...

El Placer

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Description

Transcript

El Placer
EL PLACER
MUJERES, COCA Y GUERRA EN EL BAJO PUTUMAYO
Coordinadora del la investigación
María Clemencia Ramírez
Relatoras de la investigación
María Clemencia Ramírez
María Luisa Moreno R.
Camila Medina A.
Narrativa visual de la investigación
Jesús Abad Colorado L.
Secretaria técnica del proyecto
Diana Marcela Gil
Georreferenciación
Julio Enrique Cortés
Acompañamiento psicosocial
Lina María Díaz
Gestora de memoria regional
Gaby Lorena Reyes
Centro de Memoria Histórica.
Consejo Directivo.
Ministro de Justicia y del Derecho: Ruth Stella Correa Palacio
Ministra de Educación Nacional: María Fernanda Campo
Ministra de Cultura: Mariana Garcés Córdoba
Director del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social:
Bruce Mac Master
Directora de la Unidad Administrativa Especial para la Atención y
Reparación Integral de las Víctimas:
Paula Gaviria
Director General
Gonzalo Sánchez Gómez
Comunicaciones y Pedagogía:
Mauricio Builes, Luis Carlos Manjarrés, Diego Jaramillo,
Salomón Echavarría
Planeación:
Natalí de la Vega
Equipo de trabajo Dirección para la Construcción de la Memoria Histórica:
Ana Lyda Campo, William Hernando Mancera Sánchez, Diana
Camila Orjuela Villanueva, Luis Carlos Sanchez Diaz, Ronald
Edward Villamil Carvajal, Vladimir Melo Moreno
Asistentes de Dirección General:
Laura Quiroz, Edisson Calderón.
Asesores de la Dirección
Maria Emma Wills
Paula Andrea Ila
Investigadores del Grupo de Memoria Histórica*
Martha Nubia Bello, Andrés Suárez, César Caballero, Fernán
González S.J., Iván Orozco, León Valencia, María Victoria Uribe,
Nubia Herrera, Patricia Linares, Pilar Riaño, Rodrigo Uprimny.
Directores Técnicos
Dirección para la Construcción de la Memoria Histórica:
Martha Angélica Barrantes Reyes
Dirección de Archivos de Derechos Humanos:
Ana Margoth Guerrero de Otero
Dirección de Museo de la Memoria: Juan Carlos Posada Gonzalez
Dirección Acuerdos de la Verdad: Álvaro Villarraga Sarmiento
Dirección Administrativa y Financiera: Sonia Stella Romero
Jefe de Oficina Asesora Jurídica:
César Rincón
*La investigación base para el presente informe se desarrolló en el
marco del Grupo de Memoria Histórica de la Comisión Nacional de
Reparación y Reconciliación, competencias retomadas por el Centro de Memoria Histórica en su condición de Establecimiento Público. Este fue creado por el artículo 146 de la ley 1448 de 2011, que
tiene por objeto reunir y recuperar todo el material documental,
testimonios orales y por cualquier otro medio relativos a las violaciones cometidas como consecuencia de las infracciones al derecho
internacional humanitario o de violaciones graves y manifiestas a las
normas internacionales de derechos humanos ocurridas con ocasión del conflicto armado interno.
La etapa de publicación y divulgación del informe se realiza en cumplimiento de las funciones del Centro de Memoria Histórica.
© 2012, Centro de Memoria Histórica
Centro de Memoria Histórica
ISBN: xxxxxxx
Impreso en Colombia – Printed in Colombia
Primera edición en Colombia, septiembre de 2012
© Diseño de cubierta: Publicaciones Semana
Este es un documento público cuyo texto completo se podrá consultar
en: www.centrodememoriahistorica.gov.co
El placer
Mujeres, coca y guerra
en el bajo putumayo
Créditos fotográficos:
Portada: Jesús Abad Colorado.
Este informe es de carácter público. Puede ser reproducido, copiado, distribuido y divulgado siempre y cuando no se altere su contenido,
se cite la fuente y/o en cualquier caso se disponga la autorización del
Centro de Memoria Histórica como titular de los derechos morales y
patrimoniales de esta publicación.
TAURUS
PENSAMIENTO
TABLA DE CONTENIDO
agradecimientos.............................................................................13
introducción....................................................................................17
primera parte
capítulo 1. contexto....................................................................23
el putumayo y la coca....................................................28
cronología del conflicto armado en putumayo:
actores y dinámicas........................................................30
el paso de las guerrillas por el sur
(1980-1991)..........................................................................31
primera ola paramilitar: masetos y combos
(1987-1991)..........................................................................32
el frente 48 de las farc en el bajo putumayo
(1991-1997)..........................................................................37
segunda ola paramilitar: bloque sur putumayo de
las auc (1997-2006)..........................................................44
el plan colombia en putumayo: “por la tierra las
balas y por el aire la fumigación”.............................55
segunda parte. el placer: sucesión de dominios, disputa
armada y resistencias cotidianas...........................................63
capítulo 2. la historia de el placer y el dominio
de las farc.........................................................................................64
9
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
historia de el placer: de colonos y de coca........66
“la primera ley”: las farc en el placer..................78
las farc como “defensoras del pueblo”..................80
el disciplinamiento de los sujetos...........................82
las farc como “administradoras de justicia”........85
las farc y lo privado: el castigo y
la regulación ..................................................................88
el desprestigio: del discurso social a
los impuestos.....................................................................94
las milicias: ruptura de la base social.................96
tabla de contenido
esclavitud sexual: encierro bajo las armas.........217
guerra y deseo: relaciones afectivas
con paramilitares.......................................................220
“¿por qué ellos y nosotros no?”.................................221
la conquista: “ellos le bajaban el cielo y la
tierra, ellos le daban todo”......................................224
impacto sobre las familias........................................229
¿la mujer decente? una mirada desde
la comunidad.................................................................230
“organizar el pueblo”: autoridad paramilitar y
vida cotidiana.............................................................231
devenir autoridad: el trabajo ‘político’ y ‘social’
de los paramilitares..................................................232
sanciones: repertorios de violencia para mantener
el orden........................................................................254
“ganarse a la comunidad”: intervención de fiestas
y celebraciones...........................................................267
la vida en la frontera: enfrentamientos y desplazamientos......................................................................274
combates cotidianos..................................................276
combates de exterminio............................................278
el desplazamiento: un largo recorrido...............287
resistencias cotidianas e iniciativas de memoria
en el placer.......................................................................289
hemos sabido vivir: estrategias cotidianas
de supervivencia.........................................................291
“ni para aquí ni para allá”: la neutralidad.........291
mujeres: protegidas y protectoras........................294
permanecer, resistir y defender el territorio..299
educando entre armas de palo................................302
mujer y mediación para salvar la vida: la abuela
nohemí narváez...........................................................310
iniciativas de memoria en el placer .......................320
capítulo 3. la “segunda ley”: el bloque sur putumayo de
las auc en el placer.....................................................................103
la entrada paramilitar: masacre del 7 de
noviembre de 1999..........................................................106
rostros paramilitares: estructura del bloque sur
putumayo en el placer..................................................110
guerra y espacio: cartografía del conflicto en
el placer........................................................................114
las veredas: zonas de confrontación armada.......115
casco urbano: la base paramilitar...........................117
de enemigos y enemigas: estigma, cuerpo
e identidad.........................................................................130
los señalamientos .........................................................132
cuerpos marcados.......................................................139
repertorios contrainsurgentes: terror, tortura y
violencia sexual..........................................................150
el peso de ser mujer: entre “decentes”
e “indecentes”...............................................................173
prostitución y paramilitares: entre el chongo y
la trinchera................................................................175
mujeres locales: vida cotidiana bajo
dominio paramilitar..................................................203
violación sexual: el rapto forzado de
la niñez ........................................................................212
conclusiones..............................................................................331
10
11
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
“todos están armados pero no todos son lo mismo”.
diferencias y semejanzas en los repertorios y órdenes de las farc y los paramilitares .......................334
militarización del putumayo...................................336
el arduo trabajo de la unidad de justicia y paz de
la fiscalía general de la nación.............................337
el conflicto no cesa..................................................339
epílogo........................................................................................341
coca, conflicto armado y procesos organizativos
de las mujeres en el putumayo................................341
“eran esas pequeñas cosas que le transforman la
vida a uno”....................................................................345
salto a la esfera pública y polinización: el caso de
asmum.............................................................................351
la neutralidad activa y la resistencia organizada
de las mujeres..............................................................355
movilizaciones e iniciativas de memoria................361
bibliografía...............................................................................377
12
AGRADECIMIENTOS
El Grupo de Memoria Histórica agradece a todas las entidades
estatales, internacionales y de la sociedad civil, así como a las personas que contribuyeron a la realización de este informe. En especial, a cada una de las mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas
de la comunidad de El Placer que creyeron, apoyaron e hicieron
posible la finalización de esta publicación. “Quiero crecer en paz
en El Placer” fueron las palabras de una niña de la comunidad
durante el último trabajo de campo. Este libro es un homenaje a
esa generación en especial, pero también a la fortaleza de quienes
decidieron permanecer en el territorio y a las personas que iniciaron un largo recorrido de desplazamiento forzado.
A Estela Guerrero, Juan Bautista Guerrero y Segundo Salomón Chitan, por habernos facilitado los documentos inéditos de
la historia de la colonización y creación de El Placer.
A nuestra gestora de Memoria Regional, Gaby Lorena Reyes,
por su apoyo incondicional durante el trabajo de campo y por
construir las fichas de organizaciones de mujeres en el Putumayo.
A Lina María Díaz, por el acompañamiento psicosocial durante el
trabajo de campo y, en especial, en los talleres de memoria histórica, le agradecemos su valioso trabajo.
13
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Agradecimientos
A la Asociación de Mujeres del Municipio de Puerto Caicedo,
por contribuir a reconstruir la historia de su organización y de su
vinculación a la Ruta Pacífica de las Mujeres. Así mismo, a la Coordinadora Nacional de la Ruta Pacífica, por sus aportes a dicha historia. A las mujeres de la Alianza Departamental de Mujeres que
participaron en la tarea de hacer memoria sobre las resistencias
organizadas de las mujeres en el Putumayo.
Esta investigación no hubiese sido posible sin el apoyo de
onu Mujeres, la entidad de las Naciones Unidas dedicada a trabajar por la igualdad de género y el empoderamiento de las
mujeres, que con recursos de la Embajada de Suecia financió la
etapa de investigación producción y publicación. A Margarita
Muñoz, Soraya Hoyos y Juan Felipe Echeverry un especial agradecimiento por el acompañamiento en cada una de las etapas
del documental y de la investigación, y por la juiciosa lectura que
le dieron a la versión preliminar del informe. gmh aclara que las
opiniones, tesis, conclusiones y recomendaciones expresadas en
esta publicación son de su exclusiva responsabilidad y no reflejan necesariamente las opiniones oficiales ni de onu Mujeres ni
de la Embajada de Suecia.
También queremos resaltar el excelente trabajo judicial que
ha realizado la fiscal Luz Helena Morales y su equipo del Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía General de la
Nación. La información suministrada y la lectura previa de este informe por parte de la Fiscal reforzaron argumentos y concretaron
datos judiciales de gran relevancia. Las versiones libres realizadas
por la fiscal 27 dan cuenta de un gran conocimiento del Bloque
Sur Putumayo, del contexto de la zona y, sobre todo, de la importancia que le dio a esclarecer hechos de violencia de género en El
Placer relacionados con los desmovilizados.
También queremos agradecer a Julie Lavielle, quien de manera voluntaria apoyó la etapa de sistematización de información,
búsqueda de archivo de prensa y transcripción de entrevistas. De
igual manera, a Rahel Fischer por su apoyo en la elaboración de
entrevistas a líderes de ong de mujeres en Bogotá y sus respectivas
transcripciones, y en la construcción del acápite de los procesos
organizativos de las mujeres en el Putumayo.
A Diana Marcela Gil, quien cumplió el papel de secretaria
técnica del proyecto, le agradecemos su compromiso y profesionalismo en el excelente manejo administrativo para el desarrollo
de las tareas propuestas desde el inicio y hacer posible las nuevas
ideas que surgieron en el camino, todas ellas relevantes para el
resultado final.
Nuestro especial reconocimiento a María Emma Wills, Andrés Suárez, Pilar Riaño, Jesús Abad Colorado, Viviana Quintero,
Rahel Fischer, Jorge Andrés Cancimance, Adam Isacson, Elizabeth Lira y Virginia Bouvier por sus valiosos aportes y cuidadosa
lectura a la versión preliminar de este informe.
Queremos darle un especial agradecimiento a Nohora
Cruz, directora de la Fundación Vida Nueva, quien nos abrió las
puertas para realizar un taller de memoria histórica con mujeres
de distintas partes del país que en algún momento de sus vidas
ejercieron la prostitución. A cada una de ellas gracias por compartir sus memorias.
14
15
INTRODUCCIÓN
El departamento de Putumayo ha sido representado y construi-
do históricamente como un territorio de misiones, habitado por
“salvajes indomables”, rico en recursos naturales como el petróleo, signado por las bonanzas económicas y la colonización. La
expansión de los cultivos de coca, la llegada de las mafias y los
actores armados convirtieron a Putumayo —en especial la zona
baja del departamento— en un escenario de guerra. Durante más de dos décadas, la población civil ha sido estigmatizada
como guerrillera o paramilitar, según el lugar donde habite, y
ha sido víctima de múltiples y atroces repertorios de violencia.
A la vez, ha padecido los impactos del Plan Colombia y la guerra
global contra las drogas.
El Placer, una de las siete inspecciones de policía que conforman el municipio del Valle del Guamuez, ha sido y sigue siendo
uno de los puntos neurálgicos del conflicto en Putumayo. Ese territorio fronterizo y de colonización nariñense ha sido epicentro
del narcotráfico y escenario de distintos y sucesivos órdenes armados. El negocio de la coca, que inició en la región en la década de los setenta, atrajo a la zona a narcotraficantes, guerrillas y
paramilitares, actores que en diferentes periodos se asentaron en
el pueblo, ejerciendo autoridad y constituyendo órdenes sociales
17
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Introducción
particulares. Al ser parte del municipio que encabezó las listas de
cultivos de coca a finales de los noventa en Colombia, El Placer
también fue foco de fumigaciones aéreas con glifosato, estrategia
desplegada por el Estado en el marco del Plan Colombia.
Desde 1991, tras expulsar a los primeros paramilitares de
la región, el frente 48 de las farc consolidó su hegemonía en
el Bajo Putumayo. A través de la regulación del negocio de la
coca, la administración de justicia y la intervención en la vida
cotidiana de la población, la guerrilla logró consolidarse como
autoridad y moldear un orden social a su albedrío. Pero el dominio guerrillero no fue infranqueable. El vínculo de las farc
con el narcotráfico y la arbitrariedad de los milicianos quebraron la base social de la guerrilla. En medio de ese escenario de
deslegitimación del proyecto insurgente, inició la segunda ola
paramilitar en la región.
En 1999, en el marco del proceso de expansión paramilitar
en el Sur del país, el Bloque Sur Putumayo de las auc1 incursionó
en la inspección de El Placer para disputar el control territorial,
económico, político y social a las farc. Los paramilitares no solo
se proponían expulsar a la guerrilla, sino ganar el poder y el control del negocio de la coca. Desde su entrada hasta 2006, año de la
desmovilización, los paramilitares se asentaron en el casco urbano
de El Placer, construyendo una base militar en medio de una zona
de abierta disputa armada con la guerrilla. El terror, las amenazas,
la zozobra, el miedo, el confinamiento, los combates, la estigmatización, la tortura, la violencia sexual y la regulación cotidiana
caracterizaron a la inspección durante ese periodo.
La vida de la población de El Placer ha transcurrido en medio
de diversos dominios y enfrentamientos armados que han afectado de manera diferenciada a hombres y mujeres. Ni siquiera todas
las mujeres han experimentado la guerra de la misma manera.
Durante el dominio paramilitar, unas fueron estigmatizadas como
“enemigas”, otras fueron objeto de particulares regulaciones cotidianas, mientras que las trabajadoras sexuales fueron víctimas de
particulares controles, sanciones y castigos. La guerra construyó
formas específicas de ser mujer y, a partir de un ejercicio de diferenciación entre mujeres decentes e indecentes, estableció fronteras
entre ellas que quebraron el tejido social.
Esta convergencia de factores hace de El Placer un caso emblemático para estudiar la confluencia del narcotráfico y los grupos armados ilegales, los órdenes alternos que allí se han establecido y sus impactos diferenciados sobre hombres y mujeres. En ese
sentido, desde un enfoque de género, este informe reconstruye los
repertorios de violencia, regulación y control desplegados por el
frente 48 de las farc y, posteriormente, por el Bloque Sur Putumayo de las auc para devenir autoridad y establecer su dominio en El
Placer. Así mismo, reconstruye los diferentes tipos de resistencias
con que la población y especialmente las mujeres hicieron frente
al conflicto armado en la zona. Sin embrago, es importante señalar que las siguientes páginas son sobre todo un retrato del dominio paramilitar. Si bien el equipo de investigación logró reconstruir rasgos del dominio guerrillero a partir de los testimonios de
las víctimas, la memoria colectiva de la población de El Placer se
centra con mayor fuerza en las experiencias de terror vividas bajo
el dominio de las auc. El énfasis en los repertorios paramilitares
también está definido porque en la actualidad el frente 48 de las
farc sigue actuando en la zona, lo que impide a la población hablar tranquilamente de las afectaciones generadas por la guerrilla.
En este informe, el Grupo de Memoria Histórica aporta el
análisis de diferentes fuentes que permiten brindar respuestas a
los siguientes interrogantes: ¿cuáles fueron los repertorios de vio-
1 Esta
estructura paramilitar ingresa al Putumayo como parte de las Autodefensas
Unidas de Colombia, pero en el año 2002 se cambia al Bloque Central Bolívar. La
investigación realizada por el despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía,
pudo concluir, que la razón del cambio de estructura fue un conflicto entre Rafa
Putumayo y Carlos Castaño. Castaño lo declaró objetivo militar y éste buscó apoyo de
Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’, quien intercedió ante Carlos Castaño por Rafa
(Putumayo). El Bloque Sur Putumayo se desmovilizó en el año 2006, cuando ya era
parte del bcb. Reconociendo lo anterior, para efectos de este informe nombraremos
la estructura paramilitar como Bloque Sur Putumayo de las auc.
18
19
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Introducción
lencia, control y regulación desplegados por el frente 48 de las
farc para establecer su dominio en El Placer? ¿Cuáles por los paramilitares del Bloque Sur Putumayo de las auc? ¿Desplegaron
los actores armados repertorios de violencia diferenciados según
género? ¿Mediante qué mecanismos se constituyeron los actores
armados en autoridad en El Placer? ¿Cuáles fueron los impactos
de las acciones guerrilleras y paramilitares sobre la vida de la población? ¿Cuáles fueron las afectaciones particulares de las que
fueron víctimas las mujeres de El Placer? ¿Cuál fue la relación de
los actores armados con la economía del narcotráfico? ¿Cómo sobrevivió y resistió la población en medio de los dominios armados?
¿Mediante qué mecanismos y prácticas se protegieron hombres y
mujeres de la violencia armada?
Múltiples fuentes se tuvieron en cuenta para la preparación
de este informe. Durante el segundo semestre de 2011, el equipo
de investigación realizó nueve talleres de memoria con mujeres,
hombres y jóvenes habitantes del casco urbano, las veredas de El
Placer y otros municipios del Bajo Putumayo. También realizó 75
entrevistas a profundidad a víctimas y pobladores, entrevistas a
funcionarios públicos y políticos de la región, así como trabajo de
campo etnográfico en el pueblo y las veredas para reconocer los
impactos del dominio paramilitar y la disputa armada en la vida
cotidiana de la población2. A la vez, se revisaron los archivos de la
gobernación del Putumayo, la inspección de Policía, la parroquia
de El Placer y la prensa local. El archivo personal, fotográfico y
audiovisual de la población también fue una fuente de consulta.
Las versiones libres de los desmovilizados del Bloque Sur Putumayo, el Dossier de Imputación levantado por la fiscal 27 de Justicia
y Paz y una entrevista a Arnolfo Santamaría Galindo alias ‘Pipa’,
comandante militar del Bloque, también hacen parte de las fuentes del presente informe. La consulta de literatura secundaria y
un cuidadoso ejercicio de georreferenciación nos permitieron reconstruir los contextos políticos, sociológicos e históricos en los
que se inscribieron y desarrollaron los diferentes y sucesivos dominios armados.
El informe que presentamos a continuación está organizado
en tres capítulos. Con el objetivo de brindar un contexto general
de la guerra en el Putumayo que dé elementos para la comprensión de lo ocurrido en El Placer, el primer capítulo elabora una
genealogía del conflicto armado en el departamento, sus actores
y repertorios de violencia desde la década de los ochenta hasta el
2006. El segundo capítulo realiza un recuento del proceso de colonización, la llegada de los cultivos de coca y los actores armados
a la inspección, para posteriormente concentrarse en describir la
hegemonía de las farc en la zona.
Siguiendo un orden cronológico, el tercer capítulo reconstruye extensa y cuidadosamente el dominio del Bloque Sur Putumayo
de las auc. Inicia con la reconstrucción de la masacre del 7 de
noviembre de 1999, hecho que marcó el ingreso de los paramilitares al pueblo. Luego se concentra en la descripción extensa de
los repertorios de violencia, regulación y control desplegados por
las auc y las afectaciones diferenciadas sobre hombres y mujeres.
También describe los efectos de la incesante disputa armada entre
guerrilla y paramilitares, que durante siete años marcó la vida de
las veredas aledañas al pueblo. Finalmente, en un homenaje a las y
los pobladores de El Placer, el capítulo tres concluye con la reconstrucción de las estrategias de supervivencia, las resistencias cotidianas y las iniciativas de memoria con las que hombres y mujeres
hicieron frente al dominio paramilitar y preservaron la memoria
de lo ocurrido en su pueblo.
El último capítulo recoge los principales hallazgos de la
investigación, haciendo énfasis en las diferencias y semejanzas
encontradas entre los dominios armados de guerrilla y paramilitares, así como en la estrecha relación entre conflicto armado
2 Vale la pena aclarar que por tratarse de un pueblo de colonos no se trabajó
con comunidades indígenas. En la actualidad, la Organización Zonal Indígena
del Putumayo (OZIP) reconoce la presencia de doce pueblos indígenas en el
departamento: Inga, Kamentsá, Kofán, Siona, Murui, Nasa, Embera-Catio, Pasto,
Awá, Kitchwa, Koreguaje y Yanacona. Los primeros cinco pueblos son nativos del
Putumayo y los demás son migrantes de otros departamentos que han llegado de
manera sucesiva desde los ochenta.
20
21
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
y narcotráfico en la región. También presenta una serie de recomendaciones de política pública para que instituciones y autoridades competentes focalicen su atención en El Placer, con el
fin de garantizar los derechos de las mujeres, las víctimas y la
población en su conjunto.
A modo de epílogo, presentamos un recuento de los procesos
organizativos de las mujeres en el Putumayo. La historia del departamento es la historia del conflicto armado, pero también de
la resistencia. Rompiendo el miedo que instaura la guerra, las mujeres putumayenses han liderado procesos públicos, organizativos
y pacíficos de resistencia. A lo largo y ancho del Putumayo, donde
las circunstancias lo han permitido, grupos y organizaciones de
mujeres, acompañadas de movimientos nacionales e internacionales, han dicho no a la guerra, no a la fumigación, no a la militarización de la vida. En un homenaje a las mujeres, este informe se
presenta como una plataforma de visibilización de esos procesos.
En el Putumayo y especialmente en El Placer, el Grupo de Memoria Histórica encontró un profundo interés de la población por
reconstruir la historia del conflicto armado que durante más de
dos décadas ha marcado sus vidas. Hombres y mujeres quisieron
narrar su historia, hacer memoria de lo ocurrido, para romper el
estigma de pueblo “cocalero”, “guerrillero” y, luego, “paramilitar”
que la guerra les ha heredado. Este informe busca ser un aporte
en ese sentido.
22
Bonanza de la madera en el Bajo Putumayo
Fuente: Archivo familiar, El Placer.
Capítulo 1
CAPÍTULO 1:
Mapa 1. Subregiones del Putumayo
CONTEXTO
Putumayo, junto con Caquetá y Guaviare, hace parte de la Ama-
zonía occidental, la cual presenta una mayor densidad demográfica, con predominio de población de colonos, en contraste con
la Amazonía oriental donde es más común la población indígena,
con un patrón de asentamiento disperso. Putumayo cuenta actualmente con una población de 310.132 personas,1 tiene una extensión de 24.885 km. y está dividido administrativamente en trece
municipios que se agrupan en tres subregiones diferenciadas por
sus características geográficas, composición de la población y renglones de producción económica, así como por los niveles de presencia del Estado y de los grupos armados ilegales.
Esas tres subregiones son el Alto, el Medio y el Bajo Putumayo. El Alto Putumayo está localizado a lo largo de la carretera que
atraviesa el Valle y une a Pasto (Nariño) con Mocoa. Esta subregión ha estado menos expuesta al conflicto armado, pues se trata
de una zona predominantemente ganadera que no tiene cultivos
de coca ni presencia permanente de grupos armados.
El Medio Putumayo, zona de piedemonte o cuenca del río
Caquetá, gira alrededor de Mocoa, la capital, donde se encuentra la gobernación y, por consiguiente, gran parte de la oferta
institucional del Estado, así como las élites políticas del departamento. Esta subregión se encontró relativamente desvinculada
del conflicto armado hasta el 2005, cuando se presentaron algunas acciones unilaterales tanto de las fuerzas estatales como de
las farc. Por esto ha sido considerada “una subregión secundaria
1
Población ajustada a 30 de junio de 2005 Censo General 2005.Nivel Nacional (Bogotá: dane, 2006), 29.
24
25
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
en la dinámica del conflicto armado reciente”.2 Los habitantes de
Mocoa trazan su historia desde la Colonia, lo cual define su colonización como anterior a la del Bajo Putumayo, que representan
como una región de migrantes sin arraigo y proclives a la violencia por la presencia de cultivos ilícitos. Los otros dos municipios
de esta subregión, Villa Garzón y Puerto Guzmán, se diferencian
de Mocoa por la presencia de cultivos de coca y de actores armados. Esta presencia es esporádica en Villagarzón, mientras que
Puerto Guzmán se puede definir como una zona de refugio de las
farc, donde no entraron los paramilitares. Este municipio presenta una condición marginal y de aislamiento en esta subregión
y, a la vez, una similitud con la problemática de los municipios del
Bajo Putumayo.
El Bajo Putumayo es la zona de la llanura amazónica conformada por los municipios de Puerto Asís, Puerto Caicedo, Orito,
Valle del Guamuez, San Miguel y Puerto Leguízamo. Es importante anotar que este último municipio es considerado por algunos
de sus pobladores como una cuarta subregión debido a que se
encuentra ajeno a las dinámicas del conflicto a las que han estado
expuestos el resto de los municipios de esta subregión. Por otra
parte, la presencia y patrullaje militar permanente —por encontrarse allí la Base Naval del Sur— han evitado la proliferación de
los cultivos de coca en esta zona, a diferencia del resto del Bajo Putumayo, donde estos se han concentrado y con ellos la presencia
de actores armados ilegales. Sin embargo, se trata de un corredor
estratégico para el tránsito de guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes.
En el Bajo Putumayo, la impronta económica de explotación
petrolera y de los cultivos de coca que se inician a finales de la década de los setenta ha convertido a Puerto Asís, constituido como
municipio en 1967, en polo de desarrollo económico, institucional
y político, en permanente competencia con Mocoa. Los campamentos de la Texas Petroleum Company, a su llegada en 1963, se establecieron cerca de Puerto Asís y con ellos se inició la recepción de
población inmigrante para trabajar con la compañía. Pero fue en
los actuales municipios de Orito, Valle del Guamuez y San Miguel
donde se concentró la explotación petrolera. El oleoducto transandino (de 200 km de longitud y 16 pulgadas de diámetro) parte de
Orito y transporta el crudo hasta el puerto de Tumaco (Nariño) en
el Océano Pacífico. Las baterías de recepción del petróleo crudo
se encuentran ubicadas en La Hormiga (Valle del Guamuez) y San
Miguel. En 1979 se revirtieron los campos de explotación petrolera
al Estado colombiano y Ecopetrol inició sus planes de explotación,
reemplazando a la Texas Petroleum Company.
Fuente: Diario del Sur. 26 de marzo de 1994
Vásquez, Teófilo, Andrés Vargas y Jorge A. Restrepo, Una vieja guerra en un nuevo
contexto. Conflicto y territorio en el sur de Colombia. (Bogotá: Universidad Javeriana/
Cinep/ Odecofi/ Colciencias/ Cerac, 2011), 184, 190.
Por su parte, las mayores extensiones de cultivos de coca en
el departamento se concentraron, desde sus inicios, en esta subregión del Bajo Putumayo, principalmente en los municipios de
26
27
2
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
28
29
Datos: Observatorio de Drogas de Colombia (odc), Dirección Nacional de Estupefacientes (dne).
*A este total se le suman 6,069 has. por ajuste al área de coca por nubosidad en imágenes. http://www.dne.gov.co/?idcategoria=728
12.253
8.963
4.386
7.559
13.725,4
47119,75*
58.297,01
Total
66.022,36
2.562
2.546
1.275
1.454
3.186,88
3.831,27
2.622,10
Puerto Leguízamo
5.368,41
756
661
194
600
902,56
4.041,29
8.700,96
San Miguel 7.983,17
1.896
1.033
471
850
1.552,84
9.269,25
16.523,88
14.031,40
Al respecto, ver los trabajos de María Clara Torres, “Comunidades y coca:
prácticas que hacen aparecer al Estado”, en Revista Controversia n.° 188 (Bogotá:
Cinep, 2007) y “Formas de pensar y experimentar la política y el Estado en lo local:
la creación del municipio de San Miguel en el Putumayo”, en Colonización, poder y
cultura, Fernán González y Gloria Isabel Ocampo (eds.) (Medellín: Universidad de
Antioquia, 2006).
4
Vásquez, et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto. Conflicto y territorio en el sur de
Colombia, 214.
Puerto Caicedo
Orito
3
Valle del Guamuez
1.153
523
516
352
1.441,73
1.0854,98
9.734,96
7.629,19
547
330
141
210
708,9
2.340,49
4.146,60
3.454,66
2.509
1414
543
1.527
2.898,25
8.679,57
11.340,48
Puerto Asís
13.018,72
2.118
1.928
1.050
2.297
2.494,47
4.184,77
7.986,52
Puerto Guzmán
6.153,36
561
456
169
178
410,04
952,06
151,49
Villagarzón
1.462,69
145
69
27
91
122,18
112
274,43
Mocoa
510,56
3
0
0
7,55
10,86
0
0
2003
2002
2001
2000
Santiago
Fuente: Jesús Abad Colorado© 2001.
1999
Cultivo de coca en La Hormiga
Municipios
La concentración y consolidación de la economía cocalera sobre todo en el Bajo Putumayo desempeñaron “un papel determinante en la dinámica del aumento de la violencia”,4 por lo cual se
hace necesario entender su dinámica a nivel nacional y regional.
Tabla 1. Cultivos de coca en municipios de Putumayo por hectáreas.
El Putumayo y la coca
2004
2005
2006
Puerto Asís, Valle del Guamuez y San Miguel. Estos dos últimos
se convirtieron en municipios en 1985 y 1994, respectivamente, lo
que refleja tanto el crecimiento demográfico que trajo el cultivo
de coca durante estos años como la consolidación de esta economía en el departamento de Putumayo.3
6
Capítulo 1
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
Colombia se consolidó como el principal productor de coca
de la región andina en 1996, situación que se mantiene hasta el
presente. El incremento del cultivo de coca durante la década
del noventa en Putumayo está relacionado con las fumigaciones
aéreas con glifosato que se inician en el departamento del Guaviare en mayo de 1994 y en el Caquetá en 1996,5 lo cual desplaza
los cultivos de coca hacia Putumayo.
En 1998 Putumayo inicia su consolidación como el mayor
productor de coca en la región de la Amazonía occidental, llegando a presentar en el 2000 el mayor número de cultivos de
coca en Colombia, con un 40% del total en el país; los municipios del Bajo Putumayo concentraron el 87% de los cultivos,
con el Valle del Guamuez liderando en extensión, lugar donde
se encuentra ubicada la inspección de Policía de El Placer:
En síntesis, la presencia del narcotráfico en el departamento de Putumayo es un factor central para entender la dinámica
y especificidades del conflicto armado, así como la criminalización de sus habitantes por parte del Estado central debido a
que se dedican al cultivo de una planta de uso ilegal, lo cual en
cierta medida ha legitimado a los ojos de los actores armados la
violencia de la que ha sido objeto la población.
Putumayo de las auc entró a disputar el territorio. Este último
actor se desmovilizó en el año 2006. Actualmente, el frente 48
de las farc sigue haciendo presencia en el Bajo Putumayo y
Puerto Guzmán.
Cronología del conflicto armado en
Putumayo: actores y dinámicas
La dinámica del conflicto armado en Putumayo está marcada por la presencia de diferentes actores armados ilegales.
Entre 1980 y 1991 hicieron presencia en el departamento distintos grupos guerrilleros. Luego, desde finales de 1987 hasta
mediados de 1991, se tuvo lugar la primera ola paramilitar asociada al narcotráfico. Las farc consolidaron su hegemonía en
el departamento entre 1991 y 1998, año en que el Bloque Sur
El paso de las guerrillas por el Sur (1980-1991)
Varios grupos guerrilleros entraron al Putumayo a principios de los ochenta y establecieron su radio de acción en diferentes subregiones del departamento. El M-19 operó entre 1980
y 1982 “no solamente en Mocoa y Villagarzón sino que se movilizó por las riberas del río Caquetá hasta la localidad de Curillo
y también por la zona selvática de Puerto Asís”.6
De 1983 a 1990, el epl actuó en la región, a partir de la
creación del frente Aldemar Londoño en 19837 y tuvo su área
de influencia en “La Hormiga, Puerto Asís y Orito, pero más
que todo en el Valle del Guamuez”,8 por tratarse de las zonas
de explotación petrolera donde el epl quería ejercer influencia.
Este frente mantuvo su presencia en Putumayo hasta su desmovilización en febrero de 1991.9
A partir de 1984 inician las acciones de las farc como resultado de la política de desdoblamiento de los frentes que tiene lugar en el marco de la Séptima Conferencia realizada en
1982.10 Con la entrada del frente 32 al Medio Putumayo para
ocupar los espacios dejados por el M-19,11 el accionar de las farc
Vargas, Ricardo, Fumigación y conflicto. Políticas antidrogas y deslegitimación del Estado
en Colombia (Bogotá: Tercer Mundo Editores/tni-Acción Andina, 1999), 111.
6
Comisión Andina de Juristas. Seccional colombiana, Putumayo. Serie informes
regionales de derechos humanos (Bogotá: Códice Editorial, 1993), 100.
7
Comisión Andina de Juristas, Putumayo. Serie informes regionales de derechos humanos, 26.
8
Entrevista a exmilitante, Mocoa, 26 de marzo de 2009.
9
Vásquez, et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto, 201.
10
Echandía, Camilo, “Evolución reciente del conflicto armado en Colombia: la
guerrilla”, en Las violencias: inclusión creciente (Bogotá: Universidad Nacional de
Colombia, Fac. de Ciencias Humanas, 1998), 37.
11
Ramírez, Roberto. “Conflictos Sociales en el Putumayo”, en Conflictos Regionales
–Amazonía y Orinoquía (Bogotá: fescol/iepri, 1998),101.
30
31
5
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
en la región inicia su proceso de consolidación. Posteriormente, a mediados de 1991, “las farc ocuparon la zona del Valle
del Guamuez y Orito que el epl abandonó al desmovilizarse”,12
estableciendo así su hegemonía y control territorial en el departamento de Putumayo hasta 1997, cuando los paramilitares de
la casa Castaño comienzan sus labores de inteligencia.
de las farc. Para esta fecha, el Cartel de Cali ya tenía instalados
laboratorios para el procesamiento de cocaína en la jurisdicción del municipio de San Miguel, Bajo Putumayo, en la zona
rural de El Azul, en la frontera con Ecuador. Rodríguez Gacha,
con sus hombres, enfrenta a los miembros del Cartel de Cali y se
toma los laboratorios de La Azulita, estableciendo allí su dominio. Según un documento del das, “el complejo estaba habilitado para producir alrededor de 2.000 kilos de droga semanales
y en cada uno de los [cuatro] laboratorios operaba un número
superior a los 20 hornos microondas”.14 Dos pistas de aterrizaje
para recibir la base de coca desde el Valle del Huallaga en el
Perú completaban el complejo cocainero allí establecido.
En 1988 dos hombres de las farc que vigilaban las pistas de
aterrizaje a cambio de una cuota por su servicio fueron asesinados por hombres de Gacha, acción que lleva a las farc y al epl
a aliarse para atacar sin éxito la base de El Azul, pues los atacan
los Combos15 y mueren varios de sus comandantes. Estas acciones no solo rompieron la alianza entre Rodríguez Gacha y la
dirigencia de las farc, sino que coinciden con la proclamación
del capo como anticomunista,16 lo cual se tradujo en su acercamiento al Ejército, así como en un aumento de su promoción
del paramilitarismo.
El grupo de paramilitares de El Azul era comandado por
un sargento retirado del Ejército, de nombre Jorge Amariles,17
quien estaba a órdenes de Henry de Jesús Pérez,18 jefe de las
autodefensas campesinas del Magdalena Medio, lo cual explica
que vinieran desde Puerto Boyacá mercenarios extranjeros a
Primera ola paramilitar: Masetos y Combos
(1987-1991)
Los primeros paramilitares que entraron a la región de Putumayo están inscritos en la dinámica que caracterizó al narcotráfico durante la década de los ochenta. Putumayo ofrecía a los
carteles de Cali y Medellín condiciones para su desarrollo: “región fronteriza con Ecuador y Perú, facilidad para la obtención
de insumos para la fabricación de cocaína, protección ‘natural’
de la selva para la instalación de laboratorios, el transporte y la
comercialización de la droga”.13
En 1978 aparecieron los primeros cultivos de coca en Puerto Asís, cuando los narcotraficantes colombianos decidieron
cultivar su propia coca. Hubo un primer boom en 1979 que
duraría hasta 1984, cuando decae la producción a raíz del asesinato del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla. Este asesinato marca la declaratoria por parte del gobierno de la guerra
contra el narcotráfico.
La entrada en 1987 del cartel de Medellín al Putumayo con
Gonzalo Rodríguez Gacha alias ‘El Mejicano’, de la mano de
Leonidas Vargas, narcotraficante del Caquetá, es resultado de
la decisión de trasladar el negocio para huir de la persecución
de la Policía Antinarcóticos en el Magdalena Medio y se llevó a
cabo en sus inicios estableciendo una alianza con el Bloque Sur
Comisión Andina de Juristas, Putumayo. Serie informes regionales de derechos
humanos, 102.
13
Medina Gallego, Carlos y Mireya Téllez Ardila, La violencia parainstitucional,
paramilitar y policial en Colombia (Bogotá: Editores Rodríguez Quito, 1994), 159.
14
“Declaración inicial de Viáfara ante el das, distribuida a la prensa con el rótulo
de “Documento secreto”. En Gómez, Ignacio, Los comandos de la guerra (Bogotá:
Oveja Negra, 1991), 14.
15
Los Combos ejercían control sobre la zona rural de La Dorada, San Miguel, en
el municipio del Valle del Guamuez, y sobre las veredas Quililí y el Afilador en el
municipio de Puerto Asís. Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 83.
16
Castillo, Fabio, La coca nostra (Bogotá: Documentos Periodísticos, 1991), 69.
17
Castillo, Fabio, La coca nostra, 239.
18
Gómez, Ignacio, Los comandos de la guerra, 10.
32
33
12
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
entrenarlos.19 Tal haya sido el caso del británico David Tomkins,
quien en su declaración juramentada ante el senado norteamericano en 1991 sostuvo que junto con Peter McAleese estuvo
en 1988 “en una selva localizada en el río San Miguel, en el
límite entre Colombia y Ecuador”20 entrenando a paramilitares. En su declaración se evidencia la alianza de miembros del
Ejército con Rodríguez Gacha en su objetivo común de atacar
a las farc, lo cual explicaría que dicho entrenamiento se haya
podido realizar “en medio de trece retenes militares, seis del
Ejército colombiano, tres ecuatorianos y cuatro peruanos, según información aparecida en el diario El Espectador, del 30
de septiembre de 1990”.21 Tomkins también declaró que los militares le pidieron ayuda en caso de un ataque guerrillero, argumentando que “el gobierno no es lo suficientemente activo”,
y añadió que se dio cuenta de que el financiador era Rodríguez
Gacha, “quien aparentemente estaba logrando mejores resultados [contra las farc] con unidades paramilitares que con las
Fuerzas Armadas”.22
Esta alianza con el Ejército en la lucha antisubversiva sería determinante en la configuración estructural del conflicto
armado en Putumayo, tal como lo testifican los asesinatos de
líderes y miembros de movimientos sociales y políticos, como
el Movimiento Cívico del Putumayo,23 la Unión Patriótica y el
Frente Popular, considerados por los primeros como grupos de
izquierdas comunistas.24 Entre estos se reportaron quince asesinatos de líderes y activistas de la Organización Zonal Indígena del Putumayo (ozip) que tuvieron lugar entre 1988 y 1992,
acusados por la Policía, el Ejército y el F-2, de ser auxiliares de
la guerrilla.25
Es así como los Combos26 y los Masetos27 (como se conocieron
los grupos paramilitares que actuaron en ese momento en Putumayo) “no hacían parte de cuerpos de autodefensas campesinas al
estilo de los conformados en otras partes del país, pero actuaban
en colaboración con la Fuerza Pública y aterrorizaban a la población en la zona con un control estricto sobre sus habitantes”.28
Masetos y policías se movilizaban en los mismos vehículos, casi
siempre en motocicletas sin placas, e indumentaria (generalmente de civil). Era evidente su complicidad con los comandantes de
los puestos de Policía y especialmente de la Sección de Información Policía Judicial y Estadística Criminal de la Policía Nacional
(sijin).29 Su complicidad estaba mediada tanto por los intereses
del narcotráfico como por la lucha antisubversiva.
En 1991, en las localidades de Puerto Asís, Orito y Valle del
Guamuez,30 se registraron 300 muertes violentas31 y entre 1989
y 1991, periodo correspondiente a esta primera ola paramilitar, la Comisión Andina de Juristas documentó 166 asesinatos
y ejecuciones extrajudiciales, en cuya mayoría el presunto victimario fue algún miembro de la Fuerza Pública. Además, fueron
documentados casos de tortura, maltrato físico, desaparición
forzada, amenazas de muerte y aparición en listas,32 así como
abusos en retenes del Ejército a mujeres a quienes hacían saltar
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 70.
Gómez, Ignacio, Los comandos de la guerra, 34.
21
Medina Gallego, Carlos et al, La violencia parainstitucional, 162.
22
Gómez, Ignacio, Los comandos de la guerra, 37-55.
23
Para una genealogía de este movimiento, Ramírez, María Clemencia, Entre el
Estado y la guerrilla: identidad y ciudadanía en el movimiento de los campesinos cocaleros
del Putumayo (Bogotá: icanh/ Conciencias, 2001), cap. 3.
24
Comisión Andina de Juristas, Putumayo. Serie informes regionales de derechos
humanos, 70.
25
Comisión Andina de Juristas, Putumayo. Serie informes regionales de derechos
humanos, 38.
26
Los Combos ejercían control sobre la zona rural de La Dorada, San Miguel en
el municipio del Valle del Guamuez y sobre las veredas Quililí y el Afilador en el
municipio de Puerto Asís. Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 83.
27
Los Masetos actuaban en los cascos urbanos.
28
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 30.
29
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 72.
30
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 69.
31
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 7.
32
Se refiere a la lista de personas plasmadas en un papel que llevan con ellos para
amenazar o asesinar.
34
35
19
20
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
“para determinar si lo que tienen en el estómago es coca”33 y
detenciones arbitrarias, como el caso de tres mujeres acusadas
de ser cocineras de la guerrilla.34 Por último, se reportó que el
Ejército obligaba a civiles sospechosos de tener relaciones con
las farc a servir como informantes, por lo cual se les pagaba un
salario mensual de 30.000 mil pesos,35 rol que implicaba alto
riesgo en esta zona de conflicto armado.
En este contexto, las farc empezaron a defender a los campesinos frente a las arbitrariedades cometidas por los narcotraficantes y paramilitares, por lo cual ganaron su simpatía y
apoyo; mientras tanto, buscaban imponer su monopolio de las
armas. En 1990 atacaron El Azul en el marco de su operación
“Aquí estamos, Putumayo”, unificando sus frentes 32, 13 y 26.36
Por su parte, los habitantes víctimas de los paramilitares
protestaron ante las autoridades policiales para exigir la expulsión de los Masetos37 y denunciaron la complicidad de la Policía con los sicarios.38 En 1991 las farc expulsaron a Masetos y
Combos de la región. Sin embargo, a pesar de su expulsión, se
siguieron presentando asesinatos de exguerilleros del epl y de
sus familiares.39
Dicha expulsión ayuda a explicar por qué se “retrasó” hasta
1997 la entrada de las auc al departamento, teniendo en cuenta la gran expansión regional y social que el paramilitarismo
empezó a tener en el país entre los años de 1994 y 1995.40 Vale
la pena resaltar que en la memoria colectiva de la región la propia gente expulsó a los paramilitares, evento que es recordado
como uno de los actos más heroicos realizados por la población,
un símbolo político del poder ciudadano.41 Una vez los Masetos fueron expulsados, las farc consolidaron su accionar en la
región del Bajo Putumayo, tal como lo refleja la creación, en
1991, del frente 48 con jurisdicción sobre el Valle del Guamuez
y la presencia de milicianos o militantes de civil que convivían
con la población y servían de mensajeros y de informantes a la
guerrilla, como se analizará en el segundo capítulo.
33
El Frente 48 de las farc en el Bajo Putumayo
(1991-1997)
Las farc: entre la coca y el pueblo
Se puede afirmar que la gradual vinculación a la economía
del narcotráfico por parte de las farc es uno de los factores
que explican tanto la apertura en el Bajo Putumayo del frente
48 como su consolidación y expansión, teniendo en cuenta la
concentración del cultivo de coca en ésta subregión, como se
analiza a continuación.
Para 1991, cuando surge el frente 48, se registra el cobro del
impuesto o gramaje por parte de la guerrilla, tanto a los intermediarios que compran la pasta base de coca a los cultivadores
como a los patrones. Los intermediarios pueden ser corredores
que van a los mercados locales a conseguir la mercancía o comisionistas que reciben a sus proveedores pasta base de coca en su
casa.42 Los patrones, por su parte, son los dueños de las bodegas
donde se almacena la pasta de coca y de los laboratorios para su
procesamiento. Dicho impuesto representaba el 10% del precio
pagado por los intermediarios por gramo de mercancía y en el
caso de los patrones pagaban a la guerrilla 40.000 mil pesos
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 60.
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 64.
35
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 59.
36
Gómez, Ignacio, Los comandos de la guerra, 16.
37
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 80.
38
Ramírez, Roberto. Conflictos regionales –Amazonía y Orinoquía, 107.
39
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 80-83
40
Ramírez, María Clemencia, et.al., 2010. Elecciones, coca, conflicto y partidos políticos
en Putumayo 1980-2007 (Bogotá: icanh/cinep/Colciencias, 2010), 15.
Ramírez, María Clemencia, Entre el estado y la guerrilla, 78.
Jansson, Oscar, 2008. The cursed Leaf. An Anthropology of the Political Economy of
Cocaine Production in Southern Colombia (Uppsala: Uppsala Universitet, 2008), 234235.
36
37
34
41
42
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
por cada panela, es decir, por un kilo de cristal de coca.43 En
el informe de la Comisión de la Superación de la Violencia 44 se
aclara que en ese momento la guerrilla no cobraba impuesto a
los colonos cultivadores de coca.
Con el incremento del cultivo de coca, los narcotraficantes
abusan de los campesinos cultivadores que empiezan a proveerles de materia prima, lo cual lleva a que las farc establezcan
regulaciones a los patrones y comisionistas, a través, por ejemplo, del establecimiento de un pago mínimo a los campesinos
por parte de los segundos. De esa forma, no solo permitieron el
cultivo de la coca, sino que ganaron la aceptación de los campesinos y “un espacio de legitimación”,45 lo cual se suma a la
expulsión de los primeros paramilitares, que redunda en una
mayor presencia a partir de 1991.
Sin embargo, en el marco del paro cívico de 1994 y 199546 y
del inicio de las fumigaciones aéreas en Guaviare y Caquetá por
parte del gobierno, se presenta un cambio en la relación de las
farc con el campesinado:
la guerrilla, a irse para el monte a llevar los informes, cuando un día directamente nos dicen cómo era el sistema, entonces a algunos les parecía bien y otros no quisimos seguir
[...] Por último vino la comisión del gobierno, se mandó una
comisión de acá también para dialogar allá con el gobierno,
se hicieron unos acuerdos; nosotros teníamos dos punticos y
la guerrilla hizo meter como doce. Se empezó a hablar de la
coca, se dijo que había coca 47.
Me metí en ese cuento [refiriéndose al paro cívico] porque creía que la lucha era justa. Cuando llegamos allá, al
fragor de la huelga, empiezan los líderes a involucrarse con
43
Ramírez María Clemencia, Entre el Estado y la Guerrilla, 87.
Esta Comisión se crea por encargo de las Consejerías de Paz y Derechos Humanos
de la Presidencia de la República durante el gobierno de César Gaviria y funciona
durante los últimos siete meses de 1991 en cumplimiento de los acuerdos de paz
con el epl y el Movimiento Quintín Lame. La Comisión visita siete regiones del
país para estudiar las violencias que permanecen después de la firma de dichos
acuerdos.
45
Ferro, Juan Guillermo. “Las Farc y su relación con la economía de la coca en
el sur de Colombia: testimonios de colonos y guerrilleros” en Violencias y estrategias
colectivas en la región andina. Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela (Bogotá:
Norma/ifea/iepri, 2004), 413.
46
Este paro movilizó a más de cinco mil campesinos, quienes protestaban contra las
fumigaciones y demandaban la puesta en marcha del Plan Nacional de Desarrollo
Alternativo —Plante—, que había sido creado en octubre de 1994. Exigían también
vías, electrificación, educación, salud e inversión de las regalías del petróleo en
obras priorizadas por los municipios.
44
38
Dos hechos son relevantes en el anterior testimonio: en primer
lugar, el redireccionamiento por parte de las farc del movimiento
cívico campesino hacia la lucha contra la fumigación de sus cultivos
de coca, con la consecuente demanda al Estado de proyectos alternativos; y en segundo lugar, la mediación, si no definición, de la agenda
entre el Estado y las demandas campesinas. Este paro sería el preludio de las marchas de los campesinos cocaleros que contaban con el
concurso de las farc para su organización y que se realizaron entre
julio y agosto de 1996, cuando más de 200.000 campesinos cocaleros
de los departamentos de Putumayo, Caquetá y Guaviare se dirigieron desde las zonas rurales hacia los cascos urbanos para realizar
concentraciones y rechazar las fumigaciones que se venían incrementando.48 Los campesinos comentan que “la gente aceptó la orden de
las farc [de salir] para que no la fumigaran”.49 Sin embargo, muchos
insisten en que salieron obligados por las farc.
Este paro es un hito en la memoria colectiva de los pobladores del Bajo Putumayo: una mujer comenta que “ahí Colombia
conoció el poder de la coca en el Putumayo”50 y otra mujer añade que “se dieron a conocer los cultivos de coca y por eso son los
culpables de la fumigación”.51
47
48
49
50
51
Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2001.
Para un análisis de este movimiento cívico, ver María Ramírez (2001).
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2001.
Entrevista n.° 3, mujer adulta, El Placer, junio de 2011
39
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Fuente: Diario del Sur. 21 de agosto de 1996
Los paros son percibidos como una puesta en escena que develó
al país la importancia de los cultivos de coca en esta región, frente a
lo cual el gobierno respondió criminalizando al pequeño cultivador
y adoptando medidas represivas en el marco de la lucha contra las
drogas, sin considerar las condiciones socioeconómicas que llevaron
a los campesinos del Putumayo a su aceptación.
Un resultado inesperado: el poder de las farc y el
llamado paramilitar
El Bloque Sur de las farc amplió gradualmente el cobro
del impuesto o gramaje a todos los participantes en la cadena
del narcotráfico, como lo recuerda un campesino:
40
Capítulo 1
Ellos empezaron sacando un impuesto a los grandes, a los
que procesaban el producto, o sea, a los que comercializaban la
cocaína. Después ya empezaron por los finqueros, igual a los negocios ya fueron apretándolos [cobrándoles impuesto], negocio
grande primero, después más pequeño y después ya empezaron
con todo. Se fueron apoderando de la sociedad.52
La definitiva vinculación de las farc con el narcotráfico
permitió a esta guerrilla ampliar su capacidad militar y atacar
a la Fuerza Pública, específicamente sus bases militares y sus
grupos móviles antiguerrilla. Ejemplo de ello es la toma a la
base militar de Las Delicias en Puerto Leguízamo el 30 de agosto de 1996, acción que comprometió a los frentes 13, 32, 48 y
49, como resultado de la cual se registraron 27 miembros del
Ejército muertos, 19 heridos y 60 secuestrados.53 Este ataque ha
sido analizado como la búsqueda de las farc de pasar de una
guerra de guerrillas a una guerra de movimientos a escala nacional, o sea, al combate abierto contra el Ejército.54
En estos años, las farc aumentaron su control territorial
y crearon “una gran retaguardia en el oriente del país [...]
[donde se ubicó] el centro de operación y mando de la fase
operacional”.55 Como resultado de varias acciones militares,56
en 1998 los policías y soldados secuestrados por las farc sumaban 249.57 El moe y la Corporación Nuevo Arco Iris muestran
que entre 1997 y 1999 el secuestro en Putumayo tuvo un aumento sostenido y después se redujo significativamente.58
52
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011.
Vásquez, et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto. Conflicto y territorio en el sur
de Colombia, 207.
54
Vásquez, et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto. Conflicto y territorio en el sur
de Colombia, 207.
55
Corporación Observatorio para la Paz 2009, 168.
56
Base militar de Patascoy (21 de diciembre de 1997, Nariño), confrontación con
la Brigada Móvil n.° 24 en el Billar (5 de marzo de 1998, Caquetá) y base militar de
Mitú (1 de noviembre de 1998, Vaupés).
57
“Los olvidados”, Revista Semana n.° 852 (agosto de 1998).
58 Misión de Observación Electoral-moe y Corporación Nuevo Arco Iris, “Monografía Político-Electoral. Departamento de Putumayo 1997-2007” (Bogotá: Ford
53
41
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
El poderío militar y control territorial que mostraban las farc
en la Amazonía Occidental fue una de las razones para que las auc
tomaran la decisión de entrar al Putumayo. Se trataba de entrar a
disputar el control del negocio del narcotráfico que evidentemente tenían las farc en el Sur del país. Otra causal de la entrada de
los paramilitares a la región fue el aumento que impuso la guerrilla al impuesto de la base de coca a compradores y comerciantes.
Se constata entonces un enfrentamiento de los narcotraficantes
con la guerrilla y, a la vez, una alianza de los paramilitares con los
narcotraficantes que se encontraban en la zona.
Sobre los repertorios de violencia de las farc, se constató
que durante su periodo de hegemonía las muertes de civiles
en el Bajo Putumayo disminuyeron y se mantuvieron en niveles
bajos hasta 1998, año en que reaparecen los paramilitares, tal
como se constata en la siguiente gráfica:59
Si bien los índices de muertes civiles se redujeron drásticamente, no se pueden dejar de considerar otras formas de violencia
como el secuestro, el daño a bienes civiles, los paros armados y
el asesinato selectivo de civiles acusados de ser informantes de la
Fuerza Pública o que no se acogían a las normas que la guerrilla
impuso. Una profesora relata al respecto:
Muertes de civiles en la zona del Bajo
Bajo Putumayo
Macrorregión (E.D)
Total del país (E.D.)
Una vez la guerrilla mato a un profesor ahí en el colegio, un 12
de mayo, me acuerdo tanto […] unos milicianos mataron a una
profesora […] A ella dicen que la mataron por informante al ejército. Porque un militar había estado hablando con la profesora y
por la noche mataron a un miliciano y como a los dos días la mataron diciendo que había dado el informe donde vivía el miliciano.60
La Comisión Andina de Juristas reportó que el atentado contra bienes civiles se dirigía principalmente a oleoductos, vehículos
y maquinaria de exploración y explotación petroleras, lo cual ha
sido una estrategia de larga duración, puesto que se siguen registrando estos atentados como una manifestación de la guerrilla en
contra de las políticas del Estado.61 También se hacen continuamente atentados contra la infraestructura vial y energética. Por
otro lado, los paros armados se caracterizan por la prohibición
total del tránsito vehicular, cuya omisión se castiga con la quema
de vehículos de servicio público y privado, se limita el acceso de
alimentos e insumos básicos de manera que se aísla a las poblaciones y en muchas ocasiones se destruye la infraestructura vial y
energética. Estas acciones que afectan a los pobladores han sido
fuertemente rechazadas y, a medida que aumentan en frecuencia,
han provocado un distanciamiento entre las farc y la población.
Nota: Cifras mensuales anualizadas. Datos preliminares sujetos a cambios y revisiones.
Fecha de corte: Diciembre de 2009. Versión 10
Fuente: Base de Datos en Acciones de Conflicto Armado, cerac.
Foundation, 2010), 11.
59
Vásquez et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto, 206-207.
42
60 61
Entrevista n.° 75, mujer adulta, Puerto Asís, agosto de 2011.
Comisión Andina de Juristas, Putumayo..., 108.
43
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Segunda ola paramilitar: Bloque Sur Putumayo
de las auc (1997-2006)
Las marchas de los cultivadores de coca en 1996 no solamente hicieron consciente al país del hecho de haberse constituido en
el principal productor de hoja de coca de la región andina, sino
que puso en escena el poder alcanzado por las farc en el suroccidente gracias a los recursos provenientes de su vinculación al narcotráfico. Esto alertó a Carlos Castaño, quien estaba promoviendo
en ese momento la constitución de las auc con el fin de unir a los
distintos grupos paramilitares en una sola organización, la cual se
cristalizó en abril de 1997.
El Bloque Sur Putumayo de las auc fue creado por los hermanos Carlos y Vicente Castaño Gil en el marco de la Tercera
Cumbre Nacional del Movimiento de Autodefensas de Colombia,
realizada el 17 de diciembre de 1996. Allí se planteó la necesidad
de reconquistar con urgencia zonas que la guerrilla le había arrebatado al dominio del Estado, entre las cuales figuraba Putumayo.
Es la lucha antisubversiva la que legitima el accionar paramilitar,
pero, como se señaló, se trata también de apropiarse del negocio
del narcotráfico que estaba hasta ese momento en manos de las
farc. Diferentes desmovilizados del Bloque Sur Putumayo postulados a Justicia y Paz insisten en que el objetivo de su accionar
era el exterminio de la guerrilla. En palabras de Alberto Romero
Cano alias ‘El Médico’:
[...] la filosofía del grupo siempre era acabar con la guerrilla… exterminarla o que desaparecieran, hacerlos desertar,
que se unieran a los paramilitares o al Ejército [...] acabar con
los milicianos, exterminar a los colaboradores, los sapos y a los
informantes de la guerrilla, cortarle las patas donde les suministraban los alimentos. El informante es el más peligroso. Esta
ideología viene de casa Castaño.62
Capítulo 1
A mediados de noviembre de 1997, aparecieron letreros
en los muros de Puerto Asís, de Villa Garzón y del Valle del
Guamuez alusivos a la presencia inminente de los grupos paramilitares, como el que decía “Muerte a los auxiliadores de la
guerrilla. Por la limpieza social. Atentamente: Los Paracos”,63 y
se empezaron a llevar a cabo labores de inteligencia. En sus inicios, este grupo nuevo de paramilitares estuvo a cargo de Gustavo Castaño Arias, alias ‘Gustavo Gómez’, quien a principios de
la década de los noventa hizo parte de los paramilitares de Gonzalo Rodríguez Gacha.64 Luego pasó al mando de Fredy Alexis
Rivera alias ‘Camilo’, un exteniente de la Policía,65 pero fue en
1998 —cuando Rafael Antonio Londoño alias ‘Rafa Putumayo’
asumió la comandancia— que se organizó el Bloque Sur Putumayo de las auc.66
Al hacer parte de la casa Castaño, los primeros veinte paramilitares que incursionaron en el Putumayo fueron enviados desde
San Pedro de Urabá. Declara alias ‘Tomate’:
[…] los primeros comandantes fueron instruidos por Carlos
Castaño […] esa gente iba a una escuela que decían ellos “la escuela La Acuarela” [ubicada en la Vereda San Pablo del Corregimiento de El Tomate en San Pedro de Urabá]; ellos habían
hecho curso de comandantes y a ellos los mandaba era Carlos
Castaño, eso sí sé yo […] era una gente muy dañada, esa gente
venía de esas masacres en el Aro por allá todo eso, así llegaron
operando al Putumayo. Era gente de Urabá y son los mismos.67
63
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 2 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
“Paras les quitaron el sueño a las farc”, El Tiempo (15 de febrero de 1998), 8A.
cinep y Justicia y Paz, Noche y Niebla n.° 7-8 (junio de 1998), 39.
65
Verdadabierta.com, “Las cédulas de ‘Tomate’”, Justicia y Paz (14 de noviembre de
2008) http://www.verdadabierta.com/la-historia/549-las-cedulas-de-tomate66 La casa Castaño le había ordenado a alias ‘Rafa Putumayo’ y a Lino Ramón
Arias Paternina alias ‘José María’ que incursionarán en el Caquetá en 1997 con
un grupo de 35 paramilitares que habían sido entrenados en sus fincas en Córdoba. En: Verdad Abierta.com, “La incursión paramilitar al Caquetá” (1 de noviembre de 2011) http://www.verdadabierta.com/component/content/article/82imputaciones/3639-la-incursion-paramilitar-al-caqueta/
67
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
44
45
62
64
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
En “La Acuarela” se formaron patrulleros que fueron trasladados a Putumayo “por lo que el Putumayo era zona roja con influencia de la guerrilla”68 y así se evitaba la filtración de milicianos
al no reclutar hombres de la región.69 Además, se privilegiaba a
los reservistas70 por haber prestado servicio al Ejército y por consiguiente estar entrenados para la guerra.
La ruta recorrida por los paramilitares para llegar a Puerto
Asís consistía en ir a Montería, de allí en bus a Medellín, luego en
avión a Cali, donde los recibía alias ‘Araña’71 para enviarlos a Puerto Asís por vía aérea, de donde eran llevados a la finca Villa Sandra,
conocida como la primera base paramilitar en Putumayo “donde
llegaban las personas que iban a ingresar a las autodefensas”.72
Según investigaciones preliminares del Despacho 27 de la Unidad
de Justicia y Paz de la Fiscalía y versiones libres de los postulados,
la aerolínea Satena proveía cinco sillas para el traslado de paramilitares de otras regiones al Putumayo. Los primeros veinte paramilitares que arribaron al departamento formaron un pequeño
grupo de Urbanos con sede en la vereda La Danta, a unos 300 m
del batallón (brigada móvil n.° 13) de Puerto Asís.73
Esta irrupción paramilitar en el Putumayo se manifiesta en
la intensificación de las muertes selectivas en enero de 1998. Los
paramilitares realizaban sus retenes74 entre los kilómetros 5 y 9 de
la carretera que de Puerto Asís lleva a Mocoa, portando una lista
con nombre propio a las víctimas. Uno de los retenes de los cuales
más se hablaba en 199875 era el que se realizó entre el centro de
Puerto Asís y el aeropuerto en febrero de este mismo año; el aeropuerto queda prácticamente en el sector urbano de Puerto Asís y
muy cerca funcionaba una base militar.
Información de inteligencia, octubre de 199.
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
68
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
69
Verdad Abierta.com “La incursión paramilitar al Caquetá”.
70
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
71
Verdad Abierta.com. “Así entraron los paras al sur del Putumayo”, Victimarios Bloques (9 de noviembre de 2010)
http://www.verdadabierta.com/nunca-mas/2847-asi-entraron-los-paras-al-sur-delputumayo
72
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 2 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
73
Dossier de Imputación, Bloque Sur Putumayo, Despacho 27, Unidad de Justicia
y Paz de la Fiscalía.
74
Puestos móviles o fijos que establecían los paramilitares para ejercer control
sobre la población que entraba o salía de los lugares donde se realizaban, en este
caso, Puerto Asís.
75
Durante el trabajo de campo realizado por María Clemencia Ramírez en este
año.
46
47
Fuente: Archivo departamental.
Para 1999, el grupo paramilitar creció en la jurisdicción de
Puerto Asís y ya cubrían, además de la vereda la Danta, ubicada
a 4 km de Villa Sandra, el kilómetro 5, La Ladrillera y la finca
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
Santa Clara, conocida como “La Bola”, la cual al igual que Villa
Sandra se encontraba situada a pocos metros de la base militar
del municipio.76
En Villa Sandra se estableció la primera escuela de entrenamiento y capacitación militar del Putumayo, cuyo instructor
era Yair, un sargento retirado del Ejército enviado directamente
por Carlos Castaño.77 Esta finca pertenecía a un narcotraficante
de nombre Edgardo Londoño, lo cual confirma la relación que
establecieron los paramilitares con los narcotraficantes para entrar en la zona antes mencionada. Sobre lo que representaba Villa Sandra para los habitantes de Puerto Asís, relata una mujer
que “en esos lagos tenían caimanes, decían que los paramilitares los utilizaron para echarles la gente, para que los animales
se alimentaran”.78
Para este año, el patrullaje se realizaba alrededor de Villa
Sandra: en las veredas el Águila, el Danubio y Quililí79 (localizadas a 6 km),80 la bocana del Guamuez en Puerto Asís (donde
desemboca el río Guamuez, hasta llegar a Putumayo, a 5 km) y Peñasora, a 3 km atrás de Villa Sandra. Se controlaba así el corredor
de Puerto Asís hasta Santana, lugar donde se encontraba la base
de la brigada 24 del Ejército, y a las bocanas de los ríos y las playas,
es decir, los muelles del río Putumayo en Puerto Asís (ver mapa 2).
lle del Guamuez y San Miguel. A través de las masacres y el terror,
los paramilitares buscaron ampliar su control territorial, apropiarse del negocio del narcotráfico y “exterminar” a la guerrilla de las
farc, que previamente dominaba este territorio. Las masacres del
Bajo Putumayo fueron el inicio del asentamiento paramilitar en
los cascos urbanos de la zona, lo que generó temor en la población civil y confinamiento para el control de los movimientos de
la guerrilla.
La masacre de El Tigre marcó el inicio de la ruta del terror. Durante la noche del 9 de enero de 1999, los paramilitares incursionaron en la inspección de El Tigre, municipio del Valle del Guamuez,
asesinando a 28 hombres, y se calcula un número superior a 14 desaparecidos, que fueron lanzados al río Guamuez.81 Al día siguiente
de la masacre, los paramilitares salieron de la inspección y regresaron en junio de 2001, para quedarse hasta el año de su desmovilización. Sobre este hecho es importante resaltar que la brigada 24 del
Ejército Nacional estableció un retén militar en el punto de Santana,
impidiendo el paso vehicular hacia el Valle del Guamuez.
Su madre, después de unos días de viaje fuera de El Tigre,
regresaba la noche del 9 de enero para despedir a su hijo. Sin
embargo, no le fue posible llegar aquella noche, pues en el punto de Santana y sobre las 8 de la noche, la Brigada 24 del Ejército Nacional impuso un retén que impedía avanzar hacia Orito
y la Hormiga, argumentando “inconvenientes en el camino”.82
La ruta del terror
Durante el año 1999, los paramilitares del Bloque Sur Putumayo de las auc inician su incursión desde Puerto Asís hacia el Va76
Verdad Abierta.com, “Así entraron los paras al sur del Putumayo”.
La segunda incursión fue el 7 de noviembre de 1999, con las
masacres de El Placer y La Dorada, en las que fueron asesinadas
77
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
78
Entrevista n.° 75, mujer adulta, Puerto Asís, Agosto de 2011
79
Vale la pena recordar que esta última vereda también había sido frecuentada por
los Combos.
80
Dossier de Imputación Bloque Sur Putumayo, Fiscalía 27, Unidad de Justicia y
Paz.
Para mayor información ver: Grupo de Memoria Histórica, La masacre de El
Tigre. (Bogotá: cnrr, 2011); Cancimance, Memorias en silencio: la masacre en El Tigre
Putumayo. Reconstrucción de la memoria histórica en Colombia, 2009. (Ecuador: flacso,
2009); Azuero, 2009. Las sobrevientes cuentan. La experiencia de las mujeres en las
masacres del Chengue y El Tigre (Bogotá: codhes, 2009).
82
Grupo de Memoria Histórica, La Masacre de El Tigre, 28
48
49
81
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
once y seis víctimas, respectivamente. Esta segunda incursión también se caracterizó por la complicidad de la Fuerza Pública, como
lo declara alias ‘Tomate’:
Asís-Puerto Caicedo y Santana-La Hormiga-San Miguel. En
el 2001, entraron a Orito, en el bajo Putumayo, y a Villagarzón, en el medio Putumayo, consolidando su presencia en los
cascos urbanos.
La presencia paramilitar en las zonas urbanas del Bajo Putumayo implicó la creación de escuelas de entrenamiento. La primera escuela se montó en Puerto Asís en la finca Villa Sandra antes
del 2000. En el 2001 se construyó una nueva en El Placer. Al mismo tiempo, una en el Tigre, que funcionó hasta el 2002, y otra en
Puerto Caicedo, en la vereda de la Pedregosa, la cual estuvo activa
hasta el 2005.84
Fiscal: ¿Qué bases militares pasaron?
‘Tomate’: Pasamos por la base de Santana [...] pasamos por
la de Orito que eso es un retén obligado y que me conste no
nos pararon, porque al requisar tenían que haber levantado la
carpa y a nosotros nadie en ningún momento nadie se asomó.
Fiscal: ¿Eso estaba acordado o coordinado con la Fuerza Pública?
Mapa 2. Escuelas de entrenamiento de las auc
‘Tomate’: Doctora, eso fue lo que dijo ‘Rafa’ [...] [él dijo] que
no nos diera miedo del Ejército, que eso ya estaba cuadrado.83
El 21 de septiembre de 2000 se llevó a cabo una segunda
incursión en La Dorada. Esta masacre marcó el inicio del asentamiento paramilitar en ese municipio. En esta oportunidad, el
frente 48 de las farc atacó a los paramilitares, quienes recibieron ayuda del Ejército al día siguiente, de lo que resultaron tres
días de combates que tuvieron lugar a un kilómetro del casco
urbano de La Dorada. En respuesta a la entrada definitiva de
los paramilitares a San Miguel (La Dorada), las farc realizaron
un paro armado que se prolongó del 24 de septiembre al 28 de
noviembre de ese año.
Para diciembre de 2000, los paramilitares ya habían
consolidado el corredor entre el Puente Internacional, La
Dorada, La Hormiga y El Placer, y procedieron a tomarse el
casco urbano de Puerto Caicedo. De esta manera, lograron
establecer su dominio en el eje de la carretera entre Puerto
84
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía y Dossier de imputación de
la Fiscalía.
50
51
83
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
Estructura, política y finanzas
Para octubre de 1999, el Bloque Sur Putumayo de las
auc contaba con setenta hombres organizados en siete u ocho
escuadras,85 y en el 2000 se contaban ciento veinte combatientes
organizados en cuatro grupos de treinta hombres cada uno y
doce escuadras.86 Según alias ‘Pipa’, “allá [refriéndose al Putumayo] llegaron a haber 650 hombres en todo lo que fue el grupo
armado”.87 La participación de las mujeres en el Bloque fue muy
baja. Según alias ‘El Medico’, llegó a conocer a cuatro mujeres
del Bloque Sur del Putumayo, todas ellas enfermeras: la ‘Mona’,
‘Juliana’, ‘Nikita’ y ‘Luna’. Por su parte, alias ‘Pipa’ dice que conoció a tres mujeres en El Placer: “‘Estrella’ patrullera, ‘La Flaca’
y una enfermera”,88 y comenta al respecto:
Porque yo muy poco me gustaba meter a la mujer, meterla ahí al Frente. Porque, digamos, o sea hacia la mujer había
como cariño, ¿sí me entiende? Me parecía como duro mirar
una mujer en un combate y ponerlas que a hacer las mismas
actividades que cualquier combatiente. Entonces yo las iba
abriendo, las iba apartando como un aprecio prácticamente
a la llamada mujer […] esta guerra, yo entiendo que ustedes
[las mujeres] están en condiciones, pero en un combate no es
una mujer poner el pecho como de pronto lo hace un hombre.
A veces mirarlas uno cargando un equipo como un hombre,
pesado, con la misma carga y todo […] Yo les ponía un periodo
de tiempo, digamos seis meses. Entonces hay veces decían “yo
me quiero ir” y se iban y no volvían. Yo les decía “vea, mejor
cojan otro trabajo, hagan otra cosa. Esto es duro…la guerra no
85
es un trabajo de diversión. Esto es un trabajo donde está la vida
o la muerte. Estonces hagan otro trabajito. Ustedes tienen su
familia, sus hijos” […] entonces ya solo había una pelada que
era enfermera pero vivía ahí, en el pueblo.89
El Bloque Sur Putumayo, a diferencia de otros bloques y
frentes paramilitares, estuvo comandado a distancia por ‘Rafa
Putumayo’, ‘Daniel’ y ‘Camilo’, quienes permanecían en Medellín.90 Alias ‘Tomate’ anota: “los comandantes generales manejaron esto a control remoto, ellos bajaban a la zona cada cinco
o seis meses. Entonces como ellos no tenían casi contacto con la
población civil ellos le creían todo lo que el comandante inmediato en ese entonces le diría, entonces por eso no se tomaban
medidas”.91 Esto significó que los comandantes de menor rango,
que hacían presencia directa en el departamento, actuaran con
gran autonomía:
Las políticas en la organización nunca fueron aplicadas
de la misma manera porque fueron aplicadas a criterio de
cada comandante, así fueron aplicadas. Había personas que
iban de Urabá, por ejemplo, y aplicaban las políticas como se
aplicaban en Urabá. Otros llegaban de otras regiones y las
aplicaban de otra manera.92
El Bloque estaba constituido por una sección militar operativa y una milicia urbana. La diferencia entre los dos consistía
89
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
86
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de
diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
87
Entrevista a postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, diciembre 16
de 2011. Bogotá
88
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de
diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
Entrevista a postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 16 de diciembre
de 2011.
90
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de
diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
91 Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
92
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
52
53
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
en que los primeros se vestían de camuflado, llevaban primero
brazaletes con la insignia de las auc y luego del Bloque Central
Bolívar (bcb), y se encontraban fuertemente armados; mientras
que los segundos no portaban armas visibles, se vestían de civil y
se confundían con la población de los cascos urbanos. Sin embargo, vale la pena anotar que los urbanos podían ser identificados
por la población, tal como lo manifestó en una conversación un
habitante de La Hormiga: “uno sabía quiénes eran, donde vivían
y en qué andaban”. Los paramilitares que permanecían en la zona
rural eran quienes se enfrentaban en combates con la guerrilla
y asumían riesgos. Por su parte, los urbanos vigilaban la llegada
de caras nuevas a los pueblos para evitar la entrada de milicianos
de la guerrilla.93 Además, llevaban las provisiones de alimentos y
bebidas a los campamentos de los combatientes. También eran
quienes les llevaban el dinero para pagarles mensualmente.
El Bloque Sur Putumayo se financiaba del narcotráfico y de las
extorsiones al comercio, transporte, hoteles, billares, bares y discotecas, así como a propietarios de la región.94 Las extorsiones oscilaban entre 100 mil y 40 millones de pesos, dependiendo de el poder
adquisitivo de los dueños. Por otra parte, a las empresas que pagaban “se les prestaba seguridad para que no corrieran riesgo con la
delincuencia”.95 Además, se les cobraba a los compradores de pasta
de coca que venían de Medellín y Cali, 300.000 por kilo de coca que
salía del Putumayo.96 Otra forma de financiación fue el secuestro “y
sus principales víctimas fueron personas acusadas de ser supuestos
testaferros de la guerrilla”.97
En el 2002 el Bloque Sur Putumayo pasó a ser parte del
Bloque Central Bolívar como resultado de las discrepancias que
existieron entre alias ‘Rafa Putumayo’ y Carlos Castaño, quien
lo declaró objetivo militar y éste buscó apoyo de Carlos Mario Jiménez alias ‘Macaco’, quien intercedió ante Carlos Castaño por
‘Rafa Putumayo’. Esto se concreta en el terreno con la entrega
que hace ‘Rafa Putumayo’ a sus subalternos de brazaletes con
las iniciales bcb.98 Aun cuando ‘Rafa Putumayo’ ejercía como
comandante general y alias ‘Daniel’ como segundo comandante,
las “políticas” cambiaron debido principalmente a que ‘Macaco’
era ante todo un narcotraficante, lo cual implicó que el Bloque
Sur Putumayo se dedicara más a las actividades relacionadas con
este negocio, “como el cuidado de los cristalizaderos, el cobro
de gramaje y el cuidado de los camiones que transportaban la
droga hasta la frontera con Ecuador”.99 Además, hicieron uso del
secuestro para financiarse y “cambiaron también su estrategia
de desaparición de las víctimas por la de abandonar los cuerpos
en los lugares donde cometían los crímenes”.100
93
Información de un paramilitar citado en Jansson, The cursed leaf, 148.
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de diciembre
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz. Verdadabierta.com. “Las ‘escuelas’ y
finanzas de las auc en Putumayo” (12 de enero de 2012) http://www.verdadabierta.
com/component/content/article/83-juicios/3769-las-escuelas-y-finanzas-de-lasauc-en-putumayo
95
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de diciembre
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
96
Verdadabierta.com. “Las cédulas de Tomate”.
97
Verdadabierta.com. “Las ‘escuelas’ y finanzas de las Auc en Putumayo”.
94
54
El Plan Colombia en Putumayo: “por la tierra
las balas y por el aire la fumigación”
El segundo semestre de 2000 marca un punto de inflexión
en el Bajo Putumayo por la confluencia del control de los paramilitares de los cascos urbanos y el inicio de la implementación
del Plan Colombia. Esta estrategia se concentró en este departamento en respuesta tanto a la alta concentración de cultivos
de coca como al hecho de que esta economía del narcotráfico
reportaba dividendos a las farc. La regulación del mercado ejercida en la región por esta guerrilla la fortaleció militarmente,
tal como se evidenció con los ataques a las bases militares de las
98
Versión libre postulado Arnolfo Santa María Galindo alias ‘Pipa’, 20 de Diciembre
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
99
Verdadabierta.com. “Así entraron los paras al sur del Putumayo”.
100
Verdadabierta.com. “Así entraron los paras al sur del Putumayo”.
55
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
Delicias (Putumayo) en 1996, Patascoy (Nariño) en 1997 y el
Billar (Caquetá) en 1998.
gada, se inicia la campaña en el Sur de Colombia en contra del
narcotráfico, así como la profundización de la militarización de
la lucha antinarcóticos, pues se anuncia que el Ejército busca “no
sólo acabar con los cultivos de coca sino recuperar un territorio
que ha estado por años en manos de los grupos subversivos”.104
En esta lucha antisubversiva, los paramilitares y el Ejército
coincidieron hasta el punto de que su posible alianza en acciones contra la población civil fue un tema que se debatió en julio
de 2000 por el Departamento de Estado de los Estados Unidos,
como se ha revelado en documentos desclasificados del Archivo
de Seguridad Nacional (The National Security Archive) con
sede en Washington. En un cable diplomático del Departamento de Estado a la Embajada de Estados Unidos en Bogotá, se
le pide al embajador que se acerque al Ministerio de Defensa
para “expresar nuestra preocupación por las acusaciones del
involucramiento de la Brigada 24 en el asesinato de civiles el 17
de Enero de 1998 cerca del pueblo de San Miguel”.105 A continuación, se aclara que “entendemos que la Brigada 24 todavía
tiene una investigación penal sobre este incidente en marcha
[y se señala que el gobierno de Estados Unidos] no puede suministrar asistencia a la Brigada 24 hasta que la investigación
se termine, [resaltando que] la participación de la Brigada 24
es crítica para las operaciones antinarcóticos y para el éxito del
Plan Colombia”.106 Al finalizar el cable se anota que “también
observamos con preocupación los informes persistentes de que
la Brigada 24 y el Batallón de Contraguerrilla 31 en particular,
ha estado cooperando con los grupos ilegales paramilitares que
han venido incrementando sus actividades en el Putumayo”.107
Mural en La Hormiga
Fuente: María Luisa Moreno, septiembre de 2011.
En ese marco, y con el auspicios del Comando Sur de los
Estados Unidos, se conformó la Brigada Contra el Narcotráfico
(brcna), que introdujo el concepto de operaciones conjuntas entre el Ejército,101 la Armada102 y la Fuerza Aérea103 bajo un mismo
mando y control, apoyados por una estructura de comunicaciones, inteligencia y logística. A partir de la creación de esa bri-
104
“De frente, mar…”, Revista Semana n.° 907 (20 de septiembre de 1999), 34.
United States Department of State, Cable diplomático (2001). Disponible en:
ttp://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB69/col70.pdf
106
United States Department of State, Cable diplomático.
107
United States Department of State, Cable diplomático.
105
101
102
103
Específicamente, la Brigada 12, el Batallón de Selva 49.
En particular, la Fuerza Naval del Sur.
Específicamente, el Grupo Aéreo del Sur (gasur).
56
57
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
Lluvia de glifosato
En consecuencia, la recién creada Brigada Contra el Narcotráfico debía facilitar los operativos de fumigación masiva en Putumayo para
atacar la fuente de financiación de la guerrilla.
Las fumigaciones se convierten así en otra estrategia central del Plan Colombia. Para los habitantes del Putumayo, esto
representó estar sujetos al aumento exponencial de la aspersión
aérea, como se observa en la siguiente tabla:
Tabla 2. Hectáreas de coca asperjadas en Putumayo (a diciembre de 2002)
Año
Número de hectáreas
1998
3.950
1999
15.545
2000
27.695
2001
38.901
2002
65.055
Fuente: Cromos n.° 4279, 7 de febrero de 2000.
Fuente: Barajas, Ana María. El refugio y el desplazamiento forzado en el plan Colombia
y el conflicto armado interno en el departamento del Putumayo codhes - acnur
El Plan Colombia contó con recursos de Estados Unidos por 1,3
millones de dólares, que convirtieron a Colombia en el tercer país en
recibir mayor ayuda después de Israel y Egipto. De esta manera, en el
2000 se dobla la ayuda antinarcóticos en comparación con la recibida
en 1999.108 El 74% de los recursos se asignó al fortalecimiento del
Ejército y la Policía, así como al financiamiento de uno de sus componentes, conocido como “Iniciativa contra el narcotráfico”,109 que enfatizó la erradicación de cultivos ilícitos, especialmente forzosa, por tres
razones: “el vínculo existente entre la guerrilla y el narcotráfico, su
fortalecimiento, y el lento desarrollo de las conversaciones de paz”.110
Las fumigaciones en el marco del Plan Colombia se inician
en Putumayo el 22 de diciembre de 2000, y hasta el 5 de febrero
de 2001 se habían erradicado 29.000 hectáreas de coca, “lo cual
equivalía al 69% de lo erradicado en todo el año 1999”.111 Es im­
portante resaltar que esta fumigación “se hizo prácticamente en dos
municipios, San Miguel y Valle del Guamuez”,112 lo cual conllevó
la representación de estos municipios como predominantemente
cocaleros y consecuentemente violentos, así como a la criminalización de sus habitantes por parte del gobierno. Además, por
108
United States,General Accounting Office Report. U.S. Assistance to Colombia Will
Take Years to Produce Results GAO/01-26 (Washington: October 2000), 6.
109
Contraloría General de la República, Plan Colombia, Primer Informe de Evaluación.
(Bogotá: 2001), 15.
110
Contraloría General de la República, Plan Colombia, Primer Informe de Evaluación, 7.
58
111
Vargas, Ricardo, 2003. Drogas, Conflicto armado y desarrollo alternativo. Una
perspectiva desde el Sur de Colombia. (Bogotá: Acción Andina, 2003), 81.
112
Vargas, Ricardo, Conflicto armado y desarrollo alternativo, 81.
59
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 1
encontrarse en un territorio controlado por las farc, fueron estigmatizados como auxiliares de la guerrilla, legitimando la entrada de los paramilitares.
Las fumigaciones han continuado hasta el presente, tal como
lo constató gmh en junio de 2011, cuando se estaba realizando un
taller de memoria en la inspección de El Placer: un participante
se excusó porque debía atender problemas en su finca, que había
sido fumigada el día anterior, a pesar de no tener coca. Las fumigaciones han sido percibidas por los habitantes de Putumayo
como un acto violento del gobierno, puesto que afectan la fuente de subsistencia familiar: “cuando vinieron a fumigar dañaron
todo, fumigaron la comida, fumigaron todo, no quedó nada pero
mejor dicho, aguantar hambre aquí”.113 Otro resultado del Plan Colombia fue el aumento de la militarización del departamento. En el mapa 3 se pueden ver las unidades de la Fuerza Pública que hacen presencia en el Putumayo.
Mapa 3. Unidades de la Fuerza Pública en Putumayo
Fumigación en finca de campesino.
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2011.
113
Entrevista n.° 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
60
En síntesis, el Plan Colombia implicó que a la violencia generada por la disputa entre paramilitares y guerrilla se sumara la
llegada de la ofensiva estatal contrainsurgente,114 acompañada de
las fumigaciones aéreas, pero, sobre todo, que se ampliara tanto
la cobertura de la Policía como del Ejército, que hoy tiene 8 divisiones con 31 brigadas, comparadas con las 5 divisiones con 18
brigadas que existían en el 2000. Es así como “al finalizar el 2011
114
Vásquez et. al. Una vieja guerra en un nuevo contexto, 212.
61
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
alcanzamos en Colombia la cifra de 283.773 militares y 163.635
policías, para un total de 447.408 efectivos”, lo cual representa
“una proporción de 40 a 1 frente a la guerrilla”.115
En respuesta a esta ofensiva militar, a partir del 2002 las farc
empezaron a sembrar minas antipersona, lo que coincidió con la
terminación de la zona de distensión durante el gobierno de Andrés Pastrana.116 Las minas antipersona han sido causantes de heridos y muertes de civiles, entre ellos, erradicadores manuales de
coca que iniciaron esta labor a finales del 2004, en complemento
a la fumigación aérea. Según el monitoreo de codhes, junto con
los homicidios y las amenazas, las minas son una de las principales
causas de desplazamiento en el departamento de Putumayo.117
115
Valencia, León, “¡Necesitamos fuerza pública?”, Revista Semana (24 de marzo
de 2012). http://www.semana.com/opinion/necesitamos-fuerza-publica/174313-3.
aspx
116
Vale la pena anotar que del 26% destinado por el Plan Colombia para el
fortalecimiento económico y social se destinó un 1% para el proceso de paz.
El resto se adjudicó de la siguiente manera: 2% para la reforma judicial, 4%
para ayuda a los desplazados, 5% para el fortalecimiento del Estado, 6% para
Derechos Humanos y 8% para Desarrollo Alternativo (Contraloría General de
la República 2001). (Datos tomados del Ministerio de Defensa Nacional en el
primer informe de evaluación del Plan Colombia. Contraloría General de la
República.[agosto de 2001]).
117
Sistema de información sisdhes de la Consultoría para los Derechos Humanos
y el Desplazamiento-codhes.
62
Fiesta de negros y blancos en la Y de El Placer, 1987
Fuente: Archivo familiar, El Placer.
La actual Y de El Placer
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, 2011.
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
CAPÍTULO 2:
LA HISTORIA DE EL PLACER Y EL
DOMINIO DE LAS farc
Mapa 4. Ubicación inspección de El Placer en el Valle del Guamuez.
Fuente: Diseño Gráfico - Miriam Astrid Morón Orjuela y Oscar
Fernando Galindo Rocha
El Placer es una de las siete inspecciones de Policía que con1
forman el municipio del Valle del Guamuez, en la subregión del
Bajo Putumayo. Este centro poblado está localizado a treinta
minutos en carro de La Hormiga (la cabecera municipal), a cua-
tro horas de Puerto Asís2 y a dos horas de la frontera con Ecuador. Por el costado occidental, se acerca al departamento de
Nariño, lugar donde nace el río Guamuez, afluente que separa
la inspección del vecino municipio de Orito. Dentro de la jurisdicción de El Placer se localizan diez veredas y el casco urbano
que lleva su nombre. Este territorio, colonizado en la década de
los sesenta por campesinos nariñenses, se ha caracterizado por
tener grandes extensiones de cultivos de coca, ser epicentro de
comercialización del narcotráfico y escenario de la confrontación armada entre el frente 48 de las farc, la Fuerza Pública y
grupos paramilitares.
La vida de hombres y mujeres de El Placer ha transcurrido
en medio de sucesivos dominios armados y de la disputa territorial entre actores. En diferentes periodos históricos, el negocio de la coca y la ubicación geográfica de la inspección atrajo a
narcotraficantes, guerrillas y paramilitares al pueblo. Durante las
últimas dos décadas, de manera sucesiva las farc y el Bloque Sur
Putumayo de las AUC se han asentado en El Placer, asumiendo el
rol de autoridad y constituyendo órdenes sociales particulares. El
tránsito de uno a otro dominio no ha estado exento de violencia.
Especialmente, la irrupción de los paramilitares en 1999 acrecentó la confrontación armada, puesto que la guerrilla no se fue
de la zona y siempre estuvo al acecho.
En su momento, cada uno de los actores estableció “leyes”,
reguló la vida cotidiana de la población, intervino, moldeó, controló y sancionó a su albedrío diversas esferas de la vida social.
Los repertorios de violencia de guerrilla y paramilitares no fueron los mismos, tampoco las afectaciones generadas a hombres y
mujeres. Los dominios y la disputa armada en El Placer tuvieron
impactos diferenciados según género.
Desde la voz y la experiencia de las víctimas, especialmente
de las mujeres, este capítulo describe los repertorios de violencia
1
Guadualito, El Tigre, San Antonio del Guamuez, Jordán Uisía, El Placer, Santa Rosa
de Sucumbíos y La Hormiga son todas las inspecciones de Policía del municipio del
Valle del Guamuez. Esta última constituye su cabecera municipal.
Puerto Asís, municipio centro del desarrollo económico del Putumayo, está ubicado a
una hora y treinta minutos en avión desde Bogotá.
64
65
2
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
y gobierno desplegados por las farc y el Bloque Sur Putumayo
de las AUC en El Placer. Sin embargo, como se advirtió al inicio
de este informe, el lector encontrará una descripción más amplia
del dominio paramilitar. Esto se debe a que la memoria colectiva
de la población se centra en las experiencias de terror vividas
durante la presencia de las AUC y a que el frente 48 de las farc
sigue actuando en la zona, lo que obliga a la población a guardar
silencio para protegerse. Así mismo, este capítulo reconstruye las
resistencias cotidianas y las iniciativas de memoria con las que
hombres y mujeres de El Placer hicieron frente al conflicto y registraron para la posteridad lo ocurrido en su territorio.
Siguiendo un orden cronológico, el recorrido por la memoria del conflicto armado en El Placer inicia con la reconstrucción
del proceso de colonización, luego se adentra en la hegemonía
de las farc, posteriormente describe lo ocurrido bajo el dominio
paramilitar y, finalmente, reconstruye los particulares procesos
de resistencia que emergieron en el pueblo.
Don Juan Guerrero con su esposa, Teresa Tovar.
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012.
Historia de El Placer: de colonos y de coca
La historia de El Placer está íntimamente ligada a la colonización nariñense y sigue marcada por la cercanía geográfica con
el suroriente del departamento de Nariño. En 1960, un grupo de
campesinos provenientes del suroriente de Nariño, liderados por
Juan Bautista Guerrero —quien para entonces tenía 16 años —,
inician un recorrido por trocha cruzando por Monopamba (municipio de Puerres en Nariño) hacia San Antonio del Guamuez,
en Putumayo. Cabe señalar que ya para 1960 existía la carretera
Pasto-Mocoa-Puerto Asís, pero estas personas prefirieron hacer
la expedición a pie cruzando la montaña, lo que confirma la cercanía de sus lugares de origen en el suroriente de Nariño con esta
parte de Putumayo.
Don Juan Guerrero, uno de los colonizadores, recuerda que después de dos días de camino por trocha llegaron al punto llamado el
Carmen, donde se encontraba la última vivienda y desde allí “Ya fue
duro, ya teníamos el río y esos peñascos tremendos”,3 de los cuales
se descolgaban haciendo uso de una manila y se orientaban por el
ruido del río. Al cabo de otros doce días de camino llegaron a las
planadas del río Guamuez.
Empiezan a delimitar terrenos para cada uno de los expedicionarios con una rifa de papeletas marcadas del 1 al 12. A don Juan
Guerrero le corresponde el número 12 y separa para él 1.500 hectáreas: “Me había cogido hasta donde había un señor [Luis Ortega],
en Las Vegas en ese tiempo no tenía nombre, después ya se le puso
3
66
Entrevista n.° 16, hombre adulto mayor, El Placer, agosto de 2011.
67
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
Vegas. Como tres kilómetros de frente [al río Guamuez] me cogí”,4
es decir, “lo que hoy comprende las Brisas hasta los límites con el
Varadero, parte de Esmeraldas y Ángeles”5, lugar donde se fundaría
El Placer.
Juan Guerrero se regresa luego a Nariño por su familia nuclear. Como su padre no lo acompaña, decide buscar una mujer
que lo haga, para que le cocine, lave su ropa y cumpla con su
papel como mujer campesina, educada para el trabajo intenso en
labores agropecuarias.
La primera novia a la que invita a seguirlo le pone como condición que tienen que casarse y Juan le responde: “Allá la que me
quiera, la primera que dure me caso”. Tras tres intentos, decide ir
por Teresa Tovar, la mujer con quien tenía una hija llamada Matilde,
quien, cuando él le pidió que lo acompañara, le respondió: “Vamos,
yo lo sigo”, y señala don Juan: “Ella es la señora, la que tengo, sí. Y
es la que en las buenas y en las malas, oiga, a ella le debo y a ella mi
familia tiene que reconocer que por ella anduve yo y por ella se vino
mi familia y amigos, todos”.6 Juan y su mujer llegaron a trabajar en la
finca del colono Luis Ortega, localizada en las Vegas:
Se empezaba a consolidar la colonización nariñense en esta
zona del Bajo Putumayo, como se deduce de la cantidad de obre-
ros que estaban trabajando en esta primera finca de gran extensión.
Juan relata: “Unidos nos dedicamos a sembrar arroz, plátano, chiro,
maíz, fríjol, maní, mi madre se dedicó a la huerta casera y los animales como cuyes, gallinas y cerdos. Su hermana Victoria se dedicó a cocinar para los trabajadores que habíamos traído”.8 Se puede
decir que se trata de una labor asociada al paso a la adultez, como
lo recuerda Eva Cuarán, cuando se casó a los 16 años: “Hasta ahí
llegó mi libertad, nunca fui acostumbrada a realizar tanta actividad
y mucho menos cocinar para trabajadores. Allí comienza otra etapa
de mi vida, muy dura por cierto [...] de ahí en adelante fue una vida
de sufrimiento porque yo no estaba acostumbrada a todos estos trotes”.9
Vale la pena señalar que a cada uno de los miembros de la familia, tanto en cabeza de los hombres como de las mujeres, se le adjudicó un pedazo de tierra, con lo que se reconoce implícitamente su
aporte en la exigente tarea de “civilizar” la selva, empresa que requirió del trabajo solidario de toda la familia.
Con el paso del tiempo, siguieron llegando amigos y otras personas de Nariño y se continuó con la colonización del lugar.10 Todos
se conocían y tenían suficiente tierra para trabajar.
A principios de 1970, ya había alrededor de veinte familias en El
Placer. Entre las primeras familias, además de los Guerreros, estaban
la familia Cárdenas, que se ubicó en las Brisas; los Revelos y Tovares,
en San Isidro; los Patiños, en la Esmeralda y la familia de Romelio
Mueses; en 1966, llegaron don Salomón Chitán y don Gregorio Cuarán; en 1968, don Jerónimo Castillo, don Alfredo y Eudoro Chitán,
Darío Imbacuán, Abdón Pinchao, Libardo Guerrero, los padres de
Teresa Tovar, don Ángel Cuarán, Rafael y Emiseno Huertas, Gilberto
Mueses, y al otro lado del río arribó don Virgilio Hernández.11
En un taller realizado por gmh en junio de 2011, los participantes recordaron que se reunieron para construir la primera escuela de teja de guadua y yaripa o chonta partida de seis por doce, en
4
8
Yo llegué donde él [Luis Ortega] con mi señora que tengo;
a ver si me daba trabajo, dijo: “¿de dónde son?”, de tal parte; “yo
también soy de allá, yo te doy trabajo, pero ¿tu mujer sabe cocinar?”, le dije: pues, ella aprende, y dijo: “yo tengo cuarenta obreros
si ha de cocinar pa’cuarenta yo le pago”, y dijo: “vos, ¿sabes hacer
algo?”, le dije que sí; “pues me corta madera y le pongo el compañero de carpintería”.7
5
6
7
Entrevista n.°16, hombre adulto mayor, El Placer, agosto de 2011.
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 9.
Entrevista n.°16, hombre adulto mayor, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 16, hombre adulto mayor, El Placer, agosto de 2011.
68
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 9.
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 4.
10
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
11
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 14
9
69
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
un terreno cedido por Eva Cuarán, la madre de don Juan Guerrero.
En ese momento contrataron a la profesora Socorro Lasso, a quien
pagaba la comunidad.12 Don Juan relata que una vez terminada la
escuela pensaron que les hacía falta una junta de acción comunal.
Días después, el promotor de Juntas de Acción Comunal de la Intendencia fue a El Placer a ayudarles a organizar la junta, sobre cuya
visita recuerdan: “Llegó bien cansado de tantas horas de bolear pata
desde San Antonio, entonces llegó aquí y le entregaron una chicha.
Cansado el hombre, con harta hambre y con harta sed. ‘¡Esto sí es un
placer!’, dijo el hombre, entonces dijeron: ‘El Placer se va a quedar la
vereda’, y así lo bautizaron, El Placer”.13 De esa manera se decidió el
nombre, aun cuando antes se habían discutido otros posibles como,
por ejemplo, San Juan. El primer presidente de la Junta de Acción
Comunal fue Ángel Cuarán.
Tiempo después, la intendencia le compró a Eva Cuarán dos
hectáreas para empezar la planeación del casco urbano del pueblo:
“Se trajo a los empleados de Mocoa para que hicieran el trazado del
lote; después de quitar los postes del lote fue que se apartó la plaza de
mercado, se apartó el parque y se trajo al obispo para que él separe
cuánto le hacía falta para la iglesia; luego los lotes ya se repartieron
y había necesidad de que haiga una autoridad aquí [para] que no
toque ir a La Hormiga”.14
Entre 1974 y 1975, se construyó la carretera entre Las Vegas y El
Placer, con mingas comunitarias organizadas por las Juntas de Acción Comunal, en las que participaron tanto hombres como mujeres:
“Las mujeres también trabajaban haciendo la vía y salían con más
cariño que uno”, recuerda un habitante. “Era la unidad que había
en ese tiempo de las pocas familias que habían aquí”.15 Se reitera
el papel que jugaron los políticos para la apertura de las carreteras:
“Fue labor de los políticos que aunque nos han mentido mucho,
también nos cumplieron en algunos casos como en la apertura de
carreteras”,16 aun cuando no deja de señalarse que “a pesar de toda la
producción de petróleo y las regalías, las carreteras en el Putumayo
son pésimas”.17
En 1976 se inauguró la escuela de cemento y teja de Eternit.18 Al
respecto, cuenta Eva Cuarán: “Unidos seguimos luchando para construir una escuela de material, para eso ya hubo ayuda por parte de
la intendencia pero la comunidad teníamos que aportar con trabajo.
Nos tocaba sacar arena de las quebradas para construir la escuela,
porque no había carretera para traer volquetas de material”.19
Por ese entonces, también se inició la organización del puesto
de salud. En 1974, Estela Guerrero se posesionó como la primera
promotora de salud, después de haber sido elegida por la comunidad
Don Ángel Cuarán, primer presidente de la Junta de Acción Comunal de El Placer,
junto a su familia
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012.
14
15
16
17
12
13
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
70
18
19
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 9.
71
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
para llevar a cabo dos meses de capacitación en Mocoa. Las necesidades del pueblo y el haber estudiado en el internado de Pupiales
hicieron que Estela incursionara en una actividad distinta a la del trabajo agrícola y doméstico. Comenta que la gente quería que hiciera
las veces de médica y que —luego de notar que en La Hormiga solo
había un puesto de salud atendido por una auxiliar de enfermería
“que sabía igual o menos que yo”20— decidió arriesgarse a hacer lo
que había visto en el Hospital, como “atender partos, aplicar inyecciones, coger puntos en heridas por grandes que fueran y hasta indicar medicamentos”.21
El emprendimiento fue un rasgo de los colonos, como lo atestigua también la decisión de Eva Cuarán de experimentar sacando
almidón de yuca, cultivo que se daba en abundancia, para llevarlo a
vender a Puerto Asís. Al respecto recuerda:
ductos hicieron propicio a El Placer para la llegada de los cultivos
de coca y para que narcotraficantes, guerrilleros y paramilitares lo
eligieran como lugar de asentamiento.
Ya para esta época el visitador de la intendencia menciona que
“los días sábado y domingo por el exceso, como algunas gentes ingieren cerveza y aguardiente, no dejan de presentarse hechos de
sangre”, lo que conduce a sustentar la necesidad de crear la inspección de Policía, con su respectivo puesto de Policía Nacional “para
garantizar la seguridad social”.23 Además, se anota la presencia de
cantinas y billares, así como “una gallera pública que sirve de atracción turística para los aficionados de Puerto Asís, Orito, La Hormiga,
etc.”.24 Se trataba de los primeros indicios de la presencia de actividades relacionadas con el narcotráfico en la región, asociadas con
riñas frecuentes y muertes que marcan el comienzo de la violencia.
El 1 de enero de 1980 se crea la inspección de Policía de El Placer y se nombra como su primer inspector a Segundo Salomón Chitán, hijo de Salomón Chitán, quien en ese momento actuaba como
presidente del Comité Liberal Oficialista de El Placer.
La creación de la inspección de Policía coincide con la llegada de los cultivos de coca a El Placer en 1979. Antes de cultivar
coca, los habitantes de El Placer trabajaban serruchando madera
para venderla a los aserraderos en San Miguel, además se dedicaban también al cultivo de los ya mencionados productos agrícolas
que comercializaban con dificultad, y también a la ganadería y
la cría de especies menores como los cerdos y cuyes,. Según don
Juan Tovar, cuando trabajaba aserrando en San Miguel, “fue donde desembolaté [descubrí] la cuestión de la coca”.25 Por su parte,
en la vereda La Esmeralda, don Elías recuerda que:
Hice el experimento y mandé la muestra, y [cuando] don Segundo me trajo la noticia que sí tenía comercio, empecé con mi
pequeña empresa de almidón de yuca y generé trabajo para algunos vecinos, debido a que necesitaba manos para rayar yuca y los
pedidos de almidón aumentaban.22 En síntesis, hasta finalizar la década de los setenta, El Placer era
un pueblo campesino donde abundaba la comida y cuyos habitantes,
por la escasez de dinero, se ayudaban intercambiando trabajo, haciendo trueque de productos y mingas para los trabajos comunales.
Estos procesos evidencian una gran unidad fruto de fuertes lazos de
parentesco y amistad.
Cabe señalar que tanto su condición de frontera, como la falta
de vías, y el consecuente aislamiento relativo de El Placer dentro y
fuera del Putumayo, así como la dificultad para comerciar sus pro-
20
21
22
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 9.
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 10.
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 13
72
Cuando yo llegué en 1978 no había coca y había unas 18
casas. Los primeros cultivos de coca llegan a la Esmeralda en
23
Rosero, Isaías, “Estudio Monográfico de la Vereda El Placer”, Oficio 126 de la
Secretaría de Gobierno, Visitaduría Administrativa (Mocoa: octubre 19 de 1979) 2. 24
Rosero, 1979, “Estudio Monográfico de la Vereda El Placer”, 2. 25
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
73
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
1980, traída de Puerto Asís. Don Olegario trajo un socio paisa, un amediero [persona que no tiene finca pero cultiva en
compañía con el dueño], que cada vez que había cosecha él
venía […] se inició con el cultivo en su finca y tenía como una
hectárea. Se oía de la coca en Villa Garzón desde 1977 cuando cogieron un cargamento de precursores y base de coca
y al perseguirlos la policía botaron unos paquetes de base
de coca. Así conocí la coca... conocí después la mata. Para
empezar a cultivar tuvimos que robarle semilla a don Olegario que tenía un guachimán que andaba con una escopeta
supervisando a los cosecheros; hablamos con los cosecheros y
ellos iban escondiendo y entretenían al guachimán y sacaban
la semilla y se repartían entre todos para hacer el semillero y
de allí se fue extendiendo. Así se tuvieron las primeras matas
de la variedad caucana.26 Agrega que tuvieron que aprender a procesar las hojas de
coca, porque en ese tiempo quienes sabían hacerlo cobraban mucho dinero para enseñar o iban a trabajar por arrobas. Al principio se vendían en hojas y de ahí poco a poco se fue aprendiendo
arriesgándose con hojas para saber si podía o no hacerlo “A lo
último éramos buenos químicos”.27
Las mujeres han participado en todas las etapas de producción de la coca: se han vinculado como raspachines, es decir, raspando o cosechando la hoja de la coca. También como cocineras
en las fincas cocaleras o en los cristalizaderos y, en algunos casos,
como comisionistas. Al respecto, una mujer relata que “como nosotros andábamos era de cosecha en cosecha, se acabó la cosecha
y nos tocaba irnos pa’otro lado, era así, poníamos al niño debajo
de una mata y a cosechar, él y yo”. 28 Cuenta que podían permanecer en una finca dos meses o seis meses “porque era mucha, o
sea, tenían de 10, 15, 20 hasta 60 hectáreas de coca”.29 Después de
obtener una finca de dos hectáreas que recibió junto con su esposo en pago por su trabajo, vuelve a vivir en El Placer, pero ya sin
su esposo, y aprende a trabajar “comprando mercancía”, es decir,
como comisionista:
Algunos de los colonos de El Placer
El señor me dio trabajo, me mandó con la hermana pa’que
yo aprendiera trabajar y yo aprendía a trabajar, a comprar mercancía; ellos me daban plata, primero me daban un milloncito.
“Vaya compre con eso lo que le alcance”, yo venía y le dejaba y me
enseñaron a ensayarla [se refiere a la pasta de coca], que no tuviera cortos, que estuviera buena, pues, yo aprendí y me fui otra vez
para allá; cada ocho días era el trabajo y me ganaba también ahí
platica… me cansaba pero me pagaban bien.30
Fuente: María Luisa Moreno, septiembre de 2011.
27
28
29
26
Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2011.
74
30
Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2011.
Entrevista n.° 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
75
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
Con el auge de los cultivos de coca, el pueblo de El Placer se
empezó a transformar, como lo recuerda otra mujer:
eran llenas, había seis fuentes de soda, trago fino. Llegaban
camiones de pollos, carnes por piernas de res. Ese tiempo era
una cosa hermosa, un gentío todos los días. Los campesinos
tomaban sábado y domingo y los duros tomaban lunes, martes
y miércoles. James, el narco que trabajaba con los Rodríguez, le
daba regalos a todos los niños en diciembre, el armó barrios, el
barrio Rodríguez.33
Se desata la inmigración de gente de diferentes departamentos
a este lugar; de este año en adelante aumenta la población, empieza el progreso del pueblo. Hay muchas construcciones, compra
de vehículos, se abren muchos negocios, sobre todo las llamadas
fuentes de soda, donde la gente se emborrachaba mucho. Mejora
la situación económica, pero da pie a que la juventud y muchas
personas compren armas aumentándose así la violencia entre
civiles, habiendo casi semanalmente pérdidas de vida. La gente
que anteriormente cultivaba sus productos agrícolas con dedicación los dejó atrás y se dedicó nada más al cultivo de coca, de
tal manera que los productos como plátano, yuca, etc., se llevaban
del pueblo al campo.31
A medida que se consolida la producción de coca, El Placer se
convierte en centro de mercadeo de la pasta de coca y de gran movimiento de capital:
No había ni un solo negocio que estuviera cerrado. Eso
eran supermercados, heladerías, tiendas, fuentes de soda, billares, bares. De la escuela a la salida uno se demoraba una
hora para salir, porque era tanta la gente que no se podía
pasar. Imagínese el hartísimo de gente y ahora ver este pueblo tan solo, tan muerto se puede decir. Yo recuerdo ese poco
de gente.32
Se tiene registro de que para 1979 empiezan a funcionar
los primeros bares construidos por narcotraficantes que habitaban la zona. En ese momento, inicia un control sanitario sobre los lugares y también sobre los cuerpos de las trabajadoras
sexuales. “Había un inspector de sanidad de nombre Juan Casas, quien hacía revisiones periódicas a los establecimientos con
el fin de verificar mínimas condiciones sanitarias y carnetizar
a las prostitutas a través del centro de salud de La Hormiga”.34
En la década de los ochenta, en pleno auge de los cultivos de
coca y con la presencia de la guerrilla, se construyeron los primeros
grandes prostíbulos en las inspecciones y veredas. La economía de la
prostitución aumentó y también se agudizó la violencia, especialmente en los puestos de fuentes de soda y chongos,35 los cuales llegaron a
su mayor crecimiento con la expansión de los cultivos ilícitos, el sostenimiento de los precios de la coca en los mercados internacionales y
la presencia de distintos actores armados tanto legales como ilegales.
No solo se recuerda la llegada de la coca y las transformaciones
que trajo a la vida cotidiana de El Placer, sino también la llegada de
los grupos armados y su presencia permanente en la inspección:
Otra mujer complementa:
En Nariño decían “el Putumayo es lo mejor que hay, hay plata, compra ropa cada ocho días”. Es que las calles [de El Placer]
31
32
Manuscrito inédito de historia escrita por pobladores de El Placer, 18.
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
76
33
Entrevista n.° 39, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Mueses, Rosa et. al. La prostitución en la Hormiga (Pasto: Universidad Mariana,
2000), 42.
35
Los puestos de fuentes de soda son equivalentes a bares donde se venden bebidas
alcohólicas y las meseras son jóvenes que inician su carrera como trabajadoras
sexuales. Los chongos son conocidos también como burdeles. Este tema se
profundizará más adelante.
34
77
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
Pues aquí hemos sufrido mucho con violencia, porque aquí
han llegado muchos grupos, aquí llegó primero el M-19, luego el
epl que estuvo operando en el Tigre, luego llegaron los Masetos,
cuyo centro era la Dorada y tenían como radio de acción todo
esto [Valle del Guamuez]; como Gacha se fue, entonces esto se
volvió un relajo y llegaron pandillas que secuestraban, robaban y
extorsionaban [entre estas] el grupo jega [Jorge Eliécer Gaitán].
Después llegó la farc y acabó con esos grupos. Ellos querían tomar el dominio del negocio [de la coca]. Ponían impuestos muy
altos y a mediados de 1999 la gente dijo no paguemos más impuestos a las farc y llegaron los paramilitares.36
La presencia de las farc en el Putumayo
Como se deduce de los anteriores testimonios, desde la década de los ochenta los habitantes de El Placer han estado sujetos a la
convivencia con narcotraficantes y grupos armados, y al consecuente
recrudecimiento de la violencia a medida que la coca se convierte
en fuente de financiación de estos últimos. Como veremos a continuación, la población ha tenido que involucrar en su cotidianidad
diferentes “leyes” impuestas por los grupos armados -como son percibidas por los pobladores-,: la ley ‘subversiva’, la de los paramilitares
y la de la Policía, que “ya es la ley estatal”,37 a las cuales tienen que
obedecer para evitar ser castigados, pero, paradójicamente, acuden a
ellas indistintamente buscando que se “imparta justicia”.
“La primera ley”: las farc en El Placer
Desde 1991 hasta 1998, cuando empiezan a actuar las AUC en
Putumayo, se puede hablar de una presencia hegemónica de las farc
que coincide con el incremento de los cultivos de coca y de la economía del narcotráfico en el departamento de Putumayo.
36
37
Entrevista n.° 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011
78
Fuente: El Tiempo, 17 de noviembre de 2001.
En este apartado se busca, en primer lugar, hacer una reconstrucción del proceso de constitución de las farc como una
autoridad en la región, enfatizando la normalización de la esfera
privada. Esto significa preguntarse sobre cómo organizan normas
de comportamiento, cómo “administran justicia” e imparten castigos, y de qué manera fungen como mediadoras en los conflictos
de los miembros de la comunidad. En segundo lugar, se busca dar
cuenta del orden que establecieron las farc en El Placer a medida
que consolidaron su hegemonía. En tercer lugar, este acápite analiza los cambios en las relaciones que establecen las farc con los
habitantes de la región en los diferentes momentos de su proceso
gradual de vinculación a la economía del narcotráfico, y también
durante el enfrentamiento con los paramilitares, que llegan a disputar su control sobre el negocio, el territorio y la población, lo
que resulta en una relativa pérdida de su hegemonía con la consecuente instauración de la disputa por el territorio.
79
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Las farc como “defensoras del pueblo”
En la estrategia de acción de las farc, la relación con la población civil adquirió gran relevancia en su búsqueda de consolidarse como autoridad y para construir bases sociales de apoyo.
Cuando yo llegué en el 89 aquí […] ¡Ah sorpresa!, ellos
hacían reuniones con el pueblo y el pueblo creía mucho,
mucho en ellos. Lo que decían ellos era palabra sagrada.
Ellos lo que era campesinos y comunidad ellos hacían una
reunión en un sitio público y eso era como que llegara un
presidente o algo así, la gente era mucha credibilidad hacia
ellos, esa ideología de la que ellos hablaban, tenían una ideología, ellos decían que ellos eran los defensores del pueblo,
que venían a cuidarnos, a ampararnos y en ese momento todavía no había milicianos […] nada, era únicamente ellos,
era un orden súper estricto. No había policía […] la comunidad se fue muy, pero muy socializándose, apegándose con
ellos, mucho. Las farc fue muy acogida por sus ideologías.38
El anterior testimonio hace una diferenciación clara entre los
miembros del grupo armado y los milicianos cuando se señala
que para esta época no existían estos últimos. Los milicianos —
definidos como “personas [de la comunidad] que se dedicaron voluntariamente a ellos [refiriéndose a las farc]”39 —, por ser parte
integral de la población y mediar entre esta y las farc, incidieron
en cómo los pobladores percibían a la guerrilla, como se analizará
más adelante.
La violencia que emergió por la aparición de pandillas, así
como aquella asociada directamente a la economía del narcotráfico y a las armas, que implicó “hacer justicia por sus propias manos”, le ofreció a las farc no solo la oportunidad de ejercer su fun-
Capítulo 2
ción como autoridad, sino la de legitimarse ante la comunidad, lo
cual le ayudó a “crecer”40 ante la población. Una habitante de El
Placer recuerda:
Después llegó la guerrilla y ya ellos empezaron que a hacer
orden. Ya iban acabando con los que tenían vicios, con los que
robaban, con la gente mala. Y pues la gente cualquier cosa iba y
se quejaba con ellos, como más ley no había aquí.41
Ofrecer seguridad a la población frente a los grupos delincuenciales, que se forman alrededor del narcotráfico y que aumentan durante las épocas de crisis económica, es una labor que
la población le reconoce a las farc:
[…] como había coca iban saliendo ellos [los guerrilleros]
¿Por qué salían? Los guerros salían porque salía uno con la
merca y salían los ladrones a robarlo y a matarlo y ahí fueron
apareciendo, para que no nos mataran y nos robaran la mercancía, a defendernos de los ladrones.42
En el siguiente testimonio se ratifica la aceptación y legitimación por parte de los habitantes de la autoridad de la guerrilla:
Ellos hacían sus reuniones y decían: “no queremos que haya
sapos”, ellos no aceptaban eso, ellos a las personas que tenían el
vicio, para ellos era pecado que hubiera esas personas entre la
comunidad, ladrones tampoco lo aceptaban. Allá, por ejemplo,
usted tenía su negocio, lo dejaba abierto, nadie le robaba, no
se perdía nada. Porque ellos decían “si alguien les quita algo,
40
38
39
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Taller de memoria con líderes, en La Hormiga, 14 de junio de 2011.
80
41
42
Entrevista n.° 45, hombre adulto, La Esmeralda, julio de 2011.
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
81
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
díganos porque nosotros no queremos que haya ladrones ni
robos ni nada”. Si ustedes hubieran venido en esa época, ¡Dios
mío!, las personas si tenían cinco cadenas [de oro de 18 kilates]
eran muy poquitas. El oro a todo porque no se permitía el robo.
El robo era el delito más grande.43
Ellos ponían unas normas, que hasta tales horas va a estar
esta cantina abierta, sí ponían normas, a las discotecas. Mientras que no hubiera ningún alboroto los dejaban quietos pero
apenas haiga alboroto los hacían cerrar los negocios. A veces sí
pasaba porque no falta quien arme el bonche y entonces mandaban a todo el mundo para la casa.48
De esta manera, las farc instauran un orden social y político
que adquiere legitimidad en estas poblaciones, porque “creen que
están haciendo bien las cosas”,44 y así como la guerrilla se involucra
en los asuntos de la comunidad, “el pueblo empieza a utilizarlos a
ellos como una ley”.45 Los buscan para solucionar problemas de diferente índole, y ellos imparten castigos, ponen multas por no cumplir con deberes comunitarios y empiezan a regular el mercado de
la coca a través de impuestos diferenciados a lo largo de la cadena
de producción: “Al principio las farc le cobraba solo a los intermediarios, no a los campesinos y poco tiempo después comenzaron a
cobrarle a los campesinos cuando se expandió mucho”.46
El disciplinamiento de los sujetos
Las farc establecen así técnicas de gobierno,47 por cuanto
regulan y disciplinan a los sujetos con el fin de controlar a la población asentada en el territorio dentro del que actúan. También
regulan la vida cotidiana al establecer normas de comportamiento, horarios y, así mismo, castigos a quien no las acate:
Es reiterativo que los habitantes de El Placer se refieran al
orden impuesto por las farc como una “ley”:
[…] ellos controlaron una gran parte la violencia; entre familiares lo controlaron, ellos le pusieron mano dura a la persona que se porte mal, pues le aconsejaban dos o tres veces y si
de ahí seguían, lastimosamente ellos lo eliminaban; eso era así
la ley de ellos.49
Es recurrente la referencia a las advertencias que hacían las
farc a quienes se “portaban mal” por no acatar las normas impuestas, antes de aplicar la pena de muerte, como se puede deducir del siguiente testimonio de una mujer de una vereda aledaña
a El Placer:
[…] había un trabajador que teníamos nosotros, cuando
estaba la guerrilla, ese era bien mala gente, eso se emborrachaba y quien sea lo chuzaba, entonces, llegaron a la casa, le
dijeron a él: “Vea, a la próxima vez que usted esté tomando
y si usted se porta mal con los compañeros, nosotros no vamos a responder por usted. Por favor, evite”. Él unos diítas
dejó, como decir, así que tengo miedo y bueno […] De todas maneras comenzó, comenzó a continuamente y que lo
43
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
45
Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2011.
46
Entrevista n.° 3 mujer adulta, El Placer, junio de 2011.
47
En el sentido que da Foucault al término “gubernamentalidad”, refiriéndose
“al tipo de reflexividad y de tecnologías que hacen posible la conducción de la
conducta”, por cuanto para Foucault gobernar significa, “conducir la conducta de
otros mediante la intervención regulada sobre su campo de acciones presentes y
futuras”. Castro-Gómez, Santiago, Historia de la gubernamentalidad. Razón de Estado,
liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault (Bogotá: Siglo del Hombre Editores/
Universidad Santo Tomás/Instituto Pensar, 2010), 44.
44
82
48
49
Entrevista n.° 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, Agosto de 2011.
83
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
mataron; ellos lo mataron, pero a las tres veces, lo llamaron
y lo mataron. ¿Por qué? Porque no dejaba de ser como era él
y no se fue ni nada, entonces, lo cogieron y lo mataron. Nos
tocó enterrarlo a nosotros. En esa situación me parecía que
ellos eran legales.50
las farc están llevando a cabo ejecuciones extrajudiciales y cometiendo violaciones al DIH cuando condenan a muerte.52
La población de El Placer insistió en que cuando la guerrilla
hacía ejecuciones no desaparecía los cadáveres, lo cual ha permitido a los familiares darles sepultura y hasta cierto punto saber
por qué se cometió el asesinato, disminuyendo la incertidumbre
de los conocidos o familiares. Sin embargo, no puede perderse
de vista que el grupo alecciona a la población sobre las conductas punibles. Por otra parte, la afirmación de que “eran legales”
implica que para los habitantes de esta zona las farc no toman
decisiones precipitadas y/o arbitrarias. Esto significa que la claridad en las normas del juego (la convivencia) crea un marco
de legitimidad para el castigo. El orden social que instauran las
farc parece traer beneficios a la comunidad y, en cierta forma,
los principios punitivos mediante los que se ejerce su autoridad
no son vistos como arbitrarios. En este mismo sentido, otra mujer
se refiere a la manera como la guerrilla procede antes de decidir asesinar a alguien, en comparación con los paramilitares: “La
guerrilla como que investiga un poquito más, daban más tiempo,
daban más tiempo para preguntar quién es, dónde trabaja, de
qué familia es. Mientras que los paramilitares no, eso es llegar y,
¡bumm!, venga para acá, eran más violentos”.51
Este modus operandi aparece también documentado en el
informe de la Comisión Andina de Juristas de 1990, de manera
que se puede afirmar que esta forma de proceder para impartir el
castigo identifica a la guerrilla y es reconocida por los habitantes
de El Placer. Sin embargo, mediante estas prácticas de “ justicia”,
Las farc como “administradoras de justicia”
En la medida en que las farc aumentan su presencia en la
región, protegen a la población de los abusos de que son objeto y
dirimen los conflictos dentro de la comunidad de manera expedita, la población acepta cada vez más a la guerrilla no solo como
autoridad, sino como “administradora de justicia”. Se trata de una
justicia in situ y más “rápida” que la de la burocracia estatal, que
en contraposición es lenta y exige trasladarse a La Hormiga para
acceder a ella:
Los que mandaban eran ellos. Uno no tenía que ir a La Hormiga a la Fiscalía, a la Notaria, a dar la queja, sino que tenía era
que ir hasta la montaña. Las quejas de todo. Yo tuve un problema con un señor por una casa, entonces él me llevó donde la
guerrilla. Yo allá ya expliqué la cosa y ya iban a amarrar era a
ese señor. Yo le dije: “Señor comandante, diga usted quién es
el culpable, ¿el que se corre del negocio o la otra persona?”; “El
que se corre del negocio es el culpable acá”.53
Las farc aumentan la regulación y vigilancia de la población y, a su vez, los habitantes acudan con más frecuencia a las
farc para dirimir conflictos entre ellos, tal como lo explica una
mujer de El Placer:
Cuando teníamos un problema […] Por ejemplo, yo una vez
compré un montaje de peluquería, se lo compré a mi primo, y
52
50
51
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.° 5, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
84
Comisión Andina de Juristas, Putumayo: Serie informes regionales de Derechos
Humanos, 104.
53
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, Agosto de 2011
85
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
cuando ya vino la hija, vino y me lo quitó. Entonces yo le dije:
“Deme la plata” y ella no quiso y no quiso, entonces nos tocó ir
donde ellos. Ya ellos [la guerrilla] pusieron un plazo: “En ocho
días usted me le devuelve la plata a ella”. […] Cuando queríamos que nos solucionen un problema, tocaba ir donde ellos,
es que no había más a donde ir, no había ley, no había nada.54
tes de allá saben que la guerrilla prohíbe, por ejemplo, que haya
robos en la comunidad”,59 se contravienen las normas desafiando
el dominio que ejercen las farc, respaldado por las armas.60 En
este testimonio, es fundamental señalar la contradicción que vive
esta mujer con respecto a su aceptación o rechazo a la autoridad
de las farc, lo cual refleja la necesidad de la población de darle
sentido a una autoridad armada con la cual se han visto obligados
a convivir, como resultado de la hegemonía que han desplegado
los guerrilleros en estas regiones.
Se establece así una relación ambivalente con las farc: se
aceptan sus normas, en algunos casos les hayan la razón, se les
busca para dirimir conflictos y se justifican las sanciones y castigos en algunos casos, hasta el punto de culpar a la gente por
atreverse a transgredir la ley de las farc. De este modo, se constata su reconocimiento como autoridad, resultado de una construcción histórica mediada por la ausencia de una ley efectiva
en estas zonas rurales marginales. A la vez, sin embargo, los
pobladores se refieren a los miembros de las farc como “opresores”, personas armadas que limitan la libertad, como lo señala
un campesino de la vereda la Esmeralda: “De 6 de la tarde a 6
de la mañana no podíamos andar. No poder coger la atarraya
ni ir al monte a hacer cacería, eso es una forma de secuestro al
que uno está sometido”.61 Sin embargo, cuando se trata de casos de abuso en contra
de las mujeres y las farc intervienen para evitarlo, las mujeres le
encuentran sentido a las normas que los guerrilleros establecen,
como se deduce del siguiente testimonio:
La aceptación de la autoridad guerrillera, que implica la interiorización de su poder por parte de los sujetos que se disciplinan,
se legitima con el estribillo reiterativo de que “no había ley”, lo
que convierte a la guerrilla en “la autoridad y juez de turno”.55
La guerrilla se convirtió en un tipo de juez que no solo tenía la
posibilidad de decidir cómo solucionar los conflictos cotidianos
de los pobladores, sino también a quién juzgar y a quién apoyar
sin tener en cuenta la opinión de las partes, por lo cual, aunque
“la guerrilla actuaba con más rapidez, su decisión no era justa
necesariamente”.56 Se reitera así el poder armado de la guerrilla,
ante el cual no se puede disentir.
Una mujer líder señala que las sanciones de la guerrilla cuando se incumplen sus “reglas o leyes” son muy drásticas y duras,
pero hasta cierto punto las justifica al afirmar que “el ser humano nos gusta ese trato para poder darme cuenta lo que debo o
no debo hacer”57 y agrega: “Sabemos que no estamos en un lugar
donde tenemos libertad porque eso no es tener libertad cuando
sabemos que tenemos un opresor al lado, pero sin embargo las
hacemos”.58 Con esto se refiere a que, a pesar de que “los habitan-
También había gente que violaba a las mujeres y los guerros decían que una mujer debe estar mínimo hasta las 3 de la
tarde y que si sale salga en la mañanita y que después de las tres
54
Entrevista n.° 2 mujer adulta, El Placer, Agosto de 2011
55
Para un análisis sobre la disminución de la justicia oficial en territorios en
conflicto, ya sea por la cooptación de la justicia por parte de los grupos armados o
por la intimidación de los jueces, ver el trabajo de Mauricio García Villegas, Jueces
sin Estado: la justicia colombiana en zonas de conflicto armado (Bogotá: Siglo del Hombre
Editores/Dejusticia, 2008).
56
Entrevista n.° 45, hombre adulto, La Esmeralda, julio de 2011.
57
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
58
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
86
59
60
61
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
Conversación con campesino, 29 de julio de 2011.
87
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
que no entre [a la vereda] y quedarnos acá, no andar de noche
porque había peligro que un violador nos violara.62
agáchate para meterte el fusil, porque si vos sos capaz de meterle cosas a tu mujer, por qué no te vas a aguantar el fusil. A
vos también te podemos violar, a ver, agáchate ya mismo, ya, el
susto. Yo creí que le iban a meter el fusil a ese señor, da susto.
Metiéndome en el lado femenino, yo sí sentía qué duras eran
las palabras, pero yo creo que ese señor ya no volvía a hacer eso
[…] Entonces, un hombre como medio loco o no, a lo mejor no
será loco, será costumbre… después a ese le dieron golpe en
cantidad, golpes sí le dieron, ¡uish!, eso le daba el uno, le daba
el otro, le daba el otro, le daba golpes ahí delante de todos.
Esta norma y la forma como la comenta la mujer que habla ponen en evidencia que el peligro lo representan los hombres de la población, y los guerrilleros, quienes imponen las reglas para prevenir
el peligro de la violación, no son percibidos como peligrosos. Por otra
parte, al tratarse la violación de un riesgo que solo la mujer corre, el
que se la proteja hace que ella le encuentre sentido al orden que imponen las farc. Resulta claro, entonces, que su hegemonía conlleva la
aceptación del sometimiento por parte de los dominados, como lo ha
señalado Gramsci63 al referirse a las condiciones necesarias para que
se constituya lo hegemónico.
Otro señor también como que el sí violaba a la mujer, esté
donde esté, como esté, borracho. Llegaba, la insultaba, la trataba mal, porque ahí le decían “Ah te gusta que te digan así, vos
sos un no sé qué, si que tanto, que una iguana, que vení échate
aquí, que vos eres una perra”. Un vocabulario bastante fuerte
[…] y les hacían amonestaciones, en quince días volvían si ellos sabían que habían seguido […] a los violadores también, a
ellos los mataban. Les advertían la primera vez y si lo hacía por
segunda vez, se morían. Decían que de eso ellos no querían
que se llenara Colombia, de gente que no servía. Colombia debía estar apoyada de gente que servía, de gente entusiasta que
quisieran trabajar.65 Las farc y lo privado: el castigo y la regulación
Las farc buscan regular el ámbito privado y familiar, incidiendo
así en los términos con que se definen las relaciones de pareja y, por
consiguiente, reafirmando y/o cuestionando los arreglos de género
que predominan en la región, como lo demuestran, por una parte,
las normas de convivencia marital que establecen y, por otra, el hecho
de que se acuda a las farc para sancionar la violencia de los hombres
hacia las mujeres o para dirimir conflictos de pareja. Comenta una
mujer que “la guerrilla prohíbe que el esposo le pegue a la esposa”.64
Las farc sancionaban este tipo de conductas por medio del
escarnio y la humillación pública de los hombres:
Castigaron a un señor como que se emborrachaba y llegaba y violaba a la hija y llegaba y violaba a la mujer […] tenía
sexo con la mujer con objetos, entonces le decían a ese señor
62
63
64
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Gramsci, Antonio, Los cuadernos de la cárcel (México: Ediciones Era, 1999).
Entrevista n.° 75, mujer adulta, Puerto Asís, agosto de 2011.
88
Sobresale el sometimiento al escarnio público y la humillación de los hombres civiles por parte de hombres armados, que
feminizan al otro y así afirman su poder, al mismo tiempo que
se hace visible la violación masculina como un asunto central en
la definición de la masculinidad, tanto de los unos como de los
otros. Debido a que las farc tenían como norma sancionar a los
violadores y asesinarlos, al preguntar sobre abusos de los guerrilleros y violaciones de mujeres por parte de ellos durante este tiempo
65
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
89
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
una mujer responde: “Nunca jamás, nunca se metieron con las
niñas, nunca”66 y explica:
defensores del pueblo. Era una credibilidad tenaz del pueblo
con ellos. Por supuesto, el campesino también, porque era un
acuerdo muy así, muy así, impresionante… por eso a los militares no se les daba ninguna información.68 De la guerrilla no, que yo creo de la guerrilla no había casos de violaciones porque cuando surgía algo de violación ellos
mataban al violador. Ellos investigaban y mataban al violador.
El ejército sí, inclusive hay unos tres casos marcados más o menos de violación del ejército a unas niñas del colegio ecológico,
entre El Teteyé y Puerto Vega. Hay unos soldados que están
pagando el delito de violación, porque violaron a una niña, la
niña los reconoció al otro día y los cogieron presos.67 En la respuesta, contrasta el comportamiento de la guerrilla
con el del Ejército, lo cual refleja la relación diferencial que se ha
establecido a lo largo del tiempo con estos dos actores armados.
Debido a la estigmatización de los pobladores como colaboradores de la guerrilla y a las acciones violentas contra la población,
la relación con los miembros del Ejército ha sido de rechazo y
de recriminación. El Ejército muchas veces ha sido representado
como el enemigo y sus integrantes como personas en quienes no
se puede confiar, razón por la que la mujer del relato anterior
trae a colación a los miembros del Ejército para exponer su mal
comportamiento por haber violado a unas estudiantes menores
de edad.
Por otra parte, la guerrilla también castigaba a la mujer que
le fuera infiel al hombre:
La regla que ellos hacían, por ejemplo, ellos no aceptaban
que yo vaya a dañar un hogar, para ellos eso era delito, que yo
por otro dejara a mi esposo, eso no lo soportaban ellos tampoco. Entonces esas ideologías le gustaban a la gente. Eran los
66
67
Taller con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Entrevista n.° 26, mujer líder, Puerto Asís, agosto de 2011.
90
La defensa de la mujer frente a la violencia de su esposo, así
como la promoción moralizante de la fidelidad en el matrimonio,
es aplaudida por la comunidad y en particular por las mujeres.
Aquí vale la pena preguntarse por la incidencia que han alcanzado a tener las farc en los términos en que se definen las relaciones
de pareja y, por consiguiente, en el cuestionamiento del orden patriarcal autoritario que predomina en la región, como se deduce
de este testimonio de una mujer que era golpeada por su primer
marido, de quien luego se separa, y de ser atemorizada por su segundo marido:
Esas experiencias que yo he tenido con mi primer marido y
con mi segundo marido me han servido para aconsejar a otras
mujeres. Aquí vienen mujeres que se quieren separar y yo les
digo que no se separen. Yo les digo que analicen cuál es el papel
más importante que Dios le ha dado a la mujer: ¿será ser buena
hija, buena madre, buena suegra, buena nieta? No, el papel
más importante que Dios nos dejó a nosotras las mujeres es ser
buena esposa. Si yo hubiera conocido eso antes, yo tampoco me
hubiera separado de mi marido, hubiera aguantado, hubiera
tolerado, tratado de hablar, de ir a la iglesia, hacer oración.69
Sobresale en el anterior testimonio cómo se recurre al mandato de Dios a la mujer de “aguantar” al esposo con el fin de
sostener la relación marital, considerando implícitamente que
se deben aceptar sus golpizas para cumplir así su rol principal
68
69
Taller con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Entrevista n.° 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
91
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
de “buena esposa”. Al privilegiar dicho mandato religioso, ella
parece arrepentida de su separación y aconseja no hacerlo a
otras mujeres, a pesar de haber sufrido en carne propia la violencia doméstica.
En contraposición, es interesante analizar el siguiente testimonio de una mujer que ha sufrido de violencia intrafamiliar por
golpizas propinadas por el esposo y se cansa de quedarse callada:
decir que no puedo trabajar [...] donde quiera que sea yo consigo
trabajo”. Dijeron: “No, no se vaya, el que tiene que irse es él”. Él
decía que le repartan la casa, el decía que le repartan las cosas [...]
[Entonces dije] “Hagan lo que ustedes quieran porque yo sé que
yo trabajando, yo consigo mis cosas, yo no me voy a dejar pegar
[...] si me toca irme yo me voy” [...] Entonces él dijo: “El que tengo
que irme soy yo, me hace sacar por la guerrilla” [...] Entonces dijeron que de todas maneras él tenía que salirse y entonces él se fue
a la casa y se fue con la ropa [...] Es verdad que uno aguanta, pero
no tanto, era mucho.71
Cualquier cosa era pretexto para estarme cascando. Por
todo me pegaba. Cualquier cosita era un motivo. Yo lo que
sabía era esconder la cara para que no me pegara… Yo le tenía
mucho miedo, miedísimo, y eso que era más pequeño que yo,
yo le tenía un señor miedo, yo no le contestaba nada.70
Es entonces cuando decide acudir a la guerrilla junto con su
esposo para definir su separación, lo cual muestra cómo tomar
esta decisión implica contravenir la subordinación y obediencia al
hombre que se espera de la mujer:
Hicimos una cita [con la guerrilla]. Entonces llegamos, él ya
fue con su poco de gente y yo fui con mis dos hijos, nos fuimos
allá cuando ya dijo [el guerrillero] que cuál era el problema. Yo
hablé [...] “de lo que he pasado yo no le voy a recordar nada... Yo
quiero es que me digan si ustedes me van a obligar a vivir con él
yo me voy o no falta un poco de veneno para librarse de eso”. Entonces dijo [el guerrillero]: “Cómo va a creer, ¿usted cuántos hijos
tiene?”, “Tres, pequeños todavía. Yo sé que mis hijos me necesitan,
yo sé que les voy a hacer mucha falta, pero de todas maneras yo no
voy a vivir así”. Entonces dijo [el guerrillero]: “No, usted no tiene
que irse de la casa, usted todavía les hace mucha falta a sus hijos,
o ¿usted tiene por qué irse?”, “No, yo no tengo por qué irme, pero
si me toca que irme, yo me voy, no soy enferma ni manca, para
70
Entrevista n.° 18, mujer adulta mayor, El Placer, agosto de 2011.
92
Del recuento sobresale cómo el hombre no considera que su
conducta merezca el castigo aplicado, pues responde a la práctica
habitual de los sujetos masculinos de la comunidad, consecuente
con el arreglo de género patriarcal imperante, pero acata la decisión tomada por la guerrilla de dejar a su esposa. Sin embargo, no
hay un consenso social sobre la gravedad del hecho porque la mujer ha ocultado el maltrato, razón por la cual ella aclara que fue
un error esconderles a sus hijos y a los miembros de la comunidad
las peleas y aconseja a otras mujeres que las hagan públicas para
que no las culpen a ellas si se acaba su matrimonio.
En síntesis, aunque las farc regulan el maltrato de los hombres hacia las mujeres, así como la violación, también les exigen a
las mujeres un cierto tipo de comportamiento que sigue reproduciendo el orden patriarcal, como lo refleja la norma de fidelidad
de la mujer hacia su esposo. Por otra parte, el comportamiento
virtuoso que se demanda a los hombres también reproduce arreglos de género patriarcales, de manera que se puede afirmar que
aun cuando las farc pueden presentar avances en relación con
la mediación ante la violencia intrafamiliar y la violencia contra
la mujer —y en ese sentido cuestionan el orden patriarcal—, no
llegan a subvertirlas.
71
Entrevista n.° 18, mujer adulta mayor, El Placer, agosto de 2011.
93
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
El desprestigio: del discurso social a
los impuestos
Desde finales de los ochenta, en la vereda Las Brisas de la inspección de El Placer funcionó el centro de los narcotraficantes, “la zona
dura de los mafiosos”,72 tal como lo atestiguan hoy las ruinas de casas
muy lujosas en dicha vereda. Se trataba de los patrones que recibían
el dinero de los carteles y “buscan como comisionistas a gente de la
región”73 para que compraran a los campesinos la pasta de coca. Un
habitante de El Placer que trabajó como comisionista recuerda:
Capítulo 2
Y agrega su esposo: “Ellos no lo llevaban a uno al sitio donde
ellos vivían sino que lo esperaban en tal parte, en las veredas. Ellos
entregaban recibos de que uno si había pagado, decían el día y la
fecha y firma del comandante”.76
En este contexto de consolidación de la economía de la coca
y del consiguiente inicio de guerra contra las drogas por parte del
gobierno (que se concretó con el inicio de las fumigaciones de
los cultivos de coca), las farc empiezan a cobrarle impuesto a los
cultivadores de la hoja de coca en el Valle del Guamuez, como lo
relata una mujer :
Ellos vivían acá al frente por la vía a Los Ángeles, por ahí
vivía, después me conseguí otro patrón en Las Brisas, yo iba allá
y si no le salía al uno [refiriéndose al dinero para comprar], le
salía el otro y yo estaba con ellos. Si le llegaba plata a todos dos,
hasta donde yo podía a uno le pedía 50 y al otro 50 y completaba
los 100 millones.74
Sobre este dinero, pagaba como comisionista a las farc un
impuesto mensual correspondiente al 10%. Otra comisionista y su
esposo narran:
En ese tiempo nosotros trabajábamos con mercancía, entonces
a nosotros nos tocaba pagar la mensualidad, lo que ellos llamaban
la vacuna [...] Nos llevaban a las montañas, por allá a los potreros,
a las veredas. Por allá nos llamaban y ellos tenían una lista. Uno
tenía que pagar mensualmente y si uno se demoraba, allá nos llevaban a toditos los comisionistas, y decían: “Fulano de tal sí pago el
impuesto este mes, allá”, y el que no pagó lo hacían a otro montón
acá. Le tocaba a uno estar pendiente pagando la mensualidad.75
72
73
74
75
Entrevista n.° 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Entrevista n.° 23, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n. 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
94
La guerrilla ya viene que teníamos que darle 80.000 por kilo
[de base de coca], yo les digo: “No, pero no alcanza, por kilo
no alcanza eso”. No va creer pero uno estaba trabajando para
ellos, sentía uno miedo de ellos porque también eran malos,
jodidos; a uno le tocaba trabajar así no se ganara nada e irles a
entregar a ellos, vivía uno más pobre.77
Resulta claro un primer cambio en la política de las farc y su
relación con los campesinos de la región, consecuente con su vinculación directa con el narcotráfico. Por otra parte, se presenta
un segundo cambio que responde a su mayor presencia en la vida
cotidiana de los habitantes de El Placer: “Ya después la guerrilla
se apodero de aquí, andaban así de civil. Informaban a una persona que iban a hacer reunión y esa persona tenía que informar
a los demás lo que va a pasar”78. Recuerda otra mujer: “Mi esposo
y yo teníamos una sastrería. Se confeccionaba ropa para niños.
Llegaban a que les arreglara pantalones, carpas y si no, nos decían ‘Se van del pueblo’. Pero eso sí pagaban por los arreglos. Nos
tocaba convivir con la guerrilla presionados como cuando a uno
76
77
78
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 1 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
95
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
lo tratan como a las patadas que entran como a mandar”.79 La
peluquera también menciona que “las mujeres, las guerrilleras,
ellas venían y se hacían hacer ondulados y eran buenas pagas, le
pagaban a uno”.80
Como andaban de civil, se comenta que muchas veces no se
sabía quién era guerrillero.81 Y explica otra mujer:
[...] al terminar el paro queda más fuerte la guerrilla y le
dicen a la gente que quién quiere colaborarles para tal cosa,
cuántos cultivos hay, son como las milicias urbanas o civiles y
así esto coge un grado con estas personas, los milicianos comienzan a ajusticiar gente, a cobrar impuestos mandados por
la guerrilla, porque ellos le entregaban la plata a la guerrilla.83 La guerrilla en esa época vivía acá en el pueblo [...] Por eso
es que yo digo yo los conozco, nosotros los distinguimos, fuimos criados con ellos [...] Ellos con los campesinos no se meten
[...] tenían camionetas, motos. Una vez una señora que estaba
teniendo un bebé por allá y se le complicó, y ellos mismos en
la camioneta de ellos lo llevaban a uno al hospital. Una vez le
pegaron un tiro a mi marido y ellos mismos lo han llevado en
el carro, ellos mismos lo llevaron.82 Dos elementos se deducen del anterior testimonio. En primer lugar, la composición de las FARC, que se nutre de personas de la región, lo que les confiere un carácter diferente al
de los paramilitares, que vienen de otros lugares. En segundo
lugar, la figura de los milicianos, quienes aparecen también después del paro.
Estas milicias “tienen una estructura propia y son dirigidas
por el Estado Mayor Central y los estados mayores de los bloques
y los frente. Son armadas por las farc pero están integradas por
civiles. Hacen vida partidaria y política, viven de su trabajo, en
sus casas y con sus familias y no han realizado un compromiso de
pertenencia a las farc”.84 Tal como se señala en los testimonios
anteriores, los milicianos no solo convivían con la población de
El Placer, sino que eran personas conocidas de la región que
muestran simpatía por las farc y se vinculan de manera informal a la organización,
Las milicias fueron personas que se dedicaron voluntariamente a ellos, inclusive hasta poner bombas, operativos que
mandaban las mismas guerrillas. Inclusive nos invitaban a nosotros a aprender a hacer bombas para poner en los cultivos.
Entonces la gente común participaba en eso. Entonces las personas corrientes comienzan a decir, “Allá hay un miliciano hagámonos a un ladito”.85 Las milicias: ruptura de la base social
Hay consenso entre los pobladores de El Placer con respecto
a la aparición de los milicianos después del paro cívico de 1994. El
suceso coincide con el inicio del auge de la producción de coca en
la región y el afianzamiento de su poder militar:
79
80
81
82
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
96
La presencia de milicias en el pueblo refuerza el estigma sobre la población civil y va a ser el argumento que se esgrimirá
reiterativamente por parte de los paramilitares como razón para
83
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Ferro, 2004, “Las Farc y su relación con la economía de la coca en el sur de
Colombia: testimonios de colonos y guerrilleros”, 55.
85
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
84
97
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
atacar a la población civil. La sospecha de que cualquiera pueda
ser auxiliar de la guerrilla se hace más fuerte, así como la paranoia
de los paramilitares cuando llegan a asentarse allí. Así mismo, las
relaciones entre los habitantes cambian y en muchas ocasiones se
rompen los vínculos con los vecinos.
Martín Corena, comandante del frente 48 en el 2001, entrevistado por Álvaro Sierra, sostuvo que “esta es una zona de guerra y aquí tenemos una red de inteligencia”,86 refiriéndose a los
milicianos, quienes cumplen el papel de bisagra entre las farc
y la población civil. Pero aunque se supone que no tienen autonomía, la gente se queja de los abusos que cometen y se sostiene
que lo hacen sin conocimiento del Estado Mayor de las farc:
lación de la población con la guerrilla, como lo señala una mujer:
“Antes había unos milicianos muy malos, al que llegaba lo amarraban y se lo llevaban para pelarlo”.88 Otro campesino agrega: “Con
el narcotráfico los milicianos empiezan a exigir que solo ellos compran la droga y prohíben a los comisionistas particulares y compran la mercancía solo ellos”.89
Al cumplir el papel de comisionistas, los milicianos “se constituyen en verdaderas vértebras en la articulación de los grupos
insurgentes al circuito de las drogas”,90 sustituyendo a quienes fueron los intermediarios, “que irrigaban parte del capital en diversas actividades comerciales (bares, prostíbulos, contrabando de
armas, etc.)”.91
Esto llega al punto de que la población establece una clara diferenciación entre los guerrilleros combatientes y los milicianos:
Nosotros si no nos metíamos con ellos no habían problema.
Pero hacían cosas, me parece que los milicianos hacían cosas
acá y el Secretariado no sabía. Empezaban a amarrar la gente
y toda esa cuestión. Cuando se dañó eso fue cuando comenzaron a cobrar impuesto hasta a los vendedores ambulantes,
hasta ellos tenían que pagar impuesto. Los que vendían los
raspados, toda esa cuestión, pagaban impuesto. Los milicianos cobraban y eso a la gente ya no le gustaba. Yo creo que
la venida de los paramilitares fue por esa cuestión. Los señores que estaban haciendo la comisión, los que tenían sus
cocinas, ya tenían que protegerse de esa manera [...] Luego
después de eso mi hermano tuvo un problema por la comisión
y lo mataron los milicianos. Él no quiso pagar y lo vinieron a
asesinar a la casa.87
Este poder adquirido por los milicianos en el marco de una
economía del narcotráfico los lleva a tomar medidas inconsultas
con el Estado Mayor de las farc que inciden en el cambio de re-
[En] la guerrilla hubo comandantes que ayudaban a los
campesinos, les daban remesa, no había delincuencia común, no
había atracos, había esa ley. Y luego empiezan a quebrantarse y se
empiezan a degenerar este grupo, los mal llamados milicianos; en
nuestros municipios los milicianos fueron los que hicieron más
daño, mataron a muchos y a raíz de eso dicen que la comunidad
fueron a pedir la venida de los paramilitares para que acabaran
con los milicianos, no con la guerrilla.92 Esta diferenciación se reitera en el siguiente testimonio que
diferencia periodos históricos:
En esa época [en los ochenta], para allá [El Tigre] las farc
entró con una estructura muy bien organizada. Tenían unos
88
89
90
86
87
Sierra, Álvaro, “Los señores de la guerra”, El Tiempo (23 de septiembre de 2001).
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
98
91
92
Sierra, Álvaro, “Los señores de la guerra”.
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Vargas Ricardo, Drogas, Conflicto Armado y Desarrollo Alternativo, 90.
Vargas Ricardo, Drogas, Conflicto Armado y Desarrollo Alternativo, 90.
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
99
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
Otra mujer relata la estrategia a seguir propuesta por las farc:
ideales, el campesino no le tiraban como tal, por allá trabajaron muy organizados. Cuando se vino a desorganizar plenamente para mí fue como en el 97, cuando ya se metieron los
tales milicianos que hacían y deshacían con la población.93 Se hacían reuniones convocadas por guerrilleros [y decían]
aquí nos vamos a enfrentar con lo que sea con palos, machetes;
y yo les dije: “Si ustedes con armas no pueden, ¿cómo vamos a
hacer nosotros?”. Dijeron que no se corran y [cuando entraron
los paras] del susto corrieron [refiriéndose a El Tigre] y los
mataron. Cómo van a creer ustedes, nos tienen que defender,
pero ellos salieron corriendo.95
Se evidencia en estos testimonios un desencuentro entre
los intereses estratégicos de las farc —como organización
nacional que buscaba pasar de la guerra de guerrillas a una
guerra de movimientos— y la reproducción de un orden local
atravesado por la economía del narcotráfico, que había acabado
legitimándose socialmente. Por otra parte, el monopolio de la
cadena del narcotráfico por el que apostó las farc en esta región del Bajo Putumayo tenía como propósito contener la incursión y expansión de los grupos paramilitares, pero lo paradójico
de esa apuesta fue que terminó creando condiciones proclives
para eso que pretendían impedir.
En la práctica, la vinculación de las farc como reguladora
del comercio de la coca hizo que se convirtieran para la población civil en un actor armado que usa la fuerza para consolidar
su poder con miras a su beneficio económico, dejando a un lado
su proyecto político en beneficio de los habitantes de esta región, que al inicio les ganó simpatía entre la población. En este
contexto, irrumpen los paramilitares en El Placer, entrada que
previamente fue anunciada por la guerrilla a la población.
Las farc reunió a la población civil de El Placer meses antes de la incursión paramilitar para avisar sobre la posible entrada de los paramilitares, tal como lo recuerda una mujer: “[Los
guerrilleros] dijeron que iban a venir los paramilitares, que primero llegaron a Puerto Asís [...] que iban a venir a El Placer, a
La Dorada, a El Tigre. La guerrilla dio una información que no
den trabajo a personas desconocidas”.94
Como se deduce de los testimonios, los habitantes de El Placer esperaban que la guerrilla les ofreciera seguridad, pero el sentimiento general es el de que la guerrilla los deja solos cuando
llegan los paramilitares, lo que deja a la población civil indefensa
en medio del conflicto armado entre paramilitares y guerrilleros,
con el agravante de ser estigmatizados como auxiliares de la guerrilla por habitar en un territorio hasta entonces bajo su control.
93
95
94
Taller de memoria con líderes, La Hormiga, 14 de junio de 2011.
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
100
Otra mujer agrega:
La guerrilla diciendo por allá que si ven gente que nos armáramos, que si ven gente distinta ármense con palos, con lo
que encuentren porque vienen un poco de paracos. No sabíamos nada… cuando decían que entraron al Tigre, que mataron
un poco de gente, “Dios mío, ¿qué será?, será una ley”, que era
una ley que había mandado Uribe, que era del gobierno… entonces, la guerrilla decía: “Si ven a alguien desconocido, entréguenlo, vengan, avísenos”, decían ellos; qué se iba poner uno
a entregar una persona pa’que lo maten, uno se quedaba callado, aquí la gente se quedaba callada, entrara quien entrara.96
96
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
101
Marcha de niños y jóvenes de El Placer
Fuente: Archivo familiar, El Placer.
Capítulo 3
CAPÍTULO 3:
LA “SEGUNDA LEY”: EL BLOQUE SUR
PUTUMAYO DE LAS
AUC EN EL PLACER
la coca llevó a los paramilitares a asentarse en la zona y a procurar
el control de la población. Los armados no se replegaron tras la
masacre; por el contrario, la incursión armada marcó el inicio de
siete años de dominio paramilitar en el pueblo. Pero el control de
las auc encontró su límite en los márgenes del casco urbano. Las
veredas circundantes, situadas a escasos minutos del pueblo, fueron escenario de constantes y cruentos enfrentamientos armados
con el frente 48 de las farc. El Bloque Sur Putumayo situó entonces una base paramilitar en medio de una zona de abierta disputa
armada con la guerrilla.
Grafitti de las auc en El Placer
El 7 de noviembre de 1999, en el marco de la expansión parami-
litar hacia la zona baja del departamento, el Bloque Sur Putumayo
de las auc incursionó en la inspección de Policía de El Placer. Con
el objetivo de combatir a la guerrilla y hacerse al control del narcotráfico —diez meses después de la masacre de El Tigre y de manera simultánea a la incursión de La Dorada—, los paramilitares
desplegaron su estrategia de terror en El Placer, desarticulando
dramáticamente la vida cotidiana de hombres y mujeres.
A diferencia de otras masacres,1 la de El Placer no se orientó a
expulsar a la población del territorio. El interés por el negocio de
1
Particularmente las acaecidas en los departamentos de la zona norte de Colombia.
Ver Grupo de Memoria Histórica, La masacre de El Salado: esa guerra no era nuestra
(Bogotá: Editorial Taurus, 2009).
104
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2011.
La previa hegemonía de las farc en la región y las características
geográficas y estratégico-militares de la zona, así como los intereses
105
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
contrainsurgentes y económicos de las auc, definieron los repertorios
de violencia desplegados por el bloque paramilitar y la relación que
instauró con la población de El Placer. Por un lado, habitantes del
pueblo y las veredas aledañas fueron estigmatizados como “guerrilleros de civil”, lo que los hizo objeto de señalamientos y castigos. De
manera paralela a esa estrategia de terror, los paramilitares utilizaron
su poder y capacidad de coerción para construir una base social que
sustentara su asentamiento en el pueblo. Fue entonces cuando el Bloque Sur Putumayo devino autoridad en el interior del casco urbano,
regulando la vida cotidiana de la población y constituyendo un orden
social, tal como lo hicieron las farc en su momento.
Desde 1999 hasta marzo de 2006, año de la desmovilización,
hombres y mujeres de El Placer tuvieron que cohabitar con los paramilitares, quienes hicieron del pueblo su morada. Durante ese periodo, el Bloque Sur Putumayo mantuvo el monopolio de la fuerza
dentro del casco urbano, controló el negocio de la coca y, sobre todo,
reguló diferentes aspectos de la vida social. Sin embargo, el dominio
de las auc no fue experimentado de la misma manera por hombres
y mujeres. Los paramilitares desplegaron repertorios de violencia diferenciados según género. Tampoco todas las mujeres tuvieron experiencias homogéneas: unas fueron estigmatizadas como “enemigas”,
mientras que otras fueron objeto de particulares regulaciones cotidianas en el marco de la construcción del orden paramilitar.
Este apartado describe los diversos repertorios de violencia,
regulación y control desplegados por el Bloque Sur Putumayo de
las auc contra hombres y mujeres de El Placer, así como las afectaciones de las que fueron víctimas los habitantes de las veredas en el
marco de la disputa armada entre guerrilla y paramilitares.
se veía el final de las calles por la multitud de gente que solía llegar todos los domingos. Restaurantes, bares y locales de comercio
cobraban vida desde temprano. La música sonaba en estos lugares,
distinta y a volúmenes muy altos. Todas las melodías se cruzaban
para conformar un solo bullicio en medio del pueblo concurrido.
Algunos habitantes de El Placer hasta ahora estaban preparando sus productos de venta, pero la mayoría ya estaba en sus
tareas de comercio. Unos estaban vendiendo la coca, otros tenían
preparados los jugos, las frutas y verduras, y la comida para los
comerciantes; los dueños de los bares ya habían hecho sus primeras ventas. Otros, mientras tanto, se alistaban dentro de sus casas
para la misa de diez de la mañana. Algunos jóvenes veían la televisión en las casas, mientras los hermanos menores cumplían los
mandados de sus padres. Ese domingo, una mujer joven cumplía
años. Por eso nunca podrá olvidar ese 7 de noviembre de 1999.
Ese día, dos niños que estaban de regreso a casa con los
huevos del desayuno se toparon con un camión azul de carpa
negra que paró a la entrada del pueblo. Se bajaron treinta y ocho
hombres camuflados con uniformes del Ejército y brazaletes con
las letras auc en blanco y portando distintas armas: Fall, M-16,
Galil-762, AK-47 AK-45, una ametralladora M-60 y armas cortas, que solo llevaban ‘Óscar’, ‘Druppy’ y ‘Guillermo’, los comandantes militares.2 Tres hombres iban con pasamontañas porque
eran los informantes. Los otros treinta y cinco uniformados iniciaron un tiroteo indiscriminado que duró aproximadamente
dos horas.
Fue una incursión anunciada. Luego de la masacre de la Inspección de El Tigre,3 se escuchaban rumores de que llegarían a
El Placer. Los hombres del pueblo hacían guardia de noche porque pensaban que los paramilitares entrarían en la oscuridad.
La entrada paramilitar: masacre del 7 de
noviembre de 1999
Día de mercado, nueve de la mañana, inspección El Placer.
Chivas y camionetas parqueadas esperan la hora de salida rumbo
a La Hormiga u otros municipios. En el centro de la inspección no
2
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
3
Grupo de Memoria Histórica, La masacre de El Tigre: reconstrucción de la memoria
histórica en el valle del Guamuez-Putumayo (Bogotá: CNRR, 2011).
106
107
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Nadie los esperaba esa mañana concurrida y con visitantes de
veredas y hasta de otros municipios.
Los hombres armados ordenaron que nadie corriera: “Tiéndanse, tiéndanse, hijueputas, que somos las autodefensas”.4 A los
que corrieron los mataron, y a los que se escondieron les gritaban
“hijueputas ¡salgan! Sapos, guerrilleros”.5
Un grupo de evangélicos que estaban en un culto escucharon la “plomacera” y salieron cantando muy fuerte. Llegaron
hombres armados, los callaron y les ordenaron tirarse en el piso.
Una mujer de ocho meses de embarazo tuvo que hacerlo. Ahí
duraron cerca de una hora. Un comerciante de coca llamado
Hernán se escondió en una casa de los habitantes porque era
buscado por los hombres que llegaron, pero no fue encontrado.
Otros habitantes decidieron correr hacia las montañas a esconderse con niños y gallinas en brazos.
Con aerosoles negros, rojos y azules, los paramilitares escribieron en las paredes de las casas y locales mensajes para los habitantes “Nosotros llegamos y nos quedamos”, “Fuera guerrilleros
y colaboradores de la guerrilla”, “Fuera colaboradores y sapos de la
guerrilla”, “auc presentes”.
El comando Cazador del Bloque Sur Putumayo de las auc
fue el responsable de la masacre, conformado por cuatro escuadras, cada una de ellas con nueve hombres armados. Según la
versión libre de Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, la
dirigían el comandante ‘Druppy’ y ‘Óscar’. Las escuadras estaban a cargo de ‘Cejas’, ‘Primo’ ‘Jair’ y una más era controlada
por ‘Druppy’ y ‘Óscar’. Y como patrulleros: ‘Alacrán’, ‘Piñón’,
‘Solín’, ‘Pastuso’, ‘Negro’, ‘Pichón del Diablo’, ‘Chocolate’, ‘Chaqui’, ‘Harry’, ‘Careniña’, ‘El Mayor’, ‘Marlon’ (exsoldado del batallón 51 en Santana), ‘Rentería’, J.J, Gómez, ‘Firulay’, Daniel
Vaca, Saulo de Jesús Naranjo, alias ‘Lorenzo’, ‘Soldado’, ‘Malu-
co’, ‘Betún’, ‘Tomate’ y los tres informantes: ‘Perro Pucho’, ‘El
Viejo’ y ‘El Loco Albeiro’.6
El grupo de hombres armados se dividió en dos. Uno se
quedó en El Placer durante dos horas y el otro siguió hacia las
veredas Las Brisas y San Isidro, donde reunieron a la población en la escuela para alertarlos de su llegada. Luego, según
la versión libre de ‘Tomate’: “La orden no era quedarse dentro
del pueblo, la orden era incursionar y salir, pero hacia un costado del pueblo, sea a cualquier lado [...] porque se sabía que
al haber muertos tendría que llegar la autoridad”.7 El recuerdo
colectivo de los habitantes narra que ese mismo día regresaron
en horas de la tarde. Pero era otro grupo de hombres armados
pertenecientes al Ejército Nacional de Colombia. La memoria
visual de los habitantes los confunde, los despoja de sus características físicas, convirtiéndolos en iguales.
Durante la incursión en El Placer, fueron asesinadas con
armas de fuego once personas: Claudia Liliana Díaz de 18 años;
Miriam Edilma Chingue Guaquez de 25 años y con 4 meses de
embarazo; Jesús Geovanny Erazo Rosero de 20 años; Eulmilo
Cuarán Chapuel de 17 años; José Hugo Galíndez Guerrero de
22 años; Ramiro Miguel Rojas Mallama de 39 años; José Ramiro
Morales de 26 años; Silvio Arturo Oviedo de 37 años; José Leonardo Inagán de 42 años; Jorge Luis Celi Peralta de 23 años, y
Luis Antonio Zambrano, oriundo de Ecuador.
Tras la masacre, los paramilitares salen del casco urbano de
El Placer porque sabían que rápidamente llegaría la Cruz Roja y la
Fuerza Pública. Sin embargo, no se van de la zona, se resguardan
en veredas aledañas. Según la versión libre de ‘Tomate’, el 7 de
noviembre de 1999 permanecen en la vereda Costa Rica, el 8 se
desplazan a San Isidro, el 9 pasan el día en Las Brisas y de noche
se trasladan a La Grada, donde esperan nuevas órdenes. Final-
4 Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
5
Versión libre postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía
6
‘El Loco Albeiro’ fue narcotraficante en las Brisas. La comunidad lo reconoció
cuando llegó con los paramilitares.
7
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
108
109
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
mente, ‘Guillermo’, comandante de grupo, da la orden de ubicarse en El Placer, asentamiento que perdura durante siete años.
ra parte del bloque paramilitar, que en su totalidad contaba con
650 combatientes.11
¿Quiénes fueron los paramilitares que hicieron presencia
en El Placer? En primer lugar, destacamos que, al ser el bloque
parte de Casa Castaño, la mayoría de paramilitares que llegaron a El Placer provenían de la zona norte del país, no eran de
la región. Así recuerda esa característica un poblador:
Rostros paramilitares: estructura del Bloque
Sur Putumayo en El Placer
Escudo de las auc de El Placer
Aquí prácticamente casi nadie de esas personas eran de la
región; todas las personas que pertenecían a las autodefensas eran de otras partes [...] Había mucha gente paisa, mucha
gente de Medellín, como de las comunas, de esos lados. De
Valledupar, mucho, mucho costeño, costeño en cantidad [...]
Más que todo costeños, de Medellín, de Cali, de la ciudad.
Aquí de la región no se miró [...] póngale que en cien, uno o
dos eran de aquí de la región, muchachos de acá [...] de resto
no, toda le gente veía de otros lados.12
Fuente: Dossier de la Fiscalía Unidad de Justicia y Paz.
Al convertirse en base del Bloque Sur Putumayo, El Placer contó con una fuerte presencia de hombres paramilitares.
Según información consignada en la página web del Bloque,
aproximadamente 240 combatientes se establecieron en el pueblo.8 Divididos en grupos y escuadras, los armados patrullaban
el casco urbano y las veredas aledañas. La memoria colectiva
de la población refiere la presencia permanente de 200 paramilitares: “Acá en el pueblo yo creo que había por ahí unos
200, es que había hartos”.9 Otros testimonios recuerdan una
cifra más alta: “En total eran como 500 aquí en El Placer y sus
alrededores”10. En la Inspección se concentraba más de la terce-
Las auc creían que Putumayo era un departamento guerrillero y por lo tanto no podían confiar en los hombres para que
hicieran parte del bloque. De todos los paramilitares que operaron y transitaron por el pueblo, los comandantes son los más
nombrados por la población. Entre ellos se recuerda a William
Alberto Rollet Corena, alias ‘Guillermo’, quien comandó la masacre del 7 de noviembre de 1999. Él fue rápidamente remplazado
por Fredy Almario Gómez, alias ‘Coco’, quien desde 1998 era el
segundo comandante militar del bloque13 y fue uno de los más
temidos por la población de El Placer. ‘Coco’ es descrito como un
hombre grande, de piel oscura y con ojos rojos como el diablo14.
11
Bloque Sur Putumayo de las auc: http://web.archive.org/web/20020601183552/
http://www.bloquecentralbolivar.org/putumayo/
9
Entrevista n.° 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
10
Entrevista n.° 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 20 de
Diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
12
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
13
Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo, Fiscal 27 de Justicia y Paz.
14
Apuntes cuaderno de trabajo de investigación, 2011.
110
111
8
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Al igual que ‘Coco’, alias ‘Wilson’ es recordado como uno de
los comandantes más autoritarios, déspotas y sanguinarios que
militó en el pueblo. Recuerda una mujer que “no más de verlo
nos daba miedo. Tenía una autoridad que ponía a temblar a
todo el mundo [...] Wilson era el más jodido, los escoltas, esa
misma gente le tenía miedo [...] Al Wilson lo mataron los mismos paracos”.15
Alias ‘40’ y alias ‘Asprilla’ fueron otros comandantes que
también se distinguieron por su arbitrariedad: “[Asprilla] no
dejaba hablar, no daba chance”.16 Finalmente, encontramos
a Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, proveniente de la
escuela La Acuarela en San Pedro de Urabá, quien fue comandante de grupo en El Placer de 2000 a 2002. Todos estos
comandantes, junto a sus subordinados, son recordados por
la población placereña como “sanguinarios”, “corrompidos”,
“bravos”, “caníbales”, “malos” y “terroríficos”: nían. Había uno que le decían el J.J, ellos ya no viven, a unos
los mataron lo mismos compañeros.20 Los primeros que llegaron fueron los que hacían las masacres sin lástima de nada. Los negros, los primeros se peleaban por matar.17 Con los paramilitares era como un terror [...] Eso se sentía que pisaban como con fuerza, o no sé si era uno por el
temor que escuchaba esos pasos como temerosos.18
Los primeros comandantes fueron los más sangrientos
[...] eran como caníbales, como demonios.19
Ellos eran las personas más corrompidas [...] Al principio
eran unos comandantes malísimos, yo creo que ni mamá te-
Si bien, como veremos en los siguientes apartados, el dominio paramilitar se caracterizó por el terror y la arbitrariedad, su
larga duración y el despliegue simultáneo de repertorios de violencia y gobierno hicieron que no todos los paramilitares fueran
vistos de la misma manera. Por esa razón, es común escuchar la
afirmación “sí, todos estaban armados, pero no todos eran lo
mismo”.21 Principalmente los comandantes que cumplieron roles “políticos”, de autoridad, mediación y posicionamiento social
de la organización fueron vistos por la población como menos
drásticos. Entre ellos se encuentran alias ‘Blanco’ y Arnolfo Santamaría Galindo, alias ‘Pipa’, quien fue comandante político de
El Placer desde 2001 hasta 2003, año en que fue ascendido a
comandante militar del bloque.22 En el caso de ‘Pipa’, su origen
caqueteño y campesino influyó en la relación con la población
de El Placer. En las entrevistas y durante el trabajo de campo,
los habitantes se referían a él como el más cercano, como un paramilitar que comprendía la realidad de la población y el significado de vivir en una zona cocalera, ser campesino y tener que
estar bajo mando de distintas “autoridades” legales e ilegales.
Recuerda una mujer: “El comandante ‘Pipa’ fue el que llegó con
un poquito de orden, entonces ahí ya no era lo que los paracos
quisieran hacer, sino que él trataba que respetaran a la gente,
porque es que ellos se creían los dueños de todo”.23
Fueron estos comandantes los que durante siete años, de
la mano de aproximadamente doscientos paramilitares rasos,
desplegaron una estrategia contrainsurgente y buscaron edificar un orden social particular en El Placer.
15 16
17
18
19
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Apuntes cuaderno de trabajo de investigación, 2011.
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
112
20
21
22
23
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo, Fiscal 27 de Justicia y Paz.
Entrevista n.° 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
113
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Guerra y espacio: cartografía del conflicto
en El Placer
Trinchera de paramilitares
Capítulo 3
cia cómo el conflicto resignificó el sentido de los espacios. Para
cumplir ese objetivo, primero presentamos la geografía de la
guerra en las veredas y luego nos focalizamos en el casco urbano
de El Placer.
Las veredas: zonas de confrontación armada
Mapa 5. Inspección de El Placer y sus veredas.
Fuente: Álbum personal.
Las prácticas, usos, rutinas y ritmos de vida de una comunidad
configuran y otorgan sentido a los espacios. En contextos de guerra
como el de El Placer, donde diferentes grupos armados se han asentado por largos periodos en la zona, la violencia se tornó una dimensión de la vida y dejó huellas tangibles y simbólicas en el territorio.
Desde 1999, tras la llegada del Bloque Sur Putumayo de las auc, el
casco urbano de la inspección se convirtió en base paramilitar y las
veredas circundantes en campos de batalla. El terror, la violencia cotidiana y los cruentos enfrentamientos entre guerrilla y paramilitares
dejaron marcas en casas, campos, ríos, calles y veredas.
Este apartado se propone ubicar al lector en el territorio.
Presenta un croquis de la inspección de El Placer, localizando
los lugares emblemáticos de la presencia paramilitar y la disputa
armada durante el periodo 1999 a 2006. Paralelamente, eviden-
Como lo muestra el mapa n.° 5, la mayoría de veredas de la inspección de El Placer están ubicadas al costado occidental del casco
urbano, rumbo al departamento de Nariño. Brisas de El Palmar, San
Isidro y El Jardín son pequeños centros poblados localizados sobre la
114
115
Fuente: Diseño Gráfico Guillermo Román Ríos Quiroga
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
carretera destapada que del pueblo conduce a Siberia, en el municipio de Orito. Estas veredas se encuentran ubicadas a ocho, quince y treinta minutos en carro desde El Placer, respectivamente,
y son las que más cerca están del río Guamuez. De estos tres
poblados, el primero fue centro de comercialización durante la
bonanza cocalera en la zona. Allí, narcotraficantes del cartel de
Medellín y posteriormente del cartel de Cali construyeron casas
y balnearios. Dentro de la cadena de la coca, Las Brisas fue el
lugar donde los comisionistas negociaban con “los patrones”.
Alejándose del río Guamuez en sentido sur, rumbo a la frontera con Ecuador, se encuentran las veredas Los Ángeles, La Esmeralda, Mundo Nuevo, Alto Güisía y Costa Rica. De estas, las
dos primeras son las más cercanas al casco urbano de El Placer;
se encuentran aproximadamente a diez minutos de distancia.
Además, se caracterizan por estar situadas sobre una pequeña
colina que las ubica algunos metros más arriba del pueblo, particularidad que también comparte San Isidro. Las tres últimas
—Mundo Nuevo, Alto Güisía y Costa Rica— son las veredas más
apartadas de toda la inspección, los lugares con mayores dificultades de acceso. Por último, hacia el costado oriental del casco
urbano, sobre la vía principal que conecta La Hormiga con El
Placer, se encuentran los poblados El Recreo y El Varadero.
Durante el periodo 1999 a 2006, la dinámica de la guerra
dividió el territorio de El Placer y sus alrededores en tres: lugares
de presencia del frente 48 de las farc, zonas de confrontación
armada y espacios bajo control paramilitar. En esa lógica, los
centros poblados más retirados fueron zonas de efectiva presencia de las farc. Los habitantes de Alto Güisía, Costa Rica,
Mundo Nuevo, en la inspección de El Placer, y El Empalme y
Siberia, en el municipio de Orito, se cruzaban constantemente
con combatientes del frente 48. Las áreas rurales que rodean
esas veredas eran zonas de habitación y tránsito de la guerrilla.
Por su parte, Los Ángeles, La Esmeralda y San Isidro, veredas contiguas al casco urbano de El Placer, fueron escenarios de
cruentos enfrentamientos armados entre guerrilla y paramilita-
res. A escasos metros de estas veredas, en la zona donde inicia
la colina y el terreno se inclina, también se libraron combates.
Allí los paramilitares, aprovechando la visibilidad que brinda el
lugar, ubicaron trincheras, hicieron un cordón de combatientes
y localizaron retenes, para prevenir la entrada de las farc a El
Placer. Ese lugar límite es conocido como La Grada, una zona
de choques armados, de batallas. Ese terreno de disputa, que
rodea el pueblo por el costado occidental, fue también el lugar
donde los paramilitares enterraron a sus víctimas en fosas comunes, hecho que le ha valido la calificación de “campo santo”.
Actualmente en esos puntos se hallan grandes cruces de cemento, instaladas por la parroquia y la población, para resignificar y
recordar a las víctimas que aún siguen sepultadas allí. Estos íconos también fueron colocados para decirle de manera simbólica
a los armados que esas son zonas de paz.
Finalmente, en la geografía de la guerra en la inspección, el
casco urbano de El Placer se convirtió en base militar del Bloque
Sur Putumayo de las auc. Dentro del pueblo, los paramilitares
fijaron su puesto de mando y control. También ubicaron sus casas, construyeron campos de entrenamiento, puestos de salud y
dispusieron zonas para su entretenimiento y diversión.
116
Casco urbano: la base paramilitar
A diferencia de los centros poblados del interior del país,
que se extienden en el espacio siguiendo un modelo de cuadrícula donde la iglesia y el parque son el núcleo, el eje de El Placer
es la vía principal que atraviesa el pueblo de oriente a occidente,
la misma que lo conecta con La Hormiga. Específicamente, el
final de esta vía, el punto donde la calle se bifurca, es reconocido
por los habitantes como el centro del pueblo. Allí se concentra
la actividad comercial y social del lugar. A partir de este punto
se despliegan en el terreno otros sitios significativos para la vida
de El Placer.
117
Capítulo 3
Fuente: Diseño Gráfico Guillermo Román Ríos Quiroga
Mapa 6. Croquis técnico de El Placer ubicando la presencia paramilitar.
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Una cuadra al norte del centro, sobre el camino que conduce
al río Guamuez, se encuentran los restos de lo que antes de la entrada paramilitar era la plaza de mercado, la galería del pueblo.
Avanzado en el mismo sentido y por la misma vía, a las afueras del
poblado se halla el cementerio y se llega a Puerto Amor, un barrio
apartado, localizado en la ribera del río. Allí aún existe un puente
colgante que permite a los pobladores atravesar el río Guamuez.
Ahora bien, al otro costado del pueblo, una cuadra al sur del centro, se localizan la iglesia y el parque principal, que contiene una
cancha múltiple y un kiosco, lugares importantes para la actividad
comunitaria de El Placer. Otro referente espacial es la escuela primaria, que está ubicada una cuadra al occidente del núcleo del
pueblo. Este centro educativo queda en medio de dos vías, una
que conduce a Siberia, en el municipio de Orito, y otra que va
rumbo a las veredas Los Ángeles y La Esmeralda. Finalmente, sobre el costado oriental, en la salida rumbo a La Hormiga, se ubica
una cancha de fútbol y la sede de bachillerato.
Esos lugares emblemáticos para la vida social de El Placer fueron transformados por la presencia y el accionar del Bloque Sur Putumayo de las auc. Desde su llegada en 1999, los paramilitares dejaron huellas en el espacio. Uno de los sitios más significativos de la
presencia paramilitar en el pueblo es El Edificio, una estructura de
cuatro pisos enchapada en baldosa blanca y negra, situada al costado
sur de la escuela primaria. Si bien en la memoria de los habitantes
esa edificación es, ante todo, sinónimo del terror paramilitar, la historia de esa construcción antecede el dominio de las auc.
En 1987, en medio de la bonanza cocalera en la región, el
señor Changueza, habitante de El Placer, se dio a la tarea de modernizar el pueblo e inició la construcción de El Edificio.24 Según los pobladores, al inicio funcionó como una fonda donde se
vendía licor y buena comida. El carácter lujoso y majestuoso que
24
Escobar, Delia Alicia, “El Edificio”, en Revista Literaria del Putumayo, Katharsis No
5. Grupo amigos de la biblioteca y Grupo estudiantil Yuyarispa. (Bogotá: Facultad
de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia, 2010).
118
119
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
la edificación tenía en El Placer atrajo a comandantes guerrilleros del frente 48 de las farc, quienes lo convirtieron en su sitio
de encuentro y sede principal25. Allí confluían milicianos y esporádicamente arribaban comandantes a cobrar a la población los
impuestos de la coca, ejercer como administradores de justicia e
impartir normas y sanciones a la comunidad26. En 1999, El Edificio cambió de dueño: combatientes del Frente Sur Putumayo de
las auc se apropiaron de la construcción e instalaron en ella su
centro de mando.27
Esa estructura, la más alta y grande del pueblo, es recordada entonces como el puesto de operaciones de los paramilitares:
“El Edificio era el centro de ellos, porque ellos tenían vivienda
en toda parte, pero ese era como la base de ellos”.28 Desde allí,
los armados observaban y controlaban El Placer: “[Los paramilitares] ocuparon también El Edificio, ese grande donde está ahora
la Policía, se lo tomaron ellos. Desde encima hacían vigilancia y
controlaban todo”.29
A su vez, El Edificio es reconocido como el lugar donde eran
llevados y apilados los cuerpos de combatientes paramilitares asesinados en combates con la guerrilla: “Cada vez que habían enfrentamientos de los paracos con la guerrilla y habían muertos
los traían a El Edificio o a esa casa que hay yendo para el cementerio. Una vez les mataron diecisiete y allá los pusieron a todos
en hilerita”.30 Los cuerpos de guerrilleros capturados por las auc
también eran ubicados al frente de El Edificio, dejados a la intemperie y expuestos a la mirada de la población, particularmente de
niños y niñas estudiantes de la escuela. Al respecto, recuerda un
joven de El Placer: “Cuando había conflicto traían a los muertos
y los ponían ahí en el corredor, los acostaban ahí, como afuera, y
la gente salía a ver. Yo miré, recuerdo a una mujer de las farc que
estaba volado todo esto [la cara]”.31
Por otra parte, múltiples testimonios caracterizan El Edificio
como área de reclusión, torturas, castigos y desapariciones. El
Placer fue una base paramilitar en una zona de incesante confrontación armada con las farc. Esa característica geográfica y
estratégico-militar generó en los integrantes de las auc la sensación de estar constantemente asediados por la guerrilla. Con el
fin de prevenir incursiones enemigas, los paramilitares desplegaron diversos mecanismos de terror. En ese marco, destinaron
lugares específicos dentro del pueblo para encarcelar, torturar,
asesinar y desaparecer a los reales o supuestos “enemigos”. Es así
como El Edificio es recordado como centro de torturas y espacio
de muerte: “Ahí los amarraban [a las víctimas], los tenían ahí
encerrados como en forma de prisión tres, cuatro días y ahí desaparecía la persona”.32
El relato de un poblador que fue capturado y recluido en esa
sede paramilitar evidencia la distribución espacial del lugar, cómo
era El Edificio por dentro:
Allá me dejaron encerrado con otro joven que tenían encerrado, pero a él si lo tenían maltratado, estaba roto la nariz.
Nos encerraron en la azotea. Arriba era donde encerraban la
gente y abajo tenían un sótano que era donde ya los llevaban
para asesinarlos. En el primer piso tenían la enfermería y la
sala de comunicaciones y toda esa cuestión. Arriba había eran
los dormitorios y todo eso y encima había era un cuartico que
ellos lo utilizaban para calabozo. Ese día nos tocó a los dos
en el mismo calabozo. A él ya lo tenían maltratado, sin oreja
y todo esto [cara] estaba partido [...] Lo habían cogido en La
Hormiga y lo habían traído para acá. Siempre había dos perso-
25
Escobar, “El Edificio”.
Taller de memoria y espacio, El Placer, julio de 2011; recorrido andante con
mujer habitante de El Placer.
27
Actualmente en El Edificio funciona la sede de la Policía Nacional.
28
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
29
Entrevista n.° 36, hombre adulto, El Empalme, agosto de 2011.
30
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer.
26
120
31
32
Entrevista n.° 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
121
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Panorámica del río Guamuez desde el puente colgante de Puerto Amor
nas ahí cuidando. El sótano era en el primer piso al fondo, ahí
llevaban a la gente a matarla.33
Tal como lo describe el anterior testimonio, El Edificio fue convertido por los paramilitares en vivienda, puesto de mando, oficina,
enfermería y, sobre todo, en centro de suplicio y muerte. La azotea, el
sótano y los cuartos fueron escenarios de tortura y desaparición. Esas
prácticas de terror paramilitar le otorgaron un carácter espectral,
sobrenatural, a El Edificio en la memoria de la población. Según los
habitantes, “los angustiosos quejidos, las sombras, los vientos fríos”34
aún caracterizan el lugar.
El río Guamuez, y el puente que permite atravesarlo, fue
otro espacio resignificado por los paramilitares. El afluente ha
sido vital para la vida del pueblo. En la década de los sesenta,
los campesinos nariñenses siguieron su cauce para llegar y colonizar el territorio que hoy es El Placer.35 Desde ese entonces,
el Guamuez fue espacio de socialización, trabajo y esparcimiento para la población. Durante los fines de semana o en fechas
especiales como el primero de enero, las familias organizaban
grandes paseos al río.36 A su vez, parejas de enamorados frecuentaban las orillas, por lo que el barrio más cercano a la rivera fue bautizado Puerto Amor.37 El río Guamuez también suministraba el agua para las casas y era fuente de alimentación para
la gente de El Placer.38
33
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Escobar, “El Edificio”.
35
Entrevista n.° 16, hombre adulto mayor, El Placer, agosto de 2011.
36
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
37
Taller de memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
38
En las entrevistas y el trabajo de campo, Memoria Histórica no encontró
referencias a acciones y prácticas desplegadas por las FARC en el río durante su
hegemonía en la zona. Las fuentes sugieren que durante el dominio guerrillero el
río Guamuez no fue resignificado por prácticas armadas.
34
122
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, julio de 2012.
Tras la llegada del Bloque Sur Putumayo, el río dejó de ser
para los pobladores un espacio de vida y se convirtió en sinónimo
de muerte.39 Los paramilitares ajusticiaban a las víctimas en el
puente y posteriormente las tiraban al río para desaparecer los
cuerpos, no dejar rastro de sus acciones e impedir que los familiares los enterraran: “Esta era la guerra donde los muertos no se
ven. Uno se acostaba tranquilo en su casa y ni idea que pasaría de
39
Conversación, líder del Putumayo, La Hormiga, agosto de 2011.
123
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
noche. No aparecían los muertos porque siempre los tiraban al
río”.40 La desaparición forzada, práctica que caracterizó el accionar paramilitar en la región, convirtió el río en cementerio, en la
fosa común más grande del Bajo Putumayo.
cuenta una campesina: “Antes iba uno a pescar en las noches, pero
después no porque el río estaba lleno de muertos. Evitábamos ir al río
a pescar”.44 Así mismo, la idea de que los peces se contaminaban con
los muertos hizo que la gente desistiera de comer del Guamuez.45
Finalmente, el puente que atraviesa el río se convirtió en un
lugar fantasmagórico, de miedo. Tal como lo describe el siguiente testimonio, la ropa colgada y la sangre que marcaban el puente
convirtieron el camino en un lugar peligroso, en un espacio imperado por “el mal aire” que deja la muerte:
Esas prácticas de terror y desaparición transformaron la relación de la comunidad con el afluente. Por una parte, el Guamuez
dejó de ser espacio de socialización y divertimento:
En ese entonces como que se perdió eso porque todo el mundo tenía temor: “No, que en tal parte encontraron un cadáver,
que acá abajo encontraron dos cadáveres en descomposición”,
y entonces como que todo el mundo se frenó pa’ese entonces
de visitar los ríos [...] En ese entonces como que el Guamuez
descansó de la visita de la gente, pero por esa causa [las desapariciones]. Lo otro malo de eso es que hubieron muchos cuerpos
que jamás encontraron, mucha gente que [se] perdió.41
Durante el dominio paramilitar, los habitantes que se atrevieron ir al río, a riesgo de ser descubiertos y también asesinados,
lo hicieron para recuperar los cuerpos de sus conocidos. En esas
travesías, varios de los muertos hallados fueron personas ajenas
a la comunidad. En esos casos, los pobladores desenredaron los
cuerpos de los árboles para que siguieran río abajo, para que el
agua los siguiera llevando.42
El Guamuez también dejó de ser fuente de alimentación. El temor a toparse con los cuerpos y el miedo a la muerte que rondaba el
río hicieron que hombres y mujeres dejaran de pescar en él: “En el
basurero abajo del río se encontraban los muertos. Los pescadores no
salían a pescar porque se encontraban los muertos”43. Al respecto, nos
40
41
42
43
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Notas de campo de investigadoras, julio-agosto de 2011.
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
124
En esa época nosotros sabíamos ir a trabajar por allá, por
donde ellos mataban y tiraban la gente al río. Sabíamos pasar
por un puente, ahí se encontraba mucha sangre, los mataban
en el puente y los echaban al río. A otros los mataban, les sacaban la ropa y la dejaban colgando en el puente. Los mataban
arriba en el puente y los tiraban, desnudos los tiraban. Lo que
yo sabía mirar era esa sangre. Eso era muy malo pasar por ahí
porque había un mal aire. Por eso casi yo no iba por allá, porque era muy peligroso.46
En relación con la cultura popular y el “mal aire”, durante
las visitas realizadas en trabajo de campo al cementerio, las casas
y bases paramilitares, constatamos que las y los pobladores manifiestan sentir los “aires y fríos de la muerte”. Mujeres dicen sufrir
entumecimientos del cuerpo, morados y desganos cuando visitan
o se acercan a esos lugares. Algunas de las pobladoras que acompañaron nuestros recorridos por el cementerio y las sedes paramilitares se abstuvieron de ingresar a esos espacios para prevenir
“agarrar un mal aire”. Quienes ingresaron a la salida se bañaron
en alcohol y aguardiente para sacar los espíritus. Los hombres
44
45
46
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Conversación, líder del Putumayo, La Hormiga, agosto de 2011.
Entrevista n.° 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
125
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
realizaron “limpias”, “soplaron” a las mujeres para expulsar los
“malos aires”, estela de terror y muerte.
Sin embrago, la memoria espacial del dominio paramilitar en
El Placer no se restringe a los espacios emblemáticos de terror y
muerte. La presencia armada también revistió de un significado
particular las casas del pueblo. La ocupación y apropiación arbitraria de las viviendas a manos de los paramilitares dejaron huellas en
los espacios cotidianos, privados e íntimos de los habitantes.
Como consecuencia del terror desplegado en la masacre del
7 de noviembre, hombres y mujeres huyeron del pueblo dejando
atrás sus pertenencias. Este hecho fue aprovechado por los paramilitares, quienes con el propósito de instalarse en el casco urbano se adueñaron de las casas de los desplazados: “Ellos entraban y se cogían las casas sin permiso de nadie. En muchas partes
que la gente del susto se fue botando la casa, ellos se tomaron la
casa”.47 Al respecto, recuerda un poblador:
sacando”.50 Una mujer víctima de desalojo narra lo siguiente: “Eso
era lo que habían dicho ellos, me sacaban a mí que por apoderarse
de la casa, pues porque la casa era bonita en ese tiempo, recién hecha y querían adueñarse de la casa”.51
Como lo sugiere este último testimonio, los paramilitares no
se apropiaron de cualquier vivienda. Ellos seleccionaron determinadas estructuras, escogieron en dónde vivir. Las casas de madera y techo de zinc, habitadas principalmente por campesinos,
no fueron del gusto de los armados. Los paramilitares, especialmente los comandantes, prefirieron edificaciones amplias, de dos
pisos, construidas en cemento y ladrillo, enchapadas en baldosa
brillante y con vidrios oscuros. La mayoría de inmuebles con esas
características estaban ubicados sobre las vías principales o en
las salidas del poblado. Algunos habían pertenecido a mafiosos
y comisionistas durante la bonanza cocalera en la zona: “La casa
de la mitad pertenecía al comando ‘Blanco’, esa casa primero fue
de un mafioso y después él vivió ahí. Tiene vidrios polarizados y
es de dos pisos”.52 La estética y ubicación de esas viviendas operaron como mecanismo de distinción social: durante su dominio,
los paramilitares, a diferencia de los pobladores, habitaron casas grandes, de material, reconocidas como las edificaciones más
“bonitas” del pueblo.
Al igual que El Edificio, las viviendas ocupadas por los paramilitares significaban espacios de terror para la población. Las casas
no solo eran morada de los armados; también funcionaban como
cárceles y lugares de tortura. Al respecto, recuerda una pobladora:
“Cogían gente y la tenían amarrada ahí. Me acuerdo que una vez
pasaba por una casa y me asusté cuando escuché por la ventana a
alguien que pedía ‘agua, agua’, eso era lo único que decía. Recuerdo
que a los dos días ya no se escuchaba nada, no sé si lo mataron o qué
sería”.53 Especialmente la casa del comandante ‘Médico’, ubicada
Ellos se ubicaron allá al frente del cementerio, en una casa
grande que está llena ya de monte. Se ubicaron en varias casas,
casas de la gente ya sea porque los habían amenazado o porque
se fueron desplazados y les quitaron la vivienda y se la ocuparon, ocuparon algunas viviendas.48
Pero no solo las casas vacías fueron ocupadas por los armados.
Valiéndose del poder que otorgan las armas, los paramilitares también sacaron a la gente de sus hogares: “Ellos llegaban, se tomaban
las casas y la gente se tenía que ir. Quién iba a llegar a decirles nada,
ellos armados, quién iba a decir qué”.49 Si la casa era del gusto de los
combatientes, estos desalojaban a dueños y moradores: “Casas que
les gustaban, lo iban sacando. A lo que les gustaban, a ellos lo iban
50
47
48
49
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 36, hombre adulto, El Empalme, agosto de 2011.
Entrevista n.° 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011.
126
51
52
53
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011.
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer.
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
127
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
frente al cementerio, es recordada como lugar de suplicio y muerte:
“En la casa del comando ‘Médico’ tenían calabozo de rejas”.54 Esa
edificación, que se caracteriza por ser amplia, tener patio y estar
laminada en baldosín naranja brillante, sirvió de cárcel, dispensario
y escenario de torturas.55 En el terreno que circunda esa vivienda, la
población referencia la existencia de fosas comunes.56
Lugares y establecimientos públicos también contienen vestigios del dominio paramilitar. Entre ellos se destacan las edificaciones que sirvieron de prostíbulos y puestos de fuentes de
soda. Como veremos apartados más adelante, los paramilitares
regularon el negocio de la prostitución en el pueblo. Durante
el dominio de las auc, doce burdeles funcionaron en El Placer.
Algunos de estos establecimientos estaban ubicados alrededor
de la antigua plaza de mercado y sobre la calle que conduce a
Puerto Amor. Otros se localizaban en diagonal a la iglesia y en
la vía principal, por la salida que lleva a La Hormiga. Durante
la presencia del Frente Sur Putumayo, los espacios de la prostitución se esparcieron por todo el pueblo, imbricándose con la
vida cotidiana de la comunidad.
La cancha deportiva y el centro del pueblo son otros de los
espacios públicos marcados por el accionar paramilitar. El primero es recordado por ser el lugar a donde fueron trasladadas las
once víctimas de la masacre del 7 de noviembre de 1999. Ese día,
una vez los armados abandonaron El Placer, algunos pobladores
permanecieron en el pueblo y junto a la Cruz Roja Colombiana
levantaron los cuerpos ultimados, los trasladaron a la cancha y
allí, en medio del temor, la incertidumbre y el dolor, se congregaron para acompañar a sus muertos. El segundo, el centro del
pueblo, es para la población sinónimo de torturas y escarmientos
públicos. Durante el dominio paramilitar, ese espacio fue escena-
rio de suplicios orientados a aleccionar y escarmentar a la población por sus presuntos vínculos con la guerrilla o por estar “fuera
del orden” deseado por los armados.
Ligado a lo anterior, otro lugar público marcado por la presencia armada fue el quiosco, una edificación de cemento y zinc
localizada en el parque central de El Placer, frente a la iglesia.
Ese espacio fue utilizado por los diferentes actores armados que
fungieron de autoridad en el pueblo para congregar a la población, impartir órdenes, normas, dar avisos y proclamas. De esa
manera, el kiosco fue un espacio de “la ley”.
La población recuerda que durante la hegemonía de las
farc, los guerrilleros reunían en ese lugar a hombres, mujeres
y niños durante quince minutos, tiempo en el que daban avisos,
comunicaciones e impartían reglas.57 Años después, los paramilitares del Bloque Sur Putumayo también utilizaron el quiosco
como escenario de autoridad: “Nos traían ahí cuando querían
que se hiciera alguna actividad. Nos traían ahí para decirnos qué
teníamos que hacer”.58
En último lugar, destacamos las escuelas de entrenamiento
y los retenes armados. El Placer fue escenario de instrucción militar de combatientes de las auc. Los paramilitares construyeron
dos campos de entrenamiento armado en el pueblo. El más grande se situó en un potrero al lado del cementerio, cerca a Puerto Amor. El segundo fue localizado al otro costado del poblado,
sobre una vía que, circundando la iglesia, también conduce a la
cabecera municipal. Además de ser zonas de preparación física y
militar, en estos lugares se hallan fosas comunes. Finalmente, con
el fin de prevenir la incursión de las farc en el pueblo y, ligado
a ello, controlar el ingreso y la salida de gente, los paramilitares
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer.
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer. Aún hoy la Junta de
Acción Comunal usa el quiosco para reuniones comunitarias. En el marco de este
proyecto, cuando el equipo de Memoria Histórica llegó a socializar el trabajo con
la comunidad de El Placer, el lugar escogido por la JAC para reunir a la población
fue el quiosco.
57
54
Conversación con dos hombres adultos, El Placer, agosto de 2011.
55
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer. Versión libre, postulado
Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero de 2011, Medellín. Unidad de
Justicia y Paz de la Fiscalía.
56 Entrevista n.° 39, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
128
58
129
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
cercaron El Placer instalando un retén en cada una de las cuatro
entradas del casco urbano. La población se vio entonces sitiada y
obligada a convivir con los paramilitares dentro del pueblo.
Durante los siete años de presencia paramilitar la población de El Placer vivió confinada, asfixiada y constantemente
vigilada. El pueblo entero se tornó un panóptico y sus habitantes fueron objeto de constantes señalamientos, regulaciones y
castigos. Toda la cotidianidad quedó sometida al albedrío de
los armados.
Ya ubicados en el territorio, centramos ahora la mirada en
los repertorios de violencia paramilitar, rastreando las afectaciones diferenciadas sobre hombres y mujeres.
La estigmatización de El Placer como “pueblo subversivo”
sustentó la masacre del 7 de noviembre de 1999, cuando once
personas fueron asesinadas indiscriminadamente.62 Sin embargo, el estigma no se agotó en la masacre: el pronto asentamiento
de los paramilitares en el casco urbano de El Placer convirtió
los señalamientos y castigos en rutinas diarias. Durante los siete años de presencia paramilitar en el pueblo, caracterizada por
una constante disputa armada con las farc, las fronteras entre
combatientes y población civil se diluyeron. Cuerpos, gestos, actitudes, relaciones y prácticas cotidianas de los habitantes fueron
asociadas con el “ser guerrillero” y castigadas contundentemente,
en la mayoría de los casos con la muerte.
Los paramilitares desplegaron una serie de estereotipos y mecanismos para definir quién era “colaborador”, para identificar al
supuesto enemigo.63 Ese sistema de terror selectivo y codificación
de la población afectó de manera diferenciada a hombres y mujeres. En ese sentido, este apartado indaga sobre estas preguntas:
¿quiénes fueron catalogados como guerrilleros o “auxiliadores
de la guerrilla” durante la presencia del Bloque Sur Putumayo en
El Placer? ¿Cómo identificaban los paramilitares a los presuntos
guerrilleros, milicianos o ‘colaboradores’? ¿Cómo distinguían a
las mujeres ‘enemigas’? ¿Qué castigos se impartieron contra quienes fueron señalados de tener vínculos con la guerrilla? ¿Hubo
castigos diferenciados para hombres y mujeres?
De enemigos y enemigas: estigma, cuerpo
e identidad
“El objetivo del grupo fue siempre exterminar la guerrilla
[...] Darle de baja a la guerrilla y todo lo que fuera guerrilla y colaboradores de la guerrilla [...] Siempre en las reuniones nos decían: ‘Número uno la guerrilla’ [...] Todo lo que oliera a guerrilla
había que darle de baja, esa fue siempre la orden”.59 El Bloque Sur Putumayo de las auc incursionó en El Placer
para disputar el control territorial, político, económico y social
al frente 48 de las farc, actor que durante años fue la autoridad
en la zona.60 La estrategia contrainsurgente se caracterizó por el
uso del terror y por poner en el centro de la confrontación armada a hombres y mujeres de la población civil,61 quienes fueron
tildados por los paramilitares de “colaboradores”, “auxiliadores”,
“sapos”, “milicianos” y “guerrilleros”.
59
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
60
Para construcción de orden y autoridad de las FARC en Putumayo, capítulo 2 de
este informe.
61
Característica de las guerras irregulares, Kalyvas, Sthatis. (2000). The logic of
violence in civil war. New York: Department of Politics, New York University.
62
Como se describió anteriormente, la masacre paramilitar en la inspección de
El Placer se caracterizó por el uso del terror aleatorio. Los paramilitares dispararon
sin dirección alguna, asesinaron a once personas porque corrieron, se movieron o
levantaron la cabeza y no porque fueran señaladas de manera directa.
63
Según la información declarada por alias ‘Tomate’ y alias ‘El Médico’ en versión
libre, estos mecanismos de inteligencia, orientados a señalar e identificar a los
supuestos “guerrilleros de civil”, hacían parte de la instrucción militar dictada a los
combatientes en las escuelas de entrenamiento de casa Castaño. Como se expuso
en la introducción de este texto, varios de los comandantes y combatientes de las
AUC que arribaron y se asentaron en El Placer fueron instruidos en la escuela
de entrenamiento La Acuarela o La Eca en San Pedro de Urabá, bajo el modelo
antisubversivo de casa Castaño.
130
131
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Los señalamientos
Durante la masacre y los dos años posteriores a ella, El Placer fue rotulado como “pueblo guerrillero” y el conjunto de sus
pobladores convertidos en víctimas potenciales de la acción paramilitar. Tal como lo expone alias ‘El Médico’, ser habitante de
una zona catalogada como subversiva fue suficiente para ser señalado de “colaborador”: “Estando en una zona roja como era el
Putumayo uno no descartaba que cualquier persona pudiera ser
informante si venía de una zona con presencia de la guerrilla”.64
En ese contexto de estigmatización, los campesinos que vivían en zonas de efectiva presencia de las farc fueron convertidos
en sinónimo de guerrilla. En varias ocasiones, la coexistencia de
la población con un actor armado obliga a los civiles a ser hospitalarios con los combatientes, lo que posteriormente los torna en
objetivo militar de la contraparte.65 Brindar un vaso de agua o
permitir la circulación de guerrilleros por los potreros significaba
una sentencia de muerte para los campesinos de la inspección de
El Placer :
Es que cuando ya llegaron los paramilitares a usted lo mataban por el hecho de ser campesino y porque de pronto, por
allá, cuando bajaba esa gente usted le ofrecía un vaso de agua,
con eso ya era suficiente para que dijeran que usted era guerrillero y los paramilitares lo mataban. Perdimos mucho líder
bueno, familias sanas, totalmente sanas, que a uno le duele con
el corazón, gente que era como la familia de uno.66
Capítulo 3
“pescar” presuntos culpables y “enemigos”. Durante esos eventos,
cualquier hombre campesino y en especial los líderes de las juntas
de acción comunal, quienes cumplían roles de articulación y vocería
en la comunidad, eran susceptibles de ser calificados como miembros de la subversión,
Ahí en la vereda que nos hayan amenazado, humillado [los paramilitares], más de una vez. Me recuerdo una vez en una reunión
de la Junta para un proyecto que habíamos como unas cincuenta
personas y salieron los paramilitares, el comandante y otros más,
y de una nos rodearon y cogieron una granada que la iban a tirar
ahí. Que teníamos que decir que ahí, en medio de la reunión, cuál
era miliciano de la guerrilla, que ellos sabían que ahí tenía que haber un miliciano, que dijeran cuál era, que ahí había. “Si no hablan
los mato a todos y si hablan me llevo al culpable”.67
El estigma del pueblo como “auxiliador de la guerrilla” borró
los límites entre civiles y armados, permitiendo a los paramilitares
responsabilizar a la población de las acciones de las farc. Las bajas
en las filas contrainsurgentes, causadas por los ataques guerrilleros,
fueron atribuidas a la “colaboración” de la población con el enemigo, por lo que las retaliaciones recayeron sobre los habitantes señalados como “cómplices”:
No más es que cuando los atacaban se desquitaban con la
gente civil también. Cuando la guerrilla mataba paramilitares, los paramilitares atacaban era a la población civil. Decían
que uno sabía, que era cómplice de ellos. Cada vez que a ellos
les hacían algo, eso era de una contra la población.68
La idea de que los guerrilleros o milicianos podían estar de
civil, ser parte de la población o estar infiltrados en las actividades
del pueblo hizo de las reuniones públicas espacios propicios para
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
65 Grupo de Memoria Histórica, 2009, La masacre de El Salado.
66
Entrevista n.° 41, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
64
132
67
68
Entrevista n.° 41, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011.
133
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Si bien —al igual que los hombres— las mujeres de la población civil fueron señaladas por el hecho de habitar “zonas guerrilleras”, la estigmatización que cayó sobre ellas giró en torno a sus
reales o supuestos vínculos afectivos y lazos de consanguinidad
con el “enemigo”. Ser madre, esposa, novia o haber tenido alguna
relación afectiva con un hombre marcado como guerrillero bastaba para que los paramilitares categorizaran a las mujeres de la
población como afines al bando contrario. Al respecto, dos mujeres habitantes de El Placer narran cómo la historia afectiva, las
relaciones amorosas, se tornaron “un problema”, puesto que motivaron que fueran asociadas con la guerrilla y recibieran luego
amenazas de muerte:
Por otra parte, frente a los lazos de consanguinidad, alias ‘El
Médico’ explica cómo él y sus subalternos asumían que una mujer
con un hijo en la guerrilla era un canal directo de información
para el bando opuesto: “La idea de uno era que si la gente tenía un
hijo en la guerrilla, la persona le iba a contar cuántos paracos había
en la población”.71 De esta manera se construyó una analogía entre
ser madre y ser “informante”. Esas equivalencias llegaron a ser tan
extremas que para algunos comandantes paramilitares, como alias
‘Coco’, ser mujer o familiar de un guerrillero era lo mismo que
serlo: “‘Coco’ también, ese era otro con la mujer, ese las mandaba
matar, ese sí, él sí decía que eran lo mismo. Con niños no, pero con
las mujeres sí. Y a él no le podía uno hablar de que no. [Ser mujer de
un guerrillero era, para ‘Coco’,] igual que ser guerrillero”.72
Otro eje de la estigmatización contra la mujer fue la supuesta
militancia en la subversión y sus redes. Las pobladoras de El Placer
no solo fueron afrentadas por sus vínculos con terceros, sino que
también fueron víctimas de señalamientos directos. En ese sentido, fueron culpadas de cumplir roles de información, tildadas de
“voceras” o “informantes”. Así lo recuerda una de ellas: “A mí me
acusaron que yo era vocera de la guerrilla, entonces, yo les dije que
no, que yo en ningún momento era vocera de la guerrilla, yo dije
que yo no sabía nada”.73 Otra víctima aporta lo siguiente: “Esa gente
comenzaron a montármela que dizque yo era guerrillera que andaba en el Empalme dando información a la guerrilla”.74 Finalmente,
una vecina de una mujer asesinada por los paramilitares nos cuenta: “Miriam, muchacha trabajadora y buena vecina, la mataron. ‘A
vos te estábamos buscando’, ya que los paras decían que era vocera
de la guerrilla”.75 A las muchachas que tenían problemas, que hayan tenido
cuento con los guerros, pues igual las mataban.69
El problema de ella es que tuvo un marido, y el marido se le
fue con otra vieja y después se volvió guerrillero, allá lo mataron. Pero los paracos, yo no sé cómo hacían para investigarle la
vida a uno, investigaron y la iban a matar a ella porque el marido había sido guerrillero. Por eso, dos veces la iban a matar.70
Esa definición de las relaciones sentimentales como “problema” no es casual. Los paramilitares efectivamente las concibieron
como tal y, como veremos más adelante, desplegaron una serie de
castigos para romper los supuestos vínculos entre mujeres y enemigos. Desde la mirada paramilitar, las mujeres asumían por transferencia la identidad política de sus familiares y allegados. Las mujeres eran vistas como parte del entorno afectivo del enemigo que
había que destruir para humillar, desmoralizar y herir, prolongando el sufrimiento del enemigo en los suplicios de los suyos.
69
70
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.° 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
134
71
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
72
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de enero
de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
73
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
74
Entrevista n.° 39, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
75
Entrevista n.° 42, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
135
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Retenes paramilitares
Ahora bien, a diferencia de masacres desplegadas en otras zonas
del país,76 donde los armados irrumpieron para posteriormente salir
de la población, en El Placer los paramilitares se asentaron inmediatamente y convirtieron el pueblo en su base militar. La cohabitación
de civiles y armados implicó que, con el tiempo, comandantes y combatientes de las auc dejaran de direccionar sus señalamientos contra
los pobladores “conocidos” y se focalizaran en “los extraños”. En ese
marco, “cualquier desconocido era guerrillero”.77 Relata un habitante
de la inspección que pasados varios meses de la entrada paramilitar:
Ya lo investigaban de dónde viene, dónde vive y cuánto tiempo
vive ahí y posiblemente lo perseguían a mirar si era cierto que uno
vive ahí o era mentira. Entonces en eso uno les decía la verdad:
“Yo vivo acá y vivo acá, entonces, mañana o pasado bajo en la mañana o en la tarde”, ya después de unos dos días ya no le ponían
problema [...] [En los retenes ubicados en las entradas del pueblo]
principalmente era bajar a los sospechosos. Ahí bajaban a todos
los sospechosos, al que no habían mirado, entonces, venga pa’cá
hasta que no haya una total declaración de quien da testigo.78
Ese cambio en el objeto del señalamiento no implicó una disminución de las acciones paramilitares. El universo de quienes
podían ser tildados de “desconocidos”, por ende de “guerrilleros”, era bastante amplio, puesto que El Placer fue un territorio
receptor de población flotante que llegaba a la zona en búsqueda
de trabajo en el negocio de la coca. Su cercanía a la frontera
también atraía personas del Ecuador y su ubicación sobre la vía
Siberia, que conecta el Valle del Guamuez con Orito y Nariño,
recurrente el tránsito de personas “extrañas” por El Placer.
76
Ver informe de Grupo de Memoria Histórica, La masacre de El Salado. El norte del
país, informe de Grupo de Memoria Histórica, Mujeres y guerra. Víctimas y resistentes
en el Caribe colombiano (Bogotá: Editorial Taurus, 2011).
77
Entrevista n.° 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
78
Entrevista n.° 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011.
136
Fuente. El Espectador, 5 de octubre de 2000.
En ese sentido, tal como lo expone el anterior testimonio,
los retenes paramilitares que cercaban el pueblo fueron lugares
liminares donde se bajaba a los sospechosos, se verificaban sus
vínculos con el pueblo y se clasificaban como “conocidos” o “extraños”, lo que posteriormente se traducía en estar vivo o muerto. Al respecto, nos dice una pobladora: “Si usted venía de otra
parte, tenía que entrar con alguien conocido porque si no lo paraban en los retenes y lo desaparecían. Había mucha gente que
bajaba a trabajar, encontraron cerca del río muchas botas de las
personas que mataban”.79
En esa nueva lógica, tener vínculos con la población de El
Placer, demostrar que se tenía familia y parientes, podía salvar a
79
Entrevista n.° 43, mujer adulta, vereda El Jardín, agosto de 2011.
137
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
un “desconocido” de la muerte. Es el caso de un hombre señalado de ser guerrillero y capturado para ser asesinado, a quien la
aparición de sus hijos en el lugar de retención, indicación de su
vínculo con el pueblo, le salvó la vida:
mujeres recitar el número de identificación al revés: “Decían que
mataban la gente porque le preguntaban el número de cedula de
atrás para adelante y el que no se lo sabía lo iban acribillando. Era
una época muy tremenda”.82 También nos dice una mujer: “Me
acuerdo una vez que nos requisaron a nosotras y nos hacían decir
el número de la cédula al contrario, al revés. Y cuando uno no
podía decirlo así, lo dejaban”.83
Estigmatizar a los habitantes de un territorio específico y asociar sus relaciones y roles con el enemigo no fueron los únicos mecanismos utilizados por el Bloque Sur Putumayo para identificar
a los presuntos “guerrilleros de civil”. El señalamiento de identidades estuvo acompañado de la construcción de una imagen física
del combatiente guerrillero, lo que implicó que los cuerpos de
hombres y mujeres de la población se convirtieran en un lugar
propicio para rastrear y encontrar al supuesto adversario.
Cogieron a mi hijo de 26 años y lo habían llevado a una
lomita, a un rancho viejo, lo habían amarrado dizque porque
era guerrillero. Él escuchaba a su esposa e hijos que gritaban:
“Papito, papito”. Él gritó diciendo: “Acá estoy”. Le iban a dar en
la boca porque gritó. Cuando los niños escucharon los gritos
del papá llegaron hasta allá y dijeron: “Papito, ¿por qué lo tienen amarrado? ¿Ustedes lo van a matar? ¡No lo vayan a matar!
Él se vino a bañar para irnos a la casa”.
Eso me decía: “Me vi en las uñas de la muerte, pensé que iba
a dejar a mis hijos solos”. Los niños lo salvaron.80 Cuerpos marcados
Al igual que los vínculos y las relaciones de parentesco, la
cédula de ciudadanía fue un mecanismo usado por los paramilitares para definir quién era conocido o foráneo. En ese marco, la cédula funcionó como una garantía de identidad que demostraba a
los armados quienes “estaban de este lado” y quienes del “lado de
la guerrilla”. Ese mecanismo de verificación partía del supuesto
de que al estar fuera de “la legalidad”, fuera del “orden”, no se tienen documentos, “los del monte son sin cédula”. De esa manera,
en El Placer, una zona donde la población no acostumbraba portar la cédula, la identificación se convirtió en un referente de ser
civil, de no ser guerrillero: “En los retenes era obligatorio cargar
la cédula, algo que no se acostumbraba en la región”.81 Sin embargo, en ese contexto de sospecha, no bastaba con saberse el número del documento, pues los paramilitares solicitaban a hombres y
Parte de las labores paramilitares en El Placer se concentraron en definir qué civil era “propiamente guerrillero”. En ese
contexto, particulares signos y atributos corporales fueron motivos de estigma.84 Determinadas marcas en el cuerpo, formas
de vestir, de caminar, de mirar y de ser fueron utilizadas como
evidencia que permitía concluir el vínculo de la población con
las farc. En ese sentido, este apartado explora las siguientes
preguntas: ¿cómo caracterizaban los paramilitares al enemigo?
¿Qué señas y marcas en el cuerpo buscaban para identificar a
los supuestos guerrilleros? ¿Qué huellas físicas buscaron en los
hombres? ¿Cuáles en las mujeres?
82
Entrevista n.° 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
84
Goffman, Erving, 1995. Estigma. La identidad deteriorada (Buenos Aires:
Amorrortu Editores, 1995).
83
80
81
Entrevista n.° 44, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer.
138
139
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Cuerpos masculinos: el rastro de lo militar
Según alias ‘El Médico’, los guerrilleros se caracterizaban
por ser pálidos, desnutridos, desarreglados, tener susto y sombras
del equipo -armamento, morrales, uniforme, cartucheras, riatas,
botas- en el cuerpo.85
Alias ‘Pipa’ argumenta que el guerrillero se conocía por el físico, razón por la cual aprender a distinguir los rasgos del adversario
era parte constitutiva de la instrucción impartida a los combatientes
paramilitares: “Ya depende de cómo uno le mirara el físico. El guerrillero siempre es pálido, porque el monte, si uno mantiene diario en el
monte se ponía de otro colorcito”;86 “el guerrillero era conocido en la
manera de caminar, en la manera como utilizaba la ropa, todo esto se
les daba conocimiento a los nuevos”.87
Partiendo de esos estereotipos, entrenados para distinguir los
atributos característicos del guerrillero y con la orden de encontrar al enemigo “vestido de civil”, los paramilitares se movían alerta
entre la población leyendo cuerpos y actitudes. En ese marco, los
retenes fueron espacios privilegiados para inquirir cuerpos, buscar
evidencias y dar con los supuestos o reales enemigos. Allí se paraba
y bajaba a los sospechosos, se les obligaba a desnudarse para posteriormente buscar las señas que los delatarían como “miembros
de las farc”. Así lo recuerda un habitante de El Placer: “En los retenes buscaban las marcas del revólver en la espalda, la barriga, las
manos”.88 En ese mismo sentido, una mujer, cuyo marido fue requisado en repetidas ocasiones, aporta lo siguiente:
y todo eso, reventadas. Revisaban los hombros a ver si tenían
bien marcados los hombros de cargar los maletines. O si tenía
alguna cicatriz les ponían problema porque decían que la guerrilla tenía cicatrices.89
Como lo expone el anterior testimonio, los paramilitares resignificaron las huellas que dejan en los cuerpos las labores campesinas. Las manos robustas y ajadas, así como las cicatrices, signos de los trabajos cotidianos del campo, fueron transformadas
en indicios de la militancia en las filas guerrilleras.
Campesino de la región
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012
A los hombres les miraban las manos a ver si eran trabajadores, porque los guerros tenían que tener las manos ampolladas
85
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
86
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
87
Versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 20 de
diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
88
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
140
Especialmente, las marcas en los hombros, resultado del uso
diario de bombas para fumigar plagas y cultivos, fueron asociadas
al uso de morrales y fusiles, elementos del equipo militar de los
combatientes de las farc. Al respecto, una mujer habitante de una
vereda de El Placer nos cuenta:
89
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
141
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Ahora a los hombres, ellos cargaban la bomba de fumigar
que les hace una seña aquí [señala el hombro] y como a los
guerrilleros se les hace una seña por el morral, si lo miraban
le quitaban la camisa y miraban, “tiene la seña”, entonces era
guerrillero que porque ahí cargaba el fusil y mentira, había
sido la bomba de fumigar.90
A su vez, la imagen del guerrillero como “desarreglado”95 y
“mechudo”96 implicó señalamientos relacionados con el corte de
pelo. Los hombres “tenían que andar bien peluqueados”97 porque a los habitantes “que iban mal peinados y mal vestidos, los
mataban porque decían que eran guerrilleros”.98 En ese marco,
quienes portaban el pelo largo fueron estigmatizados y retenidos: “Toda la gente de las veredas comía en el restaurante de
El Placer y un día llegaron los paramilitares y a todos los muchachos que tenían botas los cogieron, también a un muchacho
de pelo largo”.99 Este componente de la estigmatización se alimentó, además, de una particular noción de la masculinidad.
Para los paramilitares los hombres debían ser viriles, no podían
portar ningún rasgo tradicionalmente asociado a lo femenino,
como el pelo largo.
En último lugar, la pesquisa de los presuntos guerrilleros incluyó elementos tan sutiles como la forma de hablar u observar.
Según ‘Pipa’, los paramilitares debían estar prestos a identificar
en las palabras, gestos y miradas de los pobladores actitudes militares que delataran a los “rivales”:
En ese mismo sentido, recuerda un poblador: “Eso nos requisaban y el que iba, o sea a los hombres, el que iba por acá
marcado de cuando cargaba la bomba para fumigar a ese sí ya lo
bajaban y decían que eso era porque andaba cargando los fusiles
de la guerrilla. Si no lo iban a rescatar, lo mataban”.91
En espacios más cotidianos, como las calles y restaurantes del
pueblo, la forma de vestir y la apariencia física fueron los marcadores utilizados para distinguir a los supuestos guerrilleros. Los
hombres que llevaban la camisa por fuera del pantalón o ropa
holgada eran sospechosos de estar armados y ser subversivos. Así
mismo, quienes utilizaban botas de caucho negras, elemento de
uso común entre los campesinos, eran tildados de pertenecer a
las farc. En relación a este punto, una mujer recuerda cómo en
el tiempo de los paramilitares su esposo “no podía andar con
poncho, no podía andar con botas de plástico. Tenía que andar
bien forrada la camisa por dentro del pantalón”.92 Otra mujer
afirmó: “Los hombres debían ir fajados, sin la camisa por fuera y sin botas. Si tenía camisa afuera y con botas, de una vez lo
cogían”.93 Incluso el color de la ropa fue motivo de estigma: “No
se podían usar camisetas negras ni rojas”,94 puesto que eran tonos asociados con la insurgencia.
90
91
92
93
94
Entrevista n.° 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011.
Entrevista n.° 45, hombre adulto, La Esmeralda, julio de 2011.
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Recorrido andante con mujer habitante de El Placer.
Conversación con maestros, El Placer, agosto de 2011.
142
Al guerrillero se le distingue por la forma de vestir […] Digamos con camisa larga. De pronto en la forma de ellos, la
mirada. En la forma de colocarse el pantalón, ellos utilizan el
pantalón bien esta parte arriba [la de la cintura]. Todo eso uno
se detalla. La mirada de ellos, que ellos son todos como pispiretos, ellos andan a toda hora como pendientes. Todo militar
se conoce por eso, porque uno está metido en el cuento, en el
combate, en la guerra, entonces suena cualquier tote o algo y
uno [se sobresalta]. Entonces uno ya conoce “ese es militar o
95
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
96
Entrevista n.° 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
97
Entrevista n.° 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
98
Entrevista n.° 46, mujer adulta, La Hormiga, julio de 2011.
99
Notas de campo de investigadoras, julio-agosto de 2011.
143
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
alguna cosa”. O en la forma de hablar […] En la forma de hablar de pronto se puede caer, porque “Erre, copiado”. Entonces
si cualquiera los marcaba, ¡ah!, que “erre, copiado”, este tiene
que ser de algún lado: o es de nosotros, o es policía, o es del
Ejército o es guerrillero.100
levantaron la camiseta, me bajaron el pantalón, me revisaron
aquí [el hombro] a ver si yo tenía señales de cuando cargan
el morral, las maletas. A ver si yo tenía la boca ajada. No me
encontraron nada, pero allá me tuvieron con la patrona como
una hora. Nos tocó quedarnos ahí porque yo no había llevado
la cédula. Me buscaban en los libros, preguntaban en el radio.
Dijo mi patrona: “¨Por esta mujer y por mí le pueden preguntar
a todo el pueblo porque todo el pueblo nos conoce. Ella es una
muchacha que viene de Nariño, ella es empleada mía y viene
siendo como una hija mía”. A ella no la requisaron tanto como
a mí, es que yo iba con una sudadera negra y con botas negras y
ese era el problema que me montaron a mí… Ella iba en chanclitas y yo con botas. Uno de esos señores dijo: “A esas dos viejas
pásenmelas para acá para ponerlas a cocinar. Necesito que me
haga el almuerzo”. Entonces yo le contesté: “Yo no soy empleada suya”. Dijo: “¡Ah!, vos sos como alteradita, como arrechita.
Vos sos como guerrillera”.102
La mujer enemiga: destrezas, cuerpo y carácter
La constante búsqueda del enemigo entre la población no
solo involucró a los hombres. Las mujeres de El Placer también
fueron leídas y rotuladas a partir de una serie de estereotipos
que las asociaba con las combatientes guerrilleras.101 La información, las relaciones familiares y sentimentales no fueron el único
medio para vincular a las pobladoras con las farc; sus cuerpos
y actitudes funcionaron como rastro de su supuesta pertenencia
a la subversión. En este sentido, algunos de los rasgos físicos que
motivaron la estigmatización fueron compartidos con los hombres, pero hubo otros específicos para ellas.
¿Qué características indicaban a los paramilitares que se
encontraban frente a una supuesta guerrillera? ¿Qué marcas y
signos fueron buscados en ellas? El testimonio de una habitante
de El Placer, quien fue detenida varias veces en retenes y veredas
aledañas, ayuda a responder estos interrogantes:
Yo tenía una patrona que vivía aquí en el centro. Y con ella
un día íbamos para Las Brisas en una camioneta. Por allá nos
pararon, nos bajaron, nos requisaron. A mí me dijeron que me
iban a dejar que porque yo tenía cara de guerrillera, que yo
era partidaria de la guerrilla. Eso me levantaron la blusa, me
100
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
101
“[...] aunque no se dispone de cifras exactas se estima que cerca del 40% de las
farc-ep son mujeres. Se sabe también de su participación significativa en el eln
y, en menor proporción, en las filas paramilitares”. En Londoño, Luz María, “La
corporalidad de las guerreras: una mirada sobre las mujeres combatientes desde el
cuerpo y el lenguaje”, en Revista de Estudios Sociales. n.º 21 (2005): 67-74.
144
Este caso expone varios componentes de la estigmatización
contra la mujer. Un primer elemento está asociado con la apariencia física. A pesar de que para mitigar la ausencia de cédula
la acompañante (la patrona) trató de interponerse ante los armados demostrando que la mujer señalada tenía lazos con el pueblo,
la intervención no fue suficiente porque en la escena operaron
una serie de atributos corporales que marcaron a la mujer como
enemiga. La idea de que la víctima tenía “cara de guerrillera”
fue resultado de una lectura estereotipada de la totalidad de su
cuerpo y su aspecto. De manera similar a lo que ocurría con los
hombres, las marcas en los hombros, la boca ajada, el color de
la ropa, el uso de botas de caucho —en contraposición al uso
de “chanclitas” -, fueron asumidos como indicios de la aparente
pertenencia de la víctima a las farc.
102
Entrevista n.° 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
145
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Las botas, un elemento indispensable para los campesinos
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012.
Un segundo punto está relacionado con las actitudes y el carácter de las mujeres. Los calificativos “ser arrechita” y “ser alteradita” suponen una interpretación particular del talante de las
pobladoras. Hacer frente a las acusaciones, cuestionar los señalamientos, interpelar el poder de los armados eran, según los paramilitares, características de las combatientes y no de las civiles.
Por ello, como en el caso anterior, las mujeres de la población
que discutían y se oponían a los designios paramilitares fueron
tildadas de enemigas; atreverse a enfrentar a los armados era sinónimo de ser guerrillera. En la lógica de los armados, estar politizada y pertenecer a la guerrilla lleva a la mujer a ser “arrechita”;
la politización femenina se asoció entonces con la actividad y la
potencia sexual.
Las destrezas físicas también fueron objeto de señalamientos.
Las mujeres de El Placer han desarrollado una serie de habilida-
146
Capítulo 3
des para cumplir con las tareas que les han sido asignadas socialmente en su rol de madres y esposas. Desde temprano ellas están
laborando en la cocina haciendo el desayuno para su familia y, en
muchos casos, para los trabajadores. Durante la mañana, a la par
que desarrollan labores del campo y el cuidado de la casa, preparan el almuerzo que al mediodía deben llevar hasta los cultivos
y fincas donde trabajan sus esposos, lugares de donde retornan
rápidamente a atender los hijos más pequeños y a quienes llegan
de la escuela. Así mismo, las mujeres líderes, que además de cumplir las tareas domésticas apoyan las actividades de las juntas de
acción comunal y de su comunidad, son ágiles y se mueven con
destreza entre las calles, caminos y veredas. El ritmo de la vida
diaria ha moldeado los cuerpos de las mujeres en función de los
múltiples quehaceres que deben cumplir.
No obstante, durante la presencia del Bloque Sur Putumayo en El Placer esas destrezas cotidianas fueron estigmatizadas.
Tal como lo exponen los siguientes testimonios, para los paramilitares, la agilidad corporal, el correr y caminar rápido eran
características exclusivas de mujeres con instrucción militar. Por
ello, las civiles que se toparon a los armados en medio de sus trayectos y rutinas diarias fueron, en varios casos, señaladas como
combatientes guerrilleras. Al respecto, nos cuenta una líder de
una vereda:
A mí una vez por el modo de caminar, porque yo me acostumbré a caminar rápido, yo soy ágil para caminar, y por eso
no más a mí me llegaron a la casa y me iban a asesinar. Yo una
vez pasé un alambre así, rápido, y me llamaron: “Venga, venga,
usted por qué pasa ese alambre rápido, eso solo lo hacen las
guerrilleras”. “Yo paso así porque yo soy ágil”. “Por eso, eso solo
lo hacen las guerrilleras”.103 En ese mismo sentido, recuerda otra mujer:
103
Entrevista n.° 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011.
147
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Las mujeres dejaron de salir solas por la carretera. Una vez yo
venía a dejar el almuerzo y me corretiaron. Yo tenía que dejar a
la niña en la casa, a la más pequeña y subía a dejar el almuerzo.
En ese tiempo vivía con el papá de los niños y él estaba trabajando arriba. Yo fui a dejar el almuerzo y tenía que volver rápido
porque la niña estaba acá. Yo subí rapidito, iba de negro y botas,
y habían unos allá. Yo me vine casi corriendo, es una bajadita y
pasa uno el puente de la quebrada, y yo salí corriendo y cuando
yo los mire dijeron “quieta ahí” y me estaban apuntando. Dijeron: “Usted por qué corre, usted es una guerrillera”. Yo dije
“No, yo estoy acá trayendo el almuerzo al señor que está allá”.
Entonces no me creían, me dijeron: “¿Por qué anda de negro?”.
“Porque así estaba vestida y así me vine”, no me creían.104
Ese día yo subí por la grada de La Esmeralda y volteé hacia
acá por una finca de unas matas de palma para salir a la carretera de Los Ángeles, ellos estaban de la grada de Los Ángeles
más adentro, ahí nos pararon, yo andaba con otra muchacha,
y dijeron: “¡Alto ahí!, baje los plátanos”, entonces yo bajé los
plátanos, “usted también”, le dijo a la otra compañera. Entonces yo bajé la niña que traía a la espalda, que traía amarrada
con una chalina, y dijo: “¡Qué es lo que llevas ahí en ese estomago!”, le dije: “No, yo estoy en embarazo de la niña, ya estoy
cerca de tener el bebe”. “Eso es mentira”. Dijo: “Levántese la
blusa, bájese tal parte del pantalón”. Ya me la baje y la camiseta
que para verme esto aquí [el hombro], esto aquí porque dicen
que los muchachos [la guerrilla] de tanto andar cargando la
maleta tienen huellita. Yo les dije que yo estaba en embarazo y
que yo solo venía de traer unos plátanos de donde un vecino.
Entonces dijeron: “Usted se hace allá y usted allá”, yo cogí la
niña y la arrastre hacia allá, ahí nos tuvieron como diez minutos y nos dijeron: “Tienen cinco minutos para que se vayan”.
Yo cogí la niña, me la cargué, cargué esos plátanos y vuele que
vuele, porque cuando ellos dicen cinco minutos es hágale. Ya
nos vinimos y le dije a mi compañera: “Metimos las patas metiéndonos por acá, esa gente ahora nos la va a montar”, y como
le digo, a mí ya me miraban después que ya… me la montaron
por guerrillera.105 Finalmente, la idea de que el cuerpo contenía información
que permitía rastrear y hallar a las enemigas involucró un aspecto propiamente femenino: el embarazo. El siguiente testimonio
evidencia cómo el ejercicio de descubrir al adversario cobró formas particulares cuando se trató de las mujeres:
Cuando estaba en embarazo de la niña me pasó un caso que
era en Los Ángeles, que me fui en busca de unos plátanos, que
me regalen unos plátanos, y me los encontré. Eso fue antes de
yo tener la niña. Me dijeron que el estomago que yo cargaba no
era de embarazo, que era de mentiras. Entonces me hicieron
sacar la camiseta, me hicieron bajar la sudadera hasta por acá
[abajo de la cadera], y ya me dijeron que sí, que era en embarazo
que yo andaba. De ahí ya me la tenían montada que porque yo
me ponía botas, me ponía sudadera negra y me iba a trabajar
al campo, me la montaron y me la montaron que dizque yo era
guerrillera. Me la tenían montada por guerrillera.
En la imagen que los paramilitares construyeron de las combatientes guerrilleras, el embarazo no era un distintivo. Por ello,
en el caso anterior, el avanzado estado de gestación de la mujer
retenida era incompatible con el resto de rasgos que la marcaban como “adversaria”. Esta particular lectura desplegada por
los armados sobre la mujer —la supuesta incongruencia en la
información contenida en su cuerpo, el antagonismo entre sus
atributos— llevó consigo la desnudez forzada de la víctima. Los
104
Testimonio de mujer. Taller de memoria, vereda La Esmeralda, 31 de julio de
2011.
148
105
Entrevista n. 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
149
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
paramilitares la obligaron a desnudarse para confirmar la veracidad de su embarazo, para comprobar que no se encontraban
frente a una guerrillera. Sin embargo, la sospecha persistió, la
mujer fue señalada, rotulada como enemiga y, a la postre, constantemente vigilada.
Repertorios contrainsurgentes: terror, tortura
y violencia sexual
La estigmatización de hombres y mujeres como “guerrilleros de civil” sustentó la violencia física desplegada por los paramilitares para castigar y eliminar al supuesto enemigo. Como lo
mencionan los desmovilizados, comandantes y combatientes del
Bloque Sur Putumayo ejecutaron una serie de mecanismos de terror orientados a , exterminar, suprimir, acabar, desaparecer, terminar o “darle de baja” a “todo lo que pareciera” e incluso “oliera” a guerrilla.106 Estos dispositivos de violencia no se aplicaron
de la misma manera contra hombres y mujeres, sino que fueron
diversos en sus formas y sentidos. Tampoco se limitaron a la eliminación física de individuos; los cuerpos de las víctimas fueron
convertidos en vehículos de mensajes atemorizantes contra la población y el adversario.107 En ese sentido, esta sección describe los
castigos impartidos por los paramilitares contra quienes fueron
acusados de tener vínculos o pertenecer a las filas guerrilleras.
Primero, presenta la tortura pública, luego los casos de suplicio
individual ejercidos principalmente contra hombres y finalmente
expone castigos exclusivos para las mujeres.
106
Dossier de Imputación Frente Sur Putumayo de las AUC, Fiscalía 27 Unidad de
Justicia y Paz. Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3
de febrero de 2011, Medellín; versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya,
alias ‘Tomate’, 19 de enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
107 Sobre el carácter comunicativo de la violencia: Lair, Eric, “Reflexiones acerca
del terror en los escenarios de la guerra interna”, en Revista de Estudios Sociales n.º
15 (2003): 88-108 ; Castillejo, Alejandro, Poética de lo Otro. Antropología de la guerra,
la soledad y el exilio interno en Colombia (Bogotá: icanh/Colciencias, 2000); Grupo de
Memoria Histórica, La masacre de El Salado. 150
Capítulo 3
El cuerpo mensaje: la tortura pública
La masacre del 7 de noviembre de 1999 fue el primer escenario de terror creado por el Bloque Sur Putumayo en la inspección de El Placer. Los cuerpos de los once civiles asesinados
fueron dejados a la intemperie frente a la mirada de hombres,
mujeres y niños. La finalidad del asesinato y la exposición pública
de los cuerpos no fue atacar combatientes guerrilleros. Esa escena buscó difundir terror entre la población y el enemigo; a través
de los cuerpos sin vida, los paramilitares emitieron un mensaje
de presencia, superioridad y capacidad de daño. Al respecto, en
versión libre del 15 de marzo de 2010, alias ‘Tomate’, quien participó en la incursión a El Placer, narró que la orden fue exponer
los cuerpos de las víctimas para marcar el territorio:
Las órdenes exactas en el año 1999, cuando yo ingreso en
septiembre, cuando ya ingresamos a El Placer, pues él [Rafa
Putumayo] siempre decía que ya lo que era incursiones, incursiones, como la que se hizo a El Placer sí era dejarlos ahí
[los cuerpos] para sembrar el terror contra el enemigo. En El
Placer nosotros hacemos sentir la organización, como se dice.
Entonces era en las incursiones, cuando se abría zona, era dejarlos tirados, no desaparecer, eso sí lo dijo él: “Todos déjenlos
tirados para que la guerrilla las crea”, la de El Placer fue así.108
Sin embargo, el despliegue público de terror no se limitó a
la masacre. En repetidas ocasiones, durante la presencia paramilitar en el pueblo, las víctimas fueron torturadas y asesinadas
frente a sus vecinos y conocidos. En esos casos, el cuerpo de quienes fueron señalados de ser guerrilleros fue utilizado para intimidar, aleccionar y escarmentar a la población. La tortura pública
fue el lenguaje utilizado por los armados para demostrar a la
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 15 de
marzo de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
108
151
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
comunidad qué ocurría a “los desviados” —a los “simpatizantes”
del enemigo—, para marcar fronteras y romper posibles lazos de
la población con las farc.109 En ese sentido, lugares como la calle principal y el centro del pueblo fueron escenario de suplicios
contra presuntos guerrilleros. Los cuerpos de las víctimas fueron
expuestos y el resto de los habitantes obligados a observar el sufrimiento. Así recuerda una mujer de El Placer un caso de tortura
pública contra un hombre marcado como adversario,
nos y lo arrastraron aquí por toda la calle; y ese señor cogió y…
Después de eso lo subieron al carro pa’matarlo, lo llevaron por
allá pa’matarlo”.111
La emisión de mensajes amenazantes y coactivos contra la
población no solo involucró la puesta en escena de la tortura física. Un joven recuerda haber observado cómo los paramilitares
obligaron a un hombre a cargar un letrero que lo marcaba como
“guerrillero” a lo largo de las calles del pueblo, bajo la mirada de
sus vecinos. El escarnio público que antecedió la muerte y la desaparición del cuerpo en el río fueron otros mecanismos utilizados para comunicar a los habitantes lo que implicaría cualquier
relación con la insurgencia:
A esa gente no le importaba matar por acá en el centro, maltratar a la gente por acá. Los niños miraban todas esas cosas.
Entonces cuando cogieron a un guerrillero y lo llevaban en una
camioneta desde la parte parroquia hasta al cementerio, aceleraban bien fuerte y de una frenaban para que se cayera. Como él
iba en la parte de atrás de la camioneta, amarrado, lo tenían de
aquí para allá y de allá para acá. En una de esas como que el guerrillero cogió impulso y tumbó a otro paramilitar de la camioneta, eso fue en todo el centro, entonces lo cogieron, lo bajaron ahí
en el centro y lo cogieron a punta de machete. Imagínese toda la
gente mirando, no les importaba que había niños mirando. Tocó
venir donde el padre, con todo el miedo porque hasta al padre le
dio miedo de que le fueran a hacer algo. El padre Nelson salió y
les dijo que por favor que si lo iban a matar de una vez se lo llevaran, pero que no hicieran ver eso tanto en el centro.110
En una vía similar, otra habitante narra cómo el castigo
infligido contra un “sospechoso” marcó las vías del pueblo. En
este caso, los paramilitares recorrieron el espacio exponiendo
el cuerpo de la víctima, dejando a su paso un profundo impacto
en la comunidad: “Un día cogieron a un señor y lo vinieron a
buscarlo diciendo que era guerrillero. Lo amarraron de las ma-
Yo miré una vez a un señor, que como que pertenecía a las
farc. Lo habían cogido y lo habían llevado y le habían puesto
un letrero en el cuerpo y lo andaban por la calle para que la
gente mirara que era lo que decía allí. Por todo el pueblo, por
todo el pueblo lo anduvieron y luego ya lo llevaron al río y ahí
lo mataron.112
El uso del cuerpo como mensaje persistió a lo largo de los
años de presencia del Bloque Sur Putumayo en la inspección y se
expandió a las veredas aledañas. Según lo refiere el siguiente testimonio, a finales de 2005 hombres, mujeres y niños de la vereda
La Esmeralda fueron reunidos por los paramilitares para presenciar la muerte de un hombre señalado como “sapo” de las farc.
En este caso, la comunidad fue congregada bajo la coerción de
las armas en un espacio concreto, para observar directamente y
sin lugar a disgregarse la tortura por asfixia impartida contra el
supuesto enemigo y el posterior asesinato de la víctima:
109 111
110
112
Grupo de Memoria Histórica, 2009, La masacre de El Salado.
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
152
Entrevista n.° 1 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
153
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
También miramos a un señor que cogieron en La Esmeralda. Eso fue después de la balacera, ya cuando esa gente se iban
a ir, se iban a entregar ellos. Cogieron a un señor en La Esmeralda. Lo cogieron y lo amarraron. Le echaron Fab y Raid en
una bolsa negra y le metieron ahí la cabeza. Eso era para que
él hablara y él no quería hablar. Luego de eso lo soltaron y le
dijeron que hablara por la buena y él no, no habló, él dijo que
no, que él no decía nada. Después, para que no lo torturaran, él
dijo que sí, que él sí colaboraba. Y lo mataron delante de todos
nosotros. Hicieron reunir la gente para que vieran que el sapo
era él. Nos reunieron en una casa desocupada. Los hombres les
dijeron que no lo mataran ahí porque había mujeres, había niños, que no lo mataran ahí, que se lo llevaran. Pero ellos no, ahí
lo mataron. Eso fue lo último que hicieron en la Esmeralda.113
nan “hacer inteligencia” y siempre operaron bajo el supuesto de
que las víctimas poseían información de las farc. Refiriéndose
a los mecanismos de coacción psicológica, un desmovilizado paramilitar expone:
Cogíamos a las personas que eran guerrilleras, se amarraban y se hablaba con los comandantes para ver qué tocaba hacer. Ellos decían: “Espere un momento”, y al rato decían: “Suéltelo o mándelo para el otro lado”. […] Se hacía inteligencia
o contrainteligencia. Uno empezaba a presionar a la persona
diciéndole que no lo mata, que le da dinero o que no le hace
nada a la familia. Las personas caen bajo presión. Las mismas
personas decían “x persona me conoce”, entonces uno iba a
corroborar si lo conocen o no.114 Respecto al suplicio corporal, continúa el versionado:
Tortura clandestina: formas y propósitos
Si bien el estigma de “ser guerrillero” o “colaborador” fue
el trasfondo de los castigos impartidos por los paramilitares, no
todos los suplicios tuvieron el mismo propósito ni se efectuaron
de igual manera. Memoria Histórica registró tres fines en las torturas que antecedían al asesinato y la desaparición de las víctimas en El Placer. Los casos que se presentan a continuación se
ejecutaron principalmente contra hombres y, a diferencia de los
expuestos en el apartado anterior, no fueron públicos.
En primer lugar se encuentran las torturas desplegadas en
el marco de interrogatorios orientados a obtener información
de la guerrilla. Tal como lo declaró alias ‘El Médico’, en múltiples ocasiones las víctimas del Frente Sur Putumayo fueron
retenidas y expuestas a presiones psicológicas y dolores físicos,
para obligarlas a señalar a otras personas como “colaboradoras”
o para forzarlas a “confesar” la ubicación del enemigo. Estas torturas fueron constitutivas de lo que los paramilitares denomi113
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
154
Al guerrillero le cortaron las orejas y le cortaron un dedo
para que hablara, fue un caso aislado porque necesitaban sacarle información, porque era un miembro activo de la guerrilla. El había venido de El Empalme, del campamento de la
guerrilla, lo habían mandado a El Placer a buscar información,
a saber cuántos paramilitares habían, quiénes mandaban.115
Este tipo de torturas no siempre fueron ejercidas contra una
única persona, en solitario. Una mujer señalada de ser “vocera de
la guerrilla” presenta un caso donde catorce personas, entre ellas
tres mujeres, fueron retenidas, torturadas y algunas posteriormente asesinadas a las afueras de El Placer, vía al río Guamuez:
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
115
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero de
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
114
155
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Éramos como catorce que estábamos amarrados. Nos echaron para el Guamuez y nos echaron por el camino de Los Palmillos para abajo. Ahí había hartísimos palos y a cada uno que
íbamos llegando nos iban amarrando en esos palos y a unos los
iban matando. En esa vez solamente habíamos tres mujeres y
los demás eran hombres.
traer el carro. Nosotros salimos así, como estábamos vestidos,
así no más, ni sacos ni nada, nos fuimos calladitos.116
A mí me acusaron que yo era vocera de la guerrilla, entonces, yo les dije que no, que yo en ningún momento era vocera
de la guerrilla, yo dije que yo no sabía nada. Ellos me preguntaban, ellos me decían: “Bueno, vos tenés que saber y tienes que
hablar a dónde están, decinos”, “Yo no sé, yo no sé”, y últimamente llegó un negro grande ya. Primero me torturaron, me
metían unos alfileres por las uñas, entonces, yo dije: “Dios mío
¡¿qué hago?!”. Yo pensaba en Dios y la verdad yo dije: “No sé
nada de ellos ni dónde estarán ni cómo serán”. Cuando ya me
clavaron los alfileres, pues, dije yo: “Yo voy a decir la verdad. Yo
qué me voy a hacer matar por bruta”. Entonces, llegó ese negro
grande, ya me puso el revólver en la cabeza y me dijo: “Vieja tal,
vieja no sé qué. Vos has sido la que estás llevando todas las informaciones del pueblo para Los Ángeles”. Le dije: “La verdad
que yo no sé de ellos. Yo no sé lo que usted me está hablando.
Yo no sé”. Entonces dijo: “¿Cómo que no sabe? Si no dices la
verdad, ¡te mato! Así como estamos matando a esos otros. Así
te vamos a hacer a vos también”. Yo mirar todo eso. Entonces,
yo les dije que les iba a decir la verdad, que yo les pagaba un
impuesto a ellos [a la guerrilla] para que me dejen trabajar
Yo les demostré con los recibos que solo pagaba impuesto, el
comandante ‘Coco’ miró los recibos y dijo: “Le damos cinco
minutos pa’que se desaparezca de aquí, si no se desaparece,
no respondemos, la matamos pero el todo es que tiene que
desaparecerse de aquí”. Yo no sé como llegué a la casa y mandé al muchacho más grandecito y le dije: “¿Sabe qué, mijito?,
hagamos una cosa: vaya y busque una camioneta y dígale que
nos haga una carrera a Pasto”, entonces el muchachito se fue a
156
Tal como lo exponen los anteriores testimonios, en este tipo
de tortura el dolor físico fue un mecanismo de coacción encaminado a averiguar “los planes” y “redes” del enemigo, a extraer
información de personas previamente acusadas de tener vínculos
o pertenecer a la guerrilla. Esta clase de martirios implicó el uso
de elementos cortopunzantes y la mutilación de órganos, como
dedos u orejas. También incluyó violencia psicológica, ejercida a
través de amenazas contra la familia o la integridad personal. En
la mayoría de estos casos, la tortura culminó con la muerte de la
víctima, pero en otros, como el anterior, fue el destierro lo que
siguió al sufrimiento corporal.
En segunda instancia, aparecen los suplicios dirigidos a castigar la presencia en una persona de uno o más atributos asociados
a “ser guerrillero”. El caso de un vendedor ecuatoriano torturado
y posteriormente desaparecido ejemplifica este tipo de castigos,
Qué si ellos maltrataban a la gente: sí. Cuando yo vivía en mi
casa, llegó un señor, de esos que vende cosas, ecuatorianos. Vendía hilos, tijeras, yo siempre le compraba cosas, agujas, hilos. Un
día llegó y cuando eso estaban los paracos en mi casa. Yo le dije al
señor: “Siga, siga que le voy a comprar una tijera”. Entonces uno
de ellos no lo dejó entrar. Cogió y le quitó la mochila que tenía y le
regó todo al piso, le revolcó todo. A él lo cogió, y como tenía el pelo
largo, una trenza, lo cogió de la trenza y lo llevaba arrastrado para
atrás. Lo sentó al lado de un palo de naranjo y con la tijera que yo
le iba a comprar le cortó el pelo, lo dejó amarado y con el pelo le
pegaba. Le reventaron la cara, le arrancaron la ropa, le acabaron
de cortar el pelo por partes, lo patearon, hicieron de todo con él.
Yo les decía que lo dejaran, que yo a él lo distinguía desde antes
116
Entrevista n.° 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
157
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
de llegar ellos ahí. Uno me dijo: “Si no quieres que te cuelguen,
encerrate, enciérrese con el niño, que a este lo vamos a pelar aquí
mismo”. Y ese pelado lloraba durísimo, decía: “Doña, por favor,
hable por mí, usted me distingue, yo llevo tiempo viniendo aquí”.
Cuando lo cogieron, lo hicieron sentar en una casa de hormigas.
Las cositas que él tenía las botaron. A él lo mandaron feísimo el
pelo cortado por partes, lo mandaron a que se vaya. Pero después
de que él salió ahí a la carretera, llamaron, que lo cojan en la grada, que no lo dejen pasar. Yo creo que a él lo mataron, porque
tampoco, a él nunca más…117
de castigo.119 En estos casos, las víctimas fueron deshumanizadas y
sus cuerpos torturados mediante el ejercicio clínico:
Tener un rasgo físico que según los paramilitares caracterizaba a los guerrilleros y ser “desconocido”, identidad asociada a
ser “enemigo”, daba paso al suplicio corporal. La tortura, que antecedía el asesinato, se orientó a aleccionar y castigar al individuo
por medio de la supresión del elemento que lo marcaba como guerrillero: el pelo largo. Sumado al dolor causado por los golpes y
las picaduras de las hormigas, el agresivo y forzado corte de pelo
humilló y transgredió la identidad de la víctima; el símbolo de ser
ecuatoriano, la trenza, fue denigrado por la violencia paramilitar.
Finalmente, registramos torturas conducidas a entrenar
combatientes paramilitares. ‘El Médico’ ejerció como instructor
de enfermeros del Frente Sur Putumayo durante los años 2000 a
2002118. Los cursos de enfermería a su mando se realizaron en una
casa de El Placer adecuada como dispensario y, por lo menos en
tres ocasiones, sirvieron como escenario para torturar a las víctimas. La instrucción médica se desarrolló sobre hombres señalados
de “ser guerrilleros”. En mayo de 2000, la víctima fue un joven de
aproximadamente veinticuatro años de edad y en abril del mismo
año un hombre adulto capturado en La Hormiga sufrió este tipo
Doctora, las personas que sabíamos nosotros que las iban a
ejecutar, que eran guerrilleras, las llevaban al curso de enfermeros de combate para las prácticas. En esos cursos se hacían
prácticas directamente con personas víctimas del Sur Putumayo. Eso se hizo por un video que vieron una vez de Afganistán,
un video donde cogían las personas. Cuando sabían que iban a
ejecutar una persona, con ellas enseñábamos a suturar, suturas
internas, externas, necropsias.120 ‘El Médico’ ha declarado ante la fiscalía 27 de Justicia y Paz
tres hechos relacionados con este tipo de tortura. En todos, los
hombres tildados de enemigos fueron retenidos y conducidos al
dispensario para que, partiendo del supuesto de que “sobre personas vivas se aprendía mejor”, diez combatientes aprendieran y
practicaran enfermería sobre ellos. En los tres casos, las víctimas
aún vivas, fueron objeto de cortes, suturas y punciones. Posteriormente fueron asfixiadas y sus cuerpos usados en las lecciones de
necropsia. El siguiente es uno de los casos reconocidos por el desmovilizado paramilitar en versión libre del 13 de mayo de 2011:
Llevo a la víctima vía a Puerto Amor, allá hay una casa sola, abandonada, donde ese día tenía yo los enfermeros allá dictándoles instrucción
[…] La víctima se lleva amarrada, los urbanos me la entregaron amarrada […] Le dije lo que íbamos a hacer, que le iba a colocar anestesia local
y que iba a empezar a hacerle, a canalizar la vena primero que todo,
para un experimento. A él se le dijo que si él colaboraba se le perdonaba
la vida y el dijo que sí, que no había ningún problema. Se acostó en el
piso, normal, sobre una cintelita y se le tapó la cara y se le colocó aneste-
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Dossier de imputación, Fiscalía 27 de Justicia y Paz; versión libre, postulado
Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 13 de mayo de 2011, Medellín. Unidad de
Justicia y Paz de la Fiscalía.
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 3 de febrero
de 2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
120
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 2 de febrero
de 2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
158
159
117
118
119
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
sia local y se empezó a practicar con él para canalizar las venas. Después,
en una parte de la pierna, se le colocó anestesia local y se le rajó con un
bisturí una parte para enseñar a los muchachos a suturar.
Tal como lo evidencia la anterior declaración, los cursos de
enfermería no se limitaron a la instrucción médica. Al igual que
en las escuelas de entrenamiento militar, el uso de víctimas, de
personas vivas, fue un mecanismo de adiestramiento en técnicas
de tortura y socialización de combatientes. La tortura se orientó a
normalizar la muerte, a crear en el combatiente barreras ante el
sufrimiento del otro, a generar indiferencia, a deshumanizar a la
víctima para borrar cualquier tipo de identificación afectiva con
ella122. De esa manera, en los cursos dictados por alias ‘El Médico’,
el suplicio corporal se utilizó para castigar a los supuestos guerrilleros, formar enfermeros y continuar la pedagogía de la muerte.
¿Quién suturaba?, ¿quién le canalizó la vena?, ¿quién lo anestesió?
La anestesia lo hice yo y lo de la canalización también lo
expliqué yo primero, le mostré cómo se hacía a los muchachos,
porque ellos ya tenían lo teórico; ellos mismos se encargaron
de hacer las prácticas.
¿Cuántas personas practicaron con esta víctima?
Doctora, había un curso como de diez personas, pero no me
recuerdo todos, no me recuerdo de todos [...] En la parte de las
piernas también se les enseñó a coger puntos internos.
¿Todos suturaron a la víctima, once veces se canalizó a la víctima,
once veces se suturó a la victima?
Sí doctora [...] La canalización de vena fue en las manos y
en los brazos y la sutura en la parte de la pierna [...] La víctima
duró dos horas, no decía nada, se le dio agua (…) Después se
asfixió la víctima, la asfixiamos. Se le coloca una toalla en la
cara y se le tapa la nariz y la boca para ejecutarla ya [...] Después
de ya ejecutada se coge y se abre la persona para enseñarle a los
muchachos cómo se componía una persona para enterrarla,
cuando una persona se iba a trasladar a otra parte después de
muerta, para que se pudiera demorar y no se dañara [...]
¿Qué hacen con el cadáver de esa víctima?
Por orden de Rafa se tira al río.121
121
Versión libre, postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, 13 de mayo de
160
Contra las “enemigas”: violencia sexual
Diversas formas de violencia sexual hicieron parte del repertorio de castigos desplegados por los paramilitares contra mujeres señaladas de ser “colaboradoras” o militantes de las farc.
Violencias orientadas a romper los supuestos vínculos con la subversión, punir las relaciones con combatientes guerrilleros o emitir mensajes desmoralizantes al enemigo, marcaron la vida y los
cuerpos de las mujeres de El Placer. Memoria Histórica detectó
cuatro castigos ejercidos por miembros del Bloque Sur Putumayo
contra mujeres tildadas de enemigas.
En primer lugar, las amenazas de muerte y el destierro fueron un mecanismo utilizado para romper y prevenir el supuesto
contacto de las pobladoras con las farc. A través de este dispositivo, los paramilitares eliminaron, sacaron del pueblo a madres,
novias o esposas de presuntos guerrilleros. Ellas, en la lógica contrainsurgente, eran concebidas como canales de comunicación
2011, Medellín. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
122 Uribe, María Victoria, Antropología de la inhumanidad. Ensayo interpretativo del
terror en Colombia (Bogotá: Editorial Norma, 2004); Suárez, Andrés Fernando, “La
sevicia en las masacres de la guerra colombiana”, en Análisis Político n.° 63 (2008);
Medina Arbeláez, Camila, No porque seas paraco o seas guerrillero tienes que ser un
animal: procesos de socialización de combatientes al interior de organizaciones y grupos
armados ilegales en Colombia (1996-2006) (Bogotá: Universidad de los Andes, 2008).
161
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
del enemigo. Por medio del destierro, los armados castigaron
a las mujeres por sus lazos de consanguinidad y quebrantaron
cualquier tipo de relación familiar o afectiva que supuestamente
pudiera servir para suplir información a la guerrilla.
En algunos de estos hechos, detectamos que la expulsión de
la mujer estuvo precedida por señalamientos, retenciones y amenazas de muerte. El destierro fue el castigo impartido luego de
que terceros, familiares o conocidos se presentaran en el lugar de
detención para interceder ante los armados, buscando salvar la
vida de la víctima. El testimonio de una mujer que medió ante los
paramilitares para proteger a una familiar, quien por segunda
vez había sido retenida por ser esposa de un guerrillero, ejemplifica este tipo de castigo: “A la segunda vez me tocó rogarle al
comando ‘Pipa’: ‘Por favor, devuélvamela’. Él me dijo: ‘Yo te la
devuelvo con una condición: que te la saques de aquí’. A ella nos
tocó sacarla, los tres hijos se quedaron aquí, nos repartimos los
chiquillos para cuidarlos”.123
Así mismo, hubo hombres, señalados como enemigos, que
fueron capturados junto a sus compañeras sentimentales o familiares. En estos casos, a ellos se les castigó con la muerte y ellas
fueron obligadas a abandonar el pueblo con toda la familia. Al
respecto, alias ‘Tomate’ declara que el destierro fue un mecanismo utilizado por algunos comandantes contra mujeres que se
encontraron junto a un hombre tildado de enemigo en el momento de su captura:
desplazar a las señoras, de ahí a que las llevara detenidas junto
con él no, se llevaba el mero muchacho, el señor.124 ¿Qué hacían ustedes cuando capturaban a un miliciano con su
mujer? ¿Qué hacían con sus mujeres, con las novias con las mamás,
con las esposas?
Doctora, habían comandantes que hacían ir las señoras, las
hacían ir, las hacían desplazar de la región porque los maridos
por lo regular se daban de baja. Que yo supe, ‘Pipa’ las hacía
Mujeres señaladas de pertenecer directamente a las filas guerrilleras también fueron sancionadas con la expulsión, luego de
que parientes o vecinos intercedieran frente a los paramilitares
para evitar que fueran asesinadas. El caso de una mujer quien
fue tildada de “ser guerrillera”, amenazada y, tras la oportuna
intervención de su hermana ante los armados, obligada a dejar el
pueblo, evidencia este punto:
Ellos a mí me trataron de guerrillera. Yo estaba en la casa,
me estaba jabonando y cuando llegaron y ya me llamaron que
tenía que salir y yo les digo: “¿Por qué?”, “Usted es una guerrillera”, “Pero yo no soy una guerrillera”, “Ya la hemos mirado en
varias reuniones, en varias ocasiones de la guerrilla”. Me dijeron: “Le damos dos horas o…”. Llegó un negro con un machete y el otro con una pistola apuntándome. Como le digo, había
paras que eran buenos y otros que eran terribles. Ha llegado
uno de ellos donde mi hermana: “¿Usted es hermana de la que
está allá? Vaya porque a su hermana la van a pelar ahorita”, “¿Y
eso por qué?”, “Yo no sé pero el todo es que ahorita ya se la van
a llevar”. Ya tenían el carro ahí listo para alzarme, entonces, llegó ella y dijo: “¿Qué es lo que pasa aquí?”, “No, no pasa nada”,
dijo un comando de ellos.
Yo estaba sola en la casa con los tres hijos. Él estaba trabajando. Llegó ella a hacer escándalo y a avisarle a la gente y ellos se
abrieron pero me dieron dos horas: “Fuera de aquí, si la volvemos
a ver ya no le perdonamos”, entonces yo lo que hice fue empacar
124
123
Entrevista n.° 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
162
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 15 de
marzo de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
163
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
y hágale. Me entré a donde mi mami y le dije a ella: “¿Me quedo?”,
“¡No!”. Me tocó salirme, la gente mismo me vino a dejar por acá
abajo; ya llegué al Placer y ya le conté a él [al esposo].125
Las amenazas y el imperativo del destierro operaron hasta
los últimos días de la presencia paramilitar en El Placer. Una mujer narra cómo, una vez anunciada la desmovilización, los armados amenazaron con acabar el pueblo y asesinar a todos aquellos
habitantes que se quedaran en él tras su salida. En este caso, el estigma de “ser guerrillero” o “colaborador” recaería sobre quienes
permanecieran en el pueblo. Hombres y mujeres de la inspección
debían irse, salir, abandonar su territorio, para demostrar que no
eran subversivos y salvarse de la sentencia de muerte:
mujeres y de paso suplir sus necesidades cotidianas. Se documentó que estos castigos se impartieron, principalmente, contra
mujeres detenidas en los retenes, acusadas de portar un atributo
que las calificara como “guerrilleras” o “desconocidas”. Pobladoras que carecían de cédula, que no podían decir el número de
identificación al revés, que portaban ropa o signos corporales
que las marcaban como “enemigas”, fueron amenazadas y obligadas a recoger basura, cocinar y lavar uniformes para los armados. Al respecto, recuerda una habitante de El Placer: “A veces
decían: ‘Usted se va a quedar recogiendo la basura de aquí hasta
donde uno no la mire’. Eso les decían a las mujeres”.127 También
comenta una mujer que fue retenida en un reten paramilitar a la
entrada del pueblo: “Uno de esos señores dijo: ‘A esas dos viejas
pásenmelas para acá para ponerlas a cocinar. Necesito que me
haga el almuerzo’”.128
Tal como lo evidencia el siguiente testimonio, en este tipo
de sanciones la estigmatización operó como excusa para retener
mujeres y hacerse a mano de obra femenina que supliera los quehaceres diarios de los combatientes:
Una vez a mí me cogieron en un reten ahí en la grada, iba
con mi mamá. Me dijeron que les dijera el numero de la cedula.
Entonces yo se los dije. Y ellos: “No, así no, dígalo al contrario”.
“No, pero si al contrario no puedo”. “Tiene que decirlo al contrario o si no se quedan. Se quedan que aquí hay un poco de
ropa para lavar”. Y además dijo: “Se quedan porque hoy en día yo
estoy endiablado y quiero una mujer”. “Si me van a matar, pues
entonces mátenme, pero ustedes dejen de ser mal agradecidos,
ustedes viven en mi casa. Ustedes me distinguen, entonces, ¿para
qué quieren que yo les dé el numero de la cedula?”. Dijo: “Te quedas, te quedas sola”. Yo dije yo me quedo, pero con mi mami, y me
quedé con mi mami. Me pusieron a recoger basura.129
Cuando ellos ya se iban a ir, que iban a dejar las armas, que
se iban para Puerto Asís, uno parado en la puerta me dijo: “Hemos dado la orden de que se vayan la gente, porque esta gente,
la que se quede, la vamos a dejar quemando. El pueblo va a quedar hecho cenizas para que esos mechudos, dobles no sé qué,
no regresen. Si ellos tanto dicen que el pueblo es de ellos, pues
ahora les va a quedar hecho ceniza”. “Yo no me voy, yo del pueblo no me voy”. A mí se me soltaban las lágrimas. “¿Ahora para
donde cojo?”. Ellos decían que si no se iban, todos quedaban
muertos. Me dijo el Antanas: “Te vas, porque si te quedas en este
pueblo, sos partidaria de la guerrilla y te vamos a matar. Te vas
o te quedas muerta. Si te quedas, eres partidaria de la guerrilla
y te vamos a matar”. “Hágalo”, le dije, “hágalo que yo no soy partidaria de nadie”. Me iban a matar porque yo no me quería ir.126
En segundo lugar, registramos los oficios domésticos como
castigo. Tareas tradicional y culturalmente asignadas a lo femenino fueron utilizadas por los paramilitares para sancionar a las
127
125
126
Entrevista n.° 47, mujer adulta, San Isidro, agosto de 2011.
Entrevista n.° 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
164
128
129
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
165
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Pero las “necesidades” de los hombres paramilitares no se
limitaban al lavado de ropa o a hacer de comer. Como lo demuestra la anterior narración, dentro de las tareas que se esperaba que las mujeres cumplieran estaba el satisfacer los apetitos
sexuales de los combatientes, “servir de mujeres”, proveer sexo a
los armados. En este último caso, la insistencia de que la víctima
cumpliera su castigo sola y la afirmación “se quedan porque hoy
en día yo estoy endiablado y quiero una mujer” evidencian este
punto. La sanción mediante oficios domésticos se entrecruzó entonces con la amenaza de la violación sexual.
Sin embargo, la violación no fue únicamente un mecanismo
de intimidación. Memoria Histórica identificó que integrantes
del Bloque Sur Putumayo de las auc ejercieron la violación sexual
como castigo contra mujeres señaladas de pertenecer a las filas
guerrilleras o de haber sostenido relaciones afectivas y sexuales
con miembros de las farc. Dos casos sustentan esta afirmación.
El primero ocurrió contra una mujer quién, durante la década
de los noventa, bajo el dominio de las farc en la región, ejerció
como trabajadora sexual y, abiertamente, prestó sus servicios a combatientes guerrilleros. Ella fue señalada por miembros de su familia
y su pueblo como “prostituta de la guerrilla”, estigma que, en el año
que decidió dejar de ejercer la prostitución, motivó una violación
colectiva por parte de hombres paramilitares. Este es su testimonio:
a penetrarme, todos me golpeaban la cara, arrancaron mi cabello, me metieron sus penes por la boca y en un momento empezaron a meterme sus pistolas en mi vagina […] después de
que cada uno hizo conmigo lo que se le ocurrió, me llenaron
de arena y piedras en mi vagina y me dijeron que yo nunca me
iba a olvidar de ellos. Que me iban a dejar viva solo para que recordara que nunca debía meterme con guerrilleros. Que todo
eso me pasaba por guerrillera, por ser una prostituta cochina
[…] Después de esa noche mi vida cambió mucho, yo como
mujer quedé como inservible. Durante meses yo no quise ver a
nadie. La violación me dejó fracturada el lado derecho de mi
cadera. Perdí a mi bebé, me sacaron el útero y mi rostro quedó
desfigurado. No continué con mis estudios y por muchos años
no pude estar con nadie. Ahora sigo sola, sin la posibilidad de
ser madre, sin ejercer la prostitución. Supe que mi novio, después de mi violación, se convirtió en un sicario, dicen que para
vengar lo que me hicieron a mí, nunca más lo volví a ver y supe
también que lo mataron. Él no era guerrillero, y yo tampoco.130
Pues imagínese que como yo ya no era prostituta, pero muchos hombres en el pueblo sabían que yo fui y que estuve con
la guerrilla en el monte, me asediaban y querían que me acostara con ellos. Yo siempre me negué a eso [...] Una noche que
íbamos con mi novio para mi casa, nos salió un grupo de nueve
hombres. Se identificaron como paramilitares. A él lo amarraron y a mí me empezaron a desnudar a la fuerza y a golpearme
muy duro […] me decían que siempre iba a hacer una prostituta de la guerrilla y me insultaban, me decían cosas horribles. A
él también le decían que era guerrillero, que por eso andaba
conmigo. Después de estar desnuda, empezaron uno por uno
166
La voz de esta víctima presenta varios elementos de la violación sexual ejercida contra mujeres rotuladas como enemigas en
el marco de la guerra en Putumayo. Destacamos la dimensión punitiva de la agresión. En este caso, el que la mujer hubiese trabajado para combatientes de las farc la convirtió en adversaria de las
auc. El ejercicio de la prostitución la “contagió” con el estigma
de “ser guerrillera” y la hizo objeto de un castigo ejemplarizante:
la violación colectiva y feroz perpetrada por nueve paramilitares.
Fue el encuentro y la concurrencia del doble estigma, “enemiga” y “prostituta”, lo que habilitó todos los excesos. El estigma de
prostituta se volvió adscriptivo, se tornó literalmente la segunda piel de la víctima, y al superponerse con el señalamiento de
“guerrillera” sustentó tratos degradantes, humillantes, deshuma130
Entrevista n.° 27, mujer que ejerció la prostitución, La Hormiga, enero de 2012.
167
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
nizantes y feroces. El abuso se orientó a castigar a la víctima por
sus relaciones laborales y sexuales con la guerrilla; por medio de
este crimen, los armados sancionaron el vínculo que la mujer, en
el ejercicio de su trabajo, sostuvo con miembros de las farc.
Un segundo propósito de la violación fue “limpiar” a la mujer de la “suciedad” que, según los paramilitares, le impregnó el
enemigo. Tal como lo expone el testimonio, los armados asumían
que ella, su cuerpo, estaba “sucia”, “cochina”, por haber trabajado
para la guerrilla. La violación se sustentó en la idea de que quien
sostenía relaciones sexuales con el adversario se contaminaba,
volviéndose parte de él131. De esa manera, el abuso sexual fue un
mecanismo de sanción y “limpieza” que se desplegó de manera
atroz sobre el cuerpo femenino. Allí, el pene de los victimarios se
convirtió en arma y los revólveres se tornaron falos para castigar
a la víctima.
Este castigo no solo tuvo una dimensión individual. A través de la
violación sexual se atacó simbólicamente al enemigo en su conjunto,
a la colectividad. Tras haber rotulado a la víctima como “guerrillera”
y partiendo del supuesto de que la identidad subversiva se trasmitía
por herencia, los paramilitares agredieron el cuerpo de la mujer buscando obstruir y prevenir la reproducción del enemigo. En este caso,
los victimarios introdujeron arena y piedras en la vagina de la víctima,
lesionando su útero e interrumpiendo su embarazo, con el fin de atacar la capacidad de procreación física y simbólica del adversario. Este
castigo no solo tuvo efectos inmediatos, sino también futuros, pues a
raíz de la feroz agresión la mujer quedó estéril.
Por último, la violación se orientó a ofender y castigar al
hombre, en este caso también señalado de guerrillero. Al convertir al novio de la víctima en espectador de la agresión, los paramilitares emitieron un mensaje de superioridad y dominación. Por
medio de la violación, los armados deshonraron y humillaron
al hombre quien no pudo salvaguardar a la mujer. Él no pudo
cumplir con el rol de protector que culturalmente le había sido
asignado,132 por ello, en un ejercicio de venganza y restablecimiento de su hombría, se convirtió en sicario.
El segundo caso de violación sexual como castigo registrado
por Memoria Histórica acaeció contra dos mujeres de El Empalme, señaladas de ser guerrilleras. Al respecto, una pobladora de El
Placer recuerda:
A mí jamás me irrespetaron, aunque yo les tenía miedo no
me faltaron al respeto como lo hacían con otras mujeres. Una
vez unas muchachas bajaban de El Empalme y no tenían documentos; entonces las muchachas estaban recién llegadas de
Nariño. Acá en El Placer era un delito decir que venía de El
Empalme o Siberia porque ellos pensaban que uno era guerrillero que porque allá existía guerrilla. Nadie podía decir que
venía de estos lugares. Tocaba decir que de Las Brisas, que de
San Isidro. Una de las muchachas venía en embarazo y les dijeron que de dónde eran y las muchachas dijeron que venían
del Empalme. Las bajaron y les preguntaron que si alguien las
conocía pero nadie las conocía. Las dejaron y los hombres las
manosearon, tocándolas, las violaron […] De las muchachas no
se supo nada más, las desaparecieron.133
Este testimonio evidencia que la violación sexual también
fue utilizada como condena contra mujeres detenidas en los retenes, catalogadas de “desconocidas” y “guerrilleras”. Habitar en
una zona donde las farc tenían presencia o no lograr atestiguar
vínculos con el pueblo, con los conocidos, significaban el abuso
sexual a manos de paramilitares. Al igual que en el caso anterior, la violación tuvo un carácter punitivo: se orientó a castigar
la supuesta identidad de las víctimas, su presunta pertenencia a
la subversión.
132
131
Goffman, Erving. Estigma. La identidad deteriorada.
168
133
Memoria Histórica. Mujeres y guerra: víctimas y resistentes en el Caribe colombiano.
Entrevista n. 50, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
169
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Finalmente, los hechos de violencia sexual que permanecen
anclados en la memoria de los habitantes de El Placer no solo involucran mujeres de la población civil. Múltiples entrevistas, conversaciones y talleres refieren violencias desplegadas por los paramilitares sobre mujeres de las farc capturadas en combate. En
esos casos, la mutilación de órganos sexuales y el empalamiento
fueron dispositivos de terror empleados para escarmentar a las
combatientes y enviar mensajes desmoralizantes al enemigo. Sobre
el cuerpo de las guerrilleras, los armados continuaron la batalla.
El caso de dos mujeres que en el año 2005 combatieron en
un enfrentamiento librado a las afueras de El Placer y fueron
capturadas por los paramilitares expone los suplicios infligidos a
guerrilleras de las farc:
la guerrillera, los paramilitares atacaron física y simbólicamente la capacidad de reproducción del enemigo y animalizaron su
cuerpo. Por medio del cuerpo femenino, los armados humillaron también a los hombres de las farc, quienes no pudieron
proteger a su compañera del ataque paramilitar. En relación con
este último punto, no sabemos con certeza si la combatiente capturada era hija de un comandante, pero es significativo que este
hecho se relacione con el enojo y la necesidad de venganza generada en los guerrilleros, representados en el testimonio con la
imagen del padre, figura de quien socialmente se espera proteja
a las mujeres.
Los mensajes emitidos a través del cuerpo de las guerrilleras
no solo se dirigieron al bando contrario. Tal como lo expone el
siguiente testimonio, los paramilitares pretendieron exhibir a la
mujer torturada por los medios de comunicación, para exponer
su trofeo al resto de la población:
El día del enfrentamiento, las dos muchachas del tanque,
yo no sé como las cogieron. Ahí había una mona, una mona de
pelo largo, zarca ella. A ella disque la cogían del pelo así y dele
pata a la cabeza. Un palo le metieron por la vagina. Ella era hija
de un comandante de la guerrilla, por eso ese señor se enojó y
quería acabar con todo el mundo.134
Al igual que la tortura pública de civiles, la captura de guerrilleras en combate y la posterior puesta en escena de su cuerpo
tuvieron una dimensión comunicativa. Como lo presenta este
caso, la combatiente fue utilizada como un trofeo de guerra a
través del cual los paramilitares buscaron humillar y doblegar
al enemigo. Por medio de la exhibición del cuerpo torturado,
muerto y deshumanizado, los armados emitieron mensajes de
terror para intimidar y romper la capacidad de lucha se su adversario.135 Debido a que la capturada era una mujer, la violencia
cobró significados particulares. A través del empalamiento de
134
135
Entrevista n.° 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Lair, Eric, “Reflexiones acerca del terror en los escenarios de la guerra interna”
170
En el enfrentamiento del 2005 pelearon dos guerrilleras.
Una guerrillera se tiró por ahí abajo, al bajar ahí la grada, y
a la otra sí la cogieron y la hirieron todo feo. La tenían toda
reventada por la balas y ella disque seguía dándoles plomo. La
remataron y la llevaron para El Placer “para que salga en la televisión para que vean lo que matamos”, decían.136
La mutilación de los senos y la violación sexual también hicieron parte de los repertorios de violencia utilizados contra mujeres guerrilleras capturadas en combate. Al respecto comenta
un poblador: “A las mujeres guerrilleras que cogían vivas las violaban dos o tres días y las mataban. Hacían torturas a las mujeres
guerrilleras”.137 Otra habitante aporta lo siguiente:
136
137
Entrevista n.° 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011.
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
171
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Se escuchaba que a la guerrillera que cogían viva eso la violaban, le hacían de todo, la torturaban, le cortaban los senos.
Una vez que trajeron una guerrillera al edificio, ahí donde están los policías que antes estaban ellos, ahí trajeron una guerrillera. Hartos fuimos a mirar y ellos estaban ahí diciendo esta
hijuetantas… Yo creo que se les murió en el camino, porque
viva sí la cogieron, pero la traían bien cortada. Pues si esa gente
le hacia lo que hacía a los civiles, cómo no les va a hacer a los
pobres guerrilleros, eso era terrible.138
cuerpos, como el embarazo, tildarlas de “guerrilleras” por tener
un carácter altivo y castigarlas mediante diversas formas de violencia sexual, son factores que evidencian que los paramilitares
asociaron a la mujer con la reproducción biológica, lo pasivo, la
esfera privada, lo débil y la sumisión, reforzando una lectura tradicional y patriarcal de la feminidad.139 Por su parte, el estigma que recayó sobre los pobladores reprodujo una representación particular de la masculinidad. Los
paramilitares continuaron definiendo a los hombres como protectores de la mujer y la familia, asociándolos a la fuerza, la virilidad y el “ser guerrero” y castigándolos por portar rasgos asociados a la feminidad, como el pelo largo. De esa manera, el estigma
tuvo también un carácter diferenciado según el género.
Ahora bien, el asentamiento paramilitar en El Placer no solo
implicó la construcción de “enemigos” y “enemigas”. La población
y particularmente las mujeres fueron objeto de otras regulaciones,
prácticas y repertorios de violencia que moldearon la vida cotidiana.
Tal como ocurrió en el caso del empalamiento, por medio
del cercenamiento de los senos y la violación sexual los paramilitares se empeñaron en acabar con la capacidad de reproducción
del enemigo. Suponiendo el carácter transitivo del “ser guerrillero”, por medio de la violencia sexual, de la agresión del cuerpo
femenino, los armados buscaron impedir simbólicamente el nacimiento de nuevos combatientes de las farc.
Los testimonios presentados a lo largo de este apartado demuestran que, durante los siete años de presencia del Bloque Sur
Putumayo de las auc en El Placer, los rótulos de “guerrillero”,
“colaborador” o “auxiliador” de las farc sustentaron la tortura, el
asesinato y la desaparición de civiles. Sin embargo, el estigma de
“guerrilleros de civil” no se desplegó de la misma manera sobre
hombres y mujeres; tampoco los suplicios que buscaban castigarlo. Los estereotipos usados por los paramilitares para marcar a
las personas como enemigas se entrecruzaron con una particular
comprensión de qué es ser hombre y ser mujer.
El estigma de “ser guerrillero” o “guerrillera” no estuvo exento de arreglos de género socialmente legitimados, que asignan
roles, tareas y características diferenciadas a hombres y mujeres.
Señalar a estas últimas como “colaboradoras” por sus lazos de
consanguinidad y sus relaciones afectivas, buscar marcas en sus
138
Entrevista n.° 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
172
El peso de ser mujer: entre decentes
e indecentes
Durante los siete años de dominio paramilitar en El Placer y
sus veredas más cercanas, el cuerpo de la mujer se convirtió en un
objeto de deseo y control por parte de los paramilitares. Como se
verá a lo largo de este apartado, los paramilitares promovieron la
prostitución y simultáneamente impusieron una frontera entre las
mujeres decentes e indecentes.140 La mujer decente debía cumplir con
todos los atributos de buena hija, esposa, madre y buen ejemplo
139
Bourdieu, Pierre, La dominación masculina (Barcelona: Editorial Anagrama, 2000).
Según el Diccionario de la Real Lengua Española, la palabra indecente se define
como: “1. lo acorde con la moral sexual se considera una chica muy decente 2. limpio,
aseado va siempre muy decente”. Para esta investigación se usarán la palabras decente
e indecente porque definen lo que la comunidad y desmovilizados relataron sobre la
relación mujer, comportamiento y estatus.
140
173
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
para la comunidad. Por el contrario, la mujer indecente era destituida de estos atributos, llamándola “prostituta”141, “paraquera”,
“recorrida”, entre otras. Para ello se desplegó un sistema punitivo
en que las mujeres indecentes eran castigadas en público y de una
manera particular. Por otra parte, las decentes ocupaban una posición ambivalente sobre cómo actuar, de quién poder enamorarse
y qué decisiones tomar para no ser “despreciadas”. La vida cotidiana de las mujeres se movió entre esta frágil frontera impuesta por
los paramilitares.
Para comprender el contexto en que se desarrolló esta idea
de establecer una diferenciación entre la mujer decente e indecente,
este apartado mostrará, en primer lugar, el fenómeno de la prostitución en El Placer y hablará sobre lo que implicó trabajar como
trabajadora sexual dentro de un orden paramilitar. Luego, sobre
esta construcción abordaremos la vida cotidiana de las mujeres
locales142 y la implicación que tuvo en sus vidas tener que cuidar
la frontera de cómo ser percibida por los actores armados, pero
sobre todo por la comunidad.
¿Qué nos dicen las prácticas desplegadas por los paramilitares sobre sus representaciones de lo femenino y lo masculino?
¿Fueron las mismas para todas las mujeres? ¿Qué consecuencias
trajo para las mujeres locales la forma como los paramilitares
leyeron la prostitución? ¿Cuáles fueron las prácticas usadas para
diferenciar a las mujeres decentes de las indecentes? Para responder
estas preguntas, el apartado se concentrará en describir la vida
cotidiana de todas las mujeres que fueron sujetas a distintos controles y sanciones por parte de los paramilitares, particularmente
dirigidas a su cuerpo, familias y sobre la forma de representarse
como mujer.
Capítulo 3
Prostitución y paramilitares: entre el chongo y
la trinchera
A diferencia de lo acontecido en otras dominios paramilitares, en El Placer había una convivencia permanente con las prostitutas y aunque eran identificadas como mujeres indecentes, nunca
fueron vistas como inservibles o indeseables. Fueron perseguidas
y en algunos casos asesinadas no por su trabajo, sino por haber
contraído algunas enfermedades de transmisión sexual. En otros
casos de dominio paramilitar, por el contrario, la prostitución fue
castigada, como en el caso Golfo de Morrosquillo,143 con la “idea
de que esta actividad desequilibraba el orden social soñado por
los armados”.144 También fue así en el caso de Magdalena, donde
Hernán Giraldo, comandante del Frente Resistencia Tayrona, explica el asesinato de dos mujeres: “Eran prostitutas y aquí necesitamos gente que sirva. Lo demás hay que desaparecerlo”;145
Según el excomandante Arnolfo Santa María, alias ‘Pipa’, las
prostitutas se convirtieron en un mal necesario, ya que por medio
de ellas se mantenía más control sobre las acciones de sus hombres contra las mujeres locales, como violación o acoso sexual. Sin
embargo, esta política tuvo que enfrentarse al descontento de las
mujeres tradicionales del pueblo, como la abuela Noemí, recordada como la cacica del pueblo y autoridad que respetaban los
distintos actores armados. De ella se hablará más adelante.
Cuando la abuela Noemí nos comentó [...] que ese era un
pueblo pequeño y que tanta sinvergüencería que había ahí,
tanto bar. Entonces ya nosotros le dijimos: “Vea, abuela, lo
que pasa es que nosotros no queremos de pronto ir a generarle problemas a la población, porque hay mucho pelado de
141
En una conversación con Nohora Cruz, directora de la Fundación Vida Nueva,
explicó que existe un debate sobre cómo nombrar a una trabajadora sexual. Lo
importante es resaltar que ellas no nacen siéndolo, sino que se construyen desde
unas condiciones y contextos específicos. En esta investigación las llamaremos prostitutas sin olvidar esta discusión tan importante.
142 Así llamaremos a las mujeres que habitaban El Placer antes de la llegada de los
paramilitares.
174
143
Grupo de Memoria Histórica, Mujeres y guerra: víctimas y resistentes en el Caribe
colombiano.
144
Grupo de Memoria Histórica, Mujeres y guerra: víctimas y resistentes en el Caribe
colombiano.
145
Grupo de Memoria Histórica, Mujeres y guerra: víctimas y resistentes en el Caribe
colombiano, 294.
175
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
la organización que no tiene su mujer y quiere satisfacer sus
deseos, entonces ya se van a meter de pronto con la mujer del
señor o a irrespetar a la esposa del señor o a querer mirar
a las muchachas, a seducirlas. Entonces para que no exista
ese problema yo creo que es mejor que existan las trabajadoras sexuales para que de pronto no vaya a haber violaciones,
todo eso se puede dar”. Entonces ya ella nos entendió en ese
sentido, pero ella no gustaba. Ella quería como que nosotros
acabáramos con eso.146
que yo mañana lo cojo”, y ella se madrugaba al otro día a hablar
con el señor. A veces les pegaba.147
Retomando las justificaciones de la presencia de prostitutas, ‘Pipa’
explicó que ellas cumplían otras funciones importantes dentro de la
guerra. Cuando los paramilitares recibían su salario cada mes, las prostitutas eran llevadas a las cuadrillas o trincheras para “atenderlos”.148
A veces cuando estaba muy crítica la cosa, ya a lo último cuando
yo ya empecé a tomar mando militar, ellas iban ya, tomábamos
un sector, digamos ahí en Puerto Amor o para los lados de Miravalle, llevábamos las mujeres allá, iban sesenta o cuarenta [...] Se
armaban carpas, se mataban dos o tres animales y se preparaba la
comida ahí. Bailaban, se bañaban y hacían sus necesidades. Ellas
duraban por ahí hasta las cuatro de la tarde [...] Llegaban por ahí
cien hombres, cien, ciento veinte, una compañía. Y ese día se atendía esa compañía, al otro día se sacaba otra compañía diferente,
de pronto también iban mujeres diferentes. Y así hasta que terminábamos con toda la gente [...] Sí, era una pequeña distracción
ahí para los muchachos, como dice todo guerrero: para darles la
moral [...] Eso nosotros lo realizábamos cada dos meses, cuando
estaba crítico [...] ahí era cuando hacíamos nosotros esas festividades [...] ¿Para qué? Para no tener de pronto remolques. Porque si
uno saca diez pelados a darles el permiso son diez fusiles que quedan de remolque, entonces son diez combatientes menos y carga
más para los combatientes que tienen que combatir en caso de un
combate. Entonces por eso se hacían esas actividades.149
Esta cita nos deja ver que ‘Pipa’ se refiere a la prostitución
como un fenómeno positivo no solo para los hombres de su tropa,
sino también para la comunidad, porque asume que las mujeres
estarían menos expuestas a violaciones por parte de sus hombres
armados. Según su discurso justificatorio, esta dinámica fue premeditada para lograr una estrategia militar y de convivencia con
la comunidad.
Sobre esta primera justificación del excomandante ‘Pipa’, la
abuela Noemí, aunque no estaba de acuerdo con la prostitución,
comprende la situación, pero no comparte que las prostitutas intervengan en los matrimonios de las familias civiles. Ella, en estos
casos, ejerció su autoridad para castigar a las prostitutas que trabajaban con civiles casados.
A Noemí no le gustaban las prostitutas. Un día en la casa de
unos mecánicos subió y sacó a una prostituta a punta de correazos con el cable que cargaba. Las nombraba “esas sucias”. Les
decía a los hombres que ahorraran en vez de estar gastándose
la plata en putas y alcohol [...] Entonces, llegaba la mujer y le
decía: “Vea, abuela, que mi marido está allá en ese bar con esas
prostitutas y no sé que [...]”. “Tranquila, mija: déjemelo quietico
147
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
Entrevista n.° 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
149
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
176
177
148
146
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Este tipo de eventos, como mencionó ‘Pipa’, eran vistos
como momentos de distracción en una zona de guerra, pero
también eran una estrategia de combate, ya que “darles moral”
a los guerreros significaba tener mejores soldados, animados,
entregados a la misión; significaba también que fueran “más
efectivos” y que no se descompletara la tropa, porque en una
zona de alta presencia guerrillera y permanente combate, las
auc no se podían dar el lujo de dispersar a los combatientes.
Entonces, la prostitución se convertía en un premio para los
hombres que demostraban su mayor esfuerzo y entrega a la
causa de la guerra, pero también en un método para suplir los
“deseos sexuales incontrolables” de los combatientes, como lo
anotó ‘Pipa’.
Aunque para los paramilitares se convirtió en una “necesidad” tener a las prostitutas cerca, su presencia también implicó dos situaciones muy importantes en El Placer: primero,
que ellas tuvieron que moldear su trabajo al orden social paramilitar, exponiéndose al control de enfermedades y castigos
sobre sus cuerpos cuando no cumplían las normas establecidas;
y segundo, implicó un cambio para las mujeres locales del pueblo, quienes por presunto “mal comportamiento” podían pasar
rápidamente a ser comparadas con las trabajadoras sexuales.
A continuación nos centraremos en comprender cómo se
desarrolló el trabajo de la prostitución durante el dominio paramilitar en El Placer. Hablaremos, en primer lugar, de cómo
este ejercicio dependió de una cadena económica donde participaban distintos actores. En segundo lugar, examinaremos el
tipo de espacios donde se ejercía la prostitución con paramilitares. Luego, pasaremos a otro tipo de control social y médico específico para los cuerpos de las prostitutas, asociado a las
enfermedades de transmisión sexual (ets). Y por último, nos
centraremos en explicar las sanciones que significaron toda una
escenificación por mostrar el desprecio por el cuerpo cuando
estaba infectado o cuando la prostituta, según paramilitares,
pasaba el límite de la “indecencia”.
178
Capítulo 3
Lo lucrativo del negocio
Durante el dominio paramilitar en El Placer, la cadena económica y de seguridad en el negocio de la prostitución funcionó
de la siguiente manera: en La Hormiga estaba alias ‘Manzano’, un
paramilitar urbano que se movía entre La Hormiga y El Placer,
administrador de un bar llamado Sabor Latino y que cumplía la
labor de proxeneta. Él se encargaba de escogerlas, negociar con
ellas y llevarlas donde se necesitaban. En palabras de ‘Pipa’: “Él
mismo iba y hablaba con los del negocio, no sé qué arreglos harían ellos, eso sí ya era entre ellos ahí que hacían sus negocios,
y entonces él iba y las traía y las llevaba”150. Es importante mencionar que aunque no logramos identificar todos los criterios de
selección, alias ‘Tomate’ en su versión libre afirmó que los comandantes pedían las más bonitas: “En el 2000 me tocaba ir al bar
a buscar las mujeres más bonitas, decirle que cuánto cobraba y
llevárselas al patrón. Ellas se quedaban dos tres días allá […] Al
comando Rafa y a Daniel”.151
Además de estas funciones, ‘Manzano’, en su bar, facilitaba el
acceso de los paramilitares a las prostitutas y al alcohol. Se convirtió en el hombre de confianza de los paramilitares en este negocio,
como lo narra ‘Tomate’.
Él nos fiaba trago. Yo era uno de los que iba allá, porque
habían meses que no pagan. Dos tres meses y era la motivación
del patrullero sacarlos a permiso por X operación o buen comportamiento, entonces siempre se trata de motivar las personas,
los muchachos. Entonces uno tenía que ir a darle la cara allá a
decirle pues que le fiara unas dos canecas de aguardiente o de
ron y que consiguiera muchachitas en fiar y que yo le pagaba a
los ocho días. Cuando yo estaba allá me tocaba hacer eso a mí
porque todos me caían a mí. Si tenía la plata, les daba, y si no,
150
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
151
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
179
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
iba yo mismo, iba donde Manzano y le decía: “Fíeme dos medias
de ron y pa’ una muchacha”.152
que requería este servicio, ganaban entre ochenta mil y ciento cincuenta mil pesos: “Subíamos mujeres en cantidad, 15 a 18 mujeres por camioneta para las trincheras en el monte. Subíamos tres
o cuatro camionetas a un solo lugar, camionetas de mujeres [...]
Cada una debía pagar 10.000 pesos”.154 Los conductores debían
cumplir las órdenes directas de ‘Manzano’, quien daba las coordenadas de recogida y entrega en El Placer o en las veredas cercanas.
Por último, en esta cadena económica estaban las farmacias y
puestos de salud. Estos lugares entran a la economía de la prostitución desde antes de la incursión paramilitar, ya que se encargaban
de cobrar por los exámenes de control sanitario y vender la droga
necesaria para curar las enfermedades venéreas. Esto quiere decir
que la guerrilla también ejercía un control sobre las ets (asociado
con las prostitutas), pero el pago por exámenes y medicamentos se
hacía entre las prostitutas y los farmaceutas: “Antes con la guerrilla las prostitutas debían ir a hacerse el examen de frotis vaginal a
la droguería o puesto de salud, pero debían pagar, ya que la guerrilla también controlaba esto”.155 No debe olvidarse que todos los
locales comerciales en El Placer pagaban impuestos a la guerrilla.
No obstante, durante la presencia paramilitar, esta relación
se transformó ya que entró a controlarla alias ‘El Médico’: “Yo soy
el que mando, usted [dirigiéndose al trabajador de la farmacia]
hace los exámenes y se queda con el 20% y me da el 80%. Hicieron una reunión con el comandante ‘Blanco’ y quedaron 5050”.156 Entonces, la mayoría de farmacias en El Placer quebraron
porque no solo debían repartir las utilidades del negocio, sino
Distintas personas lo recuerdan como un civil dueño de un bar,
pero, según la versión libre de ‘Tomate’, ‘Manzano’ se desmovilizó
con el Bloque Sur Putumayo:
Manzano se desmovilizó porque aparte de eso Manzano el
día del pago, como él se rebuscaba con sus mujeres, él iba a los
grupos, era el cacique pues ahí de las mujeres, entonces las que
él tuviera las llevaba el día del pago. Y nos colaboraba, si tocaba
colaborar, él nos colaboraba con información. Si tocaba ir a meterse allá a ver, o si llegaba la ley que se quedaba dos días o tres,
él era el que nos informaba, nos servía como informante […] Era
informante de la organización.153
‘Manzano’, por estar en ese negocio, podía identificar a hombres “guerrilleros” que llegaran como clientes y controlar la presencia de las mujeres que trabajaban, para no permitir guerrillas
infiltradas en este campo laboral.
La cadena económica sigue cuando ‘Manzano’ se las entregaba al conductor que, de acuerdo a la información recogida, hacía
parte de las cooperativas de transporte, quienes en la mayoría de
casos eran hombres civiles obligados a hacer trayectos que los paramilitares les pedían. Se encargaban de transportar a prostitutas
de La Hormiga a El Placer o también a veredas cercanas. Algunos de ellos relataron que accedían porque en este caso eran las
“muchachas” quienes debían pagar por su transporte y no era tan
riesgoso como otros viajes que les imponían. Por los dos trayectos
154
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
153
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.° 51, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
156
Entrevista n.° 51, hombre adulto, El Placer, julio de 2011. “En el caso de las prostitutas
la idea predominante en la medicina, que veía a la mujer como ‘hombre enfermo’,
se ha visto subrayada por la asignación a este colectivo de la responsabilidad en la
transmisión de enfermedades venéreas y luego del sida, considerándolas un grupo de
riesgo, necesitado de controles especiales. Así desde el siglo pasado, la tolerancia de
la prostitución y su reglamentación han sido encaminadas a registrar las prostitutas
para obligarlas a controles periódicos, que no se realizaban sobre ningún otro grupo
de personas sexualmente activas”. En Dolores, Juliano, Excluidas y marginales: una
aproximación antropológica (Madrid: Ediciones Cátedra, 2004), 64.
180
181
152
155 El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
que también, en varias ocasiones, debían regalar la droga a los
paramilitares que llegaban a pedirla, y si no la había, eran los dueños de las farmacias quienes debían comprarla y dársela a ellos.
No podían cerrar los locales porque eran señalados rápidamente
como auxiliadores de la guerrilla.
Prostíbulo Las Reinas en El Placer
.
Fuente: Jesús Abad Colorado, julio de 2011.
A esta cadena también entraron los y las administradoras de
los chongos o prostíbulos y puestos de fuentes de soda, pagando
posiblemente porcentajes similares a los de las farmacias. Esta parte de la cadena no se logró documentar. Hoy los prostíbulos de El
Placer están abandonados y sus dueños ya no viven en la inspección.
182
Capítulo 3
De la fuente de soda al chongo y del chongo a
la trinchera
Ser prostituta en un territorio cocalero, y que además se encuentra bajo el dominio paramilitar, implicó habitar muchos espacios que interferían con la vida cotidiana de la población civil. Estos
espacios se dispersaron y aumentaron con la instalación de la base
paramilitar. Los chongos, puestos de fuentes de soda y los espacios
de guerra itinerantes157 se convirtieron en lugares para el ejercicio
de la prostitución. Pero fueron estos lugares los que establecieron diferencias entre las mismas prostitutas. Durante el trabajo de campo,
se lograron identificar tres tipos de prostitutas que se relacionaban
directamente con los espacios físicos: las prostitutas clandestinas
que trabajaban en los puestos de soda, las prostitutas de los chongos que trabajaban en los prostíbulos tradicionales y las prostitutas
itinerantes que ejercían su trabajo en las trincheras y campamentos.
A continuación, veremos cómo los lugares se relacionaron directamente con el oficio de la prostitución.
El puesto de fuente de soda se caracterizaba por ser una
especie de cantina. Allí se vendía licor y se bailaba. Los clientes
eran hombres civiles y armados de distintas edades atendidos
por mujeres jóvenes. Muchas de ellas —en su mayoría nariñenses o putumayenses, menores de edad, con bajo nivel de escolaridad y de origen económico precario—, llegaron a la zona
como raspachines,158 cocineras o empleadas de servicio en fincas cocaleras o laboratorios de coca. Sin embargo, estas actividades requerían de muchas horas de trabajo físico sin buena
remuneración. Eran trabajos que duraban aproximadamente
tres meses durante la cosecha de la hoja de coca. Las mujeres
que trabajaban en las cocinas debían preparar alimentos para
un grupo grande de trabajadores que oscilaba entre quince y
157
Nos referimos a espacios como las trincheras y los campamentos en las fronteras
límites del pueblo, donde se encontraban los paramilitares que vigilaban la base
paramilitar. Su ubicación cambiaba dependiendo de los planes estratégicos de
ataque y las fincas eran invadidas dependiendo de las coordenadas del enemigo.
158
Personas encargadas de raspar la hoja de coca.
183
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
setenta, dependiendo de la extensión del cultivo. La dureza de
estas labores y la mala paga motivaron a las jóvenes a la búsqueda de un trabajo “menos pesado”, de “buena paga” y donde tuvieran otro tipo de interacción social dentro del casco urbano
de El Placer. Muchas encontraron en los puestos de fuentes de
soda lo que necesitaban trabajando allí como meseras. Para
algunas de ellas, este lugar se convirtió en la entrada al mundo
de la prostitución.
El trabajo consistía en atender a los clientes trayéndoles licor.
Con algunos se ponían citas en horas no laborales. Entre martes
y jueves, la mayoría de jóvenes descansaban o hacían otro tipo de
trabajo, y las que permanecían en el lugar atendían máximo a
tres hombres por día. Desde el viernes iniciaba el trabajo fuerte,
pero era el domingo el día con mayor clientela.
rera permanezca en ella”160. El estigma reafirma su posición dentro de la sociedad, su representación como mujer indecente, que le
será difícil borrar. ‘Pipa’ se refiere a los puestos de fuentes de soda
como una “universidad” para las jóvenes:
A media mañana cada local está arremetiendo clientes, faltan sillas y las meseras corren de un lado para otro, algunas
se sientan acompañar clientes por momentos mientras beben
licor desde la insistencia de la clientela. Ya entrada la tarde,
están ebrias, han bailado y siguen bailando, fumando y entreteniendo a los clientes en las mesas hasta las 11 p. m. 159 Comenzaron a ser reconocidas por la población como “prostitutas ocultas o solapadas” ya que hacían su trabajo de manera
silenciosa y sin nombrarse ellas mismas como prostitutas. Cuando
eran descubiertas, tenían dos posibilidades: cambiar de sitio o de
región, o pasar a los chongos y bares. En este caso las llamaremos prostitutas clandestinas. Es allí, en los puestos de fuentes de
soda, donde “el estigma se constituye en una de las puertas de
entrada a este oficio. Pero una vez dentro, ese estigma continúa
actuando, asegurando que la mujer que ha comenzado esta car-
Y las fuentes de soda pues eso es como decir una universidad para las que van allá. Porque ahí ya empieza, digamos, las
peladas comienzan a trabajar en las fuentes de soda ya empiezan a compartir con los pelados que salían: “Yo trabajo hasta
tales horas y luego nos vemos para ir a la residencia”. No eran
trabajadoras declaradas, sino más que todo reservadas.161
Cuando ‘Pipa’ dice que no eran trabajadoras declaradas,
sino reservadas, evita responder por aquellas jóvenes menores
de edad que trabajaron en el negocio de la prostitución durante el dominio paramilitar, ya que sobre estas menores de edad
no se ejercía ningún control. Según el comandante ‘Pipa’, no se
podía controlar su situación porque ellas chiveaban (falsificaban)
las cédulas y porque se veían muy acuerpadas, así que era difícil
identificarlas. Cuando se le preguntó desde qué edad podían trabajar en los puestos de fuentes de soda, respondió: “Después de
los quince eran mujeres hechas y derechas, de pronto ya tenían
hijos y todo eso”162, entonces ya podían trabajar sin restricciones,
decisión que no tiene en cuenta que las jóvenes fueran menores de
edad. Él estaba seguro de que a los quince años las jóvenes ya estaban preparadas para ser prostitutas, pero como debía responder
como comandante de El Placer, no olvidó que existía una ley y por
eso estas jóvenes debían trabajar de manera clandestina.
160
Juliano, Dolores, Excluidas y marginales, 114.
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
162
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
161
159 Mueses, Rosa et. al. La prostitución en la Hormiga, 62.
184
185
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Dibujo dentro de un prostíbulo de El Placer.
Capítulo 3
encontrar a las trabajadoras sexuales de las grandes ciudades
del país y de Ecuador o Panamá que contaban con mayor experiencia, no ocultaban su labor y asumían públicamente su oficio
y declaraban sin tapujo: “Yo soy una prostituta”. A ellas las llamaremos prostitutas de los chongos. Ellas se encargaban de los
civiles y de los armados que estaban de descanso o habitaban El
Placer. En total había aproximadamente doce lugares, cada uno
contaba con cerca de veinte mujeres que trabajaban de viernes
a lunes con horarios establecidos por los paramilitares, porque
la comunidad se quejaba del ruido de estos establecimientos. Según ‘Tomate’ y ‘Pipa’: “Antes eso sirvió porque esos bares antes
amanecían, la guerrilla permitía que amanecieran, nosotros no
permitíamos que amanecieran porque la población se quejaba
de esa bulla, de que no dejaban dormir. Entonces ese trabajo era
totalmente político”.163 En esta cita, ‘Pipa’ asume que este tipo de
control era “totalmente político” porque regulaba la convivencia
de ellos, las prostitutas y la comunidad. Para ‘Pipa’, en este caso,
la comunidad es la que crea el control de los horarios de estos
establecimientos y ellos, como autoridad, la hacen cumplir. Sin
embargo, la comunidad afirma que los chongos permanecían
abiertos hasta altas horas de la noche y más cuando los paramilitares hacían fiestas.
Los prostíbulos estaban por todas partes. Las mujeres de la
población civil se quejaban porque invadían la vida privada de
sus familias “En la [casa] [...] del frente ponían películas porno
y el televisor daba hacia la calle. Un día les pedí el favor que lo
volteara para que los niños que pasaran no lo vieran. La respuesta de ellos fue que los niños debían aprender desde chicos a
comerse una mujer”.164
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, julio de 2011.
Todo lo contrario pasaba en los chongos o prostíbulos, donde las trabajadoras sexuales ejercían su labor de manera abierta
y sin tabúes. Los chongos eran reconocidos porque allí se podían
186
163
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 15 de
marzo de 2010, Bogotá; versión libre, postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias
‘Pipa’, 20 de diciembre de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz.
164
Entrevista n.° 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
187
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Dibujo dentro de un prostíbulo de El Placer.
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, julio de 2011.
Aparte de este tipo de casos más individuales, hay uno específico que la población recuerda como un acto colectivo incontrolable.
Algunos pobladores recuerdan que en múltiples ocasiones los paramilitares instalaron en la Y, en el centro del pueblo, televisores con
amplificación de sonido165 donde exhibieron películas porno. Cada
tres o cuatro días, usualmente al caer la noche, los armados hacían
proyecciones que fácilmente podían ser observadas por los transeúntes: “Ponían una pantalla grande en la Y con películas porno,
Capítulo 3
muchas veces, como para corromper la gente. Cada tres o cuatro
días ponían una pantalla, eso a la hora que quisieran sobre todo
cuando llegaba la noche”.166 Según los habitantes, los paramilitares
“en la Y se sentaban para corromper la gente, los niños y jóvenes”.167
Para las mujeres adultas esto no cabía dentro de su concepción religiosa, tradicional y conservadora. Los armados quebraron las prácticas y símbolos culturales que rodean la sexualidad.
En los chongos, las negociaciones entre prostitutas de oficio y
clientes pasaban por la aprobación de los administradores o administradoras. Y como la ganancia se debía dividir con el administrador, las prostitutas de oficio duraban un promedio de dos meses
en El Placer, tiempo suficiente para regresar a sus regiones con
buenos ahorros. Otras cambiaban de zona pero dentro del Bajo
Putumayo por la fama de ser el lugar donde este trabajo era bien
recibido y retribuido.
Por último, están los espacios de guerra itinerantes, lugares menos tradicionales para este trabajo. Los campamentos, las trincheras, las fincas, los escondites donde permanecían los paramilitares
que cuidaban la zona y se enfrentaban cuando aparecía el enemigo. Allá llegaban las prostitutas itinerantes quienes se encargaban
de los combatientes que estaban de turno.
Eran a ellas a las que se les ejercía mayor control, porque si
se infiltraba una guerrillera, se corría el riesgo de que el enemigo
descubriera la estrategia de combate en los anillos de seguridad
de El Placer. Y es acá, por ejemplo, que ‘Manzano’ jugó un papel
indispensable, pues era el encargado de escoger y enviar a las prostitutas itinerantes. Para estos espacios, él enviaba a las prostitutas
de su confianza y reconocidas por él como trabajadoras antiguas y
de “buena calidad”. Pero además de este filtro, también existía el
carnet, el cual demostraba que la prostituta itinerante estaba “limpia”. Si lo portaba con ella, quería decir que conocía la norma sobre las regulaciones, los horarios y los días de atención impuestos
166
165
Notas de campo de investigadoras, julio-agosto de 2011; conversación con dos
hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
188
167
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
189
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
por los paramilitares: “Ese era el contacto, velar que ellas tuvieran
su carné, su control de salud y la carnetización para que no nos
infiltraran las guerrilleras”.168
Como se ha dicho anteriormente, muchas veces eran llevadas
a estos lugares para no mover a los hombres de sus puestos. Ellas
eran escogidas no solo por su belleza, sino también por la reputación como buenas prostitutas, ya que debían atender a muchos
hombres en un mismo día. La mayoría de veces eran traídas de La
Hormiga, pero también llevaban de los prostíbulos de El Placer.
Los escenarios donde ellas atendían a los hombres eran improvisados: plásticos con los que construían pequeños cambuchos donde
iban los armados y hacían filas para ser atendidos.
oscureciera, porque eran espacios de guerra y los paramilitares
debían trabajar en la noche haciendo guardia en ese anillo de
seguridad tan importante para la base paramilitar en El Placer.
Las distintas características de estos lugares dejan ver que
la prostitución se acomodó a cada una de las actividades de los
hombres y de sus necesidades. En cada uno de ellos hubo diferentes reglas —como se verá más adelante—, pero sobre todo
cada uno de ellos atraía a mujeres con distintos perfiles y niveles
de profesionalismo. Encontramos a las prostitutas clandestinas
que trabajaban en puestos de fuentes de soda con clientes civiles y paramilitares; también a las prostitutas de chongos quienes
trabajaban en estos establecimientos y atendía a civiles y paramilitares que estaban en descanso o que trabajaban dentro de
El Placer; y por último, las prostitutas itinerantes que trabajaban en espacios de guerra itinerantes y eran las que ganaban
más dinero por día, ya que atendían más hombres. Pero también
eran ellas quienes recibían mayor control no solo en términos de
salud, sino también en su perfil, para evitar que se filtrara una
guerrillera. Cada uno de los espacios implicó una puesta en escena que permitió ver las distintas modalidades de ser prostituta
en ese contexto específico de ocupación y dominio paramilitar
en El Placer y sus veredas más cercanas.
Mujer habitante: “Ponían un plástico en la finca y con ponchos separaban los cuartos donde todas atendían a los paras”.
Conductor: “Las dejaban en las trincheras de los paras quienes hacían pequeñas guaridas donde cabía una mujer”.
Hombre habitante: “Las prostitutas que traían de La Hormiga llegaban a Puerto Amor, a La Esmeralda o al monte donde
hacían cambuchos y filas para ser atendidos”.
A estos lugares iban aproximadamente cada mes cuando los
paramilitares recibían su sueldo. El día era el lunes, ya que el
martes debían actualizar el carné de salud, los miércoles descansaban y de jueves a domingo atendían en los prostíbulos. Transportaban de a 15 a 18 prostitutas itinerantes en una camioneta.
Casi siempre eran cuatro carros llenos con dirección hacia un
mismo lugar. Nunca se quedaban; a las seis de la tarde las recogían para llevarlas a El Placer o a La Hormiga antes de que
Controles: contagio, cuerpo y sanidad
gmh: “¿Y ellos no se hacían ese tipo de exámenes?”
E: “No, para ellos no había ese control, solamente el control
era acá a las mujeres, era el plato fuerte [risa]”.169
Antes de la llegada de los paramilitares, el concejo municipal
del Valle del Guamuez firmó el acuerdo 02 de febrero 28 de 1995
para establecer mayor control en los lugares donde se ejercía la
prostitución. La carnetización epidemiológica se impuso para todas las mujeres que quisieran trabajar en la prostitución. Para la
168
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
190
169
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
191
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
fecha, la guerrilla dominaba la zona, pero según trabajadores de
farmacias este control era tarea específica de las farmacias, puestos de salud y administradores de los prostíbulos. Sin embargo, el
día 29 de marzo de 1999, el despacho del alcalde emitió el decreto
24 donde exigía mayor control tanto de las ets como del trabajo
de menores de edad en los establecimientos de lenocinio. Los controles fueron establecidos desde entes gubernamentales, pero se
ejercieron con total autonomía por parte de los actores armados.
Los paramilitares asumieron este mandato con mayor rigurosidad cuando en las tropas comenzaron a enfermarse los combatientes, quienes debían parar el trabajo hasta estar curados
“Yo conocía a varios paras y [...] yo me di cuenta que algunos
estaban infectados, creo que era gonorrea [...] esas infecciones
se daban era en los bares porque ellas no tenían control, pero
cuando vieron que había mucha infección en las autodefensas,
comenzaron a meterle orden a eso porque si no iban a quedarse
sin hombres”.170 En la comunidad aumentaron las infecciones en
hombres casados que se las transmitían a sus parejas; y aquellas
que establecieron relaciones con armados también se infectaron.
Así que buscaban dos propósitos interviniendo en la salud pública. Uno era cumplir con el decreto de vigilar la salud pública de
la comunidad, en este caso de El Placer; y el otro que sus hombres combatientes no se enfermaran y permanecieran activos en
la guerra. Actuaron desde un orden deseado, se llevaron a cabo
distintos controles sobre las prostitutas que recayeron sobre sus
cuerpos por posibles ets. Los controles eran ejercidos por los
mismos paramilitares, ellos se encargaban de vigilar y examinar
el cuerpo de las prostitutas semanalmente.
Esta vigilancia y exámenes eran realizados por los paramilitares ‘El Médico’ y ‘La Mona’, quienes fueron personas muy visibles
dentro de la comunidad. ‘El Médico’, antes de involucrarse a la
organización paramilitar, fue soldado en Montería e instructor
de la escuela paramilitar la Acuarela. Por otro lado, ‘La Mona’
también hacía parte de la organización y trabajaba junto a ‘El
Médico’ en el control sanitario de todas las mujeres que ejercían
la prostitución en El Placer. En un principio trabajó como cocinera en Villa Sandra171 (Puerto Asís), después fue escolta de ‘Coco’
y, por último, luego de un curso de enfermería, fue traslada a El
Placer para colaborarle a ‘El Médico’. Fue una de las pocas mujeres integrantes de la organización, haciéndola más notable y simbólica, ya que era la encargada de pasar por los chongos y revisar
los carnés de las prostitutas. Así que era ella quien tenía el poder
de decidir a quién dejaba trabajar y a quién se sancionaba. En el
carné se anotaba el estado de la trabajadora sexual: si estaba “limpia”, se anotaba “paciente bien”, y si estaba contagiada, se anotaba
“suspendida” y el tiempo para curarse.
Cada semana, las prostitutas debían hacerse la citología; cada
mes, el examen de sífilis, y cada tres meses, el de vih. Para los semanales, el martes debían ir a realizarse el examen y los resultados eran
entregados el viernes para que pudieran trabajar viernes, sábado y
domingo, y lunes en los campamentos de los paramilitares que estaban prestando guardia. ‘El Médico’, ‘La Mona’ o el comandante político pasaban por los bares y los puestos de soda a pedir los carnés y
si las prostitutas no entregaban este documento, debían irse del bar
y no se les permitía ir a los campamentos donde estaban las tropas
de hombres. ‘Tomate’ hace referencia a este tipo control:
170
Entrevista n.° 53, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
192
Cada ocho días doctora tenían un control [...] Si las mujeres
tenían que ir, por ejemplo, mañana al grupo, un día antes la
‘Mona’ o el político pasaba a mirar los carnets o si no tenía
tiempo el día antes, el día que uno las llevaba, llegaba al sitio,
las iba bajando del carro y la que no tuviera su carné al día para
atrás, la devolvía. Eso sí se hizo, doy fe.172 171 En la memoria de la gente, la finca Villa Sandra mantiene su sello de terror.
Era una base paramilitar donde se ejercían castigos físicos a personas de la región.
172
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
193
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Algunas veces cambiaron el día de los exámenes porque
‘La Mona’ descubrió que se estaban haciendo lavados con óvulos un día antes para alterar los resultados. “No, ahora se los
vamos a cambiar, se lo vamos a hacer el día lunes a ellas. Necesito que el día lunes esté preparado para eso [...] y desde las 5:30
de la mañana les cayeron a todos los negocios, que digan que
no, que no me he bañado nada, para acá [...] se hacían duchas,
se aplicaban óvulos como pa’ alterar los resultados”.173 En estos
controles sorpresa, varias mujeres fueron descubiertas con ets.
La lectura de los exámenes no siempre se hizo en privado.
La comunidad recuerda en particular un evento donde sacaron
a más de setenta mujeres a la cancha de baloncesto. Y también
en versión libre, ‘Tomate’ recordó que algunas veces se hicieron controles públicos en la cancha o en El Edificio, donde no
solo sacaron a las prostitutas de los bares y puestos de soda,
sino que fueron de casa en casa por las mujeres que tenían algún tipo de contacto con los paramilitares. Al respecto, relata
alias ‘Pipa’:
Digamos que sacaban a las que eran de fuentes de soda.
De pronto en algunas ocasiones miré también de familias
porque digamos que la enfermera [‘La Mona’] o el comandante urbano decían: “No, es que esta pelada está viciada,
mantiene con el uno y con el otro”. Entonces hay que llevarla porque si controlan a las mujeres que vienen a hacer la labor acá, por qué no lo pueden hacer con estas que son brinconcitas acá y ellas pueden tener problemas que pueden no
tener las que están trabajando, entonces las llevaban. Unas
salían enfermas.174 Capítulo 3
También aporta un poblador:
“[...] que si fulana era novia de zutano, que también la traigan. ”. Se reunieron como unas 70 mujeres [...] La que está
alentada se puede ir pa’su casa, la que está enferma se hace a
un lado. Delante de todas la mujeres: “Fulana de tal”, “Sí, está
alentada”, “Se la felicita y cuida. ¡Hasta luego!”, “Usted no; usted tiene unos honguitos, quédese acá”, y entonces las mujeres
que resultaron enfermas, eso fue como a las 11:00 del día que
se leyó eso, que les daban hasta las 6:00 de mañana para que
abandonaran el pueblo [...] unas se fueron de aquí del pueblo
de la pena, no volvieron más; muchachas jóvenes que trabajaban así en papelerías, salieron y no regresaban más acá.175
Para la comunidad era “normal” que cada semana “desfilaran” las prostitutas por el pueblo para recibir los resultados de los
exámenes o para presentar el carné. Sin embargo, el día que ante
los ojos de todos sacaron a niñas, jóvenes y señoras del pueblo a El
Edificio, este gesto rompió la “normalidad” de esta acción.
Además, este tipo de control implicó que lo privado tomara
espacio en lo público. Las mujeres que mantenían relaciones con
ellos a escondidas o en sospecha fueron expuestas públicamente
a la comunidad, así como otras que mantenían relaciones bajo
amenaza, incluyendo menores de edad. Para las mujeres locales
que tuvieron que “desfilar” públicamente, implicó un tránsito
de identidad al pasar de la condición de ser mujer decente a indecente. Las marcó con el estigma para siempre. El haber tenido
que “mezclarse” en los controles que se realizaban para las prostitutas conllevó que la barrera entre la prostituta y la mujer del
pueblo se borrara. Es el caso de una niña que a los doce años fue
obligada, bajo amenaza del comandante ‘Coco’, a tener relaciones sexuales con distintos actores armados “Mi mamá les decía
173
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
174
194
175
Entrevista n.° 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
195
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
que me respeten que yo era una niña de casa [...] le dijeron que
yo era más vivida que cualquiera, [...] que a mí me comían en todos los potreros hasta cinco paracos. Mi mamá regresó llorando
y me dijo: “¡Jum!, si acá lo que hemos tenido es una prostituta
que se revuelca con todos, ya mismo te vas de esta casa porque
yo no puedo vivir con la prostitución”.176 A esta niña le imponen
el estigma y de esta forma deja de ser vista como una niña menor
de edad, y pasa a ser tildada como adulta indecente. La mamá afirma estar en desacuerdo con la prostitución, posición similar a la
de los paramilitares cuando deciden sacar a la niña y ponerla en
el mismo lugar que las trabajadoras sexuales para estigmatizarla
como indecente y expulsarla, real o simbólicamente, de la “sociedad de bien”.
Todos los controles sobre el cuerpo fueron pensados para respetar ese orden social imaginado por los paramilitares. Ellos controlaron qué trabajadoras sexuales podían trabajar en la zona, qué
espacios podían habitar, cuándo su cuerpo debía ser sancionado y
cómo debía serlo, qué rol social podía tener y qué otros eran despreciables para ellos.
Además, por un lado, debe quedar claro que los controles implicaron, entre muchas otras cosas, la participación de distintos personajes dentro de la cadena económica: ‘Manzano’, los conductores
y los administradores o administradoras de los chongos. Pero también las farmacias y el puesto de salud, que quebraron por tener
que pagar impuesto, atender a pacientes sin remuneración alguna y
regalar droga cada vez que algún paramilitar la solicitaba.
Por otro lado, es importante resaltar la simbología que representó el carné de salud para las prostitutas dentro del dominio paramilitar, porque con él se controlaban las ets y también era uno
de los filtros para vigilar la intromisión de mujeres guerrilleras en
la prostitución y, por ende, en la estrategia de guerra paramilitar.
Capítulo 3
Sancionar lo indeseado
Aunque la prostitución fue aceptada y requerida por los paramilitares en El Placer, ellos también ejercieron sanciones contra
ellas. Algunas de las sanciones buscaron castigar directamente el
cuerpo infectado; otras se construyeron alrededor del imaginario
que los paramilitares tenían sobre los límites de la mujer indecente.
Así pues, se sancionaban aquellas mujeres que no cabían dentro
de este imaginario, se eliminaban, se limpiaban, se corregían. Este
apartado busca describir todas aquellas sanciones al cuerpo infectado que implicaron tortura, asesinato y desaparición; y también
aquellas que buscaron deslegitimar las acciones transgresoras, exponiendo sus cuerpos en el escenario público, acompañadas con
prácticas de violencia contra los cuerpos.
Cuerpo infectado
Según distintos testimonios de habitantes y desmovilizados,
los controles sobre las ets eran muy estrictos. Para aquellas que se
contagiaban de alguna enfermedad que pudiera curarse, la regla
era que dejaran de trabajar; en algunos casos debían irse, según el
testimonio de ‘Pipa’: “Claro, no podía trabajar, esa era la sanción.
O si andaban de muy tercas se les decía —no vuelva más acá a
trabajar, no puede trabajar más acá, porque se va a buscar problemas—. Entonces eso la mayoría se hacía su remedio, ellas tenían
la necesidad de trabajar”.177 Sin embargo, algunos habitantes relataron que los paramilitares no identificaban cuáles enfermedades
tenían cura y cuáles no. Muchas veces asesinaban también a aquellas que presentaban otro tipo de enfermedades como hongos, o
infecciones por bacterias como tricomonas o gardnerella.
Cuando alguna de ellas era sometida al examen de vih y este
resultaba cero positivo, la sanción era la muerte y la desaparición. El
asesinato se realizaba con arma de fuego en el puente colgante llama-
177
176 Entrevista n.° 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
196
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
Bogotá, 16 de diciembre de 2011.
197
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
do Puerto Amor. Las víctimas caían directamente al río Guamuez y
sus cuerpos desaparecían. Los habitantes que transitaban la zona encontraban ropa interior femenina y chanclas botadas cerca al puente.
Esta sanción afectó directamente a la comunidad, pues los
habitantes dejaron de pescar y de bañarse en el río durante años
porque habían asumido que tanto el agua como los peces estaban
contagiados de vih: “Las de tal bar tienen sida y las mataron en el
Guamuez; y decían que los peces se contagiaron de sida, y que por
eso la gente no comía pescado”.178
Dado que en El Placer se encontraba la base paramilitar, en
repetidas ocasiones llevaban trabajadoras sexuales de otros lugares —La Hormiga, La Dorada y El Tigre— para ser ajusticiadas
por orden de los comandantes. Otras veces la decisión no pasaba por orden de mando, sino que los paramilitares infectados
decidían asesinarlas directamente: “Si un hombre del grupo de
ellos iba y tenía relaciones con alguien, y empezaba a sentir problemas, entonces ellos mismos iban y ajusticiaban a esa persona
o la sacaban del pueblo […] eso se comentaba”.179 Esta sanción
se interpreta como un castigo por “contagiar” a los integrantes
del grupo armado. Para evitar que más hombres se contagiaran
y pudieran seguir accediendo a los servicios de las trabajadoras
sexuales “sanas”, mataban a las que ”no servían”. Cabe mencionar
que no existe un registro sobre lo que pasó con los hombres que
se infectaron de vih.
Sanciones como las anteriormente mencionadas tenían como
finalidad castigar todos aquellos comportamientos que se salían
de los parámetros que los paramilitares entendían por prostitución. Como veremos a continuación, castigaron, primero, cuando
las prostitutas no cumplían las reglas laborales; segundo, cuando desestabilizaban la convivencia dentro de los chongos; tercero, cuando eran sorprendidas en un triángulo amoroso; y cuarto,
cuando eran descubiertas en actos de brujería.
El primer castigo era ejercido cuando las prostitutas trabajaban
en las trincheras o en lugares donde los hombres estaban prestando
servicio en horarios no aprobados por los comandantes. Las prostitutas eran sancionadas públicamente, como lo anotó ‘El médico’ en su
versión libre: “Una vez a unas las pusieron a caminar descalzas porque
se metieron a las trincheras. La sanción la impuso ‘Coco’: les quitó los
zapatos y las puso a correr desde la trinchera hasta el bar”.180 Cuando
las encontraban en lugares prohibidos “las sacaban desnudas y las estiraban en el centro y las dejaban a pleno sol de medio día”.181 Este tipo
de sanción no solo exponía el cuerpo desnudo de las mujeres a la vista
de toda la comunidad, sino que también ocasionaba lesiones personales como quemaduras en la piel, golpes y escoriaciones. Los daños en
el cuerpo perjudicaban directamente su labor: un cuerpo bien cuidado significa tener mayor valor en el mercado laboral: “usted sabe que
el cuerpo y la carita ganan mucho”;182 pero cuando está maltratado o
lastimado automáticamente pierde valor, los clientes no pagan por él.
Los paramilitares sabían que estas sanciones y no otras, como limpiar
las calles o a lavar ropa, causarían un efecto negativo y que por lo tanto ‘aprenderían’ a no volver a cometer ninguna infracción.
El segundo tipo de castigo era ejercido contra las “prostitutas desobedientes” que perjudicaban la convivencia dentro de los
chongos, de los puestos de soda o incluso dentro del mismo pueblo. Por ejemplo, cuando peleaban entre ellas o con otras personas, “las castigaban exponiéndolas por las calles. Las amarraban
por parejas de los brazos y las hacían caminar de rodillas. Esto [lo
hacían con aquellas que] peleaban entre ellas”.183 Según la versión
libre de ‘Tomate’:
178
179
180
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’. Medellín, 3 de febrero de 2011.
181 Entrevista n.º 54, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
182
Testimonio del taller de Memoria Histórica, Bogotá, febrero de 2012, con
mujeres que ejercieron la prostitución y que ahora pertenecen a la Fundación Vida
Nueva.
183
Notas de campo de las investigadoras, julio-agosto de 2011.
198
199
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
A muchas mujeres las hacían amarrar ellos por groseras,
porque, [...] [había] mujeres que se emborrachaban por ahí y
comenzaban a tratarnos mal. Entonces, dejaban que les pasara
la rasca o [a] veces así borrachas las llevaban, esperaban que se
le pasara la borrachera y las soltaban. Ese trabajo tocó hacerlo donde le digo, doctora, que hicimos como parte del Estado
nosotros, en El Tigre, La Dorada, El Placer, Caicedo: tocaba
ponerle orden, entonces ese trabajo lo hacíamos nosotros. Por
ser groseras las amarraban y a muchas las dieron de baja. […]
“que lleven a esa vieja para El Placer”, [decían], la tenían dos
días allá y luego la soltaban.184 —Yo estoy con él porque él trabaja y me da plática, me ayuda, y a usted lo quiero, a usted lo amo.
Estas sanciones buscaban regular la vida cotidiana de los
prostíbulos donde convivían decenas de mujeres. Aunque existía
un administrador o administradora en cada local, la autoridad
recaía en los paramilitares.
El tercer tipo de sanción se realizaba cuando las prostitutas
eran vistas en triángulos amorosos, momento en el cual eran denominadas “prostitutas infieles”. Esto tuvo lugar después de que
los paramilitares establecieran relaciones afectivas con algunas de
ellas. Cuando estas entablaron relaciones con otros hombres, los
paramilitares las sancionaron o bien sacándolas de El Placer, o
bien con castigos físicos, e incluso hasta con la muerte:
Existe registro de otro caso de una prostituta de 20 años a
la que un paramilitar encerró una semana como castigo por establecer relaciones afectivas con otro hombre civil. En este caso,
el hombre civil fue asesinado: “era parca y novia de un paraco
malo. Ella quería a [...] era del pueblo pero el paraco se enteró y
lo mató. [...] Luego a esta prostituta no la volvimos a ver, tal vez se
fue o se escapó, no se sabe”.186 En la memoria de la comunidad encontramos que algunas
de estas mujeres fueron violadas, asesinadas y tachadas con un
letrero de “zorra”: “Encontraba los cadáveres con el pantalón
abajo y el calzón rasgado. [...] Les dejaban un papel pegado en
la espalda [que decía] ‘por zorra’. Al conductor más de malas le
tocaba recogerlas”.187 Cuando se indagó sobre este caso con el
desmovilizado alias ‘Pipa’, dijo: “Yo creo que eso fue para cuando nosotros andábamos móviles, que salimos de ahí de ese lugar.
Yo alcancé a escuchar ahí como el run run, pero no estábamos
en la zona”.188
Había una muchacha que se llamaba Vicky, […] [era] joven.
Ella se había conseguido un paraco y vivía con ese paraco, y se
había conseguido otro paraco más feo pero [que] tenía harta plata, entonces el otro le había grabado una conversación a ella […].
Él le había grabado esa conversación. Él tenía otra mujer,
y ella cogió […] de celos, le quitó el ese […] Y se lo pasó al comandante y [el comandante] le dijo: Te doy dos horas pa’ que
te largues de aquí. […] Ella se vino acá, y no encontró pasaje,
no encontró nada, plata, nadie le prestó, nadie tenía nada. Por
la noche apagaron la luz de esa casa, se la llevaron pa’ allá. La
habían cogido y la habían matado […]. Que la habían tirado
después al río […].185
—Venga, Vicky ¿usted por qué está con fulano?
185
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010.
Entrevista n.º1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
187
Entrevista n.º 55, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
188
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
200
201
186
184 El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
En cuarto lugar está el castigo a las prostitutas vistas como
brujas. La mayoría de paramilitares que trabajaron en El Placer
venían de distintas regiones del país donde la brujería y el chamanismo no eran reconocidos como parte de la estructura cultural
de una comunidad. Sin embargo, en el departamento de Putumayo y, sobre todo, en el Bajo Putumayo, la brujería y el chamanismo son prácticas comunes para curar enfermos, apartar los malos
espíritus y crear aseguranzas para proteger el cuerpo y la vida de
posibles atacantes. Para los paramilitares la prostitución era aceptada pero la brujería no: era vista como una transgresión del buen
comportamiento de una mujer decente. “Al lado de la casa había un
bar y ahí mataron a dos mujeres por la cuestión de que las encontraron haciendo brujería. [...] Llegó el comandante y las mató”.189
Todas las sanciones impuestas a las mujeres que trabajaron
en la prostitución buscaban, como ya se dijo, regular la convivencia de las trabajadoras sexuales en los chongos. Las sanciones no
eran siempre las mismas, pues dependía mucho qué se castigaba.
Las que iban a las trincheras en horarios no establecidos eran
castigadas públicamente y de manera tal que les causaban lesiones personales; a las que peleaban las amarraban en El Edificio;
a las infieles y brujas las mataban o desaparecían.
Como se demostró a lo largo de este apartado, la prostitución
ocupó un lugar ambiguo durante el dominio paramilitar. Las prostitutas fueron aceptadas para cumplir un papel muy específico dentro
de una lógica masculina de la guerra. Sin embargo, decidir trabajar
en El Placer requirió aceptar distintas reglas de comportamiento y
salud las cuales estaban soportadas por controles y sanciones de los
paramilitares. Solo a partir de lo que ellas significaron como mujeres
indecentes dentro de la comunidad, se pudo establecer una frontera entre las indecentes y las decentes. Una vez explicado cómo se vivió la prostitución dentro de un dominio paramilitar, pasaremos ahora a describir esa borrosa frontera entre la prostitución y el comportamiento de
las mujeres locales dentro del dominio paramilitar.
189 Entrevista n.º 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
202
Capítulo 3
Mujeres locales: vida cotidiana bajo dominio
paramilitar
La cohabitación de las mujeres locales con los paramilitares
implicó una serie de prácticas de terror y nuevas formas de convivencia. “Se entraron los paracos y ahí fueron los enfrentamientos,
ya no respetaban las mujeres, [...] empezaron aparecer los cuerpos
por ahí. Que se entrara esa gente fue lo peor. Yo no defiendo la
guerrilla, pero yo hubiera preferido la guerrilla porque ¡jum! [con
los paramilitares] nos cambió la vida a todos”.190 Este es el testimonio de una joven que a los doce años fue violada por distintos
paramilitares. Tratar de establecer diferencias entre un actor armado y otro desde su propia experiencia hace parte de su manera
de comprender el conflicto.
Mujer adulta con sus hijas por camino veredal
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012
190
Entrevista n.º 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
203
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
La presencia permanente de cientos de hombres armados
que por un lado se enfrentaban a la guerrilla y, por otro, hacían
parte de la vida cotidiana del pueblo y de las veredas, generó
una serie de acciones violentas que se analizarán a continuación.
En primer lugar, se tratarán los casos de violaciones a menores
de edad bajo la amenaza de matar a un familiar; en segundo
lugar se abordarán los casos de esclavitud sexual; y, por último,
se analizarán las relaciones sentimentales que algunas mujeres
sostuvieron con paramilitares. Todas estas formas de ejercer violencia tuvieron un efecto perjudicial para las ellas no solo porque
resultaron agredidas, sino también porque las puso en un lugar
de desprecio dentro de la comunidad.
—Pues pa’ mi casa.
—Ahí están los paracos, viviendo en tu casa.
—¿En mi casa?
—Sí, ahí están.
Me fui a verlos, solita, solita me fui. Cuando ya llegué estaban hartisísimos paracos, hartísimos, hartisísimos. Unos altos,
unos negros […] Y llegué y dije: —buenas tardes—. —Buenas
tardes, ¿y usted quién es?—. Y yo les dije: —Me da mucha pena,
pero yo soy la dueña de este ranchito—.
Sentirse en constante peligro
—¿Y por qué te fuiste?
Meses después de la masacre de noviembre de 1999, algunas
mujeres que se habían desplazado junto con sus hijos y familias hacia Nariño, Huila o Ecuador decidieron retornar a El Placer, lugar
donde habían construido su vida y tenían su propia vivienda.191 A
su regreso, se encontraron con que los paramilitares no solo no
se habían ido del pueblo sino que además estaban asentados en
sus casas. Los victimarios se habían adueñado de sus espacios y
sus pertenencias. Camas, cobijas, ollas y otros utensilios vitales y
cotidianos fueron hurtados por los armados. Al respecto narra
una pobladora:
—Porque ustedes llegaron.
—¿Y ahora qué?
—Vengo a recoger mi casa, vengo a seguir viviendo aquí.
—¿Y con quién vienes?
—Con mis dos niñas, que están donde mi hermana.
Las niñas tenían, una tenía siete mesecitos, la otra como un
añito, eran chiquiticas […]. Cuando entré no había ni cobijas
limpias sábanas, solo lo que mi hermana había sacado, de resto
todo habían cogido ellos para ellos dormir allí. Esa era mi casa,
cuando yo me fui dejé todo ahí. Tuve que comprar hasta colchón
porque ellos estaban durmiendo en mi cama, en la de mis hijas.
Ellos estaban adueñados de todo, tenían cobijas colgadas.192 Yo vine como si no hubiera pasado nada y llegué aquí al
pueblo. Me vine para mi casita. Y […] cuando llegué mi hermana dijo:
—¿Y ahora para dónde vas?
191
Entrevista n.º 56, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011;
entrevista n.º 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011; Entrevista
n.º 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011; entrevista n.º 24, mujer adulta, El
Placer, julio de 2011.
204
192
Entrevista n.º 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
205
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
En ese mismo sentido, otra mujer cuenta lo siguiente:
Me devolvieron la casa, meras las cuatro paredes […]. Cuando llegué, el comandante […] me dijo que esa era la casa pero
que mirara para atrás porque acá [en la parte delantera de la
casa] estaban ellos. Como esa casa la cogieron ellos hasta el día
[…] O sea que esa casa es grande. Del lado de allá, del negocio, mantenían todos los paracos, en el bar y de todo. Ellos se
quedaron ahí hasta el día que se fueron. Vivíamos ahí mismo;
del corredor para atrás es como otra casa con cocina, baño y
piezas. O sea, atrás estaba yo y ellos delante.193
Como lo exponen estas voces, los paramilitares invadieron los
espacios privados, íntimos de la población. Durante años la vida
de estas mujeres y sus hijos transcurrió en medio de la incesante
presencia armada. La mayor parte del tiempo, ellas atendieron las
tareas cotidianas de la vida y sus hogares bajo la mirada paramilitar.194 Los armados estuvieron presentes en las viviendas durante
días y noches enteras, hecho que generó riesgos y diferentes formas de violencia contra las mujeres. ¿Cómo vivieron las pobladoras la presencia cotidiana de los paramilitares?, ¿cuáles fueron sus
temores?, ¿qué riesgos corrían?
Las mujeres que habitaron El Placer y sus veredas más cercanas tuvieron que cambiar la manera de vivir la cotidianeidad y repensar la movilización, los horarios, la forma de vestirse y las reglas
de cuidado para toda la familia. Todos estos cambios dan cuenta
del temor de las mujeres hacia la imagen de ese hombre guerrero, imagen que se construyó alrededor de las prácticas cotidianas
de los armados que rápidamente se difundieron por la población.
Esas prácticas giraban, primordialmente, alrededor de su actividad
sexual. Durante el trabajo de campo, los pobladores se refirieron a
193
194
Entrevista n.º 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Nordstrom y Robben 1995.
206
Capítulo 3
algunas de ellas, entre ellas, el que algunos paramilitares “comieran burra”. Este acto era normal para aquellos que lo hacían —en
su mayoría provenientes de la costa caribe—195. Pero este tipo de
prácticas eran codificadas por la comunidad como una violación a
un animal: “había unos sádicos que buscaban las yeguas, las amarraban y las violaban”.196 En la entrevista a alias ‘Pipa’, este paramilitar afirmó que la situación se le salió de las manos:
Sí, pero eso ya me queda a mí como… Porque […] uno escucha, digamos, la tradición del costeño, que la burrita es plato
típico de ellos. […] Ellos se reían y decían, “si es que desde la
misma edad de los 12 años la misma mamá de nosotros nos
manda a cazar burra. ¡Que no te vayas a salir por ahí volteado: ¡vete
a cazar burra!” […] Inclusive yo todavía me comunico con algunos y el saludo mío es “quibo comeburra”, y ellos pues no se
molestan, les da risa. Pero […] para uno que es de otra región
y nunca ha visto eso, eso es […].197
Además de esta práctica, la comunidad señaló que era frecuente que los combatientes consumieran y le dieran a mujeres
sustancias afrodisíacas como pene de cusumbo198 para aumentar
tanto el tamaño del pene en ellos como el deseo sexual en ellas:
“a una niña de 12 años, hija de una evangélica, le dieron cusumbo, y desapareció durante tres días. Me pusieron videos donde la
mostraban muy estimulada”.199 También consumían medicamen195 Existen distintos escritores costeños que se refieren a ésta práctica como cultural,
entre ellos el poeta barranquillero Raúl Gómez Jattin, la periodista sucreña Lelis
Movilla y Margarita García, quien crea una crónica sobre el tema.
196 Entrevista n.º 55, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011
197
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
198 El cusumbo, cuyo nombre científico es Nasua nasua, es un pequeño mamífero
omnívoro del cual se extrae el hueso de su pene, se raspa y se consume para
aumentar el tamaño del pene en los hombres y generar mayor excitación en las
mujeres.
199
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
207
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 2
3
tos como sildenalfil, conocido como un tipo de viagra: “ellos compraban mucho de eso para poder tener relaciones sexuales y no
cansarse”.200 Todas estas maneras de estimulación sexual convertían a las mujeres en un foco de atención permanente. Ellas, por
su parte, percibían esa atención y esa tensión en la convivencia
cotidiana con los hombres armados.
Tercero, la población señaló el hecho de que los combatientes
consumieran drogas. Aunque en las versiones libres los desmovilizados han confesado que el consumo de drogas era prohibido
y sancionado, durante el trabajo de campo muchas personas se
refirieron a paramilitares que llevaban a cabo los actos más crueles bajo efectos de la cocaína. Las mujeres sentían mucho temor
cuando se daban cuenta de esto:
sas y los paramilitares intervinieron en los espacios privados. Era
justo por esto último que las mujeres sentían más temor, ya que la
mayoría de ellas permanecían solas o con sus hijos más pequeños.
Tuvieron que compartir la cocina, los baños, los alrededores de las
fincas con los armados, lugares donde muchas veces organizaban
sus trincheras o campamentos.
En mi casa […] ellos ahí atrás, frente a la cocina, eran a bañarse desnudos, desnudos, desnudos. También en la quebrada,
en La chuquía, frente a la casa, se sentaban a bañarse. Uno
les decía, pero esos señores no, ellos no le hacían caso a uno,
más se reían. Ahora para yo bañarme era un problema, allá
no había ducha no había nada, a mí me tocaba esperar que se
hiciera de noche para bañarme. Ellos dormían debajo de mi
casa, otros dormían así afuera, otros en los palos de naranja.
Yo a lo último ya no sabía qué hacer. […] Eso pedían prestadas
las ollas, y aunque hacían sus fogones por fuera, a veces entraban a la cocina a preparar las cosas […]. En mi casa una vez,
yo estaba haciendo la comida y llegó un paraco de esos. […] Él
estaba en la cocina mirando yo qué iba a cocinar y se sentó en
la mesa, en la mesita donde nosotros comíamos. Entonces yo le
dije: —oiga, disculpe, no se siente ahí, que esa es la mesa donde nosotros comemos. Siéntese en una silla—. Dijo: —Ah, si no
te gusta que yo me siente, ahora mismo te va a gustar peor—.
No me dijo nada más. Yo dejé lo que estaba haciendo y me fui
para la pieza con el niño. Cuando yo escuché un carro, fue que
llegaron unas muchachas. Una se quedó abajo y la otra siguió,
entró. Él comenzó a quitarse la gorra, la camisa y se montó en
la mesa. Yo le dije: —oiga, respéteme, o es que no ve al niño
aquí, o qué. Cómo va a hacer eso, en pleno día, estando yo y el
niño aquí—. Eso parecía que no fueran personas.202 […] Ellos venían acá a que les diera aunque sea el raspadito de la mercancía, ellos la arreglaban en un cigarrillo y se la
fumaban. Entonces el miedo de nosotras era que de pronto
[hicieran algo] cuando [estuvieran] drogados, porque cuando
est[á]n drogados uno no espera nada de ellos. Ese era el miedo
de nosotras […]. Uno vivía con ese temor, con esa angustia.
Uno oía que se llevaban las muchachas, y pues uno tenía el
miedo que de pronto vaya a correr con esa misma suerte.201 Todas estas prácticas, junto con las otras historias que circulaban sobre violaciones y acoso sexual, fueron suficientes para que
las mujeres se sintieran en constante riesgo dentro de los espacios
cotidianos que transitaban, como las carreteras e incluso los propios hogares. Los espacios para la guerra se instalaron dentro de
El Placer y en las veredas alrededor de los anillos de seguridad
de los paramilitares. La guerra atravesó la vida cotidiana de las
familias, pues los espacios de guerra se ubicaron cerca de las ca-
200
Entrevista n.º 57, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
201 208
202
Entrevista n.º 34, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
209
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Las mujeres sentían que podían ser atacadas sexualmente cuando transitaban espacios como las trochas y carreteras. En el caso de
las veredas, las trochas eran lugares frecuentados todos los días por
las niñas y niños para ir a la escuela, por las mujeres para sus labores
cotidianas y por los hombres para movilizarse al trabajo. Allí también se instalaron los paramilitares, quienes hicieron largas trincheras, campamentos y escondites para vigilar y enfrentar a la guerrilla.
Las tareas cotidianas se complicaban cuando debían cruzar caminos
donde solo había presencia de escuadras que comprendían aproximadamente cuarenta hombres armados. Esos espacios ya no eran
transitados con total libertad por parte de los habitantes. Por temor,
los padres de familia, por ejemplo, no dejaban que sus niñas transitaran solas estos espacios de guerra:
horarios, la manera de caminar, de mirar se convirtieron en tácticas de cuidado propio.
Las mujeres tuvieron que aprender nuevas formas de interactuar corporalmente, porque cualquier mala señal podía ponerlas
en riesgo de convertirse en objeto sexual o resultar desafiantes
para los armados: “ya casi siempre usaba pantalón por miedo a ser
mirada. Casi siempre cruzaba con mi esposo, hermano o algún
hombre porque sola me daba mucho miedo, se decía que violaban
mucho por allá. Antes no miraba mucho el sol, pero en esa época
lo hacía para guiar la hora oscura porque si me cogía la noche, no
podía pasar para llegar a la finca”.204
Mujeres de El Placer por un camino veredal.
[…] nosotros teníamos que caminar por el centro, y las trincheras estaban aquí y acá [señala a los lados]. Y no había otro camino
porque ellos no dejaban pasar por otro lado, nos tocaba por obligación pasar por medio de las trincheras. Yo ya salía todos los días
con las niñas pasando por las trincheras y todos los comentarios
que decían… Que cogían a las mujeres, que las violaban, que esto
y que lo otro, y los hombres era como más riesgoso que anden porque los cogían y los mataban. Mis hijas la una tenía 15 años, la otra
13 y la otra tenía como 9 años. Todos los días pasábamos las cuatro cuando bajábamos a la escuela pero yo me devolvía. Mientras
ellos estuvieron ahí yo siempre las vine a dejar yo o el papá, hasta
acá, apartado de la trinchera. Y cuando iban a salir teníamos más
o menos el horario que ellas iban a subir y nos encontrábamos.203
El significado de los espacios se transforma, cobra otro sentido en contexto de guerra. Las personas tuvieron que cambiar sus
vidas para ajustarse a esos cambios espaciales, Trazaron un plan
para convivir en medio de la guerra. Las rutas de circulación, los
203
Entrevista n.º 58, mujer adulta, La Grada, Putumayo, julio de 2011.
210
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012.
204
Entrevista n.º 59, mujer adulta, La Esmeralda, Putumayo, agosto de 2011.
211
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
El temor estuvo presente todo el tiempo. Como veremos más
adelante, durante estos años, las mujeres crearon estrategias y planearon su vida cotidiana para no sentirse amenazadas y evitar ser
atacadas por los actores armados. Sin embargo, hubo otras para
las que la convivencia con los paramilitares fue un sufrimiento
cotidiano. Mujeres adultas, jóvenes y niñas fueron víctimas de violación sexual. Durante el trabajo de campo, los habitantes se referían a estos hechos de una manera muy general: “acá violaron a
muchas niñas”, “Historias de esas es lo que hay”. Sin embargo, no
sabían quiénes fueron abusadas, o por quiénes, ya que existe un
inmenso silencio por parte de las víctimas directas y sus familiares
sobre este tema en particular.
La amenaza como estrategia
En un contexto como el que tenía lugar en El Placer —donde
los paramilitares habitaron el lugar, establecieron un control sobre los habitantes y se convirtieron en la autoridad— las amenazas
de cualquier índole siempre eran temidas una vez se proferían. En
el caso de las violaciones, la amenaza se convirtió en la estrategia
más práctica para mantener a la víctima callada y sometida sexualmente: “las mujeres, pues mejor por las buenas que por las malas.
Ellas preferían estar con ellos por las buenas que por las malas. Así
no les costaba la vida: ella preferían estar por las buenas para que
les dejaran la vida en paz; ellas tenían su familia y no querían que
se las amenazaran”.205 Grafitti en casa abandonada de la vereda los Ángeles
Violación sexual: el rapto forzado de la niñez
Como […] es algo vergonzoso la gente jamás fue a denunciar un caso
de esos. Yo llegué a dar de baja violadores, pero civiles […], porque en la
organización fue sagrado, una mujer por bonita que fuera, y [aunque]
fuera capturada y [...] la tuvieran, si alguien se atrevía a hacerle algo me
consta que lo mataban.
Alias ‘Tomate’
No obstante esta afirmación categórica, gmh registró algunos
casos de violación sexual por presuntos paramilitares. Este apartado busca reconstruir, por un lado, las estrategias establecidas
por los paramilitares para que las violaciones se disfrazaran de
relaciones amorosas, y por el otro, los efectos de dicho delito en
las víctimas, incluyendo los silencios, el señalamiento de la comunidad y la humillación a los hombres de la comunidad.
Fuente: María Luisa Moreno, septiembre de 2011.
205
212
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
213
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Es el caso de una niña que a los doce años fue violada en
distintas ocasiones bajo la amenaza de que si no cumplía con las
citas que le imponía el paramilitar su padre sería asesinado: “[…]
él pasó en una camioneta y me pitó, entonces yo no lo volteé a
ver y me pitó otra vez y […] me dijo —¿usted quiere ver a su papá
vivo?— Y yo le dije, —pues obvio que quiero ver a mi papá vivo—.
Entonces me dijo, —pues entonces esta noche la espero— […]. Mi
papá es mi adoración, entonces ¿qué hacía yo?”.206 La amenaza también buscaba que la comunidad no lograra
interpretar tales actuaciones como violaciones. Las niñas cumplían con lo que los paramilitares les exigían bajo chantajes. Pero
en la medida que los vecinos y familiares no presenciaban la amenaza sino los movimientos de las jóvenes, concluían que ellas estaban accediendo a “salir” con ellos porque querían.
mamá, antes de escuchar a la hija, fue “mire [su hermana] hasta
los 20 años cuidó su virginidad, pero usted hasta ahora empezando a vivir y ya revolcándose con todo el mundo”.207 La reacción de
la mamá hizo que la niña hablara: le contó a la mamá pero al papá
no, a este solo le dijo que “ya no era virgen”.
Es así como los paramilitares llevaron a cabo repertorios de
terror contra las mujeres locales y las ubicaron en esa borrosa frontera entre la mujer decente y la indecente para que fueran juzgadas
por la misma comunidad y la familia. Es decir, los paramilitares
cumplían la labor de ponerlas en público y la comunidad se encargaba de instaurar el estigma.
Los silencios hablan de los efectos de las violaciones en los
núcleos familiares. Hablan, sobre todo, de la imposibilidad de los
hombres de cumplir con lo que sentían era un deber social: cuidar
a las mujeres. “Lo primero que dije fue ‘[debo] contarle a mi papá’,
pero ya mi papá tenía tantos problemas con lo de la guerrilla y con
lo de acá que no se podía ir del pueblo, que si le cuento él sería
capaz de ir poner la cara y se hace matar, porque [a] ‘Coco’ no [...]
le importaba matar, no le importaba nada la vida de nadie”.208
Los silencios también esconden, tapan, protegen a las víctimas de la vergüenza y el miedo de ser señaladas como víctimas
de violación: “[…] había una señora que le daba vergüenza contar
que se le habían entrado dos de esa gente. […] Hubo muchas,
pero [...] se taparon la boca por miedo y por vergüenza”.209
Por último, los silencios hablan de la poca atención institucional
que existe en la zona, pues gmh comprobó que la mayoría de mujeres
que relataban sus casos para la investigación los estaban contando
por primera vez. Y por otro lado, el silencio da cuenta de la imposibilidad que muchas víctimas tienen de denunciar los hechos debido
a las trabas que tienen los requerimientos judiciales: “Está el caso de
un señor que puso la denuncia de que los paramilitares violaron a su
Los silencios: “no le conté a nadie, ni a mi marido”
El hecho de que en instituciones públicas y privadas no exista un registro del universo de víctimas de violación sexual nos
habla del silencio que todavía persiste sobre el tema en la comunidad. Cabe mencionar que aunque gmh indagó sobre posibles
violaciones a hombres en la zona, no hubo ni siquiera terceros
que las narraran. Esto, sin embargo, no cierra la posibilidad de
que hayan ocurrido. Sin embargo, los silencios también hablan
de las amenazas que recayeron sobre las niñas, jóvenes o adultas,
sobre sus familias, y sobre el miedo al estigma social y a perder el
honor de la familia.
El honor de la familia se pierde cuando la mujer deja de ser
virgen antes del matrimonio; El Placer es una comunidad tradicional y conservadora. Por ejemplo, en un caso, una niña víctima de
violación sexual solo habló cuando fue expuesta a sanción pública, junto con las prostitutas, por tener una enfermedad venérea.
En este escenario, la familia de la niña se enteró y el reclamo de la
207 Entrevista n.º 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 43, mujer adulta, vereda El Jardín, Putumayo, agosto de 2011.
208 206
Entrevista n.º 60, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
214
209
215
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
esposa, no una sino varias veces. Pero le exigen testigos, y ¿de dónde
va a sacar él testigos de que a ella la violaron?”.210
las familias de El Placer, las niñas entienden a temprana edad que es
un valor social importante para la familia.
De esta manera, cuando la virginidad o la sexualidad son tomadas sin permiso del padre, es este quien se siente humillado,
pues no pudo cumplir a cabalidad el deber de hombre. Este sentimiento se potencia mucho más cuando la pérdida del control de la
sexualidad se debe a una violación por parte de un actor armado.
Por eso muchas historias no son contadas: “cuando le contaron a
[su padre] lo de la violación, lloró tanto y decía ‘yo que la cuidé, y
mire. No la dejaba salir ni conmigo’”.213
El honor de un padre fue quebrantado, más aún al saber que
fue un actor armado el directo responsable, pues difícilmente se
lo puede enfrentar por la asimetría de poder. Si hubiera decidido
hacerlo, seguramente las consecuencias hubiesen sido fatales. El
padre de una niña víctima de violación sexual, quien por primera
vez hablaba sobre el caso, le hizo saber a gmh que se sentía destrozado por no haber podido cuidar a su hija. En medio de lágrimas
dijo: “mi única hija... [a] mi ser preferido [...] le pasó eso, y yo como
padre no pude hacer nada. Me sentí impedido, impotente”.214 Acá
la impotencia o el impedimento representan la humillación, que
quedó como una huella estática en la memoria, y que no se puede
tocar porque duele. Este hombre señaló que su vida se partió en dos
al enterarse de lo ocurrido. No le ha hecho saber a su hija que sabe
la verdadera historia.
De decente a ‘indecente’: culpabilidad impuesta
En algunos casos en los que las violaciones se mantuvieron
a través de la amenaza y en que los paramilitares las presentaron
ante la comunidad como relaciones afectivas, las víctimas fueron
vistas como ‘paraqueras’, prostitutas. “Para la gente era muy fácil
llegar y decir ‘esa es una perra hijueputa’, pero la gente no sabe lo
que realmente pasa, para la gente es muy fácil hablar”.211
Una joven que fue violada a sus doce años relató que cuando
la comunidad se enteró fue llamada prostituta tanto por aquella como por los paramilitares, quienes decían que había sido
la ‘buscona’ o que era ‘puta’ o ‘paraquera’. “Mucha gente me
odiaba, las mamás de mis mejores amigas me odiaban, no dejaban que sus hijas se metieran conmigo, hablaban de mí como si
fuera una de esas prostitutas, mejor dicho, como si fuera la peor
enfermedad. Como dicen: la perra más perra”.212 Este tipo de señalamientos trajo consecuencias duras para las víctimas, como,
por ejemplo, la dificultad para establecer relaciones amorosas
con hombres de la comunidad.
Humillación al hombre local
Las secuelas y consecuencias de la violación sexual a las mujeres
también se manifestaron en los hombres, pues fueron humillados.
Esta humillación es resultado, como se dijo anteriormente, de la imposibilidad de cumplir uno de los deberes que la sociedad imparte a
los hombres: ser guardián de la vida sexual de su esposa y de sus hijas.
Y aunque la sexualidad no es un tema del que se hable en el seno de
Esclavitud sexual: encierro bajo las armas
El Estatuto de Roma define la esclavitud sexual como la conducta en la cual
1) El autor haya ejercido uno de los atributos del derecho de
propiedad sobre una o más personas, como comprarlas, ven-
210 211
212
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 35, mujer adulta, Ecuador, septiembre de 2011.
216
213
214
Entrevista n.º 61, hombre adulto, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 61, hombre adulto, El Placer, septiembre de 2011.
217
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
derlas, prestarlas o darlas en trueque o todos ellos, o les haya
impuesto algún tipo similar de privación de libertad.
Me llevó a una casa en El Placer. Cuando entré me encontré con cuatro mujeres de distintas edades, unas muy jóvenes y
otras ya adultas. La casa era de color crema, era grande, había
cuatro piezas, un solar, una cocina, dos baños (uno privado
para ellos) y un hueco.
2) El autor haya hecho que esa o esas personas realizaran
uno o más actos de naturaleza sexual. Es una conducta que exige dos comportamientos muy diferentes (esclavitud y violación
o abuso sexual) al mismo tiempo. Es una conducta compleja,
enriquecida de dos figuras que atentan contra bienes diversos:
la una, contra la libertad, la otra contra la integridad sexual.215
Durante el trabajo de campo se registró un caso de una mujer putumayense que permaneció secuestrada durante un año en
una casa de El Placer por los paramilitares de las auc. Esta víctima
relata la presencia de cuatro mujeres más que habitaban la casa en
las mismas condiciones que ella:
Eran como las 2 p.m. cuando un día llegaron los paras y sacaron a mi marido, se lo llevaron en una camioneta y se quedaron
tres de ellos en la casa. “No le vamos a hacer nada, pero el comandante Asprilla lo necesita”. Luego me dijeron que ahora me
necesitaban a mí: “perra hijueputa, la necesitamos porque allá
la quieren, todas las mujeres de acá son mujeres de la guerrilla”.
Me querían llevar donde alias ‘El indio’, quien me metió en un
cuarto de otra casa y me violó con un arma a lado de la cama.
Luego volví a la casa y no le conté nada a nadie, ni a mi marido.
Pasados unos días, ‘El indio’ me dijo que si no me iba con
él, mataba a mi familia. Me fui con él por miedo a que les hiciera algo a mis hijos y a mi marido. Mi familia me despidió
diciéndome que era una perra, que me había enamorado del
paramilitar. Nunca les conté la verdad.
215
Villabona, María Catalina, et ál. Generalidades acerca de la esclavitud sexual en
Colombia (Bucaramanga: Universidad Santo Tomás, 2010) 2-3
218
Cuando nos estaban violando nos decían “si no quieren que
las echemos al hueco, ¡cállense!”. Ese espacio visible y amenazante me acompañó todo el año que duré encerrada en esa casa.
Llegaban borrachos, drogados, nos sacaban al patio, nos
apuntaban con armas cortas y largas, y nos cogían a la fuerza
hasta encerrarnos en el cuarto que ellos quisieran… ellos escogían. Una vez me tocó con tres hombres al mismo tiempo. Pero
la mayoría de veces llegaban tirando puertas y entraban al cuarto
de la que quisieran y ahí caían. Se iban después de tener sexo.
Era muy duro, no podíamos salir a ninguna parte, pasábamos el día lavándoles los uniformes, limpiando la casa y cocinando para ellos… como una “mujer”. Recuerdo que una muchacha de 15 años se suicidó. No aguantó. La mujer mayor era
la que nos daba ánimo, era la única que podía salir de la casa.
Pero pasó un año y no pude más, estaba que me suicidaba y
decidí escaparme. La cocina era el lugar de encuentro, fue allí
donde planeamos todo. Entre todas me disfrazaron: una consiguió una peluca, otra una gorra y otra un sombrero. Un día
como cualquier otro salí despacio, sin afanes y sin demostrar
miedo, parecía una viejita de verdad, me subí a un carro transportador y me volé… pero hubiera preferido morir en esa casa.
A los ocho días mataron a mi hermano por mi fuga. Mi familia me reclamó que mejor me hubiera quedado allá, que hubiera aguantado. Me siento culpable de la muerte de mi hermano,
hubiera aguantado más.
219
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Tuve que poner una tutela porque mi esposo no quería que
viera a los niños. La gané pero él me “echó a los paracos”. Me
robé a mis hijos y me fui a Nariño a donde mi hermana, pero
ella no me quiso recibir. [Me dijo] “lárgate, no tienes perdón de
Dios por la muerte de mi hermano”. Luego me fui para donde
una prima, fue la única que me ayudó. A los quince días llegó mi
esposo y me dijo que me perdonaba por lo que había hecho, pero
acaso ¿qué era lo que había hecho mal? Solo quería protegerlos.
tuvieron hijos con ellos. Pero entonces, ¿qué las enamoró de ellos
cuando para otras mujeres fueron hombres violentos? ¿Qué repertorios de conquista usaron los actores armados?, ¿cómo las mujeres construyeron la relación y la convivencia con estos hombres?,
¿qué impacto tuvo para las familias estas relaciones?
Yo era la habladuría del pueblo, todo el mundo me juzgaba,
nadie me quería ver, todas mis amistades me dieron la espalda.
En la escuela, los amigos les decían a los niños que al papá lo
iban a matar porque los paracos volverían por mí. Además les
decían ¿por qué están con su mamá si es mujer de paraco?
“¿Por qué ellos y nosotros no?”
Las mujeres del Putumayo buscaban mucho a los militares, preferían a
los miembros de las autodefensas y a los militares que estar con un civil. Se
veían muy felices con ellos, cómo va a estar usted con una persona que no
quiere y aparentar que es feliz.
Alias ‘El Médico’
Mi esposo me cogía a la fuerza, me cogía los senos fuerte: “es
que tienes que pagar todo lo que has hecho. Quién te manda
haber hecho eso. Ahora te aguantas”.216
Mujer civil junto a un actor armado
El estigma social y familiar que recayó sobre ella la llevó a ocupar el lugar de una mujer indecente, porque su desaparición durante un año se leyó como infidelidad y abandono de su papel como
esposa y madre. Se lo cobraron a ella y a su familia. Sin embargo,
decidió no contar nada de lo que pasó.
Guerra y deseo: relaciones afectivas con
paramilitares
A pesar de los controles, sanciones y prácticas de violencia sexual
contra las mujeres reconstruidas en este capítulo, durante los años de
dominio paramilitar, algunas mujeres locales de El Placer establecieron relaciones afectivas con los paramilitares. Varias convivieron y
Fuente: Jesús Abad Colorado© 2004
216
Entrevista n.º 46, mujer adulta, La Hormiga, julio de 2011.
220
221
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Como se mencionó en el primer capítulo, El Placer ha sido
lugar de constante dominio de actores armados legales e ilegales. Muchas de las jóvenes que vivieron la presencia paramilitar
crecieron antes con la de la guerrilla y el narcotráfico, y, en la actualidad, las que conviven con la Policía Nacional crecieron con la
presencia paramilitar. Esta constante presencia ha establecido distintas maneras de interactuar con los hombres locales y armados.
Durante el trabajo de campo, algunos de los jóvenes se cuestionaban acerca sobre las relaciones de sus compañeras con los policías,
y decían, “¿qué será lo que ellas les ven a ellos?, ¿será el fusil o será
el físico?, ¿qué será? Eso es lo que nosotros nos preguntamos. Pero
más que todo nosotros decimos que es el fusil porque por qué más
va a ser. […] Yo no sé, eso es lo que no entiendo, qué será lo que
les miran”.217 gmh trabajó estas preguntas con las mujeres: ¿qué las
atraía de aquellos hombres en armas?, ¿qué pasaba con los hombres locales? Una mujer respondió lo siguiente:
parece que él haya sido una mala gente, que haya matado tanta
gente, es muy diferente a los hombres de acá, no la maltrata
para nada. […] Los hombres de la ciudad son bien diferentes,
son como de otro ambiente, como detallistas, amorosos, a los
de acá del campo.219
No sé... [risas]. Pues le digo, la forma que ellos llegan a tratarlo, porque aquí los hombres son muy machistas, que la mujer
tiene que aguantar todo, que tiene que estar calladita y no son
cariñosos, no saben tratar a las muchachas. Los muchachos de
aquí son muy simples y machistas. […] Y que el abracito, que
ellos lo llevaban de la mano... Aquí entre más lejos va uno mejor [risas], entonces eso también lo enamora, porque uno de
mujer necesita que lo estén consintiendo.218
Otra habitante relata:
Ella dice que él es bien. Dice que es bien lindo, bien zalamero, mejor dicho un amor. Comparado con mi marido, ese
señor es bien. Es de ambiente, le gusta compartir, o sea, no
Al indagar sobre qué pasaba en las relaciones con los hombres locales, gmh encontró que las mujeres describieron los lugares que ellas y los hombres ocupaban en la familia y en la
comunidad. Los de los hombres eran espacios que representaban poder, como el trabajo por fuera de la casa y el control y
autoridad sobre cada miembro de su familia; y los de las mujeres hacían parte de lo doméstico, del cuidado de los hijos y de
mantener el núcleo familiar unido. Las mujeres adultas mayores
dieron cuenta de esos espacios con naturalidad, mientras que las
jóvenes indagaban a las propias adultas, ya que para ellas no era
natural ese tipo de divisiones de género.
Las mujeres adultas se mostraron en desacuerdo con las relaciones entre las jóvenes y los actores armados identificándolas
como indecentes.220 Por el contrario, para las mujeres que establecieron relaciones con los paramilitares era claro que esas reparticiones de roles, tareas y lugares tradicionalmente asignados
—aceptados por sus madres y abuelas— no les eran convenientes,
y vieron una alternativa al construir una relación sentimental con
otro tipo de hombre. Sin embargo, como se verá a continuación,
en las relaciones con los actores armados hubo violencia sexual.
Las mujeres que relataron sus historias resaltaban continuamente que sus parejas eran hombres buenos, que eran seres humanos así tuvieran un arma. La idea de humanizarlos da cuenta
de la representación que la comunidad hace del hombre armado
como un ser temible, violento y muy malo. Sin embargo, los testi-
217 219 218
220 Entrevista n.º 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
222
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Taller de memoria en El Placer, 13 de junio de 2011.
223
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
monios apuntan hacia otra parte: “[…] ellos tenían sus sentimientos, sus problemas, sus tristezas a uno le gustaba la persona. […]
A mí de él me atraía lo simpático y la forma de tratarme desde el
primer día: [...] yo era ‘mami’, ‘reina’, ‘mi amor’”.221
En este apartado se analizarán, primero, los repertorios de
conquista de los paramilitares con las mujeres locales; segundo,
la convivencia de las novias con los paramilitares; luego los impactos de estas relaciones en las familias de las mujeres locales; y
por último, cómo la comunidad miraba y nombraba a las novias
de los paramilitares.
mandó a llamar y yo no quería. Hasta que una vez estaba aburrida
en mi casa y yo misma fui y lo busqué y me dijo que él quería que
yo fuera su mujer”.223 Sin embargo, muchas personas en la comunidad creen que el arma juega un papel indispensable en el momento de conquista: “mis amigos civiles no me miraban porque me
decían ‘usted que anda con ellos, usted está solo por el fusil’. Ellos
preguntaban qué era lo que les mirábamos a ellos, que si era solo
el fusil”.224 Algunas mujeres narraron que los paramilitares las dejaban cargar las armas. Además, le relataron a gmh que la primera
prueba que hacía la guerrilla cuando reclutaba jóvenes era robarse el arma del enemigo por medio del coqueteo. Si bien el arma
pudo haber jugado un papel muy importante en el momento de
la conquista, no es único elemento que los actores armados —en
este caso, los paramilitares— pusieron en juego para atraer a las
mujeres de la comunidad.
La conquista: “Ellos le bajaban el cielo y la tierra,
ellos le daban todo”
Los paramilitares establecieron distintos modos de conquista
para enamorar a niñas que para la comunidad aún no eran adultas: “Él era muy detallista: joyas, peluches, cartas, me tenía yogurt,
bonyures [sic]... Me cocinaba... era muy especial conmigo, y yo no
miraba ningún peligro con él. Ya en vacaciones yo no me quedaba
en su casa pero iba y me dejaba y me recogía donde mi mamá”.222
Todas estas estrategias eran nuevas formas de conquista a las que
estas mujeres no estaban acostumbradas. El hecho de que el paramilitar le cocinara a esta mujer era muy importante y novedoso,
pues en El Placer es la mujer la que tradicionalmente está puesta
en el lugar de la cocina.
Estas jóvenes veían una diferencia implícita en el comportamiento de estos “citadinos” y en el de los hombres locales o “campesinos”. Es el caso de una joven de 16 años, quien vio que la única
salida a los problemas familiares era irse a vivir con un paramilitar
“[…] a mi mamá le habían metido unos cuentos aquí en el pueblo: que yo le ayudaba a mi papá con la moza. Entonces [para]
mi mamá yo era la mala de la casa. Una vez él [el paramilitar] me
La convivencia: entre el deseo y la violencia
Para las mujeres que compartieron sus historias con gmh, separar la guerra del amor era una estrategia importante para convivir con actores armados: “sus cosas son su trabajo, pero a mí no
me nombre que mataron. Eso a mí no me lo diga”.225 Para esta mujer, como queda claro en el testimonio, la guerra era un trabajo.
Al paramilitar le pagaban por combatir a la guerrilla y castigar a
todo aquel o aquella que no cumpliera con las normas de las auc.
Ella lo sabía, pero quiso separar este conocimiento de su relación
sentimental: “cuando yo lo conocí, él estaba todo empapado de
sangre y era que él había ido a matar a un señor por allá arriba.
¿Por qué me dejé engañar? Yo tenía miedo, pero la regla era que
ellos no me contaran nada de lo que hacían, porque a uno le daba
miedo. Me arrepiento de haber estado con el papá de mi hija y
223
221
222
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
224
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
224 225
225
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
con este último”.226 Allí donde la guerra transcurre en el mismo
espacio de la vida cotidiana, es difícil separar al hombre guerrero
del novio, esposo o amante.
Los espacios donde se desarrollaban las relaciones afectivas
se cruzaron en algún momento con eventos de la guerra: “una vez
me hicieron salir de la casa porque me imagino lo que hicieron
en esa casa, y me mandaron para La Hormiga a acompañar a la
enfermera a comer”.227 Y aunque durante las entrevistas esta mujer
haya dejado claro que en su casa no se ejercía ningún tipo de acto
violento, en la guerra estas peticiones no son bien recibidas.
Pero ¿qué pasaba en la vida cotidiana de estas mujeres?,
¿qué labores llevaban a cabo las mujeres? Luego de la conquista,
cuando establecían un lazo de convivencia con el actor armado,
debían cumplir las mismas labores imputadas tradicionalmente
a las mujeres. Sin embargo, las realizaban con aún menos libertad de movilidad y de toma de decisiones, pues tenían miedo
tanto a las represalias que pudieran tomar los milicianos de la
guerrilla, como a las mismas mujeres del pueblo e, incluso, a
sus familias. “Les tocaba barrer, cocinar para ellos. Por las casas
de al lado de la policía... esas casas que están abandonadas...
[esas] eran las casas de las novias de los paracos, de las mujeres,
y eran bien orgullosas. Una vez yo fui a buscar una señora pero
salió una muchacha a decir no, si aquí vivimos son las mujeres
de los paracos, ¡toda orgullosa! […]”.228 Esta cita muestra que,
además de las labores domésticas que debían realizar, había tres
razones por las cuales las mujeres se sentían orgullosas de sus
relaciones con los paramilitares: primero, ocuparon un lugar de
predominancia en la escala social durante los años de dominio
paramilitar. Aunque los habitantes las consideraran mujeres indecentes, trataban de no ocasionarles problemas, ya que podían
ser castigados por los paramilitares.
En segundo lugar, y como consecuencia de la primera razón,
estas mujeres estaban orgullosas del espacio físico que ocupaban
dentro del casco urbano de El Placer, tal como lo muestra la cita
anterior. Sin embargo, gmh logró establecer por medio de otros
testimonios y del trabajo de campo que las casas de los paramilitares estaban ubicadas en todo El Placer, y que no existía un barrio o
zona donde se hayan situado, solos o con sus mujeres. Finalmente,
estas mujeres también se sentían orgullosas porque allí podían
establecer una relación más directa con sus parejas: por ejemplo,
podían aconsejar al guerrero y evitar o provocar que este ejerciera
violencia contra otros.
Algunas mujeres tuvieron que compartir casa, y es allí donde
se comienza a ver la violencia incorporada a la vida de pareja. “En
la casa vivíamos cuatro parejas [...]: una muchacha de El Tigre,
otra del Caquetá, otra medio hermana mía que era loca completa y le daban unas palizas... Ellos eran muy atentos con [dos de]
nosotras y [a] las otras dos sí las trataban mal porque ellas eran
bandiditas. Les pegaban porque tenían moretones […]. Ahora...
¡tener que escuchar todo eso! No había intimidad”.229 Dar unas
palizas por ‘bandiditas’ era entonces una de las muchas formas
de ejercer poder sobre las mujeres que ya vivían con ellos. Luego,
la misma persona que relata este testimonio y que afirma no haber sido golpeada, cuenta que su embarazo fue producto de una
violación: “El día que quedé embarazada fue como una violación
porque él estaba borracho y quería estar conmigo […] y sacó y
tenga una cachetada y me desvistió a la fuerza, pero esa fue la
única vez, y ese día yo me iba a ir, pero él me rogó, lloró, y luego
era ‘mi amor’ […] y ya”.230 Según testimonios de los habitantes,
estas prácticas violentas, sin embargo, no distan mucho de las de
algunos hombres locales.
Las relaciones también estaban atravesadas por los celos de
los paramilitares, pues querían que fueran solo de ellos. Esto era
226 Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
227 229 228
230 226
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
227
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
un problema para las jóvenes y adultas, ya que debían alejarse de
sus amigos locales y no podían establecer amistades con otros
hombres, pero ellos sí podían salir con otras mujeres sin que ellas
pudieran reclamar. Sin embargo, cuando los paramilitares volvían
a El Placer, había un deseo de mostrar a estas mujeres como sus
parejas formales: “él me llamaba todos los días, era superceloso. Si
iba para alguna parte tenía que darle el teléfono y él me llamaba
y me decía ‘mándeme picos’, para ver si de pronto yo estaba con
alguien. Y yo venía acá y ahí me contaban que él era muy perro,
pero cuando yo llegaba, yo era la original, [...] y andaba conmigo
para todo lado”.231
Pero cuando la relación no se establecía con un comandante
que vivía en El Placer sino con los paramilitares que vivían en los
espacios de guerra itinerantes la convivencia era mucho más peligrosa para las mujeres, ya que debían cumplir con las normas de
la guerra. Y había diferentes sanciones para las mujeres que las infringieran, pero gmh solo logró registrar una: los planazos.232 Las
mujeres que iban de visita a las trincheras o a la escuadra recibían
planazos de castigo, según describen algunos desmovilizados en
sus versiones libres:
Los paramilitares les pegaban a estas mujeres con “peinillas”
(machetes), las planiaban a manera de castigo por infringir una
norma. Las únicas mujeres que podían entrar a los lugares de guerra itinerantes eran las prostitutas, quienes estaban contratadas
con un fin específico.
Planiarlas [sic], porque es que para eso había un horario,
que era cuando ellos estaban de permiso, pero era totalmente prohibido [que] mujeres de la población civil [fueran] a los
cambucha…deros de los muchachos. Entonces ellas iban por
allá a buscar el novio [] y se hacían planiar. Eso sí me consta
a mí. Ese fue el único atropello que yo vi [...]. Las casca[ban]
[...] con una peinilla... planiarlas, diría yo pues en mi idioma.233
231 Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
Golpe con la parte plana del machete
233
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 19 de enero de
2010. Sobre este tipo de sanción también habla alias ‘El Médico’ en su versión libre.
Impacto sobre las familias
La presencia permanente de distintos actores armados trajo
temores y problemas para las familias, ya que podían convertirse
en objetivo militar del bando contrario: “A mí me daba miedo que
si la guerrilla se daba cuenta de que [ella] se había enamorado, ya
se metían era con la familia. Ese era el miedo mío”.234 Este temor
responde a las sanciones que los paramilitares establecieron para
las mujeres de la guerrilla, es decir, a las colaboradoras de la guerrilla, tal como se vio en el capítulo anterior. Este mismo mecanismo
era aplicado por la guerrilla hacia las mujeres de los paramilitares.
Este constante peligro llevaba a que los padres de las menores se
interpusieran a que ellas tuvieran este tipo de relaciones.
En algunas ocasiones las jóvenes que establecieron relaciones
con los paramilitares tuvieron ese mismo temor. gmh reconstruyó el
caso de una familia donde dos hermanas se enamoraron de actores
armados antagónicos. Una de ellas se fue para la guerrilla y la otra
tuvo tres novios paramilitares durante los siete años de dominio de
las auc “[…] mi hermana [la que se fue con la guerrilla] sí me había
mandado decir que por favor me retirara de esa gente porque si no
ella misma tenía que venir a hacerme a mí, y pues yo no escuchaba
porque yo estaba enamorada, me daba igual y no volví a hablar con
ella, ya van a ser 12 años”.235 Este es un caso que representa la realidad de El Placer, un lugar donde los actores armados han intervenido en la vida cotidiana de la comunidad, han establecido estrategias
de conquista y han involucrado a las jóvenes en la guerra.
232 228
234
235
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 31, mujer joven, El Placer, septiembre de 2011.
229
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
¿La mujer decente? Una mirada desde la
comunidad
La mirada de la comunidad hacia las mujeres que mantenían
relaciones con los paramilitares da cuenta de una posición de rechazo y estigmatización. Para ellos, estas cruzaron la frontera borrosa de la mujer decente a la indecente. Fueron estigmatizadas por
la misma comunidad, como lo expresa un hombre:
Las mujeres serias […] salían con el esposo, o cuando iban
a trabajar [caminaban] con la cabeza hacia abajo y solo saludaban, como mujeres decentes. La mayoría de las niñas se prostituyeron porque se querían mantener con ellos. Eran degeneradas.
Se iban de escuadra en escuadra a tener relaciones con ellos.
[…] Es culpa de las mamás que no las han trabajado con firmeza
y que son actos que pasan de generación en generación.236
Esta cita refleja la posición de un hombre local que describe
las características de una mujer decente, quien era reconocida por
su manera de transitar los espacios públicos, por mantener una
expresión corporal específica en el saludo a otros hombres, sin
coqueteo y sin palabras, solo con una postura inclinada y una mirada indirecta, en una posición de sumisión. Y en contraste habla
de las jóvenes que establecieron relaciones con los paramilitares, a
quienes las definió como ‘degeneradas’ y estableciendo una culpabilidad en la imagen de la madre por las falencias en su educación
y el mal ejemplo de feminidad y ‘decencia’.
La diferenciación entre mujeres decentes e indecentes hizo que la
comunidad despreciara a las mujeres que establecieron relaciones con
los paramilitares, lo cual las puso en una posición de inferioridad. En
la actualidad, estas mujeres siguen llevando con ellas ese estigma.
Este apartado ha evidenciado que las mujeres locales vivieron
el dominio paramilitar de distintas formas. Unas compartieron
Capítulo 3
con ellos los espacios de la vida cotidiana, los más íntimos, como
los del interior de una casa de familia, y debido a ello tuvieron
que cambiar sus costumbres para no convertirse en objetivo sexual; otras fueron violadas bajo amenaza de matar a los familiares
más cercanos; otras fueron secuestradas y convertidas en esclavas
sexuales también bajo esa misma amenaza de matar a sus familias;
y otras establecieron relaciones sentimentales con ellos tratando
de separar la guerra del amor. A partir de la construcción de un
imaginario de la mujer decente e indecente, que la misma comunidad apoyó, muchas de estas mujeres fueron comparadas con las
prostitutas y recibieron sanciones pensadas solo para las trabajadoras sexuales, con lo cual fueron estigmatizadas.
Con el fin de visibilizar las afectaciones particulares de las
que fueron víctimas las mujeres en el marcó del dominio paramilitar, este apartado centró su mirada en la vida de prostitutas
y mujeres locales. Pero el accionar el Bloque sur Putumayo de las
auc también afectó y transformó otras esferas de la vida social
de El Placer. A continuación se explorarán otros repertorios que
fueron desplegados por los paramilitares para sentar su autoridad en el pueblo.
“Organizar el pueblo”: autoridad paramilitar
y vida cotidiana
La consolidación del dominio paramilitar en El Placer significó, entre otros, que los armados regularan y moldearan diferentes aspectos de la vida cotidiana de la población. La vida diaria, familiar y afectiva de hombres y mujeres estuvo sujeta a una
serie de normas dispuestas por los paramilitares. Así mismo, los
comandantes conformaron un particular sistema de administración de justicia237 para intervenir en problemas de la comunidad
y sancionar a las y los ‘desviados’ del orden. Incluso las fiestas
237
236
Entrevista n.º 55, hombre adulto, El placer, agosto de 2011.
230
Madarriaga, Patricia, Matan y matan y uno sigue ahí. Control paramilitar y vida
cotidiana en un pueblo de Urabá (Bogotá: Uniandes CESO, 2006)
231
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
y celebraciones estuvieron atravesadas por el poder paramilitar.
Así, pues, de manera paralela a los repertorios de terror, el Bloque Sur Putumayo de las auc desplegó una serie de mecanismos
políticos y sociales para establecer su gobierno, para devenir autoridad del pueblo. ¿Cuáles fueron los mecanismos que los paramilitares usaron para constituirse en autoridad en El Placer?,
¿qué hicieron, específicamente, para ejercer el control de la población, para establecer un orden específico en el pueblo?, ¿cómo
regularon la vida cotidiana de hombres y mujeres? ¿Sancionaron
a quienes estaban por fuera de ese orden, a quienes no cumplían
las reglas?, ¿hubo sanciones diferenciadas según el género? A
continuación se intentan despejar estos interrogantes.
Para responder esos interrogantes, primero presentamos los
repertorios de gobierno paramilitar, luego las sanciones dispuestas contra hombres y mujeres transgresores del orden y, finalmente, la intervención armada en fiestas y celebraciones.
figura del político. Posteriormente, describe los controles y normas
impartidas por los paramilitares. Luego, los casos donde los armados ejercieron como administradores de justicia y, finalmente, las
intervenciones en la salud, el comercio y la seguridad.
Devenir autoridad: el trabajo ‘político’ y ‘social’
de los paramilitares
“Como le digo doctora, nosotros hacíamos las veces de Estado
en esos espacios. […]. Para eso se nombraban políticos allá: para
arreglar problemas familiares, conciliaciones […]. La organización se puso en la tarea de organizar esos pueblos. Para los eventos, para cualquier evento o para arreglo de las vías, para recoger
toda la basura, se hacían jornadas de aseo, todo eso. Entonces la
gente se fue amoldando a esas políticas porque [...] estaba enseñada a vivir como a ellos se les daba la gana.238
Este apartado presenta diferentes repertorios de gobierno
desplegados por los paramilitares para consolidarse como la ‘ley’
en el área urbana de El Placer. Primero, expone las funciones de la
‘El político’ y sus funciones
“Ellos como se dividían aquí por mandos, había un mando de ellos que
era el político y el político era el que manejaba el pueblo”.
Hombre de El Placer
Dentro de la estructura del Bloque Sur Putumayo de las auc
existían combatientes encargados del área militar y otros destinados al trabajo político y social de la organización. Esta división de
roles existían entre los comandantes de alto rango y también tenía
una representación local. En cada pueblo del Bajo Putumayo donde el Bloque hizo presencia, operaron, de manera diferenciada,
comandantes militares y políticos:239 los primeros se concentraban
en dirigir acciones para enfrentar militarmente a la guerrilla y
los segundos en posicionar social y políticamente la organización
para hacerse a la población y el territorio.
En El Placer hubo tres ‘políticos’ reconocidos: alias ‘Blanco’,
alias ‘Pipa’ y alias ‘Policía’,240 de los cuales el segundo es el más
recordado por la población. ‘Pipa’ llegó al pueblo a mediados del
año 2000. Durante seis meses estuvo bajo la dirección de alias
‘Blanco’, quien lo instruyó para posteriormente delegarlo como
comandante político de El Placer. De 2001 a 2003, año en que fue
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010.
239
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
240
Véase “Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo”, Fiscal 27. Unidad de
Justicia y Paz.
232
233
238
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
ascendido a comandante militar,241 ‘Pipa’ desarrolló actividades
sociales y de administración de justicia para posicionar al Bloque
como la autoridad del pueblo. Al respecto, declara lo siguiente:
tividades de convivencia y ‘obras sociales’.243 Así caracteriza alias
‘Tomate’ la labor de dichos paramilitares:
[...] Los políticos [debían] recoger, en los pueblos donde no
había Estado, los bochinches, los chismes. Porque es que hay
mucho problema en esos pueblitos de enredos de faldas, de
linderos. Segundo, tratar de salvar las personas si no debían
nada. Él era el puente de los civiles con la parte militar para
intervenir por alguien. Y la otra parte, ya la buena, [era] que
tenían que estar pendientes de todos estos eventos como el 31
de octubre, el 24 de diciembre...244
Llegué al Putumayo. Ahí me dieron charla política y entré
como político local, de ahí de ese pueblo, de El Placer. Yo llegué directo a El Placer. Entonces ahí en El Placer había un
político que se llamaba ‘Blanco’, que era el que tenía a cargo
ahí ese pueblo, entonces él ya me instruyó porque yo no sabía
mucho de la política. Él me instruyó y aprendí [...] los deberes,
los derechos y así, las cositas que tenía yo que tratar con el pueblo, las actividades que nosotros, que las autodefensas hacían.
Ya quedé a cargo del comandante ‘Coco’, que fue el que
me recibió. [...] Empecé yo a trabajar con la población, a hacer actividades: a limpiar los caminos, las carreteras, a organizarlas, pero con la comunidad, a limpiar las quebradas, todas
esas actividades así. Y reuniones donde yo le manifestaba a la
población civil que no se involucraran en el conflicto. O sea,
tratando de guiar a la población para que no fueran vulnerados por el conflicto que se estaba viviendo. […] Me dieron esa
instrucción, político pero de El Placer. Porque, a ver, hay un[os]
político[s] general[es]. Ellos son los que tienen que ver con toda
la influencia política. Nosotros hacíamos más que todo como
labores sociales allá, ahí con la población civil.242
Tal como lo afirma esta última declaración, los ‘políticos’
eran los intermediarios entre el grupo armado y la población civil.
Sobre este punto, alias ‘Pipa’ recuerda que la comunidad les tenía
más confianza a los ‘políticos’ que a los comandos militares. En su
caso, su origen caqueteño y descendencia campesina facilitó la relación con la comunidad de El Placer, elemento que permitió que
los habitantes dejaran de asociar a los armados con el terror y los
reconocieran como autoridad. A diferencia de otros comandantes
paramilitares que llegaron al pueblo desde el norte del país, alias
‘Pipa’, pudo generar confianza y acercarse a la población por ser
de un departamento vecino al Putumayo. Así describe este desmovilizado su relación con la comunidad:
Muchas veces me tocaba mediar por muchos campesinos o
por gente del mismo pueblo, porque yo me enlazaba más con la
población civil. Yo andaba de civil y andaba con ellos para todo
Dentro de las funciones delegadas a los comandantes políticos locales estaba impartir normas a la comunidad, velar por su
buen comportamiento y el orden dentro del poblado, realizar ac243
241
Véase “Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo”, Fiscal 27. Unidad de
Justicia y Paz.
242
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
Véase “Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo”, Fiscal 27. Unidad de
Justicia y Paz; y la versión libre del postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias
‘Pipa’, Bogotá, 20 de diciembre de 2010.
244
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010.
234
235
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
lado, y entonces me tenían confianza, ellos me buscaban a mí
para lo que fuera: “vea político, ayúdeme a mediar ahí con el
comandante”. El comandante [militar] no permitía que nadie
se le acercara […] O sea, muy poco trataba así con la gente,
muy poco trataba con la población. Uno que otro hablaba con
la población. Y siempre a la población, al ver un grupo armado,
le da temor, mientras se acostumbraron. Cuando empecé a tomar el mando, ya fue diferente. A mí me trataban ellos como si
fuera una persona más del pueblo […]. Porque la población ya
me tenía confianza: veían algún atropello y me buscaban directamente era a mí porque ellos no tenían temor de hablar conmigo. Ellos no me miraban ni como comandante sino como
una persona más del pueblo.245
Los paramilitares del Bloque Sur Putumayo sabían que para
mantenerse en la zona durante un largo periodo de tiempo debían construir una base social en el pueblo. Los armados eran
conscientes de que para cumplir ese objetivo no bastaba con desplegar repertorios de terror, sino que también debían conquistar a
la población, fungir de alcaldes y reguladores. Por eso, “el rol del
político [debía] ganarse el respeto de la comunidad, hacer obras
sociales. Las funciones del político eran directamente con la población civil”.246 Más aún cuando se encontraban en un territorio
que había sido gobernado por las farc, y donde el Estado había
limitado su presencia al accionar de la fuerza pública. Los paramilitares buscaron constituirse en autoridad a través de la regulación
cotidiana y el “trabajo social”: “un político hace como de inspector
de un pueblo. Eso hace un político […]. Eso era para tratar uno de
ganarse la población”.247
Capítulo 3
El buen comportamiento: normas y código
de conducta
¿Qué normas fueron impuestas por los paramilitares para garantizar la convivencia en el pueblo durante su dominio en la zona?
¿Cuál era el ‘buen comportamiento’ esperado por los armados?
¿Qué ámbitos y prácticas de la vida social de El Placer fueron reguladas por los paramilitares?
En versión libre del 3 de febrero de 2011, alias ‘El médico’ sostuvo que en El Placer “había un reglamento como si fuera la ley,
había un reglamento, y [la población] tenía que cumplirlo”.248 No
hacer desorden, no generar peleas en el pueblo y no prestarse para
dar información a la guerrilla fueron algunas de las prohibiciones
establecidas por las auc para mantener el orden en el casco urbano.249 Esas normas eran trasmitidas por el comandante político a la
comunidad en reuniones que convocaba en el kiosco o en El Edificio: “las reuniones las hacía el político, y les explicaba la convivencia, las faltas, los problemas”.250 Al respecto, alias ‘Pipa’ declara que
“todo esto se les hacía saber a ellos en las reuniones con el pueblo
cada quince, veinte días o un mes. Se les invitaba por un parlante,
el que quisiera podía asistir, pero la gente ya estaba acostumbrada
a asistir a la reunión. La gente ponía la queja, [y] nosotros cumplíamos la función de un alcalde”.251
Entre las normas y regulaciones establecidas por los armados
que más recuerda la población están la restricción de circulación
en las noches y la imposición de un horario para salir y entrar de
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
246 Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011.
247
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 19 de enero de
2010.
248
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre ex
paramilitar Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, 3 de febrero de 2011, Medellín.
Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.
249
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del postulado
Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 20 de diciembre de 2010.
250
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
251
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 20 de diciembre de
2010
236
237
245
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
El Placer. Por hallarse en medio de una zona de disputa y para prevenir incursiones o infiltraciones guerrilleras en el pueblo, las auc
privaron de la libertad a los habitantes de El Placer. Durante las
noches, de seis de la tarde a seis de la mañana, los paramilitares
confinaban a hombres, mujeres y niños en el pueblo, impedían su
circulación y libre tránsito por el territorio. Al respecto una mujer
dice lo siguiente: “nosotros con ese miedo, el miedo, el miedo, el
miedo. Ya después uno salía, los trabajadores ya salían, pero hasta
las seis de la tarde porque después de esa hora no dejaban andar a
nadie, ni de aquí para allá ni de allá para acá”.252
En caso de enfermedad o de presentar alguna urgencia en las
horas de la noche, los pobladores debían pedir permiso y justificar
su salida ante los paramilitares. Nos cuenta un hombre del pueblo
“El horario de salidas era de 6am-6pm, si salían fuera del horario
debía pedir permiso a los comandantes y justificarse”.253 Esa restricción fue declarada en versión libre por alias ‘El médico’: “A la población civil se le ponía un reglamento, hasta qué hora podían estar
[…]. No podían transitar vehículos en la noche; para poder salir
tenían que pedir permiso”.254
La limitación en los horarios de circulación estuvo acompañada
de un profundo control sobre la vida de los habitantes. Los armados
sabían quién estaba dentro o fuera del pueblo, cuánto se demoraba
y qué estaba haciendo. Todas las acciones de los pobladores eran registradas y se desarrollaban bajo estricta vigilancia paramilitar. Al respecto, una mujer de El Placer dice que ellos “sabían cuántos éramos,
cuántos graneros había, qué hacía cada uno, para dónde salían. Ya
éramos privados de la libertad. Persona que entraba o salía era investigada: de quién era familiar, de dónde venía y qué iba a hacer”.255
Pero no solo el tránsito y la circulación de personas tuvo un
horario estricto, controlado y restringido. También las cantinas y
bares fueron regulados. Con el fin de prevenir peleas y borrachos
que alteraran el orden y la convivencia del pueblo, los paramilitares delimitaron el horario de funcionamiento de los establecimientos públicos. Sobre este punto habla alias ‘Pipa’:
Bueno, eso ya era autorizado por el comandante militar que
estaba en la zona. Como eran los casos de poner límites digamos con las cantinas, que hasta tales horas. Entonces yo le
trasmitía a la población civil en las reuniones: “señores, los que
tengan sus negocios de cantinas, de tales horas a tales horas
se les permite el trabajo”. […] [El horario era] de las seis de la
tarde hasta las once. Más que todo eran los sábados y los domingos que salía el campesino a darse su tomadita.256
Sin embargo, los controles a las cantinas, bares y fiestas no se
limitaron a la licencia para funcionar. En esos espacios le fue prohibido el porte de armas a la población. Los habitantes, particularmente los hombres, eran requisados por los paramilitares a las
entrada de los establecimientos: “Ellos podían tomar, ejercer sus
fiestas, pero no podían hacer desorden, ni andar armados ni con
un cuchillo o una peinilla”.257 De esa manera, los espacios y momentos de esparcimiento de los habitantes estuvieron sujetos a la
regulación armada. Incluso en algunos casos, las fiestas y reuniones
solo se podían desarrollar con permiso de los paramilitares, bajo
su presencia y control, “si iban a ejercer fiestas debían decirnos por
lo que sabían que había un factor armado. Se prestaba seguridad,
se hacían requisas a los que estaba en los bares, pero en una casa
familiar no. En las fiestas populares también se requisaban”.258
256
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
Entrevista n.º 55, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
254
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011.
255
Entrevista n.º 60, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
257
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 10 de diciembre de
2010
258
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del postulado
Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 10 de diciembre de 2010
238
239
252
253
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 7
3
Por otra parte, el consumo de drogas fue prohibido y, como se
verá más adelante, penalizado por los paramilitares. Los armados
asumieron que la población, en especial los jóvenes, eran propensos a consumir droga, pues la comunidad está ubicada en la zona
con los mayores índices de producción de coca; además, había laboratorios de procesamiento. En otras palabras, el acceso a la cocaína era relativamente fácil. La idea de que los jóvenes eran drogadictos y podían corromper a la niñez llevó a los paramilitares a
dictar prohibiciones públicas y a advertir castigos a la población:
mo. En ese sentido, los hombres y mujeres de la son enfáticos al
declarar que durante el dominio de las auc quienes consumían
droga eran los paramilitares y no los jóvenes de la población.
Al respecto narra un habitante, “ellos fumaban mucha marihuana, merca, coca. ‘Pipa’ corrigió a la gente para que no fumaran
marihuana”,261 “ellos dizque comían hasta carne de muerto, les
gustaban los gordos. Se la pasaban drogados de marihuana,
bazuco”.262 También, la historia de una abuela que enfrentó a los
paramilitares tras la retención de su nieto es diciente al respecto.
Uno de ellos cuenta lo siguiente:
Otras actividades que nosotros hacíamos... que la cuestión
de las drogas, el vicio no se permitía. Entonces también se les
daba a conocer a la población “vea esto y esto, no distribuyan
la droga para la juventud que van a perjudicar es a los niños,
necesitamos una juventud sin ese problema”: era una medio
orientación […]. Porque el comandante militar, digamos, le
decía a los urbanos, o me decía a mí o a otro político en las reuniones “coméntenle a la población”, entonces uno les advertía
para que no fueran a caer en ese error. Pero eso es muy difícil
de controlar, al que le gusta su vaina se esconde por ahí y después de que no lo vean… Pero entonces siempre ayuda[ba] uno
a que la juventud no cayera en esa situación.259
Sin embargo, de manera contraria a lo manifestado por los
paramilitares, gmh constató que el consumo de droga, específicamente de bazuco260 o cocaína, no predominaba entre los habitantes de El Placer. Si bien la población participaba y trabajaba
en las distintas etapas del procesamiento de coca, el alcaloide era
visto como una fuente de ingreso y no como elemento de consu-
259
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
260
Base de la coca. Droga extraída en los primeros pasos del procesamiento de la
cocaína.
240
‘Pipa’ mandó recoger todos los marihuaneros una vez, en
el año 2003. Dijo “recoja todos esos marihuaneros y tráigalos
para acá que voy a ponerlos a arreglar toda esa carretera de
aquí de la vía” […]. Una señora mochita me dijo “¿por qué van
a matar los marihuaneros si los marihuaneros son ustedes mismos?” Entonces yo paré la camioneta y le dije: “¿Cómo, señora?”. “Sí, gran hijuetantas”. Es que en la camioneta iba un nieto
de ella. “¡Por qué en vez de matar los muchachos de nosotros,
por qué no matan los de ustedes!”.263 A pesar de las contradicciones que existían entre las prácticas de los combatientes y las prohibiciones dictadas a la población
civil, los paramilitares insistían en ordenar el pueblo, es decir en
constituir un orden social particular. En ese marco, mantener
el poblado limpio, organizado, bonito y pintado fue otra norma
decretada por los armados para los habitantes de El Placer. Esta
regla debía ser cumplida en comunidad, en colectivo. Para ello
“el político” organizaba y convocaba a los habitantes a participar
261
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011
263
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.Versión libre postulado
Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, 19 de enero de 2010, Bogotá. Unidad
de Justicia y Paz de la Fiscalía.
262
241
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 7
3
de jornadas de trabajo comunitario para asear y arreglar las calles, quebradas o casas del pueblo: “se reunían para organizar el
pueblo, a organizar las vías, a pintar el pueblo. Casi siempre que
se hacían actividades se hacía como un día comunitario con comida para toda la población”.264 En ocasiones, los paramilitares
incentivaron a los habitantes a organizar el pueblo con premios y
concursos. Así lo describe alias ‘Pipa’, quien en ese entonces fue
“político” de El Placer:
agarró un día a apalear tierra y decía que soñaba haciéndome
las gradas ahí. Y dijo, “A mí ya me cambian, me van a trasladar
a otro lado. Si viene otro comandante le piden que les haga
esas gradas y les hacen hacer esas gradas”. […] El comité cultural era de la institución, pero él andaba metido en todos los
comités. Al de deportes lo ponía a que trabaje con deportes, al
de cultura lo ponía a trabajar. Ellos iban allá a la escuela, nos
reunían en la escuela a todos y nos decían: “El comité de cultura va a hacer esto, el comité de tal cosa hace eso”. Nos dejaban
ya las tareas y tocaba, qué vamos hacer.266
¡Claro! Eso nos competía a la parte política. Hacíamos una
reunión con el pueblo: “bueno, los que estén de acuerdo vamos
a organizar el pueblo, vamos a asearlo bien aseadito”. Todo eso
sí, todo eso hacía uno, uno colocaba unas canecas y todo el
mundo echaba la basura a las canecas, no a la calle. Entonces,
que el arreglo de la cuadra, entonces el que mejor arregle la
cuadra tiene premio, y eso.265 El carácter colectivo que los paramilitares le dieron a esta
norma no fue accidental. Con ello no solo se buscaba mano de
obra para realizar los arreglos, sino que también se pretendía ‘formar’ a la población, enseñarla a ‘vivir en comunidad’, a organizarse para el desarrollo de tareas y funciones. En ese sentido, los
paramilitares, a través de ‘el político’, instaron a la población a
organizarse en comités. Recuerda una habitante:
El Comandante ‘Blanco’ trabajó mucho acá [...]. Yo recuerdo que yo trabajaba en el comité de cultura y él me decía: “¿Qué
quieres que te haga aquí?”. “¿Yo sueño con unas gradas para
que la gente debajo de los arbolitos pueda mirar que los niños
realicen la programación cultural o los deportes”. Cuando se
264
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
265
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
242
En El Placer existió, entonces, un comité de deportes, uno
de reconciliación, uno de vías, entre otros. Dice una pobladora:
“ellos utilizaron una estrategia como de llegarle a la comunidad.
Ellos formaron grupos especiales, específicos. Por ejemplo, había
un paramilitar que se dedicaba a lo que era deportes. Había otro
que se dedicaba a lo cultural”.267
La intervención y profunda regulación ejercida por los paramilitares sobre la vida social de El Placer no se limitó a impartir
normas, prohibiciones y reglas para mantener el orden. Tampoco
se restringió a fomentar la organización de los habitantes, quienes
en la lógica armada habían de servir de base social al Bloque paramilitar. Como años antes lo había hecho las farc, los paramilitares se constituyeron en “ley” en El Placer mediando en problemas
de la comunidad y ejerciendo como administradores de justicia.
Los paramilitares y la administración de justicia
La masacre del 7 de noviembre de 1999 alteró el balance de
poder en El Placer. A través del terror y el ataque a la población
civil, los paramilitares expulsaron a las farc del casco urbano, lo
266
267
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Taller de Memoria en El Placer, septiembre de 2011
243
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 7
3
que dejó a la población en un estado de incertidumbre y confusión. Durante la masacre y los meses posteriores a ella, hombres y
mujeres de El Placer vivieron en una zona gris, en un estado liminal, donde no era claro quién era la autoridad. Como ocurre en
las zonas de frontera y confrontación armada, donde el poder está
en disputa, “la ley” en El Placer era ininteligible. Con el paso de
los meses, y tras el asentamiento de los paramilitares en el pueblo,
el balance de poder se fue haciendo más claro; fue evidente, entonces, que los paramilitares tenían el mando en la zona urbana.
Desde ese momento, los habitantes reconocieron en el Bloque Sur
Putumayo una “nueva ley”. La población recurrió a los paramilitares, especialmente al comandante “político’ en búsqueda de una
autoridad que mediara en sus problemas y conflictos:
ba ayudarle a solucionar ese problema al campesino. Ahí había
una Inspección, nosotros a veces les decíamos, “vea, por qué
no van a la Inspección”, y nos decían “no, es que ellos nunca
solucionan nada”. Entonces ya nos tocaba a nosotros.270
Ya empezar a convivir con ellos. Y ya, otra vez, cuando había
algún problema [había que] ir donde ellos “vea solucióneme
este problema”, porque ya no había más de otra. No había otra
ley a quien acudir”.268
¿Qué tipo de problemas fueron intervenidos por los armados? ¿A qué recurría la comunidad ante los paramilitares? ¿Qué
conflictos fueron denunciados por las mujeres? En primer lugar,
aparecen problemas relacionados con el dinero. Tanto hombres
como mujeres acudieron a los armados para denunciar a vecinos,
familiares o conocidos que les adeudaban dinero. Los demandantes esperaban que la intervención y coerción paramilitar obligara
a los deudores a pagar. Es el caso de una mujer que había prestado
una plata y no conseguía que se la pagaran:
Imagínese que una vez mi esposa ahí en La Hormiga […]
pues uno que ya se había acostumbrado a ellos y no recurría a
la ley sino que recurría a esa gente. Mi esposa había prestado
una plata y la persona no se la quería devolver, y ella fue y habló
con un comandante: “Me pasa este problema, tengo alquilada
una plata”. Nadie buscaba abogados, nadie buscaba nada sino
los que solucionaban los problemas eran ellos. […] Y ellos le
colaboraron con eso, le hicieron pagar esa plata, fueron a hablar con la persona que le debía y le hicieron pagar esa plata.271
La gente iba a poner quejas para que hicieran “ley”, para
que solucionaran problemas de la comunidad.269
Los paramilitares incluso suplantaron al Inspector de Policía.
La población no recurría ni identificaba en el inspector una autoridad; el ‘político’ lo sustituyó en las funciones de intermediación
y de justicia. Sobre ese punto explica alias ‘Pipa’:
¡Claro que sí! La población llegaba a veces, los campesinos...
que por linderos, que porque fulano le debía una plata o que
porque tuvieron problemas los dos vecinos. Entonces llegaban
allá [diciendo] “que vea que pasa esto” y entonces a uno le toca-
Algunas peleas o asesinatos entre campesinos también fueron terciados por los paramilitares. Los familiares de las víctimas
acudían a los armados para que impartieran justicia y ayudaran a
cobrar indemnizaciones. Como lo expone el siguiente caso, si el
270
268
269
Entrevista n.º 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 62, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
244
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
271
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
245
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
7
asesino justificaba la muerte en defensa propia, los paramilitares
lo dejaban vivo y le cobraban una multa en dinero. Plata que, a
decisión de los armados, era repartida entre el Bloque paramilitar
y la familia de la víctima:
combatientes paramilitares mediaron en ese tipo de conflictos, “A
veces que tenían problemas con la vecina o que tenían problemas
con el marido. Cuando yo llegué, ahí los solucionaban los escoltas
del militar”.275
Una mujer cuyo marido le era infiel fue obligada por los armados a convivir en la misma casa con la amante de su esposo.
Este testimonio demuestra el tipo de justicia que los paramilitares
impartieron para ‘solucionar’ problemas amorosos y sentimentales en El Placer:
[...] Que de pronto una persona que mató a otra. De pronto,
la primera vez le sacaban una multa y miraban la causa, si de
pronto, la persona decía: “No, yo lo maté por esto, en defensa
propia”. Como te digo casi la ley quedó arrinconada, todo el
mundo legalizaba los problemas era con ellos. Que vea que fulano mató a fulano. Entonces lo llevaban: “¿Por qué lo mató?”.
“Por esto, y esto y esto”, “¡Ah, listo! Entonces tiene que pagar
aquí a la organización diez millones”. Le daban cinco a la familia, cinco para ellos. “No lo vuelva a hacer”. Lo volvía a hacer y
ahí sí, no había perdón.272
Finalmente, gmh registró la intervención en problemas familiares y de pareja. Frente a este tema se encontraron distintas versiones. Según los paramilitares, no era política de la organización
meterse en problemas de pareja, “de faldas”273, puesto que según
ellos esos eran conflictos íntimos, apolíticos, que no inmiscuían al
bloque paramilitar.
Pero otra es la versión de la comunidad. Varios testimonios
refieren casos en los que mujeres de la población se acercaron a
los paramilitares a denunciar violencia intrafamiliar, problemas
de pareja, con las vecinas, infidelidad y triángulos amorosos. Al
respecto, una habitante de El Placer dice que “[hubo] mujeres alborotadas que iban a informar que el marido les pegaba, les ponían una caución a los hombres”.274 Incluso ‘Pipa’ reconoce que
En ese tiempo el marido mío estaba con una mujer de esas,
había metido a la casa mozas de los paras y mozas del marido
mío. Entonces, el comandante me dijo: “de todas maneras aquí
las dos; aquí ni la una ni la otra se van a poner a pelear. Si la
una jode las matamos a todas dos y si usted jode las matamos
a las dos”. La otra también estaba ahí [en la misma casa]. No
nos podíamos decir ni la una ni la otra nada porque, pues, si yo
hablaba al comandante, el comandante me pelaba. Nos cogió
a todos tres el comandante, a ella la retacó: “Pues, sabiendo
que él tiene esposa ¿pa’ qué se mete usted?, y ¿con qué fin se
metió?” Entonces a él le habían dicho la verdad, que yo ya no
podía venir pa’ cá, que por eso él se conseguía otra mujer e iba
vivir con la mujer, dijo la verdad.276
Como lo demuestra este caso, la justicia impartida por los paramilitares reprodujo arreglos de género patriarcales. Las mujeres
fueron señaladas como responsables y el hombre fue presentado
por los armados como la víctima. Según los paramilitares, fueron
las mujeres quienes fomentaron la discordia. Una por haber abandonado por un tiempo al marido incumpliendo su rol de esposa
272
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Versión libre, postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, 19 de
enero de 2010, Bogotá. Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía; entrevista a postulado
Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, diciembre 16 de 2011.
274
Entrevista n.º 60, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
273
246
275
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
276
Entrevista n.º 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
247
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
y provocando que el hombre buscara otra mujer para “suplir sus
necesidades”. La otra, por haberse acercado y haber “tentado”, al
hombre sabiendo que este era casado. La sentencia, vivir juntas
en la misma casa, y la amenaza de muerte en caso de pelea recayó
enfáticamente sobre las mujeres.
no pagó los gastos de montaje y funcionamiento del dispensario.
Alias ‘El Médico’ junto a dos de sus lugartenientes, ‘El gato y
‘Gasolina’, extorsionaron al comercio, las droguerías y el Hospital
de La Hormiga para adecuar y mantener el puesto de salud.278 Estos tres paramilitares se presentaron ante los dueños de los establecimientos como integrantes de las autodefensas y manifestaron
que “para bien de la comunidad”, requerían ‘colaboración’ en el
suministro de medicinas y utensilios para al dispensario.279 Fue así
como los armados consiguieron camillas, estanterías, medicinas,
elementos quirúrgicos, cobijas y almohadas para la clínica280. Al
respecto, un habitante de El Placer víctima de extorsión recuerda:
La salud: los paramilitares como Estado de bienestar
En El Placer para nadie era un secreto que la clínica que funcionaba ahí
era de las autodefensas
Llegaron los paras y cambiamos de jefes. Un mes después
ya debíamos atenderlos obligatoriamente. Toda droguería
debía darles 300 mil pesos en medicamentos, ellos pasaban
lista de los medicamentos y si no los tenían debían buscarlos.
Cuando les fiábamos eran los comandantes quienes pagaban,
pero cuando había cambio de comandantes quedaban las
deudas sin pagar.281 Alias ‘El Médico’
El Placer era un pueblo con un servicio médico deficiente, razón por la cual los habitantes debían trasladarse hasta La Hormiga para ser atendidos. Los paramilitares encontraron en la salud,
por tanto, un mecanismo para crear una base social que soportara su presencia en la zona. La intervención en ese vital servicio
ejemplifica cómo los paramilitares se constituyeron en autoridad
supliendo las necesidades de la población, funcionando como Estado de bienestar en el pueblo.
Conscientes de que se encontraban en una zona de disputa,
donde la confrontación armada con la guerrilla era regular, devastadora y dejaba combatientes paramilitares lesionados, en el año
2000 ‘Rafa Putumayo’ ordenó a alias ‘El Médico’ acondicionar
una semiclínica en El Placer para atender los heridos y enfermos
de la organización.277 Pero esa clínica también se concibió como
una estrategia de trabajo social de los paramilitares, pues allí se
atendería a la población civil que requiriera servicios de salud. A
pesar de ser para su utilidad y usufructo, la organización armada
De esa manera, los paramilitares instalaron en mayo de 2000
un puesto de salud en El Placer con consultorio y sala de recuperación. Ese dispensario, localizado en una casa contigua a El
Edificio, fue bautizado por los armados Centro médico La amistad,
porque allí se asistía de manera gratuita a la población civil.282 ‘El
Médico’ y alias ‘La mona’, enfermera paramilitar, atendieron en
278
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano alias, ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano alias, ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
279
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano alias, ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
280
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre, postulado
Alberto Romero Cano alias ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011.
281
Entrevista n.º 51, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
282
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía.Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
248
249
277
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
esa sede a combatientes de la organización y a habitantes de El Placer, especialmente a mujeres en trabajo de parto. En ese marco, ‘El
Médico’ formulaba remedios con el pseudónimo de Jorge Camilo
Álvarez.283 En relación con este punto recuerda una pobladora:
Durante el dominio paramilitar, el control fiscal estuvo a cargo
de los comandantes políticos. Estos registraron los establecimientos,
definieron el valor de la cuota a pagar y, haciendo uso de la coerción, cobraron impuestos a los comerciantes. Al respecto declara
alias ‘Tomate’, “otra cosa de los políticos era con el comercio (…)
Hacían una evaluación dentro de todo el comercio para ver de a
cuanto podían pagar de impuesto. O sea ver cuánto podían dar de
impuesto”.285
En ese marco, comisionistas y transportadores que participaban de la cadena del narcotráfico fueron objeto de cobros y estuvieron constantemente vigilados por los paramilitares:
Ellos tenían a dónde atender. Ellos colaboraban con la
gente cuando la gente se enfermaba. Ellos curaban, ellos tenían médicos. Ahí atendía una paraca que era médica y había
un comando que era médico. Ellos en ese sentido le colaboraban a uno.284
Sin embargo, el rol de “garantes de bienestar” dependía de
la extorsión. Si bien los paramilitares suplieron las necesidades de
salud de algunos pobladores, este servicio se sustentó en el cobro
de impuestos a los habitantes.
[Había que] detener los carros que no pagaban impuesto porque ellos eran los que tenían el listado de todo el comercio y los
transportadores. Cualquier empresa que estuviera bajando mercancía y no estuviera pagando mensualmente era retenido en
la mercancía. Eso era un trabajo político, totalmente político.286 El comercio: los paramilitares y el control fiscal
Constituirse como ley, como autoridad y Gobierno de un
pueblo implica, entre otras cosas, un ejercicio de control de la
economía. En El Placer, en medio de un contexto de narcotráfico, los diferentes actores armados incluyeron la regulación del
comercio y el cobro de impuestos dentro de sus repertorios de
gobierno. El recaudo de gravámenes caracterizó la relación entre
las farc y la población civil. Los narcotraficantes y comisionistas
fueron los primeros en ser vacunados por la guerrilla, obligación
que posteriormente se extendió a toda la comunidad. Al igual
que las farc, el Bloque Sur Putumayo de las auc realizó censos
de comerciantes, estableció capacidades de pago y cobró impuestos a la población.
Así mismo, los establecimientos públicos, como los bares, por
ejemplo, fueron extorsionados: “Regular la ley sí. Porque ellos estaban haciendo lo mismo que hacía la guerrilla, cobrar el impuesto
a los bares, a toda esa cuestión. A los establecimientos públicos les
colocaron una tarifa para que pagaran”.287 El monto de la obligación
variaba según el poder adquisitivo de cada persona, es decir que la
cuota no era la misma para todos. Hubo comerciantes a quienes llegaron a cobrarles varios millones de pesos de gravamen: “como yo
tenía unos negocios me obligaron a pagar 36 millones de cuota”.288
285
283
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
284
Entrevista n.º 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010.
286
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010.
287
Entrevista n.º 28, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
288
Testimonio, mujer, Taller de Memoria, El Placer, 9 de junio de 2011.
250
251
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Pero los impuestos no solo se recaudaban en dinero. Los paramilitares obligaron a almacenes, droguerías y transportadores
a proveerles utensilios y servicios de manera gratuita. Al respecto,
recuerda una habitante de El Placer:
Los de los negocios fueron los que más se afectaron, porque
a ellos llegaban y les decían: “cinco camisetas, dos pantalones” y
nunca les pagaban. Los de las droguerías: ellos llegaban y sacaban los medicamentos que necesitaban. Nos obligaban a nosotros a atender la gente que traían herida, ni siquiera ayudaban
a lavarlos. Se robaban los medicamentos que necesitaban.289
Los conductores también resultaron afectados por el accionar
paramilitar. La mayoría de hombres transportadores adscritos a
‘Transplacer’ fueron forzados a hacer rutas, a trasladar a los armados dentro y fuera del pueblo, con lo cual corrían el riesgo
de ser estigmatizados por la guerrilla como “colaboradores de los
paramilitares”.290 En múltiples ocasiones los armados obligaron a
los conductores a entregarles las camionetas; los autos eran tomados arbitrariamente. En relación a este punto narra una mujer:
“El primer piso de la casa se lo tenía arrendado a Transplacer,
entonces los paracos llegaban a cualquier hora para pedir carros
prestados. A mi esposo le decían -necesito la llave de la camioneta-, con fusil en la cabeza. Ellos no pedían favores, mandaban”.291
Finalmente, el control fiscal ejercido por los paramilitares incluyó el cobro de peajes a las personas, carros y motos que entraban y salían de El Placer.292
289
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
291
Entrevista n.º 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
292
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
Capítulo 3
La seguridad: los paramilitares y el monopolio
de la fuerza
Para que un actor armado logre consolidarse como autoridad en un territorio específico debe hacerse al monopolio de la
fuerza. En ese sentido, a pesar de estar en una zona de inagotable
confrontación armada con las farc, durante siete años el Bloque
Sur Putumayo mantuvo el control de las armas y la seguridad dentro del casco urbano de El Placer. Si bien a escasos diez o quince
minutos del poblado se encontraban combatientes custodiando
los márgenes del pueblo y enfrentando directamente a la guerrilla, los paramilitares se autodefinieron ante la comunidad como
garantes de seguridad, protectores y cuidadores del pueblo; “ellos
venían a hacer orden, decían, a ser quienes cuidaban el pueblo.
Que ya no vamos a estar al mando de los otros sino de ellos, que
ellos nos iban a resguardar”.293
Públicamente los armados argumentaron que protegerían a
la población de incursiones guerrilleras, de un nuevo dominio de
las farc. En esa lógica, promovieron mediante la coerción el que
la gente les avisara si veían o sabían de la guerrilla: “hacían reuniones en el pueblo para dar información, que si de pronto llega
la guerrilla les avisen. Que ellos están es con la gente del pueblo,
que ellos están protegiendo, están ayudando…”.294
Pero la seguridad provista por los paramilitares no se limitó a
prevenir irrupciones e infiltraciones enemigas. Hubo una vigilancia
que se ejerció hacia adentro, sobre los habitantes y la vida social de
El Placer. Los paramilitares, al definirse como guardianes del orden,
se propusieron eliminar a “los desviados” y acabar con los problemas
de convivencia. De esa manera, el ejercicio de salvaguardia también
implicó limpiar el pueblo de “viciosos”, “ladrones”, “bochincheros”,
entre otras identidades consideradas por los armados como alteradoras del orden. Alias ‘El Médico’ define de la siguiente manera el rol
de seguridad ejercido por los paramilitares:
290
252
293
294
Taller de Memoria en la vereda La Esmeralda, 31 de julio de 2011.
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
253
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Cuando hablamos de prestarle la seguridad a la población civil estamos hablando primero que todo de hacer la
limpieza, que le llama uno a sacar los rateros, los viciosos de
la población. Garantizarle la seguridad en forma que al saber que nosotros estamos ahí la guerrilla puede llegar y nosotros tenemos que defender a la población. […] Acabar con
los rateros, los violadores, los viciosos. Esos eran objetivos de
la organización porque ellos le hacían mal a la comunidad.
Eso era una práctica general las auc.295
Durante el dominio paramilitar en El Placer, el ejercicio de
construcción y salvaguardia del orden no solo implicó el despliegue de dispositivos para señalar y castigar a los enemigos. Simultáneamente, los armados se movieron por el pueblo vigilando e
identificando posibles trasgresores del orden y sus reglas. Este
apartado expone identidades, prácticas y relaciones que fueron
señaladas y reprobadas por el Bloque Sur Putumayo en El Placer.
Paralelamente, describe las sanciones impuestas en cada caso buscando evidenciar cómo esos dispositivos de violencia se aplicaron
de manera diferenciada según género y edad.
La “limpieza social”, es decir, el exterminio de personas
consideradas “desviadas”, “anormales” y “problemáticas”, no fue
el único repertorio desplegado por los paramilitares para, según ellos, garantizar la seguridad y mantener el orden. Una serie de sanciones orientadas a punir identidades “descarriadas”
y aleccionar a la población, fueron aplicadas de manera diferenciada contra hombres, jóvenes y mujeres de El Placer.
Sanciones: repertorios de violencia para
mantener el orden
Construir un orden social particular implica establecer
fronteras entre la normalidad y la desviación, lo correcto y lo
incorrecto, lo bueno y lo malo. En ese proceso se normalizan
ciertos tipos de sujetos y se estigmatizan otros; se aceptan e incorporan unas identidades en contraposición a otras marcadas
como problemáticas.296 El medio social establece las categorías
de personas que en él se pueden encontrar, así como los mecanismos para excluir, eliminar o corregir la “desviación”.
295
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011.
296
Goffman, Erving. Estigma. La identidad deteriorada. (Buenos Aires: Amorrortu
Editores 2010)
254
De “borrachos”, “viciosos” y “brujos”: sanciones
contra hombres y jóvenes
Un primer grupo de hombres descalificados y castigados por
los paramilitares fueron “los borrachos”. Especialmente los fines
de semana, campesinos de las veredas y pobladores del pueblo se
reunían a beber en las cantinas de El Placer. En ese marco, quienes
pasaban varios días consumiendo alcohol o quienes por su avanzado estado de embriaguez se atrevían a gritar, eran amarrados
a los postes; “a los que estaban tomando y hablaban bobadas, los
amarraban en la calle principal”.297 En múltiples ocasiones jóvenes
que asistían a discotecas y bebían alcohol fueron objeto de esa sanción. Cuenta la madre de uno de ellos que “había mucho contra la
juventud. No los dejaban tomar toda la noche, ni andar loqueando
por allí. Personalmente a mí nunca me atropellaron, pero a mi
hijo sí. Me lo amarraron, de pronto por él andar borracho”.298
“Los borrachos” también fueron obligados a tapar huecos o
recoger basura, acciones que según lo paramilitares contribuían
al bienestar de la comunidad y ocupaban productivamente el
tiempo libre de los hombres. Dice alias Pipa que “mucho campesino a veces llegaba y se estaba el sábado y bebían hasta el
297
298
Entrevista n.º 5 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 5 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
255
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
martes. Si había por ahí al lado un hueco en el pueblo, uno los
recogía y les decía, ‘bueno, vamos a tapar el hueco que usted
no tiene nada que hacer’”.299 Al respecto, un poblador que “había días que no dejaban tomar en semana. A veces los llevaban
a tapar huecos, a arreglar”.300 Nuevamente, ese tipo de sanción
recayó sobre los jóvenes, “[los paramilitares pusieron a] recoger
basura a estudiantes castigados porque eran menores de edad y
se quedaban en las discotecas”.301
Finalmente, con la excusa de garantizar la convivencia en el
pueblo, los paramilitares detuvieron y encerraron a los ebrios en
los calabozos de El Edificio: “si había alguno muy borracho se llevaban a El Edificio a una piecita, hasta que le pasara la fuma que
tenía”.302 Esta sanción también recayó contra quienes en medio de
la embriaguez entablaron peleas públicas:
Por lo menos los amarraban. Por decir había una fiesta y en
esa fiesta se formaba una pelea y que por esa pelea se acabó la
fiesta […]. Por decir algo la escuela organizaba, entonces, le decían a los señores de la escuela: “¿Cuánta comida se les quedó?”,
“No, nos quedó el valor de $200.000 en comida; se nos quedó
tanto en comida”. “¡Listo”. “Señor, usted fue el que organizó la
pelea con fulano, entre los dos cancelan eso porque ellos no
pueden perder todo lo que se les quedó”. Cancelan o lo cancelan, eso eran los castigos.304 A veces había peleas de los campesinos, la gente que tenía
sus borracheras y todo eso, entonces los detenían. O sea, eran
la autoridad ahí, las Autodefensas, lo capturaban e iban y lo
llevaban y lo encerraban en una pieza en El Edificio. De ahí,
ya cuando le pasaba la rasca a uno, al otro día lo ponían, lo
mandaban a hacer algún trabajo, “bueno vaya tape huecos por
allá en la carretera”. O me decían a mí: “vaya llévelo y póngalo
a limpiar ahí el camino para que aprenda a tomar”.303
Si las riñas se originaban en fiestas o actividades comunitarias, la sanción incluía el pago de los gastos de la actividad:
299
Un segundo grupo de hombres amonestados fueron aquellos
tildados de “ladrones”. La principal sanción impartida contra este
tipo de personas fue el escarnio público. Algunas mujeres de El
Placer recuerdan haber visto hombres marcados con letreros recorriendo las calles del pueblo, “alguien que andaba robando andaba con un letrero en la espalda, caminando para arriba y para
abajo”,305 “les ponían un letrero en la espalda ‘soy el ladrón’, y lo
ponían a correr por el pueblo”.306 A su vez, alias ‘Pipa’ reconoce
que los “ladrones” eran exhibidos y señalados ante la comunidad
en reuniones públicas. Esto para sancionarlos a la par que se escarmentaba a la población: “De pronto el que robaba sí. El que
robaba se llevaba. ‘vea, este señor cometió este delito, esto y esto.
Entonces tengan cuidado de no caer de pronto también alguno en
este mismo delito’, se le hacía saber a la gente, a la población”.307
Los jóvenes de El Placer no estuvieron exentos de ese señalamiento, pues también fueron tildados de ladrones y castigados
incluso con el suplicio corporal. En enero de 2006, meses antes
de la desmovilización paramilitar, un grupo de muchachos entre
los 15 y 24 años de edad, entre los que se encontraba un supuesto
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 20 de diciembre de
2010.
300
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
301
Entrevista n.º 63, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011.
302
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
303
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.º 5 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
306
Entrevista n.º 42, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
307
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
256
257
304
305
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
ladrón, fueron retenidos, amenazados de muerte y torturados. Un
joven víctima de esos hechos reconstruye lo sucedido:
menzaron a echarle Raid y gasolina. Comenzaron a colocársela
a uno por uno para que nosotros habláramos y que nos diera
miedo. Pero nosotros no sabíamos nada, entonces comenzaron
a colocárnosla en la cabeza y más de uno se trataba de desmayar porque era pues muy asfixiante. Nadie hablaba, nadie
sabía nada, hasta que uno cayó desmayado ahí y pues no habló
porque nadie sabía nada. Ya a lo último sospecharon de uno,
entonces ya nos desamarraron y solamente dejaron sentado y
amarrado al que sospechaban más. Y al momento como que
recibieron una llamada y como que confirmaron eso. Entonces
en ese momento de todas maneras nos decían que si nosotros
no hablábamos nos iban a matar, nos iban a torturar más feo,
más feo. Entonces ya pasado todo el día, cuando ya estaban
reunidos los demás comandantes, al pelado lo dejaron ahí y
nos hicieron parar a nosotros, ya tipo seis de la tarde nos fueron sacando uno por uno, yo salí a las ocho de la noche de
allá. Eso fue todo. Pues de todas maneras ya nos vinimos para
la casa, pero yo del miedo porque yo estaba pelado, con otros
amigos nos fuimos de acá, yo me fui para Pasto. Yo tenía 15
años, yo era el más pelado. A otros que se quedaron acá los
mataron los paras pero no sé porque sería, ellos tenían la edad
de veinte, veinte tres años.308 En ese momento en enero de 2006, en ese tiempo tuvimos una
fiesta, una fiesta de unos cumpleaños de un amigo que vivía por
acá cerquita de mi casa. Entonces en ese tiempo la pasamos bien y
todo, en esa casa, porque pues... chévere. Entonces de ahí se acabó
la rumba, nos fuimos para las casas. Pasados unos cinco días llegaron los paras a sacarnos de las casas. Por ejemplo [...] yo estaba
en pantaloneta, era un día domingo, me golpearon y me sacaron
amarrado, me echaron al carro junto con los demás paras que
estaban uniformados y me pasearon por el pueblo. En ese carro
iban otros amigos que ya los habían llevado también, los habían
sacado de las casas. Sin avisarle a nadie, pues, ni a mi familia ni
a nadie, me pasearon por el pueblo y yo les preguntaba que para
dónde me llevaban, que qué había pasado, y se reían nada más. A
lo último decían que me iban a echar para el río, “¿por qué, qué
he hecho?” y tampoco me decían nada. Y entonces llegamos [al]
campamento, pues, donde ellos. Llegando allá a esa parte también me patearon, me golpearon y no me desamarraron, me tenían amarradas las manos atrás. Y ya entramos al campamento del
comando ‘Pipa’, que era frente al cementerio de acá del pueblo. En
ese momento llegamos allá y ya estaban todos reunidos allá en un
círculo, tenían amarrados a los otros compañeros que habían estado en la fiesta. Nos comenzaron a interrogar de manera violenta,
nos estaban golpeando más duro, habían bastantes paras y mucho
miedo porque no sabíamos qué nos iban a hacer. A lo ultimo llegó
el comando Pipas [sic] y dijo: “lo que pasa es que en esa fiesta que
ustedes estuvieron hace días se perdió una plata, se perdieron diez
millones de pesos”. La señora que había dado la queja era la dueña
de la casa, incluso, trajeron al pelado de la casa, al hijo de la señora
y también lo golpearon y todo.
Entonces estuvimos ahí y en ese momento nosotros comenzamos a mirar unas bolsas negras que traían y miramos que co-
258
Como sugerimos en el apartado de administración de justicia, el consumo de droga fue prohibido y penalizado por los paramilitares. El rótulo de “viciosos” y “drogadictos’’ nuevamente
recayó sobre los jóvenes de la población, quienes además fueron
acusados de incitar al consumo a generaciones menores. Si bien
de manera similar a los casos anteriores el trabajo físico fue dispuesto como sanción309, los castigos contra “marihuaneros” y “vi-
308
Entrevista n.º 53, hombre joven, El Placer, agosto de 2011.
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya alias ‘Tomate’, Bogotá, 19 de enero de 2010.
309
259
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
ciosos” tuvieron un sello particular. Partiendo de la idea de que los
menores se encontraban bajo la potestad de sus padres, los armados convirtieron la delación ante la familia en un castigo para los
jóvenes. Muchachos que supuesta o realmente eran encontrados
consumiendo droga eran llevados a sus hogares y señalados ante
sus parientes. Sobre ese punto, en su versión libre alias ‘Pipa’ declara que:
muchachos de dieciséis años ya dañándose, ya dañándose y corrompiendo al resto de [la] sociedad. Muchachitos de doce o
trece ya uno los veía metiendo pitazos de marihuana. Yo llegué
a coger cinco o seis y a llevárselos al papá, a la mamá, “señor,
huélale la boca, póngalo a estudiar, mande ese muchachito
para Pasto, aquí se le va a dañar ese muchachito” [...]. Parte
de la política era, doctora, porque ellos corrompen el resto de
niños que hay hacia abajo [...]. Se daba de baja al que ya no
hacía caso, que ya no hacía caso, y eso era para que cogiera
escarmiento el resto.311
—¿Había jóvenes de ahí que consumían?
—Sí, de ahí del pueblo.
—¿Qué pasaba con ellos?
—Se les llamaba la atención y si eran menores se les decía
a los papás para que los papás tuvieran conocimiento. Muchas
veces los papás no sabían.
—¿Y si no hacían caso qué pasaba?
—No, los pelados... ellos hacían caso, ellos miraban que la
autoridad eran las Autodefensas ahí, entonces ellos acudían,
escuchaban. Pues de pronto se les llamaba no más la atención,
¿sí me entiende?310
En esa misma dirección habla alias ‘Tomate’:
—¿Era política del grupo castigar o sancionar a los marihuaneros
de la población civil?
—Sí era política, sí. O sea, porque ya se estaban volviendo...
Sin embargo, como lo sugiere este último testimonio, la denuncia ante los padres no fue el único castigo para esta población. En el marco de la “limpieza social”, hubo jóvenes acusados
de ser drogadictos que fueron asesinados y expuestos ante sus
pares como escarmiento.
La juventud fue, entonces, uno de los grupos poblacionales
más vigilados, señalados y castigados durante el dominio paramilitar en El Placer. En ese sentido, los armados llegaron al punto de
inmiscuirse en problemas familiares. Fungiendo de padres, cumpliendo roles tradicionalmente asignados a los hombres, terciaron
en peleas entre madres e hijos y asignaron castigos a estos últimos
por “portarse mal con la mamá”. Un poblador recuerda que “una
vez amarraron a un muchacho por pegarle a la mamá, lo amarraron a un poste con un letrero que decía: ‘estoy acá por pegarle a
la mamá’”.312 Otro habitante señala que “a niños o muchachos,
jóvenes groseros con la mamá, entonces, la mamá [le] decía [a los
paramilitares]: ‘vea, colabóreme ahí’, ‘Listo’, [decían ellos]. [Letrero] Me tienen amarrado por pegarle a mi mamá”.313
311
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 19 de enero de
2010.
312
Conversación con dos hombres adultos habitantes, El Placer, agosto de 2011.
313
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
260
261
310
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Finalmente, dentro de las sanciones contra hombres registramos las que se llevaron a cabo contra los “brujos”. El Valle del
Guamuez es territorio de la etnia Kofán, grupo indígena cuya
cosmogonía y organización social se sustenta en la autoridad del
chamán y el uso del yagé. El sincretismo entre los kofanes y la cultura popular campesina han hecho común el uso de contras, rezos
y soplos entre la población para curar enfermedades, obtener protección, prevenir la muerte y sacar de sus cuerpos los “malos aires”.
Ese acervo cultural le era ajeno a los paramilitares y, por lo
tanto, les generaba temor. Ellos provenían de regiones lejanas
donde esos conocimientos ancestrales y prácticas culturales no
existían o a lo sumo tenían otras formas. Es así como los armados identificaron en los brujos y chamanes una amenaza, un peligro. Aunque encontramos testimonios donde se referencia que
algunos combatientes buscaban brujos para hacerse contras que
los protegieran,314 registramos casos donde los paramilitares asesinaron hombres señalados de practicar brujería. Alias ‘El médico’
confiesa el asesinato de “un señor que practicaba la magia negra.
Al brujo se lo asesinó”.315 Así mismo, la población de El Placer recuerda el homicidio de un brujo del pueblo que según los armados estaba “cruzado”:
corazón. El espíritu los seguía por todas partes, lo veían con
un tabaco y sentado.316
El brujo tenía una contra y los paras no lo podían matar,
entonces ellos tenían un curandero propio, quien les dijo que
ese señor estaba en contra y que por eso las balas rebotaban y
se regresaban. Entonces les dijo que la contra estaba en la muñeca de la mano. Así que los paras le abrieron y le sacaron dos
agujas cruzadas. Luego nada que podían matarlo, entonces el
curandero les dijo que tenía otra [...] en el brazo. Se la sacaron, pero nada. Luego otra en la nuca, y nada. El curandero
se dio por vencido y los paras decidieron abrirlo y sacarle el
Como se expuso en el apartado de prostitución, las mujeres
también señaladas de brujas fueron posteriormente asesinadas: “sí, a
mujeres, hombres, de todo. A una muchacha que se estaba quedando
con un paraco decían que era bruja y la quemaron viva”.317 Sin embargo, en otros casos los paramilitares dispusieron castigos particulares,
diferenciados, para las pobladoras, como se verá a continuación.
“Barrer y lavar ropita”: sanciones contra mujeres
y parejas
Junto a las condenas impuestas a las “enemigas” y junto a los
castigos desplegados contra las trabajadoras sexuales, encontramos sanciones orientadas a punir prácticas de las mujeres locales.
Algunas pobladoras de El Placer y otros cascos urbanos, como El
Tigre, fueron tildadas de “peleonas”, “chismosas”, “bochincheras”
e “infieles”. Ellas fueron sancionadas por los paramilitares mediante particulares repertorios de violencia que reforzaron diferencias de género.
Las mujeres que peleaban entre sí o que eran acusadas de
generar chismes y rumores fueron obligadas a desarrollar oficios
domésticos en las vías públicas bajo la mirada de sus vecinos. Al
respecto declara alias ‘Tomate’:
[...] Eso fueron cosas salidas de algunos comandantes que las
ponían a barrer, pero no eran políticas de la organización. En El
Tigre una vez me di cuenta [de] que las pusieron a barrer por chismosas por casos así, pero no eran políticas de la organización.318
316
Entrevista n.º 64, hombre adulto, El Placer, septiembre de 2011
315
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
Entrevista n.º 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 1, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
318
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del postulado
Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá. 19 de enero de 2010.
262
263
314
317
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Se resalta que, a diferencia de lo ocurrido con los hombres, los
paramilitares no reconocen las sanciones a las mujeres como políticas de la organización. Como lo hace ‘Tomate’ en la cita anterior,
este tipo de sanciones son presentadas por los armados como acciones aisladas, individuales y contingentes. Los repertorios de violencia
desplegados contra las mujeres son minimizados, justificados e incluso naturalizados por los paramilitares. Alias ‘Pipa’ sugiere que a las
mujeres solo “se les llamó la atención”. Según él, nunca se les puso
castigos pesados como sí ocurrió con los hombres: solo se les ponía a
“lavar ropita de los combatientes”,
“Las infieles” fueron otro grupo de mujeres sancionado: “a
mujeres por ejemplo que quitaban a maridos ajenos también las
castigaban”.320 Sobre ellas recayó el destierro e incluso la muerte:
“si alguna mujer cometía un error de quitarle el marido a alguien
le daban destierro y a algunas las mataban”.321 Las acusaciones de
infidelidad estuvieron estrechamente ligadas al rumor. Una pobladora reconoce que en El Placer hubo “[...] mucho bochinche, mucho chisme, muchos malos comentarios de unos a los otros, cosas
que a veces no son. Uno dice una palabra y el otro ya la aumenta
dos y el que sigue le aumenta tres, por ese motivo hacían castigar,
hacían ir a las mujeres de acá, hacían matar los maridos”.322
Tal como lo siguiere el anterior testimonio, estos casos se enmarcaron en el ejercicio de administración de justicia desarrollado por los paramilitares en el pueblo. Hombres y mujeres de la
población recurrieron a los armados, comprendidos como “la ley”,
para que mediaran y solucionaran este tipo de problemas.
En ese mismo contexto, encontramos sanciones impartidas
contra hombres acusados de violencia intrafamiliar por sus esposas. “Un hombre […] que iba la mujer: -Mi esposo me pegó-, entonces ellos lo cogían aquí en el pueblo, en pleno centro, lo amarraban a un poste con un letrero [que decía] ‘me tienen amarrado
por pegarle a mi mujer’”.323 Otro poblador recuerda lo siguiente, ¿Y a las mujeres que peleaban entre ellas?
También las llamaban y tenían que dejar el dilema.
¿Había alguna sanción para ellas?
A ellas, más que todo que no volvieran a pelear.
¿Y si peleaban?
No, eso casi no se llegó a ver.
Ahorita nos contaba que a los hombres que castigan los mandaban a
arreglar caminos ¿a las mujeres también les ponían sanciones parecidas?
¡No, no, no! A las mujeres no. De pronto a algunas si las ponían era a lavar ropita o algo.
Los paras regulaban la vida en pareja, mataban al culpable o
lo linchaban en un espacio público, a un compañero le dieron
garrote por un problema en la casa. Otro amigo tuvo un problema con la esposa y casi lo matan […]. Lo metieron en el edificio
donde hacían las torturas. Los metían acurrucados en un hueco
muy estrecho y les ponían una tapa hasta que morían.324 ¿Ropa de ustedes o ropa de la comunidad?
A veces ropa de los muchachos urbanos. Se les hacia el llamado de atención más que todo.319
319
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
264
diciembre de 2011
320
Entrevista n.º 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
321
Entrevista n.º 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
322
Entrevista n.º 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
323
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
324
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
265
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Huecos en El Placer donde paramilitares metían a las personas para castigarlas.
Durante los siete años de presencia paramilitar en El Placer,
a la par que se impartieron sanciones se desarrollaron actividades
para “animar” a la población. El Bloque Sur Putumayo mezcló lo
punible con lo festivo para devenir autoridad.
“Ganarse a la comunidad”: intervención de fiestas
y celebraciones
Fuente: Jesús Abad Colorado, septiembre de 2011.
En esa línea, alias ‘Pipa’ declara haber presenciado el castigo de
un hombre acusado de pegarle a la mujer. Sin embargo, reitera que
eran casos aislados y que él como comandante político de El Placer
no los aceptó, puesto que era “inmiscuirse en problemas íntimos de
la población” que debían ser solucionados dentro de las parejas:
Cuando yo llegué vi varias situaciones [así], inclusive [...] algunas anomalías: una señora fue y puso la queja donde ‘Coco’
y él ordenó que trajeran al señor y le dio unos planazos. Entonces cuando tuve la oportunidad de hablar con él le dije que me
parecía erróneo porque es un problema familiar y no debemos
mezclarlo con lo de nosotros.325
325
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del postulado
Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, Bogotá, 20 de diciembre de 2010
266
El poder paramilitar en El Placer permeó las festividades del
pueblo. Los armados encontraron en las celebraciones y carnavales escenarios propicios para desarrollar un “trabajo social” que
les permitiera “ganarse” a la comunidad. Organizar e incentivar
la participación de la población en fiestas y eventos especiales fue
trabajo del comandante político. Con el objetivo de obtener legitimidad, matizar el rastro de terror que dejaba su presencia y
posicionarse como “benefactores”, “animadores” y “sociales”, los
armados intervinieron en el día de las madres, los niños, la Navidad y los carnavales del mes de enero.
Si bien la población asistió y se divirtió en esos eventos, la
memoria colectiva de los habitantes de El Placer resalta el carácter
obligado, forzado, con que los paramilitares los hicieron financiar,
organizar y participar de esas actividades. El trabajo político y social, es decir, el “ala comunitaria” de los paramilitares no escapó
al ejercicio coercitivo, se sustentó en él. Este apartado reconstruye
la intervención armada en fiestas y celebraciones, así como la percepción de la comunidad en torno a esos eventos.
Actividades generales para ‘alegrar al pueblo’
Apoyados en la estrategia organizativa de comités de cultura
y deporte, el comandante político y sus lugartenientes realizaron
actividades comunitarias para animar e integrar a la población de
El Placer. Campeonatos de microfútbol, competencias recreativas,
presentaciones artísticas, fiestas con comida, música y baile y celebraciones para niños fueron algunas de las acciones promovidas
267
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 8
3
por los armados. Tal como lo declara alias ‘Pipa’, cuando el poblado se percibía decaído, los paramilitares incentivaban acciones
recreativas para ‘animar’ el pueblo:
Dentro de los repertorios de “trabajo social”, los armados
también utilizaron acciones dirigidas a niños y niñas para procurar reivindicarse con la comunidad y posicionarse como tutores,
benefactores y protectores. Según ‘Pipa’ “cuando [los niños] entraban a estudiar también se les daban los útiles escolares”. Así
mismo, organizó actividades recreativas para la niñez:
Y así... Los del comité de deportes cada vez que se sintiera el
pueblo así apagado, [decían] “bueno, una actividad”, “que vamos a hacer un campeonato de micro, de fútbol, alguna cosa”.
Que carrera de caballos, lo que fuera, el todo era que la gente
se alborotara.
¿Y la gente asistía?
¡Claro! Eso todo mundo asistía a mirar y a reírse. A veces
sacaba uno de la misma tropa gente que sabía bailar, gente que
sabía hacer actividades.326
Sin embargo, la población recuerda que para llevar a cabo
esas actividades, los armados obligaron a conjuntos musicales o
maestros de artes a prestar gratuitamente sus servicios. A los grupos de danza, música y teatro de la escuela se les ordenó preparar
presentaciones para esos eventos.327 Incluso, profesores de otros
cascos urbanos fueron llevados a El Placer a “animar” la población
sin remuneración alguna:
En esos días como especiales, [reuníamos a] los niños,
llev[ábamos] los payasos y los eventos sociales que hacíamos
nosotros a los niños. Que incluso los payasos éramos los mismos paracos, se sacaban los pelados del grupo y se les daba
como un día de alegría a los niños, en los pueblitos de El Tigre,
de El Placer.329 El día de la madre
Dentro de las fechas y conmemoraciones especiales celebradas por los paramilitares se destaca el día de las madres. De manera paralela a los repertorios de violencia y regulación, los armados
procuraron construir una “cara amable y social” a través de acciones comunitarias, presentándose como “benéficos” y “sensibles”
hacia las mujeres:
Los paramilitares pedían que llevaran grupos de música y
danza a El Placer. Querían reivindicarse con el pueblo y hacían fiestas grandes. En la esquina de la casa de Noemí armaron carpas y le pidieron a profesores de danza que fueran a
darles clases a mujeres y hombres de El placer. También repartieron comida.328
Ah, celebrábamos la fiesta de las madres. El día de las madres hacíamos actividades, poníamos a hacer competencias,
corridas de costalados de las mujeres […]. Se hacía la fiesta de
la madre, entonces se conseguían dos o tres animales, vacas, se
mataban, se organizaba la comida para todo, todo el pueblo. Y
ya empezaba uno con las actividades para que la gente se divirtiera, corrida de costalados, partidos de micro, las gordas con
las flacas, así para que tuvieran dispersión. A vece que habían
326
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011.
327
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
328
Entrevista n.º 65, hombre adulto, Mocoa, agosto de 2011
329
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 15 de marzo de
2010
268
269
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
inválidos que andaban en sillas de ruedas, entonces también
particípemelos a ellos.330
Capítulo 3
La Navidad
El pueblo en navidad durante dominio paramilitar
Pero el objetivo de mostrarse amables y caritativos se vio
truncado por la contracara del mismo repertorio social: el cobro
de impuestos para financiar las actividades. Al respecto, un poblador recuerda cómo los almacenes de El Placer tuvieron que
donar artículos y bebidas, los finqueros regalar vacas y las mujeres trabajar gratuitamente en la celebración de las madres. La
festividad tuvo su revés en el carácter ineludible y forzoso que le
impartieron los paramilitares:
Él [el político] organizaba, por lo menos, aquí en El Placer
se acostumbraba que pa´l día de la madre ellos organizaban
eso. Entonces decía: “Todo el comercio: usted va a aportar con
la gaseosa; usted va aportar con diez pacas de cerveza y los finqueros, usted va a aportar un novillo; las mujeres de este barrio se van a encargar de ir a asar la carne; las mujeres de este
barrio de acá van a repartir” […] Él era el encargado de eso.
“Y usted, usted y usted me van a regalar los electrodomésticos
pa’ regalarle a las mamás para hacer concursos; ustedes van a
organizar en vender la bebida” […] Y así. Me acuerdo que pa’
un día de la madre me dijo: “Traiga a su novia”. Yo la traje acá.
“Venga que acá, de pronto, se gana un premio”. Nos dieron una
cafetera ellos ahí. Por ese lado ellos mantenían muy pendientes
celebrando las fechas, pero todo lo recogían del pueblo.331
Fuente: Álbum familiar.
De todas las celebraciones del año, las de diciembre eran
las preferidas por los paramilitares para el desarrollo de intervenciones de tipo social y comunitario. La población recuerda
que las navidades que transcurrieron bajo dominio paramili330
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011
331
Entrevista n.º 32, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
270
271
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
tar se caracterizaron por el derroche de luces,332 decorados y
actividades. Las calles, casas y postes del pueblo se llenaron de
pintorescos dinosaurios, hongos de colores, piedras pintadas,
pasacalles, árboles de navidad y extensiones de luces, Según
‘Pipa’, “para esas fechas estaba el pueblo [...] como un espejo y
todo mundo contento”.333
Y sí, la población se divirtió, vivió y admiró la decoración
navideña. Pero en contraste con la versión paramilitar, los habitantes de El Placer recuerdan y resienten la coerción que rodeó
las festividades decembrinas; “ellos motivaban las celebraciones.
En navidad motivaban [...] los arreglos, eso nunca antes habían
arreglado las calles. [Estaban] llenas de luces, de figuras, pero a
la brava, tenían que hacerlo a la fuerza”.334
Hombres y mujeres concuerdan al afirmar que los paramilitares obligaron a la población a comprar los materiales para
decorar el pueblo. En medio de una época de crisis económica, generada por las fumigaciones aéreas con glifosato y por los
constantes enfrentamientos armados que rodeaban e impactaban el pueblo, los paramilitares forzaron a la población a pagar
con plata de su propio bolsillo los adornos y arreglos del poblado. Recuerda una habitante, “[en diciembre la iluminación de
las calles] fue muy bonita, nunca se había visto así, trajeron una
mujer encargada de los arreglos. […] Exigían la pintura y la gente ya no tenía mucha plata para comprarla, pero debían hacerlo
para no ser castigados”.335 Otra mujer señala que “en diciembre a
todo mundo le tocaba decorar las calles, pintar piedras. Pero esa
era como más alegre. Tocaba decorar todas las casas, tienen que
decorar y pintar. Ellos no daban nada, lo mandaban a uno”.336
332
Entrevista n.° 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011; entrevista n.° 2, mujer
adulta, El Placer, agosto de 2011; entrevista n.° 5 mujer adulta, El Placer, agosto de
2011; taller de memoria en El Placer, 13 de junio de 2011.
333
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011
334
Entrevista n.º 36, hombre adulto, El Empalme, agosto de 2011
335
Entrevista n.º 42, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
336
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011
272
Capítulo 3
Finalmente, cuenta una pobladora:
Por ejemplo cuando era diciembre no era que “¿qué van hacer?”. No, era “Necesito que esta cuadra hagan esto, esto y esto.
Para mañana es tarde”. Nos tocó sacar la plata de donde no había
porque tocaba iluminar todo, todo. “Que esto aquí haya vida, que
no se muera”, decían. Hicieron dinosaurios, en otros hicieron velas. Yo creo que ese año gastamos un poco de kilovatios de energía porque toda casa debía estar iluminada. Era una orden iluminar todas las casas. En ese año yo recuerdo que nos dieron a cada
cuadra que ganó una lechona, porque nosotros nos comimos la
de los dinosaurios, la de… ¡nos comimos todas la lechonas!337
La orden de decorar, iluminar y pintar las calles con adornos
navideños se extendió hasta las veredas. Habitantes aledaños al
casco urbano de El Placer recuerdan, como también lo señaló el
testimonio anterior que en medio de la profunda crisis económica debieron “sacar plata de donde no la tenían” para cumplir las
órdenes paramilitares, evitar sanciones y proteger la vida. Dice
una mujer de La Esmeralda que
En diciembre ellos hacían la reunión para decir que teníamos
que hacer pasacalles, ordenar cada quién su casa, eso tocaba como
una obligación. Todos teníamos que poner pasacalles porque ellos
lo decían. A mí me tocaba poner los plásticos, colgarlos de un lado
a otro, pintar las piedras, arreglar la casa, hacer el arbolito.338
Un hombre de la misma vereda afirma que las actividades
se hicieron,
337
Testimonio mujer, Taller de Memoria en El Placer, septiembre de 2011
Testimonio mujer, Taller de Memoria en la vereda La Esmeralda, 31 de julio de
2011
338
273
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Pero no fue por gusto, ya la situación económica se había
puesto mala, ahí tocó fue obligados. Uno cuando tiene la facilidad en la economía uno lo hace de gusto, pero cuando no
tiene… esa vez tocó obligados. La plata la ponía uno, ellos
obligaban. Nosotros arreglábamos la calle como podíamos.339 Casa abaleada en San Isidro
La Navidad, al igual que otras festividades y ámbitos de la
vida social, perdió su carácter festivo, se tornó sinónimo de coacción, exigencia y deber.
Como se demostró a lo largo de este apartado, durante siete
años el Bloque Sur Putumayo de las auc ejerció como autoridad,
fungió de Estado en un micro espacio. Dentro del casco urbano
de El Placer, los armados cohabitaron con la población, ordenando, regulando e interviniendo en la vida cotidiana y social de
hombres y mujeres. Sin embargo, el dominio paramilitar encontró sus límites en las orillas del pueblo, pues a escasos minutos
una cruenta batalla se libraba con las farc. Las veredas aledañas
fueron escenario de una incesante confrontación armada entre
guerrilla y paramilitares.
La vida en la frontera: enfrentamientos y
desplazamientos
El espacio de guerra de esta zona estaba organizado de la
siguiente manera: por un lado estaba base paramilitar en El Placer y los anillos de seguridad en las veredas que rodean la Inspección. Fue en los anillos de seguridad donde se libraron los
más grandes enfrentamientos entre paramilitares y guerrilla. Es
decir, en las veredas de Los Ángeles, La Esmeralda y San Isidro
así como La Grada.
339
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, septiembre de 2011.
Este apartado busca dimensionar el significado de vivir en la
zona de enfrentamientos. Se identificaron dos tipos de combates:
los combates cotidianos, de poca duración, con pocos combatientes
y a los que la comunidad se acostumbró y buscó estrategias de
protección. Y los combates de exterminio, que se convirtieron en hitos
en la memoria colectiva de la población civil por el impacto y la
forma en que los actores armados involucraron a los habitantes en
medio de los enfrentamientos.
Entrevista n.º 45, hombre adulto, La Esmeralda, julio de 2011
274
275
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Combates cotidianos
Los habitantes de la zona se acostumbraron a vivir entre
enfrentamientos. Recuerdan que sus animales también fueron
víctimas de la guerra. Cuando algún grupo armado ilegal hacía
inteligencia o se camuflaba antes del inicio de un enfrentamiento, los perros ladraban alertando la presencia de desconocidos.
Por esta razón los mataban. Los enfrentamientos ocurrían casi
a diario:
En un principio, en el primer año podía decirle yo, casi
era diario; si era hoy en la mañana, mañana era en la tarde y
si no era por acá era por la otra. Todos los días se escuchaba
bala. O por acá abajo porque ellos se apoderaron de alrededor de El Placer. En resumidas cuentas, le comento que esa
fue como la violencia más terrorista para la parte nuestra.340
Según la versión libre de ‘El Médico’, un enfrentamiento
duró dos semanas seguidas, “Una vez pelearon dos semanas de
seguido en Los Ángeles, peleaban de seis a seis. A las seis de la
tarde se decían ‘bueno, compa, nos vemos mañana a las seis de la
mañana, nos vemos mañana a la misma hora’”.341 Los permanentes enfrentamientos ocasionaron que algunos habitantes trasladaran sus casas que se encontraban rodeadas de trincheras, bombas
y campos minados, como lo recuerda una mujer habitante de La
Grada, “A nosotros nos tocó quitar la casa de ahí porque ahí construían las bases, construían bombas […] a las ocho desconectaban
las bombas y a las tres las conectaban. Minaron todo ahí en La
Grada. Yo les dije: pero cómo van a minar eso ahí, cómo vamos a
ir a trabajar, aquí es donde vivimos nosotros”.342
340
Entrevista n.º 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011.
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión del libre
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
342
Entrevista n.º 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011
341
276
Fuente: Museo de la memoria de la comunidad creado por el padre Nelson Cruz.
Pero otras familias no se fueron y, por lo tanto, buscaron estrategias de protección cotidianas. Dado que la mayoría de fincas y
casas en las veredas fueron construidas en madera, para esta época
las pocas que estaban construidas en concreto se convirtieron en
el refugio de vecinos y familiares, porque en ellas corrían menos
riesgo de ser heridos en medio de los combates: “La casa de noso-
277
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
tros era de madera. Entonces cuando nosotros escuchábamos tres
bombas era porque era enfrentamiento y nosotros ahí mismo como
sea corra a la casa de mi mamá, porque la casa de mi mamá estaba
cerquita y sí era de bloque”.343 Sin embargo, estas casas también
fueron refugio para los actores armados, quienes en pleno enfrentamiento se escondían dentro de ellas para protegerse del enemigo,
convirtiendo a los habitantes, una vez más, en escudos humanos.
Una de las estrategias creadas por los habitantes, consistió
en hacer huecos debajo de las casas para refugiarse mientras pasaba el enfrentamiento,
Estos dos hechos resaltan los combates que tenían como objetivo
exterminar al enemigo en la lucha por el control o la recuperación del territorio. En este exterminio involucraron a la población dejándola en medio de los enfrentamientos y usándola
como escudo humano.
A nosotras nos daba miedo, nos teníamos que quedar en la
casa. Yo estuve como en cuatro enfrentamientos duros, en dos
estuvo mi marido y en dos no estuvo. Yo entonces qué hacía:
[agarrar] los dos niños más pequeños y tirarnos debajo de la
casa y los otros dos también, y ahí pauchados, yo en medio y
ellos a los lados. Ellos lloren y lloren, hasta cuando se quedaba
quieto para salir a darles de comer. Hay veces por la mañanita
empezaban a pelear, hay veces se alcanzaba a hacer el desayuno, pero no se alcanzaba a darles de comer y hay veces pues
que tocaba ahí aguantar.344 Las madres tuvieron un rol complejo y riesgoso. Incluso teniendo miedo por sus propias vidas hicieron cosas increíbles por
proteger y salvar a los suyos.
Combates de exterminio
mh reconstruyó dos casos de combates de exterminio en la
vereda San Isidro en 2003 y en la vereda La Esmeralda en 2005.
343
344
Entrevista n.º 58, mujer adulta, vereda La Grada, julio de 2011
Entrevista n.º 66, mujer adulta, vereda Los Ángeles, agosto de 2011
278
San Isidro: los escudos humanos
Posiblemente eso fue como el combate más duro que hubo ahí en San Isidro.
Más ocasiones donde se daban a días, pero esa vez yo estaba en la escuela.
Hombre adulto, vereda San Isidro, 2011
En la vereda San Isidro se celebraba todos los años el día
de la Familia, pero la celebración del 2003 marcó un hito en la
historia de la comunidad. No eran más de las tres de la tarde
del sábado 14 de junio. Los niños se estaban preparando para
presentar la revista gimnástica en la cancha de baloncesto. Las
y los profesores se encontraban atentos a recibir a los padres de
familia, a supervisar la preparación de la comida. Pero también
estaban inquietos por la presencia de cerca de cincuenta paramilitares frente a la escuela.
[…] esa gente [los paramilitares] desde por la mañana empezó a llegar y a irse, era como por raticos y de ahí el comandante los formó en esa cancha [señala la cancha que queda
frente a la escuela]. Esto estaba lleno, y pues como los niños
andaban por ahí en ese momento... porque por los niños no
los atacaban. Y se sentía que el comandante los regañaba, pero
uno jamás se metía en eso, se escuchaba que estaba bravo, que
los regañaba, y volvían y se abrían, se iban, hasta que una señora me dijo “[…] parece que habrá enfrentamiento. Y usted verá
si seguimos con esto o nos vamos”. Yo le dije “¿y usted cómo
279
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
sabe?”. “Por ahí, les han mandado a decir que suban a pelear, y
que si ellos no suben van a bajar ellos”.345
[…] Nos mandaron de aquí, nadie podía irse a la casa sino
a la carretera porque en el momento que paró el enfrentamiento el comandante dijo “los civiles se largan de aquí, no
los quiero ver y a las casas no, se van pa’ arriba a la planta
de luz” entonces nos pusieron ahí en medio, porque estaban
peleando acá y arriba. Entonces nosotros quedamos en el medio, cada vez que sentíamos un tiro de un lado corríamos al
otro lado. [...] Andábamos en bloque, toda la gente, aproximadamente unas 160 personas de la vereda, la demás gente
no había llegado porque recién estaba por empezar el programa, que era la revista gimnástica. Y si nos hubieran agarrado ahí ¿pues qué?350
Durante la formación en la cancha, “el comandante les dio
la orden de que al primer tiro dispar[aran], sea el que sea”.346
Antes de iniciar el combate, los paramilitares y la guerrilla establecieron una comunicación sostenida por medio de los radios
de comunicación. Dice un poblador de San Isidro: “guerrilleros
y paramilitares se estaban desafiando por el radio, por la comunicaciones, estaban muy cerca, casi juntos”.347 No alcanzaron a
tomar una decisión cuando se inició el combate en medio de la
escuela. No todo el mundo logró esconderse en los salones de
clase: la mayoría de la población se atrincheró en la caseta, y los
paramilitares también se camuflaron allí mismo y comenzaron
a disparar en el medio de los civiles.348 Muchas personas tuvieron que permanecer en el piso durante las tres horas que duró
el combate. Rápidamente comenzaron a sonar cilindros bomba
muy cerca de la escuela: “Donde estábamos nosotros, a 30 metros sería esa casa... la desbarataron de un cilindrazo; vino un cilindro, ¡Uhmmm! Porque la tierra llegó hasta donde estábamos,
[de] la casa no quedó nada, quedó un hueco”.349
A las seis de la tarde, cuando los habitantes daban por finalizado el combate, los paramilitares les ordenaron salir en bloque
hasta la planta de luz. Les dijeron que allí estarían más seguros. Sin embargo, querían convertir a la población civil en escudo humano en medio del enfrentamiento. Así, lograron correr
aproximadamente un kilómetro hacia un punto estratégico para
tomar ventaja del enemigo, pues se encontraban emboscados:
345
346
347
348
349
Entrevista n.º 67, mujer adulta, San Isidro, agosto de 2011
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
Entrevista n.º 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011
280
La gente no recuerda cuánto tiempo pasó en la planta de
luz. Para algunos el tiempo se hizo infinito y dicen haber permanecido dos horas. Para otros fue rápido y recuerdan haberse
retirado luego de veinte minutos. El tiempo en la guerra no se
mide ni se cuenta. Como escudos humanos, debían concentrarse en esquivar las balas y cuidar a los niños.
Los paramilitares también se camuflaron entre la población
civil cambiándose de ropa: “A la casa mía se entraron tres y cogieron la ropa de civil para camuflarse. La ropa de deportista...
Salieron disfrazados de civiles para camuflarse entre la gente”.351 O también cuentan los pobladores que los paramilitares “se entraban a las casas de familia y obligaban a los civiles a decir que
ellos eran civiles de ahí”.352
Luego del enfrentamiento, la población se encerró y solo
regresaron a la escuela quince días después. También recuerdan que, tras el enfrentamiento, muchos paramilitares quedaron tendidos muertos en la carretera, dentro de la escuela, en el
350
351
352
Entrevista n.º 67, mujer adulta, San Isidro, agosto de 2011
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
Entrevista n.º 77, hombre adulto, junio de 2012
281
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
puente de la “Quebrada del muerto” y otros dentro de las casas.
Según el libro de actas de defunción de la Iglesia de El Placer,
ocho paramilitares fueron enterrados en el cementerio, todos
sin identificación alguna. Se cree que los otros fueron tirados
al río o trasladados a La Hormiga. En este enfrentamiento no
hubo muertos entre la población civil: “Yo diría que fue un milagro, porque otro milagro no puede haber, no pasar ni un solo
herido de civil. Yo diría [que fue] un milagro verídico que existió en esa época, porque para morir ellos cuarenta en medio de
una comunidad... eso es un milagro, ¿no cree?”.353
que replegarse. Los habitantes mencionaron haber visto sobrevuelos de un avión fantasma del Ejército Nacional de Colombia. Según la versión libre de alias ‘El Médico’, quien no precisa
en qué enfrentamiento recibieron colaboración del Ejército, sí
habla de la ayuda que prestaron en uno de los combates: “una
vez los paramilitares se quedaron sin munición y el Ejército les
conseguía munición y les enviaba, y también los apoyaba con
helicóptero”.356 Los habitantes también recuerdan la presencia
de helicópteros que aterrizaban en la zona durante los combates:
En esta loma hubo muchos encuentros, aquí entraron los
narcóticos a obedecer a los paras; helicópteros sobre helicópteros llegaban ahí y se bajaban, eso hubo seguido como
tres peleas. Hacían túneles en la montaña, decían que eran
narcóticos como en seis helicópteros a estarse un mes por
completo, acampaban en el filo de la montaña y los paramilitares se perdían pa’ abajo, pa’ el Placer. Dos semanas después
hubo un enfrentamiento muy fuerte, bombardearon, ¡uff!,
fue muy duro.357
La Esmeralda: combatir hasta desplazar
El miércoles 7 de septiembre de 2005, temprano, en la vereda La Esmeralda, las mujeres estaban preparando el desayuno
y alistando a los hijos para enviarlos a la escuela. Algunas familias comenzaron a ver movimiento de guerrilleros y guerrilleras. “Ya había vestido a la niña y estaba haciéndole el desayuno.
Sentí unos disparos, pero nosotros estábamos ya acostumbrados,
como los paramilitares vivían allí y siempre llegaban y hacían
campamento detrás de las casas nuestras...”.354
A las 7:05 a.m inició el enfrentamiento entre la guerrilla y
los paramilitares. Las farc habían anunciado el combate: “La
guerrilla nos hizo saber que nos iba a dar la despedida. Como
la guerrilla […] ha sido [...] conchuda, ellos le mandan decir a
uno antes cuando lo van a atacar. […] Entonces desde agosto
‘Pipa’ comenzó a hacer operativos”355 y desde días anteriores los
paramilitares trajeron refuerzos de El Tigre para el anillo de seguridad. El objetivo de las farc era tomarse la base paramilitar
de El Placer, pero el enfrentamiento fue tan fuerte que tuvieron
El enfrentamiento duró hasta el medio día, aproximadamente. Durante este tiempo, la mayoría de la población quedó
en medio del combate dentro de sus casas; la gente trató de esconderse en las estructuras de cemento. Tres civiles murieron
ese día: Wilmer Ibañez, de 21 años, Deisy Potosí, de 11 años, y
Elizabeth María Álvarez Guevara, de 8 años.
353
Entrevista n.º 22, hombre adulto, San Isidro, agosto de 2011
Entrevista n.º 68, mujer adulta, Pasto, agosto de 2011
355
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Carlos Mario Ospina Bedoya, alias ‘Tomate’, Bogotá, 19 de enero de
2010
354
282
356
Despacho 27 de la Unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía. Versión libre del
postulado Alberto Romero Cano, alias ‘El Médico’, Medellín, 3 de febrero de 2011
357
Entrevista n.º 43, mujer adulta, vereda El Jardín, agosto de 2011
283
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Víctimas mortales del combate en La Esmeralda
76 años, se encontraba sola en el momento de la explosión. Se escondió debajo de la cama enrollada en un colchón, pero un pie se
quedó fuera en el momento en que lanzaron una granada:
i.: Como no pude haberlo metido bien adentro me volaron el
pie. El Estado me pagó mi pie, me dio nueve millones, pero me
los robaron.
gmh: ¿Quién?
i.: dmg358
Fuente: Archivos familiares de las víctimas.
Algunas personas, como doña Rosa Ortega de Caicedo, sufrieron pérdidas corporales irreparables. Doña Rosa recibió un tiro en
el pecho y perdió un seno. Doña Isaura, una mujer que ahora tiene
Después del enfrentamiento los bomberos, la Cruz Roja Colombiana y las Fuerzas Militares llegaron al lugar de los hechos.
La guerrilla se llevó a sus combatientes heridos. Los paramilitares obligaron a los conductores de Transplacer a movilizar a sus
heridos359. La población habla de un número muy alto de presuntos muertos de los paramilitares: “Ellos decían que fueron
ochenta, pero nosotros sabemos que fue[ron] más. Ellos llevaron
carrados de muertos paramilitares al río y llevaron 23 muertos
a La Hormiga”.360
Luego de este enfrentamiento, hubo desplazamientos individuales. En el 2000, los habitantes fueron obligados a salir de
la vereda, razón por la cual vivieron dos meses en La Escuela
San Francisco, en La Hormiga.361 Durante este tiempo, la comunidad se dividió las tareas por género. Las mujeres cocinaban y
los hombres buscaban agua, leña y vigilaban los alrededores del
colegio. Era tanta la desesperación, que los hombres intentaron
establecer contacto con los grupos armados para que los dejaran
regresar, pero tanto paramilitares como guerrilla “les pusieron
358
359
360
361
284
Entrevista n.º 78, mujer adulta mayor, La Esmeralda, agosto de 2011.
Entrevista n.° 55, hombre adulto, El Placer, agosto de 2011.
Recorrido andante con dos habitantes hombres en La Esmeralda, julio de 2011
Según datos de CODHES hubo 1191 desplazados en el Valle del Guamuez
285
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
el cañón en la nariz”.362 Luego, decidieron iniciar el recorrido
de desplazamiento a distintos departamentos y a Ecuador. Un
gran porcentaje de desplazados llegó a Pasto, donde habitaron
hogares de paso, llenaron distintos papeles en instituciones que
tampoco comprendían cómo atenderlos y qué hacer con ellos.
Varios habitantes regresaron a sus veredas.
Dibujo realizado por familia desplazada en Pasto
Doña Isaura
El desplazamiento: un largo recorrido
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, agosto de 2011.
362
Entrevista n.º 69, hombre y mujer desplazados, Pasto, agosto de 2011
286
Si el caso de La Esmeralda se convirtió en uno de desplazamiento forzado masivo, no se pueden olvidar las familias o personas de El Placer y sus veredas que se desplazaron de manera individual por distintas razones: amenazas, violación sexual, miedo
a seguir viviendo entre actores armados, falta de oportunidades
laborales; muchos jóvenes se desplazaron por decisión de los padres, por seguridad. Todos estos, junto con los desplazamientos
colectivos, carecieron de una clara ruta de atención por parte del
Estado y sus instituciones. Hoy, muchos de los desplazados no están dentro del Registro Único de Desplazados.
La personera de La Hormiga, Delia Girón, explicó que a la
mayoría de personas que se desplazaron luego del enfrentamiento
287
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
de La Esmeralda “los rechazan porque no [están] en el censo que
levantó la alcaldía en el colegio de La Hormiga”.363 Pero asume la
responsabilidad sobre este censo afirmando que mucha gente se
fue a Nariño en buses que la alcaldía ofreció para tal fin. El mismo
alcalde tomó hojas y anotó solo el nombre de las personas que se
subían a los buses: “Hay muchos buses [para] el que quiera irse
para donde sus familiares. Cuando llegó la gente a La Hormiga
[el alcalde] los despachó y solo tomó sus nombres, entonces no
pudieron entrar en el censo de desplazamiento porque no había
la información suficiente”.364
Pero no solo estos habitantes quedaron por fuera del censo.
Muchas personas que se desplazaron a Ecuador, o que salieron
a este país para cruzar de una manera más segura hasta Nariño,
no se registraron como refugiados y por ende no quedaron en el
registro del desplazamiento. El año pasado se hizo una jornada
de registro de desplazados en El Placer donde se recogieron datos
de 112 personas que salieron pero regresaron a la Inspección. Sin
embargo, “Acción Social le respondió a la mayoría casi lo mismo:
las instituciones atendieron este desplazamiento y en el registro
no aparecía porque no estaba presente. Esto es un corte y pegue
en las respuestas”.365
gmh decidió ir a Pasto para comprender mejor la ruta de desplazamiento. En primer lugar, se acercó a Pastoral Social, quien
se encargaba de brindar servicio de hogar de paso y de manejar
el banco de alimentos junto con la Unidad de Atención y Orientación a Población Desplazada (uao). Al preguntar en Pastoral sobre
la base de datos de desplazados, y la trabajadora social de Pastoral
respondió que se trataba de “un juego de tirarse la pelota. Acá
dicen que es la uao”.366 Al preguntarle a la funcionario de la uao
acerca de este tema, respondió que “a las personas las tienen de
un lado para otro porque no se tiene clara la ruta de atención”.367
Al respecto, en Pastoral Social señalaron lo positivo del desorden
institucional, pues “las personas hacen todo caminando, [y] así
van conociendo la ciudad”.368 Esa falta de claridad y de respuesta
institucional incrementó la incertidumbre de las víctimas y agudizó así los efectos de la guerra.
El desplazamiento masivo e individual se sumó entonces a los
enfrentamientos, la desaparición forzada, el terror, la estigmatización, los controles, regulaciones y castigos que durante siete años
de dominio paramilitar marcaron la vida de hombres, mujeres,
niños y jóvenes de El Placer.
363
364
365
366
Entrevista n.º 70, personera Delia Girón, La Hormiga, agosto de 2011
Entrevista n.º 70, personera Delia Girón, La Hormiga, agosto de 2011
Entrevista n.º 70, personera Delia Girón, La Hormiga, agosto de 2011
Entrevista n.º 71, Pastoral Social, Pasto, agosto de 2011.
288
Resistencias cotidianas e iniciativas de
memoria en El Placer
A diferencia de otros pueblos y municipios del Putumayo,
donde la población y, en especial, las mujeres se organizaron y se
manifestaron públicamente contra el conflicto armado y la implementación del Plan Colombia, la población de El Placer no
pudo desafiar abiertamente el poder paramilitar ni la disputa
armada. Mientras que en Puerto Caicedo, Puerto Asís, Villa Garzón, La Dorada y La Hormiga las comunidades se congregaban
articulándose con agendas y organizaciones nacionales para incidir en la esfera pública en contra de la guerra y las fumigaciones, en la Inspección de El Placer hombres y mujeres inventaban
mecanismos cotidianos para sobrevivir, esquivar o hacer frente
al dominio paramilitar y a la incesante confrontación armada
que los rodeaba. El aislamiento, el terror, la coerción, así como la
estigmatización del pueblo como base paramilitar y “zona roja”,
dejaron a la población sitiada, enfrentando día a día y en solitario
los efectos de la guerra.
367
368
Entrevista n.º 71, Pastoral Social, Pasto, agosto de 2011.
Entrevista n.º 71, Pastoral Social, Pasto, agosto de 2011.
289
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Una lectura somera de esa realidad puede interpretar la
inexistencia de una resistencia pública, colectiva y organizada
como sinónimo de sometimiento y aceptación del dominio paramilitar. Sin embargo, un contexto de coerción y violencia prolongada como la de El Placer no tolera lecturas ligeras; por el
contrario, llama a una exploración cuidadosa de las resistencias
cotidianas mediante las cuales la población sobrevivió, evitó, neutralizó o interpeló el control de los armados.369 En efecto, durante
los siete años de dominio paramilitar, la población no marchó por
las calles, no elaboró murales, no se tomó colectivamente espacios
públicos, no inquirió políticamente a los armados y tampoco ondeó pancartas ni carteles contra la guerra. Esto porque la coerción
no permitió abrir ventanas de oportunidad ni tejer redes locales y
nacionales que posibilitaran, sustentaran y acompañaran el salto
a la esfera pública. En ese contexto, haber desafiado abiertamente
a los paramilitares habría significado la tortura, el asesinato y desaparición de aún más habitantes.
Sin embargo, a pesar del terror, las amenazas y los múltiples
temores que generaba la presencia de cientos de combatientes en
el casco urbano, la población de El Placer le apostó a resistir silenciosamente al dominio paramilitar. Con la convicción de proteger
la vida y defender su vínculo con el territorio, hombres y mujeres
cambiaron sus rutinas cotidianas, transformaron sus cuerpos y
“aprendieron a vivir” para evitar la muerte. También hubo quienes, como las maestras, inventaron acciones tácitas para “quitarle
espacio a la guerra”, para hacer contrapeso al orden simbólico,
cultural y social instaurado por los paramilitares y mitigar los
efectos de la violencia.370 Incluso algunas personas, principalmente mujeres, interpelaron frontalmente a los armados, mediaron y
negociaron con ellos para salvar la vida de sus hijos, familiares, vecinos o conocidos. Así mismo, en medio de la guerra, la población
desarrolló iniciativas de memoria para dejar registro y prevenir el
olvido de lo ocurrido en El Placer.
Como homenaje a esos hombres y mujeres que resistieron,
este apartado reconstruye las diversas estrategias desplegadas por
la población para hacer frente a la guerra, mantener la vida y defender el territorio en medio del dominio paramilitar y la constante disputa armada.
369
Grupo de Memoria Histórica, 2011. San Carlos: Memorias del éxodo en la guerra.
(Bogotá: Taurus, 2011), 288.
370
Grupo de Memoria Histórica. San Carlos: Memorias del éxodo en la guerra.
290
Hemos sabido vivir: estrategias cotidianas de
supervivencia
En apartados anteriores se ha documentado cómo diferentes
actores armados construyeron diferentes órdenes sociales en El
Placer. Con detalle se reconstruyeron los controles y repertorios
de violencia desplegados por el Bloque Sur Putumayo de las auc
durante su dominio en la zona, así como las consecuencias de la
inclemente disputa armada entre guerrilla y paramilitares. Se expuso, además, cómo durante el periodo comprendido entre 1999
y 2006 diferentes esferas de la vida social fueron intervenidas,
moldeadas y reguladas por los paramilitares. En ese marco, se vio
cómo unos cuerpos fueron marcados y señalados como enemigos
a la par que otros se tornaron objeto del deseo masculino de los
paramilitares. Cabe entonces preguntarse ahora, ¿cómo sobrevivió la población al dominio paramilitar? ¿Mediante qué mecanismos y prácticas se protegieron de la violencia armada? ¿Cómo previnieron ser estigmatizados como enemigos o enemigas? ¿Cómo se
protegieron las mujeres?, ¿cómo resguardaron a sus familias, hijos
e hijas?, ¿cómo le hicieron frente a la guerra en la vida cotidiana?
“Ni para aquí ni para allá”: la neutralidad
En un ambiente de profundos antagonismos como el que se
vivía en El Placer, donde por habitar un lugar determinado se podía señalar a alguien de pertenecer al bando contrario, la neutralidad se tornó un mecanismo esencial para salvaguardar la vida.
291
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Para evitar ser tildados de “enemigos”, “colaboradores”, “guerrilleros” por los paramilitares o como “paracos” por las farc, hombres
y mujeres procuraron asumir ante los armados una posición neutra, imparcial y apolítica. En múltiples testimonios, la población
argumenta que esas prácticas y posiciones los salvaron de la muerte o el destierro. Al respecto afirma una mujer: “el pensamiento
de nosotros era no meternos con nadie, ni para un lado ni para el
otro. Como nosotros no nos metimos con nadie ni nada, por eso
es que estamos aquí”.371
En esa misma línea, un habitante reconoce que durante la
presencia de las auc debían mostrarse ‘limpios’, ‘no untados’, ‘no
vinculados’ con la guerrilla: “cuando llega[ron] los señores paramilitares ahí sí empezó el problemita. De ahí para acá los que
estamos contando el cuento somos muy pocos, de pronto porque
logramos neutralizarnos, no meternos ni para allá ni para acá, y
que gracias a Dios no habíamos estado untados”.372
La neutralidad también se tradujo en no hablar, no denunciar y esquivar las redes de informantes que uno u otro actor armado trataba de tejer con los pobladores. Dice una habitante: “yo
personalmente no me he sentido maltratada por ellos porque hemos sabido vivir. Primero que todo no nos hemos metido en andar
llevando comentarios de unos grupos a otros grupos, ni con la ley,
ni con el Ejército. Nos han tenido un gran respeto”.373
El silencio fue vital en el ejercicio de evidenciarse neutrales.
Incluso cuando los paramilitares abordaban a los habitantes preguntando si habían visto, sabían e identificaban posibles enemigos
o “desviados del orden”, hombres y mujeres que en ocasiones conocían la respuesta a las preguntas de los armados, optaban por
guardar silencio. Presentarse como ignorantes, ajenos e indiferentes de las situaciones fue una estrategia usada por la población
para evitar ser involucrados en el conflicto, para proteger la vida
propia y la de sus pares. En múltiples ocasiones el sigilo o el “yo no
sé” fue la respuesta a los armados:
371
372
373
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011
Entrevista n.º 41, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
Entrevista n.º 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
292
Pues cuando ellos venían aquí a preguntar que “si usted conoce a tal”, uno [respondía] “no”. De mi parte, así yo los conociera, yo decía que no. “No, yo no lo conozco”, “¿Quién es él?”,
“Jumm, yo no sé” […]. Nosotros no nos metíamos con nadie. A
uno venían y le preguntaban y uno: “Humm, yo no sé, yo no sé,
yo no sé” […]. Ni a los unos ni a los otros […]. “Yo no sé” así
[supiera]. No vi, me negaba, nunca decía nada.374
Construir una imagen imparcial también implicó transformar
actitudes corporales. Con el fin de prevenir ser relacionados con los
paramilitares o ser retados, amenazados y acosados por estos, hombres y mujeres evitaron el encuentro directo con los armados en la
vida diaria. En los espacios públicos, durante las rutinas cotidianas
como ir a la tienda o andar por las calles, la población decidió no
mirar, pasar agachada y esquivar a los combatientes:
A nosotros, a mi familia, nunca nos dijeron nada. Entre más
callado uno estuviera y menos se metiera con ellos a uno no le
decían nada […]. Uno trataba ni de alzarlos a ver. Ellos llegaban y se hacían ahí en el centro, conversaban, ponían música,
pero uno trataba de no mirar. Qué tal uno alzar a ver esa gente
y que lo llamen para allá, no, ¡virgen santísima! Mejor uno calladito, agachado, se iba por otro lado a hacer lo que tenía que
hacer. Eso pasaba con ellos.375
Sobrevivir en El Placer, en medio de un contexto de guerra
abierta donde cualquiera era susceptible de ser señalado como
374
375
Entrevista n.º 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
293
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
enemigo, pasó entonces por construir una identidad “neutra”. El
caso de una mujer, quien fue acusada de ser guerrillera, evidencia
cómo la reputación de “mujer neutra” que había construido ante
algunos paramilitares literalmente la salvó del destierro,
y, sin armas, se convirtieron en escoltas, en sombras de sus compañeros. Estar acompañado de una mujer y sus hijos podía salvar
a los hombres del estigma y de la muerte; andar con la familia a
cuestas blindaba a los pobladores de ser asociados con la guerrilla.
En palabras de una habitante,
Cuando llegó un grupo de paramilitares, llegaron maltratándonos, con una boca... diciéndonos “triple… no se qué, que
te bajes que te necesitamos es acá”. Yo le dije “señor qué le pasa
a usted, está equivocado”. Me bajaron y me decía “perra, pedacito de perro…”, unas palabras horribles. Yo le dije: “señor,
disculpe, investígueme mi vida y luego sí me maltrata”. Y me
dijo “¿Me vas a venir a dar órdenes? ¡Que te vas ya!”. Luego, en
la carretera, llegó otro grupo de ellos y le dijo al otro: “Más despacio con la señora ¿qué es lo que está haciendo usted? no la
maltrate que la señora la hemos estudiado y la hemos seguido
y es neutra”. Porque yo una vez le dije que a mí no me gustaba
ni con el uno ni con el otro, con ninguna de las leyes, porque
es un daño que le hacen a uno.376 Mujeres: protegidas y protectoras
Las mujeres de El Placer ingeniaron múltiples mecanismos y
dispositivos cotidianos para cuidarse a sí mismas y salvaguardar
a sus familias del control paramilitar. En primer lugar, gmh registró casos donde ellas actuaron tácitamente como escudos humanos para proteger a sus esposos, evitar que fueran señalados
de “enemigos” y posteriormente desaparecidos. Los habitantes de
El Placer sabían que transitar solos, movilizarse entre veredas o
ingresar al pueblo sin compañía alguna podía implicar ser tildado
de ‘sospechoso’, ‘colaborador’ o ‘guerrillero’. Para hacer frente a
esa situación, y bajo el supuesto de que la guerra es ‘cosa de hombres’—razón por la cual los armados se abstendrían de agredir a
mujeres y niños—, las pobladoras dejaron las labores domésticas
Andar con el marido y no solas y con los niños también.
Teníamos que cuidar a los maridos. Una vez nos dejaron en un
retén con el niño y el esposo. A él lo bajaron y le preguntaron
que con quién venía, y dijo que con su mujer y su niño. Cuando
vieron que yo me bajé con el niño, se rieron y le dijeron a mi
esposo: “Ándate, ándate”. Nos convertíamos en las sombras de
ellos para que no los mataran.377
Movilizarse y mantenerse en familia era, a su vez, una protección para las mujeres. Estar acompañadas de sus esposos en cierta
medida las amparaba de ser agredidas y de la violencia sexual que
podían ejercer los paramilitares. Cuando habían quedado viudas,
eran separadas o se encontraban solas en sus casas, los hijos más
pequeños fueron su protección. Las mujeres asumían que presentarse ante los armados con bebés podía resguardarlas de la muerte, por ello cuando se sentían vulneradas cargaban los niños: “mi
mamá cogió el niño porque ella pensó: ‘me van a matar’, porque al
que llevaban en la camioneta [iban a] matarlo. Ella pensó: ‘si me
voy con el niño no me hacen nada’. Se llevó al niño como estaba,
en ropa interior”.378
Por otra parte, las pobladoras cambiaron sus rutinas diarias
e incluso transformaron sus cuerpos y los de sus hijas para evitar
señalamientos y prevenir la violación sexual. Resguardarse en la
casa, no salir de noche y eliminar espacios de esparcimiento como
el baile fueron algunos de los cambios que las mujeres de El Placer
incorporaron a sus vidas, “las mujeres trataban de estar en las ca-
377
376
Entrevista n.º 43, mujer adulta, vereda El Jardín, agosto de 2011
294
378
Entrevista n.º 50, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
295
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
sas, de no salir mucho a bailar porque esto de noche era peligroso,
entonces no salían”.379 La estrategia de ampararse dentro de los
hogares llevó consigo modificaciones en la forma de vivir la noche.
Tal como lo narra una habitante: “[yo] dormía vestida por si volvía
a pasar algo, con maleta y un tetero para el niño”,380 es decir, lista
para proteger a sus hijos en caso de tener que huir.
Así mismo, las madres impidieron que los menores salieran a
la calle y jugaran fuera de la casa. Niñas, niños y jóvenes vivieron
su infancia resguardados en las viviendas. Al respecto cuenta un
joven de El Placer:
estos “Ella era muy bonita, tenía 10 años. Los paramilitares llegaban
y decían, ‘Qué ojos tan bonitos. ¡Qué zarca! ¿Quién se la irá a llevar?’
Entonces la manera de cuidarla fue engordarla y ponerle ropa ancha
para que no se fijaran en ella”.383
Sacar a las jóvenes del pueblo fue otra estrategia impulsada por
las madres para proteger a sus hijas del acoso de los paramilitares. Soportándose en la familia extensa, en las redes y vínculos con parientes
residentes en Cali, Pasto o Neiva, las madres incentivaron el traslado
de sus hijas a lugares distantes. Las jóvenes fueron enviadas a estudiar
a otras ciudades o, en algunos casos, matriculadas en internados. Sobre ese punto narra una pobladora:
Yo no salía casi, yo era de las personas que casi no salía de
la casa, me quedaba mirando televisión o haciendo tareas los
fines de semana. Yo de niño casi no salía a la calle. Yo no salía
de la casa. Mis papás me decían “no salga”, porque eso era muy
peligroso salir. [...] A mi hermana la cuidaban.381
Para evitar la estigmatización y amparar sus vidas, las mujeres
también variaron su forma de vestir. Las sudaderas y camisetas negras que eran comúnmente usadas para trabajar en el campo fueron
remplazadas por ropa de color; “uno no podía andar por ahí con blusas de color negro porque decían que podían ser del otro bando, entonces llevábamos blusas azules, rojas”.382 Al igual que lo hicieron los
hombres, las pobladoras excluyeron las botas pantaneras de su ajuar
cotidiano y laboral para evitar ser señaladas como guerrilleras.
Pero los cambios en la corporalidad de las mujeres no se limitaron a modificar el color de la ropa. Memoria Histórica registró el caso
de una niña a quien su tía decidió “volverla fea” para protegerla del
asecho de los paramilitares y evitar que fuera raptada y violada por
Cuando ellos llegaron, eso fue un desplazamiento individual,
la gente se iba yendo una por una, unos porque los amenazaban,
otros porque les daba miedo. Yo por lo menos tenía mi hija, mi hija
en ese tiempo tenía diecisiete años y ellos me le tiraban mucho a la
niña, entonces me dio miedo y la mandé para Cali. A uno de viejo
no le iba a pasar nada, pero ella era una niña y ellos me la hostigaban hartísimo. La molestaban, uno “que venga para acá”, otro “que
venga para acá”. Ella me dijo: “mami yo no quiero meterme con esa
gente, yo mejor me voy”. Entonces la mandé para Cali a estudiar.384 También aporta otra mujer: “mandé a los hijos [dos mujeres
y un hombre] a estudiar a Pasto, yo no me fui por temor a que me
quitaran la casa”.385 Tal como lo exponen los anteriores testimonios, las mujeres
adultas permanecieron en El Placer, o bien para “no dejar perder la
casa” o bien porque no identificaban amenazas inminentes contra
su integridad. Las madres asumieron que las jóvenes eran el principal objeto de deseo de los paramilitares. Para ellas, sus hijas eran
379
Entrevista n.º 30, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
381
Entrevista n.º 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011
382
Testimonio de mujer, Taller de Memoria en la vereda La Esmeralda, 31 de julio
de 2011
380
296
383
384
385
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 38, mujer adulta, vereda Los Ángeles, septiembre de 2011
Entrevista n.º 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
297
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
las potenciales víctimas de la violencia sexual, por lo cual decidieron
apartarlas del pueblo para protegerlas.
Esa estrategia también operó para evitar que los menores fueran
reclutados por los armados, principalmente por las farc. Ser joven en
un contexto donde la guerrilla hace presencia constante se relaciona, entre otras cosas, por identificar en ellos un referente de poder,
de prestigio y un lugar social privilegiado. En ese marco, las madres
sabían que sus hijas e hijos eran propensos a vincularse a las filas armadas, fenómeno del que buscaron protegerlos. Cuenta una mujer,
“a mi hija tuve que internarla para que no cayera en la tentación de
irse con las farc”.386 En ese mismo sentido, encontramos madres que
interpelaron a sus hijos y se enfrentaron a milicianos de la guerrilla
para impedir que los reclutaran:
Las mujeres de El Placer transformaron entonces sus hábitos,
cuerpos, familias y rutinas cotidianas para protegerse a sí mismas,
pero sobre todo para salvaguardar a sus hijas e hijos de la guerra.
En ese tiempo hubo un miliciano que se quería llevar a mi hijo
para la guerrilla. Cuando mi hijo me dijo “Mamá, yo me voy para la
guerrilla” yo le dije: “¿Qué te falta a ti? Comida tienes, dormida tienes, ropita tienes, estudiar no quieres. ¿Qué va a hacer usted allá?
Sin saber a dónde lo van a llevar”. Y él no, que él se va. Yo le dije:
“Prefiero verte muerto allá en el cementerio antes que verte haciéndole daño a la gente. El día que yo te vea atracando, robando o haciéndole daño a la comunidad, prefiero verte allá en el cementerio
o verme yo muerta que verte allá metido”. Cuando vino ese señor
a llevárselo a él, le dije: “Yo lo parí, a mí me dolió sostenerlo en mi
barriga y a mí me ha costado trabajo parar este muchacho para que
vos hijuemadre te lo vengas a llevar. Me importa que seas guerrillero, me importa que seas miliciano, a mi hijo me lo respetas”. Si ese
día me mataban, pues bien muerta estaba, pero yo no quería ver a
mi hijo por allá. Yo le dije: “Esto no lo voy a arreglar con ustedes, yo
voy a ir a buscar al propio comandante de la guerrilla para decirle
que mi hijo no es para esto”. Ahí ya me lo dejaron, ni más volvieron
a sacar a mi hijo.387 386
387
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 5, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011.
298
Permanecer, resistir y defender el territorio
Estamos amañados en El Placer. No nos sacaron ni a plomo, no nos
sacaron con la fumiga. Aquí estamos, somos fieles al Putumayo
Testimonio de mujer adulta, El Placer
Este territorio es nuestro. Esto es de nosotros, de quienes lo hemos trabajado
Testimonio de hombre adulto, El Placer
Minga para arreglos en la bocatoma
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, septiembre de 2011.
299
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Como se anotó en apartados anteriores, El Placer es, ante
todo, fruto de la colonización nariñense, del trabajo de familias
que decidieron hacer de ese territorio su morada. Hombres y mujeres construyeron el pueblo, literalmente, desde cero: sembraron
sus tierras y edificaron con sus propias manos la escuela, la iglesia
y las carreteras. También pelearon el reconocimiento de El Placer
como inspección, su inclusión en el mapa del Putumayo y del país.
Si bien hubo miles de personas que arribaron y se fueron de El
Placer al ritmo de las bonanzas cocaleras, existen quienes se enamoraron de esas tierras y que, a pesar de la violencia, se resistieron
a abandonarlas; “los que somos de acá, acá estamos o volvemos”.388
Sumado a la defensa de la vida, el vínculo con el territorio
fue el trasfondo de múltiples resistencias cotidianas. Hombres y
mujeres “aguantaron” y se adaptaron a la guerra, los combates y el
dominio paramilitar, motivados por no dejar desaparecer el pueblo y no permitir que otros se apropiaran del fruto de décadas de
trabajo. Un habitante de la vereda La Esmeralda es vehemente al
describir ese proceso:
zona! Entonces nosotros sí podemos decir: “nosotros somos los
dueños”. Eso ha hecho que, en esos enfrentamientos durísimos,
[en los] que hubo muertos, nosotros ya no nos despla[cemos],
nosotros ya seguimos aquí.389
Yo quiero resaltar de la gente de La Esmeralda la valentía.
Acá nos desplazaron porque nos cogieron desprevenidos, pero
cuando nosotros retornamos de donde estuvimos, cansados,
enfermos, vinimos con una determinación: hacerle frente a
todas las situaciones difíciles que nos vengan con el fin de quedarnos. Dijimos que nunca más nos iban a volver a sacar y que
si nos sacaban era muertos, que veníamos a trabajar, esa fue la
determinación. Luego después de llegar acá y encontrar ese
rechazo de los paramilitares que nos culpaban de guerrilleros
y los guerrilleros que nos culpaban de paramilitares, nosotros
seguimos aquí haciendo frente. Nosotros somos los dueños de
esto, aquí no va a venir la guerrilla a decir que son los dueños
o que los paramilitares son los dueños, no. ¡Nosotros somos los
dueños, porque fuimos los forjadores del desarrollo acá en esta
Aun cuando la defensa del vínculo con el territorio se tradujo
en amenaza directa, la decisión de algunos pobladores fue persistir y no huir. Cuenta una mujer:
Yo no me voy, yo del pueblo no me voy. A mí se me soltaban
las lágrimas ¿Ahora para dónde cojo? Ellos [los paramilitares]
decían que si no nos íbamos, todos quedábamos muertos. Me
dijo el ‘Antanas’: “Te vas, porque si te quedas en este pueblo,
sos partidaria de la guerrilla y te vamos a matar. Te vas o te
quedas muerta. Si te quedas, eres partidaria de la guerrilla y te
vamos a matar”. “Hágalo” le dije, “Hágalo que yo no soy partidaria de nadie”. Me iban a matar porque yo no me quería ir.390
Con la convicción de que quien decide su salida del pueblo es Dios
y no los armados, los habitantes optaron por resistir silenciosamente y
no desplazarse. Argumenta una mujer: “Nosotros aguantamos todo,
fue todo, todo. Nosotros no nos fuimos, nosotros nos quedamos, qué
íbamos a irnos, éramos gente inocente. Aquí había hartísimos trabajadores, y para coger y dejar botada la finca... eso no. Entonces dijimos:
‘que sea lo que Dios quiera’ y nos quedamos aquí”.391 Incluso, algunas mujeres cabeza de familia tuvieron que enfrentar a los paramilitares dentro de sus hogares, protegerse ellas
mismas y a sus hijas de la violencia sexual, decidieron permanecer
en El Placer. Solas, con sus menores a cuestas y sus lazos familiares
389
390
388
Entrevista n.º 3, mujer adulta, El Placer, junio de 2011
300
391
Entrevista n.º 45, hombre adulto, La Esmeralda, julio de 2011
Entrevista n.º 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 25, mujer adulta, El Placer, septiembre de 2011
301
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
rotos por la guerra, ellas optaron por quedarse en el pueblo y defender su vivienda propia. Hoy son parte de quienes hacen memoria de lo que fue la vida bajo el dominio paramilitar:
cuando terminó de repetir su segundo año, le pidió incesantemente a
sus padres aprender nuevas cosas. Así que ellos decidieron internarla
con las monjas franciscanas de Sibundoy en el Alto Putumayo donde
terminaría su bachillerato.
Su regreso a El Placer en 1993 no fue fácil. Estaban en plena
bonanza cocalera, lo que atrajo la presencia de centenares de familias
trabajadoras de distintas partes del país, especialmente de Nariño. A
su llegada, la comunidad la nombró directora del Instituto Educativo
José Asunción Silva, cargo que asumió durante tres años para luego
ser profesora de primero, segundo, tercero y cuarto de primaria. Se
encontró con niños que cargaban en sus bolsillos más dinero que los
mismos profesores. Alba se preguntaba: ¿cómo hacer atractivo un libro cuando la plata se consigue fácil y en grandes cantidades? Este fue
el reto que asumió junto con otras maestras, y que no termina aún.
Para la época, la guerrilla hacía presencia en la zona y tenía como
sede principal El Edificio, tal como se describió en el capítulo 1.
[Refiriéndose a lo que le decía un primo que se fue desplazado de El Placer] Él me decía: “Vea vámonos, vámonos para donde su mamá”. Yo le dije: “Yo de aquí no me voy”. “Vea usted queda
sola, sola. Ya su hermana se fue, yo ya me voy, su hermana ya no
vive acá ¿Qué va a hacer?”, “Pues aquí me quedo, yo aquí me quedo, lo que Dios quiera”. “Veras, las niñas”, “No, si a las niñas no les
va a pasar nada”, “¡Vámonos!”. Le dije: “No, yo de este pueblito no
me voy sino hasta cuando Dios me tenga destinado”.392 Hombres y mujeres de El Placer aprendieron entonces a vivir
en medio de la guerra para salvaguardar la vida y defender su territorio. Además de esas resistencias cotidianas y silenciosas, hubo
quienes le quitaron espacio a la guerra desde espacios educativos.
Edificio segundo plano y escuela primer plano
Educando entre armas de palo
Alba llegó a los tres meses de nacida en el Valle del Guamuez
y allí, desde muy pequeña, construyó su sueño de ser maestra. Se
instaló, junto con su familia nariñense, en la selva del Putumayo.
Su madre, recuerda, cocinaba solo una vez en el día y durante la
mañana porque aseguraba que en la noche pasaba el tigre. Así fue
creciendo, pero solo hasta los diez años pudo ingresar a primero de
primaria en la Escuela rural mixta El Placer, un espacio construido
por la misma comunidad para los hijos de las familias colonizadoras.
Alba desde muy niña jugaba con sus vecinas a la escuela, y casi
siempre asumía el papel de profesora. Eran tantas sus ganas de aprender que decidió hacer dos veces quinto de primaria para no quedarse
sin estudio, pues en El Placer no había educación secundaria. Así que
392
Entrevista n.º 40, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
302
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, septiembre de 2011.
303
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Tener al Edificio como principal vecino de la Escuela era
una tragedia y una tortura psicológica constante para los maestros. Los estudiantes querían ver los entrenamientos físicos que
los paramilitares hacían dentro de la escuela y que duraban gran
parte de la mañana. Se asomaban cuando traían detenidos a supuestos guerrilleros y los ponían frente a El Edificio para torturarlos en público, y algunas veces los hacían salir de la escuela
junto a la comunidad para que vieran quién era castigado y por
qué. En relación con este punto, la viuda de un hombre de 40
años de edad —quien en febrero de 2000 fue recluido, asesinado y desaparecido por los paramilitares en El Edificio— cuenta
lo siguiente:
bían qué hacer cuando comenzaba el tiroteo: se tiraban al piso
e iniciaban un ritual de llanto hasta que se silenciaban los fusiles. Algunos padres llegaban corriendo descalzos, con lágrimas
en los ojos a proteger a sus hijos entre sus brazos. Después salían con banderas blancas en sus manos para demostrarles a los
armados que ellos no hacían parte de esa guerra. Al respecto
relata un joven:
Una vez estábamos en la escuela, escuchamos los tiros, y todos
alarmados. Como en ese tiempo éramos niñitos, pues, [estábamos] todos asustados. Yo miraba a unos señores. Yo tenía cinco
años y agachado veía que había muchachos de las farc y otros de
acá de los paras que se estaban disparando y todo. Yo asustado,
la profesora nos miraba que no fuéramos a faltar ninguno de
nosotros, que nos quedáramos ahí en el salón tirados en el piso.
Como éramos niños, pues más de uno de nosotros estábamos llorando, pidiendo al papá o a la mamá. Pasaron las horas y todavía
seguían. Los conflictos duraban horas ahí.394 Se lo llevaron con otros cuatro vendedores de pescado. Lo
trajeron de La Hormiga y en la noche lo tuvieron en el colegio
de la vereda El Placer, donde había una fosa. En ese lugar era
costumbre que los vecinos escucharan cuando la gente gritaba, y encontraron restos de seres humanos, dedos, pies. La fosa
olía y se rebotó, entonces despacharon a los estudiantes una
semana. Sacaron los cadáveres en bolsas negras, no se sabe si
los tiraron al río o los volvieron a enterrar en otra fosa.393
Y una joven recuerda también:
En el tiempo cuando yo era niña —y todavía está claro en
mi mente como una fruta madura, y que nunca olvidaré— es
que teníamos que implorar paz. Nosotros estudiábamos aquí
en esta escuelita y entonces teníamos que salir con banderitas
blancas para que después de los enfrentamientos pudiéramos
llegar a nuestros hogares.395
En los enfrentamientos, los paramilitares llevaban los cuerpos de sus compañeros asesinados a la escuela y los dejaban en
la cancha de baloncesto, lo que causaba mucha curiosidad en los
niños, que a la salida de los salones debían tropezarse con este
escenario de terror.
Era durante esos enfrentamientos que la profesora Alba
sentía más miedo. Recuerda que sus pequeños alumnos ya sa-
En ocasiones, los niños de las veredas que estudiaban en la
escuela de El Placer no podían trasladarse hasta su casa y se que393
Caso Óscar Edgardo Herrera Ortega, La Hormiga, 10 de febrero de 2000.
Citado en: Fundación Nydia Erika Bautista para los Derechos Humanos, MINGA
(Asociación para la Promoción Alternativa Financia) FOS – Fondo para la sociedad
civil– Crímenes ocultos e impunes, Informe, Desapariciones forzadas sin verdad ni justicia en
el Bajo y Medio Putumayo. Bogotá, Febrero 2012, s. 21.
304
394
395
Entrevista n.º 37, hombre joven, El Placer, agosto de 2011
Presentación mujer joven de Los Ángeles, agosto de 2011
305
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
daban en las de las maestras o en la iglesia. Algunas veces fue
preciso suspender clases durante casi una semana hasta que se
calmara la situación. Otras veces los niños de las veredas dejaban de asistir a clase. Decían, “profe no vine porque me tuve que
quedar en el hueco”. El hueco fue una estructura artesanal creada
por las mismas familias para esconderse durante los combates.
Fue justamente en las veredas donde los enfrentamientos se vivieron con mayor intensidad. La profesora Cristina —quien vive
en una vereda muy cercana a El Placer, y que, además, es amiga
de Alba— recuerda que los paramilitares vivían dentro de la Escuela, cocinaban, dormían en los pasillos y se enfrentaban con la
guerrilla usando a los estudiantes como escudo humano. En una
visita a su escuela le mostró a gmh las huellas de la guerra en los
tableros, en las paredes y puertas. Era una ráfaga de balas que
pasó por ahí, un día de la familia, cuando los grupos armados
decidieron enfrentarse en medio del evento comunal.
En medio de estos escenarios, lo niños comenzaron a inventar juegos de guerra. Alba recuerda que representaban a los distintos actores armados:
Niño jugando con arma de palo en El Placer
Un grupo acá eran los guerrilleros y un grupo allá eran los
paramilitares. Ellos se hacían sus campamentos en la escuela
de atrás con cuatro palitos y hojas, y allá se iban a meter y
salían a dar vueltas, todos andaban armados con su palo y a
ese palo le colocaban su manillita y se lo echaban al hombro
como ser el fusil y salían, y donde se encontraban se daban
plomo y se veía cómo los niños caían, y que la bomba explotó,
y brincaban y caían en el otro lado… En fin, ese era el juego
de los niños, nadie se los había enseñado, sencillamente eso
era lo que estaban viviendo y lo estaban representando.396 396
Entrevista n.º 3 mujer adulta, El Placer, junio de 2011.
306
Fuente: Jesús Abad Colorado para gmh, junio de 2012.
Algo muy similar relató la profesora Cristina: “la actitud de
los niños era imitar a los grupos, jugar a los pistoleros, meterse
en el monte, coger palos, disparar ¡tra, tra, tra, trá… Pum! Era
lo que ellos escuchaban”.397 Las profesoras casi siempre debían
intervenir en estos espacios sin decirles que aquello que representaban estaba mal. Los niños no lo veían como algo malo, era
su realidad. Se inventaban distintas estrategias para atraer a los
niños a otro tipo de juegos. Pero al llegar a la casa los niños volvían a armar sus grupos para jugar a los enfrentamientos. Caían
como si en realidad se murieran.
Alicia, maestra y compañera incondicional de Alba, recuerda que una vez inventaron un desarme. En un principio las profesoras decomisaban las armas de juguete, pero los niños las
volvían a tallar en madera o compraban armas de plástico en
las tiendas. Así que decidieron inventarse un desarme infantil
397
Entrevista n.º 67, mujer adulta, San Isidro, agosto de 2011
307
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
a cambio de otro juguete y actividades extracurriculares como
ir al río o hacer campeonatos de microfútbol: “no queríamos
que cuando viniera otro grupo armado, el niño ya estuviera listo
para irse con ese grupo, ese era nuestro temor. Había niños de
preescolar que cuando trabajábamos sobre los oficios y los profesiones, ellos decían: ‘A mí me gusta ser paraquito porque ellos
son buenos, ellos no son malos’. Ellos creían que el Ejército era
malo y los paracos buenos”.398
Sin embargo, la estrategia requería de mucho cuidado. No
hay que olvidar que las maestras de esta zona no solo educaban
a niños de la comunidad sino también a niños de paramilitares y
mafiosos. Debían prestar atención a lo que decían y, sobre todo,
al manejo de los conflictos entre los niños porque podían convertirse en objetivo militar. Alba recuerda que tuvo con ella cuatro hijos de paramilitares, y evoca, especialmente, a un joven de
14 años que estaba en segundo de primaria y por quien los paramilitares preguntaban con mucha frecuencia: “profe ¿cómo va
‘Chancleta’, profe ¿y ya aprendió a leer ‘Chancleta’?”. La profesora Alba permanecía en constante temor, cualquier ofensa podría perjudicarla. “Pero uno se moldea a ese medio y trataba de
seguirle la corriente sin que perjudique a los otros niños”.399 Una
vez, durante un ejercicio de geometría, ‘Chancleta’ se aburrió y
le pidió a la profesora que hicieran otro ejercicio que él quería
proponer. Con una agilidad impresionante, recuerda Alba, pasó
al tablero y pintó un fusil como si estuviera calcando, con una
facilidad pasmosa. ‘Chancleta’ quería que sus compañeros lo siguieran, pero la profesora intervino y les puso otro ejercicio que
no fuera de geometría.
La educación en estos espacios de guerra y economías ilegales ha sido difícil y ha traído consigo muchos retos para los
docentes. Una de las mayores dificultades de ser maestra era proteger a las niñas y jóvenes de convertirse en objeto de deseo de
los paramilitares. Alba relata que la presencia de tantos hombres
armados en distintos periodos históricos ha ocasionado que las
jóvenes se enamoren de ellos sin importar el grupo armado al
que pertenezcan. Su amiga, la maestra Cristina, recuerda cuando tenía que dictar clases con la presencia de los paramilitares
alrededor del salón de quinto de primaria, donde tenía una
alumna de once años que aparentaba ser un poco más mayor:
“Ellos entraban al salón y la sacaban”.400 Cristina recuerda que se
sentía muy impotente porque si llegaba a intervenir, los paramilitares podían desaparecerla a ella. En suma, y como bien afirmó
la profesora Alicia, “para trabajar como docente [en El Placer]
se tiene que tener una convicción demasiado fuerte, tener una
vocación bastante dura porque lo que se ha vivido acá para nosotros fue muy fuerte. Creíamos que no iba a haber más clases.
Construimos la escuela desde cero y volvimos a reconstruirla
después de todo esto: uno recoge y vuelve a armar”.401
Educar entre armas de palo construidas por los niños con
la madera de los árboles no fue tarea fácil, y tampoco es ahora.
Tanto en El Placer como en sus veredas la presencia de la guerrilla y de una nueva ola paramilitar sigue atemorizando a la
población civil. La escuela sigue junto al Edificio, donde hoy se
ubica el comando principal la Policía. Se teme constantemente
que pueda tener lugar un nuevo enfrentamiento allí.
Pero el mayor reto que hoy enfrentan las maestras y maestros de El Placer y sus veredas cercanas, es no quedarse sin niños
para evitar cerrar las escuelas. En la vereda Mundo Nuevo quedaron con dos niños, la sede se cerró y los niños no siguieron
estudiando. Muchas familias no encuentran oportunidades laborales y han decidido desplazarse a otros departamentos, razón
por la cual continúa el temor a que siga disminuyendo la población de niños y niñas en la zona.
398
400
399
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 3 mujer adulta, El Placer, junio de 2011
308
401
Entrevista n.º 67, mujer adulta, San Isidro, agosto de 2011
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
309
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Mujer y mediación para salvar la vida: la abuela
Nohemí Narváez
La abuela Noemí en medio de la gente
Capítulo 3
porque la gente quería que le llevara los hijos de madrina”,402 y
muchas personas confiaban en sus propuestas e intervenciones.
Este apartado busca reconstruir el papel de María Noemí
dentro de la comunidad y, especialmente, dar cuenta de su rol
como mujer resistente e intermediaria durante los años de presencia paramilitar.
Una mujer ‘verraca’
Fuente: Álbum de familiares.
En El Placer, donde la guerrilla y los paramilitares se alternaron para ejercer autoridad y consolidarse como ley, pocas personas
civiles lograron ganarse el respeto y la autoridad para intervenir
en decisiones militares y cotidianas de los actores armados. María
Noemí Narváez fue una de esas personas. Ella, en medio del complejo contexto de guerra en la zona, decidió ser la intermediaria
de la comunidad con cada uno de los actores armados que estuviera de turno. Con temor a ser castigada por el grupo armado que
llegara, abogaba desde el inicio por las personas de la comunidad
que ella conocía. Se caracterizaba por su radical filiación política
conservadora, por su pelo largo y blanco, su piel morena, su ropa
casi siempre azul y su gusto inagotable por la política. Fue la madrina de muchos placereños “ella dejó como unos cien compadres,
310
A muy temprana edad, cuando sus padres murieron, Noemí
tuvo que hacerse cargo de sus tres hermanos. Después tuvo dos
esposos; con el primero tuvo dos hijos, pero los abuelos se los
quitaron. Cuando sus hijos crecieron le decían que la querían
matar por haberlos dejado botados y “regalárselos” a los abuelos.
Pasó mucho tiempo para que la aceptaran y comprendieran que
no había sido ella quien había tomado esa decisión. Luego de
esto prometió no se iba a dejar dominar de nadie. Sin embargo,
su segundo esposo la comenzó a maltratar y ella decidió irse a
trabajar, recordando la promesa que se había hecho: “qué pena,
pero a mí no me toca un dedo nadie”.403 Desde ahí inició un trabajo tanto para sí mismas como para la comunidad. La gente la
recuerda como una mujer muy firme y sagaz para los negocios.
En 2001 recibió el premio Mujer Cafam Putumayo por su dedicación y liderazgo en la comunidad.
La cacica del pueblo
Para la gente, Noemí fue la cacica del pueblo. Aunque nunca
ocupó un puesto político, se identificó por su liderazgo y sus proyectos en pos del desarrollo de la comunidad. La gente la recuerda
como una mujer ‘verraca’, dura pero justa, y tan conservadora que
cuando veía a una mujer vestida de rojo le decía “sácate ese color
402
403
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
311
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
que no te queda bien”.404 Llevaba entre sus enaguas un cable como
herramienta de castigo para todo aquel o aquella que se portara
mal. La gente recuerda esto con risa porque cuando ella salía con
su cable la gente, por respeto a Noemí, se dejaba pegar: “Sobre
Noemí la recuerdo que andaba con un cable entre las enaguas y
le pegaba a todo el mundo. […] Todo el mundo se reía, pero le
hacían caso”.405 El recuerdo colectivo habla de la dignidad de esta
mujer, quien no dejaba que nadie la irrespetara. Su nieto —quien
fue criado por ella— recuerda que muy a menudo Noemí le decía:
“Mijo, es que no hay que dejársela montar de nadie porque hay
que hacerse respetar, lo que es de uno hay que hacerlo respetar y
ayudar a la gente”.406
Este respeto también implicó un estatus económico dentro de
la comunidad. Era llamada la cacica del pueblo porque tenía un
nivel económico alto y porque le daba trabajo a las personas que
le caían bien; establecía peajes para arreglar las carreteras, gestionaba proyectos con la alcaldía para el mejoramiento de las vías e
incluía a los habitantes en estos proyectos. Para muchos fue “la voz
del pueblo”, era la mujer política. Tanto así, que en un momento
determinado la guerrilla la amenazó por recorrer el departamento junto a distintos políticos.
La apasionaba la educación, contribuyó a la construcción de
la escuela y el colegio de bachillerato en El Placer. Donaba plata,
terreno o mano de obra para la realización de estos proyectos:
[surgiera], se iba a Mocoa a pedir lo que se necesitara a ecopetrol y hasta que la gente fue tomando más conciencia y fueron
creando la escuelita.407 Ella, en ese sentido, amaba la educación. […] Contaba que
cuando se inició la escuelita, le daba la comida, le pagaba cositas a la señora que vino a trabajar acá porque ella fue la que
trajo a la primera profesora. Se llamaba Socorro Lasso, y era
una hija de una amiga de Nariño. Entonces la abuela dice que
ella pues vivía en la casa, trabajaba mucho para que la escuelita
404
405
406
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 2, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
312
Pero además de ser la mujer política, también ayudaba a solucionar conflictos familiares o de la comunidad. La gente le tenía
tal confianza que iba a su casa a contarle los problemas con el fin
de encontrar una solución. Por ejemplo, a Noemí no le gustaba la
prostitución. Cuando la visitaban mujeres y le contaban que sus
maridos estaban con alguna de ellas, la abuela le decía “tranquila,
mija, déjemelo quietito, yo mañana lo cojo” y salía a corretear con
su cable al hombre y a la mujer que se encontrara con él. Especialmente las mujeres iban a pedirle ayuda o consejos sobre el matrimonio y el machismo que debían aguantar dentro de sus hogares.
Sin embargo, la abuela, siempre abogaba para que no separaran,
pues era muy católica.
Para muchos, la entrada al pueblo pasó por el permiso y apoyo
de Noemí. Cuando la los nuevos pobladores llegaban a buscar trabajo iban a su casa y ella los ayudaba con comida y con la búsqueda de
trabajo en El Placer o en las veredas cercanas: “cuando yo llegué de
Mocoa a la finca de ella, yo fui a sembrar la coca. Ella era buena gente. Era muy servicial, una líder. Ella llegaba y nos traía plátanos, compartía la remesa”.408 Se recuerda que en la casa de la abuela Noemí
siempre había comida de sobra y que ella acostumbraba a decirle a
su familia “aquí llegan visitas y a las visitas hay que atenderlas bien”.409
Todo esto hizo que durante el dominio de las farc y posteriormente de las auc los actores armados la respetaran y admitieran que fuera ella quien muchas veces decidiera sobre la vida de
las personas que iban a ser asesinadas por distintos motivos. Con
todos los actores armados tuvo mano dura.
407
408
409
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 2 mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
313
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
Intermediar en lo prohibido
La relación que Noemí estableció con la guerrilla y los paramilitares fue criticada por algunas personas, ya que no la veían
como una estrategia para intermediar entre la vida y la muerte.
Para pocas personas, la abuela Noemí se ‘vendió’ a cada grupo
armado que llegaba porque se hacía amiga de ellos rápidamente.
Sin embargo, su decisión la posicionó en un lugar de respeto con
las farc y las auc: “Se hizo amiga de ellos para intermediar. Los
que ella conocía los dejaban ir y los otros no”,410 teniendo en cuenta la complejidad del contexto en la zona.
Con la guerrilla inició esta tarea de intermediar los problemas de ellos con la población civil. “La guerrilla llegaba a la casa
a pedir consejos de cómo actuar o cómo colaborar, porque ellos
colaboraban aquí también, cualquier acto cultural, ellos a veces
ayudaban y mantenían el pueblo ordenado, que no haya disturbios porque aquí se generaba mucha violencia”.411 Con este grupo armado, ella casi siempre intervenía en los pagos obligatorios
que imponían a los habitantes y también en el control de cada
kilo de coca que debía pasar por la aprobación de ellos para salir
de El Placer:
[…] Nada se compraba mercancía sin consentimiento de
ellos, entonces, ¿cuál era amenaza de la guerrilla? Que el que
ocupaba así lo mataban, pero había mucha gente que decía: “Si
yo trabajo con la guerrilla no me queda nada, la guerrilla se
quiere llevar toda la plata”. Entonces, ¿ellos qué hacían? Empezaban a comprar mercancía sin que se diera cuenta la guerrilla,
pero al fin terminaban dándose cuenta, entonces, qué hacía la
guerrilla, los cogía y se los llevaba; se los llevaba creo que pa’l
Empalme. Entonces, ¿qué hacía la gente? Los familiares venían
donde mi abuela: “vea que a mi marido lo tienen, que me lo
van a matar, que vea que no se qué” Entonces mi abuela ahí
mismo pagaba carrera, ella ni siquiera le pedía la gente, sacaba
del bolsillo de ella, pagaba carrera y se iba donde estaban los
jefes a hablar. “Mire que ellos son de acá, es gente del pueblo”.
Entonces, decía que les perdonen, que les saquen una multa, sí,
ella decía: “sáquenle una multa, pa’ que no sean pendejos. Ya
saben las normas y se meten”. Ese era el vocabulario de ella, en
eso ayudaba mucho... en el tiempo de la guerrilla.412 La guerrilla, antes de la llegada de los paramilitares, la respetaba mucho, la cuidaba y estaba pendiente de ella y de su familia “[…] Bueno, mi abuela comenzó así, o sea, ella era hartísimo.
Como la situación se puso grave, a veces no teníamos ni qué comer,
ellos le llevaban remesa – ¿Abuelita cómo esta?”.413 No se logró documentar más sobre su papel durante el dominio guerrillero.
También tuvo que intermediar con otro actor armado: la Fuerza Pública. Su nieto recuerda que ella decía “ustedes se creen los
dueños de esto. Con unas escopetas viejas, prestadas, con un uniforme que les prestan vienen a creerse los dueños de esto. Pues
nada, aquí nosotros somos los que mandamos y de aquí no sacan
a nadie”.414 Una vez llegó un helicóptero militar a llevarse a un narcotraficante. La abuela, como de costumbre, les pedía a otras mujeres que la acompañaran, ya que estaba segura de que las mujeres
ayudaban a persuadir a los actores armados, quienes no se sentían
tan amenazados como con los hombres. Esta estrategia la usaba con
frecuencia “Ella siempre llevaba mujeres, ella decía: “‘A nosotras las
mujeres no nos pueden tirar, pero a ustedes los hombres hasta los
pueden matar. Entonces no vayan hombres, vamos solo mujeres’.
Y entonces solo mujeres iban a alegar”.415 Esa vez muchas mujeres
bloquearon la vía: “los encerraron a no dejarlo llevar, y la Policía
empuje, y ellas cogieron hasta piedras, con palos y piedras [para]
412
413
410
411
Entrevista n.º 52, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
314
414
415
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
315
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
no dejar [que se lo] llevar[an]”.416 Mujeres guerrilleras disfrazadas
de civil llegaron para ayudar en el bloqueo. Le dijeron a la abuela
Noemí que si no lograban que la fuerza pública se fuera, ellas iban
armadas. Noemí se negó y pidió el favor a todas las mujeres del pueblo que salieran para cerrar el paso. Así logró que esta y otras veces
la Fuerza Pública no se llevara a ningún mafioso de la zona.
Como se anotó en el contexto, las mujeres jugaron un papel
especial para intervenir y enfrentar a los grupos armados, ya que
culturalmente se establecía que a las mujeres no las tocarían si
iban “delante de los hombres”, o si iban a intermediar para salvarlos de castigos o de la muerte. Esta tarea no solo la cumplió la
abuela Noemí: también otras mujeres intermediaron en las decisiones de los armados sobre la vida de los pobladores. “A los hombres les tiraban más feo, entonces uno se enfrentaba, con miedo,
pero les enfrentaba. Nos sabíamos reunir entre varias para ir a que
[soltaran a] los detenidos”.417 Es así como la guerra se lee para esta
comunidad: como un espacio viril donde no es posible pensar que
la relación bélica pase por lo femenino.
Pero con la llegada de los paramilitares, la relación con la
guerrilla cambió. Ahora debía convivir con ellos, quienes eran
la nueva autoridad. Sin embargo, su nombre estaba en la lista
negra de los paramilitares porque era vista como una aliada de
la guerrilla. Pero los paramilitares respetaron el papel de la abuela Noemí
como líder del pueblo y como intermediadora. En una entrevista
con alias ‘Pipa’ este relató: “La abuelita era una madre para ese
pueblo, el pueblo la quería mucho y nosotros también le teníamos
mucho respeto porque ella era una persona nativa de ahí. Ella inclusive muchas veces iba a mediar por los que le capturaban. Ella
iba y se le metía al que fuera”.419 A su casa entraron tanto guerrilleros como paramilitares: ambos con el objetivo de recibir consejos
sobre cómo actuar con la población. Su papel no fue terminar la
guerra, sino intermediar en ella, transitarla y resistir al dominio
de los actores armados. Para todos ellos era la abuela.
La gente no recuerda que en alguna ocasión la abuela Noemí hubiera sido castigada por algún actor armado. Sin embargo,
un nieto suyo fue asesinado por la guerrilla a los seis meses de la
llegada de los paramilitares a El Placer. La gente rumora que se
convirtió en objetivo militar de la guerrilla al ser señalado como
auxiliador de los paramilitares.
La posición de Noemí durante los siete años de presencia paramilitar fue muy importante para la comunidad. Intervino en la
vida cotidiana de la comunidad que se entrecruzaba con la guerra.
Una mujer narra que una vez se quejó con la abuela Noemí por
la presencia de una bomba que dejaron los paramilitares cerca de
su casa. La abuela fue a hablar con ellos e inmediatamente la quitaron. Por ejemplo, cuando llegaban invitados de los habitantes, y
los paramilitares no los dejaban entrar, era la abuela Noemí quien
iba y los regañaba, y les decía que ella conocía a la familia y que no
ponían impedir las visitas de los familiares.
Pero también intervino cuando los paramilitares amenazaban
o tomaban como rehén a cualquier habitante. La gente llegaba a la
casa de la abuela para pedirle que rápidamente fuera a El Edificio
o donde estuviera la víctima antes de que fuera asesinada. Muchas
veces se inventaba familiaridad con la víctima para salvarla “Vea este
Cuando llegaron los paramilitares pues supuestamente había una lista grande que encabez[aba] ella, porque cuando
hubo guerrilla, aquí la guerrilla entraba a la casa, los jefes de
la guerrilla [...] vivieron aquí […]. Entonces ellos iban allá a la
casa, ellos iban a preguntarle cualquier cosa, ella siempre neutra y defendiendo la comunidad.418
416
417
418
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
Entrevista n.º 29, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
Entrevista n.º 20, mujer adulta, El Placer, agosto de 2011
316
419
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’,
diciembre 16 de 2011.
317
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
es mi hijo y el día que le hagan algo a mi hijo tendrán que hacerme
a mí también. Porque nosotros somos los mismos. Yo soy la madre de
él y él es mi hijo”.420 Y cuando no conocía a la víctima les pedía a los
paramilitares que averiguaran bien antes de ajusticiarlo o ajusticiarla
“verán, no vayan a cometer esos errores, no cojan a la gente y la vayan
matando, investiguen, miren de quién son, de dónde son, averigüen
bien antes de hacer eso”.421 En otros casos, pedía que la víctima se
quedara en su casa mientras ellos averiguaban quién era. Así logró
salvaras, porque en su territorio nadie se metía.
es como ser hija mía”. Ella tenía un modo de hablar, entonces
dijo: “Si tiene algo, aquí estamos todos para respaldarla”.422
Cuando yo llegué aquí, pues, yo le pedí el favor a Doña
Noemí, yo le conté todo lo que me pasaba a mí, le dije: “Vea
abuelita me pasó esto, y esto y esto. Yo estoy bien mal con mis
hijos ¿Ahora qué hago? Me dicen ellos que me van a matar.
¿Ahora qué hago si me matan?”. Yo llegué de noche a la casa
de la finadita Noemí, entonces ella dijo: “Yo te voy a ayudar. Es
imposible que vos teniendo tu casa [estés] sin saber qué hacer
y por allá con los niños sufriendo. Espérate”. Me dejó encerrada y se fue a buscar al comandante, al ‘Pipas’. Cuando llegaron el comandante y ella en una moto verde, cuando llegaron y entraron donde [estaba] yo, me tiré debajo de la cama.
Cuando escuché la puerta yo dije: “No, esta señora me va a
hacer coger a mí otra vez y me va a hacer matar. ¡Dios mío bendito! Para qué le abrí la boca a esa señora”, yo me arrepentía
una y mil veces, cuando ella dijo: “No, vea mija abra la puerta
y hablemos con el comandante”. Me hizo montar en la moto y
me llevó allá al comando al lado del cementerio, ahí me buscaron en un libro grandote donde ellos habían tenido el listado
de los que tenían faltas. Atrasito ya llegó Doña Noemí con
harta gente de aquí del pueblo, porque ya había reunido gente, pues, ella qué pensaría, que me iban a matar, no sé. Llegó
la abuelita y dijo: “¿Qué pasó? ¿Qué pasó de esta mujer? Ella
La seriedad y fuerza con la que trataba a los paramilitares
fue clave para obtener respeto y poder intervenir en las acciones
violentas. Como cuenta ‘Pipa’ en una entrevista, hasta a ellos llegó a pegarles con su rejo:
[Risas] Recuerdo una vez que la guerrilla nos sorprendió.
O sea, nunca se me daba por tomar, porque eso era política,
pero hay un dicho que cuando uno mira al padre que es desobediente, los hijos cogen por ahí. Entonces el comandante
militar estaba alzando el codo y otros comandantes también,
[entre estos] ‘Wilson’; era como una fiesta. Entonces yo dije:
“¿Por qué no voy a poder yo también? Voy a salir a tomarme
también mi chorro”. Y me tomé mi chorro. Y al otro día nos
atacó la guerrilla por el lado del cementerio, ahí encima. Ahí
había una escuela donde se instruía a los nuevos que entraban, entonces ellos querían atacar eso. Yo estaba en el edificio
durmiendo, pero estaba borracho. Cuando oí el plomo ya fue
cerquita, entonces me bajé. [Y] cuando me bajé estaba la abuelita, ahí sí cargaba un rejo, y me dijo: “¡gran so sinvergüenza,
nos van a dejar matar. Vea que se está entrando la guerrilla!”, y
¡pum!, ¡me metió un latigazo! Y yo salí corriendo. Le dije: “no,
abuelita tranquila, que eso no, ya están allá agarrados”. Pero
me metió mi fuetazo.423
Noemí murió el primero de noviembre de 2006 de muerte
natural. Su partida dejó a El Placer sin abuela y sin cacica. La gente extraña su voz de autoridad y liderazgo, pero también la recuer-
422
420
421
Entrevista n.º 66, mujer adulta, Los Ángeles, agosto de 2011
Entrevista n.º 21, hombre adulto, El Placer, julio de 2011
318
Entrevista n.º 24, mujer adulta, El Placer, julio de 2011
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011
423
319
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
dan como un personaje que ayudó a construir El Placer y a resistir
de una manera estratégica para sobrevivir en la vida cotidiana.
Es difícil comprender el papel de la abuela Noemí cuando se
describe su relación tan directa con los actores armados. Lo importante está en entender que —en un contexto como el de El Placer, donde hace varias décadas la población no ha estado sujeta a
la Constitución Política de Colombia sino a las reglas y normas de
distintos actores armados— sobrevivir es un reto diario. La abuela
Noemí fue ‘verraca’; no demostró temor por las armas y menos por
los hombres que las manejaban. Esta forma de ser, como lo dicen
los habitantes, la salvó de ser castigada por la guerrilla y los paramilitares. Si afirmamos que ella fue cómplice, sumisa, indiferente,
o que aceptó el dominio paramilitar al sentarse a conversar con los
armados, por enfrentarse a ellos para salvar vidas, o por dejar que
acamparan en su finca (como pasó en la mayoría de fincas de los
campesinos), podríamos caer en el peor error de la reconstrucción
de la memoria histórica del conflicto: no comprender el contexto
ni lo que significaba la vida en un lugar donde a diario morían y
desaparecían personas. Para el caso de El Placer, la supervivencia
cotidiana era lo indispensable. Las mentes estaban concentrabas en
sobrevivir. Es por eso que la abuela Noemí es tan recordada.
El Padre Nelson Cruz.
Iniciativas de memoria en El Placer
Un museo que guarda vestigios de la guerra, cuentos elaborados por maestras y canciones compuestas por jóvenes son parte
de las iniciativas de memoria que la población ha construido para
dejar registro y prevenir el olvido de lo ocurrido en El Placer.
Fuente: Archivo personal.
El padre Nelson Cruz es un hombre silencioso y valiente.
Reconocido por su fuerte carácter, su lealtad a la comunidad e
independencia con todos los actores armados y políticos, se ganó
el respeto en la parroquia de El Placer.
Llegó antes del dominio paramilitar y fue trasladado un poco
después de la desmovilización. Su imagen sigue viva entre la comunidad. Se lo recuerda y lo describe como un hombre bueno y
serio, que andaba en una moto con una maleta casi de su mismo
tamaño, colgada a su espalda y en donde cargaba regalos, comida
y encargos para la gente de las veredas que tenía bajo su responsabilidad. Pero lo que más recuerda la comunidad sobre el Padre
Nelson era su gusto por coleccionar piedras y fósiles que exhibía
320
321
El museo del Padre Nelson Cruz
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
en una de las paredes exteriores de la iglesia que daba hacia la
cancha de fútbol.
Y fue con estos objetos preciados que nació la idea de ponerle
un aviso a la colección para indicar que se trataba de un Museo.
La gente preguntó mucho sobre su significado, pero rápidamente
comprendieron lo interesante que podría ser si ellos también participaban. Y así fue. Pocos días después, los campesinos, comenzaron a llegar con piedras raras, fósiles y esqueletos de animales
para que hicieran parte del Museo.
Cuando se intensificó la violencia armada, el secretariado de
Pastoral Social le pidió al Padre Nelson que escribiera un relato
donde reconstruyera la realidad de El Placer con el fin de entregárselo a periodistas, defensores de derechos humanos y extranjeros que buscaban saber un poco más a fondo lo que estaba pasando dentro de esta Inspección. Sin embargo, el Padre Nelson,
como a la mayoría de habitantes de la zona, le dio temor hablar y
escribir, porque en ese momento llevar algún registro podía significar la muerte. Pero entonces pensó, ¿cómo cumplir esa tarea
sin ponerse en riesgo con los actores armados? Y se le ocurrió que
dejaría de coleccionar piedras y fósiles para hacer un museo de la
memoria del conflicto armado en El Placer. Así, si la gente llegaba
a preguntar, él los remitiría directamente a aquella pared externa
de la iglesia donde todo el mundo podía ver y tomar fotos para
que hicieran su propio relato escrito. Esa fue la respuesta a Pastoral Social, quien aceptó la iniciativa.
El Museo de la Memoria comenzó a tomar fuerza cuando los
pobladores se interesaron e hicieron parte de la iniciativa. Si alguien se encontraba un camuflado, un arma, balas o granadas,
buscaba al Padre Nelson, quien se encargaba de montar los objetos hallados. Justo después de los enfrentamientos más objetos y
elementos de guerra llegaban a la Iglesia, pues él mismo se desplazaba a los lugares, no sólo con el ánimo de verificar los hechos y
acompañar a la comunidad, sino también para recolectar pruebas
de la tragedia que vivían: “Tenía mucha munición, granadas, un
revolver, escopetas, un lanzagranadas. Yo mismo me iba al monte
y buscaba. Cuando fue el enfrentamiento allá en San Isidro recogí
uniformes, hamacas, tapas, recogí buen material, algunos los lavé
y algunos otros los puse sucios, como estaban”.424
322
Testimonio Museo de la Memoria 2004.
Fuente: Adam Issacson.
Entre la muestra recogida con tanto esmero aparecen algunos
utensilios de cocina baleados: una olla arrocera, una cantina para la
leche y la cacerola de los fritos. En todas ellas hay perforaciones de
tiros; las donaron para que la memoria contara hasta dónde había
llegado la guerra. Es normal caminar todavía por algunas veredas y
que sus habitantes muestren con miedo las huellas de los enfrentamientos. Allí están, entre muros y ventanas, atravesando las camas y
las sillas.
424
Entrevista n.º 36, hombre adulto, El Empalme, agosto de 2011
323
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Elementos del Museo de la Memoria de El Placer.
Capítulo 3
llevaban algunos objetos de la guerra: “A los muchachos les decía, vea, si encuentran algo por ahí que no sirva, llévenla a allá,
que allá les sirve para dejar historia al menos. Tenía piedras, un
fusil viejo, un changón, hamacas. De un combate que hubo en
San Isidro tiene unas hamacas donde llevaron unos guerrilleros
heridos, brazaletes, un equipo también me parece que miré. Así,
varias cositas”.425
Organizar este Museo de la Memoria, desconocido en Colombia, fue una tarea que le llevó al padre Nelson varios años de
trabajo, pero su misión fue suspendida porque le llegó la orden
de traslado, y con esta orden comenzó a perderse la iniciativa de
memoria. El padre Nelson recordó con tristeza el hecho de que
otros sacerdotes no reconocieran la importancia de esta iniciativa: “Pero como no todos tienen la capacidad de analizar la importancia de una cosa de esas y ven una camisa ahí sucia, entonces la
botan, la queman”.426 El Museo en El Placer, desapareció casi por
completo. Hoy queda una pequeña muestra que se guarda dentro
de La Iglesia.
Cuentos y canciones que guardan memoria
Los tres dragones
Fuente: Jesús Abad Colorado, agosto de 2011.
La idea de explicar la procedencia de cada objeto surgió de
los relatos de la misma comunidad: “yo traje esta, me la encontré
en este lugar en tal fecha”. En ese momento se le ocurrió iniciar
un proceso de identificación de cada elemento con la fecha y lugar
donde fue encontrado; también quiso especificar si pertenecía a la
guerrilla, a la Fuerza Pública o a los paramilitares.
La iniciativa del sacerdote, sin que él se lo propusiera, tuvo
eco entre algunos paramilitares, quienes por orden de ‘Pipa’ le
324
Por: Delia Alicia Escobar
El Placer, Valle del Guamuez, Bajo Putumayo
Este es un cuento de una historia real que inicia entre los años
1987-1988 y que no ha terminado hasta hoy. En el corazón de la
selva del Putumayo, en un pueblito llamado El Placer, un paraíso
terrenal cubierto de flora y de fauna exótica en su belleza, rodeado
425
Entrevista de gmh al postulado Arnolfo Santa María Galindo, alias ‘Pipa’, 16 de
diciembre de 2011
426
Entrevista n.º 36, hombre adulto, El Empalme, agosto de 2011.
325
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Capítulo 3
de aguas cristalinas que reflejan cual espejos mágicos su esplendor,
guacamayas, heliconias, platanillos y guadual que deslumbran por
su color. Sus gentes laboriosas siembran amor, tranquilidad y recogen paz y bienestar. Pero un día en las altas montañas, donde
nacen los ríos, un enorme dragón baja destruyendo bosques, animales y cuanto se cruza en su paso. Llega al pueblo y se apodera de
la casa más grande llamada El Edificio. Desde lo más alto esparce
su maldad: un polvo blanco que hechiza a sus gentes llenándolos
de codicia y poder. Este monstruo verde camuflado de manchas
negras y cafés, extiende sus grandes garras conquistando por doquier, con sus ráfagas de fuego, y su crueldad somete y siembra el
temor. Sus gentes deslumbradas por su hechizo no reaccionan y
caminan a su propia infelicidad. Pasan unos años en los cuales se
ostenta grandeza, poder y lujuria. Se ha transformado en un lugar
de fantasía. Los rumores de la venida de un segundo dragón llena
de pánico a sus gentes, se conoce que este dragón ya ha hecho
mucho estrago en otras regiones, se dice que viene de un lugar
muy lejano y que arrasará a todo lo que se le cruce por su camino.
Los que se han despertado del gran sueño y ven la realidad que se
avecina, huyen para favorecerse del mal.
espesura de la selva. Desde ahí imparte su poder. Este Edificio de
baldosines verdes se ha convertido en un lugar de terror y espanto,
gemidos y llantos se escuchan fallecer, son hombres y mujeres que
claman por sus vidas suplicando compasión al monstruo que sin
razón les arranca el corazón. Tirados en el andén, sus cuerpos yacen a la vista del curioso.
Eternos se vuelven los días y los años pasan, sus gentes aún hechizadas destruyen sus campos a todos los vuelven blancos, se apaga la belleza y el colorido de la selva majestuosa. Ya la paz y tranquilidad ha sido remplazada por la zozobra y la crueldad, pero como
dicen: “no hay mal que dure cien años…”. Nuestro feroz dragón
después de habernos tenido en su poder y sumisión, sale de la población llevándose consigo el hechizo del polvo blanco, polvo que
encegueció las almas arrasó bosques y montañas, destruyó vidas y
dejó huérfana al alba.
Un domingo siete de noviembre de 1999, a las nueve de la mañana cuando todo transcurría en normalidad, la algarabía de los
niños, la música estridente que salía de los bares y el bullicio de
sus gentes, quedaron suspendidos en el tiempo. El enorme dragón
había llegado rugiendo y lanzando fuego pisaba muy fuerte; hacía
estremecer la tierra y encoger el alma. Este dragón entra creando
caos y desolación. Es más feroz y temeroso, destruye y esparce los
despojos, los ríos se tiñen de rojo y de cuerpos se siembran nuestros campos. El primer dragón ha salido despavorido, se camufla
en la selva con su color verde, ataca gruñendo y lanzando fuego
pero sus ataques son ya débiles frente al poder de su enemigo, este
también es verde camuflado y tiene manchas negras y cafés. Ha tomado como fortaleza la misma casa grande llamada El Edificio, la
más alta del poblado desde donde se puede divisar a sus gentes y la
La riqueza y el poder se han ido, solo queda tristeza y desengaño, se debe continuar en esta vida: renacer y reconstruir paso
a paso, volver a reverdecer los campos y pintarlos de alegría.
Pero como la dicha no es completa y los errores traen consigo
consecuencias, al poco tiempo en el 2006 aparece un tercer
dragón que promete proteger a todos en la región, con el temor
de que de repente de las altas montañas baje el primer dragón
y lo ataque a traición. Se cuida mucho y de lo alto vigila su
guarnición, se desplaza sigiloso y a la gente ve con precaución,
poco a poco gana su confianza y a la gente llena de esperanza,
camuflado en su verde se pavonea como un gran señor, toma de
nuevo El Edificio y desde lo más alto lanza también su hechizo
que cae en niñas y mujeres incautas que deslumbradas por su
color, coqueteos y romances les roba su corazón, destruye sus
entrañas y se vuelve a revivir el dolor. Rogamos al gran Dios que
escuche nuestras plegarias y nos tenga compasión que cese ya la
violencia en nuestra región y vuelva a reinar la alegría, la paz y
el amor en nuestro pueblito llamado El Placer.
326
327
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Rap de El Placer
Capítulo 3
No hay perdón de Dios pa’ los delitos cometidos,
Por: Blanco y Roca Pola
El Placer, Valle del Guamuez, Bajo Putumayo
Desde violación, tortura y desaparecido.
Los conflictos entre los bandos eran muy notorios
Ya sabes quiénes llegaron
Ambos se peleaban siempre por el territorio
Los de la profecía, los del 2012, Blanco y Roca Pola
Sometidos con la guerra sin base ni fundamento
Hey, pa’ que lloren.
Fuimos víctimas directas de este terrible tormento
Muerte, caída de personas inocentes,
Esto parece una película pero no es así
Envidia de almas incoherentes
Es la cruda realidad que a muchos nos tocó vivir
De esto está llena mi sociedad ¿qué?
Muerte, caída de personas inocentes,
Un infierno terrenal (bis)
Envidia de almas incoherentes
Masacres, muertes, mucha violencia
De esto esta llena mi sociedad ¿qué?
Algo que sucedía con mucha frecuencia
Un infierno terrenal (bis)
Ríos de sangre recorriendo las calles
Masacres, muertes, mucha violencia
Eso lo sabes tú pero no encuentran culpable
Algo que sucedía con mucha frecuencia
Si quieres saber cuánta gente murió aquí,
Ríos de sangre recorriendo las calles
Cuenta las estrellas y dime si tienen fin.
Esto lo sabes tú pero no encuentran culpable
Una historia triste pero cien por ciento real
Este es un mundo cruel lleno de hipocresía
Llena de violencia, muertes y mucha maldad
Porque no hicimos caso a las palabras del Mesías
328
329
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Muchos matan inocentes sin saber por qué lo hacen
Y no pararan de hacerlo, quizás hasta que se cansen
Saber y no recordar es lo mismo que ignorar
Para de ayudar a este mundo que pronto se va acabar.
Las malas amistades te corrompen, eso es cierto
Si tú te les unes tú aparecerás muerto
Si tú sigues con el vicio te conviertes en adicto
Si tú sigues con el crimen te conviertes en convicto
Y ahora ya los capos se convierten solo en plaga
Pero como tú lo sabes quien lo hace ya lo paga
Muerte, caída de personas inocentes,
Envidia de almas incoherentes
De esto esta llena mi sociedad ¿qué?
Un infierno terrenal (bis)
Los de la profecía 2012 y se está cumpliendo.
330
CONCLUSIONES
La economía del narcotráfico ha hilado y marcado la guerra en
el Bajo Putumayo, especialmente en la Inspección de El Placer. A
este territorio, construido por colonos desde la década de los sesenta, llegó la bonanza de la coca. Los habitantes de la Inspección
vieron irrumpir e instalarse de manera sucesiva a las mafias del
narcotráfico, al frente 48 de las farc y al Bloque Sur Putumayo de
las auc. Cada uno de ellos impuso distintas reglas de juego tanto
en la economía de la coca como en la vida cotidiana de los habitantes. La cotidianeidad de la población civil se ha impregnado
de cuerpos vestidos de camuflado, de armas y, por consiguiente,
de miedo frente a este poder militar que se despliega por unos y
otros. Las distintas ‘leyes’, como resumen los pobladores la presencia de los actores armados, fueron arbitrarias, establecieron castigos diferenciados para hombres y mujeres. Si bien no se proponían apropiarse de las tierras, sí buscaban controlar el territorio,
ocasionando el desplazamiento de miembros de la comunidad,
unas veces masivo otras individual y silencioso.
Las farc transformaron su relación con la población al vincularse al narcotráfico a finales de los ochenta, pues aparecieron milicianos quienes y empezaron a cobrar impuestos a los campesinos
cultivadores de coca, a los comisionistas y a los patrones. De esta
331
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Conclusiones
manera, la dinámica regional mediada por el narcotráfico transformó tanto la agenda nacional de las farc como su carácter político de “defensoras del pueblo”, deslegitimándolas ante los campesinos, quienes ya no se acercaban a ellas porque consideraban
que no representan sus intereses. Paralelamente, el vínculo de las
farc con la economía del narcotráfico las fortaleció militarmente.
La entrada del Bloque Sur Putumayo de las auc en el año 1998 fue
una respuesta al poder militar desplegado por las farc en el sur
entre 1986 y 1997, aunque también dio cuenta de la disputa por el
control de la economía de la coca.
En ese marco, los paramilitares estigmatizaron El Placer
como un pueblo guerrillero. Dado que las Autodefensas tenían
como objetivo primordial el exterminio de la guerrilla, indiferenciaron civiles y combatientes y atacaron de frente a la población,
que se vio sujeta a sus arbitrariedades. Durante los siete años de
dominio, los paramilitares definieron ciertas prácticas e identidades de los habitantes del lugar como propias de sus enemigos,
buscaron marcas y huellas en los cuerpos de hombres y mujeres
que supuestamente atestiguaban el vínculo de la población con las
farc y, siguiendo esa lógica contrainsurgente, desplegaron diversas formas de tortura y violencia como castigo.
Sobre el territorio hubo un fuerte control. El casco urbano
de El Placer se convirtió en base paramilitar y estuvo custodiado
con retenes por todas las salidas del pueblo y trincheras por las
calles. La zona rural contaba con anillos de seguridad que, a su
vez, representaban las franjas territoriales de confrontación armada. Tal control implicó el confinamiento de los pobladores. Los
habitantes no podían trasladarse de un lugar a otro porque eran
señalados como paramilitares o guerrilleros y, por consiguiente,
convertidos en objetivo militar de uno u otro grupo armado.
Esta investigación mostró que la vida de las mujeres y hombres corrió distintos riesgos. Pero hoy las mujeres siguen sufriendo
las consecuencias de haber sido categorizadas como mujer decente
e indecente desde un referente de la mujer que cumplía con los
atributos de buena esposa, madre e hija hasta la que llamaban
prostituta. Las trabajadoras sexuales marcaron la vida de El Placer
y sus veredas cercanas. Aunque fueron aceptadas por los distintos
actores armados, los paramilitares ejercieron un control muy fuerte sobre su cuerpo y su trabajo. Se realizaron controles de enfermedades venéreas que en oportunidades se hicieron públicos, con
lo cual no solo se afectó a las prostitutas sino también a mujeres
de la comunidad que, al ser señaladas públicamente como enfermas, fueron estigmatizadas y pasaron de ser decentes a indecentes,
marcador que aún permanece y que produce rechazo. Así, a la vez
que se promovió la prostitución se sancionó a quienes se encontraban infectadas con el destierro o el asesinato. Hoy ya no funciona
ninguno de los doce prostíbulos que hubo desde la década de los
ochentas en El Placer. Las ruinas de los establecimientos son marcadores de la memoria.
Las mujeres locales vivieron el dominio paramilitar de distintas formas. Unas sufrieron la invasión de la guerra en la intimidad familiar y se vieron forzadas a compartir con ellos los
espacios de la vida cotidiana, razón por la cual se sentían en constante riesgo; otras fueron violadas bajo amenazas de muerte de
los familiares más cercanos; otras fueron secuestradas y convertidas en esclavas sexuales después de que, como en le caso anterior,
amenazaran de muerte a sus familiares. Otras tuvieron relaciones sentimentales con los armados. Según algunas mujeres, el
paramilitar era más amoroso, detallista, compartía con ellas y no
maltrataba, mientras que el civil era simple, machista y maltrataba a la mujer, con lo cual se continuaba la violencia doméstica
predominante en la región.
Los paramilitares establecieron castigos como el destierro inmediato, la imposición de oficios domésticos, la violación sexual
contra mujeres señaladas de pertenecer a las filas guerrilleras o
de haber sostenido relaciones afectivas o sexuales con miembros
de las farc; además, se les acusó de ser informantes. En suma, a
las mujeres se les persiguió, principalmente, por tener vínculos
afectivos o lazos de consanguinidad con el que fuera señalado
como enemigo.
332
333
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
“Todos están armados pero no todos son
lo mismo”. Diferencias y semejanzas en los
repertorios y órdenes de las farc y los
paramilitares
El frente 48 de las farc y el Bloque Sur Putumayo de las AUC
usaron similares repertorios de violencia, autoridad y control, aunque también su accionar tuvo algunas diferencias, como lo constata este informe. A continuación se presenta una corta relación de
esas prácticas:
En primer lugar, el ingreso a la región de los paramilitares y
de las farc fue muy distinto: “la guerrilla llegó haciendo campaña de que iban a defender al pueblo y los paramilitares llegaron
matando”.1 sintetiza una pobladora de El Placer. En segundo lugar,
los guerrilleros resultaban más conocidos, más familiares, ya que
en sus filas se encontraban miembros de la región. Por su parte,
los paramilitares eran vistos como desconocidos, ya que sus filas
estaban constituidas por hombres principalmente de Urabá, pues
se temía que al incorporar hombres del Putumayo se infiltraran
guerrilleros. Los comandantes dirigían a distancia sus ejércitos y
delegaban las decisiones militares y políticas a los mandos medios.
A los ojos de la población, por tanto, eran extraños. Así, pues, los
habitantes de El Placer establecieron una abierta diferenciación
de los comandantes con el comandante paramilitar alias ‘Pipa’,
oriundo del Caquetá y capaz de entender la situación del campesino en una zona de colonización, de cultivos de coca y de presencia
permanente de actores armados que actuaban como autoridades.
En tercer lugar, los repertorios mediante los cuales los armados hacían cumplir las normas establecidas y se proclamaban
como autoridad eran diferentes en uno y otro bando. Es común
oír en la región que las farc daban tres oportunidades a la persona que se sancionaba para que ‘se acomodara’, cambiara su comportamiento o se fuera antes de tomar la decisión de asesinarlo.
Además se señaló que las farc no desaparecían los cadáveres, lo
Conclusiones
cual le permitía a los familiares de la víctima darle sepultura. Según la población, y a diferencia de la guerrilla, los paramilitares
no se tomaban el tiempo de investigar y desaparecían el cuerpo.
Esto hace que la población considere que los paramilitares son
“más violentos” que las farc.
En cuarto lugar, ambos grupos armados ocuparon de manera
diferente el espacio físico de la zona. La guerrilla “aparece y desaparece, y uno no sabe por dónde llegaron y por dónde se fueron”,2
aun cuando al llegar a los sitios de habitación la población les
tiene que dar lo que pidan de comer o tomar. Sin embargo, los
milicianos son quienes conviven con los habitantes. Por otro lado,
los paramilitares aparecieron y se quedaron viviendo en El Placer,
invadiendo los espacios privados de la población civil. En el casco
urbano se asentó la mitad de los 650 hombres que componían el
contingente paramilitar.
En quinto lugar, mientras los guerrilleros se declaran “defensores del pueblo” y “representantes de sus intereses”; los paramilitares se autodenominaban “antisubversivos” y “defensores
del Estado”.
Sin embargo, ambos grupos armados ejercieron autoridad en
la esfera pública y privada a través de normas y controles arbitrarios. En la reconstrucción del orden de las farc, sobresale el disciplinamiento al que fueron sometidos los pobladores. Este grupo
amrado actuó como un gobierno dentro del Gobierno nacional,
puesto que se apoyaba a la gente para que le exigiera al Estado
el cumplimiento de su misión como proveedor de servicios, sin
pretender en la práctica reemplazarlo como tal, de manera que
se mantuvieran bajo su control instancias estatales como la inspección de Policía. Por su parte, los paramilitares se veían haciendo las veces de Estado en estas regiones, como se evidenció en el
caso de la salud, donde actuaron como un Estado de bienestar al
proveer a la comunidad de este servicio. Los paramilitares tenían
2
1
Entrevista n.º 3 mujer adulta, El Placer, junio de 2011.
334
Entrevista n.º 60, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
335
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Conclusiones
además un comandante político encargado de velar por el orden
y buen comportamiento de la población, tal como lo haría un inspector de Policía.
Tanto unos como otros establecieron normas de comportamiento y sanciones a quienes no las cumplieran. Así como la guerrilla obligaba a realizar trabajos comunitarios para arreglar las
trochas en la zona rural, los paramilitares lo hacían para mantener
el casco urbano limpio, organizado y pintado. Tanto paramilitares
como guerrilleros administraron justicia eficaz y expedita, frente
a la considerada lenta e ineficaz del Estado, y en ambos casos se
intervino en el ámbito privado mediando en problemas familiares
y de pareja. Ambos sometieron al escarnio público a los hombres
que “se portaban mal con sus mujeres” y en esta medida mostraban
su poder sobre los hombres de la comunidad al humillarlos públicamente, afirmando así su mayor estatus masculino sin que ello
significara el cuestionamiento del arreglo patriarcal dominante.
Adicionalmente, tanto guerrilla como paramilitares coaccionaron
al campesinado para asegurar el comercio de la pasta base.
En el 2009 se conformó el Comando Unificado del Sur, integrado por 27.000 miembros del Ejército, la Armada y la Fuerza
Aérea,3 para actuar en los 640 kilómetros de la frontera colombo-ecuatoriana en los departamentos de Nariño y Putumayo. Por
otra parte, el Plan Nacional de Consolidación Territorial incluyó,
en el caso del Putumayo, a los municipios fronterizos de Puerto
Asís, Valle del Guamuez, San Miguel y Puerto Leguízamo. Con
ello quedó claro que la frontera es considerada como un corredor
estratégico para los grupos armados no estatales y central, por
lo tanto, en la recuperación del dominio territorial por parte del
Estado. Vale la pena señalar que de las 75000 personas reportadas
como desplazadas por Acción Social entre 1999 y 2005 (un 20%
de la población del Departamento) por lo menos 12,000 se han
asentado en la zona fronteriza de Sucumbíos en el Ecuador.4 En
junio de 2012, el embajador ecuatoriano en Colombia informó
que hasta mayo de este año, del total de solicitudes de refugio
tramitadas en Ecuador el 38% eran de colombianos5 provenientes,
principalmente, de Putumayo, Nariño y Valle del Cauca.
Militarización del Putumayo
El arduo trabajo de la Unidad de
Justicia y Paz de la Fiscalía General de
la Nación
En cuanto a lo que se refiere a la Fuerza Pública —una de
las presencias concretas del Estado en la región—, se encontró
como una constante a lo largo de este periodo comprendido entre 1980 y el 2006, la relación, por acción u omisión, entre la
Fuerza Pública y los paramilitares. Los dos hicieron lucha común
contra la subversión, y, por asociación, contra la población, al ser
señalada como auxiliadora de la guerrilla, pues estaba asentada
en un territorio bajo su dominio. Esta estigmatización se tradujo
en muertes, criminalización y marginalización de la población
del Bajo Putumayo. Con la llegada del Plan Colombia en el 2000,
la lucha antisubversiva coincidió con la guerra contra las drogas
y con el fortalecimiento de la presencia militar en la región a la
par que el dominio paramilitar y sus consecuentes atropellos a la
población civil.
336
El 1 de mayo de 2006 se desmovilizaron 504 integrantes del
Bloque Sur Putumayo de las auc. La Unidad de Justicia y Paz de
la Fiscalía ha desarrollado un trabajo muy importante en relación
3
El Tiempo. “Comando Unificado del Sur vigilará la frontera con Ecuador”, 25
de enero, 2009. http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4774763
(consultado el 18 de julio de 2012).
4
Ramírez, Roberto. “Narcotráfico y Desmovilización en el Putumayo”, en La
Desmovilización de los Paramilitares en Colombia. Entre el escepticismo y la esperanza.
Compilado por Elvira María Restrepo y Bruce Bagley (Bogotá: Universidad de los
Andes, 2011), 535.
5
Véase noticiero cm&, emisión del 20 de junio de 2012. http://www.cmi.com.co/
default.asp?n=83407
337
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
con ese proceso. Según información del despacho 27 de Justicia
y Paz, se han imputado 52 hechos (59 víctimas directas) ante la
Magistrada con Función de Control de Garantías del Tribunal
Superior del Distrito de Bogotá. En esta imputación se realizó la
contextualización de los hechos en infracciones al Derecho Internacional Humanitario y crímenes de lesa humanidad, como también se explicaron los móviles y las razones políticas del Bloque
Sur Putumayo que se enmarcaba en el respectivo caso.
A la fecha se han enunciado 432 hechos que están siendo investigados. El despacho 27 cuenta con 22 postulados a la ley de
Justicia y Paz que delinquieron en el Bloque Sur Putumayo. De estos, tres terminaron audiencia de formulación de cargos y se está
a la espera de la fecha de audiencia de control de legalidad. Otros
17 postulados terminaron audiencia de imputación y la audiencia
de formulación de cargos se llevará a cabo del 4 de julio al 31 de
julio del 2012.
Adicionalmente, se han realizado más de 200 compulsas a la
justicia ordinaria. Al día de hoy se han capturado 18 integrantes
de Bloque Sur Putumayo no postulados a la Ley de Justicia y Paz
que están siendo investigados en la justicia ordinaria. De las compulsas realizadas a la justicia ordinaria sobre terceros partícipes
no postulados a la Ley de Justicia y Paz se han emitido más de
50 órdenes de captura, de las cuales se han hecho efectivas 18
capturas. Dentro de estas capturas se encuentra la de William
Danilo Carvajal Gómez, alias ‘Daniel’, segundo comandante del
Bloque Sur Putumayo. Carvajal se encuentra prófugo de la justicia actualmente, y tiene 25 órdenes de captura. En cuanto a
la búsqueda de desaparecidos, se han realizado 432 exhumaciones de cuerpos encontrados en 330 fosas de los cuales 105se han
identificado plenamente. Así mismo, se el Tribunal Superior de
Bogotá decretó medida cautelar de embargo y secuestro de 20
bienes de propiedad de Rafael Antonio Londoño Jaramillo, alias
‘Rafa Putumayo’ y William Danilo Carvajal Gómez alias ‘Daniel’,
por un valor aproximado de $ 9.587.883.300.
Conclusiones
El conflicto no cesa
La comunidad de El Placer vive en constante temor de volver
a vivir lo que pasó hace pocos años. El Ejército llegó a El Placer
después de la desmovilización del Bloque Sur Putumayo y ubicó
el puesto de Policía en El Edificio, donde antes los paramilitares
tenían su base de operaciones, no ha dejado de tener repercusiones para los habitantes, como lo confirma el hostigamiento reciente al puesto de Policía de El Placer. El 5 de enero de 2012, por
40 minutos los guerrilleros dispararon con fusiles y granadas las
instalaciones de la Policía, tras lo cual resultaron heridos dos uniformados. Para los pobladores este hecho significa la inminencia de la entrada de las farc al territorio. También implica que
quienes no estén de acuerdo con el dominio guerrillero van a
recibir amenazas. Igualmente las recibirán quienes ‘deban algo’,
es decir, quienes puedan resultar inculpados de haber auxiliados
a los paramilitares o de haber tomado partido por el Ejército. Es
así como se concluye que las farc no consideran la neutralidad
frente al conflicto armado como una alternativa posible para la
población. Por otra parte, y como se recordará, el puesto de Policía está situado frente a la escuela primaria de El Placer, y así
como sucedía durante el dominio paramilitar, aún se continúa
exponiendo a los niños a sufrir las consecuencias de los enfrentamientos armados. La población de El Placer tiene al traslado de
la escuela como una de sus prioridades.
Los habitantes de la región sostienen que algunos de los delincuentes ya conocidos en la región han seguido cometiendo infracciones a la ley. Solo que esta vez usan nombres diferentes —los Rastrojos
y las Águilas Negras— grupos que también han perseguido a líderes
comunitarios sindicados de ser cómplices de la guerrilla, contraviniendo así la idea de que son solo grupos delincuenciales ligados al
negocio del narcotráfico. En este momento, los Rastrojos tienen mayor presencia en el Departamento, especialmente en los municipios
de Puerto Asís, San Miguel y Valle del Guamuez.6
6
338
González Posso, Camilo. “Consolidación territorial y resurgimiento de paras y
339
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Esta investigación evidenció el arraigo de la población a El
Placer, sobre todo el de los primeros colonizadores que construyeron la Inspección y que no están dispuestos a abandonar el lugar.
Por otra parte se comprobó el regreso de algunas personas que
se habían desplazado. Otras que pudieron haberlo hecho no se
desplazaron, porque El Placer es el lugar donde ha transcurrido
toda su vida y quieren continuar allí. Sin embargo, el paisaje dominantes es de las casas de habitación abandonadas, así como las
ruinas de las fuentes de soda y chongos que florecieron durante el
narcotráfico y el dominio paramilitar.
Es importante resaltar que para el 2011 Putumayo, junto con
el Guaviare y Nariño concentran el 54% de los cultivos de coca
del país. Se señala, además, que “en el caso del Putumayo, el incremento no solo es nuevo sino que marca un campanazo, pues
fue allí donde arrancó el Plan Colombia”.7 Entonces, se puede
concluir que aun cuando se han presentado fluctuaciones en el
porcentaje de cultivos de coca sembrados en el Putumayo como
resultado de las políticas antidrogas implementadas, estos no ha
sido erradicado y han permanecido como renglón central de la
economía de la región durante tres décadas.
Por último, el reclutamiento de jóvenes y menores por parte
de los grupos armados continúa hasta el día de hoy en el Putumayo. Madres, padres y maestras de El Placer continúan viendo
cómo el reclutamiento forzado y en la vinculación voluntaria de
jóvenes a grupos armados es una de las principales amenazas
para su comunidad.
guerrillas”
http://www.setianworks.net/indepazHome/attachments/732_CONSOLIDACION%20TERRITORIAL%20Y%20RESURGUIMIENTO%20DE%20
PARAS%20Y%20GUERRILLA.pdf
7
El Tiempo. “Cultivos de coca volvieron a crecer en 2011”, 24 de junio,
2012. http://www.eltiempo.com/justicia/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_
INTERIOR-11971161.html
340
asmum en el Foro Mundial Temático en Cartagena, 2003
Fuente: Archivo histórico de la Organización asmum
epílogo
EPÍLOGO:
Orito
COCA, CONFLICTO ARMADO Y
PROCESOS ORGANIZATIVOS DE LAS
MUJERES DE PUTUMAYO
Puerto Puerto San Valle del Villagarzón
Asís
Caicedo Miguel Guamuez
Víctimas femeninas
105
138
53
19
171
51
Víctimas masculinas
428
877
214
54
663
137
Total
533
1015
267
73
834
188
Total
537
2373
2910
Fuente: Dossier de imputación Bloque Sur Putumayo, Despacho 27, Unidad de Justicia
y Paz de la Fiscalía General de la Nación. Datos años 1999-2006. Bogotá, 2011.
L
os procesos organizativos de las mujeres en el Putumayo no
pueden desligarse de los efectos que la economía del narcotráfico
y el conflicto armado tuvieron en todas las esferas de la vida cotidiana de esta región. El hecho de que el cultivo de la coca se convirtiera en el renglón dominante de la economía implicó tanto la
instauración de prácticas de monocultivo como las fumigaciones
aéreas. Por consiguiente, generó problemas de seguridad alimentaria para las familias, lo que llevó a las mujeres a organizarse
para enfrentar estas nuevas realidades. En cuanto al conflicto
armado, las mujeres fueron víctimas directas de las acciones de
guerrilleros y paramilitares —pues estos grupos convirtieron a la
población civil en objetivo militar—; también fueron sus víctimas
indirectas, pues la violencia letal de que fueron víctimas principalmente los hombres, aumentó la viudez y, por consiguiente, el
número de madres cabeza de hogar, como se puede deducir del
siguiente cuadro:
342
Paradójicamente, estos factores de violencia han llevado a las
mujeres a salir de la esfera privada hacia la esfera pública y hacerse
visibles como mujeres organizadas para ser escuchadas y reclamar
sus derechos.
El hecho de que las mujeres se organicen conlleva transformaciones en los arreglos de género1 predominantes en el Putumayo. Para entender este proceso, este epílogo hará un seguimiento
a la labor del Padre Alcides Jiménez2 quien llegó al departamento
en 1977 a Villagarzón. De allí fue trasladado a La Hormiga en
1980, durante el inicio de la bonanza cocalera. Finalmente llegó
1
Los arreglos de género “se expresan en reglas de juego, algunas formales —
constituciones, leyes, decretos, resoluciones-, otras informales –convenciones culturales,
costumbres y prácticas cotidianas— que regulan las relaciones entre hombres y mujeres.
En estos arreglos, lo masculino-heterosexual tiende a subordinar y desvalorizar
lo femenino y las diferencias sexuales. Por lo demás, estos arreglos, aun cuando
históricos y dinámicos, terminan siendo percibidos por los propios actores como
si fuesen de carácter ‘natural’, biológico y perenne”. Se distinguen tres tipos de
arreglos de género: patriarcales autoritarios, autoritarios y democráticos. Grupo
de Memoria Histórica. La memoria histórica desde la perspectiva de género. Conceptos y
herramientas (Bogotá: cnrr 2011), 62.
2
El padre Alcides era diocesano, lo cual quiere decir que no estaba vinculado a
ninguna comunidad religiosa y servía a la diócesis atendiendo a la parroquia. En
sus palabras, “entendía el cristianismo como una experiencia vital, pero al mismo
tiempo como un compromiso humano histórico”, lo cual lo llevó a formar líderes y a
comprometerse con la gente en la búsqueda de alternativas al narcotráfico. Jiménez
Chicangana María, Wilfrido Jiménez Chicangana e Iván Jiménez Chicangana.
Semillas de paz. La obra del Padre Alcides Jiménez en el Putumayo. Eric Ávila Torres, ed.
(Bogotá: Coltag, artes gráficas, 2008)15.
343
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
a Puerto Caicedo en 1982, donde se estableció hasta ser asesinado
por las farc el 11 de septiembre de 1998. Enfrentar la expansión
del cultivo de coca en el Bajo Putumayo se convirtió en un objetivo central del Padre Alcides, por lo cual se propuso preparar a
las mujeres para enfrentar las consecuencias del conflicto armado
que vio intensificarse a medida que la coca se convertía en fuente
de financiación de los grupos armados. El Padre Alcides aclaró
que su trabajo estuvo determinado por:
En el momento del asesinato del padre Alcides, los paramilitares acababan de incursionar en el Putumayo. El conflicto
armado se había recrudecido, y el padre promovía la neutralidad activa de la población civil frente a los actores armados.
También se pronunciaba en contra del cultivo de coca, pues el
monocultivo iba en detrimento de la alimentación de la familia.
Estas posiciones le valieron la animadversión de los actores armados y los narcotraficantes.
la situación de las veredas, por la realidad que estábamos
viviendo: caminar por el campo y no encontrar plátano, arroz
o yuca, nos daba la iniciativa que debíamos empezar. Ahí no
podíamos hablar de salvación eterna sino de salvación eterna
histórica, de una realidad que se nos estaba desmoronando; entonces era imposible hablar de otras cosas, por eso los componentes de ese nuevo programa eran sembrar comida, dar salud
y proporcionar el desarrollo organizativo […]. Las primeras en
arrancar fueron las mujeres, pero siempre en asocio con sus
varones. Muchas eran viudas que sostenían el hogar. El camino
de la mujer brinda muchas posibilidades.3
Aun cuando se refiere al trabajo de la mujer en asocio con el
hombre —en clara alusión a la institución cristiana de la Sagrada
Familia— el trabajo del Padre Alcides se centró en la promoción
y organización de las mujeres del Bajo Putumayo a través de la implementación de un programa de desarrollo rural que denominó
“Mujer, caminos y futuro”. Este proceso de trabajo con las mujeres inició en los años ochenta en el municipio de Puerto Caicedo,
y permite acercarnos a la situación de la mujer en el Putumayo
desde una perspectiva histórica, en el marco de la economía del
narcotráfico y de los diferentes momentos del conflicto armado.
Eran esas pequeñas cosas que le
transforman la vida a uno
El Padre Alcides promovió varias actividades para empoderar a la mujer. En 1985 conformó un grupo de promotores y
promotoras parroquiales que llegaba a los lugares menos visitados de las veredas. Este equipo vicarial de promotores llegó a
estar compuesto por 22 personas entre 1989 y 1990 repartidos
en 5 municipios4 (Puerto Caicedo, Orito, Puerto Asís, Valle del
Guamuez y San Miguel): el grupo se encargaba de impulsar proyectos productivos para las mujeres. El padre Alcides buscó así
“que la mujeres aprendieran sobre el ingreso en la parte económica de la familia porque en ese tiempo las mujeres no ganaban
un peso y no sabían nada de nada”,5 recuerda una mujer de Puerto Caicedo. Otra mujer añade que el padre les decía:
No, es que con todo lo que está pasando ustedes son las
que van a tener que sufrir las consecuencias, ustedes son las
que quedan viudas, ustedes son las que quedan enfamiliadas.
Empecemos un movimiento que nos lleve a hacer un trabajo
a favor de la comida. Aquí no hay comida [refiriéndose a la
predominancia de los cultivos de coca], qué hacer para que
la gente siembre comida, qué hacer para que la gente se or-
3
Jiménez Chicangana María, Wilfrido Jiménez Chicangana e Iván Jiménez
Chicangana, Semillas de paz,17-18.
344
4
5
Entrevista n.º 7, mujer adulta, líder, octubre de 1999.
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
345
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
ganice. Entonces las mujeres [van] a convencer a los esposos
de que hay que sembrar comida. El empezó con ese cuento.6
Esto significó un cambio en el comportamiento de la mujer
que hoy se sigue promoviendo, tal como lo explica una líder:
El Padre Alcides resaltaba el papel que las mujeres podían
jugar “convenciendo a sus esposos” para que los hombres cambiaran el cultivo de coca como renglón económico principal de la
producción del hogar. Las mujeres tenían la sensibilidad necesaria
para pensar en las necesidades de la familia, como comenta una
líder: “muchas veces las mujeres jalan más para lo diario, para la
alimentación de la familia, para el sustento diario”.7
Capacitar a las mujeres en proyectos productivos fue uno de
los objetivos centrales del padre Alcides, como lo recuerda una
promotora: “se invertía en las fincas pero muy poquito, herramientas por ejemplo, pero en capacitación sí porque le gustaba
traer mucha gente de afuera para que nos capacitaran a nosotros y
capacitaran a la demás gente, el invertía mucho en capacitación”8
y publicaba cartillas que repartía con las enseñanzas adquiridas.
Para poner en práctica lo aprendido buscó cómo financiar dichos
proyectos y así lograr que las mujeres tuvieran ingresos:
El ayudó bastante en la cooperativa, consiguió unos préstamos para las mujeres, para que ellas después de un tiempo
[...] devolvieran esa plata. Por ejemplo, para que compraran
gallinas que pongan las huevos y luego devuelven la plata.
Ese recurso era uno de los primeros préstamos que había
acá en Caicedo, aquí no había banco ni Caja Agraria, y eso
ayudó bastante.9
6
Entrevista n.º 7, mujer adulta, líder, octubre de 1999.
Entrevista n.º 76, líder asmum, agosto de 2011.
8
Entrevista n.º 8, mujer adulta, Puerto Caicedo, Agosto de 2003. Entrevista
realizada por María Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de
región y ciudadanía en un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo:
el departamento del Putumayo. icanh -Colciencias.
9
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
7
346
Que [...] yo cuido las gallinas y le tengo que dar la plata porque él es el que maneja la plata... ¡No! Yo cuido las
gallinas y manejo la plata porque es mía, no tengo por qué
entregársela a mi esposo o compañero. Ya las mujeres están
haciendo su independencia.10
También fortaleció grupos de ahorro y crédito a partir de la
creación de fondos rotatorios porque “el padre Alcides decía que
a la gente se le iba acabar la plata y se iba a quedar sin nada”11 y
fundó la Cooperativa Amar:
Era una iniciativa de las mujeres, donde las primeras socias
éramos mujeres. 2000 pesos mensuales se ahorraban. [Hoy]
ya se tiene el local aparte y participan hombres. Es una cooperativa que tenía como objetivo las mujeres para ayudarlas en
el estudio a ellas y a sus hijos, para mejorar las viviendas, para
préstamos, capacitaciones de peluquería, para que las mujeres
les ayudaran a sus hijos y al marido.12
El padre Alcides buscaba así no solo incidir en las decisiones
de los hombres, sino también cambiar la situación de la mujer, a
quien veía limitada a los oficios domésticos y sometida a las decisiones tomadas por los hombres. Por consiguiente, insistía en que
“la mujer tenía que recuperar la palabra” y, para argumentar esta
posición, hacía referencia al pasaje del encuentro de Jesús con la
samaritana: “A Jesucristo no le importó en qué condiciones estaba
la samaritana, rompió el esquema en ese tiempo y habló con ella.
Las mujeres eran las portadoras de las buenas nuevas, eran las
10
11
12
Entrevista n.º 9, líder asmum, agosto de 2011.
Entrevista n.º 7, mujer adulta, líder, octubre de 1999.
Entrevista nº 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
347
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
primeras, eso está escrito en la Biblia”.13 Otra mujer señala que “el
padre Alcides decía que Jesucristo era un abanderado de las mujeres. [...] Él quería que las mujeres se expresaran”.14 De esta manera,
el padre se declaraba “defensor de las mujeres”, pues buscaba que
se diera “el milagro de la palabra, el milagro de hablar”; es decir,
la participación de la mujer con voz y voto y de manera autónoma.
En un contexto donde la religión católica tiene un lugar central
debido a la ascendencia andina de la población de colonos y al
trabajo misional en estos territorios,15 este discurso tuvo acogida
entre las mujeres de Puerto Caicedo. Incluso, llevó a cuestionar los
arreglos patriarcales en los cuales vivían inmersas, sobre los cuales
ellas recuerdan lo siguiente:
Yo solo tenía hasta tercero de primaria, porque mi mamá no
me puso a estudiar más. En ese tiempo decían que la mujer se
tenía que quedar en la casa y que el estudio era para los varones, a mis hermanos sí los ayudó.17
Las mujeres de nuestro municipio, en el área rural sobre
todo, eran maltratadas por sus esposos y también por la parte patriarcal. ya que los papás no las dejaban ir a reuniones,
solamente eran los hombres los que asistían. No les daban el
estudio completo, solo hasta tercero de primaria y se preparaba para el hogar. El padre Alcides en vista de eso quería que
se capacit[ara]n para terminar su primaria y si era posible
otro estudio.16
Tanto este como el siguiente testimonio recalcan la situación
de sometimiento al hombre de las mujeres en las veredas, pues
tanto esposos como padres les impedían salir de la casa. Este confinamiento de la mujer al ámbito privado estaba profundizado por
el bajo nivel de escolaridad al que tenían acceso:
Otro factor que incidía en el confinamiento de la mujer a la
esfera privada era la falta de la cédula de ciudadanía:
En ese tiempo, la mayoría no tenía identificación sobre
todo en el campo, las mujeres no tenían cédula, no tenían
nada, entonces el padre [Alcides Jiménez] hizo una campaña
para que todos los padres de familia, los compañeros, los esposos le colabor[ara]n a las mujeres para que les llegara el registro de nacimiento. […] Como antes las mujeres no votaban
sino los hombres...18
El Padre Alcides también promovió la planificación familiar
en una época donde hablar de sexualidad, como lo señala una
mujer “era un tema tabú, y aún lo es” y reconoce que “eran esas
pequeñas cosas que le transforman la vida a uno”.19 Sobre la forma
como llevó a cabo el programa de planificación relata la enfermera que colaboró con el Padre Alcides:
En esa época la que menos tenía era cinco hijos, otros 8,
9, 11 hijos y apenas con el ingreso del marido. Había mucho
hacinamiento, en una cama dormían cuatro, él les enseñó a
planificar y les decía que eso no era pecado, porque pensaban
que era pecado. Buscaba los métodos más adecuados de acuer-
13
Taller de Memoria en Puerto Caicedo, 15 de junio de 2011.
Taller de Memoria en Puerto Caicedo, 15 de junio de 2011.
15
En 1887 se firmó el Concordato entre el Gobierno Colombiano y el Vaticano
a través del cual se establecen misiones en los llamados “territorios de frontera”
de la región amazónica. El Concordato delegaba la presencia institucional a las
misiones. En 1904 se creó la Prefectura Apostólica del Caquetá y Putumayo, y el
capuchino Fray Fidel de Montclar fue la primera persona encargada de esta.
16
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
14
348
17
Entrevista n.º5, mujer adulta, El Placer, julio de 2011.
Entrevista n.º6 ,mujer adulta, líder, agosto de 2011.
19
Jiménez Chicangana María, Wilfrido Jiménez Chicangana e Iván Jiménez
Chicangana, Semillas de paz, 21.
18
349
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
do a cada persona, pero era difícil porque el esposo también
se debía capacitar para poder planificar, que conozca bien su
ciclo menstrual para planificar de forma natural. Otro método era la vasectomía para el hombre. Ellos pensaban que si se
hacían operar quedaban capados, que no servían para nada,
pero se hicieron operar algunos. También la ligadura de trompas, me acordé que se llevaban muchas mujeres a Puerto Asís,
había brigadas, venía un médico ginecólogo de Pasto y llevaba
yo 25 mujeres, se llevaban en un bus buscando la forma más
económica para que ellas pudieran ir y yo misma hablaba con
el hospital de Puerto Asís para que me las atendieran inmediatamente ya ellas estaban preparadas previamente. También la
colaboración de los esposos para que se hicieran operar, y dio
resultado. De ahí para acá se mermó un poco la familia, ya les
podían dar educación a todos los hijos o si no, era sobre todo
a los hombres mayores, a las mujeres las dejaban así no más
porque era para la familia. Hoy en día me da gusto saber que
mujeres de la zona rural son profesionales.20
Los cambios en los arreglos de género empezaron a ser evidentes, tal como se constata en el testimonio de un campesino del
municipio de San Miguel: “la mujer del Putumayo debe agradecerle a Alcides el haber logrado para ella un sitio en una región del
país donde era impensable que se le diera la importancia que ella
se merece”.21 Como resalta otro campesino de Puerto Caicedo: “es
que… ¡carajo! [El padre] hasta nos enseñó a ver a nuestras mujeres de una forma diferente, nos hizo quitar la vergüenza de lavar
los platos, de colaborar en la cocina, de pelar yuca y plátanos, de
no discriminarlas, de entregarle el afecto que ellas necesitan”.22
epílogo
Salto a la esfera pública y polinización:
el caso de asmum
El trabajo del padre Alcides Jiménez impulsó procesos organizativos más amplios, públicos, políticos y estructurados en el
departamento. Hacia finales de la década de los ochenta promovió la creación de una asociación de mujeres del municipio de
Puerto Caicedo, como lo recuerda una de las fundadoras:
Eso fue a raíz de que él miraba que aquí en ese municipio
o en el departamento del Putumayo las mujeres éramos muy
marginadas, entonces él dijo: no, las mujeres tienen que unirse, las mujeres tienen que organizarse, tienen que salir adelante, las mujeres no pueden seguir siendo sometidas. Él nos
fue reuniendo y hablamos con Betty Laura Vallejo [la principal promotora del programa de Desarrollo Rural]. Ella está
en Canadá, fue desplazada, y el padre desafortunadamente
falleció, pero a raíz de ellos fue que nació la organización asmum. En ese tiempo no se llamaba asmum sino simplemente
una asociación de mujeres del municipio, después fue que le
colocamos ese nombre.23
Con el fin de que las mujeres aprendieran de otras organizaciones de mujeres para que duplicaran este conocimiento en
el Putumayo, el padre Alcides también apoyó la asistencia de representantes de la mujer del Putumayo a la Cuarta Conferencia
Mundial de la Mujer “Acción para la igualdad, el desarrollo y la
paz”, celebrada en Beijing en 1995:
20
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
Jiménez Chicangana María, Wilfrido Jiménez Chicangana e Iván Jiménez
Chicangana, Semillas de paz, 142.
22
Jiménez Chicangana María, Wilfrido Jiménez Chicangana e Iván Jiménez
Chicangana, Semillas de paz,150.
Entrevista n.º13, Socorro Quenán, 2003. Entrevista realizada por María
Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de región y ciudadanía en
un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo: el departamento del
Putumayo. icanh-Colciencias.
350
351
21
23
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
A ese foro fue la profesora Luz Ayda Ibarra24 a representar a
las mujeres educadoras, Doris Marín de Puerto Asís a representar a las mujeres en la política y Betty Laura Vallejo [...] [a representar] al municipio de Puerto Caicedo, a las mujeres rurales.25
En 1998, una de las mujeres que había trabajado como promotora en
Puerto Caicedo con el padre Alcides fue elegida al Concejo de Puerto Caicedo. Desde allí impulsó la creación de la promotoría de la
mujer en el municipio, cargo en el que se posesionó y trabajó por dos
años otra mujer que había participado en la fundación de asmum:
La Declaración y la Plataforma de Beijing incluyó, “por solicitud de las feministas latinoamericanas, la lucha contra la violencia [hacia] las mujeres”26, lo cual influyó en la toma de conciencia
acerca de la situación en el Putumayo. Una vez regresaron de la
reunión se convocó a una asamblea de mujeres de todo el Putumayo, que tuvo lugar en la Iglesia de Puerto Caicedo, según relata
una fundadora de asmum:
vinieron de Orito, de La Hormiga, la Dorada, San Miguel,
de Puerto Asís y de Mocoa. Llegaron muchas mujeres, no recuerdo cuántas, pero eran muchas mujeres, creo que unas 200
mujeres… Primero se ubicaron las dificultades de las mujeres y
luego [se trabajó] buscando solución a eso. Se habló de salud,
de la economía y [qué hacer] para que las mujeres participaran
en la parte política, porque antes ninguna mujer salía al Concejo, por ejemplo.27
En ese momento, el padre Alcides criticaba a los gobernantes
que no administraban bien los recursos. También empezó a plantear
la necesidad de la participación de las mujeres en el campo de la política y a pensar en las candidaturas para los Concejos municipales y
a la Asamblea departamental de mujeres líderes de las comunidades.
[…] fui promotora como por dos años, en ese entonces nos
fue muy bien porque capacitamos a las mujeres en panadería,
en repostería, en lencería, en modistería, en muchas cosas.
Como era por medio de la Alcaldía y eso fue por medio del
Concejo que logramos eso, después vino un alcalde y nos quitó la promotoría. Nos dijo: “No hay más con qué pagar y se
acabó”. Yo creo que de ahí para acá se ha seguido trabajando
pero como más duro, porque por medio de la promotoría lográbamos cosas.28
Es así como uno de los objetivos de las mujeres del municipio
de Puerto Caicedo es recuperar este espacio.
La búsqueda de participación política de la mujer no reemplazó la asociación de mujeres; de hecho, se siguió fortaleciendo.
A raíz de los contactos establecidos con otras organizaciones de
mujeres en los eventos en los que hacía presencia asmum, Betty
Laura Vallejo siguió participando en un espacio nacional de mujeres. Por ello fue contactada por un grupo de mujeres en Medellín. Este grupo le propone la movilización a Mutatá, en el Urabá
antioqueño, el 25 de noviembre de 1996, municipio que había
sido declarado por la Organización Indígena de Antioquia municipio verde y en neutralidad activa.29 Dicho evento dio lugar al
24
Actualmente Luz Ayda Ibarra es la representante en el Putumayo de la Iniciativa
de Mujeres por la Paz-imp, movimiento nacional que surge en Estocolmo en
noviembre de 2001 en el marco de la Primera Conferencia de Mujeres Colombianas
por la Paz.
25
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
26
Grupo de Memoria Histórica, La memoria histórica desde la perspectiva de género, 32.
27
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
28
Entrevista n.º 13, Socorro Quenán, 2003. Entrevista realizada por María
Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de región y ciudadanía en
un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo: el departamento del
Putumayo. icanh-Colciencias.
29
Grupo de Memoria Histórica. Memorias en tiempo de guerra. Repertorio de iniciativas
(Bogotá: Puntoaparte editores, 2009), 54.
352
353
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
nacimiento del movimiento nacional Ruta Pacífica de las Mujeres. Se puede decir que “asmum es fundadora de la ruta”.30 Este
movimiento de mujeres buscaba manifestarse con respecto a la
violencia en contra de la mujer en el marco del conflicto armado.
De este tema no se había hablado hasta ese momento, pero las
promotoras decidieron acudir a la resistencia civil organizada.
Como resultado de la evaluación de la movilización se crea la
Ruta Pacífica de las Mujeres que consta de ocho sedes regionales,
fuera de la sede en Bogotá. Una de ellas es la del Putumayo, y
asmum es el punto de referencia desde donde se promueven las
actividades de la Ruta en la región, lo cual proyecta las actividades de la Asociación municipal al nivel departamental.
Vale la pena aclarar, como lo hace la Coordinadora Nacional de la Ruta Pacífica, que en las regionales “cada organización
mantiene su identidad en lo que hace en los proyectos que desarrolla, pero la Ruta es una apuesta política de la organización. Ni
la Ruta reemplaza lo que las organizaciones hacen ni la Ruta hace
lo que las organizaciones hacen.”31 Como punto nodal de la Ruta
Pacífica, las mujeres miembros de asmum siguen participando en
reuniones de mujeres del nivel nacional e internacional, como lo
comenta la actual coordinadora en el Putumayo:
asmum se consolidó como organización y quedó inscrita el 5
de junio de 1999 en la Cámara de Comercio del Putumayo como
una entidad democrática, participativa, cívica y comunitaria cuya
misión consiste en “elevar y mejorar integralmente la posición y
participación de las mujeres en el municipio de Puerto Caicedo
a partir de la capacitación de mujeres y hombres, del fortalecimiento de sus organizaciones y empresas productivas y su participación en la toma de decisiones del desarrollo local, regional,
nacional e internacional”.33 La participación en encuentros internacionales de mujeres,
su vinculación a la movilización nacional y la conformación de
asmum como nodo de la Ruta Pacífica en Putumayo puso en movimiento el proceso de “polinización”. Este es entendido como la
serie de “prácticas y circuitos de comunicación que se tejen entre
mujeres y organizaciones que no necesariamente comparten un
territorio, ni de hecho un lenguaje.”34 Se trata de la difusión de
discursos sobre los derechos de la mujer, la paz y la resistencia civil
contra la guerra —producidos tanto en el país como en el exterior— que se introducen en la región y dan nuevos significados a
los procesos que estaban llevando a cabo en el municipio, en respuesta a la agudización del conflicto armado. De esta manera se
introducen entre sus principios el de la no violencia, el feminismo,
el pacifismo y el antimilitarismo.
Decidí participar de unas reuniones que se hicieron en Medellín, después la movilización en 1998 en Bogotá. En abril de 1998
[hubo] un encuentro de solidaridad entre mujeres en la Habana
(Cuba), y el padre y Betty Laura ayudaron mucho para que yo
participara. Ya posteriormente a esa participación como que asumí de manera más directa el tema de la coordinación de la Ruta
y de integrar asmum y apoyar en las actividades de asmum.32
30
Entrevista n.º11, Marina Gallego, coordinadora de la Ruta Pacífica, marzo de
2012.
31
Entrevista n.º 11, Marina Gallego, coordinadora de la Ruta Pacífica, marzo de
2012.
32
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
354
La neutralidad activa y la resistencia
organizada de las mujeres
En este marco, el padre Alcides introdujo el discurso sobre el
Derecho Internacional Humanitario y las zonas de paz al Putumayo, ad portas de la entrada de los paramilitares a la región. Este
33
asmum. “Documento resumen sobre Misión y Visión” (Puerto Caicedo: Archivo
asmum, 2009).
34
Grupo de Memoria Histórica. Mujeres y guerra. Víctimas y resistentes en el Caribe
colombiano (Bogotá: Taurus, 2011), 329.
355
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
gesto no fue bien recibido por la guerrilla, tal como comenta una
promotora del programa de Desarrollo Rural:
En 1998, en medio de este recrudecimiento del conflicto
armado, se concretó la creación de una emisora radial comunitaria, promovida también por el padre Alcides, con el concurso
de los miembros de la Corporación Nuevo Milenio,38 que recibió el nombre de Ocaína Estéreo, en memoria a la comunidad
indígena que vivía entre los ríos Caquetá y Putumayo, arrasada
durante la feroz bonanza del caucho. Esta emisora se había concebido en un principio para que las mujeres del campo se capacitaran, pensando “en una escuela rural como en Sutatenza”.39
Pero al salir al aire se convierte no solo en herramienta de formación, sino “en un medio de información como parte de la
estrategia de neutralidad para hacer resistencia a la vinculación
de grupos armados, al monocultivo y para promover alternativas productivas organizadas como las de las mujeres modistas
o la panadería en la vereda El Progreso; se trataba el tema del
campo y de la seguridad alimentaria.”40 Uno de los creadores de
la emisora añade que buscaban que la emisora “uniera a los 20
mil habitantes del municipio inmersos en medio del conflicto
para plantearles salidas diferentes a la violencia”.41 Su director
comenta que la emisora,
Por haber participado en las marchas [cocaleras de 1996],
pues decían que ya iba haber presencia paramilitar y el padre [Alcides] se mete en eso y de ahí para acá seguimos haciendo foros, seguimos haciendo marchas, haciendo algunas
denuncias. Empezamos a hacer un trabajo de reflexión del
Derecho Internacional Humanitario… de lo que era la neutralidad… se hablaba era de paramilitarismo, nosotros nunca
pensamos, por decir algo, de que a la guerrilla no le fuera
a gustar eso… mas sin embargo ese cuento tuvo acogida en
Puerto Asís, tuvo acogida en La Hormiga, en Orito, la gente ya estaba hablando de eso… Y cuando la gente empieza
a hablarle duro a la guerrilla [exigiéndole observar el dih],
ellos dicen, “estamos perdiendo poder”. Mas sin embargo nosotros seguimos trabajando la propuesta e hicimos muchas
marchas; mataban una persona y salíamos a marchar, así la
matara la guerrilla.35
De esta manera, ante la inminencia de la entrada paramilitar
al Putumayo, se propusieron foros y marchas por la paz como formas de resistencia civil ante los actores armados. La directora de
asmum recuerda que el padre Alcides repetía: “tenemos que unirnos muchos porque vienen tiempos duros”, “vienen tiempos duros,
duros, duros”, y que analizaban “el contexto, el tema del conflicto,
los actores armados, en ese tiempo [nos referíamos] mucho [a] la
guerrilla y se vislumbraba un poco como la entrada del otro actor
armado”.36 El padre Alcides reiteraba así la importancia del poder
colectivo frente al poder individual y por eso proclamaba en su
programa de desarrollo rural la necesidad de trabajar unidos.37
35
36
37
Entrevista n.º 7, mujer adulta, líder, octubre de 1999.
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
356
se ha convertido en el centro de encuentro de las organizaciones […] a la emisora llegan a hacer sus programas las
organizaciones, son de las pocas emisoras comunitarias del
38
La Corporación Nuevo Milenio es una ong que sigue activa en Puerto Caicedo.
Se fundó en el año de 1995 —fecha en la que le otorgaron personería jurídica— por
iniciativa del padre Alcides, quien pensaba delegar sus actividades a una entidad
que pudiera gestionar recursos para seguir con los proyectos productivos. Hoy en
día es la entidad que tiene a su cargo la emisora comunitaria.
39
Entrevista n.º 6, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
40
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
41
Ocaína Estéreo recibió el aval del Ministerio de Cultura para convertirse en
Radio Ciudadana. En el 2009 recibió el premio a mejor desempeño en los
procesos promovidos por Radios Ciudadanas. Véase Bocana Puerto Caicedo,
“Ocaína Estéreo, ganadora en el Premio Nacional Radios Ciudadanas”, http://
bocanapuertocaicedo.blogspot.com/2009/09/ocaina-estereo-ganadora-en-elpremio.html (consultado el 26 de julio de 2012).
357
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
Putumayo que tiene esa filosofía de comunitario, las organizaciones sin ningún costo tiene su participación, pueden divulgar su proceso organizativo, lo que hacen, lo que piensan
hacer y el pensamiento de las personas.42
cabo de un mes. Después del asesinato del Padre Alcides, una
promotora recuerda:
Las mujeres tienen hoy en día un espacio los sábados en la
mañana de nueve a diez, llamado “Mujer, caminos y futuro”43
recordando el nombre que el padre Alcides le puso a su programa de desarrollo rural llevado a cabo con las mujeres. En este
programa radial se busca convocar a las mujeres, difundir sus
derechos y los logros que el movimiento nacional de mujeres ha
alcanzado en estos aspectos.
Como parte de su búsqueda de salidas frente a la creciente
ola de violencia, el padre Alcides organizó la Semana por la
Paz entre el 8 y el 11 de septiembre de 1998. Las actividades
de esa semana finalizaron con la Marcha por la Amistad, en la
cual se trató la seguridad alimentaria como una estrategia de
la neutralidad activa, que para este momento se promocionaba
insistentemente y que coincidía con la entrada de los paramilitares y la presión de la guerrilla sobre los habitantes del Putumayo para que se manifestaran en contra de esta. En síntesis, la
lucha iba “más allá de solo el monocultivo de la hoja de coca”.44
Se repartió “la chicha de la amistad”, hecha simbólicamente
con el maíz de la convivencia y a la 1:00 p.m. del 11 de septiembre se dio por terminada la marcha. A las 5:30 p.m. de ese
mismo día, en plena celebración de la misa el padre Alcides es
asesinado por las farc. En los hechos también resulta abaleada
Evangelina Andrade, quien ayudaba en todos los oficios que
requería el mantenimiento de la iglesia; Evangelina murió al
Me dio mucho miedo cuando a él lo mataron porque me
tocaba la zona de El Picudo y Arizona [Puerto Caicedo] y
donde llegaba me salía la guerrilla, entonces nos daba demasiado miedo, le cogimos horror a la guerrilla, a nosotros nos
hablan de guerrilla y es horrible… Porque yo veía esa gente y
temblaba, no podía ni caminar y donde llegábamos a una vereda estábamos solos dos días trabajando tranquilos cuando
ellos que llegaban. Al padre lo mataron en septiembre y yo
terminé ese contrato y no volví… Dejaban trabajar, pero a mí
me daba miedo, o sea, en ese tiempo dejaban trabajar pero
cuando llegaron las autodefensas ya no dejaban trabajar, nosotros de aquí del pueblo no podíamos estar allá.45
Una de las fundadoras de asmum relata:
Cuando el padre falleció nosotras nos quedamos estancadas […]. Nos quedamos como dos años quietas, no seguimos, sentíamos mucho el fallecimiento del padre Alcides, la
ida de Betty Laura, pero después nos pusimos a pensar que
el padre Alcides quería que sus procesos [continuaran] [...],
entonces dijimos “no podemos dejar el proceso así, tenemos
que seguir adelante”. Volvimos y nos organizamos, invitamos
más mujeres y ahora estamos muy bien, para mí estamos muy
bien, inclusive estamos trabajando con organizaciones a nivel
nacional e internacional, estamos trabajando con la Ruta Pacífica de las Mujeres.46
Entrevista n.º 10, hombre adulto, líder, agosto de 2003. Entrevista realizada
por María Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de región
y ciudadanía en un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo: el
departamento del Putumayo. icanh -Colciencias.
43
Taller de Memoria en Puerto Caicedo, 15 de junio de 2011.
44
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
45
Entrevista n.º 8, mujer adulta, Puerto Caicedo, agosto de 2003. Entrevista
realizada por María Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de
región y ciudadanía en un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo:
el departamento del Putumayo. icanh-Colciencias.
46
Entrevista n.º 13, Socorro Quenán, 2003. Entrevista realizada por María
Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de región y ciudadanía en
un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo: el departamento del
358
359
42
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Foto Museo sobre el Padre Alcides
Fuente: María Luisa Moreno, Puerto Caicedo, 2011
El año 2000 marca la reactivación de asmum. El vínculo con
la Ruta Pacífica de las Mujeres va a resultar determinante para
este proceso, pues se empieza a trabajar alrededor de los principios que identifican la Ruta y que responden al contexto del conflicto armado que se intensifica en este año, tal como lo señala la
Coordinadora de la Ruta a nivel nacional al referirse a asmum:
Lo que recogieron de la Ruta [Pacífica de las Mujeres] fue el
feminismo y el pacifismo: esa es nuestra filosofía, nuestra ideología. Es un trabajo político en torno al conflicto armado. El feminismo fue un sello. Es nuestra apuesta filosófica como forma de
cuestionar todas las estructuras de autoridad patriarcal… Para
Putumayo. icanh -Colciencias.
360
epílogo
nosotras, la guerra es la expresión más alta del patriarcado: es la
expresión culmen. 47
Este proceso de organización y movilización de las mujeres
en Putumayo coincide con el discurso internacional que promueve un papel más relevante de las mujeres en la promoción de la
paz y la prevención de conflictos. En octubre de 2000, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó la resolución 1325
sobre “mujeres, seguridad y paz” en cual se exigió prevención y
protección de la violencia de género y una mayor inclusión de las
mujeres en los procesos de construcción de paz. El apoyo a las
iniciativas de las mujeres en la construcción de paz que se deriva
de la resolución hace que la cooperación internacional reciba este
mandato y apoye organizaciones de mujeres que proponen iniciativas de paz frente al conflicto armado en el país. Esta financiación internacional permitió la consolidación de procesos locales
adelantados por las mujeres en las regionales de la Ruta Pacífica,
tal como se explica a continuación para el caso del Putumayo.
Movilizaciones e iniciativas de memoria
La movilización “Contra las fumigaciones, la guerra y por la
desmilitarización” se llevó a cabo el 25 de noviembre de 2003.
Fue una de las movilizaciones de la Ruta Pacífica —en Puerto
Caicedo— de las Mujeres organizada por asmum que contó con la
participación de tres mil quinientas sesenta mujeres provenientes
del Putumayo, Cauca, Nariño, Valle del Cauca, Caquetá, Risaralda, Tolima, Huila, Santander, Barrancabermeja, Bolívar, Atlántico, Chocó, Antioquia y Bogotá.48 Esta movilización evidencia la
fortaleza alcanzada por las mujeres en el Putumayo en cuanto a
47
Entrevista n.º 11, Marina Gallego, Coordinadora de la Ruta Pacífica, marzo de
2012.
48
Ruta Pacífica de las Mujeres. “Declaración del Movimiento de Mujeres contra la
guerra en su movilización al Putumayo”, 25 de noviembre de 2003.
361
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
su participación activa en la esfera pública. La coordinadora de la
Ruta Pacífica en el Putumayo comenta al respecto:
En el año 2001 empezamos un poco a plantear la posibilidad
de hacer toda la movilización hacia el Putumayo porque empezó
también toda la política antinarcóticos y las fumigaciones, todo
eso en el 2002, pero nosotras siempre lo analizábamos y finalizaba la reunión diciendo “consideramos que no hay garantías”,
había confinamiento y todavía estaba como fuerte la cosa… ¡Uff!
Fueron dos años que la desmontamos. En el 2002 fue donde más
crítico estaba lo de la incursión paramilitar, más fumigaciones,
el desplazamiento, ya muchas mujeres no estaban, ya no estaba la
tristeza y la desolación de Alcides sino el temor por la incursión
paramilitar. Finalizando el 2002 y empezando el 2003 nos armamos de valor, y fue el momento en que dijimos “hemos madurado y avanzado”; hicimos la movilización [en noviembre 25 de
2003, día internacional de la no violencia contra las mujeres], y
creo que la movilización partió en dos la historia del municipio.49
La coordinadora regional recuerda que en la visita del delegado de la embajada de Suiza y el representante del Programa para
la Promoción de la Paz-Suippcol, donde evaluaban las condiciones
para hacer la movilización, consideraron que “era como querer
avanzar en un proyecto que no tendría futuro, que de pronto iba
a ser como descalabro”. Sin embargo, afirma, “igual lo hicimos, y
después de esa movilización fue celebración tan grande”.50 Por su
parte, la coordinadora nacional de la Ruta aclara:
En el Plan [de Inversión presentado a Suippcol], pusimos que
la movilización en el 2003 era al Putumayo para trabajar lo que
estaba pasando con las mujeres y las fumigaciones, el Plan Co-
49
50
Entrevista n.º 12, líder asmum , agosto de 2011.
Entrevista n.º 12, líder asmum , agosto de 2011.
362
epílogo
lombia, la militarización, todo eso… La coordinadora regional
nos insistía, y nos daba mucho temor porque era una región donde no había infraestructura. Movilizar 3500 mujeres era un poco
complicado para la regional y ellas dijeron que lo hacían. Fuimos
varias veces a acompañar el proceso, y ellas prepararon ese recibimiento. Era más grande la movilización que el municipio.51
Uno de los logros más tangibles de la marcha fue haber podido movilizar hasta el casco urbano mujeres que venían de las veredas retando el control y los retenes paramilitares, así como transitar con toda la caravana de buses después de las seis de la tarde
entre Mocoa y Puerto Caicedo. Así lo señala la coordinadora de la
Ruta en Putumayo: “lo que significa llegar aquí a Puerto Caicedo
un 50% de la población que tiene el municipio, eso fue histórico,
realmente en ese tiempo era imposible moverse después de las seis
de la tarde”.52 También recuerda que la otra caravana de mujeres
que venía a las seis y media de la mañana atravesó el río Guamuez
y encontró que entre el Valle del Guamuez y Orito el tubo que
conduce el petróleo había sido dinamitado y se estaba quemando;
sin embargo, esto no intimidó a las mujeres. Para llegar al lugar de
encuentro pasaron el incendio caminando.
La movilización se llevó a cabo en uno de los momentos más
álgidos del conflicto armado en el Putumayo. Por lo tanto, se convirtió en “un símbolo de protección y visibilización de lo que estaba
pasando acá”,53 en palabras de la coordinadora regional. Se tejió
“la colcha de la protección” con 17 mensajes de resistencia. Al denunciar las múltiples violencias de las que estaban siendo víctimas
las mujeres en el Putumayo, se empoderaron frente a los actores
armados, a quienes se les envió el mensaje implícito: las mujeres
locales habían superado el miedo, y ahora podían denunciar y ha51
Entrevista n.º 11, Marina Gallego, coordinadora nacional de la Ruta Pacífica,
marzo de 2012.
52
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
53
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
363
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
cer visibles sus abusos a través de la solidaridad del movimiento nacional de mujeres. Se fortalecieron así tanto la Ruta Pacífica como
asmum, en su condición de centro dinamizador de las banderas
del feminismo y del pacifismo en la región. Por esa misma vía se
fortalecieron otras organizaciones de mujeres que participaron en
la movilización. Al respecto, una fundadora de asmum compara la
situación de la organización en el tiempo y comenta:
se ha convertido en una compañera permanente en las movilizaciones de la Ruta Pacífica”,56 que se ha caracterizado por hacer
uso de símbolos en sus manifestaciones. Las mujeres del Putumayo estaban defendiendo la alimentación de la familia, su seguridad alimentaria y el sustento diario. Pusieron a consideración
que las fumigaciones —que continúan hasta hoy— han incidido
en la profundización de la situación de pobreza57 por cuanto han
afectado sus cultivos de pan coger. Para hacer alusión al hambre
que han dejado las fumigaciones, llevaron consigo ollas vacías.
(Véase, al final del epílogo, la Declaración del Movimiento de
Mujeres contra la Guerra en su movilización al Putumayo, donde
se consignan sus denuncias y exigencias).
Cabe mencionar que mientras se llevaba a cabo la movilización fue asesinada en Villagarzón la líder Luz Marina Benavides,
quien había denunciado públicamente la relación de los paramilitares con la Fuerza Pública.58 Esta muerte, que buscaba intimidar a
las mujeres, no impidió que aquellas que venían pensando en conformar una alianza departamental de organizaciones de mujeres,
y que estaban participando en la movilización, decidieran a partir
de esta experiencia, darle vida a la organización.
Una mujer de Puerto Caicedo que se desplazó a Mocoa a raíz
de las amenazas de los paramilitares a su esposo comenta cómo se
forjó la idea de organizar la Alianza Departamental:
Cuando nosotros iniciamos, usted iba a una reunión y las
mujeres no hablaban... nadie, la participación, no… ya ustedes
nomás miren lo de la Ruta Pacífica: en esas reuniones de mujeres cómo participan. Por lo menos ellas ahora se preocupan,
[hay] mucha mujer del campo que es bachiller. [...] En esa época no, no le digo que no sabían ni planificación familiar, ahora
las mujeres se preocupan, aquí nomás mira bastantes madres
de familia con tres, cuatro, cinco hijos y bachilleres.54
Es necesario resaltar que la movilización del 2003 tuvo como
eje la denuncia de las aspersiones aéreas con glifosato promovidas por el Plan Colombia por cuanto habían aumentado “el proceso de deterioro social y familiar que se inició con el abandono
estatal, con la posterior llegada de los narcotraficantes y que se
intensificó con la entrada de los actores armados”.55 El afiche que
convocó a la movilización era el cuerpo desnudo de una mujer:
la mitad mostraba la desolación que dejan las fumigaciones, y
la otra mitad daba cuenta de la vida. En el afiche se leía “Fumigaciones igual miseria”. Las mujeres llevaron sombrillas negras
con campanitas verdes, con lo cual se simbolizaba un manto de
protección contra la fumigación y “a partir de allí [la sombrilla]
me encuentro con otras mujeres desplazadas de otros municipios, incluso de Caicedo. Decíamos […] aquí empezamos
56
54
Entrevista n.º 8, mujer adulta, Puerto Caicedo, agosto de 2003. Entrevista
realizada por María Clemencia Ramírez en el marco del proyecto Construcción de
región y ciudadanía en un contexto de guerra internacional contra las drogas y el terrorismo:
el departamento del Putumayo. icanh-Colciencias.
55
Ruta Pacífica de las Mujeres. Boletín No. 2 http://www.rutapacifica.org.co/
boletin2.html (consultado el 18 de julio de 2011),
Grupo de Memoria Histórica, Mujeres y guerra, 60.
Según el DANE, con base en el censo de 2005, el Putumayo reporta un índice
de Necesidades Básicas Insatisfechas del 26,54% en la cabecera departamental
y del 46,22% para el resto del departamento. Véase dane, “Necesidades básicas
Insatisfechas NBI, por total, cabecera y resto, según departamento y nacional.
Resultados censo general 2005”, http://www.dane.gov.co/censo/files/resultados/
NBI_total_30_Jun_2011.pdf !"#$%&'()*#+,'+-.+*,+/&'0#+*,+12-134
58
Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo.
Caracterización de la situación de las mujeres del Putumayo (2007-2008), marzo de 2009,
7 [no publicado].
364
365
57
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
un día a mirarnos como que somos las mismas y empezamos a
pensar en otra organización y acá nace otra organización interesante que es la Alianza Departamental de Mujeres, que es en
la que hoy estamos participando.59
nes de Mujeres del Putumayo, “Tejedoras de Vida”, después de la
Movilización de la Ruta Pacífica. La Alianza tiene como objetivo
“promover un proceso de articulación, fortalecimiento y unión de
las organizaciones de mujeres (o lideradas por mujeres) en el Putumayo, dirigido a lograr mayor coordinación, empoderamiento
e incidencia frente a la defensa de sus derechos, el mejoramiento
de su situación económica y social, en particular lo referido a la
protección y garantía de la seguridad alimentaria y la resistencia
pacífica a la guerra”.61 La Alianza recogió varias organizaciones de
mujeres que se estaban creando en Putumayo incentivadas por el
requisito del Plan Colombia de asociarse para acceder a recursos
para desarrollo alternativo, así como en respuesta al impacto del
conflicto armado en las familias. También se nutrió de un proceso
de formación de 60 mujeres dirigentes que había iniciado durante
el 2003 el Comité Andino de Servicios, cas-afsc (American Friends
Service Commitee)62. En síntesis, se trató de “un espacio de articulación y concertación política de las organizaciones de mujeres,
organizaciones feministas y lideresas del departamento”.63
En el 2004 en Mocoa, capital del Putumayo, la Alianza convocó a una marcha como protesta por el asesinato de Martha Jamioy, gobernadora indígena que se opuso a la ocupación de sus
territorios en Puerto Guzmán por parte de las farc, y en la cual
participaron más de 500 mujeres.64 Así mismo se registraron protestas y presencia de las mujeres en espacios públicos para manifestarse en defensa de sus derechos, “para llamar la atención de las
administraciones locales y organizaciones nacionales”.65 Como lo
formula la coordinadora de la Ruta Pacífica en el Putumayo:
La presidenta de la Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres recuerda:
esta organización se ha venido conformando desde el 2003,
cuando en el Putumayo las mujeres empiezan a ver cantidad
de asesinatos y en ese momento teníamos conformado el Consejo Municipal de Mujeres en Mocoa. [...] Este consejo empezó
a ampliarse, la idea era conformar un consejo en cada municipio para las mujeres, pero después pensamos primero unirnos
lideresas, las que venían con los problemas de los diferentes
municipios, más que todo desplazadas, indígenas, afro, y nos
dimos a la tarea de aliarnos todas para poder defendernos
por la vida […]. La línea más grande se dedicó la defensa de
los derechos de las mujeres, hablarles de que existían unos
derechos que ellas podían denunciar, buscar medios de protección... Nos dimos a la tarea de organizarnos y se convirtió
en la Alianza Departamental.60
El mencionado Consejo Municipal de Mujeres respondía al
Decreto 1182 de junio de 1999, que estableció la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer. Esta entidad empieza a difundir el discurso de los derechos de la mujer, y la alcaldía de Mocoa
lo retoma al crear el Consejo Municipal de Mujeres. Las mujeres
empiezan a incorporar este discurso en su búsqueda de conformar una organización departamental.
Se crea entonces la Alianza Departamental de Organizacio-
59
60
Entrevista nº 14, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
Entrevista n.º 15, líder Fátima Muriel, noviembre de 2011.
366
61
Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo, Caracterización..., 6.
62
Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo, Caracterización..., 7.
63
Entrevista n.º 12, líder asmum, agosto de 2011.
64
Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo, Caracterización..., 7.
65
Alianza Departamental de Organizaciones de Mujeres del Putumayo, Caracterización..., 7.
367
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
Tenemos que trazarnos un plan de acción participativo
que nos lleve a las mujeres en el departamento del Putumayo
a sentir que estamos siendo parte activa y proactiva del cambio social y del reconocimiento de nosotras como sujetas de
derecho y aportando al cambio del departamento.66
parte del Estado 67. El caso se encuentra en la impunidad, pues
aunque se sabe quién dio la orden de los delitos cometidos contra ellas, aún no ha sido castigado.
Durante la movilización y, como una iniciativa de memoria,
se levantó en Mocoa “el Muro de la verdad” en el cual se plasmaron “en planillas de chonta negra (madera única de esta región
amazónica)”68 los nombres de 170 mujeres víctimas, para que vivan en la memoria de los putumayenses.69 En el parque central
del casco urbano de La Dorada del municipio de San Miguel se
pusieron placas en memoria de las hermanas Galárraga.
Otra de las movilizaciones de mujeres llevada a cabo en el
departamento, organizada por la Alianza de Organizaciones de
Mujeres del Putumayo “Tejedoras de Vida” y la fundación Minga, fue la marcha en solidaridad con las hermanas Galárraga
Meneses y con todas las mujeres víctimas del conflicto armado.
Esta movilización se realizó en distintas localidades del Putumayo el 8 y 9 de octubre de 2010. El caso de las cuatro hermanas
Galárraga Meneses es un caso emblemático de los muchos casos
de niñas y mujeres víctimas de desaparición forzada y símbolo
de la violencia hacia las mujeres en el Putumayo. Se trata de
una joven de 22 años, un par de gemelas de 18 y una niña de 13
años, quienes fueron señaladas de tener relaciones afectivas con
jóvenes simpatizantes de la guerrilla. En enero de 2001 fueron
detenidas en San Miguel por el grupo paramilitar Bloque Sur
Putumayo de las auc, y las cuatro sufrieron tortura, violencia
sexual y grave maltrato antes de ser asesinadas y desaparecidas.
Su familia recibió amenazas de muerte por buscarlas y tuvo que
huir de la región. Nueve años después —gracias a la búsqueda
incansable de sus familiares— los restos mortales de las cuatro
hermanas fueron identificados y entregados a la madre el 8 de
julio de 2010. Hasta el día de hoy los familiares viven amenazados y sufren el abandono humanitario y la desprotección por
Muro de la Verdad en Mocoa
Fuente: María Luisa Moreno, Mocoa, 2011
67
Testimonio de la coordinadora de la Ruta Pacífica en el Putumayo. Disponible en
el documental “El derecho a la palabra. Mujeres que hacen historia” realizado en
2009, por Fátima Muriel de Flórez como parte de su tesis de maestría del Programa
GEMMA, con la colaboración de Minga, para el Instituto de Estudios de la Mujer
de la Universidad de Granada España, con financiación del CICODE- Centro de
Iniciativas de Cooperación al Desarrollo.
Fundación Nydia Erika Bautista para los Derechos Humanos, minga (Asociación
para la Promoción Alternativa Financia) y fos Fondo para la sociedad civil,
crímenes ocultos e impunes. Informe, desapariciones forzadas sin verdad ni justicia en el
bajo y medio Putumayo (Bogotá: s.e., 2012), 48.
68
Fundación Nydia Erika Bautista para los Derechos Humanos, minga y fos,
Informe, desapariciones forzadas..., 12.
69 !""#$%%&'(&)*&+#"&'+,-./,0,1#"2345'361#3"473-%89::%9;%&07!(<3=>3"360&?734!"-'
368
369
66
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
Placa conmemorativa a las hermanas Galágarra.
Fuente: María Luisa Moreno, San Miguel 2011
Otra iniciativa de memoria promovida por asmum gira en
torno a la figura emblemática del padre Alcides. Anualmente
en la primera o segunda semana de septiembre se lleva a cabo
en Puerto Caicedo el Encuentro cultural, recreativo y ambiental Alcides Jiménez. Durante esa semana se rememora su legado tanto
a nivel de la visión sobre lo que debía hacer el ser humano para
vivir en paz, sobre la verdadera riqueza que no es material sino
espiritual, así como de sus enseñanzas prácticas sobre cultivo y
transformación de productos nativos. Tal es el caso de las frutas
amazónicas y la elaboración de mermeladas y tortas, o el procesamiento de cremas, shampoo y jabones a partir de plantas como
la sábila, entre otros productos. En este encuentro también se
370
epílogo
lleva a cabo un concurso de música campesina. Se trata, en síntesis, y como lo explica una promotora “de una feria en homenaje
a él y a sus enseñanzas”.70
En el 2007, cuando la comunidad pudo volver a salir a las
veredas como resultado de la disminución del conflicto, las líderes
de asmum reanudaron el trabajo que caracterizó a esta organización en sus inicios. En memoria del padre Alcides retomaron la
“filosofía del campo” y empezaron a trabajar con Comités rurales
en las veredas. Al realizar de nuevo talleres en la zona rural del
municipio de Puerto Caicedo, comentan lo siguiente: “encontramos realidades crudas, mujeres sometidas, […] [pero también]
nos encontramos con algo hermoso: reconocen el trabajo del padre Alcides y quieren seguir la formación que daba Alcides”.71
En diciembre de 2008 asmum hizo un diagnóstico de mujeres y organizaciones en el municipio de Puerto Caicedo, que les
permitió tener un panorama más claro de cómo se están viendo
las mujeres en cuanto víctimas. A partir de dicho diagnóstico, han
trabajado con las mujeres para que se reconozcan como víctimas
y puedan reclamar aquello que perdieron injustamente y que era
producto de su trabajo. En el marco de la conmemoración del
día de la no violencia, se han hecho talleres con mujeres víctimas,
donde ellas han dado sus testimonios y encuentran apoyo en otras
mujeres. También han elaborado una lista de mujeres muertas durante el conflicto armado. De esta manera, asmum está trabajando en procesos de reconciliación y reconocimiento de las mujeres
víctimas en el Putumayo. Por otra parte asmum ha promovido
grupos como la Organización Semilla de Paz, en la que participan jóvenes adolescentes que empiezan así su formación en los
derechos que tienen como mujeres, y el Teatro Efímero que pone
en escena obras de teatro que hacen alusión al conflicto armado
que ha vivido la comunidad del departamento, constituyéndose
en otra iniciativa de memoria.
70
71
Entrevista n.º 14, mujer adulta, líder, agosto de 2011.
Taller de lectura del documento de gmh, Puerto Caicedo, junio de 2012.
371
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
Los procesos organizativos de mujeres y las iniciativas de
memoria hasta aquí presentadas nos invitan a reflexionar sobre
el papel que ha jugado el conflicto en los procesos de emancipación y empoderamiento de las mujeres. El siguiente testimonio
señala que para algunas mujeres la lucha por la paz y una sociedad más justa está vinculada con la lucha por unos arreglos de
género más equitativos:
En el 2011 ya vienen a coger la organización nuestros hombres. Como ahora sí hay libertad ya podemos salir de noche, a
las seis de la tarde salimos, me puedo poner botas porque ya
no nos van matando así como así. Desde el 2011 ya los hombres ven que no hay tanto problema y entran ellos a coger
otra vez la junta de la organización Acsomayo, pero de todas
maneras yo sigo como vocal, digo que debe haber una mujer
ahí, muchachos.75
Cada una tiene su propia historia. Unas más dramáticas,
otras más llevaderas; y que de cierta forma somos nosotras las
que tenemos en las manos los hijos y que de nosotras también
depende mucho la educación de ellos. [De nosotras depende]
que tratemos de cambiar estos esquemas y que nos tengamos
más libertad y que los hombres también asuman responsabilidades dentro del hogar.72
Sin embargo, debemos preguntarnos ¿qué tan sostenible es el
cambio en el imaginario femenino? La ambivalencia sobre la prevalencia de los arreglos de género frente a un cambio coyuntural de
estos se puede observar en los siguientes testimonios: por una parte
se señala que frente a los asesinatos de los hombres “las mujeres
comenzamos como estrategia a meternos en las juntas de acción
comunal para poder trabajar, a ver si ya empiezan a matarnos entonces a nosotras”.73 Es también el caso de la Asociación de Comunidades Campesinas, Indígenas y Afrocolombianas del Corredor
Fronterizo Puerto Vega-Teteyé (acsomayo)74 de Puerto Asís, que es
liderada por mujeres. Sin embargo, una mujer de esta organización
comenta que el ejercicio del liderazgo femenino continuó hasta el
2011, cuando los hombres empezaron a retomar la dirigencia:
Con todo, se puede afirmar que las mujeres han asumido un
papel fundamental en la preservación del tejido social y productivo en medio de la guerra, el desplazamiento, la crisis humanitaria
y de derechos humanos.76 Es así como la Alianza de Organizaciones de Mujeres del Putumayo “Tejedoras de Vida” fue reconocida
por sus denuncias y rechazo a la violencia contra las mujeres por
las embajadas de Francia y Alemania al otorgarle el premio de
paz y derechos humanos Antonio Nariño el 12 de diciembre de
2011.77 En sus declaraciones señalaron: “Si nosotras nos quedamos calladas nos matan y si hablamos nos matan, entonces que
nos maten hablando”.78 Con ello hacían alusión a la superación
del miedo a denunciar los abusos que se cometen contra las mujeres. La coordinadora de la regional de la Ruta Pacífica, quien
también participa en la Alianza de Organizaciones de Mujeres
del Putumayo aseguró que su labor es la de “mantener el anhelo
de pensar en un Putumayo sin guerra que permita construir un
nuevo tejido social y también la reconstrucción de la memoria de
lo que sucede en su tierra”.79
75
Taller de Memoria en Puerto Asís, 7 de agosto de 2011.
Muriel de Flórez, Fátima, Cicode, Minga y Universidad de Granada. El derecho a
la palabra. Mujeres que hacen historia (2009), documental.
74
Está conformada desde el año 2002. Integra 73 Juntas de Acción Comunal, 7
cabildos indígenas y tiene jurisdicción en 5 corregimientos, 5 cabildos y 2 resguardos.
Taller de Memoria en Puerto Asís, 7 de agosto de 2011.
Alianza Departamental, Caracterización..., 9.
77
Semana.com. “Mujeres de Putumayo ganadoras de premio nacional derechos
humanos”
http://www.semana.com/nacion/mujeres-putumayo-ganadoras-premio-nacional-derechos-humanos/169078-3.aspx
78
Semana.com, “Mujeres de Putumayo...”.
79
Semana.com. “Mujeres de Putumayo...”.
372
373
76
72
73
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
epílogo
En conclusión, cabe resaltar en primer lugar, el hecho de que
las organizaciones de mujeres reseñadas hayan emergido en un
contexto excluyente y de violencia, que antes que contenerlas se
convirtió en una estructura de oportunidad para la visibilización
de las mujeres en el departamento. En segundo lugar, es importante señalar que la Iglesia puede ser una aliada en la promoción
de los derechos de la mujer, a partir de la interpretación de las enseñanzas de la Biblia desde una perspectiva de género, tal como lo
hizo el padre Alcides, quien enfocó su trabajo en la mujer. Además,
con la labor que este desarrolló, se pone en evidencia el vínculo
entre la capacitación de la mujer y su participación en procesos sociales más amplios. En tercer lugar, cabe resaltar el hecho de que
las iniciativas locales se hubieran articulado desde tan temprano
con organizaciones del nivel nacional como es el caso de la Ruta
Pacífica, organizaciones estatales como la Consejería de la Presidencia y agencias del nivel internacional, como la promotora de la
Conferencia de Beijing. Esto hizo que las organizaciones locales se
fortalecieran y ampliaran sus temas de trabajo a aquellos relacionados con sus derechos como mujeres y como víctimas de la violencia.
Pero sobre todo, se inició una reflexión sobre los arreglos de género
patriarcales dominantes, los cuales se busca cambiar. Sin embargo,
en zonas donde la disputa por el territorio y su población se hizo
más intensa, las mujeres no pudieron resistir de manera organizada, tal como sucedió en la inspección de El Placer.
Por último, a continuación transcribimos la declaración que
se hizo en el marco de la movilización de la Ruta Pacífica de las
Mujeres en 2003. Vale la pena señalar que esta declaración no ha
perdido vigencia, pues tanto el conflicto armado como las fumigaciones continúan:
Lo ilícito, es la guerra, el desplazamiento, el desarraigo, las
fumigaciones, la destrucción y el miedo.
El 25 de noviembre del año 2003, con la presencia de tres
mil quinientas mujeres provenientes del Putumayo, Cauca, Nariño, Valle del Cauca, Caquetá, Risaralda, Tolima, Huila, Santander,
Barrancabermeja, Bolívar, Atlántico, Chocó, Antioquia y Bogotá,
en Puerto Caicedo, nos reafirmamos en nuestras propuestas y queremos a nivel nacional e internacional expresar:
¡Rechazamos el tratamiento criminal del que está siendo víctima la población de toda esta región y reivindicamos que los productores/as de la hoja de coca, sean tratados como tales, no como
narcotraficantes y/o como actores armados!
¡Denunciamos ante el país y la comunidad internacional la
política militarista del actual Gobierno, el cual privilegia el uso de
las armas y la fuerza para tratar problemáticas sustentadas y generadas en la pobreza, en la expropiación histórica, la marginación
y la ausencia de gobernabilidad!
¡Exigimos que las mujeres y los hombres del Putumayo puedan tener una voz propia y una incidencia en las decisiones en que
las que se está jugando su vida, su salud, la de sus hijos e hijas y de
la tierra que les da sustento!
¡Que se detengan las fumigaciones que están deteriorando la
salud y la vida de toda esta población y acabando con el ambiente
y con los cultivos tradicionales y alternativos!
¡Demandamos un acuerdo humanitario que proteja los derechos básicos de la población civil y de las mujeres en particular. El
Gobierno no puede continuar siendo cómplice del genocidio que
se está cometiendo con las comunidades indígenas y campesinas de
este territorio!
¡Exigimos al Estado y a los diversos grupos económicos, así
como a las empresas multinacionales presentes en nuestro país
asumir su responsabilidad social de los costos de la construcción
de la paz, demostrando su voluntad política en una salida negociada al conflicto armado!
¡El Estado colombiano, en cabeza de su Gobierno, debe asegurar y garantizar el derecho a la vida humana, animal y vegetal, a
la integridad personal y a las condiciones de vida dignas de la po-
374
375
Declaración del movimiento de mujeres contra
la guerra en su movilización al Putumayo
El placer
Mujeres, coca y guerra en el bajo putumayo
blación! El Estado debe promover políticas incluyentes para todos
los sectores de la población, que aboguen por soluciones pacíficas,
que rescaten la defensa de la vida e integridad de las comunidades,
que fortalezcan el tejido social, que empoderen a las mujeres y promuevan procesos reales de desarrollo regional, en aras de generar
un desarrollo humano sustentable y sostenible.
¡Exigimos al Gobierno colombiano se instale inmediatamente
la comisión de investigación científica, basadas en la sentencia del
Tribunal Superior de Cundinamarca y referida a las fumigaciones
con aspersión aérea, en relación con los efectos que el glifosato y
otros componentes químicos y biológicos tienen en la salud de los
seres humanos y en el sistema ecológico!
¡Que se construyan escenarios de negociación internacional que
activen el debate acerca de la corresponsabilidad de los países consumidores y contemplar la alternativa de la legalización de la droga!
Ruta Pacífica de las Mujeres
Iniciativa de Mujeres por la Paz
Mesa Nacional de Concertación de Mujeres
Putumayo, 25 de noviembre de 2003
376
Fly UP