...

pena de muerte - Corte Interamericana de Derechos Humanos

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

pena de muerte - Corte Interamericana de Derechos Humanos
PENA DE MUERTE
Cuadernillo de Jurisprudencia de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos Nº 1
PENA DE MUERTE
PRESENTACIÓN
CUADERNILLO DE JURISPRUDENCIA DE LA CORTE INTERAMERICANA DE
DERECHOS HUMANOS Nº 1: PENA DE MUERTE
El presente cuadernillo de jurisprudencia es el primer número de una serie de publicaciones que la Corte
Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) realiza con el objeto de dar a conocer su jurisprudencia en
diversos temas de relevancia a interés regional. Este primer número está dedicado a abordar la pena de muerte en la
jurisprudencia interamericana.
Para abordar este tema, se han extractado los párrafos más relevantes de los casos contenciosos, opiniones
consultivas y medidas provisionales en que la Corte ha tratado esta temática, con especial énfasis en sus pronunciamientos
en torno al contenido y alcance de los derechos, las obligaciones del Estado, y restricciones a los derechos. En una
primera parte de este cuadernillo, se exponen las resoluciones donde la Corte IDH ha abordado aspectos generales
relacionados con la pena de muerte, a saber, las discusiones acerca de la interpretación del artículo 4 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos y de las reservas realizadas a la Convención en este ámbito. Una segunda parte
de este cuadernillo, desarrolla de manera particular, la manera en que la Corte Interamericana –a partir del análisis de
la pena de muerte y las circunstancias en que ésta se aplica- ha declarado violados diversos derechos de la Convención
Americana, como el derecho a la vida (artículo 4), integridad personal (artículo 5) y debido proceso (artículo 8).
Finalmente, se da cuenta de las diferentes medidas de reparación que ha dispuesto la Corte IDH en estos casos.
Se han seleccionado los principales párrafos que dan cuenta de la opinión de la Corte relativa a los temas en que
se ha dividido este cuadernillo. Los títulos buscan facilitar la lectura y no necesariamente corresponde a los usados en
las sentencias u opiniones consultivas o medidas provisionales. Sólo se han dejado en el texto algunas notas a pie de
página cuando la Corte hace una cita textual.
Este cuadernillo se irá actualizando periódicamente en la medida que la Corte Interamericana vaya emitiendo
pronunciamientos sobre la materia. Las actualizaciones serán comunicadas a través de la página web de la Corte,
twitter y Facebook.
La Corte agradece al Dr. Claudio Nash, por su trabajo como editor de esta serie de Cuadernillos de Jurisprudencia.
Esperamos que este primer Cuadernillo de Jurisprudencia sirva a la difusión de la jurisprudencia de la Corte
en toda la región.
Humberto A. Sierra Porto
Presidente
2
PENA DE MUERTE
TABLA DE CONTENIDOS
1.
1.1 1.2 1.3 Aspectos generales sobre la Pena de Muerte
Interpretación restrictiva de la facultad de aplicar pena de muerte en aquellos Estados donde
no ha sido abolida
Prohibición de restablecimiento de la pena de muerte en aquellos países en que ha sido
abolida o respecto de aquellos delitos respecto de la cual no ha sido contemplada
La interpretación de las reservas a la CADH en los casos de pena de muerte debe ser restrictiva
4
4
6
6
Consideraciones particulares acerca de la pena de muerte y derechos consagrados en la CADH
Obligación de adoptar disposiciones de derecho interno (art. 2 CADH)
Derecho a la Vida (art. 4 CADH)
2.2.1 La aplicación de la pena de muerte a personas protegidas por medidas provisionales
(art. 63.2 CADH) es una privación arbitraria de la vida
2.2.2 La legislación que impone pena de muerte como sanción obligatoria es contraria a la
Convención, ya que permite una forma de privación arbitraria de la vida (art. 4.1 CADH)
2.2.3 La pena de muerte sólo puede ser aplicada a los delitos de máxima gravedad
(art. 4.2 CADH)
2.2.4 Derecho de gracia o a solicitar un acto de clemencia (art.4.6 CADH)
2.3 Pena de Muerte e Integridad Personal (art. 5 CADH)
2.4 Pena de Muerte y Debido proceso (art. 8 CADH)
9
9
10
3. 17
2. 2.1 2.2 Medidas de reparación
10
11
12
14
14
15
3
PENA DE MUERTE
ARTÍCULO 4 DE LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
Derecho a la Vida
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la
ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida
arbitrariamente.
En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos más
graves, en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad
con una ley que establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco
se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente.
No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido.
En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni comunes conexos con
los políticos.
No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la comisión del delito,
tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de setenta, ni se le aplicará a las mujeres en
estado de gravidez.
Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía, el indulto o la conmutación
de la pena, los cuales podrán ser concedidos en todos los casos. No se puede aplicar la pena de
muerte mientras la solicitud esté pendiente de decisión ante autoridad competente.
1. ASPECTOS GENERALES SOBRE LA PENA DE MUERTE
La Corte Interamericana ha tratado algunos temas generales relativos a la correcta interpretación de la
Convención en materia de pena de muerte. Ha establecido un criterio general de interpretación restrictiva de la
facultad que se confiere a los Estados de aplicar esta sanción, lo mismo que en materia de reservas sobre pena de
muerte.
1.1. Interpretación restrictiva de la facultad de aplicar pena de muerte en aquellos Estados donde no
ha sido abolida
Opinión Consultiva OC-3/83. Restricciones a la Pena de Muerte (arts.4.2 y 4.4 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Resolución de 8 de septiembre de 19831
53. El asunto está dominado por un principio sustancial expresado por el primer párrafo, según el cual “toda
persona tiene derecho a que se respete su vida” y por un principio procesal según el cual “nadie puede ser
privado de la vida arbitrariamente”. De ahí que, en los países que no han abolido la pena de muerte, ésta no
1
En comunicaciones de 15 y 25 de abril de 1983 la Comisión solicitó a la Corte, con base en el artículo 64.1 de la Convención, una opinión consultiva
sobre la interpretación del artículo 4 de la misma en los siguientes términos: 1. ¿Puede un Gobierno aplicar la pena de muerte a delitos para los cuales
no estuviese contemplada dicha pena en su legislación interna, al momento de entrar en vigor para ese Estado la Convención Americana sobre Derechos
Humanos? 2. ¿Puede un Gobierno, sobre la base de una reserva hecha al momento de la ratificación al artículo 4, inciso 4 de la Convención, legislar con
posterioridad a la entrada en vigor de la Convención imponiendo la pena de muerte a delitos que no tenían esa sanción cuando se efectuó la ratificación?
4
Volver al índice
52. El objeto del artículo 4 de la Convención es la protección al derecho a la vida. Pero dicho artículo, después de
definir de modo general ese propósito en su primer párrafo, dedica los cinco siguientes al tratamiento de la
aplicabilidad de la pena de muerte. En verdad el texto revela una inequívoca tendencia limitativa del ámbito de
dicha pena, sea en su imposición, sea en su aplicación.
PENA DE MUERTE
pueda imponerse sino en cumplimiento de sentencia ejecutoriada dictada por un tribunal competente y
de conformidad con una ley que establezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito […].
La circunstancia de que estas garantías se agreguen a lo previsto por los artículos 8 y 9 indican el claro propósito
de la Convención de extremar las condiciones en que sería compatible con ella la imposición de la pena de
muerte en los países que no la han abolido.
54. Un nuevo grupo de limitaciones aparece a propósito del género de delitos que podrían acarrear dicha pena. Por
una parte, se dispone que la pena de muerte no podrá imponerse sino para los delitos más graves (artículo 4.2)
y por la otra, se excluye de modo absoluto su aplicación por delitos políticos o por delitos comunes conexos con
los políticos (artículo 4.4). La circunstancia de que la Convención reduzca el ámbito posible de aplicación de la
pena de muerte a los delitos comunes más graves y no conexos, es reveladora del propósito de considerar dicha
pena aplicable sólo en condiciones verdaderamente excepcionales. Por último, en relación con la persona del
convicto, la Convención excluye la imposición de la pena de muerte a quienes, en el momento de la comisión
del delito, tuvieren menos de dieciocho años o más de setenta y prohíbe su aplicación a mujeres en estado de
gravidez (artículo 4.5).
55. Quedan así definidos tres grupos de limitaciones para la pena de muerte en los países que no han resuelto
su abolición. En primer lugar, la imposición o aplicación de dicha pena está sujeta al cumplimiento de reglas
procesales cuyo respeto debe vigilarse y exigirse de modo estricto. En segundo lugar, su ámbito de aplicación
debe reducirse al de los más graves delitos comunes y no conexos con delitos políticos. Por último, es preciso
atender a ciertas consideraciones propias de la persona del reo, las cuales pueden excluir la imposición o
aplicación de la pena capital.
57. En esta materia la Convención expresa una clara nota de progresividad, consistente en que, sin llegar a decidir
la abolición de la pena de muerte, adopta las disposiciones requeridas para limitar definitivamente su aplicación
y su ámbito, de modo que éste se vaya reduciendo hasta su supresión final.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 20022
99. Aun cuando la Convención no prohíbe expresamente la aplicación de la pena de muerte, la Corte ha afirmado
que las normas convencionales sobre ésta deben interpretarse en el sentido de “limitar definitivamente su
aplicación y su ámbito, de modo que éste se vaya reduciendo hasta su supresión final”. En el mismo sentido:
Caso Raxcacó Reyes vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de septiembre de 20053,
párr.56.
50.
Al interpretar la cuestión de la pena de muerte en general, la Corte ha observado que el artículo 4.2 de la
Convención permite la privación del derecho a la vida mediante la imposición de la pena de muerte en aquellos
países en los cuales no está abolida. Es decir, la pena capital no es per se incompatible con la Convención
Americana ni está prohibida por ella. Sin embargo, la Convención fija un número de limitaciones estrictas
para la aplicación de la pena capital. Primero, la aplicación de la pena de muerte debe estar limitada a los
delitos comunes más graves y no relacionados con agravios políticos. Segundo, se debe individualizar la pena
2
Los hechos del presente caso se desarrollan cuando un grupo de personas fueron juzgadas y sentenciadas por homicidio intencional en Trinidad y
Tobago de acuerdo con la Ley de Delitos contra la Persona. Dicha norma prescribe la pena de muerte como única condena aplicable al delito de
homicidio intencional. En los casos de algunos de los condenados, los procesos se tardaron en demasía. Asimismo, no había disponibilidad de asistencia
letrada y de otros tipos de asistencia especializada. Asimismo, en relación a las condiciones de detención, había hacinamiento y falta de higiene. De las
32 personas parte del presente caso, treinta se encontraban detenidas en las prisiones de Trinidad y Tobago y en espera de su ejecución en la horca. Las
únicas excepciones son Joey Ramiah, quien fue ejecutado, y Wayne Matthews cuya pena fue conmutada.
Los hechos del presente caso se iniciaron el 5 de agosto de 1997, cuando el niño Pedro León Wug fue secuestrado por tres hombres armados. El 6 de
agosto de 1997, el niño fue localizado y liberado ileso como producto de un operativo llevado a cabo por la policía. Durante el operativo, fue arrestado,
entre otros, el señor Ronald Raxcacó Reyes y su esposa. El 14 de mayo de 1999, el Tribunal Sexto de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra
el Ambiente de Guatemala, dictó sentencia condenatoria en contra del señor Raxcacó Reyes, condenándolo a pena de muerte -tal como se encontraba
establecido en el artículo 201 del C.P- al encontrársele culpable del delito de plagio o secuestro en grado de autores directos. Los recursos presentadas
por el señor Raxcacó Reyes fueron declaros inadmisibles o improcedentes. El señor Raxcacó Reyes se encontraba confinado en un establecimiento de
máxima seguridad a la espera de la ejecución de la sentencia.
Los hechos del presente caso se desarrollan en el marco de la naturaleza obligatoria de la pena de muerte impuesta a personas condenadas por homicidios
en Barbados. Lennox Ricardo Boyce, Jeffrey Joseph, Frederick Benjamin Atkins y Michael McDonald Huggin fueron condenados por el delito de
homicidio y condenados a muerte mediante la horca, bajo la sección 2 de la Ley de Delitos del Estado contra la Persona. De conformidad con esta
disposición, una vez que una persona sea condenada por el delito de asesinato, ningún tribunal puede evaluar si la pena de muerte es un castigo adecuado
a las circunstancias particulares de la víctima. Las cuatro personas estuvieron sometidas a condiciones degradantes en los centros de detención.
3
4
5
Volver al índice
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 20074
PENA DE MUERTE
de conformidad con las características del delito y la participación y culpabilidad del acusado. Por último,
la aplicación de la pena capital está sujeta a ciertas garantías procesales cuyo cumplimiento deberá ser
estrictamente observado y revisado. En el mismo sentido: Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de
24 de septiembre de 20095, párr. 47.
52. Las disposiciones de la Convención respecto de la aplicación de la pena de muerte deben interpretarse […]
conforme al principio pro persona, es decir, a favor del individuo, en el sentido de “limitar definitivamente su
aplicación y su ámbito, de modo que ést[a] se vaya reduciendo hasta su supresión final”. En el mismo sentido:
Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009, párr. 49.
1.2 Prohibición de restablecimiento de la pena de muerte en aquellos países en que ha sido abolida
o respecto de aquellos delitos respecto de la cual no ha sido contemplada
Opinión Consultiva OC-3/83. Restricciones a la Pena de Muerte (arts.4.2 y 4.4 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Resolución de 8 de septiembre de 1983
56. Es, sin embargo, en otro sentido como aparece más marcada y decisiva la tendencia limitativa de la aplicación
de la pena de muerte, subyacente en el artículo 4 de la Convención. En efecto, según el artículo 4.2 in fine,
“tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente” y, según el artículo 4.3,
“no se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido”. No se trata ya de rodear de condiciones
rigurosas la excepcional imposición o aplicación de la pena de muerte, sino de ponerle un límite definitivo, a
través de un proceso progresivo e irreversible destinado a cumplirse tanto en los países que no han resuelto aún
abolirla, como en aquellos que sí han tomado esa determinación. En el primer caso, si bien la Convención no
llega a la supresión de la pena de muerte, sí prohíbe que se extienda su uso y que se imponga respecto a delitos
para los cuales no estaba prevista anteriormente. Se impide así cualquier expansión en la lista de crímenes
castigados con esa pena. En el segundo caso, prohíbe de modo absoluto el restablecimiento de la pena capital
para todo tipo de delito, de tal manera que la decisión de un Estado Parte en la Convención, cualquiera sea
el tiempo en que la haya adoptado, en el sentido de abolir la pena de muerte se convierte, ipso jure, en una
resolución definitiva e irrevocable.
59. De modo que, al interpretar la parte final del artículo 4.2 “de buena fe conforme al sentido corriente que haya
de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin” ( artículo
31.1 de la Convención de Viena ), no es posible albergar duda alguna respecto de la prohibición absoluta
contenida en esa disposición, según la cual ninguno de los Estados Partes puede disponer la aplicación de la
pena de muerte respecto de delitos para los cuales no estuviese contemplada previamente por su legislación
interna. Ninguna disposición de la Convención autoriza para dar un sentido distinto al de por sí claro texto del
artículo 4.2, in fine. El único camino para llegar a una conclusión diferente sería una reserva formulada
oportunamente que excluyera en alguna medida la aplicación de la mencionada disposición respecto del Estado
reservante, siempre que dicha reserva fuera compatible con el objeto y fin de la Convención.
1.3. La interpretación de las reservas a la CADH en los casos de pena de muerte debe ser restrictiva
Opinión Consultiva OC-3/83. Restricciones a la Pena de Muerte (arts.4.2 y 4.4 de la Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Resolución de 8 de septiembre de 1983
5
Los hechos del presente caso se iniciaron el 18 de mayo de 2005 cuando la Corte Suprema de Barbados declaró a Tyrone DaCosta Cadogan culpable de
homicidio. El señor Dacosta fue condenado a la pena de muerte por horca, conforme a la Ley de Delitos contra la Persona, la cual establecía la pena de
muerte como castigo obligatorio para el delito de homicidio.
De acuerdo a una claúsula de exclusión en la Constitución de Barbados, los tribunales nacionales no pueden declarar inválida la pena de muerte
obligatoria. Asimismo, la salud mental del señor DaCosta Cadogan nunca fue evaluada detalladamente durante el proceso penal en su contra, a pesar
de que se presentó prueba que indicaba que el acusado había estado consumiendo una cantidad excesiva de alcohol el día de los hechos, y que tenía la
intención de realizar un robo con el propósito de conseguir dinero para comprar más alcohol.
6
Volver al índice
63. En ese orden de ideas la reserva debe interpretarse de conformidad con lo que textualmente expresa, de acuerdo
con el sentido corriente que deba atribuirse a los términos en que haya sido formulada y dentro del contexto
general del tratado, del cual la misma reserva forma parte, a menos que la interpretación deje ambiguo u
oscuro el sentido o conduzca a un resultado manifiestamente absurdo o irrazonable. Lo contrario conduciría a
considerar, finalmente, que el Estado es el único árbitro del cumplimiento de sus obligaciones internacionales
en todas las materias vinculadas con la reserva e, incluso, en todas aquellas que el Estado posteriormente
considerara vinculadas con ésta, por obra de una declaración de intención sobrevenida.
PENA DE MUERTE
65. La interpretación de las reservas debe tener en cuenta el objeto y fin del tratado que, en el caso de la Convención,
es “la protección de los derechos fundamentales de los seres humanos, independientemente de su nacionalidad,
tanto frente a su propio Estado como frente a los otros Estados contratantes” […]. De hecho el propósito
perseguido por la Convención constituye un verdadero límite al efecto de las reservas que se le formulen. Si la
condición para la admisibilidad de reservas a la Convención es que las mismas sean compatibles con el objeto
y fin del tratado, es preciso concluir que dichas reservas deben interpretarse en el sentido que mejor se adecúe
a dicho objeto y fin.
66. Por último, como consecuencia de la integración de la reserva al conjunto del tratado, la Corte considera que
para interpretarla debe acudirse igualmente a las reglas del artículo 29 de la Convención. De ahí que, en el
mismo sentido que orienta las consideraciones anteriores, deba concluirse que, en aplicación del párrafo a) de
dicho artículo, una reserva no puede ser interpretada de tal modo que conduzca a limitar el goce y ejercicio de
los derechos y libertades reconocidos en la Convención en mayor medida que la prevista en la reserva misma.
67. Con base en las anteriores consideraciones, y en vista de que la primera pregunta formulada por la Comisión
encuentra respuesta directa en el texto mismo del artículo 4.2 de la Convención, la Corte pasa a examinar la
segunda de las cuestiones que le ha sido sometida: “2. ¿Puede un Gobierno, sobre la base de una reserva hecha
al momento de la ratificación al artículo 4, inciso 4 de la Convención, legislar con posterioridad a la entrada en
vigor de la Convención imponiendo la pena de muerte a delitos que no tenían esa sanción cuando se efectuó la
ratificación?” En otros términos: ¿puede un Estado que ha reservado el artículo 4.4 de la Convención, el cual
prohíbe aplicar la pena de muerte a los delitos comunes conexos con los políticos, considerar que esa reserva
se extiende al artículo 4.2 e invocarla para imponer esa pena a delitos a los que no se aplicaba anteriormente,
a pesar de la prohibición contenida en esta última norma? Las dificultades que podrían surgir al intentar
responder esa pregunta en abstracto quedan superadas desde el momento en que la Comisión trajo a colación
la reserva específica formulada por Guatemala, en función de la cual se hará el análisis siguiente y que será
objeto de algunas consideraciones particulares.
68. Al relacionar el artículo 4.4 con el artículo 4.2, la Corte encuentra que el significado de ambas disposiciones
en su contexto es perfectamente claro y diferente, en el sentido de que, mientras el artículo 4.2 establece un
límite definitivo a la pena de muerte para toda clase de delitos hacia el futuro, el artículo 4.4 la proscribe
para los delitos políticos y comunes conexos con ellos, lo que obviamente se refiere a aquellos que estuvieran
sancionados con la pena capital con anterioridad, ya que para el futuro habría bastado con la prohibición del
artículo 4.2. Se trata, pues, de dos normas de propósitos claramente diferentes: mientras el artículo 4.4 persigue
suprimir la pena de muerte para ciertos delitos, el artículo 4.2 busca prohibir la extensión de su uso en el futuro.
Es decir, sobre la prohibición contenida en el artículo 4.2 de extender la aplicación de la pena capital, el artículo
4.4 vino a agregar una prohibición más: la de aplicarla a los delitos políticos y comunes conexos, aun cuando ya
tuvieran prevista dicha pena con anterioridad.
70. Además, si se analiza la totalidad del artículo 4, cuyo párrafo 2 establece la prohibición absoluta de extender
en el futuro la aplicación de la pena de muerte, se debe concluir que si un Estado reserva el párrafo 4 sin
reservar al mismo tiempo el 2, lo único que reserva es la posibilidad de mantener la pena de muerte para delitos
políticos o conexos con ellos que ya la tuvieran establecida con anterioridad. De manera que, al no haber hecho
reserva sobre el párrafo 2, debe entenderse que se mantiene plenamente para él la prohibición de aplicar la
pena de muerte a nuevos delitos, sean políticos o comunes conexos con los políticos, sean comunes sin ninguna
conexidad. A la inversa, si la reserva fuera al párrafo 2 pero no al 4, solamente podría significar la posibilidad
de que ese Estado sancione con la pena de muerte nuevos delitos en el futuro, pero siempre que se trate de
delitos comunes no conexos, porque respecto de los políticos y de los conexos con ellos regiría la prohibición
no reservada del párrafo 4.
71. Tampoco puede darse a una reserva del artículo 4.4 un sentido extensivo hacia el artículo 4.2 con base en el
argumento de que la reserva respecto de la proscripción de la pena de muerte para delitos políticos o conexos
con ellos, carecería de sentido si no pudiera aplicarse a nuevos delitos no sancionados antes con esa pena. En
efecto, una reserva de esta clase tiene aplicación y sentido en sí misma en cuanto evita que constituya violación
a la Convención para el Estado reservante el mantenimiento de la pena de muerte para los delitos políticos y
7
Volver al índice
69. ¿Qué implica, entonces, una reserva al artículo 4.4 de la Convención en los términos de la presente consulta?
Para contestar esta pregunta, debe ante todo recordarse que el Estado que la formula no reserva más de lo
expresado textualmente en la misma. Como la reserva no puede ir más allá de exceptuar al Estado reservante
de la prohibición de aplicar la pena de muerte a delitos políticos o conexos con ellos, debe entenderse que para
él la parte no reservada del artículo permanece aplicable y en todo vigor.
PENA DE MUERTE
conexos ya sancionados con ella al entrar en vigencia la misma. Además, habiendo la Corte establecido que
ambas disposiciones regulan supuestos diferentes […], no hay ninguna razón lógica ni jurídica para presumir
que un Estado que, al ratificar la Convención, reservó sólo una de ellas en realidad pretendía reservar las dos.
74. De este modo, si se interpreta la reserva de Guatemala de conformidad con el sentido corriente de sus términos,
dentro del contexto general de la Convención y teniendo en cuenta el objeto y fin de ésta, se llega a la conclusión
de que, al formularla, lo que hizo Guatemala fue indicar que no estaba dispuesta a comprometerse a más,
en esta materia específica, de lo que ya lo consigna su ordenamiento constitucional. Entiende la Corte que
Guatemala, al formular su reserva, lo hizo sin manifestar un rechazo absoluto a la norma reservada. Aunque tal
circunstancia no la convierte en una reserva de categoría especial, por lo menos fortalece la tesis de que debe
interpretarse restrictivamente.
75. Esta opinión de la Corte se refiere, por supuesto, no sólo a la reserva de Guatemala sino a toda reserva de
naturaleza análoga.
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 2007
15. La Corte ha sentado criterio anteriormente en cuanto a la interpretación de reservas a la Convención. Primero,
al interpretar las reservas la Corte debe, ante todo, aplicar un análisis estrictamente textual. Segundo, se debe
considerar debidamente el objeto y propósito del tratado correspondiente que, en el caso de la Convención
Americana, implica “la protección de los derechos fundamentales de los seres humanos”6. Además, se debe
interpretar la reserva de conformidad con el artículo 29 de la Convención, según el cual no se debe interpretar
una reserva a fin de limitar el goce y el ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención a un
mayor alcance que aquél dispuesto en la reserva misma.
16. Textualmente, el primer párrafo de la reserva en cuestión específicamente refiere al artículo 4.4 de la Convención,
el cual excluye la aplicación de la pena de muerte por delitos políticos ni comunes conexos con los políticos.
En este sentido, el Estado expresó en forma explícita en el texto de su reserva el propósito y el alcance de ésta,
declarando que “desea hacer una reserva sobre este punto, ya que en ciertas circunstancias podría considerarse
que la traición es delito político y cae dentro de los términos del [artículo 4.4 de la Convención]”. El segundo
párrafo de la reserva se enfoca, del mismo modo, a la preocupación especial del Estado sobre el artículo 4.5 de
la Convención respecto de la aplicación de la pena de muerte a personas menores de 16 y mayores de 70 años.
6
Corte IDH. El Efecto de las Reservas sobre la Entrada en Vigencia de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (arts. 74 y 75). Opinión
Consultiva OC-2/82, 24 de septiembre de 1982. Serie A No.2, párr. 29, y Restricciones a la Pena de Muerte (arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre
Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-3/83 de 8 de septiembre de 1983. Serie A No.3, párr. 65
7
Ibídem, párr. 69.
8
Volver al índice
17. La Corte ha considerado, en otras ocasiones, que una reserva a la Convención “no reserva más de lo expresado
textualmente en la misma”7. En este caso, el texto de la reserva no afirma, explícitamente, si la imposición
de pena de muerte es obligatoria para el delito de homicidio y tampoco expresa si la legislación de Barbados
permite la imposición de otras penas u otros métodos para llevar a cabo la pena de muerte en relación con
dicho delito. En este sentido, la Corte considera que una interpretación textual de la reserva hecha por el Estado
de Barbados al momento de su ratificación de la Convención Americana claramente indica que el propósito
de la reserva no fue excluir de la competencia de la Corte el análisis de la naturaleza obligatoria de la pena de
muerte ni su forma particular de ejecución por medio de la horca. Por lo tanto, el Estado no puede acogerse a
su reserva para tales efectos en el presente caso.
PENA DE MUERTE
2. CONSIDERACIONES PARTICULARES ACERCA DE LA PENA DE MUERTE
Y DERECHOS CONSAGRADOS EN LA CADH
2.1 Obligación de adoptar disposiciones de derecho interno (art. 2 CADH)
En algunos casos la Corte Interamericana se ha referido explícitamente a la necesidad de que el Estado adecúe
su legislación interna de forma tal que esta se condiga con los estándares establecidos en la Convención Americana
en materia de pena de muerte.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
112. Con base en la disposición transcrita, esta Corte ha sostenido reiteradamente que la Convención Americana
impone a los Estados partes la obligación general de adecuar su derecho interno a las normas de la propia
Convención, para garantizar así los derechos consagrados en ésta. Las disposiciones de derecho interno que
se adopten para tales fines han de ser efectivas (principio del effet utile). Lo que significa que el Estado tiene la
obligación de consagrar y adoptar en su ordenamiento jurídico interno todas las medidas necesarias para que
lo establecido en la Convención sea realmente cumplido y puesto en práctica.
116. La Corte estima que aun cuando no se ha ejecutado a 31 de las presuntas víctimas en este caso, es posible declarar
una violación del artículo 2 de la Convención, en virtud de que la sola existencia de la Ley de Delitos contra
la Persona es per se violatoria de esa disposición convencional. Dicha posición está conforme con la Opinión
Consultiva OC-14/94 de esta Corte, de acuerdo con la cual “en el caso de las leyes de aplicación inmediata, […]
la violación de los derechos humanos, individual o colectiva, se produce por el solo hecho de su expedición”8.
117. De lo anterior se infiere que en virtud de que Trinidad y Tobago no ha adecuado su legislación a la Convención,
ha incumplido la obligación impuesta a los Estados partes por el artículo 2 de la misma.
212. Esta constatación conduce a la Corte a considerar que el Estado de Trinidad y Tobago debe abstenerse de aplicar
la ley mencionada y, dentro de un plazo razonable, debe modificarla, adecuándola a la Convención Americana
y otras normas internacionales de derechos humanos, conforme a lo dispuesto por el artículo 2 de ésta, de
manera que se garantice el respeto y el goce de los derechos a la vida, a la integridad personal, al debido proceso
legal y a las garantías judiciales, consagrados en ese mismo instrumento internacional. Entre las respectivas
modificaciones de la legislación debe quedar incluida la referente a la introducción de diversas categorías (tipos
penales) de homicidio intencional, que correspondan a la diversa gravedad de los hechos, tomando en cuenta
las circunstancias del delito y del justiciable, y se debe establecer una gradación de los niveles de severidad de la
pena que guarde relación con la gravedad de los hechos y con la culpabilidad del imputado.
[…] el deber general del Estado, establecido en el artículo 2 de la Convención, incluye la adopción
de medidas para suprimir las normas y prácticas de cualquier naturaleza que impliquen una
violación a las garantías previstas en la Convención, así como la expedición de normas y el
desarrollo de prácticas conducentes a la observancia efectiva de dichas garantías.
[…]
8
Corte IDH., Responsabilidad internacional por expedición y aplicación de leyes violatorias de la Convención (arts. 1 y 2 Convención Americana sobre
Derechos Humanos). Opinión Consultiva OC-14/94 del 9 de diciembre de 1994. Serie A No. 14, párr. 43.
9
Volver al índice
213. Lo anterior guarda armonía con lo ya establecido previamente por este Tribunal, en el sentido de que,
PENA DE MUERTE
En el derecho de gentes, una norma consuetudinaria prescribe que un Estado que ha ratificado un
tratado de derechos humanos debe introducir en su derecho interno las modificaciones necesarias
para asegurar el fiel cumplimiento de las obligaciones asumidas. Esta norma es universalmente
aceptada, con respaldo jurisprudencial […] La Convención Americana establece la obligación
general de cada Estado Parte de adecuar su derecho interno a las disposiciones de dicha
Convención, para garantizar los derechos en ella consagrados. Este deber general del Estado Parte
implica que las medidas de derecho interno han de ser efectivas (principio del effet utile). Esto
significa que el Estado ha de adoptar todas las medidas para que lo establecido en la Convención
sea efectivamente cumplido en su ordenamiento jurídico interno, tal como lo requiere el artículo
2 de la Convención. Dichas medidas sólo son efectivas cuando el Estado adapta su actuación a la
normativa de protección de la Convención9.
2.2. Derecho a la Vida (art. 4 CADH)
La Corte Interamericana ha desarrollado algunos aspectos específicos relativos a la aplicación de la pena de
muerte como sanción excepcional en el derecho interno. Asimismo, ha establecido que la materialización de la sanción
de pena de muerte respecto de una persona que está con medidas provisionales, configura una forma de privación
arbitraria de la vida por parte del Estado.
2.2.1 La aplicación de la pena de muerte a personas protegidas por medidas provisionales
(art. 63.2 CADH) es una privación arbitraria de la vida
Medidas provisionales ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos respecto de la República
de Trinidad y Tobago. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 25 de mayo de 199910
f. Que de la información presentada por la Comisión proporciona fundamentos para que la Corte concluya que
existe una situación de “extrema gravedad y urgencia” y es imperativo ordenar al Estado que adopte, sin dilación,
las Medidas Provisionales necesarias para preservar la vida e integridad personal de las presuntas víctimas.
g. Que los Estados Partes en la Convención Americana deben cumplir, de buena fe, (pacta sunt servanda) con
todas las disposiciones de la Convención, incluyendo aquellas provisiones relativas a la operación de los dos
órganos supervisores de Sistema Interamericano; y, de acuerdo con el objetivo fundamental de la Convención,
que es garantizar la protección efectiva de los derechos humanos (artículo 1.1, 2, 51, 63.2), los Estados Parte
deben abstenerse de incurrir en acciones que vayan en contra del restitutio in integrum de los derechos de las
supuestas víctimas.
i. Que si el Estado ejecuta a las presuntas víctimas, causaría una situación irremediable e incurriría en una
conducta incompatible con el objeto y fin de la Convención, al desconocer la autoridad de la Comisión y afectar
seriamente la esencia misma del sistema interamericano.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
198. La Corte considera que la ejecución de Joey Ramiah por parte de Trinidad y Tobago constituye una privación
arbitraria del derecho a la vida. Esta situación se agrava porque la víctima se encontraba amparada por una
Medida Provisional ordenada por este Tribunal, la cual expresamente señalaba que debía suspenderse la
ejecución hasta que el caso fuera resuelto por el sistema interamericano de derechos humanos.
200. La Corte reitera que el Estado de Trinidad y Tobago privó arbitrariamente del derecho a la vida al señor Joey
Ramiah […].Este Tribunal enfatiza la gravedad del incumplimiento del Estado en virtud de la ejecución de la
víctima, existiendo Medidas Provisionales a su favor, por lo que es responsable de la violación del artículo 4 de
la Convención Americana.
9
Corte IDH. Caso “La Última Tentación de Cristo” (Olmedo Bustos y otros) Vs. Chile. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 5 de febrero de 2001.
Serie C No. 73, párrs. 85 y 87.
10
Medidas provisionales ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos James y otros, en favor de ocho personas condenados
a la pena de muerte en la República de Trinidad y, en cuyo nombre se presentaron denuncias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
10
Volver al índice
199. El Estado de Trinidad y Tobago ha causado un daño irreparable en perjuicio de Joey Ramiah, por haber
desconocido la orden concreta de la Corte y deliberadamente haber ordenado la ejecución de esta víctima.
PENA DE MUERTE
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 2007
114. En el presente caso, el Estado ha reconocido que no puede llevar a cabo ejecuciones, y que no lo ha hecho, luego
de que esta Corte emitió resoluciones de carácter obligatorio respecto de medidas provisionales conforme al
artículo 63.2 de la Convención. Esta Corte ha reiterado, en distintas oportunidades, que es responsabilidad del
Estado adoptar medidas a fin de proteger a las personas sometidas a su jurisdicción y este deber es particularmente
importante en el caso de aquellas personas cuyas demandas están aún pendientes de resolución ante los órganos
de supervisión de la Convención Americana. No obstante, la Corte observa que el deber de no llevar a cabo
ejecuciones mientras se encuentran pendientes de resolución las peticiones o las demandas ante la Comisión
o ante este Tribunal, respectivamente, deriva no sólo de una orden directa de la Corte sino que también de la
misma Convención Americana, según lo dispuesto en el artículo 1.1 de ésta. En consecuencia, toda notificación
de órdenes de ejecución o toda ejecución de una persona cuya demanda esté pendiente de resolución dentro del
sistema interamericano podría constituir una violación del deber del Estado de garantizar el derecho a la vida
de esa persona, en los términos de los artículos 1.1 y 4 de la Convención, así como el derecho a no sujetarla a
un trato cruel, conforme a los artículos 1.1 y 5 de la Convención.
2.2.2
La legislación que impone pena de muerte como sanción obligatoria es contraria a la
Convención, ya que permite una forma de privación arbitraria de la vida (art. 4.1 CADH)
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
102. La privación intencional e ilícita de la vida de una persona (homicidio intencional o doloso, en sentido amplio)
puede y debe ser reconocida y contemplada en la legislación penal, si bien bajo diversas categorías (tipos
penales) que correspondan a la diversa gravedad de los hechos, tomando en cuenta los distintos elementos
que pueden concurrir en ellos: especiales relaciones entre el delincuente y la víctima, móvil de la conducta,
circunstancias en las que ésta se realiza, medios empleados por el sujeto activo, etc. De esta forma se establecerá
una graduación en la gravedad de los hechos, a la que corresponderá una graduación de los niveles de severidad
de la pena aplicable. En el mismo sentido: Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares,
Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de noviembre de 2007, párr. 53 y; Caso Dacosta Cadogan
vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009, párr. 50.
103. La Corte constata que la Ley de Delitos contra la Persona de Trinidad y Tobago de 1925, ordena la aplicación
de la pena de muerte de manera automática y genérica para el delito de homicidio intencional y desconoce
que éste puede presentar diversos órdenes de gravedad. De ese modo, la referida Ley impide al juez considerar
circunstancias básicas en la determinación del grado de culpabilidad y en la individualización de la pena, pues
se limita a imponer, de modo indiscriminado, la misma sanción para conductas que pueden ser muy diferentes
entre sí, lo que, a la luz del artículo 4 de la Convención Americana, es sumamente grave cuando se encuentra en
riesgo el bien jurídico mayor, que es la vida humana, y constituye una arbitrariedad en los términos del artículo
4.1 de la Convención.
105. La Corte coincide con la afirmación de que al considerar a todo responsable del delito de homicidio intencional
como merecedor de la pena capital, “se está tratando a los acusados de este crimen no como seres humanos
individuales y únicos, sino como miembros indiferenciados y sin rostro de una masa que será sometida a la
aplicación ciega de la pena de muerte”11. En el mismo sentido: Caso Raxcacó Reyes vs. Guatemala. Fondo,
11
La Corte Suprema de los Estados Unidos de América estableció que la condena obligatoria a la pena de muerte constituyó una violación de las garantías
del debido proceso de la Enmienda XIV y del derecho a no ser sometido a un tratamiento cruel o inusual de la Enmienda VIII, en relación con
la Constitución de Estados Unidos de América. Allí, la Corte también indicó que la imposición de la pena de muerte generalmente requiere una
consideración de los aspectos relevantes del carácter del acusado y las circunstancias del delito particular. Cfr. Woodson v. North Carolina, 428 US 280,
304 (1976).
11
Volver al índice
104. Conviene precisar que la Ley de Delitos contra la Persona ofrece dos particularidades principales: a) en cuanto
a la determinación de la responsabilidad penal, solamente autoriza al juzgador para encontrar responsable a
una persona por homicidio intencional basándose en la categoría del delito, sin que pueda tomar en cuenta
las condiciones personales del justiciable ni las circunstancias particulares del delito y b) en lo que toca a la
determinación de la sanción, impone de manera mecánica y genérica la aplicación de la pena de muerte para
todo culpable de homicidio intencional e impide que dicha sanción pueda ser modificada por la vía de la
revisión judicial.
PENA DE MUERTE
Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de septiembre de 2005, párr. 80; Caso Boyce y otros vs. Barbados.
Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de noviembre de 2007, párr. 58
y; Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009, párr. 54.
106. Una de las formas que puede asumir la privación arbitraria de la vida, en los términos de la prohibición del
artículo 4.1 de la Convención, es la que se configura cuando, en los países en que aún existe la pena de muerte,
ésta se utiliza para castigar delitos que no presentan las características de máxima gravedad, como ocurre
en Trinidad y Tobago en virtud de lo dispuesto por la Ley de Delitos contra la Persona, es decir, cuando la
aplicación de esa pena no se ciñe a las previsiones del artículo 4.2 de la Convención Americana.
108. De todo lo expuesto, la Corte concluye que, en tanto el efecto de la llamada Ley de Delitos contra la Persona
consiste en someter a quien sea acusado de homicidio intencional a un proceso judicial en el que no se
consideran las circunstancias particulares del acusado ni las específicas del delito, la mencionada Ley viola la
prohibición de privación arbitraria de la vida, en contravención del artículo 4.1 y 4.2 de la Convención.
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 2007
57. Aunque la Corte concuerde con que las ejecuciones extrajudiciales son, por definición, arbitrarias y contrarias
al artículo 4.1 de la Convención, el Estado incorrectamente asume que una pena de muerte legalmente impuesta
no podría ser también arbitraria. Una pena de muerte obligatoria legalmente impuesta puede ser arbitraria
cuando la ley no distingue entre los distintos grados de culpabilidad del acusado ni toma en consideración las
circunstancias particulares de cada delito. La Ley de Delitos contra la Persona de Barbados prevé la pena de
muerte como la única forma posible de castigo para el delito de homicidio y no permite la aplicación de una
pena menor teniendo en cuenta las características específicas del delito […] y la participación y culpabilidad del
acusado. En el mismo sentido: Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009,
párr. 53.
61. En resumen, independientemente de las defensas disponibles para la determinación de una condena por
homicidio y sin perjuicio de la posibilidad de solicitar al poder ejecutivo la conmutación de la pena de
muerte, la Corte considera que “en lo que toca a la determinación de la sanción, [la Ley de Delitos contra la
Persona] impone de manera mecánica y genérica la aplicación de la pena de muerte para todo culpable de
homicidio”12. Esto constituye una contravención de la prohibición de privar del derecho a la vida en forma
arbitraria, reconocido en el artículo 4.1 de la Convención, ya que no permite la individualización de la pena de
conformidad con las características del delito, así como la participación y culpabilidad del acusado.
2.2.3 La pena de muerte sólo puede ser aplicada a los delitos de máxima gravedad
(art. 4.2 CADH)
68.
Al respecto, la Corte ha señalado que la Convención Americana reduce el ámbito de aplicación de la pena
de muerte a los delitos comunes más graves, es decir, tiene el “propósito de considerar dicha pena aplicable
sólo en condiciones verdaderamente excepcionales”13. En efecto, el artículo 4.2 de la Convención Americana
dispone que “[e]n los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá imponerse por los delitos
más graves”.
69.
El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas14 ha expresado que los “delitos que no entrañan la
pérdida de vidas humanas” no pueden ser castigados con la pena de muerte.
70.
Es preciso reconocer la diversa gravedad de los hechos que permita distinguir los delitos graves de los “delitos
más graves”, es decir, aquellos que afectan más severamente los bienes de máxima importancia individual y
social, y por ello merecen el reproche más enérgico y la sanción más severa.
71.
El delito de plagio o secuestro puede contener distintas connotaciones de gravedad, que irían desde el plagio
simple, que no se encuentra dentro de la categoría de los “delitos más graves”, hasta el plagio seguido de la
12
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros, párr. 104; Caso Raxcacó Reyes, párr. 81.
13
Restricciones a la pena de muerte (arts. 4.2 y 4.4 Convención Americana sobre Derechos Humanos), […], párr. 54.
14
ONU, Comité de Derechos Humanos. Observaciones finales sobre Irán (República Islámica de) emitida el 3 de agosto de 1993. CCPR/C/79/Add.25, párr.
8; y ONU, Comité de Derechos Humanos. Observaciones finales sobre Irak emitidas el 19 de noviembre de 1997. CCPR/C/79/Add.84, párrs. 10 y 11.
12
Volver al índice
Caso Raxcacó Reyes vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de septiembre de 2005
PENA DE MUERTE
muerte de la víctima. Incluso en este último supuesto, que ya constituiría un hecho de suma gravedad, habría
que ponderar las condiciones o circunstancias del caso sub judice. Todo lo cual deberá ser analizado por el
juzgador, para lo cual es preciso que la ley conceda a éste cierto margen de apreciación objetiva.
72.
En el caso que nos ocupa, el artículo 201 del Código Penal aplicado al señor Raxcacó Reyes sanciona con
pena de muerte tanto el plagio simple, como cualquier otra forma de plagio o secuestro, desatendiendo así
la limitación que impone el artículo 4.2 de la Convención Americana respecto de la aplicación de la plena de
muerte solamente a los “delitos más graves”.
79.
La Corte constata que la regulación vigente del delito de plagio o secuestro en el Código Penal guatemalteco
ordena la aplicación de la pena de muerte de manera automática y genérica a los autores de tal ilícito (“se les
aplicará la pena de muerte”) y al respecto estima pertinente recordar que el Comité de Derechos Humanos
de las Naciones Unidas consideró que la obligatoriedad de la pena capital con la que se priva al sujeto de su
derecho a la vida, impide considerar si, en las circunstancias particulares del caso, esta forma excepcional de
castigo es compatible con las disposiciones del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos15.
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 2007
51.
En especial, al abordar el tema de la aplicación de la pena capital en otros casos, la Corte ha sostenido que las
referencias a los términos “arbitrariamente” en el artículo 4.1 de la Convención y a “los delitos más graves” en
el artículo 4.2 tornan incompatible la imposición obligatoria de la pena capital con aquellas disposiciones en
tanto la misma pena se aplica a conductas que pueden variar considerablemente y cuando no se restringe su
aplicación a los delitos más graves.
54. Por lo tanto, la Convención reserva la forma más severa de castigo para aquellos hechos ilícitos más graves. Sin
embargo, tal y como se afirmó anteriormente, el Artículo 2 de la Ley de Delitos Contra la Persona simplemente
establece que cuando se declara culpable de homicidio a una persona, esa persona será sentenciada a muerte.
Independientemente del modo en que se cometió el delito o el medio empleado, se aplica la misma pena para
todos los casos de homicidio en Barbados. Es decir, la Ley de Delitos en Contra de la Persona no diferencia entre
homicidios cuya pena es la muerte y homicidios (no meramente “manslaughter” u otra forma menos grave de
homicidio) cuya pena no es la muerte. Más bien, la Ley de Delitos contra la Persona “se limita a imponer, de
modo indiscriminado, la misma sanción para conductas que pueden ser muy diferentes entre sí”16.
55. Consecuentemente, la Corte considera que el Artículo 2 de la Ley de Delitos Contra la Persona de Barbados
no limita la aplicación de la pena de muerte para los delitos más graves, en contravención con el artículo 4.2 de
la Convención.
Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009
51. De esta manera, la Convención reserva la pena de muerte para aquellos delitos más graves. Sin embargo, la
Sección 2 de la Ley de Delitos contra la Persona impone de forma indiscriminada la misma sanción para
conductas que pueden ser muy diferentes entre sí, lo cual es contrario a lo establecido en la Convención.
52.
En el caso Boyce y otros, este Tribunal sostuvo que la Sección 2 de la LDCP es contraria al artículo 4.2 de la
Convención, ya que no limita la aplicación de la pena de muerte a los delitos más graves. En el presente caso, el
señor DaCosta Cadogan fue sentenciado a muerte de acuerdo con la Sección 2 de la LDCP. El Tribunal no ve
razón alguna para alejarse de su jurisprudencia anterior y por lo tanto declara que la aplicación de la Sección 2
de la LDCP al señor DaCosta Cadogan violó el artículo 4.2 de la Convención, en su perjuicio.
15
ONU, Comité de Derechos Humanos, Kennedy c. Trinidad y Tobago (Comunicación No. 845/1999), UN Doc. CCPR/C/74/D/845/1999 de 28 de marzo
de 2002, párr. 7.3; ONU, Comité de Derechos Humanos, Thompson c. San Vicente y Las Granadinas (Comunicación No. 806/1998), UN Doc. CCPR/
C/70/D/806/1998 de 5 de diciembre de 2000, párr. 8.2; ONU, Comité de Derechos Humanos, Pagdayawon c. Filipinas, Comunicación 1110/2002, párr 5.2.
16
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros, párr. 103.
13
Volver al índice
PENA DE MUERTE
2.2.4
Derecho de gracia o a solicitar un acto de clemencia (art.4.6 CADH)
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
184. La Corte observa que el artículo 4 de la Convención Americana se inspiró en el principio de no aplicar la pena
de muerte, excepto para los delitos más graves y en condiciones excepcionales y otorgó a los condenados a
muerte un derecho adicional a solicitar la amnistía, el indulto o la conmutación de la pena ante la autoridad
competente.
188. El artículo 4.6 leído en conjunto con los artículos 8 y 1.1, los tres de la Convención Americana, pone al Estado
frente a la obligación de garantizar que este derecho pueda ser ejercido por el condenado a pena de muerte
de manera efectiva. Así, el Estado tiene la obligación de implementar un procedimiento de esta índole que se
caracterice por ser imparcial y transparente, en donde el condenado a pena capital pueda hacer valer de manera
cierta todos los antecedentes que crea pertinentes para ser favorecido con el acto de clemencia.
Caso Fermín Ramírez vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de junio de 200517
109. La Corte considera que el derecho de gracia forma parte del corpus juris internacional, en particular de la
Convención Americana y del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Para estos efectos, dichos
tratados internacionales de derechos humanos tienen preminencia sobre las leyes internas, según lo establecido
en el art. 46 de la Constitución Política de la República de Guatemala.
Caso Raxcacó Reyes vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de septiembre de 2005
89. Igualmente, la falta de legislación nacional que haga efectivo el derecho a solicitar indulto, amnistía o
conmutación de la pena, en los términos del artículo 4.6 de la Convención Americana, constituye un nuevo
incumplimiento del artículo 2 de la misma.
2.3. Pena de Muerte e Integridad Personal (art. 5 CADH)
En el proceso de aplicación de la pena de muerte se puede incurrir en infracciones al derecho a la integridad
personal de las personas condenadas o que corren el riesgo de ser condenadas a dicha sanción extrema.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
168. En el presente Caso, todos los detenidos se encuentran bajo una constante amenaza de que en cualquier
momento pueden ser llevados a la horca como consecuencia de una legislación y proceso judicial contrarios a
la Convención Americana. Según el informe presentado por la perito Gaietry Pargass, el procedimiento previo
a la muerte en la horca de los sentenciados por el delito de homicidio intencional aterroriza a los prisioneros y
los deprime, varios no pueden dormir debido a que sufren pesadillas y menos aún comer […].
169. La Corte, luego de apreciar la prueba pericial aportada al respecto considera que las condiciones de detención
en que han vivido y viven las víctimas de este caso […] constituyen tratos crueles, inhumanos o degradantes ya
que éstas se encuentran viviendo en situaciones que afectan su integridad física y psíquica.
119. En las circunstancias del presente caso, la Corte considera relevante que el señor Fermín Ramírez fue condenado
a la pena capital por la comisión de un delito que no se le había acusado, al final de un proceso en el que hubo
violación de sus garantías judiciales; que el fundamento de la sentencia fue una norma cuyo contenido es
contrario a la Convención Americana; y que ha sido sometido a graves condiciones carcelarias, tanto en el
Sector 11 del Centro de Detención Preventiva de la Zona 18, como en el Centro de Alta Seguridad de Escuintla,
17
Los hechos del presente caso se iniciaron el 10 de mayo de 1997 cuando el señor Fermín Ramírez fue detenido por un grupo de vecinos de la aldea Las
Morenas, quienes lo entregaron a la Policía Nacional. Dichos vecinos alegaron que el señor Fermín Ramírez habría violado y posteriormente asesinado a una
niña. El 15 de mayo de 1997 se ordenó la prisión preventiva del señor Fermín Ramírez por los delitos de asesinato y violación calificada. El 6 de marzo de
1998 se emitió sentencia condenatoria en perjuicio del señor Fermín Ramírez. Fue condenado a la pena de muerte. Solicitó un indulto, el cual fue denegado.
El señor Fermín Ramírez permaneció más de siete años privado de su libertad, en condiciones carcelarias que afectaron su salud.
14
Volver al índice
Caso Fermín Ramírez vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de junio de 2005
PENA DE MUERTE
las que se inscriben en un contexto general de graves deficiencias carcelarias, señaladas por organismos
internacionales. Por todo lo anterior, la Corte considera que el Estado violó el artículo 5.1 y 5.2 de la Convención,
en relación con el artículo 1.1 de la misma.
2.4. Pena de Muerte y Debido proceso (art. 8 CADH)
La observancia del debido proceso debe ser estricta cuando existe la posibilidad de aplicar pena de muerte.
Opinión Consultiva OC-16/99. El derecho a la información sobre la asistencia consular en el marco de las
garantías de un debido proceso legal. Resolución de 1 de octubre de 199918
135. Esta tendencia, que se encuentra reflejada en otros instrumentos a nivel interamericano y universal, se traduce
en el principio internacionalmente reconocido de que los Estados que aún mantienen la pena de muerte deben
aplicar, sin excepción, el más riguroso control sobre el respeto a las garantías judiciales en estos casos. Es evidente
que aquí deviene aún más relevante la obligación de observar el derecho a la información, tomando en cuenta
la naturaleza excepcionalmente grave e irreparable de la pena que pudiera aplicarse a su titular. Si el debido
proceso legal, con su conjunto de derechos y garantías, debe ser respetado en cualesquiera circunstancias, su
observancia es aún más importante cuando se halle en juego el supremo bien que reconocen y protegen todas
las declaraciones y tratados de derechos humanos: la vida humana.
136. Siendo la ejecución de la pena de muerte una medida de carácter irreversible, exige del Estado el más estricto
y riguroso respeto de las garantías judiciales, de modo a evitar una violación de éstas, que, a su vez, acarrearía
una privación arbitraria de la vida.
137. Por lo anteriormente expuesto, la Corte concluye que la inobservancia del derecho a la información del detenido
extranjero, reconocido en el artículo 36.1.b) de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, afecta las
garantías del debido proceso legal y, en estas circunstancias, la imposición de la pena de muerte constituye
una violación del derecho a no ser privado de la vida “arbitrariamente”, en los términos de las disposiciones
relevantes de los tratados de derechos humanos (v.g. Convención Americana sobre Derechos Humanos,
artículo 4; Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, artículo 6), con las consecuencias.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros vs. Trinidad y Tobago. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de
21 de junio de 2002
148. Para que se preserve el derecho a un recurso efectivo, en los términos del artículo 25 de la Convención,
es indispensable que dicho recurso se tramite conforme a las reglas del debido proceso, consagradas en el
artículo 8 de la Convención, incluyendo el acceso a la asistencia letrada. Tomando en cuenta la naturaleza
excepcionalmente grave e irreparable de la pena de muerte, la observancia del debido proceso legal, con su
conjunto de derechos y garantías, es aún más importante cuando se halle en juego la vida humana.
Caso Fermín Ramírez vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de junio de 2005
78. El respeto al conjunto de garantías que informan el debido proceso y significan el límite a la regulación del
poder penal estatal en una sociedad democrática, se hace especialmente infranqueable y riguroso cuando venga
al caso la imposición de la pena de muerte.
80. Por todo lo anterior, la Corte estima que las faltas procesales en que incurrieron las autoridades judiciales
implican violación al artículo 8.2.b) y 8.2.c) de la Convención, en relación con el artículo 1.1 de la misma.
18
El 9 de diciembre de 1997 los Estados Unidos Mexicanos sometieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos una solicitud de opinión consultiva
sobre “diversos tratados concernientes a la protección de los derechos humanos en los Estados [a]mericanos”. Según las manifestaciones del Estado
solicitante, la consulta se relaciona con las garantías judiciales mínimas y el debido proceso en el marco de la pena de muerte, impuesta judicialmente a
extranjeros a quienes el Estado receptor no ha informado de su derecho a comunicarse y a solicitar la asistencia de las autoridades consulares del Estado de
su nacionalidad. México añadió que la consulta, fundada en lo que dispone el artículo 64.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, tiene
como antecedente las gestiones bilaterales que ha realizado en favor de algunos de sus nacionales, quienes no habrían sido informados oportunamente por el
Estado receptor de su derecho a comunicarse con las autoridades consulares mexicanas, y habrían sido sentenciados a muerte en diez entidades federativas
de los Estados Unidos de América.
15
Volver al índice
79. En el presente caso, al haber desconocido las garantías del debido proceso, en particular el derecho de defensa, el
Estado transgredió las reglas procesales de estricta y necesaria observancia en supuestos de imposición de pena
de muerte. En consecuencia, la condena del señor Fermín Ramírez a la pena capital fue arbitraria por haber
incumplido limitaciones infranqueables para la imposición de dicha pena en los países que aún la preservan.
PENA DE MUERTE
103. Se ha establecido que el procedimiento penal que desembocó en la condena del señor Fermín Ramírez no
respetó las garantías del debido proceso […]. No obstante, la sentencia no ha sido ejecutada en virtud de los
recursos internos interpuestos y de las medidas cautelares dictadas por la Comisión y las medidas provisionales
ordenadas por la Corte. Si el señor Fermín Ramírez hubiese sido ejecutado como consecuencia del proceso que
se le siguió, se hubiese configurado una privación arbitraria del derecho a la vida, en los términos del artículo
4 de la Convención. Puesto que éste no es el caso, la Corte considera que el Estado no ha violado el derecho
consagrado en el artículo 4.1 de la Convención Americana, en relación con el artículo 1.1 de la misma.
Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009
55. El estricto cumplimiento de ciertas garantías procesales es esencial para evaluar si la pena de muerte ha sido
impuesta arbitrariamente. Conforme a la ley de Barbados, las defensas legales, jurisprudenciales y excepciones
para los acusados en casos de pena de muerte, tienen incidencia únicamente en la determinación de la culpa o
inocencia de la persona, y no en la determinación del castigo adecuado que debería aplicarse una vez que se ha
establecido la responsabilidad penal del inculpado. Es decir, el acusado en un caso de pena de muerte, podría
intentar evitar el veredicto de culpabilidad interponiendo ciertas defensas jurisprudenciales con respecto a la
imputación del homicidio. Estas defensas buscan evitar condenas por homicidio y reemplazarlas con condenas
por “manslaughter” (homicidio culposo), por ejemplo, que conllevan una pena de cadena perpetua o, por
otro lado, excluir totalmente la responsabilidad penal del acusado por el homicidio. Sin embargo, cuando se
encuentra que el acusado ha sido culpable del delito de homicidio, la ley no permite que el juez considere el
grado de culpabilidad del acusado u otras formas de castigo que serían más acordes para ese individuo en las
circunstancias particulares del caso. Es decir, los tribunales no tienen facultad para individualizar la pena de
conformidad con la información concerniente al delito y al acusado.
Al evaluar si el Estado respetó y garantizó el derecho del señor DaCosta Cadogan a las garantías judiciales, el
Tribunal observa que esta obligación es más exigente y amplia en aquellos procesos que puedan culminar en la
pena de muerte. Esto se debe a que dicha pena conlleva una privación del más fundamental de los derechos, el
derecho a la vida, con la consecuente imposibilidad de revertir la pena una vez que ésta se ha llevado a cabo. De
lo contrario, una violación del derecho a las garantías judiciales del acusado en un caso de pena de muerte, tal
como la de no proveerle medios razonables y adecuados para su defensa, a la luz del artículo 8.2.c y 8.2.f de la
Convención, podría resultar en una privación arbitraria del derecho a la vida reconocido en el artículo 4 de la
misma […]. Es decir, la omisión del Estado de adoptar todas las medidas necesarias para garantizar un debido
proceso en un caso de pena de muerte, indudablemente podría resultar en una injusticia grave e irreversible,
con el posible resultado de la ejecución de una persona, a la que no se le brindaron sus garantías judiciales.
En este sentido, el Tribunal ha señalado en múltiples ocasiones que el objeto y propósito de la Convención,
como instrumento para la protección del ser humano, requiere que el derecho a la vida sea interpretado y
aplicado de manera que sus salvaguardas sean verdaderamente prácticas y efectivas (effet utile) . Por lo tanto,
el análisis respecto de las garantías procesales que el Estado debió proveer al señor DaCosta Cadogan, debe
hacerse teniendo en cuenta esta amplia protección que corresponde al derecho a la vida.
Volver al índice
85.
16
PENA DE MUERTE
3. MEDIDAS DE REPARACIÓN
La Corte IDH en casos de pena de muerte ha dispuesto como medidas de reparación el pago de sumas de
dinero por daño inmaterial, la obligación de adecuar la legislación interna a la Convención Americana y la necesidad
de dejar sin efecto las condenas que imponen la pena de muerte.
Caso Raxcacó Reyes vs. Guatemala. Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 15 de septiembre de 2005
131. En lo referente al daño inmaterial, este Tribunal reconoce que el señor Raxcacó Reyes fue sometido a condiciones
de reclusión inhumanas, crueles y degradantes, que fue condenado a pena de muerte obligatoria por un delito
que no merecía tal pena al momento de la ratificación de la Convención Americana por parte del Estado, y que
se vio privado del derecho a solicitar indulto o conmutación de la pena, todo lo cual le produjo sufrimientos, así
como consecuencias físicas y psicológicas (estrés post-traumático) […]. La Corte estima que en el presente caso
no es pertinente ordenar el pago de una compensación económica por concepto de daño inmaterial, tomando
en cuenta que esta sentencia constituye, per se, una forma de reparación, y considerando que los actos u obras
de alcance o repercusión públicos que se detallan en el siguiente apartado significan una debida reparación en
los términos del artículo 63.1 de la Convención Americana.
132. a) Adecuación de la legislación interna a la Convención Americana.
La Corte declaró la existencia de una violación a los artículos 4.1, 4.2 y 4.6 de la Convención, en relación con los
artículos 1.1 y 2 de la misma. Por ello, dispone que el Estado adopte las medidas legislativas, administrativas y
de cualquier otro carácter necesarias para adecuar su derecho interno a la Convención Americana, en especial:
i. la modificación, dentro de un plazo razonable, del artículo 201 del Código Penal vigente, de manera
que se estructuren tipos penales diversos y específicos para determinar las diferentes formas de
plagio o secuestro, en función de sus características, la gravedad de los hechos y las circunstancias
del delito, con la correspondiente previsión de punibilidades diferentes, proporcionales a aquéllas,
así como la atribución al juzgador de la potestad de individualizar las penas en forma consecuente
con los datos del hecho y el autor, dentro de los extremos máximo y mínimo que deberá consagrar
cada conminación penal. Esta modificación, en ningún caso, ampliará el catálogo de delitos
sancionados con la pena capital previsto con anterioridad a la ratificación de la Convención
Americana. Mientras esto ocurra, el Estado deberá abstenerse de aplicar la pena de muerte y
ejecutar a los condenados por el delito de plagio o secuestro exclusivamente.
ii. la adopción, dentro de un plazo razonable, de un procedimiento que garantice que toda persona
condenada a muerte tenga derecho a solicitar y, en su caso, obtener indulto o conmutación de pena,
conforme a una regulación que establezca la autoridad facultada para concederlo, los supuestos
de procedencia y el trámite respectivo; en estos casos no debe ejecutarse la sentencia mientras se
encuentre pendiente la decisión sobre el indulto o la conmutación solicitados.
La Comisión y los representantes solicitaron la realización de un nuevo proceso penal al señor Raxcacó Reyes,
en el que se aplique la legislación reformada. En sus alegatos finales escritos la Comisión reconsideró esa
pretensión, tomando en cuenta que lo cuestionable en el presente caso no es la validez del proceso penal seguido
contra la víctima, sino la consecuencia establecida por el ordenamiento jurídico, esto es, la pena de muerte.
Esta Corte dispone que, dentro de un plazo razonable, se deje sin efectos la pena impuesta al señor Raxcacó
Reyes en la sentencia del Tribunal Sexto de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente […]
y, sin necesidad de un nuevo proceso, se pronuncie otra que en ningún caso podrá ser la pena de muerte.
Para ello, la Corte toma en cuenta que esta punibilidad resultaba incompatible con la Convención Americana,
considerando los razonamientos que al respecto se expresan en otra parte de la presente Sentencia […] y de la
que se desprende que el Estado no podía aplicar dicha pena en el caso concreto que ahora se analiza. El Estado
deberá asegurar que la nueva pena sea proporcional a la naturaleza y gravedad del delito que se persigue, y
tome en cuenta las circunstancias atenuantes y agravantes que pudieren concurrir en este caso, para lo cual,
previamente a dictar sentencia, ofrecerá a las partes la oportunidad de ejercer su derecho de audiencia.
17
Volver al índice
133. b) Revocación de la sentencia a pena de muerte en contra del señor Raxcacó Reyes
PENA DE MUERTE
Caso Boyce y otros vs. Barbados. Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 20 de
noviembre de 2007
127. 2) Garantías de No Repetición
A fin de garantizar la no repetición de las violaciones aducidas en la presente Sentencia, el Estado deberá:
a) conmutar, formalmente, la pena de muerte del señor Huggins;
b) adoptar aquellas medidas legislativas o de otra índole que sean necesarias para asegurar que
no se imponga la pena de muerte de manera tal que contravenga los derechos y libertades
garantizados en la Convención y, en especial, que no se imponga a través de una sentencia
obligatoria;
c) adoptar aquellas medidas legislativas o de otra índole que sean necesarias para asegurar que
la Constitución y la legislación de Barbados se conformen a la Convención Americana y, en
especial, eliminar el efecto del artículo 26 de la Constitución de Barbados con respecto a la
inimpugnabilidad de las “leyes existentes”, y
d) adoptar e implementar aquellas medidas que sean necesarias para asegurar que las condiciones
de detención en las cuales se encuentran las víctimas del presente caso cumplan con los
requisitos impuestos por la Convención Americana.
Caso Dacosta Cadogan vs. Barbados. Sentencia de 24 de septiembre de 2009
Volver al índice
109. En el caso Boyce y otros este Tribunal ordenó al Estado la conmutación de la pena a favor de una de las víctimas.
Sin embargo, a diferencia de lo resuelto en dicha oportunidad, el Tribunal considera que la reparación apropiada
en el presente caso, debe tener en cuenta que “la determinación de la pena es una función judicial” […], y que
la conmutación de una pena corresponde a un procedimiento no judicial. Por lo tanto, la Corte considera que
en el presente caso, como medida de reparación por las violaciones declaradas en la presente Sentencia, el
Estado debe dejar sin efecto y no llevar a cabo la pena de muerte impuesta al señor Tyrone DaCosta Cadogan.
Asimismo, el Estado debe brindarle, sin la necesidad de un nuevo juicio, una audiencia para la determinación
judicial de la pena adecuada en su caso, en consideración de las características particulares del delito y la
participación y grado de culpabilidad del acusado. Para todo lo anterior, el Estado deberá tener como referente
el nuevo marco legislativo que el Estado de Barbados adoptará como consecuencia de las medidas legislativas
ordenadas por este Tribunal, para asegurar que la imposición de la pena de muerte no vulnere los derechos y
libertades garantizados en la Convención […].
18
PENA DE MUERTE
Volver al índice
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Avenida 10, Calles 45 y 47 Los Yoses, San Pedro, San José, Costa Rica
Teléfono: (506) 2527 1600 | Fax: (506) 2234 0584
Apartado Postal 6906-1000, San José, Costa Rica
[email protected]
19
Fly UP