...

¿Cómo hacemos los deberes los uruguayos?

by user

on
Category: Documents
0

views

Report

Comments

Transcript

¿Cómo hacemos los deberes los uruguayos?
¿Cómo hacemos los deberes
los uruguayos?
Desde el año 2003, la economía uruguaya creció de forma
constante y también lo hizo la
inversión en diferentes sectores
de la economía. Numerosas y
variadas han sido las medidas
adoptadas por los gobiernos
para potenciar el desarrollo de
nuestro país, consolidándolo
como un lugar preferible en la
región para la realización de negocios y radicación de inversiones de forma segura y rentable.
Según la publicación Paying
Taxes 2016 1 - estudio realizado
por el Banco Mundial y PwC -,
nuestro país ocupa el puesto
130 a nivel mundial (sexto lugar en Sudamérica después de
Chile, Perú, Surinam, Paraguay
y Guyana) en el ranking que
mide la facilidad en el pago de
tributos de las empresas. La
construcción de ese indicador
se realiza a través del análisis
de: (i) el tiempo necesario para
cumplir las obligaciones fiscales; (ii) la cantidad de pagos requeridos; y (iii) la tasa global de
imposición.
Si analizamos el estudio de forma histórica a nivel local, como
ocurre en el resto del mundo,
en Uruguay también se observa
una tendencia decreciente en
todos los indicadores, redundando en una mejora en la facilidad para hacer negocios en
nuestro país.
Cabe destacar que los cambios
introducidos al sistema tributario desde la conocida reforma
del 2007, han sido un impulso
para la mejora de tales indicadores. Si miramos la realidad en
perspectiva y fuera del fragor
del día a día, podemos afirmar
que gradualmente se tendió a
simplificar el cumplimiento de
las obligaciones formales. Hay
hoy disponible una mayor cantidad de procedimientos automatizados, tales como la registración, solicitud de información y
el propio pago de los tributos.
La asistencia por parte del Fisco
se ha visto incrementada tanto
online como de forma presencial para los contribuyentes y,
por tanto, no es de extrañar que
su número haya aumentado un
16% desde la implementación
de los cambios antes mencionados.
La continua introducción de tecnología y la concomitante eliminación de procedimientos manuales han provocado también
un impacto positivo. El último y
más emblemático hito en tal sentido, ha sido la introducción del
régimen de Facturación Electrónica, en el cual los diferentes
contribuyentes han sido progresivamente incorporados desde
el lanzamiento de esta iniciativa
allá por el año 2011. La cantidad, calidad y oportunidad de la
información recibida por la DGI
se ha visto incrementada como
consecuencia de este régimen,
permitiendo así un mayor y mejor control del cumplimiento de
las obligaciones fiscales. El uso
de la Facturación Electrónica se
inserta en el contexto del desarrollo del Gobierno Electrónico
(e-government) en nuestro país,
proceso en el cual Uruguay está
inserto y que se ha visto incrementado sustantivamente en
esta última década.
(1)https://www.pwc.com/payingtaxes
VIERNES 4 DE MARZO DE 2016 ■ EL PAÍS
También la Ley de Inclusión Financiera, con vigencia gradual
desde el año 2014, juega un rol
relevante en la formalización de
la economía. Hoy vemos una
nueva regulación en materia de
dinero electrónico y obligaciones para empresas e individuos
en la ejecución de transacciones a través del sistema bancario.
Más allá de estos cambios de
formas y procedimientos, en
esta última década el sector
agropecuario ha tenido más deberes y menos vacaciones. Así
es que se eliminaron gradualmente algunas exoneraciones
(tales como el Impuesto al Patrimonio y el Impuesto de Primaria), las que sí se mantuvieron
para los pequeños productores
individuales. Asimismo, se destaca la introducción de una sobretasa del impuesto aplicable
al patrimonio afectado a explotaciones agropecuarias - cuya
recaudación será destinada a la
mejora de la infraestructura vial,
lo que se espera redunde finalmente en mayores beneficios
para el sector -.
secuencia de la transición a estructuras fiscales más modernas
y eficientes, puede esperarse
una mayor reducción de la informalidad de la economía, considerando las señales positivas
que se han visto hasta ahora. A
modo de ejemplo, la evolución
en materia de recaudación de
IVA (que sigue siendo la principal fuente de ingresos fiscales
en Uruguay) muestra una relevante reducción de la tasa de
evasión, pasando de 30% en
2006 a 10% en 2014.
Al margen de coyunturas y realidades sectoriales, como con-
Hecho este resumen, nos queda
la responsabilidad de plantear
que aún hay espacio para mejoras. El país tiene un gran potencial de desarrollo. Pero no podemos perder de vista que los
deberes que se le piden a las
medianas y grandes empresas,
a veces pueden resultar una
carga administrativa bastante
pesada. Se corre el riesgo de
distraer al empresario de su tarea central: generar valor. Como
todo, lo más difícil es lograr un
adecuado equilibrio. Pero no
por compleja abandonemos la
tarea. No renunciemos a dos
máximas básicas de la reforma
de la década pasada: más simplificación; más racionalización.
Rafael Monzó
Asesoramiento Tributario y Legal,
PwC Uruguay
[email protected]
Eliana Sartori
Asesoramiento Tributario y Legal,
PwC Uruguay
[email protected]
elEmpresario
19
Fly UP