de la especie chimpancé común se
Nuevas observaciones en terreno indican que los bonobos cazan más de lo que
previamente se pensó. Sin embargo, en contraposición a la hipótesis del "hombre cazador",
tanto machos como hembras cazan. En la mayoría de los casos, la carne se comparte con otros
(Hohmann y Fruth 1993).
117
Kuroda 1980, 195-196. Barbara Smuts también informa que entre primates no humanos,
hembras y machos pueden forjar fuertes vínculos basados en un compartir recíproco de
beneficios sociales (versus materiales), como observó entre los mandriles. Sugiere que los
homínidos establecieron estos vínculos mucho antes de la evolución de una división del trabajo,
los cuales probablemente facilitaron el desarrollo del compartir alimentos entre homínidos y
primeros humanos (carta de Barbara Smuts a la autora, febrero 1, 1994; Smuts 1985).
118
Kano 1992, especialmente Capítulos 6, 7 y 8.
116
65
Riane Eisler
Placer Sagrado
apartan cada vez más de sus madres durante la adolescencia al crear lazos con
machos adultos, los hijos bonobo se quedan con sus madres hasta pasada la
edad adulta". Más adelante dice que jamás ha observado "agresiones serias de
machos maduros contra jóvenes119 y que, al contrario, muchas veces observó,
machos en el rol de "niñeras".
Dice: "Muchas veces he visto machos acarreando bebés en su vientre o
espalda por períodos cortos". A veces la madre los sigue, otras no, confiando en la
niñera. En una oportunidad en que estaba monitoreando un grupo en el sitio de
alimentación, se oyeron disparos a la distancia. Un pequeño asustado saltó sobre
el macho viejo más próximo, quien lo abrazaron fuerza, mirando en dirección al
disparo120.
Alternativas participativa y dominadora
Un disparo es una amenaza no sólo para los bonobos pequeños;
trágicamente, pone en peligro a toda la especie. El chimpancé pigmeo de Zaire se
caza sin piedad, a excepción de los Mongandu, cuyas leyendas dicen que los
bonobos y los antepasados de los humanos "en alguna época vivieron como
hermanos". Quedan poblaciones significativas sólo en algunas áreas como los
bosques de Lomako y Wamba121.
El exterminio de los bonobos sería una lamentable pérdida —no sólo por
ellos mismos, sino por lo que su estudio indica acerca de una teoría multilineal
o pluralista de los orígenes culturales homínidos y humanos. Los chimpancés
no sólo son nuestros parientes cromosómicos más cercanos; Zihlman dice que
las mediciones existentes de los primeros fósiles homínidos indican que la
proporción de su cuerpo se parece más a la de los chimpancés pigmeos que a la
de cualquier otro mono122. De modo que no es imposible que la estructura social
de estos animales, tan cercanos a nuestra especie, se parezca en varios aspectos
a la de algunos de nuestros antepasados homínidos123.
Kano 1990, 69.
Ibid. Esta protección de los jóvenes también se observó en los mandriles de sabana,
entre quienes los machos adultos establecen vínculos especiales con los descendientes de las
hembras con quienes tienen una asociación cercana (Smuts 1985).
121
Kano 1990, 62. Como ha ocurrido con otras especies, esta violencia continua puede
alterar en forma significativa la conducta y organización social de los bonobos, llevándolos a
una mayor agresión y violencia —hasta que los bonobos como especie intacta, o incluso como
especie, dejen de existir.
122
Zihlman, citado en Schell 1991, 41.
123
Para un artículo reciente que integra los nuevos datos sobre los bonobos en una visión
global de la evolución primate y homínida, ver Zihlman 1989. La teoría de Zihlman de que
humanos y chimpancés descendieron de un antepasado común parecido a un chimpancé
pequeño, similar al bonobo, alrededor de cinco millones de años atrás, se basa en evidencias
moleculares y anatómicas. Esto también apoyaría la idea de que en la evolución primate es más
apropiado un enfoque multilineal que unilineal.
119
120
66
Riane Eisler
Placer Sagrado
Pero no creo que la estructura social de los bonobos sea el modelo de
evolución homínida. Como señalé, probablemente hubo más de un tipo de
organización social entre homínidos y humanos; algunas se orientaban más a
una configuración participativa y otras hacia una dominadora.
También creo que una comprensión de estas contrastantes configuraciones
permite ver distintos patrones, no sólo diferencias al azar, de la organización
social tanto humana como de nuestros parientes genéticos más cercanos:
chimpancés pigmeo y común, Si reexaminamos la organización de estas
especies desde esta nueva perspectiva, lo que a primera vista parecen sólo
diferencias al azar, asume patrones específicos y reconocibles.
Aun cuando la organización social de los bonobos no esté exenta de
agresiones y tensiones, en comparación con la de chimpancés comunes, hay
menos violencia institucionalizada para mantener jerarquías basadas en el
temor y la fuerza, y existe más fluidez social y más compartir. Esto no significa
que no haya jerarquías. Las sociedades orientadas al modelo participativo no
están exentas de ellas. De Waal dice que mientras para muchas especies un
importante mecanismo para evitar el derramamiento de sangre es la
mantención de jerarquías dominadoras por medio del temor y la fuerza (es
decir, con amenazas de dolor físico), los bonobos usan el placer físico, y no el
dolor, para evitar la tensión y la violencia.
Comparativamente, en los chimpancés comunes por cierto existen vínculos
de afiliación basados en interacciones no violentas y mutuamente placenteras,
pero se ha observado otro aspecto de su organización social: aquel que destaca
patrones de violencia entre machos y entre hembras y sus crías, así como el
hecho de que comparten menos y sus conductas son más agresivas. Por lo tanto,
si bien su sociedad no es de rígido dominio masculino, ni autoritaria, ni
crónicamente violenta (modelo dominador), parece tener menos elementos
participativos que la organización social de los bonobos124.
Es significativo que en estos dos grupos las relaciones de género exhiban
patrones muy diferentes. Entre los chimpancés comunes, los principales lazos
sociales son entre machos; los vínculos entre hembra y macho o entre hembra y
hembra son poco frecuentes. En cambio, entre los bonobos, el principal vínculo
se da entre hembras y machos y entre hembras, con suficientes evidencias,
como señalan Parish, Smuts y Richard Wrangham, de que las coaliciones entre
hembras desempeñan un importante rol en la prevención del dominio
masculino125. De hecho, en la sociedad bonobo, a diferencia del chimpancé
Con esto no quiero decir que las conductas animales y humanas se puedan evaluar con
las mismas normas. Por ejemplo, entre los chimpancés comunes, el control masculino sobre las
hembras es individual y no institucionalizado, como en algunas sociedades humanas.
125
Parish 1994; Smuts y Smuts 1993; Wrangham 1993. Smuts y Smuts escriben: "Las
hembras bonobo, a diferencia de las hembras chimpancé, habitualmente se unen contra los
machos" y así "se protegen de la agresión masculina (ibid., 34). Y, como señalan Smuts y Parish,
esto tiene importantes repercusiones en los intentos actuales de las mujeres para organizarse.
Regresaré a este tema en el Tomo 11. Aquí quisiera referirme a un tema abordado en el artículo
124
67
Riane Eisler
Placer Sagrado
común, ni siquiera las hembras jóvenes son dominadas por machos126.
Igualmente significativo, como señala Wrangham vívidamente al comparar
la sexualidad del chimpancé común y bonobo, es que en estos dos grupos las
relaciones hetero y homosexuales también muestran patrones muy diferentes 127.
Kano comentó con cierta sorpresa que entre los bonobos, "los elementos de
dominio no entran en la actividad sexual" 128. Como ya vimos, aquí encontramos
relaciones hetero y homosexuales asociadas con el compartir alimentos y con la
sustitución de agresión violenta por placer sexual.
Esto no quiere decir que los bonobos no recurran nunca a la fuerza física ni
amenacen con la fuerza en sus relaciones. Por ejemplo, ya señalé que las
coaliciones femeninas son un importante factor para impedir la agresión
masculina. Esto incluye amenaza (y a veces uso) de la fuerza contra los machos
por parte de las hembras. Pero, como indica Smuts, "lo más interesante" es que
"sus relaciones sociales no reflejan aquellas de los chimpancés, donde el balance
de poder favorece a los machos". Según Smuts, algo especialmente interesante
es que "las hembras bonobo no usan su poder para subordinar a los machos, ni
tratan de controlar la sexualidad masculina. De hecho, su capacidad para
dominar a los machos parece constituir la base de relaciones sexuales
relativamente igualitarias"129.
de Parish. Ella observó a un grupo de bonobos en cautiverio en el zoológico de Stuttgart, donde
en una ocasión un joven macho solitario fue gravemente herido al ser atacado por una hembra
(como también ocurrió a varios machos solitarios en otros zoológicos). Según Parish, tal vez esto
indique que el uso de la fuerza por las hembras contra los machos también puede ser común
entre los bonobos en estado natural, aunque no hay informes de campo al respecto. Quizás
tenga razón, pero creo que es problemático sacar conclusiones sobre patrones de agresión a
partir del estudio de animales en cautiverio. Así como hay un alto nivel de frustración, tensión
y agresión entre humanos encarcelados, estos factores se deben considerar en la evaluación de
estudios de la conducta de animales en cautiverio. Además, la composición de un grupo en
estado natural no está determinada externamente, como en un zoológico. Los animales tampoco
son obligados a permanecer en un grupo en particular, ya que están en cautiverio. También hay
evidencias de que en la organización social de los bonobos en estado natural, los machos
jóvenes de un grupo a veces son hijos de hembras adultas más poderosas —una situación muy
diferente a la de machos solitarios en cautiverio ubicados en grupos exclusivamente femeninos.
De modo que aun cuando indudablemente hay cierta violencia de las hembras mayores contra
los machos en la naturaleza, donde la amenaza de esta violencia sirve para disuadir la agresión
masculina contra las hembras, lo más probable es que sea más extrema en cautiverio —
conclusión que parece congruente con la evidencia de que si bien hay cierta violencia entre los
bonobos en la naturaleza, no es tan severa o común como entre los chimpancés comunes.
126
Kano 1990, 68. Por ejemplo, Kano informa que Hata, un macho bonobo en su plenitud,
retrocedió en lugar de atacar después de ser amenazado por Kiku, una hembra "joven, más
pequeña, físicamente débil, que había sido miembro del grupo sólo algunos años" —y cuya
"movilidad era limitada debido a la criatura que llevaba colgando" (ibid.).
127
Wrangham 1993.
128
Kano 1990, 70.
129
Carta de Barbara Smuts a la autora, febrero 1, 1994. Smuts también señala que "las
hembras bonobo parecen alegrarse de usar su poder principalmente para impedir la agresión
masculina contra ellas (ver Smuts y Smuts 1992, 34-35) y también, bajo ciertas condiciones, para
68
Riane Eisler
Placer Sagrado
Los bonobos son dignos de destacar desde la perspectiva que estoy
desarrollando: una mayor equidad en cuanto al género como componente clave
de una organización social más igualitaria y pacífica, como también por la
institucionalización de sus interacciones mantenidas mediante el placer físico.
Por cierto, es ilustrativo que tanto la ausencia de dominio masculino como un
mayor compartir de placer erótico y alimento se encuentren en una
organización social primate relativamente menos tensa y más pacífica —lo que
de alguna manera anuncia sociedades humanas más participativas que, como
veremos, se desarrollaron durante miles de años en la prehistoria occidental
temprana. Aún más fascinante es cómo, en forma rudimentaria y no religiosa, el
experimento evolutivo de ritualización del sexo de los bonobos, como un medio
para disminuir y resolver potenciales conflictos, parece anunciar la asociación
del sexo con rituales religiosos que encontramos en estas sociedades
prehistóricas.
Después de haber dicho todo esto, quisiera volver a mi premisa original: si
bien la observación de las sociedades y conductas de los primates sirve para
rastrear aspectos evolutivos e identificar patrones recurrentes —en especial
patrones característicos de una organización social participativa o dominadora
—, los humanos, en relación a muchos aspectos importantes, son diferentes de
otros primates. En realidad, somos biológica, social, cultural y sexualmente
únicos.
Sexo, evolución y opción
En este capítulo he sugerido una visión de la evolución como un proceso
experimental en el cual hay sin embargo patrones recurrentes y temas
evolutivos. También dije que la evolución del sexo fue un factor clave en la
evolución de formas de vida cada vez más diversas, complejas y flexibles.
Lo que ahora propongo es que la evolución de la sexualidad humana —en
particular nuestra sexualidad femenina, en cierta medida ya anunciada por los
bonobos— fue un factor importante en el gran salto evolutivo a los homínidos y
de ahí a nuestra especie humana. Como explicaré más adelante, contrariamente
a lo que se nos enseñó, no es la sexualidad lo que compartimos con las llamadas
formas animales bajas o inferiores. Al contrario, es lo que poco a poco comienza
a emerger entre los primates (especialmente bonobos) y luego culmina en los
humanos.
Más aún, creo que la evolución de nuestras capacidades únicas de
conciencia superior y para el placer sexual prolongado sin restricciones
estacionales, junto con el largo período de cuidado necesario para la madurez
humana, proporcionó el potencial para el principal avance evolutivo hacia —en
el sentido normativo o relativo al valor, más que descriptivo— una forma de
tener prioridad en el acceso a recursos valiosos (Parish)" (misma carta de Smuts).
69
Riane Eisler
Placer Sagrado
vida realmente más desarrollada.
Quiero enfatizar que cuando hablo de "potencial" significa sólo eso, porque
obviamente hay gran variabilidad en las conductas y organizaciones sociales
humanas. Por cierto no significa, como señala Teilhard de Chardin, que la
evolución es el despliegue de un plan divino predeterminado 130. De hecho, me
parece extraño sugerir que una divinidad todopoderosa, omnisciente,
misericordiosa, justa y amorosa, capaz de diseñar un mundo perfecto, no haya
evitado la agonía y brutalidad de gran parte de la naturaleza y la vida. Me
parece más sensato decir que el proceso evolutivo se auto organizó y tiene un
final abierto.
Pero, al mismo tiempo, si observamos toda la dimensión de nuestra historia
planetaria, parece haber en ella una arremetida de ensayo y error hacia aquellos
aspectos que en lenguaje espiritual se llaman más evolucionados —aspectos
expresados con fuerza en nuestra búsqueda de la belleza, la verdad, la justicia y
el amor. Y creo que en esta búsqueda reside la evolución en nuestra especie de
dos conjuntos de elementos biológicos únicos pero relacionados: nuestro alto
desarrollo mental, emocional y espiritual para pensar, sentir y tener lo que
llamamos conciencia superior, y el alto desarrollo de nuestras capacidades
sensuales para el placer entre vínculos masculino-femenino (así como
femenino-femenino y masculino-masculino) y adulto-infantil, que en conjunto
forman la base de una organización social en verdad humana. En resumen, creo
que, contrariamente a lo que se nos enseñó (por ejemplo, historias de hombres
espiritualmente evolucionados que luchaban contra su sexualidad), la
sexualidad humana no es un obstáculo sino una ayuda en la búsqueda humana
de conciencia superior y formas de organización cultural y socialmente más
evolucionadas y equitativas. Creo que lejos de ser un "instinto bajo" o un
"impulso inferior", la sexualidad humana es parte de lo que podríamos llamar
un impulso superior —parte indispensable de lo que constituye a nuestra
especie en humana.
En relación a esto, son interesantes las ideas sobre sexo y sociedad del
biólogo húngaro Vilmos Csanyi. Si bien no dice nada acerca de la espiritualidad
o conciencia superior, señala que la sexualidad humana proporciona una base
biológica para una organización social estructurada en torno al dar y recibir
placer y otros beneficios mutuos131.
A diferencia de otras hembras primates, sexualmente activas sólo durante
una parte del año (35% en chimpancés comunes y 75% en bonobos), las mujeres
pueden ser sexualmente activas todo el año. Además, si bien otros primates
De Chardin 1959. Después de que Darwin introdujo sus teorías sobre la evolución,
documentando que la vida en el planeta no fue creada de un solo golpe unos miles de años
atrás (como afirma el relato bíblico) sino que evolucionó durante billones de años, algunos
teóricos decimonónicos trataron de imputar un objetivo divino a este proceso. El actual
pensamiento sistémico sobre la evolución rechaza esta idea del despliegue de un plan divino.
131
Eisler y Csanyi, manuscrito inconcluso; comunicaciones personales con Csanyi entre
1988 y 1993.
130
70
Riane Eisler
Placer Sagrado
también experimentan orgasmos, para los humanos el placer sexual parece
tener mayor duración e intensidad132, siendo la mujer capaz de tener orgasmos
sucesivos. Como señala Csanyi, todo esto tiene gran importancia para
promover asociaciones placenteras más duraderas que podrían estimular la
cooperación entre los sexos133 —asociaciones que, según los biólogos Humberto
Maturana y Francisco Várela, podrían facilitarse aún más mediante nuestro
complejo sistema lingüístico como una herramienta humana única de
comunicación134.
De hecho, como examinaremos luego en más detalle, las relaciones sexuales
humanas van acompañadas por lazos que trascienden el sexo hacia la totalidad
de la relación —con sentimientos como el deseo de estar cerca uno del otro y
conductas de afiliación como cuidado mutuo y de los hijos. A la luz de esto,
Csanyi cree que la evolución de la sexualidad humana no sólo permitió lo que
Masters y Johnson llaman un vínculo placentero entre mujeres y hombres,
aumentando así sus posibilidades de sobrevivencia; también mejoró las
posibilidades de sobrevivencia de los hijos, ya que el bebé humano depende del
cuidado adulto por un período de tiempo bastante prolongado. Por lo tanto,
Csanyi afirma que, si bien algunos aspectos coinciden, una organización social
que estimule, en vez de inhibir, las relaciones sociosexuales orientadas a la
participación entre hembras y machos, habría tenido grandes posibilidades de
adaptación en la evolución humana temprana135.
Aunque básicamente concuerdo con el análisis de Csanyi, me preocupa que
dé la impresión de que lo que necesariamente se desprende de este vínculo de
placer sexual sea una organización social compuesta por una familia biparental,
donde sólo los padres biológicos sean responsables del cuidado y protección de
los jóvenes. En realidad puede llevar a una gran variedad de formas familiares.
Un caso específico sería la tribu Musuo de los valles fértiles de la región
montañosa Shiaoliang en el norte de China. Aquí, las relaciones sexuales entre
mujeres y hombres se basan sólo en vínculos de placer entre amantes (llamados
"ashias"), la organización familiar es matrifocal (centrada en la madre) y
matrilocal (hijas e hijos viven en la casa de la madre), y la responsabilidad de la
distribución equitativa de los recursos está en manos de las mujeres mayores.
Lo más interesante de esta remota tribu, cuya organización familiar y
Algunas hembras primates poseen clítoris muy grandes (por ejemplo, las bonobos), de
modo que se podría argumentar que tienen orgasmos intensos. Sin embargo, entre los monos, la
duración de la relación sexual (sin hablar del orgasmo) es extremadamente corta. Además,
parece no haber segunda vez (generalmente se van a deambular). En algunas especies, la
expresión facial indica indiferencia, si no aburrimiento. Por lo tanto, cuesta creer que su
experiencia sea la misma que proporciona tal éxtasis a los humanos.
133
Sarah Blaffer Hrdy propuso una teoría alternativa para el desarrollo de la sexualidad de
año corrido y la capacidad de orgasmos múltiples (Hrdy 1988).
134
Maturana y Várela 1987, 219-220.
135
Comunicaciones personales de Csanyi; Eisler y Csanyi, manuscrito inconcluso. Fisher
(1992) da un argumento similar, aunque basado en una teoría diferente.
132
71
Riane Eisler
Placer Sagrado
costumbres sexuales datan de hace miles de años, es que el vínculo de placer
entre amantes también genera ayuda mutua entre las familias, porque, cuando
se necesita, los amantes trabajan los campos de la familia de su pareja sexual o
bien dan una mano —así, según el argumento de Csanyi, ayudando a la
sobrevivencia de sus propios hijos y del resto de la comunidad 136. En resumen,
el vínculo de placer sexual creado por la evolución de nuestra sexualidad puede
llevar a múltiples formas familiares, incluyendo familias centradas en la madre,
como en el caso de los Musuo y, hasta hace unos cientos de años atrás, los
vascos, otro remoto pueblo montañés donde madres y padres convivían
compartiendo la responsabilidad por sus hijas e hijos, pero, aunque los hijos
también podían heredar propiedades, las tierras familiares (como entre los
Musuo) permanecían en manos de las mujeres.
Para la mayoría de nosotros, condicionados a pensar que lo normal son sólo
familias encabezadas por hombres, esta disposición parece muy improbable.
Como también, en un mundo donde durante miles de años ha primado el
modelo dominador, la idea de que una actividad sexual permanente exclusiva
de las hembras humanas y los vínculos de placer de la sexualidad humana
pudieran ayudar a fomentar relaciones sociosexuales participativas en lugar de
dominadoras. Pero ayudaría a explicar la información arqueológica y mítica
que examinaremos al indicar que, por miles de años en la corriente principal de
la evolución cultural occidental, las sociedades prehistóricas que en las regiones
más fértiles del globo desarrollaron nuestras primeras civilizaciones, se
orientaron a un modelo solidario más que dominador. Y además ayudaría a
explicar por qué las imágenes sexuales desempeñan un papel tan importante en
el arte sagrado de estas sociedades, y por qué celebran tan a menudo la
sexualidad de la mujer.
Un documental de los Musuo (exhibido en 1987 en París durante el International RealLife Film Festival) fue realizado en 1986 por Tiensung Su, quien con un productor
cinematográfico de Beijing y sus camarógrafos estuvieron medio año en un cañón rodeado de
bosques primitivos en las altas montañas donde se juntan las provincias de Tíbet, Yunan y
Sichun. La película se tituló "La focalidad de las Diosas", aparentemente porque, según
Tiensung Su, "la Diosa Gemu es la Diosa más hermosa y respetable del pueblo Musuo". Esta
descripción, basada en la narración de la película, presenta a los Musuo como un "matriarcado
primitivo", según la terminología del antropólogo del siglo XIX Lewis Henry Morgan, cuyas
ideas adopta. Pero es una sociedad donde mujeres y hombres juegan importantes roles (las
mujeres principalmente en la toma de decisiones económicas y los hombres en política), y que
en otros sentidos también se puede describir en forma más exacta como principalmente
orientada al modelo participativo. Los Musuo (o Moso, como se escribe a veces) también son
descritos por Chuanlcang Shih en "The Yongning Moso", tesis de doctorado, Departamento de
Antropología, Universidad de Stanford, 1993, y por Naiqun Weng en "The Mother House", tesis
de doctorado, Departamento de Antropología, Universidad de Rochester, 1993. Algunos
académicos creen que mientras la estructura matrilineal es vieja, la costumbre de parejas
sexuales que duermen juntas en la noche pero mantienen domicilios separados, no lo es
(comunicación privada con Steven Harrell, enero 16, 1995). Quisiera expresar mis
agradecimientos al profesor Harrell por su información acerca de las costumbres étnicas y
antecedentes de los pueblos de esta región, donde se mezclan innumerables tensiones culturales.
136
72
Riane Eisler
Placer Sagrado
Insisto, esto no significa que todas las sociedades primitivas se hayan
orientado principalmente al modelo participativo y no al dominador, ni que
éste sea el único tipo de organización "natural" de nuestra especie. Mientras
algunas sociedades cazadoras-recolectoras contemporáneas que originalmente
vivieron en entornos relativamente hospitalarios, como los BaMbuti y los !
Kung, tienen más elementos colaborativos que dominadores 137, sociedades
preagrícolas de habitáis inhóspitos, como algunos aborígenes australianos y
esquimales, que dependen de la caza y recolección, tienen más elementos
dominadores que participativos138. Además, los descubrimientos arqueológicos
que examinaremos indican que incursiones desde las regiones más áridas del
planeta de tribus prehistóricas pastoriles bélicas y de dominio masculino
interrumpieron la evolución cultural de civilizaciones orientadas al modelo
participativo139.
Un modelo dominador de relaciones sociosexuales es una clara alternativa
para nuestra especie. Pero la imposición de este modelo exige controles internos
y externos muy severos. Y para mantenerlo se requiere una gran dosis de
temor, fuerza y dolor.
Todo esto nos remite al hecho de que nuestra especie posee enorme
flexibilidad y variabilidad. Tenemos una amplia gama de conductas
sociosexuales. Las conductas que expresamos dependen en gran medida de
nuestra organización sociocultural, la que a su vez es en gran medida función
de una serie de factores interrelacionados, como nuestro ambiente físico y
tecnología, y las constantes interacciones entre factores biológicos, sociales y
ambientales.
Pero —y esto es muy relevante en esta época— también es función de otro
factor crítico y cada vez más reconocido: la opción consciente. Debido tal vez a
que la característica más importante que distingue a nuestra especie de otras
formas de vida en el planeta es que —a un nivel cuantitativamente tan superior
que se convierte en una de las principales diferencias cualitativas— nuestra
especie está dotada de una enorme capacidad para la opción consciente.
Estoy convencida que esta gran capacidad humana para la opción
consciente ofrece, en una época de creciente crisis económica, ecológica y social,
las mayores esperanzas, no sólo para una vida personal y sexual más
La mayoría de los ¡Kung viven ahora en un ambiente hostil, pero hay indicios de que
esto se debe a que fueron obligados a migrar. Aún así, su ambiente no es tan severo como para
requerir constante forraje.
138
Sin embargo, existen evidencias de que incluso en estos ambientes hostiles, las
sociedades no tienen que desarrollar inevitablemente una organización social dominadora.
139
Es interesante que Kano considere que la receptividad sexual de año corrido en
homínidos y humanos se haya desarrollado en ambientes donde abundaba el alimento (Kano
1992, 217) y que el tipo de familia centrada en la madre que encontramos entre los chimpancés
pigmeos (con fuertes vínculos materno-infantiles) pueda haber sido la base para una familia
humana de vínculos compartidos entre hembras y machos y cuidado mutuo de la descendencia
(ibid.).
137
73
Riane Eisler
Placer Sagrado
satisfactoria, sino para la sobrevivencia planetaria —por eso hoy se habla tanto
de una revolución de la conciencia 140. Porque con conciencia y opción surge la
posibilidad del cambio.
Sin embargo, para tomar opciones, debemos creer que tenemos
alternativas. Y según la antigua teoría unilineal de evolución cultural, como la
historia del "hombre cazador/guerrero", nuestra especie tiene una sola opción:
el modelo dominador.
En este capítulo vimos las evidencias para una perspectiva evolutiva
multilineal o pluralista, en la cual una alternativa viable para humanos y
primates es una organización social orientada más a la participación que a la
dominación. En el próximo capítulo continuaremos nuestra exploración de las
posibilidades humanas examinando la evolución cultural —y sexual— de
Occidente desde esta perspectiva multilineal. Sólo identificando y
comprendiendo mejor nuestras alternativas, podremos tomar opciones
personales, sociales y sexuales más conscientes —y aptas— para nuestro futuro.
Capítulo 3
El Sexo como Sacramento:
Dones Divinos de Vida, Amor y Placer
En la cultura occidental, el arte religioso centrado en la imaginería sexual se
remonta al Paleolítico o Antigua Edad de Piedra, más de veinte mil años atrás.
Aquí, junto con la fabricación masiva de sofisticados implementos de piedra y
hueso, encontramos una producción igualmente sofisticada y extensa de
pinturas y esculturas. Uno de los temas recurrentes de este rico y abundante
arte es el aspecto sagrado del cuerpo de la mujer —más específicamente, como
ya adelantamos, la vagina, pechos y útero.
Si la imaginería sexual femenina es tan importante en el arte paleolítico,
cabría preguntarse por qué no se nos ha dicho. Una razón es la tendencia
puritana de muchos eruditos del siglo XIX, los primeros en estudiar este
material. Otra es que, como en la protohistoria, hasta hace poco los académicos
se centraban casi exclusivamente en una mitad de la humanidad —los hombres
—, considerando que cualquier asunto relativo a la mujer era, en el mejor de los
casos, secundario o indigno de un estudio serio o extenso 141. Así, cuando las
imágenes de genitales femeninos fueron reconocidas como tales, se desecharon
140
Esto se discute en detalle en el Tomo II.
74
Riane Eisler
Placer Sagrado
como mera pornografía, expresiones de lo que un autor, de modo amenamente
arcaico, llamó "incorregible imaginación masculina". Y, por cierto, no se les
otorgó ningún gran significado cultural. Sólo en forma gradual, y contra
enormes resistencias, estos prejuicios están empezando a cambiar. Y mientras
esto ocurre, ha comenzado a emerger una visión totalmente nueva del arte
primitivo occidental, cuestionando muchas de las primeras interpretaciones de
lo que nuestros antepasados consideraron importante, incluso sagrado.
Nueva visión del arte del Período Glacial
En las cuevas-santuarios europeas, famosas por sus coloridos Murales de
animales (a menudo en parejas de hembras y machos), arqueólogos han
desenterrado esculturas femeninas desnudas. Comúnmente aún llamadas
Venus, estas estilizadas figurillas de cuerpo amplio se consideran hoy en día
antiguas imágenes de los poderes que vivifican y nutren, simbolizados
mediante la vulva, útero y pechos142.
En muros, entradas y otras superficies de estas cuevas prehistóricas,
probables santuarios donde se realizaban ritos religiosos, hay dibujos grabados
o tallados en piedra que la mayoría de los arqueólogos han ignorado hasta hoy
—o desechado como garabatos insignificantes e incomprensibles. Pero el
significado de estas imágenes es comprensible —de hecho, inequívoco— si nos
liberamos de la noción aún popular de que el arte rupestre fue obra de hombres
para hombres, utilizado como un tipo de "magia de caza". Entonces, estos
"garabatos" se pueden reconocer como lo que realmente son: grabados y
tallados de vaginas de mujeres.
Algunas de estas vaginas son naturalistas, como aquellas descubiertas en
las cuevas de La Ferrassie, Pergouset y Lalinde 143. Otras son más abstractas o
con forma de V, como las vulvas de contornos tallados de dos mujeres
desnudas reclinadas en La Magdalaine 144. A veces las vulvas están abiertas
como en excitación sexual o nacimiento, como botón de flor; o son muy
estilizadas, con forma de un triángulo invertido. Y otras veces son parte de un
cuadro más grande junto con otras imágenes, humanas o animales (incluyendo
el falo), y con cortes que ahora sabemos representan secuencias de tiempo
(antes se descartaron como "marcas indeterminadas").
Entre estas imágenes paleolíticas, revisten especial interés las formas
alargadas —según el modelo del "hombre cazador" de nuestros orígenes
culturales, los arqueólogos al principio las identificaron como "armas con
Para un libro que documenta cómo la ciencia occidental ha sido básicamente un club
masculino, ver David Noble, A World Without Women: The Christian Clerical Culture of Western
Science (1992).
142
Ver, por ejemplo, Eisler 1990; Gimbutas 1991; Marshack 1991.
143
Marshack 1991, 297.
144
Gadon 1989, 16-17; Gimbutas 1989, 105, Figura 173.
141
75
Riane Eisler
Placer Sagrado
púas"—, porque ilustran las distorsiones que generó esta visión. Por ejemplo,
cuando el abate Breuil, famoso prehistoriador francés, descubrió en 1880 el
llamado bastón de Montgaudier (asta de ciervo tallada de 37 cm), él vio un pez
común, dos focas, dos formas serpentinas, una serie de "arpones con púas" y
algunas "marcas indefinidas" —imágenes supuestamente asociadas a alguna
forma de magia de caza. Pero más de medio siglo después, otro investigador,
Alexander Marshack, observó nuevamente estos tallados, ahora con una lupa
que permitía ver mejor las áreas gastadas. Y lo que vio fue muy diferente, algo
que, en sus palabras, dio "un repentino nuevo significado a la composición y al
arte del Período Glacial"145.
Bajo la lupa, el pez común resultó ser un salmón macho adulto con la típica
mandíbula de la época de apareamiento o desove, época primaveral en que las
focas siguen al salmón, del cual se alimentan. El pez y las focas representaban
además "signos de tiempo secuencial" del "regreso de la Primavera", así como
las formas serpentinas, que resultaron ser serpientes anfibias comunes no
venenosas, que salen de la hibernación en primavera. En cuanto a las "marcas
indefinidas", eran la cabeza esquematizada de un íbice con cuernos salientes
(que también reaparece en primavera), "un exquisito brote recuperado"
(incluyendo raíces y primeras hojas o ramas), y un botón de flor (que en el arte
prehistórico es a veces símbolo de la vulva).
Más fascinantes aún son los descubrimientos de Marshack del llamado
arpón con púas. En un principio, los arqueólogos pensaron que estos tallados
lineales eran armas. O más bien, "armas mal dirigidas", pues los "arpones con
púas" no sólo apuntaban en otra dirección, sino que "constantemente erraban el
blanco". Finalmente, el arqueólogo francés André Leroi-Gourhan los reclasificó
como "signos masculinos" debido a sus alargadas líneas de "ataque". Pero en
realidad, al examinarlos detenidamente resultaron ser algo muy diferente:
dibujos lineales de plantas —otro signo de la primavera. Marshack dice: "Bajo el
microscopio, fue evidente que estos arpones no servían; las púas apuntaban en
dirección errada y las puntas de las flechas estaban en el extremo equivocado.
Sin embargo, eran perfectas plantas o ramas que crecían en ángulo correcto y en
forma adecuada en la punta de un largo tallo"146.
Por lo tanto, Marshack no sólo aclaró el misterio de las "armas mal
dirigidas", sino también otro "misterio" que investigadores anteriores habían
intentado resolver: por qué existían tan pocas imágenes de plantas en el arte de
un pueblo que vivía más de la recolección que de la caza. Y en este proceso
descifró el significado del bastón de Montgaudier (también nombre
inapropiado, ya que se llamó así suponiendo que algún "jefe" lo había usado
para mandar a sus hombres) —y de muchos elementos del arte paleolítico.
Según Marshack, las imágenes de este antiguo objeto tenían poco o nada
que ver con la magia de caza. Eran más bien "imágenes temporeras
145
146
Marshack 1991, 171.
Ibid., 173 (énfasis en el original).
76
Riane Eisler
Placer Sagrado
embellecidas con historias de criaturas cuyos ires y venires y hábitos
estacionales eran conocidos" por nuestros antepasados paleolíticos. Y reflejaban
su interés en, y celebración de, la llegada de la primavera o, como dice
Marshack, "nacimiento del 'nuevo año"147.
Mitos de renovación y ritos de primavera
Esta preocupación de nuestros antepasados por el nacimiento —o, más
precisamente, renacimiento— de la vida, explica las frecuentes imágenes de
vaginas en cuevas-santuarios prehistóricas. Y también ayuda a explicar por qué
encontramos imágenes del falo o pene erecto en estas cuevas.
Obviamente, estas imágenes no se relacionaban con la caza. Una
explicación mucho más creíble es que figuraban en historias basadas en las
cuidadosas observaciones de nuestros antepasados de los ritmos de la
naturaleza —observaciones que, como dice Marshack son impresionantemente
científicas en su atención a los detalles y precisión matemática. Y, como lo
ilustra el bastón de Montgaudier estas imágenes probablemente también
figuraban en escenas de significado mítico asociadas a ritos que celebraban el
regreso cíclico de la primavera —y así la renovación periódica de la vida en
todas las plantas, animales y formas humanas.
Probablemente nunca conoceremos la naturaleza exacta de estos antiguos
ritos de primavera. Pero, debido a las numerosas parejas de hembras y machos
animales del arte paleolítico, es evidente que a nuestros antepasados les
llamaba la atención la existencia de dos sexos en muchas especies. Como dice
Leroi-Gourhan: "Indudablemente sabían que el mundo animal y humano se
dividía en mitades contrapuestas y concebían que la unión de ambas regía la
economía de los seres vivos"148. Pero a diferencia de nosotros, es probable que
estos pueblos no consideraran lo femenino y lo masculino como contrapuestos
sino como unión sagrada.
De hecho, es muy probable que en nuestra prehistoria haya habido ritos
eróticos sagrados en ocasiones religiosas importantes como el regreso anual de
la primavera a principios de mayo, donde la unión femenina y masculina, o de
hombre y mujer, se celebraba como Epifanía o manifestación sagrada de los
misteriosos poderes que dan y sustentan la vida. Esta conclusión tiene como
base numerosos factores. Primero, en la imaginería religiosa paleolítica se
destacan la sexualidad y el renacimiento de la naturaleza en primavera, y
sabemos que símbolos y mitos religiosos se suelen expresar a través de ritos. El
segundo factor es que el rito erótico que los estudiosos llaman matrimonio
sagrado es un tema del arte religioso posterior, del Neolítico y la Edad de
Bronce, e incluso sobrevive bajo distintas formas en tradiciones místicas muy
147
148
Ibid.
Leroi-Gourhan 1971, 120.
77
Riane Eisler
Placer Sagrado
posteriores. Tercero, existen indicios de estas tradiciones en muchos conocidos
festivales folklóricos europeos (de los siglos XIX e incluso XX en algunos
lugares), donde mujeres y hombres jóvenes hacen el amor en los campos el
Primero de Mayo para celebrar el regreso anual de la primavera149.
Debido a que muchos de los sitios paleolíticos y neolíticos donde se
hallaron imágenes sexuales sagradas están en Europa, es probable que estas
costumbres, aunque indudablemente ya modificadas, se remonten a tiempos
muy antiguos. De hecho, datan de una época previa a la introducción del
cristianismo en Europa, antes de que la iglesia asumiera su postura antiplacer
sexual. Sabemos que estas persistentes costumbres "paganas" eran
"abominadas" por los "hombres de Dios" que creían en la salvación a través del
dolor físico más que del placer físico, y que a veces dormían en camas con
clavos, usaban cilicios y se flagelaban en un esfuerzo por acercarse a su Dios
crucificado y flagelado.
Sin embargo, para nuestros antepasados prehistóricos, que consideraban el
sexo integral al orden cósmico —y que el cuerpo de la mujer no era, como
proclamaba la iglesia medieval, una fuente de maldad carnal, sino un atributo
de la Gran Diosa—, los ritos eróticos deben haber tenido un significado muy
diferente. Para ellos, los ritos eróticos probablemente eran rituales de alineación
con los poderes vivificantes femeninos y masculinos del cosmos representados
en el arte paleolítico. De modo que para ellos, participar en los placeres del sexo
no habría sido pecaminoso, sino, al contrario, una forma de acercarse a su
Diosa.
Quisiera enfatizar que cuando utilizo el término Diosa no me refiero a una
versión femenina de aquello que se nos enseñó que era Dios. La imaginería
sagrada femenina prehistórica que hemos analizado no se ajusta a la visión aún
prevaleciente de una deidad como Rey, Señor o Soberano del Mundo que debe
ser obedecido so pena de terribles castigos. Tampoco representa una entidad
desencarnada que reside en algún remoto ámbito celestial.
En contraste a cómo se nos ha enseñado a considerar lo divino, lo que
hemos examinado anuncia una cosmovisión donde todo es espiritual (habitado
por espíritus) y el mundo entero está imbuido de lo sagrado —plantas,
animales, sol, luna y nuestro propio cuerpo. En este sentido, la religión
prehistórica se ha descrito a veces como animismo o naturalismo (donde todo el
mundo está imbuido de lo espiritual o sagrado). Pero la religión prehistórica
también fue antropomorfa, ya que las figuras humanas, en particular las
femeninas, eran importantes y a veces esenciales símbolos religiosos.
También quisiera decir que debido a la ausencia de escritos paleolíticos y
neolíticos, es imposible saber si realmente usaban el termino Diosa, pero sí
encontramos esta palabra en registros escritos de civilizaciones de la Edad de
Estos tipos de tradiciones también se encontraron hace poco tiempo en diversas culturas
estadounidenses nativas y otras sociedades tribales. Por ejemplo, los indios Creek celebraban un
Festival del Maíz Verde que solía incluir una noche de "amor libre".
149
78
Riane Eisler
Placer Sagrado
Bronce. Es bastante probable que la palabra Madre se haya convertido muy
temprano en un término que abarcaba todo lo necesario para describir lo»
poderes femeninos creativos que tanto impresionaban a nuestros antepasados,
Penetrando y animando todo el universo. Pero mientras la imaginería
antropomorfa prehistórica subrayaba los aspectos maternales de la mujer, en las
representaciones femeninas también aparece una joven y una anciana o vieja
arrugada (tal vez la antigua antepasada o Creadora primordial) 150. Pero no sólo
esto, a veces las imágenes femeninas abarcaban también el falo masculino,
como en algunas figurillas de la Diosa cicládica. En muchas esculturas
hermafroditas o andróginas, encontramos otros símbolos de unión sexual
femenina y masculina, en este caso en el mismo cuerpo. La imaginería femenina
se combina a veces con imaginería animal, como en las llamadas figuras de la
Diosa Ave y Serpiente del Neolítico —reforzando aún más la conclusión de que
la forma en que nuestros antepasados representan lo que para nosotros es
divino es muy diferente de lo que se nos enseñó.
Asimismo, obviamente no es igual el significado del rito sexual sagrado con
el cual parecen haber celebrado el retorno anual de la vida al comienzo de la
primavera, y la forma en que nosotros lo consideramos. Ningún esfuerzo de la
imaginación podría comparar antiguas imágenes y ritos de unión sexual con los
rituales "satánicos" de hoy. La esencia de estos "cultos sexuales demoníacos" es
la tortura, a veces la muerte, de mujeres y niños desvalidos. Al contrario, en el
arte paleolítico no hay escenas de tortura sexual. Tampoco hay escenas de
matanzas de mujeres y niños asociadas al sexo u otra cosa. Asimismo, aludir a
estos ritos sólo como cultos obscenos de fertilidad prehistóricos, como lo han
hecho algunos académicos, es darles una interpretación posterior y muy
limitada. Lo mismo es igualarlos a las orgías sexuales modernas. Más que
prohibidos, licenciosos e inmorales, estos ritos se habrían ratificado
socialmente. Y en vez de ser indulgencias privadas, habrían sido por el bien
público —y más allá de esto, con un importante objetivo religioso, incluyendo
lo que hoy llamaríamos lograr un nivel superior de conciencia mediante un
sentido de unidad con lo divino.
Misterio del sexo y celebración de la vida y el placer
Vimos que probablemente los pueblos que habitaron Europa hace miles de
años celebraban el regreso cíclico de la vida cada año al inicio de la primavera a
través de ritos religiosos, donde los principios de unión sexual femenina y
masculina eran una forma de sacramento. También dijimos que estas
celebraciones rituales del renacimiento de la naturaleza en primavera, así como
En este sentido, creo que la religión primitiva probablemente estaba más cerca de lo que
llamamos monoteísta. Pero lo era de un modo no excluyente, ya que muchos de los mismos
atributos y funciones de diferentes aspectos de la deidad se encontraban en diferentes culturas.
150
79
Riane Eisler
Placer Sagrado
la imaginería sexual del arte paleolítico, reflejaban una visión de la vida y la
religión donde —en contraposición a nuestra imaginería religiosa— la
celebración del placer, en lugar de la idealización del dolor, era primordial.
Específicamente, estoy señalando que nuestros antepasados celebraban el
sexo no sólo en relación al nacimiento y la procreación, sino como la fuente
misteriosa —y, en ese sentido, mágica— del placer y la vida. En otras palabras,
los mitos y rituales eróticos de la prehistoria no sólo fueron expresiones de
alegría y gratitud por el regalo de vida de la Diosa, sino también de alegría y
gratitud por su regalo de amor y placer —especialmente por el placer físico más
intenso, el placer sexual.
Por supuesto, ésta no ha sido la interpretación tradicional. Incluso ahora
que el trabajo innovador de algunos académicos está llevando a una
reinterpretación del arte prehistórico, se tiende a enfatizar sólo el simbolismo
dador y generador de vida de las imágenes sexuales paleolíticas. Por ejemplo,
en algunos pasajes de The Roots of Civilization, Marshack dice que las figuras
paleolíticas de la Diosa "no son 'sexuales' según el significado moderno del
término". Afirma que no son principalmente eróticas ni están asociadas a la
inseminación y fecundación. Nos asegura incluso que de alguna manera la
vulva es "no sexual", sólo un símbolo de la regeneración periódica de la vida 151.
Sin embargo, Marshack dice que las imágenes paleolíticas de vulvas, así
como la Venus o esculturas de la Diosa, probablemente figuraban en relatos y
rituales relacionados con el coito. En otras palabras, reconoce que nos estamos
refiriendo al sexo. Finalmente, por supuesto, acepta que estas imágenes tienen
un significado erótico, aunque no en el sentido negativo de la palabra como
sinónimo de pecaminoso o pornográfico.
Desde luego, concuerdo con Marshack en que la forma en que se nos ha
enseñado a ver el sexo —y las mujeres— es muy diferente a la visión de
nuestros antepasados prehistóricos. Pero a lo que quiero llegar es que no hay
ninguna razón lógica para disociar la sexualidad —y el placer sexual— del
proceso de dar vida o regenerar. De hecho, me sorprende la afirmación de que
las imágenes sexuales paleolíticas no tienen nada que ver con el sexo. Por cierto,
las imágenes de órganos sexuales masculinos y femeninos que hemos analizado
son sexuales. Y suponer que estos pueblos hicieron la separación que enseña el
dogma cristiano —y que hombres como el abate Breuil (que era clérigo)
hicieron al observar el arte paleolítico— entre el sexo por placer y el sexo para
procrear es claramente proyectar creencias posteriores en tiempos primitivos.
Mientras escribo, nuevamente me sorprende que se haya prestado tan poca
atención al tema del placer sexual en las discusiones acerca de las antiguas
imágenes sexuales. Pero tal vez no sea tan sorprendente si consideramos
nuestra herencia cultural religiosa antiplacer, y cómo ha difamado e incluso
negado el intenso y a veces extático placer sexual.
Así, lo que trato de demostrar es que para nuestros antepasados la vida y el
151
Marshack 1991, 318.
80
Riane Eisler
Placer Sagrado
placer estaban dentro del ámbito de lo sagrado. En resumen, creo que —en
agudo contraste con la imaginería y dogmas posteriores, que suelen santificar el
sufrimiento y el dolor— nuestros antepasados santificaron el placer,
particularmente el placer físico más intenso que podemos sentir: el placer del
éxtasis sexual.
También creo que la asociación paleolítica del sexo con la generosidad de la
naturaleza —especialmente con la distribución y aprovechamiento comunitario
que esa generosidad permite mediante el renacimiento anual de la naturaleza
en primavera— incluso puede tener raíces más antiguas. Quizás se remonte a la
protohistoria, a algunos de los primeros grupos humanos, que ya podrían haber
vinculado el placer del sexo con el compartir alimentos a través de conductas
rituales que (como en los chimpancés pigmeos) también servían para reducir la
tensión y agresión y fomentar vínculos de afiliación social.
También quiero llegar a un punto con el cual, bajo otros aspectos,
concuerdan arqueólogos, historiadores del arte y mitologistas: que en las
sociedades prehistóricas no existía la distinción que nos han enseñado entre
naturaleza y espiritualidad, entre nuestra vida religiosa (o sagrada) y nuestra
vida cotidiana (incluyendo la sexual). Y además afirmar que si miramos el arte
paleolítico como un intento, mediante imágenes míticas y ritos religiosos, de
indagar los grandes misterios de la existencia humana, veremos que tenía más
de una dimensión.
Podremos apreciar que el arte paleolítico, como la mayoría del arte
religioso actual, abordaba preguntas humanas universales: ¿De dónde venimos
al nacer? ¿Adónde vamos al morir? ¿Por qué anhelamos tanto la belleza y el
amor? ¿Qué significa el dolor que debemos soportar? Y tal vez lo más
importante e inmediato, ¿cuál es la fuente del placer que se nos da para sentir y
disfrutar —y qué podemos hacer para aumentar el placer y disminuir el dolor?
El arte paleolítico respondió estas preguntas en una forma que refleja una
cosmovisión significativamente diferente a aquella de la religión judeocristiana.
Los pueblos paleolíticos vieron la fuente original de vida en esta tierra no como
un Padre divino sino como una Madre divina, ya que la fuerza vital se
manifestaba en el cuerpo de la mujer. Y no
pretendieron decir, como en la Biblia
judeocristiana, que en la creación de la
vida humana, la mujer fue una mera idea
tardía.
Al contrario, para ellos, el poder
sexual creativo encarnado en el cuerpo de
la mujer era uno de los grandes milagros
de la naturaleza. Una impresionante
ilustración es el extraordinario tallado que
los arqueólogos llaman la Venus de
Laussel, tallada hace 25 mil años en la
81
Riane Eisler
Placer Sagrado
entrada (o portal vaginal) de una cueva-santuario en Francia. Esta milenaria
figura de la Diosa no sólo nos dice que se veneraba el poder sexual creativo de
la mujer; también indica que sus ciclos menstruales (como los de la luna, el sol y
las estaciones) eran considerados asombrosas manifestaciones del poder
vivificante y nutritivo del universo. En otras palabras, más que una "maldición"
(como en sociedades tribales contemporáneas de orientación participativa como
los BaMbuti152), la sangre menstrual se consideraba una bendición —otro regalo
milagroso de la Diosa153.
Al igual que otras figuras paleolíticas de la Diosa que destacan el poder
sexual de la mujer, la Venus de Laussel tiene caderas anchas y estómago
amplio, posiblemente embarazada. Y al igual que la Amante de los Animales o
Dama de las Bestias, como la Diosa griega Artemisa y la Diosa romana Diana,
se asocia con la luna. En la mano derecha tiene una luna creciente con trece
marcas: el número de ciclos lunares en un año. La mano izquierda, como para
enseñarnos la relación entre ciclos lunares y menstruales, apunta a su vagina.
Probablemente tampoco conoceremos nunca la naturaleza exacta de los
ritos de la antigua cueva-santuario de Laussel. Pero, según Elinor Gadon y otros
autores, estas ceremonias prehistóricas indudablemente tenían algo que ver con
los ciclos menstruales y lunares. Como la figura neolítica de la Amante de los
Animales, y posteriormente Artemisa y Diana, es probable que la Venus de
Laussel fuera la patrona de las mujeres jóvenes y de las mujeres en el parto. Fue
la protagonista de importantes mitos representados en forma ritual en este
antiguo santuario.
Quizás estas historias fueron relatadas en ritos de nacimiento o pubertad.
Tal vez fueron parte de rituales que incluían a toda la comunidad. En cualquier
caso, se asociaban claramente a los ritmos de la naturaleza y al renacimiento
cíclico de la vida. Y reconocen que la sexualidad de mujeres y hombres
desempeña un importante rol en el gran drama cíclico del sexo, nacimiento,
muerte y, en términos de su imaginería mítica, renacimiento.
Hablo de la sexualidad de mujeres y hombres no sólo debido a las
numerosas parejas de animales en escenas paleolíticas asociadas al
renacimiento de la vida en primavera, sino también porque hay imágenes
donde los órganos sexuales femeninos y masculinos aparecen juntos. Por
ejemplo, en los Pirineos franceses existe un grabado en piedra de Isturitz que
data aproximadamente del año 20.000 A.E.C. 154, donde encontramos la imagen
de un falo dentro de una vagina 155. Como en todo el arte rupestre, que en
nuestros términos es sagrado, esto indicaría no sólo una asociación religiosa con
Turnbull 1961.
En el Tomo II, Capítulo 7, volveré a este tema en un contexto más contemporáneo.
154
Como señalé en el Capítulo 1, los académicos actuales prefieren A.E.C. (antes de la Era
Común) en vez de A.C. (antes de Cristo), porque es un término más ecuménico y culturalmente
más incluyente. Recientemente ha sido adoptado por la American Academy of Religión.
155
Gadon 1989, 10.
152
153
82
Riane Eisler
Placer Sagrado
el coito, sino además una comprensión del rol de las relaciones sexuales en el
nacimiento (o, en sus términos, renacimiento) de la vida.
En el arte paleolítico también hay tallados y grabados de animales con
cachos y pezuñas, montados sobre hembras preñadas, así como falos y vaginas
en distintas combinaciones. Además, la conclusión de que los pueblos
paleolíticos comprendían mucho mejor de lo que nosotros creemos los procesos
biológicos de la procreación, se basa en su extraordinario sistema de cálculo del
tiempo secuencial (que los arqueólogos descartaban o ignoraban como marcas
incomprensibles)156. Lo más significativo es que tenían un sofisticado calendario
lunar con extensas anotaciones sobre las diversas fases de la luna, la cual, como
dijimos en relación a la Venus de Laussel, también parece haber estado asociada
a los ciclos menstruales.
Matrimonio sagrado y ciclos de nacimiento, muerte y regeneración
Este reconocimiento del sexo, y en especial del poder sexual creativo de la
mujer, como algo fundamental en los ciclos de nacimiento, muerte y
regeneración es también uno de los principales temas en la siguiente fase de la
evolución cultural, que en la prehistoria occidental se inicia aproximadamente
hace diez mil años. Es el Neolítico, cuando nuestros antepasados empezaron a
usar en forma sistemática lo que tal vez sea la tecnología humana más
importante: la agricultura. De hecho, como señala el arqueólogo británico James
Mellaart, hay una notable continuidad de imaginería religiosa del Paleolítico al
Neolítico. Aquí también encontramos figuras femeninas que representan los
poderes dadores y sustentadores de vida del universo, así como la unión de los
principios femenino y masculino.
Esta unión a veces asume formas que a primera vista nos parecen extrañas,
ya que en el Neolítico y Paleolítico, el principio masculino se simboliza con un
animal con cachos. Por ejemplo, en Çatal Hüyük (el sitio arqueológico neolítico
o agrícola más grande descubierto hasta hoy) vemos sucesivas escenas de la
Diosa en combinación con cachos de toro (bucráneos) o pinturas taurinas.
Según Mellaart, estos bucráneos probablemente simbolizan al hijo o consorte de
la Gran Diosa como representante de la potencia sexual masculina 157. Y además
Esto no significa que ellos comprendieran, como ahora nosotros, que el óvulo femenino
y el semen masculino se combinaban generando vida, mucho menos que cada padre contribuía
con un número igual de cromosomas en sus descendientes. En realidad, estos hechos no se
conocieron hasta hace muy poco, ya que incluso autoridades científicas decimonónicas como
Herbert Spencer insistían en que el útero de la mujer sólo era el terreno donde crecía la semilla
masculina —en otras palabras, que sólo los hombres eran dadores de vida. Pero contrariamente
a lo que aún aparece en muchos libros sobre el Paleolítico y Neolítico, en el arte de estos dos
períodos existen fuertes indicios de que estos pueblos tenían plena conciencia de la relación
entre unión sexual y procreación.
157
La arqueóloga Marija Gimbutas cree que los bucráneos de Çatal Hüyük son el útero y
las trompas de falopio de la mujer. No estoy de acuerdo, aunque es posible que tengan más de
156
83
Riane Eisler
Placer Sagrado
señala una convención artística que anticipa imágenes posteriores del Dios Toro
—el cual, como veremos al final de este capítulo, aún se veneraba en los
tiempos históricos.
Una de las obras de arte más fascinantes excavadas en Çatal Hüyük es un
relieve tallado de una mujer y un hombre abrazados, y a su lado, la mujer con
un niño en brazos. Mellaart dice: "Ésta puede ser una de las primeras
representaciones del hieras gamos, el 'matrimonio sagrado'158—un rito de unión
sexual sagrada que sobrevivió como importante tema mítico hasta bien
avanzados los tiempos históricos.
Aún más interesante es que la segunda parte de esta placa neolítica
también puede ser una antigua precursora de un tema primordial en tiempos
históricos posteriores: las miles de figuras de la Virgen y el Niño del arte
cristiano europeo. Sin embargo, aquí habría tenido otro significado. En esta
placa de ocho mil años, el niño obviamente es el resultado de la unión sexual
entre la mujer y el hombre próximos a la madre y al niño —y no una
inseminación divina supuestamente no sexual.
Este friso también representa una analogía de lo que hoy podríamos llamar
lección de educación sexual, demostrando que nuestros antepasados neolíticos
comprendían la conexión entre relación sexual y nacimiento 159. Finalmente, éste
es otro eslabón de la cadena de evidencias que indican que en el Neolítico y el
Paleolítico el sexo era un importante tema religioso.
Cerca de Cascioarele, en los Balcanes orientales, dentro del área que la
arqueóloga Marija Gimbutas describe como la civilización de la Antigua
Europa, se descubrió una escultura sexual neolítica aún más
explícita. Al igual que los amantes abrazados de Çatal Hüyük,
los llamados amantes Gumelnita hablan de creencias (mitos y
rituales) aparentemente comunes en muchos lugares alrededor
del Mediterráneo. Esta escultura, como el friso de Çatal Hüyük,
retrata una mujer y un hombre abrazados. La figura femenina
(que probablemente representa a la Diosa o sacerdotisa) tiene
un gran triángulo púbico muy estilizado. El hombre es lo que los arqueólogos
llaman itifálico (código que describe a un macho con el pene erecto). Ambos
están enmascarados, lo que indica que son protagonistas de un drama ritual o
rito.
Gimbutas dice:
Posiblemente la idea central del drama ritual, del "Matrimonio Sagrado", del
coito ritual del dios macho con la diosa hembra, se refleja en la pequeña
escultura de Cascioarele... La presencia del dios itifálico enmascarado significa
que hay un festival donde se representa una ceremonia nupcial, el dios macho
se casa con la Gran Diosa. La figurilla de Cascioarele demuestra que no es una
un significado, como suele ocurrir con los símbolos.
158
Mellaart 1967, 148.
159
No es sorprendente, tal vez sólo porque criaban animales domésticos.
84
Riane Eisler
Placer Sagrado
diosa embarazada, sino una joven virgen, desnuda y con un gran triángulo
púbico160.
Al igual que el arte de los pueblos recolectores-cazadores del Paleolítico, el
arte de los pueblos agrícolas neolíticos está plagado de imágenes de la
naturaleza: aves, jabalíes, serpientes, plantas. Su hermosa alfarería está
decorada con estilizadas representaciones de olas (agua), líneas serpentinas
(serpientes) y, como en el Paleolítico, formas en V,
cheurones y huevos cósmicos. También hay
imágenes del toro, como en los últimos tallados
Cucuteni, a veces en combinación con otros
símbolos de los poderes vivificantes de la
naturaleza, como la abeja161. Y, al igual que en el
Paleolítico, un tema central del arte neolítico de
Çatal Hüyük y de la Antigua Europa es el poder
sexual femenino generador de vida.
De hecho, uno de los descubrimientos más
interesantes de Çatal Hüyük es una figura de la
Diosa sentada en un trono, rodeada de felinos, en
el acto de dar a luz. En Çatal Hüyük también hay
habitaciones que parecen altares de nacimiento,
lugares sagrados donde mujeres mortales buscan la protección de la Diosa
mientras dan vida.
Otros altares de Çatal Hüyük se relacionan con el lado opuesto del ciclo
natural que tanto preocupaba a nuestros antepasados: la muerte. En estos
altares, donde probablemente se realizaban ritos de esperanza (y fe) en el
renacimiento, encontramos a la Diosa asociada a buitres —ligados al regreso de
la vida al útero de la Diosa después de la muerte, aun en tiempos históricos.
Estas imágenes parecen relacionarse con la práctica ritual de Çatal Hüyük de
"exponer a los muertos" para que sean devorados por buitres antes de enterrar
sus huesos bajo plataformas durmientes de sus sobrevivientes —posiblemente
con la esperanza de que sus espíritus regresen en uno de sus hijos.
En otras palabras, para nuestros antepasados neolíticos, y para nosotros, la
muerte era un importante tema religioso, y como la mayoría de los pueblos
actuales, realizaban ritos religiosos a los muertos. Pero aquí nuevamente nos
encontramos con los problemas de interpretación que hemos venido
analizando. El hecho de que muchos estudiosos no consideren
significativamente a la mujer, ha oscurecido no sólo su importancia sino
también la del sexo en ritos y costumbres prehistóricos de inhumación.
En Death, Women and the Sun162, extenso estudio sobre costumbres de
Gimbutas 1982, 228-230.
Ibid., 188.
162
Goodison 1989.
160
161
85
Riane Eisler
Placer Sagrado
inhumación del Neolítico y Edad de Bronce egea, la arqueóloga británica Lucy
Goodison expone este tema en forma vivida. Se ha documentado ampliamente
que en épocas cicládicas, minoicas y egeas tempranas, los muertos eran
enterrados en sepulturas redondas con una pequeña abertura mirando hacia el
este en dirección al sol naciente. Pero la literatura arqueológica no ofrece una
explicación coherente para los "enigmas" de por qué estas tumbas eran
redondas y su abertura tan "inconvenientemente" pequeña. Goodison señala
que si la tumba se consideraba un útero para un futuro renacimiento, tendría
sentido que fuera redonda. Y si la abertura no estaba destinada para la
conveniencia física de los vivos sino para el renacimiento de los muertos,
también tendría sentido que fuera pequeña, ya que era una abertura vaginal
simbólica.
Goodison dice que esta interpretación ayudaría a explicar evidencias que
sugieren que las ceremonias y ritos funerarios prehistóricos eran a veces de
índole sexual. Junto con la evidencia que señala que la danza de sacerdotisas
(más específicamente, danza extática) era parte de ritos funerarios prehistóricos,
las evidencias que hablan de ritos sexuales para los muertos coincidirían con el
pensamiento religioso de la época —el cual, según Goodison, se "preocupaba de
la relación sexual humana" y de la entonces prevaleciente creencia de conexión
no sólo entre sexo y nacimiento sino también entre sexo y renacimiento 163. Por lo
tanto, los entierros en tumbas redondas habrían simbolizado el regreso del
muerto al útero de la Gran Madre —de donde se esperaba renacería, después
de los ritos funerarios creados para facilitar este objetivo.
El análisis de Goodison también cuestiona otro aspecto de anteriores
interpretaciones: en muchos escritos arqueológicos y míticos occidentales
encontramos deidades femeninas asociadas invariablemente a la tierra y a la
luna, y sólo deidades masculinas asociadas al poderoso sol. En contraste,
basándose en un extenso análisis del arte de la Edad de Bronce (incluyendo
cientos de sellos excavados de la civilización minoica de Creta), Goodison
demuestra que, en este primer período, el sol también se asocia a lo femenino. Y
por supuesto (aunque en general se ignora), esta asociación del simbolismo
femenino con el sol —y específicamente de deidades femeninas con el sol— es
evidente incluso en tiempos históricos tardíos. Algunos ejemplos son la diosa
del sol Arina de Anatolia, Amaterazu de Japón y las deidades egipcias Nut y
Hator (más tarde consideradas madre e hija de Re, el dios egipcio del sol).
Gimbutas señala que la Diosa del sol también es popular en la mitología
germánica, báltica y celta, donde el sol se asociaba a la muerte y regeneración 164.
Ibid., 45.
Gimbutas escribe que en la prehistoria, "la adoración al sol (definitivamente como Diosa
de la Regeneración) se reconoce en famosos monumentos como New Grange en Irlanda o
Gravinis en Britania". También señala que "la adoración al sol de Invierno y los monumentos se
alinean con la salida del sol de Invierno". De modo que, escribe, en la tradición de Europa del
norte no sólo existió el dios sol indoeuropeo (el dios del sol brillante asociado con las estaciones
del año), sino la asociación del sol con la Diosa de la Antigua Europa (carta de Gimbutas a la
163
164
86
Riane Eisler
Placer Sagrado
Por lo tanto, el enigma de la pequeña abertura de las tumbas egeas estaría
resuelto si, como señala Goodison, el vivificante sol estuvo asociado a los
poderes dadores de vida de la mujer. Además, la asociación sexo, mujer y sol
explicaría mejor por qué, según documentos de Goodison, los símbolos
femenino y solar son tan frecuentes en las tumbas egeas prehistóricas: ambos
serían símbolos de regeneración o renacimiento.
Dada esta visión de la sexualidad como principio vivificante del universo,
no debe sorprendernos que haya tantas figuras embarazadas en el arte
prehistórico. De hecho, desde la perspectiva de un culto que destacaba más el
poder vivificante que el poder para castigar o matar, parece extraña —e insólita
— la virtual ausencia del cuerpo femenino embarazado en la historia registrada
del arte (salvo una Virgen discretamente vestida que al parecer se embarazó sin
relación sexual). Además, resalta la notoria ausencia del acto de dar a luz en el
arte histórico —donde, al contrario, el acto de dar muerte (virtualmente ausente
en el arte neolítico) tiene gran importancia. Y, por cierto, permite comprender
mejor que mujeres y hombres, como parte de un fuerte resurgimiento
participativo contemporáneo, hayan empezado a resantificar el acto de nacer.
Como veremos, la creación de ceremonias de nacimiento (necesarias porque en
la mayoría de las religiones no existen y etiquetan de "sucia" a la mujer que da a
luz, como en el Antiguo Testamento)165 es parte del movimiento contemporáneo
para recuperar una visión natural y espiritual del cuerpo y el sexo.
Nos cuesta imaginar un arte donde hay una virtual ausencia de escenas de
hombres matando, donde el acto de dar a luz se representa como sagrado en
esculturas y pinturas de la Diosa, y donde, como en las esculturas del
"matrimonio sagrado" Gumelnita y de Çatal Hüyük, el coito es un rito religioso.
Tampoco es fácil imaginar la sangre menstrual como ofrenda divina, ya que no
estamos acostumbrados a considerar el cuerpo humano, y mucho menos el
sexo, como algo espiritual. Y nos resulta especialmente difícil asociar la
sexualidad femenina —vagina, embarazo, parto— a una deidad en vez de a
algo vergonzoso o inadecuado para una discusión educada, y mucho menos
para el arte religioso.
Pero al liberarnos aunque sea parcialmente de estas visiones prevalecientes
sobre la mujer y el sexo, mucho de lo que vemos en el arte prehistórico
comienza a cobrar sentido. Vemos que los temas centrales del arte religioso
paleolítico y neolítico son los misterios del sexo, nacimiento, muerte y
regeneración. Sólo que en vez de ser retratados como algo separado y distinto
—siendo sexo y nacimiento actos carnales, y muerte y reencarnación actos
divinos de expiación de nuestros pecados—, estos fundamentos de la vida en la
tierra se consideran un todo, ambos naturales y espirituales. Además, al
reconocer el contenido sexual del arte prehistórico, entendemos mejor el
significado (y antiguas raíces) de algunos de los primeros escritos occidentales
autora, noviembre 14, 1992).
165
Levítico 12:6-7, versión del rey James.
87
Riane Eisler
Placer Sagrado
conocidos: los famosos himnos de Inanna, la Diosa sumeria del Amor y la
Procreación.
Antiguos himnos de amor, diosas y reyes
La división entre prehistoria e historia es la palabra escrita. Sin embargo, es
una línea borrosa, ya que a menudo la información más importante sobre
sociedades antiguas de las cuales ya hay registros escritos nos llega de
excavaciones arqueológicas.
Por ejemplo, al leer el Antiguo Testamento —registro escrito más
importante de la antigua Palestina—, la impresión acerca de la religión de esa
época difiere bastante de aquella de los descubrimientos arqueológicos. Pese al
énfasis exclusivo en Yavé como único dios hebreo, los registros arqueológicos
demuestran que también se veneraron otras deidades masculinas: El, Baal y
Tammuz. Y si bien el Antiguo Testamento rara vez menciona a la Diosa —sólo
en diatribas contra "reincidencias" de adoración a la Reina del Cielo—, la diosa
palestina Istar o Astarté probablemente fue la más popular y adorada de todas
(como señala repetidamente Raphael Patai, historiador de la religión, en su libro
The Hebrew Goddess166). Además, su matrimonio sagrado con Tammuz o Baal (y
en algunas partes con el propio Yavé) se siguió celebrando con ritos sexuales —
como lo confirma en forma indirecta el Antiguo Testamento en las diatribas
contra las "lascivas" hijas de Sión.
Así, los registros escritos de ninguna manera cuentan toda la historia, pero
sirven en conjunto con descubrimientos arqueológicos antiguos y actuales.
La civilización occidental más antigua con registros escritos descifrados es
Sumer, área dentro de la Fértil Medialuna de Mesopotamia (actualmente, sur de
Irak), donde cerca del 3200 A.E.C. surgieron muchas poderosas ciudadesestado. Debido a que los sumerios inscribieron su escritura (conocida como
cuneiforme) en tablillas de piedra, mucho sobrevivió a los estragos del tiempo.
Muchas de las miles de tablillas sumerias excavadas se refieren a economía,
leyes y administración. Pero en los últimos cincuenta años, los sumerólogos han
comparado y combinado numerosos fragmentos de tablillas repartidos en
museos estadounidenses y europeos, reconstruyendo una literatura de más de
treinta mil líneas167.
De esta literatura sumeria tal vez lo más revelador sean los himnos acerca
de (y para) la Diosa Inanna, Reina sumeria del Cielo y la Tierra —en especial,
pasajes poéticos y a veces muy eróticos de su matrimonio sagrado 168. En 1983, el
conocido sumerólogo Samuel Noah Kramer y la folklorista Diane Wolkstein
Patai 1978.
Para un nuevo trabajo académico que analiza algunos de estos relatos, así como otros
textos mesopotámicos que muestran el importante rol de las deidades femeninas, sacerdotisas y
otras funcionarías del templo, ver Henshaw 1994.
168
Wolkstein y Kramer 1983, 125.
166
167
88
Riane Eisler
Placer Sagrado
reconstruyeron un ciclo de narraciones sobre Inanna, incluyendo siete de estos
himnos. El ciclo comienza cuando Inanna trae a Sumer los regalos de la
civilización. El climax es su unión sagrada con el rey-perro pastor Dumuzi, y
termina con el descenso y regreso de Inanna (como el de Dumuzi y su hermana
Gestinanna) de los infiernos (muerte y renacimiento).
Kramer dice que Inanna era la deidad más querida y venerada en Sumer, la
Diosa del Amor y la Procreación169. Cada año, durante una larga celebración de
Año Nuevo, el matrimonio sagrado de Inanna con el monarca reinante de
Sumer era representado por una suprema sacerdotisa en el rol de la Diosa.
Los himnos de Inanna se escribieron alrededor del 2000 A.E.C. Sin
embargo, como señala Kramer, provienen de tradiciones orales muy anteriores.
Desde la perspectiva del material arqueológico que hemos examinado, los
elementos claves de estas tradiciones se remontan a las civilizaciones neolíticas
que florecieron aproximadamente entre el 7500 y 3500 A.d.C, y tal vez incluso
hasta el Paleolítico (alrededor del 20.000 - 12.000 A.d.C).
Así, los himnos de Inanna contienen una curiosa mezcla. Hay elementos
de una temprana mitología de la unión sexual de mujer y hombre como
compañeros en un extático rito sustentador de la vida. Pero también hay rasgos
de una mitología posterior que se refiere principalmente a reyes y dioses, a su
"derecho divino" para gobernar, y a sus batallas de conquista y dominio.
En Sumer, dice Kramer, como en muchas sociedades prehistóricas, "el
poder político al principio estaba en manos de ciudadanos libres". Pero "al
intensificarse la presión de los pueblos bárbaros hacia el este y el oeste, el
liderazgo militar se convirtió en una necesidad urgente, y el rey —o, como se le
conoce en Sumer, lugal, 'hombre grande'— pasó al frente" 170. Además, a medida
que Sumer avanzaba hacia un orden social dominador, este gobierno de
"hombres fuertes" se legitimó a través de mitos religiosos que decían que su
poder derivaba nada menos que de la propia Diosa —gracias a la antigua
costumbre del matrimonio sagrado.
Así, como el Cantar de los Cantares de la Biblia, los himnos de Inanna
contienen importantes claves de una época anterior cuando la mujer, lejos de
ser un "objeto sexual" masculino, era considerada un canal de lo que en las
escrituras sagradas indias se llama kundalini: la poderosa energía divina de
donde proviene la vida y el éxtasis. También demuestran que este antiguo rito
comenzó a ser cooptado para adaptarlo a las exigencias de un orden social de
Ibid., xiii, 124.
Ibid., 116. Asimismo, en Myths of Enki, The Crafty God, que escribió con John Maier,
Kramer nuevamente habla de este cambio, esta vez usando el marco conceptual introducido en
la teoría de transformación cultural. Escribe que el poder cambió de ensi (antiguo título de la
principal autoridad política) a lugal, y que "dentro de este cambio se puede vislumbrar lo que
Riane Eisler llama una 'transformación cultural'... desde una sociedad 'solidaria', donde la
diversidad de roles no se iguala a inferioridad y superioridad, a una sociedad 'dominadora',
donde los roles —especialmente los sexuales— se clasifican como superiores o inferiores"
(Kramer y Maier 1989, 19).
169
170
89
Riane Eisler
Placer Sagrado
dominio masculino altamente jerarquizado y violento que, como veremos,
reemplazó gradualmente a las culturas participativas prehistóricas adoradoras
de la Diosa mediante el ascenso de jefes pastoriles u "hombres fuertes" y luego
de reyes.
Según las tablillas sumerias, al principio Inanna no acepta su matrimonio
con el dios-perro pastor Dumuzi, ya que quiere casarse con un campesino:
El pastor, ¡no me casaré con el pastor!
Su vestimenta es vulgar; su lana áspera.
Me casaré con el campesino.
El campesino cultiva lino para mi ropa.
El campesino cultiva cebada para mi mesa171.
El hecho de que Inanna quiera casarse con un campesino, y no con un
pastor, es un dato interesante. No sólo habla de resistencia, en especial de una
mujer, contra los pastores y su extraño y tosco estilo de vida; también nos dice
que el matrimonio sagrado que describe gráficamente este himno precede a las
invasiones pastoriles. Pero el hecho de que, según los himnos, Dumuzi fuera
elegido como novio por el hermano de Inanna, revela realidades históricas de la
época.
Según los himnos, aun cuando Inanna se resiste a casarse con Dumuzi,
después de conocerlo se enamoran. Pero en vez de desempeñar el conocido rol
de novia tímida y sexualmente inocente que hoy se valora como "mujer
virtuosa", Inanna con alegría, de hecho ruidosamente, anuncia su unión en un
lenguaje abiertamente sexual.
"Mi vulva, el cuerno, el Bote Celestial, está pleno de ansiedad como la luna
nueva", dice ella antes de plantear a Dumuzi una pregunta Usa y llanamente
sexual cargada de simbolismo agrícola: "¿Quién labrará mi vulva? ¿Quién
labrará mi planicie superior? ¿Quién labrará mi terreno húmedo?" 172. "Gran
Dama", responde Dumuzi, "el rey labrará tu vulva. Yo, el rey Dumuzi, labrará
tu vulva".
Claramente, el hecho de que este pastor sea el rey refleja una nueva
realidad histórica. Pero aun así, como el Cantar de los Cantares, este himno
todavía se alinea con tradiciones paleolíticas y neolíticas anteriores, cuando el
matrimonio sagrado se asociaba al crecimiento de las plantas del útero de la
Diosa cada primavera.
Cuando Inanna acepta a Dumuzi, le dice: "Entonces labra mi vulva,
¡hombre de mi corazón! ¡Labra mi vulva!". Luego el himno dice: "En la falda del
rey está el cedro creciente. Plantas y granos crecen bien con ellos a su lado. Los
jardines florecen con lujuria"173.
Wolkstein y Kramer 1983, 33.
Ibid., 37.
173
Ibid.
171
172
90
Riane Eisler
Placer Sagrado
Nuevamente en un lenguaje que (como en el arte paleolítico y neolítico)
combina imaginería sexual con imágenes de la belleza fecunda de la tierra,
Inanna continúa con su himno:
El ha brotado; ha germinado;
Es verdor plantado en el agua.
El es a quien más aman mis entrañas.
Impetuoso acariciador de mi ombligo,
Acariciador de mis suaves muslos,
El es a quien más aman mis entrañas.
Es verdor plantado en el agua174.
Dumuzi le responde con palabras que no dejan duda de que este rito sexual
se remonta a culturas agrícolas:
Oh, Dama, tu pecho es tu campo.
Inanna, tu pecho es tu campo.
Tu amplio campo derrama plantas.
Tu amplio campo derrama granos.
El agua fluye de lo alto para tu siervo175.
La preparación para este rito por otros miembros de la comunidad —en
otras palabras, su significado simbólico y público— se refleja también cuando
Inaana pide que se prepare "el lecho del rey" y "el lecho de la reina":
¡Que se prepare el lecho que regocija al corazón!
¡Que se prepare el lecho que suaviza la espalda!
¡Que se prepare el lecho del rey!
¡Que se prepare el lecho de la reina!
¡Que Se Prepare el lecho real!176
Y aun cuando en este pasaje vemos nuevamente la coopción del matrimonio
sagrado para institucionalizar el dominio de un rey pastoril, el lenguaje erótico
de esta antigua epopeya de la unión sexual sagrada a veces es extremadamente
delicado. No describe una sexualidad casual o impersonal, mucho menos
violenta. Se refiere más bien a la alegría de estar "cuerpo a cuerpo" y "en
intimidad" —en otras palabras, al placer del amor sexual entre mujer y hombre.
El pone su mano sobre la de ella.
El pone su mano sobre el corazón de ella.
Ibid., 37-38.
Ibid., 39.
176
Ibid., 42.
174
175
91
Riane Eisler
Placer Sagrado
Es dulce el sueño cuerpo a cuerpo.
Aún más dulce el sueño en intimidad177.
Al igual que sus predecesoras paleolíticas y neolíticas, Inanna aún es la
Diosa antigua: la que nos da el grano que comemos y el agua que bebemos,
incluso la vida misma, Dumuzi también sigue siendo el Dios Toro —Principio
de potencia masculina, Inanna lo llama "toro salvaje" y "supremo sacerdote"
mientras observa que "está listo para la acción sagrada"178.
Además, como el arte paleolítico y neolítico, el ciclo de Inanna no se refiere
sólo al sexo, sino también a la muerte y al renacimiento. Específicamente, se
refiere a la muerte periódica de la naturaleza durante la época árida del año
cuando las plantas se marchitan y dejan de crecer. Este ciclo natural se
simboliza mediante el descenso de Inanna y Dumuzi (como el de su hermana
Gestinanna) a los infiernos, regresar cada año y renacer.
Así en estos relatos mesopotámicos, como en imágenes que ya vimos
Paleolítico y Neolítico, la unión sexual sagrada entre mujer y hombre y entre
energía divina femenina y masculina no es algo aislado. Forma parte de un ciclo
cósmico más amplio, integral al placer erótico — ciclo que comienza con el sexo
y el nacimiento, y termina con la muerte y la regeneración.
En este ciclo cósmico, el sexo simboliza la energía divina que hace girar al
mundo: el poder erótico de la Diosa. En palabras del himno:"Dama de la
Vegetación", "Reina del Cielo y la Tierra, Reina de todo el universo". Y en él, la
propia Diosa santifica alegremente el amor, la vida y el placer, fluyendo desde
"la dulzura" de sus fuentes sagradas179.
Estas "fuentes sagradas" están dibujadas en la placa terracota
mesopotámica llamada "Amantes Abrazados en el Lecho" que mencioné en el
Capítulo 1, y datan de hace aproximadamente cuatro mil años. El grabado
muestra a una mujer y un hombre, probablemente Inanna y Dumuzi, en un
abrazo erótico. La mano de él está en la cadera de la mujer, sobre su vulva. Ella
rodea su cintura con un brazo. Con el otro, levanta su pecho —como si, al ser la
Diosa o su representante, le ofreciera la abundancia de la naturaleza, el amor,
vida y placer que representa su cuerpo180.
Debido a su naturaleza erótica, mucha gente clasificaría este grabado como
obsceno. Pero al igual que el arte paleolítico y neolítico y el ciclo del himno de
Inanna, era una obra de arte sagrado. A muchos de nosotros, esto nos parece
extraño, incluso sacrílego. Pero sería sensato pensar que a nuestros antepasados
paleolíticos y neolíticos les habrían parecido extrañas, incluso sacrílegas,
nuestras imágenes sagradas, centradas en el dolor, el sufrimiento y la muerte.
Sería aún más sensato reflexionar acerca de qué habrían pensado ellos de
Ibid., 43.
Ibid., 39, 41.
179
Ibid., 47.
180
Gadon 1989, 129.
177
178
92
Riane Eisler
Placer Sagrado
nuestra pornografía. Para gente que consideraba el sexo como un acto de unión
sagrada con la naturaleza y entre sí, habrían sido totalmente incomprensibles —
y abiertamente insanas— nuestras imágenes sexuales de hombres humillando,
degradando, mutilando, esclavizando e incluso asesinando mujeres en nombre
del placer sexual. Y, al igual que muchos de nosotros hoy, se habrían
preguntado cómo se llegó a esas perversas acciones —pregunta a la cual nos
abocaremos mientras avanzamos en nuestro viaje de redescubrimiento para
explorar más profundamente la historia cultural-sexual de la civilización
occidental.
93
Capítulo 4
Sexo y Civilización: Raíces de la Cultura Occidental
¿Qué tipo de sociedades crearon imágenes sagradas del cuerpo de la mujer,
del nacimiento y de la relación sexual? ¿Estas sociedades milenarias cómo nos
pueden ayudar a liberarnos de una cosmovisión básicamente antiplacer y
antimujer? ¿Qué hechos llevaron a visiones del sexo y la espiritualidad tan
diferentes a lo que se nos ha enseñado?
Hasta hace muy poco, la hipótesis general era que la sociedad humana
siempre fue, y por lo tanto siempre será, de dominio masculino y bélica —o que
si hubo algo diferente en nuestra prehistoria, fue tan primitivo que no merece
atención. Por eso, no debe sorprendernos que muchos arqueólogos aún tengan
dificultad con datos que indican que las sociedades neolíticas fueron más
avanzadas de lo que previamente se pensó. O que con frecuencia desechen
como "mera interpretación" cualquier cosa que contradiga su interpretación de
los descubrimientos prehistóricos.
En La estructura de las revoluciones científicas, el historiador de la ciencia
Thomas Kuhn señala que los cambios de las "verdades" científicas suelen ser
cambios de paradigma o cosmovisión. A medida que los académicos comienzan
a ver el mundo de diferentes maneras, interpretan en distintas formas lo que
ven. Al surgir nuevas observaciones que no se ajustan al viejo paradigma o
cosmovisión, con frecuencia se produce una tremenda lucha sobre la naturaleza
de la realidad —y quienes detentan el poder suprimen, al menos por un tiempo,
las nuevas interpretaciones que difieren de las suyas.
La ferocidad de esta lucha se aprecia en el caso de Galileo, quien estuvo a
punto de ser quemado vivo por los inquisidores cristianos aferrados a
perspectivas coincidentes con su paradigma religioso. Hoy en día, quienes
detentan el poder para definir la realidad, ya no cuentan con esos medios
letales. Sin embargo, esta lucha aún continúa. Y tal vez en ningún ámbito sea
tan dramática como en el actual conflicto entre los partidarios de tas viejas
perspectivas prehistóricas y el creciente número de arqueólogos, lingüistas,
geógrafos evolucionistas, sociólogos, científicos sistémicos e historiadores de la
religión, el arte y la mitología que intentan reconstruir un cuadro muy diferente
de la evolución cultural occidental.
Arqueología moderna y mitos antiguos
El cáliz y la espada explora en detalle este nuevo cuadro de nuestro pasado
—y sus repercusiones en nuestro presente y futuro. Aquí sólo lo esbozaré a
grandes rasgos, subrayando tres descubrimientos claves y sus implicancias para
el sexo y la espiritualidad.
En primer lugar, nuevos descubrimientos arqueológicos, junto con
reinterpretaciones de excavaciones más antiguas, sostienen que en la prehistoria
hubo sociedades más pacíficas. En grandes excavaciones realizadas en
asentamientos neolíticos europeos que tenían comercio regular y otros
contactos entre sí, hay escasas evidencias de destrucción bélica o
fortificaciones181. Además, en el rico arte neolítico hay una notable falta (para
nosotros) de escenas de hombres violando mujeres o matándose en batallas
"heroicas".
El segundo descubrimiento es que en estas sociedades no existían las
enormes desigualdades que, según nos enseñaron, eran características de todas
las civilizaciones antiguas. El tamaño comparado de las viviendas, la naturaleza
de su contenido y las ofrendas fúnebres en las tumbas apuntan a una estructura
social mucho más igualitaria. Según Mellaart, no había diferencias extremas de
status y riqueza (aunque algunas ofrendas que acompañaban a los muertos eran
más ricas y elaboradas que otras).
El tercer aspecto básico de estas primeras cunas de la civilización occidental
es la falta de evidencia de que las mujeres estuvieran subordinadas a los
hombres. Hay indicios de que ellas se especializaban en algunas de las labores
más importantes de esa época: alfarería, tejidos, fabricación de instrumentos
rituales y arte. Además, en el arte, en las ofrendas fúnebres y en los modelos de
templos se evidencia que las mujeres eran sacerdotisas con importantes
posiciones religiosas.
De hecho, según Gimbutas, algunos cementerios de la Antigua Europa
indican que las mujeres desempeñaban roles religiosos más importantes que los
hombres. Pero esto no significa que ellos fueran los oprimidos.
Sin embargo, hasta hace poco, cuando los eruditos llegaban a reconocer la
existencia de este tipo de sociedades, las llamaban matriarcados en vez de
patriarcados. Esto perpetúa la suposición de que si hay una sociedad en la cual
los hombres no dominan a las mujeres, tiene que ser una sociedad donde las
mujeres dominan a los hombres.
Por eso, para realizar mi trabajo tuve que buscar otras palabras que
describieran la configuración básica de estas primeras sociedades. Elegí el
término solidario∗ porque es una palabra conocida que connota reciprocidad.
Ver, por ejemplo, Eisler 1990; Gimbutas 1982, 1989, 1991; Mellaart 1967; Platón 1966.
En conversaciones directas de la Dra. Eisler con los editores, discutimos la
"interpretación que debía dársele en idioma español al término partnership model, y concluimos
que además de "modelo solidario", usado en El cáliz y la espada, Pueden usarse las acepciones
181

También introduje la palabra gilania para satisfacer la necesidad de una
alternativa específica de género para patriarcado y matriarcado182.
El hecho de tener que acuñar palabras nuevas revela las dificultades para
liberarse del viejo paradigma dominador. Demuestra que incluso el lenguaje (en
gran parte introducido por invasores nómadas, tema que veremos en el
próximo capítulo) ha servido para mantener la visión de que no hay alternativa
al modelo dominador de organización social —que simplemente "así son las
cosas".
Lo curioso, que para mí fue evidente sólo cuando modifiqué mi propia
cosmovisión, es que desde hace mucho tiempo, gracias a nuestros mitos
occidentales más conocidos, contamos con indicios acerca de una organización
social muy diferente. Por ejemplo, la Biblia habla de un jardín donde mujer y
hombre vivían en armonía entre sí y con la naturaleza —antes de que una
deidad masculina decretara que la mujer en lo sucesivo debía subordinarse al
hombre. En la siguiente historia, el igualmente famoso relato de Caín y Abel, se
nos informa que el hermano no siempre mata al hermano 183. Éste también es el
mensaje del antiguo poeta griego Hesiodo, que habla de una "raza dorada" que
vivía en "pacífica tranquilidad" hasta que una "raza inferior" introdujo su dios
guerrero184.
A la luz de los descubrimientos arqueológicos, caben pocas dudas de que
este tipo de historias se basan en recuerdos populares de una época más
pacífica y participativa. Sin embargo, también parecen caber pocas dudas de
que estas historias se fueron embelleciendo e idealizando al transmitirse de
generación en generación. De modo que si la historia bíblica habla de un
paraíso perdido y los primeros habitantes fueron una raza dorada, no es porque
hayan sido puros e inmaculados (como se suponía que era el oro), sino porque
lo que vino después fue más ruin y brutal.
No es sensato pensar que en estos primeros tiempos no hubo violencia,
opresión, crueldad o insensibilidad. Como tampoco lo es Pensar que no existía
ningún tipo de jerarquía o rango 185. Pero el punto —crítico— es que en estas
sociedades no era necesario institucionalizar o idealizar la violencia, la
crueldad, el dominio y la opresión para mantener rangos rígidos de dominio y
explotación.
En consecuencia, la sexualidad no se habría reprimido o equiparado a
"modelo participativo", "colaborativo" o de "compañerismo" (N. de los E.).
182
Gilania es un compuesto de gy (del griego gyne o mujer) y an (de andros u hombre). La /
al medio es la primera letra del verbo griego lyos, que tiene el doble significado de liberar (como
en catálisis) y resolver (como en análisis). En inglés, la / significa ligar.
183
Ver Capítulo 7, así como también El cáliz y la espada, para una discusión acerca de cómo
Caín (el campesino) es acusado de ser el agresor en esta historia que, como gran parte de la
mitología occidental, está escrita desde la perspectiva de los ganadores (los invasores pastoriles
que veremos en el próximo capítulo).
184
Hesíodo, Los trabajos y los días. Citado en Robinson 1968, 12-13.
185
Como ya señalé, hago una distinción entre jerarquías de actualización y de dominación.
dominio o sumisión. El natural vínculo de placer entre hombre y mujer no se
habría cortado artificialmente; los hombres no habrían estado condicionados en
forma sistemática a igualar identidad masculina con dominio y conquista.
Arte, vida y sexo prehistóricos
Como vimos, el arte de nuestras sociedades prehistóricas orientadas a la
participación no celebraba el poder de dominio y destrucción (simbolizado por
la espada). De hecho, se centraba en el poder de dar, nutrir e iluminar la vida
(simbolizado desde la antigüedad por el Cáliz o Grial Sagrado). Aún más
específico, era un arte que no idealizaba la violencia sexual.
Como gran parte del arte occidental hasta los tiempos modernos, el arte
prehistórico resalta principalmente figuras míticas o religiosas e importantes
ritos y rituales. Sin embargo, la elección de las figuras, la forma en que se
representaban y las relaciones entre ellas dicen mucho acerca de los valores y
creencias de nuestros ancestros —incluyendo su actitud frente al cuerpo
humano, las mujeres, los hombres y el sexo. Estas figuras también proporcionan
información acerca de la vida cotidiana de estos pueblos: peinados y
vestimenta, instrumentos musicales, si sus deidades portaban o no armas y si
eran masculinas y/o femeninas.
Obviamente, debemos considerar el arte en conjunto con otras piezas del
puzzle prehistórico, como los vestigios de asentamientos, incluyendo
edificaciones, tumbas y sus contenidos. Pero al visualizar estas primeras
sociedades en el contexto de otros descubrimientos arqueológicos y otros mitos
acerca de una temprana época más pacífica e igualitaria, la falta de escenas de
violación y matanzas en su arte es un importante indicio de su carácter.
Aunque por cierto hay vacíos en los registros arqueológicos (sólo tenemos
información de los emplazamientos que se han descubierto y excavado), gracias
al arte, excavación de edificaciones, cementerios y ofrendas fúnebres, al menos
podemos tener cierta idea de la vida durante el Neolítico y la temprana Edad de
Bronce.
Por ejemplo, diminutos altares de la Antigua Europa revelan actitudes
neolíticas acerca de actividades que en sociedades preindustriales
contemporáneas generalmente se clasifican como femeninas: hilar, tejer, hacer
harina, hornear pan. Las numerosas figuras femeninas, fogones, hornos y
telares en los templos indican que éstas fueron algunas de las actividades de las
sacerdotisas en las sociedades neolíticas. Y el hecho de que estos hornos, ruedas
de alfarería y telares aparezcan en las pinturas revela que eran actividades
altamente valoradas —así como representaciones posteriores de armas y
guerreros indican una alta valoración de las actividades bélicas.
El arte neolítico también nos dice mucho acerca de lo que estos pueblos
consideraban importante —no sólo el sexo, nacimiento y muerte, sino todos los
ciclos naturales, desde el ritmo solar y lunar hasta el ritmo de las estaciones. Es
ciertamente un arte que honra los poderes creativos de la naturaleza, ya sea a
través de imaginería sexual o natal, mediante imágenes de animales, plantas o
figuras míticas antropomorfas que probablemente protagonizaban conocidos
ritos.
Un rasgo interesante es que estas figuras míticas rara vez son monstruosas
o demoníacas, como las que vemos después del cambio a un modelo
dominador. Hay una notable falta de imágenes de héroes valientes
obsesionados con matar monstruos, tan frecuente en tiempos posteriores.
Tampoco hay indicios de creencias basadas en la noción de que la maldad, la
oscuridad, el cuerpo, la mujer y la naturaleza deben conquistarse y
dominarse186. En lugar de mostrar hombres venciendo peligrosas fuerzas
naturales indomables, el arte de este período habla de mitos sobre la
interconexión de toda vida (como en algunas de las figuras híbridas imaginarias
humano-animales) y de ritos de alineación con los ritmos cíclicos de la
naturaleza.
Esto es de suma importancia, ya que usualmente los eruditos se refieren a
la prehistoria en términos de control. Así, al descubrir evidencias de que los
pueblos neolíticos y de la temprana Edad de Bronce celebraban el sexo con ritos
religiosos, generalmente las interpretan como tentativas de controlar la
naturaleza por parte de gente primitiva y supersticiosa que no comprendía la
realidad científica. Pero los ritos sexuales centrados en las fuerzas universales
generadoras de vida (en la iconografía prehistórica, a menudo explícitamente
sexuales) también pueden considerarse intentos para invocar poderes benéficos,
o las energías de estas fuerzas como intentos para controlarlas. O, en términos
de las ideas contemporáneas del biólogo Rupert Sheldrake y del teórico de la
evolución Ervin Laszlo acerca de lo que llaman campos morfogenéticos o psi, se
pueden considerar como intentos para unir las energías benéficas ocultas (en
lenguaje animista, espíritus benéficos), o para evitar las energías negativas y
destructivas (o espíritus) mediante la alineación con otras positivas y
creativas187.
Esto no significa que nuestros ancestros prehistóricos no quisieran influir
en los poderes del universo para protegerse y favorecerse —como muchos de
nosotros esperan hacerlo hoy día a través de oraciones y ceremonias religiosas.
Pero aun cuando los arqueólogos tienden a considerar los ritos sexuales
prehistóricos como meros intentos mágicos para controlar la fertilidad de
cultivos y/o multiplicación o fecundidad de animales de caza, control e
Para un análisis al respecto, ver Capítulo 7. Por ejemplo, la idea de que estas figuras
híbridas imaginarias de este temprano arte aún no sean dualísticas, pertenece a Lambert 1987,
37-52. Lambert demuestra que la representación de la Medusa Gorgona deriva de tempranas
figuras Humbaba, que aun antes de esto fueron representaciones de lahama —criaturas del mar,
consideradas generalmente muy benévolas. Ver también Kramer y Maier 1989, 45, donde
lahama "habla tiernamente a Enki".
187
Para estos conceptos, ver Sheldrake 1988 y Laszlo 1993.
186
influencia no son lo mismo. Con respecto a rótulos despectivos como
"primitivo" y "supersticioso", el hecho es que el sexo es mágico, no sólo en el
sentido supersticioso, sino en lo que actualmente podríamos llamar un sentido
científico. Como observaron estos pueblos, el sexo es necesario para que la vida
continúe. De modo que no fue tan irracional que nuestros antepasados
prehistóricos consideraran sexo y nacimiento como manifestaciones sagradas
de los misteriosos poderes cósmicos dadores de vida y placer.
Pero nuevamente nos enfrentamos al problema de la proyección de
actitudes y creencias posteriores a significados más antiguos. Entre otras cosas,
no creo que estos pueblos hayan definido como nosotros lo sagrado. Además,
aunque el sexo desempeñó un importante papel en mitos y ritos prehistóricos,
no creo que aquí se trate de ser serios acerca del sexo de la misma forma en que
se nos enseñó a serlo respecto a la religión —como algo relacionado con el
temor al castigo divino por nuestros "pecados", y no como algo placentero. Es
una forma totalmente diferente de visualizar tanto la sexualidad como la
espiritualidad: forma que no niega la dimensión espiritual del placer —
especialmente del placer extático— como una experiencia de totalidad con
nosotros mismos, los demás y el universo.
Quiero subrayar nuevamente, como Gimbutas, que el énfasis de este arte en
el poder regenerativo femenino no se debe confundir con "una estructura
jerárquica de mujeres que gobiernan mediante la fuerza en lugar de los
hombres"188. Aunque ellas aparentemente tenían el liderazgo en mitos y ritos
religiosos, no hay indicios de opresión contra los hombres. Más bien,
nuevamente en palabras de Gimbutas, eran sociedades donde "los sexos
estaban más o menos en igualdad de condiciones" —sociedades que Gimbutas
describe a veces usando mi término gilánicas189.
Con más frecuencia Gimbutas utiliza los términos matrístico y matrifocal
(centrado en la madre) para describir la organización religiosa y familiar de
estas sociedades más pacíficas e igualitarias. De hecho, como ya señalé, existen
evidencias de hace pocos siglos que entre los vascos (último pueblo europeo
conocido de habla no indoeuropea, cuya cultura se supone nativa de Europa y
se remonta a más de diez mil años), las madres siguieron desempeñando
importantes roles religiosos, económicos y políticos, y los hijos llevaban su
Gimbutas 1991, 324.
Ver ibid., 324 y Gimbutas 1989, xx. Gimbutas escribe: "La dificultad con el término
matriarcado en la academia antropológica del siglo XX es que se supone que constituye un fiel
reflejo del patriarcado o androcracia —es decir, una estructura jerárquica donde las mujeres, y
no los hombres, gobiernan mediante la fuerza. Esto está lejos de la realidad de la Antigua
Europa. En efecto, ni en la Antigua Europa ni en el Viejo Mundo encontramos un sistema de
gobierno autocrático femenino con la equivalente represión de los hombres. Encontramos más
bien una estructura donde los sexos están más o menos en igualdad de condiciones, una
sociedad que se podría llamar gilania. Éste es un término acuñado por Riane Eisler... Uso el
término matrístico sólo para evitar el término matriarcado, comprendiendo que incluye
matrilinealidad" (Gimbutas 1991, 324).
188
189
nombre190. Sin embargo, como cree Gimbutas, si bien en las sociedades
prehistóricas adoradoras de la Diosa los vínculos materno-infantiles eran de
suma importancia y la descendencia se trazaba a través de la madre en lugar
del padre, no debemos concluir que los hijos se consideraban propiedad de
mujeres individuales (como más tarde fueron considerados propiedad de
hombres individuales)191.
Así, Gimbutas escribe sobre lo que ella llama un "clan matrístico con
principios colectivistas"192, sugiriendo que los niños se consideraban hijos de
todo el clan o tribu. Por lo tanto, su cuidado y bienestar también era una
responsabilidad comunitaria, y no sólo privada —actitud que reemerge
gradualmente en nuestra época, particularmente en los llamados estados
benéficos escandinavos de orientación participativa, donde el cuidado infantil
se considera una preocupación social y no sólo individual.
Asimismo, y nuevamente en agudo contraste con las costumbres actuales,
en estas sociedades prehistóricas la capacidad de la mujer para dar a luz no se
consideraba como propiedad masculina sino como un regalo sagrado de la
Diosa, madre de toda vida. Esta perspectiva sagrada del nacimiento se ve
vívidamente reflejada en frisos y pinturas neolíticas de la Diosa dando a luz.
Pero quisiera enfatizar que las imágenes prehistóricas de embarazo no se
pueden igualar a la obsesión fundamentalista contemporánea con el feto o niño
no nacido. El énfasis de este arte prehistórico no está en la mujer como simple
contenedora de un bebé, sino más bien en su poder sexual —poder que para
Como señalan Frank et al. (1990), los vascos (que aún sobreviven en los Pirineos al
sudoeste de Francia y norte de España, pero que ocupaban un territorio mucho más extenso en
los tiempos romanos) se caracterizaban por un sistema de creencias religiosas nativas donde la
adoración de la figura de la Diosa Madre conocida como Andrea Mari jugaba un importante rol.
En la familia, la esposa era la "Ama de la Casa". Al casarse, el hombre se mudaba al hogar de su
esposa y tomaba su nombre. Si bien las leyes de herencia no discriminaban a los hijos varones,
al casarse el marido no podía vender ni enajenar la propiedad conyugal, aun cuando debía
aumentar la riqueza de la casa mediante un adecuado manejo y mucho trabajo. La protección de
los bienes familiares correspondía exclusivamente a las mujeres. Ellas también se
desempeñaban como representantes políticas, religiosas o voceras de la unidad familiar, algo
que aparentemente se mantuvo hasta el siglo XVI. Después de la institución de los Códigos
Napoleónicos, las mujeres vascas perdieron gran parte de sus derechos tradicionales (contra lo
cual protestaron con fuerza, pero sin éxito). Incluso ahora, aun cuando la posición de las
mujeres vascas no es lo que fue, hay rasgos de una organización social temprana diferente. Cabe
mencionar que la mundialmente famosa cooperativa Mondragón es una institución vasca
(Frank et al. 1990, 133-157).
191
Con propiedad podría decirse que en las sociedades prehistóricas menos violentas que
hemos analizado, los hombres tenían un rol mucho mayor en la crianza de los hijos que los
hombres en las sociedades guerreras de dominio masculino, ya que en esas sociedades se
valoraba más a las mujeres y las conductas "femeninas". Para un estudio reciente sobre la
relación entre mayor participación masculina en la crianza de los hijos, mayor equidad de
género y conductas menos agresivas en los hombres, ver Coltrane 1992. Ver también Tomo II,
Capítulo 4.
192
Gimbutas 1991, 324.
190
nuestros antepasados era natural y espiritual.
Participación y civilización alta
Después de un condicionamiento milenario tan diferente, tal vez nos
resulte imposible comprender a fondo cómo sexo y espiritualidad pudieron
alguna vez fundirse, mucho menos cómo una espiritualidad erótica podría
manifestarse en ritos religiosos y en la vida cotidiana. Pero sí es posible
considerar la información con una mente abierta.
Para mí, los estudios de la notable civilización descubierta a principios del
siglo XX en la isla mediterránea de Creta revelan uno de los cuadros más
vividos de cómo el sexo pudo ser placentero y lúdico así como sagrado y
espiritual. Siguiendo las directrices del arqueólogo británico Sir Arthur Evans,
es usual llamarla minoica aunque el rey Minos (de quien deriva minoica)
aparentemente perteneció a la cultura micénica que se desarrolló después del
1450 A.E.C., cuando los aqueos indoeuropeos se adueñaron de y asimilaron
muchos rasgos de la anterior civilización de la isla. Pero ya que esta importante
cultura adoradora de la Diosa aún se denomina minoica, para evitar
confusiones, usaré este término hasta que otro logre aceptación general193.
Debido a que la sociedad minoica era socialmente tan compleja y
tecnológicamente tan avanzada, los historiadores de la cultura la llaman
civilización alta. Pero, en aspectos claves, fue muy distinta a otras civilizaciones
altas de la época.
Entre otras cosas, aparentemente las diferentes ciudades-estado de la isla
llevaban una coexistencia pacífica. El historiador británico de la cultura R.F.
Willetts dice: "Esto contrasta sobremanera con las sanguinarias rivalidades de
estados griegos posteriores en cualquier área comparable". Escribe que "aunque
armas y armaduras se desarrollaron tempranamente y las espadas cretenses
eran las mejores del Egeo, hay escasas evidencias de que Creta misma las haya
usado en combates humanos (en contraposición, por ejemplo, a las tumbas
micénicas con flechas)". Y señala que "el asentamiento cooperativo en el
Antiguo Mirtos minoico, la arraigada práctica de entierros comunitarios y el
aparentemente uniforme desarrollo de varias regiones palaciegas combinado
con la ausencia general aunque no total de fortificaciones, indican al menos un
alto nivel de tolerancia mutua; y las dispersas casas de campo y pueblos
indefensos del último período palaciego hablan claramente de paz interna y
confianza externa"194.
Algunos estudiosos aún tratan de negar, o ignorar, evidencias de que la
sociedad minoica no sólo era más pacífica sino también más igualitaria que
Recientemente, Mará Keller propuso el término "Creta fantasmal" (chthonic) para
describir la civilización cretense adoradora de la Diosa. Los antiguos usaban el término
"chthonia" para referirse a Creta (Keller 1992).
194
Willetts 1977, 112-113.
193
otras antiguas civilizaciones altas mucho más conocidas. Sin embargo,
numerosos datos indican que la vida en los pueblos minoicos era muy diferente
de aquella en otras civilizaciones de la época. Aquí no hay ni pirámides ni
campanarios babilónicos elevados sobre viviendas más pobres de "gente
común". Lo más notable es que los pueblos minoicos presentan lo que los
estudiosos describen como un alto nivel de vida, sin las agudas diferencias
entre los con o sin recursos que caracterizan a las civilizaciones "avanzadas" 195.
Esto no significa que la sociedad minoica no tuviera jerarquías. Sin
embargo, debe hacerse una importante distinción. Al desarrollar mi teoría de
transformación cultural, hablé de esta distinción entre dos tipos de jerarquía. Una
es la jerarquía basada en el temor al dolor a través de la fuerza u otros medios,
que llamo jerarquía de dominación. La otra es una jerarquía más flexible y
menos autoritaria que llamo jerarquía de actualización, que se desarrolla junto
con una mayor complejidad de funciones y niveles más altos de ejecución 196.
Probablemente, la jerarquía de actualización es la que describe mejor la
estructura administrativa y religiosa de antiguos emplazamientos minoicos
como el Palacio de Cnosos, que aparentemente también sirvió como centro de
redistribución de recursos.
Quisiera agregar que hay un creciente consenso académico respecto a lo
inapropiado del término palacio, que describe la hermosa estructura laberíntica
de Cnosos, Zakros, Festo y otras excavaciones en Creta 197. Estas edificaciones
serpenteadas, con jardines, patios, teatros y una red de caminos que conducen a
los pueblos y al mar, parecen combinaciones de centros religiosos,
administrativos, legales, artesanales y comerciales. Aquí se desarrollaban
importantes ceremonias religiosas —por ejemplo, los bailes del toro minoico
(aún lo podemos ver en el famoso fresco del Palacio de Cnosos), donde mujeres
y hombres jóvenes se confiaban mutuamente sus vidas, saltando en pareja sobre
los cachos de toros probablemente domados (pero potencialmente letales) 198.
Las sacerdotisas se comunicaban con serpientes en trances extáticos —como lo
demuestran las magníficas figurillas de la "Diosa Serpiente" descubiertas en el
Palacio de Cnosos. Aquí también los artistas esculpieron hermosas figurillas; los
artesanos elaboraron alfarería, sellos y otros finos objetos y utensilios de uso
doméstico y para exportación; se almacenaron granos, aceites y otros productos
en hileras de enormes pithoi o jarros; probablemente se reunían los consejos
para tomar decisiones acerca de importantes asuntos como obras públicas
(incluyendo su sorprendentemente moderno sistema sanitario, caminos
Platón 1966.
Ver Eisler 1990, 120; Eisler y Loye 1990.
197
Gimbutas usa a veces el término palacio-templo como una concesión (carta de Marija
Gimbutas a la autora, noviembre 14, 1992).
198
Así se realizó una película mexicana de volteretas sobre toros, según se me informó en
Heraclión, Creta, septiembre 1992. También se me informó que en Creta había un grupo
tratando de recrear este proceso, para lo cual crían toros y practican las volteretas con ellos
desde pequeños.
195
196
pavimentados y viaductos).
En relación a esto, los académicos (por ejemplo, Emmett L. Bennett, Helga
Reusch, Henri Van Effenterre, Helen Waterhouse y R.F. Willetts) están
reconociendo la falta de evidencias de la temprana versión de un rey o reysacerdote que gobernaba Creta desde Cnosos199. De hecho, la única obra de arte
que con propiedad puede interpretarse como una divinidad-gobernante es el
llamado fresco de la procesión. Un aspecto importante de él es que la figura
central (con los brazos elevados en bendición) no está (como generalmente
aparecen "reyes divinos" posteriores) en un pedestal elevado, ni es de mayor
tamaño que las figuras que se le aproximan con ofrendas de fruta y vino. Hay
algo aún más importante y revelador: la figura central del fresco es femenina en
vez de masculina.
Por lo tanto, varios estudiosos (Reusch, Waterhouse, Willetts, así como
Jacquetta Hawkes y Ruby Rohrlich-Leavitt) han escrito sobre una reina o reinasacerdotisa como representante de la Diosa presidiendo la famosa "sala del
trono" del Palacio de Cnosos. Por cierto, como señala Reusch, los grifos a ambos
lados del "trono" se asocian casi universalmente con la Diosa 200. Los lirios y
espirales en los muros también son símbolos típicos de la Diosa 201, y el pequeño
tamaño del "trono" (silla de piedra finamente tallada, pero no elevada) apoya
aún más la conclusión de que una mujer, y no un hombre, era su ocupante.
Además, es probable que no haya sido en absoluto la sala del trono, sino una
sala (relativamente pequeña) donde una suprema sacerdotisa presidía
importantes ceremonias y/o audiencias sobre asuntos legales y otras materias.
Sin embargo, como señala Willetts, también es probable que "jerarcas
varones hayan coexistido con las sacerdotisas de palacio, algunos a cargo del
comercio y asuntos marítimos, otros como sacerdotes" 202. En resumen, la
estructura social de la Creta minoica parece adecuarse más a un modelo de
compañerismo que a uno dominador. Y un importante aspecto de este
compañerismo parece ser una relación sexual libre e igualitaria entre mujer y
hombre.
Sexo, espiritualidad y estructura social
Como sus predecesores neolíticos, los minoicos de la Edad de Bronce
veneraban el principio creativo femenino. Adoraban a una Diosa que presidía
Willetts señala: "Aunque las escenas ceremoniales son comunes en el arte minoico,
ninguna figura de la realeza preside ni participa en ellas". Willetts también dice que "desde los
Frescos en Miniatura en adelante, hay sólidas evidencias pictóricas de la posición predominante
de las mujeres en tales escenas y en la cultura minoica en general" (Willetts 1977, 112).
200
Ibid., 111.
201
Gimbutas señala que éstos son temas frecuentes en la isla de Santori o Thera (carta de
Marija Gimbutas a la autora, noviembre 14, 1992).
202
Willetts 1977, 113.
199
sexo, nacimiento, muerte y regeneración. La historiadora de la cultura Jacquetta
Hawkes dice: "Esta dedicación a la Diosa implica una glorificación del
significado del sexo". Y agrega: "Fertilidad y abundancia eran los propósitos y
deseos, el sexo era el instrumento, y por eso su símbolo estaba en todas
partes"203.
Así, según Hawkes, la paloma era un importante símbolo minoico "porque
se suponía que era la más amorosa de las aves". La famosa hacha doble minoica
(o labris, de donde deriva el término laberinto) también parece haber sido un
símbolo sexual. Hawkes dice: "Su forma, el triángulo doble, era ampliamente
usado como signo de mujer, y la flecha que atraviesa la perforación central
aporta una buena cuota de imaginería sexual"204.
Esta doble hacha en forma de mariposa fue un importante símbolo de la
Diosa en Creta. Es significativo que a menudo se ubique entre los igualmente
importantes cuernos de consagración, cachos gigantes de toro que, como en el
Neolítico, eran símbolos de potencia masculina.
De hecho, como escribe Hawkes, en el arte minoico y leyendas posteriores
hay indicios de que el matrimonio sagrado entre la Diosa y el Dios Toro se
celebraba cada primavera como parte de un festival que "puede haber sido una
instancia para ritos de coito"205. Desde una perspectiva similar, el investigador
noruego Kjell Aartun anunció recientemente haber descifrado las marcas
jeroglíficas del famoso Disco de Phaistos. Nos informa que en él encontró "una
canción erótica, 30 versos de un ritual poéticamente expresado". Según Aartun,
la letra de este antiguo himno se parece a obras literarias antiguas como el
Cantar de los Cantares y los himnos de Inanna206.
Pero hayan sido o no los ritos eróticos parte del ritual minoico, si
examinamos de cerca los retratos minoicos de mujeres y hombres, es obvio que
el sexo era parte importante de sus vidas. Hawkes dice que "en la vestimenta de
los hombres se destacaba la cintura (realzada por un cinturón de metal macizo)
y los calzoncillos o envoltura del pene —combinación al menos tan provocativa
como las revelaciones y secretos de las mujeres". En ocasiones, especialmente
deportivas, "los hombres usaban los calzoncillos con una especie de delantal
corto que dejaba los muslos descubiertos hasta la cintura". Además, "adornaban
sus torsos y brazos desnudos con collares de oro, brazaletes, pulseras y
ajorcas"207. Pero las imágenes de los pechos desnudos de las mujeres son las que
Hawkes 1968, 131.
Ibid.
205
Ibid., 134.
206
Carta de Kjell Aartun a la autora, febrero 7, 1991. Si Aartun tiene razón, ésta sería otra
confirmación de que el matrimonio sagrado era un importante rito en la Creta minoica. Esta
información puede proporcionar otro eslabón en la cadena de evidencias de que durante
milenios —desde el Paleolítico veinticinco mil años atrás hasta la civilización de la Edad de
Bronce de la Creta minoica hace sólo tres mil quinientos años— el sexo fue un rito religioso y la
sexualidad y la espiritualidad estaban inextricablemente unidas.
207
Hawkes 1968, 113.
203
204
revelan mejor la actitud minoica hacia el sexo.
Hawkes dice: "La vestimenta de hombres y mujeres cretenses es
especialmente significativa porque sugiere una franca estimulación de la
sexualidad, apropiada al alto status de las mujeres en la sociedad minoica, a su
desinhibida vivacidad en público y a la libertad con que se mezclaban con los
hombres"208. En vestidos que parecían diseñados por modistos franceses (de
hecho, Evans llamó a uno de los frescos de mujeres "La Parisina"), en
elaborados y elegantes peinados y, sobre todo, por su presencia segura, digna y
al mismo tiempo sensualmente vivaz, las mujeres en estos cuadros son (como
las imágenes de los delgados jóvenes con sus cortas túnicas drapeadas)
testimonios de una actitud libre y alegre frente al sexo y de un status alto y
libre. Y como algunas de estas mujeres eran sacerdotisas, estas imágenes
también nos dicen mucho acerca de la actitud minoica frente a la espiritualidad.
Hawkes también señala que "aunque en general había un fuerte contraste
en la moda de ambos sexos, aparentemente se daba una tendencia al
travestismo ritual". Así, al participar en los juegos sagrados del toro, "las
mujeres se ponían el delantal corto y los calzoncillos"; "en ritos fúnebres,
hombres y mujeres usaban idénticos faldones de badana". Y más adelante
señala, "en la celebración de una forma de comunión, donde ambos sexos
participaban, los hombres se ponían largas túnicas con vuelos"209.
Es fascinante, aunque no una coincidencia, cómo la moda minoica (y su
arte) anticipa lo que poco a poco ha ido emergiendo en la cultura occidental
moderna. La sensualidad de la vestimenta minoica, el pelo largo de los hombres
y la tendencia en ciertas ocasiones a la ropa unisex 210, ciertamente predicen
parte de la moda occidental de los años 60 —cuando mujeres y hombres
desafiaron frontalmente los limitados estereotipos de género de dominio
masculino y subordinación femenina.
Aún más fascinante —y revelador en términos de las diferencias sexuales y
espirituales de sociedades orientadas más a la participación que a la
dominación— es que las disposiciones sociales minoicas también predicen
significativamente elementos del movimiento solidario contemporáneo. La
civilización minoica contradice rotundamente el arraigado mito de que las
civilizaciones altas —es decir, sociedades tecnológica y artísticamente
avanzadas centralizadas, opulentas y con desarrollo de la escritura— se
orientan inevitablemente a un modelo dominador. El nivel de vida del pueblo
minoico era alto y no hay evidencias de una clase gobernante opresora. Aunque
usaban armas para defender sus flotas especialmente de ataques de piratas a
Ibid., 110.
Ibid., 113.
210
Hawkes señala que "al menos desde la época de los últimos palacios, los hombres en
general usaban el pelo largo, que caía sobre la espalda, y a menudo, como las mujeres, dejaban
mechones hacia adelante que colgaban sobre las orejas" (Hawkes 1968, 113). También señala
que aun cuando las diferencias sexuales se acentúan, en muchos aspectos los cuerpos femeninos
y masculinos se asemejan bastante en su agilidad, tamaño y énfasis en una cintura pequeña.
208
209
mar abierto, el comercio, y no las guerras de conquista, tenía el principal rol
económico211. A diferencia de sus antiguas contrapartes orientadas más a la
dominación, en la sociedad minoica la mujer mantuvo su importante rol. El
énfasis en las obras públicas y la responsabilidad gubernamental por el
bienestar del pueblo también es más acorde con una orientación participativa
que dominadora. Además, aquí floreció un arte tan vivido en cuanto a la
celebración de las bellezas naturales, que en Occidente no surgió nada ni
remotamente parecido (nuevamente, no creo que sea coincidencia) hasta la
segunda mitad del siglo XIX.
Digo que no es coincidencia porque el siglo XIX fue una época en que se
desafiaron con fuerza muchas suposiciones que en Occidente se daban por
sentadas. Más adelante lo discutiremos en detalle, pero ese siglo vio nacer
algunas de las más importantes ideologías progresistas: los movimientos
antiesclavista y feminista, el socialismo y el pacifismo. También presenció
grandes reformas sociales y legales. Muchas de éstas, como el trato humanitario
a los enfermos mentales, la planificación familiar y el trabajo social como
profesión para terminar con los patrones de pobreza y abuso, se debieron a la
influencia de mujeres que con fuerza rompieron barreras para poder participar
en la vida pública. En resumen, aunque conserva elementos dominadores, la
mayor libertad y alegría que encontramos en el arte impresionista de Renoir,
Monet, Van Gogh, Cassatt y Matisse, así como su enfoque de las bellezas
naturales, se relacionan con la tendencia social del siglo XIX hacia una sociedad
más participativa que dominadora.
Asimismo, más que una mera anomalía (única civilización que, como han
insinuado algunos eruditos, desafía explicaciones), la sociedad minoica parece
ser la última de una larga tradición cultural que, si bien no ideal ni
completamente exenta de violencia, se caracterizó por una organización más
gilánica o solidaria. De modo que, nuevamente, no es una coincidencia que el
arte minoico sea una vívida representación de un estilo de vida altamente
sensual, erótico, orientado al placer e inextricablemente entrelazado con lo
sagrado.
De hecho, gran parte de lo que ocurre en nuestra época parece tener raíces
prehistóricas de compañerismo —tema que retomaremos en el Tomo II. Pero
por ahora permaneceremos con nuestro pasado. En el próximo capítulo
exploraremos cómo en la prehistoria, durante una época de caos y quiebre
masivos —cuando, en el lenguaje contemporáneo de la dinámica no lineal, se
produjo una bifurcación crítica de los sistemas—, se interrumpieron tradiciones
sexuales y sociales tempranas212.
Como ya señalamos, las distintas ciudades-estado minoicas, e incluso sus costas, en
general no tenían fortificaciones. Para más detalles sobre los elementos participativos de la
civilización minoica, ver Eisler 1990.
212
Para un análisis de estos términos en el contexto de la teoría de transformación cultural,
ver El cáliz y la espada, especialmente xxvi-xxxiii, 152-155, 196-231.
211
Capítulo 5
De Eros al Caos: Sexo y Violencia
En la mitología occidental, Eros es la encarnación divina del amor erótico y,
según Hesíodo, una de las deidades más antiguas 213. Homero no escribe de
Eros, ya que, según la historiadora clásica Jane Ellen Harrison, para él "el amor
es de Afrodita"214. Harrison también alude a un antecedente bisexual o
andrógino de Eros215, parecido a la mezcla de imágenes sexuales femeninas y
masculinas del arte paleolítico y neolítico. Pero ya en la época clásica griega
(alrededor de dos mil quinientos años atrás), Eros era definitivamente
masculino216.
Como dice The New Columbio Encyclopedia, aún era "la personificación del
amor en todas sus manifestaciones, incluyendo la pasión física en su máxima
expresión". Aún era hijo de Afrodita, diosa griega del amor, una de las deidades
más antiguas del panteón olímpico. Pero ahora también era hijo de Ares, rey
griego de la guerra. En consecuencia, para los griegos, el amor sexual era ahora
un joven alado con arco y flecha "que repartía negligentemente delirios y
agonías de amor"217.
Al llegar los tiempos romanos, como Cupido o Amor, Eros cambió aún
más, convirtiéndose en un niñito desnudo alado. Seguía siendo hijo y
compañero de Venus (diosa romana del amor), y como deidad conservó lo que
hoy llamaríamos una dimensión espiritual, manifestando el amor y el sexo
como atributos de lo divino. Pero ahora no sólo era caprichoso —a veces
claramente malicioso. Y ahora tenía un hermano, Anteros, que lo acompañaba
como "el vengador de amores no correspondidos o adversario del amor"218.
¿Cómo sucedió todo esto? ¿Qué pasó con la Diosa como fuente divina de
vida y placer? ¿Qué fue de todas las imágenes de creatividad sexual femenina?
¿En qué momento nos pareció natural que el amor erótico viniera de un arma?
¿Y cómo nos trasladamos de un matrimonio sagrado entre la Gran Diosa y su
compañero masculino a una institución matrimonial en la cual —entre hebreos
Hesíodo, Theog, 116. Citado en Harrison 1962, 626.
Harrison 1962, 630.
215
Ibid., 647.
216
Como señala Harrison, esto se da claramente no sólo en la literatura filosófica y poética,
sino también en representaciones artísticas clásicas (ibid., 647). Para una ilustración de la
posterior transformación de Eros, primero en un niño pequeño en la época romana, y luego en
imágenes de ángeles bajo el cristianismo, ver Kunstmann 1964.
217
Harris y Levey 1975, 888.
218
Ibid.
213
214
y griegos antiguos, las dos principales influencias de los tiempos históricos
occidentales— la sexualidad de la mujer se convirtió en propiedad masculina,
controlada por deidades masculinas y hombres?
Estas preguntas nos llevan nuevamente a uno de los principales temas de
este libro: ni el sexo ni la espiritualidad se pueden comprender fuera de su
contexto sociocultural. Para comprender las imágenes sagradas de la mujer y la
sexualidad en el arte prehistórico, en el capítulo anterior vimos el tipo de
sociedades que creaban estas imágenes. Para comprender por qué durante la
Grecia clásica el sexo y el amor se encarnaron en una deidad masculina armada,
en este capítulo revisaremos brevemente evidencias arqueológicas y míticas que
muestran que durante la prehistoria hubo un vuelco esencial en el curso
principal de la evolución cultural de Occidente.
Debido a que gran parte de estas evidencias fueron analizadas en El cáliz y
la espada, aquí me centraré principalmente en información nueva. Destacaré en
forma específica la sexualidad y la espiritualidad, y cómo una serie de
acontecimientos catastróficos modificaron fundamentalmente a ambas.
Pruebas contradictorias
Al leer antiguos mitos griegos, a veces me pregunto si los creadores de
mitos de la época tenían un sentido irónico tragicómico o si, como algunos
artistas de hoy, simplemente "contaban las cosas tal como eran" —sin
reflexionar sobre el verdadero significado de la historia o imagen que habían
creado. Por ejemplo, la historia griega en que Zeus viola a Europa (nombre
antiguo de la Diosa y el continente) es una especie de comentario político, como
los dibujos animados modernos que muestran a hombres que todavía
equiparan poder con dominación violenta.
Quizás en la época griega clásica era relativamente inofensivo satirizar la
política (como en algunos dramas de Aristófanes, por ejemplo en Lisístrata osó
reírse de la entonces habitual práctica bélica). Pero a juzgar por las evidencias
arqueológicas, habría sido totalmente inútil, y probablemente fatal, burlarse de
los hombres que en la prehistoria alteraron radicalmente el curso de la
civilización occidental. Para ellos, la dominación violenta —de hombres sobre
mujeres, hombres sobre hombres, tribu sobre tribu o país sobre país— no era
una lamentable falla humana, sino una forma altamente institucionalizada,
glorificada e incluso deificada de vida y muerte para los hombres.
Se han propuesto diversas teorías para intentar reconstruir cómo este estilo
de vida dominador invadió mitos y realidades occidentales. Si bien difieren en
aspectos importantes, todas intentan explicar (y a menudo justificar) un cambio
de lo que hasta hace poco se llamó prepatriarcal, matriarcal o sencillamente
tempranas culturas "primitivas" a una forma de estructurar la sociedad humana
donde —comenzando por ubicar la mitad masculina de la humanidad sobre la
mitad femenina— el principio primordial de organización social es una
jerarquía basada en el temor y/o la fuerza.
Una explicación, que en algún momento se aceptó, es que cuando los
hombres descubrieron que también participaban en la procreación —en otras
palabras, cuando descubrieron que sexo, embarazo y nacimiento estaban
relacionados y que ellos también eran padres—, sometieron violentamente a las
mujeres. No sólo esto, al descubrir su paternidad, los hombres asumieron el
poder temporal y espiritual, el cual de ahí en adelante (usando imágenes de mi
libro anterior) dejaron de asociar con el poder vivificante del cáliz,
reemplazándolo con el poder mortal de la espada.
Esta teoría conlleva muchas suposiciones. Una es que los hombres son
inevitablemente agresivos y brutales, empeñándose en conquistar y esclavizar a
quienes son físicamente más débiles, a menos que sean contenidos por la fuerza
o el temor —en este caso, probablemente su temor al poder procreador mágico
de la mujer. Otra es que en vez de despertar un sentimiento de mayor
compañerismo y amor entre mujer y hombre, el descubrimiento de la
paternidad llevaría inevitablemente al sometimiento sexual de las mujeres,
posiblemente, como dicen los sociólogos, para proteger la "inversión paterna"
masculina.
Para que esta teoría funcione, debemos aceptar la existencia de una
humanidad (o al menos, su mitad masculina) inevitablemente falsa y brutal.
También debemos ignorar diversos ejemplos del arte prehistórico donde se
vincula claramente imaginería sexual femenina y masculina. Más aún, debemos
ignorar las contundentes evidencias de sociedades agrícolas adoradoras de la
Diosa que —mucho antes del vuelco a un orden masculino-dominante—
criaban cerdos, cabras, ovejas y ganado para alimentarse, y que por lo tanto,
obviamente sabían que hembras y machos desempeñaban un rol en la
procreación.
Hoy en día, el "descubrimiento de la paternidad" como explicación del
dominio masculino es desechado casi universalmente por los estudiosos. Sin
embargo, algunos aún dicen que el dominio masculino, la guerra, el
autoritarismo e incluso la esclavitud son los complementos inevitables de una
mayor complejidad cultural y tecnológica —en otras palabras, el precio que
debemos pagar por el progreso. Esta perspectiva, que explica el vuelco a la
configuración social característica de una sociedad dominadora —más
específicamente, androcrática o masculino-dominante— como una mera "etapa
superior" de la evolución sociocultural, tiene un origen inverosímil que se
remonta a la llamada escuela matriarcal de los orígenes socioculturales, que en
el siglo XIX y principios del XX suscitaron acalorados debates académicos.
De ser citadas obras como Myth, Religion, and Motherright de J. J. Bachofen y
League of the Ho-De-No-Saw-Nee or Iroquois de Louis H. Morgan, se debe a que ya
en el siglo XIX señalaban que mitos y hallazgos arqueológicos indicaban que
hubo una época en que la sexualidad de la mujer no estaba bajo el control del
hombre, la descendencia se trazaba a través de la madre y la creación del
mundo se atribuía a una deidad femenina, no masculina —visión que ahora, y
entonces, enfurece a muchos círculos científicos oficiales. Pero, al mismo
tiempo, muchas de estas obras también afirmaban que si bien el patriarcado no
siempre fue la norma humana natural y/o divinamente decretada, el desarrollo
de una civilización superior exigía el vuelco a una sociedad de dominio
masculino. E irónicamente, aunque no sorprendente, este argumento —y no
antecedentes de una cultura previa centrada en la madre— es el que finalmente
aceptó la institucionalidad intelectual, que hasta hoy vacila entre una serie de
"pruebas" contradictorias acerca de la inevitabilidad de una organización social
dominadora.
Esta es en esencia la visión propuesta por las teorías sociológicas
estructuralistas, que aún se enseñan en muchas universidades de Occidente,
según las cuales sistemas sociales progresivamente más complejos y avanzados
requieren estructuralmente jerarquías de dominio. También es la comúnmente
aceptada visión socialista que durante generaciones se enseñó como la doctrina
comunista correcta.
Por ejemplo, el escritor socialista Friedrich Engels, cofundador con Karl
Marx del socialismo científico, en su libro El origen de la familia, la propiedad
privada y el Estado (publicado poco después de la muerte de Marx) dice que "la
primera lucha de clases de la historia coincide con el desarrollo del
antagonismo entre hombre y mujer en el matrimonio monógamo, y la primera
opresión de clases coincide con aquella del sexo femenino por el sexo
masculino". Pero al mismo tiempo, el propio Engels, que junto a Marx desafió
valientemente muchas formas de opresión, aclama como "un gran avance
histórico" lo que él mismo describe como un matrimonio brutalmente injusto,
unilateral y "monógamo" por imposición masculina (de hecho, sólo para las
mujeres), ya que en su visión histórica de las "etapas evolutivas", se asocia con
el flujo del "barbarismo" a la "civilización"219.
Incluso académicas feministas han caído en la trampa de estas
"explicaciones" contradictorias. Uno de los ejemplos más notables es la filósofa
francesa Simone de Beauvoir. En El segundo sexo, obra de reconocida
importancia en su denuncia de la injusta posición de la mujer, De Beauvoir
vacila constantemente de un lado a otro. En algunos pasajes afirma que la mujer
siempre ha estado subordinada al hombre. En otros, señala que el gran vuelco
ideológico y social de lo que ella llama matriarcado a patriarcado fue en
realidad un hecho histórico —sin embargo, necesario para el progreso de la
civilización220. Además, según los prejuicios académicos de la época (década del
40), está convencida de la superioridad patrilineal y del desprecio de lo
matrilineal y de los llamados valores y conductas femeninos, llegando incluso a
afirmar que "la desvalorización de la mujer representa una etapa necesaria en la
219
220
Engels 1972.
De Beauvoir 1968, Capítulo 5.
historia de la humanidad"221.
Me he referido a algunas de las grandes contradicciones internas de la
clásica obra (y en otros aspectos revolucionaria) de Simone de Beauvoir para
subrayar que no sólo los hombres han internalizado estos prejuicios.
Claramente, académicos de ambos sexos han aprendido a aceptar la noción de
que una sociedad dominadora (configuración de dominio masculino, guerra y
fuerte gobierno masculino en el estado y la familia) es, en cierto sentido, de
orden superior —en realidad, la "marca de la civilización". No sorprende
entonces que esta misma noción haya teñido la interpretación de las evidencias
arqueológicas de que lo que parece haber provocado el cambio prehistórico a
una organización social dominadora no fue una progresión inevitable, sino
sucesivas hordas de pastores provenientes de los márgenes áridos del planeta.
Embestida nómada
Ya en 1940, el prehistoriador europeo V. Gordon Childe aludió a evidencias
arqueológicas de un dramático vuelco prehistórico. Informó acerca de signos de
un cambio de una organización matrilineal a otra patrilineal, la desaparición
gradual de las omnipresentes figurillas femeninas y crecientes evidencias
bélicas222. Relacionó este cambio —que llamó "Crisis del Neolítico Tardío" 223—
con el colapso del asentamiento de poblados y la creciente adopción de formas
de producción animal por cuenta de pastores errantes.
Específicamente, Childe relacionó esta crisis del Neolítico tardío con la
aparición en la escena arqueológica europea de un nuevo elemento: los pueblos
que los prehistoriadores y lingüistas llaman indoeuropeos. Pero Childe, como
Hitler, idealizó a estos proto (u originales) indoeuropeos como fundadores de la
cultura europea, afirmando que "poseían dotes mentales excepcionales" y eran
"promotores del verdadero progreso"224.
Hoy en día, pocos especialistas idealizarían en forma tan abierta a los
indoeuropeos o arios. Esto no se debe sólo al eficiente uso nazi de esta mitología
para tratar de justificar el exterminio de judíos y otras razas "inferiores". La
razón principal, como señala el especialista indoeuropeo J. P. Mallory, es que de
hecho hay pocos, si los hay, logros culturales atribuibles a los
protoindoeuropeos, ya que en sus palabras, los vemos principalmente "en
actitud de destruir culturas anteriores"225.
Ibid., 75.
Childe 1958, 109, 119,123.
223
Mallory 1989, 259-260.
224
Ibid., 266.
225
Ibid., 270. Hasta hoy persiste la herencia de Childe respecto a la idealización de los
indoeuropeos como "promotores del verdadero progreso". Últimamente fue reactivada por el
arqueólogo británico Colin Renfrew, quien hace poco declaró que más que anunciar la
destrucción de las primeras sociedades agrícolas europeas, los indoeuropeos fueron ellos
221
222
Mallory, Gimbutas y otros académicos también señalan que el hecho de que
las lenguas indoeuropeas reemplazaran casi completamente a las
preindoeuropeas en Europa y otras regiones del mundo antiguo, indica que el
vuelco fundamental en la cultura occidental que estamos analizando no ocurrió
como una progresión natural en la evolución social. Estas nuevas lenguas se
relacionan con la aparición de un nuevo grupo humano que destruyó las
sociedades anteriores o se apoderó gradualmente de ellas, de modo que sólo
sobrevivió un puñado de lenguas no indoeuropeas —como el etrusco (que se
hablaba en algunos lugares de Italia hasta la época romana) y el vasco (que aún
se habla en el sector de los Pirineos entre España y Francia)226.
Resumiendo el actual consenso entre especialistas en temas indoeuropeos,
Mallory escribe: "Durante el cuarto milenio, los arqueólogos perciben una
reorganización estructural de la sociedad en gran parte de Europa sudoriental".
Señala que "las evidencias de esto provienen del abandono de sitios que habían
florecido durante milenios; del desplazamiento de culturas previas en casi todas
las direcciones menos hacia el este; del traslado a lugares marginales, como
islas, cavernas o sitios fácilmente fortificables en cumbres de colinas como
Cernavoda I; y de una reducción de las principales tecnologías neolíticas de
alfarería fina y metalurgia en cobre". Y enfatiza que este "abandono y
movimiento, que solía impulsar a culturas vecinas entre sí, operaba contra un
fondo no sólo de vestigios de hibridación algo evasivos con culturas esteparias
como Usatovo y Cernavoda I, sino también de continuas incursiones de
pastores nómadas"227.
Gimbutas presenta la documentación más detallada de este proceso
mismos agricultores (Renfrew 1988). Pero, como señala Mallory, la afirmación de Renfrew de
que gracias a los indoeuropeos la agricultura se desarrolló y expandió desde Anatolia hasta el
continente europeo contradice las evidencias, ya que no hay duda de que fueron pastores los
que realizaron las incursiones indoeuropeas a Europa desde fines del quinto y principios del
cuarto milenio A.E.C. Mallory también señala que la tesis de Renfrew contradice las evidencias
arqueológicas que indican que la agricultura se introdujo tanto en Anatolia como en Europa
mucho antes de las incursiones indoeuropeas. Mallory también rechaza fríamente la afirmación
de Renfrew de que las lenguas indoeuropeas no se propagaron con la conquista sino con la
"difusión pacífica de la agricultura" por los indoeuropeos neolíticos de Anatolia. Escribe:
"Cualquier intento de ligar la colonización (agrícola) neolítica inicial de Europa con la expansión
de los primeros indoeuropeos es incongruente con las evidencias lingüísticas y arqueológicas, y
de hecho, ni siquiera sirve para ahorrar explicaciones, lo que debió ser uno de sus principales
atractivos. Anatolia no fue ni el lugar ni el tiempo correcto, y las migraciones desde allí dieron
malos resultados" (Mallory 1989, 181).
226
Las evidencias indican que inicialmente a través de la fuerza y el temor, y luego también
mediante fundamentales cambios ideológicos e institucionales, este nuevo grupo poblacional
gradualmente llegó a controlar los contextos económicos, religiosos, artísticos e incluso míticos
(para no hablar de los militares) de la vida de los europeos sobrevivientes. De modo que lo que
al principio siguieron siendo sociedades bilingües (con las poblaciones nativas subordinadas a
la esclavitud o a castas inferiores como en India) finalmente se convirtieron en sociedades de
lengua indoeuropea.
227
Mallory 1989, 238.
tomando elementos de sus propias excavaciones a gran escala y del trabajo de
otros arqueólogos y especialistas indoeuropeos, Gimbutas llamó kurgos a los
invasores protoindoeuropeos, porque trajeron consigo los montículos
funerarios kurgos encontrados en la región árida cerca del mar Caspio llamada
estepa Kirghiz (actualmente Rusia), que ella supone fue su tierra natal.
Gimbutas traza un diagrama de tres olas de incursiones kurgas a Europa: la
primera aproximadamente entre el 4300 y 4200 A.E.C., la segunda alrededor del
3400 y 3200 A.E.C., y la tercera (y más devastadora) aproximadamente entre el
3000 y 2800 A.E.C.
Un tema central del arte kurgo (y de los últimos indoeuropeos) fue, como
señala Gimbutas, la deificación del poder para dominar y destruir, que en los
primeros períodos se representaba con figuras semiantropomorfas de dioses
cuyos brazos eran alabardas o hachas con largas flechas, y más tarde con dioses
masculinos cabalgando y blandiendo armas. Como señalara en su último libro,
The Civilization of the Goddess, estas deidades masculinas armadas se ajustaban
bien a una organización social "de pujantes y soberanas clases guerreras que
dominaban el caballo y las armas bélicas"228.
En contraposición a la simbología femenina Creatriz de la Antigua Europa,
en la simbología indoeuropea las deidades masculinas generaban vida. De
hecho, a veces lo hacían con sus armas, ya que, en palabras de Gimbutas, se
pensaba que "el contacto con el filo del hacha despertaba los poderes de la
naturaleza y transmitía la fecundidad del Dios Trueno". Y en lugar de una
Diosa que devolvía la vida a sus entrañas, aquí "el temible Dios negro de la
Muerte y los Infiernos marcaba al guerrero para la muerte, tocándolo con la
punta de su lanza, glorificándolo como un héroe caído"229.
No es sorprendente que esta idealización de las armas y glorificación de
heroicos guerreros se diera en conjunto con una preocupación obsesiva por la
muerte. Dado que los indoeuropeos no creían en la regeneración cíclica de la
vida, se debían tomar precauciones, especialmente para los héroes caídos en el
húmedo y oscuro mundo subterráneo de los muertos 230. Por lo tanto, según
Gimbutas, "las casas mortuorias se construían para que los muertos pudieran
llevar sus pertenencias —herramientas, armas y adornos que representaban su
rango— al otro mundo"231. Además, de acuerdo a este sistema de creencias,
entre las ofrendas fúnebres en "las tumbas de caudillos" había huesos de
animales sacrificados para acompañar y servir a sus amos.
Los huesos de caballo tenían especial importancia. En realidad, todos los
especialistas indoeuropeos destacan la importancia del caballo para estos
Gimbutas 1991, 399. Gimbutas murió en febrero de 1994.
Gimbutas 1991, 399.
230
Esta visión indoeuropea de lo que ocurre después de la muerte, se refleja en la mitología
griega posterior, donde Hades (reino de los muertos) aún se describe como un mundo húmedo
y oscuro donde "sombras" (o espíritus) solitarias vagan acongojadas. Confusamente, la palabra
griega Hades también describe al dios subterráneo en la mitología griega.
231
Gimbutas 1991, 400.
228
229
pueblos —por ejemplo el libro de Mallory, que por un curioso descuido el
índice no incluye ninguna entrada respecto a las mujeres, pero sí siete líneas de
citas acerca de caballos.
Además, a estos caudillos los enterraban con su familia (esposas, sirvientes
y/o hijos)232. En otras palabras, en estos entierros, por primera vez en la
prehistoria europea encontramos tumbas de jefes de alto rango que contienen
esqueletos de mujeres sacrificadas233.
Los kurgos también introdujeron la esclavitud en Europa. Hallazgos
arqueológicos indican que en algunos campamentos kurgos el grueso de la
población femenina no era kurga, sino más bien originaria de la Antigua
Europa neolítica. Gimbutas señala que los kurgos masacraban a la mayoría de
los hombres y niños locales, pero se reservaban algunas mujeres y niñas como
concubinas, esposas y/o esclavas —práctica de pastores guerreros que también
se documenta en relatos bíblicos de cómo, durante las invasiones de Canaán
realizadas por sus adoradores pastoriles, Yavé ordenó el asesinato de todos los
habitantes de las ciudades conquistadas salvo las jóvenes vírgenes 234.
De modo que caben pocas dudas de que en vez de civilizar a Europa
(mensaje aún vigente en clases de historia europea que comienzan con los
griegos indoeuropeos), la aparición de los kurgos indoeuropeos en la Europa
prehistórica marca el principio del fin de una civilización participativa. Lo que
ahora vemos en registros arqueológicos es la desaparición de la milenaria y
tradicional alfarería pintada y tallada, de los templos y las figurillas femeninas,
mientras las culturas donde las mujeres (y los valores "femeninos") no estaban
subordinadas ni eran despreciadas, fueron gradualmente destruidas,
conquistadas o se convirtieron en sociedades donde la norma eran las guerras
"heroicas" y el gobierno de una pequeña élite masculina (junto con dioses de la
guerra y el trueno) basado en la fuerza y el temor235.
Enigma de los orígenes dominadores
¿Por qué las hordas de guerreros montados, a veces seguidos por nombres,
mujeres y niños en carros rodantes, se dirigieron primero al oeste? ¿De dónde
venían estos invasores? Y, sobre todo, ¿por qué desarrollaron una orientación
Gimbutas describe estas tumbas sacrificiales como entierros "suttee", término tomado de
la palabra india para la inmolación de las viudas (a menudo sólo niñas en su harén) en la pira
funeraria de un hombre, costumbre aún vigente en India —y que también fue introducida aquí
por los invasores indoeuropeos o arios que conquistaron a la población nativa adoradora de la
Diosa. Es grave reflexionar que la práctica aria o védica-hindú del suttee fuera promulgada en
las escrituras hindúes como una "opción" amorosa sagrada para las viudas.
233
Existe cierta controversia acerca de si el sacrificio humano se practicó en las tempranas
sociedades adoradoras de la Diosa. Esto se discute en el Capítulo 7
234
Ver, por ejemplo, Números 31:9, 17, 18, Versión del rey James.
235
Para una descripción más detallada de este fundamental cambio cultural, y de cómo el
proceso no fue sólo una conquista armada, ver El cáliz y la espada. Capítulos 4, 6 y 7.
232
dominadora?
Gimbutas, quien no especula por qué los kurgos evolucionaron de esa
forma, cree que provenían del norte de los mares Negro y Caspio (actuales
estepas rusas). La mayoría de los especialistas indoeuropeos también sitúan la
tierra natal de los protoindoeuropeos en lo que Mallory llama región
caspia/póntica —territorio que abarca más de quinientos mil kilómetros
cuadrados de las estepas europeas y asiáticas—, aunque hay argumentos acerca
de ubicaciones exactas y de otros posibles puntos de origen, algunos más hacia
el este de Asia y otros más hacia el oeste236.
Sin embargo, concuerdan que entre el 4500 y 2500 A.E.C. estos
protoindoeuropeos dejaron Eurasia en olas migratorias, llevando a Europa sus
extrañas lenguas y formas de estructurar las relaciones sociosexuales. Y, como
han señalado otros estudiosos, en este período también se produjeron
impresionantes trastornos culturales en el Medio Oriente.
Por ejemplo, Mellaart dice que alrededor del 4500 A.E.C. empezamos a ver
"claros signos de tensión" en el paisaje arqueológico del Medio Oriente.
Comienzan a desaparecer antiguas tradiciones artísticas, y en muchas áreas hay
evidencias de invasiones, catástrofes naturales o ambas.
La pregunta que surge es qué ocurrió alrededor del 4500 y 4000 A.d.C, y
durante varios milenios más, que gatillo estos grandes movimientos de
población. Gimbutas dice que la domesticación del caballo alrededor del 5000
A.E.C. proporcionó un medio de transporte a los pastores que invadieron la
Antigua Europa, lo que finalmente se convirtió en un formidable instrumento
para la conquista armada: el guerrero montado, cuyo repentino y rápido avance
permitió lo que hoy llamaríamos guerra relámpago237.
Pero esto aún no responde el porqué tantos de estos pastores nómadas
abandonaron sus tierras. Y tampoco resuelve el enigma de por qué
desarrollaron una organización social tan bélica y masculino-dominante.
Es probable que estas preguntas nunca se respondan definitivamente. Pero
otro erudito, James DeMeo, que no es arqueólogo sino geógrafo, ofrece algunas
provocativas respuestas que son factibles en muchos sentidos.
DeMeo cree que hubo dos lugares de donde provinieron las primeras
sociedades dominadoras o androcráticas conocidas, que él llama patristas,
usando la terminología introducida por G. Rattray Taylor 238. El primero (actual
desierto de Arabia) es el lugar patrista o androcrático original. El segundo está
muy cerca del sector que Gimbutas considera como la tierra natal de los kurgos
en Eurasia. Pero, según DeMeo, cubría un territorio mucho más amplio, desde
la ribera este del mar Caspio hasta Asia sudoriental. Estas áreas las llama núcleo
Mallory 1989, 222; mapa en 144.
Para una discusión de por qué los nazis tomaron tantos elementos de la mitología
indoeuropea, así como de algunas de las semejanzas entre ellos y los kurgos, ver Eisler 1990,
Capítulo 12.
238
Taylor 1954.
236
237
patrista de Asia central239.
DeMeo atribuye los movimientos masivos de población fuera de estas áreas
—así como la aparición original de una organización patrista o social y
sexualmente dominadora— a drásticos cambios climáticos. Según DeMeo, estos
cambios provocaron las invasiones de pastores que modificaron tan
radicalmente el mundo antiguo. En otras palabras, estos severos cambios
ambientales gatillaron una compleja secuencia de acontecimientos —hambruna,
caos social, abandono de tierras y migración masiva— que finalmente
resultaron en un cambio fundamental en la organización sociosexual
prevaleciente en la corriente principal de la evolución cultural humana.
DeMeo fundamenta sus conclusiones en una amplia base de datos
computacional que correlaciona información de cambios climáticos durante
miles de años con información arqueológica y estudios de campo de cientos de
culturas diferentes alrededor del mundo. A partir de esto elabora una revisión
geográfica global de las conductas humanas e instituciones sociales, las que
revelan un patrón previamente no observado pero definido. Afirma que en las
sociedades tribales preindustriales había una correlación entre ambiente hostil,
rígida subordinación sociosexual de las mujeres, masculinidad equiparada a
rudeza y belicismo, y represión y/o distorsión del placer sexual 240 (temas que
retomaremos).
Además, en directa relevancia con este tema, este tipo de organización
social parece haberse originado en épocas de cambios climáticos severos.
DeMeo las describe como épocas en que la sequía redujo áreas que en algún
momento fueron verdes sabanas semiforestadas a áridas estepas y/o desiertos.
Y afirma que desde estas áreas, que ahora sólo permitían pastoreos nómadas en
vez de agricultura (y durante sequías agudas, ni siquiera eso), se produjeron
sucesivas olas de migraciones pastoriles nómadas e invasiones.
Específicamente, DeMeo entrega evidencias de estudios arqueológicos y
paleoclimáticos que indican que el gran cinturón desértico que él llama
Saharasia (aproximadamente desde el norte de África, pasando por el Medio
Oriente hasta Asia central) no se secó hasta alrededor del 4000 A.E.C. También
da información que indica que algunos de los cambios ambientales más severos
en las áreas adyacentes a estos desiertos ocurrieron entre el 3500 y 3000 A.E.C.
—época en que se intensificaron las incursiones de pastores nómadas en las
áreas adyacentes a Europa y al Medio Oriente.
DeMeo cree (y volveremos a esto) que hay una relación directa entre
patrones patristas o dominadores de organización sociosexual y trauma físico
y/o psicológico. Sugiere que más que azarosa o accidental, la aparición de
instituciones sociales patristas o dominadoras fue el resultado de experiencias y
prácticas traumáticas producidas durante cambios climáticos y ambientales
severos.
239
240
DeMeo 1986, mapas en 425.
DeMeo 1991.
Además, y esto es muy importante, señala que una vez establecidos, estos
patrones se exportaron a regiones más fértiles, donde este tipo de organización
sociosexual se perpetuó mediante la institucionalización del trauma (por
ejemplo, por medio de prácticas traumáticas en la crianza infantil, que
efectivamente inhibieron la respiración, la expresión emocional y los impulsos
placenteros). Dice que estas instituciones sociales represivas, que crean "una
armadura caracterológica y muscular crónica", siguen bloqueando, en distintos
grados, no sólo la expresión fisiológica y emocional plena, sino el placer y
satisfacción sexuales plenos241. Y señala repetidamente que la distorsión
institucionalizada de la sexualidad humana —en especial, los crueles y severos
controles de la sexualidad femenina— es un mecanismo primordial para la
mantención de las sociedades dominadoras (o, en sus palabras, patristas).
Pastoralismo y coraza psicológica
Me he centrado en las teorías de DeMeo porque me parecen bastante
correctas en relación a las raíces sociales y psicosexuales del modelo
dominador. No concuerdo con DeMeo en que no hubo sociedades dominadoras
o patristas antes del 5000 A.E.C., ya que lo más probable es que, en algunas de
las áreas más áridas de nuestro planeta, este tipo de organización social se haya
desarrollado antes —posiblemente en una época tan remota como la homínida.
También debo hacer algunos alcances respecto a su formulación general de la
represión sexual como clave de lo que, tomando elementos del psicoanalista
Wilhelm Reich242, DeMeo llama coraza psicológica, pues no recalca
suficientemente la importancia de la subordinación de las mujeres en la
distorsión de la sexualidad tanto femenina como masculina 243. Pero parece
haber poca objeción en cuanto a que la represión o, mejor aún, la distorsión de
la sexualidad —específicamente, masculinidad equiparada a dominio
Ibid., 249.
DeMeo estuvo fuertemente influenciado por el trabajo de Wilhelm Reich, uno de los
pioneros en la psicología social del sexo (ver, por ejemplo, Reich 1970b y 1971). En la década del
40, Reich fue enviado a prisión por no acatar una orden judicial que prohibía el embarque
interestatal de su "caja de orgón" y todas las copias existentes de sus libros en que aparecía la
palabra orgón. Contrariamente a algunas informaciones, nunca fue declarado culpable de
fraude. De hecho, ni siquiera se presentó a defender lo que consideraba una persecución
antiética y maliciosa. Más tarde fue acusado de desacato por violaciones técnicas del
requerimiento judicial original, y en el juicio se le negó el derecho a presentar evidencias.
Cuando su apelación fue denegada, fue enviado a prisión, donde murió al poco tiempo (carta
de James DeMeo a la autora, diciembre 6, 1992). Durante los años 40 y 50, el trabajo de Reich fue
atacado en algunas revistas médicas y libros científicos. Si bien su obra aún provoca
controversias, hoy es reconocida por muchos investigadores y terapeutas como un importante
fundamento para terapias tanto físicas como mentales.
243
Como señala DeMeo, el problema es hasta cierto punto semántico, ya que Reich afirmó
que la represión sexual afectaba profundamente al "macho", al Don Juan, a quien él consideraba
"un individuo con serios daños biofísicos" (carta de DeMeo a la autora, diciembre 6, 1992).
241
242
sociosexual y feminidad a sumisión sociosexual— es básica para mantener una
organización social dominadora, y particularmente la socialización masculina
del dominio y la violencia (temas a los que volveremos).
También parece haber poca objeción al hecho de que pastores nómadas
como los kurgos venían originalmente de lugares en que nunca hubo
agricultura —de ahí su estilo de vida pastoril. Y parece casi indudable que,
como dice Reich, la "coraza psicológica" (adormecimiento de emociones
positivas e incluso adicción al dolor) sea consecuencia de traumas severos, que
los traumas puedan producirse por sequías y otras privaciones ambientales
extremas, y que, a la larga, el trauma físico y psicológico se pueda
institucionalizar a través de distintas costumbres (temas a los que volveremos).
De hecho, hay otros estudios que apoyan la conclusión de DeMeo de que la
tensión ambiental extrema puede llevar a una organización social dominadora.
Por ejemplo, el estudio de la antropóloga Peggy Reeves Sanday de más de cien
sociedades tribales indica que al menos en algunas culturas, "ante la tensión
causada por la escasez de alimentos o por circunstancias de migración, los
hombres reaccionan formando pandillas, excluyendo a las mujeres de
ceremonias de poder de orientación masculina y volcando su agresión contra
ellas"244.
También concuerdo con DeMeo en que no es coincidencia que la asociación
del dolor con la sexualidad sea característica de sociedades dominadoras.
Numerosas evidencias indican que prácticas como la mutilación de genitales en
hombres (siendo la circuncisión actual un remanente mucho menos severo) y
mujeres (que aún se practica en muchas de las sociedades patristas o
dominadoras radicales del Medio Oriente y África) ha sido históricamente una
característica de culturas donde el dominio masculino, la guerra y el
autoritarismo (esencia de la configuración dominadora) son más extremos 245.
Pero también creo que debemos considerar factores tecnológicos y
económicos. Es significativo que fueran pastores nómadas los pueblos que
originalmente difundieron la organización social tipo dominadora o
androcrática en las regiones menos hostiles del planeta (donde originalmente se
desarrollaron sociedades agrícolas orientadas al modelo participativo). En otras
palabras, creo que el pastoralismo nómada como tecnología es más conducente
a una organización dominadora que la agricultura.
Para empezar, el pastoralismo nómada como principal tecnología de
supervivencia se desarrolla en áreas que nunca fueron fértiles o que, debido a
cambios climáticos o ambientales, dejaron de ser aptas para la agricultura. Pero
Sanday 1981, 158. El libro de Sanday es un estudio pionero que presenta una teoría de
las relaciones de género orientada al medio ambiente, una selección de deidades masculinas o
femeninas y la incidencia de la violación, con respecto a un ambiente hostil o nutritivo.
245
La circuncisión de niños sigue siendo polémica. Algunos, incluyendo a DeMeo, creen
que es una práctica sádica y dañina. Otros la defienden con firmeza, señalando estudios que
indican que ofrece un mayor grado de protección contra infecciones de las vías urinarias y los
riñones, así como contra el cáncer al pene.
244
el pastoralismo nómada (o la crianza de ganado como principal y a veces única
fuente de alimento) no es sólo el resultado de ambientes hostiles; es en sí mismo
un factor causal de ambientes hostiles.
La razón es que el pastoralismo nómada (aún más que las haciendas
ganaderas actuales) es ecológicamente dañino. Es una forma de agotar los
recursos naturales a través del pastoreo de animales sin siquiera restituir las
semillas a una tierra cada vez más desgastada. Así, como lo demuestra la
desertificación de terrenos de pastoreo en la prehistoria e historia, el
pastoralismo nómada es una tecnología que incluso sin cambios climáticos
provocados externamente conducirá después de un tiempo a una progresiva
pérdida de vegetación —y por lo tanto, a un ambiente más árido y hostil246.
Este desgaste ambiental tendría las consecuencias más graves en áreas que
ya eran tan marginales que en vez de ganado sólo sobrevivían camellos, cabras
y/u ovejas —como aún ocurre en grandes extensiones de las estepas
saharasiáticas. Esto se debe —como bien sabemos hoy, cuando el sistema
dominador amenaza destruir los bosques tropicales— a que la pérdida de
vegetación disminuye las lluvias, provocando sequía.
Yo agregaría a las teorías ambientales de DeMeo un fuerte factor
tecnológico y económico. Por cierto, algunas actividades agrícolas desgastan
severamente la tierra, disminuyendo la vegetación y las lluvias. Pero el
pastoralismo nómada como tecnología tiende por sí mismo a la aridez. Esta
destrucción (o dominación) progresiva de la naturaleza sin preocuparse de la
renovación, es lo que en la prehistoria intensificó otro problema relacionado con
el pastoralismo nómada: la rivalidad por el agua y la tierra entre grupos de
pastores vecinos.
En resumen, el pastoralismo nómada tiende a producir un círculo vicioso
de desgaste ambiental y creciente rivalidad económica por los cada vez más
escasos pastizales —y con esto, tendencia a violentas luchas por límites
territoriales. Precisamente esta dinámica —y la creciente belicosidad de pueblos
pastoriles prehistóricos— es la que generó, en períodos de cambios climáticos
severos, incursiones periódicas de pastores guerreros (desde los kurgos a
Ghengis Khan) a áreas más fértiles para arrebatar tierras y propiedades de
vecinos más afortunados.
Finalmente, en este intento de hacer calzar las piezas de este puzzle de los
orígenes dominadores, cabe observar otro factor relacionado con el
pastoralismo como tecnología: éste se basa en la esclavización de seres vivos
que serán explotados por lo que producen (por ejemplo, leche y, después de
procesarla, queso) y que finalmente morirán. En otras palabras, mientras en las
sociedades agrícolas la crianza y eventual matanza de animales es
complementaria al cultivo de frutas y verduras, el principal medio de
En África recientemente se ha estimulado a los pueblos pastores a volver a la caza,
porque es ecológicamente mucho menos dañina para la tierra y además no invade en forma tan
drástica los hábitats de otras especies (cada vez más escasas).
246
subsistencia en la mayoría de las economías pastoriles es la domesticación de
animales desde que nacen hasta la edad adulta, para finalmente matarlos y
poder alimentarse.
Esto también explicaría la coraza psicológica (o adormecimiento de
emociones "suaves") que según DeMeo caracterizó los orígenes de las
sociedades patristas o dominadoras. Cuesta sentir empatía (mucho menos
verdadero amor) por pequeñas criaturas que, por muy dignas de cariño que
sean, deben morir. En relación a esto, cabe destacar que el entrenamiento de los
oficiales nazis de la SS, que dirigían los campos de exterminio masivo, incluía la
crianza de cachorros que debían alimentar, cuidar a diario e incluso jugar con
ellos —y luego matarlos sin demostrar emoción247.
Además, al acostumbrarnos a vivir de animales esclavizados (para tener
carne, queso, leche, cuero, etc.) como única fuente de subsistencia, podemos
habituarnos con mayor facilidad a considerar aceptable la esclavitud de otros
seres humanos. Cuando, en cualquier contexto, se reprimen la empatía y el
amor, se produce lo que los psicólogos llaman afecto mitigado —capacidad
reducida y muy dividida para responder a sentimientos (afectos) que no sean
rabia, desprecio y otras emociones "duras".
Esto no significa que el pastoralismo lleve inevitablemente a la esclavitud.
También tenían esclavos los pueblos agrícolas, ya fueran tribus "primitivas" de
África, estados "civilizados" como la antigua Atenas o el sur de Estados Unidos
en los siglos XVIII y XIX. Pero aquí estamos indagando los orígenes de esa
institución —y el hecho de considerar a la mitad de la humanidad como una
propiedad o bien mueble controlado y dominado por hombres. Y el hecho de
contar casi exclusivamente con la crianza, esclavitud y matanza de animales
como principal fuente de subsistencia, también sirve para presentar algunos
fundamentos psicológicos de considerar a las hembras (primero animales, pero
más tarde humanas) como meras reproductoras o tecnologías de reproducción
—como propiedad masculina cuya sexualidad no tiene otra función que ser
controlada por, y estar al servicio de, su "dueño".
"Peligro" del amor sexual
Desde esta perspectiva más amplia, es revelador que aún se diga que las
mujeres pertenecen exclusivamente a la esfera "doméstica". Como también lo es
que entre algunos pastores nómadas actuales de Saharasia, sólo los hombres
puedan matar animales (incluso pollos), teniendo las mujeres explícita
prohibición de hacerlo248. Algo aún más revelador es que en estos pueblos
tribales el amor sexual entre mujer y hombre se considera explícita y
expresamente un peligro para la preservación de las jerarquías tribales de poder
247
248
Moore y Gillette 1991, 89.
Abu-Lughod 1986, 131-132.
masculino.
En su libro Veiled Sentiments, fascinante informe de casi dos años de
observación de una tribu beduina en el desierto occidental de Egipto, la
antropóloga Lila Abu-Lughod señala que en esta sociedad tribal de orientación
masculina se desalienta en forma sistemática el amor sexual entre mujer y
hombre. Informa que "las parejas son activamente desalentadas y disueltas al
ser descubiertas" y que se hace todo lo posible para "minimizar el significado de
la relación conyugal y disfrazar su naturaleza como vínculo sexual entre mujer
y hombre"249. También señala que los hombres son mirados en menos (por
hombres y mujeres) si "sucumben al deseo sexual o mero amor romántico",
pues significa dependencia, que para los hombres es "enemiga del supremo
valor ligado al honor, la independencia" 250. Luego dice que las mujeres son
eficazmente condicionadas para lo que llaman tahashsham (ser modesta) —que
incluye negar todo interés sexual en los hombres y evitar a varones que no sean
parientes— y además se espera que no sólo repriman sino que efectivamente
nieguen su propia sexualidad251.
"Las mujeres buenas", escribe Abu-Lughod, "niegan su interés en asuntos
sexuales y su propia sexualidad"252. De hecho, "la mujer que no lo hace es
llamada 'perra' (qhaba) o 'puta' (sharmuta)"253. Además, "incluso las mujeres
casadas deben negar el interés en sus esposos, y desde luego en otros hombres".
En realidad, las mujeres están tan socializadas para considerar maligna y
peligrosa su propia sexualidad que "una mujer enojada insulta a otra
refiriéndose al tamaño de sus genitales (partiendo de la suposición que
mientras más grandes, más voraz el deseo)"254.
Así como la vergüenza sexual y la modestia se consideran esenciales para la
mujer, "el honor de los hombres también radica en el dominio de sus pasiones y
funciones 'naturales', incluyendo la sexualidad” 255. Según Abu-Lughod, el
significado de la expresión sexual es muy diferente para mujeres y hombres.
Para éstos, cualquier muestra de afecto o apego a una mujer (incluso en un
hombre de familia) se "interpreta como dependencia y compromete su derecho
a controlar y recibir respeto de sus subordinados". Pero la libre expresión de la
sexualidad en una mujer se considera una amenaza a todo el sistema jerárquico
masculino, es decir, se considera un "acto de insubordinación e insolencia" 256.
Como una característica de las sociedades de dominio rígido, la obediencia
femenina al control masculino se requiere como confirmación de la autoridad
masculina absoluta —fundamento esencial de un sistema social basado en
Ibid., 149, 150.
Ibid., 148.
251
Ibid., 152, 154.
252
Ibid., 153.
253
Ibid., 152.
254
Ibid., 154.
255
Ibid., 155
256
Ibid., 157, 158.
249
250
rangos rígidos257.
Abu-Lughod escribe: "A los ojos de los demás, la rebeldía de un
subordinado deshonra al superior cuestionando su valor moral, la base misma
de su autoridad. Por lo tanto, la negativa de una mujer al tahashsham (negación
de la sexualidad) desestabiliza la posición del hombre responsable de ella. Para
recuperarla, debe reafirmar su superioridad moral declarando inmorales las
acciones de ella, y mostrar su capacidad para controlarla, la que en última
instancia expresa con violencia"258.
En otras palabras, bajo las reglas masculinas de esta rígida sociedad,
términos como honor, deshonor, superioridad moral, inferioridad, responsabilidad y
dependencia se usan para enmascarar la brutal realidad del absoluto control
masculino de vida o muerte sobre las mujeres, y con ello, sobre su sexualidad y
poderes reproductivos. De modo que el aún existente "asesinato por honor" de
mujeres árabes es de hecho el descargo de la "responsabilidad" de un hombre
que usa la violencia ejemplificadora para mantener el control sobre la mujer, y
particularmente sobre su sexualidad —y para expresar una visión de la
masculinidad que iguala honor con dominio sobre "inferiores" tales como las
mujeres.
Abu-Lughod señala que esta misma función social básica también se
manifiesta en la aún vigente costumbre fundamentalista musulmana que exige
el velo a las mujeres. El velo no sólo es una forma de hacer invisibles a las
mujeres como subordinadas inferiores; el velo negro simboliza la vergüenza
Otra cientista social que alude a algunas de estas conexiones es la socióloga Fatima
Mernissi. Ella dice que en una sociedad musulmana del norte de África, el prestigio de un
hombre está vinculado "en forma casi fatal a la conducta sexual de las mujeres a su cargo, ya
sean esposas, hermanas o parientes solteras" (Mernissi 1987, 161). Esto llega a tal extremo que
incluso un hombre cuya esposa o hermana trabaja en una oficina o va a la escuela, "corre el serio
riesgo de ver 'su honor manchado'" (ibid.). Mernissi también señala que la socialización
diferencial entre niños y niñas en cuanto a la sexualidad, es fuente de grandes tensiones para
ambos. Mientras los hombres "son estimulados a esperar plena satisfacción de sus deseos
sexuales y a percibir su identidad masculina unida estrechamente a esa satisfacción", a las
mujeres desde temprano "se les enseña a reprimir sus impulsos sexuales" e incluso se les habla
"de los efectos 'destructivos' del pene..." (ibid.). En agudo contraste, Mernissi escribe que el pene
de un niño es "objeto de un verdadero culto de parte de la mujer que lo cría" y que "a medida
que el niño madura, el hecho de que los hombres tengan privilegios como la poligamia y el
repudio —lo que les permite tener múltiples parejas sexuales y cambiar de pareja a voluntad—
le da la impresión de que la sociedad está organizada para satisfacer sus deseos sexuales (ibid.,
162). Pero al encontrarse con todas las prohibiciones frente a las relaciones sexuales
(descubriendo que "si quiere satisfacer sus necesidades, debe violar la ley y tener relaciones
sexuales ilícitas"), su rabia a menudo "se vuelca hacia la familia y las mujeres" (ibid., 162-163).
Al igual que DeMeo, Mernissi también toma las teorías sociosexuales de Wilheim Reich. Esto lo
discute en el Capítulo 9 de su libro, donde critica agudamente los códigos musulmanes
fundamentalistas. Observa que "el orden tradicional, facultado por la codificación del shari'a en
el código de la familia moderna, considera antagonistas a hombres y mujeres y condena al
conflicto la unidad conyugal" (ibid., 163).
258
Abu-Lughod 1986, 158.
257
sexual y su inferioridad moral natural259. De hecho, el velo es negro
precisamente porque simboliza la vergüenza de la mujer —en la sociedad
beduina se dice que la vergüenza ennegrece el rostro260. Así, el velo es otro
símbolo de la vergüenza de ser mujer, y particularmente de la vergüenza de la
sexualidad femenina —y se podría utilizar como ejemplo del engranaje de
actitudes sexistas y racistas.
Sin embargo, pese a todas estas impactantes inhibiciones sociales, las
mujeres —y ocasionalmente también los hombres— de la sociedad beduina a
veces logran expresar su anhelo de amor sexual tanto en su vida como en su
poesía. Muchos de sus ghinnawa o poemas se refieren al amor. Pero no es
sorprendente que se detengan en los aspectos dolorosos de la experiencia. De
hecho, muchos poemas, especialmente las canciones de mujeres, giran en torno
al tema que Abu-Lughod llama las heridas del amor261.
Violencia sexual, institucionalización del trauma y nuestra
herencia de dolor
La frase "heridas del amor" evoca plenamente la metáfora androcrática del
amor erótico como deidad masculina armada de arco y flecha. Ya sea en
Saharasia, en la antigua Grecia y Roma o en nuestro tiempo, una cosmovisión
dominadora del amor sexual exige que el macho "controle la situación" en una
crónica "guerra de los sexos" donde ellos son los vencedores declarados.
Esta imagen de amor erótico, a primera vista peculiar, de un joven armado
que la antigua sociedad griega masculino-dominante nos legó, es bastante
apropiada para esta organización social. Y ya que en ella se supone que los
hombres no sienten dolor sino que lo infligen —como se refleja en los cantos de
amor de las mujeres beduinas (y en todo un género de canciones populares
femeninas actuales)—, en estas sociedades particularmente dolorosas para las
mujeres, las relaciones románticas no se encuentran sólo en la poesía.
Es obvio que estas relaciones también son dolorosas para los hombres,
porque ni ellos ni las mujeres pueden realizarse en un sistema social que a cada
momento obstaculiza sus vínculos sexuales amorosos. Sin embargo, como lo
demuestra dramáticamente el trabajo de Abu-Lughod, esto es precisamente lo
Ibid., 159. No todos los académicos islámicos estarían de acuerdo. Tampoco todas las
mujeres islámicas, que a veces consideran el velo y la reclusión como una protección al contacto
con un mundo masculino que presenta grandes peligros para ellas. Ésta es una variación
extrema del dogma dominador de que todas las mujeres necesitan un hombre para que las
proteja —de otros hombres— y que por lo tanto la dependencia y subordinación femeninas son
completamente naturales. Irónicamente, como parte de los movimientos islámicos nacionalistas
de independencia, algunas mujeres incluso han readoptado el velo como un rechazo a los
valores occidentales, y así pasa a ser un símbolo de "liberación". Ver, por ejemplo, Reeves 1989.
260
Abu-Lughod 1986, 138.
261
Ibid., 183-185, 264.
259
que se requiere para mantener la ecuación de masculinidad con dominio y
control.
Nuevamente quisiera enfatizar que estas formas de pensar y actuar no son
exclusivas de los pueblos de Saharasia. Pero recordando lo que hemos
aprendido sobre el desierto saharasiático como uno de los posibles lugares de
origen de pueblos prehistóricos que —como los kurgos más al norte—
introdujeron un estilo de vida dominador o androcrático en las áreas más
fértiles que invadieron, al parecer no es casual que —pese a los valientes
esfuerzos de mujeres y hombres árabes progresistas— en algunos lugares de
esta desértica región aún persistan las guerras crónicas, los regímenes
despóticos y el "asesinar por honor" a mujeres consideradas sexualmente libres.
Todo esto apunta al legado de una rígida organización social dominadora en
estas áridas regiones de nuestro globo.
Es probable que nunca terminemos el puzzle de los orígenes dominadores.
Pero al menos estamos comenzando a reunir algunas de sus piezas —y con ello,
empezando a comprender las circunstancias que originalmente llevaron a una
socialización masculina que prácticamente impone la coraza emocional (es
decir, la represión por parte de los hombres de sentimientos que no sean rabia,
desprecio y otras emociones "duras" o "masculinas") y a una estructura social
donde tanto la mujer como las emociones "suaves" y "femeninas" (por ejemplo,
compasión y cariño) están excluidas de la autoridad social. Hoy contamos con
evidencias de que las múltiples condiciones que en nuestra prehistoria —y en
algunos lugares incluso en la protohistoria— llevaron a una forma dominadora
de organización sociosexual fueron una combinación de factores tecnológicos,
sociales y psicológicos donde las condiciones ambientales desempeñaron un
papel clave.
Señalo que incluso en la protohistoria porque, como dijimos en el Capítulo
2, ya se habían prediseñado organizaciones sociales orientadas a un modelo
solidario o dominador, según lo que estamos aprendiendo acerca de algunos de
nuestros parientes primates contemporáneos. Digo además múltiples
condiciones porque aquí no se trata de un mero determinismo biológico,
psicológico, tecnológico o ambiental. Se trata más bien de la interacción de
todos estos factores en un proceso dinámico de evolución cultural donde (como
en la evolución biológica) operan consideraciones de adaptación o
sobrevivencia y un elemento de azar o probabilidad, así como cierto grado de
elección.
Por lo tanto, tal vez nunca sepamos cómo se originaron algunas de las
crueles costumbres kurgas (como la matanza de esposas, concubinas e hijos
para acompañar al "hombre fuerte" en su muerte). Cuando llegaron a la
Antigua Europa, aparentemente violencia y dominio ya eran normales para
ellos, como gradualmente lo fueron en Europa y otros lugares del mundo
antiguo a raíz de las sucesivas incursiones pastoriles.
Resumiendo brevemente el patrón general de lo que aparentemente
ocurrió, podríamos decir que las sociedades prehistóricas que se desarrollaron
en las áreas más fértiles del planeta (donde la naturaleza se consideraba una
madre dadora y sustentadora de vida y la agricultura podía reponer en forma
gradual la recolección y la caza) probablemente se orientaron hacia un modelo
participativo. En estas áreas floreció la adoración al principio femenino creativo
y se desarrollaron mitos y ritos de alineación con los poderes creativos
generadores de vida de la naturaleza como el hieros gamos o unión sexual
sagrada. Obviamente, el aspecto destructivo de la naturaleza —tormentas,
terremotos, sequías, inundaciones, así como enfermedades, accidentes y
muertes— también habría preocupado a los pueblos de estas regiones. Pero
aquí estas fuerzas destructivas se explicaban más como parte de una totalidad
cíclica misteriosa (y por lo tanto interconectada) que como fuerzas adversas en
un universo esencialmente hostil.
En contraste, en las áreas más hostiles y marginales del globo, los poderes
que rigen el universo se consideraban más severos. De hecho, debido a los
problemas y sufrimientos crónicos que había que soportar, se solían considerar
como castigos. Así, los rituales tendían menos a ser intentos de alineación con
las fuerzas benéficas de la naturaleza que intentos para aplacar o controlar de
alguna manera sus furiosas e inestables fuerzas destructivas. Y aquí,
particularmente en épocas de grave escasez, era más probable que se
desarrollaran jerarquías basadas en el temor y la fuerza.
Como señala DeMeo, en estos ambientes hostiles —especialmente en
períodos de sequías agudas, y con ello, de traumas inducidos por desnutrición
severa— era más probable que surgieran la destrucción mutua y la fuerza
bruta. Y una vez desarrollados, al menos en algunos grupos, estos patrones de
conducta se habrían institucionalizado como patrones culturales. Por ejemplo,
se desarrollaron enseñanzas religiosas que justificaban la violencia contra
mujeres y niños, y tradiciones sobre la crianza infantil tales como fajar a los
bebés en rígidos corpiños (lo que probablemente evitaba que cayeran de
caballos o camellos durante las forzadas migraciones nómadas, pero se siguió
practicando milenios después en algunos poblados, subsistiendo en regiones de
Europa hasta la Edad Media e incluso después)262.
En resumen, lo que aparentemente sucedió desde la prehistoria durante
miles de caóticos años, es lo que DeMeo debidamente llama la
institucionalización del trauma, no sólo por medio de la crueldad sistemática
hacia mujeres y niños, sino también mediante guerras y mando despótico de
hombres fuertes. Nuevamente, esto no significa que todo ello tuviera que
ocurrir. Pero es lo que vemos en los registros arqueológicos que nos dejaron
hordas de pastores como los kurgos. Y es lo que aún vemos, en distintos grados,
en sociedades que se caracterizan por guerras crónicas, rígido dominio
masculino y gobierno de hombres fuertes en familias, estados o tribus.
Gies y Gies 1987, 198-199. Ver también Journal of Psychohistory 15 (verano 1987)
número especial sobre la historia de la infancia. Ver también Capítulo 10
262
Hasta nuestros días, escribe DeMeo, las culturas tribales "con patrones de
conducta e instituciones sociales que tienden a subordinar lo femenino, que
infligen dolor y trauma a niños y jóvenes, que castigan a la juventud por
expresar su sexualidad... o que subyugan la libertad de mujeres jóvenes y
adultas a la voluntad de hierro de los hombres", también tienen "altos niveles
de violencia adulta" e "instituciones diseñadas para expresar la agresión
destructiva", así como "reinado divino, asesinato ritual de viudas (suttee),
sacrificio humano y tortura sádica"263. Más allá de esto, en estas culturas
crónicamente bélicas, una sexualidad que tiende a confundir dolor con placer se
suele considerar normal —incluso ideal264.
Esta institucionalización del trauma o del dolor y el sufrimiento —y de la
violencia y dominación en relaciones entre padres e hijos, amos y esclavos,
gobernantes y súbditos, países y países, hombres y mujeres— ha sido en
distintos grados nuestra herencia cultural. Institucionalmente, se refleja en lo
que hoy se conoce como familias disfuncionales basadas en el control, en
patrones de violencia profundamente arraigados contra mujeres y niños, y en
guerras crónicas. Políticamente, se refleja en despóticos controles tribales y
estatales, los que, como veremos en el Tomo II, varían en proporción al grado
de dominio masculino y a la rigidez de los estereotipos de género.
Culturalmente, se refleja en mitos subsistentes que idealizan la violencia y el
dominio masculinos, igualando la verdadera masculinidad con la eliminación
no sólo de pueblos "inferiores" sino de sentimientos "inferiores" —es decir,
sentimientos femeninos estereotípicos como la compasión, el cariño y la
empatía. Y sexualmente, como también indagaremos a fondo en el Tomo II, se
refleja en la aún prevaleciente equivalencia de "placer" sexual con actos de
dominio y crueldad.
Lo esperanzador y alentador, como también veremos en el Tomo II, es que
hoy en día millones de mujeres y hombres en todo el mundo intentan liberarse
de esta dolorosa herencia. Pero en el próximo capítulo continuaremos nuestra
exploración de la historia psicosexual de Occidente, mirando con nuevos ojos la
sexualidad y la espiritualidad de sociedades que generalmente aún se nos
presentan como las primeras civilizaciones occidentales: Sumer, Babilonia,
Palestina, Grecia y Roma.
Capítulo 6
263
264
DeMeo 1986, 2.
Reich 1971b.
El Reinado del Falo:
Guerra, Economía, Moralidad y Sexo
Según nos enseñan, La Ilíada de Homero es la primera gran epopeya de la
literatura europea, depósito del tesoro de lo noble y valioso de nuestra herencia
occidental. La acción se desarrolla milenios después de las primeras invasiones
indoeuropeas a Europa, durante la invasión aquea de Troya en Asia Menor.
Pero La Ilíada también relata las hazañas y estragos de la guerra. Y aquí, como
entre los kurgos, estos estragos incluyen a mujeres y niñas.
La Ilíada empieza con la famosa lucha entre el héroe griego Aquiles y el rey
Agamenón por uno de estos estragos: una joven llamada Briseida, a quien
Aquiles reclama con ira como su botín de guerra.
Agamenón le grita: "¡Y ahora amenazas con llevarte a mi muchacha, premio
por el cual sudé y que los soldados me dieron!". Pero incluso después que el
veterano Néstor suplica a Agamenón: "No lo prives de la muchacha, renuncia a
ella, el ejército se la asignó a él", Aquiles, de acuerdo al rango dominador, debe
rendirse al rey Agamenón265.
Cuando Homero relata esta famosa historia heroica de guerra masculina, el
único tema importante, en realidad el único tema, es si un rey o héroe debe
poseer legítimamente este "premio de guerra". En ninguna parte de La Ilíada (ni
en la mayoría de los cursos de literatura griega) se plantea el derecho de una
joven que no es más que un bien, una esclava sexual.
Incluso las diversas deidades femeninas que figuran en La Ilíada, como
Hera o Atenea, no se preocupan de estos asuntos, ya que, como el poderoso
Zeus, también están completamente absortas en disputas entre hombres.
Por cierto, Zeus, el dios más temido del Olimpo, es un famoso violador y
raptor de mujeres. Su esposa, la diosa Hera (en algunas leyendas conocida
como la madre de los dioses, a quienes dio la ambrosía de la vida eterna), ha
sido reducida al rango menor de esposa. Aún tiene cierto poder, pero, como
vemos en La Ilíada, teme desobedecer a su esposo por miedo a ser golpeada266.
En cuanto a Atenea, si bien aún se la asocia con atributos y símbolos de la
Diosa antigua (sabiduría y la serpiente como símbolo profético del oráculo), su
principal preocupación también es el resultado de la guerra. Como Istar en la
Fértil Medialuna y Arina, la diosa del sol en Anatolia, ella misma se ha
convertido en patrona de la guerra —rasgo que, según el historiador de la
religión E.O. James, no existió en tiempos anteriores 267.
En realidad, Atenea está tan despreocupada del destino de la mujer, que en
La Orestíada, famoso drama griego, ella misma emite el voto decisivo que
Homero, La Ilíada, traducción de Fitzgerald 1975, 17 & 20.
Ibid., 30-31.
267
Ibid., 30-31.
265
266
absuelve a un hijo del asesinato de su propia madre. Su absurdo argumento es
que sólo el padre está emparentado con los hijos —en un mito griego se dice
que ella brotó ya adulta de la cabeza de su padre Zeus268.
Mujeres, sexo y democracia ateniense
La historiadora británica de la cultura Joan Rockwell dice: "Si el matricidio
no es un crimen blasfemo porque no existe la relación matrilineal, ¿qué mejor
argumento para una descendencia sólo patrilineal?" 269. Y, por supuesto, si ni
siquiera una deidad femenina poderosa como Atenea castigó el premeditado
asesinato a sangre fría de una mujer por cuenta de su hijo, ninguna mujer u
hombre veía nada malo en otros actos de violencia masculina contra mujeres.
Tampoco podían esperar protección legal frente a los "merecidos" golpes,
violaciones e incluso asesinatos.
Así, al examinar las leyes de la antigua Atenas, no sorprende que las
mujeres esperaran poca protección legal. Incluso es dudoso si la famosa ley
"pro-mujeres" promulgada por Solón ("padre" de la democracia ateniense), que
establecía que una hija sin hermanos tenía derecho a heredar los bienes de su
padre, realmente ofreció alguna protección a la mujer. Como toda ateniense, las
herederas estaban forzosamente bajo la tutela legal de hombres, quienes tenían
verdadero control sobre su persona y propiedades —tanto es así que, según la
ley ateniense, las mujeres (incluyendo las herederas) no podían disponer de
ninguna propiedad sobre el valor mínimo de una medida de áridos de
cebada270. Además, Solón también instituyó el escandaloso estatuto de que un
padre podía vender a su hija como esclava si perdía la virginidad antes del
matrimonio271.
De hecho, como señala la historiadora clásica Eva Keuls, durante el famoso
período clásico de la sociedad ateniense, mujeres y esclavos tenían el mismo
status legal. Esto se refleja en el término legal para esposa, damar, palabra
derivada de una raíz que significa "someter" o "domar". Keuls dice: "Al igual
que un esclavo, la mujer prácticamente no tenía ninguna protección legal,
excepto si era propiedad de un hombre. En realidad, era una persona sin
derechos legales. En esta época, el dominio masculino sobre ella era tan
ilimitado como el del amo sobre el esclavo"272.
El innovador libro de Keuls, The Reign of the Phallus; Sexual Politics in
Ancient Athens, desafía frontalmente la idealización de la antigua Atenas hecha
En El cáliz y la espada. Capítulo 8, se explora La Oresttada y lo que nos dice acerca de la
forma dramática en que se alteraron las relaciones sociosexuales a raíz del cambio del modelo
solidario al dominador.
269
Rockwell 1974, 162.
270
Peradotto y Sullivan 1984, 33.
271
Keuls 1993, 5.
272
Ibid., 6.
268
por muchos otros historiadores, que tienden a hacer más aceptable o a ignorar
la situación de mujeres y esclavos en esta "cuna de la democracia occidental" 273.
Keuls recurre a miles de imágenes de vasijas griegas diseminadas por los
museos de Europa y Estados Unidos, que muestran escenas de la vida cotidiana
ateniense, así como a leyes, discursos y otros registros de la vida en ese período.
Así, ella no presenta sólo otra apología de la Atenas clásica, sino un cuadro
mucho más realista que también revela cómo veían y practicaban el sexo los
atenienses.
Específicamente, Keuls se refiere al vínculo entre las severas regulaciones
de la sexualidad femenina y lo que ella llama falicismo —en sus palabras, "una
combinación de supremacía masculina y culto al poder y la violencia" 274.
Muestra reiteradamente el nexo entre la represión de la mujer, el
expansionismo militar y la severidad y brutalidad de la vida ateniense para la
mayor parte de su población.
Al mismo tiempo, también reconoce el rico legado artístico y filosófico
dejado por esta notable cultura, diciendo incluso que "siempre hubo tendencias
ocultas de protesta", culminando el 415 A.E.C. con lo que ella llama "un abierto
movimiento antifálico" combinado con antimilitarismo y feminismo. En
resumen, Keuls da una perspectiva mucho más amplia de la antigua Atenas:
incluyendo sus aspectos dominadores y participativos.
El punto-contrapunto entre estos dos lados de la sociedad ateniense se
examinó con algún detalle en El cáliz y la espada en relación a nuestro legado
científico, artístico y político de la antigua Grecia. Aquí nuestra atención se
centrará en la sexualidad —particularmente en cómo, según Keuls, la
construcción social del sexo en la sociedad ateniense se relaciona con la
imposición y mantención de sus aspectos dominadores.
Como otros clasicistas, Keuls señala que en la familia ateniense las mujeres
eran segregadas en habitaciones especiales. Pero a diferencia de muchos otros
estudiosos, ella revela que esto se creó para restringir severamente su libertad
de movimiento y así facilitar la estricta supervisión de sus actividades,
especialmente las sexuales. Keuls presenta evidencias de que en Atenas incluso
había una policía oficial de mujeres, la gynaikonomoi, la cual, como escribiera
Aristóteles, restringía el movimiento de las mujeres para "proteger su castidad".
Incluye el registro de un autor contemporáneo, Esquines quien, "elogiando la
castidad forzada", relata que un padre ateniense al descubrir que su hija se
había "corrompido", la encerró viva entre las paredes de una casa
abandonada"275. También presenta amplia documentación que indica que si en
la sociedad ateniense la situación de las mujeres "respetables" era miserable, la
de otras mujeres (prostitutas y esclavas) era infinitamente peor.
Hay importantes excepciones, como Coontz y Henderson 1986; Peradotto y Sullivan
1984; Pomeroy 1975.
274
Keuls 1993, 13.
275
Ibid., 209.
273
Muchos autores no aluden al grave hecho de que Atenas era una sociedad
de esclavos. Y cuando sí lo señalan, intentan aminorarlo diciendo que los
atenienses trataban extremadamente bien a sus esclavos276. El libro de Keuls
desmiente estas afirmaciones. Incluye el informe de Demóstenes que verifica
que los atenienses tenían una cámara de tortura pública para los esclavos
sometidos a procedimientos legales, ya que el testimonio de un esclavo era
lícito en la corte sólo bajo tortura. Proporciona evidencias adicionales de que "la
esclavitud era más cruel en Atenas que en muchas otras sociedades antiguas".
Un ejemplo es "el uso de un objeto que 'impedía tragar': un collar de madera
que cerraba las mandíbulas impidiendo que los esclavos que manipulaban
alimentos pudieran comer"277. Keuls revela una y otra vez que la aparente
brutalidad rutinaria de los atenienses (que incluía crucifixiones públicas y otros
medios de impactar en forma traumática a la población sobre la importancia de
obedecer a la autoridad) probablemente era más cruel con las mujeres.
Las esclavas eran las atenienses más desamparadas. Aparentemente,
muchas niñas eran vendidas como tales. O se convertían en esclavas al ser
rescatadas de los "muladares" donde habían sido abandonadas por sus padres
al nacer para morir de hambre o frío, práctica al parecer muy difundida de
"exponer" a las pequeñas. Estas niñas esclavas a menudo se usaban como
prostitutas, y, según Keuls, "eran sometidas automáticamente a los insondables
horrores de esa institución, que incluía abuso de parte de sus dueños, tortura,
ejecuciones al azar y en cualquier momento venta al mejor postor" 278. Todas las
esclavas, fueran usadas o no por sus amos para generar ingresos a través de la
prostitución, estaban sexualmente, y en todos los demás sentidos, a merced de
sus dueños279.
Incluso las prostitutas que no eran esclavas estaban estrictamente
controladas. Como escribiera Aristóteles, el control del precio de la prostitución
era una importante institución ateniense. Las leyes garantizaban que "las
jóvenes que tocaban flauta, arpa o cítara no cobraran más de dos dracmas por
sus servicios"280. En otras palabras, estaban severamente limitados los ingresos
que las mujeres podían generar independientemente gracias a una de las pocas
—de hecho, a veces única— profesiones disponibles para ellas.
Para garantizar que la sexualidad de las mujeres estuviera en toda
circunstancia bajo el control de los hombres, había detalladas leyes contra el
adulterio, incluyendo severas represalias. Ex esposas adúlteras eran objeto de
justificados ataques y abusos, salvo la muerte. Por ejemplo, en rituales públicos,
cualquiera podía rasgar su ropa y golpearlas. Además, los esposos de adúlteras
no sólo tenían derecho al divorcio (quedando las mujeres en muy mala
Ibid., 7.
Ibid.
278
Ibid., 206.
279
Ibid., 7.
280
Aristóteles, Política 51.2, citado en Keuls 1985, 208.
276
277
situación económica; según un autor, eran arrojadas desnudas de la casa), sino
que era prácticamente ilegal seguir casado con una adúltera 281.
Para privarlas aún más de cualquier poder autónomo, se las excluía no sólo
de cargos públicos y del voto, sino también de la educación laica. Obviamente,
esto les impedía modificar su condición subordinada y aislada. Pero tenía otro
efecto lateral. Como señalan muchos autores de este período, eran compañeras
"inadecuadas" para hombres educados. Agreguemos a esto la creencia
(reiterada por Aristóteles) de que por naturaleza las mujeres son inferiores y
por lo tanto (como los esclavos) naturalmente deben ser gobernadas por
hombres —sin mencionar las leyes y costumbres que imponían esta
subordinación. Así, no es extraño que los hombres de la Atenas clásica
despreciaran notoriamente a la mujer.
Entonces, tampoco resulta extraño que las relaciones amorosas más
celebradas en la antigua Atenas no fueran entre mujeres y hombres, sino entre
hombres y hombres. O, más precisamente, entre hombres y muchachos.
Hoy se suele hablar de la abierta práctica de la homosexualidad ateniense.
Pero es increíble que aún se ignore o disimule el bien documentado hecho de
que el sexo entre hombres de igual madurez y poder no era socialmente
autorizado. De esta manera, la sociedad ateniense garantizaba que toda relación
sexual que involucrara a hombres, fuera homosexual o heterosexual, se
adecuara al modelo dominador; en otras palabras, que cumpliera el requisito de
que el sexo no es un acto de dar o recibir placer entre iguales, sino de sumisión y
dominio.
Este punto es muy importante. Si la única relación homosexual aceptable
era entre hombres mayores y jóvenes, la homosexualidad ateniense no era
realmente una desviación de la norma dominadora. De hecho, era otra forma de
reforzar este modelo de relación sociosexual, ya que los muchachos
desempeñaban básicamente el rol subordinado que normalmente se asignaba a
la mujer.
El clasicista K.J. Dover dice: "Ningún griego que dijera estar 'enamorado'
era mal visto si quienes lo escuchaban asumían sin mayor indagación que
estaba enamorado de un muchacho y que deseaba más que nada eyacular
dentro o sobre el cuerpo del joven". Además "si se sabía que había logrado su
objetivo", era envidiado y admirado. En contraste, el muchacho "era censurado
si se pensaba que él en cualquier sentido, había tomado la iniciativa de atraer a
un amante", ya que él debía desempeñar el estereotipo "femenino" del rol
pasivo y subordinado282. Pero lo más notable es que si un hombre adulto
desempeñaba ese papel, no sólo era censurado y posiblemente perseguido, sino
tratado, como las mujeres, con el mayor desprecio.
Keuls 1993, 208-209.
Dover 1984, 149, 151.
281
282
Después de todo, no era tan liberal la tan discutida "liberalidad" de la
antigua Atenas frente a la homosexualidad. También sirvió para mantener la
asociación entre sexo y dominio. Además, permitir la pederastia (incluso
idealizarla) justificaba el abuso sexual de muchachos por cuenta de hombres —
así como las leyes y costumbres atenienses autorizaban el abuso sexual de
muchachas a través del matrimonio y la prostitución infantil, y el uso y abuso
sexual de esclavas por parte de sus amos, a veces de las formas más crueles.
Pero tal vez en ninguna parte sea tan evidente la equivalencia de
sexualidad con brutalidad y dominio masculinos como en los numerosos
relatos míticos y artísticos y representaciones de violación de los atenienses.
Keuls dice: "La violación es el vuelco fundamental del falicismo a la acción. La
violación no se comete por placer o para procrear, sino para representar el
principio de dominio mediante el sexo". Por lo tanto, concluye, "no es extraño
que los atenienses se obsesionaran con ella"283.
Sin embargo, esta obsesión a veces se manejaba de maneras muy curiosas.
Por ejemplo, en el libro The Love of the Gods in Attic Art of the Fifth Century B.C.
—que enumera no menos de 395 violaciones, incluyendo aquellas de las
principales divinidades masculinas del Olimpo—, la única explicación del autor
sobre "esta explosión de violencia sexual en el Monte Olimpo" es que todos
estos relatos de violación son "una sutil expresión del anhelo ateniense por lo
divino"284.
La violencia sexual fue uno de los deportes griegos favoritos no sólo en el
Monte Olimpo. En vasijas atenienses (o áticas) decoradas, vemos escenas de
sátiros míticos cazando y vejando ménades. También hay escenas de hombres
golpeando a hetairas (prostitutas/ animadoras), forzando sus penes en sus
bocas y penetrándolas analmente, algo que en la antigua Atenas, como señala
Keuls, "se consideraba humillante para el receptor"285.
Muchas de estas escenas se pintaban en un tipo especial de copa llamada
kylix, que era parte de los utensilios usados en los famosos simposios atenienses.
Hoy en día, un simposio es una reunión académica, pero literalmente significa
"fiesta para beber". Según Keuls, estos eventos sociales se realizaban en las
habitaciones de hombres o andrones en casas privadas, que eran las más grandes
y lujosas. Eran una "combinación de comida, alcohol, todo tipo de juegos,
discursos filosóficos y sexo en público con prostitutas, concubinas y otros
hombres, jamás con esposas"286.
Nuevamente, se ha hablado mucho del "amor libre" en Atenas, de la
frecuencia de las experiencias premaritales o extramaritales en esta sociedad
"pagana". Pero, en realidad, este amor libre lo era sólo para los hombres (y
principalmente para los hombres libres, no esclavos). Como ya vimos, la
Keuls 1993, 47.
Kaempf-Dimitriadou, citado en Keuls 1985, 52.
285
Ibid., 176.
286
Ibid., 160.
283
284
sexualidad de las mujeres era rígidamente reprimida y controlada.
Mientras las prostitutas (a menudo esclavas) eran obligadas a estar a
disposición de muchos hombres, las mujeres atenienses respetables estaban
limitadas a uno solo. A menudo las obligaban a casarse siendo niñas, y, como
señala Keuls, hay suficientes evidencias de que las novias temían la noche
nupcial con sus esposos (en general mucho mayores). También hay indicios de
que para muchos hombres las relaciones sexuales con sus esposas eran
principalmente procreativas (producción de herederos varones legítimos), no
por placer sexual o amor erótico287.
Aunque no siempre era el caso, hay otras evidencias de que cuando los
hombres atenienses tenían relaciones sexuales con mujeres (en lugar de
muchachos) por placer sexual, elegían más a esclavas o prostitutas que a sus
esposas (que estaban excluidas de la vida política y social) 288. Las prostitutas
que los hombres llevaban a sus simposios probablemente eran hetairas, mujeres
que desempeñaban múltiples roles como músicas, animadoras y objetos
sexuales masculinos. A veces eran mujeres notablemente brillantes y elocuentes
que participaban en discusiones intelectuales de las cuales esposas e hijas
estaban excluidas. A veces los hombres se enamoraban de estas mujeres, vivían
con ellas en matrimonio de derecho consuetudinario, y a juzgar por algunas
decoraciones en vasijas y diversos escritos literarios y anecdóticos, tenían una
relación afectuosa con ellas.
Pero, como señala Keuls, "por una cruel ironía, en estas relaciones, que se
basaban en algo parecido a la armonía y el afecto mutuo, el poderío del hombre
sobre la mujer también era más absoluto". Salvo algunas hetairas
excepcionalmente afortunadas (base para historias de cortesanas privilegiadas e
incluso ricas), la mayoría eran poco más que sirvientas y de hecho muchas eran
esclavas. Como toda ateniense, no tenían ningún status legal sin un tutor. Pero
a diferencia de las matronas respetables, que al menos podían esperar cierta
seguridad al dar a luz un varón, tenían, en palabras de Keuls "la certeza casi
absoluta de que terminarían su vida en la miseria"289.
Como dijera lisa y llanamente un antiguo griego, "nosotros [hombres
atenienses] mantenemos a las hetairas por placer, a las concubinas para el
cuidado diario de nuestro cuerpo y a las esposas para dar a luz hijos legítimos y
preocuparse de la casa"290. Esta perspectiva de la existencia de la mujer en la
tierra sólo para el uso y abuso de los hombres, como señala Keuls, se manifiesta
en la obsesión de los atenienses con el pene como símbolo de poder y autoridad
masculinos.
Esto limitaría y reprimiría aún más la capacidad de las mujeres para el goce sexual,
como también reforzaría su percepción y la de sus esposos de que para las mujeres el sexo con
hombres no sería un acto de amor, sino de sumisión y dominación.
288
Keuls 1993, 7.
289
Ibid., 187, 200.
290
Against Neaera 59, 122 (comúnmente atribuido a Demóstenes, aunque probablemente no
fue escrito por él), citado en Keuls 1993, 99.
287
Culto al falo, recuerdos de participación y mutilación de Hermes
Frente a la mayoría de las casas atenienses había una estatua del dios
Hermes con el pene erecto. Escenas de sátiros y hombres con grandes genitales
son comunes en vasijas y copas decoradas. Incluso en retratos atenienses de
bebés se evidencia esta obsesión por el pene. En el arte ático, el pene del bebé es
claramente visible —así supimos que en la Atenas clásica los bebés dignos de
representación artística eran casi todos varones. El culto al falo estaba tan
arraigado en el pensamiento ateniense que, anticipando en más de dos mil años
las teorías freudianas sobre la envidia del pene, Aristóteles sostenía que las
mujeres eran incompletas u hombres mutilados —seres de un orden
naturalmente inferior o no plenamente humano que por su naturaleza debían
ser controlados por los hombres.
La extensión de este control masculino —y su brutal consecuencia para
mujeres y niñas— se ilustra en la práctica que permitía al padre decidir si un
recién nacido debía ser "expuesto" (es decir, abandonado a morir de hambre o
frío o ser devorado por un animal salvaje, ya que el asesinato directo
aparentemente era ilegal) y en el hecho de que la mayoría de los bebés
expuestos eran niñas. Como factor atenuante, los clasicistas que mencionan esto
señalan que no todos estos bebés eran devorados por animales o morían
lentamente de hambre, ya que algunos eran "rescatados". Pero lo que
generalmente no mencionan son las leyes que daban rango de esclavos a los
niños abandonados y rescatados por otros —o el hecho de que en la antigua
Atenas, como señala Keuls, había "ejércitos de muchachas prostitutas
esclavizadas"291. Tampoco aluden a lo que debe haber sido para las madres de
estas criaturas no tener poder ni autoridad para influir en las acciones —o leyes
— que condenaban a muerte a una hija por el simple "crimen" de haber nacido
mujer.
Keuls escribe: "El principio rector de una falocracia es que la raza humana
es esencialmente masculina, siendo lo femenino un mero agregado,
lamentablemente necesario para la reproducción. La consecuencia natural de
este concepto es la eliminación de lo femenino de todos los procesos sociales".
En la Grecia clásica, esto asumió distintas formas. Una fue el eficaz
silenciamiento de las mujeres. En la Atenas clásica, esto se logró confinándolas a
sus habitaciones, prohibiéndoles hablar e incluso aparecer en público salvo en
ocasiones especiales, negándoles todo status para recurrir a las cortes y
adoctrinándolas con la creencia, no desconocida para nosotros hoy, de que
cualquier mujer que alce la voz a un hombre es una "puta castradora". Como
señala Keuls, su total exclusión de la vida pública también se simbolizó con el
encubrimiento de la forma femenina, que "contrasta agudamente con la
291
Keuls 1993, 146.
exhibición fálica de los hombres"292.
Hay indicios de que los antiguos atenienses quizás llevaron a su conclusión
lógica el proceso de mudez e invisibilidad de las mujeres: era tal su intención de
privarlas de toda autoestima, e incluso identidad, que no sólo en registros de
nacimiento sino también en situaciones cotidianas, puede que incluso las hayan
privado de sus nombres. Keuls dice: "Suponemos que las niñas que
permanecieron con sus padres (es decir, que no fueron expuestas a la muerte)
tenían un nombre, pero ni siquiera estamos seguros de eso. Sus nombres no se
registraban en los archivos de sus fratrías o tribus, como los de los varones". Y a
juzgar por fragmentos existentes de la Comedia Griega Intermedia y Nueva,
que muestra una imagen bastante realista de la vida familiar en Atenas en el
siglo IV A.E.C., los maridos se dirigían a sus esposas sencillamente como
"mujer" (que en griego se traduce literalmente como "portadora de hijos")293.
La práctica de obligar a las muchachas a casarse muy jóvenes servía para
mantener el control masculino, lo que Sócrates deja en claro al preguntarle a
Iscómaco: "¿Acaso no te casaste con ella tan pronto para que la vieran y oyeran
lo menos posible?"294. Excluirlas de la educación, manteniéndolas ignorantes,
también servía para este propósito. Como también adoctrinarlas en una
ideología en la que se celebraban el dominio masculino y la sumisión femenina
(incluyendo el autosacrificio femenino).
En The Reign of the Phallus, Keuls señala la gran diferencia en el trato de
mujeres y niñas entre la Atenas clásica y una serie de otras culturas
mediterráneas donde las relaciones entre mujeres y hombres eran más
igualitarias. Sin embargo, en ese libro no rastrea esta diferencia a épocas
anteriores, como lo hace en uno de sus últimos artículos, donde señala que la
devastación ateniense de las islas de Melos y Samos, así como su "histérica, por
no decir patológica, misoginia", se vuelve más comprensible como una reacción
a culturas que aún se caracterizaban por la "adoración femenina y prácticas de
género igualitarias" —que los atenienses consideraban una amenaza a su
dominio en el Mediterráneo295.
Keuls tampoco se refiere específicamente a la notable cultura de los
etruscos, un pueblo de lengua no indoeuropea ubicado al otro lado del
Adriático, que, como señala Larissa Bonfante-Warren, "llevó las artes y las letras
a Italia y Roma"296. Entre los cultos y prósperos etruscos, cuyo arte se parece
mucho al arte minoico de Creta, la descendencia se trazaba a través de la línea
femenina. En esta cultura que conservó mucho de su legado preindoeuropeo,
Ibid., 86-87.
Ibid., 90. Ver también Jenofonte, Apología de Sócrates "El Administrador del Estado",
donde la esposa de Iscómaco es la figura central en el relato de los diálogos entre ellos (en
realidad, de sus monólogos condescendientes) acerca de cómo manejar su hogar, pero nunca se
dirige a ella ni la nombra, salvo como "mi esposa" (Jenofonte 1990, 289-359).
294
Jenofonte, citado en Keuls 1993, 102.
295
Keuls 1989.
296
Bonfante-Warren 1984, 229.
292
293
las mujeres criaban a todos sus hijos, aunque no supieran quién era el padre —
como informa Teopompo (historiador griego del siglo IV A.E.C.) con
desagrado. Igualmente chocante para Teopompo era que las mujeres cenaban,
se recostaban y tomaban sol públicamente con sus esposos en banquetas
reclinatorias —como vemos en el hermoso arte etrusco subsistente. Y para gran
disgusto de observadores androcráticos como Teopompo, las mujeres tenían
una sexualidad "demasiado permisiva" —junto con un gran amor al placer 297.
Como se evidencia en los numerosos espejos de bronce con inscripciones
enterrados en las tumbas de roca cortada de las mujeres etruscas (a veces más
lujosas que las de los hombres), ellas sabían leer y escribir. Y en contraposición
a las mujeres griegas y romanas, tenían sus propios nombres.
En resumen, aquí (con la indignación moral de algunos viajeros griegos),
miles de años después de las primeras incursiones indoeuropeas a Europa, las
mujeres, en muchos sentidos fundamentales, aún estaban en igualdad de
condiciones con los hombres. Pero, así como el vuelco de Creta a un gobierno
indoeuropeo micénico, después de la conquista romana de Etruria, el arte y la
vida comenzaron a cambiar gradualmente.
Bonfante-Warren escribe: "En este punto de su historia aparecieron por
primera vez las crueldades comúnmente atribuidas a los etruscos". En Tarquina
y Orvieto, "el mundo de los muertos reemplaza al de los vivos en la Tumba
dell'Orco y de Golini, donde reinan los etruscos Hades y Perséfone. El estilo
también cambia. Aparecieron la amargura y la melancolía que jamás habían
estado presentes". Y, como enfatiza Bonfante-Warren, definitivamente el lugar
de la mujer también cambió. Nos dice que "ella ya no se recuesta al lado de su
marido, sino que se sienta cerca de él con formalidad al estilo romano mientras
él se reclina" —clara evidencia del "triunfo de la sociedad patriarcal romana"298.
En relación a esto, cabe señalar que los romanos tomaron de los griegos
clásicos, por quienes sentían gran admiración, muchos elementos de su cultura
y buena parte de su mitología. Algo especialmente interesante es que esto
incluía el abierto desprecio de los atenienses por la mujer, así como otros rasgos
dominadores como el militarismo y la esclavitud.
Pero aquí nuevamente quiero subrayar que no sólo en Etruria y otras islas
mediterráneas subsistieron vestigios de anteriores culturas solidarias. Como ya
señalé, aun en la Atenas clásica hubo otro aspecto —uno de raíces prehistóricas
antiguas. Incluso en el indoeuropeizado panteón olímpico había poderosas
deidades femeninas (aunque ahora subordinadas a Zeus). En altares caseros e
incluso en templos, se seguían adorando los aspectos vivificantes de la antigua
Diosa. El matrimonio sagrado todavía se representaba en los cultos populares
de los Misterios griegos. Y a veces alguna mujer desempeñaba un papel
No es sorprendente que muchas de las tempranas actitudes sobre el sexo, la mujer y el
placer se reflejen en parte del arte etrusco subsistente. Al igual que el arte de la Creta minoica,
donde las mujeres tampoco eran subordinadas, es un arte fluido y de vividos colores naturales.
298
Bonfante-Warren 1984, 236.
297
importante en la vida política, como el caso de Aspasia, famosa compañera de
Pericles —aunque esta brillante filósofa de Miletos (maestra de Pericles y
Sócrates) debía desempeñar este rol indirectamente, como consejera de
hombres299.
Además, como contrapunto de las decoraciones en vasijas áticas que
mostraban sátiros y otros machos cazando, vejando y tratando de violar
mujeres, en estas vasijas también hay escenas de compañerismo doméstico y
afecto entre mujer y hombre. Asimismo, en el arte ático y romano tardío, hay
imágenes de mujeres dibujadas con simpatía y respeto. Algunas proyectan un
fuerte sentido de dignidad personal. Otras incluso tienen un aire de autoridad,
nuevamente un signo de que pese a sus roles inferiores asignados, las
atenienses de alguna manera accedían a cierto grado de poder e inspiraban
respeto y amor.
Además, en agudo contraste con la virulenta misoginia de muchos escritos
griegos, existen fragmentos de poemas que no difaman sino que idealizan a las
mujeres, y celebran el amor entre mujer y hombre. De hecho, incluso hay una
obra de teatro de fines del siglo IV A.E.C. donde un joven lamenta haber
adoptado un "doble estándar" en las relaciones sexuales con su esposa 300. De
modo que tanto en el arte como en la literatura hay evidencias de que incluso
en una sociedad donde leyes y mitos ponían grandes obstáculos a todo lo que
no fuera dominio masculino y sumisión femenina, tanto mujeres como hombres
anhelaban relaciones basadas en el respeto y cuidado mutuo.
Aún más interesantes y reveladoras son las evidencias que señalan que en
la Atenas clásica habría existido una resistencia solidaria "subterránea". Hay
indicios de protestas periódicas en obras como Lisístrata de Aristófanes, donde
aparece algo similar a nuestros actuales movimientos feminista y pacifista de
mujeres301. Lo más fascinante, si Keuls tiene razón, es que uno de los hechos
más notables de la historia ateniense —la destrucción en el 415 A.E.C. de los
falos de Hermes (estatuas que custodiaban las casas de hombres libres y lugares
públicos en toda Atenas)— puede haber sido una de estas protestas.
Este "crimen no resuelto", que ha intrigado a muchos estudiosos ocurrió
justo antes de que Atenas se embarcara en otra aventura militar de su larga y en
última instancia desastrosa Guerra del Peloponeso contra Esparta. Keuls señala
que esta "mutilación de Hermes" probablemente fue un acto de resistencia
pasiva a la inexorable guerra "heroica" a través del "teatro callejero".
Específicamente, presenta evidencias de que los perpetradores de este simbólico
acto contra las omnipresentes estatuas atenienses con penes o falos erectos que
Para un relato de la vida de Aspasia (incluyendo la persuasiva evidencia de que no era,
como se cree comúnmente, una hetaira) y de su relación con Pericles (incluyendo el juicio del
432 A.E.C. donde Pericles la defendió), ver Montuori 1988, 201-226.
300
Dover 1984, 155.
301
Hasta cierto punto, Aristófanes lo ridiculiza, pero el hecho de que escriba sobre esto
indica no sólo que existía sino que generaba interés popular.
299
representaban lo que ella apropiadamente llama reinado del falo —equivalencia
de sexualidad masculina con dominio y violencia— probablemente fueron
mujeres atenienses que habían soportado muchos sufrimientos 302.
Leyes, militarismo, patrilinealidad y poder
Si revisamos la historia antigua de Occidente desde una perspectiva que dé
igual importancia a mujeres y hombres, es bastante probable que hayan habido
muchas otras rebeliones de mujeres (colectivas e individuales), no sólo en la
antigua Grecia sino aun antes, en Sumer, Babilonia, Palestina y otros lugares
donde la norma era el rígido dominio masculino, las jerarquías autoritarias y la
institucionalización de la violencia. De hecho, si examinamos las leyes en estos
lugares, vemos que ofrecen suficientes evidencias de que las mujeres resistieron
mucho tiempo el dominio.
Lo que encontramos son leyes donde cualquier insubordinación de una
mujer se castiga de las formas más terribles y brutales. Por ejemplo, el
sumerólogo Samuel Noah Kramer informa que, bajo la ley sumeria, si una
mujer no tenía hijos por negarse a tener relaciones conyugales, podía ser
arrojada al agua y ahogada. Kramer también escribe sobre un texto sumerio que
señala que "si una mujer decía a un hombre... (el texto es ilegible en esta parte)
le golpeaban los dientes con ladrillos quemados", y que, con la inscripción de su
ofensa, los ladrillos se colgaban en la gran puerta de la ciudad a la vista de
todos303. Ahora, es lógico suponer que si las mujeres no hubieran seguido
rebelándose, los hombres no habrían promulgado leyes tan brutales.
Obviamente, estas leyes estaban diseñadas para reprimir toda rebelión
individual o colectiva de las mujeres —y además, para silenciar eficazmente
cualquier desafío, incluso queja, contra el dominio doméstico y social de los
hombres.
A través de la historia registrada, las jerarquías de control opresivas, de
hombre sobre mujeres o de hombres sobre hombres, han sido respaldadas por
la fuerza y el temor —en otras palabras, por la aplicación o amenaza de dolor.
De modo que no es sorprendente encontrar leyes tan brutales en una sociedad
donde las mujeres aún recordaban tiempos más libres —como se evidencia en el
término sumerio amagi, que relaciona "libertad" y "regreso a la madre" 304, pero lo
sorprendente es que incluso frente a estas terribles leyes, Sumer (que surgió
alrededor del 3200 A.E.C.) fue, hasta que recientes hallazgos arqueológicos
apuntan al Neolítico como la verdadera cuna de la civilización, uniformemente
Estas evidencias se detallan convincentemente en The Reign of the Phallus, Capítulo 16,
donde Keuls muestra que las mujeres tenían tanto la motivación como la oportunidad, y que a
diferencia de los hombres libres, no tenían otra forma de protestar públicamente (Keuls 1993,
392).
303
Kramer 1963, 322.
304
Kramer 1981, 179.
302
exaltada por los historiadores como el primer asentamiento realmente
civilizado del mundo antiguo. Otro elemento igualmente sorprendente es que el
famoso código babilónico de Hamurabi aún es elogiado por los estudiosos
como un gran avance en la civilización —aun cuando revela un trato legalmente
autorizado de la mitad de la humanidad que de ninguna manera se puede
llamar avanzado. Aquí encontramos leyes que prescriben que "una esposa
flagrantemente descuidada y despilfarradora" debe ser ahogada y que "una
esposa indigna" puede ser convertida en "esclava en su propio hogar si su
esposo toma otra mujer"305.
Las leyes son indicadores extremadamente útiles de las conductas
consideradas aceptables o inaceptables en un tiempo y lugar específicos.
Obviamente, no nos dicen cómo se comportaban las personas en realidad. Pero
en forma más clara que relatos literarios o históricos, las leyes nos revelan el
tipo de actitudes y conductas que los legisladores (y quienes tienen el poder
para hacer cumplir las leyes) quieren estimular o desalentar.
Ya que su principal función es exigir conformidad, tradicionalmente las
leyes son respaldadas por la fuerza o la amenaza de fuerza (como en nuestra
época por el poder policial). Las leyes también enuncian normas para los tipos
de relaciones sociales, sexuales y económicas que las personas consideran (o se
espera que consideren) normales.
Si observamos las leyes sumerias y babilónicas que regulan las relaciones
sociales, sexuales y económicas entre mujer y hombre, vemos que, como las
leyes atenienses, se diseñaron en gran medida para dar a los hombres poder
casi absoluto sobre la mujer en los tres ámbitos. Y nuevamente vemos que eran
parte de un sistema social, sexual y económico más amplio mantenido gracias a
un alto nivel de violencia institucionalizada, desde violencia contra mujeres y
niños en la esfera privada hasta guerras, tortura y ejecuciones en la esfera
pública'306.
Estas leyes —y la "moralidad" que exigían— desempeñaron un rol clave en
el proceso que generó el vuelco fundamental en las relaciones sociosexuales que
estamos examinando. El cambio de la descendencia a través de la madre
(matrilinealidad) a la descendencia a través del padre (patrilinealidad) fue parte
importante de este proceso. Llevó a la invención de la monogamia unilateral,
junto con la prostitución, adulterio e ilegitimidad, así como a duros castigos a
mujeres por toda independencia sexual (incluso personal). Además fue un
Bury, Cook y Adcock 1971, 154-157.
Esta institucionalización de la violencia es impresionantemente evidente en la
brutalidad rutinaria de los castigos de las leyes de la Fértil Medialuna, como la amputación de
narices, orejas y manos por todo tipo de ofensas, particularmente en la ley asiría, como señala
Gerda Lerner en The Creation of Patriarchy, Capítulos 4 y 5 (1986). Aunque no concuerdo con el
enfoque estructuralista neomarxista de Lerner, que atribuye el cambio al dominio masculino a
una mayor complejidad social y tiende a minimizar la importancia de la información
prehistórica, ella hace un importante aporte a nuestro conocimiento de que el dominio
masculino, más que algo inevitable, es una construcción social.
305
306
proceso que, comenzando con la primera incursión nómada a la Antigua
Europa y Fértil Medialuna, acompañó la institucionalización y glorificación de
la guerra. Más importante para los términos que estamos explorando aquí, fue
un proceso donde se redefinió radicalmente la sexualidad tanto femenina como
masculina.
Quisiera hacer una pausa para enfatizar que la radical transformación
social, sexual e ideológica que acompañó la pérdida gradual del poder personal
y status cultural femeninos no se dio naturalmente, como se afirma a veces, con
el movimiento hacia organizaciones sociales más complejas y centralizadas.
Esto se torna dramáticamente obvio si comparamos brevemente la civilización
alta de Sumer y de la Creta minoica. Como señala la antropóloga de la cultura
Ruby Rohrlich-Leavitt, en la Creta minoica, "el comercio no se reemplazó por
conquistas militares como principal medio de acceder a importantes recursos,
las estructuras de clanes basadas en parentescos no se transformaron
radicalmente en servicios del estado" y las mujeres disfrutaban de un alto status
en una sociedad compleja y ya centralizada 307. En contraste, en Sumer, "las
estructuras de parentesco se modificaron radicalmente adaptándolas a un
rígido sistema jerárquico basado en forma creciente en la propiedad privada y
la centralización del poder político en manos de líderes militares", y "las
mujeres fueron excluidas de la toma de decisiones políticas"308.
Esto no significa que en Sumer las mujeres fueran completamente
despojadas de todo su anterior status y poder. Por ejemplo, conservaron su rol
en el sacerdocio. Pero estos roles también cambiaron gradualmente. Así, en la
época de la Tercera Dinastía de Ur (2278-2170 A.E.C.), que reflejó el cambio
radical de la nueva visión de las relaciones sexuales, las sacerdotisas se
consideraban concubinas de los dioses masculinos y prostitutas en el templo.
Rohrlich-Leavitt dice que esto refleja el harén de los hombres que ahora
gobernaban Ur. "La organización de las sacerdotisas del templo, el Sal-Me",
dice, "era presidida por la sacerdotisa que era la 'verdadera esposa' del dios y
que podía ser la hija mayor del rey gobernante. Al final de la jerarquía estaban
las numerosas prostitutas comunes del templo". Y al medio se encontraban las
mujeres ahora llamadas "concubinas de los dioses", como señala RohrlichLeavitt, mujeres de descendencia real a quienes aún se les permitía "parir hijos
de padres desconocidos" y que aún "poseían propiedades y manejaban negocios
con sus propios nombres"309.
En la antigua Palestina (que ingresa a la historia occidental dos mil años
Rohrlich-Leavitt 1977, 43.
Ibid., 57. Rohrlich-Leavitt escribe: "Sin voz en las leyes aprobadas principalmente para
proteger las riquezas y el poder de grupos elitistas, [las mujeres] estaban excluidas de la
educación y de las profesiones lucrativas y prestigiosas. Segregadas de los parientes, dependían
totalmente de los jefes de la familia patrilineal". Además, "los hombres podían divorciarse con
un pretexto mínimo, en cuyo caso la alternativa de las mujeres era la prostitución o ser vendidas
como esclavas. Finalmente, podían sufrir la pena de muerte no sólo por el nuevo crimen de
adulterio, sino por acciones mínimas de independencia" (57).
307
308
después de Sumer) también hay evidencias de que las mujeres perdieron status
y poder sólo gradualmente310. El hecho de que incluso en el muy editado
Antiguo Testamento, mujeres como Débora, Miriam y Huldah aún ocupen
posiciones de liderazgo como juezas, y en el caso de Huldah como profetisa,
podría indicar que las viejas normas cambiaron lentamente 311.
Sin embargo, en genera!, aquí, como en casi todo el mundo antiguo, las
posiciones de liderazgo —es decir, de poder tanto temporal como espiritual—
estaban institucionalmente reservadas a los hombres. Algunas mujeres se las
arreglaban para violar estas normas. Pero sólo eran excepciones, usurpando
roles masculinos de los cuales estaban excluidas las mujeres (junto con las
cualidades así llamadas femeninas o "suaves", como la no violencia, el cuidado
y la compasión).
Y mientras la sexualidad del hombre era exaltada en todas partes —ya
fuera a través de letanías del Antiguo Testamento de los muchos hijos
engendrados, o las efigies masculinas romanas o griegas con penes erectos—, la
sexualidad de la mujer se condenaba cada vez más. No sólo eso, sino que el
brutal control masculino sobre las mujeres —y en particular sobre su sexualidad
— se justificaba en forma creciente como necesario para proteger su castidad, su
honor y sobre todo su propia moralidad y la de su comunidad.
Economía y política de la moralidad dominadora
Hoy en día, desde muchos púlpitos de iglesias, mezquitas y otros lugares
de adoración en todo el mundo, los hombres predican una moralidad sexual
Ibid., 55. Como señala John Maier, incluso la leyenda de Gilgames (que se explaya sobre
la humillación y derrota de la diosa Istar por cuenta de Gilgames y su compañero Enkidu)
contiene claves en relación a esto. Escribe que cuando él y John Gardner tradujeron Gilgames
(1985), quedaron impresionados con el importante rol que desempeñaba en la historia una
mujer llamada tanto shamhatu como harimtu (términos referidos a las mujeres, al servicio de
Istar, que ofrecían "placer sagrado"). Como señalé en la Introducción, en este relato ella es "el
medio para transformar a la bestia Enkidu en un ser humano" (carta de John Maier a la autora,
septiembre 6, 1993). Junto con la transición de estas mujeres de poderosas e independientes
representantes de la Diosa a sirvientas (de hecho, propiedad) de amos varones (tanto divinos
como temporales), aparecieron muchos nuevos mitos donde la propia Diosa era asesinada o
violada. Así, primero encontramos al poderoso dios sumerio Enlil, que viola a la diosa Ninlil.
Pero en Palestina, aun cuando las evidencias arqueológicas demuestran que la adoración a la
Diosa perduró durante las monarquías e incluso hasta el exilio, la Diosa fue completamente
eliminada de los escritos religiosos.
310
Ver, por ejemplo, Teubal 1984. En relación a esto, es interesante que en Samuel 28:4-25
se señale que Saúl recurre a la mujer denominada a veces la bruja de Endor para llamar al
espíritu de Samuel. Esto indicaría que en los tiempos bíblicos aún persistía la creencia en el
poder mágico de las mujeres como sacerdotisas capaces de hacer regresar a los muertos.
También es interesante que lo que Saúl pregunta parece surgir de una fe más temprana en lo
que hoy se podría llamar el renacimiento del alma, sugiriendo que tal vez en los tiempos
neolíticos el objetivo de los ritos funerarios no era el renacimiento literal sino espiritual.
311
Plaskow 1990, 38-39.
309
dictaminada por Dios. Por ejemplo, las leyes del Antiguo Testamento que
regulaban rígidamente la sexualidad de las mujeres aún se presentan como
preceptos morales. Pero si reflexionamos sobre estas leyes, debemos
preguntarnos qué "moralidad", que requiere tanta brutalidad —por ejemplo,
que las jóvenes fueran muertas a pedradas si se descubría que no eran vírgenes
—, fue diseñada para ser acatada312.
Sólo al plantearnos esta pregunta comprendemos que estas leyes se crearon
para mantener —una vez más, a través de la aplicación o amenaza de dolor
físico— relaciones dominador-dominado entre hombres y mujeres. Pero
además se diseñaron para regular transacciones económicas entre hombres,
donde el cuerpo femenino era esencialmente una mercancía sexual de la cual
los hombres podían disponer, o incluso destruir, a voluntad.
Gracias a las leyes y relatos bíblicos (como la famosa historia de Jacob,
quien compró sus esposas a Labán trabajando para él siete años por cada una)
sabemos que los hombres comúnmente vendían a sus hijas en matrimonio. En
otras palabras, el matrimonio era esencialmente una transacción comercial entre
hombres. Pero para ser vendible, la hija debía ser virgen. De modo que, en
definitiva, una mujer soltera (o más bien una niña, ya que también eran usuales
los matrimonios infantiles, como todavía lo son en algunas regiones del Medio
Oriente) no virgen era un "bien estropeado". En consecuencia, la muerte a
pedradas de niñas "deshonradas" no sólo era una forma de controlar a las
mujeres mediante el terror, advirtiendo con el ejemplo lo que les esperaba si se
apartaban de la norma; también era una medida práctica para la destrucción de
un activo económicamente inservible (ahorrando así al padre cualquier gasto si
la mantenía viva)313.
Asimismo, las leyes bíblicas sobre el adulterio que exigían que adúltera y
adúltero murieran, también servían como regulación económica. Se encargaban
de castigar al ladrón (hombre que "robó" la propiedad de otro hombre) y de
destruir la propiedad dañada (esposa que "deshonró" a su marido)314.
Tal vez lo más interesante —y si lo pensamos bien, horroroso— sea la
ausencia en la Biblia de una moralidad (muchos menos leyes) que
responsabilizara a los hombres por causar la "deshonra" deliberada y a sangre
fría de mujeres y niñas sobre las cuales tenían un control tan absoluto. Así, no
hay indicios de que Lot haya sido castigado, ni censurado, por ofrecer sus hijas
a una turba que amenazaba a dos huéspedes varones en su casa. Muy al
contrario, cuando éstos resultaron ser ángeles enviados por Dios, es
recompensado. Cuando Sodoma y Gomorra son destruidas, por obvias
Ver, por ejemplo, Deuteronomio 22:13-21.
En Deuteronomio 22:13-21 aparecen los reglamentos para la situación en que un hombre
sospecha que su novia no es virgen.
314
Dos libros que documentan la verdadera base de las prohibiciones tradicionales del
adulterio —y de que éste era un crimen contra los derechos de propiedad masculinos sobre las
mujeres— son Countryman 1988, especialmente 157-159, y Daly 1973. Ver también El cáliz y la
espada. Capítulo 7.
312
313
perversiones sexuales que desagradaban a Dios, irónicamente sólo Lot y su
familia (salvo su esposa) son perdonados.
Tampoco hay ningún indicio de castigo o censura en una historia similar en
Jueces 19, donde un padre ofrece a su hija virgen y a la concubina de un
huésped suyo a una turba de rufianes que amenaza a este hombre. Más
adelante dice que el huésped (un levita, o miembro del clan sacerdotal)
prácticamente entrega su concubina a la turba (miembros de la tribu de
Benjamín) y que ellos la violan tan brutalmente que cuando "su amo" sale al día
siguiente a ordenarle continuar el camino, la encuentra muerta.
En esta historia bíblica no hay el menor indicio de que la entrega de la
concubina a la turba para ser violada rompa algún edicto moral o legal 315. Más
adelante, en Jueces 19:29 hasta Jueces 20 y 21, se revela una historia aún más
espantosa que deja meridianamente claro que bajo los códigos bíblicos de
moralidad, honor y leyes, los hombres que violaron y mataron a esta
desgraciada mujer no cometieron ningún crimen contra la víctima —sólo contra
su amo y la tribu de éste. Furioso porque los hombres de otra tribu
(benjaminita) lo privaron de su propiedad sexual —aun cuando él mismo les
entregó su concubina—, este levita trama su venganza.
En Jueces 19:29, leemos que al regresar a casa "tomó un cuchillo, agarró a su
concubina, la partió miembro por miembro en doce pedazos y la envió por todo
el territorio de Israel"; al recibir este "mensaje", luego de algunas oraciones,
negociaciones y planes, los hermanos de este hombre y sus tribus hermanas
decidieron iniciar la guerra contra la tribu de Benjamín; y que —después de
numerosas y sangrientas batallas que costaron la vida a más de cincuenta mil
hombres, la destrucción de todas las ciudades benjaminitas, y después de matar
a toda mujer y niño benjaminita, perdonando la vida de sólo un pequeño
número de hombres— los vencedores tomaron una decisión aún más extraña
(aunque igualmente bárbara). Para remediar el hecho de que los benjaminitas
sobrevivientes se encontraran sin esposas, los levitas decidieron asesinar a
todos los habitantes de Jabés de Galaad —excepto cuatrocientas jóvenes
vírgenes que (según Jueces 21:14) fueron regaladas a los sobrevivientes como
una ofrenda de paz y reconciliación.
Cuesta creer que con estos contenidos aún haya personas que traten de
decirnos que todo lo que aparece en la Biblia es la palabra de un Dios
Todopoderoso, de un padre misericordioso y justo cuyos mandatos constituyen
ley divina. Pero tal vez no, si recordamos que hace no mucho tiempo cristianos
santos dirigían la Inquisición europea, las Cruzadas y la tortura y quema de
miles, tal vez millones de mujeres; que la guerra crónica entre tribus del
Cercano Oriente continúa hasta hoy; y que en algunos lugares, "honorables"
hombres musulmanes, como sus antepasados androcráticos, aún pueden matar
En su obra teatral para una mujer, Mother Wove lite Morning, la actriz-dramaturga Carol
Lynn Pearson incluye una vital dramatización de esta historia desde la perspectiva de la hija del
huésped del levita.
315
(incluso a pedradas) mujeres (sus propias hijas, hermanas y madres) por
"deshonrarlos" a ellos y a sus semejantes316.
Nuevamente quiero enfatizar que estas brutalidades no son una
característica inherente a algún grupo étnico o religioso, ya sean antiguos
hebreos, cristianos medievales o árabes modernos. Son más bien costumbres
dominadoras o androcráticas.
También quiero enfatizar que reconocer la barbaridad de los elementos
dominadores en nuestra herencia judeocristiana, no debe cegarnos al hecho de
que también contiene importantes enseñanzas solidarias 317. A partir de estos
pasajes del Antiguo Testamento, tampoco debemos concluir que entre los
antiguos hebreos no hubo amor y respeto mutuo entre mujeres y hombres.
Pero si también encontramos esto, no es debido a, sino a pesar de, edictos y
leyes "morales" que respaldan el rígido control masculino sobre las mujeres y su
sexualidad. Obviamente, estos controles no sirven de base para el amor y el
respeto mutuo.
En realidad, estos controles —y los valores familiares que inculcan—
constituyen un gran obstáculo no sólo para el respeto mutuo y el amor entre
mujer y hombre, sino también para la construcción de una sociedad más
iluminada donde realmente se valoren la dignidad y los derechos humanos.
Como vimos en el carácter bélico y autoritario de las sociedades antiguas que
hemos examinado (y que exploraremos en el escenario contemporáneo en el
Tomo II), a través de la historia registrada, la eficaz reducción de la mitad de la
humanidad a poco más que animales domésticos usados y abusados por
hombres ha sido la piedra angular de una forma descuidada, inhumana y
extremadamente dolorosa de organizar las relaciones interpersonales,
intertribales e internacionales.
Domesticación de las mujeres y deshumanización de los hombres
Aún se desconoce en gran medida la historia de la domesticación de las
mujeres —y particularmente la domesticación de su sexualidad. La brutal
esclavización de hombres en las "grandes" sociedades esclavistas antiguas,
como Grecia y Roma, está comenzando a recibir seria atención académica. Pero,
Cada vez se manifiesta más que estos continuos apedreamientos de mujeres suelen
tener motivos políticos. Mujeres que han mostrado algún signo de independencia o
consideradas con excesivo poder, corren hoy el riesgo de ser llamadas prostitutas por los
fundamentalistas; la brutal violencia contra ellas sirve de ejemplo para que otras mujeres no
traten de asumir roles monopolizados por los hombres. Por ejemplo, a principios de enero de
1993, cuatro mujeres acusadas de prostitución murieron apedreadas públicamente en un pueblo
al norte de Somalia, acto que, según señala Hibaaq I. Osman en su historia para la revista Ais.,
fue parte de "una violenta reacción contra los logros de las mujeres" que durante la guerra civil
comenzaron a asumir roles de mayor liderazgo en la vida económica del país (Osman 1993, 12).
317
Las teólogas feministas están tratando de usar estos elementos como base para una ética
religiosa de orientación solidaria. Ver, por ejemplo, Mollencott 1977 y 1987; Plaskow 1990.
316
generalmente, la más brutal y extensa esclavización de las mujeres aún es
ignorada, salvo en la literatura feminista. Si se señala, se presenta al pasar,
como curiosos fragmentos de erudición sexual más que como el material en el
cual se basan importantes y serios hechos históricos.
Claramente, para las mujeres esta situación era —y sigue siendo— muy
seria. Y también lo es (y fue) para los hombres que durante milenios han
impuesto y mantenido la domesticación sociosexual de la mujer. Como vimos,
la represión y negación de antiguas normas fue un proceso que requirió la
mayor ingenuidad mítica y legal. Aún más grave: desalentar cualquier
desviación de las nuevas normas exigió el ejemplificador uso crónico de la
fuerza y la brutalidad.
La domesticación de las mujeres —es decir, su uso para servir a los
hombres y procrear para ellos como animales domésticos, tales como vacas o
asnos (con los cuales, y no por casualidad, son mezcladas en el Décimo
Mandamiento)— también fue seria para los hombres en otro aspecto
fundamental. Un elemento integral a este proceso de convertir a las mujeres en
propiedad masculina, fue la necesidad de transformar a los hombres de seres
humanos conscientes y sensibles en autómatas psicosexuales: hombres
androcratizados que podían perpetuar, perdonar e incluso disfrutar relaciones
personales y sexuales no basadas en los beneficios y cuidado mutuos, sino en la
explotación y opresión unilaterales.
No significa que todos los hombres de entonces, ni de ahora, se hayan
ajustado a este ideal de masculinidad. De hecho, a través de la historia, muchos
hombres han rechazado este tipo de roles. Pero las sociedades dominadoras ni
ahora, ni entonces, están gobernadas por estos hombres inconformistas que
suelen ser ridiculizados como "afeminados".
Así, en la antigua Roma, como en Asiría y Grecia, las crucifixiones públicas
eran un método común de ejecución (siendo la más famosa la crucifixión de
Jesús por los soldados romanos). Los hombres que ordenaban estas
crucifixiones —como los hombres que más tarde en nombre de Jesús ordenaron
torturas públicas, destriparon, descuartizaron y/o quemaron "brujas" y
"herejes"— obviamente eran usados para reprimir, o adormecer, todo
sentimiento de compasión o empatía. Para que los hombres aprendieran a
mandar —y ambos sexos aprendieran a aceptar—, este tipo de crueldad sádica
requería que mujeres y hombres crecieran en familias regidas precisamente por
este tipo de leyes, valores y costumbres que hemos analizado.
Así, bajo las leyes de la antigua Roma, el jefe del hogar, o pater familias,
tenía poderes personales y sexuales dictatoriales 318. Aunque la mujer era mayor
de edad a los 25 años, las romanas permanecían bajo el control de sus padres
Muchas de las primeras leyes romanas se atribuyen a Rómulo, su legendario fundador.
Para apoyar el control sexual masculino sobre las mujeres, él ideó leyes en que el adulterio
femenino era penado con la muerte. Además, obligó a los ciudadanos romanos "a criar a todo
niño varón y a la primogénita de las mujeres" (Lefkowitz y Fant 1982, 173).
318
(potestas) o esposos (manus) durante toda su vida. De hecho, el coempio, típica
ceremonia nupcial romana, era un simulacro de venta en que la esposa se
ubicaba bajo la mano del marido como un vasallo 319. Y por increíble que nos
parezca ahora, hay escritos que indican que en la antigua Roma los hombres
podían matar a sus mujeres por beber vino (o, al menos, que esta brutalidad se
recomendaba en una parábola "moral" sobre valores en familias decentes). En el
texto Memorable Deeds and Sayings, Valerio Máximo escribe que cierto hombre
llamado Ignacio Metelo "tomó un garrote y mató a su esposa a golpes por haber
bebido vino". Y agrega: "No sólo no fue acusado por el crimen, sino que nadie
lo culpó. Todos lo consideraron un excelente ejemplo: pagar con justicia la pena
por violar las leyes de sobriedad. En realidad, cualquier mujer que beba vino
sin moderación cierra la puerta a todas las virtudes y la abre a todos los
vicios"320.
Sin embargo, nuevamente hay evidencias de que pese a estas leyes,
costumbres y valores, en la antigua Roma, como en otras sociedades antiguas
que hemos analizado, al menos en algunos casos, mujeres y hombres se amaban
y apreciaban. Por ejemplo, en una carta a su esposa Calpurna, el autor romano
Plinio el Joven escribe: "No puedes imaginar cuánto te extraño. Te amo tanto y
no estamos acostumbrados a separarnos. Paso la noche despierto pensando en
ti, y durante el día mis pies me acarrean (literalmente me acarrean) a tu
habitación en los momentos en que usualmente te visitaba; al verla vacía, me
retiro tan enfermo y apenado como un amante encarcelado"321.
No sólo esto, las famosas elegías latinas de amor escritas por hombres como
Ovidio, Catulo y Propercio celebran lo que hoy llamaríamos amor libre (o
extramarital) y la independencia sexual femenina. En algunos de estos poemas,
las heroínas son sexualmente autónomas, desprecian convenciones sociales
como el doble estándar e incluso exigen, y obtienen, fidelidad de sus amantes.
En su análisis de estos poemas (aparentemente muy populares en su época),
Judith P. Hallett dice que constituyen documentos notables donde la inversión
de los roles masculino y femenino, el rechazo al doble estándar y el amor
romántico como compañerismo o "vínculo de confianza compartida" entre
iguales son temas importantes322.
Ibid., 202. Las "reformas" posteriores que convirtieron el matrimonio sin manus en una
alternativa legal, fueron una bendición ambigua para las mujeres. En general, también las
privaban del derecho a las propiedades de sus esposos (Hallett 1984, 244).
320
Lefkowitz y Fant 1982, 176. Otra ley romana establecía que "si una hija política golpea a
su suegro, será sacrificada a sus dioses ancestrales" —en otras palabras, asesinada (ibid., 174).
Para reforzar aún más el control masculino sobre la mujer, había leyes que prácticamente
permitían a los maridos divorciarse de sus esposas a voluntad. Así, en Memorable Deeds and
Sayings de Valerio Máximo, leemos que Gaio Sulpicio Gallus "se divorció de su mujer porque la
encontró al aire libre con la cabeza descubierta" y que otro hombre, Quinto Antistio Vetus, "se
divorció de su esposa porque la vio en público conversando en privado con una mujer
manumisa" (ibid., 176).
321
Ibid., 239.
322
Hallett 1984, 248.
319
Hallett señala que estos poemas a veces emplean metáforas de alianza
política para hablar de las relaciones mujer-hombre. Los autores describen su
vida amorosa como "una respetable sustitución de rango y riqueza" —
valoración femenina estereotípica de la importancia de las relaciones amorosas.
Aún más notable, "revelan el descontento con la visión romana tradicional de
mujeres recatadas, vasallas sumisas, y con las prácticas romanas actuales [más
nuevas] que permiten a la mujer una aparente mayor libertad para explotarlas
más plenamente"323.
Por lo tanto, no sería exagerado decir, como Hallett, que estos poemas
"constituyen lo que los historiadores sociales actuales llamarían una
'contracultura'" —aunque cabría agregar que también contienen parte del
sexismo y misoginia característicos de su época. Pero al menos señalan algunos
intentos por encontrar alternativas de relaciones más solidarias entre mujeres y
hombres324.
En realidad, el siglo I A.E.C. (cuando se escribieron estas elegías) fue una
época en que se cuestionaron muchas suposiciones dominadoras —al menos de
parte de algunos. Esto ocurría en Roma y en lugares más allá del Imperio
Romano como Palestina, donde un joven judío llamado Jesús predicaba una
moralidad participativa: la exaltación de la compasión, empatía y no violencia
al ámbito social y personal325.
En Roma se vivía un momento en que las mujeres tenían un poco más de
libertad personal. Hay indicios que señalan que al menos las mujeres de las
clases gobernantes ejercían a veces un gran poder. Pero, nuevamente, en gran
medida lograban hacerlo a pesar de una infraestructura social y legal firmemente
arraigada y diseñada para concentrar el poder personal y económico
exclusivamente en manos de los hombres —por ejemplo, leyes que prohibían a
las mujeres tener cargos ejecutivos o votar. Y en ese período de la historia
romana, incluso la escandalosa "inmoralidad" de las mujeres decíase alta
palidecía en comparación a los excesos sexuales de los hombres.
Por cierto, la antigua Roma, al igual que Sumer, Babilonia, Grecia y la
Palestina del Antiguo Testamento, era una sociedad mucho más civilizada que
la de los invasores indoeuropeos prehistóricos de Europa que Gimbutas llama
kurga. Era tecnológica y culturalmente mucho más avanzada. Además, en el
siglo I A.E.C. llegó a ser una sociedad mucho más sofisticada y cosmopolita que
la antigua Atenas o Palestina.
Aun así, a través de su historia, Roma fue una sociedad esclavista
tremendamente cruel que conquistó con brutalidad un enorme imperio —una
sociedad donde el modelo dominador de control masculino sobre la mujer y el
control de hombres "superiores" sobre "inferiores" guiaban las relaciones
personales, nacionales e internacionales. En su libro Women in the Ancient World,
Ibid., 253, 246
Ibid.
325
Para una discusión sobre Jesús y solidaridad, ver El cáliz y la espada, Capítulo 9.
323
324
John Peradotto y J.P. Sullivan dicen: "Los romanos entregaban todo el poder al
jefe del hogar, así como inicialmente lo dieron a los reyes romanos y más tarde
a los césares bajo el Imperio". Agregan que era una sociedad guerrera 326 donde
se honraban los llamados valores "duros" o masculinos y se despreciaba
cualquier cosa asociada a la mujer y lo "femenino" —incluyendo esa emoción
"mujeril" llamada amor.
Además, como en la antigua Atenas, era una sociedad donde la sexualidad
cotidiana solía ser indiferente y brutal (según consta en novelas como The
Golden Ass of Apuleius)327. Como en la antigua Atenas, los amos abusaban de y
explotaban sexualmente a sus esclavos; la violencia sexual se consideraba una
prerrogativa de quienes detentaban el poder (hecho documentado en Vida de los
doce Césares de Suetonio)328. En resumen, aquí, como en la antigua Atenas, el falo
era supremo (como vemos hasta hoy en monumentos fálicos llamados obeliscos
que en Roma y otras ciudades conmemoran guerras victoriosas, y en las ruinas
volcánicas de Pompeya, donde también hay esculturas de penes erectos
resguardando las casas de hombres).
Pero con toda la idealización del poder fálico, si observamos los
compulsivos excesos sexuales de los romanos, vemos que en realidad reflejan
impotencia sexual: la incapacidad de sentir una verdadera realización sexual y
emocional. Hoy sabemos que las conductas sexuales compulsivas y obsesivas
generalmente surgen de la incapacidad de sentir plenamente sensaciones físicas
y una amplia gama de emociones. En otras palabras, detrás del aparente
insaciable apetito sexual y crueldad de muchos romanos —sus famosas orgías
sexuales y las prácticas sexuales sádicas de algunos de sus emperadores 329— se
esconde una coraza psicosexual dominadora que bloquea eficazmente la plena
vivencia de sensaciones físicas y emocionales.
Esta misma coraza psicosexual es lo que actualmente sigue impulsando a
los hombres a más conquistas sexuales, a la "excitación" de la guerra y a todas
las demás frenéticas compulsiones que alimentan la guerra y la guerra de los
sexos. Esta coraza —y las agitadas frustraciones inherentes al modelo
dominador/dominado de relaciones humanas— aún encuentra expresión en los
medios de comunicación, donde su violencia y crueldad en el celuloide
rivalizan con el sadismo de los "circos" romanos imperiales, donde multitudes
eufóricas observaban a los gladiadores en "heroicos" combates mortales
mientras los cristianos y otros "criminales" eran despedazados y devorados por
animales feroces. Y esta coraza psicosexual también es lo que se expresa y
fomenta en la industria pornográfica moderna, donde el violento dominio de
los hombres y la humillación de las mujeres (con horribles imágenes de
crueldad y barbaridad masculinas contra ellas) se presentan como una
Peradotto y Sullivan 1984, 3.
The Golden Ass of Apuleius, traducido por Graves 1954.
328
Suetonio 1896.
329
Ibid.
326
327
entretención que excita sexualmente.
Así, en las sociedades dominadoras no sólo se reprimió y distorsionó la
sexualidad femenina al grado que muchas mujeres aún hoy son incapaces de
expresarse sexualmente, mucho menos tener orgasmos. Como exploraremos en
el Tomo II, la sexualidad masculina también se distorsionó y atrofió, de modo
que pese a su obsesión con el poder fálico, muchos hombres siguen apartados
de la esencia misma del poder sexual: la capacidad de dar y vivenciar
libremente el placer sexual.
A la larga, el culto fálico no es en absoluto un culto sexual, sino más bien un
culto a la sexualidad masculina como símbolo de violencia, conquista y
dominio. Así como la lucha entre Aquiles y Agamenón no fue realmente sobre
sexo en el sentido de amor sexual por Briseida sino sobre poder, los obeliscos
fálicos que hoy se encuentran incluso frente al Vaticano (como también el
monumento a Washington en la capital de Estados Unidos) no celebran la
capacidad de los hombres para dar y recibir placer sexual, sino sus matanzas y
conquistas bélicas.
Esta es la iconografía sexual legada por las antiguas sociedades que hemos
analizado. Es una iconografía sexual muy diferente a aquella de los tiempos en
que la vulva femenina era el centro del arte religioso. Actualmente, la vulva es
obscena —y al igual que hoy en día, incluso los griegos y romanos "paganos" la
exhibían sólo como pornografía. Lo más impactante y trágico es que es una
iconografía donde la sexualidad ya no es una fuerza básica de vida, fuente de
creatividad y conexión humanas, sino un instrumento para que los hombres
sometan y conquisten a otros, ya sean mujeres u hombres menos agresivos.
En cuanto a la espiritualidad, como veremos en los restantes capítulos de
nuestra exploración de la prehistoria e historia occidentales, también cambió
radicalmente. Separada de la naturaleza, de lo erótico y lo placentero, su foco
también cambió —a medida que sexo, nacimiento y renacimiento se
reemplazaron gradualmente por sufrimiento, castigo y muerte como temas
centrales de mitos y vida.
Capítulo 7
El Matrimonio Sagrado en un Mundo Dominador:
Metamorfosis del Sexo, la Muerte y el Nacimiento
Nuestros mitos occidentales más importantes provienen de las sociedades
que recién analizamos; la antigua Grecia, Palestina, Sumer, Babilonia y Roma.
Son mitos que evolucionaron de una compleja fusión de elementos tempranos y
tardíos: mitos metamorfoseados para un mundo metamorfoseado.
Estos mitos nos enseñan que ser valiente significa arriesgar la vida para
matar (como se les ha enseñado a los hombres) en vez de arriesgarla para dar a
luz (como las mujeres). Nos enseñan que para los hombres ser libre es el
objetivo más noble, pero para las mujeres un insulto indigno —epíteto
proferido a mujeres sexualmente "libres" o "promiscuas". Nos dicen que
moralidad, sexualidad y espiritualidad son legítimamente definidas por los
hombres; que la mujer, y particularmente su sexualidad, es peligrosa; y que la
verdadera espiritualidad (como la verdadera sabiduría, justicia y poder)
requiere la indiferencia de todo (sexo, amor y mujer) lo asociado a la carne, a los
sentimientos, a los seres humanos reales y a la vida real en la Tierra.
Ya que estos mitos han provocado tanta miseria, injusticia, derramamiento
de sangre y brutalidad, para algunos la solución es simplemente deshacerse de
ellos —de todo lo ilógico e irracional— y centrarse en cambiar nuestras
realidades. Pero para hacerlo, también debemos cambiar nuestros mitos. La
historia demuestra ampliamente que mitos y realidades van de la mano 330. Y es
aquí donde resultan tan útiles los nuevos conocimientos arqueológicos. Nos
ayudan a comprender que los temas más elementales —nuestra visión del
cuerpo, sexo, nacimiento y muerte— pueden ser, y de hecho han sido,
profundamente alterados. Y no sólo esto, nos permiten observar conocidos
mitos —incluyendo aquellos acerca de las relaciones sexuales y de lo que ocurre
después de la muerte— con nuevos ojos y ver cómo diferentes historias e
imágenes comunican formas muy diferentes de mirar y vivir en este mundo.
Nuestra primera imaginería mítica reflejaba una cosmovisión en que la
muerte no era un acontecimiento aislado ni un destino final al cielo o al
infierno. Era más bien parte del mismo ciclo: un ciclo de sexo, nacimiento,
muerte y renacimiento, donde la Diosa reivindicaba lo que ella daba y donde el
330
Esto se analiza a fondo en el Tomo II.
sexo desempeñaba un rol misterioso pero importante. Al darse cuenta que la
mujer sólo daba a luz después de las relaciones sexuales, nuestros ancestros
aparentemente concluyeron que el renacimiento de la vida animal y vegetal
cada primavera (e incluso el renacimiento del sol en el solsticio de invierno cada
año) también se generaba a través de algún tipo de unión sexual. Así, idearon
ritos mediante los cuales los humanos también podíamos unirnos con las
misteriosas fuerzas que rigen el universo que ellos asociaron con el poder
creativo femenino.
Se creía que si las plantas podían nacer una y otra vez de la tierra (útero de
la vegetación), aunque los humanos no pudieran presenciar ese proceso, la
Diosa —que reciclaba días y noches, cebada y trigo, primavera y otoño—
también podía reciclar la vida humana. Además, se creía que a través de ritos
eróticos de alineación con el poder misterioso del sexo, mediante el cual la
Diosa realizaba su obra milagrosa de nacimiento y renacimiento, los humanos
no sólo podíamos encontrar protección y consuelo frente al dolor, pena y
muerte inevitables, sino también aumentar nuestras posibilidades, generación
tras generación, para una vida alegre y generosa.
Pero si en una era de orientación participativa el matrimonio sagrado de la
Diosa simbolizaba tanto la unión femenino-masculina como nuestra unicidad
con los poderes dadores de vida y placer del universo, ¿qué tipo de unión
sagrada podría celebrarse en un mundo donde la adoración a la Diosa y a su
hijo-amante divino se subordinaba cada vez más a la adoración de dioses
violentos y belicosos? ¿Y qué pasó cuando durante la cristianización de Europa
el sexo mismo se condenó como pecaminoso, y mujeres que se aferraron a
vestigios de ritos sexuales anteriores fueron etiquetadas de brujas?
En un mundo así, la adoración de la Diosa y el matrimonio sagrado como
rito religioso extático tendrían que adquirir formas y significados muy
diferentes. Como veremos en las próximas páginas, esto es precisamente lo que
ocurrió —a veces con los resultados más sorprendentes, de hecho incluso
extraños.
Héroes, monstruos y matrimonio sagrado
Un fascinante ejemplo concreto es la famosa historia de Teseo, Ariadna y el
Minotauro. Según este popular mito griego, que significativamente ocurre en la
isla de Creta, hubo una vez un rey malvado llamado Minos, que cada año exigía
a los atenienses un tributo de siete muchachas y siete jóvenes como sacrificio
para una criatura monstruosa, mitad toro y mitad hombre, llamada Minotauro.
La acción comienza cuando los jóvenes atenienses (incluyendo a Teseo, hijo
del rey de Atenas) acaban de llegar a Creta. Por medio de promesas de amor,
Teseo engaña rápidamente a la hija de Minos, la sacerdotisa Ariadna, para que
le revele un secreto que sólo ella conoce: cómo entrar y salir ileso del laberinto
subterráneo donde vive el sanguinario Minotauro. Equipado con el hilo mágico
de Ariadna y su fiel espada, Teseo desciende al laberinto, toma por sorpresa al
Minotauro y rápidamente lo envía al Hades (reino griego de los muertos).
Un rasgo interesante de esta historia es que difama al rey micénico Minos.
En relatos previos, Minos está lejos de la maldad. Homero, que escribe con
entusiasmo de la época micénica, lo identifica como el hijo del propio Zeus
olímpico. Hesíodo lo describe como el más justo e inspirado legislador del
mundo antiguo. Por lo tanto, la difamación de Minos indudablemente refleja el
fin del control micénico del Mediterráneo y la gradual ascendencia del poder
ateniense331.
Si examinamos esta historia a la luz de los importantes roles de las
cretenses hasta los tiempos micénicos, es aún más interesante la forma en que
este mito aborda a Ariadna —quien, como la reina Arete en la Phaecia micénica
de La Odisea de Homero, probablemente aún era adorada por su pueblo como
representante terrenal de la Diosa. Incluso en esta leyenda ateniense, Ariadna
todavía es una mujer que gozaba de gran poder. Al igual que Inanna en los
himnos sumerios, posee el secreto del laberinto, un viaje de iniciación como el
que Inanna y Dumuzi emprenden a los infiernos de la muerte. También es ella
la que sabe cómo volver.
Pero ahora este conocimiento y este viaje no forman parte del ciclo mítico
que incluye sexo, muerte y renacimiento. Tampoco es un viaje en el cual una
deidad femenina es la protagonista. Más bien, es el viaje solitario de un héroe
masculino. Y no es un viaje al reino de una Diosa fantasmal u oculta, como en
los himnos de Inanna, donde la reina es su hermana mayor Ereshkigal 332. Es, en
cambio, un viaje a un lugar subterráneo donde un monstruo con cachos y
pezuñas (parecido al demonio de la iconografía cristiana) devora carne
humana.
En agudo contraste con la historia de Inanna y Dumuzi, donde Inanna
regresa de los infiernos para seguir gobernando a su pueblo, es aún más
significativo el hecho de que la historia de Teseo y Ariadna tenga un final muy
distinto. Para él, termina con un triunfante viaje de regreso a casa para reinar.
Para ella, termina con la derrota de su pueblo, la traición de su amor por Teseo
y su exilio en la isla de Naxos.
Así como los dioses griegos Zeus, Apolo y Ares eran importaciones
indoeuropeas, los héroes míticos griegos como Teseo, Hércules y Perseo eran
representaciones idealizadas de los hombres que se estaban apoderando del
Una teoría propuesta por Mará Keller es que en los tiempos micénicos el gobernador de
Cnosos era de hecho un tirano que exigía de los atenienses un tributo que consistía en el
sacrificio de doncellas y jóvenes —según otra leyenda, se debía a que los atenienses habían
matado al hijo de Minos. En cualquier caso, la leyenda de Teseo refleja el cambio desde la
temprana mitología centrada en la Diosa, en la cual Ariadna, como su representante, jamás
habría sido un mero instrumento para el uso temporal de Teseo. Refleja por cierto la
ascendencia del poder ateniense más que del micénico (Keller, en preparación).
332
"The Descent of Inanna", Wolkstein y Kramer 1983, 51-90; 156-157.
331
mundo antiguo. Las cualidades que encarnaban estos héroes arquetípicos no
difieren tanto de aquellas de los épicos he-manes de nuestro tiempo, como
Rambo o James Bond. Eran asesinos consumados, célebres por su poder no para
dar sino para quitar la vida. No dudaban en recurrir a mentiras o robos para
alcanzar sus objetivos. Y en un mundo donde las mujeres (incluso en Creta)
gradualmente pasaban a ser propiedad masculina, con frecuencia no sólo eran
violadores y seductores, sino también raptores o ladrones de mujeres.
Además, como en James Bond y otras películas de aventuras de machos,
para estos antiguos héroes griegos el sexo con mujeres era sólo casual. Más que
un acto sagrado asociado a la adoración de la Diosa, el sexo se relacionaba
ahora con ambiciones monárquicas de conquista y dominio —y sobre todo con
violencia333.
Debido probablemente a la persistente influencia que aún tenía en esta
época la institución del matrimonio sagrado como legitimación de la
monarquía, Teseo finalmente se casa con Fedra, hermana menor de Ariadna.
Pero al igual que ésta, ya no es la representante de la Diosa. Simplemente se
dice que es la hija del rey Minos. En otras palabras, ahora se altera radicalmente
el poderoso arquetipo antiguo de la Diosa y de la sacerdotisa como su
representante en la tierra. Como también la institución del matrimonio sagrado,
que ahora ya no se realiza —como todos los antiguos matrimonios sagrados, en
la tierra de la sacerdotisa o reina—, donde la descendencia se trazaba a través
de la madre y el marido debía irse a vivir con la esposa. Ahora se realiza en la
tierra natal de Teseo, hasta donde ha llevado a la pequeña Fedra, que es criada
como miembro de su familia: un claro reflejo del cambio de la descendencia
matrilineal a la patrilineal y de la costumbre ateniense del matrimonio de niñas.
Pero estas relaciones sexuales radicalmente alteradas, primero entre Teseo
y Ariadna y luego entre él y Fedra, no son la única forma en que el antiguo
matrimonio sagrado es cooptado y degradado en este mito que gira en torno a
las hazañas de un rey/príncipe griego. Pero lo más dramático —que percibí de
pronto al releer la parte de esta historia que se centra en el Minotauro— es
cómo el matrimonio sagrado es degradado, distorsionado y en esencia
parodiado en el relato del nacimiento del Minotauro.
El relato señala que el Minotauro es hijo de la reina Pasífae, esposa del rey
Minos. Sin embargo, no es hijo de Minos sino de un hermoso toro blanco. El
dios griego del mar, Poseidón, castiga a Minos por negarse a sacrificar el toro
para él, y hace que Pasífae se enamore del toro.
El toro como símbolo de potencia masculina se remonta al Paleolítico —
como probablemente también el mito de la unión sexual sagrada del principio
creativo femenino con un toro, ya que en una caverna paleolítica encontramos
una imagen de lo contrario inexplicable de un animal con cachos sobre una
El propio Zeus fue un famoso violador y raptor de mujeres mortales y divinas, lo que
refleja (y reafirma) el cambio de las relaciones masculino-femeninas del tipo solidario al tipo
dominador.
333
mujer embarazada334. Esta asociación del principio masculino con el toro se
evidencia en los himnos de Inanna (donde ella se refiere a Dumuzi como su toro
salvaje) e incluso después en la Creta minoica y micénica (donde los cuernos de
consagración o cachos de toro eran importantes símbolos religiosos asociados a
la adoración de la Diosa). Por lo tanto, es indudable que la unión sexual de
Pasífae con el toro blanco es el matrimonio sagrado entre el principio femenino
representado por la Diosa y el principio masculino representado por el antiguo
Dios Toro.
Pero ahora, en lugar de ser un rito de gran importancia religiosa, se nos
presenta como una aventura ilícita y antinatural de la esposa de un rey.
Además, en vez de generar nueva vida en primavera —o un niño divino que
simbolizaba el poder de la Diosa sobre el nacimiento, muerte y regeneración—,
esta unión sexual genera un monstruo de insaciable apetito por sangre humana.
En resumen, así como en el dogma cristiano medieval el sexo se vincula al
pecado, en la leyenda de Teseo el matrimonio sagrado entre Pasífae (como
representante de la Diosa) y el toro blanco (antiguo Dios Toro) se convierte en el
acto adúltero de una esposa infiel. Para rematar —y a diferencia de anteriores
mitos y arquetipos—, el producto de esta otrora unión sagrada es ahora un
demonio malvado y sanguinario, que curiosamente anticipa al conocido
demonio con cachos y pezuñas que en posteriores mitos cristianos atormenta
sin cesar a los humanos en su infierno subterráneo.
Sacrificios, demonios y sexo
Es particularmente interesante la demonización griega del antiguo Dios
Toro como un horrible monstruo que exige constantes sacrificios humanos, ya
que en el arte neolítico la propia Diosa se suele representar mitad humana y
mitad animal, como Diosa ave o serpiente que simboliza la unidad de toda la
naturaleza. El arte minoico y micénico también está plagado de criaturas
híbridas imaginarias —por ejemplo, el buitre, al igual que la esfinge egipcia, es
en parte felino y en parte ave. Lejos de ser un monstruo, el buitre minoico es
una criatura hermosamente elegante. Y lejos de aparecer como un devorador de
doncellas y jóvenes, la imagen del Minotauro en un sello micénico tiene una
actitud mundana, sentado en una silla de manera informal con las piernas
cruzadas.
Esta demonización de deidades y símbolos religiosos antiguos es un tema
mítico bien documentado y muy recurrente en la historia registrada. John Maier
(coautor con Samuel Noah Kramer de The Myths of Enki y cotraductor con John
Gardner de Gilgamesh) escribe—"En Mesopotamia, el ejemplo más sorprendente
El propio Zeus fue un famoso violador y raptor de mujeres mortales y divinas, lo que
refleja (y reafirma) el cambio de las relaciones masculino-femeninas del tipo solidario al tipo
dominador.
334
es el pájaro Imdugud, demonizado como Zu (o Anzu), que provoca el caos al
robar el me divino y debe ser asesinado por el crimen contra el universo". Otro
ejemplo son "las criaturas protectoras lahama que, al menos en el arte, conducen
al demoníaco Humbaba, asesinado por los héroes Gilgamés y Enkidu (aunque
era guardián de los bosques de cedros y estaba conectado al dios Enlil)" 335.
Esta demonización de las tempranas figuras míticas se suele vincular con
acusaciones de sacrificios humanos. Por ejemplo, así como los griegos
transformaron a la Diosa serpiente en la terrible Medusa y a la Diosa ave en las
temibles Harpías, también afirman que los Titanes (dioses ancianos de la
cosmología griega) devoraron a sus propios hijos. En el Medio Oriente, la
demoníaca Lilith es otro caso. Según algunas leyendas hebreas, Yavé la castigó
por no someterse a Adán —específicamente, por negarse a tener sexo con él en
la posición "misionera" (hombre arriba, mujer abajo)—, debiendo asesinar
diariamente a miles de sus propios hijos.
Si bien en los tiempos históricos tanto las mujeres (por ejemplo, las "brujas"
medievales) como las deidades femeninas (por ejemplo, Istar y Astarté) se
asocian a veces con sacrificios humanos, en el arte y otros hallazgos
prehistóricos hay escasas evidencias que apoyen la visión de que el sacrificio
humano fue parte importante de nuestra herencia de las tempranas sociedades
adoradoras de la Diosa. En primer lugar, en el arte paleolítico, neolítico y
minoico no hay imaginería artística de sacrificios humanos. De hecho, en el arte
minoico, más que jóvenes y doncellas alimentando al Minotauro, encontramos
escenas de jóvenes y doncellas danzando con toros, en lo que aparentemente
era un importante ritual de habilidades atléticas y devoción religiosa.
Desde nuestra perspectiva, esta danza con los toros es un ritual muy
extraño, especialmente porque estamos habituados a la idea de corridas de
toros donde los matadores enfurecen al animal hiriéndolo y luego lo matan
cruelmente con una espada en un acto ritual de dominio y conquista. Pero en
términos de una ideología no Je conquista de la naturaleza sino de alineación
con su poder dador Je vida y amenazador de muerte, la danza de jóvenes y
doncellas desarmados con este poderoso animal, mítico por su potencia sexual
y capacidad destructiva, sería algo completamente distinto. Tal vez, en
consonancia con lo que el arqueólogo Nicolás Platón llama "la ardiente fe en la
Diosa naturaleza" de los minoicos, su significado sea lo que literalmente fue: un
acto de equilibrio donde el legendario amor por la vida de este pueblo se
contrapesaba simbólicamente con la permanente posibilidad de la muerte. En
una tierra de sismos, es bastante probable que haya ritos referidos a la
naturaleza recurrente de la vida y la muerte.
Sin embargo, en la prehistoria cretense subsiste el mito del sacrificio
humano, aun cuando no hay evidencias arqueológicas sólidas que indiquen que
hubo sacrificios rituales en la época neolítica o minoica 336. Mellaart señala la
335
Carta de John Maier a la autora, septiembre 6, 1993.
ausencia de altares para sacrificios de sangre en Çatal Hüyük337. Gimbutas
indica que las primeras interpretaciones de hallazgos arqueológicos de
sacrificios humanos se basan en tergiversaciones de segundas sepulturas de
huesos de muertos, que eran comunes en las sociedades prehistóricas
adoradoras de la Diosa —y que de hecho subsisten hasta hoy en algunos
lugares del Mediterráneo, como se documenta en una ceremonia registrada en
Tesalia (norte de Grecia), donde, reveladoramente, las parientes del difunto aún
desempeñan un rol central338. Por ejemplo, Gimbutas escribe que el
descubrimiento arqueológico de huesos de más de cien personas en una
caverna prehistórica al sudeste de Italia, de donde se habían sacado algunos
cráneos antes de depositar el resto de los cuerpos, que tenían cortes, "ahora se
puede entender dentro del contexto de antiguas y difundidas prácticas de
inhumación en las cuales las cabezas de los muertos se sacaban para darles una
atención ritual especial antes de enterrarlas separadamente", y que "esto no
indica sacrificio humano"339.
Algunas investigadoras, como Vicki Noble y Barbara Walker, incluso creen
que el sacrificio animal puede ser una práctica dominadora (o, en sus términos,
patriarcal). Señalan que el primer sacrificio de sangre fue la "libre entrega de
sangre menstrual femenina" (como el ocre rojo en entierros paleolíticos y
neolíticos, símbolo de regeneración o renacimiento) y que la obtención de
sangre sagrada mediante la muerte sólo se habría hecho "necesaria" cuando el
poder sexual de la mujer dejó de ser un elemento importante en la mitología y
ritos religiosos. También sostienen que historias como las de los himnos
mesopotámicos de Inanna —donde tanto ella como el rey/dios toro Dumuzi
regresan a los infiernos durante parte del año (otoño e invierno infértiles)— más
Por ejemplo, un pithoi o jarrón grande que contenía los huesos descarnados de dos
niños, el cual, según la arqueóloga Lucy Goodison, probablemente pertenece a la primera época
micénica, no parece haber sido un sacrificio sino una segunda sepultura, ya que el uso de
grandes jarrones para este propósito era una costumbre egea usual que indudablemente
perduró hasta los tiempos micénicos. National Geographic (febrero 1981, 220-224) publicó otro
hallazgo arqueológico muy publicitado como evidencia de las prácticas sacrificiales minoicas.
Pero según Platón y otros arqueólogos griegos, lo que ahí se describía como un "sacrificio
interrumpido" para tratar de prevenir un terremoto no era en realidad eso. Señalan que lo que
un arqueólogo llama altar era en realidad un muro que se cayó durante el terremoto. Y más que
un "sacerdote" y una "víctima intencional", los dos hombres encontrados aplastados en el
emplazamiento simplemente murieron cuando el edificio se desplomó (reunión de la autora con
Nicolás y Anastasia Platón en Atenas 1989)
337
Mellaart 1967, 77.
338
Gimbutas 1991, 296.
339
Ibid., 292. Estas segundas sepulturas parecen relacionarse con elaboradas ceremonias.
"Los días especiales del regreso de los huesos de los antepasados se celebraban alegremente",
escribe Gimbutas acerca de algunas de las famosas tumbas santuarios en las islas Orkney. "Los
restos de las celebraciones son abundantes: en el aposento se encontraron huesos de ovejas,
cabras ganado y cerdos". Estas sólidas tumbas megalíticas también eran lugares de música y
danza en estas ocasiones rituales. Gimbutas dice: "Sabemos que la danza se asociaba con ritos
funerarios del Hipogeo Sardo y otros monumentos" (ibid., 294).
336
tarde se interpretaron en un sentido literal. En otras palabras, señalan que lo
que en sociedades patriarcales se convirtió en matanzas rituales fueron alguna
vez sólo mitos simbólicos (como el arquetipo de una diosa o dios que muere y
resucita) o ritos simbólicos (como la eucaristía cristiana, donde el sacerdote da a
los fieles la hostia que simboliza el cuerpo de Cristo y el vino que simboliza su
sangre), y no sacrificios humanos reales Si bien también dudo de afirmaciones
que señalan que el sacrificio humano fue una práctica común en las sociedades
adoradoras de la Diosa antes del cambio a una organización social dominadora,
sí creo que existieron rituales de matanza de animales en algunas tempranas
sociedades neolíticas (y tal vez incluso paleolíticas). Pero quisiera agregar que
también hay indicios de que al menos en algunas partes del mundo antiguo, los
sacrificios de sangre pueden haber sido una costumbre más característica de
pueblos pastores que agrarios. Por ejemplo, al comentar argumentos que
sostienen que el sacrificio humano era común en la Creta minoica, Goodison
indica que sólo después del cambio a la época indoeuropea micénica, que fue
más belicosa, encontramos en el arte cretense imágenes de animales a punto de
ser sacrificados. Ella dice: "No hay ningún sello del primer período que celebre
el acto del sacrificio animal". Esto contrasta agudamente con el período
posterior, donde deidades masculinas armadas "en posición de mando (a
menudo sobre una plataforma elevada) comienzan a cobrar importancia", y
donde en lugar de "asociación, acompañamiento, respeto por e identificación
con las criaturas exhibidas", empezamos a encontrar expresiones de
dominación, como frecuentes "representaciones de animales domados, muertos
y capturados"340.
En uno de los primeros capítulos de la Biblia judeocristiana aparece otro
elemento interesante que apoya la visión de que el sacrificio de sangre (animal o
humano) fue más una costumbre pastoril que agraria. Aquí se señala que
Jehová prefirió el sacrificio de sangre del pastor Abel (la oveja sacrificada) que
los frutos de la tierra que ofrecía Caín. Y en total oposición a !a realidad
histórica que indica que los pastores destruyeron o se apoderaron de sociedades
agrarias más tempranas, aquí Caín, como representante de los primeros pueblos
agrarios, es acusado del monstruoso crimen de fratricidio 341.
Esto no quiere decir que el sacrificio animal, o incluso humano, no se haya
practicado en sociedades adoradoras de la Diosa en la prehistoria temprana. Sin
embargo, si hubiese sido un ritual importante y difundido, habríamos
encontrado representaciones de esto en el extenso arte de estas sociedades, pero
no es así. De hecho, sólo en posteriores sociedades de orientación dominadora
Goodison 1989, 113; 114-115.
Apoyando también el punto de vista de que los pueblos agrarios predominadores del
Neolítico preferían realizar ofrendas de frutos de la tierra más que sacrificios de sangre, está el
relato bíblico de cómo el profeta Jeremías insulta al pueblo por reincidir en la adoración de la
Diosa y los hombres le dicen que cuando sus esposas horneaban pasteles para la Reina del Cielo
había paz y prosperidad (Jeremías 44:17).
340
341
—como las dinastías egipcias (cuyos faraones a veces hacían enterrar a sus
esposas y esclavos con ellos) y los aztecas (cuyos sumos sacerdotes arrancaban
el corazón de los guerreros capturados y sacrificaban vírgenes como ofrenda a
sus dioses belicosos e iracundos)— encontramos extensos registros artísticos de
sacrificios humanos. En sociedades surgidas después del cambio cultural que
hemos analizado como los guerreros cartaginenses— hallamos las evidencias
arqueológicas más convincentes que apuntan a rituales de sacrificio humano 342.
Además, sólo en sociedades posteriores de orientación dominadora
encontramos leyendas del sacrificio anual de un rey divino, el hijo-consorte de
la Diosa. Así, en los himnos de Inanna, el matrimonio sagrado aún tiene gran
importancia y el sexo está asociado al placer y renacimiento de la naturaleza. El
viaje a los infiernos (muerte), aunque realmente cruel y aterrador, también se
asocia al renacimiento (regreso periódico, primero de Inanna y luego de
Dumuzi y su hermana). Y aunque se ha dicho que en el festival de año nuevo
del período babilónico tardío (cuando aún se celebraba el matrimonio sagrado
de la Diosa y el rey gobernante) un rey (o su reemplazante) moría en un ritual,
nada indica lo mismo en los himnos de Inanna, ni en ningún texto
mesopotámico343.
Para una discusión sobre estas evidencias arqueológicas, ver Stager y Wolff 1984. Stager
y Wolff describen un amplio conjunto de monumentos funerarios de arenisca y caliza que datan
aproximadamente del 750 A.E.C. al 250 A.E.C. (en otras palabras, comenzando varios milenios
después del Neolítico y aproximadamente setecientos años después de la caída de la Creta
minoica), donde se depositaron miles de urnas con restos quemados de los huesos de crías
animales y bebés humanos. Las urnas del nivel más primitivo (alrededor del 750 A.E.C. hasta el
600 A.E.C.) contienen principalmente crías de animales sacrificados (como el sacrificio del
cordero y el corzo que aparecen en la Biblia), aunque también hay restos humanos que según
los autores son bebés nacidos muertos o recién nacidos. En el segundo nivel (alrededor del 600
A.E.C. hasta el siglo III A.E.C.) aumentan los descubrimientos de huesos de bebés e incluso
niños pequeños. Pero hasta este momento, esto está principalmente limitado a las tumbas de las
clases gobernantes —expandiéndose sólo gradualmente a la población en general durante los
períodos tercero y final. Esto indicaría que el sacrificio de bebés y niños pequeños fue
introducido por pueblos conquistadores, en lugar de ser algo inherente a la cultura anterior que
en muchas de las civilizaciones históricas más tardías se componía de pueblos conquistados
(como se evidencia dramáticamente en India, donde fueron confinados a las castas más bajas).
Sin embargo, algunos de los sacrificios en Cartago son para la diosa Tanit, quien, como Istar y
Astarté en Canaán y Atenea en Grecia, a estas alturas era una diosa guerrera —en otras
palabras, una coopción de una deidad anterior para hacerla calzar con los requisitos
dominadores. Esto ha llevado a los académicos a concluir que la práctica cartaginense del
sacrificio humano también puede haberse dado en sociedades prehistóricas más tempranas
adoradoras de la Diosa. Debo agregar que hay quienes se muestran escépticos acerca del
sacrificio infantil cartaginense, incluyendo a Claude Schaeffer, que excavó Ugarit (Parte de esto
se analiza en la p. 38 del artículo de Stager y Wolff, aunque sus conclusiones afirman lo
contrario). Además, académicos como Moshe Weinfeld y Helene Benichou-Safar desestiman las
acusaciones bíblicas de "adoración al dios Molech" y del sacrificio infantil como una "hipérbole
poético-profética" (ibid.).
343
Por ejemplo, la obra Myths from Mesopotamia (1989) de Dalley, una traducción de textos
mesopotámicos claves, no menciona matanzas rituales del rey durante el festival (carta de John
342
Contrariamente, en la historia de un combate ritual entre sacerdotes en las
afueras del templo de la diosa romana Diana en un huerto en Italia (caso en el
que se basa James Frazer en su libro La rama dorada para sostener la existencia
de rituales prehistóricos de sacrificio humano), el matrimonio sagrado se asocia
y subordina a un acto de matanza ritual 344. Asimismo, en el mito griego de
Teseo y el Minotauro, el matrimonio sagrado es incidental, no se asocia al placer
sino al castigo divino: el rey Minos y su esposa son castigados porque éste no
sacrificó un toro en honor al dios griego Poseidón.
En otras palabras, en el arte y mitos más primitivos, el tema central es la
regeneración cíclica de la vida, subrayándose el sexo, el amor y la regeneración.
En cambio, en el arte y mitos más tardíos, el énfasis central está en el castigo, el
sacrificio y la muerte —donde incluso a veces la Diosa, como en el caso de Istar,
exige sacrificios humanos, ya sea en mitos bélicos o religiosos. Y este énfasis en
la muerte y el sacrificio no debe sorprendernos tanto si consideramos que estos
mitos reflejan un mundo donde el mayor poder no es para dar y nutrir la vida,
sino para quitarla en forma cruel y dolorosa. O, dicho de otro modo, como
observa el teólogo Walter Wink, si en los mitos de este mundo se prestaba tanta
atención a monstruos y demonios como encarnaciones del mal, era porque
existía mucha maldad. Y agrega que si los protagonistas de estos mitos eran tan
violentos, era porque "la historia de los dioses refleja perfectamente la evolución
política del estado"345.
Mitos cambiantes para un mundo cambiante
Nuevamente, esto no quiere decir que no hubo maldad o energías
demoníacas en las primeras sociedades orientadas más al compañerismo que a
la dominación. Los seres humanos tienen un potencial de violencia y crueldad
(mal), así como de bondad y preocupación (bien). La naturaleza es tanto
creativa como destructiva, y estos procesos afectan nuestra vida. Pero la
Maier a la autora, septiembre 6, 1993).
Frazer 1922, 1969, 6. Frazer señala que historias como aquella de un "rey del bosque" que
debía arrancar la rama de cierto árbol asociado a la diosa Diana y luego asesinar a su predecesor
en un huerto cerca de un templo en Nemi, "debe haber sido transmitida desde una época
anterior a la memoria del hombre, cuando Italia aún se encontraba en un estado primitivo".
Apoya su argumento con analogías de relatos antropológicos decimonónicos de "tribus
primitivas", que de hecho tienen muy poco en común con las sociedades neolíticas que hemos
analizado, ya que se caracterizan por ser de dominio masculino, autoritarias y violentas, con el
reemplazo periódico de un jefe por otro más joven y fuerte para asegurar el gobierno de un
"hombre fuerte". Las teorías de Frazer ya han sido rechazadas por la mayoría de los académicos.
Walter Burkert dice en su libro Structure and History in Greek Mythotogy and Ritual: "El 'dios de la
vegetación' de Frazer es una alegoría postclásica transformada en una teoría genética de la
religión; podemos dejarla como retórica y poesía, desde donde brotó" (citado en Goodison 1989,
45).
345
Wink 1992.
344
polarización hacia el bien o el mal absolutos de las sociedades dominadoras
(sean primitivas o social y tecnológicamente avanzadas), no es un tema que
aparezca en la iconografía de sociedades gilánicas más tempranas, donde no
vemos la constante oposición entre deidades buenas o héroes y una serie de
monstruos del mal o demonios.
En contraste, en el Enuma Elish, mito babilónico que data aproximadamente
del 1100 A.E.C.346, la creación misma se retrata como un acto de violencia: la
diosa Tiamat es asesinada por el dios Marduk, y a partir de su cadáver
desmembrado se forma el mundo —y un nuevo orden mundial. Según esta
historia, tanto el origen del mundo como nuestros orígenes humanos vienen de
la violencia. Después de matar a la Diosa Madre para crear el mundo, Marduk
asesina a su esposa, Kingu, y de su sangre crea a los seres humanos para que
sean siervos de los dioses.
El punto al que quiero llegar es que hay una razón por la cual estos mitos
representan tanta violencia y la justifican con el recurso de demonizar a otros
pueblos y sus deidades. Para poder mantenerse, las sociedades dominadoras
rígidas necesitan idealizar e institucionalizar la crueldad, la violencia y la
insensibilidad —en otras palabras, el mal. ¿De qué otra manera se imponen
relaciones sociosexuales basadas en rígidos rangos de dominio? Y ya que el
sistema dominador también garantiza que la responsabilidad de todo mal
perpetrado para mantener esta forma de estructurar las relaciones humanas no
descanse donde pertenece, la proyecta en otra parte —no sólo en mitos sino
también en la realidad.
Un tipo de proyección, que aún vemos a nuestro alrededor, es el chivo
expiatorio, o acto de culpar (y a menudo matar) por los problemas y males
propios a grupos socialmente sin poder. Así, cuando los romanos persiguieron
a los cristianos, acusados de hacer sacrificios rituales y comer carne humana, tal
vez fue porque la eucaristía es un rito donde simbólicamente se bebe la sangre
de Jesús y se come su carne. Inquisidores cristianos también acusaron de
sacrificios rituales humanos a mujeres que fueron torturadas y quemadas en la
hoguera por ser brujas. Y la misma acusación se hizo a fines del siglo XX para
justificar la masacre zarista contra los judíos rusos, a quienes se les culpó de
matar y comer niños cristianos.
Otra proyección típica es la invención de demonios o diablos, que en
muchos mitos terminaron siendo versiones distorsionadas de las deidades de
pueblos conquistados o perseguidos. Otra forma es la proyección del mal en los
dioses propiamente tales —procurando así, a través del sacrificio ritual y en
sociedades antiguas mediante sacrificios de sangre, aplacar a dioses iracundos y
vengativos y a sus representantes aquí en la tierra.
Nuevamente, quisiera enfatizar que a los pueblos de orientación más
solidaria del Neolítico temprano y de la Creta minoica también les preocupaba
En general, se considera que el Enuma Elish es un texto bastante tardío, del reinado de
Nabucodonosor I (1125-1104 A.E.C.) (carta de John Maier a la autora, septiembre 6, 1993).
346
(y temían) el mal, la violencia y la muerte. En el Neolítico, la muerte se asociaba
a la Diosa ave, posiblemente porque en Çatal Hüyük y otros asentamientos, el
descarne (quitar la carne de los muertos antes de enterrar sus huesos) lo
realizaban buitres, simbolizando a la Diosa que regresa a los muertos a su útero.
En las culturas primitivas y en la minoica, la Diosa serpiente también
simbolizaba el reino fantasmal y oculto, que aparentemente los antiguos
relacionaron con el regreso al útero de la Diosa.
Sin embargo, una cosa es reconocer, como lo hicieron estos pueblos, la
naturaleza cíclica de la vida y la muerte y una Diosa que da vida y la quita para
renacer, y otra muy distinta es caracterizar a la Diosa ave, a la Diosa serpiente y
a otras deidades femeninas como demonios perversos y sanguinarios que
exigen sacrificios humanos (algo que no encontramos en la iconografía neolítica
ni minoica).
Como vimos, en el Paleolítico y Neolítico, el matrimonio sagrado se
consideraba un catalizador que cada primavera volvía a activar la vida. No
parece haber tenido nada que ver con aplacar monstruos o demonios, con
violencia o legitimación del poder de los reyes. Incluso en el matrimonio
sagrado sumerio tardío de los himnos de Inanna, aún se honra el aspecto
sagrado de la sexualidad femenina y su poder creativo. Hacer el amor seguía
siendo un apasionado encuentro entre un hombre y una mujer, donde las
mujeres iniciaban y disfrutaban abiertamente la relación sexual. Y aun cuando
aquí el matrimonio sagrado ya es un instrumento con el cual los hombres
legitiman su poderío como reyes, hay indicios de que el poder del rey aún no es
absoluto. Si bien Inanna transfiere sus poderes a Dumuzi para que gobierne en
su lugar, cuando él olvida que su poder viene de ella, es destituido durante seis
meses a los infiernos (de donde regresa cada año, lo que simboliza el viejo tema
de la regeneración cíclica de la vida).
Pero en el mito mesopotámico del legendario héroe Gilgamés, se revela una
historia muy diferente. Cuando la Diosa Istar (sucesora babilónica de la sumeria
Inanna) le propone matrimonio, él la rechaza bruscamente, acusándola de ser
infiel a amantes previos y de dañarlos. Luego, con la ayuda de su amigo
Enkidu, un hombre salvaje de los montes, mata al Toro Celestial de Istar y
arroja sus muslos (en algunas traducciones, sus genitales) a su rostro 347. Por lo
tanto, además de reemplazar la celebración del poder sexual y el placer por la
idealización del poder que provoca muerte y dolor, este mito nos dice que en
cierto momento al menos algunos reyes sintieron que no necesitaban el
matrimonio sagrado con la Diosa para legitimar su gobierno. Sin embargo,
como dice Maier, "el rechazo a Istar no es el único episodio a considerar en
Gilgamés"348. Por ejemplo al final de la historia, Istar nuevamente es presentada
bajo una luz favorable, y se recalca bastante el hecho de que Gilgamés vuelve a
adorarla. Pero el rasgo más importante de la epopeya de Gilgamés es el
347
348
Traducción de Gilgamesh de Sadars 1960, 88.
Carta de John Maier a la autora, septiembre 6, 1993.
episodio señalado en la introducción de este libro, donde el indomable Enkidu
se humaniza al tener relaciones sexuales con una sacerdotisa de Istar. En otras
palabras, aquí aún encontramos rasgos de un sistema de creencias donde el
sexo y el placer son fuerzas humanizadoras349.
Fusión de mitos dominadores y solidarios
La fusión de elementos tempranos y tardíos en antiguos mitos también se
evidencia en los llamados Misterios griegos, que, como veremos más adelante,
probablemente surgieron de ritos religiosos previos que fueron ocultados. En
Prolegomeno to the Study of Greek Religión, la clasicista Jane Harrison dice que
aunque su importancia disminuye con el paso del tiempo, el matrimonio
sagrado de alguna manera formó parte de los tres Misterios clásicos más
famosos: eleusinos, dionisiacos y órficos350.
Los Misterios eleusinos (celebrados por miles de peregrinos del período
arcaico de alrededor del 800 A.E.C. hasta después del año 150 cuando los
romanos ampliaron el templo de Eleusis 351) se referían a los mismos temas que
los mitos prehistóricos: sexo, nacimiento, muerte y regeneración. La filósofa
Mará Keller escribe: "Se centraban en las tres dimensiones interrelacionadas de
la vida: (1) fertilidad y nacimiento, (2) sexualidad y matrimonio, (3) muerte y
renacimiento"352. Pero, como indican las investigaciones de Keller, las
cambiantes versiones del mito eleusino también reflejan el conflicto cultural
entre los primeros pueblos agrarios adoradores de la Diosa y sus invasores
guerreros, y en cada nueva versión se incorporan más elementos dominadores.
El mito central de los Misterios eleusinos gira en torno a Deméter (Diosa
griega de la Tierra y la Agricultura) y su hija divina Perséfone o Core, quien,
según el mito griego, es raptada a los infiernos para convertirse en la novia
involuntaria del rey Hades 353. Debido a la pena por la pérdida de Perséfone,
Deméter (dadora de los bienes de la Tierra) impide que crezcan las plantas, y
Este episodio es tratado más a fondo por John Gardner y John Maier en su traducción
de Gilgamesh (1985), que, a diferencia de la mayoría de las traducciones anteriores,
incluye comentarios específicos a los principales temas del libro: cómo en una época la
sexualidad se asoció a lo sagrado. Ver, por ejemplo, 23-25; 77-80.
350
Ella también señala que pese "a una lamentable casualidad, nuestras principales
evidencias respecto al Matrimonio Sagrado de los misterios nos llegan a través de los
padres cristianos", quienes "ven en su hermoso simbolismo sólo el registro de un permiso
desenfrenado" (Harrison 1962, 534), incluso "confiesan que los misterios paganos del
matrimonio eran considerados espirituales por los celebrantes" (ibid., 538).
351
Keuls 1985, 351.
352
Keller 1988, 31.
353
Hay varias versiones del mito Deméter-Perséfone, incluyendo numerosas uniones
sexuales sagradas. Una de ellas es entre la diosa Deméter y su amante Jasón. Homero nos
cuenta de esta unión en La Odisea: "Así también la pelirrubia Deméter en una primavera
se rindió al amor y se tendió con Jasón en un campo recién arado" (Homero, Odyssey
5.125). Pero un mito posterior habla de la "violenta violación" de Deméter por Jasón.
349
los fértiles campos se marchitan hasta secarse. Para prevenir la catástrofe, Zeus
ordena la liberación de Perséfone. Pero antes de su partida, Hades le da una
dulce semilla roja de granada. Al comer este fruto, símbolo de la sexualidad y la
fertilidad, Perséfone queda obligada a regresar a los infiernos durante un tercio
de cada año —lo que explica la muerte y renacimiento anual de la vegetación.
Este mito griego de Deméter y Perséfone contiene algunos elementos de los
himnos de Inanna: el matrimonio entre una deidad femenina y otra masculina,
y el viaje y regreso a los infiernos, el reino de los muertos. Pero aquí la unión
sexual es un argumento secundario con respecto a la muerte y resurrección.
Además, la unión sexual de la trama es violenta, pues un dios masculino viola a
Perséfone y la engaña para que regrese cada año —un claro reflejo del vuelco
fundamental en las relaciones entre mujer y hombre.
Lo que ocurre en versiones posteriores del mito eleusino refleja importantes
cambios culturales. El énfasis cambia del tema madre-hija al de madre-hijo. En
estas historias más tardías aparece otro niño sagrado, conocido como Pluto,
Iakchos, Triptolemo, Brimo o Dionisio. Esta deidad masculina finalmente
reemplaza como figura central a la hija de Deméter —y en los Misterios
dionisiacos y órficos posteriores debe ir a la tierra de los muertos antes de su
renacimiento espiritual (y el del iniciado).
Keuls escribe: "Durante el período del control ático del santuario, se hizo un
intento deliberado para reducir del culto el simbolismo de la Madre Tierra,
según el patrón de "defeminización" de mitos. Se introduce un nuevo objeto
masculino de adoración, el niño Iakchos, más tarde llamado Triptolemo. En la
nueva versión del mito eleusino, Deméter revela el secreto de la agricultura a
Iakchos/Triptolemo, quien, como Prometeo, lo transmite a los hombres y así se
convierte en una figura de fertilidad masculina". Keller dice: "Dionisio, el joven
dios de la vid, del vino, embriaguez, juergas, frenesí y destrucción, así como
resurrección, ingresó tardíamente a los ritos de Deméter, probablemente no
antes del siglo IV A.E.C."354.
Como veremos, el culto dionisiaco se centró fuertemente en la violencia
orgiástica. Los Misterios eleusinos incluyen la matanza ritual de un cerdo —en
otras palabras, un sacrificio de sangre—, aunque algunos estudiosos creen que
fue una tradición posterior que se agregó a los ritos 355. Los cerdos también se
sacrificaban en otro festival ateniense356, la Tesmoforia, cuando a las respetables
Keuls 1985, 351; Keller 1988, 49.
Según Keller, "varias fuentes indican una época en que los ritos de Deméter, como la
religión de Misterio de Pitágoras, no incluían el sacrificio de la carne, pero se compartían
'alimentos suaves' como frutas y granos" (ibid-, 51).
356
Como señala Keuls, cabe destacar que en griego clásico el término para cerdo, choiros,
también se refiere a los órganos sexuales femeninos, particularmente a la vagina, circunstancia
"bien aprovechada por los dramaturgos cómicos". Capraina, palabra griega para cerda salvaje,
también significaba mujer "lujuriosa", la cual, como dice Keuls, para la mentalidad ateniense
equivalía a mujer "malvada". La antigua asociación de cerdo o cerda con la sexualidad y
fertilidad femeninas parece haber dado al cerdo un doble significado en estos ritos.
354
355
matronas de Atenas (los esclavos no participaban en estos festivales) se les
permitía —momentáneamente— liberarse de las rígidas limitaciones de su vida
y, como señala Keuls, "jugaban a ser libres" 357. Pero en oposición a los Misterios
eleusinos, donde las mujeres se asocian a los poderes sexuales creativos de la
Diosa, en el mito dionisiaco hasta el acto de dar a luz o creación se transmuta en
un violento acto destructivo.
Una versión del nacimiento de Dionisio (o Zagreo, como también se le
conocía) dice que cuando Zeus propone convertirlo en gobernante del universo,
los dioses más ancianos o Titanes se enfurecen tanto que descuartizan al niño y
lo devoran. La diosa Atenea salva el corazón de Zagreo y se lo da a Zeus, quien
se lo traga y de alguna manera crea un segundo Dionisio/Zagreo. Después Zeus
destruye con rayos a los Titanes —y de sus cenizas brota la raza humana, en
parte divina (Dionisio) y en parte maligna (Titán).
Esta dualidad de la "naturaleza del hombre" (dionisiaca y titánica) también
constituye parte central de los Misterios órficos (que comenzaron como
versiones reformadas o menos viciadas de los ritos dionisiacos). Los órficos
afirmaban que debido al origen divino (dionisiaco) del alma, ésta podía
liberarse de su maligna herencia titánica mediante la iniciación en los Misterios
órficos —lo que predice dramáticamente el posterior dualismo cristiano y la
violenta muerte y resurrección de un dios masculino como temas míticos
centrales.
En el mito dionisiaco, la violencia del rayo más que el éxtasis del sexo es lo
que simbólicamente da a luz la vida humana. Asimismo, en el mito órfico, la
violenta decapitación del dios muerto simboliza el principio creativo, mientras
se mantiene a flote (aún cantando) incluso después de que su cuerpo ha sido
desmembrado y arrojado al mar.
Así, nuevamente, como en el Enuma Elish mesopotámico, donde la vida
sobreviene del cuerpo desmembrado de la diosa Tiamat, en estos mitos griegos
los hombres y la violencia usurpan lo que en realidad pertenece a las mujeres y
al amor: el hecho mismo de dar vida. Pero no sólo se trata de que los Misterios
dionisiacos y órficos ya no celebren el poder sexual creador femenino de la
Diosa, sino, al contrario, en estos Misterios el rol femenino clave es destructivo
más que creativo. Según la leyenda órfica, son mujeres las que destrozan el
cuerpo de Orfeo358. Y, como aún podemos ver en dibujos de vasijas griegas, las
ménades (que en otras representaciones aparecen "recreándose" sexualmente
Keuls 1985, 352. No es sorprendente que dada una vida de extrema represión personal y
sexual, esto fuera mediante una brutalidad socialmente aprobada. La Tesmoforia servía de
válvula de escape a la presión institucionalizada. Estos ritos secretos —sobre los cuales sabemos
poco, salvo a través de las decoraciones en vasijas y las comedias griegas clásicas que los
satirizan (obra de hombres que no eran admitidos en estos festivales)— por lo visto daban
permiso a las mujeres para hacer bromas impúdicas y representar otros roles de género
invertidos. Al mismo tiempo, parecen haber conservado antiguas costumbres tales como danzas
orgiásticas y ofrendas de semillas de grano a la Diosa. Y permitieron a las mujeres expresar en
parte sus rabias y frustraciones contenidas (Keller, en preparación).
357
con los sátiros) son quienes destrozan el cuerpo de Dionisio.
En prácticas rituales, este descuartizamiento no era de hombres sino de
cabras —y a juzgar por dibujos en vasijas, Keuls especula que a veces esto se
hacía con un soporte escénico más que con animales vivos 359. Pero en cualquier
caso, son las ménades (que en griego significa literalmente "mujeres delirantes")
quienes desmembran al dios moribundo que resucitará —reafirmando así la
visión griega de las mujeres como criaturas naturalmente destructivas y
peligrosas que los hombres deben controlar o "domar" con rigor, para que no
hagan con ellos lo que en este mito hacen con un dios.
Sexo, Eros y Tánatos
Por cierto, estos mitos son producto de una psique radicalmente alterada,
adecuada para un mundo radicalmente alterado. Un mundo donde dioses y
sacerdotes masculinos han usurpado el acto de dar vida; donde se desvaloriza e
incluso se niega el nacimiento físico real (de la carne y de lo femenino); donde
no se afirma la vida ni las mujeres (menos como sagradas y santas). Un mundo
donde dioses y reyes deben morir, y donde los hijos eternamente deben matar a
sus padres (como en el mito griego de Edipo, base de la teoría freudiana del
complejo de Edipo) para poseer a las mujeres y el poder (lo que ahora también
equivale a violencia). En resumen, un mundo donde es primordial el principio
destructivo (que Freud llama Tánatos, según la antigua personificación griega
de la muerte, especialmente expresada como agresión violenta).
Los padres ahora tienen el derecho y el poder para sacrificar ritualmente a
sus hijos (como en la historia griega del sacrificio de Ifigenia por Agamenón y la
historia bíblica de Abraham e Isaac). Ahora las mujeres pertenecen a un orden
inferior (como en el mito de Pandora, mujer griega original que, al igual que
Eva, es culpable de todos los males de los hombres). Y lo erótico (teñido de
violencia) debe —junto con las mujeres— ser controlado por los hombres (como
en las últimas teorías freudianas acerca de la necesidad de controlar el id y la
libido por ser "peligrosos").
Pero en este mundo dominador, el viejo anhelo de conexión, de unión
armónica entre mujer y hombre, de un universo cíclico y ordenado más que
caótico y violento —en resumen, de Eros en vez de Tánatos— sigue luchando
En una leyenda, debido a que las mujeres de Tracia se ofendieron por su desinterés ante
sus avances sexuales (probablemente, como insinúa Ovidio, porque se convirtió en
homosexual), lo hicieron pedazos. Según otra leyenda, en realidad fue Dionisio quien motivó a
las esposas de los hombres de Tracia para que asesinaran a sus maridos e hicieran pedazos a
Orfeo, ya que Dionisio estaba enfurecido porque éste enseñó a los hombres de Tracia a adorar
en cambio al dios sol (Apolo). En todo caso, en estas historias son las mujeres quienes engañan a
Orfeo.
359
Keuls 1985, 353. Según la leyenda, los Misterios órficos reformaron los ritos dionisiacos,
incluyendo un proceso de iniciación donde los iniciados se purificaban no comiendo carne, ya
que, como en los Misterios eleusinos, no podían tener las manos manchadas de sangre.
358
por reafirmarse en mitos y realidad. Así, en el mito dionisiaco "reformado" —el
mito de Orfeo— también encontramos vestigios de la vieja cosmovisión en un
concepto tanto de la masculinidad como de las relaciones mujer-hombre que
reafirman Eros en lugar de Tánatos.
Según algunos mitos griegos, Orfeo era uno de los Argonautas (semidioses
griegos que, como Teseo y Hércules, lucharon contra los Titanes, representantes
demoníacos del viejo orden, finalmente reemplazados por los nuevos dioses
olímpicos). Sin embargo, Orfeo no es un guerrero/asesino/seductor/violador. Es
poeta y músico, y su música lírica era tan hermosa que cuando tocaba las
bestias salvajes se tranquilizaban, los árboles bailaban y los ríos detenían su
marcha. Y según las posteriores historias romanas de Ovidio y Virgilio, en
agudo contraste con el estándar del hombre fuerte heroico, es un hombre
sensible que ama de verdad a una mujer. De hecho, el amor por su esposa
Eurídice es tan fuerte que cuando muere, escapando de un violador, Orfeo la
sigue al reino de los muertos.
La historia de Orfeo y Eurídice no formaba parte de los ritos dionisiacos y
órficos, donde la unión de los principios femenino y masculino ya no
desempeñaba un rol central (aunque, según algunas leyendas, Dionisio
"rescata" a Ariadna de su solitario dolor y se casa con ella después que Teseo la
abandona en Naxos)360. Pero esta historia es la que más cautiva la imaginación
artística europea, inspirando las primeras óperas del siglo XVII 361. Y, como
señala el psicólogo social David Loye, precisamente el fuerte aspecto solidario
del mito de Eurídice y Orfeo es lo que probablemente explica su persistente
popularidad.
Loye indica que el anhelo de Orfeo de reconexión con Eurídice simboliza el
anhelo del hombre de reconectarse con la mujer en una sociedad donde el
vínculo sexual amoroso entre mujer y hombre se considera una amenaza al
dominio del hombre sobre la mujer. También señala que, como artista —un
hombre en contacto con una parte más creativa o "femenina" de sí mismo—,
Orfeo representa el anhelo de los hombres de tener acceso a su ser más
humanístico o "afeminado" y creativo. En resumen, indica que este arquetipo
órfico representa el anhelo de los hombres de escapar de una cultura que los
aprisiona en una masculinidad estereotipada equivalente a dominio y
violencia362.
Este anhelo de mujeres y hombres por una masculinidad no identificada
Si bien los mitos dionisiacos griegos y los posteriores bacantes romanos dramatizaban la
violencia y el antagonismo sexual, así como el culto al falo (como en las grandes procesiones
públicas dionisiacas donde los hombres acarreaban falos gigantes por las calles), también tenían
otro aspecto. Como vemos en vasijas pintadas del siglo V A.E.C., los atenienses a veces también
representaban a Dionisio en escenas de armoniosa vida familiar con su esposa Ariadna a su
lado y su hijo Enopio en su falda (Keuls 1985, 373).
361
La primera ópera europea fue Orfeo y Eurídice de Peri en 1600. Se compusieron por lo
menos 26 óperas sobre Orfeo en los años 1600 y 24 en los 1700 (Abraham 1994).
362
Conversaciones con David Loye, 1993.
360
con conquista y dominio también explica en parte la hasta hoy tremenda
popularidad de otro mito religioso de un hombre sensible y preocupado: la
historia cristiana de la muerte y resurrección de Jesucristo. Un aspecto
fascinante de este mito es que aun cuando el énfasis ya está en la muerte
sacrificial y resurrección de un joven dios moribundo, la concepción y el
nacimiento de Jesús son nuevamente temas importantes. Sólo que ahora, en una
extraña caricatura del antiguo matrimonio sagrado en el cual la Diosa
desempeñaba un rol activo y creativo, su madre no es más que un recipiente
totalmente pasivo del bebé. Según la usurpación masculina de la tradicional (y
claramente observable) conexión del nacimiento con el sexo y la mujer, aquí el
hijo santo es generado completamente por su Padre, sin nada que se parezca a
una relación sexual, y mucho menos al placer sexual. Y aunque normalmente su
madre es llamada Santa Madre o Madre de Dios, a diferencia de Jesús y de su
poderoso Padre, ya no es divina.
En realidad, este mito cristiano también es resultado de una serie de
alteraciones. Comenzó con relatos de un gentil joven judío que realizaba
milagros. Luego se le vinculó con la antigua profecía hebrea de la venida de un
Mesías. Y sólo con Pablo (judío griego que popularizó el cristianismo en sus
primeras etapas) se estableció la noción de que Dios envió a su único hijo a
morir por los pecados del hombre. De acuerdo con los prejuicios de su época,
Pablo tampoco dio gran importancia a la madre de Jesús. De hecho, la
reintroducción de esa parte del mito (un niño santo nacido de una madre santa)
en esta historia religiosa ocurrió muchas décadas después de Pablo. Pero
indudablemente fue un factor importante para la continua popularidad de la
historia (como se evidencia claramente en los países católicos, donde se le reza
principalmente a la Virgen María).
Pero a pesar de la persistente influencia de estos aspectos de adoración de
la Diosa, en numerosos mitos occidentales el énfasis sigue cambiando de Eros a
Tánatos363. Allí donde alguna vez el tema central de mitos y vida fue la unión
cíclica de sexo, nacimiento, muerte y regeneración, las primeras partes de este
ciclo —sexo y nacimiento— se vuelven cada vez más insignificantes. Y mientras
elementos dominadores y participativos se recombinan constantemente en una
fusión cada vez más inquietante, deidades masculinas moribundas que
resucitarán se desplazan con mayor seguridad al centro de la escena.
Perduraron los recuerdos del matrimonio sagrado de la Diosa (y de mitos y
ritos de sexo y nacimiento). Pero con el tiempo —mientras esos recuerdos se
debilitaban cada vez más en historias centradas en lo masculino—, el
matrimonio sagrado se transformó aún más radicalmente. Hasta que
finalmente, como veremos en el próximo capítulo, comenzamos a encontrar
mitos de una unión sagrada, no entre mujer y hombre, sino entre hombre y
Dios: un matrimonio sagrado donde la parte femenina desaparece completa y
Para una discusión de Eros y Táñalos que combate la tesis de Freud en Malestar en la
cultura, ver Marcuse 1955.
363
asombrosamente.
Capítulo 8
Últimos Vestigios del Matrimonio Sagrado: Misticismo,
Masoquismo y Necesidad Humana de Amor
Durante muchos años, pese a mi tendencia pragmática y formación
empírica —y por razones que entonces no vi, tal vez precisamente por eso—,
estuve fascinada con la literatura mística. Como muchas personas, percibí en
ella una antigua sabiduría perdida que de alguna manera quedó enterrada bajo
un lenguaje misterioso, afirmaciones abstractas y símbolos oscuros. Pero sólo
ahora, después de años de estudiar informaciones arqueológicas y mitos
antiguos de muchos lugares —y con una clara comprensión del cambio cultural
desde una orientación participativa a una dominadora en nuestra prehistoria—,
estoy empezando a comprender cuan válida es.
Probablemente nunca reconstruiremos del todo cómo sobrevivió el
simbolismo del matrimonio sagrado en las tradiciones místicas occidentales y
orientales —y cómo a lo largo de muchos milenios su forma y significado se
alteró dramáticamente. Pero creo que una de las formas en que este simbolismo
sobrevivió es a través de los esfuerzos deliberados de mujeres y hombres que
secretamente permanecieron fieles a sus viejos mitos y ritos religiosos.
En realidad, cada vez me convenzo más de que la principal razón por la
cual la literatura mística abunda en símbolos aparentemente incomprensibles
no es sólo, como se sostiene a veces, porque habla más a la parte intuitiva que
racional de nuestra psique. Creo que los fundadores de muchas tradiciones
místicas las hicieron deliberadamente misteriosas para encubrir, y así
conservar, mitos y rituales que estuvieron asociados a las religiones
prehistóricas.
Como vimos, la toma del poder dominadora ocasionó una extensa
remitificación y gran violencia física. Indudablemente, las persecuciones
hebreas y cristianas de paganos e infieles no eran nada nuevo, sino la
continuación de persecuciones religiosas tradicionales ya establecidas en
tiempos prehistóricos e históricos tempranos. De modo que la única forma de
conservar antiguas tradiciones religiosas en un mundo de violencia crónica y
persecuciones religiosas fue mediante el mismo método que más tarde usaron
los "herejes": continuar clandestinamente con las antiguas prácticas en "cultos
de misterio" con códigos secretos enseñados sólo a los iniciados, quienes (como
ocurrió en los Misterios eleusinos) juraban jamás revelar el significado de los
símbolos y ritos que aprendían.
Pero con el paso de siglos y milenios, los viejos significados cambiaron o se
olvidaron gradualmente —debido al proceso natural de cambio inherente a las
tradiciones orales y porque las mujeres y hombres que originalmente poseían
las claves de los códigos secretos ya habían muerto. Si a esto agregamos las
continuas capas de elementos dominadores y por lo tanto continuas
reinterpretaciones, lo que evolucionó de allí fue cada vez más misterioso —de
ahí el término misticismo.
Sin embargo, la temprana combinación de lo sexual con lo espiritual se
evidencia hasta hoy en las tradiciones místicas occidentales y orientales. Por eso
algunas personas del llamado movimiento espiritual de la Nueva Era buscan en
el misticismo las claves para una sexualidad y espiritualidad más satisfactorias.
Muchas se sienten especialmente atraídas por las tradiciones místicas orientales,
ya que suelen conservar mejor la visión prehistórica de que la unión equilibrada
de femenino y masculino es la base esencial para la estabilidad y armonía en
todos los aspectos de la vida.
Pero la literatura mística tanto oriental como occidental es una mezcla de
elementos solidarios y dominadores. Precisamente ya que hoy existe tanto
interés en buscar alternativas a religiones que suponen que nuestro cuerpo (y
en particular nuestra sexualidad) es ruin y malo, es importante que intentemos
desenredar los diferentes hilos de estas dos perspectivas totalmente
contradictorias. Éste es el tema del presente capítulo, mientras proseguimos
nuestro viaje desde la prehistoria occidental a la Edad Media europea —y así, al
umbral de la era moderna.
El viaje místico y el misterioso poder del sexo
La indagación mística —la búsqueda de aquello que los místicos a veces
llaman el Absoluto— parece ser una experiencia humana única. Como también
el estado extático o místico que proporciona a quienes lo vivencian una
indescriptible sensación de paz interior, felicidad e incluso acceso a poderes
curativos, junto con una sensación de unidad o unicidad con lo que los místicos
han llamado Amor Divino.
Existen muchos caminos hacia un estado extático o místico. El arte
paleolítico, neolítico y minoico indica que probablemente en etapas muy
tempranas de la cultura occidental, la danza se usaba para alcanzar trances
místicos (o chamánicos, como se llaman a veces hoy). Desde tiempos antiguos,
los pueblos también han recurrido a la meditación, ejercicios respiratorios,
alucinógenos364, ayuno y privación del sueño para inducir estados de conciencia
364
1992.
Para un trabajo reciente sobre plantas que producen alteración mental, ver McKenna
alterados o elevados. Y, como vimos, hay suficientes evidencias de que el
éxtasis sexual también fue un importante camino a estados místicos o extáticos.
En muchas tradiciones religiosas orientales aún se evidencia esta antigua
percepción de que el sexo involucra lo que hoy llamamos un estado alterado de
conciencia, y aún más, que la unión sexual femenina y masculina puede ser una
vía a la felicidad espiritual e iluminación. Por ejemplo, el yin y el yang son los
símbolos femenino y masculino de la tradición mística china. Y aunque gran
parte de la filosofía y religión chinas eleva al hombre sobre la mujer,
atribuyendo lo negativo y pasivo a lo femenino y lo positivo y activo a lo
masculino, el énfasis en la literatura mística china, particularmente en la
tradición taoísta, suele estar en un equilibrio armonioso entre ambos. Así, según
algunos sabios orientales, el arco iris celestial representaba la unión de los
principios femenino y masculino, un puente que unía cielo y tierra. Los chinos
también hablan del tai ch'i, o Gran Fundamento, que une yin y yang 365. Y
algunos sabios chinos enseñan específicamente que el tai ch'i es una fuerza
sexual asociada a lo femenino, que (como en la adoración de la Diosa
prehistórica) energiza e ilumina toda vida366.
El vestigio contemporáneo más evidente (aunque curiosamente ignorado)
del matrimonio sagrado de la tradición oriental es un rito japonés que provocó
titulares mundiales en 1990, cuando fue coronado el nuevo emperador. En ese
momento, la prensa informó que en Japón había una acalorada controversia
respecto a una ceremonia secreta que según los académicos se remontaba a
tiempos prehistóricos. La prensa no aclaró si el nuevo emperador, como parte
de su ceremonia de coronación, realmente tuvo relaciones sexuales con una
joven que, según estos informes, fue llevada al altar donde se realizó la
ceremonia, o si, como afirmó la Agencia de la Familia Imperial, el lecho del altar
se usó como "un lugar de descanso para la Diosa Sol, pero que el emperador
jamás tocó". Sí quedó claro que había una colchoneta con cubrecama en el lugar
sagrado donde se realizó este antiguo rito, para que el nuevo emperador
compartiera, "de una manera simbólicamente sexual, con el espíritu de la Diosa
Sol". Y lo que también queda claro es que en Japón hasta 1990, el matrimonio
sagrado de la Diosa se considera necesario, como en los himnos de Inanna, para
legitimar el poder de un nuevo gobernante masculino. En la tradición shinto,
esta unión "convierte al emperador en deidad". Además, según eruditos
japoneses, esta ceremonia tuvo sus orígenes en antiguas fiestas de cosecha
donde (como en el Paleolítico y Neolítico europeos) la unión de los principios
femenino y masculino se vinculaba a la continua fertilidad de la Tierra 367.
Las diversas enseñanzas místicas hindúes sobre la naturaleza energizante
de la unión de los principios femenino y masculino también parecen ser
Encyclopedia of Religión, vol. 14, 247.
Walker 1988, 349.
367
Weisman 1990, informa detalles de la ceremonia shinto realizada por el nuevo
emperador.
365
366
sobrevivientes de mitos y ritos muy antiguos. Las enseñanzas tántricas hindúes
revisten especial interés, ya que, lejos de ser pasiva, la sexualidad femenina se
venera como el principio energizador del universo. Es particularmente
revelador que el yoga tántrico haya surgido en India alrededor del siglo XI
como un movimiento de origen popular que, como señala Georg Feuerstein en
Yoga: Technology of Ecstasy, "procede de las castas inferiores de la pirámide
social de la India" —las mismas castas a las que los conquistadores
indoeuropeos confinaron a la población india adoradora de la Diosa368.
Si observamos el yoga tántrico en este contexto histórico más amplio,
vemos que no es coincidencia que el tantrismo provenga de estas castas. En
primer lugar, el tantrismo se aparta abruptamente de los aspectos arios de las
enseñanzas védicas que sostienen que el objetivo esencial de la existencia
humana es la trascendencia de este ámbito terrenal (una conveniente enseñanza
para evitar que pueblos oprimidos traten de cambiar su situación terrenal). Aún
más significativo, como señala Feuerstein, es que el yoga tántrico "introdujo una
serie de medios [mitos y ritos] hasta ahora excluidos del repertorio espiritual de
la corriente principal del hinduismo, en especial la adoración de la Diosa y la
sexualidad"369.
Así, lo más probable es que el yoga tántrico fuera un resurgimiento de
prácticas y creencias mucho más tempranas (aunque ya con una pesada capa
dominadora). Feuerstein dice: "La gran fórmula tántrica, también fundamental
en el budismo mahayana, es 'samsara equivale a nirvana'. Es decir, el mundo
condicional o fenomenal es coesencial con el trascendente". Por lo tanto, "los
expertos tántricos recuperaron para el proceso espiritual todos aquellos
aspectos de la existencia que las principales tradiciones excluyeron mediante la
renunciación: sexualidad, cuerpo y universo físico en general". Esto lo hicieron,
usando el lenguaje jungiano de Feuerstein, "reintegrando el ánima, principio
femenino", que el hinduismo llama poder shakti y que "en la iconografía se
representa con diosas como Kali, Durga, Parvati, Sita, Radha y cientos de otras
deidades... o simplemente devi ('la que brilla') —la Diosa"370.
En otras palabras, enseñanzas y prácticas místicas tántricas devolvieron a la
sexualidad, al cuerpo humano, e incluso a la antigua Diosa, su lugar central
tanto en mitos como ritos. Su símbolo para unir felicidad espiritual
trascendental con placer físico o inmanente fue el abrazo extático de lo
femenino y lo masculino, ejemplificado en la unión sexual sagrada entre la
Diosa (Shakti) y el Dios (Shiva)371.
Pero aun cuando el tantrismo enseñó que "sin Shakti, Shiva muere" (es
Feuerstein 1989, 253.
Ibid.
370
Ibid., 252, 255.
371
Según la teóloga Elizabeth Dodson Gray, la guirnalda navideña, que ahora es una
norma en las puertas de casas y departamentos estadounidenses durante la Navidad, es el
símbolo circular que los hindúes llaman yoni, aludiendo al círculo de la vagina femenina, que se
expande para permitir el nacimiento (Gray 1988, 50).
368
369
decir, no tiene la energía creativa vivificante), en el yoga tántrico ya
encontramos prácticas centradas en lo masculino. En la literatura tántrica (casi
toda obra de hombres), la energía sexual femenina se describe desde la
perspectiva masculina, donde la mujer desempeña un rol instrumental —y en
ese sentido, secundario, y de hecho, periférico— en la iluminación espiritual
masculina mediante el sexo.
A diferencia de otras enseñanzas hindúes, el tantrismo idealiza en vez de
difamar la sexualidad femenina. Pero al mismo tiempo eleva la experiencia
espiritual masculina sobre la mujer y el ámbito físico o carnal, que considera
"inferiores". Y la mayoría de sus instrucciones son para el hombre, quien bajo
ninguna circunstancia debe eyacular, sino más bien conservar el semen. Para las
mujeres tiene la ventaja de ser un mecanismo natural de control de la natalidad.
Pero la razón que dan los escritos tántricos para esta práctica no es sólo el
énfasis en lo masculino; aunque el hombre que la practica se complace en el
placer sensual (bhoga), según Feuerstein, "en realidad cultiva la felicidad
trascendental (ananda)"372.
Aun así, en el yoga tántrico la unión sexual entre mujer y hombre es un rito
sagrado: una vía a la conciencia superior, y con ello, a una sensación de unidad
o conexión con lo divino. Y aquí, como en las tradiciones prehistóricas que
hemos visto, la energía femenina o de la Diosa (la fuerza kundalini-shakti) es la
que ilumina el corazón, la mente y el alma de mujeres y hombres 373.
Estas profundas contradicciones se tornan comprensibles en términos de la
superposición de elementos dominadores en tradiciones participativas
tempranas. Por un lado, los escritos tántricos conservan el antiguo vínculo entre
lo sensual y lo espiritual desde una perspectiva donde la unión sexual
femenino-masculina es el principio vivificante de la vida en la Tierra; al perder
el esencial equilibrio femenino-masculino, también lo perdemos en todos los
aspectos de nuestra vida personal, social y espiritual. Por otro lado, estos
escritos son en sí mismos desequilibrados. Enseñan que lo corporal o erótico
(principal apoyo del antiguo matrimonio sagrado) es de un orden inferior en
relación a aquello que está más allá o en otro mundo. Y señalan que aun cuando
para el hombre iniciado o yogi, la mujer o yogini (como la antigua Diosa) es
fuente divina de felicidad espiritual, también es inferior al hombre.
Del matrimonio sagrado de la Diosa a las novias masculinas de
Dios
En consonancia con los requisitos de sistemas dominadores, este principio
Feuerstein 1989, 275
Feuerstein (1989) se refiere a la energía kundalini-shakti inactiva como la "princesa
durmiente" (266) y la "diosa durmiente kundalini" (267). También traduce el término kundalini
como "aquella que está enroscada", de acuerdo a ciertas descripciones de kundalini como una
serpiente dormida enrollada tres veces y media alrededor de un falo (265).
372
373
según el cual la mujer es inferior al hombre invade la literatura mística tanto
oriental como occidental. Por ejemplo, aunque muchos místicos sufí utilizan la
imaginería erótica e igualan lo femenino con felicidad espiritual, lo hacen
dentro de un marco religioso musulmán más amplio, donde las mujeres se
consideran inferiores y la sexualidad femenina peligrosa para los hombres.
El mismo tipo de contradicción interna caracteriza también a la mayoría de
los escritos místicos judeocristianos. En este caso, como en la tradición
musulmana, el motivo principal de la supremacía masculina es aún más
extremo que en las religiones politeístas dominadoras, ya que en las religiones
monoteístas lo femenino está privado de todo poder divino, que se presenta
exclusivamente en forma masculina.
Sin embargo, pese a la radical remitificación, en la Biblia hay muchos
rasgos de la Diosa y de su matrimonio sagrado. Esto confirma las evidencias
arqueológicas de que la adoración de la Diosa (y con esto, del sexo sagrado)
siguió floreciendo en Canaán durante la misma época en que el Antiguo
Testamento374 se constituyó en el único texto religioso oficialmente autorizado.
Por ejemplo, los profetas hebreos exhortan constantemente a su pueblo a no
reincidir en la adoración de la Reina del Cielo, insultando a "la prostituta de
Babilonia" y a las pecadoras "hijas de Zion" —lo que confirma indirectamente
que el matrimonio sagrado aún era un rito popular. Además, la veneración
cristiana a la Virgen María se remonta directamente a la antigua adoración de la
Diosa; como también numerosos y conocidos santos católicos, ya que muchos
santos cristianos deben sus orígenes a la coopción eclesiástica de primitivas
deidades paganas.
Un ejemplo bien documentado es la famosa santa irlandesa Brígida, cuya
gran popularidad se debía a que alguna vez fue la poderosa Diosa irlandesa
Brígida. La Diosa griega Deméter es un ejemplo más dramático —y radical— de
cómo este proceso de coopción sirvió para imponer gradualmente elementos
dominadores en tradiciones solidarias tempranas.
Como primer paso, el emperador bizantino Teodosio I promulgó el año 389
un edicto prohibiendo la adoración de cualquier deidad salvo el Padre y el Hijo
cristianos. Pero el pueblo griego siguió rezando a la Diosa Deméter (venerada
Dadora de la Agricultura y la Cosecha) como Santa Demetra, patrona de la
agricultura. Después de un tiempo, esta santa sufrió una metamorfosis aún más
desconcertante: Santa Demetra se convirtió en San Demetrio 375. En otras
palabras, para ajustarse a los requisitos del nuevo orden social (y religioso), esta
importante deidad femenina primero fue degradada de status: de divina a
santa, bajo un Dios masculino todopoderoso. Pero esto no bastó, y sufre otra
Hoy en día, muchos académicos usan el término Biblia Hebrea en vez de Antiguo
Testamento, porque este último impone una palabra cristiana para lo que sencillamente era la
biblia para los hebreos. He decidido seguir utilizando aquí el antiguo término, ya que Biblia
Hebrea aún no se usa en forma generalizada y muchos lectores no sabrían a qué se refiere.
375
Keller 1988, 30.
374
transformación: de femenina a masculina.
Esta transformación de poder femenino en masculino fue un recurso
común de remitificación que también encontramos en escritos místicos hebreos.
Por ejemplo, el ain que en el misticismo cabalístico judío representa el "vacío
creativo", como señala Israel Regardie, en Egipto era la diosa Nuit, "Reina del
Espacio Absoluto y brillo desnudo del azul celestial nocturno", que arrojaba "de
sus pezones la leche de las estrellas (polvo cósmico)" 376. Pero en la cábala, el ain
es masculino.
Este cambio de sexo —y con él, la apropiación masculina de poderes antes
asociados a deidades femeninas— obviamente fue un eficaz medio de apuntalar
el poder masculino. En realidad, ¿qué mejor forma de justificar el dominio
masculino que el dogma bíblico que señala que el hombre obtiene su control
sobre la mujer de un Padre, Dios o Señor celestial a cuya imagen fue creado? ¿Y
qué mejor fundamento para excluir a las mujeres del sacerdocio (y de
posiciones de autoridad moral o legal, que a menudo era lo mismo) que la
equivalencia judeocristiana y musulmana de poder divino exclusivamente con
masculinidad?
Pero esta total masculinización de lo divino también tiene otro resultado:
una nueva y muy extraña versión del matrimonio sagrado (o místico, como se le
llama hoy) —ya que si no estuviéramos tan condicionados a aceptar todo lo que
dicen las autoridades religiosas, nos sorprendería de inmediato como
manifiestamente absurdo. No sólo vemos que la compañera del matrimonio
sagrado es secundaria o periférica, sino que —al igual que la Diosa— ha sido
eliminada de la escena.
Como muchas enseñanzas místicas orientales, los escritos místicos judíos,
cristianos y musulmanes también contienen lenguaje erótico e imaginería
femenina (aunque, aún más que en sus contrapartes orientales, estas alusiones
se entremezclan con símbolos esotéricos, fórmulas matemáticas y códigos
metafísicos indescifrables). Como sus contrapartes orientales, los escritos
místicos judíos, cristianos y musulmanes también tienden a relegar lo físico a
un lugar inferior —tanto es así que en el misticismo cristiano el cuerpo se
considera intrínsecamente inferior. Y mientras lo femenino se sigue idealizando
en forma abstracta (como la Shekinah del misticismo cabalístico hebreo o la
Virgen María del cristianismo), la mujer, y particularmente su sexualidad, se
suele presentar como un peligro para el hombre. Pero, además, en estos escritos
el énfasis masculino da un enorme paso adelante. En vez del matrimonio
sagrado femenino-masculino, encontramos un "matrimonio místico" entre un
hombre y su Dios.
Así, en lugar de unión de principios femenino y masculino, en los escritos
místicos cabalísticos y otros escritos hebreos (e incluso en algunos pasajes del
Antiguo Testamento), el matrimonio sagrado es entre una deidad masculina y
sus adoradores. Además, es una unión muy desigual (como de hecho llegaron a
376
Regardie 1970, 42.
ser los matrimonios). Ahora simboliza el vínculo entre una deidad masculina
todopoderosa (Dios) y una novia o virgen (como se suele llamar al "pueblo
elegido" de Dios, no sólo en escritos cabalísticos sino en el propio Antiguo
Testamento, por ejemplo en Isaías 37:22, Jeremías 31:4 y 21, y Amos 5:2) 377. Y
como vimos, también ha sido la interpretación de muchos académicos religiosos
del altamente erótico Cantar de los Cantares —aun cuando sus protagonistas
son claramente mujer y hombre.
Asimismo, utilizando la imagen del matrimonio sagrado para legitimar el
dominio absoluto de los "príncipes" de la iglesia sobre todos los cristianos, en
los escritos católicos la iglesia se convierte en la novia de Jesús. Incluso después
de la Reforma, el lenguaje del matrimonio sagrado se introduce en las obras de
Martín Lutero, quien lo utiliza para reforzar instituciones religiosas y sus
jerarquías masculinas. En su obra clave De la libertad de un hombre cristiano
(1520), Lutero dice que la fe "une el alma con Cristo como una novia a su
novio"378. O como dice en una prédica posterior (1537): "Entre todas las
pintorescas alegorías con que Dios ha retratado el Reino de Cristo, una imagen
deliciosa y afectuosa es la comparación de la cristiandad o de la fe cristiana con
un casamiento, un matrimonio santo donde Dios elige a una iglesia como novia
para su hijo"379.
La noción de una entidad divina que elige a la jerarquía eclesiástica como
compañera nupcial es por cierto una versión burocrática de la práctica
dominadora que ya vimos brevemente en los himnos sumerios de Inanna: la
utilización del antiguo matrimonio sagrado como recurso para legitimar el
poder de los hombres que gobiernan en nombre de la deidad. Excepto que
ahora no sólo se legitima la jerarquía eclesiástica completa; es una unión donde
el novio y la novia son masculinos.
Hombres ambiciosos como Lutero y otros jefes de instituciones religiosas
también usan la metáfora del matrimonio místico para simbolizar la unión de
su deidad con el rebaño. Debería decir más bien con su rebaño, ya que quienes
no obedecían ciegamente, como ovejas, a estos hombres, corrían enormes
riesgos.
En contraste, en la mayoría de los escritos místicos cristianos, el matrimonio
sagrado parece tener otra función. En general es una unión extática entre un
místico y la deidad. Pero ya que la mayoría de los escritos místicos que nos han
llegado son obra de hombres, usualmente es la unión entre un subordinado y
un gobernante, ambos masculinos —donde el místico (como las instituciones
religiosas de control masculino) asume el rol subordinado de la novia y el Dios
masculino todopoderoso asume el rol dominante del novio.
Así, en Oseas leemos que Yavé dijo: "Y yo te desposaré para siempre; justicia y rectitud
nos unirán, junto con el amor y la ternura, y la mutua fidelidad: y así conocerás quién es Yavé
(Oseas 2:19, 20, versión del rey James).
378
Wehr 1990, 73.
379
Sermón de Martín Lutero, octubre 14, 1537, citado en Wehr 1990, 73.
377
En otras palabras, aquí hay una unión homosexual —aún más extraña, ya
que la mayoría de las enseñanzas místicas cristianas son anexos de religiones
que denuncian la homosexualidad como una abominación antinatural. Y
mientras el lenguaje que describe este matrimonio místico suele ser bastante
erótico, su intención claramente no es elevar lo sexual o corporal de su posición
menospreciada y subordinada. Muy por el contrario, como escribiera en el siglo
XI Bernardo de Clairvaux (a veces acreditado como "el verdadero padre del
misterio de la novia cristiana"): "Esta unión sólo se da en el espíritu porque Dios
es exclusivamente espíritu, no cuerpo" 380. En resumen, en muchos escritos
místicos cristianos encontramos una unión totalmente masculina que ahora
ocurre sólo en la mente de los hombres.
Exigencia divina de sufrimiento y éxtasis del dolor
De Clairvaux escribió en una época en la que en el sur de Francia y otros
lugares de Europa, los trovadores y otros "herejes" nuevamente estaban
reinsertando la adoración de la Diosa en lo que los historiadores de la religión
llaman mariología. Durante los siguientes dos siglos, las grandes catedrales
europeas (todas dedicadas a Nuestra Señora o Reina de los Cielos, como ella es
descrita explícitamente en la magnífica catedral de Chartres) se construyeron en
sitios donde la Diosa había sido venerada (no casualmente en forma de bóveda,
reminiscencia de la antigua caverna como santuario uterino). Imágenes de una
Madona o Virgen Negra (negra porque representa la fértil tierra negra o porque
traza sus raíces desde la Gran Diosa Madre Isis de Egipto) atraían a peregrinos
de todo el mundo cristiano381, a veces en altares dedicados a María Magdalena
(que según algunas leyendas huyó de Palestina hacia el sur de Francia con un
niño santo, hijo suyo y de Jesús).
Pero simultáneamente a la persistencia de estos vestigios de adoración a la
Diosa —y sin duda por esto— la iglesia persiguió sin piedad a las sectas
"herejes" aún fieles al matrimonio sagrado como unión de los principios
femenino (la Gran Diosa) y masculino (el Dios Toro). En el siglo XVIII aún se
mataba a mujeres como brujas por "asociarse sexualmente con el demonio" —es
decir, una deidad con cachos y pezuñas ahora demonizada.
A pesar de todo esto, el antiguo matrimonio sagrado como unión de las
energías espirituales y eróticas femeninas y masculinas no logró ser erradicado
completamente. Durante la Edad Media, e incluso después, la gente
(incluyendo monjas y monjes en monasterios medievales) siguió fiel a esta
antigua tradición, si bien de maneras extrañamente alteradas.
Wehr 1990, 71.
Birnbaum 1993, es un libro que lleva a reflexionar sobre la conexión entre la adoración
de Madonas Negras (cuyas imágenes se encuentran en todo el mundo) y rebeliones contra la
opresión, no sólo de mujeres sino también de hombres. Para un ensayo anterior que destaca la
importancia de la Madona Negra en la tradición popular europea, ver Perry 1990.
380
381
En el contexto del cristianismo medieval, el matrimonio sagrado estaba
sufriendo otra transformación radical. Ahora —en lugar de una celebración de
amor y vida— se convertía cada vez más en una celebración de dolor y muerte.
Esta fusión mórbida del matrimonio místico con sufrimiento y muerte es un
tema recurrente en los escritos de numerosas místicas medievales. Al igual que
las monjas católicas de hoy, estas mujeres hacían sus votos en un matrimonio
místico mediante el cual se convertían en novias de Cristo, Pero este
matrimonio sagrado no les brindaba el placer del éxtasis sexual, sino lo que
ellas describen como los éxtasis del dolor.
Así, Christina Ebner (monja del convento de Engelthal cerca de Nuremburg
que relata su vida y visiones en una corta obra llamada Overloaded With Grace)
escribe que su novio celestial se le acercó como "alguien que ha muerto por
amor"382. Otra monja, la hermana Margarita María, según Sara Maitland, estaba
"tan decidida a darse por entera al Sagrado Corazón, que con un cuchillo
escribió 'Jesús' en su pecho. No satisfecha, marcó las letras con la llama de una
vela"383.
En un ensayo escrito por Maitland para un libro llamado Sex and God, se
describe vívidamente el sufrimiento que algunas de estas mujeres se infligían a
causa del amor divino. Ella dice: "Las mujeres se flagelaban, padecían hambre,
se laceraban, besaban las heridas de los leprosos, deformaban su rostro con
vidrio, ácido o con sus propios dedos". "Ataban sus extremidades, se hacían
heridas cortantes, agujeros, magulladuras, se torturaban". Incluso se referían a
su matrimonio sagrado con lo divino como haber sido violadas por Cristo. En
forma casi unánime afirman que el sufrimiento las acercó al novio divino —y
que en recompensa a este sufrimiento, él les dio el amor que tanto anhelaban 384.
Maitland señala que no sólo las mujeres abusaban de sí mismas y se
rebajaban en nombre del amor místico. Ahora también los hombres igualaban
matrimonio místico no sólo con sumisión total (ya presente en el Antiguo
Testamento), sino también con sufrimiento "extático" —nuevamente por amor a
Dios.
Por cierto, para las mujeres una relación sadomasoquista con Dios, como
las descritas por miles de santas que se mutilaban como una ofrenda de amor a
"su Señor", refleja la sumisión al señor (como jefe del hogar o de la iglesia) que
la iglesia les exigía en el matrimonio temporal y espiritual. Pero este tipo de
relación representa las relaciones dominador-dominado que ahora también se
les exigían a los hombres. Durante la Edad Media cristiana, a los hombres se les
exigía someterse a un "noble" y a los "príncipes" de la iglesia, quienes —a
menudo en nombre del amor cristiano— oprimían y reprimían a sus "súbditos".
Esto ayuda a explicar por qué !a iglesia se interesaba tanto en el dolor en
lugar del placer —tema al que volveremos en el Tomo II cuando examinemos
Wehr 1990, 72.
Maitland 1987, 127.
384
Ibid.
382
383
más a fondo el sexo en la vida y la religión occidentales. Y también ayuda a
comprender por qué, como dice Maitland, "la hagiografía [estudio de los
santos] está plagada de individuos de ambos sexos que parecen haber
organizado toda su vida en torno a la avidez por la violencia y la muerte como
una forma de demostrar su compromiso" 385. Más que ayudarlos a sanarse de
este masoquismo patológico de autohumillación y tortura, la iglesia lo estimula.
Al minimizar la importancia de lo que ocurre en la Tierra y aconsejando la
aceptación (e incluso adopción) del sufrimiento como un pase hacia el
desarrollo espiritual y recompensas divinas después de la muerte, la iglesia no
sólo distrajo la mente y energías del pueblo para buscar alternativas sociales
menos opresivas, sino que reforzó activamente la influencia de las instituciones
dominadoras, comenzando con la institucionalización del dominio masculino.
De modo que cuando las mujeres equipararon amor y felicidad con sumisión y
sufrimiento, y cuando consideraron el martirio como la suprema vocación, se
debió en parte a su adoctrinamiento de que la vil obediencia y aceptación del
sufrimiento era el máximo logro femenino, Pero también se debió a la alabanza
general de la iglesia del sufrimiento santo (y divino), y al hecho de igualar a los
hombres con la espiritualidad y a las mujeres con lo carnal y corporal 386.
Maitland escribe: "Cuando el pensamiento dualista predominó en el
cristianismo, las mujeres fueron asociadas cada vez más a la naturaleza y al
cuerpo, mientras los hombres alegremente se identificaron a sí mismos con la
mente y el espíritu". Así, "si el cristianismo debía flagelar y dominar su
corporalidad, las mujeres eran el obvio y 'natural' material de trabajo para la
iglesia —y sobre todo, necesitaban más castigo, ya que al ser más corporales,
eran más pecadoras"387.
Sin embargo, nuevamente cabe destacar que en oposición a la creencia
popular, este tipo de dualidad no es una idiosincrasia occidental. Tampoco se
originó con el cristianismo. Se remonta a cultos orientales no cristianos muy
Ibid., 130.
En muchas religiones dominadoras es característico equiparar a los hombres con la
espiritualidad y a las mujeres con lo carnal o corporal. Sin embargo, en el discurso popular el
ideal femenino, por ejemplo en la era victoriana, es a veces lo opuesto, siendo las mujeres las
encargadas de "civilizar" a los hombres mediante su inclinación más espiritual. En el Tomo II,
Capítulo 3, veremos algunas de estas contradicciones y cómo al final sirven para apoyar el
control masculino.
387
Maitland 1987, 130-131. Como dice Maitland, al seguir estimulando en la mujer una
relación sadomasoquista con "un Dios todo-masculino, invisible y omnipresente", la iglesia
"también justifica en forma subliminal a quienes maltratan, violan, hacen pornografía, y a todo
hombre que desee reclamar 'derechos', el derecho a abusar de la mujer" (ibid., 128). También
señala que, en los tiempos modernos, la iglesia aún celebra esta relación, por ejemplo en la
canonización en 1950 de Mariana de Flores, una mujer del siglo XVII que según el Penguin
Dictionary of Saints, estuvo involucrada en prácticas penitenciales que "sabían a fanatismo
mórbido" —una mujer que, como escribe Maitland, compartió absolutamente el principio
androcrático que sostiene que para las mujeres aceptar e incluso buscar el sufrimiento
masoquista es el distintivo de la verdadera "feminidad" (ibid., 127, 128, 135).
385
386
anteriores, como el de Zoroastro en Persia, así como a filósofos occidentales
como los estoicos griegos y romanos, quienes también sostenían que el hombre
y el espíritu eran superiores a la mujer y a la naturaleza. En cuanto al sexo, si
bien muchos griegos libres se permitían el sexo heterosexual con esposas,
concubinas y esclavas y además solían tener relaciones homosexuales con
muchachos, el médico griego Epicúreo, mucho antes del cristianismo,
argumentó que el sexo era enemigo de la buena salud. Y, al igual que algunos
líderes de la iglesia cristiana, Sorano de Efeso incluso ensalzó la virginidad
permanente como virtud dentro del matrimonio388.
Sin embargo, durante el cristianismo medieval, la división entre cuerpo y
espíritu y entre mujer y hombre alcanza su punto culminante. También en este
período comenzamos a ver una perspectiva totalmente aberrante y disparatada
de la sexualidad, como en el dogma de San Agustín acerca de una humanidad
eternamente maldita, literalmente condenada a una muerte dolorosa, debido al
mismo acto sexual a través del cual la especie sobrevive. Además, esta visión
del sexo se conjugaba con una visión verdaderamente aberrante de la
espiritualidad. La iglesia medieval no sólo aplaudía a mujeres y hombres que
intentaban vencer el sufrimiento del Señor con los más extravagantes, dolorosos
y perversos sufrimientos autoinfligidos, sino que a menudo los canonizaba 389.
Romance con la muerte y necesidad humana de amor
Dada la idealización contemporánea de una "Era de Fe", antes de que el
racionalismo cartesiano y la ciencia mecanicista supuestamente separaran la
conexión del "hombre" con lo divino 390, nos resulta difícil abordar la realidad
histórica del mundo medieval cristiano. El historiador de la cultura G. Rattray
Taylor la describió en una oportunidad como "la mezcla entre una sepultura y
un manicomio"391. En cierto modo, es una descripción adecuada.
Al observar esta realidad encontramos un mundo crónicamente violento:
un mundo de interminables batallas entre "caballeros nobles" y "cruzadas
santas" bendecidas por la iglesia, donde los hombres saqueaban, violaban y
despojaban no sólo ciudades infieles y ghettos judíos, sino también
Fox 1986, 350, 361.
Aun cuando en la iglesia medieval es muy fuerte el énfasis en el sufrimiento y la
muerte, también hay, aunque menos visible, un rasgo sustentador de la vida. Ver, por ejemplo,
Fox 1983.
390
Es cierto que debe dejarse atrás el paradigma científico mecanicista, y particularmente la
perspectiva del cuerpo humano como máquina. Pero depositar todos nuestros problemas a los
pies de la ciencia newtoniana y del racionalismo cartesiano se opone a miles de años de historia
dominadora —para no hablar del hecho de que la división mente/cuerpo precede ampliamente
estos desarrollos y de ninguna manera es exclusiva del pensamiento científico occidental
moderno. Esto se discute en el Tomo II. Ver también el esquema "Modelos Dominador y
Participativo" en pp. 164-166.
391
Taylor 1954, 126.
388
389
asentamientos cristianos —como en la infame cruzada albigense emprendida
por el Papa Inocencio III en 1209 para aniquilar a los cátaros, secta cristiana
donde las mujeres asumían liderazgos y donde hombres y mujeres se
comprometían con la no violencia, caridad y castidad 392. Es un mundo en el cual
los "hombres de Dios" declaran que la mitad de la humanidad, de cuyos
cuerpos surge la vida, es carnal y pecadora, y donde las "brujas" son quemadas
vivas en la hoguera por el crimen de sanar mediante "brujería" (es decir,
mediante medicina popular como hierbas en vez de purgantes y otros remedios
"heroicos" recetados por los nuevos médicos formados y autorizados por la
iglesia). Es un mundo donde son destripados y descuartizados los "herejes" y
"traidores" que osan cuestionar los dogmas absolutistas o la autoridad
despótica; donde incluso el robo de un pedazo de pan puede ser una ofensa
capital; donde gran parte del pueblo vive en la pobreza e inmundicia mientras
las clases gobernantes acumulan oro, plata y otras riquezas; y donde los
hombres "espirituales" predican que todo esto se debe aceptar pacientemente,
con la firme promesa de una vida mejor después de la muerte 393. Además
insisten que esta vida después de la muerte es la recompensa sólo para aquellos
cristianos que obedecen incondicionalmente los mandamientos de Dios, y no
para los infieles o pecadores —lo que, lamentablemente, incluye a casi todos
(hombres o mujeres) los que intentan lograr cierto placer, ya que incluso la
danza (prohibida por la iglesia como rito religioso, en contraste a los tiempos
"paganos" en que desempeñaba un rol central) muy pronto será prohibida de
todo ámbito cotidiano por reformadores fundamentalistas como Calvino.
En resumen, es un mundo de pesadilla donde el dolor no sólo es ubicuo
sino exaltado; donde se insta constantemente al hombre a enemistarse con el
hombre, la mujer e incluso consigo mismo —con su propio cuerpo, el cual
(junto con la mujer) debe ser dominado y controlado. Ahora ambos se
consideran inferiores y repugnantes, como todo aquello que no pertenezca a un
ámbito "espiritual" superior en este terrenal "valle de lágrimas".
Por lo tanto, no es sorprendente un mundo donde el hecho de aceptar el
dolor y el sufrimiento infligidos por el ser amado —sea una deidad celestial o
La cruzada albigense condujo no sólo al genocidio cátaro sino a la masacre de miles de
otras mujeres, hombres y niños, la devastación de regiones completas de Francia y la
destrucción de la cultura provenzal del alto medioevo, que dio origen a la tradición del amor
cortesano de los trovadores y trovadoras. Ver Briffault 1965.
393
Este enfoque de la vida después de la muerte generalmente no se encuentra en la
tradición hebrea, pero, como vimos, tiene raíces indoeuropeas. Así, entre los griegos
indoeuropeos y posteriores romanos, algunos filósofos escribieron sobre recompensas y
castigos en una vida después de la muerte, como señala Robin Lane Fox en su libro Pagans and
Christians. El «cribe que "Platón y Pitágoras legaron a sus seguidores una clara imagen de
recompensas y castigos en la otra vida", y que más tarde platonistas como Plutarco advirtieron
acerca del destino del alma después de la muerte (Fox 1986, 95). También señala que "cuesta
evaluar hasta dónde se extienden estas preocupaciones en un público más amplio" (ibid., 96).
Pero, por cierto, estos filósofos paganos no enseñaron, como los autores cristianos, que la vida
después de la muerte es más importante que la vida en este "terrenal valle de lágrimas".
392
un caballero o dama terrenal— se haya convertido en la esencia del erotismo.
Además de todas las sufridas novias y novios de Dios, encontramos sucesivas
historias donde el sufrimiento y la muerte están inextricablemente entrelazados
con el amor y el sexo. Estas son las historias que hoy leemos como los grandes
romances de nuestra herencia occidental —romances de figuras arquetípicas
como Tristán e Isolda, Eloísa y Abelardo, para quienes beber de la "copa del
amor" es un boleto seguro a la traición, la violencia y/o la muerte.
Así como el pecado carnal de Abelardo y Eloísa supuestamente los condena
al fuego y azufre del infierno (y a la castración de Abelardo), la unión sexual de
Tristán e Isolda los condena a la muerte —otra irónica tergiversación del
antiguo matrimonio sagrado del cual la leyenda de Tristán e Isolda parece
derivar. La versión de Gottfried von Strasburg del siglo XIII dice que la poción
de amor (o símbolo de la intoxicación de amor, según el final de la historia)
expresaba la voluntad de la diosa germánica Minne, y que el altar en
Minnegrotte era un lecho consagrado a su adoración394.
Ya que ahora el tema favorito de los poetas es la superioridad del
sufrimiento "espiritual" frente al placer "carnal", lo que se celebra en un
romance medieval tras otro no es la alegría de vivir y amar. Más bien, como lo
ilustra la obra de Denis de Rougemont, estos romances elogian la "alegría" de la
anticipación, renuncia y finalmente muerte395.
Sin embargo, en este mundo dominador —donde el sufrimiento es santo, el
placer pecaminoso, la mujer pertenece al demonio y los santos y santas
canonizados buscan salvarse mortificando su carne— mujeres y hombres aún
encuentran formas para amar, cantar reír, hacer el amor y, aun en medio de
tanta brutalidad y morbosidad, dar y recibir placer en alguna medida.
Todavía es un mundo donde mujeres y hombres utilizan velas flores,
incienso y música en ritos y rituales sagrados. Y también es un mundo donde,
mediante distintas búsquedas místicas, mujeres y hombres persiguen
desesperadamente un perdido sentido de conexión con las energías amorosas
—y más específicamente, eróticas— del universo en sucesivas permutaciones
del antiguo matrimonio sagrado.
Los alquimistas buscan la unión mística en el laboratorio. Escriben sobre un
"matrimonio químico" que no sólo transmuta metales básicos en oro 396, sino que
también reúne lo femenino y lo masculino, así como lo espiritual y lo natural 397.
Los cabalistas escriben acerca de la mujer y el hombre como un solo cuerpo, e
incluso de la Shekinah (manifestación femenina de la sabiduría divina) como el
principio creativo398. Místicos cristianos como Jakob Böhme escriben sobre el
éxtasis espiritual en el lenguaje del amor y del simbolismo sexual, afirmando
De Rougemont 1956, 131-132.
De Rougemont 1956.
396
Mediante la fusión del mercurio (o luna) "femenino" y el azufre (sol) "masculino".
397
Wehr 1990, 91-95.
398
Ibid., 56.
394
395
que la fisura entre mujer y hombre y entre humano y divino ocurrió cuando
Adán y Eva fueron expulsados del Paraíso399.
Como los alquimistas, que intuyeron que el matrimonio sagrado no era sólo
metafísico, y los cabalistas, que en sus manuscritos esotéricamente codificados
conservan el recuerdo de una fuerza creativa femenina, Böhme, intuyendo una
época anterior a la fragmentación y distorsión de la unidad esencial
mujer/hombre y cuerpo/espíritu, de alguna manera vivenció lo que aquí hemos
analizado: el vuelco prehistórico de un mundo solidario o gilánico a uno
dominador o androcrático400. Es una fascinante percepción. El no sólo percibió
una verdad mística, sino, como lo demuestra la arqueología, una verdad real.
Ciertamente, las primitivas sociedades prehistóricas orientadas a la
participación no fueron ideales. Pero eran sociedades donde nuestras
conexiones más íntimas —la conexión física de mujeres y niños a través del
nacimiento, y de mujeres y hombres a través del sexo— todavía se comprendían
como algo sagrado más que profano. Fueron sociedades donde aun en los
albores de la civilización humana, mujeres y hombres ya parecían haber
percibido la sabiduría en la esencia de nuestras tradiciones místico-religiosas
más elevadas: sólo podemos alcanzar nuestro máximo potencial mediante una
conexión a través del amor (sea de una divinidad u otro ser humano).
La búsqueda de los místicos de esta sabiduría perdida —y de mujeres y
hombres a través de las eras— es la búsqueda de reconexión con nuestras raíces
solidarias. Es la búsqueda de una forma de relacionarse antitética al modo
dominador, donde los temas centrales son polarización y contienda de
realidades y mitos, conflicto y separación, perder y ganar, dominar y someter,
desmembrar y desencarnar, conquistar y controlar —en resumen, fuerza, temor
y desconexión violenta. Y la esencia misma de esta búsqueda, como lo han
señalado con frecuencia los escritos místicos, es la indagación de un medio para
sanar lo que se desgarró brutalmente con el cambio a un mundo dominador: la
fundamental conexión erótica, y también espiritual, entre mujeres y hombres.
Pero ninguna iniciación mística, ninguna magia alquímica y por cierto
399
Wehr 1990. Wehr escribe que un siglo después de la Reforma, este famoso místico
informó que, en una unión mística con lo divino, su espíritu "se abrió paso por las puertas del
Infierno" cuando fue "cercado por el amor, como una amada novia es abrazada por su novio"
(ibid., 77). Böhme incluso escribió sobre la necesidad de "matizar a Venus y a Marte", con lo
cual, como señala Charles Muses, quiso decir que sólo habrá regeneración y armonía humanas
mediante la reconexión de mujer y hombre (Muses 1951, 150). 37. Böhme incluso sostuvo que la
misión de Cristo en la Tierra fue el retorno de la humanidad a un estado andrógino previo
(Muses 1951, 150). Pero Böhme también creía que esta tan deseada "totalidad andrógina
masculino-femenina sobre la que escribió no se podía dar sin el sufrimiento y la muerte de
Cristo" (Wehr 1990, 72). "Cuando Cristo en la cruz redimió una vez más la imagen masculinofemenina virgen del hombre y la tiñó con sangre divina en amor divino", escribió Böhme sobre
su visión beatífica, "Cristo cambió al Adán dormido que era hombre y mujer, devolviéndole su
imagen angélica original" —una imagen que, según Böhme, sanó la división entre Adán y Eva
después de la Caída (Muses 1951, 81).
400
ningún sufrimiento santo ni autohumillación puede sanar esta fisura. En
realidad, en cierto sentido, estas prácticas sólo la agravan, pues evitan el
problema subyacente sin lograr nada o refuerzan activamente un modelo
dominador de espiritualidad donde en el mejor de los casos el amor sexual o
erótico (junto con las mujeres) se considera de un orden inferior, y las jerarquías
de dominación violenta se santifican mediante la noción de que incluso los
poderes que rigen el universo (y no sólo los hombres que gobiernan la tierra) se
complacen con el sufrimiento humano, el servilismo y la autohumillación.
Esto de ninguna manera significa que el viaje místico, que expresa nuestro
anhelo de unidad y amor, no haya aliviado a muchas mujeres y hombres a
través de la historia registrada. Pero el punto es que el problema no es sólo
espiritual o sexual, sino social.
Como vimos, con el cambio a un modelo dominador de organización social
e ideológica, mujeres y hombres, espiritualidad y naturaleza, fueron divididos
en dos —y en el proceso también nos separamos de nuestra propia energía
erótica buscadora de vida y placer. Así, sólo podremos reparar esta fisura
mediante un nuevo cambio hacia una forma más gilánica y solidaria de vivir,
pensar y amar.
Éste, desde la perspectiva de una mejor comprensión de dónde estamos y
hacia dónde vamos, es el tema del Tomo II.
MODELOS DOMINADOR Y SOLIDARIO:
Siete diferencias básicas interactivas
y mutuamente sustentadoras
COMPONENTE
MODELO DOMINADOR
MODELO SOLIDARIO
1. Relaciones de género
Lo masculino supera en
rango a lo femenino, y los
rasgos y valores sociales
estereotípicamente
asociados
con
la
"masculinidad" se valoran
más que aquellos asociados
con la "feminidad" (1)
La ideología
imperante
valora por igual lo femenino
y lo masculino, y otorga
primacía operacional a los
valores estereotípicamente
femeninos" como la crianza
y la o violencia.
2. Violencia
Existe
un
alto
nivel
institucionalizado
de
violencia social y abuso,
desde el maltrato a la esposa
e hijos, violación y abuso
psicológico por parte de
"superiores" en la familia, el
lugar de trabajo y la
sociedad en general.
Violencia y abuso no son
componentes estructurales
del sistema, de modo que
tanto niños como niñas
pueden
aprender
la
resolución no violenta de
conflictos. Por consiguiente,
hay un bajo nivel de
violencia social.
3. Estructura social
La estructura social es
predominantemente
jerárquica (2) y autoritaria,
La estructura social es en
general más igualitaria, con
diferencias (ya sean de
género,
raza,
religión,
preferencia sexual o sistema
de creencia) no asociadas
automáticamente con un
estatus social y/o económico
superior o inferior
donde el nivel de jerarquía y
autoritarismo corresponde
aproximadamente al nivel
de dominio masculino.
(1)
Cabe señalar que, en este contexto, los términos "feminidad" y "masculinidad"
corresponden a los estereotipos sexuales construidos socialmente para una sociedad
dominadora (donde la masculinidad se iguala a dominio y conquista, y la feminidad a
pasividad y sumisión), y no a rasgos femeninos o masculinos inherentes.
(2) En este contexto, el término jerárquico se refiere a lo que podríamos llamar jerarquía de
dominación, o el tipo de jerarquía inherente a un modelo dominador de organización social,
basado en el temor y la amenaza de dolor. Estas jerarquías deben distinguirse de un segundo
tipo, que podría llamarse jerarquía de actualización. En biología, corresponde a la jerarquía de
moléculas, células y órganos del cuerpo: una progresión hacia un nivel de función superior y
más complejo. En los sistemas sociales, las jerarquías de actualización se dan junto con la
igualación del poder con el poder para crear y para concretar nuestros más altos potenciales
en nosotros mismos y otros.
4. Sexualidad
La coerción es un elemento
importante en la selección
de pareja, relación sexual y
procreación,
con
la
erotización
de
la
dominación y/o la represión
del placer erótico mediante
el temor. Las principales
funciones del sexo son la
procreación masculina y la
descarga sexual masculina.
El respeto mutuo y la
libertad de elección para
mujeres y hombres son las
características
de
la
selección de pareja relación
sexual y procreación. Las
principales funciones del
sexo son el vínculo entre
mujer y hombre mediante el
dar y recibir placer mutuo y
la reproducción de la
especie.
5. Espiritualidad
El
hombre
y
la
espiritualidad están sobre la
mujer y la naturaleza,
justificando su dominio y
explotación. Los poderes
que rigen el universo se
representan como entidades
castigadoras, ya sea como
un padre desapegado cuyas
órdenes se deben obedecer
bajo pena de terribles
castigos, una madre cruel o
demonios y monstruos que
se deleitan atormentando
arbitrariamente
a
los
humanos y que, por lo
tanto, deben ser aplacados.
Se reconoce y valora la
dimensión espiritual de los
poderes
vivificantes
y
sustentadores de la mujer y
la naturaleza, así como los
de
los
hombres.
La
espiritualidad se vincula con
la empatía y la equidad, y lo
divino
se
representa
mediante mitos y símbolos
de amor incondicional.
6. Placer y dolor
La imposición o amenaza de
dolor es esencial para
mantener el sistema. Los
placeres del tacto en las
relaciones
sexuales
y
paternales se asocian con
Las relaciones humanas se
mantienen más por lazos de
placer que por temor al
dolor. Los placeres de las
conductas de cuidado se
apoyan socialmente y el
7. Poder y amor
dominación y sumisión y
por lo tanto con dolor, ya
sea en el llamado amor
carnal del sexo o en la
sumisión a una deidad
"amorosa". Se santifica la
imposición
y/o
el
padecimiento del dolor.
placer se asocia con la
empatía por otros. Se
considera sagrado cuidar,
hacer el amor y otras
actividades que generan
placer.
El poder supremo es aquel
para dominar y destruir,
simbolizado desde la remota
antigüedad por el poder
letal de la espada. "Amor" y
"pasión" se usan con
frecuencia para justificar
actos violentos y abusivos
de quienes dominan, como
la matanza de mujeres
realizada
por
hombres
cuando
sospechan
su
independencia sexual o las
"guerras santas" libradas en
nombre del amor a una
deidad que exige obediencia
de todos.
El poder supremo es aquel
para dar, nutrir e iluminar la
vida, simbolizado desde la
remota antigüedad por el
cáliz o grial sagrado. El
amor se reconoce como la
máxima expresión de la
evolución de la vida en el
planeta, así como el poder
unificador universal.
Uso de Notas y Bibliografía
Mis principales criterios para decidir la forma de las referencias fueron la
claridad, accesibilidad y evitación de repeticiones innecesarias.
Como regla general, las referencias de este libro siguen el formato
recomendado por la Modern Language Association de separar las citas en
Notas y Bibliografía. En el caso de libros y publicaciones periódicas, las Notas
en general contienen sólo el apellido del autor y la fecha de publicación; la cita
completa aparece en orden alfabético por apellido de autores en la Bibliografía.
En otras palabras, la mayoría de las referencias en las Notas no contienen
información sobre el nombre del autor, título del libro o artículo y editorial, los
que aparecen en la Bibliografía.
Sin embargo, algunas referencias se citan sólo en las Notas. Principalmente
son referencias que no se pueden indicar por autor. Por ejemplo, pasajes de
diarios o revistas que no especifican autor, números completos de revistas
(como WIN News, verano 1990), así como listados de organizaciones y otros
ítems misceláneos. Hay excepciones, como la Biblia Dartmouth, que aparecen
con el título en la Bibliografía.
Muchas notas contienen información adicional o citas que habrían
interrumpido el flujo, pero que pueden servir a lectores interesados. A veces,
además del autor y la fecha, he incluido también títulos de libros, artículos y
publicaciones periódicas porque ofrecen importante información descriptiva
para el lector (ver, por ejemplo, nota 11, Introducción).
En la Bibliografía todos los registros están en orden alfabético por apellido
del autor. Si hay más de una obra del mismo autor, la primera obra aparece
primero. Cuando hay más de una publicación del mismo autor en el mismo
año, estas publicaciones están identificadas con letras después de la fecha, en
orden alfabético. Por ejemplo:
Eisler, Riane. The Chalice and the Blade: Our History, Our Future San
Francisco: Harper & Row, 1987a.
—. "Woman, Man, and the Evolution of Social Structure" World Futures:
The Journal of General Evolution 23 (abril 1987b) 79-92.
Espero que para el lector las Notas y la Bibliografía sean fáciles de seguir y
le sirvan de ayuda. Debo agregar que la Bibliografía sólo incluye las obras
citadas y no es la lista completa de las obras que utilicé para la investigación de
este libro.
Notas
Nota del digitalizador:
Las notas que, originalmente en el libro estarían en este apartado, se han
insertado a pie de página, por considerar mucho más cómodo su acceso
tratándose de un libro digital.
Bibliografía∗
Ver "Uso de Notas y Bibliografía" en página 167.
Abraham. Ralph. Citaos. Gaia. Eros. San Francisco: HarperSanFrancisco, 1994.
Abu-Lughod, Lila. Veited Sentiments. Berkeley: University of California Press,
1986.
Anderson. Bonnie S. y Judith P. Zinsser. Historia de las mujeres: una historia
propia. Crítica, 1992.
Ardrey, Robert. Génesis en África. Hispano Euro., 1969.
—. The Territorial Imperative. Nueva York: Atheneum, 1966.
Atkinson, Clarissa. The Oldest Vocalion: Christian Motherhood in the Middle
Ages. Ithaca, NY: Cornell University Press, 1991.
Barry, Kathleen. Female Sexual Slavery. Nueva York: Avon Books, 1979.
Barstow, Anne Llewellyn. Witchcraze: A New History of the European Witch
Hunts. Londres y San Francisco: Pandora. 1994.
Birnbaum, Lucía. Black Madonnas. Boston: Northeastern University Press, 1993.
Blackman, Julie. Intimate Violence. Nueva York: Columbia University Press,
1989.
Bonfante-Warren, Larissa. "The Women of Etruria". En Women in the Ancient
World, editado por John Peradotto y J.P. Sullivan. Albany, NY: State
University of New York Press, 1984.
Botti, Odile. "The Battle Against Excisions by Africans: A Survey of Actions in
Three West African Countries". Marie Claire (noviembre 1985).
Briffault, Robert. The Troubadours. Bloomington, IN: Indiana University Press,
1965.
Brown, Roger. Social Psychology. Nueva York: Free Press, 1965.
Brownmiller, Susan. Contra nuestra voluntad. Planeta, 1981.
N. del E.: Esta Bibliografía fue actualizada incluyendo los títulos traducidos al español
hasta 1997.

Burkert, Walter. Structure and History in Greek Mythology and Ritual.
Berkeley: University of California Press, 1979.
Bury, J.B., S.A. Cook y F. E. Adcock. "The Law of Ancient Babylonia". En Man in
Adaptation, editado por Y.A. Cohen, 154-157. Chicago: Aldine, 1971.
Butler, Judith y Joan W. Scott, eds. Feminists Theorize the Political. Nueva York y
Londres: Routledge, 1992.
Campbell, Joseph. Los mitos: Su impacto en el mundo actual. Kairós, 1994.
Capra, Fritjof. El punto crucial. Rosello Imp., 1986.
Chaisson, Eric. The Life Era. Nueva York: Atlantic Monthly Press, 1987.
Childe, V. Gordon. La prehistoria de la sociedad europea. Icaria, 1979
Christ, Carol P., ed. Laughter of Aphrodite. San Francisco: Harper & Row, 1987
Coitrane, Scott. "The Micropolitics of Gender in Nonindustrial Societies".
Gender and Society 6 (marzo 1992), 86-107.
Coontz, Stephanie y Peter Henderson, eds. Women's Work, Men's Property.
Londres: Verso, 1986.
Countryman, L. William. Dirt, Greed, and Sex. Filadelfia: Fortress Press, 1988.
Csanyi, Vilmos. Evolutionary Systems and Society; A General Theory. Durham, NC:
Duke University Press, 1989.
Dalley, Stephanie. Myths From Mesopotamia. Oxford, Inglaterra: UP, 1989.
Daly, Mary. Beyond God ¡he Father. Boston: Beacon Press, 1973.
Dartmouth Bible. Boston: Houghton Mifflin, 1950.
De Beauvoir, Simone. The Second Sex. Nueva York: Modern Library, 1968. (Obra
original publicada en francés en 1949).
DeMeo, James. On the Origin and Diffusion of Patrism. Tesis doctoral,
Departamento de Geografía, Universidad de Kansas, 1986,
— "The Origins and Diffusion of Patrism in Saharasia, c. 4000 B.C.E.". World
Futures 30 (marzo-mayo 1991), 247-271.
De Rougemont, Denis. El amor y Occidente. Kairós, 1986-1993.
De Waal, Frans. Peacemaking Among Primates. Cambridge, MA: Oxford
University Press, 1989.
Dover, K. J. "Classical Greek Attitudes to Sexual Behaviour". En Women in the
Ancient World, editado por John Peradotto y J.P. Sullivan. Albany, NY: State
University of New York Press, 1984.
Eisler, Riane. El cáliz y la espada: nuestra historia, nuestro futuro. Santiago de Chile:
Editorial Cuatro Vientos, 1990.
—. "Woman, Man, and the Evolution of Social Structure". World Futures:
The Journal of General Evolution 23 (abril 1987), 79-92.
—. "Cultural Evolution: Social Shifts and Phase Changes". En The New
Evolutionary Paradigm, editado por Ervin Laszlo, 179-200. Nueva York:
Gordon & Breach, 1991.
—. "Technology, Gender, and History: Toward a Nonlinear Model of
Social Evolution". En The Evolution of Cognitive Maps: New Paradigms for the
Twenty-First Century, editado por Ervin Laszlo, Ignacio Masulli, Robert
Artigiani y Vilmos Csanyi, 181-203. Nueva York: Gordon & Breach, 1993a.
—. "From Domination to Partnership: The Foundations for Global
Peace". En Communication and Culture in War and Peace, editado por Colleen
Roach, 145-174. Newbury Park, CA: Sage Publications, 1993b.
—. "From Domination to Partnership: The Hidden Subtext for
Sustainable Change". Joumal of Organizational Change Management 7
(1994): 35-49.
Eisler, Riane y Vilmos Csanyi. "Human Dimorphism and Social Structure".
Manuscrito incompleto.
Eisler, Riane y David Loye.
HarperSanFrancisco, 1990.
The
Partnership
Way.
San
Francisco:
El Daree, Dr. Asma. Sudan: National Study on the Epidemiology of Female
Circumcision. Khartoum: Universidad de Khartoum, Departamento de
Medicina Comunitaria, 1980.
Encyclopedia of Religión. Nueva York: Macmillan, 1987.
Engels, Friedrich. El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado.
Fundamentos, 1987. (Obra original publicada en alemán en 1884).
Falk, Marcia. The Song of Songs. San Francisco: HarperSanFrancisco, 1990.
Faulkner, Wendy. "Medical Technology and the Right to Heal". En Smothered by
Invention: Technology in Women's Uves, editado por Wendy Faulkner y
Erik Arnold. Londres: Pluto Press, 1985.
Fedigan, Linda Marie. Primate Paradigms. Montreal: Eden Press, 1982.
Feuerstein, Georg. Yoga: The Technology of Ecstasy. Los Angeles: Tarcher, 1989.
Fisher, Helen E. Anatomy of Love. Nueva York: Norton, 1992.
Foucault, Michel. Historia de la sexualidad, Vol. 1. México: Siglo XXI, 1986.
Fox, Matthew. Original Blessing. Santa Fe, NM: Bear & Company, 1983.
Fox, Robin Lane. Pagans and Christians. San Francisco: Harper & Row, 1986.
Frank, Roslyn M., con Susan Ayers, Monique Laxalt, Shelly Lowenberg y Nancy
Vosburg. "Etxeko-Andrea: The Missing Link? Women in Basque Culture".
Views of Women's Lives in Western Tradition, editado por Frances
Richardson Keller, 133-157. Lewiston, NY: Edwin Mellen Press, 1990.
Frayser, Suzanne G. Varieties of Sexual Experience. New Haven, CT: HRAF Press,
1985.
Frazer, James. La rama dorada. FCE Esp., 1981.
Gadon, Elinor. The Once and Future Goddess. San Francisco: Harper & Row, 1989.
Gardner, John y John Maier, traductores y editores. Gilgamesh. (Traducido de la
versión Sin-Leqi-Unninni). Nueva York: Vintage, 1985.
Giddens, Anthony. The Transformation of Inlimacy. Stanford, CA: Stanford
University Press, 1992.
Gies, Frances y Joseph Gies. Marriage and the Family in the Middle Ages. Nueva
York: Harper & Row, 1987.
Gimbutas, Marija. Dioses y diosas de la vieja Europa. Istmo, 1990.
—. The Language of the Goddess. San Francisco: Harper & Row, 1989.
—. The Civilization of the Goddess. San Francisco: HarperSanFrancisco, 1991.
Goldizen, Anne Wilson. "Social Relationships in a Cooperatively Polyandrous
Group of Tamarins". Behavioral Ecology and Sociobiology 24 (1989): 79-89.
Goodison, Lucy. Death, Women, and the Sun. Londres, Universidad de Londres,
1989.
Gordon, Margaret y Stephanie Riger. The Female Fear: The Social Cost of Rape.
Nueva York: Free Press, 1989.
Graves, Robert, trad. The Golden Ass of Apuleius. Nueva York: Pocket Library,
1954.
Gray, Elizabeth Dodson, ed. Sacred Dimensions of Women's Experience. Wellesley,
MA: Roundtable Press, 1988.
Griffin, Susan. Pornography and Silence. Nueva York: Harper & Row, 1981.
Hallet, Judith P. "The Role of Women in Roman Elegy: Counter-Cultural
Feminism". En Women in the Ancient World, editado por John Peradotto y J.
P. Sullivan, Albany, NY: State University of New York Press, 1984.
Harris, William H. y Judith S. Levey, eds. The New Columbio Encyclopedia. Nueva
York: Columbia University Press, 1975.
Harrison, Jane Ellen. Prolegomeno to the Study of Greeh Religión. Londres: Merlin
Press, 1962. (Obra original publicada en 1903).
Hastings, Deborah. "Simpson Arrest Focuses Attention on U.S. Spousal Abuse
Problem". Associated Press, junio 22, 1994.
Hawkes, Jacquetta. El origen de los dioses. Noguer, 1978,
Henshaw, Richard A. Female and Male: The Cultic Personnet, the Bible, and the
Rest of the Ancient Near East. Alison Park, PA: Pickwick Press, 1994.
Highwater, Jamake. Myth and Sexuality. Nueva York: Penguin, 1990.
Hoffman, Lisa. "Rape Study Says 51% of Victims Under 18". Scripps Howard
News Service, junio 23, 1994.
Hohmann, Gottfried y Barbara Fruth. "Field Observations on Meat Sharing
Among Bonobos". Artículo presentado en la Sociedad Max Planck y el
Instituto de Zoología de la Universidad de Munich, Alemania, 1993.
Homero. La Ilíada. Santiago de Chile: Editorial Andrés Bello, 1979.
Hosken, Fran. The Hosken Report: Genital and Sexual Mutilation of Pernales. 4a ed.
Lexington, MA: Women's International Network News, 1994.
Howells, William W. Getting Here. Washington, DC: Compass Press, 1993.
Hrdy, Sarah Blaffer. The Woman That Never Evoived. Cambridge, MA: Harvard
University Press, 1981.
—. "The Primate Origins of Human Sexuality". En The Evolution of Sex,
editado por Robert Bellig y George Stevens, 101-136. San Francisco: Harper
& Row, 1988.
James, Edwin Oliver. The Cult of the Mother Goddess. Londres: Thames &
Hudson, 1959.
Johnson, Buffie. Lady of the Beasts. San Francisco: Harper & Row, 1988.
Kano, Takayoshi. "Social Behavior of Wild Pygmy Chimpanzees (Pan paniscus')
of Wamba". Journal of Human Evolution 9 (1980), 243-260.
—. "The Bonobos' Peaceable Kingdom". Natural History, noviembre 1990,
62-70.
—. The Last Ape. Stanford, CA: Stanford University Press, 1992.
Keller, Mara Lynn. "The Eleusinian Mysteries of Demeter and Persephone".
Journal of Feminist Studies in Religion 4 (primavera 1988), 27-54.
—. "Chthonian Crete of the Earth Mother Goddess". Artículo presentado en
First International Minoan Celebration of Partnership, Creta, Grecia,
octubre 8, 1992.
—. The Greater Mysteries of Demeter and Persephone. Libro en
preparación.
Keuls, Eva. The Reign of the Phallus: Sexual Politics in Ancient Athens.
Berkeley: University of California Press, 1993.
—. "The Partnership-Dominator Models of Social Organization". Artículo
presentado en la Conferencia de la Asociación Occidental de Historiadoras,
junio 10, 1989, Asilomar, Pacific Grove, CA.
Kevles, Bettyann. Females of the Species. Cambridge, MA: Harvard University
Press, 1986.
Kitcher, Philip. Vautting Ambition: Sociobiology and the Quest for Human
Nature. Cambridge, MA: MIT Press, 1985.
Kramer, Heinrich y James (Jacob) Sprenger. Malleus Maleficarum. Nueva York:
Dover, 1971. (Obra original publicada en 1486).
Kramer, Samuel Noah. 77ie Sumerians. Chicago: University of Chicago Press,
1963.
—. The Sacred Marriage Rite. Bloomington, IN: Indiana University Press,
1969.
—. History Begins at Sumer. 3B rev. ed. Filadelfia: University of Pennsylvania
Press, 1981.
Kramer, Samuel Noah y John Maier. Myths of Enki, The Crafty God. Nueva York:
Oxford University Press, 1989.
Kunstmann, Josef. The Transformation of Eros. Londres: Oliver & Boyd, 1964.
Kuroda, Suehisa. "Social Behavior of the Pygmy Chimpanzees". Primates 21
(abril 1980), 181-197. Lambert, W. G. "Gilgamesh in Literature and Art". En
Monsters and Demons in the Ancient and Medieval Worlds, editado por Ann E.
Farkas, Prudence O. Harper y Evelyn B. Harrison, 37-52. Mainz on Rhine:
Von Zabern, 1987.
Laqueur, Thomas. La construcción del sexo. Cátedra, 1994. Laszlo, Ervin.
Evolución. Espasa-Calpe, 1988.
—. The Creative Cosmos. Edimburgo: Floris Books, 1993.
Lefkowitz, Mary R. y Maureen B. Fant, eds. Women's Life in Greece and Rome.
Baltimore, MD: Johns Hopkins University Press, 1982.
Lerner, Gerda. La creación del patriarcado. Crítica, 1990.
Leroi-Gourhan, André. Prehistoire de l'Art Occidental. París: Edition D'Art Lucien
Mazenod, 1971.
Lewontin, R.C., Steven Rose y León J. Kamin. No está en los genes. Crítica, 1987.
Lovelace, Linda. Ordeal. Nueva York: Berkeley Publishers, 1987.
Lowenstein, Jerold M. "Nine Ways to Have Sex". Pacific Discovery, otoño 1992,
40-41.
Loye, David. "Moral Sensitivity and the Evolution of Higher Mind". World
Futures: The Journal of General Evolution 30 (1990), 41-51.
—. Moral Transformation. Libro en preparación.
Maitland, Sara. "Passionate Prayer: Masochistic Images in Women's Experience"
En Sex and God: Some Varieties of Women's Religious Experience, editado
por Linda Hurcombe, 125-140. Nueva York: Routledge & Kegan Paul, 1987.
Mallory, J.P. In Search of the Indo-Europeans: Language, Archaeology, and Myth.
Londres: Thames & Hudson, 1989.
Marcuse, Herbert. Eros y civilización. Ariel, 1989.
Marshack, Alexander. The Roots of Civilization. Mount (Cisco, NY: Moyer Bell
Ltd.,1991.
Maturana, Humberto y Francisco Várela. El árbol del conocimiento. Debate, 1990.
McGrew, W. C. Chimpanzee Material Culture. Cambridge, Inglaterra: Cambridge
University Press, 1992.
McKenna, Terence. Food of the Gods. Nueva York: Bantam Books, 1992.
Mellaart, James. Çatal Hüyük. Nueva York: McGraw-Hill, 1967.
—. The Neolithic of the Near East. Nueva York: Scribner's, 1975.
Mernissi, Fatima. Beyond the Veil. Bloomington, IN: Indiana University Press,
1987.
Mollencott, Virginia Ramey. Women, Men, and the Bible. Nashville, TN:
Abingdon,1977.
—. ed. Women of Faith in Dialogue. Nueva York: Crossroads, 1987.
Montagu, Ashley. La dirección del desarrollo humano. Tecnos, 1975.
—. Sociobiology Examined. Nueva York: Oxford University Press, 1980.
Montuori, Mario. Sócrates: An Approach. Amsterdam, Holanda: J.C. Gieben
Publishers, 1988.
Moore, Robert y Douglas Gillette. La nueva masculinidad: Rey, guerrero, mago y
amante. Paidós Ibérica, 1993.
Morbeck, Mary Ellen, Adrienne L. Zihlman y Allison Galloway, eds. Life
History, Females, and Evolution. Princeton, NJ: Princeton University Press, en
imprenta.
Muses, Charles A. Illumination on Jakob Böhme. 2a ed. Nueva York: Kings Crown
Press, Columbia University, 1951.
Nead, Lynda. 777e Female Nude. Londres: Routledge, 1992.
Noble, David F. A World Without Women: The Christian Clerical Culture of Western
Science. Nueva York: Knopf, 1992.
Osmart, Hibaaq I. "Somalia: Will Reconstruction Threaten Women's Preogress?"
Ms. marzo/abril 1993, 12.
Pagels, Elaine. Adán, Eva y la serpiente. Crítica, 1990.
Parish, Amy Randall. "Sex and Food Control in the 'Uncommon Chimpanzee'".
Ethology and Sociobiology 15 (1994), 157-179.
Patai, Raphael. The Hebrew Goddess. Nueva York: Avon, 1978.
Peradotto, John y J.P. Sullivan, eds. Women in the Ancient World. Albany, NY:
State University of New York Press, 1984.
Perry, Mary Elizabeth. "Deviant Women and Cultural Transformation".
Artículo presentado en el panel "Modelos Dominador y Participativo como
Herramientas Analíticas", Conferencia del Vigésimo Aniversario de la
Asociación Occidental de Historiadoras, Asilomar, Pacific Grove, CA, 1989.
—. "The Black Madonna of Monserrat". En Views of Women's Uves in
Western Tradition, editado por Frances Richardson Keller, 110-128.
Lewiston, NY: Edwin Mellen Press, 1990.
Plaskow, Judith. Standing Again at Sinai: Judaism from a Feminine Perspective.
Nueva York: Harper & Row, 1990.
Platón, Nicolás. Creta. Juventud, 1974.
Reeves, Minou. Female Warriors of Allah. Nueva York: Dutton, 1989.
Regardie, Israel. Garden of Pomegranates. St. Paul, MN: Llewellyn, 1970.
Reich, Wilhelm. La función del orgasmo. Paidós iber., 1987.
—. The Sexual Revolution. Nueva York: Octagon Books, 1971.
Renfrew, Colin. Arqueología y lenguaje. Crítica, 1990.
Robinson, John Mansley. An Introduction To Early Greek Philosophy. Boston:
Houghton Mifflin, 1968.
Rockwell, Joan. Fact in Fiction. Londres: Routledge & Kegan Paul, 1974.
Rohrlich-Leavitt, Ruby. "Women in Transition". En Becoming Visible, editado por
Renate Bridenthal y Claudia Koonz. Boston: Houghton Mifflin, 1977.
Rowell, Thelma E. "Forest Living Baboons in Uganda". Journal of Zoology 149
Qutio 1966), 344-364.
Sahtouris, Elisabet. Gaia. Nueva York: Pocket Books, 1989.
Sandars, N.K., trad. y ed. The Epic of Gilgamesh. Nueva York: Penguin Books,
1960.
Sanday, Peggy Reeves. Female Power and Male Dominance. Cambridge,
Inglaterra: Cambridge University Press, 1981.
—. Fraternity Gang Rape. Nueva York: New York University Press, 1990.
Savage-Rumbaugh, E. Sue y Beverly J. Wilkerson. "Socio-Sexual Behavior in
Pan paniscus and Pan troglodytes". Journal of Human Evolution 7 (1978), 327344.
Schell, Ellen Ruppel. "Flesh and Bone". Discover, diciembre 1991, 37-42.
Sheldrake, Rupert. La presencia del pasado. Kairós, 1990.
Smuts, Barbara. Sex and Friendship in Baboons. Nueva York: Aldine, 1985.
Smuts, Barbara y Robert W. Smuts. "Male Aggression and Sexual Coerción of
Females in Nonhuman Primates and Other Mammals". Advances in the
Study of Behavior 22 (1993), 1-63.
Smuts, Barbara y John Watanabe. "Social Relationships and Ritualized
Greetings in Adult Male Baboons". International Journal of Primatology 11
(1990), 147-170.
Stager, Lawrence E. y Samuel R. Wolff. "Child Sacrifice at Carthage-Religious
Rite or Population Control?". Biblical Archaeology Review, enero/febrero 1984,
31-51.
Starhawk. Dreaming the Dark. Boston: Beacon Press, 1982.
Stark, Elizabeth. "The Unspeakable Family Secret". Psychology Today, mayo 1984,
40-46.
Steinem, Gloria. Outrageous Acts and Everyday Rebellions. Nueva York: Holt,
Rinehart & Winston, 1983.
Suetonio, Tranquilo. Vida de los doce Césares. CSIC, 1970. (Escrito originalmente
en la época romana clásica).
Tanner, Nancy N. On Becoming Human. Cambridge, Inglaterra: Cambridge
University Press. 1981.
Taylor, G. Rattray. Sex in History. Nueva York: Ballantine Books, 1954.
Teilhard de Chardin, Pierre. El fenómeno humano. Taurus, 1986.
Teubal, Savina J. Sarah the Priestess. Athens, OH: Swallow Press, 1984.
Tiger, Lionel y Robín Fox. The Imperial Animal. Nueva York: Dell, 1971. Tobach,
Ethel y Betty Rosoff, eds. Genes and Gender. Nueva York: Gordian Press,
1978.
Trivers, Robert. Social Evolution. Menlo Park, CA: Benjamin/Cummings, 1985.
Turnbull, Colin M. The Forest People. Nueva York: Simon & Schuster, 1961.
Vaselle-Horner, Renata y Annette Ehrlich. "Male Batterers". En Intimate Violence,
editado por Emilio Viano, 139-151. Washington, DC: Hemisphere, 1992.
Walker, Alice. En posesión del secreto de la alegría. Plaza & Janés, 1993.
Walker, Barbara. The Woman's Dictionary of Symbols and Sacred Objects. San
Francisco: Harper & Row, 1988.
Washburn, Sherbourne y Chet S. Lancaster. "The Evolution of Hunting". En
Man the Hunter, editado por Richard B. Lee e Irven DeVore, 293-303.
Chicago: Aldine, 1968.
Wehr, Gerhard. The Mystical Marriage. Wellingborough, Inglaterra: Aquarian
Press, 1990.
Weisman, Steven R. "Akihito Performs His Solitary Rite". New York Times,
noviembre 23, 1990.
Welter, Barbara. "The Cult of True Womanhood". En Dimity Convictions, editado
por Barbara Welter, 21-41. Athens, OH: Ohio University Press, 1976.
White, Frances J. "Pygmy Chimpanzee Social Organization". American Journal of
Primatology 26 (1992), 203-214.
Willetts, R. F. The Civilization of Ancient Crete. Berkeley: University of California
Press, 1977. Wilson, E. O. Sociobiología. Omega, 1980.
Wink, Walter. Engaging the Powers. Minneapolis, MN: Fortress Press, 1992
Wolkstein, Diane y Samuel Noah Kramer. Inanna. Nueva York: Harper & Row,
1983.
Wrangham. Richard W. "The Evolution of Sexuality in Chimpanzees and
Bonobos". Human Nature 4 (1993), 47-79.
Zihlman, Adrienne. "Common Ancestors and Uncommon Apes". En Human
Origins, editado por John R. Durant, 81-105. Oxford, Inglaterra: Clarendon
Press, 1989.
Zihlman, Adrienne L. y Nancy N. Tanner. "Becoming Human: Putting Woman
in Evolution". Artículo presentado en la reunión anual de la Sociedad
Antropológica Estadounidense, Ciudad de México, 1974.
Agradecimientos
Este libro está dedicado a mi compañero y esposo, David Loye, La razón,
fuera de mi amor por él, es simple: no habría podido escribir Placer sagrado sin
él. Por lo tanto, quisiera empezar mis agradecimientos diciendo gracias, David,
por todo tu afectuoso apoyo, estímulo intelectual, consejo editorial, cuidado,
conocimientos, tiempo, esfuerzo —y, sobre todo, por ser tú.
Hay otras dos personas cuya ayuda también ha sido indispensable:
Constance Fishman y Hannah Liebmann. No habría podido trabajar tanto ni
por tanto tiempo —y habría disfrutado la mitad— sin el trabajo
extraordinariamente dedicado, preciso, eficiente e inteligente en computación y
otras habilidades organizativas de Connie, y sin las habilidades multifacéticas
de Hannah, desde editar hasta clasificar y tomar mi mano en momentos en que
me sentí sobrepasada por los papeles e inspirarme a través de nuestra larga y
nutritiva amistad para resolver de algún modo los problemas que te acosan al
escribir un libro como éste. Quisiera expresar en particular mi admiración por el
heroísmo de Connie durante el último embate para cumplir los plazos, al
persistir en el computador envuelta en una frazada para evitar el frío que
precedía a una temperatura que se elevaba, al llegar a su casa, a 104 grados.
También estoy en deuda con las mujeres y hombres que tan generosamente
invirtieron tiempo y dieron consejos al leer y comentar gran parte de este
manuscrito. Ellos son, en orden alfabético, Carole Anderson, Art Aron, Mathew
Callahan, Annette Ehrlich, Natasha Josefowitz, Frances Richardson Keller, Mará
Lynn Keller, Rob Koegel, John Maier, Monty (Alfonso) Montuori, Kari
Norgaard y Stuart Schlegel. Además, quisiera reconocer mi gran deuda con
Ashley Montagu por inspirarme y estimularme en este trabajo.
También quisiera agradecer por sus importantes ideas e información a
quienes revisaron partes de este manuscrito. Ellos son, en orden alfabético,
Robin Balliger, Harry Brod, Scott Carroll, mis hijas Andrea Eisler y Loren Eisler,
Ira Fishman, Fred Jealous, Eva Keuls Emily Martin, Arthur Melville, Jim DeMeo,
Uta y Peter Meyer-Dohm, Amy Parish, Hector Sabelli, Bonia Shur, Linda
Silverman, Barbará Smuts, Marsha Utain, Walter Wink, Adrienne Zihlman y la
ya fallecida Marija Gimbutas.
También quisiera expresar mi gratitud a mi agente, la Agencia Ellen Levine
en Nueva York, particularmente a Ellen Levine y Diana Finch, y a mis editores,
HarperSanFrancisco, especialmente a mi editora Barbara Moulton, pero
también a Lorraine Anderson, Lisa Bach, Judy Beck, Martha Blegen, Ani
Chamichian, Nancy Fish, Terri Goff, Tom Grady, Shelly Meadows, Mary
Peelen, Jaime Robles, Robin Seaman, Hilary Vartanian, Michele Wetherbee, y a
todos aquellos que de una forma u otra participaron en el nacimiento de este
libro.
Quisiera agradecer en forma especial a Bernardine Abbott de Monterey
Península College Library, así como a Mary Anne Teed, Julia Batchev, Kirk
Hall, Deborah Ruis y Judy White de MPC Library, y a Topsy Smalley de
Cabrillo College Library; Janet Bombard, Lani Premier, Támara Hennessy,
Arlene Hess y Halina Szczesiak de Harrison Memorial Library de Carmel; y a
Víctor Bausch, Joe Johnson, Pamela Jungerberg y Janis Rodman de Monterey
Library.
Hay muchas otras personas que de una forma u otra me apoyaron durante
los siete años de investigación, pensamiento, repensamiento, escritura y
reescritura de este libro, tales como Gwen Withers, que me ayudó en la
preparación final de las notas, y John Masón, que me ayudó con la portada. En
realidad, son demasiadas personas para nombrarlas todas aquí.
Quisiera expresar mi gratitud particularmente a las mujeres y hombres que
han formado grupos de discusión solidaria: Centers for Partnership Education e
International Partnership Network. También querría agradecer a las mujeres y
hombres de todo el mundo que, desde la publicación de El Cáliz y la Espada, me
han escrito o me han abordado en conferencias para compartir sus experiencias
y su trabajo de transformación personal y cultural. La comunicación con
ustedes ha sido muy significativa para mí y me ha ayudado a mantener mi
energía durante los numerosos años de intenso trabajo en este libro.
PERMISOS
Nuestros especiales agradecimientos a quienes permitieron reimprimir
material protegido por derechos de autor:
Lila Abu-Lughod, Veiled Sentiments, reimpreso con autorización de University
of California Press, 1986.
Fatima Mernissi, Beyond the Veil, reimpreso con autorización de Indiana
University Press, 1987.
Takayoshi Kano, "Social Behavior of Wild Pygmy Chimpanzees", reimpreso con
autorización de Journal of Human Evolution, Vol. 9, 1980.
Renate Bridenthal y Claudia Koonz, editoras, de Becoming Visible, reimpreso con
autorización de Houghton Mifflin Company, 1977.
Suehisa Kuroda, "Social Behavior of the Pygmy Chimpanzees", reimpreso con
autorización de Primates, Vol. 21, N° 2, 1980.
Reimpreso con autorización de Putnam Publishing Group/Jeremey P. Tarcher,
Inc., de Yoga: The Technology of Ecstasy de Georg Feuerstein, 1989.
J.P. Mallory, In Search of the Indo-Europeans: Language, Archaeology, and
Myth, reimpreso con autorización de Thames and Hudson, 1989.
Takayoshi Kano, "The Bonobos' Peaceable Kingdom", reimpreso con
autorización de Natural History, noviembre 1990, The American Museum of
Natural History.
De R. F. Willetts, The Civilization of Ancient Crete, citado con autorización de
B. T. Batsford Ltd., Londres, 1977.
Eva Keuts, The Reign of the Phallus, reimpreso con autorización de University of
California Press, 1993.
Diane Wolkstein y Samuel Noah Kramer, Inanna, reimpreso con autorización de
Diane Wolkstein, publicado por Harper & Row, 1983.
Linda Hurcombe, editora, Sex and God, reimpreso con autorización de
Routledge and Kegan Paul, 1987.
Marija Gimbutas, The Civilization of the Goddess, reimpreso con autorización de
HarperSanFrancisco, 1991.
Marija Gimbutas, The Language of the Goddess, reimpreso con autorización de
Harper & Row, 1989.
Jaquetta Hawkes, Dawn of the Gods, (1968) de Jaquetta Hawkes, reimpreso con
autorización de Penguin Books Ltd.
Fly UP