...

Johan Willem Beyen: un plan para un mercado común

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

Johan Willem Beyen: un plan para un mercado común
Johan Willem Beyen: un plan para un
mercado común
© Nationaal Archief/Spaarnestad Photo
El político, empresario y banquero internacional Johan Willem Beyen fue un
político neerlandés que, con su «Plan Beyen», dio un nuevo impulso al proceso de
integración europea a mediados de la década de 1950.
Beyen es uno de los miembros menos conocidos del grupo de los padres
fundadores de la UE. Quienes tuvieron trato con él lo admiraban por su encanto,
su internacionalismo y su habilidad para las relaciones sociales.
En los Países Bajos, siendo Ministro de Asuntos Exteriores, Beyen realizó una
gran aportación al proceso de unificación europea. Fue capaz de convencer a las
fuerzas más reacias de los Países Bajos, así como de Europa, para que aceptasen
Johan Willem Beyen 1897- 1976
la integración europea. Su «Plan Beyen» era una propuesta de unión aduanera
y amplia cooperación económica dentro de un mercado común. Lo esencial de este plan se plasmó en los
Tratados de Roma de 1957 y desde entonces constituye la base de la Unión Europea.
Primeros años
Johan Willem (“Wim”) Beyen nació el 2 de mayo de 1897 en
Utrecht, Países Bajos. Hijo de una familia acomodada, disfrutó
de una infancia tranquila y recibió una educación internacional
centrada en la literatura y la música. Después de licenciarse en
Derecho por la Universidad de Utrecht en 1918, comenzó su
carrera en el sector financiero nacional e internacional. Empezó
trabajando en el Ministerio de Hacienda de su país, pero en 1924
pasó a ejercer en el mundo de la empresa y la banca. Más tarde
se convertiría en presidente del Banco de Pagos Internacionales
y en director de la empresa de bienes de consumo britániconeerlandesa Unilever.
La Segunda Guerra Mundial
Durante la Segunda Guerra Mundial, Beyen trabajó en el exilio
en Londres, mientras su país de origen estuvo ocupado por la
Alemania nazi. En 1944 desempeñó un papel destacado en la
Conferencia de Bretton Woods, donde se sentaron las bases de
la estructura financiera internacional de postguerra. A partir de
1946 representó a los Países Bajos en el consejo del Banco
Mundial y, a partir de 1948, desempeñó la misma función en el
Fondo Monetario Internacional.
Ministro de Asuntos Exteriores
Beyen fue Ministro de Asuntos Exteriores de los Países Bajos
durante los años de reconstrucción que siguieron a la Segunda
Guerra Mundial. Durante la guerra, Beyen se había convencido de
la necesidad de una cooperación económica regional plena para
evitar que se repitiese una crisis financiera como la de la década
de 1930. En la posguerra, los líderes de toda Europa empezaron
a comprender que la cooperación internacional era el único modo
ES
Los Padres
Fundadores de la UE
de superar los horrores de la guerra y de las crisis económicas.
Mientras que algunas iniciativas se centraron en promover esta
cooperación a escala mundial, Beyen creía que se podía llegar
más lejos en el plano regional. En 1948 se dieron los primeros
pasos hacia una cooperación económica con el Plan Marshall, el
vasto paquete de ayuda estadounidense para Europa, que exigía
a los países europeos que coordinasen los asuntos económicos
en la OCDE. Tras la Declaración Schuman del 9 de mayo de 1950,
se creó, en 1952, la Comunidad Europea del Carbón y del Acero
con el objetivo último de imposibilitar las guerras en Europa.
comercio y el desempleo, problemas que requerían un enfoque
más internacional. Aunque dentro del Gobierno neerlandés
se encontró con reticencias y la oposición frontal de algunos
miembros, logró presentar el plan tanto en las negociaciones sobre
la Comunidad Europea de Defensa como en los debates sobre la
Comunidad Política Europea a principios de la década de 1950.
Un mercado común
© Unión Europea
En un principio, apenas obtuvo apoyo, especialmente porque en
aquel momento el Gobierno francés no estaba interesado en
una mayor integración económica. No obstante, cuando la idea
de crear una Comunidad Europea de Defensa fracasó porque el
Parlamento francés decidió no ratificar el Tratado, la situación
cambió. Dado que no se conseguiría ni la comunidad de defensa
Beyen en la Conferencia de Mesina, donde presentó su plan de cooperación
económica en Europa.
El Plan Beyen
Sin embargo, Beyen creía que la cooperación entre las naciones
europeas podía ir aún más allá. Se dio cuenta de que, en aquel
momento, sería complicado alcanzar la integración política y
convenció a sus colegas neerlandeses y europeos de que se
podría progresar más profundizando la cooperación económica,
pensando que después llegaría la unificación política. Con esta
idea en mente elaboró el Plan Beyen. Gracias a su experiencia
en la banca y las finanzas internacionales, sabía que a escala
nacional era difícil resolver cuestiones como los obstáculos al
prevista ni con una comunidad política, se llegó a un punto muerto.
Esto hizo que el Plan Beyen recobrara actualidad. El plan se basaba
en la idea de que era necesaria una cooperación económica
plena, no solo en el ámbito del carbón y el acero, sino en el
conjunto de los sectores. Por consiguiente, la solución consistía
en crear un mercado común para todos los productos, al estilo
de la cooperación establecida entre Bélgica, los Países Bajos y
Luxemburgo mediante el acuerdo del Benelux de 1944. Los países
del Benelux, guiados por el Ministro Paul-Henri Spaak de Bélgica,
combinaron las ideas de Beyen con un plan francés de creación
de una Comunidad de la Energía Atómica y ofrecieron a Beyen
la oportunidad de presentar sus planes durante la Conferencia
de Mesina en 1955. Allí explicó que la unidad política no podría
alcanzarse sin un mercado común con algunas responsabilidades
compartidas en materia de política económica y social y una
autoridad supranacional. Sus ideas tuvieron eco en las opiniones
expresadas por otros participantes de la Conferencia, por lo que
seis países acabaron firmando los Tratados de Roma en marzo
de 1957 y creando la Comunidad Económica Europea y Euratom.
Posteriormente se pasó a menudo por alto el papel desempeñado
por Beyen, pero su labor impulsó el proceso de integración europea
en la década de 1950 y por eso merece un puesto entre las
grandes figuras que ahora denominamos los padres fundadores
de la Unión Europea. Será recordado durante mucho tiempo como
la persona que dio un nuevo impulso al proyecto europeo, justo
cuando más lo necesitaba.
Los Padres
Fundadores de la UE
Fly UP