...

AUTO SECCIÓ 9ª. No suspensió pena Mossos-1

by user

on
Category: Documents
1

views

Report

Comments

Transcript

AUTO SECCIÓ 9ª. No suspensió pena Mossos-1
AUDIENCIA PROVINCIAL
BARCELONA
Sección Novena
Ejecutoria Nº 11/2010-AG
Rollo de PA Nº 1/2008
Penado: Joan S. P.
AUTO
Ilma/-os. Sra/-es. Magistrada/-os:
Dña. Ángels Vivas Larruy
D. Jesús Navarro Morales
D. José Maria Torras Coll
D. Adrià Rodés Mateu
Barcelona, a veintiuno de mayo de dos mil doce.
HECHOS
PRIMERO.- En la causa anotada al margen, en fecha 20 de noviembre de
2008, recayó Sentencia dictada por la Sección Novena de la Audiencia
Provincial en el Rollo de Procedimiento Abreviado núm. 1/2008, por los hechos
acaecidos el día 27 de julio de 2006, que fue parcialmente confirmada por la
Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo dictada el día 30 de
noviembre de 2009 en el Rollo de Casación núm. 263/2009, dictándose
segunda Sentencia en esa misma fecha por aquella Sala -aclarada por Autos
1
de fecha 20 de enero y 10 de marzo de 2010-, que, entre otros particulares, se
condenaba a D. Joan S. P. (Mosso nº ....) como autor penalmente responsable
de:
1.- un delito de torturas (infringidas a Lucian) en su modalidad agravada previsto en el
art. 174 CP (en el que queda absorbido el delito contra la integridad moral del arto 175
CP), a la pena de prisión de 3 años con inhabilitación especial para el derecho de
sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, e inhabilitación absoluta por tiempo de
9 años.
2.- un delito de lesiones previsto en el art. 147.1° C P concurriendo la agravante de
prevalimiento prevista en el art. 22.7 CP (sufridos por Lucian), a la pena de prisión de 1
año y 6 meses con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el
tiempo de la condena.
SEGUNDO.- Incoada que fue la presente Ejecutoria, por Auto de 4 de febrero
de 2010, una vez declarada la firmeza de la citada Sentencia, se dio traslado al
Ministerio Fiscal y a la Acusación Particular para que alegaran lo que a su
derecho convinieren en relación con la petición de suspensión de la ejecución
de la pena mientras se tramitara el indulto, dada la solicitud de indulto
presentada por la representación procesal de D. Joan S. P., evacuando el
Ministerio Fiscal escrito de fecha 2 de marzo de 2010 en el que no se oponía a
la concesión de la misma en atención a las razones que allí dejó expuestas, no
oponiéndose la Acusación Particular por escrito de fecha 19 de febrero de
2010.
Mediante Auto de fecha 15 de marzo de 2010 dictado por esta Sección Novena
de la Audiencia Provincial, se acordó la suspensión de la ejecución de las
penas de prisión impuestas, entre los otros condenados, a D. Joan S. P., a la
espera de la tramitación y resolución del expediente de indulto solicitado.
TERCERO.- El Real Decreto 415/2012 de 17 de febrero de 2012, del Consejo
de Ministros, concedió el indulto parcial al penado D. Joan S. P., por el que se
2
vino en conmutar la pena impuesta de inhabilitación absoluta impuesta por otra
pena de dos años de suspensión para empleo o cargo público, siendo de
abono el tiempo que hubiera cumplido de inhabilitación para el cómputo del
período de suspensión impuesto en el Real Decreto en cuestión, así como,
conmutar las penas privativas de libertad impuestas por otra única de dos años
de prisión, a condición de que no vuelva a cometer delito doloso en el plazo de
cinco años desde la publicación del Real Decreto.
Dictada Diligencia de Ordenación de fecha 14 de marzo de 2012, por esta
Sección Novena de la Audiencia Provincial de Barcelona, se dio traslado al
Ministerio Fiscal y demás partes. Por la representación procesal del Sr. S. P. se
solicitó por escrito de 23 de marzo de 2012, el beneficio de la suspensión de la
ejecución de la pena impuesta en el indulto parcial, al amparo del art. 80 CP,
evacuando escrito el Ministerio Fiscal de fecha 20 de marzo de 2012, en el que
únicamente refiere no oponerse a la concesión de la suspensión de la
ejecución de la pena impuesta.
CUARTO.- Una vez quedados los autos sobre la mesa del Ponente para dictar
la resolución procedente conforme a Derecho, ha sido Ponente el Ilmo. Sr. D.
Adrià Rodés Mateu, que expresa el parecer unánime del Tribunal.
RAZONAMIENTOS
JURÍDICOS
PRIMERO.- Ante todo, como ya ha manifestado en múltiples ocasiones esta
Sala, la ejecución de las sentencias es un imperativo constitucional, recogido en
el art. 118 de la Constitución Española, de manera que, como establece el art.
18.2 Ley Orgánica del Poder Judicial, las sentencias se ejecutarán en sus
propios términos por los Tribunales y sin dilaciones indebidas tan pronto sean
firmes, lo que tiene su reflejo procesal en los arts. 988 y 794.1 de la Ley de
Enjuiciamiento Criminal. Por ello, la regla general ha de ser la ejecución del
3
pronunciamiento judicial contenido en la sentencia firme que impone pena
privativa de libertad, como, sin duda, sucede en el caso que ahora nos ocupa;
pena que por mor del indulto parcial concedido se limita a dos años de prisión.
SEGUNDO.- Sin embargo, permite el art. 82 del Código Penal que declarada la
firmeza de la sentencia y acreditados los requisitos establecidos en el art. 81 del
mismo cuerpo legal, los Jueces y Tribunales se pronunciarán con la mayor
urgencia sobre la concesión o no de la suspensión de la pena.
Se asienta, pues, de forma excepcional la decisión potestativa y discrecional de
suspender la ejecución de la pena (arts. 80 y siguientes del Código Penal), que
corresponde al Juez o Tribunal que ha procedido al enjuiciamiento, en atención
a las circunstancias concurrentes y a los requisitos establecidos por la ley. El art.
80.1 del Código Penal establece que los jueces o tribunales podrán dejar en
suspenso la ejecución de las penas privativas de libertad no superiores a dos
años mediante resolución motivada, atendiendo fundamentalmente a la
peligrosidad criminal del sujeto, siendo el plazo de suspensión de dos a cinco
años para las penas privativas de libertad inferiores a dos años y se fijará por los
Jueces o Tribunales, previa audiencia de las partes, atendidas las circunstancias
personales del delincuente, las características del hecho y la duración de la
pena.
Asimismo, de acuerdo con lo dispuesto en el art. 81 del Código Penal serán
condiciones necesarias para dejar en suspenso la ejecución de la pena: 1ª) Que
el condenado haya delinquido por primera vez. A tal efecto no se tendrán en
cuenta las anteriores condenas por delitos imprudentes ni los antecedentes
penales que hayan sido cancelados, o debieran serlo, con arreglo a lo dispuesto
en el art. 136 de este Código; 2ª) Que la pena o penas impuestas, o la suma de
las impuestas, no sea superior a dos años, sin incluir en tal cómputo la derivada
del impago de la multa; y 3ª) Que se hayan satisfecho las responsabilidades
civiles que se hubieren originado, salvo que el Juez o Tribunal sentenciador,
4
después de oír a los interesados y al Ministerio Fiscal, declare la imposibilidad
total o parcial de que el condenado haga frente a las mismas.
TERCERO.- Precisado lo anterior, concurren, en el presente caso, las
condiciones necesarias previstas en la ley en el art. 81 del Código Penal, esto
es, no ser el condenado reincidente, pena no superior al límite legal y haber
satisfecho las responsabilidades civiles que se hubieren originado; así como, a
la inexistencia de otros procedimientos penales contra este.
Sin embargo, constatado ello, la suspensión de la ejecución de la pena no es
beneficio de concesión automática y obligatoria (por todas, STS núm. 349/2004,
de 18 de marzo), debiéndose recordar, a este respecto, lo plasmado por la STC
28/1988, de 23 de febrero, en cuanto a que la suspensión de la pena no
constituye el contenido de ningún derecho del penado, ni siquiera cuando se dan
las circunstancias objetivas para su aplicación, pues, como recuerda la STS
núm. 1230/2000 de 18 de febrero “la mera concurrencia de los requisitos legales
mínimos no es más que un presupuesto necesario para la concesión de la
suspensión, pero no suficiente, pues ésta constituye una facultad
motivadamente discrecional del Tribunal ("los Jueces o Tribunales podrán dejar
en suspenso la ejecución de las penas privativas de libertad inferiores a dos
años mediante resolución motivada, atendiendo fundamentalmente a la
peligrosidad criminal del sujeto")”.
Sea como fuere, ante una facultad potestativa y discrecional, que puede
acordarse o no según las circunstancias del hecho y del autor, y siempre de
forma motivada (SSTC 224/92, 115/97 y 31/99), procede resolver la cuestión
objeto de la presente resolución, atendiendo fundamentalmente, como señala el
art 80.1 in fine, a la peligrosidad criminal del sujeto -vide, por todas, SSTC
224/1992 y 165/1993-, como criterio legal de concesión judicial, sin perder de
vista las circunstancias personales, como criterio extralegal, del penado, en
consonancia con la concesión del legislador al órgano decisorio de una facultad
5
amplísima para posibilitar la adaptación de la pena al reo, permitiendo su
máxima individualización personal.
CUARTO.- Así pues, y tomando en consideración factores que, constando en
autos, se refieren a la personalidad del condenado y a su trayectoria vital y
laboral, no podemos obviar, en el supuesto que ahora nos ocupa, lo que
seguidamente se expondrá.
Ciertamente, no hay antecedentes penales distintos y no hay ni constan otros
procedimientos penales contra el penado. No obstante, en el examen de la
peligrosidad del sujeto, aprecia el Tribunal, en desacuerdo con el entender del
Ministerio Fiscal, que existen razones de prevención general y especial, de
peligrosidad criminal, de repulsa y alarma social, en el presente supuesto, que
justifican el ingreso del penado en prisión, para cumplir la pena impuesta,
aunque la misma no exceda de los dos años.
Siendo ello así, esta Sala sentenciadora no estima procedente ejercitar su
facultad legal de suspensión de condena atendiendo, como criterios de decisión,
los siguientes.
Por un lado, a la existencia de elementos indicativos de especial peligrosidad
criminal del condenado, parámetro que –como ya se ha dicho- la propia ley
establece para que sea valorado por el Tribunal a los efectos de la concesión o
denegación del beneficio, y que se derivan de la naturaleza y circunstancias
específicas concurrentes en el delito, a saber, en atención a la gravedad
intrínseca de la conducta perpetrada por el condenado claramente denotada por
la expresividad del relato histórico probatorio.
Por otro lado, debemos tener en cuenta la condición del penado, sujeto activo,
como agente de la policía, que estando llamado, por mandato constitucional y
legal, a proteger a los ciudadanos, ha maltrecho de forma literal, directa y sin
6
paliativos, los principios inspiradores y de actuación del cuerpo policial, de
acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad y la Ley 10/1994, de 11 de julio, de la Policía de la GeneralidadMossos d`Esquadra.
En efecto, al amparo del art. 11 de la Ley 10/1994, de 11 de julio, los miembros
del Cuerpo de Mossos d'Esquadra deberán actuar, en el marco del código de
conducta, sin discriminación alguna, con integridad y dignidad y, en ningún caso,
la obediencia debida podrá amparar órdenes que entrañen la ejecución de actos
que manifiestamente constituyan delito o sean contrarios a la Constitución o a
las leyes.
En cuanto a las relaciones con la comunidad, los miembros del Cuerpo de
Mossos d'Esquadra: a) Impedirán, en el ejercicio de su actuación profesional,
cualquier práctica abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia
física o moral; b) Observarán en todo momento un trato correcto y esmerado en
las relaciones con los ciudadanos, a quienes procurarán auxiliar y proteger
siempre que las circunstancias lo aconsejen o sean requeridos para ello, y les
proporcionarán información cumplida y tan amplia como sea posible sobre las
causas y finalidad de todas sus intervenciones; c) Actuarán, en el ejercicio de
sus funciones, con la decisión necesaria y sin demora, cuando de ello dependa
evitar un daño grave, inmediato e irreparable, rigiéndose, al hacerlo, por los
principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad en la utilización de los
medios a su alcance; y, d) Utilizarán las armas solamente en las situaciones en
que exista un riesgo racionalmente grave para la vida o la integridad física de
ellos mismos o de terceras personas y en aquellas circunstancias que puedan
suponer un grave riesgo para la seguridad ciudadana, rigiéndose, al hacerlo, por
los principios a que se refiere la letra c).
En relación con el trato de detenidos, los miembros del Cuerpo de Mossos
d'Esquadra: a) Se identificarán debidamente como tales en el momento de
7
efectuar una detención; b) Velarán por la vida e integridad física de las personas
que se encuentren detenidas o bajo su custodia y respetarán los derechos, el
honor y la dignidad de las mismas; y c) Darán cumplimiento y observarán con la
debida diligencia los trámites, plazos y requisitos exigidos por el ordenamiento
jurídico en la detención de una persona.
Por último, indica el apartado segundo del precepto antes citado, que “los
miembros del Cuerpo de Mossos d'Esquadra son responsables personal y
directamente por los actos que lleven a cabo en su actuación profesional
infringiendo o vulnerando las normas legales, las normas reglamentarias que
rigen su profesión y los principios enunciados en el apartado 1, sin perjuicio de
la responsabilidad patrimonial que pueda corresponder a las administraciones
públicas”.
Todo ello, evidencia, a juicio de esta Sala, un pronóstico de peligrosidad criminal
no desvirtuada, vinculado a la acción o tipo de acciones cometidas y que, aún
siendo delincuente primario, no haría razonable hacerlo merecedor del derecho
la concesión al condenado de la suspensión de la ejecución de una pena.
Por consiguiente, no cumpliéndose con todos los requisitos esenciales por los
que este Tribunal podría conceder tal suspensión de la ejecución de la pena, se
entiende, por lo tanto, no aplicable el mencionado beneficio de la suspensión
visto lo dispuesto en los arts. 80, 81 y 82 del Código Penal.
QUINTO.- Se declaran de oficio las costas causadas.
VISTOS los preceptos legales citados y los demás de aplicación.
La Sala RESUELVE:
NO HABER LUGAR A LA SUSPENSIÓN DE LA PENA de prisión
8
impuesta al penado D. Joan S. P. por Sentencia de fecha 20 de noviembre de
2008, dictada por la Sección Novena de la Audiencia Provincial en el Rollo de
Procedimiento Abreviado núm. 1/2008, que fue parcialmente confirmada por la
Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo dictada el día 30 de
noviembre de 2009 en el Rollo de Casación núm. 263/2009, dictándose segunda
Sentencia en esa misma fecha por aquella Sala -aclarada por Autos de fecha 20
de enero y 10 de marzo de 2010-, y establecida definitivamente por indulto
parcial por Real Decreto 414/2012 de 17 de febrero de 2012, del Consejo de
Ministros.
Se declaran de oficio las costas causadas.
Notifíquese a las partes, haciéndoles saber que contra la presente resolución
cabe recurso de súplica.
Así lo resuelven y firman los Ilmos. Sres. de la Sala; de lo que doy fe.
9
Fly UP